FRENTE A LA NEGOCIACIÓN SALARIO DEL SALARIO PÚBLICO

La Federación Metropolitana de Trabajadores Municipales FEMEFUM, ante el proceso de reajuste salarial que lleva a cabo la Mesa del Sector Público y la CUT, viene en expresar a los trabajadores y trabajadoras municipales, lo siguiente: Una vez más los trabajadores municipales nos vemos enfrentados al ejercicio tradicional de fin de año, al que las distintas organizaciones del sector público, nos tienen acostumbrados, es decir, se convocan para discutir, resolver y plantear al gobierno las demandas salariales, pliego que por lo general se confecciona sin la participación de las bases. Lo que continúa luego ya lo sabemos, llamados a movilizaciones, fuertes declaraciones, amenazas, etc., y todo esto a solo semanas de la aprobación del presupuesto nacional. No requiere un gran esfuerzo intelectual para constatar que esta metodología de negociación usada desde los gobiernos de la Concertación, está definitivamente agotada, y que los paros y movilizaciones no cumplen su rol de instrumento de presión, ya que los gobiernos han enfrentado sin mayor problema el costo político del proceso, pues lo conocen a cabalidad, como un manual. La particular metodología utilizada durante todos estos años, para negociar el reajuste salarial, ha ido encubando un sentimiento de no pertenencia con el proceso, pues los trabajadores no logran identificarse con él, al no tener ningún ámbito de participación en su elaboración. En lo orgánico, la mesa del sector público debe constituirse en una instancia permanente, con la finalidad de diagnosticar, evaluar y dar solución a las distintas problemáticas con las que a diario conviven los trabajadores públicos. En cuanto al diseño y contenido de la propuesta, este debe entenderse como un proceso que asegure la participación de todas las organizaciones bases. Esta propuesta, debe ser presentada al gobierno en los tiempos que permitan contar con un instrumento de presión real. Si bien el Ipc es un factor de evaluación importante, esta variación no resulta ser las más adecuada para el aumento de los salarios, ya que este tipo de indicadores dan cuenta sólo de una inflación nominal, pero el costo real de la vida tiene una fluctuación de precios mucho mayor. Es de justicia superar en términos concretos, las alzas sostenidas del transporte colectivo, de los planes de salud, los combustibles; gas; cargo fijo; telefonía; electricidad y agua potable, las alzas de los productos de consumo masivo, la pérdida sostenida de los ahorros previsionales y la usura en las tasas de interés del crédito y la hipoteca, entre muchos otros. En cuanto al resultado del proceso, éste es desigual, por los exuberantes aumentos de sueldos que obtienen personeros del ejecutivo, parlamento, jueces, alcaldes, etc. A diferencia de los trabajadores de base que sólo obtienen exiguos reajustes, siendo éstos los que sustentan en mayor parte el proceso de negociación y movilización. Finalmente, es legitimo plantear que en las actuales circunstancias, las organizaciones sindicales de bases e intermedias, tenemos el derecho a exigir tanto a la CUT, a su presidenta y a la mesa de negociación, que se nos consulte respecto del rango de acción a seguir por el periodo que queda de debate, en el sentido de definir métodos de movilización concretos y efectivos, y consensuar junto a nosotros, las condiciones finales del término de la negociación.

Pablo González V. Secretario General

Fabián Caballero V. Presidente

Santiago, Noviembre 21 de 2012.-

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful