Está en la página 1de 6

WebQuest Una técnica de uso educativo de

Internet en el aula.

¿Qué son?
Una de las actividades más corrientes efectuadas por los alumnos en Internet es la
búsqueda de información, a menudo con ayuda de los motores de búsqueda como Google,
AltaVista, Excite, Lycos o Yahoo. Sin embargo, estas investigaciones son actividades
difíciles que toman mucho tiempo y que pueden resultar frustrantes si los objetivos no son
reflejados claramente y explicados al principio.

WebQuests son actividades estructuradas y guiadas que evitan estos obstáculos


proporcionando a los alumnos una tarea bien definida, así como los recursos y las
consignas que les permiten realizarlas.

En lugar de perder horas en busca de la información, los alumnos se apropian,


interpretan y explotan las informaciones específicas que el profesor les asigna.

Definición:
• WebQuest es un modelo de aprendizaje extremamente simple y rico para propiciar
el uso educativo de Internet, basado en el aprendizaje cooperativo y en procesos
de investigación para aprender.
• Un WebQuest es una actividad enfocada a la investigación, en la que la información
usada por los alumnos es, en su mayor parte, descargada de Internet.
Básicamente es una exploración dirigida, que culmina con la producción de una
página Web, donde se publica el resultado de una investigación.
• WebQuest es una metodología de aprendizaje basado fundamentalmente en los
recursos que nos proporciona Internet que incitan a los alumnos a investigar,
potencian el pensamiento crítico, la creatividad y la toma de decisiones,
contribuyen a desarrollar diferentes capacidades llevando así a los alumnos a
transformar los conocimientos adquiridos.

Origen:
Este modelo fue creado por Bernie Dodge en 1995 y cuenta con más de 40.000
páginas en Internet, con propuestas de educadores de muchos países del mundo (Estados
Unidos, Canadá, Islandia, Australia, Inglaterra, Francia, Portugal, Brasil, Holanda, entre
otros).

Bernie Dodge es profesor de tecnología educativa en la Universidad del Estado en


San Diego, California, EE.UU. Se interesa fundamentalmente en el diseño, implementación
y evaluación de ambientes de aprendizaje basados en la Red, y en este campo tiene una
amplia experiencia docente.

Desde 1995, cuando Bernie Dodge y Tom March lo desarrollaron por primera vez, el
modelo WebQuest ha sido incorporado en centenares de cursos de educación y en los
esfuerzos de formación de personal administrativo a nivel mundial (Dodge, 1995).

1
De acuerdo a su creador, un WebQuest es una actividad de
indagación/investigación enfocada a que los estudiantes obtengan toda o la mayor parte
de la información que van a utilizar de recursos existentes en Internet. Las WebQuests
han sido ideadas para que los estudiantes hagan buen uso del tiempo, se enfoquen en
utilizar información más que en buscarla, y en apoyar el desarrollo de su pensamiento en
los niveles de análisis, síntesis y evaluación?.

Las Webquests despiertan interés porque organizan y orientan el trabajo de


estudiantes y profesores. La idea manifiesta de comprometer el pensamiento de orden
superior, haciendo buen uso de recursos computacionales limitados, parece tener eco en
muchos educadores.

Una búsqueda rápida en la Red de la palabra WebQuest arrojaría miles de


ejemplos. Como todo emprendimiento humano, la calidad difiere ampliamente. Muchas
WebQuests se crearon rápidamente para completar una tarea de clase. Otras parecen
haber sido desarrolladas con más tiempo y se fueron refinando cuidadosamente en la
medida en que se implementaban cada año. Algunas lecciones que se autodenominan
WebQuests no representan para nada el modelo, y son simples hojas de trabajo
elaboradas de acuerdo con los estándares URL.

Características:
Este modelo de aprendizaje dota a los profesores de las herramientas necesarias
para usar las tecnologías de la información desde una perspectiva educativa, desarrollando
sus propias ideas en relación con el tema que estén enseñando. El modelo WebQuest
ayuda al profesor a planear y a estructurar la enseñanza de una manera creativa donde
estén claras las tareas.

Una característica esencial de este modelo es que el trabajo elaborado por los
alumnos puede ser transmitido y compartido, generando algo útil para otros.

Otras características de un WebQuest son:


- WebQuests son actividades creadas fundamentalmente para que los alumnos
trabajen en grupo, aunque se pueden diseñar para trabajo individual.
- WebQuests pueden ser realizadas añadiendo elementos de motivación a su
estructura básica asignando a los alumnos un papel (por ejemplo: científico,
detective, reportero,...), personajes simulados que pueden comunicarse vía E-mail,
y un escenario para trabajar (por ejemplo: el secretario general de la O.N.U. les ha
pedido un resumen de la situación del Sáhara).
- WebQuests se puede diseñar para una única materia o puede ser interdisciplinar.

WebQuest aporta a los alumnos el desarrollo de muchas capacidades:

1. Comparar, identificar, establecer diferencias y semejanzas entre si:


identificando semejanzas y diferencias de situaciones, hechos,...
2. Clasificar: Agrupar cosas en categorías definibles en base de sus atributos.
3. Inducir: Deducción de generalizaciones o de principios desconocidos de
observaciones o del análisis.
4. Deducción: Deducción de consecuencias y de condiciones sin especificar de
principios y de generalizaciones dados.
5. Analizar errores: Errores que identifican y de articulaciones en su propio
pensamiento o en el de otro
6. Construir la ayuda: Construir un sistema de la ayuda o de la prueba para una
aserción.
7. Abstracción: Identificando y articulando el tema subyacente o el modelo
general de la información.
8. Analizar perspectivas: Perspectivas personales que identifican y de
articulaciones sobre ediciones.

2
Un buen Webquest debe potenciar en los alumnos el desarrollo de sus capacidades
intelectuales. Un WebQuests mal diseñado no es no más que un manojo de las preguntas
que conducen a los alumnos a una simple búsqueda de información. Un buen WebQuest
debe estar diseñado o enfocado a que procesen esa información obtenida de la red.

Crear un Webquest puede llevarnos mucho tiempo al principio pero recordemos que
una vez que esté realizado podremos utilizarlo varias veces, bastará retocarlo.

Estructura:
Los componentes básicos de un webquest son: una introducción clara, sucinta
que proporcione la información necesaria para iniciar la actividad; una tarea central
interesante y concreta; una colección de recursos (sitios web fundamentalmente) donde
encontrar la información necesaria; una descripción paso a paso del proceso que se
utilizará para la tarea; pautas para organizar la información adquirida (preguntas que
deben ser contestadas, etc.); ésta será la parte fundamental para los alumnos; la
evaluación de la actividad; una lección de cierre, conclusión, que repase lo que han
aprendido los alumnos y cómo puede ser aplicado en otros temas y por último la
evaluación del trabajo de los alumnos.

INTRODUCCIÓN:
La introducción tiene dos objetivos:
a) Orientar al alumno sobre lo que se va a encontrar.
b) Incrementar su interés por la actividad.

TAREA:
En éste apartado se proporciona al alumno una descripción de que tendrá que
haber hecho al finalizar el ejercicio. Puede ser un conjunto de páginas Web, una
presentación con Power Point, o tal vez una presentación verbal en la que pueda
ser capaz de explicar un tema específico.

PROCESO:
En éste apartado se sugieren los pasos que los alumnos deben seguir para
completar la tarea, y que pueden incluir estrategias para dividir la tareas en
subtareas, descripción de los papeles o perspectivas que los alumnos deben
adoptar,.... El profesor puede también añadir orientaciones sobre el aprendizaje, o
sobre procesos de dinámica de grupos tales como la forma de llevar una sesión de
tormenta de ideas ("brainstorming"). La descripción del proceso debería ser breve
y clara.

RECURSOS:
En ésta sección se proporcionan una lista de páginas Web ,que el profesor ha
localizado previamente, y que ayudarán a los alumnos a realizar la tarea; la
preselección de éste tipo de recursos permite que los alumnos se centren en el
tema, en lugar de navegar por la red "sin rumbo". Los recursos no tienen porqué
estar restringidos a Internet.

EVALUACIÓN:
Dependiendo del nivel de los alumnos y del tipo de actividad se hará una
descripción de lo que se va a evaluar y de cómo se hará.

CONCLUSIÓN (opcional):
Ésta sección proporciona la oportunidad de resumir la experiencia, animar a la
reflexión sobre el proceso y generalizar lo que se ha aprendido. No es una parte
crítica de todo el conjunto, pero proporciona un broche (mecanismo de cierre) a la

3
actividad. Puede ser interesante, en ésta sección, sugerir preguntas que un
profesor podría hacer en una discusión abierta con toda la clase.

TIPOLOGÍA DE WEBQUESTS: tareas,


procesos y recursos.
Tareas de repetición.
Actividades basadas en la búsqueda, asimilación y comprensión de determinados
contenidos informativos previamente establecidos por el docente. Se trata, como
reconoce el propio autor de las webquest, de las tareas más próximas a la enseñanza
tradicional y menos innovadoras, pero siguen mostrándose efectivas en numerosas
prácticas escolares.
El formato suele ser breve, a menudo de una única sesión que se resuelve en unos
pocos pasos bien definidos.
Los procesos de búsqueda se centran, por lo general, en un pequeño listado de
recursos web –idealmente multiformato– que el alumno deberá visitar en un orden
prefijado.
La selección de información no deberá ser repetitiva, ni limitarse al consabido
“cortar y pegar”. Es muy recomendable que el profesor tenga previsto algún tipo de
plantilla de recogida de datos que obligue al alumno, aún de manera elemental, a filtrar,
comparar y resumir las diversas fuentes.
La producción de un informe elaborado con el procesador de textos, de una pequeña
presentación multimedia o de un simple esquema con el que participar posteriormente en
algún debate, suelen ser muy habituales en este tipo de tareas.

• Tareas de recopilación.
Centran su interés en la búsqueda de información multimedia sobre un determinado
tema, poniéndola en un formato común o procesándola de algún modo. La elaboración de
galerías de imágenes, determinados ejercicios de fotocomposición o el desarrollo de
auténticos museos virtuales constituyen webquests que entran dentro de esta categoría.
Los procesos implicados deberán centrarse en la selección, transformación y
producción de contenidos novedosos. El alumno deberá sentir que participa en un proceso
creativo en el que la búsqueda de información representa solo el primer paso. Los
materiales generados deberán publicarse en la Red u organizarse en presentaciones,
boletines o pequeñas revistas digitales.

• Tareas de misterio.
La asunción de personalidades imaginarias y algún juego de rol sencillo pueden ser
buena base para construir una webquest que motive al alumnado. Se suele recomendar
este tipo de actividades didácticas para alumnos de los primeros ciclos de Primaria. Sin
embargo, esta metodología resulta fácilmente adaptable a los niveles de Secundaria y
Bachillerato, siempre y cuando se especifiquen con claridad los objetivos curriculares que
se pretenden conseguir, los contenidos o destrezas sobre los que se va a trabajar y,
naturalmente, no se trivialice demasiado con juegos inapropiados para las edades a las
que va dirigido el protocolo.
Existen otras propuestas como las “búsquedas de tesoros” o las “aventuras
conversacionales” que no constituyen una webquest, ya que el objetivo de estas últimas
está encaminado a la producción de contenidos de algún tipo por parte del alumnado.

• Tareas periodísticas.
Híbrido entre las tareas de rol y las de recopilación de información. Se pide a los
alumnos que actúen como reporteros de una agencia de noticias, buscando pistas sobre
un hecho, situación o personaje. La actividad implica contrastar fuentes diversas,
calibrando su exactitud y veracidad, recopilar datos en múltiples soportes, organizar la
información disponible, filtrarla, realizar análisis valorativos y elaborar un informe con

4
estilo periodístico que posteriormente podrá ser publicado en Internet o formar parte de
la revista del centro.
Este tipo de tarea –más compleja que las anteriores– requerirá un mayor número de
sesiones, una planificación de procesos abierta y flexible, que potencie la iniciativa y la
autonomía del alumno, así como la organización del grupo en varios equipos de trabajo.

• Tareas de diseño.
Se pide a los alumnos la creación de un protocolo o plan de acción con fines productivos,
estratégicos u organizativos. La meta, por tanto, consiste en alcanzar un objetivo
cumpliendo ciertas especificaciones establecidas de antemano. Por ejemplo, idear una
ruta óptima para vender determinado producto estableciendo ciertas restricciones de
tiempo y de consumo de energía, puede ser considerado como tarea de diseño logístico;
mientras que diñar los pasos para la fabricación y ensamblaje de un pequeño
electrodoméstico, sería una tarea de diseño productivo.
Una tarea de este tipo resulta apropiada para estimular la inventiva, las dotes
organizativas, y el trabajo en equipo. Requiere una planificación muy detallada de la
secuencia de procesos: (a) Descripción y documentación; (b) plan de trabajo, fases,
recursos, materiales; (c) desarrollo, ejecución; (d) presentación del producto y valoración
de resultados.

• Tareas de consenso.
Tienen como objetivo la asunción puntos de vista divergentes sobre un mismo tema.
Los procesos discursivos centrados en el debate, la argumentación racional y la búsqueda
del consenso constituyen el eje de estas propuestas didácticas. El tema propuesto deberá
ser estimulante y abierto, e incidir sobre cuestiones que realmente afecten a los alumnos
y por las que éstos sienta de antemano cierto interés. Los escenarios para el debate
pueden ser presenciales o virtuales. Empleándose, en este último caso, herramientas
colaborativas específicas como foros temáticos, chat, pizarra electrónica o
videoconferencia.

• Tareas de persuasión.
Que persiguen capacitar los alumnos para el empleo de técnicas específicas de la
lógica informal y el diálogo argumentativo. Se trata de una variante de la retórica en la
que dos o más participantes intercambian puntos de vista observando ciertas reglas
propias la argumentación racional. El objetivo no es tanto convencer a la audiencia, sino
colaborar de forma crítica en el análisis de un tema mediante la confrontación de
argumentos, creencias y convicciones. Un caso recurrente en este tipo de tare es el
“formato judicial”. Temas de fuerte contenido ético o social, como la pena de muerte, la
eutanasia, la sociedad de consumo, las guerras, el racismo, la globalización, la
manipulación informativa, etc., resultan especialmente apropiados para esta modalidad
de webquest.

• Tareas de autoconocimiento.
En labores de tutoría, suele resultar obligado el empleo de técnicas para reforzar la
autoestima de los alumnos y hacer que se integren en el grupo, mediante el conocimiento
mutuo y respeto a la diversidad. Una tarea de este tipo bien planteada deberá forzar a los
alumnos a compartir de manera desinhibida cuestiones personales con el resto de sus
compañeros, reforzando los vínculos interpersonales –y resolviendo en no pocas
ocasiones posibles conflictos– a través del conocimiento mutuo, el diálogo sincero y la
apertura a los demás.
Otra variante más formal, consiste en emplear estas webquest en actividades de
orientación escolar, como la toma de decisiones sobre cuestiones relativas al estudio, la
elección de una carrera o el futuro laboral de los alumnos.

• Tareas creativas.
Persiguen estimular las dotes artísticas e inventivas del alumno a partir de una serie de
materiales multimedia disponibles en la Red. Los alumnos podrán elaborar un producto
literario, musical, fotográfico, etc. en respuesta a los objetivos de aprendizaje

5
establecidos en la webquest. En este caso, tanto los procesos como la secuenciación
temporal y los criterios de evaluación serán necesariamente más flexibles y abiertos.

• Tareas analíticas.
Comparar, analizar secuencias de sucesos, establecer relaciones causales entre
fenómenos e incluso formular hipótesis explicativas sobre determinados aspectos de la
realidad son tareas didácticas claramente presentes en la filosofía constructivista. En este
tipo de actividades no se valora tanto el producto final, como los procesos de
razonamiento y las técnicas de representación de la información empleadas. Conviene
que las tareas encomendadas obliguen al alumnado a considerar los problemas desde
múltiples perspectivas, a especular sobre el significado profundo de las relaciones
encontradas y a desplegar sus propias conclusiones y estrategias lógicas en marcos
conceptuales más amplios.

• Tareas de formulación de un juicio.


Obligan al alumno a tomar una decisión a partir de una serie de pruebas o
argumentos bien fundados. El resultado toma la forma de una exposición razonada, o
“informe de caso” en el que se elige una entre varias alternativas, pudiendo debatirse
luego el resultado de la elección con los demás compañeros. En determinadas
situaciones, será conveniente que el protocolo especifique las alternativas posibles,
consistiendo la tarea del alumno en la recopilación de pruebas que le permitan escoger,
apoyándose en argumentos empíricos y racionales, alguna de ellas. Otro tipo de
actividades, también exigirán al alumno una propuesta razonada de las alternativas
posibles en la resolución de un problema.

• Tareas científicas.
Estas tareas persiguen familiarizar al alumno con los diferentes procedimientos de
investigación científica. Las actividades contenidas en el protocolo deberán acomodarse a
las características específicas de cada método. Por ejemplo, en las Ciencias Empíricas, el
alumno deberá realizar tareas en las que se ejerciten los pasos del método hipotético-
deductivo, poniendo especial énfasis en los aspectos relativos a la construcción de
enunciados protocolarios, formulación de hipótesis y el desarrollo de situaciones
experimentales que permitan su verificación o falsación. En las Ciencias Sociales, se
atenderá a las técnicas cuantitativas y cualitativas de recogida de información y al
tratamiento estadístico de la misma, procediendo luego a la construcción de modelos
explicativos que satisfagan una serie de requisitos previamente establecidos por el
docente. Este tipo de wequest resulta especialmente indicada para alumnos de
Bachillerato.

Esto es no solamente una nueva manera para que


los profesores enseñen, también es una nueva
manera para que los alumnos aprendan.

Información consultada en:


http://platea.pntic.mec.es