Móviles y Apps.

Realmente aportan algo a la educación

Jesús Hernández González Profesor de Educación Física y Ciencias Sociales en el I.E.S. María Pérez Trujillo (Puerto de la Cruz, Tenerife). Autor, entre otros, de los blogs Crea y Aprende con Laura (http://creaconlaura. blogspot.com.es/) y Educación Física ESO MPT (http://ef1esompt.blogspot.com.es/). Miembro de la red de Cine y Educación “Cero en Conducta” (http://ceroenconducta. ning.com/). rvdo16@gmail.com En este artículo reflexionaremos sobre el uso de los móviles en el aula, una cuestión que generalmente tiene más detractores que defensores, pero que avanza a ritmo vertiginoso tanto en sus aplicaciones didácticas como en la creación de aplicaciones para el ámbito educativo. MÓVILES: EL DEBATE Durante muchos años el debate sobre el uso o no de los teléfonos móviles en los centros educativos se limitaba a la posibilidad de permitir su utilización o no. El debate duraba más bien poco. Concluía casi siempre con la prohibición de su uso sin que el debate diera para mucho. En el mejor de los casos, se permitía un uso restringido a determinadas áreas de los centros que, generalmente, se encontraban fuera de las aulas. La medida que se toma habitualmente en los centros educativos para evitar el uso de los móviles es su retirada, decisión de dudosa legalidad cuando no se vincula al hecho de evitar la interrupción de una clase. Las cosas están comenzando a cambiar con la llegada de los teléfonos inteligentes o smartphones. El debate ha comenzado a reabrirse, no exento de polémica. Son muchos los profesionales de la educación que se muestran temerosos ante su uso, desconocedores de sus posibilidades o renuentes a incorporar nuevas herramientas. El miedo que generan puede entenderse por carecer de una clara regulación legal específica que evite o minimice los posibles problemas que plantea su uso. Este recelo de algunos docentes suele vincularse a su miedo a ser grabados, a que graben a otros alumnos y a que las imágenes sean subidas a la red y/o modificadas. Lo que no se plantean es que estos hechos suelen suceder en centros en los que no está permitido su uso. En muchas ocasiones, se desconocen las posibilidades de uso de los teléfonos inteligentes, que han pasado de ser meros elementos de comunicación a ser unidades tecnológicas de última generación capaces de generar contenidos que pueden ser compartidos en cualquier medio, lugar y momento. Los smartphones son auténticos ordenadores que incluso superan a los ordenadores por sus aplicaciones y por su capacidad para poder usarse de manera inmediata y en cualquier lugar. Como muestra, un botón: existen teléfonos inteligentes que llevan integrado un proyector y que pueden ser conectados a un terminal que los una a un teclado y a un monitor.1

En este ámbito nos encontramos a varios docentes que se plantean esta cuestión: profesores como Javier Monteagudo, que defienden abiertamente su utilización 2 ; Víctor M. Vitoria, profesor Jano, que hace un sencillo y clarificador análisis en el que defiende su uso en Bachillerato y Universidad 3 , o Jordi Martí, Xarxatic, quien en una de sus interesantes reflexiones cuestiona su empleo en las aulas.4 Los profesionales que se muestran renuentes a plantearse su uso deberían, antes de rechazarlos sin una previa reflexión, pensar que no podemos mantenernos aislados del mundo, permanecer encerrados entre las paredes de aulas del siglo XIX y XX, ajenos a las tecnologías que están moviendo al mundo ya desde finales del siglo pasado. En este sentido, los móviles representan una herramienta didáctica más, con enormes posibilidades, que no podemos despreciar sin llegarlas a conocer y valorar. Y esto es así, entre otras cosas, porque están perfectamente integrados en la vida de nuestros alumnos y los pueden “enganchar” al conocimiento desde situaciones en las que se desenvuelven como peces en el agua, a pesar de que a nosotros mismos nos pueda ser dificultoso movernos por sus diminutas pantallas. SOMOS EDUCADORES: EDUQUEMOS EN LUGAR DE PROHIBIR Lisa Nielsen afirma “Hasta que entran a clase, los alumnos están rodeados de tecnología, viven en las redes sociales, pero una vez allí los dispositivos digitales están prohibidos, son confiscados. Se sienten encerrados en aulas del pasado”5. Con los móviles sucede un poco como con las redes sociales. En un primer momento, cuando se acercaron de lejos algunos profesionales a su conocimiento, las desdeñaron por considerarlas frívolas e improductivas. Menos mal que, enseguida, otros muchos profesionales comprendieron sus posibilidades de uso y comenzaron a experimentar y sacarles partido. En la actualidad está sucediendo lo mismo con la tecnología móvil. A pesar de todas las reticencias y prohibiciones, muchos profesionales se están lanzando a su uso y experimentación para sacarles rendimiento. Es cierto que nuestros alumnos actuales nacieron con ellas y realizan un uso habitual de las mismas, pero no es menos cierto que una gran mayoría desconoce sus posibilidades de uso, incluso, sus riesgos. Ese es uno de los puntos de partida de la integración de estas herramientas en nuestro desempeño cotidiano: las conocen, las usan, las disfrutan, pero les sacan partido únicamente a una pequeña parte de sus posibilidades. Si limitamos su regulación a la prohibición, cuando desaparezca ésta, nos toparemos con alumnos-ciudadanos que en cualquier lugar y momento realizarán un mal uso de las mismas y que nunca llegarán a sacarles un partido real. Por otra parte, nosotros, como profesionales,

perderemos nuevamente una gran oportunidad para sacarle provecho educativo a unas herramientas que presentan enormes posibilidades y que están plenamente integradas en las vidas de nuestros alumnos. Las comunidades autónomas carecen, en general, de una norma autonómica específica de cumplimiento obligatorio, lo que contribuye a crear incertidumbres legales en cuanto a su uso, cuando no inciden directamente sobre su prohibición. Cada centro, de manera independiente, es el que decide cuándo y cómo los alumnos pueden utilizar dispositivos móviles para evitar distracciones o un uso ilícito de los mismos. En cualquier caso, se suele considerar como falta muy grave "la grabación, publicidad o difusión, a través de cualquier medio o soporte, de agresiones o humillaciones", que se puede penalizar hasta con la expulsión del centro. Pero son contadas las ocasiones se suele regular un uso positivo de dichos dispositivos. Afortunadamente, muchos centros están adaptando sus planes de convivencia, permitiendo un uso adecuado de las herramientas móviles, diferenciando y educando en los usos permitidos y concienciando y restringiendo, en su caso, los malos, inadecuados o inoportunos. A la par, son muchos los profesores que no dejan de experimentar y sacarles partido didáctico. APUESTA POR EL SOFTWARE LIBRE. Buena parte de las aplicaciones para dispositivos móviles son gratuitas, sobre todo las que se basan en el sistema operativo Android, que es un software libre y de código abierto basado en Linux. Por eso, creo que debemos recomendar a los alumnos este sistema y fomentar su uso por parte de las administraciones. Podríamos dejar de derrochar muchísimo dinero en patentes de Windows. Fomentar la cultura del conocimiento libre y compartido, y posibilitar su acceso mayoritario a amplios sectores de la población está siendo una de las aportaciones del uso de dispositivos con Android. USOS DIDÁCTICOS DE LOS DISPOSITIVOS MÓVILES: EL M-LEARNING. El aprendizaje electrónico móvil, m-learning o mobile learning, proviene de mezclar elearning y la computación móvil. El m-learning vendría a ser una nueva forma personal de aprender que se puede dar en las aulas, pero que no termina en ellas, tanto por posibilitar la salida virtual de las mismas, como por no limitarse a su espacio y tiempo. En este sentido, complementa otras tendencias que no conciben el aprendizaje limitado a un programa cerrado que se da en las aulas, sino que se puede dar en cualquier momento y lugar. Con los dispositivos móviles, los alumnos tendrán a mano herramientas de capacitación, independiente del lugar o la hora. Los dispositivos móviles son una tecnología accesible que se encuentra en crecimiento y que cada vez más se halla al alcance de los alumnos que pueden conectarse gratuitamente a través de redes abiertas. El mobile learning permite aprender mientras se realizan tareas. En los métodos tradicionales se debe crear un contexto para la información que se enseña, mientras que con los dispositivos móviles el aprendizaje se produce cuando el contexto se presenta. Los contenidos impartidos mediante la tecnología móvil no serán solo los preparados con anterioridad, puesto que permiten el desarrollo de la competencia de aprender a aprender, para la que es necesaria la autonomía personal, la capacidad de encontrar información, seleccionarla, discriminarla, contrastarla y producir nuevos contenidos con ella. Por tanto, el mobile learning debe suponer un cambio en la metodología tradicional y avanzar en la producción de contenidos y resolución de problemas por parte de los alumnos, ampliando sus aprendizajes y elaborando líneas personales de investigación y creación.

Cuando hablamos de m-learning lo hacemos refiriéndonos al uso de pequeños y manejables dispositivos móviles, como pueden ser los teléfonos móviles, agendas electrónicas, tablets, pocket pc, i-pods y todo dispositivo de mano que tenga alguna forma de conectividad inalámbrica. En concreto, en este artículo, estamos hablando del uso de los teléfonos inteligentes, a los que consideramos más viables por su fácil acceso a la mayoría de los alumnos. Tal es su implantación, que están contribuyendo a reducir la brecha digital en los países menos desarrollados. 6 También se pueden usar, tal y como lo hemos dicho, para fomentar el trabajo colaborativo y en grupo cuando no todos los alumnos tienen acceso a ellos, lo cual no deja de ser una manera de facilitar el acceso a los alumnos más desfavorecidos. Esta es la razón por la que nos inclinamos por su uso en detrimento de las tabletas. No dejamos de reconocer que el uso de tabletas sería más interesante, pero no es menos cierto que actualmente son menos accesibles a la mayoría del alumnado y a los propios centros, más aún si tenemos en cuenta los recortes a los que está siendo sometida la educación y la suspensión de planes en este sentido. No debemos pasar por alto que la educación móvil no es una moda pasajera. No hace falta sino comprobar la clara apuesta que se ha llevada a cabo en la GSM Mobile Word Congress celebrado en Barcelona este año y en la que desarrolladores, compañías de telefonía móvil, organismos internacionales y países han hecho una clara apuesta por el m-learning para revolucionar el aprendizaje en el mundo.7 APPS, HABLANDO DE APPS Creando Apps Cada vez más los desarrolladores facilitan el acceso a usuarios sin conocimientos de programación a crear sus propias aplicaciones. En este sentido, destacamos el trabajo realizado por la Escuela de Organización Industrial la Universidad Complutense de Madrid a través de su iniciativa #FPentumóvil, que ha apostado por la adopción del software libre, la web social y el manejo de las diferentes herramientas digitales adaptadas al entorno educativo, y por investigar cómo conectar cada una de estas variables a través de los dispositivos móviles.8 Apps como herramientas de producción de contenidos Desde el punto de vista educativo, una de las aplicaciones más interesantes que nos permite el uso de dispositivos móviles es facilitar la producción y edición de contenido multimedia.  Podemos crear podcast desde los propios terminales, grabando todo tipo de exposiciones, lecturas, entrevistas, programas de radio…y compartiéndolas tanto en el aula como en la red mediante aplicaciones que nos lo facilitan tal y como cuenta Pilar Soro en su experiencia con podcast, en las tareas realizadas por sus alumnos dentro del proyecto "Dedos virtual, aprender con tablets”. Para ello recomienda el uso de apps como Audio Memos, un grabador de voz profesional; Woices, un servicio gratuito que permite crear, compartir y escuchar audioguías; SoundCloud, donde se puede subir todo tipo de audios, y Audioboo, una aplicación para grabar y compartir audio directamente desde el móvil a la red.9  Sacar fotos de mapas conceptuales, problemas… desarrollados en la pizarra, creación de comics, imágenes de plantas o relacionadas con los temas trabajadas, diarios de imágenes del trabajo en el aula, presentaciones… Con herramientas como Share your board podemos compartir la pizarra, un mural, una cartelera, trabajar con la imagen obtenida desde la misma aplicación y enviarla, compartirla por correo con nuestros alumnos. Podemos crear comics con aplicaciones como jjComics Viewer, que soporta imágenes en formatos cbr, cbz, rar, zip, jpg, gif, png, bmp.

 Crear y editar vídeos para realizar cortos, presentaciones, pequeños documenales, creaciones literarias… utilizando, aparte de la propia cámara del dispositivo, aplicaciones como Andromedia, una aplicación de edición de vídeo para Android, que permite a sus usuarios crear y editar sus vídeos; Videocam illusion, aplicación de video cámara que te permite grabar videos con efectos en tiempo real; VidTrim - Video Trimmer, editor de vídeo y organizador para Android que permite recortar videos fácilmente. 10  Para la utilización de los códigos QR como herramienta didáctica podemos ver “Códigos QR. 12 ideas para hacer del móvil una herramienta didáctica” 11; “54 ideas para utilizar los códigos Qr en educación” 12 ; “50 fuentes de códigos QR para el aula”13; “Códigos QR: La Experiencia”14.  Otro campo en pleno desarrollo es el de la realidad virtual y la geolocalización en la enseñanza, que promete interesantes apuestas que comienzan a ser realidad. Aumenta.me se muestra como una de las principales fuentes para informarse y formarse en su desarrollo en el aula.15  Utilización de apps como la de Google Drive, anteriormente Google Docs, para realizar cuestionarios, tareas o responder a cuestiones planteadas. Apps de uso específico  Son muchísimas, cada vez más, las aplicaciones educativas que podemos descargar en nuestros dispositivos móviles, muchas veces de una manera gratuita o a precios razonables. Se requiere, por tanto, filtrarlas para irnos quedando con las que nos resulten más útiles. Podemos tener al alcance de nuestra mano aplicaciones de consulta como el diccionario de la Real Academia Española, Wikipedia, la Enciclopedia Británica.  También podemos encontrar multitud de aplicaciones para su uso directo en el trabajo de aula de las diferentes áreas, como aplicaciones de ayuda al profesor. Una es el Libro digital de calificaciones para el profesor16, que permite la administración de listas de los cursos y calificaciones, diferentes rúbricas (por ejemplo: calificaciones orales, calificaciones escritas, calificaciones del trimestre, resumen y calificaciones de promedio y observaciones para cada calificación individual).  Igualmente, hay aplicaciones en el campo de la pedagogía terapéutica y la integración. Cabe destacar, en este sentido, la página web iAutism17, que nos ofrece un amplio y actualizado listado de aplicaciones móviles destinadas al mundo del autismo y las necesidades educativas especiales. En fin, como se ha visto, lejos de disminuir la oferta de aplicaciones móviles, esta no para de crecer y desarrollarse, por lo que constituye una propuesta educativa que no debemos desdeñar sin más. IDEAS Y REFLEXIONES SOBRE EL USO ADECUADO DE DISPOSITIVOS MÓVILES  Los móviles no deben sonar en las clases. Tampoco se debe hacer de esta medida una aplicación inmediata de sanciones, pues en un curso que llevamos permitiendo su uso en el aula, esto apenas se ha dado y los alumnos se muestran cada vez más concienciados de ello.  No se deben hacer fotos ni grabaciones sin previa autorización. Cuando se incluya en ellas a otros alumnos, sus padres lo deben haber permitido previamente.  El móvil no debe emplearse para fines personales ajenos a las clases.

 No deben ser utilizados cuando se comunique que deben dejarse de usarse por la naturaleza de la actividad que se vaya a llevar a cabo.  Los móviles no deben suponer una distracción en el desarrollo de las sesiones. En este sentido, no tienen el monopolio de las distracciones y suele distraer más la falta de interés de la actividad propuesta que la propia herramienta.  Se debe tener presente que prácticamente todas las actividades que se pueden realizar con un Smartphone, se pueden realizar también con un pc o con un portátil, y no por ellos prohibimos su uso. En todo caso, lo hacemos puntualmente.  Debemos establecer métodos para regular su uso, ponerlos al servicio del aprendizaje y sacarles partido.  El uso, al menos exclusivo, del libro de texto no es suficiente para un aprendizaje en continuo cambio, con nuevos descubrimientos que antes tardaban en llegar pero que, con el uso de estas tecnologías, se puede acceder a ellos de manera inmediata y variada, por lo que debemos formar en la manera de contrastar, validar y acceder a estos conocimientos.  Los alumnos, en colaboración con los profesores, pueden establecer las reglas, decidir cómo se van a usar los dispositivos y qué consecuencias para ellos tendrán esas normas. Teniendo las ideas claras, consensuando las normas y educando en ellas no se suele generar un caos. Más bien sucede lo contrario: evita tensiones que sí afectan al desarrollo de las clases, al mismo tiempo que pueden contribuir a que el alumno se sienta más a gusto y rinda más. Debemos convertir el uso de los dispositivos móviles en una oportunidad educativa en lugar de en fuente de conflicto y desorden.  La vida real no puede estar desconectada de la vida en las aulas. Los dispositivos móviles son herramientas de uso habitual no sólo como elementos para el disfrute, sino que están incorporados plenamente en el mundo del trabajo como herramientas cada vez más imprescindibles que permiten acceder a multitud de funciones y documentación.  Los recursos m-learning y el uso de dispositivos móviles se deben apoyar en estrategias que promuevan el desarrollo de las habilidades cognitivas como pueden ser la resolución de problemas, la toma de decisiones, el pensamiento crítico y el pensamiento creativo. CONSEJOS PARA DESCARGAR LAS APLICACIONES Y UTILIZARLAS  Mire bien las condiciones de uso y las autorizaciones que concede.  Tenga en cuenta que, al actualizar algunas aplicaciones, se modifican las autorizaciones que ha concedido.  Aunque es muy útil tener sincronizadas las aplicaciones del móvil con las del pc, tendría que valorar si debe hacerlo sistemáticamente, porque consume mucha batería.  Debe tener en cuenta que algunas aplicaciones gratuitas sólo son el señuelo para que adquiera sus versiones de pago. No pasa nada por usarlas, pero no se lleve a engaño.  Descargue las aplicaciones desde Google Play: son más fiables.

 Puede usar el buscador de Google Play para encontrar aplicaciones. También puede conocerlas por otros medios, pero siempre es recomendable descargarlas en ese lugar por cuestiones relacionadas con la seguridad.  Haga un buen uso de su dispositivo y nunca un abuso.  Continuamente están saliendo nuevas aplicaciones, por lo que conviene estar al día en este sentido.  Más importante que las aplicaciones en sí mismas es el uso que haga de ellas.  La práctica, su imaginación, su reflexión y la red le permitirán sacarle un buen partido a estas herramientas que por sí mismas no garantizan nada. Para concluir, quisiera reafirmar la idea de que los dispositivos móviles, en concreto los móviles inteligentes, aportan y van a aportar más aún a la enseñanza, tanto para la creación de contenidos y producciones por parte de los alumnos, como en el uso de las cada vez más numerosas y mejores aplicaciones educativas gratuitas o a bajo coste. Entiendo que a los que no somos nativos digitales nos pueda costar desenvolvernos en este medio, pero nuestros alumnos se mueven en él con suma facilidad. También es cierto que, aún así, se le puede sacar mayor partido a las tabletas, pero hoy en día su uso es más difícil de generalizar tanto por parte de los centros como por parte de los alumnos.

Jesús Hernández González. C/ R. Tomás Rodríguez Mora, 16. 38300. La Orotava. Santa Cruz de Tenerife. Teléfonos: 680560595 / 922321319

1

Nieto González, Alejandro (2012, 27, 02). “Samsung Galaxy Beam, Android con proyector integrado”. Recuperado de http://www.xatakandroid.com/moviles-android/samsung-galaxy-beam-android-con-proyectorintegrado.
2

Monteagudo, Javier MARTES, (2012, 06, 03). “Chat de dispositivos móviles en Internet en el Aua con Javier Monteagudo”. Recuperado de http://creaconlaura.blogspot.com.es/2012/03/chat-de-dispositivos-movilesen.html.
3

Vitoria, Víctor M. (2012,17, 03) “¿Móviles en el aula? Sí, claro (bachillerato y universidad)”. http://www.profesorjano.biz/2012/03/moviles-en-el-aula-si-claro.html.
4

Martí Jordi (2012, 25, 02) No son las aulas para los móviles. Recuperado de http://www.xarxatic.com/no-sonlas-aulas-para-los-moviles/.
5

Nielsen, Lisa (2011, 09, 10) Lisa Nielsen: “No hay que prohibir los móviles en el aula, sino incorporarlos a la enseñanza”. Recuperado de http://www.educacionenvalores.org/spip.php?article2967.
6

Palacios, Christian (2012, 16, 05). “Dispositivos móviles son percibidos como un gran catalizador para la educación”. Recuperado de http://blogs.funiber.org/tic/2012/05/16/dispositivos-moviles-son-percibidos-comoun-gran-catalizador-para-la-educacion-2/
7

Mahecha, Constanza (2012, 07, 04). “Educación móvil. La propuesta de la GSMA para revolucionar el aprendizaje a nivel móvil”. Recuperado de http://zonamovilidad.es/news-mainmenu-2/1-latest/3729-la-gsmapropone-incentivar-el-aprendizaje-mediante-la-educacion-movil.
8

Espinosa, Beatriz (2012, 26, 01). “#FPentumovil”. Recuperado de http://www.eoi.es/blogs/mlearning/fpentumovil/.
9

Soro, Pilar (2012, 02, 04). “Las Apps para podcast de Pilar Soro”. Recuperado de http://www.citafgsr.org/educacion/dedos/2012/05/las-apps-para-podcas.html.

10

Hernández González, Jesús (2012, 21, 02). “Aplicaciones educativas móviles”. Recuperado de http://creaconlaura.blogspot.com.es/p/aplicaciones-educativas-moviles.html.
11

Barret, Tom y otros. “Traducción CEDEC (2012, 04, 05) Códigos QR. 12 ideas para hacer del móvil una herramienta didáctica”. Recuperado de http://www.slideshare.net/cedecite/posibilidades-didcticas-qr.
12

Hernández González, Jesús (2012, 11, 03). “54 ideas para utilizar los códigos Qr en educación”. Recuperado de http://creaconlaura.blogspot.com.es/2012/03/54-ideas-para-utilizar-los-codigos-qr.html.
13

Osborne, Charlie (2012, 07, 05). “50 fuentes de códigos QR para el aula”. Recuperado de http://creaconlaura.blogspot.com.es/2012/06/50-fuentes-de-codigos-qr-para-el-aula.html.
14

Hernández González, Jesús (2012, 07, 05). “Códigos QR: La Experiencia”. Recuperado de http://creaconlaura.blogspot.com.es/2012/05/codigos-qr-la-experiencia.html.
15 16

Espiral, Asociación. “AumentaME. Realidad aumentada y educación”. Recuperado de http://aumenta.me/.

Martin, Johannes (2012, 13, 05). “Libro de calificaciones”. Recuperado de https://play.google.com/store/apps/details?id=com.p6majo.coursebook&feature=search/?q=node/24.
17

Sistach, Francesc y otros. “iautism”. Actualizado a (2012, 05, 06) Listado de aplicaciones para Android. Recuperado de http://www.iautism.info/2011/03/25/lista-de-aplicaciones-para-android/.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful