Está en la página 1de 14
UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General INTRODUCCION El presente trabajo monográfico titulado Reparación Civil, que es cuando ocurre la comisión de un hecho punible en contra de bienes jurídicos ya sean colectivos o particulares se producen lesiones que derivan del hecho principal, los cuales no son menos perjudiciales que el mismo y por lo tanto le generan al individuo trasgresor sanciones que nuestro ordenamiento jurídico cataloga o define como responsabilidades civiles, estas se encuentran tipificadas en el Código Penal y supletoriamente en el Código Civil . En esta investigación se señalará de manera específica quienes pueden ser sujetos de responsabilidad civil ya sea de manera directa o subsidiaria; cuales son los procedimientos que están previstos en las leyes para que los individuos trasgresores subsanen los daños, además de otra serie de puntos que también constituyen parte importante en lo que a este tópico se refiere. EL AUTOR 1 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General CONTENIDO CAPITULO I ................................................................................................................. 3 REPARACION CIVIL.................................................................................................... 3 1. 1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 Concepto y fundamento .................................................................................. 3 Perspectivas de la reparación civil .......................................................................... 4 Carácter y Consecuencia .......................................................................................... 4 Regulación ................................................................................................................... 5 Sujetos Obligados a la reparación .................................................................. 5 Consecuencias Accesorias ............................................................................. 9 Decomiso ................................................................................................................. 9 Decomiso Facultativo ........................................................................................... 10 1.5.1 1.5.2 1.6 Reparación en las Personas Jurídicas ............................................................. 10 CONSCLUSIONES .................................................................................................... 13 BIBLIOGRAFIA .......................................................................................................... 14 2 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General CAPITULO I REPARACION CIVIL 1. Concepto y fundamento Al momento de dictarse la sentencia se establecen dos puntos: la pena, o medida de seguridad, dependiendo del caso, y la reparación civil de acuerdo al art. 92º del Código Penal; mientras la primera tiene por objeto resocializar o rehabilitar al individuo para reincorporarlo a la sociedad, la segunda pretende reparar el daño o perjuicio que ha sufrido la victima u otras personas afectadas por el delito. En este sentido, el profesor Muñoz Conde1 señala: “mientras que con las pena el responsable penal responde frente al Estado y a la colectividad, con la responsabilidad civil se pretende, a grandes rasgos, reparar o compensar los efectos que el delito ha tenido sobre la víctima o los perjudicados por el mismo”. La reparación civil surge luego de la comisión de un delito, es decir, la reparación civil requiere para su aplicación de la existencia de un delito, La razón es que la esencia para la imposición de la reparación civil no está en que se halla afectado intereses individuales o colectivos, sino en el hecho de que el sujeto conociendo la norma que regula nuestro ordenamiento jurídico ha decidido ir contra ella, es decir, su conducta enfocada contra la norma provoca que se le imponga una pena y una reparación civil. Sobre esta base podemos decir que el pago de la reparación civil tiene un efecto intimidatorio. Pero, debemos tener en cuenta que no toda conducta relevante para el derecho penal genera responsabilidad civil, así tenemos: cuando el sujeto actúa en legítima defensa. Conforme dice el maestro Bramont Arias: “el planteamiento penal de la responsabilidad civil se basa en el hecho de que según la letra de la ley y la opinión corriente en la doctrina, las sanciones civiles serán consecuencia del delito. Pero esto no es verdad. Bien miradas las cosas no es el delito el que afecta intereses individuales, privados o 1 Muñoz Conde, Francisco y García Arán, Mercedes. Derecho Penal – Parte General. 4º edición. Valencia.2000.p.675-676 3 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General patrimoniales y exige la aplicación de una sanción civil, sino el hecho calificado como ilícito, que al mismo tiempo genera responsabilidad delictual y civil, dos valoraciones distintas, entre ellas solo existirá un vínculo de conexión, no se confunden”. 1.1 Perspectivas de la reparación civil La reparación civil puede observarse desde dos perspectivas. Primero, desde la prevención especial el autor del delito trata de reparar el daño que le ha ocasionado a la víctima, es parte de su resocialización, segundo, desde la prevención general positiva cumplir con la reparación civil implica reconocer que se ha afectado un valor protegido por la sociedad, el que seguirá siendo afectada mientras el sujeto no cumpla. 1.2 Carácter y Consecuencia Al igual que la pena, la reparación civil en sentido estricto es una sanción, por tanto tiene un carácter coactivo. Este tipo de sanción consiste en una pérdida o disminución de los bienes materiales del responsable que trata de compensar el daño que ha ocasionado pero, a la vez y de acuerdo al art. 93º del Código Penal, la reparación civil comprende la restitución2 del bien o, si no es posible, el pago de su valor y la indemnización3 por daños y perjuicios. Así el Dr. Fernández Carrasquilla: “las consecuencias civiles del delito se reducen generalmente a la obligación de indemnizar los daños materiales y morales que se ocasionan a la víctima con el delito, pero realmente y de modo estricto abarcan igualmente la restitución”. 2 La restitución puede definirse como, resarcimiento consistente en la vuelta de la cosa al legitimo poseedor o propietario, ya se trate de vienen muebles o inmuebles. La restitución procederá aun cuando se encuentre en manos de un tercero que lo haya adquirido legalmente y de buena fe (art. 94º), dejando a salvo su derecho de repetición contra quien corresponda. 3 Corresponde a la parte civil la obligación de acreditar y probar suficientemente esos perjuicios, o la prohibición al órgano jurisdiccional de sobrepasar la cuantía de lo pedido o de formular pronunciamiento no solicitado a favor de personas distintas a las señaladas como beneficiarios por los accionantes. 4 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General 1.3 Regulación La reparación civil se rige básicamente por las normas civiles, manifestándose diversos principios que no concuerda con el ordenamiento penal, por ejemplo:  La reparación civil no se extingue con la muerte del autor del delito, sino que es transmisible a sus herederos (art. 96º). El principio de personalidad que rige el ordenamiento penal, el cual impone que solo el autor puede responder por el delito, es contradicho respecto a la reparación civil porque pueden pagar personas que no cometieron el delito.  La reparación civil no se establece sobre la base del delito cometido, como en el caso de la pena, sino en referencia a los efectos que ha producido; por lo que pueden darse casos en que un delito muy grave tenga una reparación civil muy pequeña y, por el contrario, un delito muy leve puede originar el paso de una gran suma de dinero.  La reparación civil se rige conforme a la normas del Código Civil y Procesal Civil, por lo que es un derecho renunciable; esto marca una gran diferencia con la acción penal, la cual una vez iniciada no se puede detener. La regulación de la reparación civil dentro de un proceso penal obedece principalmente al principio de economía procesal. Al respecto, el Profesor Muñoz Conde nos dice: “Esta unidad en el ejercicio de las acciones penales y civiles supone enormes ventajas para los perjudicados por el delito, ya que en los sistemas donde se ejercen y resuelven separadamente, concluido el proceso penal, el perjudicado debe incoar un nuevo proceso civil para obtener la declaración de esta naturaleza y el resarcimiento” 1.4 Sujetos Obligados a la reparación El pago de la reparación civil rompe con el principio de personalidad recogido en el Derecho Penal, ya que, como lo establece el art. 96º del Código Penal: 5 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General “La obligación de la reparación civil fijada en la sentencia se transmite a los herederos del responsable hasta donde alcancen los bienes de la herencia. El derecho a exigir la reparación civil se transfiere a los herederos del agraviado”. La redacción de este artículo nos muestra que no solo se transmite la obligación del pago de la reparación civil sino, también, el derecho a exigir el pago de la misma. Esto pone en evidencia que el pago de la reparación civil es de índole privada, por lo que se deduce que la pretensión correspondiente es irrenunciable y transmisible, lo que es confirmado por el art. 101º del Código Penal, el cual establece que la reparación civil se rige de acuerdo a las disposiciones del Código Civil. Además el art. 95º del Código que señala: “La reparación civil es solidaria entre los responsables del hecho punible y los terceros civilmente obligados”. En estos casos los condenados por un mismo delito, autores y participes y los terceros civilmente, están obligados al pago. Puede darse el caso que uno los obligados al pago pague íntegramente la reparación civil, en este caso puede repetir el pago hacia los demás obligados. Tal como lo señala el profesor Muñoz Conde: “en principio, el responsable penal es también el responsable civil y en caso de concurrencia de varios responsables penales, autores y cómplices, se fijaran las cuotas que corresponden a cada uno de ellos. Los distintos intervinientes en el delito o falta responden solidariamente entre sí por sus respectivas cuotas y subsidiariamente respecto de las correspondientes a los demás, sin perjuicio del derecho a repetir contra ellos”. Lamentablemente, nuestro Código Penal no establece taxativamente que el pago de la reparación civil sea proporcional al grado de intervención del sujeto en el delito. Actualmente, las sentencias fijan un monto total, al cual están obligados por igual todos los condenados. Al respecto remarcan los profesores Borja Mapelli y Juan Terradillos: “No solo se trata, pues, de fijar cantidades determinadas, sino de jerarquizar la 6 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General responsabilidad civil, de acuerdo con la ponderación penal de cada una de las conductas”. Nuestro Código Penal establece varios mecanismo de defensa que se pueden utilizar cuando el condenado al pago no lo hace. 1. Los actos practicados o las obligaciones adquiridas con posterioridad al hecho punible son nulos en cuanto hagan disminuyan el patrimonio del condenado y lo insuficiente para la reparación, sin perjuicio de los actos jurídicos celebrados de buena fe por terceros (art. 97º). 2. En caso que el condenado no tenga bienes realizables, el Juez señalará hasta un tercio de su remuneración para el pago de la reparación civil (art.98º). 3. Procede la acción civil contra los terceros cuando la sentencia dictada en la jurisdicción penal no alcanza a éstos (art. 99º). Es decir el agraviado tiene la posibilidad de iniciar una acción civil contra terceros obligados a resarcir, pero que no fueron incluidos en sentencia. Pueden surgir casos en lo que exista el delito, pero el agente no esté obligado al pago de una reparación civil, por ejemplo en los delitos que se quedaron en la fase de tentativa y no llegaron a producir ningún daño material ni perjuicio alguno, lo mismo puede suceder en los delitos de peligro. Pero, también puede darse casos en los que exista reparación civil y no hay responsabilidad penal, como por ejemplo en las causas exculpantes, en este sentido el profesor Berdugo nos dice: “A veces sucede que el agente, sujeto activo, no llega a ser declarado culpable o resulta eximido de su responsabilidad penal, subsistiendo, no obstante, la civil. Casos en los que concurren algunas de las circunstancias que recoge el artículo 20º del Código Penal. 7 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General La acción civil derivada del hecho punible no se extingue mientras subsista la acción penal (art. 100º). La interpretación de este artículo implica coordinar normas penales y civiles.  La extinción de la acción penal se produce de acuerdo al art. 78º en los siguientes casos: 1) Por muerte del imputado, prescripción, amnistía y el derecho de gracia. 2) Por autoridad de cosa juzgada. 3) En los casos que sólo proceda la acción privada, ésta se extingue, además de las establecidas en el numeral 1, por desistimiento o transacción. Otra situación de extinción de la acción penal surge en el art. 51º concurso real retrospectivo del Código Penal, el que dispone el sobreseimiento definitivo de la causa y su archivo cuando el delito descubierto merezca una pena menor a la impuesta.  La prescripción de la acción civil derivada de un hecho punible se rige por el art. 2001º del Código Civil, el que determina en su num. 4 que la responsabilidad extra contractual prescribe a los 2 años.  La acción civil no se extingue mientras subsista la acción penal. Es decir, el tiempo durante el cual este vigente la acción penal implica la vigencia de la acción civil. De aquí, que se pueda iniciar durante este periodo dicha acción. En otras palabras, la acción civil no se encuentra sujeta a ningún plazo, se puede considerar como un periodo de gracia a favor del llamado a iniciar la acción civil.  Luego extinguida la acción penal, la acción civil no se extingue sino que se rige por el plazo señalado en el art. 2001º num. 4. Es decir, el plazo de prescripción de la acción civil comienza a contabilizarse desde el momento en que se extingan la acción penal por cualquiera de las circunstancias dispuesta en el art. 78º del Código Penal. 8 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General 1.5 Consecuencias Accesorias Las consecuencias accesorias no son medidas reparadoras de daños y perjuicios, ni penas, ni medidas de seguridad. En primer lugar, debemos decir que no guardan relación con la gravedad del hecho ni con la culpabilidad del mismo. El Código Penal las regula entre los arts. 102º y 105º. 1.5.1 Decomiso Artículo 102º.- “El Juez resolverá el decomiso o pérdida de los efectos provenientes de la infracción penal o de los instrumentos con que se hubiere ejecutado, a no ser que pertenezcan a terceros no intervinientes en la infracción.” Este articulo trata el decomiso de bienes, tanto de aquellos que han sido obtenidos por medio del delito como de aquellos que sirvieron para perpetrarlo, armas, herramientas, etc. El decomiso se puede tratar tanto en los delitos como en las faltas, pero en ningún caso se aplica sobre los efectos o instrumentos que pertenecen a un tercero no responsable de la infracción penal. El decomiso es una consecuencia accesoria de la infracción penal, dirigida a la prevención de delitos, no mediante la readaptación a la vida social del delincuente, sino quitándole a este las cosas relacionadas con el delito cometido, las cuales con en sí mismas peligrosas. El art. 102º se refiere a los efectos provenientes de la infracción penal y a los instrumentos con que se hubiese realizado. Los efectos de la infracción son los objetos materiales sobre los cuales ha recaído la acción delictiva o que sean producto de ella, por ejemplo: las monedad falsificadas. Los instrumentos son los medios materiales de los que el autor se ha valido para perpetrar el delito, por ejemplo: armas, herramientas, etc., ya que se hayan utilizado ocasionalmente durante la ejecución del delito o hayan sido dispuestos en forma especial para cometerlo. 9 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General El decomiso tiene naturaleza de pena, aunque tenga una clara utilidad para la indemnización del daño, por lo que no cabe aplicarla cuando el orden pertenezca a un tercero, aunque sea responsable subsidiario. 1.5.2 Decomiso Facultativo Artículo 103º.- “Cuando los efectos o instrumentos referidos en el artículo 102º, no sean de ilícito comercio y su valor no guarde proporción con la naturaleza y gravedad de la infracción penal podrá el Juez no decretar el decomiso o, cuando sea posible, decretarlo sólo parcialmente”. Este artículo hace referencia al decomiso facultativo, en el cual el juez puede no decretar el decomiso cuando los bienes no sean de ilícito comercio y su valor no guarde proporción con la naturaleza y gravedad de la infracción penal o, en su defecto, puede decretar un decomiso parcial. Con este precepto se pone fin a la opinión predominante que no consideraba instrumento del delito, por ejemplo, el vehículo de motor mediante el que se perpetraba un delito, pero ahora tal criterios carece de apoyo legal, pues se justifica el decomiso por el valor económico del vehículo y por ser este de lícito comercio. 1.6 Reparación en las Personas Jurídicas Artículo 104º.- “El Juez decretará, asimismo, la privación de los beneficios obtenidos por las personas jurídicas como consecuencia de la infracción penal cometida en el ejercicio de su actividad por sus funcionarios o dependientes, en cuanto sea necesaria para cubrir la responsabilidad pecuniaria de naturaleza civil de aquellos, si sus bienes fueran insuficientes”. El art. 104º va dirigido a los beneficios obtenidos por las personas jurídicas como consecuencia de la infracción penal cometida en el ejercicio de su actividad por sus funcionarios o dependientes, pero 10 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General esto solo se puede dar cuando es necesaria para cubrir la responsabilidad pecuniaria de naturaleza civil de aquellos si sus bienes fueran insuficientes, esto se conoce como el comiso de la ganancia. El comiso de las ganancias más que una medida del derecho penal, se trata de una medida de derecho civil tendente a impedir el enriquecimiento sin causa, llamado también enriquecimiento injusto. La naturaleza del comiso de la ganancia es la de una “medida de no tolerancia de una ilícita situación patrimonial”, por emplear palabras de Maurach, o, si se prefiere, una medida tendente a impedir un lucro ilícito. Artículo 105º.- Si el hecho punible fuere cometido en ejercicio de la actividad de cualquier persona jurídica o utilizando su organización para favorecerlo o encubrirlo, el Juez podrá aplicar todas o algunas de las medidas siguientes: 1. Clausura de sus locales o establecimientos, con carácter temporal o definitivo. 2. La clausura temporal no excederá de cinco años. 3. Disolución de la sociedad, asociación, fundación, cooperativa o comité. 4. Suspensión de las actividades de la sociedad, asociación, fundación, cooperativa o comité por un plazo no mayor de dos años. 5. Prohibición a la sociedad, fundación, asociación, cooperativa o comité de realizar en el futuro actividades, de la clase de aquellas en cuyo ejercicio se haya cometido, favorecido o encubierto el delito. La prohibición podrá tener carácter temporal o definitivo. La prohibición temporal no será mayor de cinco años. 11 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General Cuando alguna de estas medidas fuera aplicada, el Juez ordenará a la autoridad competente que disponga la intervención de la persona jurídica para salvaguardar los derechos de los trabajadores. En el art. 105º trata de las medidas que se pueden tomar frente a las personas jurídicas, siempre y cuando el hecho punible fuere cometido en ejercicio de su actividad o utilizando dicha persona jurídica para favorecerlo o encubrirlo. Dado que una persona jurídica no puede delinquir en forma directa, por no poder aplicársele un juicio de culpabilidad reprochabilidad, es decir, no puede ser considera como sujeto activo de delito, nuestro Código Penal contiene la figura del “actuar por otro” en el art 27º, según el cual el representante autorizado es el responsable y es aquí donde se puede adicionar las medidas contra la persona jurídica señaladas en el art 105º, clausura definitiva o temporal, disolución, suspensión, etc. Las medidas que señala el art.105º son netamente administrativas. Por lo tanto solo se les puede aplicar medidas de carácter administrativo. 12 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General CONSCLUSIONES 1. La reparación civil busca compensar a la persona que ha sufrido un daño producto de la comisión de un delito por alguna otra persona. 2. El fundamento de la reparación se encuentra en haber contradicho la norma y no precisamente en el daño producido. 3. Si es imposible la restitución del bien, se debe pagar su valor y la indemnización de daños y perjuicios. 4. La prescripción de la acción civil opera 2 años después de extinguida la acción penal. 5. El decomiso es una consecuencia accesoria de la infracción penal, dirigida a la prevención de delitos, no mediante la readaptación a la vida social del delincuente, sino quitándole a éste las cosas relacionadas con el delito cometido. 6. Las aplicación de medidas a las personas jurídicas son netamente administrativas. 13 UAP- Facultad de Derecho y Ciencia Política Derecho Penal – Parte General BIBLIOGRAFIA 1. Berdugo Gómez de la Torre, Ignacio y otros. Lecciones de Derecho Penal – Parte General. 2º edición. Editorial Praxis. 1999. P. 413. 2. Bramont Arias, Luis Alberto y Bramont Arias Torres, Luis Alberto. Código Penal Anotado. 4º edición, Editorial San Marcos. Lima. 2001. P 310. 3. Fernández Carrasquilla, Juan. Derecho Penal Fundamental. 2º edición. Editorial Temis. Bogota.1989.p 445. 4. García Martin, Luis. Responsabilidad de directivos, órganos y representantes de una persona jurídica por delitos especiales. Casa editorial Bosch S.A. Barcelona. 1986. pp 103-105. 5. Mapelli Caffarena Borja y Terradillos Basoco, Juan. Las consecuencias jurídicas del delito. 2º edición. Editorial Civitas. S.a. Madrid. 1993. p. 218 6. Muñoz Conde, Francisco y García Arán, Mercedes. Derecho Penal – Parte General. 4º edición. Valencia.2000.p.675-676. 14