Está en la página 1de 31

EL SUJETO DE LA POLÍTICA DE ATENCIÓN A MENORES DE EDAD DESVINCULADOS DE LOS GRUPOS ARMADOS IRREGULARES

Un análisis de los discursos y juegos de verdad que lo constituyen como objeto de atención de la política

Angélica Torres Quintero* INTRODUCCIÓN Las políticas públicas se formulan sobre la base de la identificación y definición de una situación socialmente problemática, entendida como “aquella situación en la cual la sociedad de manera mayoritaria, percibe un problema social como relevante y considera que el régimen político debe entrar a enfrentarlo”1. Sobre esta situación, la política pública pretende incidir de manera favorable, para darle solución o por lo menos, conducirla a un nivel manejable, generando un impacto directo en el bienestar de los ciudadanos y ciudadanas. Para ello, es necesario que las políticas influencien y orienten el comportamiento de los actores individuales o colectivos (Vargas, 1999; Roth, 2002). En ese sentido y en coherencia con Roth, se considera que la razón de ser, objetivo o blanco fundamental de las políticas públicas es la de “intervenir en la sociedad a fin de modificar los comportamientos de los actores sociales”2, desde una teoría del cambio social que está detrás y que establece la causalidad entre el instrumento utilizado y los efectos deseados. Ahora bien, la identificación, definición y priorización de una situación socialmente problemática, depende de la confluencia de varios factores; entre ellos, de la capacidad técnica de una sociedad o país, del reconocimiento social que el gobernante haga del nivel de afectación que tal situación está produciendo en la sociedad y de la confrontación y negociación de los intereses provenientes de diferentes sectores interesados en la problemática, como los sectores económicos, administrativos y sociales, la comunidad internacional y la comunidad científica o académica. En ese sentido, las políticas públicas son el resultado de una lucha entre actores sociopolíticos que presionan sobre el aparato de poder estatal para modificarlo o ponerlo a favor de sus intereses3. Los intereses que logran imponerse en esta lucha, inciden en la definición de la situación problemática y constituyen los discursos hegemónicos que forman parte de los objetivos y alternativas seleccionadas para implementar la política. Estos discursos sin embargo, no son definitivos; fluctúan, se transforman, se complejizan, se sustituyen con el paso del tiempo y con
*

Psicóloga, Magister en Política Social de la Pontificia Universidad Javeriana. Actualmente Directora del área académica de la Corporación Educativa Cedavida. E mail: angelicatorresq@cedavida.org. Este artículo corresponde a una síntesis del trabajo de grado presentado a la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana para optar al título de Magister en Política Social. 1 Vargas, A. (1999), Notas sobre el estado y las políticas públicas, Bogotá, Almudena, p. 59. 2 Roth, A. (2006), Políticas públicas. Formulación, implementación y evaluación, Bogotá, ediciones Aurora, p. 68 3 Hernández, M, (1999, diciembre), “El proceso sociopolítico de las reformas sanitarias en Colombia”, en Cartilla de Seguridad Social, edición especial, Medellín, p.p 21-43.

los cambios en las prioridades políticas a nivel nacional e internacional. Al respecto, es importante considerar que las políticas públicas de un país deben ser analizadas dentro de un contexto internacional determinado, ya que como bien lo señala Vargas, este presiona fuertemente su definición y priorización dentro del plan de un gobierno4. Pero, detrás de cada situación problemática se encuentra el sujeto – objeto de intervención de la política sobre quien recaen sus efectos. En ese contexto cobra relevancia la concepción o concepciones de sujeto que están a la base de cada política formulada. Y para efectos del presente artículo, resulta de interés comprender en qué momento el sujeto menor de edad desvinculado de un grupo armado irregular se convierte en objeto de atención de las políticas nacionales e internacionales en niñez, los factores socioculturales e históricos que inciden en este proceso y los discursos o juegos de verdad5 que configuran a este sujeto desde diferentes lugares y miradas, influyendo en el rumbo que asume la política en su formulación – implementación – reformulación. Este interés surge en el sentido que propone Foucault, tras la pregunta de “¿cómo entra este sujeto a formar parte de una determinada interpretación o representación de verdad?”. Es decir, cómo llega a ser representado como una víctima de la violencia política, como un sujeto de derechos o como un actor armado. Los discursos o juegos de verdad 6 enuncian, definen constituyen al sujeto de la política de atención especializada de un modo particular a partir de los intereses del actor que los produce, e intentan establecer cuáles son sus necesidades para orientar el tratamiento que la medida del Estado adoptará. Debido a que el escenario en que tiene lugar la política está atravesado por la dinámica cambiante del conflicto armado colombiano y por los procesos de negociación con los grupos armados, los actores que muestran interés en la problemática entran, salen, confluyen, se encuentran desde y en sus discursos, conduciendo a que la política se inserte en un ciclo permanente de transformación, que demuestra su condición inacabada y en construcción. Por lo tanto, se podrá observar que discursos provenientes de diferentes perspectivas paradigmáticas sociales, políticas y jurídicas que están a la base de la formulación de la política, se encuentran con otras que emergen en medio de las interrelaciones cotidianas que tienen lugar en el proceso de implementación; generando quiebres, rupturas, nuevas interpretaciones de este sujeto, que invitan a su reflexión y a su posible resignificación o articulación. Si bien, estas interpretaciones no desvirtúan las primeras, ejercen una influencia directa en la transformación de la identidad del sujeto desvinculado de los grupos armados irregulares, en la medida en que están a la base de las relaciones de poder que tienen lugar entre los agentes
4 5

Vargas, A. (1999), Notas sobre el estado y las políticas públicas, Bogotá, Almudena, p. 62. Este término ha sido utilizado por Foucault, para referirse al conjunto de reglas de producción de verdad, al conjunto de procedimientos que puede ser considerado en función de sus principios y reglas como un procedimiento valido o no. Foucault, M. (1984, enero), “La ética del cuidado de uno mismo como práctica de la libertad”, entrevistado por Fornet – Betancour, Becker y Gómez – Muller, en Revista Concordia, núm. 6, p.p. 99 - 116 6 Foucault, M. (1984, enero), “La ética del cuidado de uno mismo como práctica de la libertad”, entrevistado por Fornet – Betancour, Becker y Gómez – Muller, en Revista Concordia, núm. 6, p. 12.

2

sociales que implementan la política y los beneficiarios; es decir, a la base de relaciones que se establecen con el fin de influenciar en el otro, en su comportamiento, en sus decisiones, en su forma de ver el mundo7. Este estudio como una aproximación inicial, es una invitación a fortalecer el análisis de políticas públicas, introduciendo la mirada reflexiva e interpretativa en las formas como se construyen las definiciones y comprensiones del sujeto – objeto de intervención, que están a la base de los objetivos, sentidos y estrategias trazadas dentro de una política determinada y que representan la materialización de los intereses dominantes o hegemónicos de los actores involucrados. Visibilizar los discursos desde los cuales se enuncia al sujeto, permite profundizar en la teoría de cambio social que subyace a la política y evaluarla en función del proyecto de estado o nación que se quiere consolidar; es decir, evaluarla, en el caso colombiano a la luz de un Estado social de Derecho, que busca garantizar las condiciones para el ejercicio pleno de los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas. Por otra parte, el estudio constituye también en un aporte para el fortalecimiento del Programa gubernamental que implementa la política, en la medida en que: 1) abre un espacio para reflexionar sobre el proyecto del nuevo ciudadano colombiano que se desprende de los juegos de verdad desde los cuales se está configurando a este sujeto, 2) permite avanzar en la discusión de si estos discursos a su vez representan el sentido que persigue ese proyecto, y 3) permite definir si es necesario en virtud de este proyecto priorizar unos discursos sobre otros y buscar estrategias para redefinir o deconstruir8 otros. Así mismo, constituye una invitación para que en un futuro próximo, los actores de interés, analicen la pertinencia de los objetivos, alternativas y estrategias de la política, en relación con los discursos y juegos de verdad que se privilegian, introduciendo a su vez la voz ausente del sujeto de la política, que también construye discursos sobre sí mismo con base en su experiencia vital. DISEÑO METODOLÓGICO Desde una aproximación interpretativa de la realidad social, el estudio sobre el cual ha sido construido este artículo, constituye una mirada comprensiva sobre la forma como los diferentes actores involucrados en la política, construyen discursos de verdad en torno al sujeto menor de edad desvinculado de los grupos armados irregulares, para nombrarlo, definirlo, asirlo como un objeto de intervención e influir en él.

7 8

Corporación Educativa Cedavida. (2002), Cartilla de terapeuta de la sociedad, Bogotá, Impresol editores, p. 74. La Deconstrucción es un término acuñado por Jacques Derrida que busca cuestionar la discriminación y la negación presentes en la voz, el lenguaje y la gramática. Deconstruir implica el ejercicio mental del interrogante ante los discursos, relatos o teorías. Es plantearse lo que deja de abarcar, del momento histórico en que aparece, reconocer los límites de lo dicho y repensar lo que no dice, no muestra o niega. Paralelo a esta deconstrucción surge la resignificación, es decir, ofrecer un nuevo significado que de cuenta de la realidad social, un nuevo sentido a la narración que hasta el momento había sido dominante dotando de nuevas interpretaciones a los hechos y prácticas sociales y personales. Citado en Corporación Educativa Cedavida, (2003). Pedagogía para la paz. Para enseñar a aprender, Bogotá, Impresol editores.

3

para la formulación de los lineamientos de atención psicosocial del Programa de Atención Especializada a niños. Las fuentes primarias corresponden a relatos obtenidos a través de observaciones de campo. L. se encontraban operando. tanto en el que observa. desde la reconstrucción de los intereses de los actores que están implicados en estos”10. Una mirada cualitativa en sociología. (1998). p. se analizan los discursos o juegos de verdad producidos por los siguientes actores:     Académicos – investigadores: Quienes cumplen el papel de asesores o consultores en la formulación. el análisis sociológico de los discursos. Omagraf. niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados irregulares. Organismos gubernamentales encargados de dirigir la formulación e implementación de la política. documentos oficiales de la Política y material producido en el marco de su implementación. Debido a que la consultoría se encuentra en curso y a que estos documentos no han 9 10 Alonso. en la medida en que es “un modelo de representación y de comprensión del texto en su contexto social y en la historicidad de sus planteamientos. desde los cuales se produce el marco normativo nacional que la rige. presentes en fuentes secundarias.En esa medida. para definirse y construir su identidad y realidad. un taller de auto-observación realizado con los menores de edad y un taller con los/as funcionarios y operadores de la política. lee e interpreta al otro. investigaciones. constituidas por la normatividad nacional e internacional. obtenidas en la fase de caracterización de la atención psicosocial. en conjunción con algunos discursos provenientes de fuentes primarias. está centrado en el sujeto.188 Ibid. artículos. y los discursos de verdad que fundamentan el marco normativo internacional de la política (Convenciones. que entre noviembre de 2005 y mayo de 2006. que permite hacer una reconstrucción del sentido en su situación social de enunciación. Se propuso como herramienta de investigación cualitativa para este fin. Organismos internacionales y de cooperación técnica y económica. Algunos profesionales de las instituciones operadoras de la modalidad institucional del Programa de Atención Especializada a niños. como en el sujeto que es interpretado y que simultáneamente se interpreta a sí mismo. Para efectos del presente estudio. Una aproximación interpretativa. Sujetos de la política: menores de edad desvinculados de los grupos armados irregulares que entre noviembre de 2005 y mayo de 2006 se encontraban vinculados al Programa del ICBF. niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados irregulares del ICBF. implementación y reformulación permanente de la política. 188 4 . entendido como una sociohermenéutica ligada a la situación y al contexto histórico en que se produce la enunciación 9 . p. operadores de la política. durante los años 2005 y 2006. dentro de la consultoría prestada por la Organización Internacional del Trabajo en su Programa de Erradicación del Trabajo infantil y la Fundación Social Colombiana Cedavida. Madrid. desde diversas posiciones paradigmáticas. Convenios y Tratados). Organismos no gubernamentales. que sirvieron de insumo para la elaboración de los informes finales de esta fase.  Se realiza un análisis de los discursos sobre el sujeto.

Lo novedoso. 11 Estas instituciones corresponden a las etapas de Hogar Transitorio. del estado o de la comunidad en algunas culturas. representa y simboliza al sujeto de la política. a ser reconocidos como personas y dos siglos después. antes del S. su percepción frente a esta experiencia y las características de las interacciones con los comandantes y con sus compañeros/as de la organización.recibido aprobación final por parte del ICBF. XVIII. desde la antigüedad y en sociedades diversas. estuvieron orientados a reconocer las formas como se establecen las relaciones entre los diferentes actores involucrados y a identificar estas lecturas. la implementación de acciones de orden nacional e internacional para controlarla. como sujetos de derechos. sino facilitar la comprensión de algunos elementos discursivos construidos a partir de la interacción cotidiana entre operadores y beneficiarios en el contexto institucional. Este paso no habría sido posible sin un cambio en la mirada y comprensión de los niños y niñas. el material que se utiliza en el artículo. disminuir su impacto y garantizar la protección de esta población. Con relación a los talleres de auto-observación. no corresponde a las conclusiones planteadas en estos documentos (informes) y tiene unos fines interpretativos distintos a los de la consultoría. ni el nivel de ejecución del Programa. para efectos del estudio. frente a los imaginarios. A través de su uso no se pretende evaluar la implementación de la política. que se encontraban funcionando en el periodo comprendido entre Noviembre de 2005 y marzo de 2006. Antioquia. Centro de Atención Especializada y Casa Juvenil de las Regionales de Cundinamarca. interpretaciones y percepciones emergentes en las conversaciones cotidianas. RESULTADOS La configuración de la participación de los niños y niñas en los conflictos armados como problemática social La vinculación de los menores de edad a las guerras y conflictos armados internos en el mundo no es un asunto nuevo. es su interpretación como una problemática social y en consecuencia. Este taller permitió reconocer el nivel de identificación que los menores de edad sostienen con el grupo y con la lógica de la guerra. esta situación ha estado presente en diferentes momentos históricos. que puede atribuírsele al siglo XX. Valle y Santander. percepciones y modos de relacionamiento que en la implementación de la política tienen lugar. referido a su experiencia de vinculación y permanencia dentro del grupo armado. Finalmente. quienes pasaron de ser considerados una propiedad de los padres. se tuvo en cuenta únicamente el material obtenido en el taller realizado con 70 jóvenes de 8 instituciones del Programa11. que dan cuenta de las formas como se interpreta. Los focos de observación por lo tanto. se retomaron algunas reflexiones producidas por profesionales de los equipos operadores que atienden a los niños/as y adolescentes en las instituciones del Programa y por algunos/as funcionarios/as de los Centros Zonales del ICBF de las 4 regionales en la que se desarrolla la consultoría. 5 .

recuperado: 2 de junio de 2006 15 Crónica Histórica Argentina. tanto los niños como las niñas iniciaban su adiestramiento físico a cargo del Estado a través de carreras. Codex. inculcados a través de la estricta disciplina que imponía el ejército13.santiagoapostol. En Montevideo. mensajeros. con el fin de perfeccionar su formación y desarrollar valores fundamentales como la valentía. Alianza.html. ingresaban al ejército romano. bajo un sin número de episodios de horror. (1968). es conocido el caso de Juan Isidro Quesada.net/latin/educacion_roma. Incluso se conocen casos como el de un batallón conformado en su totalidad por niños santanderianos 12 13 DeMause. Madrid. Su participación en el ejército constituía una opción y proyecto de vida durante sus primeros 30 años. La educación en Roma” (2006) [en línea]. De manera similar aunque con mayor presencia de elementos culturales asociados a la carrera militar. quien con menos de 14 años hizo parte del Ejército del norte y cayó preso en la batalla de Sipe – Sipe en 181515.com. A los siete años. Cuando las niñas llegaban a la adolescencia. defensa y expansión del territorio. constituía un escalón en el proceso de ascenso social. ocurría en la antigua Grecia Espartana. cuando cumplían los 16 o 17 años. eran tratados con indiferencia en el mejor de los casos o de forma maltratante. Generalmente permanecían aislados de sus padres en la primera etapa de su niñez y desde muy temprano eran entregados a nodrizas para su custodia y amamantamiento12. (1982). manejo de las armas o lanzamiento de jabalina. Este proceso de adiestramiento estaba acompañado de expresiones ritualísticas y musicales. disponible en: http://www. p. los niños y niñas en casi todas las sociedades y clases sociales.Como bien lo señala DeMause (1982). En Colombia los niños y adolescentes entre los 10 y 17 años jugaron un papel importante en el proceso de la independencia y en las posteriores guerras civiles. Los Espartanos recibían la consideración de ciudadanos. quienes les enseñaban entre otras cosas a leer. pasaban a desempeñar cargos públicos hasta los 6014. C). recuperado: 2 de junio de 2006 14 “La sociedad griega” (2006) [en línea]. saltos. actuando como espías.ar/grecia9. que cobijaban desde el abandono hasta el infanticidio y el enchumbamiento. Historia de la infancia. 6 . asociado al objetivo de protección. En la antigua Roma (hasta el siglo II a. escribir. disponible en: http://portalplanetasedna. Alrededor de 10 años permanecían los hombres al servicio del ejército y cuando alcanzaban la edad adulta. Tomo II. iguales ante la ley y eran educados para formar parte del ejército. En la época de la colonia. soldados o guerrilleros y empuñando con valentía las armas. abandonaban el adiestramiento para ser educadas como madres de los soldados y los jóvenes continuaban su preparación física y psicológica para ingresar al ejército entre los 20 y 30 años. cultivar la tierra y a usar las armas. pero también representaba el camino para desempeñar un cargo público en la etapa de la madurez. es decir. L.htm. informadores. la obediencia y la lealtad. se conocieron algunos casos de participación de adolescentes en las luchas de independencia en Latinoamérica. 156. Buenos Aires. era habitual que los niños varones a partir de los siete años fueran educados por sus padres.

C. Entrado el Siglo XX. asociada a la identificación de adultos y niños con un territorio. p. Posteriormente. historias clínicas y reflexiones derivadas de la atención a los niños que habían sido víctimas de bombardeos en esta guerra. M . Este descubrimiento permite el nacimiento de una corriente discursiva que ejercerá gran influencia en la orientación que asume la política nacional e internacional frente a la problemática y que defiende vehementemente la condición de víctima de estos menores de edad. Universidad Nacional de Colombia. afirma que estos niños fueron especialmente valorados por “la agilidad. en calidad de protagonistas y en los diferentes roles ocupados. arrancando así de raíz el primer vínculo que los une a los suyos” (citado en Torrado. las disciplinas sociales comienzan a incursionar en el campo de estudio del impacto psicosocial de la guerra. 17 Ibid. es decir. el papel de las mujeres y los niños en la guerra de los mil días”.entre los 15 y 17 años y el del batallón “Sardinas”. ejerciendo una gran influencia en la consideración de esta situación como una problemática que demanda atención y compromiso de todas las naciones. Jaramillo (1991). demostrando con ello cómo la relación de los menores de edad con las guerras y los conflictos armados en Colombia. que se concreta en la Primera declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño (1924). a través de los Convenios de Ginebra de 16 Jaramillo. publicado en 1943. comienzan a construirse sobre el sujeto niño/a nuevos discursos que permitirán posteriormente visibilizar su participación en la guerra como una situación que implica una serie de riesgos y peligros para su vida e integridad. la casi inexistencia de vicios y especialmente por la impavidez frente al riesgo y la muerte”17. en Anuario Colombiano de Historia y de la Cultura. C 2002. Finalizada la guerra. 15). la guerra genera un fuerte impacto en los niños cuando los separa de sus familiares. 15. condujo entonces a que se aceptara la responsabilidad colectiva en la protección y cuidado de los niños y niñas a comienzos de la segunda década del siglo XX. que condujo en estos periodos de la historia a asumir con honor y valentía la misión nacionalista de su defensa armada. generando efectos funestos en millones de personas indefensas. se introdujo la protección de los niños y niñas en los conflictos armados en los instrumentos del Derecho Internacional Humanitario. viveza. trascendieron las fronteras nacionales. 25 7 . sin que tuvieran visibilización social. p. El horror de la Segunda Guerra Mundial y su impacto psicosocial en la población infantil quedó plasmado en el trabajo de investigación de Ana Freud y Burlingham. por la etapa del ciclo vital en la que se encuentra. fueron ingresando niños y jóvenes a los conflictos armados sin que la crónica los reportase regularmente. Según las autoras. se constituyó en una práctica cultural arraigada. La interpretación de la niñez como una etapa que demanda atención. Bogotá. que recogía testimonios. denominado así por estar compuesto por niños de 10 a 15 años. (1987) “Las Juanas de la Revolución. Debido a que las guerras de este siglo. que fallecieron en la Batalla de Palo Negro en la guerra de los Mil Días16. acatamiento de las órdenes. p.

lo comunitario y en la generación de conocimiento. Esto quiere decir que al igual que los adultos. dando paso a su emergencia como “objeto” de interés y protección pública. Al otorgarle al niño el estatuto de sujeto de derechos. exige simultáneamente emprender un proceso de transformación cultural y paradigmático. e introduce una nueva visión del niño/a desde la cual se propone su reconocimiento como un sujeto titular de derechos. los estados asumen como obligación la protección de los niños y niñas en situaciones de guerra y la prohibición de vincular a los menores de 15 años como combatientes. Bogotá 8 . los casos de niños o niñas en abandono o en situación de explotación. (2004). En su lugar. propio de la Doctrina de situación irregular. pero no es condición suficiente para que en el escenario social y en el de la implementación de las políticas públicas este cambio se produzca de manera inmediata. Pero hacer el tránsito de la medida de situación irregular o especial hacia la medida de protección integral. en la medida en que se acepta como criterio compartido y validado por una comunidad internacional. niñas y adolescentes) el ejercicio efectivo de sus derechos. Serie Mapa de vulnerabilidad. A partir de estos instrumentos. garantías y obligaciones”18 Este discurso adquiere la fuerza de un juego de verdad en el sentido que propone Foucault. la UNICEF promueve la redacción y adopción de la Convención Internacional de los Derechos del Niño. vivienda). Derechos de la niñez en situación conflicto armado. Se 18 Organización Internacional para las Migraciones. a una mirada más integral que involucra a todos los niños y las niñas y a su desarrollo. ya que históricamente la política de atención a la niñez en Colombia ha tenido un fuerte énfasis asistencialista desde el cual el foco de la atención se concentra en la restitución de los derechos que garantizan la supervivencia (alimentación. riesgos y oportunidades. que permita hacer posible el marco normativo que sustenta este cambio. más que en la restitución y promoción de derechos orientados hacia el empoderamiento y desarrollo de competencias ciudadanas que les permitan a los sujetos (niños. Por lo tanto. menor abandonado. y por lo que tienen: derechos. que propone un nuevo marco jurídico y conceptual para la comprensión de los derechos. vestido. OIM y USAID. concretadas a través de las políticas de infancia. como por ejemplo. En 1989. para comenzar a definirlos y considerarlos por lo que son: sujetos. conocida como la Doctrina de protección integral. menor en situación de riesgo. en la construcción de lo colectivo. el Estado se compromete a transformar el rol que desempeña. Asumir esta nueva concepción. ya que no es posible dentro de esta lógica continuar siendo un agente de control. su posición debe ser la de un agente de protección y sus acciones.1949 y en los Protocolos I y II. transformar un marco normativo contribuye a la transformación de la mirada sobre el sujeto. implica abandonar los discursos asociados al “menor pobre. pasan de estar orientadas exclusivamente a la atención de casos individuales. que presiona para que entre a formar parte de una determinada interpretación o representación social y pueda asignársele a este sujeto un lugar dentro de un campo de saber. se acepta que los niños y niñas tienen el derecho y la responsabilidad de participar en la acción social.

requiere generar transformaciones en los imaginarios que persisten en funcionarios/as y en las familias.html. esta adopción. marca el comienzo de un compromiso del estado y de las instituciones interesadas en el tema de la niñez. debido a que en este año se produce un hecho significativo que además de incentivar la realización de estudios en este campo. Sin embargo. una realidad. como lo señala el estado del arte realizado por la Universidad Nacional y la Fundación Restrepo Barco que cobija el periodo entre 1990 y 2001. sociodemográfico. para dejar atrás este paradigma de atención e introducir el que propone la Convención. En Colombia. con enfoques diversos: sociológico. por hacer de los principios consagrados en La Convención. El documento muestra las características de los conflictos armados contemporáneos en el mundo. la explotación sexual infantil o la vinculación al conflicto armado. la Convención sobre los derechos del niño adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989. recuperado: 12 de junio de 2006. Se trata del emblemático estudio sobre “el impacto de los conflictos armados en la infancia” comisionado por la Asamblea General de las Naciones Unidas a la señora Graca Machel de Mozambique. da cuenta de manera detallada de los efectos que los conflictos armados producen en los niños y niñas y señala el reclutamiento como uno de los de mayor gravedad. argumentando que su dinámica ha sido un factor fundamental en el incremento de los riesgos para la infancia. Según la experta. A su vez. es importante aclarar que es a partir de 1996 cuando la producción intelectual desde el área psicosocial tiene un mayor desarrollo.org/specialrep/children-armed-conflict/KeyDocuments/Report/A-51-306-Add-1Spanish. el trabajo infantil. “El impacto de los conflictos armados en la infancia” [en línea:]. comienza a tener gran trascendencia el tema de la niñez y el conflicto armado en el país. (1996). El informe presentado. en los últimos 19 Machel.un. disponible en: http://www. en la medida en que desdibujan las distinciones entre combatientes y civiles y emplean toda una serie de estrategias de violencia y brutalidad. G. registrándose de manera sistemática investigaciones y nuevos aportes. En segundo lugar. propone los elementos para la realización de un programa de acción global cuya ejecución estaría a cargo de los Estados Miembros y de la comunidad internacional. A partir de esta década (los 90’s) y en los años siguientes. a fin de mejorar la protección y atención de niños y niñas en situaciones de conflicto y prevenir la ocurrencia de estos19. determinará el norte de las políticas públicas a nivel internacional y nacional en materia de la vinculación de niños y niñas al conflicto armado. es aprobada en la Ley 12 de 1991. este cambio en el enfoque de las políticas de infancia supone el esfuerzo por diseñar estrategias que permitan lograr un equilibrio presupuestal y en la agenda pública entre las políticas focalizadas hacia la búsqueda de soluciones para mitigar el impacto de problemáticas que afectan directamente a la niñez como el desplazamiento forzado. y la “Política de infancia” que busca garantizar las condiciones necesarias para promover en todos los niños y niñas su desarrollo integral. en torno a los niños y niñas y a los modos de relacionamiento que de estos se derivan. 9 . jurídico – normativo o psicosocial.

ya que en la medida en que se globaliza la economía. siendo los niños en mayor medida el blanco de los combates. organismos no gubernamentales y de derechos humanos. FES. 3) la formulación e implementación de programas y mecanismos que impidan el traspaso de actitudes y conductas belicistas a la sociedad civil cuando se reincorporen a ella los niños soldados. Almudena. p. Se considera que en este proceso. Machel reconoce las facilidades que los cambios en las dinámicas y características de los conflictos plantean en relación al reclutamiento infantil. Bogotá. Bogotá. la imposibilidad de hacer análisis de políticas públicas. (1999). a uno de soberanías compartidas. De esta forma. éste ejerce una mayor incidencia en la formulación de las políticas en los estados nacionales. dentro del contexto de la Convención de los Derechos del Niño y del Derecho Internacional Humanitario. “Cada vez es más difícil pensar en una política pública que haga caso omiso del contexto internacional en que se sitúa y mucho más frente a situaciones problemáticas en las cuales se pasa de un concepto de soberanía nacional de los estados nacionales. demostrándose con ello. p. 13 22 Vargas. de los conflictos armados y de los derechos humanos. Save The Children. En el marco de este estudio tiene lugar la Quinta Consulta Regional en Cooperación con la oficina regional de UNICEF para América latina y el Caribe y la oficina de UNICEF para Colombia. 20 21 Ibid. se configura para Colombia y en general para el mundo. la política y la información. niñas y adolescentes a los grupos armados irregulares. así como representantes de la comunidad. sin tener en cuenta el contexto internacional en el que tienen lugar. no cuestionar las órdenes y ser más fáciles de manipular que los soldados adultos" 20. entre varios estados o impulsado por organismos internacionales”22. La Consulta insiste en la necesidad de promover acciones que garanticen el derecho a una asistencia humanitaria plena y a la recuperación psicosocial de los niños. a partir de la integración educativa y del apoyo psicosocial y 4) la promoción de alternativas de ingreso y empleo para los jóvenes y más oportunidades de educación para desestimular el reclutamiento de niños y jóvenes menores de edad21. como son los asuntos del narcotráfico. en la que participa además del gobierno. las políticas hay que entenderlas dentro de un contexto internacional determinado. incluyendo el “tratamiento adecuado para niños soldados y para niños que sufren el impacto de los procesos bélicos”. UNICEF. Memorias. y estipula entre sus principales recomendaciones para la formulación de políticas al interior de los estados: 1) la promoción y realización de programas obligatorios de capacitación en derechos humanos y derechos de la niñez para todos los organismos de seguridad.decenios la proporción de víctimas de guerra entre los civiles ha aumentado de un 5% a más del 90%. 61 10 . Quinta Consulta Regional sobre las Repercusiones de los Conflictos Armados en los niños de América Latina y el Caribe. como una problemática objeto de interés y atención de sus políticas. UNICEF. (1996). Notas sobre el estado y las políticas públicas. por la proliferación de armas ligeras de bajo costo y señala la percepción entre los comandantes de los grupos armados frente a la conveniencia de utilizar niños soldados en sus filas por ser "más obedientes. A. la vinculación de los niños. 2) la creación de procesos de desvinculación de los niños soldados de los ejércitos. las Naciones Unidas como organismo internacional ha ejercido un papel fundamental en la configuración particular que adopta la política. Retomando a Alejo Vargas.

articulación o resignificación. Es una expectativa sin embargo. la voz de los sujetos de la política. distanciamiento o ruptura que complejizan la dinámica de la política. en el objetivo de impulsar la formulación de una política pública para menores de edad desvinculados de los grupos armados irregulares. que al presentar estos juegos de verdad pueda suscitarse la intención de concretar espacios de construcción colectiva. superposición. Finalmente. pero articulada a una Política de Estado de construcción de una cultura para la paz. 23 El estudio sobre el cual se basa este artículo refiere 6 juegos de verdad. se hace alusión en este texto solamente a 4 de ellos. sino que además aumentará las posibilidades de que su implementación sea un ejercicio coherente con los postulados de su formulación. debe corresponder a un ejercicio participativo que involucre además de los actores “expertos” en la problemática de la niñez vinculada al conflicto. visibilizando sus puntos de confluencia. políticas. diferenciada de la Política de Reinserción. intersección. no es pretensión proponer en este documento alternativas de intervención o caminos para resolver estas situaciones. se incluirán las voces de los sujetos de la política (entendiendo que no es posible hablar de un único sujeto) a través de fragmentos de diálogos o relatos que muestran su identificación o distanciamiento con los juegos de verdad producidos por los investigadores o los agentes sociales. La formulación de alternativas. con el fin de motivar en un futuro próximo la apertura de espacios para su redefinición. pero para efectos del artículo. quienes también han construido discursos de verdad sobre si mismos/as y sobre su situación a partir de los significados que otorgan a sus experiencias vitales. 11 . y a los funcionarios/as de los organismos operadores gubernamentales y no gubernamentales. El alcance del artículo está dado en términos de evidenciar esas tensiones y posibles contradicciones.DISCURSOS Y JUEGOS DE VERDAD CONSTRUIDOS EN TORNO AL SUJETO DE LA POLÍTICA A continuación se presentan de manera sistemática algunos discursos o juegos de verdad construidos en torno al sujeto menor de edad desvinculado de los grupos armados irregulares 23. Algunos de los juegos de verdad permitirán evidenciar la polisemia que frente a una misma categoría de enunciación del sujeto existe tras la confluencia de diferentes campos del saber. lo cual ratifica la necesidad de construir puentes de articulación entre las posiciones epistemológicas que están a la base de las lecturas normativo – jurídicas. sociológicas. articulación. provenientes de los diferentes actores involucrados en el marco de la formulación e implementación de la política. antropológicas y psicológicas del sujeto. ya que el esfuerzo de integración y articulación de las diferentes ópticas no solo contribuirá a complejizar la construcción epistemológica y paradigmática de la política. Por lo tanto.

la Protección Debida. (2005). siendo los 17 la edad que presenta una frecuencia más alta. En ese sentido. En ese sentido. Define la niñez como una etapa del desarrollo humano. estos instrumentos adoptan la idea clásica desde la cual se asume al adolescente como un niño hasta que cumple la mayoría de edad (Galvis. Preámbulo). está orientada prioritariamente hacia la primera infancia. Desde otro ángulo. caracterizada por la “falta de madurez física y mental” (1949). lo que hace que los y las adolescentes no se sientan necesariamente respaldados/as por la Convención debido a que no hay artículos orientados especialmente a satisfacer sus necesidades. ya que presenta peculiaridades propias en los procesos de construcción de identidad e identificación. así como la adolescencia. sugiere un posicionamiento particular por parte del Estado y de sus representantes. que requiere de una “debida protección y cuidado especial tanto antes como después del nacimiento” (1949. Comprensión de los derechos humanos. que reclama una relación horizontal y simétrica. 172 12 . participando de manera activa en la vida civil. socialización. Al respecto es importante señalar que la edad promedio en la que los menores de edad se desmovilizan de los grupos armados e ingresan al Programa de Atención Especializada del ICBF está entre los 15 y los 17 años.. 24 Galvis. 175). Sin embargo. manifestar sus sentimientos y satisfacer sus necesidades. Colombia. La concepción de niño/a que está a la base de estos dos instrumentos internacionales aunque incluye la primera y segunda infancia. 2005. aspecto que choca con los avances de la psicología contemporánea desde la cual se propone la emergencia de la categoría “adolescente” como una franja del ciclo vital humano que necesita ser considerada de manera independiente de la infancia y de la juventud. consagrada en la Convención se propone como un espacio adecuado para que los niños y niñas como seres en formación puedan manifestarse. 174. ediciones Aurora. Por lo tanto. p. El sujeto como niño / niña La Declaración y Convención sobre los derechos de los niños incluye dentro de la definición de este concepto a todas las personas menores de 18 años. tales como la definición expresa de sus derechos de participación y el respeto a su autonomía individual24. L. que los asume como seres humanos en proceso de desarrollo de su personalidad y con la capacidad de expresar sus ideas. desarrollo emocional y afianzamiento de la autonomía y responsabilidad social. Una visión para el siglo XXI. Galvis (2005) propone su entendimiento como un proceso de aprendizaje que de forma paulatina le permitirá al niño o a la niña adquirir los elementos indispensables para asumir por sí mismo/a la responsabilidad de su propia vida. L. hay que recordar que el principal aporte que la Convención hace a la concepción de niñez es el estatuto de sujetos titulares de derechos y libertades otorgado a los niños y niñas. p. 173). de acuerdo con la fase evolutiva en la que se encuentre (p. ya que no se le percibe al niño/a como una persona disminuida en su ser o dependiente de la decisión de otros. lo que los y las ubica en una etapa de tránsito entre la adolescencia y la juventud.

también es necesario introducir la perspectiva de la participación no solo como una condición deseable. lo que implica establecer relaciones democráticas con ellos y ellas. Los individuos al nacer. su capacidad para decidir con la orientación y apoyo de los operadores hacia dónde quieren dirigir sus trayectos de vida en el momento actual y qué tienen que hacer para lograrlo. Mientras este proceso se cumple. tienen entre sus tareas vitales la de construir el lugar social que van a habitar. Ese lugar se construye en el día a día. la democracia no se reserva sólo para los adultos. En el caso particular de los menores de edad desvinculados de los grupos armados irregulares que en su mayoría son adolescentes. centradas en la condición de vulnerabilidad. la concepción de niñez propuesta en la Convención ha recibido diferentes interpretaciones. sino como la vida misma de estas personas. es de vital importancia que el individuo cuente con una especial protección y cuidado por parte de la Familia. 17 13 . capacidades y potencialidades en si mismos/as y en los otros/as. ya que desde esta perspectiva. OIM y USAID. el Estado y la Sociedad que esté en concordancia con su ciclo de desarrollo. 25 Organización Internacional para las Migraciones. (2004). en tanto estos sujetos se reconocen como protagonistas de sus acciones. que esa decisión no es definitiva. Ratificar desde la política el compromiso con esta visión. sino que constituye el camino mismo para la formación como ciudadanos y ciudadanas en el ejercicio de sus derechos y responsabilidades sociales. implica hacer una apuesta decidida por la construcción práctica de principios genuinamente democráticos. aceptando sin embargo. es indispensable que el proceso de implementación de la política reconozca su capacidad de agenciamiento. sus afectos. En una de ellas se expone la posición de que los niños y niñas al alcanzar la etapa de la adultez adquieren la suficiente madurez y capacidad. para poder tomar decisiones que los beneficien a ellos/as y a los demás y para asumir las responsabilidades que de estas decisiones se derivan. Este proceso alcanza su madurez cuando tienen la suficiente capacidad de conocer la realidad y decidir sobre ella para su propio bien y el de los demás. algunas de ellas más cercanas a las tesis argumentadas en los párrafos anteriores y otras. Es en este momento donde se considera que tienen la edad para tomar decisiones y adquirir responsabilidades. p. sino que puede variar en la medida en que conocen. familia y sociedad) de asumir la niñez y la adolescencia no como etapas de preparación para la vida adulta. en las que se requiere la conducción de otros. en la medida en que la etapa de su desarrollo lo posibilita. que permitan validar y promover su rol activo de participación responsable y la autonomía en la toma de decisiones frente a los asuntos que lo/a involucran directamente. sino indispensable. Serie Mapa de vulnerabilidad. Esto quiere decir que si bien es importante garantizar protección y cuidado a estos sujetos.En el marco de los desarrollos conceptuales que la política ha venido teniendo. sus creencias y sus valores. riesgos y oportunidades. Derechos de la niñez en situación conflicto armado. es decir cuando son adultos25. allí se van tejiendo sus relaciones. Pero reconocer al niño/a como un sujeto de derechos exige un esfuerzo consciente y decidido entre los diferentes agentes de la política (representantes del Estado. exploran el mundo y descubren nuevos intereses. Bogotá. es decir.

de la visión del sujeto como “objeto” de la atención. abuso o abandono?. la sexualidad en forma temprana. 27 Corporación Vínculos. Al respecto. la relación que tienen con la vida y con la muerte. porque los grupos han ofrecido la posibilidad de hacerse a una vida adulta y en ese 26 Arevalo. lo que facilita su integración como uno de los actores internacionales que ejercen influencia en el curso de la política. no puede ser representado a partir de un perfil y en esa medida asegura que “no es deseable considerar de manera homogénea a estos jóvenes como grupo. pero otra cosa es homologar como un sinónimo niño e infancia. esto es. considera que este sujeto es particular y específico. puede conducir a la construcción de relaciones de control y dominación donde no solo se niega el desarrollo de su autonomía. pues estos sujetos no se reconocen en la denominación de “niños/as” en el proceso de tránsito a la vida civil. Relatoría Encuentro de expertos: “¿Quién es el sujeto desvinculado?”. desprotección. Privilegiar la lectura del sujeto como niño.A su vez. social y político específico. la Corporación Vínculos. han estado expuestos a la muerte y han asumido distintos roles al servicio de los grupos armados. han realizado en muchos casos actos de guerra. Desconocer estas experiencias que nos muestran a tales “niños/as” más como jóvenes e incluso como adultos. organización que ha realizado aportes en la perspectiva de la atención psicosocial al Programa. cuando no se reconocen como tal. Calcoprint. porque han estado en medio del campo de guerra. está dado por recibir esa denominación. debido a que su experiencia en el grupo armado les permite inscribirse en la lógica de la adultez: Una cosa es tener una mirada jurídica del menor de edad. (2004) Módulos para el acompañamiento psicosocial con niños. ya que desde su perspectiva estos “niños y adolescentes” son diferentes. maltrato. 15 de nov). 14 . al promover su cumplimiento y prioridad dentro de la agenda de gobierno. entre otras. es necesario diferenciar la visión jurídica del menor de edad. Bogotá. le permite a la Organización Internacional del Trabajo incluir la problemática como una de las peores formas de trabajo infantil en el Convenio 182 de 1999. puede conducir al riesgo de dejar de lado las experiencias que han estado presentes en su historia personal como las decisiones que han tomando. con el fin de abrir el debate. niñas y jóvenes desvinculados del conflicto armado. “incluyendo su ingreso al grupo armado. ICBF y OIM. módulo 4. no sólo porque provienen de un contexto cultural. Desde su posición. en OIT – Cedavida – ICBF. el posicionamiento de la problemática de vinculación de menores de edad al conflicto armado como un asunto de interés y protección de los derechos de la niñez. formulan la pregunta de si ¿es posible comprender a estos niños y niñas en el mismo sentido en el que las demás políticas de protección comprenden a los niños y niñas que se encuentran en situación de vulnerabilidad. Nos parece encontrar que parte del extrañamiento de estas personas que han estado en el ámbito de la guerra o que han salido de los grupos armados tienen. sino también al joven como un sujeto activo”27 Dentro de esta discusión se inscribe también la perspectiva psicoanalítica y los desarrollos que en este campo ha hecho Castro. su relación con el mundo de los adultos a partir de prácticas como asumir la responsabilidad de su propio sustento. L. ser llamados “niños”. ni en comparación con el resto de jóvenes de su misma edad que residen en el país26”. sino por su participación directa en el conflicto armado. Otros actores. (2005.

es como anticipar ciertas lógicas que no corresponden del todo a los tiempos de la 28 infancia y a los tiempos de la adolescencia . no ha madurado. desde la perspectiva cultural. Bogotá. 4. la construcción social de la infancia se basa en la carencia y en la ignorancia. Ahora bien. que es en últimas lo que importa”29. la categoría niñez desde la cual pretende representarse. en tanto pérdida de un status social que le permitía acceder a beneficios que son restringidos a los niños y niñas. es importante reconocer que los patrones culturales están a la base de las interacciones y confluyen con los conocimientos adquiridos desde la profesionalización como psicólogos/as. enunciar y valorar al sujeto menor de edad desvinculado de los grupos armados irregulares. 30 Ibid. “adolescente”. a los ideales que están detrás de estas significaciones y a las formas de relacionamiento que se desprenden de ellas. ya que es común en nuestra cultura preguntar a los niños y a las niñas “que quieren ser cuando grandes. ya que la primera se asocia con la independencia. al acercarse al escenario de la implementación de la política es importante señalar que además de los discursos. obedecido “y en últimas. cuando sean adultos. 15 de nov). 65. En este sentido. En otras palabras: “ser niño(a) significa no ser “nadie todavía”. es decir. s. va en contravía de las valoraciones socioculturales que en Colombia se le otorgan a esta etapa e incluso es posible afirmar desde los resultados de la investigación realizada por Alotropía (2005). es aquel “en formación” para un futuro. 15 . 29 Alotropía. en OIT – Cedavida – ICBF. creencias. es ser invisible y para ser “alguien en la vida” dentro de esta situación no hay más salida que incursionar en el mundo adulto”30. “niña”. M. que podría ser significado por el sujeto como una ofensa.sentido. (2005. p. confluyen en esta escena los imaginarios. implica poder ejercer la autoridad con todas sus características. que configuran el fundamento epistemológico y paradigmático en el cual se posiciona la política.e. niñas y jóvenes a los grupos armados irregulares en Colombia.C. ejerciendo quizá una mayor influencia en el posicionamiento frente al otro/a. Finalmente. en torno al significado de “niño”. que carece de conocimiento. 65). que deben ser castigados o sancionados cuando no cumplen la expectativa de lo 28 Castro. sumisión y dependencia. que no están en la capacidad de decidir por ellos/as mismos/as. que todavía no sabe. Pocas veces la infancia adquiere una valoración en su presente”. Estudio exploratorio de patrones culturales que contribuyen a la vinculación de niños. Ser adulto conlleva una serie de “ventajas” legitimadas y valoradas socialmente. psiquiatras. autonomía y madurez. (2005). “Niño(a) y joven. Relatoría Encuentro de Expertos: “¿Quién es el sujeto desvinculado?”. temido por otros” (2005. Si estos agentes sociales aprendieron a partir de su propia experiencia que los niños y niñas obedecen las órdenes de los adultos. ser respetado. Los investigadores sostienen que socialmente se asigna una valoración mayor a la adultez y una desvalorización a la infancia. no es capaz. representaciones sociales y patrones culturales que los agentes sociales han construido a lo largo de su vida en el marco de la sociedad colombiana y dentro de la vida civil. p. mientras que la segunda representa debilidad. obediencia. trabajadores/as sociales. pedagogos/as. En cambio. p.

Para algunos de ellos/as. la responsabilidad. Regional Cundinamarca (17 y 18 de mayo de 2006). siempre y cuando cumplas con tus responsabilidades35”. enfrentándose ante un dilema ético que los pone en situación de permanente contradicción entre sus discursos (que son los discursos de la política). Bogotá.e. más se vuelven demandantes”33 y que en consecuencia el Programa se posicione ante este sujeto con una visión asistencial y paternalista. sus pensamientos y sentimientos. Finalmente para terminar. diciéndole: tu tienes derechos. L.padres o maestros. Regional Cundinamarca (17 y 18 de mayo de 2006).f. que son seres frágiles. 31 32 Galvis. desprovisto de responsabilidades” 32 o que por el hecho de conocer sus derechos se vuelvan más demandantes. sino también la aceptación de responsabilidades en los ciudadanos y ciudadanas. valientes y decididos. la forma de relacionarse con los sujetos de la política. que las niñas deben ser recatadas. 10 Jornada de socialización. va a estar permeada por estos aprendizajes. Se hace necesario convocar entonces en este escenario de discusión no solo a los académicos e investigadores o a los organismos internacionales y gubernamentales de incidencia. En palabras de uno de ellos: “entre más conocen sus derechos.  Sujeto de derechos Desde la perspectiva jurídica. la libertad. la igualdad y la autonomía. quienes desde su experiencia también pueden contribuir a la revisión de estos discursos. calmadas y juiciosas y los niños ágiles. 33 Jornada de socialización. “La titularidad de los derechos comprende en ella misma la responsabilidad de su ejercicio”31 es decir. sino fundamentalmente a los operadores y a los sujetos beneficiarios de la política. p. Este imaginario. resulta preocupante que él o la adolescente se asuma como “receptor pasivo de derechos. en el que “se les ofrece de todo a los jóvenes. s. Esta claridad conduce a la recomendación de Galvis (s. (s. es importante señalar que el debate sobre la penitencia de mantener la categoría “niño/a” más allá del ámbito jurídico en implementación de la política debe abrirse. Por lo tanto. circula entre los discursos de los agentes sociales (funcionarios y profesionales) que implementan la Política en el nivel de atención directa a los menores de edad o de supervisión a la atención. ante esta dificultad uno de los funcionarios propone “formar al adulto del mañana. frente a la necesidad de superar la visión dicotómica tradicional que separa los derechos de las responsabilidades y que lleva a la afirmación cotidiana de que no solo deben promoverse los derechos. 34 Ibid 35 Ibid 16 . por lo tanto. puede conducir a serias limitaciones en el proceso de resignificación de la identidad. el sujeto ejercitante de los derechos es una persona formada en posesión de sus atributos fundamentales: la dignidad. no es posible pensar el ejercicio de los derechos sin el reconocimiento del otro como interlocutor en ejercicio también de sus derechos.).f). Legislación y protección integral. ya que si bien permite configurar la problemática como un objeto de interés a nivel mundial. pero no se les exige nada34”. en el contexto psicosocial.

porque si nosotros nos paramos desde la lógica de la construcción de la identidad en las conversaciones y en las relaciones. (2005.). implica superar la mirada del niño/a como objeto de la atención. para ser reconocido como “titular del proceso de atención y protección integrales que se desencadena con su petición”36. implica asumir una posición de profundo respeto y escucha atenta por parte del agente social hacia este sujeto. tengo esto. 36 37 Galvis.f. OIT – Cedavida – ICBF. Ahora bien. es decir. entre los agentes operadores de la política y en la sociedad en general sobre las razones por las cuales. ICBF y OIM. en tanto desde esta perspectiva el sujeto es autor y protagonista de sus acciones y consecuencias. niñas y adolescentes. L. Galvis sostiene que la concepción del niño o niña como sujeto de derecho. 10 Corporación Vínculos. esto y esto 38. Bogotá. que son meritorios. en el proceso de resignificación de la identidad del sujeto de la política. (2004) Módulos para el acompañamiento psicosocial con niños. Relatoría Encuentro de Expertos: “¿Quién es el sujeto desvinculado?”. Cuando no se logra la suficiente claridad entre los niños. en términos de que sigue manteniéndose la idea de que gracias a la vinculación a la guerra. esta población recibe beneficios en su proceso de inserción social. sino indispensable. en la medida en que reconoce que está en la capacidad de expresar con libertad su opinión en todos los asuntos que lo afecten y de formarse un juicio propio frente a las situaciones37. p. niñas y jóvenes desvinculados del conflicto armado. Legislación y protección integral.Llama la atención en estos fragmentos la clara división que produce el discurso entre derechos y deberes y la pérdida de la condición de titularidad de los derechos cuando se proponen como el resultado de un comportamiento esperado o deseable desde la óptica del agente social. Bogotá. es decir. en el marco de la implementación de la política resulta pertinente abordar una discusión en relación con el efecto psicosocial que produce la confluencia de la medida de restitución de derechos con la de reparación a través de beneficios. Siguiendo con la perspectiva jurídica. Calcoprint. En coherencia con este discurso. s. 9. 17 . la Corporación Vínculos formula la siguiente reflexión: Creemos que ahí hay una fuente importante de reflexión y un lazo enredado para quienes los acompañan. La enseñanza pedagógica transmitida es la de que los derechos se pueden ganar o se perder. la perspectiva psicosocial sostiene que posicionar al niño. no solo es una condición deseable. 15 de nov). las posibilidades para romper con la identificación con el grupo armado y con la lógica de la violencia se reducen significativamente. p. niña o adolescente como un sujeto de derechos. (s. desdibujándose la idea original de que el ejercicio de los derechos implica en si mismo el ejercicio de responsabilidades y que se es sujeto de derechos en tanto se es sujeto de deberes. reconocer que su participación en el desarrollo de procesos y toma de decisiones que los afecta.e. incrementándose en contraposición las dificultades para autoreconocerse como sujetos de derechos. como ciudadanos/a y para aceptar su nivel de responsabilidad subjetiva en las acciones cometidas. Frente a este riesgo. L. módulo 4 38 Arévalo. pensamos que cuando no es claro el por qué el Programa está dando o no está dando ciertas cosas y los jóvenes lo interpretan en su lugar de actor armado es más difícil desprenderse de esa subjetividad.

niñas y adolescentes. que el discurso de restitución de derechos coexiste en medio de dos preocupaciones: 1) garantizar el orden institucional a través de cumplimiento de las normas establecidas y 2) garantizar el debido proceso del Programa. es decir. se produce entonces un cuarto riesgo producto de la falta de claridad entre operadores y sujetos de la política frente al por qué del ofrecimiento de los beneficios. cuando estos sujetos realizan una demanda al Programa. él es un pelao jovencito y le aseguro que si el sabe que esto es así no se desmoviliza”39. el término de “beneficio” anclado en el lenguaje y en la representación mental de los sujetos de la política y de los operadores. utilizan comúnmente la expresión “exijo mis derechos”. En este caso. más que de restitución y reparación frente a un derecho vulnerado. Fue común entonces encontrar en las observaciones de campo.Se presentan a continuación tres fragmentos de diálogos sostenidos con 3 adolescentes del Programa que ejemplifican la problemática descrita. porque le aseguro que si mi comandante sabe que esto es una farsa. mentirosos41”. ya que algunos de los relatos demuestran el convencimiento de estar recibiendo unos “beneficios” a cambio de la dejación de armas y su ingreso al Programa. porque no me da la gana. estoy aburrido de estar encerrado. negación o prohibición de beneficios como “la salida al parque”. Me quiero ir de esta vaina porque hay mucho engaño. discursos que hacen alusión a la restricción. más que expresiones asociadas a la restricción del derecho a la recreación o a la educación. Es decir. que podíamos ver a la familia cada ocho días. que íbamos a vivir en una casa cómoda. Sin embargo. regional Cundinamarca 18 . es que este sistema de gobierno es así40” “Yo no me calmo. o la suspensión de la ida al colegio por un día. 39 40 Diario de campo. de la siguiente forma: Yo llegué el 24 de diciembre. los cuales en realidad hacen referencia a los “beneficios” ofrecidos. Observaciones en un Centro de Atención Especializada del Programa del ICBF. respectivamente. se encuentra en el proceso de implementación del Programa en su modalidad institucional. pareciera que la identificación se produce con la condición de “sujetos de beneficios”. Finalmente. que podíamos salir cuando quisiéramos. ustedes no cumplen. que nos iban a dar un beneficio de plata mensual… y mire son una partida de mentirosos… A mi me gustaría ver a ese señor otra vez y hablarle como estamos usted y preguntarle ¿cómo un señor tan viejo es tan mentiroso?. Observaciones en un Hogar Transitorio del Programa del ICBF. que los niños. Observaciones en un Hogar Transitorio del Programa del ICBF. En medio de estas dos preocupaciones. nos iban a vestir. le ofrecen a uno cosas que no cumplen. le aseguro que no nos entrega. suele ser utilizado como un recurso para resolver estas preocupaciones. Estos fragmentos dan cuenta cómo desde una perspectiva psicosocial. regional Cundinamarca Diario de campo. un señor … [se omite el nombre] llegó a donde nosotros estábamos y le dijo a mi comandante y a nosotros que aquí nos iban a dar estudio en un colegio. el significado que estos sujetos atribuyen al proceso es de transacción o intercambio. alcancen progresivamente los objetivos propuestos en la ruta de atención. en su lugar. estos adolescentes no se reconocen en el enunciado “sujetos de derechos”. “¿qué hago si yo me quiero ir ya de acá? Empuña su mano dando un pequeño golpe a en su pierna. o interpretados por ellos/as de ese modo. Regional Valle 41 Diario de campo.

Congreso Nacional de la República (2000. la reparación se hace a través de una medida de protección.Sobre esta situación. 17). por medio de la cual se expide el Código de Procedimiento Penal” en Diario Oficial. Bogotá. Desde una perspectiva socio política es posible afirmar que estos sujetos son víctimas en tanto su participación en el conflicto armado no es voluntaria. niña o adolescente que ingresa a un grupo armado ilegal. En el caso particular de los niños. Bogotá. art. es decir. aún cuando no haya estado mediada por la coerción46 pues vulnera sus derechos fundamentales y restringe el acceso a oportunidades para su desarrollo y crecimiento integral. se define como víctima a toda persona menor de edad. es víctima la persona contra la cual se ha cometido un delito y por esa razón se establece un proceso judicial que busca reparar los daños causados con el delito. sino porque es uno de sus derechos. En síntesis. es separado de su 42 43 Corporación Vínculos. Los jóvenes no acceden a la educación porque se porten bien o mal. “Ley 600 de 2000. desde esta perspectiva. 44 Colombia. en el marco del conflicto armado 43. 45 Colombia (1991). Un niño. y 2) toda persona a la que le han sido vulnerados o amenazados sus derechos constitucionales fundamentales por la acción o la omisión de cualquier autoridad pública45.097 de Julio de 2000. niñas y adolescentes en Colombia. 44. niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados irregulares. que toma parte en las hostilidades (Art. 2005 La Ley 782 de 2002. que cumple el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. “cualquier persona natural o jurídica o demás sujeto de derechos que individual o colectivamente haya sufrido algún daño directo como consecuencia del delito”44.  Sujeto como víctima del conflicto armado La Política de atención a menores de edad desvinculados de los grupos armados irregulares se compromete con la noción de víctima. con el objetivo de asegurar su reestablecimiento. los cuales pueden ser reclamados mediante mecanismos constitucionales de protección. y es víctima la persona que ha sido objeto de vulneración de sus derechos. 24 de Julio). la posibilidad de participar en las decisiones que afectan su vida y su comunidad. como una categoría que explica la condición a la que son sometidos algunos niños. Constitución Política. núm. pierde la libertad y autonomía. pero a los 2 días lo estamos castigando y le quitamos la posibilidad de ir al colegio 42”. 86 46 Amenaza a su propia vida o a la vida de algún miembro de su familia o ser querido 19 . El acceso a los derechos no debe ir condicionado al cumplimiento de las normas de convivencia”… “Tenemos que mirar cómo lo estamos haciendo: A veces le decimos al niño “puedes ir al colegio porque es tu derecho. Taller de capacitación en los módulos de acompañamiento psicosocial. 15) y confiere al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar la responsabilidad de diseñar y ejecutar un Programa especial de protección para estos casos (Art. la Corporación Vínculos señala la importancia de separar el proceso de negociación de las normas del proceso de restitución de los derechos: No debe confundirse el escenario del ejercicio de los derechos de los ciudadanos con el proceso de negociación frente a las normas. es expuesto/a a situaciones que amenazan de manera permanente su vida e integridad. Regional Bogotá. Este compromiso se justifica bajo un argumento de tipo jurídico o legal que entiende el concepto de víctima bajo dos acepciones: 1) víctima como sujeto pasivo de un delito.

p. resulta pertinente introducir a esta comprensión -en aras de complejizarla y visbilizar tensiones-. Bogotá. le son violentados sus derechos a no ser explotado. La existencia histórica y sistemática del conflicto armado en gran parte del territorio colombiano. módulo de apoyo. si cuando por amenazas o ante la oferta de un pago se dice sí frente a un actor armado. por la fuerte presión que ejercen los grupos armados en las zonas donde se produce el reclutamiento y por los factores de presión cultural. 23. a la salud. se convierte a una categoría fundante del Programa. (2002) “Impactos psicosociales de la participación de niños/as y jóvenes en el conflicto armado”. Vínculos (2004) habla de tres factores que contribuyen a posicionar a estos sujetos como víctimas48: 1. S. 48 Corporación Vínculos.familia y de sus seres queridos (en los casos en los que el vínculo existía previamente). “No puede haber voluntariedad si no hay en sus contextos alternativas diferentes a la guerra. ser reconocido y reconocerse a sí mismo como una víctima del conflicto armado. el ICBF diseña e implementa un Programa de protección en el que busca reparar el daño causado a estos niños/as y adolescentes restituyendo sus derechos fundamentales y creando las condiciones para que puedan desarrollarse física. Bogotá. 2. que busca posicionar al Estado como principal responsable de la restitución de los derechos de esta población y romper con el imaginario social del “niño/a desvinculado/a” como infractor de la ley. Pero además. en Conflicto armado. niñas y jóvenes desvinculados del conflicto armado. para convertirse en ciudadanos responsables. Desde estas miradas se insiste en que por la etapa de desarrollo en la que se encuentra este sujeto. p. niñez y juventud. caracterizado por la precaria o nula oferta de bienes y servicios que suplan las necesidades básicas de los niños. por las características precarias del contexto en el que crece. El carácter marginal de los espacios en donde crecieron. por su condición de vulnerabilidad. no está en la posibilidad de elegir de manera autónoma y consciente si quiere o no participar dentro de los grupos armados.p. a la recreación e incluso a ser reconocido por un nombre. De esta forma la noción de víctima. por algunas dinámicas familiares maltratantes. 15 – 23. traficado. Ahora bien. las perspectivas psicosocial y sociocultural en términos de las implicaciones que tiene para el sujeto y para su proceso de desvinculación emocional o subjetiva. Por lo tanto. le es negado su derecho a la educación. abandonado y utilizado para la satisfacción de los fines e intereses de otros. capaces de desenvolverse de manera autónoma y responsable en la vida civil. Vemos que en el marco del conflicto armado se han vulnerado los derechos de los niños y no existen condiciones de escogencia que les permita el ejercicio de esos derechos”47 En este mismo sentido. ya que la clandestinidad obliga al ocultamiento social de la identidad. Universidad Nacional y Fundación Dos Mundos. maltratado. 20 . en respuesta al mandato legal. ICBF y OIM. Calcoprint. niñas y adolescentes y de sus familias. que configura lo que podría llamarse “un historial de la vinculación” en 47 Ruiz. (2004) Módulos para el acompañamiento psicosocial con niños. a la cultura. psicológica e intelectualmente.

(2004). p. el reclutamiento se visualiza como una “salida” frente a la situación de maltrato físico o psicológico que viven en sus hogares. 23. es importante recalcar que la condición del sujeto como víctima no es exclusiva del periodo previo a la vinculación. así como. (2002). 27). Finalmente. nacionales e internacionales considerándose una de las principales causas de la vinculación: La Defensoría del Pueblo y la Unicef reportaron en el año 2002 en los jóvenes entrevistados “…el uso del castigo físico como medida correctiva por parte de sus familias. p. un contexto de apoyo necesario para su bienestar y crecimiento (Ruíz. 8. Colombia. Algunos de los menores de edad que participaron en los talleres de auto-observación. 3. cuero o rejo aparece como el instrumento más utilizado (74%) seguido de palos (6%) y manos (6%). la exclusión y la salida de los jóvenes de sus hogares. distanciamiento) y por modelos pedagógicos autoritarios en los que se evidencian diferentes prácticas de violencia y agresión contra ellos y contra otros miembros de su familia51. y que todas fueron víctimas de maltrato en mayor o menor grado50. “La niñez en el conflicto armado colombiano” en Defensoría del Pueblo. atendidos entre enero y junio de 2006. recuerdan los episodios de mal trato y sufrimiento vividos al interior del grupo propiciados por comandantes y otras figuras que detentaban poder. Bogotá. Y. Cedavida (2006). otro 49 UNICEF. sobresalen situaciones caracterizadas por ausencias paternas y maternas (muerte. (2006). afirmando que ninguna de sus entrevistadas fue protegida contra abusos sexuales por parte de familiares o parejas de los padres. ya que el niño. que se manifiestan en la aparición de nuevos tipos de familia y nuevas formas de relación entre sus miembros. Dinámicas familiares caracterizadas por la presencia de situaciones que van desde el abuso sexual y la violencia intrafamiliar. concluyendo que al menos el 86% fue víctima de tratos crueles. La correa. Keaims (2004) hace alusión a la violencia intrafamiliar en su investigación con adolescentes mujeres desvinculadas de los grupos armados. niña o adolescente no encuentra en su espacio vital. S. Este último factor ha sido ampliamente investigado por diferentes organismos. 47 51 Corporación Educativa Cedavida.donde en algunas regiones por lo menos un miembro de la generación de los padres o familiares estuvo o está vinculado con los grupos armados. La Fundación Dos mundos (2002) sostiene que en las zonas donde hay presencia de actores armados. inhumanos y degradantes en sus espacios familiares. muestra que entre los relatos de la historia de vida familiar de 650 jóvenes y adultos reinsertados (95% hombres y 5% mujeres). 50 Keaims. que lleva a la redistribución de roles y funciones y al surgimiento de conflictos que hacen posible la marginalización. cambios en la estructura familiar. después de haber renegado tanto del maltrato que teníamos que soportar en la casa”. p.”49. Dupligráficas. Segundo Informe Proyecto de Talleres Psicoeducativos para población perteneciente al Programa de Reincorporación del Ministerio del Interior Nacional. Sin embargo. abandono. Defensoría del Pueblo. Uno de ellos expresó: “lo más duro era saber que nos estábamos acostumbrando al maltrato y a las órdenes de los jefes. Voces de jóvenes excombatientes. Bogotá 21 . hasta la falta de reconocimiento de las necesidades específicas de los niños y niñas y la imposibilidad de apoyarlos en su proyecto de vida presente y futuro. La niñez y sus derechos. Boletín núm.

no dijo nada. yo pensé en mí amigo. Entonces salieron como cinco camionetas con cuadrillas. todos los carros llegaron allá. como lo expresa el siguiente relato de una joven del Programa. Entonces me fui. la fragilidad. realizados en el marco de la Consultoría de la OIT – Cedavida. entonces el jefe dijo póngaselo! que nos vamos. yo fui de buenas pero a otros niños y niñas les pegaban mucho y los castigaban a cada rato. me tocaba obedecer órdenes y portar armas. la humillación y la amenaza de castigo e incluso la amenaza contra la vida constituye una constante frente a la desobediencia. allá uno no duerme seguido. Valle y Santander. me acosté rápido pero no podía dormir. y me decía que ese trabajo era bueno y yo le decía que no quería ir porque en mi casa estaba bien. un señor comenzaba a ir varios días a mi casa. las botas que pesaban mucho. porque a los ocho días les dije que quería ver a mi familia y me dijeron que no. Le dieron en las piernas. y cuando nos llamaron fue a gritos y decían uno se voló. entonces un muchacho como de 16 años me ayudó. Yo no podía decir nada porque sino a mi también me mataban. Regional Cundinamarca 22 . yo les decía que era por mi familia. y si me quedaba yo podía ver a mi familia cada ocho días. entonces un compañero me vio llorando. Me acuerdo que la primera vez que me pusieron a cargar algo tenia once años. acababa de llegar. Estos talleres se realizaron en 8 instituciones del Programa en las regionales de Cundinamarca. 53 Diario de campo. y ¿qué implicaciones trae apoyar la resignificación de su identidad a partir de este referente? 52 Talleres de auto – observación. mi fusil y cualquier otra cosa que a veces me tocaba llevar. el radio y un maletín grande con cosas pesadas. para la formulación de los lineamientos de acompañamiento psicosocial del Programa del ICBF. al ingresar al grupo armado se quiebra la esperanza de poder “escapar” de las situaciones de agresión a las que estaban expuestos en sus hogares. el cansancio. yo empecé a llorar otra vez y como estaba pequeña no pude levantar ese morral. Pero un día me dijo que lo acompañara que si no me gustaba pues me iba otra vez para mi casa. a mi se me olvidó que tenía que levantarme porque además estaba cansada. lo llevaron amarrado al carro y después lo botaron. De ahí no volví a decir nada de querer irme a mi casa o de escaparme 53”. no podía llorar porque también me mataban. Entonces mi amigo me dijo que nos viéramos a las doce de la noche cerca de un árbol grande que había donde estábamos. ¿qué posibilita la enunciación o denominación de este sujeto como una víctima en términos del proceso de inserción social?. y los hombres empezaron a gritar ¿quién esta ahí?. empezaron a ubicar las zonas y nos avisaban por donde iba cada cuadrilla. él no dijo nada y empezaron a dispararle. y me dieron el uniforme. o la insinuación de querer retirarse de la organización. uno se voló. y él no decía nada. ni ver a mi familia. Ese día yo me levanté. entonces cuando llegamos al campamento. el nunca dijo nada y yo tampoco”… un día un niño que se volvió mi amigo dijo que nos voláramos porque uno allá la pasa muy mal. lloré por dos días.dice: “En el grupo sufrí mucho. Apúrese coja el radio. En otras palabras. que otro día. ya que el régimen militar es quizá tan o más vulnerador de su integridad y dignidad. consignado en uno de los diarios de campo: A mi me llevaron engañada. Le preguntaron tres veces y le dijeron que si no respondía entonces iban a disparar. aunque yo no quisiera” y otro le manifestó a la tallerista con rabia: “yo no quiero acordarme de esos hijueputas que me hicieron tanto daño52”. pero me engañaron porque no me dejaron volver. entonces empecé a llorar y llorar pero no me dejaron volver”… Me la pasaba llorando casi todos los días. entonces el que era mi jefe decidió que yo me encargara del radio y hasta que me cogieron siempre me encargue del radio. después se escuchó que él soltó todas las balas. después en el brazo. Pero. Antioquia. y luego le pegaron un tiro en la garganta. el fusil y camine. entonces alguien avisó que cerca habían visto movimientos. duerme por ratos. y el jefe el duro decía eso se le tiene que pasar. adicionalmente. Observación realizada en un Centro de Atención Especializada del Programa del ICBF.

produce unas relaciones enajenantes. La polarización social que ha producido el conflicto y las estrategias del Estado para dirimirlo. Si socialmente no hay cabida para la 54 Baró. reconocer el daño social producido por un conflicto de larga duración (de casi 60 años) demanda además de las acciones de reparación integral (restitución de derechos. que permitan en un contexto de negociación. crear condiciones reales para garantizar la no repetición de la situación o del delito de reclutamiento y la superación emocional de la condición de víctima. 123 – 141. 23 . que se fragmenta. la cual se legitima como mecanismo de interacción. acciones de reparación social y moral como responsabilidad directa del Estado. En ese sentido. se le deshumaniza afectando así la afirmación de su propia identidad”54.Es posible responder a estas preguntas desde la perspectiva psicosocial. solución de conflictos cotidianos y satisfacción de intereses personales. donde se niega al otro como interlocutor válido y se le busca destruir. comunitarias. en el cuerpo social. Introducir esta mirada. las posibilidades de inclusión social efectiva de estos niños. abril . Si no se construye una política de Estado orientada a la reparación de los daños producidos en la estructura social. Las relaciones sociales están permeadas por la violencia. e inmoviliza ante la impotencia que implica vivir dentro de la lógica y dinámica de la guerra.p. que sitúa el trauma vivido por la guerra no en el sujeto individual exclusivamente. (1988. 3. Desde esta mirada. vecinales) necesarias para facilitar el proceso de inclusión social. “La violencia política y la guerra como causas del trauma psicosocial en el país de El Salvador” en Revista de Psicología. “El conflicto armado deja huellas. la violencia política es entendida como un fenómeno que no solo ubica en condición de víctimas a los niños. polariza. rehabilitación) a las víctimas directas (niños. en las interacciones que establecen los sujetos que viven en medio de una sociedad en conflicto. grupales e individuales. marcas y heridas en la sociedad. niñas. desde la cual se piensen estrategias que modifiquen factores estructurales que inciden y han incidido históricamente en la configuración y mantenimiento del conflicto armado en Colombia. indemnización. permite entender que la política de desvinculación y atención a menores de edad no puede estar desconectada de una Política de Estado para la construcción de una cultura de paz. en la relación individuosociedad que está mediada por las instancias institucionales. así como de desarrollo genuino del resto de la población infantil y juvenil estarán francamente reducidas. niñas o adolescentes que participan directamente en el conflicto a través de su vinculación a los grupos armados o a los niños y familias que producto del conflicto son desplazados forzosamente de sus regiones o que mueren bajo la explosión de una mina antipersona. 2. sino a la sociedad entera. intimida.junio). niñas y adolescentes. sino en el sujeto social. M. impide el ejercicio democrático real. El conflicto armado ha fracturado el tejido social y con ello las redes sociales de apoyo (familiares. p. adolescentes y sus familias). Se mencionan 5 factores que dan cuenta de esto: 1.

p. Nuevos paradigmas. Sin embargo.diferencia. 5. cuando la condición de víctima es asumida como un estado del ser y no como una situación transitoria. “Violencia familiar y violencia política” en Fried. para desprenderse de las causalidades construidas por los agresores y en consecuencia para exigir reparación. cultura y subjetividad. al control. a los bienes materiales. La dinámica del conflicto ha producido un efecto de intimidación e inmovilización frente a las acciones de violencia. condición necesaria para desinstalar la culpa de sí mismos y en sus otros próximos. (1994). implica la calificación de su situación como agredidos y vulnerados. no fueron su responsabilidad directa. niñas y adolescentes. la vergüenza. tienen mayor valoración social que el acceso a la educación y al trabajo. ya que respondían al cumplimiento estricto del deseo los adultos que comandaban el grupo armado. que hace más difícil la organización de acciones de resistencia civil o de sanción social generalizadas.. 364. el poder de quienes lo han agredido y dificultándose la reflexión sobre la posibilidad de solicitar perdón y liderar acciones de reparación social. proponer la reivindicación de las víctimas no solo como un asunto que les compete a estos sujetos. secuestros. etc. Esto significa desde el ámbito de las Política Públicas. trascendiendo la díada víctima/victimario e involucrando los contextos político. C. la culpa. El acceso al dinero. 55 Sluzki.). sino también un compromiso ético – político que involucra la recuperación de la dignidad de estos sujetos y la identificación y exposición pública de unos agresores con intencionalidades e intereses específicos. En el campo psicoterapéutico. social y cultural en que tuvieron lugar los hechos merecedores de reparación. para posicionar la reparación como un asunto de preocupación pública y como un ejercicio de memoria colectiva que evite que los hechos se repitan. al poder. Se insiste en que reconocer la condición de víctima de estos niños. la auto depredación dejan lugar al restablecimiento de la autoestima y a través de la indignación. masacres. exaltando en su lugar. se corre el resigo de reducir el poder del sujeto sobre sí mismo. producto de la experiencia vivida. ya que ciertos hechos cometidos en el marco de la guerra como los asesinatos. 24 . Estos aspectos sin embargo no desconocen la importancia de centrar la mirada también en el sujeto menor de edad que recibe el impacto directo del conflicto. torturas. es indispensable que el menor de edad desvinculado de los grupos armados se reconozca a sí mismo en su condición de víctima. o esta debe ser eliminada ¿cómo garantizar que la situación de vulneración de los derechos fundamentales no se repita? 4. En palabras de Sluzki (1994) “El reconocimiento de esta condición [víctima] supone la identificación de agresores con intencionalidades e intereses. no es sólo un mandato del Estado. sino ante todo como una responsabilidad que el Estado como cabeza debe liderar.. Así la desconfianza. Paidos. La dinámica de la guerra ha producido una transformación en el sistema de creencias y valoraciones sociales. D (comp. a la recuperación de la dignidad”55. Argentina.

desconociéndose en este discurso. se hace necesario diferenciar la condición de víctimas de estos sujetos del trato victimizante. 25 . le quito la responsabilidad frente a los actos. para convertirse en victimario. Desde una perspectiva sociocultural. 66. que no contribuye al proceso de recuperación emocional. Jornada de socialización. Son diversas las posiciones desde las cuales podría darse respuesta a esta pregunta. podría presumirse que “vincularse a la guerra permite abandonar la vergüenza y la humillación de ser víctima. la experiencia dentro del conflicto le ha significado ganancias subjetivas e intersubjetivas con la condición de actor armado. ya que no se considera pertinente ni deseable atribuir identificaciones en referencia a la construcción de un perfil único de este sujeto. Desde una perspectiva psicosocial con enfoque construccionista. es verlo como carente de cosas y eso no genera algo positivo en la persona56” “Cuando se asocia a los jóvenes como victimas. (2005).  Sujeto como victimario (Actor armado) La pregunta que emerge a esta altura del texto es si el sujeto de la política se siente o no representado a través del discurso normativo que lo enuncia como victima o si en su lugar. ya que esto implicaría despojar al niño. de las características culturales de la región de donde proviene. de la forma como se posicionó frente a este durante su permanencia y de la manera como se produjo la desvinculación. En palabras de uno de ellos “Cuando victimizo a una persona. niñas y jóvenes a los grupos armados irregulares en Colombia. recibe castigos. Regional Cundinamarca (17 y 18 de mayo de 2006). s. no ser más aquel que siente temor. Por lo tanto en este proceso. en tanto cada uno/a atribuye significados distintos a su experiencia vida dependiendo de su historia personal. Regional Antioquia (11 de mayo de 2006). se generan relaciones basadas en la lástima.Esta preocupación se traslada al proceso de implementación de la política en donde los agentes sociales y funcionarios temen que el reconocimiento de la condición de víctimas de estos sujetos se convierta en una actitud victimizante en el trato. sino aquel que infunde temor y es respetado”58. no es posible proporcionar una respuesta única que cobije la situación de todos los sujetos menores de edad desvinculados de los grupos armados y que permita afirmar si existe o no un nivel de identificación con la categoría de victima o con la categoría de victimario. lo trato como “pobrecito” y creo que eso no debe ser así porque eso es minusvalía.e. Estudio exploratorio de patrones culturales que contribuyen a la vinculación de niños. niña o adolescente de su responsabilidad frente a los otros y frente al proceso de inserción que vive y distanciarlo/a aún más de su auto-reconocimiento como sujeto de derechos y como ciudadano/a. Bogotá. 56 57 Jornada de socialización. en ver a los otros como culpables y por lo tanto “desresponsabilizarse de sus actos” y asumirse a sí mismos como receptores pasivos57”. de los factores que incidieron en el proceso de vinculación al grupo. que le lleva a representar la categoría de victima de manera negativa. p. y violencia. 58 Alotropía. ni de consolidación como sujeto de derechos. Cada sujeto debe ser debe ser leído o interpretado desde su particularidad y en contexto.

Regional Valle 26 . Centro de Atención Especializada del Programa. A su vez. en otros. 61 Taller de auto-observación. p. Regional Antioquia 63 Taller de auto-observación. se representaba como un ángel con un arma que venia a hacer justicia. desarmado. tales como “te extraño”. Con relación a las emociones asociadas a esta experiencia. La identificación con el arma. respeto y admiración es representada como una figura de poder. (2002) “Impactos psicosociales de la participación de niños/as y jóvenes en el conflicto armado”. 33. La elaboración de esta figura en la mayoría de los trabajos es cuidadosa y detallada. OIT .IPEC con jóvenes del Programa del ICBF en 4 regiones del país. vulnerado y humillado para hacérsela sentir al enemigo. que respaldado por la sociedad y por el poder de las armas. “en el grupo me sentía bien porque tenía armas. Centro de Atención Especializada del Programa. poder y la sociedad me apoyaba62”. o se incluían frases alusivas como “me sentía como un héroe cada vez que cruzaba una cordillera61”. Pero además. El arma.El contexto de la guerra se suscribe como un escenario deseable en tanto le permite al sujeto superar su condición de victima civil. En este sentido. niñez y juventud. Universidad Nacional y Fundación Dos Mundos. “sigues siendo una parte de mi”. representa el pasaporte de ingreso al mundo adulto. con el fin de identificar algunos significados atribuidos por ellos/a a su experiencia dentro del grupo armado. “estaba recibiendo dinero y me estaba vengando de las autodefensas que nos quitaron todo63”. En un caso. da cuenta de una fuerte conexión con la imagen del guerrero. en el símbolo de compañía. sino enfrentarse a la humillación y frustración de regresar a su antigua condición de dependencia y vulnerabilidad que pretendía dejar en su pasado cuando hizo el transito a la vida armada. fueron colocados frases alusivas al sentimiento que produce el desprendimiento de ella en la vida civil. En el taller de auto-observación realizado por Cedavida. en la depositaria de su seguridad y confianza60. 59 60 Ibid. el arma recibió un nombre femenino y en otros. p. libertad y autonomía. Hogar Transitorio del Programa. les permitía librar cualquier batalla. se encontraron dibujos en los que menores de edad se visualizaban a sí mismos como soldados en combate. representa para estos sujetos un símbolo de poder. “me haces mucha falta”. fueon incluidos los nombres de cada una de las partes del arma. S. implica no solo tener que romper subjetivamente con las creencias y significaciones culturales que descalifican esta categoría. se elaboraron dibujos en donde el autor se ubicaba en la cima de una montaña alzando su arma. Regional Cundinamarca 62 Taller de auto-observación. en el taller de auto-observación se encontró que algunas de ellas referían alegría y satisfacción personal al asociar su rol en el grupo armado con el de un héroe o justiciero. entrar a la guerra puede representar la satisfacción del deseo de ejercer el poder que contra él ejercieron otros de manera arbitraria en la familia y en la escuela59. También fueron comunes dibujos en los que el arma cumple un papel protagónico dentro de la representación grafica o es el único objeto. ya que un hombre o una mujer armada además de infundir miedo. Retornar a la vida civil y recibir en este proceso la denominación de “víctima”. disparando su arma y portando el uniforme. Por lo tanto. 65 Ruiz. el arma se convierte en la receptora de los afectos. en Conflicto armado. Bogotá. masculino y de inversión de los roles de poder que lo sumían en la condición de victima.

paraco. la entrega de medicamentos. y solo se escuchaban las voces de dos jóvenes que se gritaban: “Es que usted es una alzadito y si sigue así yo si lo bajo”. reconoce que paradójicamente es la denominación como actores armados la que les ha otorgado un lugar visible frente a otros/as y la posibilidad de recibir apoyo. en medio de una actividad. la dotación de ropa. peligrosos y no merecedores de lo que se les ofrece65”. limitándose el análisis de los casos individuales. Bogotá. en fase de implementación de la política. Calcoprint. otros se gritaban: Marica. otros botaron la basura del segundo piso pa bajo. Porque uno de los grandes (muchacho alto) empezó a “peliar” con otro grande y todos empezamos a gritar. Las confrontaciones pueden desencadenarse por una amplia diversidad de circunstancias que ocurren en la cotidianidad como el desacuerdo frente a un programa de televisión y el canal que verán. esto no es un ring” y la voz de una mujer que pedía calma y 64 Corporación Vínculos. que con dificultad logran ser controladas por los/as educadores y profesionales de las instituciones. otros se metieron en los cuartos y tiraban las tablas de la cama. chismes sobre comentarios que unos jóvenes hacen sobre otros y que circulan rápidamente. ICBF y OIM. atemorizarlo/a humillarlo/a. la puerta estaba cerrada. acceso o control de los recursos como la comida. enunciar a este sujeto como actor armado o como victimario puede obedecer a un desconocimiento de los contextos familiares. módulo 2. Estos imaginarios están alimentados desde diferentes lugares. hijueputa. desencadenando como un boomerang acciones de agresión y violencia colectiva. “Cuando asociamos a los jóvenes con su historia como victimarios se les ve como sujetos amenazantes. (2004) Módulos para el acompañamiento psicosocial con niños. se escucharon movimiento de muebles y la voz del trabajador social: “Se Calman. Se pudo precisar a través de las observaciones de campo realizadas en las instituciones que las amenazas y actitudes retadoras de confrontación hacia el otro/a son una constante entre los menores de edad y a través de ellas se busca descalificarlo/a. En sus palabras. la perdida o daño de objetos en la institución. niñas y jóvenes desvinculados del conflicto armado. educación. situaciones que desencadenan celos o rivalidad en las relaciones de pareja o con compañeros del mismo sexo. debido a la dificultad para tramitar de un modo distinto. salud. Regional Antioquia (11 de mayo de 2006). 66 Diario de campo. Observación realizada en un Centro de Atención Especializada del Programa.Para la Corporación Vínculos (2004). gonorrea. Regional Cundinamarca 27 . Pueden tener lugar en cualquier momento del día. Al respecto. algunos/as funcionarios/as y agentes sociales reconocen que entre los imaginarios que circulan sobre este sujeto persiste el de “sujetos violentos”. en el comedor o en las noches. 65 Jornada de socialización. las diferencias. eliminarlo/a o posicionarlo/a como objeto de burla ante el resto del grupo. guerrillero. políticos que han favorecido la vinculación de los menores de edad a la guerra. etc. sin embargo. sociales. lo que a su vez puede contribuir a fortalecer su identificación como agresores64.OIT. A continuación se presentan algunos fragmentos extraídos de diarios de campo de diferentes regionales en el marco de la consultoría de Cedavida . que dan cuenta de lo anterior: “Anoche se armó una guerra! Y por qué una guerra pregunté [la observadora]. “Continué hasta llegar a la oficina de los profesionales [relata la observadora]. recreación y protección. Eso se decían de todo66”.

“Cuando la tallerista da la espalda uno de los jóvenes le dice groserías a otro y le hace señas de pelea al joven que tiró los papeles. más aún cuando algunas amenazas se dirigen directamente hacia ellos: “entre menos sepa. Regional Cundinamarca 69 Comentario realizado por un joven frente a la petición de la coordinadora. rápidamente se levantan y se golpean.que bajaran la voz. Al estar expuestos/as los agentes sociales a estas condiciones. en términos de los principios. si requieren ser revisados a la luz de los hallazgos y resultados obtenidos en investigaciones posteriores y en la implementación misma de la política y si son acordes con los procesos de cambio que pretenden incentivarse en el sujeto. CONCLUSIONES Más que formular conclusiones finales sobre este trabajo.  La riqueza y diversidad en los discursos de verdad construidos sobre el sujeto de la política de atención a menores de edad desvinculados de los grupos armados irregulares. porque no me da la gana. se proponen en su lugar algunos puntos de reflexión que pueden servir para profundizar en las comprensiones o lecturas que se hacen del sujeto desde una perspectiva integral y compleja del análisis de las políticas.  Es necesario en el análisis de las políticas sociales del país continuar considerando el contexto y la influencia que ejercen los organismos internacionales. Las amenazas proferidas entre ellos y ellas contribuyen por lo tanto a aumentar la sensación de temor y alimentan el imaginario colectivo de “terroristas” que circula en los medios de comunicación y en el lenguaje cotidiano de la sociedad. da cuenta de la capacidad que tiene la sociedad civil para pensar y encontrar estrategias de afrontamiento a 67 68 Diario de campo. discursos de verdad que sostienen la comprensión de la situación problemática y del sujeto de la política. Regional Cundinamarca Taller de auto-observación. de la forma como es introducida en la agenda pública de una nación. Centro de Atención Especializada del Programa. más vive”69. otros jóvenes se levantan y se unen unos a un joven (el de mayor edad) y otros al otro. se complejiza la posibilidad de conservar la percepción de los menores de edad como víctimas. Observación realizada en un Hogar Transitorio del Programa. frente a los autores de los hechos violentos ocurridos en el marco del conflicto armado. Por un momento se escuchó un gran silencio y de nuevo estas frases: “¿Este mal parido cree que me va a dar?” otro dice “Yo lo defiendo hermano!” decía otra voz desde adentro. como un factor que coadyuva en la configuración de una política. El facilitador interviene para parar los golpes entre los jóvenes. formando dos bandos. los invita a regresar al taller de manera pacifica. de expresar los motivos de su insatisfacción dentro del Programa 28 . con el fin de visibilizar los intereses políticos globalizados en juego. razonamientos. “Yo no me calmo. estoy aburrido de estar encerrado!67”. y de la manera como termina siendo abordada la situación. pero continúan las miradas amenazantes entre los jóvenes que los mantiene alerta e impide su total concentración en la actividad68”. si para el contexto específico colombiano estos discursos pueden ser asumidos como juegos de verdad. o como “niños vulnerados y frágiles”. Este ejercicio permitirá evaluar.

 Cuando los intereses. que atienda las particularidades de la población. Es indispensable reconocer que la política social como ejercicio de poder es un instrumento de disciplinamiento en el sentido que propone Foucault. que exista la revisión periódica y la reformulación. pierdan validez per se.  Es necesario y sano para el desarrollo de una política. o si es necesario. saberes. se considera oportuno abrir cada vez más la posibilidad de construir políticas sociales en el país con una mayor participación de los sujetos que serán beneficiarios de las mismas y de los sujetos operadores. sueños. En ese sentido. con el fin de presionar la formulación de un marco normativo específico para menores de edad en el contexto de la política de reinserción.  Finalmente. representaciones y decisiones frente a lo que es deseable para su vida. que lo posicionan como un niño o niña y como una víctima desde el marco normativo . que operan posicionando al sujeto como un mero objeto de intervención. es el que está en juego. se encuentran plasmados en los principios rectores de una política. desconocer que el sujeto de la política es en si mismo un sujeto de poder que ha construido a lo largo de su vida imaginarios. en el que el sujeto mismo con sus deseos. en la medida en que se reconoce el efecto que produce el saber de la política en la configuración de un sujeto. En ese sentido. recursos. De ahí que resulte no solo conveniente.jurídico requieren ser revisados. convicciones y valores de los operadores. sin que ello implique que los acuerdos y compromisos pactados en un momento histórico determinado entre los diferentes actores. que busca influir en el sujeto para moldear su comportamiento en función de lo que se considera socialmente deseable dentro de una Nación y contexto internacional y en un periodo histórico determinado. expuestas a lo largo del documento y la necesidad de reflexionar sobre la pertinencia de mantener la estrategia de beneficios o incentivos para motivar la desvinculación y resignificación de su identidad como “guerreros” hacia la configuración de una identidad como ciudadanos/as. el nivel de compromiso con su implementación aumenta. experiencias. implica retornar la política al ámbito de las técnicas.sus conflictos sociales. potencialidades. ya que en la medida en que todos y todas sientan representados sus intereses y convicciones políticas y personales en los principios que están a la base de su formulación. en tanto agentes sociales. sujetos de derechos. temores. los juegos de verdad construidos en torno al sujeto de la política en cuestión. frente a los objetivos y caminos para su implementación. La revisión permite evaluar si el norte que está asumiendo la política sigue vigente en el tiempo a pesar de los cambios producidos en la dinámica social y en este caso particular. su implementación será una tarea más sencilla y coherente de librar. Esto permite trascender el campo estrictamente técnico -administrativo en el que se encuentran las políticas públicas. sino deseable incentivar la permanencia de las redes o comunidades políticas existentes. en la dinámica del conflicto armado. para posicionarlas en un escenario ético – político. complementados y articulados a la luz de nuevos hallazgos desde las perspectivas socioculturales y psicosociales que dan cuenta de las experiencias de vida de 29 . incluir nuevas visiones o perspectivas teóricas y vivenciales que enriquezcan la complejidad en su abordaje.

99 – 116 Galvis. niñas y jóvenes desvinculados del conflicto armado. 44. núm. L. estas denominaciones generan un choque o efecto negativo en el sujeto. (2005). M. 20 de noviembre).). Una mirada cualitativa en sociología. (1984. Constitución Política. Declaración de los derechos del niño. Naciones Unidas. en Revista Concordia. Para enseñar a aprender. Bogotá. entrevistado por Fornet – Betancour. enero). abril .e. 25 de mayo). Cartilla de terapeuta de la sociedad. p. Una aproximación interpretativa. s. Bogotá. Impresol editores __ (2003). Madrid. Baró.p. Legislación y protección integral. Naciones Unidas. L. M. (2002). por medio de la cual se expide el Código de Procedimiento Penal” en Diario Oficial. Bogotá. Corporación Educativa Cedavida. ya que en el caso particular de Colombia. Bogotá Corporación Vínculos. Convención sobre los derechos del niño. __ (2006). Bogotá. 123 – 141 Colombia. Impresol editores. Congreso Nacional de la República (2000. Pedagogía para la paz. __ (1989. Alianza Foucault. Segundo Informe Proyecto de Talleres Psicoeducativos para población perteneciente al Programa de Reincorporación del Ministerio del Interior Nacional.f. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Alonso.junio). quien además de mostrarse extrañado frente a éstas. 6. Omagraf Alotropía.097 de Julio de 2000. __ (2000. (2004) Módulos para el acompañamiento psicosocial con niños. ___ (1991). (1998).p.estos sujetos antes de su vinculación a los grupos armados y durante su permanencia dentro de ellos. 20 de noviembre). “Ley 600 de 2000. las sienten como discursos que invisibilizan y niegan su condición como actores sociales. 30 . 24 de Julio). Becker y Gómez – Muller. (1988. Historia de la infancia. así como de las significaciones otorgadas por ellos. “La ética del cuidado de uno mismo como práctica de la libertad”. Bogotá DeMause.e Asamblea General. (1982). Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados. “La violencia política y la guerra como causas del trauma psicosocial en el país de El Salvador” en Revista de Psicología. s. Bogotá. L. núm. (s. Naciones Unidas. niñas y jóvenes a los grupos armados irregulares en Colombia. Estudio exploratorio de patrones culturales que contribuyen a la vinculación de niños. Madrid. (1959. Bogotá. p. ICBF y OIM.

A. Bogotá. p. Bogotá. ediciones Aurora Ruiz. Paidos Torrado.santiagoapostol. América Latina y el Caribe. Y. UNICEF. disponible en: http://www. Derechos de la niñez en situación conflicto armado. Almudena. (1996). __ (1996).org/special-rep/children-armed-conflict/KeyDocuments/Report/A-51-306-Add1Spanish. Colombia. en Cartilla de Seguridad Social. D (comp. Una visión para el siglo XXI. ediciones Aurora Hernández. “El impacto de los conflictos armados en la infancia” [en línea:]. Convenio del Buen Trato. Recomendaciones de la Quinta Consulta Regional sobre el impacto de los conflictos armados en la infancia. Bogotá. Una aproximación al estado del arte. Argentina. Formulación. p.un. (1999. Bogotá Roth. 31 . implementación y evaluación. ICBF (2005). Convenio 182 ___ (IPEC).htm. Save The Children. Cedavida. Fundación Antonio Restrepo Barco. recuperado: 2 de junio de 2006 “La sociedad griega” (2006) [en línea]. Universidad Nacional de Colombia Keaims. Relatoría Encuentro de expertos: “¿Quién es el sujeto desvinculado?”. Universidad Nacional y Fundación Dos Mundos Sluzki. Bogotá. UNICEF. Bogotá. disponible en: http://www. (2002).). A. disponible en: http://portalplanetasedna. Notas sobre el estado y las políticas públicas. riesgos y oportunidades. Dupligráficas La educación en Roma” (2006) [en línea]. (2006). Voces de jóvenes excombatientes. Políticas públicas. (1968). M. Organización Internacional para las Migraciones.ar/grecia9. en Anuario Colombiano de Historia y de la Cultura. C. Comprensión de los derechos humanos. Bogotá. Bogotá. Colombia. “Violencia familiar y violencia política” en Fried. S. Buenos Aires. en Conflicto armado. G. (2004). niñas y conflicto armado en Colombia. “El proceso sociopolítico de las reformas sanitarias en Colombia”. recuperado: 12 de junio de 2006 Organización Internacional del Trabajo. (1996). niñez y juventud. Universidad Nacional de Colombia. el papel de las mujeres y los niños en la guerra de los mil días”. (1987) “Las Juanas de la Revolución. edición especial. (2004). Memorias. (1999). Quinta Consulta Regional sobre las Repercusiones de los Conflictos Armados en los niños de América Latina y el Caribe. diciembre). (1994). FES. C. Nuevos paradigmas. Medellín. 59. C. Tomo II.e.__ (2005). Bogotá. (1999).net/latin/educacion_roma.p 21-43. recuperado: 2 de junio de 2006 Machel.html. (2002) “Impactos psicosociales de la participación de niños/as y jóvenes en el conflicto armado”. Histórica Argentina. Niños. Serie Mapa de vulnerabilidad. OIM y USAID.html. M. cultura y subjetividad. Codex Jaramillo. s. 1990-2001. OIT. Vargas.com.