Está en la página 1de 7

Memoria y ética en El teatro de la memoria de Pablo De Santis de Carolina Repetto

recorre la cultura. Los dos primeros tienen un título similar. los nombres propios. de todos aquellos recuerdos que no serían más que ficcionales. El artilugio que desde la lengua de la narración crea pasados. La vida ha sucumbido ante la muerte. la sociedad recrea como los individuos. El arte de la memoria supone el uso de los cortes del olvido. Ambas cosas llevan a una ficción y lo que se silencia lleva por caminos oscuros e impensados. Probablemente la novela de De Santis es la más “política” de toda su producción puesto que se trata de una aproximación a la memoria atravesada por trazas de eventos nacionales. 1 2 Forster . entre otros. Ricardo Forster1 en su artículo despliega la idea de que la reivindicación de la memoria es en muchos casos un modo de tejer el olvido. géneros que han visto un auge como nunca antes. pone en evidencia que las sociedades realizan este mismo procedimiento. En este trabajo se han buscado trazas de las concepciones de la memoria y su manipulación en dos textos críticos y uno literario. las fechas de nacimiento y las de partida hacia los campos de exterminio. ¿Qué aspectos interesan de esa descripción? En su trabajo Todorov dice que el memorial recupera. hasta la investigación personal de los escritores dedicados a la biografía. y muerte. con el recurso permanente a la alusión. Analiza el estatus de víctima como un modo de reclamo ético a una sociedad que de esa manera estaría permanentemente en deuda con las víctimas de los diversos holocaustos y sus herederos. con una sencillez consternadora. de Ricardo Forster. la gestión de recuerdos y olvido se maneja en un equilibrio inestable en el que todos los individuos se mueven. a la historia de la vida privada. borra y reescribe hasta poder convivir con el pasado. Así. Los abusos de la memoria de Tzvetan Todorov y Usos de la memoria. epígrafe que instala las cuestiones del espanto y de las primeras imágenes de la infancia de los individuos y que algún día rechazaremos por horribles.La preocupación por la memoria es una presencia constante en las últimas décadas del siglo XX en las reflexiones que se efectúan desde los ámbitos de poder y su manejo. en ese sentido. Forster. a la autobiografía. se encuentran veladas en su escritura numerosas alusiones a la cuestión que desde hace tres décadas los argentinos tratamos de masticar.2000 . Este tejido conforma el concepto de ficción del pasado. Si bien no hay una referencia directa a los eventos sucedidos en la última dictadura. El tercero es El teatro de la memoria de Pablo de Santis que. Para ese autor hay una ética de la memoria que asume dos estrategias opuestas y complementarias: rechazo al pasado recordado como aciago o su reivindicación como tiempo ejemplar y heroico. Encabeza su libro un epígrafe de Eliott. En el artículo de Todorov 2se polemiza con la reivindicación de la memoria en su movimiento del recuerdo. Así restablece a los desaparecidos en su dignidad humana. sobre todo como estrategias de una sociedad para escribir nuevamente la historia. pero la memoria sale victoriosa contra la nada. desapariciones. 2003 Todorov. es uno de los colaboradores del olvido. Todorov revaloriza el olvido como una herramienta para la vida. alegoriza la problemática que. y que introduce a los usos de la memoria y a las astucias del olvido.

En el caso de Forster. En el texto de De santis parecen enfrentarse concepciones a favor y en contra de la memoria social. confinándola a un anaquel y escapar así de las responsabilidades. las banderas rojas. La actitud de transferir la memoria al museo y al manual. es una situación peligrosa que puede hacerse insoportable y que será rechazada con vehemencia. la primera con una rememoración mitologizante que no solo no produce una reflexión indispensable sino que lleva a una “lejanía y opacidad” que impide interpelar esa memoria. Dicho enfrentamiento no hace más que poner sobre la mesa el fenómeno de la memoria y problematizarlo. de la cual se conservan íconos casi vacíos. en palabras de Todorov. La memoria está hecha de recuerdos y olvidos. una manga de camisa. Forster y Todorov parecen coincidir en cuanto al tema del uso/abuso de la memoria. que en el texto es difuso. un fragmento de un objeto roto tienen el valor de sobrescrituras y nuevas lecturas del pasado. hacia la nadificación. . Un palimpsesto que se sobreimprime a otro. pero también. las vestimentas que usaron los hippies. El olvido aparece como una construcción que posee una estructura. y a través de ella conseguir un poder. Desde las primeras líneas explora el registro y el soporte material. El Teatro de la memoria Narrar para poner en evidencia el problema ético que recorre la cultura es un aspecto significativo del texto El teatro de la memoria de Pablo De Santis. De tal manera suele verse en nuestra sociedad argentina la superficialización de la época del sesenta y del setenta. constante en todas sus obras. en otros términos. Para ambos sacralizar la memoria es volverla estéril. al analizar Cazadores de utopías habla de santificación o de museo. Su novela relata desde la mirada de un joven neurólogo su relación con un paciente que ha olvidado su identidad. El olvido como parte del movimiento de la memoria y la sobrescritura de los recuerdos. aunque omnipresente . es otro modo de inhabilitarla para que la misma tenga un valor ético. como la figura del Che. Él a su vez cumple con el ritual de la despedida a un lector /oyente inexistente. conduce en la novela a la tesis de que es posible forzar recuerdos en los individuos a partir de estrategias y de ciertas drogas. sintiendo la obligación de reinterpretar radicalmente la imagen que uno se hacia de sus allegados y de sí mismo. la esterilidad. que no se detiene ante la muerte con tal de lograr sus objetivos y demostrar sus hipótesis. Como en otras novelas aparece en ésta una hipótesis de lo fragmentario del recuerdo. Experimentar una tremenda revelación sobre el pasado. relación que llevará al protagonista a indagar sobre la historia del enfermo y su propia historia profesional en una fundación dedicada a investigar la máquina humana de la memoria y su desmantelamiento. cosa que no ha pasado desapercibida entre los círculos intelectuales y ayuda a despertar la autosospecha saludable. un motivo recurrente en De Santis. Para Todorov la memoria no sólo es responsable de nuestras convicciones sino también de nuestros sentimientos. Y algunos soportes materiales como una página de un libro.Veremos un poco más adelante que la obra de De Santis despliega en su trama un proceso inverso hacia la amnesia. La manipulación de la memoria no sólo de individuos sino también de una sociedad entera se da con un procedimiento alusivo característico en el autor. inducido por un médico. como recuerdo: La voz de un muerto en un contestador y la situación paradójica de una muerte recordada y re-presentada. cuya acción no es borrar sino sobrescribir.

una serie de interpretantes de un centro. Los exploradores tienen que encontrar un tesoro. 2000. Por eso. 27 De Santis. Basta releer la página inicial y las referencias del dr. del que De Santis toma el apellido. castigada con la cárcel. lo verdaderamente “político” y lo ético están mimetizados en una selva de símbolos y alusiones. pag 54 . -Al contrario. trenza la lectura con el recuerdo y la escritura. Dicho edificio en la ficción hace referencia a un verdadero psicólogo evolutivo. El arquitecto Diagó une en sí memoria y construcción. Lo espacial permite entender la concepción que despliega De Santis. De tal manera. los inconscientes. En ese sentido la arquitectura es para uno de los personajes un sistema que vuelve explícita la relación entre la memoria y el espacio. y que ha trabajado sobre los proceso de socialización. Para comprender estas referencias elípticas a la dimensión política. y un tercero: las murallas. p. vemos en el texto: …todos los hombres perdidos. El trabajo alusivo se vuelve a ver en el hecho de que uno de los arquitectos Diagó construye el edificio Schaffer en Milán. como espacio que lleva inscrita su historia en capas como el palimpsesto. -Los jugadores son exploradores que encuentran una ciudad semienterrada. de un “motivo central”. superficies.3 Las ciudades y la memoria En El teatro de la memoria hay referencias permanentes a la ciudad. Hay carta escondidas que representan túneles y pasadizos. cúpulas. Fabricio a los edificios de la memoria o un episodio del personaje amnésico Le pregunté a Luciana si Diagó había tenido antes problemas con la memoria. y una catastrofe antigua los hubiera dispersado por el mundo. La alusión como procedimiento vuelve a hacerse evidente cuando el personaje Luciana se aboca a la construcción en un juego de enigmas y de las reglas a las que debe atenerse un jugador/lector. las cúpulas interconectadas. A los quince años participó en un programa de preguntas y respuestas en la televisión. Pero también como construcción textual. basado en un evento del cual las sucesivas sobrescrituras se van alejando a medida que se acumulan. se parecen. la primera aproximación a la memoria como espacio es la de la lectura.Si bien aparecen algunos comentarios sobre un activismo político universitario castigado con dos meses de prisión. hay otro nivel que es la superficie.4 La alusión a túneles. los hombres sin memoria. como el olvido. -Sobre qué respondía? 3 4 De Santis. como si hubieran formado parte de una familia remota. tenía una memoria excelente. -Muy trillado. Es una lejanía. 2000. habría a través de la palabra.

así como Diagó lo había hecho sobre su padre. cada anécdota menor. 6 En espiral el autor llega al mecanismo de la sobrescritura. hay un paso. Como se recordará. ambos son asesinados y desaparecidos. El letargo y la indiferencia corresponden a quien no tiene recuerdos. Si Diagó es ícono de una actitud ética sin compromiso. el arquitecto favorito de su padre. Y a Diagó con esa curiosidad intelectual que finalmente lo lleva a la obsesión.5 La alusión a Hitler y a su deseo de devolverle la grandeza a Alemania a través de edificios que perduraran mil años. una vez en prisión luego de ser juzgado en Nüremberg. muestra a Speer como el constructor de una memoria. los recuerdos no están ya presentes y si lo están. Por un lado muestra la ceguera de un hombre que sigue un camino oscuro a pesar de su sensibilidad e inteligencia. con una pregunta sobre Albert Speer. La desaparición cargaba de sospechas cada detalle. p. a la espacialidad de la que se hablaba líneas más arriba. con rasgos inquietantes que no pueden identificarse en una primera lectura como El teatro de la memoria. en el texto. De esta manera un texto.49 . se volvía a forjar la memoria del desaparecido desde una nueva tendencia. se hallan sobrescritos por el nuevo conocimiento. Las desapariciones estaban encubiertas. pag. El palimpsesto está profundamente ligado. El autor reelabora las definiciones de esta particular 5 6 De Santis. Los dos Diagó arquitectos pierden la memoria y desaparecen. Comencé a tomar nota de mi viaje por los papeles. por otra parte aparece el universo del terrorismo de estado que deja de lado el aspecto ético en su concepción de la vida no solo del individuo sino también a las elecciones que todo un pueblo realiza y la manipulación de la mirada sobre los hechos presentes y pasados. imaginé una serie indefinida de intérpretes que acabarían por alejarse del centro a través de una montaña de sobrescrituras. …esa biografía no tenía otro final que un auto abandonado junto al río. podemos ver una vez más la dimensión político/ética. 2000. no había recuerdo. hace que lo demás vaya destruyéndose. De aquí a la manipulación de la memoria social. tiene lo ominoso del peligro no registrado. Es un hombre de la generación que era adolescente en la época del Proceso y un poco antes. las que de alguna manera han servido para reconstruir ese pasado con una mirada ética y filosófica La sola alusión a Speer instala una dimensión. 2000. la dimensión ética se enmascara nuevamente en el ejemplo: una sociedad sin memoria es una sociedad aletargada e indiferente. Hay en sus procedimientos alusivos algo que va más allá de lo ideológico en el autor. escribió sus memorias. la muerte violenta. Lo ético del recuerdo y de la escritura La importancia del recuerdo para la actitud vital se ve en la descripción del arquitecto Diagó. En realidad. el palimpsesto: la obsesión por saber todo sobre determinada cosa.-La historia de la arquitectura. Perder la memoria y desaparecer van unidos. 37 De Santis. a quien ha olvidado. Siempre contaba que perdió en el último programa. cada línea que contuviera un mínimo de oscuridad. un hipertexto que permite una nueva lectura de la novela. No había registro. había un olvido como sobrescritura. En este detalle trabajado policialmente. ese arquitecto del Reich.

comparten esas características. Entre líneas parece circular la genealogía que ya Foucault indicara de la ética. . La manipulación de la memoria de un individuo se observa en la concepción de la memoria de Dr. Fabrizio es la del síndrome de Streler. a partir de esto se explora el olvido: el mayor olvido es el olvido de sí y Síndrome de Streler es el de la inexistencia. si nos detenemos por un momnento sobre ambos términos. El sujeto se percibe como olvidado. La lectura y el recuerdo. En el capítulo dos el protagonista se presenta como el doctor Nadie. La exploración de la memoria y la introspección están relacionadas con el conocimiento. lo que pone en juego el olvido desde el otro.técnica basada en la necesidad de economizar recursos escasos -por definición se trata de manuscritos que poseen las huellas de una escritura previa y parcialmente borradapara reflexionar sobre la memoria individual y social y a la vez entramarla en su novela. Fabrizio. Para él el director de teatro parte del presupuesto de que todo está escrito en el texto. la unión en la armonía celeste. porque la ética de otros momentos de la historia estaba relacionada con aspectos del hombre que no lo enlazaban a la religiosidad. Una posible explicación dada por el dr. la ética vuelve a estar centrada en el hombre dejando atrás por un cierto periodo la culpa cristiana y su relación con la divinidad. la propuesta de Forster. los personajes de la novela persiguen una ética basada en un conocimiento del propio ser y no en sistemas sociales o legales puntuales. El sujeto ético ha cambiado en la historia. y ve al actor como un mediador. el arribar al conocimiento de sí mismo.. recuerdos ficticios que se vivirían como propios. En ese sentido De Santis narra desde lo policial-fantástico un escenario poblado de seres que se debaten en esos límites. percibido por el sujeto. En su texto uno de sus personajes al reflexionar sobre la memoria y el olvido dirá que el olvido es una reescritura y la memoria un palimpsesto. De Santis parece retomar el motivo foucaultiano que los autores trabajados Todorov y Forster analizan. sobrescribir. vistos por primera vez. se trataría de objetos y caras desconocidos. Algunos eventos en la trama aparecen como situaciones ejemplares que indican que recordar no siempre es algo deseado y de que a veces la memoria debe acercarse más al olvido para poder vivir. La memoria es vista también como una sucesión de corredores poblados de objetos y caras. No puede evitarse pensar en Giorgio Strehler: un conocido y real director del nuevo teatro italiano. a explicación del Teatro de Giulio Camillo tendría algo más: la magia. Así como el hombre griego concebía la vida propia como una obra de arte. que en el caso de poder rememorar recuerdos ajenos. la memoria no tendría como principio fundamental la fidelidad sino el horror vacui. Para manipular. en el renacimiento. Tal es la polémica postura de Todorov en el texto estudiado en este trabajo y desde otro ángulo. así en la vida como en el texto. borrar es necesario llenar los vacíos con material artificial. De tal manera. o a la ley.

Ed. Ricardo. Reflexiones sobre nuestro tiempo. Valencia: Pre-Textos. Tzvetan. 2001 Badiou. El teatro de la memoria. 2000 Villoro. 2003 Foucault. Luis. Medios sin fin. Michel. Buenos Aires. Paidós. Giorgio. Las palabras y las cosas. 2002 Todorov. Crítica y sospecha. Buenos Aires. 2000 Forster.Bibliografía Agamben. Alain. 1995 . Los abusos de la memoria. “Filosofía para un fin de época” En La tenacidad de la política. Editorial Planeta. Siglo XXI. 1999 De Santis. Buenos Aires. Paidós. México. Buenos Aires. UNAM. Del Cifrado. notas sobre la política. Pablo. Buenos Aires.