M

ICROLITERATURA
microrrelatos y micropoesía

Gabriela Montiel w Carlos M. Castro w Ulises Juárez Polanco w Natalia Hernández w Gaby Castro w Hanzel Lacayo w José Adiak Montoya w Marlen Gutierrez w Olga Haenz w Emilia Yang w Jeaneth Ruiz w Camilo Membreño w Elías Úbeda w Israel Lewites Cornejo w Delázkar Rizo Gutiérrez w Alex Espinoza w Alberto Sánchez Argüello w Marcela Sandino w Elsa Espinoza w Cemetary

M

ICROLITERATURA
microrrelatos y micropoesía

Gabriela Montiel w Carlos M. Castro w Ulises Juárez Polanco w Natalia Hernández w Gaby Castro w Hanzel Lacayo w José Adiak Montoya w Marlen Gutierrez w Olga Haenz w Emilia Yang w Jeaneth Ruiz w Camilo Membreño w Elías Úbeda w Israel Lewites Cornejo w Delázkar Rizo Gutiérrez w Alex Espinoza w Alberto Sánchez Argüello w Marcela Sandino w Elsa Espinoza w Cemetary
Textos leídos I Encuentro de Microliteratura El Panal, Managua, Nicaragua 1 de Noviembre 2012

También leyeron Darling Song y Jorge Rooseess pero no fue posible incluir sus textos. Un agradecimiento especial a Elyla Sinverguenza que prestó esa noche su voz a José Adiak Montoya, que estuvo presente a través de sus textos.

CC BY-NC-ND Ciudad de Managua, Noviembre 2012

Diseño y diagramación Alberto Sánchez Arguello 7tojil@gmail.com Ilustraciones editadas a partir de la “Enciclopedia de los símbolos” de Udo Becker, Robin Book Barcelona 1996

Esta obra está publicada bajo licencia creative commons para más información: http://creativecommons.org/licenses/

Lectura de microrrelato y micropoesía en El Panal

Variaciones de un pequeño evento
Por Carlos M-Castro

¿De cuántas formas distintas se puede contar una misma historia? Un desocupado con ciertos desórdenes de socialización y acceso a internet, infra-centésimo-cuadragésimo-caractérico, habría escrito (y publicado, en tiempo real) algo más o menos así: «Evento de #Microliteratura en #ElPanal exitoso. @7tojil se lució, #BuenDescuere. Sonido falló un poco. Público no muy amable, #MuchoRuido». O quizá: «Microchupame las microbolas. #AhoraElPolvoDeGalloEsTuaniPues». Uno de nuestros imprescindibles periodistas cool-turales a lo mejor rellenaba una hoja (una o dos columnas por tres a cinco pulgadas máximo de espacio muerto) con una foto de los participantes y este texto al pie: «Anoche un grupo de chavalos escritores leyeron parte de sus creaciones originales en un bar capitalino. Al evento, organizado por Alberto Sánchez y que tenía por objetivo promover la microliteratura en Nicaragua, asistió un público nutrido y variado. ¡Viva la lectura!». Alguna pluma milagrosa, heredera directa de Guerriero o Caparrós, futura consentida de Etiqueta Negra, Gatopardo, El Malpensante o los domingos de El País, pergeñaría su pieza iniciando probablemente con frases de este talante: «A esta hora en Managua el gusto cede sus derechos a la necesidad de frescura. Un hombre gordo paladea negligentemente su cerveza servida en vaso de vidrio directo de la botella de litro; su expresión es de amargura. Pero no es el líquido ámbar, que, aunque no está realmente helado, sí tiene al menos sabor suave —lager, después de todo—, lo que le hace arrugar el rostro. Tampoco la conversación cansina de su acompañante, un flaco moreno visiblemente más joven que él. Sentados a una mesa al fondo de este local mal iluminado que soberbiamente ostenta el título de 'café concert', zapato que parece quedarle grande, nadando, estos dos hombres que sin ninguna pretensión intelectual vinieron a El Panal a enjuagarse el estrés laboral con chorros de malta escurridos por el gaznate recién se enteran de que esta noche habrá una lectura de… “¿Qué putas dijo ese maje?”. “No sé, esos puetas solo mierdas son; ni ellos mismos se entienden”. El gordo y el flaco se resienten. Maldicen. Putean. Su confort ha sido corrompido. Quieren obligarlos a oír. A escuchar. A pensar. No cederán tan fácilmente. Resistirán…». El texto, por supuesto, se titularía algo así como: «Gordo y Flaco contra Papá Pitufo».

Bueno, seguramente las posibilidades son infinitas. O al menos de varios miles de millones. Queneau sabrá mejor. No nos pondremos a hacer ejercicios de estilo. Ni periodismo potencial, oulipiense. El caso es que, a decir de Alberto Sánchez Argüello, autor de al menos un par de libros de ficciones de un tuit de extensión como máximo (140 caracteres incluidos espacios), sin duda un pionero en este formato en Nicaragua, el jueves 1 de noviembre de 2012 se realizó la que probablemente haya sido la primera lectura pública consagrada a la microliteratura —pez resbaloso— en este país centroamericano. Ese día, esa noche, poco después de las 7.00, a como se había programado, alrededor de una veintena de autores de las más diversas texturas y con trayectorias muy desiguales en el petit monde littéraire de Nicaragua; desde inéditos y desconocidos, hasta premiados y multieditados, bien que guardados en 'secreto', sin obviar los muy conocidos pero jamás publicados, visitantes inocentes de la literatura; se enfrentaron en promedio por cinco minutos cada cual con un público algo difícil que a ser sinceros no parecía haber llegado con «el corazón levantado» hacia las letras. En fin, aunque la mona se vista de minifalda de seda… Sánchez Argüello, impulsor y organizador de este evento, y a quien alguien en plan de inocente broma llegó a llamar Papá Pitufo, en referencia a esos pequeños seres azules de nuestra infancia (los demás participantes), metáforas quizá de los microtextos, promete seguir inyectando grandes dosis de energía al incipiente movimiento microliterario en Nicaragua. Desde su cuenta en Twitter, @7tojil, dará a conocer los próximos pasitos. Nosotros, por nuestra parte, pediremos otra ronda.

Gabriela Montiel

Mensaje No quiero engullirte ni empujarte. tampoco deseo hundirte ni apretujarte, no anhelo destruirte ni desdibujarte. Lo único que quiero es sentirte, y habitarte. En rojo penumbra El cuerpo se me esfumaba lentamente, La noción de quietud se quebrantó Mis pasos se detuvieron Recelosos de sus intentos de acceso De interés De inundación. Mi piel se erizó El vientre se congeló por unos segundos Y mientras el tiempo transcurría Mi mente desarrollaba Una nueva ficción. Iluminación roja en la escena… Latidos que no se silencian Si lo único que te resulta recetarme es el silencio si lo que deseas que yo avale es el olvido si tu estrategia para doblegarme es inyectarme te advierto que mi respuesta nace de lo opuesto a tu propuesta que mis sentidos caminan en dirección contraria a tus pedidos y que mi memoria está más que viva que nunca que desde mi cuerpo te grito ¡Yo no olvido!

Estación incertidumbre Te interrogo, Ignorando la magnitud de tu malicia De tu trampa De tu mentira. Me acerco a tu cuerpo, Marcado por el tiempo Por el daño Por el silencio. Te veo A través de tu doble intención Y es cuando entiendo; debo empezar a correr. Anhelos y momentos Me deslizo por tu falda Sintiendo tu piel, Percibo tu olor; Me instalo …esperando no defraudarte. Preparativos La población entera se preparaba para participar en el gran show nacional, cada movida y cada acción estaba detalladamente planificada, los agredidos y los detenidos ya habían memorizado su papel, los que no cuadraban eran aquellos que pretendían arruinar la función; por lo cual se les encerró hasta que el espectáculo hubiera finalizado. Nadie volvió a saber de ellos y ellas.

Cronología 1 Mirada temerosa 2 Grito de clemencia con tono desgarrador 3 La navaja En la mano de él, Ha hecho de las suyas. Notas nocturnas Se ha terminado el cigarro La luna se esta llenando, Y yo Aun sigo esperando Tu aliento sobre mí. Voces escritas La voz que necesita una pared una valla un muro... para expresar para hacer sentir para conectar... para ser; dentro de lo que cabe, dentro de lo que se puede o permite... o incluso fuera de. Gabriela Montiel (Diriamba, 1986) Disidente de familia de origen, de la condición genérica y del determinismo sexual. Casi psicóloga, antropóloga social, teatrista, amante de la expresión corporal. Gusta de trabajar versos y de construir reflexiones a través de sus artículosensayos. Consultora, investigadora social y facilitadora de talleres. En la actualidad coquetea con los cuerpos, la microliteratura, la twitósfera y con ella misma. Blogs: gabrielakame.blogspot.com aliciaenlamadriguera.blogspot.com

carlos m. castro

Memorias de un viejo lobo Qué manos tan grandes tienes, me dice, con su voz de lolita, de ninfeta. Sus labios pequeños y rosados; sus negros ojos grandes, curiosos; su carita blanca, pecosa; todo abrasado por sus cabellos de fuego. Desde la cama de pronto olvido mis líneas y ella toma el control del juego. Yo no tengo la culpa, ¿verdad? Atrapado en su relato, no contesto nada; el viejo espera que le diga sí para continuar. Pide otro litro de cerveza y se excusa conmigo mientras va a descargar la vejiga, como él mismo dice. Llevamos unas dos horas platicando; mejor dicho, llevo unas dos horas escuchando sus memorias. Cuando entré al bar tenía en mente dos cervezas y tres cigarros, como siempre; no había visto antes al viejo y creo que él tampoco me conocía, pero apenas me vio en la barra llamó al mesero y le pidió que me invitara a sentarme con él a su mesa. Un tipo elegante, con ropa más bien modesta, pero perfectamente combinada y planchada; peinado impecable, pelo corto, varonil, una pequeña cola a la altura de la nuca; pude ver la lámpara reflejada en sus zapatos. Acostumbrado a estar solo, arisco, huraño casi, me sorprendí de mí mismo cuando caminaba derecho hacia él. No pude resistírmele. De cerca su edad se imprecisó y aumentó respecto a lo que aparentaba desde la barra: noté el cansancio en sus pómulos y su rostro como papel de envolver usado; hasta que empezó a hablar. Entonces fue como hipnosis y ya no pude refutarle nada. Sin enterarme, condujo la conversación directo hacia él, pero —hábil orador, el viejo— sentía que hablaba también de mí; cuando supe estaba viéndolo hacer sus desmanes: desde joven había sido muy dado al libertinaje. Vivía, en sus años de estudiante, con otros tres muchachos y juntos hacían toda clase de experimentos, digamos, sui géneris. Los tres pequeños cerditos (así los llamaba) le obedecían en todo y disfrutaban ser dominados. Terminó de un trago toda la cerveza que había en su vaso antes de confesarme que se le escaparon de las manos y tuvo que continuar su aprendizaje por algún tiempo desde una cárcel. Ahora espero impaciente a que vuelva del baño para seguir oyéndolo atento; creo que ha tardado unos diez minutos. Amontonadas junto a la mesa, como torres de templos góticos, hay unas veinte botellas vacías. Sobre ella, una cajetilla ya sin cigarros y otra a medio acabar —¡tanto he fumado!—; dos platos y una taza sopera apilados. Más allá, un cuaderno de pasta roja con gruesos caracteres blancos manuscritos a modo de título. Lo tomo para hacer tiempo. El mesero trae la cuenta, me dice que están por cerrar y que no puede servirme más; me hace notar que estoy solo en el bar. Tuve que pagar. 27III2k9 Del libro Best seller [Álbum promocional] (inédito).

Laundry Carpe Diem

Lavar únicamente lo del siguiente día. ¿Para qué tanta ropa limpia si no sabemos? Del libro Antropología del poema (Managua: Leteo ediciones, 2012)

Carlos M-Castro (Managua, 1987) es poeta y narrador; autor de los libros Antropología del poema (Managua: Leteo ediciones, 2012) y Best seller [Álbum promocional] (inédito). Ha trabajado en edición, corrección y redacción de textos en revistas de literatura y periódicos nicaragüenses: Voces Nocturnas, revista artesanal de literatura (editor); diario La Prensa (corrector); La Brújula Semanal (corrector y redactor); Carátula, revista cultural centroamericana en línea (redactor, editor de sección Vitrina); Soma, revista en línea sobre literatura (coeditor, redactor). Fue miembro fundador del colectivo literario Voces Nocturnas y asiduo de los talleres de creación literaria de Iván Uriarte, en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI); también participó en talleres con Isolda Rodríguez, Anastasio Lovo, Timo Berger y Luis Alberto Ambroggio. En 2011 mereció el IV Premio Nacional Interuniversitario de Literatura Carlos Martínez Rivas, en cuento, con «Masterpiece —Studio—», y mención especial en el III Certamen Nacional de Dramaturgia, con la obra Apoteosis. Estudió Ingeniería Industrial en la UNI y la carrera de Lengua y Literatura Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua). Blog: contrarruido.blogspot.com. Twitter: @crlsmcstr.

ulises juarez polanco

Solidaridad Chico gemía sobre sus rodillas y le rogaba ayuda. Admitía desconocer cuando todo salió de control, pero quizás ahora él podía ayudarle, de niños fueron a la misma escuela y sus madres fueron grandes amigas. “Solo son cinco mil, solo cinco... te pagaré todo en un mes”. Prometió jamás volver a poner un pie en Las Vegas o siquiera salir de su país, mucho menos contar cómo había reencontrado a su antiguo vecino esta noche. “Un poco de ayuda, es todo lo que te pido”. El otro, recordando la infancia y viendo fijo a los ojos lagrimosos de Chico, aceptó conmovido. Un poco de ayuda, todo sea por una vieja amistad. Se quitó los nudillos de metal y siguió dándole la paliza, ahora con sus puños al natural. Pagarle las apuestas perdidas “en un mes”, ¡qué descarado! Liria Agradecimiento a Róger F. Eulalia tenía una hermana: Liria, mi novia. Liria era seca, hiriente, áspera... tan áspera que en un mes de sequía, se hizo papel de lija.

Ulises Juárez Polanco (Managua, Nicaragua, 1984). Autor de las colecciones de cuentos Siempre llueve a mitad de la película (Nicaragua, 2008), Las flores olvidadas (México: FONCA/AECID, 2009) y Los días felices (Costa Rica: Uruk editores, 2011). Entre otras recopilaciones, es uno de solo dos autores incluidos en los dos volúmenes de la Antología de la novísima narrativa breve hispanoamericana, que reúne “a los escritores de ficción más prometedores menores de 27 años”, editada por Unión Latina en 2006 y 2009. En 2009 mereció una beca de escritor del gobierno mexicano y, en 2011, fue nombrado como uno de Los 25 secretos mejor guardados de América Latina por la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Blos: www.juarezpolanco.com FB: www.facebook.com/juarezpolanco twitter: @juarezpolanco

natalia hernández

ELLA Y MANAGUA Ella maneja por Managua de noche. Sólo le gusta andar en circuitos por la zona nordeste. En esos lugares no hay más que bares bohemios, antros de mala muerte, cantinas y barrios viejos. Allí se siente cómoda. Ella anda por Managua, casi siempre ve a la loquita desnuda que se mantiene en el bulevar entre Holcim y las Naciones Unidas. Ella nació en Managua, específicamente en el Hospital Bautista en Mayo del 82. No lo recuerda, pero sus padres y abuelos se encargaron de hacerlo. A ella le gusta salir de Managua, odia levantarse temprano pero le encanta presenciar el amanecer, sobre todo si va en alguna carretera alejándose de la capital. Managua, cuando ella era niña, sólo tenía una rotonda en Bello Horizonte, lo recuerda porque allí vivía su tío Alejandro, a quien visitaba algunos fines de semana. Habían días aburridos en Managua, como aquella semana de vacaciones en que secuestraron a algunos diputados de la Unión Nacional Opositora, y como el lugar del secuestro era cerca de su casa, pasó encerrada y acordonada por la Policía. Los diputados salieron bien, lo peor aparentemente, fue que los fotografiaron en calzoncillos. El barrio que más le gustaba de Managua cuando era niña, era el Martha Quezada, siempre que pasaba por allí veía fritangas y niños jugando por las calles. El barrio que más le gusta ahora de Managua es Monseñor Lezcano, en parte porque las casas son viejas, y porque allí está el restaurante de mariscos que más le gusta. Entre otras cosas disfruta las vistas del lago xolotlán. Le gusta pensar que el lago no está contaminado, e imaginarse cómo sería vivir en una ciudad que no cague donde podría comer. Ha visto fotos del terremoto del 72. Devastador dice la gente, antes era bonita Managua, dice la gente. El recuerdo que más le gusta del terremoto, sin embargo, fue la descripción que hizo su abuela de cómo encontraron la cocina después del mismo.

Ella pretende que vivirá en otro país, pero sabe que en otros países no encontrará ninguna ciudad como Managua. Piensa que talvez en Europa del Este, pero como no conoce no se atreve a afirmarlo. Siente amor/odio por Managua, pero más que todo amor, porque lo que odia son las cosas que la hacen invivible y podrían cambiar. La primera vez que salió de Managua no lo recuerda. Pero si recuerda la primera que vez que salio del país hacia San José, Costa Rica. Pensó que era una ciudad bonita, pero más que todo le gustó que era fresca y que su tío Chico la mimaba. Ella sale a trotar por Managua y se encuentra en los basureros clandestinos bolsas con sangre y piezas de algo más, (se pregunta: ¿Será un humano o un animal?), continua y a las dos semanas ve a la policía, al Canal Dos y un grupo de curiosos en el mismo lugar. Era un humano o algo muy similar, confirma.

Natalia Hernández Blog: lanataescuchandome.blogspot.com Twitter: @clicknatalia

gaby castro

1. Eran las cuatro de la mañana, la muerte le llegó en forma de titular de Crónica TN8. No le dio tiempo de responderle al periodista cuando le preguntó si estaba muerto. 2. De todo lo que pude ser, me convertí en recuerdo, en una lámpara encendida, en un tweet de medianoche, en una caminata de domingo… De todo lo que pude ser, me convertí en presente. 3. De pequeño quería ser presidente. Años después y tras varios escándalos de corrupción, quería ser un niño de nuevo. 4.Conversación decembrina de orfanato: No creas nada de lo que dicen, ese Santa Claus y ese Niño Dios no son reales. Son inventos para alegrarnos estos días. De pronto dirán que las madres existen. 5.“En la Chureca también se vive la navidad”, me dijo la niña de ojos amarillos entre donaciones, zopilotes y esperanzas 6. La infelicidad sin motivos es inversamente proporcional a la falta de oficio. 7. El Discovery costó más que el Columbia. La guerra en Irak costó más que la guerra de Vietnam. Bienaventurados los niños de Bagdad que juegan sobre las tanquetas bombardeadas. 8. Y vivieron felices para siempre, cada uno en su casa. 9. Y el verbo se hizo carne, y la mujer se hizo sexo. 10. El nuevo mendigo de la plaza pedía encarecidamente palabras y una libreta. Había perdido la inspiración un mes atrás. 11. Al abordar el avión, se dio cuenta que su pasaporte tenía tantas marcas como su corazón. 12. La foto de la ciudad desconocida se me hacia lejana y dolorosa, a pesar de ser mía. Es la vieja Managua, la del terremoto 13. El cielo debería estar vacío porque te regalé todas las estrellas. 14. Si la vida me cabe en dos maletas, ¿por qué no me cabe tanto amor en el pecho?

15.Desde que conocí la primavera Ando toda florecida. Soy la rama de la buganvilia que juega con el zanate 16. Ahora tengo un cuerpo proporcional a mi alma. Más ligero y activo; emancipado de sí mismo. Que aún se tropieza con facilidad, pero que al levantarse, se da cuenta que cada órgano está donde corresponde Incluso el corazón... 17. ¿Qué puedo pensar cuando en la calle la gente me pregunta de qué tamaño es el mango de mi cepillo de dientes?

Gaby Castro (Managua, 1988). Comunicadora social experta en nuevas tecnologías y otras cosas. Periodista que se perdió en el camino, amante de la literatura y según ella, escribe para consumo interno. Todo lo que escribe está debajo de su cama en una caja rosada. Ha aprendido a amar la microliteratura tanto como a la prosa. Twitter: @GabytaC

hanzel lacayo

Selección de Minicuentos (Tomado de “Maletas ligeras”) El exiliado Tumbaron la cama y las mesas. Buscaron en el baño y el clóset; ninguna huella palmaria en el jardín, hasta que apuntaron al unísono cuarenta carabinas a su sien, interrogando: —¿Dónde lo escondiste? —Huyó hace años. —¡Habla o disparamos! Y, asomando la cabeza por la falda tras apartar las piernas con sus garras, emergió: —¡No la maten! ¡Aquí estoy! La multiplicación de los pescados —¿Dónde están los pescados? Pregunta el pordiosero ilusionado, cuando en una esquina descubre a su mujer terminando de chupar el espinazo de Jesús. La comunión de la limosna Colocaron la hostia sobre su lengua y no se disolvió. Incluso, cuando la abrió para escupir, hasta devolvió una moneda. El último día de los dinosaurios El asteroide desnudaba la tierra con pinzas, cuidadosamente dos o tres océanos seleccionaba, mientras yo tallaba sobre tu espalda, el último día de los dinosaurios. Cambio de parecer Luego de entrar al castillo, que ya casi se había convertido en arena, encontró tan pérfida a la doncella, que prefirió desposar al dragón.

Hipnosis Luego de que la acorralaron, la oveja ultimó saltar varias veces de un lado al otro sobre la cerca hasta que, uno a uno los lobos, por contarla, se quedaron dormidos. El gallo viejo se resigna ¿Cómo podré detener tus veintiún años de vida para que te quedes conmigo?

Hanzel Lacayo (Managua, 1984). Poeta, narrador y fotógrafo. Ha publicado los poemarios: Discrepancias” (2000), “A contenciones, conspiraciones…” (2006), “Días de ira” (2008) y “Hasta el fin” (2011). Integró la revista “Tribal Literario”. Participó en el “Primer Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico” (2008) y en el “Quinto Encuentro Internacional de Poetas: El Turno del Ofendido” en El Salvador (2008). En 2008 fue nombrado “Escritor del Año” por la Asociación de Artistas de Nicaragua Rafael Gastón Pérez. Blog: hanzelacayo.blogspot.com

josé adiak montoya

Ana arrojó una moneda al mar y pidió un deseo, su madre al verla le dijo que no podía desear el infinito, y la llevó a una fuente. En su primer día de clases Ana lloraba mientras sus padres se alejaban, ese día fue el primero de muchos adioses. Tomó la luna y se la mostró a su padre, él le dijo que era bella y la guardó en su bolsillo sin verla. Ana supo entonces que la vida no siempre era un regalo y nunca pudo regresarla. Aún seguía dormido, pero ella le susurró : “En la deriva de mi naufragio fuiste la luz del faro” Antes de correr odiaba los domingos, desde ahora los lunes eran los días negros. Muchos años después se dio cuenta que siempre buscaba su color favorito en las nubes del atardecer. Cuando le dijeron que el camino era largo, esbozó una sonrisa y se sintió feliz. Ana siempre amó aquella historia, la abuela la contaba todo el tiempo y nunca era la misma. Cuando Ana pidió su espacio tenía nueve años y el mundo frente a ella. Las luces de la ciudad siempre le parecían miles de ojos espiándola, y la ponían contenta. Al llegar la noche sentía que había vencido, se prometía correr a la mañana siguiente y siempre despertaba tarde. En la mirada de sus hermanos Ana encontraba islas en medio del mar. Siempre que tenía sueños inquietos prendía la luz, pero las sombras se hacían más fuertes.

Cuando notó que Ana dormía con los zapatos puestos no regresó para la segunda noche. Siempre que entraba a una librería recordaba la biblioteca de la escuela, donde descubrió los mundos que no eran suyos. Cuando notó que la televisión era tan mala, empezó a correr por las tardes. El vitral le recordaba la iglesia y la infancia, decidió no volver a pasar por ahí. En la playa, con millones de años frente a ella, se volvía a sentir joven.

José Adiak Montoya (1987) es un nuevo autor que, poniendo su obra por delante, se ha asentado con sorprendente solidez y propiedad en la literatura nicaragüense. Desde principios de 2000 destacó en revistas literarias donde los jóvenes de su generación empezaron a expresarse. De ahí pasó a colaborar en los suplementos literarios, dando a conocer reseñas críticas sobre cine, música y literatura. En 2007 publicó “Eclipse”, su primer libro, en el que significativamente incluye poesía y narrativa, mostrando una voluntad de hibrides de la que podría inferirse un probable rechazo a las rígidas clasificaciones literarias, emparentada quizás con el ánimo libérrimo de sus ancestros modernistas. No por casualidad la poeta y narradora Eunice Shade, compañera de generación, observó en su primer libro “una mezcla aguda de diversas influencias, en especial oscuras, existenciales y psicológicas”; una identificación con el espíritu literario de Poe y Baudelaire, “pasados por su tamiz de estilo y sus propias preocupaciones”. En 2010 su novela "El sótano del ángel" resulta una de las ganadoras del certamen anual del Centro Nicaragüense de Escritores. Blog: joseadiakmontoya.blogspot.com

marlen gutierrez

VERTICE DEL SEXO Subsistencia por la alimentación –del almaEl clímax Miedo a la muerte lo insalvable de tus huesos (jiferos) ojos (negros) inhalaciones (tu esencia) desarropaje (tu blusa blanca) transpiración (tu titiriteo) Cimiento, tras una incierta duración obsolescente de oficio intenso [Limgam + Yoni] Axioma Ídem opulencia imperturbable crimen perfecto epitafio de héroes entre misterios memorables tras soledades y desamparos Perverso cuando eres ajeno con virtud demoniaca cuando ya no eres ilusión tras estos versos y tu cuerpo Testimonio que guardo en el silencio del tiempo eructándolo con algún beso vomitándolo con sortilegios transfusión del desafuero, cábala, destello, plegaria, el universo Generatriz en sinergia, verte la catarsis entre la cuchilla de afeitar, el sostén, la bragueta, las sandalias y el agua de colonia old spice Buitre y araña, Isis y Bat inoculando el destino con la savia lumínica que limpia todo un mundo subterráneo, aberra la finitud de este calvario De humo se funden el fuego y el aire, comparten poderes benéficos para soslayar irascible a Barcana con la guerra, Xantipa, la quimera y el destino

Marlen Gutiérrez (Diriamba 1974) Bohemio cuerdo, empático, alegre, optimista, loco por la vida y feliz de vivirla!. Publicista, Comunicador Visual, Artista Plástico, Docente horario en la Universidad Centroamericana y Del Valle en las carreras de Diseño Grafico, de Interiores y Modas, así como de Comunicación Social. Músico empírico. Promotor del folklore, cultura y tradiciones de su región. Taller de Narrativa y otro de Poesía en el Centro Nicaragüense de Escritores, Managua ¦2012¦; Taller de Creación Literaria en la Alianza Francesa, Managua ¦2012¦; Taller de Escritura Literaria en Embajada de México, Managua ¦2011¦; Taller de Escritura Creativa, Biblioteca del Banco Central, Managua ¦2010¦. Taller Máscaras en el Teatro, UCA, Managua ¦2009¦; Taller de Dramaturgia, UCA, Managua ¦2009¦. Taller de Poesía, UNAN, Managua ¦2009¦. Escritor de artículos vinculados con el diseño, comunicación visual, creatividad y publicidad publicados en períodico La Prensa, Managua ¦2009, 2010, 2011¦. Cursos Ruta para Diplomado en Educación Superior, UCA, Managua ¦2009 - 2010¦. Seminarios sobre Docencia, Universidad del Valle, Managua ¦2008 - 2010¦; Taller Técnicas de Teatro, Casa de Cultura, Diriamba, Carazo ¦2008¦. Curso de Artes Plásticas, Escuela de Bellas Artes Nacional, Managua ¦1998 - 1999¦. Cursos Libres de Música, Colegio Escuintleco Bilingüe, Escuintla, Guatemala ¦1989-1991¦; Integrante Grupo de Teatro Experimental, Colegio Escuintleco Bilingüe, Escuintla, Guatemala ¦1989¦. Aparece en antología Frutos de Invierno, Managua ¦2012¦ y en antología Voces de Poetas Nicaragüenses Siglo XXI, Managua ¦2010¦; en Publicación “Letras Diriambinas” Diriamba, Carazo ¦2010¦. Expositor sobre la Obra del Güegüense, UNEH, Jinotepe, Carazo ¦2009¦. Coordinador Grupo de Teatro Compañía Cuerpos Diriamba, Carazo ¦2009¦. Apoyo en Seminario a Profesores de Carazo sobre la Obra del Güegüense, Museo Ecológico, Diriamba, Carazo ¦2009¦.

olga haenz

Promesas Te dije que vendría y no me creíste, mi reina, no me creías… pero mira que estamos juntos otra vez y he de considerarme por ello el hombre más dichoso, saberte mía al fin… Quisiera poder explicarte lo que siento al verte así, desnuda, con tu piel lozana y extendida, con tu boca entreabierta, mostrando un poco tus dientes tiernos e ingenuos… Déjame contarte cuanto me enloquecieron tus fotos. No podía esperar llegar a Santo Domingo luego de mi conferencia en Salamanca, no tuve tiempo sino para desearte! Y mientras atravesaba el extenso mar solo me figuraba encontrar una carpeta amarilla sobre mi escritorio, con los sellos postales de Granada y Managua ¡era todo desesperación! Tus palabras en mi e-mail no pudieron ser más incitadoras, era la invitación perfecta para desearte casi con angustia, hasta cancelé mi gira de placer a Oslo solo por llegar lo antes posible a mi media isla y tener en mis manos tu correspondencia. Desde hace dos años te juré que estaría hoy aquí, que vendría para reponer el tiempo que no pudimos gozar, y me dijiste que luego de tenerme aquí en Granada tú irías conmigo a recorrer Santo Domingo, que entrelazarías tus manos en la mías mientras atravesábamos los parques y las avenidas… eso se ha convertido desde entonces en mi mayor ilusión! ¿No lo puedes recordar, bonita? Ese día en que nos hicimos tantas promesas tú caminabas segura y divertida por estas calles, jugando entre los faroles, los abrazabas y sonreías muy coqueta, de pronto me dabas la espalda para dejarme contemplar tus caderas, tu cintura y tu cabello alborotado por el viento, te reías feliz cuando te asaltaba con un abrazo y muchos besos en tu cuello y en tu espalda semi descubierta y sudada, por supuesto que recuerdo que llevabas un vestido azul, un poco abierto, dejaba notar la separación de tus pechos.. yo desviaba a veces la mirada para ver donde terminaba la marca que el sol había dejado en ellos. Durante ese atardecer me dijiste tantas cosas! Yo deseaba que nunca llegásemos al malecón, quería extender el tiempo de nuestra caminata, solo para seguirte escuchando hablar y hablar ¡sí, hablaste mucho! ¿lo recuerdas? ¿no? Yo me reía solo, nunca me había sentido tan feliz! Por eso te juré que volvería para hacer realidad todas estas promesas. Mi reina, estoy aquí, mírame, aquí estoy! Yo sí cumplí, lo hice en todo punto ¿no dices ni una palabra? Te mandé el libro con nuestras cartas epistolares, me tomó tiempo y esfuerzo, le dediqué todas mis horas libres para terminarlo en la fecha que te dije, pero el sacrificio no era nada comparado al tamaño de mi satisfacción y le puse la portada más artística que se pueda imaginar: eso fue lo más difícil, escoger una favorita entre tus fotos, pero al fin me decidí por esa de medio cuerpo, tus piernas cruzadas y tu ombligo expuesto… ese toque de la luz a un lado me encantó. Bonita, soy un hombre de palabra ¿no me ves? Vine con los regalos prometidos, con mis sueños apretados de deseos ¡desesperado por tenerte! Así como estás, en mis brazos. Qué lejos sentí Managua desde Santo Domingo, y qué distante Granada! Solo quería que cumpliéramos nuestras promesas… cómo pudiste negarte! Ahora tan fría ya no puedes escucharme. Te ves tan serena… yo también ya lo estoy… con mucho amor guardaré tus manos en mi maleta, al menos ellas irán a cumplir la promesa de recorrer Santo Domingo conmigo.

Olga Háenz (Santa Lucía, Boaco 1987) Empezó a involucrarse en el entorno literario nacional desde el año 2009, asistiendo a diferentes talleres de poesía y narrativa impartidos en el Centro Nicaragüense de Escritores y para ocasión del VII y VIII festival de poesía en Granada. Actualmente es integrante del grupo literario EROS de la UNANManagua.

emilia yang

En este intercambio de expectativas abundan los clichés y escasean las excepciones. Sólo soy víctima de mi misma y de mis circunstancias. Andaba con una racha de 20 días de Júpiter retrógrado en la cuarta casa de Mercurio. Mi nuevo aforismo: La mente acumula y el cuerpo disimula. 2. En pareja You are a beautiful mess, says the fixer. Eso que me das es lo que necesito mucho de nada y pocotones de todo. Cuando estabas para mí, ni siquiera estabas para mí, porque vivías para vos. Ya, aceptémoslo Asumámoslo En voz alta: La convivencia es una jodida mata-pasiones. Todo lo que te dije fue un anzuelo para hacerte ver que en mi soledad yo también te necesitaba.

No quiero estar con nadie quiere decir: Todavía le quiero. ¿Eso es un sí te quiero o un no te odio? Extrañarte es como cargar con los zapatos mojados todos los días… El nuevo mandamiento es: Ámate a tí mismo, más que a tu prójimo. Y repetirse con golpecitos en el pecho: Me amo a mí mismo más que a mi prójimo. 3. Penas refritas No hay agua y es de esos días que me quiero quitar el mal sabor de cuerpo. No te dejés intimidar por mis buenas intenciones... Haría tanto por vos. Énfasis en el condicional. En esos días dejo jugar a gente random en mi jardín. Y así de golpe, dejé de ser tuya y empecé a ser mía…

4. ¿Y si tengo ganas? Querida psicóloga He de confesar, todavía me beso con extraños... Uso los labios rojos, para demostrar por fuera, lo que tengo por dentro. Noches de espejos y de disposiciones emocionales que no se quedan ni dejan huella. Imaginame toda… abierta… y despierta. Preguntale a tu corazón si se ha olvidado de mí... porque todavía lo puedo sentir entre las piernas. Propongo una tregua: Mi lengua y la tuya a la 12:00 Monitor, mano y motor. Lo siento. Es que tengo demasiadas mujeres alfa en mi vida y estoy al borde de mi cuerpo. Emilia Yang Rappaccioli (San José, 1988). Comunicadora y wannabe bloguera. Su primer amor fue la economía, pero por razones del destino y la repetición de patrones psicológicos trabaja en Comunicación Digital, entre pixeles y semas. Adicta al Internet, escribe a como habla, lee mucho, pero nada serio, es muy visual y no tiene memoria auditiva. Fundadora y editora del Papercut Newspaper periódico universitario de la Universidad Ave María. Ha realizado teatro de verdad, improvisacional y stand up comedy en la sala de su casa. Fue miembro de la colectivo de teatro experimental "Poesía en Construcción- Al Margen" y ahora es miembro activo de #LaBandadelPicoRojo y del movimiento-secta Café Cursi. Blog: instruccionesdevuelo.com y para pequeñas dosis, la podés seguir en Twitter: @emiliayang.

jeaneth ruíz

NOCHE DE VELA El cuarto que apenas era suficiente para albergar el mal catre que contenía, estaba tapizado con papel de color gris, roto en cada esquina y oculto de cromos. En el marco una rendija que daba una claridad de la luna, su luz se filtraba y parecía ir palpando los objetos de aquella alcoba. El canto de los grillos se hacia mas incesante, se oía un ruido extraño indefinible, se aproximaba el sonido de un paso rítmico, en ese automatismo que el cuerpo humano toma cuando experimenta el espíritu grandes impresiones. Aquella viuda con faz descompuesta, se paseaba automáticamente, su cara expresaba angustia y en su cerebro germinaba el dolor con odio. ¡AY ¡ AY! ¡ porqué te fuiste ¡ porqué me lo quitaste! Le gritaba al crucifijo colgado arriba del respaldar de su cama y en su garganta oprimida por el sufrimiento salio un nombre; Hernán Repetía una y otra vez, es demasiada crueldad decía, regresa Hernán, surge otra vez, no puedo dejar que descanses. De repente sintió un movimiento circular de 360grados que giro alrededor de la habitación, se acerco a su lecho y con fuerza agarro las sabanas, sus manos crispadas se aflojaron y el cuerpo cayo sobre la cama, apretándose con una mano el pecho y con la otra mano sobre su hombro izquierdo, quedó inmóvil con sus ojos abiertos y balanceo la cabeza, mas luego su respiración se detuvo. Jeaneth Ruíz Villarreal (Rivas, Nicaragua) Comenzó escribiendo poesía en el año 1988, a partir de ahí ha escrito 1,500.00 versos entre ellos 30 sonetos, ha escrito 13 cuentos nunca ha publicado todo su trabajo se encuentra en el anonimato Estudió en la Universidad Politécnica de Nicaragua Lic. En Banca y Finanzas. Recibió Taller de Narrativa en el Centro de Escritores Nicaragüense, impartido por el Escritor Edgar Escobar Barba. Su hobbies Leer y escribir poesía y cuentos. Le gusta la poesía de Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, García Lorca, Jorge Luis Borges, Antonio Machado, Mario Benedetti, Gabriela Mistral, José Marti, Gioconda Belli. Ha leído los cuentos de Máximo Gorki, Ernest Hemingway y Mario Vargas llosa, Julio Cortazar.

camilo membreño

I Estas manos sucias, muertas Si me permite, Serán las lavadas en el río indomable, Que no se puede detener. Y ese acaso, Dulce éter olímpico. Al fondo y al alfa Del abismo. Manos de Suaves y dulces boxeadores lunares Cantando al mismo eco lumbar. II La mela-chole Y los ruidos absurdos De zanates rotonderos que no hacen suyo Sino la mierda. ¡Escuche! Para mí, Yo que he llorado, yo que he sentido, Yo que he pensado y me que ufano de ello. Digo con certeza: La poesía no es deporte, es dar. III El lago, armoniosa imagen de viento y agua dulce. Literatura escrita con sangre y agua dulce. Las mujeres y sus ojos azules, las mas difíciles de obtener aquí y mas allá del agua dulce. Cigarrillos, arquitecto loco de nuestro mundo. El imperio de las culturas extranjeras y nosotros los pequeños. El absurdo de toda circunstancia, de toda relación y el suicidio de un gran hombre.

IV -La bestia se funde en tres momentos del día. -Es el acertijo de la Esfinge -Si y también mucho mas, mas allá de tragedias de Moira, un absurdo. -Existimos, porque si. -Si y también menos que existir, somos, los seres son. Los edificios de ornitorrincos nos llaman a nosotros los garrobos, animales del sol, a alabar la televisión. V Recuerdo menos que eso Menos que zapatos y el ángelus Nada, es que nada, solo el único y su propiedad. La montaña nos reencontrará Y nosotros la rechazaremos. Cobardes. VI Fantasma, fantasía. Prefiero hacer sortijas con tu pelo, y con ese anillo Habitare, con ese anillo Vomitare. Lo único que queda es vomitar, mi bilis, mis vísceras. La piel se rompió y todo cae como una bolsa de excremento o agua dulce De la luna. Camilo Ernesto Membreño Sevilla (Managua,1992) Se bachilleró del colegio Calasanz de Managua, actualmente estudia la carrera de Sociología en la Universidad Centroamericana y realiza una pasantía en FIDEG. En el 2012 un cuento suyo de nombre "Life is Fine" fue seleccionado para la antología "Flores de la trinchera" de el fondo editorial Soma.

elías úbeda

I El hombre había estado esperando, sentado sobre la misma piedra durante mucho tiempo, hasta que se hizo monumento y fue venerado por su paciencia. II Al frijol mágico le dijeron que nunca iba a ser alguien en la vida, hasta que Juanito lo sembró y fue el árbol más grande de todos los cuentos. III El ogro en su soledad decidió salir del pantano para relacionarse con seres humanos, hasta volverse grotesco y miserable. IV Las potencias mundiales decidieron unificar todos los idiomas en uno, pero sólo los que se negaron eran los únicos que sabían hacer sexo oral. V Ahora las guías para los exámenes de la UNI incluyen posiciones del Kamasutra, esto se debe para que los estudiantes se dejen coger más rico. VI El Principio no creía en el matrimonio, no se caso con el Final y la historia aun continua.... VII Cada vez que la mosca tenia un show, le pagaba la mitad del salario al ciempiés por los aplausos finales. VIII Había una mujer que admiraba la belleza interior, tanto así, que se la paso rompiendo corazones para ver que tenían dentro.

IX El hombre fue acusado de profanador de tumbas, se sintió tan indignado qué reafirmo su condición de necrofilia ante todos. X Dicen que el corazón de aquel tipo era una brújula encontró el amor de una mujer, le dio la brújula como regalo, la mujer no supo que hacer y le rompió el corazón ahora el tipo pasea perdido por el mundo. XI Los girasoles del campo le tenían terror a la muerte, decían que la muerte venia en forma de niña con un gran canasto a cortarlas de tallo. XII Se intercambiaron sentimientos y después de jugar un poco, uno de ellos rompió los del otro y jamas volvió a ser el mismo. XIII El hombre sin piernas le gano la carrera al que tenia sus dos piernas. el perdedor lo acuso de hacer trampa, él alegaba que la voluntad lo había ayudado. XIV El sujeto se caso con el predicado y formaron lindos versos, hasta que una oración nació con un error de redacción, fue marginada y jamas leída. XV Con tal de hacer teatro el actor pidió que lo mataran, lo descuartizaron y ahora forma parte de la escena del crimen. XVI En el año 2020 los hombres empezaron a prostituirse para alimentar a sus familias, pero sólo les alcanzaba para una chocolita y dos polvorones.

XVII La pareja al punto del divorcio decidió perderse juntos en la cama, simularon que era una bosque, se extrañaron tanto que cuando se encontraron se amaron con intensidad. XVIII El niño de grande quería ser payaso, a la gente le parecía una idea tan absurda que se reían de él todo el tiempo, el niño se aburrió y fue abogado para disimularlo un poco. XIX Había una ciudad donde los espejos decían quien eras, te sacaban todas las verdades, en poco tiempo la gente olvido sus propias caras. XX El niño vivía enamorado de las nubes, y siempre todas las tardes salia con un barrilete lleno de versos para leérselas. XXI Había tanto despale que los arboles se quedaron sin hojas de vida y no pudieron trabajar. XXII El viento escribía versos en las nubes, para que cuando lloviera, llovieran poemas y los amantes se mojaran con solo palabras.

Elías Úbeda "Aunque las palabras se desplacen en el tiempo, tan sólo pueden viajar con sentido bajo las brújulas del contexto, palabras que son limitantes y banales pero siempre necesarias para la innovación (por el hecho de estar estáticas), el truco estaría –digo yo- en saber mutar. Por otro lado y sin previas justificaciones al desacato de escribir al margen, digo que soy; impotente textual, pésimo actor, trabajo sin guion, soy viento, borro más de lo que escribo, inmortal y siempre escribo cada uno de mis epitafios, cuando me dicen que me relaje sólo es el momento para armar más relajo. No sé cómo escribir una BIO y me gusta lo caórdico. ¿Fin?” Blog: la-casita-del-ogro-feliz.blogspot.com Twitter: @OgroFeliz

israel lewites cornejo

Magnánimo el Líder es: 1. Primero compró la generadora de energía, luego las fábricas de bujías y de candelas, también las de fósforos. Después pasó una ley donde se declaró propietario del fuego. Hecho esto fue que el Líder mandó a poner en órbita un satélite especialmente diseñado para tapar el sol. 2. El Líder mandó a construir no uno, sino dos canales interoceánicos: uno sobre cada frontera. Su sueño siempre fue tener una isla privada. 3. Cuando le informaron que su fortuna ya había superado la de Donald Trump, el Líder exclamó jubiloso: "Esta es una victoria más del socialismo sobre el capitalismo salvaje". 4. El Líder señaló un logro más de su gobierno: "Hemos ahorrado tanto en educación que ya no es necesario invertir en censura". 5. El Líder duerme con la luz encendida. Le teme a su consorte. 6. La muerte no alteró mucho el carisma del Líder: su familia pone el cadáver disecado sobre las tarimas y lo mueve al pausado ritmo de un discurso. El Consejo Supremo Electoral lo sigue reeligiendo. 7. El Líder no es un hombre, el Líder es nuestro espejo.

Israel Lewites, ingeniero civil con especialidad en ingeniería ambiental

delázkar rizo gutierrez

Competencia innata Desde que nos conocimos fuimos enemigos íntimos. Estábamos encerrados juntos y eso sólo acrecentó nuestra naturaleza. Meses después, cuando la puerta de salida se abrió, entendimos que hasta en el orgullo éramos gemelos. Ambos queríamos salir de primero. En el forcejeo por ver quién lo lograba, nuestros cordones se enredaron entre si y nos quedamos adentro. Ese día, en vez de estrenar dos cunas, estrenaron dos tumbas. Impulso Con una flor y un poema en la mano esperaba sentado a que ella pasara. Mientras tanto, me deleitaba hurgándome la nariz. Descubrí que un insolente moco no abandonaba su guarida. Por más que lo jalaba no quería irse. Tuve que utilizar dos dedos para desalojarlo por completo. ¡Uff, hasta que salió! …lo vi y era tan grande que decidí jugar con él: hice un palito, un cuadrado y finalmente, la vieja y clásica bolita. La puse en mi dedo índice y la observé bien. A unos metros de distancia se aproximaba ella sin que yo lo supiera. Esa tarde pude haberla conquistado usando las palabras exactas sino me hubiera aventado a probar la bolita con la lengua. Delázkar Noel Rizo Gutiérrez (Nicaragua, 1985). Delázkar, oriundo de Managua, cursó sus estudios universitarios en antropología social en la UNAN-Managua y prosiguió formándose en las ciencias sociales con una maestría en Ciudad Guatemala. Su visión del mundo se ha construido a partir de observar el detalle en este, de desagarrar lo normal de la cotidianidad y aspirar a transformar esos contornos monótonos. Se ha apasionado por hacer que sus cuentos transformen esta realidad en sus lectores. Ha publicado en periódicos, revistas escritas y digitales sus creaciones narrativas: 2011 en “Gráfica Escrita, Artistas Emergentes”, (Revista Digital, única edición, Guatemala); Freelance Magazine Nicaragua (Edición No. 5 “Surreal”, Nicaragua); en 2010 en Diario de Centroamérica, La Revista #144, La Revista #123 y La Revista #104 (Guatemala); en Revista Cultural La Ermita. Edición Número 60 y en Revista Literaria Voces Convergentes Edición N°15, Julio – Septiembre 2012, ambas de Guatemala.

alex espinoza

Anhelo Deja de tocarme Beso imaginario Lleva tu piel a otra piel que no sea mi piel. Devuelve mi esencia Desamarra tus dientes De mis palabras Esfuma tu olor de mis Manos Ya no transites. Ya no insistas en mis sueños Ni me veas a través de mis ojos. Deja de juzgarme Beso imaginario.Ni me veas a través de mis ojos. Deja de juzgarme Beso imaginario.

Alex José Espinoza Mayorga (Managua 1985) En el año 2002 publica sus primeros versos en un suplemento de circulación universitaria. Es hasta el año 2009 participa activamente en talleres impartidos Sociedad Nicaragüense de Jóvenes Escritores¨ Joaquín pasos¨ además de participar en recitales de poesía tales como el festival ¨La Palabra en el mundo¨ dirigido por el movimiento ¨Poetas del Mundo¨ En el año 2012, participa en los talleres dirigidos por el Centro Nicaragüense De Escritores. Ha publicado en la antología FRUTOS DE INVIERNO.(2012) Actualmente miembro del grupo EROS en la Universidad autónoma de Nicaragua (UNAN) y también de la Sociedad Nicaragüense de Jóvenes Escritores¨ Joaquín pasos¨

alberto sánchez argüello

PEQUEÑA LECCIÓN DE ANATOMÍA PESADILLA El pene despertó gritando "¡Soñé que Fred se cambiaba el sexo!" "Eso te pasa por ver mucho discovery channel, dormite" le dijo el testículo izquierdo CAMBIO DE OFICIO Cuando el culo escupió el décimo óvulo, entendió que aquello no era una diarrea extraña, sino el indicador de un cambio de oficio económico. POST TRAUMA La vagina reconoció a sus violadores, pero la mujer no la dejó hablar. "No son ellos dijo" Al final, el miedo fue más fuerte que la rabia. CONOCERSE Después del taller, la mujer se desnudó y se puso un espejo entre las piernas. "Hasta que al fin nos conocemos" le dijo su vagina. ENCUENTRO IMPROBABLE "¿Qué haces aquí?" "Vos sabes, acá pasa de todo" Los penes y las orejas sólo llegan a socializar en medio de las orgías más desenfrenadas. FROTACIONES "Dejáme en paz, estoy cansado" "no puedo, es más fuerte que yo" la relación entre el pene y la mano rayaba en el abuso. TÍMIDO "Disculpe la intromisión... ¿Muy cálido por aquí no?" El pene de Fred era terriblemente tímido en las primeras citas. MENTIRA "¿Qué nos van a hacer?" "Calma, sólo voy a operar una hernia" horas después, en el basurero, los testículos supieron que les habían mentido.

VERGÜENZA Era noche de luna nueva cuando Esther fue interceptada por tres hombres a una cuadra de su casa. Se la llevaron a la fuerza a un callejón y la violaron repetidas veces antes de acuchillarla en el estómago. Un par de horas más tarde, se levantó y caminó hasta su hogar. Entró en silencio y se cambió de ropa antes de cocinar y servir la comida. El marido notó de inmediato algo extraño: de su estómago brotaba sangre a borbotones. Se la llevaron al hospital, pero toda sutura era repelida por el manantial carmesí. El cuarto se fue inundando y poco a poco todo el hospital. Llegaron los bomberos y defensa civil y se extendió orden de evacuación al barrio. Pronto, los canales locales mostraron los lagos de sangre que entraban a las casas y centros comerciales. Meses después, helicópteros intentaban rescatar sobrevivientes en todo el país y el presidente cerraba un trato migratorio con los países vecinos. Los últimos testigos que vieron a Esther, dijeron que estaba en el techo del hospital, pidiendo disculpas, muerta de vergüenza. Alberto Sánchez Arguello (1976 Managua Nicaragua) Psicólogo. Ganador del primer concurso de cuento versión juvenil de la Fundación Libros para niños en el 2003 con “La casa del agua”. Primer lugar en el VII concurso nacional “Otra relación de género es posible” categoría cuento, de CANTERA Nicaragua. Selección de jurado para publicación en el 2008 por la obra “Chico largo y charco verde” en el cuarto concurso nacional de literatura infantil “libros para niños y niñas 2008” categoría cuento. Publicación de selección de microrelatos en la revista literaria del Centro Nicaragüense de escritores Hilo Azul Nº 5. Seleccionado en el 2012 para la antología "Flores de la trinchera" del fondo editorial Soma. Blog: ofrendando.blogspot.com Twitter: @7tojil

marcela sandino

GLOSARIO Dios Honda libertad para que divague, aunque sé que al séptimo día, él descansó. Amor Dentro de la Teoría de Cuerdas, vibración excesivamente patológica. Paz Si alguien sabe de su paradero ruego me lo haga saber. (aunque presumen verla disfrazada de Organización de Naciones Unidas). Desnutrición crónica El niño danzó entre moscas hasta que la muerte se enamoró. Música Musa matemática del sonido, que tiene muchos detractores, identificados como homo erectus. Termodinámica del idealismo La Utopía no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Rencor A veces, en nuestra última fiesta, nos reservamos el derecho de admisión. Ricos y pobres Por sus hedores le confundiréis, trátese de Jean-Natè o Armani. Llanto La emoción tiene también propiedades acuosas y tanto, que la pesadumbre de los órganos internos un día se convirtió en diarrea.

Felicidad Mejor hablemos de ella cuando estemos de humor. Alegría ¿Hubo acaso golpe de estado en la dictadura de la tristeza? Honor ¿Orgulloso el soldado que mató al Che Guevara? Inmunidades y privilegios Zopilotes y gusanos han pactado desde siempre las más funestas alianzas post guerra. 21 de diciembre 2012 ¿Se suicidarán los girasoles ante la sombra del eclipse? Irracionalidad Quien le dice al cuerpo que tiene que respirar, que arroje la primera piedra. Guindos y arroyos ¿Acaso cerrar los ojos no es perderse en un abismo? Patriacardo El pingüino lo sabe, la dulce maternidad también es cuestión de machos. Depresión ósea La artritis es un desaire que sufrieron los huesos. Solidaridad La excitación ¡pásala!

Perímetro ¿Qué entendió por frontera el hombre que pisó la Luna? “Desarrollo” El hombre inventa lo que no le es útil. Unidad en la pluralidad Un arcoíris alienta. Alquimia ¿Qué protestan los metales en las fábricas de armas? Democracia ¿Por qué ganó el verde el sufragio universal de las plantas? Ironía Nietzsche no pudo vivir lo mismo que predicó. Firmamento Para corroborar que éste existe habría que preguntarle a un ciego. Mestizaje De no ser, aquí no estoy. Física cuántica El azar es el asombro de nuestra ignorancia. Desconcierto Muchos desahuciados ríen. Creación ¿Estará orgullosa la bala de ser un medio para la muerte?

Gratitud ¿Por qué no decimos gracias cuando nos niegan el pan? Pacifismo Los árboles denuncian silentes la labor del carpintero. Coexistencia Una brazo es izquierdo, el otro, derecho. Dictadura y corrupción ¡Tuuuu madre hijueputaaaaa! Verbo Significa ser o estar, pero si no soy y no estoy aquí... ¿Cómo hubiese hecho para hacerme escuchar? Fin. Supuestamente todo tiene un final, pero no dejaré Influenciarme por él. Mejor me callo Fin.

Marcela Sandino. 1987. Granadina de tiempo completo, todo y nada a la vez.

elsa espinoza

Triunfal Vago bajo las sombras de mi propia oscuridad donde yacen dormitadas las almas de quienes una vez fueron inocentes… A la deriva Los murciélagos entorpecen mis pies mojados, Cansados de tanto deambular dirigidos hacia la deriva de este mar sempiterno. Volver a amar Sobre el cementerio de mis memorias Yace la esperanza de amar de nuevo, sentir toda la pasión que pueda existir y toda la que tú me sepas dar. — Extasiada Apoyada a un árbol desnudo de raras hojas espero la caída de una noche plácida sobre mi piel. Enamorada Mil recuerdos resucitan Cuando olfateo el perfume que aún te riegas sobre el cuello de tus camisas. Atardecer Esta tarde sabe a madera leñosa mojada con el jugo de cítricos efervescentes, esta tarde me sabe a ti.

Elsa Ruth Espinoza Orozco (Tegucigalpa) Es Licenciada en Comunicación Social, promotora cultural, Co fundadora y presentadora de Noti Verde, en el cual creó el segmento “Poesía Verde”. Empezó a escribir desde la adolescencia y ha participado en diversos talleres de literatura y narrativa, así mismo ha escrito artículos de opinión en algunas revistas nacionales y en los diarios El Nuevo Diario y La Prensa, además ha publicado algunos de sus poemas en diferentes revistas del país. Ha participado en recitales de poesía en los departamentos de Managua y Matagalpa. Participó en el certamen del Círculo Latinoamericano de Escritores con el poema “Último recuerdo”, el cual se publicó en la antología latinoamericana “Poemas Dulces” y en la antología ”Frutos de Invierno” de la Sociedad Nicaragüense de Jóvenes Escritores.

Cemetary

Sin presagios ni adioses Le vi arrojar su máquina de escribir contra las ventanas, y entonces una bandada de pájaros negros se abalanzó sobre los pedazos de artefacto que yacían sobre el asfalto. La conciencia —me decía— es una esponja que entre más absorbe, más inútil se vuelve. Y luego me mostró la tierra desértica, el ocaso que se teñía de rojo y palomas muertas sobre el tejado de la catedral. El viejo aquel sobrevivía apenas por narcicismo, hundía los dedos en su llaga, lamía su ardor, esperaba a que cicatrizara la piel y de nuevo clavaba rabiosamente sus dientes. Tres años después de la última vez que lo visité, reconocí su foto en el periódico y junto a ella un pie de página muy curioso que decía: “Sexagenario perece arrollado en calle capitalina.”

Cemetary “Se ha desempeñado como vagabundo, alma desterrada, lavatrastos, escritor sufrido, diseñador gráfico, saltimbanqui, terrorista de medio tiempo y héroe mediocre. Actualmente hace muchísimas otras cosas, pero todas son harto aburridas.”

MANAGUA 10 NOVIEMBRE 2012 microliteraturanica.blogspot.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful