Está en la página 1de 15

Cultura, Derecho y Sociedad

Autor: Lic. Edgardo P. Rozas Una aproximación al concepto de cultura

Muchos de los conceptos utilizados por la sociología también aparecen frecuentemente en las conversaciones cotidianas. Por ejemplo, más de una vez hemos escuchado o leído en los diarios palabras como estado, sociedad, política, democracia, violencia, etcétera. Sin embargo, el pensamiento sociológico, al profundizar sobre estos fenómenos, ha llegado en muchos casos a elaborar definiciones cuyos significados difieren de los encontrados en el habla corriente o en el sentido común.

Es esto lo que ha pasado, en gran medida, con el concepto de cultura. En efecto, no es raro encontrar a veces que las personas hablen de “cultura” para hacer referencia a determinadas producciones de reconocida importancia simbólica, como el arte, la literatura o la filosofía. Inclusive, se llega a afirmar que una persona “tiene mucha cultura” cuando se advierte que participa exitosamente en algunos de estos ámbitos, o cuando conoce bien este tipo de producciones. Es decir, cuando es poseedor de determinada información.

Pero desde hace bastante tiempo las ciencias sociales utilizan, en general, otro significado del concepto de cultura. Para citar una definición clásica, podríamos decir que este concepto hace referencia a ...todo complejo que comprende el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres y las otras capacidades o hábitos adquiridos por el hombre en tanto miembro de la sociedad. [1]

En esta definición podemos advertir varios elementos interesantes. En principio, la cultura no solo comprende producciones como el arte o las formas del pensamiento, sino también las costumbres y los hábitos, es decir, las “formas de hacer” que encontramos en una sociedad. Por otro lado, la cultura es adquirida por el hombre “en tanto miembro de la sociedad”. Esto quiere decir que, lejos de ser una propiedad individual, la cultura corresponde a una sociedad, y en razón de vivir y desarrollar nuestras actividades al interior de ésta es que también participamos de aquella.

Si bien los conceptos de cultura y sociedad refieren a distintos fenómenos, en la realidad se encuentran íntimamente ligados. Cuando hablamos de “sociedad” nos referimos a la trama de relaciones sociales existentes en determinado lugar y en un momento histórico particular. Cuando hablamos de “cultura”, nos estamos refiriendo a las diversas producciones surgidas de esa trama de relaciones sociales. Es decir que, si bien analíticamente podemos separar ambos conceptos, en la vida real se presentan simultáneamente, ya que no es posible pensar una sociedad sin cultura, ni una cultura que no corresponda a una sociedad.

a la pronunciación. para la existencia de la sociedad. etcétera) no por eso podemos decir que sea el “creador” de la misma. por ejemplo) o inclusive cuando decide quitarse deliberadamente la vida. Sin embargo. es evidente que estos elementos. La oposición “naturaleza – cultura” implica reconocer que existen en el ser humano (al igual que en otras especies) determinadas necesidades de orden biológico (el hambre. dándoles un carácter histórico y social particular. el ser humano en muchas ocasiones puede voluntariamente realizar actos que van en contra de estas necesidades o impulsos naturales: cuando realiza un ayuno durante varios días por motivos religiosos. La cultura se apodera siempre de todas las prácticas humanas. En efecto.. Por un lado. y por lo tanto. no permanecen inmutables: están en permanente proceso de transformación. una tradición. Adquirimos este componente fundamental de la cultura a medida que vamos creciendo y desarrollándonos en la sociedad en la que vivimos. que las formas de hablar y de escribir también han sufrido mutaciones. que podemos relacionarnos. Por ejemplo. habrán podido advertir los inconvenientes que frecuentemente acarrean las diferencias culturales. también es cierto que las formas en que los seres humanos responden a estas necesidades difieren en las distintas sociedades. que poseen otras creencias. cuyo origen se pierde en el tiempo. de dormir. más allá de la cultura a la cual pertenezcan. En realidad. Es en la medida que compartimos un conjunto de ideas. y una lengua. serían producciones materiales que “nos hablan” de distintas sociedades y de sus formas de vida. no podemos observar directamente aquello que es “estrictamente natural” en el hombre. al igual que la lengua. En realidad. del mismo modo que advertimos. otros valores. muchas veces nos sorprende gratamente encontrar grupos sociales que piensan distinto. Pero en realidad no hace falta cruzar una frontera nacional para percatarse de esto: actualmente. si bien cada individuo hace un uso particular de la lengua (en lo que respecta a la utilización de las palabras. cuando mantiene voluntariamente la abstinencia sexual. aunque en periodos cortos de tiempo no lo advirtamos. Pero también es cierto que las diferencias . una idea. serían elementos inmateriales. el deseo sexual. tanto una vasija hecha en piedra en la América del siglo XV como un automóvil del siglo XX. En muchas ocasiones se ha considerado también a la cultura como todo lo que no corresponde a la naturaleza. etcétera. aún de aquellas que están vinculadas a supuestas necesidades naturales. Desde un punto de vista. códigos y pautas de comportamiento. Por otro. Lo que observamos es determinada forma de comer. valores. Y aún así. cuando realiza actividades que ponen en juego su vida (para practicar un deporte de riesgo. El ejemplo de la lengua nos sirve también para señalar otros aspectos de la cultura.. el sueño. Por el contrario. Que la cultura sea una producción social y no individual queda evidenciado en uno de sus elementos más importantes: la lengua. al interior mismo de los estados encontramos diferencias culturales significativas. o un conjunto de normas. otra lengua. Basta hablar un poco con nuestros padres o abuelos para darnos cuenta de que muchas ideas. tradiciones y creencias se han transformado o directamente desaparecido. etcétera) comunes a todos los individuos.Algunos pensadores sostienen que la cultura comprende tanto elementos materiales como inmateriales. que también nos brindan información de una determinada sociedad y de una cultura en particular. ésta resulta fundamental para la comunicación entre las personas. al observar un diccionario antiguo o periódicos de otro tiempo. Diversidad cultural Quienes hayan tenido la oportunidad de viajar al exterior de nuestro país. ninguna persona creó la lengua que hablamos: se trata de una creación colectiva.

la imposibilidad de ordenar bajo un mismo criterio a las diferentes sociedades y el error de considerar jerárquicamente a las distintas culturas. con lo cual las diferencias culturales son a menudo consideradas como fruto del error. sin ser comprendidas en su particularidad y en su desarrollo histórico singular. si uno asiste a un partido de fútbol. en el debate que tiene por objeto a los Derechos Humanos. Por este vocablo. etcétera. Desde el relativismo cultural. Es sabido . religiosa o política. una práctica. por supuesto teniendo de ellos una imagen fuertemente negativa. las cuales son tratadas de manera peyorativa. suele designarse la tendencia de todo grupo social a considerar sus propias prácticas y formas de pensar como universalmente válidas y correctas. etcétera) debe ser analizado en el contexto de esa misma cultura. De todas formas. Existen muchos registros que nos permiten advertir una constante en la historia de la humanidad: la tendencia a considerar negativamente aquellos grupos que sostienen pautas de comportamiento y formas de ver el mundo distintas a la nuestra. es decir. Y es que en realidad. Por ejemplo. Posteriormente. es decir. también ha estado presente en las ciencias sociales. de la ignorancia o la incapacidad para vivir adecuadamente. Para mencionar solo un ejemplo. por distintas etapas de una única línea evolutiva. como bien señala Cuche[2].culturales frecuentemente constituyen un factor importante de conflictos y hasta de enfrentamientos armados. sostenían que la humanidad atravesaba por “estadios”. las perspectivas evolucionistas que caracterizaron al pensamiento europeo en el siglo XIX. a considerar naturales nuestra forma de pensar. nuestras pautas de conducta. Y para no irnos tan lejos. se sostiene que cada elemento particular de una cultura (una idea. una forma de pensar. sin pretender evaluarla a partir de los parámetros de quien está investigando. entendían que la sociedad a la cual ellos pertenecían se encontraba en el extremo más desarrollado de la línea evolutiva. Por supuesto. pero también suele manifestarse de manera más sutil y racional. la antropología cultural opuso a estas perspectivas etnocéntricas la “relatividad de las culturas”. Por ejemplo. A esta situación suele denominársela “etnocentrismo”. debemos decir que si bien esta mirada etnocéntrica podemos advertirla a diario en la vida común de nuestras sociedades. quienes pensaban así. nuestras creencias. no sería raro que escuche canciones que asocian al club rival con razas y culturas extranjeras. Y al encontrarnos con otra forma de vida. A este respecto. al cual tarde o temprano las demás sociedades llegarían. nos cuesta mucho relativizar nuestra perspectiva y entender que existen otras maneras de ver el mundo. sobre todo en lo que refiere a determinados ámbitos de discusión. Podríamos decir que las reacciones negativas ante la diferencia cultural son casi tan antiguas como el hombre. El etnocentrismo. los seres humanos tendemos generalmente a “naturalizar” los elementos que forman parte de nuestra cultura. esta problemática está lejos de ser resuelta. los antiguos griegos denominaban “bárbaros” a quienes no pertenecían a su sociedad. puede derivar en formas extremas de intolerancia cultural. Esto es un claro ejemplo de cómo las diferentes culturas pueden ser evaluadas bajo la perspectiva de una mirada dominante. una tradición.

sostenidas por un grupo social minoritario que convive en el interior de una cultura dominante o hegemónica. Durkheim sostenía que en estas sociedades la mayoría de los individuos compartía las mismas formas de pensar y de actuar. Subculturas y contraculturas Un rasgo que ha sido señalado por los investigadores como característico de las sociedades primitivas (pensemos. es decir. han producido un mayor contacto entre las diferentes culturas del mundo. podríamos agregar algunos otros factores que contribuyen a la complejidad cultural de las sociedades modernas. banqueros. profesionales de distinto tipo. Los antropólogos y los sociólogos utilizan muchas veces el término “subcultura” para identificar a estos grupos. dejando poco lugar para la diferencia y para la individualidad. San Pablo o Buenos Aires son ciudades donde puede advertirse una fuerte heterogeneidad cultural. en una tribu) es su marcada homogeneidad cultural. por ejemplo.que un orden normativo como el derecho tiene por fundamento determinadas ideas y valores en torno al Hombre y a la Sociedad. donde resulta frecuente encontrar grupos sociales que mantienen pautas culturales significativamente distintas al resto de la comunidad. las nuevas tecnologías aplicadas a la comunicación. Una subcultura referiría a aquellas costumbres. siguiendo a Durkheim. los flujos migratorios en distintas direcciones del globo. ideas. obreros. etcétera). A este análisis realizado por Durkheim hace ya cien años. empresarios. Por ejemplo. encontremos mayor diversidad en las formas de pensar y en los comportamientos. Pero también es cierto que muchas prácticas opresivas resultan difíciles de asimilar. esta homogeneidad se debía a que no existía en estos grupos sociales una profunda división del trabajo: como todos sus miembros realizaban tareas semejantes. administrativos. En función de esto. La “conciencia colectiva”. según sus propios términos. etcétera. Los avances en los medios de transporte. Tokio. pensemos en las diferentes actividades que se desarrollan en nuestras sociedades y en quienes las llevan a cabo: comerciantes. prácticas. característico de las sociedades modernas. Podríamos decir que se trata de una objeción “relativista”. genera que las personas tengan distintas experiencias de vida y. podríamos preguntarnos: ¿es posible encontrar una idea de Hombre y de Sociedad con la cual coincidan todas las sociedades y culturas? Si esto es así. Sin embargo. campesinos. valores. hay quienes sostienen que los denominados “Derechos Humanos” responden en realidad a ideas y valores de algunas sociedades en particular (fundamentalmente las occidentales) que no son compartidos por las demás sociedades. Nueva York. Para este pensador. no habría demasiados problemas en llegar a enunciar una serie de derechos con los cuales todos los habitantes del mundo estemos de acuerdo. Como puede verse. Este fenómeno. aún teniendo en cuenta el debido respeto a la diversidad cultural. Por el contrario. y por lo tanto sus formas de pensar y de actuar también guardaban bastante similitud. el concepto puede ser aplicado a determinadas comunidades de inmigrantes que se han instalado en una . La complejidad cultural del mundo actual se manifiesta con mayor claridad en las grandes ciudades: Paris. por lo tanto. resultaba bastante fuerte. tenían similares experiencias de vida. las sociedades modernas se caracterizan por presentar una gran división del trabajo (en este caso. En tal sentido. el debate es complejo y requiere un esfuerzo analítico que no podremos desplegar aquí.

ciudad. “subculturas homosexuales”. . “subcultura de los pobres”. En el caso de los seres humanos. También en algunos casos se ha llegado a hablar de “contraculturas”. Como se puede advertir. A medida que va creciendo. es decir. se han hecho estudios acerca de las “subculturas juveniles”. necesitan muy poco tiempo para obtener su autonomía. al menos hasta los cuatro o cinco años de edad. Cultura y socialización Ahora bien. notamos en general que los recién nacidos necesitan por un tiempo la compañía de los animales adultos. Pero a medida que ascendemos en la escala evolutiva. para el adecuado desarrollo hacia la adultez. Si bien tanto las subculturas como las contraculturas comparten elementos con la cultura dominante en la cual existen. un elemento fundamental que le permitirá desarrollar su intelecto y comunicarse con los demás: la lengua. una vez nacidos. como decíamos anteriormente. La socialización que tiene lugar en este lapso de tiempo resulta fundamental para la supervivencia del niño y. Y por supuesto. las ideas y representaciones fundamentales del grupo social al cual pertenece. las normas. De este modo. la mayoría de los insectos) podremos observar que. Estos términos han sido bastante cuestionados desde distintas perspectivas y por diferentes motivos. este panorama multicultural. Si prestamos atención a lo que sucede en los animales que ocupan los estratos inferiores de la escala evolutiva (por ejemplo. como demuestran los estudios psicológicos. este periodo es aún más largo: difícilmente un niño pueda sobrevivir si carece de la compañía de un adulto. en un ser social. etcétera. capaz de convivir en un grupo y de relacionarse con los demás. para señalar las prácticas y formas de pensar de grupos que se presentan en una explícita confrontación con las pautas de la cultura dominante: por ejemplo. para lograr sobrevivir sin la presencia y el cuidado de los animales adultos. Lo que aquí nos interesa destacar es que la sociedad moderna presenta como uno de sus rasgos distintivos esta complejidad cultural. la cultura es adquirida en sociedad. frecuentemente a través de normativas jurídicas. “subculturas de los delincuentes”. El proceso mediante el cual el niño incorpora los elementos de la cultura de la sociedad en la que nace suele denominarse “socialización”. Es evidente que un niño recién nacido no posee ni maneja los elementos que componen la cultura de su contexto social. el niño va incorporando progresivamente las pautas de conducta. los valores. progresivamente. también es cierto que sus diferencias presentan a menudo desafíos y problemáticas que los estados nacionales deben atender. Pero también el vocablo muchas veces ha sido utilizado para identificar grupos constituidos a partir de otros criterios y que sostienen pautas culturales relativamente diferentes a las que predominan en la sociedad en la cual viven. el concepto hace referencia al proceso mediante el cual el individuo se transforma. se ha aplicado este último vocablo para identificar los movimientos hippies de los años sesenta y setenta. para poder aprender determinadas pautas de comportamiento necesarias para su supervivencia.

a medida que va creciendo. separándose un poco más de éstos y dando un paso importante hacia una mayor independencia y autonomía e ingresando a un conjunto de relaciones sociales más amplio. manifestadas en forma de impulsos. los seres humanos experimentan determinadas necesidades. En el periodo de transición edípica. ya que el niño aprende a reprimir los deseos eróticos hacia sus padres. experimentará durante un tiempo un sentimiento de rechazo hacia su padre. si se permitiese que este vínculo permaneciera y se desarrollara. Sin embargo esto no sucede. afectivo y placentero con los demás. no solo en el ámbito de la psicología. sino también en el de la filosofía. a medida que el niño madurase físicamente. Una de las necesidades a las cuales Freud dedicó singular atención es a la de satisfacción erótica. sus investigaciones en psiquiatría. ya que lo verá como una figura que se interpone en la relación de él con su madre. bajo la influencia de las normas sociales. irá tomando conciencia de la existencia de determinadas normas y pautas de conducta que implican una represión a sus impulsos. particularmente en torno al origen de las neurosis. De este modo el varón. En el caso del niño. el niño irá dándose cuenta (fundamentalmente a través del accionar de sus progenitores) que no todas sus necesidades pueden ser satisfechas inmediatamente ni de cualquier modo. terminaría sintiéndose atraído sexualmente por el progenitor del sexo opuesto. Ahora bien. Si bien su formación original fue en medicina. Sin embargo. Cabe aclarar que este proceso tiene lugar de manera inconsciente en el niño. por ejemplo. En los primeros años de vida. a diferencia del adulto. Es decir. lo llevaron a formular determinadas teorías que constituyeron el fundamento de lo que hoy conocemos como “psicoanálisis”.El proceso de socialización ha sido estudiado por muchos investigadores y desde distintas perspectivas teóricas. . La perspectiva de Sigmund Freud: La obra de Freud (1856-1939) fue sin dudas una de las más influyentes en el pensamiento occidental del siglo XX. aunque las formas en que se desarrolle y resuelva serán determinantes de su conducta en la adultez. Según este médico vienés. busca satisfacer inmediatamente estas necesidades: buscará comer o dormir simplemente cuando tiene hambre o sueño. que procuran ser satisfechas. El niño recién nacido. cuyos análisis resultaron muy influyentes a lo largo del siglo XX. el niño irá redefiniendo los vínculos que sostenía con sus progenitores. el arte y las ciencias sociales. ésta se manifiesta en la necesidad de un contacto corporal. sostiene Freud. sin importar el horario o el lugar en donde se encuentre. este impulso del bebé es satisfecho generalmente a través del contacto con sus progenitores. En este caso. que se desarrolla entre los cuatro y los seis años de edad. desarrollaremos muy brevemente las ideas fundamentales de dos pensadores.

Tempranamente. sino que se encuentra en condiciones de asumir la . desde algunas perspectivas feministas. dejando bastante de lado el análisis de la psicología femenina.Estas ideas desarrolladas por Freud. de los rivales. control que resulta indispensable para poder vivir en sociedad. también fueron muy criticadas. Asimismo. en estas actividades. represión que puede ser entendida como el “costo” que paga todo sujeto para poder vivir en sociedad. en una tercera etapa (ya entrando en la adolescencia) el chico no solo despliega la capacidad de ponerse en el lugar de otras personas individuales. Esto sucede cuando participa. Algunos autores. Asimismo. Para Freud. generalmente. Y por este motivo. Para Mead. Posteriormente. como ya hemos visto en textos anteriores. por ejemplo. este proceso se caracteriza fundamentalmente por el control de los impulsos. se ha señalado que Freud se ocupó demasiado de la experiencia masculina. sus ideas contribuyeron a la formación de uno de los paradigmas sociológicos. de asumir la mirada de otros. los niños despliegan esta capacidad fundamentalmente a través de la imitación y del juego: es común observar a los chicos imitando a sus padres. identificado como “interaccionismo simbólico”. una mirada de sí mismo. Para esta perspectiva. Pero más allá de las críticas. el proceso de socialización es en gran medida un proceso de represión de los impulsos naturales del ser humano. pero a través de las personas que le rodean. los seres humanos tenemos la capacidad de adoptar el papel de otros. a medida que el niño va ampliando su ámbito de relaciones. el niño también incorporará la idea de que existen reglas y normas que hacen posible los juegos. si bien tuvieron mucha influencia en la evolución de la psicología. Por último. Mead (1863-1931) tuvo también una gran influencia. aprenderá a asumir el lugar de sus compañeros. Uno de los esfuerzos de este pensador estuvo dedicado a entender como se desarrolla la formación de una personalidad en el individuo. cuestionaron la tesis de que los niños experimentaran tales deseos eróticos. el proceso de maduración implica cierta conflictividad y situaciones dolorosas. En esta primera etapa. lo que aquí nos interesa destacar de estos análisis es la particular perspectiva sobre como se desarrolla el proceso de maduración en el niño. De esta manera. sobre todo en la tradición sociológica. aunque el adulto no tenga memoria de esto. etcétera. de juegos más complejos. La formación de la personalidad según George Mead: El pensamiento del filósofo norteamericano G. el niño intenta asumir el papel de los otros más cercanos. a sus hermanos mayores. a la maestra. etcétera. por ejemplo. De hecho. a los que Mead denominará el “otro significativo”. Si juega un partido de fútbol. lo cual resulta también fundamental en la socialización del mismo. Y es por esto que el concepto de “represión” adquiere particular importancia en su teoría. podrá ponerse en el lugar de un número mayor de personas. La imagen que vaya construyendo de sí mismo estará en gran medida determinada por la relación con estas personas. comenzará a desarrollar una autopercepción.

El “mi” es el “yo socializado”. como alumno. Un primer ámbito de socialización es sin dudas la familia. Como podemos advertir. Y en este sentido podemos decir que la personalidad es una construcción social. producto de las distintas imágenes que va desarrollando en las distintas interacciones: yo como hijo. El “yo” corresponde al elemento no socializado de la personalidad. y mirarse a sí mismo desde la perspectiva del otro. por supuesto. Existen. tanto para uno como para otro. Hemos analizado muy brevemente dos teorías. Por tal motivo. como empleado. que el niño no es un mero receptor pasivo de los elementos sociales (valores. Mead no va a hacer hincapié en el carácter represivo y doloroso de la socialización. Todo individuo nace en una trama de relaciones de la cual obtiene los elementos básicos de la cultura (la lengua. sino que prestará más atención a las formas en que el niño desarrolla una personalidad y una imagen de sí mismo por medio de las interacciones con los demás. no debemos quedarnos con una u otra perspectiva y descartar a las demás. etcétera. para Mead el proceso de maduración de toda persona está caracterizado por el desarrollo de esta capacidad de ponerse en el lugar del otro. Lo interesante es comprender que muchas de éstas “iluminan” distintos factores que intervienen en este fenómeno y nos ayudan a pensar desde distintos puntos de vista un hecho complejo. Los sociólogos suelen denominar “agentes de socialización” a aquellas instituciones o tramas de relaciones en donde tienen lugar los procesos de socialización. la cual Mead denominará “el otro generalizado”. determinadas pautas de conducta. Asimismo. Para Mead la personalidad está compuesta por dos elementos: el “yo” y el “mi”. otros abordajes que procuran explicar dicho fenómeno. los valores. Agentes de socialización: Habiendo analizado el concepto de socialización y algunas formas en que puede ser entendido dicho proceso. . entonces. podemos observar en ambas perspectivas. dos formas de entender el proceso de socialización por el que atraviesa todo individuo. también podemos afirmar que. Este “otro generalizado” está constituido por las ideas. Sin embargo. el elemento de la personalidad que va construyéndose a partir de las interacciones con los demás. A diferencia de Freud. valores. podríamos ahora hacer referencia a los ámbitos en los cuales se desarrolla.perspectiva de su comunidad. como sucede a menudo en las ciencias sociales. Por lo cual. es decir. con el grupo social al cual pertenece. normas. las normas y las creencias fundamentales que rigen en su comunidad. el entorno social cumple una función determinante en el proceso de desarrollo y maduración del individuo. interactuando con su entorno. ya que surge de las relaciones del propio individuo con el entorno. todo individuo posee varios “mi”. Sin embargo. la personalidad se va construyendo a través de las interacciones con los demás. al sustrato espontáneo del individuo. etcétera) sino que incorpora estos elementos de manera activa. como padre.

como puede ser un ámbito laboral. médico o investigador) implica muchas veces. En este ámbito el niño incorpora determinados conocimientos (generalmente programados por el estado) que resultan fundamentales para su eficaz inserción en la sociedad. tal vez asistamos a transformaciones culturales y jurídicas que posiblemente redefinan el concepto. valores. si tomamos en cuenta la cantidad de horas que las personas suelen pasar actualmente en contacto con estos medios. o a otro país. Pero más allá de esta aclaración. Si bien hoy.etcétera). En estos grupos de afinidad. etcétera. . Aún hoy. también tiene lugar una socialización no programada o espontánea. lo constituye la escuela. podemos encontrar diferentes formas de organización familiar y hasta podríamos afirmar que. pautas de conducta. en nuestra sociedad. valores. pueden generarse conflictos o tensiones que la persona manejará de distintos modos. cine. En cierto sentido. ingresar a un ámbito profesional (ser abogado. los investigadores coinciden en señalar a los medios masivos de comunicación (televisión. Constantemente estamos siendo “socializados”. Por ejemplo. de suma importancia en las sociedades modernas. pautas de conducta y de consumo que se transmiten a través de los medios influyan de manera decisiva en la formación de las personas. el niño también incorporará ideas. cuando estas ideas y valores son contrarios a los comunicados en su ámbito familiar. Muchas veces. aún sin que nos demos cuenta. Socialización e individuo En realidad. tendemos a pensar que la familia comprende fundamentalmente a los progenitores y sus hijos. También los grupos de pares con los cuales el chico tomará contacto a medida que sale del entorno familiar constituyen un importante agente socializador. Si bien es cierto que en los primeros años incorporamos los elementos fundamentales de la cultura (lengua. en los últimos años. opiniones. en distintas sociedades. del sexo. En efecto. también debemos destacar que a medida que vamos creciendo seguimos incorporando otras ideas. etcétera que contribuirán al desarrollo de su personalidad. en los últimos tiempos. radio) como importantes ámbitos de socialización. en otros tiempos comprendía un conjunto de relaciones más amplio. confundiéndose inclusive a veces con el concepto de “tribu”. ya que el niño se encontrará con otros chicos. la adopción de pautas de conducta. Si bien es cierto que en este espacio se desarrolla una socialización en gran medida programada y sistematizada. ideas y valores fundamentales) que nos permiten vivir en sociedad. o de gustos compartidos. una universidad. Asimismo. en función de las distintas experiencias que vivimos y los ámbitos sociales con los cuales nos relacionamos. cuando nos trasladamos de una ciudad a otra. Otro agente de socialización. existe siempre un conjunto de relaciones primario en donde el niño incorpora los primeros elementos de la cultura. no resulta difícil entender que muchas de las ideas. construidos en función de la edad. con los cuales establecerá relaciones informales que lo modificarán y colaborarán en su maduración. Pero también cuando ingresamos a grupos sociales específicos. como condición de inserción en diferentes contextos. Debemos tener en cuenta que esta “trama de relaciones” ha variado a lo largo del tiempo y en las distintas comunidades. el proceso de socialización no culmina con el arribo a la adultez. otras pautas de conducta y otros valores. aún cuando ya somos mayores.

sobre todo. “impermeable” a las influencias de su entorno. crear. y los procedimientos establecidos para efectuar tales acciones. creemos que esta posición es demasiado extrema y de poca utilidad. imaginar. A este elemento de la cultura. la relación entre cultura y derecho resulta a veces problemática y ha dado lugar a diferentes reflexiones. podemos afirmar que el derecho constituye un elemento importante de toda cultura. a través de la reflexión sobre nosotros mismos. para poder desarrollar una autoconciencia. Por tal motivo. diferente a la de los demás. podemos decir que en la relación entre individuo y cultura encontramos tanto aspectos de determinación. aunque no pretendamos cerrar aquí este tema (desde hace tiempo objeto de ricos y productivos debates en la filosofía y las ciencias sociales). si hubiéramos nosotros nacido en otra sociedad o en otro tiempo. que simplemente es un producto modelado por la sociedad en la cual ha nacido? Algunas posiciones teóricas terminan dando una respuesta positiva a este interrogante. ¿Significa esto que el ser humano “no es libre”. Cultura y Derecho Ya hemos visto que no es posible pensar una sociedad sin cultura. . como hemos visto. Y en la medida que las normas y procedimientos reflejan determinadas ideas. Desde un punto de vista. seguramente nuestras formas de pensar y de actuar serían distintas a las que sostenemos actualmente. el crecimiento y las posibilidades de diferenciación. Baste pensar que. esto puede ser demostrado con el ejemplo de la lengua. construir un sentido de individualidad y formar una personalidad única. valores y creencias de esa sociedad. El derecho. relacionarnos con el mundo de diferentes formas y. interpretación y aplicación. como un tipo particular de sistema normativo[4]. Es cierto que la cultura determina en gran medida nuestro actuar. influye generalmente más de lo que suponemos en nuestra forma de pensar y de obrar. y por lo tanto resulta difícil sostener la idea de que somos seres “absolutamente libres” e independientes de nuestro entorno. Pero también es necesario destacar que la cultura nos permite. por decirlo de algún modo. Sin embargo. Sin embargo. toda institución y toda persona se encuentran influidas y en gran medida modeladas por la cultura de la sociedad en la cual existen. no lo hemos creado nosotros. que comprende tanto un conjunto de normas como aquellas instituciones encargadas de su elaboración. Pero también es cierto que el aprendizaje de la lengua resulta indispensable para que podamos pensar. evidentemente también se encuentra influido e inmerso en la cultura de una sociedad. determinadas restricciones y límites. Esta es una afirmación fundamental del pensamiento sociológico.ideas y formas de ver el mundo propias de determinado grupo y que no tendríamos si nuestra opción hubiera sido diferente. como de libertad. como tampoco un fenómeno social que no sea afectado por ésta. Pero también nos abre la puerta para el desarrollo. La cultura en la cual nacemos implica. Como bien señala Giddens[3]. nos encontramos “limitados” al conjunto de reglas lingüísticas vigentes. El individuo no existe aislado de su contexto. La sociedad. Todo práctica social. a través del proceso de socialización. como a los demás.

al sostener que el Derecho. Para procurar responder a estas demandas elementales (y también a las más sofisticadas) el hombre ensaya particulares acciones. pero difícilmente pueda operarse un cambio drástico. como requisito para su existencia. es decir. del espíritu de un pueblo. ya que el hombre es un ser social.A principios del siglo XX el jurista norteamericano William Sumner elaboró una teoría en la cual intentó vincular ambos fenómenos. satisfacer determinadas necesidades. tendiendo a descartar aquellas otras que sean fuente de dolor. forjada en el devenir histórico de cada sociedad. de encender un fuego. todos los seres humanos deben en principio. constituye una de las expresiones fundamentales del “volksgeist”. Estas formas compartidas constituyen los “folkways” de una sociedad. Por último. en componentes del derecho. Cien años antes. cuando se establece como garantía de su cumplimiento la fuerza del aparato estatal. seguridad. las costumbres. cuando sobre algunos de estos “folkways” se aplica un juicio valorativo. algunos “mores” pueden transformarse en normas jurídicas. Según este pensador. etcétera. una línea evolutiva que vincula los usos. de formas de hacer determinadas cosas. los mores y el derecho en una sociedad determinada. de manera voluntaria (por ejemplo a través de la legislación) ya que se trata de comportamientos arraigados en formas de hacer espontáneas y consolidadas a lo largo de la historia. la primera experiencia de la humanidad es la necesidad. La vida social. esta búsqueda de satisfacción a las necesidades se realiza de manera grupal. refleja las particularidades de una cultura. como pueden ser las de alimento. Por tal motivo. en afirmaciones que establecen lo positivo o lo negativo de determinadas prácticas según se consideren buenas o malas para la sociedad. en formas compartidas de hacer algo: determinada forma de procurar el alimento. de construir un refugio. Según esta perspectiva. es decir. Por supuesto. guiado originalmente por el criterio “placer – dolor”: a través de los diferentes intentos. podemos observar que existe una continuidad. bebida. con el correr del tiempo. etcétera. Sin embargo. el jurista alemán Friedrich Karl von Savigny esbozaba un análisis equivalente. Por esta razón. A estas prácticas adoptadas Sumner las denominará “usos”. . En caso contrario. afirma Sumner. es decir. según Sumner. abrigo. las nuevas normas tendrán serias dificultades para su aceptación en la sociedad y para su aplicación. la legislación debe tener en cuenta los mores de una sociedad. estos elementos pueden sufrir transformaciones. de manera que las normas elaboradas sean coherentes con éstos. los mismos se transforman en “mores”. terminará adoptando las prácticas que le retribuyan placer. es decir. es decir. relativo al bienestar del hombre o de la sociedad. al igual que la lengua. Ahora bien. se encuentra en gran medida organizada por un conjunto de “folkways”. De este modo los usos se transforman en “costumbres”.

las sociedades modernas. penal. evidenciado en la proliferación de normas cada vez más detalladas que procuran regular aspectos específicos de la vida social. para los profesionales del derecho. El sistema jurídico. un espíritu común que identifique de manera espontánea y transparente a la totalidad de la población. Los códigos modernos reflejan.En realidad. entre los cuales se destaca el Código Civil francés de 1804. Y en un sentido similar al de Sumner. En este contexto. el desarrollo de estas sociedades impulsa naturalmente un proceso de complejización del derecho. comienzan a surgir en Europa los primeros códigos modernos. es decir. con independencia del contexto histórico y social en el que fue redactada la norma. la utilización de las biotecnologías. como así también la necesidad de una tarea legislativa que procure acompañar jurídicamente el proceso de complejización social que supone el desarrollo del mundo moderno. valores y prácticas significativamente divergentes. los cuales frecuentemente mantienen ideas. . las características del mundo moderno presentan dos problemas fundamentales en la pretendida relación entre cultura y derecho. resulta cada vez más dificultoso. Savigny reconoce el carácter inevitable de este fenómeno. al pretender fijar principios generales y específicos que permitan abarcar de manera apriorística todas las conductas posibles susceptibles de regulación jurídica. Savigny se opuso enérgicamente a la codificación del derecho germánico. tanto las ideas de Sumner como las de Savigny. expresan los reparos y preocupaciones que en muchos juristas provocó la particular evolución del derecho moderno. frecuentemente alejadas de las experiencias cotidianas de la mayoría de la población (pensemos. de la cultura de la sociedad para la cual trabaja. Identificar en este marco un “volksgeist”. etcétera). ante todo. consistentes básicamente en una simple colección de reglas consuetudinarias o precedentes judiciales[5]. en las normas que regulan la navegación aérea. a riesgo de profundizar la brecha que separa al derecho moderno de sus bases sociales. en contraste con las sociedades simples o que presentan mayor homogeneidad entre sus miembros. Por un lado. en este sentido. ya que para él implicaba congelar o fijar definitivamente un conjunto de normas que. Desde esta perspectiva. se encuentran profundamente fraccionadas en grupos y clases. una gran racionalización de la vida jurídica. Por otro lado. Como es sabido. a causa de la progresiva división de funciones entre sus miembros. Fundamentalmente en el siglo XIX. aunque se opone a que esto se realice por medio de una codificación. entenderá que el legislador debe ser el representante del “volksgeist”. estos instrumentos procuran el ordenamiento sistemático de un grupo de normas pertenecientes a una rama del derecho (civil. etcétera). toma distancia de la gente común y se constituye progresivamente en un campo de saber disponible para aquellos que poseen una formación específica. Este ordenamiento lógico y sistemático del derecho contrasta con las normativas jurídicas existentes hasta el siglo XVIII. por las razones antes mencionadas. por ejemplo. por su naturaleza (histórica y cultural) debían evolucionar espontáneamente de acuerdo al desarrollo de la sociedad. constituyendo un conjunto normativo cerrado con pretensión de plenitud y generalidad.

está compuesta por las distintas formas de conciencia que posee la comunidad (es decir. las creencias. Pero toda superestructura se encuentra construida sobre una estructura. son en realidad propiedad de toda la . sobre todo. Para Marx. tanto el derecho como la cultura son elementos constitutivos de la superestructura de una sociedad. también se encuentra en condiciones de imponer aquellas ideas. Para Marx. para Marx. y particularmente en las modernas. esta institución cumple la función de dar forma legal (y naturalizar) las formas históricas y particulares que asume la explotación social en dicha sociedad. desarrollada en La ideología alemana: las ideas dominantes en una sociedad son las ideas de la clase dominante. el estado y. haciendo particular énfasis en las desigualdades económicas que existen en la sociedad. Por ejemplo. En este sentido puede entenderse una de sus afirmaciones más conocidas. por aquellas producciones a través de las cuales la sociedad se piensa a sí misma) y por las instituciones que la organizan. estas teorías sostienen la idea de un vínculo estrecho entre cultura y derecho. es decir. para este pensador. De este modo. La estructura de una sociedad. por ser fruto del trabajo social. consagrando como legítima la propiedad privada de los medios de producción (los cuales para Marx. estos vínculos no son equitativos ni igualitarios. en el sistema capitalista. En efecto. la iglesia. sino que se caracterizan por ser relaciones de explotación: existe una clase social minoritaria (aquella que posee los medios de producción. En toda sociedad. por los vínculos que los hombres establecen entre sí para producir los distintos tipos de bienes en una sociedad. como el sistema educativo. determinante en última instancia de todas las instituciones que funcionan en una sociedad. está conformada por las relaciones económicas de producción. la comprensión de un sistema jurídico resulta acotada si solo se concibe a éste como emanación espontánea y directa de una cultura común. que la cultura y las instituciones existentes en una sociedad tienen necesariamente una relación de dependencia con las formas en que se organiza la producción económica. Es decir. posición dominante. en la medida que un grupo social domina u ocupa una posición privilegiada en la estructura económica. interpretación y aplicación del derecho no son inmunes a estas relaciones de poder y a los desequilibrios que éstas suponen. es decir.Como podemos observar. una de las principales críticas que se les ha realizado. Esto se advierte claramente en el derecho. también determinantes de todo sistema normativo. Ahora bien. existen grupos y clases sociales con intereses diferentes y. las ideas fundamentales que circulan en la comunidad. debe aceptarse que los procesos de creación. Sin embargo. para Marx. el derecho. La superestructura. con capacidades desiguales para influir en el estado y en el orden jurídico. Los análisis de Karl Marx toman en cuenta esta dimensión. y consolidan su. valores y formas institucionales que colaboran con. en la superestructura deberíamos identificar la moral. Marx sostiene que la superestructura se encuentra siempre determinada por la estructura. por supuesto. Es decir que. que en la sociedad capitalista corresponde a la burguesía) que extrae los frutos del esfuerzo de una mayoría (el proletariado) que solo dispone para sobrevivir de su fuerza de trabajo. los valores y las instituciones que a ellos refieren. es la poca atención que éstas prestan a las relaciones de poder.

Esta constatación empírica ha sido en numerosas ocasiones utilizada para criticar las teorías que entienden al derecho como surgido de los valores y las tradiciones . la cultura legal no solo hace referencia a los conocimientos que las personas poseen acerca de las normas y los procedimientos del sistema jurídico. como Toharia. sin duda. sino también a los sentimientos y actitudes que mantienen en relación al mismo. es decir. Este pensador ha introducido el concepto de “cultura legal” para referirse al conjunto de ideas. a quienes se encuentran influidos por una “cultura legal externa”. al haber atravesado un proceso de socialización particular (en su formación profesional y en su ingreso al campo jurídico) han adquirido determinados conocimientos y actitudes respecto del derecho significativamente distintos al resto de la población. Cultura legal Otro abordaje interesante a la relación entre cultura y derecho fue el realizado por el jurista norteamericano Laurence Friedman. Asimismo. Algunos investigadores. pero ambos fenómenos se encuentran determinados por las relaciones de producción existentes. es necesario destacar que la cultura legal no hace referencia a los conocimientos “correctos” que las personas poseen del derecho. Desde el análisis de Marx también puede afirmarse entonces que el derecho es parte de la cultura de una sociedad. opiniones. las investigaciones realizadas sobre la cultura legal han demostrado que el común de la sociedad tiene ideas equivocadas o directamente ignora muchas de las normas y de los procedimientos que componen el orden jurídico de su comunidad. si actualmente en la Argentina la imagen del Poder Judicial se encuentra significativamente erosionada para la mayoría de la población y su prestigio resulta seriamente cuestionado.comunidad). y hasta el desconocimiento de alguna norma. Los análisis de Friedman han inspirado la realización de numerosos estudios sobre la cultura legal en diferentes países. son elementos que corresponden a la cultura legal de una sociedad y que constituyen datos a tener en cuenta sobre su relación con el derecho. como es el caso en la sociedad capitalista. Estos. o disfrazando de igualdad (mediante la figura del contrato laboral) aquellas relaciones que son esencialmente desiguales y desequilibradas. En general. Y si estas relaciones son de explotación. el derecho necesariamente refleja los intereses de la clase explotadora y colabora en la reproducción de este orden social. La primera de éstas hace referencia a las ideas y valoraciones que sobre el sistema jurídico mantienen los profesionales del derecho. valores y actitudes que los ciudadanos sostienen acerca del derecho en una sociedad. Como podemos advertir en esta definición. estos rasgos constituirían elementos importantes de la cultura legal de nuestro país en este tiempo. Para poner un ejemplo cercano. han señalado la necesidad de diferenciar la “cultura legal interna” de la “cultura legal externa”. Un conocimiento inexacto o erróneo.

las producciones cinematográficas. el nivel educativo. por ejemplo. las series televisivas. que colaboran en la producción y circulación de imágenes sobre la justicia consideradas válidas socialmente. los estudios realizados por Bergoglio y Carballo. En nuestro país. como pueden ser los medios masivos de comunicación. Asimismo. etcétera. etcétera. de qué modo y con qué expectativas. Esto quiere decir que las ideas y valoraciones que la mayoría de la población tiene respecto del derecho (cultura legal externa) son construidas no por la propia experiencia con el aparato de justicia. han demostrado la existencia de diferencias en el conocimiento y en las actitudes hacia la justicia según las clases sociales. el género. . Por último. las actitudes y las valoraciones que las personas mantienen respecto del derecho) puede ayudarnos a entender por que motivos los ciudadanos recurren (o no) al sistema jurídico. resulta pertinente destacar que muchas veces la cultura legal de una sociedad presenta diferencias significativas en función del grupo social analizado. este concepto desarrollado por Friedman resulta interesante a la hora de intentar comprender la relación que los ciudadanos mantienen con el orden jurídico en una comunidad determinada. en que circunstancias. Como podemos advertir.comunes de una sociedad (como las que hemos visto anteriormente) y corroboran las tesis que afirman la significativa distancia que muchas veces existe entre el orden jurídico y la experiencia cotidiana de la gente común en las sociedades modernas. estas investigaciones han puesto de relieve el hecho de que solo un bajo porcentaje de la población tiene contacto directo con el sistema jurídico (asistencia a tribunales o asesoramiento legal profesional). los conocimientos. sino a través de otras fuentes. La “cultura legal” predominante en una sociedad (es decir.