Está en la página 1de 225

LAUREANO

GOMEZ

Z.

-

ill terrogan tes

sobre el progreso

de COIOll.l]Jia

III

BO&OTA

EDITORIAL

MINER V A

M. CM. XXVIII

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

INTERROG ANTES

SOBRE EL PROGRESO DE COLO~BIA

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

LAUREANO GOMEZ

INTERROGANTES SOBRE EL PROGRESO DE COLOMBIA

Conferencias dictadas en el Teatro Municipal de Bogotá

EDITORIAL

MINER VA - BOGOTÁ

BANCO DE LA REPUBLlCA

IlBUOTiCA LUI3·ANGEL AR,~NGO

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIA DICTADA EN EL TEA- TRO MUNICI? AL DE BOGOT A EL DIA 5 DE JUNIO DE 1928

Señoras y señores:

Esta cátedra fue establecida por la lau- dable iniciativa de Alfonso López, para responder a una apremiante necesidad so- cial y corregir un vicio: la necesidad es la de conocer la posición intelectual que los hombres de pensamiento de las dis- tintas generaciones que conviven en la actualidad, adoptan ante el fenómeno pre- sente de la vida colombiana; el vicio es el del hermetismo y el silencio, el des vio y la desidia con que se ven pasar suce- sos decisivos para el porvenir nacional, para los cuales faltan análisis y critica, que determinen un rumbo consciente y

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

8 LAUREANO GÓMEZ

definido a la ideología colectiva y pon-

gan fin

a este navegar a la deriva de

vientos arbitrarios, a que nos estamos ha- bituando. No deseo ser considerado co- mo vocero de mi generación, ni presu- mo de pensador ni de filósofo. Otros, más capacitados, asumirán ese papel, en la hora oportuna. Si he aceptado el ocupar este lugar, no vengo con tono magistral a decir palabras de sabiduría, ni a defi- nir doctrinas y sentar conclusiones irre- vocables; soy uno del auditorio, que se levanta al principio de este debate-que puede ser trascendental para orientar la mentalidad colombiana, si nuestra incons- tancia y futileza no la disuelven y termi- nan-a presentar algunos motivos de in- certidumbre, a abrir interrogantes inge- nuos que sugiere una meditación despre- venida, y que estimula la noble ansiedad, propia del espíritu humano, de tratar de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

9

ver algo a través de los cendales de nie- bla que nos privan de la visión del por- venir. Estos interrogantes van dirigidos a facilitar a la nación el conocimiento de sí misma. El "nosce te ipsum" que los latinos leyeron sobre la fachada del tem- plo de Delfos, converticlo en el supremo consejo de los moralistas para la perfec- ción individnal, tiene la misma saludable eficacia aplicado a las naciones. Sin ese conocimiento no es posible avanzar en el camino de la perfección colectiva, porque

es preciso tener una idea cabal de su pro- pio estado, de los progresos realizados ya y de los que faltan por hacer, de la

que se ha adquirido de laudable y la que es aún defectuoso, para conservar la uno

y

corregir la otro. Sin este conocimiento,

la

nación se conduce al azar; toma, a me-

nudo, los más errados caminos; cree obrar con la mayor sabiduría, imitando la con-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

10 LAUREANO GÓMEZ

ducta de los pueblos que tienen reputa- ción de habilidad y no cae en la cuenta de que tal ley a aquel uso, provechosos a una nación, pueden ser gravemente per- judiciales a otra. Cada cosa debe ser go- bernada según su propia naturaleza; los pueblos no pueden ser bien gobernados si no se les regula según su carácter, pa- ra la cual es preciso conocer este carácter.

E.lementos constitutivos de la nacionalidad

Si, para fijar los términos nos atene- nema s a la clásica definición de Vattel, una nación es una sociedad de hombres que sobre un territorio se unen para ob- tener, por el consorcio de sus fuerzas reu- nidas, el adelanto y la seguridad colec- tivos. Siguiendo al mismo expositor, la su· ma de los deberes de una nación respec-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

11

ta de sí misma se resum~ en estos dos mandatos: Conservarse y perfeccionarse. La conservación implica la viabilidad de la asociación política que la forma. La per- fección se encuentra en aquello que la hace capaz de obtener el fin de la socie- dad civil, siendo éste el procurar a los ciudadanos todas las cosas que requieren para las necesidades, la comodidad y las satisfacciones de la vida, para disfrutar de la mayor porción de dicha posible, des- arrollar las actividades de su personali- dad intelectual y física, defenderse con- tra el mal y protegerse contra las vio- lencias y el abuso, teniendo, además, la seguridad de pronta e ilustrada justicia. Podemos examinar por separado los dos elementos esenciales de la entidad poli- tica que forma la república de Colombia:

el territorio y la raza. De la considera- ción separada de esos factores, podemos

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

12 LAUREANO GÓMEZ

deducir un conocimiento aproximado de su viabilidad, y por lo tanto de su con- servación. Después, si observamos la ma- nera como la raza actúa en el medio, adquiriremos nociones sobre el grado en que nuestra nación se perfecciona y has- ta qué punto llena la misión que le es inherente por esencia. El conocimiento

aproximado de las deficiencias existentes

y de las ventajas conquistadàs ya, suge-

rirá la formación de ideas matrices y go- bernantes, con arreglo a las cuales pue-

dan estudiarse los problemas particulares

y los fenómenos parciales de nuestra vida

democrática. La tarea es noble y muy vasta. No pue- de caber en los límites de una conferen- cia, ni yo carezco del sentido crítico ne- cesario para saber que no poseo las ca- pacidades requeridas para llevarla a cabo·

Una comparación puede servir para de-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

13

terminar el modesto alcance de la con- versación de esta tarde. Es como si en compañía amistosa y despreocupada, vo- _sotros y yo subiésemos a un mirador que tiene sus ventanas abiertas sobre la re- gión de donde arrancan las vastas aveni- das de la cultura de otros pueblos y por donde tambié,l corre el senderito que tran- sitamos los colombianos. En el espejo ma- ravilloso de la historia podemos ver los comienzos de sociedades que llegaron a ser ilustres y gigantescas y percatamos de los factores que hicieron su prosperi- dad. Podemos ver desde el ventanal la dirección que lleva nuestro propio cami- no y los elementos en marcha. La com- paración surgirá entonces, involuntaria e ilustrativa, y será llegado el momento de que se formulen los interrogantes y las dudas.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

14 LAUREANO GÓMEZ

II

de la selva

peropectiva aérea del pals. - La engallo.a

101 recurso. naturales. - La. r~iones desiertas

páramos .• El gÍgantesco desierto del SUT y del oriente.

El territorio .• El nirvana

tropical. - La apariencia de

de

lOI

Tierra

de zancudos y tierra de café.

El suelo de Colombia se extiende des- de los cuatro grados de latitud sur (seno del Amazonas), hasta los doce grados de latitud norte (extremo septentrional de la Goagira). La primera observación que sur- ge es que en estas latitudes, es decir, en la zona de diez grados al norte y diez al sur de la línea equinoeeial, no existe ninguna comarca, que a todo lo largo de la historia del género humano, haya sido nunca asiento de una verdadera cultura. Los paises que ¡tienen situación análoga a la de Colombia, con relación a la linea ecuatorial, son: Libe!'ia, Mandingo, Nige-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

15

ria, Camarones, Niam-Niam, Chillurk, par- te de Abisinia y el Somalí, el Congo fran- cés y el Estado Libre, parte de Angola y lo que fue el Africa Oriental alemana en el Continente negro; las islas de Ceylán

y Sumatra, la península de Malaca, las is- las de Borneo, Mindanao y Nueva Gui-

Oceania ; Venezuela, las hoya del Amazonas en

América. Siendo tan pequeña nuestra capital, no la aventajan en número de habitantes, en esa zona, sino Colombo en Ceylán y Sin- gapore, en Malaca; Pernambuco, la más

oriental de las ciudades americanas, y Be-

lén del Pará, en la

desembocadura del

nea, en Asia y Guayanas y la

Amazonas. Ninguna de las comarcas ni de las ciudades nombradas es ilustre en los anales de la civilización humana, y las cuatro ciudades que superan en po- blación a Bogotá, en la zona propiamen-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

16 LAUREANO GÓMEZ

te ecuatorial, deben su prospéridad rela- tiva al hecho de hallarse en encrucijadas de caminos universales, puntos de cita y de reposo para mercaderes y marinos, sin pretensiones ni arrogancias intelectuales. POI' grande que sea :a reserva con que deban acogerse las conclusiones genera- les de los antropogeágrafos, parece que puede aceptarse la de que, ésta, según el Virgilio americano,

« •••• fecunda zona que alool enamorado circunlCribeo

el vallo CUrto, y cuanlo 1& le anima en cada vario clima, acariciada de lU luz, concibes».

no es "tan dichosa tierra, y pingÜe y va- ria," como nos la endosa la poética fan- tasia, porque no ha servido jamás de mar- co natural a una cultura verdadera, ni reúne los caracteres de esas "tierras de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

17

humanidad" descritas por Brunhes, como propicias al desenvolvimiento de activida- des inteligentes y aptas sustentadoras de las empresas de los hombres. De todos los paises de la zona de que vengo ocu- pándome, Colombia, Venezuela y Ecua- dor son los ·de mayor relativa cultura, y este fenómeno pudo producirse gracias a un accidente morfológico: el levanta- miento de la Cordillera de los Andes. En los reductos erigidos por la rebeldía geo- lógica, el hombre, ansioso de dominación sobre la tierra inhóspite, se defendió de

las asechanzas

~o~, y

donde las temperaturas eran bajas, pero sometiéndose, y no sin peligros ni difi- cultad, a las también bajas presiones at- mosféricas. Si, con la imaginación, su- primiéramos de nuestro territorio los le- vantamientos andinos, veriamos la mani-

de los climas _!Ilegatérmi-

se refugió en las tierras elevadas,

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

18 LAUREANO GÓMEZ

gua del Magdalena juntarse con la del Patia y el San Juan, el Putumayo y el Orinoco. La selva soberana y brutal, hue- ca e inútil, o las vastas praderas herbá- ceas y anegadizas se extenderían de un mar a otro mar apenas pobladas por tri- bus vagabundas. El pavoros!l fenómeno vital de la selva amazónica se generaliza- ría sobre nuestro territorio. La naturale- za ímpondría su representación trágica en el alma de los salvajes, pobres seres erran- tes, atormentados por el terror. Donde- quiera que la naturaleza tropícal obtiene pleno domínio por las condiciones de hu- medad y de temperatura, impone su gran- deza con tales caracteres de fuerza des- comunal yarrebatadora que el espíritu hu- mano se desconcierta y se deprime. El dominio de su monstruosa adversaria se transforma de terror en divinización. El alma se anega, se disuelve en el éxtasis

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

19

de esa belleza desmedida y devoradora; se comprende la inutilidad de la lucha del minúsculo sér inteligente contra los infinitos hijos del lujurioso connubio de la tierra húmeda y el sol. Ese es el ori- gen de la metafísica de la India, que ha- {:e posible la sujeción de 320 millones de hombres alucinados por el calor y la sel- va, a unos cuantos centenares de hom- bres modelados para el dominio del uni- verso por el frío y el mar. En la selva amazónica, las razas primitivas que la ha- bitan viven llenas de terror. Vense aisla- das entre un cosmos hostil y los seres fantásticos y tenebrosos que son las di- vinidades de su ruda mitología. -Los mi- tos son de índole salvaje; interpretacio- nes de la naturaleza enemiga, manifesta- da por el terror; ya es el terrible diablo que encarna las fuerzas amenazadoras y malignas de la naturaleza, o el genio mis-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

20 LAUREANO GÓMEZ

terioso del bosque, o el ave melancólica que se lamenta de no poder mudar sus plumas perpetuas, o el suplicio del ani- mal devorado por su propia piel, o el esfuerzo para huir de los sufrimientos del mundo, con la esperanza de una vida me- jor en alguna de las estrellas, o la do- lorida explicación de que los ríos son llantos de la luna, lágrimas que corren por el mundo. Todos son mitos de alu- cinación, pavor, y melancolía, en el alma del salvaje que los engendra. Esta metafísica primitiva tiene una con- secuencia forzada que podemos observar entre nosotros, en algunas comarcas del Bajo Magdalena y de los otros ríos tro- picales. Tal consecuencia es el estado de inmovilidad en que permanece el alma de los hombres, sometidos a ese medio .geográfico. Es una profunda inercia para la cultura, una letargia invencible. Los

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFEREl\'CIAS

21

hábitos animales dominan al hombre ani- mal. La naturaleza trasfunde a los hom- bres el frenesi lúbrico que les da el mo- mentáneo olvido de la agonía del terror en que viven. Esos espíritus no hacen el viaje sentimental que les liberte de su propia animalidad. Su representación ideal del universo se reduce al espanto y al asombro. La mentira nace de esa perpe- tua ilusión en que se abisman y su pers- pectiva intelectual de mayor alcance es la de la naturaleza invencible e incontras_ table. De esa pasividad e indiferencia de noche misteriosa en que divagan, viéne- les, como una epidemia de ideal. el sen· timiento de la negación de la vida, la re- nuncia a toda conquista del espíritu. La naturaleza les crea, sin llegar a las for- mas superiores del nirvana indico, el mis- mo fatalismo pesimísta. Viajando en hidroavión por la parte

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

22 LAUREANO GÓMEZ

septentrional del país, se contempla un panorama muy ilustrativo. Se pasa prime- ro sobre una comarca de tono gene- ral amarillento, interrumpido por exten- sas manchas de verde grisoso; es la ve- getación de arbustos espinosos y la infi- nita variedad de plantas arborescentes, de la familia de las cactáceas, que luchan con la arena y los vientos salobres y son peculiares de los litorales marinos. Más adelante la gándara adquiere un tono uni- forme verde oscuro, interrumpido en gran- des trayectos 'por los espejos rutilantes de las aguas del río, dispersas en ciéna- gas, pantanos y canales innumerables. V0- landa sobre esta comarca, es raro ver el suelo, pues no se percibe sino la sólida alfombra verde de las copas de los árbo- les, que a Lindbergh produjo la impre- sión de una inmensa esponja a el de un campo sin fin:de mullido terciopelo. Por

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

23

kilómetros y kilómetros, hasta donde al· canza la vista, en largos trayectos de

vuelo, no se distingue huella alguna de vida civilizada. De tarde en tarde los pe- queños rectángulos de los .leñateos D y minúsculas estancias, comprimidas contra

la ribera del río por la esponja oscura

que no se deja despedazar. A mayores distancias, lo~ caseríos pajizos, las aldeas, los burgos, como extraviados entre la fos- ca, a como agrupados sobre las barran- cas altas de las riberas, teniendo a la es- palda la temible asechanza de las aguas dormidas. Nada más lejano de producir la impresión de dominio por el hombre que aquellas vastas extensiones de sel vas

y de ciénagas. Visto desde la altura, el

terciopelo verde oscuro se decora con tonos admirables de rojos y amarillos:

son árboles completamente cubiertos de flores. Las ciénagas copian el azul de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

24 LAUREANO GÓMEZ

JOs cielos y las caprichosas figuras de las nubes. Maravilloso panorama para el aero- nauta r Pero no para quien sabe que ba- jo aquel suntuoso y aterciopelado manto no hay nada útil para la vida humana. sino bejucos y maleza; y que aquellos hú- medos espejos son el imperio de ]a muer- te y el reino indiscutido de la fiebre ma- ligna! La tragedia de -nuestros grandes re- cursos naturales. se revela en e] heeh o de que en este pais abrumado por la selva. cubierto de míllones de míllones de ár- bo]es primitivos. cuando se necesitan unos cuantos míllares de traviesas de ferroca- rril o unos pilotes para alguna modesta estacada. hay que importados de Norte América o sustituidos con estructuras de hierro. también importadas. Los millones de míllones de árboles de nuestras sel- vas sólo producen maderas fofas e in eon-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

25

sistentes, inadecuadas para las empresas humanas. Los pocos ejemplares de bue- na calidad hállanse tan dispersos. que su explotación es antieconómica. Se dirá que cuando el hombre derribe la selva obtendrá magníficos terrenos pa- ra las faenas agrícolas. Tampoco esto es exacto siempre. Cuando visité por prime- ra vez los trabajos del ferrocarril de Puerto Wilches, que tenía ya un sector de 60 kilómetros de via férrea, construi- dos a través de la manigua, me llamó la atención la soledad absoluta de los dos lados de la via. No se veian sino las rui- nas de los campamentos abandonados por los obreros; pero en ninguna parte estan- cias ni fundaciones que aprovecharan los desmontes hechos a lado y lado de los rieles, ni la facilidad de comunicación con nuestro gran rio. Inquirí la causa, y me dijeron que aquella tierra, después del

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

26 LAUREANO GÓMEZ

desmonte, no daba sino una a dos cose- chas. En efecto, la capa vegetal es nula. El terreno es una especie de arcilla roji- za y granulosa desprovista de substan- cias fértiles. La hectárea de tierra cubier- ta de bosque tiene algún valor, por la perspectiva de las primeras cosechas: la de tierra desmontada, que ya las dio, no tiene valor ninguno y sólo sirve para cam- po de maniobras de serpientes y lagar- tos. Viajeros bien informados me han di- cho que la mismo ocurre en muchas re- giones del Caquetá y Putumayo. Ahí es- tá la segunda parte trágica de nuestros grandes recursos naturales. No viajemos ahora en hidroavión. En el lomo de la mula tradicional empren- damos el camino de Santander. Salgamos de Belén de Cerinza con dirección a Cha- ralá. A pocos kilómetros de marcha ya estaremos sobre el lomo del páramo del

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

27

Ture, donde la naturaleza no nos ofrece sino chite y frailejón, rocas desnudas, sombrías, hostiles, acantílados medrosos, quiebras profundas sin un palmo de tie- rra utilizable. y esto en una zona de diez a doce leguas de ancho. Igual desolación en los otros cruces de la cordillera des- de Onzaga hasta el Almorzadero. Otras diez leguas de desierto en el páramo de Santurbán entre Mutiscua y Tana. Viaje- mos de Cúcuta en dirección a Ocaña. Allá la cordillera más baja, es mucho más ancha. Se avanza por sobre una serie in- terminable de colinas redondas y calvas, formadas por rocas secundarias en disgre- gación, por todo extremo estériles. Son más de cuarenta leguas de soledad y de desierto, apenas interrumpido por peque- ñísimas cejas de tierra laborable. Cuando se cabalga sobre uno de aquellos lomos desolados, se divisa hacia el sur, muy al

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

28 LAUREANO GÓMEZ

sur, la masa imponente de la sierra ne- vada del Cocuy, y hacia el norte las quie- bras profundas por donde corren las aguas del Tarra, el Sardinata, el Catatumbo. En una y otra dirección, el desierto, la sole- dad, los agrios espinazos de la cordillera, inútiles para la vida humana. Es la ley constante de nuestraw parameras, des- provistas de toda vegetación aprovecha- ble, no adecuadas para ningún cultivo, entregadas al azote del viento helado y al castigo de tempestades espantosas. Vámonos a la costa del Pacífico, a la vertiente occidental de la cordillera del mismo nombre. Desde la bahía de Cupi- ca hasta las bocas del Mataje, el mangle como único dueño del territorio, con la sola excepción de las escotaduras de Bue- naventura y de Tumaco. La cordillera sir- ve de condensador a las evaporaciones del golfo de Panamá y las lluvias casi

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

29

constantes imposibilitan todo cultivo a la largo del litoral. Selva, calor, manglares, bejucos, alimañas y lluvia, lluvia impla- cable que la pudre todo, y no permite sino el desarrollo de una vegetación fo- fa y viciosa, adaptada a aquel húmedo medio, donde no hay, ni se ve posibili- dad de que pueda existir una cultura hu- mana de importancia. Salgamos de Bogotá en dirección al sur. Nos bastará hacer esta excursión sobre la carta. geográfica. En el sector comprendido por dos líneas divergentes que partiendo de Bogotá vayan a terminar, la una en las cabeceras del Putumayo y la otra en el si- tio tristemente célebre de La Pedrera, y abarque hasta las fronteras del pais, ten- dremos una extensión de 250,000 kilóme- tros cuadrados de territorio desierto, pues las poblaciones más importantes de toda esa vastisima comarca son los vecinos mu-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

30 LAUREANO GÓMEZ

nicipios de Une y de Usme y cuya pro- ducción agricola e industrial es para el país prácticamente nula. Si consideramos el sector oriental del país determinado por dos \ineas que partiendo de Bogotá pasen, la una por el mismo sitio de La Pedrera y la otra por Tame, habremos abarcado una superficie de 360,000 kilómetros cuadra- dos, cuya población más importante es Villavicencio, y cuya industria, casi exclu- sivamente ganadera, es insignificante dada el área inmensa que la soporta. Si volve- mos a mirar hacia la región occidental ha- llamos al Chocó, de difíciles condiciones biológicas por los climas megatérmicos y la humedad excesiva; aquellas bocas del San Juan, invadidas por el lodazal de la marea, a muchas leguas al interior; aquel delta del Atrato que por leguas y le- guas cuadradas es un campo de cieno y de juncales. Antioquia, cuyas elevadas

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

31

montañas son tan conocida mente estéri-

les para la agricultura que los famosos platos regionales se cuecen con elementos foráneos. Cuando organicé los trabajos del ferrocarril de Bolombolo a Cañafistula me

di cuenta de que para un núcleo de traba-

jadores de relativa importancia había que llevar el maíz y el dulce de las ríberas santandereanas; la carne, de Bolívar, los fríjoles de Chíle, el arroz de los Estados Unidos a del Valle. Las llanuras del Toli-

ma, desde la hoya de Riofrío hasta El Es-

pinal, son eriales que no podrán utilízarse

ni siquiera con regadío, porque el terreno

carece de elementos fcrtílizantes. Merece tambíén una mención especial en el valle medio dcl Magdalena, la región que nues- tros geógrafos llamaban de Paturia y que los ingenieros de la casa Berger han loca- lizado entre Buenavista y Bodega Central, con más de 20,000 kílómetros cuadrados

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

32 LAUREANO GÓMEZ

de superficie, donde el cauce del Magda- lena está perfectamente descompu'esto y no es sino un mar de vegetación que cu- bre otro de ciénagas y pantanos, cruzados no sólo por el rio principal, sino por mul- titud de afluentes de éste; valle terrible, que es una de las grandes enfermedades del pais y ha sido un factor grave en el atraso de la república. Con más agua que tierra y más lodo que agua, en aquellos tremedales se originan las principales cau- sas de la difícil navegación del rio. El suelo en descomposición, el clima tórrido y mortal, la vegetación formidable y bue- na sólo paloa crear obstáculos, es como un cáncer monstruoso en el corazón del país que dificulta la circulación de la primera de sus arterias. El millón doscientos mil kilómetros cua- drados de nuestro territorio, se descom- pone asi: 7,000 kilómetros cuadrados de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

33

nieves perpetuas: 30,000 kilómetros cua- drados de páramos inhabitados: 100,000 kilómetros cuadrados de tierras frías, cul- tivables, densamente habitadas; 170,000ki- lómetros cuadrados de tierras templadas:

y 900,000 kilómetros de

llanas, selvas a llanuras herbáceas, de los cuales hay 200,000 kilómetros anegadizos periódicamente en tiempos de lluvias y 50,000 kilómetros de esteras, aguazales. charcas, ciénagas y pantanos. Las tierras anegadizas y las constantemente húme- das, bajo el sol tropical, son propicias pa- ra la cría de los zancudos. La fuerza eco-

tierras tórridas y

nómica del país reside en el cultivo del café, que es característico de las tierras templadas. El balance es desolador: en nuestro territorio las regiones propicias al desarrollo del zancudo son 80,000 kiló- metros cuadrados más extensas que las fa- vorables al cultivo del café.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

34 LAUREANO GÓMEZ

Tenemos, es verdad, las altiplanicies: la de Túquerres-Ipiales, húmeda, fría, no muy extensa, la más alta del país; la del Pa- tía, angosta, ardiente; la de Popayán, pa- radisiaca, pero diminuta; el Valle del Cau- ca, la más grande de todas, de más de 200 kilómetros de largo por un ancho va- riable entre 15 y 40 kilómetros; los lla- nos de Murri, entre el Cauca y el Atra- ta; los valles de Rionegro y Medellin, tan feraces como pequeños. De este lado del río grande tenemos las planicies de Pam- plana y Mogotes; el valle de Sogamoso, el de Tensa, el de Chiquinquirá, el de D- baté, la sabana de Bogotá, ricas, pobla- das, sanas, admirables. Mencionemos tam- bién las sabanas de Bolívar y la zona ba- nanera de Santa marta. Pero con respec- to a ellas, el concepto que tenemos sobre su excelencia es algo exagerado. En vís- peras de mi viaje a la Argentina tuve 0-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERE!\'CIAS

35

caslOn de ver justificado el alto precio de

una de las mejores

fincas de la sabana,

porque

el espesor

de la capa vegetal va-

ría allí

de ochenta centímetros

tro. Este espesor

a un me- es ex-

de capa vegetal

cepcional

en el pais. Recién

llegado a la

Argentina

fui invitado

a una estancia de

la provincia

de Buenos Aires. Con el re-

cuerdo

de Bogotá,

y la saudade

de la amada sabana

de

la

inquirí por el espesor

capa vegetal.-Catorce

metros-,

me con-

testaron.

Ese dado es exacto.

El explica

el excepcional vigor de la alfalfa argenti- na, de raices profundas, prodigiosa para

la sustcntación

también el torrente

explica a granel de las bo-

que yo vi salir, con asombro,

cas de los elevadores del puerto y colmar

navíos

los vientres

de

los

rebaños;

de cereales

de los innumerables

que los llevan

a

las cuatro

partes

del

mundo.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

36 LAUREANO GÓMEZ

III

Verdaderas lierras de humanidad. - Latinos y anglosa- jones. - Cualro e'emenlo. esenciales para el progreso.

La Argentina sí es el marco natural pa- ra el asentamiento de una cultura huma- na. El emigrante llega allí a encontrar una tierra abierta, limpia y sana. Unas esta- ciones benignas que desconocen el rigor del frío y las excesivas sofocaciones es- tivales, estimulan el organismo con sus acariciantes cambios de ambiente. No hay rincón del-territorio a donde. apenas con imperceptible intervención del trabajo hu- mano, el vehículo de ruedas no llegue a llevar la semilla y recoger la cosecha. El río y el mar están allí para conducir los productos económicamente a los más re_ motos mercados del universo. El suelo agradecí do. da ciento por uno al esfuer-'

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

37

zo del hombre laborioso. La fortuna son- rie en el espacio de breves años. La ri- queza fomenta la cultura, funda y arrai- ga la civilizaci5n. Es esa una bendita tie- rra de indiscutido porvenir. También la es el Uruguay, la meseta central de Chi- le, la parte sur del Brasil. Pero tierra de humanidad como ninguna el territorio de los Estados Unidos. Por el oriente, ca- mino de las lluvias y de los emigrantes, una cordillera suave, que apenas alcanza a dos mil metros de altura, y que no de- tiene la marcha benéfica de las nubes ni la de los hombres. Un territorio plano, fértil, con un clima saludable, cruzado por una maravillosa red de arterias fluviales, con el mar interior de sus grandes lagos, con puertos admirables sobre los océanos, fácil entrada para los hombres y cómoda salida para los productos de su industria. Una mañana de principios de octubre

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

38 LAUREANO GÓMEZ

de 1492, una bandada de papagayos pa- só volando hacia .el sudoeste sobre las tres carabelas· en que venia, con rumbo hacia la desconocido, el primer almiran- te del océano. Colón, que hasta entonces habia seguido el paralelo 26 de latitud norte, rectificó su rumbo siguiendo el vue- lo de los pájaros, y jamás un augurio ha tenido importancia tan trascendental co- mo el vuelo de los papagayos. Aquella inclinación hacia el trópico, determinó la futura colocación de la gente latina y de la gente anglosajona sobre las nuevas y prodigiosas tierras. En viajes posteriores el gran vidente de la latinidad siguió de- rivando más y más hacia el sur, hacia las tierras clásicas de las parlanchinas aves. Así quedó determinado el camino de los intrépidos descubridores de su estirpe, que siguieron sus huellas. No ha sido mi intención hacer una pín-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

39

tura definitivamente pesimista, por que sé que en estas materias toda conclusión absoluta es falsa y arbitraria. Por muy cuidadosamente que quieran analizarse los factores de un proceso antropogeográfi- ea, quedan por fuéra tales y tántos, que toda afirmación es temeraria. Creo que se puede concluir de la dicho, con las re- servas debidas, pero sin mucho riesgo de equivocarse, que no es nuestro territorio un marco natural espontáneo y decidida- mente favorable para el sostenimiento ve- getativo de una cultura humana. El pro- greso que aqui se funde, tiene que ser una obra de inteligencia y artificio, de celo y de vigilancia, que minuto a minu- to allegue los elementos favorables y se- pare los adversos. Porque si no tenemos en abundancia los recursos que pudiéramos llamar su- perficiales del territorio, en cambio dis-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

40 LAUREANO GÓMEZ

ponemos de otros de más difícil acceso, pero que una vez poseídos, acaso supe- ren en ímportancia y eficacia a aquellos otros de que estamos parcamente dota- dos. Un pensador que analiza las bases de grandeza de los estados modernos, por el aspecto material, señala cuatro pilares so- bre que debe reposar todo edificio de prosperidad industrial y económica. Ellos son la posesión de hie~ro, carbón, petró- leo y caídas de agua. Por suerte inmen- sa, en la partición de la tierra, hemos si- do favorecidos decididamente con la asig- ¡¡ación abundantísima de estos cuatro fac- tores de engrandecimiento nacional. Pe- ro quién negará que no hemos sabido ni podido utilizar el hierro; que el aprove- chamiento del carbón y de la hulla blan- ca es imperceptible y que el petróleo lo hemos entregado y lo seguiremos entre- gando; como el oro, como el platino, co-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

41

ma las esmeraldas, a la codicia de los extranjeros, sin beneficio apreciable para los hijos del país.

IV

El problema etno\ógico. - Ra.go. carac!erlstico. de 100 puebloo europeo •. - El alma española y los caracteres

La. razas africanas e indíge nao. - Opinión

de Bolívar. - Origen del • Tropicali.mo •. - La tradicional ineptitud. co!ombiana. {Está ya e.crito el desenlace?

de la raza. -

Os invito a pasar los ojos sobre el se- gundo de los elementos de la definición de Vattel: la raza. Nadie puede explicar- se el alma de las razas, pues todo es mis- terioso e incierto en la psicología de las colectividades. A pesar de ser esto así, puede percibirse que en cada pueblo hay un rasgo caracteristico, que aunque enig- mático, es persistente, arranca del pasa- do y subsistírá en el futuro a través de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

42 LAUREANO GÓMEZ

las peregrinaciones de la sangre y del espíritu. En el proceso de la civilización que diferencia al hombre del animal y que reside en la facultad de idear, de crear relaciones entre el propio yo y la mate- < ria universal, dentro de la igualdad del propósito genérico, la filosofía de la his- toria nos muestra variaciones cardinales:

hay civilizaciones en que las facultades intelectuales predominaron y otras en que las actívidades instintivas fueron prepon- derantes. Pueblos carniceros, pueblos gue- rreros como los romanos a los alemanes; pueblos traficantes y mercaderes como los cartagineses y los ingleses; pueblos misticos y artistas, como los hindúes, los griegos a los franceses, modelan tipos di- versos de cultura de caracteres comple- tos, cuya línea directriz se prolonga a través de las generaciones. El pueblo ro- mano, a pesar de todo la que absorbió

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

43

y asimiló, no obstante su avasalladora ex- pansión en el mundo, conservó el carác- ter primitivo de egoísmo, que fue el se- creto de su civilización. Cuando por su dilatación por el mundo, la subyugación de otros pueblos, la confluencia de dife- rentes razas, la admisión de dioses ex- traños, su egoísmo se fue debilitando, no- táronse los primeros síntomas de deca- dencia, hasta la época en que en el sóli- do e inmenso edificio del egoísmo de Ro- ma, la argamasa fue humedecida por las lágrimas del altruismo cristiano y la so- berbia fábrica se vino a tierra. La esen- cia de su adusta grandeza había sido des- truída. Por eso Roma transmitió al espí- ritu latino una melancolía que los grie- gos no conocieron. En el pueblo inglés el rasgo caracterís- tico es la energía, que de individual se vuelve colectiva; la energía de Robinson

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

44 LAUREANO GÓMEZ

Crusoe, que pertinaz, indomable, hace la conquista de la tierra. Es Warren Has- ting, tejiendo imperturbable, sobre los reinos alucinados, la red sutil de la com- paÏ1ía de las Indias, con jirones de tur- bantes de príncipes hindúes. Y es Disrae- li, llegando al poder, tras cuarenta años de disimulada y fatigosa perseverancia, para poner la férrea mano británica so- bre el Egipto, tomar el Canal de Suez y ceñir a su amada reina Victoria la dia- dema imperial de las Indias Orientales. El rasgo caracteristico de la civiliza- ción francesa es la inteligencia, que de- termina la razón, el orden, la claridad y el gusto. Es Rabelais que surge en pleno Renacimiento para expresar la marea que viene de abajo y está destinada a trans- formar la tierra. Aquellos vagabundos, histriones, frailes, médicos, soldados y fi- nancieros que pululan en las páginas de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

45

sus libros, aquella insurrección general de la canalla rabelaisiana principia por revolucionar la propia lengua, enrique- ciéndola con mil vidas y dándole el mag- nífico colorido de la época, y significa en la político el advenimiento del hom- bre nuevo, sin raíces ni tradición, que ha de ocupar la cima de la humanidad pensadora y artística. Desprendido de esa caterva parece -acaso la fue en la suce- sión de los años-aquel vagabundo Juan Jacoba, que supo acumular en sí todas las protestas de los oprimidos, dio for- ma a una sensibilidad humana descono- cida y modeló el espíritu del mundo con- temporáneo, en las leyes, en las artes, en la literatura. En Italía sería el sensualismo, que de- termina la exaltación artística de la más alta prosapia, como la de Leonardo; la política realista, en las normas crueles,

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

46 LAUREANO GÓMEZ

sagaces y despreocupadas de Maquiave- lo; los sentimientos de gloria y de gran- deza personales, superiores a toda ética. vencedores de todos los principios, aun los más arraigados, como el pudor y la maternidad; lo dice el gesto impúdico y sublime de Catalina Sforza; el concepto del estado dominador y soberano que ali- mentó el espíritu de Julio II. Alemania está poseída de un genio me- tafísico que se manifiesta en el pensa- miento, en la abstracción y también· en la disciplina. Es la misma crítica del co- nocimiento, abocada por el filósofo de Koenigsberg; es la búsqueda de la ver- dad objetiva a través del alma humana, sometiéndola a las infinitas vicisitudes • del tiempo y del espacio, al conjuro del soplo creador del cJúpiter de Weimar-; es la disciplina .perinde ac cada ver_ , que en el conflicto europeo mostró hasta qué

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

47

extremo se obedecía el apotegma de Nietzche: -Los hombres nacieron para la

guerra; las mujeres para divertir al gue-

rrero. Todo la demás es locura •.

Refiriéndose a nuestro estado etnoló- gico, Murillo Toro dijo que entre noso- tros todo era café con leche: unos más café que leche y otros más leche que ca- fé. Nuestra raza proviene de la mezcla de españoles, de indios y de negros. Los ~-- dos últimos caudales d~ h-er-;;~cia'~o-~';s-=-- - (

--

.

-.

---,

~. -

,

-~ni~ioridad.Es en lo

queha"yamos podido heredar d~l espiritu

español donde debemos buscar las líneas directrices del carácter colombiano con- temporáneo. El alma española es extática. Santa Te- resa y Don Quijote son expresiones de esa fe transfigurada y rectilínea que me- nosprecia la realidad y prescinde del ra- ciocinio y la experimentación. La presen-

tigmas:<f~Hç.ompl~tl!

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

48 LAUREANO GÓMEZ

cia de España en el estadio de la civili. zación, podria reducirse a Cervantes y a

sus pintores. En el campo de la filosofía, del análisis matemático. en física, en quí- mica, en biología, el aporte de España a '. la cultura universal es casi nulo. En tie- rra española no se ha levantado ninguno de esos luminares excelsos que !guían el espiritu humano y señalan nuevas rutas para la conquista de la sabiduría. Nin-

guno de sus poetas puede aspirar a la

corta y escogida compañía que compren- de los nombres de Hornero, de Dante. de Shakespeare, de Camóens y de Goe- the. En el campo de las especulaciones intelectuales, carecemos de ascendientes egregios. Otros caracteres de la raza pue- den simbolizarse en algunos de sus pro- hombres: el valor guerrero en un Gon- zaIo de Córdoba, en Hernán Cortés, y en Pizarro. La bizarría en el Cid. La terque-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

49

dad en Pedro de Luna. La intolerancia en Domingo de Guzmán e Ignacio de Lo- yola. El acerado temple dd alma feme- nina en Isabel la Católica. La falta de sentido politico en Felipe II. El formida- ble predominio universal español, obra

del talento político de Fernando e Isa- bel, poderosamente ayudados por la bue- na fortuna y la casualidad, y cimentado por el genio imperial de Carlos V, su- cumbió por el desfile de monarcas inep- tos. Felipe III, dirigido por su caballeri- zo; Felipe IV, asesorado por una monja, bajo cuyo reinado se publicó una prag- mática que «prohibía la impresión de nue- vos libros. pues ya hay demasiada abun-

dancia

Carlos IV, cubierto de afrentosa y con- yugal ignominia; Fernando VII, déspota e hipócrita; Isabel Il, la protagonista de cla Farsa y Licencia de la reina castiza».

de ellos»; Carlos II, el hechizado;

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

50 LAUREANO GÓMEZ

Debajo de toda aquella imbecilidad y de toda aquella concupiscencia, un pueblo alborotador a fanatizado; pero sin clara conciencia de su dignidad y de sus con- veniencias por la ignorancia en que ha- llábase sumido. Hoy. todavía la propor- ción de analfabetos que existe en Espa- ña, es del 59 por 100. Pueblo heroico, se dcsangró en luchas intestinas, encen- didas por la pasión irreflexiva, pero no supo hacer rodar del trono, con cabeza a sin ella, a aquellos imbéciles que ocasio- naron su decadencia. Como no sabia leer fue baldía la opinión del P. Mariana. Lí- brenos ci cielo de que al heredar la du- reza de Asturias a la gracia andaluza, el ímpetu de Extremadura a la sequedad catalana, la tenacidad de los vascos a la orgullosa desidia de los castellanos, no nos haya tocado también recibir la mio- pía, la ineptitud y la pereza de los go-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

51

bernantes y la cobarde y dañosa resig- nación de soportarlos.

de nues-

Otros primitivos pobladores

tro territorio fueron los africanos, que los españoles trajeron para dominar con ellos

la naturaleza

tu del negro, rudimentario e informe, co-

áspera y huraña.

El espíri·

mo que permanece en una perpectua

in-

fantilidad.

La bruma

de una

eterna

ilu-

sión la envuelve y el prodigioso dón de

mentir es la manifestación

imagen de las cosas, de la ofuscación que

le produce el espectáculo del mundo, del terror de hallarse abandonado y dismi- nuido en el concierto humano.

de

esa falsa

La otra raza salvaje.

la raza indígena

de la tierra americana, segundo de los

elementos

ción, ha transmitido a sus descendientes el pavor de su vencimiento. En el ren-

cor de la derrota.

rcfu-

de nuestra civiliza-

bárbaros

parece

haberse

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

52 LAUREANO GÓMEZ

giado en el disimulo taciturno y la ca- zurrería insincera y maliciosa. Afecta una completa indiferencia por las palpitacio- nes de la vida nacional. parece resigna- da a la miseria y a la insignificancia. Es- tá narcotizada por la tristeza del desier- to. embriagada con la melancolía de sus páramos y sus bosques. Eso en cuanto respecta a los elemen- tos puros. Pero' la población de los tres orígenes se ha mezclado profusamente. cNo sabemos a qué raza pertenecemos>. dijo. el Libertador. Y en otra ocasión es- cribía: cGuardémonos de olvidar que nuestro pueblo no es ni el europeo ni el americano del Norte; más bien es un compuesto de América y de Africa. que una emanación de Europa. puesto que España misma deja de ser europea por su sangre africana, por sus instituciones y su carácter>.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

53

Los efectos inmediatos y remotos de la mezcla de razas son problemas dilucida- dos ampliamente por los etnólogos. Otto Ammon formuló una ley: -En los mes- tizos se combinan las cualidades discor- dantes de los padres y se producen re- tornos hacia los más lejanos antepasados; las dos cosas tienen por efecto común, que los mestizos son fisiológica y psico- lógicamente inferiores a las razas com- ponentes •• Las aberraciones psíquícas de las razas genitoras se agudizan en el mestizo. En los viajes de Livingstone se lee, hamblando del Zambezé, que halló siempre a los mestizos más crueles y san- guinarios que los portugueses. Un portu- gués decía al mismo viajero: .Dios hizo al hombre blanco; Dios hizo también al hombre negro; pero al mulato la hizo el diablo> . Entre nosotros no ocurre, como en Ar-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

54 LAUREANO GÓMEZ

gentina y Chile, en donde todo vestigio del hombre africano ha desaparecido. Tampoco tenemos la situación del Perú

y el Ecuador, en donde el elemento blan-

co no alcanza sino al 6 por 100 de la población, mientras el elemento indio su-

be al 70, y el resto se divide entre afri- canos y mestizos. Somos un pueblo en donde el mestizaje (mezcla de español y de indio), es preponderante. Un antropo- logista. argentino, Ayarragaray, ha for- mulado una ley que parece aplicable con exactitud a nuestra población: cel mesti- zo primario es inferior al progenitor eu- ropeo; pero al mismo tiempo es a me- nudo superior al antiguo indígena •. El mestizo primario no constituye un ele- mento utilizable para la unidad politica

y económica de América; conserva de-

masiados los defectos indígenas; es fal- so, servil, abandonado y repugna todo

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFE.RENCIAS

55

Sólo ~n los cruces su-

con

europeos,

racteres adquirida del blanco.

En las naciones de América, donde pre- ponderan los negros, reina también el de-

sorden.

democracia turbulenta e irremediable. En

ha desapare- Chile y el

Uruguay,

de la

esfuerzo y trabajo.

cesivos de estos mestizos primarios

se manifiesta

la fuer7a

de ea·

Haití es el eje!Tlplo clásico

el negro

Argentina,

los paises donde cido, como en la

se ha podido estableccr una or-

ganización económica y política, con só-

lidas bases de estabilidad.

zambo, que existen en nuestra población, son los verdaderos hibridos de América.

america-

afirma

la unión de negros con zambos a con

por

la inteligencia

por

y por la fuerza fisica; tie-

indios, son inferiores

que los hijos de

Nada les dcbe a ellos la cultura

El mulato y el

na. Ayarragaray

a

sus

padres

nen una voluntad

débil, dominada

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

56 LAUREANO GÓMEZ

pasiones groseras. A la flaqueza de ca- rácter unen una inteligencia poco lúcida, incapaz de análisis profundo, de método, de ideas generales; el amor al bullicio, el hábito de hablar a gritos, cierta abun- dancia oratoria y una retórica pomposa, que es precisamente lo que se llama .tro- picalismo •. Me parece que no es necesario, ante un auditorio ilustrado como el que me escucha, deducir una a una las desagra- dables conclusiones. Bástenos con saber que ni por el origen español, ni por las influencias africana y americana, es la nuéstra una raza privilegiada para el es- tablecimiento de una cultura fundamental, ni la conquista de una civilización inde- pendiente y autóctona. La cultura colombiana es y será siem- pre un producto artificial, una frágil plan- ta de invernadero, que requiere cuidado

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

57

y atención inteligente, minuto tras minu- to, para que no sucumba a las condicio- nes adversas. Sobre las porciones del te- rritorio favorables a la vida humana se agrupará la población, haciendo pie en ellas para intentar la conquista de los recursos naturales que existen, pero que no pueden ser alcanzados ni disfrutados por un pueblo inculto e inferior. El ma- yor esfuerzo que ha hecho nuestra raza hasta el presente, ha sido la plantación del c~fé. Siendo casi la única industria del pais, las estadisticas demuestran que su producto quizás apenas alcance a pa- gar el costo de la alimentación y el ves- tido de la actual población colombiana. La diferencia la estamos supliendo con riqueza pública que se enajena. Los otros recursos naturales que poseemos, y de que atrás hablé, el hierro, el carbón, el petróleo y las caídas de agua, no pueden

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

58 LAUREANÓ GÓMEZ

hacerse productivos con el mismo escaso esfuerzo que requiere sembrar una plan- ta, cuidarla y esperar unos años para re- coger la cosecha. Son recursos que no se entregan sino a un pueblo inteligente y capaz, con capacidad técnica y econó- mica, de que nosotros no disponemos,

cosa más sencilla que la explota-

¿ Qué

ción de una mina de esmeraldas? Con costo reducido se extrae la gema, que tiene un mercado seguro por la el\clusi- vidad práctica de la producción. Debajo pe los flamantes avisos de nuestras ofi- cinas de propaganda debiera colocarse una sentencia, que sería exacta. "Las pri- meras minas de esmeraldas del mundo poseídas por un pueblo imbécil, que no ha sabido sacar ningún pl"Ovecho de su propiedad." El segundo país productor de platino, pero no dice que ese platino está ya enajenado irrevocablemente por

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

59

la torpeza colombiana a manos extranje- ras, y que su explotación aumenta la ri· queza pública y privada de Inglaterra o de Estados Unidos. pero en ninguna for- ma la colombiana. Hasta hace poco los únicos colombia- nOs que se beneficiaban en algo del pla- tino eran los negros del Chocó median- te el duro y crudelísimo sistema de! ma-

El negro se ata una piedra a

la cintura y se arroja al fondo del río de donde saca un poco de arena que luégo lava en la orilla. Esta rudimentaria industria pareció una competencia intolerable a las compañías extranjeras que ,:::xplotanlos aluviones don- de sc halla e! platino, con poderosas dra- gas. y acudieron por medio de sus re- presentantes a ese ministerio de indus- trias a donde diz que flota la bandera de un celoso nacionalismo, y obtuvieron una

zamorreo.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

60 LAUREANO GÓMEZ

resolución por la cual se prohibe a nues-

tros infelices compatriotas el ejercicio de esa mísera industria.

y se habla del oro, sin tener en cuen-

ta que también el oro está casi íntegra- mente en poder de compañías extranjeras y que su explotación no reporta al país más provecho que la insignificante suma a que montan los jornales de los mineros

¡y nuestros ganados! No se para mien-

tes en que un animal ordinario, Ueno de huesos y de cornamenta, en pie, en las sabanas de Bolívar, tiene un precio tres veces superior al del animal argentino de magnífíca raza, pasado por el frigorífico para venderlo en los mercados europeos. y nuestras minas de carbón! En esta ca- pital, en cuyas cercanías hay un denso manto carbonífero, el precio que pagamos por el que se consume en nuestras coci- nas es cuatro veces superior al que se pa-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

61

ga en Buenos Aires por el que llega a través del Atlántico desde Inglaterra. ¿ Qué faltó el año pasado para que

regalaran a un gobierno extranjero, por conducto de un agente, los recursos pe- trolíferos dc Urabá? Es preciso recordar que el Congreso estaba dando votos de aplauso por unani- midad a un contrato que enajenaba aque- lla rica porción de nuestro patrimonio, y que tomaba esa actitud ineXplicable ~in haber siquicra leido el contrato. Si Al- fonso López y yo no resolvemos salir a la lucha en la prensa y en la tribuna, y si ese venerable patricio que era el doctor José Ignacio Escobar, desde la cumbre de su honorabilidad y la serena calma de su retiro no refuerza nuestras opiniones con su concepto, tan decidido como respetable, aquella otra mutilación de nuestra riqueza se hubiera consuma-

se

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

62 LAUREANO GÓMEZ

do, por la incomprensión del congreso y la incompetencia dei gobierno. Porque suele ser expresión frecuente que los ac- tuales mandatarios pueden no estar pre- parados en algunos ramos de la admi- nistración pero que son sabios profun- dos en la disciplina del derecho. Mas hé aquí que con todo eI estruendo posi- ble se anuncia una nueva política dei pe- tróleo; se hace consistir esa politiea en un decreto ejecutivo, y a poco tiempo resulta que tal decreto, en concepto de sus mismos autores, está lleno de dis- parates juridicos, viéndose en el caso de suspenderlo. j Qué exhibición de fal-

de seriedad ante los extranjeros 1 Y

ta

si en la que se les considera peritos se equivocan en esa forma ¿ qué pasará en todos los ramos en que son inexper- tos? El problema se llena de sombras cuan-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

63

do se considera

tro pais en el globo terrestre establece una suerte de determinismo geográfico. La distribución del calor y de la humedad

no hacen apto nuestro territorio para el establecimiento de una buena organiza- ción social. Somos una especie de inmen-

que la situación de nues-

so invemadero,

un depósito de incalcu-

lables riquezas

naturales, que no hemos

podido disfrutar,

porque

la reza no está

acondicionada para hacerlo. Pero en nues-

tra vecindad inmediata, encima del Tró- pico de Cáncer, hay una vasta sociedad

humana, definitivaménte

dustrializada, la que habita la América

Septentrional, a sea, en la zona templada

constituida e in-

y que necesita dis-

frutar del inmenso almacén de primeras materias que se encuentra en nuestro sue- lo, y que posee todos los recursos y la técnica necesarios para aprovechados.

y fría, que ambiciona

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

64 LAUREANO GÓMEZ

Hallámonos, pues, en presencia de un conflicto biológica. Las agrupaciones for- madas en marcos naturales idóneos, tien- den a desbordarse sobre aquellas otras en que el hombre, peor instalado, no do- mina; antes, es dominado por la exube- rante naturaleza, que al mimarlo, brindán- dole una vida fácil, aunque miserable, co- mo en las orillas del Magdalena, con el pescado y con el plátano, lo reblandece y subordina a los que se fortalecieron en ásperas batallas, por la conquista de un positivo bienestar y fueron además favo- recidos por otras circunstancias como la sangre, la posición y los contactos con la cultura universal. Horroriza pensar que el desenlace esté ya escrito en el libro del destino de Amé- rica. ¿Seremos ineluctablemente presa de los americanos del Norte ? Ya perdimos la zona ístmica, que nos daba una pree-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

65

minencia en el mundo. Ya los puertos de Cartagena y Santa Marta están bajo la influencia decisiva de compañías america- nas. Ya nuestros minerales más precio- sos salieron del patrimonio nacional. El único petróleo que se explota es de los americanos. La lucha biológica, lenta, pe- ro sin alternativas, devoradora y fatal, es- tá en plena marcha. Cada día que pasa, pel-demos algo. Cada día adquieren algo nuéstro los más capàces, los más ricos, los más fuertes. v

No podemos darno. el lujo de la ineplitud, - La inte-

lectualidad colombiana. - El partido conservador gobier-

na .in

capacidad. - Paralelo

con la época de

la deca-

dencia

española. - Lo. príncipes del Amazona •. - Obje-

ciones del Joctor

Panglo ••. - El pal. le endeuda

casal que

no le Yen.

para

En estas amenazadoras circunstancias no podemos darnos el lujo de la inepti-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

66 LAUREANO GÓMEZ

tud. Sólo una dirección inteligente, des- velada y sagaz de los negocios del Esta- do puede intervenir con eficacia para des-

viar d curso de sucesos que parecen se- guros. Sólo en la lucha de todos los mi- nutos contra los factores adversos y en la utilización minuciosa de los favorables,

a base de ciencia y de conocimiento, de

trabajo y de infatigable energia, será po- sible acaso contrarrestar el imperativo ca-

teógríco de las influencias del medio, que nos amenaza tan de cerca, que ya nos muestra el principio de su efectividad y descuhre en lontananza los resultados de su desenlace fatal. Tiene Colombia esa dirección ilustrada

y activa? La I'espuesta es negativa. y no

es difícil demostrarla. AqUÍ hemos vivido creyendo en la intelectualidad colombia- na. Este es uno de esos valores conven- cionales que no resisten el análisis. Dón-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

67

de está la producción intelectual del pais?

En el campo

exactas y naturales, como

llas artes, Colombia es un

sabe que el diccionar:o de construcción y

régimen es una obra trunca que tuvo ci- mentación equivocada. Las traducciones de Virgilio inlcresan a 105 bibliómanos. El único libro colombiano que se lec fuéra del país es la María; pero la María no bas- ta para sostener una reputación nacional.

Se dirá

que Colombia ha producido mu-

chos poetas; que casi todos sus hijos son

poetas.

en el de las be- desierto. Ya se

de las ciencias filosóficas,

Pero

aun en el terreno

de la poe-

sía, ¿dónde está el canto lírico que merez- ca llegar a una antología universal, por-

que responda a un sentimiento tr:ucenden- te y profundo y haya llevado a otras len- guas y otras razas una muestra de nues- tro espíritu? Menéndc1. Pelayo, que por su ideología simpatizaba con Colombia tan

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

68 LAUREANO GÓMEZ

vivamente, no se atrevió a incluír en su selección de las mejores poesías castella- nas ninguna modulada aquí. Vivimos muy satisfechos de nuestra prensa; pero si se exceptúan 3 ó 4 diarios que se preocupan por la redacción y la divulgación de las ideas, ¿qué son los otros sino pedazos de papel cubiertos de ilustraciones y de avi- sos y de prosa desmañada y manida, sin una vibración artística, sin un brote de luz, sin ninguna preocupación intelectual? No existe en el país una sola revista cien- tífica, porque las que presumen de tales se alimentan de recortes mendicantes de publicaciones extranjeras y adolecen de una falta de originalidad, que enferma de tristeza el espíritu del patriota. Y aquí cerca tenemos las ruinas abandonadas del Observatorio Nacional. El partido conservador, que tiene la res- ponsabilidad del gobierno. pidió desde la

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

69

oposición que el Estado se condujese con-

forme a normas razonables e ilustradas, y presumió por bastante tiempo, después de haber ascendido al poder, que estaba

realizando

exigido. Y Núñez, Caro, Martínez Silva y tántos otros orientaban al partido con sus

escritos y defendian

cos de acuerdo con sus principios. Hoy el partido conservador gobierna sin pen- sadores, sin periodi stas, sin oradores y sin hombres ilustrados. El partido liberal está muy satisfecho de ese estado y ni

siquiera considera necesario informarse

de la que pasa. Es obvio que del parla-

mento debieran irradiar orientaciones

i-

deológicas para la república. Pero ¿quién se atreve a hablar sin risa de las orien- taciones ideológicas que hayan surgido de

nuestros últimos congresos? Individuos que no han abierto un libro se declaran

la que de su adversario

había

los intereses públi.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

70 LAUREANO GÓMEZ

suficientemente instruidos sobre todos los negodos del Estado y votan de acuerdo con los instintos del caciquismo. más que con las normas de un pensamiento reflexi- vo. La posesión del poder no se conside- ra como un mandato para procurar el bienestar público. confiando la administra- ción únicamente a los idóneos y a los ca- paces, sino como una ocasión de distri- buír el erario entre los nepotes, aunque eso traiga el forzoso resultado del predo- minio de la incompetencia. ¡CÓmo se parecen los tiempos que vi- vimos a la época vergonzosa de la deca- dencia española! Podría hacer un dilata- do paralelo para demostrar que transita- mos los mismos caminos de decrepitud, de ceguedad y de torpeza; pero me fal- ta el tiempo, y he de limitarme a algu- nos rasgos. Cuando el Duque de Lerma recibe de las manos ineptas de Felipe III

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

71

la suma total del poder absoluto en el gi- gantesco imperio español, su principal cuidado es repartir entre sus nepotes y deudos las prebendas del Estado. Inme- diatamente comenzó a desmoronarse el poderio español. Pero eso no le importa- ba al monarca, que jamás quiso leer las relaciones de sus virreyes, ni las recla- maciones de sus súbditos, y divertía sus constantes ocios en la caceria de palo- mas. El imperio español, el más rico del orbe, estaba dándose el lujo de la inep- titud. Cuando el pueblo daba señales de descontento, se inventaba una conspira- ción de los mariscos, que eran los comu- nistas de entonces, se emprendía la repre- sión crudelísima, se encendian las hogue- ras de los quemaderos, que divertían y sosegaban al pueblo ignorante y fanati- zado, y los ministros podian seguir tran- quilos en el despilfarro y en el robo, y

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

72 LAUREANO GÓMEZ

en ]a distribución de las prebendas pú- blicas entre sus deudos y nepotes. Cuan- do Felipe IV se entrega en brazos del Conde-Duque de Olivares, codicioso, fa- nático y terco, como muchos de nuestros politicos, y como élIos, también fervoroso nepotista, continúa España dándose e1lu- jo de la ineptitud. Se cerraron casi todos los colegios y de las universidades des- aparecieron las cátedras de matemáticas. Las universidades, CalDOtoda la adminis- tración, eran presa del favoritismo. Es- condiendo la incompetencia tras una pie- dad mentirosa, como también ocurre en- tre nosotros, se dispuso por la ley como esencial para adquirir los títulos univer- sitarios que los graduandos repitiesen las palabras de la Purísima Concepción en el primer instante de su animación, siendo secundario la atañedero a la ilustración de los profesantes. Cuando tuvo lugar la

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

73

insurrección de Portugal, que, como la de Panamá, se consumó sin la efusión de una sola gota de sangre, el Conde-Duque se acercó al rey para felicitarle por aquel suceso, diciéndole que si se habia perdi- do el reino de Portugal, el patrimonio personal del rey se había acrecentado con unos solares en Castilla, que pertenecían a Juan de Braganza, el jefe de los insu- rrectos. También, cuando la separación de Panamá, se le ocurrió a alguno pen- sar como consuelo que alli donde no ha- bia sino una república, se habían forma- do dos. Cuando en Flandes, en el Rose- llón, en Italia, en Cerdeña, en las costas del Mediterráneo, asoladas por los pira- tas berberiscos, las armas españolas su- frieron descalabros sucesivos y perdían hasta cuarenta batallas campales, el rey se hacía retratar por Vclásquez. llevando en la diestra, en vez del cetro real o de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

74 LAUREANO GÓMEZ

la espada. la escopeta de cacería. Y cuan- do pierde la batalla de Villa viciosa, lejos de buscar las causas del desastre en la indisciplina de las tropas y la impericia, cobardía y corrupción de los generales, se deja caer al suelo, diciendo: "Ha sido disposición del Altísimo. Respetemos su santa voluntad." No le parecía a España suficiente esa ineptitud, y soportó a Carlos II el Hechi- zado, una miseria humana atormentada por la enfermedad y la creencia en agüe- ros y hechicerias. Y el pueblo, imbuido en las quimeras de la superstición, en lu- gar de quitar le la corona, se limitaba a buscar exorcistas que le arrojaran los de- monios del cuerpo y taumaturgos que le hicieran abluciones y asperges. Y cuando Godoy, que deshonraba el tálamo de Car- los IV, tuvo que firmar la paz con Fran- cia, debiendo cederle la isla de Santo Do-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

7S

mingo, el pueblo español se ponía feliz con aquel resultado, encendía luminarias por toda la Península, y e] ministro reci- bia el dictado de "Príncipe de la Paz." Esa alegria por los fracasos, cómo es de parecida a ]a que acaba de sentir Colom- bia porque una cuestión Iitigiosa se ha definido de modo irrevocable con la pér- dida práctica de nuestro condominio en el Amazonas. ¡Cuántos de nuestros Go- cloyes se están disputando el título de "Príncipes del Amazonas" ahora que lo hemos perdido! Sólo ]a profunda ignoran- cia en que el pueblo colombiano vive de sus tradiciones y de sus derechos ]e ha permitido sentir regocijo por esta nueva mutilación, como la ígnorancia crasa de] pueblo español ]e permitía alegrarse por el derrumbamiento de su imperio. Todos los que han aplaudido el tratado con el Perú no saben la que hacen. Podría ex-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

76 LAUREANO GÓMEZ

tenderme más sobre esto, pero también me falta tiempo. El doctor Pangloss, que tiene entre nos- otros muchos discípulos, tomará la pala- bra para opinar: todo la dicho es pesimis- mo. ¿Acaso no tenemos instituciones li- bres, iguales a las mejores del mundo? ¿Acaso no han crecido las rentas del Es- tado? ¿Acaso no se están adelantando las obras públicas? Acaso el crédito del país no lleva un ritmo ascendente? Y, se- ñor conferencista, acaso usted no era de los que hasta hace poco entonaban la sal- modia del optimismo, y aparecían como abanderados de un progreso vertiginoso? Contestaré al doctor Pangloss, breve- mente, y para terminar. No olvide, doc- tor Pangloss, que el régimen de la liber- tad ordenada empezó entre nosotros con la administración del general González Valencia. Es, pues, contemporáneo de la

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONfERENCIAS

77

generación del centenario, que no se sien- te vieja. Si es prematuro dar un juicio definitivo sobre aquella generación, que

parece

puede, más la "ería considerar ese régi- men como una adquisición definitiva. ¡O- jalá sea así I No olvide tampoco que el régimen del orden en las finanzas, del e- quilibrio de los presupuestos, de la fun- dación del crédito interno y externo da- tan del segundo año de la administración del general Ospina. Es, pues, una cosa recién nacida, que no tiene todavia un lustro, y cuyas condiciones de vialidad no pueden ser fijadas con exactitud. Respec- to de las obras públicas el cambio de fren- te, mejor, el cambio de impresión, la mo- tivan algunos guarismos decisivos. El go- bierno del general Ospina, en los cuatro años, en todas las obras de progreso a- cometidas sobre el territorio nacional, gas-

no haber dado de sí todo la que

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

78 LAUREANO GÓMEZ

tó 36 millones de pesos. En sólo dos a- ños el presidente Abadia ha consumido

en el conjunto de los gastos públicos 153 millones de pesos y en obras públicas, en los dichos dos años, 55 millones; diez

y nueve millones más que el general Os-

. pina en todo el periodo. Durante la ad-

ministración del general Ospina se aumen- tó la red ferroviaria del pais en 800 ki- lómetros, de los cuales 500 fueron cons- truidos por el gobierno nacional con un costo de veinte millones; ¿dónde están los kilómetros construidos por el doctor Abadía, que como vimos, ha gastado en

en

todo el periodo? Cuando terminó la ad- ministración anterior la explanación del

ferrocarril del Norte quedó concluida en

el Clara, la del Tolima-Huila en Natagai-

mv, la de Puerto Wilches en el Conchal

dos años una mitad más que Ospina

y los rieles en los suburbios

de Arme-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

79

nia. Si no se pudieron enrielar esos tra- yectos, fue porque la sequía prolongada del rio Magdalena, por un verano excep- donal, impidió la lIegada de los elemen- tos extranjeros hasta los campos de tra- bajo. En frente de los 500 kilómetros cons- truidos por el general Ospina, ¿qué pre- senta prácticamente el doctor Abadia, si- no el enrielado de unos tJoayectos? Se puede ser optimista cuando el país se endeuda para obras que se construyen y se ven, pero no cuando se endeuda pa- ra cosas que no se ven. Los doce y más millones de pesos consumidos por el mi- nisterio de guerra a favor de la comedia grotesca del comunismo, en cOmpras de bayonetas y de cspadhs, que es yerro im- productivo. cuya virginidad perpetua pue- de garantizarse, y los millones de la po- licía, y los de la burocracia ensanchada por el nepotismo, y el fausto automovi-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

80 LAUREANO GÓMEZ

liario de los funcionarios, y el tren con- sular y diplomático, y la desidia en la administración, que es lucro cesante, ¿no son motivos para cambiar el optimismo más fervoroso en una grave preocupación? Yo he sido partidario de que venga dine- ro extranjero a invertirse en obras repro- ductivas, manejadas celosamente, con pro- bidad, con pericia, con economía, por la mismo que sé que nuestra cultura no pue- de ser espontánea y tiene que ser hija de la inteligencia y del capital; pero no pue- do ser partidario de que venga dinero a- mericano a invertirse en gastos comunes, en instrumentos de matanza y de tirania, en fomentar los vicios de la burocracia y la holgozanería remunerada por el go- bierno, y en hacer viajar por Europa una bandada de cotorras diplomáticas. Los di- nerOs que están llegando desaparecen. Pe- ro las deudas no desaparecen ni se ex-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

81

tinguen. En el momento de cubrir los in- reses a de pagadas, no vamos a poder hacerla con las bayonetas oxidadas del ministerio de guerra, ni con las cuentas alegres del ministerio de obras públicas, ni con los uniformes usados de los poli- cías innecesarios, ni con los bufetes de la burocracia judicial y administrativa, ni con los espadines y los plumajes de nues- tros diplomáticos. Los tendremos que pa- gar entregando nuestro petróleo, nuestro hierro, nuestro carbón, todas las materias primas que guarde nuestro territorio. Es que estoy convencido de que no nos po- demos permitir el lujo de la ineptitud y de que por el camino que se nos lleva avanzamos hacia la sujeción económica y la pérdida de III soberania.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

SEGUNDA CONFERENCIA PRONUN- CIADA EN EL TEATRO MUNICIPAL EL DIA 3 DE AGOSTO DE 1928

Señoras y señores:

Agradezco de manera cordial la es-

pléndida asistencia a este acto, que va

a exigir del auditorio

latada paciencia. Nunca segundas partes fueron buenas. El tema ya carece de no- vedad, y tengo que asumirlo, no por los aspectos que me hubiera sido agradable desarrollar, sino por aquellos que han es- cogido mis opositores al dirigir sus ata-

el uso de una di-

ques; porque esto va a ser una especie de contestación a algunas de las innume- rables cosas que contra mi pasada con- ferencia se han dicho. Detesto la pedan- tería de las citas; pero como algunas de las tesis a que voy a referirme pug-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

84 LAUREANO GÓMEZ

nan con las opiniones generalmente ad- mitidas, cualquier expositor en tal trance se vería forzado a autorizarse haciéndo- las, y singularmente quien os habla, cu- yas palabras son recibidas en algunos sectores de la opinión con una especial intolerancia. Por estas causas anticipo al auditorio mis excusas e impetro su bene- volencia. Pudiera decirse que mi anterior con- versación en este sitio produjo en una parte del público lin ataque de histeria. Más que señales de inconformidad, más que réplicas, más que refutaciones, se oyeron cosas que semejaban alaridos y recordaban la descripción que Charcot ha- ce de los grupos humanos aquejados de esa dolencia colectiva. Como fenómeno producido por nuestro estado social fue interesante; y también lo fue como ex- perimento y tanteo sobre la densidad

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

85

ideológica y la intensidad cultural de al- gunos sectores de la que llena entre no- sotros la función de clase dirigente. Cuando la marejada de protestas era más fuerte, hubo personas amigas y pia-

dosas que me atajaban

para decir me:

-No está usted asustado yarrcpentido?- Yo, torpe de mi, no estaba la uno ni lo otro. No estaba arrepentido, porque en- tre la multitud de las contestaciones, na- da hallaba que desvirtuase mis asertos

fundamentales. Y no estaba asustado, por- que había leído en Bacón de Verulamio, que el entendimiento tropieza, para la adquisición de la verdad, con la influen- cia de varios idolos, entre los cuales es- tá el -idola specus>, ídolo de la cueva. El filósofo dice que cada individuo tiene su profunda caverna, en la que penetra ~on mucha dificultad la luz, y donde ha- bita un ídolo tutelar, a cuyas plantas se

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

86 LAUREANO GÓMEZ

sacrifica a menudo la verdad. El esplrl- tu ignorante no puede soportarla. Al tra- tar de entrar a la cueva donde se refu- gian las ideas simplistas y cómodas, so- bre las cuales reposa la abulia nacional, era preciso descontar la reacción vio- lenta.

El predominio de la mediocridad

Comparto en su totalidad la opinión de quienes afirman que la desgracia de nuestra época, es el predominio sin con- trapeso de la mediocridad y de la incom- petencia. Esa preponderancia existe a fa- vor de la falta casi absoluta de análisis de los actos de interés público, y de una crítica apropiada de los hechos y di- chos qe quienes han tomado sobre sí la tarea de labrar la felicidad de esta tie-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

87

rra. Muchos de los que figuran

corifeos de las generaciones mejan alcuzas, barnizadas

por dentro

en el orden científico rio, en la que debiera

como

actuales se- por fuéra, y Lo mismo en el litera-

llenas

de viento.

que ser altas especu-

laciones intelectuales

que en la eficacia cstamos lIcnos

ídolos y feti-

el más ligero

con-

de las cosas realizables,

de valores convencionales,

ches que no resisten

tacto con el ácido de prueba de una in- vestigación imparcial. En la reducida pa-

lestra hay mucho avalorio

pretende brillar como fino, mucho refle-

baratijas de

jo de similar, y demasiadas

tumbaga. En medio de una reciproca com-

de

plicidad y tolerancia, se han adueñado

de vidrio que

la direcciÓn del pais y el secreto

de su

imperio reside en la ataraxia

a que

han

sabido reducir

el espíritu

nacional; en

la quietud de agua estancada

a que han

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

88 LAUREANO GÓMEZ

logrado estrechar la que debiera ser vi- br'ante vida del pueblo.

Aqui cupiera casi todo el estudio de Ernesto HelIo sobre el hombre mediocre. Parece que el ilustre filósofo católico hu- biera conocido a muchos de nuestros prohombres para formular su síntesis ad- mirable: .El hombre mediocre, dice, ad- mite a veces una idea pero no la sigue en sus diversas ampliaciones; y si se la presentas en términos diferentes, ya no la reconoce: la rechaza. «Admite algunas veces un principio; pero, si llegas a las consecuencias de ese principio. te dirá que exageras . • Si la palabra exageración no existie-

se, el hombre

• EI hombre verdaderamente mediocre admira un poco todas las cosas; no ad- mira nada con calor. Si le presentas sus mismos pensamientos, sus propios senti-

mediocre la inventaría .

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

89

mientas, manifestados con cierto entusias- mo, sentirá disgusto. Dirá repetidamente que exageras; preferirá sus enemigos si son frias, a sus amigos que sean anima- dos. El calor es la que detesta por en- cima de todo . • B. hombre mediocre sólo tiene una pasión: el odio a la bello. Quizás repita con frecuencia una verdad trivial en to- no asimismo trivial. Expresa tú la misma verdad con esplendor y te maldecirá, pues habrá encontrado la bello, que es su personal enemigo . • Al hombre mediocre le gustan los es- critores que no dicen ni no sobre asun- to alguno, que nada afirman, que se a vie- nen con todas las opiniones contradicto- rias . • Juzga insolentemente toda afirmación, porque toda afirmación excluye la pro- posición contradictoria. Pero si eres un

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

90 LAUREANO GÓMEZ

poco amigo y otro tanto enemigo de to- das las cosas, te considerará prudente y reservado. Admirará la delicadeza de tu juicio y dirá que tienes el talento de las transiciones y de los matices>. y termina:

cEl hombre mediocre está henchido de sí mismo, henchido de la nada, henchido del vacío, henchido de vanidad. Vanidad! Frialdad y vanidad I El personaje se ha- lla entero en estas dos palabras •. Con cuánta exactitud los concepos an- teriores pueden aplicarse a la situación colombiana! Recorred con la imaginación un elenco de nuestros grandes persona- jes y fijaos cuantos de ellos se parecen a los peces. Son fríos como los peces. Como los peces, mudos. También como los peces, no pueden ejercer su resbala- diza agilidad, engordar y multiplicarse sino entre el disimulo penumbroso del

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

91

agua. Si tomáis un pez y la exponéis al

morirá. Si invitáis a

algunas de nuestras eminencias consagra- das a que hablen sobre las cosas que manejan, a que expongan sus ideas y sus conocimientos sobre las materias que di- cen profesar y sobre las actividades pú- blicas que regulan y conducen, es decir, que salgan a la luz y a la critica, veréis que les pasa la mismo que a los peces. Casos ha habido recientes y huelga men- cionarlos.

sol y al aire libre.

II

La conveniencia de la crítica

Por eso los comentarios y las vehe- mentísimas criticas a que dio lugar mi conferencia pasada fueron vistas por mí con regocijo, porque sirven a mi propó- sito. Como soy el critico más acerbo-y

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

92 LAUREANO GÓMEZ

el mejor informado-de mí mismo, re- sulto indemne para las críticas ajenas. No abrigo ninguna pretensión intelectual, ni cientifica, ni literaria. No he menester. por lo tanto, que me reconozcan o no me reconozcan cosa alguna. Hace años que aprendí a independízarme, en forma ab- soluta, de la opinión de quienes distri- buyen aquí patentes de toda cosa, desde que adopté como norma de mí vída un pdncipio sapientísímo leído en el libro admirable de la Imitación, y que díce: .Ní por que te alaben serás mejor, ni peor porque te vituperen: lo que eres, eso eres ••. El que níegue a ponga en duda la escasa cultura literaria y científica que yo tengo, no me la quita; el que por amistad o entusiasmo la coloque por en- cima de las nubes, no me la aumenta. La que tengo, esa tengo. Pero el escrí- tor público que por no pertenecer yo a

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

93

su sanhedrin a a su camarílla, moja su pluma en ácido prúsico para calificar mis palabras y mis actos, y a la siguiente mañana, por tratarse de uno de su gru- po, la tiene que mojar en agua de rosas, no hace sino perder su sinceridad, es de- cir, su autoridad moral, y disminuirse a si propio a la condición de condotiero de

escritorio. Pero aun esa crítica insincera es muy conveniente, porque el ácido pues- to en circulación a propósito de mis pa- labras, hace con ellas su obra depuradora, pero su exceso queda activo en la pro-

beta social y los del grupo,

agua de rosas, como ésta no inmuniza, el ácido continúa ante el concepto pú- blico, su provechosa labor rectificadora.

Hé ahí por qué no temo la crítíca, sino que antes la incito y la provoco. Lo que me importa es el resultado final de esas

cuando cae a ella uno de aunque vaya empapado en

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

94 LAUREANO GÓMEZ

acciones y reacciones ante el tribunal su- premo de ellas, que es la conciencia po- pular; y yo sé que mis palabras de ver- dad, que desasosiegan y encolerizan a todos los parásitos que viven de la savia de la república, encuentran eco en los corazones desinteresados y puros de los buenos ciudadanos. Eso me satisface. Eso me basta.

III

Rumbo equivocado

Una impresión inicial y bastante fre-

que produjo mi conferencia fue la

cuente

que yo cerraba los horizontes y ofrecía sin alternativa, el camino de desocupar y marcharse: que para los males expues- tos no presenté ningún alivio ni remedio. Esta impresión es más imaginativa que reflexiva y se apoya en los puntos agu-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

95

dos y las aristas vivas de mis palabras, sin buscar su sentido verdadero. Mi tesis es que esta tierra no es el marco natu- ral espontáneo para una cultura huma- na; que esa cultura puede fundarse aqui, pero solamente a fuerza de inteligencia, de trabajo y de dinero. Que el pais está equivocado fundamentalmente en la apre- ciación de los recursos de que dispone y de los métodos que tiene en uso para alcanzar esa cultura. Y que si no cam- bia de criterio y de conducta, perecerá. Irrevocablemente perecerá. Un ejemplo sencillo y burdo puede aclarar mi tesis. Un niño travieso e inex- perto recibe un patrimonio. HdY en él muñecos de cartón, soldados de plomo, cornetas, tambores, plumajes, espadines. Hay también unos bloques pesados y ne- gros, muchas piedras ásperas y verdo- sas; oro en barras, esmeraldas en bruto.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

96 LAUREANO GÓMEZ

Gente que sabe la que hace, propone al niíio arreglarle regimientos con los sol- daditos de plomo e izarle con mucho ama- ño las banderitas de papel a cambio de algunas de esas feas piedras yeso!! mo- lestos bloques. E] niño acepta encanta- do. Eso está pasando en Colombia. Nues- tro patrimonio es desigual: tenemos la blancura invio]ada de las nieves perpe- tuas, el azul profundo, deslumbrador de]

cielo, el verde perenne de la selva, los espejos rutilantes de las lagunas, el ama- rillo de oro de nuestros caminos po]vo- rosos, el olor del helecho, que es el en-

canto de la edad primera

Estupendos

juguetes para nuestra pueril fantasia! Cualquier extranjero que llega a esta tie-

rra a llevarse parte de nuestra herencia empieza por hablamos de nuestro mara- villoso y privilegiado pais. Qué paisajes, qué porvenir para ]a agricultura, qué ri-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

97

quezas en los bosques, qué fertilidad de las tierras, qué estadistas tan capaces, qué prodigio de instituciones, qué pueblo tan espiritual. Eso del oro y del petróleo son cosas sucias y groseras, fastidiosas y materiales que no pueden preocupar a un pueblo de atenienses, de es tetas des- interesados, de intelectuales generosos. Eso debe dársele a él, que en cambio nos retocará el azul del cielo, nos pei- nará la selva, refrescará el tono dorado de los caminos, decorará el paisaje con ferrocarriles de miniatura que suban y bajen por los lomos de nuestras cordilleras soberbias. Se encuentra que tiene razón y se le complace. Esto no es invención. Esto pasa todos los dias. ¿Tendré necesidad de referirme a esas apreciaciones desleales que intentaron ha- cerme aparecer como un renegado de mi pais y un agente del imperialismo? Mi pe-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

98 LAUREANO GÓMEZ

si mismo es condicional.

mos por el equivocado camino que trae- mos. No quise tampoco hacer a mis ilustra- dos oyentes de la pasada conferencia. el agravio de señalarles conclusiones obvias. Quién ignora que el predominio de la ig- norancia, la incompetencia, la desidia y la improbidad es fatal? Quién desconoce los resultados de la ineptitud? Y quién no sabe lo que hay que hacer cuando esos vicios se apoderan de un pueblo?

Es mientras siga-

IV

La. teoría. anlropogeográlica.

Quienes consideraron necesario impug- nar las afirmaciones de mi pasada confe- rencia adoptaron la táctica de pasar por alto los hechos que aduje, sin díscutirlos ni infirmarlos en modo alguno, y salir del

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

99

paso con afirmaciones rotundas de que yo interpretaba esos hechos de acuerdo con teorías pseudocientífícas, en desuso, y a- bolidas por el pensamiento contemporá- neo. Se recordará que yo empecé por afir- mar que no presumia de pensador ni de filósofo, lo que es cierto y sincero; pero tampoco abordé el asunto sin tener una información adecuada sobre el estado ac- tual de la Antropogeografía. Como yo co- nozco mucho mi tierra, deliberadamente eludí citar los nombres de los autores que han estudiado el tema, y asi obtuve la satisfacción personal, pero la comproba- CiÓ,l un poco tríste sobre el grado de in- formación científica de nuestro medio, de ver que mis airados contendores carecían hasta de las noticias bibliogrúficas de la cuestión debatida. La simple enumeración de los países que tienen la misma latitud de Colombia les causó sorpresa e indig-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

100 LAUREANO GÓMEZ

nacJOn; pero desde el primer momento dieron muestras de que estaban imposibi- litados para decir qué era la caido en de- suso y lo mandado recoger, ni por quién, ni dónde, ni cuándo. Por eso he leido con mucha complacen- cia los escritos del señor Carreño Malla- rino, a quien considero completamente a- parte del tumulto de mis impugnadores. El conoce buenas fuentes de información y ha leido y estudiado obras sobre el a- sunto. Mientras en todos los demás no hay sino literatura patriotera, erudición simulada y desorbitada, afirmaciones can- dorosas y asperezas inocuas, en los escri- tos de Carreño hay doctrina y conoci- mientos muy distintos del dogmatismo verbalista e improvisado de que abusan quienes saben explotar la incultura del ambiente. Es natural, pues, que me refie-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

101

ra de modo especial a los artículos del señor Carreño. Según él, mi "error fundamental ha consistido en aceptar de una tradición se- cular, con rara docilidad, la acción deter- minante de los marcos naturales." "Ni si- quiera ha querido el doctor Gómez reju- venecer los términos," dice en alguna par- te; "se trata de un problema de relacio- nes y no de influencias," afirma después. y en otro sitio: "El doctor Gómez se si- túa, al afrontar la discusión del magno problema del medio físico, dentro de doc- trinas cuya antigüedad se remonta más allá de las pirámides babilónicas: el ilus- tre tribuno ha ido hasta las propias fuen- tes del fetichismo concreto." Más allá de las pirámides babilónicas? Como se ve, mi grande herejía ha con- sistido en mencionar "influencias" donde debía haber anotado "relacíones." Vamos

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

102 LAUREANO GÓMEZ

a ver en seguida si esta crítica es sufi- cientemente fundada. Pero en todo caso, yo aplaudo del modo más vivo el rigoris- mo en la precisión de Jos términos, que preconiza el señor Carreño, conforme al cual debe principiar por arrepentirse de haber hablado de "pirámides babilónicas," porque en Babilonia no hubo pirámides. Las grandes construcciones representati- vas de los sumerioaccadios eran las to- rres escalonadas de paralelepipedos super- puestos y paramentos verticales, llamadas "Zitkurrat." La expresión de "pirámides babilónicas" estaría bien en uno de nues- tros periodistas que hablan al oído sobre cualquiera cosa, a favor de la gran incul- tura del medio, pues hay quienes, con una erudición simulada para asustar a los burgueses, confunden paralelo con meri- diano y se quedan tan orondos; pero en quienes aparecen en el estadio, armados

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

103

con todas las armas de una ilustración formidable, como el señor Carreño, la con- fusión es inadmisible, porque precisamen- te en el tránsito del paramento vertical de las ruinas de la Mesopotamia, al que hace ángulo con el horizonte en el valle del Nilo, han encontrado los historiado- res una prueba de la antelación de la cul- tura de los babilóneos a la más arcaica de los egipcios. El señor Carreño puede encontrar los datos de esto en la obra fundamental de Homme!. Cuando hace pocos años leí alguna de las obras de Ratzel, a través de su crite- rio antropológico alcancé 1'1 vislumbrar que en la naturaleza existe un profundo sen- tido, cuya percepción aclara muchos ho- rizontes, y una fuerza constante que com- binándose en múltiples formas con otras variables, gobierna las evoluciones hu- manas. El progreso humano puede, den-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

104 LAUREANO GÓMEZ

tro de ciertas condiciones, modificar y a- temperar las leyes naturales. Lo que no puede es anuladas. Entonces anoté en los escritos del pensador alemán este princi- pio gobernante: "El territorio representa por si y en si un elemento universal y eterno. " El estudio en esa dirección era fasci- nador. Vino a mis manos una obra de Car- los Badía Malagrida, intitulada "El factor Geográfico en la política suramericana," publicada el año de 1919 por la real aca- demia de jurisprudencia y legislación de Madrid, que me daba abierto el camino, porque esa erudita obra era un aplicación entusiasta de las teorias de Rauel al me- dio geográfico ibero-americano, hecha con documentación muy atendible de las con-

diciones físicas, etnológicas y económicas del mundo occidental latino-par:ante.

Mi patriotismo se halagó con aqu ella

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

105

obra que deduce para Colombia un "hege- monía indiscutible en la triple esfera po- lítico-económica-militar" al considerar co- mo una "unidad geográfica complementa- ria" todo e! territorio septentrional de Suramérica, desde cinco grados al sur de! Ecuador hasta el macizo de las Guayanas, es decir, una extensión mús vasta que la de la antigua Gran Colombia. Cambiando ideas sobre esas teorías con el rector de la facultad de ciencias económicas de Bue- nos Aires, me indicó que las confrontara con las monografías de Pablo Vidal de la Blache, publícadas en los" Anales de Geo- grafía" y en la "Revista de Síntesis His- tórica" de París, que podía consultar en la biblioteca de la facultad. Disminuyó en- tonces mi entusiasmo ratzeliano y el ilu- sionado y patriótico que había sacado de la obra de Badia Malagrida. Coincidia es- to con la publicación en español de )a

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

106 LAUREANO GÓMEZ

obra de Luciano Febvre, que desde enton- ces conozco muy en detalle, tanto que me ha sido posible reconocer, a través de los articulos del séñor Carreño, los párrafos enteros que él copia de una manera lite- ral. Comprendo que esto no es un acer- vo de lectura excepcional y prodigioso para ningún medio culto; pero cuando al dia siguiente de mi conferencia esos es- critores, a quienes López de Meza ha ca- lificado con infeliz acierto de "intuitivos," hablaban a coro de mi absoluta falta de in- formación, yo no pude menos de sonreír. Mi diferencia con el señor Carreño Ma- lIarino consiste en que yo no acepto a Febvre como un evangelista inapelable, como, según parece, la considera él. En estas ciencias, que carecen de la preci- sión matemática y que no han encontra- do aún su morfología ni sus procedimien- tos definitivos, está lejos de que pueda

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

107

considerarse como cerrado el ciclo de in- vestigación. Hay tarea para todos los es- píritus observadores del uníverso. Tam- poco ocurre que el último de los inves- tigadores aparezca con una especie de "descubrimiento copernicano," que reduz- ca a sus predecesores a la condición de partidarios de un sistema a la manera del "ptolemaico." La poderosa argumentación de Febvre no hace desaparecer el aporte científico de Ratzel, como la reconoce el mismo profesor de Estraburgo en las con- clusiones de su libro, al declarar, en me- dio del énfasis de su refutación, que "ca- si siempre se ha apoyado realmente en la labor eminentemente fecunda de aquel gran espíritu." Febvre consagra su conato a desterrar de la geografía humana la palabra "in- fluencia" que, según él, "no pertenece al lenguaje científíco sino al lenguaje astro-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

108 LAUREANO GÓMEZ

lógico." Pero. vista su obra con un espí- rib de crítica. esta pOlltura no es sino exageración literaria. para dar relieve a su refutación de las exageraciones deter- mÏnistas del sistema ratzeliano. El mismo, analizando la cuestión del método, dice:

"vemos los grupos sociales determinados en una amplia medida por sus necesTda- des económicas; y por estas necesidades mismas. por el esfuerzo de los hombres para satisfacerlas, se explica de pronto a nuestros ojos la influencia profunda de la geografía sobre la evolución de las so- ciedades humanas." y en el párrafo final de la primera par- te de su obra. donde condensa sus con- clusiones. dice: "No hay, pesando sobre las individualidades históricas, la influen- cia rígida y uniforme de cuatro o cinco grandes fatalidades geográficas. Hay en todo instante, y sobre todas las manifes-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

109

taciones de su existencia, por el interme- dio infinitamente ligero y tenaz de esas cosas vivientes y dotadas de iniciativa, que son los hombres, aislados y agrupa- dos, influencias constantes, durables, múl- tiples, contradictorias a veces, de todas esas fuerzas del suelo, del clima, de la vegetación, de muchas otras fuerzas aún y de muchas otras potencias que consti- tuyen, que componen un medio natural." Sobre estos principios básicos, que aun- que salidos de Febvre, no participan de sus retóricas exageraciones, fue construida mi pasada disertación, con las deficiencias impuestas por mi incapacidad. Esos prin- cipios no fueron aducidos entonces, por- que repugna a mi gusto literario la ma- nia pedantesca de las citas; pero yo sabia que pisaba terreno firme. Si no hubiera tenido tan manosea- do el libro de Febvre, confieso que ha-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

/

110 LAUREANO GÓMEZ

bría sentido espanto y desaliento al ver aparecer un nuevo Pico de la Mirandola, qUf: aducia con igual facilidad los testi- monios de autores vetérrimos y novísimos en èontra de mis afirmaciones. Pero Feb- vre me libertó del miedo, enseñándome que la que ocurre es que no se desapro- vecha de su libro ni las citas ni las refe- rencias bibliográficas, reproducidas ahora para esplendor de la doctrina. Porque en esto de la erudición hay va- rios sistemas. Cervantes estuvo una vez suspenso, con d papel delante, la pluma en la oreja y la mano en la mejilla, pen- sando en la que diría en el prólogo de su libro, cuando entró un su amigo, a quien dijo: Cómo queréis vos que no me tenga confuso el qué dirá el antiguo le- gislador que llaman vulgo, cuando vea que salgo con una leyenda, seca como un esparto, ajena de invención, menguada de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

111

estilo, pobre de conceptos y falta de to- da erudición y doctrina, sin acotaciones en las márgenes y sin anotaciones en el fin del libro, como veo que están otros

libros, aunque sean fabulosos y profanos, tan llenos de sentencias de Aristóteles, de Platón y de toda la caterva de filóso_ fos, que admiran a los leyentes y tienen

a sus autores por hombres leídos, erudi-

Porque ni tengo qué

acotar en el margen, ni qué anotar en el fin, ni menos sé qué autores sigo en él, para ponerlos al principio, como hacen todos, por las letras del ABC, comen- zando en Aristóteles y acabando en Xe- nofonte y en Zoilo o Zeuzis, aunque fue maldiciente el uno y pintor el otro." Cer-

tos y elegantes!

vantes salió de su dificultad acudiendo, para que escribiesen las recomendacio- nes y proemios del Quijote, a Urganda

la desconocida, Amadis de Gaula, don Be-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

112 LAUREANO GÓMEZ

lianis de Grecia, Solisdán y el Caballero del Febo, bien que no quiso valerse de los favores del Preste Juan de las Indias y del Emperador de Trapisonda, que su amigo le recomendaba como famosos y autorizados poetas. Si el señor Carreño tuvo un momento de vacilación, como Cervantes, fue más feliz que él, pues tu-

vo a su alcance a Bodin con "Les

six

livres de la République"; Frazer, en "Le rameau d'or." Malebranche, en "La recher- che de la vérité;" Montesquieu, en su "Esprit Ides Lois." Gautier, en el libro sobre "Madagascar"; Milioukov, en sus "Essais sur l'histoire de la civilisation rus-

se." D' Almeida y otros y otros. De cada uno de los autores citados el señor Ca-

rreño extrajo algún profundo concepto, y al pie de la página puso, en erudita no-

obra de que fue to-

mado, con mención del tomo, el capitu-

ta, el nombre de la

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

113

lo, la página y la referencia editorial. Qué podía yo, infeliz de mí! oponer a seme- jante montaña de erudición? Pero Febvre vino a sacarme de mi perplejidad. En las páginas l, 219,8,125,217,232, etc., de la edición barcelonesa del libro de Febvre se encuentra exactamente las mismas citas, con idéntica mención de título, capítulo, página y edición. "Timea hominem unius libri" dejó escrito Santo Tomás; y sin em- bargo, le tengo gratitud a Febvre, que por esta vez ha libertado mi espiritu del terror.

v

El derecho inlernacional y la reforma prolestanle

He de referirme ahora a los escritos del R. P. jesuIta Sarasola, por el grande y merecido predicamento que entre no- sotros tiene cuanto procede de un miem-

compañía, lo mismo

b ro de esa ilustre

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

114 LAUREANO GÓMEZ

que por el significado político y moral que a su intervención en este debate ha querido asignarse. Esta voz salida del amado colegio de San Bartolomé, tiene para mi una signi-

ficación especial. Yo estoy acostumbrado a mirar aquel instituto como un faro de la más pura sabiduría y como un espejo

de virtudes privadas y

amor al colegio no puedo menos de lamen- tar que quien ocupa en él ahora la más alta jerarquía cíentífica, salga a un deba- te documentado simplemente en recortes de periódicos y a estas horas de la cul- tura universal se atreva a aducir como autoridades filosóficas y científicas al se- ñor Brown Scott y al Presidente Coo- lidge. Scott, bien la conocemos, es un fun- cionario del panamericanismo remunerado para decir palabras frívolas, insinceras y almibaradas a los incautos p\leblos lati-

civiles. Por mi

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

115

nos. Los discursos de Coolidge son ma- nufacturados por empleados subalternos de la Casa Blanca y en ninguna parte del orbe civilizado, fuéra del colegio de la calle 10, se les atribuye un valor dis- tinto del protocolario. Si mi voz tuviese todavía algún eco en esos claustros en donde durante mi primera juventud reso· nó tántas veces con sincera alegría. aca- so me atrevería a decir al padre Rector que impida el acceso de diarios y revis- tas de pacotilla a las oficinas del obser- vatorio del colegio y en cambio haga lle- gar allí libros, muchos libros, muchos li- bros modernos. Es tremendo el extravío a que condu- ce esa simulación de cultura que se ali- menta de recortes de periódico. Un pa- dre jesuíta no puede reivindicar para uno de los miembros del instituto el haber sido precursor del derecho internacional

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

116 LAURF.ANO GÓMEZ

moderno, sin revelar falta de sentido de la crítica históric:a y desconocimiento del significado de los valores intelectuales en juego a principios del siglo XVII. Es verdad que en los prolegómenos de los tratados de derecho internacional, los . nombres del padre dominico Victoria y del jesuita Francisco Suárez se citan en- tre muchos otros de autores cuya doctri- na fue aprovechada por Hugo Gracia. Pe- ro los principios de los teólogos españo- les tenían intención y alcance esencial- mente contrarios a aquellos para que fue- ran aprovechados por el jurisconsulto ho- landés semiprotestante. El estado jurídico internacional duran- te la edad media estuvo caracterizado por la que algunos escritores han llama- do ]a "etnarquía pontificia:' El mundo cristiano se componia de una confedera- ción de estados gobernados y dirigidos

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

117

por la autoridad religiosa y politica de la Santa Sede. Manifestaciones notables de ese estado fueron algunos hechos histó- ricos de trascendencia. La conocida fór- mula: .Un Dios, un papa. un emperador., subordinado éste a la silla apostólica, fue el estatuto del mundo. cumplido por un tiempo, y preconizado y defendido siem- pre por teólogos y juristas. En desarro- llo de esa doctrina el papa León III privó de la dignidad imperial a los griegos in- capaces de defender la cristiandad para darla a Carlomagno; el papa Gregario ordenó que la elección del emperador fuera hecha por siete principes alemanes; Adriano IV dia autorización a Enrique II de Inglaterra para conquistar a Irlanda; Nicolás V dio a Portugal la soberanía sobre los recientemente descubiertos paí- ses de la Guinea; Sixto IV concedió al mismo reino la propiedad de todas las

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

118 LAUREANO GÓMEZ

tierras que descubriese en el continente negro, y Calixto III dividió el Africa en- tre España y Portugal, por cuyo reparto el último recibió la Etiopia y las regio- nes que se llamaron India de Portugal. Tiempo después Alejandro IV dividió en- tre españoles y portugueses las Indias occidentales. Pero a través de tan repe- tidos hechos, que prueban el orden juri- dico existente y reconocido. el pontifi- cado de Inocencio III se destaca por su autoridad sabia y sobrehumana y la rea- lidad indiscutible de su soberanía uni- versal. Montalambert, en su libro sobre Santa Isabel. hablando de este egregio pontifi- èe, ha dicho: «Desde Islandia a Sicilia. desde Portugal a Armenia, no se infrin- ge una ley eclesiástica que al punto no sea por él desagraviada y restaurada. La cristiandad entera no es a sus ojos sino

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

119

una majestuosa unidad, un reino único sin fronteras interiores ni distinción de razas, de quien él es defensor intrépido en lo exterior, y juez inexorable e inco- rruptible en lo de dentro'. Tan comple- tamente ejerció Inocencia III la soberanía universal, que quitó la corona imperial a Felipe de Suabía, para conceder la a Otón IV, y cuando éste cesó de obedecerle, le excomulgj e hizo pasar su cetro a las manos de Federico II, a quien había de anatematizar en b."eve. A Felipe Augus- to, rey de Prancia, que había repudiado a la inocente, odiada y bella lngeburga, la castiga declarando el reino en entre- dicho y lo obliga. tras incansable lucha de muchos años, a volverla a recibir en

tálamo. Reduce a Juan Sin Tiel-ra, con

su

el entredicho, a entregarIe las coronas de Inglaterra e Irlanda, y Il declararse vasa- llo de la Santa Sede. Hace azotar, des-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

120 LAUREANO GÓMEZ

nudo hasta ]a cintura, al conde de Tolo- sa, y luchando y vencido por sus ejérci-

tos, muere el rey Ante él, bajan la

CasUlla y los de Navarra, Escocia, Por- tugal, Hungría y Dinamarca, se honran declarándose,. por actos expresos, como

sus protegidos y súbditos. Esta monar- quía universal no fue e] resultado del in- flujo de un hombre de genio. Era un es- tado jurídico que se prolongó a través de un largo período, al que servían de expresión las enérgicas declaraciones de Gregario VII, las de la famosa bula .Unam Sanctam Eclesiam. de Bonifacio VIII, promulgada en 1302, y la más cate- górica aún de 1370, íntitu]ada: .In Coe- na Domini.o No puede ignorarse que esta doctrina forma ]a medula de la ciencia teológica

y jurídica profesada en España. Con si de-

Pedro II de Aragón. cabeza los reyes de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

121

ro inútil dar pruebas de esto que podría documentarse con superabundancia de citas. Así opinaron Victoria, Miranda, Melchor Cano, Mancia, Pedro de Soto- mayor, Francisco de San Pablo y Domin- go de Soto, que intervinieron en la po- lémica verificada en Valladolid en 1550, •• entre la más pura gloria de la España conquistadora, el obispo fray Bartolomé de las Casas y el doctor Juan Ginés de Sepúlveda, cronista del emperador Car- los V. Tal doctrina no sólo se profesa- ba entre eruditos. La conocía el vulgo. Según Juan de Castellanos, Jiménez de Quesada sostuvo su derecho de conquis- tador ante Zaquezazipa (que en aquella crónica se llama Sacresaxigua), con el si- guiente discurso:

,Porque el Papa, monarca soberano, que por poder de celestial demencia sobre todos 10& hombres "tiene mano.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

122 LAUREANO GÓMEZ

unos

en acto, y olro.

en palencia,

luvo

por bien

de dar al rey hi.pano

aqueale nuevo mundo por herencia. para que gente. cieg •• y pollut •• en nuestra •• nta fe fue.en in •• rut •••.

La soberania universal del papado tu-

" vo una oposición incesante en las doc~ trinas y las prácticas de las monarquías abso1utas, que se sintetizan en Alemania en la querella de las ínvestiduras, en Francia con las libertades gaIícanas, en Españà en las regalías del patronato, fría, metódica, implacablemente reivindicadas por Felipe II. En defensa de la Santa Sede y en contra de las pretensiones rea- les salieron los teólogos, entre los cuales tiene sin disputa un lugar eminente el -padre jesuita Francisco Suárez. En su obra De Legibus ac Deo Legis/atore ocupa la posición fundamental de amenguar las prerrogativas reales y exaltar las ponti-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

123

ficias, en la cual obedecia al precepto fundamental de las reglas de san Igna- cio. Para él todo poder legislativo la mis- mo que todo poder paternal está deri- vado de Dios, y la autoridad de toda Icy se resuelve por si misma en él. Corres- ponde al príncipe hacer leyes, pero sólo porque el pueblo le confía ese cargo, siendo la esencia de ellas el que sean dirigidas al bien público, porque de otro modo no obligan en conciencia. Refuta concluyente mente la teoría patriarcal dcl gobierno y el derecho divino de los re- yes, teorías divulgadas en aquclla época por los adeptos de la monarquía. El po- der no pertenece por su naturaleza a un solo hombre, sino a una multitud de hombres. La razón es obvia, desde que todos los hombres nacie¡"on iguales. Pro- vinicndo de Dios la autoridad y siendo simplemente trasmitida al monarca por

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

124 LAUREANO GÓMEZ

intermedio del pueblo, pueblo y monarca ocupan una posición subordinada en fren- te del Vicario de la divinidad. Esa es la esencia de! pensamiento ético español destinado a debilitar el principio del de- recho divino de los reyes y a robuste- cer e! estado jurídico del pontificado ca- tólico. Mientras tanto había surgido en Ale- mania el movimiento de la reforma pro- testante, que en el curso de pocos años anuló en gran parte de la cristiandad la influencia y la autoridad de! romano pon- tífice. Ese movimiento religioso dio ori- gen a sangrientas contiendas armadas y a una terrible intranquilidad en toda Eu- ropa. Los principios de los teólogos es- pañoles viajaron a las naciones del nor- te, inficcionadas de luteranismo, y servían allí, como en el mediodía, para debilitar el poder omnímodo de los reyes, sin que

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

125

robustecieran la autoridad papal que en

destruí da. En

medio del estrago y la desolación de la guerra de treinta años que por las dis- cusiones religiosas desangraba al conti- nente; a tiempo que Maquiavelo, Lutero, Calvino, Carlos V y Richelieu, destroza- ban el antiguo derecho, es decir, la et- narquía pontificia, Hugo Gracia daba al mundo juridico su tratado De jure helli CIe pacis, obra monumental, que preparó la opinión pública para la adopción del llueva derecho internacional que había de nacer de los tratados de la paz de Westfalia. En la cita adoptada por el padre Sa- )·asola se dice textualmente: cLos espa- ñoles fueron los maestros del nuevo de- recho j el holandés Gracia, el 'gobernan- te' que aplicó 1E'.sreglas dadas por el sa- bio-.

aquellos países estaba ya

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

126 LAUREANO GÓMEZ

De Gracia se puede decir que fue he- reje, revolucionario, teólogo, jurisconsul- to, humanista, historiador y diplomático; pero no gobernante. Respecto de la in- fluencia de sus predecesores, la fija él mismo en el discurso preliminar de su obra, donde dice: cHe visto, además, algunos tratados particulares del derecho de la guerra, compuestos, unos por teó- logos como el de Francisco de Victoria, de Henry de Gorkum, de Guillaume de Matthieu, de Juan de Cartagena; los otros de jurisconsultos, como el de Jean de Loup, de Francisco A.rias, de Juan de Lignano, de Martin de Laude. Pero todos estos autores han dicho muy poco sobre materia tan vasta y la mayor parte la tratan con tan poco orden y exactitud que enmarañan y confunden todo, el de- recho natural, el derecho divino, el de- recho de gentes, el derecho civil. el de-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

127

recho canónico. No distinguen cosas que provienen de fuenas tan distintas>. En seguida reconoce haber tomado mucho de Baltazar de Ayala, el preboste del ejército español de los Países Bc.jos; y especialmente de Alberico Gentil, el pro- fesor italiano y protestante de Oxford, primero en sistematizar el derecho de gentes en tiempo de guerra, verdadero predecesor de Gracia, según este mis- mo la reconoce. Creo poder asegurar

que al

a todo la largo del texto de su erudi- tísíma obra, y no porque la desconozca, pues aduce su testimonio, en notas mar- ginales, a propósito de puntos de teolo- gía moral, como la obedíencia a un usur- pador, el derecho de usucapión, el ma- yor poder de las leyes del reino sobre la palabra o las promesas contrarias del soberano, y otros puntos análogos, mien-

padre Suárez no le cita Gracia

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

128 LAUREANO GÓMEZ

tras que en el texto están citados Vás- quez, Covarrubias, Molina, Bodin. Belli, Bonet, Pizano. Nadie discute que el derecho interna- cional moderno nació en el congreso de Westfalia, que fue la consagración diplo- mática del protestantismo. La etnarquía pontificia desapareció all.i porque queda- ron destruidos sus dos poderes positivos internacionales: la Potestas de la Santa Sede y el Sacro Romano Imperio. Los principios deducidos de los tratados de Westfalia, y que constituyen aún la doc- trina moderna del derecho internacional, son los siguientes:

Primero. -Soberanía de los estados in- dependientemente de la influencia reli· giosa, representada hasta entonces por la Santa Sede; terminó el antiguo exclu- sivismo religioso en las relaciones inter- nacionales, y el concierto europeo se esta-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

129

bleció entre todos los pueblos cristianos, fueran católicos a protestantes. Segundo.-Igualdad de derecho de las formas de gobierno; así los estados re· publicanos como Suiza, los Países Bajos, Venecia, trataron de igual a igual con las monarquías. Tercero.-Las naciones iguales y sobe- ranas, sin reconocer ninguna entidad que las superara, reglamentaron de común acuerdo sus relaciones recíprocas. Al padre Francisco Suarez, por grande que fuera, como fue, la perspicacia de su clarísimo entendimiento, no le era po- sible saber que las teorías que contribu- yó a elaborar para robustecer el predo- minio universal de la Santa Sede habrían de ser indirecta pero eficazmente apro- vechadas por un jurisconsulto protestan- te para fundar una ciencia que anula di· cha predominio. Pero para mi celoso, un

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

130 LAUREANO GÓMEZ

poco áspero y dogmatizante impugna dar ,

el Padre Sarasola, estos hechos pertene- cen a los dominios de la historia. Sí él gustara de documentarse en libros serios

y no en los funestos recortes de perió-

dicos; si investigara la filosofía profunda

de los hechos y no se conformara con apariencias vanas; si se atuviera a los conceptos de los verdaderos tratadistas del derecho internacional y no edificara sus elucubraciones sobre indigentes citas de Coolidge y Scott, no andaría recla- mando para uno de los míembros más conspicuos de la ilustre compañía de Jesús acciones en las teorías jurídicas que pu- síeron término al predominio político de

la

Sede Romana. Hay una cosa peor que

la

extinción de la luz en medio de las

tinieblas, según el decir de la Biblia; es

el no haber salido nunca de ellas; el no

haber conocido la luz.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

VI

131

Opiniones científicas sobre el suelo colombiano

Otro reproche a mi conferencia, se for-

mula así: en el caso de que sean ciertas

las deficientes

terrrilorio,

serva, porque nos desacreditan ante los

extranjeros.

nnce de falta de

informaciÓn. Los colombianos ignoramos

nuestra propia geografía,

mos túntas cosas. Qué tempestad se le-

vantan;'

cula es imperceptible y prácticamente inexistente? El libro del general Masque- ra es fragmentario. La estimable obra de Felipe Pérez, en la que J'ecogió las ob-

lus-

tras

que hacen deficientísimo

condiciones agrícolas del

deberian mantenerse en re-

Este reparto

también

como ignora-

verná-

si digo que

la geografía

servaciones de Codazzi, tiene trece

de escrita;

es un libro envejecido.

las investiga-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

132 LAUREANO GÓMEZ

dones posteriores de Reiss y Stubes, de StilIe y sobre todo de Hettner, esencial para la dilucidación de nuestros proele- mas geológicos y geográficos. La obra de Vergara y Velasco, esfuerzo individual extraordinario, por las circunstancias en que fue lIevada a cabo, es incompleta y presta un mérito científico muy desigual. No hay nada más, como no sea la explo- tación del renglón de textos de geogra- fía en· el ministerio de educación, que es una de las venas impunemente abiertas al tesoro para nutrir a la burocracia. No tenemos obras geográficas nacio- nales. Esto no significa que nuestras con- diciones territoriales sean desconocidas en el extranjero. El análisis que hice del suelo colombiano, en mi pasada confe- rencia, fue sugerido por el estudio de las cartas parciales del país que acom- pañan la monografía de Colombia, escri-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

133

ta por Pierre Denis, publicada como parte de la Geografía Uníversal que dirige Vi- dal de la Blache y Gallois y editada por Armand Colin de París en el año de 1927. Es decir, lo último que hay sobre la materia en el mundo cientifico. En aquellas cartas, cuidadosamente dibuja- das, se demarcan, con rayados especiales, las regiones desiertas de los páramos, las extensiones cubiertas por la selva, o por la maleza xerófila, y pueden verse tam- bién en su pequeña extensión relativa las tierras altas de relleno, como la sabana de Bogotá, el valle de Ubaté, el de 50- gamoso, el de Chiquinquirá, etc. La car- ta del reparto de la vegetación no es me- nos ilustrativa ni lo es tampoco la de la distribución de las razas. Yo no hice sino enlazar, con elementos de mi información personal, lo que cualquier extranjero pue- de leer en una obra de reputación uni-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

t:i4

LAUREANO GÓMEZ

versaI y de circulación vastísima. Puse en lenguaje corriente algunas de las ex- presiones técnicas del geógrafo francés:

en las comarcas donde él dice que domi- né! la .Speletia. yo traduje: .Frailejón.; donde dice: plantas xerófilas y mimosas, hay que leer el pelá, las acacias, los cac- tus y demás adornos de algunas de nues- tras tierras bajas; donde habla de plata- formas de gres, como la de Honda, hay que leer arenisca; la que él designa con

el nombre técnico de laterita, yo lo mos-

tré como terrenos granulosos y rojizos, que semejan residuos de ladrillo, según aparecen al desbrozar la selva en la re-

giÓn de Puerto Wilches. El que las cosas estén expresadas en términos científicos

y no regionales en el libro francés, no

esconde la verdad a personas de me- diana cultura, antes e1imína equívocos y confusiones. El que ignoremos o finja

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

135

mos

pide que

marse sobre Colombia. ¿Queréis air algu-

de ese estu-

dio?¡ Hablando del litoral pacifico

cordillera occidental, cubiertos de selvas,

dice:

infor-

ignorar que un libro existe, no im-

lo lean

quienes quieran

nos conceptos entresacados

y de la

cEl viaje de Chapman ha revelado, so-

bre la vertiente

a las

condiciones

se encuentra en Caldas sobre ci trazado del ferrocarril de Cali a Buenaventura. Otro ocupa el valle superior de Riosu-

cio, arriba de Oabeiba. Es la existencia

de estos claros

lonización antioqueña haya podido pene-

trar en los valles altos de la cordillera

occidental

de

extensión, debidos aparentemente

de exposición locales. Uno

oeste, claros de pequeña

la que explica que la co-

entre seis

y

siete grados

latitud

norte, en Urrao, Frontino, Cañas

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

136 LAUREANO GÓMEZ

Gordas. Fuéra de estos grupos de valles abrigados. la cordillera occidental no es una zona de población •. (Página 248). Otras muestras:

.Una maleza espinosa, sembrada de grupos de palmeras. cubre la terraza per- meable y seca de las capas de Honda. El ganado es tenido allí durante la estación

de lluvia, pero los terrenos de cultivo y los terrenos de ceba están limitados a las riberas bajas. donde la irrigación e~ po- sible •. (Página 250).

se interrumpe a

los sesenta kilómetros hacia abajo. El valle cambia de carácter y se cubre de selva. Desde la confluencia del Nare has- ta Tamalameque es un largo corredor de suelo plano. mal colmado por los alu- viones. El río corre entre riberas de Iodo. por un rosario de lagunas. La población es muy reducida. Los negros forman e

• El grees de Honda

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

137

elemento principal, que hasta hace poco trabajaban en preparar leña para los na- vios fluviales, ocupación que ha desapa- recido-. (Página 251). • El fondo del valle del Patia, pobre de lluvias y rico de aguas corrientes, está habitado por una población negra mar- cada de lepra blanca o ·carate'. Las al- deas agricolas del flanco de la cordillera central tienen una población de sangre india-. (Página 252). • EI piso del alto del Tambo domina con pendientes desnudas y perfectamente lavadas el valle del Patia. De Popayán a Cartago la depresión del Cauca com- prende dos plataformas escalonadas: la de Popayán, cuya altura media es de mil setecientos metros, y la de Cali, de sete- cientos metros. La primera es una pla- taforma de grees, sembrada de brotes de rocas eruptivas. Al norte de Popayán las

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

138 LAUREANO GÓMEZ

•.

erosiones :0 han convertido en un país de colinas que baja al rededor de Quili- chao hacia el llano de Cali. La vegeta-

ción natural es una

gina 252). •El valle del Cauca propiamente dicho, comprende en el centro una zona baja, anegad iza durante las crecientes, que tie- ne al sur de Cali grandes lagunas infran- queables en invierno. Está rodeada por la zona de los cultivos, de suelo de arci- lla y arena, cubierta en las desemboca- duras de los valles por conos de deyec- ciones de materiales más groseros. La zona central inundable tiene una vege- tación de pantanos, con bosquecitos de bambúes y manchas de selva tropical. A

distancia del rio, la llanura tiene saba- nas sembradas de ·mimosas' El año tiene dos estacioneli secas rigurosas, de -diciembre a febrero y de junio a agosto,

maleza densa •. (Pá-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

139

que interrumpen la vegetación y exte- nÚan los afluentes de! Cauca hasta e! punto de hacer\os fácilmente vadeables.

Los ganados se alimentan alternativamen- te en los pastales de las ticrras bajas y en los herbajes de invierno de los cerros· .

• El Valle

del Cauca es una tierra

fértil

mediocremente

blación fuertemente teñida de sangre ne- gra, indolente y perezosa'. (Página 253). Habla en seguida del cañón del Cauca,

aprovechada por una po-

habitado sólo por negros mazamorreros. y del valle de Antioqclia. estrechamente encerrado en paredes gresosas que le dan

un carlÍcter casi desértico, donde hubo va- liosas plantaciones de cacao que desapa- recieron.

del

Magdalena, de Tamalameque para abajo, donde reina una estación seca sin inte- rrupción, de octubre a marzo, que im-

Después describe

el delta inferior

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

140 LAUREANO GÓMEZ

pone a las poblaciones que se ocupan en

el

pastoreo costumbres de trashumancia

y

,seminomadismo.

•En ninguna parte el verano es más riguroso que en el Valle del César. Las lluvias caen allí por borrascas durante los meses de mayo a septiembre, en que se interrumpe el viento desecante del nor- deste. El suelo está cubierto de maleza espinosa, de cactus y bosquecillos de pal- meras <curuas-. Habla también de la condición nómade que la repartición de las lluvias impone

a la poblaciÓn de las Sabanas de Bolívar.

(Página 275). • AI norte del grado octavo de latitud norte, el Atrato ha construido un vasto

delta cubierto de ciénagas y pantanos en donde el suelo, en ninguna parte, tiene

la

dureza necesaria para soportar cultivos

y

permanece desierto •. (Página 258).• El

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

141

ochenta por ciento de la población es a- fricana •. (Página 259). -Había antiguamen- te una densa red de caminos que comu- nicaban el Chocó con el interior. La ma-

yor parte están borrados hoy •.

(Página

259).

No hablé en la ocasión pasada, sino brevemente, de nuestras llanuras orienta- les, ese otro emporio existente en nues- tra ignorante fantasía. Denis transcribe la descripción de Bauer, que las divide en cuatro zonas: la primera una plataforma de areniscas macizas, de superficie ape- nas ondulada, pobre de agua y desnuda, separada por un derrumbadero de dos- cientos metros de la zona de la selva; la segunda zona, al este de la escarpadura de las mesas de Pardaos y de Iguaje, no ofrece sino los restos despedazados de la capa de grees con largas depresiones ar- cillosas. En la tercera aHora una -pene-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

142 LAUREANO GÓMEZ

plana- cristalina de cima.> apenas salien-

tes, en donde los granitos y los gneiss es- tán casi siempre cubiertos de un manto de arcillas lateríticas. La cuarta zona, en- tre el meridiano sesenta y nueve de lon- gitud oeste de Greenwich y el rio Negro, es una llanura baja, encima de la cual se elevan como islas, macizos de pendientes es<:arpaclas, en forma de domo, caracte- rístícas de las montañas cristalinas, de- gradadas por los agentes atmosféricos en los países tropicales húmedos. El resulta- do de esa degradación es la laterita, co- nocida por su esterilidad. (Página 260). Al través de esta monografía es lamen- table ver, en distintas regiones, la mención de antiguas industrias desaparecidas. En Alta, Baja y Vetas, quedan las ruinas de unu antigua industria minera. En Bucara- manga floreció la industria de las quinas, la fabricación de son.breros de paja y de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

143

tejidos de algodón. Entre Ocaña y Cúcu-

ta hubo antiguamente un activo comercio

y

las harinas de Pamplona y de Cúcuta sa-

lían al río Magdalena por Ocaña e iban

a las florecientes ferias de Mompox, ciu- dad ahora agonizante. De todo eso no

Leiva fue un cen-

tro productor de cacao. Mariquita, Santa

fundadas so-

bre aluviones auríferos a afloramientos de filones metálicos, fueron centros ímpor- tantes de índustria minera, hoy extingui-

da. Los cacao tales famosos de Antioquia, desaparecieron.

Patin fue hace treinta años un centro im- portante de producción de ganados de buena calidad. De repente apareció una maleza, la industria languideció hasta ex- tinguirse casi, y hoy no alcanza a la mitad de la que fuera en tiempos antiguos.

de la ciudad El Valle del

cuando el tabaco, el azúcar, el cacao

queda sino el recuerdo.

Ana, La Plata, poblaciones

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

144 LAUREANO GÓMEZ

Lu industria ganadera de la Costa At- lántica y de los llanos orientales no ha tenido capacidad para desarrollarse en proporción a las necesidades del país. Ha- bla de eso el fracaso de la empresa de Packing House de Coveñas. Pero hay un dato todavía más desolador: los ganados que hace algún tiempo se están sacrifi- cando en el matadero de Bogotá y los que llegan a los cebaderas del Valle del Cauca, provienen de los criaderos vene- zolanos: un mal ganado, hosco, huesudo, de grandes cuernos. Las mejores tierras cercanas a la capi- tal, para el engorde de ganados, son las vegas del alto Magdalena. Comparado con el bajo, el alto Magdalena es un río civi- lizado. Sin embargo, la industria ganade- ra lucha en esas regiones con dificulta- des increíbles: los buenos pastos no pue- den conservarse limpios, sino por el sis-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

145

tema de las quemas es sabido, destruyen

dos y fertilizantes del terreno y termina- rán, en no remota fecha, por convertirlo en un erial desolado. Pero el agricultor debe recurrir a ese procedimiento porque la persiguen implacablemente las siguien- tes malezas de la familia de las mimosas, cuyos nombres vulgares son: el pelá, el ambuca, el payandé clavo, el payandé bo-

bo, prácticamente

cero, el panelo, la uña de gato, el algo- dón, el masquera, el varejón de caballo. Además, después de la quema, aparece la paja de burro. Las lluvias son escasas, y cuando caen en alguna abundancia, apa-

rece el -muque-, un gusano que corta el

y se come la semilla antes de ma-

pasto

durar. También suele visitar esos campos la candelilla a -mion-, insecto volador que

anuales, que, como los elementos azoa-

indestructible, el cru-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

146 LAUREANO GÓMEZ

pudre las plantas de forraje hasta las raíces. Pero queda todavía la impresión de que

nuestras selvas tropicales, de que son pa- radigma las amazónicas, son depósitos de recursos naturales, que sólo esperan que queramos aprovecharlos para hacer- nos felices. Veamos lo que sobre ellas di- ce Febvre:

.Difícil de habitar: tal es la alta selva tropical. Tal la ven quienes se han halla- do realmente en lucha con sus troncos e- normes, macizos, prodigiosamente altos y apretados, elevándose rectos como fle-

chas hacia un cielo de

dar. pero inaccesible a la vista, ligados por bajo, y como encementados unos con otros por un tejido formidable de lianas, epifitos, arbustos y espinas que buscan la manera de trepar hasta la corona del bos- que para abrir sus flores y madurar sus

blanco desl umbra-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

147

frutos. El suelo es pobre, dice más ade- lante, formado por arena y arcilla o ro- ca; sobre él un revestimiento de tierra la- borable de poco espesor, que al destruír el bosque es arrastrado fácilmente por las lluvias; entonces uno se da cuenta brus- camente de que allí no había sino un desierto vestido de verdor y que espera sólo la ocasión de reaparecer». "Sin duda el bosque, agrega Febvre, no ocupa todo el territorio intertropical. Pero ¿ iremos a buscar y a encontrar fa- cilidades especiales de existencia para las agrupaciones humanas a las regiones ocu-

padas por la laterita, arcilla producida por la descomposición de las rocas an- tiguas, granito, gneis, diorita, bajo la ac- ción de las lluvias abundantes de los tró-

que ofrece el color, la cohesión

picos

y la fertilidad del ladrillo?" El cuadro tiene como rasgos predomi-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

148 LAUREANO GÓMEZ

nantes: selva y laterita; generalmente la- terita debajo de la selva. Aquí cabe una frase de Febvre que parece escrita para nuestro país: "Pero no será todo lateri- ta lo que no sea bosque. En el momen- to en que en este terreno menos ingrato cae una cantidad de agua suficiente, el cuadro cambia; surgen posibilidades de establecimientos; pero éstas no son nun- ca lo bastante considerables para que las comarcas ecuatoriales puedan parango- narse con las regiones templadas, que no tienen la pobreza de las polares ni la ilu- soria riqueza de las zonas intertropica- les." Los conceptos de síntesis no pueden comprender los aspectos pormenorizado s y las modalidades íntegras de un territo- rio o de una colectividad. Es obvio que esto debe ser así, porque lo exige la mis- ma palabra: síntesis. Sin embargo, hay

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

149

quienes quedan convencidos de que con aducir un nombre a un hecho contrario, el esfuerzo sintético queda viciado de fal- sedad. Se pretende desvirtuar la aprecia- ción del valor económico humano de la

selva tropical, hecha

por autoridades de primer orden, con la anotación de fenómenos aislados. Persona

de tan elevado criterio como el doctor Heraclio Uribe Uribe, ha expresado su dis- conformidad con algunos de mis puntos de vista sobre nuestras sclvas, afirmando que en ellas se encuentran algunas ma-

deras incorruptibles

co" y el "amamor." De

encuentran esas y muchas otras, tan pre- ciosas como la caoba, el albarca, el ro- ble, etc. Pero las síntesis no se forman

sobre los hechos excepcionales sino sobre

los generales.

cies de madera estudiadas

como queda visto

como el "hojablan-

sabra

que se

De las setenta y dos espe-

por los natu-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

150 LAUREANO GÓMEZ

ralistus de la casa Berger en la hoya del río Magdalena, la más abundante es el "guarumo blanco," de· valor casi nulo. Después sigue el palanco, la yaya, la cei- ba bruja, cuya resistencia a la humedad alcanza cuando más a dos años. Las espe- cies finas se encuentran, pero sumamente dispersas en el bosque. Comprueba todo esto, además, el es tudio de Ton y Sparhawsk, publicado en el • Forest Ressources of the W old., que demuestra que los extranjeros saben más que la generalidad del público colom- biano del verdadero valor de nuestra ri- queza florest~l, y sin duda se som íen de nuestras candorosas ilusiones.

VII

La prospc"idad

a debe

También se han contrapuesto

a mis

asertos consideraciones de indole general,

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

151

que aceptadas sin análisis, sirven para alimentar confiado optimismo. El país está presenciando un extraordinario fenómeno de valorización. Propiedades inmueble!

y valores en el curso de pocos años, aun

en meses, han duplicado, triplicado su precio. Quienes se han aprovechado de este fenómeno, ya realizaron a computan pingües utilidades, y creen que el proce-

so sigue sin interrupción su marcha ascen-

dente, se entregan a los más vivos trans- portes de alegría. Yo temo, sin embargo, que ese proce- so de valorización, ese aumento general de los precios, y la eonsiguente carestí-t de la vida, más que indicios de prospe- ridad, son síndrome de un estado mor- boso. Atravesamos una época de multi- plicación extraordinaria de los signos de cambio, acasionada por los repetidos y cuantiosos empréstitos extranjeros. En

BANCO DE LA REPUBLlCA

!lBLlOTK.A

LUIS - ANGEL AIlANGO

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

152 LAUREANO GÓMEZ

épocas anteriores pasámos también por períodos de abundancia de signos de cam- bio, bajo el régimen de las emisiones de papel moneda de curso forzoso. Es claro que la gran copia de moneda de valor intrínseco, producida por los préstamos foráneos, no es compar'lble a aquella otra sin valor, impuesta por la necesidad o la arbitrariedad; pero no debe olvidarse tam- poco que esa abundancia no procede de riqueza ya conquistada e incorporada al patrimonio nacional, como seria si provi· niese del pago de frutos de exportación. Tal abundancia es producto exclusivo de deudas que tarde o temprano es ine- ludible pagar. «Prosperidad a debe', la ha llamado Alfonso López; es decÍl, in. cierta, tal vez ilusoria y engañadora. En un escrito, hace ya algún tiempo, demostré que buena parte de los dineros conseguidos a rédito se han invertido y

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

153

se continúan invirtiendo en gastos cornu· nes. Y todos sabemos, sin que sobre el asunto nadie se forje ilusión alguna, que el resto de esos dineros se consumen en obras públicas, de por si tardíamente re- productivas y manejadas con la menor cantidad posible de competencia y de efi- cacia. Los actuales gestores de ellas, no pueden explicarse a si mismos-y menos son capaces de hacerla ante el pais,-cómo se han consumido en tales obras, sin re- sultados apreciables, recursos tan cuan- tiosos como nunca pudo disponer en tan corto período de tiempo ningún gobier- no colombiano. El hecho económico es que esos dineros, ya por la puerta falsa de los gastos comunes a por la inexper- tamente manejada de los trabajos públi- cos, entran a la circulación con los que han importado las entidades particulares, en cuantía también considerable, y producen

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

154 LAUREANO GÓMEZ

una abundancia de moneda, desconecta- da y por todo extremo desproporcionada. con la producción de riquezas que simul- táneamente ocurre en el pais y con la capa.cidad de éste para absorber esa mo-

neda en empresas nuevas, sanas y repro- duct.ivas. A falta de inversiones de esta clase ha sobrevenido la valorización de instrumentos negociables, edificios, tierras

y elementos de vida. que no es sana, porque está en desarmonia con la escala de precios universales. Bogotá es una ciudad pequeña. retirada del mar, y una de las de más dificil acceso entre las ca- pitales del mundo. No puede decirse que

sea un cenb'o científico, mucho menos artístico ni muchísimo menos de turismo o de placer. La zona territorial a que

Bogotá servía de centro de distribución

y aprovisionamiento, se ha restringido,

en los últimos tiempos, en proporciones

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

155

increibles, y aunque ese fenómeno no se hubiera producido, como plaza de nego- cios Bogotá no podía aspirar sino a una posición mundial menos que mediana. Co- mo sitio para vivir es abominable por su pésima administración. Sín pavimentos, sin agua, con un servicio de alumbrado que habiendo servido de motivo a una gigantesca especulación, ruinosa para el municipio, hoy da a los habitantes más disgustos que luz. Con un desaseo nau- seabundo, asfixiante, que enferma el cuer- po y deprime el espíritu. Sin un paseo, sin centros de esparcimíento, ni de di- vulgación de la cultura cientifica artísti- ca a históríca: con su a.pecto gris y poI- vaso, cejijunta y entumecida: cuando por su topografía y su clima pudiera ser una joya, es una miseria; explotada, extenua- da, martirizada por un régimen como el de esas madrastras crueles que a la vez

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

156 LAUREANO GÓMEZ

aprovechan y castigan a su pupila; pues en IIna ciudad asi la vida es considera- blemente más cara que en París, la pri- mera metrópoli de cultura científica y ar- tístÍ<:a y el primer centro de negocios y de placer de la raza latina. El costo de la vivienda, el vestido, la alimentación, la locomoción y demás exi- gendas de la vida material, es en París considerablemente inferior al de Bogotá. Muchas familias bogotanas han consegui- do un considerable desahogo de su situa- clOn radicándose en Bélgica. La educa- ción de los hijos es mucho más eficien- te y sensiblemente más barata en los co- legios europeos. Un rico comerciante de esta ciudad, recientemente llegado del vie- jo mundo, me habló hace pocos días de su propósito de establecer su familia de- finitivamente en París, pues no existe comparación entre las comodidades que

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

157

puede proporcionarles allá con la misma suma con que aquí llevaban una vida me- diocre. Un respetable comerciante fran- cés que tiene oficinas en París y en Bogo- tá, me refería que por unos locales más reducidos que los que usa en el barrio co- mercial de París, paga aquí una suma tres veces superior. Por el mismo precio de la casa, de construcción antigua, que ocu- pa el "Royal Bank of Canada" se puede conseguir en París un edificio moderno de cinco pisos sobre cualquiera de los bu- levares. Una hermosa residencia en Cha- pinero ha sido vendida en una suma que equivale a cuatro millones de francos. Un hermoso castillo a cincuenta kilómetros al este de París, mansión histórica, con calefacción, agu::l, electricidad, teléfono. río, parque, bosque, tierras, vale la cuar- ta parte: un millón de francos. En la ca- lle trece de esta ciudad, entre carreras

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

158 LAUREA!'lO GÓMEZ

séptima y octava, se remató la semana pasa.da a razón de $ 1,200 la vara cua· drada, es decir, a treinta mil francos, un local sin derecho al aire, es decir, sólo

el piso de la calle. En la

Campos Elíseos el metro cuadrado vale quince mil francos. lo que da para la va- ra al rededor de la tercera parte del pre- cio de Bogotá. (Los datos de los precios franceses son tomados del "Repertoir In- mobilier de Excelsior de Paris" del mes de junio de este año). En los Estados Uni- dos, el país de la vida cara, los precios son sensiblemente más altos y sin em- bargo son inferiores a los nuéstros. El va· lor de las tierras de labor fluctúa entre las dos terceras partes de nuestros pre- cios. Y hay diferencias en calidad, en si- tuación y en facilidades para el trabajo agrícola en los Estados Unidos y entre nosotros.

avenida de los

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENcrAS

159

Por un tiempo más O menos largo pue- de subsistir este desnivel de precios que no obedece a ninguna razón sólida y sa- na. Pero el ajuste internacional tiene for- zosamente que venir. El crédito del es- tado y el de las entidades privadas pres- tatarias, no es indefinido ni susceptible de distenderse según las necesidades o las exigencias del deudor. Las obras en que se invierten los empréstitos, maneja- das como están, con un desgreño, un des- pilfarro y una incompetencia ejemplares, alejan su reproductividad a tiempos que no alcanzará a ver esta generación antes de bajar al sepulcro. El servicio de los empréstitos tiene que hacerse integramen- te con el producto de impuestos, y por eso los nacionales, los departamentales, los municipales aumentan hora por hora y ya empiezan a ser agobiadores. Un dia, en mi concepto no lejano, las puertas de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

160 LAUREANO GÓMEZ

ese crédito fácil de que hemos venido disfrutando con despreocupada confianza, empezarán a cerrarse sin volverse a abrir sino para la pignoración o traspaso de las riquezas del suelo o y del subsuelo la tras- lación de dominio de las empresas existen- tes. El dilema será fatal: perdemos defini- tivamente nuestra independencia econó- mica o nos abismamos en la bancarrota. Como en Cuba son ya americanos los in- genios aZUC8reros,puede llegar un día en que a fuerza de exportar cédulas hipote- carias. nuestras plantaciones de café sean también americanas. Podremos tener u- nos kilómetros más de ferrocarriles cos- tosísimos. pero tal vez no seremos due- ños ya del petróleo ni de las esmeraldas. a virtud de esos procedimientos suaves e imperceptíbles por los cuales ya hoy no poseemos ni el oro ni el platino nativos. Cuando uno de estos jirones del patrimo-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

161

nia se pierde, la pérdida tiene caracteres ofensivos y desconcertantes. Al enajenar,

por menos de un plato de lentejas,

ralmente por nada, nue"tros yacimientos platiniferos del Chocó, se dejó a salvo la miserable industria de los negros maza- marreras que recogían las valiosas al-cnas del fondo de los rios, haciendo competen- cia con sus pulmones a las poderosas dra- gas de vapor de los privilegiados extran-

el país ha sabido

estremecimiento, que hay abogados co- lombianos de primera reputación que han

trabajado hasta conseguir que se prohiba

él nuestros desventurados

jeros. Pues

lite-

sin ningún

compatriotas el

ejercicio de esa ardua y mezquina indus- tria, y que hay un ministro de estado que dragonea de llevar en las manos la ban- dera de la soberanía, que consumó aquel atropello. Industria tan pcnosa no se ejer- cía por placer. Es que en el Chocó es

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

162 LAUREANO GÓMEZ

difícilmente sustituíble por las condicio- nes climatobotánícas. Para que las sober- bias compañías extranjeras no pierdan ni unos pocos castellanos de mineral, se con- dena a un bloque de la población colom- biana a la miseria. El malestar social tie- ne que ser profundo y justamente renco- roso. Ah 1 pero ahí están los Caballeros de Colón, que con el auxilio dei mismo ministro que sancíonó el despojo, consi- guen la legislación necesaria para redu- cir al silencio de la muerte a las pobla- ciones hambreadas. La impresión agobiadora que dejan las declaraciones del ministro de industrias, ayer en el senado, es que el gobierno de Colombia no se siente ya en libertad pa- ra proponer al congreso la legislación so- bre petróleo que daban derecho a espe- rar las actitudes heroicas y fanfarronas qeu adoptó el año pasado el autor del

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFEREl\CIAS

163

contrato Yates. Ahora no tiene scguridad

para hablar

do la acometividad

ba tratar

defensiva, espcl'ando el momcnto en que

un par'lamentario fesar el fracaso

mada politica nacionalista,

disfraz al contralo mñ~; perjudicial y más

el señor ministro.

Ha perdi-

con que acostumbra-

Está a la

de acallar la opinión.

hólJiI la ohliguc

de Sll politica,

a con- dc la lla-

que servía de

inconsulto para los intcrcses nacionales

in-

consciente lalvez-dc

lo largo de su historia, Corno muy hien

que se ha tcnido la pretensión-algo

imponer

al país

él

Rcstrepo

Jarami-

lo d:jo aycr ci senador 110, el ministro Montalvo

ha salido

del

terreno

de las afirmaciones

y pasado

al

terreno de las equivoc¡¡cioncs. Entre fra-

ses amables para los parlamentarios de

el dcrecho de equi-

vocarse y distrae la atencíon de ellos,

de

como también la de los parlamentarios

la izquierda, reclama

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

164 LAUREANO GÓMEZ

la derecha, con vagas explicaciones sob,-e el nuevo p,"oyecto de ley que algÚn día habrá de presentar a la consideraci()n del

congreso. Pero calIa. calla luíbilmente, ca-

lla delibcradamente.

sobrc todas las cues-

tiones

del verdadero pensamiento y de la con-

ducta del gobierno. en defensa de nues-

tra riqueza petrolífera.

presiÓn del gobierno americano para que el gobict-no de Colombia suspendiera los efectos del decl-do sobre petrÓleos? ¿Es

a no cierto dos Unidos

que podrían

da •. al país ]a clave

¿Huho a no hubo

que la legación de los Esta- en Bogotá ha estado intervi-

niendo

para que se decidan en sentido

fa-

vorable

las peticiones de las compañías

en readquirir el con- Barco? Toda la pren-

sa ha formulado muchas veces estas mis- mas preguntas al ministro de industrias sin obtener respuesta. El doctor Montal-

yanquis interesadas trol de la concesión

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFE.RE.NCIAS

165

va guarda silencio y todo induce a pen-

sar que, pOI' desgracia

de patriota, han quedado apagados

siempre los cañones

con ayuda de un coronel inglés, en el Golfo de Urabá, para abatir el poder de

la Standart ail Company. Se hace indispensable obligar al minis-

no

tro de industrias

slIceda una vez más, como ha ocurrido

tántas

va humillación

de un nuevo disparate administrativo, sea

oficial de un he-

deje a

la primera declaración

eho cumplido e irremediable que

anuncio de una nue- un nuevo despojo, a

para sus delirios

para

que iba a emplazar,

a hablar,

para que

veces, quc el

a de

la opiniÓn pública sin otro recurso que el de las protestas a lamentaciones inútiles,

Es

urgente decir en alta voz que a través

de este denso fárrago declamatorio

con

que bierno en materia de pctróleos,

se trata

de velar la actividad

del go-

la único

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

166 LAUREANO GÓMEZ

que se columbra es la intención del po- der ejecutivo de acceder a las exigencias de los antiguos dueños de la concesión Barco, para revivida. aunque con algu- nas reformas; pero al fin y al cabo, re- vivirla, como desde hace algún tiempo se rumoró que sucederia, en todos los cír- culos extranjeros que tienen el privilegio de conocer el pensamiento presidencial antes de que la conozcan los ciudadanos colombianos. Oeurre preguntar: cuánto tiempo du- rará toJavia, erigido sobre la arena de la inconsciencia colombiana el castillo de naipes de esta prosperidad a debe? La respuesta no es dificil. Ya está plantea- do en el pais, en términos nítidos, el con- fIícto entre la independencia de la naciÓn y la codicia de los intereses particulares de expeculadores y negociantes. Al pun- to que se suspenda el torrente de los

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

167

de

prosperidad

la noche. La situación econÓmica la mis-

mo que la fiscal,

dos y no resistirán airosamente

ba de und crisis.

nacio-

nal del aï10 pasado saldó con déficit, que

oculto gracias a los em-

empréstitos, toda esta fantasmagoría

se viene al suelo en una sq-

tienen

vacíos profun-

la prue-

El presupuesto

se ha mantenido

préstitos.

sas muy desagradables. En el del año

entrante no puede

sino a base de nueV03 y graves compro-

de esta

misos en el exterior.

prosperidad fingida

de las deu-

Los que a favor

de esa actividad artificial han conquistado

acre-

centarlas

fortunas y desean mantenerlas

El de este año guarda

sorpre-

ni pensarse siquiera

La turbina

no anda sino con el

impulso de la vena dorada

das siempre crecientes.

a

y los que tienen

la natural as-

pira ción de seguir el mismo camino,

ne-

cesitan que

la turbina no se detenga.

Las

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

168 LAUREANO GÓMEZ

deudas externas, en la exorbitante cuan- tía en que se han contraido desde hace dos años. invertidas en la forma desa-

loca en que ocurre desde el

mismo tiempo, comprometen la indepen- dencia de la patria; y las que sigan. lo harán en grado más intenso que las an- teriores. El conflicto es, pues. evidente y álgido; el estallido no lejano. Sería da- ble armonizar esos intereses contradicto- rios? Por desgracia las actuales condi- ciones del país hacen esa armonización imposible.

tentada y

VIII

Crítica de la cultura hecha con lisIas de nombres

Se me hecho también el reproche de dar primacía a los factores físícos de la nacionalidad. descuidando los psicológi- cos. Ciertamente me acuso del pecado de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

169

no reconocer la importancia que otros otorgan al tesoro inefable de nuestra in- genuidad. Un concepto sobre el diccio- nario de •.Construcción y Régimen. ha motivado protestas de la prensa en casi todo el pais. Dcben haber sido formula- das por quienes desconocen la obra tal cual está y la historia de su suspensión. También he sido refutado en numerosí- simas publicaciones, y desde esta misma tribuna, con el catálogo de los apellidos de los próceres de nuestra independen- cia a de los compatriotas a quienes a la largo de la historia de la república he- mos convenido en reconocer como famo- sos. Yo soy un desencantado de esas lis- tas de nombres.

decir por qué. En mi afán de

conocer un juicio extranjero sobre la in- telectualidad colombiana acudí a la obra •.La América Latina desde su origen hasta

Vaya

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

170 LAUREANO GÓMEZ

los tiempos modernos>, de que es autor un profesor de la universidad del reíno de España y miembro de la Real Aca-

demia de Historia, el señor Juan B. En- señal, obra tan calificada que fue esco- gida para incorporarla en la edición es- pañola de la Historia Universal de Oncken. Hay aIli una enumeración de las obras literarias que son honra de la literatura colombiana. En la página 407, volumen 39, puede leerse: tUna de las manifesta- ciones literarias que más han brillado en

Colombia es la novela

han cultivado con éxito este género de literatura, merecen ser citados: Vergara,

autor de "Las tres tazas" y otras produc- ciones de mérito. Silva, autor de "Un do- mingo en casa" y "Las lIavecitas." Guarin, que adquirió fama con "El maestro de es- cucla". Groot con "El viaje a Ubaque" y

Caicedo Ro-

Entre quienes

"La tienda de don Antuco' '

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

171

jas, autor de "Los apuntes de Ranchería." Rivas, que alcanzó gran éxito con "La novela de la historia," "Las doshermanas," "La historia de una rosa" y otras. Santan- der, con "La historia de unas viruelas." Pinzón con 'La historia de una parran-

da"

te más y por el mismo estilo. Sólo mi ignorancia en asuntos de historia lite- raria ha podido desconocer que Colombia sea un pais de novelistas. En cambio la afirma un señor profesor de las universi- dades españolas. También en otros sectores de la acti- vidad intelectual el historiador español reconoce nuestras excelencias: Colombia ha producido al señor Alejandro Agudelo, autor de una .Fisiología fisiológica del ce- rebro>; Arango, autor de un ·Diccionario aritmético~; AbeIlo, los hermanos Ace- vedo, Aguilar, tratadistas de ciencias po-

~

Esta

relación se prolonga bastan-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

172 LAUREANO GÓMEZ

líticas y sociales, entre los cuales figuran también Rafael Núñez y el señor Tunja, segÚn frase textual del historiador es- pañol, -literato eminente y publicista fe- cunda». Sólo una aberración mía puede negar e! aporte colombiano a las cien- cias y a la cultura universal, no ensalzar la obra del señor Tunja y no satisfacer mis aspiraciones estéticas con las delica- dezas literadas de .La historia de unas viruelas> a -La de una parranda •. Qué duda cabe de que soy mal patriota. En cambio, un eminente profesor español en- trega esas obras a la admiración universal. Tuve también la incalificable audacia de decir que no existen entre nosotros revistas científicas dignas de tal nombre. Afortunadamente para el prestigio de! pais me salió al paso mi distinguido ami- go el doctor Jorge Defrancisco con una carta publicada en El Tiempo, ell que me

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

173

anuncia

el envío de una colección de

~La

Revisla Médico - Quirúgica

de

los

has-

pilales>,

'para

el

caso de que yo lea me-

dicina'.

Me puse a ojear

esa Revista

y

encontré

en ella que Colombia es el pri-

mer país cara losa del mundo,

que

la

uncinariasis

taje enorme de la poblaciÓn y que en ma- tería de cotos, tumores e hidroceles, acaso

por Iris condiciones de miseria fisiológica

de la población

de los gérmenes patógeno s tropicales, ven casos de una deformación invero-

se

tiene infectado un porcien-

y la especial

virulencia

símil. Ya sabía yo cso y algo más sobre algunas enfermedades de cuyo nombre

no quiero acordarmc.

no haee al caso de la tesis de la origi-

nalidad científica de la Revista sostenida

Sobre este as-

por el doctor Defrancisco.

pecto, he conversado con muchos de nues-

tros médicos más reputados

Esto sin embargo

y he encon-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

174 LAUREANO GÓMEZ

trado que los más no leen esa _Revista. y otros la consideran como una colección de historias clínicas rudimentarias, tales como se llevan en cualquier hospital re- gularmente organizado, por razones de régimen interno y sin pretensiones cien- tíficas. Personas no menos extrañadas por mi atrevimiento me llamaron la atención a la revista de .Noticias científicas publi- cadas por el observatorio nacional de San Bartolomé-, que dirige mi impugna- dar el R. P. Sarasola. Siendo revista de observatorio pudiera creerse que se consagra a estudios de ma- temáticas y astronomia. No hay tal. Hace una tarea de divulgación tomando su ma- terial de revistas extranjeras. La rabdo- manda, es decir, el arte maravilloso y un poco espirita de adivinar corrientes sub- terráneas, yacimientos minerales y teso-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

175

ros con una varilla y una copa, marchan- do el rabdomante de manera que le lle- guen por el lado derecho los rayos del sol, ha merecido a esa revista una aten- ción especial. Lo que el doctor Defran.

cisco no sabe es que en asuntos

de me·

dicina es más interesante la revista del observatorio que la médico - quirúrgica; en aquélla sí pueden leerse cosas pro- fundamente originales, porque la varilla que recomienda el Padre Sarasola sirve también para diagnosticar enfermedades microbianas. Cómo estará de atrasada nuestra ciencia médica que hasta ahora no he visto a ninguno de nuestros gale- nos que lleven con el termómetro y el estetoscopio, la taumatúrgica varilla.

IX

El contacto de la cultura española con Jas americana.

Un grave y extenso capítulo de resen-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

176 LAUREANO GÓMEZ

timiento ha surgido de mis conceptos so- bre la conducta de los reyes Ausbur- gos y Borbones que gobernaron a España después de Felipe II y presidieron la de- cad'~ncia del predominio universal espa· ñol. Por no exaltar con el habitual diti· rambo ci aporte etnográfico, ideológico y politico traido por los conquistadores; no obstante que los hechos fueron toma- dos de fuentes españolas, ortodoxas por añadidura, se quiso ver en mis palabras un sentimiento de enemistad con España. Es esta una apreciación equivocada e injusta, No hubiera deseado para mi pa· tria, dada la fatalidad de la conquista, que ella se hubiera acometido por nin. guna nación distinta de España. Aun sin considerar el aspecto teolÓgico, decisivo para quienes creemos, pero no susceptible de ser dilucidado por profanos, vi"to el negocio desde el punto vista sociológico,

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERE!\'CIAS

177

ella nos trajo la religión más pura, la más

lógica, la más armoniosa

y en su ejercicio. Nos dio una lengua

caballeresca

de usar ni oír sin admiración

en sus dogmas

qu~ no se pue-

y sin pla-

sin duda, las vir-

y

y admirable

cer. Debió infundimos,

tudes primordiales

hazañosa,

ter, el afán de quimera nobilisimo, la sed

de justicia, y los elevados pensamientos

que hicieron salir por los campos de Mon-

Amo

tic! a su gran figura representativa.

de su alma heroica

el acerado

temple de su carác-

esa herencia

y nunca renegar de ella po-

dría. Pero

con ser tan vivo el sentimien-

to que me inspira, hay otro predominante

en mi espíritu

tal

a los ojos ciel obser- al eabo de más de

un siglo de vida independiente, en el con- cierto de las naciones de la tierra.

como hoy aparece vador, como resulta,

nalidad,

y es el

de propia

nacio-

el de la patria colombiana,

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

178 LAUREANO GÓMEZ

En el examen de la conciencia nacio- nal que esa contemplación sugiere, el es- tudio de los factores raciales e ideológi- cos aportados por España es imprescin- dible y también la es la critica de las camalidades que produjeron en tiempos pretéritos, resultados deplorables y cono- cidos. La historia, después de Spengler, no puede prescindir del análisis de esas "afinidades morfológicas" que traban in· tim;lmente las formas todas de una mis- ma cultura, ni es posible renunciar al uso del haz luminoso con que el concep- to spengleríano de la morfología social penetra en las nieblas del porvenir. La actltud unilateral, la admiración beatífica que se extasia ante los aspectos heroicos

y

halagüeños de los factores heredados

y

de las circunstancias felices existentes

en el territorio y en el pueblo. conduce al nirvana, al marasmo inerte; es estéril

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

179

y nocivo para el adelanto nacional. La vanidad gregaria se halaga con los epi- fonemas alegres. Los aplausos son cose- cha abundante y fácil de los panegiris- tas de méritos reales a imaginarios. Pe- ro aunque sean lapidados por la medio- cridad satisfecha, hacen mús obra útil pa- ra la grandeza futura de la nación quie- nes descubren y revelan los factores de decadencia que van escondidos debajo del manto de una prosperidad ficticia. No hahlé de Esparia por capricho ni por ve- leidad literaria, sino porque su historia y nuestra historia están intimamente en- trelazadas y porque las causas de su de- J'rumbamiento, heredadas con sus virtu- des y existentes entre nosotros, ocasio-

nar án

Yo suscribo sin vacilación todos los fér- vidos elogios que la erudita pluma de Enrique Restrepo hizo del heroismo es-

también la ruina nu~stra.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

180 LAUREANO GÓMEZ

pañol en la epopeya de la conquista. Cier- tamente, como manifestación de valor in- domable, de temerario arrojo, de sobre- humana constancia de ánimo, no hay aca· so en la historia de la humanidad nin- gún episodio que pueda compararse a la conquista española. Por la belleza esté- tica del cuadro y la sugestión maravillo- sa de la desconocido no la superan ni las guerras de las cruzadas, ni las expe- diciones de Alejandro, ni las tremendas luchas de Aquiles. Pero el historiador y el político no pueden limitarse a la con- templación y el elogio de los aspectos poemáticos de esa gigante empresa. En la balanza de la filosofía esos valores son apreciados; pero también la son, en su rudeza, en su fealdad y su miseria aque- llos otros que complementan el sentido histórico y humano de la empresa en con- junto, e individua lizan su carácter. Deje.

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

181

a los

temperamentos poéticos. Nosotros hemos menester la visión completa, exacta, no

recortada

exigencias de una admiración sentimental.

de América puso en

presencia dos culturas: la grccolatina que España poseía por su dilatado contacto

con los pueblos mediterráneos que la for- maron, fenicios, helenos, romanos, y la americana, que presenta dos ejemplares

independientes

a las

mos intacta, indiscutida,

su porción

por la fantasia

ni ajustada

El descubrimiento

en

México y en el Perú.

Desde luego, como cultura autóctona, es mucho más interesante la americana que

la que España

ta que

encuentran

mexicana y la china, que hayan dado de su

de

su completo desarrollo. Las demás han crecido bajo las impresiones que recibie-

sólo se

la

nos traía.

Spengler

ano.

en

la historia

universal

tres culturas:

la egipcia,

propia sustancia

todos los elementos

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

182 LAUREANO GÓMEZ

ron de otras culturas más antiguas. Es- paña, invadida por pueblos venidos del

sur, del oriente y del norte, cuya histo- ria es una serie inacabable de invasio- nes y de expulsiones, recibió por varios modos las formas de la cultura occiden-

tal, quc fue la que tocó

Am{,rica con las carabelas españolas. Méxi- co y el Perú, cn cambio, tenían civili- zaciones propias, no influídas por las de los otros grupos humanos. Parecían am- bas en víspera de su plenitud cuando se p¡"esentaron los hombres blancos y las arrasaron sistcmáticamente. La civilización amcricana sucumbió ante el empuje de la occidental, porque ésta sabia aprove- char los navíos los arcabuces y los ca- ballos, cn ci orden materíal y guerrero, y porque cn el terreno de las ideas dis- ponía de la imprenta y de una escritura fonética muy perfeccionada. Pero hay mu·

en las costas de

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

183

las dos ci-

vilizaciones se equiparan y algunos en que la americana super-a a la española.

chas otros aspectos

en que

La organizaci:')n social en México em

fijada cuidadosamente

por la legislación.

La familia estaba organizada patriarcal-

mente y la mujer tenida en bastante

ma. Ninglln hombre nada esclavo, y no se

sino por vicios a pOI·

La legis-

pero guiada por

un alto espiritu cia. La educación

de los jóvenes era cui-

dadosisima y se verificaba en escuelas donde permanecían desde la inf anda has-

ta la edad de contraer matrimonio.

inculcaba especialmente

urbanidad,

peto y la obediencia

el res-

y la

Se les

esti

caía en esclavitud la suerte adversa

en la guerra.

lación penal era severa

de mo¡-alidad y de justi-

la limpieza

el amor a los padres,

a los superiores,

el

servicio

afligidos y a los pobres, el amor a todo

de los ancianos, el consuelo a los

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

184 LAUREANO GÓMEZ

el mundo, la benevolencia, la temperan- cia, la dulzura. La maternidad era hon- rada como destello divino. En conjunto, eran más morales, más disciplinados que los europeos. Eran peritos en expresar sentimientos de mucha delicadeza con fra- ses ingeniosas y galanas. Sus discursos tenían una unción especial y abundaban en las fórmulas de cortesia y respeto que eran las más notorias características del pueblo. Su lengua era de las más avan- zadas y cultas entre las aglutinantes; po- seía formas verbales para expresar la que en español sólo puede decirse con el auxi- lio de otro verbo; era rica, expresiva, concisa, por la fuerza de incorporación que consigo llevaba, y gracias a ella pros- peraron en el imperio la elocuencia y la poesía. La agricultura era fomentada por to- dos los medios. Tíerras de secano eran

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

185

transformados en campos de regadío con la construcción de admirables acueduc- tos, canales y acequias. Su agricultura era superior a la europea; el antiguo mundo no tenia nada que ofrecer que pudiera compararse con las casas de fieras y los jardines de Auxtepec, de Chapultepec, de Istapalapan y Tezeuco. Cultivaban con esmero las mús variadas legumbres y las flores. Trabajaban con éxito las artes más delicadas, como la joyería y el esmalte, Cholula no tenia rival en la alfarería, ni en los vaciados de oro y plata; dejaba atrás a la misma Florencia en la delica- deza, el barniz y la pintura de su loza. Tejian con mucha hab,Jidad tela, finas, en las que mezclaban diesb-amente el al- godón con el pelo de ciertos animales. Tenían un calendario cuya exactitud en el momento de la conquista, era mayor que la del español. Habían descubierto

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

186 LAUREANO GÓMEZ

cuadrantes solares para marcar la horas, instrumentos para observar los solsticios y los equinoccios. Habían reconocido la es fericidad de la tierra y medido la oblicui- dad de la eclíptica. En Tezcuco residía un consejo de música que además regulaba los estudios de filosofía, astronomia e his- toria. La arquitectura era imponente en los templos y palacios, cómoda en las ha-

bitaciones particulares. México tenía calles anchas y rectas, y majestuosas plazas. Ha- bía una con soportales, tan espadas a, que

en ella compraban y vendían diariamente

más de sesenta míl almas. El monarca era

ci protector de su pueblo: en México y

Tezcuco los palacios eran en tiempo de la conquista la casa común de los gr"arides

y la mesa común de los pequeños. Te-

nían su literatura y sus anales guarda- dos en grandes bibliotecas y escritos en pergaminos o en papel de áloe. Todo

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

187

este tesoro de cultura desapareció,

que el primer arzobispo de México la

arrojó

cado. En esa misma época el cardenal

Jiménez de Cisneros

de fe

con los manuscritos árabes en Granada.

por-

a las llamas en la plaza de mer-

hizo un auto

Un aspecto profundamente

mexicana

los prisioneros

desagrada- eran los sa-

de guerra

ble de la cultura

crificios humanos a los idolos, a los cuales

se destinaban

de los

pueblos enemigos. La pirámide

central

del templo

de México estaba en-

negrecida

cios, y los compañeros

ron contar

crúneos que se conservaban

templo como recuerdo

nias. Este hecho sobrecoge

pero debemos recordar simultáneamente,

que el padre Tomás de Torquemada

con sus propios ojos quemar en España.

por la sangre de tales

sacrifi-

de Cortés pudie-

hasta ciento t.reinta y seis mil

al lado del

de tales ceremo-

de horror;

vio

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

188 LAUREANO GÓMEZ

en el curso de diez y seis años, ocho mil ochocientas personas vivas y seis mil qui- nientas muertas a en efigie, y contra no- venta mil dictó autos de prisión perpe- tua, de confiscación y notas de infamia. El Santo Oficio, por delitos de opinión religiosa, desde 1481 a 1808 privó de la vida a trescientas cuarenta mil perso- nas, de las cuales treinta y dos mil fue- ron quemadas vivas. El sacrificio de los prisioneros en México era un rito reli- gioso presenciado por el pueblo. Los au- tos de fe en España eran una suntuosa fiesta social y religiosa a la que asistía

el rey, la reina y los infantes, los prela-

dos y las damas de la corte, y el pue- blo entusiasmado, en estrados decorados con la mayor suntuosidad posible. En el Perú la civilización india llegó

a una altura semejante. L1\ distribución

de los vientos hace de aquel pais un te-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

CONFERENCIAS

189

rritorio de secano; pero los aborígenes con un complicado, minucioso sistema de regadio, más artificial que el de Egip- to, habian hecho de aquella región de los Andes un verdadero jardin. Dos pro- digiosas rutas militare5 recorrían el im- perio, una sobre la meseta y la otra a la largo del mar. Humboltd dijo de es- tos caminos que eran las vias más Úti- les y asombrosas que jamás haya crea- do la mano del hombre. Los correos públicos, como en México, podian co- rrer doscientas mílIas por dia. Inútil es dccir que nada semejante podia ofrecer España. En el Cuzco estaba la residen-

cia impe\"Íal y

tenía edificios admirables. Los peruanos

estaban más adelantados que todos los pueblos europeos de la época de la conquista en materia de tolerancia re- ligiosa. Su organización social era ad·

el templo del sol, y con-

Este libro fue Digitalizado Por la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República,Colombia

190 LAUREANO GÓMEZ

mirabie. El territorio estaba dividido en tres partes, de las cuales una pertenecía al sol, otra al inca y la tercera al pue- blo; éste cultivaba todas las tierras: pri- mero las del sol, cuyo producto se des- tinaba a los desgraciados y los enfermos, después las del pueblo y por último las del inca. Todo peruano tenía que tra- bajar; e! inca ejercía una autoridad pa- triarcal y trataba a sus súbditos como verdaderos niños. sin oprimirles, pero obligándolos a ocuparse en algo útil. El Perú había encontrado un sistema social que la libertaba de los abusos de! capi- talismo y de las amarguras de la mise- ria. No habia ricos ni pobres; los súbdi- tos estaban al abrigo de los sufrimientos sociales y seguros de poseer siempre to- do la necesario para su vida. Nada hubiera sido tan importante pa- ra la filosofia como haber podido con-