ILUSTRE ARCHICOFRADÍA DE LA VERA CRUZ Y NUESTRO PADRE JESÚS DEL PRENDIMIENTO

Reglamento de Régimen Interno, Protocolo y Ceremonial
AÑO MMXII

ILUSTRE ARCHICOFRADÍA DE LA VERA CRUZ Y NUESTRO PADRE JESÚS DEL PRENDIMIENTO Reglamento de Régimen Interno, Protocolo y Ceremonial PREÁMBULO En cumplimiento del Artículo 42 de los Estatutos de esta Ilustre Archicofradía de la Vera Cruz y Ntro. Padre Jesús del Prendimiento, se establece el presente Reglamento de Régimen Interno, Protocolo y Ceremonial, reflejando la peculiar tradición cofradiera baenense, que no contradiga las disposiciones canónicas vigentes y la normativa diocesana para la más justa y correcta aplicación de los mismos. CAPÍTULO I SEDE, DOMICILIO, INSIGNIAS Y TÍTULOS Artículo 1.- SEDE COFRADIERA La Cofradía de la Vera Cruz y Ntro. Padre Jesús del Prendimiento, antiguamente conocida sólo con el nombre de la Vera Cruz, aparece estrechamente ligada a los franciscanos y alcanza una gran difusión en la primera mitad del siglo XVI. Fue fundada en la ermita de Santa Marina, donde hoy día se encuentran todas las Imágenes que en la actualidad conforman la Cofradía. Los testimonios documentados más antiguos que se poseen se remontan a 1551. Así Juan Pérez de Madrigal declara en su testamento otorgado el 14 de julio de ese año que pertenece a la Cofradía: “Yten mando que vengan a mi enterramiento y acompañamiento de mi cuerpo los clérigos de la dicha yglesia y mis hermanos los cofrades de Nuestra Señora del Rosario y los de la Vera Cruz y los dichos clérigos el cuerpo presente me digan seys misas”. El 29 de junio del mismo año Francisco de Castillejo, pintor avecindado en Córdoba, se compromete a pintar y dorar unas andas de la Hermandad: “Sepan cuantos esta carta vieren como yo Francisco de Castillejo, pintor de ymajineria, vecino de la ciudad de Córdova, estante que al presente

estoy en esta villa de Baena, otorgo e conozco por esta presente carta e digo que me obligo a dorar e pintar unas andas que tiene la cofradía de la Santa Vera Cruz desta villa, conforme a las condiciones que dello di firmadas de mi nombre”. Francisco de Castillejo se compromete a entregar el trabajo a finales de agosto de 1551 y, a cambio, la hermandad le ha de abonar 12.000 maravedís, pagados en tres plazos. Tiene posesión plena de su camarín. En 1758 se firmó un documento por los directivos de la Cofradía de la Vera Cruz en el que se pone de manifiesto la necesidad de llevar a cabo unas obras urgentes en la ermita, la cual se encontraba a su cargo, firmándose bajo notario la cesión de la ermita al hospital como oratorio de los hermanos y hermanas que se encontraban ejerciendo su labor benéfica, a cambio del derecho de uso de la ermita y sacristía para los actos oficiales de la Cofradía, así como dos salas de la parte superior para los Cabildos u otros actos análogos. Artículo 2.- DOMICILIO COFRADIERO La cofradía tiene su sede en la Iglesia de Santa Marina, donde fue erigida canónicamente en el siglo XVI, en la cual reciben culto sus veneradas imágenes, y donde celebra sus cabildos. También tiene su domicilio social en la misma. La Iglesia de Santa Marina pertenece a la Parroquia de Santa María la Mayor. Artículo 3.- IGLESIA DE SANTA MARINA, CAMARÍN Y BÓVEDAS DE LA COFRADÍA ASIN CON LOS DOS SALONES ARRIBA . En 1758 la Cofradía de la Vera Cruz cede la titularidad ante notario de la ermita de Santa Marina a la Orden encargada del Hospital bajo unas condiciones, pero reservándose el uso de la ermita y sacristía para sus actos oficiales, además de dos salones en la parte superior de la misma, los cuales, para la debida reunión de cofrades, deben tener unas dimensiones considerables.
“zedemos todo el derecho y aczión, propiedad y señorío, título, voz y recurso que auíamos y teníamos a la dicha yglesia sin dejar en nosotros cosa alguna con los aditamentos espresados de aber de usar de ella su sachristía y quarto alto que tiene enzima y demás que necesitemos para nuestras funziones, juntas y cauildos como hasta de presente emos estado usando sin contradizión de persona alguna …”. Hay que recordar que estaba estipulado de antaño la obligación de los

hermanos y hermanas del Hospital al aseo y limpieza de las ropas de las Imágenes que se veneraban en la Iglesia y en el propio Hospital durante todo el año, al igual que con los enfermos, “… el aseo, labado y limpieza de la ropa de las Sagradas Ymágenes que se hallan en la dicha yglesia y Hospital que son de esta cofradía…”.

Los hermanos que fueron los testigos de tal cesión y tomaron posesión y propiedad de la Ermita, con todas las obligaciones interpuestas, fueron: Francisco Antonio Escudero, Rector, Carlos de la Asunción, Presidente, Francisco de San José, tornero, Carlos de la Concepción, enfermero, y Juan de la Pasión, portero “… siendo asimismo de cargo de nos y de las Hermanas que ai y ubiese en él de cuidar de la ropa, labándola y aseándola, que tiene y pueden tener en adelante las Sagradas Ymágenes…”, confirmado debidamente por el propio Obispo en los anteriores Decretos. La escritura de cesión se firmó en Baena, el 25 de octubre de 1758, corroborándolo como testigos los vecinos Francisco Bernardino Sánchez, José Bujalance y Antonio Carrasquilla, ante el escribano Luis Muñiz Espinosa.

Artículo 4.- INSIGNIAS 1. El ESCUDO e insignia de la cofradía es una corona de espinas y en su interior una cruz latina sobre calvario rectangular de dos alturas; detrás de ella, cruzadas, una lanza y una caña con un hisopo. 2. La CRUZ DE GUÍA de la cofradía es una cruz latina de madera, con cantoneras plateadas y con el escudo plateado de la cofradía en la cruceta, con una placa con el texto INRI, igualmente plateado. Abrirá el desfile del miserere. 3. El GALLARDETE de la cofradía consiste en una bandera de raso, mitad color blanco y mitad color morado, con el escudo de la cofradía, sobre asta metálica rematada con una cruz y un lazo color blanco. Atan la bandera unos cordones dorados rematados por borlas, que se entrecruzan a lo largo de todo el asta. Abrirá el desfile en procesión. 4. El SELLO de la cofradía consiste en su escudo con el texto “Cofradía de la Vera Cruz y Nuestro Padre Jesús del Prendimiento. Baena”. Artículo 5.- TÍTULOS DE ILUSTRE Y ARCHICOFRADÍA DE PENITENCIA

A esta cofradía le precederá el título "Ilustre" ya que, al ser Hermano Mayor Honorario el Cardenal de la Santa Sede de Roma Don Julián Herranz Casado, tiene el tratamiento de Ilustre y Pontificio, siendo él mismo quien en todas las misivas recibidas así nos lo hace saber. La cofradía podrá llevar el sobrenombre eclesiástico de "Archicofradía de Penitencia e Ilustre" en todos sus escritos oficiales y nombramientos, haciéndose mención a su máxima antigüedad sobre el resto de cofradías y hermandades de la villa de Baena, según se recoge en el artículo 1. CAPÍTULO II DE LAS HERMANDADES, INSIGNIAS E INDUMENTARIAS La cofradía está formada y tiene el siguiente orden procesional: Centuria Romana, Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Prendimiento, Cuadrilla de Trompeteros, Cuadrilla de Evangelistas, Turba de los Judíos Coliblancos, integrada por ocho Cuadrillas numeradas ordinalmente de la una a la octava (con las figuras del Rey, Judas, Pilatos, Moza de Pilatos y Judío Errante), Cuadrilla de Sayones, Hermandad de San Pedro, Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad, Hermandad de la Vera Cruz, Hermandad de San Juan y Hermandad de la Virgen de la Esperanza de San Juan. En el caso de solicitar su ingreso otras Hermandades o Cuadrillas, deberán solicitarlo al Cabildo General para su aprobación y, una vez aprobado, se elevará a la Autoridad Diocesana para su aprobación definitiva. El hábito de las Hermandades y Cuadrillas será el que se determine en el Reglamento de Régimen Interno de las mismas. HERMANDAD DE NTRO. PADRE JESÚS DEL PRENDIMIENTO Artículo 6.- IMAGEN: Ntro. Padre Jesús del Prendimiento Artículo 7.- INSIGNIAS El escudo es una corona de espinas y, en su interior, una cruz latina

sobre calvario rectangular de dos alturas. Detrás de ella, una lanza y una caña con un hisopo en su extremo, ambos formando una cruz de San Andrés. La caña está situada de derecha a izquierda. Los elementos del escudo son de color blanco sobre fondo morado. 1. Un estandarte de terciopelo morado, bordado todo él a mano, adornado con flecos y galones dorados. Lleva en el centro el escudo de la hermandad. Estas insignias presiden todos los actos de la hermandad. Artículo 8.- INDUMENTARIA El uniforme de reglamento de esta hermandad es el siguiente: túnica de viyela color blanco, capirucho de raso color morado, cíngulo de hilo de seda de color morado, calcetín blanco, sandalias de material con una cruz blanca en la parte delantera y guantes blancos. El capirucho lleva en la parte frontal, hecho de raso blanco, el escudo de la hermandad. Artículo 9.- OBLIGACIONES Su obligación principal es dar culto y sacar en procesión a su titular y cotitular de la cofradía, así como acompañar con su cuadrillero a la cofradía y a su Hermano Mayor, precedidos por el estandarte. Participa en el paso del Abrazo de los Apóstoles y, de forma muy especial, en el del Prendimiento. TURBA DE JUDÍOS DE LA COLA BLANCA Artículo 10.- DATOS La Turba de Judíos representa al pueblo hebreo, que renegó de Jesús y que tumultuosamente pide la muerte del Redentor. La Turba está organizada en Cuadrillas, al frente de cada una de las cuales habrá una junta directiva encabezada por el Cuadrillero, que actuará como representante de la misma. Además de las Cuadrillas de Judíos, forman parte de la Turba las figuras de Herodes o Rey de los Judíos, Judas, Pilatos, la Moza de Pilatos y el Judío Errante. El nombramiento de estas figuras será presentado al Cabildo que se celebre el Domingo de Carnaval.

Artículo 11.- INSIGNIAS Las insignias de la Turba de Judíos Coliblancos son las banderas, que son dos en representación de las dos Turbas unificadas en 1892. Las banderas son de 200 cm. de ancho por 150 de alto, de color rojo, y en el centro llevan la cruz potenzada en color verde. Sus mástiles están rematados en sendas puntas de metal dorado, de las que se anudan varias cintas con los colores verde y rojo. La cofradía tiene en propiedad dos banderas con el escudo de la cofradía, estando a disposición de la turba para su utilización cuando lo estimen oportuno. Artículo 12.- INDUMENTARIA El Judío porta casco coracero de metal, rematado con plumero de vivos colores y con cerda de caballo blanca colgando de la cimera. Viste chaqueta roja de paño con agremán o bordado y número de su Cuadrilla de color blanco o plata sobre fondo rojo en la solapa izquierda; pantalón, zapatos y calcetines negros y pañuelo de colores al cuello anillado con sortija de pedrería. Toca con las baquetas un tambor artesano que cuelga de su tahalí. Los Cuadrilleros usan bastón de mando como distintivo de su autoridad. Herodes vestirá capa encarnada con las vueltas blancas, saya corta blanca o cruda y pantalón verde; calzará calcetín blanco y sandalias y portará cetro, corona y rostrillo. Pilatos llevará túnica y birrete morados, calzará zapato negro y usará rostro. Judas vestirá con túnica y mantilla de color y usará rostrillo con cabellera rubia. El Judío Errante usará túnica cruda, rostrillo con cabellera oscura y vara de apoyo larga acabada en curva. Artículo 13.- OBLIGACIONES a) Funcionamiento. Para el buen funcionamiento de la Turba, cada día se nombrará una cuadrilla de 'pasos' y otra de 'banderas', que auxiliará a la primera en su cometido. Estos oficios rotarán a diario en los días Miércoles, Jueves y Viernes Santo, de forma que la que un día esté de banderas al día siguiente lo estará de pasos, siguiendo al Viernes Santo de un año el Miércoles Santo del siguiente. En los Misereres, estos oficios serán desempeñados por las dos cuadrillas que desfilen en último lugar el Miércoles Santo de ese año. El cuadrillero de 'pasos y fatigas' será el encargado de:  Poner, a petición de las hermandades, los escoltas o redoblantes a las Imágenes, lo que hará con sus judíos, con los de la cuadrilla de

 

banderas o con los de cualquier otra, y en ese orden. Todas las Imágenes pueden llevar escolta salvo las Dolorosas. No se pondrán escoltas hasta después de realizado el Paso del Prendimiento. Dirigir a su cuadrilla en la escenificación de los pasos de la Venta y Prendimiento del Señor, que se hacen junto a los sayones. Ordenar y suspender el paso de los evangelistas, para lo que contará con sus judíos, con los de la cuadrilla de banderas o con los de cualquier otra, y en ese orden. El cuadrillero de evangelistas y los trompeteros procurarán evitar que se agolpen personas alrededor del paso. Cuidar, en general, de la buena marcha de la procesión, estando a las órdenes del Hermano Mayor. Actuará como albacea de la turba de judíos. Al recoger, el cuadrillero de pasos irá a la cabeza de la Turba, junto con el cuadrillero de banderas y sus respectivas cuadrillas. Durante las procesiones no tiene sitio fijo y su cuadrilla, que irá en cabeza de la Turba para atender los pasos de los evangelistas y facilitar las escoltas, puede ese día usar un segundo bastón, que llevará el teniente cuadrillero u otro judío.

El cuadrillero de 'cajas y banderas' auxiliará al de pasos en sus tareas, pero especialmente le corresponde:  Recoger al Rey y al resto de cuadrillas de judíos, trompeteros y evangelistas que lo deseen, antes de recoger al Hermano Mayor a la hora convenida. Para ello, se hará cargo de las banderas al finalizar los actos del día anterior, a la vez que comunicará la hora de recogida a los cuadrilleros. Las cuadrillas que no sean recogidas deberán incorporarse con su cuadrillero en la casa del Hermano Mayor. Si se acordara dividir la Turba para recoger, la cuadrilla de banderas lo hará con una bandera y la de pasos con otra.  Auxiliar al cuadrillero de pasos en lo que necesite, tanto aportando judíos para escoltas o para el paso de los evangelistas como situándose en la cabeza de la Turba ante una necesidad. Así, estará a sus órdenes inmediatas, atendiendo a sus indicaciones y sustituyéndolo al mando de la Turba mientras aquél se ausente de sus filas.  Velar por la buena organización del desfile de la Turba, resolviendo las cuestiones que se susciten entre varios cuadrilleros y evitando separaciones de más de 5 metros entre las

cuadrillas durante la procesión. Al recoger, el cuadrillero de banderas irá en cabeza de la Turba, junto con el de pasos (después de incorporado éste). Ya recogido el Hermano Mayor, y fuera de procesión, irá a la cabeza de la Turba junto al segundo bastón de la cuadrilla de pasos, si lo hubiera. En procesión, su sitio será junto a su cuadrilla, en segundo lugar detrás de la de pasos.

b) De la organización en los desfiles La Turba se considerará constituida con, al menos, una de las dos banderas, un cuadrillero y dos tambores. Su sitio en procesión será detrás de los evangelistas que, a su vez, desfilarán detrás de la imagen de Ntro. Padre Jesús del Prendimiento. Fuera de procesión, la Turba encabezará siempre la comitiva. La Turba estará encabezada por las dos banderas. Los judíos formarán dentro de su cuadrilla en dos filas, no se separarán de su anterior más de dos metros y se cambiarán de fila cuando la que ocupan sea sensiblemente mayor que la otra. La comitiva de la Turba la cierran el Rey y Pilatos, escoltados por dos judíos. El Judío Errante no tiene lugar fijo y podrá moverse por toda la Turba de Judíos. Judas actualmente no desfila y se limita a intervenir en el Paso del Prendimiento; si lo hiciera, su lugar será junto al Rey y Pilatos. En primer lugar marchará la cuadrilla de pasos, a la que seguirá la de banderas; a continuación, la que le siga en número y así sucesivamente, de forma que al mayor número le sigue el menor y que la que un día está de banderas al día siguiente lo estará de pasos. Los judíos realizarán los desfiles con la cara descubierta, pero deberán bajarse la celada al efectuar el Paso de los Evangelistas y al pasar por el interior de los templos. Además, deberán bajarse la celada siempre que estén en presencia de la Sagrada Forma. En la procesión se tocará el toque de procesión. En los actos de recoger y en los Misereres se hará el toque de calle. En la Visita a los Sagrarios se hará el toque de calle hasta el primer templo, momento en que se cambiará a toque de procesión hasta que se pase el último templo, volviendo a cambiar a toque de calle. c) De la participación en los Pasos Los judíos, especialmente los de la cuadrilla de pasos, los evangelistas, los trompeteros, sayones y demás Figuras de la Turba

intervienen activamente en la representación de los Pasos Bíblicos durante las procesiones. Algunos se han perdido como:
 Oficios y Sermón del Buen Ladrón, en la que era Iglesia del Salvador. 

Escolta de los Evangelistas. Paso de los Evangelistas Paso del Prendimiento. Lavatorio de Pilatos. CUADRILLA DE SAYONES

Los que se mantienen al día de hoy son:
  

Artículo 14.- DATOS El honor que implica la antigüedad entraña al mismo tiempo una responsabilidad, y tenemos que preguntarnos si hemos cumplido los fines estatutarios como partícipes de una estación de penitencia, representando unas figuras bíblicas que las cofradías denominan como “soldados romanos” y que el pueblo, en el transcurso del tiempo, ha llamado “sayones”, alguaciles por su cometido evangélico y su vestimenta medieval. Según la Real Academia, la palabra “sayón” posee un significado del latín, Saio-onis, alguacil, (en la Edad Media, Ministro de Justicia que tenía por principal oficio hacer las citaciones y ejecutar los embargos), así como también lo considera en sus acepciones como verdugo que ejecutaba las penas a las que eran condenados los reos y como cofrade que va en las procesiones de Semana Santa vestido con túnica larga. Podemos decir pues, que tanto por su uniformidad como por su normativa, tiene rasgos de una ascendencia que podríamos calificar de “cuasi militar”. No sería por ello aventurado estimar su más fundada procedencia, que desde aquella guardia noble que en su día estuvo al servicio del Señor de la Villa, guardia noble que ese señorío tenía por costumbre piadosa el considerarla como su escolta personal, para orden y acompañamiento en las principales procesiones que se celebraban en nuestra ciudad, como la procesión de San Jorge, la del Corpus Christi y cofradías de Semana Santa que en aquella época se encontraban en sus orígenes, valorándose por tanto que, pese al transcurso del tiempo y a los múltiples cambios, se haya mantenido la concepción principal de la figura del sayón. Sin embargo, los primeros documentos escritos donde se mencionan

los primeros movimientos de estos cofrades datan de 1799 cuando se había erigido una cuadrilla de trece hermanos soldados que nombran al centurión, en los que se incluye uno que ha de llevar la bandera. En un inventario del 15 de octubre de 1803, entre otros muchos aspectos, definía la indumentaria como “trece vestidos de gamuza anteada con guarniciones y alamares en los coletos que sirven a los hermanos soldados en la procesión. Doce alabardas con los picos de hierro, catorce morriones que sirven a dichos hermanos”. Y así podemos ver en el Libro de Cabildos de la Cofradía de la Vera Cruz restablecida en 1813 y en el Cabildo del día 19 de abril de 1846, entre otros acuerdos dice: “En acto continuo se presentó Pedro María Reyes, e hizo manifestación que para que esta Cofradía este al nivel de las demás de la Semana Santa, ofrecía presentar nota de doce hermanos con el nombre de Soldados Romanos, para asistencia de la procesión y aumento de esta asociación religiosa, y después de haber conferenciado sobre el particular se acordó admitir la dicha Cuadrilla, bajo la circunstancia siguiente. Que desde ahora queda nombrado cuadrillero Pedro María Reyes y este presentará nota de los otros doce hermanos, para que consten y se tengan por tales. Que el Hermano Mayor, Alférez y Mayordomo quedan encargados de acordar con Reyes y los demás hermanos el proporcionar fondos para ocurrir a los vestidos, morriones y lanzas de que hay necesidad para poner al corriente esta cuadrilla como lo están las otras tres de sus clases, y por no haber acordado otra cosa que se concluyó este acto lo firmaron los que saben de que doy fe”. Las otras tres se refieren a las cuadrillas de las Cofradías del Miércoles y las dos del Viernes Santo. Igualmente, en este acuerdo se expresa la tradición existente en Baena de ser necesario un mínimo de doce hermanos y el cuadrillero para fundar una cuadrilla. Por otra parte, si avanzamos al Cabildo del 4 de marzo de 1894, Francisco Delgado (Cuadrillero de Romanos, popularmente conocido como Sayones) expuso que necesitaba, además de otros enseres, una caja o tambor, a lo cual la cofradía acordó reconocerlo como tal entregándole una caja de la Vera Cruz con el fondo de latón dorado, mencionando uno de los primeros tambores o cajas de la Semana Santa de Baena. Por último, y continuando con los valores desempeñados en esta cofradía, en el Cabildo del 26 de abril de 1925, Don José Torres y Torres solicitó entrada en esta cofradía de Cuadrillero de Romanos (popularmente conocido como Sayones) con escolta en el Señor de los Azotes en el Miércoles, Jueves en el Señor de la Humildad y Viernes por la tarde en el Cristo enclavado, siendo admitido.

Se evidencia con estas principales citas la importancia que ha conllevado la actual cuadrilla de sayones en la historia y en la actualidad en la cofradía de la Vera Cruz y Nuestro Padre Jesús del Prendimiento. Artículo 15.- INSIGNIAS La insignia de la cuadrilla de sayones es su bandera. Se trata de una bandera de raso negra portando con una cruz gamada de lado a lado, símbolo de la cruz de San Andrés, de color blanco. La bandera aparece sobre asta de madera terminada en punta de lanza, con varias cintas de color blanco y negro. Artículo 16.- INDUMENTARIA El traje reglamentario es el típico medieval, usado por los alguaciles o lacayos de palacio: jubón o camisa blanca, chaleco sin mangas y calzón de gamuza anteada o dril crema y alamares negros, medias blancas y zapato negro, morrión de metal dorado con cola blanca y plumero. Portan alabardas o en su defecto caja de toque. El cuadrillero y el teniente cuadrillero portarán un bastón. Artículo 17.- OBLIGACIONES: La cuadrilla de sayones tiene una representación destacada en:
   

La escenificación del Paso del Prendimiento. Abrazo de los Apóstoles. Estación de penitencia que viene desarrollando la cofradía. La bandera de sayones permanecerá al principio de la C/ Tela (junto al castillo), donde tradicionalmente se situarán algunos sayones velando por la seguridad y el buen desarrollo de los acontecimientos. Allí se incorporarán después al desfile procesional, tras la última cuadrilla de judíos y el rey. El Cuadrillero de sayones cuidará, en general, del buen desarrollo de la procesión, estando a las órdenes del Hermano Mayor. Actuará como albacea de sayones.

HERMANDAD DE SAN PEDRO Artículo 18.- DATOS

Es difícil concretar su origen, aunque la aparición de las figuras bíblicas, como los apóstoles, se puede relacionar con el impulso que adquiere este tipo de personajes en las procesiones andaluzas tras el Concilio de Trento. Probablemente, los antiguos apóstoles (que llevaban rostrillo y túnica morada) desaparecieron tras la persecución que sufrieron estas figuras durante el periodo ilustrado, cuando se dictaron órdenes de prohibición desde la Corona Real y desde la propia Iglesia. No sería hasta la segunda mitad del siglo XIX cuando las figuras bíblicas, como los Apóstoles, se recuperarían tras superar las prohibiciones de la Iglesia. La primera información conservada de la hermandad de San Pedro aparece en el antiguo libro de actas del siglo XIX, donde figura como cuadrillero Diego Soto (o Seto) al enumerarse los cuadrilleros en el cabildo celebrado por la cofradía el 18 de abril de 1813, aunque con anterioridad ya existía la hermandad de San Pedro. El 13 de junio de 1895, Rafael Herenas Burrueco es elegido como cuadrillero de San Pedro, quien al año siguiente también aparece como cuadrillero de andas de la Oración del Huerto. Juan Ramírez García figura en 1895 como cuadrillero de los Apóstoles. Eso nos hace pensar que, por un lado, existía una hermandad de andas de San Pedro, y, por otro, también existía una hermandad de Apóstoles en la cofradía del Jueves Santo, tal y como sucedía en el resto de cofradías. En los estatutos de 1935 se recoge que procesiona la imagen de San Pedro, aunque en el artículo 17 se da por hecho la desaparición de la hermandad de los Apóstoles y la posibilidad de su recuperación en el futuro. Y es que en esos años la imagen era portada por los Trajecillos Blancos, como sucede también con la imagen de Jesús del Prendimiento. Hasta su desaparición en 1936 procesionaba la soberbia talla de San Pedro, atribuida a Alonso Cano. La actual fue realizada en Puente Genil a principios de los años ochenta de la pasada centuria por Bordás Esojo, quedando muy lejos en calidad de la valiosa talla que se perdió en los días iniciales de la Guerra Civil. En estos primeros años de la reorganización, los Apóstoles pertenecían también a la hermandad de Jesús del Prendimiento. Se reorganizó en el año 1982. Artículo 19.- IMAGEN: San Pedro Artículo 20.- INSIGNIAS

1. El escudo es una corona de espinas, que lleva impresas en dorado las llaves de San Pedro. También se incluye un gallo, que recuerda las tres negaciones del apóstol, sobre una columna. Los elementos del escudo son de color dorado sobre fondo rojo. 2. Estandarte de terciopelo rojo, con las llaves de San Pedro y el gallo, sobre una columna, en el centro. Está adornado con flecos y galones dorados. 3. Bandera bordada que antecede a las Virtudes. Es de color rojo con el escudo de la hermandad. Las insignias presiden todos los actos de la hermandad.

Artículo 21.- INDUMENTARIA La Hermandad de San Pedro está integrada por once apóstoles (el duodécimo es la imagen de San Pedro), siete virtudes y los hermanos de andas. El uniforme de reglamento de los apóstoles y las virtudes es diferente para cada uno de sus integrantes. Sus indumentarias son rememorativas de las que lucían los judíos en la época de Jesús. Llevan rostrillo, algunos colocan en su cabeza peluca, y portan un atributo que los simboliza. Por su parte, los hermanos de andas visten túnica blanca y gorro granate, en el que va impreso el escudo de la hermandad. Artículo 22.- OBLIGACIONES a) Su obligación principal es dar culto y sacar en procesión a su titular, así como acompañar con su cuadrillero a la cofradía y a su Hermano Mayor, precedidos por el estandarte. Lavatorio de los Apóstoles La Ofrenda de los Atributos El Abrazo de los Apóstoles

b) c) d)

HERMANDAD DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA HUMILDAD

Artículo 23.- DATOS En el año 1813, se formula ante la autoridad diocesana la correspondiente solicitud para llevar a cabo la reorganización de la antigua Cofradía de la Vera Cruz. En esa fecha ya se tenía constancia de la existencia de una cuadrilla del Señor de la Humildad, al frente de la cual figuraba Juan Navarro Garrido. En abril de este mismo año se reúnen en la sala perteneciente a la Cofradía en el Hospital Jesús Nazareno los cuadrilleros de la Virgen, Señor de la Humildad, Prendimiento, San Juan, San Pedro y Santa Vera Cruz, junto a los demás hermanos, para elegir la primera junta de gobierno de la nueva etapa. Dicha junta de gobierno estaría integrada por Hermano Mayor, Alférez, dos Mayordomos, cinco Albaceas y dos hermanos de trompeta, tal y como se recoge en el Libro de Cabildos de la Cofradía. Posteriormente, a esta reorganización, la Cofradía recibirá un impulso con la renovación de las andas de Nuestra Señora de los Dolores, Jesús de la Humildad y Jesús del Prendimiento, cuyos gastos en gran parte son sufragados por los miembros de las distintas cuadrillas, según el acta del Cabildo celebrado en nuestra localidad el 7 de abril de 1816 (Domingo de Ramos); en concreto, y en lo que concierne a la cuadrilla de Jesús de la Humildad se recoge textualmente en dicha acta: “…Y los hermanos Juan Tarifa y Pedro Argudo, cuadrilleros de la insignia de Jesús de la Humildad, ofrecen ochenta reales de limosna para ayudar a pagar las Andas que se han hecho nuevas para la referida Imagen”. Una de las primeras crisis, dentro de la historia más reciente, se produjo a raíz de la publicación, en 1820 del nuevo reglamento de procesiones de Semana Santa por el Obispo Trevilla y del acoso de la jerarquía a las celebraciones tradicionales; sin embargo, la nueva normativa, no llega a implantarse en Baena por el rechazo del pueblo manteniéndose las cuatro estaciones de penitencia que recorren las calles desde el Miércoles hasta el Viernes Santo. Se produjo, desde principios y hasta mediados del Siglo XIX, un descenso en el número de hermanos y una ausencia de recursos para afrontar los gastos más principales. La Cofradía no se libró de estas circunstancias, tal y como demuestra el acta del Cabildo de fecha 24 de marzo de 1822 donde se “acordó que (…) se enajenasen las dos únicas alhajas de plata que tiene la Cofradía que son las dos tasas de plata costeadas por los actuales hermanos para con su valor ocurrir a dichos gastos”; con esta venta quedarían

sufragados los gastos de la procesión del Jueves Santo del año 1822. Dos décadas después se va a producir un resurgimiento de la Cofradía de la Vera Cruz debido al incremento en el número de hermanos, renovación del vestuario y enseres de las imágenes; todos estos cambios en la Cofradía tendrán su mayor manifestación durante el mandato del Hermano Mayor Ramón Medianero quien permaneció en el cargo desde 1846 hasta 1857. Durante el mandato del Sr. Medianero, la imagen del Señor de la Humildad estrenó, por primera vez, un sudario de raso blanco para la mayor decencia de dicha Sagrada Imagen, donado por D.ª Juliana Marín, acordándose por la Cofradía se le den las gracias a la referida señora, según consta en el acta del Cabildo celebrado el 20 de abril de 1848. Unos años después, y en concreto en la Semana Santa de 1855, el Señor de la Humildad estrenó en la procesión del Jueves Santo, dado que la anterior estaba muy deteriorada, una urna realizada por Rafael Pozo, Albacea de la Cofradía de la Vera Cruz, siendo sufragado el coste de la misma por el Hermano Mayor y Mayordomo de la Cofradía, acordándose, en el Cabildo celebrado el día 8 de abril de 1855, darles las gracias a ambos. Continuando con las renovaciones dentro del seno de la Cuadrilla del Señor de la Humildad, se propuso renovar la Imagen por un grupo de devotos. Es durante el mandato como Hermano Mayor de la Cofradía de José Ortiz Prieto cuando comienza a gestarse lo que sería la futura Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad; en concreto en el Cabildo Ordinario del Buen Pastor del 25 de abril de 1968 Antonio Moraga en unión de Rafael Jurado Albendín y Antonio Dios proponían a la Cofradía la organización de una cuadrilla de treinta tambores roncos, poniéndose así las bases de la futura Hermandad. Dado el sistema Corporativo que forman las Cofradías del Jueves y Miércoles Santo desde el año 1895, la cuadrilla de tambores roncos estarán adscritos, al principio, como discípulos de la Santísima Virgen de los Dolores tras el Cabildo Fundacional del 5 de mayo de 1969 y bajo la presidencia de Rafael Jurado Albendín (ratificado en el Cabildo del Buen Pastor de 1969). En el Cabildo General Ordinario del Domingo de Carnaval celebrado el 8 de febrero de 1970 entre otros puntos se recoge: “….Seguidamente se expuso, que por D. Pablo Lucena Arriero ha sido adquirida la Imagen del Cristo de la Humildad para ofrecerlo a la Cofradía del Jueves Santo y formar parte de la procesión que tradicionalmente desfila en la tarde de dicho día. Dicha imagen la dona el Sr. Lucena con el fin de sustituir al mismo

Cristo que antes existió y que fue destruido por las llamas en unión de otras Imágenes del Jueves Santo, en la quema de la Iglesia de Santa Marina…." ; … " .esta donación trae consigo el engrandecimiento de la procesión del Jueves Santo para el bien de nuestras Cofradías y Semana Santa Mayor…”. La imagen fue adquirida en un taller de imaginería religiosa de Olot (Gerona). En el Cabildo General Ordinario del Domingo de Carnaval celebrado el 8 de febrero de 1970, entre otros puntos, se recoge literalmente según el acta de dicho Cabildo: “También se acuerda que la Hermandad de Tambores Roncos que solicitó el Sr. Moraga en el Cabildo del 28 de Abril de 1968, está organizada con 30 hermanos y que si Dios quiere en la próxima Semana Santa desfilará la tarde del Jueves Santo, para lo cual se le asigna la Imagen del Cristo de la Humildad que ha donado para este día el tan repetido Sr. Lucena, a quien allí presente se le nombra Hermano Mayor de la Imagen que dona a esta Cofradía y que su sitio de formación será detrás de las Turbas de Judíos”. De esta forma se había cubierto el vacío que dejara, treinta y cinco años antes, la destrucción del antiguo Cristo de la Humildad que procesionaba en la Cofradía de la Vera Cruz. Artículo 24.- IMAGEN: Santo Cristo de la Humildad Artículo 25.- INSIGNIAS a) Cruz de madera que, a modo de estandarte, abrirá los desfiles oficiales. b) Báculo que portará su Hermano Mayor o Cuadrillero. c) Insignia con el Crismón de Baena. Artículo 26.- INDUMENTARIA Se compone de las siguientes prendas: a) Túnica de terciopelo verde. b) Cordón amarillo de seda en la cintura, a la izquierda. c) Capuchón de raso blanco con una fotografía del Cristo en la parte derecha. d) Camisa, guantes y calcetín blanco. e) Zapato negro. f) Crismón dorado con cordón amarillo al cuello.

g) Insignia de la hermandad en el pecho, a la izquierda. h) Tambor ronco con fondo forrado en terciopelo verde, parches cubiertos con tela verde y aros amarillos. Artículo 27.- OBLIGACIONES: Su obligación principal es dar culto y sacar en procesión a su titular, así como acompañar con su cuadrillero a la cofradía y a su Hermano Mayor, precedidos por el estandarte.

HERMANDAD DE LA VERA CRUZ Artículo 28.- DATOS Los datos más antiguos documentados de la hermandad de la Vera Cruz datan del siglo XVI, cuando Francisco de Castillejo acepta pintar y dorar las andas de la hermandad el 29 de junio de 1551. Tras desaparecer sobre el año 1780, se produce la reestructuración de la hermandad y de toda la Cofradía en el año 1813, desapareciendo nuevamente la hermandad en el año 1896. La reorganización de la actual hermandad de la Vera Cruz se efectuó en el año 1987, saliendo en procesión en el año 1988, con una talla de la Santa Vera Cruz como imagen titular. Desde la Semana Santa del año 2006 procesiona también la imagen del Santísimo Cristo Nazareno de la Vera Cruz. Esta imagen había estado en custodia de la hermandad durante diez años y representa a Nuestro Padre Jesús Nazareno, el cual daba nombre al antiguo Hospital de Santa Marina, siendo aprobada y realizando advocación a Santísimo Cristo Nazareno de la Vera Cruz. Asimismo, la hermandad se compone de Cruz de Guía, escoltada por dos faroles de pie, seguidos de catorce penitentes, portando cada uno una cruz en el hombro izquierdo, significando las catorce estaciones del vía crucis, llevando cada penitente un escapulario con la imagen que representa cada estación. Los penitentes van escoltados por faroles de mano, continuando con estandarte pequeño y cofrades de luz. Seguidamente procesiona la Santa Vera Cruz tumbada y portada sobre hombros de cofrades, igualmente escoltada por

faroles de mano, continuando con cofrades portando botafumeiro y barqueta, delante del trono que portan los hermanos cofrades llevando a la imagen del Santísimo Cristo Nazareno de la Vera Cruz. Artículo 29.- IMAGEN:
 

Santa Vera Cruz. Santísimo Cristo Nazareno de la Vera Cruz

Artículo 30.- INSIGNIAS: 1. Escudo con corona de espinas, en su interior, cruz latina sobre calvario de piedras, con sudario a tres caídas sobre madero (patibulum). 2. Estandarte de color granate con el escudo en el centro. 3. Cruz de guía, es una cruz de madera. El estandarte y la cruz de guía presiden siempre los actos oficiales de la hermandad.

Artículo 31.- INDUMENTARIA: Capirucho de raso blanco, con escudo de la hermandad, túnica de raso granate con botonadura blanca, cruz de madera al cuello, insignia hermandad en el pecho, cíngulo blanco, guantes blancos y calzado negro con calcetín blanco. Artículo 32.- OBLIGACIONES: Su obligación principal es dar culto y sacar en procesión a su titular y cotitular de la cofradía, así como acompañar con su cuadrillero a la cofradía y a su Hermano Mayor, precedidos por el estandarte.

CENTURIA ROMANA Artículo 33.- DATOS: La Centuria Romana tiene su origen en la Banda de Cornetas y Tambores de la Almedina, ya que en sus inicios todos los componentes de la centuria pertenecían a la banda infantil de la Almedina. Procesiona por primera vez en el año 2006, aunque en este año la centuria, por motivos

económicos, no logró poder desfilar con la indumentaria de romanos y lo tuvo que hacer con el de la Banda infantil. En el año 2007 se logra procesionar por primera vez con ropa de soldados romanos. Artículo 34.- INSIGNIAS:
 

Corona de espinas y en su interior un águila (lábaro) posada en la corona. SPQR de terciopelo morado bordado a mano en diferentes tonos de oro, fleco de oro y mástil de plata, el cual lleva la insignia de la cofradía en la parte superior. Dos lábaros de madera tallada dorados con pan de oro, con una corona de laurel verde y con un lazo rojo. Cada lábaro lleva en la parte inferior dos banderines de cuero repujado con las siglas SPQR. Bandera de terciopelo morado con la insignia de la centuria.

Artículo 35.- INDUMENTARIA: Está compuesta por una capa morada con el reverso blanco, vestido color ocre y en la parte inferior una greca romana, medias blancas, botas de cuero morado, brazaletes y faldilla de cuero marrón con adornos en latón. El plumero es blanco, excepto los portadores de los estandartes y el capitán, que portan plumero morado y el cuadrillero, que lleva plumero de color azul. Casco y coraza de latón, escudo y espada para los soldados que van de escoltas. Los tambores y cornetas llevan un mantolín (banderín) blanco con el escudo de la cofradía de color oro con flecos dorados.

HERMANDAD DE SAN JUAN Artículo 36.- DATOS: Juan, el más joven de todos los apóstoles, más incluso que Jesús, era de Galilea. Sus padres eran Zebedeo y Salomé. Era hermano de Santiago el Mayor. Estaban los hijos de Zebedeo remendando las redes en la ribera del lago Galilea. Nos dice el Evangelio que el padre tenía jornaleros, lo que prueba que no pertenecía a una clase miserable. Desde este momento lo dejará todo y

no se volverá a separar de Jesús. Pertenece al grupo predilecto del Señor. Es incluso el discípulo AMADO. A lo largo del siglo XVI se va configurando la Semana Santa baenense con la fundación de tres cofradías penitenciales. Sería la Cofradía que realizaba su estación de penitencia el Jueves Santo la perteneciente a la Nobleza, lo cual es en este caso lógico dado su enclave en la antigua ermita de la Vera Cruz situada en el barrio de la Almedina, junto al castillo de los Duques. Las cofradías con la advocación de la Santa y Verdadera Cruz, fueron de las primeras en aparecer en los cultos de Pasión y, al igual que sucediera en las cofradías impulsadas por franciscanos y dominicos, a la devoción principal se le fueron agregando, con el transcurrir de los años, otras de menor trascendencia popular pero ligadas íntimamente a la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Junto a las figuras clave, Cristo y María, suele aparecer con frecuencia la del Discípulo Amado, San Juan Apóstol. La hermandad de San Juan data de la época fundacional de la Cofradía. En 1813 el Sr. Sancho Roldán consta como Cuadrillero. Esta Cofradía fue la única que quedó sin las imágenes que la formaban el año 1936 con motivo de la guerra, al incendiarse la iglesia de Santa Marina. En 1988 se adquiere la imagen de San Juan (talla de vestir, busto, manos y pies en madera policromada) realizada por el imaginero Cordobés D. Miguel Arjona Navarro, completando así todas las imágenes perdidas en la Guerra Civil española. Artículo 37.- IMAGEN: San Juan Apóstol. Artículo 38.- INSIGNIAS: 1. El escudo es una corona de espinas y en su interior una cruz latina sobre calvario rectangular de dos alturas atravesada por una palma de izquierda a derecha. Los elementos del escudo son de color blanco sobre un fondo verde. Estandarte de terciopelo verde, con flecos, borlas y cordón plateados y con un bordado en la parte central en plata con el escudo de la hermandad. Además, cuatro miembros de la hermandad portan en sus manos los cuatro símbolos que se atribuyen al apóstol: PALMA, CALDERO, COPA DE VENENO y ÁGUILA.

2.

3.

Artículo 39.- INDUMENTARIA: Túnica de popelín de color verde billar; capirucho y capa de raso blanco, ambos con el escudo de la hermandad, en la capa a la altura del brazo izquierdo; un cordón de color blanco; calcetín blanco; guantes blancos; sandalias negras con el escudo de la hermandad sobre el empeine. Artículo 40.- OBLIGACIONES: Su obligación principal es dar culto y sacar en procesión a su titular, así como acompañar con su cuadrillero a la cofradía y a su Hermano Mayor, precedidos por el estandarte. Durante la estación de penitencia del Jueves Santo, y a la entrada al templo, la imagen de San Juan se vuelve en busca de Mª Santísima de la Esperanza de San Juan y realiza tres reverencias. HERMANDAD DE LA SANTÍSIMA VIRGEN DE LA ESPERANZA DE SAN JUAN Artículo 41.- DATOS A lo largo del siglo XVI, se va configurando la semana santa baenense con la fundación de tres cofradías penitenciales. Sería la cofradía que realizaba su estación de penitencia el Jueves Santo la perteneciente a la nobleza. Es en este caso lógico dado su enclave en la antigua ermita de la Vera Cruz. Fue la primera en aparecer en los cultos de la pasión, y al igual que sucediera en la cofradías impulsadas por franciscanos y dominicos, a la devoción principal se le fueron agregando, con el transcurrir de los años, otras de menor trascendencia popular pero ligadas íntimamente a la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Esta cofradía fue la única que quedó sin las imágenes que la formaban en el año 1936 con motivo de la guerra, al incendiarse la iglesia de Santa Marina. En 1940 se cedió a la cofradía la imagen de una virgen procedente de la ermita de San Juan, que fue restaurada posteriormente por Navas Parejo: de ahí que dicha hermandad se reorganizara con el nombre de Hermandad de Mª Santísima de la Esperanza de San Juan. Con el paso del tiempo la imagen se deteriora, sufriendo desperfectos en su policromía, tanto en manos como en cabeza y rostro, por lo que la hermandad decide restaurarla en 2002, quedando en manos de Ricardo

Llamas León, natural de Aguilar de la frontera, y licenciado en Bellas Artes.

Artículo 42.- IMAGEN: María Santísima de la Esperanza de San Juan. Artículo 43.- INSIGNIAS 1. El escudo es una corona de espinas y en su interior las Tres Marías, ambas de color azul cielo. 2. Un escudo metálico con las tres marías en dorado sobre fondo beige. 3. Estandarte en terciopelo azul marino con las Tres Marías bordadas en oro, con motivos florales en las esquinas en oro y piedras preciosas alrededor del mismo; en la parte trasera, bordado en oro, el nombre de la hermandad y la fecha en la que estrena el estandarte. 4. Bandera de raso blanco con el escudo de la hermanad grabado en el centro de color azul cielo. 5. Dos báculos de palo negro con el escudo de la cofradía. 6. Libro de Reglas en color morado con el escudo de la cofradía. Artículo 44.- INDUMENTARIA       Túnica azul cielo. Capa y capirote de raso blanco, con el escudo bordado en azul. Fajín de raso blanco, con cierre en la parte trasera. Guantes y calcetines blancos. Sandalias negras con escudo de la hermandad. Escudo metálico de la hermandad en la parte derecha de la túnica.

Las hermanas de mantilla irán uniformadas con el respectivo traje negro, mantilla negra, guantes de encaje negro, y al cuello un cordón blanco y azul portando la imagen de la virgen. Artículo 45.- OBLIGACIONES: Su obligación principal es dar culto y sacar en procesión a su titular, así como acompañar con su cuadrillero a la cofradía y a su Hermano Mayor, precedidos por el estandarte.

ALBACEAS

En el último cabildo que se celebra antes de Semana Santa, cada hermandad o cuadrilla presentará el nombre de un hermano o hermana que ejercerá la labor de albacea. Estarán a las órdenes del Hermano Mayor y de la Junta de Gobierno. Los miembros de la Junta de Gobierno serán los únicos que puedan desplazarse libremente a lo largo de todo el desfile. Artículo 46.- OGLIGACIONES        Velar por el buen desarrollo y orden del desfile procesional. Acatar las decisiones del cabildo y del Hermano Mayor. Cumplir y hacer cumplir el presente Reglamento. A ser respetados por todos los cofrades de la cofradía en el ejercicio de sus funciones. A no ser censurada su labor, elevando las quejas al cabildo. A la colaboración de los directivos, cuadrilleros y de todos los cofrades en el desarrollo de sus funciones. A desplazarse por el desfile dentro de su hermandad y sólo hasta la hermandad anterior o posterior. CAPÍTULO III DE LOS CABILDOS, JUNTAS Y RENOVACIÓN DE DIRECTIVOS Artículo 48.- CONVOCATORIA El Secretario de la cofradía lo comunicará con una semana de antelación, enviando a directivos y cuadrilleros la citación. La convocatoria se anunciará en el tablón de anuncios de la sede parroquial (Santa Marina), así como en los medios de comunicación, para su difusión general.

Artículo 47.- DERECHOS:

Artículo 49.- SEDE Los Cabildos se celebrarán en la Sala Capitular del antiguo Hospital de Jesús Nazareno, propiedad de esta cofradía, como así se recoge en todos los libros de actas desde 1813. Artículo 50.- ASISTENCIA A LOS CABILDOS Será obligatoria la asistencia de los cuadrilleros a los Cabildos Generales de la Cofradía. En su ausencia, enviarán a sus tenientes cuadrilleros o directivos acreditados con la oportuna certificación firmada. Artículo 51.- PROTOCOLO DE LOS CABILDOS La mesa presidencial estará cubierta con un paño de damasco grana y estará ornamentada con un crucifijo (como símbolo cofradiero), dos candelabros con sus velas encendidas (que iluminarán nuestro espíritu) y la campanilla, así como los Estatutos y el Reglamento Régimen Interno, Protocolo y Ceremonial. Preside el Hermano Mayor; a su derecha el Capellán y a su izquierda el Secretario; a la derecha del Capellán el Alférez y a la izquierda del Secretario el Mayordomo. Artículo 52.- ORDEN DEL CABILDO: Al empezar el Cabildo se ponen de pie todos los presentes. Se rezarán por el Capellán, o en su ausencia por el Hermano Mayor, las preces: I "nfunde en nosotros Señor, el espíritu de inteligencia, de verdad y de paz, para que conozcamos de veras lo que a ti te agrada, y una vez conocido, lo realicemos con un mismo sentir y querer de verdadera hermandad. Por Cristo Nuestro Señor. Amén" . Toma la palabra el Hermano Mayor saludando a los asistentes y da la palabra al Secretario. El Secretario da lectura al orden del día y a continuación lee el acta del cabildo anterior. Una vez terminada la lectura, el Hermano Mayor pregunta si se aprueba o hay alguna sugerencia por parte de los asistentes. Si así está establecido en el orden del día, el Mayordomo dará lectura al estado de cuentas, que deberá ser aprobado. En el apartado ruegos y preguntas los asistentes expondrán sus sugerencias, comentarios o preguntas sobre los cultos y actos de la cofradía o

de las propias cuadrillas y hermandades. Las votaciones serán públicas y nominales, menos las de nombramiento de cargos, las referidas a los cofrades y las que afecten a modificación de los reglamentos o estatutos. Los acuerdos se tomarán por mayoría simple de los votos que componen el cabildo, salvo para los asuntos que el presente reglamento, los estatutos o normas superiores estipulen necesaria la mayoría absoluta o cualificada. En caso de empate, cuando el acuerdo haya de tomarse por mayoría simple, se repetirá la votación; si también lo hubiese, decidirá el voto de calidad del Hermano Mayor. Cada vez que se produzca el nombramiento o baja de directivos de la cofradía, cuadrilleros, camareras o haya recibido la cofradía donación de algún bien, el Secretario le enviará oficio con el visto bueno del Hermano Mayor, donde se le dará las gracias por el motivo que sea. Las propuestas al Cabildo se harán por los hermanos que la componen, dándose a conocer el nombre de los mismos. Toda propuesta es digna de respeto y debe someterse a la consideración del Cabildo, siempre que el contenido de la misma se ajuste a la normativa cofradiera y no atente contra las buenas costumbres o la fe cristiana. Las actas de los cabildos son los documentos que dan fe de los acuerdos y de la historia de la cofradía. Por ello, se exige el máximo cuidado en su redacción, de manera concisa y ordenada, detallando bien los acuerdos adoptados. Se deben recoger el nombre y apellidos de las personas nombradas como representantes, estados de cuentas, vivencias de la cofradía, así como todos los cambios que puedan producirse, ya sea en indumentarias, imágenes, andas, restauraciones, etc. Se incluirá en las actas información, facilitada por las distintas hermandades, sobre los talleres de bordado donde se realizaron los trabajos, nombres de artesanos o restauradores, precio de la intervención realizada y toda la información que la hermandad tenga a bien facilitar al cabildo. Al finalizar todos los puntos del orden del día del cabildo, el Hermano Mayor dice: “se levanta el cabildo”. Todos de pie, se concluye diciendo: “Te damos gracias Señor, por todos los beneficios y especialmente por los que ahora acabamos de recibir en Santa Hermandad. Por Cristo Nuestro Señor. Amén”.

CAPÍTULO IV PROTOCOLO Y CEREMONIAL A) ACTOS PERTENECIENTES A LA COFRADÍA

Artículo 53.- ACTOS DE LA COFRADÍA En la celebración de los Actos Oficiales de la Cofradía deberán estar presentes, al menos, el Cuadrillero/a o Hermano/a Mayor de cada hermandad o cuadrilla. En caso de no poder asistir el Cuadrillero/a, lo hará el Teniente cuadrillero/a, u otro miembro de su junta directiva. El incumplimiento por parte de los cuadrilleros o directivos de sus obligaciones en los actos oficiales será llevado a cabildo, donde se analizará la sanción a aplicar, según la gravedad. Las diferentes hermandades y cuadrillas que componen la cofradía irán a recoger al Hermano Mayor, como corresponde a su representatividad, donde le expresarán un respetuoso saludo de mano con inclinación de cabeza, y el Hermano Mayor, por su parte, les ofrecerá el ágape correspondiente. El orden y compostura por todos los hermanos pertenecientes a la cofradía tendrán que ser acordes con el acto religioso en el que se participa. La indumentaria será la que la hermandad tenga reglamentada, no pudiendo distinguirse el sexo entre los hermanos. Por ello, las hermanas llevarán el pelo recogido, los zapatos de color negro no llevarán tacón y observarán el máximo detalle en el cumplimiento con el uniforme reglamentario que tengan descrito sus hermandades o cuadrillas. Todos los hermanos de la cofradía evitarán el cruzarse por medio de las hermandades y cuadrillas que no sean la suya, salvo los albaceas por su oficio y el cuadrillero de pasos y fatigas, con el único objeto de no deslucir los desfiles, cuanto más si la formación no pertenece a esta cofradía. Además, todos los cofrades deberán observar las obligaciones que los Estatutos de la Cofradía tienen descritas. Cada cuatro años, cuando toque la renovación de la junta directiva de la cofradía, se hará un reconocimiento personal a quien haya trabajado por la misma o en defensa de la Semana Santa de Baena, si se cree conveniente. Este será otorgado mediante estudio histórico por la junta directiva saliente y la distinción será entregada por el Hermano Mayor saliente en la Misa Miserere.

Artículo 54.- TOMA DE POSESIÓN DE HERMANO MAYOR Después de cada proceso de elección de Hermano Mayor que regulan los estatutos y una vez confirmado en su cargo por Decreto del Obispado, se procederá a la toma de posesión del nuevo Hermano Mayor. Este acto se celebrará con una eucaristía, oficiada por el Capellán de la Cofradía, en la Iglesia de Santa Marina o en Santa María la Mayor. A dicha eucaristía asistirá la junta directiva y el cabildo de la cofradía, ocupando las juntas directivas entrante y saliente el banco situado a la izquierda del altar, haciéndolo el Hermano Mayor entrante y el saliente en el situado a la derecha. El Secretario dará lectura al acuerdo del cabildo por el que se nombra al nuevo Hermano Mayor y su envío al Obispado y el capellán dará lectura al Decreto del Obispado de Córdoba ratificando su nombramiento. A continuación suben al altar el Hermano Mayor entrante y el saliente, el cual entrega el báculo al entrante. El gallardete de la cofradía se situará en el altar. En caso de reelección del Hermano Mayor, será el consiliario de la cofradía el que haga entrega del báculo. Artículo 55.- RENOVACIÓN DE DIRECTIVOS Cuando sea renovada la junta directiva de la cofradía, la misma presentará sus respetos al Sr. Obispo de Córdoba, al reverendo-consiliario y a la junta de gobierno de la Agrupación de Cofradías. Se enviará por escrito un saluda a los Hermanos Mayores de las demás cofradías de Baena y al representante de la corporación municipal.

Artículo 56.- MISERERE El miserere es un acto penitencial que la cofradía ofrece a sus imágenes el Jueves de Pasión e irá precedido del correspondiente desfile. Será obligatoria la asistencia de todas las hermandades y cuadrillas que pertenezcan a la cofradía y de todos sus cuadrilleros. Además, se invitará al Presidente de la Agrupación de Cofradías y a los Hermanos Mayores de las cofradías de Nuestro Padre Jesús del Huerto y San Diego y al de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús, Santo Cristo del Calvario y Soledad de María Santísima. También será invitado el Sr. Alcalde del Excmo. Ayuntamiento, al ser Hermano Mayor Honorífico y Presidente del Patronato de Ntro. Padre Jesús Nazareno. El orden del desfile será el que establezcan los estatutos para la

procesión del Jueves Santo. Lo encabezará la Cruz de Guía portada por el Alférez de la cofradía. Le seguirá la Centuria Romana, Hermandad de Ntro. Padre Jesús del Prendimiento, Hermandad de San Pedro, Hermandad del Santo Cristo de la Humildad, Hermandad de la Vera Cruz, Hermandad de San Juan y Hermandad de la Santísima Virgen de la Esperanza de San Juan. Cierra el desfile el Hermano Mayor de la cofradía portando báculo, al que precederán los invitados. El Presidente de la Agrupación de Cofradías de Baena se colocará a la izquierda del Hermano Mayor de la cofradía, a su derecha el Mayordomo y a la izquierda del Presidente de la Agrupación de Cofradías el Secretario, todos ellos escoltados por los cuadrilleros y hermanos mayores de las hermandades y cofradías. Todos los cofrades desfilarán con el rostro cubierto. El recorrido y el horario de salida serán los de costumbre o los acordados en cabildo. Partirá de la casa del Hermano Mayor, con carácter general y siempre que sea posible, o del domicilio que éste designe por estar el suyo habitual en un lugar alejado del recorrido, siempre a juicio de la mayoría del cabildo. Al llegar la Cruz de Guía al pórtico de la Iglesia de Santa Marina se detendrá y la comitiva abrirá filas para el paso de los invitados, cuadrilleros, directivos y Hermano Mayor que pasarán por medio de todas las hermandades, quienes se abrirán a los mismos sin romper filas, mientras se van incorporando detrás todos los estandartes en orden del desfile, hasta llegar a la puerta de la Iglesia. La comitiva será recibida por la autoridad eclesiástica y entrarán para colocarse en sus correspondientes asientos. En la Iglesia entrará el Hermano Mayor con el Presidente de la Agrupación de Cofradías, la autoridad eclesiástica, la autoridad municipal, la Junta de Gobierno de la cofradía, cuadrilleros/as e invitados y por último la Cruz de Guía y los demás estandartes de hermandades por orden de desfile y sin romper filas. La Centuria Romana entrará en la Iglesia tocando, para salir por la puerta de acceso al patio del edificio. En el altar mayor se colocarán la Cruz de Guía, banderas y estandartes. La cofradía tendrá reservados el número de bancos que estime oportunos, y los lugares a ocupar dentro de la iglesia serán los siguientes: Por debajo de los escalones del altar: a) Los Apóstoles se sentarán en el lugar más cercano al altar. b) En el banco de la derecha, frente al altar, se sentarán el Hermano Mayor, el Presidente de la Agrupación de Cofradías, el

Representante Municipal, y los Hermanos Mayores invitados. c) En el banco de la izquierda frente al altar, se sentarán los Hermanos Mayores Honoríficos y el resto de la Junta de Gobierno de la cofradía. d) Detrás, en los bancos de la derecha e izquierda, se sentarán los/as cuadrilleros/as. En el resto de bancos se sentarán los invitados y camareras de la cofradía. La ceremonia consistirá en una Santa Misa por los cofrades difuntos, al término de la cual se entonará el Miserere con cuatro motetes y el Stabat Mater a cargo de una agrupación musical. Entre estas interpretaciones, se intercalarán saetas y redobles de tambor al uso de Baena. Al inicio del cuarto motete y durante la interpretación de éste, Ntro. Padre Jesús del Prendimiento impartirá la bendición y, al finalizar la misma, el Hermano Mayor dará un “Viva Nuestro Padre Jesús del Prendimiento”, cerrándose el acto con la entonación del Stabat Mater.

CEREMONIA: 1. ACTO PENITENCIAL. 2. PROCLAMACION DE LA PALABRA. 3. EVANGELIO. 4. PROMESA. (*) RELEVO DE DIRECTIVOS, CUADRILLEROS, U HOMENAJE A OFRECER POR PARTE DE LA COFRADÍA U OTRA HERMANDAD. En el apartado de la promesa, el Secretario de la cofradía se sube al altar y dirigiéndose al oficiante dice: " r. Capellán, a continuación voy a dar S lectura al acta de ……(indicando el motivo de que se trata)”. Después de la oración de fieles, se podrá hacer la ceremonia del relevo de los nuevos cargos de cuadrilleros que en ese año hayan pasado a formar parte de la cofradía y que deseen hacerlo. Para ello, el Hermano Mayor dirigirá unas palabras al común de cofrades, tras las cuales el cuadrillero saliente hará entrega del báculo o bastón al nuevo cofrade que ocupe tal cargo. Después de la bendición del sacerdote, se saldrá de la Iglesia en el mismo orden en el que se entró, desfilando de nuevo hasta acompañar al Hermano Mayor al cuartel que, en cabildo, previamente se haya anunciado

por parte de la directiva de la cofradía. Todo lo hermanos desfilarán con el rostro cubierto y acompañarán al Hermano Mayor hasta el lugar designado para el refrigerio que se ofrecerá a los invitados. Cuando la Cruz de Guía llegue al lugar elegido se detendrá y el Hermano Mayor y los invitados pasarán por el centro del cortejo hasta llegar a la puerta del local en cuestión. En este momento, cada hermandad iniciará ordenadamente el regreso a sus distintos cuarteles o casas de hermandad.

Artículo 57.- SANTOS OFICIOS Empezarán con la celebración de la Santa Misa de los Santos Oficios del Señor, siendo acto oficial de la cofradía y por tanto de asistencia obligatoria por parte de todos los cofrades. Sin embargo, la turba de judíos y la cuadrilla de sayones lo harán dentro de sus posibilidades, ya que desde el año 1871 participan en los Oficios de la Iglesia de Guadalupe. La Junta de Gobierno de la Cofradía ocupará el primer banco situado a la izquierda, mirando al altar. Detrás se situarán los/as cuadrilleros/as. Todos sin báculo. En el altar mayor se situarán el Gallardete de la Cofradía y los estandartes de las distintas hermandades y cuadrillas. En el presbiterio estarán colocados los apóstoles para llevar a cabo el lavatorio, que estará organizado por el Consiliario de la Cofradía. Artículo 58.- LAVATORIO DE LOS APÓSTOLES El Lavatorio de Apóstoles se celebra en la iglesia de Santa María la Mayor y rememora el hecho bíblico en el que Jesús, antes de la fiesta de la Pascua, lava los pies a sus discípulos como muestra de humildad y amor al prójimo. El párroco de la iglesia de Santa María la Mayor lava el pie izquierdo a cada uno de los apóstoles. Unos días antes, los apóstoles que participan han cumplido con el sacramento de la confesión. Artículo 59.- DESFILE DE ESTACIONES El desfile se iniciará tras la celebración de los Santos Oficios en la Parroquia de Santa María la Mayor, donde tendrá lugar el Lavatorio de los Apóstoles de la Hermandad de San Pedro. Es un acto oficial, organizado por la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Baena, en el cual se visitan todos los Sagrarios expuestos en la tarde del Jueves Santo, siguiendo el

recorrido establecido por la Agrupación de Cofradías. La Junta Directiva de la Cofradía realizará estación de penitencia ante el Santísimo Sacramento de cada parroquia o Iglesia donde haya Monumento. Para ello, la directiva se adelanta al desfile y, entrará en la Iglesia acompañada por el párroco de la misma, y, una vez arrodillada ante el Santísimo, rezará un Padre Nuestro y un Ave María que dirigen el sacerdote o, en su ausencia, el Hermano Mayor, finalizando con la Jaculatoria “Bendito y alabado sea el Santísimo sacramento del Altar”, a lo que se contesta “Sea por siempre bendito y alabado” retirándose para volver a incorporarse a la presidencia del desfile. El Hermano Mayor de la Cofradía irá al final de la misma junto a los Cuadrilleros/as o, en su ausencia, los Tenientes cuadrilleros/as u otros miembros de la junta directiva de la hermandad o cuadrilla, con sus báculos. A su izquierda el secretario y a su derecha el alférez y a la derecha de éste el mayordomo. Los cofrades desfilaran con el rostro descubierto, de acuerdo con las normas establecidas por la Agrupación de Cofradías, que es la encargada de la organización del desfile, y atendiendo siempre las indicaciones del Hermano Mayor. En caso de lluvia o suspensión del desfile, la junta de gobierno junto a los/as cuadrilleros/as visitarán los Monumentos de las distintas iglesias. Esto lo harán con el resto de directivos de las cofradías y de la Agrupación de Cofradías. Artículo 60.- PROCESIÓN DEL JUEVES SANTO La Procesión de la Cofradía partirá de su sede eclesiástica, sita en la Iglesia de Santa Marina. La hora de salida de la Procesión es la que se acuerde en Cabildo de la Cofradía. El orden procesional será el que establezcan los estatutos. El itinerario será el siguiente: Llano de Santa Marina, Juan Ocaña, Cardenal Herranz Casado, Amador de los Ríos, Plaza Francisco Valverde, Alta, Mesones, Plaza de la Constitución, Juan Ocaña y Santa Marina. En el comienzo de la Procesión, el Alférez abrirá el desfile portando el Gallardete de la Cofradía, a continuación la imagen de Nuestro Padre Jesús del Prendimiento, que estará situado en el umbral de la Iglesia a la hora establecida en Cabildo. La Centuria Romana tocará el Himno Nacional. La imagen de Jesús del Prendimiento se situará lo antes posible para llevar a cabo el Prendimiento, que se realizará en el Llano de Santa Marina. El Mayordomo, portando báculo, acompañará a Ntro. Padre Jesús del Prendimiento, colocándose a la derecha del Cuadrillero de la hermandad.

A continuación se colocarán el resto de las imágenes en el umbral de la Iglesia, de acuerdo con el recorrido procesional. En este momento la Banda de Música tocará la marcha acordada, no pudiendo iniciar el recorrido hasta la finalización de la música. Artículo 61.- LA OFRENDA DE LOS ATRIBUTOS Antes del Abrazo de los Apóstoles, que tiene lugar tras la salida de la imagen de Jesús del Prendimiento en la procesión del Jueves Santo, la Hermandad de San Pedro realiza el paso de ofrenda de los atributos. Los discípulos se colocan en fila de uno, con el rostrillo puesto, y van ofreciendo sus atributos correspondientes, elevándolos tres veces ante la imagen de Jesús del Prendimiento, finalizando con una reverencia con la cabeza. Artículo 62.- ABRAZO DE LOS APÓSTOLES La estación penitencial de la cofradía comienza con la salida de la Sagrada Imagen de Nuestro Padre Jesús de Prendimiento, a las nueve en punto de la noche. La Centuria Romana toca sus mejores marchas, hasta que Nuestro Padre Jesús del Prendimiento se coloca, al pie de la milenaria muralla del castillo, presto para ser “prendido”. Los apóstoles de la Hermandad de San Pedro desfilan tras Él. En el mismo Llano de Santa Marina, la Imagen de Cristo gira y se pone frente a ellos. Los apóstoles le hacen la ofrenda de sus atributos, los mismos que portan en la procesión y que son, salvo San Juan, símbolo del martirio que cada uno de ellos sufrió. Este ofrecimiento significa la entrega de la propia vida por la causa y el ejemplo de Cristo. La Cuadrilla de Sayones abre calle para facilitar el buen desarrollo del abrazo y posterior prendimiento. Andrés, que lleva rostrillo, se acerca con los brazos abiertos y elevados en señal de entrega y amistad al Maestro en tres ocasiones, tras lo cual se gira y comienza el abrazo de todos los Apóstoles. La representación está rodeada de una gran emotividad, porque se celebra entre una gran multitud de personas que guardan silencio. El último de los Apóstoles busca a Judas para abrazarlo en tres ocasiones, aunque el apóstol traidor no acepta el abrazo y se esconde entre la turba de judíos. Cuando finaliza este acto, se inicia el prendimiento de Jesús. La escenificación simboliza la unión espiritual entre Jesucristo y sus discípulos y la de éstos entre sí. Las virtudes, figuras bíblicas incluidas en la hermandad de San Pedro, rodean a los apóstoles e impregnan la escena de gran emotividad. Tras el ofrecimiento de los martirios, Jesucristo los bendice. Este es un momento lleno de emoción, de ternura y de bondad, que conmueve a todo aquel que presencia el “paso”. Tras la bendición, el apóstol San Pedro se abraza al Maestro y transmite el abrazo al resto de los apóstoles, hasta llegar a

Judas Iscariote, quien lo rechaza, evidenciando así su próxima traición. Artículo 63.- PRENDIMIENTO Es una escenificación que representa la venta y entrega que Judas Iscariote hizo de Jesús, y su apresamiento por parte de judíos y fariseos en el huerto de Getsemaní. Los apóstoles y las virtudes, una vez finalizado el “paso del abrazo” se retiran de la formación y Nuestro Padre Jesús del Prendimiento queda solo, frente a la turba de judíos y los sayones, quienes se adelantan y abren calle entre Jesús y la Turba, que es dirigida por el Cuadrillero de pasos. Junto a él, estará el sayón designado por su cuadrilla, situándose ambos frente a la Imagen, a unos diez metros. Judas sale de entre la callada turba con el rostro cubierto y se mezcla entre el público, como buscando a alguien. Tras reaparecer en la escena se dirige a la cabeza de la Turba, donde el Cuadrillero de Sayones le entrega el farol encendido, que no dejará hasta el final de la ceremonia. El Cuadrillero de Sayones, que representa al Sanedrín, lo tienta tres veces de la siguiente forma: el sayón, de espaldas a Jesús y andando hacia atrás, golpea el suelo con el bastón y con la otra mano invita a Judas a seguirlo. Al llegar a la Imagen, Judas examina atentamente a Jesús para terminar negando con la cabeza; se giran y continúan hasta llegar a la turba, el sayón andando hacia atrás y Judas hacia adelante, siguiéndolo, farol en mano. Dos veces se repite la escena; cuando la tercera vez, de forma más rápida, llega Judas a Jesús, por fin lo reconoce y asiente con la cabeza. Se dirige a la turba y con gestos les comunica “que lo ha encontrado, que lo sigan”. Los judíos siguen en silencio a Judas, quien los lleva ante Jesús. Al llegar frente a la Imagen, el traidor la abraza simbólicamente, identificando al Señor. En ese momento, y a indicación del cuadrillero de “pasos y fatigas”, uno de los trompeteros tocará la corneta y comenzará el toque frenético de tambores, mientras ondean las banderas. La turba rodea al trono, que avanza unos metros entre los judíos. Ambos pasos se escenifican bajo las inmortales murallas del castillo de Baena, en un ambiente de silencio y profunda devoción, aderezado todo con una iluminación acorde al momento, y que lo hacen aún más bello y emocionante. En cualquier caso, siempre se tendrán en cuenta los usos y costumbres habituales. Artículo 64.- DESFILE:

El Hermano Mayor presidirá la procesión y se situará delante de la Imagen de la Santísima Virgen de la Esperanza de San Juan, el Secretario a su izquierda y a su derecha el Cuadrillero/a de la Virgen. Todos con los correspondientes báculos. Tras la Virgen irán las autoridades e invitados. Detrás de éstos formará la Banda Municipal de Música. Los Cuadrilleros de hermandades acompañarán delante a sus correspondientes Imágenes, portando el báculo de su Hermandad o Cuadrilla. En caso de varias Cuadrillas, se hará lo convenido entre éstas, debiendo acompañar al menos un Cuadrillero. El lugar de los Estandartes o Banderas será delante de sus correspondientes Hermandades. Durante el recorrido se hará el Paso de los Evangelistas. El sonar de unas trompetas representa la inspiración divina. Al oírlo, los evangelistas se apresuran a escribir las doctrinas de Cristo, que un judío intenta destruir, pero los evangelistas se lo impiden en un precioso juego. Este paso representa la persecución sufrida por los primeros cristianos y se realizará con respeto. Una vez ordenado por el Cuadrillero de pasos y oída la trompeta, el judío, con el rostro cubierto por la celada, la mano derecha en alto y la otra en la parte baja de la espalda, se dirige en línea recta hacia el evangelista, que simula escribir el Evangelio en unas tablillas. El Judío se detiene tras él, observa por la derecha, por la izquierda, y al volver a hacerlo por la derecha, de un salto y girándose sobre sí mismo, se pone delante del Evangelista que, protegiendo la tablilla contra su pecho, titubea dando pequeños saltos laterales para terminar corriendo. Otro paso que se llevará a cabo durante el recorrido procesional es el Lavatorio de Pilatos. Representa a Pilatos lavándose las manos en señal de su inhibición ante la condena a Jesús. Durante la procesión, y tras realizar el Prendimiento, Pilatos se lava las manos con agua en una jofaina. En la C/ Amador de los Ríos, a la altura de la muralla, en la confluencia con la C/ Los Rosales, Ntro. Padre Jesús del Prendimiento dará la bendición. Al llegar el Gallardete a la puerta de la Iglesia se detendrá y, conforme vayan llegando las distintas hermandades, sus cuadrilleros regresarán hasta situarse delante de la imagen de la Virgen, a la que acompañarán hasta su llegada a la Iglesia de Santa Marina Durante la estación de penitencia del Jueves Santo, y a la entrada al templo, la imagen de San Juan se vuelve en busca de Mª Santísima de la

Esperanza de San Juan y realiza tres reverencias. Todas las Hermandades habrán ido entrando en la Iglesia y, tras las mismas, lo hará la Hermandad de San Juan, que ha finalizado su encuentro con la Virgen. Por último lo hace la Virgen, de espaldas a la Iglesia y de cara al público y cofrades, mientras la Banda Municipal toca el himno o marcha convenida. El Hermano Mayor despide a los Cuadrilleros/as e invitados, dándose por terminada la procesión. Artículo 65.- EN CASO DE LLUVIA: MISERERE:  Si el desfile se encuentra en la calle, se dirigirá a la Iglesia de Santa Marina por el camino más corto para celebrar la Misa Miserere. Si no ha salido, los directivos e invitados se dirigirán a la Iglesia de Santa Marina sin desfilar para celebrar la Misa Miserere.

PROCESIÓN: Se tendrá siempre en cuenta la obligación de preservar el patrimonio cofradiero e intentar hacer el desfile y su regreso lo más decoroso posible. En caso de lluvia, se reunirá el Cabildo en sesión extraordinaria, media hora antes de la hora marcada para la salida de la procesión. Los acuerdos tomados en el mismo serán vinculantes. En caso de que continúe la lluvia, se volverá a reunir el Cabildo cada 30 minutos tras la hora señalada para la salida. En los Cabildos se estudiará la posibilidad de suspender el acto del Prendimiento en caso de amenaza de lluvia. Si llegadas las 23:00 horas del Jueves Santo no hay posibilidad de hacer la estación de penitencia, se suspenderá. Consideraciones a tener en cuenta en caso de que la lluvia haga acto de presencia una vez comenzado el desfile:

Si el gallardete no ha pasado del monumento al judío se hará un cabildo extraordinario urgente que tomará la decisión de continuar o suspender el desfile. Si la imagen de que se trate se encuentra a la altura del primer baluarte de la muralla deberá continuar e intentar refugiarse en el sitio que estime oportuno o seguir lo más rápido posible. Si no ha pasado del mencionado lugar deberá iniciar inmediatamente su regreso a Santa Marina.

 

Las imágenes que se encuentren dentro de la iglesia no saldrán. Las imágenes que se encuentren en la calle tomarán las medidas oportunas para su protección, intentando cubrirlas con algún plástico lo antes posible. Si la lluvia es de corta duración y el tiempo mejora, se continuará. En caso contrario, se regresará de forma ordenada al templo.

 

En caso de no hacer estación de penitencia las hermandades, dentro del templo, mecerán sobre sus hombros, en el mismo lugar donde se encuentren ubicadas, a sus veneradas imágenes. La Centuria Romana tocará las marchas que, de acuerdo con el Hermano Mayor, consideren oportunas entre cantos de saetas. La iglesia permanecerá abierta hasta las 24:00 horas del Jueves Santo. Artículo 66.- DE LAS CAMARERAS Las Camareras de las Imágenes serán designadas por la Junta de Gobierno, a petición de las distintas hermandades y realizarán, entre otros, los siguientes servicios: A) Cuidar y conservar las vestimentas de las Imágenes, así como los manteles litúrgicos del altar de los Titulares. B) Preocuparse, con los medios a su alcance, del aseo y limpieza de la Capilla de los Sagrados Titulares. C) Responsabilizarse de la confección de las túnicas necesarias para el desfile procesional y cuidar de la buena presentación de las mismas. D) Preparar y adornar el Trono o Paso de las Imágenes titulares en los actos de culto. E) Se encargarán de la vestimenta y ornamentación de las Imágenes. En caso preciso, solo ayudará el/la Cuadrillero/a de su Hermandad, o persona debidamente autorizada, sin permitirse la presencia de personas ajenas a dicha labor. Por ello, las puertas de la Iglesia se cerrarán cuando se monten y desmonten las Imágenes de la Cofradía, intentando que haya en el Templo la menor cantidad de cofrades posible. B) ACTOS NO PERTENECIENTES A LA COFRADÍA Artículo 67.- PROCESIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS Participarán en ella los niños de las Hermandades y Cuadrillas que así

lo estimen oportuno. La que disponga de estandarte infantil, lo hará con él o con el distintivo propio de la hermandad correspondiente, siempre con el decoro que caracteriza a nuestras hermandades y cuadrillas. El orden será el mismo que está establecido para la procesión. Los/as Cuadrilleros/as desfilarán con palma delante de la Sagrada Imagen de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén. El Hermano Mayor estará situado detrás de la Imagen. Esto estará supeditado a la organización y protocolo de la Cofradía organizadora del desfile procesional. Artículo 68.- PROCESIÓN DEL CORPUS CHRISTI La intención de la Cofradía es asistir a la procesión del Corpus Christi para dar culto a Jesús presente en Cuerpo y Alma. Por tal motivo asiste a la misma con el Gallardete, portado por el Alférez de la Cofradía. A continuación los/as hermanos/as y, presidiendo, el Hermano Mayor. El Secretario se coloca a su izquierda y el Mayordomo a su derecha. Todos con la insignia de sus respectivas Hermandades o Cuadrillas y los miembros de la Junta de Gobierno con el distintivo de la Cofradía. Todos desfilarán con vela.

Artículo 69.- INVITACIÓN A LA COFRADÍA POR ALGUNA DE SUS HERMANDADES O CUADRILLAS Como representantes de la cofradía, el lugar a ocupar en caso de ser invitados por alguna de sus hermandades, será situando al Hermano Mayor de la Cofradía a la derecha del Cuadrillero organizador del acto, en un banco o fila, junto al resto de personalidades y en la del otro lado, el resto de la Junta Directiva de la Cofradía. En la fila de atrás en la que está el Hermano Mayor y Cuadrillero/a se colocará la Junta Directiva de la Hermandad organizadora del acto. En las filas posteriores el resto de Cuadrilleros/as e invitados. En todo caso se tendrá en cuenta el protocolo establecido para la Misa Miserere. A r t í c u l o 7 0 . - I N V I TA C I Ó N D E O T R A S C O F R A D Í A S O INSTITUCIONES Al ser invitada la Cofradía para algún acto de cualquier tipo, ya sea por parte de otra Cofradía, Hermandad, Cuadrilla o Institución, ocupará el lugar correspondiente, al igual que los demás representantes de Cofradías y según lo dispuesto en el Protocolo de la organización.

CAPÍTULO V PATRIMONIO DE LA COFRADÍA

Artículo 71.- EL PATRIMONIO El patrimonio de la Cofradía está constituido por sus Imágenes, joyas, ropas, distinciones de honor, andas, insignias (estandartes, banderas, báculos, etc.), documentos y demás enseres cofradieros, los cuales exigen una adecuada conservación y ordenada transmisión en cada renovación de la Junta Directiva. Los documentos de la Cofradía sólo podrán ser cedidos a terceras personas o estudiosos de la Semana Santa con el consentimiento del Hermano Mayor, debiendo formular la solicitud por escrito. El acceso a los documentos depositados en el Archivo Municipal se hará de acuerdo con lo establecido en Cabildo Conjunto con la Cofradía de Ntro. Padre Jesús del Huerto y San Diego. El inventario deberá incorporar los siguientes apartados: a)
 

IMÁGENES: las Sagradas Imágenes titulares de la Cofradía son: Santa Vera Cruz. Cruz latina, de madera de olivo, con esquinas talladas y sudario bordado, entrelazado sobre madero (patibulum). Ntro. Padre Jesús del Prendimiento. La actual imagen es una obra del escultor malagueño, afincado en Granada, José Navas Parejo. Es un Jesús de talla completa. Está de pie y con las manos atadas. Representa el momento en que Cristo fue hecho prisionero. Mide aproximadamente 165 centímetros. Fue realizada por encargo del Hermano Mayor de la Cofradía, Don Miguel Fuentes del Río, en documento firmado en Granada el seis de noviembre de 1939. Su coste fue de dos mil seiscientas pesetas, a las que hubo de añadir cuatrocientas cincuenta pesetas, que fue el coste de las potencias. Se sufragó por completo por suscripción popular. Tallada la obra, llegó a la Iglesia de Guadalupe de Baena el miércoles 13 de marzo de 1940, procedente de Granada, desde donde fue transportada en un camión, en un viaje que duró tres horas, bajo un

temporal de lluvia impresionante y custodiada, durante todo el trayecto, por el hermano Mayor de la Cofradía, don Miguel Fuentes y por su hijo, quienes subidos al remolque del camión, aguantaron las inclemencias del tiempo, en un acto de fe y devoción hacia nuestra sagrada imagen. Setenta y un año después, el sábado 27 de noviembre de 2011, también bajo un temporal de lluvia digno de tener en cuenta, como parece no podía ser de otra forma, Nuestro Padre Jesús del Prendimiento salió por primera vez de nuestra ciudad, para ser restaurado en Úbeda, por el imaginero y restaurador, Alfonso Cobo Díaz-Cano. La imagen regresó a Baena el viernes 25 de marzo de 2011, setenta y un años y doce días después de aquel memorable trece de marzo de mil novecientos cuarenta. Fue llevada directamente a Santa Marina, donde fue colocada sobre el altar mayor y visitada, ese día y los posteriores, por numerosos devotos y cofrades En el Libro de Cabildos de las Cofradías de Nuestro Padre Jesús del Huerto y San Diego y de la Cofradía de la Vera Cruz y Nuestro Padre Jesús del Prendimiento, aparecen dos actas, una referida exclusivamente a la “ recepción de la imagen de Nuestro Padre Jesús del Prendimiento “, y otra perteneciente al cabildo extraordinario celebrado el 24 de marzo de 1940, donde se recogen momento entrañables, llenos de emoción, de sentimiento, de amor, fe y devoción, momentos inolvidables e irrepetibles, de esta llegada de nuestro sagrado titular a Baena.

Santísimo Cristo Nazareno de la Vera Cruz. Talla realizada en madera de cedro, estucada y policromada, con sudario superpuesto confeccionado en tela encolada. El cuerpo, de tamaño natural, presenta una anatomía detalladamente modelada, a pesar de ser una imagen para vestir. En el rostro se aprecian moratones en la zona de pómulos y regueros de sangre en la frente y cuello. La imagen está modelada de forma muy realista, siguiendo los modelos de los maestros barrocos de los siglos XVII y XVIII. Una leve inclinación de la cabeza y la pierna izquierda en posición adelantada componen y dan movimiento a la imagen. Vestido con túnica de color granate, sobre camisola blanca y sobre la túnica cíngulo dorado. Porta una Cruz de madera de cedro sobre el hombro izquierdo, con el madero más largo (estipes) hacia adelante y con las manos cogiendo la Cruz, simbolizando el abrazo de Cristo con la Cruz. San Pedro. Talla realizada en Puente Genil a principios de los años

ochenta de la pasada centuria por Bordás Esojo. Está sentado y contempla la figura de un gallo situada a su izquierda. En sus manos porta unas llaves.

Santo Cristo de la Humildad. Adquirida en un taller de imaginería religiosa de Olot (Gerona) en el año 1969. El Cristo va sentado en una peana, con la cabeza apoyada en la mano derecha, en actitud pensativa y de humildad. San Juan Apóstol. Imagen de vestir, de madera de cedro con cara, manos y pies policromados, realizada en 1987 por el imaginero cordobés Miguel Arjona Navarro. Es una talla en madera de cuerpo entero. Representa a San Juan con un aspecto muy juvenil. Viste túnica de terciopelo verde con agremanes dorados, fajín hebreo y mantolín largo de terciopelo granate, con saya que incorpora puños con gemelos. La indumentaria fue realizada por Carmen Checa en 2001. María Santísima de la Esperanza de San Juan. Se cree que data de mediados del siglo XVII. Virgen Dolorosa tallada, concebida para vestir, del tipo de esculturas denominadas de candelero. Desfila bajo palio bordado. INSIGNIAS:

b)

 Gallardete de la Cofradía.  Cruz de Guía de la Cofradía.  Tres báculos, correspondientes al Hermano Mayor, Mayordomo y Secretario. c) d) e) ROPAS DE LAS IMÁGENES JOYAS DE LAS IMÁGENES ENSERES PROCESIONALES: Andas, Candelabros, Palio, Varas cofradieras, etc. OBJETOS COFRADIEROS: Paño de damasco, candelabros, campanilla, crucifijo, sello de caucho, etc.

f)

g)

DOCUMENTOS: Libros de Actas, de Inventarios, de Cuentas, Archivadores (indicando inicio y final de cada uno), carpetas, etc. SALDO: Indicando el saldo de la Cofradía a la fecha. CAPÍTULO VI CULTOS Y ACTOS COFRADIEROS

h)

Artículo 72.- CULTOS Y ACTOS COFRADIEROS Para el cumplimiento de las finalidades de los Estatutos, de promover la formación religiosa de los cofrades, actos de apostolado y caridad, y el culto a sus imágenes, la Cofradía celebrará los siguientes actos: a) El Jueves de Pasión por la tarde se celebrará el desfile de la Cofradía, previo a la celebración del Miserere y de la Eucaristía en honor de nuestros hermanos fallecidos. b) El Jueves Santo, en horario de tarde, la Cofradía participará en los Santos Oficios que se celebrarán en la Parroquia de Santa María la Mayor, para posteriormente iniciar el desfile de la Visita a los Sagrarios. Sin embargo, la turba de judíos y la cuadrilla de sayones lo harán dentro de sus posibilidades, ya que desde el año 1871 participan en los Oficios de la Iglesia de Guadalupe. c) A la hora establecida por el Cabildo, la Cofradía hará estación de penitencia en la noche del Jueves Santo. d) En caso de ser expuestas las imágenes de la Cofradía, se hará teniendo en cuenta que Ntro. Padre Jesús del Prendimiento se colocará en el centro, presidiendo. A su izquierda la Santísima Virgen de la Esperanza de San Juan y, a la izquierda de esta, San Juan. A su derecha algo más atrás, la Santa Vera Cruz y a su derecha el Santísimo Cristo Nazareno de la Vera Cruz. Delante de éste, a ras de suelo, se colocarán las imágenes de San Pedro y, a su derecha, el Santo Cristo de la Humildad. En todo caso, se tendrá en cuenta el buen entendimiento entre los/as Cuadrilleros/as. e) La Cofradía participará en el funeral por todos los cofrades fallecidos

que celebra la Agrupación de Cofradías en el mes de noviembre. Para ello, los Cuadrilleros de sus respectivas Hermandades y Cuadrillas enviarán a la Cofradía una lista de los hermanos fallecidos, así como el domicilio familiar para comunicarle a los familiares dichos actos. f) Cuando fallezca algún Directivo o Cuadrillero del Cabildo, se le notificará al Hermano Mayor y se llevará el Gallardete de la Cofradía inmediatamente a la Iglesia donde se celebre el funeral, acompañado de una corona de flores, siendo obligatoria la asistencia de todos los Cuadrilleros de la Cofradía. La Junta de Gobierno dará el pésame a la familia en el tanatorio, enviando el Secretario una carta de pésame. g) Los Cuadrilleros acudirán a los siguientes actos generales: 1. Presentación del cartel de Semana Santa. 2. Pregón de la Semana Santa. 3. Presentación de la revista Cabildo. 4. Conferencias. 5. Las convivencias, obras sociales y caritativas que la Cofradía deberá de procurar celebrar. La asistencia a los actos organizados por la Cofradía será obligatoria. Se recomienda la asistencia a los actos organizados por otras cofradías o por la Agrupación de Cofradías. Artículo 73.- MODIFICACIONES EN LAS HERMANDADES O CUADRILLAS Las modificaciones en las distintas Juntas de Gobierno de las hermandades o cuadrillas deberán ser notificadas al Secretario de la Cofradía. Los cambios en la indumentaria o modificación en los tronos de las imágenes y su restauración necesitan de la aprobación del Cabildo. El desfile de las hermandades o cuadrillas, al margen de la cofradía, necesitará de la aprobación en Cabildo General. Esto no incluye a la Turba de Judíos o a la Cuadrilla de Sayones que, al pertenecer a otras cofradías, lo podrán hacer cuando lo hagan en sus respectivas cofradías. La creación o modificación de una hermandad o cuadrilla necesitará la autorización del Cabildo y será necesario, al menos, un número de doce componentes para poder crearlas. Todos los años, cada hermandad o cuadrilla deberá entregar al Secretario el correspondiente censo de sus componentes, así como el nombre

de los miembros fallecidos a lo largo del año. Todas la Hermandades o Cuadrillas deberán establecer su propio Reglamento de Régimen Interno, el cual deberá tener en cuenta los Estatutos de la Cofradía y el Reglamento Interno, Protocolo y Ceremonial de la Cofradía. CAPÍTULO VII REGIMEN SANCIONADOR Artículo 74.- DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS COFRADES ACTIVOS Los derechos de los cofrades activos son los siguientes: 1. Asistir a las Juntas de la Hermandad con voz y voto. 2. Ser elegido para cualquiera de los cargos de la Junta Directiva. 3. Disfrutar de todos los beneficios que tenga establecidos la Cofradía. 4. A ser tratados con respeto, dignidad e igualdad, sin distinción de sexo, raza u origen, tanto por la Junta Directiva como por el resto de los miembros de la hermandad. 5. Al asesoramiento de la Junta Directiva en todos los aspectos que el hermano crea conveniente. Las obligaciones de los cofrades activos son las siguientes: 1. Pagar las cuotas o limosnas establecidas en cada hermandad o cuadrilla. 2. Pagar las multas reglamentarias. 3. Asistir a todos los cultos y ceremonias oficiales y patentizar en éstos, con su corrección y devoción, su buen espíritu religioso. 4. Cumplir los Estatutos de la cofradía y el Reglamento de Régimen Interno, Protocolo y Ceremonial de la cofradía. 5. Vestir con dignidad el uniforme de reglamento. 6. Respetar a los directivos de la cofradía. 7. Respetar y hacer respetar los acuerdos tomados en los cabildos. 8. Respetar los horarios de los actos a los que deban asistir. Estos

9. 10. 11. 12. 13.

14.

horarios estarán reflejados en las citaciones, que se enviarán al hermano con anterioridad a la celebración de éstos. No abandonar los actos a los que asista la cofradía, salvo en casos de extrema necesidad. Mantener el orden en la procesión. Vestir la indumentaria completa. Colaborar con la Junta Directiva. Conocer y respetar los Estatutos de la cofradía y el Reglamento de Régimen Interno, Protocolo y Ceremonial de la cofradía. Colaborar, en la medida de sus posibilidades, al engrandecimiento, lucidez y decoro de la cofradía.

Artículo 75.- FALTAS Se considera falta el incumplimiento, conscientemente, de los Estatutos, del Reglamento de Régimen Interno, Protocolo y Ceremonial, y el de los distintos Reglamentos de las Hermandades y Cuadrillas, tanto por parte de los cofrades como por parte de las hermandades y cuadrillas. Las faltas de los cofrades serán estudiadas o sancionadas, sólo si no lo han sido previamente por sus hermandades o cuadrillas o por disconformidad con éstas. Las hermandades o cuadrillas y cofrades tienen derecho a apelar a la cofradía y, en última instancia, al Obispado. Las faltas cometidas por las hermandades o cuadrillas, son competencia de la cofradía. Artículo 76.- PROCEDIMIENTO Conocida la causa que pueda motivar la sanción a un hermano, la Junta de Gobierno abrirá un expediente y practicará cuantas diligencias sean pertinentes para llegar al conocimiento de la misma. Darán al expedientado toda clase de facilidades para aclarar el asunto, desmentirlo o alegar circunstancias atenuantes o eximentes. La Junta de Gobierno, por mayoría de sus miembros, resolverá, de acuerdo con los Estatutos y Reglamento de Régimen Interior, lo que proceda. La resolución se comunicará mediante carta certificada enviada por el Secretario al afectado. Una vez recibida la notificación, podrá recurrir en el plazo de quince días naturales. Este recurso se hará mediante carta certificada dirigida al Secretario de la cofradía. Los cofrades, las hermandades y las cuadrillas tienen derecho a apelar en última instancia al Obispado Diocesano.

Artículo 77.- COMISIÓN DE DISCIPLINA Para salvaguardar el derecho de todo hermano a ser escuchado, se constituye una Comisión de Disciplina a la que se podrá recurrir en caso de sanción. Una vez comunicada la sanción, el hermano sancionado tendrá un plazo de quince días naturales, a contar desde la recepción de la misma, para solicitar al Secretario de la cofradía una reunión de la Comisión de Disciplina. Ésta habrá de reunirse en el plazo de un mes las veces que estime necesarias y, tras recabar la información oportuna, dará su veredicto, que será comunicado por escrito mediante carta certificada. La Comisión de Disciplina se constituirá puntualmente previa solicitud de algún hermano y estará formada por la Junta de Gobierno. Ningún miembro de la Comisión de Disciplina podrá estar relacionado, por afinidad o consanguinidad hasta tercer grado, con el hermano encausado. El Secretario de la cofradía levantará actas de las reuniones de la Comisión de Disciplina, que serán asentadas en el libro de actas de la cofradía. Artículo 78.- TIPO DE FALTAS   Las de los cofrades son de tres tipos: leves, graves y muy graves.

Las de las hermandades o cuadrillas son todas consideradas como graves. A) Faltas leves. Son aquellas que dan lugar a sanción leve:  Desobediencia leve a las indicaciones de los albaceas.  Falta de asistencia o puntualidad injustificada a los actos oficiales de la cofradía.  Dirigirse de manera irrespetuosa a otros miembros de la cofradía en actos oficiales.  La no colaboración, cuando sea requerida por la cofradía.  Abandonar la formación sin previo aviso a sus representantes.  Retraso de más de un año en el pago de las cuotas.  Incumplimiento de los acuerdos del Cabildo, Junta de Gobierno, Juntas de Hermandades o Cuadrillas, Cuadrilleros, Estatutos y Reglamentos en asuntos leves. B) Faltas graves. Son aquellas que dan lugar a sanción grave:

   

     

Falta de respeto a los miembros de la Junta de Gobierno, Hermanos Mayores o Cuadrilleros. Ofensa contra la religión, la Cofradía, Hermandad o la Iglesia. Uso inapropiado del hábito o de los signos distintivos de la Cofradía, Hermandad o Cuadrilla. El repetido incumplimiento de las obligaciones correspondientes a las comisiones o cargos para los que ha sido elegido. No asistir continuamente a los actos oficiales de la Cofradía. Impago de dos cuotas. Desacato de las órdenes de cualquier miembro de la Junta de Gobierno. Acumulación de tres faltas leves. Falta de uniformidad en los actos oficiales de la Cofradía. Incumplimiento de los acuerdos del Cabildo, Junta de Gobierno, Juntas de Hermandades o Cuadrillas, Cuadrilleros, Estatutos y Reglamentos en asuntos graves.

C) Faltas muy graves:
     

Falta reiterada de asistencia a los actos oficiales de la Cofradía. Asistir a cualquier tipo de acto embriagado o de forma impropia. Acumulación de cinco faltas leves o tres graves. Los escándalos o tumultos, peleas y enfrentamientos, siempre que se vea afectado el buen nombre de la Cofradía. Impago de tres cuotas. Incumplimiento de los acuerdos del Cabildo, Junta de Gobierno, Juntas de Hermandades o Cuadrillas, Cuadrilleros, Estatutos y Reglamentos en asuntos muy graves.

Artículo 79.- PROCEDIMIENTO SANCIONADOR Si la falta es LEVE se hará una amonestación verbal por cualquier miembro de la Junta de Gobierno de la Cofradía. Si la falta es GRAVE, se procederá a abrir un expediente sancionador por la Junta de Gobierno, donde será oído el expedientado. De este expediente se informará al Cabildo. La decisión deberá ser acatada por las Hermandades

o Cuadrillas. En este caso, se tendrá en cuenta lo dispuesto en los artículos 75 y 76. En caso de falta MUY GRAVE, la Junta de Gobierno nombrará un instructor que examinará los hechos, recogiendo la información necesaria para realizar los cargos que se imputan. Esto será notificado al imputado, que dispondrá de quince días para alegar lo que considere oportuno al instructor. Reunida la Junta de Gobierno, examinará el expediente e impondrá la sanción que corresponda. Será notificada la sanción y se le informará del derecho que le asiste de recurrir al Cabildo de la cofradía. En este caso, se incluirá en el orden del día del próximo Cabildo a celebrar. En el Cabildo, la Junta de Gobierno informará de las causas de la sanción, alegando el sancionado lo que estime oportuno. En votación secreta, se confirmará o se denegará la decisión de la Junta de Gobierno. Artículo 80.- RÉGIMEN SANCIONADOR A LOS COFRADES El régimen sancionador, una vez estipulada la falta, será: a) Falta leve: apercibimiento verbal. b) Falta grave: apercibimiento por escrito del sancionado, que habrá de reparar la falta. c) Falta muy grave: tras el proceso descrito en el artículo 76, será expulsado temporal o definitivamente, según el acuerdo. Artículo 81.- FALTAS DE HERMANDADES O CUADRILLAS Se consideran faltas de las Hermandades o Cuadrillas las siguientes: 1) El incumplimiento de los Estatutos y del Reglamento de Régimen Interno, Protocolo y Ceremonial de la cofradía. 2) El incumplimiento de los acuerdos del Cabildo y Junta de Gobierno de la cofradía. 3) No asistir o abandonar los actos oficiales en los que deba participar como miembro de la cofradía. 4) La no asistencia continuada de su Cuadrillero/a a los actos oficiales de la cofradía. Todas las faltas son consideradas como graves. Artículo 82.- PROCESO SANCIONADOR A LAS HERMANDADES O CUADRILLAS La Junta de Gobierno nombrará un instructor que, conjuntamente,

eximirá los hechos y recabará la información necesaria. Elaborará un pliego de cargo que será notificado a la Hermandad o Cuadrilla interesada, dándole un plazo de veinte días para que alegue al instructor lo que considere oportuno. Examinadas las alegaciones, se archivará o se propondrá a la Junta de Gobierno la sanción del Cuadrillero/a. En caso de sanción, se notificará al interesado, indicándole el derecho que le asiste de recurrir ante el Cabildo de la cofradía. En este caso, se incluirá en el orden del día del próximo Cabildo a celebrar. En el Cabildo, la Junta de Gobierno informará de las causas de la sanción, alegando el sancionado lo que estime oportuno. En votación secreta, se confirmará o se denegará la decisión de la Junta de Gobierno. Artículo 83.- RÉGIMEN SANCIONADOR A LAS HERMANDADES O CUADRILLAS Una vez comprobada la falta y tras el proceso seguido de acuerdo con el artículo 79, la Junta de Gobierno estudiará la sanción más acorde, que recaerá sobre el cuadrillero/a como máximo/a responsable de la hermandad o cuadrilla y, en su caso, sobre la Junta Directiva. La sanción podrá ser, según la falta de que se trate, desde una simple amonestación por escrito hasta la destitución en el caso más grave. En este caso, la Hermandad o Cuadrilla deberá convocar elecciones. CAPÍTULO VIII DISPOSICIONES VARIAS Artículo 84.- ENTIERROS La tradición primaria de dar cristiana sepultura a los cofrades será reglamentada por cada una de las hermandades y cuadrillas. Artículo 85.- NOMBRAMIENTOS La cofradía, previa aprobación por el Cabildo General, podrá acordar la concesión de alguna distinción honorífica, la cual deberá comunicar a la Autoridad Diocesana. Las hermandades y cuadrillas de la cofradía notificarán los nombramientos de todos los directivos de las mismas para que sean ratificados por el Cabildo General, no teniendo voto en el Cabildo hasta que esto se realice.

Artículo 86.- LIMOSNAS DE LA COFRADÍA Las limosnas de la Cofradía serán abonadas por cada hermandad o cuadrilla antes del Cabildo Ordinario del Buen Pastor. Artículo 87.- OBRAS SOCIALES Y CARITATIVAS Una o varias comisiones de directivos deben hacer diversas visitas durante la Navidad, ya sea a las comunidades religiosas, a los enfermos, etc.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful