Está en la página 1de 3

Observaciones sobre la situación económica en el área del embalse de Orellana

(© http://casasdeorellana.blogspot.com/ ©)

Como venimos defendiendo en esta página, el embalse de Orellana puede suponer un recurso
con enorme potencial para el desarrollo de los pueblos del entorno, lo que, a la vista de la evolución
de algunos de sus indicadores económicos y de población, les sería se de gran ayuda en la mejora de
su presente y futuro.

En primer lugar hemos de referirnos al contexto, esto es, a la situación de nuestra querida
Extremadura, que debido entre otras cosas a su secular depresión, no consigue levantar cabeza y
cada año aparece en las estadísticas oficiales en el grupo de cola, si de lo que se trata es de
comparar variables económicas y de desarrollo.

Sirvan a modo de muestra estas variables:

 El gasto medio anual por persona en 2006 es de 10.632 euros, con Madrid a la cabeza con
12.112 euros y Extremadura en la cola con 8.566.

 Los ingresos medios netos por hogar en 2005 fueron de 23.442 euros, con Navarra a la
cabeza (27.718) y Extremadura en la cola (17.910).

 La tasa de paro en 2007 se situó en el 8,3 % de la población activa, con Navarra en la


mejor situación (4,8%) y Extremadura en la peor (13,1%).

 El salario medio anual por trabajador es de18.677 euros en 2005, con Madrid en primer
lugar (22.974) y Extremadura en último (15.242).

 El coste laboral por trabajador fue en 2006 de 23.361 euros. Los más elevados son los de
Madrid (31.408) mientras que los más bajos son los de Extremadura (21.411).

 El PIB per cápita en 2007 fue de 23396 euros, con el País Vasco a la cabeza (30.599) y
Extremadura en la cola (16.080)

Podríamos seguir comentando indicadores económicos, pero no parece que haga falta, pues
con estos se observa con claridad la tragedia económica extremeña. (En otra ocasión podríamos
profundizar en las causas y en las posibles soluciones, aunque no parece que esta página sea el lugar
más apropiado).

Resulta cuando menos curioso comprobar con cierta envidia, que en esos lugares de nuestra
geografía española que muestran una situación económica saneada y casi ejemplar, miles de
extremeños aportan con su trabajo lo que su tierra no les ha permitido hacer en ella, pues esa es la
otra tragedia de la región, la pérdida histórica de personas que han tenido que irse porque aquí no
podían vivir.

En efecto, si analizamos la evolución de la población en España desde mediados de los


noventa, observamos que ha experimentado un aumento significativo (resultado sobre todo de los
flujos migratorios recibidos) que le ha permitido ganar un 10 % de población. En el caso de
Extremadura aunque el aumento ha sido casi imperceptible (Cáceres de hecho ha perdido algo),
parece haber un ligero repunte al alza en los últimos 4 años, lo cual no ha impedido que los pueblos
de la zona del embalse de Orellana vengan asistiendo a una pérdida continuada y acusada de
habitantes, que en caso de Orellana de la Sierra se dispara hasta el 26%.
De hecho el problema se agudiza si el intervalo de tiempo considerado lo extendemos hasta la
década de los sesenta, en cuyo caso las poblaciones de estos pueblos se han reducido a la mitad, lo
cual ha sido propiciado por la imposibilidad de obtener recursos económicos suficientes en sectores
de actividad diferentes a la agricultura y ganadería, pues estos sectores con la problemática que les
ha afectado en los últimos tiempos, no han podido garantizar por sí solos , la sostenibilidad de estas
comunidades.

Evolución de la población en estas localidades:

1996 1998 2000 2002 2003 2004 2005 2006 2007


Casas de Don Pedro -11% 1.827 1.766 1.737 1.737 1.700 1.679 1.624 1.545 1.634
Navalvillar de Pela -5% 5.083 5.055 4.923 4.870 4.860 4.767 4.782 4.770 4.816
Orellana de la Sierra -26% 416 392 377 340 323 313 311 315 310
Orellana la Vieja -21% 3.835 3.586 3.397 3.278 3.237 3.207 3.102 3.033 3.019

Evolución de la población en España y Extremadura:

1996 1998 2000 2003 2005 2006 2007


Nacional 39.669.39 39.852.65 40.499.79 42.717.06 44.108.53 44.708.96 45.200.73
4 1 1 4 0 4 7
Extremadura 1.070.244 1.069.419 1.069.420 1.073.904 1.083.879 1.086.373 1.089.990
06 Badajoz 656.848 663.803 661.874 663.142 671.299 673.474 678.459
10 Cáceres 413.396 405.616 407.546 410.762 412.580 412.899 411.531

Y es en este contexto en el que hemos de preguntarnos si no podrían las gentes de dichos


pueblos beneficiarse del recurso que supone el embalse de Orellana y su entorno, empezando por
las casas de campo (sector de la construcción, recursos, impuestos, tasas, comercio en la zona, etc.)
y continuando con la correcta gestión de las posibilidades de ocio que ofrece el embalse (pesca,
navegación, observación ornitológica, hospedaje, etc.). Respecto a este primer recurso, hemos de
recordar que el número de dichas casas está próximo a las 300, lo cual supone una población
flotante, de fin de semana, de más de mil personas, con todo lo que ello supone desde el punto de
vista estrictamente económico.

Ahora bien, si el potencial económico ligado al embalse es indudable y el beneficio que puede
reportar a los pueblos del entorno también, hemos de preguntarnos si las actuales figuras de
protección medioambiental que en estos momentos abarcan toda la zona, son compatibles con tal
aprovechamiento. Nosotros pensamos que no lo son y que en la actualidad hacen peligrar el futuro
de estos pueblos. En efecto, no es que el hecho de que el área sea una ZEC, una ZEPA, etc.
implique la miseria automática de los pueblos, sino que unas poblaciones en franco declive
económico y poblacional, debido a otras causas, y abocadas a un fututo económico incierto, tienen
la obligación y el derecho de utilizar cualquier herramienta que esté a mano para mejorar tal
situación, y en el caso que nos ocupa el potencial del embalse es una poderosa herramienta que está
a su alcance, pero que no pueden gestionar adecuadamente para el beneficio de sus gentes, por las
limitaciones y restricciones que impone la normativa medioambiental que les han impuesto desde
algún lugar probablemente lejano.

Parece razonable pues, pedir una vez más que no se anteponga la supuesta salvaguarda del
medioambiente, al derecho de los pueblos a lograr un desarrollo económico y social adecuado, que
se apliquen los más elementales principios del desarrollo sostenible, que implican que la defensa de
la naturaleza debe ser compatible con el bienestar de las gentes. Extremadura en general y esta zona
en particular tienen el derecho de mejorar sus niveles de renta, su PIB, su disponibilidad económica
familiar, de disminuir sus tasas de paro y de generar un tejido económico que si no permite volver a
los miles de extremeños que tuvieron que irse, al menos, permita que el que desee quedarse en su
tierra pueda hacerlo.

En un próximo artículo compararemos el aprovechamiento económico, referido al ocio, que se


hace del embalse de Orellana, con el de otros pantanos de fuera de nuestra región, en los que sólo la
actividad náutica supone unos flujos económicos que generan beneficios significativos a la zona.