Cambios • Cuba • Reforma migratoria

Bruno Rivas F.
Periodista

El gobierno de los Castro anunció esta semana que, a partir de enero próximo, los cubanos ya no tendrán restricciones para salir del país. Esta reforma acabaría con una política migratoria que tiene más de cincuenta años. Sin embargo, la disidencia duda que se dé un cambio real.

AP

¿Una Cuba sin balseros?

Miles de cubanos tendrán más facilidades para salir del país.

El fin de la espera. Durante décadas, los habitantes de la isla han pasado por complicados y costosos trámites para poder viajar fuera de Cuba. Desde el próximo año ya no tendrían que hacerlo.

Miami mira la reforma con escepticismo
Exiliados cubanos que radican en EE.UU. calificaron como un paso positivo la decisión de La Habana de flexibilizar su política migratoria; no obstante, afirmaron que aún es necesario conocer más detalles. “Hay que ver cuáles son los cambios en la ley que no se han especificado”, afirmó Omar López Montenegro, director del Departamento de Derechos Humanos de la Fundación Nacional Cubano Americana, al referirse a los requisitos que se necesitarían para adquirir un pasaporte.

150 dólares cuestan los trámites que tienen que hacer los cubanos ante
el Ministerio del Interior para poder obtener un permiso de salida del país.

24 meses serálostiempo máximo el que podrán estar cubanos fuera del
país. El que se exceda de ese plazo será considerado emigrado.

D

esde 1961, los cubanos no solo han vivido sino que se han sentido en una isla. En el siglo de la muerte de las distancias que permitió que la mayoría de los habitantes del planeta sintiera que moverse de un país a otro es un proceso de horas e incluso minutos, ellos siguieron atrapados en un mundo de fronteras y relojes de arena. Sin embargo, todo podría cambiar a partir del 14 de enero próximo, fecha que el gobierno de Raúl Castro ha fijado para dar inicio a una reforma migratoria que permitirá a los habitantes de la isla salir del país sin realizar engorrosos trámites. Actualmente, si un cubano quiere moverse del país necesita un permiso de salida del Gobierno y una carta de invitación de un familiar residente en otro país. “Si quisiera ir a visitar a mi familia en EE.UU., tendría que gastar quinientos dólares en trámites que duran años”, señaló Leonardo, un médico que hace las veces de taxista en La Habana y que conversó con este Diario en diciembre del año pasado. Esos documentos, que son la pesadilla de muchos cubanos, desaparecerán en enero próximo. “Como parte del trabajo que se viene realizando para actualizar la política migratoria vigente, el Gobierno Cubano, en ejercicio de su soberanía, ha decidido eliminar el procedimiento de solicitud de Permiso de Salida para los viajes al exterior y dejar sin efecto el requisito de la Carta de Invitación”, publicó el martes el diario oficial “Granma”. Así, se cumple con la promesa, hecha en agosto del año pasado, de efectuar una reforma migratoria. ¿Pero qué significan realmente estos cambios? ¿Podrán los cubanos moverse libremente fuera del país? Especialistas consultados por El Comercio señalan que lo que se viene no necesariamente representa el fin de los ‘balseros’.

ENTREVISTA A. REGIS IGLESIAS OPOSITOR CUBANO

“Es otro de los cambios-fraudes”
Esta semana el Gobierno Cubano ha anunciado el fin de las restricciones de viaje para la población… Esto no es más que parte de los cambios-fraudes, como los llamaba [el fallecido líder disidente] Oswaldo Payá. Se está anunciando que los cubanos ya no necesitan del engorroso y humillante trámite de la tarjeta de permiso de salida; sin embargo, seguirán dependiendo del Ministerio del Interior para recibir un pasaporte. No creo que signifique ningún cambio… ¿No habrá mayor migración? Eso sí, habrá una gran salida de cubanos al exterior, lo cual es muy provechoso en estos momentos de crisis económica. Es una oportunidad para miles de cubanos que se están quedando sin empleo. Pese a ello, hay que tener en cuenta que los que podrán salir son los que no son críticos del régimen. Entonces la situación de los disidentes no cambiará en nada… Eventualmente se dejará salir a algún disidente por la conveniencia del régimen, pero no creo que se vaya a levantar este apartheid contra los cubanos que quieren ser distintos al totalitarismo de los Castro. ¿Qué busca ganar el Gobierno con este anuncio? Ellos necesitan ganar tiempo y el apoyo de la opinión pública internacional. Hay que tomar en cuenta que algunos gobiernos están esperando que el régimen cubano dé pasos que permitan descongelar unas relaciones estancadas desde hace cincuenta años. Creo que sería erróneo que esos gobiernos acepten esas pequeñas reformas cosméticas como si fueran derechos y que se olviden de los ocho millones de cubanos que no los tienen.
AFP RICHARD HIRANO

“El anuncio del Gobierno Cubano no implica cambios porque no se le están dando derechos a los cubanos. No implica una reforma de las leyes del país”.

Libertad a medias

La Habana calificó la reforma como un cambio sustancial en sus políticas migratorias. “No es nada cosmético lo que estamos haciendo”, afirmó el martes el coronel Lamberto Fraga, segundo jefe de la Dirección de Inmigración y Extranjería. Para el corresponsal del diario mexicano “La Jornada” en La Habana, Gerardo Arreola, dichos cambios permitirán que en la isla surja la figura del trabajo transmigratorio. “Los cubanos podrán salir del país, trabajar en otro, y volver a los dos años

Apertura. La reforma migratoria es parte d e los cambios implantados por Raúl Castro..

BALSERO. Es el apelativo con el que se conoce a los cubanos que intentan cruzar el estrecho de la Florida en precarias embarcaciones. Ellos huyen de la isla y buscan llegar a Estados Unidos para obtener mejores condiciones de vida.

con un trámite más sencillo y más barato que antes”, explicó. No obstante, Arreola aclara que la apertura no es total. “Se mantendrá el criterio de discrecionalidad para otorgar pasaportes y los filtros para las profesiones que el Gobierno Cubano considera claves para el desarrollo del país”, acotó el periodista que tiene más de veinte años en la isla. Cuando en 1961 el Gobierno castrista decidió restringir los viajes al extranjero para evitar el llamado ‘robo de cerebros’ puso un especial énfasis en los médicos, técnicos de la salud, atletas de alto rendimiento, entrenadores y técnicos. Esos profesionales no solo tienen que realizar los mencionados trámites, sino pedir otros permisos a sus respectivos ministerios. “La respuesta te la dan después de seis años”, afirmó Leonardo, quien por ser médico tiene que hacer el trámite extra. Siguiendo este razonamiento, la nueva legislación indica que, en aras de proteger el capital humano del país, los profesionales de las ramas mencionadas seguirán necesitando autorización para salir de Cuba. Para Regis Iglesias, integrante del opositor Movimiento Cristiano Liberación, el que se mantengan ciertas restricciones y

Cambios • Cuba • Reforma migratoria

No cambiará la relación con EE.UU.
A pesar de que el Gobierno de EE.UU. recibió de forma positiva la apertura migratoria anunciada por Cuba, la medida no implicará grandes cambios en las relaciones entre Washington y La Habana. “Las políticas de EE.UU. no variarán porque los críticos del Gobierno Cubano no reconocen ningún progreso por las excepciones que plantea la reforma”, señaló a este Diario, Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano.

elanálisis
El mundo no es lo que parece
Farid Kahhat
Internacionalista

AFP

Los muros internos
Las restricciones de movimiento que sufren los cubanos no se limitan a los viajes al exterior. Los habitantes de la isla tampoco pueden salir de sus regiones, de acuerdo a las leyes de la isla. El decreto 217, publicado en la Gaceta Oficial cubana en 1997, señala que para que un cubano residente en las provincias migre a La Habana es necesario que garantice condiciones de vivienda y tenga la autorización de una entidad estatal. De acuerdo al opositor Regis Iglesias, esa medida le permite a la clase dirigente cubana evitar que los más pobres se movilicen a las zonas donde vive. “El pueblo cubano tiene prohibido ingresar a las llamadas zonas congeladas que son aquellas en donde los grupos oligarcas ponen sus residencias”, señaló a este Diario el disidente que se encuentra exiliado en España.

L

a más conocida representación cartográfica de la superficie terrestre sigue siendo la proyección de Mercator. Se trata de un mapamundi del siglo XVI útil para el propósito con el que fue concebido (como carta de navegación), pero que no representa de manera proporcional los dos hemisferios de nuestro mundo: el hemisferio sur empequeñece súbitamente, mientras el hemisferio norte cobra dimensiones desmesuradas. Al ver el espacio desproporcionado que ocupa en él Eurasia, es más fácil entender por qué Halford Mackinder la consideró a principios del siglo XX el pivote geográfico del mundo y el ‘heartland’ (V., corazón terrestre), de la geopolítica mundial. Con base en el mapamundi de Mercator, a fines del siglo XIX se estableció el meridiano cero, a partir del cual se miden las longitudes. Es el que conocemos como meridiano de Greenwich. Así que cuando hoy vemos el mundo según Mercator, no solo Europa parece ocupar un espacio territorial que en realidad no posee, sino que además el centro del mapa se encuentra a poca distancia de Londres (que no en vano era la capital del mayor imperio colonial que haya conocido la humanidad).

Escape. Los balseros cubanos, que usaban todo tipo de embarcaciones para
trasladarse a Florida, adquirieron fama mundial en la década de los noventa.

Nuestras representaciones de la geografía mundial se formulan desde una perspectiva eurocéntrica.
Nuestras representaciones de la geografía mundial se formulan desde una perspectiva eurocéntrica incluso en un sentido literal. Solemos referirnos al continente americano como el hemisferio occidental porque está ubicado al oeste de Europa. De la misma manera, durante siglos se conoció a cierta región del mundo como Cercano Oriente precisamente por su cercanía a Europa, en contraposición al Lejano Oriente, ubicado a una distancia considerablemente mayor. Ese Cercano Oriente se convirtió tras la II Guerra Mundial en el Medio Oriente por una razón que tiene poco que ver con la geografía, y que obedece más bien a consideraciones políticas. Básicamente, la razón por la que el cuartel general británico en la región se llamó Comando del Medio Oriente, fue que esa denominación permitía dividir la región del Mediterráneo. Este último era el término que prefería emplear la diplomacia francesa (rival del Reino Unido en la empresa colonial) para denominar una región con una continuidad territorial que pretendía ubicar bajo su esfera de influencia. Pero no cualquiera podía arrogarse la potestad de colocar nombres sobre un mapa. Como dijera Winston Churchill, franceses y británicos trazaron líneas para delimitar los estados del Medio Oriente con una copa de brandi en una mano y un puro en la otra: podían hacerlo porque eran las ‘potencias mandatarias’ (cuando no las viejas potencias coloniales). Es decir, las potencias occidentales se reservaban el derecho a nombrar al otro, pero también a cambiarle de nombre cuando lo consideraban conveniente.

los criterios para la asignación de pasaportes indica que nada ha cambiado. “Las restricciones serán las mismas que ha habido hasta ahora. No hay tal cambio, solo se está eliminando un papel intermedio [el permiso de salida]”, expuso a este medio. En lo que coinciden los analistas es que la disidencia no se beneficiará de las reformas migratorias. “Para los opositores hay candados que les impedirían el movimiento al exterior. Por ejemplo, la entrega de pasaportes se condiciona a temas de “interés público” o a “razones de defensa y seguridad nacional” que quedan a criterio de las autoridades”, indicó Arreola. Por esa razón, los opositores no creen que haya cambios. “Los disidentes están escépticos ante las reformas y consideran que el Gobierno Cubano suele dar un paso adelante y luego dos atrás”, afirmó a El Comercio Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano. Muestra de esto último es que, el mismo martes, la bloguera cubana Yoani Sánchez afirmó que probará el levantamiento de las restricciones pero sin esperar mucho. “Mis amigos me dicen que no me haga ilusiones. Dicen que estoy en la lista negra”, escribió en su Twitter.

488

La línea de Raúl

balseros cubanos fueron interceptados por agentes de EE.UU. en los tres primeros meses del año.

“Es un gran paso de avance que nos ahorra dinero y simplifica los trámites para los viajes”. Rafael Peña Empleado de un comercio cubano “Mis amigos me dicen que no me haga ilusiones. Dicen que estoy en la lista negra”. Yoani Sánchez Bloguera

De lo que no hay duda es que los cambios beneficiarán al Gobierno Cubano. “Con esta medida, La Habana busca demostrar que está avanzando en el proceso de reformas económicas y de apertura al mundo”, expuso Shifter. “Con esto saca su política migratoria del estancamiento y la acerca a los estándares internacionales. También alivia la presión migratoria y la demanda de empleos que se ha ampliado tras la reducción de puestos de trabajo en la isla”, explicó Arreola. De acuerdo con la disidencia, las reformas de Raúl Castro solo benefician a los que forman parte de su bando. “La clase oligárquica de Cuba es la única que saca provecho de las reformas. La cúpula del partido comunista que ahora se ha convertido en el empresariado es la nueva burguesía”, dijo Iglesias. Serían los cubanos cercanos al Gobierno castrista que pueden comprar celulares y fundar nuevos negocios los que también podrían viajar. Si bien parece que la isla se acerca al mundo, todavía no se puede decir que rompe todos los muros. Cuba aún tendrá prisioneros cuya única opción será la de subirse a una precaria balsa.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful