Está en la página 1de 1

TOLERANCIA: hace posible la coexistencia pacífica entre las personas mediante la vía del respeto y la consideración hacia las

opiniones o prácticas de los demás, aunque ello implique que muy probablemente sean diferentes a las nuestras. PRUDENCIA: es la virtud cuya disposición nos permite discernir de manera equilibrada lo que es bueno o malo para uno mismo o los demás en una circunstancia determinada, para que con base en ello se proceda y actúe de la mejor manera AMOR PROPIO: implica el amor, respeto y consideración a sí mismo; se puede decir que condición del origen de la virtud ya que antes de procurar lo bueno, sano y justo para los debemos querernos y considerarnos nosotros mismos como individuos. No confundir egoísmo, que procura los beneficios y las ventajas a favor de sí mismo sin importar los (primero yo, después yo y al último yo). es una demás con el demás

ALTRUISMO: se entiende como una consecuencia o paralelismo del amor propio; implica el amor al prójimo y procura su bienestar o mejora sin mediar interés o condición alguna en su realización. SOLIDARIDAD: se manifiesta entre personas que reconociéndose diferentes se dan trato igualitario en sus responsabilidades y derechos en un ánimo de otorgar ayuda y cooperación para buscar el bienestar de una o varias personas o ponerlas en salvaguarda. JUSTICIA: es uno de los valores más importantes, se refiere a una actitud, un actuar permanente y constante apegado a la legalidad y respeto de la igualdad de derechos de todas las personas, a través de relaciones en las cuales no prevalezcan privilegios de razas, credos o religiones, grupos, sexo o individuos. RACIONALIDAD: se entiende como lo relativo a la razón, lo que tiene calidad de racional o está dotado de razón. PAZ: puede entenderse como un estado individual o social de ser o estar bien y en tranquilidad. EQUIDAD: actúa como la vara de equilibrio a través de la cual se puede ver más claramente la manera de aplicar la justicia, procurando condiciones y oportunidades parejas y reguladas para todos los individuos. RESPETO: significa el dar un trato igualitario a aquellos que no posean las mismas características o condiciones e implica el reconocimiento de la dignidad humana, propia y de los demás, y se manifiesta a través de la atención y la consideración de las necesidades personales y las diferencias individuales de opinión, actitudes o formas de ser o pensar de los demás. RESPONSABILIDAD: se puede entender como la capacidad que tenemos de responder por los actos propios que hacemos o dejamos de hacer, reconociendo y aceptando las consecuencias de un hecho realizado libremente. LEGALIDAD: se puede definir como la actitud de permanecer y actuar en todo momento con apego y cumplimiento pleno de las prescripciones de la ley, con lo que se da un reconocimiento real de la existencia de las leyes como instrumento para la preservación del bienestar social. PLURALISMO puede entenderse como la aceptación y el reconocimiento de la existencia de distintas formas de ser y de pensar; es decir, de una diversidad tanto en creencias, valores y actitudes. HONESTIDAD: es la cualidad de aquellos que obran con decencia, rectitud, honradez y justicia. FORTALEZA: es la virtud cuya firmeza del alma, capaz de vencer las dificultades propias de la vida. TEMPLANZA: es la virtud cuyo objeto consiste en moderar los placeres sensibles.