Universidad Nacional de Rosario Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales

Monografía Legitimidad en la Democracia de Masas

Cátedra: Teoría Política III Docente: Cecilia Lesgard Alumno: Diego Javier Guevara

como dice Schmitt. como dice Bobbio que ―inspira dos principios fundamentales enunciados en normas constitucionales: a) la igualdad frente a la ley. a través del pacto1 consienten ceder sus derechos naturales y someterse a un gobierno.‖ (Schmitt 1990. ingresa al espacio político legitimando al sistema a través del sufragio universal. La condición de ciudadano es restringida a los propietarios. La democracia de masas se da a partir de la inserción permanente de las masas en el espacio político reabriendo la problemática sobre la legitimidad. 102) Por un lado todos somos igualados a través del concepto de ciudadanía – todos somos iguales –4 y por el otro introduce las diferencias sociales en el Estado. en sí misma. 1 El pactar es la salida racional ante la constante posibilidad de guerra que se encuentra en el estado de naturaleza. ya que se considera que la propiedad garantiza que el individuo se constituya como voluntad autónoma. donde se instituye la igualdad natural. cuya incorporación al estado se hizo necesaria para asegurar la estabilidad y la legitimidad del régimen político. Por lo que todo ―individuo emancipado‖. el consentimiento. mientras que la primera se sustenta en igualdad donde todos somos iguales. se constituye en el Estado Político. 2 ―La situación del parlamentarismo es hoy tan crítica porque la evolución de la moderna democracia de masas ha convertido la discusión pública que argumenta en una formalidad vacía. como dice María de los Ángeles Yannuzzi. los individuos libres e iguales. Por ello Schmitt dice: ―Toda 2 . es el hecho legitimante del nuevo sistema.‖ (M. 31) 4 La igualdad democrática se opone a la igualdad liberal. a los representantes que integran al Estado. Por el miedo a la guerra. Yannuzzi 2007.‖ (Bobbio. condición material para enfrentarse a la opresión del Estado. Esta última está basada en una igualdad de origen. Con el Estado liberal el sufragio se constituye en la forma de legitimar al orden político. Este nuevo orden. Así. En él los individuos voluntariamente aceptan abandonar la igualdad natural e instaurar una nueva asimetría que es la desigualdad política – unos gobiernan y otros son gobernados –. d. Así. un problema. Son las teorías contractualistas (Hobbes. Liberalismo y Democracia 1992. Yannuzzi 2007. 9) 3 ―Se trata en realidad de un fenómeno específico de la sociedad industrial que llevó a la constitución de masas urbanas permanentes y estables. que deja atrás al estado de naturaleza y sus peligros. con la modernidad. 42). tal cual analiza Carl Schmitt en Sobre el Parlamentarismo2. se requiere explicar la relación mando – obediencia. Muchos autores de la época asimilan al Estado liberal con el parlamentarismo.Introducción Si en tiempos pre-modernos la obediencia estaba justificada en la desigualdad del hombre por lo que no constituía. la validación de esta relación de poder es lo que llamamos legitimidad. b) la igualdad de derechos. homogeneizando el espacio público tendiendo a eliminar las diferencias. a través de su voto. Con la conformación de la sociedad de masas se hace necesario apelar a ellas para legitimar el sistema 3. la expansión de la ciudadanía trae cambios sustantivos en la política (M. Locke. Rousseau y Kant) las que dan la primer respuesta. situación que cambia con la democracia de masas. Siendo los ciudadanos quienes eligen. De esta forma. d. ya que es el parlamento el lugar de toma de decisiones políticas.

como sustenta Robert Michels. la inserción de las masas al espacio público hace redefinir la problemática acerca de la legitimidad. sin importar su condición económica o educativa. a lo desigual de forma desigual. una teoría pseudo-científica y por consiguiente falsa pero con utilidad social. es decir. indudablemente transitoria. homogeneizándose hacia la acción colectiva6. se hace necesario explicar la relación mando – obediencia por un criterio legitimante y no por el uso de la fuerza. Así. es de Gustave Le Bon en La Psychologie de Foule. la homogeneidad. la religión laica que permite cohesionar a las masas. Es decir. La personalidad consciente se esfuma. 273) El primer análisis sobre el comportamiento de masas. en la democracia. necesita legitimarse. y. y siguiendo a Pareto es una derivación. justificarse. Se lo entiende como un comportamiento psicológico por lo que no hay distinción de clase. como consecuencia inevitable. una aglomeración de seres humanos [que] posee características nuevas y muy diferentes de las de cada uno de los individuos que la componen. democracia real se basa en el hecho de que no sólo se trata a lo igual de igual forma. una de las bases de la modernidad. d.‖ (Schmitt 1990. irracionales y sugestionables. 12) 5 El concepto de masas en sus orígenes es considerado con carácter negativo. Si bien el contractualismo había dado una respuesta a la legitimidad y el consentimiento sigue formando parte del criterio legitimante. Los primeros autores que explican este nuevo contexto. y tan sólo ellas. Se forma un alma colectiva. 3 . la creencia en la soberanía popular se instituye como movilizador de las masas y legitimante del sistema. en primer lugar. Así. la democracia es la fórmula política. Las masas son movilizadas a partir de la fe o las creencias. si no quiere presentarse como simple y brutal dominación. sino.Así. Es a partir de análisis como el de Le Bon que se comienza a entender a las masas como un comportamiento psicológico. María de los Ángeles Yannuzzi nos dice: ―La inclusión en el espacio público de masas estables reactualizó uno de los problemas nodales para la política: el de la legitimidad del poder. puede formar parte de este comportamiento. es decir. los sentimientos y las ideas de todas las unidades se orientan en una misma dirección. el grupo se caracteriza en que sus integrantes pierden su conciencia individual. 6 Le Bon nos dice que las masas son ―[e]n determinadas circunstancias. 27) 7 Con la permanencia de las masas en el espacio político entra en crisis al positivismo y la idea de razón iluminista. Yannuzzi 2007. ya que cualquier persona. o para decirlo en términos de Gaetano Mosca. por ello los autores de la época coinciden en analizar a la religión7. como criminales o asociado a las clase baja de la sociedad. es propia de la democracia. Así. nos dicen que la democracia es el gran mito movilizador. en segundo lugar – en caso de ser necesaria – la eliminación o destrucción de lo heterogéneo. en donde no se las considera como patológicas5.‖ (Le Bon 2000. Todo poder. pero que presenta características muy definidas.‖ (M. En este trabajo las masas son entendidas como amorfas.

en donde el ciudadano. 4 . sino que. era entendido como autónomo y gobernado por la razón. 8 Esto se diferencia del Estado liberal. dejando a la fe en la vida privada. se asienta sobre las creencias8.En la democracia de masas la legitimidad ya no cuenta con las características racionales del iluminismo. parafraseando a Pareto. ya que el hombre es una mezcla entre acciones lógicas y no-lógicas. actor de la política.

‖ (M. de gobernar y sentirse gobernado. corresponden a una genuina necesidad de la naturaleza social del hombre.‖ (Mosca 1984. ya hacia el final de su vida. o sea. quien ejerce su poder sobre una mayoría no organizada. no en base a la fuerza material e intelectual. 106) Esta minoría organizada es para Mosca la clase política. respondan a verdades científicas‖ (Mosca 1984. Yannuzzi 1993. y se equivocaría quien lo considerase de este modo. Las formulas políticas variaran según el estadio de civilización en que se encuentra la sociedad. Mosca identifica dos ejemplos de fórmula política aquel que responde a las creencias religiosas. ―existen dos clases de personas: la de los gobernantes y la de los gobernados. que el término élite utilizado por Pareto a lo largo de su obra. cuando menos aparentemente. Así. La primera. y a ella le suministra.‖ (Mosca 1984. pero para ser exitosa.Justificación del Poder El primero en plantear la justificación del poder es Gaetano Mosca. también lo es para Vilfredo Pareto quien llama élite9 a la minoría en el poder. Su importancia está dada por legitimar la relación de poder. En tanto. donde el poder emana de Dios hacia el soberano. ―Sin embargo no diremos que. y nos dice que se encuentra basada en preceptos morales o legales. más numerosa. la relación mando – obediencia. para garantizar la estabilidad del orden. Pero esta clase política requiere justificar su poder. Así. las creencias tienen la utilidad social de asegurar la cohesión de la sociedad y la reproducción del orden. debe asentarse sobre las creencias preponderantes en la sociedad. La forma de justificar esta relación es lo que Mosca llama fórmula política. los medios materiales de subsistencia y los indispensables para la vitalidad del organismo político. y que esta necesidad. y la que a través del sufragio se transfiere la soberanía popular a la clase gobernante. tanto en el primer caso como en el segundo. constituía un equivalente de su propia expresión clase política. 133) 9 Si bien la terminología es distinta Mosca ―reconoció. sino a un principio moral. garantizando la continuidad del sistema. como oligarquía. 11) 5 . es dirigida y regulada por la primera de una manera más o menos legal. tiene indiscutiblemente su importancia práctica y real. tan universalmente experimentada. en Storia delle dottrine politiche. monopoliza el poder y disfruta de las ventajas que van unidas a él. la segunda. en sentido despectivo. y Robert Michels la nombra. Así. o bien de un modo más o menos arbitrario y violento. La verdad es más bien que ellas. por lo que se pueden sustentar en creencias sobrenaturales o acercarse a preceptos pseudo-racionales. quien observa en la historia de la humanidad que siempre ha habido un grupo organizado que detenta su poder sobre la mayoría. que es siempre la menos numerosa. Mosca nos dice: ―esto no quiere decir que las distintas fórmulas políticas sean vulgares charlatanerías inventadas ex profeso para obtener tramposamente la obediencia de las masas. 132) Pese a no ser verdaderas. desempeña todas las funciones políticas. la fórmula política.

Estos son calificados por Pareto en seis categorías principales y varias subcategorías. Si bien Pareto identificará como teorías verdaderas sólo a aquellas que utilicen el método lógico-experimental. Las primeras son la parte variable. Por ello Pareto reconoce que la mayoría de las acciones están impulsadas por los sentimientos. al igual que Mosca. Así. 11 ―La imperfección del lenguaje vulgar contribuye también a extender las interpretaciones lógicas de acciones no-lógicas. que ―[t]odos los hombres dan muestra de un empeño especial por tratar de conferir una apariencia lógica a conductas que no lo son. Pareto nos dice que ―[l]a diversidad de la naturaleza humana. o como dice Pareto una elite organizada con el poder de gobernar. la cohesión de la sociedad. una minoría organizada.‖ (Pareto 1974. 24) El concepto de fórmula política de Mosca lo podemos comparar con el concepto de derivaciones de Pareto. las derivaciones en Pareto son el proceso por el cual se le confiere racionalidad a las acciones que no están inspiradas por la razón. Pareto identifica una élite en el poder. que detenta el mando sobre la mayoría. de las cuales desarrollará en profundidad las dos primeras: 1º instinto de las combinaciones y 2º instinto de los agregados. pueden ser de utilidad social. 298) Así.Mosca critica a la creencia democrática que sostiene que la mayoría puede gobernar por ser una teoría pseudo-científica y velar la realidad del poder. como dice Norberto Bobbio. mientras que las últimas son constantes en todas las sociedades y estadios de las mismas. como dijimos antes. ―la fórmula política es un aspecto del proceso general de racionalización de los elementos no racionales de la vida social que Pareto estudió sutilmente con el nombre de derivaciones en el Trattato di sociología generale‖ (Bobbio 1984.‖ (Pareto 1987. él dice ―La verdad experimental de una teoría y su utilidad social son cosas distintas. 157) La democracia es una derivación ya que. y la realidad del poder a una élite. 38) Así. 214) 10 Los residuos están referidos a las emociones y los instintos son la constante en las acciones humanas a lo largo de los tiempos. a éstas se las llaman residuos10. analizando a Pareto. 163) 6 .‖ (Morán 1987. ya que ambos conceptos aluden a elementos no racionales que permiten velar la realidad y son necesarios por su utilidad social para asegurar el orden político y. pese a ocultar la realidad. la creencia en el gobierno de la mayoría oculta la existencia de la clase política. Nos dice María Luz Morán. unida a la necesidad de dar satisfacción de alguna manera al sentimiento que los quiere iguales. ésta es una de las constantes en la conducta humana que se encuentra en la base del término derivación. ha dado lugar a que las democracias se hayan esforzado por dar la apariencia de poder al pueblo.‖ (Pareto 1974. (Bobbio 1985. Esta relación es encubierta sobre el mito del gobierno de la mayoría. las teorías que provienen de las derivaciones. ya que se encuentran relacionadas a lo discursivo11. ya que siempre ha habido y habrá una clase que gobierna sobre las mayorías. y señala la tendencia a racionalizar estas acciones no-lógicas.

Desde aquí podemos entender que la democracia como fórmula política o derivación permite legitimar a la clase gobernante. afectivos o racionales con arreglo a valores. 131) También encontramos a Max Weber. que la clase política no justifica exclusivamente su poder con sólo poseerlo de hecho. Ha de recurrir a la ideología. en el poder.‖ (M. sólo ejerciendo la fuerza. Pareto califica a esta teoría como falsa pero con utilidad social. y Pareto dice que forma parte del comportamiento humano el racionalizar el comportamiento irracional. es lo que va a constituir a la democracia como el mito legitimante del sistema en la modernidad. cuando en realidad es una minoría la que lo hace. las relaciones de dominación.Pese a que los proceso de derivación ocultan la realidad12. o elite.‖ (Weber 1992. o al menos ha ocurrido hasta ahora en todas las sociedades algo numerosas y recién llegadas a cierto grado de cultura. en términos de Pareto. sino que procura darle una base moral y hasta legal. 27) 7 . d. ya que según Mosca la clase política no se puede mantener en el poder. que dice ―[d]e acuerdo con la experiencia ninguna dominación se contenta voluntariamente con tener como probabilidad de su persistencia motivos puramente materiales. sobre los pensadores marxistas. y que permite la cohesión y movilización de la comunidad alrededor de ella. la democracia incorpora a todos los adultos. como fórmula política o derivación. que convalidará a la minoría organizada. Dominación que se justifica a través de la creencia en que la voluntad general es la que gobierna.‖ (Mosca 1984. Por ello. en Economía y Sociedad. de la fuerza o de la violencia «desnuda». la importancia de la ideología democrática está dada por que permite la cohesión y la continuidad del régimen.‖ (Poulantzas 1983. Yannuzzi 2007. en términos de Mosca. Antes bien. 13 ―Vemos así que la generalización de la noción de democracia. pero básicamente como dadores de legitimidad. haciéndolo surgir como consecuencia necesaria de doctrinas y creencias generalmente reconocidas y aceptadas en la sociedad regida por esa clase. Asociada directamente a la noción de igualdad. ―ocurre inexorablemente. Así. Althusser nos dice que el apara el aparato ideológico del estado ocultan la realidad. podemos ver en Poulantzas la idea de que el Estado no puede asegurar su poder sólo por la represión ―El Estado no puede consagrar y reproducir la dominación política exclusivamente por medio de la represión. 170) La necesidad de sustentar el sistema en base a las creencias reconocidas por la sociedad13. todas procuran despertar y fomentar la creencia en su legitimidad.14 12 Se puede observar esta idea de velo de la realidad. no es en absoluto casual. que legitima la violencia y contribuye a organizar un consenso de ciertas clases y fracciones dominadas respecto al poder político. En ambos autores se ve la necesidad de legitimar el orden político. que acompaña de manera indisoluble el proceso de expansión de la sociedad de masas. 282) 14 Salvando las diferencias de los autores aquí trabajados. o a la élite gobernante.

Dominación Cotidiana Max Weber ―es quien sistematiza teóricamente el problema de la justificación y validación del poder‖ (M. 1985. Ya que. de modo que no provoque resistencia. donde cada uno de ellos posee una forma de legitimidad y de entablarse la relación mando – obediencia. siendo así.‖ (Weber 1992.‖ (Bobbio. la legitimidad que le es propia a cada uno. identifica a la dominación racional y la dominación tradicional como cotidianas. 8 . el poder impersonal ya que se obedece a la ley estatuida. la fuerza y la legitimidad. Su aplicación es hacia el caso concreto y la administración supone el cuidado racional de las mismas. de acuerdo con la costumbre. está permitido al señor (y a su cuadro administrativo) frente a la obediencia tradicional de los súbditos. portador de las tradiciones. un orden no se sustenta sólo en la fuerza sino en la creencia de su legitimidad. 181) 15 Si bien Weber desarrolla tres tipos ideales de dominación. ya que se aplica a través de cumplir y hacer cumplir la norma. que determinan los límites de ordenamiento y la autoridad del señor. de la acción que se ajusta a las reglas emanadas de quienes poseen el poder. Estos dos tipos de dominación corresponden a los tipos ideales en Weber15. como dice Weber. es específicamente moderna. d. 288). 180). así. ―[q]ue todo derecho según su esencia es un cosmos de reglas abstractas‖ (Weber 1992. 268) Podemos ver como se introducen las creencias en el análisis weberiano para comprender la legitimidad de la relación mando-obediencia. como los motivos internos por los que los súbditos aceptan esos mandatos y se pliegan a ellos (los diferentes principios de legitimidad). ―[S]u legitimidad descansa en la santidad de ordenaciones y poderes de mando heredados de tiempos lejanos‖ (Weber 1992. Así. 180) Sus formas puras son la gerontocracia y el patriarcalismo. por ejemplo. pág. Así. (Weber 1992. Nos dice Bobbio que en la teoría weberiana está presenta la relación entre dos aspectos centrales. heredero de sangre o linaje. ―[E]l ejercicio de la dominación se orienta por lo que. 173). Descansa en la creencia en la santidad de la ley. Se caracteriza por creer que la razón puede establecer al derecho. Preguntándose por qué razón los individuos se someten a otros individuos. 179). mientras que en el apartado siguiente desarrollaremos el carismático por ser de carácter extra-cotidiana. Sus cuadros administrativos son definidos por Weber como servidores y los dominados como súbditos. La dominación legal con administración burocrática. ―[l]a administración burocrática significa: dominación gracias al saber‖ (Weber 1992. se responde que hace falta conocer tanto los medios exteriores de los que se sirve el poder para hacer vales sus propios mandatos (la fuerza monopolizada). ―En la teoría política weberiana están presentes continuamente los dos aspectos. Weber analiza en los tipos de dominaciones. externos e internos. nosotros en este apartado veremos los relacionados a la dominación cotidiana. La dominación tradicional es ejercida por el señor. Yannuzzi 2007.

Los Partidos Políticos 1983. como dice Weber. por ello dice ―Es inconcebible la democracia sin organizaciones‖ (Michels 1983. en interpretación de las normas estatuidas. por lo que no responde a racionalidad alguna y garantiza que los primeros respondan al mando del soberano. donde se produce una identidad entre legalidad y legitimidad‖ (M. 9 . Yannuzzi 2007. 179) Robert Michels también entiende que la necesidad de la organización burocrática está ligada a la democracia de masas. ya que las masas no se rigen por la razón sino por los sentimientos. Es por ello que Weber nos dice que la dominación racional con cuadro burocrático es característica de los Estados modernos.‖ (Weber 1992. rigurosa. complejiza la organización del Estado. Weber señala que este tipo de dominación termina por minar el campo de la libertad individual y de la política. convirtiendo todo en administración. confiriendo así estabilidad al orden político.Weber identifica a estas dos formas de dominación como cotidianas. ―Las ‗masas como tal (cualquiera que sean en un caso particular las capas sociales que la forman) sólo ‗piensan hasta pasado mañana‘. 1116) Por ello la organización estipulando y haciendo cumplir las normas le da previsibilidad a la política. Así. sobre las bases de la administración burocrática o la tradición. 67). cuya legitimidad se basa en el reconocimiento de la santidad de la norma estatuida. La dominación tradicional puede ser ejercida sin o con cuadro administrativo.‖ (Weber 1992. Es un tipo de dominación racional. 217) Si bien la burocracia es necesaria en el Estado moderno.‖ (Michels. ―La necesidad de una administración más permanente. intensiva y calculable‖ es la ―médula de toda administración de masas. y que su legitimidad se apoya en santidad de la ley ―La dominación en su forma rutinaria tiende a establecer regularidades a partir en este cado de la norma jurídica. La incorporación de las masas a la política trae consigo un alto grado de imprevisibilidad. El desarrollo del Estado capitalista junto a la incorporación de las masas al espacio público. Yannuzzi nos dice que la rutinización de la relación de poder tiende a estatuir normas. Diferenciándose de la dominación racional-legal donde su cuadro administrativo es permanente. que permiten la administración y la previsibilidad del sistema. los servidores son nombrados por el arbitrio del señor. ya que ambas garantizan la estabilidad y continuidad del sistema. En el último caso. 288) También Michels nos dice que la burocracia ―encuentra la manera de justificarse en la experiencia según la cual hace falta cierta unidad administrativa para la conducción rápida y eficiente de los asuntos. d. y su composición está dada por la calificación.

18) La relación de poder es directa sobre el pueblo que encarna. que se encuentra con la ansias de poder de estos últimos. d. dice Michels ―es la democracia personificada‖. 9)16 El líder se convierte en la encarnación de la soberanía popular.‖ (M. podemos concluir junto a Michels y a Weber que la democracia moderna contiene en sí misma una tendencia inexorable a la conformación de este tipo de liderazgos [carismáticos] que. Los Partidos Políticos 1983. ―Debe entenderse por ‗carisma‘ la cualidad.‖ (M. constituyen en principio formas cesarísticas o bonapartistas de dominación. Y como vimos al principio.‖ (Michels. Los Partidos Políticos 1983. como diría Mosca. el reconocimiento de sus cualidades mágicas. Al igual que Gustave Le Bon en La Psychologie de Foule quien describe a las masas con necesidad de liderazgo. las masas requieren de mitos y líderes para ser movilizadas. el mito de la soberanía popular no hace más que velar la cristalización de un tipo de jerarquía en la sociedad que esconde la verdadera relación de poder que en ella se entabla. d. Yannuzzi 2007. lo mismo si se trata de profetas que de 16 . Yannuzzi 2007. entre el soberano y el pueblo. o la derivación. se debe a que la apatía de las masas y la necesidad por un líder. En tanto que fórmula política o derivación. 296) 10 . 293) Michels reconoce la tendencia de las masas por la conformación de liderazgos carismáticos (como diría Weber) y lo llama bonapartismo. hizo que esta soberanía fuera la base teórica de todas sus actividades prácticas. que pasa por extraordinaria (condicionada mágicamente en su origen. relacionado a la creencia religiosa. está dada por la creencia en que el pueblo es el que gobierno a través del líder carismático17. ―la entrega emotiva que provocan constituyen aquí la fuente de la devoción personal.‖ (Weber 1992. como diría Pareto. cualidades excepcionales que le son atribuidas mientras dure la fe en él. negando cualquier forma de intermediación. llevados al plano del estado. encontrándolo representado en el caso de Napoleón III quien ―no se limitó a reconocer en la soberanía popular a la fuente de su poder: además. en Los Partidos Políticos. 711) El carisma responde a las creencias en su forma más pura.Cesarismo Con la inserción de las masas a la política la movilización de ellas sea hace necesaria para convalidar el sistema de poder. (Michels 1983. Weber dice que se obedece al líder carismático – caudillo – por sus cualidades sobrenaturales. 17 ―A esto último se refieren Mosca. Así. La fórmula política. Pareto y Michels cuando sostienen que la democracia es solo una forma de racionalización para validar el poder en una sociedad que ha incorporado las masas a la política. 18) Esta forma de dominación nos dice Michels. Por ello Yannuzzi nos dice: ―Si uno de los problemas que se plantea con la incorporación de las masas es cómo movilizar al gran número para asegurar los consensos. (Michels.

ya que de lo contrario no permitiría el recambio del líder.‖ (Lipset 1983. o como enviados del dios. de modo mediato. cuando está haya cesado sus seguidos dejaran de obedecerle. posee una gran fuerza revolucionaria19 pudiendo renovar lo tradicional desde el interior de la conciencia.‖ (Weber 1992. 193). o bien opera desde fuera por transformación de los problemas y circunstancias de la vida – y. como jefe caudillo o guía o líder. una entrega plenamente personal y llena de fe surgida del entusiasmo o de la indigencia y la esperanza. ―La dominación carismática se opone. pero que tiende a emanciparse de esa voluntad y volverse. ya que de lo contrario son castigados.‖ (Michels 1983. 194) 19 ―El carisma es la gran fuerza revolucionaria en las épocas vinculadas a la tradición. 18) Al igual que Mosca y Pareto. jefes de cacería o caudillos militares). sino un deber de los llamados. Este ‗reconocimiento‘ es. al fundarse en la fe ciega hacia el profeta. a su turno soberano. como a la tradicional. Los sometidos tienen la obligación de tener entregarse a su líder. de una personalidad. como ejemplar y. ante la muerte del mismo. que nacida de la indigencia o del entusiasmo. sino que la devoción al líder es un deber18. rutinaria – la carismática (genuina) es específicamente lo contrario. O sea es necesaria 18 ―el reconocimiento (en el carisma genuino) no es el fundamento de la legitimidad. consecuencia. significa una variación de la dirección de la conciencia y de la acción. 36) Weber nos dice que la dominación carismática será efectiva mientras dure la fe en el líder. de elaborar la teoría «elitista» de la democracia. la dominación es de carácter autoritaria y dominadora.‖ (Weber 1992. Por ello es calificada por el autor como extracotidiano. ésta tiende a rutinizarse. (Weber 1992. psicológicamente. por ejemplo. en cuanto fuera de lo común y extracotidiana.hechiceros. especialmente la burocrática. Ambas son formas de dominación cotidiana. tanto a la dominación racional. perdiendo así la fuerza carismática que le era propia. con reorientación completa de todas las actitudes frente a las formas de vida anteriores o frente al ‗mundo‘ en general.‖ (Weber 1992. por tanto. en méritos de vocación y de la corroboración. Michels es consciente de los componentes irracionales de las masas. árbitros. el carisma puede ser una renovación desde dentro. por cuya virtud se la considera en posesión de fuerzas sobrenaturales o sobrehumanas – o por lo menos específicamente extracotidianas y no asequibles a cualquier otro –. especialmente la patriarcal y patrimonial o estamental. 197) 11 . por ello Lipset nos explica que: ―Michels llegó a aceptar la idea de que el mejor gobierno es el sistema ostensiblemente elitista bajo la dirección de un líder carismático y sugirió la necesidad de reformular el concepto de democracia. La autoridad no deriva del reconocimiento de sus cualidad personales. 195) De darse la subsistencia de la dominación carismática. 713) Así. a reconocer esa cualidad. A diferencia de la fuerza igualmente revolucionaria de la ratio que. Por ello Michels dice que ―[e]l bonapartismo es la teoría del dominio individual originado en la voluntad colectiva. cambiando la actitud ante ellos – o bien por intelectualización. por lo que reconoce la necesidad de un líder para movilizarlas. igualmente.‖ (Weber 1992. o una continuidad estable ante la pérdida de fe en el mismo.

a la fe en la soberanía popular. de acuerdo con la concepción de Weber. Donde el líder carismático convalida a las instituciones.‖ (Weber 1992. o por trasformación del sentido del propio carisma. dotadas de la capacidad de ganar a las masas para sí y para sus objetivos políticos personales. La democracia plebiscitaria o. lo que objetivamente conduce a lo mismo. las formas cesarísticas de la conducción de las masas. ya que la autoridad descansa sobre el reconocimiento de los dominados. dándole legitimidad al sistema democrático. permite la gobernabilidad – previsibilidad – y la administración del Estado. Esta forma de dominación introduce los componentes racionales e irracionales. contrarrestar con éxito el peso burocrático de los aparatos de los partidos e indicarles sus metas y dirección. 215) La dependencia en las masas está dada por su necesidad ganarse la mayor cantidad de adeptos que lo convaliden. la dominación carismática de vuelve cotidiana. por paso del cuerpo administrativo carismático. 59) La democracia plebiscitaria permite controlar los aspectos perjudiciales de la dominación racional-legal. necesaria e inevitablemente estaba vinculada con un vuelco hacia la «selección carismática del líder». Mientras que la primera permite la convalidación del sistema. le parecían a Weber indispensables para el funcionamiento de la moderna democracia de masas. a través de la incorporación de funcionarios electivos que a través de su conducción permiten reducir el organicismo característico de la burocracia. a través de movilizar a las masas. por la tradicionalización de las ordenaciones. La democracia plebiscitaria permite la ―transformación radical de la situación de mando absoluto del líder carismático en la de un ‗servidor‘ de los dominados. El carisma al rutinizarse permite la estabilidad y continuidad del sistema. nos dice Weber. Por lo que Weber realiza una interpretación anti-autoritaria del carisma. Así. el surgimiento de una democracia de masas conducida por partidos burocráticos. ya que tiende a la racionalidad. ―Pero no hay duda de que.para permitir la continuidad de obediencia. podían. 12 .‖ (Mommsen 1981. recurriendo a las creencias. como los elementos autoritarios de la dominación carismática. Así. la última. Weber combina la dominación carismática y la racional-legal. Pues sólo grandes personalidades de conductores. en su opinión. gracias a su calidades demagógicas positivas.

Estudios de Historia de la Filosofía: De Hobbes a Gramsci. Psicología de las Masas. de Robert Michels. 1987. 13-54. 157 175. Intelectuales Masas y Elites: Una introducción a Mosca. 1990. Poder y Socialismo. Estado. D. Barcelona: Alfa.F. Escritos Sociológicos. «Racionalización del Comportamiento Alógico. Introducción a La Sociología Política. «Introducción a la figura y la obra de Vilfredo Pareto. 1985. 1974. Sobre el Parlamentarismo. 1983. Buenos Aires: Fondo de Cúltura Económica. Max Weber: Sociedad. Mexico D. Vilfredo. «Introducción. Rosario: Homo Sapiens. Norberto. Vilfredo. Gustave.F. Poulantzas. Democracia y Sociedad de Masas: la transformación del pensamiento político moderno. 13-43. Bobbio. de Gaetano Mosca. 1983. Pareto. 1969. Buenos Aires: Amorrortu editores.» En Los Partidos Políticos. Lipset. Norberto. 7-35. Madrid: Alianza Editorial. Morán. Robert. Mommsen. Yannuzzi. —. Buenos Aires: Editorial Universitaria de Buenos Aires. Michels. Yannuzzi. Mosca. 13 . Le Bon. Nicos. María Luz.» En Escritos Sociológicos. —. Max.F. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. 1992. México. 1983. Wolfgang. 1992.: Fondo de Cultura Económica. Madrid: Alianza Editorial. Maria de los Anegles. Weber.Bibliografía Bobbio.: Fondo de Cultura Económica. Pareto y Michels.: Siglo Veintiuno Editores. Buenos Aires: Editorial Paidos. 2 vols. Pareto.» En Historia y Elementos de la Sociología del Conocimiento. Schmitt. Economía y Sociedad. política e historia. 1981. Los Partidos Políticos. 1993. Gaetano. Maria de los Angeles. Rosario: UNR Editora. 1987. de Pareto Vilfredo. de Irving Louis Horowitz. México D. Liberalismo y Democracia. 2000. Morata: Madrid. 1984. Buenos Aires: Amorrortu editores. Seymour Martin. La Clase Política .» En La Clase Política. Carl. Madrid: Editorial Tecnos. Madrid: Editorial Debate. 1984. «Introducción. 2007.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful