*Ensayo sobre el Amor

*

¿Qué es el AMOR? Pregunta hasta ahora no respondida con claridad, nos cuesta demasia do poder definir el Amor con exactitud. Las definiciones existentes son cortas y no abarcan una verdadera descripción; en pocas palabras son muy superficiales. Sa ber que es el Amor podría considerarse algo extraño como tal, acaso podría servir para saber si en verdad es lo que se siente por alguien o algo, pero en verdad ¿se bus ca una buena definición o sólo una descripción de lo que se siente cuando hay Amor? La Real Academia de la Lengua Española nos dice que el Amor es un sentimiento haci a otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el d eseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear . Para Erich Fromm el Amor es como un ente fundamental de la existencia humana; si n embargo, es un ente incomprendido. La sociedad contemporánea ha definido también al Amor, pero desde perspectivas muy s implistas, idealizadas o entendidas según el paradigma dominante del pensamiento q ue reina en la época; la idea del Amor es basada comúnmente en que es algo simple, i nnato y pasajero. A pesar del problema sobre el entendimiento social del Amor y del papel que este juega en la sociedad, se reconoce que no existe como tal un Amor único. Se describen fundamentalmente cinco variantes del Amor: el Amor fraternal, soste nido por el principio de respetar, promover y cuidar la integridad y la vida del prójimo; el Amor materno, innato, un deseo de ayudar a una joven criatura a desar rollarse motivado por su apariencia indefensa, por su necesidad, un amor quizá ins tintivo; el Amor erótico, fundado en la atracción entre dos personas, exclusivo y de fusión completa; el Amor a sí mismo, que deriva ampliamente de la concepción del egoísm o y finalmente, el Amor a DIOS. La variante del Amor a DIOS puede no ser por todos considerado, pero para mí lo es , creo en Dios y reconozco su amor por nosotros. “Porque de tal manera amó Dios al m undo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pie rda, más tenga vida eterna”. Juan 3:16 El hablar de Dios puede parecer no relacionado con este tema tan complicado del significado del Amor, pero lo es. El Amor es esa gran riqueza y don que Él nos ha dado como regalo. Para finalizar quiero agregar la mejor y más bella definición que he podido encontra r sobre lo que es el Amor, la encontré en la Biblia y aunque no muchos la conocen y otros más la critican, contiene todo. Esta definición para mí ha sido la más completa y aunque no menciona clasificaciones sobre distintos tipos de Amor, ni hace refe rencia al tiempo en que se vive, es la mejor. “Si hablo las lenguas de los hombres, y aun las de los ángeles, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que retiñe. Y si tengo el don de p rofecía, y entiendo los designios secretos de Dios, y sé todas las cosas; y si tengo la fe necesaria para mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada. Y si repart o entre los pobres cuanto poseo, y aun si entrego mi cuerpo para tener de que en orgullecerme, pero no tengo amor, de nada me sirve. Tener amor es saber soportar , ser bondadoso; es no tener envidia, no ser presumido, orgulloso, grosero o egoís ta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino d e la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, soportarlo todo. El amor nunca dejará de ser. Un día cesarán las profecías, y no se hablará más en lenguas ni será ne esaria la ciencia. Porque la ciencia y la profecía son imperfectas y tocarán su fin cuando venga lo que es perfecto. Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba c omo un niño; pero al hacerme hombre dejé atrás lo que era propio de un niño. Ahora vemos de manera borrosa, como en un espejo; pero un día lo veremos todo como es en real idad. Mi conocimiento es ahora imperfecto, pero un día lo conoceré todo del mismo mo do que Dios me conoce a mí. Hay tres cosas que permanecen: la fe, la esperanza y e l amor; pero la más importante es el amor.” 1 Corintios 13: 1-13.