16. TENTATIVA DE EXTORSIÓN Proceso No 27274 CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA DE CASACIÓN PENAL Magistrado Ponente: Dr.

SIGIFREDO ESPINOSA PÉREZ Aprobado Acta No. 41. Bogotá, D.C., diecinueve de febrero de dos mil nueve. VISTOS Examina la Corte en sede de casación, la sentencia de segunda instancia proferida por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, el 6 de octubre de 2006, confirmatoria en su integridad de la dictada por el Juzgado 1° Penal del Circuito Especializado de Descongestión de la misma ciudad, el 10 de mayo de 2006, por medio de la cual se condenó, a LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO y Ulises Castellanos Beltrán, a la pena principal de setenta y dos meses de prisión y multa en cuantía de mil quinientos salarios mínimos legales mensuales, en calidad de coautores del delito de extorsión agravada. A los dos se les impuso la pena accesoria de interdicción en derechos y funciones públicas por un lapso igual a la pena privativa de la libertad y se les negó el subrogado de la suspensión condicional de la ejecución de la pena. No hubo condena en perjuicios, ya que estos se pagaron durante el trámite del proceso. HECHOS Como quiera que en horas de la tarde del 11 de julio de 2003, Gerardo Mateus Mateus, residente en la ciudad de Bogotá, halló en las afueras de su vivienda una nota firmada presuntamente por el estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, en la cual se le exigía el pago de la suma de ochocientos millones de pesos, so pena de atentar contra su vida o la de sus hijos, acudió él ante el GAULA Urbano de esta ciudad, el día 13 de julio siguiente. Asesorado por los efectivos policiales, realizó las negociaciones que por vía telefónica planteaban los supuestos sediciosos, hasta acordar la entrega del dinero, que para el caso se trataba de un paquete simulando tenerlo, adecuado por los miembros del GAULA. Gracias a algunas interceptaciones telefónicas, fueron capturados en Facatativá, cuando se disponían a recibir el dinero simulado, Pedro Julio Daza Tovar y Ulises Castellanos Beltrán, el 23 de julio de 2003.

los dos primeros. extorsión agravada y concierto para delinquir. en contra del cual se decretó medida de aseguramiento de detención preventiva sin derecho a excarcelación provisional. modificado por el artículo 5° de la Ley 733 de 2002. fue resuelta la situación jurídica de MALAGÓN GORDILLO. y la captura en flagrancia operó el 23 de julio del mismo año. de los delitos de concierto para delinquir y extorsión agravada. en lo que atiende al segundo El 17 de septiembre de 2003.P. imponiéndoseles medida de aseguramiento de detención preventiva sin beneficio de libertad provisional. El 10 de octubre de 2003. es capturado LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO. respecto del primero. modificado por el artículo 8° de la Ley 733 de 2002. El 17 de marzo de 2004. se declaró persona ausente a LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO.P.Recabada la indagatoria de los capturados. Consecuentemente. vincularon ellos en el hecho a LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO. modificado por el artículo 6° de la Ley 733 en cita. el 23 de junio de 2004. Al tercero de los nombrados se le llamó a juicio también por el delito de rebelión. En esa misma fecha se recogió la indagatoria de los dos capturados en flagrancia y se dictó orden de captura contra LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO. y 244 del C. contemplado en el artículo 467 del C.. señalándolo como la persona que entregó los datos de la víctima y propuso la exigencia de la alta suma de dinero. por los delitos de rebelión. ACTUACIÓN PROCESAL Dado que los hechos fueron denunciados el 13 de julio de 2003. El 29 de julio de 2004. y se nombró en su favor defensora de oficio. fue resuelta el 29 de julio de 2003. el día 24 siguiente se abrió la investigación formal. por los delitos de extorsión agravada y concierto para delinquir. profiriéndose resolución de acusación en contra de LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO.P. fue calificado el mérito del sumario. a título de coautores. y concierto para delinquir y extorsión agravada. en consonancia con el numeral tercero del artículo 245 ibídem. La situación jurídica de Daza Tovar y Castellanos Beltrán. . dispuestos en el artículo 340 del C. Ulises Castellanos Beltrán y Pedro Julio Daza Tovar. se decretó el cierre de la investigación.

dispuesta en el artículo .Ejecutoriada la resolución de acusación. emitió la decisión de segundo grado que confirmó en su integridad lo dispuesto por el A quo. el asunto es repartido. Apelada por el defensor de MALAGÓN GORDILLO. correspondiéndole al asunto al Primero de ellos. Con base en la causal primera. SÍNTESIS DE LA DEMANDA Cargo único. se llevó a cabo diligencia de aceptación de cargos para sentencia anticipada con Pedro Julio Daza Tovar. estos fueron efectivamente pagados. la sentencia de primer grado. Durante los días 10 y 25 de octubre de 2005. a través de interlocutorio datado el 24 de enero de 2005. razón por la cual. finalmente. Luego de solicitarse la correspondiente avaluación de perjuicios y rendido el dictamen del perito designado para el efecto. por el cual también se les formularon cargos. el 6 de octubre de 2006. al Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Bogotá. la que se materializa el 21 de febrero de 2005. El 10 de mayo de 2007. se profirió el fallo de primer grado. El 7 de marzo de 2005. respecto de éste se ordenó la ruptura de la unidad del proceso. En esa misma providencia se absolvió a los acusados del delito de concierto para cometer delitos de extorsión. febrero 27 y febrero 28 de 2006. en el cual se condena a LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO y Ulises Castellanos Beltrán. El 22 de junio de 2005. la Sala correspondiente del Tribunal Superior de Bogotá. el cual rindió su concepto el 3 de febrero de 2009. Habida cuenta de que el 21 de julio de 2005. cuerpo primero. se llevó a cabo la audiencia preparatoria. a al pena de 72 meses de prisión y multa en cuantía de 1500 salarios mínimos legales mensuales. El 20 de abril siguiente se admitió la demanda y ordenó el inmediato traslado al Procurador. se decreta la libertad de MALAGÓN GORDILLO. para adelantar la fase del juicio. como coautores del delito de extorsión agravada. el cual fue concedido por el Tribunal e ingresó a la Corte el 9 de abril de 2007. discurrió la audiencia pública de juzgamiento. se ordena el envío del expediente a los Juzgados Penales del circuito Especializados de Depuración de Bogotá. Contra ella interpuso el recurso de casación el mismo defensor.

hasta definir que cuando se realizan este tipo de operativos encaminados a capturar a los extorsionistas a través de la entrega de paquetes simulando dinero. por aplicar indebidamente los artículos 244 y 245 -3 y 6.. Al efecto. también afecta la autonomía personal-. despejado tácticamente por las instancias. si se exige un resultado patrimonial. que serviría de señuelo para la captura en flagrancia de éstos. en consecuencia. en consecuencia. por los artículos 5° y 6° de la Ley 733 de 2002. dado que no se tuvo en cuenta la atemperante de pena contemplada en la norma. cuando el Tribunal ratificó la condena por un delito consumado.P. y no se trata de uno de los punibles denominados de mera conducta. concluye el recurrente. estima el recurrente que. dos fallos proferidos por ésta Corporación en los años 1986 y 1995-. modificados. descartó la existencia de un delito tentado. en consecuencia. En otras palabras. cuando el mismo no se alcanza debe acudirse a la figura de la tentativa. . De esta forma. y afectó con ello a los procesados. incurrió en el vicio que se le atribuye.P. a más de preparar el paquete simulando dinero. aduce el impugnante. parte por relacionar. y allí se le instruyó para negociar con los extorsionistas. no se ha cubierto la pretensión monetaria que se erige en finalidad del delito. no se puede entender consumada la conducta. particularmente. como efectivamente sucedió. por manera que. sin controversias. y la falta de aplicación del artículo 27 del Código Penal. respectivamente. acorde con lo ocurrido. en la cual los delincuentes se decían miembros de las FARC. los apartados de las sentencias de primero y segundo grados donde se señala. la Corte ya tiene definido que el delito de extorsión atenta contra el bien jurídico del patrimonio económico –así pueda estimarse pluriofensivo. En sustento del cargo.207 de la Ley 600 de 2000. consumado. en cuanto. del C. como sucedió. para doblegar la voluntad del afectado y. debió emitirse sentencia por un delito de extorsión en grado de tentativa y no. cuyo contenido es económico. transcribiéndolos. referido a la tentativa. pues. el casacionista acusa al fallo de segundo grado de violar directamente la ley sustancial. dejó de aplicar lo contemplado en el artículo 27 del C. la jurisprudencia de la Corte ya tiene suficientemente decantado el tema -cita. una vez recibiera la nota extorsiva. Destaca el recurrente la forma en que el a quo advirtió suficiente el contenido de la nota extorsiva. Empero. y. agrega el casacionista. que el afectado acudió ante el GAULA .

la efectiva intervención de las autoridades de policía impidió la consumación del ilícito. los extorsionistas desarrollaron actos idóneos e inequívocamente dirigidos a doblegar la voluntad del afectado para obtener el desembolso de la alta suma de dinero exigida. CONSIDERACIONES DE LA CORTE Para la Corte. cita pertinente doctrina y jurisprudencia de esta Corporación. pacífica y reiterada jurisprudencia sobre el delito de extorsión. su naturaleza. el bien jurídico tutelado y la posibilidad de que la conducta pueda emerger tentada. se degrade la pena de conformidad con lo estipulado en el artículo 27 del C. debe anunciarse desde ya. culmina deprecando el Delegado del Ministerio Público.Acorde con ello. pues. en consecuencia. efectivamente las instancias pasaron por alto la ya reiterada y pacífica doctrina expedida por la Corte en punto del delito de extorsión. desde antaño la Sala ha construido una sólida. el bien jurídico principal tutelado y la posibilidad de que . quienes dejaron de aplicar lo consignado en el artículo 27 del C. el patrimonio económico. y por ese motivo debe casar la Corte la sentencia. advierte. debe partir por examinar si se obtuvo o no la finalidad buscada. la evaluación del iter criminis y. su naturaleza. resalta el Procurador. solicita el casacionista se case parcialmente la sentencia. dado que. escogido por el legislador como el de mayor acento a proteger. reconociendo la existencia del dispositivo amplificador del tipo y. que si bien. Ello fue lo que pasaron por alto los funcionarios judiciales de ambas instancias. de la consumación del delito. Concluye el representante del Ministerio Público.P. Para ese efecto. también existe pronunciamiento de la Corte. favoreciendo a ambos condenados con la atemperante de pena allí dispuesta. advirtiendo que el hecho queda en la fase de tentativa. En torno de la actitud de la víctima que acude ante la autoridad y luego simula entregar el dinero exigido. como así lo solicita el demandante. el asunto discutido surge nítido en su resolución. el representante del Ministerio Público pide casar la sentencia parcialmente. donde se precisa que en razón al bien jurídico tutelado. CONCEPTO DEL PROCURADOR PRIMERO DELEGADO PARA LA CASACIÓN PENAL De entrada. en particular. a pesar de que puede verificarse también afectada la autonomía personal.P.

ninguna duda cabe de que se cubren en suficiencia los elementos fácticos y jurídicos que integran el dispositivo amplificador del tipo de la tentativa. A la par. el patrimonio económico. acude a las autoridades de policía y de consuno con ellas se realiza el operativo encaminado a capturar en flagrancia a los delincuentes. y revelan que el delito no puede estimarse de mera conducta. es posible establecer en etapa ejecutiva la posibilidad de interrupción que impida la consumación. tanto el Juzgado Especializado. resulta bastante particular que. Y si esa interrupción. también de forma amplia y pacífica la Corte ha delimitado bajo la férula del conato el asunto. como fines inherentes a la actividad del extorsionista. escogido por el legislador con el de mayor acento a proteger. prohijado por el Delegado de la Procuraduría. particularmente la referencia al bien jurídico tutelado. cuando traen a colación lo dicho por ésta Corporación en torno del delito de extorsión. las más de las veces con la entrega de un paquete simulando contener el dinero exigido. como la Sala del Tribunal encargada de resolver la apelación.admita el dispositivo amplificador del tipo consagrado en el artículo 27 de la Ley 599 de 2000. evidente como surge que esa entrega es apenas aparente y precisamente la decisión de acudir ante las autoridades enerva la posibilidad efectiva de que el provecho o utilidad buscados puedan materializarse. Así lo sostuvo la Corte . en el cual la víctima. obedece a causas ajenas al querer o intervención del sujeto activo. De entrada. Por ello. y sin mayores preámbulos discursivos asuman consumado el delito. la ubicación de la conducta punible dentro del Título Vll. pese a que en ambas instancias el asunto fue discutido. o mejor. respecto del caso específico. cuando los actos ejecutivos asoman idóneos e inequívocamente dirigidos a la consecución del fin. beneficio o utilidad. definido de resultado el delito. Asiste la razón al impugnante. la materialización del provecho. Ahora. acorde con lo que hoy dispone el artículo 27 de la Ley 599 de 2000. desconozcan flagrantemente esa jurisprudencia. beneficio o utilidad. entonces. advierte del provecho. independientemente de que también la autonomía personal pueda verse afectada con el actuar contra derecho de quien plantea la exigencia. a despecho de lo que su función determina. ya recurrente en este tipo de delitos. una vez planteada la amenaza extorsiva. .

como en el caso se examina. debido a la interferencia del operativo de inteligencia. Apenas a título de colofón. Además. salir del país. tolerar u omitir aquello que el sujeto activo de esa conducta quiere. no por ello el delito deja de existir en términos de lo punible. sino que subsiste. cuando es claro que ninguna razón existe para variar su posición.000. condensada en pronunciamiento de 1995 : “Por manera. debe tenerse muy presente que el ingrediente subjetivo .” Como no se discute que. pero en la connotación de imperfecto o en grado de tentativa.000) finalmente exigidos por los extorsionistas nunca llegaron a sus manos. darle otro alcance a esa expresión. porque los diez millones de pesos ($ 10. en efecto. ya que menoscaba principalmente dos bienes jurídicos: la libertad de autodeterminación y el patrimonio económico sin que sea menester para este último evento que el provecho se obtenga. tolerar u omitir alguna cosa. es considerar consumado el delito con la sola amenaza del mal futuro. está exigiendo una conducta con propósito definido capaz de doblegar la voluntad de una persona para hacer. a juzgar por la ubicación de este tipo penal dentro de los delitos que protegen el bien jurídico patrimonial de esa naturaleza. Ello se refiere al agotamiento. tolera u omite cosa distinta a lo exigido con la finalidad indicada (como acudir a la autoridad. la Corte no estima necesario profundizar en un tema ya suficientemente decantado. con el propósito de obtener provecho ilícito para sí o para un tercero". De donde debe inferirse necesariamente que si el comportamiento del sujeto activo no logra doblegar la voluntad de la víctima en la medida en que ésta hace. es decir.). en el asunto examinado el afectado dio cuenta a las autoridades de la amenaza extorsiva y se planeó el operativo que dio con la captura inicial de dos de los presuntos extorsionistas. precisamente cuando acudieron a recibir el dinero simulado. porque es un hecho punible pluriofensivo de resultado. lo cual ciertamente no estuvo en la mente del legislador. provecho que ha de ser necesariamente de orden económico. el Tribunal Superior de Cúcuta profirió sentencia condenatoria por el delito en la modalidad de tentativa. Si los actos idóneos e inequívocamente dirigidos a la consumación del delito realizados por el sujeto activo no alcanzan la perfección del tipo básico.“Precisamente. simular la entrega. se reitera la que ha sido posición reiterada de la Sala. ni es el alcance que le dan otras legislaciones similares. etc. el delito ha quedado en la fase de la tentativa. que cuando el legislador dice "El que constriña a otro a hacer. por causas ajenas a su voluntad.

Razón para que la Corte sostenga. pero con cualquiera finalidad. en concreto. respaldando la tipificación del delito de extorsión agravada . sostiene que no se desvirtuó “la modalidad del delito material del mismo. ni acudió a dicha autoridad por el temor de que los extorsionistas pudiesen cumplir su amenaza futura. como efectivamente ocurrió. con lo que no aparece un argumento jurídicamente sólido que permita variar la calificación jurídica de la ilicitud”. Hasta el presente esa posición no ha variado y es por ello que resulta extraña la manifestación del Tribunal cuando en el fallo atacado. sino lo dispuesto por la autoridad que intervenía a petición suya para lograr la captura de quienes con el propósito de lucrarse actuaban de esa manera. omitir o tolerar. Evidente. se casará parcialmente la sentencia impugnada para reconocer que el procesado sentenciado lo es únicamente por un delito de Extorsión en grado de tentativa y ajustar la pena deducida en la forma indicada en el artículo 22 del C. conforme a lo anotado. Como el proceso da cuenta. entidad que se le sugirió acudiera a la cita llevando un paquete o envoltorio que simulaba el dinero ilegítimamente pedido para que pudiese ser capturado el encargado de recibirlo. pues de haber padecido tal estado de ánimo habría aceptado simplemente la ilícita exigencia. P. menos la económica. mal hicieron los falladores de las instancias en considerar que la voluntad de la señora Carballo Díaz había sido doblegada por la amenaza consignada en los escritos. Lo que el proceso revela es que su comportamiento estuvo encaminado no a cumplir lo exigido ilegalmente. nos encontraríamos cuando hay finalidad económica. luego de verificar que no asistía la razón al impugnante respecto a la supuesta incongruencia entre la sentencia de primer grado y el contenido de la resolución de acusación. y así lo aceptaron los falladores de las instancias. frente al delito de extorsión : "Si solo se atenta contra la libertad de determinación fulminando una amenaza y no se logra el hacer. P. En consecuencia. que una vez la señora Carballo Díaz recibió las misivas en las que se le exigía una suma apreciable de dinero a cambio de no revelar secretos de la vida íntima de su hija. el cargo prospera. -que vulnera también la libertad de autodeterminación o autonomía personal con el constreñimiento mediante iguales conductas-. Significa ello que en el caso presente ha debido aplicarse el dispositivo amplificador de la tentativa que demanda el casacionista.señalado en la norma lo es fundamentalmente para diferenciarla del tipo penal referido en el artículo 276 del C. en el terreno de la tentativa". pese a conocer los hechos. se puso en contacto con el DAS. Y como no ocurrió así. que el Tribunal incurrió en yerro mayúsculo cuando decidió confirmar la sentencia de primer grado.

dado que el fallo de casación también vincula oficiosamente al no impugnante. habida cuenta de que los perjuicios causados con el ilícito fueron indemnizados integralmente durante el proceso. ya que el despacho A quo estimó necesario. emergiendo de ello un tope mínimo de 72 meses y uno máximo de 192 meses. aunque ninguna argumentación intentó para el efecto. dada la modalidad agravada del delito.. A esa sanción debe incrementársele “hasta en una tercera parte”. como lo demanda el artículo 245 ibídem. Empero. dados sus efectos benéficos. sino esos nuevos topes específicos). que finalmente ambos condenados. en lo que atiende a la pena de prisión. como sanción a cumplir por los acusados. casado el fallo para incluir la modalidad atenuada del delito imperfecto. Al efecto. P. como así lo dispone el artículo 269 del C. Ello implica realizar una nueva dosificación de la sanción que tome en cuenta el factor de atemperación punitiva pasado por alto y respete en lo posible el criterio del fallador al momento de establecer la pena. Ahora bien. esos límites han de reducirse en proporción “no menor de la mitad del mínimo ni mayor de las tres cuartas partes del máximo”.P. se hace menester reducir la pena. se casará el fallo de conformidad con lo solicitado por el demandante. No es necesario despejar los cuatro cuartos que componen el ámbito de movilidad punitiva. vale decir. que imponía pena de 12 a 16 años de prisión y multa en cuantía de 600 a 1. purgarán pena de 36 meses de prisión y multa en cuantía de 750 salarios mínimos legales mensuales. así como multa entre 3000 y 6000 salarios mínimos legales mensuales (respecto de la multa la norma no establece el incremento de la tercera parte. para la época de los hechos se hallaba vigente el artículo 244 de la Ley 599 de 2000.como consumado. con lo cual surge un nuevo parámetro dosificador que oscila entre 12 años. partir del mínimo de pena. y límites entre 1500 y 4500 salarios mínimos legales mensuales. modificado por el artículo 5° de la Ley 733 de 2002. respecto de la sanción pecuniaria. se determinan 72 meses de prisión y multa en cuantía de 1500 salarios mínimos legales mensuales. En igual lapso se . y 21 años y 4 meses de prisión. en respeto de su criterio. lo que significa. El juzgado de primer grado estimó que ese pago ameritaba la atenuación de la mitad de lo dispuesto. con lo cual desatendió lo contemplado en el artículo 27del C.200 salarios mínimos legales mensuales.

para examinar si los procesados tienen o no derecho a acceder a la excarcelación. una vez cubierto el requisito objetivo –que la pena impuesta no sea superior a 3 años-. se recuerda.. es necesario precisar que esos requisitos no se suplen satisfactoriamente. desde luego encaminada a doblegar más fácilmente la voluntad de la víctima. por cerca de siete meses únicamente. Ahora bien. dado que esas limitaciones fueron derogadas con la expedición de la Ley 890 de 2004 . en julio de 2003-. con una ostensible superlativización de la amenaza. dado que no se hallaba vigente para la época de los hechos -ocurridos. asimilable al cumplimiento de parte de la pena. por obra de la indemnización de perjuicios. establece que para otorgar el subrogado de la suspensión condicional de la ejecución de la pena. el numeral 2° del artículo 63 del C. ni tampoco las exclusiones reguladas en la Ley 1121 de 2006. pues. e incluso a él. se le capturó el 29 de junio de 2004 y obtuvo la libertad. así como la modalidad y gravedad de la conducta punible sean indicativos de que no existe necesidad de ejecución de la pena. En este sentido. previamente debe señalarse que aquí no opera la prohibición que para otorgar este tipo de subrogados contempla el artículo 11 de la Ley 733 de 2002. esto es. en tanto. conforme lo registra la foliatura.P.” Respecto de LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO y Ulises Castellanos Beltrán. En lo que respecta al no impugnante. dado que. Esos factores sirven para que la Corte estime necesario aplicar tratamiento penitenciario en todo su vigor a LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO. denotando ello enorme insensibilidad de parte de los delincuentes. la misiva extorsiva se hizo a nombre de un grupo subversivo y además se planteó la posibilidad de causar la muerte a los hijos del afectado. ha de verificarse “que los antecedentes personales. a quien oficiosamente se transmite el efecto benéficio del fallo de . para cuyo efecto sigue vigente la decisión de la primera instancia ordenando su captura. ULISES CASTELLANOS BELTRÁN. ha de abordar la Sala el examen del elemento subjetivo. estuvo en detención preventiva. Como quiera que la pena dispuesta cubre la exigencia objetiva establecida en el artículo 63 de la Ley 599 de 2000. sociales y familiares del sentenciado. el delito reviste inusitada gravedad. el 21 de febrero de 2005. para viabilizar el estudio del subrogado de la suspensión condicional de la ejecución de la pena.fija la sanción accesoria de inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas.

RESUELVE 1.P. en razón de este proceso. ya había cubierto las dos terceras partes de la pena de 72 meses originalmente impuesta. solo resta que la Corte decrete aquí la libertad definitiva. al folio 51 del cuaderno original de segunda instancia. administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley. en el cual ese despacho otorgó al procesado la “LIBERTAD CONDICIONAL”. de vieja data lo tiene dicho la Sala. En mérito de lo expuesto. de ULISES CASTELLANOS BELTRÁN. e incluso presentó acción de tutela. la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia. por orden del Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Bogotá. y que a pesar de ordenarse su libertad provisional por indemnización integral.. ya se había cubierto ampliamente. supera los 5 años de tope máximo establecidos en la norma –recuérdese que la rebaja por indemnización integral. Y. en virtud de que la pena dispuesta por el legislador para el delito despejado. ella no se materializó por cuanto no fue pagada la caución de 70 salarios mínimos legales mensuales ordenada –respecto de ello el procesado hizo solicitud de rebaja que le fue negada. en efecto. se anexó constancia de que obtuvo la libertad el 27 de noviembre de 2006. por entender que para ese momento CASTELLANOS BELTRÁN. en efectiva reclusión.. No abordará la Corte el examen del subrogado de prisión domiciliaria. Sin embargo. al parecer también denegada-. proferida por el Tribunal Superior de .P.casación. se tiene claro que se le capturó en flagrancia el 23 de julio de 2003 . fecha en que obtuvo materialmente la libertad el acusado. por solicitud de la Sala se obtuvo copia de auto emitido el 21 de noviembre de 2006. en decisión del 17 de marzo de 2005 . Como quiera que se observa patente que para el 27 de noviembre de 2006. CASAR la sentencia impugnada. corresponde a un factor post delictual que no se erige en circunstancia modificatoria de los límites de pena establecidos por el legislador-. por pena cumplida. dado que no se cumple el requisito objetivo consagrado para el efecto por el artículo 38 del C. extorsión agravada en la modalidad de tentativa. la totalidad de la pena hoy impuesta -36 meses-. acorde con lo dispuesto en el artículo 64 del C.

devuélvase al Tribunal de origen y cúmplase. En consecuencia. permanece incólume el fallo. JULIO ENRIQUE SOCHA SALAMANCA JOSÉ LEONIDAS BUSTOS MARTÍNEZ SIGIFREDO ESPINOSA PÉREZ ALFREDO GÓMEZ QUINTERO MARIA DEL ROSARIOGONZÁLEZ DE L. Decretar la libertad definitiva por pena cumplida. en lo que a este caso compete. IBAÑEZ GUZMÁN JORGE LUIS QUINTERO MILANÉS YESID RAMÍREZ BASTIDAS JAVIER DE JESÚS ZAPATA ORTIZ . 4. en relación con el cargo propuesto por el defensor del procesado LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO. AUGUSTO J. 5. En lo demás. MODIFICAR la pena impuesta a los acusados LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO y ULISES CASTELLANOS BELTRÁN. los subrogados de la suspensión condicional de la ejecución de la pena y prisión domiciliaria. 3. Contra esta decisión no procede recurso alguno.Bogotá. En igual lapso al de la pena privativa de la libertad se fija la sanción accesoria de inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas. de ULISES CASTELLANOS BELTRÁN. Cópiese. 2. que será de treinta y seis (36) meses de prisión y multa en cuantía de 750 salarios mínimos legales mensuales. Negar a los acusados LEONEL ÁLVARO MALAGÓN GORDILLO y ULISES CASTELLANOS BELTRÁN. notifíquese.

TERESA RUIZ NÚÑEZ Secretaria .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful