Está en la página 1de 34
Í N DI C E 1 Prólogo
Í N DI C E 1 Prólogo
Í N DI C E 1 Prólogo

Í N DI C E

1

Prólogo-----------------------------------------------------------------------------------------------------1

CLAVES PARA LA DESTRUCCIÓN DE FORTALEZAS----------------------------------1 DESCUBRIENDO LOS PATRONES DE LA MENTE----------------------------------------1 EXAMINANDO EL DISEÑO DE DIOS--------------------------------------------------------- EN MEDIO DE SUS OREJAS--------------------------------------------------------------------- DESENREDANDO LAS RAICES--------------------------------------------------------------- LO QUE USTED CREE ACERCA DE DIOS------------------------------------------------- EL PROTOCOLO CRSTIANO------------------------------------------------------------------ DERRIBE LAS FORTALEZAS----------------------------------------------------------------

CLAVES PARA LA DESTRUCCIÓN DE FORTALEZAS

PRÓLOGO

Cuando apareció en el seno de las congregaciones la denominada “Sanidad Interior”, surgieron en conjunto, algunos aspectos relacionados con ella que, para sorpresa de muchos, sí que figuraban en la Biblia. Porque, convengamos, esa supuesta “sanidad” no dejó de tener detractores. Algunos, con llamativa furia, no dudaron en catalogarla como “una expresión diabólica”. Y así lo hicieron saber públicamente desatando, obviamente, duras y enconadas polémicas y debates. Mi opinión personal no interesará demasiado, ya que lo único que realmente bendice su vida es la opinión de Dios escrita en la Biblia, pero creo que es válido dejar una pequeña reflexión emparentada con esa llamada “Sanidad Interior”, que es como decir: Sanidad del Alma. ¿Es necesaria, en el siglo veintiuno, la sanidad del alma herida? Sí, lo es. Las congregaciones están repletas de gente lastimada, herida y hasta destruida por causa de hechos vividos en algún momento de sus vidas que aún no han podido resolver. ¿Es bíblica la sanidad del alma? Los que apuestan a que sí, lo hacen desde la interpretación del texto que habla de dones de sanidades. Dicen que si son “dones” y no un don, y habla de “sanidades” y no de sanidad, es porque hay más enfermedades que las físicas. Sin embargo, en ninguna parte de la Biblia se lo encuentra a Jesús practicando lo que nosotros denominamos como “El Ministerio de Aconsejamiento”, dando a entender con eso que a Él, el alma no le preocupaba ni le quitaba el sueño en absoluto. Él apuntaba al espíritu del hombre.

¿Es que Jesús era un desalmado para con el dolor ajeno? En absoluto. Lo que Jesús sabía, (Y eso era exactamente lo que enseñaba), era que si el hombre entregaba totalmente su vida a Dios, Él se ocupaba de todos sus problemas. Así funcionó entonces, así funciona todavía ahora. ¿Entonces que? Entonces los llamados cristianos de este siglo veintiuno, todavía no se han decidido a obedecer al Señor y escatiman su vida. La entregan parcialmente sin darse cuenta que, de ese modo, sólo pueden ser bendecidos parcialmente. Si el hombre es lleno del Espíritu Santo, el hombre no necesita sanidad del alma, ya que su alma está sujeta al Espíritu Santo que mora en el espíritu del hombre. Si el hombre es pleno en el Espíritu, el alma ha sido crucificada. Y lo que está muerto no necesita sanidad. Pero el hombre no está lleno del Espíritu, entonces el hombre necesita de ese “ministerio”. Y dentro de lo que ese “ministerio” realiza, encontramos un elemento de batalla que sí es bíblico: las fortalezas. Qué cosa son y como vencerlas o destruirlas, es lo que deseo compartir en este trabajo.

ÍNDICE

Claves para la Destrucción de Fortalezas

DESCUBRIENDO LOS PATRONES DE LA MENTE

( 2 Corintios 10: 1-2)= Yo, Pablo, os ruego por la mansedumbre y ternura de Cristo, yo que estando presente

ciertamente soy humilde entre vosotros, más ausente soy osado para con vosotros; ruego, pues, que cuando esté presente, no tenga que usar aquella osadía con que estoy dispuesto a proceder resueltamente contra algunos que nos tienen como si anduviésemos según la carne.

Quiero que entienda que estamos hablando del apóstol Pablo. Y quiero que no olvide en ningún momento la calidad espiritual que emanaba de Pablo. Con esos elementos en su mano, ahora entienda que Pablo dice aquí que algunos lo consideraban como a alguien que andaba según la carne. Entonces, comienza no a defenderse, sino a dar explicaciones.

(2 Corintios 10: 3)= Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne;

Es valiosa esta aclaración, ya que a pesar de todos los tiempos transcurridos, esto forma parte de una confusión global que todavía desvela a mucha gente. Una cosa es estar viviendo conforme a rutinas de carnalidad y otra, muy distinta, no reconocer que para vivir, debemos hacerlo en la carne. Es cierto que andamos en un cuerpo compuesto de carne, pero no necesariamente militaremos según la influencia carnal o conforme al espíritu del mundo, que en suma es a lo que le llamamos carnalidad. No obstante, sí es verdad que andamos dentro de un cuerpo de carne. Todos en la carne. Y Pablo no está diciendo que no milita; él dice que su estilo de milicia no se desarrolla según los principios terrenales. Sin embargo, no deja de decir que sí, que efectivamente, hay milicia.

(2 Corintios 10: 4-6)= Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

Vamos a ver; la Palabra nos dice, en Efesios capítulo 8 y versículo 12, que nuestra lucha no es contra carne y sangre, sino contra principados, potestades, gobernadores y huestes en lugares celestiales. Pero vamos a ver, primero, por qué Pablo escribe esta carta. En 1 Corintios y en el primer capítulo, en los versos 11 y 12, se relata la historia de una división entre los hermanos de la iglesia de Corinto. El tema de la discusión, era lo que nosotros interpretaríamos hoy como falta de cobertura; quien iba a cubrir a quien.

En realidad, de lo que se trataba allí era de una santa lucha de poderes personales. Unos decían que eran de Pablo, otros decían que pertenecían a Apolo, otros que seguían a Cefas y otros no querían pertenecer a nadie y decían que pertenecían a Cristo. El tema central era ver quien se hacía cargo de la gente. Allí ya estaba empezando, la concepción humana, a tomar terreno por sobre la idea primaria de Dios para su iglesia. Todos sabemos muy bien que esto que hoy vemos como “iglesia”, dista mucho de serlo tal cual Dios lo pensó. En este capítulo que estamos leyendo de la segunda carta a los Corintios, son precisamente aquellos individuos que no querían relacionarse con nadie y que decían que su jefe era Cristo y que no necesitaban a otro, los que estaban causando problemas. Eso es lo que todavía hoy, mueve a desconfianza a la gente con respecto a los que sí están realmente tomados de la mano del Señor.

(2 Corintios 10: 7)= Miráis las cosas según la apariencia. Si alguno está persuadido en sí mismo que es de Cristo, esto también piense por sí mismo, que como él es de Cristo, así también nosotros somos de Cristo.

Pablo tenía a todos este asunto total y absolutamente claro. Si había un líder que decía ser sólo responsable ante Cristo y no ante hombre alguno, de acuerdo. Pero a la hora de tomar acción, ese hombre tenía que pensar que cualquiera de aquellos sobre los cuales aspiraba a influir, también responderían solamente ante Cristo. Esa es nuestra falencia actual. Control. Note usted que los que están causando el problema y divulgando que Pablo andaba en la carne y que era menos atrevido en presencia que en ausencia, eran los que decían responder ante Cristo, pero que al mismo tiempo aspiraban a liderar a otros hombres que no tendrían ese derecho. Vamos a confirmarlo un poco más adelante, mire el verso 12: …Porque no nos atrevemos a contarnos ni a

compararnos con algunos que se alaban a sí mismos… Note usted que una de las condiciones que poseen

aquellos que pretenden depender de Cristo y no se lo permiten a los demás, es alabarse a sí mismos.

Sigue diciendo: …Pero ellos, midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos. Pero nosotros (Hablando de los apóstoles), no nos gloriaremos desmedidamente… Atención: dice

“desmedidamente”. Eso significa que si pueden gloriarse en la medida que Dios les ha dado.

…sino conforme a la regla que Dios nos ha dado por medida, - Esto significa que ellos tenían una regla,

autoridad o dominio delegado. Tenían una medida de autoridad delegada por Dios en ciertos perímetros o ciertos lugares que muy bien podrían haber sido, incluso, iglesias. Pese a que todavía son muchos los que oyen lo que voy a decir con no disimulado escepticismo, lo cierto es que muchos siervos que ministran, incluso, tienen unción y autoridad geográfica donde pueden fluir, en ciertas naciones y en otras no. ¿Por qué? Simple: porque Dios no les ha dado autoridad en esas áreas.

(2 Corintios 10: 14)= Porque no nos hemos extralimitado, como si no llegásemos hasta vosotros, pues fuimos los primeros en llegar hasta vosotros con el evangelio de Cristo.

¿Qué significado podría tener, si tenemos en cuenta que Pablo lo escribe a los Corintios en su segunda carta, el hecho de que hubieran sido los primeros en llegar allí con el evangelio? Solo uno: que tenían derecho a ejercer alguna clase de autoridad sobre esa iglesia.

(2 Corintios 10: 15-16)= No nos gloriamos desmedidamente en trabajos ajenos, sino que esperamos que conforme crezca vuestra fe seremos muy engrandecidos entre vosotros, conforme a nuestra regla; y que anunciaremos el evangelio en los lugares más allá de vosotros, sin entrar en la obra de otro para gloriarnos en lo que ya estaba preparado.

Ellos tenían muy en claro que existían perímetros muy determinados que Dios otorgaba a cada hombre que era llamado al servicio. De allí que es más que evidente en este párrafo que ellos tenían mucho cuidado con no violar ese perímetro de su dominio espiritual otorgado por Dios. Un ministro (No me gusta llamarlos “líderes”, creo que ya sabe por qué), tiene la autoridad espiritual delegada por Dios, ya sea sobre una obra, ya sea en un mensaje y no tenerla en otro mensaje. Hay predicadores de un

mensaje. Hay predicadores enviados a una nación donde quiera que se encuentre. Nación en el concepto de pueblo específico. Hay también, y netamente en el ámbito espiritual, autoridades geográficas, donde operan y funcionan ciertos hombres en una unción mayor que la que pueden desarrollar en otras partes. De allí que gente exitosa en la batalla en ciertos lugares, resulte inoperante en otros. Entonces, la carta fue escrita corrigiendo el tema de su misión y su gestión. El tema de la destrucción de fortalezas está dirigido al razonamiento de estos individuos. Estamos leyendo el texto, porque no queremos hacer injusticia en la palabra de Dios, sin extraer una porción para irnos a un extremo. Porque toda verdad, si es en extremo, para a ser herejía. El tema de la destrucción de las fortalezas está dirigido a este razonamiento, a este tipo de disposición mental, a esta suerte de filosofía. En suma; a esta opinión que tiende a exaltarse sobre los mismísimos principios establecidos en la Biblia.

(2 Corintios 10: 4)= Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para destrucción de fortalezas.

Noten que estas son palabras de combate: “Poderosas para destrucción”. En los originales, dice: …Para demoler, cautivar, apresar o desmenuzar… Hay una honesta preocupación en muchos ungidos siervos del Señor con respecto a la guerra o batalla espiritual, en lo concerniente al énfasis que se le otorga. Se observa más inefectividad que triunfo, pese a que sabemos cuál es la voz de Dios al respecto. Pero una vez más, el cuerpo de Cristo como un péndulo, se extiende a ambos extremos: unos que se resisten a recibir la verdad establecida, y otros que abortan todo lo conocido para correr con la verdad que acaba de llegar, produciendo de esta manera dos extremos, que a pesar de ser incorrectos, no invalidan la verdad. Canciones militantes dirigiendo nuestros puños hacia el cielo; sin embargo, el avance satánico continúa en nuestra sociedad. Algo está aconteciendo. Pablo decía: …No quiero que vayan a golpear el aire; quiero que

sepan lo que están haciendo cuando lo hacen; el por qué de las cosas…

Vamos a hacer un estudio, aunque no demasiado extenso, profundo. Al mismo tiempo deberá ser sencillo y se basará en el fundamento de esto que hay que destruir, para localizarlo y, si está a nuestro alcance, entonces eliminarlo. Vamos primero a una ilustración física y concreta: la palabra fortaleza, es la palabra OCUROMA. Significa:

“Fortificar, Defender vigorosamente”. Entonces tenemos que, ahora, fortaleza, es un lugar fuerte. En 1 Samuel, capítulo 22, versículo 4, vemos lo que se conoce como La Cueva de Adulam. Es el sitio en donde David fue refugiado y se le llegan a él una congregación de Endeudados, Afligidos y todos destrozados. La Cueva de Adulam significa “El refugio o el Ancla para el Alma”. Cueva o fortaleza es algo que sitia, que rodea, que cubre, positiva o negativamente algo. Otras definiciones son la palabra: Edificación. Es una morada fuerte. Es una fortaleza. Tiene que ser una casa fuerte. Está muy relacionado con aquel viejo castillo medieval con murallas de nuestros cuentos infantiles. So trajéramos esta explicación a la esfera del espíritu, estaríamos hablando de una morada espiritual, de un refugio o de un ancla para el alma o para los pensamientos. Ahora bien: ninguna casa se edifica con un solo bloque. A esto se lo puede confirmar cualquier mediano constructor. Hace falta más de un ladrillo para edificar una casa. Y si la casa va a ser fuerte, vamos a tener que hacer un cimiento sólido, un fundamento muy concreto y muchos ladrillos para edificarla. Toda casa tiene un fundamento. De manera que podemos asumir que toda fortaleza también tiene su fundamento. Aquí, en esta porción bíblica, como nos habla de que derribamos argumentos, todo pensamiento que se levanta contra el conocimiento de Cristo, podríamos decir entonces, que para construir una fortaleza, vamos a necesitar dos cosas:

1)= Localizarla. Porque no está en el cielo, está en la mente de una persona. 2)= Para edificar una fortaleza en su mente, primero tendrá usted que echar un fundamento. Fortaleza, no siempre es una aseveración negativa. Hay fortalezas positivas o negativas.

(2 Corintios 10: 4)= Porque las armas de nuestra milicia, (Atención; está hablando de nosotros), no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos. (La palabra

“argumento” significa: “reflexiones que preceden a una próxima acción. Un razonamiento es una reflexión que

antecede a una acción), y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

Se dice que se derriban fortalezas, derribando primero las imaginaciones de nuestra propia mente carnal, o nuestras propias reflexiones que, en corto lapso, se convierten en acciones. Primero imaginamos algo, luego reflexionamos sobre su validez y, finalmente, lo hacemos. Y toda altivez, u orgullo, u obstinación, o rebeldía, o imaginación o pensamiento que se levanta en contra del conocimiento de Dios. ¿Y qué hacer con todo este verdadero paquete de problemas? “Llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo”.

(2 Corintios 2: 11)= Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.

Por favor, tenga en cuenta lo que sigue, porque en ello le va la vida espiritual. Dice que si ignoramos o desconocemos las maquinaciones, esto es: la manera que Satanás opera, entonces él consigue ventaja sobre nosotros. ¿Podemos asumir que si no somos ignorantes, él no tendrá ninguna ventaja?

(2 Corintios 11: 3)= Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

Aquí vemos que la serpiente, más conocida como Satanás, sí que tiene astucia. No tiene dominio ni potestad; fuimos liberados de la potestad, pero él no perdió su sabiduría, sólo la corrompió. Entonces Pablo dice aquí que teme que con la astucia de Satanás podamos ser engañados y él tome ventaja. Es decir que: si no somos ignorantes del modo en que él opera, jamás tendría ventaja, de modo que no habría fortalezas para derribar. ¿Comprende ahora por qué gastamos algunos centímetros de Web para hablar del diablo? No porque lo publicitemos, sino para informarle a usted de sus maquinaciones y métodos. Y es precisamente sobre esta parte de este texto en que vamos a movernos. Vamos a identificar a partir de todo esto, precisamente el modo en que él opera. Y para poder efectuar eso, vamos a traer ciertas definiciones. ¿Qué son las Fortalezas? En primer término, son patrones o ideas que gobiernan a un individuo. Escuche bien y con sumo cuidado porque esto es muy importante para nuestra vida personal. En segundo lugar, vemos que son patrones de pensamientos que son regidos o controlados por poderes edificados en su mente. Son especulaciones, razonamientos, filosofías, creencias, ideas. Cualquier orden de pensamiento que dicta su estilo de vida. En Efesios 6, donde se dan a conocer las jerarquías del reino de Satanás, dice que luchamos contra principados y potestades. La palabra principado, en griego, es la palabra ARCHE, (Que se pronuncia “arque”) y significa “principio” o “diseño”. Esto es muy importante porque el principado, no siempre es un demonio, de allí que Pablo tiene que aclarar “…de las tinieblas”. Por ejemplo, en Colosenses 1:18, dice: El, (Hablando de Cristo), es la cabeza del cuerpo que es la Iglesia, él

que es el principio (Esta palabra es “principado”), el primogénito de entre los muertos. (Y usa, obviamente, en

griego, la palabra ARCHE). En la carta a la iglesia de Laodicea, en el capítulo 3 y versículo 14 del libro del Apocalipsis, dice: He aquí,

(Hablando de sí mismo), el amén, el testigo fiel y verdadero, el principio (O el ARCHE) de la creación de Dios.

Apocalipsis 1:8, cuando se introduce Cristo en el libro del Apocalipsis, dice: Cristo se llama el Alfa y la Omega, el principio (Es ARCHE. Él se llama, entonces, el Principio o el ARCHE, porque Él es el fundamento, el diseño, el origen eficiente de toda la creación. Estoy hablando de principados con la intención de ilustrar hasta donde se pueda, cual es el fundamento de una fortaleza. Y Cristo es el fundamento de toda la creación. Ahí estamos entendiendo entonces que no todo principado es negativo. El Arcángel, por ejemplo, es un príncipe o principado de Dios.

Juan 1:3, dice: Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. Muchos

grupos cristianos enseñan sobre Cristo a partir del nacimiento de Jesús. Jesús nació de María, en Belén, correcto, pero Cristo estaba desde el principio.

Hebreos 1:10, dice: Tú Señor fundaste la tierra y los cielos; son obra de tus manos.

Vemos indiscutiblemente que el principio o el fundamento; la piedra de ángulo de toda materia que existe, es Cristo Jesús, el hijo del Dios viviente. Vale la pena mencionar que todo sigue existiendo por el poder de su Palabra. ARCHE significa “El extremo”, “el dominio” o “el primer dominio”. El que inicia o la raíz de toda actividad. ARCHE es de donde derivamos nuestra más conocida palabra Arquitecto. Porque el arquitecto es el que traza el primer diseño, que se convierte luego en una fortaleza. El principado, o el ARCHE diseña Y esto es muy importante porque el hombre piensa en diseños -. Usted no ve palabras en su mente; usted ve figuras, diseños, que luego expresará con palabras. Usted dice “sopa” y, lo que ve, es un plato humeante, no la palabra “sopa”. ¿Entiende? Esto es muy importante porque, para construir una fortaleza en su mente, todo tendrá que comenzar con un diseño, con una especie de boceto producido por un Arquitecto, sin interesar que sea negativo o positivo. Es el mismo principio de la levadura. Ahora bien: siempre que en la Biblia aparecen Principados, hay un amiguito que anda con él: Potestades. Principados nunca anda solo. Al igual que un Arquitecto, necesita un Ingeniero. El Arquitecto no hace la construcción por sí mismo ni trabaja jamás solo. La palabra Potestad es la palabra EKOUSIA, en griego, y significa “El Permiso”, “La Autoridad” o “El Derecho”. La libertad, - Y esto tiene sentido -, porque sin el Ingeniero, el Arquitecto no tiene derecho a implementar su diseño. Tiene que ser aprobado. Es el poder que ejerce el diseño. Este poder, en funcionamiento, siempre niega la presencia de obstáculos. Es decir que: una vez sellado, se establece. Es la capacidad. La potestad es la habilidad, el potencial o el derecho a ejercer una acción. La potestad es la combinación de derecho y autoridad que produce una fuerza que ejerce. Esto es muy importante también. Allí donde dice que Cristo nos libertó de las Potestades, noten que no nos libertó de los principados. La Biblia no se equivoca. Nos liberto, - dice -, de las Potestades, “de las tinieblas”, (Tiempo pasado), al reino, (Algunos están esperando llegar algún día lejano), de su Hijo. ¿Nos libertó de qué? Del permiso o del derecho. Satanás no tiene derechos, pero es porfiado y usurpa su derecho si usted le abre la puerta. EXOUSIA o Potestades, denota al Poder Ejecutivo. Es aquel que ejerce el patrón de pensamiento. Mientras que el ARCHE es el fundamento o autoridad que permite que el Poder Ejecutivo fluya. Es como el dueño de una Empresa derivando determinadas funciones en sus Gerentes Ejecutivos. Estos, (Principados y Potestades), existen en más de una dimensión y en más de una esfera. Y tienen responsabilidades distintas y no siempre son satánicos. Ya vimos que Cristo es Príncipe. Es más: usted es un príncipe. Ejemplo: vimos que Cristo es un Principado. Por eso Pablo oraba y decía: “…Que los ojos del entendimiento del Pueblo de Dios fuesen alumbrados…” No sabíamos que el entendimiento tuviera ojos. Mucho menos orar para que fueran abiertos, ¿No cree?

Piense por un momento si, por alguna de esas grandes “casualidades” que tiene la vida, no estaremos demasiado pobres en oración. Son muchas las ocasiones en que ni siquiera sabemos por qué orar. Son mayoría las veces que no salimos de: “…Señor…bendíceme a mí, a mi esposa, a mi hijo, a mi perro y mi gato…” Pablo no se preocupaba por nada de eso. Él oraba para que fueran abiertos los ojos del entendimiento. Todavía gran parte del Pueblo de Dios no sabe que la cabeza tiene ojos. Y él ya andaba orando por la visión de la cabeza. El entendimiento debe ser alumbrado porque en las tinieblas habitan los demonios. “Bueno, hermano, está bien, pero…una vez que uno es salvo…” No interesa su teología. No interesa la doctrina denominacional que le hayan enseñado. No interesan las tradiciones y costumbres de su iglesia: en las tinieblas habita y gobierna Satanás. Lucas 2:35 habla de que Cristo sería una espada, para que los pensamientos de los corazones, (¿Desde cuando los corazones piensan?), fuesen revelados. Piense en la importancia de la venida de Cristo y de las oraciones de Pablo comparadas con nuestras preocupaciones actuales. Otro ejemplo: hay Principados naturales, en la dimensión terrenal y natural. En Tito 3:1 habla de “estar sujetos y obedecer a gobernantes y autoridades”. Y en griego dice ATCHE y fiar EXOUSIA. Los gobernantes diseñan, las autoridades ejercen. Romanos 13:1, dice: ”…Someteos a las autoridades superiores…” Aquí vuelve y usa las dos palabras en esos tres primeros versos de romanos 13. ¿Qué es someterse a las autoridades superiores? Eso: someterse a quienes van a ejercer lo diseñado por los Principados. ¿Títulos? Para nada: autoridad divina. No hay otra.

ÍNDICE

Claves para la Destrucción de Fortalezas

EXAMINANDO EL DISEÑO DE DIOS

Sin embargo, hay aún algo mucho más importante que no habíamos visto, que también es maquinación de

Satanás. No se olvide que él siempre trabaja a partir de las puertas abiertas que nosotros dejamos, principalmente por nuestra ignorancia. Por ejemplo, actúa sin problemas cuando ignoramos el siguiente principio:

(Efesios 3: 9)= (Viene hablando del propósito de la iglesia; o de Pablo y su mensaje, donde él incluye uno de los propósitos de la iglesia y, hablando de su ministerio, dice:) …y de aclarar a todos cual sea la dispensación

(Distribución, mayordomía), del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas; par que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestes.

Un creyente, veterano de guerra, decía que este versículo le preocupaba porque a él le habían enseñado, en el ejército, que al enemigo jamás se le puede anunciar nuestra estrategia. El verso dice que la Iglesia le ha dado a conocer todo lo que Dios sabe, a Principados y Potestades. Es que hay Principados que son neutrales y están a su disposición. En Hebreos 1:14 dice que todos los ángeles son espíritus ministradores para los herederos de salvación. Es decir: toda la jerarquía de Dios está a disposición de la iglesia. En ellos hay Principados y Potestades. 1 Pedro 3:22 dice que Cristo, sentado a la diestra de Dios, (Siempre que usted lea esto de “la diestra de Dios”, tenga en cuenta que está hablando del poder de Dios; olvídese de la silla pequeña que había imaginado, y mire a Cristo sentado en poder), y a Él están sujetos ángeles, autoridades y potestades. Todo el ejército.

En la siguiente escritura que ahora vamos a compartir, se descubre por qué ellos necesitan ser informados sobre la sabiduría de Dios. Muy sencillo: no saben lo que Dios está por hacer. Y se sientan al lado suyo cuando alguien predica estas cosas y hasta deben tomar anotaciones y apuntes para no olvidarlo, cosa que no siempre hace la iglesia. Ellos, los ángeles, necesitan saber como están las cosas en la agencia del cielo. Porque ellos están en la categoría de siervos, que no es la máxima como muchos suponen, sino la mínima. Nosotros estamos en la máxima, que es la de Hijos. Somos mayores que los ángeles, por eso ellos ministran para usted y no usted para ellos.

(1 Pedro 1: 12)= A estos (Se refiere a los profetas del Antiguo Testamento), se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.

¿Se imagina usted a los ángeles mirando por sobre su hombro cuando usted toma apuntes durante una predicación? Usted, quizás, toma esos apuntes y luego los arroja al cesto de los residuos. Y ellos allí, anhelando ver que es lo que está aconteciendo para ponerse a disposición de nosotros.

(1 Corintios 2: 7)= Más hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.

Lo hizo para nosotros. No quiso revelárselo a nadie, para que el enemigo no tomara ventaja. Esperó que usted naciera de nuevo, que fuera lleno del Espíritu Santo, para que por medio del Espíritu poder revelárselo a usted, para que usted tome ventaja. Lo que ninguno de los ARCHES de este sistema conoció. Porque si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor. Antes bien, como está escrito: …como el ojo no lo vio, ni el oído lo oyó… Es decir: con los cinco sentidos usted no lo va a ver tampoco. Es espiritual.

(1 Corintios 2: 10)= Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios. Porque ¿Quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque, ¿Quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Más nosotros tenemos la mente de Cristo.

En primer término lo que conceptualmente, es altamente valioso: la misma multiforme sabiduría. Los ángeles están a nuestra disposición para operar. ¿Entonces podemos darles órdenes o directivas? En absoluto. Son, - lo reitero -, ministradores de Dios a su favor. Pero Dios los manda. El salmo 103:20 en adelante, observe que habla de los ángeles. Dice que ellos son poderosos en fortaleza, que ejecutan su Palabra y que obedecen la voz de su precepto. Es por eso que nuestras canciones, nuestros mensajes, nuestras confesiones, tienen que cambiar. Porque los ángeles que están a nuestra disposición sólo pueden operar cuando a través de usted (Es decir: a través de la iglesia, que es usted), la multiforme sabiduría de Dios es decretada a través de la Palabra. Y ellos obedecen el precepto que hay en la Palabra de Dios, no en la suya. Ni en su doctrina, ni en su imaginación, ni en sus ideas, ni en sus circunstancias, ni en sus problemas. El ejército de Dios no se mueve

por emociones. Y tampoco le da lástima. Dios no obra por lástima. No trate de inspirarle lástima, no funciona así. La Palabra que ellos obedecen, la tenemos nosotros. Entonces los ángeles vienen a convertirse en las potestades que ejercen el diseño de Dios en la tierra cuando es trazado por los Arquitectos, o los sacerdotes, la gloriosa iglesia, o los hijos de Dios. Usted está aquí para diseñar el propósito de Dios y ejercerlo con la jerarquía de Dios, aquí. Para ellos tenemos que cambiar nuestra mente, porque la imaginación y los diseños, nuestras ideas, ninguna suele representar victoria en esta dimensión. Me gustaría saber si a esta altura de este trabajo, usted ya ha descubierto algunas fortalezas que llevan muchos años de construidas y que es necesario destruir. No es necesario que se devane los sesos en demasía; si las hay, ya tienen que haber aparecido en su cerebro. No haga como si no sucediera nada. También hay principados y potestades negativos o satánicos, pero no es necesario alarmarse por ello; Efesios 1:18 dice que Cristo es la cabeza y que es quien está por encima de todo Principado o Potestad negativa, esto es: de las tinieblas. Efesios 6:12, por su parte, es un clásico; dice que militamos contra ellos, y si Dios nos manda como nos manda a militar contra ellos; ¿No será porque tenemos el potencial más que suficiente como para hacerlo y resultar vencedores de ello? Ahora bien; Colosenses 2:14-15, dice que Cristo despojó a los principados y las Potestades y que los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Entonces resulta que lo único que queda ahora es el diseño de esos principados. Ah, y muchos tercos cabezones que todavía le siguen abriendo las puertas. Colosenses 1:13 dice que nos ha librado de la Potestad, el derecho o el permiso, y que nos trasladó (Otra vez utiliza tiempo pasado), el reino de su hijo. Ahora; todos estos siguen tomando ventaja. ¿Por qué? Cuando hay ignorancia. Trabajan más o menos así:

Formulan Patrones en Individuos: El estilo de vida de un individuo, identifica las fortalezas que trae en su cabeza, sean positivas, sean de fe, sean de prosperidad, sean de sanidad, sean de miseria, o de la famosa llamada: humildad. Operan sobre Familias: El lazo familiar tiene mucha fuerza asmática. Deuteronomio 5:9-10 nos habla de que las bendiciones y las maldiciones familiares son hereditarias hasta la cuarta generación. Cuando hay un pecado habitual en una persona, puede ser pasado a la próxima generación. Proverbios 14:34 habla que el pecado es afrenta a una nación. Operan sobre Iglesias o Geográficamente: Por eso es que hay conductos para bendición, así como también hay climas muy singulares donde no se puede sanar ni un miserable dolor de cabeza. Hay iglesias enteras que operan por intimidación. Eso no es Dios. La falta de unidad, por ejemplo, tiene que ver con principados y potestades. Porque unidad es un arma poderosa que la iglesia aún no conoce completamente. Las tradiciones son dictadas por Arquitectos espirituales y ejercidas por hombres en ignorancia. Operan sobre Ciudades: Una de las estrategias de Satanás es transmitir el espíritu de la ciudad a la iglesia. Cuando en verdad, la iglesia es la que está para transmitir el espíritu de Dios a la ciudad. Usted lo puede ver todos los días: hay congregaciones enteras que se conforman al espíritu de prestigio. La Palabra nos dice que ciudades vecinas cedieron al mismo espíritu que Sodoma y Gomorra. Vieron y no hicieron nada. Dios las juzgó igual. Complicidad. Usted es cómplice de lo que pasa en su ciudad si no hace nada al respecto, porque usted representa a Dios en la ciudad. Es muy difícil ser ciudadano del cielo y mantener una identidad nacional. Ese es un grave problema, porque Dios no es un Dios nacionalista. Si uno pierde su identidad nacional para identificarse con el estilo de vida de la ciudad celestial, jamás podrá tomar herencia de esa ciudad. Gobiernan sobre Naciones: Son los principados y potestades los que se encargan de la tonalidad de una cultura. Ellos la establecen. Por eso, nosotros no podemos ir a las naciones y someternos a espíritus

culturales, ¿Entiende? Ya sé que la mayoría de los Movimientos Misioneros enseñan otra cosa, pero es su problema; la Biblia es clara. Pregunto: ¿Si no ha sido Dios el que inventó a la cultura, qué es lo que hace usted sometiéndose a ella? Y si quiere comprobarlo, busque pistas en su propia patria. La mayoría de nuestros países latinoamericanos, tienen su origen en algo satánico. O en algún brujo o en algún santo. ¿Y comos se supone que yo voy a respetar esa cultura? ¡No se puede! Entonces, si Dios no establece la cultura, Dios la puede cambiar. ¿Usted quiere saber si su cultura es establecida por Dios? Hágase esta pregunta: ¿Reina la justicia en mi nación? ¿Glorifica a Dios mi cultura? El estilo de vida de mi pueblo, ¿glorifica a Dios? Las palabras y las acciones de los ciudadanos de la que es su tierra, ¿Glorifican a Dios? Si la respuesta es no, la decisión es básica: hay que atacar espiritualmente a ese sistema. Yo ya sé perfectamente que tanto culturalmente como científicamente, está muy bien vista la independencia del hombre. Se le cantas loas a esa independencia. Pero escuche esto por favor: Dios lo extrajo a usted de un lugar para introducirlo en otro. Dios no lo extrajo para que usted fuera independiente. Usted fue comprado por precio. En la República Argentina, hay orgullo. Vanidad, soberbia y orgullo. En Brasil, mucha idolatría. En Venezuela hay violencia. Hasta los pastores venezolanos dicen que van a poseer la tierra aunque sea a los puñetazos! En Puerto Rico reinan la religión y la división. En México hay apatía y un espíritu de pena. Algo así como estar diciendo a cada momento: “Y…yo soy así…”. Conformismo. Hay excepciones, por supuesto, gracias a Dios; siempre las hay. Pero eso es un espíritu que ha sido moldeado por principados y potestades, porque el hombre no fue creado así… Se manifiestan a través de las actividades naturales del hombre: Los principados y las potestades se manifiestan a través de los gobiernos y sus legislaciones. También se manifiestan a través de una iglesia pasiva. Una iglesia pasiva tiende a moldearse al espíritu presente. El estilo de vida del reino de Dios es de presión, porque siempre va a rozar usted cuando nade en contra de la corriente. Si el diablo no le ataca, es porque anda de su mano. Son las que nunca tienen batalla espiritual. Si usted está haciendo las cosas de Dios, tendrá por lo menos, una batalla diaria. Cuando una iglesia no está dispuesta a militar en el espíritu y a enfrentarse a los poderes de las tinieblas, se comienzan a edificar fortalezas. Es que Dios está levantando una generación de guerreros ungidos, para hacer batalla espiritual, confrontando e introduciendo el reino de Dios en toda la tierra. Las fortalezas no son necesariamente negativas. Usted puede levantar, por ejemplo, una fortaleza de sanidad. Esto significa que no hay que esperar enfermarse. Hay que edificar esta fortaleza antes, de manera que la enfermedad no pueda entrar. En síntesis, usted camina por la Palabra de Dios -, en este caso, en salud divina, y no hay ni habrá quien le robe ese pensamiento. Usted camina en prosperidad divina, y no hay ni habrá quien le robe ese pensamiento. ¿Será tan complicado? Pero vamos a convenir algo muy importante: cualquier pequeña vivienda, cualquier casita, no es una fortaleza. Dios es torre fuerte. Tenemos que edificar una morada fuerte. Pero corremos el riesgo: también edificamos las negativas. Otro significado de fortaleza, es: “una morada vigorosamente defendida”. Profesionalmente defendida. Pronta para justificar su defensa en cualquier momento. Y nosotros protegemos ideas, convicciones, verdades, doctrinas, creencias, sentimientos, pensamientos. Toda morada produce cobertura. Toda cobertura produce sombra. Toda sombra produce oscuridad. Y oscuridad trae los frutos de la carne. ¿Qué significa esto? Que cobertura sólo puede darle el Señor. No hay en la Biblia registro alguno de cobertura humana.

Es posible construir una fortaleza de pensamientos, negativa, que termine convirtiéndose en morada para filosofías de demonios. Es posible vivir con el tormento permanente de esa fortaleza actuando en nuestras vidas y quitándonos hasta el oxígeno que necesitamos, y no darnos cuenta de ello. Es por eso que tanta gente padece y no sale. No es terca ni obcecada: ¡No lo está viendo!

ÍNDICE

Claves para la Destrucción de Fortalezas

EN MEDIO DE SUS OREJAS

( 2Corintios 10: 4)= Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, (Esto significa que no funcionan de acuerdo con este siglo), sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.

Preste mucha atención a este elemento básico que figura aquí. Dice que tenemos lo necesario para destruirlas. Lo único que resta ahora, es que usted entienda que sí se puede, que no estamos hablando de utopías; sólo que la batalla se está librando entre medio de sus orejas. Observe: ¿Qué hay en medio de sus orejas? A esto hay que predicarlo hasta que se derrumbe. Usted, a lo mejor, edifica una fortaleza por espacio de veinte años, y con esta información no se va a derrumbar. A esto hay que seguir dándolo y dándolo hasta que se derribe. ¿Alguna vez ha tenido la oportunidad de ver un trabajo de demolición de una casa por parte de un equipo de gente especializada? ¡Tremendo! ¿Ha visto que se haya conseguido con un solo golpe? No. Nunca. Es golpe tras golpe, pedazo tras pedazo. Finalmente tendrá que caerse. Cuando el enemigo vino a Cristo, Cristo dijo: “No tiene nada en mí”. Lo que dijo, en el idioma original, es: “No tiene lugar en mí”. No había mucha fortaleza construida en Cristo para darle morada a principios satánicos. Todo en Cristo estaba lleno de luz. Y es por ese mismo motivo, que bien vale la pena reiterarlo hasta el cansancio, que no había lugar para que Satanás hablara. Porque él solamente habita en tinieblas. Si en su mente hay tinieblas, eso es campo fértil para demonios. Porque las obras de la carne buscan la oscuridad para poderse manifestar. Eso sólo es ignorancia. Hubo una generación de creyentes muy fieles que todo lo quería hacer por el Espíritu y no escudriñaba, no investigaba las escrituras, no estudiaba. ¿Cuál fue el producto de todo esto? La consolidación a veces hasta incomprensibles de tremendas fortalezas mentales. Algunos todavía las padecen en estos tiempos. En Cristo, mientras tanto, eso no era factible que sucediera por una simple razón: todo su terreno mental estaba invadido por luz. Muy bien; ¿Somos cristianos? Somos imitadores de Cristo. Por lo tanto, así debe estar el nuestro. Por eso se nos dice que debemos tener la mente de Cristo. La filosofía anti-cristiana, que es como decir el espíritu del anticristo, habita donde no hay luz. Es posible, entonces, defender vigorosamente lo que nos perjudica o hiere, en tanto estamos plenamente convencidos que hacemos un buen servicio. Esa es la raíz del problema. Porque si usted sabe que está mal, no hay problemas; pero cuando cree que está bien lo que no está bien, es fortaleza es valga la redundancia fortísima. La peor mentira que existe es la más cercana a la verdad. Por eso, la peor secta del mundo es la que usa la Biblia para justificarse. Porque si usted cree que ya está bien, ¿Para que va a cambiar? La prostituta, por ejemplo, sabe que necesita cambiar. El religioso, en cambio, no cree que necesite cambiar. Le recuerdo que a Cristo lo mataron los religiosos, no las prostitutas.

¿Cuántos se acuerdan de Saulo? DE Pablo sí, de él hablamos a cada rato. Pero ¿Cuántos se acuerdan de Saulo de Tarso? Todo el mundo habla de Saulo como si fuera un malhechor porque fue malo. Sin embargo…pregúntese algo: ¿Cuándo fue que Saulo fue llamado?

Gálatas 1:15 dice: Pero cuando agradó a Dios que me apartó desde el vientre de mi madre y me llamó por su

Gracia… Fíjese: Pablo era un religioso y trabajaba para la iglesia cuando se llamaba Saulo. Estaba ejerciendo su llamado divino. Y creía y estaba plenamente convencido que estaba haciendo el bien. Era celoso y disciplinado. Un poco antes, en el verso 13, dice: Porque ya habéis oído de mi conducta en otro tiempo… En el judaísmo que perseguía de sobremanera a la iglesia de Dios y la asolaba, en ese judaísmo, él aventajaba a muchos. Saulo era más celoso de las tradiciones que de la Palabra de Dios. Así estamos nosotros a veces. “Es que mi padre me enseñó así…”; “¿Sabías que mi abuelito puso el primer banco en la iglesia?” No me interesa. Dios bendiga a tu abuelito que puso el primer banco, pero no te subas arroba de ese banco, ¡¡¡Dios sigue para adelante!!!

(1 Timoteo 1: 13)= Habiendo sido yo antes blasfemo, perseguidor e injuriador; más fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad.

Usted está en tinieblas y Satanás aprovecha. Saulo. Un asesino. Hay muchos, - simbólicamente hablando -, hoy día en la iglesia. Asesinos de la voluntad de Dios, asesinos de sus hermanos. Se ha podido ver en algunos lugares a espíritus religiosos haciendo que algunos pastores se queden en la calle de un día para el otro con su esposa y sus hijos, por el simple hecho de no concordar con determinadas leyes o reglamentos que de última suelen ir en contra de la propia Palabra de Dios.

(Hechos 26: 9-12)= Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret; lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles a muchos de los santos, habiendo recibido

poderes de los principales sacerdotes. (Cabe señalar que aquí, Principales, equivale a Principados): y cuando

los mataron, yo di mi voto. Y muchas veces, castigándolos en todas las sinagogas, los forcé a blasfemar; y enfurecido sobremanera contra ellos, los perseguí hasta en las ciudades extranjeras. Ocupado en esto iba yo a Damasco… (Pablo estaba

ocupado. Más que ocupado, ¡Ocupadísimo! No podía ver en qué clase de ocupaciones andaba. Este tiempo es similar para muchos “saulos”.

Usted está empezando a nacer de nuevo. Y así hay muchas personas. Veinte años en un ministerio y creían estar cumpliendo con su deber. En la iglesia hay diseñadores y no de la Palabra de Dios. Porque si hubiera sido Palabra de Dios, Pablo no tendría que hacer sido azotado contra el suelo camino a Damasco; ¡Si él estaba cumpliendo con una orden superior y se sujetaba a ella! Con respecto a los principales de las sinagogas, la palabra es RAZZA en griego, y significa “La Posición más Alta”. Es decir que él era el encargado de la ministración diaria en la iglesia. ¿Qué pretendo demostrar con esto? Que la idea corporativa de que “todo lo que está dentro de un templo es santo”, es falsa. Conozco un templo muy antiguo que está lleno de murciélagos… Con respecto a que Pablo iba “muy ocupado”, esto le da a entender a usted que activismo o actividad no es garantía del cumplimiento o la obediencia al propósito de Dios. Hay mucha gente ocupada haciendo nada. Todo en la tierra tiene tres raíces. La primera de ellas, es el deseo de la carne que pesa lo suficiente como para fastidiar. La segunda, el deseo de los ojos, que viene a ser casi lo mismo pero un segundo antes. Y finalmente, la vanagloria de la vida. Es el Ego. Un hombre muerto no puede ser molestado ni rechazado. ¿Y qué tal la falta de estima propia? ¿Cuándo es que no se siente bien con usted mismo? Usted es salvo y todo el mundo le dice que usted es algo así como la personificación de la justicia de Dios y que es más que victorioso y entonces sale del templo más contento que si le hubieran regalado mil dólares. En un momento dado viene Satanás y le dice: “Tú no eres salvo nada”. Su mente comienza a darle cabida a ese pensamiento. La mente vuela con lo que Satanás dice. Satanás le acusa otra vez y dice: “¿No ves que eres un pecado? ¡Mira lo que has pensado!”

Y usted sigue dándole cabida. ¿Sabe lo que tiene que hacer? ¡Póngase de acuerdo con Satanás y verá como él se confunde enseguida! Porque él está esperando que usted discuta y pelee. “¡Tienes razón! ¡Yo no puedo, pero Él sí puede! ¡Y yo estoy tomado de su mano! ¡Y tú no puedes con Cristo! Eso, de alguna manera, es llevar cautivo todo pensamiento. Porque muchas veces, luego de una gran conferencia o campaña, con muchas victorias, con sanidades y con enormes manifestaciones del poder de Dios, es cuando llega el tiempo de mayor vulnerabilidad y depresión. Satanás utiliza esa área para atacar la carne del hombre. Dios no tiene pacto con carne. Cuando Dios creó a Adán y lo hizo en todo su esplendor y su gloria, y lo coronó y lo puso como corona de la Creación. Cuando Adán cayó, en Génesis 3, Dios le dijo algo que tiene que haber sido deprimente para la autoestima de Adán: “Polvo eres…” Primero le había dicho que era embajador y después: “Tú eres tierra…” Entonces, cuando comenzó a tratar con Satanás, Dios le dijo: “Tú vas a andar sobre tu pecho”. Es más que evidente que eso se ha cumplido hasta hoy. Luego le dijo que como animal, sería maldita para siempre. Nadie ama a una serpiente por bonísima que se vea. Pero también le dice: “Pero vas a comer polvo…” Es decir que le dio autoridad en la dimensión de la carne. Dios no tiene pacto con carne. Satanás sólo tiene dominio sobre la región carnal. Si puede entrar en la dimensión del Espíritu, no le puede tocar. Es por eso que Cristo en el monte no recurre a lo que él le presentaba, sino que se mantiene en una dimensión superior. No deja participar la carne. Porque si hubiera dejado participar a la carne, lo hubiera derrotado. Porque tenía derecho legal a comer polvo…

(Romanos 8: 1-8)= Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

Satanás no juega limpio. El día que usted ya no tiene fuerzas para crear fortalezas en contra de él, él entra. No importa si usted es viejo. Si abusa de la abuelita de noventa años, cuánto más debe estar esperando que usted baje la guardia. No seamos ignorantes a las maquinaciones de Satanás… Una fortaleza es una casa de justicia propia que provee una cobertura falsa. Es defender lo malo y a eso llamarle bueno. ¡Imposible! Sí, desde lo racional, es imposible. Pero no olvide que esto es guerra espiritual y que no se trata de carne y sangre. Isaías 5:20 dice que eso va a suceder… Es tiempo de comenzar a destruir fortalezas del pasado, las que están en el presente, y de comenzar a fortalecer fortalezas positivas para evitar y contrarrestar a las negativas. Parece sencillo y, decirlo, de hecho lo es. El problema viene cuando hay que ponerlo en marcha. Sigue siendo guerra.

(2 Corintios 10: 3-6)= Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

El lugar donde se encuentran las fortalezas, - ya quedó dicho -, es entre medio de nuestras orejas. Que a pesar que hay principados y potestades, ellos diseñan, las potestades ejercen, pero es el hombre el que las

manifiesta. Los principados y las potestades no tendrían como existir o como funcionar o afectar a este planeta, sino un cuerpo. En la tierra, solamente espíritus con cuerpo tienen dominio. Es por eso que Satanás y sus secuaces siempre están buscando poseer un cuerpo. Sea como sea, quieren buscar expresión en esta dimensión. Un principado es el principio de algo. Principio por comienzo y principio por patrón. El que diseña algo. Para destruir fortalezas, es notorio que lo primero que tendremos que hacer es identificarlas. Al igual que en lo físico, el Arquitecto es el primero que diseña y luego, en ese lugar que él diseña, se edifica una fortaleza, un edificio, una casa; de igual manera funcionan los principados en nuestra vida. Ellos influencian nuestras vidas con una imagen, un diseño, una filosofía, un pensamiento, una idea, una tradición, una costumbre, una cultura. Y sobre ello, bloque a bloque, ladrillo sobre ladrillo, pensamiento sobre pensamiento, comenzamos a construir una fortaleza. A pesar que esto funciona en tres dimensiones: positivo, negativo y neutro, una fortaleza provee sombra porque es una cobertura, y una cobertura que provee sombra produce oscuridad y Satanás habita en oscuridad y tiniebla. Oscuridad es falta de luz, que es mejor traducido como ignorancia. Por eso 2 Corintios 2:11 nos dice que no seamos ignorantes a las maquinaciones o al estilo con que opera Satanás, para que él no vaya a tomar ventaja. Lo que quiere decir es que él no tiene ninguna ventaja, a menos que apaguemos la luz o seamos ignorantes. Sólo que las fortalezas que a veces construimos, mantienen la luz fuera de nuestro alcance, porque bloqueamos lo que es verídico, defendiendo un error. Inconscientemente, porque en ignorancia no hay discernimiento. Tenemos que hacer un inventario de nuestros pensamientos. Y cualquier área de pensamiento, creencia, doctrina, ambición, entendimiento o filosofía que se oponga al conocimiento de la Palabra, debe ser destruido. Esta es la diferencia por la cual algunos prosperan en el reino de Dios en todas sus dimensiones, y otros no. Porque sólo con luz se avanza; a ciegas no llegamos a ninguna parte. No hablo de éxitos ministeriales, de gente apiñada en un templo; hablo de vida en el reino. Aquello que carece de esperanza, no es Dios. Esto es muy importante y muy profundo, pese a que es sencillo. Cualquier pensamiento, cualquier doctrina, cualquier enseñanza, cualquier filosofía, que niega la posibilidad de victoria, no es Dios. Por eso el concepto de “la gran fuga” no puede ser, porque Dios no es cobarde; se va en gloria, no en fuga. Cualquier sistema de pensamiento que no incluye esperanza en Dios, no es Dios. Es imposible vivir en fe y desesperanzado al mismo tiempo. Porque esperanza es el fundamento de la fe. Las mismas palabras “buenas nuevas” (Evangelio), significa que son buenas noticias, no malas. Significa esperanza en todo tipo de situación; sea pésima o que aparente ser imposible. Dios es el Dios de la imposibilidad. Vamos a ver los orígenes, las raíces de estas fortalezas. Va a ser muy divertido y revelador porque nos vamos a identificar con esto muy positivamente. Le voy a pedir que no construya una fortaleza, ahora, para no recibir la luz que le permita destruir la que ya tenía antes. “Seguro que esos dos están hablando mal de mí”. “Creo que aquellos se están riendo de mí”. Etc. Entienda que no somos tan importantes como para que el mundo viva pendiente de nosotros. Despierte. Nadie se pasa la vida pensando en usted. ¡Oh! ¿Qué pensará él de mí? Hermano; usted no es tan importante como para que la gente se lo pase pensando en usted. El mundo no se pasa meditando en usted. Eso es muy importante porque es un espíritu de rechazo y, si usted no lo destruye, él lo destruye a usted. Y la raíz del espíritu de rechazo, es el yo. Y a partir de la tarea egocéntrica personal, comienza el teatro antiguo conocido:

“¿Por qué no me saludó a mí?” “Es que usted no se imagina lo que me dijo…” “Porque nadie me quiere”.”¿Por qué yo no soy importante para nadie?” “¡Es que yo soy un fracaso!” “¡Fíjate! ¡Nadie me llama por teléfono!” YO – ME MI. Si el YO estuviera muerto, no me estaría doliendo. Es difícil porque en estas circunstancias de rechazo, la mayoría de las veces tenemos razón. Pero; ¿Qué pasa? Que en toda circunstancia usted la puede justificar si quiere, tiene derecho. Las circunstancias de la vida nos dan el derecho a decir: “Estuvo mal; no me merezco esto”. ¡Tiene razón! Pero también tiene el derecho a perdonar. No tiene que justificar las circunstancias. Se sabe que cuando nos acosan las circunstancias, algo es injusto. Porque indefectiblemente toda circunstancia trae injusticia. Entonces no se queje. Todos tenemos circunstancias. Pero a aquel que está muy vivo, siempre va a dolerle mucho más que a aquel que está más muerto. Si te enojas, estás vivo. Si te ofendes, estás vivo. Si reaccionas, estás vivo. La raíz del espíritu de rechazo, es el YO. Por eso es que ahora veremos las raíces de estas fortalezas.

ÍNDICE

Claves para la Destrucción de Fortalezas

DESENREDANDO LAS RAÍCES

( Gálatas 4: 22-26)= Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos: uno de la esclava, el otro de la libre.

Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre por la promesa.

Lo cual es una alegoría. (No estamos hablando de Sara o Abraham. No estamos hablando de ella ni nos interesa su hijo en este momento. Estamos usando la historia para revelar un principio. Es una alegoría, una metáfora, una similitud, es un ejemplo. Le estoy hablando en forma de parábolas. Quite los ojos del pasado y atienda, estoy hablando con usted, a solas, y estoy tratando de explicarle, a través de esta situación, que es lo que ocurrió)

…pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, (Un monte literal que hay en

Arabia), el cual da hijos para esclavitud; (Esto es muy importante porque ahora dice que en aquel lado lo que hay es esclavitud) …este es Agar. (No lo compara con Sara aunque aquello es Jerusalén, la compara con Agar. Esto es deprimente

para la mente de algunos) …porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual…

(Ahora dice que la Jerusalén actual, con todos los judíos, es comparada con Agar y no con Sara. Con carne y

no con espíritu; con esclavitud y no con libertad) …pues esta, junto con sus hijos, está en esclavitud. Más la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre. (Gálatas 4: 28)= Así que hermanos, nosotros como Isaac, somos hijos de la promesa. (Aquí vuelve a comparar.

“De la misma manea que”. ¿Qué quiere decir? ¿A qué se refiere? Isaac es hijo de promesa, nacido por espíritu, nosotros hijos de promesa, engendrados por el Espíritu. Una analogía.

(Gálatas 4: 29)= Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según

el Espíritu, así también ahora. (Noten que la guerra sigue igual, las cosas espirituales, una vez que se ejercen, automáticamente, producen una milicia contra las cosas carnales. Fíjese que no había problemas con Ismael, hasta que nació Isaac. Era maravilloso, hasta que nació el propósito de Dios, no había problemas en la iglesia, hasta que se reveló el propósito. Cuando se reveló el propósito, entonces comenzó la guerra.)

(Gálatas 4: 30)= Mas, ¿Qué dice la Escritura? Echa fuera la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.

Aquí vemos a dos mujeres, dos hijos, dos montes, dos ciudades. La primera raíz es el sistema del mundo; referido a todos los canales que influyen en nuestra mente: televisión, patrones, imágenes, ídolos, ambientes, la cantidad de amor que recibimos en nuestra vida, la falta de amor, la información, el periódico, la educación, la música. Todas las fuentes de entrada se identifican con el sistema del mundo, o el sistema carnal. Agar es el sistema de la carne, natural o terrenal. Estamos viviendo en una hora donde si provee usted para la carne, la va a tener que mantener. Dios no tuvo problemas en que Ismael naciera, pero Abraham tuvo que cuidar de él. Es tiempo de cortar todas las experiencias naturales, no depender del ritualismo y no desviarse del pacto de la promesa. Nada que usted haga en esta hora debe ser hecho fuera del pacto de la promesa de Dios. Porque para conseguir alivio de la tormenta que viene sobre la tierra, el soplo de Dios que va a conmover todos los reinos hechos por hombres, lo único que le va a hacer sobrevivir esta circunstancia, es el arca de Dios. No es tiempo de buscar fuera de los principios bíblicos para aliviar nuestras circunstancias. Es tiempo de duplicar nuestro conocimiento y entrar en él. No hay nada mal por ejemplo -, en la psicología como herramienta de ayuda en la iglesia. Sí lo hay cuando reemplaza al Espíritu Santo. Recuerden que la tormenta que viene sobre la tierra la trae Dios, no Satanás. Satanás no tiene poder para

zamarrear a la iglesia. Ya él dijo en Mateo 16:19 que las puertas del infierno no prevalecen contra la iglesia.

Entiéndase bien, por favor, ya que no hacerlo podrá ser motivo se frustraciones y amarguras. Satanás no prevalece contra la iglesia. Contra un gran caudal de congregaciones evangélicas, evidentemente que sí prevalece, a veces. Dios es quien se está moviendo, y el juicio comienza por la casa de Dios. Luego habla de dos ciudades; habla de la ciudad de abajo, (Jerusalén actual) y la Jerusalén de arriba. La de abajo, es muy interesante como fue habitada. Cuando los hijos de Dios fueron a Jerusalén, la primera tribu que entra es Benjamín y decidió no despojar la tierra de todos los gigantes. Así algunos creyentes, que con la garantía de que no van al infierno ya se conforman y se dan por satisfechos. Pero el resto de los gigantes nos acosan toda la vida y ellos no quieren despojar la tierra. Viven en depresión, viven en batalla, siempre están luchando, y claman que tienen victoria pero sólo de boca. La tribu de Benjamín, entonces, cohabitó con los jebuseos que estaban en la tierra, por no librar a la tierra de sus enemigos. Esto produce una mezcla de lo santo y lo profano, de lo bueno y de lo malo, de victoria y de derrota, de hierro y de barro. Cuando la iglesia cohabita con el sistema del mundo, tiene un fundamento falso. Esa es la historia de la Jerusalén de abajo: produce personas de doble ánimo. A veces estamos bien, a veces estamos mal. De pronto el cenit, de pronto el abismo. Quizás voy, quizás no voy nada. A lo mejor doy algo, a lo mejor no doy nada. De doble ánimo, no tienen convicción personal. ¿Sabe cuanta gente lee la Biblia? Millones. ¿Saben cuanta de esa gente cree que la Biblia es la Palabra de Dios? Menos del diez por ciento. ¿Sabe cuanta gente cristiana predica con pulcritud, eficiencia y sin apartarse una coma de lo que está escrito en la Biblia? Miles. ¿Sabe cuanta gente que predica todo eso, en el fondo de su corazón, todavía no han terminado de creer en la realidad de lo que predican? Cientos. Hacen y hacen lo que está correcto, pero no le colocan el máximo ingrediente que el mundo incrédulo está esperando ver para poder atreverse a creer: convicción. Todo lo que hacen lo hacen sin convicción. Es como el vendedor que no usa el producto que vende. ¿Sabes qué? No vende nada… Si usted es vendedor y pasa por mi casa y toca a mi puerta, y cuando yo lo atiendo me doy cuenta que usted no utiliza en absoluto lo que está ofreciéndome, conmigo no come. Un par de pregunta si me doy cuenta en el acto si lo que vende es bueno porque lo ha comprobado o es un casete que le pusieron en la cabeza.

Bien; asimismo, hay predicadores que predican lo que no entienden; no pueden tener autoridad en el púlpito. No lo entienden, no lo viven y no funciona para ellos, pero quieren metérselo por los ojos a los demás. Tampoco funciona. Los demás serán impíos, incrédulos y hasta muy pecadores, pero no son idiotas. Entonces habla de la Jerusalén de arriba. La de abajo produce atadura, limitación cautiverio. Estar influenciado por la Jerusalén de abajo, esto es: el sistema de abajo, es vivir bajo el dominio de otro; es ser esclavo de la vida. Yo vivo la vida, no soy esclavo de ella. En mi vida hay lucha, pero no lucho por vida; tengo vida en abundancia. No comenzó así, tuve que destruir dos o tres fortalezas también para llegar a eso. Todo el clamor del que está influenciado por la Jerusalén de abajo, gira en derredor de la libertad de ellos. “Señor, ten misericordia de MI!! LIBRAME de este problema!! Mira MIS hijos!!! ¡¡Señor!! ¡No puedo pagar MIS deudas!! Señor ¡¡AYUDAME!! Es un mundo egoísta. Bien lo dijo el Señor cuando dijo: …El que busca salvar su vida, ese la va a perder. Pero el que acaba de perderla, ese gana todo. Bien sencillo, pero es la raíz del reino que todavía no entendemos. Dice en el libro de Eclesiastés, en el capítulo 9 y versos 11 y 12, que estamos atrapados en una red. En una mala red. En una detestable y horrible red. Como cuando un pez cae en una red y está luchando por zafarse de esa prisión. Ahora, la Jerusalén de arriba, es muy interesante. El de abajo es un hombre de doble ánimo; ese no consigue nada de Dios, dice Santiago. Estamos viviendo en una hora donde no se puede esconder ninguna iniquidad. Nada debe ni puede quedar fuera de la vista de Dios. Porque de todos modos, el fuego de la revelación va a destapar toda la obra del hombre y va a quemar con la Palabra todo lo que no es de Dios y va a ser expuesta toda obstinación y toda rebeldía en esta hora. Motivaciones y ambiciones personales, por ejemplo. Muchos se pasan discutiendo puntos de vista escatológicos. ¿Sabe usted cual es la raíz de su motivación? Todo el mundo quiere saber qué tan lejos de la verdad puede caminar. ¿Le parece que no? Examínese. Que tanto puedo yo inmiscuirme en las cosas de este mundo sin perderme. Qué puedo y qué no puedo hacer para no perder el bus que va yo no sé donde, pero es ese bus que vuela. Como me puedo comportar y aún no perder mi entrada. Entonces la pregunta es: ¿Tengo tiempo o no tengo tiempo? ¿Me quedo y atravieso o me voy antes? Es muy interesante ver que la Palabra dice que los cobardes no entran, hay cosas que no necesitan interpretación: Co- bar-de. Y para salir corriendo no hay que ser valiente. Pretenden caminar por la cuerda floja y, pese a ello, vivir. No es tiempo de apelar a tus conocimientos de natación. Es tiempo de sumergirse en las aguas de Dios y dejar que Dios lo lleve. Porque es solamente en las aguas bien profundas en donde hay buena pesca. La Palabra nos está diciendo con meridiana claridad que estas dos ciudades simbólicas, producen dos hijos, dos frutos, dos tipos de sistemas; el uno de esclavitud y el otro de libertad. Usted va a tener la opción porque nadie pasa la eternidad donde no quiere. Un hijo hereda, el otro no hereda. Ahora, está hablando de la Jerusalén de arriba, y noten que dice “de arriba”, es decir, el término comparativo, habla de que es un grado alto. Denota la fuente de su origen, no su posición. Muy importante, porque estamos hablando de ser influenciados de un sistema distinto, de una nueva ciudad. Somos nacidos de arriba. Somos conciudadanos de la familia de Dios. Entonces nuestro estilo de vida, - y no hablo de santidad -, quiten esa fortaleza de allí. Se supone que usted sea santo. No podemos ni siquiera hablar con usted si no lo es. Ese es el principio, primer grado, se acabó: gradúese. La Palabra dice:…Fueron predestinados desde antes de la fundación del mundo para que fueran santos… Dios no se asombra de su santidad!! Él dice: ¡Era hora! ¡Ahora puedo hacer algo contigo!

Cuando usted decide ser santo, Dios mira hacia abajo, se rasca su venerable nuca y dice: ¡Qué bien! ¡Ya era tiempo! Ahora sí podemos comenzar. La santidad no es un lugar cumbre al que hay que llegar, es la base de todas nuestras operaciones. Y no haremos una doctrina de ella. Estamos hablando de ser influenciados por un sistema, una legislación, un conjunto de principios que provienen de otra ciudad que tiene otro rey, pero que funciona aquí. Si no funcionaría aquí, ¿Para qué nos salvó y nos dejó aquí? Debemos predicar con lógica para quebrar también la mente. ¿Cuál es la implicación? Que en verdad Cristo no es bien bueno sino que Él es medio juguetón, medio tramposo. Porque parece que Él nos engañó; dijo que venía ya mismo, y lleva dos mil años y no llega. Si yo le hago eso, usted no me habla más. La Jerusalén de arriba: la referencia Isaías 2:2 nos dice que …En los últimos días, la casa de Jehová será establecida como cabeza, arriba de las demás. Ahora también dice que esa ciudad es madre. Y la madre da a luz. Esto significa que, somos nacidos de arriba. Entonces la madre es la que cuida. Moramos bajo la sombra del Altísimo, ¿No es así? Entonces estamos dispuestos a ser protegidos o cuidados por la Jerusalén de arriba. ¿Tan complicado es esto que no se puede entender y creer? La madre es la que nutre y alimenta, es decir: toda la fuente que entra a un ser, viene de la madre. Y la madre nuestra está arriba, no abajo. Sólo que estamos llenos de la porquería de abajo. Algunos, cuando se les dice “Leamos el pasaje Tal de Tal libro” tardan tanto en ubicarlo que, cuando lo hacen, el predicador ya terminó su lectura. Se delató: nunca había visto ese libro en su vida. La madre es la que protege, pero la madre, también, es la que prepara para el futuro. Esto es, la madre, cuando el padre comunica la visión, es la responsable de impartir la misma visión en la próxima generación. Esto es importante porque del padre a la madre, (Hablamos del padre a la iglesia, o de Cristo y la iglesia, o de Adán y Eva, que es la misma tipología) pasa la orden de la dirección que se debe implementar, nosotros recibimos la visión de Dios con respecto a la dirección que debemos comunicarle al mundo, pero ocurre que dentro del mundo, a veces, los más perdidos somos nosotros. Porque dice que somos sal de la tierra y la sal preserva, pero nosotros no estamos preservando nada, al contrario, lo tenemos condenado a estallar. Y luz, iluminación, sabiduría del mundo o del sistema, es decir:

tener la respuesta a la problemática. Si yo le preguntara a usted qué tiene usted para ofrecerle al mundo, usted me diría “A Cristo”. Pero la Biblia no le dice que le ofrezcas a Cristo a nadie en ninguna parte. El mundo quiere soluciones prácticas. De la única manera que nosotros podemos traer al mundo soluciones prácticas, es siendo testigos o testimonios vivientes, es decir: demostrando que dentro de este planeta, hay un sistema de principios que funciona mejor que el de ellos. Sólo que el nuestro, siempre anda detrás. Cristo, en una ocasión, cuando fue enjuiciado, le dijo a la autoridad: …Mi reino no es de este mundo…y en la escritura original dice: “Ahora”. Esto es: la influencia y mi poder no provienen de este sistema, así que haz lo que tienes que hacer, pero ya; va a ser de arriba, de abajo y de todas partes. Ahora, recuerden, estamos hablando del sistema de abajo, de la Jerusalén de abajo. Educación, los valores, las presiones que usted tiene en su vida, el ambiente, toda la influencia que afecta su estilo de vida. Sin embargo, su voluntad no puede ser quebrada por nada ni nadie. “¡Es que fui obligado!” Mentira. Nadie puede obligar su voluntad. Usted la somete o no. Sí, en cambio, desarrollamos seguridades e inseguridades y somos sensibles a comentarios. Pregúntese por qué. Porque nacemos dentro de este sistema. Somos sensibles a las cosas que nos pasan dentro de este sistema y, por medio de ellas, como resultado de esa sensibilidad, diseñamos o vamos formulando ideas que producen patrones de estilo de nuestra vida. Ahora: tenemos ciertos niveles de flexibilidad. Por ejemplo, una persona anciana, no va a aprender lo mismo que un joven. Es más; un niño, en dos años de escuela, aprende más que en el resto de su vida.

A veces somos muy fuertes con ellos creyendo que no han aprendido nada y en esos dos años aprendieron más que usted en los últimos diez. Aprenden a hablar, vocabulario, números, cosas ajenas a su cerebro que nunca habían visto antes. Usted lleva mil años en la iglesia leyendo el mismo libro y todavía no lo sabe. Su mente asume una identidad de acuerdo con la información que obtiene. Por ejemplo: personas que fueron abusadas de niños, sexualmente molestados, sean mujer u hombre, lo más normal es que formulen una opinión propia de hombres o mujeres de acuerdo con esas experiencias. Eso produce una fortaleza en sus vidas que a lo mejor hoy, todavía, está distorsionando gravemente sus matrimonios. Aunque usted sea salvo, esto puede suceder. O quizás un acto de violencia en su vida ha producido un shock que hoy le imposibilita obrar en un caso de emergencia. 2 Corintios 5 dice que somos nuevas criaturas. También se nos dice, en el mismo lugar, (Y en otros se repite y amplía), que nuestros sentimientos y nuestras emociones deben ser renovados. Entienda. Dios lo saca de Egipto para introducirlo a un lugar, no para dejarlo a usted en medio de la intemperie. Otra de las raíces son las experiencias de la vida. Son, ni más ni menos que nuestras conclusiones personales, a las cuales nosotros llamamos “realidad”. Es decir: basados en ciertas experiencias, determinamos lo que es o lo que no es real. Por ejemplo, yo podría decirle a usted que la llenura del Espíritu Santo es real en mi vida. ¿Por qué? Porque yo lo experimenté. Pero si jamás lo hubiera experimentado, nunca podría decirle que es real. ¿Entiende lo que quiero decirle? Usted puede ir a una persona y decirle: “Quiero que vayas a la iglesia”. Y esa persona, aunque quiera algo de Dios, no va. ¿Por qué? Porque tiene una construcción, una fortaleza levantada contra la iglesia a raíz de una experiencia negativa, legalista, donde encontró gente que le prohibía o demandaba cosas sin darle la menor alternativa. Para él, (O ella), esa es la realidad, aunque para usted, que está en la misma congregación, la experiencia pueda haber sido totalmente distinta. O a lo mejor es la misma, aunque por hipocresía no lo muestra y se la pasa proclamando una victoria que en verdad no vive. No se gaste. El mundo discierne eso. Para extraer los principios de la Jerusalén de arriba y meterlos a este mundo, debemos estimar las palabras de la Biblia como puertas de entrada al reino, no como: “¡¡Qué bonito tu mensaje, Dios te bendiga!!” ¡¡¡No son mensajes!!! Entienda: no son mensajes, son principios para tener victoria hoy, si los aplica en su vida. La oratoria, el discurso o el meollo de quien predica el reino es de todo menos bonitos mensajes. La predicación del reino incomoda a la gente. Todo es teoría y doctrina hasta que usted lo experimenta. Hay un reino que en verdad es real y une al cielo y la tierra ahora. Es otro asunto, luego, si usted está dispuesto a creerlo o a no creerlo. Por eso Él dijo: Venga tu

reino.

Para derribar la realidad de este mundo, tenemos que operar, tenemos que apropiar en nuestra vidas a

Romanos 3:4, que dice que …todo hombre no sea un mentiroso y que la Palabra de Dios sea SÍ y AMÉN.

Usted tiene que entender que nadie va a determinar de hoy en adelante su estilo de vida. La opinión de ningún hombre lo va a afectar. Quizás un día, en la escuela secundaria, en un examen, un profesor lo calificó a usted como mediocre. Entonces le otorgaron un promedio mediocre, se va de la escuela como un estudiante mediocre, va a la universidad y se gradúa como mediocre, después accede a un trabajo mediocre, un noviazgo y un matrimonio mediocre y termina teniendo un sepelio, también, mediocre. Es decir que usted ha tenido toda una vida de mediocridad porque, un día, un cualquiera lo calificó con una nota mediocre. ¿Quién era ese para determinar su potencial? A su potencial lo determina Dios porque Dios lo creó. Y el potencial es fuente de origen, no de la educación.

ÍNDICE

Claves para la Destrucción de Fortalezas

LO QUE USTED CREE ACERCA DE DIOS

Destrucción de Fortalezas LO QUE USTED CREE ACERCA DE DIOS O tros orígenes de fortalezas, son:

Otros orígenes de fortalezas, son: doctrinas erróneas. Mateo 24:4 dice: …Tengan cuidado, miren que nadie

los engañe… Todos tenemos doctrinas, pero preste atención, por favor, al significado de la palabra Doctrina:

“Lo que usted cree acerca de Dios” Si usted no cree en Dios, esa es su doctrina. Ahora; ¿Adonde recibió usted su doctrina? Lo estoy llevando al pasado, quizás antes que fuera usted a ninguna iglesia, porque usted ya tenía su idea de Dios antes de llegar a Él. ¿Quién le dibujó a Dios? ¿Fue su abuelito? ¿Fue ese anciano vecino de su casa? ¿Fue la señora gorda que sale a pasar la escoba a la vereda y se pasa horas y horas charlando con cada vecina que pasa? ¿Fue aquel hombre que un día lo encontró a usted haciendo algo malo, se sentó y le contó una historia? ¿Quién diseñó su doctrina? La mayoría de lo que nosotros creemos acerca de Dios, nos llega por información y a través de otra persona. Y lo medimos de acuerdo con lo que hemos oído. Medimos a Dios, su potencial y su forma de ser, de acuerdo con lo que hemos oído. Formulamos nuestra imagen de Dios de acuerdo con lo que hemos oído. No todo lo que se oye es cierto, aunque se oiga en la iglesia. Esto formula una fortaleza, bloque a bloque, pensamiento a pensamiento, en nuestra mente. Y a veces nos encontramos defendiendo vigorosamente un error. 1 Corintios dice que: …sea establecido en boca de dos o tres testigos. Y los testigos no son personas, son palabras de la Biblia. Porque Cristo les decía a los fariseos: …Ustedes escudriñan diariamente la Palabra

buscando salvación y no saben que ella testifica o dan testimonio de mí.

La primera regla es que no podemos basar ninguna doctrina en una sola escritura. Ni tampoco ninguna en una sola fuente de información. Si no nos une, una doctrina, no es de Dios. Si no introduce en la iglesia al poder de Dios, será buena doctrina, pero no es Dios. Si no aumenta el amor por Dios, será una indudable sana doctrina, pero no es Dios. Esto es muy importante porque nuestras iglesias están llenas de jóvenes que no quieren saber nada de Dios; algo está mal. Si no produce acercamiento a él, es falsa doctrina. La fortaleza lo limita a usted. No toda doctrina produce que usted se pierda. Hay falsas doctrinas que usted puede vivir toda la vida con ellas y no perderse, pero siempre se limita de obtener ahora lo que necesita. Porque toda verdad, en extremo, es herejía; y una doctrina es el fundamento de toda división. Por ejemplo: La Trinidad. “Bueno…es que son tres dioses en uno… ¡No! Es que es uno que se manifiesta en tres personas… ¡¡No!! Es un huevo, con la clara, la cáscara y la yema. ¡¡¡No!!! Son tres personas en una; o una persona con tres manifestaciones; o un Dios que coexiste en tres personas… Estas elucubraciones produjeron la búsqueda de exclusividad espiritual que trajo división, para defender sus opiniones personales… ¿La verdad? Es tonto. No vale la pena que yo me separe de usted por falta de

entendimiento en un Dios que nadie entiende. Porque nadie lo entiende. Él es muy grande. El que diga que ha entendido a Dios, se comienza a caer. El bautismo. ¿En qué nombre fue bautizado? Fue bautizado en el nombre de Jesús. No, fue bautizado en el hombre del Padre. No, fue bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. No, a mí me echaron un poco de agua en la cabeza. No, a mí me sumergieron… Sin embargo, la discusión es tonta; dice …En el nombre del Padre, pero no dice el nombre; …en el nombre del Hijo, pero no le dice a usted cual es el nombre; y en el nombre del Espíritu, pero nunca le dijo el nombre. ¿Cuál es el nombre? En el Nuevo Testamento, el nombre de Dios, es Señor. Se acabó la pelea. No vale la pena dividirme por eso. ¿Qué tal la salvación? Usted es salvo y después se bautiza. No, usted es salvo cuando se bautiza. No, si no se bautiza no es salvo. No, yo me voy para allá y tú te vas para acá. Abraham entró en pacto con Dios y no fue hasta diez años después que fue circuncidado. Yo no sé qué es lo que le dice a usted eso. Piense en las cosas que nos dividen, que nos hacen ver ridículos ante el mundo. Hay quien escucha o lee esto no tanto para aprender de Dios, sino para saber si esto concuerda o no con su doctrina. Y en el momento en que esto llegue a cruzar su puente, allí nomás usted cierra su corazón y sale más que corriendo. La verdad, - en este caso -, es que todas sus motivaciones están erradas y no tiene propósito de dios en su vida. Y si no cambia, juicio vendrá a su vida. No tienen interés en aprender. Lo único que les interesa saber es si esto concuerda con lo que piensan. Yo no sé por qué está usted allí, ahora. Yo estoy aquí para aprender de la Biblia. Amén. La santidad personal. Hay que ser santo, hay que ser igualito a Dios. ¿Por dentro o por fuera? No, a la mitad; por dentro y por fuera. No, la forma de vestir y la forma de actuar. No, como habla y como se viste. No, es que se tiene que ver bien lavado, como si se hubiera bañado con cloro. Los católicos dijeron: vamos a ser santos. Y construyeron un monasterio. Para separarse del mundo. ¿Qué produjo? Homosexualidad, fornicación y alcoholismo. Fue un deseo sincero de ser santos, pero la sinceridad sola no produce la voluntad de Dios. La iglesia pentecostal trató de hacer lo mismo con el movimiento de santidad. No te vistas, no te pongas cosméticos, te tienes que parecer a una vela. Mientras más fea, mejor. ¿Qué produjo? Resentimiento, represión y adulterio. Si esto pudiera enojarle a usted lo suficiente como para que usted mismo confronte la verdad, el objetivo de todo esto estaría cumplido. ¿Qué tal la milicia espiritual? Todo el mundo quiere militar en el Espíritu, pero lo que están buscando es liberación personal. Nadie tiene la motivación de libertar la ciudad, sino de liberarse ellos. A muchos no les interesa más nada una vez que se sienten liberados. La mayor prueba de prosperidad en los últimos años será cuando Dios nos prospere a todos. Allí Él verá quien seguirá militando en su iglesia. Porque mayoritariamente, el que viene a la iglesia, es el necesitado. Todo el mundo buscando las manos de Dios. Dios está buscando una generación que busque su rostro. Moisés, después de haber visto el poder de Dios: el Mar Rojo abierto, las plagas de Egipto, maná que cae del cielo, el pájaro ese que se comió a todo el mundo, el agua que brota de la roca, todavía decía: ¡Yo quiero ver tu gloria! El poder de Dios no es la gloria de dios. “…Vino la gloria de Dios y se sanó todo el mundo…” Esa no es la gloria de Dios, ese es el poder de Dios. Una generación que sólo quiere los peces y los panes. Sinceros y con hambre, pero errando el propósito de Dios. Dios no está hablando de los peces y los panes. Dios no está levantando a evangelistas y siervos con dones de sanidad por los peces y los panes. Conéctese con su llamado y sea libre, no sea cautivo. El reino de Dios se debe buscar, pero la base no es la búsqueda sino el dar. Recuerde que los peces y los panes se le dieron a los discípulos, y fueron los mismos discípulos los que lo repartieron.

Las tradiciones de los ancianos de los siglos 19 y 20 son distintas a las de los ancianos de los tiempos de Cristo. Códigos de vestimenta, no te pintes, no te pongas, tienes que usar corbata, no puedes venir al púlpito con mangas cortas. Es que aquí somos “sabatistas”, nos reunimos solamente los sábados: los sabatistas, quizás están hermenéuticametne correctos, pero la Palabra dice que nos reunamos cualquier día de la semana. Podemos ser lunistas, martistas, miercolistas, juevistas, viernistas, sabatistas y dominguistas. Fíjese algo muy singular: donde ellos erraron; donde ellos cayeron en error, es al quererse justificar con su revelación. Allí la dañaron. No había problemas de reunirse solamente los sábados, al contrario. El problema era justificarse con eso. Justificación es sólo Cristo. No se dividan por eso. Las visiones de los ancianos, que se convierten en controles y hechicería en la iglesia. Fíjese que Pablo

comienza su mensaje diciendo: Gálatas insensatos, ¿Quién los hechizó? Quiero saber esto: después de haber comenzado en el Espíritu y de hacer prodigios…

Una iglesia salva, llena del Espíritu y con milagros, hechizada. Por favor, no me diga nada. Lo escribió Pablo y será mejor que lo discuta con él si cuestiona alguna cosa. ¿Qué es hechicería? Fuerza extraordinaria que obliga a la voluntad de una persona a la voluntad suya. ¿Qué es control y manipulación? Manipulación es la acción que limita a uno a ajustarse a la voluntad de otro. La misma cosa. Lo que pasa con el legalismo es lo siguiente: Romanos 6:14 dice: …el pecado se enseñorea sobre nosotros… Es decir que el pecado tiene dominio sobre la persona cuando no operamos en gracia y recurrimos a la ley. Todo legalista vive en pecado, por eso es legalista. Es una fortaleza falsa. Santiago 2:10 dice: …cualquiera que

guarde toda la ley pero la ofendiere en un punto, es culpable de toda. Eso significa que por minúscula que

parezca su transgresión, es juzgada como tal. Fuera de toda Gracia. Usted, mujer, jamás se ha pintado. Pero un día cae un maquillaje en sus manos y, a solas, frente al espejo, se le enciende la duda: ¿Qué tal me quedará? CULPABLE. Usted, mujer, jamás usó pantalones, pero un día de enorme frío se puso ese pijama con forma de pantalón. CULPABLE. Imagínese que un día usted, pastor, está en la playa disfrutando del mar y de la arena con su familia, cuando en un momento dado un niño se cae y se golpea; queda desmayado y los padres se desesperan. Usted los conoce y saben que son creyentes y decide orar. Está muy bien. Pero, ¿Será que necesita ir a colocarse su corbata para orar por él? ¿Fluirá igual el poder de Dios pese al traje de baños amarillo con maripositas rojas que tiene puesto? Dios se mueve por fe, no por reglamentos de vestimentas. Dios no quiera que algún día haya una guerra y destruyan todos los templos y tengamos que reunirnos debajo del sótano de la casa del hermanito Pepe. ¿Usted supone que el pastor va a ir allí vestido de impecable traje y corbata? Lo más probable, por propia seguridad y, de paso, por las de todos sus hermanos, es que vaya allí con los jeans más viejos y gastados; con la camisa más vieja y desteñida que tenga; con las zapatillas más usadas y con agujeros en el dedo gordo y, por unción, va a predicar como nunca. Y Dios se va a mover.

(Romanos 7: 5)= Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte.

Si andamos en la ley, el pecado se va a enseñorear con usted porque tiene dominio. Si andamos en la gracia, en cambio, el pecado no sabe qué hacer con la gracia, no la entiende. Pero el pecado y la ley se llevan, porque para eso fue la ley: para manifestar el pecado. ¿Qué tal la oración? ¿No hay tradiciones en la oración? El famoso devocional. Busque cuantas veces quiera la palabra en la Biblia, no existe. No hay Biblia que la tenga, así que no sé quien le habrá dado a usted esa doctrina. Ahora, ya hay biblias “devocionales”, ahhh…

El que se levanta a las cinco de la mañana para hacer sus devocionales y orar tranquilo. Una hora después

descubre que está mal dormido y encima no ha orado nada. Se va de malhumor al trabajo porque no durmió bien y condenado de espíritu porque tampoco ha orado. Y resulta ser que en ninguna parte dice que usted tiene que orar por la mañana. ¡Y después dicen que ya no tenemos tradiciones! Valen mejor cinco minutos a mediodía, con los ojos abiertos, bien ungido y entrando en la dimensión del Espíritu Santo, que todo su devocional religioso de toda una vida. Son fortalezas que lo obligan. Usted debe vivir de la vida del Espíritu, no de las reglas de los hombres. Las

largas oraciones por los alimentos, sobre todo cuando tenemos visitas. Porque una cos es orar por los alimentos con la familia y otra cuando hay extraños. Un día invitamos a cenar al pastor y su esposa. Usted toma la oración por los alimentos y, hasta que no ora por el último misionero en África, no cesa. Se enfría toda la comida. Pregunto: ¿Cuándo se levanta por la noche muerto de hambre y arrasa con la heladera, también ora así? El propósito de orar por los alimentos, es reconocer primero que Dios los ha provisto, agradecérselo y, si hiciera falta, santificarlos. Con todo ese pequeño marco, usted tendrá la convicción que, por estar proveyéndola Él, nada le podrá hacer daño. ¿Cuánto tiempo le puede llevar? ¿Exagero si digo que no más de tres minutos? ¿Y qué tal la oración pública en la iglesia? “Queridísimo y amantísimo Padre celestial que habitas las alturas espirituales”… Allí es donde su hijo la mira a su mujer y con los ojos llenos de asombro, pregunta: “mami…¿Y ese hombre que está orando, quien es? Protocolos que son fortalezas. Usted no habla así en su casa, entonces; ¿Qué hace aquí hablando así? Una pregunta algo tonta pero que quizás lo haga reaccionar: ¿Usted cree que Dios va a fluir con un hipócrita? El sistema de Dios es ser transparente con Él. Por eso es que yo hablo como hablo, y si predico, predico como hablo. Algunos me censuran porque utilizo algunos términos demasiado…vulgares. Lo siento mucho. Son términos que usa mi gente y yo le estoy hablando a mi gente para que mi gente me entienda. Voy a decirle algo que quizás usted ya sabe, pero por las dudas nunca estará de más reiterarlo. Usted jamás será más poderoso en Cristo que cuando usted sea usted mismo delante del Señor. Cuando se imposte o se disfrace, la gente quizás no sepa quien es usted, pero Él sí. ¿Y qué tal el orden de culto? ¿Donde dice que debemos entrar al templo antes que empiece la reunión, en absoluto silencio, con la cabeza inclinada y por poco, con las manos entrelazadas? En ninguna parte. Es una fortaleza. ¿Sabe de donde viene? De la Iglesia Católica Romana. Y como todos nosotros estábamos allá hace mucho tiempo, nos lo trajimos para acá. Le cambiamos el nombre y lo seguimos haciendo. Porque la fortaleza viene desde antes de ser salvos a través de una imagen que vaya uno a saber quien se la dio, en el año de antaño. Son fortalezas que nos limitan. ¿Quién dijo que el culto debe abrirse con una escritura? La verdad, nadie le pone ni la más mínima atención a ese texto que se lee. Usted jamás la recuerda, jamás ha visto o ha experimentado que libere a alguien. Le digo más: no recuerdan el mensaje, mucho menos un texto suelto y perdido cuando todavía se estaba acomodando en su banco o su butaca. O leer en grupo. O leer unos un versículo y otros el siguiente. Estamos tan atentos para cuando nos toque que ni la menor idea tenemos con relación a lo que nosotros mismos estamos leyendo. Sólo la Palabra liberta.

Y siguen las costumbres, tradiciones y demás singularidades. Vigilias y ayunos, llenas de café, galletitas y mucho bullicio. Si en verdad nuestras vigilias tuvieran poder, nosotros tendríamos una victoria tremenda.

Expectaciones falsas en la iglesia; costumbres que están establecidas por nosotros. Tradiciones que están grabadas en nuestra mente, ideas y opiniones que causan que nuestras conductas fluyan de acuerdo con lo que nosotros creemos.

¿Cómo? ¿Qué van a levantar otra ofrenda? ¿¿Pero que se habrá creído este?? Hace dos reuniones que no vengo. Yo, a la iglesia, vengo cuando puedo. Mire; si es congregación se lo entiendo. Pura religiosidad y aburrimiento. Pero si es iglesia, debo decirle que usted no ha tenido todavía la revelación clara de su significado. Estamos en medio de la adoración y usted está ansioso por terminar y sentarse. Es como si tuviera todo el cuerpo lleno de hormigas. Puesto de pie porque, si se sienta, es un OVNI. También las dos expresiones: si es pura música, usted tiene razón. Si es adoración genuina, usted no tiene revelación de Dios. Dios, cuando nos vio sucios, pecadores, con trapos sucios, no dignos de nada. Es como ir a visitar al más perro del mundo y quitarse la ropa y toda su gloria y lavarle los pies. Esa es la actitud y la postura de Dios para con nosotros. Y Dios, en el jardín, puso un árbol llamado árbol de ciencia, para que el hombre tuviera libre albedrío, porque Dios no quería marionetas, ni quería robots. Él quería que el hombre le amara porque quería amarle. El sacrificio de alabanza, no es el que usted sufra para alabar porque tiene las manos cansadas, o porque hace calor. El sacrificio es la alabanza en sí, no su esfuerzo. La categoría de la adoración. Si usted entendiera que la iglesia está predestinada a victoria, estaríamos hablando en otro nivel. Caracteres que tienen que ser derribados en la iglesia. “¡No voy a dar ofrenda! ¡Ya di muchísimo! ¡No sé si los hermanitos Pepe y Pancho dan tanto!” Fortalezas. Son fortalezas o imaginaciones. Imaginaciones falsas de lo que debe o no debe ser. Debido a las fortalezas en los creyentes en áreas financieras, el cuerpo se ha limitado en la tierra. Y los únicos predicadores que tienen algo bueno que decir, o se han ido atrás, o han caído en decepción, o han tenido que manipular sus finanzas para subsistir,. La misma gente suele tumbarlos a pedradas. ¿Y qué tal la ministración? Vienen al altar y, antes de llegar, ya están arrugando la cara; es como un proceso. Empiezan a temblar y a orar en lenguas, en voz baja, antes de llegar. Ni bien los tocan, esa oración se eleva y sueltan los alaridos. Pregunto, y no sé por qué nadie lo ha preguntado directamente desde un púlpito: ¿Qué hace usted orando si en verdad usted vino a buscar oración? Son fortalezas. Para recibir lo que hay de Dios para usted, abra su corazón de par en par y haga silencio, que es como decir: cierre la bocaza!!

ÍNDICE

Claves para la Destrucción de Fortalezas

EL PROTOCOLO CRISTIANO

El protocolo del cristiano. “Dios te bendiga”. Los abrazos. Entre hombres, suelen ser calurosos, auténticos;

con las mujeres casi desde lejos. Hipócrita. “¡…Es que ella es mujer…!” Para el que es puro, todo es puro.

Otros dicen: “Ah, no, yo no permito que mi esposa pase al frente a recibir oración. Es que si se llega a caer tocada por el Espíritu, no sé quien es el que la va a sostener y la

pueden tocar…” Oiga esto: nadie va a tocar a su mujer. Ya tienen suficiente trabajo con la propia. Reverencia. Según quien sea el que opina, determinada cosa es reverencia y otra cosa no. Dios es expresivo, hasta le gusta hablar en voz alta por allí. No digo que lo tenga como costumbre, digo que suele hacerlo. ¿Y entonces? ¿Quién dijo que había que cerrar los ojos para orar?

Nos pasamos toda una vida orando por un milagro, ¿No es así? ¿Y usted supone que vamos a seguir orando

con los ojos cerrados, corriendo el riesgo de que un día se produce ese milagro esperando y por estar con los ojos cerrados no lo vemos?

A un predicador joven, una vez, casi lo echan de una iglesia por hacer una demostración práctica sobre la

religiosidad. Se sacó un zapato y lo colocó sobre el púlpito. ¿Sobre el púlpito? ¿Cómo se le ocurre hacer eso

con el santo púlpito? Santo púlpito. Hermano; un púlpito es fórmica, madera, acrílico. Un zapato es cuero de vaca, tinta y madera.

¿Santidad? Por sí mismas, ninguna de las dos cosas. Si el hombre es santo su zapato también. Si el hombre es santo, el púlpito también. Pero por sí misma, la madera de un púlpito es tan santa como la de la puerta de los sanitarios. Otro casi corrió la misma suerte cuando en un mensaje sobre idolatría, arrojó su Biblia al piso y se paró sobre ella. Dos venerables ancianos casi se infartaron. Una Biblia es cartón, papel y tinta. Ni tiene vida ni es santa. Santa es la Palabra escrita en su interior. Una Biblia se convierte en santidad plena cuando comienza a fluir en su contenido en su vida. Es más: si usted tiene manos bien rústicas por causa de su trabajo rústico y usa su Biblia como debe, va a tener que cambiar una por año. Pero en lo material es solamente un libro. No tiene vida por sí mismo. Solamente cuando usted obedece lo que dice, produce vida. ¿De donde traemos ese cuidado reverencial por la Biblia como objeto? De la iglesia Católica. ¿Otra vez? Sí, otra vez, y es peligroso. Con la Biblia no se juega. Son fortalezas.

El temor y el fracaso. El temor y el fracaso producen inseguridades. Las inseguridades siempre vienen por

opiniones, estadísticas o consideraciones de otras personas. El temor siempre detiene su avance, y causa que usted no se arriesgue. Es mi deseo que usted no sea afectado por las opiniones de los hombres. Al final del día, los hombres no cuentan. Claro que los hombres son importantes para Dios, pero la opinión que ellos tengan de usted, no afectan el propósito de Dios en su vida. Sólo si usted acepta esas opiniones se ve afectado negativamente en su vida. Triste, pero hay mucha gente así… Isaías 53 decía: ¿Quién ha creído nuestro anuncio? Nadie. Pero seguía siendo cierto. Familias, personas religiosas, amistades, jamás van a determinar quien es usted o quien va a ser. El temor, entonces, producirá en usted un estilo de vida defensivo. Usted construye una fortaleza para que nadie ingrese a ese sitio en el que fue… herido o que fue tocado una vez más que otra. ¿Y qué es lo que tenemos que hacer en esta situación? Si esa fortaleza se relaciona con una persona, perdónela inmediatamente. ¿Perdonar? Sí, perdonar. “¡…Es que usted no sabe lo que me hizo…!” Perdónela. Y no le cobre nada por el perdón. A usted no le cobraron por el suyo. Déle perdón y gratis. A usted lo perdonaron gratuitamente Que sean ellos los que vengan a usted. Eso estaría muy bueno, pero mucho me temo que no pueden porque están atados. ¿Atados? Sí, atados, por eso es que hicieron lo que hicieron. Ah, le hicieron esa barbaridad a usted porque estaban atados; ¡¡Pues desátelos ya mismo!! Fracasos en su vida. “…Es que no puedo hacerlo… Ya lo intenté una vez y fracasé…” Otra: “…Es que yo no sé hacer bien eso. Lo intenté una vez y me salió horrible”. Otra: “Es que yo me atreví a amar…y me engañaron!!” Pregunto: ¿No va usted a intentarlo de nuevo? ¿No? Fortalezas.

Tenemos que destruir esa fortaleza. Aprese ese pensamiento y cámbielo. Mucha es la gente que tiene una muy pobre opinión sobre sí mismo. Cuando Satanás te venga a perturbar con algunos de esos asuntos turbios, recítale de memoria el Salmo 139.

Allí dice para quien quiera leer: Formidable fui construido en el vientre de mi madre por las manos de Dios y

maravillosas son sus obras. A partir de esta declaración de fe bien bíblica, comience a construir algo positivo, que lo separe de ese tipo de problema en su vida.

Toas estas son raíces que producen fortalezas en nuestra vida, que limitan nuestro avance y nuestro crecimiento cristiano y secular. Nos afecta en nuestros trabajos. Nos afecta en nuestros matrimonios. Nos afecta en la relación con nuestros hijos. Nos afecta en las relaciones sexuales en el matrimonio. Nos afecta en el avance ministerial y como nación de Dios. Pero muy por encima de todas estas cosas que son realmente valiosas e importantes, nos afecta como el ejemplo de dios que damos en la tierra. Lo que el mundo cree de la iglesia, siempre será exactamente lo que la iglesia ha hecho ver con respecto a su representación de Dios. Gracias a Dios por su promesa. Antes que todo termine, será una iglesia gloriosa. Pero preste atención: la iglesia es usted, no el templo. Vivir nuestra vida de aquí. Orar, sí, nadie dice que no ore, pero ore de verdad. No que se levante a las cinco de la mañana, sino que se levante y esté despierto. No que no haga su devocional, sino que estudie la Palabra y deje que ella se revele nítida y potente en su vida. Si usted decide vivir con convicción, usted no será un religioso. Si usted decide vivir conforme a sus convicciones basadas en la Palabra, usted no asustará a los jóvenes, el mundo lo aceptará y, lo que es mejor, prosperará en medio de todos. El mundo no está cansado de la Palabra de Dios, está cansado de la fraseología religiosa. Porque la verdadera Palabra de dios trae solución, y uno la demuestra en su propia vida. Eso es lo que Dios quiere: que usted le muestre al mundo que, estando “enchufado” con Él, funciona mejor que estando “enchufado” con Satanás. Ese es el verdadero mensaje de prosperidad. Dentro de su nivel social, no que vaya a tener un automóvil de cien mil euros en el desierto de Sahara, aunque decirlo así ya sé que es redundar. Pero dentro de su nivel social, el que vive para Satanás, no tiene que estar mejor que usted. Ni en lo espiritual, ni en lo emocional, del alma, ni en salud, física, económica y materialmente. Porque el reino de dios funciona, y ya está aquí, en nuestro corazón. Lo que falta es oír la voz de Dios y destruir fortalezas que han sido formuladas por ideas e informaciones negativas de los ancianos del silgo 19 y 20.

(2 Corintios 10: 3)= Porque aunque andamos según la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia (Refiriéndose a la Iglesia) no son carnales…

Aquí, - cabe consignar -, la palabra original utilizada es ARKIKOS. No operan de acuerdo con este sistema de la Jerusalén de abajo; no opera de acuerdo con el sistema presente, pero sí operan y son poderosas en Dios y son para destruir fortalezas. De la manera que se hace, es: derribando los argumentos que se exaltan o levantan contra el conocimiento de la Palabra de Dios. Todo lo que choca con la libertad que Dios quiere traer a nuestras vidas, tiene que ser cautivado y puesto bajo nuestros pies. No desciende solo, y Dios no lo hace. Tenemos que derribarlos. ¿Y qué son los argumentos? Argumentos son:

Imaginaciones, razonamientos, reflexiones que determinan una acción pronta a ser manifiesta. Dice que llevemos cautivo TODO pensamiento; los que ya hemos edificado, los que nos entorpecen hoy y los que quieran introducirse mañana. No podemos edificar fortalezas positivas sobre fortalezas negativas, porque no podemos edificar sobre otro fundamento que no sea la Palabra. Podemos extraer buenas moralejas de algunos relatos bíblicos, pero; ¿Sabe como se le llama a eso? Fábulas. ¿Le dice algo esta palabra?

(1 Corintios 10: 6)= Y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

¿Qué significa esto? Que estamos hablando de obedecer. Tenemos que escuchar la Palabra con la intención de ver qué hay en mí que tenga que cambiar, y no es para que usted se vaya luego a orar por allí y diga: “Señor, cámbiame”. El que cambia es usted. Él dice: Vístete del hombre nuevo. Y eso implica que usted se humille. Dios no le va a humillar. Él hace que usted desee humillarse, pero no le humilla. Usted tiene que humillarse. Es un acto personal. Dios no participa. Cristo está sentado. Sacerdocio sentado, es sacerdocio que terminó.

¿Cómo se Destruyen?

1 Con Entendimiento:

Si una fortaleza produce sombra y la sombra produce oscuridad; y en ella se atrae las obras de las tinieblas,

entonces la luz sería lo primero que necesitaríamos. La verdad nos hace libres. Dice: …Conoceréis la verdad; y

la verdad os hará libres…

¿Qué es lo que lo liberta? La Verdad. ¡¡No!! No es la Verdad, Es su conocimiento de la verdad. La verdad puede estar en su regazo toda su vida y usted ni verla. Conoceréis la verdad, y la parte que conozca usted de esa verdad, lo hará libre. ¿Sabe que tesoro casi desconocido es este? ¿Y qué ocurre si usted oye a diario la verdad pero no la conoce íntimamente? Pues pasa que usted no es libre. Y nosotros hemos limitado conocer la verdad, diciendo: “Yo conozco a Cristo”. Si verdaderamente usted conociera a Cristo, sería un adorador total. Usted conoce acerca de Cristo, que no es lo mismo.

Tenemos que entender. Colosenses 1:13 dice que …fuimos liberados de la potestad del reino de Satanás… Se

ha dicho que potestad era el permiso o el derecho. Satanás no tiene derecho a regir patrones en su vida. Lo puede hacer, pero no es legal; para hacerlo, necesita su autorización. Ahora bien; haga su inventario de su vida y sea honesto con usted mismo y dígame si le ha dado o no permiso

a Satanás. Ese permiso que le da, son fortalezas que tiene que destruir. Efesios 1:4 dice que …estamos

predestinados desde antes de la fundación del mundo para ser santos…

¿Y qué quiere decir eso? Que no somos una segunda opción; no somos ciudadanos de segunda clase; no estamos aquí porque Israel insistió con darle la espalda a Cristo. La verdad es que Israel sólo existió para traer a Cristo, y Cristo vino a buscarlo a usted.

2 Timoteo 1:9 dice: …Fuimos llamados desde antes de los tiempos, según su propósito. Esto quiere decir que

el tiempo comienza en la creación del planeta, pero note que dice EN el principio, no dice AL principio. AL principio, denota tiempo. EN el principio, denota lugar. Dios no es parte del principio. Él ES el principio. Y nosotros estábamos en Él, antes del principio. Creó el planeta adecuado para que usted pudiera vivir. Fíjese qué casualidad que todo lo que usted necesita para vivir, se encuentra en este planeta. Así, entonces, ¿Quién sería primero? ¿El hombre o el planeta?

Efesios 1:11 dice que: …Somos herederos predestinados conforme al propósito… Esta es otra batalla en la

iglesia: ¿Somos predestinados o no? Unos que sí, otros que no. Los que sí, no se mueven para nada, total nada se puede cambiar. Los que no, quieren hacerlo todo de nuevo. No se gaste más, no discuta más, no elabore tesis, ponencias, debates ni polémicas. Y mucho menos se divida

o se separe por ello. La predestinación es para la iglesia. La iglesia está predestinada. LO que Dios tiene previsto es lo que la iglesia va a hacer al final.

El problema suyo, entonces, es ser parte o no de ese final. La iglesia está predestinada, pero usted determina

o decide si forma parte de esa iglesia o se le opone. Dios le señala el destino, pero jamás lo determina para

usted. Libre albedrío, decisión voluntaria. Usted no es un autómata. Usted es quien elige. Él siempre pone dos caminos: vida o muerte. Dios le profetiza y usted se sienta, gozoso, a celebrar: “¡Aleluya! Dios me dijo que voy a dar la vuelta al mundo! ¡¡Aleluya!! ¡¡¡Gloria a Dios!!!” El año que viene, usted está en el mismo sitio. ¿Qué ocurrió? “Y…no sé… hermano… Dios me dijo que yo iba a dar la vuelta al mundo y todavía estoy aquí, no sé lo que puede haber pasado, no lo entiendo…” Mire: usted va a quedarse allí hasta que le salgan callos si no se

mueve. Dios le revela su propósito para animarlo a usted a moverse, pero es usted quien determina si llega o no. “¡Ah, no, hermano! ¡Si Dios habla, se cumple! No sé, puede ser, pero Dios le habló a Israel e Israel murió en el desierto. ¿Por qué habrá sido eso? Porque, - dice -, no añadieron fe a lo que escucharon y murieron en el desierto.

Dios le dijo a Nínive que iba a ser destruida, ¿Verdad? ¿Recuerda lo que sucedió después? Sucedió que Nínive no fue destruida nada. ¿Sería entonces Dios un falso profeta? No. La verdad es que el carácter de Dios es el que tenemos que entender. Cuando Dios profetisa, asusta. Es como cuando usted le dice a un niño, o a su hijo: “Si no traes buenas calificaciones en la escuela, voy a castigarte toda la semana”. Una buena pregunta, entonces, es: ¿Qué hay en su corazón, el castigo o una buena nota? Usted lo que desea producir es la buena nota; anuncia el juicio esperando que haya arrepentimiento y produzca la buena nota. En su corazón nunca debió haber estado el deseo de castigarlo, yo creo que usted tenía el deseo de castigarlo y que sólo lo dijo para cambiar su manera de pensar. Así hace Dios. ¿Por qué el entendimiento es lo número uno? Porque Satanás sólo reina en tinieblas. Satanás domina donde hay ignorancia. Si hay entendimiento, hay luz. Escudriñe la Palabra. Pídale a Dios sabiduría. Capacítese. Medite. Hablemos de la Revelación. Déjeme decirle lo que NO ES la Revelación. No es un rayo misterioso que viene por oración, ni por ayuno, aunque ambas cosas sean buenas. Revelación, para usar un término bien entendible, es lógica espiritual, si es que existe tal cosa. Es buscarle la quinta pata a un gato que todos dicen que tiene cuatro. Revelación no es un rayo espiritual. Revelación es un alumbramiento a su mente. Y eso se produce en búsqueda. “¡Ah, que bueno, que privilegio, el hermano tiene don de revelación!” Oiga; el hermano se quema las cejas toda una noche mientras muchos de ustedes están viendo televisión. El hermano está buscándole la quinta pata a ese gato, otra vez, al minuto siguiente después de haber dado a conocer algo nuevo de Dios. Buscando permanentemente el por qué de las cosas del Señor. ¿Por qué has dicho eso, Señor? ¿Cuál es el sentido? ¡¡No entiendo!! Entonces no me muevo hasta que entienda. Busque un diccionario, búsquelo en inglés, en español, en griego, en hebreo. Hay veces que Dios dice: “Oye; ponlo en un cajón, esto no es para ahora.” Pero hay veces que puede decirle: “¡Eh! ¡Vete a Génesis!” ¡¡Revelación!! Y no fue porque el hermano era santo y Dios, de pronto, casi mágicamente lo iluminó. No fue tampoco porque Dios arrojó una pluma con revelación y ésta descendió y descendió hasta caer en su cabeza. Lo busco, lo buscó y lo buscó hasta que, finalmente, Dios dijo “okay” y lo encontró. De religioso no tengo nada. Cuando usted va donde su papá, ¿Usted le dice: “Divino Padre, vengo delante de tu presencia…”? ¡¡No!! Su hijo viene, se sienta en su falda, ni pide permiso para entrar donde usted está, no tiene cita previa ni le interesa ninguna. Entra, interrumpe lo que sea, le pasa por encima, se le arroja encima y, entre caricia y caricia, le mete la mano en un bolsillo y, si lo encuentra, le saca un billete o una moneda. Y antes de irse le grita: “¡¡Te quiero, pa'!!” ¿Saben por qué hace eso? Porque es su hijo. ¿Qué dice la Palabra? …Entra con denuedo, con confianza al trono y obtiene lo que necesitas… Dios es Padre antes que Juez. Lo que pasa es que la mayoría de nosotros proviene de familias en las que había hombres, no padres. ¡Pero es lo mismo! No. No es lo mismo… ¿Cuándo fue la última vez que usted se sentó en la falda de su papá? Con respeto, con reverencia, casi, ¿Pero con CONFIANZA? Por algo Él dice que cuantas veces nos ha querido cobijar como la gallina a sus polluelos. Pero nosotros tenemos patrones que dicen: “No, un ayunito de cuarenta días y después Dios va a confirmar mi deseo.” No, mentiras. Si Dios dice que no antes de su ayuno, y le sigue diciendo que no durante el ayuno, después de los cuarenta días, cuando usted desfallece de hambre, lo va a buscar y ¡Le vuelve a decir que no! ¿No se da cuenta que de otro modo es hechicería? Porque las obras de la carne no mueven a Dios. La victoria del ayuno es entrar con fe para aceptar la voluntad de dios y cambiar la suya. El ayuno no mueve a Dios, lo mueve a usted. Guárdese muy bien de usar el ayuno como un acto de manipulación.

¿Usted ayuna, hermano? ¡¡Claro que necesitamos ayunar!! Para cambiar nosotros. Dios no va a caerse del trono del asombro porque usted no coma. El que se beneficia es usted. ¿Por qué? Porque de ese modo usted se alinea con la voluntad de Dios. 2 Arrepiéntase:

Para destruir una fortaleza tenemos que arrepentirnos al escuchar el entendimiento que nos llega. Arrepentimiento no es una mala palabra. Nosotros pensamos que arrepentimiento es una mala palabra, y lo digo porque cuando alguien llama al arrepentimiento, todo el mundo se pone a mirar a ver a quién llamó y ni piensa que pueda ser algo para sí mismo. ¿A ver a quien llamó? ¡Mira! ¡Es a ella! ¡¡Te lo dije!! ¡Tiene que estar llena de pecado! ¿Llena de pecado, eh? El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra. ¡Pero no se puede comparar! El pecado, para Dios, es pecado. Sea una mentirilla o un adulterio. ¿Entiende? Arrepentimiento no es venir llorando. Ni tampoco llorar sus penas en el frente hasta que se le corre todo el maquillaje y le dañe la camisa. El cabello todo desgreñado. Y entonces se va sintiendo mejor. Pues claro; si usted llora, siempre después va a sentirse mejor. Si lo que usted deseaba era llorar, ¡Pues haberlo dicho! Una bofetada y ¡Paf! Llora todo lo que quiera. Un buen llanto desata no sé qué tipo de hormona de no sé qué glándula y le hace sentir mucho mejor. Pero en la esfera de las emociones no tiene nada que ver con el Espíritu. Por eso el domingo que viene necesitará otra vez oración. La palabra AREPENTIMIENTO viene de la palabra METANOIA y significa un cambio de corazón hacia Dios. Es un cambio en la forma de operación mental que es producido por la revelación de un conocimiento que nos llega y que señala un punto de vista más sabio que aquel que llevábamos. Es decir: estábamos acostumbrados a hacer esto de esta manera, y entonces llega alguien que se ubica aquí y le enseña un modo mejor para hacer lo mismo. Usted se convence que el nuevo método es mejor, cambia y jamás vuelve a hacerlo como lo hacía anteriormente. A eso, usted lo puede hacer cómodamente sentado, sin necesidad de andar por allí haciendo piruetas raras. Lo puede hacer tranquilamente, mientras escucha la Palabra con una sonrisa de confianza y no con esa expresión hosca de desconfianza y prejuicio. Hay gente que le gusta tanto pasar al frente y que alguien se ocupe “de orarle” que andan por la vida semi calvos, ya que su cabeza ha perdido cabello de tanta mano que se le ha impuesto. Y pese a todo, siguen igual. “Ora por mí… Ora por mí…” Inmadurez. Fortalezas. Es una reflexión seguida por una acción. ARRE-PENTI-MIENTO. “ARRE” es un prefijo que significa regresar o volver atrás. PENTIR, mientras tanto, es un verbo cuya traducción implica Ápice, Topo o Lugar Alto. De allí proviene nuestra expresión “Pent-House”. La habitación más alta de un hotel se llama “Pent-House”. Es una morada alta, un lugar alto. Entonces, “Arre-Pentir”, es “Volver a un lugar más alto”. Y noten que no es para adelante, es para atrás. Porque la gente se cree que el progreso es sabiduría, cuando habíamos comenzado al cien por cien y nos caímos. Adán ya tenía la sabiduría de Dios, pero al comer del árbol de ciencia tuvo que comenzar desde primer grado. Nosotros, para tener el ápice, deberíamos volver al método o a las formas en las que fuimos creados. Para atrás, no para adelante. El progreso, a veces, nos aleja del origen. Y en el origen está la gran llave, la enorme llave, la que abre las puertas que usted necesita abrir.

Por eso Juan el Bautista, cuando llega, dice: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Al

margen de lo que estamos viendo sobre el arrepentimiento observe, ya que está, que dice “el reino DE los cielos, y no EN los cielos como tantos han enseñado y aprendido. Sin embargo, el concepto más sobresaliente de este texto es que, para participar de lo que estaba por llegar, lo primero que debía hacerse, era arrepentirse. Porque con la mentalidad presente, usted no iba a poder fluir.

Y eso tiene sentido, porque nosotros creíamos que los más rápidos llegaban primero, pero Dios dice que los últimos serán los primeros. Nosotros pensábamos que el más inteligente y el más alto es el mayor, y Él dice

que …el menor será el mayor…

Nosotros pensábamos que mientras más recibimos y trabajamos y prosperamos, más vamos a tener. Y Él dice que no, que …el que da es quien recibe… Hacemos todo al revés. Porque encaramos el mundo del reino con los sistemas del mundo secular y el problema está en que el reino de Dios funciona y opera exactamente al revés del sistema del mundo natural.

Él dice: Traigo mi reino, traigo mi influencia (BASILEIA) mi poder, mi jurisdicción, mi reinado ha llegado. Vengo para comenzar a reinar en esta esfera. Y yo quiero que tú fluyas conmigo, pero para fluir conmigo, vas a tener que RE-GRESAR al ápice con el cual fuiste creado. A caminar por fe, no por vista. Dando, no recibiendo. Humillándose, no exaltándose. Cambia tu manera de pensar para que fluyas en mi reino. Llegó Cristo y dijo: …Mira, vengo a hacer un cambio de jerarquía. Por ahí hay uno que se llama Satanás, que es príncipe del aire. Pero yo vine a derrotarlo, y vine para librarlos a ustedes. Cristo va a la cruz, toma a

Satanás y hace un espectáculo con él, nos libera a nosotros de toda la potestad de las tinieblas y nos traslada al reino de luz. Pero, sin embargo hay un problema: nos dejó aquí. Es decir que si bien nos trasladó, la realidad es que nos dejó. Es decir: el mundo natural es una dimensión, el mundo espiritual existe detrás del mundo natural; es otra dimensión. No se desmaye, no es Nueva Era: es Biblia. Son distintas dimensiones, porque el reino es, también, algo que se agrupa porque tiene algo en común. Por ejemplo: está el reino animal, el reino vegetal. Noten que el reino no es un lugar, les estoy desbaratando la palabrita. La usamos en todo y cuando la metemos en la iglesia todo el mundo la acepta de un modo que no tiene nada que ver con lo demás.

acepta de un modo que no tiene nada que ver con lo demás. ÍNDICE Claves para

ÍNDICE

Claves para la Destrucción de Fortalezas

¡¡DERRIBE LAS FORTALEZAS!!

Todo lo que proviene de un mismo lugar se junta o se agrupa y se le llama “un reino”. La dimensión del

Espíritu es un reino y la dimensión natural es un reino. En lo natural, todo está forrado por materia; usted es espíritu, yo soy espíritu; ahora me introduzco en setenta y tantos kilos y recién allí usted me ve. Es otra dimensión. La ciencia le dice a usted que la materia sólida son moléculas que se mueven con tanta rapidez que al juntarse se compactan, y forman un bloque sólido. Pero para que esa molécula se mueva, tiene que haber vida. Si no hay vida, no hay movimiento. Por ese motivo es que hasta las plantas respondían a la Palabra de dios. Por eso podemos cambiar lo que se ve, siguiendo lo que no se ve. Cambiar la materia conectados en el Espíritu. No es caminar como un espiritista, o como un fantasma de película. Caminar en el Espíritu es caminar en plena obediencia a la Palabra. Cada vez que usted toma una decisión, considera el reino de dios o el reino en el cual usted vive. Una vez que se decidió por el reino de Dios, decidió de acuerdo con el Espíritu. Porque el reino de Dios es justicia, paz y gozo en el Espíritu, pero funciona en lo natural. Cambia lo natural. Todo lo que se ve, proviene de allí. Estamos aquí en la tierra y hay dos influencias. En el reino espiritual está el príncipe del aire, Satanás. Cristo viene, entra a esta dimensión, lo destrona, le quita su dominio. Pero no lo saca de ahí. Sólo le sacó el dominio.

Estamos en la misma dimensión y Cristo, que se rige desde el Espíritu nos respalda contra Satanás, que caminando alrededor suyo, anda viendo a quien puede devorar. Él pasa, ve la luz apagada y se mete. Si no hay luz, él entra, si la luz está encendida no puede pasar. Satanás sólo reina en tinieblas y gobierna en ignorancia. Cuando éramos seres humanos que no sabíamos, que ignorábamos que Satanás era real, nunca hubiéramos pensado que él podría usar nuestras manos o nuestros cuerpos para manifestarse aquí en la tierra. Ahora estamos en el mismo lugar, pero sabemos que aunque Satanás no tiene un trono en la tierra, se manifiesta en ella. Cristo no tiene un trono en la tierra, pero no alcanza a manifestarse en ella a causa de nuestra desobediencia e incredulidad. Satanás no tiene ningún derecho legal a manifestarse en la tierra, pero todo lo que usted puede ver desde la ventana de su casa para afuera, está lleno de manifestaciones satánicas. Y la iglesia, mientras tanto, perdiendo el tiempo en discusiones por palabras, métodos, modos, formas, nombres, apellidos, libros, tratados y posiciones. Somos vasos influenciados positiva o negativamente para que nuestros cuerpos manifiesten esa influencia aquí, en la tierra. Y cuando usted se conecta con la obediencia de la Palabra, trastorna los principios terrenales. Porque la Palabra es más poderosa que los principios de los reyes de la tierra. Ellos dicen “¡Hay recesión!” y usted dice: “¡Yo no creo en la recesión!” Y en todo su alrededor hay recesión y a usted no le da la gana de participar de ella. Porque su dinero no está en ese banco, usted tiene otro. Cuando usted firma un cheque, tiene que funcionar. No vaya a pedirle a Dios dinero que usted no tiene guardado. Esto es una transformación. ARREPIÉNTETE. Es como el pequeño gusano que camina y no avanza mucho. Siempre se tiene que estar cuidando porque está en permanente peligro de que aquel lo aplaste o este otro lo pise. Un día, como está cansado de que cada vez que sale lo pisen, va y se esconde en una larva y se queda balanceándose escondido, pegado a una hoja. Y no avanza nada, se quedó allí.

Muy interesante porque Efesios 5 dice: …Yo quiero una iglesia gloriosa que no tenga manchas ni arrugas. Yo

me pregunto: ¿Qué es una mancha? ¿Será que tenemos que lavarnos con cloro? ¿Será que esas personas que tienen decoloración en su piel no entran? Y las arrugas, ¿Qué son? Acaso es su abuelita que está toda arrugada por el paso de los años? ¿Será que ella no va a entrar por eso? Leemos como el papagayo y no entendemos lo que leemos y, encima, vamos y lo predicamos. ¡Dios no quiere una iglesia con mancha y con arruga!

¿Qué sucede si alguien levanta su mano y dice: “Con permiso; ¿Qué significa arrugas? En la escuela levantamos

la mano, no dejamos que nos engañen. En las escuelas bíblicas, por respeto al ministerio del hermano, por reverencia obligatoria dentro de “la casa de Dios”, no.

Efesios 5:25 dice: Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa.

La palabra “gloriosa” significa: Honorable, Espléndida, Noble. Denota una posición de Dignidad. Gloriosa, que viene de la palabra “Gloria”, significa exacta representación de rey. Es decir que podemos expresar lo mismo

que dijo Cristo: …Si nos has visto a nosotros, has visto al Padre.

Y dice: …Y que no tenga mancha. Pedro Y Judas nos hablan que las manchas son algunos ministros con motivaciones impuras. Eso, en todo caso, es exclusivamente para lo que nosotros denominamos como “liderazgo”. Pero la palabra “mancha”, aquí, en el texto, significa: “Sin Culpa, Sin Falta, Sin Fallas, Cabal, Sincera, Sin Desgracias, Plena, Integra. Me gustaría hacer un relevamiento en los bares y restaurantes cercanos a las iglesias para ver quien deja más propina, si la iglesia o el mundo.

Y después queremos hablarle al camarero, acerca de la prosperidad y generosidad del Señor. También me gustaría ir a los comercios para ver quien saca más mercadería sin pagar al contado. Y si vamos al banco,

preguntarle al gerente a quienes prefieren ellos no dar préstamos. ¿Representantes de Dios? ¡Oh, no! Nuestra imagen de Dios es la de hombres religiosos. Llena de verdad…Plena… Es decir que, si necesita un mueble, va a la cuenta del banco, saca el dinero y lo compra. Porque como el sistema de Dios funciona, y Dios no es más bruto que el sistema del mundo, Él tiene un sistema financiero que funciona, y que si todos obedeciéramos, nunca nos faltaría nada de lo esencial. En el mundo tienen el suyo: los impuestos. No le piden ni permiso, se lo quitan y si no se los da, lo meten preso. Por eso nunca les falta nada. Y Dios tiene un sistema mejor y mucho más liviano. El mundo le saca a usted alrededor del 23 por ciento. Dios pide sólo el diez.

Pero Dios dijo: …Yo no soy mago, pero sé que si todos dan el diez por ciento, nos sobrará para bendecir a las

naciones. Y siempre andamos pidiendo. ¿Será que el sistema de Dios no funciona o que hay un montón de desobedientes? ¿Alguien se quedará con el vuelto? Esta es una iglesia sin manchas. Luego dice: …Sin arrugas. Y arrugas significa “dobleces”; ocasionadas por un movimiento introvertido. ¿Cuántos han visto un acordeón? Arrugas. Cada movimiento interno es una arruga. “¡Pero hermano! ¿Qué tiene que ver la arruga con la iglesia?” Simple; ¿Sabe lo que tiene que ver? Que Dios quiere una iglesia gloriosa, que da la cara, que no se cohíbe, que no le da pena, que no se esconde, que no anda en timidez, sino que es plena, activa, que funciona y se expresa en la tierra.

Lo bueno del caso es que Él dice: …Yo me santifiqué a mí mismo, para presentármela a mí mismo, una iglesia

gloriosa. Aquí hay otra fortaleza que hay que destruir. Si yo le quiero decir al mundo que le di a usted una Biblia, la Biblia tiene que ser Biblia cuando se la doy. Si le doy un trozo de cuero de vaca, un pedazo de madera, un frasco de tinta y un pequeño disco de computación, le di los materiales, pero no puedo decirle al mundo que le he dado a usted una Biblia. Porque no le di una Biblia. Porque quizás lo que le di, nunca llegue a convertirse en Biblia porque eso depende de usted para que ocurra. Yo le di los materiales. Para decir que le di una Biblia, la Biblia tiene que estar terminada. La palabra “presentar”, aquí, viene de la palabra “presente”. Cuando usted da un presente, que es un obsequio, ya lo da con un envoltorio adecuado, con moño y todo. Solamente si está muy ocupado o apurado le da el dinero a la persona y le dice: “Ve y cómprate algo”.

Ahora Él dice: …Yo pagué el precio para presentármela a mí mismo, una iglesia gloriosa. Esto es: cuando Él la

venga a buscar, es porque ya estará como Él lo ordenó. Él pagó el precio para un Rolls Royce; no vendrá a buscar un utilitario. Pagó al contado, en efectivo, cash, no quedó debiendo nada, no se va a conformar con un “cachivache”, con un “cascajo” por mejor pintado que esté. ¡Él quiere su Rolls Royce! Él sabe que funciona, está en el plan del Padre. Él ya pagó el precio, de acuerdo con el patrón y ahora está esperando que la fábrica le entregue el producto que compró. Y no viene hasta que no lo vea. 3 Intercambia el Pensamiento por Otro:

Cuando a usted le llega un pensamiento negativo, tiene que reponerlo por uno positivo. Una fortaleza no se destruye ignorándola. La naturaleza, aborrece vacíos. Somos espíritu y no sabemos tolerar vacíos. Cuando surge un vacío en nuestras vidas, tiene que ser llenado por algo. Usted sufre pérdidas y se produce un vacío. Si no lo llena con algo positivo, con algo de Dios, ¡¡Satanás se encarga de llenarlo como se le ocurre a él!! No podemos tener vacíos. Sed llenos del Espíritu, ha sido dicho. Pero eso no significa que usted ande volando en la nube, sino que esté lleno de las cosas que le interesan al Espíritu. Restauración, por ejemplo. Construya una fortaleza positiva. No espere estar enfermo para declarar, en el nombre de Jesús, sanidad divina. No espere que le rematen la casa por no pagar los impuestos, o que lo desalojen por no pagar la renta,

el alquiler, para declarar prosperidad económica. Sería un poco tarde, ya no necesita justicia, ahora lo que necesita es misericordia. Esto es como muchas de esas iglesias que anuncian un evangelio incompleto. “Eres salvo por gracia, ¡Gloria a Dios!” Y lo sacan a usted de Egipto, pero no lo llenan de nada. No hay plenitud, no hay llenura, no hay poder del Espíritu, no hay cobertura apostólica, no hay palabra madura, entonces el creyente está todo vacío. Listo para Satanás. Joven, cuando la fotografía o el recuerdo de una mujer comience a excitarte, saca la fotografía de tu madre y ponla delante de tu cara. Va a ser muy difícil que te excites con la foto de tu mamá cerca. Ya sé: los jóvenes que leen esto, deben estar pensando: ¡Este tipo debe estar rematadamente loco! Usted tiene que cambiar la foto, porque las fortalezas son pensamientos que son imágenes. Un hábito tarda veintiún días en formarse. Los hábitos usted los tiene porque los hizo en más de una oportunidad. No crea que con confesar una vez “¡Estoy sano!”, ya está sano. Tiene que masticarlo y masticarlo; subirlo y bajarlo como la vaca hasta que por fin lo llega a creer usted mismo. Introduzca lo de Dios en lugar de lo que usted edificó. Hábitos son patrones de pensamientos, tallados en el cerebro por repetición. La ciencia le dice que los hábitos o lo que el hombre hace, está tallado en las grietas del cerebro por repetición.

(Mateo 12: 43-44)= Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, (¿De dónde salió? Para salir, obvio, tenía que

estar adentro…)

anda

por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: volveré a mi casa,

(¿Qué casa?) de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada.

Cuando el espíritu inmundo sale del hombre es liberación, salvación, llámelo como usted quiera. Ahora es libre. Ese espíritu sale y no encuentra donde descansar, es decir: no encuentra un cuerpo. Por eso es que aquellos espíritus prefirieron los cerdos a no tener donde estar. Porque espíritus sin cuerpos no pueden estar en esta dimensión. Entonces dice: voy a volver a mi casa, al mismo hombre. Esto es un principio. No estoy hablando de si un cristiano lo puede tener en la carne, en el oído, en la piel, en el espíritu, en el alma. Hermano querido: si está en el patio de su casa, échelo. Si está en el balcón de su apartamento, échelo. La cuestión es que no tenía demonios, estaba libre, estaba salvo y volvió a entrar. La palabra ADORNADA, aquí, significa “decorada”. Y en espera de visitas… No se puede quedar vacío cuando destruye una fortaleza, tiene que construir otra en su lugar. Eso es una guerra espiritual. Porque la que tiene construida, vive con usted toda su vida. Yo las llamo “mascotas satánicas”. Como son mascotas, las queremos y, aunque son satánicas, no las echamos. Preferimos morirnos pero no lastimar a la mascota… Salga del sistema de abajo, intercambie y llénese del poder del Espíritu. La Palabra dice que cuando usted se llena del Espíritu, él se convierte en el sello. Nosotros somos un vaso y el sello mantiene la pureza del contenido. Porque nos está guardando en la separación del mundo. Llénese del Espíritu y Él lo sellará y lo protegerá. Protegerá el contenido de su vaso. Estoy hablando lisa y llanamente de protección divina. ¿Lo puede creer? El sello marca el producto y le identifica a usted con Dios. Tiene que ser lleno, no es una opción. 4 La Importancia del Amor:

Pregunta: ¿Qué tendrá que ver el amor con destruir fortalezas? En 1 Juan 4:18 dice que: …el perfecto amor, eche afuera el temor. El temor es producto de la falta de amor. Por ejemplo: una mujer, en esta sociedad, vive sola; y hay mucho bandolerismo suelto. Enciende el televisor, escucha las estadísticas y comienza la fortaleza: ¡Dios mío! ¡Cuánto peligro hay! Y yo, una mujer sola… Dicen que ocho de cada diez mujeres son atacadas. Yo puedo ser la próxima. Voy a comprar un cerrojo más grande. Voy a poner ese mueble delante de la puerta. Ahora voy a poner una silla debajo del mueble. Y luego voy a poner el sofá detrás de la silla. ¿Cuántos se dieron cuenta que ella ya está un poquito atemorizada? Voy a poner una alarma en la entrada. Por último esa

noche, en lugar de adorar y amar a Dios, está orando para que el Señor la libre de ese “castigo”. ¿Qué castigo si lo construyó ella misma, por su cuenta y en su imaginación? Ahora bien: ¿Cómo es que el amor tiene que ver con esto? 1)= No le ponga usted atención a las estadísticas. Escúchelas, sabe que están allí, que dicen lo que dicen, y punto. 2)= Reciba el amor que Dios tiene para usted. Isaías 26:3 dice: Tú guardas en perfecta paz a aquel cuyo

pensamiento en ti persevera, porque en ti está confiado. Cambie esa fortaleza. Dígale a las estadísticas:

“Todos los ángeles acampan a mi alrededor y son ángeles ministradores para los herederos de salvación y no habrá mal que aceche mi tienda; caerán a diestra y a siniestra y a mí no me tocarán.” Pero claro, eso no va a funcionar el día que usted esté aterrorizado. Eso tiene que ser un estilo de vida; par que camine con confianza. Una mujer segura es muy posible que no sea atacada, porque las que son atacadas son las que están inseguras. Tome el simple ejemplo del perro. ¿Sabe cual es el ejemplo del perro? Indefectiblemente, el perro suele atacar con mayor asiduidad al que le teme que al que le hace frente sin temor. No me pregunte como lo sabe; lo sabe. Lo huele, quien sabe.

Romanos 16:20 dice que: …El Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies; la gracia de vuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.

1)= ¿Quién dice que lo va a aplastar? Dios. 2)= ¿Cuándo dice que lo hará? En Breve. 3)= ¿Cómo se supone que lo hará? Con Paz. El Dios de Paz. Paz mental. Tiene que saber usted que si edifica una fortaleza y se mantiene tranquilo y camina de acuerdo con el propósito de Dios, nada puede tocarle. 4)= ¿Adónde dice que lo hará? Bajo sus Pies. Es decir que lo va a usar a usted para hacerlo. Él lo va a hacer con paz y en breve; con usted, bajo sus pies. Sus pies lo van a aplastar. Usted va a derribar la fortaleza. Fortalezas de temor, fortalezas de fracaso, fortalezas que vienen de tiempo atrás. Por ejemplo, matrimonios que no funcionan bien porque hay fortalezas. Pero esa es otra historia. Y la escribiremos cuando derrotemos las más notorias. ¿Se atreverá a hacerlo HOY?

ÍNDICE