Está en la página 1de 3

Cuando pensamos en aspectos astrológicos, sea de la clase que sea,

debemos pensar en función de lo que representan. Los aspectos


astrológicos simbolizan una fracción de la totalidad. Los elementos
involucrados, sean planetas, cúspides de casas, partes arábigas o
estrellas fijas, no cambia la interpretación de su simbolismo.

Los aspectos astrológicos están basados en la división del círculo, la


división de la totalidad, de la unidad. Podemos ver los aspectos
astrológicos como un rasgo virginiano, sin llegar a serlo. Virgo
simboliza la discriminación, el orden y la necesidad de ritmo. Los
aspectos astrológicos simbolizan ritmos que pueden ser interpretados
musicalmente porque están basados en la matemática. Unos daran
notal armónicas y otros no. De hecho es la base del sistema de
armónicos en astrología.

Los números son la base de todo orden. Los números son los
responsables del ordenamiento del universo y el modo de medir y
“conocer” la totalidad.

Cuando dividimos el círculo en diversas partes, obtenemos un


resultado. El círculo puede medirse, como en el caso de la astrología,
tanto como factores de arco o factores de tiempo. Cuando se aplica
ese razonamiento a la interpretación de los aspectos astrológicos, el
significado de cada uno de ellos salta a la vista y se hace más fácil
entender de lo que estamos hablando.

Los números se dividen en pares e impares, como todos sabemos.


Pero quizás no todos reconocen que los números pares encierran en sí
mismos la semilla de la duda y con ella el temor y la inseguridad que
desequilibra. Los números pares requieren de nosotros mayor
atención y cuidado porque están en un estado de equilibrio precario
en el que el mínimo movimiento hacia un lado u otro, desestabiliza la
ecuación. Demandan un estado de alerta y de ser consciente de cada
cosa que hacemos y por eso se los asocia con situaciones tensas o
indeseables. Los pares nos obligan a tomar decisiones, a elegeir entre
un factor u otro y como seres humanos adoctrinados entre el bien y el
mal, eso agrega más tensión a la ecuación.

Cualquier aspecto astrológico se vincula con los números y puede


asociarse a las cartas del Tarot divididas entre arcanos mayores y
arcanos menores, siendo los arcanos mayores los que hablan con
mayor claridad sobre la situación entre manos y los menores dan el
detalle de la historia. Podemos establecer una analogía entre
aspectos mayores y aspectos menores en astrología y las cartas del
Tarot.
Los números impares, por su parte, no permiten dualidad y por ello
son más directos y se expresan de manera mucho más clara y por
consiguiente armónica. El uno es el que da origen al dos y la suma del
uno y del dos es lo que da orígen al 3 y de él se deriva la multiplicidad
de las cosas (los 10.000 seres).

Los aspectos resultantes de divisiones impares del círculo, son


aspectos de interpretación positiva y reflejan la dinámica zodiacal.

Los aspectos astrológicos nacen de la división del círculo en equis


partes como uno quiera imaginar y sea capaz de manejar en su saber.
No hay que ajustarse a los textos antiguos cuando uno comprende el
orígen de los aspectos.

La conjunción nace de la división del círculo –totalidad- por uno, la


oposición es la división del círculo por 2, el trígono por 3, la
cuadratura por 4, el quintil por 5, el sextil por 6, el septil por 7
(51º25’42”), la semicuadratura por 8, el novil por 9 y el decil por 10.
El semisextil y el dodecil son lo mismo, división por 12.

Podemos dividir el círculo en tantas partes como puntos lo componen


y cada fracción tiene algo que decirnos. La base interpretativa se
basa en lo que dije antes, los pares son conflictivos y los impares
impulsores de progreso y de mayor facilidad de integración y
asimilación.

Si quieren profundizar más en el simbolismo de los aspectos


astrológicos, les recomiendo estudiar numerología y ver qué
representa cada número y por qué. No digo que se aprendan de
memoria lo que es el 1 o el 7, hablo de aprender o investigar el orígen
de dicha interpretación, de dónde nace y hacia qué apunta. Una vez
que lo sepan, descubrirán que interpretar un aspecto astrológico
cualquiera resulta tan fácil y natural como sumar 2+2.

Deben estar dispuestos a abandonar el conocimiento prestablecido


por el status quo astrológico si quieren de verdad entender de qué se
trata el asunto de los aspectos y sus efectos y les garantizo que sus
interpretaciones tendrán el sello distintivo del saber genuino.

Los aspectos menores son lo más fascinante de la astrología y del


vivir de un ser humano porque representan desafíos de integración.
Respuestas alternativas a dilemas de siempre. Cuanto más
profundizamos en la división del círculo, más colores agregamos a la
paleta y el resultado es un cuadro más vivo y rico en detalle.
Si no me creen, cambien la resolución de su monitor a 16 o 256
colores y me cuentan cuánta belleza pueden ver en esa imagen.