No es una revista literaria y de las artes, sino todo lo contrario Es decir: a nadie sorprende.

Copyright a la totalidad: francisco javier costa lópez Otros derechos corresponden a quién se menciona.

Estro
j

marzo 2011

6

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.

Hace

100

j

Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés.

años

José Antonio Muñoz Rojas

El 26 de marzo de 1911, nace en Misisipi (EEUU), el gran dramaturgo Tennessee Williams, autor de obras costumbristas de gran densidad narrativa, entre ellas, A Streetcar Named Desire (Un tranvía llamado Deseo. 1947), The Rose Tattoo (La rosa tatuada. 1951), Cat On a Hot Tin Roof (La gata sobre el tejado de zinc caliente o La gata sobre el tejado de zinc. 1955), The Night of the Iguana (La noche de la iguana. 1961)

El 7 de marzo de 1911, fallece en Vicenza (Italia), Antonio Fogazzaro, escritor y poeta. Defensor de las teorías darwinistas, tuvo varios enfrentamientos con la Iglesia, al querer fundirlas con las de San Agustín. Fue autor de Miranda, un largo poema de gran éxito.

uñoz Rojas, nace en Antequera (Málaga) el 9 de octubre de 1909, falleciendo en Mollina el 29 de septiembre de 2009, pocos días antes de cumplir 100 años. Esta dilatada vida, coincide con una obra sencilla en su ejecutoria, pero de una elaborada belleza, palpable en cada verso, o en cada línea de sus obras de prosa. Perteneciente a la generación del 36, en su juventud, ya tenía contactos con la del 27 (sobre todo con Vicente Aleixandre), dando a luz su primera obra Versos de retorno (1929), en pleno apogeo de ella. Por aquella época, se relacionaba con José Antonio Maravall, Leopoldo Panero y José R. Santeiro, con los que fundó Nueva Revista (19291931). Igualmente contactó con los directores de Litoral, Prados y Altolaguirre, y con el que a la postre sería el mejor conocedor de la poesía del 36, José Luis Cano. Incansable colaborador de publicaciones (El Gallo Crisis, Caballo Verde para la Poesía, Cruz y Raya, Garcilaso, Ínsula, etc.). A finales de 1936, acepta la lectoría de español, en la Universidad de Cambridge, que dejaría en 1940, para volver a Málaga, donde junto con el futuro Premio Nacional de Poesía de 1965, Alfonso Canales, funda la revista Papel Azul y la colección poética A quien conmigo va. Durante los años que pasa en Cambridge, crece su conocimiento sobre la lírica inglesa, posibilitando la traducción al castellano de grandes autores como: John Donne, Richard Crashaw, William Wordsworth, Gerald Manley Hopkins, Francis Thompson y Thomas Stearns Eliot. Su intención de cultivar una poesía evocadora de

los sentimientos más básicos y positivos del ser humano, en la que se vislumbrara la naturaleza en su amplio espectro, consigue trasladar la mente a las cercanías más melancólicas y tranquilas de la reflexión. Caminar por sus poemas o por su prosa, es un ejercicio de profundo relax del alma, ya que la comunicación permanente autor-lector, nace automáticamente a los pocos momentos de comenzar a leer algunas de sus obras. Entre otros galardones, cabe destacar el Premio Nacional de Poesía de 1998 por Objetos Perdidos y el XI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana de 2002, por el conjunto de su obra. Algunas de las obras de Muñoz Rojas más reconocidas son: Las cosas del campo 1951, considerado su mejor libro en prosa, y del que Dámaso Alonso, dijo en una carta dirigida al autor: “Has escrito, sencillamente, el libro de prosa más bello y más emocionado que yo he leído desde que soy hombre (es decir, desde que leí Platero y yo)”, Cantos a Rosa 1954, Las musarañas (en prosa), una de las obras más bellas salidas de su pluma 1957, Entre otros olvidos 2001, La voz que me llama 2005, Las sombras (en prosa) 2005.
(sigue)

Estro
Editorial
ay tantas cosas en el umbral del recuerdo, que a veces aparecen como un flash, y nos hacen decir “parece que fue ayer”... y es verdad. Y también es verdad, que ellos, los recuerdos, los que afloran de vez en cuando sin haberlos reclamado, acuden a nosotros, parece, con la ilusión de hacernos sentir que estamos vivos, no ya de “vida”, si no más bien de “sentimientos”, de esos sentimientos que embadurnan el alma del perfumado bálsamo de la reflexión. Todos, de una u otra forma, hemos reflexionado alguna vez: no debí hacer esto, qué feliz estoy de haber ayudado a un amigo, podía haber sido más cortés, porqué me comporté de aquella brusca manera... Y qué felices nos encontramos, al ver pasar nuestra vida, todo lo que nuestra responsabilidad humana, anota indefectiblemente en el debe y el haber de nuestra existencia, sólo con la intención de que el fruto del alma, madure, con las menos plagas posibles, consintiendo que el acto reflexivo, sea a la vez el “exterminador” de esas odiosas plagas. Todo ello constituye el comportamiento responsable del ser humano. Pero asumir responsabilidades, implica, asumir retos, actitudes, decisiones, y esto no es fácil. Por eso encontramos personas apocadas, en cuya anodina existencia, nada es destacable, nada censurable, es decir, no existe el riesgo del compromiso, de la responsabilidad. Y no se trata de inquirir sobre la persona en si, sino sobre sus actos de vida, de existencialismo. Tampoco es bueno, ni razonable, asumir todo lo que la vida propone y a veces, exige. También, esto último, es un ejercicio de responsabilidad: hay que conocer las propias limitaciones; ya lo dice el viejo dicho de “zapatero a tus zapatos” Y he aquí, que toda esta filosofía, entresacada de la Universidad de la vida, la he intentado aplicar, con más o menos fortuna, en la redacción de estos folletos, que mes a mes, os entrego con verdadera ilusión. Este mes Estro, ha pasado de la leche materna y de los biberones, a los “potitos”: hemos cumplido, con todos uds. los primeros 6 meses. Espero que la criatura crezca, mientras su padre, un servidor, sea capaz de aunar ilusión, devoción y entrega. Difícil papeleta. Gracias a todos, sé que las merecéis más que yo.
francisco javier costa lópez

Estro, es un fanzine, publicado sin ánimo de lucro, por francisco javier costa lópez, quien se reserva el copyright de los artículos incluídos en él. Existen textos de otros autores, cuyas autorías se incluyen debidamente, y cuyos copyright`s homólogamente, les corresponden. Las contestaciones incluidas en “Breve semblanza”, corresponden, integra y textualmente, a la persona entrevistada. Las fotos y alguna transcripción literal, son utilizadas, como puede comprobarse, con carácter meramente informativo y han sido sacadas de la web, de sitios de dominio público, de tal forma, que si cualquier persona o entidad, demuestra su autoría o propiedad en el presente o futuro, podrá solicitar su exclusión inmediata de este medio, enviando un e-mail, indicando cuantos datos sean necesarios para identificarse como autores o propietarios de los mismos, y en que nº de fanzine aparecen los textos o fotos aludidos. Otras fotos, son de autoría y propiedad del autor de este fanzine. Si ud. quiere hacer un comentario referido a los contenidos de este fanzine, puede hacerlo, si gusta, por medio de un e-mail. Al existir dentro de este fanzine, distintos copyright`s, no está permitida la reproducción total de él, por ninguno de los medios existentes en la actualidad, o por cualquiera otros que puedan surgir en el futuro. La reproducción parcial será posible en los siguientes casos: - Cuando el autor del texto a reproducir, sea persona ajena a la autoría de este fanzine, el correspondiente permiso deberá ser concedido por su autor, quién otorgará o denegará tal uso, con total independencia de la autoría de este fanzine. - Para la utilización de textos o fotos, pertenecientes a la autoría de este fanzine, se utilizará la vía del e-mail, en el que se incluirá la solicitud, con los datos suficientes para su localización, así como de forma imprescindible, la identificación correcta del o los solicitantes, incluyendo en documento pdf, el gráfico del DNI, y un teléfono de contacto. - Cualquier otra utilización, no solicitada, violará, según la legislación vigente, los derechos del copyright correspondiente.

C 2011 - francisco javier costa lópez
fjcostalopez@hotmail.com

Estro
C José Antonio Muñoz Rojas Nunca como antes y siempre como antes. Son los lugares mismos, la mano misma que te escribe. ¿El agua misma la que corría entonces? Estas luces de finales de mayo, son las del mayo aquel, cuando entre los granados me dijiste: Te quiero como nunca. Yo te dije: No me hables de nuncas que no existen, sino de siempres nuestros para siempre, o quizá todavías que nos aguardan. Poema de Cantos a Rosa. (1954) Siempre. no digas siempre, o si lo dices, dilo con un beso y será siempre para siempre. Caminando y perdiéndome en busca siempre de ese siempre, que cuando llego ya se ha ido. Y me quedo sin siempre para siempre. Poema de Objetos perdidos. (1997) Sólo en las hondas raíces del tiempo crecen las plantas eternas del amor. Muchas veces pasamos de largo y no vemos, sordos como somos a la queja del amor. Pasamos a un paso como si no estuviera allí diciéndose. Y está allí y pasamos de largo para siempre. Poema de Entre otros olvidos. (2001) A veces algo echamos de menos y no sabemos dónde está ni cómo llamarlo. Sentimos algo y es seguramente eso, la necesaria compasión, la luz de una miradas suelta, la palabra que se queda sin pronunciar. Poema de La voz que me llama. (2005) En lo hondo , confuso, algo se mueve. ¿Una mano? Es una mano pequeña que quiere coger otra mayor que se le tiende. La pequeña mano halla su cuenco en la otra. Luego se sienten unos pasos, una voz. -Llévame, llévame contigo. ¿O procede el rumor de los pasos, el sonido de la voz, a la visión de la mano? No sé. Indudablemente hay en lo hondo esto: la carretilla de un niño en pos de una mano que se le abre, que se le abre siempre. Y, en seguida, la de tranquilidad, la de seguridad al acogerse a la otra mano. Luego -y siempre entre las nieblas del fondo-, el alrededor varía. Unas veces es la acera de una calle donde transita poca gente. ¿No había una iglesia cerca? ¿Se oían campanas? ¿No se aparta alguien para darnos paso murmurando: Muy buenos los tenga usted, señora? Fragmento de la prosa “Paz” perteneciente a su libro Las musarañas. (1957) No ceja la sombra de buscar objetos perdidos, engañándonos a su vez como perdida en las musarañas. Pero es raro que ella nos dé un atisbo de confianza para comprender tan cruel mortificar. Hoy las cosas del campo entre duermevela y mustio no necesitan aires ni ventiscas para agitarse en el infortunio. José Antonio se ha ido con sus cantos a Rosa, con sus manos labradas de caireles y su corazón bordado de bondades. Hoy las sombras, han venido a buscarlo, entre temerosas y de su persona amantes. José Antonio, poeta centenario, hombre milenario, alma intemporal, por última vez, ha atendido la voz que me llama. No perdono a la muerte para que entre otros olvidos, no olvidara, a quien de la vida, hizo un oficio.
04.10.2009 © francisco javier costa lópez Nota del autor: En negrita, aparecen los títulos de algunas de sus obras más emblemáticas.

In Memorian

Cine

Estro

La noche del cazador
En más de una ocasión, para fortuna de los más cinéfilos, y para el gran público, hemos salido de la sala de un cine, con la satisfacción de haber visto una de esas películas que “dejan huella” Bien. Pues estamos ante una de ellas, sin el más mínimo temor a equivocación. Realizada en el año 1954, Laughton, llevaba ya a sus espaldas, la interpretación de más de 45 películas, y bastantes obras de teatro como actor y director, cuando acometió la ejecución de este film. Laughton, siempre comprometido con sus per-

El Gran Charles Laughton
Uno de los grandes actores de todos los tiempos, quizá el más versatil durante décadas, nos ha dejado impregnados de la mayoría de sus personajes. ¿Quién no recuerda a Sir Wilfrid, el abogado de Testigo de cargo? ¿Quién no, al Capitán Bligh de Rebelión a bordo? ¿Y quién no, la espeluznante caracterización de Quasimodo en Esmeralda la zíngara? De él, dijo el genial Billy Wilder: “que era el mejor actor con quien nunca había trabajado...”, agregando en más de una ocasión: “es el más grande de todos los actores”. A su faceta de actor tanto de cine como de teatro, cabe unir la de director, aunque por culpa de la crítica cinematográfica de la época, sólo dirigió un film, que los críticos “barrieron” de forma totalmente inmerecida. La película en cuestión, La noche del cazador, fue varios años más tarde. reestrenada a nivel mundial, con honores de estreno, al tratarse de una obra maestra, digna de la expresividad de un genio. Dentro de su amplio registro encontramos (aparte de las ya mencionadas): Si yo tuviera un millón (1932), La vida privada de Enrique VIII (1933), Nobleza obliga (1935), Los miserables (1935), Rembrandt (1936), Esta tierra es mía (1943), Espartaco (1960) y Tempestad sobre Washington (1962) su última película.

Escena de La noche del cazador, salida directamente del mundo de los sueños de Laughton. En segundo plano se aprecia la soberbia utilización del contraluz, para dar la impresión de un títere recortado a la luz de la noche.

sonajes, no iba a ser menos, con la que a la postre sería su única película. Partiendo de una historia un tanto convencional: “Padre de familia rural, encarcelado por robo, que en una noche de delirio, sueña en voz alta donde esconde el botín, lo que aprovecha un falso, loco y misógino predicador, a punto de abandonar la cárcel, para hacerse con el dinero”, Laughton logra una película deliciosa de principio a fin, en la que el lirismo de sus imágenes, nos llenan de una emoción placentera, pues la sucesión de fotogramas se hace con suaves transiciones, sin prisas, buscando la complicidad del espectador, que la -observa- sin prisas, como si quisiera que se alargara, que la historia continuara. Y en verdad, que su director lo consigue, pues el espectador, una vez terminada la proyección, comienza de inmediato a rememorar las grandes escenas de ella, lo que le confiere esa continuidad -en off-. Una de las escenas más bellas del cine, a mi humilde juicio, puede observarse en la foto de arriba, en la cual aparece la magnífica Shelley Winters, en su coche, muerta en el fondo del río que cruza el pueblo donde vivía. Su expresión serena, su enorme melena mecida por la corriente, y el recreo de la cámara, que se sumerge desde la superficie, es simplemente genial. A ello debemos sumar el descenso, en barca por el río, de los niños, llena de escenas realizadas con títeres recortables y una magnifica utilización de las luces. Lástima que Charles Laughton, a raíz de la mala crítica obtenida asegurara no volver a ponerse detrás de una cámara jamás. C 2011 - francisco javier costa lópez

Breve semblanza Este mes: Alfonso Pacheco

Estro
me dejaste solo.. F .J.: Descríbase a si mismo, brevemente. A.P.: Trotamundos, callejero, despistado, buscador de lo encontrado... LOS JUEGOS (Cuento) No cabe duda que todos hemos pasado por ellos, ¡Pobre de quien no juegue! Pero… ¿Juegan todos? Pregunta que resulta tan preocupante como la respuesta. Recordemos un poco; ¿Se acuerdan de la peonza o de las tabas, o del corre corre que te pillo, la comba, el burro, levanto la piedra, la coroneja, el escondite y, otros muchos? Pero… ¿Dónde están? ¿Cómo juegan nuestros niños ahora? Parece ser que toda esta gama, maravillosa colección de infantiles juegos, han sido devorados por la, como no, civilización, o sea por los tecnológicos jueguecitos que se llevan en un bolsillo, y que en la más amplia imaginación de la mente humana, que no es poco, permite a nuestros pequeños cosas tan variadas como; perseguir o ser perseguido por el monstruo, o luchar con máquinas, o que no me coma el malo, destrozar al enemigo, volar. Bueno lo que es volar no demasiado, se volaba más cuando la imaginación no necesitaba de tanta “ayuda” en conserva y cuadriculada, cuando los chavales tenían que fabricarse, en la mayoría de los casos, sus propios juguetes, por que éstos solo llegaban a sus manos en contadas ocasiones; cumpleaños, onomástica, y con los Reyes Magos, ahora parece que son ayudados por Papa Noel, al parecer a los papis les parece insuficiente la cantidad que los Magos pueden transportar en sus viejos camellos. Recuerdo que cuando yo era niño, tanto tiempo hace que dudo que alguna vez lo fuese, al llegar la Navidad esperaba la mágica noche con tanta ilusión que me palpitaba el corazón hasta salirse del pecho, había pasado un año desde mi último juguete, y hasta escuchaba en el silencio de mi ansiedad, el caracoleo de los cascos de los caballos que montaban sus Santas Majestades a los pies de mi balcón, para traerme la enorme lista de la carta que yo había mandado con sellos y todo. A la mañana siguiente habría el paquete maravilloso y apartando los calcetines, la bufanda, y alguna otra útil prenda más, llegaba a mi juguete, “único y fantástico, precioso y bellísimo juguete” con el que muy contento, jugaría todo el año. Estaba tan feliz, que no me preocupaba que fuese uno solo, los otros juguetes eran para que los niños pobres tuviesen alguno, cosa que no entendía muy bien de los Reyes por que… si todos éramos niños… qué nos diferenciaba. Los años respondieron a esa pregunta.

Poesía escogida
Alfonso Pacheco Navarro
C Alfonso Pacheco Navarro
CAZADOR DE ATARDECERES (Poema inédito) Siempre he sido cazador de lunas Cazador de vientos Amaneceres y ocasos Noches estrelladas Silencio de desiertos Goteo de lluvia Olor de albahaca, romero y tomillo. ¿Quién puede entender esto? Siempre he sido enamorado de la noche Del Del Del Del sol que nace que muere que calienta sol que abrasa.

F .J.: Un desayuno. A.P.: Café americano y tostada de pan con aceite. F .J.: La mejor hora del día. A.P.: Las siete de la mañana. F .J.: Una ciudad para vivir. A.P.: Murcia. F .J.: Un nombre de mujer. A.P.: Inma. F .J.: Un nombre de hombre. A.P.: Juan. F .J.: Una fecha. A.P.: La de hoy. F .J.: El mejor recuerdo. A.P.: El olvidado. F .J.: El peor recuerdo. A.P.: El tiempo perdido. F .J.: La botella medio llena o medio vacía. A.P.: Siempre llena. F .J.: Tranvía, coche o bicicleta. A.P.: Según la ocasión. F .J.: El invierno o el verano. A.P.: El otoño. F .J.: Un lugar de vacaciones. A.P.: Junto al mar. F .J.: Qué haría si el mundo se terminara mañana. A.P.: Me fumaría una pipa a la puesta de sol. F .J.: Qué se llevaría a una isla desierta. A.P.: Mi sombrero panamá. F .J.: Una película A.P.: “Casablanca”. F .J.: Un actor/actriz. A.P.: Marilyn. F .J.: Un escritor/escritora. A.P.: Cervantes. F .J.: Un libro. A.P.: Madera de Boj. F .J.: Un político. A.P.: ¿Estamos hablando en serio? F .J.: Persona/s que más admira. A.P.: Mi abuelo Pedro. F .J.: ¿Por qué? A.P.: Creo que a Ud. no le importa, mi querido amigo. F .J.: Un refrán o frase que le guste. A.P.: Infancia, feliz infancia, te vi partir,

¿Quién puede comprender esto? Siempre he sido alondra y jilguero Cigüeña y halcón Gorrión y tórtola Albatros y cormorán A veces papagayo, otras paloma. ¿Quién puede sentir esto? He querido cazar ocasos en flor de viento Coger el color cuando nace Antes que lo mate el negro Naranja azucarado con fuego Rojo ceniza, ceniciento Pálidos grises, pálidos cielos Muere el azul Rojo naranja anaranjado rosa Grises a negro a silencio Ala de cuervo ¿Quién puede ver esto? Quise cazar la luna ¡Vano empeño! Mostró su rostro coqueto En plenilunio, Se alejó poco a poco En la menguante, Tras un silencio, sin carta Fue naciendo junto a mí Un día me dijo –Volveré pronto. Me dejó el mar de plata Un poquito solo, pero plata. ¿Quién ha podido ver esto? Quise ser cazador de atardeceres ¡Pobre empeño el mío! Fui cazador cazado... Por el viento...

Estro ha cumplido 6 meses
Cada uno a lo suyo... El pesimista dice que no es verdad que él siempre crea que le va a suceder lo peor. Lo que cree es simplemente que si lo peor ocurre, le sucederá a él.

Estro fulfilled 6 months

Detalle de gotas de lluvia. La Puerta. Moratalla. 26.04.2009 C 2011 - francisco javier costa lópez Escultura de los alumnos de Cerámica de la Escuela de Arte de Murcia 14.05.2007 C 2011 - francisco javier costa lópez

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful