Está en la página 1de 252

Eloi Ortega Palacios

Las Tres Guadanas Y Los Fragmentos de Tristeza

(Esta historia contiene nombres de personajes de, Sly Cooper, Final Fantasy, Kingdom Hearts y The Legend of Zelda, que me han servido de inspiración, son grandes sagas. Esta historia se ambienta en un lugar imaginario, donde hay varios mundos habitados y todo se relaciona con la filosofía de Luz y Oscuridad. Esta es una secuela de Las Tres Guadañas y La Piedra de Poder, si no la has leído puede que no entiendas muchas cosas)

Prologo

Eran tres armas sagradas que existieron desde el principio de los tiempos, son las tres guadañas primarias. Contienen vida, y a su vez muerte, convivían en harmonía, protegidas en lugares mágicos de la dimensión Ogel, hasta que su fuerza se perturbó con la Resurrección del Rey del Mal, Malvatorix. Una persona logró derrotarlo, alguien cuyo pasado era oscuro, que sufrió mucho, se enfrentó a sus miedos y a la oscuridad de su interior, logrando vencer gracias a la confianza que le inspiraban sus compañeros. Un héroe que salvó la vida de todos los seres existentes. Él, junto a sus compañeros, derrotó a Malvatorix y destruyeron la Piedra de Poder, fuente de su poder. Se sacrificó por salvar al universo. Y por siempre, Zefiro será recordado.

Parte 1. Los Reapers

Cap. 1 El Pasado

“Hace cientos de años, existió un ser tenebroso apodado Malvatorix. Dominó todo el universo, y trató de controlar incluso otras dimensiones. Su reinado fue terrible, hasta que Inferno, su capitán de la guardia, lo traicionó y dejó entrar a su castillo a la Rebelión, quien lo encerró en una Piedra: la Piedra de Poder. Muchísimos años más tarde, dos seres malignos lo ayudaron a escapar, Clockwerk el Pájaro Robótico Gigante, y Saïx su incorpóreo. Ambos lo liberaron y empezaron el plan para abrir el Nexo Dimensional y controlar todas las dimensiones. Pero entonces salieron ciertos héroes dispuestos a derrotarle:

Sephiroth, el líder del grupo y por entonces dueño de la Guadaña de la Muerte; Kixur, gran caballero de Vergel Radiante; Cid, un gran Mercenario; y posteriormente Roxas, un elegido de la Llave Espada, cuyo origen proviene de la Nada. Xion, su hija y novia de Roxas; Artic e Inferno, dos de sus antiguos aprendices. Malvatorix era la personificación del Mal, y tenía un poder terrible. Llevaba un casco negro que ocultaba su verdadera forma, un ser oscuro, de ojos amarillos muy intensos, y de grandes garras. Malvatorix llevaba siempre una capa negra que le daba un aspecto más noble. Tras su resurrección, se convirtió en dueño de la Guadaña de la Luz y la Oscuridad, pero tras su muerte esta guadaña desapareció por completo. Malvatorix se transformaba en un gran robot de seis metros de alto. Este siniestro ser de dimensiones gigantes era llamado Scorpio. Malvatorix creó una niña a la que cuidó desde su infancia para que se convirtiera en una elegida y abriera el Nexo, pero tras su muerte y posterior resurrección, dejó de quererla. Esa chica era Xion, quien se unió a los héroes. Estos siete héroes derrotaron a Malvatorix y destruyeron la Piedra en varios pedazos que cayeron al precipicio infinito. Zefiro, se sacrificó por sus compañeros y acabó en el Limbo Limítrofe para siempre. Roxas, Xion, Artic, Inferno, Kixur y Cid vivieron en paz durante unos meses, hasta que un día,

Clockwerk, su antiguo aprendiz, apareció para decirles que debían encontrar los fragmentos de tristeza para… ”

-¡Roxas! A cenar, querido. Te has vuelto a enganchar al libro hasta tal punto que no me escuchabas.

-perdona Xion, ahora voy.

Roxas, el protagonista de nuestra historia, había estado leyendo un libro ese día, cada día se leía un libro. Fue uno de los dos héroes que venció a Malvatorix y un elegido de la Llave Espada. Tendría por entonces unos 16 o 17 años. Llevaba puesto unos pantalones negros tejanos con las piernas de color beige. Llevaba un jersey negro con cremallera y una chaquetilla blanca con detalles negros en ciertas zonas. Un anillo blanco y otro negro adornaban los dedos de su mano, acompañados por una pulsera de cuadrados negros y blancos. Del cuello le colgaba un colgante con forma de aspa. El pelo del chico era anaranjado y puntiagudo y sus ojos azules.

-hoy tenemos sopa, Roxy.

-¡Me encanta tu sopa!

Xion era el amor de Roxas y también una elegida de la Llave Espada. Llevaba un vestido de encaje negro, con tirantes blancos. Al final de la falda, había cuadraditos blancos. Sus botas eran de un gris oscuro con cordones rojos, y llevaba una pulsera igual que la de su amado. Su pelo era negro y sus ojos azules, profundos como el mar. Todos conocen la historia de que Roxas tenía unos ojos muy peculiares: cada persona los veía de un color diferente. Cuando Malvatorix le robó su esencia, Xion compartió su corazón, y los ojos de Roxas se convirtieron en unos exactamente iguales a los de su amada Xion.

-hoy he estado leyendo el libro de Malvatorix, creo que hay algo que se me escapa…

Roxas llevaba semanas enteras leyendo libros de la Biblioteca Infinita, un lugar mágico donde se esconden todos los

conocimientos del universo, “solo hay que saber encontrarlos” decía su antiguo mentor Zefiro.

Unos meses después de la derrota del Rey del Mal, Clockwerk el pájaro robótico gigante les avisó de que el poder de Malvatorix no había desaparecido del todo, que había escogido un heredero para sus poderes. También mencionó algo de encontrar los “Fragmentos de Tristeza”, fueran lo que fueran.

-“cuando la línea entre la vida y la muerte se disipa, todo puede ocurrir” ¿qué quiso decir Clockwerk?

-no le des más vueltas, Mi Roxy. Xion se sentó al lado de Roxas y le sirvió un buen plato de sopa calienteAdemás, ¿sabes que día es el viernes que viene?

-el 12 de Julio…Un momento… ¡ese el día en que Malvatorix cayó!

-Exacto, y ese día celebramos por ese motivo la Fiesta de la Paz. Tú, como amo del castillo, deberás prepararla. Kix y los demás ya se han puesto manos a la obra.

-de acuerdo, Mi Xion.

Roxas le daba vueltas a lo sucedido con Clockwerk pese a todo. Estuvo semanas buscando un libro cuyo nombre fuera Los Fragmentos de Tristeza, pero no lo encontró. Se leía los libros que creía que podrían servirle de algo, pero nada.

-Roxy, se ha hecho tarde. Deberíamos ir a la cama.

Roxas y Xion se acostaron en su cálida y cómoda cama y se abrazaron.

-Buenas noches, Mi Roxy.

-Buenas noches, Mi Xion.

Cap. 2 los Heroes

Cap. 2 los Heroes Roxas se despertó a la mañana siguiente al lado de su chica.

Roxas se despertó a la mañana siguiente al lado de su chica. Vio que seguía dormida y no quiso despertarla.

-a ver, ¿qué me pongo hoy? Tal vez… ¿chaquetilla blanca con cuadrados negros? Sí.

Roxas salió de la estancia del castillo a un pasillo, donde estaba una mujer pelirroja de piel blanca que vestía suaves telas negras. Llevaba un orbe rojo colgando de su cuello.

-¡Hey Midna! ¡Qué casualidad! Midna era una amiga de Roxas, una de los Siete Sabios que velaban por la paz de Vergel Radiante, y esposa de Kixur Canon, su mejor amigo.

-¡Hola Roxas! ¿Tú también vas a preparar la Fiesta de la Paz?

- pues sí, pero me temo que no sé dónde es.

-Ahora te lo muestro Midna lo llevó a una terraza que daba a todo el pueblo¿ves esa cúpula enorme? allí hemos decidido celebrarla.

-Gracias Midna, ¡me voy!

Roxas bajó por las escaleras y atravesó el castillo pasando al lado de tres de los Siete Sabios de Vergel Radiante que velan por la paz y deciden que se debe hacer. Tras hacerles una leve reverencia continuó.

Al salir del castillo travesó el pueblo; era un pueblo medieval, pues todo eran casitas pequeñas unidas. Había herreros, mercaderes…pero curiosamente, había una zona del pueblo mucho más moderna; además de ser la capital del Universo Ogel, Vergel Radiante cuenta con un enorme Hangar de naves, y con las armas más tecnológicas importadas de Shibuya.

Todos conocían a Roxas en el pueblo y lo saludaban. Roxas llegó a la gran cúpula y ya vio un cartel que ponía “Fiesta de la Paz, Este Viernes”

Al Entrar dentro, vio a su amigo Kixur ordenando a sus ayudantes donde poner los adornos.

-¡No y No! Las mesas irán en medio y en ese lad… ¡Roxas!

-¡Kix!

-¿Cómo te va?

-pues he venido a ayudarte.

Kixur era el mejor amigo de Roxas y capitán de la Guardia Real de Vergel Radiante. Llevaba una armadura dorada con un cinto donde llevaba su espada. Su pelo era entre blanco y plateado y no muy largo. Sus ojos eran verdes. Tenía unos 26 años. Kixur conoció a Zefiro antes que Roxas, se hicieron buenos amigos. Kixur daría su vida por Midna, su esposa, ambos están muy enamorados. De pronto, el techo de la cúpula se abrió y aterrizó una enorme nave con forma de Dragón: el Dragón Lumíneo, principal vehículo de Roxas y los demás. Un hombre rubio, con una camiseta blanca y unos pantalones azules salió. Llevaba un palillo en la boca y una metralleta en la espalda; era Cid el Mercenario, un buen amigo de nuestros héroes.

-¡ya he traído lo que me pediste, Kix!

-perfecto.

-¿hay sitio para nosotros?

Eran Inferno y Artic, dos buenos amigos. Fueron pupilos de Malvatorix en su momento, pero se unieron a nuestros héroes. Artic es un chico joven, cuyo pelo es azul claro y en punta. Hace años se quedó sin piernas y ahora tiene cuatro patas mecanizadas. Tiene un excelente dominio de los tres estados del agua.

Inferno es un hombre de pelo castaño oscuro. Sus ojos son de un rojo oscuro. Domina el fuego con dos calaveras que escupen fuego.

-Hemos venido a ayudar, no se como pero ayudaremos.

Roxas y los demás estuvieron montando adornos y mesas en el lugar hasta el mediodía. Cid había traído unos cuantos bocatas, mientras se los comían, recordaron aquellos días en los que lucharon por el bien.

-¡Tíos, que vida más aburrida! Hecho de menos el fragor de la batalla.

-bueno… no se está tan mal con paz.

-si vosotros hubierais sufrido lo que nos pasó a nosotros dijo Inferno.

-bueno, el pasado no se puede cambiar…si se pudiera, yo hubiera salvado a Zefiro

Todos se quedaron callados al oír esas palabras, respetaban mucho a quien fue su líder. Todos lo recordaban como “Sephiroth Príncipe de la Oscuridad”, su líder. Pero su verdadera historia era muy diferente:

Zefiro era una parca al servicio del rey de los muertos Ganondorf, hasta que escapó del Reino de la Muerte con su Guadaña. Zefiro se vio implicado en la resurrección de Malvatorix.

-Bueno chicos, me tengo que ir. dijo Roxas

-¿Ya?

-claro, ¡me espera mi chica!

-es cierto, pillín dijo Kixur

-oye… ¿cuándo te la vas a…ñacañaca? dijo Cid rompiendo todo romanticismo, pero Artic lo congeló haciéndole callar

-Hala, ya está. Ve con tu chica, Roxas

-Gracias Artic

-de nada, yo también tuve un gran amor…

Cap. 3 El Recuerdo

Roxas volvió hacia el castillo pasando por la Plaza de la Luz, una plaza con una fuente de agua preciosa. Del cielo descendió Kei, un gran gigante metálico, tapado por una capa negra. Él era un ser creado por Malvatorix que se unió a nuestros héroes hace tiempo. Carga con la maldición de que de su rostro salga siempre un rayo de luz devastador. Gracias a la capacidad voladora de Kei, su tamaño, y su poder; es el guardián perfecto para el castillo.

-hola Kei.

-Hola Roxas. He visto a Xion entrenando en el patio, tal vez te interese.

-gracias, para allá voy.

-oh Roxas, se me olvidaba… he visto a Clockwerk volar por aquí cerca, pero tranquilo, lo tengo a raya.

Kei volvió a volar hacia las torres del castillo y desapareció.

Roxas no pudo decirle nada antes de que se fuera, así que fue caminando a uno de los jardines, allí estaba Xion entrenándose con el traje de la organización. El traje consistía en una gabardina negra con detalles plateados. Bajo la gabardina más ropa negra. El traje de la organización estaba pensado para que se pudieran cruzar los portales oscuros usualmente, pero también permiten una mayor movilidad y rapidez. Esos trajes habían sido usados por Roxas y Xion y por otros miembros de la Organización XIII:

Demyx y Marín, viejos conocidos de Roxas que fueron los miembros siete y ocho de la organización. Solían tocar música con Sho Minamimoto, su líder; Tetsuya: fue el miembro once de la organización y odiaba a Roxas por ser el único que le venció. Tetsuya tenía la capacidad de abrir portales oscuros y su arma era una Katana. Yoko; la numero seis y era rápida como un rayo. Causó muchas molestias a Roxas hasta que fue derrotada; y por

ultimo Lexio, era un chico con la capacidad de leer mentes, por desgracia Malvatorix se lo prohibía. Fue el último miembro en caer definitivamente y se hundió con el Castillo Inexistente, base de la organización.

Estos tres últimos miembros murieron junto a Sho, Nomura y los demás miembros. Solo quedaban Demyx, Marín, Xion y Roxas, y estos la abandonaron hacía ya tiempo. Clockwerk, el líder, no había muerto, pero como si lo hubiera hecho, pues no aparecía por ningún lado. Solo se le veía en su forma de pájaro brevemente para desaparecer inmediatamente.

Roxas recordaba a menudo a sus compañeros caídos con tristeza, pues aun con todo eran sus amigos. Todavía le quedaban Artic, Inferno, Demyx y Marín y su amada Xion, quien se entrenaba duro contra unos muñecos de madera en el jardín. Blandía dos llaveros: Prometida, cedida por Roxas hace tiempo, y Abrazo del Destino, que consistía en un llavero decorado con motivos florales y coloridos. Xion se defendía excelentemente de las flechas automáticas que le lanzaba una máquina. Tras acabar el entrenamiento, Xion y Roxas volvieron a su estancia del castillo. Mientras Xion se daba una merecida ducha, Roxas hablaba por video conferencia con su hermano Ventus. Ven era el hermano gemelo de Roxas, por lo visto Ven creó a Roxas usando sus datos personales. Ventus vivía en otra dimensión junto a sus amigos Terra y Aqua defendiendo su hogar contra los peligrosos “Nescientes”.

Ventus, Terra y Aqua eran también elegidos de la Llave Espada y ayudaron a vencer a Malvatorix un año atrás.

-Pues no se, Ven… esto me huele a chamusquina.

-Vamos Rox, ¿solo porque Kei te habló de Clockwerk?

-No, tampoco encuentro los “Fragmentos de Tristeza” de los que te hablé…

-Bueno, tranquilízate. ¿Volviste a soñar con Zefiro?

Roxas nunca se lo había dicho a nadie más, pero cada noche tenía un sueño en el que hablaba con Zefiro sobre una gran vidriera. Cada noche mantenía una conversación diferente con él. Era tan real que le costaba pensar que no fuera más que un sueño.

-Pues… -Roxas prefería no hablar del tema en ese momento, así que improvisó de pronto- ¿vendréis al Festival de la Paz?

-Lo siento Roxas, ahora mismo estamos muy ocupados aquí.

-vaya…

-pero quien sabe, a lo mejor nos vemos pronto, tengo que cortar. ¡Adiós!

Roxas miró en la ventana unos instantes. El sol brillaba, pero esa noche empezó a llover con fuerza. Xion y Roxas cenaban y charlaban, cuando el sonido de un chirrido resonó en el exterior:

era el sonido que emitía Clockwerk. Roxas salió rápidamente pese a la advertencia de Xion. Al salir por la puerta del castillo hacia el jardín, la niebla no le permitió ver nada. Empezó a correr guiado por el lejano sonido del batir de unas alas. De pronto, vislumbró una silueta entre la penumbra: al principio creyó ver a Saïx, incorpóreo de Malvatorix quien les causó muchos problemas en el pasado. Pero pronto se dio cuenta de que era Clockwerk en su forma humana. Lo reconoció por su brazo metálico de grandes garras y su pelo plateado y con puntas que se ondeaba en el viento.

-¡Clockwerk! hubo unos instantes de silencio.

Clockwerk alzó levemente los brazos manteniendo a Roxas en sus espaldas.

-se acerca el momento.

La niebla se hizo mucho más intensa y Roxas perdió de vista a Clockwerk. Avanzó unos pasos para asegurarse, pero ya no estaba. Roxas volvió a su habitación. Lo único que había conseguido era un pequeño resfriado, pero algo le decía a Roxas que se acercaba algo importante.

Cap. 4 El Festival de la Paz

Los días pasaron monótonamente para nuestros héroes cuando llegó el viernes. Se celebraba el Festival de la Paz. Una gran mesa atravesaba la sala llena de caviar, pasteles, langostas i bollos. Lo que se conoce como delicatesen.

Una pequeña orquesta sinfónica tocaba melodías. La maestra Shimomura guiaba a los músicos. De vez en cuando, Demyx y su prima Marín tocaban alguna que otra canción. La fiesta iba muy bien, Roxas y los demás eran el centro de la fiesta por ser los Héroes. Aunque mientras los demás esperaban, Cid atacó los bollos de crema de la mesa como un león hambriento sobre su presa.

-¡Señoras y señores! Dijo Kixur con un micrófonohoy hace un año de la muerte del Rey del Mal. Estamos aquí para celebrar un año entero de paz, y para rendir homenaje a Zefiro, nuestro antiguo líder y amigo. Para conmemorar este día, la Maestra Shimomura y su orquesta nos deleitará con su obra Dearly Belov…

El techo del edificio se rompió interrumpiendo la frase. Del cielo descendió un gran pájaro robótico, Clockwerk. Roxas y Xion sacaron sus Llaves Espada, Kixur sacó su Espada para proteger a Midna y los demás. Cid cogió su ametralladora y empezó a disparar al metálico cuerpo del pájaro mientras gritaba con fuerza. Las balas rebotaban en el metal y no le hacían ni un rasguño. Clockwerk movió una de sus enormes cejas en señal de burla i/o indiferencia. Cuando se le acabaron las balas a Cid, Clockwerk se transformó en humano.

-¿Por que debo lidiar con este tipejo? Dijo Clockwerk mientras lanzaba el arma de Cid con una bocanada de vientoParece que estamos todos…perfecto.

-¿¡Que haces aquí Clockwerk!?

-hoy hace un año de la muerte de mi líder, Malvatorix. Y como le prometí, ahora liberaré su poder. Un gran rayo rojo salió de Clockwerk hacia el cielo. Delante de Roxas, Xion, Inferno y Artic y Demyx y Marín, aparecieron seis cristales. Cada uno cogió uno de esos extraños cristales y lo observó fascinado. En el interior de cada uno brillaba un aura roja resplandeciente¡Los Fragmentos de Tristeza! en trece fragmentos se rompió la Piedra de Poder para cada miembro de su organización. un fragmento que brillaba con mucha más intensidad apareció en frente de Clockwerk, quien lo cogió. y ahora nosotros tenemos el poder de la Piedra. El Heredero de Malvatorix nos guiará.

-¿¡Heredero!?

-… creo que debo una explicación, miembro XIII. Mi señor Malvatorix escogió un ser ya de por si poderoso para que heredara todos sus poderes. Y manipuló la Piedra de Poder para que si se destruyera, se dividiera en trece fragmentos que fuesen destinados a sus trece discípulos para…

-Clockwerk dijo un Guardia– Queda detenido…

Clockwerk se transformó rápidamente y huyó hacia el cielo dejando su frase a medias.

-¡Idiotas! Gritó Cid a los Guardias¡Iba a decirnos para que servían esos fragmentos!

-ya no importa… pero eso que ha dicho de sus trece discípulos… que yo sepa murieron seis… ¿o no? –Roxas habló en voz baja, tal vez para no alarmar a los invitadosNo hay tiempo que perder, en una hora reuníos conmigo en el vestíbulo del castillo. Kixur, tranquiliza a los invitados

-Esta bien señores, aquí no hay nada que ver, vuelvan a sus casas.

Roxas y los demás se reunieron en el vestíbulo, tal y como acordaron.

-¿donde están Demyx y Marín? preguntó Xion

-no lo sé, pero creo que se han escaqueado… -Dijo Inferno con un tono entre preocupado y enfadado.

-sacad los “Fragmentos”

Cada uno saco su Fragmento de Tristeza. Eran desiguales, pero se podía ver que eran del mismo material.

-mi fragmento encaja a la perfección con el de Xion, en cambio no encaja con los vuestros…

-entre nosotros encaja, pero no se puede unir al vuestro…

-eso es debido intervino Artica que vuestros fragmentos son los XII y XIII, los nuestros son los III y IV.

-y los de Demyx y Marín deben de ser los VII y VIII. En todo caso no han venido o siquiera preocupado. Ya hablaremos con ellos. insinuó Kixur seriamente.

-no debemos perder tiempo con eso prosiguió Roxashe traído dos libros de la biblioteca: la Organización XIII y La Piedra de Poder.

-¿LEER? gritó Cid.

Roxas, seguido de sus cinco amigos, se acercó a una mesa para mostrarles los libros y, para su sorpresa, faltaba uno.

-¿Donde está? ¡El libro de la Organización! ¡Os puedo asegurar que lo he traído! Lo han…

-robado concluyó Xionparece que alguien no quiere que se sepa algo.

-ahora leamos el libro de la Piedra, tal vez nos ayude a comprender que está pasando.

Cap. 5 La Piedra de Poder

Roxas comenzó a narrar a sus compañeros las palabras del viejo libro, procedente de la gran Biblioteca Infinita:

“La piedra de poder es un objeto muy poderoso creado hace cientos de años para encerrar a un ser diabólico llamado Malvatorix. Es de cristal, y tiene el tamaño de la cabeza de una persona normal aproximadamente. Su forma es semejante a la de un diamante. Tiene el don de absorber cualquier poder, su sed es insaciable, pero solo acepta aquello que la fortalece. Para crearla hicieron falta sacrificios de personas muy importantes solo para poder encerrar a Malvatorix. Hace mucho tiempo, un tiempo que ya nadie recuerda, Malvatorix se hizo con todo el universo y lo dirigía con puño de hierro. Hasta que por fin, se creó un pequeño grupo de guerreros dispuestos a derrocarlo. Entre ellos se distinguían como líderes: Dyme, un famoso ladrón que, entonces, todo el mundo conocía y que decidió unirse a la rebelión; Helena, la primera mujer guerrera y una princesa en su mundo Hylia, el cual fue destruido por el Malvado Rey; y Lenzo, un antiguo aprendiz del famoso Ansem El Sabio, que tenía el poder de la oscuridad.

Tenían un infiltrado, que se mantuvo en el anonimato. El “topo” estaba cerca de Malvatorix y les permitió la entrada hasta el Rey y con sus poderes, formaron una piedra que absorbió a Malvatorix y lo encerró. Dyme, Helena y Lenzo siguen encerrados en la piedra para evitar que Malvatorix escape. La piedra está vinculada con Malvatorix desde entonces y con sus, por entonces, tres seguidores. Este valioso objeto solo puede ser destruido o “sellado” por el poder de una “Llave Espada” La piedra se

mantuvo escondida durante muchísimos años en un templo, pero hace un año Saïx, el incorpóreo de Malvatorix la robó y usó para resucitar a su Líder. La piedra de poder esté vinculada a Malvatorix, están unidos y mientras uno de los dos esté vivo (la piedra o Malvatorix) ambos seguirán existiendo.”

-Roxas, todo esto ya los sabemos…

-¡Caya y escucha!

cuando Malvatorix fue destruido por Zefiro con su Guadaña, Roxas junto con el poder de los demás elegidos de la Llave Espada, selló la Piedra destruyéndola. Pero Malvatorix modificó el poder de la Piedra para que, en caso de ser destruida, se dividiera en trece pedazos que heredaran sus discípulos, y así ellos pudieran reconstruirla en caso de tener que sellar el poder de su heredero. Malvatorix escogió a un ser ya de por si poderoso que heredara sus poderes tras su muerte con el fin de que el heredero llevara el mal al universo; pues según dice la profecía, Malvatorix renacerá con el caos total. Pero en caso de que el heredero se negara a usar sus poderes para Malvatorix, sus discípulos deberán encerrarlo en la piedra de poder una vez la reconstruyan, a pesar de que la idea principal de Malvatorix no fuese esa. Los trece fragmentos, denominados “Fragmentos de Tristeza” tienen una doble función:

La organización que formó Malvatorix debía tener única y exclusivamente trece miembros, pues esta inspirada en las trece torres: Trece torres se crearon en trece mundos, cada torre debía “liberarse” con una gran fuente de poder, y una vez las trece torres fuesen activadas, se unirían, unificando los mundos en uno solo; un gran mundo. Malvatorix, una vez abriera el Nexo y convirtiera la Dimensión Ogel en una dimensión maléfica, liberaría las torres y unificaría los mundos creando un Mundo del Mal, pero para ello necesitaría trece discípulos que liberaran las torres, ni uno más ni uno menos; una organización formada por trece miembros… la Organización XIII. Y tras la muerte del Rey Del Mal, cada miembro se quedaría con un fragmento… Tras la disolución de la primera Organización, se creó una segunda con

algunos de sus antiguos miembros, quienes planean usar sus fragmentos para liberar las torres y unificar los mundos. Los miembros de la nueva Organización no son conscientes de que Malvatorix no quiere que usen los fragmentos para eso. Ellos desconocen el peligro que conlleva que Ganondorf sea el heredero de Malvatorix…”

-¡¿Ganondorf?! exclamó Kixur

-que yo sepa comenzó ArticGanondorf es el Rey del Reino de la Muerte… pero no puede salir de su reino.

-en todo caso el poder le corromperá añadió Xionsegún el libro

es como una especie de sustituto de mi padre…

-pero lo es solo para que el verdadero regrese. terminó Inferno

-para detenerle… debemos conseguir todos los Fragmentos de Tristeza. Parece que estamos delante de una nueva aventura.

-¡Tenía ganas de acción! exclamó Cid tras las palabras de Kixur

-¡esperad todos! Todavía desconocemos el paradero del libro de la Organización, Debemos hablar con Demyx y Marín. Mañana a las diez en punto de la mañana en la plaza.

Mientras Roxas y los demás celebraban el Festival de la Paz en Vergel Radiante; muy lejos de allí, en el Reino de los Muertos, había anochecido sobre el Gran Árbol cuando Ganondorf

descansaba en el trono de su Palacio. Ganondorf era un hombre corpulento, llevaba una larga y densa barba gris. Vestía una túnica negra con varios detalles verdes y unos zapatos metálicos, que formaban parte de algún tipo de armadura. Sus rasgos faciales no eran demasiado especiales, aun siendo viejo no tenía casi arrugas

y se mantenía fuerte. Sus ojos eran negros y profundos, y su

aspecto en si inspiraban respeto, sabiduría y también amabilidad.

-Mi señor dijo Caronte, la nueva parca después de Zefirohe llevado al criminal a las raíces, cerca de su Fortaleza.

-bien, Caronte…

-le noto cansado, ¿ocurre algo mi señor?

-todo el día me ha estado doliendo la cabeza, y algo más que no puedo describir. Es como si algo extraño sucediese en mi corazón… no importa.

-¿seguro mi señor?

-sí, Caronte. Tú puedes ir a descansar, mientras tanto y…

Inesperadamente, en ese instante, Ganondorf retorció de dolor y

dio grandes impulsos. Se movía nerviosamente y sus ojos estaban

abiertos como platos, sus ojos rojos y brillantes.

-¿¡Mi señor!? ¿Qué le ocurre? Sus ojos…

Un aura rojiza rodeaba a Ganondorf, cuando el dolor cesó de

pronto y el rey volvió a su estado normal.

-¿q…que le ha ocurrido, señor?

-no lo sé… pero lo averiguaré

Ganondorf se fue a su habitación para descansar, pero estuvo despierto mucho rato. Se miró al espejo y vio horrorizado que sus ojos eran ahora amarillos con el centro de la pupila algo rojiza. Pronto se dio cuenta de quién era el causante de ello, Malvatorix, Rey del Mal.

-¿porque nunca he conseguido tenerte en mi reino, Rey del Mal?

por qué no puedo morir” –resonó en la mente de Ganondorf– “te he escogido para que seas el Heredero de mis poderes.”

-¿yo? ¿Por qué yo? ¿Crees que los usaré para tu diabólico fin?

“Tal vez. Ahora que mi cuerpo se ha desvanecido y no puedo usar

mi poder, alguien que ya fuera tan poderoso como yo debe

provocar el caos en el mundo de los vivos, y renaceré.”

-¡Jamás haré tal cosa!

“¿estás seguro? Llevas toda tu “vida” aquí, sin poder salir de tu reino, ahora tienes ocasión de escapar. No solo te doy una vía de escape, también un nuevo cuerpo, Scorpio…”

Cap. 6 El Miembro Catorce

Roxas despertó al día siguiente muy cansado, no había dormido demasiado y tampoco había dormido bien. Solía soñar que hablaba con Zefiro y entablaba diferentes conversaciones con él, pero desde hacía un tiempo notaba a Zefiro más distante, más triste. En definitiva: menos vivo.

Xion seguía dormida, así que Roxas la despertó con un beso en la frente. Empezaron a vestirse y desayunaron. Tras eso, salieron del castillo y se encontraron con Kixur y su esposa Midna.

-hola Kixur, hola Midna, y estooooo… hola gato de Kixur.

-Miau.

-Perdón la tardanza dijo Inferno acompañado de Artic¿dónde está Cid?

-Es un tardón, nos iremos sin él.

A medio camino llegó Cid corriendo, llevaba una metralleta atada en la espalda.

-¿porque has tardado tanto?

-tenía que limpiar mi arma

-¿¡te la has traído!?

-Kix se ha traído un gato y no dices nada… además, nunca se sabe.

Todos juntos fueron a casa de Demyx y la de Marín, que estaban una al lado de otra. Llamaron a la puerta y nadie contestó. Miraron por las ventanas y no vieron a nadie. Mientras discutían que podía haber ocurrido, Roxas vio a una persona caminando, alguien a quien no esperaba volver a ver en absoluto

Su ropa era bastante corriente, pero su rostro era único: un pelo largo y de un color rubio pálido. Su piel pálida y su nariz aguileña le recordaron a Roxas a aquel hombre que fue el Miembro XIII antes de él: Dín. Roxas se lo quedó mirando atónito con los ojos como platos cuando este se percató y lo miró de igual manera. Los demás se dieron cuenta de la presencia del Ex-miembro.

-¿ese no es…?

-¡Maldita sea! Dín echó a correr por las calles abarrotadas de gente.

En medio de la persecución, Dín cambió de dirección para cruzar el mercado que se llevaba a cabo en el lugar. Para impedir que siguieran persiguiéndolo, Dín tiró al suelo un pequeño carro lleno de repollos.

-¡Mis repollos! exclamó el vendedor

-¡deberás pagarle los repollos!

-¡Nunca!

Dín se metió en una callejuela pensando que podría despistarlos, pero el gatito de Kixur, quien se había adelantado, tiró unos cubos de basura al suelo y el escurridizo villano se tropezó. Cuando Roxas y los demás llegaron, Dín estaba en el suelo aturdido.

-Bien hecho gatito, ¿quién es un buen minino? ¿Quién? El gato ronroneó mientras Kixur le acariciaba.

Dín empezó a recuperar la consciencia y vio a Roxas arriba enfadado, Roxas lo agarró de la camiseta y lo puso contra la pared.

-¿cómo es que sigues vivo?

-maldita

sea,

y

yo

que

pensaba

que

podría

vivir

una

vida

normal…

-¿¡normal!? ¡Ser un miembro de la organización es un crimen!

-¿a si? ¿Y como os librasteis vosotros? insinuó Dín con cierto tono de desprecio

-con un buen abogado

-Phoenix Wright para ser exactos concluyó Kixur

-¿como sobreviviste?

-no es tan sencillo matar a un miembro de la organización, ni siquiera comprobaste que mi cuerpo siguiera allí…

En aquel preciso instante, Roxas comprendió aquella frase:

“cuando la línea entre la vida y la muerte se disipa, todo puede ocurrir”. Ganondorf, rey de la muerte era el heredero de Malvatorix, y de momento una persona que creía muerta esta delante suyo. ¿Y si otros miembros no habían muerto?

-será mejor que nos digas lo que queremos, Dín.

-… ¿que queréis?

-¿¡donde están Demyx y Marín!?

-ellos me encubrían para que no me encontrarais. La última vez que los vi fue ayer por la noche, me dijeron que iban a ver a “su maestro de sinfonías” –Roxas miró de reojo a Xion, quien le devolvió la mirada. Sabían de que se trataba, pero les costaba creerlotras eso me preguntaron si quería volver a las andadas, a lo que les dije que ya había tenido bastante la última vez.

-¿y donde están ahora?

-ni idea. Solo sé que buscan las “trece torres”.

-así

“segunda

organización”.

-¡traidores! gritó Cid

-Dín, puedes irte. No diremos nada solo por que nos has ayudado.

-g…gracias. Os debo una.

-ahora ya podemos decirlo, tenemos entre manos

que

Demyx

y

Marín…

han

vuelto

con

la

-¡Una nueva aventura!

Mientras Roxas y los demás se preparaban para su nueva aventura, Ganondorf se preparaba para algo más. En su palacio, convocó a su corte. Mientras todas aquellas almas luminosas se reunían en la sala del trono, Ganondorf se puso en medio

-queridos súbditos, ayer sufrí unos repentinos sucesos en los que Malvatorix, personificación del mal, entró en mi mente y me habló a estas alturas, ya había gente que murmuraba y comentaba con su compañerotras replantear sus consejos, he llegado a una conclusión: debemos regresar al reino de los vivos, para apoderarnos de él con un ejercito de muertos las voces eran ahora más altas, frases de desaprobación resonaban en la salapara que mi ejercito sea mayor, Malvatorix me ha ofrecido un nuevo cuerpo gigante al que llama Scorpio para usarlo en el reino de los vivos… y matar a más gente

-¡eso es inaudito! ¡Las leyes naturales lo prohíben!

-¡YO SOY EL REY DE LA MUERTE Y YO DECIDO! Cuando el ejército sea lo suficientemente grande, usaré la guadaña para abrir la Puerta de la Muerte y escapar. Sin la ayuda de Malvatorix esto no sería posible, ambos tenemos una marca imborrable de Zefiro, por ejemplo. Ganondorf tocó la cicatriz que atravesaba su ojo derecho, una cicatriz que dejó Zefiro hace ya varios años.

-¿y si no queremos ayudar?

-yo soy el rey aquí, no tenéis elección…

Cap. 7 Las Cuatro Jarras

Como no quería alarmar a los habitantes de los diferentes mundos, Roxas prescindió de usar al Dragón Lumíneo para esta aventura. No sabía la ubicación de las trece torres, así que buscó una manera de viajar de mundo en mundo. De ese modo, Roxas encontró lo que necesitaba.

En Ciudad de Paso se hallaba la estación oficial del Tren Galáctico, un tren que pertenecía a la compañía Canon Inc. Exacto, el apellido de Kixur (Canon) lo heredó de su famoso antepasado Lenzo Canon, aprendiz del ex-soberano Ansem el Sabio (ya difunto), co-fundador de Vergel Radiante y uno de los lideres de la pequeña “rebelión” que derrocó a Malvatorix hace cientos de años.

No solo el apellido de Kixur hace referencia a él, hay varias empresas y/o corporaciones que le rinden homenaje. Entre ellas destacan algunas como la corporación desarrolladora del Tren Galáctico y una famosa empresa de cámaras fotográficas.

Tras informarse bien de los horarios del tren, Roxas y los demás pusieron rumbo a Ciudad de Paso con una nave pública. Llegaron a la ciudad de noche, pasearon por las calles de la tranquila ciudad, no había demasiada gente. Aun sabiendo que no debían llamar la atención, el grupo era muy curioso: dos adolescentes, un mercenario lleno de armas, un hombre de ojos rojos, un caballero de dorada armadura y un chico de piernas robóticas. Además, el grupo ya era famoso por ser héroes así que hicieron todo lo posible por que no hubiera demasiada gente a su alrededor.

Cuando llegaron a la estación, Kixur le mostró su “tarjeta de visita”. Le dieron los billetes totalmente gratis por apellidarse Canon. Todavía les quedaban dos o tres horas, así que aprovecharon para ir a tomar algo. Caminando por la ciudad,

encontraron una posada llamada “Las Cuatro Jarras”. Entraron sin más. Cid se abalanzó sobre la barra en cuanto vio un hueco.

Roxas se quedó en una mesa con los demás y miró a su alrededor:

había gente de todas partes, se podían diferenciar por su ropa, su tono de piel o sus rasgos faciales. De pronto llegaron varios tipejos vestidos totalmente iguales: tejanos, chaqueta negra de botones amarillos, pañuelo rojo y una gorra negra; iban vestidos exactamente igual que el antiguo miembro Sho Minamimoto. Roxas no pudo evitar preguntarles de que le conocían.

-perdonad, esa ropa… ¿no es de Sho…?

-¿sabes quien es el gran Sho Minamimoto? Es nuestro ídolo

-(¿¡es!? ¿Significa eso que no ha muerto?)

-Sho perteneció a nuestro grupo de raperos; era excelente, su manera de usar el “Zetta” era genial. Hasta que se fue. Pero hemos oído que ha formado un grupo de “Reapers”

-(¿que serán esos Reapers?) Gracias por todo.

Cid seguía en la barra tratando de pedirle a la ajetreada camarera una cerveza.

-¿que quiere forastero?

-una birra.

-¡Marchando una birra “pa’l” señor! Veo que llevas muchas armas… ¿que eres?

-mercenario… ¿¡donde está esa birra!?

-aquí… ¿mercenario, eh? Creo que he oído hablar de ti…

Roxas charlaba con sus amigos cuando vio perplejo al otro lado de la posada a un hombre con el abrigo de la organización. ¿Sería tal vez uno de los miembros de la “segunda organización”? de todos modos, Roxas se dio cuenta de que bajo el abrigo no llevaba botas negras, ni tampoco guantes… tal vez no sería un miembro, pero de todos modos fue a preguntarle.

-perdone usted, ¿de donde a sacado ese traje?

-eso no te impor… –En cuanto el encapuchado vio el rostro de Roxas, sacó una pistola y le apuntó en la frente.

Kixur fue a sacar su espada, pero el encapuchado sacó otra pistola antes de que le diera tiempo.

-¡Hey, ese es de los nuestros! dijo uno de aquellos tipejos vestidos a lo Sho¡ni lo toquéis!

-¿o que? dijo Inferno sacando sus calaveras

-ya ver…

Artic congeló al cabecilla y los demás se pelearon contra él. En un abrir y cerrar de ojos todo el mundo se estaba peleando con todo el mundo. En medio de aquel caos, el encapuchado subió al piso de arriba, pero Xion lo interceptó en la escalera amenazándole con una Llave Espada. En ese momento, Cid se levanto de la barra con una botella en la mano y empezó a disparar a diestro y siniestro.

El encapuchado saltó de la escalera y aterrizó en el suelo. Artic comenzó a lanzarle cuchillas de hielo y este sacó de su abrigo una Katana con la que paró los proyectiles. El encapuchado tenía la situación controlada cuando Cid le arreó con la jarra vacía. Se lo llevaron a rastras fuera del hostal y lo desenmascararon.

Roxas, perplejo ante la imagen que veía dio una mueca de enfado. Ese pelo castaño oscuro y revuelto, esos ojos castaños y esa expresión egocéntrica eran rasgos únicos: Tetsuya, el ex-miembro once y su enemigo.

-¡Si, soy yo, Roxas!

-¿P…PERO COMO?

-olvidaste que tengo la habilidad de abrir portales a mi antojo, justo antes de que me atacaras me tele porté y seguí tus pasos. En primer lugar tratasteis de matar a Sho, así que justo antes de que el rayo le diera, le tele porté salvándole. Y luego… intentaste matar a mi amada Yoko y la cogí mientras caía en el castillo. Tras

y organización. Nada puedes hacer

-¡no os saldréis con la vuestra! Te venceré tal y como te vencí una vez, Tetsuya

-hum… Roxas, desde que me derrotaste y me desarmaste, he estado practicando tiro, como has podido ver con mis pistolas. Además, ya no somos únicamente trece miembros, tenemos muchísimos seguidores y no creo que vosotros cinco podáis con todos… hasta otra, “Héroes”

-¡Espera!

eso salvé a Lexio

segunda

ahora

hemos

creado

una

Tetsuya se fue sin decir más en un portal oscuro. Roxas tenía muchas preguntas y pocas respuestas, debía encontrar esas respuestas en su viaje.

-o no… –dijo Kixur

-¿o no que?

-queda un cuarto de hora para que se vaya el tren, ¡deprisa!

Cap. 8 El Tren Espacial

Roxas y los demás fueron corriendo para no perder el tren, por suerte llegaron a tiempo. Al llegar vieron el tren: era semejante a un tren de vapor en su locomotora, pero no usa carbón; usa un sistema que crea una vía holográfica sobre la que viaja el tren. Había una inscripción en el tren: Canon Express.

Al subir, vieron que había distintos tipos de vagones: el vagón- bar, el vagón de pasajeros dividido en pequeñas secciones, y el vagón normal, que se asemejaba al de algunos tranvías. Se quedaron allí por el momento. Tuvieron tiempo de ver a los demás pasajeros, entre ellos destacaban un chico joven de unos veinte años, vestido con una camiseta roja, unos pantalones negros, y una chaqueta marrón; una chica de igual edad con un top rojo y una falda negra; tres jovenzuelos que no se estaban quietos y el más curioso: un chico joven de pelo en punta y rojo cual fuego, llevaba unos pantalones blancos y una camiseta de chándal negra y violeta. Estaba distraído, escuchando música con sus auriculares.

-¡Jexy! ¡Vuelve aquí! dijo uno de los tres adolescentes. Llevaba una camisa blanca debajo una cazadora roja de cuero. Llevaba también unos tejanos azules y unas zapatillas deportivas.

El chico al que perseguía parecía más joven, llevaba unos pantalones cortos azules, una camiseta blanca y una chaqueta roja.

-esperadme dijo una chica que vestía una faldita azul con la misma combinación rojo-blanco.

De pronto la chica se paró en seco y miró a Roxas. Tras unos segundos, sonrió y le hablo ya directamente.

-t…tu eres ese chico… ¡tu eres el que derrotó a Malvatorix! ¡Venid chicos! los demás vinieron, y entonces se dieron cuenta de que eran hermanos

Los tres eran pelirrojos: la chica tenía el pelo largo, mientras que el chico más joven tenía el pelo corto, y el mayor lo tenía algo largo.

-Mari… en un principio no debemos hablar con extraños…

-¿extraños? ¡Son los héroes que derrotaron a Malvatorix! Perdonad a mis maleducados hermanos, soy Marixanne, él es mi hermano mayor Xake

-¿que hay?

-y este mi hermanito Jexos, pero le llamamos Jexy.

-… – el chico se limitó a callarse.

-un placer respondió Roxas

Los tres hermanos pronto entablaron conversación con Roxas y los demás. Estos les enseñaron lo habilidosos que eran con sus Yoyos. Al rato de estar allí, llegó el chico ya mencionado antes.

-¿es cierto lo que he oído? Estoy delante del héroe que salvó al universo… todo un placer. Soy Viktor. Si necesitas ayuda estaré encantado de… ¿quien es esa belleza? –Preguntó Viktor boquiabierto mirando a Xion.

-pues es… –Pero Viktor ya se había colocado a su lado.

-hola preciosa, ¿quieres que te enseñe el tren?

-lo siento, pero ya lo he visto con mi novio Roxas.

“Novio, novio, novio…” resonaba en la cabeza de Viktor mientras pensaba “sabía yo… los héroes siempre se llevan a la guapas…”

antesun

-¿Tu eres Roxas? placer…

-(¡Otra belleza! Debe ser mía) pensó Viktor

-Mi nombre es Agatha

Dijo la chica

ya

mencionada

-Agatha… –dijo Viktor ya pegado a ella, con una voz tratando de parecer sexy– un nombre precioso… soy Viktor. Tranquila, yo te protegeré de cualquier peligro

-¿protegerme? Gracias, pero se defenderme solita. Agatha se alejó de Viktor indignada

-que genio… (Y que guapa)

-bueno chicos dijo Marixanne a sus hermanosya sabéis lo que tenemos que hacer, preparaos.

Los tres se ausentaron un rato mientras los demás charlaban entre ellos. Al rato Viktor se dirigió de nuevo hacia Agatha.

-creo que hemos empezado con mal pie. Deberíamos ser amigos

-… si tu lo dices, de acuerdo. ¿Amigos?

En aquel momento, Agatha sonrió dulcemente. Viktor se sonrojó al verla: su cabello negro caía hasta sus hombros y sus ojos verde esmeralda brillaban tenuemente.

-¡s…si, por supuesto!

-todos parecen alegres, pero desconocen que ahí fuera, en alguna parte, Ganondorf esta planeando algo, y la organización acecha…

Cap. 9 En Otro Lugar

Muy lejos del tren Galáctico; en el Castillo del Olvido, un castillo oculto entre las montañas, del cual solo queda su pórtico, su vidriera y sus blancos pasillos; un lugar donde aparecen tus peores pesadillas hasta caer en el olvido, aquí es donde la Organización XIII se esconde y se prepara.

Sho Minamimoto descansaba sobre un sofá blanco, cuando llegó Yoko por una puerta.

-mira que eres vago… y pensar que este es el líder de los Reapers y miembro II de nuestra organización…

-lo mío no es trabajar. Eso es zetta aburrido…

-mi señor…

Joshua era el Comandante supremo de los Reapers, seguidores de Sho. Tenía el pelo gris y solía llevar unos pantalones negros y una camisa beige. Siempre mantenía la inexpresividad en la cara.

-Hey Josh! ¿Hiciste lo que te pedí?

-todavía me falta un poco. Pero casi he acabado la Ficha de la Organización.

-déjamela ver…

“la nueva organización XIII se compone de los siguientes miembros:

I.

II.

Lexio: nuestro audaz líder nos guía. Él fue quien nos dijo para que servían los Fragmentos, y ahora que tenemos nueve de ellos cada uno ira a una torre. Su arma es un libro. Sus poderes no se limitan únicamente a los Psíquicos, puede leer las mentes, y ahora incluso más. Sho Minamimoto: mi líder y de el comando Reapers, de quien soy comandante. Él guía a todos los Reapers contra la Rebelión. Su arma son los instrumentos que controla. Su poder es el de la música: ondas sonoras, instrumentos y él creó los Pines con los que invocamos a los Ruido.

Su poder es el de la música: ondas sonoras, instrumentos y él creó los Pines con

III.

Tetsuya: es un antiguo Samurái. Su arma es su Katana y sus dos pistolas. Su poder el de aparecer y desaparecer a su antojo con portales oscuros, poder que compartió con los demás miembros.

IV.

Yoko: es la asesina y espía de la organización, novia de Tetsuya y gran guerrera. Sus armas son numerosos abanicos que esconde bajo sus mangas y que lanza cargados de electricidad. Su poder eléctrico le permite lanzar rayos y moverse a gran velocidad.

V.

Joshua: ese soy yo, comandante supremo de los Reapers. Mi arma son los Pines, tengo diversos tipos que me permiten hacer diversas cosas.

VI.

Loxiv: es la chica más bella que existe en el mundo y la amo con locura… no tengo claro su poder, pero creo que tenía algo que ver con los sentimientos

VII.

Hayner: un chico que va siempre detrás de mi chica. Es el guardaespaldas de Naminé. Su arma es una espada que le permite usar el poder de la negatividad.

VIII.

Demyx: fue miembro de la primera organización y ha vuelto recientemente. Su arma es una enorme guitarra a la que llama Sitar. Su poder es el de crear enormes ondas sonoras. Es primo de Marín

IX.

Marín: fue miembro de la primera organización y ha vuelto recientemente. Su arma es una flauta dorada y su poder el de invocar a notas gigantes. Es prima de Demyx

-Aquí me he quedado, señor. -no está mal, pero te faltan cuatro aún. En aquel momento llegó por la puerta Loxiv. Era una chica joven

y, efectivamente, bella. Su pelo era azul y sus ojos eran azules claro que emitían un brillo misterioso. Llevaba un vestido de encaje blanco. Muchos miembros lo ignoran, pero Loxiv tiene el poder enamorar a los hombres con su mirada, es un amor falso que provoca que aquel bajo su hechizo se enamore locamente de ella y de su vida por protegerla. Loxiv iba acompañada de Hayner, un chico también joven de pelo rubio y castaño a partes. Llevaba el traje de la organización. Hayner daría su vida por Loxiv, aparentemente bajo su hechizo -hola, Joshua

-h

-supongo que estarás trabajando duro… ¿lo harás por mi? -¡por supuesto!

-estúpido… –dijo Sho

-vaya… Sho, uno de los pocos miembros que no se rinden a mí… al menos me consideraras guapa, ¿no?

hola

guapa… –dijo Joshua embobado.

-no me encandilaras, hectopascala. Serás zetta guapa, pero eso no lo es todo.

-atentos, miembros dijo el recién llegado Lexiomañana os pondréis en marcha. Ya hemos logrado activar cuatro torres, pero esa maldita rebelión no nos deja tranquilo. Tres de los nuestros ya se han puesto manos a la obra.

De pronto llegó Tetsuya en un portal. Rápidamente Yoko lo abrazó y seguidamente lo besó. Este se dirigió hacia Lexio raudo

-¿la has activado? Preguntó Lexio

Tetsuya se quedó callado sin decir nada, hasta que Lexio le leyó la mente

-no lo has hecho… ¿porque…? ¿¡Roxas!?

-así es señor.

-vaya… parece que se a enterado del tema de los fragmentospero si nos busca a nosotros, habrá cogido el tren.

-ya entiendo señor, allí están ellos…

-si, los miembros X, XI y XII se encargaran de ellos, ahora tenemos otros problemas con la rebelión.

-pero por si las moscas, deberíamos enviar al número XIII…

Cap. 10 Tres Traidores

Roxas siguió en el tren charlando con sus nuevos amigos sin saber que se acercaba un terrible peligro.

Todo estaba tranquilo y sereno cuando se oyó un sonido hueco fuera del tren. Todos callaron y Roxas comenzó a girarse hacia la ventanilla, pero antes de llegar el tren retumbó tambaleándose.

-¿¿Que ocurre??

Se empezaron a oír golpes en otros vagones del tren. Todos pensaron en marcharse, pero entonces Roxas recordó que Cid se había quedado en el vagón-bar. Todos trataron de ir hacia adelante para avisar y/o informar al maquinista, pero Roxas fue en dirección contraria. Xion se quedó quieta unos instantes y volvió para ir a su lado hasta que los demás la siguieron. El vagón bar era el penúltimo después del vagón de cola. Atravesaron varios vagones y el sonido era cada vez más cercano. De pronto sonó el metal rompiéndose y al mirar por la ventana, vieron el vagón de cola flotando en el espacio y aligeraron el paso. Cuando llegaron al vagón bar, echaron la puerta abajo y entraron rápidamente. Cid salió por la puerta corriendo y diciendo:

-¡¡¡CORRED!!!

Roxas lo miró perplejo y volvió la mirada hacia el otro lado del vagón y un enorme brazo rompió la pared. Era un enorme monstruo negro de ojos grandes y rojos, que desprendía oscuridad de todas partes. El monstruo era demasiado grande y no cabía dentro del tren, así que agarró a Roxas con sus garras. El joven de los auriculares lanzó una esfera de fuego desde su Llave Espada, que era roja cual llamas. Roxas se liberó y miró al chico

-¿¡Una llave espada!?

-no hay tiempo de explicaciones.

Todos retrocedieron hasta otro vagón.

De pronto el techo se abrió, dejando ver que el monstruo era semejante a un dragón, un dragón de oscuridad. Viktor sacó una daga de su chaqueta y se puso frente a Agatha, mostrando que quería protegerla.

-tranquila, yo te protegeré

-¡JA! ¡Yo se defenderme solita!

Agatha sacó una pistola y disparó al dragón tres veces seguidas. Todos corrieron al siguiente vagón y parecía que la cosa se tranquilizó.

-¿QUE DIANTRES ERA ESA COSA? gritó Kixur

-seguramente busca nuestros fragmentos aclaró Xionun momento… ¿¡donde esta mi fragmento!?

Roxas miró en su bolsillo y, efectivamente, su fragmento ya no estaba. Entonces se dio cuenta de que al otro lado del vagón estaban Xake, Marixanne y Jexy con los cuatro fragmentos.

-¡Eh, eso no es vuestro!

-¡¡¡nos han pillado, corred!!!

Los chicos empezaron a huir por el tren y los persiguieron. Corrían de vagón en vagón. De pronto, Xake lanzó un yoyo que se ató a los pies de Kixur haciéndolo caer.

Los tres hermanos empezaron a subir por una escalera al techo del vagón, Roxas y los demás hicieron lo mismo.

-¿porque nos habéis robado esos fragmentos?

-son cuatro de los cinco fragmentos que nos faltan en la organización. Llevábamos buscándolos desde el viernes.

Todo encajaba: ¡Xake, Marixanne y Jexy eran miembros de la nueva organización! Traidores… El dragón se transformó en humano, pero no tenía rostro. Era totalmente negro y llevaba una capa y una capucha. Xake le pasó un fragmento.

Inesperadamente, el misterioso encapuchado lanzó una guadaña negra que cuando le dio a Roxas se esfumó. Se volvió a transformar en dragón y los hermanos se subieron encima, huyendo. Roxas y los demás volvieron a bajar.

-muy bien chaval, vas a tener que contarnos muchas cosas sobre esa llave espada. Primero tu nombre.

- muy bien suspiró el chicomi nombre es Neku, Neku Sakuraba. Soy… un elegido de la Llave Espada.

-¿¿Y PORQUE NO NOS AYUDASTE A VENCER A MALVI EL AÑO PASADO?? gritó Cid

-¡eh, eh, que he estado en una ciudad falsa muerto durante tres semanas y perdí mi Llave espada durante muchos meses! Todos se miraron unos a otros sin entender nada; ¿Muerto? ¿Ciudad falsa? Parecían excusas de locopues, la recuperé recientemente, cuando Joshua, mi enemigo, escapo de la Ciudad Falsa.

-eh, más despacito. ¡Si eres un elegido y sabes controlarla, bienvenido a Los Héroes! dijo Kixur bien contento.

-yo no me meto en tinglados raros. Yo viajo a mi casa para estar tranquilito.

-¿Joshua es miembro de esa Organización? insinuó Roxas, tratando de convencerle

-pues…si.

-siento que quieres vengarte de algo que te hizo, nosotros vamos tras ellos también. ¿Que me dices? El chico callóeste no ha sido el ultimo ataque; y ya sabes, la unión hace el poder.

-no me gusta eso de “en plan amigos 4ever” no me he llevado más que decepciones… pero si es la única forma, supongo que debo aceptar.

Cap. 11 Islas del Destino

El tren siguió su camino hasta aterrizar en un mundo que Roxas ya conocía: las Islas del Destino.

-el tren volverá a despegar al atardecer. Haremos recuento de pasajeros, así que si esta es vuestra parada dadnos vuestros billetes. nadie dio sus billetes ¡pues nada, hasta esta tarde!

-gracias señor maquinista.

Viktor y Agatha se quedaron en un bar cercano y los demás dieron un paseo por la playa. Hablaban y comentaban cosas, cuando a lo lejos vieron a dos personas tomando el sol. Al acercarse más, vieron sus rostros. ¡Eran Demyx y Marín! Claro que en bañador… ¡¡Estaban allí, tomando el sol tan ricamente!!

-¿Pero que…?

Marín notó la sombra de Roxas y bajó las gafas de sol para ver su cara enfadada. Nada más verlo se cayó de la hamaca.

-¡Demyx, Demyx! ¡Código rojo, CÓDIGO ROJO!

Demyx se cayó de la tumbona y se puso el traje a toda prisa. Marín hizo igual. Cogieron sus instrumentos y se incorporaron.

-con que habéis vuelto con la Organización…

-estábamos muy aburridos, Rox. Dijo DemyxAdemás, no tienes ni idea de lo que Lexio tiene pensado…

-¡¿Lexio es vuestro líder!?

-bien hecho genio, ya te has ido de la lengua…

-tranquila, prima. Ni siquiera saben lo de la torre de Isla Carlina…

-¿¡¡hay una torre aquí!!?

-bien hecho primo…

Demyx y Marín se esfumaron en un portal y dejaron a los héroes solos.

-¿isla Carlina eh? ¿A que esperamos?

Preguntaron a los lugareños y cogieron una barca para ir a Isla Carlina. Al llegar vieron que sobre un acantilado había una alta torre. Nada más llegar empezaron a subir por la escalera que había en el interior. La torre era gris oscura, de piedra.

Al llegar a lo más alto de la torre vieron dos columnas no muy altas, una al lado de otra y Demyx y Marín estaban al lado.

-si el fragmento es la fuente de poder… ¿donde debo ponerlo?

-¡quietos ahí! irrumpieron los tres Elegidos apuntándoles.

-muy bien primo, tu los has traído aquí pues tu te encargarás de ellos… –Marín desapareció en un portal.

-ya me ha dejado con el marrón… no vais a impedir que… –todos se prepararon para luchar– huy… pues… ¡tendré que usar lo que me dejó Sho!

Demyx sacó un pequeño pin y lo tiró al suelo. Empezó a tocar la guitarra y del pin salieron copias etéreas de él.

-¡eso es un Pin! Dijo Nekulos Reapers los usaban para invocar a los Ruido, que son… parecidos a esas cosas, ¡solo que Demyx parece estar usando la guitarra para controlarlos con mayor precisión!

Todos lucharon contra los Ruido de Demyx, pero eran muchos y nadie podía evitar que Demyx dejara de tocar.

De pronto, Inferno se fijó en que alrededor de la torre había antorchas en las paredes rodeándolo.

-Neku, tu que tienes ese llavero, quiero que lances una llamarada que encienda todas esas antorchas. Lo demás lo aré yo.

Neku no dijo nada y apuntó con su Llavero. Lanzó una llamarada que encendió todas las antorchas, seguidamente Inferno las avivó saliendo de cada otra llamarada hacia el centro chamuscando a los Ruido y a Demyx. Pero este empezó a pelear con la guitarra cual porra. Cid disparó, pero Demyx usó la Guitarra como escudo. De pronto dio una rasgada y una onda sonora los tiró a todos al suelo.

-¡por fin! Bueno… el fragmento debe ir… ¡aquí!

Demyx colocó el Fragmento sobre un grabado del suelo y este se elevó lanzando un rayo al cielo. Roxas se levantó del suelo, corrió hacia el fragmento, lo cogió y se tiró torre abajo. Artic se alarmó y saltó tras él.

Al caer al agua, Roxas soltó el fragmento y este se hundía. Artic cayó también cerca de Roxas, pero este no se dio cuenta de su presencia y seguía nadando.

Mientras tanto en la torre, Demyx seguía defendiéndose hasta que Xion le dio un buen golpe en la barbilla con la Llave Espada. Demyx cayó al suelo y desapareció en un portal.

Artic creó una burbuja dentro del agua donde entró Roxas con él.

-¡debemos coger el fragmento!

-haré otra burbuja, entra en ella.

Roxas entró en la burbuja y empezó a empujarla moviéndose bajo el agua hasta que vio el Fragmento moviéndose al ritmo de las olas. Reventó la burbuja y comenzó a nadar hacia el Fragmento. Ya casi lo tenía entre las manos…

Cap. 12 La Mirada de Artic

Xion y los demás bajaron a la playa esperando que pudieran ver a Roxas y Artic, cuando de pronto vieron a Artic caminando sobre el agua cargando con Roxas. Al llegar a la playa Roxas les mostró el fragmento y le felicitaron.

-tenemos uno de trece, ahora debemos proseguir nuestro camino.

-por cierto… mirad.

Todos miraron al horizonte viendo el atardecer.

-¡EL TREN! ¡Corred!

Dándose toda la prisa que podía llegaron al Tren y subieron. Por lo visto había mucha más gente que antes, así que buscaron el vagón que estuviera más vacío y allí se encontraron con Agatha y Viktor, que ya eran amigos.

-próxima parada: Monte Nora anunció el maquinista

-¿Monte Nora? pensó Artic en voz alta

-¿que ocurre, Artic? preguntó Kixur

-no, nada… es que en ese mundo dejé ciertas cositas por hacer…

Inferno miró de reojo a Artic. Lo conocía bien, pero nunca lo había visto así: estaba inquieto y al mismo tiempo algo apenado, como si quisiera hacer algo y se lo impidieran.

-Monte Nora… yo no llevo ropa de invierno…

-tranquilos, he pensado en todo… –dijo Kixurme he tomado la libertad de traer los abrigos de la organización para vosotros

-oh muchas gracias.

Viktor vio una oportunidad de ligar con Agatha al ver que esta no llevaba abrigo

-Agatha… allí hará frio… te cedo mi chaqueta.

-no gracias, llevo una en mi mochila

D’OH!

-pero gracias de todos modos.

-muy amable, Agatha.

Roxas miraba el fragmento, era diferente a los que tuvo, pero todos los fragmentos son diferentes. Solo tenían ese, debían recuperar los otros once fragmentos. Exacto, la organización tenía once fragmentos, Roxas uno y Clockwerk otro. De nuevo la pregunta era: ¿Donde está Clockwerk? ¿Estaría esperando el momento justo, tal y como hizo en la fiesta? Pudiendo transformarse en búho metálico gigante era difícil verificar donde se encontraba.

-¿Clockwerk es el responsable de esto?

-¿a que te refieres? dijo Xion

-¿Clockwerk hizo esto adrede? ¿O controlado por tu padre?

-no lo se, de todos modos nos dio cuatro fragmentos, intentó decirnos quien era el heredero y no trató de herirnos.

-y nos hizo un favor al no entrar en la nueva Organización. ¿Recuerdas lo duro de pelar que era el año pasado?

-no, pues yo no llegue a enfrentarme a él. Solo lo conocí como líder.

-vaya… pues no sabes de la que te libraste.

Artic miraba por la ventanilla con la mirada perdida. Sus ojos eran fríos como el hielo, de un azul muy claro. Su expresión era igual de fría e inexpresiva.

-Artic… –empezó Roxasno he podido evitar darme cuenta de que te ocurre algo.

-aish… Roxas acércate. ¿Recuerdas que hace más de un año y medio, te comente que antes de entrar en la piedra tenía Mujer e Hija?

-¿te preocupa eso? Es cosa del pasado, no pudiste evitarlo.

-no… ¿recuerdas que desaparecí para ir al Monte Nora? En verdad… me fui a buscar a mi mujer y a mi hija.

-¿¡Están vivas!?

-… yo les dije que si ocurría algo así, que fueran al Monte Nora donde podrían congelarse y vivir más tiempo… es una larga historia. Cuando lleguemos lo verás.

-ok, pero Artic…

-¿Si?

-sea lo que sea lo que encontremos allí, nosotros somos tus amigos. No lo olvides.

Cap. 13 Yue

El Tren llegó al Monte Nora y todos se bajaron. Todo estaba nevado y casi ni se podía ver la cima de la montaña.

-¡BRRFFF que frío hace!

-coincido con Viktor dijo Agathanos quedaremos aquí. He oído que en un pueblo cercano hacen un chocolate caliente delicioso.

Roxas y los demás fueron a investigar por la montaña, cuando Artic les dijo “que quería comprobar algo”.

Artic les guió hasta un lago. Abrió las aguas congelando el lago y descubriendo un túnel. Bajaron hasta la sala donde Artic entrenó a Roxas. De nuevo, creó un puente de hielo hasta otro túnel. Parecía que conocía el lugar como la palma de su mano.

-estos túneles los cree yo, hace más de cien años. Sabiendo que corríamos peligro, les advertí de que si me ocurría algo fueran a la sala que hay al final de este túnel, donde hay unas capsulas. Los túneles son totalmente seguros, no hay…

Entonces se encontraron con un derrumbamiento que impedía el paso. Artic descongeló el hielo, descubriendo que el causante era otro túnel.

Ese túnel estaba peor hecho, con marcas de garras y rozaduras que ya conocían: de sincorazón. ¿Que necesidad tenían los sincorazón de hacer eso?

Siguieron por el túnel hasta encontrar una amplia sala de hielo brillante. Había dos capsulas de hielo, en una había una niña de unos once años. Su pelo era rosa claro y largo, llevaba puesto un abrigo de piel blanca, Parecía dormida. La otra capsula estaba rota, partida en dos y sin nadie dentro.

Artic derramó una lágrima al ver que la capsula donde debía estar su esposa ya no estaba.

-hace un año… vine al Monte Nora… y vi esto. Mi esposa no estaba, en cambio mi hija si. ¿Pero como iba a despertarla en aquel momento? En plena guerra. Aquí estaba segura y podía esperar…

Artic movió las manos y el hielo empezó a derretirse. Se concentraba mucho en no hacerle daño a su hija hasta que logró descongelarla. La cogió en sus brazos y ella poco a poco abrió los ojos.

-… ¿papá?

-¡Yue, hija mía! dijo Artic abrazándola.

-¡papá!

Kixur se enterneció al verlo, Xion y Roxas se cogieron de las manos, a Neku le daba igual y a Cid le dio arcadas. Artic y Yue iban cogidos de las manos mientras todos volvían por el túnel.

-dime cariño, ¿me has echado de menos?

-sí, papá. Después de que te fueras, Mamá me trago aquí. Íbamos a entrar en esas cosas, pero unos monstruos negros muy feos nos atacaron. ¡Pasé mucho miedo!

-tranquila Yue, ahora que estás conmigo no te va a pasar nada.

Al fin salieron al exterior, la ventisca había cesado, pero todavía quedaban nubarrones que tapaban la cima.

-¿Continuamos subiendo?

-¡no! Mi hija correría peligro.

-Artic tiene razón. Además, se está haciendo tarde y nos arriesgamos a perder el tren.

Empezaron a bajar la ladera de la montaña. Artic estaba ahora mucho más feliz. Había recuperado a su hija y ella se encontraba bien.

Cuando llegaron a la estación, Roxas se fijó en Yue: la niña tenía los ojos de su padre, su expresión era fría e inexpresiva, pero cuando su padre le hablaba, su sonrisa era cálida y agradable.

-Artic comenzó Inferno en voz bajaesa tormenta de nieve la provocaste tu, ¿no es cierto?

-¿yo? ¿Como quieres que…?

-ambos sabemos que puedes. Vigila tus sentimientos, pueden ser peligrosos.

Artic decidió que su hija debía quedarse en Vergel Radiante, así que llamaron a Midna para que viniera a buscarla.

Yue no quería alejarse de su padre, pero comprendía que era peligroso ir con él. El tren despegó y siguieron el camino. Roxas le preguntó a Artic sobre Yue.

-Jon, querría comentarte algo

-di.

-Yue tiene una expresión algo triste en muchas ocasiones. ¿Es normal?

-sabiendo por lo que ha pasado, si. Yue es mucho más madura de lo que crees. Pero te diré una cosa: las mejores cosas que existen son efímeras y escasas, y cuando sonríe es como luz celestial.

Las palabras de Artic iban cargadas de sentimientos, parecía que la quería mucho. De todas formas no era momento de pensar en eso, tenían muchos fragmentos que recuperar

Cap. 14 la Rebelion

El Tren llegó a la Arboleda Sagrada, empezaron a bajarse muchas personas.

-bueno, esta es nuestra parada dijo Viktor.

-¿a si? ¿Y que buscáis aquí?

-… no sé si deberíamos decíroslo.

Roxas y compañía echaron a andar por el bosque. Según el libro que Roxas leyó sobre aquel lugar hace ya tiempo, un duendecillo apodado Skull Kid solía tocar una cancioncilla que resonaba en todo el bosque, una cancioncilla que Marín les enseñó hace ya tiempo (cuando era de los suyos). Pero pese a la historia no se oía canción alguna entre los árboles. Los arboles eran altos y verdes, relucían con la luz del sol, cuando de pronto empezaron a aparecer arboles negros y marchitos en el camino. Roxas se encontró frente a un campo de arboles marchitos, caídos y quemados. Ya no había vida aquí.

-fuego. Concluyó Inferno¿pero quién o quienes lo provocaron?

Neku cogió del suelo un pequeño pin con un símbolo gris de los ya conocidos Ruido.

-Reapers. Me tengo que ausentar, ya os veré.

Roxas no pudo replicarle nada, Neku ya se había ido. Así que prosiguieron indagando por la zona. De pronto se les cruzó un pequeño duende: Skull Kid, el guardián y guía del bosque. Skull Kid tocaba una alegre melodía mientras correteaba por el bosque. Al cruzarse con los héroes, empezó a saltar de árbol en árbol.

-creo que quiere que le sigamos dijo Kixur.

Siguieron a Skull Kid un largo rato, hasta que se cruzaron con unos jóvenes vestidos de negro y rojo.

-¡Intrusos! dijo uno de ellos

-¿¿Que?? Perdonadnos, seguro que… –dijo Roxas, pero ya se encontraban rodeados de esos “soldados” armados con pistolas, dagas y armas varias.

-¡seguramente sois espías Reapers!

-¿Reapers? ¡Estamos contra ellos! dijo Kixur

-…esa armadura es de… ¿quién eres?

-Kixur Canon.

-¿CANON? ¿¡Descendiente de Lenzo y líder de la guardia real!? Entonces ese otro…

-Roxas.

-¡Roxas, el héroe que derrocó a Malvatorix! Perdonadnos, no sabíamos que erais Los Héroes. Soy Seny, líder del Escuadrón Negro. Dijo un chico de pelo negro y corto y piel oscura¡Bienvenidos a la Rebelión!

-¡no entendemos nada!

-oh, perdón. Os llevaremos ante el líder de este sector.

Seny y los demás “soldados” les llevaron a las copas de esos enormes arboles, donde tenían toda una base construida. Los llevaron a una “casa” donde esperaba un chico bastante joven en un sillón.

-líder, hemos encontrado a estos chicos abajo que necesitan respuestas, son nada más y nada menos que Los Héroes.

-¿¡Los Héroes!? ¡Bienvenidos a la Rebelión! Somos un gran grupo de civiles/soldados que seguimos los movimientos de los Reapers y la Organización. Yo soy Ángel, líder de este sector. El grupo que os ha traído hasta aquí es el Escuadrón Negro. Sus miembros son el Oficial Seny, Nacho, Aarón, Ouassim, Christian y Kevin. Y son los encargados de protegernos y de vigilar todo lo que nos rodee. Venid conmigo Ángel les dio un paseo por la base mientras les explicaba lo que hacíantenemos varios escuadrones: el escuadrón rojo, azul, negro y sombra; cada uno

tiene su función. Vigilamos a los Reapers y a la Organización y tratamos de evitar que lleguen y activen las trece torres. Conocemos la ubicación de cada torre y quien trata de activarla.

-¿a si? Perfecto, porque nosotros…

Cual rayo, aparecieron varias personas que llevaban una chaqueta gris.

-líder, traemos noticias de los Reapers.

-oh, perfecto. Estos son el Escuadrón Sombra, nuestros espías. Son algo así como “Ninjas”. El que lleva el pañuelo tapándole la boca y el pelo marrón corto es el Oficial Charly, los demás son Marthin, Charles, Sergio, Kamal y Karim. Son buenos soldados.

-líder, hemos visto a cuatro Oficiales Reaper en zonas distintas. Dijo CharlyParece que se van a reunir con alguien en la Zona F. también hemos visto a un chico de pelo naranja con cascos.

-¡Neku! ¡Es nuestro amigo! dijo Roxas

-pues muy posiblemente corra peligro. Deberíais ir a buscarle… ¡ya se! Id con el Escuadrón Azul, está en ese árbol de allí. Ellos os ayudaran.

Al dirigirse allí vieron a una chica de pelo rubio con rizos. Iba acompañada de varias chicas más que llevaban la misma chaqueta azul de ella.

-ya me han informado de vuestra llegada, soy Andrea, y mis amigas Glenda, Paola y July. Los demás son simples soldados. Somos el equipo de rescate, para casos como este. Encontraremos a vuestro amigo.

-muy bien, y gracias. ¿Cómo llegaremos allí?

-con un par o tres de coches, lógicamente.

-¡pues manos a la obra!

Cap. 14 Los Reapers

En una zona muerta y seca, se reunieron cuatro oficiales Reapers sin saber que Neku les vigilaba detrás de un tronco.

-¿donde estará José? dijo un chico de pelo negro corto con gafas azules.

-se dice Joshua, Jairo. Dijo un hombre de pelo rojo en punta y ojos verdes¿lo captas?

-¡¡ya lo he pillado, Axel!!

-chicos comenzó una chica de pelo negro y mechas blancas, cuya mirada era fría y calculadora y su sonrisa siniestrano comencéis a pelearos…

-¡tu no nos mandas, Rib!

-¡Silencio todos! dijo un chico de pelo negro brillante y expresión seria. Joshua ha llegado.

-gracias, Grimm dijo Joshuavengo a informaros de que ya tenemos doce fragmentos, en unas semanas atacaremos la resistencia de la torre de este mundo. Según nuestras fuentes, la reb… -de pronto Joshua lanzó un pin al pie del tronco que lo cortó dejando al descubierto a Neku– Neku…

-¡Joshua!

-así que has vuelto, viejo amigo…

-así es… “amiguito”

-desde que te dejé marchar del Submundo las cosas han ido de mal en peor, los Reapers nos enfrentábamos entre nosotros, los jugadores escapaban… ¡Sho tuvo que huir de allí! Y cuando volviste para recuperar tu Llave Espada, pensé que me sacarías de

allí, y no fue así… Neku Sakuraba, te declaro prisionero de los Reapers.

-jeje… subestimas mi poder.

Neku le lanzó una llama, pero Joshua usó un Pin de protección evitando el ataque, seguidamente Joshua lanzó otro pin que ató a Neku y los otros cuatro Reapers sacaron pines con los que invocaron a los Ruido.

-y tu a los nuevos pins. ¿Creías que volveríamos sin estar preparados? Tú te vienes con nosotros.

-¡escaparé!

-tu mismo admites que no quieres amigos, que te gusta ir solo. Pues estar solo tiene sus consecuencias. Aun no me explico como pudiste abandonar a Beat, Rhyme y Shiki

-¡Yo…! Yo…

-déjalo… Grimm, encárgate de llevarlo…

-jefe… –comenzó Axel¿¡que es eso!?

Inesperadamente llegaron tres coches de los que bajaron varios soldados.

-Artillería de frente, YA dijo Andrea.

Jairo invocó a varios Ruido y Axel cogió dos pines convirtiéndolos en discos arrojadizos, llamados Chakrams. Roxas y los demás desataron a Neku para salvarlo.

-¿¡que hacéis aquí!? dijo Neku molesto.

-salvar a un amigo.

Kixur se llevó a Neku mientras Roxas ayudaba a detener a los Reapers. De pronto, un Chakram rojo se dirigió hacia Roxas, quien lo paró.

-¿quien eres tú?

-soy el Oficial Reaper Axel, ¿lo captas?

-¡pues yo soy Roxas, el elegido de la Llave Espada de la Nada y eres mi enemigo!

-¿seguro? Por lo que se de ti has estado en dos bandos teniendo amigos en cada uno a la vez. Vamos, podemos ser amigos…

Roxas le lanzó una Llave espada que no le dio por muy poco, Axel se incorporó tras esquivarla y la Llave espada volvió dándole en la cabeza dejándolo tirado en el suelo.

-la amistad hay que ganársela.

Los Ruido desaparecieron y la Rebelión comenzó a retirarse poco a poco, volviendo a los coches.

-¡Jairo dijo GrimmDispara!

Jairo obedeció sacando un Pin que se convirtió en Bazooka, apuntó a un coche y disparó, pero Cid sacó su Bazooka y disparó también, chocando los dos disparos

-¡TOMA ESA!

-¿porque habéis venido? preguntó Neku

-nunca dejamos a un amigo atrás.

-¿amigo? ¡Ya empezamos con esa tontería!

-¿no serás un Emo de esos, no?

-los amigos no existen, son un mero espejismo, la soledad es lo mío. Los amigos no traen más que problemas…

Pero Roxas y los demás habían desconectado hacía ya rato mientras se dirigían a la Base.

Cap. 15 Caronte

Roxas y los demás volvieron a la Base, donde les dieron de comer y pasaron la noche. Al día siguiente se levantaron y fueron directos a hablar con Ángel. Por el camino, vieron algo extraño:

-¡atajo de gandules!¡Estamos en guerra! ¿Venís a ayudarnos o no?

-¡señor, si señor!dijeron Viktor y Agatha

-¿¡los pesados!? ¡¡Otra vez no!! gritó Cid.

-¿que hacéis aquí? preguntaron Agatha y Viktor

-¡eso deberíamos preguntar nosotros! Dijo RoxasDa igual, ahora no hay tiempo para discusiones, tenemos cosas que hacer.

Roxas fue a ver a Ángel y habló con él sobre los Fragmentos. Ángel le dijo que creen que Marín se dirige a Marenia, un mundo costero.

-el Escuadrón Rojo os llevará hasta allí… es más, iré con vosotros. Allí se encuentra el líder de toda la Rebelión, informare de paso.

De viaje a Marenia, Roxas conoció al Escuadrón Rojo, cuyo líder era la joven de pelo castaño Laurel, y sus ayudantes Annie, Judi, Cume y Sarah.

Marenia era semejante a Islas del Destino, solo que estaba sobreexplotado por sus minas de sal marina. El cielo solía ser gris y el mar estaba siempre agitado. Ángel guió a los anfitriones hasta un sucio puerto borrascoso. Allí fueron hasta un mugriento bar, que por dentro resultaba estar lleno de aparatos de última generación. Allí, Ángel solicitó audiencia con el líder.

-señor Keren… –dijo Ángel dirigiéndose hacia un hombre corpulento con chaqueta roja, un sombrero de capitán negro y un parche en el ojo. Parecía John Silver.

-Ángel Antine supongo… -Keren cogió un informe de su mesa y empezó a leerlíder del sector número 4… de 15 años de edad, siendo el líder más joven. ¿Y quienes son tus compañeros?

-¡nada más y nada menos que los Héroes que derrotaron a Malvatorix hace un año!

-vaya, todo un honor. Soy Keren, líder de la Rebelión. Aunque también soy conocido simplemente como Líder o Red. ¿Que buscáis en este mundo?

-un Fragmento de Tristeza.

-hum… puede que el miembro de la organización que se dirige a la torre tenga unoÁngel, lleve a nuestros invitados a Isla Torrada.

Ángel y el Escuadrón Rojo llevaron a los héroes hasta la isla donde ya fueron solos y andando. Caminando entre la niebla subieron por unas escaleras de piedra, cuando un ruido les desvió del camino. Roxas se empezó a preocupar cuando el cristal oscuro que secretamente guardaba empezó a moverse. El cristal oscuro es un fragmento de la Guadaña de la Muerte que el propio Zefiro arrancó; sirve para que Zefiro pudiese abrir un portal oscuro que se dirigiera a allí donde estuviera el cristal. Roxas llevó ese cristal como colgante durante gran parte de su aventura, de modo que Zefiro podía teleportarse a su lado cuando quisiera. Tras la muerte de Zefiro, Roxas guardó secretamente bajo su ropa el cristal como recuerdo, o tal vez como esperanza de volver a verle. De hecho, el cristal le proporcionaba esos sueños donde hablaba con Zefiro.

El cristal oscuro de Roxas vibraba con fuerza. Entre la niebla no se veía a nadie. Roxas echó a andar por entre la niebla, seguido de sus compañeros, quienes evitaban que se perdiera. De pronto el cristal brilló con intensidad y un fuego fatuo azul apareció. El fantasma empezó a tomar la forma de un hombre que, para sorpresa de todos, era exactamente igual que Zefiro, pero su pelo era negro y sus ojos marrones. El hombre los miró sosteniendo la Guadaña de la Muerte, la que portó Zefiro durante mucho tiempo.

-¿¡quien eres tu!? preguntó Roxas.

-ese cristal… tu debes ser Roxas. Soy Caronte, la Parca. Mensajero de Ganondorf, Rey de la Muerte. Hace poco declaró la guerra a vuestro mundo, quiere matar a gente para que sirvan a su ejército.

-¡entonces eres nuestro enemigo! ¡Toma balas!

Cid disparó a Caronte, pero las balas le atravesaron sin más.

-tranquilos, no voy a haceros daño, no puedo, soy una simple parca.

-pero Zefiro…

-las parcas solo pueden tocar los objetos de vuestro mundo si se vuelven mortales, y solo se puede hacer atravesando la Puerta de

la Muerte. Acercaos.

Caronte hizo aparecer una pequeña farola de fuego azul que

disipó la niebla sobre el mar y permitió ver a los Héroes cientos

de cadáveres que flotaban sobre el agua. Kixur dio un gemido de

terror y Cid lo miró incrédulo. Xion puso su mano sobre su boca

en señal de miedo o repugnancia. Neku lo vio impresionado.

-estos son los fantasmas que debo llevar al otro lado dijo

CaronteMalvatorix; la Reencarnación del Mal, le ha ofrecido a

mi rey un cuerpo monstruoso y metálico llamado Scorpio. Con él

Ganondorf puede venir a este mundo y matar a quien le plazca. Aunque yo no quiera, debo traerlos a mi Reino, allí formaran parte del Gran Ejército de Muertos… lo siento mucho, pero no se puede evitar.

-¡si se puede! Dijo Roxas con la cabeza bien altanosotros recuperaremos todos los fragmentos, iremos al Reino de la Muerte y encerraremos a Ganondorf en la piedra. Necesitamos saber más sobre la Puerta de la Muerte

-…Se encuentra en los Montes Neblinos, solo se puede abrir con

Adiós héroes, tengo

una Guadaña, y yo no puedo daros la mía. mucho trabajo

Y Caronte se desvaneció entre la niebla

Cap. 16 La Torre de Marenia

Roxas, acompañado de sus amigos, retomó el camino hasta llegar

a la Torre de Marenia. Empezaron a subir la escalera hasta llegar

a lo alto, donde estaba Marín.

-¡te encontramos!

-¿¡Que!? ¿¡Pero cómo!? No importa, usaré el Pin.

Marín lanzó un Pin al suelo que inmovilizó a los héroes tirándolos al suelo.

-q… ¿Qué…es…esto? –preguntó jadeando Roxas.

-es un nuevo Pin experimental. Pese a que no somos Reapers podemos usar los Pines; gracias, como no, a nuestro Maestro de Sinfonías Sho. ¡Que bien! ¡Ahora sois mis prisioneros!

Roxas buscaba alguna cosa a su alrededor, algo que les sirviera para salir de allí. Marín usó un comunicador de su brazo para hablar con alguien.

-Hayner, tengo a ciertos prisioneros esperando, pásate por la Torre de Marenia, no parece haber demasiados soldados de la

Rebelión…

Entonces Roxas pensó en sus amigos de la Rebelión, si pudiera avisarlos o comunicarse de ellos de algún modo… pero era tarde.

De pronto, como si le hubieran leído la memoria, aparecieron Andrea y su Escuadrón Azul tirando una pequeña bomba de humo bajo Marín. Ella trató de huir por la puerta, pero Seny y su Escuadrón Negro, acompañados por Ángel, irrumpieron apuntándole con sus armas.

Marín se giró y vio a Laurel junto a su Escuadrón Rojo. Estaba rodeada. Ángel echó un espray sobre Roxas y los demás y se liberaron.

-¿estáis bien? preguntó Ángel

-si, gracias.

Los soldados se empezaron a llevar a Marín hacia abajo mientras los héroes poco a poco se recuperaban. Mientras bajaban por la escalera, a Roxas le picó la curiosidad.

-muchas gracias por lo de antes pero… ¿como lo habéis hecho?

-mirad esto Dijo Ángel mostrándoles un espraysirve para anular el poder de cualquier Pin. La bomba de antes inutiliza la habilidad de abrir portales de la Organización.

-¡vaya! Eso es muy útil.

-ya lo creo, pero es una tecnología muy nueva, la mayoría son prototipos.

La niebla se había desvanecido casi por completo mientras se llevaban a Marín hacia un barco. De pronto la esquiva villana le dio una patada en la entrepierna al soldado que tenía detrás y echó a correr.

Los soldados la persiguieron cuando esta sacó como pudo de sus atadas manos unos pines que se transformaron en lobos etéreos que les atacaron. Roxas le lanzó esferas de hielo, fuego, luz u oscuridad sin resultado.

Del cielo descendió un dragón negro de ojos rojizos y tenebrosos. Marín saltó sobre él mientras les hacía una mueca de burla a los héroes. Xion se encontró en el suelo un Fragmento de Tristeza que debió caerse del bolsillo de Marín, se lo quedó. La Rebelión y los héroes volvieron a la base de Keren con las manos vacías.

El audaz líder de la rebelión les dijo a Roxas y los demás que se tomaran un descanso y les ofreció una nave para ir a Vergel Radiante. Tras eso pidió hablar con Kixur a solas.

-es un honor estar ante usted, volveré a presentarme: mi nombre es Keren Cooper.

-¿¡Cooper!? ¿¡Como Dyme Cooper!?

-en efecto. Mi antepasado y el vuestro lucharon juntos hace cientos de años. Lenzo Canon, Dyme Cooper y Helena Hylia.

-es cierto… ¿que fue de los descendientes de Helena?

-verá… el hijo de Helena creía que Malvatorix era realmente un dios y este les enseñó a sus hijos a entenderlo así. Hoy en día solo hay dos personas que comparten el apellido Hylia: Lexio y Yoko. Demyx y Marín comparten parte de esa sangre, como primos lejanos. Ellos cuatro son los únicos que heredaron las extrañas y místicas habilidades Hylianas. Vos y yo somos muy diferentes a nuestros antepasados… vuestro antepasado tenía un gran poder oscuro, más vos tenéis una gran luz. Dyme tuvo una gran luz, pero yo… -dijo sin terminar Keren, palpándose el parche de su ojoiros ya, os esperan.

Kixur se fue de la sala junto a dos guardias y Keren salió a una terraza y miró el cielo con una expresión melancólica en su rostro.

Cap. 17 El Mundo Conector

Mientras viajaban camino a Vergel Radiante, Ángel les dijo a los Héroes que cuando tuvieran noticias sobre los Fragmentos les avisarían.

Al llegar a Vergel Radiante, Artic fue a ver como estaba su hija Yue. Se había divertido mucho en casa de Midna y no le importaba si se tenía que quedar un tiempo más. Nada más ver a su padre, Yue le dio un fuerte abrazo sonriente.

-¿Yue ha estado bien aquí, cariño? preguntó Kixur a Midna.

-muy bien, y me ha gustado tenerla aquí. Lo he estado pensando y me gustaría que tuviéramos un hijo o una hija que cuidar, ¡se me dan muy bien los niños! Y tu seguro que serías un buen padre…

-no se… si tu crees que seriamos buenos padres, ¿que hacemos?

-tu procura estar esta noche a las doce en casita, que yo me ocupo del resto…

Kixur miraba embobado a Midna mientras ella se alejaba.

-¡pillín, suertudo, si tuviera yo a esa chica lo que le haría…! –dijo Cid, seguido de un buen puñetazo de Kixur.

Kei, el gigante guardián del castillo, les informó de todo lo ocurrido durante su ausencia, noticias, curiosidades varias… se sentía impotente por no poder ayudar más en esta aventura.

Roxas convocó a sus amigos para ir a la biblioteca y leer un libro que interesaba que leyeran para un futuro próximo.

-¿recordáis lo que dijo Caronte? “para llegar hasta el Reino de los Muertos se debe ir a los Montes Neblinos y buscar la Puerta de la Muerte, que solo puede ser abierta por una Guadaña”. Pues bien, vamos a informarnos.

En una sección de la Biblioteca dedicada solo a mundos, se encontraba el libro de susodicho mundo:

Los Montes Neblinos son quizás uno de los mundos de los que se desconocen más cosas. Nadie ha entrado en los montes y ha podido salir, y es por eso que no existe mapa alguno del lugar. Existe algún tipo de campo magnético en el lugar que provoca que todo aparato electrónico que entre en esa atmosfera quede inutilizado por completo.

Los Montes Neblinos son una hilera de escarpados montes siempre rodeado de una extraña niebla. Este extraño mundo es comúnmente apodado “el mundo conector” puesto que según la leyenda en él existen pasajes a otros muchos lugares.

La parte más alta de los montes se llaman “Los Picos de la Soledad” y son el único lugar no cubierto por la niebla. En los Picos se encuentran cuatro puertas que conducen a los Reinos:

La Puerta de Luz: conduce al Palacio Lúmino. Solo puede abrirse con las dos reliquias de Luz.

La Puerta de Oscuridad: conduce al Castillo Oscuro. Solo puede abrirse con las dos reliquias de Oscuridad.

La Puerta de la Nada: conduce al laberinto Inexistente. Solo puede abrirse con la Reliquia Inexistente.

La Puerta de la Muerte: conduce al otro lado de la vida, según se dice un árbol. Solo puede abrirse con una de Las Tres Guadañas.

-Entonces…va a ser difícil llegar hasta allí, y mas aun conseguir una guadaña.

a parte de esas cuatro puertas, hay otros pasajes o Portales a otros extraños lugares que se ocultan entre la niebla:

El Portal de Bastión Hueco: se encuentra al final de un viejo túnel y conduce a los oscuros restos de Vergel Radiante. No necesita llave alguna, pues solo puede llegar hasta allí un portador de Guadaña.

El Portal del Mal: conduce a lo poco que queda de la Dimensión del Mal, creada por Malvatorix. Lo único que existe allí es el Precipicio Infinito. Su llave es la Piedra de Poder.

El Portal de las Sombras: conduce al Mundo de las Sombras, donde nacen las sombras que nos persiguen y donde descansa el Rey de las Sombras: Vanitas.

El Portal del Olvido: conduce al Limbo limítrofe, lugar a donde van las almas que no pudieron llegar al Mas Allá. Su llave no existe, solo puede ir hasta allí alguien que ya haya estado antes.

Entrar en los Montes Neblinos es extremadamente peligroso. Solo un loco lo haría…”

-¡yo estoy lo suficientemente loco como para ir! dijo Cid, a quien todavía le dolía el puñetazo de Kixur.

-yo he estado en ese mundo dijo Keifue donde me escondí hace un año y medio, hasta que precisasteis de mi ayuda.

-puede que si entramos no volvamos, primero recuperemos los fragmentos. dijo Roxas.

Esa noche, todos fueron recibidos con otra de las famosas fiestas de Vergel Radiante. Kixur se ausento pronto, excusándose con una especie de “noche romántica”.

Roxas miró aquella noche a Xion bajo la luz de la luna y recordando todo lo que pasó por conseguir estar con ella. Se dijo a si mismo que no la volvería a perder jamás.

Cap. 18 La Fria Luz

A los cinco o seis días, se presentó Charly acompañado de su

escuadrón Sombra tras una fugaz cortina de humo. Le explico que habían localizado a Yoko tratando de subir el Monte Nora. Pronto los héroes partieron acompañados por Charly, quien los llevó en una nave de camuflaje. Cuando llegaron, una fuerte ventisca azotaba la montaña. Llevaban aproximadamente medio camino, cuando un ruido potente y agudo resonó en lo alto de la montaña. Al mirar a lo alto vieron una columna dorada sobre el pico de la

montaña que subía hasta donde alcanzaba la vista.

-¡la torre…! ¡Yoko la ha activado! ¡Aprisa! –dijo Xion.

Empezaron a correr por la ladera con Artic en cabeza, desviando

la ventisca. Poco a poco fueron guiándose por aquella luz fría

hasta que vislumbraron la torre a lo lejos. Media torre estaba cubierta por nieve. Al entrar, vieron que las paredes estaban cubiertas por una capa gruesa de hielo. Los escalones resbalaban

mucho, así que Artic los descongeló. Subieron y subieron hasta lo alto de la torre, donde Yoko miraba la columna de luz satisfecha.

Se giró para irse del lugar

-pues una torre menos, ahora… ¡HUA!

-vaya, vaya, ¿que tal, Yoko? dijo Inferno

-no esperaba veros por aquí, héroes. Me presentare formalmente:

soy Yoko, miembro número IV de la Organización.

-¿has ocupado mi puesto? preguntó Artic, el anterior miembro

IV.

-se podría decir que si. Pero la pregunta es: ¿Por qué no me habéis atacado aun?

-no queremos solucionar las cosas de forma violenta, puesto que ya has activado esta torre y solo puedes usar un fragmento por cada una, ese fragmento ya no te sirve…

-concretando: si nos lo dieras te ahorrarías una paliza. terminó Kixur.

-pues no me apetece mucho dároslo. Además, ¡vosotros tenéis un fragmento que aun se puede utilizar!

Yoko sacó varios abanicos de sus mangas y los lanzó a los héroes.

Y así empezó lo que querían evitar: una pelea. Yoko era ahora

mucho más hábil que la última vez que se enfrentó a Roxas. Yoko luchaba con su única sonrisa malévola mientras saltaba corría y lanzaba desde lejos sus abanicos cargados con energía eléctrica. La manera de derrotarla fue más fácil de lo que parecía: Artic congeló el suelo y ella solita se resbaló soltando su Fragmento que se deslizó hasta Artic, quien lo cogió y se lo guardó. De pronto, Yoko se levantó y abalanzó sobre Roxas y se lo llevó saltando torre abajo. Corrieron bajando por las escaleras y se toparon en la entrada con el Oficial Reaper Axel.

-aquí hace mucho frio, ¿que tal si caldeamos el ambiente? dijo Axel sacando sus Chakrams de dos Pines.

-dejádmelo a mí dijo Inferno mientras los demás seguían el camino¿así que te gusta jugar con fuego eh? Yo también se jugar…

Yoko agarraba a Roxas del cuello en el borde de un acantilado de la montaña.

-¿te suena esta situación? Podría dejarte caer como hiciste tú conmigo hace un año…

Los demás corrían en dirección a donde vieron a Yoko ir. Entonces se les cruzó Rib, la Oficial Reaper.

-me encanta este frio, me siento como en casa… aquí mis

cuchillas no se derretirán. dijo Rib sacando sus cuchillas de hielo

de varios Pines.

-¿te gusta el hielo? Dijo Artic¡a mi me encanta!

Yoko seguía sujetando a Roxas en el borde del precipicio mientras Xion, Kixur, Cid y Neku iban a salvarle.

-la sensación de ingravidez debería ser divertida, excepto cuando sabes que vas a morir, ¿cierto?

-yo no quería que cayeras. Además, sigues viva.

-¡pero a ti no te importaba que muriera! gritó Yoko mientras lo electrocutaba.

Xion y los demás corrían para salvarle cuando Grimm y Jairo se les cruzaron. Kixur y Cid se quedaron entreteniéndoles mientras Xion y Neku seguían.

-p…por favor… no lo hagas… yo no quise… hacerte daño… eras mi amiga… -dijo Roxas con las pocas energías que le quedaban.

-¿amiga? ¡Si hubieras sido mi amigo habrías tratado de salvarme y no habrías atacado a Tetsuya!

Neku paró al ver la silueta de Joshua entre la ventisca. Sacó su Llave Espada y se preparó. Xion siguió corriendo.

-…te odio, Roxas –dijo Yokoy ahora podrás sentir lo que yo sentí.

-no lo hagas… por favor…

-adiós, “amigo”

De pronto apareció Xion y atacó a Yoko. Fue cuestión de segundos en los que Xion le dio un fuerte golpe a Yoko y agarro a Roxas antes de que cayera y lo subiera.

-¡ninguna otra chica tocará a Roxas!

Jairo lanzó un misil a lo alto de la montaña creando un alud. Todos empezaron a correr ladera abajo. Los Reapers se desvanecieron en portales y Tetsuya apareció al lado de Yoko abrazándola y salvándola. Para Roxas y Xion todo se volvió negro…

Cap. 19 El Rescate

Roxas y Xion se quedaron bajo la nieve abrazados durante un largo rato hasta que se sumergieron en un profundo sueño.

Artic se levantó entre la nieve y vio como Inferno la derretía para salir. La ventisca había cesado pero ni rastro de sus compañeros. De pronto dos soldados de la Rebelión aparecieron llevando a Cid. Junto a ellos estaban Keren y Ángel corriendo hacia ellos aliviados.

-en cuanto supimos que se había provocado un alud vinimos lo más rápido que pudimos, andamos buscando a vuestros amigos.

-gracias.

Poco a poco, los soldados fueron sacando de la nieve a los demás y curándolos, pero ni rastro de Roxas y Xion.

-¿donde pueden estar? preguntó Kixur.

-los hemos buscado por todas partes añadió Ángely ni rastro. Debieron de acabar lejos de aquí o muy cubiertos por la nieve. Pero tranquilos, seguiremos buscando.

Roxas despertó al lado de Xion, dormida. A su alrededor se

extendía un mar montaña.

Se incorporó y vio como un enorme pájaro de metal se fue

acercando a transformación:

Su cola se dividió en dos piernas dejando ver unos pantalones blancos y unas botas marrones. Seguidamente sus patas se convirtieron en brazos, solo que el izquierdo era todavía de metal y tenía garras. La coraza de metal se convirtió en un torso cubierto por una camiseta negra y una chaquetilla blanca y

una

la

de nubes blancas, estaba en

la

cima

de

tierra.

Poco

a

poco

el

pájaro

sufrió

amarilla. Su rostro se convirtió en el de una persona, de la que Roxas solo distinguía el pelo plateado. Lo último en desaparecer fueron las alas.

-¿Clockwerk? La pregunta despertó a Xion, quien se incorporó para ver al misterioso personaje– tu… ¿nos has salvado?

Clockwerk se giró y asintió. Sus ojos eran de un intenso naranja, y el derecho estaba atravesado por una herida que resplandecía con el mismo tono.

-¿pero como lo hiciste? dijo Xion.

-todos los Fragmentos de tristeza están conectados, cuando dos están cerca el fragmento vibra con intensidad y si se llegan a tocar se unen entre sí. Sobrevolaba la zona cuando noté un ligero movimiento en él. Al bajar se intensifico hasta que os encontré y vine aquí llevándoos.

-muchas gracias, Clockwerk. ¿Pero porque quieres ayudarnos ahora?

-porque debéis ser vosotros quienes destruyan al Heredero de mi Señor. Ganondorf no es digno de tal honor. El plan de Mi Dios, Malvatorix, era el de convencer a Ganon de escapar de su Reino y crear el Caos, pero este no está dispuesto a liberarle.

-¿quieres destruir a el único ser que tiene los poderes de Malvatorix, pese a que fue escogido por el mismo?

-si, prefiero que mi Señor no pueda usar sus poderes a través de nadie que lo haga con alguien indigno. Clockwerk era la personificación del Odio: el Mal se compone de Odio y Soberbia,

y Malvatorix dio tales dones a sus dos mayores discípulos,

Clockwerk, personificación del Odio; y Saïx, personificación de

la Soberbia. Clockwerk tiene el poder del odio, lo que le permite

que cuando odia a alguien con fuerza todo su poder crezca. Clockwerk odió a Roxas, Zefiro y a los demás (especialmente a

Cid) pero si ahora odiaba a Ganondorf a Roxas le resolvía muchos problemas.

-entonces, Clockwerk… ven con nosotros. Juntos seremos un gran equipo y podremos vencer a la Organización XIII más fácilmente.

-no. Debo guardar mi fragmento y asegurarme de que no cae en manos de ningún otro. Nuestros caminos deben ser diferentes pase lo que pase, yo estoy solo. Cuando tengáis los doce fragmentos vendré, solo entonces.

-¡Roxas! ¡Xion! dijo Kixur subiendo acompañado por todos los demás.

-debo irme, héroes. Clockwerk se volvió a transformar y voló muy alto alejándose.

-¿¡ese es Clockwerk!?

-si.

-¿y no vamos tras él?

-no. Ahora es un amigo. Lo sé.

Cap. 20 La Ardiente Torre

Los Héroes se recuperaron rápido y se pusieron en marcha para llegar al siguiente mundo: el Volcán Fascuas. Nada más llegar se despidieron de sus amigos Rebeldes, quienes debían volver a la Arboleda Sagrada.

Todos juntos subieron el volcán como hicieron hacía ya más de dos años. Al llegar al cráter del volcán vieron que en el centro una pequeña isla rodeada de lava sostenía la torre.

-¿como llegaremos hasta allí? preguntó Kixur

-dejádmelo a mi Dijo Inferno dirigiéndose hacia la lava.

Inferno echó a andar por la lava e indicó a sus compañeros que hicieran lo mismo. Estos, bastante incrédulos, dieron unos pasos al frente y caminaron, pero Inferno hizo que la lava no llegara a tocarlos, pudiendo andar sobre la lava. Cruzaron el lago de lava hasta esa “isla” donde se encontraba la torre. Subieron por las ruinosas escaleras hasta llegar a lo más alto de la torre donde Tetsuya, miembro número III de la nueva organización, estaba buscando como liberar el poder del fragmento.

-¡Tetsuya! gritó Roxas

-¿¡Como!? ¡Pensé que tardaríais más!

-nos dimos toda la prisa que pudimos.

-entonces acabemos pronto con las formalidades: yo Tetsuya, miembro III de la segunda Organización os destruiré por atacar de nuevo a mi chica, Yoko.

-¿Miembro III? ¿Has ocupado tú mi puesto? Inferno fue el anterior Tercer Miembro, Tetsuya fue el decimoprimer miembro y fue el primero al que venció Roxas: primero lo venció en los exteriores del Castillo del Olvido, en la necrópolis. En segundo

lugar Tetsuya quiso vengarse de Roxas cuando este no tenía recuerdo alguno de sus anteriores encuentros. Tetsuya lo llevó al Castillo del Olvido para torturarlo con sus recuerdos perdidos y poder derrotarle. Allí Tetsuya y Nomura, su antiguo maestro, se enfrentaron a Roxas quien mató a Nomura, el decimo miembro, antes de que Tetsuya pudiera salvarlo. Tras eso Roxas derrotó a Tetsuya y creyó matarle, pero en verdad escapó usando su poder de tele-transporte y rescató a los demás miembros siguiéndole la pista a Roxasno puedo creer que me sustituyas, no eres ni la mitad de poderoso que yo.

-eso está por ver, he mejorado mucho con la espada y…

-¡A LA PORRA! ¡Acabaré con él aquí y ahora! gritó Cid.

Cid le lanzó un buen misil, pero antes de que le tocara Tetsuya se teleportó detrás de Cid y le dio un buen golpe tirándolo al suelo. Fugazmente volvió a teleportarse apareciendo sobre Xion y le dio tres disparos, los cuales Xion paró con su Llave Espada. Neku disparó una esfera de fuego a Tetsuya, quien la desvió a un lado. Se volvió a teleportar para desviarla de nuevo hasta Neku. Roxas le agarró del brazo para teleportarse con él, así pudo darle unos cuantos golpes.

Inferno invocó a varias calaveras que persiguieron a Tetsuya hiriéndole. De pronto Inferno agarró a Tetsuya dispuesto a atacarle, pero este los teleportó sobre el vacío y cayeron desde muy alto en dirección a la lava. Inferno le dio un golpe en el estomago y el Fragmento salió de su bolsillo. Tetsuya desapareció en uno de sus portales e Inferno consiguió agarrar el Fragmento justo antes de tocar la lava y hundirse.

-tranquilo dijo Articno le pasa nada.

De Pronto se vieron rodeados por muchos Ruido e instantes mas tarde de hombres vestidos con ropa callejera y con la cara tapada por una capucha o gorra: Reapers. Lejos de la torre estaban Joshua, Grimm y Jairo observando lo que sucedía.

-yo soy Adrian y sois mis prisioneros. Si no queréis venir por las buenas, tenemos otros remedios…

-¡que os lo habéis creído eso! dijo Neku disparándole a los Ruido.

Enseguida se pusieron a pelear con los Reaper mientras los tres Oficiales les observaban.

-que estupidez, esto no lleva a ninguna parte… –dijo JoshuaGrimm, cuando quieras.

-pero, Señor dijo Jairoallí hay cinco de los nuestros, no podemos matarles.

-que

ingenuo

eres,

Jairo.

Esas

cinco

vidas

no

valen

nada

comparadas

con

las

de

esos

supuestos

“héroes”.

Una

vez

destruidos

buscaremos

los

fragmentos,

los

cuales

quedaran

intactos.

Neku paró un momento, ¡al darse cuanta de que en las paredes de la torre había explosivos! Inferno salió de la lava como si de agua se tratara y vio los explosivos también. Miró a Neku y sin palabras se entendieron perfectamente.

-¡Saltad! dijo Neku.

-¿¡estas loco!?

-¡creedme! ¡Si queréis vivir saltad a la lava! La frase no tenía sentido alguno, pero se dispusieron a saltar.

-Ahora, Grimm dijo Joshua.

Grimm pulsó un interruptor de lo que parecía ser un reloj de muñeca y los explosivos comenzaron su cuenta atrás.

“10…9…8…7…”

Roxas y los demás saltaron.

“3…2…1…”

Inferno creó una esfera donde la lava no les tocara y nada mas entrar una gran explosión destruyó la Torre.

-Señor, han escapado.

-… que se le va a hacer… vayamos a la Arboleda, hay una guerra que ganar.

Inferno llevó a Roxas y los demás a una sala en el centro del volcán. Allí fue donde le entrenó hace tiempo. Una vez se aseguraron de que todos estuvieran bien, Inferno les enseñó el Fragmento y volvieron a adentrarse en la lava por los diferentes túneles que Inferno conocía.

Llegaron a una ladera del volcán y vieron una nave de color gris con el símbolo Reaper: la nave de Joshua. Se colaron en la nave y esperaron a que Joshua, Grimm y Jairo llegaran. Ya estaban volando cuando oyeron la voz de Rib hablando por un comunicador.

-¿donde estáis? Sho dice que vengáis cuanto antes.

-tranquila dijo Grimmen seguida llegamos a la Arboleda y atacamos.

-(¿van a atacar la Arboleda?) Pensó Roxas(entonces seguro que quieren atacar a la Base de Ángel… debemos detenerles)

Cap. 21 La Gran Batalla

Charly llegó rápidamente a la sala de Ángel.

-Señor, un gran grupo de Reapers han tomado control de la Zona E. están dispuestos a atacar nuestra base. Según nuestras fuentes están a la espera de tres oficiales Reaper.

-informa a los otros tres oficiales, debemos actuar rápido.

En seguida todos los soldados empezaron a moverse hacia sus posiciones. Los líderes de los diferentes Escuadrones dieron órdenes explicitas a sus soldados:

-Muy bien soldados comenzó Seny, Oficial del Escuadrón Negronuestro deber es proteger esta base con nuestras vidas, cada sospechoso que se acerque deberá ser eliminado, ¿¡esta claro!?

-de acuerdo, chicos dijo Andrea, Oficial del Escuadrón Azulsomos los encargados de ayudar a nuestros aliados ahí fuera, así que coged los vehículos y en cuanto veáis a más soldados apurados ni lo dudéis, cuento con vosotros.

-Equipo saltó Charly, Oficial del Escuadrón Sombrasomos la avanzadilla, nos adentraremos en campo enemigo y les atacaremos desde dentro sin siquiera ser vistos, deberemos actuar rápida y eficazmente… no será fácil, no lo dudéis ni un segundo.

-Atentos, soldados dijo Laurel, Oficial del Escuadrón Rojosomos la fuerza de ataque, en cuanto lleguen sacad todo de lo que dispongáis, si no actuamos bien atacaran la base. Esto es la guerra, estad preparados.

Los soldados descendieron de la Base construida en los arboles y se prepararon para luchar.

-Agatha… –comenzó Viktorno se que ocurrirá después de esta batalla, pero debe decirte que… yo te…

Viktor se dispuso a besar a Agatha, pero ella lo interrumpió apartándolo suavemente.

-lo siento Viktor, pero solo amigos. ¿Vale?

Viktor se quedó tocado tras esas palabras pero aun así se puso en su posición para la batalla.

Tras unos minutos de silencio, aparecieron centenares de Reaper en filas. Una orden de Rib bastó para que todos ellos sacaran cinco Pines por cabeza que se convirtieran en esas bestias llamadas Ruido. En cuestión de minutos aquello se convirtió en un caos total: los soldados eliminando Ruido a su paso, los Reapers disparando y matando a los Soldados. Roxas y los demás seguían dentro de la Nave cuando esta aterrizó en un campo donde se habían aposentado los Reapers.

-¡Joshua! Dijo Sho¿Dónde te habías metido, Hectopascal?

-ocupándome de ciertos asuntos, mi líder.

-Zetta bien, te dejo al mando del ataque, Axel ya esta ayudándonos en el campo de batalla…

Mientras Sho informaba a Joshua, Roxas y los demás aprovecharon para bajarse sigilosamente de la Nave y dirigirse hacia la Base para ayudar a sus amigos.

Charly y su escuadrón corría entre las ramas lanzando dagas y shuriken a los Ruido. De pronto Charly saltó clavándole una daga en el pecho a un Reaper; Andrea disparaba una ametralladora desde un vehículo hacia los Ruido voladores que atacaban desde el cielo; Seny y sus compañeros disparaban y cortaban a todo Ruido o Reaper que se les acercase y Laurel se defendía fieramente guiando a los soldados en el campo de batalla.

Roxas y los demás llegaron hasta Seny y su equipo. Allí se quedaron Cid y Kixur para echar una manita y defender la base.

Roxas atacaba a los Ruido cuando vio a Axel matando a varios soldados con sus afilados Chakrams. Le lanzó un hechizo de hielo que apagó los Chakrams. Y se enzarzó en una pelea con él.

-¡Axel! dijo Artic

-¿te acuerdas de mi? ¡Que gran halago!

Roxas y Artic se enfrentaron a Axel en una encarnizada pelea en la cual Axel lanzaba sus Chakrams hacia Roxas y Pines de fuego a Artic.

Xion y los demás continuaron hasta toparse con Rib. Ella estaba enfrentándose a Laurel y sus Soldados.

-¿necesitáis ayuda? dijo Xion sacando su Llave Espada.

-nos

arreglamos solos.

-vamos, un poco de ayuda nunca viene mal. Inferno, ayúdame a acabar con esta loca.

-jajaja, ¿creéis que podéis acabar conmigo tan fácilmente? Lo lleváis claro.

Rib lanzaba cuchillas heladas a los soldados, Laurel, Xion e Inferno. Se movía ágilmente y esquivaba muy bien sus ataques.

Charly y el Escuadrón Sombra ya habían colocado explosivos donde Joshua, Grimm y Jairo daban órdenes. Habían vuelto al campo de batalla cuando vieron la situación de los otros dos oficiales Axel y Rib. Charly saltó hasta Roxas y Artic.

-Creo que necesitáis una ayudita, ¡¡Posición 4.2!!

contestó Laurelpero nos las

alegramos

de

veros

De dos naves saltaron cuatro miembros del Escuadrón sombra y Negro lanzando unas pequeñas bombas de humo a Axel. Cuando el humo se disipó Axel estaba atado de pies y piernas.

-¿¡Que!?

Rib invocó a una decena de Ruido y sacó un Pin que se convirtió en una especie de tabla de Snowboard flotante. La usó para alejarse de allí rápidamente.

-¡o no! ¡Se escapa!

De pronto aparecieron dos coches militares y un pequeño camión

de pasajeros del que se bajó Andrea.

-pues subid.

-eres nuestro prisionero le dijo Charly a Axel

-Jajaja. Axel sacó de su manga un Pin que quemó las cuerdasos va a costar acabar conmigo Axel lanzó un Chakram a un soldado que iba en moto y se adueño de ella¡pero me voy!

-¡Se escapa! dijo Roxas

En cuestión de segundos alguien agarro a Roxas y Artic y los subieron a dos coches. Roxas se dio cuenta de que quien le agarro era Xion.

-¡Xion!

-¡Roxas!

-Has venido, Xion…

-Si, Roxas…

-Xion…

-Roxas…

-¡¡Ahora no, Romeo y Julieta!! dijo Cid

Y subidos en el vehículo de Andrea comenzaron a perseguir a

Axel.

Cap. 22 La Persecucion Reaper

Joshua, Grimm y Jairo estaban en la Base Reaper. Varios Reapers iban y venían informándoles de la situación de la batalla. Rib llegó sobre una tabla rápidamente y se dirigió hacia Grimm.

-¡maldita sea, son duros de pelar!

-¿quienes? preguntó Grimm

-¿¡quienes van a ser!? ¡Los héroes! Roxas y esos otros…

-¿¡están aquí!?

Grimm corrió a decírselo a Joshua, este apenas se preocupó. Mientras seguía dándole órdenes, Joshua se dio cuenta de que en una pared había un dispositivo con cuenta atrás.

-eso es… ¡EXPLOSIVOS!

Joshua, Grimm, Rib y Jairo corrieron hacia unos coches militares y cogieron dos: en uno iban Joshua y Jairo, en el otro Grimm y Rib. La Base explotó tras ellos.

Mientras tanto, Axel es perseguido por Roxas y los demás en el coche militar de Andrea. Roxas lanzaba hechizos varios y los demás también trataban de pararle.

De pronto apareció otro coche con Seny y Charly en él, persiguiendo a Jairo y Joshua. Joshua llamó por el comunicador a Grimm para que se acercase a su vehículo.

-parece que la han tomado contigo, Jairo. Dijo Joshuaasí que me temo que te quedas solo.

Joshua saltó al otro coche con Grimm y Rib mientras Jairo era perseguido. Axel, perseguido por Roxas y los demás, se alejó del campo de batalla para adentrarse en pleno bosque. De pronto se topó con Jairo.

-¿Que haces aquí? dijo Axel

-¡eso debería preguntarte yo!

-¡Quietos

los

dos!

Dijo

Laurel

en

otro

coche

¡Quedáis

arrestados!

-¡¡de eso nada!! dijeron a la vez

Los coches de Laurel y Andrea perseguían a Axel y Jairo cuando tuvieron que hacer una curva cerrada al darse cuenta de que delante de ellos se abría un precipicio muy hondo que daba a un rio.

Al lado del precipicio iban Axel y Jairo huyendo de los coches de Andrea, Laurel, Seny y Charly. De pronto apareció el coche de Joshua, Grimm y Rib al lado de Axel.

-perfecto dijo Joshua saltando a la moto de AxelAxel, sube al coche de Jairo.

-pero…

-ES UNA ORDEN.

-si señor…

Axel se subió al coche con Jairo mientras Joshua, subido en la moto, y el coche de Grimm y Rib se desviaron bosque adentro.

-Andrea dijo Roxastu ve con Laurel, Seny y Charly. Nosotros vamos a por Joshua, Grimm y Rib.

-Vale, Héroes respondió Andrea guiñándoles un ojo.

-yo voy con ellos dijo CidTengo asuntos pendientes con ese “Jairo”…

Inferno tomó el volante del coche y persiguieron a Joshua, Grimm y Rib.

Los coches de la Rebelión disparaban constantemente a Jairo y Axel, cuando apareció una Moto con Sidecar donde iban Keren y Ángel.

-¡detened a esos Reapers!

-¡Maldita sea, no nos dejan tranquilos! dijo Jairo.

-¡Grimm! Dijo Axel a través de un comunicador¡necesitamos ayuda!

-Pues lo siento, ya os las apañareis.

-¡Pero somos compañeros!

-bah, seguro que os libráis de esta, adiós.

Inferno conducía el coche persiguiendo a los otros oficiales. Y cuando lograron acercarse lo suficiente, Kixur saltó al coche enemigo y sacó su espada. Grimm invocó una espada negra y comenzó a pelearse con Kixur encima del coche. En medio del forcejeo le dieron un golpe al walkie-tolkie del coche y lo rompieron.

Cid disparó a la rueda del coche de Jairo y Axel, el vehículo empezó a fallar y se dirigía al precipicio. Así que Jairo y Axel saltaron del coche al suelo. El coche se cayó al precipicio inevitablemente.

Los coches de Roxas y los Reapers chocaron haciendo que Kixur volviera con los suyos. De pronto el Coche Reaper se desvió erróneamente por una bajada y se separó de la moto de Joshua.

Jairo y Axel se disponían a huir, cuando Axel se dio cuenta de que tenía una herida en la pierna.

-Jairo… huye tu… no tengo fuerzas.

-no pienso abandonarte.

Jairo cogió dos Bazooka y disparó contra los lejanos coches. Los soldados saltaron antes de que los coches explotaran y corrieron a pie hacia ellos. Jairo y Axel huían como podían, cuando Charly lanzó unas cuerdas a los pies de Axel que lo atraparon.

-Huye Jairo, ¡huye!

Jairo corrió un buen rato hasta toparse con un precipicio. Al girarse vio a los cuatro Oficiales Rebeldes apuntándole.

-Reaper Jairo, quedas detenido.

-je…

Jairo invocó una metralleta y comenzó a disparar. Los soldados se defendían como buenamente podían.

Joshua huía entre los arboles perseguido por Roxas y los demás. Neku sacó su Llave espada, apuntó y disparó una esfera de fuego directa al tubo de escape. La moto de Joshua comenzó a acelerar descontrolada.

Ángel sacó una pistola, pero Jairo le disparó en la pierna haciendo que soltara la pistola y cayera al suelo. Una granada hizo que Andrea, Laurel y Charly se tuvieran que alejar. Seny sacó una pistola y apunto, pero Jairo le disparó en el hombro hiriéndole.

Joshua iba a toda velocidad, descontrolado, y al ver la torre que se acercaba saltó justo a tiempo de que la moto se estrellara contra la pared.

Andrea, Charly y Laurel se acercaron a Jairo, pero este les apuntó con su metralleta. Ángel se arrastró en el suelo y cogió la pistola. Jairo estaba a punto de apretar el gatillo cuando una bala de Ángel le dio en el pulmón derecho. Jairo abrió los ojos como platos, aterrado; soltó el arma; dio dos pasos atrás, desequilibrado, y cayó al precipicio.

Cap. 23 La Torre y El Comandante

Joshua se levantó del suelo y vio la enorme torre de la Arboleda Sagrada. Aquella era una torre especial, pues pese a que Joshua y los demás miembros tenían localizados doce torres había una torre que no habían logrado encontrar. Esa torre resultó que estaba allí, en la Arboleda Sagrada.

Joshua miró asombrado la torre. Muchísimas plantas trepaderas tapaban un tercio de torre. La torre se alzaba al borde de un precipicio, en el que se extendía una gran pradera con un grandioso árbol en el centro.

-así que esto es lo que trataban de proteger esos “rebeldes”, ¿eh?

De pronto Joshua se dio cuenta de que el coche donde iban Roxas, Xion, Kixur, Neku, Inferno y Artic se acercaba a gran velocidad, así que huyó al interior de la torre. La torre por dentro era blanca y luminosa, a diferencia del ruinoso exterior. Joshua cerró la puerta y la bloqueó con una tabla. Comenzó a subir por las escaleras hasta salir al exterior en lo más alto.

Roxas y los demás bajaron y se dieron cuenta de que la puerta estaba cerrada por dentro. Kixur y Neku intentaron echar la puerta abajo sin resultado.

-Apartad dijo inferno.

Inferno calcinó la puerta por completo y entraron rápidamente. Joshua estaba arriba, en el “tejado” de la torre.

-Grimm, ¿me recibes…? No funciona… ¡Jairo…! ¡Contesta…! ¿¡Es que no funciona ningún comunicador!?

-¡ALTO! gritó Roxas, apuntándole con la Llave Espada.

Joshua levantó las manos cuando vio cómo, seguidos de Roxas, aparecieron Xion, Kixur, Artic, Inferno y por último Neku.

-vaya… pero si aquí está mi “amigo”. –dijo con una sonrisa picarona.

-esto se acabó Joshua. dijo Neku.

-sabía que me traicionarías, al igual que traicionaste a Shiki, Rhyme y Beat.

-¡! No… no los traicioné.

-¿a no? Tras vuestro reencuentro enternecedor en la Shibuya Real volviste a la Shibuya Falsa para un último juego, ¡poniendo en peligro sus vidas!

-¡mentira! Lo tenía todo controlado.

-no lo creoEl juego consistía en recuperar tu Llave Espada, que fue requisada por Hanekoma quien la guardó durante tu estancia. Para superar el juego debías arriesgarte a perder a Shiki y Beat, pese a todo jugaste.

-¡tenía la situación controlada!

-recuerdo perfectamente como casi te mata la forma taboo de Sho. ¿Tenías la situación controlada?

-¡CALLA!

Neku se abalanzó sobre Joshua y comenzó a darle golpes cuando este lo tiró bien lejos con una columna de luz. Roxas fue a atacarle, pero este usó un Pin paralizante para pararle. Xion y los demás trataron de rodearle pero este invocó varias columnas de luz con las que les hirió gravemente.

-si, puedo usar Pines… pero este es mi verdadero poder. Si creías que era más fácil detenerme estáis muy equivocados. ¡Esto acaba de empezar!

Roxas se liberó y junto a sus compañeros se enzarzó en una fiera batalla contra Joshua. En un momento dado Joshua invocó una Llave Espada Falsa de un Pin y luchó contra Neku.

-¿te gusta? Es un nuevo prototipo. A diferencia de las vuestras no

puede abrir cerraduras “mágicamente”, pero sigue haciendo daño.

-¡Me he hartado, Joshua! ¡Me mataste para usarme en tu estúpido juego! ¡Al final quisiste atacarme de nuevo!

-¡pero te liberé! Creí que eras mi amigo… pero cuando volviste a

mi mundo en la Shibuya Falsa buscando esa dichosa llave

espada… –Joshua empezó a lagrimar los ojos¡me abandonaste! ¡Dejaste que me pudriera en ese devastado mundo!

-¡Yo no quería tener nada que ver con ese mundo de nuevo! ¡Ya tuve bastante con que Sho escapara como para dejar que el propio Compositor escapara también!

-¡Te odio, Neku Sakuraba!

Joshua estalló de rabia y dos alas etéreas le salieron de la espalda. Ahora flotaba en el aire mientras usaba sus columnas de luz.

A Roxas y los demás todo lo que decían Neku y Joshua era Cuento Chino, solo entendían la mitad. Se dispusieron a atacarle cuando este les dio otro fogonazo con las columnas ahora mucho más grande. La torre retumbó y se cayeron un par de piedras. Joshua continuó atacando a Roxas y los demás con fuertes fogonazos que dañaban la torre.

De pronto, enfadado por el daño provocado a la torre apareció

Skull Kid, el pequeño duende. Le miraba enfadado.

-je… ¿qué vas a hacerme tu?

Skull Kid empezó a tocar con su trompetita su alegre canción y muchísimas marionetas aparecieron alrededor de Joshua. Este invocó a unos Ruido con forma de Carneros que embistieron contra las marionetas. Cuantas más destruía más aparecían a su alrededor. Joshua invocó dos pistolas y comenzó a disparar hacia la causa del problema: Skull Kid. Roxas corrió abriéndose paso

entre la multitud de Marionetas y Ruido hasta llegar a Joshua y le

dio

un buen golpe en el pecho. Joshua soltó una de las pistolas y

con

la otra dio un disparo al hombro de Roxas. Xion le lanzó un

rayo de luz que le dio de lleno y le tiró al suelo. Neku se dispuso a

atacarle cuando este creó una decena de columnas de luz que dieron a todos los presentes. Joshua disparó a Skull Kid en el brazo, y el duende soltó la trompeta. Las marionetas se desvanecieron.

Joshua se dispuso a atacar a Roxas y los demás con columnas de luz cuando escuchó el ruido de una pistola cargada. Se giró y apuntó a Neku con una pistola. Neku había cogido la pistola que previamente Joshua había soltado.

-que deja-vú, ¿no crees, Neku? Esta misma situación ocurrió hace ya tiempo.

-así es.

-con la diferencia de que ahora no te voy a perdonar la vida. ¿Serás capaz de matarme? Neku, poco a poco, comenzó a bajar el armalo suponía. No pudiste entonces como no podrás ahora. Siempre fuiste y serás un cobarde, Neku.

-te equivocas, “amigo”… ¡Esta por Beat! –Neku disparó al estómago de Joshua, quien se quedó perplejo.

-¿c…cómo?

-¡y esta… por Shiki! –Neku apretó el gatillo y una bala dio en el pecho a Joshua.

Joshua se puso de rodillas y mientras acababa de caer se desvaneció dejando tras de sí nada más que un par de Pines y un Fragmento de Tristeza. Neku cogió el Fragmento y se lo guardó. El quinto miembro de la Segunda Organización había caído.

Parte 2 La Organizacion XIII

Cap. 1 La Victoria

Lexio, primer miembro de la Segunda Organización, estaba en la Ciudad oscura al borde de un acantilado. Miraba el enorme foso donde hace ya tiempo estuvo el Castillo Inexistente, flotando. El etéreo puente ya no estaba, solo quedaban un par de torres ruinosas y la parte principal del castillo con el Emblema Incorpóreo. Lexio miraba el fondo de ese gigantesco foso cuando apareció Sho Minamimoto, el segundo miembro, de un portal oscuro.

-Lexio, zetta malas noticias. El miembro núm. V, Joshua, ha caído. ¡Roxas y esos hectopascales se lo han cargado!

-hum… reúne a los demás miembros, lo comunicaré yo en persona…

Lejos de allí, en la Arboleda Sagrada, todos celebraban la victoria contra los Reapers. El Comandante Supremo Reaper Joshua ha caído. El Oficial Reaper Jairo también. Y el Oficial Reaper Axel ha sido capturado.

Keren guió a Roxas y a los demás hasta la celda donde estaba Axel para que “negociaran” con él.

-¿qué queréis? dijo Axel de mala gana.

-solo hablar Respondió Roxasmira Axel, lo último que queremos es sacarte la verdad por las malas. No creas que vamos a todas partes con ganas de destruir cosas o atacar Reapers.

-yo si aclaró Cid

-¡pero tú eres un caso aparte! gritó Kixur.

-bueno… –dijo Roxasa ver, si nos ayudas te estaremos muy agradecidos y podríamos usar nuestros contactos para… “reducir” tu castigo. Dinos todo lo que sepas sobre la Organización y el libro robado sobre la misma.

-sobre el libro no sé nada. Pero de la organización… Su base está en el Castillo del Olvido, o como nosotros le llamamos CO. En cambio la base de los Reapers está en Shibuya.

-¿y dónde están las demás torres?

-pues… que yo recuerde las que todavía no han activado y no habéis estado son: la de Shibuya, debido a que se precisa de que más torres estén activadas para que funcione; la del mundo Villa Destino, porque esos “tres pequeños idiotas” no la han encontrado, decía Joshua rápidamente Roxas pensó en Xake, Marixanne y Jexos, debían estar allíy la de Villa crepúsculo tampoco está activada.

-muchas gracias, Axel.

-de nada. Y quiero que quede una cosa bien clara: Los Reapers me abandonaron a mí y a Jairo, ya no estoy con ellos sino contra ellos. No pienso volver, ¿Lo captas?

-lo tendremos en cuenta.

Esa noche se celebró una fiesta en la base. Montaron un escenario con luces, focos, etc. En un momento dado, el propio Ángel subió al escenario a anunciar algo:

-¡Señoras y señores! Con ustedes, ¡Johnny Fite y Los Rosro!

En el escenario aparecieron cuatro chicos: Diego cantando con un micro, Johnny tocando la guitarra y cantando junto a Diego, George a la batería y Uri tocando la guitarra. Buen ritmo, buena música, fans eufóricas… Johnny Fite y los Rosro eran un famoso grupo de Pop-Rock del mundo Catalonia. A la mitad de la canción Uri se marcó un solo de guitarra estupendo que impresiono a todos los presentes. Mientras tanto, lo Héroes también celebraban:

Roxas y Xion se sentaron en un banco abrazados en plan romántico; Kixur disfrutaba de la buena música; Artic, Inferno y Cid entrenaban duramente y Neku solo miraba el Fragmento de Joshua pensativo.

Todos celebraban la victoria contra los Reapers. Pero la aventura no había acabado, aun quedaban fragmentos y Ganondorf todavía estaba con sus planes

Cap. 2 Caminos Diferentes

A Kixur le gustó tanto la música de Johnny Fite que insistió en

conocerlo en persona. Hizo una especie de entrevista con él y durante la entrevista se fijó en que Johnny llevaba de colgante una púa de guitarra un tanto misteriosa. Pero bien no se atrevió o no

se acordó de preguntarlo.

-es un placer estar contigo, Johnny. Te voy a hacer un par de preguntas:

-muy bien, cuando quieras.

-háblanos un poco de tu grupo, ¿quiénes lo componen?

-pues este que está sentado comiéndose un bocata es Uri, un buen amigo mío: lo conocí en una manifestación por la independencia de Catalonia, ambos somos muy Independentistas, ¿sabes?; ahora mismo no están pero George y Diego son nuestros Batería y Cantante, respectivamente…

Así siguieron durante más bien una hora o dos hasta acabar la entrevista, tras eso Roxas sugirió hablar con Keren, quien estaba con el Escuadrón Negro donde estuvo la Base Reaper antes de explotar.

Andrea se ofreció a llevarlos hasta allí. Durante el viaje conversaron con ella, descubrieron que los cuatro Oficiales de los Escuadrones conocieron a Ángel y Keren antes de crear la Rebelión. Todavía estaban en contacto y eran buenos amigos.

Xion se dio cuenta de que Andrea llevaba una pulsera roja con cristales plateados incrustados. Le pareció tan bonita como misteriosa.

Al llegar a la “Zona de Ominosa y Dura Inspección en Busca de

Enormes restos Reaper Grasientos” o ZOIDBERG según Ángel, el Escuadrón Negro les guió hasta Keren, quien les informó de la posible localización de tres miembros en el mundo Villa Destino. Pronto decidieron ponerse en marcha y, como no, Laurel y el Escuadrón Rojo se ofrecieron a llevarlos hasta allí.

Yue estaba en Vergel Radiante con Midna. A Yue le gustaba contarle cosas a Midna, y a Midna escucharla.

-¿y cómo vivías con tu padre, Yue?

-muy bien, teníamos una casita en Ciudad de Paso, vivía con mi madre y mi padre. Él iba en silla de ruedas, pero no me preocupa ese artilugio que lleva ahora. A mi padre le gustaba mucho la ciencia, la tecnología y el Hielo.

-vaya, te explicas muy bien para ser una niña, eso es bueno… y dime, ¿cómo acabaste en esa capsula?

-una noche, mamá me dijo que papá había tenido un accidente en el laboratorio, y que si queríamos ayudarlo debíamos ir al Monte Nora. Allí me llevó por unos túneles hasta una sala de hielo con dos capsulas, íbamos a entrar las dos cuando… unos monstruos negros rompieron el túnel por el que entramos saliendo por otro, eran muchísimos y daban miedo. Mi madre me dijo que entrara en la capsula, yo obedecí y lo único que vi antes de dormirme fue a

mi madre delante de esos monstruos… –Yue empezó a lagrimar

por el triste recuerdo.

-tranquila, ahora estas a salvo conmigo… te voy a dar algo que te animará Midna fue a la nevera y sacó un polo de helado azul.

-snif… ¿qué es?

-se llama Helado de Sal Marina, ¿te gusta?

-¡mmh, que rico!

Lejos de allí, en una nave, Artic y los demás viajaban en dirección a Villa Destino. Roxas seguía preguntándose cosas sobre Yue y él mismo, y decidido fue a preguntarle.

-Jon, quiero hablar contigo sobre Yue de nuevo…

-ya te lo he explicado todo.

-no lo creo, esta vez no escatimes detalle alguno.

-… está bien… tras escapar del Palacio del Mal, después de que encerraran a Malvi en la Piedra, yo me vi obligado a cortarme las piernas. Los revolucionados querían matarme por trabajar para Malvatorix, pero mi mujer me defendió y me salvó. Poco después encontré el cuerpo calcinado de Inferno y lo congelé en una capsula. Logré guardar su alma en otra capsula y estuve años intentando resucitarlo. Una noche logré unir el esqueleto y alma de Inferno en uno solo quemándolos, no sé si fue el ruido, el fuego o qué, pero cientos de Sombras nos atacaron. Esas sombras eran guiadas por uno de mis compañeros de laboratorio, solo que se movía de una forma forzada, su pelo castaño era ahora negro y sus ojos se volvieron amarillos… era como si estuviera poseído. Ese “líder” de las sombras, mi compañero poseído, llevaba la desaparecida Piedra de Poder en brazos y trataba de encerrarnos en ella. Logré comunicarme con mi mujer y le dije que si antes de una hora no había recibido noticias mías fuera al Monte Nora con Yue y entraran en esas capsulas, después me encerraron en la piedra. Lo único que sé tras eso es que Yue entró en la capsula pero mi mujer fue atacada por esas mismas sombras y… murió.

-… lo siento Artic.

-ahora lo que quiero es proteger a mi hija, pero estamos destinados a seguir caminos diferentes.

Cap. 3 Villa destino

Roxas y los demás llegaron a Villa Destino, un pueblo pequeño sin un alma. No había nadie allí y eso era un tanto sospechoso. Nada más entrar vieron un cartel: “Villa Destino, futuro emplazamiento de Cronópolis”.

Las casas parecían abandonadas recientemente y no aparecía nadie para resolver el enigma. Cuando de pronto Roxas vio un periódico en el suelo y lo cogió.

-“Villa Dormida atacada en misteriosas circunstancias, no hay supervivientes” “vecinos de Villa Destino afirman ver a un monstruo humanoide de enormes proporciones por la zona” debe ser Ganondorf… “los habitantes de Villa Destino comienzan a huir del lugar considerado maldito”. Hum…

-que casualidad que encontremos la solución del misterio justo en medio de la plaza del pueblo, muy original… –refunfuñó Neku.

-elemental, querido Neku dijo Kixur, a quien le faltaba la pipa y la gabardina para parecer Sherlock Holmesal ver que no había huellas de zapato ni polvo en el periódico me di cuenta de que tuvo que ser arrojado al suelo recientemente, por un vándalo seguramente y, puesto que perseguimos a tres miembros deduzco que perseguimos en verdad a los tres gamberillos.

-ya habló Sherlock Canon…

Tras el discursito de Kixur, siguieron caminando por un camino de tierra lejos de Villa Destino, hasta encontrarse con una cabaña de madera. Frente a la casa descansaba sobre una silla un anciano con un ojo de cristal y vestido con harapos.

-perdone buen señor, ¿sabe usted donde podríamos encontrar una Torre por aquí cerca?

-¡¡QUEPOUETO!! ¡GUAMADI VAHIKA! YENEJDEHEGUIR AJTA EGUNDOCRUHE ALA JQUERDA

-gracias buen hombre.

-EJMIDEBÉ COMOCIUDADAHNO

-Roxas, ¿de verdad lo has entendido? preguntó Xion.

-sí, leí un libro sobre pueblerinianos. Ha dicho que pasada Villa Vasija sigamos recto y el segundo cruce a la izquierda.

Y siguiendo las indicaciones del anciano llegaron a un extenso

prado verde con la torre. A lo lejos vieron a Xake, Marixanne y Jexos y se miraron mutuamente. Rápidamente empezó la persecución. Los tres hermanos llegaron a la torre antes y subieron alto.

-¡rápido! dijo Xake.

-esperad… –comenzó Jexosno sé si deberíamos seguir con esto. Démosles los fragmentos y vayámonos de esa organización.

-¿¿y dejar de forrarnos de pasta?? Ni hablar dijo Marixannea ver, hemos de poner un fragmento… ¿voluntario? –Nadie respondió¡hemos de ponerlo ya! Venga, uno de los dos Nadie respondió– vale… lo hare yo.

Marixanne puso su fragmento y creó una columna de luz. En ese momento llegaron los héroes. Kixur se abalanzó sobre la columna

para coger el fragmento y se hizo un par de heridas. Los hermanos

se vieron rodeados rápidamente.

-dadnos el fragmento si no queréis recibir.

Tras unos segundos de silencio, Jexos sacó su fragmento y se lo entregó a Cid.

-¡JEXY!

-perdonadme, pero ya estoy harto de esto. Esa organización nos obliga a robar, hacer daño y demás horribles tareas.

-de acuerdo dijo Roxasentregadnos el último fragmento.

-¿creéis que por ser adolescentes no podemos defendernos, eh? Pues siento deciros que tengo instintos pirómanos…

Xake apretó un botón de su reloj y media torre explotó derrumbándose hacia un lado. Cuando estaban ya cerca del suelo los hermanos saltaron seguidos de los héroes, pero Marixanne sacó un Pin con un espiral negro dibujado y con él creó un portal que se llevó a los héroes.

Los hermanos vieron que pese a que la torre estaba destrozada la columna de luz seguía allí. Dieron media vuelta y se alejaron.

-bien hecho hermana, ese portal debíamos usarlo nosotros…

-pero Xake, ese portal lleva hasta los Reapers, quienes nos dieron

el Pin, ellos los capturaran y se quedaran los fragmentos. Jijiji.

-¡VOHOTROTREH! Dijo el viejo loco de antesVENIHPACA YOHARREO.

-¿que nos vas a hacer tu, viejales? dijo Xake.

-DEHPAHICO, DEHPAHICOCOMIGO ¿¿EH??

-¿o si no que?

-¿AJI? El viejo estalló de rabia y cogió una vara de madera del suelo¡¡SUH VOYACRUJI VIVIRIVIVIVOH A TOS!!

Y el viejo comenzó a perseguirles por doquier vara en mano.

Cap. 4 El Desierto Gerudo

Roxas y los demás aterrizaron en medio de una base Reaper. Allí estaban Grimm y Rib quienes los miraron atónitos. Tanto Reapers como Héroes soltaron un “¿¡Qué!?” y entonces varios Reapers maniataron a los héroes.

-vaya, tenemos invitados… Sho se alegrara de vuestra captura – dijo Rib.

-coged sus fragmentos ordenó Grimmy contadlos.

-¡No! Gritó Roxas– ¡no podéis…!

-desde luego que podemos. ¿Cuántos son?

-son siete, señor respondió un Reaper.

-¿siete? Sumados a los cuatro nuestros nos faltarían dos… ¿pero quién los tiene? Roxas pensó inmediatamente en Xake y Clockwerk, en cuanto supieran que Xake tiene uno se pondrían a buscar a Clockwerkno importa, guardad en un maletín los fragmentos y dejad en algún sitio a estos.

Los Reapers ataron en sillas a los héroes y los dejaron en una gran tienda de campaña. Roxas estaba atado justo al lado de Xion, trataba de desatarse sin resultados cuando anocheció. Algunos ya se habían dormido de tanto esperar.

-genial… hemos perdido TODOS los fragmentos y mañana se los llevaran si no hacemos algo.

-tranquilízate Roxas, conseguiremos salir de esta. No se aun como, pero lo haremos.

-gracias por animarme, Xion. Tú siempre me ayudas a seguir…

-oh, Roxas…

-Xion…

-Roxas…

-xi…

-tss dijo una misteriosa voz. De pronto Charly y los suyos entraron sigilosamente y comenzaron a desatarlostranquilos, os vamos a ayudar.

-muchas gracias, Charly.

-de nada… parece que tenéis un don para meteros en líos, ya hemos visto los fragmentos, están en una tienda de campaña dentro de un maletín. Nosotros iremos a avisar a nuestros compañeros, id a buscar ese maletín.

Roxas y los demás salieron sigilosamente y fueron a la otra tienda de campaña. Ya casi amanecía cuando fueron a cogerlo. De pronto, Rib entró en la tienda y saltó sobre el maletín y lo cogió. Dio la alarma y todo el mundo se despertó. Grimm vio a Rib huyendo y a los héroes detrás, así que invocó una pistola y comenzó a dispararles. Los héroes esquivaron las balas y siguieron, tenían acorralada a Rib cuando Grimm apareció con un coche y se llevó a Rib consigo. Los héroes corrieron a coger otro coche y se pusieron a perseguirles. La luz del amanecer dejó ver un extensísimo desierto naranja. Ellos estaban cerca de un acantilado en una zona de piedra, pero al otro lado del acantilado se extendía un mar de dunas. A lo lejos podía divisarse una gran edificación semejante a un circo antiguo. En el otro coche, Rib buscaba en un saquito lleno de Pines.

-¡vamos Rib, saca un maldito portal!

-¡eso intento, pero hay tantos mundos…!

-pues abre uno a… ¡yo que sé! Intenta encontrar uno a la Necrópolis o Shibuya.

-¡aquí! ¡A Shibuya!

-No, espera Rib… ¡¡ese va a…!!

Pero ya era muy tarde, Grimm y Rib entraron en el portal seguidos de Roxas y los demás.

Al otro lado todo estaba cubierto por niebla, Roxas no podía ver nada hasta que el coche que tenían delante chocó explotando. Todos saltaron y el coche se chocó también explotando.

-¡Inferno pilotaba! ¿¡Donde esta!? Del coche en llamas salió Inferno tan tranquilo¿¿ESTAS BIEN??

-por supuesto…

Roxas vio entre la niebla a Rib y Grimm, quienes volvieron por el portal. El portal se cerró dejando a Roxas y los demás allí, solos.

-¿dónde estamos? dijo Kixur

-no lo sé continuó Roxasmás allá de la niebla no veo más que roca gris…

-debemos salir de aquí dijo Inferno.

-yo puedo intentar disipar la niebla dijo Artic.

-es mejor que nos vayamos pronto, este sitio me da escalofríos…

En Villa Destino el Viejo de la Vara seguía persiguiendo a los chicos. Estos se escondieron tras unos arbustos.

-¡VENIHPACA, KENOVOYAJEROHDAÑO! ZOLO QUIERO ¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAH!!

-¿que ha sido ese ruido? preguntó Xake.

Los tres se levantaron y gritaron ante algo aterrador. Seguidamente ardieron en un fantasmal fuego verde y se desvanecieron, fragmento incluido.

Cap. 5 La Niebla

Artic trató de disipar la niebla de alrededor sin mucho resultado. Contaron cabezas y estaban todos presentes. Entonces se pusieron a andar. -lo más importante, chicos empezó Roxases que intentemos no separarnos, si nos aleja… –Pero ya era tarde, ya no había nadie a su alrededor– da igual… ¿entonces estoy solo? -Yo sigo aquí, Roxy. -oh, Xion. ¿Pero te importaría dejar de llamarme como esa marca de ropa? -bueno… vale, Jijiji. Kixur andaba solo entre la niebla espada en mano. Buscaba a su alrededor a sus amigos. Cid caminaba perdido y asustado. -¿ch…chicos? ¿¿Dónde estáis?? Tranki, Cid, tu eres un macho, tu puedes con… ¿¡eso ha sido un gato!? Artic trataba de disipar la bruma de su alrededor para buscar a sus amigo sin resultado. -Cógeme de la mano, Xion. No quiero perderte. -Tengo una idea contestó ella sacando Prometida e iluminando su puntaasí veremos mejor. -buena idea, Xion. Pero… –alrededor de Roxas y Xion había un largo túnel entre dos paredes de piedra gris inclinadadeberíamos volver atrás. -claro, pero… ¿dónde es atrás? Definitivamente estaban perdidos. Inferno fue listo y encendió una llama sobre su mano. Dejó llamitas rojas sobre las rocas que se encontró en su camino, las cuales Kixur y Neku siguieron hasta encontrarse. Artic seguía caminando hasta encontrar una llama, siguió caminando. Roxas soltó la mano de Xion un segundo para agacharse e inspeccionar una roca. -este grabado… ¿qué será? -¿dónde estás, Roxas? -¿Xion? ¡Quédate quieta donde estés, ahora voy! Roxas iluminó su Llave Espada y se puso a buscar, pero la niebla era demasiado espesa y lo único que consiguió fue alejarse de

ella. Artic llegó hasta Inferno y se alegraron de verse mutuamente, de pronto apareció Cid corriendo. Cid creyó ver a un gato, nada más. Xion comenzó a caminar y siguió las llamas hasta toparse con Kixur y Neku. Pero Roxas seguía andando solo. Roxas llegó hasta un estrecho camino que cruzaba el vacío hasta el otro lado de un precipicio, empezó a cruzarlo paso por paso cuando se le cayó la Llave Espada e iluminó el acantilado que parecía no tener fin. Unos diez segundos después volvió a aparecer en manos de su dueño. Roxas cruzó y siguió caminando en busca de sus amigos. Solo encontró más niebla, rocas, paredes, etc. Kixur, Xion y Neku llegaron hasta Artic, Inferno y Cid. -¡Que alegría volver a veros! dijo Kixur. -si… –dijo Neku -Inferno fue muy listo dejando esas llamas dijo Articsi no fuera por él no nos habríamos encontrado -¿Dónde está Roxas? dijo Xion. -ni idea… debemos ir a buscarle. Iré dejando llamas por el camino para que me sigáis. Roxas siguió caminando hasta llegar al mismo punto del principio. El lugar era circular y varios “pasillos” se abrían a su alrededor. Roxas se sentó en una roca rendido y desesperado. -¡Nunca saldré de aquí! Y Xion… ¿dónde está? ¿Dónde están todos los demás? Roxas comenzó a lagrimar pensando que no saldría de allí. -no te desesperes, Roxas -¿Que? El cristal oscuro de su pecho brilló. Roxas miró a lo alto y vio a un ente que desprendía un aura brillante. Flotaba a unos tres metros del suelo. -yo confió en ti… -¿Z Zefiro? el ente vestía una chaqueta negra con unos pantalones marrones viejos con detalles plateados. Su pelo era largo y plateado, y sus ojos azules como zafiros brillantes. La capa que Roxas recordaba de su viejo amigo era ahora un harapo negro viejo y roto. El fantasma de Zefiro brillaba en un aura blanca grisácea mientras flotaba a unos tres metros del suelo. -Roxas, todo este tiempo he estado velando por ti.

-Pero

-El cristal oscuro de tu pecho te permitió ver a Caronte. A ti y a los demás, por su relación con la guadaña. Pero el cristal está también cargado con una magia mía y me permitió poder

aconsejarte en tus sueños. Roxas, mi poder se acaba

puedo ayudarte en muchas cosas, pero he logrado llegar hasta aquí.

-¿llegar? ¿Donde estás?

-estoy en el Limbo Limítrofe, un lugar vacío donde poco a poco

poca gente ha logrado subsistir

aquí, solo se logra manteniendo tus recuerdos intactos. Me temo que me estoy desvaneciendo, pero te ayudare a salir de aquí. Roxas siguió a Zefiro a través de la niebla, su aura brillante parecía disipar la espesura. Mientras corrían en busca de sus amigos, Roxas pensó en aquel misterioso lugar. -Zefiro, ¿Dónde estamos? -estos son los Montes Neblinos, el Mundo Conector. En algún lugar de este mundo hay un portal al Limbo, a través de él puedo comunicarme contigo. -entonces aquí está la Puerta de la Muerte… Roxas llegó hasta Xion y los demás y se alegró mucho de verles de nuevo. -¡Roxas! Dijo Kixur¿donde estabas? -perdido, pero Zefiro me ha ayudado, ¿no lo veis? -Roxas, dijo Zefirosolo tu puedes verme gracias al Cristal Oscuro… Para los demás, Roxas miraba al cielo atentamente y hablaba solo. En un momento volvió en si y rápidamente le habló a sus compañeros. -rápido, seguidme. Saldremos de aquí. Roxas corría con sus amigos rodeados por llamitas de Inferno mientras el chico les explicaba su experiencia. Zefiro les guió hasta un pequeño agujero en el suelo, bajaron por él y cruzaron un largo túnel hasta un portal oscuro. -este portal os llevará a Vergel Radiante. dijo Zefiro. -gracias, Zefiro. ¿Y tú que harás?

te vas perdiendo en el olvido

¿cómo?

ya no

-mi destino es quedarme en el Limbo Limítrofe hasta desvanecerme por completo… Pero vosotros tenéis trabajo por hacer. Confío en ti, Roxas. -Zefiro… yo no se si estoy preparado para ser un líder. He procurado parecerme a ti en muchos sentidos… –Roxas empezó a lagrimar ante sus compañeros, quienes lo miraban callados y emocionadostú fuiste un líder insuperable, y yo no llego ni a la suela de tu zapato. -Pero Roxas, yo sé que puedes ser un buen líder. -sin ti este grupo no tiene ni tendrá líder, sin ti estos Héroes ya no son héroes. -Roxas, alza la cabeza y guía a mis amigos por el camino correcto, ¡es una orden! Te enseñé bien y has sabido guiarlos hasta aquí, ¿por qué no ibas ha hacerlo de ahora en adelante? Roxas, tienes que cuidar de ellos por mí. Siempre me tendrás cerca, recuerda. Y ahora iros. Roxas asintió y se fue con los demás sin mediar palabra. Más allá del portal todo estaba oscuro. En unos segundos Kixur se tropezó con algo y se cayó al suelo seguido de dos más, los cuales no se pudieron identificar en la oscuridad. -¿estáis bien? -eso creo… –dijo Neku¿que tal si encendéis una luz? Roxas y Xion sacaron sus Llaves Espada e iluminaron el lugar con un destello. Inferno encendió una llama en su mano. La luz no era suficiente, pero pudieron ver una habitación amplia y sucia, llena de trastos viejos por todas partes. -¿donde estamos…?

Cap. 6 El Aviso de Keren

Roxas logró llegar hasta el otro lado de la habitación y apretó un interruptor e iluminó el lugar. Era un viejo sótano lleno de cachivaches viejos. Todos empezaron a buscar una salida hasta encontrar unas escaleras con una puerta en lo alto. La puerta estaba cerrada con llave. Tras abrirla con la Llave Espada se dieron cuenta de que se encontraban en una casa. Tras inspeccionarla se dieron cuenta de que era la casa de Demyx, la misma que inspeccionaron hace ya tiempo tras la desaparición de Demyx y Marín. Tras pensarlo un poco, la “revelación” llegó a Roxas.

-¡Claro! Demyx y Marín trabajaban para la segunda Organización antes de la Fiesta de la Paz y la llegada de los Fragmentos, decidieron construir las casas justo aquí para usar el portal fijo de los Montes Neblinos…

-eso significa… –prosiguió Xionque en los Montes Neblinos debe haber un portal al Castillo del Olvido que Demyx y Marín usaran. ¡Ellos se llevaron el libro de la Organización para que no descubriésemos su traición y huyeron por este portal!

-Pero serán hijos de… –dijo Cid refunfuñando

Al oír eso de Cid, Roxas recordó que Demyx y Marín eran descendientes de Helena Hylia, al igual que Lexio, Tetsuya y Yoko.

Entonces Roxas reaccionó y recordó el maletín donde debían estar los fragmentos. Lo llevaba Cid en una mochila. Los sacó y repartieron los siete fragmentos entre Roxas, Xion, Kixur, Cid, Neku, Inferno y Artic.

Salieron de la casa a airearse un rato, tras tanta niebla y espacio cerrado.

Vergel Radiante seguía como siempre, ignorando los peligros que acechaban a su alrededor. Pero para proteger el castillo y la ciudad ya estaba Kei, el gigante. Los héroes se tomaron el lujo de visitar a sus amigos, quienes se alegraron mucho de verles. Artic jugó mucho rato con Yue y hablaba con ella; Kei informó a los héroes de las noticias y de los escasos problemas que hubieran podido tener, etc.; Kixur no se separaba de Midna nunca y cada dos por tres empezaba a besarla diciendo “te hecho de menos”, “no se si volveré con vida”, y ese tipo de cosas; Cid siempre andaba detrás de ellos y babeando cuando veía a Midna…

Roxas trató de comunicarse con Ángel sin resultado y Xion quiso descansar un poco. Al día siguiente Kixur fue a ver a sus soldados para que le informaran.

-señor comenzó un oficialmañana íbamos a ejecutar a este ladrón.

-¡soltadme! dijo Dín.

-se le acusa de robo, formar parte de una Organización Sectaria Terrorista y tirar un carro lleno de repollos.

-pero… es un error. dijo Roxas

-¡Soltadle! ordenó Kixur.

-¡muchísimas gracias! Juro lealtad a Kixur Canon, ¡de veras!

-muy bien… pero deberás pagar esos repollos.

-¡Nunca! Los soldados le apuntaron con sus armas¡vale, vale…! los pagaré…

La vida transcurrió normal en Vergel Radiante hasta que un soldado le dijo a Roxas que recibían una transmisión de un tal “Keren”. Roxas fue raudo a la radio por donde llegaba la señal y se pusieron a hablar:

-Roxas, ¿Roxas, me recibes?

-aquí estoy, Keren. ¿Que ocurre?

-no hay tiempo que perder, Roxas. ¡Debéis ir lo más rápido que podáis a la Arboleda!

-¿pero porque? ¿Qué ocurre?

-no lo sabemos con certeza, pero por lo visto algo ha atacado la base de Ángel. Nuestra avanzadilla ha llegado hasta el mundo y afirma que había una enorme columna de humo en la Base. Tres de los nuestros han muerto ya y las naves están siendo inutilizadas por unas especies de “Lanzas”. Vosotros tenías una nave potente, ¿cierto?

-s…si.

-pues debéis ir rápido. No hay tiempo que perder.

-si, Keren. Iremos con el Dragón Lumineo ahora mismo. Cambio y Corto.

Cap. 7 Pesadilla de Llamas

Cid encendió los motores del Dragón Lumineo y empezaron a subir a la nave. Rápidamente el vehículo despegó en dirección a la Arboleda. Nada más llegar, los héroes vieron la columna de humo de la que habló Keren. Unas enormes lanzas salieron del bosque dejando una estela verde y dieron varios golpes que dañaron la nave. Cuando pudieron aterrizar se bajaron Roxas, Xion, Neku, Kixur e Inferno. Artic y Cid se quedaron en la nave para controlar la situación desde arriba.

Roxas y los demás se adentraron en el bosque y corrieron hacia el humo hasta llegar a un gran incendio forestal. Los troncos caían sobre los héroes cada dos por tres y los sorteaban. Cuando el fuego barraba el camino Inferno lo apagaba para poder seguir. Cid sobrevolaba la zona incendiada mientras Artic lanzaba chorros de agua por la boca del Dragón Lumíneo y trataba de apagar el incendio.

-¡Artic usó Hidrochorro! Incendio está herido. ¡Incendio usó Avivarse! Incendio recuperó salud. Artic usó…

-¡¡ahora no, Kix!! dijo Roxas agarrándole del brazo.

Roxas y los demás siguieron hasta debajo de la Base. Buscaron el ascensor que servía para subir, pero este cayó repentinamente en llamas. Buscaron otra forma de subir por la zona cuando de pronto un trozo de base se desplomó y se quedó inclinada, como una rampa por la que caían los soldados hacia el ardiente fuego. Inferno apagó el fuego y evitó el desastre.

Subieron la rampa hasta la base, unas enormes lanzas flotaban en el aire y se movían a gran velocidad para atravesar a los soldados, quienes se convertían en fuego verde y entraban en las lanzas. Roxas y los demás trataron de ayudar a los soldados, cuando vieron que no solo eran lanzas las que atacaban: espadas, dagas,

shuriken, sables, estoques… todo lo que fuera puntiagudo cobraba vida propia y atacaba. Roxas se valió del hechizo “reflejo” para parar los ataques. De pronto aparecieron unos fantasmales caballeros que flotaban a ras de suelo, eran de un color gris etéreo y de su rostro tapado por el casco solo se distinguían dos puntos verdes y aterradores. Los caballeros usaban esas armas para matar a los soldados. Roxas trató de destruir a esos fantasmas, pero no pudo ya que eran “muertos” y no podían “morir”. De pronto apareció Axel y paró unas cuchillas.

-¡cuidado!

-¡AXEL! Dijo Roxas sorprendido¿de donde has salido?

-Ya te dije que no estaba con loas Reapers, no he hecho otra cosa que ayudar a otros soldados. Escapé de la celda cuando esta empezó a arder… claro que a mi el fuego es lo que menos me preocupa, ¡esas cosas son invencibles!

-no podemos hacer nada, huyamos.

Todos se escondieron en un garaje lleno de vehículos de Andrea y su Escuadrón Azul. Las lanzas se clavaban en la puerta y pronto cedería

-¡Coged un coche y huid! Dijo AxelYo me quedaré y los entretendré…

-¿crees que vamos a abandonarte? Dijo Xion¡a un amigo no se le abandona!

-vosotros… ¿me consideráis un amigo?

-la amistad hay que ganársela dijo Roxasy tu te la acabas de ganar.

-gracias… pero debéis iros, yo me quedo.

Axel quemó la puerta y entretuvo a esos fantasmas y armas mientras Roxas y los demás huían. Salieron de la base y se adentraron en el bosque cuando notaron una enorme sombra proyectada por dos alas. Al poco rato la sombra se fue.

-vaya, vaya… –dijo un encapuchado de la organización subido al coche– cuanto tiempo sin verte… Roxas.

-¿Pero que…? ¿¡QUIEN ERES!?

-que pena que no me reconozcas

El encapuchado estaba a unos veinte centímetros de distancia de

Roxas pero este no podía ver su rostro bajo la capucha. Era casi como si no tuviera rostro, pero aun así, Roxas podía ver el largo

pelo negro saliendo de la capucha

-¡vete!

-a unos kilómetros de aquí está un amiguito vuestro, seguid por el sendero de la derecha.

-¿porque nos ayudas?

-debéis ver algo que os haga entender lo inevitable.

El Encapuchado se transformó en dragón y se fue volando.

Siguiendo ese camino, llegaron a un inmenso prado que se mantenía intacto pese al incendio. En lo alto de un muro de piedra

se alzaba la majestuosa torre. En medio del prado había un

grandioso árbol de brillantes hojas. Al acercarse más vieron que al pie del árbol estaba Ángel sentado, sostenía una lanza clavada en

el pecho, corrieron hacia él.

-¡Ángel! ¿¡Que te ocurre!?

-era… una bestia enorme… pero…

-¿¿Que dices??

-fue tan… repentino…

Y Ángel comenzó a explicarles como habían llegado a esa

situación…

Cap. 8 La Muerte de la Base

-Charly vino a informarme justo antes de que una de estas lanzas le atravesara… tras eso todo fue un caos.

-señor, han aparecido unas… ¡AAAAAAHHHH! –una Lanza atravesó a Charly y este se desvaneció.

Ángel corrió hacia fuera y vio varios fantasmas y lanzas atacando a sus soldados por todas partes. Los arboles de los alrededores empezaron a arder misteriosamente.

-Jefe dijo Seny, Oficial del Escuadrón Negrotenga cuidado, nosotros le protegeremos.

Mientras huían de allí, varios sables mataron a los hombres de Seny hasta que este también murió atravesado por una espada.

-¡¡Seny!! Hijos de…

Laurel y sus soldados atacaban a los fantasmas sin resultado y fueron siendo aniquilados uno a uno hasta que solo quedó ella. Se defendió fieramente, pero una daga le atravesó el pecho y murió.

Ángel se defendió de esos ataques y fue ayudando a sus soldados allí donde iba. Vio a Andrea pilotando un vehículo justo antes de que una lanza atravesara el cristal y a ella, desvaneciéndose.”

-Se empezó a incendiar todo y unos fantasmas nos atacaron… vi a un enorme gigante de metal…

“Ángel vio a un enorme gigante que guiaba a esos fantasmas y cortó una enorme rama para que cayera sobre este, pero el gigante la apartó antes de que le hiciera daño. El gigante voló hasta su posición y le agarró tirándole abajo.

-así que tú eres el jefe de estos soldaditos, ¿eh? Tendréis el honor de ser parte de mi ejército…

Ángel fue arrastrándose y disparó al gigante, poco después un vehículo le rescató.”

-Unos soldados de Andrea me cogieron y me llevaron lejos en su vehículo, pero ese monstruo volvió y lo desvió, tirandome. Fui arrastrándome…

“Ángel llegó al pie de la torre justo antes de que el gigante le lanzara al pie del inmenso árbol sagrado. Tras unos cuantos disparos fallidos, acertó en el ojo del gigante y este se enfadó”

-Ese monstruo volvió a atacarme y luego me clavó una lanzallevo un buen rato sosteniéndola para que no me atraviese… pero…

-¡te la sacaremos!

-no amigos, mi destino es morir… como un héroe… es lo más cerca que estaré de vosotros… adiós.

Ángel soltó la lanza y se desvaneció en un fuego verde. Roxas y los demás volvieron a la base, Artic había logrado extinguir la mayor parte del fuego y solo quedaban escombros. Roxas contempló el masacrado lugar justo antes de que un árbol saliera volando y un enorme gigante apareciera:

Era de unos seis metros, como Kei: Era delgado y negro, parecía tener partes de una vieja armadura de un dorado ya bastante apagado en los brazos y las piernas. Sus pies eran cuatro enormes garras de ave rapaz. Tenía cuatro brazos con grandes manos cubiertas por guantes marrones que sujetaban cada una un gran sable negro. Su pecho era fuerte y firme, cubierto por una parte de la armadura. Su rostro era algo amorfo, y de un rojo intenso, pero estaba cubierto por una máscara de un color naranja apagado, semejante a arena. Era una máscara de escorpión, ya que tenía cuatro ojos y unas pinzas de insecto en su boca. El monstruo tenía una larga cola de escorpión acabada en un enorme espadón. Era Scorpio; la forma de Ganondorf tomó, gracias a Malvatorix, para ir al Reino de los Vivos.

-¡Scorpio! Es decir, ¡Ganondorf!

-vaya, tú debes ser Roxas, el amiguito de Zefiro dijo Scorpio con una profunda vozseguid evitando el destino que os depara, si queréis. Pero al igual que hizo Zefiro, tarde o temprano acabareis peor de lo que creísteis. Fue un ingenuo al pensar que escaparía de mi reino sin más.

-Zefiro acabó peor, sí. ¡Pero al menos dejó huella en nuestras vidas, mejorándolas! Te detendremos, Ganondorf. ¡Te encerraremos en la piedra de poder con…!

-¿con esto? dijo Scorpio sacando un fragmento de tristeza y tirándolo al suelolo tenía un niñato que llegó a mi Reino hace poco. Él y sus hermanos son demasiado débiles para formar parte de mi ejército.

-Pero… ¡cómo has…! ¡No eran más que niños! ¡¡Has matado a cientos de personas!!

-tal vez miles y todo. Pronto, ¡los mundos que veis cambiaran drásticamente y comenzará mi reinado! Hasta entonces.

Scorpio desapareció en un fuego verde junto a su ejército.

Cap. 9 Nuevos Aliados

Entre los escombros empezaron a salir algunos soldados heridos que buscaban a su alrededor a sus compañeros. Artic y Cid llegaron poco más tarde. Tras sacar de los restos destruidos a todos los soldados que pudieron, Roxas y los demás dijeron unas palabras en honor a los caídos.

-soldados de la Rebelión, hoy han caído muchos. Grandes personas que lucharon por la paz. La tristeza pos las muertes es inevitable, pero podemos deciros quien ha hecho esto: Ganondorf, el Rey de los Muertos los mató para llevarlos al Reino de Los Muertos y usarlos para su ejército. Pero yo, Roxas, os prometo que iré al Reino de los Muertos, mataré a Ganondorf y recuperaré a los Soldados Caídos.

Los soldados que tenían suficiente fuerza alzaron la espada y gritaron “¡¡si!!” “¡A por ellos!” y cosas así.

Tras eso llegó Keren con los refuerzos e improvisaron una base donde curaron a los heridos. Un rato más tarde llegó un chico del Escuadrón Negro, el equipo de Seny. Llevaba una cresta en su pelo castaño y sus ojos eran castaños claro.

-saludos, Héroes. Ete, jo soy Ignacio, pero podés llamarme Nacho. Procedo del planeta Argentinia y soy el segundo al mando del Escuadrón Negro y buen amigo de Andrea, líder del Escuadrón Azul.

-un placer, Nacho dijo Roxas.

-oí vuestro discurso antes comenzó Nacho con un marcado acentoy he decidido que os ayudaré en vuestra aventura. Hay otros amigos que seguro querrán ayudaros.

Nacho llevó a los Héroes hasta una sala donde había otros soldados, en seguida vino un chico de pelo rubio y revuelto de ojos azul claro.

-Ete, este de aquí sés Christian y es de mi Escuadrón. Es un chico muy vivaz y activo que quiere ayudar.

-todo un placeg, hegoes dijo Christian con un acento procedente del mundo Franciosoy Cghistian y estoy digspuesto a ayudagos paga gecupegar a mi lídeg.

-¡pues bienvenido! dijo Kixur.

Poco después llegaron unos pocos miembros del Escuadrón Sombra, con sus chaquetas grises. Un chico de pelo rubio y ojos grises-azulados se acercó a los héroes.

-un discurso conmovedor… soy Charles, hermano de Charly y segundo al Mando del Escuadrón Sombra. Si lo que decís es cierto os acompañaré hasta donde haga falta a recuperar a mi hermano. Bueno, yo y…

-¡¡AQUÍ LLEGO YO!! dijo un chico de pelo corto y anaranjado justo antes de tropezarse y estamparse contra el suelo.

-este es Marthin, uno de mis compañeros… Charly lo acogió de las calles al ver su habilidad de robar sigilosamente a los turistas. Según me dijo, lo encontró bañándose desnudo en un rio. No se porque, pero Marthin se tropieza cuando le viene en gana. Charly insistía en que es sigiloso…

-¡Y LO SOY! ¡¡VOY A DONDE SEA SIN DEJAR RASTRO!!

Roxas y los demás siguieron hablando con sus nuevos amigos cuando dos chicas vinieron a hablar con ellos. Una era alta y llevaba el pelo recogido en una coleta.

-hola, soy Annie, del Escuadrón Rojo. He oído que vais a rescatar a nuestros líderes…

-nosotras queremos ir también dijo una chica de pelo castaño y ojos verdessoy Sarah.

-pues bienvenidas.

Al rato se añadieron dos chicas del Escuadrón Azul que fueron buenas amigas de Andrea. Eran Glenda y Cume, las dos chicas que estaban al mando del escuadrón.

-de acuerdo, Kix… dime los nuevos.

-Nacho, Christian, Charles, Marthin, Annie, Sarah, Glenda y Cume. Oh, y otros quince más quieren ayudar…

-estooooo… mejor que solo vengan con nosotros esos ocho…

Roxas buscó a Axel, pero ni rastro de él. Debió de irse de allí, al poco rato aparecieron dos guardias.

-¿Roxas? Dijo un SoldadoKeren quiere hablar contigo.

-¿Keren? ¿Qué querrá…?

Cap. 10 El Secreto de Keren

Roxas y los demás fueron al despacho de Keren, quien estaba con los ojos cerrados, sentado en su sillón y apretando los dientes.

-…esto ha sido verdaderamente trágico. Este inesperado ataque no puede haber sido causa de los Reapers ni de la Organización, pues esas cosas eran fantasmas… en todo caso tu ya diste con la respuesta, ¿cierto?

-si, señor. Esto es obra del Rey de los Muertos, Ganondorf, quien ha sido escogido por Malvatorix para ser su heredero. Fue engañado y ahora puede venir al reino de los vivos transformado en un gigante apodado Scorpio. Viene con la intención de matar a más gente para convertirlas en parte de su ejército de muertos, resulta lógico que ataque una base llena de soldados… toda persona asesinada por él o uno de esos fantasmas es maldecido y obligado a luchar.

-comprendo… Roxas, te agradezco mucho que nos ayudes en esto –dijo Keren apoyando su mano sobre el hombro de Roxasla rebelión siempre estará de tu lado.

-Señor, hemos detectado la presencia de dos miembros en los exteriores de Villa Crepúsculo. dijo un chico con acento del Desierto Gerudo (árabe coloquialmente) frente a la pantalla de un superordenador.

-bien hecho, sargento Ouassim. Preparaos, héroes.

-eso haremos.

-Oh, y por cierto… ¿sabes dónde está nuestro prisionero Axel? Creemos que ha huido.

-emh… ya si eso lo buscaremos por el camino…

Roxas y los demás empezaron a prepararse cuando apareció un chico que reconocieron como Uri Derra, guitarrista del grupo Johnny Fite y los Rosro.

-hola tíos, resulta que mi colega Johnny la palmao… bueno, y George también, pero ese me caía mal…

-¿a dónde quieres ir a parar? dijo Kixur.

-pues que Diego, el bajista, y yo queremos ayudaros en la locura esa rara de la Muerte.

-¿y Diego está…?

-¡aquí! dijo un chico bajito con un tupé a lo Elvis.

-JAJAJA ¿este? Pero si no me llega a la cintura JAJAJA dijo Cid, hasta que este le arreó con una guitarra– retiro lo dicho…

Todo estaba listo para partir, cuando Keren en persona vino a hablar con Roxas.

-perdona, pero se me olvidó comentarte algo…

-adelante, diga.

-acércate… –Keren llevó a Roxas hasta el pie de un árbol cercano y se quedó mirando al cielo melancólico –Roxas… ¿tu conoces el origen de nuestra rebelión?

-pues… no.

-ejem… yo pertenezco a un linaje de ladrones que robaban en las altas esferas para repartir entre los pobres, los Cooper. El más famoso fue Dyme Cooper, mi antepasado, quien luchó junto a Lenzo Canon y Helena Hylia contra el Rey del Mal. A lo que iba… yo también fui un “ladrón” cuando era joven. Pirata, para ser exactos. Era el capitán del Tiburón Volador, un barco espacial. En una de mis aventuras conocí las “Cinco Reliquias de Purificación”, unas reliquias capaces de escapar de cualquier maldición. Mis ansias de poder y avaricia me empujaron a robarlas a un peligroso pirata, quien me dejó sin ojo Keren se palpó el parche y siguió hablandomuchos años más tarde me

arrepentí de haberlo hecho… y al enterarme de que algunos de los antiguos seguidores del Rey del Mal habían creado una “segunda organización” decidí crear un grupo de civiles-soldado que mantuviera a raya a la organización y a los Reapers; y en honor a la rebelión creada por mi antepasado Dyme y sus compañeros decidí llamarla “Rebelión”. Primero creé el “sector A”, donde me quedé yo. Tras eso convertí la zona donde en un principio se haya el Castillo del Olvido como “sector B”. Definitivamente creé el “sector C” donde dejé al mando a mis mejores hombres: Ángel, Seny, Andrea, Charly y Laurel. Y les di las reliquias.

-entonces los conociste antes de crear la Rebelión… ¿y cuales son esas reliquias…?

Cap. 11 Villa Crepusculo

Lejos de la Arboleda, en el Castillo del Olvido, Lexio informaba a Hayner y Loxiv sobre la torre de Villa Crepúsculo.

-debéis ir a esa torre, estaba muy bien escondida… Además, con el ataque a la rebelión de esas “cosas” no habrá tanta protección.

-Mi señor dijo HaynerLoxiv ha tenido una idea

Lexio le leyó la mente a Hayner y se enteró del plan. Al terminar le miró indeciso.

-pero… ese plan es algo arriesgado…

-por favor Lexio dijo Loxivhazlo por mí.

Loxiv miró a Lexio a los ojos y este cayó en su hechizo de amor y se quedó embobado mirándola.

-…lo que tú quieras…

-¡genial! Muchas gracias Lexio Loxiv le guiñó y este se sonrojó.

-lo que sea por verte sonreír Lexio se quedó embobado hasta que ella se fue, y entonces volvió a la normalidad– hum… ¿en que pensaba? No debo dejar que me controle más… mejoraré mis aptitudes psíquicas…

Roxas viajaba junto a los demás a bordo del Dragón Lumíneo en dirección a Villa Crepúsculo mientras pensaba en las palabras de Keren:

“Ángel se quedó con la Reliquia Musical: una púa capaz de amansar bestias o darles golpes atronadores… pero por alguna razón se la dio a Johnny Fite.

Seny se quedó la Reliquia de Fuerza: un amuleto que duplica la resistencia y fuerza del portador.

Andrea se quedó con la Reliquia Veloz: una pulsera que acelera tus reflejos y velocidad.

Charly se quedó con la Reliquia Etérea: un pañuelo capaz de hacer invisible temporalmente a su dueño.

Y

Laurel se quedó con la Reliquia Lunar: un collar capaz de usar

el

poder de la luna para cegar al enemigo o purificarlo.

Las reliquias evitan que cualquier maldición afecte a sus portadores y los controlé, bajo cualquier circunstancia”

¿Sería posible que los Oficiales Rebeldes pudieran haber escapado del control de Ganondorf, y pudieran pensar por su cuenta? Eso sería muy útil, pero aun así Roxas debía estar preparado para lo que encontrara en el Reino de los Muertos, fuera lo que fuera.

El Dragón Lumíneo aterrizó en una plataforma de Villa Crepúsculo. La ciudad seguía tan tranquila como siempre, poca gente en las calles, todo muy apacible… todos sin saber que la organización acechaba buscando la torre.

-Soldados dijo Kixurquedaos por la ciudad, bien repartidos, nosotros iremos a las Colinas del Atardecer e inspeccionaremos la zona hasta encontrar la torre.

-¡Si, Señor! Dijo Charlesya habéis oído, ¡movilizaos!

-¿pogque debegias seg tu nuestgo lideg, eg? dijo Christian.

-pues porque soy el segundo al mando de un escuadrón…

-Ete, jo también soy un co-oficial Dijo Nachovos no tenés aptitudes para ser un líder.

-¿y yo que? Dijo Annie¡yo también podría ser líder!

Y todos empezaron a discutir entre si sobre quien debería ser líder

o no. Hasta que Cid disparó al aire enfadado.

-¡CALLAOS YA! Yo seré vuestro líder, ¿entendido?

-pero…

-¡NI PEROS NI PERAS! Yo, Cid, soy ahora vuestro líder. Roxas, ve con los demás a las Colinas del Atardecer

Roxas y los demás caminaron hasta las apacibles Colinas del Atardecer. Al llegar allí subieron una y miraron a su alrededor. A lo lejos se veía una torre lejana, empezaron a correr en cuanto vieron dos encapuchados dirigirse a ella.

Empezaron a correr en dirección a la Torre mientras los dos encapuchados ya estaban llegando.

-¡debemos alcanzarles…! –dijo Xion.

-ya estamos cerca…

Cap. 12 La Falsa Torre

Roxas y los demás corrieron hasta la torre y empezaron a subir por las escaleras. Al llegar a lo alto vieron a dos encapuchados, uno al lado del otro.

-¡Quietos ahí! Dijo Roxas, quien los apuntó con su Llave Espada junto a Xion y Neku.

Los encapuchados levantaron las manos en señal de rendición. Empezaron a rodearles para asegurarse de que no escaparan.

-así me gusta dijo Xiony ahora quitaos las capuchas.

Los encapuchados obedecieron y se des encapucharon, dejando ver que eran Demyx y Marín.

-¿¡Como!? ¡Pero si vuestros fragmentos los tenemos nosotros!

-buena deducción, Sherlock dijo Marínesta no es la torre que buscáis.

-lo habéis hecho zetta bien. Chicos.

Roxas miró atrás y vio a Sho Minamimoto en la salida de las escaleras. Sho fue el noveno miembro de la organización, pero fue ascendido a segundo miembro en la segunda; es también líder de los Reaper, siendo apodado “El Compositor”. Fue derrotado por Kixur hacia un año, cuando este utilizó por primera vez a los Ruido.

-¡Minamimoto! gritó Neku.

-vaya, ¡el zetta lento!

-espera, espera… –dijo Kixur¿¡os conocéis!?

-Sho fue un oficial Reaper muchos años atrás, cuando yo participé en el juego de los Reaper. Me enfrenté a él un par de veces hasta descubrir que quería convertirse en compositor… aunque creo que ya lo ha hecho, ¿cierto?

-así es, hectopascal. Joshua fue capaz de cederme el cargo con tal de no tener nada que ver contigo. ¡Ja!

-pero si esta no es la torre, comenzó Xion– significa que… ¡pues claro!

Xion miró a Roxas y este lo entendió a la primera, apretó un botón del reloj que llevaba bajo la manga y encendió su comunicador.

-Cid, ¿Cid, me oyes?

-aquí estoy, Rox. ¿Qué ocurre?

-¡rápido, Cid! Nos hemos…

Pero Demyx raspó las cuerdas de su guitarra y una onda sonora tiró a Roxas al suelo y rompió el comunicador.

-no os escapareis.

Xion empezó a luchar contra Demyx parando sus ondas sonoras con dos llaveros. Marín trató de ayudarle, pero Inferno y Artic se interpusieron; Marín sacó su flauta y Artic la congeló, sacó un flautín e Inferno lo quemó, después un violín, una lira, una harmónica…

-a ti nunca se te acaban los instrumentos, ¿me equivoco? dijo Artic.

-ni te lo imaginas.

Neku se dispuso a atacar a Sho, pero este lanzó muchos Pines al suelo que se transformaron en Ruido y atacaron a Neku. Kixur salió en su ayuda y acabó con unos cuantos Ruido. Roxas se levantó del suelo y miró a su alrededor. Le pidió a Artic que le tirara su comunicador y este se lo lanzó.

-Cid, ¿Cid, me recibes ya? Tenemos un problema, esta no es…

-lo siento, héroes dijo una voz femeninapero habéis sido engañados, ¡adiós!

-maldita sea…

Marín le dio una patada a Inferno tirándole al suelo. Le dio un puñetazo a Artic en la cara, pero este se la congeló y luego congeló el brazo de la chica. Seguidamente Inferno se levantó y la agarró para tirarla al suelo y apuntarle con una calavera.

Demyx tiró a Xion, y Roxas fue a ayudarla. Juntos, fueron a por el villano, quien evitaba que se acercaran lanzándoles con ondas sonoras. Hasta que estos lograron alcanzarle y herirle. Demyx les arreó con la guitarra y estos se quedaron en el borde de la torre.

Sho lanzó dos Pines que se transformaron en “dardos” etéreos que dieron a Kixur y Neku hiriéndoles.

-JAJAJA, vaya par de lentos… y ahora… ¿¡PERO QUE INFINITOS ES ESO!?

Cap. 13 La Torre del Atardecer

-pero…

-¡NI PEROS NI PERAS! Yo, Cid, soy ahora vuestro líder. Roxas, ve con los demás a las Colinas del Atardecer. Y vosotros inspeccionar la zona en busca de… algo sospechoso. ¡Venga!

Cume y Christian, dos soldados de la rebelión, empezaron a caminar por Villa Crepúsculo mientras charlaban.

-no me puedo cgeeg que ese bguto de Cid sea lideg, yo estoy mucho más capacitado paga aceglo…

-bueno… ya que no hemos podido evitarlo sigamos inspeccionando la zona.

-yo sigo pensando que si yo fuega el lideg… espega… ¿que diantges…? –Cume y Christian se escondieron tras una farola y vieron a dos encapuchados salir de un portal oscuro. Los encapuchados miraron unos instantes a su alrededor antes de comenzar a subir por una calle¡debemos avisag a Cid!

Cid limpiaba una de sus armas sentado en unas escaleras cuando su comunicador parpadeó.

-Cid, ¿Cid, me oyes? dijo Roxas a través del comunicador

-aquí estoy, Rox. ¿Qué ocurre?

-¡rápido, Cid! Nos hemos…

Pero la comunicación se cortó de pronto. Cume y Christian corrieron hasta Cid avisándole de los dos encapuchados. Cid comunicó a todos los demás soldados ordenándoles que se movilizaran y él empezó a subir.

Mientras tanto, los encapuchados llegaron a la Plaza de la Estación, el lugar más alto de Villa Crepúsculo. Y uno de ellos se

comenzó a quitar la chaqueta, siendo una chica de cabello azul joven que vestía un vestido de encaje blanco.

-¡que incomodos son estos trajes! Así que esta es la torre, Hayner?

-sí, la Torre de la Estación fue lo primero que se construyó en este mundo, luego se creó la ciudad.

Cid corría en dirección a la torre de la Estación mientras Loxiv y Hayner entraban en la estación y miraban a su alrededor buscando la manera de subir. De pronto ella vio al maquinista del Tren Galáctico.

-Perdone, ¿cómo podemos subir arriba?

-pues por esa puerta… pero el acceso está restringido.

¿eh,

-usted es maquinista… ¿podría hacerlo por mí? dijo Loxiv encantando al buen hombre.

-s…sí, claro que si… venga, señorita.

Cid llegó a la estación y vio al maquinista salir por una puerta. Entró en ella y empezó a subir por la escalera hasta toparse con los dos.

-¡quietos a…! ¡VAYA! Cid miró a la preciosa Loxiv a los ojos y cayó en la trampa– jamás había visto tal belleza…

-tu eres ese mercenario… ven conmigo –de pronto el comunicador de Cid parpadeó y Loxiv lo cogió.

-Cid, ¿Cid, me recibes ya? Tenemos un problema, esta no es…

-lo siento, héroes dijo Loxivpero habéis sido engañados, ¡adiós!

Los Soldados de la Rebelión estaban indecisos sin saber qué hacer.

-¿¡que hacemos!? ¿Vamos con Cid? ¿Ayudamos a Roxas?