"Me envuelvo hoy día y ato a mí una fuerza poderosa la invocación de la Santísima Trinidad y las Tres Divinas Personas.

Me envuelvo hoy día y ato a mí la fuerza de Jesucristo, Hijo de María siempre virgen, con su bautismo, l a fuerza de su crucifixión y entierro, la fuerza de su Resurrección y Ascensión la fuerza de su vuelta para el juicio de la eternidad. Me envuelvo hoy día y ato a mí la fuerza del amor de los Querubines, la obediencia de los Angeles, el servicio de los Arcángeles, la esperanza de la resurrección para el premio, las oraciones de los patriarcas, las predicciones de los profetas, las predicciones de los apóstoles, la fe de los mártires, la inocencia de las santas vírgenes, las buenas obras de los confesores. Me envuelvo hoy día y ato a mí el amor maternal y la pureza virginal de María Santísima, hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo y esposa de Dios Espíritu Santo. Me envuelvo hoy día y ato a mí la fuerza de Dios para orientarme. El poder de Dios para sostenerme, la sabiduría de Dios para guiarme, el ojo de Dios para prevenirme, el oído de Dios para escucharme, la palabra de Dios para apoyarme, la mano de Dios para defenderme, el camino de Dios para recibir mis pasos,

el escudo de Dios para protegerme, los ejércitos de Dios para darme seguridad contra las trampas de los demonios, contra las tentaciones de los vicios, contra las inclinaciones de la naturaleza, contra todos los que desean el mal, de lejos o de cerca, estando yo solo o en la multitud. Convoco hoy día a todas esas fuerzas poderosas, que están entre mí y esos males contra las encantaciones de los falsos profetas, contra las leyes negras del paganismo, contra las leyes falsas de los herejes, contra la astucia de la idolatría, contra los conjuros de brujas, brujos y magos, contra la curiosidad que daña el cuerpo y el alma del hombre. Invoco a Jesucristo que me proteja hoy día contra el veneno, el incendio, el ahogo, las heridas, para que yo pueda alcanzar abundancia en premio. Jesucristo conmigo, Jesucristo delante de mí, Jesucristo detrás de mí, Jesucristo a mi derecha, Jesucristo a mi izquierda, Jesucristo en la anchura, Jesucristo en la longitud, Jesucristo en altura, Jesucristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí, Jesucristo en la boca de todos los que hablan de mí, Jesucristo en todo ojo que me ve, Jesucristo en todo oído que me escucha. Del Señor es la salvación,

De Jesucristo es la salvación, Tu salvación, Señor, esté siempre con nosotros. Amén"

siempre, por los siglos de los siglos ¡Amén!

Te ha sido encomendada la misión de acercarnos a DIOS PADRE y a nuestros semejantes por medio del amor. Ayúdame a amar intensamente a mi pareja y/o a los que me rodean y a comprender la naturaleza y la Creación por medio del AMOR. Amén

Bendito seas Soberano, Padre de los cielos y tierra, hacedor de maravillas inconmensurables, fuerza divina de la gracia, en ti que eres verbo, emanó la vida, y de tu glorioso nombre, surgió todo. Mucho más de todo lo que pueda llegar a imaginar. Bendito seas Patriarca Perfecto de la vida. Yo te pido, especialmente, amado Padre de los ciclos, que por la intercesión del Arcángel Cassiel, intercesor por excelencia de tu palabra, hagas llegar a mi aquello que debo recibir y aquello que debo aprender, bajo el más poderoso y puro manto, de tu piedad inmedible a los ojos de un humilde ser humano como yo; para que mi estructura y acción en éste mundo tengan el cuerpo, peso y expresión de tu fuerza creadora. Para que la reflexión, abra paso rápidamente a tu providencia divina, y para que el mundo todo, recuerde día a día lo indivisible de tu grandeza, pues ninguna palabra te puede contener. Te lo pido también, en el nombre de tu Santo Hijo Jesús, en el nombre del Querubín Espíritu Santo, y de la Bendita Virgen María, ahora y

Dios Omnipotente y Eterno, padre de la luz, del cual nos llegan todos los bienes y todos los dones perfectos, imploro vuestra infinita misericordia, haced que yo conozca vuestra eterna sabiduría, aquella que circunfunde vuestro trono, que ha creado y hecho, que conserva todo. Enviádme desde el cielo, vuestro santuario, y desde el trono, vuestra gloria, para que venga a mí y en mí opere. Y aquella la maestra de las artes celestes y ocultas, que posee la ciencia y la inteligencia de toda cosa. Haced que me acompañe en todas mis obras, que, gracias a su espíritu, yo posea la verdadera inteligencia y que proceda sin error en el noble arte al que me he consagrado, en la búsqueda milagrosa de la Piedra de los filósofos, que vos habéis escondido al mundo, pero que concedéis descubrir al menos a vuestros electos. Que esta gran obra para la cual soy llamado a cumplir en la tierra, yo la comience, la continúe y la complete felizmente, que pueda yo gozarla siempre en

contento. Os lo pido por Jesucristo, la Piedra Celeste angular del milagro, fundada para la eternidad, que comanda y reina con vos. Amén

Oh Espíritu Santo, hazme saber aquello que no sé y enséñame aquello que no sé hacer y dame aquello que no poseo. Conserva mis cinco sentidos en los cuales Tú, Santo Espíritu, moras y condúceme a la paz divina. Oh Santo Espíritu, enséñame la manera justa de vivir con Dios y con mi prójimo. Amén. "Ora et Labora"

Señor mío Jesucristo, tu que sabes todo lo que pasa por nuestra mente, por nuestra alma; te rogamos confiadamente te dignes a pacificar nuestro espíritu y nuestra mente, para que no nos sobrevengan ningun mal pensamiento, que nada nos turbe. Muy especialmente te pedimos que evites en nosotros los pensamientos de homicidio, asesinado, violación o malos pensamientos. Purfiícanos y lavanos con tu preciosa Sangre. Amén.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful