2012.

Año del Bicentenario de la Creación de la Bandera Argentina

PROYECTO DE LEY La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sanciona con fuerza de ley

Artículo 1º.- Exceptúase del art. 2 de la Ley 2148/06 al punto 31, apartados a), b) y e) del Capítulo VII, “Señalamiento Luminoso” del Anexo L, del Decreto Nacional N° 779/95 (B.O. N° 28.281), reglamentario de la Ley Nacional de Tránsito y Seguridad Vial N° 24.449 (B.O. N° 28.080). Artículo 2º.- Modifíquese el apartado 98 de las “Definiciones Generales” correspondientes al Anexo I de la Ley Nº 2148, “Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, el cual quedará redactado de la siguiente forma: “Semáforo: Dispositivo luminoso mediante el cual se regula la circulación de vehículos y peatones, cuya cabeza, pescantes y viseras, así como todo tipo de columnas y soportes que lo sostienen, serán de color Gris Grafito (RAL 7024, según catálogo RAL K7 CLASSIC).” Articulo 3º.- Comuníquese, etc.

Último cambio: 04/06/2012 16:20:00 - Cantidad de caracteres: 6007 - Cantidad de palabras: 1121 Pág. 1/3

2012. Año del Bicentenario de la Creación de la Bandera Argentina

FUNDAMENTOS Sra. Presidente: El presente proyecto de Ley tiene por objeto determinar el color de las cabezas, soportes, pescantes y viseras de los semáforos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La Ley Nacional Nº 24.449, “Ley Nacional de Tránsito y Seguridad Vial” (B.O. 28.080), regula el uso de la vía publica, y es de aplicación a la circulación de personas, animales y vehículos terrestres en la vía publica, y a las actividades vinculadas con el transporte, los vehículos, las personas, las concesiones viales, la estructura vial y el medio ambiente, en cuanto fueren con causa del tránsito. En su artículo 1º, la precitada norma establece que podrán adherir a sus disposiciones los gobiernos provinciales y municipales. El Decreto Nacional Nº 779/95 (B.O. Nº 28.281), reglamentario de la Ley Nacional Nº 24.449, aprobó el Sistema Nacional de Seguridad Vial, estableciendo bajo Anexo L el “Sistema de señalización vial uniforme”, en cuyo Capitulo VII se reglamenta el “Señalamiento Luminoso”, incluyéndose a los semáforos, entre otras categorías. El artículo 3º del decreto nacional referido invita a las provincias a adherir en forma integral a la Ley Nº 24.449 y a la reglamentación establecida en las propias premisas del decreto. En el escenario descripto, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sancionó la Ley Nº 2148, mediante la cual se aprobó el “Código de Tránsito y Transporte” de la Ciudad; declarándose la plena integración y participación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el Sistema Nacional de Seguridad Vial aprobado en el Decreto Nacional Nº 779/95, reglamentario de la Ley Nacional de Tránsito y Seguridad Vial Nº 24.449. No obstante la declaración detallada precedentemente, la Ley Nº 2148 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, determina en su Capítulo 2.3 “De la señalización” que la vía pública es señalizada y demarcada conforme el Sistema de Señalización Vial Uniforme aprobado en la Ley Nacional de Transito y Seguridad Vial Nº 24.449, sin perjuicio de introducir las modificaciones y ampliaciones que el progreso de la técnica aconseje, siempre dentro del mismo sistema. De la interpretación integral de la normativa citada se desprende entonces, que aún cuando se ha declarado voluntariamente la plena integración y participación de la Ciudad de Buenos Aires en el Sistema de Señalización Vial Uniforme establecido por la legislación nacional aplicable, la Ciudad se ha reservado la facultad de modificar y ampliar las premisas de aquél. Es en virtud de estas facultades reservadas, que el presente proyecto de ley procura introducir una modificación específica al sistema de señalamiento luminoso. En este sentido, se busca establecer el color gris grafito, identificado como color RAL 7024 según catálogo RAL K7 CLASSIC, como aquel con el que deberán pintarse las estructuras externas de los semáforos de la Ciudad de Buenos Aires. El color gris consiste en la mezcla de los colores negro y blanco en diferentes proporciones, situándose en medio de ellos como valor medio, siendo valor claro cuando se concentran grandes cantidades de blanco, y valor oscuro cuando se concentran grandes cantidades de negro. Se trata de un color neutro, no llamativo, versátil, que denota naturalidad y estabilidad, y que fundamentalmente resulta de fácil integración con el mobiliario urbano. La elección de color gris para ser aplicado a las estructuras de los semáforos de nuestra ciudad responde a dos cuestiones: En primer lugar, se busca reducir la contaminación visual presente en nuestras calles. Los colores amarillo y verde con que en la actualidad se identifica a los semáforos de la ciudad contribuyen en forma permanente y sostenida a una contaminación visual en alza. Reemplazar estos colores de alta luminosidad por un
Último cambio: 04/06/2012 16:20:00 - Cantidad de caracteres: 6007 - Cantidad de palabras: 1121 Pág. 2/3

2012. Año del Bicentenario de la Creación de la Bandera Argentina

neutro tono gris grafito producirá el efecto de disminuir la presencia en el espectro visual de la estructura que sostiene el juego de luces del semáforo. La contaminación visual comprende todo aquel elemento que perturba o afecta la visualización de una determinada zona, o quiebra la estética del paisaje, e incluso provoca efectos nocivos en la salud humana. El ser humano tiene una determinada capacidad de absorción que se ve continuamente rebasada por las múltiples imágenes superpuestas y llamativas que ofrece el mobiliario urbano, los carteles publicitarios, y demás señalizaciones. Tiene lugar una sobreestimulación visual agresiva, invasiva y simultánea. Entre las consecuencias de la continua exposición de la sociedad a la contaminación visual podemos señalar: accidentes provocados por la distracción visual al conducir, trastornos de atención, percepción de ambiente caótico, excitación por confusión, estética paisajista afectada, alteraciones del sistema nervioso, cuadros de ansiedad momentánea provocados por el estimulo, dolor de cabeza, estrés ocasionado por la saturación de colores e imágenes, y en general, la disminución de la calidad de vida de la sociedad. En segundo lugar, pretende el presente proyecto de ley contribuir a la seguridad vial, por vía de la reducción de la contaminación visual. La simultaneidad de estímulos visuales a la que los ciudadanos se ven sometidos provoca distracción y esto puede llegar a transformarse en un disparador de accidentes de tránsito. En este entendimiento, establecer el gris grafito como color de los semáforos de nuestra ciudad no solo reducirá la contaminación visual que la misma estructura provoca, sino que además provocará que el automovilista y el peatón fijen su atención exclusivamente en las señales lumínicas y no tanto en las llamativas estructuras que las sostienen. El fin que busca esta norma, ha sido ya promovido, perseguido y concretado en numerosas ciudades de Latinoamérica, como así también en Europa, y Estados Unidos, cuyos semáforos se encuentran en la actualidad pintados de color gris. Como Estado debemos abogar por una política ambiental global con reglas claras y precisas, cuya finalidad sea una mejor calidad de vida para todos. El trazado y aplicación de políticas públicas coherentes y concretas contribuirá a este fin. Por todo lo anteriormente expuesto es que solicito Sra. Presidente, la aprobación del presente proyecto de Ley.

Último cambio: 04/06/2012 16:20:00 - Cantidad de caracteres: 6007 - Cantidad de palabras: 1121 Pág. 3/3

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful