1

intro
Hablar de la poesía de Nicolás Antonioli supondría encontrar en lo pletórico de sus imágenes una conclusión con un tono humorístico o irónico. Para decir eso de la poesía de Nicolás fuera necesario acudir a mansalvar, que bien pudo llamarse «Figuración y Estancias» debido a la enorme capacidad de imágenes construidas y constituidas, por la ilación y desencuentro de construcciones temáticas a lo largo del período poético de su autor. Pero basta entrar en el criterio exclusivo de Nicolás, en su desarrollo creativo y lenguaje, para saber que los poemas mismos son quienes nos llevan a sentirlos, conmovernos; es decir: movernos con. Desde mi encuentro con Nicolás y su poesía he visto la sensibilidad creadora, el amor, el paso del tiempo, entre otros temas que se encuentran reunidos en este libro. En mansalvar no sólo nos enfrentamos al neologismo del título, que ya está de más su literalidad o su sugerencia, sino a una vía de ritmo e impulso plenos de conocimiento poético. ¿Qué otra cosa si no, provocan estos fantasmas en el interior de mansalvar? Las obras reunidas en mansalvar enfrentan los límites cronológicos donde el poeta está al tanto de la palabra y su estructura, desde los poemas electos de sentires del alma (publicado en el año 2004) hasta la sección titulada «mandinga», escrita este año de 2010. Así quienes no conocían la poesía de Nicolás leerán, y quienes sí la conocíamos recordaremos, casi sorpresivamente, el afán y la urgencia del poeta por apresarlo todo a través de un lenguaje aparente subjetivo, algo cercano a la befa humorística. Nicolás ofrece un amplio y vertiginoso recorrido con la palabra, con intensidad, reflexión crítica y de figuración poética. Deplorar este artificio verbal (y valga la rima) sería deplorar nuestro propio testimonio de condición humana.

Manuel Parra Aguilar

2

Antonioli, Nicolás Mariano Mansalvar / Nicolás Mariano Antonioli ; compilado por Nicolás Mariano Antonioli. - 1a ed. - Martínez : Baldíos en la Lengua, 2012. E-Book. ISBN 978-987-28462-0-6 1. Poesia Argentina. I. Antonioli, Nicolás Mariano, comp. II. Título. CDD A861

Fecha de catalogación: 21/08/2012

BALDÍOS EN LA LENGUA E-BOOK EDICIÓN ESPECIAL EN DISQUETE

25° ANIVERSARIO DEL DISQUETE DE 3.5” 1.44Mb (1987-2012)

3

nicolás antonioli

mansalvar

4

sentires del alma
-2004-

5

miedo
quería encender la luz no era posible su veneno lujuria de mi cuerpo sed de mi hombría Afra se acerca como siempre/ deja de morder algo sobre la cama desnuda telarañas de eructos e insultos su presencia asimétrica planea acorralarme senos/rollos falciformes/ /uñas mal pintadas/en taco aguja /la queer aguijonea cosas/ gruesos hilos de baba sintetizan su inteligencia su andar plomizo/algo se afila en la noche el síndrome pertenece a ella no hay escapatoria/algo mutila/ nada que resuelva el miedo/con amor entra en la carne/en la palabra

6

perra
sobre tus cuatro extremidades se edifica el más fértil cuerpo gruñís al extraño que te invade gemís de ternura con tu amo babeás el suelo te convulsionás desde el hocico hasta la uña de la falange derecha yo te llevo por caminos bifurcados hacia mi deseo desvivo mi cuerpo al juguetear con tu rabo unge el sudor frío de la derrota te arrodillás ante tu amo la correa tensa lastima mis prensiles encolumnados leales como tú y se jactan al saborearte con sabor y arte fálico en la penumbra elástica aullás/ descontrolás mía cuadrúpeda pasiva los colmillos enclavijados en mi debilidad cárnica me posesiono posado en tu espalda me sostiene el rostro inadvertido la fogosa erudición los pelos corrosivos en mi boca y no caigo en la trampa de tu hermosura voy por lo mío lo tomo y me fugo como un perro pulgoso fulgurando espuma rabiosa y tú de mil formas alimentás el desvalido epígrafe de mi obra condenada

7

ocaso
la cruel aurora de la muerte enceguece mi más profunda miopía ante mí cual cometa fugaz se pulveriza lo concreto en abstracto ya la luna no brilla como antes Zeus me proclama parte del ocaso me erizo enteramente ante el eterno fracaso de la vida la memoria se esfuma en los estúpidos oídos del capricho emigro a la tertulia de los astros corrompiendo el índigo platinado de las almas bebo el último llanto de mi amada cual letal veneno en la tarde púrpura las hordas se aproximan bramando gemidos de agonía me desangro por dentro me saturo por fuera se aligera mi semicuerpo me enamoro de la divinidad genocida y soy parte de la multitud de vacíos serenos y se infinita el descanso en el último frenético desaire ostentando el paraíso

8

vergüenza
mírala –esto mierdea– sigue lagartijeando por el espacio bombardeada por las miradas de la Osa exhibe la ridiculez faz contigua al humano sentimiento acaso la belleza es arte la porquería de la cual se enamora el artista la ilusoria diafanidad de la contienda vulgarismo indefinido rostro nacarado con tintes de mamarracho el recuento de la moneda faltante la gota de sudor frío la alcoba con manchas de humedad el miedo al Yo al Ello y al Súper Yoyolleo la noche vagabunda descansa en mi ventana y me inquieto y borro y destruyo a sangre fría

9

yoísmo
centralmente el ser se regocija en el ser la vida en primera persona los pasos trascienden mi propiedad helénica concentrando el Yo anecdótico en un lenguaje ecuatorial de los sucesos el protagónico papel de la Y nuclear en su apotema adyacente una Í griega columniza el vasto imperio de mi existencia todo se mueve en derredor a una O perfecta y en el centro Yo omnipotente sin tu influencia incapaz de oprimir mi semoviente oportunista

10

freegan
en la selva de trajes y corbatas se aproxima un jamón del medio luciendo su pullover blanco es para mí tengo ganas de besarlo lo imagino semidesnudo con su corpiño verde salado por lágrimas nos deseamos habla un cualquiera se escapa un brindis haciendo equilibrio en una copa de tinto avinagrado la hija de un vidriero se interpone en mi provecho el fotógrafo rehace La Creación y el estúpido soy yo que ansío tu compañía barata justo donde te hallas en boca de todos

11

nostalgia
las calles se guardan de la lluvia de ojos de algunos ruidos y no hay olvido en su camino de lágrimas procura liberarse de lo real (él) en naves brillantemente apócrifas hilvana redes que lo apresan se retuerce su cuerpo y se pulverizan sus ojos enervados husmea muy dentro de su armario sobrevuela el ayer nuevamente y vuelve a tejer el hilado fino que envuelve sus ojos y se ilusiona donde canta la modestia en armonía con la estocada de la espina y escribe sobre la rosa para no morir

12

éxodo
para poner el bombeador en marcha levantar la manija retórica dejar fluir la hemogutural taquicardia al abandonar la casa debajo del alero hay una palanca entre los dúplex uno y dos colocarla en posición de desenfreno volver la pértiga a la derecha neutral cerrar puerta de la terraza patio y garage y salir por el living poner tornillos si no están puestos en los cerrojos y hacer coincidir la salida mirando al norte

13

se necesitan ojos
-2005-

14

a Romina
figuraré en la lista de N.N destrozando el grito de las balas como un sinfónico de tuberculosos no despreciaré la fuga hacia tu escote no remediaré las muertes inocentes no seré el hombre honesto ni el buen vecino ni lo sueñes volveré desde la tumba para vengarme para volver a morir una y mil veces en tu cuerpo

15

dies solis
contrario al átomo con alucinación de frascos amarillos la utopía atada a una columna sentir padecer martillos insomnes en cada célula en cada no me olvides los ojos secos de no entibiar la tarde la nunca ausencia el espanto al oírme en los espejos ardor de cuerpos gusanos incendiados y yo articulando pasos de serpiente en el vientre húmedo del otoño caído alguien me reconocerá inútil como un grito en el pulmón derecho como un costal de carne arrojado al vacío si no vienes

16

dies lunae
sabe el estrés de mi archipiélago subido al dromedario hiperbólico cuánto sabes de mi inescrupulosidad y tientas al orbe a menudo con colmillos de comadreja// bajo mi tierra hay huesos derruidos bajo mi sangre/ semen fermentado y te aseas con olfato de perro aullando desconsoladamente/ y abofeteado por la insignificancia de esta hora existe el día en que nada brota del infierno hasta este pobre reflejo de la vida o es que el desperdicio estéril ha sustituido al viento sabes de favilas incorruptas al acero le falta tu papel de seda para que este ruido parta la noche y sus misterios

17

dies martis
flechas del centro al hierro al rojo inesperado que sobrepasa un núcleo de prosopopeya y diafragma el óxido sale de mis articulaciones el sinovial me salpica el pantalón escaleras de sudor bajan pudorosas y se vuelca opuesta a la oración unimembre succión de aspiradoras sobre el dolor ajeno se insinúa la idiotez del juego cual estremecido piano en la errada nota en un zaguán veo mi rostro con la luna palpitando en las orillas en la sola cara que nubla el silencio ya todo queda en manos del arquero y todo es el vértigo/ de esta manzana

18

dies mercuri
hubo un día de cenizas como imanes de lujuria y abismo y muerte fuerzas repulsivas congruencias en la variación de este después inoculado jornada de usurpación y miedo envaina el difamado engendro en el vacío cúbico en el retroceso al antes con la espiga se yergue el olvido que es tiempo y es astucia y vil mentira acorralada memoria en el barro la última costilla es mía pero es tuya

19

dies jovis
estaño de líquido elemento concebido dominio al todo al ido con fragmentos de tiza se desdibuja la grafología del corredor amarillo caligrafía de espejos la mediocridad se fracciona en la medianoche cuando alguien apuñala mi garganta cuando báculos se injertan adúltera concepción de la risa el fulgor la aritmética de la lágrima la constancia del corazón el estar vivo y dolerme yo y sin respuesta

20

dies veneris
mi mano sobre mi mano nombrando la palabra muerte mis labios un jardín antes del jardín y de la tarde una flor antes de la flor que hiere antes del antes el gnomo del centro con mis dedos bailando en la verja quiero liberarlo lo quiero conmigo comisuras besar sus ensangrentadas llenarme de sangre los dientes en clavándome alfileres las manos su triste condición de piedra mi pobre cobardía de huesos mi infancia baila delante de sus ojos me oculto en la brisa y agito su bandera mi cuerpo atascado en los barrotes mi miopía y flameando la fecha de mi muerte

21

dies saturni
raíces en agua o en formol ojos en agua o en formol treinta versos dispersados en la mesa yo en todo lo que gime en la usurpación de los sillones verdes cuatro siquiera la penumbra cien rostros sodomíticos en la hipocondríaca laceración nada es mi cuerpo al verme versículos que roen las vicisitudes de los tímpanos a la vez una triada de desperdicios se recrea a las cinco y cuarto último día al verme como una tradición de posguerras última invocación al verte última convulsión sin mis ojos último potus de la digitación de tu nombre

22

el suicidio
envuelto en nauseabundos espermas lácticos sucesos fijaron cada eslabón de la cadena Recoleta marcada en la Guía T elegía de rocío tal llanto del saviá veleta de símbolos incendian esta errática unión respuesta del verbo conjugado en la vasta oración de sombras nostalgia que se desliza hasta la pluma del negro sonido in memoriam o el último dolor de tierra callando en la sepultura

23

durazno
deglutido hasta la pulpa roído el carozo rojo que eyacula hilos de cadáver en los poros como a mordiscones tu suave néctar volátil entre mis células ahora dientes acarician árboles vestidos presura en el esófago tu dermis peluda entre mis caries sublingual de glucosa y arpegio incesante con tu cuerpo sepultado en mi abdomen la bilis coagulada que surge y arrincona y enciende la crápula visceral el antídoto de la confabulación entre el hambre y el nosocomio entre el éxtasis y el prurito

24

espeleología
se muerden el rabo las agujas punzan sus espaldas cuando crece la tísica euforia los dedos criminales se tropiezan y lloran todo el aire refregado en sus fosas en convulsa pose la imagen besa el espejo allí los degenerados avanzan sin temblores micro orgásmicos ya el himen se galvanizó por dentro y cuerpos ensamblados atornillados entre ellos flujo lubricante y hacia ella todo el pernocte condensado en sangre todo el sexo asqueroso sin prudencia horrorosa postal tan lasciva que desmedra al omóplato disecado trozo de prestancia se embalsama de atmósfera en opresor seno radiofónico lames los latidos en vaginal descenso en venosa penumbra de humedad en pliegues de reverberada latitud al compreso de piernas y creación al sube y baja del acabar gemir babear romper engullir olfatear el asco

25

lapso
fresas hipnóticas el cruel elemento de los sueños y arboledas empapadas de humo sobre paredes fuera de plano los puntos de mi estrategia inquietan mi amenazante luminosa arrojada entre cristalería de acetato se fisuran los párpados presiona la navaja madrugada una lluvia que no moja lateral a mi fracaso nocturno un verso despunta la noche en esforzada resonancia vibra mi cuerpo antes de la inercia saliendo de la fruta medio gusano de olvido y arrugas en la espalda entre púbicas redes que atrapan cantos de zorzales en el extenso gozo de nudos barnizados

26

malvones
caduca la levitación de amarillos empieza la jornada de precintos y diadema con la nube en el centro del iris rozo el tiempo del martirio a la sola faz inhiesta a la sola flor que mira mi responso como un trípode de savia helada humedad y aceite y el café y la ventana sonar de timbres a la puerta esquiva de un sonar plomizo que es ceniza y miedo la hermafrodita de metales o quejas de lodo embarro la sobriedad de la esmeralda que fue otro segundo y no éste de sacrilegio compulsiva rama que alcanza el intersticio cárdeno se huele el solo de calvario que brota desde adentro del malvón prendido al rocío con el alba colgada de mis labios

27

putas noches
dejadme aquí ensoñando los ídolos de la misoginia exacerbado de excremento y pudor con crayones azules dibujando cifras usurpadas dejadme tieso en la sustracción que venero solo del mundo inanimado apartado del punto y de la coma este verbo que crece sin vahído dejadme sólo con la pornografía y el adulterio con la sordidez de este cuarto intermedio entre la vida y la sangre a chorros corriendo por el suburbio de la piel estatuario que solemne de gris te prodigas de ti surge mi calabozo como una plaga dejadme inusufructo no harto todavía de esta sombra que abruma la condena el solapado yacer de mis huesos pestilentes por la claraboya se disuelve papel de signos albérgame en tu funeral de artificiales flores no necesito de tus ojos paralizados secos me dibujo acentos sobre la noche titulada distantes

28

sin
“Porque es horrendo un padecer simbólico sin la materia errátil que lo encarna”. Carlos Bousoño el hueco se llenará de letras inconclusas aún se mastica la frialdad del polvo con un aroma que perrea se desarman borradas de un soplo las lágrimas de perder baldíos en la lengua sólo tiene una retórica la lluvia sólo tiene una sinfonía la avenida entre tanta putrefacción hay gusanos enroscados en flores entre polen y tallos deliran los cuerdos eres así como una pluma cayendo a la eternidad de bastón y parches en el ojo el espejo se empalaga se ahonda se ennoblece con la atmósfera cosida en los pies de la fragancia el sudor donde debe estar frenesí hasta la almohada con pájaros volando hacía el abismo el número inmortal desformulado y la pena desenredada para siempre

el látigo lame las heridas con horror desorbitado la soledad anda de piel y huesos por mi alcoba intenta besar mi piel disuelta me lanzo como un insecto a la luz calcinante de sus brazos

29

el irredento
confluye en sus lagos de poesía con las manos atadas a la vértebra incapaz nombrado en la bruma de lo inmoral se regocija escupe llamaradas de instinto de diabólico de danza de macabro es parte de la penumbrosa humedad del esencial negro de la letra con entonación de gorrión deshecho de guitarra con cuerdas ilusorias sonido áspero que envuelve la orgía oscuridad bella de malditos postergados se desvanece en la aureola del vestido lame las piernas depiladas en cornuda procesión al óvulo mastica su clítoris obsceno y pestilente al volver la mirada al cuerpo putrefacto la pléyade se duerme exorbitante él crea sin obstáculo sin sino y sin siquiera para volver de plastilina todo el pasado entre sus dedos

30

mi adiós
lengua retorcida cuando habla mi simbiosis de litargirio y sudor con la luz en el misterio de los sátrapas adorando mis yagas del cerebro la elocución no dicha la oración desandada con la prisa entre los dientes hoy voy a elevarme a mi olvido gárgaras místicas con los eh con los no sé los nada de las alcantarillas que me repiten con destreza de tarántula saberme visceral e inconcluso transitando el volátil referir de las hojas hoy voy a elevarme a mi olvido y como una herida abierta al impar me iré con el tiempo sin mis penumbras y sin palabras

31

muñecas/maniquí/muñecas
-2009-

“porque en una sola mujer a todas las mujeres amamos porque toda la vida un solo poema escribimos porque en todas las mujeres sólo a una mujer amamos porque sólo una vez sólo una vez sólo una vez vivimos” Luis Cardoza y Aragón

32

látigos se duplican en la frente teñida de oprobio con rasguños en la fiebre atravesando la vigilia tú y vos amando a una soga vos y tú amando un haz de guía consigna de perderte asfixia al pronunciar tu apodo la cara vuelta azul mis yoes son más histéricos que tus piernas

33

no olviden por mí
no olvido el tiempo en que la libertad era pasión era juego no olvido la fruta podrida sobre un sillón verde todo es la noche hueca y opaca la palabra noche retrocederá la infamia de fusiles oxidados se rendirá la historia al final del camino a nuestros pies el tiempo no me olvida sangre y noche licuadas en mi nombre sordidez en la línea espectral de los suburbios

34

tetrahédrica
imanes en la heladera que diseñó mi suerte conllevado el instinto maternal endeble el antídoto que preconiza filigranas balbuceos de despedida con la gracia de un niño muerto mujer de ojos de lata de párpados filosos la luciérnaga desde la histeria no me martiriza apagarme de verdes en la huida correr desnudo con la consigna de tus iniciales cruzar en gritos cementerios con vos entre siglas que podrían ser todos los sentidos auxilio aquí alguien mustio se hermetiza con soplido de comillas enfermas variedad de ganglios empedrados casi sin la química de los anestésicos psicofármacos para el olvido de tus peligrosidades mujer de lata con el sentido común de las peluquerías tal vez con un enorme acervo poético cuadrúpeda débil sensual aprehensiva adjetivaré tus partituras y el sonido castellano al brotar de tu anatomía como de gatos mezclados con luna y madrugada y contra qué simetría nos perdemos en el laberinto de espejos rotos

35

bajo qué condena se supone mi instinto plagiado de misterios fragua y brevedad en lo inhóspito que acontecía y la decencia surgida para arreciar lo constante me socavo en mí me fatigo en una desmentida onomatopeya cedí ante mi cuerpo proyectado en la sombra en la vastedad de un baldío de la náusea de dos metros crecida de casas despobladas mis poros ahogándose de policromía mis autopistas inabarcables la inminente revolución de tus dedos

36

las palabras ajenas
quirúrgico el trágico empeño del delgado cúmulo de estertores con la imprudencia de los forúnculos con la saga de crepúsculos utópicos así habla ella despojada de sí ayeres que comienzan con una gran mayúscula pretérito de la soledad en la estación de tren casi mía la consigna y el ensordecedor que oculta entre sus nobles manos prestidigitación como de viernes como de gritos nombrándote en la bruma los helicópteros me cercan me transforman en mitades de un mismo rostro que agoniza ahora en una pesadilla habitual que ahorca al mismo infierno las noches consecutivas las muertes consecutivas pero después el áspero silencio el que nadie me contó como la idea de la nada y tan vulgar y sin embargo

37

la soga
la consigna no perder los huesos el mundo atado al aire a una herida en la materia elástica los ojos abiertos en la siesta donde todos respiran no habría de romperse la cuerda del otro lado de la sombra la furia de los brazos extendidos caída leve al principio de los cuerpos sé de herejías sin la pululación de las sábanas sé también de tu inhóspita prestancia a lo absurdo los límites de la tarde en un reflejo de tiza del otro ángulo del sueño las lágrimas de extraviar baldíos en la lengua otra vida en el rincón opuesto a los juegos y los sauces la sangre encendida tropezando en las arterias así el tiempo con el vértigo deglutido hasta las caries y así la libertad en el domingo del mundo

38

mirarme con los ojos puestos en el gato como parir una luna llena harta de zumbidos de atemorizaciones y paso libre al sexo tan andrógino como las ganas de llorar que tiene una babosa medio segundo después del país que todos o nadie que es igual desempolváramos

39

justificado poética
después nos encontramos adiestrando los perros de las manos que son impropias la rigurosa exactitud de lo inconfesado cuando una mezcla de lo realmente volátil se disuelve en el símbolo que antes se permitía dentro del poema para que la longitud de la calle sea suficiente rompiendo los bordes de la brea sobre la laringe disparada al aire señoritas que deben solicitar que les resuelvan el cuerpo tu de olvidos que se remontan desde el fuego pasos que recorren mis tímpanos hasta que nace de repente un hijo ajusticiado de susceptible ademán que denota inteligencia con el eco caído a la velocidad de la mente apropiaciones de un niño que no reconoce su casa dibujados a última hora los límites cuadráticos del día con memoria de golpes en la mandíbula con el grito hacia lo extenso que en mí es imaginario y convulso

40

la verdad
la verdad como una circunvolución al despropósito una diéresis de apogeo sin espasmos si fuera tan fácil rodearse de utensilios de cocina para despertar el hambre de los tiburones de tierra pasa algo en la subordinación de avemarías pero no las algas se pudrieron por omisión cuesta tanto cruzarse una herida de lado a lado sobre una y otra oreja y sin espantarse y sin doblegar al insulto la memoria amanece dos veces en la noche como una doña que se despierta sobresaltada para escuchar toda la muerte de su hijo en la guerra de los otros y de las otras pertenezco a una generación (declamación de osvaldo lamborghini) tras esa sobriedad que suele tener quien cierra una ventana o baja el volumen del televisor para marear el fluir denso de la vida renuncio a seguir hablando de la muerte

41

xxx
“el poema que se salve llevará las tres equis del último frasco abierto”. A.P digitígrada como un río que muere corniforme incendio que seduce las tangentes o lo monstruoso que fecunda con orgasmos sobre el phylum sólo el hombre que deriva sus repeticiones su estenografía que a veces se desnuda en paulatino y crece sostenida en la tierra por un viento de agua para volar arañas multiplicando sus patas de espaldas al cenit mientras sucede la humedad el entrecejo el monje o el cadáver con su multitud de nuevas esperanzas residuos del mundo cosido en la mirada que perdí

42

el olor de una mujer su parte húmeda huella en la arena de esos párpados dictamen escrito en el agua de tu goce una lengua que ha perdido autenticidad liturgia que nos sobrepasa se nos ensucian las caras las sombras las paredes la sangre que agrega dramatismo hacia la zona menos palpada memoria de otros rostros que no coinciden con tu nombre

43

la última mímica del cafeto
el que conoce el exacto gemido de las cosas ahora pronuncia un nombre la aureola negra de ese ejercicio en la opacidad se humedece con la fuerza vaporosa el suburbio caído al prematuro alguien probará ese pedazo de amanecer nos invoca y se eleva consigue intemperie su silueta sigue al moribundo una casa negra y la noche no cubre el hartazgo de la sangre quién lo lleve a la laringe de una mujer modificada una pared ocurre de pronto pensar que estaba frío tiempo amarronado el delito de quedarme en cobardía hasta el acto de persistir muriendo levemente oscuro como gatos sobre las arrugas se determinan efímeros y concéntricos más al sur de su nombre los ciegos murmullos de las hojas la huella muscular la que arrastra en secreta amargura por los patios coordenadas de aire con aspecto de inminencia un canto de pájaros sin alas más al sur de su nombre

44

mujeres/hombres leen un poema de hombres/hombres hombres/mujeres leen un poema de mujeres/mujeres esta fatiga con la que todo se nombre para agotar la obsecuencia mujeres leyendo un poema de vértigo hombres intentando leer una caída hombres y mujeres arrancándose la sangre y todo lo que es humano la bolsa negra en la que todo hombre se interpreta como un guiño que agujeree el vientre que por dentro respira el presumido zumo el ábside donde la nena pique con su rama recién viva el silencio entre dos palabras apenas: mujeres vestidas de hombres leen poemas de mujeres hombres vestidos de mujeres leen poemas de hombres esta fatiga con la que todo se nombre para extinguir la obsecuencia casi nausea el hombre de amenaza la forma de mujer con que una pierna es tragada por cualquier una

45

mitad de poema 1
se viste de mujer y aparenta con sus labios llegar a una sombra limpia

2
diez treinta comienza este juego de invocaciones este minuto que se revuelca impide mi melancolía a las diez treintayuno una guarida se desploma una cenicienta -que paria- retuerce el andrajo y los gerundios [y mientras tanto quiero hacer este verso más mordaz y dinámico más verbal y compulsivo pero me frena el bramido de la palabra palabra] las tres a que evoco como un pibe solísimo y con una voz fría que no quiere salir porque lo buscan y esperan encontrarlo

46

con esta voz con la que me hablan con este dolo este hilvanar los hombres entre el jolgorio y el advenir del reacio el que grita con su saliva con un término inventado para el que huye yo también de tenerte te enviciaría a varias manos deglutiría las uñitas que te comés los dos probando la mugre así ha de ser cuando nos desconozcamos cuando en tu poro encuentre guarida y en tu corazón hallazgo u otra igual a vos desnuda

47

olga
se sale mi boca que bracea sobre un piélago de miseria entra en esa alcantarilla desolada como un puño mi brutalidad digo como una palabrita de esas malas que encallan en mi lengua que ahora le pertenece a cualquier impostor con una vocal chorreándole la comisura abro un ojo y veo deformidades y oculto con mi dedo un trozo de parís una cualquier parte que entra al condominio de una voz huérfana dijeron que se acerca brutal como todo lo que se evoca trae su piel sobre su piel otra piel de utilería que dan ganas de mascar quedan pocos olores por descubrir

48

peor que su cuerpo cruzando una calle en esta jauría que va a depredar el sitio murmuraban que un hedor surgiría para olvidarlo se piensa aún que eso fue exageración pura involución hacia la mentira esto otro instintito que fulgura sobre el fiasco ya mismo creo que me dice que su mano se recubrirá de todas estas piadosas para que el ojo se more algo falso dicen además que mientras esto se escribe esto se escribe en el mismo bar donde no quise escribirlo y fue leído al menos tres veces por uno que preferiría matar ficción dicen pero este papel aunque de reparto tiene incontables víctimas que no eligieron la palabra cese {finge que actúa aquí el verbo sangre}

49

mari
soy una turista en el recodo del orgasmo decía mientras explicaba que el ombú era similar a una bolsa de aserrín con hojas y tal vez pelos te amo como la última vez pero con ganas de tocarte predecía de veras con deseos de tu cuerpo vivo coleteando pegando saltos o saltitos derramando esferas de azogue

50

si persiste este vándalo con su fulgurante trozos de perfume que retuerce enjuto esa mina que se tierna que se aúlla es difícil dibujarla o menospreciar su convite a solas dije sin la luz de su sombra luz negra su vampirismo el que ejercita con el hombre ese hombre con mi máscara (aclaro que esconde en su boca no sólo un jirón de animal print) lasciva

51

y luego esta piedra con que se y este descenso frasea el vil el rufián de la taberna se ensaya allí una réplica que el amor consume una consigna para este dolo este grito que derrapa una garganta derruida que se esfuerza por prevalecerte nada maravilloso en los gatos que auguran con su silbido de mañana una tiesa inconforme insulta la revolución de los jorges (esta vez es de veras)

52

distorsión
se figura una estepa por la que dos se insinúan qué los depreda qué los hostiga no es el frío del corazón de él ella se tierna con la manera de una carne esa porción de territorio que dos animales casi idénticos se disputan la estepa es harta de sangre llueve como hombre se erotiza lame como sola se impacienta los que proporcionan un ladrido al juego a la risa al bucólico a la novia que extraviamos solos hay una palabra que no sé decir por qué esta noche no me es amena por qué no hay un pájaro que no bromee con ese canto repetitivo

53

mala scalabrini
las mujeres de ahora si se puede hablar de ellas como de una garúa o un desorden tan parecidas a lo que la imaginación añade al tiempo y vuela como viento o ceniza o el algo que arranca ese trozo de humareda un aire que no sirviera sólo para cantar sino para roer un puñado de tiniebla de vaho que se amontona en la putrefacta que ha mirado su ombligo de doncella y dice qué bien hace el amor el otro que no existe pero si pudiese abrazarlo absorbería su sombra su lloro su forma misteriosa de ser imaginado las mujeres de esta década no sólo tienen barba como las míticas de los circos más y mejor y para bien tienen pelos en los brazos y uno no sabe si les salen improvisados o de memoria o bien está en su biología el gen de la mujer barbuda o es simplemente dejadez y feminismo (en un sueño una de estas bellas me balbuceó al oído que al besarla sería yeti o loba o calambre) la mujer retrógrada de estos días entona una canción repleta de pájaros fucsias va cantando un horror que agrede a los ineptos y gime su corazón que no late sino respira un adentro y emite su exacta destrucción como una ópera

54

1 (episodio)
estamos aquí acobardados a punto de llorar una mueca que no trasciende que nos amputa esta pena incólume a secas estamos los dos con un llanto -un quejido- que desvaría y para qué más. Perdidos en esta recreación de nuestro paso por el amor y nuestro paso por... se extingue este pedazo de hombre en tus manos que no son de una mujer bella como las olas amanecida como una entrega hacia la nada la misma. Mano que se besa/ un niño/ los pies las acequias de tu carne y me ves de vos tu cuerpo es pez de vos tus ojos que no miran ya sino lo que no existe adentrarse a tú es igual a llorar la impotencia la calumnia casi harapo. El río como un pequeño perro negro que hilvana una noche despejada más negra en sus ojos esta parsimonia que entreteje el agua con su ritmo llano con su nota ahuecada en un árbol siempre donde la sombra acecha donde los que ríen nacen donde la boca aún no ha atravesado el alfiler del día de la noche de la boca de los ríos que hoy nacieron a través de esa lágrima de ese NO no se abstrae lo descubierto porque la lágrima jamás existió en esta sala y ahora es francamente una impostora la desgracia de perseverar cuando ya nada es agua o lluvia u ocurrencia

55

2 (episodio)
pasa que no conozco la palabra imperfecta la palabra intrascendente de tu harto cuerpo es que los dientes pétreos que antes mordían tu corazón ahora bogan en la palabra hamor (mal escrita) por un chico mal habido mal que pese en este instante todo el peso del segundo cuando este que no sabe leer pero sí sabe escribir a veces la palabra que necesita éste que hoy escribe ya jamás se inunda de lo que no es para la tarde en la sombra bajo inconcluso este hombre que hace una palabra que altera el sentido de la no vida o la seducción que vuelve a ser humana

3
y a quién le importa esta nuestra única certeza que escribió fácilmente con un solo verbo aquí

4
en el bosque siempre acecha la lujuria del pobre que carcome la mediatriz de la huida

5
aprendí que en vos la palabra amor era la herida de un látigo de carne razones para que este perro sin ojos no ladre más sin ganas su lengua ahora trastoca el último alarido que aquejaba trascendía un pie interesante que no amargaba que no provocaba sino la repugnancia que rodeaba el hallazgo de ese lenguaje que no dominé del todo con el que nos pedía a lo salvaje

56

ella sabe de qué hablo cuando digo gárgamel el problema es complejo en su labio a veces se acogota un hombrecito en lo turbio la prisa con que se articula su nombre que es en parte un insulto y en parte nada (se entiende lo del agravio) el perrito antes fue un hambre que pugna por salir busca su bocado (su piernita de pitufo) hablé de una distorsión rasante en la esquina de pringles y libertad (martínez-buenos aires) el perro del que hablo es mascota mía o pedazo de infancia que trasciende con lo poco que le queda de real lo vivo como casi un recuerdo que todavía puedo oler con mi saliva o deshacer con sólo pensar en la palabra (“tacto”) (en los continuos ejercicios de hace 16 años dejo salir a la calle al perro amarillo que de joven solía orinar jardines de oligarcas y profanar vírgenes no creo que sea un animal sino una ideología que reencarnó en el perro que me adoptó como su amo y que llamé puppy para hacerlo incognoscible)

57

ríe el niño en la boca un asedio en la nada de este río es su brisa lagrimea su costado una piel que deshilacha al par de ojos en su boca más nada que una muerte sí algo muerto que encallece entre sus labios esa luna que antes pordiosera con sus manos ultrajaba siluetas lame el río lame la depredación los andrajos en la uñita que desprende de su cutis asesina se asesina o plausible canta y dice que va a roer y roe y mientras roa sangra pronuncia la palabra y es pobre su dialecto es más simple un idioma de la náusea que la lengua retorciéndose en sí misma como un animal solitario y ofidio se desprende una escama de su última palabra hecha de sus dichos lo que dije de ella misma desnuda como todas las hembras ríe y parece que fracasa yo río y soy agua en la corriente parece que me hundo ella moja y parece que flotase en un aire no te hagas ilusiones dijo para decir un color digo algo verde para agregar algo de verdad a esa náusea un olor fácilmente imaginable leve a gusanos entrándose por las narices se dice pobre el paisaje y los derrumbes ambos eclécticos se dice andrajo levedad ahuecarse pónganla en la aliteración su suerte es poca tan escasa como una gota tan simulada como una lágrima el órgano de tristeza de los reptiles que ahora rememoro en una primera estocada de esta huella se puede cantar o se puede simular un suelo plataforma donde el habla es adiestrar los impulsos sin bozal ahora corretea mi pensamiento sobre el sol (lo simple nos deja ciegos) lo primero que perdemos es la muerte ya está hecha la consigna de los hombres ya está hablada la finalización de todo

58

la rebelión
lame es su huir un paso lento trozos de selva atados a su relamer lo buscan en cada piedra debajo de cada piel ajada en lo colorado y tibio y pútrido es con aroma a sangre de hombre su idioma repica y ladra un tiro la estocada al fin en el centro de la carne a punto de emitir su auxilio desfallece o husmean lo húmedo casi de malinche o esas larvas blancas que pululan en sus ojos vueltos niebla retumbo y jauría

59

este hombre de incierta edad empieza a escribir. Los que miran se ríen (punto) teclea (seguido) : (abre su libro y amenaza con quemarlo) (sus ojos transmiten suspenso) (el clímax/ es un maullido que se prolonga en el tiempo) se transpone lo siguiente como epitafio (cámara 1 : primer plano de la tumba) moriré solo y acobardado beberás lo que dicte él (Rosa Miranda) y toda la sangre del mundo (escena del baldío: sueño de Miranda) (dos hombres se dan cita) protagonista 1 (juan): –empecemos por el principio... protagonista 2 (nombre desconocido): –no de otro modo. juan (transpirado): –vos serás la sombra y todo lo que eso implique, yo seré un animal clandestino y vertiginoso. Vos estarás donde yo esté y yo no estaré donde vos no estés (donde me busquen). toma 2: (llueve) juan: –...empecemos por el... (solo de guitarra que dura toda la escena) toma 3: (modifica a toma 1) (voz en off): –comerás lo que te manden/la gente de la jaula será tu muertevida/pedirás que te perdonen/negociarás la libertad de tus ojos/como niño/beberás lo que te brinden... (otra voz en off): –no en otros términos se creo al monstruo. [Rosa Miranda (deshecho) se desangra envuelto en cuero bovino. El lugar es una sombra / (en un ángulo se pueden reconocer dos labios/ tan sólo eso)]

60

si el poeta no sabe qué decir dice muerte

N. del A.
cuando se creó el mundo también se creó la forma correcta de beberlo al tímido estruendo de los dedos con los que se tomó una poca de barro cuando no de mierda y se inventó al hombre semejante un hueso de éste sin médula y la fémina y las improbables fisonomías de la fiebre del amor y por hacerlo con el primer silencio que produjo un algo incómodo se engendró al poeta ese que escribe y dice sin autoridad con aspiraciones de niño y viste falda y pronuncia con una voz rasposa traída de ese diálogo trunco de esa primera hipótesis de lo predecible

61

“tengo un corazón (...) un mal ejemplo” norberto antonio se balancea el oso de una araña a otra en su piernita tiembla la que resiste/la pulga huérfana que digo vos apenas una silueta una simple gota de hambre (todos los elefantes se babean) yo un tierno animal que hace de su sed un polvoriento decir (todos los elefantes enjuagan sus lenguas) (a menos que cunda el amor/esa sombra al borde de la luz no habrá lo prohibido ni lo humano ni lo hombre) ¿se malentiende?

62

dibujo a mano alzada
(reescritura libre de un poema de mi abuelo Mariano Antonioli, hallado en el anverso de una fotografía que data del año 1944) casita pequeña con hormigas vivas de augusta pobreza y con lodo y moscas bajo la modestia del que sube al árbol y del que dibuja las rayuelas rojas son las tardes/tejas/pajaritos vivieron en ese aire las carnívoras horas inventadas para más lento jugar nobles como padres contando a la noche cómo los hombres se inventan historias más para jugar como grandes /mientras tanto/ la que habla es hermosa y libre trae un clima lluvioso con tierra y olor a sapos y príncipes que caen desde la única altura de la única nube posible

63

sale al bosque como una que husmea presiente el auxilio esto transcurre en una plaza por las dudas agreguemos a la plaza dragones un hombrecito solo y palmeras conviene que la mamá corra que el tipito grite pero se ahoga/tartamudea se cae se retuerce se pone del color de los dragones la pregunta entonces hurga en: ¿se volvió púrpura? ¿acaso humo? ¿acertijo?

64

qué importa el ladrido la imitación del perro no es este canto para oler de cerca una noche en que gemir es poblar un árbol muy oscura y casi huérfana una noche para sopar las sombras que brindan una inacabable señal de humo con aspirina se puede matar al poema de imaginación o de amor o de Romina total qué importa el rumiar de las sin tardes (precisamente no se escribe todo sabe a pasto frío) una noche se amaestra un rostro bien oscura la máscara una noche de las encerradas en su envés que brindan un brebaje de ojos qué importa que su cuerpo no me pertenezca precisamente no me pertenece ni su llanto una noche vendremos a este poema (¿pero qué se hará con su cobrita? ¿un nudo?) oscura y derrumbada aullará por la palabra una noche que desaparecemos que brindan una danza los ambiguos animoso espíritu/ al que le falta infierno noche que no le devolverán nunca total la piola de intimar/arrinconar fue para sujetar lo horrible de matar al poema de imaginación o de amor o de Romina

65

mandinga
-2010-

66

nos encontrábamos dirimiendo entre las oscuras fornicaciones de un ídolo que intentaba parecerse al día/ el día/ esa bola de fuego que nos atemorizaba en cada sustancia del cuerpo de ese hombre Las fábulas de sus células/ los diamantes que en él tomaban la forma de discos de lágrimas/ una esencia desplazada hacia el esmalte de los negros de piel/ de las barcazas deshechas/ un día parecido al temible huracán que en sus ojos asediaba la tranquilidad de un viejo hombre/ las gotas// caían///en la sombra////de un lugar/////innecesario bajo los hombres en discusión todo tornábase aparente// aparente como la intimidación, los juncos del sexo/ la dicotomía de las mujeres con las piernas abiertas/ con las manos desplazadas/ hacia mis extremidades// los ripios de esas venas, esos barrios, los callejones húmedos, repletos de putitas/ que filtraban agua y humectación y por qué no/ salivación/ babita de viejos decrépitos/intemperie dé /cielo abierto dé/ pirujas/ de patio/ así/ hacíamos/ una noche diferente en buenos aires

67

violencia
esa mujer es un hombre en cuclillas/ los acetábulos del último raje/ la herejía de volver a ser un imposible// ya todos descansan en su infamia/ se escucha el paso del arrepentido/ de la última cucaracha del verano/ quisiera empolvarme con la ceniza de los muertos de miedo// tiene la agresiva necesidad de matarte la imperfecta compulsión de matarte/ es amenazar su tembleque de mano/ la intacta certeza de sentir tu muerte/ los labios encordados para matarte/ antes de sentirte amenazado de muerte/ de la muerte triste de los diales/ la muerte frágil de una mosca en la selva/ todo está diseñado para matarte/ el mundo está hecho para aturdir/ para sentirte perseguido/ esta cuadra es una calavera que me recuerda una serie de cavidades donde estoy solo pensando cómo matarte/ yo también en ese juego// presencia que no se sustituye/ mi apariencia sea de suicida/ de paloma que se mata contra un vidrio/ sangre convertida en lo que usted quiera/ nada es consuelo de estas muertecitas/ escarnios de algunos difuntos que traen enseñanza nos saludan desde y rebota como una imagen deforme/ el latido que fue último no

68

ha dejado de expresarse para llegar al sótano de los eclipses se cierra un paladar magro no precipita una tormenta sobre el rostro del único hombre es demasiado el desenfreno de la lengua mal atada para resbalar al fondo de un niño sin labios sin orejas sin nariz deconstruido con los ojos vueltos hacia adentro con el lenguaje haciendo equilibrio se acurrucan fracciones de un cuerpo con riesgos cerrar los ojos/ nada más la mala gana/ ya nos están prohibiendo mío cantar de moscos una voz joven canturrea sobre lo “prohibidable” sobre el mundo que vemos/ en el que no deberíamos creer/ siempre no creer

69

haití en los ojos
en esta noche en la que todos perdimos la cabeza perdimos el espíritu parte del cuerpo disuelto en la arena el desierto que nosotros ideamos para nuestra propia extinción/ el pueblo haitiano se cae/ lo caen/ y con él se desintegra lo humano que había/ la noche es triste más triste sin los hijos/ los padres a punto de conocer la muerte/ ya es asilo y vanidad lo que queda en este sitio que antes permitía nuestra desidia/ el ahorcamiento de algunos huéspedes ingratos/ un hombre devana a una mujer/ esa señora es vientre del mundo/ un hombre es engendro en la prisión/ mientras no entiendan/ mientras la sombra flaca cae en los párpados de los caídos/ bastaba con pedirnos la muerte (dialogan)/ qué está arraigado en nuestra carne/ sólo los perfumes violentos retroceden de nuevo a la piel/ un muerto haitiano grita en mi ventana/ toda la sed/se atraganta/toda la sed/ la extensión pudiera

70

levita la tortuga/ en código morse se descifra la selva/ con restos para patear un ocaso reciclado/ acariciada roe nuestra piel resquebrajándose/ otras pasan riendo niños/ con un pastizal en los cauces de los vientres/ para que murmure el frígido/ encuentra una pregunta ciega bajo un puente que cruza mi mano/ las señoras aparecen como colibríes en verde warhol/ y se aleja el eco de la señora lloviendo/ nos llama la pregunta/ la búsqueda es otra al fin/ un misterio a prueba de oleajes/ otra pluma de bataclana estilo siglo XXI y la tortuga parece volar acariciar las manos de un hombre/ la tortuga corre interminable corre hacia el vértigo/ hacia el punto en que esa posición huye/ parece la tortuga un punto que camina/ es sólo un número que no se refleja en el espejo/ un pájaro pide agua ahora sus plumas se incrustan en la piel de la señora/ sin parecerme a un río roto/ sin volar en un aplauso/ fingí que me soltaba del columpio

71

“A los despiertos de la sombra a los alucinados de la espera a los ciertos a los insomnes” Carlos Bousoño la palabra que una mano en la sombra estruja el agujero aquí la terrible escasez todo vibra como los pies de algún humano ciego un hombre que no existe golpear reír nada es más promiscuo que esta interminable planicie este mar congelado sobre la tierra ojos que ven un soplo irrepetible de lo que no se nombra vaciado y atroz y en este instante desde todos los puntos en una latitud aproximada al esfuerzo aburridos de estrangular días, de apilar negras bolas de nieve / el pico del pingüino que alguna vez habrá olfateado/ que alguna vez habrá desgarrado una piel extraña/ una hierba imaginaria en nuestros ojos/ hoy cruzan como gaviotas destempladas para pudrirse/ para poder amar/ para poder ir y amar esta tierra “cada minuto el mundo es otro/ otra la muerte otro el desdén la diurna aparición del entusiasmo el radical sentido” todo al fin se desploma en la bahía todo al fin acontece a la muerte el talismán pende del cuerpo más creíble el témpano u ojos crecen fríos crecen y se retuercen sobre las olas

72

la gracia que hoy abre la puerta/ un tronar de vándalos sordos ahuequen este encuentro una polvareda que regurgita un pájaro de antes de pleno siglo XX/ hacíamos lo necesario y la gracia daba vueltas en un plato lo crudo ondulaba una bandera (con actividad crepuscular) nos dejaban ver desde su escondite un pequeño monstruo de ficción acotada/ en un mísero encuentro entre dos palabras que se miman que absorben la insignificancia un perro que todavía no escribí da vueltas // la invisibilidad lo asusta siquiera han hallado un hombre que pueda morir hacia qué cuerpos emanarán con qué bala resonará otro grito/ pido una batalla trunca// una piedad y la ciudad/ la polvareda que ahora queda de ella es la miseria de este último grito una muerte prestada a los derrumbes de lenguas dos torsos provocan el desquite de los inmóviles la manuscrita/ la impostora/ la repudiable con esas nos tenían en el exilio de la palabra a quién confiar esta lágrima a qué animal qué anda en el husmeo de qué acertijo bajo qué humedad qué amanecer en los dorsos guturales/ un hombre que no ha sabido adiestrar la fiebre/ a un soplo de la barbarie un alambre enroscado en un ladrido un gesto que la derruida escamotea/ sin saberlo el hurón que rasgó una piel ha delineado otro deceso otra pronunciación de la brevedad en el borde puerperal de las espaldas ///aprendí a usar tus silencios (continúa)

73

yo maté un hombre y esto no es poema ni exageración mujer que anda hurgando en la mentira esto de lo que hablan es verdadero le di muerte a ese hombre la espesura de la ignominiosa que precipita su paso bruto más ocaso de mi nombre (no digas más que abrevia) una aparición de alas desde el pájarro asesino qué apuñaló a mi muñeca digo mi padre que con su puño de letra imaginaria creía dibujar con los colores del orgasmo en mi silueta una bandada de grititos de un fucsia que te volverá ciego que me afirmará como el animal que nadie amó que nadie ama que acaba de matar a un hombre

74

Aráoz
antes de acudir a su puerta luminosa mi puta que elegí con los labios con todo el gozne de lo imaginable esta puta frágil que ahora clava una uña dos uñas/ apenas un rasgo de lo posible esta niña que ahora es la mujer que no amo que no/ que jamás/ pero siempre (exactamente mientras vos leés estos versos que te impiden pensar en lo que digo) que no te corroiga esta palabra que repito/ palabra con la que llamo a mi mujer imaginable Aráoz aquí yace el último harapo del último niño que fui/ antes de Aráoz osamenta que ahora ultrajan pequeñas bestias más que intemperie/ dejamos todo en esa calle bien querida y odiada/ que ahora amarga estas últimas palabritas que escribiera cuando joven en una hora dibujamos imitando qué muslo qué boca qué lengua de qué crepitar sale este silencio que boga/ estos ripios en los que vos bien puta acariciabas todo/ tu garra era una mano/ febrileras/ mujer que no posee labios ni boca ni manos ni nada/ el reflejo del cuerpo de una mujer que imagino que me ama/ que imagino en Aráoz: lugar donde creo conocerte/ sitio que el vago recuerdo ahora pinta con un fondeo fucsia donde reposa tu sexo

75

el mito de los extranjeros/ soy un extranjero cuando digo si no pudiera tocar otra piel ahora mismo gritaría con los dedos en la lengua para incentivar al vómito para mostrarte mi estómago para que vieras mi verdad sangrando las mariposas negras saldrían de la cavidad y vos comenzarías a pedir que un gato negro te arranque un alarido y se lo coma/ sentirías apenas la brisa que generan esas alas moviendo pequeñas hojas del árbol de la oruga madre el final de este capítulo concluye en que gana el diablo por viejo

76

aprendí a usar tus silencios aprendí a usar tu tristeza aprendimos que el mundo está debajo de los perros y de los gatos que se muerden la cola y se muerden los maídos mastica ahora un lenguaje que es igual a la palabra cielo un amor amor una tristeza que moja en esta invocación buscando el ladrido original el perro auténtico esta poesía en esta casa empobrecida y negra y pintada de negro niebla y negra su hondura y negrea más que la soledad y esa gota de leche amarga los pasos que se rompen en la búsqueda qué palabra más podré usar? qué palabra más me admite este lenguaje? un idioma que jamás aprendimos del todo con el que hablo lo que no sé

77

para no llorarle a la ruda para no lagrimearle al gato para no enchastrar el olor del félido extinto que no pudiera escapar de las uñas rotas de la mujer-ópera de la mujer que activa una patada al gato la patada malintencionada que hirió al gato que arrastró al gato unos metros apenas bandadas de calandrias imitan los fríos que como un bollo de papel absorbía el rocío las risas la saliva de este gato que ensucia las piedras y es entonces cuando el gato imaginó una vaca esmaltada/ la pensó cerca de su vientre con su lengua el gato malintencionado éste como la mujer del grito saciaba el tiempo el ruido era de su vientre la sangre era del puño del hombre que tomaba un abismo líquido en la barra del bar un vaso para absorber la yeta detrás del rumiante caballitos de mar para permanecer en el tiempo esto nos habla de Rembrandt de algo que salpica injuria cómo se le llama a una jauría de gatos descalzos? pájaro de telgopor clavado en una manzana verde qué ríe ///pájaros con la intención de cantar nada impide su instinto de ave casi a la par cae una banana madura en un mercadito chino/ la china arroja las cáscaras a los perros para engordar el hambre

78

si ahora escuchase su musiquita ajena esa paloma a un lado que la besa y la recrea en una postal de vanguardia ella amenazaba con morirlo la palabra que ya han usado en un acierto de comedia ella solía leer un libro se mecía en otro tiempo que me era propio su cuerpo rozaba como una bala una ciudad perdida desde el costado alegre de la nochecita con luna amarilla modificar mis palabras que son iguales a la música leve que arranca un algo desde adentro de un travesti afrancesado nadie llora una sed cuerpos arruinados de escritores que son algo torpes/ descreídos y el olvido es nuestro nombre qué ocultamos

79

|el poeta como la suerte no se dice no se habla se deja hablar se deja decir, es la inminencia | la otra invocación la de las mujeres sin boca ésa en la claudicación de ciudades que se dispersan ultrajada dijo el hombre un perro innato que ha sabido ladrar en este ejercicio en el que todos aprendemos el ladrido capaz de corromper/ inventé esa desgarradura para que te duela/ esta herida que vos inventás para que otros pájaros se inunden en sus nidos es otra boca/ es otro tiempo/ es otra la agonía/ es otra nuestra lucha es otro el desamparo/ es otra la gana de estar muerto/ {cuando digo sed no digo tu boca pidiéndole a la lluvia/ digo con mi idioma de siempre/ poesía abandóname}

80

@viciarqueridosconejos
(2002-2013) (*) Textos publicados en antologías, revistas y páginas web. Selección del autor

81

disponible en: http://revistanombre.blogspot.com.ar/2012/01/poema-inedito-by-nicolas-antonioli.html a Nadina Tauhil entonces su palabra agujereaba el viento en esa noche desconocíamos todo/ incluso nuestra existencia ella lo dice mejor: "siempre hay que dejar algo pendiente" (y guiños de ojos se daban nuestras almas) porque un ladrar se retuerce nadie bajará ahora a ese lugar debajo de la tierra el viejo cuervo observa esa disquisición es todo fugaz como una letra que ella sabe decir de cosas pendientes y arrebatos en eso yo robé tu nombre vos embustera la voz para pronunciarlo así se habla también// cobardes ella habla y ríe/// respira mejor que yo en este momento algunos planetas algunos libros apilados en el aire y unas hadas misteriosas se alinean o complotan hasta que la próxima vez se salga de esta ficción para ser posible tan posible como una voz encerrada en un frasquito color caramelo pd: (desde entonces aguardo respuestas que anulen esa libertad) simplemente

82

disponible en: http://apoarevistalaguillotina.blogspot.com.ar/2009/09/nicolas-antonioli.html

los encontraremos con la lengua atada a una /mentira y será única transparente destruible la garganta en la que oprime una soledad como un grito del que podríamos regocijarnos el cuerpecito de la ultrajada la insignia del bajo /vientre y ahora pides que la asedien con reflejos de tu /nombre y la arrastran y la someten y la condenan su adentro ha probado el símil de la desgarradura no conoce los rasgos de la nueva palma que ahora hunde dedos y con saña en la imagen /entera pareciera que algo crece subrepticio junto al alarido que emite donde la noche que no es igual a esa mujer /desaparece

83

disponible en: http://laantologia.blogspot.com.ar/2009/02/marcelo-ariel-gelman-nicolas-antonioli.html http://decidor.blogspot.com.ar/2008/01/nicols-antonioli.html

EL MUNDO DETRÁS DEL ARBUSTO (BUSH EN INGLÉS)

y para qué más remedio que esta gigantografía de soledades lloviéndome una orquídea de vidrio y alambres con olor a neumáticos chorreando fuego en el borde estéril de las vallas donde se hunde el ojo y por el cardumen de pirañas cogitabundas existe una ventana abierta en el desierto del Sahara salpicándome debajo de la ingle de África un dolor extraño yo despoblado camino a la piedra diferente el cuerpo de una hembra como dos corchetes mirándose las puntas [] en una aproximación podemos ver lo que hay en medio (el abrazo que parece una entrega pero el pito catalán que le hace el uno al otro es evidente) dos senos cuatro manos y el infierno alrededor de dos casi esqueletos toda la negritud oculta ya la tierra vomitó los ases la diarrea inundó los bosques la paz ah sí. eso que amenaza al arbusto eso que raspa las amígdalas de los saurios

84

disponible en: http://apoalunaenlozadaradio.blogspot.com.ar/2012/05/nicolas-antonioli.html

sé qué cuerpo probará tu lengua esa palabra se podría modificar está sola –digo- la palabra con qué misterio sobrevendrá esta tímida a quién con ese cuento la va a crucificar la bella está a punto de volcar no sólo lo que chorrea de su vestido en un subte de Groenlandia si es que algo nos hace pensar -su recuerdo- por lo menos el que traigo es de una desilusión tal que por redescubrirla mataríamos o qué mejor/ y a este que advierte el agua/ palos/ está tiesa/ la palabra/ mala/ carnicera/

me refiero a ella/ la soledad que propiciaba/

los días que solos deglutimos el frío de los patios/

85

disponible en: http://apoalunaenlozadaradio.blogspot.com.ar/2012/05/nicolas-antonioli.html

el pozo donde la tierra llueve a paladas esta horca con las patas de la rana un hueco donde nos ponen donde es la araña un héroe les dará escalofríos un solo de golpes el barro gusta con la embriaguez casi vegetal es el centro nervioso del origen es el secreto de la tribu bramar cuando la magia desata los pies del anfibio a silencio a carcajadas

86

disponible en: http://apoaenelmoyano.blogspot.com.ar/2012/06/el-aporte-de-nicolas-antonioli-y-lo-que.html

Serie &
como rosas digo mastico rosas en verano ( )los paréntesis de tu boca (gritame desde ahí) Pulsó un alma nacer. En el par de juegos de entrepierna )( el hombrecito que cambia espejitos de colores por besos de un solo color (te encuentra) saliéramos atrapar mariposas con la blusa la cadena de paréntesis que subrayan tu nariz (el eco de nuestros ruidos) él siempre hombre & ella siempre su frutita de tierno morder es ilícito esto de los besos en la costanera? ese pelo dulce de dulce en mi cama de amar pedime que sea todo eso que sea (tu loba gris huyendo por lacroze) el último beso el de la botellita dice de mi sed lees la publicidad de un shampoo y bromeas/ como me gusta no decir respiración que espanta gente rara lo veo desde tu hombro como dos animales clandestinos que se vuelcan sobre el bosque cosquilla en la oreja (lo mismo que vos) zumbido en la panza (lo mismo que vos) mirada de reojo de las mariposas que paseamos ((((((((((((bla!))))))))))))))))
87

disponible en: http://elblogdesesam-colaboraciones.blogspot.com.ar/2009/03/nicolas-antonioli.html http://www.geocities.ws/conte_nido/no46/00002.html o meterte entre las sábanas o contemplar una autopsia en silencio cuántas puñaladas en este cuerpo de la noche ni rastros de los tajos en la lluvia goteras hacia el vertical las guaridas de las goteras me saben a poco las lágrimas de un cojo en el arrabal sus ojos taponados de neblina las bruces de un infierno para colgarse de las orejas como en una hamaca una ría suscitada en el contorno de un hombre un equilibrista ciego con los dedos arrancados la yugular quebrada el hombre del bandoneón ríe el fracaso del de los dientes que chirrían se raja y partido se vuelve a rajar pedazo a pedazo se rearma el grito y el hombre de la barra hace un trago largo con la noche transfigurada en café sobre el fondo de su garganta que deja deslizar este amanecer que duele

88

disponible en: http://elblogdesesam-colaboraciones.blogspot.com.ar/2009/03/nicolas-antonioli.html

la plática
en el momento de brazos que se caen tocar el piso nos trae polvo y viento los bosques la oscuridad sacudiendo cuerpos raros de ardillas que cuelgan de una rama individuo porque sus arrepentimientos son de pelos pegoteados en la sangre que abraza el ahorcamiento nos acariciábamos de prisa todo era de esperarse relámpago tras gruesos cadáveres que colgábamos esa noche mariposas de alas marrones queriendo llegar a nuestros ojos espacio tú que jadeas con la jauría de alas (manchas de lo impropio) fosforescencia en la jaula a los nadies quiénes en la puerta han muerto a todos trabas que de no saber lloras dientes que duelen la grasa que avientas hoy la humanidad ha fracasado (mentira)

89

disponible en: http://elblogdesesam-colaboraciones.blogspot.com.ar/2009/03/nicolas-antonioli.html

informe
no he experimentado otra forma de muerte otra situación para que los gusanos sean propicios una nena ungulada deformando los vestigios de un hombre la obscenidad que se abre al solo de veras estamos en riesgo de presentir los usos del dedo índice nada proscribe los desórdenes y demasiada subordinación ellos los insubordinados me refiero a los traídos de los pelos nada desconoce los recintos de donde sale lo pútrido definámoslo en fragilidad en caer hasta romperse pero ella está de costado con la piel debilitada lo más parecido a la realidad

90

disponible en: http://www.lasemifusa.com/2505/nicolas-antonioli-poeta-argentino/

Himno Sanisidrense

Tenemos la fiebre que se desliza sobre la estrategia a un soplo que tiembla para anteceder a la orilla largas apariciones de agua que no poseen sino el remanso de los miedos si de enfrentarse como serpientes al llamado de los nombres el árbol petrificado para siempre en una ondulación de territorio los lados filosos de una roca que nos incumbe a punto de ser parte de lo crecido de dentro afuera para lanzarnos como un hilo transparente que descuartiza el sonido del viento porque no creemos en la suerte en la ciencia para no fecundar el tiempo los brazos dolidos de tanta soledad humeante sin avergonzarnos de nuestro reflejo en el rostro sangre de caballos pegada a las pupilas trozo de pampa justificada en los párpados en la mirada de ojos cerrados frente al sol. El horizonte volcado allá a lo lejos como una incitación a devorar las nubes rizando el silbo de un pez en la garganta deun pato desprendiéndose una ausencia en todo esto que incomoda nos encontramos acariciando el gato negro de la gente que llora de impotencia porque hace rato que él no llora de impotencia sumergido en el lecho pastoso buscando lo que pruebe la muerte y la desidia el diálogo de dos hombres con un río diferente al fondo en pleno siglo de independencia y revolución y puñaladas traperas por el suelo fraccionado que hoy transitamos algún día.

91

disponible en: http://revistanombre.blogspot.com.ar/2008_07_01_archive.html

Peor que su cuerpo cruzando una calle
Peor que su cuerpo cruzando una calle En esta jauría que va a depredar el sitio Murmuraban que un hedor surgiría para olvidarlo Se piensa aún que eso fue exageración Pura involución hacia la mentira Esto otro instintito que fulgura sobre el fiasco Ya mismo creo que me dice que su mano se recubrirá De todas estas piadosas para que el ojo se more algo falso Dicen además que mientras esto se escribe Esto mismo se escribe en el mismo bar donde no quise escribirlo y ha sido leído al menos tres veces por uno que preferiría matar ficción dicen pero este papel aunque de utilería tiene incontables víctimas que no eligieron la palabra cese {finge que actúa aquí el verbo sangre}

92

disponible en: http://revistanombre.blogspot.com.ar/2008_07_01_archive.html

Mala Scalabrini
las mujeres de ahora si se puede hablar de ellas como de una garúa o un desorden tan parecidas a lo que la imaginación añade al tiempo y vuela como viento o ceniza o el algo que arranca ese trozo de humareda un aire que no sirviera sólo para cantar sino para roer un puñado de tiniebla de vaho que se amontona en la putrefacta que ha mirado su ombligo de doncella y dice qué bien hace el amor el otro que no existe pero si pudiese abrazarlo absorbería su sombra su lloro su forma misteriosa de ser imaginado las mujeres de esta década no sólo tienen barba como las míticas de los circos más y mejor y para bien tienen pelos en los brazos y uno no sabe si les salen improvisados o de memoria o bien está en sus genes el genoma de la mujer barbuda o es simplemente dejadez y feminismo (en un sueño una de estas bellas me balbuceó al oído que al besarla sería yeti o loba o calambre) la mujer retrograda de estos días entona una canción repleta de pájaros fucsias va cantando un horror que agrede a los ineptos y gime su corazón que no late sino respira un adentro y emite su exacta destrucción como una ópera

93

disponible en: http://apoaenelmoyano.blogspot.com.ar/2012/05/reunion-miercoles-30-05-2012-la-mirada_6835.html 30/05/12 En el Hospital Moyano Nicolás Antonioli

-Noescuché esta palabra y supe que no pertenecía a este mundo no hablo de distancia ni de aislamiento hablo de la imposibilidad de la literatura para decir hablo de quedarse en el lugar viendo al mundo continuar sin nosotros la poesía no sirve para nada salir de poeta de comprarme una vida se trata Ésta es la crónica de cómo una palabra anónima puede tirarnos de las patas o convertirnos en la basura que somos o ladrarnos habrá que huir o reir o abofetearlos hoy me inclino por lo último. aunque me rebaje. Aguardo respuesta

94

disponible en: http://lejana-matanza.blogspot.com.ar/2007/07/sub-al-auto-de-mala-gana-sin-grandes.html

Reencuentro
los principios del regreso para carcomerse han claudicado en el póstumo avance se desliza bajo la puerta excrecencias de alrededores un presunto segmento de lo audible la mugre de lo inhumano de lo corporativo la prostitución que delimita el culto cada personificación que termina al caer el alcohol sobre los condones trozo de lo que no se desprecia mientras se usa mientras se evaden las leyes de la física cuántica con el perpetuo avance de fanáticas costas que de torpes soldados embargados por la grandilocuencia de los organismos multicelulares lo que se duerme sin cerrar la vista para devorar su propia psiquis su propia prosapia que uña tras uña revuelve los vidrios y las cáscaras en desuso rasguños de espaldas que se resuelven

95

Publicado en: www.revistanombre.blogspot.com

Escritores en el recuerdo: Homenaje a Juan L. Ortiz, a treinta años de su fallecimiento

Juanele
cuál es el ripio y por dónde escapa lo huido en qué uso se emplean los escombros afirman que el gualeguay los devora su tinte no es café con leche ni los otros que dije son migajas se atisba una voz fría pisando un cúmulo de pasto una danza que desconocemos verde o amarilla esa hierba el viento transparente permite ver esas cosas de una boca simple cae una saliva colorada esos son dichos de un joven poeta bonaerense en la tribu o generación siempre hay uno que canta y un perro ambos utilizan la lengua en otra cosa

96

Publicado en: http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/autor.aspx?cod=19238

Amantes
Vuelta a aquella esquinada ocasión en donde se desataron las piernas con la Febe menguada en opio con la frivolidad de las calandrias y ojo que hablo de orillas desvestidas de uña en carne crudamente marina y despoblada suicidándose en la eternidad de inmaculada plebe agazapada en el rosal maravillosamente muerta hembra asquerosa convertida en agua ausonia es un escarabajo oculto en el éter leporino que asiló su mar gestos de labios y saliva en el muelle sin fragancia colindantes al ritmo de la gota marchita un exilio de escoria y plasma al baboseo de la piedra como el cieno del viento que propagas en la oruga desmedida

97

Publicado en: http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/autor.aspx?cod=19238

Figurita repetida
A las víctimas de Cromañon

Por la tráquea inversa se huele el mundo fuego llorar no apagará este calvario prendido la gárgara de humo en neblinosa huida lo calcinado por dentro en el hermético recinto de la muerte epicentro del lenguaje dolorido injusticia de polvo y de invidencia cansados envoltorios se demudan retóricas impulsan el delirio de pancartas al orar incandescente de las madres tierra sobre tierra sobre cuerpos la rosa se desviste en lagrimal horizontal inmóvil casi acariciando el estertor desnudo saturada de morgue de piel al rojo vivo de adolescencia prohibida escapar sin rumbo recital hacia la no salida noche lenguas como de perros bajando hasta morirla hasta que nada quede inconcluso pudriéndose en acostumbrado silencio

98

Publicado en: http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/autor.aspx?cod=19238

Himno Sanisidrense
Tenemos la fiebre que se desliza sobre la estrategia a un soplo que tiembla para anteceder a la orilla largas apariciones de agua que no poseen sino el remanso de los miedos si de enfrentarse como serpientes al llamado de los nombres el árbol petrificado para siempre en una ondulación de territorio los lados filosos de una roca que nos incumbe a punto de ser parte de lo crecido de dentro afuera para lanzarnos como un hilo transparente que descuartiza el sonido del viento porque no creemos en la suerte en la ciencia para no fecundar el tiempo los brazos dolidos de tanta soledad humeante sin avergonzarnos de nuestro reflejo en el rostro sangre de caballos pegada a las pupilas trozo de pampa justificada en los párpados en la mirada de ojos cerrados frente al sol el horizonte volcado allá a lo lejos como una incitación a devorar las nubes rizando el silbo de un pez en la garganta de un pato desprendiéndose una ausencia en todo esto que incomoda nos encontramos acariciando el gato negro de la gente que llora de impotencia porque hace rato que él no llora de impotencia sumergido en el lecho pastoso buscando lo que pruebe la muerte y la desidia el diálogo de dos hombres con un río diferente al fondo en pleno siglo de independencia y revolución y puñaladas traperas por el suelo fraccionado que hoy transitamos algún día

99

Publicado en: http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/autor.aspx?cod=19238

Hollín 2665 Dto. 11
sé de herejías sin la pululación de las sábanas sé también de tu inhóspita prestancia a lo absurdo entonces el ángel entonces una duda me soborna en la idiotez yo como un antropófago penetrando en el suplicio el que me brindan las cucarachas cuando el error se comete me apiado taximétricamente séme indescifrable como el ala pulcra de tus muslos pulcros bonus track así entiendo a la resaca a la familia a lo que tiene olor a noche y es olvido ah no a ti no te gustan las palabras pero se entiende que es amor lo nuestro

100

Publicado en: http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/autor.aspx?cod=19238

Oración para hidronio y oxidrilo
esta lengua inconclusa de los apartamentos para vibrar como las piernas del pájaro bobo para seducir a los bienvenidos de la ceguera para urdir en los cimientos de las sombras con un turbio dejo de sustancia sudoral de poro abierto en los rebordes del bosque sendo y optativo la máscara de carne el hábito de los lamentos en el mar ahora se miran y no comprenden los dialectos [el nadir que otrora se resuelve y los separa] es la fiebre (dije) los goznes ambarinos de la realidad se doblega se alza se disuelve se torna atmósfera enredada en el agua han de unirse y desunirse sea su voluntad tanto en la tierra como en el cielo

101

Publicado en: http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/autor.aspx?cod=19238

1.
Traza una gota en vertical al vidrio sereno y es una eterna audacia de la nube suicidarse

2.
Aquí no está la pulga no se ha encontrado en la premisa una falencia impostergable del entonces o bien se ha hallado la infecta pulga y la verdad pertenece al cobarde que ha dejado de buscarla

3.
Ser la mugre de tus uñas un cultivo de bacterias para besarte desde la célula e inmolarme en el flujo de la noche masturbada

4.
Cuanto de cierto hay en el sepulcro de mudez y de angustia

5.
No se trata de escribir, se trata de volverse transparente desde la tinta.

102

Publicado en: http://www.yoescribo.com/publica/comunidad/autor.aspx?cod=19238

Tu tun tu tun
I La vida se corta en el esquivo tramo de esquinada y saliente humedad se forja el acero entre papeles de ficción entre lagañas vagas y sábanas de sueños tal vez mojadas o vencidas por el fuego de las uñas del amante por las verdinosas aguas que te mojan el lado humano y con la camiseta agujereada el tiempo feroz espera entre estación y estación II El chamuyo se hace himno en la patria larga cual gusano de la carne que se come mientras el poeta escribe mientras el obrero duerme duerme duerme hasta cuándo excesiva ignominia en caras largas que alimentan mi espanto y el de los que nacen para tanta miseria III Él arrastra a veces la locura corriendo delante de la muerte muerte que rueda en la cara del niño las ortigas sepultan mi segundo de presencia debajo de la roída almohada el drama
103

de vivir para contar

IV La fracturada mano del que dice mecanizadas frases nos presta un minuto de su rutinaria vida la nuestra no menos rutinaria le extiende una moneda la misma que antes le fue negada al boletero incapaz de impedir demasiada justicia V No son los ojos hacedores del borroneado cuadro de calles ladrillos firmas deformadas en el cristal encomillado cabeceras rojas desgarradas el sol nace ilumina los verdes quién trabó las compuertas de mi cuello impuntual no tengo tampoco fumo cómo eludirlo lo abordé apresurado desde el viejo andén el castigo de la espera el hurto de los cobres extensos ya no la razón ahora clarines tocan mi insomnio en la fila sin sueños un barbudo rompe los espejos

104

VI Ruidos lejanos e internos musicalizan la silenciosa madrugada de borrachos astros en el cielo oportuno de negrecida sinfonía los claroscuros me acechan en el abismal latido de las horas mi oído imita los relojes en la anochecida infamia los párpados me roban nulidades con perfume a olvido e intemperie VII Celulosa corrugada de lejanos lares amapolas o verdes hojas encartulinadas en bolsas pegamentosas con suaves harinas de estos días regalados secas lluvias desdibujadas apariencias en medio de golpeados lomos de amarillos y estío la luna se colma de un silbar desnudo en concéntricas honditas creadas en el charco que será mi cama fría y donde Antonioli no desea mi soñar a la llegada de la barrida mañanera o la media luz en el cajón en que morimos

105

Publicado en: Barco Poesía II, Antología para adolescentes y adultos, Circulo de Poetas de Boulogne, Ed. AQL, 2012 el pozo donde la tierra llueve a paladas esta horca con las patas de la rana un hueco donde nos ponen donde es la araña un héroe les dará escalofríos un solo de golpes el barro gusta con la embriaguez casi vegetal es el centro nervioso del origen es el secreto de la tribu bramar cuando la magia desata los pies del anfibio a silencio a carcajadas

106

Publicado en: Barco Poesía II, Antología para adolescentes y adultos, Circulo de Poetas de Boulogne, Ed. AQL, 2012 es inquietud lo del caballo en este suburbio habrá que apetecer su misterio su resurgir del múltiple espacio y con aproximación al vuelo se determina caballo casi hombre pero sin palabra casi niño pero sin lenguaje simple sin habla (aunque su relincho sería un buen final para un poema)

107

Publicado en: San Isidro 300 años, Antologia del CPB, Ed. Dunken, 2006.

a Victoria Ocampo
Nadie cambiará el azul amaneciente el barro con restos violetascelestesgrises de tus pasos dama de tristeza acaramelada de sueños mirada de río en las cuatro estaciones en el rocío la hierba fresca en el tiempo verde anuncia tu regreso nadie se sucede en el espasmo del suspiro nadie la marga luz del día se tropieza entre las olas nunca acabar de vos haciendo sílabas bajo la sombra del elefante conjugaste tu verbo lo insustancial asido a la tarde tu mano que corrompe la tarde tu sombra de elefante conjugado por la mano que acaricia el río

108

Publicado en: San Isidro 300 años, Antologia del CPB, Ed. Dunken, 2006.

Stud Voluntad
Pared pataleada hasta el día en los músculos calmos pura sangre arde siéntense los pasos las moscas leves como jaurías rastros ingobernables pasión carnívora del que puso el ladrillo en el lugar de la baldosa la acaroína tiñe las vedadas señoras de estar a la puerta parece que la siesta es indisoluble equinos injertados en las vías respiratorias centenas de persianas bajas ahorcando algunos mansos engendros del estiércol casi una S le falta a Don Pancho mezcla de casco histórico de linyera de mate amargo y falta de adjetivos el fresco pasto de la esquina sintaxis de mandíbulas cual péndulos inician la herbívora campanada afuera es sábado de malaria y reposo herraduras que afinan la cadencia del asfalto de do a si la flauta roja de sí a do ganas de salir a abrazar los árboles

109

Publicado en: http://www.poetasboulogne.com.ar/barco_poesia/libro_completo.pdf

Para el hijo del mono
Estos animales son libres: pajarito, piojo, pato Estos animales están sueltos en la jaula: elefante, rinoceronte, hipopótamo, jirafa Estos animales mejor perderlos: tiburón, hiena, boa Estos animales son los que repite la abuela: toro, oveja, chancho Estos animales son para amar: oruga, araña, sapo viejo Estos animales nos miran, nos husmean: perro, gato, hurón Estos otros animales miramos directo a sus dos ojos: pececitos naranjas, iguana, abuelo De todos éstos el único cautivo es: el que roba, el que mata, el más animal de todos El más sabio de estos bichos: el que escribe todo lo que miente

110

Publicado en: http://www.poetasboulogne.com.ar/barco_poesia/libro_completo.pdf

para leer a lo tonto? Mamá sube el tobogán corriendo -espero que suba al tobogánno miro esos juegos artificiales mamá trae un corazón en ella había una vez un niño como yo que besaba a su madre la siesta se puede -¿en el sol?derramar en un ojo Publicado en: http://www.poetasboulogne.com.ar/barco_poesia/libro_completo.pdf la tarde, la ciudad hoy nos dijimos flores e imaginábamos un canario celeste traen “la gente” esa mujer gorda que chilla y se transforma en la noticia que los grandes obedecen en este jugarse los padres asustan cuentan una historia de terror y otras en que por ejemplo los perros aúllan porque alguien va a nacer todo esto a la hora de la merienda mientras vuelvo a ver el capítulo en que Homero vuelve a decir lache en vez de auxilio

111

Publicado en: http://www.poetasboulogne.com.ar/barco_poesia/libro_completo.pdf

Colores
He sido declarado invisible Jorge Luis Borges la pájara (gris) ladra desde el rincón (violeta) es así de simple con sus garras (celestes) dibuja un nombre (rojo) de dos letras (negras) este mosquito (azul) incendiado/ nos pone ciegos la pájara (gris)/desea que el ruido (amarillo) de sus alitas (marrones) nos diga un secreto (fucsia) escondido en todo: que el perro (naranja) no era verde del todo que la pájara (gris) no ladraba del todo que la palabra (bordó) de tan corta y húmeda// se podría confundir con el viento ( )

112

Publicado en: Quince años de poesía, Antología del CPB, Ed. AQL, 2009 [fin del poema] nadie hermano sabe el secreto de los aullidos en el lugar exacto donde dos manos juegan a unirse a encontrarse en la zona oblicua del rabo de las sombras cuidado nadie saldrá con tus muertos para agregar sabores a bosque a extravío arrastran la imagen al extremo de las púas esta piel va estrangular tus ripios (me dices) va a morir como los sapos pero la mandíbula no acompaña el quejido de la tarde hermano nos han postergado para la razón de los otros para no albergar tanta desidia nos han condenado como a un epígrafe a la dualidad de la sangre y repites: el aire no está hecho para volar el que ahora no está hecho para esta tarde y repites y has desaparecido y unos ojos de animal que te buscan [fin del poema]

113

Publicado en: Quince años de poesía, Antología del CPB, Ed. AQL, 2009 hombre del que hablo dice de la tortura del que llora hasta matar como una improbable sucesión de caídas es que lo han sojuzgado ya no desea la calma del último silbo del primer ave que rasga una imagen de lo cierto esa mano que se resguarda de la lluvia va a degollar al que difiera asustados y así de erróneo dejamos todo lo que se escribe

114

Publicado en: Quince años de poesía, Antología del CPB, Ed. AQL, 2009 San Isidro B San Isidro pensado con barro en las amígdalas fotografía en el declive de la barranca hacia una lágrima a caballo en blanco y negro un suspiro que también se riza también toma la forma de una marea inmóvil cargada de espinillos cae la imitación de una garúa en sepia una mujer verde desde las Tipas se deja recrear la imagen en el sitio habitual y terrestre el que hunde ojos en el ferviente perro [que respira sudestada el brote de patos salvajes en el borde final del horizonte ojo que hace algo más que mirar algunas piedras se dejan llevar de rama en rama para cantar como gorriones que desapiadan un aguacero devorado por la losa ecos del último pie aborigen bostezo en la ladera islas como caracoles inminentes pelambre de calandrias y el latido de un paquidermo de raíces sublunares San Isidro encorvado sobre una mueca de la pampa ahora unos bezos simulados evocan al pájaro verde que durmió en la casa de los hombres el yuyo amargo y la polvareda permanente debajo de las olas el niño que soy retrocede a la sombra de los silos se vuelve perro/cuerpo de madre/coordenadas de sur [precipitado

115

Publicado en: http://apoalajuntadapoesia.blogspot.com.ar/search?updated-min=2010-01-01T00:00:0003:00&updated-max=2011-01-01T00:00:00-03:00&max-results=2 Las alimañas la estás adiestrando para que cunda de su comisura ladra un perro es viscoso el animal y visco su carne bulliciosa volátil aparece para raptar con su hocico a todo aquel que duela que intente derretir el polvo o tragarlo o rumiar todos los supuestos que enumero todos también son parte de una invención el gallo no se permite la mañana este ave no silba no huye no niega muerde

116

LETRAS PARA POSIBLES CANCIONES

117

Sin Viento
crecera su carcel al sur de cada hora quizas abra una grieta que no duerme de frio si respira su encierro que resista este cuerpo Desprenderse de esta noche que tu canto pueda dormir hoy pueda dormir hoy que importa si ya no se escucha su eco siempre esta y me pierdo en el ruido queriendola buscar quedare en llanto. Desprenderse de esta noche que tu canto pueda dormir hoy pueda dormir hoy

Este e-book se terminó de diagramar digitalmente en el mes de septiembre de 2012 por:BALDÍOS EN LA LENGUA

118

Montiel
Montiel es la calle del no amor Pedazos de mujer volando bajo Más o menos a la hora del ritual Pasos cortos la luna destripada en los pies Bajás por Cruz pidiendo que el árbol quede árbol besos amargos y moras silvestres lo espontáneo que se estila Por Montiel más o menos a la hora del ritual Volando Te persigue tu tormenta personal despedaza la piel y los sueños Aquel cigarro que incinera soledad Palabras crudas no bailan más Del norte baja Montiel señor atemporal Guaridas de tu carne vuelta res el tipo de la calle en que vos / la luna la no muerte el amor todo todo todo hasta palabras al revés Todos hambrientos devoran el aire que dejás

119

Abrazo de oso
Gritame desde ahí si no te ciega tanta sombra gritame de ahí de ahí nomás Alguno cambia espejos de artificio por besos de un solo dolor ¿Por qué no olvidar el pasado ayer? Atrapar mariposas con tu blusa el viento subraya la nariz del maleficio eco de ruidos se demudan Él siempre hombre / ella siempre otra Pelo dulce en mi cama de amar Abrazos de oso que se dan dos impostores Pedime que sea/ todo eso/ Que sea/ un roce (tu loba gris/ huyendo por Lacroze) El último beso dice de mi sed Cómo me gusta no decir Respiramos / nadie nos puede encontrar Gente rara / nadie nunca nada Los veo desde tu hombro Animales se vuelcan sobre el bosque Cosquilleo en la oreja (lo mismo que vos) Zumbido en la panza (lo mismo que vos) ¡Oigan mariposas que paseo! Hay un campo de rosas es verano muerdo rosas // y hadas Después todo es la sombra encima Encima del silencio Encima de la sombra

120

La mala
ríe La mala una carcajada en la basura ríe ya vuela baja ríe ya una carcajada en la basura y este sapo nauseabundo vuela yace el gato que nació ¿qué hace esta mujer desnuda aquí? lloramos mucho gemimos demasiado tengo una idea y una nada tengo un pensamiento que perdí ríe mala ya ríe que este momento no termina ríe mala desde el fondo de la náusea vengo bajo desde el sur río tanto y vuelo al mar van gimiendo van llorando se caen ríe y canta huele a basural y una voz una palabra que nadie dijo esto a nadie importa esto no se escucha ríe esa palabra rota en la basura ríe con la lágrima prestada que es risa y dolor y sin consuelo el gato araña la bolsa que traía el cielo dentro de su garra ríe la mala pájaros sobre el basural estas aves que no nombro yace una risa amontonada y al lado un pedazo de corazón

121

Chino Mandarín
Se rieron mucho esa madrugada De sus risas brotaba locura su hijo chino traído del orgasmo/ si querés/ ponele acecha la pantera del oriente al poniente de la máscara vivía una lágrima endiablada la mujer más humana más humana piel que llora un hijo piel de vértigo piel de náusea mira melodrama de la lágrima corre/ acecha/ bifurca la payasa ahí donde te pierdo mama china dónde vas agua quema la cara atroden no se rían por favor traída del orgasmo/ si querés la palabra del oriente al poniente de su máscara vivía una lágrima endiablada la mujer poco humana poco humana no se rían por favor no se rían por favor

122

POESÍA INÉDITA

123

Corrigiendo/ ando en eso desde que escribo de los ojos Corrigiendo / el lento trabajo/ oficio/ o como se deba decir yo bien, sin perro que me ladre. es triste todo lo que veo. ando subido por los techos cambiando algunas tejas, viendo el panorama con ojos nuevos. creo en la señal y los planetas. La palabra que mejor no diga nada

124

espero con ansias la presentación de superjardin en bs as me gusta el titulo éxitos y que el cielo te crezca hasta el culo o era al revés?? jajaja era al revés el tuyo es un cielo muy degenerado. entran los ángeles con trompeta sonando a todo pedo

125

“Un

amigo es un enemigo que aún no te ha atacado”

Skipper, personaje del film Pingüinos de Madagascar

Entonces los dos se fueron por un camino De incierta lejanía Nadie volvió la vista Nadie con sus ojos todavía huérfanos Osó retroceder para ver al otro yéndose En el escondite se colocó algo más húmedo Que el equipaje los ojos tibios y partes del cuerpo Que no utilizarían de ahora en más Como lo dicta ese acuerdo mutuo que se disuelve A medida que se pronuncia que trastabilla al cruzar Hacia el lado de afuera de los labios Los gritos atrás las quejas atrás Atrás los días y el peso de la culpa Atrás los cielos y las conjeturas Las zonas ciegas y el mentecato El alienista en pleno diálogo con un camarón Encuentra un mejor final para todo esto Bajo el agua se vive mejor -diceY se zambulle en el piso Qué dura fue esa realidad y las pociones Y la mezcla la pura la de Girondo Se adhirió cortésmente la tristeza de esa última noche Nos redimimos los dos o los tres?

126

Conozco el lugar donde murió mi madre Era un rectángulo de dos por ochenta Fue un sitio simple Frente a la puerta de calle En el living de mañana 19 de enero de 1985 Mi madre me dio a sombra 19 de enero de 2002 Me regaló su muerte Me la entregó en brazos Esa criatura misteriosa Que mama de las ubres de la noche Le sujetaron la sonrisa con un pañuelo Ella era de un amarillo parecido a la luz 9 de la mañana// diecisiete años después bajo las escaleras (como oliverio) abajo ¿es eso mi madre? Hubiera querido que fuese épico heroico Inconmensurable atroz su irse Pero remurió tan cerca/ se durmió tan viva María Rosa Carpi (donde reviven las mayúsculas) (único humano adulto (en mi infancia) que no cometía faltas de ortografía) Madre que murió natural// el día de cumpleaños de su primer hijo Como un homenaje a la palabra parir o vida

127

cambiar un par de muertes unas palabras con lo usual de esos fantasmas lo que arrastran hasta mí siempre es un nombre propio de persona él diagrama este pasado del que todos queremos escapar o huir alejadamente entre las matas es la noche pequeña son los hambrientos algo muere es esto lo usual de perder letras de balbucear dialogo solo con imágenes que me invento es un fantasma permanente el que me persigue hiere mi estrategia de puros derrumbes todo yo arrodillado ante esa ola gigante de río mis ojos alérgicos al agua al sol a las palabras no dichas este silencio que sobrevino se desmantela pero los fantasmas y los enanos que existen para no creer están ahí buscándome en ese sitio que nadie advertiría

128

este amanecer cerrado al filo del párpado y la sombra cae se abre se retuerce necesario el insecto que acompaña este suceso revive en cada horca el suplicio amenaza y tuerce es un alarido que deja de ser ave la cárcel de que hablo está llena de trozos de mujer el silencio domina la escena nada trae tu canto a cuestas ni tu nombre lleva y nada sobrevive Necesitan que huela a martirios Incinerar solicitan ahora que las ellas Casi se remuerdan los dedos O el lavabo donde se disuelve La sensación de prisa o de hartazgo A poco más su palabrita hiere Sola y triste deambula muerteando Mascotas que tienen nuestros ojos colgados Al borde de la intuición o el desastre Risas dibujadas en esas paredes Islas o golpes en el hambre por trepar Algo tierno y encerrado/ No libre/mejor decir/vuelto vampiro/que olisquea Órganos y espasmos/que tamborilean/adentro de lo más salvaje

129

El linyera
Con lo mismo pero disminuidos en el origen del sexo los envoltorios de mujer que quedan en la mesa de yo que se me parece luego de máscaras juntadas en la playa cómo cursivas se deslizan de tu rizo que se despega de un cubil para que nos entiendan que estamos dialogando con sólo dos palabras algo más de depresión y una media pastilla un blister por cada diez desesperaciones de un solo trago ves que no me arrepiento para dejar putrificar no de otro modo aquí por cualquier medio moribundos

130

La ladrona
El tiempo juntó las fabulosas inequidades con mágica seducción pasan las horas hace rato dejé mi vestimenta en el sitio deseado por el azar de tu locura se resbala mi dedo te recorro con desenfreno inopinado la cintura entre mi asidua presencia ávidamente estalla la húmeda constancia los muslos fusionan el extrovertido sustantivo onomatopéyico diálogo eclipsado por la luna de aluminio en las extensas cordilleras del colchón mojado y la nieve se filtra entre tus dedos y una parte antes importante de mí se pierde para siempre en el río calmo de la plata a la oceánica soledad que dejas

131

Desunidos
a Oliverio Lacio pelo corta el tacto del flagelado y todos los costados al tertulio se dislocan en retóricas de tiempo jubileo pretencioso el de la chaucha que se ensalma de iones hidrofóbicos la melosa heredad del carbonilo retorcido hasta atlas raciocinio no por vena se remuere oxidado de oxigenado torcimiento el anguloso corazón razón de obrero en huelga de acéfalo cardiograma al infinito ni por mucho madrugar se murió el suicida más temprano de terminación en mente preferentemente lo deseoso se dilata con andamios semieje de terciopelado ratoneo bajo la blusa terca de la tuerca amarilla dos vueltas al eje reprobado pura prueba de hórrido gemir los perros lloran aullando prolíferos huesuda noche gárgolas al diablo en los meandros de sierpes siempre ricas en suplicio y mil almas y medio alma caen de punta al techo todas al unísono se refriegan en el lodo tributario de recontramuertos y olvidados pedazos de persona

132

Soledad narcótica
El idioma no contiene tanta desesperación enemistada con el prójimo sin lentes y la claraboya del hermético fue abierta al azul del cielo y no soy estrella ni colectivo sin frenos unifico los polos para perderme en la multitud de protones el ventilador me da su aliento caliente de enero elocuente en la pared un perro o dos o los que quieras dicen cosas que comprendo extrañas gigantes verdes de puntiaguda y aguileña evocan la fiebre del parto no me llama la atención nadie gira el picaporte nadie me busca en el cenicero los huecos apilados se jactan con capas de musgo membrana de evaporada sustancia rosas chinas deglutidas en el vientre de la tortuga que se escapa las pulgas saltan sobre el calcetín vomitándose a si mismo sólo broches sobre el tendedero del vecino sirenas salpicando corcheas tres rosas en dados acertijos del olvido en el efluvio trasgresor de este sábado que se hace de goma frente a mis versos de riñón gemebundo

133

Las palabras mezclan el tibio murmurar de los motores en la lejanía azul relámpagos que salpican tu partida celular y me invade una angustia cuando tu ausente gemir se interna en mi soledad cautiva los digitalizados números de mi reloj adolescente imponen la sentencia algunos papeles salen de su intimidad y se suicidan una mosquita de humedad tal índice orgánico en el vértice y un avión pasa pateando al viento en los testículos y mi lágrima de reptil serena el consuelo de leerme a solas esta noche

134

La vérité du poète
Perduran todavía partículas de sangre sobre aquellos escritos putativos bendecidos en la intrínseca madrépora absorbiendo aguamar apretujadas las fábulas en aquel libro casi pasta casi nada confundidas las substancias el escribiente en su verdad proclama la belleza por la que fuimos juzgados el antipoema le clavó un puñal oxidado por la espalda o tal vez el criminal anda suelto sordotorpeavejentado y usa un bastón para eludirnos

135

Dolor
De este lado de mis costillas hirvió mi tinta el espacio tal una aguja incesante que punzó mis vértebras el perfumado latido del minuto a la hora exacta de la ausencia que resonó en la mueca del infierno y la estupidez de nacer para esperarla ahora todo mi frágil cuerpo pide el frío heroico de la lápida un solo deseo se hará verdad y las palabras se saldrán de este poema me tomarán de los brazos desde el maltrecho puente de la vida y a toda velocidad iré al encuentro con la loza

136

Escrito en una servilleta ensangrentada
Firmas de niños corroídos y acechados me ensombrecen sobrios los que anhelaban la luna de mate lavado arrumbada entonación de lápices en la noche en la taberna Martín forjó el fierro crepitar de la guitarra haciéndole el amor detrás de la mirada embroncada del Moreno cosido a puñaladas y luego muy luego Jorge Luis hizo justicia a su manera la culpa la compró al contado

137

lo real convertido en espanto la quietud que amenaza un piélago un aborigen lo desprovisto así se rearma mi juego de este lado afable que trasunto porque se despiertan las multitudes que engloban un resumen de mi paso por la soga esa que huye hacia el rincón embrutecido nos va a relamer la aurora el descrédito y en esa pestilencia yo reconstruiré escondites para la conclusión los desvaídos que ametrallan una duda que afrenta mi exclamación no fue un juego ni una tertulia de palabras esa incongruencia que tiene aspecto de columpio no nos van a desistir yo no juego cuando digo hambre cuánta sed cuántos tristes para contener una lágrima

138

Pandora
15-09-2012 4:51 am Escrito ante mi gata dormida (qepd)
(La brevedad de la noche se mide hasta cuando los pájaros comienzan a bromear)

La muerte habló en castellano neutro paralizó todo signo vital arrasó el lenguaje y lo que hay fuera del lenguaje de toda toda razón/ ronroneos que son la imagen inmóvil de agazaparse/la expectación la garra retráctil contra todo pronóstico cómo se calcula el zarpazo que no pudo atravesar la realidad? se le colocó un nombre/el error /se le estimó un lapso de vida/ una fecha aproximada para la inexistencia/ el error/ se pensó en lavejez a la par como en películas de final feliz se presumió una evolución progresiva del mal favorable a un lento desaparecer el error/ -repito-/ fue nombrar lo que no debía tentar a la muerte la gatita absorbió la mala vibra y recibió a la madame con glamour con las botas puestas defendió su caja

139

Este e-book se terminó de diagramar digitalmente en el mes de septiembre de 2012 por:BALDÍOS EN LA LENGUA
140

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful