VI INFORME DE GOBIERNO DE MARCELO EBRARD CASAUBON En cumplimiento a lo establecido en el Estatuto de Gobierno del Distrito Federal, comparezco ante ustedes

para informar del Estado que guarda la Administración Pública del Distrito Federal. Hace seis años nos propusimos avanzar en la construcción de una ciudad progresista, de derechos y libertades, de desarrollo humano, de espacios y tendencias comunitarias, de inversión e innovación. Una ciudad de vanguardia en México y en el mundo. Con la resuelta participación de los poderes de la ciudad especialmente de esta Asamblea Legislativa y, de nuestra maravillosa sociedad, lo hemos logrado, en equipo, la ciudad avanzó y mucho en estos seis años. La Ciudad es primer lugar en Desarrollo Humano, transparencia, promedio de escolaridad, acción climática, perspectiva de género, derechos humanos, inversión pública, inversión extranjera, inversión privada, expansión de infraestructura, calidad del espacio público, creación artística, entretenimiento, como destino turístico, investigación científica y en competitividad. La Ciudad es respetada en todo el mundo. Cumplimos. El más grande y denotado esfuerzo estos años ha sido el de equidad, aquel dirigido a reducir la barbarie que es la desigualdad en México. Trabajamos en todos los frentes con los recursos disponibles: Educación, Salud, Alimentación, Vivienda, Entretenimiento y Acceso a Bienes Culturales, Movilidad. Buscar la equidad es una filosofía política, es una visión de la sociedad y es la política pública principal que nos anima. ¿En educación que logramos? la ciudad de México apoyó en Prepa Si a 530 mil jóvenes, todos los que están en educación media superior pública. ¿Qué resultado nos reporta la UNAM? La deserción en la ciudad bajó al 6 por ciento (menor que en el sistema público de Estados Unidos) y el promedio de calificaciones subió de 7.3 a 8.2. Es uno de los Programas más exitosos. Digitalizamos 2,000 escuelas públicas primarias del Distrito Federal (el 98 por ciento), con Aula Digital e Internet banda ancha; apoyamos a 1 millón 200 mil alumnos con sus útiles y uniformes escolares gratuitos. Ciento veinte mil niñas y niños de primaria con promedio de 9 a 10 o talento sobresaliente recibieron apoyo económico y cursos extracurriculares en idiomas, artes, deporte, y conocimientos, el programa más importante del país. Asimismo, apoyamos con Becas en Educación garantizada a ocho mil trece niñas y niños que han perdido en estos años a su padre o madre y a los hijos de veinte mil jefas de hogar

que están en condiciones de alta vulnerabilidad. Nuestra inversión en Educación creció de mil doscientos dieciocho millones a casi cinco mil millones de pesos. La capacidad y la naturaleza cualitativa del sistema de Salud también cambió. Construimos nuevos hospitales en Tláhuac, Iztapalapa y el Ajusco Medio en Tlalpan. Se desarrollan especialidades que no teníamos en el sistema: Bariatría, Oncología, Diabetes, Cardiología y, por primera vez, se instalan 20 clínicas en el metro para realizar 16 tipos de análisis y determinar el estado de salud de la población. El sistema del Distrito Federal va aceleradamente hacia un enfoque preventivo, capaz de ubicar a cada beneficiario e integrar su expediente médico electrónico. Es el cambio más importante que ha ocurrido en décadas. En esa dirección estratégica les estoy presentando la iniciativa de ley que establece la obligatoriedad para los ciudadanos de realizarse anualmente un chequeo general que permita al Sistema de Salud actuar a tiempo y planear, junto con cada beneficiario, el curso preventivo a tomar. Es otra cultura de salud la que se instalará en nuestra ciudad. La reciente reducción de 10 por ciento en la obesidad infantil, las excelentes noticias del impacto preventivo de las 700 mil mastografías que realizamos y los primeros datos del programa de antígeno prostático, así lo demuestran. A la par de esfuerzos en educación y salud, intervenimos en materia alimentaria. Los precios de alimentos son el principal factor que amplió la desigualdad, de ahí que la Ciudad haya desarrollado los Comedores Populares que ya son 382 y dos y han servido cerca de 30 millones de comidas. La Central de Abasto ha sido apoyo importante en todo ello, incluyendo la actual crisis del huevo. En la línea estratégica de apoyar a los más vulnerables se ha mantenido el sistema de transporte público, especialmente el metro, como el más barato del mundo. El subsidio actual por pasajero es de poco más de 6 pesos, todo ello con recursos propios del DF. En vivienda se ha sostenido la política de facilitar el acceso de quienes tienen ingresos de hasta 3 salarios mínimos a los créditos y de respaldar el mejoramiento de vivienda. Hemos apoyado, a través del INVI, reubicaciones por alto riesgo hidrometereológico o sísmico. De la mano de la política de vivienda se ha desplegado la de mejoramiento barrial, que consiste en transferir recursos a los barrios a partir de sus proyectos, buscando la equidad en el espacio urbano. Mil intervenciones barriales exitosas dan cuenta de este esfuerzo de equidad. Se ha seguido una acción afirmativa vigorosa para transformar nuestra sociedad. Se ha institucionalizado la Perspectiva de Género en el Gobierno de la Ciudad de México a través de la transversalidad en el proceso de las políticas públicas. Para ello, logramos construir con esta Asamblea Legislativa un precedente en el País para

la igualdad de género. Un conjunto de leyes y reformas legislativas, que establecen el respeto, protección y garantizan el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres. La Ciudad, cuenta ahora con la Ley de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres(2007)¸ la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (2008), la Ley para Prevenir y Sancionar la Discriminación (2011) y el Programa General de Igualdad de Oportunidades y No Discriminación Hacia las Mujeres (2010). La Ciudad ha sido vanguardia en el impulso de Reformas legislativas al Código Penal y al Código de Procedimientos Penales para Tipificar el Feminicidio; Acoso Sexual, y diversos tipos de violencia. Diseñamos el Protocolo de Prevención, Atención y Sanción al Acoso Sexual. Hoy, el Gobierno de la Ciudad cuenta con servidoras y servidores públicos capacitados desde la perspectiva de Género. Para la defensa del ejercicio pleno de la Ciudadanía de las Mujeres, un gran avance fue la aprobación de la Interrupción Legal del Embarazo hasta las 12 semanas de gestación (ILE) para lograr una maternidad libre y voluntaria y que las mujeres decidieran sobre sus propios cuerpos. Logramos construir una política de defensa de los derechos sexuales reproductivos. Construimos la Ciudad del Derecho a Decidir. Otra política vigorosa para la equidad es la Pensión Alimentaria para Adultos Mayores en el Distrito Federal. Se trata de una prestación de 934 pesos con 95 centavos mensuales, establecida a favor de personas mayores de 68 años, lo que la hace única en su tipo, no sólo en nuestro país sino en América Latina. Actualmente el padrón de beneficiarios cuenta con 480 mil derechohabientes, de los cuales 61.93% son mujeres y 38.07% son hombres. También nos ocupamos de las personas con discapacidad, en estos seis años entregamos cuatrocientos veinte mil apoyos económicos e impulsamos la accesibilidad plena en todos los ámbitos. Para proteger al trabajo establecimos el Seguro de Desempleo, que desde su creación el 15 de octubre de 2007 ha otorgado un total de 1 millón 211 mil 795 apoyos. En cinco años de existencia éste se ha consolidado como un programa de vanguardia en México, de cumplimiento y exigibilidad del derecho constitucional al trabajo. El esfuerzo de infraestructura pública y privada de los últimos años han generado el orden de 60 mil empleos. Todo el empeño que he descrito en educación, salud, alimentación, acción afirmativa para equidad de género, respaldo a la tercera edad, personas con discapacidad o jefas de hogar en situación vulnerable, vivienda, mejoramiento barrial, seguro de desempleo, empleos generados, tienen como propósito último crear los fundamentos de una comunidad. Para ello es vital fortalecer aquello que nos es común por excelencia: el transporte público,

el espacio público, el deporte y la cultura. En transporte público, la Ciudad ha concentrado el esfuerzo más grande de las últimas décadas: el Metrobús creció 350 por ciento; estamos concluyendo el inmenso esfuerzo que ha representado la Línea 12 con sus 26 kilómetros; Ecobici habrá surgido y crecido 300 por ciento, 86 mil antiguos taxis fueron sustituidos por nuevos modelos; más de 6 mil microbuses fueron reemplazados por autobuses o trolebuses en 10 corredores principales como Periférico, Avenida Revolución, Circuito Interior y Reforma. Adicionalmente, se ha hecho un esfuerzo permanente para mantener al Metro como uno de los mejores sistemas de transporte del mundo y para construir el primer gran centro de transferencia en la estación del Rosario y recuperar, limpios e iluminados 21 centros de transferencia en los que imperaba el desorden y la inseguridad. La Línea 12 ha sido un esfuerzo titánico. Iniciada por la Ciudad después de la consulta pública que aprobó el plan verde en 2007, se financió primero con recursos propios y fue una apuesta alta más aún con la crisis del 2008. Decidimos asumirlo. Con el apoyo de Javier González Garza, Alejandro Encinas y Armando Ríos Piter, sucesivos coordinadores del PRD en la Cámara de Diputados, se lograron recursos complementarios para el proyecto. El Gobierno Federal decidió presentar en el proyecto de presupuesto enviado a la Cámara en 2010-2011, 2 mil millones de pesos para apoyar el proyecto. Finalmente, lo logramos. La inauguración ocurrirá el 30 de octubre. Si alguna iniciativa sintetiza la búsqueda de la comunidad en el ámbito de la movilidad, ésta es Ecobici. Al final de esta administración se habrá triplicado el sistema. Será la iniciativa más importante que se haya tomado a favor del uso de la bicicleta en nuestra metrópoli. Ecobici es una muestra de la nueva cultura urbana de la Ciudad. La calidad del espacio público es determinante para la convivencia en comunidad. El mayor escenario de esta política es el Centro Histórico. En estos seis años ha cambiado profundamente. Está por concluirse el corredor peatonal más importante del país: Monumento a la Revolución, que fuera restaurado y recuperado en 2010, pasando por Avenida Juárez, La Alameda, que será reinaugurada en noviembre; la calle de Madero y finalmente, La Plaza de la Constitución. Concluimos recientemente la entrada sur por la Plaza Tlaxcoaque y estamos por terminar espaciosas aceras hacia el metro Pino Suárez. El Centro Histórico es un símbolo de nuestra grandeza como civilización, del impresionante patrimonio cultural de México, y ahora también, de la resolución por recuperarlo, actualizarlo y disfrutarlo. Hoy crece su población por primera vez desde el siglo pasado, lo visitan dos millones y medio de personas y es el principal disfrute peatonal de la Ciudad. Decía que todo el esfuerzo es por cimentar lo que nos une: la comunidad. La política cultural que hemos seguido va en esa dirección es respaldar la creación artística; abrir el

acceso a la cultura en todo el espacio público posible e intensificar la calidad de la labor cultural. Los faros se han multiplicado; los conciertos desde el Zócalo a pequeñas plazas han proliferado; las casas de cultura se han multiplicado; ahí donde la cultura se ha instalado, la violencia se ha alejado y las esperanzas han proliferado. El conjunto de estas acciones en búsqueda de equidad y comunidad requieren, necesariamente de la garantía de los derechos humanos y la ampliación de libertades. Gracias al extraordinario trabajo de las dos últimas Asambleas Legislativas, la Ciudad tiene la legislación más avanzada en derechos humanos. La Ciudad elaboró con los tres poderes, las organizaciones no gubernamentales, la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU por los Derechos Humanos y la Comisión de Derechos Humanos del DF, el diagnóstico más completo y objetivo que se haya realizado, sobre la situación de los derechos humanos en la Ciudad de México. Después el programa más integral y detallado con más de dos mil líneas de acción y finalmente, un mecanismo independiente de seguimiento, todo ello establecido ya por ley. Como me dijo la Alta Comisionada de la ONU: un programa así no lo tiene ninguna Ciudad del mundo, “sólo la de México”. Menciono esto porque hace seis años decía que nuestra estrategia de seguridad planteaba tecnología, nuevos policías, cambios relevantes en la impartición de justicia, extinción de dominio pero, sobre todo, expansión de libertades y derechos humanos. Así se hizo. Tenemos el mayor avance en derechos humanos y a la vez, se reduce la incidencia delictiva. La ruta de la Ciudad va por los derechos humanos, va por la equidad social, va por el reconocimiento de libertades y va por tecnología y esfuerzos de proximidad y renovación de las policías. Esta es la tesis que llevaremos a todas las ciudades del mundo. En estos seis años, la Ciudad construyó una red propia de fibra óptica para transmitir imagen y sonido; instaló y opera del orden de 15 mil cámaras; cuenta con uno de los Centros de emergencias mejor equipado del mundo; implementó la extinción de dominio; puso en marcha los cuadrantes de la policía y control de confianza masivo y logró llegar a altos porcentajes de investigación de delitos. La Ciudad tiene una reducción de once por ciento en delitos de alto impacto respecto al 2006, mientras que en el país el incremento es del cuarenta por ciento. Cumplimos y lo hicimos bien!. Estoy cierto que en manos del próximo Jefe de Gobierno la tendencia positiva de seguridad se mantendrá. Seguridad en un sentido amplio implica protección civil, abastecimiento de agua y manejo de las lluvias y, por tanto, implica también la acción climática y sustentabilidad.

En Protección Civil hemos avanzado mucho. Hoy tenemos más brigadas especializadas que nunca antes; respaldamos al CIRES, para completar el sistema de alertamiento sísmico, el Instituto de Seguridad Estructural esta ya trabajando; más de 29 mil escuelas tienen instalada la alarma sísmica y próximamente, el 19 de septiembre se iniciarán operaciones del agrupamiento especializado en desastres a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública. La Escuela de Administración Pública ha jugado un papel clave para contribuir a organizar todo el esfuerzo y sobre todo asegurar que la próxima administración no empiece de cero. El reto para el Sistema de Aguas ha sido considerable, de un lado tuvo que bajar al emisor Central e interceptores, para reparar – después de 15 años- el drenaje profundo, cosa que ha hecho cada año desde 2007. De otra parte se enfrenta a la creciente dificultad de abastecimiento de agua. Logramos salir avante. La ciudad está realizando inclusive perforaciones a gran profundidad porque prevemos imposibilidad de traer más agua en el corto plazo. Causa sustantiva del riesgo de inundación y sequía es el Cambio Climático. La Ciudad presentó en 2008 un Plan de Acción Climática y propuso reducir 7 millones de toneladas de gases efecto invernadero. Hoy puedo informar que se cumplió la meta y hemos rebasado los 7 millones de reducción que nos propusimos. De ahí que la Ciudad este mejorando sustancialmente la calidad de su aire y que goce del prestigio internacional suficiente como para convocar al Pacto de Acción Climática de la Ciudad de México, mismo que fue firmado en 2011 y que hoy cuenta con 260 Ciudades del mundo afiliadas y cuyo seguimiento se ha encomendado a la “Fundación Pensar de México” y a la “Carbonn Initiative” basada en Bonn Alemania. Por la expansión del sistema de bicicletas; el uso de metro y metrobús por el 25% de los automovilistas; la generalizada separación de basura organizada por la Secretaría de Obras; el crecimiento del uso de la energía solar en vivienda; la presencia de taxis eléctricos y vehículos compartidos, así como la proliferación de azoteas y muros verdes en diversos puntos de la ciudad, podemos afirmar que la política de sustentabilidad es hoy una nueva cultura que se abre paso rápidamente. Para consolidar todo ello, estaré enviando a ustedes en los próximos días reformas a la Ley Ambiental del Distrito Federal y el Programa de Ordenamiento Ecológico del Distrito Federal. Otra vertiente de sustentabilidad del modelo de Ciudad que tenemos es el crecimiento económico. El objetivo de reducir desigualdad e incrementar el ingreso per cápita requiere altas tasas de crecimiento en un país que básicamente no ha crecido en 20 años. Para logarlo emprendimos acciones simultáneas: Aumentar el ingreso de la ciudad, abrir posibilidades de inversión e infraestructura al sector privado, respaldar la inversión inmobiliaria, impulsar la innovación, apoyar al turismo y mantener una muy alta tasa de inversión pública. Lo cierto es que logramos inversiones considerables como en Reforma, con 16 torres en

construcción; las autopistas urbanas que con una inversión de 21 mil millones que conectarán el sur con el poniente y el norte; la nueva estación del Metro Rosario o la nueva Arena Ciudad de México, de 400 millones de dólares. En total, la combinación de inversión pública y privada mantuvo a la Ciudad como el primer generador de empleo en México. En el campo turístico también ha ido bien no obstante el revés que significó la influenza. Basta señalar que en 2011 se obtuvo un incremento del 75% de visitantes en comparación con 2006. La Asociación Internacional de Congresos y Convenciones, posicionó a la Ciudad de México en el lugar 39 del ranking mundial en 2011, del 62 en el que se encontraba en 2007. El Distrito Federal se encuentra dentro de las cinco ciudades del continente americano que ofrece las mejores condiciones para desarrollar reuniones internacionales. En innovación científica y tecnológica sólo señalo un dato: El número de patentes solicitadas por residentes del Distrito Federal pasó de 181 en 2006 a 308 en 2011, de las cuales 102 se gestionaron através del ICYT. Hicimos un esfuerzo de infraestructura sin precedentes. La Ciudad lo necesitaba so pena de quedarse atrás. Tanto la Línea del Metro como la autopista urbana, y las obras hidráulicas estarán terminadas antes de concluir esta administración. Señoras y señores: Quiero agradecer sincera y profundamente a todos los ciudadanos del Distrito Federal su apoyo, paciencia, críticas y exigencia. Ellos son el motor del cambio, del avance de la ciudad y son la más firme garantía de su futuro. Muchas, muchas gracias por su confianza y paciencia. Mi gratitud también al competente equipo que me ha acompañado estos seis maravillosos años. Sin ellas y ellos jamás habríamos tanto. La mayor satisfacción que podemos tener todos es que hoy la Ciudad es reconocida en todo el mundo por su acción climática; por su Programa de Derechos Humanos, por sus libertades, por el avance de su sistema de salud, por su dinamismo e infraestructura. La ciudad dejó de ser el patito feo en la Comunidad Internacional. Estoy y todos debemos estarlo, orgullosos de que hoy nuestra ciudad encabece, incluso, el esfuerzo de la ONU por construir ciudades seguras en todo el mundo. Y lo más importante, la izquierda ha construido en estos, ya 15 años, la ciudad más avanzada del país y así lo han evaluado los ciudadanos de esta que es la sociedad más crítica y exigente del México: el próximo gobierno 2012-2018 será, también, progresista. ¡Enhorabuena por la Ciudad!

¡Que viva la Ciudad de México!

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful