Está en la página 1de 1
OS L VIENTRE MATERNO, PERO LO VEMOS CON S PADRES NOS TOCA AMARLOS Y HACERLOS

OS

L VIENTRE MATERNO, PERO LO VEMOS CON S PADRES NOS TOCA AMARLOS Y HACERLOS A ENTREGAR SU EDUCACIÓN A BUENAS MANOS.

EL COMERCIO domingo 16 de setiembre del 2012

BUENAS MANOS. EL COMERCIO domingo 16 de setiembre del 2012 13 DISEÑO MILI VALENZUELA // FOTOS

13

DISEÑO MILI VALENZUELA // FOTOS RICHARD HIRANO // AGRADECIMIENTO NIDO LITTLE VILLA 44.300 NIÑOS ENTRE
DISEÑO MILI VALENZUELA // FOTOS RICHARD HIRANO // AGRADECIMIENTO NIDO LITTLE VILLA
44.300
NIÑOS ENTRE 3 Y 5
AÑOS MATRICULADOS
EN CENTROS DE
EDUCACIÓN INICIAL
EN EL 2009 LOS
ABANDONARON.
800
MIL NIÑOSDE3 A5 AÑOS
ESTÁN FUERA DEL
SISTEMA EDUCATIVO.
DIVERSIÓN. Mediante el juego se adquieren habilidades.
Para Altica Martínez del Solar, antes de elegir un nido hay que indagar lo siguiente:
Para Altica Martínez del Solar, antes
de elegir un nido hay que indagar lo
siguiente:
RESPETO. ¿El nido privilegia los
derechos de los niños, en particular la
atención a sus ritmos y tiempos? ¿Le
da importancia al aspecto emocional en
cada edad? ¿Los entiende y los conoce?
AL DÍA. Averigüe sobre las
capacitaciones de las maestras, de la
psicóloga y del personal en general.
PERSONALIZADO. El nido debe
ser capaz de desarrollar medidas
personalizadas que se ajusten a las
características de los pequeños,
adaptadas a sus gustos, intereses, edad
y momento evolutivo.
AMBIENTE. El espacio debe tener
luz, color, juegos y ser agradable e
interesante para los niños.

cios deben estar acondicionados lo más pa-

recido a los de casa, priorizando la atención de cuidados básicos como comer, dormir

y la higiene. Asimismo, es esencial el área

afectiva, pues es prioridad en los más pe- queños”, expresa Martínez del Solar.

EN EL NIDO NO SE HACE MAGIA

Ahora bien, no espere que su hijo salga del nido sabiendo escribir o pintando perfecto dentro de las líneas. ¡De ninguna manera! “Lo más importante es que tenga la posibili- dad explorar, que sea curioso por lo que hay

alrededor y pueda sociabilizar con otros ni- ños. Aún puede persistir cierto egocentris- mo y los niños nuevos le pueden generar algo de timidez o ansiedad, pero empiezan

a jugar progresivamente en grupo”, advier-

te la psicóloga Roxana Sánchez. Hay muchos nidos en Lima, algunos con propuestas muy bonitas e interesantes de respeto a los tiempos de aprendizaje del niño y a él mismo en su calidad de persona. Es decir, el chico no es un florero. Sus sen- timientos y opiniones se toman en cuenta, se le explican las cosas, se le anticipa lo que se va a hacer, etc. Es fundamental encontrar esto en un jardín. Pero no solo eso. Claudia Schiappa Pie- tra, directora del nido Alma Máter, señala

otros factores a considerar, como el proyec- to educativo que sustenta la labor pedagó- gica, los valores que promueve, el personal docente y administrativo que lo integra, los costos, la enseñanza personalizada, la posi- bilidad de participación de los padres, la dis- ciplina, la infraestructura y su buen mante- nimiento. Asimismo, los ambientes deben ser cálidos y acogedores; las maestras han de ser profesionales de la educación y de- ben ser cálidas y alegres en su trato con los niños; la limpieza también es importante. Otro aspecto es que en el nido los niños comienzan a formar buenos hábitos y, ne- cesariamente, esa labor debe continuar en casa. “Deben ordenar sus juguetes, a veces ayudar; tener horarios para almorzar, hacer tareas y ver tele. Ayudarlos a hacer su mo- chila, más grandecitos lo harán solos. El tiempo para los juegos electrónicos y la TV debería limitarse, porque con ellos dejan de imaginar e inventar”, aconseja Sánchez. Si bien en el nido los chicos juegan, ese juego es formativo, no lo subestime. Y uni- do al juego deben trabajarse las primeras responsabilidades, muy sencillas, pero im- portantes por su carácter formativo. Y por su puesto, los padres debemos compartir –y disfrutar– todas estas nuevas experien- cias. Ser parte de su vida.