Está en la página 1de 16

1

MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

CELEBRAR EL DIA DEL EDUCADOR PONIENDO PALABRAS AL SENTIMIENTO
norojor@cablenet.com.ar

GABRIEL CELAYA = EDUCAR

Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Soñar que cuando un día esté durmiendo nuestro propio barco, en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada.

2
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

CARTA A LOS MAESTROS

QUERIDO/A MAESTRO/A, PROFESOR/A, EDUCADOR/A: Siempre escucho tus pedidos, tus retos, tus órdenes. Hoy quiero expresar lo que necesito y decírtelo de la mejor manera posible, pero no quiero ofenderte con mis palabras, sino ayudarte a cuidarme más.

Enséñame cómo aprender y no sólo qué aprender, a pensar y no únicamente qué debo pensar. Así desarrollaré mi inteligencia y mi pensamiento, y no simplemente mi memoria. No me retes delante de mis compañeros. Me haces sentir humillado y recibo la burla de ellos; aceptaré mejor tus correcciones, si me lo haces de manera serena y en privado. Señálame mis cualidades y reconoce mis habilidades. La confianza que desarrollo en mis capacidades me anima a esforzarme y me hace sentir valioso y descubrir mis potencialidades. No me trates con gestos despectivos. No me grites ni me insultes. Me haces sentir menospreciado y pierdo el interés para corregir mis faltas o debilidades. Ten en cuenta mi esfuerzo y mi progreso, no sólo los resultados finales. A veces con poco esfuerzo logro mucho…, pero es más meritorio cuando pongo todo mi empeño, aunque logre poco o menos que lo esperado. Al tomar las evaluaciones, confía en mis posibilidades, y no anticipes mi fracaso. La evaluación no es un partido revancha. No me anticipes que no aprobaré o que nunca podré saber nada. Mis notas deben reflejar mi desempeño y no lo harán si las utilizas como represalia. Registra y recuerda lo que hago bien, y no sólo lo que está mal. Cuando subrayas mis éxitos y no sólo mis fracasos, me siento motivado a seguir mejorando. Espero que me corrijas, pero necesito que lo hagas sin maltratarme. Si me atacas deterioras mi autoestima y no contribuyes a mejorar mis defectos y debilidades.

3
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar •

Trátame con cariño, educación y respeto, porque yo debo aprender de ti el mismo trato. Así te admiraré y, por lo tanto, desarrollaré un profundo respeto por ti. Ten en cuenta que aprendo más de quien aprecio que de quien me desprecia. Si haces promesas, cúmplelas. Si anuncias algo que no nos gusta (obligaciones o evaluaciones, por ejemplo) mantén la palabra empeñada, porque si no, no te tomaremos en serio. Pero si nos exiges a nosotros no dejes de mantener contigo también las exigencias: a nosotros nos gusta que nos cumplas. Procura preparar tus clases y hacerlas amenas e interesantes, y favorecer la participación de todos. Me aburro cuando todo es rutina, siempre escuchamos tu voz y no podemos aportar nada. No tengas preferencias, ni preferidos y trátanos con justicia. Cuando alabas a unos e ignoras a otros, deterioras nuestras relaciones y creas enemistades y desconfianza entre los compañeros. A veces tus explicaciones no son claras o suficientes para mí; si pregunto, es porque quiero entender y aprender. Y a veces no te he prestado la debida atención, pero necesito de tu palabra para aprender. Para que nos portemos bien y seamos disciplinados no nos ruegues, no nos grites, no nos amenaces. Te obedeceremos cuando exijas con firmeza y sin animosidad. Y siempre tienes que conocer al grupo con el que trabajas: no todos somos iguales, ni responsables de las cosas que suceden. No aceptes excusas, postergaciones o ruegos por el incumplimiento de mis tareas. Sé que debo asumir las consecuencias de mis faltas, y por tanto debo responsabilizarme por mis deberes. Muéstrate feliz por la tarea que realizas, porque tu alegría y buen humor serán contagiosos y seguramente nosotros podremos trabajar con mayor serenidad y compromiso. No te apures por cosechar. Nosotros somos un territorio en que cada día siembras las semillas de árboles diversos que crecerán cuando ya no estés. Aunque no te lo digamos y nunca te volvamos a ver, sabemos que serás el responsable de la cosecha futura.

UN SALUDO A LOS MAESTROS, A TODOS, DE TODOS LOS NIVELES, EN SU DIA

4
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

Un saludo a los maestros, a los verdaderos “maestros”, mas allá de los niveles en que se desempeñan. A todos aquellos que han elegido la profesión de educar porque viven en su interior la vocación para hacerlo. A todos los que se desviven cada día por mejorar – en todos los sentidos – la vida de cada uno de sus alumnos. A los que han optado por esta única profesión, más allá de las postergaciones, desvalorizaciones e ingratitudes. A todos los que nunca les fallan a sus alumnos, porque están siempre frente a ellos y con ellos, aprovechando el tiempo compartido del enseñar y del aprender. A todos los maestros que saben disimular sus problemas personales para hacerse cargo de los problemas de cada estudiante, problemas que aparecen en sus palabras o se insinúan en sus miradas o en sus conductas. A los maestros que saben demandar, pedir, exigir, y al mismo tiempo se juegan entero en el cumplimiento de cada una de sus obligaciones. A los verdaderos maestros que confían en su poder y en su tarea, pero son lo suficientemente humildes como para saber que no todo depende de ellos. A los que suman a sus estudios y su perfeccionamiento, su mirada y su reflexión crítica con capacidad de ver un mundo y un futuro diferente. A los que recién comienzan y disfrutan de sus primeros logros y lamentan sus fracasos iniciales. A los que suspiran por su jubilación, pero que no quieren bajarse de su responsabilidad hasta el final. A los que generan comunidades de trabajo armónicas y capaces de sumar esfuerzo por el bien de los alumnos. A los que siguen peleando cada día, a los que honran a la educación y a la vida, a los que siembran a pesar de la cosecha esquiva. A todos los que – a la vuelta de la vida – logran encontrarse con el fruto de su trabajo antiguo, en las palabras de alguno de sus exalumnos agradecidos. A los que suman a su presencia en clase, sus horas de preparación de sus tareas, de escritura de sus textos, del armado de la fotocopias, de la corrección puntual de los trabajos de los alumnos. A los maestros que siempre piensan bien de cada uno de sus estudiantes, que confían en sus posibilidades, que insisten una y otra vez con sus llamados y sus mensajes, a los que no los cansan los NO de sus alumnos y quieren que todos lleguen con dignidad a la meta deseada.

• •

5
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar •

A los que como trabajadores saben luchar por sus derechos, pero que en cumplimiento de sus deberes se comportan como auténticos profesionales. A los que mantienen su entusiasmo y su entrega aunque muchos otros puedan exhibir actitudes y comportamientos que desacreditan el trabajo docente. A los que llegan extenuados al final de la jornada pero subjetivamente satisfecho por todo lo que han realizado. A los que se despiertan cada mañana, con la natural cuota de cansancio, pero le ponen humor, alegría y entusiasmos a cada una de las tareas. A los que entienden quela buena onda, las relaciones personales fuertes y respetuosas, el cuidad y el amor aseguran los mejores aprendizajes. A todos los que la sociedad ignora, muchos padres desconocen o nunca saludan ni agradecen, a los que simplemente saben que están cumpliendo con su deber. A los que interpretan la tarea del docente como el hacer sencillamente y cotidianamente lo que hay quehacer. ¡A todos ellos vaya el saludo agradecido – de colega – en el día del Maestro! Por que son ellos los que honran y le dan sentido a la educación.

DE LOS BUENOS MAESTROS A LOS ALUMNOS

Algún día, cuando los alumnos hayan crecido, cuando lleguen a la edad justa en que puedan sentirse adultos y dispongan de la lógica justa para entendernos como educadores nos gustaría pasarles a limpio todo lo que hicimos para ayudarlos en el camino del crecimiento. Es por eso que sería interesante que pudieran escuchar de nosotros que, en el momento en que fuimos sus docentes y educadores, los queríamos lo suficiente como para: • • Habernos puesto de acuerdo entre todos con respecto a la educación y el crecimiento de cada uno de ellos. Podíamos tener otros desacuerdos pero nunca con respecto al bien de los alumnos. Preocupamos por marcarles un camino, un criterio y señalarles lo que estaba bien y lo que no debían hacer.

6
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

• • • • • •

Exigirles el mejor rendimiento, el cumplimiento de las obligaciones, el respeto de la palabra empeñada, la responsabilidad personal. Hacerles reconocer los errores y las culpas y tratar de arrepentirse de las cosas que no eran las adecuadas y para reparar el daño producido. Exigirles puntualidad, cumplimiento, orden, buenos hábitos, respuestas correctas, capacidad de trabajo, buena relación con los compañeros, solidaridad. Aprender a disimilar los pequeños errores, las debilidades, las cuestiones sin importancia, tratando de corregirlos con sentido del humor y sin agresiones. Saber reírnos de nuestros propios defectos y tener siempre respeto por la sensibilidad de cada uno para no desencadenar ninguna ofensa o enojo involuntario. No quedarnos callados y hacerles saber – aunque no les gustara – que ciertos hábitos y actitudes no eran convenientes, que ciertas expresiones eran incorrectas, que algunas conductas debían corregirse. Aguantarnos las protestas, los enojos, los silencios, el malhumor cuando recibían de nosotros una respuesta que no era la que aguardaban. No ser comprendidos y apreciados sólo al colocar buenas notas y felicitar sino también valorados cuando les pedíamos cosas difíciles, esfuerzos o renuncias, trabajos u obligaciones y les dábamos razones para exigirles. Tratar de enseñar todo lo posible y de brindarles la mejor educación pensando en el futuro que les aguardaba. Contribuir al crecimiento de cada uno tratando de lograr el desarrollo de personalidades autónomas que supieran manejarse más por sus propias convicciones que por las imposiciones, la vigilancia y el control. Preferir ser justos y responsables, antes de ser simpáticos y complacientes con las debilidades y de los errores. Que todos podemos equivocarnos pero es necesario reparar o rectificar los yerros. Confiar en cada alumno pero al mismo tiempo estar vigilantes ayudándolos a crecer. Ponernos de acuerdo con las familias para poder encontrar el mismo nivel de exigencia y responsabilidad en el crecimiento. Determinar la necesidad de volver a hacer un trabajo, de rehacer un examen, de compensar o de rendir o de repetir un curso. No regalar notas ni aprobaciones, sino ser generosos en el saber y en las explicaciones para lograr los mejores aprendizajes.

• •

• •

• • • •

7
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

• •

Siempre cumplir con la palabra y las promesas, tanto para premiarlos como cuando para reprender o castigarlos. Comprender que somos sólo una ayuda en el camino, una posibilidad para crear el propio proyecto de vida, siempre dispuestos a dar por concluida la tarea desaparecer, confiando en las posibilidades de cada uno de los alumnos.

SALUDO A LOS/LAS COLEGAS EN EL DIA DEL MAESTRO Y DEL EDUCADOR

Somos tripulantes de una embarcación que lleva consigo pasajeros que van construyendo y definiendo su propio rumbo, mientras navegamos un mar turbulento y cambiante. No somos nosotros los que definimos el viaje, aunque ponemos la brújula y el motor: son ellos. No todos quieren quedarse en la barca: muchos están allí porque alguien les compró el pasaje o los obligó a subir a cubierta. Están allí pero quisieran estar en el mar o en alguna orilla. Nosotros somos esos navegantes que – además de acondicionar el barco y hacerlo avanzar resolviendo todos los problemas – debemos recorrer los asientos o los camarotes para aconsejar, convencer, ordenar, proponer, negociar. Tenemos un propósito compartido: que la barca y todos sus pasajeros lleguen al puerto anunciado. No es tarea fácil y es compromiso de todos los días. No todos navegamos en los mismos barcos: (1) Algunos de nosotros conducimos con esfuerzo una humilde canoa y tenemos a nuestro lado a los acompañantes que comparten el esfuerzo y los remo, o son inoportunos y molestos. (2) Otros somos marineros de barcos de carga y allí el trabajo siempre es duro y las comodidades limitadas, y el único incentivo es el compromiso que asumimos (3) A veces nos toca ser los tripulantes de cómodas embarcaciones de paseo: modernas, versátiles, veloces. Sin embargo, aunque todo brilla y el diseño y la tecnología se ha encargado de amortiguar el esfuerzo, los pasajeros que transportamos tienen los mismos defectos y las mismas limitaciones: no todos están allí para llegar a la otra orilla, muchos piensan que se trata de un simple paseo, de un generoso fin de semana o de las deseadas y eternas vacaciones bajo el sol.

8
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

(4) Y somos también los sacrificados tripulantes de un barco pesquero que navega una y otra vez, tirando las redes para reunir a quienes están perdidos en el mar o son los náufragos de barcos averiados o sobrevivientes de caídas fortuitas, de accidentes o de abandonos: allí estamos haciéndonos cargo de todos, sabiendo que somos la última garantía de viaje y seguridad para los pasajeros. Llegaremos cansados, pero nuestra felicidad crecerá en relación directa al número de los pasajeros que hemos depositado en la otra orilla, superando la incertidumbre y la zozobra del mal peligroso y agitado y las noches de tormentas. Nosotros elegimos la embarcación o la embarcación es quien nos elige. Los pasajeros vienen con ella: están allí o salimos a buscarlos a la orilla o en las poblaciones cercanas. No podemos cambiar el mar, aunque podemos seleccionar las rutas. Haremos el viaje una y otra vez, año tras años, más de treinta veces. Y si al concluir nuestro periplo hemos llegado a la orilla, orgullosos y satisfechos de poder conducir a tantos, no habremos vivido en vano…

UN HOMENAJE Y UN SALUDO A LOS EDUCADORES QUE SON

SEMBRADORES que confían en esa semilla que plantan y que oportunamente habrá de fructificar. CAPITAN DEL BARCO en el que navegan todos los que buscar el futuro necesario. LIDERES que saben entusiasmar a los grupos para que no se detengan y marchen siempre, a pesar de los cansancios. MEDICOS Y ENFERMEROS que saben cuidar y curar esos males interiores que suelen aquejarnos, especialmente la ignorancia y la cultura escasa. PADRES, PSICÓLOGOS Y SACERDOTES porque le ponen oído y palabra a todos los problemas que se sientan en los bancos de la clase. POLITICOS EN SERIO porque saben negociar estratégicamente con las circunstancias y son constructores del bien común. SERES HUMANOS con sus defectos, sus cansancios, sus problemas, que sin embargo sacan las fuerzas de cualquier lugar para que la tarea de enseñar y educar no decaiga. SOÑADORES, UTOPICOS, LOCOS que siguen creyendo que el futuro de la sociedad esta en la educación, aunque saben que ella no puede ser el remedio mágico y milagroso para todos los males.

9
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

¡¡Feliz dia!!! Festejen, que se lo merecen, aunque muchos no les digan nada y aunque la sociedad solo se acuerde en estos dias de setiembre... Y a los que quieren ser docentes, que se preparen laboral, profesional y vocacionalmente para serlo, para que no trivialicen ni desvaloricen una tarea suprema...

¿QUE ES UN DOCENTE?

“En el aula eres un sargento de instrucción, un rabino, un hombre sobre el cual llorar, un disciplinador, un cantante, un académico de bajo nivel, un oficinista, un árbitro, un payaso, un consejero, un inspector de uniformes, un conductor, un apologista, un filósofo, un colaboracionista, un bailarín de zapateo americano, un político, un terapeuta, un tonto, un policía de tránsito, un cura, una madre-hermano-padre-tío-tía, un bibliotecario, un crítico, un psicólogo, la gota que derramó la copa”.

FRANK MCCOURT: EL PROFESOR CELEBRACION CRÍTICA DEL DIA DEL EDUCADOR PAULO FREIRE: PEDAGOGIA DE LA AUTONOMIA. ENSEÑAR ES UNA ESPECIFICIDAD HUMANA

(1) Competencia profesional: En esta se fundaría la seguridad del docente y refiere a la necesidad de que el docente estudie, que se esfuerce para estar a la altura de sus desafíos, aun así, esta

10
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

competencia profesional no aseguraría la democracia en el aula. La incompetencia profesional, descalifica entonces la "autoridad" del maestro. (2) Generosidad: apunta a que el docente no debe ser mezquino, no debe ser arrogante al enjuiciar a los otros, enjuiciando con suavidad a los suyos o a sí mismo. La generosidad, ayudaria al clima de respeto, que nace de relaciones justas, serias, humildes, en las que alumnos y docentes, se relacionan con libertad y autoridad, de manera ética. (3) Enseñar exige seguridad, competencia profesional y generosidad. Propone un clima de democracia en el aula, donde el docente tiene una autoridad importante, fundada en la seguridad de sí mismo y fundada en la libertad del educando. Para que el docente pueda imponer una autoridad real y democratica, coherente por lo demás, se hace necesaria la competencia profesional. Con esta real competencia, el docente puede propiciar espacios democráticos al alumno, que es libre y aprende en esta libertad, que reconoce la autoridad del docente pero lo reconoce como una autoridad generosa, que se preocupa, a través del testimonio, del aprendizaje de cada educando. (4) Enseñar exige compromiso: No se puede ser maestro sin ponerse ante los alumnos y mostrar la propia manera de ser y pensar políticamente. Freire propone que es bueno asumir la ignorancia propia, decir "no sé, pero puedo llegar a saberlo", sería signo del compromiso asumido por el docente ante sus alumnos. No puede ser la experiencia de educar, una experiencia que pase así no más, como si nada. De ahi el compromiso de un docente que decide estar realmente presente en este proceso de educar. La presencia del profesor es eminentemente política, no puede ser el docente una omisión sino un "sujeto de opciones"; en este sentido, el docente presenta la capacidad de analizar, de comparar, avalar, decidir, optar, romper. La justicia, la verdad, tiene que ver con un testimonio del docente, un testimonio ético. (5) Enseñar exige comprender que la educación es una forma de intervención en el mundo. En gran medida, la educación no sólo apunta a los conocimientos bien o mal enseñados, mas bien implica el esfuerzo de reproducción de la ideología dominante como su desenmascaramiento. No puede ser una o la otra. La educación no es neutra o "indiferente", y debe apuntar a mostrar las inmoralidades del sistema y debe sin duda mostrar las posibilidades de transgredir la ética y la ideología dominante, cabe destacar que es una posibilidad. El profesor no puede ser profesor sin percibir claramente que su práctica no es neutra. Exige tomar una posición, decisión, ruptura. Para Freire el profesor debe decir soy profesor a favor de... y en contra de..., múltiples son las decisiones y posiciones que debe tomar el profesor. También es fundamental en este sentido, la coherencia del profesor en el salón de clase, coherencia en Lo que digo, escribo y hago. (6) Enseñar exige libertad y autoridad: Freire rápidamente nos habla sobre el peligro de la libertad sin límites, que sería tan negativa como cuando la libertad es asfixiada o castrada. la libertad sería postiva en cuanto se asume de manera ética, como posición ante los padres, profesores o el mismo estado, mas debe ser con límites que permitan tomar verdaderamente decisiones buenas. La exigencia que propone Freire, tiene que ver con el rechazo absoluto al libertinaje, a la confrontación libre pero ética ante la autoridad que respeta y reconoce la libertad del educando, pero que no permite distorsiones de esta libertad. (7) De lo anterior se desprende el siguiente punto: la toma consciente de decisiones. La educación es una actividad política, que no es neutral como ya se ha mencionado, en este escenario, es una práctica que requiere tomar decisiones, que deben ser en libertad, éticas, que vayan en orden de la democracia en la escuela, y del ejercicio responsable de la libertad. La escuela requiere ser reconocida como un momento de la vida, que debe ser vivido auténticamente.

11
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

(8) Saber escuchar, es en la búsqueda de una educación democrática donde se hace fundamental esto. Para Freire la única manera de hablar con otro es escuchándolo paciente y críticamente, aún cuando se necesite hablarle a él. El que aprende a escuchar, evita hablar impositivamente, el educador así aprende a transformar su discurso al alumno. El hablar, sin ser impositivos, abre posibilidades y evita coartar a los educandos, ayudan a formar el pensamiento crítico, que no asumen tan fácilmente lo que se impone. Intolerable es cuando el educador se asume como el dueño de la verdad, como si no hubiese nada que pudieran aportar los alumnos del mismo. Hay que preparar o refinar la curiosidad del educando, en este sentido es fundamental escuchar al joven y hablar con él, no imponerle formas de pensar y conocimiento definitivo. El educador apoya al educando a superar sus dificultades en la comprensión, mas la curiosidad del educando es la motivacion central de este proceso. Esta escucha tiene que ver con la disponibilidad permanente del educador ante el educando, pudiendo estar en desacuerdo, oposición, la posibilidad de asumir un posición existe, y se democratiza la educación. (9) Enseñar exige reconocer que la educacíon es ideológica: Aceptar la fuerza de la ideología en la educación, nos permitiría entender la mañas de la misma, las trampas en que nos hace caer. La ideología tendría que ver, segun Freire, con el encubrimiento de la verdad, con el uso del lenguaje en orden a volvernos "miopes". La resistencia al poder de la ideología es para Freire un ejercicio crítico, que permite y exige estar abierto al dialogo, a lo que los otros puedan enseñar, y tambien un llamado a estar desconfiando de las "certezas", desconfianza metódica que se pone en juego al exponerse a las diferencias, rechazando sentirse como propietario de la verdad. Desde esta situacion y posición que es tomada, Freire continúa proponiendo que Enseñar exige disponibilidad para el diálogo. La disponibilidad para el diálogo sólo se da en el respeto a las posiciones diferentes, asumiendo que hay cosas que no se saben, y que hay otras que si son sabidas por el profesor. La seguridad del docente ante el diálogo se funda principalmente en que no hay motivo de vergüenza en no saber algo. Inaugura asi una actitud dialógica, abriendose al mundo, como inquietud y curiosidad. Es cada vez más importante conocer y discutir lo que se dice en la televisión por ejemplo, rechazando descartarla desde el principio, alejándonos de la realidad inmediata del educando y también del educador. (10) Educar exige querer bien a los educandos. La apertura al querer bien es la disposición a la alegría de vivir, que no permite convertirse en un ser débil, ni áspero o amargo. No se oponen alegría y rigor, mejor es proponer que cuanto más riguroso en la docencia, más alegría. y esperanza es la que siente el profesor. Enseñar y aprender, deben darse en un proceso bello y alegre. Por esto, el docente se dedica a su labor con vocación y entrega a pesar de los salarios inmorales y muchas otras faltas de respeto a la labor docente. Sin embargo, se hace imperioso no dejar de luchar por la justicia, el respeto y la dignidad de su tarea, y el cuidado al espacio en que interactúa con sus alumnos. Cuidar a los docentes y a los alumnos, es labor también del docente en su constante lucha.

ALTHOUSSER: TOMA DE CONCIENCIA APARATOS IDEOLÓGICOS DEL ESTADO

12
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

“Ahora bien, con el aprendizaje de algunas habilidades recubiertas en la inculcación masiva de la ideología de la clase dominante, se reproduce gran parte de las relaciones de producción de una formación social capitalista, es decir, las relaciones de explotados a explotadores y de explotadores a explotados. Naturalmente, los mecanismos que producen este resultado vital para el régimen capitalista están recubiertos y disimulados por una ideología de la escuela universalmente reinante, pues ésta es una de las formas esenciales de la ideología burguesa dominante: una ideología que representa a la escuela como un medio neutro, desprovisto de ideología (puesto que es... laico), en el que maestros respetuosos de la “conciencia” y la “libertad” de los niños que les son confiados (con toda confianza) por sus “padres” (que también son libres, es decir, propietarios de sus hijos), los encaminan hacia la libertad, la moralidad y la responsabilidad de adultos mediante su propio ejemplo, los conocimientos, la literatura y sus virtudes “liberadoras”. Pido perdón por esto a los maestros que, en condiciones espantosas, intentan volver contra la ideología, contra el sistema y contra las prácticas de que son prisioneros, las pocas armas que puedan hallar en la historia y el saber que ellos “enseñan”. Son una especie de héroes. Pero no abundan, y muchos (la mayoría) no tienen siquiera la más remota sospecha del “trabajo” que el sistema (que los rebasa y aplasta) les obliga a realizar y, peor aún, ponen todo su empeño e ingenio para cumplir con la última directiva (¡los famosos métodos nuevos!). Están tan lejos de imaginárselo que contribuyen con su devoción a mantener y alimentar, esta representación ideológica de la escuela, que la hace tan “natural” e indispensable, y hasta bienhechora, a los ojos de nuestros contemporáneos como la iglesia era “natural”, indispensable y generosa para nuestros antepasados hace algunos siglos.”

HERENCIA DE SARMIENTO: ERAN OTROS TIEMPOS "USTED TIENE QUE SER MAESTRO, NO ABOGADO"

En 1879 SARMIENTO ya era SARMIENTO. Lo fue mucho antes de morir y lo era cuando llegó aquella vez a Paraná para entregar, personalmente, el diploma a 11 maestros egresados de la Escuela Normal. Entre esos 11 noveles docentes se destacaba MANUEL ANTEQUEDA, un mendocino

13
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

brillante. Sarmiento debe haber estado alertado de sus dotes cuando lo eligió para preguntarle a viva voz, ante la multitud, sobre sus planes futuros, ahora que tenía bajo el brazo el papel que lo acreditaba –nada más ni nada menos– como MAESTRO. SARMIENTO parecía enojado, como casi siempre. Pero recién se enojó, de verdad, cuando escuchó la respuesta de ANTEQUEDA, el egresado con medalla de oro. Y el estallido no pasó inadvertido. Al llegar el turno de ANTEQUEDA para recibir su diploma, Sarmiento le preguntó, en el estrado y ante un público numeroso, cuáles eran sus aspiraciones. ANTEQUEDA contestó que pensaba trasladarse a Córdoba a seguir estudios de Derecho. Entonces, SARMIENTO le replicó en voz alta: “EL PAÍS NO NECESITA ABOGADOS SINO MAESTROS PARA DIFUNDIR LA CULTURA, ENSEÑAR EL RESPETO A LA LEY Y LA DEFENSA DE LA LIBERTAD”.Fue una fría sorpresa. ANTEQUEDA quedó paralizado, pero asentía con la cabeza. Al menos asintió con su futuro. No pasaron muchos meses para que el mendocino se convirtiera en director de la Escuela Normal de San Juan, obra que él mismo contribuyó a crear. Ocupó ese cargo hasta 1882, año en que el mismísimo hombre que lo retó en público lo designó como Inspector Nacional de Escuelas de San Juan.

BUNGE CARLOS OCTAVIO PROFESION Y VOCACION DOCENTE: LECCIONES DEL PASADO

“La profesión de enseñar es un sacerdocio. Es el sacerdocio por excelencia de los modernos tiempos. Más que ninguna otra, exige vocación y hasta sacrificio. Se basa en el amor a la juventud y a la patria. Absorbe todos los ideales y todos los minutos de la vida. Y, en recompensa de tanta abnegación, reporta escaso provecho y muy limitada gratitud. Para producir una instrucción pública modelo, más que sistemas, planes y programas científicos, se requieren profesores idóneos. El Estado puede trazar y dar un principio de ejecución a los mejores proyectos pedagógicos; pero fracasará siempre que no cuente con un PERSONAL DOCENTE que ponga en práctica sus decretos. En toda enseñanza bien organizada, EL PROFESORADO debe considerarse una profesión para la cual se necesitan aptitudes y conocimientos especiales, y que ha de ejercerse con exclusión de toda otra. El temperamento docente no basta, si no se completa con dos órdenes de estudios: el de la pedagogía en general, y en especial de la materia que se enseña. Por otra parte, además de exigir estas dos especies de conocimientos, la práctica de la enseñanza requiere también consagrarse completamente a ella, en todos los momentos, en todas las preocupaciones, un sacrificio de todas las demás ambiciones humanas; EL MAGISTERIO ES, PUES, UN SACERDOCIO. Un político, un comerciante, un abogado, un periodista, los representantes de las otras profesionales no pueden ser verdaderos maestros.” El principio podría concretarse así: EL MAGISTERIO debe reputarse profesión exclusiva. El docente ha de dedicar todo el tiempo y la mente a la enseñanza; sólo puede distraerse por excepción, en ocupaciones extrañas a- ella, cuando se relacionen en cierto modo con la materia de su profesorado.

14
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

Únicamente con tal sistema puede obtenerse el docente idóneo, cuya acción social, por idiosincrasia, conocimientos y experiencia sea palanca del progreso.” CARLOS BUNGE (1910) fue abogado, sociólogo y escritor, y ejerció como profesor universitario. En sus libros EL ESPIRITU DE LA EDUCACION y TEORIA DE LA EDUCACION dio a conocer la experiencia reunida en un viaje por EEUU y EUROPA estudiando los sistemas educativos, junto con las propuestas para ordenar la educación del país al celebrarse el PRIMER CENTENARIO.

NIVEL SUPERIOR AUTORIDAD EN LOS NUEVOS TIEMPOS
• Cuando uno ejerce como docente sabe que una condición básica es tener "autoridad" frente a sus alumnos. No es lo mismo que “tener poder” sobre ellos. Hay dos caminos para conquistar la autoridad: (1) demostrar que se dispone de un SABER muy superior al que tienen y manejan los alumnos.(2) poner el acento en el enseñar y desencadenar, acompañar los aprendizajes de todos los estudiantes. Son dos caminos diferentes, porque ambos tienen sus riesgos: en el primer caso, que el docente no sepa lo que supone saber, que no sepa todo lo que hay que saber, que piense que sabe y en realidad no sepa, o que exhiba ese saber cómo una forma de poder, una manera de oprimir y menoscabar a los alumnos: en el segundo caso que en el afán por lograr aprendizajes de todos termine negociando los conocimientos y los saberes, trivializándolos demasiado. • Es un delicado equilibrio el que hay que lograr - paso a paso, como en los buenos campeonatos entre un saber (que no se exhibe, ni se proclama para establecer distancia) y la capacidad de acompañar los aprendizajes de todos o de la mayoría. Y allí, la autoridad brota sola...El poder, en cambio, muestra títulos y pergaminos, amenaza, se impone, degrada, menosprecia, tiene necesidad de mostrarse superior, inalcanzable, todopoderoso. Y los docenes – cuando pueden y los dejan – suelen ser una muestra de esta manera de actuar. • Cuando un docente enseña y enseña en serio (se des-vive por enseñar) y logra que sus alumnos aprendan (no sólo que estudien o que cumplan o que aprueben), allí pone en acto todo su saber, porque para ENSEÑAR debe saber mucho. No se trata de un SABER que se exhibe para rebajar al otro o para menospreciarlo (porque que no sabe), sino de un SABER que se disfruta más cuanto más se comparte, cuando los demás (los alumnos) se apropian de él. Porque el que enseña no sólo multiplica sus recursos metodológicos, sino su capacidad de empatía y comunicación, activa la inteligencia emocional, presenta el saber de muchas maneras distintas, insiste oportuna e inoportunamente, hasta lograr que la mayoría entiendan y, finalmente, que todos aprendan. • Uno no SABE más al querer demostrar que sabe, sino cuando intenta y logra que todos aprendan. No es tarea fácil. Es una conquista progresiva. Pero es allí en donde la autoridad del docente encuentra su verdadero sostén. • Esto es VALIDO para el NIVEL SUPERIOR, porque aquí también ACOMPAÑAMOS APRENDIZAJES, que son DIVERSOS RITMOS DE APRENDIZAJES (porque hay edades, historias, formaciones diferentes), pero también acompañamos EXPECTATIVAS de quienes eligen el INSTITUTO FORMADOR, y nuestra función es – formador de formadores – ayudar a discernir y ayudar a preparar esa identidad profesional como docente. La autoridad de quienes entramos a un clase del nivel superior se basa, primero, (1) EN LO QUE SABEMOS, pero sobre todo, (2) EN LO QUE ESTAMOS DISPUESTO A TRANSMITIR, a entregar, a regalar en cada lección. No somos ni los dueños, ni los administradores, ni

15
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

los creadores del saber, somos los disponemos de un TESORO cuyo valor consiste en “repartirlo” para que genere mas riqueza. (3)Pero, además, sin renunciar a las exigencias académicas, al nivel propio de la educación superior, optamos por una modalidad que logra CONQUISTAR a nuestros alumnos: por la preparación, por el cumplimiento, por la coherencia, por la forma con que hablamos, nos relacionamos, dialogamos, somos. (4) Y finalmente nuestra autoridad se sostiene por esa capacidad de acompañar los aprendizajes, las expectativas, el ritmo y las trayectorias académicas de todos y cada uno de los estudiantes del profesorado. Con nosotros aprenderán a ejercer la autoridad y nosotros debemos darles – de manera coherente, hechos y palabras – la mejor versión.

FRANK MCCOURT BALANCE Y RECONOCIMIENTOS

“En Estados Unidos se admira y se premia a los médicos, a los abogados, a los generales, a los actores, a la gente de la televisión y a los políticos. No a los profesores. La enseñanza es la fregona de las profesiones. A los profesores se les dice que entren por la puerta de servicio o por la parte de atrás. Se les felicita por tener TTL (Tanto Tiempo Libre). Se habla de ellos con condescendencia y se les dan palmaditas, a posteriori, en las canas. «Ah, sí, yo tenía una profesora de Lengua Inglesa, la señorita Smith, que me inspiró mucho. No olvidaré jamás a la buena señorita Smith. Solía decir que si en sus cuarenta años de enseñanza conseguía llegar al corazón de un chico, todo le habría valido la pena. Moriría feliz.» Luego, la profesora de Lengua Inglesa que nos inspiró se difumina entre sombras grises para subsistir el resto de sus días con una pensión mezquina, soñando con ese chico al que podía haber llegado. Sigue soñando, profesora. No te rendirán homenaje. (…) El carro alado del tiempo se acerca a toda prisa, seguido de cerca por el perro celestial. Te estás haciendo viejo, El gran drama es el choque de la adolescencia con la edad madura. Mis hormonas me están suplicando un lugar despejado y tranquilo en el bosque, las suyas son estridentes, palpitantes, exigentes. Hoy no quieren que les molesten los profesores ni los padres. Tampoco quiero que me molesten ellos a mí. No quiero verlos ni oírlos. He derrochado mis mejores años en compañía de adolescentes chillones.

16
MATERIAL SOBRE EL DIA DEL MAESTRO PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO. norojor@cablenet.com.ar

Una joven profesora suplente se sentó a mi lado en el comedor de profesores. Iba a emprender su carrera profesional como fija en septiembre, y me preguntó si podía darle algún consejo. —Descubre qué es lo que te gusta, y céntrate en ello. A eso se reduce todo. Reconozco que no siempre me gustó enseñar. Estaba perdido. En el aula estás solo, un hombre o mujer ante cinco clases todos los días, cinco clases de adolescentes. Una unidad de energía contra ciento setenta y cinco unidades de energía, contra ciento setenta y cinco bombas de relojería, y tienes que buscarte modos de salvar la vida. Puede que te aprecien, incluso que te quieran, pero son jóvenes, y los jóvenes tienen el deber de expulsar del planeta a los viejos. Sé que estoy exagerando, pero es como cuando sube un boxeador al ring o como cuando sale un torero al ruedo. Pueden dejarte K. O. o darte una cornada, y allí acabará tu carrera profesional en la enseñanza. Pero si aguantas, aprendes los trucos. Es difícil, pero tienes que ponerte cómodo en el aula. Tienes que ser egoísta. Las líneas aéreas te dicen que, si falta el oxígeno, lo primero que debes hacer es ponerte tu mascarilla, aunque tu instinto te mueva a salvar primero al niño. El aula es un lugar de gran dramatismo. Nunca sabes lo que has hecho para o por los centenares de alumnos que llegan y se van. Los ves salir del aula: soñadores, apagados, burlones, con admiración, sonrientes, desconcertados. Al cabo de unos años desarrollas unas antenas. Te das cuenta de si les has llegado o si los has hecho apartarse de ti. Es una química. Es psicología. Es instinto animal. Estás con los chicos y, mientras quieras ser profesor, no tienes escapatoria. No esperes ayuda por parte de los que han huido del aula, de los de arriba. Están demasiado ocupados yendo a almorzar y absortos en pensamientos elevados. Estás solo con los chicos. Bien, ya suena el timbre. Nos vemos más tarde. Descubre qué es lo que te gusta, y céntrate en ello.” FRANK MCCOURT: EL PROFESOR las vivencias y las memorias de alguien que trabajó en ambientes difíciles como profesor durante 30 años al tiempo que se fue convirtiendo en novelista reconocido.