Está en la página 1de 3

SELECCIÓN DE UN NEUMÁTICO ADECUADO PARA

NUESTRO VEHÍCULO
Por Fran-Benz (www.mbfaq.com)

0. Prólogo.
1. Introducción.
2. Criterios de selección.
3. Cambios de neumáticos en vehículos antiguos.
4. Neumáticos con dimensiones inferiores a las recomendadas.
5. Neumáticos de dimensiones superiores a las recomendadas.
6. Cambios de neumáticos y consecuencias en los desarrollos del cambio.

0. PRÓLOGO:

En este apartado trataré los criterios que debemos seguir para seleccionar un neumático
adecuado a nuestro vehículo y al uso que le vamos a dar. Descubriremos que es
fundamental dar prioridad a la seguridad frente a la estética en la elección de los
neumáticos y las repercusiones que una monta sobredimensionada o inferior a la
establecida por el fabricante tiene sobre las prestaciones, consumos, estabilidad, confort
y fiabilidad de un vehículo.

1. INTRODUCCIÓN.

Todo automovilista se verá obligado a cambiar en algún momento de neumáticos,


generalmente por problemas de desgaste. Para reponerlos, deberá atender siempre a las
especificaciones del constructor (ancho máximo de las llantas y tipo) y las
recomendaciones de los fabricantes de neumáticos.

2. CRITERIOS DE ELECCIÓN.

Los criterios de elección de un neumático son ante todo técnicos, pero también están en
función del uso que se haga del vehículo:

- Velocidad media y máxima deseable.


- Tipo de conducción.
- Naturaleza y perfil de las carreteras.
- Condiciones climatológicas.
- Naturaleza de los trayectos.
- Posibles presiones de inflado.

3. CAMBIOS DE NEUMÁTICOS EN LOS AUTOMÓVILES ANTIGÜOS.

No es recomendable equipar con neumáticos de vanguardia un modelo de automóvil


relativamente antiguo, ya que la mayor adherencia de éstos puede resultar incompatible
con el tipo de suspensión o la desmultiplicación de la dirección.
4. NEUMÁTICOS CON DIMENSIONES INFERIORES A LAS
RECOMENDADAS.

Nunca debe montarse un neumático de dimensiones inferiores. Hay que considerar que
los fabricantes de automóviles no son filántropos y que por cuestión de precio, en la
mayoría de los casos, adoptan para la primera monta neumáticos de dimensiones
mínimas pero suficientes.

5. NEUMÁTICOS DE DIMENSIONES SUPERIORES A LAS


RECOMENDADAS.

La monta de neumáticos de dimensiones superiores (sobredimensionar), no debe


hacerse más que dentro de unos límites muy precisos y en casos particulares
(conducción rápida, recorrido sinuoso, fuertes cargas habituales, competición).

Muchos usuarios, movidos por un afán meramente estético, se deciden a cambiar los
neumáticos que vienen de serie por otros de mayor medida. En alguno casos estos están
homologados por el fabricante, aunque en otras ocasiones ni siquiera se respeta tan
básica premisa que puede acarrear problemas para pasar la ITV.

Una monta sobredimensionada fuera de los márgenes establecidos por el fabricante del
vehículo trae consigo varias consecuencias importantes:

a. Al haber una adherencia excesiva provoca fuertes fuerzas de torsión en el chasis


que lo fatigan en exceso pudiendo aparecer crujidos y repiqueteos en zonas
viradas.

b. Aparición de irregularidades en la dirección disminución del ángulo de giro del


vehículo reduciendo la maniobrabilidad. Un aumento de neumáticos provoca
una mayor deriva (es decir mayor deformación en fuertes apoyos o en
situaciones de viento lateral del neumático) y por tanto menor precisión de la
dirección.

c. El aumento de la sección de un neumático trae consigo una disminución


importante del caudal de aire que lo refrigera tanto al mismo como a los frenos
porque los parachoques modernos se encuentran muy ceñidos a las ruedas. Esto
puede provocar peligrosos calentamientos que traen consigo averías, reventones,
reducción de la vida del neumático y gran perdida de eficacia de los frenos.

d. Si bien sobredimensionar los neumáticos reporta un mejor agarre en seco, una


vez superado el límite de adherencia el vehículos se comporta de forma mucho
más violenta y menos progresiva y controlable que con un neumático más
adecuado. Se establece una descompensación entre la capacidad de adherencia
del neumático con las cualidades de los elementos de suspensión del vehículo.

e. Se pierde adherencia antes en mojado, apareciendo el aquaplaning (película de


agua entre la banda de rodadura y la carretera que da lugar a adherencia cero).
Por otra parte aumenta considerablemente la distancia de frenado sobre
superficies mojadas.
f. Empeora el consumo al aumentar la superficie de rozamiento.

g. Un aumento de perfil del neumático conlleva un cambio en los desarrollos del


cambio alargándolos. Un perfil menor los acorta.

6. CAMBIOS DE NEUMÁTICOS Y CONSECUENCIAS EN LOS


DESARROLLOS.

Vamos a centrarnos en este último punto de las consecuencias anteriores. Al cambiar las
dimensiones en los neumáticos debemos de tener en cuenta las modificaciones que se
pudieran producir en los desarrollos del cambio. Esto es muy importante y para
calcularlo es necesario conocer ciertos datos; medidas de los neumáticos, medida de la
llanta, relación del grupo final de la transmisión y las relaciones de cada una de las
reductoras o marchas.

El cálculo se realiza con dos fórmulas sencillas:

a. En primer lugar hay que calcular el perímetro, en metros que tiene la rueda. Hay
que tener en cuenta las deformaciones que sufre el neumático y la fórmula
resultante es:

Perímetro = [Ancho (mm) x (Perfil / 100) x 2 + Llanta x 25,4] x 3,05 / 1000

b. A continuación calculamos el desarrollo de cada marcha en km/h por cada 1.000


revoluciones por minuto. Para ello necesitamos el perímetro calculado
anteriormente, relación del grupo final de la transmisión y relación de cada
marcha (datos que se pueden obtener de revistas especializada o del
concesionario):

Desarrollo = [Perímetro x 60 / (grupo x reductora)] x 1000