Está en la página 1de 8

CONSEJOS Y PRECAUCIONES DEL NEUMÁTICO

Por Fran-Benz (www.mbfaq.com)

Índice:

1. Introducción.
2.Criterios en la compra de un neumático dentro de la tienda.
3.Precauciones cuando compramos solo dos neumáticos.
4. Realizar un montaje adecuado.
5. Realización de un buen equilibrado.
6. Revisión de las cotas de alineación de las ruedas.
7. Como realizar un buen rodaje tras una nueva monta.
8. Importancia de la limpieza de la rueda.
9. Sustancias peligrosas para el neumático.
10. Cuidados al aparcar el vehículo.
11. Cuidados de las llantas.
12. Peligro de los neumáticos mal inflados.
13. Peligro de los neumáticos excesivamente inflados.
14. Como se debe comprobar la presión del neumático.
15. Comprobar la presión de las ruedas de repuesto.
16. Comprobación de la presión con neumáticos calientes.
17. Presiones para circular a velocidades elevadas constantes.
18. Riesgos de presiones anormales en los vehículos modificados.
19. Cuidado con el tapón de la válvula.
20. Vigilancia de los testigos de desgaste.
21. Profundidad mínima del dibujo en zonas nevadas.
22. Revisión del neumático tras una frenada violenta sin ABS.
23. Relación sobrecarga-desgaste del neumático.
24. Relación del reglaje del sistema de frenos-desgaste del neumático.
25. Que hacer con los cortes superficiales.
26. Que hacer en casos de abombamientos anormales o desgastes anormales.
27. Situaciones de uso de las cadenas.
28. Como utilizar la tracción total.
29. Practicar siempre una conducción suave.
30. (curiosidad) Como deben montarse los neumáticos de relieves gruesos
(tractores y grandes vehículos industriales).
31. Conclusiones finales.
1. INTRODUCCIÓN.

En este apartado vamos a analizar cuestiones de esas pequeñas superficies, único lazo
de unión del coche con la carretera. Debido a la gran importancia que tiene el neumático
en el automóvil, a lo largo de este tema, se verán consejos dirigidos a cuidarlos y
mantenerlos en perfectas condiciones, para que sus capacidades de tracción, frenada y
direccionalidad, que resultan determinantes para nuestra seguridad, las mantengamos en
su máxima expresión.

2. CRITERIOS EN LA COMPRA DE UN NEUMÁTICO DENTRO DE LA


TIENDA.

La primera precaución o consejo para la duración de un neumático la encontramos antes


de adquirir un neumático para nuestro vehículo. En la compra de un neumático debemos
atender a los siguientes criterios:

a) Consultar el manual de especificaciones técnicas del vehículo y ver que


neumáticos son los más adecuados a nuestro modelo. En éste se especifica las
dimensiones de los neumáticos a elegir en función del peso y prestaciones del
vehículo, el código de velocidad e índice de carga del neumático más idóneo.
Como curiosidad si alguna vez queremos conocer el peso por eje del vehículo lo
podemos llevar a una báscula pesa-vehículos (es corriente encontrarlas en los
puertos, aduanas, grandes almacenes de productos a granel, cooperativas, etc.).
Para pesar el eje delantero colocamos éste sobre la plataforma de la báscula y el
trasero dejarlo sobre el terreno firme; la pesada de la báscula de la carga total del
eje delantero. Se hace lo mismo con el trasero. La suma de ambos pesos da el
total del carruaje con su carga (tara más neto). Para saber la carga por rueda se
divide el peso de cada eje entre dos.

b) Comprar una marca de prestigio.

c) Es muy importante que la goma esté fresca, porque se oxida con más lentitud y
tarda más en cristalizarse y volverse quebradiza.

d) Seleccionar cuatro neumáticos del mismo tipo es la decisión más sensata; bien
de carcasa radial o diagonal pero todos igual. Si no es así y se montan radiales y
diagonales, hay que montar sobre un mismo eje neumáticos del mismo tipo y
desgaste similar; no montar nunca en un mismo eje uno radial y otro diagonal.
Utilizar neumáticos de distinto tipo afecta a la manejabilidad del vehículo.

e) Los neumáticos han de ser de igual medida puesto que de lo contrario podríamos
causar daños en el bastidor de nuestro vehículos al haber una importante
descompensación adherente entre los dos ejes del vehículos. Pueden aparecer
crujidos en la carrocería en zonas de curvas.
3. PRECAUCIONES CUANDO COMPRAMOS SÓLO DOS NEUMÁTICOS.

Si vamos a montar sólo dos neumáticos, tanto si el coche es de tracción delantera como
trasera, la recomendación es que se monte los nuevos en el tren trasero, para mayor
seguridad en casos de situaciones imprevistas y difíciles (frenada de emergencia, curva
cerrada...) sobre todo en suelos mojados. Si los neumáticos delanteros derrapan, el
conductor pierde durante un momento el control de la dirección del vehículos.

4. REALIZAR UN MONTAJE ADECUADO.

La segunda precaución viene de la mano de un montaje adecuado en el establecimiento


que hayamos seleccionado. Se debe emplear una herramienta adecuada que no fuerce el
neumático sin necesidad porque los bordes de la cubierta pueden dañarse con una
ejecución forzada.

5. REALIZACIÓN DE UN BUEN EQUILIBRADO.

En tercer lugar es importante la realización de un buen equilibrado del conjunto rueda


neumático respecto a su eje de rotación. Si presenta un exceso de peso localizado en una
zona determinada, la rueda se verá sometida a fuertes vibraciones a partir de una
velocidad que repercutirán en la dirección y que deteriorarán las articulaciones de la
suspensión, además de afectar a la estabilidad en carretera y dañar los neumáticos por
desgaste irregular de los mismos.

Hay ocasiones en que antes de culpar al equilibrado por la aparición de vibraciones o


extraños en el comportamiento del vehículo hay que verificar el paralelismo de las
ruedas delanteras, así como la ausencia de deformaciones en el plano de la rueda.

El equilibrado se debe confiar a un profesional que disponga del material necesario, ya


que esta operación tiene que verificarse dinámicamente, cuando la rueda está en
rotación. Una vez localizadas las deformaciones se las compensa con unas masas de
plomo, que se enganchan en el reborde de la llanta. Conviene asegurarse que estén bien
sujetas, ya que se pueden desenganchar al golpearse con la acera.

6. REVISIÓN DE LAS COTAS DE ALINEACIÓN DE LAS RUEDAS.

Después de un buen equilibrado no viene mal una revisión de las cotas de alineación de
las ruedas. Suele dársele muy poca importancia a este factor pero un error de
convergencia y los efectos de un avance y caída incorrectos de un neumático puede
reducir la vida de un neumático hasta la mitad apareciendo importantes desgastes
irregulares.

7. COMO REALIZAR UN BUEN RODAJE TRAS UNA NUEVA MONTA.

Una vez que nos han equilibrado y montado el conjunto rueda-neumático en nuestro
vehículo es muy importante realizarle un rodaje impecable a nuestras nuevas cubiertas,
puesto que así nos durarán más y nos lo agradecerán con creces. Un rodaje dura entre
500-1.000 km. Durante un tercio del rodaje (170 - 340 km) rodar el automóvil a la
mitad de su velocidad posible y el resto del rodaje una conducción suave para que se
asienten bien las pestañas, no sufran esfuerzos que pudieran dañarlas innecesariamente
y desaparezcan las tensiones desiguales del cordaje de la cubierta asegurando así un
comportamiento de la cubierta óptimo en toda su extensión.

8. IMPORTANCIA DE LA LIMPIEZA DE LA RUEDA.

Una rueda recién equilibrada pero llena de barro puede generar las mismas vibraciones
que una rueda no equilibrada. La limpieza en las ruedas es fundamental.

9. SUSTANCIAS PELIGROSAS PARA EL NEUMÁTICO.

Hay que tener cuidado con sustancias como el aceite y la gasolina, habituales en los
aparcamientos, garajes y gasolineras, porque atacan el neumático. Cuando aparquemos
evitar siempre ponerse sobre manchas de grasa y mantener el piso del garaje limpio de
aceite. Las marcas de aceite o grasa se harán desaparecer frotando con unos algodones o
trapos impregnados muy ligeramente en gasolina, lavando después con agua abundante.

10. CUIDADOS AL APARCAR EL VEHÍCULO.

No aparcar "mordiendo", golpeando o rozando los bordillos de las aceras, no apoyarlos


sobre los mismos y no pisar elementos que hagan deformarse al neumático. Esto
produce el deterioro de la forma de los neumáticos, produciendo abombamientos que
acelera su envejecimiento y generando vibraciones que además dan lugar a que las cotas
de la alineación se pueden ver seriamente alteradas, esto lleva a una perdida de
estabilidad significativa del vehículo e incluso alteran el funcionamiento normal de la
suspensión, dañándose en multitud de ocasiones. Por otra parte en los aparcamientos no
debemos olvidar que la llanta se puede ver seriamente afectada dando lugar a:

a) Desconchones que pueden generar posteriores óxidos.

b) Superficies cortantes contraproducentes para el neumático.

c) Deformaciones que pueden desequilibrar el normal funcionamiento de la rueda


en su conjunto.

11. COMO CUIDAR UNA LLANTA.

Cuidar las llantas manteniéndolas libres de suciedades y de óxidos, puesto que el


contacto de estos factores ataca las gomas. Para evitar la formación de óxidos se puede
aplicar en el interior de la llanta grafito en polvo (plombagina). En el caso de las llantas
de aleación ligera siempre limpiarlas con una gamuza suave y humedecida con agua
templada, puesto que la pintura que las cubre es especial y delicada.

Debemos revisar también la existencia de bordes cortantes en la llanta procediendo a su


alisamiento con lima y papel de lija; si la llanta sigue dañando el neumático lo mejor es
cambiarla por una nueva. Esta solución última siempre es más barata en relación con el
perjuicio que la llanta ejerce sobre las gomas.

12. EL PELIGRO DE UN NEUMÁTICO MAL INFLADO.

Hay que tener cuidado con los neumáticos mal inflados, ya que estos sufren mayor
deformación (deriva) en los giros, castigándose en mayor medida los flancos de los
neumáticos, fatigándose la carcasa y traduciéndose esto en un mayor calentamiento que
precipita su deterioro. También se corre el riesgo de desllantar, aumenta el consumo y
se pierde precisión en la trayectoria. Una falta de presión de solamente medio kilogramo
disminuye en un 25% la duración.

13. EL PELIGRO DE UN NEUMÁTICO EXCESIVAMENTE INFLADO.

Evitar los neumáticos excesivamente inflados, puesto que el vehículo bota y patina, con
un rodamiento irregular y nocivo para las cubiertas. Un kilogramo de exceso sobre la
presión debida disminuye a la mitad el kilometraje de la goma.

14. COMO SE DEBE COMPROBAR LA PRESIÓN DE INFLADO.

La presión debe comprobarse y corregirse todas las semanas, estando fríos los
neumáticos. Se considera un neumático frío, aquel que no haya rodado al menos desde
una hora antes, o haya rodado 2 o 3 kilómetros a velocidad reducida.

Recordar que una presión correcta implica menor consumo, más comodidad de marcha
y duración superior del neumático. Por desgracia un 50% de los conductores no efectúa
un control habitual de las presiones.

15. COMPROBAR LA PRESIÓN DE LAS RUEDAS DE REPUESTO.

Cuando se revise las presiones, no olvidar la rueda de repuesto. Hínchela con la presión
al menos de la rueda que debe llevar mayor presión. También hay algunos que
recomiendan hincharla 3 bares y así se puede tener una autonomía teórica de seis meses.

16. COMPROBACIÓN DE LA PRESIÓN CON LOS NEUMÁTICOS


CALIENTES.

Si alguna vez es necesario comprobar la presión con los neumáticos calientes hay que
inflarlos dos décimas por encima de la presión recomendada.

17. PRESIONES PARA CIRCULAR A VELOCIDADES ELEVADAS


CONSTANTES.

Si vamos a realizar un viaje de largo recorrido a velocidades elevadas constantes (por


encima de 140 km/h) y con mucha carga, o ambas situaciones de forma independiente
hay que aumentar la presión de los neumáticos según se indica en el manual de uso del
vehículo.

18. RIESGOS DE PRESIONES ANORMALES EN LOS COCHES


MODIFICADOS.

El aumento de presión normal que sufren los neumáticos debido al calor que se genera
por la fricción de éste con el suelo, debe tolerarse, sin quitar aire, ya que pronto se
vuelve a restablecer el equilibrio.
Pero un caso excepcional los podemos encontrar en vehículos rápidos que tienen una
mala ventilación de los neumáticos por:

a) Estar mal el flujo del aire en la cavidad del neumático.

b) Haber instalado aditamentos aerodinámicos inapropiados al vehículo (spoilers o


alerones).

c) Haber realizado un cambio a unos neumáticos de mayores dimensiones que


reducen el espacio de la cavidad en la que se encuentran y por tanto el flujo de
aire que por ellos circula.

En estos vehículos tras una hora de recorrido a gran velocidad notaremos la sobresión
producida por el calentamiento excesivo en los neumáticos por la aparición de botes
molestos para los ocupantes del vehículo. La solución es pararse un momento para
quitar la mitad del exceso de presión que lleven sobre la medida indicada por el
fabricante, pero esto obliga al término de una etapa de viaje, en las paradas para comer o
descansar, o al bajar la temperatura ambiente, ha comprobar la presión de nuevo, para
inflar, si ha bajado de la normal.

19. EL TAPÓN DE LA VÁLVULA.

Aunque parezca un detalle sin importancia, el tapón de la válvula es un elemento


esencial para garantizar la estanqueidad. No hay que olvidarse, siempre que revisemos
los neumáticos, de ponerlo, asegurándonos que está limpio para evitar la entrada de
cuerpos extraños en el interior del neumático.

20. OBSERVACIÓN PERIÓDICA DE LOS TESTIGOS DE DESGASTE.

Hay que fijarse en los testigos de desgaste de las ruedas. Estos testigos son pequeños
resaltes situados en el fondo de los surcos o de las esculturas que forman el dibujo del
neumático. No hay que esperar a que se alcance su nivel (límite legal 1,6 mm) para
cambiarlas. Sobre todo si vivimos en zonas donde las precipitaciones de agua son
habituales. Por desgracia un 20% de la población viaja con las cubiertas al límite
máximo de desgaste permitido.

21. PROFUNDIDA MÍNIMA DEL DIBUJO EN ZONAS NEVADAS.

Si vivimos en una zona donde abundan las nevadas, hay que cambiar los neumáticos
cuando le quede al dibujo una profundidad de 3,5 mm.

22. CUIDADO TRAS UNA FRENADA BRUSCA SIN ABS.

Si hemos realizado una frenada de emergencia desde 120 km/h a parado bloqueando las
ruedas sobre el asfalto a alta temperatura (vehículos sin ABS) puede llegar a provocar la
abrasión de hasta cuatro o cinco milímetros en la zona de contacto. Esto obligará a una
inmediata sustitución de los neumáticos.
23. RELACIÓN SOBRECARGA-DESGASTE DEL NEUMÁTICO.

Hay que saber que la sobrecarga influye en la disminución de la vida útil de un


neumático. Si establecemos que para una carga normal autorizada por el fabricante, la
duración se fija en un 100 % (de 40.000 a 60.000 km), para sobrecargas crecientes la
duración baja rápidamente. En el siguiente esquema podemos observar como afecta la
sobrecarga a la vida de un neumático. Considerando la duración media como de unos
50.000 km, podemos establecer la siguiente escala en la que observamos como las
sobrecargas reducen significativamente el kilometraje de un neumático.

Sobrecarga Duración (% - Kms)


Carga normal autorizada 100% (50.000 km)
Sobrecarga del 20% 70% (35.000 km)
Sobrecarga del 40% 50% (25.000 km)
Sobrecarga del 60% 40% (16.000 km)
Sobrecarga del 80% 30% (9.000 km)

24. RELACIÓN DE REGLAJE DE FRENOS-DESGASTE DEL NEUMÁTICO.

Hay vehículos que llevan mal reglado el sistema de frenos. Este defecto produce que
unas ruedas frenen más que otras provocando:

a) Que unas ruedas sufran más, dando lugar a un desgaste irregular y excesivo para
la rueda que más esfuerzos aguanta.

b) La aparición de movimientos laterales en las situaciones de frenada que


perturban la estabilidad del vehículo. Los neumáticos en estas situaciones
tienden a contener estos movimientos a costa de un mayor desgaste.

25. QUE HACER CON LOS CORTES SUPERFICIALES.

Cuando observamos algún corte superficial lo primero que debemos de ver es su grado
de profundidad. Si son algo profundos hay que reponerlos inmediatamente, porque entra
polvo y agua que se abren camino hasta la capa de cuerdas, cuya destrucción lleva
consigo la de toda la cubierta. La solución a esta avería se hace empleando un mástic
(que se vende ya preparado en el comercio) que se introduce en el corte después de
limpiar los bordes de éste con gasolina; luego se oprime con los dedos, y deberemos
dejarlo durante un tiempo mínimo de seis horas. Si la cortadura a afectado a la capa de
cuerdas, hay que llevar el vehículo al taller.

26. QUE HACER EN CASOS DE ABOMBAMIENTOS ANORMALES O


DESGASTES ANORMALES.

En caso de abombamiento o desgaste anormales en el neumático, hay que acudir


inmediatamente al taller.
27. SITUACIONES DE USO DE LAS CADENAS.

El uso de cadenas debe limitarse a lo indispensable. Deben ser de tamaño justo y


adecuado, con eslabones aplanados por una cara que es por la que debe ponerse en
contacto con la cubierta. Debemos realizar un ajuste con las manos, pero no excesivo.

28. COMO UTILIZAR LA TRACCIÓN TOTAL EN LOS VEHÍCULOS QUE LA


TENGAN.

Si tenéis un vehículo de tracción a las cuatro ruedas, debe conducirse normalmente con
la tracción trasera, y únicamente añadir la delantera en casos de barro, nieve, hielo,
arena, pendientes fuertes o mal terreno donde la tracción trasera no es suficiente. La
tracción a las cuatro ruedas desgasta de forma desproporcionada los neumáticos.

29. LA IMPORTANCIA DE UNA CONDUCCIÓN SUAVE.

La duración de un neumático será tanto mayor cuanto mayor sea la suavidad de nuestra
conducción. Debemos evitar las arrancadas brillantes que hagan chirriar los neumáticos.
Las frenadas deben realizarse de forma intermitente y progresiva (salvo en los casos de
emergencia). Las velocidades elevadas por encima de 120 km/h pueden reducir la vida
útil de un neumático a menos de la mitad.

30. (CURIOSIDAD) COMO SE DEBEN MONTAR LOS NEUMÁTICOS DE


RELIEVES GRUESOS.

Cuando se usan cubiertas de relieves gruesos en forma de V (recordar la de los tractores,


maquinaria industrial, etc), las delanteras y las del remolque deben colocarse de manera
que lo primero que toque el suelo sean las puntas de la rama abierta de la V, y en las
traseras (propulsoras) al revés (el vértice de la V).

CONCLUSIONES FINALES

Por lo expuesto, todo conductor que haya leído estos puntos se ha debido formar una
idea clara del problema que acarrea un descuido de los neumáticos y como procurar el
mejor rendimiento de los mismos. El tiempo y el pavimento no los podemos cambiar;
pero las grandes velocidades, innecesarias en muchas ocasiones, las fuertes
aceleraciones para tener que frenar luego bruscamente, el evitar estas variaciones de
marcha y frenar siempre con tanta más suavidad cuanto más duro y rugoso es el
pavimento, el llevar bien reglados los frenos, el tener siempre limpios o correctamente
inflados los neumáticos, sin sobrecargarlos jamás, todo esto está a nuestro alcance.

Hay que tener siempre muy presente que el mejor lubricante del neumático es el agua.
Por eso resbalan con facilidad en pisos mojados (aquaplaning). Este fenómeno afecta a
todos los neumáticos, y depende de una serie de factores como son: el desgaste, el
estado del piso, la velocidad del vehículo, el espesor de la capa líquida o semilíquida
(nieve fundida) y la presión del inflado.