Está en la página 1de 214

1. ¿Qué es un Ministerio de Música?

Los Cantores fueron originalmente designados por el Rey David, que también era un
Cantor, para encargarse del culto a Dios en la tienda del encuentro, y dirigir al pueblo en
la alabanza y en la adoración.

I Crónicas 6

16 Estos son los que puso David para dirigir el canto en la Casa de Yahveh, desde que
el arca tuvo un lugar de reposo.
17 Ejercían el ministerio de cantores ante la Morada de la Tienda del Encuentro, hasta
que Salomón edificó la Casa de Yahveh en Jerusalén. Cumplían su servicio conforme a
su reglamento.
18 Estos son los que ejercían ese ministerio con sus hijos: De los hijos de Quehat:
Hemán el cantor, hijo de Joel, hijo de Samuel,

I Crónicas 15

1 Se hizo casas en la Ciudad de David, preparó un lugar para el arca de Dios y le


levantó una Tienda.
2 Entonces dijo David: «Solamente los levitas han de llevar el arca de Dios, pues a ellos
los escogió Yahveh para llevar el arca de Yahveh y servirle por siempre.»
3 Congregó, pues, David a todo Israel en Jerusalén para subir el arca de Yahveh al
lugar que para ella había preparado.
4 David reunió también a los hijos de Aarón y a los levitas:
15 Y los levitas trasladaron el arca de Dios a hombros, como lo había ordenado Moisés,
según la palabra de Yahveh, llevando los varales sobre los hombros.
16 Dijo David a los jefes de los levitas que dispusieran a sus hermanos los cantores,
con instrumentos músicos, salterios, cítaras y címbalos, para que los hiciesen resonar,
alzando la voz con júbilo.
17 Los levitas designaron a Hemán, hijo de Joel; y de sus hermanos, a Asaf, hijo de
Berekías; y de los hijos de Merarí, hermanos suyos, a Etán, hijo de Cusaías.

· Los Cantores de ocupaban "día y noche" en su MINISTERIO, el Ministerio de la


Música, para lo cual estaban "exentos de servicio", es decir no tenían otras
responsabilidades que les interfiriesen a su ministerio.
I Cronicas 9

33 Había también cantores, cabezas de familia de los levitas y moraban en las


habitaciones de la Casa, exentos de servicio, pues se ocupaban de día y de noche en
su ministerio.

· Como sabemos, el rey David es prefigura de Cristo Sacerdote y Rey, Cristo, cabeza
suprema y eterna de la Iglesia, ofrece a Dios Padre el sacrificio en el templo de su
propio cuerpo. Cristo también, escoge Cantores para que estén "día y noche" dedicados
a su MINISTERIO, el Ministerio de la Música.

· El Ministerio de la Música juega un papel importante en manifestar la Gloria de Dios a


los hombres. Cuando los cantores ejercen su ministerio, Dios obra con un poder
tremendo!!! Aquí vemos como, en la consagración del templo, al alabar y celebrar al
Señor con la música, el Templo se llena de la Gloria de Dios y de una nube: Señal de
La Presencia de Dios, el culto se suspende "a causa de la nube"!

II Crónicas 5

1 Así fue concluida todo la obra que hizo Salomón para la Casa de Yahveh. Salomón
hizo traer todo lo consagrado por su padre David, la plata, el oro y todos los objetos, y lo
puso en los tesoros de la Casa de Dios.
2 Entonces congregó Salomón en Jerusalén a todos los ancianos de Israel, a todos los
jefes de las tribus y a los principales de las casas paternas de los hijos de Israel, para
hacer subir el arca de la alianza de Yahveh desde la Ciudad de David, que es Sión.
3 Se reunieron junto al rey todos los hombres de Israel, en la fiesta del mes séptimo.
4 Cuando llegaron todos los ancianos de Israel, los levitas alzaron el arca;
5 y llevaron el arca y la Tienda del Encuentro y todos los utensilios del santuario que
había en la Tienda; lo llevaron los sacerdotes levitas.
11 Cuando los sacerdotes salieron del santuario, porque todos los sacerdotes que se
hallaban presentes se habían santificado, sin guardar orden de clases,
12 y todos los levitas cantores, Asaf, Hemán y Yedutún, con sus hijos y hermanos,
vestidos de lino fino, estaban de pie al oriente del altar, tocando címbalos, salterios y
cítaras, y con ellos 120 sacerdotes que tocaban las trompetas;
13 se hacían oír al mismo tiempo y al unísono los que tocaban las trompetas y los
cantores, alabando y celebrando a Yahveh; alzando la voz con las trompetas y con los
címbalos y otros instrumentos de música, alababan a Yahveh diciendo: «Porque es
bueno, porque es eterno su amor»; la Casa se llenó de una nube, la misma Casa de
Yahveh.
14 Y los sacerdotes no pudieron continuar en el servicio a causa de la nube, porque la
gloria de Yahveh llenaba la Casa de Dios.
· Los cantores son "levitas" es decir "Hijos de Levi" o de la tribu de Levi, es decir, la tribu
que no tenía territorio asignado, ni herencia. Su herencia era el Señor.

· Nehemias, al restaurar la muralla y después el templo, no duda en convocar de


inmediato la restauración del culto, (no tiene sentido restaurar el templo físico sin
restaurar el culto) los cantores son llamados a sus puestos.

Nehemias 12:

27 Cuando la dedicación de la muralla de Jerusalén, se buscó a los levitas por todos los
lugares para traerlos a Jerusalén, con el fin de celebrar la dedicación con alegría, con
cánticos de acción de gracias y música de címbalos, salterios y cítaras.
28 Los cantores, hijos de Leví, se congregaron de la región circundante de Jerusalén,
de los poblados de los netofatíes,

29 de Bet Haguilgal, de los campos de Gueba y de Azmávet; porque los cantores


habían construido poblados alrededor de Jerusalén.

· El ministerio de la música es imprescindible en todo acto de adoración y alabanza del


pueblo. Esto es así, no por meritos propios, sino porque de ese modo se expresa una
realidad celestial.

· Es un mandato divino, y una vocación

Salmo 33

1 ¡Gritad de júbilo, justos, por Yahveh!, de los rectos es propia la alabanza;


2 ¡dad gracias a Yahveh con la cítara, salmodiad para él al arpa de diez cuerdas;
3 cantadle un cantar nuevo, tocad la mejor música en la aclamación!
4 Pues recta es la palabra de Yahveh, toda su obra fundada en la verdad

Efesios 5

17 Por tanto, no seáis insensatos, sino comprended cuál es la voluntad de Señor.


18 = No os embriaguéis con vino, = que es causa de libertinaje; llenaos más bien del
Espíritu. 19 Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos inspirados; cantad y
salmodiad en vuestro corazón al Señor, 20 dando gracias continuamente y por todo a
Dios Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo.
Colosenses 3

16 La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos


con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos inspirados,
17 y todo cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor
Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre.

· A diferencia de cualquier otro ministerio, el ministerio de la música es ETERNO.


Parafraseando a San Pablo, Se acabará la profecía, las lenguas, se acabarán los
grupos pastorales se acabarán los consejos de coordinadores, se acabará la
evangelización, los grupos fraternos, los retiros, pero eternamente existirá el Ministerio
de la Música. En ese sentido es el ministerio que mas se parece al AMOR, (Jésed)
porque permanece y esta en el corazón del culto a Dios.

Apocalipsis 15

2 Y vi también como un mar de cristal mezclado de fuego, y a los que habían triunfado
de la Bestia y de su imagen y de la cifra de su nombre, de pie junto al mar de cristal,
llevando las cítaras de Dios.
3 Y cantan el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo:
«Grandes y maravillosas son tus obras, Señor, Dios Todopoderoso; justos y verdaderos
tus caminos, =¡oh Rey de las naciones!=

Apocalipsis 5

8 Cuando lo tomó, los cuatro Vivientes y los veinticuatro Ancianos se postraron delante
del Cordero. Tenía cada uno una cítara y copas de oro llenas de perfumes, que son las
oraciones de los santos.
9 Y cantan un cántico nuevo diciendo: «Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos
porque fuiste degollado y compraste para Dios con tu sangre hombres de toda raza,
lengua, pueblo y nación;
10 y has hecho de ellos para nuestro Dios = un Reino de Sacerdotes, = y reinan sobre
la tierra.»
Apocalipsis 14
2 Y oí un ruido que venía del cielo, como el ruido de grandes aguas o el fragor de un
gran trueno; y el ruido que oía era como de citaristas que tocaran sus cítaras.
3 Cantan un cántico nuevo delante del trono y delante de los cuatro Vivientes y de los
Ancianos. Y nadie podía aprender el cántico, fuera de los 144.000 rescatados de la
tierra.
Conclusiones

· El ministerio de la música es un llamado hecho por Dios a algunos, los cantores, para
dedicarse a servirle en el culto día y noche.

· Requiere una consagración especial, apartar tiempo para el ministerio, y en algunos


casos ser exento de otros servicios para ocuparse del Ministerio de la música. (I Cro
9,33)

· Así como los cantores se agrupaban por equipos, familias y genealogías, para
transmitirse unos a otros la formación y el perfeccionamiento de su ministerio, así
nosotros debemos reunirnos, trabajar en equipos y transmitirnos lo que hemos
aprendido. Reunirnos a orar, a ensayar, y a tomar cursos, etc… es parte del Ministerio
de la Música al cual estamos llamados. No solo lo es llegar a la asamblea y cantar.

· Es un mandato de Dios cantar y tocar con excelencia. (Sal 33) "Tocad la mejor
música!".

· El ministerio de la música es eterno, todo el pueblo ha de cantar alabanzas a Dios


eternamente. Lo que hacemos en la tierra es un "gran ensayo" para la alabanza del
cielo.

!
"
#
2. El Carácter Espiritual de la Música

La Música es Espiritual

La música es el único arte del que se hace referencia en el Apocalipsis: "Y cantan un
cántico nuevo"... En muchas de las visiones celestiales que se mencionan en la Biblia
se menciona la música. No se habla de escultura, ni pintura, ni arquitectura como actos
de culto en el cielo. Pero si se habla de Cánticos, trompetas, címbalos, etc...

Sabemos por experiencia que la música tiene una naturaleza sobrenatural por los
efectos que la misma música puede producir en las personas. La música habla
directamente al corazón, y para bien o para mal, influye fuertemente en la condición
espiritual de quienes la escuchan.

¿Para Mal?

Como toda creatura, fue también objeto de corrupción en la caída de Adán, y Satanás
se ha valido de la música para corromper el corazón de muchas personas: En la música
mundana hay elementos de lujuria, inmoralidad, violencia, rebeldía, etc...

Para Bien

Pero el propósito original de la música creada por Dios es uno: Ser un lenguaje de
amor. En el lenguaje del amor, la música conduce y transmite admiración, ternura y
comunión con la persona amada. Por eso la música esta presente en las visiones del
cielo, porque es el lenguaje del amor.

Por ser de carácter espiritual, el propósito de la música es la Gloria de Dios y la


santificación de los fieles. En cierto sentido, podemos decir que la música cristiana es
un sacramental, (como el agua bendita), ya que quien la escucha en su corazón, puede
recibir con ella la gracia y la unción de Dios.

El "ministro" de la música es el salmista o cantor, quien ejerce por ello un ministerio


espiritual. Por eso se llama el "Ministerio de Música".

El Poder Espiritual de la Música


La música es una arma espiritual poderosa. En manos del enemigo se convierte en
instrumento de perdición y de ruina. Veamos los frutos de la música satánica:

Inmoralidad Sexual
Violencia
Rebeldia
Suicidio

Aun personas que entregan su alma a Satanás en los conciertos de esta música.

Así pues, el poder de Satanás respalda la música satánica y aun la música mundana
para la condenación y el pecado.

La Música de Dios tiene un poder SANTO, infinitamente mayor.

El Poder de Dios respalda la Música cristiana, y este poder supera por mucho el poder
de Satanás. Por lo tanto, nuestra música tiene mas PODER que la satánica o la
mundana, porque el Dios de los Ejercitos la utiliza como arma del Amor, para la
santificacion y la salvación.

La caída de Jericó y los cantores al frente del ejército.

Dios se vale del canto de su pueblo para vencer a sus enemigos. En Jericó, el clamoreo
del pueblo, con el sonido de trompetas tocadas por los levitas fue lo que Dios usó para
derrumbar las murallas.

Años después, Dios le ordena a uno de los reyes de Israel que pusiera a los cantores al
frente del ejercito contra el enemigo.

Sólo bastó que ellos comenzaran a cantar alabanzas y tocar las trompetas y el ejército
enemigo enloqueció de miedo y se mataron entre ellos!

Lecciones para nosotros

- La aclamación y la música para Dios tiene un gran poder espiritual.


- Es un arma en las manos del Señor para derrumbar las murallas del corazón y
conquistarlos con su amor. Es un arma en la batalla espiritual.
- Los cantores son puestos al frente en la oración y en la batalla espiritual.
El cántico de Moisés

El primer acto de alabanza a Dios que realiza el pueblo de Israel al ser liberado de la
esclavitud de Egipto y cruzar el mar Rojo es un canto de alabanza y una danza de
alegría. Exodo 15:1.

-Ana conduce el canto. Ella juega un papel profético y poético para el pueblo.
-Todo el pueblo aclama, canta, danza y participa con gozo.
-Es una proclamación y celebración de la acción salvadora de Dios, el paso (Pascua) de
la esclavitud a la libertad.
-Es una imagen profética del Cántico del Cordero, Apocalipsis 4, en donde se proclama
también la salvación del pueblo por medio de la Pascua de Cristo.

Lecciones para nosotros:

- El canto y la danza son expresiones de la salvación de Dios. Inauguran la vida litúrgica


del Israel y de la Iglesia, y tienen vigencia por la eternidad.
- Son fundamentales en la gratitud, la alabanza y la proclamación de Dios.
- Son parte integral de la vida de oración de todo el pueblo de Dios. Israel canta, la
Iglesia triunfante canta en el cielo, la Iglesia peregrina canta en la tierra.

Conclusión

Por la naturaleza espiritual de la música que tocamos, debemos prepararnos


espiritualmente para servir. Nunca iniciar una asamblea o un concierto sin antes haber
orado juntos como ministerio de Música pidiendo al Señor que unja con su Espíritu
nuestras voces y nuestros instrumentos, pidiendo al Señor que toque los corazones de
todos los que escuchen nuestra música y pidiéndole que nosotros mismos seamos
instrumentos en sus manos para realizar su plan de salvación y santificación en
nuestros hermanos.

Debemos ORAR mientras cantamos, y de verdad VIVIR lo que cantamos.

Debemos ser SANTOS, para ser en manos de Dios un instrumento poderoso para lo
que él quiera de nosotros por medio de la música. Amar profundamente a Dios y
dejarnos usar por él con humildad.

!
"
#
3. La vocación y las virtudes del Salmista

David, es el Salmista por excelencia

Muchos de los salmos, que son palabra de Dios, fueron compuestos por David.
Además, él fundó el culto a Dios en Jerusalén al establecer a los cantores y levitas.

Veamos pues la vocación y virtudes de David para conocer las de un Salmista.

Vocación de David: Dios llama a los pequeños

I Samuel 16

1 Dijo Yahveh a Samuel: "¿Hasta cuándo vas a estar llorando por Saúl, después que yo
le he rechazado para que no reine sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite y vete. Voy a
enviarte a Jesé, de Belén, porque he visto entre sus hijos un rey para mí."

Fue Samuel a Belén, Purificó a Jesé y a sus hijos y les invitó al sacrificio.
6 Cuando ellos se presentaron vio a Eliab y se dijo: "Sin duda está ante Yahveh su
ungido."

7 Pero Yahveh dijo a Samuel: "No mires su apariencia ni su gran estatura, pues yo le he
descartado. La mirada de Dios no es como la mirada del hombre, pues el hombre mira
las apariencias, pero Yahveh mira el corazón."

10 Hizo pasar Jesé a sus siete hijos ante Samuel, pero Samuel dijo: "A ninguno de
éstos ha elegido Yahveh."
11 Preguntó, pues, Samuel a Jesé: "¿No quedan ya más muchachos?" El respondió:
"Todavía falta el más pequeño, que está guardando el rebaño." Dijo entonces Samuel a
Jesé: "Manda que lo traigan, porque no comeremos hasta que haya venido."

12 Mandó, pues, que lo trajeran; era rubio, de bellos ojos y hermosa presencia. Dijo
Yahveh: "Levántate y úngelo, porque éste es."
13 Tomó Samuel el cuerno de aceite y le ungió en medio de sus hermanos. Y a partir de
entonces, vino sobre David el espíritu de Yahveh. Samuel se levantó y se fue a Ramá.

Aquí vemos el misterio de la elección de Dios, que no escogió al más fuerte ni al mayor
de los hijos de Jesé, (a los ojos de los hombres) sino al más pequeño, aparentemente al
más débil de entre sus hermanos, (a los ojos de los hombres) para que se manifestara
el poder de Dios.

David es ungido y recibe el Espíritu de Dios. La vocación de David se ratifica por medio
de la presencia del Espíritu en él.
Cuando Dios te llama, no es porque a los ojos de los hombres seas el mejor o el más
capaz, sino porque Dios ve tu corazón. Allí es donde radica la elección de Dios por ti, y
tu elección por Dios.

La elección de Dios y nuestra elección

Marcos 10

17 Se ponía ya en camino cuando uno corrió a su encuentro y arrodillándose ante él, le


preguntó: "Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?"

18 Jesús le dijo: "¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios.
19 Ya sabes los mandamientos: = No mates, no cometas adulterio, no robes, no
levantes falso testimonio, = no seas injusto, = honra a tu padre y a tu madre." =
20 El, entonces, le dijo: "Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud."
21 Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: "Una cosa te falta: anda, cuanto
tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y
sígueme."

22 Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos
bienes.
23 Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: "¡Qué difícil es que los que
tienen riquezas entren en el Reino de Dios!"

El joven rico busca a Cristo y le pregunta que ha de hacer para salvarse. Jesús, le mira
y le ama, y por eso lo invita a seguirle, porque lo quiere cerca de Él. Este es el momento
en que Jesús toca a la puerta de su corazón, y le llama. Esta era pues, la vocación del
joven.

El joven se va, triste, porque no esta dispuesto a renunciar a todo por Jesús. Es decir,
huye de su vocación. ¡En esto esta en juego su propia salvación! Ha cumplido todos los
mandamientos menos el mas importante: "Amarás a Dios sobre todas las cosas". El
fallar a este mandamiento hace que Jesús diga: "Que difícil es que entren los ricos en el
Reino de los Cielos".

Así pues, la vocación tiene un COSTO, y se de verdad Dios nos hace un llamado
concreto, el desatenderlo es por falta de amor. Faltamos al primer mandamiento al
rechazar la vocación que Dios nos da.
LAS VIRTUDES DEL SALMISTA

Regresamos ahora con David, que ha recibido la unción de Samuel, y ha sido llamado.

I Samuel 16

14 El espíritu de Yahveh se había apartado de Saúl y un espíritu malo que venía de


Yahveh le perturbaba.
15 Dijéronle, pues, los servidores de Saúl: "Mira, un espíritu malo de Dios te aterroriza;

16 permítenos, señor, que tus siervos que están en tu presencia te busquen un hombre
que sepa tocar la cítara, y cuando te asalte el espíritu malo de Dios tocará y te hará
bien."
17 Dijo Saúl a sus servidores: "Buscadme, pues, un hombre que sepa tocar bien y
traédmelo."
18 Tomó la palabra uno de los servidores y dijo: "He visto a un hijo de Jesé el belemita
que sabe tocar; es fuerte y valeroso, buen guerrero, de palabra amena, de agradable
presencia y Yahveh está con él."

19 Despachó Saúl mensajeros a Jesé que le dijeran: "Envíame a tu hijo David, el que
está con el rebaño."
20 Tomó Jesé cinco panes, un odre de vino y un cabrito y lo envió a Saúl con su hijo
David.
21 Llegó David donde Saúl y se quedó a su servicio. Saúl le cobró mucho afecto y le
hizo su escudero.
22 Mandó Saúl a decir a Jesé: "Te ruego que tu hijo David se quede a mi servicio,
porque ha hallado gracia a mis ojos."
23 Cuando el espíritu de Dios asaltaba a Saúl, tomaba David la cítara, la tocaba, Saúl,
encontraba calma y bienestar y el espíritu malo se apartaba de él.

Veamos las virtudes de David que se mencionan aquí, y lo que significan para nosotros:

v. 18 "He visto a un hijo de Jesé el belemita que sabe tocar; es fuerte y valeroso, buen
guerrero, lleno de sabiduría y de palabra amena, de agradable presencia y Yahveh está
con él."

1. Sabe Tocar BIEN

Esta es la primera virtud del salmista: Saber tocar y cantar BIEN. Para eso es necesario
ensayar y estudiar. Recuerdo el ejemplo de alguien que cantaba mal pero lo hacía "con
el corazón", y se sentía edificado cantando. Insistía en estar en el Ministerio de Música,
pero el líder le dijo: Quizá tú seas edificado hermano(a) pero, ¡desedificas al Resto de la
Comunidad!!! De modo que canta desde tu lugar.
Los ministerios de música son algo serio e importante. Debemos ensayar con esmero,
tomar clases si es necesario, estudiar los cantos.

2. Es Fuerte y Valeroso:

Antes dijimos que David quizá aparentaba, a los ojos de los hombres ser el mas débil y
pequeño de sus hermanos, por ser el menor, pero aquí podemos ver que se sabia de él
que era Fuerte y Valeroso. ¿En que radica la fortaleza y la valentía para el salmista?
Veamos a los músicos y cantantes seculares: Son de carácter débil, volubles, "prima
donnas" caprichosos, bohemios, trasnochadores. Muchos tienen vicios. En cambio,
nosotros, estamos llamados a ser ordenados, disciplinados, resistir la tentación de
querer sobresalir y ser vistos. Debemos ser fuertes en la perseverancia a los ensayos,
en llegar temprano, en cumplir con valor y responsabilidad nuestros compromisos.

3. Buen Guerrero:

Saber que estamos en guerra espiritual y ser buenos guerreros es una virtud muy
importante del salmista. El enemigo sabe que la música en el culto a Dios es la clave de
la vida espiritual de una comunidad y ataca a los líderes y a los músicos. David era
buen guerrero, se enfrentó a Goliat, nosotros nos enfrentamos a espíritus malignos que
quieren destruir, y lo hacemos por medio de la oración vigilante, la vida sacramental y el
canto de alabanza. David también vencía a los enemigos de Dios con la música: v. 23
"Cuando el espíritu de Dios asaltaba a Saúl, tomaba David la cítara, la tocaba, Saúl,
encontraba calma y bienestar y el espíritu malo se apartaba de él."

4. Lleno de sabiduría y de palabra Amena:

La sabiduría de David es visible en los salmos, David era estudioso de las tradiciones
de su pueblo. Gracias a David tenemos el Pentateuco, ya que durante su reinado el
mandó escribir y recopilar toda la tradición que hasta entonces se transmitía de forma
oral o que tenía fuentes escritas diversas e incompletas. Bajo su autoridad se hace un
compendio de escritos y los salmos. Así pues, nosotros, debemos buscar el estudio de
la historia de la Iglesia, la vida de los santos, la liturgia, la doctrina… Muchos coros
contemporáneos revelan una GRAVE IGNORANCIA en los cantos que componen o en
lo que cantan. Nuestros cantos deben de estar llenos de palabra de Dios, de escritos de
los Santos, de textos litúrgicos. Y para eso hay que leer y estudiar MUCHO. Ej. Vean los
cantos como Himno al Cielo, Jerusalén del Cielo… Quienes los escribieron se basaron
en San Bernardo de Cluni. Seguramente ellas saben quien fue él, y leyeron muchos de
sus escritos antes de escoger los textos que musicalizaron. Nuestro himnario esta lleno
de ejemplos como este: Cantos basados en San Patricio, San Francisco, los himnos
litúrgicos… Son fruto de mucho estudio y oración.
5. De agradable Presencia (guapo):

Muchos de ustedes no necesitan hacer nada respecto a esta virtud. (Jejeje) Otros ya no
pueden hacer nada (jojojo.)

En realidad si podemos hacer mucho para que nuestro aspecto y presencia sea
agradable. Vean a muchos músicos seculares, suelen ser sucios, informales,
desgarbados, greñudos, etc… Expresan así una personalidad, una rebeldía que los
hace atractivos para su público. Nosotros, estamos para dar Gloria a Dios y llevar a su
pueblo a la alabanza, y mucha gente nos ve cuando cantamos y tocamos. Debemos
estar presentables, que nuestra postura y actitud sean de oración, no de distracción o
desinterés. Si la gente nos ve llegar tarde, o llegar a instalar todo a las carreras,
causamos la impresión de que no valoramos lo que hacemos. Debemos ser de
agradable presencia en nuestro vestir, puntualidad, postura, actitud, amabilidad. Los
gestos faciales, mucha gente los ve!! Si estamos tocando y alguien se equivoca, no
hagas muecas de desagrado!! Todo esto requiere dedicación, esfuerzo y sobre todo,
mucho AMOR.

6. Yahveh está con él.

Esta virtud es la más importante de todas, pues se refiere a la intimidad con Dios. En los
salmos, descubrimos el amor que David tenia por Dios. Antes de los salmos, podemos
ver en Dios al Dios de los ejércitos, al Dios Guerrero y poderoso que vence a sus
enemigos. Pero en los Salmos, David nos presenta su propia relación y visión de Dios:

Salmos 86

1 = Oración. De David. =

Tiende tu oído, Yahveh, respóndeme, que soy desventurado y pobre,


2 guarda mi alma, porque yo te amo, salva a tu siervo que confía en ti. Tú eres mi Dios,
3 tenme piedad, Señor, pues a ti clamo todo el día;
4 recrea el alma de tu siervo, cuando hacia ti, Señor, levanto mi alma.
5 Pues tú eres, Señor, bueno, indulgente, rico en amor para todos los que te invocan;
6 Yahveh, presta oído a mi plegaria, atiende a la voz de mis súplicas.
7 En el día de mi angustia yo te invoco, pues tú me has de responder;
8 entre los dioses, ninguno como tú, Señor, ni obras como las tuyas.
siempre,
13 pues grande es tu amor para conmigo, tú has librado mi alma del fondo del seol.
14 Oh Dios, los orgullosos se han alzado contra mí, una turba de violentos anda
buscando mi alma, y no te tienen a ti delante de sus ojos.
15 Mas tú, Señor, Dios clemente y compasivo, tardo a la cólera, lleno de amor y de
verdad,
16 ¡vuélvete a mí, tenme compasión! Da tu fuerza a tu siervo, salva al hijo de tu sierva.

David ama a Dios profundamente, y si le llega a ofender, se arrepiente de corazón:


(Episodio del adulterio con Betzabe, y el asesinato de Urias: David había cometido
adulterio y asesinato! Y este es el salmo que revela su arrepentimiento:

Salmos 51

1 = Del maestro de coro. Salmo. De David. =


2 = Cuando el profeta Natán le visitó después que aquél se había unido a Betsabé. =
3 Tenme piedad, oh Dios, según tu amor, por tu inmensa ternura borra mi delito,
4 lávame a fondo de mi culpa, y de mi pecado purifícame.
5 Pues mi delito yo lo reconozco, mi pecado sin cesar está ante mí;
6 contra ti, contra ti solo he pecado, lo malo a tus ojos cometí. Por que aparezca tu
justicia cuando hablas y tu victoria cuando juzgas.

7 Mira que en culpa ya nací, pecador me concibió mi madre.


8 Mas tú amas la verdad en lo íntimo del ser, y en lo secreto me enseñas la sabiduría.
9 Rocíame con el hisopo, y seré limpio, lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

Nosotros estamos llamados a esta misma intimidad con Dios, y que de esta intimidad
broten nuestros cantos, como una fuente. Los cantos más hermosos que yo he
compuesto en mi vida me han sido dados en oración, como cánticos inspirados. Nuestra
oración personal diaria, nuestra vida de sacramentos y nuestra lectura bíblica son
indispensables para cultivar nuestra relación con Dios, para ser verdaderos salmistas.
No podemos pretender llegar a la asamblea y entrar (y conducirles) a la adoración y
alabanza si nosotros no estamos en intima relación de amor con Dios cotidianamente.

!
"
#
4. La música en la alabanza y en la adoración.

I. ¿Qué son la alabanza y la adoración?

La alabanza es la expresión jubilosa y exultante de amor a Dios. Cuando alabas a Dios,


sueles hacerlo de pie, en voz alta, incluso levantando las manos, saltando o danzando.
Vemos ejemplos de alabanza en los salmos 149 y 150: "Alabadle con tamboril y
danza, con salterio y trompeta…" La alabanza es exterior, libre y celebrativa.
Normalmente interviene todo nuestro cuerpo. Por otro lado, la adoración es un susurro
de amor, es mas profunda e íntima, es la expresión del corazón amoroso que se ofrece
a Dios por el profundo amor que le tiene. La adoración puede ser de rodillas, postrado,
sentado, etc… con una disposición profunda y tierna de expresarle a Dios nuestro amor,
Como dice el salmo "con un susurro de cítara"

II. ¿Por qué son necesarias Alabanza y Adoración?

Nuestra relación con Dios lleva un proceso natural de acercamiento, que pasa del
cuerpo a la mente y luego de la mente al espíritu. Nos vamos como "adentrando" en
Dios. (Como irse sumergiendo en un río cada vez mas hondo) Existe algo más profundo
que la adoración, que es la contemplación silenciosa, en ella nuestro espíritu se une a
Dios sin necesidad de elementos externos, en silencio, contemplando a Dios y
dejándonos amar por él. (la contemplación es como tomar el sol en la playa, acostado:
Simplemente te dejas quemar suavemente en el amor de Dios, no necesitas hacer nada
externo para que el sol te queme, simplemente, ponerte bajo su luz)

No podemos quedarnos solo en alabar a Dios en lo exterior, debemos profundizar más


y más, como veremos ahora.

III. El Tabernáculo: Figura de la Alabanza, la Adoración y la Contemplación

Somos TEMPLOS VIVOS de Dios. Nuestra relación con Dios se da como en un templo,
donde el cuerpo, la mente y el espíritu expresan el amor a Dios de forma cada vez mas
profunda. Existían en el Templo de Jerusalén varios lugares que representan grados de
acercamiento a Dios. Los Atrios, el lugar Santo y finalmente el Santo de los Santos.

a) Los Atrios: "Entrad por sus atrios con júbilo y acción de gracias"… Al llegar al
Templo de Jerusalén, este era el primer lugar al que llegabas: Los atrios del Templo.
Era el lugar donde todos llegaban desde lejos, lugar de fiesta, tamboril, pandero,
danza… Es el primer punto de encuentro con Dios, y se relaciona con la Alabanza: La
expresión de amor con todo nuestro cuerpo. Todo en los atrios es "exterior": Todo
nuestro cuerpo alaba a Dios, de manera sensible y externa. Nuestra mente y nuestro
espíritu van "despertando" y disponiéndose al encuentro con Dios con la ayuda de la
música y de la proclamación. La música es fuerte, festiva, rítmica, apelando mucho a los

sentidos. El salmista invita al pueblo a "venir desde lejos", y llegar a este lugar de fiesta.
Por este motivo la espiritualidad de la Renovación Carismática es atractiva pues se
sitúa en esta alabanza fuerte, en los dones del Espíritu, y todo el pueblo se siente
atraído e invitado a acercarse. NUESTRA ALABANZA DEBE SER ATRACTIVA!!,
debe INVITAR a todos a participar, debe, sin forzar a nadie, animarlos a todos a
celebrar a Dios. La música de Alabanza debe ser fuerte, sonora, bien tocada, rica en
ritmos e instrumentos, festiva, participativa, fácil de cantar, pegajosa, alegre. Y la letra
debe proclamar a Dios de manera bíblica y litúrgica.

b) El Lugar Santo. Una vez que pasaban los atrios, algunos podían entrar al "Lugar
Santo", donde estaba el candelabro y se leía la Tora (La Biblia). El pueblo de Dios
entraba en conocimiento de su Señor por medio de la Luz de su Palabra, representada
por el candelabro y la Tora. El ambiente es de mayor recogimiento y reflexión que en los
atrios, estamos en un lugar interior, que se relaciona con la mente: meditación de la
Palabra, la oración mental y "el comienzo de la Adoración". Así como en los atrios (en
la alabanza) utilizábamos todo el cuerpo para expresar nuestro amor a Dios, ahora, en
el interior del lugar Santo, nuestra mente expresa su amor a Dios meditando la Palabra
y adorándole principalmente con nuestra mente, y disponiendo nuestro espíritu a un
mayor acercamiento con Dios. La disposición y posición corporal no debe estorbarnos o
distraernos. Hemos "caminado" del cuerpo a la mente, de los atrios al lugar Santo, de la
Alabanza a la Adoración. Se lee la Palabra de Dios, se recita algún salmo meditativo, se
entonan cantos mas tranquilos y reflexivos. La música debe invitarnos a profundizar, a
no quedarnos solo en lo exterior (lo corporal) sino a disponernos de corazón a ir mas
adentro en el encuentro con Dios.

c) El Santo de los Santos En este lugar del Templo estaba el arca de la Alianza, era el
lugar del encuentro "cara a cara". Es donde Zacarías, padre de Juan el Bautista entro y
recibió el anuncio del ángel de que tendría un hijo, y quedó mudo!! El Santo de los
Santos se relaciona con nuestro espíritu, y con la Adoración y la Contemplación. Hemos
caminado del cuerpo a la mente y ahora caminamos de la mente al espíritu. EL canto es
muy sencillo, a veces se repite una misma frase sencilla una y otra vez, porque en la
adoración espiritual "no hacen falta las palabras". Jesús dice: Tú cuando ores, entra al
secreto de tu habitación (templo = casa = habitación) y allí en lo secreto ora a tu
Padre. Y tu Padre, que esta en lo secreto, te escuchará". La oración más perfecta es la
adoración contemplativa, porque es la que toca el corazón mas profundamente. La
música puede ser con muy pocos instrumentos, o incluso a capella, y conviene que
haya silencios fecundos.

IV. Somos "Guías de turistas del Templo"


Los músicos somos los "guías de turistas" en el caminar del pueblo hacia el interior
del Templo de la Alabanza y la Adoración. Primero los invitamos a venir a los atrios,
entre mas lejos se oiga nuestro mensaje de venir al Templo a alabar es mejor.

Pero no podemos dejarlos en los Atrios de la alabanza. Debemos de conducirlos, con


los cantos, a entrar al lugar Santo, y para ello usamos cantos que los animan a
profundizar, a no quedarse solo en lo exterior. El paso de una fase a otra depende
mucho del grupo al que estamos sirviendo, y ayuda estar muy de cerca con el líder de la
Asamblea de oración o con el sacerdote que dirige el evento.

Luego, debemos llevarlos mas adentro y DEJARLOS ALLI!! Cuando están con Dios en
un momento íntimo de Adoración o Contemplación, NO DEBEMOS SACARLOS
BRUSCAMENTE!!! A veces el grupo de música los lleva hasta lo más profundo y luego
los quiere sacar a los atrios de inmediato. ¡¡Es un error!! Debemos respetar ese
momento de intimidad espiritual.

Me recuerda la horrorosa costumbre de algunas parroquias: Pasas a comulgar, estas


disfrutando un momento de amor con Jesús eucaristía cuando de pronto una voz
destemplada grita por el micrófono: ¡"Avisos parroquiales: Los boletos de la Kermés se
estarán vendiendo a la salida, y bla, bla, bla….!"

¡Me choca!

Nosotros en cambio, debemos ser guías muy respetuosos de este camino espiritual de
la comunidad, escogiendo cuidadosamente los cantos para llevar a la asamblea al
momento y "lugar" que debe estar viviendo. La alabanza y la adoración son un tesoro
de nuestra expresión de amor a Dios y del amor que Dios nos tiene cuando nos habla al
corazón.

!
"
#
5. La música en la vida del pueblo de Dios

La música forma parte integral de la VIDA del pueblo de Dios. Cuando cantamos juntos
como Iglesia, pueblo de Dios, ya no solo soy yo o tú quienes cantamos
"individualmente", sino que cantamos como cuerpo místico de Cristo, como la Novia del
Cordero.

Vamos a repasar brevemente la historia de la música en la vida del Pueblo de Dios:


Primero en Israel y después en la Iglesia.

El cántico de Moisés

El primer acto de alabanza a Dios que realiza el pueblo de Israel al ser liberado de la
esclavitud de Egipto y cruzar el mar Rojo es un canto de alabanza y una danza de
alegría. Éxodo 15:1" Ana conduce el canto. Ella juega un papel profético y poético para
el pueblo.

"Todo el pueblo aclama, canta, danza y participa con gozo.

"Es una proclamación y celebración de la acción salvadora de Dios, el paso (Pascua) de


la esclavitud a la libertad.

"Es una imagen profética del Cántico del Cordero, Apocalipsis 4, en donde se proclama
también la salvación del pueblo por medio de la Pascua de Cristo Lecciones para
nosotros:

“El canto y la danza son expresiones de la salvación de Dios. Inauguran la vida litúrgica
del Israel y de la Iglesia, y tienen vigencia por la eternidad.

“Son fundamentales en la gratitud, la alabanza y la proclamación de Dios.

“Son parte integral de la vida de oración de todo el pueblo de Dios. Israel canta, la
Iglesia triunfante canta en el cielo, la Iglesia peregrina canta en la tierra. La música en la
Conquista y en la Defensa de la Tierra Prometida hemos visto en charlas anteriores que
la música tiene un poder espiritual. El Señor quiso mostrar su poder sobre los enemigos
por medio de la música y las aclamaciones de su pueblo.

“En la caída de Jericó. (Las trompetas y el clamoreo)

“En las guerras de defensa (los cantores al frente)


Esto nos da una Lección: Nosotros como pueblo y en lo individual, hacemos nuestro el
poder de Dios por medio de la música, para nuestras batallas espirituales que libramos
día a día.

La Música en el Culto y Celebración.

En el servicio regular de los cantores establecidos por David, y en todas las fiestas
litúrgicas de Israel, y en la dedicación del Templo, y en todas las celebraciones
importantes, siempre había música como un elemento importante. No había celebración
sin música. El mismo Jesús, la noche del Jueves Santo, cantó los salmos propios de la
fiesta de Pascua, según narran los evangelios. Siempre se cantaba y se danzaba, y
eran expresiones de amor a Dios. La música en la Iglesia primitiva.

Efesios 5,19 "Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos inspirados, cantad y
salmodiad en vuestro corazón al Señor."

Colosenses 3: 16 "Cantad agradecidos himnos y cánticos inspirados"

El canto era una práctica fomentada por los apóstoles en las comunidades que iban
fundando.

La música se daba en un ambiente de "entre vosotros", es decir, en comunidad, con la


participación de TODOS. Se distinguían varias formas (no son sinónimos):

Salmos: Los de el Antiguo Testamento

Himnos: Composiciones poéticas con música ("Despierta tu que Duermes, y levántate


de entre los muertos y te iluminará Cristo", recitaba un himno que cita San Pablo en
Efesios 5,14

Cánticos Inspirados: Eran cantos en lenguas, o profetizar cantando, o proclamar la


gloria de Dios cantando de manera espontánea, inspirados por el Espíritu Santo,
entonados por los miembros de la comunidad, en un ambiente de oración carismática.
Existían también en el Antiguo Testamento, había cantores que profetizaban cantando y
tocando la cítara. (David, Yedutun, y otros)

Los Primeros Siglos:

Algunos Padres de la Iglesia eran muy cautelosos con los efectos emocionales que
causaba la música.
Por ejemplo, en cierta región, la zampoña o flauta de pan estaba PROHIBIDA en el
culto a Dios. Porque??

La razón era que en esa región se usaba la zampoña en cultos a dioses griegos que
promovían la promiscuidad sexual, las orgías, etc… De modo que cuando la gente
escuchaba la flauta, se acordaba de sus épocas de pagano, les distraía y quizá hasta
les despertaba pensamientos impuros! Para otros Padres, era tan negativa su
experiencia con la música, que prohibían el uso de cualquier instrumento musical, y solo
permitían el canto vocal.

San Agustín decía que la música gratificaba los sentidos, exaltaba demasiado los
sentimientos y emociones, y hacia a los fieles centrarse demasiado en su emotividad,
con peligro de alejarlos de Dios, pero después matizaba su propia cautela y
recomendaba el canto en la Iglesia, con ciertas reservas muy razonables:

"Pero cuando recuerdo las lagrimas que YO MISMO derramé en los primeros días de mi
conversión, poco después de recuperar mi fe, y cuando recuerdo que no eran los
sonidos o el canto el que me conmovía sino el significado de las palabras que se
entonaban con voz clara y en el tono mas apropiado, reconozco de nuevo el gran valor
de esta práctica [el canto].

Así pues, vacilo entre el temor al peligro que encierra en gratificar los sentidos y el gran
beneficio que viene del cantar. Sin comprometerme a una opinión irrevocable, me
inclino a aprobar la costumbre de cantar en la Iglesia, a fin de que siendo indulgentes
con los oídos, los espíritus mas débiles puedan ser inspirados con sentimientos de
devoción. No obstante, cuando me topo con que el cantar mismo es mas conmovedor
que la misma verdad contenida en lo que se canta, confieso que este es un pecado
gravoso, y en esas ocasiones preferiría no escuchar al que canta" San Agustín,
Confesiones.

Así pues, la LECCION para nosotros es que debemos evitar usar ritmos, sonidos,
melodías o instrumentos que sean distractores o bien que no transmiten la reverencia y
el amor a Dios que queremos transmitir. Estos distractores a evitar pueden ser
diferentes en cada cultura, grupo social, edad, o región geográfica, dependiendo de lo
que es propio de ese ambiente. Debemos someternos a nuestros padres
contemporáneos: los obispos y presbíteros, pues ellos son pastores y ven más allá de lo
que percibimos nosotros.

La inculturación: En oriente, no sólo se acostumbró adornar la liturgia de la Iglesia con


el canto y los instrumentos, sino aún en nuestros días, en algunos ritos el sacerdote
danza durante la misa. En África, muchos templos católicos cuentan con un área dentro
del templo Para que el pueblo pueda danzar al Señor, como parte de sus expresiones
de amor y celebración.

Lección: Debemos valernos de los valores genuinos de nuestra cultura para enriquecer
el culto y hacerlo así más vivencial y participativo. Debemos usar los cantos adecuados
a la edad y la personalidad de la gente a la que servimos. Como Jesús: "Semejante a
nosotros en todo, menos en el pecado" Dice San Pablo: "Con los judíos me hice judío,
con los griegos me hice griego, con tal de alcanzarlos a todos para Cristo" pero sin
permitir que se infiltren los valores anticristianos que atacan a esa gente pretendiendo
que hará el canto mas "atractivo".

El Canto Gregoriano

En el canto gregoriano (recopilado y ordenado a instancias del Papa San Gregorio


Magno, alrededor del año 600) se expresa la unidad entre la liturgia y el canto: la unidad
de quienes cantan, y el anhelo del alma por Dios.

Al pasar el tiempo, la polifonía le rebasó, pero después, la Iglesia lo retomó. Hoy en día,
el canto gregoriano se sigue usando, y mucha música religiosa contemporánea "de la
buena" se compone o se elabora basándose en el modelo del canto gregoriano.

Hace pocos años, el CD más vendido en el mundo fue una colección de cantos
gregorianos de una abadía benedictina española. (¡Revendió más que los de Madonna,
Michael Jackson y demás!)

Lección: La gente tiene sed de Dios, de escuchar y cantar aquello que expresa el
anhelo del alma por Dios. No debemos tener miedo de que "los jóvenes se aburran" con
tal o cual estilo porque es "demasiado tranquilo". Hay una sed tremenda de paz y
silencio interior. La gente esta harta de cancioncitas pegajosas que duran 2 o 3 meses y
luego se olvidan.

La Polifonía

El canto polifónico, que requería grandes coros, se volvió la moda por varios siglos en la
Iglesia. El canto gregoriano perdió prestigio. La gente dejó de cantar, y ahora el canto
era función EXCLUSIVA del coro; El colmo de perfección y virtuosismo fue hacia los
siglos XIV y XV cuando los cantos se llenaron de adornos, inflexiones, cánones y
demás "flores". Un señor Ockenghem, afamado compositor de su época, compuso un
motete "DeoGratias", para 36 voces, compuesto por cuatro cánones ¡de nueve voces
cada uno!

La Iglesia se percató de que esto distraía a la gente y "embriagaba el oído" en vez de


inspirar el alma a buscar a Dios. Muchas veces, la liturgia pasaba a un segundo plano,
quedaba "al servicio de la música", lo cual es un grave error. Tiempo después, esto se
corrigió, y en el Concilio Vaticano II se enfatizó la importancia de que el Pueblo participe
en el canto ¡Gracias a Dios!.

Lección: Jamás la liturgia debe estar al servicio de la música, sino al revés. Se debe
buscar la participación de la gente en los cantos que son propios para ser cantados por
el pueblo. El coro debe en lo posible pasar desapercibido. No llamar la atención.

Hay coros que cantan tan mal o tan soso que llaman la atención. Hay otros que usan
muchos cantos hermosos y elaborados que son "incantables" para la gente, y no
permiten la participación del pueblo en el canto, y también llaman demasiado la
atención de la gente hacia el coro.

!
"
#
6. La música al servicio de la Liturgia

1. Repaso rápido de conceptos (de las charlas anteriores):

El propósito de la música es:


La Gloria de Dios y la Santificación de los fieles

Las virtudes del salmista (Tomadas de la descripción de David, cuando va a entrar al


servicio de Saúl):

" Sabe tocar bien"


" Valiente, buen guerrero"
" De palabra amena, lleno de sabiduría"
" De buen aspecto, agradable presencia"
" Dios esta con él"

2. La música al servicio de la liturgia

I. ¿Qué es la liturgia?

La palabra liturgia significa la labor realizada por la comunidad: El trabajo del pueblo, la
obra de todos.

Así pues, la liturgia es todo aquel acto que realizamos en común para glorificar a Dios, y
existen muchos actos litúrgicos.

II. Algunas formas de Liturgia de la Iglesia

Ej.: La MISA. Es el acto litúrgico por excelencia. Tiene dos liturgias: La liturgia de la
palabra (se leen las lecturas y el evangelio y se recibe una homilía) Y la liturgia de la
eucaristía (se consagra la hostia y se recibe la comunión)

Otras liturgias de la iglesia:

La liturgia de las horas (salmodia), que incluye el rezo de laudes, tercia, nona, vísperas,
completas y el oficio de lectura. (se reza en familia y en los conventos, y es obligatoria
para todos los diáconos, presbíteros y obispos, al menos laudes y completas).

La impartición de todos los sacramentos y ritos de bendición están también


desarrollados bajo formas litúrgicas.

III. Las normas Litúrgicas


En la liturgia todos los elementos son símbolos y signos importantes: El agua, el aceite,
el pan, el vino, la luz, las velas, la vestimenta, los colores, las palabras y por supuesto,
LA MUSICA.

Todos estos elementos están al servicio de la liturgia, porque la liturgia está al servicio
de Dios, de modo que no se justifica que sobresalga NINGÚN elemento por encima de
la liturgia. La liturgia no puede quedar "al servicio de" o "sujeta a" ningún elemento.

Para evitar "shows" de los presbíteros, o desvariaciones, o errores dogmáticos, o


inventos, se establecieron muchas normas litúrgicas desde hace muchos siglos.

Ejemplos: Las palabras de la consagración, el numero de lecturas que se leen, cuales


se leen, los colores que usa el celebrante y los colores del altar… (Imagínense que a
algún padrecito se le ocurriera ponerse una sotana con los colores de EE.UU… barras y
estrellas, por ser muy nacionalista… NO PUEDE)

Lo mismo, imagínense que a alguien se le ocurriera, en vez de leer las lecturas propias
del día, leer los escritos de Walter Mercado… NO PUEDE!!!

Supón que eres el director de la orquesta filarmónica de Londres, y vas a dirigir la


música de una misa con el Papa, celebrada en honor de la conversión de la reina de
Inglaterra al catolicismo….

Llega la reina Isabel de Inglaterra y personalmente te pide, muy amablemente que para
el "Cordero de Dios" toques el "Aleluya" de Hendel. ¿Que haces? LE DICES QUE NO
PUEDES. Porque nadie puede cantar un Aleluya en el Cordero, a menos que cambien
las normas litúrgicas.

Cada cuando cambian? Cada vez que es conveniente: Antes la misa era en latín…

Pero no creas que cambian muy seguido.

Conclusión: LA MUSICA ESTA AL SERVICIO DE LA LITURGIA Cuanto mas sea la


música servidora de la liturgia, más SAGRADA la música será.

IV. Los instrumentos y elementos de la música litúrgica

El presidente o celebrante es tu jefe, mientras dure la misa, haz exactamente lo que te


pida, aun si tu crees que "no es litúrgico". DEBES hacer lo que pide el celebrante.

Si te dice canta, cantas. Si te dice PARA, paras, aunque estés a mitad de un canto!!
Los cantos para la música litúrgica deben ser "dignos" y "apropiados". Esto es:
apropiados y acordes al carácter del acto que se celebra. La música de una boda debe
ser festiva, no fúnebre, y la música de una misa de cuerpo presente debe ser sobria,
respetuosa del dolor. Apropiado significa que sirve para el propósito que la liturgia
pretende lograr en los fieles: Canto de comunión = COMUNION CON CRISTO!!!

No se vale en comunión cantarle a MARIA, o a los novios, o a la conversión de los


pecadores… En el canto de Señor ten piedad, debe decirse: "Señor ten piedad". En el
ofertorio PREFERENTEMENTE DEBE ofrecerse el pan y vino en el canto, si no,
chécalo con el sacerdote! (si el sacerdote te pide que cantes "aquí hay un muchacho" u
otra canción "medio de ofrenda" en el ofertorio, pues cántalo).

Instrumentos: En general se dice que guitarra y pandero, flauta etc.. esta bien. Si hay
batería, tócala con moderación. Pero si el padre no quiere que se toque batería, no
toques batería. Si el padre quiere mariachi, consigue mariachi!
7. El canto inspirado

I. ¿Qué es el Canto Inspirado?

El canto inspirado es un canto espontáneo que brota del corazón, en un ambiente de


alabanza carismática o de adoración acompañada de música.

En una asamblea de oración carismática, el pueblo entero canta unido cánticos


inspirados después de terminar un canto de adoración. Algunas personas cantan en
lenguas o bien en su idioma, según les inspira el Espíritu Santo y según su corazón. Es
una expresión de adoración muy hermosa, y San Pablo nos exhorta a cantar de ese
modo:

Efesios 5, 19 "Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos inspirados; cantad y


salmodiad en vuestro corazón al Señor, dando gracias continuamente y por todo a Dios
Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo."

Colosenses 3, 16 "La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos
y amonestaos con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos inspirados, y
todo cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús,
dando gracias por su medio a Dios Padre".

San Pablo habla de himnos, cánticos inspirados y de salmodiar, y nos anima a hacerlo
todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias.

II. Formas de Canto Inspirado en la Iglesia

Distinguimos varias formas de Canto inspirado, principalmente 2:

1. El canto inspirado comunitario: En una asamblea de oración, al terminar un canto


o un tiempo de oración en lenguas, todo el pueblo comienza a cantar, ya sea en
lenguas o en su idioma, lo que brota de su corazón, y entre todos se forma una armonía
musical muy hermosa. (como una polifonía) El ministerio de Música ayuda, marcando
con la guitarra o el piano los acordes que todos van siguiendo libremente, como dice el
Salmos 95, 1 "Venid, cantemos gozosos a Yahveh, aclamemos a la Roca de nuestra
salvación; con acciones de gracias vayamos ante él, aclamémosle con salmos".

2. El canto inspirado individual: Durante el canto inspirado comunitario, alguna


persona (generalmente del Ministerio de Música) pasa al micrófono y canta, ya sea una
alabanza, aclamación o una palabra profética. Al terminar, el canto de la comunidad
continúa, a veces respondiendo o siguiendo la línea del canto individual. Vemos esto en
I Crónicas 25, 1 "David y los jefes del ejército separaron para el servicio a los hijos de
Asaf, Hemán y Yedutún, profetas, que cantaban con cítaras, salterios y címbalos. Este
es el número de personas que se encargaban de este servicio De los hijos de Asaf:
Zakkur, José, Netanías, Asarelá, hijos de Asaf, bajo la dirección de Asaf, que
profetizaba según las órdenes del rey. De Yedutún: los hijos de Yedutún: Guedalías,
Serí, Isaías, Jasabías y Mattitías, seis, bajo la dirección de su padre Yedutún que
profetizaba al son de la cítara para celebrar y alabar a Yahveh".

El canto inspirado muchas veces se parece mucho al canto gregoriano en los


"pneumas" (variaciones de la voz en la misma sílaba) yo tengo la teoría (muy personal)
de que el canto gregoriano surgió como resultado del canto inspirado de los primeros
siglos. Cuando Dios les daba un canto especialmente hermoso, se lo aprendían todos,
de modo que se fueron componiendo los cantos de esa manera. Después, los monjes
adoptaron estas formas musicales como canto comunitario formal, y se aprendió a
documentarlos con la notación pautada del canto gregoriano.

Esta teoría se basa solamente en nuestra propia experiencia, pues muchos cantos
inspirados que el Señor nos dio en una asamblea o en un concierto se convirtieron
después en cantos para todos, y generalmente muy populares. Algunos ejemplos de
cantos inspirados que se popularizaron:

"Vengan a mi los Sedientos" (Andrés Degollado), "Gloria" (Martín Valverde), "Pueblo de


mi propiedad", "Mi Señor", el "Retorno del Señor" (Federico C.) y ¡muchísimos más!

Más de la mitad de los cantos que yo he compuesto son adaptaciones de cantos


inspirados que el Señor me dio en la oración, y creo que es el caso de muchos otros
compositores. Sabemos que muchos de los cantos mas hermosos que tenemos en
nuestros libros de cantos surgieron como fruto de cantos inspirados. Por eso suelen ser
muy sencillos de letra y fáciles de aprender.

Por eso, hay que promover el canto inspirado!!

III. Como promover y conducir El Canto inspirado

Debemos promover el canto inspirado, según nos dice San Pablo, pero debemos
hacerlo con sabiduría y con unción, con "fe y razón".

Consejos prácticos:

1. El ministerio de música debe cultivar el canto inspirado EN LOS ENSAYOS. En todo


ensayo debe haber oración, y un tiempo de la oración dedicarlo a cantar
espontáneamente al Señor. Esto nos servirá de práctica para perderle el miedo a cantar
en la asamblea el canto inspirado.
2. El líder del ministerio debe iniciar el canto inspirado al terminar un canto, de una
forma muy natural y espontánea. ("con un susurro de cítara", como dice el Salmo), y el
ministerio debe seguirlo de inmediato. Si el ministerio de música no inicia el canto
inspirado, la asamblea no lo hará! El líder debe acompañar el canto con 2 o 3 acordes
en la guitarra o piano y los otros instrumentos pueden unírsele discretamente según sus
habilidades para seguir la armonía de manera espontánea.

3. Las participaciones individuales generalmente las hacen el líder de la asamblea o los


miembros del ministerio de música que tienen ese don. También debe promoverse que
cualquier otra persona pase a dar un canto inspirado individual, pero nadie lo hará si
nosotros no ponemos el ejemplo.

4. Al terminar una participación individual, el líder de la música debe inducir la respuesta


en mas canto comunitario.

5. Durante el canto inspirado comunitario e individual, el "susurro de cítara" será un


círculo de 2 o 3 acordes, tocados por el líder de la música que faciliten una continuidad
musical. Cuando el canto se vuelva mas tranquilo, el "susurro" debe bajar, cuando el
canto suba de intensidad, puede acompañarse de bajo, y cuando sea fuerte, debiera
acompañarse de todos los instrumentos: batería, pandero, bongos, etc…

6. El canto inspirado puede acompañarse de expresiones corporales como balancear


nuestras manos levantadas, danzar balanceándose de un lado a otro suavemente,
etc… El ministerio de Música debe poner el ejemplo en esto también.

7. Si una persona participa sin cantar, la música puede bajar de volumen sin
desaparecer.

8. No debiera de haber más de 2 o 3 participaciones de canto inspirado individual. Hay


que estar atentos al líder de la asamblea para no excedernos en tiempo para el canto
inspirado comunitario.

9. Las participaciones de canto inspirado individual no deben ser en lenguas a menos


que haya un interprete (no lo digo yo, lo dice San Pablo).

10. El canto comunitario puede concluirse volviendo a repetir el canto que habíamos
entonado antes de iniciar el canto inspirado, y de esa manera terminar de una forma
exultante de alabanza o adoración.

También debemos tener cuidado de que el canto inspirado, como el don de lenguas, no
sea ocasión para el desorden en la asamblea; al respecto, veamos las advertencias de
San Pablo:
I Corintios 14, 14 Porque si oro en lengua, mi espíritu ora, pero mi mente queda sin
fruto.

15 Entonces, ¿qué hacer? Oraré con el espíritu, pero oraré también con la mente.
Cantaré salmos con el espíritu, pero también los cantaré con la mente.

16 Porque si no bendices más que con el espíritu ¿cómo dirá "amén" a tu acción de
gracias el que ocupa el lugar del no iniciado, pues no sabe lo que dices?

17 ¡Cierto!, tu acción de gracias es excelente; pero el otro no se edifica.

18 Doy gracias a Dios porque hablo en lenguas más que todos vosotros;

19 Pero en la asamblea, prefiero decir cinco palabras con mi mente, para instruir a los
demás, que 10.000 en lengua.

23 Si, pues, se reúne toda la asamblea y todos hablan en lenguas y entran en ella no
iniciados o infieles, ¿no dirán que estáis locos?

24 Por el contrario, si todos profetizan y entra un infiel o un no iniciado, será convencido


por todos, juzgado por todos.

26 ¿Qué concluir, hermanos? Cuando os reunís, cada cual puede tener un salmo, una
instrucción, una revelación, un discurso en lengua, una interpretación; pero que todo
sea para edificación.

27 Si se habla en lengua, que hablen dos, o a lo más, tres, y por turno; y que haya un
intérprete.

28 Si no hay quien interprete, guárdese silencio en la asamblea; hable cada cual


consigo mismo y con Dios.

29 En cuanto a los profetas, hablen dos o tres, y los demás juzguen.

30 Si algún otro que está sentado tiene una revelación, cállese el primero.

31 Pues podéis profetizar todos por turno para que todos aprendan y sean exhortados.

32 Los espíritus de los profetas están sometidos a los profetas,

33 pues Dios no es un Dios de confusión, sino de paz.


Al parecer, había cierto desorden en las asambleas de los Corintios, y San Pablo les dio
varias reglas prácticas:

1. No porque sea "inspirado" significa que esta fuera de nuestro control o que "no lo
podemos detener".

2. En la participación individual se le da preferencia al canto, exhortación y palabra


profética en el lenguaje de todos, para que todos sean edificados, y se evita que sea en
lenguas a menos que haya un intérprete.

3. No debe haber demasiadas participaciones, y ¡no debe ser dos a la vez!

4. Que todo sea para edificación de los demás.

Para terminar, los invitó a hacer un momento de oración:

Señor Jesús, envía sobre nosotros tu Espíritu Santo, que inspire en nuestros corazones
cánticos de alabanza y adoración que inflamen nuestro corazón de amor, y que
transformen nuestras vidas. Danos la unción de tu Espíritu, para reedificar tu templo
espiritual, construido con nuestras oraciones, para que vengas a morar entre nosotros.
Que todo tu pueblo, sea edificado y santificado por medio del canto que tú nos inspires.
Que la Iglesia, que es tu Novia, se engalane con las flores y perfumes de nuestro canto,
y así, se llene de hermosura y de santidad, para agradarte a ti.

Amén

!
"
#
Fundamentos de Composición

I. ¿Porque Componemos cantos nuevos?

La respuesta nos la da la Biblia: En el Salmo 98, 1 dice: Cantad a Yahveh un canto


nuevo, porque ha hecho maravillas; Así pues, cantamos cantos NUEVOS porque el
Señor ha sido bueno, y ha hecho maravillas con nosotros. El canto nuevo tiene un
sentido de espontaneidad y de frescura que toca nuestro corazón de manera especial.

Otro ejemplo de esta gratitud, gozo y espontaneidad la vemos en el Salmo 96, 1 -4:

"Cantad a Yahveh un canto nuevo,


cantad a Yahveh, toda la tierra,
cantad a Yahveh, su nombre bendecid!
Yahveh ha dado a conocer su salvación,
a los ojos de las naciones ha revelado su justicia;
se ha acordado de su amor y su lealtad
para con la casa de Israel.
Todos los confines de la tierra han visto
la salvación de nuestro Dios.
¡Aclamad a Yahveh, toda la tierra,
estallad, gritad de gozo y salmodiad!

Si están bien compuestos, los cantos nuevos nos impulsan a esta exaltación, A GRITAR
DE GOZO!

Cuentan que cuando se presentó por primera vez el "Mesías" de Hendel , el Rey estaba
presente, y al llegar al famoso "ALELUYA" que se ha convertido en el sello de la obra,
fue tanta la fuerza de este canto (nuevo para él), que se puso de pie emocionado.
Desde entonces, se volvió una tradición, que cuando se toca el "Mesías", al llegar al
"Aleluya" la gente se pone de pie.

Para que un canto nuevo cause en nuestro corazón el impulso de alabar a Dios, debe
tocarse con rectitud, destreza y en oración, como nos enseña el Salmo 33, 1 a 3:

Gritad de júbilo, justos, por Yahveh!,


de los rectos es propia la alabanza;
¡dad gracias a Yahveh con la cítara,
salmodiad para él al arpa de diez cuerdas;
cantadle un cantar nuevo,
tocad la mejor música en la aclamación!

II. Cómo prepararnos para componer un canto nuevo?


Un verdadero canto espiritual es fruto de un encuentro con Dios, fruto de la oración y
del deseo de expresarle a Dios nuestro amor: Como dice el Salmo 144, 9: "Oh Dios,
quiero cantarte un canto nuevo, salmodiar para ti al arpa de diez cuerdas" El corazón
desea cantarle al Señor para expresarle de manera especial su gratitud. Así pues, el
componer un canto nuevo no es un fin en si mismo, sino un medio para acercarnos a
Dios. Por eso, a veces el canto no surge como un ejercicio racional de composición,
sino fruto de nuestros momentos de oración y reflexión.

En el tema anterior "Canto Inspirado", les comentaba lo siguiente: "Mas de la mitad de


los cantos que yo he compuesto son adaptaciones de cantos inspirados que el Señor
me dio en la oración, y creo que es el caso de muchos otros compositores. Sabemos
que muchos de los cantos mas hermosos que tenemos en nuestros libros de cantos
surgieron como fruto de cantos inspirados. Por eso suelen ser muy sencillos de letra y
fáciles de aprender. Por eso, hay que promover el canto inspirado!!"

Esto no quiere decir que solo los que hacemos "canto inspirado" podemos componer.
Tampoco significa que no necesitamos estudiar las técnicas de composición, el
perfeccionamiento, las fuentes, etc... De ningún modo!

En el caso de la obra "El Mesías" de Hendel, al que ya nos referimos, cuentan que
Hendel tenia la encomienda de componerlo en cierto plazo. Cierto día, estando en
oración, tuvo una visión del cielo, y quedó tan impactado e inspirado por lo que había
visto y oído, que solo tardó una semana en componer toda la obra. (Normalmente, una
obra tan tremenda como esa hubiera tomado MESES!!) Sin embargo, Hendel sabia
escribir música, conocía las técnicas y modo de tocar de todos los instrumentos de la
orquesta, conocía de armonía y melodía, etc... la obra "El Mesías" fue el fruto de la
unión fecunda de ambas cosas: La inspiración de Dios y la formación y destreza
musical de Hendel.

Así pues, el primer paso para la composición de un canto nuevo es necesariamente la


oración y la intimidad con Dios. El es quien pone en nosotros el canto nuevo, como dice
el Salmo 40, 4 "Puso en mi boca un canto nuevo, una alabanza a nuestro Dios; muchos
verán y temerán, y en Yahveh tendrán confianza". Pero este "primer paso" debe
acompañarse del estudio de técnica musical, formación doctrinal y conocimiento de las
fuentes de composición, como se explica a continuación.

Hay un aspecto de preparación que es muy importante. A San Bernardo (a él se


atribuye el "Salve Regina" y muchos otros himnos) le pedían que opinara sobre la
composición. San Bernardo, antes de aceptar, insistió en dos cosas: 1. Que la vida del
compositor fuera de santidad, como se esperaría de un PROFETA y 2. Que no se
compusiera algo inútilmente, o de manera trillada e innecesaria. Un compositor esta
llamado a ser santo antes que compositor, y "poeta y profeta, se nace para alzar la voz!"

III. De donde nos inspiramos para componer?


III.1 La Letra: Normalmente, tenemos 3 fuentes de composición a nuestra disposición:
1) Los Salmos e himnos de la Biblia, 2) los himnos y poemas de la liturgia y de la
tradición de la Iglesia y de los santos, y 3) las palabras que nacen de nuestra propia
inspiración personal.

Entre mas conozcamos y escudriñemos las escrituras, los salmos, los libros litúrgicos y
los escritos y poemas de los santos, mas nos impregnamos del espíritu de oración y
gratitud de la Iglesia, y enriquecemos nuestras fuentes, lo cual hace mas hermosa
nuestra composición. A veces, por flojera o por creernos muy "inspirados", privilegiamos
nuestra inspiración personal, rechazando el estudio de las otras fuentes, y decimos
cada barbaridad! Sin mala intención, podemos estar diciendo cosas que contradicen la
doctrina o la sana espiritualidad. Por ejemplo, en cierto canto de ofertorio, el autor le
ofrece a Dios, junto con el pan y el vino,

"El odio de los que mueren sin fe


cansados de tanto luchar"...

Obviamente, esto no puede estar en las ofrendas!!! Yo creo que es un error poner ese
texto en un canto de ofertorio. Un ejemplo más burdo seria llamar a Cristo "Padre
Cristo", o decirle a María "te adoramos, María", etc... Pero hay ejemplos más sutiles de
mal gusto o de error doctrinal o simplemente de falsa piedad:

"Desde que voy junto a ti, no sé porque la gente llorará... andando de tu mano, que fácil
es la vida, andando de tu mano, el mundo es ideal"

Obviamente quien escribió esto no hablaba muy en serio, o no sabia de que hablaba,
porque habla de caminar sobre espuma y rosas, y de no comprender el sufrimiento de
la gente, como si no existiera la Cruz y la persecución al seguir a Cristo!

Debemos privilegiar las fuentes probadas (las 1 y 2 de arriba) y si hacemos un canto de


nuestra propia inspiración, debemos someter el texto a una revisión cuidadosa,
haciendo ajustes de ser necesario.

Anécdota: Recuerdo que mi hermano de Jésed, Miguel Martínez había compuesto "Los
Cantores", y en la segunda estrofa decía:

"benditos los hijos de Levi, siervos del Señor, generación tras generación, y de ellos,
aun mas los cantores, con sus odas, himnos y oraciones".

Me pasó la letra para revisarla y yo le pedí que cambiara lo de "y de ellos aun mas los
cantores", porque se entiende que los cantores somos mas benditos que los levitas,
cosa que no es cierta... le cambió a "y de ellos también los cantores". Siempre me
divierte pensar que hubiera opinado algún levita que hubiera escuchado la primera
versión!!
Siempre es bueno leer y orar con la Biblia, la liturgia de las horas y leer los escritos de
los santos, para enriquecer nuestra visión de lo que vamos a componer. Muchos de los
cantos de Jésed están basados en textos de estas fuentes, y como la Palabra de Dios
tiene poder, y "es como espada de dos filos", este poder espiritual toca y mueve los
corazones.

III.2 La Música: También para la música existen "fuentes" o referencias que nos pueden
ser de gran utilidad al momento de componer. Ciertamente el canto inspirado surge con
una "música nueva", pero es diferente si se acompaña con piano, con guitarra o con
flautas, o si es "a capella". (Yo creo que el canto Gregoriano nació siendo canto
inspirado a capella)

En cualquier caso, tanto en una composición sistemática y metódica como también en


el canto inspirado, el Señor inspira la música dentro del marco cultural de la persona, y
pone en la música el lenguaje cultural de la comunidad que usará el canto para
acercarse a Dios. Por ejemplo: los modos armónicos y melódicos en la India son muy
diferentes que en Occidente. Cuando yo visité la India y fui a misa, me llamó la atención
que todos los cantos estaban compuestos en el lenguaje musical de su cultura, así,
quienes escuchaban y cantaban entraban en oración por este medio. Así pues, es
normal que nuestras composiciones tengan el sello y el sabor de nuestro ambiente
cultural, es decir, que estén inculturadas.

En la medida en que conocemos más variedad de música, mas fuentes musicales de


composición tendremos a nuestro alcance.

IV. Las flores y los frutos de nuestra composición

Muchas veces, al terminar de componer un canto, esperamos que suceda con él una
especie de milagro editorial: “Llegará un productor o artista famoso y nos pedirá el canto
para grabarlo en su próxima superproducción que llegará a todo el mundo”. O bien, lo
presentaremos en un súper concurso y ganará toda suerte de premios y honores. En
realidad esto no es en absoluto importante, y la mayoría de las veces no sucede. Lo
importante es que nuestro canto nuevo rinda gloria a Dios y sea para santificación de
los fieles, como ya dijimos antes.

Algunos “cantos nuevos” que yo he compuesto se han quedado escondidos en mi


corazón por mucho tiempo, y los sigo usando solamente para mi oración personal. Son
cantos “íntimos” que solo Dios y yo conocemos. Otros, han dado frutos que yo no
esperaba. Recuerdo que cuando compuse el canto “Aquí hay un muchacho”, nos gustó
tanto, que quisimos participar con él en el Festival de la Canción Vocacional de
Monterrey, México. El año que lo presentamos, hubo como 60 canciones, en 4
eliminatorias. De allí se escogerían 14 para la final. ¡No pasamos a la final, y “perdimos”
desde la eliminatoria! Al principio nos entristecimos, porque creímos que el canto había
“muerto”. Pero años después, el canto se volvió muy popular en muchas ciudades, y dio
los frutos que Dios quería de él, tocando muchos corazones.
Debemos ver nuestro “canto nuevo” como una flor que le ofrecemos al Señor, una
serenata, un canto de amor. En México se dice “echarle flores” cuando se alaba a una
persona. Al Señor hay que echarle flores, con nuestro canto y alabanza. (También
Santa Teresita usaba esa expresión: “arrojar flores”). No debemos preocuparnos de lo
demás, sino solo ocuparnos de arrojarle flores al Señor con un canto nuevo.

De cuando en cuando, alguna de esas flores recibe de Dios el misterio de una


fecundidad espiritual, y se trasforma en un fruto, que no solo adorna y glorifica a Dios,
sino que alimenta al pueblo, la Iglesia, y le nutre, transmitiéndole la vida de la gracia.
Ciertos cantos adquieren esa fecundidad espiritual, sin que nosotros los hayamos
promovido, sino porque así lo quiere el Señor.

Por eso, no debemos afanarnos por popularizar nuestros cantos, simplemente debemos
regalarlos a Dios y a nuestros hermanos. Dios se encargará del resto, y si él lo quiere,
alguno de nuestros cantos dará frutos especiales y tocará muchos corazones, además
del nuestro

!
"
#
Taller de Composición

I. Preparación

En la charla de Fundamentos de Composición, decíamos que un verdadero canto


espiritual es fruto de un encuentro con Dios, fruto de la oración y del deseo de
expresarle a Dios nuestro amor, y que por eso, el primer paso para la composición de
un canto nuevo es necesariamente la oración y la intimidad con Dios. Por eso, el primer
paso obligado en nuestra preparación a la composición es la oración. En un ambiente
de oración, sucede en nosotros lo que dice el Salmo 45, 2:

“Bulle mi corazón de palabras graciosas;


voy a recitar mi poema para un rey:
es mi lengua la pluma de un escriba veloz.”

Es interesante lo que pone la Biblia en este mismo Salmo 45, 1 donde describe como se
canta y que tipo de canto es:

Salmo 45,1: “Del maestro de coro. Según la melodía: «Lirios...» De los hijos de Coré.
Poema. Canto de amor.”

El ambiente es de poesía, de canto de amor, y se canta según cierta melodía. Todo


evoca un ambiente de oración e intimidad con Dios que debemos mantener cuando
componemos.

También dijimos en la charla de “Fundamentos de Composición” que entre mas


conozcamos y escudriñemos las escrituras, los salmos, los libros litúrgicos y los escritos
y poemas de los santos, mas nos impregnamos del espíritu de oración y gratitud de la
Iglesia, y enriquecemos nuestras fuentes, lo cual hace mas hermosa nuestra
composición

Así pues, el otro paso muy importante de preparación para este taller es estudiar las
fuentes de composición, leer, leer, memorizarse versículos de la Biblia, escudriñar las
escrituras, etcétera.

II. ¿¡¡Cómo componer un canto nuevo!!?

Después de prepararnos (oración, estudio) y de empaparnos de las fuentes de


composición, estamos listos para hacer lo que dicen los Salmos: Sal 149,1 "¡Aleluya!
¡Cantad a Yahveh un cantar nuevo: su alabanza en la asamblea de sus amigos!" Hay
muchas formas y métodos, pero vamos a usar uno en particular a manera de ejemplo.
IV.1 Entramos en oración: Señor, te pido que nos inspires para que llenemos tu
santuario de alabanzas, pon en nosotros un canto nuevo, que podamos expresarte el
amor que te tenemos por medio del canto. Que llevemos a otras personas al encuentro
contigo por medio de los cantos que hagamos. Por Jesucristo, nuestro Señor, Amen.

IV.2 Escogemos un tema: Vamos cada quien a tomar una lectura bíblica para componer
el canto. Yo escojo la siguiente: Apocalipsis 5, 9: "Y cantan un cántico nuevo diciendo:
«Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos porque fuiste degollado y compraste para
Dios con tu sangre hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación; y has hecho de ellos
para nuestro Dios un Reino de Sacerdotes, y reinan sobre la tierra."

IV.3 Estudiamos y oramos sobre el Texto y el Contexto: En seguida buscamos cada


quien otros textos que se relacionen con la lectura, para ayudarnos a ampliar la
comprensión del tema. Yo encontré esto textos de Apocalipsis: "Los 144,000 cantan un
cántico nuevo al cordero..." y este otro: "Yo lloraba, porque nadie había sido encontrado
digno de abrir el libro y romper sus sellos..." y este otro "Ya no llores mas, mira ha
vencido, el León de la Tribu de Judá...él es digno de abrir el libro y romper sus sellos"

Ya que tenemos el texto y el contexto del cual vamos a componer, oramos


concretamente para que el Señor nos de la gracia para transmitir el mensaje de estas
lecturas, que son Palabra de Dios, y que por ello, son como una extensión del Verbo de
Dios, Jesucristo!

Señor, inspíranos para transmitir con el canto lo que tú quieres transmitir por medio de
tu Palabra. No permitas que nuestro canto deje sin expresar lo que tú quieres expresar
a tu pueblo por medio de estas lecturas, antes bien, que la música sea un medio para
que tu Palabra penetre a los corazones como espada de dos filos!

Amen.

IV.4 Versificamos el Texto y Contexto Algunos textos, como los salmos, ya están
versificados. Si nuestro texto no lo está, lo acomodamos en frases cortas, mas o menos
del mismo número de sílabas, y que tengan cadencia, ritmo y de ser posible, rima. Es
válido cambiar algunas palabras sin alterar el sentido. Acordémonos que estamos
trabajando con la Palabra de Dios, tratémosla con mucho respeto. Es válido "poetizar"
la Palabra, usar un lenguaje místico-poético, hacer parábolas, etc... pero siempre
respetando y honrando el sentido de la Palabra.

En seguida voy a versificar el texto (y contexto) que yo escogí. Cada quien versifique el
que escogió:

¿Quien es digno de abrir


el libro de la salvación?
¿Quien es digno de romper
los sellos que le retienen?

Yo lloraba desconsolado
Por no saber la respuesta
Yo ya no tenía esperanza
Hasta que escuché una voz:

¡Ya no llores mas,


ha resucitado
El cordero degollado
Es ahora el León de la tribu de Judá!!!

Le cantamos un cántico nuevo


Al cordero degollado de Dios
El es digno de abrir el libro
Y los sellos de la salvación

Te cantamos un cántico nuevo


Oh, cordero degollado de Dios
Pues compraste con tu sangre preciosa
A hombres de toda raza, pueblo y nación

Y delante de tu trono,
Postrados en adoración,
Te ofrecemos en ofrenda amorosa
Nuestra vida y nuestro corazón.

Amen!!! Como pueden ver, el texto ha quedado mas o menos "versificado" y tiene
incluso una cierta cadencia natural. En algunas partes necesita "pulirse", que es lo que
haremos en seguida.

IV.5 Pulimos el texto versificado Sigue la difícil tarea de pulir el texto versificado, esto
es, agregar, cambiar o quitar palabras para que la versificación sea mas uniforme. Esto
lo hacemos contando sílabas, tratando que todos los versos sean más o menos del
mismo número de silabas fonéticas. Yo revisé mi texto y me topé con 3 partes que son
muy largas o muy cortas: El verso: "ha resucitado" es demasiado corto, lo cambio por
"porque ha resucitado". El verso "Es ahora el León de la tribu de Judá!!!" es demasiado
largo; lo cambio por "Es ahora el León de Judá!!!" y el verso "A hombres de toda raza,
pueblo y nación" lo podría cambiar por "A toda raza, pueblo y nación" pero cambia un
poco el sentido, de modo que también pudiera poner "A hombres de todos los pueblos".

En este punto, dejo las 2 opciones, y la decisión de cual escoger la tomaré cuando le
ponga la música.
IV.6 Le damos la Cadencia y Ritmo Como un paso previo a ponerle la música, podemos
leer en voz alta nuestro texto versificado con diferentes cadencias o ritmos (como si
estuviera haciendo Rap), para saber si la música va a ser animada o tranquila. (otro
modo de decir esto es si el fraseo ser* en tiempo Allegro, andante, largo, etc...) De aquí
me surge la velocidad y la cadencia en la que la música va a ir. Cada quien haga lo
mismo. En mi caso, me da un 110 en el metrónomo (Moderato), y es en 4/4.

IV.7 Escogemos el modo musical El siguiente paso es decidir si vamos a usar acordes
mayores o menores, y que modo musical es apropiado para nuestro texto (Cada quien
haga lo mismo con su texto). El mío es un texto exultante, puede empezar un poco
triste, pero luego cambiar a algo alegre y terminar "explosivo", porque eso es lo que
mas se adapta al texto que escogí y a la progresión. Empezaré con acordes menores,
(La menor, Re menor, etc...) y luego, al momento en que dice "Hasta que escuche una
voz", haré una transición a los acordes mayores que le corresponden: Do Mayor, Fa,
Sol, etc...

También puedo jugar con el tempo, empezar Andante (90 en el metrónomo) cuando
tengo los tonos menores, y luego pasar a Moderato (110) al pasar a los mayores.

IV.8 Ponemos la línea melódica Como ya tengo el modo, el ritmo, el texto, incluso una
idea de las relaciones de acordes, escojo un tono al azar y pruebo una línea melódica.
Muchas veces la línea melódica se construye "prueba y error", pero una vez que tienes
las 2 o 3 primeras frases melódicas de la canción, las demás van saliendo por relación
con la primera. Aquí es donde influye nuestra cultura musical, nuestros gustos, nuestro
ambiente, etc... pero también la gracia e inspiración de Dios. Muchas veces yo lo que
hago en este momento es comenzar a orar con el texto delante, con mi instrumento (en
mi caso una guitarra) y en este ambiente de oración espontánea, le expreso a Dios lo
que dice el texto, y lo voy cantando de diferentes maneras (como el canto inspirado)
hasta que sale una melodía que tiene la unción espiritual y que expresa lo que dice la
Palabra de Dios. Terminado de hacer esto, escribo las "pisadas" (es decir los acordes)
arriba del texto y si tengo una grabadora portátil, lo grabo para que no se me olvide.

III. Conclusión

Hemos terminado de componer un canto, en un método en particular (hay otros


métodos muy buenos, y cada quien se acomoda mejor en métodos diferentes) Es
importante compartir nuestro canto con los demás hermanos para que nos den sus
impresiones y lo podamos pulir y perfeccionar. Es como ofrecerle al Señor una flor, un
canto nuevo!!

¿Se hará famoso y popular? ¿Se llegará a grabar alguna vez? ¡¡¡Eso no importa!!!
Hemos obedecido a Dios al cantarle un canto nuevo, y le hemos alabado, honrado y
glorificado! Recordemos que el propósito de la música es la gloria de Dios y la
santificación de los fieles. En este sentido, nuestro canto ha dado ya gloria a Dios, y a
nosotros nos ha santificado al componerlo y cantarle al Señor un canto nuevo.

Pero... ¿servirá para santificar a otros fieles? De eso hablaremos en otra charla, en el
futuro.

Se despide, en el amor de Cristo, su hermano Federico Carranza, de la Comunidad


Jésed. Gracias por su paciencia y atención a este pequeño curso, que esperamos dé
mucho fruto para la gloria de Dios.

A ti Señor, sea la gloria y el honor, por el don de la composición. Señor, te pedimos que
suscites muchos poetas y profetas en tu pueblo!

Amen

!
"
#
Fundamentos de Sonorización

En el ministerio de la música estamos llamados a confiar plenamente en la providencia


y la gracia del Señor; nosotros tan sólo ponemos nuestros “cinco panes y dos peces”;
sin embargo, también necesitamos ser realistas, reconocer y transmitir a los demás que
para servir a Dios con excelencia requerimos de de ciertos elementos que nos ayuden a
cumplir con esta misión. Tal es el caso del equipo de audio y sonorización.

A este respecto, debemos tener la disposición de adaptarnos al equipo de sonido que


los organizadores de un evento o líderes de la asamblea nos proporcionen, pero la
experiencia nos ha mostrado que el equipo de audio suele ser el “talón de Aquiles” de
los eventos católicos, y que lamentablemente, muchos eventos salen mal por causa de
una instalación demasiado apresurada, deficiente o pobre del equipo de audio. Por eso
el equipo de audio debe ser instalado con suficiente anticipación, debe ser de la debida
calidad y de preferencia debe ser operado por personas calificadas y con experiencia.

A manera de comparación, si nosotros nos presentásemos en un concierto con


instrumentos musicales desafinados, viejos o rotos, no estaríamos honrando al Señor ni
sirviendo adecuadamente a la Iglesia. Así mismo, no podemos permitirnos que el
equipo de sonido sea deficiente. Como dice el Salmo 33,3: “Tocad la mejor música en la
aclamación”.

El principio de una comunicación efectiva

Para que haya una comunicación efectiva, tanto en el servicio de la música como en
general en la sonorización de un evento litúrgico o evangelístico, el sonido debe ser 1)
claro, 2) de buen volumen y 3) agradable.

• Claro: La acústica de un lugar suele restarle claridad al mensaje. Los católicos


tenemos el difícil reto de que la acústica de nuestros templos suele ser mala,
con demasiada reverberación (eco).
• De Buen Volumen: El sonido en toda la sala no debe ser demasiado débil, pero
tampoco demasiado fuerte.
• Agradable: Solemos enfrentarnos al problema de la mala calidad de los
elementos del equipo de sonido, aunado a que ciertas frecuencias sonoras
resuenan mas fuerte que otras. Todo esto hace que el sonido resultante no sea
agradable. Debemos resolver este problema combinando equipo de calidad,
buena ecualización y buen ingeniero de audio.

A veces pasamos por alto la importancia del equipo de sonido para una comunicación
efectiva de nuestro mensaje. El equipo de sonido es como un instrumento musical, debe
ser “tocado con maestría”, porque el sonido forma parte de lo necesario para que la
música que tocamos para el Señor sea la mejor. El ministerio de música es lo que mas
requerimientos de sonido demanda de un evento católico.

Por eso conviene que el ingeniero de audio sea un experto, pero también, de ser
posible, un hermano en la fe, alguien que tenga la capacidad técnica y la espiritualidad y
la visión de trascendencia de su servicio.

Un servicio muy “ingrato”

El sonido es un servicio muy ingrato en nuestros ambientes de apostolado, y requiere


de una especial abnegación y dedicación, tolerancia a la crítica, responsabilidad y
fidelidad:

• El servicio del sonido solo llama la atención cuando se escucha mal, cuando se vicia
un micrófono, etc… Cuando sale todo bien nadie se da cuenta de que dimos un buen
servicio.

• Cargar y descargar el equipo, instalarlo, regularlo, todo ello es un apostolado muy


pesado, requiere llegar antes que todos e irse después de que todos se han ido.

• Es cansado y no suele ser reconocido. Solo te toca recibir críticas, pocas veces
elogios.

Por esto mismo, debemos honrar y apoyar a los hermanos que están a cargo del equipo
de sonido. El Ministerio de Música es el que mas necesidades de sonorización genera
(micrófonos, líneas, etc…) por lo que debemos ayudar al hermano del sonido a cargar y
descargar, a instalar, etcétera. Debemos aprender a enredar adecuadamente los cables
para que después se puedan desenredar fácilmente y no hacerse nudos terribles.

Si vamos a dar un concierto, debemos acercarnos antes al ingeniero de audio,


preguntarle su nombre, saludarlo y platicar un momento con él, construir confianza y
cercanía, para poder interactuar libremente con él durante el evento.

En una comunidad, el responsable del servicio de sonido debe rotarse


esporádicamente, cada 6 meses o cada año. No es sano estar cambiando de
responsable cada dos semanas o cada 2 o tres meses, porque se pierde la continuidad
de lo que se tiene de equipo, hay descontrol, etcétera. Tampoco conviene que el
responsable dure mas de uno o dos años, porque puede cansarse.

Principales Componentes de un equipo de sonido:

1. Bocinas. Hay de 2 tipos: auto amplificadas (requieren conexión eléctrica) y normales.


Te recomiendo las auto amplificadas.
2. Amplificadores. Son para dar potencia a las bocinas normales.

3. Monitores: Son las bocinas que pones dirigidas al grupo o solista, para que pueda
escuchar lo que esta cantando por encima del rebote de la “sala” (la sala es donde esta
el publico). Los monitores no son un lujo, SON IMPRESCINDIBLES!!

4. Ecualizador: Es un aparato que sirve para modular el volumen de las diversas


frecuencias. El ecualizador se ajusta dependiendo de las características acústicas de la
sala.

5. Mezcladora o Mixer: Es el equipo que recibe los cables de todos los micrófonos e
instrumentos, allí se regula el volumen y ecualización de cada uno. Muchas
mezcladoras tienen ecualizador integrado. Algunas tienen Amplificador integrado.

6. Cables “canon”: Son los cables de 3 patitas que se usan para conectar los
micrófonos. También se les llama “de baja impedancia”.

7. Snake: Es un registro para conectar muchos cables canon y luego llevarlos todos
juntos hasta donde esta la mezcladora.

8. Cables plug: Son los cables que se usan para conectar el bajo eléctrico, la guitarra
auto amplificada, el sintetizador, etc.. También se les llama de “alta impedancia”.

9. Cajas Directas: Cuando tienes que pasar de un cable plug a un cable canon
necesitas una caja directa que “convierte la señal” de alta a baja impedancia. Si vas a
un evento donde todo llega a un snake, y tocas guitarra, sintetizador o bajo, NO
OLVIDES PEDIR CAJAS DIRECTAS!!! Si no las hay, lleva las tuyas propias, de lo
contrario, las vas a extrañar!!

10. Monitores de oído: Son pequeños monitores inalámbricos que puedes comprar y te
pones en el oido. Cuando vas a un lugar donde no hay monitores, te salvan la vida.

Consejos Prácticos:

1. Lee los manuales de los equipos de sonido para saber como conectarlos.

2. Asegúrate de que el sonido esté instalado al menos 1 hora antes de iniciar el evento.
Para ello, necesitas una o 2 horas mas! Esto es, si el evento es a las 7 p.m., debes de
empezar a instalar a las 4 o 5 p.m.

3. Haz un sound check: Prueba el equipo con todo el grupo, que el grupo cante una
canción movida y una canción tranquila. Cita al grupo al sound check para que estén allí
con la debida anticipación
4. Antes del evento haz una prueba de “viciar” la sala: Se le sube al volumen, hasta que
empieza a viciar, entonces le bajas al ecualizador en la frecuencia que haya viciado. De
ese modo minimizas después las posibilidades de que el equipo vicie.

5. Explícale a los miembros del grupo musical las restricciones y recomendaciones del
audio: que se acerquen al micrófono, que no le peguen, que no lo dirijan hacia las
bocinas para que no se vicie, etc…)

6. Si tienes un ministerio de música, ve poco a poco comprando tu equipo de sonido.


Recuerda que tu llamado es a tocar “la mejor música”.

7. No compres equipo barato de mala calidad. Lo barato sale caro, porque no dura, y
terminas comprándolo 2 veces.

8. Marca tu equipo de sonido y etiqueta tus cables para facilitar la conexión.

9. No prestes el equipo a cualquiera. Si llegas a prestarlo, has una lista de lo que estas
entregando, que te la firmen de recibido y consérvala para asegurarte que te devuelven
todo. (El equipo de sonido tiene una extraña tendencia a perderse, sobre todo cuando lo
prestas)

10. Calcula entre $500 y $1,000 US dólares por año para la reposición y renovación de
tu equipo. Los cables y micrófonos suelen deteriorarse con el uso.

11. Es muy recomendable que el encargado del sonido sea miembro del ministerio de
música o por lo menos buen músico. Esto ayuda mucho a trabajar en equipo con él

12. Compra e instala MONITORES!

13. Compra e instala MONITORES!

14. Compra e instala MONITORES!

15. Músicos: No olviden llevar sus CAJAS DIRECTAS. Los ingenieros suelen olvidarlas.

Ejemplo de Set de necesidades de equipo y Sonorización

Como referencia de qué debes pedir a los organizadores para un evento fuera de tu
ciudad, te presento ahora lo que solemos pedir para Jésed (somos entre 7 y 12 músicos
y voces) Tú debes preparar tu propia lista, de acuerdo a las características de tu grupo.
· BATERIA: Una batería acústica de 5 piezas, que conste de bombo, tarola, toms de
aire, tom de piso, base para contratiempos, 3 bases para platillos, 1 alfombra para la
batería “indispensable” (para evitar el movimiento de la misma).

· AMPLIFICADOR PARA BAJO ELECTRICO: Un amplificador para bajo eléctrico.


Dependiendo del tamaño del lugar, el amplificador puede o no ir conectado a la
Mezcladora.

· Un micrófono para voz para cada miembro del ministerio de música.

EQUIPO DE AUDIO:

· 1 Mezcladora (Mixer) de 16 o 24 canales.

· Si la mezcladora esta lejos del stage necesitamos un “Snake” de 16 o 24 canales


(mejor conocida como víbora o audio link, para instalar la mezcladora lejos del stage)

· Si la mezcladora no tiene ecualizador, recomendamos tener 2 Ecualizadores, uno para


PA (sala) y otro para los monitores.

· Procesador de efectos para voces e instrumentos.

· Reproductor de CD para pistas y música ambiental.

· Stands o mesas de buena altura para la mixer y los procesadores (periferia).

· 1 Micrófono para el bombo.

· 2 Micrófonos para tarola.

· 1 Micrófono para percusiones acústicas.

· 3 Micrófonos para toms.

· 3 Micrófonos para platillos y contra tiempo.

· 4 Cajas directas. (para conectar guitarras, bajo, sintetizador, etc…)

· Atriles para todos los micrófonos (6 con T.)


· Multicontactos suficientes para el equipo, extensiones, cableado para los micrófonos y
para los instrumentos.

· 3 Monitores de piso con su amplificación. (dos para las voces, uno para el baterista)

· Bocinas: Recomendamos bocinas suficientes para proporcionar un sonido claro y


efectivo para la gente.

El servicio de sonido también es un servicio espiritual, y debe hacerse con excelencia,


con amor, y con deseo de servir a Dios y a su pueblo. Felicidades y ánimo a todos los
hermanos que están llamados a esta importante labor.

!
"
#
La ración de los cantores

I. La misión de Nehemías

Nehemías, copero del rey Astajerjes, (el encargado de servirle el vino) nos cuenta que
el pueblo había sido desterrado, las murallas de Jerusalén derrumbadas, con muchas
brechas, la ciudad abandonada y el Templo había sido saqueado. Había unos pocos
judíos que no habían sido desterrados, pero vivían dispersos y desorganizados.

Dice el libro de Nehemías, Cap 1: Palabras de Nehemías, hijo de Jakalías: En el mes de


Kisléu, el año veinte del rey Artajerjes, estando yo en la ciudadela de Susa, Jananí, uno
de mis hermanos, llegó con algunos hombres venidos de Judá. Yo les pregunté por los
judíos - el Resto que se había salvado del cautiverio - y por Jerusalén.

Me respondieron: «Los restos del cautiverio que han quedado allí en la provincia
se encuentran en gran estrechez y confusión. La muralla de Jerusalén está llena
de brechas, y sus puertas incendiadas.»

Al oír estas palabras me senté y me puse a llorar; permanecí en duelo algunos días
ayunando y orando ante el Dios del cielo.

Nehemías ora pidiendo al Señor que perdone a su pueblo y que provea los medios para
reconstruir Jerusalén. Nehemías ama profundamente a Dios y a su pueblo. Reconoce
que su pueblo ha pecado, pero sobre todo, pide a Dios por su conversión y
restauración. Nehemías descubre después que él mismo ha de ser llamado para esta
misión restauradora:

Siendo yo encargado del vino, tomé vino y se lo ofrecí al rey. Anteriormente nunca
había estado yo triste. Me dijo, pues, el rey: «¿Por qué ese semblante tan triste?¿Acaso
tienes alguna preocupación en el corazón?» Yo quedé muy turbado, y dije al rey: «¡Viva
por siempre el rey! ¿Cómo no ha de estar triste mi semblante, cuando la ciudad donde
están las tumbas de mis padres está en ruinas, y sus puertas devoradas por el fuego?»

Replicóme el rey: «¿Qué deseas, pues?» Invoqué al Dios del cielo, y respondí al rey:

«Si le place al rey y estás satisfecho de tu siervo, envíame a Judá, a la ciudad de


las tumbas de mis padres, para que yo la reconstruya.»

El Rey Astajerjes le dio permiso a Nehemías, para que se ausentara, por cierto tiempo,
de sus servicios. Le dio cartas y le autorizó a reconstruir la muralla y restaurar el Templo
y el culto.
II. Nuestra misión de reconstrucción

Muchas veces descubrimos que nuestro pueblo ha pecado, y que a causa de este
pecado, la Iglesia (la Nueva Jerusalén) ha sido afectada, sus murallas espirituales
tienen brechas, por donde entra el enemigo (Satanás) y hace destrozos; sus puertas
espirituales están incendiadas, y la gente, al no sentirse protegida, se va a otros lados
(salen de la Iglesia) y su Templo espiritual, que es la alabanza y adoración, el culto a
Dios, está derrumbado (en muchos lugares la liturgia está débil o muerta, los grupos de
oración flojos y diezmados).

Debemos ser como Nehemias, que no se lanza a criticar amargamente a su pueblo o a


su ciudad, sino que llora por su pecado y pide a Dios por su restauración. La Iglesia es
nuestra madre, y nadie habla mal de su propia madre, aunque exista pecado en ella.
Antes bien, procura su mayor bien. Nehemias no dice “Jerusalén (la Iglesia) ha pecado”,
sino que dice: “Hemos pecado Señor, tu pueblo y yo te hemos fallado, y Jerusalén (la
Iglesia) ha sido devastada”.

Nuestra misión es decirle al Señor, como Nehemias, las siguientes palabras: «Señor, tu
eres mi Rey, y yo soy tu copero. Si le place a mi Rey y estás satisfecho de tu
siervo, envíame a la Iglesia, a la ciudad espiritual de mis padres, para que yo la
reconstruya.»

Esta es nuestra vocación en el ministerio de Música: Reconstruir la muralla espiritual


con cantos que le den al pueblo fortaleza contra el pecado. Reconstruir el Templo
espiritual con cantos de alabanza, restaurar el culto con cantos de adoración. Estos
cantos no son para nosotros, ni para nuestro propio beneficio. Si de verdad queremos
servir a Dios, nuestros cantos deben convertirse en patrimonio de la Iglesia.

III. La reconstrucción requiere esfuerzo, reconciliación y perdón de las deudas

Nehemías nos sigue contando lo que hizo:

Inspeccioné la muralla de Jerusalén por donde tenía brechas, y las puertas que habían
sido devoradas por el fuego.

Hasta entonces no había dicho nada a los judíos: ni a los sacerdotes ni a los notables ni
a los consejeros ni a los funcionarios;

Entonces les dije: «Vosotros mismos veis la triste situación en que nos encontramos,
pues Jerusalén está en ruinas, y sus puertas devoradas por el fuego. Vamos a
reconstruir la muralla de Jerusalén, y no seremos más objeto de escarnio.»

Ellos dijeron: «¡Levantémonos y construyamos!» Y se afianzaron en su buen propósito.


Al enterarse de ello los joronitas, ammonitas y árabes, se burlaron de nosotros y
vinieron a decirnos: «¿Qué hacéis? ¿Es que os habéis rebelado contra el rey?»

Yo les respondí: «El Dios del cielo nos hará triunfar. Nosotros sus siervos, vamos a
ponernos a la obra. En cuanto a vosotros, no tenéis parte ni derecho ni recuerdo en
Jerusalén.»

A pesar de la oposición externa, Nehemías y los líderes de Jerusalén se afianzan en su


propósito y se organizan por secciones, para reconstruir la muralla. Mas adelante,
cuando son atacados, los judíos siguieron reparando las brechas pero mantenían la
espada ceñida al cinturón.

Para ayudarse unos a otros a reconstruir y repoblar la ciudad, también se perdonaron


entre ellos las deudas que eran imposibles de pagar, para poder liberar a los esclavos,
a sus hijos e hijas dados en prenda por las deudas, y para habitar las casas y trabajar
los campos que habían sido dados en garantía por los prestamos. (Hermanos: Les
parece increíble que hubiera deudas que se pagaban mediante esclavitud? Piensen en
nuestras deudas, algunas son verdaderamente esclavizantes, si no, pregúntenle a los
países latinoamericanos y africanos)

Nos dice Nehemías: Tomé decisión en mi corazón de reprender a los notables y a los
consejeros, y les dije: «¡Qué carga impone cada uno de vosotros a su hermano!»

Congregué contra ellos una gran asamblea, y les dije: «Nosotros hemos rescatado, en
la medida de nuestras posibilidades, a nuestros hermanos judíos que habían sido
vendidos a las naciones. ¡Y ahora sois vosotros los que vendéis a vuestros hermanos
para que nosotros los rescatemos!» Ellos callaron sin saber qué responder.

Y yo continué: «No está bien lo que estáis haciendo. ¿No queréis caminar en el temor
de nuestro Dios, para evitar los insultos de las naciones enemigas?

También yo, mis hermanos y mi gente, les hemos prestado dinero y trigo. Pues bien,
condonemos estas deudas.

Restituidles inmediatamente sus campos, sus viñas, sus olivares y sus casas, y
perdonadles la deuda del dinero, del trigo, del vino y del aceite que les habéis
prestado.»

Respondieron ellos: «Restituiremos y no les reclamaremos ya nada; haremos como


tú has dicho.»

Si queremos responder al llamado de Dios a reconstruir la Iglesia, tenemos que ser


capaces de a) afianzarnos en nuestro propósito, b) tener las armas espirituales a la
mano para la batalla (Efesios 6), c) reconciliarnos y perdonarnos unos a otros nuestras
ofensas y d) condonar entre nosotros aquellas deudas económicas que son
imposibles de pagar.

Parte del daño y de la imposibilidad de reconstruir el Templo espiritual está en las


relaciones dañadas, las deudas impagables y las ofensas imperdonables que
tenemos entre nosotros. Tenemos que perdonar y condonar todo eso para estar todos
libres para la reconstrucción, y que nadie sea esclavo de estas cosas.

Nehemías incluso puso mucho de su propio patrimonio para apoyar al pueblo durante la
reconstrucción, y nunca recibió nada a cambio:

Diariamente se aderezaban a expensas mías un toro, seis carneros escogidos y aves; y


cada diez días se traía cantidad de odres de vino. Y a pesar de todo, jamás reclamé el
pan del gobernador, porque un duro trabajo gravaba ya al pueblo.

IV. Los Levitas y Cantores

Nehemías nos cuenta que se restablecieron los servicios del Templo y las funciones de
los sacerdotes, levitas y cantores. Había 245 cantores y cantoras, y muchos sacerdotes
y levitas. Los cantores aparecen como guardianes para las puertas, formando grandes
coros para las ceremonias y cantando en el Templo en turnos establecidos.

Para ello, era necesario que el pueblo les apoyara y respaldara. Una parte del
compromiso firmado por el pueblo, además de cumplir la ley y celebrar las fiestas como
lo marcaban los libros sagrados, fue dar a los sacerdotes, levitas y cantores el diezmo
para su sostenimiento. Los levitas eran los encargados de recaudar el diezmo.

V. Cantores remunerados? Nuestro papel como Profetas, Cantores y Maestros

Nuestro llamado a servir a Dios y a la Iglesia con la música tiene tres dimensiones
principales: Profetas, cantores y maestros.

V.1 Profetas: Los verdaderos profetas nunca profetizaban bajo la condición de recibir
dinero o salario, sino en obediencia a un mandato expreso de Dios. Los falsos profetas
cobraban por “profetizar”, y eran en realidad adivinos o charlatanes que hablaban
falsamente “de parte de Dios”; este tipo de “profeta” era una profesión heredada en las
ciudades de Israel influidas por la idolatría y el politeísmo; ser “profeta” era un negocio
(hagan de cuenta Walter Mercado, o los horóscopos, etcétera). Esto lo vemos en el libro
de Miqueas:
Así dice Yahveh contra los profetas que extravían a mi pueblo, los que, mientras
mastican su comida gritan: «¡Paz!»: Tendrán vergüenza los videntes y confusión los
adivinos; y se taparán todos el bigote, por no haber ya respuesta de Dios.

Yo (Miqueas), en cambio, estoy lleno de fuerza, por el espíritu de Yahveh, y de juicio y


bravura, para denunciar a Jacob su delito, y a Israel su pecado.

Sus jefes juzgan por soborno, sus sacerdotes enseñan por salario, sus profetas
vaticinan por dinero, y se apoyan en Yahveh diciendo:«¿No está Yahveh en medio de
nosotros? ¡No vendrá sobre nosotros ningún mal!»

Por eso, por culpa vuestra, Sión será un campo que se ara, Jerusalén se hará un
montón de ruinas, y el monte de la Casa un otero salvaje.

Esta profecía se cumplió, y hubo el destierro anunciado por Miqueas.

En el libro del profeta Amós, leemos que las autoridades del reino de Israel le
recriminaron que profetizara contra el rey, sin que nadie lo hubiera “contratado”. En ese
entonces, los hebreos estaban divididos en dos reinos: Judá al sur, con su capital
Jerusalén, e Israel al Norte, con su capital Betel. Amós venía del reino de Judá, y fue
enviado por Dios a Betel, (al norte) para profetizar la destrucción del reino del norte
(Israel).

El sacerdote de Betel, Amasías, mandó a decir a Jeroboam, rey de Israel: «Amós


conspira contra ti en medio de la casa de Israel; ya no puede la tierra soportar todas sus
palabras, porque Amós anda diciendo: "A espada morirá Jeroboam, e Israel será
deportado de su suelo."»

Y Amasías dijo a Amós: «Vete, vidente; huye a la tierra de Judá; vete a ganar el pan a
Judá, y profetiza allí. Pero en Betel no has de seguir profetizando, porque es el
santuario del rey y la Casa del reino.»

Respondió Amós y dijo a Amasías: «Yo no soy profeta ni hijo de profeta, yo soy
cuidador de vacas, y picador de sicómoros. Pero Yahveh me tomó de detrás del
rebaño, y Yahveh me dijo: "Ve y profetiza a mi pueblo Israel."

Después de esto, y tal como profetizó Amós, el reino de Israel fue deportado, y después
destruido, y lo poco que quedó fueron unos cuantos pueblos dispersos, llamados
“samaritanos” por los Judíos (de Judá).

En la Iglesia primitiva también se daban casos de falsos profetas que lo que querían era
ganar dinero a costa del pueblo y estar de ociosos. Esto lo vemos en la Didaché o
Enseñanza de los Doce Apóstoles, que es uno de los escritos más venerables que nos
ha legado la antigüedad cristiana. Baste decir que su composición se data en torno al
año 70 después de Cristo; casi contemporáneamente, por tanto, a algunos libros del
Nuevo Testamento. Así pues, la Didaché es una recopilación de las enseñanzas
básicas de la Iglesia Primitiva.

Dice la Didaché en su capítulo 5, respecto a los apóstoles y profetas:

No todo el que habla en espíritu es profeta, sino el que tiene el modo de vida del Señor.
En efecto, por el modo de vida se distinguirá el verdadero profeta del falso. Todo profeta
que manda poner una mesa en espíritu, no come de ella: de lo contrario, es un falso
profeta. Todo profeta que predica la verdad, pero no cumple lo que enseña es un falso
profeta. Pero al que dice “en espíritu”: “Dame dinero”, o cualquier otra cosa, no le
prestéis oído. En cambio si dice que se dé a otros necesitados, nadie lo juzgue.

A todo el que viniere en nombre del Señor, recibidle. Luego examinándole le conoceréis
por su derecha y por su izquierda, pues tenéis discernimiento. Al que pasa de camino le
ayudaréis en cuanto podáis: pero no se quedará con vosotros sino dos o tres días, si
fuere necesario. Si quiere quedarse entre vosotros, teniendo un oficio, que trabaje
para su sustento. Si no tiene oficio, proveed según prudencia, de modo que no viva
entre vosotros cristiano alguno ocioso. Si no quiere aceptar esto, se trata de un
traficante de Cristo: tened cuidado con tales gentes.

Pero, ¿que hay de la frase: “El obrero tiene derecho a su salario”?

En Lucas 10, Jesús dice a sus discípulos:

No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. En la casa en que entréis, decid primero: "Paz a
esta casa." Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan,
porque el obrero merece su salario. No vayáis de casa en casa. En la ciudad en que
entréis y os reciban, comed lo que os pongan;

De modo que, Cristo nos instruye, en Lucas 10, que el salario al que tenemos derecho
cuando viajamos como apóstoles o profetas consta de: Comida, Bebida (la que nos
den) y Techo.

Si somos auténticos profetas, con un oficio establecido, que no estamos de ociosos,


que no exigimos dinero como condición para servir, ni que “profetizamos” falsamente
que nos den dinero, entonces el pueblo tiene una responsabilidad de apoyarnos, y
nosotros somos dignos de sustento por parte del pueblo: La Didaché, en su capitulo 11,
dice:
Todo auténtico profeta que quiera morar de asiento entre vosotros es digno de su
sustento. Igualmente, todo auténtico maestro merece también, como el trabajador, su
sustento.

V.2 Cantores

Como cantores, cuando servir en el culto regular y establecido es nuestro oficio,


tenemos a Dios como heredad, nuestra porción, y nuestra parcela es el Templo de Dios,
y ésta es también por lo tanto la fuente legítima, no solo de nuestro sustento, sino
también de nuestro patrimonio y el de nuestra familia. A diferencia de los profetas,
los cantores tenían un oficio regular legítimamente establecido, y eran remunerados
participando del diezmo para su sostenimiento. Estaban apartados para el ministerio, y
normalmente no se dedicaban a otra cosa mas que al culto a Dios.

Volvamos ahora a Nehemías, y veamos que pasó con los cantores cuando Nehemías,
después de haberlos establecido en sus puestos, salió de viaje, y regresó al cabo de un
tiempo:

El sacerdote Elyasib había sido encargado de los aposentos de la Casa de nuestro


Dios. Como era pariente de Tobías, le había proporcionado un aposento espacioso,
donde anteriormente se depositaban las oblaciones, el incienso, los utensilios, el
diezmo del trigo, del vino y del aceite, es decir, las porciones de los levitas, los
cantores y los porteros, y lo reservado a los sacerdotes.

Cuando sucedía esto, yo no estaba en Jerusalén, porque el año 32 había ido donde el
rey; pero al cabo de algún tiempo volví a Jerusalén, y me enteré de la mala acción que
había hecho Elyasib en favor de Tobías, preparándole un aposento en el atrio de la
Casa de Dios.

Esto me desagradó mucho; eché fuera del aposento todos los muebles de la casa de
Tobías, y mandé purificar los aposentos y volver a poner en ellos los utensilios de la
Casa de Dios, las oblaciones y el incienso.

Me enteré también de que ya no se entregaban las raciones de los levitas, por lo


que ellos se habían marchado cada uno a su campo - los levitas y los cantores
encargados del servicio -.

Reprendí por ello a los consejeros diciéndoles: «¿Por qué ha sido abandonada la
Casa de Dios?» Luego los reuní de nuevo y los restablecí en sus puestos.

Y todo Judá trajo a los almacenes el diezmo del trigo, del vino y del aceite.
Puse al frente de los almacenes al sacerdote Selemías, al escriba Sadoq y Pedaías,
porque eran considerados como personas fieles; les imcumbía distribuir las porciones a
sus hermanos.

Aquí vemos como al dejarse de dar su ración a los levitas y cantores, “fue
abandonada la Casa de Dios” (el Templo). Los levitas y cantores se dispersaron, se
marcharon cada uno a trabajar en otras cosas para poder sobrevivir, y mantener a sus
familias, y el culto (la Casa de Dios) fue abandonado, por culpa de un favoritismo
personal. Nehemías reprende a los consejeros, y restablece a los levitas y cantores.

Esto revela la íntima conexión entre el diezmo, (la ofrenda dada por el pueblo), la
ración que merecen los levitas y cantores y el culto a Dios en el Templo. Al faltar
el diezmo o faltar la ración a los levitas y cantores, se viene abajo el culto, y la
Casa de Dios es abandonada!

Aquí quisiera compartir un testimonio personal: Hace 10 años, tuve que permanecer
muy lejos de mi país (México) durante casi 6 meses, por razones de trabajo, y en mi
ausencia, el ministerio de música de mi comunidad (Jésed) dejó de reunirse, dejo de
haber ensayos y oración, y los hermanos dejaron de recibir enseñanza y apoyo, por lo
que cada hermano se fue a servir o participar a otros servicios de la Comunidad.
Cuando regresé, la música y el culto en las asambleas se había venido abajo. Oré al
Señor, pidiendo su dirección, y al abrir la Biblia al azar, me salió justamente esta lectura
de Nehemías, cuando regresa de viaje, lo que me conmovió profundamente.

No “reprendí a los consejeros”, porque gran parte de la culpa de este deterioro había
sido mía, al no prever apropiadamente lo que habría de hacerse en mi ausencia. Sin
embargo, lo que hice fue hablar con los coordinadores de mi comunidad y les pedí que
los cantores fueran invitados a retirarse de otros servicios y a restablecerse en sus
puestos en el Ministerio de Música, y que la Comunidad nos apoyara en nuestras
necesidades. Con gran esfuerzo logramos restaurar los ensayos, tiempos de oración y
preparación y el compromiso a servir a Dios con excelencia. El fruto fue tremendo, al
restaurar la “ración de los cantores”, y a los cantores en sus puestos, la oración de la
comunidad también se restauró, y hubo frutos de gracias y bendiciones de Dios muy
especiales. Yo le doy gracias al Señor por habernos guiado en aquella situación de
crisis.

Así pues, la ración de los cantores no solamente significa una remuneración económica.
Es ante todo el sustento material y espiritual que la comunidad le otorga al ministerio
de Música y a sus miembros, el apoyo y el respaldo de nuestros líderes, la intercesión,
el sostenimiento de nuestras necesidades de instrumentos y equipo de sonido, de
enseñanza, de retiros, de apoyo fraterno y sobre todo de amor y colaboración en
nuestros proyectos.
La Ración de los Cantores también significa apoyo económico, cuando éste sea
debidamente justificado. En ciertos casos, algunos de los cantores de una comunidad o
parroquia pueden y deben ser remunerados, cuando este es un oficio establecido y
legítimamente necesario para la comunidad. Los cantores legítimamente remunerados
son también aquellos que prestan sus regularmente sus servicios en eventos
evangelísticos, misas y celebraciones litúrgicas como oficios establecidos y del cual
obtienen un sustento y patrimonio digno. También se les puede contratar para cantar
en misas o eventos especiales. Este es un trabajo honorable que merece ser bien
pagado, y al que debemos dar todo nuestro apoyo y respeto.

Los hermanos que valientemente han aceptado el llamado de Dios como cantores o
evangelizadores de tiempo completo merecen de todo nuestro apoyo, y no debemos
escatimar en su bienestar, debemos pagarles dignamente, y cuidar que no solo tengan
para su sustento, sino también dinero y otras posesiones, para su patrimonio y
para proveer dignamente a su familia. Veamos lo que continúa diciendo la Didaché
en el Capítulo 11:

Todo auténtico profeta que quiera morar de asiento (permanentemente) entre vosotros
es digno de su sustento. Igualmente, todo auténtico maestro merece también, como
el trabajador, su sustento. Por tanto, tomarás siempre las primicias de los frutos del
lagar y de la era, de los bueyes y de las ovejas, y las darás como primicias a los
profetas, pues ellos son vuestros sumos sacerdotes. Si no tenéis profeta, dadlo a los
pobres. Si haces pan, toma las primicias y dalas conforme al mandato. Si abres una
jarra de vino o de aceite, toma las primicias y dalas a los profetas. De tu dinero, de tu
vestido y de todas tus posesiones, toma las primicias, según te pareciere, y dalas
conforme al mandato.

Aquí dice “según te pareciere”, dando a entender que no es una exigencia o cuota
preestablecida del profeta o maestro, sino un discernimiento responsable y generoso de
la persona que da “según el mandato”. Es decir, la persona da al auténtico profeta
“según el mandato”, y a la vez “según le pareciere”. Esto es, da en la medida de sus
posibilidades, y a la vez da dignificando el sustento del auténtico profeta.

No obstante lo anterior, no olvidemos lo que dice la misma Didaché: Cuando el apóstol


se vaya, que no tome nada consigo si no es pan, hasta su nuevo alojamiento. Si pide
dinero, es un falso profeta.

Reflexionemos en luz del Espíritu Santo: Cuando el profeta Amós viajó desde Judá en
el Sur, hasta Betel, al Norte, quien pagó sus “viáticos”? Quien lo hospedó? Quien le dio
de comer? No lo sabemos; lo que SI sabemos es que profetizó lo que Dios le ordenó, y
que por ello pasó hambres y persecuciones, oposición y hasta riesgo a morir, porque
obedeció el mandato de Dios. Así debemos ser nosotros en nuestro celo como
auténticos profetas.
Esta aparente contradicción de la Didaché entre nuestra obligación a dar de nuestros
bienes, dinero, vestido y sustento para apoyar a los hermanos que sirven al Señor y la
advertencia de que “si pide dinero es un falso profeta” se aclara distinguiendo lo que
debe hacerse por mandato de Dios, como profetas, y lo que debe hacerse como un
oficio establecido (apóstoles, coordinadores, cantores, maestros, directores de coro,
responsables de música, etcétera) llamados a servir al pueblo de Dios de manera
regular y quizá de tiempo completo.

Si nos dan libremente una ofrenda por nuestro servicio, debemos aceptarla sin siquiera
cuestionar si lo que nos dan es mucho o es poco, pues es una ofrenda que la
comunidad nos da en el amor. Como ejemplo de esto veamos a la familia que construyó
una habitación para hospedar al profeta Eliseo en II Reyes 4:

Un día pasó el profeta Eliseo por Sunem; había allí una mujer principal y le insistió para
que se quedara a comer, y después, siempre que pasaba, iba allí Eliseo a comer.

Dijo ella a su marido: «Mira, sé que es un santo hombre de Dios que siempre viene por
casa. Vamos a hacerle una pequeña alcoba en la terraza y le pondremos en ella una
cama, una mesa, una silla y una lámpara, y cuando venga por casa, que se retire allí.»

Vino Eliseo en su día, se retiró a la habitación de arriba, y se acostó en ella.

Hay hermanos nuestros que han apostado su vida al servicio de la evangelización por
medio de la música y a veces son objeto de sospecha o de crítica porque son
remunerados o recompensados de una u otra forma. Estos hermanos han respondido a
un llamado de Dios, y hacen lo posible para equilibrar la liberalidad del evangelio con
las necesidades de su sostenimiento y patrimonio, viviendo muy frugalmente. Esto es
un enorme reto en especial para aquellos hermanos de quienes depende el
sostenimiento de su familia. Cuando es evidente su vocación de servicio de tiempo
completo o parcial, nuestra obligación es a apoyarles y a no juzgarles con dureza;
podemos apoyarlos comprando sus producciones, haciendo por ellos lo que esté a
nuestro alcance para sostenerles económicamente y también espiritualmente con
nuestra oración, confiando en que Dios les vaya estableciendo en un apostolado
económicamente viable y con un ingreso digno y estable. La Iglesia Católica sufre
mucho por la falta de hermanos como estos, por lo que debemos cuidar a los que
tenemos, y apoyar a los que vayan surgiendo. Muchos de estos hermanos combinan
diversas actividades y fuentes de ingresos:

• Produciendo material musical (CDs y Cassettes) y vendiéndolo en los conciertos y


ferias católicas.

• Vendiendo otros materiales y productos de difusión católica. (camisetas, estampas,


libros, etc…)
• Fundando empresas productoras y distribuidoras de música católica para vender su
material y el de otros hermanos músicos.

• Estableciendo un estudio de grabación propio y/o vendiendo servicios como productor


artístico a otros músicos.

• Cantando en misas y otros eventos donde se puede cobrar un servicio litúrgico


remunerado.

• Organizando giras, festivales, y otros eventos que les representen algún ingreso
adicional.

• Recibiendo honorarios, donativos o estipendios por cantar en eventos de


evangelización, bajo el discernimiento apropiado.

• Recibiendo, de manera regular, los donativos necesarios para sostenerse en su


apostolado, por parte de benefactores, o bien apoyados por alguna organización
evangelizadora sin fines de lucro.

• Combinando su apostolado con algún trabajo secular de tiempo parcial.

Muchas veces una sola de estas fuentes es insuficiente, y conlleva el riesgo de que el
ingreso sea muy variable e inestable. Para un soltero o soltera que no sostiene a una
familia esto no necesariamente es un problema serio, pues el hermano puede estar
llamado a vivir en pobreza y sencillez evangélicas. Por otro lado, para un hombre
casado y con familia, donde las necesidades económicas son crecientes, esta
inestabilidad económica puede ser un problema grave, y no creo que sea el plan de
Dios para su vida.

Para estos hermanos, es posible que dos o tres de estas fuentes de ingresos,
combinadas sabiamente, sean suficientes para suplir sus necesidades de sustento y
para las necesidades de alimentación, educación, techo y patrimonio de su familia. Aun
así, estos hermanos suelen llevar una vida de sencillez, y normalmente no son ricos.
¡Créanme, si quisieran enriquecerse, estos hermanos seguramente podrían hacerlo de
otras maneras menos sacrificadas que andar dando conciertos de ciudad en ciudad!

Por ello, para quienes están llamados a esta vocación de tiempo completo o parcial,
cada uno debe discernir, con la ayuda de su director espiritual o hermanos mayores en
la fe, la forma de combinar estas u otras actividades para que su apostolado sea
económicamente viable y espiritualmente sano.

Algunos hermanos de tiempo completo o parcial, combinan muy sabiamente servicios


gratuitos con servicios remunerados, dependiendo de la naturaleza del servicio.
Aquellos servicios que prestan impulsados por un mandato profético de Dios, los hacen
sin pedir nada a cambio, y los otros servicios los hacen con una cuota o estipendio. En
estos casos lo importante es tener claro un criterio de distinción entre un caso y el otro.

Es muy importante informar anticipadamente a quien nos pide un servicio la expectativa


que tenemos en el tema de la remuneración económica, porque si esto no se aclara
desde antes, después hay fuertes decepciones, ya sea del organizador, que no
esperaba un cobro por el evento, o de nosotros, que quizá esperábamos recibir un
honorario o donativo por cantar.

Otros hermanos podemos estar llamados a ser como Nehemías, que no solo no fue
remunerado por la reconstrucción de Jerusalén, sino que incluso puso de su propio
patrimonio y dejó temporalmente su oficio en la corte para poder trabajar en la
reconstrucción de la Ciudad Santa, sin paga alguna, y alimentando a otros “a expensas
suyas”, sin otra recompensa que saber que hacía la voluntad de Dios.

El riesgo para estos últimos hermanos (yo les llamo aquí los “Nehemias”) es que no se
valore debidamente nuestro servicio: Al estar llamados a no pedir retribución por
nuestro servicio apostólico, nos invitan personas que aunque bien intencionadas, no
organizan apropiadamente los eventos (porque no les cuesta), ponen equipos de sonido
nulo o deficiente, no hacen buena promoción a los eventos, los locales son de mala
calidad y pésima acústica, y la asistencia es pobre, y a veces es desalentador e
infructífero servir en esas condiciones.

Estos hermanos “Nehemias” debemos buscar asegurarnos de que, aunque el servicio


se preste gratuitamente, todo se haga con excelencia, pidiendo una carta del párroco u
obispo del lugar, indicando a los organizadores que deben cumplir con ciertos requisitos
de organización, promoción, sonorización, etcétera, y asegurándose de que los
cumplen, para que su servicio de fruto y sea según Dios.

Otra cosa importante para estos “Nehemías” es cuidar el buen nombre de nuestros
hermanos remunerados, evitando caer en la tentación de decir que nosotros, por
servir gratuitamente, lo hacemos “según Dios” y que los otros, los remunerados, son
“falsos profetas”, porque sirven “por dinero”.

V.3 Maestros

Como músicos también tenemos la dimensión de maestros, al enseñar al pueblo como


cantar, pero sobre todo porque en nuestros cantos transmitimos las enseñanzas de la
Iglesia. Esto también merece apoyo, respaldo y en algunos casos remuneración,
cuando la enseñanza forma parte de un oficio establecido legítimamente por la
comunidad.
Debemos cantar las enseñanzas de la Iglesia, la sabiduría de los Padres de la Iglesia, la
doctrina católica, los Himnos de la Liturgia. Nuestro canto debe estar impregnado de
sabiduría.

Históricamente, el arte ha tenido un papel didáctico en la Iglesia. Lo vemos en los


frescos de las catedrales y en los íconos de las iglesias antiguas: Todo estaba
dispuesto para enseñar al pueblo, que no sabía leer, las historias que formaban parte
de la Historia de la Salvación. Los maestros de los nuevos catecúmenos se valían de
las imágenes pintadas para ir enseñando gráficamente los pasajes mas relevantes de la
vida de Cristo, y de la historia del pueblo de Dios.

Hoy en día, nuestro pueblo sigue siendo poco educado en la fe. Muchas veces el
catecismo infantil es la única instrucción religiosa que recibe. Por eso, nuestros cantos
deben ser llenos de enseñanza, y nosotros debemos ser maestros, al componer y
cantar la Palabra de Dios. Es mucho mas fácil aprenderse una lectura bíblica si la
cantas que si la tratas de memorizar. En esto consiste la dimensión de maestros que
tiene el ministerio de música.

VI. Conclusión

Como profetas, cantores y maestros, tenemos una grave responsabilidad: Cuando


servimos puramente desde nuestra dimensión profética, no debemos esperar nada a
cambio, ni pedir un sueldo o cobrar por ese servicio como tal.

Cuando servimos desde nuestra dimensión como cantores, mas que exigir, debemos
amablemente exponer nuestras necesidades como ministerio o como personas. Es
plenamente lícito tener una cuota establecida para cantar en misas o eventos litúrgicos,
y si vamos a dar un concierto donde vamos a incurrir en gastos, es lícito pedir que se
cubran esos gastos, y quizá tener una cuota, pero siempre cuidando no condicionar
nuestra labor profética y evangelizadora a una estricta e inamovible remuneración
económica. En esto hay que discernir muy cuidadosamente si podemos pedir o no una
cuota, estipendio, u honorario por dar un concierto evangelizador, o simplemente decir
que aceptamos lo que la comunidad quiera darnos en ofrenda, sin condicionar nuestro
servicio a un monto específico. Muchos ministerios (incluyendo Jésed) se sostienen
solamente de la venta de su material (cassettes, camisetas, libros, etc…) y pueden
servir en los conciertos sin pedir una cuota, solo pidiendo gastos de transporte,
hospedaje y alimentación, y gastando en esto muy modestamente, hospedándose en
casas de los hermanos, y “comiendo lo que les den”. Otros hermanos, que por vocación
de Dios se sostienen ellos y sus familias de una labor evangelizadora de tiempo
completo, merecen que les demos un trato digno y que les remuneremos, y que no
pongamos juicio contra ellos, pues muchas veces han apostado su vida y la de sus
familias a este llamado.
En cuanto a ser maestros, nuestro canto debe tener enseñanza de la Iglesia, para
transmitir la sabiduría del Señor por medio de él, y a la vez debe interpelar y hablar en
el lenguaje de quienes nos escuchan, para acercarlos al Señor.

Combinar y balancear estos tres aspectos (profeta, cantor y maestro) es un reto


tremendo, que debe discernirse, cada uno en lo personal o como ministerio, con la
ayuda de un líder o de un director espiritual. Nunca solos. Es sano que nuestras
finanzas y las finanzas de nuestro ministerio de música y nuestro apostolado estén en la
luz con ese líder o director espiritual, para que en estas decisiones no caminemos
nunca en tinieblas, a ciegas o como lobos solitarios. La decisión de trabajar para el
Señor en la música como fuente principal de sustento es una decisión grave que
requiere de mucho consejo, oración y apoyo comunitario, especialmente cuando
tenemos una familia que depende de nosotros.

El aspecto económico de nuestra vida y de nuestro ministerio puede traer graves


problemas y divisiones si no se maneja bien, pero también es fuente de gran bendición
y de crecimiento cuando se maneja en la sabiduría y la voluntad del Señor.

Recordemos que nuestra vocación en el Ministerio de Música es, como Nehemías, a


reconstruir la muralla espiritual de la Iglesia con cantos que le den al pueblo fortaleza
contra el pecado. Reconstruir el Templo espiritual con cantos de alabanza, restaurar el
culto con cantos de adoración. Para vivir esta vocación vale la pena darlo todo, dar de
nuestro propio patrimonio y no esperar a cambio recompensa. Recordemos que los
cantos no son para nuestro propio beneficio. Si de verdad queremos servir a Dios,
nuestros cantos deben convertirse en patrimonio de la Iglesia.

Oremos hermanos:

Señor: Tú eres mi Rey y yo soy tu siervo. Tus deseos, y los deseos de tu Iglesia son
ordenes para mí. Envíame a servir a tu pueblo, a restaurar sus murallas, a reconstruir
su Templo con cantos de alabanza y con cantos de adoración, para gloria de tu nombre
y edificación de tu Iglesia. Amen.

Actividades para hacer Individualmente o en Grupo

1. Cuales son las brechas de mi muralla?


a. Piensa en tu vida espiritual y la de tu grupo como una muralla. Cuales
son las brechas por donde se mete el enemigo?
b. Haz oración y toma decisiones especificas para tapar esas brechas
espirituales.
c. Afiánzate en tu propósito: Platícalo con hermanos de tu confianza y haz
el compromiso de reconstruir.
d. Perdona las deudas impagables y las ofensas “imperdonables” de tus
hermanos. Diles que ya no hay reclamos pendientes e invítalos a trabajar
contigo en la reconstrucción.

2. Cual es la ración de nuestros cantores?


a. Piensa en las necesidades espirituales y materiales de tu ministerio de
música.
b. Identifica a los hermanos de tu ministerio que están “dispersos” porque
no han recibido apoyo en esas necesidades.
c. Haz un plan para cubrir estas necesidades y “restablecer en sus puestos”
a los hermanos que están dispersos.

3. En que aspectos debo ser Autentico Profeta?


a. Identifica aquellos aspectos de tu ministerio que no deben ser
remunerados sino libres, por mandato de Dios.
b. Escribe una definición de esta parte profética de tu ministerio.

4. Como puedo hacer económicamente viable el ministerio?


a. Haz un reporte económico de tus gastos e ingresos en el ministerio de
música.
b. Identifica en cuales aspectos de tu ministerio es lícito recibir una
remuneración económica. Ponlos por escrito, con una explicación de
porqué es lícita dicha remuneración.
c. Si hay un déficit entre tus gastos y tus ingresos, haz un análisis
económico de cómo cubrirlo. Identifica posibles fuentes alternas de
ingreso: Donativos, benefactores, venta de material, reducción de costos,
cantar en misas, rentar equipo, etcétera.

5. Presenta todo esto a tu “líder”: (tu líder es tu director espiritual, sacerdote o


hermano mayor en la fe que supervisa tu servicio en tu comunidad o parroquia).
a. Pon todo lo que hayas escrito de los puntos 1 a 4 a consideración de tu
líder antes de comunicarlo a otras personas fuera del ministerio.
b. Una vez revisados y autorizados por esta persona, haz del conocimiento
de tu comunidad y de la gente a la que sirves aquello que es prudente
que sea conocido de todos. (Ejemplo: Puedes hacer públicos algunas
partes de los puntos 2.a, 2.c, 3.b y 4.a)
c. Implementa un plan de acción donde haya trabajo en equipo y de ser
posible, que todos participen. Lee Nehemias 3, y ¡Pon tu corazón en el
trabajo! (Nehemias 3, 38)

6. Lee el libro de Nehemias y escribe tus impresiones


Estilos y tendencias musicales

Repaso

Como vimos en la charla de “La música en la vida del Pueblo de Dios”, La música forma
parte integral de la VIDA del pueblo de Dios. Cuando cantamos juntos como Iglesia,
pueblo de Dios, no cantamos “individualmente”, sino que cantamos como cuerpo
místico de Cristo.

• El canto y la danza son expresiones de la salvación de Dios. Inauguran la vida


litúrgica del Israel y de la Iglesia, y tienen vigencia por la eternidad.
• Son fundamentales en la gratitud, la alabanza y la proclamación de Dios.
• Son parte integral de la vida de oración de todo el pueblo de Dios. Israel canta,
la Iglesia triunfante canta en el cielo, la Iglesia peregrina canta en la tierra.

El canto era una práctica fomentada por los apóstoles en las comunidades que iban
fundando. La música se daba en un ambiente de “entre vosotros”, es decir, en
comunidad, con la participación de TODOS. Se distinguían varias formas (no son
sinónimos):

• Salmos: Los de el Antiguo Testamento


• Himnos: Composiciones poéticas con música (Ej.: “Despierta tu que Duermes, y
levántate de entre los muertos y te iluminará Cristo”, Efesios 5,14)
• Cánticos Inspirados: Eran cantos en lenguas, o profetizar cantando, o proclamar
la gloria de Dios cantando de manera espontánea, inspirados por el Espíritu
Santo

También vimos que algunos Padres de la Iglesia eran cautelosos con los efectos
emocionales que causaba la música. Prohibían el uso de aquellos instrumentos
musicales que la gente asociaba a cultos paganos en ciertas regiones (ej. La flauta de
Pan, etc…)

Otros Padres, prohibían el uso de cualquier instrumento musical, y solo permitían el


canto vocal, por temor a una excesiva exaltación emocional.

Así pues que debemos evitar usar ritmos, sonidos, melodías o instrumentos que sean
distractores o bien que no transmiten la reverencia y el amor a Dios que queremos
transmitir.

Estos distractores a evitar pueden ser diferentes en cada cultura, grupo social, edad, o
región geográfica, dependiendo de lo que es propio de ese ambiente.
Ante todo, debemos obedecer el mandato de Cantar y gozarnos! Pero al mismo tiempo,
en lo referente a la música litúrgica, debemos someternos a nuestros obispos y
presbíteros, pues ellos son pastores.

El efecto de la modernidad

En la música, como en todas las cosas, toda novedad genera oportunidades e


inquietudes, miedos, rebeldías, etcétera...

Por ejemplo, cuando surgió el órgano de tubos, los templos estaban acostumbrados a
que solo el coro cantaba, los cantos gregoriano y polifónico eran lo normal, y muchas
iglesias rechazaron el uso del órgano por considerarlo demasiado “moderno” e
irreverente, y no lo permitían.

Eso mismo sucedió con el uso de la batería, la guitarra y el bajo eléctricos, el


sintetizador, etc… Solo que ahora el instrumento tradicional ya es el órgano.

Como usar la modernidad

Durante la Reforma de Lutero, sucedieron dos fenómenos que hicieron mas profundo el
efecto de este movimiento sobre los fieles:

• La publicación de la Biblia traducida al alemán y reproducida en la imprenta,


recién inventada por Guttemberg.
• La composición y proliferación de cantos populares con letras cristianas.

Los cantos eran compuestos con estilos populares, muchas veces tomando melodías ya
existentes y cambiándoles la letra, lo que los hacía mas accesibles y cantables para
todo la gente. (Ej.: Castillo Fuerte, de Martín Lucero, que era una canción de taberna)

Así, los fieles se sentían mas identificados con esa expresión de fe que con aquella de
los cantos “incantables” de la polifonía, que además estaban en una lengua
desconocida. (el Latín).

Muchas de las deserciones que sufrió la Iglesia Católica en aquel entonces, fueron
promovidas por el hecho de que las recién nacidas iglesias de la reforma les ofrecían el
evangelio en su propia lengua y en su propia música. No es pues de extrañarse que la
gente se sintiera atraída a abrazar la fe de una manera más vivencial o a protestar
contra la fe católica.

Hasta nuestros días, nuestros hermanos separados utilizan muy sabiamente la Biblia y
la música para ganar almas para Cristo y para sus iglesias. Debemos reconocer en ellos
un genuino deseo de predicar a Cristo, y una verdadera dedicación en el uso de la
modernidad al servicio de la evangelización.

Nosotros como católicos debemos aprender de ellos, como dice San Pablo:
“Examinadlo todo y quedaos con lo bueno”.

Inculturación

Las tendencias musicales de la música son muchas, y la palabra clave para su buen
uso es LA INCULTURACION del Evangelio.

La inculturación del evangelio es la adaptación de las formas (no del contenido) en que
se proclama el evangelio a la cultura particular de un pueblo o de un grupo de personas.

Algunos ejemplos de inculturación son la cristianización y uso de las fiestas populares


para adaptarlas a una fiesta cristiana. Los misioneros que llegaron a América sabían
muy bien esto, y por eso inventaron o adaptaron tantas expresiones como las posadas,
la piñata, las peregrinaciones con danzantes indígenas, el uso del Nahuatl para la
evangelización, etcétera.

La maestra de la inculturación fue María, que se apareció a Juan Diego y le habló en su


idioma, en el cerrito en donde se veneraba antes a una diosa. María de Guadalupe se
pintó en su propia ropa, sanó a su tío, y hasta tomo su color de piel, todo ello para ganar
su corazón y el de todos los habitantes del Anahuac para Cristo. Por eso ella es la
Primera Evangelizadora de América.

Nosotros debemos pensar en esa inculturación cuando escogemos los estilos musicales
con los que vamos a expresar el Evangelio.

Elección de estilos musicales

Hay dos elementos principales para la elección de los estilos musicales a utilizar para la
evangelización: a) En cuanto al Grupo Social/Cultural y b) en cuanto al proceso de
acercamiento a Dios.

a) En cuanto al Grupo Social/Cultural

Es muy evidente que basándonos en la inculturación, la música que elijamos esta en


función del grupo social/cultural al que nos dirigimos.

A manera de ejemplo:
Como hablarle a los ancianos de un asilo? Con un estilo musical tranquilo, cantos
populares antiguos y llenos de esperanza.

Como hablarles a los jóvenes de un barrio? Con un estilo musical movido, rapero,
cumbianchero, norteño, rockero, etcétera.

Los elementos que distinguen a un grupo social/cultural de otro son:

• La edad (niños, adolescentes, jóvenes, adultos, ancianos)


• La nacionalidad
• El idioma
• El grupo de origen racial (Hispanos, anglosajones, afroamericanos, etc…)
• La formación educativa (básica, media, universitarios…)
• La condición de su entorno (escuelas, barrios, cárceles, asilos, grupos
apostólicos, pandillas…)

En función de estos elementos, se forman las preferencias musicales de la gente, y


como todos sabemos, cada estilo se convierte en un lenguaje musical, que un grupo
entiende y que otros grupos no entienden. Este “lenguaje” ayuda a cada miembro del
grupo a identificarse con su grupo, a diferenciarse de los otros grupos, a tener su
“propia” identidad, a sentirse seguro, etcétera.

Por ello, aun sin haber escuchado la letra de un canto, el lenguaje musical puede
provocar total aceptación o total rechazo, en un grupo!!

Las palabras de San Pablo nos dicen que es lo que debemos de hacer: “Con los
gentiles me hice gentil, con los judíos me hice judío, para ganarlos a todos para Cristo”

Así pues, no le tengamos miedo a estilos musicales que no son nuestra “lengua madre”,
y tengamos en cuenta las palabras de San Pablo al dirigirnos a los diversos grupos
social/culturales.

b) En cuanto al proceso de acercamiento a Dios

Parte fundamental de la evangelización es “ir y HACER DISCIPULOS de Cristo”. Por


ello, la música no solo habla en el lenguaje musical “básico”, sino que va mas allá,
educa en la fe y enseña a orar, porque la música es para “La Gloria de Dios y
santificación de los fieles”.

Por ello, la música de Taize (estilo meditativo, tranquilo, con letra sencilla y repetida) ha
tenido tanto impacto en los jóvenes, porque les lleva “mar adentro” en el encuentro con
Dios.
Así pues, la elección de los estilos va, no solo en función del grupo social/cultural, sino
también en función del proceso de acercamiento a la presencia de Dios en el que les
vamos llevando.

En la charla “la música en la alabanza y la adoración”, distinguíamos tres “lugares” o


grados de acercamiento a la presencia de Dios:

a) Los Atrios: Era el lugar donde todos llegaban desde lejos, lugar de fiesta, tamboril,
pandero, danza… Es el primer punto de encuentro con Dios, y se relaciona con la
Alabanza: La expresión de amor con todo nuestro cuerpo. NUESTRA ALABANZA
DEBE SER ATRACTIVA!!, La música de Alabanza debe ser fuerte, festiva, rítmica,
sonora, bien tocada, rica en ritmos e instrumentos, participativa, fácil de cantar,
pegajosa, alegre. Y la letra debe proclamar a Dios de manera vivencial, bíblica y
litúrgica.

b) El Lugar Santo El pueblo de Dios entraba en conocimiento de su Señor por medio


de la Luz de su Palabra. El ambiente es de mayor recogimiento y reflexión que en los
atrios, estamos en un lugar interior, que se relaciona con la mente: meditación de la
Palabra, la oración mental y “el comienzo de la Adoración”. Así como en la alabanza
utilizábamos todo el cuerpo para expresar nuestro amor a Dios, ahora nuestra mente
expresa su amor a Dios meditando la Palabra y adorándole principalmente con nuestra
mente. El estilo musical a escoger es mas tranquilo y reflexivo. La música debe
invitarnos a profundizar, a no quedarnos solo en lo exterior (lo corporal) sino a
disponernos de corazón a ir mas adentro en el encuentro con Dios.

c) El Santo de los Santos En este lugar del Templo estaba el arca de la Alianza, era el
lugar del encuentro “cara a cara”. El Santo de los Santos se relaciona con nuestro
espíritu, y con la Adoración y la Contemplación. Hemos caminado del cuerpo a la mente
y ahora caminamos de la mente al espíritu. El estilo musical a escoger es muy sencillo,
a veces se repite una misma frase sencilla una y otra vez, porque en la adoración
espiritual y “no hacen falta las palabras”. La música puede ser con muy pocos
instrumentos, o incluso a capella, y conviene que haya silencios fecundos.

Al combinar los dos criterios, (por grupo social/cultural y por nivel de acercamiento)
logramos hablar el lenguaje del grupo y ayudamos a llevarlos mas eficazmente a la
presencia de Dios. A manera de ejemplo, en el primer nivel acercamiento hay estilos
musicales como la cumbia, el rock pop, la zamba, la polka, el rap, la salsa, etc… La
elección dependerá de cual es el grupo social/cultural.

Estilos propios e impropios

Todos sabemos que existen estilos musicales que son propios para una situación y
otros que no son propios para esa misma situación. Es obvio que el la cumbia o el rock
pesado no son propios para el “Lugar Santo” ni para el “Santo de los Santos”, porque no
tienen las características de mover a la adoración o a la contemplación. Sin embargo,
algo muy diferente es afirmar que un ritmo o estilo tiene una esencia intrínsecamente
maligna. Se ha hablado mucho de los peligros de ciertos estilos por supuestamente
contener una esencia intrínsecamente maligna. El rock pesado, es objeto de un fuerte
escrutinio y es muy poco aceptado en los ambientes cristianos por esta razón.

Si vemos el Catecismo de la Iglesia Católica, pocas cosas son intrínsecamente malas,


en tanto que fueron creadas por Dios. (una planta de marihuana no es mala en si
misma, un aborto deliberado si lo es). Yo en lo personal no creo que un ritmo o estilo,
independientemente de la letra, pueda ser intrínsecamente maligno, pues implicaría que
una secuencia rítmica o una combinación de instrumentos son malos en si mismos,
cosa que no está prevista en el Catecismo ni en ningún lado.

No obstante lo anterior, debemos ver a los estilos musicales de origen secular, y


particularmente la música que ha nacido en un contexto anticristiano (o incluso
satánico) como veía San Pablo a la carne inmolada a los ídolos, en 1 Corintios 8 y 10.
Se trataba de carne que, habiendo sido sacrificada a los ídolos, se vendía después en
el mercado, pues eran muchos los sacrificios y ni modo de desperdiciar tanta carne.
Ibas al mercado y quizá sin saberlo, estabas comprando carne que había sido inmolada
a un ídolo. San Pablo, no lo reprobaba, pues “nada son los ídolos y solo existe Dios”, y
además si tú das gracias a Dios por lo que vas a comer, estas ofreciendo a él los
alimentos, y él los bendice y santifica.

Así decía San Pablo en 1 Cor 10, 23 ss: «Todo es lícito», mas no todo es conveniente.
«Todo es lícito», mas no todo edifica. Que nadie procure su propio interés, sino el de los
demás.

Comed todo lo que se vende en el mercado sin plantearos cuestiones de conciencia;


pues del Señor es la tierra y todo cuanto contiene. Si un infiel os invita y vosotros
aceptáis, comed todo lo que os presente sin plantearos cuestiones de conciencia.

Mas si alguien os dice: «Esto ha sido ofrecido en sacrificio (a los ídolos)», no lo comáis,
a causa del que lo advirtió y por motivos de conciencia.

No me refiero a tu conciencia, sino a la del otro; pues ¿cómo va a ser juzgada la libertad
de mi conciencia por una conciencia ajena?

Y tambien, en 1 Cor 8 4-13

Ahora bien, respecto del comer lo sacrificado a los ídolos, sabemos que el ídolo no es
nada en el mundo y no hay más que un único Dios. Pues aun cuando se les dé el
nombre de dioses, …, para nosotros no hay más que un solo Dios, el Padre, del cual
proceden todas las cosas y para el cual somos; y un solo Señor, Jesucristo, por quien
son todas las cosas y por el cual somos nosotros.
Mas no todos tienen este conocimiento. Pues algunos, acostumbrados hasta ahora al
ídolo, comen la carne como sacrificada a los ídolos, y su conciencia, que es débil, se
mancha.

No es ciertamente la comida lo que nos acercará a Dios. Ni somos menos porque no


comamos, ni somos más porque comamos. Pero tened cuidado que esa vuestra libertad
no sirva de tropiezo a los débiles. En efecto, si alguien te ve a ti, que tienes
conocimiento, sentado a la mesa en un templo de ídolos, ¿no se creerá autorizado por
su conciencia, que es débil, a comer de lo sacrificado a los ídolos?

Y por tu conocimiento se pierde el débil: ¡el hermano por quien murió Cristo! Y pecando
así contra vuestros hermanos, hiriendo su conciencia, que es débil, pecáis contra Cristo.
Por tanto, si un alimento causa escándalo a mi hermano, nunca comeré carne para no
dar escándalo a mi hermano.

Llevando esta reflexión de San Pablo a nuestro contexto, podemos decir, respecto de
los estilos musicales de origen mundano, mas o menos lo siguiente:

“Pues algunos, acostumbrados hasta ahora al estilo musical, usan este estilo musical
como sacrificado a los ídolos, y su conciencia, que es débil, se mancha.

No es ciertamente el estilo musical lo que nos acercará a Dios. Ni somos menos porque
no lo usemos, ni somos más porque lo usemos. Pero tened cuidado que esa vuestra
libertad no sirva de tropiezo a los débiles. En efecto, si alguien te ve a ti, que tienes
conocimiento, participando de este estilo musical dedicado a los ídolos, ¿no se creerá
autorizado por su conciencia, que es débil, a escuchar música idólatra o satánica?

Y por tu conocimiento se pierde el débil: ¡el hermano por quien murió Cristo! Y pecando
así contra vuestros hermanos, hiriendo su conciencia, que es débil, pecáis contra Cristo.
Por tanto, si un estilo musical causa escándalo a mi hermano, nunca usaré ese estilo
para no dar escándalo a mi hermano.

Federico Carranza

!
"
#
Elementos y Fuentes de Composición

I. Repaso

En la charla de Fundamentos de Composición citábamos algunos pasajes de la Biblia


muy importantes:

Salmo 98, 1 Cantad a Yahveh un canto nuevo, porque ha hecho maravillas;

Salmo 96, 1 -4:


“Cantad a Yahveh un canto nuevo,cantad a Yahveh, toda la tierra,
cantad a Yahveh, su nombre bendecid!

Salmo 33, 1 a 3:
Gritad de júbilo, justos, por Yahveh!,
de los rectos es propia la alabanza;
¡dad gracias a Yahveh con la cítara,
salmodiad para él al arpa de diez cuerdas;
cantadle un cantar nuevo,
tocad la mejor música en la aclamación!

Decíamos que el primer paso para la composición de un canto nuevo es


necesariamente la oración y la intimidad con Dios. El es quien pone en nosotros
el canto nuevo, como dice el Salmo 40, 4 “Puso en mi boca un canto nuevo, una
alabanza a nuestro Dios; muchos verán y temerán, y en Yahveh tendrán confianza”.

El segundo paso es el estudio de técnica musical, la formación doctrinal y el


conocimiento de las fuentes de composición.

II. Elementos y Fuentes de Composición

Nos referimos a “elementos” como aquellos aspectos que hacen que una
composición sea buena o mala desde el punto de vista literario, musical y
espiritual. Como nos enseña Juan Pablo II en su encíclica “Fides et Ratio”, la fe y
la razón son las dos alas con las que el espíritu del hombre vuela hacia Dios.

II.1 Elementos Literarios

Veamos los elementos literarios principales: Rima, métrica, cadencia, tiempo, sujeto.

Rima: Es la concordancia de terminación de las frases. La rima es uno de los elementos


que hacen que un texto sea prosa o sea verso. Nuestras letras no necesariamente
tienen que ser rimados, pero es conveniente. Un ejemplo de rima:
Altísimo Señor
Que supiste juntar
A un tiempo en el altar
Ser cordero y pastor
Quisiera con fervor
Amar y recibir
A quien por mi
Quiso morir

Vemos que la rima no tiene que ser 100% perfecta, por ejemplo, “A quien por mí” no
aparece rimando con ninguna otra línea, pero no estorba a la conformación poética de
la canción.

Debemos evitar rimas repetitivas:

Tu en quien siempre creí


Hoy haz puesto tu mirada en mí
Y al experimentar esto que no merecí
Hoy me rindo ante ti
Tu amor infinito me ofreces aquí
Con calidos ojos me llamas así:
Ven a mí, ven a mí

El problema de esta “rima” es que se vuelve empalagosa y repetitiva, por lo que puede
distraer mas que inspirar.

Métrica: Es el uso de un mismo número de sílabas fonéticas en cada frase de la letra.


En el primer ejemplo de arriba, las primeras 6 líneas tienen 6 sílabas:

Al – ti – si – mo – Se – ñor (6 sílabas) ahora, bien, fonéticamente, también esta línea


tiene 6 sílabas: “A_un – tiem – po_en – el – al – tar En general, la métrica es mas
importante que la rima para componer canciones. La rima puede ser mas libre o casual,
y a veces darse y a veces no, pero la métrica es mas necesaria para poder dar al canto
la cadencia.

Cadencia: La cadencia es el ritmo natural que tienen algunas frases. Para entender el
concepto de cadencia, vamos a imaginarnos a uno de esos políticos que suelen hablar
con mucha rimbombancia o “cadencia” en los discursos públicos: por ejémplo:

“Ví va la Pa tria, com pa trio tas” (9 sílabas) tiene cadencia acentuando las letras
subrayadas.

Para hacer una canción con esa línea, tendrémos que encontrar otra línea que tenga la
misma cadencia.
Aunque tenga 9 sílabas, la frase “mi ca mi sa es co lor na ran ja” tiene una cadencia
distinta, porque las sílabas acentuadas son otras.

Ví va la Pa tria, com pa trio tas (se acentúan la 1, 4,6 y 8)


mi ca mi sa_es co lor na ran ja (se acentúan la 3, 6 y 8)

así pues, una frase con la misma cadencia a “viva la Patria” será por ejemplo:

“Quie ro fri jol es con ejótes” , porque se acentúan la 1, 4,6 y 8) y tiene la misma
cadencia que “Ví va la Pa tria, com pa trio tas” (se acentúan la 1, 4,6 y 8)

Tiempo: Toda frase normalmente debe estar enmarcada en una referencia de tiempo,
esto es presente, pasado, futuro. Hay ciertas reglas que no debemos romper al
componer las frases, tratando de no cambiar el tiempo en que está ubicado el canto:
“Alabemos a Dios porque es bueno” todo está en tiempo presente. Tambien podemos
conjugar los tiempos: Por ejemplo, podemos decir “Te alabaré porque tú me salvaste”,
pero no podemos decir: “Yo te alababa porque tú me salvarás”, porque se pierde el
sentido de lo que queremos expresar.

Sujeto: El sujeto se refiere al uso de referencias a la persona o personas: “yo, tú, él,
nosotros, vosotros, ustedes, ellos”. Normalmente en un canto no hay cambios de
sujeto, mas que uno o dos, ejemplo:

Cantemos al Señor, (nosotros),


Que bueno eres, Señor (tú)

No es correcto que cambiemos arbitrariamente de sujeto en medio de la composición,


porque se confunde el mensaje. Por ejemplo, no podemos decir:

“Alabemos al Señor porque me salvaste, alabenlo”

Aquí hay 3 sujetos distintos “alabemos” (nosotros), me salvaste (tú), y alabenlo


(ustedes)

En ejemplo de un mal uso del sujeto o de cantos de sujeto erroneos es una cancion que
dice:

“Alaba al Señor eternamente” (tú)


invoquenle para esperar salvación (ustedes)
cantad aleluya, cantad alelu (vosotros)
invoquenle, su nombre invocad (ustedes y luego vosotros)
alabemos al Señor (nosotros)

II.2 Elementos musicales:


Elementos musicales son el modo tonal, el tempo, el ritmo y el compás, todos ellos
dando una estructura a la línea melódica.

Modo tonal: Se refiere a si el canto es en acordes menores o mayores. El modo tonal


determina el carácter musical del canto, porque los modos evocan ciertos sentimientos
o ambientes que pueden ser propicios para el mensaje de la letra. Por ejemplo, una
secuencia de acordes Mim, Re, Do, Si 7 crea una cierta sensación, diferente a la
sensación que se crea con una secuencia de acordes La, Re, Mi. La primera secuencia
es mas propia para expresar cierto mensaje, la segunda para expresar otro. La segunda
secuencia podria usarse para un canto alegre, un canto infantíl, celebrativo, etc… pero
no podria usarse para un canto funerario.

Tempo: Allegro, andante, largo, etc… suelen ser nombres para darle a la velocidad en
que un canto se entona. En general, metrónomo en mano, los rangos de tempo son los
siguientes:

Prestissimo 200 (tic/seg)


Presto 180
Allegro 120 - 160
Moderato 110
Andante 80 - 100
Adagio 70
Larghetto 60
Largo 50

Ritmo y compás: Los tipos de compas se refieren al número de notas negritas que hay
en un compas: 4/4, 3/4, 2/4. Por ejemplo, si para seguir un canto debemos decir
“undostres,undostres” pues claramente es un 3/4, como por ejemplo un vals. Si decimos
“undos, undos” entonces es 2/4, como una marcha.

Al igual que el modo tonal, cada ritmo provoca sensaciones diferentes y puede ser
adecuado para ciertos mensajes y para otros no.

II.3 Elementos y fuentes espirituales

La parte mas importante de nuestra composición es que el canto tenga elementos y


fuentes espirituales, que sea en otras palabras, inspirado por la moción del Espíritu
Santo en nosotros. Elementos espirituales de un canto son la unción, el poder y la
gracia. Cuando un canto tiene estos elementos, quien canta con él o lo escucha es
tocado en su espiritu, y siente el impulso de acercarse a Dios.

En la charla de fundamentos de composición deciamos que hay 3 fuentes de


composición principales, en cuanto a la letra:
1) Los Salmos e himnos de la Biblia
2) los himnos y poemas de la liturgia y de la tradición de la Iglesia y de los santos
3) las palabras que nacen de nuestra propia inspiración personal

Entre mas conozcamos y escudriñemos las escrituras, los salmos, los libros litúrgicos y
los escritos y poemas de los santos, mas nos impregnamos del espíritu de oración y
gratitud de la Iglesia, y enriquecemos nuestras fuentes, lo cual hace que nuestra
composición tenga unción, poder y gracia. Decíamos que debemos privilegiar las
fuentes probadas (las 1 y 2 de arriba) y si hacemos un canto de nuestra propia
inspiración, debemos someter el texto a una revisión cuidadosa.

Al estudiar los escritos de la biblia, o la liturgia o los escritos de los santos, debemos
orar con ellos, y apropiarnos la experiencia que allí se manifiesta. Recuerdo que al
componer música para los poemas de San Juan de la Cruz, algo que me detenía era el
temor a tratar de expresar algo que yo nunca había sentido. En oración le pedí al
Señor, por intercesión de San Juan, que me permitiera experimentar aquello que inspiró
a San Juan a componer tan hermosos poemas, y fui descubriendo que en mi propia
experiencia de oración carismática yo tambien había tenido momentos de gracia, de
contemplación, de “volar alto”, y tambien había tenido “noches oscuras”. Esto me
permitió componer con confianza, al saber que no estaba narrando algo ajeno a mi
mismo.

Por ejemplo, cuando leamos el Salmo 51 (Miserere) para ponerle música, no pensemos
solamente en David y su pecado (el adulterio con Betsabé y la muerte de Urías) sino
pensemos en nuestro propio pecado, y oremos, oremos mucho, y ya desde esa actitud
de arrepentimiento, humillación y oración, hagamos la música para el Salmo. Así la
música tendrá unción.

Es importante, al estudiar un escrito espiritual, compenetrarnos del texto y del contexto,


esto es, no solo lo que dice la lectura “Elí, Elí, lema sabactaní”, pues nos podemos
equivocar en nuestra interpretación: “Está llamando a Elías”. Debemos ser fieles a las
fuentes de lo que leemos, pero tambien podemos ponerle de nuestras propias palabras,
pero SOLO SI ENTENDEMOS BIEN EL CONTEXTO!!! De otro modo podemos estar
distorsionando el mensaje.

Al tratar de componer sobre los escritos de un Santo, es importante HACERNOS


AMIGOS DEL SANTO. Conocer la situación histórica, los testimonios de su vida, todo
su entorno, para comprender cual era la situación humana y espiritual que le llevó a
escribir aquello. Y sobre todo, IMITARLE!!! Para eso nos lo dio la Iglesia, no para
prenderle velitas o ponerlo de cabeza (como suelen hacer las muchachas con San
Antonio) sino sobre todo y primeramente, para tener su ejemplo, imitarle y contar con su
intercesión.

Oremos: Señor, te pedimos que inspires muchos cantos llenos de unción, de poder y
de gracia para que te demos Gloria, para expresarte nuestro amor y para hermosear a
tu Iglesia con joyas y perlas de alabanza y adoración. Que por medio de nuestros
cantos se restaure el templo espiritual y todo tu pueblo sea santificado y te ame mas y
mas cada dia.

Amen

!
"
#
Taller de Composición Intermedio

I. Repaso

Ya vimos que nuestra preparación comienza con ORACION y ESTUDIO, según se


menciona en las charlas de composición y en el taller de composición del nivel básico.

En el taller del nivel básico vimos un método que constaba de los siguientes pasos:

1.- Oramos
2.- Escogemos un tema:
3.- Estudiamos y oramos sobre el Texto y el Contexto:
4.- Versificamos el Texto y Contexto
5.- Pulimos el texto versificado
6.- Le damos la Cadencia y Ritmo
7.-Escogemos el modo musical
8.- Ponemos la línea melódica

A esto último habría que agregar la fase de “probar el canto”, que es presentarlo a
nuestros hermanos de comunidad, a nuestros amigos en Cristo, y escuchar sus
comentarios y críticas. Todo canto puede volver a pulirse mas, perfeccionarse, o
incluso desecharse y cambiarse por otro, si no tiene el efecto que queremos.

Hoy vamos a ejercitar un método mas “libre y espontáneo” para componer. Está basado
en la dinámica del canto inspirado. Te recomiendo que antes de hacer este taller des
una hojeada rápida al tema del Canto Inspirado que viene en el Nivel Básico.

II. Oración

Oremos:

Padre celestial, somos tus hijos amados, y sabemos que nos amas entrañablemente.
Haz que aprendamos el lenguaje de los ángeles y santos, el idioma del cielo, que es la
alabanza y la adoración por medio del canto.

Abre mis labios Señor, y mi boca proclamará tu alabanza. Mi lengua es la pluma de un


escriba veloz, y voy a cantar, voy a salmodiar. Despierta alma mía, despertad, arpa y
cítara!!

Amen
III. Dinámica de Canto Inspirado e Improvisación en el Espíritu

Hemos estudiado a los levitas y cantores, y a aquellos que profetizaban cantando, pues
tenían ese don de Dios. Ellos eran conocedores de la ley, estudiosos consagrados al
servicio del templo, hombres santos. Nosotros podemos hacer de nuestra oración una
experiencia como la de esos hombres, y cantar al Señor libremente en el Espíritu. Esta
experiencia es muy familiar para quienes vienen de un contexto de espiritualidad
carismática, pero para quienes no puede ser difícil de entender.

Hoy vamos a dedicar un tiempo a vivir esta dinámica, porque es una de las fuentes mas
poderosas y eficaces de la composición. Te invito a hacer esta dinámica en un ambiente
de oración y libertad.

III.1 Hagámonos como niños: Muchas veces nos han dicho que nosotros, por mas que
demos gloria a Dios, no aumentamos su Gloria ni un ápice, porque la gloria de Dios no
depende de que nosotros se la demos o no. Eso dicen los teólogos. Pero Jesús, en el
evangelio, dice algo muy diferente: El dice: “Mi Padre ENCUENTRA SU GLORIA en
Ustedes, en que Ustedes den fruto.”… Esto quizá no les guste a los teólogos, pero nos
gusta a los místicos, porque Dios se comporta como un Papá amoroso, que tiene
muchos siervos grandes y poderosos (los arcángeles, querubines, serafines y ángeles)
y nos tiene a nosotros, sus hijos pequeños…

Así pues, cierra tus ojos e imagínate una gran sala, llena de gloria y esplendor, donde
cada uno de estos grandes siervos excelsos dan gloria a Dios…

“¡Gloria, Gloria, Gloria!” Dicen sin cesar los ángeles y arcángeles, los querubines y
serafines, y presentan ante Dios Padre sus grandes hazañas, sus hechos portentosos y
sus grandes milagros realizados en su honor.

Dios Padre, sin embargo, por alguna extraña razón “no encuentra en ellos su gloria”!
Los teólogos no se explican que pasa, pues al parecer Dios dejó extraviada su gloria en
alguna parte del universo, y la esta buscando, pero no la encuentra en las proclamas de
los ángeles…

Pero de pronto entra a la gran sala un niño pequeño, llevando en la mano una hoja con
un garabato pintado. Es el dibujo de un niño tomado de la mano de su Papá. Ese niño
eres tú, y tu Papá es Dios. Dios Padre se levanta de su trono y se pone de rodillas para
poderte ver cara a cara a tu estatura, y pide a los ángeles que guarden un poco de
silencio para escuchar lo que le vienes a decirle y ver lo que vienes a mostrarle.
Entonces le dices:

“Papá, hice este dibujo para tí, mira: este eres tú, y este soy yo, y vamos de la mano.
Ah!, y también te quiero cantar una canción que hice para ti.…”
Y Dios Padre, ENCUENTRA SU GLORIA en ti, como un papá que se enorgullece de
los garabatos del hijo mas pequeño, y no se fija tanto en las grandes obras de los hijos
mayores. Dios Padre, lleno de orgullo paternal, pide entonces a todas las huestes
celestiales que guarden total silencio y escuchen con atención la canción que SU HIJO,
el MAS PEQUEÑO, hizo para Él. Y tú comienzas a cantar.

III.2 Cántale con amor: No te pongas nervioso, no importa si lo que le cantas es feo o
desafinado a los oídos de los hombres, ¡Cantale libremente lo que brote de tu corazón!!
Dios Padre esta escuchándote, y ENCUENTRA SU GLORIA en ti. Si lo que le cantas
no tiene mucho sentido o se oye desarticulado tampoco importa, porque Él se llena de
ternura con lo que le ha venido a cantar su hijito pequeño. Es mas, no te conviene
pretender sonar demasiado elegante o rimbombante, porque entonces le estarías
cantando ya como un “hijo grande”, un Bethoven o un Mozart… Y dejarías de tener los
privilegios del hijo pequeñito.

Simplemente coge tu guitarra o tu pandero o las palmas de tus manos y cántale lo que
te brote del corazón, dile que lo amas, díselo sin temor, y llámale Abbá, papito, papá, y
abrázalo con tu corazón, y salta, y danza, si quieres.

III.3 Haz una “plana” de “Te Amo”:


No se como se diga en otros países, en México se dice “plana” a una hoja que en el
kinder te dejan hacer de tarea, donde pones muchas veces una frase, para ejercitar tu
letra. Haz una de estas planas en tu cuaderno de oración, (supongo que tienes uno, si
no lo tienes, comienza uno ahora) ponle “Te amo, te amo, te amo…” y llena una media
página o una página completa. Y cada vez que escribas “te amo” díselo en voz bajita.
Yo tengo docenas de estas planas en mis cuadernos de oración. No se lo enseñes a
nadie, porque van a creer que estás loco, pero ten en cuenta que todos los ángeles y
santos ven tu cuaderno, porque Dios Padre se los muestra lleno de orgullo diciendo:
“Miren! Mi hijo, el mas pequeño me ama y ya sabe escribir para mí!!!”

III.4 Escribe lo que quieras:Ya que ejercitaste tu caligrafía del idioma del cielo, y que
todos los ángeles y santos están leyendo lo que escribes por mandato de Dios Padre,
escríbele y cántale una canción, o un poema o un cuento, o hazle un dibujo, o talla en
mármol una “Pietá”, o pinta una última cena, o componle una sinfonía, o una danza, o
escribe un libro. Eso sí, hazlo siempre diciendo por dentro “te amo”, como un niño
pequeño, y termina con una oración.

IV. Ahora Qué?

Si ya terminaste tu canción, tu poema o lo que le hayas hecho a Dios Padre, puedes


cantarle otro rato, puedes jugar o puedes escribirle otra canción, o ponerle a tu canción
otra música, o hacer una canción de tu plana de “Te amo”, el taller ya terminó, es la
hora del recreo. Y no lo olvides: Dios Padre ENCUENTRA SU GLORIA en ti, en que tú
le cantes y le digas que lo amas, y en que des fruto.
V. Conclusión

Muchas personas creen que para componer al Señor se requiere una capacidad
humana super especial. Yo soy testigo de que no es así. Tengo hermanos en mi
comunidad que han compuesto canciones en medio de una asamblea de oración, tan
hermosas! Y luego ya no han compuesto mas canciones nunca mas, lo que me
demuestra que no tienen una capacidad humana especial, sino que, llenos del Espíritu
proclamaron en ese momento la obra de Dios.

Fíjate en el Canto Inspirado de María: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, y se


alegra mi espíritu en Dios mi Salvador…”. María no se puso a componer ese canto
cuidadosamente en el camino a la casa de Isabel, no estuvo estudiando las rimas o las
métricas, simplemente cantó con el corazón, llena del Espíritu Santo, al recibir el saludo
de Isabel, y el canto que brotó fue tan hermoso que San Lucas lo recogió en el
Evangelio, y las palabras de María son Palabra de Dios!!!. Claro, María conocía las
escrituras, la prueba de ello es que sabía las promesas mesiánicas y sabía que Dios
favorece a los humildes y a los pobres los colma de bienes… De toda esta “Lectio
Divina” que María había hecho anteriormente estaba impregnado su pensamiento y su
corazón cuando cantó el Magnificat. Por eso, nuestros cantos mas hermosos brotarán
espontáneamente de estos momentos de oración, llenos del Espíritu Santo y serán los
cantos que toquen mas corazones.

Nuestros cantos no son “palabra de Dios”, a menos que sean textualmente tomados de
las sagradas escrituras, no te tomes tan en serio tus propias composiciones, si alguien
te sugiere algún cambio, escucha con humildad y acepta lo que sea para mejorar. Por
sobre todas las cosas, haz todo por amor.

Amen

Federico Carranza.

!
"
#
Sonorización: Instalación y Operación
Por: Ing. Carlos Borrego

Introducción por Federico Carranza:

En el curso básico hablamos de la verdadera importancia que tiene el equipo de sonido


en cualquier tipo de actividades que realizamos en nuestras comunidades, iglesias,
parroquias, etc. He pedido a Carlos Borrego, que ha sido nuestro ingeniero de audio y
ha grabado nuestras producciones desde hace casi 11 años, (además de sonorizar y
producir muchos eventos religiosos y seculares), que preparara esta charla, desde su
propia experiencia. Para mi es un honor presentarles a Carlos como gran amigo,
colaborador y miembro de tiempo completo del equipo de Corazón de Arpa
Producciones. A continuación los dejo con Carlos Borrego:

1. Importancia del equipo de audio:

El otro día estaba viendo la película “Gladiador” y me percaté de algo muy chistoso para
mí (que me dedico al audio al 100%): En el coliseo romano, mientras hablaba el Cesar o
las autoridades ante la muchedumbre (que a la vista eran muchísimos) ellos hablaban
fuerte y curiosamente todos le escuchaban claramente. ¡Ni en sueños seria lógicamente
posible que todos escucharan en forma clara y precisa lo que la persona estaba
diciendo!, pero claro, todo puede pasar en las películas.

Esto no pasa en la vida real; si estuviéramos presentando un concierto en un estadio de


fútbol, créanme, sin equipo de sonido el concierto seria un fracaso. Por eso debemos de
aprender como sonorizar un lugar, como instalar las bocinas y cómo operar el sonido
durante la actividad que realizamos.

2. ¿Quien es el responsable de que se oiga bien?

La responsabilidad de que la comunicación sea efectiva la comparten, tanto la persona


que está parada dando el mensaje, ya sea músico, grupo, coro, sacerdote, como
también la persona que instala y opera el sonido. Si un coro está cantando como los
ángeles, afinados, con notas preciosas, tocando sus instrumentos en forma maestral,
pero no se oye bien, o el sonido está mal regulado, entonces difícilmente la gente
entenderá el mensaje, y difícilmente saldrá bendecida de eso. Igualmente, si alguien
opera el sonido en forma perfecta pero sonorizando a un cantante totalmente
desafinado o un coro con la guitarra desafinada, se oirá muy mal.
Recordemos que las cosas que se hagamos para nuestro Dios y su Pueblo la Iglesia
debemos hacerlas bien, como dice el Salmo: “Tocad la mejor música en la aclamación”.

Ya que entendemos la importancia del sonido para los coros, grupos, obras de teatros,
conferencias, misas, etc. dentro de nuestro ambiente religioso, veamos que debemos
tomar en cuenta para la sonorización adecuada:

3. Las Bocinas y el eco:

Siempre procura usar o tener bocinas medianas (una bocina que tenga su agudo y su
bocina de 12 o 15” y que sean varias. No te recomiendo que adquieras bocinas de
subwoofers o graves (cajones con bocinas de 18”); normalmente no se necesitan;
inclusive si sonorizas bajo eléctrico y batería, lo mejor es comprar bocinas medianas
que se puedan poner en pedestales para que puedan estar en alto y así cubrir mas
áreas con menos cantidad de volumen.

Antes de realizar la instalación debes de analizar el lugar detenidamente, debes de


checar cuanto eco tiene el lugar. Eso se puede comprobar aplaudiendo una vez, de esa
manera te vas a dar cuenta que tanta longitud tiene el eco en el lugar y sabrás también
que tipo de frecuencia (ya sea agudo, medio o grave) es el que predomina en el lugar.

Una vez analizado el eco, debes de ver cual es la forma más conveniente para
acomodar las bocinas, tratando de que el sonido sea distribuido en forma equitativa.
Procura que el sonido pueda llegar a cada parte del lugar sin interferencias: columnas,
curvas en el lugar, recintos con varias secciones, lugares con gradas, etc. Ponte en
contacto con el encargado del evento, misa, conferencia, etc. para cualquier duda.
Ponte de acuerdo con él y procura explicarle donde piensas ubicar el equipo, para evitar
que después de haber instalado todo te pidan que lo cambies de lugar!

Siempre busca un punto donde quieres que llegue el sonido: por ejemplo en una iglesia
donde hay un pasillo en medio y bancas a los lados, busca el centro de uno de esos
lados, tanto de lo largo como de lo ancho y dirige la bocina a ese punto, de la manera
mas “equitativa” posible, y si tienes mas de dos bocinas (que es lo mas conveniente)
distribúyelas dos enfrente (entre el expositor o músico, etc. y la gente) y otras dos en
medio del lugar. Así tendrás menos problemas con los ecos de las iglesias, gimnasios,
etc.

4. Coordinación con otras instalaciones:

También debes de coordinarte con personas (si existen) que vayan a instalar
iluminación, pantallas de video, inclusive arreglos florales, etc. etc. para que no
obstruyan jamás las bocinas, se los comento porque me ha pasado muchísimas veces,
que me han puesto pantallas de proyección de video frente a las bocinas (pensando la
gente que el sonido va a “atravesar la pantalla”) o inclusive le quieren colgar cartelones,
en fin, esto lo único que provoca es cancelación o rebote del sonido, y eso es un
GRANDE PROBLEMA!!!

5. Monitores, monitores, monitores!!:

Una vez instaladas las bocinas, la mezcladora y todo lo demás, debemos de ubicar los
monitores. He sido testigo de muchos conciertos, presentaciones, etc. que han
fracasado por falta de monitores, o por monitores mal operados. Créanme: Es MUUUY
probable que si un coro no se escucha a sí mismo cantará mal, y si solo escucha el
“rebote de la sala” cantará peor, porque el rebote los va a desorientar. Si ese mismo
coro canta escuchándose bien a sí mismos, sabrán entonces cómo están cantando y
tendrán una mejor referencia para afinarse y ponerse a tiempo unos con otros. ESO ES
UN HECHO!!.

Los monitores se deben de colocar en el piso frente o a un lado de la (s) persona que
cantan y tocan(s) y deben de llevar una inclinación hacia arriba ligeramente (esa
inclinación viene comúnmente en los monitores de piso diseñados para eso), siempre
teniendo cuidado de que los micrófonos no apunten nunca directamente hacia un
monitor de piso, para evitar una retroalimentación mejor conocida como “feedback” o
“vicio”……..

Por cierto, como una vez dijo un gran hermano mío….. ¿Sabían que los operadores o
ingenieros en audio siempre debemos de luchar y tratar de vencer el vicio? .....
jejeje…es solo para ver si me están siguiendo con la misma atención que en el
principio.

Muchas mezcladoras permiten dos salidas auxiliares “Aux 1 y Aux2”. Te recomiendo un


monitor para el baterista y bajista, conectado a la mezcla “Aux 2” además de los
monitores para los cantantes con la mezcla “Aux 1”. Así, puedes darle una mezcla
diferente a lo que va a escuchar el baterista y bajista, respecto de lo que van a escuchar
los cantantes.

6. Sound Check:

Una vez que han sido conectados los monitores y las bocinas, debemos de confirmar
que todas las bocinas realmente están funcionando correctamente, sin fallas de
interrupción de sonido, porque si llega a existir un falso contacto puede suceder
exactamente lo mismo que con la corriente eléctrica, cuando hay un falso, la corriente o
la señal empiezan a variar mucho, por consiguiente hay una sobrecarga de energía,
empieza a haber un sobrecalentamiento en el cableado y en éste caso también en la
bocina y amplificador hasta que se genera el corto que dañará el equipo.

Ya que haz verificado el buen funcionamiento de las bocinas, debes checar micrófonos
y cables de instrumento, y ojo en esto: Alguna vez les ha pasado que, piensan que todo
está listo y a la hora de empezar a cantar te das cuenta de que tu micrófono no
funciona??? ¡Y todo porque no lo probaron antes de empezar!!!

Finalmente, haz el sound check con el grupo cantando, para regular la mezcla
debidamente y con anticipación. Recuerda que un salón sin gente tiene más eco que el
mismo salón lleno de gente. Siempre que sea posible, toma el tiempo necesario para el
sound check del grupo antes de que llegue la gente.

6. Regulación de la mezcla

Regular no significa subir los volúmenes de los instrumentos y voces y ya se escuchó,


NO, regular significa simplemente eso, regular los niveles de instrumentos y voces para
que no hayan volúmenes excesivos y todo tenga armonía entre si; puede pasar que, si
tu novia, hermana, amiga es la que canta en el coro es a la que le subes mas de
volumen, y créeme, suele suceder, en ocasiones hay favoritismo a ese respecto y
terminas regulando sin objetividad. Cuando tú regules o sonorices toma en cuenta algo
muy importante: Siempre regula de tal modo que las voces, reguladas en forma
equitativa, siempre estén más fuerte que los instrumentos.

Recuerda que los instrumentos no dan el mensaje de Dios sino la voz, por eso siempre
ten presente que los instrumentos dan la armonía y colorido a la voz, pero al final de
cuentas lo que la voz hace es predicar la palabra de Dios por medio del canto y por lo
tanto se debe de entender el mensaje, eso lo aprendí con el paso del tiempo y créeme,
eso es lo mas importante de nuestro trabajo como ingenieros.

Te recomiendo comenzar regulando primero la batería, luego los instrumentos, luego


las voces y terminar con todo completo. Para eso necesitas de mucha colaboración y
coordinación con los diferentes miembros del grupo. Habla con su líder para que vayan
estando disponibles a medida que se van requiriendo y no hagan bulla.

7. Elementos de Respaldo:

Ten a la mano un par de cables de micrófono y de instrumento previamente probados


también para poderlo cambiar si te falla uno durante el evento. Ten también a la mano,
si se puede, una guitarra de reemplazo por si se revienta una cuerda en medio del
evento!!

Es como salir a carretera, tienes que llevar llanta de refacción!!! Como dice el dicho….
“el show debe continuar” y nosotros somos responsables de que todo funcione.

8. Comentarios finales:

Para terminar éste nivel de audio medio solo les quiero decir lo siguiente:
Como se dijo en el nivel básico, “El sonido es un servicio muy ingrato en nuestros
ambientes de apostolado, y requiere de una especial abnegación y dedicación,
tolerancia a la crítica, responsabilidad y fidelidad:

• El servicio del sonido solo llama la atención cuando se escucha mal, cuando se vicia
un micrófono, etc… Cuando sale todo bien nadie se da cuenta de que dimos un buen
servicio.

• Cargar y descargar el equipo, instalarlo, regularlo, todo ello es un apostolado muy


pesado, requiere llegar antes que todos e irse después de que todos se han ido.

• Es cansado y no suele ser reconocido.

Muchas veces solo te toca recibir críticas, pocas veces elogios…..”Pero” cuando tus
ojos ven que un hermano es tocado por el trabajo del o los hermanos y por TU trabajo,
no sabes el gozo y la satisfacción que siente tu corazón, y eso, es tu mejor recompensa
por parte del Señor, eso…… no tiene precio y es tu mejor reconocimiento.

Piénsalo y veras que no me equivoco, si ya te pasó, lo entenderás, pero si aún no lo has


sentido, no te preocupes, ya lo verás.

Dios te bendiga.

Ing. José Carlos Borrego Gzz.


Ingeniero en audio del Ministerio de Música de la Comunidad “Jésed”.
Ingeniero responsable del estudio de grabación “Corazón de Arpa”.
www.CarlosBorrego.com.mx

! "

# #$ %
&
'
Fundamentos de Producción de Música Católica
Federico Carranza, Hugo Oviedo, Ana de Carranza
Jésed Ministerio de Música
Jiram Ministerio de Música

I.- Principios Espirituales

(Federico) En esta charla entramos al primero de los temas en el terreno de la


producción, promoción y distribución de música católica, aspectos aparentemente
menos espirituales y mas materiales de nuestro servicio a Dios en la música.
Entendemos por producción todo lo necesario para hacer un álbum (un disco compacto
o casete) con música y reproducirlo masivamente. Para mi es un honor invitar a
participar en la realización de esta charla a mi hermano Hugo.

(Hugo) Hola Hermanos, mi nombre es Hugo Oviedo, formo parte del equipo de
producción musical de Corazón de Arpa Producciones, y por invitación de Federico
participo en esta charla con los aspectos de la producción musical.

(Federico) Muchas veces pensamos que cuando se trata de realizar un proyecto con
implicaciones materiales o económicas debemos seguir más los criterios de las
empresas del mundo, y dejar a un lado los criterios de Dios, porque los criterios de Dios
son de otra “esfera de aplicación”.

Sin embargo, la producción, promoción y distribución de música católica, deben


realizarse con los mismos principios espirituales que cualquier otra actividad del Reino
de Dios, porque somos personas íntegras, que en todas las esferas de nuestra vida
aplicamos los mismos principios. Además, estas cosas son PROFUNDAMENTE
ESPIRITUALES, y en ellas hay también necesidad de la gracia, unción y sabiduría de
Dios, como la hay en la composición, el canto inspirado y los demás aspectos de
nuestro apostolado.

Dice el Salmo 1:

¡Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos,


ni en la senda de los pecadores se detiene, ni en el banco de los burlones se sienta,
más se complace en la ley de Yahveh, su ley susurra día y noche!

Es como un árbol plantado


junto a corrientes de agua,
que da a su tiempo el fruto,
y jamás se amustia su follaje;
todo lo que hace sale bien.
No seguir el consejo de los impíos: Nunca debemos usar criterios mundanos para
nuestro quehacer cristiano. Podemos usar los recursos y técnicas modernas de
producción, promoción, distribución, pero jamás debemos seguir los consejos impíos
de la voracidad, la competencia desleal, el egoísmo, que muchas veces domina a las
empresas del mundo.

Ser como un árbol plantado junto a corrientes de agua: Si estamos injertados en


Cristo, somos como el sarmiento unido a la vid, o como ese árbol, que nuestras raíces
están junto a corrientes de agua, nutriéndonos continuamente. El agua es la gracia de
Dios que recibimos por medio de la oración, la vida sacramental, la lectura de la Palabra
de Dios, la vida en comunidad, que son nuestras raíces.

El fruto a su tiempo: Si nuestra vida espiritual tiene raíces profundas, daremos el fruto
que Dios quiere, y nuestro follaje no se amustiará. Esto es muy importante: dar fruto “a
su tiempo” significa no pretender dar fruto antes ni después, y no querer dar ni mas ni
menos que el fruto que Dios quiere.

Algunas personas se cargan demasiado de actividades y proyectos, de manera


desproporcionada a sus raíces espirituales, ¡como si de ellos dependiera dar más frutos
que los que Dios mismo quiere! Son como árboles demasiado cargados de ramas y
frutos. Los frutos corren el riesgo de ser desabridos, porque el árbol no recibe la savia
espiritual (la unción) que requiere, y ante una tribulación, como un viento fuerte, aquel
árbol corre el peligro de desenraizarse y caer. Lamentablemente esas personas corren
ese peligro: De pronto se hartan de tanta actividad y proyectos y avientan todo, y a
veces incluso se alejan de Dios. ¡Y grande es la ruina de aquel árbol!

Nuestro proyecto de producción debe entonces ser acompañado primeramente de


profundas raíces: oración, sacramentos, lectura bíblica y vida en comunidad.

La Poda: Dice Jesús: “Mi padre es el viñador… todo el que da fruto, mi Padre lo poda,
para que de mas fruto”… A veces Dios poda el árbol, cortando de nosotros proyectos y
actividades que nos están cargando demasiado. El árbol podado aparece truncado,
mutilado y feo, pelón, sin hojas ni flores ni frutos. Así queda nuestra vida, a la vista de
los hombres, cuando Dios nos poda. Pero las raíces, que están en lo secreto, Dios
nunca las poda: Nuestra vida interior, el amor y ternura que Dios nos tiene y su nutrición
espiritual nunca dejan de alimentarnos.

Las Flores antes que los frutos: Todo árbol antes de dar frutos da flores. Las flores
son esos grandes sueños que tenemos a veces, donde por amor quisiéramos ofrecerle
a Dios proyectos maravillosos; Yo tengo muchos sueños: Un canal de TV católico, una
estación de radio, una escuela de músicos católicos, cientos y cientos de nuevas
canciones, un súper estudio de grabación y producción, ¡videos de música católica!, un
festival donde asistan cientos de miles de personas, películas de las vidas de los
santos… Seguro todos tenemos sueños, porque amamos a Dios, y de nuestro amor
surgen estos sueños, como flores.
Es importante ofrecer a Dios esas flores, con la confianza de un enamorado que ofrece
la luna y las estrellas (¡imposibles!) a su amada. Son expresiones del amor que le
tenemos a Dios, y en ese sentido, como Santa Teresita, hay que “arrojar flores a Dios”,
con estos sueños, y ¡no aferrarnos a ellos, sino entregárselos a Dios!

Recuerdo que un día Dios me dijo en mi oración: “Pon tus sueños en mi corazón, y yo
pondré en tu corazón mis sueños”. Esto significa, entregarle a Dios nuestros sueños,
poniéndolos en su corazón como una ofrenda, y recibir en nuestro corazón los “sueños
y anhelos” de Dios, que son su plan perfecto para nuestras vidas y para la Iglesia.

Ya que el árbol se ha llenado de flores, viene el momento de que de pronto, de manera


a veces inesperada y misteriosa, algunas de esas flores reciben el don de la fecundidad
espiritual de Dios, y sin que nosotros sepamos como, se transforman en frutos, y llegan
a superar aun nuestros mas elevados sueños de servir a Dios que hayamos tenido.

Los frutos son alimento: Es lamentable ver un árbol lleno de frutos podridos, le pesan
tanto y se echan a perder porque el árbol no ha “entregado” los frutos. Dios, el buen
jardinero, no quiere que nos quedemos con los frutos como si fueran nuestros, sino que
los demos generosamente a los demás para que sirvan de alimento. El árbol egoísta
sería aquel que “no suelta los frutos”, se aferra a ellos como si fueran su patrimonio
personal. Al hacer una producción católica debemos tener la disposición de entregarla
generosamente a la Iglesia, haciéndola accesible a todos, responsablemente, sin por
ello despilfarrarla o regalarla con temeridad.

II. Planeación y Roles de la producción

La producción de la música debe comenzar con mucha oración y planeación. Para


poder hacer una buena planeación conviene comenzar con el fin en mente, saber a
donde queremos llegar y como queremos que suene lo que estamos haciendo:

Los pasos a seguir suelen ser los siguientes (Federico y Hugo):

1. Selección de Cantos, (pedir permisos si es necesario)


2. Grabación de un boceto o “draft”
3. Planeación conceptual de los Arreglos Musicales
4. Grabación.
5. Mezcla y Masterización
6. Diseño de la portada
7. Pruebas de color de la portada
8. Maquila

También conviene saber de antemano quien va a hacer que cosas. Los principales roles
son los siguientes:
Productor ejecutivo:

Conviene establecer un responsable de la producción “productor ejecutivo” que se haga


cargo de realizar un plan de requerimientos y utilización de los 3 elementos que
conforman la producción:

a) Requerimientos de Tiempo (Calendario)


b) Requerimientos de Recursos humanos y materiales (lista de músicos, cantantes,
etc.…)
c) Requerimientos económicos (Presupuesto)

Estos 3 aspectos se conjugan y son como tres patas de una mesa. Si necesitas hacer
algo en poco tiempo necesitas mas dinero, si necesitas hacerlo con menos dinero
necesitas mas recursos humanos, etcétera… El productor ejecutivo debe tener acceso
a estos recursos y los va administrando para lograr la producción.

Productor Artístico o Arreglista:

Suele ser un músico con creatividad que puede pensar en los arreglos y estilo que va a
llevar cada canto, y en que orden se deben ir grabando los instrumentos, como deben
sonar, etcétera…

Diseñador:

Es la persona que se encarga de diseñar la portada, la rueda y todo lo que lleve


impreso la cajita del CD o del Casete.

Director Musical

Cuando hay mucha gente participando en un disco o el arreglista no pertenece al grupo


musical que está grabando, el director musical apoya al arreglista en los ensayos, la
organización y la elaboración de los arreglos. El es el puente entre el productor musical
y los músicos que van a tocar los arreglos si hace falta.

Realización de la Producción

1. Selección de Cantos, (pedir permisos si es necesario)

Para la selección de cantos es importante buscar tener una cierta coherencia o


consistencia temática y de estilo. No debemos hacer un “collage” de cosas tan
variadas en tema y estilo que no haya unidad. Seleccionamos los cantos y el orden
de los cantos en función de transmitir un mensaje. Un solo canto puede no
transmitir todo el mensaje. Por ejemplo, si fuéramos a hacer un álbum sobre Jesús,
su vida su pasión y resurrección, puede haber cantos que hablen solo de su pasión
y muerte y en seguida un canto que hable de su resurrección. Obviamente, antes
del canto de la resurrección iría el canto de la pasión, y así sucesivamente. En la
selección de cantos es muy importante la finalidad de transmitir un mensaje, una
espiritualidad, una mística, y no simplemente escoger cantos para “lucir” nuestras
habilidades musicales. Por ejemplo puede haber producciones temáticas: Maria,
San Juan, la Eucaristía, la Vocación, etcétera. O bien pueden ser los cantos más
conocidos y populares de tu grupo.

El tema de pedir permiso al autor es importante, porque expresa que reconocemos


que Dios obra a través de personas concretas. Alguien una vez me dijo: “No
debieras poner el nombre de los autores, porque solo a Dios hay que dar gloria, y si
los autores verdaderamente fueron inspirados por Dios, no debieran ir sus nombres,
porque la canción en realidad se las dio Dios.” Yo le contesté que no es así, pues
por ejemplo, las cartas y el Evangelio según San Juan tienen el sello personal de
San Juan, sabemos que San Juan las escribió, y eso es importante para
comprender sus escritos. Lo mismo pasa con los cantos, toda proporción guardada.

La mayoría de los autores católicos se sentirán honrados de que les pidas permiso
de grabar uno de sus cantos, y las condiciones que te pedirá serán bastante
razonables. De hecho a los autores LES GUSTA que sus cantos se usen, y no
porque vayan a ganar dinero, sino porque les hace saber que sus cantos dan fruto.

Si el canto es una traducción de una canción en inglés, es IMPORTANTE que pidas


permiso, porque si no lo haces las compañías que administran los derechos
autorales te pueden demandar. Puedes pedir permiso y pagar una regalía. En
Estados Unidos la regalía es por Ley, 8.5 centavos de dólar por canción por pieza
grabada (no pueden exigirte que pagues mas que eso) de modo que usar una
canción para 1000 CDs te cuesta 85 dólares.

Te recomiendo el sitio www.musicservices.org en donde hay como 25,000


canciones, y allí puedes hacer el trámite por Internet.

2. Grabación de un boceto o “draft”.

(Hugo) La función del boceto, draft o maqueta es la de facilitar la selección de


los temas. Si por ejemplo la producción incluye 12 temas pues la primera maqueta debe
de tener por lo menos entre 15 a 20 temas, así los cantos “se eliminan unos a otros” al
ensayarlos, arreglarlos y compararlos entre sí y eso ayuda a definir más la espiritualidad
y el estilo musical del disco. Cada canto que se graba debe tener un porqué, no se vale
rellenar los discos, porque luego tenemos discos que solo valen por dos o tres temas y
lo demás era para hacer bulto. Los cantos de la primera maqueta deben de grabarse sin
errores y con la mejor calidad posible, pues a nadie le gusta aprenderse un canto que
suena feo, por más bonita letra o intención que tenga. De preferencia se debe de grabar
sin arreglos ni muchos acompañamientos, pues el canto debe de convencer por si solo,
por su letra y la energía de su melodía, no podemos decir, “es que cuando le pongamos
segunda voz y batería, vas a ver que padre suena…” o “mira, es la oración de San
Agustín, aunque la melodía esté rara, es muy importante…”

Para la selección de los cantos se debe de confiar por un lado en lo que creemos que el
Espíritu Santo espera de nuestra producción, y por otro lado en la opinión de gente que
sabe de poesía y de música. Hay que tener cuidado de no afirmar que Dios quiere que
grabemos un canto que tiene errores de composición o de forma musical. La oración y
el estudio musical son esenciales. Un músico cristiano sin estos dos aspectos seria
como un predicador que tiene muy buen corazón pero que no ora con la Palabra de
Dios y no estudia teología (es solo una metáfora), Dios obra en nuestra pequeñez pero
también espera que usemos la inteligencia que Él mismo nos dio para que crezcamos y
sirvamos a nuestros hermanos.

Cuando ya se ensayaron todos los temas y se buscó un estilo para cada uno se puede
elegir un orden para la grabación en el estudio. Se recomienda empezar por los cantos
que suenan mejor en el primer ensayo, y al final se van eliminando los temas que “no
suenan” o que “no convencen”.

3. Planeación conceptual de los Arreglos Musicales

Aquí interviene una actitud relacionada con la sensibilidad y la finalidad de la


producción. Esto es una cuestión de lenguaje, y en este caso de lenguaje musical. No
se usan las mismas palabras y el mismo tono para enamorar a una joven, que para
cuestionarla, o para reclamarle algo, y en esto todos estamos de acuerdo, pero parece
que cuando se trata de espiritualidad el tema se vuelve complejo. No se puede dar
leyes o recetas infalibles, pero si debemos reflexionar muy bien sobre el asunto. No deja
de chocarme, por ejemplo, escuchar “Señor, ten piedad” pero con un ritmo y una
interpretación que difícilmente invitaría a una actitud espiritual de recogimiento. ¿Que
buscamos con nuestro disco?

Lo importante de los arreglos es que nos ayuden a transmitir la intención y la idea del
autor de una manera emotiva. Para esto lo primero es definir bien esta intención: ¿Es
acerca de un momento de intimidad con Dios? ¿Es una expresión de la gran alegría de
saberse amados por Dios? ¿Es para animar una asamblea o dirigir la alabanza? ¿O
para dar testimonio frente a hermanos que todavía no han escuchado hablar de Cristo o
que viven en un ambiente muy diferente al de nuestras comunidades católicas?

Vuelvo a decir que no hay reglas absolutas: “música tranquila para las religiosas y rock
para los jóvenes…” No, cada disco es la expresión de una experiencia y tiene un fin
individual, y hay que buscar qué estilos y qué instrumentos musicales expresan mejor
esa inspiración, ¿un piano muy sencillo? ¿O mejor un coro y cuerdas, o una banda
“pop” o “rock” completa? A veces nos preguntamos: ¿por qué nuestra música no suena
con la misma fuerza? Pues hay que ver como en esos discos tocan la guitarra, qué
percusiones usan, si usan teclados o violines o efectos, ¡qué interpretación le dan a la
voz! A veces tengo la impresión de que a los músicos católicos nos falta un poco de
crítica al respecto: “mira se usa guitarra, pandero y se hace segundas, así le
hacemos…” o “yo la guitarra, tú el bajo, él los teclados y aquel la batería, ya está” ¿Pero
que ritmo vamos a tocar, como vamos a acompañarlo? ¡No basta con que todos pongan
“do” y luego “sol”! Hay que darle forma e intención a cada instrumento para que apoye
la letra en diferentes momentos del canto, hay que pensar en la introducción, en el
interludio, en el final (cuando menos). Es muy importante buscar que el arreglo de voces
ponga de relieve la letra y la intención, y que no sea algo que no tiene nada que ver con
el resto o que sea opacado por todo la música. Me atrevo a afirmar que en general la
voz debería ser lo más importante en nuestra música, pues la voz transmite la palabra,
¡y es por la voz que los hermanos pueden unirse a nuestro canto, a nuestra oración!
Hay que cuidar mucho los arreglos vocales en consecuencia.

4. Grabación de la base rítmica.

Ahora vamos sobre un aspecto más técnico de los métodos de grabación. Vamos a
hablar sobre el proceso de la grabación la música de un disco aunque solo lo haremos
superficialmente.

Empezaré por decir brevemente que la función del estudio de grabación es realzar las
cualidades de la música que tocan los integrantes del grupo o los músicos, es decir, la
música no la hace el estudio, ¡sino los músicos! Esto que estoy diciendo puede sonar
tonto, pero es sorprendente como a veces llegamos al estudio esperando sonar como
Luis Miguel o Alejandro Sanz…. ¡Pues hay que cantar y tocar así de bien entonces! Mi
punto es que el ensayo antes de una producción es esencial, es gran parte del éxito de
la grabación. Lo otro depende de la disciplina dentro del estudio y del trabajo de los
ingenieros. Si grabamos un ensayo así como tocamos siempre, y suena con fuerza,
afinado, cuadrado, con idea, entonces podemos hablar de ir al estudio, pero si no, hay
que seguir trabajando duro hasta lograr una calidad de la música por si misma, sin la
tecnología del estudio.

Si me preguntaran cuál es el método ideal de grabación diría que lo mejor es que todos
los músicos graben al mismo tiempo en una sola toma. Pero la verdad es que esto
requiere de una técnica y un ensamble que pocos grupos o músicos tienen. Solo grupos
musicales muy experimentados o músicos profesionales con mucha técnica pueden
hacer esto en la práctica. Este tipo de grabación en una sola toma logra captar de una
forma muy especial la fuerza de la pieza musical. Así es como graban las orquestas
sinfónicas o los coros profesionales, por ejemplo.

Es obvio que para esto se requiere que absolutamente todos los participantes de la
grabación tengan un gran dominio de la música que van a grabar, pues el error de una
persona en la interpretación echaría a perder una buena toma donde todos los demás
hicieron un buen trabajo, he ahí lo exigente de este método… y por eso la gran calidad
de sus resultados.
En la práctica, la mayoría de las producciones se hacen grabando los instrumentos por
separado, en lo que se llama canales o “tracks”. Así, primero se graba uno o algunos
instrumentos y si hay errores simplemente se repite sin afectar otros instrumentos o las
voces. A cada instrumento se le dedica tiempo y atención y eso también permite crear
efectos de grabación, por ejemplo que un mismo músico grabe dos instrumentos en una
misma pieza. Por eso que en algunos discos se lee que la base se grabó en un estudio
en “Miami”, las cuerdas en la ciudad de “Nashville” y las voces en “Paris”. Esto da
ventajas muy grandes en muchos sentidos y por eso este método es el más utilizado
hoy en día.

Este proceso de grabación se puede dividir de la siguiente manera:

a. Base rítmica.
b. Base armónica.
c. Instrumentos de adorno
d. Voces.

Normalmente, después de definir el estilo musical y el ritmo en los ensayos, se


empieza por grabar todas las bases rítmicas, es decir los instrumentos como la
batería, las percusiones, las programaciones, etc. Recomiendo que se use
metrónomo para guiar a los músicos y lograr que la pieza tenga buena forma en
cuanto al ritmo.

Grabación de la base armónica.

Después, se graba los instrumentos que llevan la base armónica, el bajo, los pianos,
guitarras, teclados, etc. Todo aquello que le da forma a la pieza, o que “acompaña”
a las melodías de los instrumentos o de las voces.

Grabación de los instrumentos de adorno.

Luego, se graban los instrumentos que “adornan”, las guitarras “líder”, los
instrumentos de aliento, las cuerdas, los efectos de teclados. Todo aquello que
necesita apoyarse en la base de la pieza para tener una mayor expresividad.

Grabación de voces.

Para cerrar con broche de oro… La voz, en la mayor parte de los casos, es lo que le
da sentido a toda la música, hay que “echarle ganas” entonces. En cuanto a los
arreglos de voz, en mucha de la música que tocamos en nuestras comunidades en
México, no hay arreglos de voces, es decir, todo el coro canta lo mismo en toda la
pieza. Siendo realistas, esto puede ser no muy estético para un disco si se cantan
todas las piezas así. Les recomiendo que si no va haber armonía vocal, solo se
seleccionen algunas voces para grabar y así se simplifica el trabajo y se puede
mejorar la calidad.

La voz se graba hasta el final para ayudar al vocalista a tener mayor expresividad.
De esta manera toda la pista y todos los adornos impulsan al vocalista a cantar más
afinado, con mayor fuerza y de una manera más emotiva.

5. Mezcla y Masterización.

Al grabarse todo se pasa al proceso de mezcla y Masterización. La mezcla consiste


es procesar cada instrumento grabado para mejorar su sonido, ya sea con efectos,
ecualización u otros. Después se ajustan los volúmenes para que todo se escuche
en su lugar y nada se pierda o prevalezca demasiado sobre otros instrumentos. Al
final se obtiene la “mezcla final” que está muy cerca del resultado final. A esta
mezcla final de cada tema se le pueden hacer ajustes generales, como el brillo o el
volumen, y se le comparan con los demás temas para cuidar que todo el disco
suene uniforme en la medida de lo posible. A esto y otros procesos más complejos
se le llaman la Masterización. Cuando todo el disco está masterizado, ¡se acabó el
proceso!

Mi testimonio (Hugo Oviedo).

Pertenezco al grupo Jiram, un grupo de oración formado por jóvenes que además
evangeliza a través de la música. Nuestro grupo ha hecho dos discos, “Reflejar”, en
honor de la Virgen María, y el más reciente “Quienes Somos”, un disco que significa
mucho para nosotros por lo que expresamos y el trabajo que logramos.

En mi corta experiencia haciendo discos, he aprendido muchas cosas gracias a Dios


que me ama tanto y a hermanos que me han compartido su saber generosamente.
Mucho lo he aprendido con personas que realizan un apostolado comprometido con
la Iglesia, pero otras igualmente importantes las he aprendido al lado de
profesionales que no siempre creen lo mismo que yo, pero que aman su trabajo y
respetan todas sus exigencias. Siempre he creído en un balance entre estas dos
“ciencias”, la de la ponerse en manos del Espíritu Santo, y la de utilizar al máximo
los talentos que Dios nos ha dado a todos para darle gloria con nuestro trabajo, y
lograrlo con calidad. En esto último les insisto personalmente, en que todos nos
ayudemos a crear obras de calidad. No creo que el reto de la música en la Iglesia
Católica sea la buena voluntad, la cual he visto en muchos hermanos, sino la calidad
del contenido en las letras, de las formas de composición y de la interpretación. En
lo personal, les agradezco mucho a Fede y a Ana Carranza por la oportunidad que
me han brindado para producir música en Corazón de Arpa Producciones, donde he
participado en varios discos. Algunos de estos son “El Trovador de Asís”, mi primera
producción para CAP, “Primer Sagrario” y “Silencio de Amor” del M.de M. Jésed,
“Hacia Galilea” del P. Virgilio Cantú y “Quiénes Somos”, del grupo Jiram, al cual
pertenezco. Espero que puedan escucharlos y darme su opinión.
¡Dios los bendiga Hermanos! Y me pongo a sus órdenes para cualquier comentario.
Mi correo electrónico es hugo@jiram.com.

(Fede) Los últimos temas los dará una persona que quiero mucho, ha sido mi novia
por 19 años y mi esposa por 18. Ella se encargará de hablarnos desde su
experiencia como productora ejecutiva en Corazón de Arpa.

6. Diseño de la portada
7. Pruebas de color de la portada
8. Maquila

(Ana) Hola Hermanos y Hermanas, mi nombre es Ana Carranza y soy la Gerente


General de Corazón de Arpa Producciones y me toca compartir con ustedes los últimos
3 puntos de la charla sobre producción.

6.- Diseño de la Portada.

Al empezar a realizar una producción hay que también empezar a pensar en la portada
y que queremos proyectar en ella. Muchas veces terminas de grabar el disco y todavía
no has terminado la portada, con lo que la portada se convierte en el “cuello de botella”
de la producción. La solución es empezar a diseñar la portada casi desde que empiezas
a grabar la producción.

La Portada es muy importante en una producción porque va mostrar lo que queremos


presentar a las personas que vean el CD que hicimos. Lo recomendable es que una
persona con conocimiento profesional en Diseño haga la portada, pero el concepto de lo
que queremos y como lo queremos lo pensamos nosotros como Grupo y el Diseñador lo
plasma en la portada.

Procura que la portada no la haga tu “tía Panchita”: esa persona que te quiere mucho y
te va a hacer la portada gratis, pero que quizá nunca ha diseñado nada y no tiene idea
de lo que debe tener una portada de CD. Corres el riesgo de perderle el cariño a tu “tía
Panchita”, cuando el CD no se venda a causa de un mal diseño!!

Nosotros como Grupo somos lo que le trasmitimos al diseñador lo que tenemos en


mente para la portada, lo que queremos transmitir como mensaje en la producción.

Para hacer una portada hay un sinfín de alternativas, en el caso de Jésed, cada portada
es pensada y estudiada con mucho tiempo. Podemos hacer uso de muchos recursos:
pinturas antiguas, fotos del Grupo, paisajes, acuarelas, etc.

El tipo de las letras en la producción, contraste y uso de colores, formas estilos etc.
Dentro del diseño de la portada están los interiores que normalmente deberán cubrir los
siguientes puntos:
a).- Titulo de las canciones
b).- Créditos de los Autores y Compositores.
c).- Letras de las canciones (Opcional)
d).- Acordes de guitarra (Opcional)
e).- Créditos de los participantes y datos: Nombres de todos lo que participaron en la
producción:

Músicos

Cantantes

Arreglistas

Director Artístico

Productor

Diseñador

Informes de conciertos y ventas (Teléfono, dirección, etc.…)

Página Web y Dirección electrónica del grupo

f).- Mensaje del Grupo por la producción

g).- Agradecimientos

Pídele al diseñador que tome en cuenta todos estos puntos que se mencionan arriba.

Hay grupos que prefieren no poner las letras y los acordes porque eso implica más
papel. Esto es valido, pero en nuestra experiencia hemos descubierto que si ponemos
las letras y los acordes, los que compren el material podrán sacar los cantos para
usarlos en sus ministerios o actividades y después tendrán interés de comprar el
siguiente álbum.

7. Prueba de Color de la Portada

La Prueba de Color normalmente es como la prueba final de la portada, también se le


llama “preprensa”, para checar todo detalle final: colores, detalles, formas, etc.
Esto se hace antes de enviar a una imprenta para imprimir las portadas.

Cualquier ajuste que se quisiera hacer ese es el momento para hacerlo. Después de
que quedamos de acuerdo con la prueba entonces se manda a la imprenta. Como
veremos mas abajo, puedes evitarte muchos problemas si la preprensa y la impresión
de las portadas las hace la misma empresa que haga la maquila de los CDs y
cassettes.

8.- Maquila

En el apartado de la maquila hay múltiples opciones de donde poder maquilar el disco y


el cassette que queremos sacar a la venta. Los detalles importantes que tenemos que
cuidar son:

a) Master Del estudio donde grabamos nos deberán dar un master que nosotros
llevaremos al lugar donde vallamos a maquilar.

b) “Maquilar” o “Imprimir” vs “Quemar” los CDs: Cuando mandamos fabricar un disco


compacto, hay quienes por cuestión de presupuesto prefieren “quemar” los discos para
venderlos, esto es, en un aparato como el que tienen las computadoras personales, se
imprime con laser la información quemándolo en el disco compacto, con lo cual pueden
hacerse tirajes desde uno, diez, cien CDs etcétera. En cambio un disco “maquilado” o
“impreso” se hace en máquinas que hacen grandes tirajes de discos con un proceso
industrial de impresión de la información, no un “quemado” con láser. Nosotros en
Corazón de Arpa no recomendamos vender discos “quemados” por dos razones:

• Porqué un disco quemado se raya más fácilmente que un disco impreso, y el


proceso de quemado puede también tener ejemplares defectuosos, mientras
que un tiraje de CD impresos, nunca salen ejemplares defectuosos.

• Porque cuando distribuyes material quemado se presta a pensar que el producto


no es original sino pirateado.

Por cuestión de presupuesto y por los tiempos a veces te urge sacar la producción, y la
única opción que tienes disponible es quemarlo. Siempre recomendamos mejor
maquilar, y planear en tu programa de ejecución el tiempo de maquila de unos 15 a 20
días hábiles. Dependiendo de tu país, la proporción de CDs y de cassettes a maquilar
puede ser de uno a dos CDs por cada Casete o viceversa. Incluso hay países en donde
prácticamente ya no se usa el cassette. Ten todo eso en cuenta al mandar fabricar el
material, para que no fabriques demasiado ni muy poco.

Cuando ya decides que los vas a maquilar es importante ver las condiciones de quien lo
maquila. Algunas preguntas que tienes que hacerte son las siguientes:
a) De cuanto es el primer tiraje?
Normalmente en maquiladoras grandes en México, como Sony Music, Sonopress S.A.
etc. te exigen que el primer tiraje de una producción sea de 1000 CD y te dicen que a
partir del segundo tiraje puedes pedir cantidades más pequeñas. Esto puede variar de
país a país, pero si haces un tiraje pequeño el costo puede ser mas alto por unidad.

b) Costo por unidad: Suele estar entre 1 y 2 dólares por pieza dependiendo de la
maquiladora y de si van a fabricarte la portada o no, el número de colores en el CD,
número de dobleces en la portada, tipo de cajita, etc...

c) Impuestos: En México, por ejemplo, te cobran 15% de IVA y te dan Factura

d) Gastos de envío: Dependiendo de los transportes y volúmenes, pueden ser entre 100
y 200 dólares de este gasto.

e) Tiempos de entrega del material: Ten en cuenta entre 15 y 20 días hábiles para que
te entreguen el producto, es importante tener un colchón, y no comprometer el producto
en venta o para un evento antes de un plazo adicional razonable, pues algo puede salir
mal y extenderse este plazo.

f) Impresión de Portadas: Investiga si pueden estar incluidas junto con la maquila o tú


como cliente las entregarás. Eso depende de si consigues un imprenta aparte que te
haga unas buenas portadas a buen precio, pero TEN CUIDADO: Si el que va a
maquilar los CDs no es el mismo que va a fabricarte la portada, tienes el riesgo de que
la portada no sea del tamaño exacto de la cajita, que sobren o falten portadas, etc… La
mayoría de las maquiladoras te pueden dar un formato de diseño y especificaciones de
tamaño y papel para la portada. Esto es muy importante que se los des a tu diseñador
de la portada CON ANTICIPACION. Es recomendable que el mismo que maquile los
CDs haga las portadas, porque así, el tiene la responsabilidad de entregar todos los
CDs con portada!!

II Testimonio de Nuestra primera producción

(Federico) Para terminar, quisiera compartir con ustedes un testimonio: Recuerdo


cuando hicimos nuestra primera producción, en 1985... Al estudio de grabación donde
estábamos grabando le cayo un contrato enorme para una campaña política, y nos
entrego nuestras cintas sin terminar y con esta recomendación: "Lo sentimos mucho...
adiós! Ah, y búsquense un estudio que tenga el sistema de compresión “dbx”, porque la
música esta comprimida, y necesitan ese sistema para poder continuar grabando."

Anduvimos buscando un estudio de grabación con ese sistema y nadie tenia!


Estábamos preocupados y desesperados, porque ya habíamos avanzado y temíamos
perderlo todo, hasta que gracias a Dios, dimos con un estudio que tenia ese sistema. Se
llamaba "Salomón Estudios", del hermano Salomón, cristiano evangélico. Me dice
Salomón:
- Si tenemos el sistema dbx, pero aquí solo grabamos música cristiana. Este estudio
está consagrado al Señor. Ustedes son cristianos?
- Si, somos cristianos..., le contesto yo.
- y donde se congregan?
- en la Parroquia del Rosario.
- Ah! son Católicos...
- Si, somos cristianos Católicos...
- Este estudio esta consagrado al Señor, y yo solo grabo himnos de la fe que profeso...
No grabo nada en lo que no comulgo.
- Aquí están las letras, puedes ver que todo lo que dicen es compatible con
la fe que profesas.

Después de revisar las letras (pasamos bien la censura evangélica) Salomón acepto
grabarnos. El estudio era muy bueno, allí grababan las hermanas de Marcos Witt, y allí
estaba Luis Chi Sing su bajista y Cesar Garza su arreglista.... tenían un grupo que se
llamaba Mitzva, buenísimo.

- Cuantas horas van a contratar? (pregunta Salomón)


- A cuanto la hora? (yo)
- A 30 dólares
- Solo me alcanza para 10 horas...
- ¿Tu crees que en 10 horas vas a poder hacer algo digno para el Señor?! Mira, Mitzva
le va a meter 300 horas a su producción. ¿Cual crees que va a sonar mejor? El Salmo
33 dice "Tocad la mejor música en la aclamación!!" En 10 horas no puedes tocar la
mejor música!!!
- Lo se Salomón, pero no tengo más presupuesto, fue lo que conseguimos juntar...
- Pues ese es el otro problema de ustedes los católicos: como es para el Señor, creen
que todo debe ser gratis, y nadie pone dinero en serio para la obra de Dios. Este
estudio costo mucho, y yo tengo lo mejor: Los mejores micrófonos, el mejor equipo,
porque el Señor merece lo mejor, y mi familia y yo vivimos de esto, porque es bendición
de Dios. Si tú le das al Señor con generosidad, puedes confiar en que Dios te va a
bendecir, y el dinero que pongas en esto es ofrenda, y el dinero que recibas es
bendición, porque Dios también bendice de manera económica!!! Ah, y págales a los
músicos, aunque sea con casetes!!!

Después de eso, aumentamos nuestro presupuesto y nuestros estándares de lo


que había que hacer. Cada vez que íbamos a grabar orábamos primero, porque nos lo
pedía Salomón. Sin oración no había grabación...
Nos hicimos grandes amigos. Grabamos con Salomón nuestras primeras 4
producciones, y cuando quisimos hacer una producción con temas que el no
comulgaba nos recomendó con otro estudio muy bueno. Su comprensión y
aceptación de la fe católica fue aumentando también: Las canciones que mas
le gustaron fueron la de "Nada te Turbe" de Santa Teresa de Ávila y "Alma de
Cristo" de San Ignacio de Loyola.
- Esta (Alma de Cristo) es sobre la Eucaristía, Salomón, no se si podamos
grabarla aquí...
- Pues ya vi la letra y me gusto mucho.... No hay en ella nada en contra de
mi fe...
Aprendí muchas cosas de mi hermano Salomón. Volví a verlo hace unos meses,
ya han pasado casi 20 años, y ahora yo tengo un estudio consagrado al Señor, donde
antes de grabar siempre se ora, y donde seguimos esforzándonos
por hacer la mejor música para el Señor.

!
"
#
Evangelizando con la Música: Conciertos
Federico Carranza

Visión Espiritual

I. Anécdota: Recuerdo cuando estaba en la India, por cuestiones de mi trabajo, y que


Jésed Ministerio de Música solo había dado 2 conciertos, organizados por nosotros
mismos. Habíamos participado en 3 o 4 concursos de la canción vocacional,
obteniendo buenos lugares, habíamos también servido en el Encuentro Internacional de
Sacerdotes, haciendo equipo con otros ministerios, pero nadie nos había invitado a dar
ningún concierto, y yo sentía muchas dudas en mi corazón de si realmente Dios quería
que nosotros “diéramos conciertos” o si Dios era solo un pretexto para un afán de
sobresalir y pararnos en un escenario. Me venía a la mente aquella lectura de “Si tu
mano te es ocasión de pecado córtatela” y pensaba si aquello de dar conciertos no era
una cuestión de soberbia. Y estaba leyendo una biografía de San Juan Bosco, que de
joven tocaba el violín y que un día lo rompe y no lo vuelve a tocar en su vida, porque no
era acorde con su ministerio sacerdotal…

Recuerdo que me puse de rodillas y tome la guitarra por el mango, dispuesto a romperla
contra el suelo y jamás volverla a tocar. Le dije al Señor: Señor, si la guitarra me es
ocasión de soberbia, de afán de vanagloria, y tú no quieres que la toque, yo la rompo
aquí mismo y no la vuelvo a tocar…. Háblame Señor… ¿Señor? ¿Señor?

No oí ninguna voz del cielo que me dijera “rómpela” ni tampoco “no la rompas”… pero
sentí en mi corazón que Dios tomaba mi ofrenda y mi disposición y que Él se encargaría
de purificar mi corazón.

Semanas después, atropellaron a mi hijo Federico, y tuve que regresar de emergencia


de la India a México. Dios salvó a mi hijo de una manera verdaderamente milagrosa;
una bola que tenia en la cabeza por el golpe de la camioneta que lo atropelló le
desapareció al llegar al hospital y los médicos no se explican que pasó. Yo le dije al
Señor: “Señor, no has querido tomar la vida de mi hijo, toma la mía!!”. A los pocos días
me llamó Martha Reyes para invitarnos al Festival Hosanna 94, y a la semana siguiente,
el Obispo de Linares nos invitó a un encuentro de jóvenes, y luego a León, Acapulco…
y en tan solo 6 meses dimos 19 conciertos, lo que para mí fue la respuesta de Dios a
esa entrega que yo le había hecho, porque antes nadie nos había invitado a dar ningún
concierto.

A partir de entonces, cada invitación es para mí un mandato, y es como si dijera: “Los


deseos de la Iglesia son órdenes para mí”, no me es posible decir que no.
II. La Lámpara sobre la mesa

Jesús dijo a sus discípulos que una lámpara no se pone debajo de la mesa, sino sobre
ella, para que alumbre toda la casa, y que así debemos ser nosotros: Somos luz del
mundo y sal de la tierra, por lo que tenemos una vocación evangelizadora que podemos
también realizar por medio de la música.

No todos los ministerios están llamados a “dar conciertos” como una parte regular de su
servicio, pero todos estamos llamados a dar testimonio de nuestra fe, y en ese sentido
debemos estar abiertos y ser preactivos en servir al Señor por este medio. Yo creo que
llegado el tiempo, tu ministerio puede descubrir si Dios le está llamando a un servicio en
particular. Participar en concursos puede ser bueno para conocer y ser conocido, pero
nuestro énfasis NUNCA debe estar en ganar concursos, sino en servir al Señor y a la
Iglesia.

También en esta área debemos ser humildes y dóciles, pues existe el riesgo de querer
llamara la atención, disfrazado de un “celo por el evangelio”. Es difícil que nuestras
intenciones sean siempre 100% puras, Dios sabe que tenemos tentaciones de fama y
éxito, pero no por eso estamos incapacitados para servirle a él.

Dentro de nuestro corazón se libra todos los días una batalla espiritual, en donde
debemos hacer todo para que Dios venza a Satanás, para que en nuestro corazón el
amor venza al egoísmo, la luz y la verdad venzan a las tinieblas y a la mentira. Dios
quiere instrumentos puros para derramar su gracia sobre su pueblo, y además, para
poder brillar con la luz de Dios hay que arder con el amor de Dios, de lo contrario será
un “fuego fatuo”, una bengala efímera de fuego artificial, que además se destruye y ya
no sirve.

III. Oración

Nadie puede dar lo que no tiene, y por eso, si hemos de dar un concierto para hablar de
Dios debemos orar, impregnarnos de Dios. Orar antes, durante y al final del concierto.
Orar e invitar a orar a quienes asisten al concierto. La oración es el aspecto de
preparación mas importante para un concierto, y sin oración el concierto estará vacío.

Los invito ahora a que oremos por nuestros conciertos católicos. Cuando leas esta
charla, posiblemente algunos hermanos músicos están preparándose o están dando un
concierto.

“En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amen: Señor, te pedimos que
unjas nuestras voces e instrumentos, que toques los corazones de todos los que van a
escuchar nuestros conciertos, que dispongas tú sus corazones para recibir tu palabra
en los cantos que vamos a entonar en ellos. Utilízanos como instrumentos en tus
manos, tócanos y que podamos resonar en tu templo espiritual. A los que están lejos de
ti, que nuestros conciertos les acerquen más y más a un encuentro contigo, y a los que
están cerca de ti, que nuestros conciertos enciendan en sus corazones un mayor fervor
y que les lleve mas profundamente a entregarse a ti…

Por Cristo, Nuestro Señor, … Amén

Santa Teresita del Niño Jesús, ruega por nosotros

Recuerda que es muy importante que durante el concierto también estés orando o en
una actitud orante, porque toda la gracia y la unción de Dios nos viene porque estamos
en esa disposición de oración. Cuando estamos en el concierto, nos “concertamos”, es
decir, nos reunimos con otros hermanos y hermanas para cantarle al Señor, (de alli
viene la palabra concierto: concertar). Y también nos unimos a los ángeles y santos en
el cielo, a miles y miles de millones que le alaban y que cantan en presencia del Señor.

IV El mensaje

Algo muy importante es que el mensaje y el lenguaje musical del concierto esté
orientado a tocar los corazones de quienes escuchan. Para eso es necesario ver que
personas vienen al concierto: Son muchos jóvenes? Son consagrados? Ya han recibido
el Kerigma? Son cristianos comprometidos o no? Cual es su trasfondo cultural? Que
tipo de música les gusta y desearían escuchar?

En función de eso es la selección de cantos y los estilos musicales que vamos a


escoger, así como el tono de nuestras intervenciones habladas. Es importante que no
seamos muy “rolleros” y que queramos hablar demasiado, sino que debemos dejar que
el mensaje de los cantos sea una parte importante del concierto, sobre todo si nuestros
cantos están inspirados en la palabra de Dios.

A veces las personas esperan algo de la música y nosotros debemos llevarles mas
adentro, mas allá de lo que ellos esperan o de lo que preferirían. Por ejemplo, vas a un
evento de jóvenes, y ellos solo quieren que los pongas a bailar:

“Cuando el reloj marca la UNA, las calaveras salen de su tumba,


chumbalacachumbala cachumbalá, chumbalacachumbalacachumbalá,
Cuando el reloj marca las DOS, las calaveras miran su reloj,
chumbalacachumbala cachumbalá, chumbalacachumbalacachumbalá,
Cuando el reloj marca las TRES…

Y de hecho estas calaveras siguen hasta el mediodía, (las DOCE) y luego vuelven a
comenzar… Todos los jóvenes están muy animados y empiezan a gritarte muy
contentos: “Las Calaveras, las calaveras”…
Pero esto no es lo que el Señor quiere que tú les digas a los jóvenes, el Señor quiere
que los confrontes y les digas que ellos son profetas, y eso quizá NO es lo que ellos
quieren oir!!

A quien vas a hacer caso: al Señor o a las calaveras chumbalacachumba?

Con mucha amabilidad, agarras y les dices algo que los lleve mar adentro, y luego les
cantas Jeremías 1, y les hablas con la autoridad de la palabra de Dios. No se trata de
que no haya momentos de “animación”, sino que todo el concierto debe ser
Cristocéntrico, incluso la danza y los saltos, deben ser hechos en el Espíritu, no en la
carne, y para ello tenemos que educar a nuestros hermanos que nos escuchan y
decirles como Jesús: “No tengáis miedo”, y llevarlos mar adentro en la alabanza, en la
adoración y en la reflexión de su vocación y de su radicalidad.

Una vez que las personas han respondido a Dios, una vez que han orado y entregado
su vida y su vocación al Señor, una vez que Dios ha encendido en ellos el fuego del
Espíritu, el fervor y la semilla ha quedado sembrada, puedes llevarlos de allí a la
celebración gozosa, a la danza, a saltar y correr, pero todo ello como una respuesta de
júbilo por esa entrega y esa oración, no como una pachanga de las calaveras.

¿Y que creen? … jejeje, Resulta que las calaveras no están invitadas a nuestro
concierto, porque Cristo ya venció a la muerte!! Amén!!!

Visión Logística

V. La Comunicación efectiva

Cuando Jesús predicaba, se iba a un monte que tenía forma de un anfiteatro, porque
quería que todos lo escucharan. En otra ocasión se subió a una barca, para poderse
hacer oír. Jesús sabía que para poder transmitir el mensaje era necesario también ser
escuchado con claridad.

Por eso nosotros también debemos asegurarnos que nuestra comunicación es efectiva,
es decir, que todos los elementos que intervienen para dar el mensaje son favorables.
Cuales son esos elementos?

• Elementos sonoros: El equipo de sonido, la música y las letras, el ruido exterior,


etc…
• Elementos visuales: El escenario y la escenografía, la presencia escénica del
grupo, las luces, etc…
• Elementos sensitivos: La comodidad de asientos, temperatura y humedad
ambientales, disposición física del auditório, olores…
• Otros elementos: Cansancio o aburrimiento de la audiencia, hora del día,
noticias del entorno.
Como ves, hay muchas cosas que pueden influir en la eficacia de la comunicación, y
hay que tenerlas todas en cuenta. Recuerdo una vez que nos tocó dar un concierto en
un auditorio muy bueno, pero fue después de una misa y de un retiro que habían durado
todo el día. Empezamos a tocar casi a las 10:00 p.m. El sonido era excelente, el lugar
tenía clima, las luces, todo perfecto…

La gente se empezó a salir, simplemente porque estaban cansados y porque tenían que
llegar a sus casas. De 2,000 personas que había al comenzar solo quedaron 100 o
menos!

Lo malo es que la gente se salía a “hurtadillas” en medio de las canciones y con una
cara de “ya me tengo que ir, disculpen ustedes, con permiso…”.

Lo correcto hubiera sido hacer solo un canto de “oración de la noche” e invitar a la gente
a retirarse con una bendición final del sacerdote. Luego, decir “los que gusten
quedarse, habrá algunos cantos mas dentro de 5 minutos”.

Ahora vamos a hablar brevemente de los elementos citados arriba:

El Equipo de Sonido: Como se explica en las charlas de “Fundamentos de


Sonorización”, este elemento es muy importante. Sobre todo hay que hacer prueba de
sonido (“SoundCheck”) antes de empezar a cantar, para que el ingeniero pueda regular
los volúmenes.

La Música y las Letras: Es importante que la música y las letras sean entendibles para
el público. Es como dice San Pablo: Con los griegos me hice griego, con los romanos
me hice romano, para alcanzarlos a todos para Cristo. Así nosotros, debemos escoger
cantos que hablen en el lenguaje musical de quienes nos escuchen. Las letras deben
ser entendibles, y es muy recomendable que la gente las pueda ir aprendiendo. De ser
posible, conviene proyectarlas en la pared con una computadora y un proyector, para
promover la participación.

Es conveniente que tengas una lista de cantos en un lugar visible, y que todos los
miembros del grupo sepan cual es el orden de los cantos que se van a entonar y en
cuales de ellos habrá presentación o predicación. No conviene hablar antes de todos y
cada uno de los cantos, porque se vuelve muy pesado, conviene hablar cada dos o tres
cantos, y quizá que no hable uno solo sino que se turnen para presentar cada quien un
grupo de cantos.

También es importante tener la flexibilidad de cambiar los cantos a entonar en medio


del concierto, si el líder siente que Dios le inspira a meter algún otro canto, o si se ve
una circunstancia en la gente que amerita un cambio. No debemos ser rígidos o
acartonados en la lista de cantos a entonar.
Conviene hacer la selección de los cantos una vez que hemos “tomado el pulso” de la
audiencia; esto es: ya que sabemos que tipo de gente viene al concierto y cual es su
situación, si están cansados o frescos, si son jóvenes comprometidos o personas
mayores, etc…

Esta elección puede hacerse incluso en la oración previa antes de subir al escenario,
pero deben Ustedes hacer 2 o 3 copias de la lista de cantos, con LETRA GRANDE, y
ponerlas en un lugar visible, por ejemplo, en el suelo o en un atril.

El Ruido Exterior:

A veces nos invitan a tocar en una kermesse parroquial, y mientras estas hablando o
cantando puedes oír la música y el ruido de la kermesse. Es importante decir a los
organizadores que eviten este tipo de situaciones donde hay mucho ruido exterior,
tocando de preferencia en el interior del templo y no al lado de la rueda de la fortuna o
de la lotería. Recuerdo una vez que nos invitaron, y cuando estaba predicando entre
dos cantos sucedió algo muy cómico: Había un juego de lotería al lado nuestro, de
modo que se escuchaba algo así:

- “Cristo te ama, y quiere que tú también lo ames a él”


- “!!El diablito!!!

- El Señor venció al pecado y a la muerte!


- “!!El barril!!!”

- Entrégale tu vida al Señor…”


-“!!La Calavera!!!

Claro que la gente se distraía y no podía poner atención!!

Escenario y Escenografía (e iluminación):

Es importante que el escenario sea visualmente atractivo, es decir, que sea digno,
limpio, bien iluminado, y que tenga símbolos y emblemas que transmiten el mensaje
del Señor.

Si la gente no te ve es difícil que te ponga atención, y por eso debes ponerte en un


lugar visible del escenario, no detrás de las flores. A veces por “falsa humildad”
queremos escondernos en una parte no visible del escenario, pero eso no es
correcto. Recuerda que “el día de la fiesta, el mas solemne, Jesús, puesto en pie
gritó con fuerte voz: “El que tenga sed que venga a mí…” Yo estoy seguro que
Jesús se puso de pié en un lugar muy visible del Templo, donde todos lo pudieran
ver, porque lo que tenía que decir era muy importante.
Nosotros nos ponemos en un lugar visible del escenario, no porque seamos
importantes, sino porque el mensaje que tenemos que dar es MUY importante, y
nosotros solo somos mensajeros, heraldos del Rey, pero tenemos el mandato de
decirles a todos el mensaje y que todos lo escuchen, para lo cual debemos captar
su atención.

Respecto a la iluminación, debe ser buena, suficiente, colorida pero discreta y útil
para el mensaje, al servicio del mensaje y no del mensajero: Debemos evitar luces
estrambóticas que mareen a la gente, o muy sofisticadas y complejas.

Si hay un sistema de pantallas, debemos evitar que las cámaras hagan muchos
“close ups” de nuestra persona en las pantallas, mas bien debemos pedirles que
proyecten imágenes relacionadas con el mensaje: por ejemplo, partes de películas
de Cristo, o de los santos, paisajes, lecturas de la Biblia, imágenes del Santísimo,
etc…

Presencia escénica del Grupo

Recuerdo que en la clausura de las Olimpiadas subieron unos cantantes muy


expresivos. Uno de ellos en especial, se puso a correr hacia atrás dando grandes
saltos, y luego pas!! Que se cae!

Obviamente estaba tratando de tener una gran “presencia escénica” y le resultó


contraproducente… después de eso siguió cantando, pero ya mas mesurado en sus
saltos.

Nosotros debemos estar en el escenario con una actitud de oración y a la vez


involucrando todo nuestro cuerpo en el mensaje orante que estamos transmitiendo.
No se vale quedarse parado con la cara crispada por los nervios, o los puños
cerrados. O los brazos cruzados, porque la gente recibe eso como parte del
mensaje, y percibe nerviosismo, tensión, preocupación, etc... Cuando estamos en el
escenario, no solo nuestra voz sino todo nuestro cuerpo transmite el mensaje:
Postura, gestos, miradas, las manos, los pies, y hasta la ropa!

Es muy importante que todo transmita amor, alegría, devoción y oración. Usa las
manos, levántalas cuando alabas, júntalas cuando adoras, cierra tus ojos y ponte a
orar delante de la gente. Que no te de pena!!

Recuerda que todo nuestro cuerpo transmite la disposición del corazón. Recuerda
que una de las virtudes del Salmista era la “agradable presencia” (véase la charla
Las Virtudes del Salmista) y que también con nuestra disposición corporal alabamos
al Señor y expresamos el gozo y la devoción.
Establece contacto visual con el público. Háblales a ellos, dirígete a ellos cuando
digas palabras como “Alaben al Señor”. Utiliza tus manos, sin ser exagerado ni
ampuloso en tus expresiones.

Recuerda: Cuando una persona está orando, se le nota. Cuando una persona
pretende que esta orando, también se le nota. Y esto es especialmente cierto
cuando está en un escenario. Por eso, sé auténtico y no seas un “actor”.

Elementos sensitivos:

Cristo escogía lugares cómodos y frescos para predicar, y procuraba que la gente
estuviera a gusto. En eso nosotros también debemos contribuir, y si notamos que
hace mucho calor, o mucho frío, debemos tomar eso en cuenta en el concierto. Por
ejemplo, hay cantos que se pueden danzar, y si hace mucho frío ayudan a que la
gente tenga menos frío. Una vez dimos un concierto en Guadalupe y Calvo,
Chihuahua, al aire libre, y estábamos a Cero °C . Lo que hicimos fue ponerles a los
muchachos muchos cantos para bailar, y así estuvieron más cómodos. Obviamente
en un lugar muy caluroso hay que poner poquitos cantos para bailar, y quizá buscar
que haya un receso para que la gente y el lugar se refresquen.

Otro elemento son las sillas y la disposición. Si el lugar es muy grande y la gente es
poquita, invítalos a acercarse. Una vez un amigo dio un concierto en un auditorio
grande y había muy pocas personas, quizás 15 o 20. Entró, y se sentó de espaldas
al público, y empezó a cantar. Luego volteó y les dijo “Ah! Allí están, vénganse para
acá, el concierto es de este lado”. Y la gente subió al escenario y el concierto lo
hizo en un pequeño círculo a su alrededor.

Otros elementos:

Si la gente está muy cansada de un largo evento, NO SEAS CRUEL! Dales


oportunidad de retirarse sin que se sientan apenados: Invita a retirarse a todos
aquellos que “ya se tienen que ir” y luego quédate con los que realmente quieren
escucharte. Haz la oración de ir a dormir, y que reciban la bendición para el
camino.

Otro aspecto importante son las noticias del entorno. Usa las noticias del entorno
para sazonar tu conversación en el concierto. Dice San Pablo: Que su palabra sea
amena, grata, sazonada con sal”

Se refiere a esa cordialidad de que tu predicación sea amable, cercana y coloquial,


no demasiado formal o rígida. Cuéntales algún chiste, has una comparación de la
vida cristiana con los acontecimientos recientes. Por ejemplo, si ganó cierto equipo
de fútbol local y la gente está triste, puedes decirles que Cristo ya ganó el partido
más importante de la historia y que le metió un golazo al diablo. Y que lo mas
importante es el amor de Dios

Consejos Finales

Nunca olvides que Dios nos llama a ser instrumentos de su amor, mensajeros y testigos
de su misericordia, y que de eso se trata un concierto: De transmitir el amor de Dios, de
llevar a la gente a orar en su presencia por medio del canto y de que Dios les toque y
les sane en sus corazones por medio de la música.

A veces conviene que invites a las personas al frente a hacer una oración de entrega a
Cristo, a veces conviene que les animes a danzar, a veces necesitas guardar silencio y
que Dios hable a los corazones. Todo eso lo dicta y lo impulsa el Espíritu, y para ello
debes ser dócil y obediente a Él.

Nunca olvides que solo somos instrumentos en manos de Dios, Él es el que hace la
obra, Él es quien toca los corazones.

Acuérdate de calentar la voz (vocalizar) y tomar mucha agua antes del concierto.
Cuando termine el concierto, no tomes agua fría! Toma agua al tiempo y cúbrete la
garganta para que te dure muchos años.

!
"
#
La música y La Liturgia: La misa y sus partes.
Federico Carranza

¿Porque cantamos en Misa?

Recuerdo hace unos meses una discusión sobre si podíamos o no celebrar la misa sin
el canto. Era interesante ver que las posturas personales iban desde decir que la
música es totalmente innecesaria hasta decir que era totalmente imprescindible.
Seguramente no somos los únicos que tenemos estas dudas y opiniones, por lo que la
Iglesia, muy sabiamente, nos enseña que es lo que hay que hacer.

Eso es lo que a mí me da tranquilidad: Cuando dos hermanitos tienen un diferendo de


opinión, la mamá viene a poner las cosas en su lugar y a dar a cada quien lo que le
corresponde.

Así pues, lo importante es ir más allá de una opinión personal y ver cual es el plan de
Dios y de la Iglesia para la música en la Misa.

Es por eso que en esta charla vamos a hacer muchas referencias a lo que enseñan los
diferentes documentos de la Iglesia sobre el canto.

Es importante comenzar reflexionando que desde su fundación la Iglesia ha estado


cantando en todas sus celebraciones. También en la Biblia (en el Apocalipsis) leemos
que la Iglesia triunfante canta. Dice el Apocalipsis: “Y cantan un cántico nuevo diciendo:
“Digno es el Cordero, que ha sido degollado…”. Yo no se si en la Iglesia purgante (la
que esta en el Purgatorio) se cante también o no, pero no quisiera tener que irlo a
averiguar. Prefiero unirme por medio del canto a la Iglesia triunfante.

Si alguien no quiere cantar, puede ir a la Iglesia purgante, a ver si allí puede estar un
rato sin cantarle al Señor. (¡No se crean, es una broma!).

Algunas de las palabras, tonos, e instrumentos han cambiado a lo largo de la historia,


pero desde la Resurrección de Cristo (y aún antes) aquellos que se reunían para la
adoración a Dios estaban instruidos para cantar. Incluso Jesús cantaba, como nos lo
cuenta el evangelio.

La Constitución de la Sagrada Liturgia nos dice cual es el valor de la música en la


liturgia:

"La tradición musical de la Iglesia Universal es un tesoro de valor inestimable, mayor


aún que cualquier otro arte. La razón principal de esta importancia consiste en que el
canto sagrado esta muy apegado al texto, y forma una parte necesaria e integral de la
liturgia solemne". (CSL #112).
La Instrucción General del Misal Romano (“IGMR”) también nos dice que el cantar es de
gran importancia en la celebración de la Misa. ¿Por qué? Porque cantar nos hace parte
de una oración comunitaria que es más antigua y extensa que nuestra propia oración.
Es algo que debemos hacer juntos. Cuando cantamos juntos, oramos de una manera
más fuerte. Además, como Iglesia Peregrina, nos unimos por medio del canto a la
Iglesia Triunfante (en el cielo).

La IGMR dice lo siguiente: ".. deberá tenerse cuidado de que el canto del ministro y el
pueblo no esté ausente en las celebraciones que ocurren en Domingo y los días festivos
de obligación" (IGMR #40).

¿Que partes de la Misa conviene cantar? ¿Que partes son opcionales de cantar?

A veces no sabemos si hay que cantar absolutamente todo o cantar solo algunas partes
de la misa. Para discernir, dependiendo de la situación, que partes conviene cantar, la
Iglesia nos proporciona guías llamadas "solemnidades progresivas." Esto significa que
algunas partes de la Misa son más importantes y significativas que otras y por lo tanto
deben ser cantadas con preferencia.

A. Lo más solemne: Las partes que DEBEN cantarse:

La Iglesia nos dice que las siguientes partes son las más importantes:

1.- Aclamación del Evangelio (Aleluya) y

2.- la Aclamación de la Oración Eucarística, que consta de 3


a.- Santo
b.-Aclamación Memorial y (el que dice “Anunciamos tu muerte,
proclamamos..”)
c.-Gran Amén o Amén Solemne (después de “por Cristo con él y en él…”)

¿Por qué estas partes? Porque enfatizan las dos partes más importantes de la Misa: el
Evangelio y la Oración Eucarística, y estas partes de la Misa nos revelan con sus
palabras y sacramentos la presencia de Cristo. Estas aclamaciones deben ser cantadas
en cada Misa (aún en días de semana). Los textos para estas aclamaciones están
dados por la Iglesia y no deben ser cambiados.

Ojo: Dice el misal que si el Aleluya no puede cantarse se OMITE!! Allí tienes claro que
el canto es necesario e integral!!

En la practica, muchas parroquias no cantan las aclamaciones 2.b y 2.c pero es muy
importante que caminemos hacia lograr hacerlo!
B. Los Himnos Procesionales

En orden descendiente en solemnidad tenemos dos himnos procesionales que es muy


importante cantar:

3. El Canto de Entrada y

4. El Canto de Comunión.

¿Porque son importantes? Porque el unir nuestras voces en el canto nos ayuda a
experimentar comunión y unión uno con el otro y con Dios. El Canto de Entrada nos
ayuda a convertirnos en comunidad, y el Canto de la Comunión expresa nuestra unión
con Cristo y unos con otros a través de la unión de nuestras voces. La asamblea entera
es llamada para cantar estos cantos en domingos y días festivos de obligación.

C El Salmo Responsorial

Siguiendo en orden de solemnidad tenemos:

5. el Salmo Responsorial.

El cantar el Salmo Responsorial puede ser un reto tanto para los ministros de música
como para la asamblea, porque el salmo cambia cada día. Para facilitar su canto la
Iglesia proporciona la opción de un salmo por estación. Esto permite que la asamblea
aprenda un salmo que puede ser cantado a lo largo de toda una estación litúrgica. El
Salmo Responsorial deberá ser cantado los Domingos y en las liturgias de los días de
guardar.

D. Los Cantos Ordinarios

Enseguida en la lista están los llamados “cantos ordinarios," que se llaman así porque
en todas las misas están presentes:

6. Kyrie Eleison/Señor ten Piedad,

7. Gloria/Gloria a Dios,

8. Oración del Señor (Padre Nuestro),

9. Agnus Dei/Cordero de Dios y

10. Profesión de Fe. (Credo)


Estos pueden ser o no cantados, dependiendo de la solemnidad de la Misa y de la
naturaleza de la estación litúrgica. La profesión de Fe ya no suele cantarse, porque es
muy largo y dificulta la participación de los fieles.

E. Cantos Suplementarios Opcionales:

Finalmente, tenemos cantos suplementarios:

11. Durante la preparación de las ofrendas (llamado “de Ofertorio”, pero que
en realidad es “de ofrendas”)

12. El canto de oración después de la comunión.

13. El canto de salida, (que ya no forma parte de la Misa y no es de suyo


“Litúrgico”)

14. Las Antífonas: Antífona de entrada, antífona de comunión.

Estos deben ser considerados de menor solemnidad y pueden ser o no cantados.

Vamos ahora a repasar las partes de la misa y a comentar la finalidad de cada canto.
Entre paréntesis se indica como esta la Asamblea:

P es Parados, S es Sentados y R es de Rodillas:

1. RITOS INICIALES

Entrada (P):

Mientras entra el sacerdote comienza el canto de entrada. El fin de este canto es abrir la
celebración, fomentar la unión de quienes se han reunido y elevar sus pensamientos a
la contemplación del misterio litúrgico o de la fiesta. Se recomienda que el canto
termine cuando el sacerdote llega a la Sede.

Saludo al altar y pueblo congregado (P)

Cuando llega, el sacerdote besa el altar. Terminando el canto de entrada, el sacerdote y


la asamblea hacen la señal de la cruz. A continuación el sacerdote, por medio del
saludo, manifiesta a la asamblea reunida la presencia del Señor.
Terminado el saludo, el sacerdote o el monitor puede hacer a los fieles una brevísima
introducción sobre la misa del día. Después el sacerdote invita al Acto penitencial, que
se realiza cuando toda la comunidad hace su confesión general termina con la
conclusión del sacerdote.
Acto Penitencial (P)

El Acto Penitencial consiste en pedirle perdón al Señor por nuestros pecados. Hay 3
formas de Acto penitencial, y LAS 3 PUEDEN CANTARSE:

Forma 1: Es la mas común, se recita “Yo confieso, ante Dios todo poderoso, y ante
Ustedes Hermanos…” y después de esta oración, se canta el “Señor, ten piedad”.

Forma 2: También puede cantarse o recitarse: Dice el solista o el sacerdote: “Tú que
has venido a salvar a los pecadores…” y se contesta “Señor ten piedad”. , etcétera.

Forma 3: También puede cantarse: Dice “Muéstranos Señor tu misericordia”… y se


contesta “Y danos tu salvación..” Etcétera.

Si no se canta el “Señor, ten piedad”, al menos se recita.

Gloria (P)

Este es un antiquísimo y venerable himno con que la iglesia, congregada en el Espíritu


Santo, glorifica a Dios Padre y al Cordero, y le presenta sus súplicas. Si no se canta, al
menos lo han de recitar todos, o juntos o alternadamente. Si se canta el Gloria, es MUY
IMPORTANTE que la letra no sea mutilada ni modificada respecto del texto litúrgico.

No solo porque un canto dice “Gloria” en alguna parte ya puede considerarse un canto
propio para esta parte de la misa.

Un criterio es que si el canto no dice al menos un 85 o 90% de toda la oración del Gloria
tal como viene en el misal, no debe usarse para la misa. Puede usarse para otra cosa
pero no para la misa.

Oración colecta (P)

El sacerdote invita al pueblo a orar; y todos, a una con el sacerdote, permanecen un


rato en silencio. Luego, el sacerdote lee la oración que expresa la índole de la
celebración; el pueblo la hace suya diciendo “amen.”

2. LITURGIA DE LA PALABRA

La Eucaristía es sacramento de toda la vida de Jesús. Mediante las Lecturas bíblicas


nos acercamos a ella: su preparación ( 1º Lectura: Antiguo Testamento), desarrollo (
Evangelio) y consecuencias ( 2º Lectura: Nuevo Testamento). Formando parte de la
misma Liturgia de la Palabra tenemos los Cantos interleccionales

Después de la 1º Lectura (S), sigue un Salmo Responsorial (S), que se toma del
Leccionario. El salmista o cantor del salmo, desde el ambón o desde otro sitio oportuno,
proclama las estrofas del salmo, mientras toda asamblea escucha è y además participa
con su respuesta.

Es importante que quien proclama el salmo sea un miembro del CORO, aunque no lo
cante, y además, debe salir del coro y pasar al ambón.

Otro criterio importante del Salmo cantado es que no debe ser un canto rítmico o
métrico, sino Salmodiado, es decir, no debe ser un canto compuesto rítmicamente a
partir del salmo en cuestión, sino una salmodia “cantilada”, esto es, con una formula
melódica que se repite y que se aplica directamente a la letra del salmo que viene en el
Leccionario.

A la 2º Lectura (S) sigue el Aleluya(P) u otro canto según las exigencias del tiempo
litúrgico y después viene la lectura del Evangelio (P).

Como ya vimos, si el Aleluya no se canta se omite, pero no se debe recitar.

Cuando es muy solemne la misa puede volverse a cantar el Aleluya al terminar la


lectura del Evangelio, mientras el sacerdote regresa al altar y da a besar el Evangeliario
al Obispo o al Presidente de la celebración

Homilía (S)

Conviene que sea una explicación de las Lecturas, o de otro texto del Ordinario, o del
Propio de la Misa del día, teniendo siempre el misterio que se celebra y las particulares
necesidades de los oyentes.

Profesión de fe (P) o Credo

Con el Símbolo o Credo el Pueblo da su asentamiento y respuesta a la Palabra de Dios


proclamada en las Lecturas y en Homilía, y trae su memoria, antes de empezar la
celebración eucarística, la norma de su fe.

Como vimos antes, el Credo puede cantarse, pero no se acostumbra, porque es largo y
difícil de enseñar a cantarlo a la Asamblea.

Oración universal (P)

En la oración universal u oración de los fieles, el Pueblo, ejercitando su oficio


sacerdotal, ruega por todos los hombres (Papa, Iglesia, Estado, necesidades....).La
asamblea expresa su súplica o con una invocación común, que se pronuncia después
de cada intención, o con una oración en silencio.
3. LITURGIA EUCARÍSTICA

Preparación de los dones (S)

Al comienzo de la Liturgia eucarística se llevan al altar los dones que se convertirán en


el cuerpo y en la Sangre de Cristo: es de alabar que el pan y el vino lo presenten los
mismos fieles. Acompaña a esta procesión el “canto del ofertorio”, que se alarga por los
menos hasta que los dones han sido colocados sobre el altar.

Debe tenerse cuidado en este último punto: Si el sacerdote termina de lavar sus manos,
debemos terminar lo antes posible el “canto del Ofertorio”.

Plegaria eucarística (P)

Este el centro y el cúlmen de toda la celebración. Es una plegaria de acción de gracias y


de consagración. El sentido de esta oración es que toda la congregación de fieles se
una con Cristo en el reconocimiento de las grandezas de Dios y en la ofrenda del
sacrificio.
Los principales elementos de que consta la Plegaría eucarística pueden distinguirse de
esta manera:

a) Acción de gracias (que se expresa sobre todo en el Prefacio).

b) Santo: con esta aclamación toda la asamblea, uniéndose a las jerarquías celestiales,
canta o recita las alabanzas a Dios.

c) Epíclesis (R): con ella la Iglesia, por medio de determinadas invocaciones, implora el
poder divino para que los dones que han presentado los hombres queden consagradas,
es decir, se conviertan en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, y para que la víctima
inmaculada que se va a recibir en la comunión sea para salvación de quienes la
reciban.

d) Narración de la institución y consagración (R): en ella, con las palabras y gestos de


Cristo, se realiza el sacrificio que él mismo instituyó en la última cena.

e) Anámnesis (P): También llamada “Aclamación después de la Consagración”, con ella


la Iglesia, al cumplir este encargo que, a través de los Apóstoles, recibió de Cristo
Señor, realiza el memorial del mismo Cristo, recordando principalmente su
bienaventurada pasión, su gloriosa resurrección y la ascensión al cielo. En esta parte
es donde la Asamblea responde, DE PREFERENCIA CANTANDO, con las palabras
siguientes, dependiendo de la fórmula de Anámnesis (hay 3 diferentes) que haya usado
el sacerdote:
1. «Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección; ¡ven, Señor Jesús!»

2. «Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz, anunciamos tu
muerte, Señor, hasta que vuelvas».

3. «Por tu cruz y resurrección nos has salvado».

f) Oblación (P): la asamblea ofrece al Padre la víctima inmaculada, y con ella se ofrece
cada uno de los participantes.

g) Intercesiones (P): con ellas se da a entender que la Eucaristía se celebra en


comunión con toda la Iglesia, celeste y terrena, y que la oblación se hace por ella y por
todos sus miembros, vivos y difuntos.

h) Doxología final (P): en ella se expresa la glorificación de Dios y se concluye y


confirma con el amen del pueblo, llamado el “GRAN AMEN”, y que también debe ser
cantado!!

Rito de la comunión

Ya que la celebración eucarística es un convite pascual, conviene que, según el


encargo del Señor, su Cuerpo y su Sangre sean recibidos por los fieles, debidamente
dispuestos, como alimento espiritual.

a) La oración dominical (P): se pide el pan de cada día, con lo que también se alude,
para los cristianos, el pan eucarístico, y se implora el perdón de los pecados. El
embolismo, que desarrolla la última petición, pide para todos los fieles la liberación del
poder del mal.

b) El rito de la paz (P): con que los fieles imploran la paz y la unidad para la iglesia y
para toda la familia humana y se expresan mutuamente la caridad antes de participar de
un mismo pan. Existe la costumbre de cantar durante el rito de la paz, lo cual no está
previsto en los documentos de la Iglesia. En todo caso el sacerdote es el que puede
dar permiso para que así se haga, pero es MUY IMPORTANTE que no se revuelva este
momento con el Cordero de Dios.

c) El gesto de la fracción del pan(P): realizado por Cristo en la última Cena, en los
tiempos apostólicos fue el sirvió para denominar la integra acción eucarística. Significa
que nosotros, que somos muchos, en la comunión de un solo pan de vida, que es
Cristo, nos hacemos un solo cuerpo (1 Co 10,17)

d) Inmixión o mezcla (P): el celebrante deja caer una parte del pan consagrado en le
cáliz [originariamente era un trozo del pan consagrado en otra comunidad el domingo
anterior: signo de comunión entre las diversas comunidades cristianas]
e) Mientras se hace la fracción del pan y la Inmixión, los cantores o un cantor cantan el
Cordero de Dios: Esta invocación puede repetirse cuantas veces sea necesario para
acompañar la fracción del pan. La última vez se acompañará con las palabras danos la
paz. Para COMENZAR a cantar el Cordero de Dios, debemos fijarnos en el Sacerdote:
Cuando el toma la patena t comienza la fracción es CUANDO HAY QUE COMENZAR a
cantar el Cordero de Dios.

f) Preparación privada del sacerdote.

g) Luego, el Sacerdote muestra a los fieles el pan eucarístico.

h) Es muy de desear que los fieles participen del Cuerpo del Señor con pan consagrado
en esa misma Misa. Comulgar es la mejor forma de participar del sacrificio que se
celebra.

i) Mientras el sacerdote y los fieles reciben el Sacramento tiene lugar el canto de


comunión, canto que debe expresar, por la unión de voces, la unión espiritual de
quienes comulgan, demostrar, al mismo tiempo, la alegría del corazón y hacer más
fraternal la procesión de los que van avanzando para recibir el Cuerpo de Cristo. Si no
hay canto, se reza la antífona propuesta por la Misal.

Es importante que el canto de Comunión sea Cristocéntrico, es decir, que hable del
encuentro con Cristo. No importa que sea una fiesta o solemnidad de cualquier otra
cosa, nunca debe de sustituirse el canto de comunión por un canto que no sea
Cristocéntrico.

j) Terminada la distribución de la comunión, el sacerdote y los fieles, si juzgan oportuno,


pueden orar un rato recogidos. Si se prefiere, puede también cantar toda la asamblea
un himno, un salmo o algún otro canto de alabanza. (Canto después de la Comunión)

k) En la oración después de la comunión, el sacerdote ruega para que se obtengan los


frutos del misterio celebrado. El pueblo hace suya esta oración con la aclamación
“Amén.”

4. RITO DE CONCLUSIÓN (P)

El rito final consta de saludo y bendición sacerdotal, y de la despedida, con la que se


disuelve la asamblea, para que cada uno vuelva a sus honestos quehaceres alabando y
bendiciendo al Señor.

Aquí puede cantarse un canto de salida, que como ya dijimos es opcional y no forma ya
parte de la Misa. Suele aprovecharse para algún canto mariano, un canto de la fiesta o
solemnidad que se celebra o algún otro canto rítmico y alegre basado en los salmos o
de inspiración personal.

!
"
#
Música para la misa Selección de Cantos ó
“Como escoger cantos para la misa”
Federico Carranza

1. ¿Porque debemos escoger bien los cantos para la Misa?

Imaginémonos que llegamos al cielo, y somos invitados a entrar al coro de los ángeles,
los que se mencionan en el Apocalipsis cantando.

El Ángel director toma la batuta, y va a comenzar un canto delante del trono de Dios y
del Cordero. Toda la creación expectante se prepara para escuchar el poderoso clamor
que nos narra San Juan.

Pero de pronto a ti se te ocurre que esa frase de “Digno es el Cordero Degollado,


de recibir el poder la Gloria, la Fuerza y la Alabanza”

ya está muy trillada, y decides que es hora de introducir una variación “de tu propia
inspiración” que, a ritmo de cumbia, dice mas o menos así:

“Pero que lindo es el borreguito que se lastimó, yo los invito a felicitarlo, a echarle
porras y huarachar Insistes en que tu canción es mejor que la del Ángel director y
exiges que se cante, porque “tu opinión es muy importante”, y porque “eres muy
creativo”.

El Ángel director escucha tu creativa sugerencia… ¡Y te manda de inmediato a la otra


sección, donde están los ángeles que se la pasan postrados y en silencio…!

Obviamente ni la letra ni el estilo musical propuestos eran APROPIADOS ni IDONEOS


para la solemnidad del momento.

Cada vez que cantamos en la misa, sucede algo parecido: NOS UNIMOS AL CORO DE
LOS ANGELES, y HUMILDEMENTE CANTAMOS CON ELLOS!!!

(Ojo: No son ellos los que se nos unen humildemente a nosotros, sino nosotros los que,
humilde y reverentemente nos unimos a ellos)

Por esta razón, los cantos deben ser APROPIADOS e IDONEOS, porque estamos
entrando a una realidad espiritual gloriosa y profunda, y nuestro DEBER es buscar tocar
la mejor música (Salmo 33,3) la mas idónea, la mas hermosa, para el Señor y en unión
con la Esposa del Señor, que es la Iglesia.
Para determinar el valor de un canto en una celebración litúrgica debemos hacer un
triple juicio: musical, litúrgico y pastoral.

2. EL JUICIO MUSICAL

La pregunta clave de este juicio es: “¿Es buena la música del canto, desde el punto
de vista técnico, estético y expresivo?”

Este juicio es fundamental y de preferencia deben hacerlo los músicos competentes de


nuestro coro o de la parroquia. Sólo la música artísticamente buena (“la mejor música”
Sal. 33,3) será efectiva y apropiada para la misa. Si nos conformamos con lo barato, lo
trivial, o con “la moda” de los cantos populares con el propósito de conseguir una
«liturgia del momento» estaríamos degradando la liturgia.

En el Concilio Vaticano II, la Constitución Sacrosanctum Concilium, sobre la sagrada


liturgia, núms. 114 y 116 nos dice lo siguiente:

“Los músicos deben buscar y crear música de calidad para el culto, especialmente los
nuevos arreglos musicales para los nuevos textos litúrgicos. Deben también realizar la
investigación necesaria para hallar nuevos usos para lo mejor de la música antigua.
Deben explorar el repertorio de la buena música usada en otras denominaciones
religiosas. Deben hallar los medios prácticos de conservar y usar nuestra rica herencia
de cantos y motetes latinos.”

También es importante que, siendo buena la música, sea también “cantable”, bonita y
accesible al pueblo. En la Declaración de 18 de abril de 1996 del comité de los Obispos
sobre la Liturgia se nos dice:

«En los tiempos modernos la Iglesia ha reconocido consistentemente y admitido


libremente el uso de diversos estilos de música como ayuda al culto litúrgico. Desde la
promulgación de la Constitución sobre la liturgia y más especialmente desde la
introducción de las lenguas vernáculas en la liturgia, ha surgido una necesidad más
apremiante de composiciones musicales en idiomas que puedan ser cantadas por la
congregación y así fomentar la participación en común.»

Por eso, como músicos tenemos el derecho y la obligación de insistir en que la música
sea buena. Pero si bien toda la música litúrgica debe ser buena, no toda buena música
es adecuada para la liturgia. El juicio musical es básico pero no decisivo. Quedan los
juicios litúrgico y pastoral.
3. EL JUICIO LITÚRGICO

La naturaleza misma de la liturgia nos ayuda a determinar qué clase de música se pide,
qué partes deben preferirse para cantar, y quién debe cantarlas en cada parte de la
misa. A este respecto, puedes regresar a la charla anterior sobre “La misa y sus partes”
para tener los elementos de juicio litúrgico.

Requerimientos estructurales de la misa

Imagínate que el canto de “Señor ten Piedad” lo tocas con toda una orquesta, y que el
resto de los cantos de la misa los tocas solo con una guitarra. ¡Parecería que lo mas
importante de toda la misa fue el “Señor ten Piedad”!!.

Para evitar eso, debemos realzar la parte más importante de la misa con el mejor
arreglo y con el canto más rico posible. En otras palabras, la elección de las parles
cantadas, el equilibrio entre ellas, y el estilo de arreglo musical que se use en cada
parte deben reflejar la importancia relativa de las partes de la misa y la naturaleza de
cada parte.

Requerimientos textuales

La pregunta CLAVE del Juicio Litúrgico para la selección de cantos es la siguiente:

¿Expresa e interpreta el texto litúrgico correctamente y lo hace más comprensible? ¿Es


respetada la forma del texto?

Al hacer estos juicios debemos tener presente las clases principales de textos:
proclamaciones, aclamaciones salmos e himnos, y oraciones. Cada una tiene una
función específica que debe ser acentuada por la música escogida para dicho texto.

Para la mayoría de las partes cantadas de la misa hay un texto litúrgico oficial
aprobado. También existen criterios para los textos que pueden reemplazar los cantos
procesionales de la misa. En estos casos y en la selección de toda la música
suplementaria, los textos «deben estar de acuerdo con la doctrina católica, más aún,
deben tomarse principalmente de la Sagrada Escritura y de las fluentes litúrgicas»”
Requerimientos de Participación

Llegamos a la parte central del juicio litúrgico: Liturgia significa el “trabajo común” o sea
el “servicio de todos”. Toda la asamblea debe participar en la liturgia según le
corresponda. Y en esto el Concilio Vaticano II en la Constitución Sacrosanctum
Concilium, sobre la sagrada liturgia, núm. 121 nos dice lo siguiente:

“En las celebraciones litúrgicas, cada cual, ministro o simple fiel, al desempeñar su
oficio, hará todo y sólo aquello que le corresponde por la naturaleza de la acción y las
normas litúrgicas”.

Es decir, no podemos ser “agentes libres” o elegir “democráticamente” cambiar o dejar


de apegarnos a estas normas litúrgicas. En nuestro ministerio de música, como en el
resto de los “oficios” dentro de la misa, debemos ser obedientes, haciendo “todo
aquello” y “solo aquello” que nos corresponde por las normas. Una de las normas es
quienes pueden y quienes deben participar en el canto. Veamos en seguida la
participación de cada quien:

La congregación

La música para la congregación debe estar dentro de la capacidad de ejecución de sus


miembros; es decir, la congregación debe poder cantar, y debe sentirse cómoda y
segura con lo que está cantando, a fin de realizar una buena celebración. Para ello,
obviamente, necesitamos que puedan aprenderse o que se sepan ya los cantos. Uno
de los elementos para escoger un canto respecto de otro será entonces, darle prioridad
al canto que la congregación se sepa, y si no se lo sabe, repartir hojas para que se lo
pueda aprender.

El cantor

Debemos escoger cantos que permitan al cantor dirigir adecuadamente a la asamblea


al cantar. En la Declaración de 18 de abril de 1996 del comité de los Obispos sobre la
Liturgia se nos dice:

“Procúrese, sobre todo allí donde no haya posibilidad de formar ni siquiera un coro
pequeño, que haya al menos uno o dos cantores bien formados que puedan ejecutar
algunos cantos más sencillos con participación del pueblo y dirigir y sostener
oportunamente a los mismos fieles. Este cantor debe existir también, en las iglesias que
cuentan con un coro, en previsión de las celebraciones en las que dicho coro no pueda
intervenir y que, sin embargo, hayan de realizarse con alguna solemnidad y, por tanto,
con canto.» «Aunque un cantor no puede realizar el servicio de culto de a misma
manera que un coro, un cantor formado y competente puede realizar un importante
ministerio conduciendo a la congregación en los cantos sagrados comunes y en los
cantos responsoriales”
El coro

El Concilio Vaticano II, en la Constitución Sacrosanctum Concilium, sobre la sagrada


liturgia, núm. 114 dice:

«Foméntense diligentemente los coros con tal que toda la comunidad de los fieles
pueda aportar la participación activa que le corresponde»

Es decir, que, siempre que se fomente la participación del pueblo, debemos formar
buenos coros. Ahora bien, también podemos escoger cantos que sean “solo para
cantarlos el coro", pero solo de conformidad con lo que marque la liturgia a este
respecto. Es decir, hay cantos en que el pueblo DEBE CANTAR! Y otros en que no es
necesario que cante. A este respecto también nos dice la Constitución Sacrosanctum
Concilium lo siguiente:

«A veces el coro, dentro de la congregación de los fieles y como parte de ella, asumirá
el papel del liderazgo, mientras que otras veces conservará su propio ministerio
característico. Esto quiere decir que el coro dirigirá al pueblo en la oración cantada,
alternando o reforzando el canto sagrado de la congregación, o realzándolo con la
adición de una elaboración musical. Otras veces en el curso de la celebración litúrgica
el coro solo cantará obras cuyas exigencias musicales requieren y retan su
competencia.»

4. EL JUICIO PASTORAL

La pregunta clave del Juicio Pastoral es la siguiente: ¿Capacita la música en la


celebración a esta comunidad para expresar su fe en este lugar, en esta época, en esta
cultura?

Como vemos, el juicio pastoral toma como criterios el lugar, la cultura, la época, y a la
comunidad misma que participa. En la selección de los cantos interviene el juicio de si
son niños, jóvenes o adultos los que participan, si estamos en una ciudad o en un
pueblo, si la gente tiene educación o no la tiene, si son de tal o cual país, etcétera. Es
decir, si el canto se incultura o no adecuadamente a la realidad de la comunidad
celebrante.

El juicio pastoral gobierna el uso y la función de cada elemento de la celebración.


Idealmente este juicio lo hace el equipo o comité planificador de la parroquia, y no
solamente el coro por separado. Es el juicio que debe hacerse en esta situación
particular, en estas circunstancias concretas que está viviendo la comunidad.
La Instrucción de la Congregación para el Culto divino, publicada el 5 de septiembre de
1970, alienta a las Conferencias Episcopales a considerar no solamente la
compatibilidad de la música litúrgica con el tiempo y las circunstancias de la
celebración, sino también “la situación de los fieles que habrán de emplearla. Por todos
los medios deberá fomentarse el canto del pueblo, echando mano incluso de nuevas
formas musicales que respondan a la índole de cada pueblo y al gusto actual”. El
documento añade que la música y los instrumentos deben «estar de acuerdo con la
dignidad y el carácter sagrado del lugar y del culto divino».

Conclusión:

Nosotros como músicos podemos juzgar que una cierta composición o estilo de
composición es música buena, pero este juicio musical realmente no dice nada acerca
de si esta música puede ser usada o no en una celebración litúrgica.

Todos los signos de la celebración litúrgica, incluyendo la música, deben ser aceptados
y recibidos por la comunidad celebrante como signos significativos para una experiencia
de fe genuinamente humana, que les acerca de verdad a Cristo, y que les hace una
vivencia de fe en la que participan, no como espectadores, sino como parte misma de la
celebración. Por eso es tan importante tener, además del juicio musical, los juicios
litúrgico y pastoral.

Como decíamos, el juicio pastoral puede ser auxiliado por la sensibilidad a las
características culturales y sociales del pueblo que compone la congregación: su edad,
cultura y educación. Estos factores influyen en la efectividad de los signos litúrgicos,
incluyendo la música. Ningún conjunto de regulaciones por sí mismo logrará jamás una
celebración verdaderamente pastoral de los ritos sacramentales. Tales regulaciones
deben siempre ser aplicadas con una preocupación pastoral por la comunidad que
celebra la misa.

Finalmente, a manera de resumen, puedes tomar en cuenta el siguiente guión para la


selección de los cantos para la misa:

GUION PARA SELECCIONAR UN CANTO PARA LA MISA

Titulo:
Autor de letra:
Compositor de la música:
Editorial:
Cantoral:
Juicio musical:

• ¿Esta la música en consonancia con la celebración?


• ¿Ayuda o distrae la música?
• ¿Es cantable por la asamblea o solo por el coro?
• ¿Que ambiente provoca o evoca la música del canto?

a) El tiempo (RITMO) es correcto para:

• Tiempo de canto.
• Momento celebrativo

b) La melodía.

• ¿Tiene Intervalos cantables?


• ¿Tiene la tesitura adecuada?
• ¿Ayuda a la oración?

c) Acompañamiento-Armonía

• ¿Las voces: son al unísono o polifonía?


• ¿Los instrumentos: ¿Ayudan a cantar?,
• ¿Sostienen el canto?,
• ¿Tienen el volumen equilibrado?

d) Interpretación:

• ¿Rezan o cantan notas?


• ¿Dicen bien el texto?
• ¿Hay unidad, hay concordancia entre la melodía y el texto?
• ¿Hay expresión: fuertes, mezzofortes, pianos, andantes,
moderatto, allegro…?

JUICIO LITURGICO:

• ¿Expresa el canto el texto litúrgico de manera correcta y comprensible?


• ¿Este canto da gloria y honra a Dios?
• ¿El canto está de acuerdo al tiempo litúrgico?
• ¿Para qué celebración es? (eucaristía, bautismo, confirmaciones, matrimonios,
etc.)
• ¿En qué momento concreto del rito que se celebra se cantará?
• ¿Debe o no la asamblea cantar este canto?
• Si el canto debe cantarlo la asamblea, ¿Puede realmente cantarlo?
• ¿es un texto litúrgico o no litúrgico?

• ¿Tienen calidad poética?


• ¿Tiene belleza?
• ¿Es un texto apropiado para el momento litúrgico?
• ¿Que quiere resaltar el texto?
• ¿Va el texto de acuerdo con la música?

JUICIO PASTORAL:

• ¿El canto ayuda a esta comunidad para expresar su fe en este lugar, en esta
época, en esta cultura?

• ¿Promueve este canto la santificación de la asamblea?


• ¿El canto está de acuerdo a la cultura, edad y educación de la asamblea?
• ¿La asamblea se sentirá identificada con este canto?

¿Fomenta este canto la participación de la asamblea y su compenetración con la


celebración litúrgica?

!
"
#
Música y Lit. III: La Música Sacra (Documentos)

Llegamos por fin a la charla que nos dispone a estudiar los Documentos de la Iglesia.

Recuerdo que al final de la charla de “La música al servicio de la Liturgia” puse un


cuento que comienza diciendo: “Un día se encontraron un liturgista "muy tradicionalista"
con un músico católico "de guitarrita"...

La historia va contraponiendo, de modo bastante exagerado, las actitudes y disposiciones


del cantor, que se remite a la Biblia, con las del liturgista, que solo se remite a “los
documentos”.

El final del cuento es el siguiente: Dice el guitarrista:

“Tu si quieres sigue estudiando tus documentos, yo mientras voy a hacer lo que dice la
Biblia. Ah! y te sugiero que ajustes los documentos para que se apeguen mas fielmente a
lo que enseña la Palabra de Dios! Cuando tus documentos se ajusten más a la Biblia,
entonces me regalas una copia y te prometo que los estudiaré.

El liturgista se quedo rascándose la cabeza y revisando sus notas y documentos, mientras


que el guitarrista entraba al templo alegremente cantando y bailando, alabando a Dios.

Les confieso que yo siempre me he identificado mas con el guitarrista que con el
liturgista, y supongo que también la mayoría de ustedes. (jejeje) Pero como me dijo mi
querido hermano Cesar Augusto Solórzano Ramos, de Colima:

Fede: Yo creo, con todo respeto, que incluir esa anécdota del guitarrista y el liturgista
puede tener consecuencias desfavorables, pues como sabes, en nuestros días a muchos
jóvenes de los coros no les interesa mucho leer normas o sugerencias para la música, y
si estos jóvenes realizan su ministerio de forma pobre e indigna pareciera que les estas
diciendo que continúen así… entonces donde estará la gloria y el respeto a su padre y
Señor?

Pues bien, Cesar Augusto tiene mucha razón, porque realmente los Documentos de la
Iglesia, vistos en su contexto histórico y cultural, se apegan fielísimamente al espíritu de
alabanza y honra a Dios que vemos en la Palabra de Dios, de modo que ha llegado el
momento para junto con todos ustedes, CUMPLIR NUESTRA PROMESA DE
ESTUDIAR LOS DOCUMENTOS.
No se trata de cualquier documento, sino de verdaderos tesoros de enseñanza que nos
instruyen en el espíritu y la actitud de reverencia y amor de nuestro servicio como
cantores.

Recuerden que en el cuento, ustedes y yo (el guitarrista) le dijimos claramente al


liturgista de la anécdota “TE PROMETO QUE LOS ESTUDIARÉ”… de modo que
vamos hacerlo!!!

Ahora bien, para hacerlo de manera adecuada es importante tomar algunas pautas que
presento a continuación.

I. Como estudiar los documentos?

I.1 Actitud de Oración y respeto

Cuando leemos los escritos de los santos, lo hacemos comenzando con una oración, luego
nos disponemos y entramos a leer imaginándonos que es ese santo quien personalmente
nos habla y nos instruye. Hagamos lo mismo cada vez que vayamos a leer alguno de
estos documentos, porque han sido escritos por hombres santos: (San) Juan Pablo II (el
Grande), San Pío X, los Santos Padres Conciliares de Vaticano II, etcétera. No debemos
asumir una actitud criticona o rebelde hacia lo que nos dicen los documentos, porque
sería ser criticones o rebeldes contra lo que nos dicen estos hombres tan santos.

I.2 Comprensión del contexto histórico

Debemos leerlos teniendo muy en cuenta el contexto histórico en que fueron escritos. Por
ejemplo, los escritos del Papa San Pío X fueron escritos antes del Concilio Vaticano II,
por lo que no tienen todavía incorporados los elementos de la renovación litúrgica del
Concilio.

Al leerlos comprendiendo el contexto histórico, podremos descubrir su riqueza y el tesoro


que representan, porque los criterios fundamentales de honor a Dios, amor, y de “tocar la
mejor música” siempre aparecen.

I.3 Visión de Conjunto

Debemos leerlos también con visión de conjunto, es decir, no se trata de documentos


aislados, sino que uno se construye por así decir, encima del anterior, para ir formando un
cuerpo de enseñanza.

I.4 Dedicarle tiempo a cada uno


A cada documento hay que tratar de leerlo pausadamente, con calma, pero en lo posible
tratar de leerlo completo y “digerirlo”. Debemos evitar la tentación de ir solo a buscar
“que permite” o “que prohíbe” el documento en cuestión, y sobre todo pedirle a Dios que
nos transmita la VISION ESPIRITUAL que contiene cada documento, para que forme
nuestro criterio y nos de profundidad de comprensión del hermoso ministerio que
tenemos en la música litúrgica.

II. Los documentos

Al empezar a buscar diversas fuentes para tener ejemplares en archivo electrónico, me


encontré con un magnifico compendio que realizó nuestro hermano Luís Fernández, de la
2° Comunidad Neocatecumenal en la Parroquia Santa Catalina Labouré, en Madrid. Luís
Fernández, cantor de la comunidad, ha venido recopilando los documentos “desde su
juventud”, y nos hace una magnifica presentación de ellos. Además de los documentos
oficiales ha incluido algunos excelentes de charlas de su comunidad, extractos de escritos
y otras cosas que enriquecen muchísimo el compendio. Me he permitido separarlos en
archivos diferentes para quienes no tienen una conexión de Internet muy rápida, y el
INDICE viene abajo para poderlos accesar.

El compendio completo hecho por Luís, de 199 páginas, también lo pueden encontrar y
bajar en la siguiente dirección:
http://www.archimadrid.es/laboure/docs/Orientaciones.pdf

Dicho esto, hermanos, los dejo con Luís Fernández:

III. Presentación de Luis Fernández

Quisiera comenzar esta breve presentación con temblor, al considerarme indigno del don
que he recibido del Señor en el Camino Neocatecumenal: ser cantor de la comunidad
donde he vivido desde mi juventud la renovación de mi Bautismo. Un carisma purificado
tras una intensa y necesaria noche oscura, que me llevó a tener presente, siempre que me
pongo delante del atril, las palabras del rey David: “¿cómo pagaré al Señor todo el bien
que me ha hecho?”. Cuántas veces mi guitarra me ha preservado de tantos peligros; me
ha sacado de una crisis; me ha hecho llorar; me ha devuelto la alegría; me ha llevado a
una intimidad más profunda con nuestro Señor Jesucristo. Si mi libro de cantos hablara
podría desnudar mi intimidad como si de una confesión se tratara.

Posiblemente con muy poca intuición, pero con gran avidez por descubrir los tesoros de
la música sagrada en la tradición de la Iglesia, he ido recopilando a lo largo de estos años
una serie de documentos pontificios, desde San Pío X a Juan Pablo II, juntamente con
algunos comentarios de los Santos Padres o de autores reconocidos como el Padre Farnés
o Dietrich Bonhoeffer, y algunas catequesis y comentarios de los iniciadores del Camino
Neocatecumenal, Kiko Argüello y Carmen Hernández; todos ellos me han permitido
iniciar este viaje de descubrimiento. Los he ido leyendo y releyendo una y otra vez; con
gran alegría he sido alcanzado por las palabras contenidas ellos, repletas de sabiduría,
llenas de intención y con una indescriptible unidad, como si de una misma fuente
hubiesen salido las riquezas que encierran.

Como no citar la transmisión oral, impregnada del Espíritu Santo, que he ido recibiendo a
través de mis catequistas en las distintas convivencias y pasos del camino. Cuantos
regalos hemos recibido a través de la inspiración musical que el Señor ha suscitado tantas
veces a Kiko Argüello poniendo música a un salmo, a una Palabra de la Escritura o a un
poema de San Juan de la Cruz.

No es de extrañar que el Concilio Vaticano II, refiriéndose a la música sagrada


proclamara su dignidad al dedicarle un capítulo entero en la constitución Sacrosanctum
Concilium sobre la sagrada liturgia afirmando que: “La tradición musical de la Iglesia
universal constituye un tesoro de valor inestimable, que sobresale entre las demás
expresiones artísticas, principalmente porque el canto sagrado, unido a las palabras,
constituye una parte necesaria o integral de la Liturgia solemne”. Y la música sagrada
en general, y su sensibilidad en particular, ha sido y sigue siendo hoy un medio a través
del cual Dios se sirve para impregnar en el hombre su Amor; de esta forma penetra zonas
profundas que solo el alma reconoce, manifestando el hombre con su respuesta, con el
canto, el reconocimiento debido a su creador.

Cuando decidí unificarlos en un pequeño mamotreto de orientaciones para mi propia


formación, apareció sobre mis manos este trabajo que tal vez pudiera ayudar a otros
hermanos a valorar con más estima el servicio que hacemos en la Iglesia y en la
comunidad; a conocer con mayor profundidad aquello que la Iglesia universal ha
manifestado a través de los siglos como fundamental al respecto de la música sagrada. Es
un elemento más que tal vez contribuya a nuestra formación; iluminar, si cabe, nuestra
misión, que no es otra que ser un instrumento al servicio de la comunidad. Ser cantor no
es un privilegio, no es un título, no es un puesto de honor en las asambleas; ni siquiera lo
son nuestras virtudes para el canto. Solo la experiencia de la Fe que viene de la escucha
constante de la Palabra, la Eucaristía y la vida de la Comunidad puede hacer que nuestra
voz, nuestra música, esté afinada con los deseos del Padre que ama a todos los hombres y
que desea que le conozcan. Ya decía San Basilio: “¡Oh sabio invento del Maestro, que
ideó un arte para a la vez cantar y aprender cosas útiles; pues de esta forma los
preceptos quedan impresos con más fuerza en el alma! En verdad, difícilmente
permanece lo que se ha aprendido de mala gana: lo que por el contrario se ha recibido
con gusto y suavidad, dura con más firmeza en nuestro espíritu”.
Como no reconocerse en las palabras de San Ambrosio: “Se canta el salmo y hasta los
corazones de piedra se ablandan. Vemos llorar a los pecadores más obstinados,
doblegarse a los más recalcitrantes”; como una exultación, como un eco, una vivencia,
un testimonio vivo de su experiencia existencial, que no está distante de la nuestra. Estas
páginas pretenden solo abrir una ventana a este tesoro; y queda mucho más por descubrir.

Con este espíritu podéis acercaros a estas páginas, que no requieren una lectura
continuada; podéis leerlo en el orden que os resulte más atractivo y volver a su lectura
cuando consideréis que os puede aportar ayuda a vuestras inquietudes.

Quisiera concluir con las palabras de Juan Pablo II en su mensaje dirigido a los artistas:
“No todos están llamados a ser artistas en el sentido específico de la palabra. Sin
embargo, según la expresión del Génesis, a cada hombre se le confía la tarea de ser
artífice de la propia vida; en cierto modo, debe hacer de ella una obra de arte, una obra
maestra”. Tal vez, con nuestro canto, podamos colaborar un poco a esta tarea.

Que nuestro servicio como cantores, como los últimos, ayude a los otros a recrear cada
día la belleza que está encerrada en la liturgia de nuestra vida.

Luís Fernández
2ª Comunidad Neocatecumenal
Parroquia Santa Catalina Labouré – Madrid

!
"
#
El Ministerio de Música en las Asambleas de Oración
I La experiencia de Jésed

Un elemento fundamental de Jésed como Ministerio de Música es que nuestro


servicio a la Iglesia está arraigado en nuestra vida comunitaria y en nuestra
actividad regular de dirigir la música de las asambleas de oración en nuestra
comunidad.

La Comunidad Jésed tiene 25 años celebrando todas las semanas asambleas de


oración: cada 2 semanas tenemos la asamblea general, con mas de 600 adultos,
unos 200 jóvenes y alternadamente, cada 2 semanas tenemos las asambleas en
grupos de 100, lo que permite conocerse mas y construir vínculos fraternos mas
fuertes y profundos. Algunas veces tenemos asamblea con nuestros niños (unos
300). También celebramos la santa misa y tiempos de adoración al Santísimo
Sacramento en algunas asambleas generales. Todo esto nos da sentido e identidad,
para ser, en el corazón de la Iglesia, una gran familia de familias.

Todos estos elementos de vida comunitaria, junto con los campamentos para
nuestros niños, nuestras misiones de matrimonios, solteros profesionistas,
universitarios y adolescentes hacen que nuestra música sea muy familiar y
comunitaria, y que como ministerio siempre estemos procurando llevar este mismo
ambiente de oración comunitaria a nuestros conciertos, promoviendo la participación
de la comunidad que asiste y la celebración por encima de una presentación
virtuosa de talentos musicales. (que francamente, no tenemos muchos, todo es
gracia de Dios).

Nos gusta sobre todo que la gente participe y cante con nosotros, y llevarlos a la
presencia del Señor por medio de la oración y el canto es nuestra mayor alegría, es
nuestra razón de ser.

II. Porque es importante la música en nuestras asambleas y celebraciones?

Primero que nada, debemos recordar que la idea de usar música en las reuniones y
asambleas de las comunidades cristianas no es nueva, sino que viene desde la
fundación misma de la Iglesia, como lo narra el Nuevo Testamento

En Hechos 2,41-47 nos cuenta la Palabra de Dios que después de Pentecostés,


Los que acogieron su Palabra fueron bautizados. Aquel día se les unieron unas
3.000 almas.

Nos cuenta que “Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la


comunión, a la fracción del pan y a las oraciones”, y que “todos los creyentes vivían
unidos y tenían todo en común; vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el
precio entre todos, según la necesidad de cada uno”.

Finalmente nos dice que Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con
un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y
sencillez de corazón. Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo.
El Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar.

Mas adelante, San Pablo exhorta a los colosenses con estas palabras:

Col 3, 16-17: La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza;


instruíos y amonestaos con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos
inspirados, y todo cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre
del Señor Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre.

Existen muchos testimonios históricos de nos demuestran que el canto siempre


estuvo presente en la vida naciente de la Iglesia, y que TODO EL PUEBLO
CANTABA.

El que todo el pueblo cante es algo fundamental del sentido comunitario de nuestras
asambleas. No se trata de asambleas en donde los cristianos se reunían a
escuchar “un concierto” o a oír cantar y tocar a unos cuantos virtuosos, sino de
experiencias comunitarias donde el mismo pueblo iba cantando y creando cánticos
inspirados, en un ambiente de apoyo fraterno, no de competencia, de show o de
concurso.

Por eso las canciones mas hermosas que nos da el Señor son en las asambleas de
oración, en medio de nuestro pueblo, un pueblo de reyes, sacerdotal, santo y
consagrado para las alabanzas a Dios, como dice 1 Pedro 2, 9-10:

Pero vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido,
para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su
admirable luz, vosotros que en un tiempo no erais pueblo y que ahora sois el Pueblo
de Dios, de los que antes no se tuvo compasión, pero ahora son compadecidos.

Así pues, nuestra razón de ser es “anunciar las alabanzas de Dios”, para eso fuimos
constituidos como Pueblo, y para eso nos reunimos en las asambleas. Y como
sabemos, la mejor manera de anunciar las alabanzas es cantando y exultando a
Dios con todo nuestro ser.
III. Porque alabamos y adoramos a Dios en las asambleas de oración?
(Repaso de “La música en la alabanza y la adoración”, del Nivel Básico)

Demos un repaso de esa charla que vimos en el nivel básico:

Veíamos que la alabanza es la expresión jubilosa y exultante de amor a Dios.


Cuando alabas a Dios, sueles hacerlo de pie, en voz alta, incluso levantando las
manos, saltando o danzando. Vemos ejemplos de alabanza en los salmos 149 y
150: “Alabadle con tamboril y danza, con salterio y trompeta…” La alabanza es
exterior, libre y celebrativa.

Solemos comenzamos nuestras asambleas de oración con Alabanza, y la música


viene a ser como la campana que nos congrega a entrar al templo. Nuestro cuerpo
es templo del Espíritu, y la alabanza mueve a nuestro ser a entrar a la presencia de
Dios. La alabanza atrae los sentidos exteriores a volverse hacia Dios. Como dice el
Salmo 95,1-2: “Venid, cantemos gozosos a Yahveh, aclamemos a la Roca de
nuestra salvación; con acciones de gracias vayamos ante él, aclamémosle con
salmos”.

Y la alabanza esta cargada de alegría y gratitud, como dice el Salmo 122:

¡Oh, qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la Casa de Yahveh!, ¡Ya estamos, ya
se posan nuestros pies en tus puertas, Jerusalén!. Jerusalén, construida cual ciudad
de compacta armonía, a donde suben las tribus, las tribus de Yahveh, es para Israel
el motivo de dar gracias al nombre de Yahveh.

Reunirnos a alabar a Dios también es reunirnos con nuestros hermanos y amigos, y


juntos alabar a Dios. Como continúa el Salmo 122, 8: Por amor de mis hermanos y
de mis amigos, quiero decir: ¡La paz contigo!

Nuestra relación con Dios lleva un proceso natural de acercamiento.

Comenzamos por la alabanza = Levantar las manos, saltar, la danza, aplaudir,


etcétera, el énfasis de la alabanza es la expresión externa y corporal del culto a
Dios.

Meditación = La meditación de la palabra, la reflexión, la oración mental, etcétera: el


énfasis de la meditación es la expresión mental del culto a Dios.

Adoración: El susurro del corazón que de recrea junto a Dios, el silencio, la


contemplación… El énfasis de la adoración es el culto espiritual.

Así pasamos del cuerpo a la mente y luego de la mente al espíritu. Nos vamos
como “adentrando” en Dios.
No podemos quedarnos solo en alabar a Dios en lo exterior, debemos profundizar
mas y mas, como pasar de.los Atrios, el lugar Santo y finalmente el Santo de los
Santos.

Somos “Guías de turistas del Templo”

Los músicos somos los “guías de turistas” en el caminar del pueblo hacia el interior
del Templo de la Alabanza y la Adoración. Primero los invitamos a venir a los atrios,
, pero no podemos dejarlos en los Atrios de la alabanza. Debemos de conducirlos,
con los cantos, a entrar al lugar Santo, y luego, debemos llevarlos mas adentro, a la
adoración. No debemos temerle al silencio de la adoración en nuestras asambleas.

Debemos ser guías muy respetuosos de este camino espiritual de la comunidad,


escogiendo cuidadosamente los cantos para llevar a la asamblea al momento y
“lugar” que debe estar viviendo.

IV. Consejos prácticos para el Ministerio de música en las asambleas

IV.1 Cantorales: Es muy importante que la comunidad tenga la letra de los cantos,
y para ello necesitamos libros de cantos. Nuestros libros deben ser prácticos, de
letra grande, con un índice, con los acordes de guitarra para los que tocan, y que
todo mundo pueda tener libro de cantos. Antes de iniciar el canto, o durante los
primeros acordes de introducción, conviene decir por el micrófono: “Canto Número
Tal” para que la asamblea lo busque. Adicionalmente conviene proyectar la letra de
los cantos con un proyector y una computadora o con acetatos. Algunas
comunidades no llevan el cantoral a la asamblea, sino que solo usan el proyector y
con eso tienen. De todos modos tienen libros de cantos para la oración en sus
casas.

IV.2 Tiempo para instalación del sonido y oración: Si la asamblea inicia a las
10:30 a.m. debemos llegar desde las 9:30 a.m. para tener tiempo de instalar y
probar el sonido, y para orar como ministerio de música antes de que inicie la
asamblea. También debemos quedarnos al final para ayudar a desinstalar y recoger
el sonido. Recuerda que el Ministerio de Música debe ser el primero en llegar, y
muchas veces es el último en irse, de nuestras asambleas.

IV.3 Varios Equipos: Muchas veces conviene tener más de un equipo del
ministerio de música y así poder servir por turnos: Una asamblea toca un equipo y la
siguiente el otro equipo. Esto permite varias cosas: (a) Ir capacitando a nuevos
miembros y que tengan oportunidad de servir. (b) los miembros pueden participar de
la asamblea libremente y “descansar” cuando no les toca servir, (c) Evitar el
protagonismo y evitar llegar a la percepción de que Fulanito o Zutanito es
indispensable. En Jésed, por ejemplo, tenemos 3 equipos, uno de ellos lo dirijo yo,
y los otros los dirigen Rodrigo Carretero y Chuy Torres. Después de 25 años de

servicio, es un alivio saber que nadie es indispensable en el servicio al Señor.


También le da variedad al estilo de las asambleas. Por ejemplo, cuando es la
Asamblea posterior al campamento de niños, toca el equipo de Rodrigo (Generación
Jésed) que se saben muy bien los cantos para niños, y nos ponen a todos a brincar
y a correr como niños.

IV.4 Miembros confiables y apropiados Es muy importante que los miembros de


la comunidad que sirvan en las Asambleas como parte del Ministerio de Música
tengan los 3 requisitos básicos: Visión, Dones y Disponibilidad. Creo que ya
mencionamos estos 3 requisitos en otra charla, pero vale la pena recordarlo: (a)
Tener la Visión es tener la formación espiritual y comprensión de la naturaleza
espiritual de nuestro servicio. Para ello conviene que la persona vaya recibiendo
enseñanza y formación en el Ministerio de Música. (b) Tener los dones es tener las
habilidades que se requieren para la música: saber tocar bien, y/o saber cantar bien.
(c) Tener la disponibilidad es, además de tener disposición, tener el tiempo para
ejercer el servicio. Nadie puede servir bien si solo tiene 2 de estos 3 requisitos. Si
alguien solo tiene 1 o 2 no conviene que sirva en las asambleas. Quizá puede
pertenecer al Ministerio de Música y estar en “formación” pero NO CONVIENE que
lo pongamos a servir, porque nos va a fallar en algo, y será fuente de frustración
para la persona y para el ministerio.

IV.5 Hablar con el líder de la Asamblea

Antes de iniciar la asamblea conviene hablar con el líder que la va a dirigir para que
nos diga que enseñanza va a haber, o en que línea va a ir. El líder nos dirá que es
lo que el tiene en mente, o si va a haber algo especial ese día, y así podremos
preparar la selección de cantos con anticipación.

IV.6 No echar rollo (no hablar demasiado)

Algunos hermanos hablan antes de iniciar el canto, animando a la asamblea a tal o


cual cosa. Yo no lo hago, porque siento que ese es el rol del líder de la asamblea.
Claro todo depende de las circunstancias y de la comunidad en la que participas. En
todo caso, si quieres decir algo antes de iniciar un canto, que tu participación sea
breve, y centrada en impulsar a la Asamblea a la presencia de Dios.

IV.7 El Ministerio de Música debe participar de la Asamblea

Es importante que no hagamos distinciones entre nosotros y el resto de la


comunidad. Somos ante todo, miembros de la comunidad y debemos participar en la
Asamblea. Si todo mundo se pone de rodillas y pide perdón a Dios, nosotros
debemos también ponernos de rodillas y pedir perdón. Así como el coro DEBE
pasar a comulgar en la misa, así también en las asambleas debemos participar de

todo. Si los padres van a orar por sus hijos, eso mismo deben hacer los miembros
del ministerio de Música, aunque se quede tocando solo uno o dos.

A veces la tentación es de diferenciarnos de la comunidad porque “estamos


sirviendo”, y ciertamente nuestro servicio nos exige cierta diferenciación (llegar mas
temprano, irnos mas tarde, no distraernos, no salirnos) pero JAMAS debe ser motivo
de “privilegios” o “beneficios”.

IV.8 Ubicación

Conviene ubicar al Ministerio de Música en un sitio en el que pueda haber contacto


visual entre el líder de la asamblea y el líder del ministerio, para que puedan darle
mas fluidez a la asamblea. Otro elemento a considerar para encontrar la ubicación
óptima es el equipo de sonido. Si el equipo de sonido lo permite, deberíamos
colocar al ministerio a un lado o frente a frente con el líder de la asamblea. A veces
esto no es posible, y entonces nos colocamos en donde sea mejor para la
sonorización, pero procurando conseguir el contacto visual con el líder de la
asamblea.

V. Servir en Amor

Servir en las asambleas de una comunidad siempre tiene sus momentos difíciles,
puede haber incomprensión, malos entendidos, fallas y llamadas de atención
cuando cometamos errores. Después de algún tiempo, servir regularmente en las
asambleas puede volverse tedioso y pesado. Siempre debemos tener en cuenta el
amor, como dice San Pablo, en Colosenses 3, 12 a 17:
Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de
misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportándoos unos
a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como
el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros. Y por encima de todo esto,
revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección.Y que la paz de Cristo
presida vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un
solo Cuerpo. Y sed agradecidos.

Estas palabras de San Pablo presiden a las que veíamos al inicio de la charla:

La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos


con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos inspirados, y todo
cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús,
dando gracias por su medio a Dios Padre.
Recuerdo muy bien que en la primera Asamblea de Jésed en que me tocó participar
como líder del Ministerio de Música yo me había fracturado un brazo, y no pude
tocar la guitarra. Como guitarrista que soy, yo no podía concebir dirigir la música en

una asamblea sin tener una guitarra en mis manos, pero ese día el Señor me mostró
que eso no era indispensable. También recuerdo que recién entrado a la
comunidad, David Mijares era el líder del Ministerio. Yo quería entrar de inmediato
pero “por alguna razón” no me lo permitían. Y es que NO TENIA LA VISION! Yo
quería tocar porque me gusta tocar, y toco bien, tenia disposición, disponibilidad,
tenía dones y habilidades, pero David sabía que si me ponía a tocar me iba a olvidar
de ORAR!

Había estado tratando de entrar mucho tiempo, (6 meses, que se me hicieron


eternos!) y me permitieron entrar cuando vieron que ya no me aferraba tanto a ello,
y que estaba orando y aprendiendo. Y luego, cuando me fracturé el brazo, y no
pude tocar, fue cuando David dijo que estaba listo para dirigir el Ministerio de
Música. Ese día el Señor me dio una buena lección: La mirada de Dios no es como
la mirada del hombre, pues el hombre mira las apariencias, pero Yahveh mira el
corazón. 1 Sam 16,7

Amen

!
"
#
1. El músico en la comunidad cristiana
I. Piedras Vivas

Dios mismo es comunidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y al crearnos a su imagen y


semejanza puso en nosotros también esa naturaleza comunitaria, pues no es posible
que exista el amor si no existen personas a nuestro alrededor a quien podamos amar.

Por eso Cristo, aunque nos llamó a cada uno a seguirle de manera personal, quiso que
viviéramos nuestro discipulado en la Iglesia, es decir, en comunidad.

La palabra comunidad (de “com” “moenia”) significa “fortaleza común”, o “con


fortificación”, es decir, un baluarte, una ciudad amurallada, un sitio seguro y rodeado de
personas que se protegen y ayudan unas a otras.

La Palabra de Dios nos dice como debemos ser parte de una comunidad:

1 Pedro 2,4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada por los hombres, pero elegida,
preciosa ante Dios, también vosotros, cual piedras vivas, entrad en la construcción de
un edificio espiritual, para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales,
aceptos a Dios por mediación de Jesucristo.

Así pues, la comunidad no es algo opcional, es parte de nuestro llamado a seguir a


Cristo. Sería arrogante pensar que no necesitamos de los hermanos para cumplir
nuestra vocación, pues Cristo mismo fundó la primera comunidad de discípulos.
Estaban los 12 apóstoles, estaban los “70 discípulos” (Lucas 10,1-4) y estaban Pedro,
Santiago y Juan

San Pedro nos dice que somos piedras vivas de un edificio espiritual, y cada piedra
tiene su lugar en el edificio. Si quitas una piedra del edificio, lo debilitas, a cada piedra le
corresponde un LUGAR ESPECIFICO. Así a cada persona, en la comunidad, le
corresponde un ministerio, un servicio y una responsabilidad especificas.

Dice la madre Teresa de Calcuta que Dios repartió dones diferentes a cada persona
para la humildad y para la unidad.. Para la humildad porque es preciso reconocer que
yo no tengo todos los dones, y que mis hermanos tienen los dones que yo no tengo. Y
para la unidad porque al reconocer en mi hermano los dones que yo no tengo, puedo,
uniéndome a él, tener esos dones a mi alcance, en mi hermano.

Como dice San Pablo en 1 Corintios 12,4-30:

Hay diversidad de carismas, pero el Espíritu es el mismo; diversidad de ministerios,


pero el Señor es el mismo; …Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados,
para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos
bebido de un solo Espíritu.

Así también el cuerpo no se compone de un solo miembro, sino de muchos. Si dijera el


pie: «Puesto que no soy mano, yo no soy del cuerpo» ¿dejaría de ser parte del cuerpo
por eso?…

…Y no puede el ojo decir a la mano: «¡No te necesito!» Ni la cabeza a los pies: «¡No os
necesito!» ...Si sufre un miembro, todos los demás sufren con él. Si un miembro es
honrado, todos los demás toman parte en su gozo...

...Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y sus miembros cada uno por su parte...

La complementariedad e interdependencia de los miembros de nuestro cuerpo nos


demuestra también nuestra complementariedad e interdependencia como miembros del
Cuerpo de Cristo.

Por eso, nuestros dones y habilidades de servicio, y también los dones creativos y
artísticos, florecen y dan mayor fruto en el contexto de la comunidad.

II La historia de los artistas en comunidad

Veamos como esto sucedió en la historia:

Durante el Renacimiento, existieron comunidades y escuelas de arte que dieron como


resultado un gran florecimiento de la creatividad, de la fe y de las artes. Miguel Ángel,
Rafael, Leonardo da Vinci, y muchos otros pintores y músicos pertenecieron a estas
escuelas/comunidades, en donde el ambiente era propicio para aprender, para
experimentar, para recibir una sana crítica de los maestros y aprendices mas
avanzados. En general en estas escuelas/comunidades todo se daba en un contexto de
RESPETO y de CONFIANZA.

También en el Antiguo Testamento, la construcción y embellecimiento del Templo, y el


ministerio profético y de los Cantores/sacerdotes, se dio siempre en un ambiente de
comunidades, incluso de familias.

Los mismos cantos inspirados e himnos de los que nos habla el Nuevo Testamento se
daban, no en solitario, sino en las Asambleas de Oración de las comunidades, como lo
vimos en la charla pasada.

No obstante, en la era moderna surgen los pintores y músicos solitarios, que vivían en
un ambiente mas aislado, mucho menos comunitario y muchas veces mas cargado de
individualismo. Vemos así a grandes genios como Mozart que viven una tragedia
personal y mueren a veces solos y abandonados. Mozart fue enterrado en una fosa
común! Evidentemente Mozart aún siendo un gran músico, no fue un hombre muy feliz
que digamos, y fracasó en muchos otros aspectos de su vida personal y afectiva.

Como Mozart nos encontramos también a muchos otros artistas de esta época:
Romanticismo, impresionismo, modernismo…que sufrieron de esa soledad, y que en
aquel individualismo fueron artistas admirables, pero llenos de sufrimientos e
incomprensiones.

Como veremos enseguida, en la época moderna existen muchos obstáculos para que
un músico pueda vivir en comunidad y pueda recibir ese apoyo que recibían en el
Renacimiento los artistas.

III. El aprendiz en la Comunidad

Aprender:

Ser miembro de una comunidad hace muy natural y llevadero el aprendizaje. Las
personas que te enseñan son hermanos a quienes tu respetas y admiras, hermanos
que te aman con el amor de Cristo y te pueden enseñar con genuino deseo de que
mejores. En cambio, fuera de la comunidad todo aprendizaje se dificulta por el sentido
de competencia, de desconfianza y de falta de respeto y amor. No estas seguro de la
lealtad ni de las intenciones de las personas de quienes pudieras aprender y eso te
produce inseguridad.

Recibir Crítica y Corrección Fraterna:

Cuando compuse mis primeras canciones recuerdo que me reunía con otros hermanos
de mi comunidad y se las presentaba. Recibía siempre críticas y comentarios en amor
y respeto, que me permitían corregir y mejorar las canciones.

Recuerdo también, que cuando llegué a cometer errores en mi servicio de la música,


mis hermanos me corregían con firmeza, pero siempre con amor y respeto. Recuerdo
que muy frecuentemente llegaba tarde a las reuniones de la comunidad y la música se
veía afectada porque no instalábamos bien el equipo ni orábamos; hasta que un día mis
hermanos Francisco Figueroa (Ahora Sacerdote, y un gran hombre de Dios) y John
Keating, (soltero consagrado y compositor de muchas canciones), me llamaron aparte y
me reprendieron severamente por mi irresponsabilidad. Ambos son hermanos a los que
yo quiero y admiro muchísimo, por lo que su reprensión me caló hondo…

Nunca mas volví a llegar tarde.


Colaboración, no competencia

En el seno de la comunidad hay muchas oportunidades de colaboración, porque hay


muchos servicios que prestar. Esto se hace siempre como Cuerpo de Cristo, cada
miembro ayudando a los demás, y nunca en un ambiente de competencia.

En cambio, en el mundo, los artistas y en especial los músicos, se ven expuestos a


fuerte competencia entre ellos, lo que no permite que se ayuden ni que aprendan unos
de otros. El mejor ejemplo de eso es una cosa que se llama “La Academia” que hay
aquí en México, y en la que cada cierto tiempo van eliminando a un “aprendiz de artista”
hasta que se quedan con el “mejor cantante”. Luego sacan un disco y lo venden y
hacen mucho dinero a costa de estos pobres muchachos, a los que convierten en
“artistas desechables”, de “música chatarra”.

Es una cosa horrible! Yo he sabido por personas que estuvieron allí y que se sintieron
explotados, que a los pobres muchachos les destruyen sus sueños y sus aspiraciones
con críticas totalmente destructivas, los pobres salen llorando y todos traumados de esa
experiencia.

Es justo lo opuesto de lo que se vive en la comunidad, en donde todos estamos allí para
quedarnos siempre, independientemente de que seamos “buenos o malos músicos”,
porque somos primeramente hermanos en Cristo, hijos de Dios, miembros de la Iglesia.

Sin miedo a equivocarme

En la comunidad, el ambiente es propicio para que surjan muchos talentos, que puedan
experimentar cosas nuevas, sin temor a equivocarnos, porque si nos equivocamos
sabemos que nuestros hermanos nos lo dirán honestamente mediante críticas
respetuosas, constructivas y amorosas.

La crítica en el mundo en cambio llega tarde para el músico. Muchas veces llega como
una recomendación en las revistas o periódicos: “No compres tal o cual disco, es
basura”

O bien, “el mejor disco del año es tal o cual”…

Para entonces, el pobre músico ya malgastó su tiempo, su dinero y su esfuerzo en un


estilo o en una experiencia musical que resultó que “no tiene mercado”…

En la comunidad, sabemos que nuestras canciones se van primero a probar en la


oración de las asambleas, que nuestros hermanos mayores en la fe nos dirán como
podemos mejorar, y por eso puede florecer mucho mas nuestro carisma.
IV. La vida en Comunidad: Un Don de Dios

Protección para nuestra vida

Como músicos, necesitamos de un ambiente que nos proteja y nos apoye. A veces nos
podemos sentir fracasados o hundidos en depresión, porque tal o cual cosa no va bien.
Aunque seamos tan capaces como Mozart, es decir genios musicales, no estamos
exentos de estos altibajos en nuestra vida personal.

Tampoco estamos exentos de cometer faltas y pecados, y especialmente como músicos


estamos expuestos a las tentaciones de soberbia, envidia, división, arrogancia, y a
llevar una doble vida entre ser “cantores públicos” y “pecadores privados”.

La comunidad nos protege de estos riesgos si vivimos en la luz y compartimos


activamente nuestra vida y nuestras luchas con hermanos maduros y formados en
Cristo, en grupos pequeños de revisión de vida o “grupos célula” o “grupos de
compartir”. En ese ambiente, podemos recibir apoyo y dirección de nuestros hermanos
y dar y recibir ánimo e intercesión para seguir adelante.

Miembros del Cuerpo de Cristo para siempre

Hay épocas de nuestra vida en que tenemos que dejar de servir como músicos, y el
pertenecer a la comunidad nos reafirma siempre que nuestra identidad es ante todo
hijos de Dios, y que ser músicos es secundario. A veces por un cambio de vida:
matrimonio, estudios, trabajo, enfermedad, dificultades económicas o familiares,
tenemos que dejar el servicio, pero no por eso debe afectarse nuestra identidad.

Fuera de una comunidad podemos sentirnos atrapados en la trampa de creer que


nuestra valía y nuestra identidad proceden únicamente de lo que hacemos, del servicio
que prestamos etcétera. Y no se diga en el mundo: El músico que deja de cantar o de
producir es “desechado” como si fuera un objeto inútil.

En la comunidad, somos hermanos para siempre, y aunque dejemos de servir,


seguimos siendo hermanos, ese vínculo de ser miembros del Cuerpo de Cristo nunca
se rompe, es más, el cuerpo vela especialmente por sus miembros afligidos, heridos o
en desgracia, por los que sufren. Me encanta la comparación del dedo meñique del pie,
que dice mas o menos así:

Imagínate que eres miembro de una comunidad y hay un hermano con el que tienes
poca relación. Un día ese hermano se enferma y se queda sin trabajo. Tú pudieras
decir: “Bueno, en realidad yo no tengo mucha relación con ese hermano, por lo que no
estoy obligado a ayudarle… Es mas casi no lo conozco, por lo que se vería muy mal
que yo le ayudara…”
Ahora piensa que eres la mano en el Cuerpo de Cristo, y que ese hermano es el dedo
meñique del pie. De pronto el dedo meñique recibe un golpe. ¿Qué hace el cuerpo?
¡Inmediatamente todo el cuerpo reacciona para sobarse el dedo, para protegerlo y
sanarlo! Imagínate que tú, como la mano del Cuerpo dijeras: “Bueno, yo no tengo
relación con ese dedo meñique DEL PIE, convivimos muy poco, está tan lejos allá
abajo…” CLARO QUE NO!!, por el contrario, tú de inmediato, en un acto reflejo vas y
ayudas al dedo lastimado junto con todo el Cuerpo.

Así es la Comunidad. A veces nos toca ser mano, y a veces nos toca ser dedo meñique
del pie, y recibir un pisotón, para luego recibir el amoroso cuidado de nuestros
hermanos.

Lugar de Fiesta y de Perdón:

En donde hay amor hay corazones abiertos, y por lo tanto vulnerables. Como dice Jean
Vanier, en su libro “Comunidad, Lugar de Fiesta y de Perdón”, la comunidad es el lugar
en donde mas heridas recibimos, mas golpes, mas ofensas, porque nos hacemos
vulnerables a nuestros hermanos.

Cristo mismo se hizo vulnerable por amor y murió en la Cruz!! Si tememos ser heridos,
terminamos por levantar muros de indiferencia, barreras de incomunicación, y ya no
seremos heridos, pero ya no podremos amar y dejaremos de ser comunidad.

La solución es, y así lo planeó Cristo mismo, que en la comunidad aprendamos a


celebrar continuamente el PERDON. En la comunidad estamos llamados a “florecer
desde nuestras heridas”, y a que nuestros frutos mas hermosos sean justamente
aquellos que surjan de nuestras heridas. Dado que hay mucha interacción y nuestro
corazón esta abierto y vulnerable, tenemos que perdonar y ser perdonados muy
seguido… Hasta 70 veces Siete!!

Como las llagas de Cristo, algunas heridas que recibimos en la comunidad nunca se
cierran, pero se convierten en ventanas de santificación, y de ellas florecen los mejores
frutos de misericordia, perdón y compasión.

Yo ya tengo 25 años en la comunidad Jésed, y creo que ya le conozco todos los


defectos a mis hermanos de comunidad. Aunque la comunidad ha crecido mucho
últimamente (somos mas de 600 miembros) y con algunos hermanos tengo poca
relación o casi no los conozco.

Pero de los “viejos hermanos”, ya se cuales siempre se equivocan en tal o cual cosa,
quienes son impuntuales, quienes piden libros prestados y no los devuelven y quienes
son desordenados. De estas y otras cosas que no voy a decir porque los amo, ya los
he perdonado muchas veces, y ellos me han perdonado a mí de muchas cosas que no
diré.
Ciertamente mis hermanos han cambiado un poco con los años, pero no mucho. Yo
también creo que he cambiado, creo que he mejorado un poco en 25 años, pero sigo
teniendo los mismos defectos, y mis hermanos me siguen perdonando.

En la comunidad, el perdón y la fiesta son el pan de cada día.

V. Diversas formas de Comunidad

Hablar de comunidad requeriría de todo un tratado. Recomiendo muchísimo leer ese


libro de Jean Vanier que cité arriba: “Comunidad Lugar de Fiesta y de Perdón”.

Baste aquí decir que existen muchas formas de comunidad, pero Dios a todos nos llama
a vivir comunidad de una u otra forma, en mayor o menor grado.

Comunidades super-cercanas

La familia, las casas de las congregaciones religiosas, las comunidades de alianza que
viven juntos, las fraternidades que comparten un mismo techo son este tipo de
comunidad.

Comunidades Cercanas

Las comunidades de alianza, los grupos apostólicos con grupos de compartir o grupos
de “revisión de vida”, las familias religiosas son este tipo de comunidad.

Comunidades Parroquiales y diocesanas

Las parroquias, las diócesis, etc… conforman este nivel mas amplio y abierto de
comunidades.

Primera identidad: La Iglesia Católica

Antes que ser miembros de tal o cual comunidad somos miembros de la Iglesia
Católica, y esa es nuestra identidad fundamental: Hijos de Dios, bautizados en el seno
de nuestra Santa Madre Iglesia. Eso no es impedimento para que nuestras relaciones
mas intensas se den en un contexto comunitario mas pequeño, mas intimo y familiar.
Por eso la familia es la “Iglesia doméstica por excelencia” porque aunque no agota ni
abarca a toda la Iglesia, tiene en sí los elementos fundamentales de la comunidad:
Amor y Compromiso (Que por cierto esto significa Jésed: Amor misericordioso y
comprometido).

Por eso Dios nos llama estrechar lazos y vínculos de amor y de compromiso con
nuestros hermanos, y a tener misericordia unos con otros, evitando el “capillismo” es
decir, el aislamiento del grupo respecto del resto de la Iglesia; dando mas prioridad y
continuidad a aquellos hermanos con los que nos hayamos comprometido a formar una
comunidad, pero no renunciando jamás a servir y a amar a los hermanos que por su
lejanía o por “no ser miembros de mi comunidad” son el “dedo meñique” del Cuerpo de
Cristo.

VI. Oración Final

Padre Celestial, en el nombre de Jesús, te pedimos que nos des el don de formar en
torno nuestro verdaderas comunidades de amor, de fidelidad y de compromiso, donde
puedan florecer los dones que nos has dado, para la Gloria de tu Nombre y para bien de
toda tu Iglesia.

Te pedimos especialmente por nuestros hermanos músicos que están solos, que no
tienen una comunidad cercana que les apoye. Dales tu amor y tu consuelo en sus
momentos difíciles. Provéeles, Señor de una comunidad, guíalos a donde tú quieres
que ellos se integren, y pon en su camino a hermanos y hermanas que les puedan
apoyar y formen con ellos una gran familia de familias.

Amen.

!
"
#
2.- El líder de la música en las asambleas
I. Introducción

I.1. Importancia del Servicio del Líder

Nuestro servicio al dirigir la música en una asamblea es sustancial y muy importante. A


veces creemos que nuestro servicio como líderes de la música es secundario, un poco
como los toreros que antes de que entre el matador tienen que marear al toro. A veces
la gente cree que el líder de música solo tiene que callar a la gente al inicio de la
asamblea con un canto, y luego ir escogiendo cantos para rellenar… es decir, marear al
toro

Pero no es así.

Como líderes de la música, tenemos la seria responsabilidad de ser instrumentos en las


manos de Dios para, en coordinación con el líder de la asamblea, ir dirigiendo a la
comunidad a la presencia de Dios. Yo he visto asambleas llenas de unción y muy
profundas, y otras muy desarticuladas y llenas de aridez, y la diferencia entre una y otra
fue la forma en que el líder de la música llevó los cantos de la asamblea, porque la
comunidad era exactamente la misma!.

II. Relación entre el líder de la asamblea y el líder de la música

II.1. El líder de música está sometido al líder de la asamblea

Hay DOS roles muy importantes en una asamblea: El Líder de la Asamblea y el


Líder de la Música. En ocasiones poco frecuentes, una sola persona desempeña
ambas funciones, pero en general son dos personas distintas. En cierto modo
somos como el segundo de a bordo del líder de la asamblea, y debemos actuar
muy coordinadamente con él.

El responsable de la oración y de lo que suceda durante una asamblea es el


Líder de la asamblea, por lo que, el líder de música está al servicio (es un
instrumento) del líder de la asamblea, y no al contrario.

Esto no quiere decir que como líderes de música debamos ser pasivos o que no
podamos tener iniciativa, porque el líder de la música no es una grabadora, sino
que tiene un rol activo: Escoge los cantos, sugiere los momentos en que deben
entrar, conduce el canto inspirado de la comunidad, dirige a los músicos a la
intención y carácter musical de cada canto, etcétera…
Es un servicio espiritual, por lo que debe de estar impregnado de oración,
suplicando a Dios que nos haga ser instrumentos dóciles en sus manos para
conducir a la Asamblea en la música.

II.2. Estilos de liderazgo del líder de la asamblea

Cada líder de asamblea tiene un estilo diferente de dirigir, y el líder de la música


DEBE ADAPTARSE a este estilo. El líder de la asamblea puede dar mayor o menor
libertad al líder de la música dependiendo de:

1. Lo que quiera el líder de la asamblea lograr en ella..

2. El estilo particular del líder de la asamblea, su personalidad, etc..

3. La experiencia y madurez del líder de música.

4. Las ocasiones en que ambos hayan servido juntos previamente

Conforme crezcamos en dirigir la música, el líder de la asamblea podrá “descansar”


más en nosotros (pues ya tendremos cierta experiencia) a medida que va confiando
mas en nosotros.

Nunca debemos de rivalizar con el líder de la asamblea, debemos ser dóciles a su


dirección y adaptarnos a su estilo.

II.3. Cercanía con el líder de la Asamblea

Debe existir cercanía física y espiritual de ambos líderes. Es bueno cuando son
hermanos y se conocen de tiempo atrás, porque entonces trabajan mas
coordinadamente. El líder de música debe procurar sentarse de ser posible, junto a
él ( o cuando menos en un lugar en que se puedan ver y comunicar fácilmente)

Como líderes de música debemos estar atentos al líder de la asamblea en todo


momento, quizás quiera sugerir un canto o acortar un canto o que
comencemos a cantar en el Espíritu, quizá quiere que animemos un canto
inspirado al terminar cierto canto, etc.

Siempre es bueno reunirse antes con él, brevemente, y que nos diga en que va
a consistir la Asamblea, que cosas especiales va a haber, y en que línea él
siente que Dios va a dirigir la Asamblea. De ese modo, desde un principio los
cantos pueden ir orientados en la dirección que quiere el líder, habrá mas
consistencia en el curso de la asamblea. También, si va a haber una charla
durante la asamblea, es bueno saber cual va a ser el tema de la charla, para así
dirigir los cantos a ese tema antes y después de la charla.
De ser posible, conviene comentarle al líder de la asamblea cuales cantos
tenemos pensado tocar o bien, sugerirle alguno, dependiendo de lo que él
espere de nosotros.

III. La identidad del líder de música

III.1. Un servicio “levítico”

Ser líder de la música en una asamblea es una oportunidad de ayudar a que los
hermanos entren en la presencia de Dios. En este sentido, es muy semejante al
servicio de los levitas y cantores del Antiguo Testamento, y conlleva una gran
responsabilidad espiritual.

Como levitas cantores, tenemos la responsabilidad de saber en que tiempo litúrgico


estamos, que está hablando el Señor a la Iglesia, que está sucediendo en la Iglesia
local, incluso, que ha escrito recientemente el Papa y el Obispo Local.

Recuerdo una lectura que me impactó mucho, porque nos hace ver la importancia
de saber que estamos celebrando como Pueblo de Dios. En esta lectura, vemos
como los líderes Nehemías y Esdras DIRIGEN A LA ASAMBLEA a celebrar:

Del Libro de Nehemías 8, 1 a 12:

Todo el pueblo se congregó como un solo hombre en la plaza que está delante de la
puerta del Agua. Dijeron al escriba Esdras que trajera el libro de la Ley de Moisés
que Yahveh había prescrito a Israel. Trajo el sacerdote Esdras la Ley ante la
asamblea, integrada por hombres, mujeres y todos los que tenían uso de
razón.

Esdras abrió el libro a los ojos de todo el pueblo - pues estaba más alto que todo el
pueblo - y al abrirlo, el pueblo entero se puso en pie. Leyó Esdras una parte y los
oídos del pueblo estaban atentos al libro de la Ley. El escriba Esdras estaba de pie
sobre un estrado de madera levantado para esta ocasión;

Esdras bendijo a Yahveh, el Dios grande; y todo el pueblo, alzando las manos,
respondió: «¡Amén! ¡Amén!»; e inclinándose se postraron ante Yahveh, rostro en
tierra. Esdras leyó en el libro de la Ley aclarando e interpretando el sentido, para
que todos comprendieran la lectura.

Enseguida pasa algo muy especial, que nos da luz del papel de los líderes de la
música y de la asamblea: El pueblo LLORABA AL OIR LAS PALABRAS DE LA
LEY, porque estaban conmovidos y arrepentidos (el Libro de la Ley había estado
perdido muchos años durante la deportación) pero los líderes sabían de que ese día
es DIA DE FIESTA conforme a la LEY!!, y por lo tanto el pueblo no debería de llorar,
sino de alegrarse. Veamos que sucede entonces:

Entonces (Nehemías - el gobernador - y) Esdras, el sacerdote escriba (y los levitas


que explicaban al pueblo) dijeron a todo el pueblo: «Este día está consagrado a
Yahveh vuestro Dios; no estéis tristes ni lloréis»; pues todo el pueblo lloraba al oír
las palabras de la Ley.

Díjoles también: «Id y comed manjares grasos, bebed bebidas dulces y mandad su
ración a quien no tiene nada preparado. Porque este día está consagrado a nuestro
Señor. No estéis tristes: la alegría de Yahveh es vuestra fortaleza.

Y el pueblo entero se fue a comer y beber, a repartir raciones y hacer gran festejo,
porque habían comprendido las palabras que les habían enseñado.

Aquí vemos la importancia de conocer y ser como Esdras, que podía explicar la Ley
y podía impulsar a la Asamblea a celebrar la fiesta de ese día. Así debemos de ser
nosotros, verdaderos liturgistas conocedores de lo que la Iglesia vive y celebra, y
llevar a la Asamblea a ese contexto celebrativo.

Recuerdo que cuando Su Santidad Juan Pablo II El Grande declaró el Año


Eucarístico hace algunos meses, con la carta “Quédate con Nosotros”, yo había
compuesto un canto, justo un par de meses antes, que decía esas palabras, y lo
pude enseñar en la Asamblea el día propicio, justo para inaugurar el Año
Eucarístico. De ese modo, la comunidad pudo profundizar y hacer propio lo que el
Papa nos estaba animando a hacer. Eso fue muy significativo para la comunidad, y
es un ejemplo de la importancia de estar empapados de lo que Dios está diciendo a
la Iglesia por medio de nuestros pastores.

Si no estamos empapados de lo que vive la Iglesia difícilmente podemos servir con


eficacia ni ser instrumentos dóciles y útiles en la mano del Señor. Es como ser una
guitarra y dejarse tocar por el Señor: ¡ES NECESARIO ESTAR AFINADO Y TENER
PUESTAS TODAS LAS CUERDAS!!!

III.2. Un servicio exigente y significativo.

Debido a que es un servicio que nos requiere estar atentos, quizás nuestra propia
oración sea un poco más difícil, pero ¡Gloria a Dios! Estamos amando y sirviendo a
nuestros hermanos

Por eso es necesario aprender a hacerlo bien, invirtiendo tiempo en ello.


III.3. Espiritualidad

Nadie puede dar lo que no tiene. Por eso, la manera en que el líder dirige la música
procede de su relación con el Señor y de lo que el Espíritu le inspira. Si tu relación
con Dios es pobre, entonces también dirigirás la música de una manera pobre. Si tu
relación con Dios es fuerte y profunda, esto hará que dirijas la música lleno de
unción espiritual y de profundidad.

Para mí en lo personal, dirigir la música es algo tremendo, un don muy especial. En


ocasiones Dios me regala cantos inspirados muy hermosos cuando estoy dirigiendo,
y eso me llena de gratitud con mi Señor. A veces doy palabra profética a la
Asamblea cantando, y a veces simplemente me quedo en silencio y en medio del
silencio Dios toca los corazones de una manera especial. Todo es gracia, no es que
yo sea mas santo, mas inteligente o mas capaz, simplemente Dios me quiere usar y
yo me dejo usar por él.

IV. Principios fundamentales.

IV.1. Dejarse guiar por Dios

Debemos aprender a dirigir la música de acuerdo a la inspiración del Espíritu Santo


y no de acuerdo a nuestras preferencias, o las preferencias de otros. A veces nos
gustaría tocar tal o cual canto, pero debemos ser dóciles a Dios y al líder de la
Asamblea, para ir tocando los cantos que conduzcan a la comunidad en la línea que
Dios quiere.

IV.2. No dirigir por rutina

Debemos evitar usar siempre el mismo patrón (número de cantos), o ser repetitivos
con los mismos cantos. Debemos aprender y buscar nuevos cantos que
enriquezcan a la Asamblea

IV.3. Actitud de disposición y ayuda

Al dirigir la música, debemos colaborar con lo que el Espíritu quiera hacer, teniendo
cuidado de no ser un obstáculo o una distracción para los hermanos. Debemos
pensar en el bien de la Asamblea, no en nuestro ego.

A veces pasa que queremos meter un canto “con calzador” y a la fuerza queremos
que haya tal o cual canto adicional, pero el tiempo de la asamblea es limitado. El
riesgo es a sentirnos frustrados porque hubo tales o cuales charlas o avisos y “no
me dejaron cantar tal o cual canto” Esta es una tentación muy común, a sentirnos
tensos y “desplazados” por otras prioridades de la Asamblea.
No debemos guardar rencor o enojo por estas cosas, acordémonos siempre de que
somos siervos inútiles, y solo hacemos lo que nos ordena nuestro amo, que es el
Señor.

IV.4. Oración

Es evidente que debemos ser hombres de oración para ser instrumentos útiles y
dóciles en las manos del Señor. Siempre antes de dirigir una asamblea debemos
pedir la bendición del Señor y reconocernos incapaces de dirigir por nosotros
mismos.

Terminemos esta charla con una oración:

Padre Celestial, en el nombre de Jesús, te pedimos que derrames sobre nosotros


los dones y carismas necesarios para ser buenos líderes de la música en nuestras
asambleas y comunidades, y en las celebraciones de tu Pueblo Santo que es la
Iglesia.

Utilízanos como instrumentos en tus manos, y no permitas que nos apartemos de ti


al servir a nuestros hermanos. Toca los corazones de todas las personas que nos
escuchen en la asamblea, toca los corazones de los miembros del ministerio de
música, y unge nuestras voces e instrumentos para que podamos ser utilizados por
ti.

Te pedimos que podamos dar el fruto que tú quieres de nosotros, NO MÁS y NO


MENOS, Señor, para Gloria de tu nombre y santificación de tu Pueblo

Amén.

!
"
#
3.- EQUIPOS DE SONORIZACION:
Adquisición, mantenimiento y conservación.
Por el Ing. Carlos Borrego Gzz.
Y Federico Carranza.

Introducción:

Durante el curso intermedio tocamos varios puntos importantes que nos pueden
ayudar a tener una buena instalación de sonido, a resolver varios problemas de
acústica y poder reducir lo más posible los efectos del rebote del audio, pero una
parte esencial para poder tener los mejores resultados es utilizar un equipo de
sonido que cubra nuestras necesidades primordiales, que logremos que se
escuche correctamente, que sea fácil y sencilla la instalación, pero sobre todo,
que sea fácil de operar.

He querido hacer esta charla con Carlos Borrego porque siempre que
compramos equipo vivimos la dinámica de esta charla: Carlos siempre quiere el
mejor equipo y funcional, y yo siempre quiero que sea “bueno, bonito y barato”,
porque me toca conseguir los fondos para adquirir el equipo.

Esto siempre genera una “dialéctica materialista” jejeje: Por un lado


Carlos buscará la óptima calidad, y las mejores marcas, lo mas avanzado en
tecnología, porque hay que “tocar la mejor música para el Señor” (¿te acuerdas
Fede??) y por otro lado, yo me siento a calcular “si podremos terminar de
construir la torre” y no dejarla a medias, como dice Jesús en el evangelio.

Son dos lados de la moneda que hay que conocer, por eso los
presentamos aquí.

I. Antes de comprar.

a. Definir necesidades: (Carlos) Muchísimas veces me he topado con el


problema de que los coros o grupos compran equipos de sonidos que
realmente puede que cubran las necesidades que requieren de momento,
pero después de varios meses se encuentran con el problema de que el
equipo de sonido ya no es suficiente y tienen la necesidad de venderlo
(muy barato) para tratar de comprar algo más grande, y pierden dinero
en esas transiciones, por ello se debe de pensar muy detenidamente en
las necesidades que se deben de cubrir y buscar que el equipo que se va
a adquirir para que no quede obsoleto al paso de unos meses. Cuando
Fede quiso comprar una mezcladora, la quería de “solo 12 canales” y yo
le recomendé comprar la de 16, o incluso 24, porque sabía que en el
futuro se podría llegar a necesitar

(Fede) Charly tiene razón. El aumento de precio por pasar de 12 canales


a 16 es relativamente poco. Una de las “muchísimas veces” que
menciona Charly fue la mezcladora de Jésed. Al final terminamos
vendiendo la consola y comprando otra, porque yo me aferré a comprar la
de 12 canales y no le hice caso a Charly. Sin embargo, es importante no
irte al extremo de comprar algo tan chipocludo que luego no tengas
espacio donde ponerlo o no tengas dinero para comprar el resto de cosas
que necesitas. Por eso conviene hacer UNA LISTA DE LO QUE
NECESITAS COMPRAR, y priorizar las cosas que tienes que comprar,
consiguiendo presupuestos y buscando descuentos en las tiendas al
comprar “en paquete”.

En resumen, Haz una lista de lo que vas a comprar, con cantidades de


cada cosa y por orden de prioridad.

b. Consigue apoyo, define un presupuesto y un plan de compra: (Fede)


Una vez que tienes tu “carta a Santa Claus”, es decir, una lista de todo lo
que quieres comprar, enfócate al presupuesto y al plan de compra. Por
ejemplo, puede ser que tu “carta a Santa Claus” incluya monitores
inalámbricos de oído, pero son tan caros que van al final de la lista,
porque los monitores convencionales cuestan mucho menos y DEBEN ir
mas arriba en la lista. Si son 20 personas en el coro, y quieres 20
micrófonos, pero solo te alcanza para 10, comienza comprando 10
micrófonos BUENOS, en vez de 20 micrófonos malos!! Busca apoyo
de tu comunidad, de tu parroquia, tu grupo de oración, etcétera, para
tener acceso a más dinero para tu presupuesto, y haz un esfuerzo por
TRANSMITIRLES la importancia de comprar equipo bueno, y de que eso
es también una forma de honrar a Dios, es como hermosear el templo del
Señor. A veces me da tristeza que en un templo haya copones,
ornamentis, vestimentas e imágenes muy ostensibles y costosas y que en
cambio el equipo de sonido sea de la peor calidad. Esto denota que no
se reconoce el valor de la música y el canto en el culto a Dios. ¡Dios
habita en las alabanzas de sus fieles!!

c. No te apresures a comprar de impulso (Fede) Lo peor que puedes


hacer es ir a una tienda sin una lista de cosas que comprar y un
presupuesto de lo que puedes gastar. Antes de ir a comprar, entra a
Internet y busca precios de los equipos que necesitas en tu país.
Presenta tu presupuesto y lista de cosas al equipo directivo o a la
persona a quien le reportas tu servicio Y TRATA DE QUE TE DEN
PRESUPUESTO SUFICIENTE PARA TODO. No trabajes “solo”.

II. Que pongo en la lista de compras?

(Carlos) Antes de continuar debemos de analizar las necesidades


básicas de sonido que requiere un coro o grupo:

1. Todo ligero: Primero que nada deben de buscar la manera de conseguir


que el equipo de sonido sea lo más compacto y modular posible, pero
también con la potencia suficiente para sus necesidades, esto se los
comento ya que en muchas ocasiones, o casi siempre se da el detalle de
que no hay gente que puede ayudar a cargar e instalar el sonido y toda
esa carga reposa en una persona o si a veces se tiene suerte en dos
personas. En varias ocasiones me preguntan qué es lo que puedo
recomendar como la mejor opción en equipo de sonido y yo les contesto
siempre que es “lo que Jésed tiene”, ya que esta configuración de equipo
de sonido siempre ha podido cubrir todas las necesidades del ministerio
en todas sus actividades, pero además el sistema de sonido siempre está
configurado para que conforme van surgiendo necesidades se han podido
expandir sin tener que cambiar equipo, es decir, si tenemos una actividad
demasiado pequeña , donde la necesidad es solo conectar una guitarra y
un micrófono pues solo se lleva la guitarra, el pedestal, el micrófono y una
sola bocina auto amplificada con su pedestal, pero si la necesidad es de
un concierto en un auditorio o al aire libre, pues se llevan los monitores,
todas las bocinas, la mezcladora, etc. etc. Inclusive se puede separar el
equipo en dos partes para actividades simultáneas.

2. Mezcladora: El alma de todo el equipo de sonido es la mezcladora, esta


recomiendo preferentemente que venga con ecualizador y procesador de
efectos integrado y con la cantidad de canales necesarios, buscando
siempre que tengamos canales de sobra pensando en un futuro. (Fede)
Recuerdo que hace años compramos un ecualizador separado, porque la
mezcladora no tenía, y siempre era un problema mas el conectarlo y
moverlo. Al final se nos perdió y ya no volvimos a comprar otro, si puedes
conseguir la mezcladora con ecualizador es mucho mejor. Yo les
recomiendo una mezcladora tipo Mackie CFX20 (de 20 canales, también
hay CFX de 6, 12, 16, 24 canales etc.…) con ecualizador y procesador de
efectos integrados. Viene sin amplificador, pues las bocinas son auto
amplificadas, y de esta manera tenemos una mesa de control con todo
incluido y de fácil instalación y operación.

3. Bocinas (P.A.) (Carlos) Evita comprar bocinas para bajos (subwoofers),


ya que en iglesias, auditorios, gimnasios y lugares con acústica deficiente
te va a afectar muchísimo en vez de ayudarte, y si algún día los llegas a
necesitar, pues puedes rentarlos, ya que no los utilizarás siempre, lo que
yo puedo recomendar es adquirir bocinas con agudos y bocinas de 15”
(ideales para toda tu mezcla, voces, instrumentos, etc.), cómpralas con
sus respectivos stands, para que puedan estar en alto y la gente escuche
bien. Para este caso personalmente recomiendo que las bocinas sean
auto amplificadas. En caso de tener bocinas sin amplificador integrado
debes de revisar con gente capacitada el tipo de amplificador o
amplificadores que necesitan y la cantidad de bocinas que se pueden
conectar como máximo, esto es mucho muy importante porque me ha
tocado ver que a un solo amplificador les conectan hasta 6 bocinas y a la
hora de estarlo operando siempre está el pobre amplificador saturado de
potencia y trabajando en formas extremas y en consecuencia se dañan
las bocinas o el amplificador. (Fede) Otras veces a un solo par de
bocinas le ponen un amplificador con demasiada potencia y truenan las
bocinas. Por eso, para nosotros lo mejor es que la bocina sea auto
amplificada, así no hay riesgo de que se truene, y cada bocina es en si
misma un pequeño equipo de sonido portátil. (Carlos) Recomendamos
bocinas auto amplificadas para tener la calidad que se desea, y porque si
el lugar es pequeño solo ocupamos un par de bocinas, pero si el lugar es
grande usamos 6 o hasta 8 bocinas conectadas en cadena (ya vienen
preparadas para eso). Cada una se puede regular en el volumen
requerido y pueden estas juntas o separadas y distribuidas a lo largo o
ancho del lugar y si es necesario de cubrir lugares mucho mayores se
pueden conectar la cantidad necesaria de bocinas sin estar preocupado
de que la amplificación de la misma sea la adecuada, ya que la bocina
viene con su amplificación exacta. Recuerda que las bocinas siempre
estén en alto colocadas en stands para bocinas y dirigidas en forma
estratégica para que pueda cubrir lo más posible de área.
4. (Carlos) Monitores de piso para el coro (indispensable): estos deben
de ser los suficientes para que cada miembro pueda escuchar de igual
volumen que los demás integrantes. En algunas ocasiones me han
comentado…”oye, tienen más monitores que bocinas para la gente”.. y en
algunas presentaciones de Jésed así sucede, ya que pongo 4 bocinas
para la gente y 5 monitores para el ministerio, y eso aparentemente no
tiene coherencia, pero el motivo por el que pongo muchos monitores es
para que cada miembro del ministerio se escuche y sepa lo que está
pasando, porque te puede suceder que uno escuche perfectamente o
inclusive muy fuerte y el otro no escuche casi nada y, en consecuencia,
se desafine o se pierda en el ritmo. No tienes que gastar un dineral en
monitores, puedes comprar poco a poco para que el gasto inicial no sea
tan fuerte, inclusive no se necesitan monitores enormes, con monitores
que tengas bocinas de 12” es más que suficiente….. recuerda, si el
ministerio se escucha bien, cantará mejor y más relajado, y en
consecuencia, más espiritualmente, no tendrá preocupaciones de que no
se escuche, será un verdadero respiro y descanso para el ministerio.
(Fede) Los grupos con mucho dinero pueden comprar monitores “de
chicharo” es decir, inalámbricos que van al oído. Yo intenté hacer unos
“monitores inalámbricos” comprando pequeños radios portátiles y un
pequeño emisor de radio, pero la calidad no resultó buena.

5. (Carlos) Micrófonos suficientes: Uno para cada voz participante


preferentemente. En esta área siempre les recomiendo que hagan todo lo
posible por comprar micrófonos de buena calidad, ya que de eso depende
de un buen proceso de señal en cada voz, y un tip que te puedo sugerir
es que cuando los compres veas si tiene switch para apara y encender el
micrófono, comúnmente los micrófonos que tienen el switch son los más
económicos, los que no tienen switch son los mejores, y no me pregunten
porqué pero así es, trata de elegir los últimos, otro dato que te puede
servir es que los pruebes y los talles con la mano, los buenos micrófonos
tienen su cápsula más aislada contra el ruido de la mano, los de mala
calidad se escucha muy fuerte el ruido que puede hacer con la mano.
(Fede) Los micrófonos tipo SM 58 de Shure son de buena calidad, pero
hay muchas otras marcas en ese nivel de calidad y precio. Lo importante
es no comprar micrófonos “marca patito”, porque a los 3 o 4 meses vas a
tener que comprar otra vez. Lo barato sale caro. (Carlos) ¿Por qué es tan
importante la selección de micrófonos? Porque dependiendo de la calidad
del micrófono es cómo se va a escuchar afuera y en monitores: un
micrófono de baja calidad provocará que tu voz se escuche opaca, sin
potencia y sin vida, a diferencia de un micrófono de buena calidad, logrará
que tu voz se escuche con brillo, con cuerpo, con claridad y con potencia.
Otra causa es el feedback, el famoso vicio, que consiste en la
retroalimentación del audio que provoca los zumbidos o pillidos en el
sonido de manera por demás desagradable, un micrófono de baja calidad
provocará muchos problemas de estos sin lograr obtener un buen sonido
en las voces, en cambio, un micrófono de buena calidad logrará tener un
muy buen sonido en la voz antes de que se llegue el micrófono a viciar.

6. Pastillas de las guitarras (Carlos) Les aconsejo que las guitarras


preferentemente cuenten con entrada de línea para poderla conectar a la
mezcladora, ya que esto es de gran ayuda a la sonorización de la
guitarra; por lo regular las guitarras son microfoneadas y la mayoría de las
veces o se escucha mal o no se escucha nada (si no se cuenta con una
pastilla es recomendable conseguir una pastilla de las que se pueden
instalar a las guitarras y con la que se pueda lograr esto, ya que será de
gran ayuda para el coro).

7. Micros para batería o Batería eléctrica: Si el coro o grupo requiere de


batería, esta debe de tener un tratamiento especial para ahogar el sonido,
ya que este instrumento por lo general llega a causar muchísimos
problemas, como el que no se entienda lo que el coro está cantando, o el
que el coro no puede escucharse por medio de los monitores por causa
del volumen del instrumento. Lo que les puedo recomendar es utilizar
baterías eléctricas; actualmente hay gran variedad de precios y marcas,
por lo que será de gran ayuda, además de que contarán con la
particularidad de que la batería eléctrica se puede convertir en un set muy
completo de percusiones. (Fede) Una de nuestras mejores compras fue la
batería eléctrica. Al principio Wicho (nuestro baterista) se rehusaba a
tocar con “Robodrum” como le decía por ser un “robot – tambor”, pero al
final se acostumbró a tocarla. Tiene grandes ventajas, excepto para el
baterista: No pesa, se instala y desinstala en un santiamén, suena bien a
la primera, no hay que ecualizar los micrófonos de los tambores, no
requiere micrófonos para los tambores, le puedes regular el volumen
jejeje… y no ocupa tanto espacio. El único que se queja es el baterista,
que siempre preferiría la “batería real”, pero le puedes decir: ¿A poco
vamos a cargar un piano real para el tecladista?? Obviamente, en los
eventos más chipocludos hay que conseguir la batería real con su set de
micrófonos y dedicarle su tiempo (1 hora) a microfonearla y ecualizarla.

8. Amplificador del Bajo: (Carlos) Si tienen también un bajo eléctrico es


altamente recomendable que el bajista cuente con su propio amplificador,
ya que…¿de qué manera se podrá escuchar? ¿por los monitores? Por
monitores es muy inconveniente, ya que, además de utilizar la mayor
parte de los recursos de los monitores, será un poco o muy molesto para
los demás que necesitan escucharse así mismo el escuchar el bajo, en
cambio, si el bajista tiene su amplificador (no tiene que ser grande) y lo
pone en un tripié de tijera o una mesa alta, pues escuchará perfectamente
lo que está tocando y no aturdirá a los demás, este debe ser portátil y de
la capacidad de potencia acorde a sus necesidades, por otro lado le es
muy conveniente al bajista para sus ensayos con el coro o sus ensayos
personales. Cuando llegué con Jésed y empecé a sonorizarlos ellos
contaban con amplificador enorme, con una bocina de 15” y de 150 watts
de potencia, inclusive traía rueditas, era un Peavey Combo 115, ya se
han de imaginar el uso que se le daba…. Nunca lo llevaban a las
presentaciones! Entonces tomé la decisión junto con Fede de venderlo y
con lo que lo vendimos más una cantidad extra se compró un amplificador
Gallien Krueger MB 150E-III/112, que es de la misma potencia que el
anterior amplificador, “pero” muchísimo más pequeño, con salida para
bocinas grandes de gabinete, con chorus, ecualizador excelente, para
bajos pasivos o activos, con salida a la mezcladora en plug o en canon,
en estéreo o en salida monoaural, y muchas cosas mas. (¿ven lo que les
digo?)

9. (Fede) “Lo demás”: Lo demás es muy importante, y no debes de olvidar


incluirlo en el presupuesto!!!
a. Pedestales: Compra uno para cada micrófono.
b. Stands: para los cantorales
c. Pinzas de repuesto para los pedestales: Como suelen romperse
las piezas donde se sostiene el micrófono, compra 2 o 3 de
repuesto.
d. Cables: Compra los que sean de uso rudo, de varias longitudes,
compra un cable tipo canon para cada micrófono, cables para las
bocinas, cables para los monitores, etc.… Márcalos, ponles cuanto
miden, y numéralos.
e. Snake (muchos cables juntos): Es un lujo, también lo puedes
fabricar uniendo los cables con cinta de aislar o con tiras de velkro.
f. Cables eléctricos: Compra de los colores naranja de uso rudo, y
una rueda o algo para enrollarlos fácilmente.
g. Audífonos para el ingeniero de audio.
h. Cajas: Para que el equipo se conserve bien, necesitas comprar
cajas rígidas, especialmente para

i. La mezcladora.

ii. Los micrófonos

iii. Los pedestales y stands


iv. Los cables eléctricos

v. Los cables de sonido

vi. El teclado, el bajo, las guitarras, etc.…

Recuerda bien: Si no compras cajas rígidas, tu inversión se pierde,


porque el equipo se maltrata en el traslado, se golpea, se pierde, de modo
que compra cajas de buena calidad aunque cuesten, especialmente la
caja de la mezcladora.

10. (Carlos): Otros Consejos:


a. Cuídense de las imitaciones: Hace 15 años la cantidad de marcas
y modelos en los equipos de sonido era muy poca, relativamente
había solo 5 marcas buenas, ahora en la actualidad hay
muchísimas marcas en el mercado, en las que abundan las malas
y las peores, marcas inclusive piratas, que se ponen nombres muy
parecidos a los reconocidos o inclusive equipos que dicen ser
originales pero no lo son. En este aspecto les recomiendo muy
enfáticamente que no se dejen llevar por este tipo de productos,
que lo único que lograrán es gastar sus ahorros y esfuerzos por
juntarlo en un equipo que solo les dará frustración y dolor de
cabeza. Hay un dicho muy cierto…. “lo barato sale caro” y
créanme, cuando se los reitero yo es porque lo he visto cientos de
veces: gente que tiene equipos que han comprado con la idea que
se ahorraron una cantidad significativa y creen tener un equipo
muy bueno cuando la triste verdad es que no lo es, el equipo se
avería en pocos meses.

b. No compres lo que no necesitas: Esto se los digo con la


experiencia que me dio trabajar en una importante tienda de
música en Monterrey durante varios años donde me llegaban
clientes con la historia de la tienda que les vendió algo que no
servía o inclusive que no necesitaban.

c. Busca asesorarte con un buen ingeniero: Asesórense con gente


capacitada para conocer sus necesidades primordiales y luego sus
necesidades secundarias.
d. No necesitas comprar todo de golpe: necesitan saber cuánto es el
presupuesto con el que cuentan para saber en qué forma
administrar ese presupuesto y así ver lo que se puede comprar e
inclusive ver lo que puede esperar y comprar “en fases” pero
siempre teniendo en cuenta el resultado final al que quieres llegar.

III. Cuidado y conservación

(Carlos) Ya que has comprado el equipo de sonido, es muy importante


conservarlo para que te dure muchos años. Aquí te daremos algunos consejos
para que el equipo se cuide y conserve debidamente, porque NO SE CUIDA
SOLO!!!

Los principales orígenes de la pérdida de valor del equipo son: (1) El desgaste
natural, (2) la mala operación, (3) el mal manejo, (4) polvo, humedad y suciedad,
(5) derrame de líquidos y otros accidentes, (6) el robo y (7) las pérdidas por
descuido.

1. Desgaste Natural: Hay que aceptar que ciertos equipos (por ejemplo los
cables) se deterioran con el uso normal mas rápido que otros equipos. La
solución para el desgaste natural es la renovación y a veces
mantenimiento correctivo. A veces es mejor y mas barato comprar un
equipo nuevo que tratar de reparar uno viejo, (por ejemplo las bujías de
los coches) de modo que aquí ponemos una tabla de duración
“razonable” para cada cosa:

a. Mezcladora, ecualizador, etc.… De 7 a 15 años


b. Bocinas, amplificadores y monitores De 5 a 10 años
c. Micrófonos De 5 a 10 años
d. Cables de instrumentos, de micrófonos De 2 a 5 años
e. Cables de corriente y multicontactos De 2 a 5 años
f. Pedestales de micrófono y de bocinas De 2 a 5 años
g. Estuches para equipo De 4 a 15 años *
h. Parches para batería acústica De 6 meses a 1 año *

* La duración depende mucho del manejo y mantenimiento del mismo.

Estuches para el equipo: Es de especial importancia que busquen en todo


momento la posibilidad de adquirir estuches para el equipo en general, ya que
esto incrementa en forma considerable la vida del equipo, como ejemplo, si
compran un estuche para teclado grande y consiguen adquirir los pedestales de
micrófonos de tripies pues podrán usar el estuche para guardar los pedestales y
transportarlos en forma práctica y agregan el hecho de que en todo momento irá
protegido, lo mismo para la mezcladora, guitarras, etc.

2. La mala operación/conexión: ¿No les ha pasado, o no les ha tocado ver


a alguien que compra un celular nuevo y lo primero que hacen es
empezarle a picar todos los botones en vez de sentarse primero a leer el
manual de usuario? Por favor, no caigan en este error tan común, cuando
adquieran el equipo de sonido pidan a su vendedor que les explique la
forma de operación básica de lo que están comprando, y cuando compren
el equipo les recomiendo altamente que “lean y guarden los instructivos”
de verdad es básico eso, ya que, aunque no lo crean, los manuales
pueden ser los mejores maestros para enseñarnos, y de esa manera
aprovechar al máximo el equipo adquirido.

Hay varios consejos que les quisiera dar al respecto:


Cuando instalen el equipo de sonido revisen la conexión eléctrica
donde van a conectar el sonido, esta conexión debe de tener el voltaje
necesario y el amperaje suficiente para el equipo…… y algunos
dirán…¿Qué dijo? Bien, el voltaje que comúnmente debe de tener
cualquier equipo de sonido es de 110 a 125 volts y el amperaje que
requiere un equipo relativamente compacto es de 20 amperes y es
suficiente, (el amperaje se muestra en las pastillas de corriente, hay
desde 5 hasta 30 amperes en promedio). También es muy recomendable
distribuir la corriente con extensiones de buena calidad, recuerden que
toda la inversión está conectada a ese cable, no escatimen en comprar
extensiones de uso rudo, es decir, como las extensiones naranjas son
excelentes para este trabajo y también deben de utilizar multi contactos
para tener una distribución de corriente correcta y a la vez proteger el
equipo de algún corto o alto voltaje.
Otro consejo útil es no exigirle al equipo de sonido más volumen
del que puede proporcionar, ya que al sobrecalentar el equipo, provocará
que las bobinas de las bocinas se empiecen a calentar de tal manera que
se empiecen a tostar o inclusive a reventar, de igual manera el
amplificador podrá entrar fácilmente en corto interno por la sobre
saturación de potencia provocada por el exceso volumen demandado.
Cuando el equipo esté encendido y quieran desconectar ya sea un
micrófono o un instrumento verifiquen que el volumen de lo que van a
desconectar esté bajado tanto en las bocinas como en los monitores, ya
que al desconectarlos pueden dañar las bocinas o el amplificador.
En algunas ocasiones puede presentarse un zumbido de tierra en
las bocinas, esto puede ser provocado por una mala conexión del audio, e
inclusive puede provocar que el equipo les de toques, para esto es
recomendable buscar la manera de aterrizar la tierra, esto es a veces muy
fácil, simplemente vean en los equipos que cuentan con polaridad de
tierra y los cambien de polaridad (GND-LIFT), otra forma es ver la manera
en cómo está conectado los aparatos, y a veces la solución es cambiarlos
de posición el enchufe.

3. Mal manejo: El manejo, transportación, carga y descarga del equipo es


fundamental para la buena funcionalidad y durabilidad del equipo, por ello
es importante que cuando transporten el equipo busquen la manera de
que no se golpee entre ellos, traten de que no esté brincando de un lado
a otro cada vez que dan una vuelta o frenan (se que les ha pasado).
Como ya les he mencionado, busquen en todo momento tener el
equipo en estuches o fundas, de esa manera estará mucho más protegido
contra los malos tratos y la transportación del mismo.
Al terminar la actividad que tengan, procuren no maltratar el
equipo, ya que lo que uno quiere es irse lo más pronto posible y eso
provoca que lastimemos en forma muy significativa el equipo, no lo
hagan.

4. Polvo, humedad y suciedad: Cuando almacenen el equipo procuren


ponerlo en un lugar donde no esté expuesto a la intemperie, en un lugar
húmedo o con mucho polvo, procuren estibarlo de tal manera que no
corra el riesgo de caerse o que se lastimen botones, etc. Así mismo
procuren limpiarlo regularmente, una brocha para pintar, una franela, un
bote de aire comprimido son excelentes herramientas para limpiarlo,
nunca usen solventes para la limpieza, ni aceite para muebles “ni
shampoo”………. Es broma, solo quiero ver si siguen leyendo con la
misma atención que al principio.

5. Derrame de líquidos y otros accidentes: Muy comúnmente usamos


bocinas, mezcladora, amplificadores o estuches como mesas para poner
nuestras aguas, refrescos, cafés, etc.… no lo hagan! Si cae líquido dentro
de un equipo que está generando señal o potencia es muy seguro que lo
descompongan….tomen sus precauciones por favor.
Cuando esté lloviendo en donde se estén presentando tengan
extremo cuidado! No se arriesguen si no es necesario, se los digo por
experiencia propia, he tenido varios incidentes en eventos en vivo pero
especialmente en una ocasión, donde estuve sonorizando un evento
masivo con más de 10,000 personas bajo la lluvia viendo la presentación
de un reconocido artista en la explanada de los Héroes en la Macroplaza
de Monterrey, la mezcladora se empapó literalmente y tuve que seguir
sonorizando con la mezcladora al revés para que se escurriera mientras
me estaba dando unos toques eléctricos horribles, pero como la gente no
se iba ni el artista paraba, pues yo tenía que seguir. (por cierto, la
mezcladora era la Mackie 32·8 Bus), en el caso de ustedes busquen la
manera de proteger todo el equipo del agua, recuerden que el agua es el
mejor conductor de la corriente y puede provocar cortos demasiado
rápidos.
Es también recomendable por otro lado el ver cómo se instala el
equipo, deben de buscar lugares seguros para la instalación; no pongan
bocinas en lugares donde la gente se pueda caer o tumbarlas o cables
sueltos donde vean que habrá flujo de gente, sean prevenidos y eviten
riesgos.

6. Robo: En éste punto deben de ser fríos y ser objetivos…no toda la gente
es honesta y puede darse el caso de que les quieran robar algo de su
equipo o inclusive se puede dar el caso de que si compartes, por eso
deben de tener un esquema de protección:
Marquen su equipo con cintas, bordados, plumones indelebles, de
esa manera podrán identificar el equipo fácilmente de otros ajenos.
Al desinstalar el equipo recojan inmediatamente los micrófonos, ya
que estos son los más vulnerables, sigan con los instrumentos,
pedestales, atriles, cables, etc.
7. Pérdidas por descuido: Al recoger el equipo revisen minuciosamente
que no se les quede nada olvidado, ya que es muy común que se nos
pueda quedar algo sin que nos demos cuenta, hagan un recuento del
equipo general y vean si no les falta nada; recuerden que cada cosa que
se nos pierda merma los bolsillos de ustedes.

IV. Mantenimiento preventivo y correctivo

1. Mantenimiento preventivo: Limpieza

La limpieza en el equipo es esencial para la buena operación, durabilidad y


buena calidad en tu equipo de sonido; me imagino que en algunas ocasiones
les ha sucedido que en algunos equipos le suben o bajan al volumen y se
escucha el tronido o ruido, esos problemas se van originando por la falta de
limpieza.

Ahora bien, en qué consiste esto, pues simplemente en no dejar que el


equipo se empiece a empolvar, en cuando el equipo esté expuesto a lugares
donde se ensucia, por ejemplo, la mezcladora es la que comúnmente se nota
más el polvo y el acumulamiento de mugre de cada vez que la usamos…. ¿lo
han visto? Los ventiladores de los amplificadores llenos de una capa
abundante de polvo, las bocinas con las telas que de ser negras se
convierten en color grises, cables que eran negros y ahora son grises, etc.
Para este tipo de limpieza preventivo les recomiendo que programen la
limpieza del equipo en forma dedicada y completa, es decir, si vas a limpiar
la mezcladora pues organízate con recipientes suficientes y quítale todos los
botones, limpia cada botón y

2. Mantenimiento correctivo: Reparación

Cuando el equipo falla y no hay manera de que uno lo pueda reparar es muy
importante que busquen a gente calificada que tenga experiencia en el
equipo que les están llevando, algo que les puede ser muy útil es el Internet,
por ejemplo, si tienen problemas con una bocina JBL, puedes entrar a la
página http://www.jblpro.com/pages/contacts/intdist1.htm y ahí buscar los
lugares con servicio autorizado… recuerda de nuevo… “lo barato sale caro”
(esta palabrita la van a soñar), ahora bien, si conoces algún lugar de
confianza donde te lo puedan reparar te quiero dar varios consejos:

1. Pide que te den una orden de servicio (aunque no cuenten con ellas)
donde se anote la marca del aparto, el modelo, el número de serie (en
caso de tenerlo) y la falla por la cual lo estás dejando.
2. Pide que te pongan el nombre y la firma de la persona a la que le
entregas el equipo y pide hacerle una revisión visual de los detalles que
pueda tener el equipo, como raspones, falta de botones, etc, ya que en
muchos lugares son maltratados los equipos inconscientemente.
3. Al entregarte el equipo exige que sea probado delante de ti, no te lo lleves
sin probarlo.
4. Exige garantía por el servicio y que te especifiquen la duración y qué es lo
que ampara la garantía, esta debe de llevar el sello del lugar o cuando
menos la firma de la persona que lo reparó.
V. Para terminar

La única intención de este curso es lograr guiarles para poder llevar el


sonido del Señor en forma profesional, en forma entregada y dedicada.

Si te surgen dudas o tienes algún tema del que tengas la necesidad de


que sea discutido en ésta área de “Curso para músicos” háganmelo saber a mi
correo electrónico y con gusto lo tomaré en cuenta y lo evaluaré para contestarlo
en forma de tema o en forma personal.

Dios te bendiga.

Ing. Carlos Borrego Gzz.


www.CarlosBorrego.com.mx

Responsable de la sonorización en vivo de Jésed Ministerio de Música y


Responsable del estudio de grabación de Corazón de Arpa Producciones.

!
"
#
4.- Composición Avanzada
I. Repaso

En el nivel básico vimos la charla de fundamentos de composición, que conviene


repasar ahora, como frases a recordar rápidamente:

• ¿Porque componemos cantos nuevos? Salmo 98, 1 dice: Cantad a


Yahveh un canto nuevo, porque ha hecho maravillas; El canto nuevo
tiene un sentido de espontaneidad y de frescura que toca nuestro corazón
de manera especial.
o Salmo 96, 1 -4:

“Cantad a Yahveh un canto nuevo,


cantad a Yahveh, toda la tierra,
cantad a Yahveh, su nombre bendecid!…

¡Aclamad a Yahveh, toda la tierra,


estallad, gritad de gozo y salmodiad!

• Los cantos nuevos nos impulsan a esta exaltación, A GRITAR DE GOZO!

• Para que un canto nuevo cause en nuestro corazón el impulso de alabar


a Dios, debe tocarse con rectitud, destreza y en oración, Salmo 33, 1 a
3:

Gritad de júbilo, justos, por Yahveh!,


de los rectos es propia la alabanza;
¡dad gracias a Yahveh con la cítara,
salmodiad para él al arpa de diez cuerdas;
cantadle un cantar nuevo,
tocad la mejor música en la aclamación!

• Un verdadero canto espiritual es fruto de un encuentro con Dios, fruto de


la oración y del deseo de expresarle a Dios nuestro amor: Salmo 144, 9:
“Oh Dios, quiero cantarte un canto nuevo, salmodiar para ti al arpa de
diez cuerdas”
• Así pues, el componer un canto nuevo no es un fin en si mismo, sino un
medio para acercarnos a Dios.
• El canto no surge como un ejercicio racional de composición, sino fruto de
nuestros momentos de oración y reflexión. El primer paso para la
composición de un canto nuevo es necesariamente la oración y la
intimidad con Dios.

• Salmo 40, 4 “Puso en mi boca un canto nuevo, una alabanza a nuestro


Dios; muchos verán y temerán, y en Yahveh tendrán confianza”.

• Este “primer paso” (oración e intimidad con Dios) debe acompañarse


del estudio de técnica musical, formación doctrinal y conocimiento de las
fuentes de composición.

• Tenemos 3 fuentes de composición principales:


1. Los Salmos e himnos de la Biblia,
2. Los himnos y poemas de la liturgia, de la tradición de la Iglesia y de
los escritos santos, y
3. Las palabras que nacen de nuestra propia inspiración personal.

• Entre mas conozcamos y escudriñemos las escrituras, los salmos, los


libros litúrgicos y los escritos y poemas de los santos, mas nos
impregnamos del espíritu de oración y gratitud de la Iglesia, y
enriquecemos nuestras fuentes, lo cual hace más hermosa nuestra
composición.

• Debemos privilegiar las fuentes probadas (las 1 y 2 de arriba) y si


hacemos un canto de nuestra propia inspiración, debemos someter el
texto a una revisión cuidadosa, haciendo ajustes de ser necesario.

• Leer y orar con la Biblia, la liturgia de las horas y leer los escritos de los
santos, para enriquecer nuestra visión de lo que vamos a componer.

• Usemos la Palabra de Dios, que tiene poder, y “es como espada de dos
filos”; este poder espiritual toca y mueve los corazones.

• Tanto en una composición sistemática y metódica como también en el


canto inspirado, el Señor inspira la música dentro del marco cultural de la
persona, y pone en la música el lenguaje cultural de la comunidad que
usará el canto para acercarse a Dios.

• Es normal que nuestras composiciones tengan el sello y el sabor de


nuestro ambiente cultural, es decir, que estén inculturadas.

• En la medida en que conocemos más variedad de música, más fuentes


musicales de composición tendremos a nuestro alcance.

II. Importancia de componer con excelencia y amor a Dios

Pasemos ahora a la materia de esta charla, que se llama de “Composición


Avanzada” porque se orienta a que mejoremos nuestras composiciones para
Gloria de Dios.

La importancia de componer con excelencia y amor a Dios se origina de la


visión espiritual de nuestro ministerio: Vamos a cantarle eternamente a Dios,
y por ello hay que buscar hacerlo cada vez mejor.

Anécdota: Creo que ya les conté la anécdota de una noche de velada en mi


casa con mis amigos Mike Keating (sacerdote) y Nora Nelly (compositora).
Si ya la conté antes, perdónenme que sea repetitivo. Nos quedamos hasta
las 3 de la mañana leyendo poemas de Pablo Neruda y Shakespeare,
muchas de las cuales exaltaban la poesía como un medio para poder
describir la belleza de una mujer, o de las cosas…

Nos fuimos a dormir y yo soñé que seguíamos con el canto y la poesía (vaya
bohemio!) y recuerdo que en mi sueño yo cantaba una canción…

Al despertar la tenía íntegramente en la memoria, música y letra, y estoy


convencido que “me la dictaron desde el cielo”…

Dice así:

Quien le cantó a la hermosura mas grande que haya en el mundo


Le cantó a fealdad impura, ante tu hermosura, Oh Dios.

Y mas adelante dice:


Se arriesga el cantor poeta, en su pregonar tan bello
A superar aun a aquello a lo que quiso cantar,

Pero yo nunca haré tal proeza, por mas que adquiera destreza,
Pues le canto al Dios eterno, que nunca terminará.

¿Acaso puede haber voces, palabras, notas o frases


Que contengan tu grandeza, tu amor, ternura o belleza, oh Señor?

Cantaré, Cantaré, y no acabará mi canto


Será eterno ante el Dios Santo,
Mas hermoso cada vez

El poeta callará de cantarle a lo terreno


Pero al mismo Dios del cielo,
yo de eterno cantaré.

Eso es lo que debe impulsarnos a cantar y componer cada vez mejor para
Dios, porque nuestro canto debe ser más y más hermoso cada vez, y por
más hermoso que llegue a ser, nunca podrá asemejarse a la hermosura de
Dios.

Debemos pues corregir nuestros vicios de composición, elevar el nivel de


calidad de nuestras composiciones, aspirar a la excelencia, no por la
excelencia misma o por un afán de perfección, sino porque nuestro canto es
ofrenda a Dios, y a Dios se le ofrecen “los mejores frutos de nuestras
cosechas”, las primicias de nuestra creatividad, lo mas valioso que tenemos.

III. Vicios que debemos evitar en nuestra composición

Algunos vicios de composición que debemos evitar ya los hemos


considerado antes, en la charla del nivel intermedio “Elementos y fuentes de
composición”. Allí mencionamos la rima, la cadencia, respetar el tiempo, no
hacer cambios de sujeto, y también evitar errores teológicos o dogmáticos en
las letras.

Veamos otros vicios que debemos evitar:


Perder la consistencia de tema: El contenido y finalidad del canto debe ser
definido y dirigido, sin divagar o saltar de tema. Como ejemplo de esto
imagínense una letra que dijera así:

Vocacióóóóón, Cantoooo, Aleluyaaaa.


Me levanto de mañana y te alabo y salto
Pero Camino triste por el mundo Y me pregunto,
¿Por qué los niños de las calles no tienen hogar?

Sale el sol de entre las nubes lejanas…


Y tú Jesús nos escogiste como pueblo,
Y tú María nos das esta vocación de vida,
Y hoy que celebramos esta misa
Te pedimos por los que no tienen fe.

Hay tantos saltos de tema como líneas en la canción lo que es un error


exagerado, deliberado y evidente. En algunas canciones este error no es tan
evidente, pero hay que estar vigilantes de tener CONSISTENCIA TEMATICA.

Lugares comunes: El hacer cantos con “lugares comunes” significa recurrir


a unas cuantas frases muy trilladas o repetitivas en la letra: “las aves cantan,
el sol se pone, la luz alumbra, la luna sale, el río corre etcétera. Imagínense
una letra que dice así:

Que bonito día, hermoso día!


Los pajaritos cantan, y sale el sol,
Y yo te amo, te amo tanto,
Soy tan feliz, feliz, feliz….

Me recuerda esos boleros románticos, que son siempre en el mismo círculo


de acordes, y que tienen letras bastante trilladas:

Iremos por el campo, tú y yo


Iremos bajo el cielo de verano,
Iremos tomados de la mano,
Iremos abrazados con loco amor

En fin, este es un vicio que debemos evitar a toda costa, buscando


enriquecer nuestras letras con las fuentes de composición y siendo creativos
con la inteligencia que nos ha dado el Señor.
Canciones incantables A algunos coros les gusta componer cantos que
solo ellos pueden cantar, como si esto fuera algo muy loable. Yo creo que
componer canciones de letra o música incantable no es conveniente, porque
deja fuera la posibilidad de que nuestras parroquias y comunidades los
puedan cantar.

Excesivas sílabas silbantes Debemos evitar letras que parezcan


trabalenguas o que suenen raro: “tres tristes tigres tragaban trigo en un trigal”

Errores de acentuación: Debemos componer acomodando la letra del


canto de modo que el acento ortográfico coincida con el acento fonético y
tonal de la melodía.

Hay cantos que por la melodía pueden sonar así:

Sééééñor, ten pieeeedad

Cristo, Cristoooo

Ten pieeedad

Esto también le resta belleza al canto.

Pobreza de acordes musicales: Antes mencioné el ejemplo de los boleros,


porque por muchos años se compusieron cientos y cientos de canciones,
todas ellas basadas en un círculo de acordes que se repiten una y otra vez:

Sol, Mim, Lam, Re, Sol, Mim, Lam Re….

Yo sostengo que con ese círculo se puede hacer canción de cualquier letra,
por mas absurda que sea, y para demostrarlo compuse una canción que se
llama: “Círculo de Sol”, que dice así: (con música de bolero)

Sol Mim Lam


Eeeste es….
Re Sol Mim Lam
El círculo de Soooooool
Re Sol Mim Lam
Y con él se puede hacer cualquier canción
Re Sol Mim Lam Re Sol
Con el círculo de Sol
Círculo, Círculo, es el círculo de Sol…

Luego, con el círculo de Sol, puedes tomar el periódico del día de hoy y leer
la nota del día, cantándola en tono de bolero… No falla! Te apuesto que
puedes “cantar” la nota del día y se acomoda perfectamente, si sabes usar….

Sol Mim Lam Re Sol


el circulo, el circulo, el círculo de Sol…

No tengo nada personal contra el círculo, y hay cantos muy hermosos


compuestos con él pero el problema es si TODO lo que compones lo haces
solo con los mismos acordes! Existen otras combinaciones de acordes que
si se usan de manera repetitiva o solo se compone en ellas todas tus
canciones terminan sonando demasiado parecidas.

A eso es a lo que llamo el vicio de la “pobreza de acordes”, y se cura


ensayando combinaciones de acordes mas creativas, metiendo mas
variedades tonales, etcétera.

Copia exagerada de estilos musicales Otro vicio que hay que evitar al
componer es copiar los estilos musicales sin aportar nada nuevo en nuestras
composiciones. Parte de este vicio es el de recurrir excesivamente a la
“contra factura” (cambiar la letra a una canción que ya existe) y otra parte de
este vicio es sonar siempre como tal o cual grupo secular (o cristiano).

Toda imitación es buena cuando el modelo imitado es bueno, y la imitación


“muy fiel” es muy natural al inicio de nuestro proceso de aprendizaje. Yo creo
que todos admiramos e imitamos en mayor o menor grado a los grupos o
personas que admiramos, tanto músicos como líderes. Sin duda a quien hay
que IMITAR FIELMENTE EN TODO es a Cristo, hasta llegar a ser “otros
Cristos”.

Pero en la música, cuando pasan los años y la imitación persiste de manera


exageradamente apegada al modelo, se trata mas bien de un vicio de
COPIA, lo que debe superarse, con la creatividad propia, pidiendo a Dios que
por su gracia nos haga florecer con un estilo propio.

IV. Lo que debemos promover en nuestras composiciones: El sello de


Dios
Si le preguntas a un catador como distingue el vino bueno del malo, te dirá
algunas características que él busca en el vino: Aroma, Sabor, persistencia,
cuerpo, etcétera.

Si le preguntamos al Señor como distingue El un canto bueno de uno malo,


nos dirá algunas características que El infunde en el canto:

· Unción: Es la gracia de Dios que impregna algunos cantos, que


cuando los comienzas a cantar te impulsan a la oración. Para mí es la
gracia de Dios presente en el canto, que se origina porque el Espíritu
Santo lo impregna con su poder espiritual, y el canto toca los
corazones. Es un don, y se cultiva orando y cantando, orando y
cantando…

· Integridad: Es la virtud de un canto de transmitir fielmente una


intención o finalidad. Es decir, que cumpla con su propósito: Si lees el
Salmo 51 ves que tiene una finalidad: Pedir perdón a Dios con
corazón contrito. Y el salmo tiene una gran integridad: Cumple su
propósito al llevarnos a esa disposición de corazón. No hay en el
salmo nada que distraiga de esa finalidad.

· Dignidad: Los cantos para Dios, por mas alegres y festivos que
sean, mantienen siempre una dignidad delante de Dios, y quien los
canta puede gozarse, saltar, danzar, pero no hay en el canto nada de
burla, ni choteo, ni excesiva familiaridad con el Señor o falta de
respeto.

· Devoción: Los buenos cantos están impregnados de devoción e


impulsan a la devoción como con una fuerza interior secreta. Hay
cantos que con solo escucharlos te hacen llorar, porque expresan lo
que experimenta el alma que se acerca devotamente a Dios.

· Belleza: La belleza es un atributo misterioso que hay en las cosas


creadas por Dios. Se compone de armonía, dulzura y cohesión, pero
es indescriptible y no consiste solo de estética, sino también de ese
don secreto que Dios da en la creatividad artística. Dios nos ha dado
el don de participar de su ser creador siendo “creativos”, pero en la
belleza de un canto también está reflejada la grandeza de Dios que
nos lo ha inspirado.

V. Prácticas de composición
Quizá ya les he contado que en nuestros ensayos de Jésed dejábamos de
tarea a todos los miembros del ministerio de música el componer un canto
cada mes, y el canto lo teníamos que presentar y cantar a los hermanos,
llevando la letra escrita y todos aplaudíamos al final de cada canto y
dábamos comentarios.

También es una magnífica práctica aprender a componer en equipo con los


otros hermanos, y luego presentar los cantos compuestos en un “plenario”.

En la medida en que ponemos este tipo de tareas y prácticas, se perfecciona


el don de composición en los hermanos y surgen los hermanos a quienes
Dios ha dado un talento especial. Al componer y recibir retroalimentación en
un ambiente de hermanos y de comunidad, (véase la charla de “El Músico en
la Comunidad Cristiana”) nos protegemos y ayudamos unos a otros, porque
la crítica siempre es amorosa y respetuosa. Debemos fomentar hacer esto
en nuestros grupos y ministerios.

Otra cosa que yo he hecho con mucho éxito es escribir letras para cantos en
base a una línea temática (por ejemplo los escritos de un santo en particular)
y luego enviar a los miembros del ministerio de música las letras por e-mail,
para que los hermanos adapten la letra y compongan la música.

Otra práctica muy recomendable es hacer el himno de nuestra parroquia, el


himno del grupo o el canto de tal o cual fiesta, sin que la composición sea en
un ambiente de competencia.

Cuando ha habido festivales o concursos yo he notado que la sana


competencia es buena, pero cuidando que nadie se aferre a ganar el
concurso como un fin en sí mismo. Recuerdo con pena un caso de un
concurso de canción vocacional donde uno de los coros presentó una
canción como propia pero yo la había oído antes en inglés y tuvimos que
descalificar al grupo (en esa ocasión yo era uno de los jueces del concurso y
me tocó la penosa tarea de informarlo a los otros jueces). Esto resulta un
contrasentido, en cuanto a que el afán por ganar un concurso llevó al
supuesto “compositor” al extremo de faltar a su integridad y mentir diciendo
que el canto era de él.

Creo que los concursos son buenos pero que hay cosas mucho mejores para
promover la composición de buenos cantos. No creo que el rey David haya
jamás convocado a un concurso de salmistas para componer los 150 salmos
de la Biblia, ni que hubiera competencias entre los cantores y salmistas para
ver quien era el que hacía los mejores salmos. Dado que eran inspirados por
Dios, el salmista dócil era el que sabía escuchar al Señor y cantar lo que
Dios le impulsaba, como dice el Salmo:

“Mi corazón rebosa de cantos y odas al Rey, mi lengua es la pluma de un


buen escritor, y canta alabanzas a Dios”

Si mi lengua es la pluma de un buen escritor es porque ese buen escritor es


el Señor mismo, no yo.

VI. Oración Final

Padre misericordioso, por tu inmenso amor nos diste el don de cantarte y


componer para ti “un canto nuevo”. Te pedimos que derrames sobre nosotros la
gracia de poder cantarte mejor cada día, para gloria de tu nombre y para
santificación de tu pueblo.

Te pedimos que suscites compositores llenos de Unción, que compongan cantos


impregnados de tu gracia, que sus cantos tengan la integridad de los Salmos
que diste a David y a los salmistas del Templo, la Dignidad de las obras de hijos
tuyos inspirados por ti, la devoción de corazones ardiendo de amor por ti y la
belleza que refleje un poco de tu Belleza eterna.

Amén

!
"
#
5. El liderazgo en el ministerio de música
Anteriormente vimos la charla sobre el liderazgo de la música en las Asambleas de
Oración, en donde nos enfocamos concretamente al tema de cómo dirigir la música en
un ambiente de asamblea de oración o de un retiro, un evento, etc…Esta charla “El
liderazgo en el Ministerio de Música” se enfoca al líder en su servicio hacia el ministerio
de música y en relación con otros lideres de la Comunidad Cristiana.

Visión Espiritual:

A veces el estar en liderazgo puede ser una posición difícil de llevar. No siempre es una
posición popular, y muchas veces se requiere de ti que logres el balance entre lo que es
bueno para la mayoría del Ministerio y lo que es bueno para la minoría, sin olvidar que
estas trabajando con personas cuyo valor y dignidad individuales siempre debe ser
respetado y honrado, a la vez que puede tratarse de personas con intereses metas e
ideales diversos y en algunos casos no coincidentes.

Es importante dirigir con los criterios del Señor, pues si Dios te ha puesto en esta
posición de liderazgo, has de hacer lo que él te pide conforme a él lo quiere. Veamos
como lo pide en su Palabra:

Romanos 12:4 - 8

“Pues, así como nuestro cuerpo, en su unidad, posee muchos miembros, y no


desempeñan todos los miembros la misma función, así también nosotros, siendo
muchos, no formamos más que un solo cuerpo en Cristo, siendo cada uno por su parte
los unos miembros de los otros.

Pero teniendo dones diferentes, según la gracia que nos ha sido dada, si es el don de
profecía, ejerzámoslo en la medida de nuestra fe; si es el ministerio, en el ministerio; la
enseñanza, enseñando; la exhortación, exhortando. El que da, con sencillez; el que
preside, con solicitud; el que ejerce la misericordia, con jovialidad.”

1 Cor 14:40

"Que todo se haga con decoro y orden".

En cuanto a las virtudes que debes cultivar como líder, leemos lo siguiente en la carta a
Timoteo, en donde Pablo le habla a la luz de la posición de liderazgo en la que había
sido establecido:
I Timoteo 4 , 12 ss

“Procura ser para los creyentes modelo en la palabra, en el comportamiento, en la


caridad, en la fe, en la pureza. Hasta que yo llegue, dedícate a la lectura, a la
exhortación, a la enseñanza. No descuides el carisma que hay en ti, que se te comunicó
por intervención profética mediante la imposición de las manos del colegio de
presbíteros. Ocúpate en estas cosas; vive entregado a ellas para que tu
aprovechamiento sea manifiesto a todos. Vela por ti mismo y por la enseñanza;
persevera en estas disposiciones, pues obrando así te salvarás a ti mismo y a los que te
escuchen.

Así pues, si diriges con humildad y rectitud, lo haces a la manera del Señor Jesús, que
siendo Dios y Cabeza de la Iglesia, dice “aprended de mí que soy manso y humilde de
corazón”.

Esta manera de ejercer el liderazgo es el extremo opuesto a la del dictador, que


gobierna con “mano de hierro” simplemente porque PUEDE.

Otro aspecto importante del liderazgo es que conviene que se realice de manera
“colegiada” y supervisada. Es decir, en vez de que cada uno vaya haciendo lo que en
su ministerio “se le pega la gana”, se coordina y se somete cada quien al interés de
todos los demás, y se integra con ellos de una manera armónica en la dirección y
ejecución de las diversas iniciativas de la Comunidad.

Como dicen, “muchos cocineros salan la sopa”, por eso como líderes debemos
entender cual es nuestro ámbito de liderazgo y no meternos a dirigir en el terreno de
otros líderes. En toda comunidad y ministerio siempre habrá personas con ideas
novedosas y creativas, pero estas ideas deben conducirse y ponerse a la consideración
del líder correspondiente.

Nosotros como líderes de la música debemos someter nuestras iniciativas, en la medida


en que afectan a otros ámbitos de la vida comunitaria, a la persona responsable
respectiva. Por ejemplo, si a mí se me ocurre hacer un festival de música para
adolescentes, debo presentarle mi propuesta al encargado del programa de
adolescentes, y no aventarme a hacer el festival a lo loco, porque a lo mejor la fecha
que yo escogí resulta que el programa de adolescentes ¡ya tiene programado un retiro!.

Siempre debemos trabajar organizados, acoger con especial interés las ideas de los
miembros del ministerio y aprender a coordinarnos para colaborar “a gusto”, disfrutando
el servicio que realizamos, teniendo un objetivo común, “una sola fe, un solo espíritu, un
mismo corazón” para la Gloria de Dios y la santificación y edificación de su pueblo, en
vez de tener un cúmulo de gente desorganizada trabajando cada quien por su lado y
totalmente al azar, haciendo cada uno lo que quiere.
Posiciones de Liderazgo

Existen diversas posiciones de liderazgo en el ministerio de la música para el Señor.


Algunos ejemplos son los siguientes:

• Director del Coro


• Líder del Equipo de Alabanza
• Lider del Ministerio de Música de Jóvenes
• Director del Coro de Niños
• Lider del Grupo Musical para Conciertos

Independientemente de la posición que tengas, debes asegurarte que el resto de los


miembros del equipo están en sintonía con la visión del grupo, con sus objetivos y su
finalidad. Recuerda que TODOS estamos llamados a participar de la Gloria de Dios a
través de la música.

Define los pasos para el éxito


Todos los que genuinamente nos sentimos llamados al ministerio de Música creemos
que ha sido el Señor quien nos ha llamado a servirle en este ministerio, para su gloria y
para la edificación de la Iglesia. No se trata pues de fama fortuna o simplemente el amor
a la música por sí misma lo que nos motiva, es una MISION y un APOSTOLADO el que
tenemos, es un MANDATO de Dios, y en estos términos es que debemos visualizar lo
que significa “tener éxito”, es decir, el éxito consiste en responder al Mandato y cumplir
la Misión que el Señor nos encomienda. No con los ojos de los hombres, sino con la
mirada de Dios.

Así pues, aunque para el mundo de la música el éxito se define en estándares de


difusión, fama y dinero, el éxito en servir a Dios se define como tocar la mejor música,
para la Gloria de Dios y para la santificación de su pueblo, alcanzando con la música a
todos aquellos que Dios quiere alcanzar. Puedes tener la “mejor música” pero si no es
para la gloria de Dios, no has tenido éxito. Puede ser que cantes para la Gloria de Dios,
pero si lo haces con música mediocre y mal tocada, no estás dando lo mejor de ti
mismo, no estas tocando “la mejor música”.

1. - El primer paso para dar los frutos que Dios quiere es tener raíces Hondas en él,
mediante la oración y la vida sacramental, no solo tuya como líder sino también de todo
el grupo.

2.- Después de ello, poner en el corazón de Dios tus sueños, y dejar que Dios ponga
sus sueños en tu corazón. Para esto te recomiendo programar un retiro con el grupo,
quizás una o dos veces por año.

3.- Una vez que estás “en sintonía” con el plan de Dios, necesitas formular un plan, con
metas específicas orientadas a los sueños que Dios ha puesto en tu corazón. Formula
las líneas generarles de este plan en el mismo retiro, escribiendo claramente las metas
y objetivos que sientes que Dios te llama concretamente a realizar. En los días
posteriores, con tiempo y tranquilamente, ve depurando y “aterrizando” lo mas posible
las acciones a realizar. Se lo mas específico posible en la formulación de las metas,
pero dejando siempre abierta la puerta a la guía de Dios, que puede llevarte por otro
camino y cambiar los planes.

4.- Ten en cuenta que también Dios puede conducirte en la forma concreta de llevar a
cabo un plan, pues él es un Dios de orden y de paz, y Dios, que te ha dado una misión,
es el principal interesado en que la cumplas. Así pues, elabora el plan de trabajo en un
ambiente de oración fecunda y actitud de escucha. Recuerda que Dios tiene un plan
perfecto, pero que tú y el grupo tienen que hacer su parte, no puedes simplemente
sentarte y pedirle a Dios que él lo haga todo! Tampoco vayas a creer que Dios te
mandará a la gente para que hagan LO QUE TE TOCA HACER A TI Y A TU GRUPO!
Mucha gente cree que “no debe planear”, y argumentan que si hacen planes pudieran
estar “interfiriendo con la libertad del Espíritu”, y dejando a un lado la obediencia a los
impulsos de la providencia, como si planear fuera algo contrario a seguir a Cristo en
obediencia “día a día”. Esto es falso: El mismo Cristo nos enseña a planear cuando
habla de sentarse a calcular antes de ponerse a construir una casa o una torre, no sea
que nos quedemos a medias por no haber calculado bien el costo.

Todos los líderes que sirven a Dios de manera eficaz se formulan planes, a corto,
mediano y largo plazo, y los ofrecen a Dios, primero como sueños, luego como
proyectos y finalmente como realidades.

¿Cuales son los pasos para construir un plan?

No es algo fácil que te vaya a tomar 15 minutos o menos. Puede tomar varios días o
semanas, y pocas veces tu primer borrador de plan será como quede el plan final. Ten
paciencia y sobre todo, camina en obediencia. Recuerda que Dios tiene el poder para
mostrarte las fallas de tus planes si tu se lo pides con fervor.

Los Pasos

• Oración. Todas las sesiones de planeación inícialas con un tiempo de oración y


pide a Dios que les muestre su voluntad como Ministerio de Música y los dirija
por sus caminos. Recuerda que Dios tiene un plan perfecto, y que desde antes
de que cada uno de los miembros del ministerio nacieran, él ya los conocía y les
tenía un camino en su voluntad. Él pone en nosotros “el querer y el obrar”, como
dice San Pablo, y con su Espíritu nos conduce por sus sendas. No olvides que
como Ministerio de Música, estamos presentando a Dios a la gente, así que
antes de iniciar el camino asegúrate de estar unido plenamente a él.
• Escribe con claridad a que sienten Ustedes que Dios los ha llamado
concretamente: A servirle íntimamente unidos a la parroquia a la que
pertenecen? A dar conciertos en muchas partes del país? A cantar a los
enfermos y necesitados de consuelo?... Cada uno de estos caminos es
diferente, por lo que saber a cual de ellos les llama el Señor es un paso muy
importante.

• Escribe las metas y objetivos a alcanzar y para cada uno de ellos escribe los
pasos intermedios que te pueden llevar a su cumplimiento. Imagínate un mapa,
tú estas “aquí” y quieres llegar a “allá”, cual es la ruta a seguir? Que pasos
intermedios hay que dar?

• Prepárate y prepara al Ministerio de Música para recorrer el camino: estudia las


habilidades que se requieren para lograr las metas: Capacidad musical,
regulación de sonido, diseño gráfico, publicidad?... Asegúrate que como equipo
adquieren las habilidades necesarias, como un escalador de montaña que hace
ejercicio y compra todos los ganchos y cuerdas que va a necesitar para subir un
risco. Visualiza tu ministerio como una expedición o una empresa: Necesita
recursos, habilidades, disciplinas, presupuestos, fechas límite, objetivos
medibles, medición del desempeño de cada persona, etcétera. Aún las
parroquias y las diócesis se formulan planes con estos criterios, y sin que se
trate de un “negocio”, se actúa con muchos de los principios de eficiencia y
control que manejan los negocios: liderazgo, educación visión, seguimiento de
los planes, etcétera.

• Cierra esta fase con un proceso de difusión del plan al interior del grupo y con
tus líderes: El plan no debe estar “flotando en el aire” sino estar integrado al plan
pastoral de la parroquia o comunidad a la que perteneces, debe ser sancionado
y apoyado por tus hermanos mayores y debe ser acogido con entusiasmo por
todo el ministerio de música.

• Da el primer paso como un verdadero paso en fe, confiando en Dios y en su


providencia.

Liderazgo en Equipo

De ser posible, es bueno que el liderazgo sea compartido por un equipo de hermanos:
Un líder de los ensayos y de formación musical un líder del servicio de la música en las
asambleas y un líder que vea la formación espiritual. Este equipo de hermanos forma un
“consejo” que se encarga de planear, orar y visualizar las necesidades del ministerio. A
este equipo conviene que se incorpore también una hermana, si ninguno de los
anteriores es mujer, para que las necesidades e inquietudes particulares de las mujeres
del ministerio estén debidamente representadas, y aporten la visión de ellas a nuestras
decisiones. Como todo cuerpo gobernativo, conviene que esté formado por un número
impar de miembros, para que nunca haya empates en las votaciones que haya que
hacer.

Para escoger a los miembros de este equipo es importante tomar los mismos criterios
que vimos en la primera sección de esta charla. (Ser modelos de caridad,
perseverancia, servicio, etc…)

Además, podemos ADAPTAR lo que San Pablo dice a Timoteo acerca de los hermanos
que aspiran a un cargo de autoridad en la comunidad:

I Timoteo 3,1 y ss

“Es cierta esta afirmación: Si alguno aspira al cargo de epíscopo [ Nota: - en este caso
de líder - ], desea una noble función. Es, pues, necesario que sea irreprensible, casado
una sola vez [Nota: - Algunos de los paganos convertidos al cristianismo habrían tenido
varias esposas de antes de su conversión - ], sobrio, sensato, educado, hospitalario,
apto para enseñar, ni bebedor ni violento, sino moderado, enemigo de pendencias,
desprendido del dinero, que gobierne bien su propia casa y mantenga sumisos a sus
hijos con toda dignidad; pues si alguno no es capaz de gobernar su propia casa, ¿cómo
podrá cuidar de la Iglesia de Dios? Que no sea neófito,(recién convertido) no sea que,
llevado por la soberbia, caiga en la misma condenación del Diablo. Es necesario
también que tenga buena fama entre los de fuera, para que no caiga en descrédito y en
las redes del Diablo. También los diáconos deben ser dignos, sin doblez, no dados a
beber mucho vino ni a negocios sucios; que guarden el Misterio de la fe con una
conciencia pura.

Primero se les someterá a prueba y después, si fuesen irreprensibles, serán diáconos.

Las mujeres igualmente deben ser dignas, no calumniadoras, sobrias, fieles en todo.

El modelo de líder por excelencia

Ya hemos comentado lo que dice Jesús: “aprended de mí que soy manso y humilde de
corazón” y también cuando lava los pies a los discípulos les dice “hagan ustedes lo
mismo”, y “yo soy el buen pastor”…

Todo liderazgo cristiano verdadero emana de Cristo y participa en alguna medida de


Cristo el Buen Pastor. Nunca debemos de olvidar esto, y debemos vivirlo plenamente en
nuestro servicio, pidiendo a Dios un corazón de pastor, y reconociendo que él es el
único y verdadero modelo a seguir en nuestro servicio.
6. Historia de la Música en la Iglesia

I.- ¿Porque conservar y estudiar la historia y Tradición de la Iglesia?

Alguien pudiera preguntarse que sentido tiene estudiar la historia de la música en la


Iglesia, sobre todo en un mundo donde lo mas nuevo parece ser siempre mejor: “¿Para
que quieres el modelo XYJ-4500 si ya salió el XYJ-4600-Turbo, que viene con mas
memoria RAM, trae coprocesador matemático, tarjeta de video y treinta mil millones de
píxeles…? ¡El XYJ-4500 ya quedó obsoleto!!”

Nuestro mundo moderno tiene la tendencia de desechar lo viejo argumentando que es


“obsoleto” y reemplazarlo por lo nuevo que es “mejor”. ¿Recuerdan ese anuncio de
Windows Office 2003, donde todos en la oficina traen cabezas de dinosaurios? ¡¡Que
ridículo!! Los personajes representan usuarios de Office 2000, es decir que compraron,
2 o 3 años antes, un producto por bueno y moderno, y ahora lo tienen que cambiar,
porque si no tienen “cabeza de dinosaurio”, “están obsoletos” y prácticamente “en
peligro de extinción”.

De ese mismo modo, pero con aun mayor falta de respeto, se trata también a los
ancianos, nuestros mayores y sus ideas, argumentando que “ya no sirven para nada”, y
“sus ideas son anticuadas”. E incluso a los padres de familia se les ridiculiza en las
caricaturas de los niños, pintándolos como tontos, obsoletos e ignorantes.

Lamentablemente, con esta actitud la humanidad comete muchos errores VIEJOS, por
desechar la sabiduría de los antiguos, y desatender las prevenciones de los que ya han
vivido antes que nosotros.

Hay “teólogos modernos” (pseudos cristianos) que pretenden saber mas sobre Jesús
que sus mismos apóstoles y que los escritores de los libros del Nuevo Testamento,
rechazando todo hallazgo nuevo que respalde lo que allí se dice y acogiendo cualquier
tontería que diga algo “diferente y nuevo”. Recuerdo que cuando comenzó a salir a la
luz el descubrimiento del libro la “Didaché” o “Enseñanza de los Apóstoles”, un escrito
que efectivamente se remonta a la época de los apóstoles (se calcula que es del año
70) y puede haber sido escrito por ellos incluso antes del evangelio de San Juan. Poco
o nada se habló de la Didaché en los libros, en la TV o los periódicos, y curiosamente,
la Didaché no solo ratifica lo que enseña el Nuevo Testamento, sino que establece
explícitamente lo siguiente: “No matarás al hijo en el vientre de su madre”. (es decir, no
provocarás un aborto!!) Nadie de estas revistas y “teólogos modernos” pseudo
cristianos le prestó atención a esas palabras, pero en cambio, sale un libro apócrifo y
legendario que a modo de fábula contradice en algo la enseñanza de la Iglesia (“el
evangelio de Judas Iscariote”) y lo ponen en primera plana los periódicos.
Pero, ¿que dice la Sagrada Escritura sobre esto? En la segunda carta a Timoteo, San
Pablo le dice lo siguiente:

II Timoteo 4, 3-4 “Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la


doctrina sana, sino que, arrastrados por su propias pasiones, se harán con un montón
de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus oídos de la verdad y se
volverán a las fábulas.”

La palabra “prurito” significa “comezón”, y son la “comezón de oír novedades” y las


“fábulas” lo que alimenta el negocio de muchas televisoras, libros (el “Código da Vinci”),
periódicos y revistas.

Nosotros en cambio, debemos de hacer lo mismo que le dice San Pablo a Timoteo:

II Timoteo 1, 13-14 Ten por norma las palabras sanas que oíste de mí en la fe y en la
caridad de Cristo Jesús. Conserva el buen depósito mediante el Espíritu Santo que
habita en nosotros.

El “buen depósito” se refiere a la enseñanza que San Pablo había transmitido a


Timoteo. En otras traducciones le dice “guarda el tesoro”. Esto también se lo dice en su
primera carta:

I Timoteo 6, 20-21: Timoteo, guarda el depósito. Evita las palabrerías profanas, y


también las objeciones de la falsa ciencia; algunos que la profesaban se han apartado
de la fe.

II ¿Acaso es la música parte de ese “tesoro” que hay que guardar?

El Concilio Vaticano II, en la constitución Sacrosanctum Concilium sobre la sagrada


liturgia afirma que: “La tradición musical de la Iglesia universal constituye un tesoro de
valor inestimable, que sobresale entre las demás expresiones artísticas, principalmente
porque el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral
de la Liturgia solemne”.

Todo el Capítulo VI de esta Constitución de la Iglesia está dedicado a la música sacra.

Para darnos una idea de lo que es una “Constitución”, así como las Constituciones de
los países son la máxima ley y ponen por escrito lo que el país “ES”, así de importantes
son las Constituciones de la Iglesia, entre ellas la Sacrosantum Concilium, dedicada a la
acción litúrgica de la Iglesia, porque afirma lo que la Iglesia “es” en particular en su vida
litúrgica.
III. ¿Como estudiar la tradición musical de la Iglesia?

Con actitud de oración y respeto: Debemos acercarnos a esta tradición musical como
quien se acerca a un tesoro de valor inestimable, que está a nuestro alcance y que Dios
nos quiere regalar para nuestra santificación.

Buscando comprender el contexto histórico: Al comprender el contexto histórico de


este tesoro, podemos captar mejor su sentido, y de ese modo valoramos mas.

IV. Primeros Siglos

Los primeros cristianos ya tenían un repertorio de Salmos, himnos y cánticos


espirituales, y los usaban cada vez que se reunían. (Efesios 5, Col 3) Desde el principio
la música estuvo unida a las oraciones de los fieles cristianos, y cantaban incluso
cuando iban al martirio. Los historiadores de la época dicen que a los cristianos los
acusaban de que “solían reunirse en días determinados antes de la aurora para cantar
un himno a Cristo como a Dios. Y el procónsul romano de Bitinia, dice que ni siquiera en
tiempo de persecución cesaba la voz del canto de la Iglesia (y lo confirma Tertuliano),
cuando narra que en la reunión de los cristianos perseguidos se leen las Escrituras, se
cantan salmos, y se tiene la catequesis.

Muchos de estos himnos y cantos están en los escritos del Nuevo Testamento,
embebidos dentro de las mismas cartas de San Pablo, de San Juan, etc…
confiriéndoles, al ponerlos allí, el formar parte de la Palabra de Dios. Algunos de estos
himnos son:

Filipenses 2, 5 ss: “Cristo, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente ser igual a
Dios…

Efesios 5, 14 ss: “Despierta tú que duermes, y levántate de entre los muertos y te


iluminará Cristo”

Colosenses 1, 15: “Él es imagen de Dios invisible, primogénito de la creación…”

Apocalipsis 5, 9ss: “Eres digno de abrir el libro y romper sus sellos, porque fuiste
degollado, y compraste para Dios con tu sangre, hombres de toda raza…”

El don de lenguas y el canto en lenguas en la Iglesia Primitiva:

La Iglesia primitiva era fuertemente carismática, y se daban en ella los mismos dilemas
que se dan hoy en día en las asambleas carismáticas: ¿Cómo saber si una palabra
profética viene realmente de Dios? ¿Qué pasa si todo mundo habla en lenguas y entra
a la asamblea alguien que no es iniciado? ¿Cómo poner orden y paz en la asamblea y
al mismo tiempo dar libertad al Espíritu Santo? Cuando San Pablo instruye sobre el don
de lenguas, vemos que también se menciona el canto en lenguas como una expresión
propia de la oración de San Pablo y de las asambleas.

Dice en I de Corintios 14, 12ss: “Así pues, ya que aspiráis a los dones espirituales,
procurad abundar en ellos para la edificación de la asamblea. Por tanto, el que habla en
lengua, pida el don de interpretar. Porque si oro en lengua, mi espíritu ora, pero mi
mente queda sin fruto. Entonces, ¿qué hacer? Oraré con el espíritu,[es decir en
lenguas] pero oraré también con la mente. Cantaré salmos con el espíritu,[es decir en
lenguas] pero también los cantaré con la mente… ¿Qué concluir, hermanos? Cuando
os reunís, cada cual puede tener un salmo, una instrucción, una revelación, un discurso
en lengua, una interpretación; pero que todo sea para edificación [de la asamblea].

Aquí vemos que el “cantar salmos con el espíritu” y “cantar salmos con la mente” eran
dos formas de cantar que había en las asambleas. De aquí surge con espontaneidad
los primeros himnos cristianos, que su línea melódica tendría la influencia de la cultura
judía y griega, pero sobre todo la inspiración del Espíritu Santo.

No sabemos mucho de las melodías que se usaban. Como no había notación musical,
las líneas melódicas se transmitían oralmente de una comunidad a otra, y seguramente
habría muchas versiones musicales de un mismo canto, que pasaban de generación en
generación, y algunas se irían perdiendo, aunque se conserva la letra.

Se sabe que los versículos se cantaban con la misma melodía, ya sea alternando entre
dos grupos, ya sea sin alternancia, o con la respuesta consistente en una aclamación
del auditorio: es decir, en forma de canto responsorial. También sabemos que los fieles
respondían con un aleluya al canto del salmo hecho por el diácono.

Yo me imagino a los cristianos, - como en el libro de Quo Vadis -, cantando escondidos


en las catacumbas, orando y adorando a Dios, y que sus cantos eran a la vez una
alabanza a Dios y un testimonio de su fe cristiana.

Estos cantos, al ser escuchados por la gente que se acercaba, movía a algunos a su
conversión al cristianismo, (como sucede con San Agustín) y a otros les servía para
saber donde estaban escondidos, atraparlos y llevarlos a la muerte!. ¡Con razón la
palabra “mártir” significa testigo!

Además de los himnos que vemos en el Nuevo Testamento, los primeros cristianos
entonaban, con una nueva comprensión, los Salmos del Antiguo Testamento, y fueron
ellos quienes descubrieron allí muchas referencias a Cristo, el Mesías, el Siervo
doliente, el Rey, el Hijo de Dios.

En la Carta de San Atanasio (Arzobispo) a Marcelino sobre la interpretación de los


Salmos, vemos como San Atanasio, cuenta de “un anciano que, salterio en mano”,
amorosamente le va explicando la presencia profética de Cristo en los Salmos, citando
no menos de 20 salmos distintos donde hay alusiones proféticas a Cristo, su
encarnación, su naturaleza divina, su pasión, su resurrección, su ascensión a los cielos,
que está sentado a la diestra del Padre y que juzgará a las naciones.

Como Cristo y los apóstoles eran judíos, los primeros cristianos y sus cantos reciben
mucha influencia de la liturgia judía, en donde toda la liturgia es cantada. Esto queda
plasmado en las formas de cantar y responder, de “salmodiar” la liturgia, etc… También
algunas palabras de sus oraciones llegaron hasta nuestros días en hebreo: “Aleluya”,
“Hosanna”, “Amén”, etcétera, y de palabras griegas: “Kirye Eleison”, etc… También la
liturgia cristiana toma elementos de las celebraciones y les incorpora el sentido
cristiano: Por ejemplo, en la fracción del pan, es decir la eucaristía, también llamada la
“cena del Señor” podemos descubrir ciertas semejanzas con la celebración del Sabath,
(Sabado) - la celebración del día del Señor -, que celebran las familias judías al caer la
tarde del viernes y del Seder, la cena de la Pascua Judía. Como dice el evangelio, esa
noche de Pascua Jesús y los apóstoles “cantan los himnos” (Mateo 26,30) , y como
Jesús les dijo a sus apóstoles “hagan esto en memoria mía”, ellos lo siguieron haciendo,
incorporando los cantos también.

Como ya mencionábamos en la charla “la música en la vida del pueblo de Dios”, del
nivel básico, los padres de la Iglesia de los primeros siglos hablan mucho sobre los
cantos, sobre que se debe evitar y que se debe promover por medio del canto.

San Jerónimo

“Debemos cantar, salmodiar y alabar al Señor más con el espíritu que con la voz. Esto
es lo que se dice cantando y salmodiando en nuestros corazones a Dios.

Oigan esto los muchachos, oigan esto los que tienen el oficio de salmodiar en la Iglesia:
a Dios no hay que cantar con la voz, sino con el corazón: ni hay porqué cuidar la
garganta con dulces medicamentos, a imitación de los actores de teatro; más bien hay
que atender a cantar a Dios con el temor, con las obras y con el conocimiento de las
Escrituras. Aunque alguno sea, como se suele decir, un “kakófonos”(es decir que canta
“feo”), con tal de que tenga buenas obras, para Dios es un buen cantor. El siervo de
Cristo cante de tal forma que no se goce en la voz, sino en las palabras que canta”.

Comentario a la Epístola a los Efesios 3,5: Pg. 26, 561-2.

San Juan Crisóstomo

… Porque no cantamos para los hombres, sino para Dios, que puede escuchar aún a
nuestros corazones y penetrar en los secretos de nuestra alma.

“Es necesario explicar el uso de los salmos y porqué los decimos bajo la forma de
canto: Dios ha unido la melodía a las verdades divinas, a fin de inspirarnos por el
encanto de la melodía un gusto muy vivo por estos himnos sagrados… Las respuestas
que cantamos, no una sola vez, ni dos, ni tres, sino muchas veces, recordadlas con
interés y entonces serán para vosotros de gran consuelo. ¡Mirad qué tesoros nos acaba
de abrir un solo verso! Yo os exhorto a no salir de aquí con las manos vacías, sino a
recoger las respuestas como perlas, para que las guardéis siempre, las meditéis y las
cantéis a vuestros amigos”.

Comentario sobre el salmo 41: Pg. 55,156-166.

San Agustín

Canta con regocijo, pues cantar bien a Dios es cantar con regocijo. ¿Qué significa
cantar con regocijo? Entender por qué no puede explicarse con palabras lo que se
canta en el corazón. El júbilo es cierto cántico o sonido con el cual se significa que da a
luz el corazón lo que no puede decir o expresar. ¿Y a quién conviene esta alegría, sino
al Dios inefable? Es inefable aquel a quien no puedes dar a conocer, y si no puedes
darle a conocer y no debes callar ¿qué resta, sino que te regocijes, para que se alegre
el corazón sin palabras?

¿Son suficientes las palabras para nuestra alegría? ¿Será la lengua capaz de explicar
nuestro gozo? Si pues las palabras no bastan, ¡bienaventurado el pueblo que sabe
alborozarse! ¡Oh pueblo feliz! ¿Crees que entiendes el regocijo? Que sepas por qué te
alegras de aquello que no puede expresarse con palabras. El motivo no debe dimanar
de ti, para que quien se gloríe, se gloríe en el Señor. No te alboroces en tu soberbia,
sino en la gracia de Dios. Comprende que es tanta la gracia, que la lengua no es capaz
de explicarla, y habrás entendido qué es alborozo o regocijo. Pensad en aquellos que
se regocijan, en cualquier clase de canto y veréis de qué modo, entre los cánticos
modulados con la voz, se regocijan rebosantes de alegría cuando no pueden declararlo
todo con la lengua. Luego, si estos se regocijan por el gozo terreno ¿nosotros no
debemos dar gritos de alegría, regocijarnos por el gozo celestial, que ciertamente no
podemos expresar mediante palabras?

Comentarios sobre los Salmos.

Vemos claramente una característica en los cantos de los primeros siglos: Estaban
llenos de júbilo, había en ellos gran unidad entre la letra cantada y la disposición del
corazón. San Agustín, Obispo, anima a su pueblo a “dar gritos de alegría” en medio de
los cantos, cuando las palabras no pueden expresar el gozo celestial. Es evidente la
participación de todo el pueblo en el canto. En sus confesiones, San Agustín también
dice que los cantos “le conmovían hasta las lágrimas”, no por los sonidos sino por las
verdades contenidas en los cantos. Esto nos habla de que también los cantos estaban
llenos de unción espiritual, tocaban los corazones.
Me encanta lo que dice San Jerónimo “Oigan esto los muchachos, oigan esto los que
tienen el oficio de salmodiar en la Iglesia…” y luego les dice que no se fijen tanto en
tomar medicinas dulces para la voz, sino en cantar a Dios con temor, con obras y con
conocimiento de las Escrituras”.

El canto tenía una finalidad catequética, como lo dice San Juan Crisóstomo, era una
forma agradable y atractiva de meditar la palabra de Dios y las verdades de la fe, que
de otro modo hubiera sido muy árida o difícil para la mayoría de la gente. Los rabinos
aprendían y memorizaban la Biblia cantando los versículos, al punto que hasta la fecha
algunos de ellos no pueden recitar un texto bíblico si no es acompañándolo de la línea
melódica con que lo aprendieron. Así fue también en la Iglesia Primitiva.

V. Evolución al Gregoriano y a la Polifonía

La Iglesia va cambiando de contexto cultural y de espiritualidad a medida que pasa el


tiempo y también los cantos se van ajustando a ese contexto cultural y espiritualidad. A
causa de la clandestinidad de la Iglesia hasta el siglo IV, no había unidad de principios
litúrgicos y muchos detalles que hoy nos son familiares no existían en la liturgia ni en los
cantos. Los jefes de las comunidades eran libres de improvisar en muchos casos, lo
cual motivó diferencias entre las iglesias locales e incluso muchas herejías. A partir de
la libertad de la Iglesia, cuando es establecida como la religión oficial del Imperio
Romano, la orientación cambia. Las iglesias de Occidente tenderán a una unificación
progresiva, buscando precisamente evitar los errores y herejías, mientras que Oriente
continúa con sus costumbres locales como en el pasado. Por eso encontramos
actualmente numerosos ritos en Oriente, mientras que en Occidente el rito romano es
mayoritario en Europa.

Aunque el canto Gregoriano tiene su origen en los cantos de las sinagogas y conserva
de estos los conceptos de Antífonas, Responsorios, Cantilación (leer un texto
acompañado de una línea melódica) Salmodia, etc…, el mundo occidental romano va
imponiendo la tradición escrita a la anterior tradición meramente oral, y se van
estableciendo los ritos y liturgias cada vez mas ordenadas y documentadas. La primera
compilación de estos es realizada por San Juan Crisóstomo en el Siglo IV. Después,
Justiniano (482-565) marca el siguiente hito en el proceso de recopilación y fijación del
repertorio, al regular las modalidades de la liturgia en su imponente basílica Santa
Sofía, en Estambul), y Andrés de Creta, un siglo más tarde, fija las reglas de un nuevo
género: el Kanon.

Hacia el año 600 el Papa San Gregorio comenzó el proceso de unificación de la liturgia
que llevaría al establecimiento del canto gregoriano como parte central de la liturgia.
San Gregorio Magno se ocupo en unificar la liturgia de la iglesia occidental según el
modelo del rito romano, y en seleccionar y compilar melodías que tuvieran las
características de este rito para que fueran incluidas en un antifonario y con el propósito
de que fueran utilizadas uniformemente en todas las iglesias del occidente. También se
intereso en la formación de cantores, promoviendo la creación de un grupo coral,
conocido como ‘schola cantorum’.

Con el paso del tiempo, la música de la liturgia promovida por San Gregorio llego a ser
conocida como canto gregoriano, y se convirtió en el rito oficial aceptado por la iglesia.
Sin embargo, el establecimiento de este rito fue obra de mas de una generación, y
aunque San Gregorio fue quien inició el proceso de unificación, fue al paso de los
siglos que el canto gregoriano llego a tomar el lugar que ocupa en la actualidad. Uno de
los mas importantes promotores del canto gregoriano fue el emperador Carlomagno,
quien se ocupo de llevar el rito a las diferentes partes de Europa.

Por un largo tiempo durante la Edad Media, se llevo a cabo un proceso de inclusión y
expansión que promovió el rito gregoriano y que contribuyo a la desaparición de otros
ritos europeos que habían existido hasta ese momento, incluyendo los ritos Ambrosiano
de Milán, el celta de Irlanda, los ritos mozarabes de la península ibérica tales como el
rito toledano, y el rito galiciano. Al mismo tiempo que se llevaba a cabo el proceso de
expansión del rito romano, también se realizaba la obra de creación y compilación de
obras escritas según el espíritu y las características del canto gregoriano.

El sistema de notación musical: Un invento benedictino

La proliferación de piezas nuevas creó la necesidad de idear un sistema de notación


que pudiera ser utilizado para facilitar tanto la memorización como la promoción de
obras. El primer sistema de notación, que comenzó a ser utilizado alrededor del siglo IX,
estaba basado en acentos y silabas que llegaron a ser conocidos como neumas. Este
sistema era imperfecto porque no lograba registrar todos los sonidos o cambios de
sonido que ocurrían en las melodías.

El segundo sistema de notación, que ocurrió como la siguiente etapa en la historia de la


notación musical fue la de pautado musical, que fue creado por Guido De Arezzo, monje
benedictino italiano que vivió a finales del siglo X. Guido creo la primera pauta que
utilizaba cuatro líneas, así como la notación de las notas musicales, ut, re, mi, fa, sol, la.
Guido les dio nombres basados en las primeras silabas de un himno a San Juan
Bautista:

UT queant laxis

REsonare fibris

MIra gestorum

FAmuli tuorum,

SOLve polluti
LAbii reatum,

Sancte Ioannes

Debido a que la silaba ‘Ut’ era cerrada, lo que dificultaba el solfeo, este nombre fue
remplazado por ‘Do’, que es una silaba abierta. Sin embargo, en algunas partes de
Francia el nombre ‘Ut’ sigue siendo utilizado. El sistema pautal de Guido se expandió
rápidamente en el siglo XI, y continuó desarrollándose hasta convertirse en el
pentagrama que conocemos en la actualidad. Cuando se decidió añadir la séptima nota
a la octava, se creo su nombre usando las primeras letras de las dos palabras de la
ultima línea del himno, ‘Sancte Ioannes’.

Evolución del Gregoriano

El canto gregoriano siguió desarrollándose al paso de los siglos. Sus características


principales habían sido monodia, es decir, que todos los cantores entonaban la misma
melodía, y la ausencia de acompañamiento musical. En el transcurso de la Alta Edad
Media, sin embargo, se desarrollo la polifonía, que es considerada como una
‘deformación’ del canto gregoriano. En este nuevo estilo se sobreponían diferentes
voces a una melodía básica, utilizando sistemas de acordes y contrapuntos para crear
un equilibrio. Para facilitar la creación de polifonía, se creo el compás, una medida de
tiempo que establecía el ritmo de una pieza. La polifonía se convirtió en un muy
complejo sistema de voces que promovía tanto el talento musical del cantor individual
como la improvisación de todo el grupo, y llego a ser considerado como un elemento de
solemnidad en la liturgia.

Diferentes cambios y deformaciones en el canto gregoriano siguieron ocurriendo hasta


después de la Edad Media y los inicios del Renacimiento. Una vez mas, fue necesario
delimitar las características de la liturgia y establecer reglas para proteger la pureza del
rito. El Concilio de Trento, que se llevo a cabo desde 1545 hasta 1563, se ocupo en
establecer limites para la liturgia y recobrar la pureza original del canto gregoriano. Esto
se llevo a cabo mayormente al definir los elementos que forman parte de la liturgia, al
encargar recopilar las obras que serian nuevamente aceptadas como ‘Kanon’, y en
rechazar aquellas que no fueran consideradas como litúrgicas. Por ejemplo, la iglesia
decidió que solamente se conservarían cuatro ‘secuencias’ en la liturgia oficial, cuando
que hasta entonces habían existido muchas mas.

A partir de esos años comienza también la incorporación del órgano de tubos y de


algunos otros instrumentos, principalmente de cuerdas. A partir de entonces, el órgano
de tubos ha llegado a ocupar una parte central de la música en la liturgia, hasta
nuestros días.
VI. La música en las iglesias Protestantes

A partir de la Reforma de Lutero, surgen diversas corrientes cristianas que se


conformaron en comunidades cristianas o iglesias, cada una con alguna postura
particular hacia el uso de la música en el culto a Dios.

La música tuvo un papel muy importante en la difusión del protestantismo, por lo que es
valioso para nosotros estudiar su historia: Nuestros hermanos separados han caminado
por una senda distinta a la nuestra, han tenido algunos aciertos y cometido algunos
errores que conviene conocer, para, como dice San Pablo, “examinarlo todo y
quedarnos con lo bueno”.

Las iglesias protestantes desarrollaron su riqueza musical de una manera bastante


diferente a la de la tradición católica. Un poco antes de las reformas del siglo XVI, ya
era tradición de la población alemana el traducir himnos del latín a la legua vernácula, y
el utilizar melodías populares con letra sagrada, pero esta costumbre no entraba a los
templos, se quedaba en la devoción popular de los hogares. Durante la obra de la
Reforma, y en los años siguientes, Martín Lutero se preocupó mucho por el papel que la
música desempeñaba para la oración de los fieles, y se dedicó a desarrollar aun mas
obras que estuvieran al alcance de la gente común: escritas en alemán, con lenguaje
sencillo y sin ornamentos y con las melodías populares que mucha gente ya conocía (a
esta práctica se le denomina “contrafactura”), introduciendo esta música a los templos y
predicaciones.

Lutero estaba interesado en que la música resultara atractiva para la gente común, los
campesinos y especialmente los jóvenes. No le importaba tanto el origen de las
melodías, sino más bien el que los cantos comunicaran las verdades de la fe. Se dice
que esta visión para la música religiosa fue una de las cosas que mas actuó a favor de
la difusión del pensamiento protestante, ya que mucha gente se sintió interesada en las
ideas que existían detrás de la música accesible y popular. El mismo Lutero escribió
muchos de los himnos y canciones que continúan siendo cantados en la actualidad.

Sin embargo, este uso de melodías populares y de algunas letras e instrumentos


utilizados por la Iglesia Católica causó descontento en algunos protestantes, entre ellos
Juan Calvino, quien fue líder de la reforma de algunas iglesias de Inglaterra, Escocia y
Ginebra. Calvino creía que los instrumentos musicales habían sido solamente
“tolerados” en el antiguo testamento y que no se debía cantar ninguna cosa que no
formara explícitamente parte de la Biblia. Creía que la alabanza debía ser simple, y se
opuso a cantar con acompañamiento musical, por partes, y a cualquier texto que no
fuera el de los Salmos.

Mucha gente lo siguió, se destruyeron muchos órganos de tubos en los templos


protestantes (por considerarlos “demasiado católicos”) y se descartaron muchas formas
de expresión artística que Lutero había promovido. A lo largo de mas de un siglo,
muchas iglesias siguieron fielmente las creencias de Calvino con respecto a la música,
y sus salmos, escritos en forma métrica, fueron la única música utilizada en la alabanza,
y eran inmensamente populares entre la gente común.

Estos Salmos, que llegaron a ser conocidos como el “Salterio de Ginebra”, eran el
producto de la traducción de Clemente Marot, francés, quien se refugio en Ginebra, y la
obra de Luis Bourgeois, de Ginebra, quien acomodó la métrica a melodías populares, y
quien era el encargado de a música en la iglesia de hugonetes que dirigía Calvino.

Los Salmos fueron traducidos e llevados a otras regiones de protestantes (Escocia,


Inglaterra, Francia, Suiza, Alemania, Holanda y Dinamarca.) Una vez que se volvieron
populares, estos salmos adquirieron carácter sagrado para los calvinistas, y nadie
estaba autorizado a hacerles cambios.

La situación de la música siguió de la misma manera, hasta finales del siglo diecisiete,
cuando Isaac Watts llevó a cabo una renovación de la música religiosa por medio de la
introducción de los himnos. Los salmos métricos de Calvino habían perdido su frescura,
y eran de poca belleza estética y poética debido a la rigidez de la métrica. Watts sintió la
necesidad de introducir nuevas formas de música en el culto, y comenzó a escribir
himnos, muchos de los cuales siguen siendo utilizados actualmente. Por eso, a Watts
se le conoce como el padre de la himnología inglesa, y fue considerado “radical” por
utilizar material no solamente de los salmos, sino también del nuevo testamento, y
preocuparse por la belleza lírica de las composiciones, valiéndose de la poesía.

Al principio Watts se enfrento con el rechazo de la gente de su tiempo, que tenían muy
en alto el valor de la tradición, y a quienes les resultaba difícil abrirse a nuevas formas
de alabanza. A través del tiempo, sin embargo, los himnos fueron ganando aceptación y
popularidad, hasta convertirse en parte de la tradición, que no podría ser fácilmente
suplantada.

A principio del siglo dieciocho, los hermanos John y Charles Wesley jugaron un papel
muy importante en la renovación de la iglesia inglesa. La religión y moralidad habían
decaído, y muchas iglesias estaban sin vida. Los hermanos Wesley, fundadores del
metodismo en Norteamérica, reformaron la vida de la iglesia, y Charles en particular se
preocupo por renovar la música de alabanza. Charles desarrollo muchos himnos,
particularmente himnos que hablaran de la evangelizaron y la experiencia cristiana, y el
contenido de sus obras era mas subjetivo que objetivo, en contraste con el trabajo de
Watts.

Charles también se distinguió por utilizar la música popular de la época, tanto de la


opera como de el folclor ingles. Los himnos de los Wesley contribuyeron enormemente
a la difusión del metodismo, ya que hacían uso de lenguaje sencillo y música que la
gente ya conocía.
En Norteamérica, las canciones de “Country Gospel” vinieron a ser el producto de
distintas renovaciones y avivaciones que ocurrieron a lo largo del siglo dieciocho y
principios del diecinueve en diferentes partes de los Estados Unidos. En
Massachussets, empezando en 1734, ocurrió un “Gran Despertar” gracias a la
predicación de Jonathan Edwards, quien introdujo los salmos métricos y los himnos de
Watts y Wesley. Al paso de los tiempos, estos fueron modificados para que fueran mas
accesibles para la gente común, o las masas de la ciudad. Nuevos cantos fueron
compuestos que reflejaran el estilo popular, y las letras de los himnos de Watts y
Wesley se ajustaron a nuevas melodías de estilo popular, como baladas, marchas y
melodías de marineros. Algunos hicieron compilaciones de estas nuevas obras y los
convirtieron en himnarios, como fue el caso de los Bautistas Rurales en 1766. Una
nueva generación, que correspondió al “Segundo Gran Despertar”, desearon un cambio
de estilo, e hicieron las letras de los himnos mas simples para que pudiesen ajustarse a
música movida y que pudiera bailarse, con influencias de la música del pueblo afro
americano.

Este desarrollo de la música evangélica preparó el terreno para la creación de la música


Country Gospel del siglo diecinueve, que fue el producto del trabajo de D. L. Moody e
Ira Sankey. Moody fue un predicador estadounidense de gran fama, quien atraía
grandes multitudes y obró para la conversión de muchos. Moody escogió a Sankey para
que dirigiera la música que él utilizaba. Sankey utilizaba un estilo muy popular, con
raíces en las melodías folklóricas inglesas, escocesas e irlandesas. Moody y Sankey
introdujeron el uso de himnos en las iglesias escocesas en un viaje que realizaron al
Reino Unido, aunque al principio se enfrentaron con algún rechazo por parte de las
autoridades, por considerarlos irreverentes, utilizando música “del mundo”, instrumentos
“del diablo” (Sankey usaba un armonio, un pequeño órgano de pipas), y letras que no
venían de la Biblia. Sin embargo, con el paso del tiempo, la música de Sankey fue
aceptada.

Otro grupo protestante que también se valió de la música para difundirse fue el Ejercito
de Salvación, fundado por William Booth en la segunda mitad del siglo diecinueve en
Inglaterra. Booth había sido un ministro protestante, pero viendo como las masas no
eran alcanzadas por las labores de la iglesia anglicana, se mudó a los barrios pobres de
Londres para trabajar con la gente común en 1865. Booth promovía la música en su
movimiento porque entendía que era la mejor manera para tocar el corazón de la gente.
Los grupos del Ejercito de la Salvación utilizaban toda clase de instrumentos, como
violines, violas, cellos, trompetas y otros metales, así como percusiones y baterías de
diversos tambores y platillos. Los grupos musicales del Ejercito de Salvación, conocidas
como las “Bandas Aleluya”, se volvieron inmensamente populares y atrajeron a mucha
gente de la clase obrera a convertirse. Booth utilizaba melodías seculares, les cambiaba
la letra, y usaba mensajes sencillos y fáciles de memorizar en sus canciones, ya que la
mayoría de la gente con la que se encontraban no conocían las melodías de los himnos
tradicionales y no podían leer. La música de Booth se encontró con fuertes criticas por
parte del clero anglicano de la época victoriana, quienes se oponían al uso de música
de origen mundano, pero Booth creía firmemente que en la tarea de la evangelización la
música era un elemento clave para poder hablar de Dios, y que por la naturaleza la
música y los instrumentos musicales no eran “propiedades del diablo”, sino de Dios.

Con el tiempo, el Ejército de Salvación logró aglutinar a miles de almas, y su labor


humanitaria y proselitismo religioso se han expandido a mas de 85 países en el mundo.

Como vemos, nuestros hermanos separados promovieron el uso de la lengua vernácula


en el canto muchos siglos antes que nosotros los católicos, y tuvieron una gran eficacia
en sus métodos de adaptación musical a la cultura del tiempo, es decir a la
inculturación. Llama la atención la oposición que recurrentemente se presentaba entre
lo nuevo y lo tradicional, el uso de textos bíblicos y no bíblicos, el uso o no de las formas
musicales “modernas” y de los instrumentos. También destaca el hecho de que varias
veces esta oposición fue radicalizada y hasta satanizada, como aquel episodio de la
quema de órganos de tubos en los templos de los seguidores de Calvino.

Que podemos aprender?...

Podemos identificar en este “debate de 5 siglos” de nuestros hermanos separados


elementos comunes a los “puntos de equilibrio” que dieron lugar a la renovación litúrgica
impulsada en la Iglesia Católica a partir del Concilio Vaticano II. En este Concilio
pusimos las bases para un mejor equilibrio entre participación y solemnidad:

1) Incorporamos a nuestra liturgia y a nuestros cantos la lengua vernácula, pero a la


vez seguimos usando liturgia y cantos en latín cuando sea lo mas apropiado y
solemne;

2) Promovemos la participación del Pueblo en el canto, pero a la vez intentamos no


perder la belleza artística de nuestra música histórica;

3) Preservamos la riqueza de nuestra tradición musical (canto gregoriano) pero a la


vez promovemos la composición de cantos dignos y hermosos en lengua
vernácula;

4) Incorporamos a nuestra liturgia y la música los elementos valiosos de nuestra


cultura (inculturación) pero evitamos elementos inadecuados o pecaminosos;

5) Privilegiamos los cantos basados en la Biblia y en los escritos de los Padres de


la Iglesia y de los santos por encima de los cantos basados en la “inspiración
personal”

A partir del Concilio Vaticano II, una preocupación importante de la Iglesia Católica
ha sido lograr la incorporación de la lengua vernácula y a la vez la conservación de
la pureza del canto gregoriano, especialmente por medio de la teoría musical y
recopilación de obras oficiales por medio de la preservación de manuscritos.
A lo largo de los siglos diversos músicos han deseado volver a la belleza del canto
original, rechazando deformaciones y conservando la pureza y sencillez de la
monodia, un ejemplo excelente de esta belleza son los cantos y oraciones de Taize,
que se inspiran en la sencillez de ese “canto original”.

VII. La música católica en la actualidad litúrgica

En la actualidad, la Iglesia sigue considerando el canto gregoriano como el rito oficial de


la liturgia, el canto propio de la iglesia occidental, y continúa promoviendo su uso en
latín, recomendando la creación de ‘scholas cantorum’ en la medida de lo posible.

Sin embargo, también reconoce y promueve el papel de otros modos musicales, en la


medida en que sean acordes a la liturgia. Como dice San Pio X: “Cuanto mas sea la
música servidora de la liturgia, mas SAGRADA la música será”.

En este sentido, si la liturgia requiere la participación de los fieles en alguna de sus


partes, será mas sagrada la música que promueva dicha participación que aquella que
la desaliente, siempre que dicha música cumpla con los demás criterios de idoneidad
(véase la charla “Como escoger cantos de la Misa” del nivel intermedio).

La “cadencia y secuencia” de la liturgia sigue estando hermanada íntimamente con las


características del canto gregoriano, siendo los ejemplos más importantes el sagrado
oficio, también conocido como la liturgia de las horas, y el rito oficial de la misa.

VIII. La música católica en la actualidad evangelizadora

La música es un instrumento muy valioso para la evangelización y sabemos que fuera


del templo también debe resonar nuestro canto en conciertos y predicaciones para
atraer a la gente a Cristo. El tipo de música para la misión evangelizadora debe ser
“nueva en sus formas, métodos y fervor”, como lo es la Nueva Evangelización, y sin
embargo eso no significa que pueda o deba desenraizarse de nuestros valores
musicales “litúrgicos” históricos como si no existieran. Claro que no vamos a predicar
en latín, porque nadie nos entendería en la calle, pero los elementos “litúrgicos” de
nuestros cantos deben de estar allí presentes: a) Privilegiando la Biblia y los escritos de
los santos sobre nuestra inspiración personal, b) tomando los elementos buenos de la
cultura y desechando los elementos nocivos o pecaminosos, c) promoviendo la
participación de los fieles y d) sin perder la belleza artística de nuestros cantos.

Existen cantos que no son apropiados para la liturgia de la misa y otros que no son
apropiados para la evangelización en la calle, y debemos tener la sabiduría y
sensibilidad para distinguir cuales cantos deben usarse en cada contexto.
7. Taller de Producción Musical: Grabación
Por el Ing. Carlos Borrego Gzz. y Federico Carranza

Introducción

(Federico) En la charla “Fundamentos de Producción” del nivel intermedio, vimos que


los pasos que comprende una producción de música católica son los siguientes:

1. Selección de Cantos, (pedir permisos si es necesario)


2. Grabación de un boceto o “draft”
3. Planeación conceptual de los Arreglos Musicales
4. Grabación.
5. Mezcla y Masterización
6. Diseño de la portada
7. Pruebas de color de la portada
8. Maquila

Los temas del 1 al 3 y del 6 al 8 están bastante desarrollados en esta charla, sin
embargo los temas de Grabación, Mezcla y Masterización merecen una mirada más
profunda y a detalle. Para ello, he querido pedirle a mi hermano Carlos Borrego, que nos
de una visión mas completa de estos temas, en esta charla y en la siguiente. Carlos ha
estado trabajando durante más de 14 años en eventos masivos en vivo y por más de 10
años en estudios de grabación. Carlos está actualmente a cargo de "Corazón de Arpa
Estudios" www.corazondearpa.com.mx/estudio donde desde hace varios años llevamos a
cabo la grabación, mezcla y masterización de las producciones del ministerio de música
Jésed, de Jiram, y muchas otras producciones más, por lo que se ha enfrentado a una
infinidad de retos en las grabaciones que ha elaborado, y tiene una gran experiencia
como productor e ingeniero.

Buscar la excelencia para Dios (Carlos)

La grabación es un concepto del que la gente tiene una idea general, pero que pocos
tienen la verdadera idea de todo lo que implica, y es que al final de cuentas, la grabación
de un disco es el dejar plasmado por mucho tiempo acordes, arreglos, armonías que, Dios
mediante, la gente escuchará una y otra vez y que perdurará por muchos años.

Por eso es tan importante hacer algo de excelente calidad y estar preparados y bien
informados antes de entrar a un estudio de grabación.

En esta charla veremos los puntos principales que debemos de tomar en cuenta para
llevar a cabo una grabación de calidad.
Preparativos para antes de entrar a Grabar: (Carlos y Federico)

1. Oración: Este consejo es fundamental y les pido que lo lleven a cabo para que su
grabación sea todo un éxito: Oren a Dios, pónganse en las manos de Él, déjense
llevar por su voluntad, despójense del yo interior, de su vanagloria, de sus
problemas, de sus preocupaciones, de su cansancio, de todo lo que pueda ser un
obstáculo y permitan que Jesucristo los use antes, durante y después de la
grabación. Créanme, por experiencia les digo que si lo hacen, se asombrarán de
los que nuestro Señor puede hacer con ustedes usándolos como instrumentos
para llevar su Palabra por medio del canto.

2. Pasos previos bien realizados: Antes de entrar a grabar se deben de haber


realizado los pasos descritos arriba: (1) Selección de Cantos, (2) Grabación de un
boceto o “draft” y (3) Planeación conceptual de los Arreglos Musicales.

3. Ensayo: Es importante haber ensayado los temas, los arreglos musicales, las
voces, los inicios y finales, la dicción en las voces, etcétera, para no “llegar a
ensayar a la grabación”. Muchos grupos terminan haciendo eso si no tienen
disciplina, y pierden tiempo y dinero en el estudio.

4. Uso del metrónomo: Les recomiendo procurar (hasta donde sea posible) ensayar
con metrónomo para obtener mejores resultados en la grabación en general, y en
lo posible ensayar con el draft, haciendo copias del draft para todos los que
participarán en la grabación.

5. Designar un productor o Coordinador: Elegir a una persona que coordine la


grabación, ya sea director musical, líder del grupo o coro o el ingeniero del estudio
para tener un orden durante las grabaciones y que sea el portavoz de las
decisiones que se deban de tomar.

6. Lleva las letras, acordes y tu hoja de control: Escribe las letras y acordes de las
canciones y llévalas a la sesión de grabación, con una copia extra para el
ingeniero. Te recomiendo que las pongas en carpetas, (haz 3 o 4 ejemplares) y
pon en tu carpeta tu hoja de control de avance de la grabación. Esta hoja de
control es un sencilla tabla de Excel donde pones en cada renglón una canción y
en cada columna las voces e instrumentos que hay que grabar, y la vas marcando
de “OK” a medida que vas avanzando.

7. Instrumentos: Recuerda que muchos estudios no tienen instrumentos. Revisa tus


instrumentos (bajo, guitarra, violín, etc.…) con anticipación antes de entrar a
grabar, ponle cuerdas nuevas a las guitarras con suficiente anticipación para que
no se desafinen durante la sesión, y revisa que no tengan ruidos, zumbidos o
fallas (gran parte de la calidad de una grabación depende de la calidad de sus
instrumentos).

8. Disposición: Acudir al estudio de grabación preparados para dar lo mejor de


ustedes, cada grabación es un proyecto muy importante, porque, Dios mediante,
mucha gente lo escuchará una y otra vez.
9. Programa tus sesiones: se debe planear los días y horarios de grabación, para lo
cual hay que consultar con el encargado del estudio en cuanto a su disponibilidad,
y ya teniendo esta información programar las sesiones de grabación en función de
la disponibilidad de los miembros del coro, grupo, etc. para ir a grabar.

Consejos durante la sesión de grabación:

1. Procura apegarte al plan de arreglos y voces: Es importante no cambiar los


arreglos o figuras durante la grabación, - a menos que veamos que hay errores
evidentes o cuestiones de estilo que no funcionan para la canción - . Muchos
retrasos en el proyecto de grabación son causados por este tipo de cambios. Para
evitar en lo posible estos cambios es importante haber realizado y probado
previamente los arreglos con una buena sensibilidad musical.

2. No “sobre poblar” el estudio: Es importante que no haya demasiada gente en el


estudio, para que el ambiente sea íntimo, acogedor y propicio para la oración
mientras estás grabando. También te ayuda a evitar que en las sesiones de
grabación haya muchas opiniones y debates entre los hermanos del grupo
respecto a como se está grabando tal o cual cosa: este tipo de discusiones
muchas veces desorientan al ejecutante o cantante, lo ponen nervioso y pueden
estropear su ejecución o interpretación. Por eso

3. No permitas distracciones: A veces llega un visitante inesperado al estudio, que de


buena fe viene a apoyar, o a ver como va la grabación, o simplemente a saludar al
ingeniero. Si no se maneja bien esta situación, puede provocar distracciones que
pueden hacer más difícil concentrarse en la grabación, tanto al ingeniero como a
los ejecutantes. (lo mismo pasa con llamadas telefónicas, etc.…) Si alguien tiene
que hacer una llamada o iniciar una conversación, pídele amablemente que lo
haga fuera del estudio.

4. No dejes errores “para corregir después”: No dejar pasar errores de voz o


instrumentos en la grabación, de los cuales después te arrepientes por muchos
años de haberlos dejado en la versión final.

5. Date un respiro: Si tus sesiones de grabación son demasiado largas, corres el


peligro de que el cansancio empiece a afectar el rendimiento del ingeniero, de los
músicos o de las voces. Conviene que cada 2 o 3 horas te des un receso de unos
10 minutos, te despejes (tanto tú como los músicos, voces y también el ingeniero)
y verás que regresas mas fresco para continuar grabando. Estos recesos son
especialmente importantes si tu sesión de grabación es por la noche después de
un día de trabajo pesado.

6. Mantén un ambiente fraternal y positivo: A veces la tensión y el nerviosismo de


estar grabando afecta a las personas y puede crear un ambiente de mal humor,
fricciones o la sensación de que “no está saliendo bien” la grabación. No pierdas
de vista que todo lo que hacemos es para gloria de Dios, mantén un ambiente de
buen humor y cordialidad. Procura que no se generen fricciones entre los que
están en el estudio.

7. No dejes de orar!!!: cuando estés grabando procura estar ORANDO al Señor,


tanto con lo que tocas como con lo que cantas. ¡Métete en la canción! Si la
canción es de pedir perdón, ¡Pide perdón a Dios sinceramente! Si la canción es
alegre, ¡Alégrate! Todo eso se transmite en la forma en que la canción queda
grabada.

8. No te emociones “ni poco ni demasiado”: No dejes que la emotividad te afecte


demasiado al grado de perder la objetividad o de que se distorsione lo que estás
cantando. Recuerda que nuestra afectividad forma parte de nuestra relación con
Dios y de lo que estamos transmitiendo cuando grabamos, de modo que no la
reprimas, pero acuérdate que debes expresar tu emotividad mesuradamente para
no sonar meloso o falso. Fíjate como tantos discos grabados en vivo resultan tan
buenos, muchas veces mejores que grabaciones muy concienzudas en estudio de
grabación, porque los músicos y cantores le meten el corazón en la grabación en
vivo con mucha libertad, y a veces en el estudio eso puede llegar a perderse.

9. Procura grabar con metrónomo: Es altamente recomendable que tanto en los


ensayos, como en la grabación misma sea utilizado el metrónomo. Este
maravilloso aparatito nos ayudará en todo momento a cantar y tocar
completamente “cuadrados” es decir a tiempo, llevándonos en todo momento en la
velocidad justa del canto, esto es, no de pronto ir mas rápido y luego mas lento,
sino llevar el tiempo exacto tanto al inicio, como el final. Con esto es posible
después lograr trucos increíbles en el estudio digital, como es el copiar un acorde,
una frase, inclusive todo un coro y pasarlo a otra parte de la canción. Ahora bien,
ésta recomendación puede costarle trabajo a muchos músicos “líricos” pero es de
vital ayuda e importancia para la grabación. Créanme, para el ingeniero es de un
estudio digital es maravilloso trabajar con el metrónomo porque te da una gama
muy amplia de posibilidades tanto en la grabación, en la ejecución, como en lo
profesional en lo posterior. Al principio cuesta trabajo acostumbrarse a usarlo, pero
al ver el resultado de su uso lo agradecerán en el futuro.

Métodos de Grabación:

Hay diversas maneras de grabar, dependiendo de la habilidad de los músicos y


voces y de la disponibilidad de sus agendas. Si todos son músicos y voces excelentes se
pueden grabar todos juntos, y que la grabación quede en una sola toma (esto es lo que
hacen los grandes coros y orquestas). Sin embargo si no todos son “súper buenos” esto
no es recomendable, porque si bien se reduce costo (y claro que aquí todos están
contentos), y se reduce tiempo invertido (aquí todos estarán de acuerdo), también se
reduce "la calidad final"..... (¿Como que aquí no estaría muy de acuerdo nuestro Dios,
verdad?). Esto es porque con esta forma de grabar no se podrán corregir errores de
ejecución, de afinación, de dicción, de descuadres, etc. etc.
Otra forma es grabando todos los músicos al mismo tiempo, tratar de arreglar los
errores significativos y después grabar las voces. Esta opción aumenta un poco mas la
calidad, pero no queda exenta de errores en la grabación y por consiguiente quedaría solo
como una grabación satisfactoria.

La mejor y la mas recomendable forma de grabar, considerando que no tenemos


músicos y voces profesionales, (y lo digo como productor, no como ingeniero) es llevarla a
cabo comenzando por la voz e instrumento guía, luego la base rítmica, instrumento por
instrumento,(esto implica un mayor costo, mayor tiempo, "pero" con una excelente calidad
final digna de nuestro Dios), esto es, que primero entrarían a grabar los músicos y una
voz guía, y se concentraría la grabación principalmente en el ritmo o la base principal,
como por ejemplo, la batería o las percusiones y luego, ya que queda grabada la guía
general, se procede a grabar el bajo, luego la guitarra, el teclado, la flauta, etc. y cada
instrumento se graba por separado para poder darle el sonido específico y para poder
editar cada instrumento (de esto hablaremos mas adelante).

Ya que queda la música lista, entonces se lleva a cabo la grabación de las voces,
donde se cuida en cada parte del canto la intención, la dicción, la sincronización de las
frases, las terminaciones y sobre todo la afinación.

En la mayoría de los casos, es altamente recomendable tener una o varias


sesiones para grabar solo a los músicos y a una voz guía, sin que estén presentes las
voces, mas que nada para no hacer perder el tiempo a los que cantarán, pues no
conviene tenerlos esperando en el estudio a que se termine de grabar la música.

Con respecto a la edición en la mezcla, permítanme explicarles de que se trata.


Cuando un canto es grabado en el estudio comúnmente hay equivocaciones de ejecución
o de interpretación, y para ello se recurre a la edición, que es la herramienta fundamental
del estudio, donde se detiene la grabación, se retrocede un poco el canto y luego se
vuelve a reproducir, y mientras el ejecutante o el intérprete toca encima de lo que está
escuchando el ingeniero vuelve a grabar sobre la parte equivocada y al cubrir el error con
la nueva grabación se detiene y queda arreglado el error, de esa manera no queda
indicios de que hubo alguna equivocación, y este trabajo se puede llevar a cabo una y
otra vez hasta que la falla quede corregida.

Plataformas de grabación:

1. Grabación Analógica: En los años ’80 los estudios eran analógicos, y los “tracks”
se grababan en una cinta gorda, de 16, 32 o hasta 64 canales. La cinta corría y en
ella se iba grabando todo. Cada edición de un segmento de un track borraba la
versión anterior, con el riesgo de que si la nueva versión no era buena, se perdía
una que quizá si lo era. Aunque la grabación analógica era muy tediosa, la calidad
y “calidez” auditiva era excelente. Hasta la fecha algunos estudios conservan su
plataforma de grabación analógica por esa calidez auditiva que se logra, como se
siguen usando amplificadores de bulbos a pesar de que los puede haber de
circuitos integrados. Algunas desventajas de la grabación analógica son el “gis” o
ruido ambiental que se va acumulando, el alto costo de estos equipos, su dificultad
de mantenimiento y lo tedioso que es editar en ellos. Obviamente no se puede
“copiar” un segmento de un track para reproducirlo en otro lado. Actualmente la
grabación analógica es probablemente un lujo indicado para grabar orquestas
profesionales, porque se basan en “una sola toma”.

2. Grabación tipo “ADAT”: En los años ’90 surgen las primeras plataformas digitales,
basadas en cinta tipo VHS o súper VHS, que grababan digitalmente, pero sobre
una cinta, de modo que se mejora significativamente la eliminación de gis, las
necesidades de mantenimiento se reducen, y se facilita la edición, por la
posibilidad de “marcar” digitalmente el inicio y terminación de las secciones a
editar. Cada maquina ADAT tiene 8 canales disponibles las limitantes en cuanto a
copiar y pegar, afinar, cuadrar está totalmente descartado en este sistema.

3. Grabación en disco duro: Hay otros tipos de sistemas de grabación que son
comunes como los de grabación a disco duro (sin computadora),
http://www.alesis.com/product.php?id=1 como el HD24, en este tipo de sistemas sí
se pueden llevar a cabo ediciones, copiar y pegar, y recuperar, pero el sistema no
es tan amigable como el sistema siguiente.

4. Grabación en Computadora: En poco tiempo este sistema de grabación en


computadora se ha convertido en el estándar de la mayoría de los estudios de
grabación, tanto home studios como los estudios profesionales. Aquí las ventajas
de una buena grabación son prácticamente infinitas, ya que no necesitamos las
molestas cintas de grabación, y no necesitamos tampoco de mucho mantenimiento
(ojo, no he dicho que no se necesita mantenimiento) ni costosos equipos, solo
requerimos (depende de lo profesional que se quiera ser), se puede copiar y
pegar, se puede afinar, se puede cuadrar, se puede duplicar, se puede hacer
prácticamente lo inimaginable, aquí lo único es el tiempo que se le desee dedicar,
mientras más tiempo, mejor producto (aplican restricciones….. es decir…… estos
sistemas no tiene una varita mágica que hace milagros), En estos sistemas de
grabación por computadora hay una gama impresionante de marcas, compañías,
precios y características, por lo que hay para todas las necesidades, desde
grabación totalmente amateur hasta la más profesional, con sincronía para audio-
video, grabación y edición midi, edición de partituras, grabación multitrack,
masterización, y todo dentro de un solo sistema de software. Hasta ahora los
software mas profesionales son operados en el sistema de Macintosh aunque hay
excelentes software y muy profesionales para sistemas Microsoft.
http://www.corazondearpa.com.mx/estudio/equipo.htm

Grabando a tiempo:

Ahora bien, otro punto que dejamos pendiente y que les voy a mencionar para
muchos no será muy agradable y para otros será desconocido, pero es de vital ayuda e
importancia para la grabación: Es altamente recomendable que tanto en los ensayos
(especialmente con los que llevan el ritmo), como en la grabación sea utilizado el
metrónomo http://www.korg.com/gear/info.asp?A_PROD_NO=MA20 , este maravilloso
aparatito nos ayudara en todo momento a cantar y tocar completamente cuadrados
llevándonos en todo momento en la velocidad justa del canto, esto es, no de pronto ir mas
rápido y luego mas lento, sino llevar el tiempo exacto tanto al inicio, como el final, y así,
poder lograr trucos increíbles en el estudio como es el copiar un acorde, una frase,
inclusive todo un coro y pasar lo en otra parte de la canción, créanme, es maravilloso
trabajar con el metrónomo porque te da una gama muy amplia de posibilidades tanto en la
grabación, en la ejecución, como en lo profesional en lo posterior, al principio se resistirán
a usarlo, pero créanme, al ver el resultado de su uso lo agradecerán.

Esto es solo una pequeña guía que espero les sea útil para su próxima grabación,
pero probablemente puedan surgir algunas otras dudas que con gusto les podré asesorar
en su momento.

Estoy a sus ordenes en: CarlosBorrego@corazondearpa.com.mx o visiten mi


página en www.CarlosBorrego.com.mx

Que el Señor les bendiga.

! "

# #$ %
&
'
8. Taller de Producción Musical: Edición, mezcla y masterización.
Por el Ing. Carlos Borrego Gzz.

Introducción

En esta charla profundizaremos más en lo que respecta a los detalles más


importantes (técnicamente hablando) de una producción de musical, tanto para los que
son clientes de un estudio como para los que tienen la posibilidad de tener uno:

Como veremos conceptos de edición, mezcla y masterización, conviene saber a que nos
referimos con estas palabras:

1. Edición: Por edición entendemos la tarea de corregir partes equivocadas de una


grabación, ya sea en tracks independientes como en mezcla terminada, ajustar
tiempos, entonaciones, etc.
2. Mezcla: Significa la tarea de modificar, ajustar, ecualizar y colocar los volúmenes
de cada instrumento y voces en un nivel deseado.
3. Masterización: La masterización es un proceso que se aplica a la mayor parte de
las grabaciones para crear un disco con niveles de volumen uniforme, buscando
el mismo color del sonido y ajustes generales en toda la producción, y que además
se escuche bien en cualquier equipo de sonido: desde un pequeño reproductor
hasta un sistema de audio profesional, conservando las mismas cualidades
sonoras.

1.) EDICIÓN:

En el taller de “Producción Musical: Grabación”, vimos el concepto de la edición: cuando


se graba un canto con errores de ejecución o de interpretación, se detiene la grabación,
se retrocede un poco el canto y luego se vuelve a reproducir, y mientras el intérprete toca
o canta de nuevo, se graba hasta que el error quede corregido.

Existen diferentes tipos de sistemas de grabación y hay ventajas y desventajas entre un


sistema y otro. Conviene conocerlas para cuando estemos en un estudio de grabación ya
sepamos lo qué pueden esperar de cada sistema.

a) Edición desde un sistema análogo: Este tipo de edición se utiliza todavía en


algunos estudios, donde graban con sistemas en cinta, se encuentran desde cintas de
¼ hasta de 2 pulgadas y pueden grabar desde 8 hasta 24 canales. En éste tipo de
sistemas lo que se hace es detectar el lugar donde está el error, se regresa un poco la
cinta, el músico o cantante empieza a ejecutar sobre lo ya grabado y el ingeniero entra
a grabar fracciones de segundo antes del error y sale fracciones de segundo después,

1
siempre confiando en la habilidad del ingeniero para que no borre antes o después del
lugar del problema, de otra manera se tendrá que grabar lo que lamentablemente se
borró.

b) Edición desde un sistema de grabación digital en cinta: Existen otros estudios


que utilizan sistemas digitales en grabación a cinta. Estas grabadoras manejan la
misma logística que las grabadoras análogas, es decir, grabas encima del error las
veces que sean necesario con la esperanza de que la parte a corregir quede
mejor. Estas máquinas utilizan cintas de VHS especiales o cintas parecidas a los
de las cámaras de video análogas. Estos aparatos pueden grabar desde 8 y hasta
32 canales dependiendo del modelo, y una desventaja adicional es que tienen las
máquinas suelen presentar problemas con la condensación interna cuando hay
cambios considerables de temperatura, orto problema muy común en estas
grabadoras es cuando usas la sincronización entre ellas, muy frecuentemente falla
la sincronización y tienes que tener mucha paciencia cuando esto sucede.

En muchas ocasiones estos sistemas tienen el grave riesgo de que, como cualquier
tipo de cinta se llegue a atorar, romper o masticar y se pierda valiosísima información
que difícilmente se pueda recuperar.

c) Sistema de grabación digital a disco duro en gabinete: Existen otros


sistemas compactos y prácticos con los que se pueden grabar, algunos de
ellos vienen incluyendo la mezcladora integrada y quemador de disco final.
Estos sistemas tienen mucho más beneficios que los arriba mencionados por
varias razones, una de ellas es por la enorme ventaja de poder deshacer la
última acción (“undo”) y pueden recuperar la toma anterior salvando la toma
deseada, además es mucho más económico al utilizar la grabación a disco
duro pudiendo hacer respaldos de la información en cualquier momento tanto a
CD como a DVD.

2
d) Sistema de grabación digital a disco duro por medio de una
computadora:
Este sistema en particular es mi preferido por las ventajas que ofrece para la
edición: poder mover los tracks a nuestras necesidades, afinar instrumentos o
voces, aplicar infinidad de plug ins para incrementar la calidad final, copiar y
pegar partes específicas y los “maravillosos UNDO” infinitos, así que, si
después de grabar 15 tomas se decide que la segunda era la mejor, pues solo
se pone la segunda toma y listo.
Hay muchísimas marcas dedicadas al audio profesional y para las plataformas
Windows y Macintosh, como por ejemplo, Motu Digital Performer, Digidesigns
ProTools, Cakewalk Sonar, Apple Garage Band, Steinberg Cubase, yo prefiero
el sistema Macintosh por ser una plataforma mucho más confiable y rápida.
Ejemplo claro es el actual sistema de grabación con el que contamos en
nuestro estudio, un sistema 100% digital que brinda todas las ventajas
inimaginables para editar, hasta inclusive convertir el audio en midi y viceversa!

La edición para corregir errores de grabación es solo una parte de todo el concepto de edición: en el
proceso final, cuando ya todo está grabado, se recurre de nuevo a la edición, es decir, se deben de
revisar que todos los instrumentos suenen uniforme, que no tengan errores que se hayan escapado
durante la grabación, se revisan que los instrumentos y las voces estén afinados, ejecutados en el
tempo de la canción, etc.…

A manera de ejemplo: Supongamos que dentro de la ejecución de la batería y el bajo detectamos


que un golpe del bombo está fuera de tiempo respecto al bajo, bueno, entonces se recurre a la
edición, donde, con los nuevos sistemas de grabación se puede seleccionar el golpe del bombo y
moverlo al tiempo del bajo.

En algunas ocasiones escuchamos que la guitarra se escuchó mejor un acorde en el primer coro y
en el segundo se escuchó un poco mal, en esos casos, se asigna ese acorde, se copia y se pega en
el segundo coro haciendo que la guitarra se escuche perfectamente en las dos partes.

3
Métodos para la edición:

a) Revisando en orden: Antes de iniciar con el trabajo de la edición se debe de contemplar un


orden, es de vital importancia revisar toda la canción con los volúmenes lo más aproximado a
la mezcla final (sin dedicar tanto tiempo a llevar los niveles a este propósito) y de preferencia
hacer la revisión sin nada de efectos para detectar con mayor facilidad lo que deberán editar
en cada canción.
Al iniciar la revisión del tema es muy útil usar marcas en el sistema para señalar el detalle que
se detectó o en su defecto usar una hoja de trabajo donde se anote el problema que se
detectó, que instrumento o voz tiene el problema y el tiempo en donde se ubicó, todo esto
haciendo pausas en la canción, regresando ligeramente la tema y al tener ya identificado el
punto a editar seguir escuchando el resto hasta finalizar.

b) Editando la voz: El instrumento más delicado, más valioso y de mayor importancia es la voz,
por lo cual, cuando se edite, preferentemente se debe hacer escuchando solamente el canal
de la voz con la que se va a trabajar y sin nada de efecto y en volumen mucho más bajo un
instrumento que nos dé los acordes del tema, de esta manera se podrá detectar
perfectamente todos los detalles que necesitas trabajar, como afinación, intención, volumen,
etc.
En muchos sistemas digitales, como el que cuenta nuestro estudio, puedes tener la valiosa
herramienta de tener varias tomas de la voz y poder usar una pequeña frase de una toma, la
siguiente frase de otra y así sucesivamente, esto te da muchas más opciones de un trabajo
de mayor calidad. Al estar editando en estos sistemas, donde puedes tener visualmente el
audio conforme a las curvas sonoras de la grabación podrás hacer uniones en las curvas de
tal manera que logres hacer imperceptibles tus ediciones.
Una vez terminado el proceso de la edición de la voz podrás activar el audio de los
instrumentos y escuchar el trabajo realizado y revisar si no se ha escapado algún detalle.

c) Editando instrumentos: Dentro de la edición de los instrumentos pueden toparse con algunas
variaciones de sonido exageradas con las que deberán trabajar, por ejemplo, los golpes de
las percusiones o batería con muchos altibajos, el bajo eléctrico en ciertos registros sonoros
que se pueden llegar a disparar o sonidos muy graves que deberán de ecualizar en forma
independiente del resto de la toma.

Observen la gráfica de audio con detalles, muchas de las veces podrás detectar, además de
auditivamente, visualmente, esto es de gran ayuda para discernir el trabajo que se debe
elaborar.

Peligros y prevenciones:

a) Prioridades en correcciones: Cuantas más herramientas se tengan a la mano, más perfecta


podrá quedar la edición, “pero cuidado”, se debe de evaluar el tiempo que se tiene para
dedicarle a la edición, ya que podrán enfrascarse durante muchísimo tiempo perfeccionando
la edición y no se dejará el tiempo indispensable y valioso para la mezcla. Les recomiendo
hacer una lista de las correcciones que se requieren y luego priorizarlas por que tan
relevantes son, con número 1, 2 y 3. Comienza por las mas relevantes y si te queda tiempo
sigues con las de segundo nivel, etcétera. De esta manera el tiempo para la mezcla quedará
a salvo.

4
b) Cuidar las exageraciones: Muchas veces durante la edición pueden llegar a caer en la
exageración usando todos los recursos posibles para detallar y afinar una voz o un
instrumento a tal grado que el trabajo final quede casi como robotizado, “ojo”, lo natural es lo
mejor, es decir, pueden existir algunos detalles que se deban de dejar tal y como están, que
no afectan en la mayoría de los casos el sonido de la canción y sí aporta un sentido natural y
humano dentro del disco.

c) Siendo objetivos: Hay muchas personas que tienen un don especial para detectar errores a
primer oído, y también hay muchas personas que tras escuchar el “supuesto error” nunca lo
detectan, por ello en este caso se debe de ser muy objetivo al trabajar en las ediciones.
Cuando se llegue a detectar un “supuesto error” paren el audio, regresen al menos 10 o 20
segundos y vuelvan a escuchar la parte “pero objetivamente” y evalúen si realmente existe un
problema y si es necesario arreglarlo.

2.) MEZCLA:

Método para la mezcla:

Parámetros apropiados y tips importantísimos

La mezcla es como una pintura, si la miran muy de cerca no les agradará y les molestarán varios
elementos, pero conforme se van alejando de la pintura empezarán a disfrutar de lo que ven, es
exactamente lo mismo en las mezclas, no necesariamente deben de lograr un sonido fantástico en
una guitarra por ejemplo, que van en armonía con un teclado, un bajo eléctrico, una flauta, una
batería y voces, probablemente al escuchar todo en conjunto sentirás que todo se escucha muy
desagradable, esto es porque te acercaste al cuadro a tratar de una línea quedara perfecta y al
alejarte del cuadro ya no hace armonía con los demás elementos; al ecualizar, nivelar, panear,
comprimir o automatizar la guitarra se darán cuenta que el problema ha sido resuelto y encontrarán
una mezcla mucho mejor.

a) Volumen, Niveles: Los niveles de cada instrumento y voces en una mezcla son
importantísimos, por ello se deben de tomar (a mi humilde criterio y experiencia) las
siguientes directrices:

1. El instrumento principal de un tema siempre será la voz, por ello se deberá de cuidar
durante toda la mezcla para que siempre esté presente, clara y procurando un nivel de
volumen uniforme dándole siempre su libertad natural durante toda la canción.
2. En segundo término yo sugiero que deberá de estar la base rítmica, es decir, percusiones,
batería, bajo, etc. De esta manera el tema tendrá siempre su fuerza y/o su intención.
3. En un tercer término deberá de estar la armonía, que vendría siendo, guitarras, teclados,
instrumentos de viento, instrumentos de cuerdas, instrumentos de metales, etc. Estos
instrumentos le dan un acompañamiento sin distraer o saturar al oyente.
4. Instrumentos de solistas, cuando la voz deja de cantar, se le deberá de dar el volumen
aproximado al que tiene la voz, ya que ese instrumento en ese momento es la voz
principal. “Importante” Se debe de cuidar en forma muy especial la entrada y salida al
instrumento que hace la parte de solista para que no entre muy rebuscado y que al salir
no se vaya a sentir un vacío en la canción y que con esto se provoque una sensación de
que la canción se cayó en ese momento.

5
b) Ecualización: ¿Quieren tener una buena ecualización? El secreto está en tratar de hacer
sonar cada instrumento tal y como suena en vivo, de manera que la mezcla se escuche
natural, pero también puedes combinar sonidos muy naturales con sonidos muy ecualizados,
para dar una sensación diferente.

c) Otros elementos importantes de la mezcla son:


1. La distribución de espacio o paneo, es decir, con un sistema estéreo, algunos
instrumentos se escuchan a la izquierda otros a la derecha, al centro, o en diferente
grado de estereofonía. Usen el paneo con creatividad.
2. Los efectos, tales como: el Reverb, el Delay, el Chorus, Flanger, etcétera.
3. El compresor, que sirve para atenuar el volumen de los pasajes más altos de un
instrumento o voz, bajando el volumen de los picos de señal más altos, y permitiendo
así, una vez comprimido, elevar el volumen general del canal sin que los picos de
señal (ahora atenuados) puedan llegar a producir distorsión.

d) Premezcla: Conviene que se elabore una versión preliminar de la mezcla final para
escucharla en otro lugar, como en tu casa o en tu auto, escuchar tranquilamente y ver lo
puntos que se necesitan modificar.

e) Guarda los parámetros de la mezcla: Dado que es posible que tengas varias sesiones de
mezcla y quizá quieras hacer cambios después, asegúrense de guardar todos los parámetros
de la mezcla (Si la mezcladora tiene memoria, como la Yamaha O2R, lo podrá hacer dándole
“store” a la mezcla existente y guardarla bajo un nombre, si no tiene memoria, deberá anotar
en un formato en hoja de papel los niveles y parámetros de cada canal de la mezcladora)

Cuando terminan muy noche un día de mezcla, el ingeniero o ustedes pueden estar algo
cansados, entonces, con más razón, recuerden de guardar los parámetros de la mezcla, para
que en la próxima sesión no se tenga que comenzar desde cero.

Después de que escuchen la “premezcla”, verán que tienen comentarios y modificaciones que
hacer a la mezcla de modo que contemplen en sus planes una segunda sesión de mezcla y
concéntrense en las canciones en las que quieres cambios.

f) Aprovecha para hacer la pista! Cuando hayan terminado de mezclar un tema a satisfacción,
hagan la mezcla de nuevo, pero ahora poniendo “mute” a las voces, y ahora estarán haciendo
la mezcla de la pista. No les tomará más que 5 minutos por canción, y terminarán teniendo
las pistas de todo su disco. Si lo dejan para después les costará más tiempo de estudio y
corres el riesgo de que tus tracks ya no estén disponibles.

g) No se apresuren demasiado a terminar: Recuerden que todo el trabajo de grabación se


puede echar a perder por una mezcla hecha a las carreras y que por las prisas de terminar se
te pueden quedar errores. No exijan al ingeniero o no se exijan demasiadas horas seguidas
de mezcla, porque el oído se cansa y eso mermará la calidad final. No mezclen ni dejen que
él mezcle estando desvelado, porque la percepción auditiva está deteriorada

6
Peligros y prevenciones

a) Síndrome de “yo soy el Ingeniero”:

En éste punto, como debo de ser muy objetivo, les dejo a continuación a mi compadre Fede con
un excelente punto de vista a este tema:

(Fede) Muchas veces cometemos el error de decirle al ingeniero del estudio que es lo que
queremos que él haga, en términos demasiado específicos: “ponle menos graves a la voz”, o
“ponle más medios a la guitarra”. Lo que sucede entonces es que nosotros empezamos a hacer
el trabajo del ingeniero, con consecuencias casi siempre nefastas!! El ingeniero lo puede hacer,
pero en ese momento tú te conviertes en ingeniero, y él solo puede hacer lo que tú le digas, lo
que no necesariamente es lo que tú quieres lograr.

Para evitar este síndrome, lo que debes de hacer es abstenerte de usar un lenguaje técnico y
mas bien decir al ingeniero lo que quieres lograr, o lo que sientes que le falta a la mezcla: “La voz
la siento muy opaca, ¿Puedes hacerla mas brillante?” o “¿Puedes hacer que la guitarra se oiga
con mas cuerpo?” De esa manera dejas al ingeniero que haga su trabajo con todos los recursos
que él tiene a la mano, y no solo con los que tú conoces. Él puede por ejemplo aumentar el
reverb, o cambiar el paneo, o mover la ecualización o la compresión, en fin, mil y una otras
artimañas diferentes a simplemente “poner menos graves” o “mas agudos”.

Otra forma de hacer estas aproximaciones al ingeniero es decirle que estado de ánimo quieres
enfatizar, usando analogías o imágenes: “quiero que se oiga…” “…mas solemne”, o “mas
profundo”, o “mas jovial”, o “mas lánguido” o bien, “siento que se escucha demasiado triste”, o
“demasiado oscuro”, o “demasiado plano…” O incluso “Quiero que se sienta como un
amanecer…” o “como una fiesta”, o “como un desfile…”

Si te fijas, no estas usando términos de sonido, sino de imagen, y eso le da al ingeniero una idea
de cómo quieres que suene, pero sin decirle que hacer, y él tiene que ingeniárselas (para eso es
ingeniero) para encontrar lo que tú quieres.

Otra manera de referirnos a “volumen” es usar términos como “mas atrás”, “mas presente”,
“demasiado fuerte”, o de plano, “no aporta, es mejor alejarlo”. Eso deja la libertad al ingeniero de
mover volumen u otros parámetros de la mezcla (paneo, efectos, compresores) para lograr lo que
estamos pidiendo.

Gracias Fede, mejor no lo podrían haber explicado. Bien, sigamos adelante.

b) Síndrome “my baby”:

Este síndrome es de lo más común en los estudios, donde a algunos integrantes o personajes
muy específicos que están en la mezcla no son objetivos en la mezcla y en lo único en que se
preocupan es en su propia voz o instrumento, no ponen en una balanza los niveles de cada
instrumento, si no que dicen por dar un ejemplo, un bajista dice: “my baby” no se escucha,
necesita más volumen y le urge más punch, y al obedecer a sus indicaciones inmediatamente
empiezan los problemas en la mezcla, ya que al hacer los ajustes al bajo se ve afectados otros
instrumentos e inclusive las voces y ahí empieza la guerra de “my baby”. El consejo más valioso

7
en este caso es que valoren los niveles y sonidos de otros instrumentos y pidan que otros revisen
su instrumento o voz en vez de ustedes.

c) Síndrome “I did it my way”:

Al estar toda tu grabación lista para la mezcla muchas veces podrás toparte con personajes o
incluso ingenieros que mezclan tu producción sin avisarte y solo llegan con el disco ya terminado
sin haberte tomado en cuenta, “cuidado”, es muy recomendable escuchar la opinión “objetiva” de
los integrantes o del ingeniero para la elaboración de la mezcla, y para esto pueden juntarse para
que la o las personas que se encargarán de la mezcla lleven una idea clara del sonido que
desean imprimir a la hora en que van al estudio para llevar a cabo la mezcla de los temas.

3) MASTERIZACIÓN:

Métodos para la masterización:

a) Cómo empezar:

Antes de sentarse usted o con el ingeniero a llevar a cabo la mezcla deben de conseguir
referencias de producciones musicales que les ayude a hacer una buena comparativa para la
masterización. Un punto muy importante es que la masterización no es una varita mágica que
puede arreglar todo, no lleguen pensando eso, lo que lograrán será unificar el sonido de todos los
temas en la producción y podrá mejorar notablemente el cuerpo, el brillo, la presencia del disco y
lograrás en la masterización que el volumen sea igual que las demás producciones, de tal
manera que no necesitarás subir y bajar tu control de volumen ni tu ecualizador, pero “ojo”,
siempre y cuando lo hagas debidamente.

b) Software para masterizar:

Hay una gran variedad de programas que lograrás conseguir para este trabajo, marcas muy
buenas, medianas y muy deficientes, algunos software incluyen las herramientas necesarias para
hacer todo en el programa, otros se deben de conseguir por separado y otros (como los que uso
yo) cuentan con ambas, es decir, viene con sus propias herramientas y puedes reforzarlos con
herramientas que se pueden instalar como plug ins.

Los software que particularmente uso yo en el estudio de Corazón de Arpa son los siguientes:
Sony – Sound Forge.
Steinberg – WeaveLab

c) Plug ins para masterizar:

¿Qué son los plug ins y como funcionan?


Los plug ins son unos productos que se instalan en su computadora y que le ayudan a
reemplazar los procesadores en rack, es decir, un procesador de efectos, un compresor, un
ecualizador, un de-esser, un limitador, un maximizador, etc. etc.
Estos plug ins vienen en diferentes formatos, por lo que, antes de comprar cualquier plug in,
deben de verificar si es compatible con su sistema operativo y con su software.

8
Existen varias marcas, tanto excelentes como nefastos, por lo que, antes de adquirirlo les
recomiendo que usen los plug ins de demos para no arrepentirse después.

Existen herramientas para eliminar ruidos indeseados como pequeñas distorsiones, fragmentos
de audio dañados o el soplo de las grabaciones analógicas (ruido producido por las cintas de
grabación).

- Declickers. A través del declicker podrá eliminar ruidos tipo “click” originados por golpes o por
fallas analógicas sin que el proceso afecte al resto del audio. También puede utilizarse para
eliminar otros ruidos puntuales como pequeños picos de distorsión o “drops” (errores digitales de
la grabación que resultan audibles). Fabricantes de software como Steinberg o TC-Works
disponen de este tipo de plug-in.

- Denoisers. El ruido de fondo producido por el siseo del soplo de los preamplificadores u otros
equipos analógicos puede eliminarse a través de los Denoisers. Normalmente, éstos necesitan
diferenciar lo que es ruido de lo que no lo es, por lo que resulta recomendable grabar un
fragmento del ruido que se desea eliminar (por separado de la música) que sirva como guía y así
el plug-in restará ese contenido (ruido) al resto del audio (música), sin afectar a la ecualización.

- Ecualización y dinámica. El proceso más común en la masterización se lleva a cabo a través de


ecualizadores, enhancers y a través de procesadores de dinámica (compresores, limitadores y
maximizadores).

- Ecualizadores. Existen multitud de plug-in de ecualización. Estos pueden ser ecualizadores


gráficos, en los que una serie de deslizadores o potenciómetros atenúan o potencian el volumen
de frecuencias fijas. Cuantas más frecuencias se puedan atenuar o potenciar (mayor número de
bandas de ecualización), más precisión podrá tener a la hora de trabajar sobre una frecuencia
determinada sin actuar sobre las frecuencias adyacentes. Los ecualizadores paramétricos
funcionan de manera diferente, tienen un control de ganancia (atenuación/potenciación), un
selector de frecuencia (se puede seleccionar la frecuencia exacta sobre la que se quiere actuar, a
diferencia de los ecualizadores gráficos en los que la frecuencia es fija) y un selector de ancho de
banda (cuanto más estrecho es el ancho de banda, menos se afecta a las frecuencias
adyacentes y cuanto más ancho al contrario).

Los ecualizadores pueden servir para cambiar el “color” de una mezcla mediante curvas suaves
de ecualización o para potenciar instrumentos determinados que pueden haberse quedado
escondidos, actuando sobre las frecuencias en las que se mueven éstos. Normalmente en el
proceso de masterización los efectos o cambios que se realizan sobre el audio son retoques muy
sutiles: potenciar una banda de ecualización 1 o 2 dB, atenuar otra banda en medio dB, etc. La
suma de pequeños cambios es la que puede hacer que una grabación mejore sustancialmente
sin alterar el concepto ni la intención con la que los músicos o el productor grabaron y mezclaron
su trabajo.

- Enhancers. Aunque afectan a la ecualización, no son ecualizadores. Actúan añadiendo


contenido armónico a frecuencias determinadas, creando un efecto psicoacústico que ayuda a
que se perciban mejor ciertos instrumentos. Son especialmente útiles para recuperar grabaciones
faltas de brillo, haciendo que resulten más inteligibles los instrumentos que se encuentran en la
zona más alta del espectro de la ecualización como platos de batería, voces, guitarras y reverbs.

9
También existen enhancers de graves como MaxxBass (Waves) que añaden contenido armónico
ultragrave.

- Compresores. El compresor es uno de los plug-in más utilizados en la masterización. Es una


herramienta que sirve para atenuar el volumen de los pasajes más altos de una canción, bajando
el volumen de los picos de señal más altos, permitiendo así, una vez comprimido, elevar el
volumen general sin que los picos de señal (ahora atenuados) puedan llegar a producir distorsión
al superar el umbral máximo de volumen que permite la grabación digital (0 dB).

Con la compresión se consigue que la percepción de la música comprimida sea de mayor


volumen, obteniendo un mayor impacto en el oyente. Aunque el volumen máximo de los pasajes
más altos continua siendo la barrera infranqueable de los 0 dB (por encima de este valor sólo se
obtiene distorsión), el hecho de que tras la compresión, las partes más sutiles y de menor
volumen se perciban mejor, hacen que la percepción general sea de mayor impacto.

Dependiendo de la cantidad de atenuación de los picos de señal estos plug-in pueden ser
compresores (cuando la atenuación es de suave a moderada) o limitadores (cuando la
atenuación es severa).

La compresión puede realizarse dependiente de un ecualizador; es decir que atenúe los picos de
señal que produce una frecuencia determinada. Esta combinación da lugar a otros plug-in como
los Deesers, que se utilizan para reducir la sibilancia (sonido muy agudo y desagradable que se
produce al pronunciar la letra “S”) comprimiendo únicamente la frecuencia donde se producen las
eses, sin afectar al resto de la dinámica. Prácticamente todos los fabricantes de plug-in disponen
de algún procesador de dinámica y se pueden encontrar versiones de demostración de muchos
de ellos en Internet: www.waves.com. www.steinberg.net o www.tcworks.de son algunas de ellas.

- Maximizadores. Los maximizadores como L1 Ultramaximizer (Waves) o Maxim (Digidesign) son


limitadores inteligentes (compresores con alto rango de reducción de picos) que varían sus
parámetros de actuación dependiendo del audio que procesan, permitiendo elevar 3 o 4
decibelios el volumen general de una canción sin que se aprecien cambios importantes en la
dinámica.

- Stereoimagers. Son herramientas que sirven para incrementar o disminuir la sensación


estereofónica. Estos plug-in sirven para que la sensación de distancia entre el audio que se
reproduce en el canal izquierdo y el que lo hace en el derecho sea mayor o menor, a través de
procesos con la “fase”. Los stereoimagers pueden servir para dar compatibilidad mono a música
grabada en estéreo.

Es frecuente que en grabaciones estéreo que no se han realizado cuidadosamente, al ponerlas


en escucha monoaural, es decir sumando los dos canales, se produzcan cancelaciones de
algunas frecuencias debido a problemas de fase. Suelen cancelarse los instrumentos que han
sido colocados totalmente a la izquierda o a la derecha, especialmente si están doblados
(grabados dos veces, uno a la izquierda y otra a la derecha), permaneciendo los que se
colocaron en el centro del panorama (voces, cajas, bombos, bajos...).

A través de un stereoimager puede convertirse el audio estéreo en monoaural sin sufrir estas
cancelaciones; algo muy útil cuando se masteriza audio para ser reproducido en vídeo o

10
televisión, donde la emisión es habitualmente monoaural. Al contrario, para música que va a ser
reproducida en estéreo, el efecto que se puede conseguir con un stereoimager es el de una
mayor amplitud y mayor separación entre los instrumentos.

Las marcas de plug ins que personalmente uso para el estudio de Jésed son los siguientes:
Waves, Antares, Sony, TC Electronics, etcétera

Análisis de cada canción:

En la mayoría de los casos cada tema necesita de un tratamiento individual en su masterización,


de tal manera que la producción tenga un sonido estándar y uniforme, en otras palabras, no
podemos tener una producción donde el grave esté muy marcado y en el siguiente el agudo esté
muy presente, o que en un tema el nivel de la voz está muy bien, pero en el siguiente la voz se
escucha muy bajita. Es por eso que cada canción o tema necesita de un análisis independiente,
se debe de analizar por primera instancia que el nivel de la voz en todos los temas sea el mismo,
después se necesita ver cual es el tema que llevará la batuta en la producción, es decir, cual
tema es el que requiere del volumen máximo y de ahí partir para estandarizar las demás.

d) Niveles uniformes:

Finalmente deben de revisar cuidadosamente que la producción no tenga altibajos de volúmenes


innecesarios, ya que eso tiene malestar en los oyentes, es muy molesto estar escuchando un
tema y que de pronto algo les haga correr al volumen para ajustarle y luego al seguir el tema
tengan que ir al volumen de nuevo para ajustarle..

Peligros y prevenciones:

a) Masterizando sin referencia:


Tal como lo comenté anteriormente, es muy conveniente masterizar la producción con una
buena referencia, con una producción que sepan que tiene buena calidad de sonido y que se
escucha excelente en cualquier tipo de reproductores de audio.
b) Nunca exagerar:
Al masterizar la producción usen los recursos que tienen con moderación, ya que al tratar de
lograr una masterización formidable podrán caer en exagerar con los parámetros y con ello
perder la esencia de lo que mezclaron, si caen en ese error tirarán a la basura todo el trabajo
creativo de la mezcla y al escucharlo después se lamentarán en gran manera.
c) Masterizar sobre masterizado:
Cuando mastericen su producción dedíquenle el tiempo que sea necesario (sin cansar el
oído) para que ese trabajo lo hagan una sola vez, eviten lo más posible el masterizar sobre lo
ya masterizado (vaya la redundancia), ya que al hacer eso lo único que lograrán será re-
ecualizar o comprimir aún más la señal y los detalles de la mezcla original las perderán.
d) Perdidos en el espacio:
Busquen siempre el llevar un control en la masterización, comparando su referencia,
comparando el primer tema masterizado (que siempre es la que lleva más tiempo y es donde
se almacenan los parámetros de la misma), es decir, eviten hacer cambios bruscos entre un
tema y otro en los parámetros, ya que al hacer esto terminarán perdidos en el espacio.

11
e) Consejo para el master en CD:
Cuando vayas a grabar el CD master dale el tiempo suficiente para hacerlo, es decir,
quémalo en la velocidad más lenta de tu sistema, de esa manera tendrás mucho menos
probabilidad de algún problema debido al quemado del CD. Frecuentemente los discos
master pueden tener en ocasiones graves problemas por un quemado rápido.

Por eso, cuando terminen al fin la masterización… dediquen un tiempo para revisarla,
preferentemente al día después, cuando ya sus oídos estén descansados, revisen la producción
con sus colegas, compañeros, y revisen su masterización en todos los reproductores de sonido
que tengan disponible: chicos, medianos, grandes.

f) Lo oíste, si…. pero…. ¿ya lo escuchaste atentamente?


Antes de enviarlo a la reproductora o maquila de discos verifiquen tema por tema, ya que
durante todo el proceso que han realizado puede ser que se les pudiera escapar algún detalle
que oyéndolo no lo hayan detectado, pero escuchándolo muy atentamente puede aparecer; si
te surge alguna duda ponlo una vez más y vuélvelo a revisar hasta estar completamente
seguro de que no haya ningún problema con el master.
g) Una última recomendación:
Cuando al fin tengas en tus manos el disco de tu producción tómate un breve tiempo para
revisar uno de ellos, puede sucedes que la portada esté bien, que la impresión del disco esté
bien, pero que lo que tenga grabado el disco no esté correcto o inclusive, por error de la
fabrica, que no sea tu producción!

Espero que esta guía que he escrito para todos ustedes les ayude a lograr una mejor calidad
en sus producciones, ya que cada disco grabado será un instrumento para proclamar la Palabra de
Dios, y de nosotros depende que sea con calidad.

¡Compartamos lo que sabemos y hagamos juntos la mejor música para El Señor!

Estoy a sus ordenes en: CarlosBorrego@corazondearpa.com.mx o visiten mi página en


www.CarlosBorrego.com.mx

Que el Señor les bendiga.

! "
#

12