Antropología   cristiana  
Conociendo  al  hombre  
       

 

       
   

 

"¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, el hijo de Adán para que de él cuides?" (Sal 8, 5)

”     Salió.  pues.     os  lo  traigo  afuera     para  que  sepáis     que  no  encuentro  en  él     ningún  delito.         «Pilato  salió  de  nuevo  afuera     y  dice  a  los  judíos:       “Mirad.     llevando  la  corona  de  espinas     y  el  manto  de  púrpura.  4-­‐5)       .  Jesús  afuera.       Y  les  dice  Pilato:       “¡Aquí  tenéis     al  hombre!”»     (Jn  19.

  si   la   reflexión   sobre   el   ser   humano   se   lanza.  que  parte  desde  Dios  para  llegar  al  hombre.   la   llamaremos   “filosófica”.   desde   el   hecho   humano   concreto.   y   que   partiendo   del   hecho   concreto   de  la  existencia  y  de  los  datos  comunes  a  todos  los  hombres.  y  la  reconciliación  obrada  por  el  Hijo  de  Dios  que  se  hizo  plenamente  hombre.  o  de  la  antropología  “aplicada”  a   una   situación   concreta1.   señalaremos   inicialmente   algunos   datos   del   hecho  humano.   particulares   y   específicos.  llamaremos  a  ese  nivel  “fenomenológico”.  dando  lugar  a   lo  que  llamamos  “antropología  teológica”.     Antropología   teológica   • en  base  a  la  Revelación  de  Dios   • el  hombre  elevado  en  Cristo   Antropología   ]ilosó]ica   • en  base  al  hecho  humano   • re]lexión  meta]ísica  y  abstracta   • en  base  a  los  fenómenos   humanos   • re]lexión  sobre  lo  concreto     Antropología   aplicada   Por   razones   metodológicas   y   didácticas.   La   Sagrada   Escritura   y   la   Tradición   viva   de   la   Iglesia   nos   ayudan   a   comprender   quién   es   el   ser   humano   desde   tres   datos   fundamentales:   la   creación.   Se   trata   de   un   esfuerzo   racional   por   explicar   el   fenómeno   humano.   el  conocimiento  del  misterio  del  ser  humano  se  enriquece  profundamente.   Su   objeto   es.   la   comprensión   del   hombre   se   enriquece   a   la   luz   de   la   Revelación   divina.   hacia   una   reflexión   más   abstracta   y   metafísica.   inalcanzables   a   la  sola  razón.   el   hombre.Introducción   ¿Qué  es  “Antropología”?       La  antropología  es  una  rama  del  conocimiento  humano  que  se  vuelca  hacia  el  mismo  ser   humano   para   buscar   comprenderlo.   que   a   diferencia   de   una  aproximación  teocéntrica.   En   la   antropología   cristiana.   Es   decir.  se  ahonda  a  través  de  los   instrumentos  que  nos  ofrece  la  filosofía.  Podemos  decir  que  existen  ámbitos  (o  niveles)   de   antropología:   si   el   estudio   se   reduce   a   los   fenómenos   aislados.   En   razón   de   estos   datos   de   fe   tan   importantes.  suponiendo                                                                                                                             1  Hay   que   tomar   en   cuenta   que   ése   es   el   ámbito   de   la   antropología   que   tiene   más   presencia   en   las   .   pues.   el   pecado.     El  hecho  humano     Nuestra   reflexión   sobre   el   hombre   parte   del  hecho  humano.  el   Señor   Jesús.   que   nos   servirán   de   base   para   comprender   mejor   la   reflexión   teológica   y   filosófica  acerca  del  hombre.

    Nuestra  experiencia  de  ser   ¿Qué  viene  primero:  el  ser  o  la  experiencia   de   ser?   Consideramos.   podemos   partir   de   su   experiencia   religiosa.   el   lenguaje.   sobre   el   ser  humano.  la  historia.  trabaja.   adoptaremos   una   perspectiva   antropocéntrica.  existentes:  la  persona  que  vive.   voluntad.  Por  ejemplo:   – – – La  unidad  de  nuestro  ser   La  integralidad  bio-­‐psico-­‐espiritual  (cuerpo.  podemos  partir  desde  diversos  puntos  para  aproximarnos  a  la  realidad  del   ser   humano:   de   sus   realidades   internas   (inteligencia.la   fe.   .   cuando   hablamos   de   hecho   humano.   su   aproximación   a   la   muerte…   es   decir:   hablamos   del   ser   humano  en  todos  sus  aspectos.  alma  y  espíritu)   La  jerarquía  de  lo  espiritual  en  nuestro  ser                                                                                                                             2  Karol   Wojtyla.   Ed.   política   del   hombre   (zóon   politikón.   la   tradición.   Por   lo   cual.   en   un   espacio   y   tiempo  determinados.   cultural.   que   lo   ontológico  (ontos  =  ser)  precede  a  la  experiencia.   Es   propio   de   la   experiencia   su   carácter   de   objetividad.  es  que  el  hombre  no  es  un  ser   abstracto.   Madrid   2005.   es   decir.   Palabra.   la   religión.  ama.   podemos   partir   de   realidades  externas:  el  cosmos.   Incluso.   que   parte   desde   el   hombre   para   llegar  a  Dios.  se  cae   y  se  levanta.   siendo   el   hombre   siempre   un   ser   ubicado   en   un   contexto.   pero   también   de   la   cultura.  se  alegra  y  se  entristece.  45.   lo   hacemos   en   vistas   a   comprender   y   ayudar   a   seres   humanos  en   particular.  Ahora  bien:  no  conocemos  al  ser  sino  por  la  experiencia.   es   real   y   concreto.  es  siempre   “el   ser   humano”.   en   El   hombre   y   su   destino.   emociones…).  concretos.   que   existe   en   un   mundo   ideal.   de   su   obrar.  Experimento  porque   soy.  respira.   las   ciencias   que   el   hombre   desarrolla.   la   experiencia   es   siempre  experiencia  “de  algo”  o  “de  alguien”2.   Cuando   hablamos   en   general.  tenemos  una  cognición  espiritual  de  lo  que  somos.   Así  lo  entiende  Karol  Wojtyla  al  referirse  a  la  experiencia  de  uno  mismo:     “El   sujeto   que   experimenta   es   un   hombre   y   lo   que   el   sujeto   del   conocimiento   experimenta   es   también   un   hombre.   Lo   primero   que   constatamos   es   lo   obvio:   que   el   ser   humano   existe.   de   su   experiencia   de   limitación   y/o   pecado.   relacional.   según   la   definición   de   Aristóteles).   por   lógica   elemental.  y  experimento  lo  que  es.   podemos   partir   de   la   dimensión   social.  habla.     Ahora  bien.   Pero  lo  que  hay  que  tomar  en  cuenta.   El   hombre   como   sujeto   y   objeto   al   mismo   tiempo.  que  nada  puede  experimentarse   sin   que   antes   sea.  El  ser  es  el  contenido  de  la  experiencia:   experimentamos.   las   manifestaciones   artísticas.   sino   que.   que   cada   ser   humano   tiene   una   experiencia   concreta.  la  tecnología.   en   una   cultura.   hablamos   de   aspectos   comunes   entre   todos   los   seres   humanos.  desde  el  comienzo.   La   Persona:   sujeto   y   comunidad.     ¿Qué   experimentamos?   Experimentamos   ciertas   características   de   nuestra   existencia.  p.   personales.

    “Yo  soy.  que  funda  tanto  el  ser  como  la  experiencia  del  ser.   No   nos   experimentamos   reducidos   a   las   cosas   que   nos   rodean.     Sólo   es   posible   conocer   al   ser   humano   si   con   humildad   respetamos   la   dimensión   de   misterio.   a   todo   aquello   que   se   relaciona   con   nosotros.  ni  un  problema.   Eso   implica   también   una   .  Nuestra  experiencia  de  ser  nos  lleva   a   preguntarnos   sobre   nuestras   relaciones   con   todo   y   con   todos   los   que   nos   rodean.   Tanto  las  realidades  visibles  como  las  invisibles.   Nuestra   experiencia   de   ser   nos   lleva   a   esa   afirmación  de  la  propia  identidad:  somos  distintos  a  todas  aquellas   realidades   que   nos   rodean.   El   misterio.  y  soy  yo  mismo”.  pero  en   cuanto   misterio.  Lo  equivocado.   abstrayéndose   del   aspecto  existencial.   “Yo  soy.     Todos  estos  datos  nos  pueden  ir  conduciendo  a  la  respuesta  de  una   pregunta  fundamental:  ¿Quién  soy?  Responder  también  ¿quiénes  son   mis   semejantes?   Preguntas   que   nos   irán   acercando   al   Ser   trascendente.  El  misterio  sí  se   puede  conocer.  y  soy  un  misterio".   desde   el   escritorio   o   el   laboratorio.   o   quizás   hacer   especulaciones   “oficinescas”.   lo   hacemos   con   clara   conciencia   de   que   la   persona   humana   es   un   misterio   y   como   tal   permanecerá   siempre   más   allá   de   nuestra   comprensión   plena.  La  persona   humana  no  es  un  dato.  como  quien  elabora  un  modelo  intelectual  o  diseca  algo.  sería  aproximarnos  al  ser   humano   como   dato   que   se   puede   medir   con   precisión   matemática.   la   realidad   concreta   y   particular   que   cada   persona   es.  en  relación  con  los  demás  y  con  mi  entorno”.  pues.  es  el  ámbito  donde  se  desarrolla  mi  existencia.     Ello  no  significa  que  permanezca  como  una  realidad  totalmente  ignota.  no  nos  identificamos  con  ellas  en  un  sentido  ontológico.     La  experiencia  de  ser  un  misterio   Al   lanzarnos   a   la   aventura   de   buscar   respuestas   a   estas   interrogantes.  es  un  misterio.   de   modo   concreto   y   personal.   Experimento   también   que   soy   un   misterio   para   mí   mismo.   Me   descubro   insondable   e   inabarcable   para   mí   mismo   y   experimento   que   los   confines   que   constituyen   mi   ser   escapan  a  mí  mismo:  "Yo  soy.– – – – – – – La  ubicación  espacio-­‐temporal  y  la  inmediatez  de  nuestra  existencia   La  propiedad  (la  mismidad)  de  uno  mismo   El  dinamismo  de  nuestro  ser   La  autoconciencia  de  uno  mismo   La  limitación  de  nuestro  ser   La  comunicabilidad  de  lo  que  somos   Etc.

  hay   otras   expresiones   en   las   cuales   el   hombre   busca  dar  forma  a  una  propia  «  filosofía  ».apertura  a  la  fe.  n.   un   valor   supremo.  la  incertidumbre  o   la   mentira.   que   dé   una   certeza   no   sometida   ya   a   la   duda.   a   lo   largo   de   los   siglos.   Las   hipótesis   pueden   ser   fascinantes.   La   búsqueda   de   la   verdad.   más   allá   del   cual   no   haya   ni   pueda   haber   interrogantes   o   instancias   posteriores.  Sólo  la  respuesta  real  y   sincera  a  esa  pregunta  da  sentido  a  la  vida.   En   cada   una   de   estas   manifestaciones  lo  que  permanece  es  el  deseo  de  alcanzar  la  certeza  de  la  verdad  y   de  su  valor  absoluto.  y  no  aprecia  el   ser   engañado.   es   necesario   enraizar   la   propia   existencia   en   una   verdad   reconocida   como   definitiva.     El  deseo  de  conocer  la  verdad   La  apertura  al  misterio  del  hombre  nos  conduce  a  la  constatación  de  un   constante  deseo   de   conocer   la   verdad   sobre   sí   mismo   y   la   realidad.   pues  la  verdad   realiza   al   ser   humano.   no   como   un   “ello”.   toda   verdad.  al  hombre  como  aquél  que  busca  la  verdad”3.  a  la  respuesta  a  la  pregunta  "¿quién  soy?".  Además  de  esta   universalidad.   dando   vida   a   un   sistema   o   una   escuela   de   pensamiento.   “Los   filósofos.  Lo  que  es  verdad.   La  búsqueda  de  la  verdad  es  intensa.   busca   una   explicación   definitiva..  28   4  Op.   si   es   realmente   verdad.  sino  como  un  “tú”.  El  hombre  busca  lo  real.   se   presenta   como   universal.  y  a  la  vez  participa  del  mismo  misterio  de  humanidad  que  encuentro  en  mí  (es   “semejante”).   sin   embargo.   el   hombre   busca   un   absoluto   que   sea   capaz   de   dar   respuesta   y   sentido   a   toda   su   búsqueda.  como  lo  es  también  la  experiencia  de  encontrarla.   se   quiera   o   no.   han   tratado   de   descubrir   y   expresar   esta   verdad.  de  nuestra  vocación  y  destino.  pues.  Eso  se  aplica  a  toda  verdad.   sin   embargo.  Se  puede  definir.”4   Experiencia  de  la  relación  con  el  otro  y  de  la  comunión   El   hombre   que   busca   la   verdad   y   las   respuestas   sobre   su   existencia   no   está   solo.  debe  ser  verdad  para  todos  y  siempre.   de   tradiciones   familiares   o   culturales   o   de   itinerarios   existenciales   en   los   cuales   se   confía   en   la   autoridad   de   un   maestro.   su   exploración.  al  misterio  de  Dios  y  de  lo  que  Él  puede  revelarnos  a  respecto  de  nuestra   existencia.   tal   existencia   estaría   continuamente   amenazada   por   el   miedo   y   la   angustia.   El  Papa  Juan  Pablo  II  afirmó  que  el  ser  humano:   “[El  hombre]  nunca  podrá  fundar  la  propia  vida  sobre  la  duda.   .  pero  de  manera  particularmente  intensa  a  la   verdad  de  uno  mismo.  n.   Eso   hace   con   que   descubramos   a   los   demás   no   como   cosas.  cit.  son  “connaturales  al  ser  humano”.  nos  habla  el  Papa  Juan  Pablo   II:   “De   por   sí.   Descubrimos  al  “otro”  como  “semejante”  a  nosotros:  delimita  el  misterio  que  somos  (es   “otro”).  Sobre  esa  búsqueda.   Más   allá   de   los   sistemas   filosóficos.   incluso   parcial.   Algo   que   sea   último   y   fundamento   de   todo   lo   demás.   En   otras   palabras.  27.                                                                                                                             3  Encíclica  Fides  et  ratio.  Se  trata  de  convicciones  o  experiencias   personales.   pero   no   satisfacen.   Para   todos   llega   el   momento   en   el   que.

  todo   hombre   experimenta   el   ansia   de   felicidad   y   realización.   como   un   dato   universal.  Lo  que   no   resta   duda   es   que.  con  mayor  o   menor  esperanza  y/o  conciencia.  que  la  felicidad  es  imposible.   .   como   hipótesis.   como   las   anteriores.   ¿Quién   no   quiere   ser   feliz?   ¿Quién   no   quiere   realizarse   como   ser   humano?   También   esta   es.  Y  no  sólo  la   existencia   individual.   sino   que   percibimos   que   todos   los   hombres   experimentan   esa   misma   búsqueda.     ¿Y  cuan  feliz?  Algunos  plantean.   En  el  interior  del  “yo”  que  se   relaciona  con  el  “tú”.   como   lo   único  que  podría  saciar  nuestro  interior.   sociales.De   esa   relación   con   el   “tú-­‐humano”   percibimos   que   se   despierta.   una   experiencia  universal  fundada  en  la  naturaleza  humana:  todo  ser  humano.  otros.   sino   que   se   extiende   hacia   la   trascendencia   que.  Otros  anhelan  ser  felices  “todo  lo  que  se  pueda”.   y   aunque   niegue   su   posibilidad   concreta   en   su   circunstancia   determinada.   se   despierta   la   experiencia   del   amor   y   de   la   comunión.   desde   lo   más   hondo   de   nuestro   ser.  y  que  sólo  podemos   encontrar  “momentos  de  felicidad”.   y   que   nos   dé   la   plena   felicidad.   Dichas   experiencias   superan   todas   las   demás.   de   manera   espontánea.   a   la   experiencia   de   felicidad   y   realización   personal.   queda   siempre   la   misteriosa   dimensión   del   anhelo   de   infinito.   que   “algo”  o   “alguien”   llene   plenamente   nuestro   corazón.   como   un   torrente   profundo   que   dinamiza   todo   nuestro   ser.   en   el   interior   de   uno.   se   configura  como  la  experiencia  de  un  misterio  abierto  en  tendencia  al  infinito.   Pero   ese   dinamismo   no   se   agota   en   la   relación   con   el   “tú-­‐ humano”.   el   anhelo   de   comunión.   se   presentará   en  su  horizonte  infinito:  nos  descubrimos  abiertos   a  la  relación  con  un  “Tú-­‐divino”.  hoy.   Esperamos.   De   tal   modo   que   los   demás   seres   humanos   se   convierten   en   interlocutores   fundamentales   en   esa   búsqueda   individual.     Nostalgia  de  infinito  y  hambre  de  Dios   La   experiencia   de   un   anhelo   de   la   felicidad   infinita   nos   permite   tener   ya   un   “cierto   contacto”   con   el   infinito.   según   hemos   venido   viendo   hasta   ahora.   y   nos   abren   a   un   horizonte   de   realización   y   felicidad.   Podemos   llegar   a   afirmar   que   la   experiencia   de   relación   y   búsqueda  de  comunión   configura  y  define  radicalmente  la  propia  existencia.   con  mayor  optimismo  y  sensibilidad  hacia  lo  profundo  dirá:  “infinitamente  feliz”.   personal.   del   servicio   y   la   entrega  generosa   a   los   demás.   de   la   propia   identidad  y  misión.   Nos   descubrimos   como   seres   relacionales.  busca  ser  feliz.   Anhelo  de  felicidad  y  plenitud   La   reflexión   sobre   el   encuentro   y   la   comunión   nos   lleva.   De   modo   que   nuestra   experiencia   existencial.

  esto  es  como  un  ser  personal  que  es  infinito:  Dios.   de   un   sólo   principio.   que   desde   lo   fondal   de   uno   mismo   apunta   a   la   plenitud   de   la   persona   en   el   encuentro   con   la   realidad   trascendente   desde   la   cual   todo   recibe   sentido»5.   El   ser   humano   se   experimenta   en   tendencia   hacia   Dios.  Y  al  percibir  este  carácter  personal  el   ser   humano   descubre   también   el   anhelo   de   conocer   a   Dios   y   dialogar   con   Él   y   así   fundar   la   propia   vida   en   el   encuentro   con   Él.   Le   llamó   la   atención   un   altar   y   aprovechó   enseguida   la   oportunidad   para   ofrecer   una   base   común   sobre   la   cual   iniciar   el   anuncio   del   kerigma:   “Atenienses   —dijo—.   Es   bastante   más   que   un   deseo.   para   que   habitase   sobre   toda   la   faz   de   la   tierra   fijando  los  tiempos  determinados  y  los  límites  del  lugar  donde  habían  de  habitar.   por   todos   los   conceptos.  FE.   anhelando  y  buscando  a  Dios  como  fundamento.  p.  sino  permanente  y  ligada  a   la   existencia   misma   del   ser   humano.   se   trata   de   una   dimensión   constitutiva.  como  Aquél  que  transciende  todas  las  cosas  y  que  ha  dado  la   vida   a   todo.   El   Papa   Juan   Pablo   II   nos   hacía   percibir   la   universalidad   de   ese  hambre  de  infinito  desde   el  ejemplo  del  Apóstol  San  Pablo:   “Cuenta   el   evangelista   Lucas   en   los   Hechos   de   los   Apóstoles   que.   Continua   después   su   discurso   de   este   modo:   “El   creó.   más   bien.  los  más  respetuosos  de  la  divinidad.   en   sus   viajes   misioneros.  lo  que  adoráis  sin  conocer.Sobre  ese  impulso  íntimo  y  fundamental  de  nuestro  ser  hacia  el  infinito.  respuesta  y  plenitud  del  misterio  de  la   propia  mismidad.   sino   como   un   “Otro”.     En  lo  más  profundo  y  auténtico.  esta  nostalgia  de  infinito  no  busca  el  infinito  como  algo   abstracto.   como   un   “Tú”   —con   mayúscula—.  Pues  bien.  ha  escrito  Luis   Fernando  Figari  algunas  reflexiones:     «La  nostalgia  de  infinito  no  es  una  aspiración  pasajera.  he  encontrado  también  un  altar  en  el  que  estaba  grabada   esta  inscripción:  “Al  Dios  desconocido”.   .  eso  os   vengo  yo  a  anunciar”  (Hch  17.  A  partir  de  este  momento.   veo   que   vosotros   sois.  Pues  al  pasar  y  contemplar  vuestros   monumentos  sagrados.   real.  Nostalgia  de  infinito.   No   es   una   dimensión   sentimental   ni   abstracta.  san  Pablo  habla   de  Dios  como  creador.  8.  Lima  2002.                                                                                                                             5  Luis  Fernando  Figari.   ni   como   un   “algo”.  22-­‐23).  La  ciudad  de  los  filósofos  estaba  llena  de  estatuas   que   representaban   diversos   ídolos.  Pablo  llegó  a  Atenas.   todo   el   linaje   humano.

  por   más   que   no   se   encuentra  lejos   de   cada   uno   de   nosotros”   (Hch  17.  descansen  en  ti”.   que   mi   ser   y   mi   permanencia  en  el  ser  no  dependen  de  mí  mismo.  psicológicos  y  espirituales.   si   quiere.   como   la   enfermedad   o   la   muerte.   la   misma   contingencia   y   limitación   se   convierten   en   caminos  de  libertad:   son   ámbitos   en  los   cuales   estamos   invitados   a   permanecer   y   desplegarnos.     “Soy   un   ser   limitado”.   a   la   evidencia   existencial   e   intelectual   de   que   hemos   sido   creados.con   el   fin   de   que   buscasen   la   divinidad.   Lo   recuerda  con  énfasis  también  la  liturgia  del  Viernes  Santo  cuando.  y  cuando  te  encuentren.   para   ver   si   a   tientas   la   buscaban   y   la   hallaban.   Experiencia   de   pecado   personal   y   del   mal   en   el   mundo                                                                                                                             6  Encíclica  Fides  et  ratio.   lo   son   para   los   que   no   se   abren   al   misterio.   Existe.  Y   reaccionamos   de   diferentes   maneras   ante   esa   experiencia:   algunos.   puede   recorrer.   Al   aceptar   esta   realidad.  invitando  a  orar   por   los   que   no   creen.   la   angustia.   inicia   con   la   capacidad   de   la   razón   de   levantarse   más   allá   de   lo   contingente   para   ir   hacia   lo   infinito.     Nadie   puede   negar   que   ciertas   realidades.   pues.   nos   ponen   de   cara   ante   nuestra   propia   contingencia.   que   creaste   a   todos  los  hombres  para  que  te  busquen.   el   abatimiento.  a  lo  que  Dios  tiene  a  decirnos  acerca  de  nuestra  propia  realidad.  n.   26-­‐ 27).   una  de  las  primeras  constataciones  antropológicas  es  la   de   nuestra   contingencia.  24.  La  limitación  y   la   contingencia   nos   remiten   a   la   experiencia   de   la   creaturalidad.   nos   hace   decir:   “Dios   todopoderoso   y   eterno.   Nos   topamos   con   la   sólida   y   dura   experiencia   de   limitación:   límites   de   nuestras   capacidades  de  amar  y  obrar.   Son   el   espacio   de   nuestra   realización  personal.   la   desesperanza.   sienten   la   inseguridad   existencial.   Es   decir:   tengo   la   experiencia   de   que   no   soy   el   fundamento   de   mi   ser.  límites  metafísicos  y  físicos.   de   modo   muy   negativo   y   pesimista.   un   camino   que   el   hombre.   unas   de   las   primeras   preguntas   que   nos   hacemos   se   refieren   acerca   de   nuestro   origen   y   fin:   ¿quién   me   ha   dado   el   ser?   ¿soy   finito   o   infinito?   ¿se   extiende   mi   existencia   más   allá   de   la   muerte?   En   efecto.   Pero…   ¿es   esto   algo   negativo?   Lo   son   para   los   anhelan   una   explicación   según   sus   propias   medidas   y   caprichos.   .   El  Apóstol  pone  de  relieve  una  verdad  que  la  Iglesia  ha  conservado  siempre:  en  lo   más   profundo   del   corazón   del   hombre   está   el   deseo   y   la   nostalgia   de   Dios.   de   que   nuestra   vida   no   se   debe   a   nosotros   mismos.”6   Experiencia  de  contingencia  y  limitación   Al   preguntarnos   sobre   nuestra   existencia.

  Y   acá   no   se   trata   de   una   experiencia   de   auto-­‐castigo.  la  no  aceptación  de  la   creaturalidad   y   su   contingencia   y   limitación.   Y   a   todo   ello   se   agrega   la   experiencia  de  esclavitud  al  mal.   la   lejanía   de   la   verdad.                                                                                                                               7  Constitución  pastoral  Gaudium  et  spes.Pero  no  sólo  me  experimento  contingente  y  limitado.   La   nostalgia   de   reconciliación   sella   la   experiencia   humana   y   nos   lleva   a   buscar  un  horizonte  de  esperanza.     Nostalgia  de  reconciliación   Sin  embargo  la  experiencia  no  se  detiene  allí.  de  conservar  nuestra  integridad  y  de  relacionarnos  en  comunión  con  los  demás   y  con  Alguien  infinito.  También  experimento  una  ruptura   en   mi   interior.  descubrimos  también  la  confusión  y  la  cerrazón  ante  el  misterio   de   la   propia   mismidad.   o   de   complejo   de   culpa  que  se  haya  generado  por  una  situación  familiar  o  subjetiva.   de   libertad.  brota  de  nuestro  interior  un  profundo  anhelo   de   reconciliación.  Se  trata  también  de   una   experiencia   universal:   la   del   mal   en   forma   de   ruptura.   la   fragilidad.   y   también   la   lejanía.  de  descubrirnos  a  nosotros   mismos.   desconocimiento   y   rebeldía   ante   Dios.   Nos   encontramos   ante   una   paradoja:   al   mismo   tiempo   en   que   experimentamos  un  profundo  anhelo  de  descubrir  la  verdad.   .   de   regreso   a   la   comunión.   El   Concilio   Vaticano   II   destaca   bien   esta   situación   señalando   que   “son   muchas   las   oposiciones   que   luchan   en   lo   interior   del   hombre” 7 .  la  soledad  y  ruptura  con  los  demás.  El  misterio  del  ser  humano  es  mucho  más   amplio   que   el   misterio   del   pecado   y   del   mal.   un   clamor   intenso   de   verdad.   de   amor.   en   la   propia   vida.   la   desorientación   y   el   sinsentido   existencial  que  ello  conlleva.   Ante   la   experiencia   de   las   rupturas.   fuente   y   fin   de   nuestra   existencia.   en   los   demás  y  en  el  mundo.  el  pecado  y  sus  consecuencias.  n.  de  la  atracción  hacia  ese  mal  que  me  daña.   La   experiencia   de   ruptura   se   presenta   como   una   fuerza   opuesta   a   todo   lo   que   hemos   venido  percibiendo.  10.  Posee  una  profundidad  tan  misteriosa  que   amenaza  con  frustrar  las   aspiraciones   más   hondas   de   la   persona.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful