ENSAYO “LA MUERTE DESDE UN PUNTO DE VISTA ETICO”

YOHAN SEBASTIAN ARISTIZABAL MURILLO

GIOVANY CASTRO ETICA

UNIVERSIDAD DE CALDAS FACULTAD DE INGENIERIAS MANIZALES 20 JUNIO 2011

un término acuñado en 1901 por E. tanto personal como universal. “toda interpretación de la muerte supone. acabamiento. ante el morir. Así lo dijo K. es decir. Dicho suceso se ha especializado y se ha abordado desde distintas disciplinas de la ciencia: historia. filosofía. es decir. - La muerte es un acto humano que necesita de una constante reflexión ética. y más explícitamente de su propia vida.LA MUERTE DESDE UN PUNTO DE VISTA ETICO La muerte es una realidad que pone al ser humano ante el misterio profundo de la vida. plenitud. como ruptura. antropología cultural. Como “muerte consumada”. como cambio y como transformación. la pregunta básica podría ser sobre las condiciones preferibles o deseables para tal acontecimiento. Si hay una preocupación permanente para el ser humano en el transcurso de su historia. ha de ser consumación activa desde dentro. lleva consigo una interpretación de la vida”. Metchnikoff a la ciencia sobre la muerte. y también la ética. la muerte humana es una objetivación para los que aún vivimos. biología. sociología. Además. es un punto de interés grande en el siglo XX. no podría pensarse en ella si no se tiene la vida. llega a ser una representación del morir para uso de los que todavía no han muerto y ante ella surgen o acaecen varias preguntas como el para qué y el por qué de tal acontecimiento. como consumación. como realización definitiva. Rahner: El término del hombre como persona espiritual que decide libremente su propia suerte. psicología. Lo que tienen en común todas estas interpretaciones son la comprensión de la finitud de la vida humana intratemporal. es decir. de varios modos: como un evento final. Vidal. acontecimiento que ha cobrado una importancia no menor en la reflexión actual.1 La tanatología. es el hecho de morir. la reflexión sobre la muerte se aborda en dos grandes vertientes que originan una doble distinción que puede establecerse en el fenómeno humano del morir: como “morir” y como “muerte consumada”: El “morir” es un hecho que le pertenece a la misma vida humana y puede ser interpretado. De esta forma. situarse . La muerte es una condición de la vida. En el campo de la ética. Según M.

También aquí la ética puede realizar un discernimiento axiológico sobre el montaje cultural en torno a la muerte y el fallecimiento. Veamos a continuación los aspectos planteados por J. como se . como nadie vive para sí mismo.R. Considerar la responsabilidad de los médicos y su iniciativa para informar al paciente moribundo sobre la seriedad de su situación (¡!)Tal responsabilidad incumbe también al personal sanitario y asistencial. dar el postrer testimonio que resulta y como resume en general toda su vida. el campo de las actitudes ante la muerte puede estar produciendo una subversión utilitarista en la visión de la muerte. mediante procedimientos como la hibernación o mecanismos de investigación electrónica. como el trabajo o la sexualidad. La sociedad tiene el deber ético de organizar un servicio hospitalario y asistencial adecuado para que la muerte. cabe entonces mencionar desde la posición de la medicina o mejor dicho desde la posición clínica. La muerte es la última y definitiva de las crisis a las que se enfrenta la persona. Por eso un espacio privilegiado en que resuenan los valores y temores de cada varón y mujer y de cada sociedad. En este caso la muerte lleva consigo la total posesión de sí mismo por parte de la persona.activamente en su perfección o imperfección. Flecha3 para presentarnos el morir o la muerte desde un punto de vista ético: • La muerte es el gran interrogante lanzado a la vida entera de todo hombre/mujer: ¿puede el ser humano pedir y buscar para sí mismo la muerte?. la discriminación o la injusticia. También le pertenece el discernimiento sobre los intentos de vencer técnicamente la muerte o el envejecimiento. al igual que los familiares del enfermo.2 Por tanto podemos mencionar que la reflexión de la ética al evento del morir se hace más que necesaria en nuestros días y debe aportar su visión específica al problema del mismo. no sea una ocasión propicia para la explotación. • • • • Una vez visto estos aspectos éticos. Aquí hay un vasto campo reservado a la ética. ¿cuál ha de ser el ethos (inclinación) del ser humano ante el desafío de su propia muerte? ¿qué actitudes éticas debe intentar alimentar? Nadie muere para sí mismo.

ya no el corazón. Podemos decir entonces. Con este acontecimiento el sujeto es totalmente irrecuperable para la vida. Con los avances de la ciencia. es decir. varios órganos sobreviven a la interrupción de la actividad cardíaca: el mismo corazón sobrevive entre una y una hora y media. dieron lugar a una redefinición del concepto de la muerte. que el momento-muerte corresponde al límite más allá del cual no es posible el retorno y una revivificación. que comienza por el fallo funcional de un órgano vital. se consideraba el último latido del corazón como final de la vida humana. es decir. la moral tiene que preguntarse cómo actuar. el cerebro. no obstante dependiendo de qué zonas del cerebro ha muerto. veinte a treinta minutos. no un suicidio ni . podemos señalar que según este. aquí y ahora. dos horas y media. con los trasplantes de órganos. los pulmones. sino el cerebro. Un enfoque ético: Retomando entonces la ética y lo descrito por J. especialmente del corazón. Se considera una muerte clínica cuando en la persona se ha producido una degeneración irreversible de la masa cerebral. el hígado. de los criterios para determinar el momento-muerte de una persona. que en opinión de moralistas importantes. la valoración ética sobre los conflictos entre valor de la vida humana y el derecho a morir dignamente ha de tener en cuenta los resultados de la ciencia sobre la muerte clínica. R. Así se sabe hoy que en condiciones favorables. pero.percibe el concepto de muerte. entonces se habla de una “vida biológica” de un sujeto “clínicamente muerto”. una real actuación y no un simple padecimiento. Se considera como muerte la suspensión de toda manifestación de vida del organismo en su conjunto. la irreversibilidad es la característica fundamental de la muerte. de treinta a sesenta minutos. para que sea realmente humano y no angelical ni vegetativo. De ahí que existe unanimidad en determinar el momento de la defunción cuando ocurre la muerte orgánica del cerebro. para que sea realmente una muerte. se puede producir reanimación por ciertas técnicas. el ser humano es considerado muerto clínicamente. de ocho a diez minutos. porque la interrupción de la actividad cardíaca provoca instantáneamente la pérdida de la conciencia y el colapso de los demás sistemas de órganos. Entendemos por Necrosis. para que el acto humano del morir sea realmente un “acto”. los riñones. Evidentemente con estos datos. la extinción de una determinada parte del cuerpo. Flecha. la muerte es un proceso gradual. se redefine el momento de la muerte tomando como parámetro.4 Hasta no hace mucho tiempo. Una vez ocurrida la muerte irreversible del cerebro.

y por lo tanto se impone la muerte a uno mismo a otro en la fase final de la vida. la que es provocada voluntariamente.un asesinato. buena muerte. Derecho a la propia muerte. propone la reconstrucción de la expresión y el concepto buscando una mayor precisión conceptual y una mayor riqueza de expresiones. • - Ante esto M. Antes de exponer estos criterios. significando la muerte apropiada. • . Vidal5 se pueden distinguir al menos dos usos de dicho vocablo: • Uso normalizado: se define como eutanasia a la “muerte sin sufrimiento físico” y restrictivamente. Usos fácticos: en este ámbito tiene una multitud de usos fácticos. considerados “desproporcionados” en la fase terminal y visto como “encarnizamiento terapéutico”. Supresión de la vida de un enfermo a petición propia o de terceros (familiares. Una muerte humana. denominada también “muerte digna”. Vidal. se explicara el término eutanasia que según M. el etimológico de “muerte dulce” y otro sentido restringido. A modo de ejemplo citamos los siguientes: Sentido etimológico: muerte sin dolor. Así llega a distinguir tres situaciones éticas distintas: • Eutanasia: abarcan todas las situaciones en las que no se respeta el valor de la vida humana. Distanasia: incluyen situaciones en las que se prolonga inhumanamente la vida y no se propicia así la posibilidad de tener una muerte digna. es decir. el de “muerte por acción de ayuda externa”. Decisión de abstenerse de medios extraordinarios. a cualquier precio. convirtiéndose así en un lugar de apelación polisémico. médicos). Suele denominarse también “eutanasia activa”. Lucha contra el sufrimiento. Aquí ya se puede apreciar un sentido lato. para su familia y para la sociedad. y humanizadora para el moribundo. Nuestro autor hace una crítica de la metodología tradicional para pensar la eutanasia y propone criterios o rasgos para una nueva forma de abordar la cuestión.

(M. ha de considerarse como una capitulación frente a la tarea auténticamente ética de la aceptación y realización del valor de su vida y aun de su muerte. Analizamos a continuación las distintas situaciones con la dialéctica del conflicto de valores. la calidad de vida. Quienes plantean la legitimidad de tal opción fundándose solamente en el principio de autonomía del paciente. ya mencionados. McCormick que incluyen la realidad del conflicto de valores. Flecha. no obstante. Una vez descrito este importante termino. Algunas situaciones donde podría aplicarse el mencionado conflicto de valores: cuando las técnicas reanimadoras siguen manteniendo una vida vegetativa y ha sido comprobada la muerte clínica del . R. Porque en realidad. • Conflicto de valores y situaciones anti-distanásicas (adistanasia) Ofrecen gran variedad de planteamiento. sobre la cantidad. ¿quiénes? ¿En qué casos? ¿Cómo? Un mejor planteamiento antropológico de los principios de la vida y la muerte y una más humana organización asistencial haría que el enfermo deseara con menos frecuencia la muerte (Regan).• Ortotanasia: se refiere a la situación ideal en la que se respeta y se realiza los dos valores indicados: respeto a la vida humana y el derecho a morir dignamente. P. no prolongar indebidamente la vida del hombre. entre otras. La decisión por cuenta ajena ha planteado serios problemas éticos. El conflicto de valores entre el valor de la vida humana y el derecho a morir dignamente. Safranek). el cual toma como una posible opción las ideas R. se lo puede ubicar dentro de un afán desmesurado de prolongar la vida humana. Creemos que entra dentro del derecho a morir humanamente. reducida a veces a niveles puramente vegetativos. Vidal). admite algunas conclusiones. seguimos la presentación del autor. no haría más que violar la autonomía de los que no compartieran tal teoría (J. presentaremos los criterios de J. más allá de lo que presumiblemente es el espacio de la realización de la libertad humana. • Conflicto de valores y situaciones eutanásicas La eutanasia activa. demuestran una carencia ética lamentable. imponer una particular teoría del bien. por la que eventualmente se decidiera el enfermo en casos límite o la que él mismo pudiera pedir a los demás. ya fuera basado en la libertad individual o en la santidad de la vida.

entre otras) del paciente. La síntesis ética consistirá en mantener el equilibrio. no pueda comprobarse la existencia de la muerte clínica y sin embargo la utilización de los medios auxiliares no hace sino prolongar un estado de vida vegetativa.puede presentarse otro serio conflicto. exagerando el valor del “derecho a morir”) y el derecho a un morir dignamente (que no realiza la distanasia. Si tal propuesta significa una atención integral (técnica. del modo de morir adecuado a la realidad de la misma muerte. sería bienvenida y aceptada no solo para la sociedad en general. ya como lo hemos dicho más arriba. podría ser recomendable suspender el tratamiento distanásico atendiendo a razones suficientes. O cuando. la propuesta puede quedarse en una simple palabra biensonante. Se trataría entonces. pero deberá respetar la decisión última del enfermo o sus familiares. La ortotanasia ofrecería al paciente los instrumentos emotivos para llegar a la aceptación realista de los propios límites. Hasta aquí. • La alternativa de la ortotanasia El neologismo es atribuido a Eisler. aunque ya fue utilizado antes. Sin embargo no falta quien piensa que. con respecto a la utilización de los medios de reanimación. sino también por el discurso ético cristiano. los dos valores indicados. el contenido ético del morir se resume en la realización de dos valores: • • el respeto ético a la vida humana la exigencia ética de una muerte digna de la persona humana Estos dos valores deberán iluminar los juicios y las decisiones éticas. religiosa. . exagerando el valor “aprecio exagerado de la vida”). orientar. muchas veces agónico. humana. Esto se verificaría en la ortotanasia que viene a ser la resolución armónica del doble valor: respeto a la vida humana (que no realiza la eutanasia. Cuando se da una diferencia entre el juicio valorativo del médico y el juicio del paciente . una vez más.paciente.o mejor aun de sus familiares. El médico podrá y deberá aconsejar.

VIDAL.5 [citado 19 Julio 2011].cit. [online]. 348ss 4 GHERARDI. 34 citado por J. op. Medicina (B. set.R. Sentido teológico de la muerte.393-397. p.org. 2008. 47-55 2 1 . RAHNER.cit. ISSN 0025-7680 5 M.68.BIBLIOGRAFIA M. FLECHA.. La fuente de la vid. vol.scielo. Disponible: <http://www. Carlos R. Barcelona 1965./out. op. A 40 años del "Informe Harvard" sobre la muerte encefálica. Salamanca 2007 3 J.ar/scielo. Eutanasia: un reto a la conciencia. Bioética. Madrid 1994.php?script=sci_arttext&pid=S002576802008000500012&lng=pt&nrm=iso >. Aires). 5 K. no.R. VIDAL. FLECHA.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful