Está en la página 1de 93
Un terremoto tan fuerte que hasta rompié los instrumentes cde mesure. AST defo un pensacor frencés al Holocausto, ‘Asi podemos tal vez descrbir las consecuencias del autor tarismo y el terrorismo de Estado en rues pats. Los jefes de la dictadura sabien que et recuerdo y el olvide son elementos fundacionales de una naci6n. Por eso, en su itento gor cambiar las bases de esta sociedad se plantee ron una police de olvid. (Olvido no silo de lo que estaba sucediendo en ese momen to —"olvidar el exterminio es parte del exterminio mis- mo". escrbi6 Jean Baudrillard: més que eso, las militares estaban decididos a terminar can la memoria histérica que hacia transmitc de generacign en generacin los ideales de ‘comunidad, de particigacién y moviizacion poltica, La dictadura militar partié en pedazos nuestra historia, La hizo ances. Fue un brutal intento por clausurar la continuidad de rues+ tre naci6n y nuestra sociedad. Ese suceder istérico que hhace que cada generacién nazca marcada por sus ancestros: bbendecide por sus virudes y seialads por sus errores. El autortrismo clausuré el dislago y el encuentro, Nos le 16 de miedo, de sospecha, de tristeza Pasaron casi veinte afios del final de la citima dictadura mie Uitar en lo Argentine. Los bebés nacidos en coutiverio son ye adolescentes. Siguen todavia abierios los caminos de la Ver~ dad y la Justicia. Pero ha comenzado a parecer la necesi- dad de la memoria, Ucg6 el momento de construir puentes. puentes que alguna vez cayeron bajo las bombas del autor Fitarismo y le violencia, puentes que unan a las generaciones y se conviertan en es- pacios de dislogo y de transmision puentes para llegar a otros tertitarios, habitades por otros udadanos de este vasto pats de la memoria, uentes, en fin, que nas permitan pacacaos justo en el me- dio, en este minisculo momento presente. para poder pen- s2F 1 pasado ye! futuro al mismo tiempo, Staff ‘orseén Cater, opts Sein ‘etowsie omarbacin abe ern Mara Ese Marine, Huge ote ae daver Pate de Nevo ‘tin Ladle De Sika Talanano 78 6 » Capit a0 Cai, AbrchomHdsemen, Ae Ae 4 Deo Feder. snd Cres Clee Janes You, Geisler Crea ont eesti Recs gains (ueseca anti Daler Boj. Are Cacoparde, _Colaboraron wt esta Flor sates, Viviana uenes Ares SA. Malod 939 blo Gans, Sarda Raggio Car, Gabel Oi Tel asnroats apt Fecet \Werans Cannes, Foro ns Dur, svarso artisan on ets Galle Loren Fnac. Wars Jost ents es us publics dic Guembe, Juth Goi tinea cl Cte de cates Fiebetsein Was Sten, osu Ta.arn Gi eminee ars Mwai a gy N59 Hugo Vezet Horacio Verbisy Cla Berge aa Sonam, Guifscr. Aree Seba, (eo) a asa Teax a7 Rtwdo Gl lavedn reso Date Grapes ermenego Sib smenrifrsokcomst PUENTES 1LUGIU 200 Sumario 3. Editorial. 4, Dislogos en el pais del olvido. 6, memorias en conflicto, por Elizabeth Jelin 14, La cuestion de la culpa, por Hilda Sabato, 18. Un mape por trazar, por Hugo Vezzetti 15. 1a Repiblica autista. 26, Pasado presente, por Gabriela Cerruti. 34, El camino de la verdad, por Horacio Verbitsky, Ricardo Gil Levedre. 38. Una justicia que quiere saber, por Alejandra Correa, Horacio Cattani, Leopoldo Schiffrin, Maria Elba Martinez y Hugo Carién. 46, Testimonio, por Laura Rojas. 48, La solidaridad puede vencer 2 los genocidas, entrevista a Zygmunt Bauman, por Pablo Gianera. 52. El arte toma la posta. 5A. ta casa, Ia calle, el estado.... por Ludmila Da Silva Catela, 64 “y te contarés a tu hijo... por Abraham Huberman. T2, Las huellas del horror, por Alicia Oliveira. 718, Programa Memoria, Biblio= teca y Libreria, 80, Cuando las piedras hablan, por James €. Youns. 94, Haciendo memoria, actividades de la Comisién Provincial por la Memoria, 96, Para que la historia no se repita, por Griselda Gambaro. J PUENTES ACOSIO A000 editorial La impunidad es bija de la mala memoria, Eduardo Galeano Las dictadures militares previeron que la continuidad del terrorismo de Estado era el olvido. Que para ello era suf- Ciente el exterminio, primero, y contratar y promover, ya fen democraca, a los olvidadores. Convencidos que siempre la historia oficial se hacia so- bre la base de los triunfadores. Que ellos lo eran y que, or lo tanto, con el paso del tiempo, se legaria a la re- conciliacion, et perdén y después la reivindicacién de los genocidas. Hasta profundos demécratas lo creyeron y cepitievon 2 coro que era necesario un born y cuenta nueva para fortalecer la “transcin 0 lo democracia. El olvido fue también enionces una politica desde el poder. No s6l0 no convenia saber qué pas6. sino ocultar por qué pass. En nuestro tiempo. el reclamo de Justicia pervive més alls de lo frustracion y la impunidod promavida por gobiernos constitucionales. ¥ comenz6 a sumarse fuertemente ahora lo impronta de la vecuperacion de la memoria. Por elo es que se consituyen espacios todos los dias pa ra recuperar la historia. Nuestra Comisién es parte de eso batalla. Casi una epopeya si tomamos en cuenta que esta reconstruccion se hace con victimas y victimarios cami- ‘nando por las mismas calles. Donde torturadores se exhi Comisién Provincial por la Memoria Laura Conte. Madres de Plaza de Mayo Linea Fundadora, CELS. Adelina de Alaye. Madves de Plaza de Mayo La Plata Mostin Abceqg. Director del Centro de Estudios Legales 4 Sociales ‘Alejandro Antanucci. Dipu- tado por el Partido Justi- cialista, ‘Hugo Cain. Fiscal Federal Sora Dovotie. Senado de Babia Blanca. por el Partido Justicilista, Estela Carltto, Abuelas de Aldo Etchegoyen. Iglesia Plaza de Mayo. metodista, Asamblea Daniel Cieza. Diputado por permanente por el Frente Pais Solidario. los Derechos Humanos, PUENTES ACOSIO 2000) bben provocativamente cada tanto como seialindonos que ali esti, con poder, suficiente para ahoger el reclame. Y ‘vestro trabajo, aun el més riguroso y cientifio, ests bo- lado de nuestro deseo de que los genocides estén en la cércel, de que el Estado colabore con la lstcia, tanto con la nuestra como con la que en el mundo expresa un avance mundial en hacer respetar los devechos humanos. La reconstruccién de la memoria es une accién no sobre l pasado: acta sobre el presente: no esté anquilosade, 1 se esconde en museos. Es une memoria viva, dif apasionade, porque ali estin nuestras vides, la de nves- {10s hij. auestrosnietos. nuestros companeros Elos. ls olvidadores. van a tratar de acallar la memoria Trotarén de dividila 0 romperta. Nosotros sequiremos Juntando retazos, verdades y relatos Ells van seguir tratando de crear “consensos" para aho- gar la justcia, paca que las victimes no sigan contando y seiilando culpables. Nosotros defendiendo los Juicios por la Verdad contra timorotos y cémplices Flos van a defender y cobijarrepresores. Nosotros. 8 ‘2cusar a los verdgos. Ells dicen y drén “el mundo ye no sel mismo.” ¥ orde- ‘nan adaptarse pare ser modernos. Nosotros intentaremos ‘ebelarnos, pare que el mundo cambie y yo no sea el isin. Ellos sequirén creyéndose el todo y omnipotentes. Noso- {ros parte, parte de millones que siquen andando, parte