Legislación y Políticas Públicas

DERECHOS DE LOS NIÑOS, RESPONSABILIDAD PATERNA, Y POLÍTICAS PÚBLICAS
Alejandra Salguero Velásquez Juan José Yoseff Bernal

Introduccion

U
144

na temática de interés social que invita a la reflexión y análisis desde las Políticas Públicas es el de los derechos de los niños y niñas, así como la responsabilidad paterna integrando las figuras de la madre y el padre, o quienes asuman su cuidado. Un punto de partida sería el cuestionamiento sobre la visión de la infancia y el papel otorgado a los niños y niñas objeto de tales políticas, donde muchas veces, el argumento se centra en la negación de la agencia de los pequeños. Históricamente, la negación de la agencia de los niños y niñas se atribuye a la noción de inocencia, así como en la responsabilidad paterna. El discurso de victimización es una retórica que pone el acento en el “riesgo” (violencia. abuso, maltrato) y que promueve la responsabilidad paterna, así como la intervención del Estado. Esta ‘retórica’ sirve de punta de lanza de las ‘políticas públicas’ y “desplaza” los problemas de la pobreza hacia una política de responsabilidad privada o personal. De responsabilidad social del Estado se transfiere a una responsabilidad moral de los padres. El segundo punto de análisis integra la noción de responsabilidad paterna, donde la mayoría de las veces incorpora una visión desigual en cuanto a la participación de los integrantes. Desde la perspectiva de género, se ha documentado que generalmente a las mujeres se les ha asignado social y culturalmente la responsabilidad del cuidado y atención de los infantes, dejando de lado muchas veces la participación del padre, generando y reproduciendo desigualdades genéricas en las prácticas que conforman el mundo social de las familias. Como parte del análisis habrá que incorporar los múltiples significados que encierra el término “responsabilidad paterna”, pudiendo señalar que para algunos será proveer de las condiciones físicas, económicas, de salud, alimentación, educación, con la finalidad de lograr el desarrollo de los infantes; sin embargo el espacio de discusión es si los padres incorporan a su vez la agencia de los hijos e hijas, o se asumen como padres con un poder incondicional para dirigir, organizar y determinar la trayectoria de vida de sus hijos e hijas, ya que esto muchas veces genera conflictos y disidencias en la incorporación de los “derechos de los niños”. Incorporar los derechos de los niños y niñas, así como la responsabilidad paterna en el diseño, elaboración, programación y desarrollo de las políticas públicas, nos llevará a tomar en cuenta el propio punto de vista de los actores involucrados, las perspectivas y las prácticas de las propias comunidades donde participan, para que sean ellas y los niños y niñas quienes establezcan sus prioridades y alternativas,

Profesores de la Carrera de Psicología de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, integrantes del proyecto Desarrollo Psicológico en el Ámbito Familiar.

su estatus de persona y los derechos paternos (Morgan. al contacto con los padres. Como podemos ver. el derecho a la educación. En el Año Internacional del Niño (1979). 1998). y los derechos relativos a las condiciones de trabajo o administración de justicia dirigida a los menores. programas que terminen con resultados limitados. 1995). el derecho al nombre. las manipulaciones genéticas así como la llamada ‘paternidad asistida’ están poniendo en el centro de los debates y dilemas la misma humanidad del individuo. entre ellos México. la niñez está cobrando una importancia renovada desde diferentes y diversos frentes. reafirman y reflejan los derechos de toda persona humana. Estos mismos derechos son difícilmente llevados a cabo no sólo por las condiciones sociales y económicas de muchos países. adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1959. por 61 países. De otro modo. se elaboró un proyecto de Convención para crear un Comité de los Derechos del Niño. en el mundo de la política y los derechos humanos (Stephens. Se abrió para su firma el 26 de enero de 1990 y fue suscrita. a la nacionalidad o a la seguridad social. Por ejemplo. El derecho tiene que reconocer las particularidades en que se podría aplicar. De cualquier modo. sino también que no es objeto de un terreno específico y que hay mucho por hacer. No deja de ser un escándalo para las Naciones Unidas que aún en aquellos países donde se cuentan con condiciones económicas y políticas más benefactoras para los niños. promuevan y concreten. Pero mientras esto sucede en ciertos países y regiones del mundo. los nuevos problemas y desafíos que están surgiendo en el mundo están impactando a los niños sobremanera. cuya aplicación está dirigida a los niños y niñas en función de los cuidados y asistencia especiales que requieren para lograr un crecimiento y desarrollo adecuados dentro de un ambiente de bienestar familiar y social. elaborada por la Unión Internacional para la Protección de la Infancia. posteriormente sirvió de base para la Declaración de los Derechos del Niño. ha señalado que los derechos otorgados a la niñez. Finalmente entró en vigor el dos de septiembre de 1990 al haber sido ratificada por 20 países. se corre el riesgo que se impongan con violencia y de manera externa. Estos intereses disciplinarios por sí mismos indican no sólo la importancia del tópico. y la forma en que se asuma tendría que ser algo que las propias comunidades y niños deseen. Este documento fue retomando ese mismo año por la Sociedad de las Naciones y. Señala que un primer acercamiento a los derechos de los niños fue a través de la Declaración de Ginebra de 1924. Lynn. aprobado el 29 de noviembre de 1989 por la Asamblea General de Naciones Unidas. promovidas y buscadas por ellos mismos. ese mismo día. nos lleva a definir qué se entiende por “Derechos de los niños”. 1997). Derechos de los niños Abordar el tema de la niñez y sus derechos. De acuerdo con Alicia Pérez Duarte (1994). se incorpora el reconocimiento de la dignidad y valor de la persona humana.Revista Iberoaméricana donde las posibilidades de cambio sean contempladas. La UNICEF. 1997). sino también porque implican un universalismo que parece pasar por alto la diversidad humana. estén surgiendo problemas como enfermedades. Y en el marco de los derechos humanos. Se integran por ejemplo. varón o mujer. a vivir en familia. prostitución o explotación aún en aquellos países que han signado la Declaración de los Derechos Humanos de los Niños. en la sociología (Corsaro. en la Psicología Cultural (Shweder. así como a temas específicos y exclusivos de la etapa de la vida que comprende desde el nacimiento hasta los 18 años de edad. 145 . suicidios y condiciones sociales que limitan el bienestar de los niños y niñas. el concepto engloba el conjunto de derechos humanos. los niños en otras partes mueren sin contar con condiciones mínimas de sobre vivencia o son abandonados a su suerte siendo objeto de tráfico. elevar el nivel de vida de los seres humanos en un ámbito de libertad y progreso social. Desde el ámbito académico y la investigación.

Quiere decir que por encima de los “derechos familiares” existen los derechos del Estado y los del Individuo. Los principios de “intereses superiores del niño”. Consideramos que en este mar de espejos. ser protegidos contra el abandono en todas sus formas y frente a la explotación de su persona y de su trabajo. Lo anterior se aplicará sobre cualquier norma que tenga por objeto la protección de la infancia y la adolescencia. a la luz de la Convención de 1989. en su defecto. como también a las posibilidades de abuso de los mayores? En Países Desarrollados. religiosa y económica. lo que está en juego es una manera de entender la convivencia humana. o. tendrán que realizarse de tal manera que. ha habido enfrentamientos serios entre Padres e Hijos por violaciones a los derechos pero que también corresponde al Estado mediar en estos conflictos. no ser considerados como delincuentes en el caso que ejecuten conductas descritas y sancionada en la ley como delito”. de los propios niños? Nos parece que es una aporía que habría que trabajar para darle salida. surge en el sistema jurídico mexicano el concepto del interés superior de la niñez. morales y sociales por quienes legalmente están obligados a ello. y al mismo tiempo las prerrogativas de la vida común se garanticen? Por supuesto que no podemos verlos separados. En consecuencia. ¿Cómo compatibilizar la vida social y la vida individual teniendo por árbitro al Estado? Particularmente. el cual implica que en todo momento las políticas. no sufrir calificaciones humillantes en razón a la calidad de su origen. Por supuesto que otras personas pueden y se hacen cargo de los niños (familias adoptivas. Esta relación instaurada en la Modernidad está haciendo estragos en muchos países y lesionando seriamente la vida social. ¿cómo salvaguardar una dependencia-independiente o una independenciadependiente de la vida individual. Los derechos fundamentales que había reconocido la Declaración de los derechos del niño. En fin. la participación.). al desarrollo integral de su cuerpo y de su mente en el seno de la familia o en un ambiente familiar. ¿Ello llevaría a considerar el debate de las “capacidades decisorias” de ellos. no sólo tendrían que alentar ciertas políticas sino también vigilar o tomar en consideración las resultantes de tales políticas. Algunos cuestionamientos a reflexionar serían: ¿Quién vigilará a quién en el cumplimiento?. En caso de incompatibilidad o duda. Concepto que hoy día. correlativamente tendría que poner el bien común como bien prioritario sin que signifique que sus derechos sean alienados o vejados. el mismo niño puede apelar a ser separado de sus familias. la supervivencia y el desarrollo.Revista Iberoaméricana El interés superior de la niñez Como resultado de la Convención sobre los Derechos del niño (y la niña). centrados en la no discriminación. etc. Así como el familismo ha sido un asunto que parece desatender al Estado. ser asistidos para la satisfacción de sus necesidades económicas. son aspectos importantes a considerar puesto que al mismo tiempo Estado y Familia son los garantes y responsables primarios de los “intereses superiores del niño”. ¿Hasta donde llegan los derechos y deberes de los padres y los del Estado y. En su artículo 1º establece que todas las personas menores de 18 años tienen derecho a: “conocer a sus padres. culturales. las normas se interpretarán de la manera más favorable a la ejecución de la protección de los menores. Es más. por el Estado. en consecuencia. se aplica al principio del “interés superior de la niñez”. De cualquier modo se ponen en tela de juicio las relaciones paterno-filiales. Ya hay constancia histórica de que el Estado ha intervenido en las familias. con resultados a desear. condición social. la ONU/UNICEF. la comunidad se hace cargo y salvaguarda al individuo y éste. gubernamentales. en primer término. ser defendidos gratuitamente en su persona y en su patrimonio ante todas las autoridades jurisdiccionales y administrativas del Estado. En consecuencia tienen tantos derechos y responsabilidades como las familias. parientes. ¿se camina a darle carácter de “ciudadano” del mundo a un niño?. se busque el beneficio directo del niño o niña a quien van dirigidas. acciones y toma de decisiones relacionadas con este periodo de la vida. 146 . asociaciones civiles.

y se sigue asignando la responsabilidad a los padres. 1997. porque por un lado están las instituciones quienes parecen establecer cuáles son los mejores intereses de los niños. Este es un punto que sigue requiriendo atención. ya que gran parte de los discursos médicos y psicológicos dirigidos a la niñez. Responsabilidad paterna En este panorama. El gobierno de México. 1983. El trabajo feminista y la perspectiva de género han probado de manera reiterada la confusión del planteamiento anterior. se delega a los padres el cuidado y bienestar de los niños. dejando de lado la participación de los padres. el asunto parece complicarse. defenderse y realizarse a cada momento y siempre. pero por otro. sigue asumiendo en la gran mayoría de los casos desigualdades genéricas históricamente conformadas.Revista Iberoaméricana Es la Organización de Naciones Unidas como institución a quien se le ha encomendado la tarea de defender la Humanidad. 2008). por tanto. debido a que los seres humanos necesitan cuidados especiales durante un largo período de su vida inicial y que son las mujeres quienes están “dotadas y capacitadas biológicamente de instinto maternal”. para respetar las condiciones de existencia de todos y cada uno. lo cual tiene serias implicaciones no sólo en las estructuras familiares. en cuanto rasgo estructural de la sociedad. siendo las mujeres a quienes se les ha asignado social y culturalmente la responsabilidad del cuidado. toman como punto de partida los supuestos anteriores. actividades y funciones asignados a los hombres y mujeres. no obedecen a cuestiones biológicas sino a construcciones históricas. El ejercicio de la maternidad de las mujeres. Basaglia. están excluidos de las decisiones. No obstante lo anterior. llegando a establecer normatividades que son retomadas e incorporadas en el diagnóstico. de los roles. cuando se discute que hay que actuar en los “mejores intereses de los niños”. sociales y culturales (Beauvoir. mujer u hombre. niño o niña y seguir siendo humanos. amarillos. 2006. en tales diferencias. sino también deberes que como adultos pudieran tener sobre un niño o niña. Salguero y Pérez. espacios y poder asignados a unas y otros. Se actúa aquí bajo el supuesto que los niños ‘no tienen uso de razón’ y que no pueden saber cuáles son ‘sus mejores intereses’. actualizarse. los niños mismos no son tomados en cuenta. En este sentido la ONU como institución tendría como funciones definir. defender y valorar el derecho a la existencia. ya que “la responsabilidad” respecto del cuidado y atención de los infantes. Podemos ser negros. Rubin. atención y bienestar de los infantes. se constituye en el promotor y vigilante de su cumplimiento. Pero como todo asunto humano. estableciendo no sólo derechos. 147 . y por otra. concepción que sólo puede ver y concebir a los seres humanos bajo un concepto de “naturalidad biológica”. paren y amamantan a los hijos. 1977. El señalamiento anterior lo integramos. Salguero. la aparición del concepto interés superior de la niñez. Y al mismo tiempo las organizaciones no gubernamentales tendrían como misión y función vigilar el cumplimiento cabal de los compromisos asumidos por el Estado. bajo el supuesto de que debieran ser los que estarían directamente comprometidos por los intereses de los niños. en tanto está comprometido a llevar a su cumplimiento los derechos humanos. y el hombre sólo es visto como portador genético. donde consideran que el ejercicio maternal de las mujeres se debe a la vinculación aparentemente natural entre la capacidad de criar y lactar con la responsabilidad del cuidado infantil por una parte. Algunos supuestos se centran en concepciones “naturalistas” para explicar la maternidad-paternidad a nivel biológico. no puede separarse del hecho biológico de que las mujeres son quieres se embarazan. inevitable y “universal”. En muchas ocasiones. señala los derechos y responsabilidades que el padre y la madre debieran asumir hacia los hijos e hijas. al señalar que los espacios. 1984. esa es la condición mínima para reconocernos como sujetos de derecho. sino en toda la estructura política y social mantenida a través de las instituciones que norman el “deber ser” en las identidades de mujeres y hombres. Chodorow. elaboración e implementación de políticas públicas dirigidas a los niños y niñas. tiene que reivindicarse.

aspiraciones etc. o los Derechos Humanos. sino que se negocian identidades y posturas ante la vida como ha señalado Schmukler (1996). que en México es a partir de los 18 años. entonces. analizar las condiciones particulares. en algunos casos son los padres los mediadores. no basta con enunciar el derecho. No pueden decir cuáles son sus intereses. elaboración e implementación de políticas públicas. 3) En este sentido. los apoyos siguen estando encaminados a reproducir el papel de la mujer como encargada del conjunto de estas tareas. desde los diferentes espacios académicos y de práctica social. en la actualidad. derecho y responsabilidad de familia. La discusión sobre la crianza propone que el proceso no se reduce en su interpretación a dicho ámbito. El mensaje que a veces se transmite para replantear las relaciones no ha estado acompañado de los medios formales que lo lleven a la práctica y que permitan. la corresponsabilidad y la equidad en las responsabilidades sobre la vida de los hijos(as). intentar instrumentarlo. es una tarea particularmente difícil. o en otros casos es el Estado.Revista Iberoaméricana 148 De acuerdo con Figueroa. y al mismo tiempo valorar las reacciones del menor frente a las decisiones que los adultos asumen para con ellos. Derechos a la escolaridad. no hablan y no pueden formular sus necesidades. el Estado. Algunos argumentos desde el Estado y las políticas públicas para no considerar a los niños y niñas como actores sociales. Como podemos ver. podrán ser considerados sujetos de derechos y deberes ciudadanos. (1995) una de las demandas de la propuesta de las mujeres ha sido la corresponsabilidad del hombre en el espacio de la reproducción. a pesar de la demanda y de los mensajes a veces incorporados a los programas oficiales de promover la corresponsabilidad de hombres y mujeres en el cuidado de los hijos. y que terminan convirtiéndose en obligaciones jurídicas de los padres. el Estado es el encargado de vigilar que los padres “cumplan” con lo que son los derechos del niño. Sólo hasta que sean mayores de edad. de alguna manera. la determinación del interés de los menores. 1) Edad: no son capaces o no tienen habilidad para tomar decisiones. entre el hijo o hija y su padre o su madre. o la persona que ejerce la patria potestad o simplemente el cuidado del menor. por razones no sólo económicas sino políticas e ideológicas. ¿Cómo no reconocer. limitados por la responsabilidad que se les ha asignado ancestralmente sobre la crianza de los hijos. sino recuperando su dimensión social. Convirtiendo la relación de poder de los padres en una función de interés social y de orden público. el cual es vigilado y sancionado por las instituciones y el Estado. demandas. responsabilidad ciudadana y capacidad de elegir y ser elegido (voto). una corresponsabilidad en la vida cotidiana. el tipo y calidad de las relaciones y espacios asignados a hombres y mujeres. y en consecuencia tendrían que ser representados por el adulto. dilucidar si los niños y niñas son reconocidos como agentes sociales. 2) Cuestión Jurídica: en relación con la mayoría de edad. En el caso de los más pequeños. al trabajo. que en ‘los mejores intereses de los niños’ están el propio reconocimiento como agentes sociales según la cultura de procedencia? Este es un aspecto a reflexionar e investigar. Sin embargo. quien a su vez también plantea que es un proceso de explicitación de las contradicciones sociales que dificultan. sin restringirlo a una visión biológica. y si son incorporados bajo esta perspectiva en el diseño. es decir. es decir. muchos niños y niñas de diferentes grupos sociales no pueden acceder a las condiciones mínimas de calidad de vida. en el desarrollo de las personas y en el respeto a los derechos. Mientras no llegan a este requisito. . por lo menos. sino reconocer los diferentes actores involucrados. así como a otro tipo de desarrollo personal.

los individuos tienen capacidad desde que nacen para afectar el comportamiento de los otros. apoyos. Es más. 149 El niño como agente social A partir del planteamiento de la teoría social actual. y un agente participante de los procesos sociales. Esto nos llevaría a cuestionar el nivel de autoridad que tienen las personas. Por el lado de los padres. el niño es considerado como un ser social. también el individuo puede incidir e influir sobre las normatividades. actúan bajo el conocimiento de las normas sociales de su cultura. no lo han pensado siquiera como posibilidad. tienen el derecho de cuestionar las normas. es lo que Bruner (1983) llama como preadaptación social. Y cómo el niño a su vez va apropiándose de esas normas a través de la interacción. se convierte en un desafío para los derechos humanos y para la implementación de los programas de políticas públicas. Los influidos por las normas. dónde queda su voz. y si de alguna manera pueden influir en las instituciones. como lo plantean Figueroa. por eso no lo asumen. De aquí que nos veamos comprometidos a actualizar y vigilar las maneras en que dichas instituciones llevan a cabo sus funciones. Nada garantiza que nuestros derechos se hagan valer. segregar. sino que los mismos participantes la demandan en cuanto que son el objeto mismo de los programas y lo hacen como interesados en su propio beneficio. el problema es que muchos seres humanos no lo saben. las instituciones también integran las funciones de vigilancia en el cumplimiento de las normatividades. así como los procesos de vigilancia. puesto que las instituciones se forman y cambian a través de los seres sociales. las ideas y creencias en torno de lo que es “el niño” y su “desarrollo”.Revista Iberoaméricana No obstante. No podemos dejar de lado al propio niño y seguir enfrascados en el dilema entre los padres y el Estado. y en todo caso las políticas públicas dirigidas a los niños. Aguilar e Hita (1994). el sexo y nuestras creencias. pues si retomamos el planteamiento de Foucault (1988). negociación y transformación de las mismas. Si al niño se le concibe como actor social. para convertirse en terreno de lucha y enfrentamiento. donde señala que las instituciones ejercen el poder de normar y regular la vida de los individuos a través de diversos mecanismos. etc. sus necesidades reales y concretas en dichos proyectos. lo cual . Incorporar la diversidad de perspectivas culturales en torno a lo que significa ser niño. incorporando a su vez. pueden volverse autoridad en las mismas normas. En este sentido. no lo podemos dejar de lado. Los individuos como actores y el papel de las instituciones Como no basta con definir un acto de regulación o una construcción normativa. Lo anterior nos lleva a un terreno muy fértil que es el de los Derechos Humanos. y al mismo tiempo tiene la capacidad para ser afectado por el comportamiento de los otros y responder a ello. se ponen en entredicho para discriminar. Se cuestionaría entonces quiénes definen las normas. qué papel juegan los niños en el proceso de construcción de las mismas. mediante sanciones a través de restricciones económicas. los programas que las Naciones Unidas ponen en práctica recomiendan tomar en cuenta a la misma población a la que van dirigidos. es necesario identificar los actores que participan en la definición de las normas. o la edad en el caso de los niños. lo que hoy parece estar dictándose en torno de los niños en las Naciones Unidas. entendido como el ejercicio sistemático de reflexión sobre la construcción de normas en las relaciones humanas. porque a menudo la raza. actividades y formas de vida en la relación con los padres y demás agentes de la comunidad a la que pertenece. ya no puede pensarse al margen de la participación de los niños mismos. de dominio y sumisión. y las posibles fuentes de “conflicto” que se generan. Pues desde el punto de vista ético. Esta participación no sólo se ve como necesaria para la eficacia de los programas.

elaboración e implementación de políticas públicas. donde son los adultos quienes se asumen la titularidad de los derechos de los niños y las niñas negando su agencia como individuos sociales. Mujer. Puebla. 1977. 1997. CHODOROW. Child’s Talk: Learning to Use Langauge. California: Pine Forge Press. recuperando la voz y necesidades expresadas desde ellos y ellas cuando se piensa en el diseño. o el sujeto de derecho. Finalmente pareciera que son más las preguntas que las respuestas que podemos ofrecer cuando se aborda el tema de la niñez y los derechos. Barcelona. Franca. 1995. 1994. Vigilar y Castigar. y es quien termina siendo excluido. Los hechos y los mitos. donde tienen una visión de la vida. Ediciones Siglo Veinte. en: “Derecho de Familia”. Programa Salud Reproductiva y Sociedad. México. Gedisa. Simona. sin embargo consideramos que es necesario retomar dicha temática. 14ª edición. Siglo XXI Editores. Sin embargo. 34. 1983. Feminist Studies. 1997. et. FIGUEROA Perea. al. Los derechos de la niñez en la familia. Un ejercicio que se ha ensayado ya en México fue el de la consulta sobre los derechos de los niños. Juan Guillermo. M. CORSARO. FOUCAULT. Estudios Sociológicos XII. quien es objeto de las políticas públicas. México. BEAUVOIR. Thousand Oaks. Aproximación al Estudio de los Derechos Reproductivos. Buenos Aires. Tomo 1. Universidad Autónoma de Puebla.Revista Iberoaméricana nos lleva al cuestionamiento ¿cómo lo tomamos en cuenta? Dicho de otra manera. podrían sentar las bases para contemplar realmente las necesidades e intereses de los niños y adolescentes. de las comunidades y unidades familiares a las que pertenecen. El problema a enfrentar. W. donde se les dio voz. 1984. Imagining the unborns in the Ecuador an Andes. 150 . Referencias BASAGLIA. en las diferentes comunidades en las que participen. y que pudiendo expresarlas. Nancy. Alicia. son pocos los programas que han retomado los resultados de dicha consulta. The Sociology of Childhood.. 1988. 1994.. es “el niño”. FIGUEROA Perea. reflexionar. Fondo de Cultura Económica. PÉREZ Duarte. 1983. Juan Guillermo. de las diferentes formas de relación desigual a las que se enfrentan. Sexualidad. New York. El Ejercicio de la Maternidad. Norton. Psicoanálisis y Sociología de la Maternidad y Paternidad en la Crianza de los Hijos. Locura y Sociedad. MORGAN. Lynn.. BRUNER. donde pudieron expresar sus diferentes perspectivas respecto de las condiciones de vida y los derechos a los cuales podrían ser acreedores. Nacimiento de la prisión. Salud y Reproducción. Vol 23 (2). es cómo puede ser incluido en ese debate. La experiencia vivida Tomo II. no será que se sigue actuando de manera lineal y vertical. Reflexiones. dirigir la investigación a partir de los propios actores involucrados. El Colegio de México. El Segundo Sexo. Michel. J. Una aproximación al entorno de los derechos reproductivos por medio de un enfoque de conflictos.

. No 1. 1998. R. et... al. Goodnow. 1995. PUEG. 4 enero . 1999... 151 . UAEM. Algunos dilemas.. 2008. Damon & R. cap. Juan Guillermo Figueroa Perea. México. A. V. Revista Psicología y Ciencias Sociales. Número especial: “Psicología Cultural”. La Cultura dentro de los procesos psicológicos: Semiosis Contructiva. Marta Lamas (Compiladora). La paternidad en los varones: Una búsqueda de identidad en un terreno desconocido.A. SHWEDER.3. New York: Joh Wiley & Sons. Revista Internacional de estudios sobre masculinidades. Sharon. STEPHENS. UNAM. New Jersey: Princeton University Press. El tráfico de mujeres: notas sobre la Economía Política del sexo. Introduction. en S. Vol. Vol. In W. Children an the politics of culture in Late Capitalism. Editorial Porrúa.Revista Iberoaméricana RUBIN. y Pérez. en: El Género: La Construcción Cultural de la Diferencia Sexual.. en: Elementos para un análisis ético de la reproducción.): Children and the Politics of Culture. 2006. Beatriz. Identidad. La socialización de los niños y las relaciones de género en la familia. 3. J. 1997. Many Mentalities. Stephen (Ed. UNAM CAMPUS IZTACALA y del Colegio de Académicos de Psicología. G. 48.1996.): Handbook of Child Psychology. No. Coord. conflictos y tensiones. A. VALSINER. SCHMUKLER. No. en: Papeles de población. The Cultural Psychology of Development: One Mind. SALGUERO V. responsabilidad familiar y ejercicio de la paternidad en varones del Estado de México. Lerner (eds. Inc.. Gayle. M.abril. Vol 1: Theoretical Models of Human Development. SALGUERO. Programa Universitario de Estudios de Género.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful