Está en la página 1de 3

*PRIMERO SER Y DESPUÉS TENER *

NUNCA DEJES DE SOÑAR

Desde muy pequeños la sociedad y los medios de comunicación nos


han mostrado que el éxito se consigue cuando se tiene poder,
riquezas, lujos, fama, belleza y reconocimiento. Nosotros que estamos
observando, nos contaminamos de este virus y nos creemos el
cuento, entonces comenzamos a malgastar nuestras vidas inútilmente
tratando de impresionar a otros con nuestro éxito, viviendo una vida
inconsciente donde creemos ser felices por lo que tenemos y
depositamos toda nuestra felicidad en todas estas cosas. Cuando
perdemos alguna de ellas, ya sea el dinero, el poder, la fama, la
belleza o el reconocimiento y nos critican, inmediatamente sentimos
que nuestro mundo se derrumba a nuestros pies.

Lo que entonces la sociedad nos ha enseñado a costa de lo que sea,


es que primero tenemos que tener, no importando si para conseguirlo
tenemos que sacrificar hasta nuestros propios valores, principios,
seres queridos o amistades. Entonces yo me pregunto: ¿De que sirve
tener éxito, si mis relaciones personales con mis seres queridos,
empleados, jefes, compañeros, etc son conflictivas en lugar de ser
armoniosas?

Una vez tenemos lo que queremos, creemos que ya hemos hecho lo


suficiente para poder lograr SER alguien en la vida y que nos
consideren como personas de éxito, cuando en realidad el ciclo
natural y correcto es primero, antes que tener poder SER, para luego
hacer y como consecuencia final lograr la materialización de tus
sueños o metas, que es el Tener.

Cuando hablo de SER, me refiero a conectar nuestra mente con


nuestro corazón, para despertar nuestra conciencia y vivir en una
armonía total entre cuerpo, mente y espíritu, disfrutando plenamente
cada instante que Dios y la vida nos dan y compartir el amor que está
en nuestros corazones con todos los demás. Cuando tu trabajes desde
tu Ser interno, comenzarás realmente a gozar de la dicha del
verdadero éxito que no depende de la aprobación, del reconocimiento,
del que dirán o de tus riquezas.
El verdadero éxito entonces es cuando trabajas y balanceas las tres
dimensiones de tu vida: cuerpo, mente y espíritu para lograr la
armonía y la paz interior.

Para poder tener tu cuerpo sano, necesitas sacar tiempo diario para
hacer deporte, preferiblemente entre 4 y 6 de la mañana al aire libre,
ya que el Prana, que es la energía está en su máximo grado. De igual
forma debes tener unos buenos hábitos alimenticios donde incluyas
mucha agua.

Para fortalecer tu mente, debes trabajar la meditación, la


contemplación y la visualización creativa ya que ellas te ayudarán a
reemplazar conscientemente los pensamientos negativos por
positivos, comenzando de esta forma a ser tu quien maneje tu
inconsciente. Recuerda que donde pones tu mente, ahí estará tu
corazón. Por eso hay tanto dolor, sufrimiento, depresión y angustia en
el mundo.

Tu espíritu se nutre de la meditación, la oración o la contemplación


silenciosa; pero lo que lo hace crecer, trascender y dejar huella es el
compartir y servir amorosamente a los demás. Por eso, si todos los
días haces un acto de amor desinteresado con tus seres queridos, tus
compañeros de trabajo, con una persona que tenga hambre en la
calle, con un vendedor ambulante, con tus empleados, con el portero
de tu edificio, etc, verás como después de un tiempo estarás volando
muy alto. Un acto de amor desinteresado significa que no estés
esperando recibir nada a cambio, de la persona a quien le estés
dando. Es simplemente dar, así como el sol te da a ti su luz y el árbol
te da su sombra y sus frutos.

Espero que este mensaje haya llegado a tu corazón, fortalezca tu espíritu y lo


puedas compartir con tus seres queridos.

Y recuerda… Nunca, nunca jamás dejes de soñar

Un gran abrazote

Jaime Jaramillo "Papá Jaime"