Está en la página 1de 30

La enseñanza

oculta de Jesús

INTRODUCCION
¡Sea la luz!

Romanos 12:2 dice: “No os conforméis a este siglo, sino


transformaos por medio de la renovación de vuestro
entendimiento para que comprobéis cuál sea la buena voluntad
de Dios, agradable y perfecta”

A llegado el tiempo del conocimiento, no se conforman las almas


con los dogmas impartidos de boca en boca de generación tras
generación, las almas exigen conocer la raíz de la verdadera fe,
los cimientos de estas verdades, las almas ahora estudian,
investigan, leen.
Los errores de pasado deben servir como escarmiento en contra
de la persistente testarudez, la misma que condenó al genio
Galileo en 1633 por este defender su hipótesis de que la tierra
giraba alrededor del sol y no al revés como daba a entender la
biblia en diferentes pasajes.
Capítulo 10 de Josué;
12 Entonces Josué habló a Jehová, el día en que Jehová entregó
al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de
los israelitas:«Sol, detente en Gabaón, y tú, luna, en el valle de
Ajalón».
13 Y el sol se detuvo, y la luna se paró, hasta que la gente se
vengó de sus enemigos. ¿No está escrito esto en el libro de
Jaser? El sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a
ponerse casi un día entero.14 No hubo un día como aquel, ni
antes ni después de él, en que Jehová haya obedecido a la voz de
un hombre, porque Jehová peleaba por Israel.

Sabemos entonces que no són infalibles y totalmente exactas


ciertas afirmaciones bíblicas, los hombres de la antiguedad
conocían muy poca ciencia e interpretaban la verdad de acuerdo
a su limitado entendimiento, aún tenemos mucho que aprender, y
no dejaran de sorprendernos nuevas verdades.
Si es usted un cristiano como la mayoría de los occidentales,
entonces seguramente usted al igual que yo debe haber sentido
en algun momento que muchas respuestas que nos proveé la
tradicional creencia Cristiana no nos satisfacen sinó más bien
ahondan en un inmenso abismo de interrogantes, o respuestas
hirónicas que no se ajustan a la realidad del Dios amor que se
profesa.
Es tarea nuestra indagar, rebuscar entre la turbiedad mas allá de
la superficie hasta encontrar las respuestas, la verdad es un
derecho, pero es un derecho que debe ser conquistado.
Desde que el ser humano tuvo conciencia definida, como el
desierto al agua sintió la necesidad de elevar su alma, los
primeros humanos en su limitada revelación divinizaron los
fenómenos naturales, animales y los astros, es esa necesidad
espiritual lo que nosh ace diferentes a los animales, es lo que
siente el alma cuando busca la religión, !elevarse,! fijar su vista
en algo más sublime que el mundo material que le rodea. El ser
humano és espíritu y éste anhelalo espiritual, porque lo necesita.
La verdad es que somos espíritus temporalmente encarnados, no
cuerpos carnales con experiencias espírituales. Parte de esa
necesidad espíritual, és la necesidad de conocer, de tener ciertas
respuestas y esa ha sido la misión de la mayoría de las
estructuras religiosas. ¿Pero satisfacen estas respuestas nuestras
interrogantes?
Esmeralda Kahlo

Génesis del cristianismo

Jesús nace en Belén. Hijo de un carpintero llamado José y su


esposa María. Su infancia y juventud transcurren en Nazaret. A
los 30 años fue bautizado por Juan Bautista quien lo proclamó
ante el pueblo como hijo de Dios.
Jesús predicó durante 3 años por Galilea, Samaria y Judea con
sus apóstoles. Difundió su doctrina de salvación con un lenguaje
sencillo y usando parábolas para que sus ideas fuesen fácilmente
comprendidas.
El pueblo judío condenó a muerte a Jesús y lo llevaron al crucifijo
por haberse proclamado Hijo de Dios y Rey de los Judíos.
Después de la muerte de Jesús, los apóstoles siguieron
practicando su doctrina. Muchos de ellos vivían en Jerusalén,
donde se organizó la primera comunidad cristiana. El cristianismo
se empezó a difundir entre los gentiles (no judío).
El apóstol Pedro había sido designado por Jesús como la piedra
sobre la cual se debía edificar su iglesia. Él viaja a Roma y ahí se
funda la primera comunidad cristiana de Occidente. Predicó la
resurrección de Jesús como signo del perdón y salvación de la
humanidad. Murió en la persecución cristiana, decretada por el
emperador Nerón.
Pedro, Pablo y los demás apóstoles, se dirigieron a lugares muy
remotos del mundo difundiendo la nueva religión.
El cristianismo se expandió rápido ya que el mensaje de Jesús era
sencillo, y a través de parábolas y un lenguaje accesible estuvo al
alcance de los más humildes, también gracias a que esta doctrina
era atractiva para los pobres por su estilo de vida y comunidad de
bienes.
El Imperio romano incorporó muchos cultos orientales que fueron
difundidos en el mundo y esto favoreció a los primeros años de
expansión del cristianismo y cuando se hizo evidente, empezaron
las persecuciones en muchas ciudades roma.

CONSTANTINO
Legalizador de la religión cristiana por el Edicto de Milán en 313.
Convocó el Primer Concilio de Nicea en 325, que otorgó
legitimidad legal al cristianismo en el Imperio Romano por
primera vez. Se considera que esto fue esencial para la expansión
de esta religión, y los historiadores, desde Lactancio y Eusebio de
Cesarea hasta nuestros días, le presentan como el primer
emperador cristiano, si bien fue bautizado cuando ya se
encontraba en su lecho de muerte, ¿pero cual fue el verdadero
motivo de Constantino?
El rol de Constantino en la historia y desarrollo del Cristianismo
ha sido distorsionado. Según las posteriores tradiciones de la
Iglesia, Constantino habría heredado de su padre una simpatico
predisposición hacia el Cristianismo. En la práctica, esta
predisposición parece más bien un caso de conveniencia. El
emperador Constantino I fue, como los emperadores antes que
él, el sacerdote superior de la religión Mitraica.
Sin embargo, también estaba interesado en crear unidad para
facilitar el gobierno. Pues los cristianos eran ya numerosos en esa
época; y Constantino necesitaba todo el apoyo disponible contra
Majencio (Maxentius), su rival en la lucha por el Trono Imperial.
En el año 312 EC, Majencio fue aniquilado en la batalla de Puente
Milvio, dejando a Constantino sin competidores en su lucha por el
Trono Imperial. Se dice que , inmediatamente antes de la
mencionada batalla, Constantino tuvo la visión - Reforzada
después por un sueño profético - de una cruz luminosa pendiendo
en el cielo.
Constantino mitigó algunas diferencias entre el cristianismo
ortodoxo y su principal competidor, la religión oficial del Sol
Invictus,. Por ejemplo, cambió la celebración del nacimiento de
Jesús al 25 de diciembre, debido a que esta era la fecha de
celebración del nacimiento de Mitras y Baco, así como la fecha de
los festivales del solsticio de invierno tales como la Saturnalia.
La leyenda popular dice que Constantino I era cristiano, sin
embargo, nunca repudió su posición de alto sacerdote de Mitras
Sol Invicus públicamente, y su única "conversión" conocida fue
moribundo en su cama (como se dijo luego por Padres de la
Iglesia posteriores), lo cual es imposible de verificar. Sin
embargo, no era inusual para la gente del siglo cuarto el evitar
convertirse completamente al cristianismo hasta muy avanzada
su vida, por la fuerza de las advertencias en contra de que
continuaran en pecado después de haberse convertido y por las
consecuencias espirituales que aquello traía.
Constantino se involucró en la disputa entre grupos cristianos
sobre el arrianismo, invocando el Primer Concilio de Nicea, este
concilio produjo el Credo Niceno. Apuntando a una audiencia
romana y divinizando a Jesús, la expansión de lo que luego sería
la ortodoxia cristiana, tendría éxito seguro. De este modo, un año
después del Concilio de Nícea, Constantino mandó que se
confisquen y se quemen todos los libros opuestos a la ortodoxia
cristiana - serían obras de autores paganos sobre Jesús, así como
obras de 'cristianos herejes'.
Destinó también una entrada fija de dinero a las arcas de la
Iglesia e instaló al Obispo de Roma en el Palacio Laterano.
Entonces, el año 331 EC, comisionó y financió nuevas copias de la
Biblia. Esto constituye uno de los factores más decisivos en la
historia del Cristianismo, y dio a la Cristiandad ortodoxa una
oportunidad inigualable. En el año 303 EC, un cuarto de siglo
antes, el Emperador pagano Diocleciano se propuso destruir
todas las escrituras cristianas que pudiese encontrar; resultando
que los documentos cristianos - En especial en Roma- se
perdieran casi todos. Cuando Constantino mandó hacer nuevas
versiones de estos escritos; esto permitió a los custodios de la
ortodoxia: Revisar, arreglar y rescribir sus contenidos, para que
coincidan con sus creencias.

IRENEO OBISPO DE LYON

Ireneo, Obispo de Lyon alrededor del año 180 EC.


Irineo se dedico, tal vez más que otros Padres de la Iglesia, a
darle a la Teología cristiana una forma estable y coherente.
Consiguió esto primeramente con su voluminosa obra "Libros
Quinque Adversus Hereses" ("Cinco libros contra herejías"). En su
exhaustivo estudio, Ireneo catalogó todas las desviaciones de la
ortodoxia, aún gestándose en ese entonces, y las condenó con
vehemencia.
Deplorando la diversidad, declaró que debía haber una sola
Iglesia válida; fuera de ella no habría salvación. Cualquiera que
desafiara esta afirmación era declarado herético por Ireneo, debla
ser expulsado y, de ser posible, eliminado.
Se hizo necesario tener un sistema teológico, una estructura de
principios ordenados, que no den al individuo la oportunidad de
desarrollar su interpretación personal. En oposición a la
experiencia personal y la Gnosis, Ireneo insistió en una Iglesia
Única y 'Católica' (Universal) basada en los' fundamentos de los
apóstoles y la sucesión de los mismos.
Para implementar la creación de tal Iglesia, Ireneo reconoció que
se debía disponer de un Canón definitivo, una lista fija de
escrituras aceptadas oficialmente. Con este fin compiló su 'Canón'
eligiendo entre las obras a su disposición, incluyendo algunas y
excluyendo otras. Ireneo es el primer autor cuyo Nuevo
Testamento Canónico concuerda, en esencia, con el de nuestros
días. Las disputas de doctrinas comenzaron en los inicios del
cristianismo. La iglesia organizó concilios para resolver estos
asuntos. Los concilios que representan a toda la iglesia fueron
llamados concilios ecuménicos.

Desarrollo del canon de la escritura

La Iglesia es anterior a la Biblia (AT y NT), de hecho la Biblia


emana de la Iglesia y no la Iglesia viene de la Biblia.. Jesús no
escribió una sola letra ni dio una lista de libros, esto lo hizo la
Iglesia. Hay decenas de libros que hablan de Cristo: Un evangelio
de Santo Tomás, otro de San Pedro, Hechos de San Pablo, otros
de San Juan, un Apocalipsis atribuido a Pedro, sin embargo no
son parte de la Biblia, Ahora tal vez podemos ir comprendiendo
porque tantas confunciones doctrinales.
En un principio, no existía un listado válido de libros del Nuevo
Testamento. El proceso de conformación de lo que actualmente se
conoce como Biblia es el siguiente: La Iglesia dio la lista de los
libros que se consideraban inspirados por el Espíritu Santo según
criterio de la iglesia.
Canon viene de la palabra griega "kanon" que significa "medida, regla".

Existian muchos grupos para aquella época algunos fueron


rechazados por herejes, que de alguna manera tuvieron alguna
influencia en el cristianismo;
• Simonianismo
• Nicolaitanismo
• Judaizantes
• Gnosticismo (basados en el "misterio" de Pablo en Romanos
16:25)
• Marcionismo (llamada la amenaza más peligrosa jamás
enfrentada)
• Montanismo (Tertuliano, "Padre de la Iglesia Latina", era un
seguidor)
• Alogi
• Mandeanismo
• Monarquianismo
• Nestorianismo (fomentado por Nestorio, un Patriarca de
Constantinopla)
• Apollinarianismo
• Arrianismo (siglo cuarto, fomentado por Arrio, un sacerdote)
• Docetismo
Los evangelios (del griego εὐ que significa bien y αγγέλιον que
significa mensaje, Buena Noticia) son los escritos que narran la
historia de la vida, doctrina y milagros de Jesús de Nazaret. La
proclamación del evangelio se conoce como evangelización.
Existen cuatro evangelios canónicos, reconocidos como oficiales
por las diferentes confesiones cristianas. Son conocidos con el
nombre de sus supuestos autores: Mateo, Marcos, Lucas y
Juan. La mayoría de los expertos considera que estos cuatro
evangelios fueron escritos en la segunda mitad del siglo I d. C.,
aproximadamente entre 35 (Marcos) y 60 (Juan) años después de
la fecha probable de la muerte de Jesús de Nazaret, aunque otros
expertos proponen fechas más tempranas.
Existen otros evangelios, conocidos como evangelios
apócrifos, no reconocidos por las iglesias cristianas.
• Evangelios gnósticos

○ Evangelio de Felipe
○ Evangelio de Tomás
○ Evangelio de María Magdalena
○ Evangelio apócrifo de Juan
○ Evangelio de Valentín o Evangelio de la Verdad
○ Evangelio de los egipcios

Evangelios de natividad e infancia

○ Evangelios de la infancia de Tomás
○ Evangelio árabe de la infancia
○ Evangelio armenio de la infancia
○ Evangelio de la natividad de María
○ Protoevangelio de Santiago
○ Evangelio del pseudo-Mateo

• Evangelios de Pasión y Resurrección



○ Evangelio de Bartolomé
○ Evangelio de Nicodemo, también llamado "Hechos de
Pilatos" (Acta Pilati)
○ Evangelio según Judas Iscariote.
○ Otros
○ Evangelio secreto de Marcos
○ Evangelio de Pedro
○ Evangelio del Pseudo-Santiago
○ Evangelio cátaro del pseudo-Juan
○ Evangelio de los hebreos
○ Evangelio de los ebionitas
○ Evangelio de Bernabé
○ Evangelio Taciano
○ Evangelio de los nazarenos
○ Evangelio de Ammonio
○ Evangelio de la Venganza del Salvador
Uno de los problemas a los que se enfrentó La Iglesia es definir
con exactitud cada uno de los dogmas y las verdades; porque el
Evangelio es bastante elemental, pero La Iglesia se enfrenta ya,
desde los primeros siglos, con doctrinas, opiniones, creencias
mezcladas.
Es difícil saber cuál es la Verdad, el hombre no la alcanza
fácilmente, Para eso surgieron concilios,de Nicea, de Éfeso, de
Calcedonia; La Iglesia tuvo la necesidad de definer sus dogmas,
tarea que no resulto ser facil, sino motivo de grandes luchas y
controversias por la diversidad de creencias.
El concilio de Nicea por ejemplo fue uno de gran disputa donde
los diferentes obispos no se ponian de acuerdo en la declarer la
divinidad de Jesus, Tomó más de cincuenta años de controversia
hasta que el Primer Concilio de Constantinopla (381 dC) reafirmar
la doctrina y el credo de Nicea.
Y asi los cuatro primeros concilios que definieron las
creencias basicas cristianas fueron grandemente
controversiales y aun hoy por la dudosa y dictatorial
manera de imponerlas resultan ser motivos de razonables dudas.
Por tal razon no es ecepticismo mas bien es un deber indagar en
la historia, con autores no comprometidos, y analizar con mente
abierta y sin prejuicios , como hace un cientifico cuando realiza
sus experimentos.

:Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni


ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por
venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos
podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor
nuestro”. (Romanos 8:38-39)

¿Cómo es Dios?

La mayoría de las veces la gente se imagina a Dios como un gran


anciano de larga barba sentado en un trono, otros lo ven como un
gran juez, listo para castigar o azotar a cualquiera que falle, no
importando donde estemos, el esta allí observandonos con juicio
crítico continuamente. No está muy lejana esa idea de la que
tenían los Judios de aquella época. Solo basta con echar un
vistazo al antiguo testamento y que mejor panorama que ese
para ver en accion a ese Dios que no permite faltas.
«Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé
perfecto» (Gn. 17:1).
Como si fuera tan fácil dar ejemplo de una absoluta perfección, y
al final de cuentas, ¿cómo saber que es lo correcto en todo
momento?. Aparte de los diez mandamientos, ¿cómo saberlo
cuando nos encontramos en tantas otras situaciones difíciles de
comprender?, cómo sabemos la naturaleza de las cosas no
siempre es blanca ó negra, tiene muchos otros tonos intermedios.
Pero entendiendo un poco ciertas ideas antropomorficas,
Reconociendo también la limitacion humana, intentaremos
decifrar un poco el concepto de Dios.

Dios es amor

Básicamente podríamos decir que Dios es amor, El no contiene en


su naturaleza el amor, !El es amor!. No hay otra cosa en él que
no sea amor, y no hay otra cosa que nos pueda dar él que no sea
amor. Ni aún sintiendonos merecedores de las peores cosas, la
voluntad de Dios para el ser humano jamás se apartaría del amor.
« Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, el
Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de
variación »
Santiago 1:17

¿Entonces porque le pasan cosas malas a la gente?

"Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”

Cada acción conlleva en sí una reacción, si lanzas una piedra al


cielo sabes que luego puede caer sobre tu cabeza, todas las
acciones tienen concecuencias, !todas!, unas reacciones podrían
verse a largo plazo mientras que otras las notaremos de
inmediato. Procuremos sembrar buenas obras para así cochechar
virtudes, más apartémonos de todo aquello que nos puede traer
dolor.
Cuando hacemos daño a un hermano, nos dañamos a nosotros
mismos, cuando le bendecimos, nos bendecimos también. La
venganza, el odio, la envidia, mas bién podrían traer destrucción
a nuestras vidas antes que a otros, la vida se encargará de
impartir justicia cuando nos han hecho mal, es la ley de causa y
efecto, y esta ley nunca falla.

Dios creo seres humanos libres, nos dio una hermosa cualidad
llamada libre albedrío, eso significa que nó somos máquinas
programadas, podemos decidir como actuar, es necesario esto
para nuestro crecimiento, para nuestra evolución, cayendose
consecutivamente es que el niño aprende a caminar, hasta que
luego corre. Nuestras acciones pueden afectar positiva o
negativamente a otros, un ejemplo de esto son los gobiernos, !
pero no desmayemos!, sea a largo ó a corto plazo, !la justicia
imperará!.

Dios es omnipresente, Dios es una energía de amor, esa


energía es omnipresente, e inmutable. Por lo tanto pensar en
Dios con figura humana limitaría su naturaleza, si Dios tuviera
una forma física y definida, lo limitaría a una forma y a un
espacio, ejemplo, si yo soy María no podria ser Carmen, si María
está en el sur no puede estar en el norte, si Dios es grande
entonces no podría ser inmenso, si Dios es inmenso, no podría
ser omnipresente.

Dios es todopoderoso; Esto se explica fácilmente, no hay otro


poder mayor que él.

Dios es omniciente; No hay mayor sabiduría que la de él, de él


emana todo.

Es costumbre humanizar a los dioses, lo vemos en la mitología, y


en distintas religiones a traves de la historia, el ser humano
define el mundo partiendo siempre desde símismo, por eso
piensa que Dios es como él, no comprendiendo la realidad, es él
quien debe ser como Dios.

"Genesis" 1:27. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de


Dios lo creó; varon y hembra los creo.

La enseñanza de Jesús
“El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado
para llevar la buena noticia a los pobres, me ha enviado a
anunciar libertad a los presos y dar vista a los ciegos; a poner
en libertad a los oprimidos; a anunciar el año favorable al
Señor, Luego Jesús cerró el libro, lo dio al ayudante de la
Sinagoga y se sentó...diciendo: Hoy mismo se ha cumplido la
Escritura que ustedes acaban de oír. Lc. 4,16 s s.

¿Qué vino realmente a enseñar Jesus? “Dios es Amor" (1Jn 4,8).


He aquí la verdad más sublime, divinamente inspirada, anunciada
por Jesús, y formulada por Juan en su primera carta. Cuando
leemos los evangelios notamos de inmediato la diferencia abismal
entre el estilo utilizado en el antiguo pacto y el estilo del nuevo,
Jesús presenta un padre amoroso, presenta una nueva ley o una
nueva forma de verla, “amaras a tu Dios por sobre todo y a tu
progimo como a ti mismo”.
El amor es primordial, ó ¿acaso siempre lo fue?, ya no más el
Dios celoso, y vengativo, el Dios aniquilador de los hebreos,
ahora Jesús presenta un Dios de amor para todo aquel que créa,
no solo para el pueblo judío, sino para todos los hombres
¿Cambió Dios su naturaleza ó cambia la visión que se tiene de
Dios? Es ese el nuevo pacto que presenta Jesús, en otras
palabras, ustedes han estado equivocados, Dios no es así, yo les
enseñaré como es mí padre.
“Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al
mundo, sino para salvarlo por medio de él”. Jesús no vino a traer
condenación sino vino a traer buenaventuranza. El pueblo hebreo
estaba condenado, habían creado en sus mentes un Dios
inmisericordioso y sufria sus efectos.
Jesús vino a traer revelación de Dios, su verdadera naturaleza, ya
no más YAHWEH, cuyo nombre era impronunciable, Jesús ahora
lo llama padre. Por medio de esta enseñanza, el mundo no vivira
ya mas en condenación, entendiendo ahora que nuestro padre
solo quiere nuestro bien. DIOS ES NUESTRO PADRE. Jesús
muestra con sus hechos y palabras que Dios es el Padre amoroso
y bueno de todas las personas.
“Nadie ha visto jamás a Dios; el hijo de Dios, que vive en legitima
communion con el Padre, es quien nos lo ha dado a conocer”
Jn.1,18,
“Cuando oren digan. Padre nuestro”...lc.11
“sean compasivos como vuestro Padre es compasivo...”Lc.6
“Abba,Padre,para Ti todo es posible...que se haga lo que tu
quieres.”Mc.14

.“Ya no vivo yo más vive Cristo en mí”.

“Yo soy el camino la verdad y la vida nadie viene al padre sino es


por mí”. Solo a traves de Cristo podemos llegar al padre, ¿Que
significa esto? Debemos ser Cristos aca en la tierra, solo cuando
alcancemos la plenitud de Cristo manifestando conciencia crística,
en otras palabras, cuando ya no piense y actue como yo, sino de
una forma mas elevada, eso es tener la mente de Cristo, cambiar
nuestro nivel de conciencia a uno mas elevado.
La conciencia Crística es haber llegado a la capacidad de
entendimiento de quién se es y que ha venido para asumir un rol,
una misión personal y colectiva; y además estar dispuesto a
llevarla a cabo, poniéndose en las manos de Dios, ¿Cuando
hablamos de conciencia, de que que hablamos? El Ser Humano va
generando estructuras transitorias que le proporcionan una
identidad sustitutoria de su verdadera Identidad Suprema.
Estas estructuras sustitutas, le proporcionan satisfacción paliativa
que solo sirve por un tiempo. Por tal motivo, luego de un período
de experimentar una determinada estructura transitoria como su
Sí Mismo Verdadero, el Ser prosigue su búsqueda hacia su
auténtica identidad.
En esta búsqueda navega a través de una serie de niveles de
conciencia. De este modo, cada nivel presenta un modo de
entender el mundo, de percibir los acontecimientos, un sistema
motivacional especifico de deseos y expectativas, así como una
serie de conductas pensamientos y sentimientos característicos.

No se turbe vuestro corazón.

“Creéis en Dios, creed también en mi. -


En la casa de mi padre hay muchas moradas". Si así no fuera, yo
os lo hubiera dicho:
Pues voy a aparejaros el lugar. - Y si me fuere, y os aparejare
lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que en
donde yo estoy estéis también
vosotros. (San Juan, cap. XIV, v. 1, 2, 3).

¿Cual es la casa del padre? ¿Donde vive Dios omnipresente?


¿Hablaba Jesús del reino de los cielos, del paraíso prometido?
Siendo Dios omnipresente sería un error pensar que Dios tiene un
lugar determinado donde habitar, entonces, ¿a que se refirió
Jesús cuando dijo “En la casa de mi padre”?.
Se sobre entiende que la casa del padre es el universo entero, las
moradas que menciona son los diferentes planetas, nuestro
planeta no es el único habitable, resulta lógico pensar que Dios
no crearía un universo tan inmenso con tanta diversidad de
planetas y galaxias solo para nosotros. Existen más planetas
habitados, unos más avanzados otros menos, ellos son también
nuestros hermanos.
¿Pero que trato tiene Dios con cada uno de ellos?
El mismo nuestro, aprender, crecer, perfeccionarnos, evolucionar,
avanzar, estamos aquí para aprender, es por medio de la
experiencia que se aprende, y aprendemos al pasar a traves de
muchas vidas. Una vida no es suficiente para adquirir todo el
conocimiento necesario, por esoes necesario pasar por varias.
¿Cuantas? Depende cuán rápido aprendamos, la creencia en la
reencarnacion estuvo siempre presente en los comienzos de la
iglesia primitive.
Dentro del Cristianismo este concepto ha sido muy mal
interpretado en muchas ocasiones, llegando hasta el punto de
haber sido declarado anatema (herejía) en cierto momento
histórico por razones políticas cuando el Cristianismo se convirtió
en la religión oficial del Imperio Romano. Esto ocurrió a pesar de
que el concepto de la reencarnación se encontraba claramente en
La Biblia y era profesado por algunos padres de la Iglesia.
A principios del siglo cuarto, las más fuertes facciones Cristianas
pugnaban unas con otras por influencia y poder, mientras que al
mismo tiempo el Imperio Romano se desmoronaba. En el año 325
DC., en una movida para tratar de renovar la unidad del imperio,
el dictador absoluto Emperador Constantino convocó a los líderes
de las facciones Cristianas en pugna al Concilio de Nicea.
El les ofreció lanzar todo su poder imperial a favor de los
Cristianos si ellos resolvían sus diferencias y acordaban un credo
único. Las decisiones que se hicieron en este concilio crearon la
fundación de la Iglesia Católica Romana. (Al poco tiempo, los
libros de la Biblia serian editados y ‘corregidos’ también). A favor
de la unidad, todas las creencias que entraran en conflicto con el
nuevo credo serian descartadas; en el proceso las facciones y los
escritos que soportaban la reencarnación fueron desechados
Aparentemente algunos Cristianos continuaron creyendo en la
reencarnación aún después del Concilio de Nicea, porque en el
año 553 DC. la Iglesia tuvo la necesidad de enfrentar de nuevo el
concepto de la reencarnación y condenarlo explícitamente. En el
Segundo Concilio de Constantinopla el concepto de la
reencarnación, unido con otras ideas bajo el término
"preexistencia del alma", fue decretado como un crimen
merecedor de la excomunión y condenación (anatema).

El Mandato Imperial contra el Papa;

El concilio, conocido también como el Segundo Concilio


Ecuménico fue presidido por Eutiquio, aspirante al patriarcado de
Constantinopla, obviamente sujeto a Justiniano, y contó con la
presencia de 165 obispos.

Pero el Papa Virgilio, cuya presencia había sido requerida por el


Emperador, se opuso fuertemente al concilio y se refugió en una
iglesia en Constantinopla, temeroso de la ira vengativa del
malvado Emperador. El Papa no estuvo presente en ninguna de
las deliberaciones ni envió representante alguno y por lo tanto,
jamás aceptó que la doctrina de la reencarnación fuera proscrita
del credo cristiano.

El concilio, bajo el total control del Emperador y en la ausencia


del Papa, elaboró una serie de anatemas; unos historiadores
dicen que fueron 14 y otros que fueron 15, anatemas que fueron
dirigidas intencionalmente en contra de las tres escuelas de
pensamiento a las que calificaron como heréticas, cuyas creencias
Justiniano veía como enemigas de sus intereses políticos y que
tenían a Orígenes como su teólogo más respetado. Dichos
documentos fueron conocidos, a partir de entonces como "Los
Tres Capítulos". Dos de los anatemas elaborados por Justiniano,
son los siguientes:

1. Quien dijese o pensase que las almas humanas pre-existían


como espíritus y poderes santos pero que llegaron a saciándose
de la visión de Dios se tornaron malas y que debido a esto el
amor divino dentro de ellas se extinguió y de este modo se
convirtieron en almas condenadas a ser encarnadas en cuerpos
como castigo, sea anatema.

2. Quien dijese o pensase que el alma del Señor preexistía unida


a Dios el Verbo antes de la Encarnación y su Concepción en la
Virgen, sea anatema.

Muchos de los Padres de la Iglesia Cristiana aceptaban la


enseñanza del llamado Cristianismo Esotérico que defendía la
verdad sobre la Reencarnación.
"No puse por escrito todo lo que pienso pues hay un cristianismo
esotérico que no es para toda la gente." San Clemente de
Alejandría
(150-220).

"El Alma vive más de una vez en cuerpos humanos, pero no


puede recordar sus experiencias anteriores." Diálogo con Trifo,
Justino
Mártir (100-165).

Considerado el Padre de la Ciencia de la Iglesia, Orígenes (185-


254) sostenía:

"La preexistencia del alma es inmaterial y por tanto sin principio


ni fin de su existencia. Las predicciones de los evangelios no
pueden haberse hecho con la intención de una interpretación
literal. Hay un progreso constante hacia la perfección. Todos los
espíritus fueron creados sin culpa y todos han de regresar, por
fin, a su perfección original. La educación de las almas continúa
en mundos sucesivos. El alma frecuentemente encarna y
experimenta la muerte. Los cuerpos son como vasos para el
Alma, la cual gradualmente, vida tras vida debe ir llenándolos.

A pesar del decreto del 553, la creencia en la reencarnación


persistió entre los creyentes de fila. Hicieron falta otros mil años
y mucho derramamiento de sangre para borrar completamente la
idea. A principios del siglo trece, los Cataros, una devota e
iluminada secta de Cristianos que creían en la
reencarnación, florecieron en Italia y en sur de Francia. El
Papa lanzó una cruzada para detener semejante herejía, medio
millón de personas fueron masacradas, villas completas de una
sola vez, y los Cataros fueron totalmente barridos del mapa. Esta
purga impuso el tono de la brutal Inquisición que comenzaría
pronto.No solo la creencia en la reencarnación era causa de
persecución, sino cualquier idea metafísica que cayera fuera del
dogma de la Iglesia.

Citas Bíblicas;

Y vino Jesús a las partes de Cesárea de Philippo, y preguntaba a


sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el hijo
del Hombre? – Y ellos respondieron: los unos que Juan el
Bautista, los otros que Elías, los otros que Jeremías, o uno de los
profetas. - Y Jesús les dice: Y vosotros, ¿quién decís que soy
yo? - Respondió Simón Pedro, y dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo de
Dios vivo. – Y respondiendo Jesús le dijo: Bienaventurado eres,
Simón, hijo de Juan; porque no te lo reveló carne ni sangre, sino
mi Padre que está en los cielos. (San Mateo, capítulo XVI, v. de
13 a 17; San Marcos, cap. VIII, v. de 27 a 30). Y llegó a noticia
de Herodes el Tetrarca todo lo que hacia Jesús, y quedó como
suspenso, porque decían algunos: Que Juan ha resucitado de
entre los muertos; y otros: Que Elías había aparecido; y otros:
Que un profeta de los antiguos había resucitado. - Y dijo
Herodes: Yo degollé a Juan.

¿Quién, pues, es este de quien oigo tales cosas?, y procuraba


verlo. (San Marcos, capítulo VI, v. 14 y 15; San Lucas, cap. IX, v.
7, 8 y 9). (Después de la transfiguración). Y sus discípulos le
preguntaron, y le dijeron: ¿Pues por qué dicen los
escribas que Elías debe venir primero? Y él les respondió y dijo:
Elías, en verdad, ha de venir y restablecerá todas las cosas. -
Pero os digo que ya vino Elías,y no le conocieron, antes hicieron
con él cuanto quisieron. Así también ellos harán padecer al hijo
del hombre. - Entonces entendieron los discípulos, que de Juan el
Bautista les había hablado. (San Mateo, capítulo XVII, v. 10 a 13;
San Marcos,cap. IX, v. 10, 11 y 12).
La reencarnación formaba parte de los dogmas judáicos, bajo el
nombre de resurrección; sólo los saduceos, que pensaban que
todo concluía con la muerte, no creían en ella.
Las ideas de los judíos en este punto, como en muchos otros, no
estaban claramente definidas, porque solo tenían nociones vagas
e incompletas sobre el alma y sus lazos con el cuerpo. Había en el
judaísmo dos corrientes: los fariseos creían en la resurrección y
los saduceos la negaban.
Pero la resurrección se entendía en una forma terrenal: se
resucitaría para volver a llevar una vida terrenal.

Creían que ún hombre que había vivido podía volver a vivir, sin
explicarse con precisión la manera cómo esto podía suceder;
designaban con la palabra resurrección, lo que otros llamaron
reencarnación. En efecto, la resurrección supone la vuelta a la
vida al cuerpo que está muerto, lo que la ciencia demuestra ser
materialmente imposible; la reencarnación es la vuelta del alma o
del espíritu a la vida corporal, pero en otro cuerpo nuevamente
formado para él y que nada tiene de común con el antiguo.

La palabra resurrección podía de este modo, aplicarse a Lázaro,


pero no a Elías ni a los otros profetas. Si, pues, según su
creencia, Juan Bautista era Elias, el cuerpo de Juan no podía ser
el de Elías, puesto que se había visto a Juan niño y se conocía a
su padre y a su madre. Juan podía, pues, ser Elías reencarnado,
pero no resucitado.

¿Porque tenemos que reencarnar?


"La dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro"
(Romanos 6:23).

Esto es necesario para aprender, una sola vida no resultaría


suficiente, debemos pasar por muchas vidas, situaciones y
experiencias. Saldamos en cada vida cada falta, algunos deciden
aprender con dolor, otros deciden hacer de este aprendizaje una
oportunidad para servir, esos tendrán su recompenza.

A veces debido a una muerte súbita al alma no le ha alcanzado el


tiempo para saldar, entonces debe saldar en la próxima vida,
pero por lo general saldamos en cada vida las transgresiones que
hayamos cometido. Así como para el jornalero el sol sale al día
siguiente y empieza un nuevo día que le permite reparar el
tiempo perdido, también para él, después de la noche de la
tumba, resplandecerá el sol de una nueva vida en la que podrá
valerle la experiencia del pasado y sus buenas resoluciones para
el porvenir.

Tampoco debe creerse que todo sufrimiento en la tierra sea


necesariamente indicio de una falta determinada; a menudo son
simples pruebas elegidas por el espíritu para acabar su
purificación y activar su adelantamiento.

Cuando el alma haya alcanzado el aprendizaje y crecimiento, ya


no es necesario reencarnarse, sube de nivel, esa alma es
ascendida, y tendrá entonces otras labores, y así sucesivamente,
el alma es inmortal y el crecimiento no se detiene, siempre
avanzamos nunca retrocedemos, un alma humana no puede
reencarnar en un animal, tampoco al revés, nunca se retrocede,
tampoco se puede saltar el ciclo.

EL FUEGO ETERNO
Desde niños hemos escuchado la terrible amenaza para aquellos
que pecan, se nos ha dicho que estos perversos pasarán la
eternidad quemandose en ún grán lago de fuego, “Donde su
gusano no muere, y el fuego nunca se apaga”.!Que terrible
castigo aún para el mas vil pecador!. Pero vamos a analizar un
poco el concepto de infierno.
Seol, sheol-La palabra Sheol, viene de la voz hebrea "Shael" que
quiere decir: examinarse o inquirir o interrogar, es decir,
reflexionar. Lo cual quiere decir que el concepto que se tenía
antiguamente sobre el seol, no era el del castigo eterno, sino
simplemente el lugar donde los que morían entraban en reflexión
o esperaban.
Al ser traducida al griego la Septuaginta en Alejandría, entre los
años 250 y 100 a.C., aparece por primera vez en lugar de la
palabra Sheol, la palabra "Hades", que según la tradición helénica
era el lugar de abajo, era el concepto de un hoyo o fosa, una
tumba o un lugar debajo de la tierra. Hades viene de "alpha" y
"eido", que en esta concepción quieren decir: "nada" y "saber" o
"conocer", por lo que el concepto es el de no saber nada, ignorar,
estar en tinieblas. Es este el concepto más cercano que
encontraron los Setenta para traducir al griego lo que la palabra
Sheol significaba.
"Gehena"- deriva de Ge Hinnom (‫)גי הנם‬, que significa "valle de
Hinón". Ge Hinnom también se llamaba Gai ben-Hinnom (‫)גיא בן הנם‬,
que significa "valle del hijo de Hinón."
Ahora bien, al entrar el paganismo en Israel a través de los reyes
idólatras, en el valle de Hinnom, llamado también Ge Hinnom, los
cuales consistían en quemar en grandes hogueras a sus hijos
primogénitos en honor del dios Moloch (Levítico 18:21; 20:2-5; 2
Reyes 23:10)

Estos actos inhumanos influyeron para darle al valle de Ge


Hinnom, el contexto de lugar de lo terrible, de lo inmundo. El
valle estaba fuera de la muralla sur de la antigua Jerusalén, y se
extiende desde el pie del Monte Sion hasta el valle Kidron, al
este.
Es mencionado en la Biblia en diversos versículos como "valle de
Hinón," "valle del hijo de Hinón" o "valle de los hijos de Hinón".
No se describe como el infierno, sino como un valle real situado
en Jerusalén (Josué 15:8 y 18:16, II Reyes 23:10, II Crónicas
28:3 y 33:6, Nehemías 11:30, Jeremías 7:31~32, y 19:2, 19:6 y
32:35), pero aunque en unas versiones aparece transliterado
como gehena, en otras se traduce por infierno. Después del año
638 a. C., el valle de Hinón se convirtió en el lugar utilizado para
incinerar los desperdicios de Jerusalén.

Con la llegada del Segundo Tiempo, en el Segundo Testamento


aparece el concepto de la barranca para quemar las cosas
impuras, y a similitud de Israel en el desierto, se adopta en
Jerusalén la costumbre de usar ese lugar bajo donde se
quemarán todos los desechos y la basura. A estos lugares en
recuerdo de los sacrificios humanos que se hicieron en el Valle de
Ge Hinnom, se les llamó "Gehenna"; de esta manera, cuando se
quería hablar del lugar que correspondía a todo lo impuro se
hablaba de la Gehenna.
"...Si, pues, tu ojo derecho te escandaliza, sácatelo y arrójalo de
ti, porque mejor es que perezca uno de tus miembros que no que
todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehenna..." Mateo 5:29
Infierno- La palabra infierno proviene del latín infernum,1
"inferior". Esta palabra apareció en las Escrituras cuando se hizo
la versión latina llamada "Vulgata", en el siglo IV d.C. La
traducción estuvo a cargo del conocido como San Jerónimo, el
cual en compañía de sus colaboradores decidieron que la palabra
"Infierno", era la que mejor reunía en uno sólo, todos los demás
conceptos, esto es: Sheol, Hades, Gehenna, etc. La Vulgata se
impuso con el tiempo sobre las otras traducciones latinas, y en el
año de 1546, el Concilio de Trento la proclamó como la versión
oficial de la Iglesia católica.
“Originariamente, la voz designaba lo que queda situado ‘más
abajo’ o ‘inferior’ al espectador”. Así pues, la palabra “infierno”
originalmente no comunicó ninguna idea de calor o tormento,
sino simplemente la de un lugar “más abajo” o “inferior”, de
modo que su significado era muy similar al del sche’óhl hebreo.
Es interesante que incluso en la actualidad esta palabra significa,
según la misma enciclopedia, “lugar subterráneo en que sienta la
rueda y artificio con que se mueve la máquina de la tahona”

La Nueva Enciclopedia Larousse (1981, vol. 5, pág. 5201)


La palabra "infierno" se halla en muchas traducciones de la Biblia.
En algunos casos es traducida por "sepulcro" o "el lugar de los
muertos" y en otras se deja sin traducir como el caso de la
palabra hebrea she’ohl que equivale a la [griego|griega]] hai′des
que hace referencia a la tumba común de toda la humanidad.
También está en este caso la palabra griega ge′en·na que hace
referencia a la destrucción eterna.
Ha causado mucha confusión y desconcierto el que los primeros
traductores de la Biblia tradujesen sistemáticamente el Seol
hebreo y el Hades y el Gehena griegos por la palabra infierno. La
simple transliteración de esas palabras en ediciones revisadas de
la Biblia no ha bastado para paliar de modo importante esta
confusión y malentendido”

The Encyclopedia Americana (1956, vol. 14, pág. 81)


La duración de los castigos del infierno ha sido objeto de
polémica desde los primeros tiempos del cristianismo. Orígenes,
el escritor y teólogo cristiano del siglo III y su escuela, enseñaban
que la finalidad de estos castigos era purgatorial, y que era
proporcional a la culpa del individuo.
Orígenes sostenía que, con el tiempo, el efecto purificador llegaría
a todos, incluso a los demonios; que el castigo cesaría, y que
todo el mundo del infierno sería a la postre devuelto a la
felicidad. Esta doctrina fue condenada por el segundo concilio de
Constantinopla en el año 553, y la creencia en la eternidad de los
castigos del infierno fue característica, tanto de la Iglesia
ortodoxa como de la católica romana. Pasó también a los credos
de las Iglesias de la Reforma, aunque la doctrina del infierno fue
rechazada por la mayoría de los pensadores radicales del
Renacimiento.
Papa Juan Pablo II :
«Las imágenes con las que la Sagrada Escritura nos presenta el
infierno deben ser rectamente interpretadas. Ellas indican la
completa frustración y vacuidad de una vida sin Dios.

El infierno indica más que un lugar, la situación en la que


llega a encontrarse quien libremente y definitivamente se
aleja de Dios, fuente de vida y de alegría.»

Esto lo dijo un Papa de Roma osea una autoridad en la biblia,


aquellos que originalmente definieron estas supuestas verdades.
Si estudiamos los capítulos 26 del Levítico y el 28 del
Deuteronomio, donde se describen en detalles todos los premios
y castigos (Lev 26,14-45 y Dt 28,15-45) de Dios para quienes
cumplan o no sus mandamientos, veremos que Dios amenazó al
pecador con todo tipo de enfermedades y desdichas conocidas en
aquél entonces, le garantizó un sufrimiento continuo en su vida
terrenal, pero no hay una sola palabra acerca de ningún infierno
en el que seguir padeciendo el resto de la eternidad.

Durante los cinco primeros siglos de cristianismo, doctores y


santos padres de la Iglesia tan importantes como Orígenes,
Gregorio de Nisa, Dídimo, Diodoro, Teodoro de Mopsuestia o el
propio Jerónimo, defendieron que la pena del infernus era sólo algo
temporal, pero en el concilio de Constantinopla (543) se declaró
que los sufrimientos del infierno eran eternos.

El primer concilio de Letrán (1123) impuso como dogma de fe la


existencia del infierno, amenazando con la condena a prisión, el
tormento y hasta la muerte a quienes lo negasen.
La iconografía católica de esta época, inspirada en textos
apócrifos (declarados oficialmente falsos), como el Evangelio de
Nicodemo, fue la encargada de popularizar las horrendas
imágenes de un infierno que ha aterrorizado a decenas de
generaciones hasta el día de hoy.

Deja mucho que pensar la veracidad de tal doctrina, pero si


pensamos que a la recién establecida iglesia le convenía la
creencia del infierno, ya que eso tal vez aplacaría las reveldías y
los desacuerdos dogmáticos con los que tenía que batallarse,
entonces ya vamos comprendiendo ciertas cosas.
El pueblo hebreo creía que solo los buenos “resucitarían” ahora
sabemos que la idea de lo que ellos llamaba “resucitar” nos trae a
la idea reencarnar, los hebreos no creían en ningún infierno, para
ellos los pecadores simplemento morían, tampoco creían en las
recompensas del conocido cielo, ellos simplemente pensaban
heredar la tierra que YAHVEH les había prometido y reestablecer
su posición de “pueblo elegido”.

En el antiguo testamento estas esperanzas fueron puestas en


Moisés y luego en Josué, el nombre de Josué “Yoshua” lo mismo
que Jesús, en arameo significa, “Dios salva” o “Dios
Liberta”recordemos que en arameo una misma palabra puede
tener multiples significados, en otras palabras, cuando decían
Jesús nuestro salvador lo que quería decir era Jesús nuestro
libertador.
Ellos creían que Jesús venia a libertarlos del yugo romano,
siempre esperaron el día de su justicia, cuando Jesus estuvo
frente a Pilatos este le reclamó; "¿Eres tú el Rey de los judíos?"
“Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo,
mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los
judíos; pero mi reino no es de aquí.”
Jesús fue sin duda un ser único, con un ejemplo de vida
inigualable, maestro y guía.

Todos somos hermanos

No importa su nivel evolutivo, ni cuán avanzados estén unos u


otros, más tarde o más temprano, todos llegaremos, todos
ascenderemos, el no hace excepción de personas. No debemos
menospreciar a nuestro prójimo por tener una forma de pensar
distinta, la intolerancia religiosa ha dejado a nuestro paso un
panorama trágico y sombrío que en nada ha ayudado en nuestro
avance espiritual.
La verdad como el sol no se puede ocultar con un dedo, tarde o
temprano resplandecerá en la vida de todos, después de muchas
luchas el ser humano terminará comprendiendo que la
intolerancia y el discrimen solo terminan destruyéndonos. Pero no
podemos negar que dentro de nuestro libre albedrío algunos aún
deciden aprender con dolor y sufrimiento.
Son muchas las revelaciones y muchas las enseñanzas, pero
corresponde al ser humano responsable buscar, analizar,
comparar, utilizando nuestra intuición, guiándonos por esa voz
interior que no falla, aquello que tenga sentido y nos ayudecrecer.
Dios es de todos, no solo de unos pocos, no importa el nombre
que se le dé, por la cultura que se tenga, si tú Dios es Amor, es
igual al mío.