Está en la página 1de 12
 
Medio informativo de las Organizaciones Sociales del Centro Oriente Colombiano
correo e:
trochandosinfronteras@gmail.com -
Página Web:
www.organizacionessociales.org
“Defender nuestros ecosistemas de páramo y la Sierra Nevada de Chita, Guicán y el Cocuy, es defender el territorio”
FORO AMBIENTAL HUMANITARIO DEL CENTRO ORIENTE COLOMBIANO
En el municipio del Cocuy, provincia de Gutiérrez (Boyacá), las comunidades campesinas, autoridades locales de la provincia, ambientalistas, estudiantes, organizaciones indígenas y sociales del Centro Oriente Colombiano convocan al Foro Ambiental Humanitario que se realizará los días 21 y 22 de julio del 2012.Diversos sectores sociales comprometidos con la defensa y preservación de los páramos, la Sierra Nevada del Cocuy, Chiscas y Guicán, así como el territorio y los ecosistemas estratégicos para el futuro, se darán cita en esta importante región para reflexionar, debatir y concretar estrategias alrededor de los siguientes temas:
territorio y conflictos
,
tejido social
y
derechos humanos en la región
. Los páramos están inmersos en conflictos ligados a proyectos de extracción de recursos naturales, a saber: diversos minerales entre ellos el agua, hidrocarburos, cultivos de interés comercial, proyectos de mercado de carbono, turismo a gran escala, concesiones y otros modelos de privatización, que vienen siendo implantados por capitales nacionales e internacionales con las orientaciones en materia “ambiental” que han dictaminado los organismos multilaterales, los planes de desarrollo y las políticas del gobierno nacional. En conclusión, estas regiones están siendo entregadas a las empresas multinacionales, a grupos económicos extranjeros y de inversión privada.Por su lado, los indígenas, campesinos y las comunidades de alta montaña de la provincia y toda la región, que hacen el manejo y protección del territorio y lo han incorporado a su plan estratégico de vida, son amenazados por las proyecciones de megaproyectos sobre el territorio, desde los llamados “servicios ambientales” de la “locomotora minero energética” del gobierno Santos.Este foro que se viene construyendo como un espacio propio de las comunidades construirá iniciativas que permitan comprender las complejidades que enmarcan el territorio como son: el uso del suelo, la importancia cultural y socio-ambiental de los ecosistemas para territorios periféricos como los llanos orientales, los santanderes y el centro de Boyacá.El foro busca avanzar en el debate sobre la explotación minera, los impactos nocivos en las zonas frágiles de páramos y alta montaña, sensibilizar a las comunidades sobre la importancia de la defensa de estos complejos ecosistemas como reservas estratégicas para la vida en toda la macroregión, generar escenarios para la recomposición del tejido social y avanzar en la articulación de propuestas con dimensión de la región centro oriente.Con estos propósitos y con la disposición de interlocutar con otros(as), compartir ideas, música carranguera, disfrutar de la exuberancia del paisaje y la imponencia de la sierra nevada, llegarán al Cocuy delegaciones de la gran nación U’wa, estudiantes de varias universidades, comunidades del Meta, Casanare, Arauca, Santander, del centro de Boyacá, y por supuesto de los municipios de la provincia de Gutiérrez.Quedan todos(as) cordialmente invitados a participar y con sus aportes contribuir para que hagamos realidad la consigna: “Defender nuestros ecosistemas de páramo y la Sierra Nevada de Chita, Guicán y el Cocuy, es defender el territorio”.
Pacic Rubiales Energy: ¿Responsabilidad social empresarial? ..................
(pág 2)
¡AL 50! Por una exigencia de reducción al precio de los combustibles ..................
(pág3)
Biografía Carlos Mesías Arriguí Cerquera ............
(pág4)
Orígen del 20 de julio de 1810 ..................................
(pág 5)
Mantener la memoria histórica ...........................
(pág 5)
MANE Construyendo nueva educación ...............
(pág 6 y 7)
Coronel del ejercito a juicio .............................................
(pág 7)
Arauca: nuevas capturas masivas ............................
(pág 8)
¿Cómo nos afecta el TLC con EEUU? ...............................
(pág 9)
MEGA atenta contra el campesinado ..............
(pág 10)
    J   u   n    i   o  -    J   u    l    i   o    N   o .    1    0
 
En la realidad colombiana diferentes empresas vienen utilizando el término de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para aparentar un compromiso con la sociedad, el medio ambiente y el crecimiento económico. En esta dinámica, lo más prudente es conocer la definición que las mismas empresas y los estados hacen de: “el compromiso voluntario que las organizaciones asumen frente a las expectativas concertadas que en materia de desarrollo humano integral se generan con las partes interesadas y que, partiendo del cumplimiento de las disposiciones legales, le permite a las organizaciones asegurar el crecimiento económico, el desarrollo social y el equilibrio ecológico” (Guía Técnica Colombiana de Responsabilidad Social¬ ICONTEC (Colombia)). Debe entenderse organizaciones como empresas; en esta lógica la trasnacional petrolera Pacific Rubiales Energy, ha venido realizando aportes económicos en el Festival de Verano de Puerto Gaitán, en el Torneo de Golf Pacific Rubiales y más recientemente en el patrocinio de la Selección colombiana de fútbol y del nuevo equipo de Fútbol de Villavicencio, Llaneros Fútbol Club. Sin embargo estos gestos “voluntarios” de Pacific Rubiales, se ven desmantelados con algunos hechos que han sido noticia nacional. El primero de ellos, es el tema del Cabildo indígena El Turpial – La Victoria, donde la etnia Achagua y Piapoco, demandó a la empresa Meta Petroleum Limited (Filial de Pacific) por la construcción de un tramo del Oleoducto de los Llanos (ODL) en su territorio sin realizar la consulta previa; esta acción, según la comunidad indígena ha ocasionado el incremento de enfermedades por contaminación de aguas, deserción estudiantil y embarazos en adolescentes. El segundo hecho fue la jornada de protestas de los trabajadores de Campo Rubiales el año pasado (2011), que paralizaron la producción de dicho campo por alrededor de un mes, provocando enfrentamientos con la fuerza pública; en esta jornada los trabajadores denunciaron las precarias condiciones de trabajo, la tercerización laboral, la seguridad industrial deficiente, la contaminación ambiental, entre otras problemáticas. El último acontecimiento se presentó en la zona limítrofe entre Casanare y Arauca, donde las Organizaciones Sociales del Centro Oriente Colombiano, en el marco de una jornada de protesta, bloquearon el Oleoducto Bicentenario (en el que Pacific Rubiales participa con el 32,9%); dichas organizaciones exigieron el pago de la deuda social de las empresas petroleras, la reparación ambiental, el respeto de los derechos indígenas, entre las reivindicaciones más importantes.Los anteriores hechos muestran una clara contradicción entre el deber ser que fingen el Gobierno y las empresas petroleras y el descontento de las comunidades, que le ocasionaron a la trasnacional un fuerte golpe de opinión a nivel nacional e internacional y que de inmediato hizo bajar la cotización de las acciones de dicha empresa. Claro, nadie quiere tener negocios con personajes que mantienen a sus trabajadores en pésimas condiciones laborales, que violan los derechos de los indígenas o que no
 
tienen en cuenta a las comunidades, porque esto siempre redundara en parálisis en la producción, que de inmediato golpeara sus ambiciosos  bolsillos. La empresa se enfrenta a la problematica en la cual, el uso de la violencia para reprimir las manifestaciones genera una caída del precio de las acciones en la Bolsa de Valores (es decir, que afecta directamente sus ganancias), entonces, necesita de otros instrumentos para disuadir la protesta y mantener su buena imagen; en este momento entra en escena una nueva iniciativa, que es la
Responsabilidad Social Empresarial
.Tres palabras que hacen feliz a cualquier empresa que tiene problemas con los trabajadores, los indígenas, los campesinos, mejor dicho con todo el pueblo trabajador: “Responsabilidad Social Empresarial”, en esta estrategia la trasnacional destinó 20 millones de dólares ($36.000 millones de pesos), como lo indica en su reporte de sostenibilidad del año 2011, ejecutándolos de manera voluntaria en proyectos “para las comunidades”; sin embargo, como es la voluntad de la empresa trasnacional, ésta decide qué aprueba y qué no, lamentablemente es una decisión unilateral; además de ello, estos proyectos se realizaron con aquellos sectores de la comunidad que simpatizan con las políticas de la empresa, es decir que no protestan. Pero ¿Por qué el pueblo trabajador insiste en luchar y no aceptar los dineros de la Responsabilidad Social Empresarial? La anterior pregunta se puede resolver con cuatro hechos que son contundentes: 1. En el 2011 Pacific Rubiales invirtió cerca de $30.000 millones en publicidad, es decir el 83.3% de lo que se destinó a la Responsabilidad Social. 2. Los salarios de los directivos-dueños de Pacific, quienes aparte de ganar como accionistas, ganan como directivos de la empresa la pequeña suma de 11,2 millones de dólares cada uno, como lo manifiesta la revista dinero, “Miguel de la Campa, José Francisco Arata, Serafino Iacono y Ronald Pantin se ubican en los puestos del 14 al 17, respectivamente, dentro de los 100 mejores pagos en Canadá. Cada uno recibió compensaciones en 2010 de aproximadamente 11,2 millones de dólares canadienses”, es decir, que en promedio, los salarios (si puede llamarse a esto salario) de los cuatro directivos son dos años de Responsabilidad Social. 3. Las utilidades de Pacific Rubiales en el 2011 ascendieron a 554 millones de dólares (Periódico El espectador, 2012), es decir que comparadas estas utilidades con lo destinado a Responsabilidad Social Empresarial, esta última representa tan solo el 3,6%. 4. Los dineros que se utilizan en la Responsabilidad Social generan una disminución en el pago de los impuestos que declara Pacific Rubiales.Ahora la estrategia de Rubiales es mucho más clara, destinar algunas migajas de sus ganancias, en los proyectos que ellos quieran y con quienes quieran, para que las comunidades no protesten y permitan el saqueo de los recursos sin hacer alboroto y así mantener su imagen en lo más alto, allí donde también permanecerán los precios de sus acciones. Ante esta situación, el pueblo del Centro Oriente Colombiano, decide no aceptar las migajas de la Responsabilidad Social Empresarial y exigir la financiación de sus planes de vida en sus territorios, que sin ninguna duda requieren de una fuerte intervención en las ganancias de las trasnacionales, en este caso de Pacific Rubiales Energy.
PACIFIC RUBIALES ENERGY:
¿RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL?
Por: Corporación CHOAPO
 
La jugada de la reducción de $150 al precio del galón de gasolina y $100 al del ACPM, aparte de ser una burla para la economía de los colombianos frente al precio de los combustibles, permite adentrarse un poco a desentramar la estrategia política del estado colombiano en materia de hidrocarburos, la que podría resumirse de la siguiente manera: 1) Intensificación en la exploración y explotación petrolera en el último período, 2) Aumento significativo en la apropiación de renta petrolera por parte del Estado, 3) Centralización y redistribución de los recursos resumidos en megaproyectos, infraestructura e intensificación de la guerra.En efecto, el Estado colombiano en los últimos 10 años, ha intensificado la exploración y explotación de los yacimientos petrolíferos. Del año 2002, en el que se producían alrededor de 200 millones de barriles anuales, hoy se producen más de 300 millones anuales, lo que significa que si bien, todavía falta para la meta del millón de barriles diarios, la producción ha experimentado un aumento importante. La primera conclusión evidente es que el país ha aumentado la exploración y explotación de crudo por un lado, pero por el otro, dicho aumento no se ha manifestado en una baja en el precio de los combustibles que paga el consumidor.Entonces, si el aumento de la explotación de hidrocarburos es una realidad, ¿a dónde van a parar los beneficios, por lo menos económicos? Basta solo decir por ahora, que el capital foráneo e internacional es el gran ganador del aumento de la producción de crudo en Colombia. Y resulta lógico: nadie invierte en ningún negocio si este no le representa una alta tasa de ganancia. En el caso del petróleo, esta ganancia se agiganta, pues la fase de exploración, en la que existe un mayor riesgo de encontrar o no yacimientos productivos, no la asume el actor privado (es decir que minimizan el capital de riesgo porque invierten menos), lo asume Ecopetrol, quien es el encargado de la exploración en el país, los capitales internacionales entran directamente a la fase de extracción del mineral. Así, estas grandes cantidades de inversión extranjera tienen tasas de retorno o ganancias impresionantes, que logran su punto de equilibrio en unos cuantos meses de explotación de crudo, es decir que logran recuperar rápidamente su inversión inicial.Con solo las cantidades de crudo extraídas hay asegurado un gran negocio; más aún cuando los precios de venta a los que son colocados los productos como la gasolina, ACPM, querosene, etc. son altamente lucrativos para las empresas. Ejemplo de ello es el precio de la gasolina, que toma como referencia para su venta los precios del Golfo de los Estados Unidos, precios que se caracterizan por ser los más elevados en el mundo. Lo explicó muy bien el ministro de minas y energía Mauricio Cárdenas cuando afirmó que “de no asegurarles un precio de venta de tal magnitud a las transnacionales, estas podrían a partir de cláusulas existentes enviar la totalidad de la producción hacia el exterior”. Es decir que se les asegura el mejor negocio, con el mejor precio de venta a las transnacionales, en perjuicio de los consumidores, quienes tenemos que pagar los elevadísimos precios.Porque más allá de las discusiones entre las diferentes bancadas del congreso, desde los amarillos, pasando por los rojos, hasta los azules y multicolores, así como los análisis de algunos expertos e incluso de las sugerencias de los mismos funcionarios del gabinete gubernamental quienes aseguran que el problema del alto costo de la gasolina se debe a los impuestos como la sobretasa, que si bien es cierto, es un agravante, el principal factor del alza del precio, es el precio de venta internacional. Vale la pena preguntarse por qué muchos de los países productores a nivel mundial, muchos de ellos participantes de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), no regulan sus precios en función del mercado internacional, lo que les permite ofertar el combustible a mejores precios para los consumidores nacionales. La decisión opuesta que ha tomado el Estado colombiano, nos tiene a los habitantes pagando uno de los precios más altos de la gaolina en el mundo (tercer lugar entre los países productores de petróleo).Y es que esta desición de los gobiernos de turno a favor de los capitales extranjeros y en contra de las necesidades de las mayorías, no sólamente tiene efectos en el precio de los combustibles sino que como sabemos, los combustibles dada su importancia son un regulador económico de la mayoría de  bienes. Así que si usted se pregunta por qué mes a mes los precios de la panela, del arroz, de la papa, la yuca, etc., no dejan de subir; ello lo explica en gran parte los precios amañádamente elevados de los combustibles.Es por ello que la necesidad de reclamar y exigir la baja del precio de la gasolina y el ACPM debe ser una bandera de los transportadores, conductores de camiones,  buses, taxis, motos, de las familias que cada vez se ven más acosadas al momento de hacer el mercado; es decir, de todos los trabajadores quienes son afectados diariamente por esta decisión política del gobierno de fijar precios altos. En estos tiempos de corrupción institucional, en el que mandatarios y políticos legislan a favor propio y de capitales foráneos en detrimento del bienestar nacional, la soberanía y los intereses de las mayorías, queda solamente el camino de la movilización, la denuncia y la organización social como mecanismo de conquistar derechos y procurar caminos para una gestión y administración digna y favorable de los recursos estratégicos de la nación.La exigencia de la reducción del precio de los combustibles al 50%, bandera que ya empiezan a alzar varios sectores, debe convertirse en una exigencia inmediata de todo el pueblo colombiano. Queda claro que no es para nada descabellada esta exigencia, si se tiene en cuenta que tan solo depende de una decisión política, la cual solo será posible de tomar en la medida que exista una fuerza necesaria de la mayoría del pueblo para procurar que la balanza social se mueva a nuestro favor.
¡AL 50!
P
OR
 
UNA
 
ExIGENCIA
 
DE
 
REDUCCIóN
 
AL
 
PRECIO
 
DE
 
LOS
 
COMBUSTIBLES
Por: Grupo de Estudios Geopolíticos y Territoriales -GEGT-

Recompense su curiosidad

Todo lo que desea leer.
En cualquier momento. En cualquier lugar. Cualquier dispositivo.
Cancele cuando quiera.
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505