II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

Mesa: Lo social y lo subjetivo MARXISMO, CONCIENCIA Y EL HOMBRE NUEVO: ALTHUSSER Y EL CHE

Ximena Vergara

Eso con mi Espíritu, porque con mi Conciencia la cosa no es tan fácil, y antes de llegar a la esquina pedía que le explicara (…) ¿Quién eres realmente tu muchachito?” (…) Dentro de mi, además de mi Conciencia y el Espíritu, Vive la Contraconciencia, que es más hija de puta todavía” David, El lobo, el bosque y el hombre nuevo de Senel Paz “¿En que consiste una moral revolucionaria Y en que medida la hace, fuera de los precedentes Y tradiciones, la circunstancia concreta y limite que se vive, Ante la cual la conciencia se opaca por la perspectiva idealista Y utópica de los fines? Ángel Rama

Introducción “Es difícil estar con quien te pide que dejes de ser como eres para aceptarte (…) y dime, ¿qué hago yo con un ladrillo en la mano? ¿Tú crees que yo le hago daño a la revolución? Así le hablaba Diego a David, dos personajes del cuento de Senel Paz, El lobo, el bosque y el hombre nuevo que luego fue llevado al cine con el nombre de Fresa y chocolate por Tomás Gutiérrez Alea. El cuento y la película resultan bien interesantes ya que representan algunas de las dicotomías con las que se encontró el proceso cubano en la transición al socialismo. Fundamentalmente, aquellas que podrían ubicarse dentro de la superestructura pero que a su vez, estarían íntimamente relacionadas con las relaciones sociales de producción y la noción del hombre nuevo al que se aspiraba. ¿Qué se hace con determinadas formas del ser cuando se está en un proceso de transición al socialismo? ¿Cuál era la razón de ser del tan ansiado socialismo? Se sabe, nos lo recuerdan a menudo, que es el ser social el que determina la conciencia. Se conoce también, el papel de la superestructura. El problema fundamental se encuentra a nuestro parecer, en la interrelación entre la estructura y la superestructura. Según los análisis del Che, los cambios producidos a partir de la NEP, -Nueva Política
537

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

Económica-, habían calado hondo en la vida de la URSS y vislumbraron que la superestructura capitalista fue influenciando cada vez, y en forma más marcada, las relaciones de producción. De esta manera, esos conflictos provocados por la hibridación que significó la NEP se estaban resolviendo según su mirada por esos días, en favor de la superestructura. Es decir, se estaba regresando al capitalismo. La obra económica del Che1 se quería como “un grito dado desde el subdesarrollo” porque era consciente de que ciertas actitudes desde Cuba así como ciertos planteamientos de algunos de sus dirigentes se daban de patadas con lo que se leía en los manuales de economía política soviéticos. La empresa de su tarea era inminente porque veía que la investigación marxista en el campo de la economía marchaba por peligrosos derroteros. Al “dogmatismo intransigente de la época de Stalin”, le sucedía un “pragmatismo inconsistente”. Lo peor del caso, observaba, es que aquello sucedía en todos los aspectos de la vida de los pueblos socialistas. Para Guevara a mediados de los años sesenta,

Los dos problemas fundamentales que nos afligen, en nuestro Sistema Presupuestario, son la creación del hombre comunista y la creación del medio material comunista (…) nosotros tenemos una gran laguna en nuestro sistema; cómo integrar al hombre a su trabajo de tal manera que no sea necesario utilizar eso que nosotros llamamos el desestímulo material. Cómo hacer que cada obrero sienta la necesidad vital de apoyar a su revolución y al mismo tiempo que el trabajo es un placer; que sienta lo que todos nosotros sentimos aquí arriba

En este sentido, Althusser se preguntaba “¿Por qué los hombres soviéticos tienen tanta necesidad de una idea del hombre, es decir, una idea de ellos mismos que les ayude a vivir su historia?”. El siguiente trabajo se propone hacer un relevamiento del pensamiento político, económico e ideológico de Ernesto Guevara en tanto nos parece que puede aportar a las problemáticas que Althusser se planteara en esos mismos años y que pueden resultar como aporte a las problemáticas de la teoría, la filosofía, la práctica y la ciencia marxista-leninista. El cruce de ambos autores se nos ocurre interesante ya que ambos se preguntan contemporáneamente algo similar y a su vez, intentaron dar respuestas desde la teoría a lo que Marx no había llegado a teorizar, pero sin dejar de lado la práctica y sobre todo la praxis revolucionaria.

1

Ernesto Che Guevara, Apuntes críticos a la Economía Política, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 2006. 538

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

Hacer ciencia de lo inexistente

“Es cierto que el hombre nuevo no puede Ser exactamente definido, pero es perfectamente Claro cómo no queremos que sea” Ernesto Guevara Toda revolución socialista dice Carlos Tablada Pérez2, se encuentra ante el doble problema de lograr el perfeccionamiento de los sistemas de dirección y gestión económica y administrativa por una parte, y la educación comunista de los trabajadores como factor de mejoramiento de la sociedad socialista. Tras la toma del poder, el gobierno revolucionario se enfrentaba a una serie de preguntas: ¿Cuál era la economía política de la transición? ¿Existía tal economía con una especificidad propia? En caso afirmativo, ¿Sobreviviría al período de transición o desparecería con la sociedad comunista? ¿Qué políticas económicas adoptar? ¿Cómo se organiza el nuevo orden? En el caso del pensamiento económico-político- ideológico de Guevara, éste tenía en cuenta que el sistema socialista debía construirse bajo el cerco, el ataque y el peso de siglos de sistema capitalista, y que ese cerco, debían romperlo hombres que, a su vez, debían muchas veces salir del cieno burgués y que tal como lo afirmara Marx, en el camino, iban adquiriendo la experiencia, la ideología y la cultura necesarias para optimizar la gestión. De esta manera, el hombre asumía conscientemente la tarea de la organización social y por ello, las fuerzas económicas ya no eran ajenas a toda conciencia ni se imponían como leyes suprahumanas. Por el contrario, las deficiencias ya no estaban en el sistema, sino en los hombres. A la conciencia de la realidad se le sumaría el poder de decisión sobre ella. “En su formulación, la ideología establece metas y la ciencia puntualiza las posibilidades de alcanzarlas y estructura las vías de hacerlo”. Sin embargo, agrega Tablada Pérez3, nadie puede hacer ciencia de lo inexistente; por ello, la ideología y la conciencia de lo que se quiere superar desempeñan un papel importante. La racionalidad social requiere la económica como premisa, pero ésta no expresa la racionalidad social per se. No se trata pues de la cantidad y calidad de bienes materiales elaborados, sino el modo en que se producen, y sobre todo las relaciones sociales que se desprenden de dicha manera de producir. Por esto mismo el Che enfatizaba:
Tablada Pérez, Carlos, El pensamiento económico de Ernesto Che Guevara, La Habana, Casa de las Amércias, 1987. 3 Ibidem, p. 37. 539
2

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

El socialismo económico sin la moral comunista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo luchamos contra la alienación (…) Marx se preocupaba tanto de los hechos económicos como de su traducción en la mente. Él llamaba a eso un ‘hecho de conciencia’. Si el comunismo descuida los hechos de conciencia puede ser un método de repartición, pero deja de ser una moral revolucionaria4

De esta manera, afirma Tablada Pérez, quedaba establecido el objetivo último de todo esfuerzo: la estructuración social que provocara el condicionamiento óptimo para el tipo de “naturaleza humana” al que se aspiraba. El hombre nuevo que surgiría como

resultado del intento revolucionario y del conocimiento inherente a las estructuras creadas por él mismo, se apropiaría de su misma existencia. La dirección de los procesos sociales se haría consciente y masiva y es por esto que el Che pensaba que la transformación de la conciencia humana debía empezarse en la primera fase del período de transición ya que la nueva conciencia social no se obtendría como un resultado final de una primera etapa de desarrollo de la base material y técnica o de la eficiencia económica. Por el contrario, la creación de la nueva conciencia requería el mismo esfuerzo que el que se dedicara al desarrollo de la base material del socialismo. A su vez, la conciencia sería también un elemento activo, motor de desarrollo de la base material y técnica. Sin idealizar a los hombres sino teniendo en cuenta su lastre capitalista y conjugando lo viejo y lo nuevo de forma dialéctica. Para Guevara era contundente que

En tiempo relativamente corto el desarrollo de la conciencia hace más por el desarrollo de la producción que el estímulo material y lo hacemos basados en la proyección general del desarrollo de la sociedad para entrar en el comunismo, lo que supone que el trabajo deje de ser una penosa necesidad para convertirse en un agradable imperativo5

Esa

opción implicaba de inmediato la estructuración del conjunto de relaciones

materiales ideológicas que sellarían la producción de la vida y conciencia futura. No bastaba con que la propiedad de los medios de producción fueran estatales para suscribir la afirmación socialista de un régimen de producción. Había que ver las formas en que
Entrevista con Jean Daniel en Argelia, “La profecía del che”, publicada en L’ Express, 25 de julio de 1963. 5 Guevara, Ernesto, “Sobre el Sistema Presupuestario de Financiamiento “. Althusser en La filosofía como arma de la revolución destaca: “Los revolucionarios, por ejemplo, saben que todo depende, en última instancia, no de las técnicas, de las armas, etc, sino de los militantes, de su conciencia de clase, de su abnegación y de su coraje. No obstante, la tradición marxista se ha negado a decir que es el “hombre” quien hace la historia. ¿Por qué? Porque prácticamente, vale decir, en los hechos, esta expresión es explotada por la ideología burguesa…”. En, Althusser Luis, La filosofía como arma de la revolución, México, ediciones XXI, 1968. p. 21 540
4

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

estaba estructurado el aparato de dirección estatal, el carácter de los incentivos empleados, las formas mismas de propiedad que coexistieran, etc., elementos que configurarían un determinado modo de producción un determinado modo de actividad, un determinado modo de manifestar la vida de cada uno de los individuos, cuya formación ideológica brotaría continuamente de tal estructura. Asimismo, considerar que los avances, estancamientos o retrocesos operados en el plano ideológico no podían explicarse de manera simplista a partir del mejor o peor trabajo político y de educación ideológica que se hubiera realizado, sino que aquellos se hallaban condicionados por ese conjunto de relaciones materiales. Según Tablada Pérez, uno de los principales méritos de Guevara es, sin duda, la comprensión de las complejas relaciones entre la base y la superestructura durante la transición. En La ideología alemana, había quedado develado el modo en que las relaciones materiales (estructura) y, dentro de estas, particularmente las económicas, sobredeterminaban, condicionaban, las relaciones ideológicas (superestructura) propias de aquellas. Este descubrimiento de cardinal importancia, hacía posible, según Tablada, la aparición de una genuina ciencia social: el materialismo histórico. Sin embargo, resultaba curioso que en la bibliografía llegada a manos del Che sobre la transición, publicada en las más diversas latitudes y con variadas procedencias ideológicas, no se abordaba claramente la cuestión del modo en que la nueva organización económica de la sociedad y la remodelación de las relaciones sociales en general, condicionaban las formas de la conciencia social. En esa bibliografía predominaban dos tipos de aproximaciones al problema6: 1.La instauración de la dictadura del proletariado garantizaba per se la aparición progresiva de la conciencia comunista 2.La cuestión económica era tratada de modo independiente de las formas superestructurales que la acompañan. Estas concepciones expresaban una incomprensión de la medular tesis marxistaleninista sobre la base y la superestructura sociales, y pudieron ser fuentes de graves errores no sólo de orden teórico, sino también de carácter práctico. Por su parte, la concepción de Guevara le permitía asumir una posición revolucionaria en relación con la economía socialista en la que la racionalidad económica per se, no aparecía como indicador seguro de la transformación revolucionaria. La estructura económica sería el
Consideramos que los escritos de Althusser compilados tanto en La revolución teórica de Marx como en La filosofía como arma de la revolución, serían un tercer tipo de aproximación a esa problemática y a su vez fueron escritos contemporáneamente a la producción del Che. 541
6

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

resultado de acciones humanas tan conscientes como la puesta en marcha de un programa de instrucción política. Por ello mismo, esa estructura podría tener errores, defectos y deficiencias que en modo alguno serían inherentes al carácter socialista de la economía; errores que sería preciso detectar y corregir para hacer más saludable la sociedad. El Che pensaba que la perpetuación y el desarrollo de las leyes y categorías económicas del capitalismo prolongaban las relaciones sociales de producción burguesas y con ellas, los hábitos de pensamiento y motivaciones de la sociedad capitalista, aunque el fenómeno se hubiera metamorfoseado bajo formas socialistas. Por ello la necesidad de un libro que el planteara ya en 1965 y que se vino a publicar recién en el año 2006 bajo el título: Apuntes críticos a la Economía política, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales/ Ocean Press de Australia, 2006, al que nos referiremos detenidamente en lo que sigue y donde básicamente aludía a que los mecanismos de la economía de mercado y el uso indiscriminado e irreflexivo del incentivo material directo como propulsor de la producción tendían a adquirir fisonomía propia e imponer su dinámica independiente en el conjunto de las relaciones sociales. Era preciso entonces, un modelo para la transición con el cual transformar las estructuras capitalistas y avanzar hacia formas de conciencia y producción comunistas. La dificultad saltó de inmediato: “¿Cómo elaborar una teoría sobre una transición-norealizada? ¿Cómo ejecutar el análisis científico de un objeto inexistente?”7 La solución sería según Tablada Pérez, darse a la transformación práctica de las circunstancias, dentro de una concepción general de los fines perseguidos. La concepción general del modelo fijaba su objetivo estratégico: la configuración de un nuevo modo de producción, de un conjunto nuevo de relaciones sociales esencialmente antagónico del capitalista. En síntesis, el cambio de las circunstancias y la coincidente transformación de los hombres en comunistas, antípodas del homo económicus de las sociedades de clase. Sin embargo, a fin de no correr el riesgo del romanticismo revolucionario que sueña con paraísos utópicos, el objetivo estratégico de la primera sociedad de transición, construida de manera consciente debía ser, precisamente, el desarrollo de la conciencia.

El libro inconcluso del Che

Si se negara el derecho a disentir en los métodos De construcción (lucha ideológica) a los propios Revolucionarios se crearían las condiciones para
7

Tablada Pérez, ibidem, p. 47. 542

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011 El dogmatismo más cerril. Debemos convenir en que Los criterios opuestos sobre métodos de construcción Son el reflejo de actitudes mentales que pueden ser muy divergentes En ese punto, pero planteándose honestamente el mismo fin” Ernesto “Che” Guevara

En la nota editorial se advierte que la edición de los apuntes económicos del Che ha sido uno de sus textos más esperados y que, posiblemente, más polémica haya suscitado. En él, el Che elabora reflexiones acerca de las peculiaridades del período de transición y su significación para la historia del marxismo y su evolución, advirtiendo que “no todo es como dicen los libros, los libros no pueden representar a realidad de Cuba” (Guevara, 2006: 1) La redacción de estos apuntes es sistematizada en el período que comprende los años 1965 y 1966, durante sus estancias en Tanzania y Praga, con posterioridad a su misión internacionalista en el Congo. En su preparación, lo primero que hace es redactar una serie de observaciones y señalamientos al entonces vigente Manual de Economía Política de la Academia de Ciencias de la URSS, en su edición en español de 1963. Revisa el libro y marca en los márgenes con diferentes colores (verde, rojo o azul). El orden y contenido remitían a la siguiente propuesta del Che: -Plan tentativo -Prólogo: necesidad de este libro -Síntesis biográfica de Marx y Engels -X preguntas sobre las enseñanzas de un libro famoso (Manual de Economía Política, Academia de Ciencias de la URSS) Según la nota editorial, en general lo planteado por el Che

Permite evaluar sus aportes, al formular inquietudes y respuestas tentativas a problemas que consideraba no resueltos en el proceso hacia la nueva sociedad (…) la búsqueda de soluciones inmediatas lo lleva a pensar en cuestiones tales como las relaciones económicas entre países que construyen el socialismo, las técnicas de planificación y la crítica a nuevos métodos de dirección (ibidem: 4) Asimismo, el libro estaría dividido en una introducción (métodos de producción precapitalistas) y cuatro partes (Capitalismo, Imperialismo, Período de transición,

Problemas del socialismo). Dentro de la cuarta parte, Problemas del socialismo, son interesante los punteos:

543

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

12345678910-

El socialismo y el hombre8 La educación comunista La ciencia El arte La superestructura (cálculo económico)- Estado El internacionalismo proletario –CAME- Banco Tendencias en la estructura actual del socialismo El cisma ideológico y el movimiento comunista internacional El tránsito final- Ideas sobre su advenimiento Personalidades del socialismo: Lenin, Stalin, Mao, Jrhuschov, Tito, Fidel.

A modo de Prólogo “Algunas reflexiones sobre la transición socialista” A modo de prólogo del libro, la edición incorpora una carta que el Che le enviara a Fidel en 1965, antes de su partida al Congo. En ella advertía que tanto en Rusia como en Checoslovaquia no se había superado el primer período de transición o construcción de la sociedad socialista, y entre otras cosas, tampoco se había creado ni estudiado, la economía política de tal período. A su vez, tras la creación de la NEP, se daba entrada nuevamente, a viejas relaciones de producción capitalista.

El hecho real es que todo el andamiaje jurídico económico de la sociedad soviética actual, parte de la Nueva Política Económica; en esta se mantienen las viejas relaciones capitalistas, se mantienen las viejas categorías del capitalismo, es decir, existe la
Es Roberto Fernández Retamar quien recuerda que en un viaje de vuelta a Cuba desde Praga en marzo de 1965 el Che le dio a leer un texto que no era ni mas ni menos que la carta que le escribiera a Carlos Quijano, director de Marcha, luego conocida como “El socialismo y el hombre en Cuba”. Cuenta Retamar que en su momento le expreso algunas reservas a propósito de las opiniones del Che con respecto a los escritores y artistas cubanos del momento y el Che lo instó a que escribiera aquello para publicarlo y discutir sobre el asunto. Asimismo, cuenta Retamar que el Che le preguntó “a qué atribuía yo [él] que la Unión Soviética se hubiera ido a la mierda. [y agrega] Como yo [el] acababa de leer textos de Isaac Deutscher sobre el asunto, le recité lo que aquel agudo comentarista había escrito. Al Che no le pareció convincente el argumento. Para él, la raíz de la crisis estaba en la NEP, la Nueva Política Económica, y el hecho de que la muerte de Lenin le impidió hacer las rectificaciones que se imponían”. La respuesta de Retamar no llegó a destino ya que el Che había partido de Cuba a “otras tierras del mundo. Citado en Luis Báez, Mas esperanza que fe, revelaciones de Roberto Fernández Retamar, casa editora Abril, 2006. p103 y también en Roberto Fernández Retamar, Cuba defendida, La Habana, Editorial Letras Cubanas, 2004. . Es real que tan interesante diálogo no sólo quedara inconcluso por parte de los interlocutores por desgracias del destino o de la historia pero es sugestivo también que Retamar se decidiera a publicarlo recién en 2004 en su libro Cuba defendida. Es decir, en la anécdota cuenta que cuando el Che le dice de publicar sus discrepancias, Retamar le advierte que nadie en Cuba se animaría a tal cosa, entonces el Che le advierte que el sí y que le mande aquello para publicarlo. Es sugestivo también que, en tal anécdota, Retamar le propone “lo conveniente que seria que Cuba contara con una revista donde se pudieran publicar textos polémicos que no comprometieran al gobierno ni al partido <SI>, dijo el con humor <dirigida por un inconsciente>.” 544
8

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011 mercancía, existe, en cierta manera, la ganancia, el interés que cobran los bancos y, naturalmente, existe el interés material directo de los trabajadores (ibidem: 9)

En su concepto, todo ese andamiaje correspondía a lo que podía llamarse “capitalismo premonopolista”. ¿Cuál era el defecto fundamental de todo ese sistema según Guevara? Que limitaba la posibilidad de desarrollo mediante la competencia capitalista pero no liquidaba sus categorías ni implantaba nuevas categorías de un carácter más elevado. En esas condiciones el hombre no desarrollaba todas sus fabulosas capacidades productivas, ni se desarrollaba él mismo como constructor consciente de la sociedad nueva. El sistema, por otra parte, tenía trabas serias en su automaticidad:

La ley del valor no puede jugar libremente porque no tiene un mercado libre donde productores rentables y no rentables, eficientes y no eficientes, compitan y los no eficientes mueran de inanición. Es necesario garantizar una serie de productos a la población, de precios etc., y cuando se resuelve que la rentabilidad debe ser general para todas las unidades, se cambia el sistema de precios, se establecen nuevas relaciones y se pierde totalmente la relación con el valor del capitalismo (ibidem: 11)

El Che advierte que varios países ahora se revelan contra el sistema pero no advierten dónde está la raíz del mal, sino que se lo atribuyen a la pesada lacra burocrática, a la centralización excesiva de los aparatos. Advierte que son las propias unidades productivas más efectivas las que claman por su independencia. Por ello, afirma que

Nosotros pretendemos que nuestro sistema recoja las dos líneas fundamentales del pensamiento que deben seguirse para llegar al comunismo. El comunismo es un fenómeno de conciencia, no se llega a él mediante un salto en el vacío, un cambio de la calidad productiva, o el choque simple entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción. El comunismo es un fenómeno de conciencia y hay que desarrollar esa conciencia en el hombre, de donde la educación individual y colectiva es una parte consustancial a él (…) el otro aspecto es el de la técnica; conciencia más producción de bienes materiales es comunismo. Bien, pero qué es la producción si no el aprovechamiento cada vez mayor de la técnica; y qué es el aprovechamiento cada vez mayor de la técnica si no el producto de una concentración cada vez más fabulosa de capitales, es decir, una concentración cada vez más grande de capital fijo o trabajo congelado con relación al capital variable o trabajo vivo (…) en la parte técnica, nuestro sistema trata de tomar lo más avanzado de los capitalistas y por lo tanto, debe tender a la centralización (…) podría decirse, centralizar tanto como las posibilidades lo permitan (…) esto permite un ahorro de administración, de mano de obra (…) en resumen: eliminar las categorías capitalistas: mercancía entre empresas, interés bancario, interés material directo como palanca, etc. Y tomar los últimos adelantos administrativos y tecnológicos del capitalismo, esa es nuestra aspiración (ibidem: 13-15)

Como lo enunciábamos al comienzo, Guevara recalcaba que los dos problemas fundamentales que los afligían en su sistema presupuestario eran: la creación del
545

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

hombre comunista y la creación del medio material comunista. Una gran laguna en el sistema era:

Cómo integrar al hombre a su trabajo de tal manera que no sea necesario utilizar eso que nosotros llamamos el desestímulo material. Cómo hacer que cada obrero sienta la necesidad vital de apoyar a su revolución y al mismo tiempo que el trabajo es un placer; que sienta lo que todos nosotros sentimos aquí arriba (…) si la solución estuviera en la posibilidad de desarrollo de ese mismo obrero en el sentido material, estaríamos muy mal (…) lo cierto es que hoy no existe una plena identificación con el trabajo y creo que parte de las críticas que se nos hacen son razonables, aunque el contenido ideológico de esa crítica no lo es. Es decir, se nos critica el que los trabajadores no participan en la confección de los planes, en la administración de las unidades estatales etc., lo que es cierto, pero de allí concluyen que esto se debe a que no están interesados materialmente en ellas, están al margen de la producción. El remedio que se busca para esto es que los obreros dirijan las fábricas y sean responsables de ellas monetariamente, que tengan sus estímulos y desestímulos de acuerdo con la gestión. Creo que aquí está el quid de la cuestión. Para nosotros es un error pretender que los obreros dirijan las unidades (…) nuestra práctica nos ha enseñado dos cosas para nosotros axiomáticas: un cuadro técnico bien situado puede hacer muchísimo más que todos los obreros de una fábrica y un cuadro de dirección colocado en una fábrica puede cambiar totalmente, las características de ellas (…) ¿por qué un cuadro de dirección puede cambiar todo? (…) nosotros no hemos hallado respuesta todavía y creo que hay que estudiar un poco más esto. La respuesta puede estar íntimamente relacionada con la economía política de este período (ibidem: 16-17, el subrayado me corresponde)

La necesidad de su libro, según el Che Desde la aparición de El Capital, los revolucionarios del mundo tuvieron su monumento teórico que esclarecía los mecanismos del sistema capitalista y la lógica interna de su irremediable desaparición. A Lenin, le corresponde también, el mérito teórico de haber dilucidado el carácter que tomaba el capitalismo bajo su nueva forma imperialista y enunciado el ritmo desigual que asume el desarrollo de la sociedad, previendo la posibilidad de romper la cadena imperialista en su eslabón más débil. En sus últimos años Stalin ordenó la redacción de un manual que fuera asequible a las masas y tratara todos los temas de la economía política hasta nuestros días. El mismo se ha publicado en varias lenguas y se han hecho de él varias ediciones que han sufrido cambios pronunciados en su estructura y orientación a medida que se producían cambios en la URSS. Al comenzar un estudio crítico del mismo, advierte Guevara, que dicho estudio de la teoría marxista y de los hechos recientes

Nos colocan en la posición de críticos de la URSS, posición que se ha convertido en un oficio de muchos oportunistas que lanzan dardos desde la extrema izquierda para
546

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011 beneficio de la reacción. Nos hemos hecho el firme propósito de no ocultar una sola opinión por motivos tácticos9, pero, al mismo tiempo, sacar conclusiones que por su rigor lógico y altura de miras ayuden a resolver problemas y no contribuyan sólo a plantear interrogantes sin solución (ibidem: 26)

Guevara creía importante la tarea porque consideraba que la investigación marxista en el campo de la economía política estaba marchando por peligrosos derroteros.

Al dogmatismo intransigente de la época de Stalin ha sucedido un pragmatismo inconsistente. Y, lo que es trágico, esto no se refiere sólo a un campo determinado de la ciencia; sucede en todos los aspectos de la vida de los pueblos socialistas, creando perturbaciones ya enormemente dañinas pero cuyos resultados finales son incalculables (ibidem: 26)

Se sabe desde viejo, dice, que es el ser social el que determina la conciencia y se conoce también el papel de la superestructura. A Guevara, le interesará profundizar en la “interrelación de la estructura y de la superestructura” ya que su tesis es

Que los cambios producidos a raíz de la NEP (nueva política económica) han calado tan hondo en la vida de la URSS que han marcado con su signo toda esa etapa. Y sus resultados son desalentadores: la superestructura capitalista fue influenciando cada vez en forma más marcada las relaciones de producción y los conflictos provocados por la hibridación que significó la NEP se están resolviendo hoy a favor de la superestructura; se está regresando al capitalismo (ibidem: 27)

Otra característica tiene este libro, según el propio Guevara: “es un grito dado desde el subdesarrollo”. El Che también advierte que muchos sentirán

Sincera extrañeza (…) otros se sentirán heridos y habrá quienes vean en todo el libro sólo una rabiosa posición anticomunista disfrazada de argumentación teórica. Pero muchos –lo esperamos sinceramente- sentirán el hálito de nuevas ideas (…) a ese grupo de hombres va dirigido fundamentalmente el libro y a la multitud de estudiantes cubanos que tiene que pasar por el doloroso proceso de aprender “verdades eternas” (…) y observar cómo nuestra actitud y los repetidos planteamientos de nuestros dirigentes se dan de patadas con lo que leen en los textos (ibidem: 28)

El libro El libro continúa con una pedagógica “síntesis biográfica de Marx y Engels” con citas a sus obras, notas al pie y contraposiciones de ediciones y traducciones. Luego las “X preguntas sobre las enseñanzas de un libro (Maual de Economía Política, Academia de Ciencias de la URSS)”, sección en la que se van copiando párrafos del manual y hay
He aquí, tal vez, una lindo motivo –para algunos- en orden de que este libro no viera la luz sino hasta el 2006… 547
9

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

anotaciones, explicaciones o cuestionamientos por parte del Che. Una observación bastante frecuente refiere al desarrollo desigual de la conciencia de la clase obrera, en donde distingue a los obreros de países imperialistas, y la ausencia de internacionalismo proletario. Otras anotaciones, directamente cuestionan afirmaciones del tipo “el socialismo ha triunfado, no sólo plenamente, sino también, definitivamente”, argumentando que eso es objeto de discusión si se tiene en cuenta que “las últimas revoluciones económicas de la URSS se asemejan a las que tomó Yugoslavia cuando eligió el camino que la llevaría a un retorno gradual hacia el capitalismo.

El tiempo dirá si es un accidente pasajero o entraña una definida corriente de retroceso. Todo parte de la errónea concepción de querer construir el socialismo con elementos del capitalismo sin cambiarles realmente la significación. Así se llega a un sistema híbrido que arriba a un callejón sin salida o de salida difícilmente perceptible que obliga a nuevas concesiones a las palancas económicas, es decir, al retroceso (ibidem: 112-113. El subrayado es del Che) A su vez, muy cómicas y sarcásticas, aparecen reflexiones mucho más informales del tipo: “Esto parece escrito para niños o para estúpidos. Y el ejército soviético ¿qué? ¿Se rascó los huevos?” (ibidem: 106) cuando en el Manual se intenta explicar cómo se construyó al economía socialista en los países europeos de democracia popular. Todas estas reflexiones abarcan 145 páginas, imposibles de resumir en este trabajo, pero de recomendable lectura, tanto por lo profundas como por lo divertidas.

Anexos El primer anexo corresponde a una selección de notas críticas sobre obras económicofilosóficas del marxismo. El segundo reúne una selección de Actas de reuniones efectuadas en el Ministerio de Industrias (MININD) que corresponden a las temáticas tratadas en los Apuntes del Che y que contribuyen a una mayor comprensión de la problemática, así como también, reflejan la disposición al diálogo y los intercambios efectivos que se daban puertas hacia adentro del Ministerio. En total son ocho: enero de 1962, otra es de agosto del ’63; octubre del ’63, diciembre del ’63, febrero del ’64, julio del ’64, octubre del ’64 y diciembre del ’64. En ellas se reitera la problemática de los estímulos materiales y morales. El Che repite que ambos van estrechamente unidos y que la idea no es reemplazar uno por otro sino lograr, transición humana y del medio, mediante, la no necesidad de estímulos materiales. También se discute el problema de la “excesiva centralización” y el problema del burocratismo, la autogestión financiera, el
548

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

desarrollo de cuadros en empresas y fábricas;

el de las necesidades del hombre,

problema de la administración, supervisión y el Partido; identificación del hombre con el trabajo, cuota de trabajo, quién la mide, retribución; el Sistema Presupuestario, la Ley del Valor, la cultura, el realismo socialista, las relaciones chino-soviéticas, etc. Todos estos tópicos se van tocando en un clima de preguntas, planteos, respuestas e intervenciones donde se trasluce cierto tono pedagógico y disposición al diálogo. Por momentos explicativo, por otros, expositivo. En algunas afirmaciones es tajante, así como en otras, dubitativo o dispuesto a dejarlo en suspenso. Algo que sorprende es el llamado imperioso a pensar. La obligación imperiosa de pensar, de generar inquietud para contrastar teoría con realidad y generar más teoría. Alguien que afirma que no se puede conocer a Marx y a Lenin a través del manual, sino que es preciso no sólo leerlos sino también, conocer su historia. Penetrar en el hombre y en la historia

Porque hay que ver que todos estos genios no son hechos de mármol, ni de alguna sustancia, son gente y tienen veinte mil problemas (…) eso es importante para todas estas cosas que estamos planteando, porque tenemos que ir a analizar eso y después poder salir con un baraje teórico grande, si no grande conociendo en realidad a la gente, no solamente lo que ha dicho, sino cómo lo ha dicho, en qué época lo ha dicho, qué es lo que ha querido decir (ibidem: 325)

Por último, se anexan cinco cartas y un fragmento de una entrevista con el periódico ElTaliah (La vanguardia) de El Cairo, de abril de 1965, en donde hacia el final, anuncia que sin estar demasiado seguro, cree que

La Ley básica del Socialismo es la Ley de la planificación, es decir, que por primera vez el hombre es capaz de comprender la Ley de la historia y de cambiar la situación existente para crear una nueva sociedad. Este cambio no se realizará enseguida, pero iremos paso a paso hacia la nueva sociedad porque esta nueva sociedad es el producto de la conciencia, y la conciencia se realiza paso a paso. Así, creemos que este desarrollo de la conciencia es la condición vital. Y el último punto: El desarrollo de la conciencia socialista está en contradicción con el desarrollo de los incentivos materiales directos y los intereses individuales (ibidem: 397)

Conclusión Se sabe que luego Guevara partió a continuar la revolución en otras tierras y que a partir de 1967, Cuba atravesó una coyuntura de tensiones acumuladas, entre las que sobresalieron: la muerte de Ernesto Guevara, la intervención soviética en

Checoslovaquia -aprobada por el Gobierno cubano-, la llamada “ofensiva revolucionaria
549

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

de 1968” (expropiación de los pequeños comercios y negocios privados) y la zafra de 1970 en la que no se pudieron cumplir los objetivos propuestos. Sometida al bloqueo económico imperialista, Cuba definió sus alianzas a través de un acercamiento mayor a la Unión Soviética y a los países socialistas europeos. En 1972 ingresó al CAME (Consejo de Ayuda Mutua Económica), lo que vincularía estructuralmente su economía a la del campo soviético. Es delicado y no es tampoco la intención de este trabajo, tomar postura en cuanto a si las reflexiones de Guevara fueron acertadas o no o qué hubiese sido de la economía cubana de no haber ingresado al CAME, etc. La motivación de hacer esta exposición sobre el pensamiento político, económico e ideológico de Ernesto Guevara era justamente poner en relación con los escritos de Althusser otros diálogos que estaban intentando resolver en otras latitudes y contemporáneamente, lo que la teoría marxista-leninista no había dejado resuelto, así como criticar las desviaciones que ya estos dos autores detectaban. Es difícil resumir en estas páginas lo que a otros les ha llevado tanto más. Es más complicado aún, reponer el eje de cada una de las discusiones, así como los posicionamientos de unos y otros. Cabe tal vez rescatar el potencial interés que esta ponencia pueda suscitar, así como el desafío de comprender y aceptar que nunca está dicha la última palabra. Es decir, el margen de error y de acierto que toda práctica teórica y revolucionaria conlleva.

Bibliografía

Althusser Luis, (1968) La filosofía como arma de la revolución, México, Siglo XXI. ________________(1967) La revolución teórica de Marx, México, Siglo XXI. Arcos Begnes Ángel, Evocando al Che, La habana, Ed. Ciencias Sociales, 2007. Arrosagaray Enrique, Rodolfo Walsh en Cuba. Agencia Prensa Latina, militancia, ron y criptografía, Buenos Aires, Catálogos, 2004. Fernández Retamar, Roberto (2004), Cuba defendida, La Habana, Editorial Letras Cubanas. ________, (2004) Todo Calibán, Buenos Aires, CLACSO. Franqui Carlos, Cuba, la Revolución: ¿Mito o realidad?. Memorias de un fantasma socialista, Barcelona, Península, 2006. Guevara, Ernesto, (1970) Obras 1957-1967, La habana, Ediciones Casa de las Américas.

550

II Jornadas Espectros de Althusser - 2011

________, (2006) Apuntes críticos a la Economía política, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales/ Ocean Press de Australia. ________, (1965) “El Socialismo y el hombre en Cuba”, en Marcha, Montevideo, Marzo. Harnecker Marta, El partido único en Cuba y la cuestión de la soberanía nacional, en www.lafogata.org/02latino/5latinoamerica/cu31.htm. Visitado en julio de 2009. _________, Cuba, los protagonistas de un nuevo poder, La Habana, Ed. Ciencias Sociales, 1979. Hart, Armando, Cambiar las reglas. Entrevista de Luis Baéz, La Habana, Letras Cubanas, 1983. Jameson, Fredric, Periodizar los sesenta, Córdoba, Alción editora, 1997. Martínez Heredia Fernando,(1989) Ché, el socialismo y el comunismo, Premio Casa de las Américas, La habana, Ediciones Casa de las Américas. Tablada Pérez, Carlos, (1987) El pensamiento económico de Ernesto Che Guevara, La Habana, Casa de las Amércias. VVAA, (2007) Documentos de la Revolución Cubana 1960, La Habana, ICL, Ed. Ciencias Sociales.

551

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful