Está en la página 1de 4

hacemos felices a otros, seremos felices nosotros.

Si ponemos a otros
en una mala condición, seremos puestos nosotros mismos en una mala condición. Así que si queremos ser felices, debemos hacer felices a los demás. Y otro ejemplo: «Una vez un devoto le oró a Dios: «Por favor, ven a mi casa, mi oración es que por favor visites mi casa». Dios prometió: «Voy a ir» en tal y tal fecha. El devoto arregló todo, comprenden? Decoró su casa con flores, la limpió completamente y se puso ropa limpia. Se sentó en la puerta y esperó a Dios. De la mañana a la noche se sentaba allí, pero solo pasó un anciano que ni siquiera podía caminar bien. El anciano dijo: «Tengo hambre, deme algo de comer ─pan, por favor, ¡ayúdenme! Nadie escuchó. Así que siguió de largo. Esa noche el devoto le dijo a Dios: «Oye, me prometiste venir, pero nunca lle-

¿Qué significa todo esto? Si

gaste. Hice todos los arreglos para ti!» y Dios le contestó: «Yo fui, pero ni siquiera me diste un pedazo de pan.»

reside en cada corazón. Ningún corazón está despojado de Él. Todos somos hermanos y hermanas en Dios. Si damos a los demás, nos volveremos felices. Queremos mantener todo para nosotros. El resultado es que todos quieren mantener todo para ellos mismos. Esto es apego ─¿y el resultado? Miseria. Todos son infelices. Así que denle algo de comer a quienes estén hambrientos; si alguien está sediento, denle algo de beber; si alguien no puede sostenerse, ayúdenles a que lo logren. Eso sería bueno. ¿Si es bueno para ustedes, no sería bueno para los demás también? Sinceramente, todos somos hermanos y hermanas en Dios. Somos de la misma esencia que Dios y Dios también reside en todos. Él es el Poder Controlador dentro de ustedes. Así que si ustedes aman, bueno, Dios es amor; y el camino de regreso a Dios también es a través del amor.§

Así que Dios

ueridos hijos de la Luz: Les envío mi más cálido saludo de Navidad. Durante esta época feliz del año, nuestros pensamientos se tornan hacia la paz y la buena voluntad para con la humani-

Q

Este Satsang, que corresponde a la semana de la navidad, trata sobre la importancia de abrir nuestros corazones a los demás a través del sacrificio y el desprendimiento. Empezaremos con el mensaje de navidad dado por Sant Darshan Singh en 1986 el cual expresa maravillosamente el tema.

dad. Al igual que todos los grandes santos y Maestros, Cristo enseñó que tenemos una doble obligación. Una para con nuestro verdadero ser — desarrollarnos espiritualmente, o lograr el autocono-cimiento y la realización de Dios. La otra para con nuestros semejantes, en realidad, para con toda la creación. Quisiera tocar brevemente esta última obligación. Los santos enseñan a través del ejemplo y es apenas natural que ellos mismos sean una encarnación del amor. El suyo es un amor activo, por eso el Amado Maestro Sant Kirpal Singh solía decir que el amor es otro nombre para el servicio y el sacrificio. Los dos mandamientos que Jesús nos dio fueron amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente; y segundo, amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. En un mundo en el que hemos hecho

www.sos.org/spanish

Satsang Semanal - Semana #52

grandes avances en las esferas material e intelectual, el reto ante nosotros es avanzar también espiritualmente. La tecnología ha acercado a la humanidad como nunca antes. Actualmente podemos llegar a cualquier parte del mundo en cuestión de horas y mediante el teléfono, la radio y la televisión, el mundo entero está interconectado. El mandamiento de Cristo de amar a nuestro prójimo, incluso si se interpreta a nivel literal, exige que nos expandamos desde nuestra limitada conciencia a una conciencia cósmica. Debemos desarrollar un amor que envuelva a toda la creación. En mi última gira mundial, visité las víctimas del terremoto en México y los sobrevivientes del volcán en Colombia. Fui a los campos de refugiados y escuché sus conmovedoras historias. Hablé con ellos sobre sus dificultades, los consolé y les dejé una humilde donación para proveerles de ropa y medicinas. Aunque yo vine donde ellos desde el otro lado del mundo y a pesar de que teníamos diferentes idiomas, nos comunicamos de corazón a corazón. Y me sentí conmovido por el amor y el afecto que me demostraron.

viviente. Nos damos cuenta
que tanto el más humilde como el más encumbrado de los hijos de Dios ha sido bendecido con la divinidad y es, en el sentido más exacto, un vecino, un hermano o una hermana. Entonces, toda la creación es nuestra y nosotros le pertenecemos a toda la creación.

Si queremos traer la paz a la tierra, primero debemos entronar el amor en nuestros corazones y expresarlo en nuestra vida diaria.
Cada vez que consolamos a un corazón adolorido, que secamos una lágrima de angustia o alimentamos una boca hambrienta, estamos ayudando a bajar el reino de los cielos. Es mi sentida oración que Dios nos otorgue la inspiración en estas festividades para redoblar nuestros esfuerzos en el sendero espiritual. Tomemos nuevamente la resolución de vivir de acuerdo a los mandamientos de los Maestros; de dedicar tiempo a la meditación, de llenar nuestros diarios todos los días y de servir a otros desinteresadamente. Al hacerlo estaremos celebrando el verdadero espíritu de la Navidad. Afectuosamente vuestro,

ces, no lastimaríamos a ningún otro ser humano, porque también es un templo ambulante de Dios. Reconoceríamos que una parte de Dios habita en todo ser humano, si Dios entrara a un templo, lastimaríamos al Señor? Similarmente como Dios reside en cada ser humano, jamás nos soñaríamos con lastimar a otro. En el milenio por venir consideremos toda la tierra como un templo de amor y paz. Que todos nuestro comportamiento corresponda a como si estuviéramos pen-

sando, hablando y actuando en un templo. Con esta actitud, estaremos más a tono con las virtudes divinas y seremos un ejemplo viviente para otros. La gente se sentirá afectada por nuestra propio actitud y comportamiento y tendremos una influencia positiva sobre los demás. De esta manera, con el tiempo, los demás seguirán nuestro ejemplo y el mundo será un templo en que el amor de Dios resonará y enriquecerá nuestras vidas. §

No doblen sus codos
Sant Kirpal Singh Ji Maharaj

E

Cuando comenzamos a ver con los ojos del amor, contemplamos la Luz de Dios emanando de cada criatura
Pag. 2

Darshan Singh
Volumen 9

l amor es un atributo tal, que si lo ponen en sus asuntos hogareños, habrá paz; si lo colocan en su sociedad, habrá paz ahí; si ponen una onza de amor en su país, habrá paz en el país. Así que el amor es la panacea para todos los males, yo diría. El amor conoce de dar, comprenden? Conoce de sacrificio. Kabir dice: «Mientras estén en el cuerpo humano, den, den, den y den.» La palabra «cuerpo» en su idioma significa también «dar.» Entonces, se ha dicho: Mientras estén en el cuerpo, den, den y den. Dar es la verdadera renunciación. Así que si queremos amor, debemos dar a los demás lo mejor que podamos. Si hacen felices a otros, entonces ustedes mismos se sentirán felices. Si hacen miserables a otros, entonces ustedes mismos no podrán escapar de la miseria. Así, que sucedió una vez, el Señor Vishnu, quien representa el aspecto de Dios encargado de la subsistencia, invitó a un banquete a todos los ángeles y a otros de cualidades opuestas, y los hizo sentarse de tal manera que se quedaran

viendo frente a frente. Entonces Vishnu dijo: «Muy bien, queridos hermanos, queridos amigos, todo esto es para ustedes ─coman cuanto quieran─ pero hay una condición: «¡No doblen sus codos!» Quienes eran solo demonios, o como los quieran llamar ustedes, pensaron: «¡Bien, que extraño!» ¿Si no doblamos nuestros codos, cómo podemos llevar el alimento a nuestra boca?». Pensaron por largo rato, pero no pudieron entenderlo. Dijeron: «El señor Vishnu se está burlando de nosotros», rehusaron comer y se fueron del lugar con disgusto. Pero los ángeles que estaban sentados ahí dijeron: «Estas son las palabras del señor Vishnu; debe haber algún significado detrás ellas, algo que no comprendemos». Después de una calmada consideración lo entendieron: ¡Podemos alimentarnos los unos a los otros! Así que todo fue muy fácil. Y todos comieron como se les indicó.
Pag. 7

Satsang Semanal, Semana #52

Que este mundo se convierta en un templo
Sant Rajinder Singh Ji Maharaj
Fragmento de una charla de Maharaj Ji al comienzo del nuevo milenio, donde explica una copla de un ghazal de Sant Darshan Singh que dice: Este momento en el tiempo tiene el mensaje del poeta en sus labios: Que el mundo se convierta en un templo de amor y de paz.

La navidad y el chanukah
Sant Rajinder Singh Ji Maharaj
En nuestra lectura siguiente, Sant Rajinder Singh Ji Maharaj explora algunas de las maneras prácticas como nosotros podemos expresar este espíritu del sacrificio y de dar.

A

pesar de que este verso fue escrito hace muchos años, su mensaje tiene tan validez hoy, al comienzo del año 2000, como cuando fue escrito por el poeta. En verdad, este momento en el tiempo tiene el mensaje del poeta en sus labios ¿Cuál es ese mensaje? El poeta ora para que este mundo se convierta en un templo de amor y paz. Qué hermosa imagen es transmitida en tan pocas palabras. Pensamos en este mundo como un lugar lleno de tierra y agua, montañas, bosques, árboles y miles de billones de personas, animales y plantas. Pensamos que es un lugar para vivir. Pero el poeta ha elevado el concepto de este mundo al de un templo. Cuando pensamos en un templo, pensamos en un lugar sagrado al que vamos para comulgar con Dios. No pensamos en un templo como algo hecho de ladrillo y cemento. Pensamos que es un punto de encuentro en donde nuestra alma se pueda reunir con el Señor. El poeta está orando para que toda la humanidad llegue a reconocer al mundo, no como un lugar mundano, sino como un terreno sagrado en donde el amor y la paz puedan prevalecer. Consideremos por un momento la diferencia entre la forma de actuar de la gente en un templo, comparada con cualquier otro lugar en el mundo. Cuando vamos a un templo, inmediatamente pensamos en el Señor. No importa si somos hindúes, budistas, musulmanes, cristianos, judíos, sikhs, jaínos, o miemPag. 6

bros de cualquier otra religión. Coincidimos en un comportamiento común, que es considerar al templo como un lugar sagrado para recordar a Dios, no importa por qué nombre llamemos al Creador. En los recintos sagrados de la iglesia repentinamente hablamos y actuamos de una manera devota. No utilizamos un lenguaje profano. De repente actuamos de manera amable y amorosa con los demás. No hacemos nada que sintamos que puede ser sacrílego o irrespetuoso para con Dios. Generalmente no se hiere ni se mata a nadie en un templo. Generalmente no se miente en un templo. Generalmente guardamos la pureza en un templo. Estamos llenos del espíritu del servicio y de dar. También actuamos de manera humilde en un templo e inclinamos nuestras cabezas ante Dios. El poeta desea que la tierra entera sea considerada un templo. Si nos damos cuenta que este mundo es un templo hecho por Dios, y que nuestros cuerpos humanos son templos en los cuales Dios reside en la forma de alma., entonces nos comportaremos de una manera divina. Automáticamente seríamos no-violentos, veraces, castos, humildes y cuidaríamos de los demás. Así como somos amorosos y pacíficos en un templo, seríamos amorosos y pacíficos en cada momento de nuestras vidas porque consideraríamos cada lugar en este mundo como sagrado. También debemos considerar el cuerpo humano como el templo de Dios. EntonVolumen 9

e gustaría hablar sobre tres aspectos de esta temporada, la hermandad, el amor y el desprendimiento, y ver cómo podemos hacer de ellos una parte de nuestras vidas. Nos damos cuenta que durante esta época del año la gente se acerca más entre sí. Durante el resto del año estamos atrapados en nuestra vida diaria. Difícilmente sacamos tiempo para pensar en otros. Rara vez les hacemos saber a las personas allegadas a nosotros cuánto las amamos. Usualmente estamos bajo la presión de nuestro trabajo y sobreviviendo con dificultades. Pero, de alguna manera, durante esta época, pensamos

M

«Abraza a cada ser humano como si fuera uno de los tuyos, y derrama tu amor libremente por donde quiera que vayas».
Satsang Semanal, Semana #52

más en los demás y tratamos de demostrarles cómo nos sentimos. La gente tiende a reír y amar más. Nos tomamos el tiempo para escuchar las dificultades de los demás. En el trabajo, la gente hace arreglos para reunirse y hacer fiestas. Aunque normalmente la gente habla del trabajo, durante estos festivos están más relajados y hablan los unos con los otros de una manera más amigable. Las familias se reúnen en estos días y gozan de las festividades. Es una época de disfrutar la compañía de los demás. Si pudiéramos extender este sentimiento de amistad y camaradería durante todo el año, nuestras vidas serían más alegres. Este es el mensaje que nuestro amado maestro Sant Kirpal Singh Ji Maharaj y nuestro misericordioso Maestro Sant Darshan Singh Ji Maharaj trataron de pasarPag. 3

nos, cuando dijeron: «Vivan alegres.» Ellos mismos fueron encarnaciones del gozo y la alegría. Cada uno de nosotros podemos recordar cómo les gustaba hablar con la gente, les encantaba utilizar el humor para hacer que al gente se riera. Cuando estábamos con ellos, cada día se convertía en un fiesta, un tiempo de alegría y felicidad. Nunca quisieron que lleváramos una vida austera y sombría. Quisieron que estuviéramos alegres y felices. Quisieron que cuidemos de los demás, que hablemos con ellos, para compartir sus penas y sus alegrías. *** La segunda cualidad que debemos absorber de esta época, es el amor. Duran-

tras vidas sea como estas festividades, debemos perdernos en el amor del Maestro. Este amor nos trae la felicidad más grande. Cuando estamos perdidos en el amor de nuestro Amado, olvidamos todos nuestros dolores y problemas. Incluso no somos conscientes de nuestro propio ser. No vemos nada más que a nuestro Amado. No escuchamos nada más que la dulce voz de nuestro Amado. Somos atraídos por sus ojos. Somos cautivados por sus gestos. Nos intoxicamos con su irradiación divina. Todo nuestro ser es impregnado de éxtasis. Cuando nos embebemos en el amor por nuestro Maestro, comenzamos a

Si hacen felices a otros, entonces ustedes mismos se sentirán felices. Si hacen miserables a otros, entonces ustedes mismos no podrán escapar de la miseria.
Aunque en otras épocas no le compramos a nuestros hijos los juguetes que quieren, porque pensamos que es demasiado dinero, durante estas festividades queremos darles lo que quieran. te, estamos derivando beneficio. Pero, luego debemos sentarnos en meditación después de haber dedicado tiempo al servicio desinteresado para poder disfrutar de los frutos de la cosecha.

FE L Z F E L II Z
te estas festividades nos damos cuenta que expresamos nuestro amor con más facilidad a quienes están a nuestro alrededor. Somos más pacientes, más tolerantes, más compasivos con los demás. Nuestros corazones están llenos de calor y afección hacia los demás. Estas son cualidades que podrían enriquecer nuestra vida durante todo el año. Tenemos que desarrollar amor por Dios y por nuestros Maestros. Como dice el dicho: «El amor lo embellece todo». El amor convierte la vida en un paraíso floreciente. El amor transforma aún el lugar más mundano en un cielo. Como dijo Sant Darshan Singh Ji una vez: «Si estoy con mi Amado, el infierno se convierte en un paraíso. Si estoy sin mi Amado, el paraíso se convierte en un infierno». Si queremos que cada día de nuesPag. 4

NA V I D A D
Nos damos cuenta que la gente tiende a donar más en caridad durante esta época de festividades. Comenzamos a pensar en quienes son menos afortunados que nosotros y nuestros corazones se sienten movidos por la compasión. La gente dona alimento, ropa, regalos o dinero a los necesitados. *** El servicio desinteresado es tan importante que los Maestros dicen con frecuencia que no es menos importante que la meditación. De hecho, Sant Darshan Singh Ji nos decía que si dedicamos tiempo al servicio desinteresado, recibiremos el mismo beneficio en nuestras meditaciones como el que logramos si dedicamos el mismo tiempo a meditar. Él decía que si hemos dedicado tiempo a servir desinteresadamenAsí que estas virtudes de la hermandad, el amor y el desprendimiento desinteresado que encontramos en abundancia durante la época de festividades, tienen que convertirse en una parte de nuestras vidas durante todo el año. Si podemos practicar estas virtudes todo el año, nos daremos cuenta que llevaremos alegría a donde quiera que vayamos. Entonces, la felicidad, el espíritu de gozo y la alegría que encontramos durante esta época, vivificará la atmósfera a lo largo de todo el año. Entonces podremos convertir cada día del año en una festividad para nosotros mismos y para quienes nos rodean. Esto es lo que hacen los grandes Maestros, y debemos irradiar nosotros mismos ese amor a todos aquellos con quienes nos encontremos. §

irradiarlo a los demás. Nuestros corazones se llenan con su amor y quien quiera se ponga en contacto con nosotros, recibirá una prueba de esa irradiación. Esparciremos esa fragancia a donde quiera que vayamos. Como dijo Sant Darshan Singh Ji en uno de sus versos: Abraza a cada ser humano como si fuera uno de los tuyos, y derrama tu amor libremente por donde quiera que vayas. El tercer aspecto de esta época es el de dar. Todos sabemos cuánto gastamos en los regalos. Sabemos que queremos satisfacer todos los deseos de nuestros hijos, quienes preparan una lista larga para Papá Noel. Gastamos una fortuna en regalos para nuestros amigos y parientes. Durante esta época del año parece que el dinero no es un obstáculo.
Volumen 9

Satsang Semanal, Semana #52

Pag. 5

Intereses relacionados