1

Isla Negra 8/321
casa de poesía y literaturas
suscripción gratuita.
revistaislanegra@yahoo.es -

julio – 2012Lanusei,Italia.

Dirección: Gabriel Impaglione.
http://revistaislanegra.wordpress.com/

Publicación inscripta en el Directorio Mundial de Revistas Literarias UNESCO Miembro fundador del Movimiento Poético Mundial

http://revistaislanegra.fullblog.com.ar -

SIGNO DE INTERROGACIÓN ABIERTO ¿ Gato de espaldas viendo el infinito. Delfín haciendo piruetas con una pelota. -Carlos López – Signos de puntuación.

Horacio Hidrovo Peñaherrera Santa Ana-Manabí, Ecuador - 1931- 2012 El pelotón frente a la libertad Esta corbata me asfixia. Quisiera subir a un tren y conocer ciudades. Si eso fuera posible, tener un nombre para mí mismo. Luego beberme todos los idiomas de la tierra. Caminar en medio de la multitud sin que nadie distinga mí rostro. No perdería el tiempo en mirar rascacielos. Me sentaría en sus colinas y preguntaría a la gente por sus héroes honestos. Conocería más niños. Golpearía las puertas de las casas proletarias. Pero no es menos cierto que este siglo nos amarra las ansias v el sistema se nos lleva el alma. Cada hombre vigila a otro hombre. No somos libres ni en los amaneceres, y el tiempo computado nos impide ver el vuelo de los pájaros. ¡Que nos dejen en paz! Que nos dejen con nuestros libros y con nuestros árboles y con las rosas rojas y con el pedazo de tierra que nos toca. ¡Llévense lo demás! Llévense las minas y todas las industrias; la plusvalía de los terrenos, los mejores almacenes de las ciudades; los automóviles con asientos convertibles. Pero déjennos un sitio donde crezcan los árboles. Eso sí, cuando hayamos crecido lo suficiente. Cuando las raíces de los árboles descansen en las raíces de los siglos. Cuando tengamos edades en el rostro, todo será nuestro. Repartiremos el pan con el canto de los pájaros y el aire puro ensanchará nuestros pulmones. Si no llueve se mueren los niños campesinos. Nadie sabrá nunca en qué sitio cayeron como los pájaros. ¿Conocéis el cementerio de los pájaros? El alma de los pájaros se queda en las raíces del viento. Por eso siguen cantando y son los arquitectos de todas las auroras.
De Canto junto al fuego de los siglos

Oliverio Girondo Argentina - 1891 – 1967 Insomnio ¿Será mío este brazo que está bajo la almohada? Las ideas me duelen como muelas cariadas. Los minutos remachan sus clavos en mi sien. Una inquietud sin causa me ilumina los ojos y a través de mis párpados pasa un absurdo “film”… En el sobre entreabierto de las sábanas blancas, soy una larga carta que no tiene destino.
Veinte poemas para ser leídos en el tranvía

2

Roque Dalton El Salvador - 1935 – asesinado en 1975 Canto a nuestra posición A Otto Rene Castillo Nos preguntan los poetas de aterradores bigotes, los académicos polvorientos, afines de las arañas, los nuevos escritores asalariados, que suspiran porque la metafísica de los caracoles les cubra la impudicia: ¿Que hacéis vosotros de nuestra poesía azucarada y virgen? ¿Qué, del suspiro atroz y los cisnes purísimos? ¿Qué, de la rosa solitaria, del abstracto viento? ¿En que grupo os clasificaremos? ¿En que lugar os encasillaremos? Y no decimos nada. Y no decimos nada. Y no decimos nada. Porque aunque no digamos nada, los poetas de hoy estamos en un lugar exacto: estamos en el lugar en que se no obliga a establecer el grito. (Ah, como me dan risa los antiguos poetas empecinados en vendarse los ojos y en embadurnar de pétalos y de pajarillos famélicos la giba del dolor anonadante que se encarama sólida encima del hombro positivo universal desde el primer amanecer y el primer viento, y que se olvidaron del hombre) Estamos en el lugar exacto que la noche precisa para ascender al alba. (Muchos poetas inclinaron sus insomnios antiguos sobre la fácil almohada azul de la tristeza. Construyeron ciudades y astros y universos sobre la anatomía mediocre de un nido de muñecas cristalinas y exilaron la voz elemental hasta planos altisimos, desnudos de la raíz vital y la esperanza. Pero se olvidaron del hombre.) Estamos en el lugar donde se gesta definitivamente la alegría total que se atará a la tierra. (Ay, poetas, ¿Cómo pudisteis cantar infamemente a las abstractas rosas y a la luna bruñida cuando se caminaba paralelamente al litoral del hambre y se sentía el alma sepultada bajo un volcán de látigos y cárceles, de patrones borrachos y gangrenas y oscuros desperdicios de vida sin estrellas? Gritasteis alegría sobre un hacinamiento de cadáveres,

cantasteis al plumaje regalón y las ciudades ciegas, a toda suerte de tísicas amantes; Pero os olvidasteis del hombre). Estamos en el lugar donde comienza el astillero que va a inundar los mares con sonrisas lanzadas. (Ay, poetas que os olvidasteis del hombre, que os ovidasteis de lo que duelen los calcetines rotos, que os olvidasteis del final de los meses de los inquilinos, que os olvidasteis del proletario que se quedo en una esquina con un bostezo eterno inacabado, lleno de balas y sin sangre, lleno de hormigas y definitivamente sin pan, que os olvidasteis de los niños enfermos sin jugetes, que os olvidasteis del modo de tragar de las mas negras minas, que os olvidasteis de la noche de estreno de las prostitutas, que os olvidasteis de los choferes de taxi vertiginosos, de los ferrocarrileros de los obreros de los andamios, de las represiones asesinantes contra el que pide pan para que no se le mueran de tedio los dientes en la boca, que os olvidasteis de todos los esclavos del mundo, ay, poetas, ¡como me duelen vuestras estaturas inútiles!) Estamos en el lugar en que se encuentra el hombre. Estamos en el lugar en que se asesina al hombre, en el lugar en que los pozos mas negros se sumergen en el hombre. Estamos con el hombre porque antes muchísimo antes que poetas somos hombres. Estamos con el pueblo, porque antes, muchísimo antes que cotorros alimentados somos pueblo. Estamos con una rosa roja entre las manos arrancada del pecho para ofrecerla al hombre! ¡Estamos con una rosa roja entre las manos arrancada del pecho para ofrecerla al hombre! ¡Estamos con una rosa roja entre las manos arrancada del pecho para ofrecerla al Pueblo! ¡Estamos con una rosa roja entre las manos arrancada del pecho para ofrecerla al Pueblo!

“Allí está la tarde. / Puede enrolarse en ella quien esté enamorado.”- Juan Carlos Becerra

3

Aimé Césaire Basse-Pointe, Martinica - 1913 —2008 Sol y agua Mi agua no escucha Mi agua canta como un secreto Mi agua no canta Mi agua exulta como un secreto Mi agua trabaja Y a través de todo cálamo exulta Hasta la leche de la risa Mi agua es un niño Mi agua es un sordo Mi agua es un gigante que te sostiene sobre el pecho del león Oh vino Vasto inmenso Por el basilisco de tu cómplice mirada suntuosa.
En « Cuadernos», versión de Agusti Bartra, Editions du Seuil, París, 1964. Tomado de “Siete ensayos para poetas”, Gustavo Pereira, Fondo Editorial del caribe, Venezuela, 2011.

Adriano Corrales Costa Rica – 1958 15 El tiempo de su ausencia es luna muerta cargada de pétalos negros espacios de brasas adheridas al incienso en el volátil mes de la alquimia
en Hacha encendida, Arboleda ediciones, Costa Rica, 2008

Renata Durán Colombia Hablaban de derrotas Hablaban de derrotas de soles cortados de naufragios. Venían a hablar mil lenguas. Del carbón y la lava se quitaron la piel. Ungieron en aceite mis manos. En mis ojos desgajaron toda la luz del mundo. Tomaron mi cabeza quebrada la izaron en un asta febril Y cantaron por fin en mi garganta.
De la Antología de Poesía Colombiana 1931-2011, corregida y aumentada por el profesor Fabio Jurado Valencia, colección Los Conjurados, con apoyo del programa “Leer es mi Cuento” del Ministerio de Cultura y la colaboración de la Universidad Nacional (Facultad de Ciencias Humanas)Con-Fabulación Periódico Virtual, 208

4

Iris Mencia Honduras Eco En este caracol despierto y entrañable el eco es tsunami y el viento lleva y trae agitadas multitudes sin saber el tiempo de los pasos puede el caracol abierto escuchar el sonido de la velocidad de la luz y entonces se agudizan todos los sentidos y el mar retorna a la orilla

Luis Bolaños Grecia, Costa Rica – 1944 Raza Quiero hablar de mi raza, mi barrio, mi dolor moreno, capilla de los que lloran y con llanto silencioso tejen nidos en las manos.
En Para encender la noche, Editorial Costa Rica, 2004

Alejandra Flores Guatemala – 1965 Me echo un trago y se abre la caja de Pandora Hasta yo me temo
en Transparencia del mal, FyG editores, Guatemala, 2004

Víctor Casaus Cuba Contradicciones Esta mujer tiene unas piernas poderosamente felices pero no conoce el Kubla Khan de Coleridge Esta mujer arde como en las vísperas de los cataclismos y las revoluciones cuando nos encerramos a interpretar su cuerpo en este cuarto pero no ha leido no conoce a Goethe el nombre de Werther no le dice nada Esta mujer florece al contacto de mis uñas pero no sonríe si le digo que mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla Esta mujer acostumbra a mirarme y sus ojos son poco más que la alegría del mundo pero no puede decirme exactamente lo que piensa de este verso de Vallejo Esta mujer no conoce a Goethe ni a Coleridge pero hay que ver las piernas que sostienen su estatura
en: Perfume (y secuencia) de mujer, Col. Nuestra voz para vos, CC Pablo de laTorriente Brau, Cuba- 2009

5

Salvador Díaz Mirón Veracruz, México – 1853 -1928 A un pescador En buen esquife tu afán madruga, el firmamento luce arrebol; grata la linfa no tiene arruga; la blanca vela roba en su fuga visos dorados al nuevo sol. Pero prorrumpes en canturía que inculta y tosca mueve a llorar; oigo la ingenua melancolía ¡del que inseguro del pan del día surca y arrostra pérfido mar! Tímida y mustia por los recelos tu mujercita dirá: -Señor, une las aguas, limpia los cielos; cuida y conduce, por los chicuelos, ¡la navecilla del pescador!

Luis Suardíaz Cuba -1936 Sonséense Para un instante, cruel y torpe, vivimos; parados en la sed y en el castigo. Vivimos hermanados al último sonido, a la pena singular del más cercano. Buscando un corazón Con sangre de otro cuerpo, gastamos nuestras armas sueño a sueño hasta llegar. Y una noche de campanas y cerzas perdidas, el lodo nos sonríe y... terminó el andar. Para un instante vivimos (uno sin par) y, a veces lo perdemos.

Kakyo Japón - 1913 – 1969 Una mariposa, muriendo, Atraviesa una vez más El agua que corre.
en Haiku, I grandi clasici della poesia, Milano, 1997. Versión del italiano, Gabriel Impaglione

6

Gloria Cepeda Vargas Colombia La niña Murió la niña sólo en sus dos años no alcanzó ni siquiera a empinarse del todo le quedaron faltando centímetros y carne regaños y muñecas por vestir. Se la llevó la bruja que ronda los tejados sólo sus piernecitas como dos cuerdas rotas. Fue violada una niña sobre la tierra dura se disolvió en un tiempo de guadañas derrámese el aceite devuélvanse los ríos llore el verdugo llénense de avispas las camas y los platos que a esas delgadas alas como de mariposa las borró a salivazos una boca más honda que la noche. Y ni siquiera el viento nos despeina ni siquiera volvemos la cabeza ¿Con qué nos guarnecieron las narices? ¿Cómo se llama el Dios que nos espera más allá de la puerta? Hoy soy de luto de cerrado guante una niña es violada mientras el cielo viaja hoy me detuve para siempre el mundo es un niño sin madre.
de: "En Colombia y ahora”

Arturo Borja Quito, Ecuador – 1892 - 1912 Vas lacrimae
Para Alfonso Aguirre

La pena... La melancolía ... La tarde siniestra y sombría ... La lluvia implacable y sin fin ... La pena ... la melancolía ... La vida tan gris y tan ruin. La vida, la vida, la vida! La negra miseria escondida royéndonos sin compasión y la pobre juventud perdida que ha perdido hasta su corazón. ¿Por qué tengo, Señor, esta pena siendo tan joven como soy? Ya cumplí lo que tu ley ordena; hasta lo que no tengo, lo doy . . .

7

Jesús Munárriz Navarra, España - 1940 Más tarde Él lo había probado ya y sabía Rasgar el velo con delicadeza, Por primera vez encarnar En la carne virgen Y con tiento y con mimo hacer Que el placer Anidara en un cuerpo predispuesto Y propicio, Iniciar un camino duradero, Abrir la vida al goce De la vida. Sabía y enseñaba. Ella aprendía ansiosa E intuitiva A compartir placer, A disfrutar haciendo disfrutar, Y encaraba el futuro Curiosa Y decidida. Medio siglo más tarde En sus apuntes Lo recordaba con nostalgia.
En Museo secreto, Monte Ávila Editores Latinoamericana, Caracas, 2012.

Niels Hav Dinamarca - 1949 No contribuyamos al olor a miedo ¿Por qué se empujan en el autobús? el invierno es aterrador de por sí ¿Qué sabemos de la bondad y la maldad? No contribuyamos al olor a miedo. La mayoría de la gente hace un esfuerzo por vivir, y él que todas las mañanas decide levantarse, merece respeto.
- Traducción: Gloria Galindo

Ko Un Corea del Norte - 1933 Simplemente Se dice que seguimos el camino que ha tomado cada uno porque alguien nos dijo que lo tomemos se dice que el agua que fluye simplemente por el valle lo hace porque alguien dijo que lo hiciera Qué pobre es la sabiduría humana

8

José Luis Rubio España Malos vientos Han abierto las puertas y han salido a la calle los malos vientos que arrasarán los campos y los mares y harán estornudar al sol y a la luna mientras los árboles quedarán desnudos y tronchados obstaculizando los caminos para que nadie se oculte ni escape del abrazo de los vientos desatados que van anunciando su visita con voz clara y estridente. Tiemblan los muros de los castillos, el agua de la fuente se esparce por los caminos y las olas del mar saltan por los acantilados y se pierden vereda abajo, anegando casas, ahogando hombres. Las manos están vacías y en las plazas viejos y jóvenes toman el sol abrasador viendo pasar gatos hambrientos y niños de miradas tristes, mientras los desatados vientos convierten en mariposas a los indestructibles plásticos y a los papeles usados, contratos que nadie firma, que nadie lee.

Juan Cecilio Cruz Bahía Honda, Cuba - 1920 - 1988 Ahí está José Martí héroe de la independencia y a la luz de esa conciencia fulge Manuel Sanguily. Toda oferta, baladí, tuvo el gesto contundente de una Patria independiente y no hay ejemplo más fiel. Ahí está Carlos Manuel Con una estrella en la frente

Ban’ya Natsuishi Japón – 1955 Sobre las nubes El demonio de los cabellos de plata Estruendo en su risa
De círculos concéntricos, 2007. Versión al castellano Eduardo Ferrada.

9

Allen Ginsberg Newark, New Jersey, Estados Unidos – 1926 Yo no soy Yo no soy una lesbiana aullando en el sótano amarrada a una telaraña de cuero no soy un Rockefeller sin pantalones infartándose en la gran cama rococó no soy un intelectual ultra estalinista marica no soy un rabino antisemita negro sombrero barba blanca uñas muy muy sucias ni soy el poeta en la celda de la cárcel de San Francisco apaleado en vísperas del año nuevo por los cobardes lacayos de la policía ni Gregory Corso Orpheus Maudit de estos Estados ni ese maestro de escuela con un maravilloso salario Yo no soy ninguno que conozca de hecho sólo estaré aquí 80 años.
Iglesia de San clemente, 7 de marzo de 1983

Joaquín Giannuzzi Argentina – 1924 - 2004 Palabras preliminares Usted, al despertarse esta mañana, vio cosas, aquí y allá, objetos, por ejemplo. Sobre su mesa de luz digamos que vio una lámpara, una radio portátil, una taza azul. Vio cada cosa solitaria y vio su conjunto. Todo eso ya tenía nombre. Lo hubiera escrito así. ¿Necesitaba otro lenguaje, otra mano, otro par de ojos, otra flauta? No agregue. No distorsione. No cambie la música de lugar. Poesía es lo que se está viendo

Omar Castillo Medellín, Colombia -1958 Estilo Las brasas esparcidas por el habla De cuando en cuando hacen arder La escritura de ciertos poemas Consiguiendo para lo cotidiano El necesario hogar desde donde La realidad advierta su otredad.
En: Los años iniciales en el vacío 2001-2008- Fondo Editorial Ateneo Porfirio Barba Jacob

“Poesía es aquello que sin esfuerzo mueve cielo y tierra y suscita la piedad de los demonios y dioses invisibles, es aquello que endulza los vínculos entre los hombres y mujeres, y aquello que puede confortar el corazón de los feroces guerreros.”- Ki No Surayuki.

10

Martín Moureu Ayacucho, Buenos Aires, Argentina -1981 Lunes de luna alunada Ojo mañana malparida. Según los pronósticos el día será como un dios tuerto mitad horas de luz/ mitad horas ciegas. Guarda confundir yoga con yogur, el buda y el budín. Lluvia al maíz y al remis. Ideal para tomar mate solo o decisiones de a dos. Ojo el semáforo -tricíclope en griegovigía con su rojo ojo. Desde las avenidas tránsito pesado a los intestinos. Hágase pan con su compañera, las migas para los amigos. En el amor nada mejor que desatar el perro aullador. Así le anula la luna Elisa.
De SinTácticas

Rafael Ayala Páez Zaraza, Guárico,Venezuela - 1988 El secreto del aire Eres un espíritu errabundo que se mueve entre el follaje bajo los guijarros esparcidos en la arena. Viento que me habla en el balanceo de los árboles libélula de azul absoluto, puro. Soplo eterno portador de alivio.
En: Bocados de silencio

Raúl Allain Lima, Perú - 1989 Fenomenalidades en decadencia Vientos lunares, contraponen el plano terráqueo e influyentes desnaturalizadas mutan exacerbadas ante realidades centrífugas que contaminan el aire polutivo en ascendencia. Entonces, fenómenos en desproporción circundantes al ambiente pútrido, establecen la magnanimidad del caos sobre indiferencias humanitarias.
De: Catástasis 2011 (Ediciones OREM, Trujillo, 2011)

11

Conceição Lima São Tomé e Príncipe - 1961 Na praia de São João Há séculos que a sua fronte taciturna desafia a premonição das estrelas — os rijos movimentos, o solitário remo a herdada sapiência de pressentir o cheiro da calema e a mandíbula do tubarão. Ele que acredita em deus e nos deuses na bondade dos amuletos, na ciência dos astros na falível destreza dos seus braços há séculos que parte com a alvorada sem ninguém o ver. Todos os dias aguardamos porém o seu retorno — a brancura do sal nos músculos retesados o impulso final e a canoa implantada no colo da praia. Em seu rasto perscrutamos ao cair do dia os limites do mar Por seu vulto ganham nova pressa os passos das mulheres o tilintar das moedas, o pregão das palayês E se enchem de falas as feiras ao entardecer. Deste lado, a outra margem do infinito onde o crepúsculo saúda o regresso de lá do horizonte, do hemisfério da espuma da linha oculta no azul espesso do lugar onde a água só conhece a voz da água. Nós te aguardamos mercador lunar, despercebido guerreiro e ao brilho das escamas que revelas Pois sem ti a praia seria apenas praia — o perfil do mar, a queixa do vento ou a nudez de anónimas pegadas na areia.
poesia.net-www.algumapoesia.com.br- Carlos Machado, 2012

Triunfo Arciniegas Málaga, Colombia La mano que te escribe La mano que te escribe es la misma Que te encendió el deseo Escarbó en la isla de tu cuerpo Hasta encontrar el más codiciado De los tesoros La mano que te escribe duerme conmigo Me acaricia y me da de comer A la hora del espanto La mano que te escribe es la misma Que cada noche sueña contigo Y amanece muerta de sed en la almohada Como una araña en la colina
Cuerpo de amor herido, Colección Viernes de Poesía – 76 –, Universidad Nacional de Colombia - 2010

12

Antonio Pérez Carmona La Media Luna, Escuque, Trujillo, Venezuela - 1933 – 2006 Helen Cuando el sol ha madurado y las esbeltas mujeres están teñidas de oro y los pájaros dejan silbidos de tristeza, entonces, Helen, no me queda otro pensamiento sino en ti. Helen, la joven muerta en el desfile de los primeros vientos del invierno y en el instante en que sobre las altas colinas rezaban los pájaros de octubre. Helen, capaz de formar con el sol y la lluvia los más bellos dibujos infantiles, de raptarse las nubes y tender el arco iris sobre el mar. Su manto de nostalgia cubría todos los rincones de la tierra, golpeaba a las parejas de enamorados en los parques, anunciaba suntuosamente las maravillas del sur, erguida, como las aves que cruzan el horizonte y sonríen ante los extraños cielos. Ahora, Helen, en medio de esta soledad que huele a sangre, no me queda otro pensamiento sino en ti. Pienso tanto. En tu boca de paloma desangrada, en tus ojos que hablaban con profunda timidez, en tu talle de flor adolescente. Pienso tanto, Helen, que quisiera cubrirme con el manto de nuestros antiguos tiempos.

Thiago de Mello Barreirinha, Brasil - 1926 Os astros íntimos Consulto a luz dos meus astros, cada qual de cada vez. Primeiro olho o do meu peito: um sol turvo é o meu defeito. A minha amada adormece desgostosa do que sou: a estrela da minha fronte de descuidos se apagou. Ela sonha mal do rumo que minha galáxia tomou. Não sabe que uma esmeralda se esconde na dor que dou. A cara consigo ver, sem tremor e sem temor, da treva engolindo a flor. Percorre a mata um espanto. A constelação que outrora ardente cruzava o campo da vida, hoje mal demora no fulgor de um pirilampo. Mas vale ver que perdura serena em seu resplendor, mesmo de luz esgarçada, a nebulosa do amor.
Barreirinha, Ponta da Gaivota, 97

“La abeja dice la dirección y el sabor de las flores con el discurso geométrico de sus danzas”. Luis Britto

13

William Blake Londres, Inglaterra - 1757 - 1827 El tigre ¡Tigre! ¡Tigre! luz llameante en los bosques de la noche, ¿Qué inmortal ojo o mano Pudo armar tu terrible simetría? ¿En qué distantes abismos o cielos, Ardió el fuego de tus finos ojos? ¿En qué alas osó elevarse? ¿Qué mano osó tomar el fuego? ¿Y qué hombro y qué arte, pudo torcer las fibras de tu corazón? Y cuando tu corazón comenzó a latir ¿Qué espantosa mano? y ¿qué espantosos pies? ¿Qué martillo? ¿qué cadena? ¿En qué horno forjó tu cerebro? ¿Qué yunque? ¿Qué espantoso puño osó ceñir su terror mortal? Cuando los astros lanzaron sus venablos, Y cubrieron los cielos con sus lágrimas, ¿Sonrió al contemplar su obra? ¿Quién creó el Cordero te creó? ¡Tigre! ¡Tigre! luz llameante En los bosques de la noche, ¿Qué inmortal ojo o mano osó armar tu terrible simetría?

Leopold Sédar Senghor Joal, Senegal - 1906 - 2001 Estoy solo Estoy solo en la llanura Y en la noche Con los árboles acurrucados de frío Codos al cuerpo ceñidos uno al otro. Estoy solo en la llanura Y en la noche Con los gestos del patético desespero de los árboles Cuyas hojas partieron hacia islas elegidas. Estoy solo en la llanura Y en la noche Soy la soledad de los postes del telégrafo A lo largo de carreteras Desiertas.
En: Siete ensayos para poetas, Gustavo Pereira, Fondo Editorial del Caribe- 2011. Traducción de Gustavo Pereira. Fte original: Editions du Seuil, París, 1964

“Desde el Renacimiento hasta la crisis de los bancos del siglo XXI el capitalismo no ha hecho otra cosa que tropezar criminalmente (moderna, globalista, nihilista, cínica y neoliberalmente) consigo mismo.”- Yvan Silén

14

Lilian Maial Rio de Janeiro, Brasil gatilho Mirou o Miró na parede da sala, E era tanto azul, que choveu. Retalhou a colcha de lembranças, Cravou as unhas no couro, Arranhou fotos, rasgou cartas, E lamentou o dia seguinte de todos os ontens. Pensou em pular da varanda, Mas já havia pulado a cerca. Tentou cortar os pulsos, Mas a lâmina — de tanto raspar as pernas — estava cega. Sentiu medo. Pegou a velha Glock no armário, Acariciou o cano, a coronha, Um nervoso (detestava armas de fogo). E a chuva — finalmente — Apertou.
Tomado de revista Escritoras Suicidas.

Rebecca Matlou Sudáfrica Este sendero Hijo de la tierra hijo destinado a atravezar este sendero cruza el hierro salta en grupa de los leones y aferra la melena en camino la espalda alta el cielo en los cielos arriesgará el sendero ecos de matorrales espinosos guían el camino Luthili Kotana, Mandela, Sisulul pisan este sendero decisos arrancan, cortan los arbustos espinosos ramillo de perlas sobre vuestra frente peso de peregrino sobre tu espalda llevarán descanso al corazón torturado del pueblo y esparcirán en el prado las semillas de la libertad.
Sisulul: dirigente de la ANC. En “Poeti africani anti- apartheid, Edizioni dell’Arco, Bologna – 2004. Versión al castellano Gabriel Impaglione

Saúl Ibargoyen Uruguay - México Llorar ¿Fue un solo goterón de sales espesas o un grito de agua sin cielo que llegó desde ti?
“La poesía del encuentro” / Cultura independiente en el segundo centenario. Edición: Floricanto / Ateneo Las Hespérides- 2011-

15

Nicolau Saião Portugal - 1946 água De corpo Onde acabas e recomeças De terra Onde é teu o perfil incompleto De fogo e ar Onde exultas e te revolves Do que dentro existe e cessa Do que de fora brota Daquilo que nunca te encontrará Do que é pequeno e amplia o mundo Do que jamais se perdeu Do que se sabe e repousa Do que não se encontrou Do que morre Do que é silêncio e claridade Do que é mais que um sangue Um puro momento feito Entre ti e o teu reflexo inerte.

Jorge Quintanar México XXXVII Los hombres pintan las paredes hasta olvidar la piedra su textura sólido el musgo traza su ruta vegetal grita su historia el hombre esboza bosquejos la sepulta la reinventa soledad pirámide de polvo.
en Los rostros fragmentados, Unam, México, 2011

Claudio Simiz Buenos Aires, Argentina - 1960 Rosario I Porque hay días que empiezan y terminan descalzos, porque la inundación llegó hasta el cielo y se exilian los pájaros, porque estás lejos y no hay manera de cerrarle los ojos a la nada. esta respiración desnuda, tanto abismo, estas palabras que apenas hacen sombra.
en No es nada, Ediciones Amaru, Buenos Aires, 2005

16

Juan Cameron Chile William Shakespeare era un soldado ecuatoriano Es falso eso de Texas Lo de Romeo ocurre en un internado para señoritas y la persecución a espadas por las empedradas calles de Quito Ya de viejo luego de quedar manco por asuntos de guerra escribió una saga sobre la llanura y la justicia que los españoles una vez más usurparon a esta América morena luego de quinientos años de dominación y clero Su abuelo fue un vendedor de baratijas que venía del norte viajó con los 33 orientales de Medellín a Caldas y de allí hasta la frontera dijo que Manizales era una fábrica de atardeceres mucho antes que Neruda lo escuchara de León de Greif y este es el único antecedente literario más o menos decente Lo demás es cuestión de los críticos Todo tiene su explicación y su mesura al fútbol lo que es del fútbol y Adiós a las Armas o al Séptimo de Línea Si usted lee entre líneas verá que Hamlet es un drama empezado en la Cordillera del Cóndor Todo tiene su explicación y su mesura El Castillo de Helsinor no se ubica precisamente en Helsinor y sus sombras danesas se confunden con la nieve y la maleza Fue amigo de Oquendo de Amat, León Ocqueteaux y Edwin Madrid Se dice que en Esmeraldas por una cuestión de cuchillos inventó un radioteatro llamado Otelo que lo del negro fue una broma de mal gusto que hablaba bastante mal el inglés que un sobrino directo instauró el libre mercado en el Guayas No haga usted caso de estos comentarios En su carriel encontraron repartido entre huesos un cuaderno con poemas de Lêdo Ivo, José Angel Cuevas, Horacio Castillo, Hans Magnus Enzensberger, Gelman y otros tantos desgraciados con el sospechoso nombre de antología para poetas que leen poca poesía que unos comerciantes de libros vendieron como el Diario del Ché en Bolivia para enriquecerse a costa de la desgracia ajena Por eso escribió esos dramas Dios lo tenga en su santo reino.

Ana Milena Puerta Cali, Colombia - 1961 Cuerpo de escape Todos los lugares que busco para escapar del amor y el deseo, para desistir de mi fe en el sudor, para gritar que no pertenezco a los seguidores de la piel, todos, están en tu cuerpo.

17

Nazik Al Malaika Bagdad, Irak – 1923 - 2007 Calendario Para nuestros pasos había un pasado; está muerto Desde hace cientos de años. Los años han borrado su recuerdo Y lo han colocado entre los muertos. Durante mucho tiempo hemos buscado Sus astros desaparecidos, Hemos recurrido al imposible Para devolverle la vida. Hemos intentado, traspasando los siglos, Hacerle volver a sus comienzos, Esperando recobrar nuestros sentimientos, Y hemos regresado con las manos vacías. Hemos atravesado las tinieblas, Franqueado lo impasible, inmóvil, Excavando los huesos amontonados, Y no hemos encontrado lo extraviado. Hemos visto, allí, frentes Que no veían porque estaban ciegas, Ojos ensimismados en la vida Silenciosa, porque estaban mudos. Hemos visto restos de corazones Embalsamados con el recuerdo. En vano habían intentado encontrar El sentido... eran restos. Hemos visto labios vacíos Que no emitían quejas ni sentían hambre Y manos marchitas, plegadas, Cuya desgracia no provocaba lágrimas. Nos preguntamos por nuestro pasado Y tropezamos con un ataúd. Allí, sobre la tumba, yacía el tiempo descolorido. Regresamos al calendario: ¿Se puede engañar a los días? Y oímos gritar a los restos Tras el sarcasmo de las cifras. Vimos el mañana esperado Arrastrando su mitad paralizada, Arrastrando su mitad despreciada, Su mitad congelada, inerte. Allí, un libro se cerraba Y finalizaba el antiguo canto. Mañana, la vida germinará Sobre las heridas del doloroso tiempo. La voz del ayer se perderá En el torbellino profundo del tiempo Y sentiremos en nuestras copas La palpitación del sueño que se despierta.
Del poemario: Chispas y cenizas (1949)-Traducción del árabe:María Luisa Prieto. http://www.poesiaarabe.com/

“La Poesía me despejó el camino”- Vicente Huidobro

18

Carlos López Dzur Puerto Rico - residente en California Aviso de tres días de tinieblas 5. Aviso final para que vayas y festejes Lo conocerás porque ya no verás hordas de cazadores a su lado ni grandes perros mordiendo al prójimo. El anda con leones mansos, a los que acaricia la melena para que sean soles; él no teme a las serpientes. Las tiene en una vara, sin pensar que son venenosas como el áspid, no teme a los caballos ni a los enormes galgos de los escitas. Y sus águilas no son emblemas de imperios, más bien, almas humanas que miran a lo alto. Almas doradas de Palestina, sabiduría de Yahvé. No hay otro Yahvé-El que el buen toro que trilla en auxilio del hombre. Ni más león crinado que la justicia de Yahvé-El, y la escalinata hacia el trono de Salomón. León es sólo la Tribu de Judá. León la Justicia Divina profetizada por Ezequiel. En altar de cobre en el patio del templo, le verás no sacrificando toro alguno. El Cohen Hagadol ahora prepara el Ketoret, aceite para tu cabeza, Pitum haQetoret para incensar tu templo, que es tu cuerpo y conducta, cinco libros de Jumash te dapara explicar que ya no eres la bestia, sino el hombre ideal. Que has de lavar tus ropas, impregnarlas con este ungüento que él guarda en pozo profundo como profundo el Olamot y que, después de que hayas sobrevivido las noches de tinieblas, tambiém alzarás las manos al cielo, para más alegría y misericordia. Ya no hay para el alma hormigas ni picaduras, ni infección de moscas ni hedor de muerte ni sangre putrefacta en el Nilo. ¡Ya hay Ketoret, diseño y fórmula de quien Te hizo, pequeño pastor, ex-esclavo de la Bestia faraónica y los días oscuros! ¡Ya hay dimensiones para que vayas con aroma grato ante la presencia de Quien Te amó y te aprobó con la vida, porque fuíste como el loto que se hunde en el agua de su renacimiento y se bautiza a sí mismo en el dolor! Te aviso, finalmente, que has triunfado, Hombre Interior.
21-02-2003 / De Teth mi serpiente /

Myriam Rozenberg Buenos Aires, Argentina Al buscar mi horizonte solo encuentro una torre de ladrillos y las luces apagadas del estadio de Atlanta.
En Alfabeto de los pasos, Ediciones Patagonia, Argentina, 2007

19

Rolando Revagliatti Argentina ¡Justo el 31!
“Feliz daño nuevo!” Martín Micharvegas (de “Parajodas (II)", 1998) (II)”

En el daño que viene seremos probable y comparativamente más dichosos que en el daño actual Este daño nos dejará resabios penosos Como todo daño se irá pero no muy lejos Nos merecemos otro daño después de la seguidilla de desbarranques de daños anteriores Brindemos por un daño mejor y despidámonos de éste: ¡Feliz Daño Nuevo!

Jorge Ariel Madrazo Buenos Aires, Argentina - 1931 Presencias «Soy una nube en pantalones» Vladimir Mayacovski «Animula vagula blandula» Adriano / Yourcenar ALMA que atónito intuirás en el minuto último, cuando esa tu alma reaparezca en una luz, cuando retorne a la esplendente visibilidad. Almita que te alentó, tan en silencio. Y observar luego, con trágica garganta, al si-mismo de un Yo ficticio, erróneo, hirsuto Ese Yo malvestido en tu camisa y encasquetándose tan luego tu ilusión y quién advertiría que aquel Yo sólo era una nube en ropas de humanito coloquial Por ello has de cuidar al alma como a un crío desvestirla del Yo, que en todo miente pacer con ella en huertos familiares Y despedir tu alma cuando partas con los ojos abiertos y vacíos.
del libro inédito: «Ayer decías mañana»

20

Hugo de Sanctis San Juan, Argentina - 1939 – 2011 Heráclito de Éfeso “No podemos bañarnos dos veces en el mismo río, porque sus aguas fluyen constantemente y el río deja de ser el mismo que antes era”. Heráclito, “Sobre la Naturaleza”. Si aquel río de Heráclito no fuera más que un río parcial de la memoria con qué pasión viniera por la historia y con qué luz, su espuma no viniera. Si aquel río infinito no trajera algo de sol y de humildad y gloria, no sería yo hombre, ni la euforia que alumbra el corazón de fe sincera. Magnánimo ante el tiempo que lo asombra, se baña aquí mientras las aguas fluyen, un solo Ser, donde una vez creyera otro Heráclito ser, y no la sombra, de dos eternidades que confluyen para volverse luz de esta manera.

Felipe Aldana Máximo Paz, Santa Fe, Argentina - 1922 - 1970 Versos de juntadores
I

Quien dice que vio una estrella y vio la cosa más bella mirando tan sólo a ella no vio lo mejor así, no vio la flor del maíz, no vio la flor del maíz. No encontró ojos brillantes con reflejos de diamante, cutis fresco, rozagante, labios tiernos para el "sí", no vio la flor del maíz. Negó belleza a porfía porque pasó todo el día en la chala dura y fría. No sabe nada de mí, no vio la flor del maíz. Primera entre las primeras, negó que la luz viniera a besar la cabellera de quien junta por aquí, no vio la flor del maíz. Quien no vio esta juntadora no la vio la flor de la aurora, no vio rosa seductora y sostengo para mí, no vio la flor del maíz, no vio la flor del maíz.
De: Un poco de poesía, Rosario, 1949

21

Alfredo Villanueva Collado Puerto Rico El sueño amerikano Espera como los que no tienen ninguna esperanza. Cada día, nuevos terrores. ¿Es universal esta experiencia? ¿Vive el mono humano bajo el miedo del futuro? ¿Pertenece la miseria a la especie entera? ¿Habrá afortunados que ni se pudran en vida, ni deban mucho más de lo que reciben al año? Los hay. Mega millonarios ladrones barones de la banca; un gobierno vendido parásito; clase media de todos colores que aun jubilada y jorobada hace negocitos por la izquierda, quiere vivir para siempre a costa de los otros, infantes, pobres, ilegales, ancianos, enfermos. El sueño amerikano. Explotación perpetua. Idiotas todavía muerden el anzuelo

Gary Klang Haití (reside en Canadá) Mi tierra La cantera de arena Parece Un viejo cuerpo sin alma Así como esta tierra que se hunde en el mar Y el mar que toma color de sangre seca La ciudad asedia al puerto Nada le queda de los muros de mi recuerdo Toda tierra es prisión La mía ha tomado el color de la sangre fresca Los niños se mueren sobre las losas de la indiferencia Y hasta el sol nos pone la cara mustia Las frutas no tienen olor Están todas podridas antes de brotar Cuál es entonces el sufrimiento que se encarna en mi tierra Toda esperanza se coaguló como una vela apagada Mi tierra-prisión de muros de miedo El mar color de sangre Cuál es entonces este dolor que ataca mi isla Mi tierra es un viejo recuerdo que se diluye en la arena

“Los hombres son como vinos: la edad agria los malos y mejora los buenos”.- Marcus Tullius Cicero

22

Silvia Donoso López Barcelona, España – 1967 Exilio interior. Sentimientos fagocitados. Espurias esperanzas. Secuestro del deseo. Desahucio.
En Cartografía de la ausencia, FyG Editores, Guatemala, 2007

Blanca Andreu La Coruña, España - 1959 Hombres de los océanos
A Miguel Lodeiro

Navego sobre trigo celeste entre hierbas azules por los campos marinos. Aquí son gaviotas las tórtolas y el mirlo, cormorán. Los que labran estos húmedos surcos de color verde o índigo recogen plata si siembran sueños o deseos de volver al hogar.

Francisco Morales Santos Ciudad Vieja, Sacatepéquez, Guatemala - 1940 Poema del verano Por el ojo del ala de una mariposa pasa el ojo que antes la vio de hito en hito, muriéndose en deseos de entrar en su arcoiris. El ojo vibrador del ala con su polen de luces amarillas, carmines, esmeraldas, reproduce en tan breve planetario geografías sedosas como las almas de los niños. Sobre el ala de una mariposa reposa el paraíso y la convierte en el más envidiable de los mantos que va y viene en el aire a merced de vientos conciliados. Hermana de las flores, la busca, la palpa, la recubre y luego de su rodeo indescifrable no se lleva siquiera los recuerdos, solamente la esencia del perfume… y es que el ala de una mariposa tiene su propio universo.

23

Gustavo Valcárcel Velasco Arequipa, Perú – 1921 - 1992 Canción de amor para la papa Mama papa, biznieta del tiempo y de la lluvia, Vienes desde el rayo, desde la historia vienes, Trayéndonos tu mínima ternura redondeada, El alba de tu carne Repartiendo a manos llenas Su blanca monedita entre los pobres. Abuela de los frutos, mama papa, Debajo de tu cáscara, en tu pura desnudez Caben todas las dulzuras aborígenes, Se da cita la autóctona alegría, Crea la ternura su materia, Forja la dicha su almidón Y madura el mundo matinal entre sus gérmenes. Nieta de la historia, mama papa, Lo mejor de la tierra se ha concentrado en ti, Tu jugo solar alumbra suavemente todo, Fuiste lumbre de los inviernos más distantes Y frescor de Luna nueva En los veranos sin sombra de la hambruna. Estás henchida como un seno; y contigo Endulza el Perú los labios del planeta. Rocío del trabajo, mama papa, No siempre fue feliz tu recorrido. Tiempo hubo en otros mundos En que te degradaron a hocicos animales, Mientras en los andinos valles Entregabas tu alma a la intemperie Con tu albo sabor crucificado Para evitar que el indio, hermano tuyo, Caminara de hambre en cuatro pies. Mama papa, biznieta del tiempo y de la lluvia, Cornisa vegetal de lo terrestre, Metal inoxidable de la vida, Principio inseparable de las manos, Centinela de tumbas y palacios, Soterrado poema de los Andes, Manjar inmemorial del territorio, El Perú te debe su grandeza Y yo la luz ancestral de nuestra sangre Hecha canción de amor para tu cuna.

Edmundo Aray Mérida, Venezuela - 1940 Por aquí pasó Melville Dice conocer el vasto corazón de los héroes Como tú navega enormes distancias.
de Versos de Manuela, Colección Sur Poesía, La Habana, 2010

24

René Depestre Haití - 1926 El caos haitiano A Yvonne Bador Abierta está una desdicha-tigre entre la vida y yo: ¿puede uno dominar el caos haitiano de sus días? ¿puede uno contener en sus venas de nómada el flujo existencial de tiempos de soledad? todo el ultramundo mundial de nocturna desolación sigue ofreciendo brazos de mar que cruzar. Un mal-estar no interrupto se enrosca sin fin en adiós de ternura al golfo de Jacmel. Uno puede pasar su vida de poeta vencido exiliado en los siete días de la semana. Teniendo ante mí los años contados, soy el caballo sudoroso de mis raíces.

Alexis Díaz-Pimienta Cuba Sonetos donde se advierte del peligro de mirar a una mujer que corre huyendo de la lluvia Vienes desnuda, corriendo contra el viento... Waldo Leyva Una mujer que corre contra el viento atenta contra el sueño de las aves. ¿Quién podrá detenerla, poner llaves a su largo cabello en movimiento, a sus faldas de aleteo violento, a sus senos que saltan como suaves imitaciones de la luz? Ya sabes: ¿quién garantiza su arrepentimiento? Una mujer que corre despeinada es un peligro para los gorriones, es un martirio para la manada de las gaviotas, para los aviones, para las mariposas, para cada cuerpo que vuele. Nunca le perdones a una mujer que corre con el pelo aleteando en los ojos de otra gente que diga que lo ignora. Siempre miente. Sus rizos entrenaron para el vuelo. Sus ojos lo planearon. No hubo cielo sino su cuerpo ingrávido, y su mente desafiando alas, picos, luz, corriente. ¿La lluvia? No te engañes, cuando llueva será su triunfo. Las demás no saben salir a disfrutar del aguacero. Y ella será paloma que se eleva, mariposa feliz, hasta que acaben el agua, el viento, y tú: su pajarero.
De Testamento de Violante (1981-2000

Shatila V Abi - Rashed La Habana Guanabacoa , Cuba -1983 Egipto Egipto, tu el mar decirte de mis brazos torbellino de arena descubrí a la mariposa masticando la efigie novio de mis huesos corcel del cielo bestia habitable nómbrame, alga de la noche quiero apestar tu materia inerte ante mi leve sonrisa.
En Vidrieras para una aceituna - 2003

25

José Pablo Quevedo Perú - Alemania Entre orillas orilleras Ese sumar y restar que nos va multiplicando, que en su rotar en laberintos pierde la memoria, pianos febriles emergen de la magia toda y a ella, las orillas, a pronunciarse vienen. Y la vida se va en lo que acontece en su racimo, se mide en lo que una y otra orilla tiene, abarcan una redondez en cada gota que retienen en manantiales que ruedan por las norias. Y las lunas totales nos queman la sangre, hacia la sequedad y el acento improvisan. Hay verbos que se aniquilan entre dientes, en el vaivén tenaz y constante de las aguas. En ramajes de acentos la lluvia cae, descubre los márgenes ocultas de las fuentes. Cada huella que ellas dejan, nos atraen, y raudo en el Ser, el tiempo de la piedra abren. Es necia la caligrafía circular de la lluvia, y la gravitación del músculo es grave. Que a los hornos la magia se adjudique del hombre que a su Ser está atento. Frontal va el curso audaz que nos impulsa, y en el vacío la duda solamente amaga. Hay raíces que alborozadas del pecho salen y las orillas a sabrosos diálogos nos atraen. Con los ríos que nacen y se pierden, a las arenas llega la apacible calma. Ciempiés indivisible es la vida con sus afluentes, que lo vasto en sí lo tienen y deltas abren. En un grano de arena hay detenida una esencia. La tercera tentación no se improvisa. ¿Quién puede más? ¿Las orillas, o el mar que todo lo sacia?
del libro “Arte Regresivo” de José Pablo Quevedo y Raúl Gálvez Cuéllar. Ediciones Viernes Literarios

Fredy Chikangana Nación Yanakuna Mitmak, Sur-Oriente del Cauca, Colombia Pájaro y río Sobre un pájaro que va por el río La piel viaja pensativa En la luz de la luna El cuerpo del pájaro se hace humano Palpitan entonces los temores, las penas, Los largos silencios... Sus alas resplandecen en el crispar del río Su cuerpo es la sombra de los abuelos.
En: El colibrí de la noche desnuda, Col. Catapulta de Poesía, Bogotá, Colombia, 2009

26

Francisco Jesús Muñóz Soler Málaga, España - 1957 A veces me siento ajeno A veces me siento ajeno quizás por tu mirada a veces perdida en tu especial circunstancia, a veces me siento ajeno por la naturalidad con que asumes tus idas y venidas, que a veces me hace sentir ser tu padre por horas, eso sí sin medidas quizás con un amor más concentrado con más quilates..también más frustrado. A veces me siento ajeno cuando me quieren hacer sentir que debo rogar para ser tu padre como si para serlo deba sorber un grifo seco con furtivas gotas que resbalan administradas, a veces me siento ajeno cuando ya no me imagino cargándote con mis brazos ya dormidito llevándote a tu cama.

Antonio Cruz Santiago del Estero, Argentina II
Espectros reencarnados noche mágica poblada de misterios, sedúzcanla para que venga y penetre mi sueño esclavizado. Tráiganla para que pueda consumar la transferencia y expiarme en el pecado. Díganle que aún hay ilusiones de blancas margaritas y bikinis y sostenes azul francia cubriendo los jazmines perfumados de su cobriza piel acongojada. Repítanle que ya no hay protección; que estoy expuesto a su amenaza de lobo disfrazado de cordero; que estoy forjando espadas de sueños irredentos que aún queda pasión, que aún queda tormento. Que no importa que ella misma se invente; que no importa la mentira si nos salva, que ahora ya soy libre pues presiento que desde el olvido cruel ayer la he descubierto.
Del libro “Catarsis” (1998)

27

Armando Tejada Gómez Argentina – 1929 - 1992 Triunfo agrario Este es un triunfo, madre, pero sin triunfo: nos duele hasta los huesos el latifundio. Esta es la tierra, padre, que vos pisabas, todavía mi canto no la rescata. Y cuándo será el día, pregunto cuándo que por la tierra estéril vengan sembrando todos los campesinos desalojados. Hay que dar vuelta el viento como la taba: el que no cambia todo no cambia nada. Este es un triunfo, madre, del nuevo tiempo: de estar bajo la tierra rompió el silencio. Este es un triunfo, padre, de la alegría: de tu sueño en semilla sube la vida Sube la vida arriba, hasta la espiga que si la tierra es hembra la tierra es mía; adonde nace el alba yo siembro el día.

Marco Antonio Flores Guatemala - 1937 Los héroes Para decir la sangre hay que tapiar las venas comprar un arma medieval y subirse a la sierra a corretear auroras Cuando el cansancio agote hay que voltear el bofe hacia el lado de la muerte
en Poesía completa, Bib. Guatemala, FyG Editores, 2010

“El cielo es nuestro, / nuestro el pan de cada día.”- Javier Heraud

28

Arabella Salaverry Costa Rica Sumando muertes
Ante la muerte de la activista Susana Chávez

Susana Chávez cuánto dolor ni una muerta más dijiste Cuánto dolor Susana Ahora sumando tu muerte a la cifra oscura de todas esas muertes Una muerta más Susana Chávez violada Su mano amputada en el horror Cuánto dolor Susana Chávez regando los desiertos de Chihuahua Chihuahua marcada con cactus donde florecen las espinas una por cada mujer asesinada siembra oscura que llora en tus desiertos Una mujer más a quién le importa una mujer más asesinada Susana Chavez desnuda asfixiada violada Quién responde Susana por tu muerte Quién acompaña el dolor Por todas las muertas de Chihuahua Las muertas de Ciudad Juárez Las muertas de Tijuana Las muertas del mundo Las muertas que rodean con sus manos La cintura del dolor de tantas muertes Quién responde Susana por sus vidas? Quién lava la inclemencia de sus muertes?

Nancy Morejón La Habana, Cuba – 1944 Cotorra que atraviesa Manrique De súbito, una cotorra mínima va a desplazar su pico por la calle Manrique y la despavorida, ronronea, dando palos de ciego, tal vez buscando algún destino. Los verdes y los azules de su cuello estallan frente a las zanahorias, al berro y a las lechugas. Dos negras se aproximan, desde la multitud, en un vaiven de hamacas vivas, columpiadas por el viento del Golfo. Un vendedor de periódicos apenas puede pregonar, absorto ante el fulgor de la cotorra y la belleza natural de las negras. La calle Manrique es un boceto de Landaluze y se detuvo el vendedor como alguien que acaba de descubrir todo un zoológico.
En: Persona, Col. Sur Poesía, Uneac, La Habana, 2010. (premio Rafael Alberti 2007.)

29

Paula Ilabaca Santiago, Chile - 1979 náusea de bestia la vainilla de mi leche infantil se estira en su grumo hacia el vómito yo continúo limándome las uñas me las pinto con esmalte caro en el baño sentada en la taza esperando arrojar sólo arrojar adentro un azulejo velludo agujerea confesiones de mis cuerdas y yo mientras en mi casa pasea una bestia lo sabía desde el olor a crimen en el vaso de noche destila su pelaje flota yo cierro los ojos desaparece sigo con la tráquea en la mano expúlsame grita en el estómago expulsa me y escribo de cabeza con la mano vendada esperando que salga para que me coma de una buena vez luego comienzo a rasguñarme la pintura de uñas fresca se pega a los cachetes me araño el rostro vertical qué payasa me dice el espejo una broma puebla su hocico qué hermosa la estatua de pelos la bestia emerge desde mi boca

Tomás Borge Nicaragua – 1930 - 2012 Sandino ¿Dónde estás? ¿Dónde está la luz severa y dulce de tus pupilas el cabello oscuro? ¿La autoridad sobre los jardines las hormigas y las mazorcas? ¿Dónde estás indio? ¿Qué te hiciste sueño? ¿Para dónde te marchaste jornalero? Donde quiera que estés te sigo siguiendo como si fueras padre nuestro un caballo negro con las crines rojas galopando en las viejas cañadas en los nuevos caminos
Managua, mayo del 2000

"Pueblo mío/ cuándo/ lejos de los días ajenos/ te crecerá una cabeza bien tuya sobre tus espaldas reasumidas/ y tu palabra (...)"- Leopold Sédar Senghor

30

Isla Negra /Navegaciones3
De puerto a puerto, del castellano al italiano, 10 Textos 10 en la bodega de la nave de línea de Isla Negra.

Gustavo Pereira
Punta de Piedras, Venezuela - 1940. Poeta, ensayista, abogado, profesor universitario y crítico literario. Uno de los más destacados y comprometidos escritores de la contemporaneidad venezolana. Fue director fundador de la revista Trópico Uno y director de la Revista Nacional de Cultura. Premio Nacional de Literatura, 2000; Miembro de la Asamblea Nacional Constituyente en 1999. Redactó el Preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela refrendada por el pueblo venezolano. Preparativos de viaje (1964), El interior de las sombras (1968), Libro de los Somaris (1974), Vivir contra morir (1988), El peor de los oficios (1990), Escrito salvaje (1993), Historias del paraiso (1999), Simón Bolívar. Escritos anticolonialistas (2005), Equinoccial (2007) y Los cuatro horizontes del cielo y otros poemas (2008) son algunos de sus libros.

De: El Libro de los somaris, 1974

Somari El talento como la raíz hay que mantenerlo oculto.

Somari Intento asirme de algo y solo logro colgar de mi propia niebla.

Somari Mientras haya amos no habrá poesía Somari Las ambiciones humanas como el humo después de sueltas no pueden parar.

Somari de la efímera Tú mi polvo de ala de libélula.

31

Somari La poesía debe ser vista como un cuerpo al que todos desean besar (aunque quema) y poseer (aunque se deshace en las manos)
Vivir contra morir, 1988

Somari de la mano del pobre
A José Antonio Silva

La mano del pobre es más explicita que todos los discursos.
Vivir contra morir, 1988

Somari paleonográfico Bajo la cornamenta del último banquero se halló un cerebro y una garra No se conoce el sitio que ocupaban.
Escrito salvaje, 1993

Somari Te conocí para mi desventura pero cada minuto a tu lado fue la eternidad que otros sueñan.
Sentimentario, 2004

Dos variaciones de un somari sobre las penas de amor Si las penas de amor fueran verdaderas penas de amor no serían tan breves como el amor sino eternas como las penas.
Sentimentario, 2004.- Tomado de “Somari nuestro de cada día”, Col. Eduardo Lezama, Fondo Editorial del Consejo Legislativo del Estado de Anzoátegui, Venezuela. 1era edición, 2007

Tratto da Libro dei somaris, 1974

Somari Il talento come la radice si deve mantenere occulto.

32

Somari Tento di afferrarmi a qualcosa e riesco solo a pendere dalla mia nebbia.

Somari Mentre esistono padroni non ci sarà poesia

Somari Le ambizioni umane come il fumo da liberate non possono fermarsi. Somari dell’ effimera Tu mia polvere d’ala di libellula.
Tiempos oscuros Tiempos de sol, 1981

Somari La poesia deve essere vista come un corpo che tutti desiderano baciare (sebbene bruci) e possedere (anche se disfa nelle mani)
Vivir contra morir, 1988

Somari della mano del povero
A José Antonio Silva

La mano del povero é più esplicita di ogni discorso.
Vivir contra morir, 1988

Somari paleonográfico Sotto le corna dell’ultimo banchiere si trova un cervello e un artiglio Non si conosce il posto che occupavano.
Escrito salvaje, 1993

33

Somari Ti ho conosciuto per mia sventura Ma ogni minuto al tuo fianco fu l’eternità che altri sognano.
Sentimentario, 2004

Due variazioni di un somari sulle pene d’amore Se le pene d’amore fossero vere pene d’ amore non sarebbero così brevi come l’amore se non eterne come le pene.
Sentimentario, 2004 Tomado de “Somari nuestro de cada día”, Col. Eduardo Lezama, Fondo Editorial del Consejo Legislativo del Estado de Anzoátegui, Venezuela. 1era edición, 2007 Versiones al castellano: Gabriel Impaglione

Alberto Ramponelli Buenos Aires, Argentina Nadie está en casa Una luz se prende en algún lugar de la casa, pero la casa está vacía (el gato, que dormita solitario sobre un sillón, no cuenta). Un sonido se escucha en algún punto de la casa, pero la casa está vacía. Un objeto cambia de disposición dentro de la casa, pero la casa, claro, está vacía. Y un minuto antes de que sus habitantes regresen, la luz se apaga, el silencio se restituya, el objeto vuelve a su sitio. Sólo el gato ha sido testigo de estos mínimos acontecimientos. Pero, como ya dijimos antes, el gato no cuenta.

- 2 – blogs – 2 - de Isla Negra:

http://revistaislanegra.fullblog.com.ar http://revistaislanegra.wordpress.com/ Isla Negra
no se vende ni se compra ni se alquila, es publicación de poesía y literaturas. Isla Negra es territorio de amantes, porque el amor es poesía. Isla Negra también es arma cargada de futuro, herramienta de auroras repartidas. Breviario periódico de la cultura universal. Estante virtual de biblioteca en Casa de Poesía. Isla Negra en el Directorio Mundial de la Poesia - www.unesco.org/poetry

“Poesía/ Perdóname / por haberte ayudado a comprender / que no estás hecha solo de palabras”- Roque Dalto

34

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful