El eje imaginario, de Rosario Troncoso.

imaginario
La palabra que irriga cauce de luz, sostiene, sólida y pacientemente, la evidencia de un sustrato intacto. En éste la raíz poética hiende feraz el pálpito más íntimo pero no, por ello, menos compartido y, por tanto, reconocible en los demás. La marca indeleble que nos singulariza, a modo de designio vital, es un marchamo de identidad que nos acompaña al común de los mortales. Hombres y mujeres que trascienden, trivializan o, sencillamente, soportan el acontecer diario. Sólo en la invertebrada esencia de lo intangible, se halla la valiosa duda que nos embarga de incertidumbre, “¡Cuánto temo al total desvalimiento, / a sólo hallar un agujero hueco / ocupando el lugar de los abrazos” En El eje imaginario existe una búsqueda intencionada por recomponer la escena primigenia, “Tejemos los recuerdos / con embustes y sueños / que pesan en los párpados”. Y así situar la variante existencial en la coordenada de la que ramifican el mito, “Emergió de las aguas un dios herido. / Ni escribas ni evangelios / adornaron con palmas su llegada”, la aguda herida que supura dolor antiguo, “Porque a veces la tierra / no soporta nuestro peso. / Se sacude. / Se arranca de raíz los ejes”, la aflicción inconclusa venida de un cielo de terror, “El temblor atravesó los cocéanos, / y paró, de golpe, el tren de la historia / arrancando de cuajo los vagones / de todo entendimiento” , la duda que reconsidera nuestro equívoco, “¡Cuánto temo el horror de la certeza / de saber perdido el hogar, la casa, / mi puerta, las paredes…!”, la fragilidad como don que procura inhabitual desahogo, “Es la obviedad tu abrazo (…) / Ahora la costumbre / entrelaza sus dedos / a los dedos del frío”, la muerte desprendida de la mirada aciaga, “Ceguera. No me ves / No aprendiste a mirar” y ensimismada en el equipaje intangible, “Inventario de experiencias, por si sobreviene / el súbito apagón, el misterio del final / y me encuentro sola y lejos de lo que conozco”, porque “La muerte es apagar de golpe todas las luces” Así, en esta primera parte del poemario –Fin-, el pulido enfrentamiento con la mirada aviesa del crudo y mundano escenario, para en la segunda –Ráfagas de luzintermediar el tiempo como testigo omnisciente, “Ignorar que todo es irrepetible”, cuajado de mixturas como la niñez irrefrenable, “Encadenarse al árbol de la infancia”, el magín inundando espacio e inspiración creativa, “bellas hadas, púberes, invitadas / a la hora del café, / ensayaban bailes en servilletas”, la naturaleza del gesto y la compasión de la palabra, “Y con tu actitud defines el mundo. / Aunque el instinto te exime de culpas”, la irónica descripción del oficio poético, “Porque todo está escrito / son siempre los poemas la sombra de otros” y la menguada huella de cada cual, “Es lo que pasa en el mundo. / Todos los teatros siguen la función / justo después de ti”. En la tercera y última –Principio-, la versátil escritura de Rosario Troncoso nos reduce a cenizas encendidas. Nos consume en el mismo amor, “Soy de otro, y TÚ me vives, / en el tacto, en el sueño, / abriéndome una vida / a horcajadas sobre ti”. Donde el deseo rasga con fiera ternura, “Y fue antes de estar muerta / que tus dedos, como ágiles delfines / nadaron en lo oscuro” y nos deconstruye para reconvertirnos desde la raíz, eeh@edicionesenhuida.es www.edicionesenhuida.es

“Desordéname por dentro” Este capítulo, tan marcadamente preciosista, se eleva en el empuje final del “Principio” desde la anunciación más placentera, “Ven. Dame tu mano. Tócame aquí / donde madura el tiempo que anduvimos / ese extraño camino hacia la vida”. El seno cálido que trasmina vida y luz en el vientre materno, aguarda su refugio en nuestro regazo, “Reconocerás mi voz. / En ella obtendrás el refugio, el olvido / y la luz primera de tu memoria (…) Te preparo un lugar entre nosotros / Llénalo con tus días” para devolver la mirada a quién de su amor es depositario y protector, “No llegues tarde, me asusta tu ausencia” pero también, y sobre todo, pretérita Lucerna, “Volveré pronto. Enciende todas las luces”. Una obra en la subyace la encarnadura poética que rodea la médula existencial, contemplada desde el alféizar que mitiga el peso y paso de los días. La costura que cose "principio" y "fin" con "ráfagas de luz".

Rosario Troncoso.
Licenciada en Humanidades (Universidad de Cádiz) y Máster en Periodismo (Universidad de Sevilla). Profesora de Enseñanza Secundaria y Bachillerato de Lengua Castellana y Literatura. Poeta y escritora. Ha publicado tres libros de poemas “Huir de los Domingos” (Editorial Padilla, 2006), “Delirios y Mareas” (Publicaciones del Sur, 2008), cuya segunda edición ha sido subvencionada por la Junta de Andalucía en 2009 y "Juguetes de Dios" (CVA Ediciones, primera edición en 2009; segunda edición en 2010). Próximamente verá la luz el primer libro de relatos. Es autora de numerosos artículos literarios y periodísticos en publicaciones especializadas, así como la adaptación didáctica de “La Celestina” (Editorial AE, 2009). Poemas suyos aparecen en las siguientes antologías: “Autores docentes de la provincia de Cádiz en torno a la Generación del 27” (Consejería de Educación, Junta de Andalucía, 2007); "Estrofalario. Voces nuevas en Cádiz" (Quorum Editores, 2009); "Veintiuno. Antología poética conmemorativa del I Encuentro Cultural Metropolitano en el Parque de Los Toruños". (CVA Ediciones, marzo 2010); "Y para qué + poetas" (Eppur Ediciones, 2010). Coordinada por el Centro Andaluz de Las Letras de la Junta de Andalucía; Especial Poesía Andaluza (en la revista En Sentido Figurado). Volumen II y “65 salvocheas” (Quórum Editores, Cádiz 2010). Realiza el guión del espectáculo multidisciplinar de danza aérea, contemporánea y flamenco “Soliloquio. La voz del mundo interior” estrenada en el Teatro Moderno de Chiclana el 7 de noviembre de 2009. Y los guiones para los desfiles de moda flamenca desde el 2010 al 2012 de la diseñadora gaditana Eva Zamorano, celebrados en el Centro de Arte Flamenco de La Merced, en Cádiz.

eeh@edicionesenhuida.es www.edicionesenhuida.es

Agente y activista cultural, organiza y coordina los tres Encuentros Culturales en el Parque Metropolitano de Los Toruños en el Puerto de Santa María (Cádiz), en 2009, 2010 y 2011, congregando a numerosos artistas de todas las disciplinas: escritores, poetas, músicos, artistas plásticos, etc. Organiza la I Jornada Poética en Puerto Real en el verano de 2011. Es miembro activo del Centro Andaluz de las Letras. Participa en el Festival Perfopoesía de Sevilla. Organiza en Cádiz los talleres REC de la Editorial Ultramarina. Modera mesas de debate y colabora en diferentes espacios desde 2008 con la Fundación Caballero Bonald en Jerez de la Frontera. Imparte talleres literarios en el Centro Penitenciario Puerto III y Asociación Argónida. Organiza el ciclo Encuentros con la Literatura para la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Puerto Real. Entre otros, este año obtuvo el Accésit en el XV Premio de Poesía del Ateneo de Sanlúcar de Barrameda por la obra “Reconstrucción”. Pueden contactar con la autora a través de la dirección electrónica: rosario.troncoso@gmail.com

eeh@edicionesenhuida.es www.edicionesenhuida.es

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful