Está en la página 1de 1

Centro Cristiano Camino a la Santidad

Tema: Todo Tiene un Precio


28-12-08

Texto: ( 1 Co 6:20 )Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios
en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Introducción: Aunque se que varios de ustedes se han convencido en ya no mas


practicar la tradición de la navidad y todo lo que con ella viene: como el espíritu
navideño, el famoso santa claus, los regalos (en donde gastamos lo que no tenemos), los
intercambios de regalos (en donde nadie queda satisfecho con el regalo que le tocó), las
piñatas, las posadas, el árbol de navidad y lo que es peor, disque “festejar” el nacimiento
del Señor Jesucristo (en varios casos con borracheras); siendo que nunca el Señor
mencionó que se festejara o recordara su nacimiento. Lo que El nos pidió fue que
recordáramos su sacrificio por medio del partimiento del pan y de la copa de vino.
Además por si fuera poco, como usted sabe, el Señor Jesucristo no nació un 24 de
diciembre sino que esta fecha se tomó para enmascarar los festejos paganos al dios sol ó
a el dios saturno, de ahí que también le llaman a la navidad “saturnalia”.
Desarrollo: De todos modos hoy vamos a revisar por qué “la navidad” es una de las
temporadas mas costosas del año; pues como ya lo mencioné hay que comprarles
regalos a toda la familia y los famosos juguetes para los niños y también el famoso
“árbol de navidad”.
Pero pensemos en lo que realmente costó el nacimiento del Señor Jesucristo:
( Mt 2:13 ) “Después que partieron ellos, (se refiere a los magos de oriente) he aquí un
ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su
madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que
Herodes buscará al niño para matarlo”. A José y a María les costó perder la
comodidad de su hogar pues tuvieron que abandonarlo para huir a Egipto y así proteger
a su hijo. ( Mt 2:16 ) “Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se
enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén
y en todos sus alrededores…”. A las madres de Belén les costó la vida de sus hijos.
A los magos de oriente (que por cierto ni eran reyes, ni eran tres, ni se llamaban
Melchor, Gaspar y Baltasar; puesto que la Biblia no lo menciona (Mt 2:1-11)) les costo
un largo viaje y sus valiosos regalos. (He 11:35-38) A la Iglesia primitiva y a los
mártires de todos los tiempos les ha costado: persecuciones, martirio y muerte.
A los misioneros les ha costado privaciones y sufrimiento el predicar la Palabra de Dios.
Conclusión: Pero todo este precio es muy poco con el precio que tuvo que pagar Dios.
A Dios, el padre, le costó la vida de su único Hijo, a quien envió a este mundo para
salvar lo que se había perdido, para salvarle a usted y a mí.
Al Señor Jesucristo le costó dejar su trono de Gloria, una vida de sacrifico y una muerte
cruel. ¿Por qué se pagó este precio tan alto? Por amor a todos los seres humanos, (Jn
3:16). Le hago una pregunta. ¿Cómo podremos responder a lo que Dios hizo por
nosotros? Solo siendo agradecidos, puesto que no hay, de ninguna manera, forma de
poder pagar lo que Jesucristo hizo por nosotros; y respondiendo al llamado de Dios de
que El quiere una Iglesia sin arruga y sin mancha, un pueblo de reyes y sacerdotes.
Si usted está agradecido con Dios por sus bendiciones entonces viva de acuerdo a su
voluntad. Pues la obediencia que nace de la gratitud es una fuente de bendición.