Está en la página 1de 79

VACUIDADES

Vacuidades
Aforismos

Primera edición, marzo de 2008.


© Carlos Somorrostro
csomorrostro@yahoo.com

Prolongación avenida San Francisco Tlaltenco No. 32,


Col. Selene primera sección, 13420, Tláhuac,
Distrito Federal, México.

Carlos Somorrostro
ISBN:
Portada: dibujo de Carlos Somorrostro
Vacuidad de vacuidades y todo es vacuidad
La comprensión cabal de nuestro existir nos llevaría a la
iluminación, o sea, a la inmovilidad, y a considerar cual-
quier afán como vano.

A qué afanarse en arribar, la vida siempre es cuesta abajo.

Lo único con sentido es tomar sentido del sinsentido de lo


único.

Pierde el hombre el sentido tratando de encontrar sentido


al sinsentido de su existir.

Qué triste poder conocer a las personas sólo por sus


obras.

Si encontrásemos el sentido de nuestra vida, la conciencia


de nuestra mortalidad nos la haría insoportable.

Quietud... sólo deberíamos movernos para satisfacer nues-


tros instintos.

9
Por sus obras, sólo conoceréis a los esclavos.

No hay ningún hacer que justifique el ser.

La botella, flotando a la deriva de nuestra vida, no sabe


que en el mensaje que lleva en su interior está escrito su
destino.

Que no exista el destino no quiere decir que exista el libre


albedrío.

Caminamos a ciegas, sin saber cómo ni por dónde, sólo co-


nociendo nuestro destino.

Las dos caras de la moneda son del mismo metal.

Y Dios dijo: “Hágase la luz”, y seguimos en tinieblas.

El amor es peor que la muerte: resucita

10
El amor: sustancia finita.

Amor: nada de más, nada de menos.

En cuestión de amores, ¡con qué poco nos conformamos!

Seguimos amando en agradecimiento a aquel amor que


nos destruyó antes de abandonarnos.

El amor es amoral.

Amarse, amar al prójimo, amar al enemigo: niñez, juventud


y madurez del entendimiento humano.

El amor os hará esclavos.

El falso respeto no es más que incapacidad de amar al


prójimo.

13
¡Qué parecidos!, amor y temor.

¿Por qué necesitamos tanto fiarnos del amor?

Amamos lo no conocido por no quedarnos sin amar.

Por sentirnos amados somos capaces de cualquier cosa.

Con la muerte del enamorado muere su amor.

Amor propio: ecología personal.

El único amor incondicional es el amor propio.

La muerte: crimen perfecto

14
La muerte nos separará del único compañero fiel que
tenemos.

La muerte debería estar harta de consumir tan mal alimento.

La aceptación de la muerte es el acto más cobarde.

Sin importar nuestro crimen, Dios nos condena a muerte.

La muerte es un callejón sin salida.

Ante la muerte todo es intrascendente, inclusive la vida.


Ante la vida todo es trascendente, inclusive la muerte.

Sólo se acepta la muerte a cambio de otra vida.

Si se consume el banquete de la vida, la muerte no en-


cuentra más que los platos vacíos.

17
El único milagro que existe es la muerte. La única ventaja de morir es que sólo es una vez.

* *

Insomnio: ladrón de muerte. La mueca de nuestra calavera expresa nuestra última


lucidez.
*
*
La muerte, como el cero matemático, puede ser positiva o
negativa, según donde pongamos el punto. Es necesaria la lucidez del ateo para alumbrar a la muerte.

* *

Es más temible la eternidad que la muerte. “Todos los hombres son iguales”... ¡sólo muertos!

* *

Se muere totalmente sólo hasta que muere el último que Guardamos los dientes de leche como trofeo ganado a la
nos amó. muerte.

* *

Lo terrible no es la muerte, sino la amenaza de inmortalidad. La calvicie: premura de nuestra calavera.

* *

Al tocar a un muerto se toca a todo lo vivo. ¡Menuda canallada: además de morir, la amenaza de ser
juzgado!
*
*
Si Dios no se manifiesta claramente en la vida, ¿por qué
habría de hacerlo en la muerte? El hombre es inmortal hasta que muere.

18 19
También el camino de la santidad nos lleva a la muerte
eterna.

Las cualidades o defectos de los seres que, invariablemente,


se convertirán en polvo, no alteran un ápice las cualidades
del polvo.

“Serán ceniza, mas tendrá sentido. Polvo serán, mas


polvo enamorado”.
Serán ceniza, mas no tendrá sentido. Polvo serán,
aunque de enamorado.

Quien es capaz de morir por Dios, es capaz de matar por Él.

La muerte, asesina de amores, arremete contra toda cons-


trucción del hombre enrasándolo todo.

Los plumeros, removedores de cualquier polvo, están he-


chos con plumas de las alas del Ángel de la Muerte.

Ángeles locos: los hombres

20
Dormir entre almohadas de plumas ayuda a soñar con ángeles.

Palmeras: ángeles aterrizados.

No siempre al que más cae, la evolución le da alas.

Tentar a los hombres, poder otorgado al ángel caído, más co-


mo premio que como castigo.

Los ángeles se inventaron para tenerlos de compañía y así


soportar la idea de pasar la eternidad junto a los hombres.

Cada noche nos hundimos en la almohada de plumas para


sentirnos seguros, entrealados por el Ángel de la Guarda.

La caída del ángel... ¡primer acto de libertad!

Los ángeles, como las palomillas, son abrasados por la luz.

23
La vida es un regreso
¿Por qué no conformarnos sólo con estar a gusto en la vida?

Nacer, morir, caras de una misma moneda; la vida, el del-


gado canto.

El ateo vive la vida, el creyente la transita.

El canto a la vida, o es un sonsonete o es una canción


desesperada.

La vida es una ópera con magnífica música y mala letra.

La vida: adagio prestissimo.

Tan no tiene sentido la vida, que se puede perder en cual-


quier momento.

Dar sentido a la vida es justificar la casualidad.

27
El nacimiento de una nueva vida justifica todas las anteriores. Nadie ha vivido lo suficiente para merecer el milagro de la
muerte.
*
*
Nuestra vida, como cualquier otra casualidad, no tiene
sentido. La vida es una cifra entre dos ceros.

* *

No hay causa alguna, por grande que sea, que merezca El juego de ajedrez de la vida se juega contra blancas y ne-
ofrendar una vida humana. gras a la vez.

* *

Uno es impotente ante la vida. Cualquier vida es una breve e inútil resistencia hacia la nada.

* *

La vida es un banquete donde la comida que sólo nutre no No hay mayor alegría que la de estar vivo.
es apetecida por nadie.
*
*
Después de la enorme suerte de haber nacido, cualquier
Todas las vidas son cortas. clase de vida es magnífica.

* *

Siempre es mayor el terror a vivir que a morir. Poco equívoco, poco vivo.

* *

Cuando ya nos vamos acostumbrando a vivir, nos morimos. La muerte confirma el sinsentido de la vida.

28 29
¿De dónde obtenemos la fuerza para vivir sabiéndonos
condenados a muerte?

Nacer: pecado mortal.

El ser humano, al contrario de los demás seres, no practi-


ca la economía vital, lo que le provoca vivir en bancarrota.

Nacemos a la agonía.

La vida es un camino demasiado accidentado y corto para


ir de prisa.

En la vida, lo único significativo es la entrada y la salida.

La idea de la vida después de la muerte, además de sober-


bia, es necia.

A la sabiduría de nuestra materia la llamamos alma

30
El alma: invento para divinizar al cuerpo.

Los indios Yanomamis del Amazonas se comen las ceni-


zas de sus muertos; polvo al polvo, alma al alma.

Porque compartimos alma, los animales nos miran a los


ojos.

Cuerpo y alma... ¡no siempre despiertan juntos!

Es necesario el jardín de Epicuro para germinar al alma.

El jardín del alma no requiere más riego que el de la verdad.

El amor que dimos y recibimos, materia infinita, formó nues-


tra alma, que muere al morirnos.

Jaula para grillos: el alma del poeta.

33
Cuando Dios nos da la vida nos da el alma, cuando Dios
nos quita la vida nos quita el alma.

Son los labios las jambas de la ventana del alma.

Se llora ante el muerto para lavarle el alma.

Se llora ante los muertos para entregarlos limpios a la


muerte.

El alma es infinita hasta que el hombre muere.

Sólo el espíritu muere; la materia se transforma.

El cuerpo: ¡hoyo negro del espíritu!

El mito es estático, completo, uno; es por eso que nunca


encarna en el espíritu humano. Es la belleza la que nos hace soportar

34
Hay la misma belleza en la rosa y en el cardo.

Todo cobra sentido al iluminarse por el arrebato de la belleza.

La belleza no es subjetiva.

Si como, en teoría, no hay fealdad en ninguna rosa, tampo-


co hay belleza; ambos atributos sólo existen en la creación
humana.

La belleza no es más que nuestro conocimiento del orden


universal.

Para recibirla con el alma limpia, la belleza nos hace llorar.

La emoción estética es la oración más sincera y espontánea.

La emoción estética produce lágrimas para enjuagar el alma.

37
El pecado original nos es dado en el cáliz del ADN
Lo humano es el paraíso perdido por lo divino.

La Biblia, por empezar en un acto carnal, termina en un


apocalipsis.

La Iglesia, como Pedro, lleva 2000 años negando a Jesús.

¿Cómo no detestar al que, al expulsarnos del paraíso, nos


esquilmó la animalidad?

La doctrina de Cristo sólo tiene sentido si Dios no existe.

Sólo el Demonio tienta, prueba, como el Dios de Abraham.

Cuando los judíos se refieren al Demonio, no es otro más


que Yahvé.

Consuelo: Dios me recordará eternamente en el infierno.

41
“Bienaventurados los pobres de espíritu”... sólo porque no
se enteran de su condición.

Dios inventa a los hombres para ser inventado.

No existe la maldad en ninguna criatura creada por Dios,


sólo en el hombre, creado a su imagen y semejanza.

En el círculo del eterno retorno, “los últimos serán los primeros”.

En el juicio final, sólo Dios será juzgado.

El mito Hombre-Dios permite perdonar: al Hombre la per-


fección y a Dios la imperfección.

Todos los dioses son la imagen y semejanza del hombre.

Fe: pecado original. Sólo lo finito busca lo infinito

42
Lo infinito no puede ni expandirse ni contraerse.

El universo nos habla de nuestra finitud; nuestro ensober-


becido cerebro contesta: somos infinitos.

Nuestro afán de infinito nos hace creernos infinitos.

Elegante intuición matemática: al infinito se le representa


con la unión de dos ceros.

El infinito está conformado de un número infinito de infinitos.

El reflejo de la luna, a lo largo del cauce del río, es uno e


infinito.

Hay infinitos dentro del infinito.

Sólo cuando fue finito, el hombre fue infinito.

45
A qué buscar el principio del universo como si lo infinito lo
tuviera.

Afán de lo finito: lo infinito.

Infinito = continente + contenido.

Lo finito crea lo infinito.

Toda parte es finita y temporal, por lo tanto el infinito es


intemporal.
*

La idea de su finitud lleva al hombre al vértigo.

Si el universo es infinito, el tiempo no existe.

El ser parte de lo infinito no nos hace infinitos.

Fe = soberbia

46
Si no ha cometido suicidio es porque ya ha perdido la fe.

Nuestro cerebro llena con creencias lo que no entiende y


las vuelve tiranías con la fe.

“Hombres de buena fe”... todas son malas.

La fe aniquila las esperanzas puestas en el conocimiento.

La fe aniquila toda esperanza.

¡Ah, lucidez!, sin sombra alguna de fe.

La fe, como toda locura, ni se puede escoger ni dejar a


voluntad.

Cuando la energía de una pila eléctrica se termina, debería-


mos, con fe, orar para que sea recibida en el seno del Señor.

49
La guerra: alimento de los dioses
Ningunear: peor que odiar.

La bandera blanca es por la única que se justifica hacer la


guerra.

Todos somos héroes de la misma batalla.

Amar al enemigo es derrotarlo.

Ira: eco del silencio, ante el muro sordo de las lamentaciones.

¿Cómo tener enemigos ante el peligro de muerte? Sólo los


tienen aquellos que se creen inmortales.

Todo nacionalismo es una forma de racismo.

En la guerra, los vencedores son pocos y los vencidos


muchos.

53
Al principio era el verbo y el verbo fue llorar
Las únicas lágrimas dignas son las derramadas ante la
muerte.

El verdadero diluvio universal es el llanto humano.

Todo llanto es un adiós.

Ante la verdad total no se puede más que llorar.

Más ancho el pecho, más ancha la pena.

En los entierros nos lloramos a nosotros mismos.

Las grandes penas, como los grandes amores, desatan en


nuestro cerebro la locura de la creatividad.

Ante nuestra majestuosidad nos emocionamos llorando.

57
Ítaca no, el viaje es sobre nuestro propio eje
Yo soy yo, con o sin mis circunstancias.

Anterior a mí, todo; después de mí, nada.

La infructuosa ampliación del ego nos hace creer en el amor.

La tenacidad al buscar el sentido de vivir no logra traspa-


sar al ego.

Es más fácil aceptarse por dentro que por fuera.

Creer que mis pensamientos pueden modificar mi realidad


es pura soberbia.

La amistad es el mejor antígeno contra el ego.

Toda fe, en especial en uno mismo, termina con toda es-


peranza.

61
Ser uno mismo es contrario a democracia. Cuesta menos condolerse de sí mismo que enorgullecerse.

* *

Reírse de uno mismo: defenderse de uno mismo. El conocimiento total de uno mismo desataría la locura.

* *

Uno termina de pelearse con los demás cuando termina de No conocerse, desarrollarse.
hacerlo con uno mismo.
*
*
Amar al enemigo es amarse a sí mismo.
Portar la propia cabeza como trofeo samurai.
*
*
La fe, en especial en uno mismo, nos convierte en fanáticos.
Por conocer nuestras flaquezas, el peor enemigo es uno
mismo. *

* Es egoísta no el que se ama mucho, sino el que se ama


poco.
La rosa y las espinas, alimento del ego.

Nuestros sentidos no nos bastan para conocernos a nosotros


mismos.

Conocerse a sí mismo: química pura.

62 63
El camino de la realidad lleva a la soledad
Al no alcanzarle el tiempo al hombre para entender la rea-
lidad, rellena los huecos con cualquier mitología.

La fotografía es obra de arte, no cuando ilustra la realidad,


sino cuando la crea.

La concepción de nuestra realidad interna, para llevarnos


a la felicidad, tiene que ser concreta; toda concepción abs-
tracta es ilusa.

Casi todo el tiempo, por defensa personal, nuestro cerebro


nos hace pasar inadvertida la realidad.

El problema: ver la realidad con los ojos de la realidad y


que coincida con mi forma de ver.

Plenitud: armonía entre el conocimiento de mi realidad y el


de la realidad externa.

El ingenio, fuera de la realidad, es locura.

67
El artista está solo
De Dios al microcosmos, todo está al servicio del artista.

La intuición del orden cósmico, en la metáfora esclarece-


dora, es el material del artista.

El artista no tiene escrúpulo en buscar con su arte la


inmortalidad.

No todos los hombres son iguales, también hay artistas.

Nuestra especie recompensa a los artistas haciéndolos


longevos.

El apasionamiento de la virtud es el arte.

El arte no expresa sentimientos, los provoca.

El artista se engaña al hacer arte para lograr ser eterno.

71
Lo valioso está en el arte, no en el artista. El arte es la metáfora perfecta del orden del universo.

* *

El arte es la única ciencia exacta. El arte sólo sirve a los artistas.

* *

Nadie es capaz de crear un artista, ni tampoco de des- El acto creativo es lo más parecido a la masturbación.
truirlo.
*
*
Artista: autoesclavo.
El arte es la física de la metafísica.
*
*
Todo arte es biográfico.
El arte es la nostalgia del amor.
*
*
El poeta opta primero por la flor que por el fruto.
Es la emoción y no el conocimiento lo que engrandece al
corazón. *

* Toda gran novela es un poema.

Las artes son los sentidos de Dios.

El arte es intrínseco a todo cerebro.

72 73
Los viejos se saben abusados por la vida
Lo bello sobre la vejez la magnifica.

La sabiduría de la vejez, ni conviene al joven ni sirve al viejo.

El amor sólo se ejerce libremente en la vejez.

Toma conciencia el niño, poco a poco, de su vida; así, el


viejo debería perderla antes de su muerte.

Vejez: delgada línea entre la tristeza de lo recorrido y la des-


esperanza de lo por venir.

El cuerpo del viejo se encorva por el enjutamiento del


alma.

Es más fácil dañar al viejo que al niño.

Sólo lo intuido de joven se conoce de viejo.

77
Conciencia = inmovilidad
La conciencia hace al hombre un ser vulnerable y débil,
sólo superado en ello por Dios.

El único paraíso es nuestra conciencia.

Sólo la conciencia expulsó al hombre del paraíso.

La conciencia total de nuestra muerte nos mataría.

Remuerde la conciencia sólo mientras se tienen buenos


dientes.

Dios es mi inconsciencia.
.
*

De la sorpresa de tener conciencia nace la invención de Dios.


.
*

Las ideas que nos hacen creer las adquirimos antes de tener
conciencia crítica, por eso es casi imposible abandonarlas.

81
Dios, nudo en el nudo
Al no existir Dios más que para los vivos, sólo el amor a
los otros nos lo hará conocer, por imagen y semejanza.

Tragedia: nací, moriré; Dios no existe.


Comedia: nací, moriré; Dios existe.

El amor a Dios es siempre platónico.

Dios veo
Odio ves.

Dios es un invento de nuestro ego herido.

Dios no ama, el amor es cosa de hombres.

Dios es una mentira piadosa.

Dios es una buena idea.

85
No se ama más que lo que se conoce. ¿Cómo amar a Dioses mitad hombres: Dioses mitad Dioses.
Dios?
*
*
Ave Fénix, única deidad aceptable.
Dios muere al morir el hombre.
*
*
Toda resurrección es divina.
Todos los dioses son superhombres.
*
*
Rezamos en voz baja para justificar al que no nos oye.
Dios versus sentido común.
*
*
Persistimos en creer en Dios por no deshonrar la memoria
Se cree en Dios, como se cree en los demás, para evitar de nuestros antepasados creyentes.
la soledad.
*
*
Sí Dios existe, la vida temporal es inútil.
Si Dios no existe es por tonto.
*
*
Dios no es materia de fe.
Dios: el gran criminal.

Es más fácil creer en la existencia de Dios que en nuestra


propia Divinidad.

86 87
La mujer no nos complementa, nos merma
Hasta cuando miente, la mujer es sincera.

Aun siendo fea, la mujer es belleza.

El hombre vive el acto de amor y lo olvida; la mujer, acostum-


brada a vivir en la esperanza, lo consume para ser revivido.

Diálogo original: Eva, poséeme. Adán, te amo.

Élella y Ellaél: nombres verdaderos de Adáneva y Evadán.

Como a una mujer, con los cinco sentidos, hay que recorrer-
te, tierra.

Al hombre lo enamora ser oído; a la mujer, oír.

Si la teoría de la evolución fuese cierta, ya todas las muje-


res estarían buenísimas.

91
Hasta ahora, la inteligencia es minoría
Espíritu, forma miope de nombrar a la inteligencia.

La materia de la materia es la inteligencia.

A más inteligencia más santidad.

Aurora del barro tocado por la inteligencia: ocaso del polvo


enamorado.

Gracias a la inteligencia, esencia de la materia, hay


evolución.

En toda materia subyace inteligencia.

La evolución no es una acumulación de casualidades, de


actos de acierto y error. Es pura y estricta inteligencia.

Sabiduría y santidad, riveras de la inteligencia.

95
Morir loco: sumo privilegio
Vivir cuerdo, morir loco y así no entregar a la muerte nada

“Vivir loco y morir cuerdo”. Peor vida y peor muerte.

99

¡Cuán pocos necesitan de la verdad!


Uno tiene la verdad dentro de sí, donde no puede verse.

El placer en el encuentro con la belleza, la verdad y la bon-


dad, se incrementa con la frecuencia.

Todo pensamiento relativo es inexacto.

La mentira quizás nos alegre, pero es la verdad la que nos


hace felices.

La verdad es moneda de una sola cara.

La belleza, la bondad y la verdad dan placer que cura a


nuestro cerebro.

El rictus de la boca no miente.

El que engaña es mentiroso; el que se engaña es imbécil.

103
Preferimos cualquier engaño a no comprender. Las líneas del tigre lo ocultan o lo revelan.

* *

Los chamanes, los filósofos, los teólogos, los psicólogos, El conocimiento de la verdad no se da por parcialidades sino
mienten para tranquilizarnos y tranquilizarse. por totalidades.

* *

Por cálculo de probabilidades alguien tiene la verdad La mayoría siempre se equivoca.


absoluta.
*
*
La conciencia de su finitud lleva al hombre a crear menti-
Gracias a nuestra capacidad de autoengaño sobrevivimos. ras eternas.

* *

El hueco que hace la razón en el sentimiento sólo se llena El que no tiene las agallas para conocerse a sí mismo,
con la verdad. se inventa.

* *

Claridad del agua que engaña refractando la luz. Descúbrete, no te inventes.

Confundir efecto con causa: origen de todo error.

Por probabilidades, las estadísticas son siempre falsas.

104 105
El amor es el instinto del sexo
El sexo, si no justifica la vida, la hace soportable.

Hemos amorado al sexo para no aceptar nuestra condición.

Orgasmo: esencia de finitud.

Tratamos de desnudar nuestra desnudez al hacer el amor.

¿Por qué tratar siempre de contaminar al deseo con el


amor?

Eros se disfraza frecuentemente de Teos.

El acto de amor de nuestra concepción dura un instante; el


de nuestra extinción, toda la vida.

Los seres que no se reproducen no mueren. Ergo, sexo


igual a muerte.

109
Los seres que no procrean no merecen morir.

Despertar a la muerte, verdadero acto carnal.

El amor es el soborno del sexo.

El sexo siempre es intrascendente.

No ejercer la sexualidad es inmoral.

Eros y Tanatos, grilletes de la fe.

El deseo de felicidad infinita es infelicidad


110
Hay pensamientos felices, pero la felicidad no está en ellos.

Con la misma facilidad logra la felicidad el muy tonto como


el muy listo.

Condicionar nuestra felicidad a ser amados nos hace


esclavos.
*

La mayor felicidad es no necesitarla.

Sólo puede ser feliz el que sabe su medida.

El hombre es el único animal que no es feliz; extraño error


de la evolución.
*

Las arrugas: huellas de tristezas o alegrías.

Sólo inmerso en la realidad y despojado de toda ilusión se


puede ser feliz.

113
El cerebro creativo no es autocrático
El cerebro, al soñar, crea naturalmente metáforas poéticas.

El cerebro se autosana mandando buenas ideas a nuestra


conciencia.

Tanto las buenas como las malas ideas las produce el


cerebro por encima de la voluntad.

En los sueños, el cerebro nos recuerda la capacidad de ser


creativos.

Al cerebro, diseñado para el caos, la lucidez lo vuelve loco.

La facultad de pensar que tiene el cerebro, independiente-


mente de nuestra conciencia y voluntad, es lo que llama-
mos alma.

Pocos cerebros son sabios, la mayoría son religiosos.

117
La nostalgia vuelve al presente esperanza
La luz, en el amanecer del infierno, es la desesperanza.

El hombre no deja un solo momento de ser santo. Si no,


¿cómo es que no cesa de anhelar la esperanza?

La desesperanza hace al presente esperanza.

Podemos ver todas nuestras esperanzas en la mirada de


un niño.

Toda esperanza surge de alguna fe.

O se tiene fe o se tiene esperanza.

Las ilusiones, como las esperanzas, son para hombres de


poca fe.

121
La envidia: haraquiri
La envidia: pecado contra uno mismo.

No se ama lo envidiado, por eso no se puede amar a Dios.

No hay envidia “de la buena”, ¡toda es mala!

El envidioso sufre el no ser envidiado.

La soberbia, al tratar de sacralizar el instinto, fue el primer


pecado.

Quien no conoce la soberbia, se sabe amado.

El genio no permite lugar a la soberbia.

¿Cómo aceptar un elogio sin despreciar al que nos lo otorga?

125
El universo se expande sobre otro universo
Donar nuestro tiempo; ¡el mayor acto de generosidad!

Recordar o imaginar el tiempo es perderlo.

El único tiempo que existe es el que dura nuestra vida.

Todo hacer deshace tiempo.

Toda la materia está en movimiento; la diferencia de velo-


cidades es el tiempo.

> = <.

La mirada hacia dentro de uno: micro; la mirada hacia den-


tro de lo demás: macro; ambas fractales.

La grandeza de los Himalaya viene de lo más profundo del


lecho marino.
129
El todo es el continente de la nada.

Toda materia es vida.

Física = Metafísica.

El universo es un sistema binario.

Todo está bajo las estrellas, incluyéndolas.

Empata la psicología, en equívocos, a las religiones

130
Profundizar sobre ciertos pensamientos los ahonda; de allí
el éxito de las religiones y la psicología.

Antes de la psicología, los causantes de nuestros males


internos eran los demonios; ahora, somos nosotros.

La psicología libera de culpas... y de virtudes.

Deberíamos hacer ciencia musical con los ritmos de nues-


tro corazón, así como la psicología cree hacerla con los de
nuestro cerebro.

Todas las religiones recrean el mito del doctor Frankenstein.

Es más fácil a la santidad manifestarse en la niñez y en la


vejez; la maldad no acomete más que en la juventud: la ino-
cencia de la niñez y la impotencia de la vejez se lo impiden.

Deberíamos creer en las religiones como creemos en la


magia, sabiendo que hay truco.

133
Partiendo de una premisa falsa se pueden construir filoso-
fías impecables como las religiones.

La humanidad es santa, el hombre no.

El miedo cría religión.

No se canoniza en vida.

Azar: único acto libre.

El orden del bien es el azar.

Es más fácil aceptar al destino que al azar.

Azar es destino.

La amistad es el único amor libre

134
La verdadera Comunión de los Santos está en la amistad.

Optamos antes por conservar nuestro tiempo y espacio


que por nuestra libertad.

Sólo ante opciones infinitas existe libertad.

Sólo el desesperanzado es libre.

Sobornamos a la libertad cuando damos de comer a las


palomas en nuestra mano.

Muchas oportunidades de optar nos impiden optar.

137
La música acalla el silencio de Dios
Es la ausencia de música de fondo lo que hace que oiga-
mos tan bien las ideas en los libros.

La música es el eco de la voz de Dios.

El ritmo del amor interrumpe el sonsonete del corazón.

Cantos de pájaros, las monedas en el vaso del pobre.

Arrepentimiento: canto del cisne.

¡Música: arritmias del corazón!

141
*

La caverna de Platón está ya rodeada de entradas


Toda disciplina es perversa.

El brillo de la lucidez, enceguece.

La perfección está en el instinto.

Al separar el pensamiento lógico del pensamiento cósmico


se crea el pensamiento metafísico.

Del instinto, no de la voluntad emana la vitalidad.

La gran revolución industrial se realizará cuando la herra-


mienta esté dentro del hombre y no fuera.

El genio deja de serlo al ser comprendido.

De sumar subjetividades no resultan objetividades.

145
Sólo se profundiza alejándose de la superficie. Todas las memorias son patéticas.

* *

Comprender no garantiza ser comprendido. Sólo lo recordado nos pertenece.

* *

Se etiqueta para descalificar. En la memoria histórica no hay personas, sólo personajes.

* *

Nueva caverna de Platón: la televisión. Para el viejo todo recuerdo es triste.

* *

El fondo altera la forma, no la forma al fondo. El conocimiento: por analogía, no por sabiduría.

* *

Sólo lo objetivo puede juzgarse. El instinto es sabio.

* *

“Justo medio”: mediocridad justa. El sabio es ingenuo.

* *

Quien flota en la mediocridad, ni ahonda ni se ahoga. Vivir de la vocación, no del trabajo.

146 147
El buen vino no se altera de la tinaja a la copa. Suspiro femenino, contenedor de todos los vientos.

* *

La democracia es un rebaño pastoreado por otras ovejas. Se necesita haber descansado mucho para ser filósofo.

Los pueblos nunca tienen lo que se merecen.

No se goza un buen manjar teniendo mucha hambre.

Todos los sueños son poemas.

Muere el poeta y pareciera que muere cualquiera.

La piel contiene a los cinco sentidos.

Al oír los latidos del corazón de otro no podemos oír los del
nuestro.

148 149
El hombre es un animal aterrado de su humanidad
Hay la misma resistencia en dar que en recibir el bien.

La venganza es un dulce que amarga al vengador.

Rumor: lluvia de veneno.

El orgullo: pecado y virtud.

Es patética la necesidad de sacralizar en el hombre.

El suicida es como el niño que rompe el juguete para saber


qué tiene dentro.

Madurez: envejecimiento del espíritu.

Amar al enemigo: salud mental.

153
La compasión nos iguala
La compasión es el reconocimiento de nuestras miserias
en los otros.

Es por compasión que amamos a los niños.

Autocompasión: principio de todo amor.

El superior tolera; el igual, compadece.

Sólo por la compasión podemos comunicarnos.

Podemos ver ante el televisor la decapitación real de un


hombre a manos de otro y no perder la cabeza.

¡Qué fácil es herir el corazón del justo!

Quizás todo se resuma a aparearse.

157
Contenido
Vacuidad de vacuidades y todo es vacuidad 7
El amor es peor que la muerte: resucita 11
La muerte: crimen perfecto 15
Ángeles locos: los hombres 21
La vida es un regreso 25
A la sabiduría de nuestra materia la llamamos alma 31
Es la belleza la que nos hace soportar 35
El pecado original nos es dado en el cáliz del ADN 39
Sólo lo finito busca lo infinito 43
Fe = soberbia 47
La guerra: alimento de los dioses 51
Al principio era el verbo y el verbo fue llorar 55
Ítaca no, el viaje es sobre nuestro propio eje 59
El camino de la realidad lleva a la soledad 65
El artista está solo 69
Los viejos se saben abusados por la vida 75
Conciencia = inmovilidad 79
Dios, nudo en el nudo 83
La mujer no nos complementa, nos merma 89
Hasta ahora, la inteligencia es minoría 93
Morir loco: sumo privilegio 97
¡Cuán pocos necesitan de la verdad! 101
El amor es el instinto del sexo 107
El deseo de felicidad infinita es infelicidad 111
El cerebro creativo no es autocrático 115
La nostalgia vuelve al presente esperanza 119
La envidia: haraquiri 123
El universo se expande sobre otro universo 127
Empata la psicología, en equívocos, a las religiones 131
La amistad es el único amor libre 135
La música acalla el silencio de Dios 139
La caverna de Platón está ya rodeada de entradas 143
El hombre es un animal aterrado de su humanidad 151
La compasión nos iguala 155
VACUIDADES,
se terminó de imprimir en el mes de enero
del año 2008, en los talleres de Corporación Industrial
Gráfica, S.A. de C.V., Francisco Landino No. 44
Col. Miguel Hidalgo, Tláhuac, 13200
Distrito Federal, México.