P. 1
Proyecto Amixer: reportaje sobre la discriminación a los jóvenes y adolescentes en las redes sociales

Proyecto Amixer: reportaje sobre la discriminación a los jóvenes y adolescentes en las redes sociales

5.0

|Views: 2.001|Likes:
Publicado porProyectoAmixer
El objetivo de este trabajo es analizar el surgimiento del fenómeno amixer, las relaciones de discriminación que existen en internet, las implicancias que ha tenido en las personas catalogadas de ‘amixers’, la identidad que tienen, y encontrar una definición de lo que es llamado un ‘amixer’.
El objetivo de este trabajo es analizar el surgimiento del fenómeno amixer, las relaciones de discriminación que existen en internet, las implicancias que ha tenido en las personas catalogadas de ‘amixers’, la identidad que tienen, y encontrar una definición de lo que es llamado un ‘amixer’.

More info:

Published by: ProyectoAmixer on Jul 11, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2015

pdf

text

original

Agradecimientos …………………………………………………… 3 #Tuitprólogo …………..…………………………...………….

4

El Comienzo ……………………………………..………… 5

Proyecto Amixer, a nuestros lectores ……………….………7

Capítulo I : ¿Eres amixer? ……………………………….... 10

Capítulo II : Amixers en la web: La discriminación 2.0 ………………………………………………………..... 25 Capítulo III: Eres un desubicado, ¿no sabes cuál es tu lugar, amixer? ………………………………………….… 37

Capítulo IV: Proyecto Amixer en las redes …………….… 47

Autores ………………………………………………........... 52 Anexos ………………………………………………….…… 56

Con

el propósito de abordar el tema del amixer, recurrimos a investigadores sociales. Los aportes que nos proporcionaron sirvieron para darle nuevas miradas al tema. Algunas veces, al recibir la negativa de los especialistas más mediáticos, hemos tenido que transgredir las fronteras de las formalidades y salir en búsqueda de ellos como cazadores furtivos. Agradecemos a los sociólogos Nelson Manrique y Pedro Pablo Ccopa, al psicólogo Diego Llontop, al profesor y bloguero Roberto Bustamante por cedernos sus tiempos –y a veces sus espacios– para entrevistarlos . Mil gracias también a los autores que dejaron sus conocimientos en las bibliotecas al servicio de los estudiantes. Todos ellos nos han permitido nutrir este trabajo, que esperamos ayude a reflexionar y actuar ante el problema de la discriminación. Toda las gráficas y diseños de Proyecto Amixer no hubieran podido realizarse de la manera en la que se han hecho si no fuera gracias a los consejos y a los dos talleres dictados por Maria Cecilia Rodriguez, mundialmente conocida en el mundo del Internet como @Mocita. Siempre estuvo disponible para responder a las dudas que iban surgiendo, nos enseñó a organizar los datos, colocar cifras e información de manera creativa. Este proyecto no hubiera nacido sin la paciencia y presiones de la periodista Esther Vargas, quien nos dictó el curso de Fundamentos de las Publicaciones Digitales. Todo el tiempo hemos recibido su apoyo metodológico y logístico. No solamente en los sábados en las mañanas –nuestro horario de clase–, sino todos los días a través de las redes sociales. Este libro no hubiera sido posible sino por su insistencia y entrega al proyecto.

ste proyecto a cargo de alumnos de cuarto año de periodismo nació en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya en el curso Fundamentos de Publicaciones Digitales, dirigido por la periodista Esther Vargas. Somos Proyecto Amixer. El amixer como objeto de discriminación es el tema que abarcamos en este reportaje que estamos presentando como un ebook. Las primeras preguntas que surgieron fueron: ¿qué es ser amixer?, ¿qué lo caracteriza?, ¿de dónde proviene el término?, ¿a quién se le llama amixer?, ¿el amixer se autodenomina así? En Facebook, encontramos fanpages con miles de seguidores que se dedican a colgar fotos de personas con una estética particular para que los usuarios comenten. A los protagonistas de las fotos se les llamaba amixers. Identificamos que la constante en estas páginas es el carácter agresivo y discriminatorio. El asunto se hizo más complejo cuando comprendimos que el rechazo al amixer se había vuelto práctica constante en la vida de muchos jóvenes. Y que no era un rechazo online. Se trata de un rechazo que se puede tocar en la ‘vida real’, en cualquier calle, en cualquier conversación cotidiana. Así, pretendemos desarrollar en principio una definición del amixer. En segundo lugar profundizamos en las páginas dedicadas a burlarse de los amixer. Como tercer eje tenemos el análisis del fenómeno amixer a través de un diálogo fluido entre los especialistas de distintos campos como la psicología, la sociología, las redes sociales y las web que consultamos. Pasamos de la estética del ‘amixer’, el lenguaje y una discriminación que suda odio, a veces disimulado en bromas. Desde un enfoque periodístico, más que definir el tema, esperamos ofrecer diferentes puntos de vista e interpretaciones a un problema social que muchos investigadores todavía no toman en serio. Involucrarnos en un tema nuevo sin conocer completamente las herramientas digitales necesarias para la promoción de nuestro proyecto fue complicado, pero satisfactorio porque hemos sabido sobrellevar las críticas en tiempo real y las frustraciones técnicas.

Al estar sumergidos en las redes sociales, muchas veces, nuestros mensajes no eran comprendidos de la manera que deseábamos y las personas que leían nuestros avances entendían que nosotros también teníamos una posición de ataque al ‘diferente’. Proyecto Amixer es un pequeño eslabón de una historia más amplia, la historia de la discriminación en el Perú.

l inicio de la investigación, Proyecto Amixer no tenía claro qué posición tomar sobre el tema. Queríamos ser neutrales. Queríamos presentar la información y que ustedes, los lectores, saquen sus propias conclusiones. En el trascurso de la investigación hemos aprendido que no se puede ser neutral, que debemos tomar una posición, porque, además es imposible no tomar una. Hemos sido testigos del trabajo de los medios locales de nuestro país, escandalosos y discriminadores. Sin ninguna sensibilidad y ética, la prensa –y en especial la televisión– irrumpe en la vida de estos ‘raros’ de Facebook, como antes se hizo con los emos. Encontramos análisis superficiales y otros más profundos, pero al mismo tiempo había un vacío y mucho por contribuir.

Imaginemos a Yasmy Marquina de 18 años –inmortalizada con el apelativo ‘Gringasha’ por su noviazgo con un sicario adolescente– abandonando el Hi5 a principios del año 2008. Como ella, cientos de chicas reguetoneras, con minifaldas diminutas, pantimedias de red, calzones a la luz de color rosado, blanco, negro y rojo, o con pantalones de jean ceñidos con la huella de un beso en el trasero; todas ‘koketonas’ migrando al Facebook. Imaginemos a sus ‘nuevos amigos’ cuestionando su ‘ropa barata del mercado’ o buzo de colegio. Imaginemos a sus ‘novios’, chicos de entre 12 y 25 años, posando con aspecto rudo, macho y viril con pantalones holgados sobre sus zapatillas como ‘tamal’ de colores y polos tan largos que parecen vestidos. En 2009, los nuevos usuarios del Facebook –muchas y muchos ‘Gringash@s’– los tacharían de ‘cholos’, ‘lacras’ o ‘amixer’. Sus saludos ‘OlaZz KoMo ZtaZ’ se convirtieron en motivo de burla. Sus poses sensuales y la coquetería –quizás natural– las harían cargar con ofensas como “una forma muy perra de posar”. Entonces leeríamos en la red social más grande del mundo –con 900 millones de usuarios- frases como: “¡El Facebook se está cholificando!”. Empezarían ataques virtuales y amenazas contra los ‘amixer’. El indignante argumento: ‘salvar el desarrollo del Perú’. Surgirán así decenas de páginas en el Facebook y Youtube, grupos de adolescentes enemigos de lo ‘raro’, diccionarios ‘antiamixer’ y recetas de lenguaje ‘correcto’ para no ser confundido con el amixer. Año 2012: ‘Gringasha’ es objeto de burlas, choleada y protagonista de un reportaje que advierte que las mamás peruanas deben cuidar a sus hijas para no transformarse en esa cosa llamada Amixer.

star en Hi5 en el año 2007 era IN. Hoy, en 2012, Hi5 parece una fiesta sin gente y sin música. Todos corrieron a Facebook. La migración empezó en 2008, año en que Facebook no era el sitio más popular del Perú, quizás porque ‘no se hablaba español’. Era, incluso, el espacio ‘cool’, donde lo popular no existía. De pronto, irrumpieron estos ‘raros’ que los ‘facebookeros’ llamarían más adelante amixer.

El empresario indio Ramu Yalamanchi fundó en 2002 la red Hi5. Hoy, 2012, Hi5 –como cita Crunchbase– está en declive a nivel global. Y Facebook en Perú tiene cerca de 8 millones y medio de seguidores, de los cuales más del 30% tiene entre 18 y 24 años. El 24% tiene entre 25 y 34 años, de acuerdo con SocialBaker (junio 2012). A esto deberíamos sumar todos los adolescentes de entre 12 y 17 años que tienen cuenta en Facebook, a pesar de que está prohibido para menores de 18 años. Los ‘raros’ o los llamados ‘amixer’ se han abierto paso en Facebook, a pesar de la discriminación constante que sufren. A veces podría parecer que no les interesa cómo los miran, cómo los juzgan, cómo los insultan. Así lo confirmamos una noche de mayo en la discoteca Niza, ubicada en el distrito clasemediero de Lince, donde se baila reguetón, salsa y merengue.

Los primeros ‘facebookeros' peruanos –que pertenecían a los sectores A y B de la sociedad limeña– cuentan que los amixer irrumpieron en la red social creada por Mark Zuckerberg para ‘malograr todo’. El mismo sociólogo Nelson Manrique destaca que Facebook era el lugar para los ‘ricos’, quienes creían que “tenían derecho natural” sobre ese espacio, donde el inglés se imponía, y en el mejor de los casos, el spanglish. Irónicamente, cuando apareció Google + red social creada el 28 de junio del 2011, la plataforma se promocionó indirectamente como el sitio ‘cool’, donde los ‘huachafos’ de Facebook no tenían lugar. Sin embargo, Google+ no logró hacerse masivo. Por lo menos, hasta hoy. Facebook sigue creciendo y es el sitio top en América Latina. Es decir, Facebook sigue siendo una fiesta con bulla, a la que siguen llegando más invitados. Estos migrantes cibernéticos rompen con la estética de lo bello, lo delicado, lo armonioso, lo que puede resultar agradable y aceptado impuesto por los pitucos de la sociedad limeña, lo advierte claramente el sociólogo Pedro Pablo Ccopa. Esta idea de seleccionar y diferenciar lo bonito de lo feo creó una corriente de discriminación contra los antiguos usuarios de Hi5 que migraron hacia el Facebook. Esta es una nueva expresión del racismo existente en la realidad limeña, que se generó a partir del uso de las redes sociales como forma de distinción social. Este racismo en la pantalla de Facebook se manifiesta a través de expresiones de odio y de rechazo hacia aquellos que son considerados inferiores y groseros por publicar fotos, mensajes y datos personales. En el espacio virtual, en donde muchas veces no se conoce ni se sabe el verdadero nombre del discriminado ni del discriminador, hay una invasión de cuentas ajenas para recolectar fotos de personas que no se conocen entre sí. Los amixers son jóvenes extrovertidos y así se muestran en las redes sociales. Ellos quieren llamar la atención y marcar su propio estilo sin importarles ser como los modelos de belleza de las revistas de moda.

.

a palabra amixer proviene de ‘amix’, que se deriva de su similar ‘ amigo, según la revisión hecha a la Frikipedida, un blog virtual que hace una parodia de la Wikipedia. Este término es usado en espacios de confianza, entre amigos que prefieren llamarse así con el fin de demostrar el cariño y aprecio que se tienen. Este nuevo vocablo –al que podríamos llamar jerga– encontró vida en la Internet y en el desarrollo de una nueva forma de comunicarse más ágil y rápida, más cercana. La palabra ‘amixer’ si bien nace de la flexión de ‘amigo’ o ‘amiga’, alude a rasgos físicos y estéticos. Según el libro ‘Los Castellanos del Perú’, del lingüista Jorge Pérez, existen notables diferencias lingüísticas en un mismo espacio geográfico, por lo que ir en contra de una persona que escribe diferente revela el espíritu racista de los que juzgan. Pérez recalca que además del aspecto socioeconómico, lo que define los rasgos lingüísticos de cada grupo social son el género, la edad o la propia cultura. Usar un estilo del lenguaje de acuerdo a los gustos y apreciaciones personales no tiene por qué ser una cuestión de rechazo. Las variedad del lenguaje son válidas, en tanto son útiles para comunicarse.

l amixer tiene entre 10 y 20 años de edad y vive en San Juan de Lurigancho, Villa el Salvador, Breña y Chorrillos, así lo señala en entrevista para La República Verónica Salem, fotógrafa y comunicadora social, quien elaboró la tesis “Amixer en Facebook: una investigación sobre la choledad virtual” y lanzó una fanpage para debatir el tema. El amixer se desenvuelve en el ciberespacio. A través de él puede exhibir su personalidad que es extrov ertida, carismática y coqueta. Hemos descubierto, que no todas las cuentas están protegidas o tienen un alto nivel de privacidad

que impida a personas que no están en su lista de amigos ver el perfil, las fotos y publicaciones de estos usuarios. ¿Y quiénes son los discriminadores? Según Salem, los discriminadores son chicos de clase media alta. Ya que no pueden comentar o publicar en los perfiles de los amixers, roban las fotos y las comparten en páginas para mofarse y descargar su indignación, rechazo y odio contra jóvenes que están imponiendo una estética alternativa. En la redes cada persona elige qué mostrar y qué no mostrar. Para Diego LLontop, sicólogo y profesor de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, en la vida real esto se complica: “Las plataformas de las redes sociales que tenemos permiten un manejo de exposición controlada, mejores ángulos". Es más fácil, para los jóvenes mostrarse en la red social porque presentan la imagen que más les gusta. Tienen tiempo y recursos para producirse: se maquillan, se visten, se peinan para tomarse una foto, que realizan en espacios privados solos o con amigos. Para Salem, la etiqueta amixer tiene que ver, básicamente, con la estética.”Muchas de estas personas no saben que los llaman amixers. Amix viene de la palabra amigo, pero cuando le agregaron el ‘ER’ se volvió despectivo. Se trata de clasificar al otro, de burlarse, de etiquetarlo. En el Perú el racismo, históricamente, siempre ha existido, pero antes te discriminaban por el color de la piel o por el lugar geográfico de nacimiento. Hoy te discriminan en redes por la tipografía que usas”, explica en la entrevista para La República. Proyecto Amixer trató de buscar a Verónica Salem para este libro, pero fue imposible establecer un diálogo respecto a su estudio porque estaba en días previos a presentar su tesis. Dice Llontop que un amixer es el que publica sus fotos donde aparecen con poca ropa, decoradas con frases provocativas a color. Exhibirse en un medio público puede motivar a los visitantes de sus perfiles para hacer comentarios morbosos. Inevitable. Para los amixers esto no es una molestia. Posar y escribir lo que desean es marcar un estilo, una imagen y una presencia en las redes sociales. Si reciben más atención, mejor. En todos los casos, las mujeres prefieren posar de manera sensual y coqueta porque usan prendas diminutas, ceñidas al cuerpo y bastante coloridas, sus rostros maquillados y con accesorios sobrecargados en muñecas y cabello. Deslumbrantes a la vista de los espectadores. Les gusta mirar directamente a la cámara, se retratan frente a un espejo, hacen muecas: la lengua, guiñan el ojo, sonríen. Posan dando la espalda a cuerpo entero, siempre muy quebradas y mostrando las partes más voluptuosas de sus cuerpos. Y los varones pretenden exponer su lado más macho, rudo y viril, sostiene Llontop.

as fotos pueden ser clave para entenderlos. Revisamos páginas en donde las imágenes de los amixers son exhibidas y seleccionamos tres fotos. En la siguiente fotografía aparecen dos jóvenes paradas en medio de un camino curvo. Ambas están de espaldas a la cámara y quebradas hacia adelante, mostrando sus traseros. La muchacha que aparece en el lado izquierdo tiene un polo rosado pequeño –hasta el ombligo– y un pantalón jean celeste hasta las rodillas que es muy ceñido a su cuerpo. Usa sandalias veraniegas, tiene el cabello recogido en una coleta. Su compañera en la fotografía tiene un top –un polo más pequeño que muestra los hombros– que es de color marrón. Usa un pantalón jean celeste con decolorados en la parte de los muslos, tiene zapatos negros. Ella también usa una coleta.

La imagen está decorada con una frase que, escrita en el castellano estándar, diría: “Mira y no te huevees, oíste”. Tienen dos símbolos que dicen ‘NO’ sobre sus traseros. Con esto sugieren que no se puede hacer nada más que mirar, es decir, “puedes mirar pero no tocar”. La señorita con polo rosado es ‘looqithaw’ y su compañera es ‘morenithaw’. Ambas palabras están escritas en estilo amixer: letras sobrecargadas, coloridas y deformadas.

En la segunda fotografía, el personaje muestra todo su cuerpo. Sostiene la cámara con su mano izquierda y cuando dispara sale un flash poderoso. La joven viste con un polo negro ceñido a su cuerpo y de mangas cortas. Deja ver un piercing en su ombligo. Usa un pantalón de color turquesa, ajustado con una correa negra. Tiene una sandalias blancas y lentes de sol. En su habitación se observa la esquina de su cama. Gesticula un beso para verse más sensual. A esto se le suma una pose quebrada para resaltar sus atributos coporales. Y la frase en letras de colores que adorna la imagen dice “crazy, nada más para ti soy elegante sin hacerme la importante. Guapito”. ‘Tuuninnia’ es su apelativo

Esta imagen es parecida a la anterior porque la chica muestra su coquetería, además de remarcar su nombre y/o apelativo para que sepan quién es o cuál es la característica que más la define. Las chicas buscan ser la atracción, por eso usan frases sugerentes con apelativos, muecas y poses sensuales. Les gusta ser reconocidas por sus atributos físicos. Acompañan sus imágenes con apelativos que hacen mención a alguna de sus características físicas. ‘Tu ninia preciosa’, ‘María tu única princesa’ son algunos de ellos Los varones quieren mostrar una imagen ruda, utilizan gorras con estampados y bordados –en algunos casos cubren todo su rostro–, usan polos y pantalones holgados, y zapatillas grandes y anchas. También posan con banderolas de su equipo de fútbol favorito o con la de su colegio. En la siguiente foto se presentan a dos chicos de entre 15 y 17 años. Uno, al parecer, todavía es escolar porque usa una casaca de colegio. Ambos están mostrando polos y poleras con diseños de letras y dibujos. Ninguno de los dos sonríe porque quieren transmitir la apariencia de ‘malos’. Los colores y el estilo de las frases corresponden a los graffitis de los barrios periféricos de Lima. Como en el caso anterior, destacan sus los apelativos: ‘Patoflow’ y ‘Papichulo’

Estas son algunas de las fotos sometidas a burla que se ha recogido de las páginas antiamixer.

poOta ke eleegantee pe kaOza! / cOmenten miiz fotex pezh amix!/ thu Neniiitah lok4x pa tu konzuumoh / oe va0 a meter t3rr0r pe chullz! / abla bateriiaa! / va0 unaz zhelaz, a la firme pe / Ke viiva la solteriiiiiaaa! / poOta oOnde eztaa toah la bateriiaa seriiia ya tu zaa! / pa toaz laz enwidioziaz / tlv! / pa toaah la gntiitah y ezah bateriiah seriia maz nakiz, de tuz beiiakos tlv! / dale pe Dj Waiwai tlv, azta laz ultiiimazz ia thu zaeeh! / z0moz kaletaz maz naah!. (Fuente: Frikipedia)

l amixer es heredero de una nueva forma de escritura desarrollada en la web. El lenguaje de la red, porque es más ágil y rápido, suele ser más corto: se omiten vocales, se usan símbolos. Y para expresar emociones se utilizan emoticones y caritas como :D , =3 , ¬¬. El fenómeno amixer nace dentro de este ambiente de afán de inmediatez; sin embargo podemos notar que ellos en vez de acortar las palabras las alargan. Les añaden letras, intercambian mayúsculas con minúsculas, usan números para reemplazar algunas letras. Preguntamos a Carito, una adolescente de 15 años que usa este tipo de escritura, el por qué usar algo que parece más complicado. Respondió que lo hacía porque le gustaba, porque se veía chévere y porque era original. El castellano que utilizan es modificado por su necesidad de pertenecer a un grupo. La corriente amixer se va ampliando porque algunas personas quieren parecerse a las otras, quieren dejar de ser invisibles, se desenvuelven, se destapan y rompen con los estilos tradicionales. Claro está que no hay un solo castellano en el Perú –un país con mucha diversidad cultural–. Cada grupo habla de una manera particular, pero en el caso de la escritura existen reglas gramaticales para el uso estándar de la lengua española. Y los amixer –y los usuarios de la red, en general– no las toman en cuenta. Tal como señaló Perez, el uso de las reglas gramaticales está vinculada con la condición social, nivel de educación, variables de género y edad que las personas tengan. Incluso las experiencias personales también tienen que ver

en este tema; las relaciones interpersonales y formar parte de un grupo social, determinan la forma de hablar, de escribir. Nuestro nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, es uno de los más grandes críticos de la forma de escribir en la web. “Si escribes así, es que hablas así; si hablas así es que piensas así, y si piensas así, es que piensas como un mono”, dijo el escritor. Esta misma línea es la que siguen los detractores de los amixers, quienes concluyen que los amixers escriben con una gramática diferente a la aceptada porque pertenecen a sectores populares y tienen recursos económicos bajos. La manera de expresarse en un ámbito virtual se relaciona con el nivel social y educativo. Esta conclusión sesgada es parte de la crítica superficial que se hace sin tener en cuenta que pueden existir casos de personas del nivel socieconómico alto que no sepan usar las reglas gramaticales dadas en la escuela. Al considerarlos como una urbe pobre y de baja calidad de educación, los detractores de los amixers se presentan como salvadores de la ignorancia y pretenden instruirlos en la ‘correcta’ redacción del castellano. Para Llontop, esta crítica no tiene ninguna validez, dado que cada cultura tiene su propia colección de símbolos, de signos, de identidad y de valores que a veces no son compartidas con otras culturas. “No es que no saben escribir, sí saben escribir, si no que tienen ese afán [de escribir diferente]” dice Pedro Pablo Ccopa, dejando ver que no es, necesariamente, una cuestión de educación. El insulto y la agresión crecen a medida que los amixers van ganando espacio en las redes sociales. Y lo que no saben es que las lenguas se conforman por muchas hablas. No existe un solo castellano, tampoco un solo inglés.En palabras de Pérez Silva “las lenguas no tienen que entenderse como identidades homogéneas, que todos los hablantes reproducen de manera idéntica, ni como una reunión de diversas hablas que no tienen características en común”. El habla es diferente de acuerdo a la comunidad y el contexto en donde es empleada. Las costumbres y la cultura de cada grupo humano pasa por diversas experiencias y mezclas que generan cambios en el desenvolvimiento de sus ciudadanos. Esto es conocido como las variedades sociales que se dan “de acuerdo a los grupos particulares de personas que viven en los diferentes lugares (…) cada grupo maneja una variedad social particular (…) podemos reconocer que el grupo social que ha recibido mayor escolarización utiliza una variedad lingüística diferente de la del grupo de menor escolarización”, refiere Jorge Pérez Silva.

El rechazo a los amixer, en un primer nivel, se basa en el rasgos faciales de la persona, cuyo origen –al menos para Nelson Manrique, historiador y sociólogo peruano– corresponde a la segunda o tercera generación de los migrantes andinos. También se puede detectar que un amixer es categorizado como tal por su estética particular y –en el caso de las chicas– por su pose sensual y divertida ante las cámaras. Luego está el uso arbitrario de la ‘z’ y ‘h’ en las palabras. Finalmente, por la música que escuchan, el reguetón y la cumbia en menor frecuencia. Con estos elementos, los amixer son categorizados como sujetos de barrios populares.

anrique sostiene que no existe la identidad amixer porque ellos no se autodenominan como tal. Son otras personas, jóvenes en su mayoría, los que quieren establecer diferencias entre usuarios de una popular red social como lo es Facebook. En la actualidad, perdura la visión del mundo en manos de ‘otro’.Vivimos en un mundo en donde se asume que para gustos y sabores hay autores, como – siguiendo lo que dice el sociólogo Nelson Manrique– “lo que mi grupo social considera bello, correcto o valioso es la medida desde la cual debe juzgarse –y calificarse– la pertinencia o impertinencia de las preferencias estéticas de los otros”.

a semana en la que se capturó al sicario adolescente ‘Gringasho’ fueron publicadas las fotos de su pareja Yasmy Marquina. Con fines faranduleros, los medios se sintieron atraídos o quizás descubrieron que algunos adolescentes en el país tenían la costumbre de fotografiarse en prendas diminutas. El programa de entretenimiento ‘La noche es mía’, conducido por el actor Carlos Carlín, presentó un reportaje sobre ‘la identidad oculta de Gringasha’, y concluyó que era una amixer. La reportera asumió que los jóvenes considerados amixers se autoproclaman como tales. En ningún momento consideró el trasfondo peyorativo o descalificador que pudo tener la nota periodística. La persona calificada como amixer no se autoatribuye el adjetivo. La identidad es impuesta por otros pero con carácter descalificador o peyorativo, pues –en palabras de Manrique– se construye a través de estereotipos que generalizan el comportamiento de estratos sociales completos. ‘La Gatex’ y la ‘Negrota’ eran las amixers entrevistadas. Ellas decían que les gustaba mostrarse así, que ellas eran amixers. Después del trabajo de recolección de informaciones y entrevistas podemos decir que los amixer no se autodenominan como tales. Incluso hay muy pocos que saben que los llaman de esa manera.

asta leer el título de las páginas denigrantes del amixer, creadas en el Facebook y Youtube, para concluir que los detractores del amixer los odian porque son mestizos. Y con rasgos indígenas. Se presta importancia a los rasgos físicos y a la condición social. A partir de estas características, según Nelson Manrique, se termina equiparado al amixer con el cholo. La reportera del programa ‘La Noche es Mía’ aconseja a los padres de familia que eviten ‘la transformación’ de sus hijos en amixers. O en cholos. Relaciona lo agresivo con los protagonistas de su reportaje: “Cuidado, la señorita que sale fotografiada con ropa de baño en pose matonesca puede ser su hija”.

os detractores usan el término amixer para distinguirse frente al ‘otro’ diferente. ¿Bajo qué criterios? No solamente se cholea al amixer sino que ,a partir de una serie de características estéticas que usan ellos, los discriminadores justifican la supuesta inferioridad de los jóvenes de barrios populares. Veamos en el video ‘Loquendo critica a los amixer’ (http://bit.ly/nUrM74): los amixer reemplazan en sus escritos la E por el número 3, la A por el 4, combinan arbitrariamente las mayúsculas y las minúsculas, utilizan signos como @ y #, añaden la H en el final de las palabras. Los usuarios de la página ‘HI5amixer’ acusan a los amixer de malograr o desbaratar la lengua española. y consideran que se tiene que erradicar a tiempo.

rocedimiento de una publicación amixer: primero seleccionan la foto pertinente, después se etiquetan con palabras peculiares y llamativas. Los colores son extravagantes y fosforescentes. La idea es exponer la sensualidad, salir divertida y coqueta. Según Llontop, el colorido que se presentan en las imágenes está relacionado con la cultura chicha, específicamente con los afiches y carteles que se difunden con motivo de presentaciones fiesteras. El mototaxi y la pared grafiteada que aparece en el fondo de la imagen contextualiza a los personajes. Por este motivo los detractores los asocian con la delincuencia a los hombres y con la obscenidad sexual a las chicas. Con la "huachafería" por los colores encendidos. Con esto se demuestra de que la categoría “amixer” se impone en la medida en que un grupo social considera bello, correcto o valioso la preferencia estéticas de los otros.

e voy a Facebook porque Hi5 se choleó’ . Esa es la justificación para la migración de una red social a otra, comenta Marco Sifuentes, reconocido periodista y bloguero peruano. Así lo dijo en una entrevista para la fanpage ‘Descubre tu lado amixer’ como parte del trabajo de Veronica Salem. Al inicio de la transición de Hi5 al Facebook se crearon una serie de grupos y luego de fanpages de rechazo a los amixer. El primero de ellos fue ‘Hi5amixer’. Luego aparecieron desde ‘Hi5 Antiamixer’, ‘Mata un amixer, siembra un árbol’, ‘AMIXER DETECTED’, ‘REGRESA A TU POKEBOLA AMIXER’ hasta ‘Regrésate al Hi5 amixer CTM ¬¬’.

Los nombres de estas páginas tienen un alto nivel de agresión, violencia y odio contra las personas que tienen una forma distinta de expresarse. Las siguientes son algunas descripciones de estos fanpages:

‘Anti HI5 Amixer.com: “Este Grupo Esta en Contra de esa Gente Pirañitas , Barristas , Pueblo Jovenes , Que Se Creen Lo Maximo Algo asi son su vocabulario - Mas Nike , Maz Naa , Tu NeNiTha , PkMZz , etc.. aggg”. ‘Regresate al hi5 mierd@ xD’: “Dale Like si no Regresate al hi5 xD!!”

‘EL HI YA PASO DE MODA HACE RATOOOOOO !’: “HI5 = MIERDA! Si tienes algún amigo que lo usa,que daño con tu amigo ._.” ¿Anti amixers’: “odiamos a los amixers” AMIXERS, MUERAN!’: Fundación Amixers, Mueran. poco a poco se darán cuenta lo idiotas que son y los eliminaremos para siempre : )

 

También existen otros fanpage que si bien dicen que no tienen como fin discriminar, sino divertirse, los comentarios de los usuarios muestran discriminación por todos lados:

‘PALTEAS OE AMIXER’: “Espero que te agraden las imágenes que publico, se trata de distraerte un poco, si te saco una sonrisa, habré logrado mi objetivo y sino, lo he intentado”

‘amixer i pirañaz..pena de muerte 2013 ley lista.: “full joda :D

Amixer? Jajaja: Misión: Dejar conciencia de uno de los tantos problemas con el que afronta el estado día a día: El pandillaje. Dar a entender que no es correcto como forma de vida o moda, de estilo o costumbre. También buscamos de forma satírica e irónica crear conciencia de la correcta escritura. Descripción: Hola, Somos una comunidad que no comparte el particular lenguaje de los "Amixer". Ni mucho menos la conducta pandillera que tiene algun Amixer. Si conoces a un ‘Amixer’ compártenos la foto, comenta, publica videos, participa y/o etiquétanos: @Amixer?Jaja”.

La siguiente página no se considera racista. Los administradores sostienen que los amixers no son una raza, sino una plaga (ASÍ COMO LO LEEN):

‘Hi5 amixer Renovado’: “Esta pagina esta destinada no a criticar estilos diferentes sino a dar nuestra opinion sobre ellos. NO SOMOS RACISTAS porque queridos amixer ustedes no son una raza, son una plaga imponiendo modas ridiculas. Solo regresen al hi5 dejen el Facebook”

Sobre los grupos y páginas antiamixer en el Facebook, Roberto Bustamante, reconocido bloguero y experto en temas digitales, explica que los administradores y participantes de ellas ejercen un tipo de violencia que debe ser penada, pero en el Perú aún no hay normas al respecto.

Los administradores de las páginas extraen las fotos de los perfiles personales de los amixers y las cuelgan en sus fanpages bajo los siguientes rótulos: ‘mira este amixer’, ‘ag, qué horrible amixer’, ‘este individuo no merece vivir’ y frases de ese calibre. Los usuarios de estas páginas critican la forma de vestir, las poses, los textos y el aspecto físico de los amixers. Si en la foto se muestra una joven con una figura delgada o gorda, los comentarios van desde ‘no le da vergüenza salir así’ hasta ‘desde San Fernando la buena raza’, en alusión a una empresa que comercializa carnes de pavo, pollo y cerdo y derivados de ellas. La discriminación a los amixers también se da por la clase social. Para los antiamixer, estos jóvenes de sectores populares han invadido su espacio, el Facebook. Este sentimiento no es reciente. Pedro Pablo Ccopa, director de la Facultad de Sociología de la Universidad Federico Villarreal, afirma que históricamente los sectores más pudientes han tratado de alejarse de los ciudadanos de sectores populares. El desarrollo sectorizado de la ciudad de Lima es un claro ejemplo de ello. Para el 2008, año en que surge el fenómeno amixer como tal, el uso de internet en el Perú ya no era exclusivo para los sectores socioeconómicos A-B como en años previos. Debido a la masificación del internet a través de cabinas públicas, los sectores socioeconómicos C-D-E pudieron acceder a la red. Conectarse. El Facebook ya tenía una versión en español, el acceso ya no era tan limitado, así que era el momento de ingresar. Los amixers no sabían lo que les

esperaría en allí; y es más, muchos de ellos no tienen la menor idea de la existencia de estas página de odio contra ellos. Otros sí. Otros ya han tocado – sentido– la discriminación en carne propia.

evisamos tres sitios web encargados de insultar a los amixers. La que cuenta con mayor cantidad de seguidores es: ‘Mata un amixer y siembra un árbol’. Tiene 14 ‘632 likes. Los usuarios de esta página se dedican a poner imágenes robadas de los perfiles de los amixers, pero no se difunden descripciones y sus usuarios tampoco hacen comentarios textuales. Además, publican los ya conocidos memes –imágenes que circu lan por internet con contenido gracioso– que circulan en otras páginas de Internet. La segunda página con más seguidores es ‘Que los amixers se regresen al HI5’. Este sitio tiene el like de 13,212 personas. Suben “fotos de Amixers, pirañas, bellac@s, pandilleros, etc. para burlarnos y reirnos un rato. Si te gusta chévere, sino ADIOS.” En este sitio los usuarios interactúan más colgando perfiles robados.

En el siguiente post, los administradores de la página plantean la pregunta de cuál de los personajes es una perra, en seguida los usuarios se burlan. “CUAL ES LA PERRA??? foto similar a la de tu gatita positiva motivada con el dembow mas ranqueado, la chamaquita de SJL”. Otro fanpage antimiaxer es: ‘Hi5 amixer Renovado’. Cuenta con menos seguidores que las anteriores: 5, 392 likes, pero es el sitio más conocido por su

carga racista. Se presentan remarcando que no son racistas: “Esta página está destinada no a criticar estilos diferentes sino a dar nuestra opinión sobre ellos. NO SOMOS RACISTAS porque queridos amixers ustedes no son una raza, son una plaga imponiendo modas ridículas. Solo regresen al hi5 dejen el Facebook.”

En Facebook, abundan los fanpages que discriminan. Encontramos solo un par de páginas llamadas ‘Amix’ que de alguna manera reivindican a esta forma de llamarse entre amigos, pero no tienen publicaciones actualizadas ni información que responda a aquellos que los insultan. Sin duda, la tendencia es discriminar.

Preguntamos en las redes cuál es el lugar a dónde van a bailar los amixers. En el fanpage del Proyecto Amixer, nos recomendaron ir a la discoteca Niza. Aquí, una crónica de nuestra visita al lugar.

iernes 18 de mayo. Son las 8:30 de la noche. Integrantes del Proyecto Amixer entramos al local.

¿Cómo llegamos aquí? Nuestra audiencia en redes sociales nos sugirió esta discoteca como punto de encuentro de los amixers. Y aquí estamos.

La discoteca Niza está en la cuadra 15 de la Av. Arequipa en Lince, un distrito limeño de clase media. La discoteca –sugerente por sus lunas polarizadas de

color azul– funciona en el primer piso de un edificio cuya fachada rompe con el resto de estructuras tradicionales que está cerca. Los fines de semana en la noche, Niza está abarrotada de gente. Ofrecen alcohol a cambio de que lleves un número indicado de invitados: por 10 invitados te dan 2 jarras de cerveza + 3 tragos + fuente de piqueos; por 30 invitados te dan una botella de whisky JW (etiqueta roja) + $20 en efectivo. Todos los invitados de la lista ingresan gratis. La anfitriona nos pide nuestros documentos de identidad. Nos comenta que está abierto a partir de las 8 de la noche. Cosa que no es cierto. El local estaba repleto de chicos y chicas. Ellos se dan cita desde las 6 de la tarde. “No te preocupes los chibolos ya se van en 3 horas”, me dice el recepcionista. No hay horario establecido, pero a medida que llegaban los veinteañeros (a eso de las 9 de la noche), los quinceañeros se van retirando.
La primera sorpresa de esta excursión fue confirmar que la música reguetón era el estimulante de la noche. Bailaban gustosamente y pegaditos.Con salsa, latin u otro género musical.

A los jóvenes considerados amixers se les asocia con el reguetón. “Dime que vas a hacer, cuál es tu nombre” de J-King y Maximan es una de las canciones que corean todos. Las más conocidas de Wisin y Yandel se repiten de cuando en cuando. La siguiente canción despertó nuestra atención: “La chica que no se agacha tiene un grano en el culito... el chico que no se agacha tiene el pipilín chiquito”. Tres chicas no son desapercibidas durante toda la noche. Son las más buscadas para bailar. Sin reparo alguno se voltean, agachan y se mueven pegados a la cintura de su acompañante. ¿Son culisueltas? Lleva puesto un pantalón jean pegado a la cadera, zapatillas y un polo corto. Las denominadas culisueltas son un grupo argentino que mezcla cumbia con DJ’s. También es considerado como la versión femenina de los ‘Wachiturros’, grupo argentino que ha tenido éxito con “Tírate un paso”. En Perú, Argentina y Uruguay, esta música se ha convertido en la moda del momento. Hay una versión femenina en el Perú, ‘Las Wachiturras’, cuyas presentaciones se pueden escuchar en los programas de entretenimiento de la televisión. Y también a las provincias en el interior del país. Los que fuimos, por coincidencia, vestíamos de algo blanco, cuyo brillo con el contraste de las luces fosforescentes generaban efectos exaltantes. Este

recurso era aprovechado por los jóvenes. Visten polo o chompa blanca para hacerse notar. Y funciona. Algunos exponen la cintura de sus boxers. Niza es lugar para citas de amigos y parejas. Vicky, a quien la conocimos en el baño, nos comenta que todos los fines de semana se encuentra en este lugar con su enamorado. Él es de Pachacútec, del Callao, al oeste de Lima. Vicky vive el otro extremo, en Surquillo. Ambos se demoran una hora en el recorrido. Sus amigas también vienen de distritos alejados. No importa. No les importa. Esta noche, a las 10:30, se presenta la Orquesta Internacional Bahía. Tocan salsa y otras canciones más ‘pachangeras’. La pista ya está casi vacía. La mitad de los chicos que ocupaban el lugar se han ido. Es turno de los veinteañeros. La música que suena ahora es más cercana a nosotros, los universitarios del proyecto. Es inevitable salir a bailar. Hemos presenciado cómo cada género musical ha construido una identidad cultural. Comprendimos que alrededor del reguetón, en muchos países latinoamericanos, se han edificado símbolos de expresión juvenil. Al mismo tiempo, se han movilizado deseos de diferenciación. Esto en el Perú termina en discriminación. En amixer, cholo, pituco u otras calificaciones étnicas.

os amixers son personas muy feas y son descendientes de pobladores de la serranía central y sur”, indica Sebastián, adolescente que manifiesta su desprecio por los amixers. Describe así a las personas que odia: “Nariz pronunciada, cabello erizado y muy tosco”. A él le molesta que los jóvenes a quienes llama amixers no tengan decencia para oír música, hablar, vestir o al tomarse fotos. Cree que los amixers son pandilleros, rateros, mototaxistas, homosexuales exhibicionistas, matones. “Todos ellos malogran la sociedad… pero yo no tengo nada contra la raza indígena”. Y agrega que no tiene “problema” siempre y cuando (los indios) se comporten de una manera ‘adecuada’. Con adjetivos similares, la página que tiene más de cien mil fans en el Facebook, ‘Hi5Amixer’, expone en su objetivo: “Que quede claro que la página está en contra del pensamiento PIRAÑEZCO”. Este calificativo se acentúa para relacionar a los amixers con la delincuencia, barrios populares y pobreza. Pese a que los administradores de esta página justifican que no son racistas, los cibernautas señalan que el ‘Hi5Amixer’ es el promotor del odio más feroz que haya existido en las redes sociales

odos dicen “yo no soy racista”. La mayor parte de los videos antiamixer que se pueden reproducir en Youtube recalcan que no se trata de racismo. Para Manrique, esta negación es la expresión de una sociedad como Lima, marcada por la segregación. Esto se recrea en la vida real a través de la construcción de muros que privatizan espacios que constitucionalmente son públicos, por ejemplo Asia (playa privada exclusiva del sector socioeconómico ‘A’). Ahora temen que el Facebook se cholee. El historiador sostiene que esta ideología segregacionista en el Perú viene desde la época colonial y se refuerza en el periodo aristocrático. En esta etapa histórica se creía desde Lima que Dios había dispuesto a los indios al servicio de ellos. Hoy todavía muchos personajes mediáticos vinculados a sectores de poder económico, lamentan que la Reforma Agraria de los años 60 haya suprimido las haciendas y por tanto la dependencia de los campesinos.

egún la explicación del psicólogo Diego Llontop, el deseo de apartarse es una característica psicológica de la persona que quiere encontrar su identidad, lo cual es social, porque la identidad parte de una comunidad. El problema de este fenómeno es el factor de exclusión y la agresión que se mezcla con el factor étnico, porque parte de una concepción de una sociedad segregadora donde unos tienen derechos a existir en tanto que no se metan en los espacios de los otros. Los llamados amixers como ya se dijo no se autoidentifican como tal. Manrique señala que es una identidad atribuida para marcar el “nosotros y ellos”, que parece como defensivo frente a lo que se percibe como amenaza de invasión. Por eso, los supuestos afectados piden que regresen al Hi5, porque “cada uno debiera ocupar su espacio natural”. Roberto Bustamante destaca que es propio de una ciudad como Lima creer que cada uno tiene su lugar y que si lo cruzas –invades– es porque eres un desubicado.

Y esto no es ninguna novedad. Manrique acota que en el ciberespacio se reproduce un choque social que se ha vivido largamente. Primero entre andinos y criollos en el periodo de la gran migración. Ahora entre limeños que se sienten criollos y la segunda generación de limeños migrantes. En este choque lo étnico se cruza con lo clasista: determinados barrios populares son vistos como de amixers por los que viven en barrios de clase media como San Borja, San Isidro, Miraflores, Chacarilla, Monterrico, La Molina y otros. Bustamante indica que las redes sociales han permitido que el racismo salga con fuerza de su escondite. Antes se manifestaba en las conversaciones privadas cara a cara. Facebook ya no es un espacio privado y los comentarios son vistos por los internautas, aunque muchos creen “ah, es mi espacio privado y digo lo que sea”. El Facebook, el Twitter y otras plataformas abren la posibilidad para que las personas digan lo que piensan. En esta dinámica, el comentario racista se convierte en una poderosa caja de resonancia. Lo rebotan. Esto explica el efecto espiral que adquiere la foto del amixer, al ser colgada en el Facebook. Desde su experiencia como usuario del Hi5, Diego Llontop, afirma que la introducción del botón ‘like’ o ‘me gusta’ ha revolucionado el Facebook. Por eso decidió empacar sus fotos para trasladarlas al Facebook. Comenta que la nueva red social es mucho más poderosa desde que se introdujo una portada de presentación para la imagen. Este es el atractivo del Facebook para los amixers: lo visual y la capacidad de llegada y contacto. Asimismo, Llontop opina que el Facombre es una zona de confort desde donde fácilmente se puede atacar al amebook permite el anonimato porque “puedes cambiar tus datos y colocar la foto que tú quieras”. Ocultar el amixer. Manrique y Bustamante opinan que el fenómeno amixer no fue creado por las redes sociales, sino que es la retraducción de conflictos que ya existen. Estos han encontrado un nuevo vehículo para su despliegue. “El racismo existe antes de internet, en la medida en que internet y el ciberespacio se convierten en un espacio de coexistencia de distintos grupos sociales”, sostiene Manrique, agregando que las tensiones de la sociedad real se trasladan al área virtual. Marco Sifuentes afirma que el amixer no existe en la vida real sino que es una construcción digital de defensa ante los otros que han invadido el Facebook. Manrique refuta esta postura considerando que las redes también son parte de la vida real, dado que la construcción de la identidad de los jóvenes a través de las redes tiene consecuencias reales. “Creo que ese argumento es ponerlo fuera de lo real, en internet, pero la sociedad virtual tiene una realidad que es tangible”, añade Manrique. En todo caso, el Hi5, Facebook y el Twitter son prolongaciones de la vida ‘real’, tanto así que la red social virtual es un reflejo de la red social real.

lontop comenta que las letras, guiños, colores en las fotos hacen referencia, como ya se mencionó, a los colores de los anuncios chicha, los cuales están asociados a los estratos populares. ¿Y la música? Para Manrique, la identidad de los migrantes antes estaba marcada por la música chicha frente al género criollo, ahora es el reguetón frente a variantes del rock que buscan marcar distancias. El reguetón y la versión del perreo se han convertido en factores de identidad, o sea, se ha creado un complejo cultural que construye identidades. La hipersensualidad de las chicas amixers es asociada por Llontop con la proliferación de las discotecas que funcionan en horario vespertino. Para los adolescentes de Lima, tirarse la pera –manera coloquial que se refiere a faltar a clases del colegio para realizar actividades como ir a bailar o tomar– forma parte de su realidad social. “Es una hipersexualidad que se inicia en la adolescencia”, asevera el especialista. ¿Y por qué la discriminación a los denominados amixers no se basa en la música chicha? Antes fácilmente se ubicaba en determinados barrios a los chicheros, y también a los criollos. Para Manrique eso ya no funciona en el ciberespacio y por eso se realiza la distinción simbólica, porque las fronteras de los territorios no son claras. Entonces la identidad va a apelar a un conjunto de rasgos culturales: la estética, música, pose sexual, escritura, frases propias y dialectos. El uso de la ‘th’ de las ‘z’ de las ‘x’ y todo lo demás se convierte en motivo de escarnio. El ‘amix’ burlonamente lo han convertido en ‘amixer’. “El racismo antiamixer no es pasivo”, desaprueba Manrique, porque los antiamixer rebuscan las fotos en el Hi5 de otros para burlarse de ellos. Para los antiamixer los habitantes de los conos automáticamente se convierten en delincuentes. El estereotipo que se presenta construye al habitante de Puente Piedra –distrito ubicado en el Cono Norte de Lima– en un delincuente. Cuando ocurre alguna muerte se supone que los habitantes de los conos limeños son los culpables. Manrique cita el caso de la muerte de Walter Oyarce –hincha del equipo de fútbol Alianza Lima– en su artículo publicado el 11 de octubre del 2011 en el diario La República: “No sé por qué ch... lo tiraron del palco, como siempre destruyendo vidas, amixers”. Los imputados del asesinato (‘Loco David’ y el ‘Cholo Payet’, hinchas del equipo contrincante, Universitario

de Deportes) no viven en zonas populares, pero fueron calificados de amixers. El sociólogo señala que “…la discriminación étnico racial construye estereotipos que sustituyen los rasgos singulares de las personas anatemizadas por imágenes descalificadoras, que borran su individualidad”. Se encasilla y se comienza a rechazar su estética y comportamiento. En el afán de la discriminación existe el anhelo de ser relevantes socialmente, lo cual se manifiesta en el chiste de atacar a los amixers. “Como yo soy alguien que ataca a los amixers, entonces aparezco como el símbolo de lo correcto, de lo socialmente aceptado, de lo relevante, de lo importante”, da a entender Llontop el hecho de que “yo me defino por lo que ataco”. Sostiene que todo ese hecho no tiene asidero, ya que cada cultura que se manifiesta implica una colección de símbolos, de signos, de identidad y de valores que son compartidas. Nadie tiene valor en sí, sino en la medida que la damos nosotros, tal como ocurre en el rechazo de la estética que no se ajusta a lo socialmente aceptado. La necesidad de atacar al ‘otro’ para autodefinirse –en perspectiva de Bustamante– corresponde al fastidio y discriminación de la gente que se considera de la alta cultura respecto a la clase popular, de las clases dominadas. Afirma que el rechazo expresado en las redes sociales proviene del conflicto de acercarse a la alta cultura en negación de la popular. Según esta perspectiva el término amixer va a desaparecer, pero va a repetirse en otro espacio la idea de “qué igualado es el otro”. Siempre va a estar vigente la segregación de parte de la élite, por su forma de hablar, consumir y vestir frente a los ‘vulgares’ que no saben comer, vestir ni consumir. “El Perú es uno de los países en los que más nos preocupamos en nuestra habla cotidiana por el tema de cómo se viste la gente, cómo habla, cómo es y el color de la piel”, acota Bustamante. He ahí el origen de los incontables sobrenombres distintivos: ‘negro’, ‘chino’, ‘flaco’, ‘gordo’, ‘cholo’ y otros.

Los amixers son del Perú, en España están los canis; en Chile, los faites; en Argentina, los turros y en México los nakos. En toda sociedad se forman grupos sociales por la similitud de características, costumbres y gustos. El sociólogo Nelson Manrique asegura que la conformación de las identidades múltiples es propia de las culturas. A diferencia de los amixer –fenómeno propio del Hi5 y el Facebook– los canis no interactúan en las redes sociales. Sus detractores sienten repugnancia al verlos asociados en plazas, parques, rampas o estacionamientos. Los canis son considerados por sus detractores como producto de enfermedades psíquicas y físicas como el ‘sarancanión’ –consistente en la aparición de acné en cualquier lugar del cuerpo–. Se les asocia con baja inteligencia y una especie ‘animalezca’ que se caracteriza por andar en manadas: “Un cani jamás va solo (entre otras cosas, no tiene cojones o son unos jiñados como dirían ellos), forman manadas de 3 o más individuos.… Marcan su territorio al igual que sus parientes cercanos los animales, con pintadas ("Jessi te kiero", "Er pelusa", "Er Yeyo", "Log Sharro") o con meados…”, según la Frikipedia. En las provincias españolas de Extremadura y Murcia se les asocia con la delincuencia, y en Cataluña con los gitanos. Otras veces se les relaciona con los latinos que viven en las zonas periféricas de las grandes ciudades, “donde las casas son baratas”, como lo dicen sus detractores. En referencia a la música, escuchan reguetón. En Chile, el término flaite es un vulgarismo usado para denominar “a los marginales, pertenecientes al lumpen que presentan atributos vulgares y socialmente inadaptados”. Al igual que los amixer, los flaites son considerados como poco educados y son despreciados por su aspecto físico o la vestimenta. A un joven chileno de clase alta se le puede asignar el calificativo ‘flaite’ si éste utiliza en su lenguaje los términos considerados ‘vulgares’, pero normalmente con fines discriminatorios y clasistas. El calificativo es usado para referirse a las personas de nivel socioeconómico bajo. El turro es el joven argentino que tomó elementos de experiencias preexistentes como los de los cumbieros –tribu urbana que escucha la cumbia villera y resultó muy popular en los últimos años en Argentina–.

Los amixer, flaites y canis pertenecen a sectores populares. Los turros, en su mayoría, provienen de la clase media y hacen culto de los ‘códigos villeros’ –en Argentina, villero es el que vive en villas, se le asocia con lo vulgar y los mugrientos, es de total carga negativa–. Ahora los turros y los amixer sí usan el Facebook para sus relaciones sociales. Sus detractores también están en el mismo espacio y denuncian por escuchar cumbia y usar accesorios de ‘floggers’, pero con buzos, chombas –prenda de vestir parecida a una camiseta pero con cuello abotonado– y anteojos de ‘marca’. En los foros se dice que son “floggers arrepentidos” que decidieron vestirse bien. La mayoría usa pantalones largos deportivos, como el de la selección argentina, o con las tres rayas de la marca Adidas. Por otro lado, ¿quién es naco?, ‘Quesito’ –usuaria mexicana– responde en Yahoo que la expresión es usada para calificar la persona “ordinaria, grosera, vulgar y que come torta de tamal”. ‘Emaxion’, un acucioso usuario de Yahoo, intenta encontrar la raíz de la palabra en nahualt [Nacohatl] que significa ‘de aquí’ y se designaba para las personas originarias de Huixquilucan- municipio del Estado de México. Normalmente esta palabra se ha utilizado en una forma despectiva para señalar a las personas indígenas.. Finalmente, los amixer, el flaite, los canis escuchan reguetón. El turro es cumbiambero. El nako es discriminado, como el caso del cholo peruano, por su cultura de origen. Cabe agregar que los amixers y los canis usan un lenguaje propio. Se dice que el estilo de escritura de estos últimos ha tenido un proceso de involución del castellano, hasta haber eliminado íntegramente las letras Q e I, por ejemplo: “K t ncomoda?” y “sta nch ns vms ally”. También alternan mayúsculas y minúsculas para resaltar cualquier frase: “lAs pLAnTaS hCn lA FOtOSnTsyS!!!!!”

l sociólogo Pedro Pablo Ccopa dice que las manifestaciones de los amixers, en las redes sociales, no son movidas por el afán de igualarse. Al contrario el espíritu que les mueve es la transgresión en todos los terrenos: ideológico, lingüístico y estético. Es una respuesta contraria que rompe con las ideas de justicia, la belleza y todos los valores en general.. El sociólogo explica que también tiene que ver con la moda. Desde esta perspectiva cabe señalar dos elementos: la imitación y la diferenciación. “En uno me parezco y en otro me diferencio”. En el primer elemento yo imito porque no quiero tener problemas de comportamiento. En el caso de los amixers ya no imitan y eso duele al sistema. “No son patas que están imitando un código de comportamiento, al contrario, se constituyen como propios individuos, con cultura propia”, señala Ccopa Es decir, la reacción de sus detractores se da porque el amixer no tiene la belleza occidental, su cabello no es rubio y tampoco asiste al gimnasio. Este proceso como parte de la identidad social siempre estuvo presente. La diferencia es que hoy ha invadido las redes sociales de manera irreverente, social y lúdica. Lo cual es una autoafirmación, que en los años 80 y 90 –en consideraciones de Ccopa– se daba por imitación: “El cholo va invadiendo todos los espacios, ha creado espacios de afirmación cultural como coliseos, clubes departamentales, ahora se presenta en los ciberespacios y eso mortifica a aquellos que tienen una inclinación por la discriminación”. Pero Llontop considera que si bien la autoafirmación de los amixers se da bajo formas de transgresión social, tienen influencias culturales japonesas, el manga por ejemplo. Las falditas diminutas de las colegialas se parecen a las de los animes. Estos tienen mucha acogida entre los adolescentes limeños. Esas falditas japonesas deben haberse nutrido con los colores chicha. Si se describe el comportamiento y el atuendo de los varones, es poco probable encontrar influencia oriental. No es dable que solamente las chicas hayan sido influenciadas por el estilo manga. En cambio, el atuendo reguetonero sí está presente, evidenciando procesos sociales que se dan en la marginalidad de los países latinoamericanos.

Si bien el denominativo amixer es atribuido con fines de rechazo y diferenciación, es probable que termine siendo asumido como algo natural, tal como ha ocurrido con el ‘cholo’. La chicha del cholo en los años ochentas era despectiva hasta que se reivindicó como el género del emprendedor, migrante emergente y popular. Si se reivindica el estilo amixer, por las fronteras sociales aparecerán otros términos despectivos y segregacionistas. No cabe duda.

omos seis estudiantes de periodismo. Los tres años y medio de preparación que llevamos involucrados en la carrera nos entrenaron básicamente para escribir textos. También hemos tenido cursos de corte digital basados en las tecnologías de la comunicación, pero no llegamos a hacer grandes publicaciones.

En este cuarto año, en el curso de Fundamentos de Publicaciones Digitales, nos propusieron la creación de un eBook –libro electrónico–, cuyo ‘detrás de cámaras’ o producción se debía contar en las redes sociales. El tema lo decidiríamos nosotros. Elegimos a los amixers. Había columnas de opinión de uno u otro conocedor del tema, las cuales habían sido publicadas ya hace mucho tiempo atrás. El tratamiento de la información ya se nos hacía repetitivo. Así que empezamos el trabajo con moderado entusiasmo. Emprender un proceso como la creación de un libro era un procedimiento más complejo de lo que habíamos estado aprendiendo en nuestro años de formación, y sentimos que aún más por ser un libro electrónico. Al tratarse de una publicación virtual teníamos que ser conscientes de establecer una conexión con nuestra futura audiencia para que conozcan de

los avances, de las nuevas propuestas y, en algunas ocasiones, para disipar nuestras dudas ¿Cómo conseguir un nexo con nuestros futuros lectores? Pues, a través de las redes sociales, nuestras grandes aliadas, que nos ayudaron para que la gente, ya sea como fan en Facebook o seguidor en Twitter, viera nuestros desarrollo y pusiera interés en nuestro futuro producto. Algunas veces logramos llamar mucho la atención, en otras oportunidades no, pero también somos autocríticos y sabemos que en las primeras semanas abandonamos un poco nuestro vínculo con el público. Cuando se empieza un nuevo producto, como en esta ocasión, no se puede descuidar la conexión creada o la que se piensa emprender con el público si queremos ser tomados en serio. Al inicio de nuestro proyecto no éramos tan cuidadosos con ello, a partir de la experiencia que empezamos a ganar nos dimos cuenta de la importancia de mantener un ritmo y no descuidarlo. Al principio, los seguidores de nuestro fanpage eran amigos de cada uno de los integrantes del proyecto. Esther Vargas –nuestra asesora y profesora en el curso –nos ayudó mucho con la difusión. Después empezamos a crecer, nuestros amigos nos hicieron conocidos con el resto de sus contactos. Los temas que publicamos durante cada semana eran aceptados por nuestro público, empezamos a llamar la atención de ellos. Eso era lo que buscábamos. La gente que nos seguía no esperaba nuestros contenidos ansiosamente, pero teníamos la impresión de que ya se estaban acostumbrando a la publicación de algo nuevo, de más datos, más videos, imágenes, textos y pequeñas encuestas. Nuestras primeras publicaciones fueron las preguntas en Facebook, las cuales tuvieron mediana acogida: ¿Opinas que el término ‘amixer’ es discriminador?, ¿A qué discoteca van los amixers?, interrogantes que nos sirvieron para el contenido del libro. Pero sabíamos que no podíamos mantenernos en la sola publicación de preguntas, pues se tornaría aburrido en algún momento. Gracias a las mentes creativas de nuestros integrantes seguimos con una estrategia más multimedia: publicamos videos con encuestas grabadas con alumnos de nuestra universidad; escenas de la discoteca Niza, audios de las emisoras locales más escuchadas por el grupo de análisis; y pequeños videos con datos precisos de los especialistas que entrevistamos. Otro recurso importante fue la publicación de fotos y gráficos creados por nuestros diseñadores. El cambio de nuestras fotos de portada con el uso de nuevas herramientas digitales hicieron que nuestras imágenes sean más atractivas y generen expectativa por el nuevo estilo de publicación.

Las publicaciones que hicimos en nuestro Twitter vinculaban a nuestro seguidores con nuestra plataforma de Tumblr – nuestro blog – . Los datos fueron rebotados por parte de nuestros contactos. Captamos 109 seguidores. La plataforma Tumblr también fue nueva para nosotros porque no conocíamos cómo era su uso, pero después de nuestras asesorías cada miembro del equipo comenzó a publicar de manera individual. Lo mismo podríamos referir sobre los códigos QR, los cuales encontrarán a lo largo del libro. Sentimos que hemos aprendido el manejo de nuevas herramientas, hemos conocido y entrenado más las capacidades que cada uno tiene y hemos explotado nuestra imaginación para poder aportar con el proyecto. Al mismo tiempo, hemos ingresado al mundo de chicos injustamente señalados por ser diferentes .

El amixer es un adolescente o joven entre 12 y 25 años que se presenta en las redes sociales (Facebook) de manera particular. Provienen de barrios populares o clasemedieros y son hijos de migrantes andinos, principalmente. Han constituido una estética propia que se refleja en las fotos de sus perfiles: las poses, el recargamiento con frases provocadoras y/o afectivas que están escritas en amarillos, rojos, verdes de tonos fuertes; a esto se agregan guiños y pequeñas imágenes de corazones, besos, copas.

El amixer varón no tiene la misma forma de posar que la mujer. Los varones quieren reflejar una imagen de rudeza; y la mujer quiere mostrar su sensualidad. El amixer es heredero de una nueva forma de escritura desarrollada en la Web. Eliminan algunas letras de las palabras pero les agregan ‘h’ y ‘z’ al final. O intercambian las ‘s’ y ‘c’ por una o más ‘z’. Intercambian números por letras como la ‘e’ por el ‘3’. También cambian las palabras como ‘ninia’ por ‘niña’. La identidad amixer es impuesta. Después de nuestra investigación, podemos decir que los amixers no se reconocen como tales. La denominación amixer viene desde fuera, desde sus detractores. Ellos quieren clasificar a los jóvenes y adolescentes con este tipo de carácterísticas. En el Perú se mantienen viejas estructuras. Estas se ven reflejadas en la discriminación. Y en el sentimiento de invasión que muestran los antiamixer en sus comentarios. Ellos se sienten dueños de los espacios y los amixers, que representan el otro distinto, llegan a invadirlos. El amixer tiene un carácter transgresor. Rompe con los modelos de belleza, se muestran tal y como quieren, escriben distinto. Invaden espacios. El amixer es una reproducción virtual del sujeto de clase socieconómica baja discriminado por las personas que consideran pertenecer a la élite limeña. La separación que se hace del amixer en las redes sociales reproduce el fenómenos de segregación de espacios y accesos a sujetos que no provienen de un mismos grupo social. Los grupos antiamixer quieren desconocer la presencia de los amixers porque van en contra de sus gustos personales, temen que la nueva estética sea parte del uso normal.

Banners publicados en el fanpage de Proyecto Amixer a lo largo del semestre a fin de crear expectativa en nuestros futuros lectores.

Banner lanzado el 09 de Junio. Ya teníamos una premisa clara: No a la discriminación.

Banner del 10 de Junio. Basado en un meme que se volvió viral por esos días.

Banner del 12 de Junio. Uno de los más compartidos durante nuestra campaña de difusión.

Banner lanzado el 21 de Junio. Habíamos identificado las páginas antiamixer con mayor popularidad.

Banner del 25 de Junio. Buscábamos crear conciencia en los jóvenes antiamixer.

Banner difundido el 26 de Junio. Llegamos a esa conclusión tras las entrevistas hechas a los profesionales que aparecen en el presente libro.

Banner del 30 de Junio. Reforzando uno de nuestros principales mensajes: No a la discriminación.

Banner del 09 de Julio. Así fue el inicio de la campaña de lanzamiento del Ebook.

Esta obra está sujeta a la licencia Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc/3.0/ o envie una carta a Creative Commons, 444 Castro Street, Suite 900, Mountain View, California, 94041, USA.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->