P. 1
ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO (SORIA)

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO (SORIA)

|Views: 1.011|Likes:
Publicado porRubén Lagunas

More info:

Published by: Rubén Lagunas on Jul 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/05/2012

pdf

text

original

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR
EN FUENCALIENTE DEL BURGO (SORIA)

-1-

-2-

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

RUBÉN LAGUNAS TELLO

ARQUITECTURA POPULAR
EN FUENCALIENTE DEL BURGO (SORIA)

DERECHOS DE AUTOR / COPYRIGHT

© 2012 1ª edición / First edition ISBN: DL: Acceso a la version online / Access the versión online by clicking here: lateru82.blogspot.com Propiedad universal. Cualquier parte de ese trabajo puede ser reproducida o copiada en cualquier forma o mediante cualquier medio; electrónico o mecánico, incluyendo fotocopiado, con o sin permiso escrito del editor / All rights are not reserved. All part of this work may be reproduced or copied in any form or any means, electronic or mechanical, including photocopying, without the written permission of the publisher. Los comentarios de l@s lectores son bienvenidos / Comments from readers will be very welcome E-mail (correo electrónico) del autor / Author´s e-mail address: lateru82@hotmail.com Impreso en España en papel reciclado, usando tinta vegetal / Printed in Spain on recycling paper, using vegetable links Serie: @rquipop / publishing: @rchipop Maquetación de cubierta: el autor / Cover work: the author

-3-

-4-

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

a Ester y Maxi

(…) Lo que importa es la vida, la gente, abrazar a los amigos. Cambiar el mundo - El arquitecto Óscar Niemeyer, en una entrevista concedida al periódico El País en Octubre de 2006, a la edad de 101 años -.

[f] 1.-

… de las manos de la gente con oficio, de las manos de aquéllos que aprendieron a leer desde la mirada de la necesidad apremiante de soluciones frente a las cuestiones ineludibles que plantea el ejercicio de habitar y la economía de los recursos disponibles; o dicho de otro modo, de la gente que piensa con las manos,1 surgen respuestas tan inesperadas, tan bellas, tan útiles, como la del tirador de la imagen; hecho a mano y para la mano. La arquitectura popular es una arquitectura de escala humana, una arquitectura que toma como patrón la mano del hombre; una arquitectura humanista, amable para con sus moradores. Eulogio Lagunas, tirador para una puerta

__________________________________________________________________________________________________________ 01.- Alberto Campo Baeza (2005) : pensar con las manos / Apuntes del curso de proyectos

-5-

-6-

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

Volver al origen José Laborda Yneva Nos encontramos ante un tiempo incierto, podemos comprobar que la sociedad de consumo está conociendo una de sus crisis más intensas desde que la acumulación de lo innecesario se convirtió en costumbre, tal vez como consecuencia de la creciente industrialización sobrevenida a partir del comienzo del siglo XX. Ninguno de nosotros sabe cuál será el desarrollo y el resultado del actual proceso de revisión de la creciente artificiosidad en los comportamientos, fraguada entre todos a lo largo de las últimas décadas. Lo que sí sabemos es que muchas de nuestras costumbres habrán de dejar de serlo, vamos a necesitar dar por terminada nuestra insistente irreflexión, sustentada hasta este momento por una ignorancia más o menos culpable de la realidad de las cosas. No debe importarnos demasiado ese cambio, deberemos afrontarlo como un leve retorno a lugar de donde procedemos. Tan sólo así conseguiremos resistir, será una buena ocasión para añadir calidad vital a nuestra propia condición humana. Podremos recuperar una parte de esa condición perdida, trataremos de recordar nuestro origen olvidado, volveremos a ser originales después de haber conocido la vulgar tendencia hacia la indiferenciación que ha caracterizado el comportamiento colectivo. Y tal vez la recuperación de la arquitectura habitable —el arte de habitar, por así decirlo— sea uno de los empeños que con mayor claridad pueden apoyar nuestra voluntad de sustituir lo artificioso por lo natural. Desde siempre, la arquitectura ha tenido en el cobijo una de sus raíces esenciales: la secuencia paisaje, hombre y arquitectura equivale a la síntesis del encuentro con lo primigenio. ¿Qué mejor modelo podremos encontrar para conseguir una respuesta válida ante la crisis de lo natural? El paisaje se identifica con el hombre, lo hace suyo, lo asimila; y el hombre se adueña de su paisaje cimentando en él los leves actos que van a convertirlo en habitable. Es la arquitectura del paisaje lo que ahora nos interesa, esos impulsos tenues, naturales y progresivamente expertos que dan razón paulatina del esfuerzo y la inteligencia de nuestra especie. Las breves líneas que preceden, pueden servir de compañía a la razón que anima la intención de este cálido libro de Rubén Lagunas. Parece como su autor quisiera trasladar al lector todo el cúmulo de sencillas experiencias que subyacen en la naturalidad de la arquitectura. Volver al origen en un tiempo incierto, ésa puede ser la síntesis del contenido de este sentido manual que se afana por transmitir conceptos y sistemas cuyo desuso necesita ser contrarrestado por la intención de aportar soluciones viables a las consecuencias de la incertidumbre actual. Por fortuna, podemos encontrar todavía valiosas muestras de nuestro pasado construido; nos cabe analizarlas y establecer comparaciones entre ellas para encontrar respuestas eficaces a nuestro propósito de de recuperar la naturalidad. Este libro va a ayudarnos en ese empeño, hay una doble naturalidad en él: la de su objetivo y la de su exposición y método. Rubén Lagunas explica con sencilla claridad la manera oportuna de recuperar la arquitectura del cobijo. Podríamos incluso afirmar que la naturalidad del conjunto que el libro transmite tiene mucho que ver con lo axiomático, entendido el axioma como lo indiscutible, lo que no necesita ser demostrado. ¿Cómo podríamos discutir la inmanencia de la arquitectura del paisaje? En la arquitectura del cobijo se acumula cuanta experiencia contienen los actos del hombre en pos del dominio del medio natural; en ella se reúnen también los principios vitruvianos reservados a toda arquitectura: estabilidad, utilidad y decoro, argumentos esenciales del arte de construir.

Hay una cierta costumbre de llamar arquitectura popular a la arquitectura del paisaje; pero ese nombre tan sólo se ajusta en parte a la extensión del concepto. Es cierto que lo popular puede equivaler a lo arraigado, lo sancionado por la experiencia; la arquitectura encuentra en lo popular su razón funcional y constructiva. Pero el encuentro con el paisaje añade matices indispensables para el acierto de lo popular, en el paisaje está el color, la textura, el material al alcance de la mano, el sistema de hacer, el decoro en suma. Podríamos convenir en que nuestra intención de contrarrestar el efecto de la actual incertidumbre debe trascender lo popular para encontrar lo esencial. Podremos así rectificar nuestro camino equivocado con un mayor conocimiento de causa, encontrar razones sugestivas y cultas que nos permitan afrontar de una vez el fondo de las cosas. Ésa es, me parece, la intención de este manual de arquitectura natural. En él se contienen argumentos de causa y enlace que luego van transformándose en descripciones de métodos y sistemas. Y seguramente ésa es la razón por la que su conjunto resulta tan atractivo. Rubén Lagunas demuestra en su libro una elocuente sensibilidad al enunciar sus argumentos, siente la naturalidad de la arquitectura antes de describirla, articula su discurso de la manera que considera más eficaz para lograr el resultado que busca. Propone un cambio de actitud que desea responder al nuevo paradigma que señalará en adelante los comportamientos de la sociedad contemporánea. Y desarrolla a continuación, tras la definición del motivo, el método necesario para que su propuesta sea bien comprendida: elige un sitio, Fuencaliente, analiza sus circunstancias, las refiere al paisaje y va describiéndolas una a una en sus razones y efectos. En ese sentido, este manual de Rubén Lagunas puede ser considerado como uno de los actos positivos que puede ejercer un profesional de la arquitectura sensibilizado por las circunstancias del tiempo que le ha correspondido vivir. Aprendemos mucho de este texto, no sólo en la coherencia de su planteamiento sino en el detalle de sus ejemplos, acompañados por los hermosos dibujos de su autor. Podemos recordar gracias a él que las cosas siempre tienen soluciones sencillas si acertamos a despojarlas de los añadidos que nuestra inexperta actitud había depositado en ellas. Este necesita ser el tiempo de la recuperación de la experiencia, un tiempo optimista, como lo es este libro, cuya consecuencia va a permitir encontrarnos de nuevo con la razón primigenia de nuestra presencia en el paisaje, insertados en él con actitud inteligente y, seguramente también, con naturalidad poética.

-7-

-8-

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

… basta con preocuparse lo bastante. Uno combina los bienes y adornos de su vida con los sueños para hacer un lugar que sólo es de uno. Y al hacerlo construye una imagen del mundo que conoce y la suma a la comunidad que le rodea (en) Charles Moore, Gerald Allen, Donlyn Lyndon (1974): La casa: Forma y diseño / GG Reprints (1999) / Rubí (Barcelona) / p7 [A] 1. Esquema de la distribución de materiales sobre el suelo español 2 [A] 2. Dibujo del Arquitecto Gonzalo de Cárdenas. Brihuega 44 (en) Regiones Devastadas / Madrid8

1. MOTIVOS (Introducción)
En las páginas que siguen a esta introducción nos ocuparemos de los motivos que le han llevado a uno a plantearse la necesidad de abordar la tarea de redactar estas líneas, que no son otra cosa que un puñado de apuntes, notas y garabatos ordenados. Se trata de un ejercicio de recuperación de esa memoria construida de nuestra geografía; un gesto que pretende rescatar del olvido la arquitectura popular, el escenario de sus calles, el recorrido vital, bagaje, acervo cultural y vivencial de sus protagonistas; nuestros mayores. Un reconocimiento a su labor, un sentido elogio de su saber hacer, una muestra más de respeto, cariño, aprecio y admiración. Una última lección; una más, desde el silencio de las ruinas. … Sin embargo, se ha omitido siempre lo más evidente: la arquitectura aparte de unos pocos libros, es la única forma de historia posible. En algunos casos ni siquiera se conserva la literatura y queda la arquitectura sola como testigo mudo pero elocuente. Un edificio vale más que mil palabras porque es una imagen dura que dura3 Si como señalaba Aldo Rossi la historia se convierte en geografía4 entonces podemos afirmar que la arquitectura es geografía; aproximarnos a la realidad de esa geografía arquitectónica de España5, en palabras del arquitecto Francisco Íñiguez Almech. Este trabajo pretende también facilitar el acceso público de las gentes a esa aula abierta que es la Arquitectura. Redescubrir su legado; sus bases; reivindicar su papel como fuente de conocimiento inherente a la civilización, aportando respuestas a preguntas que se repiten, ahorrando tiempo y camino. Un intento más de recuperación de la memoria de los márgenes; como defendía el arquitecto Antonio Fernández Alba. (#) Son éstas, unas notas que se detendrán en la búsqueda de inevidencias, en el acercamiento a esa memoria dormida, todavía latente. Y es que; como apuntaba Ruskin, podemos vivir sin arquitectura; pero no podemos sin ella recordar6 Su lectura servirá como aproximación a otros contextos, otras sensibilidades, otro tempo de vida. Desvelaremos los motivos que la hicieron posible, nos aproximaremos al patrimonio edilicio de nuestros pueblos; a la huella indeleble de la piedra, la madera y el barro. Nos reconoceremos en ella, palparemos su piel hasta sentir el eco de nuestro pulso en su propia esencia. Aprenderemos a leer entre líneas, desvelaremos la textualidad de la materia.7 _____________________________________________________________________________________
02.03.04.05.06.07.# .Francisco Íñiguez Almech (1957): Geografía de la Arquitectura Española / Ministerio de Educación Nacional / Madrid Guillerno Cabrera Infante (1999): El libro de las Ciudades Joaquín Arnau (2000): 72 Voces para un Diccionario de Arquitectura Teórica / Editorial Celeste F. Íñiguez Almech, op cit Joaquín Arnau (2000), op cit Ibón Aranderri (22.09.2007) en un artículo publicado en Babelia / EP Fernández Alba, Antonio (1990): Los documentos arquitectónicos populares como monumentos históricos, o el intento de recuperación de la memoria de los márgenes (en) Arquitectura Popular en España / Madrid / CSIC / Biblioteca de dialectología y tradiciones populares / XXIV / p 21-32

Tal vez este escrito pudiera servir para mejorar el paisaje y panorama actual del ámbito rural. Pudiera ser quizás, un punto de encuentro generacional, una apuesta sincera por la convivencia entre lo urbano y lo rural, un espacio donde reivindicar una arquitectura de la civilidad,9 otra forma de relación con la ciudad, basada en el mutuo conocimiento, una mejor vertebración y equilibrio territorial. Sólo si somos capaces de habitar podremos construir.10 A través de esta mirada introspectiva, intelectual y sensible, recuperaremos toda una serie de experiencias cognitivas, todo un lenguaje multisensorial, rico en estímulos e impresiones. Intentaremos transmitir toda esa pedagogía espacial contenida en las construcciones de antaño, analizaremos el tratamiento de la luz, los criterios de su programa, las técnicas y sistemas constructivos tradicionales; nos dejaremos sorprender por todo un compendio de soluciones vivas e inteligentes.11 Ahondaremos en la potencialidad y desarrollo de las posibilidades y aplicaciones de los materiales locales, descubriremos toda una paleta de colores y texturas en sus recovecos. En definitiva, compartiremos la capacidad de comunicar, emocionar y sugerir de la propia arquitectura. Redundaremos en su papel como macla temporal y geográfica de nuestra historia, haciéndonos eco del texto de Romero de Torres… lo que no es repetido o reelaborado acaba por olvidarse, desaparece para siempre.12 Y es que; en efecto, somos los que se van,13 como escribía Borges, y si no queremos que su recuerdo se pierda con nosotros es necesario dejar constancia del mismo y transmitir su legado a las generaciones venideras. Aprenderemos el oficio y las técnicas tradicionales de nuestro entorno más inmediato, cómo se enlazaban unos elementos con otros.14 Reivindicaremos también la capacidad de envejecimiento de esta vetusta arquitectura, la vibración de su madurez. Nos implicaremos en su lucha en evolución permanente por la supervivencia. Aprenderemos de su capacidad de adaptación y seremos más conscientes de su vulnerabilidad frente a las inclemencias climáticas y la hostilidad de la amnesia de una sociedad a la que una vez, todavía niña, dio cobijo. _____________________________________________________________________________________
08.- El Servicio Nacional de Regiones Devastadas y Reparaciones (SNRDR), fue un organismo creado por la autoridad instaurada en las zonas bajo el poder de las tropas alzadas contra el gobierno de la segunda república española en julio de 1936. Este organismo se creó en enero de 1938 con la finalidad de dirigir e inspeccionar los proyectos de reconstrucción, tanto de viviendas, monumentos artísticos, como de infraestructuras, dañadas por la guerra civil en el territorio denominado "nacional". Finalizada la contienda, en agosto de 1939 pasó a denominarse Dirección General de Regiones Devastadas y Reparaciones (DGRDR) y a depender del Ministerio de la Gobernación bajo el mando de Moreno Torres. Este organismos junto con el de la Dirección General de Arquitectura (DGA) que quedó bajo la responsabilidad de Pedro Muguruza, sería el encargado de la reconstrucción del país, en especial de aquellas regiones y territorios que habían resultado significativamente dañados por la contienda (en) http://es.wikipedia.org/wiki/Servicio_Nacional_de_Regiones_Devastadas_y_Reparaciones 09.- Maruja Torres (10.01.2010): artículo Arquitectura Escolar / EPS 10.- Martin Heidegger (1951): Construir, Habitar, Pensar / Darmstadt (Alemania) 11.- Pedro de Llano Cabado (2009): La presencia de la Arquitectura Vernácula en la Vanguardia del siglo XX / CIAT / Boceguillas (Segovia) / II Jornadas sobre Arquitectura Vernácula 12.- Justo Romero de Torres (2000): Memoria y Arquitectura Popular / Granada 13.- Jorge Luis Borges (1975): El libro de arena / Editorial Emecé / Buenos Aires 14.- Daniel Taboada (2009): Camagüey, Patrimonio de la Humanidad. Un centro histórico de arquitectura vernácula ante las inclemencias climatológicas. CIAT / Boceguillas (Segovia) / II Jornadas sobe Arquitectura Vernácula

-9-

- 10 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 4. Detalle de la portada del libro Arquitectura Popular Manchega, del arquitecto Miguel Fisac Serna (1913 -2006)19

[A] 3. Casa en Hacinas / Dibujo del arquitecto José Borobio Ojeda (1907-1984)15

Haciendo nuestros sus motivos; recogemos a continuación un fragmento de la ponencia de Rafael Serra pronunciada en Navapalos (Soria) durante el II Encuentro de Trabajo sobre la tierra como material de construcción celebrado en 1986: Es importante observar cómo puede ser importante el análisis de las formas y soluciones de la arquitectura popular frente al problema energético, pero en ello no se debe caer en la tentación de acudir a mimetismos y copiar estas formas y soluciones en la arquitectura de hoy. En aquellos edificios se buscaron las mejores soluciones posibles con las técnicas y disponibilidades del momento, que son distintas de las actuales. Hoy en día disponemos de posibilidades de captación (vidrio) y de aislamiento de las que se carecía antes y por ello creemos que lo que hay que copiar no es la forma, sino la actitud. Con esta pauta de comportamiento en el diseño de los edificios modernos podremos recuperar el concepto de “arquitectura del lugar”, relacionada íntimamente con su entorno físico, estético y climático, y funcionando con las técnicas actuales mucho mejor de lo que lograban los edificios de la arquitectura popular. Debemos pues inspirarnos sin copiar y aprender de ella para poder superar su comportamiento.16 Nos comprometeremos y vincularemos personal y afectivamente con su realidad. Seremos más responsables y coherentes con el ejercicio del habitar hoy. Nos posicionaremos en la lucha por la salvaguarda de todo ese paisaje cultural17 que constituye el Patrimonio Vernáculo. Defenderemos la consolidación, revalorización, conocimiento y protección de esta arquitectura tan secular y noble como frágil. Pondremos el foco de atención en la mejora de las propuestas habitacionales actuales (habitación permanente, temporal, vacacional, puntual) Ahondaremos en el estudio de la segunda residencia y su papel como nuevo tejido capaz de revitalizar el pueblo en su conjunto. Propondremos y estableceremos algunas pautas necesarias para llevar a cabo la catalogación, inventariado, documentación, recopilación de datos, archivo, plasmación de la información recogida y registro en papel u otros soportes informáticos, redacción de informes, recopilación de bibliografía temática o su representación gráfica y técnica. Pondremos todo nuestro empeño en la búsqueda de matices y detalles inesperados. Nos involucraremos en este viaje que también tiene algo de aventura. Estableceremos unas bases mínimas; pautas, criterios o precedentes para la normalización, regularización y homologación de los materiales locales. Fomentaremos y apoyaremos la redacción de manuales, divulgaremos los resultados de estudios en la misma línea de actuación, elaboraremos fichas de referencia, tomaremos muestras in situ, realizaremos estudios de laboratorio, recogeremos por escrito las averiguaciones llevadas a cabo, reivindicaremos la búsqueda de lo popular en lo urbano. Disminuiremos la dependencia de nuestra sociedad de los productos industriales decantándonos por la autonomía constructiva y la diversidad.18 _____________________________________________________________________________________
José Borobio Ojeda (1907-1984) / Aparece recogido en el libro Cien dibujos de arquitectura y otros más / Cuadernos de Arquitectura de la Cátedra Ricardo Magdalena / Institución Fernando el Católico y Excma Diputación de Zaragoza / CSIC / Zaragoza / 2000 16.- Rafael Serra (1986): Arquitectura Bioclimática / Navapalos 86 / II Encuentro de Trabajo sobre la tierra como material de construcción / Soria / Dpto de Cultura, Excma Diputación Provincial de Soria 17.- Definición adoptada por la UNESCO para definir Arquitectura Popular 18.- María Figols González (2006): Arquitectura de Tierra en Valdejalón / Institución Fernando el Católico / CSIC / Zaragoza 15.-

Dotaremos de visibilidad a toda esa arquitectura sin papeles20 aunque sea sólo durante el tiempo que se tarda en redactar y ojear estas páginas. Incentivaremos el debate en torno al tema, acercándolo al público en general, difundiendo su contenido, defendiendo la viabilidad de nuevos proyectos en la zona, desde el argumento de la razón. Entre tanto, tal vez demos con alguna alternativa para paliar los efectos de la emigración, de éste éxodo rural y el envejecimiento paulatino que experimenta su población; daremos cuenta de sus causas y efectos, del papel del turismo y las actividades de ocio asociadas como recursos revitalizadores de la región. Intentaremos posibilitar la mejora y creación de espacios de encuentro. Plantearemos el uso de las nuevas tecnologías asociadas al recurso del agua y sus posibilidades como herramienta regeneradora de la economía de la región (cambio de modelo productivo) así como el uso de Internet, como herramienta fundamental de acceso universal al conocimiento. Apostaremos por la búsqueda de innovación, de transformación, de una mejor proyección de futuro, mejores expectativas socioeconómicas para la región. Desde el punto de vista más técnico, recogeremos diferentes propuestas y líneas de actuación, pautas de mantenimiento, rehabilitación, restauración, conservación o recuperación, basadas en una reorientación del programa de la casa capaz de cubrir las necesidades actuales. Aportaremos algunas pautas de diagnosis, criterios de intervención, remodelación, reconstrucción y protección de este patrimonio; e introduciremos algunos conceptos relativos a la autosuficiencia energética de las viviendas. …por supuesto que soy incapaz de comprender cómo cualquiera puede comenzar a actuar – por no mencionar pensar- sin recurrir al precedente.21 Esta labor también tiene por objeto denunciar la pasividad de actuación y el silencio, tanto de los propietarios como de los ayuntamientos - que juegan un papel subsidiario - frente a los casos de ruina o abandono, la dejadez, la deshabitación, el vandalismo, el expolio o los derribos alegales. Tal vez al terminar de leer estas páginas seamos capaces de comprender mejor aquellas palabras del arquitecto Miguel Fisac… la arquitectura es la expresión insobornable de la conciencia histórica de cada época.22 Como cierre para esta primera aproximación - casi toda una declaración de intenciones - nos detendremos en una reflexión de la escritora Elvira Lindo: … y eso que nosotros vivimos en un país construido fundamentalmente por ellos (nuestros mayores). En los ochenta aún se estaba a tiempo para haber recogido muchos más testimonios de supervivientes de la guerra, pero entonces nadie (casi nadie), salvo los historiadores, estaba por la labor de poner el oído al pasado. A ver si ahora, en el empeño de recuperar las voces de aquellos muertos, se nos olvida que hay vivos, los niños de entonces, que también merecen ser escuchados.23 Escuchar. Ése será nuestro punto de partida. Esperando que al final; como escribía Miguel de Unamuno… (…) no nos quede lo que pasó, lo que sucedió, sino lo que los hombres, por haberlo vivido, soñaron que pasaba, que sucedía y transmitieron con sus sueños creadores, a sus sucesores.24 _____________________________________________________________________________________
Miguel Fisac Serna Rehabimed: Arquitectura Tradicional Mediterránea / www.rehabimed.net Colin Rowe (1986): The Harvard Architecture Review / Cenicelaya, J & José Baganha Miguel Fisac Serna (1952): La arquitectura popular española y su valor ante la del futuro / Colección O crece o muere / Ateneo de Madrid 23.- Elvira Lindo (14.12.09): Los niños de entonces / Don de Gentes / EP domingo 24.- Miguel de Unamuno / artículo en el diario madrileño El Sol (4.09.1932) / Alianza Editorial (1997): Paisajes del Alma / Madrid 19.20.21.22.-

- 11 -

- 12 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

Escuchar y escoger entre los consejos, he aquí el primer paso del conocer; ver y reflexionar sobre lo que se ha visto, he aquí el segundo paso del conocer - Confucio(#)

[A] 6. Majadas / transición entorno-pueblo

[A] 5.

Paisaje del lugar con la encina en el alto
En mi propia casa, a lo largo de los años, se sigue viviendo bien porque es sencilla, fácil de habitar. La austeridad es una buena receta contra el paso del tiempo – Juan Navarro Baldebeg – (en) Anatxu Zabalbeascoa (2011): ¿Cómo hemos cambiado? / Debate / EPS nº 1808 / p81

2. ESTRUCTURA (Articulación)
Este ensayo se desarrolla tomando como punto de partida y referencia otros trabajos precedentes en torno al tema objeto de estudio; la Arquitectura Popular. De forma paulatina, abordaremos la labor de su conocimiento desde una perspectiva global, deteniéndonos en las relaciones entre los diferentes sistemas y mallas culturales, socio-económicas y geográficas que participan de su definición. Partiendo de esta contextualización más genérica, ya desde una perspectiva más cercana, una escala más accesible; nos centraremos en el estudio de una región concreta, a modo de ejemplo; la Cuenca del río Duero, la Vega del río Perales, el pueblo de Fuencaliente del Burgo; lo que nos permitirá poner el acento en algunos conceptos, detalles y matices inesperados que dejarán de ser inadvertidos para nosotros. Nos ocuparemos del medio físico sobre el que se levanta nuestro patrimonio edilicio, descubriremos hasta qué punto factores como la climatología condicionan la definición formal y volumétrica de las construcciones y su carácter. Nos acercaremos a las actividades que cobijan sus paredes, a la idiosincrasia del lugar, a su arte, al color y al murmullo de sus calles y también a la cotidianidad de las conversaciones más íntimas en torno al fuego de la cocina. La extensión de este trabajo es limitada, en cuanto al número de páginas que lo integran, pero también en lo referente al esfuerzo, tiempo y recursos dedicados, como condicionantes en su desarrollo. Tomar una fotografía puntual o instantánea de toda esa compleja realidad es algo que se nos antoja inabarcable, porque la Arquitectura es un organismo vivo en constante evolución. El contenido que da cuerpo a estas notas se fundamenta en una recopilación paciente de información en torno al tema, aportes de diversa índole; entre los que cabe citar la búsqueda de bibliografía en diferentes bibliotecas o el empleo de Internet, como fuentes de obtención de datos directas, ocupándonos de establecer interrelaciones entre los diferentes textos analizados, cotejando los resultados con los ejemplos del entorno, anotando y dejando constancia de las transformaciones y la evolución que experimenta su arquitectura. Los trabajos in situ; de campo, de la mano de las gentes del lugar, nos facilitarán nuevos horizontes de conocimiento. Ampliaremos nuestra formación, como usuarios y/o técnicos en lo referente a los aspectos que abarca la práctica de la construcción. Comprobaremos el estado actual de la casa de nuestros abuelos y nos detendremos en la observación de los motivos que la hicieron posible. Para ahondar más en el tema nos apoyaremos en todo tipo de referencias escritas, gráficas y fotográficas25 también en el registro de conversaciones y entrevistas realizas a la población del núcleo. A lo largo de estas páginas podrán encontrarse diferentes vistas, croquis a mano alzada, dibujos de plantas y secciones de las construcciones, detalles constructivos, apuntes de los bártulos, mediciones, anotaciones, planimetrías, documentos cartográficos y otros que pretenden redundar en el acercamiento a la arquitectura. Entre otros aspectos, aprenderemos a valorar su capacidad de envejecimiento. Por último, desde un análisis de la cuestión más actual, desentrañaremos algunas de los temas que todavía; a día de hoy, siguen pendientes de afrontar. _____________________________________________________________________________________
25.- José Mª Fuentes Pardo e Ignacio Cañas Guerrero (12.08.03): Estudio y caracterización de la arquitectura rural. Obtención, tratamiento y manejo de la información sobre las construcciones / CSIC / Vol 55 / nº 487 / Madrid # La cita aparece recogida en el libro Enciclopedia de la decoración / Editorial Montaner y Simón, S.A / Barcelona (1967)

3. ARQUITECTURA POPULAR. HACIA UNA DEFINICIÓN (Límites)
A continuación recogemos algunas citas y reflexiones que nos permitirán acercarnos al concepto de arquitectura popular mediante aproximaciones sucesivas; apoyándonos en las diferentes denominaciones y matices semánticos que éstas aportan y en trabajos previos en la misma línea. Los adjetivos que acompañan a la palabra arquitectura en este caso, son muchos; popular, rural, vernácula (término adoptado por el ICOMOS)26, tradicional, geográfica, local, autóctona, típica, regional… En definitiva; diferentes connotaciones que se yuxtaponen para una mejor conceptualización de su significado. …arquitectura popular es la arquitectura que hace el pueblo. Con mayor rigor se podría decir que la arquitectura que hacen el pueblo y el tiempo. …porque la arquitectura popular es el resultado de la decantación sosegada de un conjunto unitario de estructuras, cerramientos, espacio y soluciones constructivas que a través de muchas generaciones de usuarios, han dado testimonio de su bondad.27 …es la que recoge los tipos constructivos y formales de un pueblo, es la historia formalizada de un modo de entender la vida humana frente al medio, es la más pura expresión de un sistema cultural.28 …articulación orgánica y viva de tradiciones materializadas en cosas.29 …el conjunto de maneras de reaccionar de nuestra raza respecto a los problemas constructivos.30 …el arte y la técnica de proyectar, construir y transformar el entorno vital de este grupo social que hemos llamado pueblo, realizándose todo ello por individuos pertenecientes al propio grupo y considerándose que el concepto de arte había de tomarse más como habilidad que en el sentido académico que suele darse a esta expresión.31 _____________________________________________________________________________________
26.27.28.29.30.31.ICOMOS / Def.-International Council on Monuments and Sites. Es una organización internacional no gubernamental de profesionales, dedicada a la conservación del patrimonio, de los monumentos y lugares históricos (en) http://www.icomos.org/ Miguel Fisac Serna (2007): Arquitectura Popular Manchega / Fundación Miguel Fisac / Ciudad Real Manuel de las Casas (….): Arquitectura Vernácula Trías (1988): La memoria perdida de las cosas / Edit Mondadori / Barcelona / p 125 Leopoldo Torres Balbás (en): aulafolklore.blogspot.com Carlos Flores (1974: 16)

(na).- (nota de autor).- La arquitectura de la majada se mece en el paisaje. Su construcción, a pie de monte, delata la presencia del hombre. Su estratégico asentamiento permite mantener el dominio visual del ganado y del entorno así como la comunicación directa con el núcleo poblacional. El volumen manso definido por la piedra caliza de sus paredes o la línea de sombra que subraya el tímido alero de su cubierta roja de teja, son elementos perennes que ensalzan la belleza de una silueta, indeleblemente ligada al entorno al que acompaña. Bajo su techo, rebaño y pastor encuentran cobijo y refugio inmediato. La majada es una explotación de carácter agropecuario que se compone de dos partes bien diferenciadas; la taina (el edificio en sí) y el raso (la parte anexa tapiada) Contribuye con su presencia a vertebrar el territorio, articulando la distancia entre el medio físico del monte y el caserío del pueblo. Estas arquitecturas se localizan próximas al pueblo, a una distancia a pie entre 30 y 120 minutos. Presentan una puerta adintelada de acceso, generalmente orientada al mediodía. Podían ser de propiedad única, familiar o compartida (agregación de volúmenes o distribución interior diferenciada)

- 13 -

- 14 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 7. El escenario de las calles [A] 8. Portalón de acceso al sereno contiguo a la casa de la señora Cayetana

… hay en todos los países una arquitectura de todos los tiempos que generalmente se llama popular, no popular como se entiende en las escuelas de arquitectura, que más bien quiere decir regional, sino popular de ínfima clase, clasificando a éstas por los medios económicos de los que disponen. Esta arquitectura ha eliminado todo elemento ornamental y deriva todo su interés de la combinación de formas simples y limpias, de una enorme variedad, de una proporción humana correcta y de una falta absoluta de prejuicios de ostentación y de conceptos falsos nacidos al calor de las muchas academias y de las escuelas de arquitectura. Esta arquitectura, mucho más vieja que ninguna academia, ha llegado a formas estándar, formas dictadas por el clima y por unas características raciales a la vez impuestas por los materiales de que disponía el constructor en cada caso particular.32 … es el arte y la técnica de proyectar y construir que un pueblo emplea para transformar su entorno vital a través de los siglos de una forma pragmática y realista, - aunque no simple y mucho menos superficial – en la que interviene, en gran medida, la experiencia, conformando de esta forma un asombroso bagaje de saberes y legados culturales, que nos han llegado hasta nuestros días sin premeditación y tenemos la obligación ética de conservar y mantener.33 ... en conclusión, el emplazamiento posibilita el uso del material existente en él. Razones de utilidad, tiempo, economía, etc., permiten que el saber del entorno utilice el material cercano evitando costes temporales y de transporte. Este es uno de los conocimientos presentes en la arquitectura geográfica y precisamente por ello queda insertada en el paisaje.34 … el arte popular y más en concreto la arquitectura popular, es ante todo intemporal, sus construcciones son hechas para siempre, su finalidad es entre otras, intemporal (…). Su planteamiento estético tiene como base el predominio del sentido utilitario, un carácter fuertemente funcional, que puede servir de lección a la arquitectura racionalista, pues en su obra se da un perfecto equilibrio entre forma y función, limpieza de formas, pureza y sencillez en el volumen y, sobre todo, un sentido de utilidad y adaptación a la geografía.35 … la verdadera patria del hombre es la memoria… De la memoria lo que nos marca de modo indeleble es la de nuestra etapa de formación, la de la niñez. Pues bien, la arquitectura popular es la niñez de la arquitectura, y lo que nos queda de ella constituye la parte más entrañable y reveladora de la memoria de la arquitectura.36 _____________________________________________________________________________________
32.- Josep Lluis Sert (1934): Arquitectura sin estilo y sin arquitecto / D´Ací i d´Allà / nº 179 (en) Ginés Garrido y Andrés Cánovas (2003): Textos de crítica de arquitectura comentados / Dpto de Proyectos / ETSAM / Madrid 33.- Gonzalo Crespo (1995): Arquitectura vernácula en la provincia de Palencia / Institución Tello Téllez de Meneses / Discurso académico de ingreso 34.- Óscar Jérez García y Lorenzo Sánchez López (2002): La arquitectura geográfica manchega: recurso y compromiso educativo / UNED / Espacio, tiempo y forma 133 / Serie VI / Geografía / T 15 35.- L. Sánchez López (1998: 204) 36.- Miguel Sobrino González (2005): El futuro de la arquitectura popular, II Los valores / (en) Filandón / Suplemento del Diario de León

El patrimonio tradicional ocupa un privilegiado lugar en el afecto y cariño de todos los pueblos. Aparece como un característico y atractivo resultado de la sociedad. Se muestra aparentemente irregular y sin embargo ordenado. Es utilitario y al mismo tiempo posee interés y belleza. Es un lugar de vida contemporánea y a su vez, una remembranza de la historia de la sociedad. Es tanto el trabajo del hombre como creación del tiempo. Sería muy digno para la memoria de la Humanidad si se tuviera cuidado en conservar esa tradicional armonía que constituye la referencia de su propia existencia. El patrimonio tradicional o vernáculo construido es la expresión fundamental de la identidad de una comunidad, de sus relaciones con el territorio y al mismo tiempo, la expresión de la diversidad cultural del mundo. El patrimonio vernáculo construido constituye el modo natural y tradicional en que las comunidades han producido su propio hábitat. Forma parte de un proceso continuo, que incluye cambios necesarios y una continua adaptación como respuesta a los requerimientos sociales y ambientales. La continuidad de esa tradición se ve amenazada en todo el mundo por las fuerzas de la homogeneización cultural y arquitectónica. Cómo esas fuerzas pueden ser controladas es el problema fundamental que debe ser resuelto por las distintas comunidades, así como por los gobiernos, planificadores y por grupos multidisciplinarios de especialistas. Debido a esa homogeneización de la cultura y a la globalización socio-económica, las estructuras vernáculas son, en todo el mundo, extremadamente vulnerables y se enfrentan a serios problemas de obsolescencia, equilibrio interno e integración. Es necesario, por tanto, como ampliación a la Carta de Venecia, establecer principios para el cuidado y protección de nuestro patrimonio vernáculo.37 Han sido muchas las miradas que han puesto sus ojos en esta arquitectura y es que, resulta inevitable no reparar en su presencia, su saber estar, su postura, su gesto contenido o la sobriedad de su porte. Al redescubrir esas miradas uno se percata de que la lucha contra el tiempo y el olvido es una constante contra la que la propia arquitectura viene luchando desde lejos. Con la perspectiva de lo ya escrito, tenemos la certeza de que hubiera resultado más sencillo empezar estas notas explicando que la arquitectura popular es… arquitectura popular. Aún con todo; reconforta ser testigo de cómo esas vetustas piedras que un día fueron la casa de nuestros abuelos a fecha de hoy se siguen manteniendo en pie; no sin achaques, pero todavía erguidas. El reconocimiento al esfuerzo de tantos hombres persiguiendo un mismo sueño, no debería quedar en papel seco, en el estante de alguna librería; sino en ese alboroto de las casas, calles, placetuelas, placetas y plazas de nuestros pueblos, chicos o grandes – como son nuestras ciudades -. _____________________________________________________________________________________
37.- Carta del Patrimonio Vernáculo Construido (en) www. rehabimed.net Rehabimed (Asociación para la Rehabilitación del Mediterráneo): una iniciativa que recoge la experiencia de diez años de trabajo conjunto entre instituciones y organizaciones de más 40 países Euromediterráneos. De hecho, se trata de formalizar una red de expertos que se ha consolidado en el trabajo conjunto y continuado entre países del norte y del sur del Mediterráneo. El objetivo fundamental de la asociación es promover la rehabilitación sostenible del parque edificado y la revitalización social y económica de los centros históricos, tanto en Europa como en los países mediterráneos en desarrollo. También es un objetivo claro avanzar en la consolidación del Proceso de Barcelona iniciado el año 1995 y reforzado el año 2008, con la creación de la Unión por el Mediterráneo (UpM), de la cual nuestra ciudad fue designada sede, alcanzando así un papel de capitalidad Mediterránea.

- 15 -

- 16 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 2. Cardo autóctono, camino de la Cantera; el que conduce hasta el pueblo de Muñecas (Soria)

[f] 3. Arquitectura popular: paisaje construido

4.

CARACTERÍSTICAS (Esencia)

En este capítulo presentaremos esquemáticamente algunos de sus rasgos más característicos: 1.Coherencia con el entorno: incorporación de paisaje y paisanaje en su construcción. Enraizamiento e identificación con el lugar. … El lugar se puede crear a través de la vocación que cada sitio tiene… El lugar se convierte en lo que hace aquel sitio tenga un significado humano (…) aquel sitio, se convierte en lugar cuando aparece el artificio; es decir, en cierto sentido, se opone un poco a la naturaleza.38 2. - Elección del asentamiento: adaptación y transformación de la fisionomía y orografía del terreno Las moradas humanas están condicionadas en gran parte por factores naturales, están menos emancipadas de la servidumbre del medio geográfico que dirige, no arrastra: la tierra influye en el hombre; pero éste, a su vez, reacciona transformando aquélla, modificando más o menos profundamente el medio en su provecho. La casa popular no es un producto exclusivamente geográfico ni puramente humano, sus formas llevan impresa la marca de ambos, dependiendo tanto de la herencia como del medio. La arquitectura doméstica es, en las sociedades primitivas, casi un producto natural del suelo y del clima, obra colectiva, salida de la misma vida, que recurre a los materiales más próximos y los emplea apenas sin transformar. Sus progresos civilizadores representan cada vez más una mayor reacción hacia la naturaleza, liberándose del condicionalismo extremo a que estuvo sometido… Las condiciones geográficas, naturales y humanas, y las viviendas populares están íntimamente relacionadas y trabadas, dependen en tal forma unas de las otras, que no podremos analizar las últimas prescindiendo de las primeras.39 El marco físico sólo proporciona posibilidades, no imperativos y es el hombre quien decide, no el lugar o el clima.40 Régimen de vida agrícola, ganadero, basado en un modelo de explotación primario. Durante la época de la posguerra sólo cabía hablar de una economía de subsistencia, basada en el trueque y también en el estraperlo, lo que poco a poco fue dando pie a una incipiente actividad comercial en los núcleos más poblados de la región.

…Los usos se consolidan porque han mostrado su eficacia, su adecuación al clima y a las formas de vida, porque están a disposición y porque hay mano de obra que sabe cómo hacerlo. Esto supone una lentitud en cada una de las etapas de ensayo y de apropiación, que lleva a decantar las soluciones.42 - Encuentro amable entre los diferentes materiales empleados en su construcción, procurando un adecuado asentamiento paulatino de las fábricas y un ensamble preciso de los diferentes elementos. - Aprovechamiento y conocimiento al máximo de las posibilidades del material; more with less43 o less is more44, más con menos o menos es más; es decir, llevar siempre al límite propositivo los usos, masa, acabados, textura, color, inercia térmica, imperfecciones y comportamiento estructural del mismo. El color lo aportan el rojo de los tejados, la mezcla de tierras y paja del trullado en las plantas alzadas, el blanco roto de la piedra caliza en planta baja y la luz del sol. Por norma general, se recurría al empleo de los materiales que se tenían más a mano; la piedra procedía de la cantera cercana y las proximidades de la Torca, la madera de jabina provenía del monte bajo circundante y la teja de las poblaciones del entorno; donde podían adquirirse. … Los colores de la arquitectura deben ser los de las piedras naturales.45 - En el momento de su construcción contaban con una red de comunicaciones muy limitada; caminos, senderos y vías de ganado. Los medios de transporte utilizados habitualmente eran los propios animales de labor; los machos, la yunta de bueyes o algún burriquillo. - Capacidad de adaptación al medio, respuesta inteligente frente al clima en lo que se refiere a orientación, organización de las habitaciones, forma, solución de la envolvente, situación, características del acceso, esquema y alturas (techos bajos), espesores, luces, ubicación en planta del hogar, tipo de cubierta, agrupación de casas… … Entre todas, la casa rural, la verdaderamente popular, aquella que en sus orígenes es construida por un solo hombre, es la que expresa más claramente los caracteres de dependencia frente a frente del cuadro geográfico, constituyendo un precioso documento de la historia.46 Dominio y conocimiento de los diferentes oficios (Cantería, carpintería, forja, albañilería…) Habilidad y destreza manual de las gentes. Trabajo muscular, físicamente muy exigente, a pulso.

Empleo de recursos propios de la zona; locales, al alcance de la mano. Los criterios que rigen su utilización son la inmediatez, la proximidad y la economía de esfuerzo en su obtención. El empleo de materiales autóctonos traza una frontera difusa entre arquitectura y naturaleza41, permitiendo que las construcciones se integren en el paisaje. Los materiales por antonomasia empleados en la zona son: la madera; de monte alto, bajo y ribera, la tierra, el agua, el barro, la cerámica y la paja. _____________________________________________________________________________________
38.- Luis Peña Ganchegui: Arquitecturas 1958-1994 / Formato vídeo (en) http://www.ganchegui.com/ 39.- Leopoldo Torres Balbás (1934): p. 101 40.- Mª de los Ángeles Morán Rodríguez (1998): Arquitectura Popular y Medio Ambiente / Observatorio Medioambiental / nº 1 / Servicio de Publicaciones / Universidad Complutense de Madrid 41.- CIAT / Centro de Investigación de Arquitectura Tradicional / Boceguillas / Segovia / Op cit El CIAT tiene como objetivo principal el fomento de todas aquellas actividades encaminadas a la investigación, la difusión y la protección de la arquitectura tradicional en cualquiera de sus manifestaciones. (en) http://www.ciat.es

-

- Solidez constructiva, búsqueda de perennidad.47 Consecución de estructuras estables en el tiempo - Cultura oral, aprendizaje y práctica transmitidos ininterrumpidamente de generación en generación. _____________________________________________________________________________________
42.43.44.45.46.47.Graciela Viñuales (2005): Arquitectura Vernácula en Iberoamérica / Conferencia Inaugural CISAV Mies Van der Rohe (1886 - 1969) (en) http://www.miesbcn.com/es/fundacion.html Alberto Campo Baeza (en) Manuel Blanco (2003): Campo Baeza. Light is more / TF Editores Cita de Ruskin recogida por Fernando García Mercadal (1920): Arquitectura / nº 26 / pags 7 – 9 / Madrid Fernando García Mercadal (1926): Arqutectura Mediterránea (en) Arquitectura / nº 85 / Madrid M. Sobrino González (Op cit)

(na).- El juego de alturas de los tejados de las casas sugiere el desarrollo de una estrategia común frente al clima; una relación de vecindad (respeto y conocimiento mutuo). Los diferentes perfiles de la imagen se corresponden con la fachada oeste.

- 17 -

- 18 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 4. Chimenea en el faldón norte del tejado

-

Procedimiento de autoconstrucción, autónomo; con la mano como principal herramienta de construcción, manipulación y transformación de los materiales. El constructor es el propio morador de la vivienda, dejando abierta la posibilidad de colaboración y participación vecinal. Economía de medios. Austeridad material

[f] 5. Decoración in situ del piso de una casa. Repetición de un motivo geométrico sobre la superficie del suelo empleando como plantilla de marcado improvisado el culo de una botella de vidrio

-

- Ornamentación mínima; entendida ésta como el afianzamiento de la manufactura, la dignificación de lo funcional,57 el valor añadido de la labor artesanal. … El trazo y la ornamentación arquitectónicos sólo se ven, como en Grecia, consagrados a dios en los Templos, jamás al hombre en las habitacionew.58 Lenguaje autónomo, expresión del carácter local y regional, homogeneidad del conjunto construido.

- Es una arquitectura sin arquitectos48 (no existe un proyecto previo como tal, al menos lo que hoy entendemos por proyecto) … Y el pasar anónimo de muchas gentes, con idiosincrasia común, con deseos y aspiraciones comunes, es el que ha hecho aflorar esa oculta singularidad de una colectividad social, aparentemente gregaria, que tiene, sin embargo, una acusada personalidad.49 Arquitectura viva, convulsa50 Una suma continua de experiencia, decantación paulatina y madurez de las soluciones, respuesta orgánica. Proceso evolutivo lento.
51

- Encaje, ajuste de las soluciones; adaptación a la extensión: que quepa, ni sobra, ni falta nada,59 mediante gestos ingenuos; en el sentido etimológico de libertad. - Singularidad constructiva en lo que se refiere al grado de detalle y cuidado en la ejecución de puntos singulares, la ergonomía de las soluciones, su adaptación a una circunstancias concretas (solución ceñida, trabajo de sastrería, traje a medida) - Funcionalidad estricta (Cobertura de las necesidades básicas de un momento y circunstancias determinadas; cobijo, abrigo, descanso y sentido utilitario) - Capacidad de envejecimiento, uso intergeneracional ininterrumpido. Identificación afectiva con el habitante - Belleza; entendida como satisfacción del oficio y sentido común.60 - Lectura clara de aspectos visuales; jerarquización espacial, diferenciación al exterior de los usos… correspondencia entre apariencia y estructura.61 …traducción material y física en su aspecto interior y exterio.r62 - Mayor interés volumétrico que espacial - Figuratividad Las casas como casas.63 _____________________________________________________________________________________
57.- José Laborda Yneva (2004): Curso Conocimiento Arquitectónico / Edificio Camón Aznar / Zaragoza 58.- Joaquín de Yrizar (1930): Arquitectura Popular Vasca (Conferencia / V Congreso de Estudios Vascos. Arte popular Vasco / Bergara 59.- J. Laborda Yneva (Op cit) 60.- J. Laborda Yneva (Op cit) 61.- M. Sobrino González (Op cit) 62.- Luis Feduchi Arquitecto 63.- Luis Peña Ganchegui (1988): Más allá de la función (en) Antón Pagoda, Javier Mozas y Aurora Fernández (….): Revista Tecnología y Arquitectura

… está elaborada muy lentamente; cuando alcanza la forma idónea para su entorno cristaliza en un “prototipo” que se repite siempre, pero no en serie, sino modificándose según cada situación y factor ecológico.52 …queda plasmado en la evolución de los “prototipos” que sobreviven al tiempo, por ser los más aptos y que este tiempo selecciona lentamente.53 … adaptación experta obtenida a partir de la superación del error; hasta el acierto.54 … la presencia de un problema complejo se resuelve mediante la solución encadenada, a una serie de problemas simples.55 - La pauta general predominante en esta arquitectura es el sentido común, la prudencia y la contención; esto es, la lógica de lo obvio.56 - Período de ejecución dilatado en el tiempo en función del calendario de labores del campo _____________________________________________________________________________________
48.49.50.51.52.53.54.55.56.B. RudofskY (1973): Arquitectura sin arquitectos / Editorial Universitaria / Buenos Aires Miguel Fisac Serna / Op cit Carlos Flores Giorgio Grassi (1980): p 193 J. Bassegoda (1973): p 22 Rafael de la Hoz (1974): p 58 José Laborda Yneva (Op cit) Carlos Flores López (Op cit) Giorgio Grassi (1980): p 193

(na).- En el tiempo que venimos realizando este estudio, no hemos dado con la existencia de planos donde se refleje un proyecto previo de las viviendas al que pudiera ajustarse su ejecución. Ello da pie a pensar que dichos planos; caso de existir, se limitarían, tal vez, a un simple croquis trazado sobre el mismo terreno donde se asentaría más tarde la propia edificación, empleando como herramienta algún clavo o una rama.

- 19 -

- 20 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 7. El palomar rústico de Castilla, principalmente de Tierra de Campos, no sólo decora y amuebla el paisaje: lo calienta. Es una referencia en la inmensidad desolada del páramo.69

5. ESTUDIO DE UN EJEMPLO CONCRETO ( para muestra un botón)
[f] 6. El nombre del pueblo sobre un cartel de chapa situado a la entrada del mismo. Su rotulación contrastada; de letras blancas sobre un fondo azul marino, facilita su lectura.

- Desinhibición formal y plástica Enfoque desprejuiciado en relación con los aspectos plásticos. Soluciones de dentro a fuera. Predominio de las razones funcionales.64 - Arquitectura promiscua.65 Cohabitación simultánea de animales y personas; solape funcional Metabolismo equilibrado (Relación consumos-desechos) Mantenimiento y cuidado de la proyección exterior de la casa: bancos, poyos, emparrados, rosales silvestres (cortina vegetal)… La limpieza del frente de la parte de la calle correspondiente a la fachada corre por cuenta de los vecinos (acceso bien cuidado)

- Pueblo = Agregación de unidades; agrupación de células, sistema orgánico, tejido edilicio vivo. Casa / manzana / calle / barrio / pueblo / ayuntamiento / región (zona, comarca) / comunidad / autonomía / país … Las calles, la plaza y los edificios no hacían a un pueblo, ni tan si quiera le daban fisionomía. A un pueblo lo hacían sus hombres y su historia.66 Ajena al fenómeno de la especulación Elección = lección67 - Desde un lenguaje más actual y la perspectiva de hoy, cabría recoger también el ciclo de vida infinito de los materiales que la definen. Cabría hablar aquí de diseño sostenible, de ecología o de ecoeficiencia. … El alma del pueblo no se manifiesta sinceramente en todas las construcciones. En las más humildes, concibe y ejecuta su idea. Proyecto y trabajo son suyos.68 En síntesis, como cierre a este apartado, antes de sumergirnos en el apasionante estudio del pueblo que hemos tomado como referencia para el trabajo, podemos extraer la siguiente lección: la arquitectura popular es una de las mejores escuelas para todo aquél que busque respuestas a los problemas que el ejercicio del habitar nos plantea diariamente. Si somos capaces de interpretar las lecciones construidas que ésta nos brinda, de traducir su lenguaje, su caligrafía de barro, al lenguaje digital contemporáneo, volveremos o quizás llegaremos a ser de @pueblo. _____________________________________________________________________________________
64.- Carlos Flores (Punto nº 13, de los 26 que recoge referidos a las características de la Arquitectura Popular) 65.- J. Laborda Yneva (Op cit) 66.- Miguel Delibes (1950): El camino / p33 / Ediciones Destino (10ª Edición, octubre 2007) 67.- Vicente Sarrablo, Francisco L. Almansa, Pere Roca (2007): Eladio Dieste. La estructura cerámica armada (artículo) WAM 07 Emergencies (en) http://www.arranz.net/web.arch-mag.com/7/emer/emer1t.html 68.- Mies Van der Rohe, arquitecto (Op cit)

Entre los diferentes pueblos y localidades del entorno se establecen vínculos con variados orígenes. La fisionomía del la zona; el agua; los ríos, una cuenca común y las propias relaciones interpersonales constituyen el principal eje vertebrador del territorio. El medio habitual de comunicación entre sí son las carreteras comarcales, los caminos de concentración; caminos vecinales, los antiguos caminos de herradura y de perdices y las sendas de pastores, ya casi borradas. Los límites de cada territorio quedan definidos sobre el propio terreno mediante la disposición de mojonas de piedra. Todos ellos comparten una historia común y una cultura con muchos puntos de encuentro; en la que convergen festividades, leyendas, tradiciones, la cotidianidad o las historias de ayer; la celebración de las ferias o las chanzas sobre la Cañada Real y las leyendas en torno a los héroes de antaño, como el Cid o Almanzor. El pueblo que tomaremos como referencia para la realización de este trabajo será Fuencaliente del Burgo (Soria), barro modelado en forma de adobe, casas y pueblo, situado en la zona de transición entre la parte burgalesa de la antigua Comarca del Cerrato na - que en la actualidad sólo consta en Palencia - y la de Pinares; a la vega de un río que discurre todavía anónimo a su paso por él, cuyo nacimiento aguas arriba en un manantial da sentido a la existencia de una pequeña ermita; Nuestra Señora de los Remedios, dedicada a la Virgen del Valle. De ahí el nombre del pueblo, de esta tierra; Fontis Calidi, Fontcaliente, Fuentecaliente; de la cálida temperatura del agua que mana de sus entrañas. El valle; fértil como pocos, huerta de sabores, tiempo e historias antiguas; el horizonte pardo del monte, la sombra de una encina en el alto, la silueta de las majadas salpicando su extensión, el silencio cobijado en algún palomar, el rojo denso de la tierra recién arada y un puñado de olas agitándose en un mar de cereal y luz dibujan el paisaje de este lugar. El pueblo, techado en rojo, se asienta sobre una ladera orientada al mediodía, adaptándose a su orografía. Desde varios kilómetros de distancia puede divisarse la característica silueta del campanario de la iglesia que se erige por encima de los tejados del resto de las construcciones. Ito visual geográfico, sirve como punto de referencia y situación en el entorno. El tañido puntual de las campanas define un lenguaje sonoro que sólo los vecinos (paisanos, coterráneos) saben interpretar. Es una herramienta de comunicación muy útil. Dependiendo del tipo y características de la campana, y de la frecuencia de golpeo del badajo contra el vaso de bronce se emiten sonidos y ritmos que señalan días concretos del calendario religioso (ritos, misas…) situaciones más cotidianas (nacimientos, fiestas, muerte…), avisos de auxilio y convocatoria o llamada a reunión. Sus paredes cobijan las obras de arte más importantes del lugar, como por ejemplo, las imágenes talladas más veneradas, la pila bautismal o el altar. El edificio en sí, representa un ejemplo de aproximación hacia una arquitectura culta, con un tratamiento cuidado de los aspectos espaciales, volumétricos, materiales y de ejecución de la obra. Su emplazamiento no es casual; la iglesia se ubica en un nudo neurálgico; próxima al río, en el cruce de tres caminos que comunican con sendos pueblos vecinos. De planta rectangular, compuesta de cuatro cuerpos diferenciados (nave central, sacristía, coro, campanario y galería anexa) comparte su definición formal con la de los pueblos cercanos; prestando especial atención a la iluminación de los espacios interiores, como demuestra la existencia de una ventana abocinada hacia el interior, de forma troncocónica, ubicada en la fachada oeste, a la altura del coro, al interior de la espadaña, cerrada por una vidriera que aporta un matiz lechoso a la luz que la atraviesa o la adición del volumen de la galería anexa al cuerpo principal de la nave. El altar se sitúa al este, en uno de los extremos de la nave que conforma el eje principal acorde con la dirección sacra esteoeste. Los materiales básicos empleados para su construcción son la piedra, el barro, la cal y la madera; de factura artesanal. En su día, el cura contaba con una casa propia (casa del curato). El cementerio del pueblo ocupa el espacio del antiguo Monasterio de Santa María de Fuencaliente; convento de las monjas Bernardas, fundado en 1176, y reconstruido tras sufrir un incendio en 1550. _____________________________________________________________________________________
69.- Miguel Delibes (Valladolid, 1920 -2010) / (en) http://cvc.cervantes.es/actcult/delibes/ na.- Font Arellano, Juana (3.11.2011) / Aportaciones

- 21 -

- 22 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 8. Vista este del pueblo nevado tomada desde la carretera que conduce a Santa María

[f] 9. Una vez más, el escenario de las calles

Finalmente las religiosas se trasladaron a Aranda de Duero (Burgos) en 1587. Testimonio de aquella actividad son los restos de las paredes, integrados en la tapia del actual cementerio, que todavía hoy se mantiene parcialmente en pie. También, algunas de las diferentes paredes de piedra, aparejadas en seco, hasta una altura aproximada de un metro que delimitan las huertas contiguas, en la vega sur del río, en paralelo a la carretera que conduce a Fuentearmegil. En esos mismos terrenos, cercano al monasterio se conserva el silo que debió servir para almacenar la cosecha de trigo y centeno. Frente a estas construcciones, en la ribera opuesta, donde se alza el pueblo, se mantiene en pie un molino harinero, que interrumpe el curso natural del río generando una pequeña presa. El salto de agua que se crea proporciona la fuerza suficiente como para accionar los diferentes mecanismos que posibilitan el molido del grano mediante un sistema de ingeniería; sencillo, basado en el empleo de muelas de piedra, actualmente en desuso y estado semiderruido. - Todavía recuerdo con nostalgia como; de pequeño, mi abuela Gaudencia me sentaba sobre algún saco de trigo en aquella carretilla azul cuando se acercaba a moler grano -. Las calles constituyen por sí mismas lugares de circulación, convivencia y relación, todo un tejido social. Como espacios de carácter público abiertos sobreviven el juego pelota y la plaza; punto de encuentro y reunión los días que se acerca algún comerciante a vender; situado a espaldas de la iglesia, justo frente a la antigua casilla (casa de juntas y reunión del pueblo) en la actualidad sustituida por el teleclub. Las Eras de Arriba son el espacio en el que conviven todavía hoy trabajo y ocio. En ella se ubican tanto la báscula como el campo de fútbol; así como la zona dedicada al juego de la calva. Los medios mecánicos como la trilladora, el tractor o las cosechadoras se introdujeron paulatinamente en las tareas del campo a partir de los años 60. Así, las antiguas labores; preparar la yunta, cargar los haces al carro, tornar la parva o trillar, fueron quedando relegadas al blanco y negro; una imagen de papel, retazos de nostalgia en la memoria de nuestros mayores. El planeamiento del pueblo se adapta a la naturaleza del lugar adoptando una planta regular, conformando una retícula geométrica; de trazado hipodámico; compacta, caracterizada por la mayor anchura de las calles en dirección este-oeste y una malla de callejas, callejuelas y goterales en la dirección norte-sur, que comunican éstas entre sí al abrigo de alguna coba. Se mantiene en buen estado la escuela; construcción escolar de la posguerra, a pie de las Eras de Arriba, junto al pozo de la fuente. Un edificio de lectura clara, de aspecto sobrio y rotundo, construido en fábrica de ladrillo, que se ajusta a los patrones y modelos del momento. Las casas, de conveniente porte sencillo, se agrupan en núcleos de varias unidades orientadas al sur, formando hileras regulares de trazo rectilíneo, con acceso frontal, protegido en ocasiones mediante un tejaroz, orientado al mediodía. Su forma y el modo en que ocupan el lugar responde a las necesidades de solventar un programa (modelo de unidad familiar) enfocado a la producción agraria. Estas manzanas disponen de una cubierta común. Las calles discurren paralelas al curso del río. Su ubicación adaptada a la ligera pendiente del terreno posibilita el soleamiento de todo el núcleo poblacional favoreciendo además la rápida evacuación del agua de lluvia hasta desembocar en la cuenca del río. El conjunto de su trama refleja el crecimiento que experimentó durante la época de mayor actividad social y número de casas abiertas (primera mitad del siglo XX, etapa de la posguerra). En general, ha mantenido su fisionomía aun habiendo sido derribadas algunas de las construcciones más antiguas para ser sustituidas por otras de nueva planta, cuyo modelo formal dista mucho del local. Las construcciones más recientes se arraciman en torno los principales ejes de comunicación; las carreteras que conducen a los pueblos vecinos, dando lugar a la formación de nuevas unidades vecinales, siguiendo un modelo de agrupación un tanto más aislado y disperso.

El caserío incorpora nuevos elementos arquitectónicos a medida que descendemos hacia la vaguada; muestra diferentes expresiones en su fachada, tales como buhardillas y balcones de forja que asoman tímidamente al exterior en busca del sol de mediodía. Únicamente se conserva un ejemplo de casa con soportal, reducido a la mínima expresión, ocupando el espacio definido a partir del cierre lateral del tejadillo superior de acceso a la vivienda, ubicado en una calleja tras el bar de la Juana, lo que atestigua la inexistencia de una red-estructura comercial definida. El aroma de las rosas silvestres mezclado con el eco de la hierbabuena acompaña el paseo temprano. Una generosa parra invita a doblar la esquina. Las flores de los geranios, desde la humildad de una maceta de barro aportan la nota de color al recorrido. Casi imperceptible ya, el susurro de un pregón, anuncia la llegada del frutero. Pacientemente, junto al camión, las gentes hacen cola, guardan la fila; quién da la vez – pregunta el recién llegado -… Hay dos mayores sentados en un banco, uno de ellos parece estar leyendo el papel que sostiene con la mano izda… … En los años 80, la inspección ya ha insistido en que es preciso conseguir la asistencia diaria de los matriculados. Pero no piensa nadie en imponer la obligatoriedad de la enseñanza. En el aula sólo hay espacio para 40 o 42 alumnos de los ochenta niños del lugar, cuya diferencia vaga por las calles, hasta tanto no se les obligue a construir el nuevo local a las autoridades. ¿Cómo es pues el local? La escuela mide, sin equivocación posible, 7.70 metros de profundidad, 5 de anchura y, sobre todo, 1.70 (SIC) de altura nada más. Se halla en mediano estado, urgida de reboque y de blanqueo en los muros y reparos de consideración en el tejado. Tampoco el mobiliario cede un punto en pobreza. Sólo hay tres sillas y seis cuerpos de carpintería para la escritura – que esperan su arreglo y pintura -, en donde deben reposar una docena de tintineos de plomo y algunos portaplumas. Desde una plataforma muy reducida y en mal uso, precisada así mismo de restauración, el maestro contempla el escenario, sentado en uno de los dos sillones –rotos ambos- tras una mesa simple, con un solo cajón y una estropeada escribanía de madera y bronce. Un brasero templa la estancia. En las paredes, preside un crucifijo, una estampa de Cristo y dos de María Santísima. En 1888, a los tres años de su muerte, un retrato de Alfonso XII deja en la sala una nota de olvido. En una estantería, se hacina la biblioteca, un reloj estropeado ha dado alguna vez la hora. Hay en alguna parte de la sala un pequeño bagaje de medios pedagógicos: una colección de láminas de historia de España y otra sagrada – que es preciso pintar de nuevo -, una tercera de carteles de varios temas, un relamido árbol genealógico de Jesús… La aritmética cuenta con seis tableros contadores de bolas, alguno roto ya. La ortografía, con casi dos decenas de muestras de escritura con sus cristales, fijas en las mesas. Las demás ciencias, con una regadera, un cogedor de fiemo y un termómetro roto. En los tres años que alejan los inventarios de 1885 y 1888, se suman a ello un mapa provincial y otro de la península.70 Este texto nos acerca al contexto de principios de siglo; nos permite asomarnos a la arquitectura de aquel momento, nos habla de las mejoras realizadas en la casa que ocupaba el maestro de entonces, Félix Vicente Barrio; la que fuera anterior Casa del Pueblo y propiedad del marqués de Castro Serna: …una habitación hecha con tres grandes alcobas y su pasillo con su nueva (SIC) ventana en el segundo piso. Así como su cocina y demás71 _____________________________________________________________________________________
70.- José Andrés Gallego (1973): Una escuela rural castellana del siglo XIX: Fuencaliente del Burgo, 1847-1901 (en) la Revista Española de Pedagogía / Instituto San José de Calasanz / CSIC 71.- J. Andrés Gallego (Op cit)

- 23 -

- 24 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 10 / [f] 10. Casi se podría decir que el espacio público de la plaza ha surgido espontáneamente, al agruparse las casas en torno al acceso de la iglesia.

…que las iglesias y las calles tengan la misma orientación no puede ser casualidad, y sólo puede ser explicado por la construcción de las iglesias. Es decir, la acción de crear el nuevo núcleo se realiza de forma unitaria con la disposición de las iglesias.72

_____________________________________________________________________________________
[A] 9. Plano del pueblo correspondiente a la cartografía municipal recogida en el Catastro del año (….) En él se puede apreciar cómo las calles mantienen una traza urbana marcadamente lineal paralela al curso del río. Los espacios más abiertos, de carácter más orgánico; constituyen el núcleo de la localidad (matriz) y se generan en torno a la iglesia, con el caserío apiñado a su alrededor definiendo el espacio público de la plaza. 72.Félix Jové Sandoval, José Luis Sáinz Guerra (2008): El urbanismo medieval en Tierra de Campos y la Arquitectura de tierra (en) La arquitectura construida en tierra. Tradición e innovación / Congresos de Arquitectura de Tierra en Cuenca de Campos (2004/09) / Cátedra Juan de Villanueva / ETSAV / Valladolid Con Manolo / Conversaciones (Navidades de 2010) Mientras tomaba este apunte, al tiempo que dibujaba, conversaba con el sr Manolo, sentado en la piedra, junto a la puerta de una de las casas, tomando el sol de mediodía. El pueblo no son sólo espacios físicos – como la plaza o las calles… -, son también espacios sonoros; algunos tan lejanos como el que Manolo recordaba; el silbido de la sirena del tren al abandonar la estación de Ontoria del Pinar…

_____________________________________________________________________________________ # (…) la decisión de adoptar orientaciones determinadas para conseguir soleamiento similar, intimidad y ventilación adecuada para todos se daban ya en las culturas mesopotámicas y en las del subcontinente indio - Font Arellano, Juana (3.11.2011) / Aportaciones - 25 -

(na).-

- 26 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 12. Vista del pueblo, con el río al fondo, desde el campanario de la iglesia

[f] 11. La masa nevada del caserío se sitúa paralela al discurso del río cuyo cauce puede intuirse si uno sigue la línea de chopos que aparece como telón de fondo a la fotografía

6. NOTAS REFERIDAS AL NÚCLEO POBLACIONAL OBJETO DE ESTUDIO
6.1 DATOS GEOPOLÍTICOS, SOCIOECONÓMICOS Y OTROS Fuencaliente se ubica en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, al noroeste de la provincia de Soria, en la margen derecha del Duero, dentro de las vegas de los ríos Pilde y Perales; en las proximidades de la Sierra de Nafría. Su latitud es 41,73650298077679, su longitud - 3,187333345413208 y tiene una altitud de 979 msnm; llegando a los 1200 en el límite con la masa forestal de la Hoz. Los núcleos de mayor población del entorno son San Leonardo de Yagüe (a 18 km), San Esteban de Gormaz (a 20 km) y el Burgo de Osma (a 23 km) El pueblo es una pedanía más dentro del ayuntamiento de Fuentearmegil, cabecera también de los barrios de Zayuelas y Santervás; dentro de la comarca de Tierras del Burgo. Entre las poblaciones vecinas también se encuentran Santa María de las Hoyas, Guijosa, Muñecas, Espeja, Espejón, Valdealvín, Zayas, Valdegrulla (despoblado), Berzosa, Matanza o Villálvaro. Las redes de comunicación principales son las carreteras provinciales S0-P-5108 y la SO-P-5107. El Código Postal del núcleo es el 42141. La densidad de población en la provincia es de 9 habitantes / km2 y su edad media; muy elevada, anciana.73 6.2 RECURSOS ECONÓMICOS Y SERVICIOS La zona es rica en recursos mineros, cuenta con una explotación a cielo abierto de cantera de piedra caliza, destinada principalmente a usos civiles; como subbases de carreteras y edificación. Su economía se basa en la agricultura, en el cultivo del secano; del cereal de invierno: trigo, cebada, centeno, alfalfa, avena… en las cosechas de año y vez y también de oleaginosas como el girasol, de introducción más reciente, que proliferan auspiciadas por la subvenciones que concede la Unión Europea. Es una zona que cuenta con una gran riqueza de recursos hídricos, aunque en la actualidad el cultivo de regadío se limita a la zona de Los Huertos y La Huerta, donde es fácil encontrar multitud de piojales, huertas reducidas a la mínima expresión (2 - 4 m2). En general, la huerta proporciona a los lugareños verduras frescas y de temporada; legumbres, hortalizas de todo género y patatas. Éstas se ubican en los terrenos más próximos al núcleo, mientras que los campos de labor, donde se cultiva el cereal se localizan en zonas más alejadas, en un radio que va desde los 0,3 a los 6 km.74 La fauna del entorno la componen multitud de mamíferos como jabalíes, corzos, ciervos, liebres, conejos silvestres, zorros, erizos, topos y otros… aves; perdices, codornices, becadas, rapaces, buitres leonados, alimoches, cernícalos, águilas, búhos, lechuzas, mochuelos, cuervos, grajos, golondrinas, aviones... Asociada a esta biodiversidad surgen la actividad de la caza y también la de la cría de galgos u otros perros de caza. _____________________________________________________________________________________
73.- Fuente del dato: INE (2008) / Instituto Nacional de estadística 74.- Chris Holm (1968): Economía Radial y R. B Lee (1969): Nueva York / p 47-49) (en) Ana María Garcés y T. de Taylhardt (1987): El análisis espacial como base metodológica para el estudio de los asentamientos / Apuntes de las Jornadas CSIC

La flora la integran especies propias de humedales y riberas, como álamos, juncos y aneas; vegetación supramediterránea; de monte bajo; como el enebro o la sabina albar; jabina – como la denominan las gentes del lugar -, el pino negro de repoblación, el espliego, el tomillo, la manzanilla, el romero, la albahaca o también setas como las senderillas, los nícalos, las setas de cardo, los ababoles o la hiedra. Cuenta con toda una red de recursos hídricos y sistemas de riego, en parte obsoletos; el propio manantial y el agua de los dos ríos a los que ve nacer, fuentes próximas que cubren las necesidades de abastecimiento diario de agua (consumo, cocina, aseo…), cubillos, pozos, un antiguo pilón que todavía sirve de abrevadero, la presa; contigua al molino harinero además de todo un sistema de canales, regaderas, acequias, sifones y depósitos. Los servicios básicos como las instalaciones de abastecimiento de agua, saneamiento o luz se introdujeron a partir de la década de los 60. La telefonía llegaría años más tarde. También la urbanización y el asfaltado de las calles (proceso todavía inconcluso), o la dotación de equipamientos como las escuelas nuevas o el ambulatorio. Los servicios de incorporación más reciente han sido la recogida de basuras y la instalación de un poste de telefonía móvil. Quedan pendientes la ubicación definitiva de una escombrera y la construcción de una depuradora. 6.3 ALGUNAS NOTAS ETNOGRÁFICAS Los diferentes nombres que reciben los terrenos del municipio; su toponimia, constituye una fuente de información muy valiosa. Éstos son algunos de los nombres que hemos recogido: La Huerta, Los Huertos, Cañicera, Valfrío, La Hoz, Matapollinos, La Bercolá, Belorto, La Balsa, La Era, Los Cantizales, La Cantera, La Canterita, La Torca, La Jabina, La Colada; Los Colmenares, La Calera, El Vaho, La Golinosa, Las Majadas, La Vega, La Aldea o La Reyerta; nombres que nos hablan de la historia del lugar, de su geografía, de sus cultivos, de antiguos asentamientos poblacionales, de oficios perdidos, de los límites y lindes de su territorio, de las relaciones con los pueblos vecinos… La festividad principal de la localidad se celebra los días 9 y 10 de Octubre; en honor a la Virgen de los Remedios. Esos días todavía pueden escucharse algunas de las rondas de mozos de antaño, jotas y el sonido del folklore y la música de los gaiteros y sus dulzainas. Los días de fiesta, en la Era resuena el golpe seco y quedo del golpeo de las mojonas contra la calva. Las mujeres juegan a los bolos en el frontón y los hombres a la tanguilla; al borde de la carretera, aunque el juego con más tirón siguen siendo las cartas; la baraja, las partidas de brisca y de guiñote. Los niños juegan al bote-bote o al tejo, a la comba o a la goma; otras actividades de recreo como la piola, el abc, la tala, la vaquilla o la rayuela se fueron con la niñez de nuestros abuelos. …

- 27 -

- 28 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

6.5.1 CARACTERÍSTICAS DE LOS DIFERENTES HORIZONTES (ANÁLISIS DEL PERFIL POLICÍCLICO)
TEXTURA (%) HORIZON TE A A/Bt Bt/C TF 65, 8 26, 3 39, 4 AREN A 19,5 18,7 20,6 LIM O 51,8 47,7 38,5 ARCIL LA 28,7 33,6 40,9 pH AGU A 7,6 7,8 8,1 KC L 6,9 7,1 7,0 COND UC TIVID AD (µS/cm) 98,7 113,0 102,8 M O (% ) 5,6 5 2,1 7 1,0 6 CARBONA TOS (%) 24,9 30,3 37,3 CALIZ A ACTIV A 13,1 17,7 23,6 N (% ) 0,4 0 0,2 0 0,1 0 CAC (meq/100g ) 53,8 63,6 65,6

Análisis Textural. Metodología: doble tamización y sedimentación en medio líquido según la Ley de Stokes y el método de la Pipeta de Robertson (previa dispersión de los agregados) siguiendo las normas de Bureau of Soils del USDA (1975) Leyenda: TF: Partículas de diámetro inferior a 2 mm ARENA: Partículas de diámetro comprendido entre 50 y 2000 µm LIMO: Partículas de diámetro comprendido entre 2 Y 50 µm ARCILLA: Partículas de diámetro inferior a 2 µm Acidez actual: pH en agua Acidez en cambio: pH en una solución de KCL1N Medición: Suspensiones suelo/agua destilada y suelo/kCL1N, en proporción 1:2,5. Empleando el pHmetro de electrodo de vidrio y referencia de calomelanos. MO: Contenido en materia orgánica. Procedimiento según Walkley y Black (Walkley, 1946). Medida de la cantidad de carbono orgánico oxidable por combustión húmeda. Mezcla de dicromato potásico y ácido sulfúrico. Valoración del dicromato residual con sal de Mohr. Multiplicación del resultado por el coeficiente de Waksman para convertir el resultado en porcentaje de materia orgánica. CA: Macronutrientes metálicos (K, CA, Mg) Extracción con acetato amónico a pH neutro La zona cuenta con un clima submediterráneo, caracterizado por largos períodos de sequía, una precipitación media anual en torno a los 500 mm, inviernos prolongados, escasa humedad con sequedad del aire menor en las zonas contiguas al río, alejada del Oceáno Atlántico, donde desemboca el Duero; cuenca a la que pertenece el territorio, lo que genera el efecto Foehn; con cambios estacionales, ciclos naturales y fotoperíodos característicos. Los macizos o barreras físicas con los que limita son; los Picos de Urbión y la Sierra de la Cebollera por el Norte y el Moncayo al Noreste. CARBONATOS: Porcentaje de carbonatos en el conjunto de tierra fina (método gasométrico) CAC: Porcentaje de carbonatos fínamente divididos (limos y arcillas granulométricas) N: Nitrógeno. Digestión con ácido sulfúrico y catalizadores. Destilación por arrastre de vapor en un medio alcalino. Recogida del producto de destilación sobre ácido bórico y valoración posterior con ácido clorhídrico. 6.5.2 DESCRIPCIÓN DEL PERFIL DEL SUELO (Ver calicata nº 1 en el capítulo La tierra, p 85) El estudio de muestras de suelo en el terreno de la localidad, a través de la realización de tomas in situ para su posterior ensayo, valoración y caracterización en laboratorio nos ayudará a conocer sus propiedades y posibles aplicaciones. Recogemos un extracto de la tesis doctoral de Rafael Alonso Ponce,75 quien partiendo de la apertura de una calicata de 2x1x1,25 m (Longitud/Anchura/Profundidad) de coordenadas UTM (Referidas al Huso 30) XUTM: 485080 e YUTM: 4621620 elaboraba la siguiente tabla; en la que analizaba y dejaba constancia de los datos del perfil del suelo cuya inclusión en estas páginas consideramos de gran utilidad para una mejor aproximación al contexto y terreno objeto de estudio. Horizonte A: Color 7,5YR3/4 según Código Munsell, textura franco-arcillo-limosa, estructura grumosa, raíces abundantes, límite difuso con el horizonte subyacente. Horizonte A/Bt: Color 7,5YR4/4 según Código Munsell, textura franco-arcillo-limosa, estructura poligonal, raíces frecuentes, límite claro con el horizonte subyacente Horizonte Bt/C: Color 2,5YR4/8 según Código Munsell, textura arcillosa, estructura poligonal, raíces escasas GRUESOS: Fragmentos subangulares de caliza en masa gris con tonos rojos, algo arenosa y algo marmórea. Se observan oquedades de descarbonatación y tinciones férricas muy conspicuas en el segundo y tercer horizonte. Clasificación FAO: Cambisol calcárico-crómico (éutrico) Clasificación forestal básica: Suelo argilúvico calizo xérico lítico rojizo

[A] 13. Localización de las rupturas de pendiente

6.4 PARÁMETROS CLIMÁTICOS DE LA REGIÓN Precipitación media anual: 623 mm Precipitación media invernal: 183 mm Precipitación media primaveral:176 mm Precipitación en verano: 101mm Precipitación media en otoño: 162 mm Temperatura anual: 10,1 ºC Temperatura máxima del mes más cálido: 27,8 ºC Temperatura mínima del mes más frío: -2,2 ºC Oscilación térmica (OSCI): Tmáx – Tmín = 30,0 ºC

6.5. DATOS FÍSICOS Y GEOMORFOLÓGICOS

_____________________________________________________________________________________
75.Rafael Alonso Ponce (2008): Autoecología paramétrica de juniperus thurfiera L en Castilla y León / Universidad Politécnica de Madrid / Madrid

- 29 -

- 30 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 12.Carmen Marin Benavente (1985): Gráfico 4 / Esquema geológico

[f] 13. Hogar.- Intimidad en un espacio compartido.

77

Otros datos fisiográficos característicos reseñables son su alta pedregosidad y la elevada basicidad del terreno. La superficie de la zona es bastante llana, con pendientes medias y suaves, poco accidentada. Con litología de calidad y potencial medio, compuesta principalmente por calizas cretácicas, calizas y margas miocénicas y conglomerados calizos. Se denomina Ábrego al viento de componente sur; que suele venir acompañado de granizadas, tormentas y trombas de agua que tienen su origen en un recalentamiento de la meseta que deviene en la formación de nubes de origen vertical. Solano se denomina al viento procedente del oeste; siguiendo la dirección del curso del valle del Duero; aunque la componente dominante de los vientos húmedos en la Cuenca es la noroeste (NW), la del Cierzo. 6.6 ANÁLISIS DE LA CUENCA DEL RÍO PERALES La cuenca del río Perales se asienta fundamentalmente sobre materiales de edad miocénica. Los niveles inferiores están constituidos por una serie detrítica de arenas arcillosas que evoluciona, desde niveles superiores, hacia una serie de estratos calizos, blancos, de bastante espesor, alternados con arenas arcillosas y margas. El nivel estructural definido por las calizas pontienses muestra un ligero escalonamiento descendiente hacia el Duero, interpretado como una suave estructura sinclinal, sin embargo podría estar originado por movimientos endogenéticos recientes (gráfico 4). En el borde septentrional de la zona afloran materiales oligocenos, formados por cantos calcáreos, con cemento arenoso-arcilloso, con buzamiento de 5-15º al sureste, en franca discordancia con las calizas cenomanenses que afloran al norte. Depósitos pliocuaternarios tipo raña han sido observados en el estudio fotogeológico.76

7. LA CASA (Primera aproximación al hábitat doméstico)
… la dependencia de la casa con el suelo es tan grande, tan íntima su compenetración con el paisaje, que se diría, que es la casa como un producto de la vegetación natural, radicando en ello, gran parte del encanto de la arquitectura rural.78 Por norma general; las características del asentamiento de las casas; de su forma de ocupación del espacio, responden a una estrategia de defensa y adaptación frente al clima y la orografía del lugar, encaminada a cubrir las necesidades básicas de cobijo, descanso e intimidad que conlleva el habitar de las gentes. Tanto las casas como el ingreso se orientan al mediodía, disponiéndose en hilera; agrupadas en unidades de manzana, dando origen a un frente común constituido por las diferentes fachadas, formando un plano único, perfectamente alineado, con las casas a surco (contiguas) adoptando una actitud más cívica, próxima a planteamientos propiamente urbanos. Las construcciones suelen ser de dos alturas; planta baja y cámbara o cambarote, contando en algunos casos con una planta más. La mera observación de su silueta permite advertir una jerarquización espacial y volumétrica de las diferentes habitaciones que la definen. La chimenea ubicada en el faldón norte, avanza de alguna forma la centralidad de la pieza de la cocina dentro del programa de la casa, manifestando su generoso volumen al exterior, elevándose por encima de la línea de cumbrera, teniendo como remate un bonete de madera. El rojo de la teja de las cubiertas salpica el paisaje. Los aleros de madera y teja despliegan su vuelo sobre las fachadas de las casas, con desagüe directo y perpendicular a la calle o goteral. Uno de los rasgos más característicos de estas arquitecturas, es el escalonamiento visual que acusa la fachada al exterior; debido a la diferencia de espesores entre las paredes del muro de piedra en planta baja y la envolvente superior de entramado de madera cuajado de adobe y trullado. La tierra (mezcla de arena, limo y arcilla) y la paja revisten las fábricas de adobe. Su cromatismo se mimetiza y encaja bien con el entorno. Las cabezas de las vigas del piso superior se acusan también al exterior; quedando vistas, sin recubrir, lo que permite adivinar algunas de las características constructivas de los forjados. _____________________________________________________________________________________
77.- Kazuyo Sejima (en) un artículo de Anatxu Zabalbeascoa (21.01.07): El País Semanal 78.- Fernando García Mercadal (1981): La Casa Popular en España / Colección Punto y Línea / GG / Barcelona

_____________________________________________________________________________________
76.- Carmen Marín Benavente (1985): Análisis numérico de los perfiles hidrográficos / Junta de Energía Nuclear / División Tecnológica Geológica / Ciudad Universitaria de Madrid / p 103-111 na.- Para una información más detallada puede consultarse el Mapa Geológico de España, elaborado por el Instituto Geológico y Minero de España / nº 347 (Peñaranda de Duero) y 348 (San Leonardo de Yagüe), donde se hace referencia a la geología específica y toponimia de su territorio. Ver: www.igme.es

- 31 -

- 32 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 14. Tejaroz en el portón de Accesoal sereno de una finca.

A lo largo de toda la fachada, se disponen longitudinalmente una serie de latas o varas para el cuelgue y secado de las legumbres de la huerta y la lana del esquilo que se colocan voladas; apoyadas en el retranqueo de la pared, paralelas a la fachada sur; pudiendo considerarse éste como un recurso solar pasivo más, ya que su estratégica disposición aporta un mayor sombreamiento al frente de la casa durante el estío. Es frecuente también encontrar parras y rosales silvestres (vegetación de hoja caduca) recorriendo longitudinalmente el frente de la casa. … la ciudad son sus fachadas tal como las recuerda el paseante, que las va archivando en sus recuerdos. …y de la fachada, es la puerta o portón el que mejor se fija en su mente, como un rostro, un semblante conocido.79 La dimensión de la puerta de entrada se ajustaba a la del paso de la yunta de bueyes. Así, encontramos puertas de 1, 2 ó 3 hojas pintadas en colores tostados, pardos; verdes, azules, amarillos y marrones. … una manera sencilla de colorear puertas y ventanas, dándoles una tonalidad roja muy oscura, era aplicarles una pintura fabricada mezclando sangre de animales con aceite y vinagre.80 El umbral aparece como un elemento arquitectónico bien diferenciado, definido mediante una franja de piedras parcialmente escuadradas y ligeramente sobreelevadas en relación al nivel de la calle. Podríamos convenir que se trata del espacio de tránsito situado entre el portal y la calle, que delimita el ingreso a la casa; esto es, el límite entre lo público y lo privado, un saludo breve y cortés, con el que la casa nos recibe. Las piedras que conforman el umbral tienen como función evitar la entrada del agua de lluvia al interior del zaguán de la casa. Aún con todo, los mayores recuerdan cómo el piso se embarraba a causa de las pisadas y del barro arrastrado por las botas al andar. La mayoría de las puertas cuenta con una gatera, un pequeño hueco circular abierto en su parte baja, de diámetro aproximado 25 cm, que habilita la entrada libre de gatos, quienes inconscientemente contribuían con su presencia a la protección de los alimentos frente a los roedores; especialmente del harina. Es costumbre guardar la llave tras ella. Los elementos que componen la puerta son el bastidor de madera de la estructura, el guarnecido de herrajes, las piezas de forja, los clavos y la tranca (de ahí la expresión; atranca la puerta)… Cuenta con un pequeño botón-espiga en la base del lateral que encaja en la quicialera y permite su giro. Su estructura es armada con materiales del lugar, de apariencia sobria, sin maquillaje, de sólido y robusto ensamblaje.

_____________________________________________________________________________________
79.- Fietta Jarque (1.04.06): Viejas puertas Habaneras (Comentarios referidos al libro Otras Portadas de la Habana de Daniel R. Taboada (2005) / Artículo EP 80.- fuente: http://www.iscarweb.com/portada/Debate/arquitectura.htm / Íscar / (Valladolid)

-

[A] 13. LA GATERA -

- 33 -

- 34 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f]15.Caserío de una de las calles del pueblo

7.1 ANÁLISIS FUNCIONAL En este apartado analizaremos la distribución espacial de las distintas estancias, partiendo de una organización lineal que cuenta con el pasillo como eje principal de distribución. Una vez traspasado el umbral nos encontramos con el portal o zaguán; la zona del pasillo contigua a la entrada que sirve como distribuidor de acceso al resto de piezas; un espacio habitualmente usado para la realización de las tareas domésticas que requieren una mayor cantidad y calidad de luz, labores manuales como el encaje, el cosido, el zurcido o el bordado; la preparación de los productos de la matanza, el esquilo… En verano se usaba como una habitación más; dejando la puerta de entrada abierta, manteniendo así contacto visual y sonoro con la calle. Las piezas de reunión y recepción de invitados de la casa son las salas; orientadas al sur, más soleadas. Suele contar con dos bastante amplias; generosas, distribuidas una a cada lado del pasillo. La forma adoptada en planta para el diseño de las habitaciones y en general de las casas es la rectangular, lo que facilita la inserción del moblaje y objetos, la cubrición de su superficie y la segmentación de los diferentes espacios funcionales. Las luces de los huecos de paso interior rondan los 1,70 x 70 cm. Desde estas habitaciones, se accede a las alcobas (dormitorios ciegos); espacio que puede albergar una o dos camas, separadas físicamente de sendas salas por medio de un cobertor; una pieza similar a una cortina, de color blanco por lo general y con algún detalle ornamental bordado. Estas estancias carecen –por lo general - de ventilación e iluminación directas. En efecto, la cocina se erige como núcleo o matriz principal de la casa, ocupando un lugar central en el desarrollo de la planta del conjunto. Dispone de una alacena, un vasero, el hogar para hacer fuego y el horno cocedero de pan. La cuadra; donde se alojan los animales de tiro, burros, etc… las pesebreras, la leñera y donde se guardan los aperos, ocupa la parte trasera, más al norte, de la casa, contrarrestando el frío exterior con el calor irradiado por éstos. Algunas casas todavía conservan el sereno; un patio abierto contiguo delimitado por un muro de piedra de altura similar a la de la planta baja, de unos dos metros veinte, como continuación del muro. La leña para cocinar, acarreada desde los montes de Zayas o Váscones durante el invierno, también solía apilarse allí. La escalera se sitúa en uno de los laterales del pasillo, siempre previa; en cualquier caso, a la cuadra. Esta pieza es el elemento de comunicación vertical de la casa; por lo general, de tiro único que; en ocasiones, puede encontrarse cerrada lateralmente mediante un plano de tablas o tabletas (tablas más pequeñas) dispuestas verticalmente y puede contar también con una puerta independiente en el desembarco al zaguán en planta baja; una puerta que, en palabras de Carlos Flores: … cierra la casa por dos veces.81 El espacio que queda bajo la escalera se aprovecha como despensa; como almacén para las patatas o alubias recogidas en la huerta o también otros cacharros del ámbito doméstico. _____________________________________________________________________________________
81.- Carlos Flores López (1987): Arquitectura Popular Española / Editorial Aguilar [f]16. Detalle del portón de acce _so a la casa visto desde el inte_ rior, desde la zona del zaguán.

Excepcionalmente, algunas casas contaban con una bodeguilla; una pequeña cava donde dejar reposar algunas cubas de vino. Su construcción no suele ser frecuente, debido a que la cota del nivel freático en la zona hace que el agua aflore con facilidad a la superficie, impidiendo el aprovechamiento del subsuelo. Las escaleras conducen al cambarote en planta alta; el espacio abuhardillado que conforman la estructura del forjado del tejado, la del piso y el remate de las paredes laterales de la casa empleado habitualmente como almacén, granero, secadero, tendedero o criadero de pichones. Su localización permite el abastecimiento de paja directo a la cuadra situada inmediatamente debajo a través de un hueco abierto en el forjado del piso de madera. Térmicamente, hoy podríamos definirla como una cubierta fría; ya que permite la ventilación continuada de la pieza. … El constructor popular se acerca así intuitivamente a una solución altamente sofisticada planteada dentro de la arquitectura actual por arquitectos del prestigio de Kahn o un Sert, y que consiste en dotar al edificio de una doble cubierta, la primera exterior, protectora de los agentes atmosféricos y otra, interior, protegida por ésta, que constituye el techo de la vivienda. Esta doble cubierta, con la gran cámara de aire situada entre ella, supone una adecuada protección no sólo de la humedad, sino del calor en zonas de elevadas temperaturas.82 Como apuntaban los arquitectos Herrero Ayllón, Antón Pacheco; el cambarote o pajar, forma una cámara (y así se llama) aisladora del frío, sobre todo cuando se colma, en el otoño, de hierba y paja, que ha de durar hasta la primavera,83 actuando como espacio tapón (cámara de aire aislante, colchón térmico) de las plantas inferiores. La organización de las diferentes habitaciones responde a la necesidad de una adecuada distribución del calor y funciones, la búsqueda de abrigo en sus diferentes formas. La cocina y la cuadra son los puntos donde se produce una mayor ganancia térmica. Se ubican en el centro y en el norte respectivamente, ocupando la zona más fría, menos expuesta al soleamiento directo. El flujo de aire caliente se produce tanto en sentido vertical; por efecto chimenea, como horizontal; mejorando así la temperatura de los espacios contiguos, haciéndola más llevadera. Su diseño es compacto. _____________________________________________________________________________________
82.83.(na).Carlos Flores López (1987): Arquitectura Popular Española / Volumen 3 / p 306-377 Herrero Ayllón y Antón Pacheco (1953): La Casa Pinariega / Celtiberia, número 5, 1953, páginas 101-119 (en) http://soriagoig.com/Etnologia/pag_0803.htm En un momento dado de la conferencia impartida por el arquitecto Andrés Abasolo con motivo de la celebración de las II Jornadas de Arquitectura Vernácula en Boceguillas (Segovia), se detuvo a reflexionar sobre la etimología de la palabra cambarote; sobre cómo la presencia del mar iba indeleblemente ligada a su nombre, sobre la relación de la casa de las gentes del norte; de los bilbaínos con el mar (ca_MAR_ote), sobre cómo los nombres llegan a fundirse con la orografía, el clima, el carácter de los lugares. Se refería así a este espacio: …donde el silencio descansa, donde duerme el silencio (Me ha parecido oportuno incluir esta reflexión, porque una buena parte de los primitivos lugareños (pobladores) eran de procedencia vasca; como corrobora y atestigua también la heráldica de algunos apellidos)

- 35 -

- 36 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 17. Cocina desde el zaguán

La escasez de vanos en la casa es notable y subraya su aspecto cerrado, compacto y hermético. Al sur cuentan con ventanas de mayor tamaño protegidas por barrotes de forja o rejas sencillas; mientras que al norte, se cierran casi por completo; sólo dejando algunos pequeños ventanucos para la ventilación de las estancias y el acopio de paja, un boquero en planta baja, en la parte trasera o en uno de los laterales que comunica directamente con la calle permitiendo la ventilación de los espacios de forma natural; cruzada, aportando además una segunda fuente de luz. Estos huecos se sitúan a la altura apropiada para la descarga directa de la paja desde el carro con la ayuda de un bieldo. Las carpinterías en planta baja aparecen retranqueadas en relación a la línea de fachada, evitando así el soleamiento directo sobre ventanas y puertas, gracias a la sombra proyectada al encontrarse los rayos de luz con el canto del cabecero del hueco. Las ventanas suelen presentar un suave derrame al interior. El ventanuco o ventano; de una sola hoja y apertura a haces interiores, se sitúa en el centro de la pared del piso superior, retranqueado ligeramente del plano de fachada y protegido del exterior por tres barrotes dispuestos en vertical. Su reducida dimensión, orientación y diseño buscan limitar las pérdidas de calor en invierno y evitar los robos. El retranqueo proporciona sombra al hueco en los meses de estío, reduciendo el grado de insolación directa. Los herrajes se reducen a un par de bisagras de dos alas y un cerrojo interior. Estas piezas pudieron haber sido forjadas en la fragua del pueblo, situada próxima a las ruinas del viejo granero del Convento de las Bernardas, integrado actualmente en la margen sur del río. La sombra y la penumbra a modo de velo, en mayor o menor grado, aportan el necesario grado de intimidad. El contraste lumínico entre estancias es notable, matizado por el enjalbegado de las paredes del portal, que contribuye a difuminar la luz, diluyendo el fuerte contraste lumínico entre interior y exterior de la casa, especialmente durante los meses de verano, favoreciendo la permeabilidad del tránsito dentrofuera. La fachada norte de la planta baja queda semienterrada lo que contribuye al mantenimiento de una temperatura interior más uniforme; ya que se aprovecha la inercia térmica y capacidad calorífica de la masa de tierra contigua del terreno, por inercia térmica, suavizando el salto térmico diario y estacional (las variaciones bruscas de temperatura). Su diseño se adapta a la pendiente del terreno; de modo que la diferencia de cota entre las calles contiguas posibilita la evacuación y canalización del agua de lluvia hasta el cauce del río, a cota inferior. En cuanto a su estructura, la distribución adoptada habitualmente solía ser de tres tramadas o crujías longitudinales; ocupando la central el portal y las laterales las salas y la cocina con la cuadra situada en la parte trasera, al norte. Predomina el fondo; la profundidad de la casa sobre la longitud de la fachada. Proporcionalmente, el espacio dedicado a las funciones de vivienda y retiro es equivalente a las de cuadra y pajar. Los muros exteriores de la vivienda en planta baja (o su zócalo, en el caso de las más primitivas) se construyen en piedra caliza y la de la primera; de menor espesor, mediante entramado de jabina cuajado de adobe recubierto por un manto de barro y paja (trullado) protegido por un generoso alero.

[A] 14.

Análisis de la macla de volúmenes del conjunto de la vivienda / 1.- Caja de piedra, prisma rectangular en planta baja / 2.- Caja de madera, barro y paja, prisma rectangular en planta alzada / 3.Sombrero de teja, pirámide

…para hacer una casa, se coge un puñado de aire y se lo sujeta con unas paredes.84 Para la apertura de vanos se recurre al empleo de dinteles de madera apoyados directamente sobre la propia fábrica de adobe. Las casas agrupadas en hilera se cubren con tejados a dos aguas; con el caballete paralelo a la fachada. El sistema de construcción empleado al interior es el de pies derechos, viguería y pisos de madera, con crujías (distancia entre postes) cuya luz ronda los 4 m. Los apoyos intermedios descansan sobre un dado de piedra, mientras que las paredes laterales apoyan sobre una cimentación corrida de unos 50 cm de profundidad y anchura igual o ligeramente superior a la del propio muro; a modo de zarpa. La armadura de la cubierta se trabaja en madera. … se construyen siempre a par y picadero, labrándose únicamente las carreras y pies derechos. Los parecillos son rollizos y casi nunca hay ensambles, haciéndose las uniones a base de clavos. A lo más, a los parecillos se les hace una pequeña boca para su apoyo sobre la solera del muro.85 Estas casas no cuentan con instalaciones adicionales. Para conseguir el agua de boca, sus moradores se servían de la recogida en botijos y botellas de los cubillos, fuentes y manantiales próximos a los que tenían que desplazarse a diario. _____________________________________________________________________________________
84.- Proverbio nazarí (en) Aires Mateus / Alberto Campo Baeza: Un puñado de aire / Editorial Gustavo Gili (GG) 85.- Herrero Ayllón y Antón Pacheco (Op cit)

- 37 -

- 38 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 15. RASGOS FORMALES / ESCALONAMIENTO VISUAL EN FACHADA / Retranqueo de la fachada en planta alta acusado al exterior

… la diferencia de espesor entre los muros del piso bajo de piedra - 40-50 cm – y el cerramiento del piso superior; mucho más delgado, suele acusarse claramente en fachada, dando lugar a un escalón que constituye uno de sus aspectos formales más característicos.86 _____________________________________________________________________________________
86.- Carlos Flores López (Op cit) (na).- Este es un punto singular que merece una especial atención y cuidado en su diseño y puesta en obra. Todavía pueden observarse algunos ejemplos en los que para evitar la infiltración del agua de lluvia –quizás debido a un fallo de diseño, como puede ser un insuficiente vuelo del alero o simplemente como precaución auxiliar – se dispone una hilera de tejas en el arranque de la planta alta, a modo de tejadillo (ceja), descansando sobre las piedras de la última hilada de la pared. Esta solución que apunto la venimos observando también en las construcciones de los pueblos vecinos, constatando su empleo en Santervás y Fuentearmegil.

-

[A] 16. RASGOS FORMALES / TEJAROZ DE ACCESO A UNA CASA -

- 39 -

- 40 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 18. Superior.- VENTILACIÓN NATURAL CRUZADA / Esquema Inferior.- SECCIÓN HORIZONTAL DE MURO Secuencia de capas (descripción) 1.- Berma de tierra (Exterior) 2.- Hoja de piedra exterior (Mampostería enripiada como pauta general y sillarejo en esquinas. Junta en seco, colocación a hueso) 3.- Relleno de barro (Espacio intermedio que queda entre las 2 hojas de piedra) 4.- Hoja de piedra interior (Textura rugosa, acabado escafilado o verrugo) 5.- Enjalbegado

La diferencia de nivel entre las calles del frente y la espalda de la casa (la trasera, el ahí tras) favorece la evacuación y canalización del agua de lluvia en dirección hacia el cauce del río, situado en la bajera del pueblo; a una cota de nivel más baja.
[A] 17. RASGOS FORMALES / ESCASEZ DE VANOS EN FACHADA

Para conseguir la traba de las hojas de la pared entre sí; es decir, para su atado, se coloca una piedra pasante a tizón, una llave. Canterito de Dios, pon un canto sobre dos, y de vara en vara, traba.87 La labra de la cara exterior de las piedras se limita a un desbastado superficial sencillo mientras que la labra de la segunda hoja recibe un acabado tosco, áspero en la cara interior del muro, constituido por mampostería o sillarejo de aparejo irregular facilitando así la adherencia posterior del revestimiento terroso y el enjalbegado de tierra blanca. _____________________________________________________________________________________
87.- fuente: http://www.lasmerindades.com (en) Aspectos Constructivos / Capítulo 2 / p 18

Como apuntábamos, las casas carecían de baño; por lo que se veían obligados al empleo de agua recogida en baldes o calderos para la actividad y aseo diarios. El lavado de la ropa se llevaba a cabo de forma manual en el río; ya que no existía lavadero. El jabón era de factura casera, elaborado a partir de la reutilización del aceite y la grasa resultante de las frituras. De ahí que; para el mantenimiento en buen estado de los ríos, los vecinos participasen comunitariamente en los trabajos de estorbados. El ornato de las calles también corría por su cuenta, de modo que cada vecino se encargaba de mantener limpia su propia puerta.

- 41 -

- 42 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

-

[A] 20. ALZADO DE UNA PUERTA EN LA C/ RIVALBA, Nº 1 -

En el dintel de algunas puertas, también en ventanas y balcones, aparece ocasionalmente el símbolo de la cruz (IHS; Iesus Homo Salvator) o también inscripciones que hacen referencia a la fecha de construcción de la casa; me construyeron en… grabado de origen árabe, a modo de bienvenida y bendición para todo el que cruce la puerta (cortesía). También se pueden encontrar claves en piedra con un relieve tallado superficialmente haciendo referencia al oficio de quienes habitaban de puertas a dentro, como por ejemplo; un porrón de vinatero o el perro de un pastor. … En el arte de la arquitectura la casa es, desde luego, la que mejor caracteriza las costumbres, las gentes y los usos de un pueblo.88

- [A] 19. ALZADO DE UNA CASA / UMBRAL -

_____________________________________________________________________________________
88.(na).Violet le Duc (1814-1879) (en) http://es.wikipedia.org/wiki/Eug%C3%A8ne_Viollet-le-Duc Apunte-curiosidad: De la observación de la ubicación de la bocallave y la quicialera se desprende que la apertura de esta puerta es hacia la derecha; o sea que tal vez, su constructor fuese zurdo o sencillamente, esta elección responde al programa y a la distribución de las diferentes piezas en el interior de la casa.

Cuando corren los canales, no salgas de tus umbrales (dicho popular)

- 43 -

- 44 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

…Con la luz cenital, los espacios interiores disponen de una atmósfera luminosa privada e independiente. La luz desciende hacia el suelo con la ayuda de la forma y el relieve del espacio interior o sin ellos (en) Elías Torres (2004): Luz Cenital / Publicaciones COAC / Barcelona / p15

[f] 18. Chimenea de adobe. Casa Pili y Tolo [f] 19. Chimenea de casa de los padres de _ Otilia

7.2 LA COCINA
Def.- (Del latín coquina, de coquere, cocer) 1.- (f) Pieza o sitio de la casa en el cual se guisa la comida. (2).- (f) Aparato que hace las veces de fogón, con hornillos o fuegos y a veces horno. Puede calentar con carbón, gas, electricidad, etc.89

Este apartado del trabajo lo abordaremos desde diferentes perspectivas; desde un punto de vista etnológico, ocupándonos de la cultura culinaria del lugar, de su papel como foco y núcleo en torno al cual se desarrolla la vida familiar y también desde el estudio más estricto de su funcionalidad; su orientación al norte, para un mejor aprovechamiento y distribución del calor a las piezas anexas o su ubicación en planta baja, facilitando el acopio de leña para el fuego o la traída de agua y la retirada y transporte de ceniza al exterior, como mejor respuesta a las necesidades planteadas en su contexto. Las chimeneas de las cocinas asoman a la calle con diferentes gestos. Así dependiendo de su volumen y apariencia encontramos chimeneas achaparradas, más chatas, mochas, encopetadas… … Estas chimeneas, que tan monumentales parecen exteriormente, producen en el interior un vacío aún más impresionante, el cual constituye, espacialmente, el punto culminante de toda casa pinariega… Hay que subrayar que la única iluminación que posee ésta, generalmente espaciosa cocina, es la que le llega por la chimenea, circunstancia que resalta aún más el valor plástico de la misma y contribuye a acusar la significación espacial del gran vacío a que las chimeneas dan lugar.90 Durante el día; la fuente principal de luz en la cocina es la cenital; la que recibe a través del óculo de la chimenea. Una luz suficiente y macilenta; un tanto resinosa, que permite un adecuado curado de los productos de la matanza. Dentro del paisaje de la cocina, es habitual encontrar toda una suerte de cacharros como sartenes, espumaderas o cántaros y enseres de barro como jarras, tarros o vasijas cuya materialidad evoca la tierra del paisaje inmediato. El humo del hogar se hace visible desde el exterior. A través del olfato somos capaces de intuir lo que se cuece dentro; en el sentido más literal de la expresión, llegamos a percibir el menú del día. Una vez traspasado el umbral de la casa y atravesado el zaguán; al entrar en la cocina nos sorprende un espectáculo de música y danza. Maridaje apasionado de llamas y crepitar. Notas que chisporrotean en el aire hasta posarse sobre la palma abierta de la mano. Su caricia reconforta en días helenos como antaño. La carne recupera su temperatura. Las mejillas se tornan de barro también. El pulso se contiene. Los taburetes se reúnen en torno al fuego. El aroma a pimentón impregna el ambiente. Sobre la mesa unas cabezas de ajo, una ramita de perejil, un aljez, una aceitera de latón y un tarro de vidrio con sal. Los productos de la matanza cuelgan de una vara. Sudan los jamones. La abuela atiza la lumbre. Todavía sostiene valiente el fuelle con las dos manos, dirige la boca hacia las ascuas y presiona con fuerza las asas. La violencia del roce las despierta de su letargo. De inmediato, la tripa del fuelle recobra el aliento. Nuevo intento. Con la ventolera vuelven las llamas y con ellas se reaviva la conversación. Entre tanto, extiende el brazo y cuelga el fuelle de una punta, que travieso; durante un instante, juega a columpiarse pendido como está, por una badana de cuero. Aquí se mecen juntos el tiempo y las historias antiguas. Con la llegada de la noche, el fuego transforma la lucera de la chimenea en un fanal de luz, los papeles se invierten; es la luz de la cocina la que se proyecta al exterior, ténue y vacilante, al ritmo del chisporroteo de la lumbre. …ese latido de la noche que son los parpadeos de la llama.91 _____________________________________________________________________________________
89.- Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (DRAE) 90.- Carlos Flores López (Op cit) 91.- Junichiro Tanizaki (1933): El elogio de la sombra / Traducción de Julia Escobar / Biblioteca de Ensayo 1 / Ediciones Siruela / España / 2006 / Edición original: Japón

En el interior de estos espacios se acentúa la sensación de recogimiento; uno se siente protegido bajo el manto estrellado del firmamento, única referencia visual; aunque lejana, del entorno. … Estos espacios son ajenos al exterior y tienden a parecer pozos, grutas o subterráneos. Dan la sensación de que el exterior esté más arriba, por donde llega la luz y, por consiguiente, el interior parece enterrado.92 Tan sólo el crepitar travieso de las llamas interrumpe el silencio dentro del vacío de la campana; donde la soledad que uno experimenta, se antoja sólo comparable a la que pudiera encontrarse en la profundidad de La Torca; aquella sima donde hace algún tiempo; como cuenta la leyenda, un celoso Almanzor arrojara a su amada Zaida. Entre otras costumbres, era habitual que las mujeres se juntasen para realizar labores al abrigo de alguna de estas chimeneas; en torno al fuego. Como recuerda Valentín (9 … había a lo mejor 3 ó 4 mujeres aquí hilando.93 Ya bien entrada la noche, llega la hora de irse a dormir. A los pies del trasfuego languidece una raja de encina que descansa sobre cama de ceniza. Mañana será día de faena… En las páginas siguientes trataremos de esbozar la evolución constructiva, formal y funcional de la cocina, como pieza central de la casa y sus chimeneas. Las chimeneas más antiguas y primitivas son las de cesto; caracterizándose por su suporte leñoso. La madera empleada para su construcción solía ser sabina, enebro, roble o avellano, entretejidos para confeccionar el zarzo o vargo. El peso del conjunto era relativamente bajo. Moisés recuerda… cruzamos una al otro lado del río…94 como si se tratase de una pieza independiente o un mueble. Los elementos principales de su estructura eran los palos o rollizos sin desbastar que se colocaban inclinados y se encajaban en los huecos practicados en el octógono de maderos que le servían de base; un trenzado de ramas verticales de enebro o roble de diámetro aproximado 6-10 cm (colondas) y un encestado también de ramas; más flexibles, de pino o también de enebro todavía verde, que facilitaba su curvado y puesta en obra (vergas) … uno de los tejidos más delicados que ejecutara el hombre en el curso de la civilización.95 La colocación en diagonal sobre la base de las soleras de la habitación de sendos cuadrales en las esquinas, posibilitaba el paso de la planta cuadrada de la pieza a la octogonal; esto es, el ochavado de la planta, facilitando un apoyo más estable a la base del tronco de la campana de la chimenea. Sobre el octógono inferior se practicaban un total de 24 hendiduras, distribuidas uniformemente para recibir las colondas. El interior se revestía mediante entortada de barro, una técnica similar a la empleada por pequeñas aves, como aviones y golondrinas en la construcción de sus nidos. Como acabado ornamental, algunas chimeneas se decoraban inferiormente con una guirnalda de cal; un anillo floral o geométrico subrayando el arranque del vaso. Este tipo de chimenea fue sustituido por las de adobe; que si bien compartían una definición formal similar en apariencia, presentaban el inconveniente de resultar más pesadas y la ventaja de su menor vulnerabilidad frente al fuego. _____________________________________________________________________________________
92.93.94.95.Elías Torres (2004): Luz Cenital (Op cit) Con Valentín / Conversaciones (11.08.08) Al abrigo de su cocina, en casa de sus suegros, los padres de Francisca; su mujer Con Gloria, Moisés y Eulogio / Conversaciones Frankowski (1918): Hórreos y palafitos de la península ibérica / Madrid

- 45 -

- 46 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 20. El espacio del cambarote se utiliza ha _bitualmente como secadero de productos.

[A] 21. GALLINA PONEDERA / PAISAJES DE COCINA96

7. 2. 1 CULTURA CULINARIA (Estudio desde un punto de vista etnográfico) La zona cuenta con una vasta cultura culinaria; entre la que cabría citar los propios métodos que sirven de base para la preparación y elaboración de los diferentes platos típicos. El sistema de conservación de los alimentos más característico es el ahumado. Sobre esta técnica se cimenta toda una tradición basada en el aprovechamiento de los productos obtenidos de la matanza del cerdo. Como apuntaba Valentín: … se hacían a lo mejor dos matanzas. Aquí, todo el año teníamos que comer matanza porque el fresco venía muy poco, y lo poco que venía, venía del este, del Mediterráneo; ahora viene de Bilbao o por ahí. Viene aquí tan pronto como a Madrid; tan reciente.97 El proceso de preparación de los alimentos solía prolongarse dos o tres días. Era (es) todo un acontecimiento social. En este ritual participa toda la familia. … Durante esos días, las paredes de la cocina se tiñen de sal, la silueta de las mujeres sólo alcanza a intuirse tras una nube de pimentón, ajo machacado y especias; que como el orégano, la canela, el anís, la nuez moscada, el clavo, el comino… son imprescindibles estos días. La actividad es frenética. Los jamones se cubren de sal. Las mujeres bajan al río a lavar las tripas del cerdo que servirán de molde para la elaboración de los chorizos. Como si de la cadena de trabajo de una fábrica se tratase; al ritmo acompasado y hueco de un mortero de madera, van saliendo los lomos adobados, el tocino, el costillar, la sadura… Un charco de sangre ya oxidada empapa la tierra seca del zaguán. El sonido crujiente de los torreznos bailando en la sartén anuncia la hora del almuerzo. Si el día amanece heleno, se acompaña de una sopa morena para templar bien el cuerpo. Tras el trabajo de la tarde, llega la hora de la cena; alubias con nabos en el menú. Al día siguiente; al alba, de nuevo al tajo. La abuela ha madrugado y ha preparado una sopa mondonga para el desayuno. El trabajo, aunque continuo, es más callado. Llega la hora del almuerzo; patatas con hueso… El abrazo del calor del horno en compañía del sabor de la torta de chicharros en la boca pone fin a este afortunado encuentro… Otra técnica habitual en la conservación de alimentos es la de la conserva en aceite de algunos de los productos de la matanza, como el lomo o el chorizo previamente fritos e introducidos en una orza (de ahí su denominación: lomo de la orza, chorizo de la orza) _____________________________________________________________________________________
96.Cocina / Def.- (f) Potaje o menestra que se hace de legumbres y semillas, como garbanzos, espinacas, etc. (f) Caldo. Líquido que resulta de cocer algunos alimentos. (f) Arte o manera especial de guisar de cada país y de cada cocinero. Buena cocina, Cocina española, italiana, francesa DRAE (Op cit)

Entre las técnicas de cocina empleadas también destaca la cocción de los alimentos al calor del fuego del horno, principalmente el pan; hogazas, panetes (tortas de aceite) y tortas de chicharros, como veíamos. Los cocidos de puchero son otro de los alimentos con que cabe deleitarse aquí. Son típicos también los garbanzos empedrados de arroz con bola (elaborada a base de miga de pan, huevo, ajo y embutido; receta casi con toda seguridad, de origen bereber) Almuerzas de mañana, non pierdas la yantar sin mesuras meriendas, mejor quieras cenar.98 La gastronomía del lugar también se nutre de los recursos y productos autóctonos que la naturaleza pone a su alcance; como setas y hongos (de cardo, raileras, senderillas…), frutos secos (nueces, castañas, bellotas…) frutos silvestres (uvas, moras…), especias como la albahaca o la hierbabuena…; las berras del río, los caracoles, la pesca (cangrejo local, rana, rata de agua…), la caza (perdices, codornices, becadas, liebres, conejos silvestres…) … gastronomía es llevar el paisaje al plato.99 Por último; la última técnica de conservación que recogeremos en estas notas será la del secado de productos como las setas o lo ajos en el cambarote de las casas. En el pueblo, una buena parte de los vecinos se dedicaba al pastoreo, vivían de la ganadería ovina y caprina. En las casas se criaban gallinas, para el consumo de carne y huevos y en el bajocubierta solían disponer de palomares para la cría de pichones. Los productos de la huerta, fruto también del cultivo de los piojales; resultaban vitales para las gentes. Pueden encontrarse algunos frutales como manzanos e higueras, si bien es cierto, que la austeridad y rudeza del clima condicionan mucho la cosecha. El cultivo de la vid también se prodigó bastante, más bien enfocado al consumo de uvas que a la producción de vino. Todavía hoy hay quien sigue recolectando endrinas para la elaboración de pacharán (patxarán) casero. Puntualmente, también se consumían productos de conservas; ultramarinos en barril o enlatados como el escabeche (escabetxe) o la anchoa (antxoa). Apunto también dos de las recetas de mi abuela: Arroz a lo pobre (Paella de arroz + pollo + aceitunas + colorante) y sopas de ajo; -deliciosas-. Al arrimo del rescoldo del hogar borbollonean dos pucherillos de barro, que a dos familias sustentan.100 La preparación de dulces y pastas se reserva a los días festivos; torrijas, tortiviesas (Leche, harina, azúcar frita), rosquillas de anís (fritas en aceite de girasol) Todas estas recetas, todavía hoy vivas, se han venido transmitiendo de forma oral, de generación en generación. _____________________________________________________________________________________
098.- Arcipreste de Hita 090.- Josep Plà 100.- Antología poética de Antonio Machado (1982) / La Tierra de Alvargonzález / La Casa / Editorial Nauta

97.- Con Valentín (Op cit)

- 47 -

- 48 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 23. APUNTE DEL ESPACIO DE LA COCINA EN LA CASA DEL SEÑOR VALENTÍN

Siguiendo con la descripción de la cocina… …tenían unas varas, las ponían en esas estacas, casi donde no caía el agua, porque el agua de aquí viene más del bajero que de ningún aire y claro; de medio p´ acá pues ponían las varas ande no caiba agua y aquí se curaba la matanza… cuando llegaba la nieve se deshacía arriba, porque aquí había calor… … vale más un por si acaso, que cien penseques (refrán del tío Pedro) … y aquí las golondrinas siempre hacían nido, no nos dejaban tirar el nido. Le respetaban porque donde había nidos no caían chispas eléctricas… Donde anda la golondrina, no suele ser muy frecuente que caigan chispas.102 Los avioncillos y también las golondrinas regresan puntualmente desde latitudes africanas cada primavera a la zona, vuelven a sus antiguos nidos o construyen uno nuevo mezclando barro y briznas de paja seca o ramillas con la ayuda de su pico. Suelen anidar bajo los aleros de la cara norte o en callejas protegidas del soleamiento directo del verano y del viento del noroeste. También suelen construirlos en el interior de las chimeneas de campana, contribuyendo de forma indirecta con su presencia al mantenimiento de los alimentos en buen estado, ya que la base de su dieta son los mosquitos y los pequeños insectos en general. Estas aves son animales muy sensibles e inquietos. Su vuelo nervioso y un gorgojeo intenso son la señal inequívoca de aviso ante incidentes, como el fuego prendiendo. Este vínculo hombre-fauna, que manifiesta el respeto del hombre hacia la naturaleza, se ha mantenido durante generaciones; es una muestra de la perfecta simbiosis con el medio natural, un ejercicio de convivencia, de cohabitación posible; real. Hoy tiende a desaparecer, entre otras causas, porque muchas de las antiguas chimeneas han ido derruyéndose. El cuerpo articula en mundo y a su vez el cuerpo es articulado por el mundo.103 _____________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________
101.- Antón Pacheco y Herrero Ayllón (Op cit) / p 117 102.103.Con Valentín (Op cit) Tadao Ando (en) Yayoi Kawamura (2006): Japón, la belleza de la simplicidad / VII Semana Cultural Japonesa / Universidad de Historia del Arte / Zaragoza

[A] 22 PERSPECTIVA DE LA COCINA 7.2.2 LA COCINA (Aspectos técnicos, constructivos y evolutivos) … A una altura aproximada de dos a dos veinte del suelo se ponen unas soleras sobre el cuadrado de los muros, y sobre ellas, en cada esquina, se clava un madero que hace el paso de la planta cuadrada a la octogonal. En estos maderos y soleras se abren orificios distantes entre sí un pie o pie y medio, para introducir en ellos unas largas varas (de longitud bastante para que la boca esté a una altura aproximada de siete metros) que se recogen en el otro extremo en análogos agujeros de un aro de madera. Con esto se ha construido el armazón de la chimenea y se forma un tejido de cestería, que por el interior se recubre de barro y se encala. La parte que sobresale del tejado (unos dos metros por el medio) se recubre de barro y trozos de teja. Sobre el aro de madera de la boca se coloca un copete de cuatro tablas que se clavan por la parte inferior en él, y por la superior en un tarugo de forma característica que las reúne, copete que impide bastante la entrada de agua y de la nieve. De estos copetes se encuentran tres o cuatro tipos, todos ellos rudimentarios y esquemáticos, pero no exentos de gracia. El hogar está formado por una gran losa arenisca apoyada sobre el suelo, con una placa de hierro encima y por el trasfuego, que es de ladrillo y tiene frente a la lumbre, una chapa de hierro trabajada artísticamente. Adosado a la cocina está el horno. Un escaño de madera con un tablero abatible que sirve de mesa, completa la cocina. En las paredes lucen las viejas vasijas de cobre luciente, y en palos travesaños cuelgan los jamones y chorizos de la matanza. Aquí, en torno del hogar, se desarrolla la vida familiar y en las largas veladas del invierno, en los“trasnochos”, la vida social y de relación. Y donde los abuelos entregan – tradición - a sus nietos el tesoro de sus recuerdos y consejos, uniendo sutilmente los eslabones de la cadena humana y evitando las generaciones robinsonas y sin enlace con el pasado. 101

- 49 -

- 50 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 21. Chimenea: Casa del Señor Valentín Vaciado del todo, el viejo caracol de mar 104 se llena de voces.

La casa a la que pertenece la chimenea de la fotografía se sitúa a la entrada del pueblo, en el cruce de las carreteras que conducen a Santa María y Fuentearmegil respectivamente. Por este motivo, todavía puede observarse sobre su pared un vetusto cartel de chapa, ya algo oxidado, en el que puede leerse Fuencaliente del Burgo. Se halla próxima al cauce del río y cuenta con un cubillo cercano donde mana el agua, que se emplea tanto para el riego de la pequeña huerta contigua, como para beber. La construcción ha sabido envejecer, al igual que su dueño, el señor Valentín, quien a los 93 años de edad, todavía prodiga gestos de cariño, cuidados y atención hacia ésta. El mismo verano de la entrevista (2008) encargó a unos albañiles la tarea de retejarla. Una sencilla operación de mantenimiento, que sin embargo, denota el respeto con el que un hombre decide tratar al que un día fue su hogar. Aunque ya no vive en ella, la visita a diario. Los motivos quizás podríamos encontrarlos en estas palabras de Cándida Höffer: (…) la gente se hace más visible al estar ausente de un espacio.105 Conserva todos los rasgos propios de las construcciones de la zona, comenzando por su austeridad y sobriedad material. Paredes de piedra en planta baja, planta primera entramada cuajada de adobe, epidermis de barro, acuse del volumen de la chimenea al exterior, bonete incluido, alero de madera volado, escasez de vanos… Como nota diferenciadora, apuntaremos que incorpora un pequeño tejaroz que avanza sobre la puerta de acceso para darnos la bienvenida. Su interior también alberga detalles de la arquitectura de su época, como los suelos de barro, las paredes blanqueadas con jabelga, los zócalos de tierra colorá, con paredes dicromáticas; o la escalera de madera de acceso al cambarote, toda ella cerrada, con puerta propia. Como pieza central de la vivienda, destaca la cocina, que todavía conserva el banco de madera, que hace las veces de pantalla, para direccionar la corriente de aire hacia el fuego (central), situado sobre una meseta, constituida por un umbral de piedra relleno de arena, la alacena, la vasera, la dispensa, un pequeño hornillo de adobe y las huellas del antiguo horno cocedero impresas en la pared. Como inconvenientes a su uso cabría citar el elevado consumo de leña necesario para atemperar la estancia, la necesidad de alimentar y cuidar del fuego permanentemente, la entrada de agua de lluvia, la formación de charcos en la base; se enciscaba toda ,106 la incomodidad de cocinar teniendo que acacharse; la dificultad de manejo del pesado caldero de cobre o la lentitud de cocción de los alimentos. Aún con todo; Valentín apunta … la chimenera es una alhaja de la que hemos disfrutado siempre en esta cocina…107 Encontramos posibles antecedentes constructivos de este tipo de arquitecturas en las cabañas celtas de los castros, los chozos extremeños o la estructura de los hórreos más primitivos (cabeceiros), pudiendo establecerse cierto paralelismo también con las casas pirenaicas y vínculos con arquitecturas del norte de Europa como las suecas, siempre en torno a la cultura del ahumado de los alimentos. _____________________________________________________________________________________
104.105.106.107.Poema Haiku (en) Ángela Molina (1.09.07): Papiroflexia en el horizonte de Tokio / Periódico El País Cándida Höffer (en) Alberto Martín (14.04.07) / Babelia / El País Con Valentín / Conversaciones Idem

[A] 24. CROQUIS DE UN HOGAR (ALZADO, PLANTA Y SECCIÓN) Leyenda: T: [T]RASFUEGO ó DIABLESA: Plancha o chapa de hierro que protege la pared contigua de fábrica de adobe frente a las altas temperaturas. Al tratarse de un elemento metálico; refractario, de poco espesor y baja inercia térmica, aumenta rápidamente su temperatura reflectando e irradiando calor a su alrededor. Algunos ejemplos presentan un relieve superficial con dibujos que evocan escenas alegóricas o mitológicas, iconos religiosos y/o también paganos (trabajo artesanal de bella factura) S: [S]OBRE: Chapón de hierro F: [F]ONDO DE ARENA: Asiento E: [E]NTAPECIDO DE MORTERO A: [A]LTAR: Losa de piedra resistente al fuego que sirve como plataforma. Material: asperón. Areniza de color amarillento-rojizo

_____________________________________________________________________________________
(na).- El dibujo fue tomado de la cocina de la casa de Magdalena y Odón / Conversaciones

- 51 -

- 52 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 25. PERCEPCIÓN SENSORIAL / NOTAS Descripción del apunte: (S): Zona de seguridad. A esta área nos acercaremos sólo de forma puntual, evitando una exposición prolongada de la piel. Acotaremos y diferenciaremos la textura del piso. La cantidad de calor irradiado dependerá del tipo de combustible empleado así como de las características y diseño del propio hogar. 50 cm de separación puede resultar suficiente (E): Zona de estar. Podemos permanecer el tiempo que consideremos oportuno El empleo de diferentes tipos de pavimentos en cada una de estas zonas permite su distinción de forma más intuitiva, contribuyendo a la búsqueda de confort. La sensación de intimidad se acentúa en torno a la calidez del hogar.

[A] 26. SECCIÓN VERTICAL DE LA CHIMENEA

_____________________________________________________________________________________
naLa palabra edificio viene de dos vocablos: aede (voz indoeuropea que significa fuego) y facere (del latín hacer) . Esto significa, en esencia, que la humanidad, en casi todos los climas, tuvo como prioridad la de calentarse por lo que, para proteger el fuego, inició el fenómeno de la construcción –sistema que suponía la versión evolucionada de las cuevas o refugios naturales–. Es decir, el objetivo primordial de toda la arquitectura desde la prehistoria es protegerse de las inclemencias del clima (en) http://aulafolklore.blogspot.com/2007/12/arquitectura-popular-reflexiones.html

… un hogar serrano pinariego. Una cocina rematada en chimenea cónica que corona el tejado. Sobre armazón de madera, con sus cuadrales, se monta una especie de gran cesto entretejido de barda de pino verde recubierto de barro y encalado y que se abre al cielo por un agujero que recibe luz y agua de lluvia, y por donde sale el humo que antes cura los jamones. Allí, bajo la chimenea, el hogar, y junto a él los escaños en que, en mesillas de sube y baja, hacen por la pobre vida y la sueñan los sorianos pinariegos. Un pequeño claustro doméstico también. En invierno, por el respiradero entra nieve.108 _____________________________________________________________________________________
108.- Miguel de Unamuno (1933): / Ahora / Madrid (en) Alianza Editorial (1997): Miguel de Unamuno. Paisajes del Alma

- 53 -

- 54 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

Apoyo Diseño geométrico

Circulación del aire

Aspirador estático

Descripción: a.- Vértice. Moño (Esfera o punta de lanza) b.- Nabo c.- Cincho. Aro de hierro (Anillo) d.- Tabla o costera e.- Pieza de cierre en madera (Base) Ø1= Diámetro exterior del aro de base Ø2= Diámetro interior del aro de base Ø3= Diámetro del cincho Ø4= Diámetro del elemento de cierre

[A] 28. EL TIRO
[A] 27. EL VÉRTICE (tarugo o moño) es una capirote de madera que ofrece una protección parcial frente al agua de lluvia y nieve que cierra superiormente el óculo de las chimeneas de campana. En el pueblo se pueden ver varios de estos modelos; terminados en forma de esfera, punta de lanza o cono truncado, si bien es cierto que se han perdido buena parte de ellos, lo que hace imposible constatar la existencia de otros ejemplos. El diámetro del aro de madera superior (D1) es de unos 60 cm aproximadamente. Su antecedente inmediato se encuentra en el conjunto que formaban la corra, remate cilíndrico de centeno de forma anular, y los tejos o pejos; palos en cruz en el cierre superior del tejado de las viviendas castreñas prerromanas.109 Otro de nuestros ilustres escritores; Pío Baroja, detuvo también su mirada en estas arquitecturas, haciendo referencia a las chimeneas y sus remates en una de sus obras … pueblos serranos, de casas bajas, con las chimeneas muy grandes, hechas con trozos de teja, formando una eminencia cónica terminada por una caperuza de cuatro tablas, que en el país llaman contera.110 La altura del cuerpo saliente de la chimenea varía en función de la zona y de la cota a la que se sitúa la línea de cumbrera. Para evitar que se preparen zorreras se orientará en la dirección y sentido del viento dominante, limitando en lo posible que haga humo y mejorar el tiro; la corriente de aire en sentido vertical ascendente que se consigue gracias a la entrada de aire que se produce al abrir la puerta y direccionarla hacia el hogar por medio de una pantalla. La entrada de este caudal de aire, sumada al efecto de la ventilación natural cruzada (horizontal) permite la renovación convectiva del aire de la estancia, por el efecto chimenea; que consiste en la salida del aire caliente por el punto más alto, por la pingurucha. La diferencia de temperaturas que genera el fuego en la zona inferior del vaso de la chimenea, favorece el movimiento convectivo de la masa de aire contenida en la pieza. El aire caliente, de menor densidad, asciende al tiempo que desciende un volumen equivalente de aire frío. La diferencia de presiones entre las cotas de remate y base de la chimenea, genera una depresión entre el hogar y el exterior que favorece la evacuación del humo. La película de aire contigua a la pared se desplaza siguiendo un recorrido helicoidal ascendente, transmitiendo su calor al revoque, contribuyendo así al mantenimiento de un rango de temperaturas más uniforme en su interior y una renovación de aire continuada; con los beneficios que esto comporta tanto para la salubridad de sus moradores como para el curado de los alimentos; proceso que en el caso del jamón por ejemplo, se podía prolongar durante todo un año (el tiempo mínimo necesario para desarrollar todas esas cualidades organolépticas tan apreciadas en gastronomía)

_____________________________________________________________________________________
109.- Eugenio Monesma (….): La construcción tradicional / Escuela Oficial de Aparejadores de Huesca / Pyrene 110.Pío Baroja (1935): La casa del Duende. El escuadrón del brigante. Memorias de un hombre de acción (en) José Carlos Mainer (1997) / Opera mundi / Círculo de Lectores / Barcelona

- 55 -

- 56 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 22. La cocina de Joaquín y Meli.112 Vista de la lucera que sirve a su vez de techumbre a la estancia

Esta tipología de chimenea sucedió a las antiguas de campana en las casas de nueva construcción. Lleva adosado en un lateral un hogar bajo, con chimenea independiente. Al exterior; el volumen conjunto de dicha chimenea y la lucera se presenta como uno sólo; unitario, si bien lo integran dos cuerpos diferenciados; el del conducto de evacuación de humos y el que constituye la propia claraboya que ilumina la estancia de la cocina. El cuerpo de la campana de la fotografía tiene su estructura construida en adobe. Los huecos que presenta a media altura se corresponden con los de los mechinales que sirven para el apoyo de unos maderos (puentes) necesarios para el montaje de un andamiaje elemental en altura que facilita las tareas de mantenimiento periódico de las paredes. Para evitar la entrada de agua dispone de una vidriera sencilla compuesta de tres unidades que descansan sobre un marco metálico elemental, compuesto por un bastidor más robusto y dos biseles intermedios sencillos. El documento adjunto recoge parte de las fotografías tomadas en casa de Joaquín y Meli (Que podría haber sido también la casa de Camilo y Justa) en el verano de 2006. La cocina conserva alguno de los rasgos característicos de la arquitectura local; su estudio nos ha facilitado la aproximación a las texturas que lo definen y a algunos de sus detalles formales propios. Construida entre otros; por el propio Joaquín, de oficio albañil, su empleo como fuente de luz cenital y chimenea del hogar, la convierten en el eje central de la casa; ya que también alberga el fuego de la lumbre. La característica que mejor la define es su geometría troncopiramidal; con dos de sus lados opuestos sensiblemente inclinados. Es un elemento que posibilita la respiración del conjunto de la vivienda en torno al cual se desarrolla una parte importante de la vida familiar, siempre dentro del ámbito en torno al fuego, vivo y protector. Genera un espacio hoy todavía funcional, cálido, acogedor; que proporciona una buena calidad de luz ambiental a la pieza, un nivel de iluminación aceptable para el desarrollo de las tareas culinarias. Si bien es cierto, que para determinadas tareas se precisa de un sistema de iluminación auxiliar; como la luz que pudiera aportar un flexo situado en el techo. Esta solución constructiva responde al problema planteado por la geometría del solar donde se levanta la vivienda; que presenta una notable desproporción entre la relación de metros lineales de fachada y profundidad (1:3-4 aproximadamente) Gracias a su diseño y ubicación relativa en planta, se consigue dotar de ventilación e iluminación natural a esta pieza central y a la parte contigua del pasillo; más alejada del zaguán de entrada, proporcionando a su vez, un mayor grado de intimidad a las conversaciones, también al silencio; elementos que reconfortan el carácter castellano. El alma de los hombres y el alma de sus casas es una y la misma.113

[A] 29. FUELLE.- Del latín (Hollis) / Instrumento para recoger aire y lanzarlo con una dirección determinada que esencialmente se reduce a una caja con tapa y fondo de madera, costados de piel flexible, una válvula por donde entra el aire y un cañón por donde sale cuando, plegándose los costados, se reduce el volumen del aparato.111

_____________________________________________________________________________________
111.- DRAE 09 (Op cit)

_____________________________________________________________________________________
112.- Con Joaquín y Meli / Conversaciones 113.- Oswald Spengler (en) http://www.servando-garcia.com/?p=1

- 57 -

- 58 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 23. Chimenea de la cocina de la casa del tío Nicolás / 2008

Con el paso del tiempo, las cocinas van adaptando otra especialidad. Se abandona el uso de las claraboyas como sistema habitual de iluminación y se sustituye por el empleo de ventanas. Al igual que el resto de habitaciones de la casa; la pieza se cubre mediante un forjado de madera sin revestir inferiormente; quedando vistas tanto la viguería como el piso de tabla superior, recuperando el espacio que queda sobre el forjado como estancia. La protagonista de la estancia sigue siendo la chimenea, si bien de tamaño más reducido, adosada a la pared sur, de espaldas a fachada, separada holgadamente del resto. El empleo de la fábrica de ladrillo manual-refractario para definir sus laterales sustituye definitivamente al del adobe. Para la formación de los laterales solía emplearse una cimbra de chopo construida al efecto (Ver croquis adjunto) Una chapa de hierro sin trabajar ocupa el trasfuego; en este ejemplo concreto, la chapa estirada de un barril recuperada y adaptada genialmente para este nuevo uso. El color negro del hollín que tapiza su interior contrasta fuertemente con el del encalado blanco del resto de la pieza. El altar es de hormigón y se mantiene también en buen estado. Como puede deducirse, el papel de la chimenea ha quedado relegado a la evacuación del humo procedente de la combustión de la leña, si bien es cierto que merced a su situación, volumetría, funcionalidad y significación espacial; el hogar, continúa siendo el elemento en torno al cual se articula la actividad en la cocina.

…Las casas viejas nos devuelven al tiempo lento y al silencio del pasado. El silencio de la arquitectura es un silencio receptivo, que hace recordar.114

La estancia se ilumina por medio de una ventana de pequeño tamaño, realizada en madera, abierta a la calleja oeste adyacente. Al no disponer de sombrerete, la misma chimenea se convierte en un foco secundario de iluminación; directa al mediodía, cuando el sol alcanza su cénit, esbozando su estela sobre el altar, e indirecta a lo largo del resto del día. Se mantiene en buen estado de conservación gracias; en parte, a su uso ininterrumpido. Constatamos –en compañía de Ricardo que hace algo de humo. Es habitual encontrar esta misma tipología de chimenea en otras casas del pueblo como las de Meli, Magdalena, Agapita… si bien es cierto; que se distinguen entre sí en pequeños matices, como la forma del altar, el tratamiento diferenciado o no de la zona inmediata a éste, o la existencia o no de trasfuego en relieve.

_____________________________________________________________________________________
114.- J Pallasmaa (op cit) / p 54

[A] 30. CROQUIS DE UNA CHIMENEA DE FUEGO BAJO / Casa del tío Nicolás. C/ del Bar de la Alicia. Dibujado 17.07.08 (Con Ricardo)

- 59 -

- 60 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 32. CROQUIS CHIMENEA TIPO 115 (Luis Feduchi)

Cuadro resumen (Definición de los elementos de la chimenea y sus correspondientes medidas)
ALTURA DE LA BOCA A 71 76 76 76 84 91 100 ANCHURA DE LA BOCA B 81 86 91 106 122 137 183 ALTURA DE LA CAMPANA D 63 71 71 89 101 106 142 ANCHURA DE LA SALIDA DE HUMOS E 35 35 35 35 35 45 45 PROFUNDIDAD DE LA SALIDA DE HUMOS F 20 20 35 35 35 35 45 ALTURA DE SUPERFICIE DE RADIACIÓN R 35 35 35 35 35 35 35

PROFUNDIDAD DEL HOGAR C 40 50 40 40 40 51 56

[A] 31. CAMÓN O CIMBRA AUXILIAR EMPLEADO PARA LA CONSTRUCCIÓN DE ESTA CHIMENEA

(recuperado

de algún rincón de una cochera)
Descripción del dibujo: 1.- Cara cepillada. Superficie en contacto con el yeso 2.- Material: Madera de chopo sin gajos Como veíamos, esta pieza sirve como guía auxiliar (referencia) para la construcción de los costados del cuerpo de la chimenea. Podía ser empleada en repetidas ocasiones.

_____________________________________________________________________________________
115.- Luis M. Feduchi (1947): La casa por dentro. Chimeneas / pp 45-46 / 3ª edición (1948) / Afrodisio Aguado, S.A / Madrid

- 61 -

- 62 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 24.Vista de un horno exterior en una casa de Navapalos (Soria)

7.2.3. ARQUITECTURA DEL HORNO / En torno a la cultura del pan; como alimento básico de la dieta de la población / Hornos de pan cocer 7.2.3.1 CLASIFICACIÓN A.- EN FUNCIÓN DE SU UBICACIÓN 1.- Hornos Exteriores. A propósito de cómo conseguir que la chimenea tire bien… La construcción de la chimenea tiene su técnica. Exteriormente podrá ser de ladrillo, de madera, piedra, mármol, etc, pero la parte funcional ha de cumplir ciertas normas cuyo resumen son estos planos: En una chimenea son muy importantes todas las dimensiones. Por ejemplo, altura y anchura de la boca (A y B), del fondo del hogar (C), sección del tiro de la chimenea (E y F), relación de esta sección con la superficie de la boca (tanto mayor cuanto menor sea su altura) y en fin, cuidar que cuando las salidas de humo sean inclinadas, los ángulos deben ser lo más abiertos y oblicuos posible. Quizá el dato de mayor interés, además de los anteriores, experimentado siempre con éxito, es la pared (p) inclinada del fondo del hogar en su parte superior que forma como si dijéramos un sifón o defensa con relación al aire frío que baja por el conjunto de humos y que muchas veces es suficiente para que la chimenea funcione bien. El paso del hogar, de la campana y salida de humos debe regularse, como en las cocinas, por una llave de paso que pueda manipularse desde el mismo interior, sin que, por lo tanto, se vea exteriormente…117 1.1.- Adosados a una de las paredes del perímetro de la casa, cubiertos por un tejadillo y una bisera de protección sobre la boca a ras de suelo o elevados. En el pueblo, podía verse este tipo en la antigua casa de la señora Valentinita o en la casa de la tía Ciriaca (111.-) La mesa de apoyo era de piedra y la bóveda de adobe, acusando su volumen al exterior. En la vecina zona de Pinares todavía pueden encontrarse ejemplos bien conservados de este mismo tipo de horno saledizo, de planta circular o semicircular; pero en el piso primero; elevado sobre una estructura de madera de postes o descansando sobre tornapuntas y zapatas que arrancan desde el suelo de la calle, protegidos de la lluvia mediante el correspondiente techado. 2.- Hornos Interiores 2.1.- En un corral cercano, en construcciones independientes, dentro del núcleo urbano; destinados específicamente a este uso y al apero de bártulos. 2.2.- En la casa. Integrado dentro de una de las piezas. La hornera es el espacio-habitación destinado a albergar el horno. Se localiza contiguo a la pieza de la cocina, acusando su volumen al espacio de la cuadra o bien a dicha habitación, compartiendo chimenea y salida de humos con la del hogar. La necesidad de dar salida al humo generado por la combustión de la leña condiciona su ubicación. La boca del horno se sitúa enfrentada al altar central de la chimenea. Para una adecuada realización de las tareas asociadas al horno, se habrá de prever una serie de espacios anexos para acopiar la leña, una mesa de trabajo y una adecuada accesibilidad al mismo; cuidando su relación con el espacio de la cocina y la casa en general, en lo que se refiere a la fluidez de movimientos y al hecho de procurar tener todo lo necesario para su empleo a mano. En el diseño de la pieza de la cocina se tendrá la precaución de disponer la puerta de espaldas al viento dominante, al objeto de evitar que revoque el humo generado.

[A] 33. Cómo conseguir que la chimenea tire bien / Apunte del profesor José Laborda Yneva116

_____________________________________________________________________________________
116.- José Laborda Yneva /Clase de la Asignatura de Proyectos / EUPLA/ 2008 117.- Luis M. Feduchi (Op cit)

_________________________________________________________________________________
118.- Con Pedro, el de la Arantxa / Conversaciones

- 63 -

- 64 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 34. Desarrollo del esquema funcional / Análisis e interrelación Leyenda: Mesa de trabajo (poyata) Leñero (Acopio) Chimenea (Evacuación de humo) Horno (Combustión, cocción)

B.- EN FUNCIÓN DEL NÚMERO DE CÁMARAS (Esquemas tipo) b1.b2.H. de una sola cámara (combustión + cocción) quincenal) Mesa de madera o cajón de adobe. Frecuencia de uso 7-15 días (semanal,

H. de dos cámaras (padilla) Mayor frecuencia de uso (diaria) Cuenta con una boca de alimentación, situada a ras del suelo; independiente de la salida de humos y una bravera; hueco de planta cuadrada que comunica la cámara de combustión y la de cocción.

7.2.3.2 DESCRIPCIÓN FÍSICA DEL HORNO (Interior) - Planta circular / Diámetro (m) interior / Dimensiones, proyección en planta (m2) / Altura de trabajo (m) - Casquete semiesférico que conforma el volumen de la cámara (Estructura cupuliforme, panzuda, de media naranja, como si tratase de una copa invertida) - Boca de la boca destacada, empleando para su construcción materiales más nobles; como ladrillo manual o piedra arenisca, de color rojizo, capaces de resistir el calor sin llegar a quebrar. Cuenta con una apertura del hueco diferenciada abierta a la altura justa para trabajar bien evitando una pérdida excesiva de calor. - Revestimiento terroso
[A] 35. SECCIÓN DE LA CASA POR LA COCINA / DETALLE DEL HORNO -

- Empleo de tapa en adobe, piedra o una plancha metálica (Uso doméstico infrecuente) - Meseta soporte

- 65 -

- 66 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 37. Molde de adobes para horno. Villanueva (Palencia) 119

7.2.3.3 DESCRIPCIÓN DE LA SECCIÓN A.- Sección del tablero Leyenda / Descripción del croquis adjunto gB: grueso de la baldosa, espesor de la capa cerámica refractaria (2 cm aprox) El material empleado para su elaboración es la tierra roja arcillosa (colorá) mezclada con agua y tamo (polvo de paja) Como molde solía emplearse el propio fondo de las adoberas. Tras el desmoldeo las piezas se dejaban secar al sol. La irregularidad del acabado de la cara inferior favorecía su asiento posterior. Se requería de una superficie de apoyo plana y regular sobre la que depositar la masa. El producto resultante era resistente y podía limpiarse con facilidad. Las baldosas, de grosor considerable y forma cuadrada; de dimensiones aproximadas 15.15.2 cm, cuecen por el calor generado al encender el horno por primera vez al tiempo que la sal, empleada también como material de relleno en las juntas entre piezas, se derrite y funde. El plano de apoyo definido constituye una superficie apta para la cocción, de naturaleza refractaria. Con el tiempo, las baldosas compradas en tejera, de elaboración fabril, sustituyeron a las de barro y paja, cocidas in situ, elaboradas artesanalmente, porque estas últimas solían arparse con frecuencia. En la actualidad, suele recurrirse al empleo de ladrillos refractarios para este mismo uso. eJ: espesor de la junta, relleno con sal gruesa (gorda) que se derrite al calor del fuego; funde y actúa como ligante entre piezas (vitrofusión). Otros posibles materiales a emplear: arena refractaria

h1: 15 cm aprox e1: Capa gruesa de barro. Material de asiento e2: Capa de ceniza, jirle o chirle (cagarrutas de oveja). Material aislante, capa de retención del calor. e3: Capa de grava, gravilla o guijo; grijo (guijarros de diferente tamaño) empleados como material base. Las piedras disminuyen progresivamente su diámetro en altura; primero se colocan los de mayor tamaño sobre el plano de soporte y a continuación, rellenando los huecos, otros más pequeños. Los cantos rodados se recogían en terrenos como los de La Jabina; a los pies de La Colada, donde éstas afloraban al roturar la tierra con el arado. En sustitución de los guijarros pueden emplearse galanos (pequeños fragmentos de vidrio, de diámetro aprox 3cm) conformando la meseta. El elevado contenido (%) en cuarzo aporta la necesaria resistencia del material frente al calor.120

- [A] 36. A. SECCIÓN DEL TABLERO –

_____________________________________________________________________________________
119.- Mª Elisa Sánchez Sanz (1977): El barro en la construcción / Revista Narria / nº 8 / Madrid 120.- Con David Sierra Rodrigo / Conversaciones

- 67 -

- 68 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 39.Baldosa de barro sin cocer

7.2.3.4 CONSTRUCCIÓN / Cómo…? Con arreglo a las normas de la buena construcción
[A] 38. Sección de la bóveda / Formación del boquero en el arranque

- Selección de tierras; arcillosas, coloradas - Preparación del barro (2-3 semanas de antelación). Tamizado #5.5mm

B.- Sección de la bóveda - Lodado exterior, revestimiento del núcleo de adobe, empleando fibra como armadura. Técnica manual de aplicación similar a la del trullado - Estructura de adobe de dimensiones: a · b · c (cm) / Construcción de la bóveda por aproximación de hiladas sucesivas. A la operación de recortar manualmente las piezas previamente a su puesta en obra, se le denomina espalmar. En cuanto a la forma y dimensiones se pueden emplear entre 1y 3 tipos, de diferente diámetro para un mismo horno, de mayor diámetro en la base y menor en la parte superior (disminución progresiva en altura) Como clave; pieza de cierre superior de la cúpula, se disponía un adobe único en vertical. Como cimbra; a modo de puntal; podía emplearse un tentemozo, un pie derecho provisional para apoyar la pieza, aunque los albañiles con más pericia solían prescindir de él. - Revestimiento interior terroso. Tierra rojiza o también negruzca - Suelo del piso C.- Sección del soporte o mesa Banco de fábrica de adobe para conseguir que la altura de la boca del horno quede a una altura de trabajo apropiada; cajón de adobe relleno de cascajo (mesa cuadrada) Poyata: meseta de obra construida en adobe, contigua a la boca del horno, que sirve de repisa para apoyar los alimentos junto al hogar.121 _____________________________________________________________________________________
121.(na).fuente: www.alcozar.net Se conoce como hornos de poya a los hornos comunales, de uso compartido por los vecinos del pueblo / Ejemplo: El Royo (Soria) (en) Revista Narria nº 11 (Op cit)

- Mezcla con la paja - Elaboración de los adobes - Recogida de chirle seco en Las Eras. Ver: condicionantes de puesta en obra, mezcla diaria con agua, grado de plasticidad necesaria para hacerlo más trabajable… - Los adobes de la base se dejan a remojo durante las 8 horas previas a su puesta en obra - Se procede al replanteo manual de la primera hilada de adobes, que será la que defina la circunferencia de base en el arranque, sobre la plataforma nivelada de la mesa. - Se inicia el aparejo de las piezas y se rellenan las juntas de barro o sal gruesa (por ser la primera hilada) - Cada 3 hiladas se detienen los trabajos, para dejar secar al conjunto y que asiente bien. Se continúa al día siguiente. Así hasta su cierre. - Antes de revocar se dejará secar varios días - El revoque consistirá en la aplicación de capas de barro sucesivas hasta alcanzar un espesor total de 2,5 cm - Antes de su puesta en servicio, deberán transcurrir también varios días, para permitir el secado del conjunto _____________________________________________________________________________________
(na).- El número de adobes empleado dependerá del diámetro del horno (alrededor de 250 udds) contando con una semana de trabajo.

- 69 -

- 70 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 25. Aceitera de latón, paisajes de cocina

[A] 40. HORNO VISTO DESDE LA COCINA

7.2.3.6 ALGUNAS NOTAS DE ETNOGRAFÍA QUE NOS AYUDARÁN A ENTENDER LOS MOTIVOS DE LA ARQUITECTURA DEL HORNO … En la edad media los hornos y su uso constituían un privilegio señorial. Su empleo se generaliza de forma paulatina con la llegada de la edad contemporánea.123 En la actualidad esta arquitectura se encuentra en desuso. Su incipiente desaparición podemos situarla en paralelo a la mecanización de las tareas del campo y la consecuente emigración a las ciudades del centro o la periferia, donde se concentraba la industria del país, de un importante segmento de la población en busca de trabajo, nuevas expectativas culturales, una mejor calidad de vida y el acceso a servicios públicos básicos de los que carecía el ámbito rural. Éstas; junto con el desarrollo de una mayor actividad comercial y un aumento progresivo de la capacidad adquisitiva de los vecinos en la región, que ahora podían comprar el pan al panadero sin necesidad de andar encendiendo el horno, son algunas de las principales causas que motivaron su abandono. El pan era uno de los alimentos básicos de la dieta de la población. El ingrediente principal para su elaboración es el harina; bien de trigo, bien de centeno. Es por ello, que se desarrolla en torno a su obtención, toda una cultura productiva agrícola asociada. Los trabajos en el campo, en la era, las visitas al molino, el acopio en casa… forman parte de la historia colectiva de todos nuestros pueblos. Las tierras podían dejarse sin sembrar; liegas, como barbecho, para que se regenerasen y no agotar sus nutrientes; o bien cultivarse. El proceso de cultivo era arduo y se dilataba todo un año. Se comenzaba por arar la tierra; roturándola con la ayuda de la yunta; una pareja de animales que tiraba de aquel mismo arado que antaño usaban los romanos. Era un trabajo verdaderamente arduo, muscular, cansado. El matrimonio se levantaba al rayar el día… tenías que salir al sol – como recuerda Rafaela -.124 Esos días; el almuerzo consistía en unas patatas o sopa acompañadas de un torrezno. La comida se dejaba cociendo a fuego lento en una hornilla que se alimentaba con serrín. Pasados unos días, se procedía al binado, un segundo arado para ahuecar la tierra todavía más. Los cultivos de cereal más habituales eran el centeno, la avena y el trigo. Los granos se esparcían manualmente, al aire. Después se peinaba la superficie del terreno con una rastra, para facilitar la posterior germinación de las semillas. Al tiempo, llegaba la cosecha. La siega se realizaba manualmente, con la ayuda de una zoqueta y de la hoz. La mies del campo recogida a golpe de hoz se acumulaba en haces; conjuntos de espigas atadas y anudadas con un vencejo (Planta de centeno desgranada) Los haces y las gavillas se acopiaban in situ formando tresnales.

7.2.3.5 LA CÚPULA COMO SOLUCIÓN ESTRUCTURAL … La cúpula se construye por superposición de anillos esféricos. Cada anillo una vez cerrado, tiene estabilidad propia. Aparece entre anillos adyacentes una junta continua troncocónica, con la particularidad que el vértice de dicho cono no es el centro de la esfera, sino que se desplaza progresivamente para cada anillo hacia arriba según el eje vertical. Dicho de otro modo, el albañil corrige la inclinación que le indica el compás para cada anillo esférico, y la disminuye tanto más cuanto se acerca al polo de la esfera. Esta corrección no supera en general los 15º. De este modo el artesano se asegura de que los adobes de los últimos anillos, de mayor pendiente, no se desprendan antes de cerrar cada anillo. La segunda particularidad de esta técnica es la disposición de los adobes en cada anillo esférico. El artesano se sirve de los mismos adobes que para las bóvedas, sólo que colocados a tizón, resultando la cúpula de sección igual a la arista mayor, unos 25 cm. Pues bien, en primer lugar los adobes no se colocan radialmente sino ligeramente ladeados a derecha o izquierda alternativamente al pasar de un anillo al siguiente, para evitar juntas encontradas. En segundo lugar, las caras de adobes adyacentes deben estar totalmente en contacto, sin mortero. Como no es posible aplicar de forma seguida estos dos preceptos sin salirse de la esfera o sin deshacer el aparejo, es menester que cada tantos adobes se corte uno en forma de trapecio. Éste, además de corregir la inclinación relativa de los adobes con respecto al radio, actúa como clave del arco. Cada anillo esférico estará formado por una serie de arcos acuñados entre sí por medio de claves o adobes trapezoidales. Existe un claro paralelismo con la bóveda en cuanto a la efectividad del método de construcción, la cual resulta de - La adherencia del mortero. - La inclinación de cada anillo esférico con respecto a la dirección radial. Ello mejora la adherencia del mortero por aumento de la presión, siendo ésta la componente del peso del adobe normal al plano de la junta entre anillos. - La indeformabilidad de cada anillo esférico. No existe posibilidad de deformación en el plano del anillo.

_____________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________
122.- Josep Esteve Armengol (1985): Estructuras abovedadas de tierra / Navapalos 85 (Op cit) 123.- José Luis Ponga (1994): La arquitectura del barro / Junta de Castilla y León / p 59-60 124.- Con Rafaela Mencía Lagunas / Conversaciones

- 71 -

- 72 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 26. Antigua abeldadora abandonada en la era

[f] 27. Con las manos en la masa. Con Meli

Zis, zas; de dos manás la gavilla y de dos gavillas el haz – Jonás Encabo -.125 En el pueblo, se distribuían cuadrículas de trabajo repartidas entre las Eras de Abajo y las de Arriba (mitad y mitad) El alcalde con la ayuda de los vecinos se encargaba de colocar estaquillas de madera en cada una de las cuatro esquinas del área correspondiente, junto con el número asignado por sorteo para delimitar los surqueros. El día de la festividad de San Pedro, se llevaba a cabo el reparto de las suertes de las parcelas en era y se reconocían los surqueros. … cada uno tiene que reconocer su número y su suerte – comenta Rafaela – El cereal se acarreaba hasta la era en un carro tirado por bueyes, burros o machos, hasta la cuadrícula asignada en suerte. Se descargaba y se formaba una hacina. Estos haces se extendían a continuación formando círculos … Esbalagar: Romper el atadero de haces y ponerlo suelto para que se seque y después echar la yunta con el trillo El diseño del trillo; su geometría, la forma y distribución de las piedras o lascas insertas en su cara inferior y los discos de hierro en la parte posterior resultaban aptos para cortar y desgranar el cereal. La siguiente labor, era la de tornar las mieses. … la paja es muy fina y está desmenuzada en pequeños fragmentos. El sistema moderno de trillar grano en España es muy antiguo, clásico y oriental. Junto a la mayor parte de los pueblos de Tierra de Grano se prepara una superficie plana, llamada era, el área latina, al aire libre, y se pavimenta o se cimenta con tierra dura que se cubre con gavillas sueltas, sobre las que se hacen pasar caballos sin enjaezar, o bien hombres en un trillo, una especie de grada que pasa sobre las gavillas; de esta forma se va sacando el grano de las espigas a fuerza de golpes y la paja, la palea de la antigüedad se tritura y rompe en fragmentos.126 Una vez trillado el cereal, se procede al beldado; separando el grano de la paja con la ayuda de un bieldo. Se rastrilla bien la superficie, se barre la era, se mete el grano y se levanta la parva; esto es, se carga en el carro, para cerrar la paja. Se conduce hasta la casa y se descarga empleando una horca en el cambarote o el pajar; a través de un boquero practicado a tal efecto. El grano acopiado en sacos o costales de cáñamo; de 2 medias (una fanega; 43 + ¼ kg aprox) se sube por las escaleras hasta la cámbara. Éstos se acarrearán más tarde hasta el Molino, junto a la presa, en la margen izquierda de la carretera que conduce a Fuentearmegil, donde se aprovecha la fuerza generada por el salto de agua entre la cota del agua embalsada, en remanso y el cauce del río para mover las pesadas muelas de piedra encargadas de triturar el grano para transformarlo en harina. Una vez obtenida ésta; se mete en los sacos y se acarrea de nuevo hasta la casa. Aquí, el harina se sacupa; se vacían los sacos en arcas de madera elevadas respecto al plano del piso mediante cuatro patas, para impedir el acceso de roedores; o bien se guarda en trojes; cajones de obra, estructuras de fábrica de adobe y una altura aproximada de un metro. La especial atención que merece este punto, nos permite entender por qué la totalidad de las puertas de las casas disponen de gatera. _____________________________________________________________________________________
125.- www.fuentearmegil.com 126.- Richard Ford (1945): Handbook for travellers in Spain (Libro de bolsillo para viajeros en España)

Las tareas de la huerta eran más llevaderas. Se cultivaban ajos, patatas, tomates, cebollas, berzas, zanahorias, judías verdes, alubias… pero aún con todo eran tiempos difíciles; como nos comentaba Rafaela… Los meses que tenían (r) tenían un duro, pienso para los animales y trigo para moler Dentro de la unidad familiar cada uno de los miembros tenía asignado diferentes roles; se repartían las tareas. El ámbito doméstico, las labores cotidianas relativas a la alimentación y la cocina, la elaboración del pan y la comida, el cuidado de gallinas, conejos, ovejas y cerdos; la traída de agua; el ir a por un viaje de agua a la fuente con un cántaro y un cubo, el lavado de la ropa en el río, los días festivos; a mano, con la ayuda de la tabla (lavadera), el aseo y ornato general de la casa, la educación de los niños, el cuidado y atención de los ancianos… eran algunas de las tareas de las que se encargaba la mujer. Al aspecto del hogar se le prestaba más atención en época festiva, especialmente para el Pilar; la fiesta de la Inmaculada. La referencia del calendario religioso en la vida diaria es una constante. El hombre, por su parte, se ocupaba de la alimentación, cuidado, guarda y limpieza de los animales de tiro; de las tareas que requerían de un mayor esfuerzo muscular y de las asociadas a la construcción y mantenimiento de la casa. Las tareas del campo eran compartidas por ambos sexos y en ellas participaban todos los miembros de la familia, incluso los más pequeños. Los trabajos de limpieza del hogar durante el estío pasaban a un segundo plano. El esfuerzo se centraba en sacar adelante la faena del campo.

7.2.3.7 SOBRE EL USO DEL HORNO Y EL PROCESO DE COCCIÓN … se solía cocer por la mañana, de esta forma a la llegada de la noche, el horno ya estaba apagado y se evitaban peligros.127 Se puede constatar como la temperatura de trabajo que se llega a alcanzar en el interior de la bóveda es de unos 300 ºC. El diseño y geometría de la cámara junto con las características de los propios materiales empleados favorecen la distribución del calor en su interior, propiciando la circulación de la masa de aire caliente por el interior de la bóveda y una adecuada cocción de la masa. Éste era un ámbito de trabajo exclusivamente femenino. Como apuntaba Rafaela… …el día que se cocía no se podía hacer lumbre ya que, el gamellón donde se recogía el pan ocupaba parte de la estancia de la cocina, era lo suficientemente grande como para guardar al menos 15 hogazas … daba mucho calor, se agradecía. El olor a pan se percibía desde la calle … no se hacía humera nada _____________________________________________________________________________________
127.- web.ono.com/fuentearmegil/etnolingüística.htm

- 73 -

- 74 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 28. Pala echadera o levantadera

[f] 29.Flor de la patata; de color blanco roto

A continuación; intentaremos describir la secuencia aproximada de pasos a seguir para una hornada… 01.- Alimentación continuada del horno a través de la boca, empleando como combustible ramaje, restos de la poda, rastrojiza, ailagas, estepas, támbara o encina. Para encender venían muy bien los vencejos que habían sido utilizados para el atado de los haces hasta su transporte a la era. En suma, resultaba un proceso continuo y enérgico, que exigía de un gran esfuerzo muscular y organizativo (obtención de las materias primas, distribución de turnos, días, previsiones de consumo…) (…) teníamos que currelar el día de cocer… el mío con sarmientos hacía un pan olé (Rafaela) 2.- Dejar quemar la leña sobre el piso de baldosa de modo que la cámara se caliente progresivamente (precalentamiento) atizando el horno, caldeando la bóveda; que enroje. Cuando el horno ha hecho humo, se ve la bóveda negra. Es en ese momento cuando se extienden las ascuas para conseguir un calentamiento uniforme de la superficie. Entre tanto; el tiempo se aprovechaba para elaborar la masa del pan. Se disponían las varillas sobre una artesa de tamaño medio y se apoyaban los ciazos sobre ellas. Para separar la cáscara del harina se realizaba un doble cribado (cernido) obteniéndose por un lado el harina y por el otro la parte retenida por la malla; el salvado, destinado a la alimentación de los animales de cría doméstica (gallinas, cerdos) El empleo del ciazo de red estrecha permitía obtener la flor (harina de calidad superior, para la elaboración de un pan de primera) Por otro lado, el ciazo de red ancha permitía obtener la harinilla; que mezclada con parte de flor, servía para elaborar un pan de segunda. La recentadura, reciento del pan es la masa madre que guardaban en una cazuela de barro untada de aceite que se tapaba con un paño y se dejaba en un lugar donde no hubiera corriente.128 (…) no se podía guardar mucho, se estropeaba, se pedía al último vecino en haberlo hecho.129 Ingredientes para el reciento ¼ kg de harina 1 cucharada de sal ½ vaso de agua 1 cucharada sopera de vinagre o una cebolla rallada Se mezclaban bien y se dejaba reposar 3 días (tiempo necesario para su fermentación) Ingredientes para el pan ¾ kg de harina 2 cucharaditas de sal ¼ litro de agua 15 gramos de reciento _____________________________________________________________________________________
128.- Carmen Muñoz Gimeno (….): Pucheros y cucharrenas / Revista Granzas de Yeros / Cuevas de Ayllón (Segovia) 129.- Arturo Martín Criado (….): La casa tradicional ribereña / Revista Folklore

Elaboración Se calentaba un puchero con agua y sal y se le daba vueltas con una cuchara.130 Si la cantidad de masa a preparar era mayor se empleaba la caldera de cobre para calentar el agua –nota de Gaudencia –.131 … y cuando esté caliente, se echa la levadura para deshacerla. Se vuelca el agua en la artesa y se va añadiendo harina hasta que la masa tome cuerpo y no se pegue a las manos. Trabajar la masa bastante tiempo. Taparla y dejarla que suelte y se abra. Dar forma de hogaza. En un tablero se pone un trapo y otras tantas hogazas puestas al revés. Cuando las hogazas ahuecan y se abren están listas para entrar en el horno.132 Para facilitar que la masa levara; en ocasiones, se ponía una lata con ascuas bajo la artesa – recuerda Gaudencia Se dejaba reposar la masa (Oreo comprendido entre 20-39 minutos, variable, dependiendo de la época del año) y se cubría con 2 maseras superpuestas cruzadas, evitando la exposición a corrientes de aire (apertura de puertas), para que la masa no enfriara y se produjese su fermentación; su esponjamiento, que leve (Ufe) A continuación se amasaba bien (podía bregarse la mezcla haciéndola pasar a través de dos rodillos de madera que giraban en sentido opuesto) para luego extenderla sobre una masera (tela de lino o cáñamo) 03.- Apartar las brasas a un lado con la ayuda del barredero; sorrascando el horno con el argunero, (también llamado arrascadero, palo de sorrascar o apartabrasas), limpiando el piso de baldosín al objeto de que el pan no se pegue de cenizas ni carbones, de lo que quedaba de la leña (Gaudencia) Las trapas; una toca, del barredero se apagaban en un caldero con agua (Ufe) o se metían directamente en el río, como era el caso en las casas más próximas al cauce del río, las de la calle Cantarranas Al que cuece y amasa, de todo le pasa.133 04.- El momento en que la copa de la bóveda se veía blanca indicaba que el horno estaba a punto; lo suficientemente caliente como para introducir la masa. Lo ves (Rafaela) La cúpula del horno se tornaba blanquecina al interior, alcanzándose una temperatura superficial de las baldosas que podía rondar los 80 ºC; de modo que se conseguía una cocción lenta, por tandas (1ª tanda, 2ª tanda…, última tanda) Coscorrón de la hornera no tiene pena.134 _____________________________________________________________________________________
130.- Con Ufemia; Ufe / Conversaciones (Verano de 2009) 131.- Con Gaudencia / Conversaciones 132.- fuente: www.fuentearmegil.com 133.- fuente: www.ono.com/fuentearmegil/etnolingüística.htm 134.- Isabel Goig Soler (1997): Fogones y pitanzas sorianas / Soria

- 75 -

- 76 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 30.Vista de la presa con el molino al fondo

Primero se introducían las tortas (muy finas) untándolas previamente con aceite. De ahí su nombre; torta de aceite; panete… A fuego fuerte, poco tiempo (…) se regaba el aceite, se extendía con una cuchara y se pellizcaba… Otras tortas; como las de chicharrones constituían el necesario enérgico desayuno los días de matanza. El pan se horneaba a continuación de las tortas. Cada hornada se componía de 15 hogazas de 7 ó 9 libras cada una; entre 3 y 3,5 kg. Solía encenderse el horno cada 10 días (variable) Para su elaboración se volcaba la cantidad de masa necesaria para una hogaza sobre la levantadera o echadera y se trabaja con las manos. Se practicaban 4 incisiones sobre la superficie y se introducía la masa con la ayuda de la palilla de madera (palín) a través de la boca del horno. 05.- Se acumulaban las brasas en torno a la entrada para evitar una pérdida excesiva de calor. Un buen truco es humedecer a media cocción la masa (…) una vez que dejaban de estar vivas, se arrastraban a la boca del horno… (Rafaela) 06.- Comprobación del punto de cocción del pan; empleando una tea; una tabla rajada de costera, a modo de vela para poder ver. Se sabía que estaba listo por el color que cogía el pan… doradito y por el olor tan característico a pan tierno que inundaba la cocina (indicador fiable) Para retirar el pan del horno se empleaba el rosco; una pala de hierro u hojalata de forma redondeada. El calor residual de las cenizas solía aprovecharse para asar unas patatas cubriéndolas con ellas. Una cocción lenta, que llevaba bastante tiempo. En una misma hornada podían cocerse entre trece y quince hogazas. El tiempo de cocción rondaba la hora, requería una temperatura alta. Una vez retiradas, se limpiaba la base de las hogazas (el culo) y se depositaban en una artesa, que se tapaba, donde se dejaban sentar; es decir, que enfriasen, reposando hasta el día siguiente. Después se colocaban en la panera, 1 ó 2 por balda, en el tendedero o tendido, y se partía con los vecinos. (…) nos ayudábamos los unos a los otros… si das una hogaza de 3kg, una hogaza de 3 kg te tienen que dar… (Rafaela) Para su pesaje se empleaba la romana. Unidades de medida más empleadas y sus equivalencias: - 1 Fanega = 2 Medias = 12 Celemines = 43 + ¼ kg (a deducir el salvado, la cascarilla del trigo; más abultada) = 4 Cuartales = 8 Celemines = 16 ½ Celemines - 1 Celemín = 4 Cuartillos = 4,625 litros - 1 Cuartillo = ½ litro = 2 Cozos (Medida usada antiguamente para el cobro en grano de las rentas de la tierra) - 1 Talega = 1,5 Fanegas - 1 Libra = 16 Onzas = 460 gramos

[f] 31 Detalle del lodado interior del horno de cocer pan. Antigua casa de Otilia y Marino (Pertenecía a los padres de ésta) Su empleo se prolongó hasta mediados del siglo pasado (años 60) En el interior, el color negro humo característico se superpone al del lodado de barro original que recubre el intradós de la cámara. La fisuración superficial que presenta (interrupción de la epidermis) permite entrever la capa anterior de material, dejando al descubierto la dermis original de barro colorao.

07.- Enfriado del horno 08.- Retirada de la ceniza a un caldero 09.- Limpieza del suelo del horno empleando el barredero 10.- Limpieza y cuelgue de los cacharros en un gancho o una punta clavada a la pared (Proceso cíclico) … El pan se conservaba bien hasta 2 semanas; sin encanecerse, sin que apareciese el cardenillo; el moho asociado al pan… Como dice el refrán – situándonos en el contexto de la posguerra -… A buen hambre, no hay pan duro En torno al uso de los hornos y a la cocción del pan se establecen múltiples relaciones vecinales. El empleo de los hornos solía ser compartido; se cuidaba y guardaba el reciento y se transmitían las recetas. Los mayores que trabajaron de pastores, recuerdan como a menudo, su comida diaria consistía en una rebanada de pan acompañada de tocino. El pan era el protagonista de recetas tan características como las migas o las sopas de ajo… Su sabor, el crujiente de su corteza o la ternura de su miga esponjosa todavía permanecen vivos en el recuerdo de nuestros mayores. Si me quieres ver valiente, dame vino y pan caliente

_____________________________________________________________________________________
135.- fuente: www.ono.com/fuentearmegil/etnolingüística.htm) 136.- fuente: www.cibercentrosjcyl.eswww.hornosartesanos.com 137.- fuente: www.hornosdeadobe.comwww.alcozar.net

- 77 -

- 78 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

…el uso de los materiales locales permite una verdadera reafirmación cultural, y esto, a nuestro juicio, es importante porque con la utilización de los materiales autóctonos y con el protagonismo de la autoconstrucción, la vinculación con la memoria arquitectónica colectiva de cada pueblo es absoluta, por lo que contiene de enriquecedora liberación (en) Fermín Font y Pere Hidalgo (2009): Arquitecturas de tapia / Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Castellón / p181
APAREJO DE ADOBE A SOGA TEJA CURVA EMBARRADO COSTERA LATA DE CIERRE CABRIO VIGA // FACHADA

[f] 32. Aparejo en la esquina / Triada de materia _les locales empleados: piedra, enebro y adobe.

8. PALETA DE MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS
Los constructores locales emplean los materiales con los que están familiarizados; los que tienen más a mano, los que pueden conseguir con cierta facilidad y con el mínimo gasto. Por eso, podemos constatar el uso tan extendido y profuso de algunos de ellos; como la piedra, la madera, la tierra, el agua, el barro, la cerámica, la paja, la cal, el hierro, la hojalata, el latón… A partir de mediados del siglo pasado, se produciría la introducción paulatina del yeso (ensacado, de origen industrial), el cemento portland, el hormigón, el acero, las chapas o los plásticos; pasando de una construcción de marcado carácter artesanal a otra esencialmente industrial. Estas notas nos ayudarán a valorar las cualidades de los materiales, prestando especial atención a algunas de sus características; como por ejemplo; su capacidad de interrelacionarse, su resistencia frente a la acción de los agentes exteriores, su funcionalidad; la especificidad de las tareas asociadas que asumen dentro del proyecto, sus posibilidades de uso o aplicación como estructura, aislamiento, revestimiento, envejecimiento, el modo en que evolucionan con el tiempo, los cuidados necesarios para paliar sus achaques, o la capacidad de respuesta de los mismos frente a las necesidades del habitar; dentro de una estrategia global frente al clima. Como principales causas o agentes de degradación cabría citar: El agua (En forma de lluvia, granizo, nieve, algarazos, rocío o aguada o condensaciones) El hielo (Escarcharzos) La fotodegradación (Desgaste producido por la incidencia superficial de los rayos ultravioletas solares) La acción erosiva del viento (Abrasión) Las variaciones bruscas de temperatura (Salto térmico acusado) La gravedad La presencia de elementos bióticos (Vegetales superiores e inferiores, aves, pequeños mamíferos, insectos…) La mano del hombre (Roce, desgaste, lustre superficial) Factores mecánicos (Golpes, fracturas de material…) Factores químicos (Los procesos de oxidación; variables en función del tipo de metal, y carbonatación) Factores reológicos (Los referidos sencillamente al trascurso del tiempo y el envejecimiento propio de los materiales)
V: VUELO

APAREJO DE ADOBE A TIZÓN FACHADA EXTERIOR EN PIEDRA CORNIJAL (POSTE O PILOTO DE MADERA)

BANDA DE PIEDRA EXTERIOR (PROTECCIÓN LONGITUDINAL DE LA VIGA) ATADERA (VIGA LONGITUDINAL DE MADERA A MODO DE ZUNCHO DE CIERRE PERIMETRAL)

C: CABRIO E: ENLATADO (COSTERAS) TO: TOPE (MADERA, LATA) s: SOLAPE DE LAS TEJAS (cm)

Sobre la superficie de los materiales podremos aprender a leer y distinguir multitud de matices; descubriremos como sobre su tez quedan grabadas la fuerza del sol, el tueste, el arañazo del viento; el curtido, algunas manchas de nacimiento; pecas, imperfecciones, el azote del agua, lavados, decoloraciones, la atención y cuidados recibidos (mimo), el carácter del lugar (su postura, su gesto), el paso del tiempo (la pátina), el abandono (la suciedad) o la mineralidad de su textura… Reivindicaremos la vigencia de algunas de las características de estos materiales; como su posibilidad de reutilización, reciclaje, desecho o recuperación o su ciclo de vida útil; el bajo consumo de energía que plantea su extracción o fabricación frente a los materiales industriales más actuales e innovadores, o la economía de su puesta en obra y uso… Cabría detenerse también en sus propiedades físico-químicas y mecánicas, su riqueza y variedad cromática, su capacidad de interacción, combinabilidad y compatibilidad con materiales de diferente naturaleza; que en definitiva suponen un garante de calidad para la arquitectura, siempre en consonancia y respeto con/hacia el lugar.

[A] 41. DETALLE DEL APAREJO EN LA ESQUINA Originalmente las piedras se sentaban a hueso; es decir, el encuentro entre las piezas se producía en seco. El amorterado de las juntas (encintado) se ha realizado a posteriori. Datos del apunte: Alzado. Esquina noreste de la casa nº 3 de la calle Rivalba vista desde el goteral contiguo que comunica las calles norte y sur / 21.09.08 __________________________________________________________________________________________________________ (na).- La lata (madera) que cierra el plano enlatado, en disposición horizontal, paralela a la línea de fachada, evita el cabeceo de las tejas y contribuye al mantenimiento de la pendiente del resto de las piezas del faldón.

- 79 -

- 80 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

¿Dices que nada se crea? No te importe, con el barro De la tierra, haz una copa Para que beba tu hermano ¿Dices que nada se crea? Alfarero a tus cacharros, Haz tu copa y no te importe Si no puedes hacer barro (en) Antonio Machado (1917): Proverbios y Cantares / Campos de Castilla

8.1. LA TIERRA
[f] 33.Textura: corte de tierra en un barranco Treat the earth well. It was not given to you by your parents. It was loaned to you by your children / Trata la tierra bien. La tierra, no te fue dada por tus padres. La tierra te fue prestada por tus hijos.138 [f] 34. Palomar y construcción auxiliar anexa. Empleo del ladrillo hueco en el aparejo de la es _quina como refuerzo auxiliar.

8.1.1 HACIA UNA DEFINICIÓN La tierra es el material predominante en las construcciones populares de la zona, el protagonista de estas conversaciones, de estas lecciones de barro escritas desde la caligrafía arquitectónica popular. Su empleo responde normalmente a las condiciones geográficas; con especial incidencia de las climatológicas, litológicas y edafológicas.139 Los lugareños la domestican con sus manos para a continuación; emplearla como respuesta para satisfacer las diferentes necesidades que plantea la definición funcional, técnica, formal y volumétrica de la casa; del vivir. Su presencia en las paredes de la construcción, tanto en el interior como en el exterior, diluye el encuentro entre paisaje y hogar, articulando con su gesto la distancia entre tiempo, memoria y vacío. De ahí la necesidad de establecer unos criterios de partida básicos para realizar una adecuada selección previa de los suelos a emplear, atendiendo a su granulometría, plasticidad y retracción; el tipo de aglomerante y el cuidado en la ejecución de las diferentes técnicas constructivas empleadas en cada uno de los trabajos de albañilería; el control de la humedad y el grado de compactación de los materiales. En general; cuando hablamos de tierra; dentro del ámbito de la arquitectura, nos referimos al suelo apropiado para construcción. A lo largo de toda la historia de la humanidad; la arquitectura de tierra ha sabido dar cobijo a las necesidades planteadas por sus moradores; también hoy. Descubrimos la versatilidad de la tierra como material constructivo; constatando su empleo en palacios, mezquitas, iglesias, embalses, almacenes, zigurats, pirámides, monasterios, murallas, recintos defensivos, casas e incluso pistas de aviación… en definitiva; tanto arquitecturas de carácter de carácter público; símbolos del poder religioso, político o económico como arquitecturas de carácter más íntimo, la humildad de la vivienda tradicional; esto es, el habitar de las gentes. La tierra es un material universal; accesible, versátil, con una gran difusión histórica-cultural; un material noble apto para los múltiples usos constructivos que se desarrollan paralelos al ejercicio del habitar. Es fácil de obtener, se encuentra a mano; con disponibilidad local e inmediata, por lo que resulta ser un recurso muy económico. Se trabaja bien, es dúctil, manoseable y moldeable. Esta materia prima; de carácter masivo y elevada densidad; se aprovecha al máximo, no genera escombros, es reciclable, reutilizable además de inerte, inocua y en definitiva; saludable. De modo que sólo cabe reivindicar la vigencia de este material constructivo que cumple con todos los estándares actuales, en cuanto a demandas de la sociedad actual, haciendo hincapié en la necesidad de acercar esta (la) arquitectura sensible y vetusta al ámbito de lo cotidiano, de lo técnico, de lo académico, de lo público; porque entendemos que su recurso nunca debió de verse relegada al olvido o la anécdota. L´abri doit être construit sur la place, par les usagers mêmes, avec des matériaux non ouvrés trouvés sur place: de la terre, du sable, des bois de forêt, des branches, des fagots, des mottes de gazon… / El abrigo debe ser construido sobre el lugar, por los mismos usuarios, con materiales no trabajados, encontrados en el sitio: la tierra, la arena, la madera del bosque, las ramas, las gavillas, los tepes …140 _____________________________________________________________________________________
138.139.140.# Kenyan proverb (en) www.earth-auroville.com Luis Maldonado Ramos y Fernando Vela Cossío (2001): Curso de técnicas de construcción con tierra (I). Técnicas y sistemas tradicionales / Cuadernos del Instituto Juan de Herrera / Escuela de Arquitectura de Madrid Le Corbusier (1941): Les maisons murondins / Clermond-Fd / Étienne Chiron / Paris Se llama “tepe” o” cespedón” a la pieza, también recortada del suelo, pero con vegetación herbácea. También hay tepes de turba, brezo, musgo, etc, que si son pequeños se llaman tapines en León, por ejemplo – Font (3.11.11) / Aportaciones

8.1.2 GENERALIDADES / Formas de empleo - Tierra cruda (Uso: rellenos, terraplenados, elementos y/o barreras de contención, sacos terreros a modo de contrapeso, explanaciones…) - Tierra mezclada con agua (barro) (…) el barro no es un material de construcción, sino una forma de percibir el mundo y su fuerza mágica. Siempre se evoca, cuando la necesidad es grande.141 Me ha parecido interesante recoger esta cita por su rigurosidad. En nuestros pueblos y por extensión, en toda el área mediterránea, el cénit del empleo del barro como material de construcción tuvo como telón de fondo la época de la posguerra, la etapa posterior a la contienda civil. Este período se caracterizó por la escasez de materias primas de origen industrial o fabril; ya que las incipientes industrias se vieron muy resentidas. La autarquía del país, las dificultades económicas del momento, la falta de empleo en las urbes y esa carestía posbélica de materiales que apuntábamos, propiciaron – al menos, en un principio - la pervivencia de una buena parte de la arquitectura popular en España, la vigencia de todo ese patrimonio que constituye el saber tradicional acumulado y transmitido durante tantas generaciones. En Efecto; saber es recordar, tal y como decía el filósofo griego Aristóteles (384-322 a.d.C) - Tierra mezclada con agua y estabilizada con paja - Tierra mezclada con agua y fuego (Barro requemado, cerámica) El desprendimiento del agua se produce a partir de los 600-700 ºC; esto es, el punto de cocción aproximado. 8.1.3 CLASIFICACIÓN La tierra puede clasificarse en base su contenido porcentual en arcilla como: 1.- Tierra plástica. Elevado contenido en arcilla, que actúa como argamasa; aportando a la tierra una mayor cohesión interna, mayor resistencia a su disolución en agua, mayor hinchamiento y retracción posterior (experimenta una variación de volumen acusada) 2.- Tierra árida. Bajo porcentaje en arcilla. Aporta al elemento una mayor estabilidad dimensional. ____________________________________________________________________________________
141.na .Josef Frank (en) Martin Rauch (2004): Construir con barro apisonado / Revista Detail En la actualidad se siguen desarrollando sistemas de aplicación del barro; específicamente de arcilla en estado líquido (grouts) para su empleo como proyectados en edificación y también en proyectos de ingeniería civil; enfocados a solventar problemas de ataludado y contención de tierras. La tierra; en forma de arcilla es un material muy presente en nuestros hogares – más de lo que pudiera parecer – Por ejemplo… ¿Sabías que este libro contiene entre un 40 y un 60 % de arcilla? Por lo que hemos aprendido hasta ahora; si te digo que la celulosa es la fibra principal empleada en la elaboración del papel y la arcilla (calín) el material que lo aglutina…¿te lo crees?Quizás más adelante podamos comprender mejor los motivos

- 81 -

- 82 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 35. Formación de ventana en fábrica de _ adobe

[f] 36. Textura de la tierra colorá tras el cri_ bado de una muestra (# 3.3 mm)

8.1.5. CARACTERIZACIÓN TÉCNICA 8.1.4 USOS / RESUMEN DE APLICACIONES (a nivel local) Exterior - Revestimiento de cerramientos. Trullado, manteado, embarrado (según la zona); revoco tendido de barro y paja que protege el plano de adobe. Disimula fallos, corrige visualmente posibles defectos de ejecución en relación a la planeidad, regularidad de las hiladas y aplome de la pared. Incorpora sobre su superficie las marcas e improntas de las herramientas utilizadas para su puesta en obra (información añadida, latente). Actúa a modo de tapajuntas. A esta técnica de aplicación se le suele denominar frotesado o remozado - Mortero de barro. Recepción y asiento de adobes, rellenos y rejuntado de mamposterías de piedra. Siguiendo el principio básico para la conservación de la arquitectura; lo que junta no debe ser más duro que lo juntado. En efecto; para la elaboración de este mortero, se emplea una mayor cantidad de agua; por lo que el producto resultante posee una mayor porosidad y consecuentemente una menor capacidad mecánica resistente, debida a la evaporación del agua adicionada en la preparación del material.142 - Tierra moldeada. Manufactura de adobes. Elemento de cierre. Cuajado de los entramados de madera (adobe) Relleno de la estructura portante y particiones (distribuciones) - Tierra apisonada: Tapia (Tapia de tierra) - Tierra cocida al fuego. Cerámica (keramikós, “quemado”) Tejas, ladrillos, vierteaguas, baldosas en umbrales… Interior Relleno intersticial de la cámara intermedia en muros de mampostería de dos hojas (embarrado) Relleno, formación y acabado de piso. Capa de terminación (lodo) bien extendida, sentada y apisonada sobre una subbase más consistente de piedra y espesor aproximado 5 cm (chinas, ripios o cantos) Material de asiento para las tejas (Entortado o aterrado; torta de barro) Revestimiento interior de los muros de fachada y distribuciones (particiones), sirviendo como base para el posterior enjalbegado. Estructura y revestimiento interior de chimeneas, hornos, hornillas y glorias. Otros: Elaboración de piezas con marcado carácter artesanal como baldosas, botijos, tarteras…
- Humedad de equilibrio inferior al 7% en peso con alto grado de difusión. Material higroscópico, transpirable. Respuesta sensible frente a las condiciones ambientales del lugar. Actúa como regulador higrotérmico en el caso de su empleo como revestimiento parietal. - Hidrofilia con tendencia a la retracción durante el proceso secado / Coeficiente de retracción lineal = 3 mm/m (sin estabilizar) - Porosidad (grado de capilaridad). Ver niveles de succión y absorción del elemento. - Resistencia superficial a la abrasión (muestra de material en estado seco) - Resistencia superficial a la erosión (aplicación de agua a presión sobre el paramento a ensayar) - Estabilidad química. Estabilidad frente al fuego. Incombustible. Ignífugo - Elevada densidad - Uso compatible con materiales fibrosos de origen vegetal - Composición mineralógica heterogénea - Resistencia a tracción (baja) - Dilatación térmica-lineal; 0,012mm/m ºC (baja) - Coeficiente de conductividad térmica (l) = 0,5 kcal/hm ºC - Calor específico: 0,20-0,27 kcal/kg - Coeficiente de transmisión global (k) = 0,8 -0,5 kcal/hm2ºC (Pared de 50 cm de espesor) - Aislamiento acústico = 58 dB F.500Hz (Pared de 50 cm de espesor) - Módulo de Poisson: 0,2 – 0,3; a compresión de 0,08 – 0,24 - Ángulo de rozamiento interno: Suelos arcillosos = 33º Suelos arenosos = 45º - Índice de Permeabilidad de 1/1000000 cm/s - Durabilidad
143

Se puede constatar su empleo masivo en palomares y casas del entorno, y también como elemento auxiliar en la construcción de la fragua, la ermita, la casilla, el silo o las antiguas escuelas (de las que tan sólo se conserva parte de su cimentación) _____________________________________________________________________________________
142.- Célia M. Martins Neves, Obede Borges Faria, Rodolfo Rotondaro, Patrício Cevallos Salas, Márcio V. Hoffmann (2009): Selección de suelos y métodos de control en la construcción con tierra. Prácticas de campo / Red Iberoamericana Proterra / p12 na.En otras geografías; como por ejemplo, en las Alpujarras (Granada) la tierra se emplea como material de sellado; como método para garantizar la estanqueidad de las cubiertas. El sistema de construcción de las azoteas se basa en la utilización de una densa capa de tierra con elevado contenido en arcillas expansivas. Las arcillas alpujarreñas reciben el nombre de launa – Font Arellano, Juana (3.11.2011) / Aportaciones -

- Ph variable en función del grado de acidez, neutralidad o basicidad del suelo - La cantidad porcentual (%) de arcilla en la muestra. Determinación mediante ensayo basado en el empleo de azul de metileno. - El tipo/os de arcilla presente/es en el suelo (Tan sólo la crisolita, componente para la producción de amianto resulta nociva) - Granulometría de la muestra (granulado) - Límites líquido y plástico - Índice de plasticidad

_____________________________________________________________________________________
143.- María Figols González: Arquitectura de tierra en Valdejalón (Op cit)

- 83 -

- 84 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 42. ESTUDIO EDAFOLÓGICO DEL SUELO [A] 43. ESTUDIO EDAFOLÓGICO DEL SUELO Calicata nº 1 / Realizada en el entorno de La Balsa Calicata nº 2 / Correspondiente a los terrenos de la Jabina (Hipótesis)

Descripción de los diferentes horizontes o estratos (capas) 1.- Humus (Tallos de la vegetación, hojas secas, materiales en estado de descomposición…) 2.- Capa vegetal, orgánica (Fibras, conchas, raíces, lombrices…) 3.- Tierra tobiza. Estrato compacto. Apto para los usos constructivos descritos. Se observan pequeñas oquedades con el borde anaranjado o amarillento, debido a procesos de reacción-oxidación y al contenido de burbujas de aire ocluido. 4.- Tierra anaranjada 5.- Roca. Piedra madre Ver: Carlos Flores López (2000): Pueblos y lugares + nota de Jesús García Fernández Descripción de los diferentes horizontes: C1: Cantos rodados superficiales C2: Arcillas rojizas (Color rojo arcilloso) C3: Material Yesífero (¿?) C4: Estrato base. Roca madre

8.1.6 SELECCIÓN DE TIERRAS El suelo se compone de partículas de diferentes tamaños agrupadas formando un todo. Atendiendo a la dimensión de sus granos estos grupos pueden clasificarse; de mayor a menor, como grava, arena, limo y arcilla. Para determinar en qué proporción participa cada uno de estos componentes en una muestra tomada al efecto; recurriremos a un tamizado previo; separando las partículas más grandes (grava y arena) y a una prueba de sedimentometría posterior para identificar el porcentaje de partículas más finas. Para conocer sus propiedades procederemos a la extracción de muestras en el propio terreno y a continuación realizaremos los pertinentes ensayos de campo. A continuación, prepararemos las muestras para una detallada observación y análisis visual y su posterior estudio en el laboratorio o taller. El conocimiento de los tipos de tierra de la región nos permitirá comprobar lo acertado del modo en que la gente ha venido empleando la tierra como material de construcción para levantar las construcciones que definen los diferentes escenarios de la cotidianidad. Calicatas.- Una vez retirada la capa más superficial de terreno; la capa vegetal, más rica en humus y contenido orgánico en general (ramas, raíces, larvas…), con la ayuda de una pala y un azadón, escarbaremos en el suelo hasta dar con una veta de tierra limpia; más homogénea y compacta. Para identificar la tierra a emplear en construcción nos guiaremos; entre otros criterios, por el color o el sabor; así distinguiremos básicamente cuatro tipos: - Tierra blanquecina (tierra, propiamente dicha) Su color característico es el blanco roto, pálido. Procede de la descomposición de rocas margosas. Contiene cierta cantidad de salitre, como corrobora el hecho de que las abejas se posen sobre ella.144 Sabor salado. Resulta granular al tacto. Se obtenía de la antigua pradera donde se encontraba la barrera de la que se extraía la tierra para la elaboración de adobes; a la entrada del pueblo, junto al molino, que contaba con un pequeño manantial hoy agotado; debido a la gran cantidad de chopos de repoblación que ocupan el lugar. La tierra tomada como muestra fue extraída de las raíces de la tocona de un árbol caído, a unos 50 cm de profundidad; es decir, superficialmente. - Tierra tobiza (arcilla arenosa) Se caracteriza por su color grisáceo, cenizo, debido a su elevado contenido en magnesio (Artículo Informes de la Construcción sobre Albarracín) Es habitual encontrarla en terrenos próximos a fuentes de agua, como manantiales y cubillos. La calicata se efectúa próxima al cauce del río (en la margen derecha, a unos 15 metros del cauce) realizando una apertura escalonada de 0,5 – 1m respectivamente, consiguiendo a una profundidad media de excavación de unos 70 cm, hasta alcanzar una veta más homogénea. Predomina el gris salpicado abundantemente por motas o gránulos amarillentos, dorados. El tono amarillento puede deberse a procesos de oxidación de las partículas procedentes de la descomposición de rocas calizas o areniscas y los tonos grises; de rocas de naturaleza granítica.145 _____________________________________________________________________________________
144.- Con Fermín (F. Antón) / Conversaciones – Las abejas toman el aporte de sal diario que necesitan directamente de la tierra 145.- Carlos Flores (Op cit)

Los colores amarillentos más suaves corresponden a la presencia de arenas. La arcilla gris se caracteriza por un contenido medio de pirofilita, carece de carbonatos (ensayo de calcimetría) y resulta apta para usos constructivos.146 Esta interpretación es coherente con la clasificación de los terrenos de la cuenca sedimentaria del río Duero; un zócalo paleozoico de naturaleza calcárea (800-1000 m.s.n.m), localizado en un páramo de la altiplanicie de su curso alto que aportan Jesús García Fernández y Carlos Flores López en el libro Pueblos y Lugares. - Tierra negruzca. Presenta un color parduzco, de tono negro-café. Se localiza en las proximidades del cauce del río y se diferencia de otras por su alto contenido en materia orgánica (humus y otros elementos bióticos como larvas, raíces…) Es esponjosa al tacto, porosa y de aspecto brillante. - Tierra roja, colorá. (arcilla) De color rojizo. Alto contenido en óxido de hierro (rica en minerales) Se localiza en la vega del río, en coladas, barrancos, caminos y cunetas del entorno de los terrenos de ValdeCañicera… En general; en aquellas zonas donde se deposita la tierra procedente del arrastre de torrentes. Aflora tras retirar la capa vegetal más superficial. Para esta primera selección, hemos realizado la toma en los aledaños de la presa, en la margen derecha del río. El estrato se localiza a unos 20 cm de profundidad, es compacto, homogéneo, uniforme y continuo; tanto vertical como horizontalmente. Para la extracción manual de la muestra nos hemos ayudado de una pala cuadrada, un azadón, una gamella y una cubeta para a continuación transportarla hasta el laboratorio con la ayuda de una mulita (un moto-carro). La más anaranjada (arena arcillosa) la hemos obtenido de los barrancos contiguos al camino de la balsa. Presenta un color muy vivo y uniforme y una textura tersa, homogénea y regular. _____________________________________________________________________________________
146.- (2009): Estudio de caracterización tecnológica de la arcilla gris de Almuradiel (Jaén) (en) www.innovarcilla.es El contenido de humedad puede hacer variar nuestra percepción a la hora de clasificar la tierra en base a su color, por lo que esta prueba ha de hacerse con la tierra en seco, ya que el agua modifica sensiblemente su color (en) Fermín Font, Pere Hidalgo (2009): Arquitecturas de tapia / COAAT Castellón / p 38 . Por otro lado, las notas de brillo en las muestras denotan la presencia de partículas de arcilla. El color de estas arcillas puede ser también excepcionalmente verdoso. Otras pistas que nos indicarán la aptitud de las muestras seleccionadas para construcción serán el olor después de la lluvia (con la tierra húmeda, contenido en materia orgánica), su textura, la forma de escurrirse entre los dedos, si deja o no manchas en la piel, si chirría al restregarla entre las manos (% de arenas, calidad resistente), el color de las manos tras lavarlas, la forma en que cuartea al secar, la forma en que rompe al caer al suelo, el grado de sequedad de nuestra piel después de trabajar las, su olor… El contenido en arenas y limos se puede determinar también mediante la prueba de mordedura (la arena rechina entre los dientes) Toba.- (Del latín, tofus) 1.- f. Piedra caliza, muy porosa y ligera, formada por la cal que llevan en disolución las aguas de ciertos manantiales y que van depositándola en el suelo o sobre las plantas u otras cosas que hallan a su paso. Toba calcárea.- f. Roca sedimentaria formada por la precipitación del carbonato cálcico disuelto en el agua. Toba volcánica.- f. Roca ligera, de consistencia porosa, formada por la acumulación de cenizas u otros elementos volcánicos muy pequeños Tobiza.- Tierra algo húmeda que se encuentra a cierta profundidad. Es blanquecina y ligera. Se trabaja bien sobre ella. Cuando se araba y se metía el surco en exceso se decía: “te has metido hasta la tobiza”. Se empleaba para hacer dados (Investigación de campo) (en) http:/www.catedramdelibes.com/glosario

- 85 -

- 86 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 44. Prueba del disco. Medida de la resistencia

[A] 45. Prueba de la cintilla o del rollo. Medida de la plasticidad de la muestra.147

Para seleccionar la tierra más apropiada nos acercaremos y reconoceremos visualmente los materiales con que se erigen las construcciones de los alrededores.148 … debe ser arcillosa, compacta, pegajosa, libre de piedra y poco arenosa.149

Podemos efectuar también otras pruebas de campo (ensayos sensoriales) como: 1.- Prueba del disco (croquis que figura en la cabecera de la página). Utilidad: medida de la dureza o resistencia seca del material. Los suelos arcillosos presentan mayor resistencia a la rotura que los arenosos. Elaboraremos 5 discos de diámetro 3 cm y espesor 1,5 cm. Dejaremos secar 48 horas las muestras y procederemos con el intento de rotura. Interpretación de resultados: - Facilidad de aplastamiento del disco: Baja resistencia (Inadecuada) - Dificultad de aplastamiento o rotura con sonido seco: Media o alta resistencia (Adecuada) 2.- Prueba de la cintilla (para comprobar el grado de plasticidad de la muestra) o prueba del rollo a.- Trabajamos la tierra hasta conseguir un rollo de tierra húmeda suspendida en el aire hasta que finalmente rompe por el extremo. Medimos la longitud del segmento fracturado. El diámetro pretendido será de aproximadamente 1,5 cm. La interpretación del resultado se planteará en base a la longitud de rotura del extremo del rollo (lr) 0 -5 cm: suelo arenoso (inadecuada) 5-15 cm: suelo arcillo-arenoso (apta) l > 15 cm: suelo arcilloso (inadecuada) b.- Trabajaremos en laboratorio, apoyándonos en el sobre de una mesa (preferiblemente de madera) _____________________________________________________________________________________
147.148.149.Manual de Construcción para viviendas de adobe (Op cit) Fábricas Tradicionales en España / UPM –EVAT / Historia de la Construcción / Dpto 5405. El conocimiento de experiencias similares anteriores resulta imprescindible. Juan de Villanueva. Arte de Albañilería / Editora Nacional (1984) / Ed de A. L. Fernández Muñoz. Erhard Rohmer, I Jornadas de la Tierra como Material de Construcción. Navapalos 85. Edición Inter-Acción

[A] 46. ALMORZADA: Unidad de medida que se toma como referencia para la confección de pastas. Volumen creado por las dos manos formando una especie de cuenco. Volumen aproximado = 0,85 litros (0,90 Kg)150 Para designar esta misma medida en el pueblo se empleaba otra palabra: GALFADA (GALFÁ) Al gesto; aparar con las manos (También mantener la boca de un saco abierta mientras otra persona lo rellena con la ayuda de una pala) Otras medidas: una cuarta, una pizca, puñado, un cubo (caldero), una pala _ da (pala)… __________________________________________________________________________________________________________ 150.#.Ignacio Gárate Rojas (2002): Artes de la Cal / Editorial Munilla Lería / Madrid La consistencia de las arcillas varía según el contenido de agua y se designa por comparación con los alimentos fácilmente reconocibles: - Sólida: si recuerda a la del chocolate (tableta) - Semisólida: si se parece más a la del queso - Plástica: similar a la de la mantequilla - Líquida: si es una papilla (en) A. Díez Herrero (2000): La tierra material de construcción. Aspectos geológicos / Curso de verano / Segovia / publicado a su vez en Maldonado Ramos, Rivera Gámez y Vela Cossío (2002): Arquitectura y construcción con tierra / Mairea / Madrid / p109

- 87 -

- 88 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 47. Prueba de sedimentometría.

151

3.- Prueba de sedimentometría (determinación de la composición del suelo por decantación) También conocida como prueba de la botella. Objeto: Determinación por dispersión del porcentaje de componentes principales (arena, limos, arcilla). Conocimiento aproximado de los componentes de un suelo mediante decantación, en función de la diferente velocidad de caída de las partículas en suspensión dentro de un fluido (agua corriente o destilada) La velocidad de caída es directamente proporcional al diámetro de las partículas. Así; en el fondo se depositan las más gruesas y en la parte superior las más finas. Esto nos permitirá conocer la proporción de cada una de las diferentes partículas (fracciones) que componen la muestra. En definitiva, este ensayo granulométrico nos permite distinguir entre limos y arcillas.152 Como tiempos de referencia para la velocidad de sedimentación de las partículas pueden tomarse los siguientes valores aproximados: 153 partículas orgánicas en suspensión (flotando en la superficie) arcilla………………… 6 horas limo …………………. 15 – 60 minutos arena ………………… 30 – 60 segundos (1 minuto)

[A] 48. COMPOSICIÓN DE UNA MUESTRA DE TIERRA / Variaciones de cada elemento o fracción. Otras: grava, gravilla

8.1.7 CLASIFICACIÓN DE LAS DIFERENTES FRACCIONES QUE COMPONEN LA TIERRA Grava Arena Limo Arcilla Porcentajes (en volumen) para conseguir una tierra óptima:155 45 % gravas 10 % arenas 20 % arcillas 25 % limos SUELOS / Clasificación - De fracción o grano grueso (Grava, arena) - De fracción o grano fino (Limo, arcilla) ¿Cómo discernir el límite entre las diferentes fracciones que componen un suelo? ¿Podemos distinguir las diferentes partículas a simple vista? Sí, teniendo en cuenta algunos condicionantes; como el límite de percepción visual para el ojo humano; establecido en 0.2 cm. Como se suele decir… la experiencia es un grado Fases de las que se compone un suelo: - F. gaseosa (Aire) - F. Líquida (Agua + radicales ácidos) - F. Sólida (Partículas Suelo) Para caracterizar estas partículas atenderemos a su forma; redonda, sub-redondeada, sub-angular o angular, a su tamaño, a su rugosidad superficial y a su composición mineralógica. _____________________________________________________________________________________
155.- V.R. Pérez, J. Ferri, J.C. Pérez, J López, L. Rodríguez, A. Jiménez, J. A. García (2000): Fábricas de tierra en la provincia de Alicante / Actas del III Congreso Nacional de Historia de la Construcción / Sevilla

30 < diámetro < 5mm 5 < d < 0.5 0,5 < d < 0.02 d < 0.002

Preparamos la tierra. Procedemos a su limpieza y tamizado. La depositamos en un recipiente cilíndrico, de base plana, resistente y transparente; de boca accesible y ancha, tapable con la mano; de 1 litro de capacidad (rellenamos la botella de vidrio o plástico hasta la mitad) Añadimos agua hasta que rebose unos 2 dedos por encima de la muestra. Se deja que el suelo se empape bien durante una hora, después con la boca bien tapada, el recipiente se agita enérgicamente para conseguir la dispersión de las partículas y se coloca sobre una superficie horizontal, dejando reposar la probeta. Transcurrida una hora repetimos el proceso y la dejamos bien apoyada. A partir de unos 45 minutos; se podrá observar cómo la densidad de la suspensión varía en profundidad; el modo en que se concentran las partículas. El depósito de las arenas en el fondo es casi inmediato, mientras que para los limos y las arcillas será necesario que transcurran varias horas.154 Los resultados se reflejarán gráficamente y se trasladarán a una curva granulométrica para su mejor caracterización. El porcentaje de arena óptima debería estar entre (1,5-3) % de limos y arcilla. _____________________________________________________________________________________
151.- Pablo Mosquera Arancibia (2009): Ensayos sobre materiales de tierra / I Congreso Internacional de Arquitectura Sostenible (Valladolid) 152.- Según la Ley de Stokes: La velocidad de caída de una partícula en un líquido es proporcional al cuadrado de su diámetro: Fr = 6ΠRηv Fr: fuerza de fricción Π: 3,1416 R: radio de la partícula η: viscosidad del fluido de suspensión (agua: 0.00105 kg/ms) v: velocidad de caída o sedimentación = (2/9) r2g (ρP – ρf) / η g: aceleración de la gravedad ρP: densidad de la partícula (2,4 g/cm3 aprox en el caso de las arcillas) ρP: densidad del fluido (1,0 g/cm3 aprox en el caso del agua) fuente: www.wikipedia.org 153.- fuente: www.farq.edu.uyestructuracatedraconstruccion 154.- Manual para la construcción de viviendas de adobe

- 89 -

- 90 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 50. Proporción de la mezcla. Relación 1:3 [¿?]157 1 parte de arcilla (ligante) : 3 de arena (árido) / ratio

8.1.8 INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS DE LOS ENSAYOS REALIZADOS (Práctica) Herramientas de mano empleadas - Botellas de 1 litro. De material plástico, transparente, con la boca ancha (tipo acuarius) - Botes de vidrio (tipo nescafé) / Su transparencia permite observar su contenido - Mesa de trabajo / Suficientemente amplia y con el tablero situado a una altura de trabajo que nos permita trabajar de pie con comodidad - Bolsas de plástico y papel de periódico (limpieza) - Tubo PVC / diámetro interior: 4,5 cm / diámetro exterior: 5 cm / altura: 2 cm (molde muestras) - Paleta y espátula - Cubos y gavetas (de zinc y goma, respectivamente) - Sacos de tela - Criba # 3.3mm Preparación previa del material La observación al microscopio electrónico de una muestra de tierra permite apreciar cómo la presencia del agua entre las partículas de arcilla actúa como ligante, manteniéndolas unidas mediante fuerzas electrostáticas, debido a la fricción que se produce entre las caras de sendos actores y a la cohesión capilar que genera la tensión superficial del líquido. La arcilla sirve como elemento de macla entre los granos de arena o limo, ya que sus partículas, a modo de plaquetas (caso genérico), de superficie áspera, rugosa o esférica se entrelazan formando puentes que cohesionan el material; una matriz arcillosa que genera toda una red capilar asociada capaz de aglutinar al resto de elementos entre sí. De ahí, que los granos de arena o limo sean los responsables de la estabilidad del conjunto, limitando con su presencia la formación de fisuras de retracción. 4.- Prueba de la bola (búsqueda del porcentaje óptimo de humedad para la elaboración posterior de los adobes) Se toma un puñado de tierra y se amasa en las manos hasta formar una bola. Se deja caer desde una altura de 1 metro y se analiza el resultado, verificando el grado de humedad de la muestra. Tipo de rotura Pocos pedazos. Tamaño grande No se produce ruptura, sólo aplastamiento Pulverización. Rotura en pedazos pequeños Conclusión % de agua suficiente % agua excesiva % agua insuficiente Aceptación o rechazo Válido No válido Válido El peso aproximado del conjunto de las muestras ronda los 25-30 kg. Para su transporte hasta el lugar de ensayo nos ayudamos de una mulita; un pequeño motocarro. Una vez instalados dentro de nuestro improvisado laboratorio (habitación reconvertida en taller); procedemos a la necesaria preparación del material previa a su ensayo. La mesa de trabajo dispone de un sobre o tablero de madera a una altura que nos permite trabajar con comodidad. Como primera observación, cabe destacar la uniformidad de grano y color de todas y cada una de las tierras seleccionadas. Las partículas visibles a simple vista serían gravas y arena y la fracción restante; limo y arcilla. Efectuaremos una primera selección por comparación de las diferentes muestras representativas. Al trabajar las diferentes mezclas con las manos, podremos extraer las primeras hipótesis acerca de su composición y aptitud para su empleo posterior como material de construccion; acercándonos de ese modo, intuitivamente al modo de hacer de antaño, poniendo en relación los resultados cualitativos y númericos obtenidos de las pruebas con su aplicación en la arquitectura del lugar; las técnicas constructivas locales, los medios empleados para su puesta en obra y su expresión formal última, mediante el conocimiento empírico, sensible y directo de las diferentes tierras. _____________________________________________________________________________________
157.- Las proporciones que tomamos para confeccionar los morteros en construcción responden a cuestiones matemáticas elementales. La geometría nos puede dar pistas de por qué optamos por una u otra relación. El problema de Apolonio consiste en encontrar las circunferencias tangentes a tres circunferencias dadas. Cuando decimos que la proporción de la mezcla va a ser 1:3; estamos considerando también este principio geométrico. La primera cifra designa al ligante (arcilla), mientras que la segunda hace referencia al estabilizante (arena). En cierto modo, podemos asumir que las partículas de arena son parcialmente esféricas. Los huecos que quedan entre los granos son ocupados por partículas de menor tamaño, como las arcillas, que son capaces de crear puentes manteniendo a éstos fuertemente enlazados. Desde el punto de vista constructivo, la proporción entre llenos y vacíos (porosidad) es extremadamente importante porque de ella dependerá el comportamiento del elemento, su compacidad y resistencia final; de ahí que pongamos tanto el acento en procurar granulometrías compensadas; más cuidadas, posibilitando la estabilización del material por densificación – Craterre Apollonius de Perga, Alejandría (Circa 262-190 a.d.E) (en) http://es.wikipedia.org/wiki/Problema_de_Apolonio

[A] 49. 156 Izda: Esquema del enlace entrelazado entre dos partículas de arcilla (Más información en Collins y Mac Grown (1974): Esquema de ensamblaje entre partículas) El tipo de enlace varía en función del tipo de superficie de las partículas de arcilla (Craterre)

Dcha: Puente de agua, ligante entre plaquetas de arcilla PA: Puente de Arcilla (matriz arcillosa) GN: Grano de arena o limo

5.- Ángulo de rozamiento interno del material; cohesión entre las partículas del material. El experimento consiste en observar su pendiente al ser apilada en un montón (cúmulo) _____________________________________________________________________________________
156.- CRATERRE

- 91 -

- 92 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 37.Muestras de izda a dcha: M1 / M2 / M3

Recogemos a continuación parte de la información que se desprende de ese primer contacto: - La tierra tobiza es granulosa; se sienten los granos al tacto, su rugosidad; raspa. Es difícil de trabajar. Se abre con facilidad al amasarla. No es un material plástico; no recupera la forma al cejar la presión superficial. Se mantiene cohesionada gracias al elevado porcentaje de humedad añadido. A medida que lo va perdiendo, al amasarla con las manos, se disgrega, agrietándose la masa en todo su espesor. - La muestra de tierra colorá es bastante más trabajable. En estado seco se comporta como un material rígido. Al añadirle agua y trabajarla con las manos se puede advertir la fuerza con que se aferra a la palma de la mano, lo que denota su elevado contenido en arcilla (elemento adhesivo) - La muestra de color anaranjado (2 partes de blanca:1parte colorá); se trabaja mejor que las dos anteriores, apreciándose una mayor cohesión de la mezcla. .. al restregar, entre los dedos, una porción de tierra seca, se pueden identificar los tipos de partículas presentes por su textura de la siguiente forma: - la arena raspa… fluye libremente si está seca - el limo cubre los dedos con partículas suaves, como si fuera un talco - la tierra arcillosa en estado húmedo, es plástica y se agarra a los dedos158 Resultados y análisis de los ensayos de retracción Este ensayo nos permitirá determinar el grado de cohesión y del porcentaje de arcillas de sendas muestras. Estos han sido los resultados obtenidos: M1.- (Con tierra blanquecina).- No se observa retracción alguna. Interpretación: elevado contenido en arena, estabilidad dimensional. Carencia de arcilla M2.- (Con mezcla de tobiza (blanquecina): anaranjado; en una proporción 2:1).- No se observa retracción. La estabilidad volumétrica de la muestra es buena. M3.- (Con tierra colorá).- Se ha generado toda una holgura perimetral en el disco de PVC. La retracción de la muestra es muy acusada. Se ha separado físicamente del molde. Resultados y análisis de la prueba de sedimentometría (Sedimentación de las partículas) Ensayo de granulometría. Tanto M1 como M3 presentan una homogeneidad y uniformidad de grano total. En M2 se observa cierta variación gradual entre las partículas de mayor diámetro y las de menor. _____________________________________________________________________________________
158.Célia M. Martins Neves, Obede Borges Faria, Rodolfo Rotondaro, Patrício Cevallos Salas, Márcio V. Hoffmann (2009): Selección de suelos y métodos de control en la construcción con tierra. Prácticas de campo / Red Iberoamericana Proterra / p 17

[f] 38. Prueba de exudación: tierra arcillosa

Resultados de la prueba del rollo / Tabla resumen:
Muestra M1 Longitudes de cada uno de los segmentos de rotura (cm) 3 / 9,5 Longitud media de rotura (cm) 12,5/2 = 6,25 Interpretación ref a la aptitud para su uso como material constructivo No apto No apto (requiere una estabilización con paja) No apto

M2

7,7 / 6,9 / 6,6 / 7,5 / 6,5 / 8,8

44,1/6 = 7,35

M3

12,5 / 13,5 / 14,5

40,5/3 = 13,50

Interpretación del resultado; en función de la longitud del segmento de rotura. Apto: 80 -120 mm (Criterio de aceptación establecido por Proterra para la construcción de tapias; índice de un contenido en arcilla apto) Nota: longitud de rollo aproximada = 200 mm y diámetro = 2,5 cm Prueba de resistencia seca (rotura de las pastillas) Aplicamos presión con los dedos índice y pulgar sobre la muestra intentando provocar su ruptura. Para romper la pastilla de tierra roja se necesita emplear las dos manos; requiere un mayor esfuerzo. Normativa a la que deberemos referirnos a nivel estatal (España): - Tabla de identificación de suelos para paredes de tierra editado por el Ministerio de Obras Públicas (en) el manual Bases para el Diseño y Construcción con tapia.159 - CTE / Catálogo de elementos constructivos / 3.1.1 / 3.1.2 - nota de Pablo Mosquera Arancibia -. Para una mejor caracterización, quedaría pendiente contrastar los resultados de estos ensayos con los de laboratorio, más precisos y definitivos; análisis químico ( % sílice, óxidos de calcio, hierro, magnesio, arsénico, materia orgánica), granulometría, comportamiento físico-mecánico, PBET…).160 _____________________________________________________________________________________
159.160.Mª Figols González (op cit) PBET: The physiologicically based extraction test; to determine the amount of dangerous fraction of arsenic available rather tan the total quantity in a soil. The British Geological Survey (mg of toxic carcinogen /kg of soil) / Test fisiológico de extracción; para determinar la cantidad de fracción de arsénico presente sobre la cantidad total de suelo muestreada. El Servicio Geológico de Vigilancia (kg de cancerígeno / kg de suelo) (en) P Walker, R Keable, J Martin (2005): Rammed Earth. Design and construction guidelines / V Maniatidis / UK / p30

- 93 -

- 94 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

… les graines sont invisibles. Elles dorment dans le secret de la terre jusqu´à ce qu´il prenne fantaisie à l´une d´elles de se réveiller / … las semillas son invisibles. Duermen en el secreto de la tierra hasta que a una le da la fantasía de despertarse (en) Antoine de Saint – Exupèry (1946): Le petit prince

8.2. LAS FIBRAS
[f] 39. Campo de cereales / Planta del trigo

8.2.1 HACIA UNA DEFINICIÓN / La fibra se define como cada uno de los filamentos que forman los tejidos orgánicos.162 8.2.2 GENERALIDADES / En la zona objeto de estudio, el cultivo por excelencia es el de secano, dado que es el que mejor se adapta a las características propias del lugar. De aquí en adelante, al hablar de fibras -aun siendo un concepto mucho más amplio que iremos desgranando - nos referiremos principalmente a la paja de los cereales. En el pueblo, la paja se obtenía de la siega y engavillado del cereal en el campo; como producto resultante de la labor del trillado en las eras; en las inmediaciones del núcleo. Una vez desgranado el cereal del resto de la planta, podía aprovecharse su tallo para un uso constructivo o bien destinarse a forraje. El material se almacenaba en el cambarote para su conservación en estado seco, menos sensible al ataque de insectos. La del trigo, por su mayor accesibilidad y abundancia, se ha venido usando con mayor asiduidad, aunque en lo referente al resultado resultaba preferible la de centeno. Esta fibra (natural) se emplea en forma de briznas (fragmentos obtenidos mediante corte manual, de longitud aproximada 7 cm agregadas al barro, como estabilizador orgánico. La proporción en la mezcla podría acercarse al 1:5 en volumen; el 12 % del peso aproximadamente;163 o como apunta Gabriel Barbeta i Solà: 3% en peso (centeno) o trigo hasta un 40% de volumen (mejor un poco descompuesto) la pudrición durante la siguiente semana produce ácido láctico.164 8.2.3 CLASIFICACIÓN (Listado esquemático) Fibras naturales Vegetales: paja del cereal (trigo, centeno, cebada, avena...), hojas de coníferas (Learning with Clay) Tela de lino, (el mismo tejido con el que se confeccionan los sacos patateros)…cáñamo, semilla de las espadañas (na) o esparagañas – como apuntaba Ricardo C Animales: crin de caballo, cuero, lana… (Empleo no constatado en la zona)

F. sintéticas (plásticas) y minerales (industriales): pulpa de celulosa (ejemplo: papel kraft), fibra de vidrio, celofán o polipropileno… El habitual uso de tela de gallinero de acero inoxidable o mallas galvanizadas no se recomienda dado que por tratarse de un material metálico podría producirse condensación en su superficie lo que a larga terminaría por arruinar el revoco (el empleo de titanio, como se viene haciendo en restauración, queda desestimado por su coste) 8.2.4 USOS 1.- Ámbito constructivo (arquitectura) - Empleo tradicional / Como estabilizador de la tierra en sus diferentes expresiones y técnicas de utilización, empleadas bien en estado seco; incorporadas a la masa del mortero, o bien en forma de malla aplicadas posteriormente sobre una base e integradas en el mismo. - Empleo actual / Vanguardia / Proyectos de Innovación (I+D) / Diferentes usos, según su aplicación. 2.- Ámbito agropecuario-industrial (mercado): Forraje, pastas… _____________________________________________________________________________________
[A] 51. GAVETA.- (Del it. gavetta) Cajón de madera o goma para amasar yeso u otras pastas dotado de asas para facilitar su transporte y manejabilidad.161 na.Apunte de Laurent Coquemont durante el VIII Congreso de Arquitectura en Tierra / Cuenca de Campos / UVA / 2011

_____________________________________________________________________________________
161.- A. Serra Hamilton (Op cit)

162.- A. Serra Hamilton / Op cit 163.- Craterre (Francia) 164.- Mejora de la tierra estabilizada en el desarrollo de una arquitectura sostenible hacia el siglo XXI / ETSAB / Barcelona

- 95 -

- 96 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 40. Haciendo haces de encañadura (E. Puente)

Empleo tradicional 1.- Componente añadido para la elaboración tradicional de adobes (refuerzo) 2.- Revestimientos Exterior: revoco de barro armado con briznas de paja, de longitud comprendida entre los 8 cm (4 dedos, un palmo menor) y los 3 cm (trullado) Interior: idem, empleando paja más menuda; la fracción sobrante de la anterior, más fina, entre 1-3 cm 3.- Asiento de tejas sobre costeras. Mezcla en estado seco con barro para formar un manto mullido tendido sobre el plano de costeras sobre el que se asientan las tejas cerámicas 4.- Elaboración de baldosas a base de una mezcla constituida por barro y tamo; polvo de paja (la fracción más fina), que se dejan secar al sol para después servir como base refractaria para la cámara del horno Dentro del ámbito doméstico cabría señalar además la utilización de la paja como material de relleno, a modo de colchón (jergones) o su empleo como combustible tradicional para determinados sistemas de calefacción como la gloria. Empleo actual / Proyectos de Innovación (I+D) / (Diferentes usos, según aplicación) 1.- Rehabilitación y conservación del Patrimonio (Proyectos de diversa índole y escala) 2.- Strawbale-building / Casas de fardos, de balas de paja, basadas en el empleo de alpacas como base para la construcción de edificios de nueva planta o la rehabilitación térmico-acústica de edificios preexistentes. Técnicas pioneras, vanguardistas, en pleno desarrollo, de contrastada eficacia que todavía requieren de mayor investigación y mercado − Estructura (muros de carga = balas de paja / Densidad: 90-150 kg/m3) − Rats (Caña y barbotina en español) / Nos hacemos eco aquí del término inglés “ratas”, que se emplea en este ámbito para designar a la mezcla de briznas largas de paja (recuperación de la paja pérdida procedente de los fardos) con arcilla (en estado double cream, textura nivea; cremosa al tacto, viscosa) utilizado en el relleno de cavidades y huecos en el paramento − Relleno de juntas entre pacas en seco (idea: evitar puentes térmicos, juntas frías e infiltraciones) − Regularización del plano de apoyo para la siguiente hilada de alpacas (cama) − Trabajos de preparación (mezcladas con arcilla de diferente consistencia en función del uso): reconstrucción de marcos en ventanas y puertas, recuperación de planeidad en paredes… 3.- Straw panels - Modcell / Paneles conformados por un bastidor de madera relleno con paja prensada y recubiertos por una tapa de cartón-duro. Una de las principales ventajas, al margen de sus prestaciones, es que se trabaja con los granjeros de la zona, por lo que no supone gastos extras de transporte, contribuyendo a mejorar y dinamizar la economía local (empleo de recursos locales) 4.- KRAFTERRA.- Proyecto que apuesta por el reciclaje de los sacos multifoliados de cemento (pulpa de celulosa) para su empleo como fibra dentro de las diversas técnicas de la arquitectura en tierra. 5.- Propuestas decorativas / Revestimiento de paneles de cartón-yeso (pladur) / Paredes internas, particiones (divisiones) / Revestimiento terroso (Sobrepiel; mortero de arcilla, arena y paja cortada (longitud aprox 2 cm) en diferentes proporciones; por ejemplo 1:3:1 / arcilla: arena fina: paja (…)

[A] 52. Los cereales se caracterizan por haber desarrollado una efectiva estrategia de crecimiento (respuesta orgánica) basada en la disminución gradual del diámetro de su tallo en altura y el desarrollo de articulaciones más rígidas en el encuentro entre sus cañas, facilitando la transición entre los diferentes diámetros e incrementando así la rigidez del conjunto lo suficiente como para mantenerse erguidos. Ello permite que la planta consiga un mayor soleamiento directo al tiempo que consigue mantener su propia semilla alejada de los roedores; lo que sumado a la carencia de follaje, hace que éstos queden expuestos a merced de las rapaces, resultando “a priori” menos atractivas. Trasladando estos conceptos al campo de la arquitectura y la construcción (re_interpretación) podemos extraer lecciones tan inesperadas como útiles.

8.2.5 JUSTIFICACIÓN DE SU EMPLEO CONSTRUCTIVO (El por qué de su utilización, papel constructivo) A continuación profundizaremos en las razones que motivan su uso.165 La conveniencia de su uso; una vez más, deriva de las propias características del material. Este tipo de estabilización es quizá el sistema más conocido y empleado en la construcción tradicional de tierra, siendo considerada la paja como elemento fundamental para la elaboración tradicional de adobes. La estabilización con paja se recomienda para tierra preferentemente arcillosa, para minimizar en lo posible la retracción de secado que presentan las arcillas, acelerar el secado del adobe ejerciendo de canal de drenaje interno, aligerar el material y mejorar sus propiedades aislantes, y aumentar la resistencia a tracción del bloque de tierra. De acuerdo con la bibliografía consultada, la adición de fibras puede llegar a aumentar la resistencia a compresión inicial en un 15%, salvo que nos encontremos con una tierra excesivamente arenosa, en cuyo caso las fibras no mejorarán esta resistencia. Se obtienen resultados satisfactorios a partir de una dosificación en volumen del 4%; es frecuente la utilización de cantidades del orden de 20 a 30 Kg/m2, y se recomienda que la paja esté cortada en segmentos de 4 a 6 cm… La estabilización con paja se adapta a diferentes técnicas constructivas, tanto en estado líquido como en estado plástico, incluso en técnicas en las que se trabaja por compresión.166 _____________________________________________________________________________________
165.- P. Walker (Op cit) Rammed Earth / p 34-35 The inclusion of fibres also reduces density, which indirectly improves thermal resistance... In some recent rammed earth projects where soil shrincage has been a concern, small fibres have been added to the mix... Furthermore excessive use of fibres is likely to be detrimental as it inhibits binding with the soil and, for best results, fibres must be well mixed throught the soil. Fibre content in cob and other mud construction is typically 1-2% by mass, though the content in rammed earth is likely to be much lower using fibres uniformily throughout, the mix can be more difficult owing to aggregation and balling. Pneumatic soil compaction may damage larger fibres La inclusión de fibras, también reduce la densidad, lo que indirectamente mejora la resistencia térmica… En algunos proyectos recientes de tapial donde la retracción del suelo ha sido considerada, fibras cortas han sido añadidas a la mezcla… Todavía más, un uso excesivo de fibras (abuso) parece ser perjudicial dado que inhibe la adhesión con el suelo y, para mejores resultados, las fibras deben ser bien mezcladas con la tierra. El contenido de fibra en cob y otras técnicas de construcción con tierra se suele situar entre el 1-2% en masa, aunque el contenido en tapial tiende a ser mucho más bajo. Usando fibras de manera uniforme, ejecutar la mezcla puede resultar más difícil debido a la adición de las mismas . La compactación neumática del suelo puede dañar las fibras más largas. 166.- María Figols González (2006) Arquitectura de tierra en Valdejalón / p 163

- 97 -

- 98 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 41. Detalle de la textura de una bala de paja

Las fibras conforman un armazón en el seno del elemento, ya sean adobes, revestimientos, rellenos o estructura - como hemos visto- (tanto al interior como al exterior) una red interna mallada que mejora la traba entre los componentes del elemento, facilitando la adherencia al material de base y mejorando su estabilidad dimensional. Su empleo procura una mayor resistencia frente a las inclemencias del tiempo y gracias a su elevado contenido (%) en almidón aumenta la resistencia del material, acelera el fraguado de la mezcla y actúa como consolidante químico; como aglutinante. Estas son algunas de sus funciones elementales: − − − − Impedir la fisuración debida a la retracción de secado. Repartir la tensión de retracción de la arcilla en todo el espesor del elemento o material. Acelerar el secado gracias a un drenaje de la humedad hacia el exterior por los canales de las fibras.167 Aligerar el material. Disminuir la masa, mejorar las propiedades aislantes del material. Incrementar la resistencia a tracción

Puntos a tener en cuenta, consideraciones: Grado de fricción interna fibras-tierra; en función del número de puntos de contacto directo que van a transmitir la tensión-deformación

- Mezcla con antelación con la tierra provoco la formación de ácido láctico lo que incrementa la eficacia de la estabilización Incremento de la resistencia a compresión en seco aproximadamente un 15% en función del tipo de suelo (no en el caso de suelos arenosos)

- Absorción de energía, deformación / evita ruptura-fractura del element0.168 _____________________________________________________________________________________
167.- John Norton (1997): Building with Earth. A handbook / 2nd edition / Intermediate Technology Publications / London / Uk / p 3 Straw is not strictly a stabilizer. The function of straw is to reduce craking during the curing process and to decrease weight. It restricts the swelling and shrinking effect of water during moulding of bricks. It is also used to increase tensile strenght. But it is very susceptible to insect attack, and may be removed from the brick or render in a matter of weeks or months in areas where termites are active. Small prefabricated panels can be made and in-situ walls are also made with straw and clay-rich soils, where it is more a case of the earth being used as a binder for the straw, than the straw being used as a stabilizer for the earth. Similar use is made of sawdust and of cereal husks La paja no es estrictamente un estabilizante. La función de la paja es reducir la aparición de grietas durante el proceso de curado y disminuir peso. Limita el hinchamiento y la retracción consecuencia del efecto del agua durante el moldeado de los adobes. Es también utilizada para aumentar la resistencia a tensión. Pero es muy susceptible al ataque de insectos, y puede ser arrancada del adobe o el revoque en un período de semanas o meses en áreas donde las termitas son activas. Se pueden realizar pequeños paneles y paredes in-situ también a partir de paja y suelos ricos en arcilla; si bien resulta más habitual usar tierra como ligante para la paja, que emplear paja como estabilizante para la tierra. Un uso similar se le da al serrín y la cáscara de algunas semillas de cereal. 168.- Hugo Houben et Hubert Guillaud (2006): Traité de construction en terre / Editions Parenthèses / Marseille / France / CRATerre / p86 (na).- La fibra es un buen aislante acústico. La fricción del aire con la malla porosa de fibra atenúa el sonido, amortiguando el ruido, absorbiendo parcialmente la energía de la onda sonora. [A] 53. PARTES QUE INTEGRAN LA ESTRUCTURA DEL TALLO DE LA PLANTA DE CEREAL

Leyenda: 1.- Corteza / Piel exterior impermeable, de textura lisa que favorece el escurrir del agua por efecto de la gravedad (la textura lisa minimiza la fricción) 2.- Estructura interna / Vasos comunicantes 3.- Piel interior 4.- Diámetro interior / El interior de la caña se caracteriza por ser hueco, presentando una estructura tubular abierta, que permite la evacuación de agua a su través

- 99 -

- 100 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 42. Oficina-taller en Cropredy / Oxford Uk (2011) Las paredes fueron levantadas con ba_ las de paja revestidas con barro (P. Pradena)

[f] 43. Revoco trullado. Cuenca de Campos

The more clay they contain (flexible rendering) the more fibres can be added, preferably of varying sizes. This result in rendering that is both hard and elastic. In a finishing rendering, the fibres can be up to 3 cm in length, and in a decorative rendering they can be up to 0.5 cm in length... We can use plant or animal fibres in earth rendering, either directly incorporate in the morter, or in the form of a mesh / Cuanto mayor es el contenido de arcilla (en el caso de revestimientos flexibles) mayor cantidad de fibras puede ser añadido, preferiblemente de diferentes tamaños. El resultado es un revestimiento que es a la vez resistente y elástico. En capas de acabado (terminaciones), las fibras pueden llegar hasta 3 cm de longitud, y en revestimientos decorativos pueden llegar hasta 0.5 cm de longitud… Podemos usar fibras animales o vegetales en revestimientos de tierra; bien incorporados en el mortero, o bien en forma de mallas (tela).169 Fibre helps the mix to bind together, giving it tensile strength. Clay plasterers report that organic straw has a natural waxy surface that prevents uptake of water which is not what they want for plastering but is what we´d like for wall building as it is more durable / La fibra ayuda a la mezcla a casar (permanecer) juntas, aportándole resistencia a tracción. Los albañiles que trabajan con arcilla sostienen que la paja orgánica posee una superficie cerosa natural que previene de la retención de agua que es precisamente lo que quieren para emplastecer pero que es lo que lo que conviene a la durabilidad de las paredes.170 … it also allows the mud brick to dry more evenly by wicking water from the center of the brick, which prevents cracking as it bakes in the hot sun / … esto también permite al adobe secar más uniformemente canalizando el agua desde el centro del mismo, lo que previene la aparición de grietas al cocer con el calor del sol.171 ... The straw is embedded generally parallel to the ground. Again, the length of straw is critical to the success of the render: Long fiber won´ t align one-and-one-half to two inches is optimum length / La paja se dispone en general paralela al suelo. Una vez más, la longitud de la paja es crítica para el éxito del revestimiento. Las fibras largas que no sobrepasen las 1.5 – 2 pulgadas serán las de longitud óptima.172 …The straw fibers seem to hold the brick together while it is shrinking during the process of drying / Las fibras de paja parecen mantener el adobe cohesionado mientras éste se retrae durante el proceso de secado.173 _____________________________________________________________________________________
169.- Centre for Alternative Technolgies (CAT) / Powys / www.cat.org.uk 170.- Barbara Jones (op cit) / p 39 / p 109 171.- Ronald Rael (1971): Earth Architecture / Princeton Architectural Press / New York / p114 (2009) 172.- E. Crocker (1986): Straw daubs: how fiber cuts erosion / The New Mexico Community Foundation: Selections in earthen technology / Sta Fe (EEUU) / 1 cm = 0.39 inches (pulgadas) 173.- Hassan Fathy (1973): Architecture for the poor / p 104 na En cualquier caso, es importante reseñar que el empleo de la paja como estabilizador no siempre resulta necesario; dependerá en todo caso de las características de los materiales que componen la masa del elemento y su comportamiento como conjunto. (…) en otras zonas sorianas como Ucero o Navapalos donde los adobes tienen gran cohesión, no retraen y van sin revocar muchas veces, porque no lo precisan. – Font Arellano, Juana (3.11.2011) -

En síntesis; podemos afirmar que la paja es un material flexible y liviano, que casa bien con el barro; complementando sus características, de fácil aplicación y extensión. Su adición a la mezcla disminuye la fisuración superficial de los revestimientos, impidiendo su cuarteo y la aparición de grietas. La geometría tubular hueca de su caña, mejora la capacidad de evapotranspiración de los revocos, canalizando la humedad interior al exterior, evitando la formación de condensaciones intersticiales, permitiendo su respiración, facilitando la renovación de aire en el interior de la vivienda, evitando que el agua llegue a calar el adobe. Otra de sus características esenciales es su baja conductividad térmica (Uvalue). Además; su uso comporta otra serie de ventajas añadidas, algunas de las cuales ya conocemos: − − − − − Actúa como regulador de la humedad. Permeable al vapor de agua Refuerza estructuralmente el revestimiento. Mejora de la flexibilidad del elemento en su cjto Es un material inocuo, natural, reciclable, compostable Facilidad de transporte manual (debido a su ligereza) Permite la consecución de mayores espesores (caso de revestimientos) y la recuperación de partes del paramento dañadas. Evita el desprendimiento de las partes del revoco que hayan podido perder su fijación al soporte de base. Mejora las cualidades mecánicas del elemento; compresión, tracción, resistencia al agua… Amortigua los efectos de la erosión sobre paramentos y puntos débiles.174 Mejora el reparto de las tensiones internas y externas de la matriz terrosa; incrementando la resistencia a flexión y a cortante del elemento. Contrarresta los movimientos y las tensiones diferenciales de retracción Mejora del secado, sobre todo ante la presencia de fibras huecas Recorta los efectos de la erosión sobre los paramentos de tierra, interrumpiendo posibles escorrentías verticales con gran poder abrasivo, a través de crear rehundidos en los revestimientos con las manos, o bien a través de crear rehundidos en los revestimientos con las manos, o bien a través de dar direccionalidad a las fibras y cuidar su longitud (3-5 cm)175 Obtención de una granulometría más compensada

− − −

− − −

Y es que; como recoge un dicho popular de Nuevo Méjico (New Mexico) Un adobe sin paja es un adobe sin alma _____________________________________________________________________________________
174.- Figols. M (op cit) p1 175.- Gabriel Barbeta i Solà: (Op cit)

- 101 -

- 102 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 54. CÓMO TRATAR CON LA APARICIÓN DE GRIETAS EN PAREDES Y REVOCOS DE TIERRA

[A] 55. La planta del cáñamo

El cáñamo (Cannabis sativa) era un cultivo tradicional; un recurso autóctono. Esta planta se caracteriza por su rápido crecimiento y poco atractivo para los insectos; dado su nulo contenido en albúmina (0%) Es un material no pútrido; una fibra transpirable y permeable al agua; con capacidad aislante y reciclable. En la actualidad se ha desarrollado toda una industria basada en su capacidad aislante térmica y acústica y sus posibilidades de empleo como aplicación constructiva en el aislamiento de techos, cerramientos verticales y aislamiento de forjados. Se sigue empleando con éxito en forma de mallas (tela) como material básico en la preparación previa a la aplicación de nuevos revocos de barro; tanto en obra nueva, como en rehabilitación. Se suministra en rollos de gran longitud y ancho aproximado 1.50 – 2 metros y se utiliza como refuerzo en esquinas, ángulos, fisuras y grietas, así como para resolver los encuentros entre diferentes materiales, especialmente en el caso de la madera, ya que debido a la diferente dilatación térmica del material (en relación con el revoque) pierde la adherencia a corto plazo. Su uso resulta especialmente recomendable en aquellos paños de revoque en los que sea previsble la aparición de fisuras. Por último, señalar también la posibilidad de su empleo como cañamiza y fibra, con una granulometría comprendida entre 0-6 mm, como estabilizantes en la elaboración de los revocos, quedando visibles en superficie tras su aplicación. (Ver: http://www.cannabric.com) También era habitual usar lino para confección de la ropa y juncos, como elemento de cobertura de los adobes apilados en el exterior para evitar que se maladasen. (…)
BRIZNA ~ Tirante, grapa, cosido, puente que sirve de enlace entre los dos labios de la grieta, actúa como una tirita contribuyendo a que la herida (daño) cierre o cicatrice correctamente

CJTO PAJA ~ Malla multidireccional que constituye una red de fibra anisótropa capaz de aminorar, contener e incluso contrarrestar la aparición de fisuras o grietas por dilatación del elemento, que debido a su contenido en arcilla se ve sometido a permanentes esfuerzos de dilatación y contracción (retracción de secado) al variar el grado de humedad del mismo(na.-)

(…) Son muchas las expectativas depositadas en este material dentro de este ámbito. Tras este breve recorrido, desde una perspectiva más global, podemos afirmar que por éstas y otras tantas razones, el empleo de la paja es la solución que más conviene a nuestra arquitectura de tierra. El principal motivo es demasiado obvio como para pasarlo por alto; la buena vecindad y la complicidad de la paja con el barro comienza a una edad muy temprana, cuando todavía siendo grano el cereal, no muy lejos del caserío, el cereal madura en la soledad del campo, aprendiendo a cómo enfrentarse al rigor del sol del estío y al frío de la escarcha, a cómo balancearse para no perder el equilibrio cuando el ábrego sopla con fuerza, a cómo aferrarse al calor del suelo que una vez fue su cuna, convertido hoy en la piel de nuestros hogares, envejeciendo leal y fiel a nuestro lado, desdibujando el límite entre naturaleza y arquitectura. _____________________________________________________________________________________
(na).El técnico francés Laurent Coquemont enseñaba recientemente, durante un taller práctico del VIII Congreso de Arquitectura en Tierra celebrado en Cuenca de Campos (Valladolid, 2011) como también la fibra contenida en las espigas cilíndricas de las aneas (totora o espadañas) lo que habitualmente se denomina en la zona “cigarro” o “puro” (por su similitud formal), puede emplearse como fibra (algodonosa, rica en almidón) para la elaboración de revocos de terminación, en trabajos que requieran de una mayor finura (Técnica constructiva tradicional afgana). Como otra posible línea de investigación; todavía por desarrollar, cabría citar la posibilidad del empleo de celulosa, de cara a posibles trabajos en torno al tema. Como curiosidad, añadiremos que su tallo era empleado por los pequeños para la fabricación de juguetes; barquitos del tamaño de la palma de la mano que se dejaban llevar por la corriente del río, siguiendo su curso hasta que quedaban varados en la orilla. Los mayores también lo empleaban como caña auxiliar para pescar cangrejos, formando una especie de nudo en su terminación.

_____________________________________________________________________________________
(na).Este dibujo nos ayuda a comprender – de forma visual y directa - el porqué del uso de las fibras como elemento estabilizador en los elementos de barro, especialmente en los revoques. En él se analiza y estudian las tensiones y esfuerzos que se producen en el seno de los revocos de barro. Su uso será apto en aquellos revestimientos que vayan ser aplicados en áreas expuestas a fuerte carga de estrés por dilatación térmica o variaciones humídicas, como es el caso concreto de los materiales de fachada, donde se recomienda el empleo de revoques con alto contenido en fibra.

- 103 -

- 104 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

…desde un punto de vista conceptual la reflexión sobre la piel tiene una primacia absoluta sobre cualquier otro aspecto del “refugio” primigenio, de la supervivencia básica, es la que permite comenzar el desarrollo de los oficios al iniciar el debate entre la lógica de la protección sólida respecto del clima y la búsqueda de soluciones para incorporar la luz y el sol – P. Cook – (en) La arquitectura construida en tierra. Tradición en innovación. Congresos de arquitectura en tierra en Cuenca de Campos (2010-2011) / Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid / Cátedra Juan de Villanueva / Grupo Tierra / (2011) / p 263

8.3. EL TRULLADO
[f] 44. Textura del revoco trullado … el fondo, la tierra de campos, llana y desolada, es el triunfo del barro, y sus poblados mantienen el color de la tierra al modelarse con ella. Por toda la zona, desde Palencia hasta Soria, se revisten las casas de paja amasada con barro y tendida con llana de madera, la trulla, de donde le viene el nombre de trullado a este enlucido, manteado hacia Soria, brillante por la paja y de tono amarillento muy agradable. Es una prueba más de la tesis antes apuntada. El peligro en la Tierra de Campos no es la lluvia, sino el frío durísimo en invierno y el agobiante calor del verano; por ello el manto protector no es de cal, ni blanco por consecuencia, sino una auténtica manta de barro y paja. Barro protegiendo el barro: buen símbolo de la zona y de su material dominante.176 [f] 45. Encuentro del revoco con un poste

El trullado es el elemento que traslada e integra la desnudez material y cromática del paisaje al ámbito urbano, empleando la caligrafía ósea del barro para articular el encuentro entre la naturaleza y el ejercicio del habitar, la frontera entre el interior y el exterior de nuestras casas; un encuentro continuo con la tierra y el paisaje.181 Su empleo se justifica porque resuelve la necesidad de protección del paramento exterior de las paredes de adobe – sobre todo en la fachada sur, orientada al mediodía -, evitando que éstas se vean afectadas prematuramente por problemas derivados de la exposición continua a ciclos de humectaciónsecado; mitigando sus efectos. Un revestimiento continuo, que embellece la fábrica de adobe que recubre, mejorando su aspecto al dejar ocultas las juntas del paramento; quedando recubiertos todos aquellos puntos débiles por donde sería más fácil que se produjese la infiltración del agua de lluvia, el remonte capilar o la absorción de humedad superficial. En efecto; como dice el refranero; una buena capa todo lo tapa… Para ello, durante su ejecución se procurará una buena traba con el soporte de esta aplicación de barbotina con paja con el trullo, como la define I Gárate.182 Ver dibujo adjunto. El revoco constituye una membrana terrosa multicapa de unos 2,5 cm de espesor; compuesta por sucesivas capas de tendido de barro con carga de paja seca183 con dosificaciones del orden de 20 a 30 kg de fibras por m3 de tierra puesta en obra. 184 …el objetivo de este revestimiento exterior no es otro que disminuir las posibles irregularidades del muro y rellenar la estrecha franja que queda en su coronación al encontrarse con la cubierta.185 Las propiedades del revestimiento se derivan de la domesticación de las materias primas que se tienen más a mano; tierra, agua y paja (fibras), y de las características intrínsecas de sendos componentes. Así; la paja se comporta como una red; cosiendo todo su espesor, como los vasos sanguíneos de esta piel mineral; la arena actúa como elemento estabilizante, la arcilla como aglomerante, el agua; la sangre de la tierra - Leonardo da Vinci - como lubricante y elemento de puente entre las partículas de arcilla… De ahí la importancia de prestar un especial cuidado a la granulometría y selección de las materias primas. El grado de especialización de este tejido es muy elevado; resultado de la decantación generacional de las técnicas constructivas locales, lo que le confiere además; un valor cultural añadido. Con el paso del tiempo este revoco ha demostrado su aptitud como sistema de protección eficaz de las paredes de tierra. …the rate of erosion of exposed earthen materials normally decreases with time as surface fines are removed and gravel content is exposed / … el grado de erosión de los materiales de tierra expuestos disminuye normalmente al tiempo que los finos de la superficie son arrastrados y el contenido en grava queda expuesto.186 _____________________________________________________________________________________
181.- José Laborda Yneva (2002): La piel de Zaragoza / Fundación Samca / Zaragoza 182.I. Gárate (Op cit) / Trullado, en Tierra de Campos es aplicar una barbotina fluida con paja y se aplica en los tapiales deformados en su plano, por efectos de lluvias y vientos para reconstruir el plano y defender al muro. La paja adherida al muro, en los atardeceres, le proporciona un fulgor de oro (pp 383) 183.- CIAT: Aqtra negra) 184.- Craterre (Op cit) / p 333 185.Hoz, J. de Maldonado, L., y Vela, F. (2003): Diccionario de construcción tradicional / San Sebastián / Edit Nerea (en) Mª Figols González (2006): Arquitectura de tierra en Valdejalón / IFC / CSIC / Zaragoza / p 61 186.- P Walker (Op cit) / p59

8.3.1 HACIA UNA DEFINICIÓN (El qué) Como punto de partida para la redacción de estas notas, hemos tomado como referencia trabajos de otros autores que han abordado esta labor con anterioridad; escritores, investigadores, etnógrafos, historiadores, arquitectos, aparejadores, maestros de obra, los propios vecinos… Así, mediante aproximaciones sucesivas, las diferentes miradas y sensibilidades con que cada uno de ellos emprende la tarea de su conocimiento y definición, nos descubrirán también los matices que lo caracterizan, los motivos de su utilización, los detalles técnicos de su aplicación, el contexto cultural en el que se desarrolla, el por qué de su uso tan dilatado y mantenido en el tiempo, su capacidad de envejecimiento… La importancia de su estudio radica en un principio fundamental; algo básico … entramos en contacto con el mundo a través de la piel. Es ella quien separa la parte de nosotros que vemos y la que sólo sentimos con la piel y oímos a través de ella el fluir torrencial de la sangre.177 El trullado, nombre que recibe el revoque de barro y paja en tierra de Castilla, conforma la piel de buena parte de las arquitecturas de nuestra región; la piel de la arquitectura… el primer y más elemental peldaño de la expresión formal.178 Para propiciar un primer acercamiento hacia una definición más concreta, nos detendremos en algunas de las acepciones que recoge la RAE para definir el significado de la palabra piel: (Del lat. pellis) 1.- Tegumento extendido sobre todo el cuerpo del animal, que en los vertebrados está formado por una capa externa o epidermis y otra interna o dermis. 2.- Cuero curtido. 3.- Cuero curtido de modo que se conserve por fuera su pelo natural. Sirve para forros y adornos y para prendas de abrigo Históricamente, el trullisatio o testatrullisare 179 – de donde le viene el nombre de trullado -, sería la primera de las capas preparatorias a ejecutar de las 6 que recomienda Vitrubio para recibir la aplicación de pintura al fresco sobre la pared, siguiendo las técnicas de tratamiento parietal romano. También Palladio (….): en su Tratado de Agricultura, habla de la primera capa ó trulla.180 El trullado es una respuesta orgánica y eficaz, que conviene a la salvaguarda de las fábricas de adobe como solución frente a los problemas que plantea el riguroso clima de la región (en cuanto a rango de temperaturas, grado de exposición a la acción del soleamiento directo, azote del viento, régimen de precipitaciones e intensidad y grado de las inclemencias…). _____________________________________________________________________________________
176.177.178.179.180.Francisco Íñiguez Almech (2001): Geografía de la Arquitectura Española / IFC / CSIC / Zaragoza La Granja y el Colegio Oficial de Arquitectos de Sta Cruz de Tenerife (29.04.03): Pieles http://www.pintaderart.com/exposiciones/index.asp?id_exposicion=24 Gonzalo-Máximo Borrás Gualis José Laborda Yneva (2002): La piel de Zaragoza / Fundación Samca / Zaragoza Lorenzo Abad Casal (1982): La pintura romana en España. Aspectos técnicos / Universidad de Alicante Ex Novo (2006) Revista d´historia i humanitats / nº 3 . Tiempo atrás, con el hallazgo de las ruinas de Pompeya (año 79 d.d.C) se pudo constatar el empleo de la trulla ya en la antigüedad

- 105 -

- 106 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 46. SEGUROS AURORA: Letrero de chapa con el nombre de la aseguradora de las casas integrado en la fachada mediante clavazón contra uno de los postes del entramado de madera en planta alta. Puede observarse como la pared ha perdido por completo su revoco.

[f] 47. Entramado de madera lateral de una _ casa. La fachada este no requiere de revoque

En su seno y a su través se producen toda una serie de interacciones. El muro y el revoco responden solidariamente frente a las diferentes solicitaciones que les afectan.187 El trullado es el primer (y/o el último) filtro-tamiz interior-exterior. Favorece la respiración de la pared, la circulación del aire a su través; su porosidad y composición lo hacen permeable al vapor de agua limitando la posibilidad de condensación intersticial. Por otro lado, su contenido en arcilla le aporta cierto grado de impermeabilidad al agua, actuando como elemento periférico de termorregulación, permitiendo que rezume la humedad interior en exceso. Su comportamiento se asemeja al de una esponja terrosa sobre la que se reflejan y manifiestan al exterior las lesiones internas de las fábricas, acusándose superficialmente. Posibilitando la ventilación del núcleo de la pared de adobe estamos reduciendo la probabilidad de que éstas pudieran llegar a perder su aplomo, girar o combar al variar sus características resistentes por la presencia de humedad. Este legado de tierra, soporte construido de la memoria del lugar, es; en esencia, una lección de decoro y convivencia; que establece las bases de lo que se puede y lo que no se puede ver; o dicho de otra forma, lo que se deja visto y lo que se re-viste; lo que se oculta. El barro del revoco y el barro con el que se elaboran los adobes se reconocen e interactúan entre sí; se encuentran con cortesía, del mismo modo que también las gentes reconocen el carácter castellano y castizo sobre la tez morena y curtida de las fachadas de sus casas, identificándose con ellas. En esta geografía, el barro se exhibe al exterior; se asoma sin complejos al escenario público de la calle propiciando la continuidad entre paisaje físico y cultural. _____________________________________________________________________________________
187.- Paul Bedford, Bruce and Liz Indun, Larry Keefe (2002): Appropiate plasters, renders and finishes for cob and Random Stone wall in Devon / DEBA / Devon Earth Building Association / 2nd edition / p 11 Test to measure the adhesion of various plasters to an earth substrate carried out at Pennsylvania University, showed mud plasters to have an adhesive strenght over four times that of lime plasters. Tensile strenght at breaking point was 172 kN/m2 for mud and 38 kN/m2 for lime Las pruebas para medir la adherencia de varios revestimientos sobre un sustrato terroso llevadas a cabo en la Universidad de Pensilvania, muestran que los revocos de barro tienen una fuerza adhesiva alrededor de cuatro veces la de los revestimientos de cal. La tensión de rotura fue de 172 KN/m2 para el barro frente a los 38 KN/m2 para la cal Mud plasters should be applied to a througly pre-wetted surface in cob walls, which have hollows and cavities, these should first be dubbed out with a subsoil / chopped hay or straw mix, keyed into the cob. Mud mortars are very cohesive and, in order to be workable, may need to be fairly wet with a water content of around 20% or more. Los revocos de barro, deberían ser aplicados sobre una superficie previamente humedecida en el caso de las paredes de cob, la cual contiene huecos y cavidades, que deberían ser primero cubiertas con un subsuelo. El heno cortado o mezclado con la paja, insertos en el cob. Los morteros de barro son muy cohesivos y, para ser trabajables, puede que sea necesario que se encuentren bastante húmedos, con un contenido en agua en torno al 20% ó más. Applied with a trowel or float, or thrown on to the wall (by hand) then levelled off with a steel float. If timber or glassfibre floats are employed for the purpose, they would need to be kept well wetted. Repeated re-working of the material should be avoided, as this will bring the coarse aggregates and hair to the surface. Surface cracks can be filled with limewash or an applied lime based skim coat (1:1Lime Putty / fine sand < 1.0 mm) Aplicado con una paleta o una llana, o arrojado contra la pared (a mano), nivelada con una llana de metal. Si se emplean llanas de fibra de vidrio o madera son usadas para este propósito, éstas podrían necesitar ser guardadas bien húmedas. Volver sobre el material, re-trabajarlo en exceso; debería ser evitado, porque esto traerá los agregados y pelo (fibra) a la superficie. Las grietas superficiales pueden ser rellenas con flor de cal o mediante la aplicación de una capa de terminación basada en el empleo de cal (1:1 cal / arena fina < 1.0mm)

Como intuíamos… la continuidad entre geografía y arquitectura es necesaria188 tal y como señalaba el arquitecto Rafael Moneo. Los postes de las esquinas y las vigas durmiente y solera conforman el bastidor de un cuadro de tierra y sombra que sugiere el paisaje mismo; la imagen rotunda del entorno inmediato. Este lienzo de barro trullado conforma un documento vivo y perenne de marcada condición gráfica; un plano terroso sobre cuya topografía podemos advertir toda una amalgama de imperfecciones, accidentes, gestos y matices inherentes a la propia arquitectura del lugar, una solución que nace fruto de la causalidad; que no de la casualidad; de la síntesis entre geografía, clima y función, de la relación poética entre arquitectura y costumbre.189 Sus poros acogen la vibración de la luz de los rayos del sol y nos devuelven el eco de la naturaleza circundante. La expresión del paso del tiempo se refleja en su rostro, dibujando en su frente caballones de tierra y paja; la impresión del desgaste, la huella de lo vivido. El viento del ábrego, galán y atrevido, acaricia con su susurro los lunares de su piel, recorre sus pliegues, se deleita en la densidad de sus manchas, juega a perderse en la profundidad de sus hoyuelos; ronronea al calor de sus mejillas hasta encontrarse con el silencio. Al acercar la mano al revoco y rozar el tejido de su piel con la yema de los dedos, sentimos su temperatura; su humedad, su grado de sequedad, su calor, alcanzamos a intuir su estructura fibrosa, experimentamos la calidez de su textura y su rugosidad. Al apoyar sobre ella la palma de la mano, nos aproximaremos gradualmente a sus motivos; al pálpito del espacio que queda al otro lado, comprobaremos su reacción; el modo en que se comporta frente a determinados estímulos; esto es, su capacidad de respuesta frente a la climatología del lugar, su reacción frente a las variaciones de humedad relativa en sendas caras, su estabilidad dimensional frente a los cambios bruscos de temperatura… Es cierto; el tacto nos une a lo tocado… invita a juntarse y a ser uno con lo tocado, con el entorno.190 La versatilidad de esta solución; su consistencia, solidez y durabilidad, queda patente también en las numerosas aplicaciones en las que podemos encontrarla, como el revestimiento de paredes interiores o el recubrimiento de bóvedas, demostrando su potencialidad, dejando abiertas otras posibles vías de desarrollo y expresión diversas. A diferencia de nuestra piel, este capote terroso no tiene la capacidad de regenerarse, su vida útil es limitada; caduca, y aunque sabe envejecer – con el tiempo como testigo -, resulta imprescindible establecer una serie de pautas para su adecuado mantenimiento, cuidado, conservación y/o renovación parcial o completa (muda) De ahí uno de los motivos de este escrito y el enfoque didáctico-pedagógico de estos apuntes. Conociendo los motivos de la arquitectura, aprendemos a valorarla y consecuentemente; a cuidarla. Sobre la belleza de la solución… … lo bello es la consecuencia de lo correcto, reza una regla japonesa.191 _____________________________________________________________________________________
188.- Rafael Moneo (16.05.09) durante una entrevista concedida a RTVE (en) www.rtve.esresourcesmp3 189.- José Laborda Yneva (Op cit) 190.- Juanhi Pallasmaa (en) Anatxu Zabalbeascoa (12.08.06): Juanhi Pallasmaa / El País / Arquitectura 191.- Bruno Munari (2008): Cómo nacen los objetos / 1ª edición 1981 / Edit GG / Barcelona

- 107 -

- 108 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

Por aquella pared, bajo un sol que derrama, dora y sombrea claros caldeados, la calma. Soleado varía sonreído va el sol por la pared. ¡Gozosa materia en relación! 192

[f] 48. Sombra del alero arrojada sobre la pared

8.3.2 CARACTERÍSCAS PRINCIPALES (El por qué de su empleo; los motivos) - Disponibilidad de materia prima abundante local. De la elección de los materiales podemos extraer una primera lección – Eladio Dieste -. El criterio de selección que predomina es el de la cercanía, la proximidad, la inmediatez y la facilidad de obtención de los materiales que se tienen más a mano. En todo este proceso prima la búsqueda de una solución económica en cuanto a los recursos y medios materiales y humanos puestos en juego; calidad del resultado, facilidad de mantenimiento y sustitución. - Capacidad de aislamiento térmico. El material se caracteriza por una elevada inercia térmica, por su capacidad de captación y acumulación de energía solar; si bien, la cantidad de energía acumulada variará en función del porcentaje de aire ocluido en la masa.193 - Continuidad del plano de revestimiento. Al tratarse de un revestimiento continuo; sin juntas, su empleo limita la formación de puentes térmicos a través de posibles puntos débiles o singulares, disminuyendo las pérdidas de calor por fugas térmicas, contribuyendo también al mantenimiento de un rango de temperatura interior uniforme. El número de filtraciones de aire debidas a la presión del viento se reduce al carecer de resquicios o rendijas superficiales. - Higroscopicidad. La humedad de equilibrio del material oscila entre el 0,4 - 6 % en peso.194 - Protección frente a la humedad ambiental. El elevado contenido en arcilla superficial y en masa del elemento limita parcialmente la penetración de la humedad. La arcilla es un material tixotrópico. …la arcilla limita la penetración de la humedad hasta ciertos niveles.195 La constante absorción y cesión de agua favorece la disolución de sales interiores y su transporte a la superficie donde cristalizan. Gracias a ello la estabilidad de la superficie aumenta con el tiempo. Los desgastes producidos por la erosión dependen de la altura del muro y de la agresividad de la lluvia y el viento. Las precipitaciones débiles no suponen ninguna amenaza, pues el muro absorbe la humedad y se desprende de ella en el siguiente período seco. Cuando las precipitaciones son fuertes, la superficie del muro se satura y el agua sobrante desciende arrastrando arena y pequeñas partículas. El comportamiento de hinchamiento de los minerales de arcilla entre los áridos evita que se produzca un empapamiento completo hacia el interior. Los áridos gruesos que quedan en el interior del muro forman una barrera contra las lluvias breves; si éstas se prolongan, es necesario tomar medidas adicionales…196 - Material intumescente. Estabilidad física y mecánica-resistente frente al fuego, que se traduce en un principio del proceso de cocción del barro en caso de incendio, evitando su colapso funcional. - Conductividad térmica (λ) en f valores de sendos componentes: tierra, agua, paja y de la solución (cjto) _____________________________________________________________________________________
192.- Antología poética de Guillén Jorge (1994): El aire es nuestro / Madrid 193.- Elwina (2009): Murs en Torchis: L´insolation naturelle (en) www.consoglobe.com 194.- fuente: www.construtierra.org 195.Luis Maldonado Ramos, David Rivera Gámez, Fernando Vela Cossío (2002): La protección del patrimonio edificado con tierra. Instrumentos de gestión, difusión e investigación / CIAT / I Seminário Ibero-Americano de construçao com tierra / ANAIS 196.- Martin Rauch (2004): Construir con barro apisonado / Revista Detail

[A] 56. LA TRULLA (Denominación: Del lat. trulla; la truelle / francés) es una herramienta de albañilería de factura manual; artesanal, compuesta de dos piezas; una tabla de madera de chopo, viva; sin barnizar, debidamente aserrada, cepillada y lijada y un asa del mismo material, sujetas entre sí mediante clavazón. Es manejable y fácil de asir, gracias a su peso ligero y a la geometría del asa; a la sección de la empuñadura. La textura rugosa y porosa del material tiene la capacidad de absorber el sudor de la mano, facilitando un agarre más firme. Su diseño propicia una adecuada recepción y extensión de la carga de barro. La geometría de su tabla (ver croquis adjunto) permite acceder a los puntos más delicados, como esquinas, recercados de huecos y encuentros con las piezas de madera que se acusan al exterior de las construcciones. Se emplea específicamente para la aplicación de revocos de tierra y del trullado; al que da nombre, revestimiento de barro mezclado con paja, que protege la superficie de las paredes de adobe y la estructura entramada. El resultado es un correcto acabado del paramento, eficaz y suficiente desde un punto de vista mecánico y funcional. Sobre esta piel puede observarse en ocasiones la impronta del trabajo necesario para su ejecución; marcas, pasadas, trazos o brazadas curvilíneas en forma de media luna, que reflejan el modo de aplicación de este manto terso de tierra entretejido con paja; describiendo el movimiento conjunto y enérgico de muñeca, brazo, hombro, cintura y vista con que el albañil lo ejecuta. La calidad final del acabado dependerá en gran medida, de la habilidad y experiencia del mismo. Una vez terminada la tarea se limpia bien y se almacena junto con el resto de bártulos en una arquilla de madera.

_____________________________________________________________________________________
(na).Antes de su uso; conviene que sea bien humedecida, llegando incluso a sumergirla en agua, para evitar que la madera, por estar demasiado seca, tome el agua de la mezcla

- 109 -

- 110 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 49. Cuarteo superficial acusado del revoco

- Composición del material orgánico–mineral. Por un lado, el empleo de fibras, como agregado orgánico y estabilizante, y por otro; el barro, una masa de tierra arcillosa que se comporta como una membrana porosa que permite la respiración y transpiración del muro a su través. In the case of mud plaster made with straw, it would be interesting to see whether its observed waterrepellent properties are due to a simple binding effect, or whether to some chemical change such as the formation of lactic acid during fermentation or whether to the water-repellent property of the straw itself, some of which is exposed on the surface of the plaster. It has been noticed that after rain the clay surface of such plaster is washed away and the straw is left exposed over much of the surface / En el caso de los revocos de tierra hechos con paja, sería interesante ver si sus propiedades repelentes al agua son debidas a un simple efecto de adherencia, o bien a algún tipo de transformación química como la formación de ácido láctico durante la fermentación o bien si la propiedad repelente del agua deriva de la paja en sí misma, al quedar parcialmente expuesta sobre la superficie del revestimiento. Se ha comprobado que después de la lluvia la arcilla ha sido lavada quedando la paja mucho más expuesta en superficie.197 El proceso de evapotranspiración se produce de forma continuada, facilitando también la respiración de la osamenta estructural, mejorando las condiciones higrotérmicas y la habitabilidad interior de la vivienda, actuando como un filtro a través del cual se produce la cesión al exterior del CO2 y otros residuos gaseosos (proceso de ósmosis), reteniendo otras partículas como el polvo e incluso los ácaros; es decir, que la arcilla puede ayudar a mitigar la toxicidad y polución del aire. - Dificultad de proliferación de vegetación parasitaria superficial dada su sequedad natural; evitando problemas derivados de la existencia de un foco de humedad permanente, como la formación de colonias de hongos o moho. Tampoco se observa germinación de semillas en su plano (Propiedades biocidas asociadas) - Fácil de trabajar. La masa obtenida es muy dúctil, maleable, fácil de aplicar y manipular, maniobrable. … la tierra cruda en cualquiera de sus aplicaciones es también, y quizá sobre todo, trabajada a mano. Se manosea, se soba y es obra del hombre que la habita.198 - Relativa ligereza, peso aproximado (… kg/m2) y Densidad: (… kg/m3) - Reflectancia media, albedo = 0,7-05: Coeficiente de reflexión lumínica que indica la radiación térmica solar absorbida, transmitida y reflejada atendiendo a la naturaleza de la superficie del material.199 - Valores de contracción lineal durante el proceso de secado que oscilan entre un 3 – 12 %. Comportamiento inicial elástico hasta alcanzar un estado de equilibrio.200 _____________________________________________________________________________________
197.- Hassan Fathy (1973): Architecture for the poor / The University of Chicago / p 104 198.- Eduardo Peris (1985): Los criterios físico-químicos y la elección de la tierra cruda como material de construcción (en) Navapalos 85 (Op cit) 199.- Bibliografía consultada 200.- fuente: www.construtierra.org

[f] 50. En la foto se aprecian las brazadas y el sentido de aplica _ción del revoco registradas so_ bre la pared de una caseta de la_ bor / Chodes (Zaragoza)

- Mantiene en estado seco la madera que recubre, preservándola del contacto directo con el agua; con lo que se consigue aumentar la vida útil de los elementos leñosos que componen el entramado de fachada. (…) Cuando las paredes de un edificio no se dejan con alguna tez exterior que se forme al tiempo de construirlos, que es la más firme y noble, ya sea de cantería, ya mampostería, ya albañilería de ladrillo tosco o agranillado, se cubren las paredes de una corteza de mezcla de cal y arena ó de yeso solo, cuya maniobra se llama comúnmente guarnición. Aunque ésta, por consistir en varias túnicas delgadas, unas sobre otras, pegadas a las superficies de las paredes, no contribuyen a su solidez, pero ayudan infinito a su conservación, preservando los materiales del temporal, que las disipa, come y destruye con el tiempo.201 - Buena ligazón con los materiales que conforman el plano de fachada, la madera y el adobe, de composición similar. Esta traje a medida de barro entretejido con paja; se amolda a la perfección al soporte y posee la suficiente flexibilidad y capacidad de ajuste como para tolerar solidariamente los movimientos de la pared, disminuyendo la transmisión de estrés por variación térmica a la pared. La adherencia física es notable; por geometría en el primer caso y físico-química, en el segundo; mediante el establecimiento de enlaces minerales (puentes de arcilla). La compatibilidad soporte-revoco; su empatía, es evidente. Su menor resistencia en relación con la del soporte también contribuye a ello. Así mismo, la piel fibrosa del tronco de jabina facilita la trabazón de la estructura entramada con el revestimiento (sujeción mecánica) - Color térreo uniforme y estable. … Por la viveza y el colorido de los materiales naturales, los diferentes comportamientos erosivos y pequeños deterioros, apenas resultan apreciables. El barro permite un envejecimiento natural característico. En este sentido, cabe mencionar la solidez a luz del color natural. Además, las impurezas ambientales no se fijan en su superficie. Tampoco aparecen en ella hongos, gracias a la sequedad del material y el comportamiento equilibrante frente a la humedad. La fachada de barro apisonado mantiene el color a lo largo de décadas. Es más, la práctica muestra que la intensidad cromática de los materiales naturales aumenta con el paso del tiempo. Los distintos componentes cromáticos de los áridos minerales, que llegan a la superficie por la erosión, hacen que se desarrolle una gran intensidad, incentivada por la luz y la reflexión de los rayos del sol.202

___________________________________________________________________________________
201.Juan de Villanueva / Ignacio García Casas (…): Las estructuras de entramado. Composición y orígenes / RECOPAR / nº 2 / ETSAUPM / Madrid / p 15 202.- Martin Rauch (2004): Construir con barro apisonado / Revista Detail

- 111 -

- 112 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 51. Vano recercado encalado

En definitiva, el color esencial del revestimiento dependerá de las características y dosificación de los áridos y las briznas de paja que lo constituyen. La fachada, es el rostro de nuestras casas y por ello su composición, la relación entre llenos y vacíos, su policromía, la textura áspera de su superficie, su porosidad, su gesto o el recorrido de la sombra sobre su plano contribuyen a dibujar el escenario de la calle, el ambiente propio y característico del lugar, su color. Es también un recurso de climatización y un regulador solar pasivo; un elemento más de control térmico que influye de forma decisiva sobre el porcentaje de luz reflejada y la temperatura ambiente que se percibe en el interior de las construcciones. La ganancia térmica de la envolvente se transfiere de forma directa por transmisión a la construcción o bien de forma indirecta a través del direccionamiento de la luz hacia el interior; como por ejemplo, mediante el recurso de encalar el recercado de los huecos; remarcando y enfatizando los vanos. La dirección, la intensidad o la calidad con que la luz inciden sobre su superficie hacen que las características con que las percibimos varíen a medida que transcurre el día.
[A] 57. Dibujo inferior (sobre estas líneas): VARIACIÓN DE LA GRANULOMETRÍA Y POROSIDAD DEL REVOCO SEGÚN LA PROFUNIDAD. La granulometría aumenta a medida que nos acercamos al interior, a su núcleo, mientras que para la porosidad; sucede lo contrario (viceversa) Dibujo que figura en la parte superior: ENCUENTRO ADOBE-TRULLADO / Sujeción mecánica que propicia el movimiento conjunto y solidario de ambos debido; en cierto modo, a su encastre físico. Descripción de la secuencia de capas: Piel interior Núcleo de adobe, soporte poroso de tez rugosa (Base) Piel exterior; corteza (Membrana = Capa de adherencia al soporte, 8-20 mm + capa intermedia 10-20 mm+ capa de acabado; 3 - 5 mm; tez más fina)

También es importante reparar en la influencia de la textura sobre el color, así; cuando la luz del sol incide sobre una superficie plana de color una parte de ella es absorbida y el resto es reflejada. Precisamente esta parte reflejada es la que el ojo percibe como un color. Sin embargo cuando la superficie es rugosa se producen sombras en los microporos de la superficie y la luz reflejada es menor, por lo tanto el ojo percibe otro color. Por lo tanto, un color de fachada está íntimamente ligado a la técnica con la que ha sido extendido y con su soporte.205 …la textura de la superficie o la incidencia de los rayos solares modifican la percepción del color de una fachada.206 La sombra es una nota añadida más que proporciona un color cambiante al revoco. Subraya el encuentro del plano horizontal de la canería que soporta la cubierta con el plano vertical de la fachada, regularizando su remate, acentuando su ritmo y su módulo. Así mismo, aporta un mayor grado de intimidad a los vanos de las ventanas retranqueadas abiertas en el plano de fachada. Las carpinterías que lo acompañan difieren en su color lo suficiente como para diferenciarse visualmente del conjunto. _____________________________________________________________________________________
205.206.(na).Rehabimed (Op cit) Ramón Graus y Cristina Thió (2007): El estudio del color. Los primeros pasos para la rehabilitación de una fachada / Rehabimed – Reflexionando en torno a la cuestión del color en la arquitectura actual el arquitecto Josep Llinás, en un podcast para Scalae reivindicaba lo siguiente: no un color, sino un material, esto es; que la cualidad del color en las fachadas de los edificios venga dada por los propios materiales que conforman el revoco o el paramento, en base a su naturaleza y composición intrínsecas; como es el caso. Subrayaba la viveza y calidad del color así definido, la belleza de su aspecto inacabado, su imperfección, su cualidad orgánica, la capacidad camaleónica de la piel; poniendo de manifiesto su teatralidad al describir las variaciones de tono que experimenta un revoco exterior a medida que el agua, los días de lluvia, lo va empapando, como una gabardina – apuntaba -.

… las características cromáticas, el color y el tono, de cuya semántica huelga hablar en la estética de la arquitectura, encuentran en su composición química la justificación más inmediata… La presencia o carencia de óxido férrico como acompañante de sus componentes fundamentales sílice, alúmina y agua, permite toda la gama del color en las arcillas, desde los blancos más puros, caolines, hasta los ocres más intensos.203 En la misma línea, desde un punto de vista estrictamente técnico, haciendo referencia a su composición mineralógica; Dantín Cereceda establecía como causa del color de la arcilla el proceso de peroxidación del hierro.204 _____________________________________________________________________________________
203.204.Juan M. Valiente Soler, Rafael Capuz Lladro (1985): El barro: Tierra y agua. Fundamentos (en) Navapalos 85 (Op cit) Dantín Cereceda (Op cit)

- 113 -

- 114 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 52. Disposición del caracterís _tico secadero en fachada para _ garbanzos o lana. … El edificio suele recibir un revoco también de barro, mezclado con pequeños fragmentos de paja que acentúan la impermeabilidad y favorecen el escurrir el agua sobre los paramentos… La presencia del trullado unifica aún más la apariencia de los edificios, otorgando a sus texturas unas calidades especiales que la transfiguran en una especie de pueblos como de ante o de 207 gamuza.

[A] 58. APLICACIÓN DEL REVESTIMIENTO (195.-)

- Capacidad de envejecimiento, maduración y longevidad que atestigua su empleo: un mínimo de 50 años (Este punto hace referencia al cuánto dura, al cómo envejece como consecuencia de las propiedades y la buena conjunción de los diferentes materiales que lo constituyen) (na.-) El tiempo también pinta - Francisco Goya -

Un paseo por las calles del pueblo despliega ante nuestros ojos toda una paleta de colores, variada y viva, la madurez de una piel confeccionada por tierra más o menos rica en arcilla, curtida por el sol, algo desgastada por el tiempo; la idiosincrasia de toda una región. Se distingue toda una gama cromática, que comprende desde los más cenizos; constituidos por tierra tobiza (blanco roto, grisáceo) los de tonalidad amarillenta, los anaranjados y otros más sonrosados; casi tintos, como los caldos nacidos de los viñedos vecinos, de color más intenso. La mímesis material y cromática de las casas con el paisaje es total, sus revocos tienen la capacidad de evocar el paisaje inmediato; hasta tal punto que al entornar los ojos llegan a confundirse. Desde un perspectiva meramente técnica, para referirnos y nombrar el color recurriremos a cartas cromáticas como el Atlas Munsell208 basadas en su reconocimiento, apoyándose en la percepción visual de pequeñas diferencias de color del ojo humano sobre un catálogo de muestras entre las cuales existen intervalos colorimétros equivalentes …parte de la base de que un color se puede definir por tres atributos: - Tono (hue): atributo de la percepción según el cual un objeto deviene verde, rojo, etc. - Luminosidad o valor (Value): atributo de la percepción según un objeto es más o menos oscuro - Saturación (Chroma): atributo de la percepción según el cual un objeto contiene un determinado grado de pureza de color respecto a su grado de claridad. Para determinar el color de una fachada, el procedimiento correcto sería el de aislar en la pared el color a estudiar con una superficie de gris neutro (de los que se utilizan en fotografía), para evitar distorsiones de colores cercanos, y buscar en la carta por comparación hasta encontrar el más cercano. Operando de esta manera nombraríamos a nuestro rojo como 2.5YR 6/8 (HueValue / Chroma)209

- Capacidad de absorción del sonido. Atenuación del ruido. Disminución del tiempo de reverberación. Mejora de la sonoridad interior; de la acústica de la habitación. Los revestimientos tradicionales de albeado con cal o pinturas con pigmentos minerales se denominan superficies selectivas frías, por tener una elevada reflexión de la radiación solar y también una elevada emisión de radiación infrarroja.210 En definitiva, todos estos parámetros que caracterizan el revoco; todas esas prestaciones que señalábamos, toda esta complejidad funcional, han demostrado con el paso del tiempo, la conveniencia de su empleo, que por otro lado, justifica sobradamente su uso tan extendido y popular en la zona. El trullado, este embarrado salpicado de briznas de oro,211 se comporta como una segunda piel del morador. La humildad material de sus orígenes, no tiene por qué ser motivo de abandono. La sinceridad constructiva que respira emana de un trabajo ininterrumpido en el tiempo, de la decantación continuada y dedicada de una tarea realizada a mano; del esfuerzo de toda una comunidad. Forma parte de esa memoria construida que es la arquitectura, un registro fiel de la realidad de toda una época, de una sociedad; la huella de sus artífices aferrada a la naturaleza del lugar. … la memoria de las personas es insegura, inestable y frágil, pero es el mejor tesoro que tiene el ser humano para tender puentes con el pasado.212 No en vano, las conversaciones con los mayores y el registro de los datos aportados constituyen una de las fuentes principales de este estudio. Recuperando su memoria y acercándonos a su experiencia vital podemos descubrir los motivos que hicieron posible una arquitectura todavía visible, habitable y palpable en nuestros pueblos. _____________________________________________________________________________________
209.210.file:///C:/Documents%20and%20Settings/RUBÉN/Desktop/LUGARES/EUPLA/AMPLIACIÓN%20DE%20INSTALACI ONES/Trabajo%20Ampliación%20Instalaciones/APUNTES%20CONSTRUCCIÓN%20.htm Roberto Morales Morales, Rafael Torres Cabrejos, Luis A. Rengifo, Carlos Irala Candiotti (1985): Manual para la construcción de viviendas de adobe / Lima / 2ª Ed 1985 / p 22

_____________________________________________________________________________________
207.- Carlos Flores López (2000): Pueblos y Lugares / Tesoros de España 12 / Espasa Calve / pp 108 / Fotografía superior: fachada al mediodía de una vivienda 208.- Munsell Soil Color Chart, ref tonos mates y la Munsell Book of Color – Glossy Finish Collection ref tonos brillantes 209.- Rehabimed (Op cit)

211.212.na.-

Mª Figols González (2005): Briznas de oro. Hacia una arquitectura de tierra más saludable / Zabaglia / Técnicas y sistemas constructivos / COATA / Huesca J. Ballart (2006): Papeles del Partal Si el revoco va a quedar excesivamente expuesto; por ejemplo, por la falta de alero, podemos optar por sobredimensionar su espesor, admitiendo la posibilidad de un mayor desgaste y lavado superficial

- 115 -

- 116 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

… si los enlucidos hubieran de hacerse sobre tabiques de entramado, necesariamente se producirán en ellos hendiduras o grietas a lo largo de los maderos verticales y de los travesaños, porque, cuando se los recubre de tierra, necesariamente absorben la humedad, y luego al secarse, se observará la regla siguiente: cuando todo el tabique se haya trullado, se aprestará una fila de cañas largas que se sujetarán en toda su longitud a los maderos con clavos de cabeza ancha; luego se extenderá una nueva capa de barro y se clavará otra segunda fila de cañas en sentido contrario a las anteriores; y encima se aplicará el enlucido de arena y el estuco de mármol, como se ha dicho anteriormente.215 Izda [f] 54. Detalle de las muescas incisas realizadas sobre un poste de madera para facilitar la macla posterior del revoco sobre el mismo. Se aprecia también la pared encestada / Ucero (So) Casa próxima al puente sobre el cauce del río Ucero

[f] 53. … alguien dijo en cierta ocasión, que la arquitectura se manifiesta en las juntas y no le faltaba razón, ya que en ellas se nos muestra la lógica de su construcción.213

8.3.3 TÉCNICA, MODO DE APLICACIÓN El acceso al conocimiento de la técnica necesaria para la correcta puesta en obra de este revestimiento, se basa en la transmisión oral-generacional y práctica del sistema de ejecución y las técnicas locales, así como en lo relativo al acopio previo de los materiales necesarios para su realización, al diseño y la fabricación ex proceso de las herramientas propias del oficio. La calidad final del trabajo dependerá de la pericia, experiencia, capacidad de observación, habilidad y destreza con los aparejos del albañil. Sensibilidad y apreciación por lo ya construido contribuirán a buen seguro, a este fin; siempre dejando el margen suficiente para el estudio de experiencias precedentes, la mejora, el desarrollo y actualización de dichas técnicas. Pasos a realizar: el cuándo… La época apta para su aplicación era la primavera o el otoño; los meses de mayo y septiembre, evitando el soleamiento directo y la exposición a vientos fuertes que pudieran generar una pérdida de agua excesiva del revoco, acelerando y precipitando un secado inapropiado. Una vez terminada la pared de la fachada se abría un paréntesis en los trabajos para permitir un correcto asentamiento de la fábrica del cerramiento. El rango de temperaturas apto para su aplicación estaría entre los 10- 30 ºC.214 Esta sería la descripción de la secuencia de aplicación de las diferentes capas que componen el muro de fachada: 1.- Revoque exterior de la fábrica de adobe. Trullado 2.- Enjalbegado interior. El hecho de tratarse de trabajos a cubierto proporciona el cobijo necesario y la posibilidad de dar la continuidad a la faena en épocas más frías o en período de lluvias. 3.- Coloración del zócalo con azulete o almazarrón el con qué… Las herramientas a emplear serán la trulla, la paleta, un par de gavetas, un azadón, una pala redonda, una escalera de mano, una sierra, un sistema de andamiaje elemental –rudimentario -; borriquetas o caballetes, tablones para constituir la plataforma de trabajo, una escoba, un cubo o bote con agua ( utillaje específico) Cada tarea contará con los equipos apropiados, limitando el riesgo de caída en altura. el cómo… Acopio y preparación previa de las diferentes fracciones que constituyen la base de la mezcla (provisión de tierra, paja y agua); evitando su contaminación, pérdida y/o evaporación excesiva. Selección de la materia prima más apropiada, fracciones de tierra blanca-roja (2:1; dos de blanca por una de roja) La longitud de las briznas de paja (Trigo o centeno preferentemente) empleadas en la mezcla será menor de 5 cm Se extenderá sobre el suelo, a pie de obra y se añadirá la paja menuda a bulto, sobre el montón de tierra (aprox un 5 % del volumen). Se remojará el conjunto y verterá la masa resultante en una gaveta, quedando lista para su empleo. _____________________________________________________________________________________
213.- Rafael Moneo (Op cit) 214.- Carlos Aymat (Op cit)

Si contásemos con los medios oportunos (laboratorio), comprobaríamos el grado de acidez (Ph) y el contenido en sustancias solubles (gr/l) y porcentaje de cal y sales del agua. Una vez despejada el área de trabajo, montaremos el andamio de trabajo, dejando a mano materiales y herramientas hasta finalmente; comprobar el estado real del soporte. Si lo consideramos oportuno; procederemos al descarnado de las juntas de la fábrica de adobe para facilitar el agarre posterior del revoco realizando una serie de incisiones con una espátula, un llaguero o sencillamente una punta; hasta alcanzar una profundidad aproximada de 0.5 cm, obteniendo un soporte en relieve, a modo de llave, que mejore la adherencia entre ambos. Una vez finalizada la preparación previa esta sería la secuencia de pasos a seguir:
- Barrido superficial para eliminar las partículas que hayan podido quedar sueltas (empleo de cepillo) - Humectación previa del plano de fachada anterior a la aplicación del revoco, - lo que se denomina en el argot abrevar la pared – (con ½ hora de antelación). Idem para las herramientas (especialmente las de madera) - Mezcla, amasado y depósito en una gaveta de la masa de barro y paja. - Inicio de la puesta en obra desde la parte superior del lienzo. En sentido descendente; de arriba abajo (no existe una regla fija establecida para esto) - Traslado de la pellada tomada con el esparavel o la paleta asida con una mano a la trulla, que tomamos con la otra, y retirada de la porción sobrante de material extendiendo la masa sobre el plano vertical de adobe que nos sirve de soporte. - Aplicación articulada y extensión en capas sucesivas, mediante múltiples pasadas, disminuyendo gradualmente el espesor de las mismas, incrementando su contenido en arcilla (jugar con la proporción arcilla: árido: paja) 1.- Capa base que sirve de cama a la siguiente / ecapa llave = 4-6 mm (lechada de arcilla pura que servirá de llave entre la siguiente capa y el paramento) (2-7 días) 2.- Capa de terminación: acabado talochado, o trullado / ecapa base del revoco = 8-20 mm (Proporción de la mezcla; arcilla:árido = 1:3) / Dejar secar: 7-21 días (2-3 semanas) 3.- Flor de cal (4 manos) / eterminación = 4 mm (Proporción de la mezcla = 1: 2 (dosificación y granulometría más cuidada, empleo de grano más fino) Dejar secar: (2-7días) Su apariencia es traslúcida al aplicarla sobre la pared, pero deviene opaca (color blanco roto) al secar Evitar un secado superficial brusco, practicando pulverizaciones superficiales si fuera necesario, respetando el tiempo de secado entre dos capas consecutivas.

- Para garantizar la adherencia entre capas nos aseguraremos de que la superficie de la capa anterior se encuentre en estado húmedo. - Repretado; procedemos a la regularización del acabado superficial, sobando y restregando la herramienta por la superficie hasta conseguir el grado de planeidad más apropiado. Los mejores resultados se consiguen realizando esta operación al día siguiente, con la masa todavía húmeda, pero ya algo más sentada. - Duración media del trabajo: 1 jornada (Revestimiento de paños completos en cerramientos de fachada, evitando juntas frías) - Tiempo de secado necesario (Estimación: 1-2 semanas) Del conjunto pared - revestimiento: 8 semanas (Variable en función del período de ejecución, del espesor, del tipo de base sobre la que se aplica y de su grado de exposición al sol y a la brisa) - En caso de tiempo adverso podemos plantearnos proteger el revoco durante la aplicación disponiendo algún tipo de pantalla. - Repaso superficial en los días posteriores consistente en la aplicación de una lechada de barro sobre el revoco todavía húmedo para cerrar las fisuras que pudieran haberse originado, curándolas mediante untado y embadurnado puntual de las mismas (Ejercicio de maquillaje) - Cuidado y mantenimiento anual (Chequeo periódico) La realización de los trabajos descritos requiere la participación de un equipo bien coordinado y con oficio, integrado por dos o más personas, del que cabe esperar un rendimiento aproximado de 0,3 horas / m2 de paño de muro a revocar; o sea que la ejecución de un lienzo de 3,0 x 2,5 m (7,5 m2) nos llevaría unas dos horas y media por capa. La ventaja de este tipo de revestimiento es que si cometemos una equivocación, basta con humedecerlo de nuevo y trabajar sobre él hasta conseguir el resultado pretendido. El registro de los trabajos realizados nos permitirá un mejor seguimiento del revestimiento a posteriori, corrigiendo los errores e introduciendo las modificaciones que estimemos oportuno.

_____________________________________________________________________________________
215.- Marco Lucio Vitrubio (….): Los diez libros de Arquitectura. / Traducción directa del latín / Editorial Iberia / Barcelona na.- Si una mota de barro salpicara nuestros ojos, tan sólo hemos de aplicar agua indirectamente sobre ella durante unos instantes.

La pérdida paulatina de material en el revoco trullado de la fachada permite entrever las líneas que define el aparejo de la fábrica de adobe que le sirve de soporte

- 117 -

- 118 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

- Desprendimientos, descuelgues, coqueras y desconchados Descascarillado de la epidermis con afloración de capas más profundas de piel; dermis. Escamación. Exfoliación. Pérdida de adherencia y material en el plano exterior, desagregación y disgregación superficial, discontinuidad del recubrimiento. Causas: salto de resistencia excesivo entre el revestimiento y el soporte; movimientos diferenciales entre ambos, que podrían determinar en última instancia, su caída por efecto de la gravedad. Defectos de ejecución, diseño o del propio material. Acuse del estrés debido a ciclos continuados de hielo-deshielo. Inadecuada selección de las tierras y materias primas empleadas para su confección. Desolidarización con respecto al plano de adobe.
[f] 55. Depósito de tierra del revoco lavada por la lluvia en el encuentro con la pared.

...de suerte que los enlucidos separados de la pared, en razón de su escaso espesor no son capaces de sostenerse por sí mismos y terminan por soltarse…218 - Pudrición de elementos leñosos en el interior de la fábrica. Origen: pérdida parcial del recubrimiento exterior, con cambios volumétricos de la madera ahora expuesta directamente al exterior -, en función de la humedad ambiental. Abolsamientos; abombamientos, ahuecado del trullado de la pared. Consecuencia última de las condensaciones en su interfase, con presencia de humedad persistente, con origen en una ventilación intersticial insuficiente. - Decoloración y lavado de finos de la parte inferior por exposición a la agresión conjunta de lluvia y viento de forma continuada; erosión hídrica sumada al efecto de la abrasión del viento seco que arrastra partículas de polvo en suspensión y que deriva en el barrido de los áridos desagregados por el viento, su arrastre y depósito en forma de media caña en la zona de encuentro de la fábrica de adobe de la planta primera con la pared de piedra en planta baja. - Rezume, recalado de humedad que mina su resistencia superficial. La humedad tiende a evaporarse a través de las juntas de la fábrica. - Manchas (…) Se localizan manchas negras y/o marrones que provienen de materia orgánica depositada tras la evaporación de la humedad de la tierra.219 - Lentejones - Eflorescencias superficiales, costras (depósitos superficiales de sal). Las sales pueden estar disueltas en el agua de la mezcla o en los minerales contenidos en los materiales con que se elaboran los propios adobes, como las arcillas. El arrastre de sales solubles higroscópicas a través de la red capilar del material hasta la superficie, debido a fenómenos de capilaridad; produce su cristalización al evaporarse el agua (Ernst) Las sales que se forman en el interior de los poros de arcilla, crecen hasta alcanzar sus paredes y terminan por fracturarse hasta llenar la totalidad de la cavidad, produciendo la rotura de las paredes del poro debido a que la fuerza de cristalización es mayor que la resistencia de las propias paredes, sometiendo finalmente al revoco a un proceso de desagregación de los componentes del mismo, por la acción añadida de la lluvia y el viento; aunque por otro lado, este proceso no siempre tiene por qué traducirse en una lesión. Cuadro de identificación (código): a.- Color blanquecino, pulverulento: elevado contenido de sulfato de calcio b.- Color denso, rojizo, coloreado: existencia de sales metálicas, de hierro c.- Color gris oscuro: elevado contenido (%) en magnesio.220 _____________________________________________________________________________________
[A] 59. Sección vertical de la pared 218.- Vitrubio (Op cit) p 41 219.- Figols (2005): Op cit / p 125 220.- David Sanz y Luis de Villanueva (2004): Albarracín y el yeso rojo / UPM / IC

8.3.4 CASUÍSTICA DE PATOLOGÍAS, DEFECTOS Y LESIONES MÁS FRECUENTES QUE PRESENTA EL REVOCO (…) Hay que tener presente que las lesiones son los síntomas aparentes, mientras que la patología implica el origen del fenómeno o proceso patológico que no siempre es visible.216 - Microfisuración y fisuración superficial incipiente (brechas, fisuras filiformes, con un espesor de abertura < 2mm; que no afecta a todo el grueso del elemento ni a su funcionalidad) Posibles causas: - Acuse de los cambios de temperatura, debidos a: - Tensiones internas generadas por la diferencia de temperatura entre la superficie exterior expuesta a la intemperie y la temperatura interna del núcleo del material - Variación brusca de la temperatura ambiente, salto térmico diario (Choque térmico brusco) - Ausencia de juntas en el encuentro entre materiales de diferente naturaleza, estructura, masa, composición y/o función. Heterogeneidad de las fábricas, incompatibilidad con las características del mortero de asiento. El trullado aplicado en las paredes interiores de la casa se sobaba con la trulla (talocha) o con la ayuda de un trapo húmedo o una muletilla para cerrar y tapar las arpaduras… el barro blanco se abre menos.217 - Cambio de espesor; debilitamiento del paño localizado en la proximidad de esquinas o refuerzos - Retracciones de secado originadas tras un período prolongado de lluvias (Exposición continua a ciclos de humectación-secado) - Vibraciones producidas por el tráfico del entorno (maquinaria agrícola, coches, camiones…) y/o explosiones en la cantera cercana (explotaciones mineras o similares, actividades industriales…) - Movimientos del soporte - Contenido excesivo de arcilla. Granulometría mal compensada. Longitud inapropiada de las fibras. - Juntas frías. Interrupciones en el trabajo, falta de continuidad. - Cuarteo paulatino, resquebrajamiento, fragmentación, craquelización progresiva de la parte superior contigua al alero, en la coronación de la pared; de extensión generalizada en todo el plano de fachada, debida a una deformación excesiva del durmiente superior, al pandeo de la fábrica de adobe acusando panza al exterior, a una excesiva esbeltez del muro, a la vibración del alero sometido a la fuerza del viento o quizás a la concentración de cargas localizadas en puntos singulares como capialzados de ventana (dintel, jambas, alféizar) cantos, refuerzos o ángulos (esquinas, encuentros…)… - Grietas verticales en el encuentro con postes y elementos estructurales (con un espesor de abertura > 2mm, que afectan a la funcionalidad del elemento, interrumpiendo su continuidad) Como medida de precaución adicional, se deberá comprobar además que la causa/s que las ha producido no tiene su origen en asientos del terreno, porque esto podría conllevar riesgos añadidos. - Fotodegradación: Consecuencia de la exposición continua al soleamiento directo (efecto de la irradiación solar, de la acción de los rayos ultravioleta) y del paso del tiempo (efecto reológico) _____________________________________________________________________________________
216.- M.A. Rodríguez, I. Monteaguado, B. Soroza, P. Nolasco, Y. Castro ( julio-septiembre 2011):Aproximación a la patología presentada a las construcciones de tierra. Algunas recomendaciones de intervención / Informes de la Construcción / Vol 63, 523, 97-106 / p4 217.- Con Gaudencia y Eulogio / Conversaciones

- 119 -

- 120 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 60. PROCESO EROSIVO EN LAS PAREDES / FASES221

El revoco... no debe contener sales solubles, ni compuestos de azufre, ya que el agua de amasado sirve de transporte de aquéllas durante el proceso de secado, produciéndose la salida hacia el exterior al evaporarse el agua y depositándose una película salina sobre la superficie provocando eflorescencias que impiden la adherencia del revestimiento.222 - Faltas (Irregularidades, defectos en superficie apreciables a simple vista, composición del material heterogénea) Daños producidos por elementos añadidos; extraños (Perforaciones, oxidación de clavos o elementos metálicos para la sujeción del cableado necesario para el tendido de redes, carteles, señales, cajas de luz…) - Daños debidos a ataques bióticos: excrementos de aves, hongos, líquenes o plantas (flora parasitaria, infrecuente) Apertura de pequeñas oquedades en la parte baja del cerramiento producidas por roedores, insectos y/o arácnidos (ratones, hormigas…) que interrumpen la continuidad del plano de fachada al horadar vías de entrada, daños derivados del anidamiento bajo los aleros de pequeñas aves… Daños producidos por animales domésticos o mascotas. - Deterioro generalizado. Distintos grados de avance, con acusada falta de atención y mantenimiento. Como agente principal del deterioro podemos señalar al agua; la acción de la lluvia, el granizo, la escarcha o el hielo; el proceso continuo de disolución, evaporación y cristalización de sales, las alteraciones volumétricas debidas a cambios de humedad, los esfuerzos de retracción-dilatación o la separación de las capas de material (exfoliación) que conllevan un notable incremento de la porosidad, daños superficiales acusados, disminución de la fuerza mecánica de cohesión y la variación de las propiedades térmicas del revoco… Es recomendable el empleo de la piedra en las paredes de la planta baja, ya que su disposición dificulta la transmisión directa de humedades de capilaridad o el que los gases migratorios procedentes del subsuelo puedan afectar al revoco, interrumpiendo su recorrido ascensional, por empuje hidrostático del terreno. - Vicios ocultos, consistentes en patologías varias; debidas entre otras posibles causas a movimientos de la cimentación, deficiencias en la fundación que derivan en asentamientos y pequeños giros de las fábricas o bien debidas a sobrecargas imprevistas de la estructura. La sintomatología de los mismos suele traducirse en la aparición de diferentes tipos de fisuras - como forma de alteración más frecuente , lineales (de sentido longitudinal, horizontal, vertical) escalonadas o radiales, que nos servirán como punto de partida para una primera aproximación al origen /orígenes de la lesión; siendo éstas un indicador básico para la posterior identificación del conjunto del proceso patológico. El alcance de la lesión y tipo de daño; generalizado, localizado o puntual, determinará nuestra actuación y el tratamiento posterior de la misma. _____________________________________________________________________________________
221.- 2ª Sesión / Monsaraz (Portugal) / 23 – 25 de Noviembre 2005 (en) Houses and cities (Op cit) 222.- V.R Pérez, J Ferri, J. C. Pérez, J. López, L. Rodríguez; A. Jiménez, J. A García (2000): Fábricas de tierra en la provincia de Alicante (en) Actas del III Congreso de Historia de la Construcción / Sevilla

[A] 61. PIQUETA.- (Del dim. de pica) Herramienta de albañilería, con mango de madera y dos bocas opuestas, una plana como de martillo, y otra aguzada como de pic.223

8.3.5 HACIA UN PROTOCOLO DE ACTUACIÓN (Qué hacer, cómo intervenir) 8.3.5.1 CRITERIO DE PARTIDA (Cómo proceder cuando nos encontramos ante un revestimiento dañado) Se establecerá como prioridad la determinación y la eliminación de la fuente daños, al objeto de subsanar el defecto y/o la lesión que el revestimiento pudiera presentar. Para ello, se procederá a la restitución del revoco original, empleando materiales compatibles y similares en cuanto a naturaleza, composición, textura, rugosidad, tersura, color, técnica de ejecución, espesor y calidad final del resultado. El criterio que regirá nuestra actuación será el de la reintegración material, cromática y técnica (funcional). En todo momento se procurará salvaguardar la integridad del valor cultural de los edificios considerando que permitir la observación de la evolución y los cambios acontecidos en la fachada dan más valor y autenticidad al edificio restaurado al tiempo que permiten una información viva del devenir histórico y artístico del urbanismo224 en coherencia con las líneas de acción establecidas en Cartas Internacionales de protección del Patrimonio como la de Venecia (….) Así mismo, contemplaremos la posibilidad de error y el grado de reversibilidad del proceso225 de nuestra actuación; que siempre vendrá precedida de un diagnóstico integral y una posterior programación de los trabajos y el tipo de intervención a realizar, que tenga en cuenta no sólo la inserción del revoco en el conjunto de la fachada o su función protectora, sino también su relación con el conjunto de inmuebles donde se inserta, el contexto urbano. El criterio económico será otro importante factor a considerar. Desarrollaremos un presupuesto lo más ajustado posible, consecuente con cada una de las premisas que acabamos de plantear, que tenga en cuenta además los gastos que origina la solicitud de permisos, la concesión de licencias y el concierto de seguros. _____________________________________________________________________________________
223.- DRAE, 2009 224.- Rehabimed (Op cit) 225.- Regla de oro para la intervención en construcciones de tierra (en) Hubert Guillaud (2001): La conservación y el restauro de las arquitecturas de tapial: métodos, diagnóstico y tipología de las intervenciones / CIFAES / Amayuelas de Abajo. Palencia (2001) (en) Figols: 2005 (Op cit) p 128

- 121 -

- 122 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 56.

Desprendimiento del revoco térreo

[f] 57.

Superficie cuarteada del revoco

8.3.5.2 RECUPERACIÓN 8.3.5.3 CONSOLIDACIÓN Y PROTECCIÓN (Caso de revocos que se mantienen en buen estado) Como paso previo a toda actuación, identificaremos meticulosamente, observaremos y comprobaremos visualmente (examen ocular in situ) el estado actual del revoco de fachada (trullado) reflejando los resultados por escrito. Comprobaremos manualmente el grado de adherencia del revoco al soporte, la existencia de rebajes, de zonas húmedas (su talón de Aquiles), chorretones… Dispondremos de los testigos convenientes en caso de considerarlo necesario para controlar su evolución. Como primera aproximación, reconoceremos pericialmente el estado de la construcción y levantaremos planos que reflejen el estado actual de la fachada y otros donde se detalle la actuación prevista, acompañándola de las notas precisas para una correcta inserción del nuevo revestimiento sobre el paramento. Para no dañar el elemento, de forma puntual, podemos optar por la realización de ensayos no destructivos con ayuda de herramientas como el fisurómetro, el higrómetro, el durómetro, pruebas de ultrasonidos o termografías mediante infrarrojos que nos puedan mostrar otros aspectos y características del revestimiento; como su grado de humedad, su dureza, su continuidad o su emisividad térmica. No faltarán tampoco en nuestro equipaje de mano una lupa, un spray (agua), una piqueta, un metro, un marcador, una linterna, un cepillo o brocha de pintor, un rascador y por supuesto; un cuaderno de notas, un lápiz y la cámara de fotos. Tomaremos y prepararemos una serie de muestras representativas (superficiales y de cjto, estratigráficas) para su posterior análisis en laboratorio, para una mejor y rigurosa caracterización físico – mecánica y granulométrica del material. Los materiales de reemplazo serán también analizados siguiendo el mismo criterio. Así mismo, procuraremos un adecuado almacenamiento y conservación de las muestras en recipientes o envases químicamente inertes, que podrán ser de vidrio, polietileno, metálicos, caucho o teflón, debidamente etiquetados. Entre los datos a incluir: descripción, lugar de la toma, fecha, hora, persona o entidad responsable…
Relación de ensayos a realizar: Composición granulométrica (Material retenido en los sucesivos tamices normalizados) (%) de áridos (Grava, gravilla, arena) limos y arcillas (Resultado seg / Gráfico de Feret, granulometría) Resistencia frente a la abrasión y la erosión En relación a su consistencia: Límite de Attemberg / Límites Líquido y Plástico e Índice de plasticidad Clasificación según el Gráfico de Casagrande Comportamiento frente a las variaciones de humedad y temperatura Grado de Absorción, cota de ascenso capilar, sensibilidad al salpiqueo, resistencia a la filtración

Desarrollaremos un programa gradual de cuidados sostenido en el tiempo. Los trabajos consistirán en la realización de una serie de reconocimientos organolépticos periódicos y el seguimiento de una serie de pautas de actuación que garanticen su durabilidad o al menos; un adecuado envejecimiento. … el hábito de mantener; tanto de carácter preventivo como correctivo, preserva la construcción.226 Reconocimiento visual (modos de ver) Nos apoyaremos en el sentido de la vista para leer, detectar e interpretar las posibles faltas, desperfectos o fallas que presente el revoco. Ver: contexto de fachada, conjunto de la solución, puntos singulares, relación con elementos estructurales y cerramiento. Observaremos con atención su estructura, vibración, color, intensidad, valor y tono (mate, brillo) apoyándonos en una Carta de Colores normalizada para su caracterización. El ángulo de incidencia de la luz sobre el paramento condiciona nuestra percepción del mismo, para este examen visual nos apoyaremos en una fuente de luz rasante;227 los rayos de sol a primera hora del día (en invierno; sobre todo), al atardecer en verano, o bien algún elemento de iluminación auxiliar (foco direccionable) Comprobaremos el grado de remonta capilar (exterior e interiormente) Verificaremos la existencia de posibles desintegraciones y el color de los bordes de las grietas o desconchados para determinar su antigüedad y composición. La zona más superficial suele presentar un color más curtido; de aspecto tostado, casi pétreo, mientras que la interior muestra un color más apagado, más claro. Una observación más atenta nos permitirá comprobar el estado de la paja que la compone, el direccionamiento múltiple de las fibras, u otros detalles de su composición y obtención como la presencia de pequeñas conchas o cantos del tamaño de ¼ de una lenteja incrustados en su superficie. Asimismo, sirviéndonos de la ayuda de una lupa podemos comprobar además su grado de porosidad, podremos verificar la presencia de larvas o la existencia de pequeños anidamientos de insectos. En cualquier caso, procuraremos ser siempre lo suficientemente cautos en nuestro diagnóstico, sin despistarnos, porque tal y como escribía Antoine de Saint Exupery, podemos afirmar que en ocasiones, lo esencial es invisible a los ojos. Reconocimiento táctil (modos de tocar) Rascaremos con la ayuda de las uñas la superficie del revoco hasta rayarla para comprobar el grado de adherencia de los granos de arena, limo y arcilla más superficiales; su pulverulencia, el grado de disgregación superficial, la cohesión del mortero, frotando a continuación la superficie con fuerza; si los granos de tierra se deslizan entre los dedos, entonces será necesario un repicado y rehacer el revoco. Constataremos su consistencia y el grado de adaptación a las irregularidades del paramento. Sirviéndonos de la tactilidad de la yema de los dedos y de la palma de la mano, le buscaremos las cosquillas; realizaremos toda una serie de comprobaciones y ensayos in situ (exploración mural de la topología parietal). De este modo, palpando su superficie, comprobaremos la rugosidad y textura del acabado final, su aspereza, su grado de humedad o sequedad, si se encuentra en estado seco o se producen rezumes, si la piel está mojada, si exuda… _____________________________________________________________________________________
226.- Faria: 2002 (PROTERRA 30) 227.- Fermín Font, Pere Hidalgo (2009): Arquitecturas de tapia / COAAT Castellón / p 101

Documentaremos de forma integral tanto la obra en sí; su proceso, como toda la actuación en su conjunto; el curso de los trabajos. Croquizaremos los alzados, las secciones, los diferentes elementos que conforman la fachada, su estado actual y las lesiones que presente. Llevaremos a cabo un minucioso registro fotográfico para ampliar y detallar esta documentación; tomando fotos del entorno (edificios vecinos, vistas de la calle, contexto general, panorámicas) realizando un barrido pormenorizado de la fachada. Podremos emplear fuentes de luz auxiliares (focos de apoyo) para proporcionar luz rasante al revoco y conseguir una mejor caracterización de su textura, su rugosidad, aproximaciones estratigráficas o detalles de faltas concretas… Si se observa en la fachada algún relieve o dibujo podremos realizar un calco in situ sobre papel vegetal o similar que pueda servirnos posteriormente como plantilla para su reintegración o reparación. Podemos plantearnos realizar catas de limpieza con la ayuda de la punta de la paleta o similar para comprobar el color del revoco no afectado por la acción solar, descubrir colores más lechosos bajo los tostados de la epidermis, que se originan como consecuencia del envejecimiento por fotodegradación o virajes de color; o descubrir quizás la existencia de capas ocultas a priori, reconociendo por ejemplo; si se han aplicado nuevas capas o realizado actuaciones de mantenimiento con anterioridad, llevando a cabo una exfoliación progresiva hasta llegar al paramento de la fábrica de adobe o tapia; en un ejercicio de deconstrucción, una vuelta al punto de partida que nos ayude a avanzar sobre lo construido.
- 123 -

- 124 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 58. Revoco restaurado / Guardaviñas tra_ dicional / Alcubilla de Avellaneda (Soria)

Si al pasar la mano sobre la superficie y presionar sobre una zona determinada la notamos mullida esto puede deberse a un exceso de contenido en fibra; a un fallo en la selección materias primas o excesiva concentración de paja durante la ejecución; quizás debido al lavado de otros componentes de la masa como la arena (por erosión o desagregación del material) o a una falta de arcilla en la mezcla inicial. El contacto físico nos permitirá comprobar in situ su temperatura; la sensación térmica al tacto228 su tibieza y calidez, advirtiendo una vez más, como este revoco funciona como órgano periférico de regulación térmica; como un sistema termosensible. Así; la parte sobre la que el alero arroja su sombra se siente fría al tocarla, mientras que la parte expuesta al sol se nota más tibia. …las manos quieren ver, los ojos quieren tocar 229 Reconocimiento sonoro (modo de oir, auscultar) Comprobación del grado de adherencia; del agarre mecánico del revoco al soporte. Efectuaremos un barrido con la mano sobre su superficie, ayudándonos de los nudillos, golpeando con tiento sobre las zonas susceptibles de presentar daños, constatando que no suene a hueco; esto es, que no existen oquedades, que la adherencia al soporte del revestimiento es la correcta Reconocimiento olfativo-gusto (prueba) Presencia de humedad, localizada en las manchas superficiales u olor a putrefacción, como indicador del inicio del proceso de descomposición de la paja; del proceso de fermentación del almidón que contiene; debido a filtraciones localizadas o a una humedad persistente. Otros: proliferación de hongos… 8.3.5.4 CUIDADOS BÁSICOS (Mantenimiento general. Trabajos de conservación preventiva) Los revestimientos de tierra, debido a sus características intrínsecas y a su extrema sensibilidad frente a la humedad requieren una serie de cuidados básicos para garantizar su adecuado mantenimiento y durabilidad. Un buen diseño de los detalles constructivos suele ser la mejor herramienta. … If not suitable treated, deficiencies to surface coatings can result in more significant structural deficiencies / … Si no se tratan correctamente, las deficiencias superficiales en revestimientos pueden derivar en deficiencias estructurales más significativas.230 Detallamos a continuación algunas pautas-actuaciones encaminadas a su protección, prestando especial cuidado tanto a su etapa más prematura; el período inmediatamente posterior a su puesta en obra (niñez) como a su etapa más tardía (vejez), ya que serán las que requieran mayor atención y dedicación. ... la dégratation d´un mur en terre en surface, est en effect très rapide les deux premières années mais se stabilise rapidement … la degradación que experimenta una pared de tierra en superficie es, en efecto, muy rápida los dos primeros años pero se estabiliza rápidamente.231 _____________________________________________________________________________________
228.- Allen: 1981 229.- J Wolfgang von Goethe – (en) J. Pallasmaa (op cit) / p 14 230.- P Walker, D Clark (2003): Rammed earth projects review / University of Bath / Uk 231.- Craterre (2006) : Traité de construction en terre / Éditions Parenthèses / Marseille (France) / p327 (1re édition 1989)

[f] 59. Detalle del mortero de tierra en la fachada de un palomar al oeste del pueblo; que pertenecía a Balbino. Dibujo inciso sobre el propio revoco. La herramienta empleada para su realización podría haber sido una punta, una rama seca, los dedos de la mano… En el remate de la fachada puede leerse la siguiente inscripción: Se hizo el año 1934. Un gesto improvisado y espontáneo, una nota alegre que denota el pulso de la arquitectura popular. Construcciones varadas en la playa de un mar de cereal.

- Lavado de cara superficial consistente en el embadurnado de la zona dañada, el cierre de las fisuras, colmatando las vías de penetración del agua, añadiendo una pequeña cantidad de agua o aplicando de forma localizada una lechada de barro procurando la recomposición y restitución del aspecto original; color y textura del conjunto, empleando tierras similares a las de su constitución, realizando una selección previa y dosificación de áridos apropiada. Se comprobará el grado de acidez (Ph), contenido en sales solubles y porcentaje de cal del agua a utilizar y se cuidará el encuentro entre el revoco de reposición y el existente; la continuidad de la solución adoptada y la calidad de ejecución de los trabajos, con actuaciones sensibles a la realidad del elemento. - Supervisión, redacción y establecimiento de un calendario de mantenimiento periódico como garante de durabilidad, comprendidas dentro del marco global de actuaciones previsto para el cjto del edificio. - Desarrollo programático de pautas básicas de conservación conforme a la normativa vigente (Código Técnico de la Edificación) coherente con la técnica de aplicación y a las directrices de los organismos internacionales de conservación y restauración, como el ICOMOS.232 - Revisión del estado del alero, balcones, canalones, bajantes (caso de existir) al objeto de evitar humedades por filtración, que al fallar la continuidad del vuelo, o al no existir goterón que lo impida, podrían derivar en la disgregación del soporte térreo (Pared de adobe o tapia) seguida de la comprobación del estado de las carpinterías para verificar su estanqueidad. ¿Cambios en fachada? (…) 8.3.5.5 RESTAURACIÓN (Caso de revocos en mal estado) Adobe-tapial / Con frecuencia surge el problema de la consolidación de estos materiales que se han usado desde tiempo inmemorial por todo el planeta y, aunque efímeros, han supuesto posiblemente más del 70% del mundo edificatorio de todas las culturas, desde los “zigurats” caldeos a las portentosas ruinas de la cultura chimú en Trujillo (Perú)… Hemos visto las dificultades que conlleva su restauración. El problema siempre fue la consolidación de estos débiles muros. Pero, por otro lado, con grandes cualidades, desde su economía al aislamiento térmico que suponen. Generalmente, materiales como la cal para encalar y otros son “escupidos” por las arcillas sin cocer. Las ruinas de Chan-Chan se consolidaron a base de realizar sus bellos muros decorados con entalladuras a base de mezclar el barro con jugo de cactus que contiene colágeno; en el área andina se revocaron los muros de quincha, especie de muros armados con cañas de guayaquil y atadas con cueros vivos, con guano desleído en agua y luego pintados. En muchos países africanos y en la pampa argentina se revocó con excrementos de ganado u orines. Siempre con materiales orgánicos. La cal grasa juega su papel en estos tipos de revocos. Damos a continuación los siguientes: - Revoco sobre tapial o adobe - Revoco a la talocha - Bloques de adobe andalusí _____________________________________________________________________________________
232.- Craterre (2006) : Traité de construction en terre / Éditions Parenthèses / Marseille (France) / p327 (1re édition 1989)

- 125 -

- 126 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 60. Detalle de un poste o piloto (colondra) de madera que ha quedado al descubierto tras la pérdida del revestimiento. Trullado.- Revoco de barro mezclado con paja picada, que no permite apreciar la estructura que recubre.
233

[f] 61. Desconchados236

Revoco sobre tapial o adobe (Según Quilez) El tapial andalusí de tradición almohade era una mezcla de arcilla, arenas gruesas, casquijo y mortero de cal, esto es, un hormigón pobre. No escupía la cal ni los revocos, sino que se adherían bien. Por otra parte, al batir la mezcla en el encofrado, se carbonataba más la superficie y un simple talochado le dotaba de un duro acabado. Antes de aplicarlo, humectar el paramento viejo, no por riego, siempre aplicar el agua arriba para que vaya descendiendo por capilaridad. Irá descendiendo y la humedad será uniforme. Después se revoca. La utilización de la cal en los tapiales islámicos es una constante, aunque creemos que no era con cales aéreas sino con cales hidráulicas naturales. La razón es que éstas contienen arcillas en sus impurezas lo que las hace más compatibles con el barro que la contiene, es un tema que debe ser investigado. Revoco a la talocha 6 a 8 mm, en 2 manos o 3 / 1 Arcilla / 1 Cal grasa / ½ pajote o crin / 1 o 2 de arena Bloques de adobe andalusí 6 arcilla / 1 pajote / 1 cal grasa (Quilez no recomienda la adición de cemento. Basta la cal grasa) En el volumen “Navapalos 85. I Jornadas sobre la tierra como material de construcción”, Madrid-80, editado por el centro de investigaciones de técnicas y de materiales autóctonos y de construcciones experimentales Inter-Acción en la página 73, artículo “Dos casos de restauración en obras de Tapial”, por Liliana Palais Pérez y Julián Esteban Chaparria (arquitectos), dan para el calicastrado: 2 arena, 1 grava, 1 cal, 1 kg de cemento para la masa. La adición de lechada de cal;, esto es, el agua sobrante de su apagado, es un buen sistema de consolidar viejos muros de adobe o tapial. En Perú, mi buen amigo el arquitecto Roberto Samanez Argumado y su equipo en Cuzco han realizado interesantes experiencias de la consolidación de estructuras de adobe históricas. Se empleó el éter del ácido silícico (Silicato de Etilo) disuelto en alcohol, que refuerza los silicatos de composición del barro, haciéndolos más impermeables. Le añadían una porción de ácido clorhídrico. La casa Monsanto distribuye a buen precio este silicato. No empleaban esta mezcla en áreas pigmentadas, donde usaron otros materiales para consolidar como el Primal Howilit, Paraloid o Calaton, pues el silicato de etilo altera los colores.234 8.3.5.6 GRIETAS VERTICALES (Cómo tratar con ellas) - Comprobar el estado de la grieta; verificando su espesor, constatando el alcance de la lesión; si afecta o no a todo el grueso del revestimiento o si tiene continuidad en el cerramiento, su origen, su naturaleza, su antigüedad; si es prematura o de avanzada edad, su recorrido, su dinámica; si se encuentra en estado estacionario, si se ha estabilizado o si se ha detenido; si se trata de una grieta muerta o no, su rapidez de evolución… Analizar las posibles causas efectuando un diagnóstico y elaborar una propuesta de actuación para su reparación capaz de subsanar el problema desde la raíz. Antes de acometer cualquier tipo de actuación o cosido de la grieta se comprobará y se solventará la causa que la motivó.235 _____________________________________________________________________________________
233.234.235.Carlos Flores (….): Arquitectura Popular Española / Vol 3 / p 306-307 Ignacio Gárate Rojas (Op cit) Manuel Muñoz Hidalgo (1.03.10): Patología de la edificación / COAATIE (Zaragoza)

Actuaciones previstas: 1ª Opción: - Cepillado en seco, saneado de la zona y limpieza del paramento previa a la actuación - Humectación de la fábrica …se realizará uniformemente de arriba a abajo, a bote, que descienda el agua suave como una débil manta, que humecte capilarmente. Se dejará unos días para que expela la sobrante, porque el mortero diseñado no cederá su agua de composición ni recibirá agua del muro. Esta humectación simple facilitará la adherencia.237 - Reparación: relleno del volumen desprendido con una mezcla similar a la existente (Si se tratase de fisuras o grietas incipientes bastaría con humedecer la zona afectada y aplicar sobre la misma una lechada de barro como cicatrizante) - Repretado (Acción de repretar con fuerza el revoco con la ayuda de la trulla, al objeto de mejorar su compacidad y resistencia superficial así como su planeidad) 2ª Opción - Limpieza previa, preparación del soporte, cepillado base - 1ª mano: flor de cal - a.- Sellado con mortero de cal y arena (1:3) b.- Adición yeso (5 – 8 %) c.- Adición de puzolana o árido procedentes de la trituración de materiales cerámicos como tejas o ladrillo de tejar (polvo de teja; tejoleta o cascajo) en una proporción del 5 % con el propósito de mejorar la impermeabilidad del revoco e incrementar su resistencia frente a la abrasión, aplicando estos materiales en capas sucesivamente más porosas y menos ricas en aglomerante (cal) Empleando para la capa final una fracción pulverulenta; arena muy fina (tamiz 0,35 ó 0,40) Una buena proporción pómez/barro estaría en 5:1.238 - Uso de protectores superficiales: cera, resinas naturales, jugo de plátano (en) Carlos Aymat (….): Patología y rehabilitación de cajones de tapial.239 (…) Para disminuir la erosión hídrica y la absorción de agua, en intervenciones sobre el patrimonio construido con tierra, la técnica más adecuada será la aplicación de tratamientos superficiales en sucesivas capas que garanticen la penetración adecuada.240 _____________________________________________________________________________________
236.- Estrullón..- Viene a significar esta palabra desconchón en la pared, hueco que queda en una pared después de caerse alguna masa de barro, yeso, cemento, etc. Se deriva de trulla, que si en principio significa la llana de un albañil, luego, por extensión, se refiere también a lo que esa trulla extiende, es decir a la masa de barro o de otro conglomerado con que se reviste una pared… Si trullar es dar ese revestimiento a las paredes, la acción de quitar el revestimiento sería destrullar Gonzalo Ortega Aragón (1991): revista local La Trébede, Institución Tello Tellez de Meneses / Mazariegos (Palencia) http://www.mazariegos.org/Cultura/singularidad.htm 237.- Ignacio Gárate Rojas (Op cit) 238.- www.1999.arqa.com 239.- www.cgate.es 240.- Luis Maldonado Ramos, Francisco J. Castilla Pascual, Fernando Vela Cossio (1997): La técnica del tapial en la Comunidad de Madrid. Aplicación de nuevos materiales para la consolidación de muros de tapia / Informes de la Construcción / Vol 49 / nº 452

- 127 -

- 128 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 62. Ver: cuarteo generalizado del revoco [f] 63. Las cabezas de las viguetas del piso quedan vistas. Apoyo sobre el muro de PB

8.3.5.7 GRIETAS / DETERIORO GENERALIZADO DEL REVOCO A.Caso de existir la posibilidad de reparación de la lesión: Eliminación del revoco dañado actuando de forma localizada sobre la zona afectada y procediendo a la renovación del revestimiento o la sustitución del paño tratado (recorte puntual) …joints, cracks and repairs can be further disguised by texturing or tooling fresh surfaces. Damage renders should be repaired to ensure continued protection to the wall / … juntas, grietas y reparaciones pueden ser mejor distinguidas texturizando o realizando relieves con las herramientas sobre las superficies en estado fresco. Los revestimientos dañados deberían ser reparados para asegurar una protección continua a la pared.241 B.- Caso de tratarse de un proceso irreversible de degradación: Eliminación completa del revestimiento para su renovación y muda. Eliminación de reintegraciones anteriores y retirada manual de fragmentos sueltos (suelen desprenderse con facilidad al haber perdido la adherencia al soporte, como si del desmontaje de un puzzle se tratase) Los paños adheridos se han de despegar y arrancar empleando como herramienta auxiliar una espátula o una paleta, evitando en lo posible dañar la fábrica de adobe que sirve de base al revoco.242 8.3.5.8 EXPERIENCIAS (Descripción de las soluciones planteadas. Evaluación) A nivel local; se comprueba como en algunos ejemplos concretos, se ha intentado parchear con mortero de cemento los desprendimientos parciales del trullado en fachada. El resultado, debido a la escasa permeabilidad al vapor de agua del cemento, deviene en un deterioro progresivo del muro que recibe la humedad condensada en el intradós del revoco; o bien en el desprendimiento y caída posterior del citado parche por efecto de la gravedad, debido a que el soporte rechaza el remiendo y termina por escupirlo. Como cabía esperar; tras esta actuación; en muchos casos, las fachadas de tierra se tornaron grises.243
… el cemento y sus refuerzos con armaduras de telas metálicas no deben utilizarse sobre los morteros de barro, piedra, ni de ladrillo por ser su porosidad insuficiente e ínfima en comparación con los morteros de tierra y cal que es mucho mayor mejorando considerablemente la aireación y conservación de los muros y edificaciones. El cemento produce dos grandes daños: La fisuración, porque su índice de dilatación es muy inferior a la tierra, la cal, la piedra o el ladrillo. La desalinización, porque si bien la cal al tener el poro grande permite la respiración de los muros (el aire ocluido en los poros al aumentar el volumen con el calor del día, sale del muro; por la noche, al enfriar, entra de nuevo) Al salir las sales disueltas en el muro por la entrada de humedad, son expulsadas de la edificación, lo que no ocurre con los morteros de cemento o las resinas que impiden esta desalinización imprescindible para la conservación de la arquitectura. Por tanto, el Pórtland o las resinas al carecer de porosidad depositan las sales sobre el material constructivo ya sea tierra, piedra o ladrillo atacándoles, arenizándolos y produciendo su descomposición. La sal destruye el carbonato cálcico de la piedra arenizándolo.244

En la misma línea, la autora portuguesa Paulina Faria Rodrigues245 señala como uno de los problemas derivados de una intervención de reparación poco afortunada; basada en el empleo del mortero de cemento, el empleo de soluciones incompatibles con las características del material base. Este tipo de intervención suele devenir en una aceleración del proceso de degradación del revoco, causándole un mayor estrés mecánico, generando una barrera de vapor, dificultando la respiración del mismo; el proceso de evapotranspiración, favoreciendo la concentración de sales y la erosión interna del material. También apunta a otros factores como catalizadores del proceso degradativo descrito como por ejemplo; la presencia de elementos químicos como el cloro, los sulfatos o los nitratos de procedencia variada. Se constata en varios ejemplos de la localidad la aplicación de una mano de flor de cal directamente sobre el propio trullado, una capa protectora superficial inorgánica que sirve como acabado final. La membrana constituida se comporta solidariamente. De hecho, la adherencia entre ambos es buena y eficaz, hasta el punto de que en caso de desprendimiento o caída del revoco, éste se produce conjuntamente. A la flor de cal se le atribuyen propiedades antisépticas y se utiliza para conseguir un adecuado afeite de la fachada. La singular geometría del revoco sumada a las propiedades que le confiere su contenido en fibra conforma una armadura de paja que le concede una mayor capacidad de absorción de las tensiones generadas por el empuje horizontal del viento. Gracias a su contenido en fibra adquiere cierto grado de elasticidad, lo que garantiza su compatibilidad mecánica con el plano de soporte (adobe) Esta capa de terminación funciona como una capa de sacrificio; fácil de sustituir, empleada como protección de la fábrica porosa frente a la intemperie. Adquiere un perfil interior similar al de las chapas nervadas, lo que le aporta una mayor resistencia frente a determinadas acciones, de modo que al igual que en el caso de las chapas grecadas, se consigue mejorar la inercia del sistema e incrementar la resistencia a flexión del elemento, gracias al recurso de la geometría. ¿Cómo mejorar la adherencia entre madera y revestimiento? Mediante enjarje mecánico; efectuando un llagueado con una profundidad de 5mm cada 2-3 metros cuadrados de superficie, realizando una serie de muescas sobre las piezas leñosas, repicando las caras en contacto con la azuela, incrementando así la rugosidad superficial (mayor área de contacto) En el caso de un espesor de capa excesivo; desplegando una red de tomiza que cohesione el conjunto del revoco (entomizado) sujeta con clavos; envolviendo la pieza de madera con esparto al objeto de evitar el desprendimiento del plano terroso-soporte, o bien empleando una venda de propileno o polietileno; al tratarse de un material plástico inerte, o recurriendo al empleo de una malla de alambre galvanizado (tela de gallinero) o fibra de vidrio indesmallable capaz de absorber las tensiones que podrían originar grietas, colocándola bien tensa; evitando la formación de pliegues, y fijada al soporte, con un solape que convenientemente será como mínimo de 10 cm. Para la observación y seguimiento visual y táctil de la evolución de las grietas en el interior de la construcción emplearemos tarjetones de otro material compatible; diferenciable visualmente, no recomendándose el empleo del yeso; debido a su mala adherencia al mismo, fechados, que faciliten su cuantificación y una posterior lectura de la medición. _____________________________________________________________________________________
245.Paulina Faria Rodrigues (2006): Earth Construction conservation: Pathologies due to water / Houses and cities built with Earth

_____________________________________________________________________________________
241.242.243.244.(na).P Walker (op cit) / p90 Ignacio Gárate Rojas (2005): Decálogo del Barro. Construcción en tierra: una tradición recuperada / Santa Eufemia del Arroyo Mª Figols González (2008): Briznas de oro. Hacia una arquitectura de tierra más saludable / Zabaglia / Técnicas y sistemas constructivos / COATA / Huesca I. Gárate: Decálogo del Barro En ocasiones, las lesiones son consecuencia de una mala praxis durante procesos de ampliación de la casa, el desplazamiento de puertas, la apertura de nuevas ventanas o el empleo de pinturas acrílicas (no transpirables) en fachada.

- 129 -

- 130 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 64. Cartel de una de las calles del pueblo; soporte cerámico integrado en la fachada de una casa revocada de barro y con una mano de flor de cal como terminación, en el que destacan las letras azules en mayúsculas sobre un fondo blanco (técnicas de azulejería) La calle Cantarranas es la más próxima al río; el nombre contribuye a situar al viandante. En general, los carteles aportan datos, transmiten información útil, nos resitúan. Estas señales ofrecen una imagen característica de lenguaje rápido, que servirán como eslabón temporal para entender mejor por qué la imagen del pueblo ha llegado a ser la que es.246

La supervivencia de esta técnica constructiva, depende en gran medida de la experimentación, modernización y actualización de los medios físicos, mecánicos y técnicos empleados para su puesta en obra; una adecuada planificación previa de los trabajos acompañada de un posterior registro y estudio de las actuaciones llevadas a cabo, evaluando la inversión en materia prima, energía, mano de obra, tiempo, financiación y rendimiento obtenidos así como su traducción en una mejora del bienestar de los usuarios de las diferentes arquitecturas, la consolidación del patrimonio, la creación de riqueza en la región o la recuperación de recursos…247 …la tierra arcillosa debe pulverizarse para alcanzar un estado fino, libre de agregados de arcilla y se tamiza para dejar un tamaño máximo de grano de 5-10 mm.248 En la misma línea de trabajo cabría destacar la labor emprendida a través del proyecto de investigación llevado a cabo en la Universidad de Valladolid dirigido por el arquitecto Félix Jové Sandoval (234.-), que se planteaba como objetivo medir y calibrar el grado de erosión hídrica de los muros bajo dos parámetros distintos: el impacto y el lavado del paramento, determinándose la capacidad resistente que ofrece cada paramento, y su recubrimiento a la intemperie; en el que se ensayaba entre otros acabados; con el trullado y otros revestimientos tradicionales; como morteros de cal aérea (viva), morteros de cemento blanco, morteros bastardos de cal aérea… En el ámbito europeo cabe citar la labor de técnicos como Gernot Minke: … es aconsejable estabilizar la superficie con una lechada de cal o caseína (…) Deben aplicarse en tres capas. La primera muy aguada debido a que la solución debe penetrar en el muro 2 ó 3 mm.249 O también la oferta de programas de formación como Learn with clay250 que fomentan el aprendizaje, movilidad e intercambio de experiencias dentro de este mismo campo, con un enfoque eminentemente práctico, que posibilitan además la homologación de estudios a nivel europeo. Otras líneas de investigación abiertas, dentro del ámbito industrial; apuestan por el desarrollo de nuevos tratamientos hidrófugos basados en el empleo de productos químicos como el SIKA-LOTEX; con carácter experimental, el silicato potásico o la utilización de pinturas minerales (Norma AFNOR FDT 30-808) 251 o el empleo de materiales como el aceite de linaza para garantizar su durabilidad… Una solución pasajera, temporal y conveniente como alternativa a la inacción frente a la pérdida de estos revocos, igualmente funcional, sería la superposición de una tela de gallinero sujeta a la estructura del entramado recubierta de un tapizado vegetal de hoja caduca; una sobrepiel verde, basada en el empleo de plantas trepadoras como la hiedra, de bajo mantenimiento, con lo que se conseguiría proteger el cerramiento de adobe frente la acción de la lluvia y del soleamiento directo. _____________________________________________________________________________________
245.- Margarita Becerril Roca (1987): Los carteles de las calles de Madrid, entre lo popular y el arte mural / Apunte CSIC 246.- Fernando Ripollés Diza (1985): Edificios de barro, ayer hoy y mañana (en) Navapalos 85 (Op cit) 247.- fuente: www.construtierra.org 248.- Félix Jové Sandoval (2009): Campo experimental para ensayos de erosión hídrica sobre fábrica de bloques de tierra 249.- Gernot Minke (2001): Manual de construcción para viviendas antisísmicas de tierra / Universidad de Kassel (Alemania) 250.- Learn with Clay 251.- Rehabimed

[A] 62. MÉTODOS PARA ASEGURAR LA ADHESIÓN DEL BARRO A LA MADERA. SISTEMAS TRADICIONALES (ENTRAMADO) EMPLEADOS PARA AUMENTAR LA ADHERENCIA DE LOS REVOCOS. 252
__________________________________________________________________________________________________________________________________

252.- Navapalos 86. II Encuentro de trabajo (jornadas) sobre La Tierra como material de construcción / Diputación de Soria. Dpto de Cultura / Inter – Acción / Soria / 1988 / p 255 # (…) añadir que también se hacen muescas en la madera, para la perfecta adherencia de los revocos, con la “azuela”, además de con pequeñas hachas – Font Arellano, Juana (3.11.2011) / Aportaciones-.

- 131 -

- 132 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 64. DETALLE CONSTRUCTIVO: DIRECTRICES PARA LA REPARACIÓN DE REVOCO EXTERIOR

Descripción: 1.- Soporte. Fábrica de adobe 2.- Perforación para el alojamiento de la grapa (Se practicaran preferentemente en el mortero de las juntas por ofrecer; a priori, menor resistencia a la penetración que los adobes) 3.- Alambre de fijación en acero inoxidable (grapa) o espiga plástica – mejor opción - (casa comercial Hilty o similar) 4.- Malla de fibra de vidrio o venda de polietileno (red de Cintoflex o material plástico inerte similar) luz (#) 10.10 mm. Peso aprox 120 gr/m2, tela de gallinero en acero inoxidable o entretejido vegetal a base de cuerda de esparto. Colocación (2 opciones): en cuadrícula o al tresbolillo (distribución uniforme hasta cubrir todo el paño de pared, protegiendo las esquinas y encuentros mediante cantoneras también plásticas) 5.- Revoco trullado (manteado de barro y paja) Aplicación en capas sucesivas (cuerpo principal + capa de terminación grano más fino, + rica en arena) 6.- Arandela de fijación (material plástico) 7.- Mano de flor de cal (Lechada de cal aérea; apagada o en pasta tipo CL) seg / rehabimed (caseína; seg / G Minke) (NHL) Natural hydraulic lime . Cal hidráulica natural, cuyo contenido impurezas arcilla facilita compatibilidad y adherencia al soporte (Gárate) los cristales de cal vienen a ocupar el espacio que antes cubrían las moléculas de agua (ver dibujo; (en) La cal en el diseño y conservación de la arquitectura de tierra (ponencia Cuenca de Campos, Valladolid, UVA) ó desolidarización química, que no mecánica (independizar cerramiento y estructura) (en) José Miguel Sanz Lahoz (2008): Técnicas: Una restauración de tapial / Zabaglia / nº 3 / COAAT Huesca y (en) www.boceguillas.es

[A] 63. MÉTODOS TRADICIONALES PARA ASEGURAR LA ADHESIÓN DE LOS REVOCOS DE BARRO A LAS PAREDES DE TIERRA (Adobe o tapial) 253
__________________________________________________________________________________________________________________________________

253.- Navapalos 86. II Encuentro de trabajo (jornadas) sobre La Tierra como material de construcción / Diputación de Soria. Dpto de Cultura / Inter – Acción / Soria / 1988 / p 256

- 133 -

- 134 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 65. REHABILITACIÓN INTERIOR DE MUROS AFECTADOS POR HUMEDADES. SOLUCIÓN RECOGIDA EN EL CATÁLOGO 2010 DE LA CASA COMERCIAL BASF

[A] 66.

8.4. EL ADOBE

- 135 -

- 136 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 67. La reina Hatshepsut haciendo adobes (en) Hassan Fathy (Op cit)

8.4.1 HACIA UNA DEFINICIÓN El Diccionario de la Real Academia Española recoge el siguiente significado para la palabra adobe.- (Del ár. hisp. at túb, este del ár. clás, Túb, y este del egipcio dbt) Masa de barro mezclado a veces con paja, moldeada en forma de ladrillo y secada al aire, que se emplea en la construcción de paredes o muros. Para una mejor aproximación al concepto; para ahondar en su conocimiento, incluiremos en estas notas algunas definiciones más; como la de Benito Bails (1802): Diccionario de Arquitectura civil, quien se refiere al adobe como ladrillo sin cocer, que se gasta después de estar muy seco o la descripción que aporta Juan de Villanueva (1827): Arte de Albañilería, la tierra bien arremojada y batida se forma dentro de unos marcos o gradillas, unos cuerpos regulares llamados adobes, que sirven para construir paredes y tabiques. A modo de síntesis, podemos afirmar que un adobe es una pieza prismática de tierra moldeada, compactada manualmente, con forma paralelepipédica y planta rectangular. La proporción entre sus lados se aproxima a la siguiente 1:1/2:1/4 (largo, ancho y canto o testa) Adopta diferentes medidas y forma en función del uso posterior del elemento, lo que conlleva el empleo de moldes específicos denominados adoberas, que se caracterizan a su vez por sus diferentes tamaños y geometría. El adobe sirve como módulo y patrón en la construcción tradicional; como elemento de base y referencia en la arquitectura del lugar; entorno a su empleo surge toda una cultura constructiva profundamente arraigada en nuestra geografía y por extensión; en todo el ámbito mediterráneo. En la Península Ibérica podemos encontrar numerosos ejemplos de su empleo; en la zona Cataluña, en el ámbito de Aragón, en Valencia, a lo largo de toda Castilla y León… Su elaboración es clara heredera de la manufactura del later crudus romano, al que Vitrubio (s I d C) hacía ya referencia en sus escritos. Los materiales empleados en su elaboración son los propios de la región, los disponibles en los alrededores; la tierra obtenida in situ, de alguna barrera o de las zanjas excavadas en la propia planicie, el agua de los manantiales o cursos próximos y la paja resultante de la criba del cereal. La textura plástica de la tierra, gracias a su contenido en limos y arcilla facilita su manipulación y moldeo y el añadido de paja entreteje la argamasa. … cuenta la tradición popular que hace muchos años, los hombres intentaban hacer adobes con tierra y agua, pero al secarse se les rompía toda la pieza que hacían. De ver que los nidos de las golondrinas duraban mucho tiempo sin romperse, se dieron cuenta que el secreto estaba en la utilización de la paja dentro de la mezcla. Por ello a este tipo de mezcla se llama cemento de golondrina, porque fueron ellas quienes lo inventaron.254 Y es que en efecto; como apuntaba algún sabio griego …el instinto de imitación está implantado en el hombre desde la infancia, una diferencia entre él y otros animales es que es el imitativo de todas las criaturas vivientes, y a través de la imitación aprende sus primeras lecciones; y no es menos universal el placer sentido por las cosas imitadas – Aristóteles -. 255 _____________________________________________________________________________________
254.- Fábricas Tradicionales en España / UPM-EVAT / Historia de la Construcción / Dpto 5405 255.- Javier Cenica Celaya y José Baganha (2004): Arquitectura Tradicional y Sostenibilidad / Bilbao, Lisboa

[A] 68. …los adobes reflejan con fidelidad las características geomorfológicas del entorno; un terreno más pedregoso, o la presencia de arcillas, margas o yesos está patente en las fábricas de adobe.256

Estas piezas, fáciles de aparejar, manejables, resultan muy versátiles. Podemos observar su empleo en multitud de aplicaciones; como la construcción de paredes de carga, o como cerramiento, plemento de los cuarteles de los muros entramados de madera,257 también para la realización de divisiones; distribuciones interiores (particiones), para la construcción de la campana de las chimeneas troncocónicas (jugando con dos tamaños de adobe diferenciados dependiendo de la altura), para levantar las cúpulas de los hornos de pan, la construcción de hornillos, cajones de fábrica… o también conformando los conductos que sirven para direccionar el humo de la gloria hasta el humero… … se elaborará con tierra arcillosa bien remojada y batida, amasada con algo de paja para darle cuerpo, vertido todo ello sobre unos moldes o gradillas que se espolvorearán con polvo de ceniza para facilitar el desmoldado de las piezas.258 Algunos autores259 recomiendan los siguientes porcentajes en peso para cada uno de los materiales en la mezcla: 1.- Tierra (84%); con un proporción arcilla: arena =1:4 ó 1:3 2.- Estabilizante; paja (12%) 3.- Agua (4%)

_____________________________________________________________________________________
256.- María Figols González (2006): Arquitectura de tierra en Valdejalón / IFC / CSIC / Zaragoza / p 110 257.- Luis Maldonado Ramos y Fernando Vela Cossío (2001): Curso de técnicas de construcción con tierra (I) Técnicas y sistemas tradicionales / Cuadernos del Instituto Juan de Herrera / Escuela de Arquitectura de Madrid 258.- Juan de Villanueva (en) Arte de Albañilería / Edit Nacional / Madrid / 1984 259.- www.1999.arqa.com

- 137 -

- 138 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

-

Ensayo de erosión acelerada Swinburne (SAEZ) / Esquema básico. Udd: mm

[A] 69. En las culturas tradicionales la construcción está guiada por el cuerpo de la misma manera que un pájaro conforma su 260 nido mediante sus propios movimientos.

8.4.2 CARACTERIZACIÓN ELEMENTAL Las propias características de los materiales empleados para su elaboración; tierra rojiza, tierra tobiza (de menor peso), paja y agua lo convierten en un material hidrófilo; con tendencia a la absorción de la humedad del aire en ambientes saturados. Su peso lo hace manejable también en altura. Aporta calidad a la construcción. Es vulnerable frente a los golpes. Por su naturaleza material, se hace necesario protegerlo frente a aportes de humedad excesivos, salpicaduras y lavados. Su empleo en la actualidad se reduce al ámbito de la rehabilitación, de forma puntual; excepcional. En la práctica ofrece un aislamiento térmico en relación al exterior de (+/-) 5 ºC Podremos analizar su granulometría (textura), su plasticidad y compresibilidad, su mineralogía o el comportamiento físico-mecánico de las piezas elaboradas con la tierra seleccionada. 8.4.3 RELACIÓN DE ENSAYOS A REALIZAR EN LABORATORIO - Densidad media - Comportamiento aislante acústico-térmico - Resistencia a compresión - Resistencia a tracción - Dilatación térmica - Desgaste superficial - Comportamiento frente a punzonamiento, esfuerzos cortantes (fragilidad), cizallamiento - Determinación de los límites de Attenberg, líquido y plástico (Gráfico de Casagrande) - Comportamiento frente al fuego (Comprobar que no se producen situaciones de colapso estructural) - Análisis químicos. Al objeto de establecer los porcentajes (%) de sílice, óxido, calcio, hierro, magnesia y materia orgánica en su composición. - Composición granulométrica (% de material retenido en sucesivos tamices) Ver: clasificación según el diagrama de Feret. Otros: difracción por rayos X a.- % de áridos (Grava, gravilla, arena) b.- % de limos c.- % de arcillas d.- % otros: cenizas, fibras vegetales… - Retracción de secado (Ver desmoldeo, extraer conclusiones por comparativa de las diferentes muestras ensayadas) - Erosión (Agentes lesivos) a.- Penetración del agua de lluvia a través de juntas b.- Temperatura (Salto térmico diario brusco) c.- Viento (Abrasión) _____________________________________________________________________________________
260.- Juhani Pallasmaa (2006): Los ojos de la piel / Edit GG

-

Ensayo de absorción de agua por capilaridad. Permite prever el comportamiento frente a las variaciones de humedad (comportamiento higrotérmico) Consiste en su saturación de agua por inmersión y posterior secado a 110 ºC, a una humedad relativa baja y constante, en ciclos de 6,12 y 24 horas, al objeto de comprobar la sensibilidad de las piezas frente al salpiqueo de agua y las heladas.

Leyenda: 1.- Depósito (nivel constante) 2.- Bloque 3.- Cubeta 4.- Agua potable 5.- Soportes regulables en altura (Ambos según Norma UNE-41410: Bloques de tierra comprimida para muros y tabiques: Definiciones, especificaciones y métodos de ensayo / Diciembre de 2008) Otras normativas de referencia a nivel estatal (España): CTE / Catálogo de elementos constructivos / 3.1.1 Rocas y suelos naturales (Referencia somera componentes del material; arcilla o limo, arena y grava, tierra vegetal) / 3.1.2 Materiales artificiales o suelos tratados (Referencia somera, tierra apisonada, adobe, btc) - nota de Pablo Mosquera Arancibia -.

- 139 -

- 140 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

8.4.4 ESTUDIO DE MUESTRAS IN SITU
MUESTRA LARGO (CM) ANCHO (CM) ALTO (CM) 11,5 PESO (KG) USO / UBICACIÓN TABIQUE INTERIOR CONTIGUO CHIMENEA “ “ “ COLOR GRISÁCEO PUNTEADO DESTELLOS BRIZNAS PAJA (SIN CANTOS SUPERIFICIALES) “ “ “ GRISÁCEA-AMARILLENTA PRESENTA RESTOS DE TIERRA ROJIZAANARANJADA (SIMILAR PIEL MELOCOTÓN) EN UNA DE SUS CARAS “ ANARANJADO

M1

30,0

15,0

6,275

M2 M3 M4

27,0 27,5 27,5

12,5 10,5 11,0

11,5 10,5 10,5

5,625 3,550 3,525

M5

30,0

14,0

12,0

8,000

EXTERIOR

M6 M7

29,0 43,0

14,5 20,0

12,0 15,0

7,550 -

EXTERIOR FACHADA NORTE

Tabla de resultados Las herramientas empleadas para la realización de este estudio han sido: Báscula (de cocina) Cinta métrica metálica; con una exactitud en la medida de +/- 0,2 cm.

La relación entre Longitud (l) / Altura (h) es de 3:1 (aprox) ó 4:1. El espesor de estas piezas responde a la necesidad de dotar de una adecuada estabilidad a las fábricas que con ellos se constituyen. Sus dimensiones permiten el traslape horizontal (2:1) de dos largos, unidos por una junta. El Largo (l) equivale a 2 anchos más 1 junta (Dimensiones genéricas de 10.20.40 cm) El peso de las piezas oscila entre los 3,5 y los 8,00 kg, dependiendo de su uso, dimensión y emplazamiento posterior. Tres adobes de 30 cm con sus respectivas juntas verticales hacen aproximadamente un metro (…) son dimensiones justificadas, ya que el tizón representa la mitad de la soga; lo que facilita la resolución de esquinas y huecos.261 El arqueólogo F. Vela Cossío262 señala que el módulo empleado por los romanos era de 40 x 29 x 14 cm, lo que nos daría una relación l/h algo menor en comparación con la obtenida en los ensayos … como para conseguir una construcción definitiva empleando tierra apisonada es preciso asegurar con mejores materiales los elementos resistentes, es corriente, tener que emplear el tapial en volúmenes muy pequeños y muy repartidos, con gran movimiento de encofrados, que encarecen la mano de obra, por lo que es preferible en estos casos moldear la tierra en adobes de dimensiones manejables, con lo que además de conseguir mayor rapidez, se construye con menores espesores, pudiendo llegar a emplearlos en tabiques colocando los adobes a panderete.263 A panderete: unión de piezas por su parte más estrecha Hemos constatado como la técnica de la tapia de tierra aun siendo conocida en el pueblo, se fue perdiendo paulatinamente, desbancada por las ventajas que ofrecía el empleo del adobe. El espesor mínimo de una tapia puede considerarse 40 cm. Levantar una pared de adobe requiere menos medios técnicos, es más económico en cuanto a esfuerzo físico, facilidad de transporte y ejecución material. El uso de encofrados resulta innecesario. La técnica de su aparejo se limita a la repetición ordenada y paciente de gestos en las sucesivas hiladas por manos expertas. _____________________________________________________________________________________
261.- María Figols González (2006): Arquitectura de tierra en Valdejalón / IFC / CSIC / Zaragoza / p 109 262.- F. Vela Cossío. Investigación arqueológica y construcción con tierra en la Península Ibérica 263.- Antonio Cámara Nuño (1941): Construcción de la vivienda rural (en) Revista Reconstrucción / Actas del IV Seminario IberoAmericano de Construcción con Tierra / Extracto del texto (2005): Terra em Seminário / Edit Argumentum

[A] 70. ESQUEMA QUE RECOGE LA TÉCNICA TRADICIONAL DE ELABORACIÓN 264 ADOBES / Erhard Rohmer

DE

_____________________________________________________________________________
264.- fuente: www.guillenderohan.com

- 141 -

- 142 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 65. Haciendo adobes ( web de Alcubilla)

Con la ayuda de la azada se machacaban los terrones más grandes y se retiraban las raíces que afloraban a la superficie. La tierra se dejaba orear a la intemperie unos días, sin tamizado previo, sin cribado. La más roja, ruya; se extraía de los barrancos de tierra colorá, y se destinaba a la construcción de hornos y bóvedas de chimeneas; ya que resistía bien las altas temperaturas y facilitaba la cocción. Las adoberas en este caso, adoptaban una forma trapezoidal, con dos de sus caras ligeramente curvadas, más altas en su parte trasera que en la delantera; geometría que permitía una mejor adaptación a la definición de la curva de la cúpula y su posterior colocación en anillo.
[A] 71. ESQUEMA DE TRABAJO PARA LA OBTENCIÓN DE LA MATERIA PRIMA Y LA ELABORACIÓN DE LOS ADOBES Descripción del apunte: T: Terrera G: Gazapera P: Pradera A: Adobe M: Manantial

La tierra gris se obtenía en las inmediaciones de La Balsa. Se utilizaba para la elaboración de adobes de fachada para revestir. La tierra blanca (tobiza) solía utilizarse en la confección de tabiques interiores o bien mezclada con tierra roja para su empleo como cuajado del entramado exterior, manteniendo la siguiente proporción; 1 parte de roja: 2 partes de blanca – apunte de Eulogio Para la elaboración de los adobes era necesario un último ingrediente; la paja, de la que se molía en el trillo – apunte de Moisés – que era transportada en sacos de cáñamo hasta el lugar de trabajo. La longitud de la caña del trigo, más corta que la de centeno o cebada, facilitaba las labores de amasado. La tierra se extendía bien sobre el propio suelo en la praderita preparada al efecto; y se adicionaban las briznas de paja (fibra) en proporción aproximada de 2 paladas de tierra por 1 de puñado de paja (2:1) Se mezclaba bien y se amontonaba, formando un cráter en su cima. El agua se traía y añadía sobre el cráter, con la ayuda de algún cubo o caldero. Siguiendo un proceso similar al del amasado del pan en la artesa; se procedía a la mezcla de los tres elementos; agua, paja y tierra para su posterior vertido en la adobera previamente humedecida. La calidad de la masa obtenida mejoraba con el incremento del tiempo de amasado. La mezcla se sobaba y pisaba enérgicamente hasta conseguir una pasta uniforme. Esta labor suponía un gran esfuerzo muscular. (…) el punto óptimo de la tierra antes de ser moldeada se alcanza cuando ésta muestra sus componentes perfectamente unidos (adobados) y desprende un ligero olor a putrefacción.266 Era una faena compartida por todos los sexos y edades, pequeños y adultos; que contaba con la necesaria colaboración vecinal y familiar. (…) los chicos ayudábamos metiéndonos en el barro hasta las rodillas como si fuese un juego en el que los mayores nos dejaran mancharnos.267 Una vez lista la masa se moldeaban directamente las piezas; enllenando la adobera … se apretaba fuerte con las manos para que quedara todo bien preto.268 _____________________________________________________________________________________
266.- Olcese Segarra: 1993 (en) Luis Maldonado Ramos y Fernando Vela Cossío (2001): Curso de técnicas de construcción con tierra (I). Técnicas y sistemas tradicionales / Cuadernos del Instituto Juan de Herrera / Escuela de Arquitectura de Madrid / pp 21 267.- Eutiquio Cabrerizo (2009): Cuentos de mi pueblo / Soria / pp 79-81 268.- Eutiquio Cabrerizo (2009): Cuentos de mi pueblo / Soria / pp 79-81 269.- Erhard Rohmer (1984): La investigación del barro en Navapalos / Curso celebrado en Ciadueñas / Actas, pp 662

8.4.5 SELECCIÓN, EXTRACCIÓN Y PREPARACIÓN ELABORACIÓN DE LOS ADOBES

DE

LAS TIERRAS. PROCESO DE

La época de trabajo comenzaba al terminar el período de siega y recolección del cereal; cuando se había acabado de eras, … antes de coger las alubias y empezar la nueva simienza;265 hasta dar comienzo la sementera; período que se correspondiente a los meses de septiembre y octubre (principios de otoño) Los días liegos se dedicaban a los trabajos de mantenimiento de la casa; como las pequeñas reparaciones y mantenimiento general; el repaso de las canales del tejado o el arreglo de los desperfectos del revoco en fachada. Mientras descansa está haciendo adobes (Dicho popular) La tierra se extraía de diferentes lugares localizados en el entorno del pueblo, conocidos como adoberas, barreras, terreros o terreras. Con la ayuda del pico y el azadón se practicaba una gazapera o zanja longitudinal; una apertura horizontal, quedando el corte de tierra al aire para facilitar su obtención. La elección del emplazamiento no era casual; se basaba en criterios prácticos, como la economía de medios y recursos empleados. La proximidad de un pequeño manantial facilitaba la posterior elaboración de adobes in situ, en la pradera de algún llano contiguo, como por ejemplo; la trasera del molino, en la planicie de la margen derecha del río. En general, la tierra de la zona es bastante arcillosa; apta para su empleo en construcción. También podía seleccionarse tierra de las parcelas de labor, cercanas también a fuentes de agua; como la procedente del río o algún cubillo cercano. Otro de los criterios que se tenía en cuenta era el de la cercanía; el que la distancia desde el lugar de acopio al de puesta en obra fuera la menor posible. Una vez arrancada la tierra, se recogía y amontonaba a los pies de la explotación. _____________________________________________________________________________________
265.- Eutiquio Cabrerizo (2009): Cuentos de mi pueblo / Soria / pp 79-81

- 143 -

- 144 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 66.

Textura de tierra cuarteada en barrera

La masa se compactaba manualmente, prestando especial cuidado en la ejecución de las esquinas, con lo que se conseguía disminuir el porcentaje de huecos entre partículas, reduciendo la porosidad e incrementando la densidad final de la pieza. Una vez conformado el adobe, la adobera se enrasaba empleando como único útil la propia mano y se pasaban los dedos arañando la cara superior, creando estrías superficiales que mejoraban y facilitaban la posterior adherencia del barro que serviría de junta entre adobes. Práctica frecuente también en otras latitudes, siguiendo el mismo principio constructivo: … en el caso de los ladrillos de Tepe Sialk (Irán s IV a. C) donde marcaban los pulgares cuando el material estaba blando, para que, al secarse el hueco, pudiera favorecer la adhesión de la argamasa.269 Más adelante, durante la ejecución de las paredes, la cara que queda arriba (en la adobera) será la que apoye después sobre la hilada inferior; que colocaremos siempre a restregón. Las piezas se dispondrán a matajunta, evitando que dos juntas consecutivas coincidieran verticalmente, con ello lo que conseguiremos una resistencia uniforme del paño de fábrica, evitando la formación de posibles líneas de fractura. Se procuraba que quedase bien limpia antes de repetir la operación hasta que se acababa todo el barro de la amasada.270 El desmoldeo del adobe se conseguía tras varias enérgicas sacudidas verticales. A continuación; se lavaba y empapaba de agua la adobera. …entre adobe y adobe había que remojar la adobera y se le pasaba un trapo para que quedase bien limpia antes de repetir la operación hasta que se acababa todo el barro de la amasada.271 Posteriormente, para facilitar el secado de los adobes se depositaban a un lado del camino, tendiéndolos sobre una superficie horizontal limpia, buscando que las caras anterior y posterior del mismo quedarán lo más planas posibles. Los adobes se colocan formando ringleras. Los vas pingando y se secan – Gaudencia -. Se dejaban reposar tres días antes de voltearlos. Transcurrido este tiempo se iban girando las piezas sobre su costado hasta completar el proceso de secado, apoyándolas alternativamente sobre el canto y la testa; cambiando de posición hasta conseguir un secado regular y uniforme de sus seis caras. Las piezas se disponían alineadas o bien apoyadas entre sí; de dos en dos (1-3) días. Tanto de sus 6 caras, como de la matriz de las piezas; su núcleo, la parte más interna, todavía tardará en secar. El proceso completo de elaboración requería una semana. Las siguiente tareas consistían en su apilado y protección mediante su cubrición superior con vegetación (juncos) o tejas (caso de quedar al exterior). Una vez secos; se apilaban en el propio campo. En algunas ocasiones, podían cubrirse superiormente con vegetación seca o tejas para protegerlos de la intemperie. Se acarreaban hasta el pueblo o se transportaban a lomos de los animales, empleando algún apero auxiliar como la jalma o la albarda, o directamente por la propia gente; con la ayuda de un ballarte; un artefacto para llevar la carga entre dos –como lo define la DRAE -, una camilla de tabla para el transporte manual de la tierra o las piezas de adobe ya secas. La carretilla todavía tardaría en llegar. Los adobes apilados en el exterior sin cubrir, acababan maladándose por efecto de la lluvia por lo que resultaba conveniente su almacenamiento en el lugar de trabajo o su acopio en algún chamizo o cachimán sotechado en el que quedaran protegidos. Se empleaban para levantar paredes maestras y tabicares en las nuevas construcciones, la construcción de hornos… (…) A los dos años de su fabricación los adobes han conseguido la máxima resistencia y durabilidad, de forma que no se producen asientos en la obra.272 _____________________________________________________________________________________
269.270.- Erhard Rohmer (en) Actas, pp 662 271.- Eutiquio Cabrerizo (2009): Cuentos de mi pueblo / Soria / pp 79-81 272.- Luis Maldonado Ramos y Fernando Vela Cossío (2001): Curso de técnicas de construcción con tierra (I). Técnicas y sistemas tradicionales / Cuadernos del Instituto Juan de Herrera / Escuela de Arquitectura de Madrid

[A] 72. ADOBERA.- molde para hacer adobes.273 Pequeño molde de mano conformado por un marco a base de tablillas de madera de chopo; con sus diferentes partes; las dos mayores laterales, los dos costales menores y dos asas, unidas mediante clavazón; un armazón carente de fondo para facilitar la posterior tarea del desmoldeo; que permite la obtención de piezas paralelepípedas por lo general; de una aceptable uniformidad dimensional, resistentes, con un acabado superficial rugoso que facilita la adherencia posterior entre las piezas entre sí y con el material de revoco, característica que viene determinada por la propia textura leñosa del molde. Podían ser individuales o de 2, 3, 4 ó 5 adobes. Su geometría variaba en función del uso posterior al que iba destinado el elemento, fábricas, bóvedas, cúpulas… Los propietarios se entretenían en ocasiones en grabar inscripciones sobre la superficie de una de las caras de la herramienta con la ayuda de una navaja diestra; como la del croquis adjunto, en la que figuran las iniciales del autor (DL: Domingo Lagunas)

_____________________________________________________________________________________
273.- DRAE 2009 y J. R. Panigua Soto (1987): Vocabulario Básico de Arquitectura

- 145 -

- 146 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 67. Cuajado del entramado

8.4.6 APLICACIONES DEL ADOBE (Clasificación) 8.4.6.1 Casos en los que no asume función estructural Este apartado se refiere al uso del adobe como elemento de cerramiento masivo, en el cuajado de entramados y muros armados en el exterior, o también en interiores; como relleno de las particiones de las diferentes tramadas, en distribuciones y particiones. No transmite cargas. Otros: colocación en seco como elemento de cierre provisional en huecos o en la formación de nichos en palomares. Las fábricas podrán quedar vistas u ocultas; revocadas con barro y en ocasiones, también con una lechada de flor de cal como terminación. El tamaño y forma de los adobes condiciona su transporte y manejo, la superficie de juntas en el paño de pared, o la posiblidad de fisuración posterior del elemento. Esas son entre otras, algunas de las razones por las que el adobe adopta esa forma paralelepípeda tan característica. Los vecinos disponen de adoberas de tamaños varios en función del uso posterior y ubicación definitiva del elemento (exterior, interior). Estas suelen ser las dimensiones más habituales (cm): a.- 40 · 20 · 15 (Exterior) b.- 15 · 29 · 12 c.- 24 · 12 · 20 (Separaciones) d.- 10 · 28 · 9 e.- 5 · 25 (Tabiques de adobitos) El espesor o el tipo de encuentro y disposición de las piezas dependerá de la función posterior de la fábrica, de si asume un papel estructural o no, de las cargas que vaya a recibir. Se distinguen varios tipos de aparejo: - A sogas - En espiga, en diagonal; apoyándose sobre los maderos diagonales de la fachada, las riortas (riostras, tornapuntas) Esta solución es poco habitual, aunque se dan algunos ejemplos. - A tizones - Mixto
na

ADOBE TOBIZO ADOBE COLORAO PIEDRA EN ESQUINA

A SOGA

A TIZÓN A HUESO

[A] 73. PARED LATERAL ESTE DE UNA VIVIENDA / Lectura interpretación visual / Casa Cayetana

En el dibujo, levantado desde la calleja contigua a la casa, puede observarse como en la planta primera, para conseguir un mayor aislamiento el adobe se coloca a tizón, mientras que en el cambarote el aparejo empleado es a sogas, lo que reduce el espesor del cerramiento prácticamente a la mitad. Esta especificidad en la solución constructiva se adecúa al uso interior con el que se corresponden las diferentes alturas; aspecto que también se refleja en su composición; los de la primera planta contienen una mayor proporción de tierra colorada; un color vivo y sonrojado (adobes coloraos); mientras que los otros ofrecen una tonalidad amarillenta, blanco roto, de color más apagado y pálido (adobes tobizos). La orientación este de la pared, hace innecesario su revestimiento exterior, al estar protegida de la exposición al viento predominante. La pared adelgaza con la altura; disminuye escalonadamente su espesor, pasando de los 50-60 cm en la base, a los 30 en la altura intermedia y de ahí a unos 15 hasta la cumbrera, (aprox) correspondientes respectivamente a las 2 hojas de piedra en planta baja (uso habitacional, cocina, estar), al adobe aparejado a tizón en planta primera (uso habitacional) y al aparejo de adobes a soga en la zona del cambarote. El diseño escalonado de la sección aporta estabilidad al conjunto de la construcción y reduce las cargas a transmitir a la estructura. En las plantas alzadas, el entramado de madera permite aligerar y reducir la sección del muro y seguir manteniendo una buena estabilidad, articulando el conjunto y conduciendo las cargas hasta el muro. (…) El cuajado de fábrica posibilita la reducción de las escuadrías de madera al confinar y acodalar las piezas verticales.274 La piedra; el material de mayor espesor y densidad se dispone en el arranque y en las zonas más solicitadas; como son los huecos y las esquinas #. La mampostería aísla la fábrica de adobe frente a la humedad del terreno, cortando su ascenso capilar desde el subsuelo y protegiéndola frente al desgaste y lavado del agua por escorrentía y salpicaduras. _____________________________________________________________________________________
274.- Ignacio García Casas (…): Las estructuras de entramado. Composición y orígnes / RECOPAR / nº 2 / ETSA UPM / Madrid / p 13 # (…) la piedra en las zonas más bajas, evita el desgaste por roce; muy común en las zonas ganaderas / Font Arellano, Juana (10.11.2011) Aportaciones

La colocación a matajuntas de las piezas, evita la coincidencia entre dos hiladas consecutivas de la junta vertical entre adobes, minimizando el riesgo de formación de un camino crítico de fractura debido a la continuidad de los puntos débiles. El espesor de las juntas puede ser variable, de grosor proporcional al de éstos, lo suficiente para asegurar una buena ligazón y asiento entre los elementos juntados. Los postes del entramado de fachada se encuentran separados aproximadamente una distancia de 1 metro. Finalmente, para mejorar la calidad y el aspecto final de las fábricas, se rellenan de barro y cantos de pequeño tamaño o tejoletas los intersticios de las esquinas y pequeños huecos. _____________________________________________________________________________________
na.- Conversaciones (3.11.2011) / En torno a la mesa, con María Jesús (Chus), Otilia y Marino.

- 147 -

- 148 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 75. Izda superior: carrete, pieza que se emplea para recoger la cuerda que sustenta la plomada y como elemento auxiliar de apoyo para tomar la referencia de la vertical al apoyarla sobre el paramento de la pared. Si ésta ha sido levantada correctamente, el plano de la misma se verá paralelo a la línea que define en su caída la cuerda con el peso Izda inferior: plomada, pieza que gracias a su masa, por acción de la gravedad, aporta la necesaria y suficiente tirantez a la cuerda de la que pende como para que ésta no presente curvatura o doblez alguna, indicando así la vertical buscada. Idea: Las paredes han de guardar siempre un perfecto aplome; esto es, deben mantener su verticalidad con respecto a la horizontal del suelo, buscando un encuentro perpendicular con el piso, para garantizar su estabilizar y durabilidad en el tiempo. PLOMADA O PERPENDÍCULO 275

[A] 74. DETALLE DE LOS SUCESIVOS RETRANQUEOS DE LA PARED EN ALTURA / El escalonamiento visual sólo se acusa al exterior, quedando el plano interior dentro de la misma vertical; perfectamente aplomado, listo para revestir, sólo interrumpido por la viguería. e3 (Piedra caliza en planta baja, mampostería enripiada colocada en seco) > e2 (Fábrica de adobe a tizón) > e1 (Fábrica de adobe a sogas) / Disminución progresiva del espesor del muro: 50 > 30 > 20 (cm) / PB (Planta baja) > P1 (Planta alta) > C (Cambarote, desván)

___________________________________________________________________________________
275.- Seg Juan de Villanueva; op cit)

- 149 -

- 150 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 76. FUENTE DIBUJO: MALDONADO RAMOS Y VELA COSSÍO (Op cit) / p 35

… construir un muro es simple: requiere seleccionar y elegir aquellos mampuestos aptos –bien sea por su tamaño, bien por su forma – acoplándolos de modo que sean estables, algo que exige contar con el espesor necesario en la base y con un remate o coronación. El cantero pronto aprenderá a disponer las piedras considerando el lugar que ocupan: si se está construyendo una cerca, las piedras más grandes irán en las zonas bajas, en tanto que la más ligeras contribuirán a darle estabilidad y consistencia, haciendo uso de las piedras de menor medida, las ripias, para calzar y dar estabilidad a los mampuestos de mayor tamaño. El constructor advertirá después que la operación de levantar un muro se aliviará si se mantiene la horizontal, si el aparejo conservar los niveles que la horizontal establece. De ahí que quepa entender el construir como el continuo respeto a la horizontal. Y así, la historia entera de la construcción, de la arquitectura, puede entenderse como la historia de levantar muros según hiladas horizontales. La propia noción de hilada –asociada a la horizontal, al hilo tenso – alude al procedimiento de construcción 276 descrito.

_____________________________________________________________________________________
276.- Rafael Moneo: En los Andes / (en) Circo MRT/ Luis M Mansilla, Luis Rojo y Emilio Tuñón / 2008.148 / La casa del aire [A] 77. FUENTE DIBUJO: MALDONADO RAMOS Y VELA COSSÍO (Op cit) / p 37

- 151 -

- 152 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 79. APAREJO: ADOBE A SOGA

DESCRIPCIÓN DE CAPAS 1.- ENJALBEGADO 2.- LODADO INTERIOR 3.- ADOBE (CUAJADO) 4.- TRULLADO

_____________________________________________________________________________________
(na).- En relación a su comportamiento frente al fuego, hemos de decir que los adobes adquieren una mayor dureza tras su exposición moderada al mismo, al iniciarse, en torno a los 700 ºC el proceso de transformación en un material cerámico; lo que explica intuitivamente la razón de su empleo como elemento estructural en la construcción de chimeneas y hornos. La esbeltez de la pared = Hmuro / Emuro, viene dada por la relación entre su altura y espesor Los adobes colocados a panderete se usan preferentemente en el interior, en la compartimentación de las plantas, en la distribución de las piezas. Su empleo va acompañado de un manteado de barro y paja.

[A] 78. FUENTE DIBUJO: MALDONADO RAMOS Y VELA COSSÍO (Op cit) / p 32

_____________________________________________________________________________________
# (…) la colocación a espiga o en espina de pez, dentro de los entramados, facilita mucho que los adobes se adapten a las curvas de la madera empleada, generalmente de poca calidad si se está lejos de las zonas madereras / Font Arellano, Juana (10.11.2011) / Aportaciones

- 153 -

- 154 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 80. APAREJO: ADOBE A TIZÓN

DESCRIPCIÓN DE CAPAS 1.- ENJALBEGADO 2.- LODADO INTERIOR 3.- ADOBE (CUAJADO) 4.- TRULLADO

[A] 81. DETALLE DE UN PAÑO DE PARED INTERIOR Este dibujo trata de mostrar el proceso constructivo que rige la construcción de la pared. Descripción de la secuencia constructiva: sobre el lienzo de adobe, previamente humedecido, se aplican consecutivamente una capa de tierra colorá y varias manos consecutivas de flor de cal (hasta 4). El espesor de cada una de estas manos se aproxima al milímetro; valor que coincide con el de la velocidad de carbonatación de la cal (alrededor de1mm/ día), lo que nos indica que habremos de esperar al día siguiente para continuar aplicando la siguiente mano (lo que supone que esta tarea se dilatará unos 5 días). En el encuentro con el poste de madera habilitaremos una junta que permita la dilatación libre del revoque, sin importar que quede vista al exterior, reducida a una línea de sombra vertical (holgura)

Las paredes interiores arrancan directamente desde la superficie nivelada del suelo, o bien a partir de una cimentación de mampostería ciclópea. El barro se exhibe al exterior, al escenario de la calle, mientras que los interiores se cubren de jalbegue.
SECCIÓN VERTICAL DE UNA PARED DE FACHADA -

Los adobes se disponen a matajunta. La proporción entre juntas y piezas varía en función del tamaño de las piezas. El encuentro entre madera y barro es directo. La calidad del revestimiento dependerá de la minuciosidad y cuidado en su ejecución. La junta queda, por lo general; enrasada con el plano vertical del paramento, no recibiendo ningún tipo de tratamiento especial.

_____________________________________________________________________________________
(na).- El espesor de la pared conseguido, al ejecutar la pared siguiendo esta técnica, es el doble que en el caso de las aparejadas a soga.

- 155 -

- 156 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 83. APUNTE SECCIÓN VERTICAL DE LA CHIMENEA Descripción del dibujo / Capas (de derecha a izquierda; de exterior a interior) - Escamado de tejas recibidas con pelladas de barro (tejos) - Capa de embarrado vasto - Estructura de adobe. Núcleo resistente de la chimenea - Apretado o repretado de barro, revoco de barro interior - Revestimiento interior lodado; repellado y alisado [A] 82. Apertura de huecos palomeros / Sobre la formación de huecos adintelados con adobes … debajo de la capa de hollín lleva un lode de barro, de barro mezclado tobizo con coloraó, con tierra impermeable colorá. Va bastante paja para que no se abra - Valentín Cabrerizo277 - Capa de hollín, costra. Pátina de aspecto grasiento, cerosa; resultado de un proceso continuado de sedimentación superficial paulatina en la cara interna de la chimenea, por acumulación de polvo, humo, vapor y componentes volátiles procedentes de la combustión de la leña y la cocción de los alimentos. Los materiales y diseño empleados permiten la transpirabilidad del elemento, limitando el riesgo de formación de condensaciones intersticiales. La superficie lisa (regular) y continua del interior del vaso de la campana de la chimenea se consigue mediante la yuxtaposición de capas de barro sucesivas hasta salvar el escalonamiento interior de los anillos de adobes, que tiene su origen en la propia técnica constructiva empleada; por aproximación de hiladas sucesivas.

Era una costumbre arraigada en la zona abrir huecos en el hastial este de los palomares y los cambarotes de las casas para propiciar el anidamiento de palomas en su interior; con la intención de incorporar a la dieta familiar los pichones (las crías) Para ello se disponían los adobes de modo que posibilitasen la formación de pequeñas aberturas; de tamaño suficiente para que cupiesen las aves; huecos palomeros, desplazando durante la construcción de la pared; dentro de la misma hilada, un adobe respecto a su contiguo unos 10 cm en horizontal y cerrando el hueco con otro a modo de dintel. Para favorecer el acceso, aterrizaje y despegue de los pájaros se disponían medias tejas en la base del mismo. Este mismo sistema se empleaba también como sistema de ventilación en cubierta. Se situaban en la fachada este; menos castigada por la acción del viento, normalmente de componente noroeste, evitando así su exposición directa al azote de la lluvia. El palomino recogido se aprovechaba como abono para diferentes cultivos como la vid; dado su alto contenido en nitratos. Basándose en esta misma técnica del adintelado; se construye la gloria; una red de conductos de barro, o conducciones constituidas por adobes revocadas a su vez de barro, dispuesta bajo el suelo del piso, que comunican la chimenea en un extremo, con la cocina situada en el otro; dirigiendo el humo hacia el exterior, con lo que se consigue caldear el ambiente; calentando el suelo en invierno y contribuyendo a la refrigeración de la casa en verano. Como protección auxiliar, la base del hueco del hogar dispone de una chapa cortafuego. Encontramos un antecedente histórico a este sistema de calefacción en el hipocausto romano. El calor se distribuye por convección y radiación, empleando como combustible los materiales que se tienen más a mano; leña, sarmientos, paja… Se puede constatar su empleo arraigado a lo largo de toda nuestra geografía; tanto en el ámbito más doméstico de la casa como en edificaciones de carácter tan noble como la Alhambra de Granada. Este tipo de calefacción se ha mantenido al menos en el Bar de la Alicia, que regentaban Alicia y Félix, en la antigua calle del Generalísimo. Su calor se dejaba sentir en las habituales partidas de guiñote acompañadas del humo de algún Reig 7 y una buena copa de pacharán (patxarán)…

8.4.6.2 Casos en los que sí asume función estructural - Chimeneas troncocónicas Los adobes empleados para su construcción poseen una geometría adaptada a la geometría de la curva. Se elaboran en una adobera de dimensiones y forma específicas, en moldes de hasta 5 piezas, con las caras trabajadas adoptando la apariencia de una cuña truncada. - Cúpulas de hornos - Escaleras - Otros: cajones de fábrica, mesetas, o bancos

_____________________________________________________________________________________
277.- Con Valentín / Conversaciones (11.08.08)

- 157 -

- 158 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 85.EL PASO DE LA PLANTA CUADRADA A LA OCTOGONAL se consigue mediante la disposición de cuadrales, maderos en esquina; una tijera en diagonal, que posibilita el ochavado de la planta para servir de apoyo a la base del tronco de la campana de la chimenea. La cocina popular soriana es ordinariamente de planta cuadrada, a veces también circular, y en uno y otro caso, a dos metros y medio del suelo, colocándose en los rincones unos cargaderos, que convierten la planta cuadrada en octogonal, levantándose sobre ellos la campana, cónica que cubre totalmente la cocina.279

El dibujo que aparece en la parte inferior de la página anterior permite apreciar la diferencia de espesor en una misma junta: e1(trasdós) > e2 (intradós) El mortero de barro proporciona una adherencia efectiva a las piezas. Entre dos hiladas consecutivas existe una junta continua. Se produce un desplazamiento vertical del eje en sendas hiladas en la directriz del cono, acompañando su crecimiento. Para asegurar un mejor asiento se contrapean las juntas en vertical, colocando los adobes a matajunta. Las piezas vuelan entre ¼ y 1/3 de su longitud hasta conseguir la altura deseada. Se trata de una falsa cúpula abierta, con óculo de cierre superior. Este sistema repite modelos de arquitecturas pasivas que podemos encontrar en la naturaleza, como la de los hormigueros; montículos de tierra que se adaptan al ángulo límite de rozamiento del material. Su construcción responde al esquema constructivo de las bóvedas por aproximación de hiladas sucesivas, cuyo volumen se corresponde con el de un cono truncado, de geometría autoportante; capaz de soportar y transmitir directamente su propia carga y la del copete de madera que lo remata, a la viguería del piso sin necesidad de otro soporte auxiliar. Los diferentes anillos trabajan a compresión, siendo el adobe el elemento activo responsable de la continuidad en el recorrido y transmisión del peso del conjunto de la chimenea, que una vez revestida adquiere una apariencia monolítica. El método de puesta en obra no es sofisticado, se trata de una solución decantada por la lógica y la experiencia; de construcción estable, segura, rápida y económica; que no requiere de cimbras. En la zona, el uso de adobes en falsas cúpulas como sistema constructivo puede constatarse en otras construcciones auxiliares o de uso agrícola como las zarceras o chimeneas de ventilación de las bodegas subterráneas de San Esteban de Gormaz, los guardaviñas o casetas de viñas en Alcubilla de Avellaneda o algo más lejos en la distancia; en la construcción de las chimeneas de las casas enterradas de Salillas de Jalón de la vecina provincia de Zaragoza. Las viviendas de adobe con cubiertas abovedadas, aparte de ser baratas, también son bellas, no pueden evitar serlo, ya que la estructura dicta las formas y el material impone la escala; cada línea respeta la distribución de esfuerzos y el edificio adopta formas satisfactorias y naturales.280 … observa como ciertas formas que son del agrado de un pueblo en particular, se van empleando llenas de variedades, en diferentes contextos; desarrollando así un espléndido lenguaje visual propio que sólo encaja correctamente en su carácter y en su tierra.281 _____________________________________________________________________________________
279.- Fernando García Mercadal (1930): La casa popular en España /Espasa-Calve. SA / Madrid, Barcelona / p 84 280.- Hassan Fathy (….): Arquitectura para los pobres 281.- Guillermo Maluenda, Felipe Pich-Aguilera (….): Hassan Fathy, más allá del Nilo / p 29

[A] 84. CONSTRUCCIÓN / Materialización de la chimenea / El diámetro del vaso disminuye con la altura. Cada uno de los anillos de adobes transmite su peso y las cargas recibidas al inferior, por lo que procuraremos que las piezas de la base sean de la mejor calidad posible

Chimeneas troncocónicas Los anillos de adobes colocados a soga, se superponen verticalmente. En el plano horizontal se aparejan siguiendo juntas radiales. La geometría trapezoidal de los adobes se adapta al trazado de la curva. Como señala Valentín (Op cit) … hacen los adobes un poco en curva para que confronten el arco bien Para un correcto asiento y disposición de las piezas …en el interior deberán tocarse los adobes sin mediar mortero y la junta abierta en el trasdós se acuñará perfectamente278 _____________________________________________________________________________________
278.- Josep Esteve Armengol (1985): Estructuras abovedadas de tierra / Craterre (en) Navapalos 85 (Op cit)

- 159 -

- 160 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 68. Textura lavada de un adobe al exterior

8.4.7 ESTUDIO DE LAS PATOLOGÍAS MÁS FRECUENTES Y SUS CAUSAS Las fábricas de adobe acusan en mayor grado que el resto de materiales que integran la edificación la mala calidad del terreno sobre el que se levantan, especialmente en el caso de suelos blandos, compresibles. Esto deriva en asientos diferenciales que afectan a la horizontalidad y planeidad de los paños confinados en el entramado de madera. Las lesiones de origen mecánico; como desplomes, abombamientos, inclinaciones o hundimientos son los casos más visibles. Los movimientos horizontales tienen su origen en las vibraciones del suelo, la presión del viento o deformaciones en la estructura que conforma el forjado de madera de los pisos. El buen estado de los apoyos; de la cimentación y del zócalo o sobrecimiento de los muros contribuirá a la durabilidad del elemento. Otro punto débil; aunque en menor grado, es el remate superior de la pared, el encuentro del cuajado de adobe con las vigas de madera, donde pueden aparecer grietas localizadas, debidas al diferente grado de dilatación de sendos materiales o a una deficiente transmisión de cargas. La degradación de los adobes se debe a procesos de naturaleza química, física, mecánica y/o biológica. La calidad final de la pieza, dependerá de la de las materias primas empleadas para su elaboración, del tiempo de secado previo a su puesta en obra, del saber hacer de las gentes, del sistema estructural empleado de las paredes en las que se integra, de la calidad del aparejo, de la climatología del lugar y de la mayor o menor presencia de vías de agua y humedad. La exposición prolongada a los agentes exteriores puede conllevar su descomposición; una reducción de su espesor, al producirse la lixiviación superficial del adobe o su revestimiento, por efecto de la acción de la lluvia y la acción abrasiva de las partículas en forma de polvo transportadas por el viento, que terminan por dañarlo irreversiblemente. (…) los adobes se esmostean (se esportillan); con el agua se recalan, el agua se come a la tierra – nota de Gaudencia y Eulogio (01.11.2011) -. La traba y el atado de las piezas entre sí deberá ser suficiente, tanto horizontal como verticalmente. La ejecución deberá ser correcta para evitar su deterioro prematuro. Se cuidará la solución del encuentro con elementos estructurales verticales. La pérdida de la protección superior de estas paredes; la falta de un sombrero adecuado, el deterioro del alero; deviene en el desmoronamiento y vencimiento de las mismas; en la desintegración progresiva de los adobes. En este caso, como solución temporal puede emplearse una lámina de caucho (EPDM) como elemento de cobertura. La exposición permanente de los adobes a focos de humedad persistentes conlleva la desorganización de las partículas de arcilla, que experimentan procesos continuados de expansión y retracción al absorber el agua; desarrollando fuerzas mecánicas en el seno del material que terminan por disgregar sus componentes. Ese aumento de volumen, conduce a la erosión por fatiga del material; por la alternancia de tensión en las paredes de los poros …además, debido a la presencia de agua, la paja utilizada en los adobes se pudre, se hincha, se seca y se pulveriza.283 Para prevenir esta situación se puede recurrir a diferentes alternativas basadas en la mejora del comportamiento de la tierra mediante agregados minerales como el yeso, la cal u otros materiales como bitúmenes, de contrastada experiencia, siempre enfocadas a mejorar la durabilidad del elemento. _____________________________________________________________________________________
283.María Philokyprou (2006): La degradación de materiales de construcción (piedra, tierra, madera) (en) Rehabimed / Herramienta 6. Comprender los procesos de degradación los materiales / El conocimiento / p 2 y p 239

Pieza de hierro u otro metal, con dos ramas en ángulo recto, con que se aseguran las ensambladuras de las madera.282
[A] 86. ESCUADRA.-

_____________________________________________________________________________________
282.- DRAE 2009 (Op cit)

- 161 -

- 162 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

8.5. LA TEJA
[f] 69. Textura de una teja. Muestra de estudio

8.5.1 HACIA UNA DEFINICIÓN Son las tejas una especie de planchas de barro cocido que sirven para cubrir las obras; y como su destino es impedir que el agua de las lluvias y nieves no penetre en ellas. Sino hacer que por los planos inclinados de las armaduras y cubiertos corra y se vierta fuera del edificio. Es necesario que sean impenetrables a él agua y de un tamaño y ligereza proporcionadas al manejo y fortaleza de los planos que las deben sostener. Que se pueda sentar y colocar de modo que todas sus juntas queden cubiertas de tal suerte que el agua no pueda introducirse, y que su asiento, enlace y unión sea dispuesto de modo que rompiéndose alguna de ellas por ser de mala calidad, se pueda quitar y en su lugar colocar otra (…) las tejas usadas en toda España son unos medios cantones de barro cocido, algo más angosto de un extremo de otro, a fin de poderlas empalmar unas en otras, colocadas unas con su cóncavo hacia arriba y otras hacia abajo, sobre ellas forman el tejado con sus hiladas. Y se llaman las de abajo canales, y las de encima cobijas… Dando principio á esta maniobra por una de las orillas, deberá sentarse desde el alero hasta el caballete una línea de tejas con el cóncavo hacia abajo, que sobresalgan de la orilla para que cubran los cantos de las tablas, calzándolas y recibiéndolas bien. Á fin de que se mantengan firmes. Apoyada por el costado contra esta línea de tejas, se coloca después al borde del alero la primera canal, sentándola sobre tortada de mezcla o de barro, de modo que vuele menos de la mitad de su largo por el extremo más angosto, que llamamos boca menor, y al más ancho boca mayor. Después de asegurada esta primera canal, se pone encima de ella una cuerda con un peso colgante. La cual se atiranta desde ella a la cumbre del caballete paralela con la orilla si está a escuadra y si no lo está, o hay limas o alguna irregularidad en el plano, á escuadra con el alero. Con la dirección de esta cuerda se va sentado la hilada de canales hasta la cima sobre tortada de mezcla ó barro, bien calzadas y recibidas, de suerte que solape la boca menor de la de encima sobre la boca mayor de la de abajo. Sobre esta primera línea de canales y la línea de tejas vueltas hacia abajo que se puso en la orilla, se empieza luego á sentar la primera hilada de cobijas, lo que por lo regular se ejecuta con mezcla de cal, a fin de que quede más segura para sentar la primera sobre el alero, después de bien recibida lo boquilla de la canal, se colocan sobre ella con tortada de mezcla una o dos medias tejas, sobre las cuales se pone la primera cobija con su boca mayor hacia fuera. Unos las colocan a línea de las canales, otros algo más adentro. Sentada, recibida y recogida la mezcla sobrante de la boquilla, se pasa a sentar otra, solapando a esta, y así se continúa toda la hilada. Las tejas, así canales como cobijas, deben solaparse nada menos que la tercera parte de su largo; todo mayor ahorro es contra la bondad del cubierto. Continuando así con hiladas de canales y cobijas se llega a cubrir todo el tendido. Los extremos de estas hiladas que se encuentran en la cumbre con las hiladas del tendido opuesto, se cubren con caballetes que se forman de tejas puestas con sus buenas tortadas de mezcla, y calzadas con ripio ó pedazos de las mismas tejas como las cobijas, se reciben y recortan bien con la cal todas las boquillas, y queda el cubierto rematado y permanente para muchos años que tiene la lima para que se junten las de un tendido con las de otro si las limas son tesas, para poderse formar el caballete como ya se ha dicho. A la primera teja que se sienta en la lima sobre el alero se le cortan sus encías, y se reduce al ángulo que forma el alero.284

[A] 87.Descripción de una teja La arcilla es uno de los materiales del suelo que predominan a lo largo de toda la franja de Soria que linda con Burgos. Esta excepcional materia prima, extraída de las terreras o barreras locales como la de los terrenos de La Tejera del vecino Fuentearmegil, se transforma mediante un cuidado proceso de moldeo y cocción en las piezas cerámicas que conocemos como tejas, barro moldeado cocido; de geometría curva. Las antiguas explotaciones familiares cayeron en desuso; se perdió el oficio de los tejeros – barrudos - (en parte por su dureza y exigencia), dando paso a la actividad fabril y a la producción en serie (masiva) de las mismas. Más cercanos en el tiempo, en los años 50-60, cuando alguien necesitaba tejas, se acercaba a comprarlas hasta Huerta del Rey, una población burgalesa cercana donde todavía a día de hoy la industria tejera sigue viva.

8.5.2 CARACTERÍSTICAS GENERALES / DEFINICIÓN GEOMÉTRICA CARACTERIZACIÓN MORFOLÓGICA a partir del estudio de una muestra in-situ - Descripción / Dimensiones (cm): Longitud: 46,5 Eje de la directriz: 46,3 Espesor: 1,4 – 1,5 Boca mayor: 21 (1,5 + 18 + 1,5) Boca menor: 18 (1,5 + 15 +1,5) Altura del puente mayor (H): 6,5 Altura del puente menor (h): 5,3
[A] 88.- Parámetros que caracterización a una teja

Y

- La singular forma de las tejas; troncocónica, lomuda, de apropiado espesor, posibilita un adecuado solape entre piezas, facilita su recorte manual y aporta la suficiente rigidez como para soportar las pisadas de los albañiles durante las tareas de ejecución y mantenimiento que requiere este sistema secular de cubrición; el tejado como solución más extendida para el cierre superior de las construcciones del lugar. Las tejas soportan bien el traqueteo del transporte hasta su puesta en obra, son fáciles de manejar (asir) gracias a su curvatura y peso, y tienen un buen comportamiento a la intemperie frente a los diferentes agentes climatológicos. Su función principal es recoger el agua de la lluvia, el granizo o la nieve y evacuarla hacia la calle, garantizando una perfecta estanqueidad de la cubierta, facilitando una adecuada escorrentía y evitando filtraciones al interior. Esta solución se basa en conseguir la estanqueidad por geometría285 del conjunto de elementos; mediante la superposición de unidades y el vertido del agua recogida; con un intereje de colocación de unos 20 cm en sentido horizontal y un solape vertical de unos 8-10cm. Para una correcta ejecución se prestará especial atención a los puntos singulares, remates y encuentros, como el caballón, las limas y el lambrequín o guardamalleta lateral. _____________________________________________________________________________________
285.(na).IgnacioAparicio (….): La construcción de la Arquitectura. Los elementos Otra propiedad destacable de las tejas es su estabilidad y resistencia frente al fuego, un dato importante de cara a salvaguardar la seguridad de los ocupantes en caso de incendio.

_____________________________________________________________________________________
284.- Juan de Villanueva (…): El Arte de la Albañilería / Capítulo XV:- De los tejados y modos de cubrir las fábricas que pertenecen a la Albañilería

- 163 -

- 164 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 70. Buhardilla (tronera) Subestructura _ que permite salir al tejado al tejado para su Mantenimiento (en el País Vasco: lucarnas ó txoritokis)

[A] 89. La teja como sistema. Encaje de piezas

Dicha geometría, sumada a las características de los materiales que componen sendas tejas, así como del sistema constructivo elegido para su puesta en obra, confieren al tejado la propiedad de actuar como un sistema de enfriamiento pasivo, almacenando el calor durante el día y liberándolo paulatinamente durante la noche; si bien, la cantidad de energía, reflejada, absorbida y transferida por las tejas; procedente de la radiación solar, dependerá también de otros parámetros, como el color o su textura superficial. (…) during the day there is too little cloud cover to reduce the high intensity of direct solar radiation. However, at night the clear skies permit a considerable amount of heat to be reradiated to outer space / (…) durante el día hay muy poca nubosidad como para reducir la elevada intensidad de la radición solar directa. Sin embargo, por la noche, los cielos claros permiten que una considerable cantidad de calor sea re-irradiada al espacio exterior.286 - Coloración: Diferentes tonalidades de rojo-mate en función del grado de oxidación y características de los componentes básicos de la arcilla; ocres, sonrosados, amarillentos (pajizos) o negruzcos; llegando incluso a la vitrificación, debido por lo general, a un exceso de cocción (El color también depende de la posición que las tejas han ocupado durante el proceso de cocción, ya que las exteriores se ven más expuestas al calor, mientras que las interiores quedarán más protegidas y menos cocidas) - Peso aproximado: 2, 300 kg (el justo para resultar manejable por una persona y ser capaz de resistir el empuje del viento; evitando el deslizamiento relativo entre piezas o su desplazamiento) - Textura mineral, porosa, densa y rugosa al tacto. - Bajo coeficiente de absorción (4.-); lo que disminuye la posibilidad de fractura por gelifracción. - Intereje de colocación aproximado = 20 cm - Solape mínimo = 7 cm - Paso de agua (Separación mínima entre las cabezas de las tejas) = 30 -70 mm (seg/ NTE-QTT) 8.5.3 USOS PRINCIPALES Este sistema de cubrición es el más arraigado en los pueblos de la zona. Esencialmente, tiene por objeto conseguir la estanqueidad de la cubierta y de la casa por extensión. Las tejas se emplean también como revestimiento exterior de las características chimeneas de cesto; a modo de escamado cerámico, colocadas en hiladas horizontales formando círculos que varían gradualmente su diámetro en función de la altura. Pueden localizarse también sobre las cabezas vistas de las vigas de madera del piso superior de algunas casas, en las fachadas este u oeste, usadas a modo de protección frente al agua, o con este mismo uso, sobre los postes o pilotos vistos del entramado lateral. En ocasiones sirven como remate o copete de las propias chimeneas, siendo habitual encontrar tejas encabañadas en construcciones auxiliares; esto es, dos tejas apoyadas entre sí, pingadas a modo de sombrerete (/\). Puntualmente, puede constatarse su empleo como componente de revocos o pinturas. Forma parte de la idiosincrasia y cultura popular de la región, como demuestra su utilización en juegos tradicionales como el tejo u otros usos más improvisados y cotidianos; como por ejemplo, su utilización como tajadera para canalizar el agua en los surcos de la huerta… En algunos ejemplos se observa su uso como revestimiento lateral de paredes y también; como curiosidad añadiremos, que en algunas regiones como Cataluña, las tejas son invitadas a la mesa, siendo utilizadas a modo de fuente para la presentación de los típicos calçots. _____________________________________________________________________________________
286.- James Cumming (1994): Architecture and building construction / Nucleus / Long Man Group / UK (England) / p63

8.5.4 DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA La quinta fachada287 de muchas de nuestras casas, las cubiertas de teja, los tejados de teja - valga la redundancia – son dignos herederos de las culturas romana y árabe.288 Algunas de las razones que justifican su uso tan extendido son, como veíamos, la accesibilidad del material en la zona o la composición del propio suelo; las características geomorfológicas del terreno de la región. Una vez en la obra, van encajando a modo de puzzle, las diferentes piezas que componen el sistema, que tan sólo requieren para su puesta en obra, el conocimiento previo de una serie de pautas así como un replanteo in situ. Este sistema responde a un esquema constructivo sencillo y repetitivo; una composición de elementos rutinaria. Los puntos más delicados son el encuentro entre piezas; los solapes, los cambios de plano del faldón, las vertientes y las charnelas de unión con los elementos salientes del tejado como las chimeneas. Se establece entre todos estos elementos una relación de vecindad y contigüidad. Esta solución se adapta bien a las irregularidades del plano de soporte, asentándose con facilidad. Otro rasgo característico, es la rapidez de ejecución del mismo. Las piezas se colocan en seco, salvo las que se ubican en los puntos o líneas de fractura (bisagras) posibilitando la dilatación y contracción de las piezas y del conjunto del tejado, disminuyendo el estrés que suponen los cambios volumétricos debidos a saltos bruscos de temperatura. Las piezas que vayan a colocarse amorteradas deberán ser mojadas previamente. El diseño de las piezas en sí, su regularidad y su forma ondulada junto con la propia definición del conjunto del sistema facilitan la aireación y ventilación de los espacios inferiores a los que cobijan, al permitir su respiración y el paso del aire a su través. Es un recurso económico y tradicional; que tan sólo requiere del trabajo de mano de obra cualificada, de un maestro albañil y uno o varios ayudantes. Su conservación y mantenimiento es sencillo, de bajo coste, limitándose a la revisión, recolocación y retejado anual de la cubierta, comprobando visualmente el correcto estado de los diferentes puntos singulares como el borde del alero, las juntas y solapes entre piezas, los encuentros con medianiles, hastiales y elementos salientes del plano de cubierta como chimeneas, antenas y pararrayos. Del mismo modo, prestaremos especial atención al estado y estanqueidad general de los faldones, a los sistemas de desagüe auxiliares como los canalones y bajantes y a la aparición de humedades o goteras. Las piezas rotas, deterioradas o dañadas se pueden sustituir o remplazar con relativa facilidad. Tan sólo habremos de ser cuidadosos en lo que se refiere al repaso y limpieza periódica de las rías o canales que pudieran haberse obstruido debido a la acumulación de polvo arrastrado por el viento, depósitos de hollín, existencia de vegetación parasitaria o nidos de aves.289 Las tejas se elaboran con la propia tierra del lugar, vinculando su materialidad con la del lugar. En última instancia; lo que hace de éste un sistema vigente todavía hoy en la actualidad, con el valor cultural añadido que supone ese recorrido histórico y geográfico tan dilatado, es su eficacia más que constatada. _____________________________________________________________________________________
287.- José Laborda Yneva (2009): La Ciudad de Uno / La quinta fachada / IFC / CSIC / Zaragoza 288.- José María Alcázar Pastor (2006): Las cubiertas de mi pueblo (en) Revista A33 289.- www.arquitectos-online.com / boletinjunio2001.html

- 165 -

- 166 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 91. CABALLÓN.- Las tejas del caballón se colocan a galga, montando 1/3 de su longitud (unos 15 cm), amorteradas con barro en los encuentros.270 Descripción del esquema (ver página anterior) La función principal del tejado es la evacuación del agua de lluvia, escarcha, hielo, nieve o granizo. Ello se consigue mediante la superposición de unidades y vertido lateral entre piezas, consiguiendo un plano de impermeabilización continuo. A.- Recepción / Canalización B.- Rechazo / Salpicadura C.- Recepción / Canalización A + C.- Encaje / Yuxtaposición útil a.- Evacuación en el sentido perpendicular al eje de la teja. Direccionamiento del agua recogida hacia los canales que propician su evacuación por escorrentía. b.- Desagüe en el sentido del plano de cubierta, paralelo a la pendiente del plano de costeras, con una pendiente mínima del 25 % acorde con la práctica local, según la experiencia constructiva de la zona.291

8.5.5 CRITERIOS DE DISEÑO Para conseguir la estanqueidad pretendida se deberá establecer una pendiente adecuada a las circunstancias topográficas y climatólogas, el régimen de lluvias local; su pluviometría, y el material a emplear para la cubrición del tejado. Tendremos en cuenta la velocidad de desagüe; el tiempo que el agua permanecerá sobre su superficie, el ajuste entre piezas; su solape, las condiciones de apoyo, la estabilidad de la estructura que le sirve de base y el grado de exposición al viento de la construcción. El espesor del conjunto de elementos que constituye el sistema de cubierta; las costeras que conforman el plano de base, el aterrado; la cama de barro y paja de asiento y las tejas, es de unos 15 cm. Es importante observar y cuidar el encuentro entre piezas; su solape, en especial en lo encimero del tejado, en el encuentro de los faldones con el caballón, la línea de cumbrera que hace de bisagra entre ambos planos de teja; de modo que topetee la de abajo con la de arriba.292 La cumbrera se forma con una hilera de cobijas igualmente solapadas recibidas con mortero, dispuestas a partir del extremo opuesto a la dirección de los vientos dominantes, para que éstos no levanten la estructura.293 _____________________________________________________________________________________
271.291.292.293.A. Serra Hamilton (2005): Términos de Arquitectura / figura nº 1997 Con Eulogio / Conversaciones Idem González Rodríguez, A. (2005): Extremadura Popular: Casa y Pueblo / http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/67925171090125019321457/029716_0011.pdf

[A] 90. DESCRIPCIÓN DEL PROCESO DE EVACUACIÓN DEL AGUA / Encuentro lluvia-teja 1.- El agua es recibida por la cobija 2.- El agua salpica desde la ría a la cobija 3.- El agua es devuelta por la cobija a la ría, escurre hacia la ría 4.- El agua desciende por gravedad hasta un plano inferior. La canalización de las aguas afuera se efectuará convenientemente a una distancia lo suficientemente alejada del plano de fachada.

Badajoz

(en)

- 167 -

- 168 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 92. VUELO LIGERO DE LA FILA DE COBIJAS INFERIOR EN EL REMATE LATERAL DEL FALDÓN DEL TEJADO. Leyenda / Descripción del dibujo: 01.- Teja cobija 02.- Teja canal (ría) 03.- Mortero de barro estabilizado con fibra (paja) 04.- Plano de soporte / Enlatado de madera a base de costeras

Las casas están todas construidas con adobes hechos de barro y paja desmenuzada, costumbre mora# que ha sobrevivido durante siglos. Los tejados están cubiertos con tejas encanecidas con líquines, tan poco diferenciados del suelo como el resto de la construcción.294 Las aristas de las tejas de esta hilada, sentadas sobre un lecho de barro rico en arcilla y paja, definen una línea quebrada continua parcialmente volada que actúa como goterón lineal, protegiendo el lateral de la solución frente a posibles infiltraciones por escorrentía, más expuesto a la acción conjunta de lluvia y viento; especialmente en la fachada oeste, asegurando la estanqueidad del sistema de cubierta. Cada uno de los puntos singulares que definen el sistema de cubrición se deberá proyectar adoptando una solución específica y recibiendo un tratamiento cuidado y atento, también en su puesta en obra. _____________________________________________________________________________________
294.- Jane Leck (1884): notas tomadas durante su viaje por España, en el recorrido de Palencia a León. # Costumbre mora; es lo que habitualmente se dice; aunque históricamente sea un error / Font Arellano, Juana (10.11.2011) / Aportaciones [A] 93. El arquitecto es un albañil con conocimientos de latín - Adolph Loos –

- 169 -

- 170 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 94. CUCHARA DE ALBAÑIL.- Utensilio típico del oficio de albañil, consistente en una plancha de hierro de figura triangular, provista de un mango, utilizada para manejar, colocar, extender y alisar los morteros, mezclas y frisos; "trowel". Esto lo sabemos todos aquí; entonces, ¿qué tiene de particular? Pues simplemente, a pesar de que se usa en muchos países, falla en su idea básica: en castellano, una "cuchara" es algo que tiene concavidad, ¡una cuchara no es plana! En otros países se denomina paleta y, como símbolo del albañil, a ellos hasta se les llama despectivamente "paletas". En Colombia se dice "palustra". Por cierto, como ilustración de la riqueza del lenguaje de la milenaria Albañilería basta los matices de esos instrumentos tan populares y necesarios: si la paleta es redonda o cuadrada, se dice "fratás"; cuando es de madera y "llana" o "trulla" cuando es de hierro. En cambio, si la paleta es triangular y de hierro, "cuchara, paleta, palustra o palustre".295

_____________________________________________________________________________________
295.# Joaquín Marín (2004): Terminología de las normas / Covenin-Mindur de Edificaciones / Venezuela Respecto a la designación de esta herramienta, tal vez convendría, como observaba Juana Font no generalizar, quizás el término más extendido sea paleta, tanto que se llama así a los albañiles coloquialmente / Font Arellano, Juana (10.11.2011) / Aportaciones [f] 71. MOSAICO DE TEJAS / TEXTURAS -

- 171 -

- 172 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 96. Detalle del escamado de teja exterior de una chimenea tradicional de campana. El solape entre piezas se resuelve amorterado.

8.5.6 MEDICIONES / MATERIALES POR METRO CUADRADO DE CUBIERTA (materiales /m2)298 Udds de teja curva: 26 (aprox) M2 de capa de asiento de barro (Espesor medio 4 cm) M2 de cama de paja (espesor medio 2 cm) M2 de enlatado (e = 2,5 cm) Estimación de la carga en cubierta por m2: Teja curva …………………………………… 50 kg/m2 Entortado de barro y paja (1:1) ……………… 20 kg/m2 Enlatado de madera ………………………… 15 kg/m2 Peso propio de la viguería …………………… 20 kg/m2 Total ………………………………………… 105 kg/m2 8.5.7 CLASIFICACIÓN DE LOS TEJADOS A.- Según el número de faldones de evacuación: 1.- A un agua 2.- A dos aguas (Charnela = Cumbrera) 3.- A tres aguas (Cumbrera + 2 Limatesas) 4.- A tres aguas con coba lateral (Cumbrera + 2 Limatesas) 5.- A cuatro aguas con cobas laterales en sendos extremos (Cumbrera + 4 limatesas) Por lo general, la cumbrera o caballón suele ser paralela a la línea de fachada, lo que facilita una posterior ampliación de la casa, su desarrollo lateral o la agregación de nuevos módulos funcionales. El vertido de las aguas recogidas se realiza en sentido perpendicular a la calle. B.- Según el número de hojas: 1.- A teja sencilla, sólo canales. Esta solución disminuye el peso de la solución, supone un considerable ahorro de material, pero exige mayor grado de atención, cuidado y mantenimiento. En este caso se emplean sólo tejas bajeras o de canal. 2.- A teja doble; con cobijas y canales _____________________________________________________________________________________
298.- Manuel J. Freire Tellado (1998): Construcciones de tapia en las tierras de Lemos (en) Actas del II Congreso Nacional de Historia de la Construcción # (…) la cubierta “a teja sencilla” o a “torta y lomo” es la que se conoce también como “a la segoviana”, con un área de implantación más grande de lo que esta designación permite aventurar ya que es frecuente en grandes zonas de Burgos, Palencia y Valladolid, además en Segovia. Parece que su uso se debe a dos razones: la existencia de arcillas expansivas que permiten el uso de estas piezas, más parecidas a la sección de un cilindro que de un cono, por lo que es posible colocarlas en contacto, y a motivos fiscales, puesto que se cotizaba por cada pieza utilizada. En la Edad Media cuando alguien se mudaba de casa podía llevarse las tejas.

[A] 95. ENCUENTRO DEL FALDÓN DE CUBIERTA CON EL CUERPO SALIENTE DE LA CHIMENEA Descripción: 01.- Teja curva cerámica (Formación de canalización perimetral in situ que tiene por objeto desviar el agua hacia los laterales para su evacuación)296 02.- Cama de barro y paja 03.- Plano de costeras (Faldón de cubierta) 04.- Enlodado de barro 05.- Elemento de zunchado. Apertura de hueco 06.- Escamado de tejas (tejos) / apariencia mineral 07.- Junta de barro 08.- Mortero de barro en el apoyo del copete 09.- Adobe. Estructura de la chimenea 10.- Lodado interior de barro 11.- Revestimiento interior terroso (capa más fina)

Las escamas cerámicas se disponen de forma que hacen resbalar el agua, describiendo una secuencia de saltos hasta encontrarse con el plano inclinado del tejado, por donde discurre hasta completar el recorrido preestablecido por la colocación de sendas piezas, la geometría del propio vaso de la chimenea, el sistema que constituye la cubierta tejada y la fuerza de la gravedad. Protegen frente a la humedad el núcleo interior de adobe que conforma la estructura de la chimenea revistiendo la matriz interior de barro cocido. En ese fluir que señalábamos, el canto de las tejas actúa como goterón, impidiendo que el agua se vuelva hacia su interior por la acción del viento y llegue a calar la matriz terrosa del adobe. Una descripción más detallada de este proceso podría ser ésta: la lluvia que cae vertical se encuentra con la superficie del volumen exterior de la chimenea; el agua resbala a través de su superficie mineral escamada, cayendo en cascada a través de los diferentes anillos de teja hasta encontrarse con el plano inclinado del tejado, donde discurre por las rías hasta caer al vacío y encontrarse con la horizontalidad del suelo. _____________________________________________________________________________________
296.- Lorenzo Fernández Giro y José Laborda Yneva (Curso 2009-2010): Apuntes de la Asignatura Iniciación a Proyectos / Tema Práctico / nº 16 / Cubiertas inclinadas / EUPLA (Zaragoza)

- 173 -

- 174 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 97. Colocación a torta y a lomo.- … sentadas o recibi_ das sobre tortada de barro o mortero que rellena los hue 299 _cos de los canales.

8.5. 8 COLOCACIÓN Los trabajos se inician por la parte baja del faldón con una canal entera más un calzo de apoyo para la primera hilada. El vuelo de las canales será de unos 10 cm. El solape variará en función de la pendiente, que en este caso, para un 25% será de unos 9 o 10 cm. Para la determinación de la inclinación del faldón seguiremos el criterio de la experiencia constructiva de la zona, lo que facilitará; a priori, una adecuada escorrentía de agua, como primera garantía de estanqueidad. El montaje de las diferentes piezas se realizará en seco; montando la superior sobre la inferior, favoreciendo así la evacuación del agua y evitando su corrimiento. Las piezas que hayan de colocarse en los puntos singulares se dispondrán amorteradas para su correcta fijación y se mojarán previamente, al objeto de que no absorban el agua del mortero. Las canales se recubrirán con tejas invertidas, empezando por la parte inferior del plano del tejado. Incrementaremos el solape paulatinamente a medida que nos acerquemos al alero. Las tejas de las limatesas se recibirán con mortero pobre. Se planteará un esquema de trabajo simétrico al objeto de contrarrestar empujes diferenciales en las distintas vertientes, evitando así sobrecargas en la estructura, llevando a cabo un reparto racional de la carga sobre el faldón. Como calzo emplearemos trozos de teja rota, tejos y como herramientas básicas contaremos con un metro, una escuadra, una polea, un lapicero, un serrucho, un nivel de aire, cuerdas, cubetes asi como con el andamiaje y los epis auxiliares precisos. …qué es un tejado hermoso? No lo sé… (…) Fíjate en las formas en las que construye el campesino, pues son de la sustancia acumulada de la sabiduría de los antepasados. Pero busca el por qué de la forma. Si los adelantos de la técnica han hecho posible mejorar esa forma, empléese siempre esa mejora. La hoz es sustituida por la trilladora. La llanura necesita una estructuración arquitectónica vertical; la montaña una horizontal. La obra humana no debe competir con la obra de Dios. El Habsburgwarte estorba en la cadena del Wienerwald, pero el Husarentempel encaja armónicamente. No pienses en el tejado, sino en la lluvia y en la nieve. Así piensa el campesino, y por ello no construye en las montañas el tejado más plano que le es posible según sus conocimientos técnicos. En las montañas la nieve no debe deslizarse cuando ella quiera, sino cuando el campesino quiera. El campesino, por tanto, tiene que escalar el tejado sin peligro para su vida, para poder quitar la nieve. También nosotros tenemos que construir el tejado más plano que, según nuestra experiencia técnica, nos sea posible.300 _____________________________________________________________________________________
299.- A. Serra Hamilton (Op cit) 300.- Adolf Loos (1913): Reglas para quien construya en las montañas (en) Adolf Loos: Escritos II (1910-1931) / Adolf Opel y Josep Quetglas (2004) / Traducción de Alberto Estévez / Biblioteca de Arquitectura / El Croquis Editorial [A] 98 / [f] 72. DETALLE DE LA TIJERA DEL TEJADO. Hastial este de una casa del pueblo en el que se puede observar como remate del caballón, la característica teja pajarera o cantamañanas

8.5.9 ALGUNOS TÉRMINOS LOCALES / Aproximaciones - Teja pajarera o cantamañanas: Fragmento de teja levantada que sirve de cierre a la limatesa del caballete en sus dos extremos, actuando como cuña-tope para el resto de las tejas, evitando su desplazamiento. Recibe este nombre porque es el punto donde solían posarse los pajarillos que anunciaban con su trinar la presencia de los primeros rayos de sol. 301 Su ubicación en la esquina favorece la circulación de las corrientes de aire, evitando que el resto de tejas de la hilera puedan levantarse como consecuencia de la acción del viento.302 Los albañiles de la zona lo emplean con frecuencia como distintivo de su trabajo. … otra costumbre muy extendida es la decoración de los puntos salientes del tejado sobrealzando los mismos; así encontraremos grecas en los caballetes, remates en los cruces de los mismos, tejas o trozos de teja vueltos hacia lo alto en las esquinas, etc. En algunos sitios, la tradición indica el carácter protector de estos elementos, pero su interpretación no es sencilla, pese a estar muy difundidas en varias culturas (recuérdese el perfil de los templos japoneses, el sobrealzado de las esquinas de los templos clásicos…)… Desde el punto de vista de la física, los puntos salientes tienden a acumular la electricidad estática, por lo que atraen el rayo en las tormentas, y en ocasiones presentan efectos tan espectaculares como el llamado fuego de San Telmo, lo que nos daría una explicación por qué son puntos que se deben proteger.303 _____________________________________________________________________________________
301.302.303.fuente: http://www.foro-ciudad.com/leon/saelices-del-payuelo/fotos/ Con Javi (J. Antón) / Conversaciones Carmen Padilla y Eduardo del Arco (1987): La Arquitectura Popular como emblema. Iconografía / Apuntes de las Jornadas sobre Arquitectura Popular (CSIC)

- 175 -

- 176 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 99. COBA: La fachada de la casa pinariega; mejor dicho el corte y perfil del tejado en la fachada presenta dos variantes; una triangular, apiñonada con aguas a las dos vertientes de los costados de la casa y otra variante cortando el piñón o el frontón que resulta de esta disposición primera otro plano del tejado, 304 quedando la fachada en forma trapezoidal a tres aguas.

[A] 100. GOTERAL.- Espacio comprendido entre dos edificaciones conlindantes que forma una calleja destinada a la evacuación lateral del agua de lluvia procedente de las cobas de sendos tejados. Ofrece una mayor protección frente al agua tirada por el viento a las paredes de las casas contiguas. Se orienta en la dirección del eje norte-sur. Su existencia constituye un derecho de servidumbre de alero (aguas afuera) que ofrece un espacio público, común, compartido para recoger el agua y permitir también el acceso y mantenimiento constructivo de las paredes. Actúa como elemento cortafuegos en caso de incendio, confiere una mayor autonomía a los usuarios, independiza las manzanas, oxigena las calles. Cuenta con una anchura aproximada de (s) 0,80-1 metro; lo justo para permitir el paso de una persona / Área de escurrido de las canales

_____________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________
304.- José Tudela de la Orden (28.08.1923): La Casa Pinariega / Cuadernos de Etnología / La Voz de Soria / Números 17, 21, 24 na.- El Diccionario de Construcción tradicional tierra (Op cit) recoge varias acepciones para la palabra gotera que coherentes con la definición que acabamos de apuntar para la palabra gotera(l). Gotera: sus. fem. De “gota” (< latín gütta) (…) 1| d. Lugar por el que cae el agua de los tejados. || 2. En Santander y en América: alrededores de una casa.

- 177 -

- 178 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 102. Vista inferior de un alero de madera, con la canería volada [A] 101. Alero de madera: sábana de sombra La luz de mediodía tropieza con las tejas del borde del alero arrojando una sábana de sombra recortada sobre el plano de fachada. El cuelgue se interrumpe al llegar a la planta baja, donde la pared es de piedra, que no la cala el sol.305

8.5.10 EL ALERO DE MADERA Los aleros de las casas asoman a la calle con diferentes ritmos,306 vuelos y diseño, pero con un gesto común. Un buen número de ellos se eleva hasta una misma cota y comparte vuelo. Al prolongar la vertiente del tejado se protege el muro de fachada frente a la lluvia y la exposición directa al soleamiento durante la época estival. Su geometría y distribución constituyen un eficaz sistema de protección solar pasiva al proyectar sobre el haz de fachada una ceja de sombra307 coronada por una cenefa terrosa de tejas; casi de encaje, que se prolonga paralela al caserío hasta donde la vista alcanza; aportando al escenario de la calle una expresión eurítmica, orgánica y viva. Su disposición ordenada aporta una línea visual marcada por la pauta de los canes, separados entre sí adobe y medio; uno a soga y otro a tizón, retacados con mortero de barro. Probablemente de origen mudéjar, este elemento facilita la transición y continuidad entre el plano vertical de la pared y la cubierta inclinada que sirve de sombrero a la casa. Tiene como función principal la recogida, canalización y evacuación del agua de lluvia. Por otro lado, esta parte de la cubierta es la zona por la que discurre una mayor cantidad de agua. Contribuye a la definición formal y volumétrica de la casa, imprimiendo un carácter singular a la composición del conjunto de la fachada, con motivos decorativos tallados y una escuadría característica que realzan su plasticidad. El empleo de un material flexible como la madera permite la consecución de esos vuelos. Los encontramos de diferentes longitudes y potencia en relación al porte de la casa. En general, se sigue la siguiente premisa; el vuelo de la fachada sur es el equivalente al ancho de 4 tablas + ½ teja (tabanque, alero plano de unos 90 cm), mientras que el de la fachada norte se compone de 3 tablas + ½ teja (alero inclinado de unos 70 cm) Se observa en algunos ejemplos, como una combatura excesiva del alero, ha obligado a recurrir al empleo de tornapuntas y/o pequeños pilotes auxiliares que descansan a su vez, sobre la prolongación perpendicular a fachada de las vigas del piso inferior, descargando así parcialmente su peso, limitando su flecha. _____________________________________________________________________________________
305.- Con Gaudencia y Eulogio / Conversaciones 306.- Ritmo.- Adecuada ordenación de las líneas de movimiento en una obra de arte, sucesión armónica de las formas dispuestas en el espacio artístico (en) Alberto Serra Hamilton (….): Términos ilustrados de Arquitectura, construcción y otros oficios 307.- Carlos Labarta (1999): José Romero: La Arquitectura olvidada de un hombre. Revista de Arquitectura Nº 3 / ETS de Arquitectura de la Universidad de Navarra

Se denomina canería al conjunto de canes volados que conforman el alero; siendo el número de estos, también llamados colas de cabios, cabrios, canecillos (na) o canetes, proporcional a la longitud de la fachada. Su labra se reserva a los que se acusan en la fachada principal, estableciendo así una jerarquización visual respecto a la parte trasera de la casa. Suelen incorporar la talla superficial de un dibujo geométrico curvado; en forma de voluta, papo o pecho de paloma, dependiendo del oficio del constructor; así como la formación de goterón que interrumpe el paso del agua hacia el interior de la fábrica. Se diferencian dos tipos de canes; cuando asumen una función estructural nos referimos a ellos como cabios; cuando no; falsos cabios o rollizos (uso eminentemente decorativo). En la fachada trasera encontramos esos cabios ligeramente escuadrados; machones; maderos sin escuadrar que conforman la estructura del alero; o sencillamente latas, varas de pino o chopo descortezadas, una solución más económica pero igualmente funcional, siempre en todo caso, con su correspondiente goterón.

_____________________________________________________________________________________
(na).CANECILLO: sus. masc. De “can”, modillón (<latín canthus, aplicado al extremo o llanta de una rueda, y por extensión “extremo”, forma originada en el griego “esquina”)1. Teja canal de una vertiente desde la que se produce el desagüe. // 2. Modillón, elemento voladizo sobre el que se asienta una cornisa, un alero o los extremos de un dintel. (en) Jaime de Hoz Onrubia, Luis Maldonado Ramos y Fernando Vela Cossío (2003): Diccionario de construcción con tierra / Editorial Nerea / San Sebastián / p 85 PAPO.- Superficie que mira al suelo en las vigas o maderos (en) A. Serra Hamilton (Op cit) p731

- 179 -

- 180 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

La luz de mediodía tropieza con las tejas del borde del alero arrojando una sábana de sombra recortada DESCRIPCIÓN sobre01.-el plano de fachada. El Ringlera (hilera) lateral de tejas cerámicas curvas 02.- a cobija cuelgue se interrumpe al llegar Tejala (ría) 03.- Teja canal planta baja, donde la 04.- Cama de barro y paja pared es de 05.- Bocateja piedra, que no de barro y pajaque conforma la Canería la cala el(cierre frontal del alero) 06.- Canete / Elemento sol (1.)
07.- Entalle, formación de goterón 08.- Poste o piloto, también colondra 09.- Trullado (Revestimiento exterior de barro y paja) 10.- Solera o durmiente: viga que recorre el muro sobre la que apoyan los cabrios 11.- Atadera: viga que tiene como función el atado del plano que conforman las viguetas atravesadas del forjado, sirviendo como zunchado de cierre que recoge superiormente la caja de piedra de la planta baja sobre las que apoyan directamente los pilares o postes verticales también de madera. 12.- Sillarejo de piedra caliza en esquina (Planta baja) 13.- Machón: Madero sin escuadrar cuya función principal es servir de apoyo a otras piezas del armado de la estructura del alero. 14.- Cabrio 15.- Plano enlatado de costeras

[A] 103. DETALLE ESTRUCTURAL: FORMACIÓN DEL ALERO DE CUBIERTA / CANERÍA VOLADA Foundations and roofing are the two biggest technical and economic problems in cheap rural housing / La cimentación y el techado son los dos problemas técnicos y económicos más grandes dentro de la construcción rural económica (viviendas construidas en el ámbito rural a precios asequibles)308

_____________________________________________________________________________________
308.- H. Fathy (op cit) / p 102 [A] 104. C/ Rivalba, casa nº 2 / Detalle del alero de madera / Sección perpendicular a la fachada sur

- 181 -

- 182 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 106. LA CANERÍA

1.-

2.-

1.- El número de canes es proporcional a la longitud de la fachada. Por ejemplo, el alero de la casa de la calle Rivalba nº 12 está compuesto por 14 canes. El Vuelo de las canales en relación al canto del alero es de unos 8-10 cm. El intereje es el habitual. 2.- Detalle de uno de los canes de la casa nº 22, de la calle Las Eras, en el que puede observarse la solución del doble goterón (1,2) así como el cuidado y oficio con que las volutas y las cabezuelas de los canes han sido resueltas. En este ejemplo convergen función y ornamento.

Ficha técnica (A modo de ejemplo, con los datos pendientes de cumplimentar) - Tipo de madera, naturaleza del material (densidad, peso aparente…) - Intereje (cm) - Escuadría (cm) - Vuelo (cm) - Relación vuelo-intereje (proporción) - Características y número de goterones: 1, 2 (simple, doble) - Estado actual (reconocimiento visual) Levantamiento de planos, croquis y apuntes. Toma de fotografías. Para la rehabilitación funcional de los canes dañados se optará por la colocación de tablillas en sendos laterales, a modo de muletilla, unidas entre sí para reforzar la pieza y frenar su resquebrajamiento (presilla) Si esto no fuese posible, habría que contemplar otras posibilidades como su restauración en taller, sustitución o reposición. Al mismo tiempo, se propondrá un calendario de mantenimiento periódico.

[A] 105. VIGUILERA: Viga cumbrera, que remata la armadura de cubierta en su puente (El término resulta de la contracción de los vocablos viga e hilera). Rollizo escuadrado de gran longitud y colocación paralela a fachada en dirección este-oeste, sobre la que descansan los cabios y el plano de costeras que conforman la estructura portante del tejado, que servirá de apoyo para el material de asiento (paja) y la cobertura de teja. El caballón garantizará la estanqueidad frente al agua en este vértice.

- 183 -

- 184 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

La voluta; gracias a su geometría, conduce el agua hasta el ángulo; que actúa de goterón

[A] 108. DETALLE DE LA COLOCACIÓN DE UNA HORQUILLA DE SUJECIÓN DEL CANALÓN (Soporte) / La conexión a la estructura se produce mediante clavazón. El material empleado es hierro forjado. El modelo presenta un estado superficial actual escamado, con grado de oxidación avanzado. El empleo del canalón permite una mejor canalización de las aguas recogidas por el faldón de cubierta y una evacuación más precisa por medio de una bajante; en una determinada dirección, limitando la posibilidad de que se produzcan filtraciones de agua por salpicadura en la base del muro de fachada.

[A] 107. CANERÍA / Diferentes tipos formales de canes en función de la economía, detalle de la solución y oficio (El último ejemplo presentado se corresponde con el de un machón, con el ángulo biselado y un sencillo pero eficaz goterón )

- 185 -

- 186 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 110. DETALLE DEL TEJAROZ DE ACCESO Y DEL ALERO DE MADERA / Alzado de la puerta de acceso a la casa en la c/ … / nº 82 / dibujado 8.03.09

[A] 109. DETALLE DEL TEJAROZ EXTERIOR ANTERIOR A LA PUERTA (NARIZ) Y DEL ALERO DE MADERA / Sección vertical por la puerta de acceso de la c/ … / nº 82 / dibujado 8.03.09

_____________________________________________________________________________________
(na).- Este elemento arquitectónico ofrece un primer resguardo previo a la entrada, nos da la bienvenida a modo de marquesina. Cuando llueve, evita que nos mojemos mientras abrimos la puerta o esperamos para entrar.

_____________________________________________________________________________________
(na).- Este es un rasgo característico formal que presentan las casas más antiguas del pueblo. El tejadillo que protege la puerta vuela tanto o más que el de cubierta, avanza sobre el plano de fachada unos 80 cm para favorecer la evacuación del agua. La estructura portante del mismo se conforma a partir de la prolongación de las vigas del piso superior perpendiculares a fachada.

- 187 -

- 188 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 73. Ritmo línea quebrada del tejaroz (na)

…la cal se traía de Huerta en sacos. Venía en terrones. Estaba viva. Se echaba en un cubo de agua, cocía y se deshacía. Después se pintaban las tejas, se dejaban secar al sol y se ponían. Eran materiales fáciles de encontrar, nos apañábamos con lo que hacíamos aquí. Así parecía que quedaba un poco más decente; en fin cosas de esas. También otras están sin pintar…311 Por último; no menos importante, cabe citar la selección y acopio previo de tierras y paja necesarios para emplear como cama y asiento del material de cobertura. El resultado; una faja calada de factura artesanal, como decoración del tejaroz o cornisa. 8.5.11.2 RELACIÓN DE HERRAMIENTAS EMPLEADAS Andamios, cubos, paletas, una garrucha (roldana + cuerda, soga), un nivel, una regla, una navaja, un trapo húmedo… 8.5.11.3 SECUENCIA CONSTRUCTIVA ... mira; en las de pico, a la tercera la una está así y luego va encargada al contrario para que no coincida el pico de una hilada con el de abajo. Si la pones igual que la otra se quedan pegadas. De este modo, al montar los lados queda el hueco en medio. Se colocan intercaladas; donde juntan las dos de abajo, se pone la otra al contrario”. Montan en el centro de las de abajo para que levanten más.312 8.5.11.4 POSIBILIDADES DE DEFINICIÓN ORNAMENTAL DEL ALERO En este apartado prestaremos especial atención a la composición de las fajas, su diseño, el modo en que el paisaje se incorpora a las construcciones a través del juego del color y el empleo de materiales locales; la bicromía blanco-rojo de ese filete de barro volado o la reiteración de determinados motivos geométricos que pueden que definen un rico grafismo. Veremos como el alero se conforma mediante dos o tres hiladas en función de la pendiente final del tejado, atendiendo a la altura de la pared o sencillamente buscando una mayor economía de la solución. Casos de estudio según el diferente acabado de las fajas: 0.- Sin franja; sin encalar, colocadas tal cual llegan de fábrica 1.- Con franja única; con la totalidad del vuelo de la teja encalado 2.- Con media franja 3.- Encaje de picos; diferenciando entre 2 tipos en función de la diferente profundidad y alcance del baño en cal La arquitectura a semejanza de la música, se compone de elementos.313 _____________________________________________________________________________________
311.- Con Eulogio / Conversaciones 312.- Idem 313.- Joaquín Arnau (2000): 72 Voces para un Diccionario de Arquitectura / Guadet / Edit Celeste (na).- Nota autor: En el apunte puede observarse como la sombra que arroja sobre su contigua cada una de las tejas que integra el peine de cobijas, mantiene la pauta del diseño general de la cenefa

[A] 111. RITMO DE LA LÍNEA QUEBRADA DEL TEJAROZ

8.5.11 EL ALERO DE TEJA Los aleros de teja sucedieron a los de madera, coincidiendo con la sustitución de las antiguas paredes de entramado cuajado de adobe por las nuevas levantadas en piedra o ladrillo. Este simpático flequillo cerámico309 es un detalle que refleja como pocos; la idiosincrasia de toda una cultura. Una solución de aparejo cuidado, que se compone de varias hiladas consecutivas de tejas cobijas voladas y decoradas inferiormente con un motivo geométrico en cal que se repite linealmente a lo largo de toda la longitud del alero, una expresión sincrética; económica y funcional, donde confluyen la historia, el tiempo, la técnica y todo ese saber hacer que nos ha sido legado por las generaciones precedentes. Esta coqueta partitura cerámica; con notas de color en cal, acompaña a la vista hasta donde se pierde el horizonte en su extensión infinita. En su diseño y construcción predominan el pragmatismo y el sentido común. La alineación de las fachadas de las diferentes casas agrupadas en hileras de varias unidades agregadas posibilita la cubrición mediante un único tejado compartido por todas ellas, lo que evita los riesgos de infiltración o aparición de goteras u otras humedades al reducir al mínimo el número de encuentros y juntas; es decir, puntos singulares que merecen una mayor atención de ejecución y mantenimiento. También aquí encontramos el eco de la tradición y labor mudéjares. La longitud de esta prolongación del faldón de cubierta varía en función del número de hiladas de tejas voladas, oscilando entre los 60 y 70 cm. (…) todas esas variantes expresan a su manera la herencia clásica en el ornamento del edificio, equivalente de la cornisa, último cuerpo de las molduras del entablamento que se proyecta hacia el exterior sosteniendo el goterón. La amplia sombra creada por la obra realza la línea superior de la composición.310 8.5.11.1 TÉCNICA Y MATERIALES EMPLEADOS La construcción de este tipo de alero se fundamenta en varios principios; la facilidad de obtención de los materiales necesarios para su puesta en obra, la mímesis con los materiales del entorno circundante (no desentona), la posibilidad de adquirirlos a precios asequibles y en breve plazo de tiempo, el conocimiento de las técnicas necesarias para su definición por la mano de obra local y la facilidad de trabajo, nobleza y tradición de las materias primas de partida; el barro cocido y la cal. (…) El transporte y acopio de las tejas hasta la obra corría a cargo de los propios constructores. El reconocimiento de la calidad y grado de cocción de las piezas se comprobaba in situ, de forma visual y a través del sonido metálico-campanil que debían emitir al golpearlas. _____________________________________________________________________________________
309.- Daniel Taboada (Op cit) 310.- Rehabimed: Arquitectura Tradicional Mediterránea / Proyecto Corpus

- 189 -

- 190 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 112. SIN FRANJA

[A] 114. MEDIA FRANJA [2] A PICOS / TIPO 1 [3]

_ _ _ Línea de encuentro con el paramento vertical (con la pared) ___________________ Superficie del intradós bañada en cal (envés) [A] 115. A PICOS / TIPO 2 [3]

[A] 113. FRANJA ÚNICA [1]

- 191 -

- 192 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

8.5.12 RELACIÓN DE PATOLOGÍAS OBSERVADAS
El que no arregla gotera arregla casa entera (Refranero)

[f] 75. Falta de adherencia al soporte por incompatibilidad de materiales, debida a los diferentes grados de dilatación entre el revestimiento y el escamado de teja. El revoque exterior de mortero se agrieta y termina por desprenderse. Como posibles causas cabría señalar la ausencia de una armadura capaz de absorber las tensiones diferenciales generadas por el salto térmico diario y el propio uso del elemento (chimenea), causando un estrés excesivo al material. Otra causa podría tener como punto de partida un bajo contenido de conglomerante (cemento) en la mezcla utilizada para su confección.

[f] 76. Detalle del encuentro de las tejas del plano del faldón con la cumbrera o lomera.

Si uno echa a andar con la mirada puesta en las tejas podrá leer entre líneas lo evidente: la tierra que recibe el agua de la lluvia en el suelo es la misma que la que conforma el sombrero de nuestras casas, la frontera entre el calor que aprieta y la sombra que refresca, el encuentro entrecortado del barro con el cielo soriano. Una cresta terrosa que acerca la mineralidad del paisaje circundante a nuestra propia piel. Al entornar los ojos, descubrimos el latido de esos dibujos. Su traza evoca escenas de aquel entorno; la era nevada, el rojo terso de los ababoles, el vuelo nervioso de las golondrinas…
[f] 74.

Es frecuente que se produzcan corrimientos o desplazamientos de las tejas por acción de la gravedad, del viento, pisadas de animales (gatos, aves) o roturas debidas a las propias pisadas necesarias para llevar a cabo las labores de mantenimiento, que derivan en la formación de goteras o humedades con distinto grado de afectación.

[f] 77. Sotechado auxiliar contiguo a una vivienda para albergar el carro y otros útiles de labor Fallos de diseño. Es importante dimensionar correctamente la estructura soporte que ha de servir de base al tejado. Una sección insuficiente o una escuadría de los canes inadecuada puede conducir al colapso del conjunto. Se debe tener en cuenta el peso de cada uno de los elementos que integran el sistema de cubrición; las tejas, la capa de barro y paja (1:1) e incluso el peso propio del enlatado de madera que conforma el plano de soporte.

[f] 78. Otra falta habitual en este tipo de cobertura es el deslizamiento de las tejas en el sentido del plano inclinado. Este punto es uno de los más delicados en cuanto a los riesgos que conlleva; porque si no se le presta el cuidado debido y no se subsana a tiempo las tejas pueden llegar a caer en la vía pública; con el riesgo implícito que este tipo de desprendimiento conlleva. Se constata visualmente como estos fenómenos se repiten con asiduidad. Otras patologías: Arpado superficial de las tejas, por efectos reológicos o la presencia de vegetación (problemas asociados al desarrollo de las raíces de las plantas) …

- 193 -

- 194 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

8.6. LA MADERA
[f] 80. Textura madera tostada de una puerta

8.6.1 GENERALIDADES La provincia de Soria posee una gran riqueza forestal. En Fuencaliente, la madera para la construcción se conseguía en los pueblos de alrededor donde era más abundante, en pueblos situados en un radio de unos 20 km de distancia, a media jornada a pie. Los montes comunales eran accesibles para los vecinos. Madera de monte alto, de pino negral o albal en la zona de Pinares; madera de monte bajo; como la encina, el roble, el nogal, la sabina o el avellano para ebanistería en Zayas, en Váscones, en Valdealvín o Guijosa o también en el aserradero de Arganza, como recordaba Félix Rodrigo. Madera de chopo en los pueblos de ribera; la más habitual, el álamo blanco, el chopo lombardo, como me comentaba un día Odón (4.08.08) O también, los sarmientos, en los pueblos con tradición vinícola, en la vega, a partir de los restos de la poda de la vid, si bien; destinada a otros usos. La madera es un material con una fácil de trabajar que permite su talla, rebaje, lijado y escuadrado. Tiene un buen comportamiento a flexión. Se transporta con relativa facilidad. Es un material con buena durabilidad y capacidad de envejecimiento. Se usa en multitud de aplicaciones constructivas como la apertura de huecos, forjado de pisos, construcción de elementos volados, entramados, particiones, escaleras, cortavientos o vigas para cubrir diferentes luces; para las que se emplean los árboles con mejor porte y una mayor rectitud de los troncos, aprovechando su médula; el duramen, la parte más resistente. La madera es un material vivo, que cruje, que varía su volumen en función del grado de humedad ambiental, que admite cierta flecha; que comba y manifiesta sobre su piel tuestes; quemaduras con una coloración superficial característica.(na.)Entre las ventajas que ofrece su empleo como material de construcción cabe citar su baja velocidad de carbonización: 0,60-0,70 mm/min; lo que dificulta que el fuego llegue a afectar al núcleo de las piezas. Las estructuras quedan en pie tras el incendio; no colapsan. Otros motivos para su empleo son su baja conductividad térmica y el hecho de que no absorbe electricidad estática. Al ser la madera autóctona, comparte un grado de humedad intersticial similar al de la humedad relativa ambiental, con lo que se consigue que las variaciones volumétricas que experimentan las piezas una vez colocadas sean menores, evitando la aparición de fendas longitudinales y disminuyendo también el riesgo de ataque por xilófagos. Períodos aptos para la poda y la tala: - Árboles de hoja caduca: Luna en mengua (enero) - Árboles de hoja perenne: Luna creciente El período apto para la poda son los meses con [R] Por ejemplo; septiemb[R]e, ene[R]o…314 Durante el invierno la circulación de savia se reduce, las fibras de la madera se compactan, el número de nudos es menor y el riesgo de pudrición posterior; al disminuir el contenido de agua, también. La época idónea para la tala son las fechas próximas al día de la festividad de San Miguel. Si el corte se realiza en primavera, habrá de descortezarse para evitar daños al tronco.315 _____________________________________________________________________________________
314.Con Fermín / Conversaciones (Verano de 2006) Fermín recuerda como su abuelo, para comprobar si la estructura del entramado estaba bien aplomada, empujaba con fuerza uno de los postes. Una vez liberada del esfuerzo el conjunto recuperaba la posición de equilibrio. Superada la prueba, se daba por buena. Vídeo: La madera en Albarracín / Eugenio Monesma / Pyrene La arquitecta Petra Hebens; experta en Bioconstrucción aconseja para la reparación de fendas en vigas mezclar cera de abeja, aceite de linaza y serrín al baño maría hasta obtener una masa moldeable apta para el cierre de oquedades, con la posibilidad de adición de pigmentos o colorantes.

_____________________________________________________________________________________
na.Tejaroz: sust. Masc. De “teja” (< latín tègula, término formado a partir del verbo tègère, “cubrirW, “recubrir”).. 1. Tejadillo voladizo construido sobre una puerta o sobre una ventana. // 2. Forma tradicional de resolver los aleros del tejado disponiendo tejas vueltas colocadas “a más ganar” en una o varias roscas. En ocasiones están decorados con cal. (en) Jaime de Hoz Onrubia, Luis Maldonado Ramos y Fernando Vela Cossío (2003): Diccionario de construcción con tierra / Editorial Nerea / San Sebastián / p 193

-

[f] 79. EL TEJAROZ -

315.(na).-

- 195 -

- 196 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 81. Textura fibrosa del tronco de jabina

La madurez del árbol dependerá de la zona, el clima y la especie; así mientras que para el chopo con 10 años podría ser suficiente; el pino negral requiere de 100 o 120 años (294.-). El proceso consiste en degollarlos en pie, realizando un corte perimetral hasta el corazón, dejar destilar la savia y secar el tiempo preciso para después proceder a su desplome o derribo. El período de almacenamiento mínimo para la madera verde es de unos 12 meses, llegando incluso a 18, que es el tiempo necesario para que desaparezcan las tensiones acumuladas en las fibras del tronco durante el proceso de la tala. Los rollos deberán dejarse secar, con el tronco limpio de ramas. Las herramientas básicas para las tareas del entresacado y corte de los árboles son el hacha, las cuñas, las sierras y la segueta. El marcado y trabajo sobre la superficie de los troncos para su despiece se realizará con la ayuda de un lápiz de carboncillo o bien con un tiralíneas, compuesto de una bota y un hilo impregnado del polvo que ésta contenga; polvo vegetal, de carbón o ceniza; o polvo de tierra; almagre o almazarrón. Para su corte, labra y tallado se emplearán diferentes herramientas como el serrucho, la azuela, el cepillo, la lija, la garlopa, el gramil, el escoplo… 8.6.2 USOS - Estructura articuladas, entramado de madera, esqueleto de las casas - E. horizontal: Forjados, cerchas, entrevigado, ataderas, viguetas, zapatas, aleros, canería… Formación de dinteles (puentes) en huecos de puertas y ventanas (arcos de descarga) y cargaderos de menos espesor que la piedra, provistos de un empotramiento lateral suficiente, con los vanos separados convenientemente de las esquinas para no alterar la transmisión de cargas. - E. inclinada exterior e interior: estructura de la escalera (zancas, apoyos, escalones, cierre lateral entablado, puerta a pie de la escalera en planta baja, barandas) , armaduras de cubierta, riortas (falsos tornapuntas) usados como elemento constructivo auxiliar, reforzando el plano de fachada, con carácter provisional, para asegurar la verticalidad de los postes verticales hasta el cuajado definitivo con adobes y correcto asiento de la fábrica. El tipo de pieza a emplear será un rollizo o una tabla. Otros: estructura del encestado de la chimenea, lambrequines… (…) este poste había que enriortarlo mejor – apunte de Marino (3.11.2011) - E. Vertical: pilotos o postes, pies derechos, enanos (pilarejos) - Carpintería - Exterior: Balaustres, ventanas, puertas, recercado de vanos, celosías, bastidores, marcos, tendederos… - Interior: Jambajes, puertas, separaciones y distribuciones y pisos de tabla o entarugados (mosaicos de cubos de dimensión 10.10.10 cm, colocados formando un damero) - Tacos de acuñado en atención a un mejor asiento de otras piezas - Palo del sequero - Marrano: Madero similar a un escalón que se coloca en la frontera del pasillo con la habitación de la cuadra, sirviendo como elemento de retención y separación entre ambas (marchapié)
- 197 -

[f] 82. Detalle del tirador labrado de una puerta en Ucero (Soria) ... entre la main et l´ outil commence une amitié qui n´aura pas du fin. L´une comunique á l´autre sa chaleur vivante et le faconne perpétuellemnte. Neuf, l´outil n´est pas « fait », il faut que s´établisse entre lui et les doigs qui le tiennent cet accord né d´une possession progressive, de gestes légers et combinés, d´habitudes mutuelles et même d´une certaine usure. Alors l´instrument inerte devient quelque chose qui vit. Nulle matière ne s´y prete mieux que le bois, qui vécut jadis dans las foret, et qui, mutilé, faconné pour se preter aux arts de l´homme, conserve sous une autre forme sa souplesse et sa flexibilité primitives /… entre la mano y el objeto comienza una amistad que no tendrá fin. La una comunica a la otra su vivo calor y le da forma perpetuamente. Nuevo, el objeto no está hecho, es necesario que se establezca entre él y los dedos que lo sostienen este acuerdo nacido de una posesión progresiva, de gestos leves y combinados, de hábitos mutos e incluso de un cierto desgaste. Entones el instrumento inerte se convierte en algo vivo. Ningún material es mejor que la madera, que se desarrolla en el bosque, y que, una vez cortado, se moldea para prestarse a las artes del hombre, conservando bajo una forma distinta su ligereza y su flexibilidad primitivas316

- Piel exterior, revestimiento vertical exterior de la pared oeste; gris plata. Conformando un plano continuo de madera, una camisa, que actúa como cobertura lateral de la pared oeste de la casa; la zona más expuesta al viento. Disposición vertical de las costeras de chopo que se comporta como una sobrepiel protectora del adobe del cerramiento del costado; como una membrana orgánica, que evita la erosión superficial de la piezas de barro por abrasión, protegiéndolas de la fotodegradación; funcionando como si de un parasol se tratase, protegiendo la pared de la exposición directa, radiación y soleamiento en verano, al crearse una cámara de aire intermedia entre ambos planos; el exterior de costeras, y la hoja interior de adobe; salvaguardándola del lavado y arrastre de finos debido al azote del agua de lluvia tirada, a la acción abrasiva de viento, agua y motas de polvo conjuntas. Son muchas las ventajas que reporta su empleo. Mejora el aislamiento térmico en planta alta y cambarote. Actúa como cortavientos. Su color claro; frío, favorece la reflexión de los rayos de sol, disminuyendo la ganancia térmica del elemento. El color gris plata que presenta es el que adquiere la madera sin tratar usada al exterior, similar a la textura del tronco de un chopo, a las canas del abuelo. El montaje de las piezas es sencilla, casi como un puzzle. Los elementos verticales del plano de costeras se clavan directamente a guías horizontales, una solera en la parte superior y otra en la parte inferior; aseguradas a la estructura principal del entramado. El tipo de madera empleado es el chopo, debido a su buen comportamiento a flexión, a su capacidad de arqueo; su facilidad de obtención, su precio (más económico que otras maderas) su facilidad de trabajo y la eficacia contrastada del resultado. En España, encontramos paralelismos a este tipo de solución en la casa Pirenaica, los tornaaguas gallegos, o las pallozas asturianas… - Fabricación de objetos cotidianos: escaleras de mano, herramientas; moldes para los adobes, palas de tejas, gramiles, gamellas, cepillos, trullas, tablas de lavar (lavadera), pequeños muebles como taburetes de 3 ó 4 patas, sillas, escaños, piezas de juego; como los bolos, la calva o la tuta, instrumentos de música como flautas, dulzainas; otros como estuches o carretes para el tendedero… - Portillos de acceso a huertas y fincas (cierre de parcelas) - Combustible _____________________________________________________________________________________
316.- Enri Focillon (1934) : Éloge de la main # Apunte de Juana Font Arellano (10.11.2011)

- 198 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 116. NIVEL (de aire).- Instrumento para averiguar la horizontalidad o verticalidad de una superficie. Instrumento destinado a determinar la diferencia entre dos o más puntos en la Topografía. Suelen ser de madera o metálicos317

8.6.3 CLASIFICACIÓN DE LA MADERA PARA SU EMPLEO EN CONSTRUCCIÓN En función de la preparación previa a su puesta en obra - Sin labrar (En apeos; casos puntuales, colocación directa) - Rollizos - Escuadría en bruto - Corte en hilo (Mayor aprovechamiento del tronco, obtención de tablones toscos…) En función de su escuadría (cm) a.- Lata (costera) Zona más cercana a la corteza, resistente a la humedad y a la intemperie. En la zona de pinares se designa así también a las varas del tronco de un árbol joven o rama alargada de poca sección y gran longitud. b.- Tabla (Relación canto-base: 1-10, domina el ancho sobre el grueso) Canto de las piezas 3 cm (Una tableta sería una tabla más pequeña) c.- Tablón (Sección de la pieza rectangular, con aristas vivas y dimensiones (10-30).(5-10) cm y longitud 2-10 m d.- Tarima (Tabla machihembrada) de dimensiones (5-15) .(1,5-3) cm e.- Vigueta (15.15 u 8.8) cm y Lmáxima de 5 metros f.- Viga (15.20, 25.35) cm y Lmáxima 4-10 metros En función de su corte y del número de caras trabajadas - Tajón.- Pieza resultante del corte del tronco del árbol en piezas más pequeñas para su transporte y posterior transformación y trabajo - Costera.- 1 cara trabajada. Aprovechamiento de las propiedades de la corteza y albura del tronco, de menor resistencia en comparación con otras partes como el corazón (ver dibujo). - Rastrel.- 2 caras trabajadas - Machón.- 4 caras trabajadas (mayor coste, usos específicos) 8.6.4 CUBICAJE [M3] / Ver: - Altura del tronco del árbol (longitud) - Ø MEDIO = Ø BASE + Ø COPA / 2 - Volumen cubicado (V) = ÁREA Ø MEDIO · ALTURA (L) = m2 · m = m3 _____________________________________________________________________________________
317.- A. Serra Hamilton (Op cit)

DESCRIPCIÓN DE CAPAS 01.02.03.04.05.06.07.08.09.10.11.12.13.14.TEJA CURVA CERÁMICA (BORDE) IDEM (FALDÓN) CABRIO (CUBIERTA) CAMA DE BARRO SOBRE PAJA ENLATADO DE MADERA (COSTERAS) LAMBREQUÍN O GUARDAMALLETA ATADERA ADOBE CUAJADO UNIÓN (CLAVAZÓN PUNTA ACERO) COSTERA VARA DE CHOPO (LATA GUÍA) VIGA INTERIOR PIEDRA (MAMPOSTERÍA EN SECO)

[A] 117. VISTA DE LA CAMISA DE MADERA DE LA PARED DESDE EL GOTERAL (EJE NORTE – SUR)

- 199 -

- 200 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

La cara interior; plana, aserrada (corte recto), apoya directamente sobre los cabios de cubierta, quedando vista al interior. La cara exterior; no trabajada, más irregular, resiste mejor la humedad. Su uso se reserva a aquellas partes de la construcción más expuestas a la intemperie, como la cubierta o el cierre de la pared lateral oeste de la casa

[A] 119. (1)

[A] 118. COSTERA: (de costal; lateral) Cara interior plana, aserrada, de corte recto / Cara exterior: resiste mejor frente a la humedad. Uso protector en zonas de la construcción más expuestas a la acción de los agentes externos como la cubierta o el lateral oeste, la cara donde el azote de la lluvia y el viento se acusa más.

- 201 -

- 202 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 119 (2) CEPILLO.- Instrumento de carpintería formado por un prisma cuadrangular de madera dura, que lleva embutido, en una abertura transversal y sujeto por una cuña, un hierro acerado con filo, el cual sobresale un poco de la cara que ha de ludir con la madera cuya superficie se quiere alisar.318 __________________________________________________________________________________________________________ 318.- DRAE 2009 [A] 120. (1) GRAMIL.- (Del gr. γραµµ , línea) En carpintería y otros oficios, instrumento que sirve para trazar paralelas al borde 319 de una pieza escuadrada

_____________________________________________________________________________________
319.- DRAE / 2009

- 203 -

- 204 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 121. DETALLE DE UN APOYO INTERMEDIO / ESTRUCTURA DEL ENTRAMADO / ENLACE DE VIGUETA- FORJADO MEDIANTE DURMIENTE / APOYO DIRECTO (Caso excepcional; infrecuente) / VISTA INFERIOR DEL FORJADO Descripción: T: teja curva cerámica P: paja de centeno mezclada con cal / Capa de aislamiento C: costera A: adobe V: vigueta de piso / Escuadrías: 8 x 10, 11 x 9, 12 x 9 cm

[A] 120. (2)

- 205 -

- 206 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

En este dibujo puede apreciarse el gesto amable del rebaje en forma de media luna practicado en la viga para recibir los cabios de cubierta. Constructivamente; la tangencia entre los diferentes elementos ha sido bien resuelta, con oficio.

A MEDIA MADERA

BISELADO

A. DIRECTO (Sin zapata)

EN RAYO DE JÚPITER

APOYO SENCILLO (mediante zapata de transición)

EN COLA DE MILANO (ENCAJE LATERAL)

[A] 123. ENCUENTROS / DENOMINACIÓN (En sentido descendente): 1.- A MEDIA MADERA / 2.- BISELADO / 3.- EN RAYO DE JÚPITER / 4.- EN COLA DE MILANO CON ENCAJE LATERAL

_____________________________________________________________________________________
(na).[A] 122. DETALLE DE UN ENTRAMADO SENCILLO / REMATE SUPERIOR: ENCUENTRO TEJADO - FACHADA El encuentro en rayo de Júpiter tuve ocasión de fotografiarlo – comprobando su efectividad - en los maderos del cuadrado que servían de base a la chimenea pinariega de una de las casas de la localidad, ya derruida. Los sinónimos de la palabra encuentro pueden ser muchos: Unión / Traba / Macla / Acople / Empalme / Ensamble / Tangencia / Enlace / Ligazón / Yugo…

- 207 -

- 208 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

CUBIERTA

CAMBAROTE (DESVÁN)

PLANTA PRIMERA (P1)

PLANTA BAJA (PB)

[A] 125. ESTRUCTURA Se aprecia en su factura una continuidad de la labor mudéjar, en lo referente a la calidad y características de la labra y talla de la madera, la disposición y definición geométrica de las zapatas y el tratamiento general y composición de la estructura. El sistema parte de apoyos simples, con una luz de crujía aproximada de 1,6 metros Zapata.- Pieza corta que se coloca debajo de una viga de carga y sobre un pilar o soporte, para la mejor transmisión de las 320 fuerzas.

_____________________________________________________________________________________
[A] 122. TRAMADAS 320.- Alberto Serra Hamilton (Op ci

- 209 -

- 210 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 83. Sobre este pilar acometen _ tanto la viguilera como los cabios que definen el triángulo apiñona_ do de la coba.

[f] 84. Detalle del veteado de la tarima y de la unión mediante clavazón (La cabeza de los clavos queda vista sobre el piso) En la planta alta, el piso; que queda visto inferiormente, se construye en madera de chopo o pino. Las tablas se colocan perpendiculares a las viguetas ortogonales a fachada. Todas las piezas se dejan cepilladas aunque sin barnizar. Se unen mediante clavazón con una punta de acero. Socarrena.- Hueco entre dos maderos o vigas de un suelo o piso resistente. También entre pares de la cubierta de un tejado (303.-)

8.6.5 DESARROLLO ESPACIAL DE ESTRUCTURAS, PÓRTICOS Y APEOS El sistema estructural de la cubierta es coherente con el del resto de la casa, ordenado de forma integral. La cubierta resuelve el remate superior del edificio y conduce las aguas fuera. La condición de estanqueidad se la confiere el empleo de la teja, elemento de barro, que tras someterse a un proceso de moldeo y cocción, adquiere esa geometría y características físico-mecánicas tan conocidas, con las que es posible urdir un sistema eficaz de evacuación del agua. El planteamiento de la estructura es simétrico, tanto en el diseño de las plantas, alzados, divisiones como en fachadas; lo que contribuye a su estabilidad y durabilidad. Los techos bajos facilitan el mantenimiento de una temperatura más homogénea, su medida responde a la estrategia de procurar una mejor conservación del calor generado en planta baja, disminuyendo el volumen de aire a caldear. Apuntaremos que como referencia para la altura libre en planta alta se tomaban 7 pies y en baja, una altura ligeramente superior; 8 pies.321 … En el mundo clásico “un pie” se definía como la sexta parte del cuerpo humano (“braza” o “estado”) y a su vez se dividía en doces partes; dando lugar a la “pulgada”. La medida de un pie se ha modificado según las diferentes épocas y en las distintas regiones. El pie capitolino, de 29,7 cm, fue una medida de uso universal en el mundo romano.322 (…) Igualmente, porque el pie del hombre corresponde a la sexta parte de la altura de su cuerpo, o en otros términos, porque la expresión de la altura del cuerpo en número de pies es este número, que es el de pies de altura, éstos resultan seis…323 … El pie carolingio poseía 32,16 cm, el pie castellano 27,86 cm y el pie segoviano 27,93 cm, siendo en nuestros días de 30,28 cm…324 Para asegurar el equilibrio de la estructura se empleaban niveles de aire; que sucedieron al empleo de botellas de vidrio a medio llenar; niveles de agua, aunque en muchas otras ocasiones se seguía optando por otro método; a la antigua usanza… A ojo de buen cubero…325 _____________________________________________________________________________________
321.- Con Eulogio / Conversaciones 322.- J Hoz Onrubia, L Maldonado Ramos, F. Vela Cossío (2003): Diccionario de Construcción Tradicional: Tierra / Edit Nerea / San Sebastián 323.- Vitrubio (….): Los diez libros de Arquitectura 324.- J Hoz Onrubia, L Maldonado Ramos, F. Vela Cossío (Op cit) 325.- Refranero español

[A] 126. TARIMA (1)

- 211 -

- 212 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 127. CLAVO
327

A oído.- Se dice también que un clavo ha sido clavado “a oído” cuando se hace con cierta inclinación

[A] 126. (2) TARIMA / Tipo de machihembrado: ensamble de brazos iguales326 El suelo de la tarima apoya directamente sobre los machones del piso inferior (vigas sección cuadrangular)

_____________________________________________________________________________________
326.- Alberto Serra Hamilton (Op cit)

_____________________________________________________________________________________
327.- Alberto Serra Hamilton (Op cit)

- 213 -

- 214 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

Leyenda: P: Plataforma T: Tablón (3 unidades) E: Escuadra e: encuentro p: palomilla r: rollizo (machón de apeo) h: holgura < 20 cm (precaución) Ø: diámetro del rollizo LF: Línea de Fachada

[A] 128. ESCALERA Diseño: tiro único Material: madera Descripción de las piezas que la componen: 1.- Zanca 2.- Soporte del peldañeado 3.- Piezas de ajuste (cuñas de pequeña dimensión) 4.- Peldañeado (pisas de tabla) Descripción de la pieza.- Cada uno de los peldaños se define a partir del trabajo sobre una sección maciza de madera de jabina, del corte y labra de la sección circular del tronco original. Las dimensiones se ajustan a las del croquis adjunto. Como puede apreciarse en el croquis, el corte y trabajo se limitan al máximo, buscando únicamente la funcionalidad del elemento. [A] 129. ANDAMIAJE / Def.- El andamio; construido in situ; ex profeso, es imprescendible para llevar a cabo los trabajos en altura. Su desplazamiento lateral nos permite cubrir toda la longitud de la fachada, al tiempo que jugamos con la inclinación del machón para poder alcanzar las diferentes alturas. Las escuadras, se conforman a partir de 2 tablas, siendo habitualmente la pieza que apoya en el muro la de mayor longitud. Para su empleo, se comprimen contra el plano de fachada de la pared de piedra en planta baja mediante la utilización de un rollizo que trabajará a modo de puntal (machón), procediendo del mismo modo que si de un apeo se tratase. Las punta superior del rollizo requiere de cierta preparación; esto es, ha de ser trabajada para conseguir que ajuste en el ángulo de las tablas encontrándose directamente con el ángulo interior de la escuadra (unión a tope) Para la sujeción inferior del elemento recurriremos a la excavación de un pocillo328 a modo de cajón, en el que apoyará directamente. Una palomilla lateral correctamente situada será suficiente para impedir el desplazamiento lateral del rollizo, garantizando la estabilidad del conjunto.

_____________________________________________________________________________________
328.- Con Eulogio / Conversaciones

- 215 -

- 216 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

8.7. LA JALBEGUE
[f] 86. Textura de la jalbegue sobre la pared

8.7.1 HACIA UNA DEFINICIÓN La jalbegue, jabelga o tierra_blanca, es una arcilla blanca (caolín) que se emplea como capa protectora del suelo y como camisa interior de barro para el revestimiento y blanqueo de paredes, contribuyendo al ornato general de la pieza. 330 El blanco de España o blanco de Meudón o Creta es un carbonato cálcico. Es conocido también como Tierrablanca…331 8.6.6 PATOLOGÍAS OBSERVADAS - Ataque de insectos xilófagos. Consecuencia: debilitamiento de los elementos estructurales al disminuir su sección eficaz, pudiendo llegar a ocasionar daños irreparables en el elemento afectado. - Fendas longitudinales en vigas - Rotura de costeras en el enlatado del tejado - Falta de mantenimiento (causa más repetida) - Pudrición del elemento. Absorción de humedad por capilaridad - Desprendimiento del yeso sobrepuesto en interiores (falta de adherencia) - Abarquillado: comba con tendencia al agravamiento, flecha de piezas por sobrecarga o dimensionado previo de las mismas insuficiente 329 - Pérdida paulatina de la cama de barro y paja que sirve de asiento a las tejas, favoreciendo la filtración de polvo a través de las aberturas del plano de costeras del tejado. - Daños en la cabeza de las vigas en la zona de apoyo sobre el muro o la solera. Causa: Falta de holgura en el encuentro, no existe espacio de huida que dote a la pieza de libertad de movimiento, no se ha previsto el necesario margen de ajuste (holgura). La madera experimenta variaciones de volumen de hasta un 6 % en sentido tangencial al eje del tronco. Para una pieza de 40 cm de canto esto supondría una variación de (+/-) 3 mm. Esta es una característica importante del material, que puede condicionar la durabilidad de la obra en su conjunto, por eso, la anisotropía del material ha de ser un condicionante de partida en el diseño de partida del conjunto de la estructura. 8.7.2 SOBRE SU EMPLEO (…) el caolín, término de origen chino, es una arcilla pura y blanca, que procede de la descomposición de las rocas de feldespato, útil, entre otras y muchas aplicaciones, para la fabricación de porcelanas y para dar blancura y gramaje al papel.332 Como su propio nombre indica, su color característico es el blanco, debido a la propia naturaleza y composición del material; lo que favorece la reflexión y difusión de la luz en el interior de las estancias, aportando claridad y sensación de limpieza. El espesor de capa suele ser de unos 2 mm aproximadamente. Para su obtención, la gente del lugar, generalmente las mujeres, se acercaban con los machos, con un par de sacos o alforjas, hasta las jalbegueras, los barrancos de los pueblos vecinos donde abundaba el material, como Orillares y Espeja. Iban a por arena y tierra roja para las paredes, los domingos por la mañana; el único día de la semana que las faenas del campo y el hogar les daban un respiro. Esta tierra roja era la que se posteriormente se aplicaba sobre los bajos de la pared; el característico zócalo colorao. Con el tiempo, se volvió frecuente comerciar con ello; intercambiar alubias por este tipo de tierra con los vecinos de los pueblos del entorno (trueque) como recuerdan Pausilipio Oteo Gómez333 o Gaudencia: venían mujeres a vender en burro, de Sta María… les cambiábamos una latita de alubias por un cuartal de jalbegue…334 Las habitaciones solían jalbegarse una vez al año, las vísperas de las fiestas del pueblo o la matanza del cochino; mientras que el pasillo y la cocina, requerían un mantenimiento más periódico, al ensuciarse más, debido al continuo pasar de los animales en el primer caso y al depósito de humo y hollín en el segundo.

[f] 85. Daños apreciables en un poste producidos por el ataque de insectos xilófagos (carcoma) en un pilar

_____________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________
329.- Apuntes de la asignatura de Restauración Monumental del profesor Fernando Navarro Alduáin (Curso 2004-2005) / Escuela Universitaria Politécnica La Almunia / EUPLA (Zaragoza) 330.- fuente: www.drae.es 331.- Ignacio Gárate Rojas (2002): Artes de la Cal / Editorial ML / Madrid 332.- fuente: http:/www.tiemplarios.com/02infogral.asp 333.- fuente: www.fuentearmegil.com 334.- Con Gaudencia / Conversaciones

- 217 -

- 218 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 130. Muñequilla La tierra negra buen pan lleva. La tierra blanca, por las paredes anda.335

... las fiestas religiosas y familiares son la ocasión preferida para proceder a esta renovación en el mundo musulmán. Sobre muros, porches, techos… La repetición cíclica del blanqueado conforma un verdadero revestimiento multicapa con decenas de estratos finísimos que protegen el entorno del hombre mediterráneo. Del mismo modo que podemos contar los años de un árbol por los anillos de su tronco, podemos contar las sucesivas capas estacionales.336 Como veíamos; la víspera de las festividades era la fecha señalada para llevar a cabo las tareas de mantenimiento que requiere el enjalbegado, puesto que durante esos días se solía recibir en casa a los familiares y personas más allegadas. Esta tarea solía correr a cargo de las mujeres. Para su aplicación en el suelo se empleaba el jalbegador; una herramienta con mango de madera, un palo largo fácil de asir, terminado en una tablilla envuelta por piel, de cordero u oveja (preferentemente) y rellena de un material blando unidas mediante clavazón; de apariencia similar a la de una mopa (ver croquis adjunto) o bien, se servían de una muñequilla más manejable (gaya) que se impregnaba en la mezcla antes de proceder a su extensión sobre la pared.337 La técnica de aplicación consistía en sacupar algo de jalbegue en una latita de escabeche o un caldero, mezclarla con agua y removerla hasta conseguir una mezcla uniforme… clarito… hasta que se quedaba reblanco - G. Cabrerizo - 338 El suelo de la cuadra era de tierra, por lo que no recibía ningún tratamiento especial. Por otro lado, la tierra blanca aceptaba otros usos domésticos; se empleaba para fregar los bancos de madera de la cocina. Primero se mojaba la madera del asiento y a continuación se sobaba con un trapo también húmedo y adobado en arena. Una vez seca la pieza, se pasaba otro trapo (seco) para limpiarla. …

__________________________________________________________________________________
335.336.337.338.(na).Arquitectura Tradicional Mediterránea / Corpus / Fundación Rehabimed fuente: http://www.cirp.es/pub/docs/cfg03.pdf fuente: http://soria-goig.com/vocabulario/pag_0604.htm Con Gaudencia / Conversaciones / (31.12.10) Una caracterización más exhaustiva del material requeriría de algunos ensayos de laboratorio como dureza superficial, resistencia al desgaste y al rayado, composición mineral, índice de pureza, pH, relación agua/arcilla, absorción de agua, tiempo de secado, finura de grano, densidad aparente, resistencia a compresión, adherencia al soporte, resistencia frente al choque térmico, heladicidad, expansión por humedad… pero esto excede de nuestro presupuesto e intención.

[A] 131. JALBEGADOR.- Reconstrucción a partir de datos entresacados de conversaciones con mayores del lugar. Apunte: La durabilidad de este tipo de herramienta era muy limitada (2-3 usos) Descripción: 1.- Mango de madera de chopo o pino (sin tratar) 2.- Forro de piel 3.- Relleno 4.- Punta de acero (clavazón) 5.- Tablilla

- 219 -

- 220 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

Paso 1.- Preparación previa / Empleo de un rascador o similar

8.8. EL AZULETE
[f] 87. Textura: azulete aplicado sobre pared

8.8.1 HACIA UNA DEFINICIÓN
Paso 2.- Reparación de la lesión (cierre) / Empleo de una espátula o similar

Esta palabra procede del latín; piedra azul. El azulete, como lo conocemos hoy; es un pigmento mineral sintético, inorgánico, obtenido a partir del lapislázuli o lazurita.339 Su empleo se remonta a la Edad Media y es originario de países tan remotos como Afganistán; de ahí otra de sus denominaciones, azul de ultramar. Son muchas de las propiedades que lo caracterizan; entre otras, su resistencia frente a las altas temperaturas (hasta 350 ºC) su estabilidad; el hecho de tratarse de un material que no migra, su inocuidad (no es tóxico) o su resistencia a la intemperie; ya bien conocidas en la antigüedad, hasta el punto que algunos eruditos como Leonardo da Vinci (…), se referían a éste como el oro azul 340, además de esto, podríamos añadir que se trata de un material reciclable, que no experimenta metamerismo; que mantiene su color independientemente del iluminante; 341 cualidades todas ellas, que a buen seguro, los antiguos ya supieron valorar. También Cennino (1437): El libro del Arte, dedica todo un capítulo de su libro a tratar sobre este material; De la naturaleza y modo de hacer azul de ultramar. 8.8.2 SOBRE SU EMPLEO En el pueblo, los mayores recuerdan cómo compraban varias papeletas de polvos de azulete o azulillo, o bien se utilizaba uno de rojo (colorao, terroso; de color rojizo similar al de la teja y de textura pulverulenta) Era un material asequible y versátil, que se manipulaba con facilidad. Su contenido (2 udds) se diluía en un cubo o recipiente con agua hasta conseguir la densidad y la intensidad tonal apropiadas. A continuación se aplicaba sobre el soporte de jabelga (tierra blanca) con la ayuda de una muñequilla; una herramienta confeccionada a partir de una tabla forrada con piel (pelo blando de conejo, oveja e incluso añadiré; como anécdota, también de gato), envuelta y rellena con lana u otro elemento blando; capaz de retener el material y la humedad necesarias para facilitar la tarea de restregado y aplicación posterior a mano. Igual que pintar na más que con tierra (E Lagunas) Se tiraba una cuerda a una altura aproximada de un metro, para delimitar el borde superior del zócalo. Su aplicación sobre el enjalbegado; a muñeca; en varias manos, servía como acabado de los bajos de las paredes interiores y también; aunque con menor frecuencia, como terminación del piso. Como recuerda el señor Valentín (V. Cabrerizo)… Por bajo pegando al suelo, se empleaba barro coloraó, encima del blanco… El suelo solía regarse con frecuencia con la ayuda de un botijo que salpicaba los bajos de la pared. Esta tarea era una actividad cotidiana que contribuía a la higiene de la casa, facilitando el barrido sin levantar polvo en exceso, contribuyendo a refrescar el ambiente los días de estío. Era la zona más expuesta al desgaste por suciedad, golpes, roces, humedad o la acción de pequeños roedores; motivos por los cuales el proceso de repintado se repetía al menos una vez al año, en los días previos a la fiesta. _____________________________________________________________________________________
339.- Guimet (1828) 340.- fuente: www.usuarioslycos.es 341.- fuente: www.nubiola.es

[A] 132. Reparación de fisuras y grietas en paredes interiores (en) L´Encyclopédie de la décoration / Culture, Arts, Loisirs / Paris / 1964 / p265 Herramientas a emplear: - Banqueta o escabel - Escalera de mano - Cubo de goma o gaveta - Esponja, trapo húmedo o arpillera (para el remozado) - Paleta para trabajar la masa - Cepillo - Recogedor o badil Secuencia de pasos a seguir: Como paso a previo a toda actuación procederemos a la limpieza general del paramento, comprobando visualmente el grado y alcance que reviste la lesión, si va a no acompañada de otras lesiones secundarias o añadidas. Para ello, resulta indispensable alejarse lo suficiente del paramento como para poder verlo en todo su conjunto (perspectiva gloabal). Si la pared se ve afectada en toda su extensión por este tipo de daño; es decir, observamos que presenta todo un mapa de grietas, habremos de proceder a su rehabilitación funcional, formal y estética, tal y como indicábamos para los revocos de tierra en el capítulo que hacía referencia al trullado. Con la ayuda de un rascador o la punta de un paletín, trabajaremos sobre toda la extensión de la brecha. Acentuaremos su espesor y profundidad, actuando sobre los bordes, achaflanando su encuentro con el resto del revoco (rebaje biselado de los labios a 45º) para conseguir una unión posterior más íntima. Necesitaremos llegar hasta la superficie del soporte para comprobar que la lesión no es debida a daños estructurales o defectos de la base. (na.-) Si se trata de una lesión aislada; de pequeña magnitud, estacionada en el tiempo, resultará sencilla su reparación. En primer lugar, una vez rebajado el revoco, procederemos a humedecer la grieta y el paño de pared adyacente (un radio de 25 cm; un palmo, sería suficiente). A continuación, con la ayuda de una espátula, dispondremos una primera capa de barro hasta cubrir los 2/3 de su profundidad (relleno de base). Como medida de refuerzo adicional, aplicaremos un recorte de tela de cáñamo u otro tipo de fibra (que cubra toda la superficie de la grieta y solape todo su contorno en unos 4 cm) previamente empapado y embebido en barro de consistencia semilíquida - perpendicularmente a la grieta, a modo de refuerzo. Una vez colocada pasaremos un cepillo sobre su superficie, para evitar la aparición de arrugas y eliminar las posibles bolsas de aire; como si de una plancha se tratase, comprobando su tirantez. Sobre ésta primera capa, podemos aplicar la capa de terminación; el tercio restante, hasta rellenar (colmatar) por completo el volumen perdido de la grieta, extendiendo la masa de barro con la espátula hasta enrasar con el resto del plano de la pared y retirar el sobrante. Para el relleno emplearemos el barro que tengamos más o mano; de características similares al preexistente; o bien, si cabe la posibilidad, un mortero de barro confeccionado con algún tipo de arcilla dimensionalmente más estable. Podremos recuperar todo el material retirado, una vez comprobada su aptitud. Si fuera necesario igualar algún paño habríamos de humectar previamente la zona y dejarla secar. Una vez seca, procederíamos a humectarla de nuevo y tras dejar transcurrir unos minutos aplicaríamos el material necesario con la ayuda de una talocha o de la trulla.

_____________________________________________________________________________________
na.Antes de proceder a su reparación debemos identificar y subsanar la causa (o causas) que la originó; porque como ya sabemos, las grietas pueden ser manifestaciones de lesiones más graves, como por ejemplo, fallos estructurales, giros de la cimentación, principio de pandeo o comba del muro u otros. Pero también éstas pueden deberse a la propia dilatación térmica del material, a la ausencia de juntas capaces de absorber el estrés térmico-humídico al que se ve sometido la pared, a defectos de ejecución e incluso a daños debidos a la composición natural del propio revestimiento.

- 221 -

- 222 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 133. Detalle de una escoba fabricada a base de ramas y cuerda y su empleo; como una más de las arduas tareas habitualmente desempeñadas por las mujeres en el hogar.

Habitualmente lo realizaban las mujeres de la familia. La aplicación del azulete mediante esta técnica era un recurso sencillo y económico que permitía que el aspecto que presentaban las paredes de la vivienda fuera siempre el mejor posible. Este delantal mineral terroso, servía como protección de la pared y elemento ornamental, mejorando el aspecto general de la pieza; su calidad visual, decoro y belleza, facilitando la reflexión y distribución de la luz al interior, dándole otro aire. Una muestra de dignidad, hospitalidad y también bienvenida, capaz incluso de sugerir la lejanía del mar bajo su horizonte terroso. Esta banda azulada articula el encuentro entre el plano horizontal del suelo y el plano vertical del muro. Se deja ver el barro que se pisa, pero no el barro que conforma el núcleo de la pared; que queda oculto bajo la capa de jalbegue. Las gentes asimilan e interiorizan así la naturaleza del lugar; trasladando la paleta de colores del entorno; los colores parduzcos de la tierra, el amarillo de los campos de cereal, los verdes de la ribera, el rojo de los ababoles (amapolas) el azul de los días claros, el gris de los días helenos o los rosáceos de los arreboles en el horizonte; con los que se identifican y conviven, al interior de sus viviendas, forjando una relación de vecindad con la naturaleza. Se genera una percepción valorativa de las personas respecto a su entorno… La construcción de un entorno físico propio.342 Ello permite establecer una mayor vinculación afectiva con el hogar, por parte del propio habitante, que paulatinamente ha ido decantando y depurando esta práctica técnica tan arraigada en la tradición local, un rasgo formal más que caracteriza el modo de habitar de toda una cultura-sociedad. Su empleo a lo largo de toda nuestra geografía es una constante. En algunas regiones este zócalo se pintaba de negro o gris como señal de duelo, como manifestación pública del dolor.343 En otras latitudes más cálidas; como Andalucía se solía (suele) pintar un zócalo exterior en azul, por superstición; porque se decía que así se espantaba el mal de ojo. Era (es) una tradición de origen musulmán, originaria de la cultura bereber. También puede constatarse como la propia mano o los dedos sirven a menudo, como plantilla para diseños improvisados en la definición de celosías murales; de temática geométrica, expresiones populares que superan la funcionalidad de las cosas ofreciendo soluciones de gran plasticidad cercanas al arte. El azulete también tenía otros usos domésticos; como el clareado de la ropa. No han puesto sobre el cemento las losas de madera con dibujos de rombos donde restregaban con fuerza las ropas enjabonadas que después extendían con alegría por el agua lechosa y volvían a recoger con movimientos sinuosos para seguir restregando hasta que la suciedad desaparecía en la primera pila lavaban y enjabonaban, en la del fondo, más pequeña, aclaraban la ropa lavada y limpia. Los días soleados extendían la ropa blanca, muy enjabonada, en los prados de alrededor, para que el sol perfeccionara el trabajo de los puños; al atardecer se aclaraba y después se le daba el azulete. Las bolas de azulete se ponían en un atadillo de tela blanca y se metían en agua en los baldes de cinc. La inmersión de la ropa en el agua azulada con el añil disuelto era el final del lavado. Sólo quedaba retorcer cada prenda con fuerza para escurrirla y volverla a tender para secarla al sol, siempre que era posible. 344 _____________________________________________________________________________________
342.- Aurora Albert Arpa (…): La decoración como estrategia para valorizar el patrimonio rural 343.- A. González Rodríguez (2005): Extremadura Popular: Casas y Pueblos / Badajoz 344.- fuente: http://www.murielviejosoria.com/modules.php?name=Lavadero [A] 134. Aplicación de las diferentes manos

8.8.3 TÉCNICA DE PUESTA EN OBRA (El cómo…) - Humectar previamente el soporte para incrementar la adherencia de la película mineral, mejorando la ligazón entre el plano de base y el acabado final - Diluir en un cubo con agua, que actuará como vehículo de la solución, una pequeña porción de material. Batir y agitar bien la mezcla hasta conseguir la tonalidad adecuada jugando con la proporción de material añadido y el tono pretendidos, comprobando in situ la óptima dispersabilidad del material. El soporte, de tierra blanca en este caso, deberá ser lo suficientemente poroso y absorbente para recibir la aplicación. La pared absorbe el agua facilitando la penetración del azulete hacia el interior del núcleo. Esta operación se comienza desde la mitad de la altura de la pared, facilitando que el agua al escurrir empape bien el paramento, que habrá de recibir a continuación la primera mano de azulete.

- Marcamos el límite superior del zócalo con la ayuda de un tiralíneas que consistirá en un cordel bien adobado de azulete. Tomaremos la precaución de asegurarnos de que se encuentre limpio antes de emplearlo. Con la ayuda de un metro y un lapicero marcaremos sobre la pared la altura del borde superior, entre 0,70 – 1m. (Si disponemos de ella, podremos emplear una bota) Se necesitará la participación de al menos dos personas. Cada una de ellas tomará sendos extremos del cordel, de longitud ligeramente superior al paño de pared sobre el que nos disponemos a trabajar. Lo dispondremos a la altura prefijada, en posición horizontal, bien nivelado y tensaremos la cuerda, hasta que arquee un poco. Al soltarla se producirá un latigazo que azotará con virulencia la pared dejando sobre ésta la marca lineal del azulete (guía) La línea que acabamos de tirar será la referencia que nos servirá de guía para la posterior faena con la muñequilla. - Trabajaremos por transparencia; mediante aplicaciones sucesivas con la ayuda de la muñequilla hasta conseguir la tonalidad deseada y un espesor que oscile entre los dos y cinco milímetros (superposición de manos) La acumulación de material deriva en un incremento tonal paulatino. El color adquiere una tonalidad más viva a medida que aplicamos las sucesivas manos, pasadas y/o capas. Pintaremos en sentido descendente, de arriba a abajo y a muñeca.

- 223 -

- 224 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 136. Con la aplicación del azulete se define un franja horizontal bicolor, velo mineral azulado en contraste con el blanco roto del enjalbegado como fondo; capaz de neutralizar y corregir también las manchas amarillentas de la pared. Acentúa el encuentro de la verticalidad de la pared con la horizontalidad del suelo (ángulo recto, de 90º), lo subraya con una nota serena, discreta, un toque de frescura, limpieza y decoro. Se emplea habitualmente en el zaguán, el pasillo y las estancias vivideras en planta baja. En el pasillo acompaña nuestro recorrido siguiendo la dirección lineal del movimiento, mientras que en las estancias, recoge el espacio interior; lo delimita; lo abraza. Contribuye a diferenciar visualmente el grado de intimidad necesario en las diferentes piezas en función de la actividad asignada a cada una de ellas, participando también de la regulación térmica y lumínica de los interiores en función del ámbito de uso (diferente gradación)

-

Duración prevista para la tarea: ½ jornada (Una mañana)

- Dejaremos secar el tiempo preciso. El secado superficial se prolongará unas seis semanas mientras que el proceso de secado intersticial se dilatará en el tiempo hasta permitir la evaporación del agua retenida por la pared; es decir, hasta alcanzar la humedad de equilibrio; lo que dará lugar a la formación de una capa superficial fósil, una sobrepiel mineral. Resulta recomendable llevar a cabo un mantenimiento periódico anual (repintado), consistente en la repetición cíclica de toda la secuencia que acabamos de detallar, siguiendo la misma técnica.

8.8.4 CARACTERÍSTICAS DEL REVESTIMIENTO FINAL - Consecución de una nota de color estable y duradero en la pared, con un tono azul rojizo muy vivo, sólido frente a la luz - Transpirabilidad de la pared, respiración mural, material poroso - Flexibilidad de la solución. Adaptación a los movimientos del soporte. Comportamiento solidario - Compatibilidad y buena adherencia con el enjalbegado - Capacidad de cubrición, formación de una epidermis mineral, de textura rugosa, tersura visual y táctil, aspereza, naturaleza terrosa
[A] 135. 1.- BROCHA TIPO COLA DE PESCADO (Con mango de madera y pelo de fibra animal) 2.- BROCHA ACTUAL (Aplicación de la mano o capa de pintura mural a muñeca) 3.- NAVAJA

- Altura del zócalo variable - Facilidad de trabajo

- 225 -

- 226 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

8.9 EL HOLLÍN
[f] 88. Fotografía de detalle: Aproximación estratigráfica. Zócalo del muro interior de una casa. El mal estado de la pared permite apreciar la superposición de tres capas de diferente composición y naturaleza terrosa. La primera; tierra tobiza, empleada para revestir el entramado de adobe, la segunda de un color rojo intenso; como capa intermedia, y la última, la jalbegue sobre la que se aplica el azulete como terminación. En otros casos, la base del muro aparece dañada. [f] 89. Textura del trasfuego de la chimenea

8.8.5 CAUSAS DE PATOLOGÍAS EN EL REVESTIMIENTO (Paredes interiores) - Humedad por ascenso capilar de la misma desde el terreno, debida al contacto directo del muro con el terreno. La solución a este problema pasa por la desolidarización muro-suelo mediante un calzo impermeable; por ejemplo, un zócalo de piedra, una banda de corcho, papel kraft u otro material plástico del tipo poliestireno expandido; caucho… - Humedad por condensación del vapor de agua contenido en los gases migratorios que ascienden desde el subsuelo. Se aprecia porque la pared rezuma (suda) o bien por la proliferación superficial de hongos. El color de la mancha nos indicará a primera vista si se trata de un problema de humedad puntual o diferido en el tiempo. Así: a.- Color verduzco y/o negro: índice de una exposición prolongada a la fuente de humedad b.- Color amarillento: índice de contacto directo puntual o circunstancial con el agua. Al tratarse de la parte baja estudiaremos la posibilidad de que se deba a posibles fugas en las conducciones de fontanería (1ª opción, en el caso de que la casa cuente con dicha instalación) - Ataques bióticos: el material es vulnerable frente a la acción de pequeños roedores (ratones), insectos (hormigas)… - Acciones domésticas involuntarias que pueden hacer variar su aspecto; desgaste por roces durante cambios o movimiento del mobiliario, ralladuras, golpes fortuitos, tránsito, picias de los peques (garabatos en la pared…) _____________________________________________________________________________________
1.- Enjalbegar: cubrir con tierra blanca las paredes interiores de la casa. En este caso; la tierra blanca se extraía de la cercana cantera local o bien de la de Ontoria del Pinar (población vecina; ya en la provincia de Burgos) 2.- Almagre.- (Almazarrón) Es una tierra colorada con que los aserradores y carpinteros suelen señalar las líneas por donde han de aserrar el madero o tabla, desatándola en agua y tiñiendo en ella una cuerda que extendida de extremo a extremo del madero la golpean levantándola con los dedos y queda señalada en él, por la cual se rigen al aserrar. Óxido rojo de hierro. Añil.- (Azulete) Derivado del índigo de India o del glasto (Del latín glastum; planta crucífera, de sus hojas se sacaba un color análogo al añil, tras machacarlas y dejarlas fermentar) El uso del glasto decae al comenzar el comercio con la India por la bondad del índigo. Palomino incluye el añil entre los intrusos. Uso extendido (común) Aplicación principal: recercado de huecos. Idea: evitar penetración de insectos Fuente: Ignacio Gárate Rojas (….): Artes de la cal (incluye definiciones del Diccionario de Covarrubias) 3.- Caracterización físico-química: Pertenece a la familia de los silicatos; es una composición de silicoaluminato de sodio polisulfurado (Na8 (S (AlSiO4)6) Se origina como consecuencia del proceso de metamorfismo de contacto de rocas calizas con potasio y azufre, o por el enriquecimiento correspondiente, apareciendo en mármoles ricos en potasio, a veces asociado con diópsido, sodalita, pirita o calcita www.cayetano.org . Cristaliza en el sistema cúbico en agregados compactos o granudos, a veces rombodecaedros. Su estructura es frágil, con fractura de concoidal a desigual de brillo vítreo y exfolicación apenas apreciable. Su densidad es de 2,38-2,42 (Kg/m3), su dureza (s/ Escala Mohs): 5-6 y su color index (referencia): Pigment blue 29, C.I. 77007.

Parte de las partículas volátiles en suspensión (anhídrido sulfuroso) contenidas en el humo originado durante el proceso de combustión de la leña y su resina y las que genera la propia cocción de los alimentos, como por ejemplo los gases del vinagre, se depositan sobre el revoco de barro poroso que reviste la piel interior de la chimenea de forma gradual. Esto da lugar a la formación de una capa densa, cerosa, grasienta, a modo de costra, de aspecto similar al barniz, que sirve como protección a la superficie, núcleo e intradós de los materiales que conformar la estructura del encestado. Esta sobrepiel muta su color paulatinamente, lo que acentúa aún más si cabe en contraste lumínico entre ambiente interior y exterior. La ceniza es un subproducto resultante de la combustión de la leña. Su contenido en sosa la hace apta para su empleo en el ámbito doméstico tanto para la limpieza del hogar, el lavado de ropa en la coción; el lavado de la cacharrería o el teñido de algunas prendas de hilo o lana (tiznado). Podía utilizarse también para aportar un tono gris oscuro a la tierra blanca del enjalbegado de los suelos, o durante el proceso de elaboración de los adobes, espolvoreándola sobre las paredes de las adoberas, facilitando el desmoldeo posterior de las piezas. También se destinaba a otros usos, como abono. Se recogía con la ayuda de una escoba y un badil y se depositaba en un caldero o en una lata. Ocasionalmente, podía emplearse como tinte para teñir la lana. El tipo de leña empleado como combustible influye directamente en el espesor de la capa de hollín que reviste la pared. El humo que desprende el pino, más rico en resina y azufre, se adhiere con mayor facilidad y en mayor cantidad. … todos los inviernos se suele deshollinar – apunta Valentín - 345 Para limpiar las paredes renegridas de hollín se requería la participación de dos personas.; la primera situada sobre el tejado, en el exterior, junto a la boca de la chimenea; la otra ubicada en el interior, posicionada a pie de la campana, en la cocina. Para esta labor, se empleaba como única herramienta unas ailagas atadas a una vara larga y una soga con la que se iba barriendo (deshollinando) toda la superficie interior del vaso. Se empezaba por la parte superior describiendo círculos en sentido descendente hasta llegar a la base. Para terminar, se limpiaba el piso de la cocina, recogiendo el hollín desprendido. Si ves desprender el hollín de las chimeneas, cierto será que llover veas.346

_____________________________________________________________________________________
345.- Con Valentín / Conversaciones 346.- Dicho popular (refranero)

- 227 -

- 228 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 91.

8.10. LA HOJALATA
[f] 90. Textura que presenta una lata oxidada

Izda: detalle de la formación de goterón en una lata empleada como protección exterior de la cabeza de una viga (Fuencaliente)

A menudo, se recurre al empleo de latas de conservas de escabeche o cubos desgastados de latón como elemento protector de las cabezas de las vigas que asoman a la calle; en las fachadas este y oeste. Su utilización tan extendida denota la economía y funcionalidad de la solución, su facilidad de puesta en obra (mediante clavazón directa por la parte inferior a la viga) y su capacidad de adaptación al nuevo uso asignado. Se trata de un material muy versátil. … cada objeto no sólo es empleado al máximo de sus posibilidades, sino que, una vez desechado por inservible para su función primitiva, se le encuentran otros usos adicionales que prolongan su utilización.347 El proceso de oxidación de la hojalata conlleva la formación de una incipiente pátina mineral tersa de color parduzco; rojo recocido; debida a la presencia de óxidos; que supone un considerable aumento de volumen en las primeras etapas y que finalmente se traduce en la aparición de un escamado superficial asociado. Este proceso termina por exfoliar el elemento y deviene en una pérdida de masa que puede llegar a mermar sus cualidades resistentes y en consecuencia; el desarrollo de su función protectora. Mediante su empleo; al evitar que el agua cale las vigas, se consigue mantener un grado de humedad más homogéneo en las mismas. Lo que facilita su conservación y preservación frente al ataque de xilófagos como la carcoma. En algunos casos se ha sustituido la lata por una teja dispuesta a modo de boina colocada sobre la cabeza de la pieza de madera (vierteaguas) El cromatismo tan variado que se aprecia en la fotografía (marrones, negros, rojos) es el resultado de la convivencia entre los diferentes grados de oxidación que afectan al material, las variaciones de tamaño de grano y el universo de líquenes y musgos de coloración rojiza-amarillenta (biocapa) que colonizan su superficie. Al margen de la funcionalidad de la solución. La cercanía de la imagen permite descubrir matices que desde la distancia pasarían inadvertidos. La mineralidad casi tectónica del óxido o la vibración de lo orgánico sobre el metal. A continuación; vamos a detener la mirada en algunos ejemplos prácticos; que nos mostrarán cómo el ingenio y el saber hacer siguen siendo una constante en la construcción de las arquitecturas de nuestros pueblos. El análisis microscópico de un detalle nos puede conducir a la visión telescópica de todo un universo contemporáneo.348 La versatilidad de su empleo se constata en numerosos ejemplos. Así podemos ver como ha sido empleada con asiduidad como canalón, gárgola, trasfuego, chubasquero (sobrepiel impermeable de paredes exteriores), zócalo, delantal… En la página siguiente se recogen a modo de ejemplo algunos de los casos observados.

[f] 92. Izda: Protección lateral exterior de la pared de una casa (costal) mediante todo un plano de latas solapadas a modo de escamas (Una dermis de chapa, que desde la distancia, ya oxidadas, se podrían confundir con ese sutil empleo del acero cortain que ahora está tan de moda; en voga entre la vanguardia de la arquitectura más actual, social y urbana) Foto: Boceguillas, Segovia (2009)

[f] 93. Izda: Protección frontal de una puerta de acceso a una construcción / Fotografía: Lorena Lagunas Las chapas se disponen superpuestas sobre el bastidor de madera que constituye el cuerpo principal de la puerta. Recogemos esta foto que re_lata de forma directa, el modo en que la gente asimila la cultura constructiva del lugar, sus principios; el reciclaje, agotando las posibilidades formales y materiales de los materiales que se tienen más a mano, su reutilización, reaprovechamiento y recuperación para un fin práctico, tan cotidiano y a la vez tan singular como disponer de una puerta de entrada a una peña, lo que también denota la importancia de establecer vínculos y relaciones intergeneracionales fluidas; que los nietos de los abuelos, abracen su conocimiento. No es una mera anécdota, se trata de una muestra evidente que de_lata cómo la decantación y acumulación de experiencia vital da lugar a respuestas realmente útiles; improvisadas, despiertas y vivas / Mesones, Zaragoza (2009)

[f] 94. Izda: detalle del zócalo en hojalata en un portón (La cochera de Enrique Viñarás, Fuencaliente) La solución empleada en el diseño de este tipo de puerta en cocheras se repite con asiduidad. La estructura base y el tirador se definen en madera. Para resolver la parte inferior de la misma, se recurre a la superposición de una sobrepiel a modo de delantal, confeccionada a base de cortes de planchas de hojalata procedentes del reciclado de recipientes como los bidones de gasoil empleados para el repostaje de tractores, colocadas clavadas directamente al plano de soporte. Esto protege la madera frente a la humedad por salpicaduras de diferente naturaleza (agua de lluvia, aceite, betún del asfaltado de la calle…) o golpes fortuitos, sirviendo también como punto de apoyo para el pie a la hora de abatir cada una de las hojas que la componen.

______________________________________________________________________________________
347.- Carlos Flores (….): Algunas características invariantes en relación con la arquitectura española / Boletín nº 1 de Rehabimed 348.- Montaner, J. M. (1998): Coderch. Casa Ugalde / COAC / Barcelona 1998 / pp 10

- 229 -

- 230 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

El arte es bello cuando la mano, la cabeza y el corazón trabajan al unísono – J. Ruskin – (#)

(…) El peso se ve – Patxi Mangado – Dentro de la ponencia: Arquitectura con la mano izquierda / X Ciclo de Primavera. 4 Lecciones de Arquitectura II / IFC / CSIC / Zaragoza / Biblioteca Pública Doctor Cerrada

8.11. LA FORJA
[f] 95. Clavo de forja en puerta de entrada. Camocha (Cabeza vista del clavo) [f] 96. Aparejo de piedra en un muro exterior

8.12 LA PIEDRA

8.11.1 HACIA UNA DEFINICIÓN La forja es el resultado del trabajo en la fragua. En Fuencaliente el trabajo del herrero era muy valorado – por necesario -. Trabajaba en la fragua –todavía en pie – construcción situada próxima a un arroyo que proveía de agua a la instalación, que contaba con un gran fuelle, un yunque, un horno… Este noble oficio aparece siempre ligado a la cotidianidad de la casa. Su artesanía se refleja en la elaboración de piezas de carácter austero, sobrio, funcional, forjados bajo la mano y oficio del herrero: herraduras, bisagras, tiradores, clavos, cerraduras, pestillos, aldabas, cerrojos, trancas, embocaduras de llave, llaves, fallebas, barrotes, rejas, aros (cinchos), barandillas, veletas, cruces, herramientas de diferentes oficios; elementos para carros, arados, trillos, hoces, cabezas de bieldo y otros… todo un mundo de objetos, que son también retazos de nuestra historia
[B] 137. DETALLE DE UNA BOCALLAVE DE FORJA (En el portón de acceso a una construcción auxiliar, en el nº 28 de la calle …) / Esta sencilla plancha de hierro se usa como protección de la madera frente al desgaste por rozadura al acercar la llave. Se diferencia material y formalmente del cuerpo principal de madera que compone la puerta. Facilita, dirige y acompaña al gesto de meter, girar y extraer la llave.

8.12.1 CARACTERÍSTICAS GENERALES La piedra es un material con un uso muy extendido en la zona. Se extrae en forma de bloques de la cantera local, al aire libre y de los campos de labor; donde se retiraban y acopiaban en montones para su posterior retirada. El señor Valentín recuerda que había una calera a lo encimero de Valfrío, lo que atestigua la obtención y uso de la cal en el pueblo, como por ejemplo; en la casa de la Nati (las nuevas escuelas) o en las paredes que recogen el manantial de la Ermita. 8.12.2 APLICACIONES CONSTRUCTIVAS - Cimentación ciclópea. Calizas o cantos rodados empleados como fundación sobre suelo firme. Zarpas. Relleno intersticial de gravilla. Interrupción del ascenso de humedad por capilaridad del suelo. - Zapata bajo poste: Dado de piedra caliza de altura aproximada 50 cm sobre el que apoya la pieza de madera (basa) - Mampostería enripiada. Zócalo con una altura de medio metro o la totalidad de la altura de la pared de la planta baja; 2 hojas de piedra juntadas en seco, sentadas a hueso; calzadas con ripia; a modo de cojín pétreo, o juntadas con tierra; conformando las botas de la casa. La potencia del aparejo es inversamente proporcional a la altura. Las diferentes piezas se colocan a matajunta; evitando la coincidencia de dos consecutivas en sentido vertical. El empleo de sillares; piezas de mayor tamaño y labra cuidada se limita a las esquinas (el esquinazo) y las zonas de concentración de solicitaciones considerables. Como norma general se seguirá la siguiente regla: Longitud libre de muro < 10 veces el espesor. - Cuña o calzo en la entrega de las vigas sobre las propias paredes de piedra. - Relleno de los intersticios y huecos en el encuentro de los tornapuntas de madera con el revestimiento de barro de la fachada (chinas, cantos) - Recercado, recuadrado, apertura de vanos (Puertas, ventanas, bocas de hornos…) Perneras: jambas; agujas verticales y tranqueros horizontales, para garantizar la traba entre fábrica y ventana. Dintel: Cabecero, puente de piedra careada; pieza única o compuesta; conjunto de dovelas y clave. Pueden encontrarse dos tipos; simple y doble; en cuyo caso, el superior trabaja como arco de descarga Alféizar o solarete El color blanco roto de las piedras calizas que conforman los huecos, contribuye con su reflexión a mejorar la calidad lumínica de los diferentes interiores.

_____________________________________________________________________________________
# La cita aparece recogida en el libro Enciclopedia de la decoración / Editorial Montaner y Simón, S.A / Barcelona (1967) / p64

- 231 -

- 232 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 97. En los campos de labor, las piedras se reunían formando montones (montoneras) al objeto de facilitar el arado y roturación de la tierra. En ocasiones se les asignaba un uso constructivo. Se transportaban en carro hasta el lugar de puesta en obra. Todavía hoy pueden verse constituyendo las paredes de majadas o algunas de las paredes de los huertos. [A] 138. Detalle de la textura de una piedra desbastada Negativo de grafito so bre papel. Calco manual con lápiz

- Umbral. Compuesto por una o varias piezas, entre ellas la piedra quicialera, la que cuenta con el orificio (quicio) donde encaja el eje de la puerta. - Capa base del piso (manto de chinas o ripios sobre el que se disponen las tongadas de tierra aproximada) - Solado del zaguán (Aparejo en espina de pez, empleo de cantos rodados formando mosaicos) - Altar de la chimenea. El tipo de piedra empleado en este caso es la arenisca silícea o arcillosa, el asperón; la areniza. Es una roca detrítica compuesta por granos de cuarzo y una matriz cementosa de naturaleza variable. Se caracteriza por su color rojizo, debido a la oxidación del hierro que contiene; reconocible visualmente. También se usa para el afilado de herramientas y la limpieza de superficies metálicas de cazuelas y sartenes. Se puede ver también en el lado rugoso de las cajas de cerillas, el lado sobre el que se rozan las cabezas de las cerillas para su encendido. - Poyo de la puerta (Poyete, siento; también empleado como escabel para subir a lomos de los machos) - Escamado protector de postes y tornapuntas en la fachada este. Protección de la cara exterior de estructuras de madera mediante piedras menudas - Contrapeso. Piedras de tamaño suficiente dispuestas sentadas sobre tejas aisladas del faldón, para impedir que el viento las vuele. - Fabricación de objetos cotidianos y artesanías: lascas para el trillo, pilas (bebederos de animales), pilas bautismales, esculturas… 8.12.3 PROPIEDADES - Impermeabilidad. Su empleo limita el ascenso de humedad por capilaridad desde el subsuelo, protegiendo los elementos de madera - Elevada inercia térmica. Los vecinos, buenos sabedores de ello, por la noche, salen al fresco, se sientan sobre la piedra, apoyando la espalda sobre la pared también de piedra, que todavía conserva parte del calor acumulado durante el día, que transmiten por irradiación y por contacto - Estabilidad dimensional - Composición uniforme. Material homogéneo - Densidad elevada en relación al resto de materiales que participan de la construcción de la casa. - Durabilidad. Mantenimiento escaso. Inalterabilidad de las fábricas - Calidad del resultado - Incombustibilidad - Textura característica; rugosa, áspera, porosa - Color: blanco roto en el caso de la caliza o amarillo terroso pálido (arenisca)

- Variedad de acabados: La superficie de las piedras puede recibir múltiples terminaciones; escafilado, berrugo, pulido, apomazado, abujardado… Algunas de las herramientas que se empleaban para su extracción, labra y transporte eran las marras, la maceta, la bujarda, el buril, el cincel…

8.12.4 CARACTERIZACIÓN (Ejemplo: Caliza de Hontoria) 349 - Peso específico: 2,14 gr /cm3 - Coeficiente de absorción: 6,80% - Coeficiente de heladicidad: 0,08 % - Resistencia a la compresión: 22,55 Mpa-221 kg/cm2 - Resistencia a la flexión: 4,27 Mpa-42 Kg/ cm2 - R. Desgaste por rozamiento: 7,11 mm - Resistencia al choque: 23,35 cm - Resistencia a cambios térmicos: -0,16% en peso - Alteración provocada por el ensayo anterior: Ninguna - Resistencia al anclaje: 1.419,62 N - Módulo estático: 75.000 kg/cm2 PETROGRAFÍA: Es una caliza bioespartita de aspecto rugoso con fósiles obervables externamente muy alterados. De alta pureza de blancura MINERALOGÍA: Carbonato cálcico: 97% / Sílice: 1% / Otros: 2 %

8.12.5 PATOLOGÍAS OBSERVADAS - Uso inapropiado de las piezas: El empleo de grandes piezas monolíticas de piedra caliza como frente en la base de las chimeneas conlleva la rotura simétrica de la pieza en bloques como consecuencia de la concentración de esfuerzos tensionales diferenciales entre la cara superficial más expuesta al fuego y el interior de la masa. El calor generado por la lumbre se transmite por contacto directo y radiación al material. La naturaleza de la piedra, sensible a las variaciones bruscas de temperatura, sumada a la exposición permanente del elemento a la fuente de calor de forma continuada, provoca ciclos de dilatación (efecto del calor) y contracción (efecto del frío) que determinan su resquebrajamiento siguiendo un plano de fractura continuo perfectamente definido que afecta a todo su espesor y se acusa también al exterior. La solución a este problema pasaría por desolidarizar las piezas, fraccionar el elemento, limitando su longitud; empleando un aislamiento adecuado o sencillamente, empleando piedras de naturaleza arenisca. _____________________________________________________________________________________
349.- fuente: www.piedrasymármoles.com

- 233 -

- 234 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

Así mueren las palabras antiguas: como copos de nieve que tras dudar en el aire caen al suelo sin un lamento. Debería decir: callando ... Mira cómo marchan hacia el cielo Cómo está nevando hacia arriba350 [f] 98. Conjunto edificado.Explotación agraria

9. EPÍLOGO
Paisaje: país pintado, pedazo de país en la pintura351 …la representación pictórica de las construcciones rurales puede ser una valiosa fuente documental que nos permite analizar los distintos tipos de construcciones, elementos y detalles constructivos según las regiones españolas, entre los elementos y detalles constructivos según las regiones españolas, entre los elementos que se puede seleccionar están las cubiertas, los huecos en fachadas, aleros, chimeneas, volumen del edificio y materiales. Hemos observado que los pueblos de la meseta norte ofrecen una inagotable diversidad en cuanto a su imagen, pasando de las construcciones de piedra en sus diferentes variedades a las de arcilla o yeso, con tonos dominantes que irán desde el rojizo arcilloso al verdoso, y al dorado o grisáceo de los granitos, pasando por el amarillo suave de las arenas, el amarillo más o menos claro de las calizas y areniscas, y las blanquecinas y pálidas tonalidades de los terrenos margosos o yesosos .352 Desde el ámbito de la cultura, han sido mucho los autores que han paseado su mirada por estas tierras, entre otros; el pintor Caneja, con su serie Paisajes Castellanos o Daniel Vázquez Díaz, colaborador del maestro Antonio Machado. El recurso plástico, la valoración artística del entorno es una herramienta más que recupera lo pintado para el recuerdo con dignidad, y con lo pintado se elogia también lo habitado; lo vivido. Lo vivido… Los jóvenes del pueblo (las quintas que hoy rondan la jubilación) que a partir de los años 60 emigraron a trabajar a las ciudades donde se concentraba la industria, en la periferia del país y la capital; hoy son personas de mediana edad, con disponibilidad de recursos económicos, son quienes de forma similar a la de épocas anterior, a la manera de los indianos, intentan introducir (importar) mejoras y modelos de otras latitudes, de marcado contenido urbano, con la intención de revitalizar y dignificar su entorno. Esto se traduce en la construcción de viviendas de nueva planta, segunda residencia en general, que sustituyen a las anteriores, siguiendo modelos formales y pautas constructivas ajenas al lenguaje espacial, material y formal local. La consecuencia primera de la construcción de esas nuevas viviendas suele ser el derribo de la casa que venía ocupando ese mismo solar durante los últimos 80 años, con la pérdida que eso conlleva; al margen de que el proyecto sea conforme al nuevo Código Técnico de la Edificación. Obviamente, nuestro modelo de vida en algunos aspectos difiere bastante del de hace esos mismos 80 años, pero quizás, seguramente, no tanto en otros.
[A] 139. DETALLE: APOYO DE PIE DCHO DE MADERA (JABINA) SOBRE BASA DE PIEDRA CALIZA

El apoyo de los pilares consiste en un dado (basa) de granito o piedra caliza por lo general, poco porosa, de baja capilaridad y geometría trabajada hasta conseguir una forma cúbica, ligeramente trapezoidal o similar, con una botonera (hueco) practicada en el centro de su cara superior para recibir el botón (tetón) del pie derecho de madera, disponiéndose apoyado directamente sobre el terreno, sirviendo tanto como elemento de arranque para la estructura; transmitiendo las cargas y sobrecargas de la construcción al suelo firme (zapata de cimentación superficial); como barrera física de protección del esqueleto de madera superior frente a la humedad y los insectos que circulan por el subsuelo.

Todas estas casas conviven con un sin fín de construcciones abandonadas que se mantienen en pie en tanto en cuanto los tejados se conservan en buen estado. El deterioro progresivo de éstos conlleva una falta total de estanqueidad, lo que supone la exposición directa a los agentes externos de los diferentes materiales que conforman la estructura, el cerramiento y la piel de estos edificios. El material que acusa más prematuramente la acción del agua es el adobe, que tras experimentar una desarenización superficial paulatina termina por perder su geometría original y disgregarse en su totalidad. _____________________________________________________________________________________
350.- Bernardo Atxaga (2003): El hijo del acordeonista. Muerte y vida de las palabras / Alfaguara / Móstoles (Madrid) 351.- Palomino (….): Diccionario de la Lengua Castellana 352.- fuente: www.unizar.es/aeipro/ finder/INGENIERIA%20CIVIL%20Y%20PLANEAMIENTO/HC02

- 235 -

- 236 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

…muros que han perdido los revocos que los protegían y los embellecían / … la destrucción de la capa de recubrimiento de la arquitectura popular ha ofrecido una imagen diferente, que asimila arquitectura popular y paramentos descarnados – José Luis Sáinz Guerra - 356

[f] 99. Pared revocada de barro y cal en Vadillo (Soria)

[f] 100. Abandono, desuso

Llegados a ese punto, una vez perdido el relleno del entramado, las casas se proyectan al exterior como un esqueleto de madera sobre el que descansa el plano discontinuo de teja. A este proceso podríamos denominarlo autodeconstrucción, ya que muestra la secuencia constructiva del edificio a la inversa -. Para nosotros, aprender de las ruinas, de esa maravillosa biblioteca que son las calles, será todo un privilegio. La caja de piedra que conforma la planta baja resistirá todavía algunas décadas. Una vez más, la construcción demuestra su nobleza, al ser habitual su hundimiento hacia dentro, no ocasionando daños o molestias al viandante. El silencio, sólo roto por la presencia sigilosa y vespertina de algún gato, es la única compañía que le reserva el tiempo hasta su ocaso definitivo. … nuestra naturaleza vernácula, sabiamente construida con materiales naturales, sabe envejecer y arruinarse con desoladora belleza, para finalmente acabar disolviéndose en la naturaleza de la que nació.353 Otra de las causas del abandono que presentan estas edificaciones es su multipropiedad, el hecho de pertenecer a varios miembros de una misma familia – a menudo enfrentados entre sí – lo que la hace todavía más vulnerable. La falta de acuerdo en lo relativo a la propiedad y las dudas relativas a su posible utilización como vivienda contribuyen a su progresivo deterioro, puesto que la inacción, el tiempo que pasa sin que reciban un mantenimiento adecuado, agrava su mal estado. La casa tan querida donde habitaba ella, sobre un montón de escombros arruinada o derruida, enseña el negro y carcomido maltratado esqueleto de madera Antonio Machado 354 Si bien sucede que, como apuntaba el arquitecto Félix Jové Sandoval, … un edificio de tierra abandonado o en ruina no debe considerarse como un montón de escombro, sino más bien como una cantera o un acopio de material dispuesto para ser puesto en obra, ya que al no haber sido cocido, permanece vivo manteniendo sus cualidades naturales intactas. 355 _____________________________________________________________________________________
353.354.355.Iñaki Arzoz (Op cit) Antonio Machado (1899-1907): Soledades / Galerías José Luis Sáinz Guerra, Félix Jové Sandoval (2009): La arquitectura construida en Tierra. Tradición e Innovación. Congreso de Arquitectura de Tierra en Cuenca de Campos 2004/2009 / Cátedra Juan de Villanueva / Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid / p14

En relación con esto último que apuntábamos y a propósito del último bando municipal de la localidad, acerca de los derribos forzosos, quizás cabría hacerse la siguiente pregunta: ¿Molestan las ruinas? La respuesta: sí; las ruinas molestan. No sólo porque puedan suponer un peligro para los viandantes en la vía pública -argumento legal y moral irrefutable que los ayuntamientos esgrimen; no sin falta de razón, para justificar su derribo -, sino porque son un recuerdo de lo vivido, un recuerdo de la infancia que se fue y de lo que se fue con la infancia. Un recuerdo que nos recuerda la fragilidad del ser humano ante el pasar del tiempo. A menudo, desde la atalaya de nuestros bloques de pisos, desde la fortaleza amurallada de la ciudad, desafiando la gravedad, la naturaleza, fingimos olvidar esa condición inherente a la vida que es la muerte. Definitivamente; sí, las ruinas molestan. Molestan las ruinas y también la inacción del hombre que relega al abandono y al olvido la casa que vio nacer a su bisabuela – hablo de uno mismo, por favor, que nadie se dé por aludido-. ¿Las ruinas molestan? Nuestra respuesta: no; las ruinas no molestan; molesta el miedo a la muerte, el miedo a lo desconocido, el miedo a la soledad, el miedo a la pérdida de la ingenuidad; el miedo que despierta en nosotros el verse reflejado en esa ruina. Las ruinas fueron un día las modestas casas de nuestros viejos; nuestros mayores, que hoy también son ruinas, y como son ruinas; molestan. Molestan, porque hay que dedicarles – devolverles, quería decir – el tiempo que una vez nos dedicaron, las caricias que una vez nos brindaron, la conversación que una vez nos ofrecieron, o la media hora que se tarda en preparar el puré salpicado de picatostes, que no es lo mismo – aunque quizá debiera serlo – que preparar un potito para el bebé. Y como molestan, porque son difíciles de ver, los aparcamos donde no se ven; en la residencia de turno hasta que dejan de molestar; es decir, hasta que descansan enterrados bajo una montaña de escombros. Observando las ruinas uno aprende a no mirar hacia otro lado, a no apartar la vista ante las dificultades, a extraer lecciones constructivas de ellas. Sabemos que las cosas podrían ser diferentes, que podrían hacerse no sé si mejor, pero sí de una manera distinta. Son muchas las causas que nos han conducido a esta situación y serán muchas, otras tantas probablemente, las soluciones que nos ayuden a resolverlas. Entonces… ¿cómo cambiar esta tónica? Veamos qué pasos han tomado quienes se plantearon antes la misma cuestión que nosotros. … quizá la primera medida que deberíamos tomar para la conservación de la arquitectura popular (y, así mismo, de cualquier tipo de arquitectura histórica) es comprenderla como un hecho presente; no perteneciente sólo al pasado.357 _____________________________________________________________________________________
356.- José Luis Sáinz Guerra, Félix Jové Sandoval (Op cit) / p30-32 357.- Miguel Sobrino González (2005): El futuro de la arquitectura popular. I Las miradas (en) Filandón / Suplemento Diario de León

- 237 -

- 238 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 100. Red WIFI / Calatañazor Pasado / presente / futuro

[f] 101. Paisaje urbano. Ayer y _ hoy

A la pregunta: ¿Cuáles son las medidas que considera más útiles para promover la rehabilitación de la arquitectura tradicional? Francesco Giovanetti, en una entrevista publicada en el Boletín nº 14 de Rehabimed (2009) contestaba lo siguiente: Potenciar la rehabilitación mediante ayudas financieras, facilitar los créditos, reducciones en el IVA, deducciones del impuesto sobre la renta… Apostando por la rehabitación o sencillamente, por la recuperación de su memoria … porque la arquitectura popular no es ni de antes ni de ahora: sencillamente es … porque conocer algo tan bello, tan trabajadamente espontáneo – y valga la aparente paradoja -, es el mejor, tal vez el único camino de amarla y que quede de ella, al menos el recuerdo.358 Es imprescindible una suma de esfuerzos en la misma dirección, poniendo énfasis en el valor de la arquitectura como medio para la convivencia. Existen algunas experiencias – pequeños gestos - que ya han explorado esta posibilidad; como la reutilización de palomares como aulas de conocimiento del medio. Las actuaciones no deben quedarse en una mera operación cosmética, no han de desnaturalizar la esencia de la construcción, no deberán ser disonantes con el entorno natural y cultural, siendo especialmente críticos con las arquitecturas de pandereta. Se debe procurar la revitalización de este paisaje, desde la construcción participativa, la implicación solidaria del mayor número de agentes posibles, la cooperación vecinal, la recuperación del espacio social y el reencuentro intergeneracional. Resulta necesario elaborar una reglamentación específica, al objeto de normalizar los sistemas constructivos locales; en concreto, en lo referido al empleo de la tierra cruda; equiparándolos con otros usados actualmente con profusión. Se debe seguir reivindicando su incorporación al marco del Código Técnico de la Edificación (CTE 2007). Reivindicando su inclusión como un producto más de la sociedad actual de mercado. Promover todo un conjunto de medidas encaminadas al fomento de la demanda por parte del consumidor. Ser conscientes de los límites y barreras institucionales a nivel estatal y de los vacíos legales en el ámbito de la restauración, nos ayudará a superarlos. Otro de los escollos a salvar será el de la obligatoriedad de suscribir un seguro decenal en cada proyecto, porque tal y como apunta José Luis García Grinda (en) A. Gaitero (4.09.08): El Código de la Edificación se olvida de las construcciones tradicionales de tierra; las compañías aseguradoras no estarán dispuestas a realizar el seguro decenal porque no existe una normativa técnica.359 _____________________________________________________________________________________
358.- Miguel Fisac Serna (9.02.10985): Arquitectura Popular Manchega. Discurso de ingreso en Instituto de Estudios Manchegos / Cuadernos de Estudios Manchegos, n. 16 (en) http://iestudiosmanchegos.castillalamancha.es/publicaciones / p 20 359.- Vila Rodríguez, Luis Miguel (2007): Arquitectura tradicional culta leonesa / fuente: www.diariodeleón.es A este respecto, es importante señalar que a fecha de hoy (13.11.11), la situación en lo referente a este déficit ha mejorado notablemente y la normativa ha ido incorporando varios apartados específicos que se ocupan de la arquitectura de tierra.

El conocimiento profundo de los materiales de uso local, la divulgación de sus usos y propiedades es la mejor herramienta en la lucha contra el descrédito al que durante mucho tiempo se han visto sometidos y el desmontaje del argumento que asocia materiales, sistemas constructivos y técnicas tradicionales con pobreza. ... hay, en efecto, un divorcio entre la arquitectura de lo vivido y la arquitectura del parecer …cuyos pueblos en desarrollo no aceptan que contribuyan a la imagen a la que aspiran … connotaciones reversibles y de qué manera?360 Un ejercicio de apertura, sin censuras, en el que analizar con perspectiva las consecuencias y motivos de una introducción tan brusca en el ámbito rural de materiales como el ladrillo o el hormigón, desplazando y relegando al olvido y a la marginación a los materiales y técnicas tradicionales. Si existe la posibilidad de adaptar este modo de hacer a las necesidades actuales, con herramientas y medios mecánicos renovados y de vanguardia, por qué no contemplar esa posibilidad. Poner en relieve y potenciar las características intrínsecas de esta arquitectura; su bajo impacto ambiental, el empleo de materiales inocuos, biodegradables, la economía de apostar por la rehabilitación frente a las obras de nueva planta, la durabilidad de su estructura, la vigencia de sus formas y técnicas de aplicación empleadas… Redundar en el aspecto aleccionador de su experiencia a través del ejercicio del habitar y de la observación directa de esa memoria construida. La formación de equipos de trabajo, la promoción de los trabajos realizados, la organización de visitas formativas guiadas, encuentros, la celebración de conferencias, charlas, jornadas, talleres y seminarios, la publicación de boletines para divulgar los resultados de las investigaciones de campo llevadas a cabo, con la participación de los vecinos, jubilados, niños, turistas y veraneantes en actividades estivales, la movilización de los diferentes recursos locales, la promoción de talleres de trabajo bajo la tutela de asociaciones pioneras en el tema; con amplia formación y bagaje, la colaboración con entidades y organismos colaboradores, la obtención de subvenciones que apuesten también por la rehabilitación del patrimonio hidráulico de la región y su registro serán algunas de las vías y líneas de trabajo a explorar. Los cuidados que proferimos hacia nuestras propias casas nos vinculan también emocionalmente con ellas. … una casa muy vieja con viejos recuerdos y mucha vida almacenada en sus paredes. Dos mil años de vida. Había sido construida para durar y había durado. Había sido construida para ser un hogar; y lo era aún: un sitio sólido que lo abrazaba a uno y lo apretaba cálida, posesivamente (…) Una casa construida por hombres que la habían amado tanto como a aquellas tierras. 361 Hacer de esa Arquitectura popular una arquitectura longeva también depende de nosotros. _____________________________________________________________________________________
360.- Jacques Mullender (….): Elogio de la tierra (en) Arquitecturas de Tierra o el porvenir de una tradición milenaria / Centro de Creación Industrial (CCI) / Comisión de Cultura / Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón / Zaragoza / 1982 361.- Clifford D. Simak (1952): City (en) Iñaki Arzoz Karasusan (1995): Nuevos modelos en el crepúsculo de la Arquitectura Vernácula / RIEV (Revista Internacional de Estudios Vascos) / Año 43 / Tomo XL / nº 1 / Donostia (San Sebastián) / pp 97117

- 239 -

- 240 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[f] 102. Fuentecaliente: red d saneamiento

[f] 103. Recuperación de la arquitectura co_ mo medio y expresión de convivencia

Siguiendo con nuestra intención de cambiar las cosas… En el caso concreto de Fuencaliente; por ejemplo; se podría plantear la rehabilitación del que fuera antiguo cuartel de la guardia civil como centro de día con bar-teleclub y telecentro, ludoteca y asociación integrado. El acondicionamiento de la plaza como espacio público resulta prioritario; contemplando en la actuación la habilitación de una zona específica para los puestos itinerantes del mercado, que contemple aspectos como la necesidad de sombreamiento y abrigo frente a la lluvia. La instalación de una marquesina en la parada del autobús o taxi. Procurar mejoras en cuanto a los pavimentos, el acceso a las casas y la accesibilidad en general (tratamiento de pavimentos, transitabilidad). Fomentar el uso de los solares abandonados como aparcamientos temporales para recuperar el espacio de la calle como lugar de ocio para pequeños y mayores. Habilitar un área de recreo en Las Eras (columpios). Se debería mejorar el sistema de captación de agua, con una gestión adecuada de la red de pozos existentes, poniendo en servicio el sistema de riego por canales existente; rehabilitando el cultivo de regadío en las huertas. Colocar contenedores de recogida de basura selectiva. Regularizar la situación actual de las escombreras situadas en las inmediaciones del pueblo que todavía persisten. Introducir sistemas de depuración por lagunaje, consensuado con el resto de pedanías, basados en la introducción una planta depurada ecológicas. A largo plazo, apostar por la creación de puestos de trabajo como vía para el asentamiento de población, con expectativas de futuro abiertas; como la reapertura de la escuela pública; tal vez a tiempo parcial, como escuela de verano. En el plano doméstico; se debería apostar por la transformación y actualización de las viviendas, mejorando el grado de confort interior, la accesibilidad y el tránsito entre las diferentes habitaciones o estancias, adaptándolas a las necesidades específicas de sus moradores. Es importante trabajar con profesionales del lugar; gentes con oficio y experiencia dilatada, generar empatía y confianza en los habitantes en relación con las ventajas que podría ofrecer la recuperación de saberes, capacidades y recursos tradicionales como medio para mejorar su calidad de vida. Insistir una vez más en que previamente a cualquier actuación de intervención, es recomendable seguir algunas pautas, buscar siempre el asesoramiento de alguien con experiencia. - Investigación y Documentación. Cualquier intervención material en una estructura vernácula debe ser precedida de un completo análisis de su forma y organización, antes de comenzar los trabajos. Esta documentación debe localizarse en un archivo de acceso público - Las intervenciones que respondan legítimamente a las demandas del uso contemporáneo deben llevarse a cabo mediante la introducción de técnicas materiales que mantengan un equilibrio de expresión, apariencia, textura y forma con la estructura original. - La adaptación y reutilización de las estructuras vernáculas debe ser llevada a cabo de modo que respete la integridad de su configuración, siempre que sea compatible con los niveles de habitabilidad deseados. - Los cambios a lo largo del tiempo deben ser considerados como parte integrante del patrimonio vernáculo. 362 _____________________________________________________________________________________
362.- Carta del Patrimonio Vernáculo (….)

- Protocolo de actuación en el caso de proyectos de rehabilitación: Desmontaje / Recuperación de materiales y elementos sensibles. Como por ejemplo; el tratamiento fungicida de la madera, su limpieza, la recuperación estructural o la necesidad de suplementos, refuerzos y recalces. - Presentación de presupuestos comparativos de la solución frente al que supondría la demolición y construcción de una vivienda de nueva planta. … Al ver por primera vez una casa rehabilitar, deberemos utilizar todos nuestros sentidos; escuchar sus sonidos y sus silencios, tocar sus materiales, ver sus luces y sombras, apreciar y descubrir sus olores y hablar, para recibir sus ecos, todo ello nos transmitirá el carácter propio de la casa contribuyendo, en definitiva, a otorgar a los paisajes su carácter distintivo.363 … y con estos principios severamente comprobados apliquemos abiertamente las formas que las nuevas experiencias y necesidades nos imponen enriqueciéndolas y dándoles expresión con los tesoros ornamentales que los monumentos de todas las épocas y la naturaleza nos ofrecen en una palabra, veneremos y estudiemos asiduamente el pasado, busquemos con firme convicción lo que hoy tengamos que hacer y tengamos fe y valor para llevarlo a cabo. 364 … Nos despedimos aquí, reproduciendo un fragmento de la obra escrita por Peter Buchanan 365, sólo por si después de habernos tomado el tiempo de leer esto, alguien siguiera pensando en derribar su casa, nos queda espacio para una última lección; cómo no, desde las ruinas… (…) después de advertir a su hijo sobre los peligros de las mujeres disolutas y el juego, el viejo iraní, en su lecho de muerte, concluyó pidiendo a su hijo una solemne promesa. Antes de sucumbir a las inevitables presiones y persuasiones para sustituir el antiguo hogar familiar con algo moderno, debía, lentamente y sin ayuda, desmantelar solamente la puerta delantera y las partes colindantes. El padre pensaba que el hijo podría aprender de aquella destrucción algo del arte y el cuidado, de la sabiduría acumulada que había introducido en la querida construcción de un edificio tan tradicional. Quizás entonces valorara y preservara la casa

_____________________________________________________________________________________
363.- Mª del Carmen Shelly de Vidal (2005): Criterios para la construcción y rehabilitación / Turismo y gestión del territorio / DPZ / Zaragoza / pp 121-150 364.- Lluis Doménech I Montaner (28.02.1878): En busca d´una arquitectura nacional / La Renaixença / Año VIII / nº 4 / Vol I / Barcelona / pp 149-160 365.- Peter Buchanan(…): Valorar el pasado (339.-) Proyecto de restauración de una casa señorial de labranza / Grupo Alarife recogida (en) www.guillenderohan.com/Premios.htm

- 241 -

- 242 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

08. Paleta de materiales y técnicas constructivas …………………………………………………………………………………..... 79 8.1. La tierra ………………………………………………………………………………………………..………... 81 8 8.1.1 Hacia una definición ……………………………………………………………………...…………….. 1 8.1.2 Generalidades / Formas de empleo ……………………………………………………....………….…. 82 8.1.3 Clasificación …………………………………………………………………………..………………... 82 8.1.4 Usos / Resumen de aplicaciones ……………………………………………...…………...…………… 83 Prólogo 01. Motivos (Introducción)………………..…………………………………………………………………………………………… 9 02. Estructura (Articulación del trabajo)…………………………………………………….……………………………………….. 13 03. Arquitectura Popular. Hacia una definición (Límites)…………………………………………………………….……………... 14 04. Características ……………………………………………………………………………………………………...…...……..…. 17 05. Estudio de un ejemplo concreto: Fuencaliente del Burgo (Soria) ………………………………………………….……………. 21 06. Notas referidas al núcleo de población …………………………………………………………………………..………………. 27 6.1 Datos geopolíticos, socioeconómicos y otros……………………………………………………………..………………. 27 6.2 Recursos económicos y servicios……………………………………………………………………..……..……………. 27 6.3 Algunas notas etnográficas………………………………………………………………………..…...………..………… 28 6.4 Parámetros climáticos de la región…………………………………………………………………………..….………… 29 6.5. Datos físicos y geomorfológicos……………………………………………………………………………..………….... 29 6.5.1 Características de los diferentes horizontes ………………………………………………………..……….…. 30 6.5.2 Descripción del perfil del suelo …………………………………………………………………….…………. 30 6.6 Análisis de la cuenca del río Perales………………………………………………………………..………………...…… 31 07. La casa …………………………………………………………………………………………………………………………… 32 7.1 Análisis funcional …………………………………………………………………………………………..…… 35 7.2 La cocina / Evolución ……………………………………………………………………..…….……..………... 45 7.2.1 Cultura culinaria (Estudio desde un pisto de vista etnográfico) …………………………..………………...… 47 7.2.2 La cocina (Aspectos técnicos, constructivos y evolutivos) ………………………………..………………….. 49 7.2.3 Arquitectura del horno ……………………………………………………………………..………………….. 64 7.2.3.1 Clasificación ………………………………………………………………………………….... 64 7.2.3.2 Descripción física del horno …………………………………………………………………… 65 7.2.3.3 Descripción de la sección ………………………………………………………………………. 68 7.2.3.4 Construcción. Cómo…? ………………………………………………………...……………… 70 7.2.3.5 La cúpula como solución estructural …………………………………………………………... 71 7.2.3.6 Alguna s notas de etnografía que nos a yudarán a entender los motivos de la arquitectura del horno ……………………………..….………… 72 7.2.3.7 Sobre el uso del horno y el proceso de cocción ………………………………………..……….. 74 8.1.5 Caracterización técnica ……………………………………………………………………....………… 84 8.1. 6 Selección de tierras ……………………………………………………………………………..…..…. 85 8.1.7 Clasificación de las diferentes fracciones que componen la tierra …………………………..………… 90 8.1.8 Interpretación de los resultados de los ensayos realizados (Práctica) ……………………..…................ 92 8.2. Las fibras ……………………………………………………………………………………………………….. 96 8.2.1 Hacia una definición …………………………………………………………………..……………..… 96 8.2.2 Generalidades …………………………………………………………………………..………………. 96 8.2.3 Clasificación ……………………………………………………………………………..……………... 96 8.2.4 Usos ……………………………………………………………………………..……………………… 96 8.2.5 Justificación de su empleo constructivo (El por qué de su utilización, papel constructivo) ………..….. 98 8.3 El trullado ……………………………………………………………………...………………………………. 105 8.3.1 Hacia una definición: el qué …………………………………………………………………………... 105 8.3.2 Características principales: el por qué de su empleo, los motivos ………………………………….… 110 8.3.3 Técnica. Modo de aplicación …………………………………………………………………………. 117 8.3.4 Casuística de patologías, defectos y lesiones más frecuentes que presenta el revoco ………...……… 119 8.3.5 Hacia un protocolo de actuación (Qué hacer, cómo intervenir) ……………………………..……….. 122 8 . 3 . 5 . 1 Cr it e r io d e p a r t id a ( Có mo p r o c e d er c u a nd o no s e nc o n t r a m o s a n t e u n Revestimiento dañado) ……………………………………………………………...…. 122 8.3.5.2 Recuperación …………………………………………………………………...….…… 123 8 . 3 .5.3 Co n so l id a c ió n y p r o te c c ió n ( Ca so d e r e vo co s q ue se ma ntie ne n e n _ buen estado) ………………………………………………………………………….... 124 8 . 3 . 5 . 4 Cu i d a d o s b á si c o s ( M a n t e n i m i e n t o g e n e r a l . T r a b a j o s d e c o n se r v a c i ó n preventiva) ………………………………………………………………..………….… 125 8.3.5.5 Restauración (Caso de revocos en mal estado) ……………………………………….… 126 8.3.5.6 Grietas verticales (Cómo tratar con ellas) ……………………………………………..... 127 8.3.5.7 Grietas / Deterioro generalizado del revoco ……………………………………..……… 129 8.4 El adobe …………………………………………………………………………………………………...…… 134 8.4.1 Hacia una definición .....................................................................................................................……. 137 8.4.2 Caracterización elemental …………………………………………………………………...……… 139 8.4.3 Relación de ensayos a realizar en laboratorio ……………………………………………………….... 139 8.4.4 Estudio de muestras in situ ……………………………………………………………………………. 141 8.4.5 Selección, extracción y preparación de las tierras. Proceso de elaboración de los adobes ………….... 143

ÍNDICE

- 243 -

- 244 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

8.4.6 Aplicaciones del adobe (Clasificación) ………………………………………………….……………. 147 8.4.6.1 Casos en los que no asume función estructural ……………………………………...….. 147 8.4.6.2 Casos en los que sí asume función estructural ……………………………..…….…… 158 8.4. 7 Estudio de las patologías más frecuentes y sus causas ………………………………………………. 162 8.5 La teja ………………………………………………………………………………………………………….. 163 8.5.1 Hacia una definición ……………………………………………………………………………..…… 163 8.5.2 Características generales / Definición geométrica y caracterización morfológica …………………… 164 8.5.3 Usos principales ……………………………………………………………………………….……… 165 8.5.4 Descripción del sistema …………………………………………………………………………...….. 166 8.5.5 Criterios de diseño ………………………………………………………………………………...….. 168 8.5.6 Mediciones / Materiales por metro cuadrado de cubierta (Materiales / M2) …………...….…………. 174

8.9 El hollín ………………………………………………………………………………………………………. 228 8.10 La hojalata ……………………………………………………………………………….…………………… 229 8.11 La forja ……………………………………………………………………………………………...………… 231 8.11.1 Hacia una definición ……………………………………………………………………………….. 231 8.12 La piedra ………………………………………………………………………………………..…………….. 232 8.12.1 Características generales…………………………………………...…………………….………..…. 232 8.12.2 Aplicaciones constructivas …………………………………………………………………………... 232 8.12.3 Propiedades ………………………………………………………………………………..………… 233 8.12.4 Caracterización ……………………………………………………………………………………..... 234 8.12.5 Patologías observadas ………………………………………………..…………………………....… 234 09. Epílogo …………………………………...…………………………………………………………………...…..…….……… 236

8.5.7 Clasificación de los tejados ………………………………………………………………………….... 174 8.5.8 Colocación ……………………………………………………………………………………...…….. 175 10. Fuentes………………………………………………………………………………………………………………...………… 247 8.5.9 Algunos términos locales / Aproximaciones ……………………………………...…………..……… 176 8.5.10 El alero de madera ……………………………………………………………………………...……. 179 8.5.11 El alero de teja ………………………………………………………………………………….……. 189 8.5.11.1 Técnica y materiales empleados …………………………………...………..….……… 189 8.5.11.2 Relación de herramientas empleadas …………………………………………..……… 190 8.5.11.3 Secuencia constructiva ……………………………………………………………...…. 190 8.5.11.4 Posibilidades de definición ornamental del alero ……………………………………… 190 8.5.12 Relación de patologías observadas ………………………………………………………………….. 194 8.6 La madera ……………………………………………………………………………………………………… 196 8.6.1 Generalidades……………………………………………………………………...………….……….. 196 8.6.2 Usos ……………………………………………………………………………………………..…….. 197 8.6.3 Clasificación de la madera para su empleo en construcción ………………………………..………… 199 8.6.4 Cubicaje ………………………………………………………………………………….…………… 199 8.6.5 Desarrollo espacial de estructuras, pórticos y apeos ……………………………………….………… 211 8.6.6 Patologías observadas ………………………………………………………...……………...….……. 217 8.7 La jalbegue ……………………………………………………………………….………………......………… 218 8.7.1 Hacia una definición ………………………………………………………………………………..… 218 8.7.2 Sobre su empleo ……………………………………………………………………………………..... 218 8.8 El azulete ……………………………………………………………………………………………………..... 222 8.8.1 Hacia una definición……………………………………………………...……….…………..………. 222 8.8.2 Sobre su empleo ……………………………………………………………………………...……….. 223 8.8. Técnica de puesta en obra (El cómo) …………………………………………………………….…….. 224 8.8.4 Características del revestimiento final …………………………………………...…………….…….. 226 8.8.5 Causas de patologías en el revestimiento (paredes interiores) …………………………………….….. 227 01.- Bibliografía consultada - Por autor - Temática - Nivel nacional - Nivel internacional 02.- Cuadernos de viajeros 03.- Material gráfico de referencia 04.- Cuadros, grabados, dibujos (autores varios) 05.- Conversaciones y paseos. Trabajos de campo. Estudios. Encuestas 06.- Videoteca 07.- Varios 08.- Páginas de Internet (Direcciones web consultadas, blogs, enlaces…) 09.- Créditos fotográficos - Miradas – otros puntums fotográficos – - Herramientas y material de trabajo del autor - Índice [f]otográfico 10.- Índice de [A]puntes

- 245 -

- 246 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

10. FUENTES 01BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA a.- B. POR AUTOR
Abad Casal, Lorenzo (1996): Modelos de hábitat en el mundo ibérico. Una década de investigaciones (en) Revista de Estudios Ibéricos Aizpurúa, José Manuel (San Sebastián, 1902-1936) Alcázar Pastor, José María (2006): Las cubiertas de mi pueblo (en) Revista A33 / Opinión Alonso González, Joaquín: Conjunto histórico. La Casa del Humo. La primitiva arquitectura tradicional del concejo de Allón. Dibujos de Manuel de Cárdenas Alonso Ponce, Rafael (2008): Autoecología paramétrica de Juniperus Thurifera L en Castilla y León / Tesis doctoral / UPM / ESIM Alonso Ponga, José Luis (1994): La arquitectura del barro / Edit Junta de Castilla y León / Consejería de Cultura y Turismo / León Anasagasti, Teodoro de (1929): Arquitectura popular / Discurso de entrada en la Real Academia de San Fernando y contestación de Marcelino Santa María Aragoneses, Manuel Jorge (1957): Cronología y evolución del doble dintel en la arquitectura popular del noroeste de Soria / nº 14 / p 199-233 Arnehim, Rudolf (1979): Arte y percepción visual / Alianza Editorial Arquero, Francisco (1971): Práctica constructiva / Edit CEAC / Barcelona Arroba, Margarita y Díez Pastor, Concha (2007): Arquitectura popular: reflexiones Ascanio, Alejandro (2002): La tapia: un arte que se niega a morir. / Edit Instituto Juan de Herrera / Mérida (Venezuela) Aymat, Carlos (2000): Patología y recuperación de fábricas de cajones de tapial (en) Revista R&R / Tecnología / Rehabilitación Ayuso Iglesias, Manuel (3 de septiembre de 1900): La Torca de Fuencaliente. El Burgo de Osma Baeschlin, Alfredo (1930): La arquitectura del caserío vasco Barbeta-Sola, Gabriel (2000): Mejora de la tierra estabilizada en el desarrollo de una arquitectura sostenible hacia el siglo XXI. Tesis doctoral / UPC Baroja, Pío (1911): Las inquietudes de Shanti Andía Bartolomé Cossío, Manuel (1922) : Elogio del arte popular / Arquitectura: Órgano de la Sociedad Central de Arquitectos Basterr, Alfonso y Jové, Félix (2001): La construcción con tierra cruda hoy / Revista Arquitectura y Construcción / nº 1 / Valladolid Bellido Blanco, Antonio (2002): Apuntes de arquitectura popular (en) Revista Folklore / nº 262 Benito Martín, Félix (2005): La conservación de la arquitectura tradicional (en) Revista Folklore Blasco Lucas, Irene; Guillermina Re, Liliana Vega, Mabel Fábrega, Norma Merino, Elena Hidalgo, Rodolfo Rosés, Laura Simón (2004): Hábitat rural autóctono en zona árida argentina / Universidad de Buenos Aires / Argentina Borobio Ojeda, José: Cien dibujos de arquitectura y otros más (en) Éntasis (2000) / Cuadernos de Arquitectura de la Cátedra Ricardo Magdalena / Institución Fernando el Católico / CSIC / Excma Diputación de Zaragoza Cea Gutiérrez, Antonio; Fernández Montes, Matilde y Sánchez Gómez, Luis Ángel (1990): Actas de las Jornadas celebradas del 1al 5 de diciembre de 1987 sobre Arquitectura Popular en España / Biblioteca de dialectología y tradiciones populares / CSIC / Ministerio de Cultura / Madrid Ching, Francis D K (1995): Diccionario Visual de Arquitectura / Edit GG Chueca Goitia, Fernando (1970): Ideas básicas para una restauración posible del Palacio de los Condes de Gómara / nº 39 / p 7-21 Chueca Goitia, Fernando (1974): Invariantes Castizos de la Arquitectura Popular Española / Edit Dossat (1981): Invariantes en la arquitectura hispanoamericana. Manifiesto de la Alhambra Cook, Peter (1996): Premier / Academy Editorial / Londres

Córdoba, Alejandro (1983): La despoblación en Soria: sus causas y efectos. / Edit Ingrabel / Almazán (Soria) Covarrubias, Sebastián de (1979): Tesoro de la lengua castellana o española / Edit Turner / Madrid De la Hoz Onrubia; Jaime, Santos García Álvarez, Luis Maldonado Ramos, David Rivera Gámez, Fernando Vela Cossío (2005): texto publicado (en) Actas del IV Seminario Iberoamericano de construcción con tierra / Terra em Seminário / Edit Argumentum De la Sota Martínez, Alejandro (1913-1996) Doménech Girbau, Lluis (1978): Arquitectura de siempre: Los años 40 en España / Edit Tusquets / Barcelona Feduchi, Luis María (1947): La casa por dentro. Chimeneas / Edit Afrodisio Aguado, S.A / Madrid / P 45-46 Feduchi, Luis María (1974-1978): Itinerarios de arquitectura popular española / Edit Blume / Tuset 6, Barcelona / Rosario 17, Madrid / Tomo I: La meseta septentrional / Colección Nueva Imagen Fernández Alba, Antonio (1990): Los documentos arquitectónicos populares como monumentos históricos, o el intento de recuperación de la memoria de los márgenes (en) Arquitectura Popular en España / Madrid / CSIC / Biblioteca de dialectología y tradiciones populares / XXIV / p 21-32 Fernández Balbuena, Gustavo (1922): La arquitectura humilde de un pueblo del páramo leonés Fernández Giro, Lorenzo y Laborda Yneva, José (2008-2009): Apuntes de la asignatura de Iniciación a Proyectos / EUPLA (Zaragoza) Figols González, María (2005.): Arquitectura de tierra en Valdejalón / Institución Fernando el Católico / CSIC / Zaragoza Fisac Serna, Miguel (1952): La arquitectura popular española y su valor ante la del futuro / Colección o crece o muere / Ateneo de Madrid Flores López, Carlos (entrevista publicada en el Boletín Oficial de Rehabimed, nº1, Barcelona) Flores López, Carlos (1981): Arquitectura Popular Española / Aguilar de ediciones / Madrid Font e Hidalgo (1991) Ford, Richard (1845): Handbook for travellers in Spain Fuentes Pardo, José María y Cañas Guerrero, Ignacio (2003): Estudio y Caracterización de la arquitectura rural. Obtención, tratamiento y manejo de la información sobre las construcciones / Revista Informes de la Construcción / Vol 55 / nº 487 Gárate Rojas, Ignacio (1993): Artes de la cal / Edit Munilla Leria / Madrid García Mercadal, Fernando (1984): Arquitecturas regionales españolas / Comunidad de Madrid. Consejería de Cultura, Deportes y Turismo. Dirección General de Cultura García Valenciano, Juan José (1982): Calatañazor. Donde el silencio es historia (So_92) / Soria Garrido, Ginés y Cánovas, Andrés (2003): Textos de crítica de arquitectura comentados I / Dpto de proyectos de la ETSAM / UAM / Madrid GATEPAC (Grupo de Arquitectos y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea Goig Soler, Isabel y Luisa (2000): Diccionario de habla soriana / Centro Soriano de Estudios Tradicionales Hebens, Petra (2 - 3. 12.03): Jornadas de Bioconstrucción / EUPLA (Zaragoza) Herrero Ayllón, Alejandro y Antón Pacheco, José (1953): La casa pinariega. Estudio General. Prólogo de José Tudela de la Orden. Tomaba como base el capítulo III del estudio que obtuvo el primer premio al concurso abierto por la revista Arquitectura (1934) / nº 5 / p 101-119 Hidalgo Arellano, José Ángel (2005): Fernández del Amo, José Luis: Arquitectura anónima de autor / UCH / CEU / Valencia Íñiguez Almech, Francisco (1934): Algo sobre conjuntos poblados / Arquitectura Jiménez Arques, Mª Inmaculada; Anabitarte Urrutia, Olga y Padilla Montoya, Mari Carmen (1978): Arquitectura popular de Soria (en) Revista Narria / nº 11 / Museo de artes y tradiciones populares / Madrid Jones, Barbara and Rowland, Bee (2011): Apuntes del curso “Earth plaster” / Amazonails / Todmorden (Manchester) / Uk Laborda Yneva, José (2009): Fernando García Mercadal. Artículos en la revista Arquitectura 1920-1934 (en) Cuadernos de Arquitectura de la Cátedra Ricardo Magdalena / IFC / CSIC / Zaragoza Laborda Yneva, José (1996): Arquitectura: Textos Críticos 1992-1995 / IFC / Zaragoza

- 247 -

- 248 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

Lampérez, Vicente (1993): Arquitectura Civil española de los I al XVIII / Ediciones Giner Laugier, Mar Antoine (1755): Essai sur l´architecture / Paris Le Corbusier (1922): Hacia una arquitectura Les récréateurs (2009): Argiles. Histoire d´avenir. Actes Sud Loos, Adolf: Escritos II (1910-1931) (en) Adolf Opel y Josep Quetglas. Traducción de Alberto Estévez, Josep Quetglas, Miquel Vila / Biblioteca de arquitectura / Edit El Croquis (2004) López del Amo, José Luis (1983): Toda Soria y su provincia / Edit Escudo de oro Loubes, J P (1985): Arquitectura subterránea. Aproximación a un hábitat natural / Edit GG / Barcelona Maldonado Ramos, Luis y Fernando Vela Cossío (1999): Curso de construcción con tierra (1) Técnicas y sistemas tradicionales (en) Cuadernos del Instituto Juan de Herrera / Escuela de Arquitectura de Madrid Maldonado Ramos, Luis; Vela Cossío, Fernando y Rivera Gámez, David (2001): Propuestas de investigación para la conservación de los sistemas constructivos de adobe y entramado en la comarca nordeste de Segovia / ETSAM / CIAT (en) Actas del Congreso Science and Technology for the safeguard of cultural Heritage in the medieterranean basin / Alcalá de Henares (Madrid) Martín Criado, Arturo (2004): La cocina de la casa tradicional ribereña (en) Revista Folklore / nº 286 / Valladolid / p 111-120 Martínez Tomé y Valiente Cánovas, Atilano (2001): Cabañas y corrales de pastor / Castilla Ediciones / Valladolid Mileto, Camila y Vegas López Manzanares, Fernando (2004): Proyecto de restauración de una casa rural. Sesga. Rincón de Ademuz. Premio Europa Nostra (en) Revista R&R / p 32-39 Moore, Charles; Allen, Gerald y Lyndon Donlyn (1974): La casa: Forma y diseño / Edit GG Morales Morales, Roberto; Torres Cabrejos, Rafael; A. Renglifo, Luis e Irala Candiotti, Carlos (1993): Manual para la construcción de viviendas de adobe / Edit Antonio Campos Sigüenza y Óscar Vásquez Huamani (CISMID-FIC-UNI) / Lima (Perú) Moutinho, Mariano (1979): A arquitectura popular portuguesa / Edit Estampa / Lisboa Moya Blanco, Luis (1904-1990) Navarreño Mateos, Antonio (.…): Constructores y Albañiles en la Extremadura del siglo XVI. Técnicas, Materiales y Léxico / Mérida Navarro Alduain, Fernando: Apuntes de la asignatura de Mantenimiento / EUPLA (Zaragoza) Norton, John (1997): Building with Earth. A handbook / Intermediate Technology Publications / London / Uk Paricio, Ignacio (2002): Pátina o suciedad / Editorial Bisagra / Barcelona Paricio, Ignacio (1995): La construcción de la Arquitectura / Institut Tecnologia construccio Piñera, Guadalupe e Irisarri, Jesús (2004): Huellas materiales e impresiones indelebles (en) CIRCO 2004. 122 [EN] MRT / Luis Mansilla, Luis Rojo, Emilio TuñónLUIS MANSILLA, LUIS ROJO / Madrid Ponga Mayo, Juan Carlos y Rodríguez Rodríguez, Mª Araceli (2000): Arquitectura Popular en las comarcas de Castilla y León /Junta de Castilla y León / Conserjería de Educación y Cultura Quiles García, Fernando (2007): Arquitectura Vernácula en el mundo Ibérico (en) Actas del Congreso Internacional sobre Arquitectura Vernácula / Universidad Pablo Olavide / Sevilla Rábanos Faci, Carmen (2001): La arquitectura popular y su papel en el desarrollo rural y neo-rural / Universidad de Zaragoza / Murillo de Tou (Huesca) Rauch, Martin (2004): La fuerza de lo sencillo. Construir con barro apisonado (en) Revista Detail Rivas Andina, José Ángel (2008): El hórreo y la arquitectura popular en Asturias / Edit Picu Urriellu / Oviedo Rohmer, Erhard (1984): La investigación del barro en Navapalos / Curso celebrado en Ciadueña 1984 Ruiz, Emilio (1985): El Coto de Fuentearmegil / Una contribución a la historia económica de Soria en la Edad Media / Celtiberia / Soria / XXXV / nº 70 Sáenz de Oiza, Francisco Javier (1947-1988) Sánchez del Barrio, Antonio (1983): Aproximación a la arquitectura popular / Revista de Folklore

Sánchez García, Ángel (1999): Las técnicas constructivas con tierra en la arqueología prerromana del País Valenciano / Quad preh / Cast 20 Sánchez López, Lorenzo y Jerez García, Óscar (2005): Arquitectura: didáctica magna / Tomo 25 / nº 289 / p 3-7 Sánchez Marcos, Marta (2000): Arquitectura popular de Castilla y León. Procesos constructivos, técnias y materiales utilizadas en época preindustrial. (en) Revista Folklore Sánchez Marcos, Marta (1993): Planteamientos metodológicos para la catalogación y estudio de la arquitectura rural / tomo 13 / nº 146 / p 49-55 Sánchez Sanz, María Elisa (1977): El barro en la construcción (en) Revista Narria / nº 8 / Museo de artes y tradiciones populares / Madrid Saroza, B; M. A. Rodríguez, J. M Menéndez, I. J. Barroso (2008): Estudio de la resistencia a compresión simple del adobe elaborado con suelos procedentes de Crescencio Valdés, Villa Clara, Cuba / Revista Informes de la Construcción / Vol 60 Serra Hamilton, Alberto (1989): Términos ilustrados de arquitectura, construcción y otras artes y oficios / Edit Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid Sobrino, Marín (1982): La casa rural en la comarca Adnamantina / nº 63 / p 27-46 Smith (1985): New South Wales Heritage Office (en) José María Fuentes Pardo e Ignacio Cañas Guerrero (12.08.03): Estudio y caracterización de la arquitectura rural. Obtención, tratamiento y manejo de la información sobre las construcciones. Tachtenberg M y Hyman M (1990): Arquitectura: De la prehistoria a la modernidad / Akal Tanizaki, Junichiro (1933): El elogio de la sombra / Edit Siruela (1994) Taracena Aguirre, Blas (1941): Una cabaña circular en Vinuesa (Soria) / Archivo Español de Arqueología / Nº 43 Terrel, Ana María (1958): Salduero: Estudio de un municipio de los pinares sorianos / Zaragoza Torres, Elías (2005): Luz Cenital / Edit COAC / Barcelona Torres Balbás, Leopoldo (1922): Arquitectura española contemporánea: Glosas a un álbum de dibujos (nº 40) Torres Balbás, Leopoldo (1933): La Vivienda Popular en España. Folklore y Costumbres de España / Edit F Carreras Candi / Barcelona Tudela de la Orden, José (28.08.1923) / La voz de Soria / La casa pinariega (en) La Voz de Soria / 17,21,24 / Cuadernos de Etnología / nº 1 Ubieto Arteta, A. (2007): Propuesta metodológica y didáctica para el estudio del patrimonio / Zaragoza Unamuno, Miguel de (1902): Ciudad y campo. De mis impresiones de Madrid Vela Cossío, Fernando (2003): Investigación arqueológica y construcción con tierra en la península ibérica (en) Actas del II seminario Iberoamericano de construcción con tierra / Mairea Vázquez Astorga, Mónica (2007): La arquitectura como laboratorio de experimentación y vía de modernización para la arquitectura moderna / UNIZAR / Zaragoza Veiga de Oliveira y Galhano (1994) Violet le Duc, E (1854-68): Dictionnaire raisonné de l´architecture / (10 Vols) / París Vitrubio, Marco Lucio (s I a.d.E): Los diez libros de Arquitectura (en) Obras Maestras / Edit Iberia / Barcelona / 2007 Vivanco, Eduardo (2003): El constructor de libros. Bruno Munari y los Prelibros / Revista Transfer Walker Peter, Keable Roland, Martin Joe, Maniaditis Vasilios (2005): Rammed Earth. Design and construction guidelines / Breebookshop / Watford / Uk Zabalbeascoa, Anatxu (15.05.05): Entrevista a Justo García / EPS Zavala, Juan de (1945): La Arquitectura / Editorial Pegaso / Madrid

- 249 -

- 250 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

b.- B. TEMÁTICA (Publicaciones varias, en diferentes soportes, papel e informático) Nivel Nacional
Archivo de la Delegación Provincial de Hacienda de Soria (ADPH So) Sección del Catastro de la Ensenada Archivo General Diocesano de Soria. Consulta de los libros parroquiales de los pueblos. Catálogo de la exposición del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (1976): Soria olvidada Catálogo de la exposición del Colegio Oficial de Arquitectos de la Rioja (2008) Catálogo de la casa comercial Hispalyt (….): Cubiertas de teja cerámica. Detalle del alero de teja curva. Puntos singulares / Revista Na / nº 59 Heraldo de Soria Soria 7 días (diario, prensa escrita) Boletín Rehabimed (Rehabilitación mediterránea). Arquitectura tradicional mediterránea / El arte de construir: Las técnicas y los hombres / Proyecto Corpus / Programa Meda / Unión Europea Rehabimed. Proyecto Corpus (….): Arquitectura Tradicional Mediterránea / Programa MEDA / Unión Europea Papeles del Partal (2006): nº 3 / Edit Academia del Partal, Asociación libre de profesionales de la restauración monumental Revista Arquitectura Viva La casa de la ribera soriana del Duero Revista Arquitectura / Madrid Revista Celtiberia / Centro de Estudios Sorianos (CES) / Patronato de José María Cuadrado Revista AC (Actividad[es] Contemporánea[s], difusión del GATEPAC) Revista Reconstrucción (Difusión del trabajo realizado por la Dirección General de Regiones Devastadas, DGRD) Detalles Arquitectónicos (1940) Antonio Cámara Niño (1941): Construcción de la vivienda rural Antonio Camuñas (1945): Autarquía de los materiales de construcción Revista de Occidente Revista Zabaglia (Huesca) (2006): Houses and cities built with Earth. Conservation, significance and urban quality / Argumentum / Portugal (1982): Arquitecturas de tierra o el porvenir de una tradición milenaria / Comisión de Cultura / Delegación de Zaragoza / COAAR (1979): Arquitecturas de Adobe / Edit GG / Barcelona (1986): Navapalos 85: I Jornadas sobre la tierra como material de construcción / Centro de investigación de técnicas y de materiales autóctonos y de construcciones experimentales / Inter-Acción / Madrid (….): Temas de Antropología Aragonesa / Instituto Aragonés de Antropología Revista de Comunicación de los amigos de Villorejo Notas, croquis y trabajos publicados por Regiones Devastadas (1968): La casa popular en España (en) Noticiario Turístico / Suplemento nº 235 / Dirección General de Promoción del Turismo / Madrid (2001): La piedra en Castilla y León Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (DRAE) Arquitectura Popular en Castilla y León La Arquitectura popular española. Castilla y León. Adobes, tapiales y entramados. Álvaro Siza. Conversaciones con Valdemar Cruz (09.12.07) / Edit GG Dpto 5405 (….): Fábricas Tradicionales en España. Adobe, tapial y entramados de madera / UPM-EVAT / Disciplina de Historia de la Construcción Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español Instituto Eduardo Torroja (…): Prescripciones sobre obras de fábrica / PIET-70 Gonzalo Bauluz y Pilar Bárcena (…): Bases para el diseño y construcción con tapial / Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) Normas subsidiarias del ayuntamiento de San Esteban de Gormaz Asociaciones (ejemplo: ADELPHA) y organismos no gubernamentales (ejemplo: ASF) COAM (Octubre 1976): Soria olvidada (Exposición) Relaciones de los pueblos de España ordenadas por Felipe II (1575-1578)

02 CUADERNOS DE VIAJEROS
- Jane Leck (1884) / Scotish - Robert Southey (1774-1843) / English - Locker, Edward Hawke (1777-1849): Views in Spain / English - Hans Gadow (1855-1928) / Alemán - Frankowski, Eugenio (1920): Hórreos y palafitos de la Península Ibérica / Editorial Itsmo / Madrid - Artur Byrne (....) - Kurt Hielscher (1881-1948) / Fotógrafo alemán - ...

03 MATERIAL GRÁFICO CONSULTADO (Cartografías, planimetrías, planos...)
Planos del Catastro facilitados por el Ayuntamiento de Fuentearmegil (Cartografía del entorno y del propio núcleo de Fuencaliente, donde se recoge la toponimia y los nombres de las calles, entre otros datos) Mapa Geológico de España. Instituto Geológico Minero Mapa Topográfico Nacional / E: 50 000 Mapa Forestal. Dirección General de Montes Recursos Hidráulicos. Cuenca Hidrográfica del Duero. Ministerio de Obras Públicas

-

04 CUADROS / GRABADOS / DIBUJOS / FOTOGRAFÍA DE AUTOR (Obras de referencia)
Relación de autores: - Díaz Caneja (2005.): Paisajes Castellanos - Daniel Vázquez Díaz (Pintor; que trabajó entre otros, con Antonio Machado en el París de 1912) - Paul Cézanne (… -….) - Juan Ondategui (2006): Aldehuela - Ramón Masats (1960): Tomelloso - Kasimir Malévick (1923): Círculo negro / Óleo sobre lienzo 105.5 x 106 cm

05 CONVERSACIONES Y PASEOS (Trabajos de campo, visitas, estudio, entrevistas, …)
El equipo humano: Marta / Rafaela / Ricardo / Ufemia / Cipriano / Ciriaco / Carmelo / Gonzalo / Cándido / Petri / Puri / Joaquín / Manolo / Evaristo / Meli / Marino / Otilia / Juan Manuel / Manuel / Javier / Odón / Magdalena / Tomás / Máximo / Pili / Tolo / Fede / Rafaela / Evaristo / Vitoria / Elena / Beatriz / Maribí / Laura / Iñaki / Fausto / Juana / Maximina / Bernardina / Félix / María / Marisa / Felisa / Seve / Elena / José / Inés / Jose / Pepe / Puri / Gaudencia / Moisés / Gloria / Pili / Tolo / Mari Carmen / Tomás / Fausto / Beneranda / Valentín / Mari / Elena / Irenio / Maru / Fermín / Óscar / Alberto / Pedro / Saro / Elena / Bene / Eulogio / Gaudencia / Angelines / Félix / Ángeles…

06 VIDEOTECA
Eugenio Monesma (…): Viviendas Castreñas Prerromanas. Técnicas constructivas. Argüeso (Cantabria) / Colección: Oficios Tradicionales / Colegio de Aparejadores de Huesca - Mercedes Álvarez (2005): El cielo gira (The sky turns) / Alokatu S.L - Arquitectura Vernácula de la Provincia de Soria, LA; 1ª parte / ESO / VHS 10 min V-72/PRO/ARQ Estudio de la casa pinariega Soriana: Su distribución, materiales empleados en su construcción, elementos y técnicas constructivas, adornos. - Arquitectura Vernácula de la Provincia de Soria, LA; 2ª parte / ESO / VHS11 min V-72/PRO/ARQ Estudio de distintas construcciones de los pueblos de Soria: Casa Serrana, casa de adobe, palomares. - El adobero. Oficios para el recuerdo. Caja España (32 minutos)

Nivel internacional
CIAV (Comité científico internacional de arquitectura vernácula) - Madrid, 30 de enero de 1996 - Jerusalén, 28 de marzo de 1996 - Mikkeli, 26 de febrero de 1998 - Santo Domingo, 26 de Agosto de 1998 ICOMOS - Carta para la gestión del patrimonio arqueológico (1990) - Stockholm, 10 de septiembre de 1998 - Gadalajara, 22 de octubre de 1999 ICCROM / CYTED / UNESCO / CONSEJO DE EUROPA (Programas LEADER, PRODER, ADAM…) - Redacción de la Recomendación 365 del Consejo de Europa referido a la valoración de la Arquitectura Popular (1963) - Carta de Venecia (Donde se recoge el concepto de patrimonio rural, 1964) - Restauro Moderno - Declaración de Amsterdam (1975) - Carta sobre los aspectos estructurales de la restauración monumental (1995): Ravello - Carta del levantamiento Arquitectónico (1999): Nápoles - Carta de Cracovia (2000) / Referida al mantenimiento, reparación y conservación del Patrimonio

-

07 VARIOS
- Coplas, Romances, Rondas tradicionales - Folletos monográficos múltiples: manuscritos, impresos, carteles… - Jesica Ferrer (1990): Ficha resumen para la rehabilitación de edificios: EFE 12. Reconstrucción de una casa pinariega / Navapalos (Soria) / Rehabimed

-

- 251 -

- 252 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

08 P@GINAS DE INTERNET (Direcciones web consultadas, blogs, enlaces…)
www.aemet.es www.alcozar.net www.almargen.com.ar/sitio/seccion/arquitectura/cbarro/ http://1999.arqa.com/columnas/barro.htm ICVA - 1ER. CONGRESO VIRTUAL DE ARQUITECTURA / 1999 A ENERO 2000 / Microcurso A8 - ARQUITECTURA DE BARRO / GONZALO VÉLEZ JAHN / CARACAS, VENEZUELA www.aulafolklore.blogspot.com (artículo: arquitectura popular: reflexiones / margarita arroba y concha díez pastor) http://www.autosuficiencia.com.ar/shop/detallenot.asp?notid=225 http://baganha.pauloribeiro.net/es/pdf/0201.pdf www.boceguillas.es www.casagimeno.com www.casasruralesdesoria.com http://catedramln.unizar.es/Premios/PresentacionMLN.pdf http://www.chduero.es/Inicio/LacuencadelDuero/Característicasgenerales/tabid/86/Default.aspx http://www.ciat.es/ (Centro de Investigación de Arquitectura Tradicional, Boceguillas, Segovia) http://www.comitesromero.org/tarragona/fichas/casa_adobe_texto.pdf www.consoglobe.com www.construmática.com www.construtierra.org http://cvc.cervantes.es/literatura/aispi/pdf/17/17_209.pdf www.diariodeleón.es http://www.dpz.es/ifc2/libros/ebook2109_2.pdf http://www.dpz.es/turismo/novedades/2007/turismoyterritorio.pdf www.ecohabitar.org/enlaces.html http://www.educa.aragob.es/cprterue/Sociale.htm www.edificaciontierra.org www.elpais.com/artículo/españa/SORIA/Resurgir/barro www.elpais.com/artículo/agenda/SORIA/Volver/barro http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=1389 http://www.enciclopedia-aragonesa.com/voz.asp?voz_id=1345 http://www.earth-auroville.com/ www.fuentearmegil.com/diccionario/php http://habitat.aq.upm.es/boletin/n32/nlmal.html http://www.funjdiaz.net/folklore/07ficha.cfm?id=1100 www.guillenderohan.com http://www.ieham.org/html/docs/La_tierra_como_material_de_construcion.pdf http://www.ine.es/intercensal/busquedaMunicipio www.iscarweb.com (arquitectura popular en la villa de Íscar) www.joseandresgallego.com www.laopinióndezarmaroa.es (elogio del adobe) www. lasmerindades.com http://www.librerosmatritenses.es/busqueda_resultado.asp?pagina=822&orden=&idlibrero=73&autor=&titulo=&materia=&descrip www.literato.es/leonardodavinciconsejo www.medacorpues.net https://portal.uah.es/portal/page/portal/epd2_asignaturas/asig32954/informacion_academica/004%20%20%20Arquitectura%20vern %E1cula.pdfwww.quéesarquitectura.org http://www.rehabimed.net/docs/actes/6_diagnosi_etapa_previa_rehab.pdf www.residencia.csic.es/bol/num8/sambricio.htm http://www.revista.unam.mx/vol.8/num7/art53/jul_art53.pdf www.rusticas.com http://www.seacex.es/documentos/roma_021_garcia_arquitect.pdf www.sierradelademanda.com http://www.sitcyl.jcyl.es/smap/ViewIdentify.do http://www.soria-goig.com www.palmera.pntic.mec.es/ http://personal.telefonica.terra.es/web/sierra-cion=&precio=&comparacion= www.personal5.iddeo.es/valentina/curso/fab/curso6a.html http://www.piedrasconfuturo.com/index.php?option=com_content&task=view&id=189&Itemid=74 www.pueblos-españa.org www.scalae.com/podcast/index.php http://www.ua.es/personal/gaspar.jaen/PDyDI/pdydi.doc http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(051).htm (viviendas cueva) http://www.ucm.es/BUCM/revistas/cca/11391987/articulos/OBMD9898110287A.PDF www.ugr.es (artículo gaceta de antropología / memoria y arquitectura popular / justo romero de torres) http://www.unizar.es/aeipro/finder/INGENIERIA%20CIVIL%20Y%20PLANEAMIENTO/HH06.htm https://upcommons.upc.edu/revistes/bitstream/2099/2246/1/IA www.uqac.uquebec.ca/zone30/Classiques des sciences sociales/index.html http://www5.uva.es/grupotierra/actividades.html (Grupo Tierra, Equipo de profesionales de la Universidad de Valladolid) www.weezer.es / construtierra / http://es.wikipedia.org/wiki/Santa_María_del_Valle http://209.85.229.132/search?q=cache:3blbJS4bwsJ:www.upo.es/depa/webdhuma/areas/arte/actas/cisav05/po_01.pdf+"la+tierra+como+material+de+construcción"&cd=91&hl=es&c t=clnk&gl=es

09 CRÉDITOS [f]OTOGRÁFICOS
… la arquitectura al ser una experiencia sensorial, tiene que ser interpretada a través de un medio sensorial - Ezra Stoler (1991) / New York Times –

Miradas – otros puntums fotográficos - Patricio Pradena: [f] 41 - Ricardo Antón: [f] 37 - Evaristo Puente: [f] 39 - Lorena Lagunas: [f] 93 - SIGPAC (Sistema de agrupación e información parcelaria): ortofotos - Trabajos publicados en Internet: [f] 64

Herramientas y material de trabajo del autor
1.- Máquina fotográfica Halina Paulette 2.- Trípode 3.- Carrete de diapositivas VELVIA ISO 50 ó 100 4.- Cámara réflex analógica 5.- Cámara digital IXUS 30 / Zoom Lens 3x / 5.8-17.4 mm 1:2.8-4.9 (3.2 Megapixels)

Índice [f]otográfico
La fotografía es un tiempo, un lugar, un calor… una despedida inconsciente / Ferdinando Scianna. Fotógrafo (22.11.05): Conferencia celebrada en la Paraninfo Universitario de Zaragoza PRÓLOGO [f] 001.… de las manos de la gente con oficio, de las manos de aquéllos que aprendieron a leer desde la mirada de la necesidad apremiante de soluciones frente a las cuestiones ineludibles que plantea el ejercicio de habitar y la economía de los recursos disponibles; o dicho de otro modo, de la gente que piensa con las manos,1 surgen respuestas tan inesperadas, tan bellas, tan útiles, como la del tirador de la imagen; hecho a mano y para la mano. La arquitectura popular es una arquitectura de escala humana, una arquitectura que toma como patrón la mano del hombre; una arquitectura humanista, amable para con sus moradores.

1. MOTIVOS 2. ESTRUCTURA 3. ARQUITECTURA POPULAR. HACIA UNA DEFINICIÓN 4. CARACTERÍSTICAS [f] 002. [f] 003. [f] 004. [f] 005. [f] 006. Cardo autóctono, camino de la Cantera; el que conduce hasta el pueblo de Muñecas (Soria) Arquitectura popular: paisaje construido Chimenea en el faldón norte del tejado Decoración in situ del piso de una casa. Repetición de un motivo geométrico sobre la superficie del suelo empleando como plantilla de marcado improvisado el culo de una botella de vidrio El nombre del pueblo sobre un cartel de chapa situado a la entrada del mismo. Su rotulación contrastada; de letras blancas sobre un fondo azul marino, facilita su lectura.

5. ESTUDIO DE UN EJEMPLO CONCRETO [f] 007. [f] 008. [f] 009. [f] 010. El palomar rústico de Castilla, principalmente de Tierra de Campos, no sólo decora y amuebla el paisaje: lo calienta. Es una referencia en la inmensidad desolada del páramo Vista este del pueblo nevado tomada desde la carretera que conduce a Santa María Una vez más, el escenario de las calles Casi se podría decir que el espacio público de la plaza ha surgido espontáneamente, al agruparse las casas en torno al acceso de la iglesia.

- 253 -

- 254 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

6. NOTAS REFERIDAS AL NÚCLEO POBLACIONAL OBJETO DE ESTUDIO [f] 011. [f] 012. La masa nevada del caserío se sitúa paralela al discurso del río cuyo cauce puede intuirse si uno sigue la línea de chopos que aparece como telón de fondo a la fotografía Vista del pueblo, con el río al fondo, desde el campanario de la iglesia

[f] 055. [f] 056. [f] 057. [f] 058. [f] 059.

7. LA CASA [f] 013. [f] 014. [f] 015. [f] 016. [f] 017. [f] 018. [f] 019. [f] 020. [f] 021. [f] 020. [f] 022. [f] 023. [f] 024. [f] 025. [f] 026. [f] 027. [f] 028. [f] 029. [f] 030. [f] 031. Hogar.- Intimidad en un espacio compartido Tejaroz en el portón de acceso al sereno de una finca. Caserío de una de las calles del pueblo Tirador de una puerta Detalle del portón de acceso a la casa visto desde el interior, desde la zona del zaguán. Cocina vista desde el zaguán Chimenea de adobe / Casa Pili y Tolo Chimenea: casa de los padres de Otilia El espacio del cambarote se utiliza habitualmente como secadero de productos. Chimenea: Casa del Señor Valentín La cocina de Joaquín y Meli / Vista de la lucera que sirve a su vez de techumbre a la estancia Chimenea de la cocina de la casa del tío Nicolás / 2008 / Con Ricardo Vista de un horno exterior en una casa de Navapalos (Soria) Aceitera de latón, paisajes de cocina Antiguo abeldadora (aventadora) abandonada en la era Con las manos en la masa. Con Meli Pala echadera o levantadera Flor de la patata; de color blanco roto Vista de la presa con el molino al fondo Detalle del lodado interior del horno de cocer pan. Antigua casa de Otilia y Marino (Pertenecía a los padres de ésta) Su empleo se prolongó hasta mediados del siglo pasado (años 60) En el interior, el color negro humo característico se superpone al del lodado de barro original que recubre el intradós de la cámara. La fisuración superficial que presenta (interrupción de la epidermis) permite entrever la capa anterior de material, dejando al descubierto la dermis original de barro colorao. [f] 060. [f] 061. [f] 062. [f] 063. [f] 064.

Depósito de tierra del revoco lavada por la lluvia en el encuentro con la pared Desprendimiento del revoco térreo Superficie cuarteada del revoco Revoco restaurado / Guardaviñas tradicional / Alcubilla de Avellaneda (Soria) Detalle del mortero de tierra en la fachada de un palomar al oeste del pueblo; que pertenecía a Balbino. Dibujo inciso sobre el propio revoco. La herramienta empleada para su realización podría haber sido una punta, una rama seca, los dedos de la mano… En el remate de la fachada puede leerse la siguiente inscripción: Se hizo el año 1934. Un gesto improvisado y espontáneo, una nota alegre que denota el pulso de la arquitectura popular. Construcciones varadas en la playa de un mar de cereal. Detalle de un poste o piloto (colondra) de madera que ha quedado al descubierto tras la pérdida del revestimiento. Desconchados Ver: cuarteo generalizado del revoco Las cabezas de las viguetas del piso quedan vistas. Apoyo sobre el muro de PB (planta baja) Cartel de una de las calles del pueblo; soporte cerámico integrado en la fachada de una casa revocada de barro y con una mano de flor de cal como terminación, en el que destacan las letras azules en mayúsculas sobre un fondo blanco (técnicas de azulejería) La calle Cantarranas es la más próxima al río; el nombre contribuye a situar al viandante. En general, los carteles aportan datos, transmiten información útil, nos resitúan. Estas señales ofrecen una imagen característica de lenguaje rápido, que servirán como eslabón temporal para entender mejor por qué la imagen del pueblo ha llegado a ser la que es

8.4 El adobe [f] 065. [f] 066. [f] 067. [f] 068. Haciendo adobes ( web de Alcubilla) Textura de tierra cuarteada en barrera Cuajado del entramado Textura lavada de un adobe al exterior

8.5 Las tejas [f] 069. [f] 070. [f] 071. [f] 072. [f] 073. [f] 074. Textura de una teja. Muestra de estudio Tronera: Subestructura del tejado en el País Vasco: lucarnas ó txoritokis Mosaico de tejas. Texturas Detalle de la tijera del tejado. Hastial este de una casa del pueblo en el que se puede observar como remate del caballón, la característica teja pajarera o cantamañanas Ritmo línea quebrada del tejaroz Si uno echa a andar con la mirada puesta en las tejas podrá leer entre líneas lo evidente: la tierra que recibe el agua de la lluvia en el suelo es la misma que la que conforma el sombrero de nuestras casas, la frontera entre el calor que aprieta y la sombra que refresca, el encuentro entrecortado del barro con el cielo soriano. Una cresta terrosa que acerca la mineralidad del paisaje circundante a nuestra propia piel. Al entornar los ojos, descubrimos el latido de esos dibujos. Su traza evoca escenas de aquel entorno; la era nevada, el rojo terso de los ababoles, el vuelo nervioso de las golondrinas… Falta de adherencia al soporte por incompatibilidad de materiales, debida a los diferentes grados de dilatación entre el revestimiento y el escamado de teja. Detalle del encuentro de las tejas del plano del faldón con la cumbrera o lomera. Sotechado auxiliar contiguo a una vivienda para albergar el carro y otros útiles de labor Otra falta habitual en este tipo de cobertura es el deslizamiento de las tejas en el sentido del plano inclinado El tejaroz

8. PALETA DE MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS [f] 032. Aparejo en la esquina / Triada de materiales locales empleados: piedra, enebro y adobe

8.1 La tierra [f] 033. [f] 034. [f] 035. [f] 036. [f] 037. [f] 038. Textura: corte de tierra en un barranco Palomar y construcción auxiliar anexa. Empleo del ladrillo hueco en el aparejo de la esquina como refuerzo auxiliar. Formación de ventana en fábrica de adobe Textura de la tierra colorá tras el cribado de una muestra (# 3.3 mm) Muestras de izda a dcha: M1 / M2 / M3 Prueba de exudación: tierra arcillosa (Fotografía de Ricardo Antón) [f] 075. [f] 076. [f] 077. [f] 078. [f] 079.

8.2 Las fibras [f] 039. [f] 040. [f] 041. [f] 042. [f] 043. Campo de cereales / Planta del trigo Haciendo haces de encañadura (E. Puente) Detalle de la textura de una bala de paja Oficina-taller en Cropredy / Oxford Uk (2011) Las paredes fueron levantadas con balas de paja revestidas con barro (Fotografía de Patricio Pradena) Revoco trullado (Cuenca de Campos)

8.6 La madera [f] 080. [f] 081. [f] 082. [f] 083. [f] 084. [f] 085. Textura: madera tostada de una puerta Textura fibrosa del tronco de jabina Detalle del tirador labrado de una puerta en Ucero (Soria) Sobre este pilar acometen tanto la viguilera como los cabios que definen el triángulo apiñonado de la coba. Detalle del veteado de la tarima y de la unión mediante clavazón (La cabeza de los clavos queda vista sobre el piso) Foto: Daños producidos en un poste producidos por el ataque de insectos xilófagos (carcoma) en un pilar

8.3 El trullado [f] 044. [f] 045. [f] 046. [f] 047. [f] 048. [f] 049. [f] 050. [f] 051. [f] 052. [f] 053. [f] 054. Textura del revoco trullado Encuentro del revoco con un poste Seguros Aurora: Letrero de chapa con el nombre de la aseguradora de las casas integrado en la fachada mediante clavazón contra uno de los postes del entramado de madera en planta alta. Puede observarse como la pared ha perdido por completo su revoco. Entramado de madera lateral de una casa. La fachada este no requiere de revoque Sombra del alero arrojada sobre la pared Cuarteo superficial acusado del revoco En la foto se aprecian las brazadas y el sentido de aplicación del revoco registradas sobre la pared de una caseta de labor / Chodes (Zaragoza) Vano recercado encalado Disposición del característico secadero en fachada para garbanzos o lana. … alguien dijo en cierta ocasión, que la arquitectura se manifiesta en las juntas y no le faltaba razón, ya que en ellas se nos muestra la lógica de su construcción Detalle de las muescas incisas realizadas sobre un poste de madera para facilitar la macla posterior del revoco sobre el paramento base / Ucero (Soria) Vivienda próxima al puente sobre el cauce del río Ucero

8.7 La jalbegue [f] 086. Textura de la jalbegue sobre la pared

8.8 El azulete [f] 087. [f] 088. Textura: azulete aplicado sobre pared Fotografía de detalle: Aproximación estratigráfica. Zócalo del muro interior de una casa. El mal estado de la pared permite apreciar la superposición de tres capas de diferente composición y naturaleza terrosa. La primera; tierra tobiza, empleada para revestir el entramado de adobe, la segunda de un color rojo intenso; como capa intermedia, y la última, la jalbegue sobre la que se aplica el azulete como terminación. En otros casos, la base del muro aparece dañada.

8.9 El hollín [f] 089. Textura del trasfuego de la chimenea

- 255 -

- 256 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

8.10 La hojalata [f] 090. [f] 091. [f] 092. Textura que presenta una lata oxidada Detalle de la formación de goterón en una lata empleada como protección exterior de la cabeza de una viga (Fuencaliente) Protección lateral exterior de la pared de una casa (costal) mediante todo un plano de latas solapadas a modo de escamas (Una dermis de chapa, que desde la distancia, ya oxidadas, se podrían confundir con ese sutil empleo del acero cortain que ahora está tan de moda; en voga entre la vanguardia de la arquitectura más actual, social y urbana) Foto: Boceguillas, Segovia (2009) Protección frontal de una puerta de acceso a una construcción / Fotografía: Lorena Lagunas Detalle del zócalo en hojalata en un portón (La cochera de Enrique Viñarás, Fuencaliente)

6. NOTAS REFERIDAS AL NÚCLEO POBLACIONAL OBJETO DE ESTUDIO [A] 011. [A] 012. 7. LA CASA [A] 013. [A] 014. [A] 015. [A] 016. [A] 017. [A] 018. [A] 019. [A] 020. [A] 021. [A] 022. [A] 023. [A] 024. [A] 025. [A] 026. [A] 027. [A] 028. [A] 029. [A] 030. [A] 031. [A] 032. [A] 033. [A] 034. [A] 035. [A] 036. [A] 037. [A] 038. [A] 039. [A] 040. La gatera Análisis de la macla de volúmenes del conjunto de la vivienda Rasgos formales / Escalonamiento visual en fachada / Retranqueo de la fachada en planta alta acusado al exterior Rasgos formales / Tejaroz de acceso a una casa Rasgos formales / Escasez de vanos en fachada Superior.- Ventilación natural cruzada. Esquema / Inferior.- Sección horizontal de muro Alzado de una casa / Umbral Alzado de una puerta en la C/ Rivalba, nº 1 Gallina ponedera / Paisajes de cocina Perspectiva de la cocina. Apunte del espacio de la cocina en la casa del señor Valentín Croquis de un hogar (Alzado, planta y sección) Percepción sensorial / Notas Sección vertical de la chimenea El vértice El tiro Fuelle Croquis de una chimenea de fuego bajo / Casa del tío Nicolás. C/ del Bar de la Alicia Camón o cimbra auxiliar empleado para la construcción de esta chimenea (recuperado de algún rincón de una cochera) Croquis chimenea tipo (Luis Feduchi) Cómo conseguir que la chimenea tire bien / Apunte del profesor José Laborda Yneva Desarrollo del esquema funcional / Análisis e interrelación Sección de la casa por la cocina / Detalle del horno A. Sección del tablero Molde de adobes para horno. Villanueva (Palencia) / Apunte de Mª Elisa Sánchez Sanz (1977) Sección de la bóveda / Formación del boquero en el arranque Baldosa de barro sin cocer Horno visto desde la cocina Localización de las rupturas de pendiente Carmen Marin Benavente (…): Gráfico 4 / Esquema geológico

[f] 093. [f] 094.

8.11 La forja [f] 95. Clavo de forja en puerta de entrada.

8.12 La piedra [f] 096. [f] 097. Aparejo de piedra en un muro exterior En los campos de labor, las piedras se reunían formando montones (montoneras) al objeto de facilitar el arado y roturación de la tierra. En ocasiones se les asignaba un uso constructivo. Se transportaban en carro hasta el lugar de puesta en obra. Todavía hoy pueden verse constituyendo las paredes de majadas o algunas de las paredes de los huertos.

9. EPÍLOGO [f] 098. [f] 099. [f] 100. [f] 101. [f] 102. [f] 103. [f] 104. Conjunto edificado. Explotación agraria Pared revocada de barro y cal en Vadillo (Soria) Abandono, desuso Red de WIFI / Calatañazor: Pasado / presente / futuro Paisaje urbano. Ayer y hoy Fuentecaliente: red de saneamiento Recuperación de la arquitectura como medio y expresión de convivencia

10 ÍNDICE DE [A]PUNTES (Croquis y dibujos a mano alzada)
1. MOTIVOS [A] 001.[A] 002.[A] 003.[A] 004.Esquema de la distribución de materiales sobre el suelo español (Íñiguez) Dibujo del Arquitecto Gonzalo de Cárdenas. Brihuega 44 (en) Regiones Devastadas / Madrid8 Casa en Hacinas / Dibujo del arquitecto José Borobio Ojeda (1907-1984) Detalle de la portada del libro Arquitectura Popular Manchega, del arquitecto Miguel Fisac Serna (1923-2006)

8. PALETA DE MATERIALES Y TÉCNICAS CONSTRUCTIVAS [A] 041. 8.1 La tierra [A] 042. [A] 043. [A] 044. [A] 045. [A] 046. [A] 047. [A] 048. [A] 049. [A] 050. [A] 051. Estudio edafológico del suelo /Calicata nº 1 / Realizada en el entorno de La Balsa Estudio edafológico del suelo / Calicata nº 2 / Correspondiente a los terrenos de la Jabina Prueba del disco. Medida de la resistencia Prueba de la cintilla o del rollo. Medida de la plasticidad de la muestra. Almorzada: Unidad de medida que se toma como referencia para la confección de pastas. Volumen creado por las dos manos formando una especie de cuenco. Volumen aproximado = 0,85 litros (0,90 Kg) Ignacio Gárate Rojas (2002): Artes de la Cal Prueba de sedimentometría Composición de una muestra de tierra / Variaciones de cada elemento o fracción. Otras: grava, gravilla Esquema del enlace entrelazado entre dos partículas de arcilla (Más información en Collins y Mac Grown (1974): Esquema de ensamblaje entre partículas) Proporción de la mezcla. Ejemplo 1:3 [¿?]157 Def.- 1 parte de arcilla (ligante) : 3 de arena (estabilizante) Gaveta.- (Del it. gavetta) Cajón de madera o goma para amasar yeso u otras pastas dotado de asas para facilitar su transporte y manejabilidad / A. Serra Hamilton (Op cit) Detalle del aparejo en la esquina.

2. ESTRUCTURA [A] 005. Paisaje del lugar con la encina en el alto

3. ARQUITECTURA POPULAR. HACIA UNA DEFINICIÓN [A] 006.- Majadas / Transición entorno-pueblo [A] 007.- El escenario de las calles [A] 008.- Portalón de acceso al sereno contiguo a la casa de la señora Cayetana 4. CARACTERÍSTICAS

8.2 Las fibras [A] 052. Los cereales se caracterizan por haber desarrollado una efectiva estrategia de crecimiento (respuesta orgánica) basada en la disminución gradual del diámetro de su tallo en altura y el desarrollo de articulaciones más rígidas en el encuentro entre sus cañas, facilitando la transición entre los diferentes diámetros e incrementando así la rigidez del conjunto lo suficiente como para mantenerse erguidos. Ello permite que la planta consiga un mayor soleamiento directo al tiempo que consigue mantener su propia semilla alejada de los roedores; lo que sumado a la carencia de follaje, hace que éstos queden expuestos a merced de las rapaces, resultando “a priori” menos atractivas. Trasladando estos conceptos al campo de la arquitectura y la construcción (re_interpretación) podemos extraer lecciones tan inesperadas como útiles. Partes que integran la estructura del tallo de la planta de cereal Cómo tratar con la aparición de grietas en paredes y revocos de tierra La planta del cáñamo

5. ESTUDIO DE UN EJEMPLO CONCRETO [A]009. Plano del pueblo correspondiente a la cartografía municipal recogida en el Catastro del año (….) En él se puede apreciar cómo las calles mantienen una traza urbana marcadamente lineal paralela al curso del río. Los espacios más abiertos, de carácter más orgánico; constituyen el núcleo de la localidad (matriz) y se generan en torno a la iglesia, con el caserío apiñado a su alrededor definiendo el espacio público de la plaza. Casi se podría decir que el espacio público de la plaza ha surgido espontáneamente, al agruparse las casas en torno al acceso de la iglesia.

[A] 010.

[A] 053. [A] 054. [A] 055.

- 257 -

- 258 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

8.3 El trullado [A] 056. [A] 057. La trulla Dibujo inferior (sobre estas líneas): Variación de la granulometría y porosidad del revoco según la profundidad. La granulometría aumenta a medida que nos acercamos al interior, a su núcleo, mientras que para la porosidad; sucede lo contrario (viceversa) Dibujo que figura en la parte superior: Encuentro adobe-trullado / Sujeción mecánica que propicia el movimiento conjunto y solidario de ambos debido; en cierto modo, a su encastre físico. Aplicación del revestimiento Sección vertical de la pared Proceso erosivo en las paredes / Fases Piqueta.- (Del dim. de pica) Herramienta de albañilería, con mango de madera y dos bocas opuestas, una plana como de martillo, y otra aguzada como de pico (DRAE, 2009) Métodos para asegurar la adhesión del barro a la madera. Sistemas Tradicionales (entramado) empleados para aumentar la adherencia de los revocos (en) Navapalos 86. II Encuentro de trabajo (jornadas) sobre La Tierra como material de construcción / Diputación de Soria. Dpto de Cultura / Inter – Acción / Soria / 1988 / p 255 Métodos tradicionales para asegurar la adhesión de los revocos de barro a las paredes de tierra (Adobe o tapial) (en) Navapalos 86. II Encuentro de trabajo (jornadas) sobre La Tierra como material de construcción / Diputación de Soria. Dpto de Cultura / Inter – Acción / Soria / 1988 / p 256 Detalle constructivo: directrices para la reparación de revocos exteriores Rehabilitación interior de muros afectados por humedades. Solución recogida e el catálogo 2010 de la casa comercial BASF

[A] 093. [A] 094.

[A] 058. [A] 059. [A] 060. [A] 061. [A] 062. [A] 063. [A] 064. [A] 065.

[A] 095. [A] 096. [A]0 97. [A] 098. [A] 099.

[A] 100.

8.4 El adobe [A] 066. [A] 067. [A] 068. [A] 069. [A] 070. [A] 071. [A] 072. [A] 073. [A] 074. El adobe La reina Hatshepsut haciendo adobes (en) Hassan Fathy (Op cit) …los adobes reflejan con fidelidad las características geomorfológicas del entorno; un terreno más pedregoso, o la presencia de arcillas, margas o yesos está patente en las fábricas de adobe (240.-) En las culturas tradicionales la construcción está guiada por el cuerpo de la misma manera que un pájaro conforma su nido mediante sus propios movimientos (244.-) Esquema que recoge la técnica tradicional de elaboración de adobes / Erhard Rohmer (248.-) Esquema de trabajo a seguir para la obtención de la materia prima y elaboración de los adobes Adobera.- molde para hacer adobes Pared lateral este de una vivienda / Lectura e interpretación visual / Casa Cayetana (tomado desde la calleja contigua) Detalle de los sucesivos retranqueos de la pared en altura / El escalonamiento visual sólo se acusa al exterior, quedando el plano interior dentro de la misma vertical; perfectamente aplomado, listo para revestir, sólo interrumpido por la viguería. e3 (Piedra caliza en planta baja, mampostería enripiada colocada en seco) > e2 (Fábrica de adobe a tizón) > e1 (Fábrica de adobe a sogas) / Disminución progresiva del espesor del muro: 50 > 30 > 20 (cm) / PB (Planta baja) > P1 (Planta alta) > C (Cambarote, desván) Plomada o perpendículo Izda superior: carrete, pieza que se emplea para recoger la cuerda que sustenta la plomada y como elemento auxiliar de apoyo para tomar la referencia de la vertical al apoyarla sobre el paramento de la pared. Si ésta ha sido levantada correctamente, el plano de la misma se verá paralelo a la línea que define en su caída la cuerda con el peso Izda inferior: plomada, pieza que gracias a su masa, por acción de la gravedad, aporta la necesaria y suficiente tirantez a la cuerda de la que pende como para que ésta no presente curvatura o doblez alguna, indicando así la vertical buscada. Idea: Las paredes han de guardar siempre un perfecto aplome; esto es, deben mantener su verticalidad con respecto a la horizontal del suelo, buscando un encuentro perpendicular con el piso, para garantizar su estabilizar y durabilidad en el tiempo. Detalle del aparejo del adobe Idem Idem Aparejo: adobe a soga Aparejo: adobe a tizón Detalle de un paño de pared interior Apertura de huecos palomeros / Sobre la formación de huecos adintelados con adobes Apunte sección vertical de la chimenea Construcción / Materialización de la chimenea El paso de la planta cuadrada a la octogonal se consigue mediante la disposición de cuadrales, maderos en esquina; una tijera en diagonal, que posibilita el ochavado de la planta para servir de apoyo a la base del tronco de la campana de la chimenea. Escuadra.- Pieza de hierro u otro metal, con dos ramas en ángulo recto, con que se aseguran las ensambladuras de las madera (en) DRAE 2009

[A] 101. [A] 102. [A] 103. [A] 104. [A] 105.

[A] 106.

[A] 075.

[A] 107. [A] 108. [A] 109.

[A] 076. [A] 077. [A] 078. [A] 079. [A] 080. [A] 081. [A] 082. [A] 083. [A] 084. [A] 085. [A] 086.

[A] 110. [A] 111. [A] 112. [A] 113. [A] 114. [A] 115.

Paleta / El arquitecto es un albañil con conocimientos de latín - Adolph Loos – Cuchara de albañil.- Utensilio típico del oficio de albañil, consistente en una plancha de hierro de figura triangular, provista de un mango, utilizada para manejar, colocar, extender y alisar los morteros, mezclas y frisos; "trowel". Esto lo sabemos todos aquí; entonces, ¿qué tiene de particular? Pues simplemente, a pesar de que se usa en muchos países, falla en su idea básica: en castellano, una "cuchara" es algo que tiene concavidad, ¡una cuchara no es plana! En otros países se denomina paleta y, como símbolo del albañil, a ellos hasta se les llama despectivamente "paletas". En Colombia se dice "palustra". Por cierto, como ilustración de la riqueza del lenguaje de la milenaria Albañilería basta los matices de esos instrumentos tan populares y necesarios: si la paleta es redonda o cuadrada, se dice "fratás"; cuando es de madera y "llana" o "trulla" cuando es de hierro. En cambio, si la paleta es triangular y de hierro, "cuchara, paleta, palustra o palustre" Encuentro del faldón de cubierta con el cuerpo saliente de la chimenea Detalle del escamado de teja exterior de una chimenea tradicional de campana. El solape entre piezas se resuelve amorterado. Colocación a torta y a lomo.- … sentadas o recibidas sobre tortada de barro o mortero que rellena los huecos de los canales Detalle de la tijera del tejado. Hastial este de una casa del pueblo en el que se puede observar como remate del caballón, la característica teja pajarera o cantamañanas Coba: La fachada de la casa pinariega; mejor dicho el corte y perfil del tejado en la fachada presenta dos variantes; una triangular, apiñonada con aguas a las dos vertientes de los costados de la casa y otra variante cortando el piñón o el frontón que resulta de esta disposición primera otro plano del tejado, quedando la fachada en forma trapezoidal a tres aguas (283.-) Goteral.- Espacio comprendido entre dos edificaciones conlindantes que forma una calleja destinada a la evacuación lateral del agua de lluvia procedente de las cobas de sendos tejados. Ofrece una mayor protección frente al agua tirada por el viento a las paredes de las casas contiguas. Se orienta en la dirección del eje norte-sur. Su existencia constituye un derecho de servidumbre de alero (aguas afuera) que ofrece un espacio público, común, compartido para recoger el agua y permitir también el acceso y mantenimiento constructivo de las paredes. Actúa como elemento cortafuegos en caso de incendio, confiere una mayor autonomía a los usuarios, independiza las manzanas, oxigena las calles. Cuenta con una anchura aproximada de (s) 0,80-1 metro; lo justo para permitir el paso de una persona / Área de escurrido de las canales Alero de madera: sábana de sombra Vista inferior de un alero de madera, con la canería volada Detalle estructural: formación del alero de cubierta / Canería volada C/ Rivalba, casa nº 2 / Detalle del alero de madera / Sección perpendicular a la fachada sur Viguilera: Viga cumbrera, que remata la armadura de cubierta (El término resulta de la contracción de los vocablos viga e hilera). Rollizo escuadrado de gran longitud y colocación paralela a fachada en dirección este-oeste, sobre la que descansan los cabios y el plano de costeras que conforman la estructura portante del tejado, que servirá de apoyo para el material de asiento (paja) y la cobertura de teja. El caballón garantizará la estanqueidad frente al agua en este vértice. La canería 1.- El número de canes es proporcional a la longitud de la fachada. Por ejemplo, el alero de la casa de la calle Ribalba nº 12 está compuesto por 14 canes. El Vuelo de las canales en relación al canto del alero es de unos 8-10 cm. El intereje es el habitual. 2.- Detalle de uno de los canes de la casa nº 22, de la calle Las Eras, en el que puede observarse la solución del doble goterón (1,2) así como el cuidado y oficio con que las volutas y las cabezuelas de los canes han sido resueltas. En este ejemplo convergen función y ornamento. Canería / Diferentes tipos formales de canes en función de la economía, detalle de la solución y oficio (El último ejemplo presentado se corresponde con el de un machón, con el ángulo biselado y un sencillo pero eficaz goterón ) Detalle de la colocación de una horquilla de sujeción del canalón (soporte) / La conexión a la estructura se produce mediante clavazón. El material empleado es hierro forjado. El modelo presenta un estado superficial actual escamado, con grado de oxidación avanzado. Detalle de la colocación de una horquilla de sujeción del canalón / La conexión a la estructura se produce mediante clavazón. El material empleado es hierro forjado. El modelo presenta un estado superficial actual escamado, con grado de oxidación avanzado. Detalle del tejaroz exterior anterior a la puerta (nariz) y del alero de madera / Sección vertical por la puerta de acceso de la c/ … / nº 82 / dibujado 8.03.09 Detalle del tejaroz de acceso y del alero de madera / Alzado de la puerta de acceso a la casa en la c/ … / nº 82 / dibujado 8.03.09 Ritmo de la línea quebrada del tejaroz. Alero de teja Sin franja Franja única [1] Media Franja [2] A picos / Tipo 1 [3] A picos / Tipo 2 [3]

8.6 La madera [A] 116. Nivel (de aire).- Instrumento para averiguar la horizontalidad o verticalidad de una superficie. Instrumento destinado a determinar la diferencia entre dos o más puntos en la Topografía. Suelen ser de madera o metálicos (296.-) Vista del forro de madera de la pared desde el goteral (Eje norte-sur) Costera: (de costal; lateral) Cara interior plana, aserrada, de corte recto / Cara exterior: resiste mejor frente a la humedad. Uso protector en zonas de la construcción más expuestas a la acción de los agentes externos como la cubierta o el lateral oeste, la cara donde el azote de la lluvia y el viento se acusa más. Cepillo.- Instrumento de carpintería formado por un prisma cuadrangular de madera dura, que lleva embutido, en una abertura transversal y sujeto por una cuña, un hierro acerado con filo, el cual sobresale un poco de la cara que ha de ludir con la madera cuya superficie se quiere alisar (en) DRAE 2009

8.5 Las tejas [A] 087. [A] 088. [A] 089. [A] 090. [A] 091. [A] 092. Descripción de una teja (1) Descripción de una teja / Parámetros que caracterización a una teja La teja como sistema. Encaje de piezas Descripción del proceso de evacuación del agua / Encuentro lluvia-teja Caballón.- Las tejas del caballón se colocan a galga, montando 1/3 de su longitud (unos 15 cm), amorteradas con barro en los encuentros Vuelo ligero de la fila de cobijas inferior en el remate lateral del faldón del tejado. [A] 117. [A] 118. [A] 119

- 259 -

- 260 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

[A] 120. [A] 121. [A] 122. [A] 123. [A] 124. [A] 125. [A] 126. [A] 127. [A] 128. [A] 129.

Gramil.- (Del gr. γραµµ , línea) En carpintería y otros oficios, instrumento que sirve para trazar paralelas al borde de una pieza escuadrada (en) DRAE / 2009 Detalle de un apoyo intermedio / Estructura del entramado / Enlace de vigueta-forjado mediante durmiente / Apoyo directo (Caso excepcional; infrecuente) Detalle de un entramado sencillo / Remate superior: encuentro tejado-fachada Encuentros / Denominación (En sentido descendente): 1.- A media madera / 2.- Biselado / 3.- En rayo de Júpiter / 4.En cola de milano con encaje lateral Tramadas Estructura. Se aprecia en su factura una continuidad de la labor mudéjar, en lo referente a la calidad y características de la labra y talla de la madera, la disposición y definición geométrica de las zapatas y el tratamiento general y composición de la Tarima / Dibujo en perspectiva del forjado Tarima / Tipo de machihembrado: ensamble de brazos iguales Clavo Escalera Andamiaje / Def.- El andamio; construido in situ; ex proceso, es imprescendible para llevar a cabo los trabajos en altura. Su desplazamiento lateral nos permite cubrir toda la longitud de la fachada, al tiempo que jugamos con la inclinación del machón para poder alcanzar las diferentes alturas. Detalle de colocación

8.7 La jalbegue [A] 130. [A] 131. [A] 132. Muñequilla Jalbegador.- Reconstrucción a partir de datos entresacados de conversaciones con mayores del lugar. Apunte: La durabilidad de este tipo de herramienta era muy limitada (2-3 usos) Reparación de fisuras y grietas en paredes interiores

8.8 El azulete [A] 133. [A] 134. [A] 135. [A] 136. Detalle de una escoba fabricada a base de ramas y cuerda y su empleo; como una más de las arduas tareas habitualmente desempeñadas por las mujeres en el hogar. Aplicación de las diferentes manos 1.- Brocha tipo cola de pescado (Con mango de madera y pelo de fibra animal) 2.- Brocha sencilla (Aplicación de la mano o capa de pintura mural a muñeca) 3.- Navaja Con la aplicación del azulete se define un franja horizontal bicolor, velo mineral azulado en contraste con el blanco roto del enjalbegado como fondo; capaz de neutralizar y corregir también las manchas amarillentas de la pared. Acentúa el encuentro de la verticalidad de la pared con la horizontalidad del suelo (ángulo recto, de 90º), lo subraya con una nota serena, discreta, un toque de frescura, limpieza y decoro. Se emplea habitualmente en el zaguán, el pasillo y las estancias vivideras en planta baja. En el pasillo acompaña nuestro recorrido siguiendo la dirección lineal del movimiento, mientras que en las estancias, recoge el espacio interior; lo delimita; lo abraza. Contribuye a diferenciar visualmente el grado de intimidad necesario en las diferentes piezas en función de la actividad asignada a cada una de ellas, participando también de la regulación térmica y lumínica de los interiores en función del ámbito de uso (diferente gradación)

8.9 El hollín 8.10 La hojalata 8.11 La forja [A] 137. Detalle de una bocallave de forja

8.12 La piedra [A] 138. [A] 139. Detalle de la textura de una piedra desbastada. Negativo de grafito sobre papel. Calco manual con lápiz Detalle: Apoyo de pie derecho de madera (jabina) sobre basa de piedra caliza

9. EPÍLOGO

Nota del autor: cualquier error u omisión relacionado con los derechos de copyright, tipografía o contenido ha sido sin intención. Por favor, para cualquier aclaración o consulta póngase en contacto con el editor de esta publicación.

- 261 -

- 262 -

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO

Rubén Lagunas Tello

ARQUITECTURA POPULAR EN FUENCALIENTE DEL BURGO (SORIA)
ZARAGOZA, NOVIEMBRE DE 2011

AGRADECIMIENTOS Al personal de las Bibliotecas Públicas del Burgo de Osma (Soria), San Esteban de Gormaz (Soria), Soria (Departamento de Estudios Locales), Huesca, Zaragoza y de la Biblioteca Universitaria María Moliner de Zaragoza. A todos aquéllos que me han acompañado en este viaje, a todos aquéllos que me brindaron su tiempo, su experiencia, su memoria y su palabra. Por su atención y eficacia en el trabajo prestado. A mis maestros y a los maestros de mis maestros Con todo mi cariño, respeto y admiración gracias por esa última lección

rubén lagunas tello lateru82@hotmail.com ;)

- 263 -

- 264 -

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->