P. 1
modos de producción socialista y comunista

modos de producción socialista y comunista

|Views: 1.299|Likes:

More info:

Published by: Andres Sierra Rincón on Jul 09, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/03/2014

pdf

text

original

MODOS DE PRODUCCIÓN SOCIALISTA Y COMUNISTA

ESTUDIANTE: ______________________________
SESIÓNES: _____________ _____________

GRADO: ________
_____________

MODO SOCIALISTA DE PRODUCCIÓN INTRODUCCIÓN El movimiento socialista aparece en el siglo XIX con el incipiente movimiento obrero, que nace de la revolución industrial. Los pensadores socialistas partieron de las teorías de los utópicos. Son Carlos Marx y Federico Engels los primeros en elaborar una teoría científica sobre el futuro de la sociedad capitalista. Partiendo de aquí, enuncian los principios generales de la futura sociedad socialista. Estos principios fueron llevados a la práctica por Vladimir Ilich Lenin en Rusia a principios de este siglo, en 1.917. Los principios generales del socialismo son: la propiedad colectiva de los medios de producción, la planificación y la búsqueda del interés general. 1. La Propiedad Colectiva La diferencia fundamental entre capitalismo y socialismo radica en la propiedad –privada o node los medios de producción. El sistema rechaza la propiedad privada, porque ésta conduce inevitablemente a la explotación del hombre por el hombre. Al ser el deseo de lucro lo que mueve al empresario capitalista, este tenderá a reducir los costos de producción mediante la inclusión de nuevas técnicas, adquisición de materias primas más baratas y la exigencia al trabajador de rendir el máximo, a cambio de salarios más bajos. La solución a esta situación para los socialistas radica en la apropiación por los trabajadores, presentados por el Estado, de los medios de producción. No significa esto que toda forma de propiedad sea abolida en la sociedad socialista. Existe propiedad privada sobre los bienes de consumo: vivienda, automóvil, enseres domésticos y personales, ahorro privado, etc., que podrán ser heredados por los descendientes. También se mantiene ciertas formas de propiedad como pequeñas empresas generalmente artesanales. La propiedad colectiva toma dos formas: propiedad del Estado, sobre la minería, la industria, los transportes y el comercio cuya dirección esta en manos de miembros de organismos estatales, los trabajadores participan en algunos aspectos de la gestión empresarial; y la cooperativa, que se suele dar en la agricultura, en donde emana de la asamblea de cooperativas, que eligen periódicamente los cargos directivos.

2. La Planificación La propiedad colectiva conlleva una dirección colectiva de la economía, que se materializa en una política de planificación total. La planificación centraliza la programación de todos los sectores de la economía. Mientras que en la economía capitalista el precio juega un papel muy importante como nexo entre productores y consumidores, en el sistema socialista el precio no tiene más que un valor contable y no determina la producción, ya que ésta, está programada de antemano por el correspondiente organismo planificador. El Estado utiliza el precio para estimular o frenar el consumo de un determinado producto de acuerdo con sus previsiones productivas. 3. La Búsqueda del Interés General El motor de la economía capitalista es el deseo de lucro personal. En el sistema socialista no existen propietarios de los medios de producción y por ello los beneficios de la empresa revierten en la colectividad. Los trabajadores reciben un salario de acuerdo con el cargo que ocupan, su capacidad y rendimiento. El motor económico deja de ser el interés personal de enriquecerse, para basarse en los que se ha dado en llamar la emulación socialista, que consiste en la concientización de la población por medio de una llamada constante a la solidaridad social, con el objetivo de construir el socialismo y poder llegar a la sociedad comunista. En el socialismo, el Estado burgués es abolido y reemplazado por el Estado proletario, que por medio de la revolución se toma el poder. En el socialismo en necesario todavía el Estado y el ejército. El país ya no estará en manos de unos pocos propietarios, sino que por primera vez, el país pertenecerá al pueblo y será dirigido por el pueblo en beneficio del pueblo, la dictadura del proletariado alcanza por primera vez la democracia política y económica para el pueblo, pues en el capitalismo sólo existe la democracia para una minoría, los ricos. El socialismo se basa en el principio “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”. No todos reciben el mismo salario. El trabajador especializado recibe más que el trabajador no especializado, a la gente se le paga de acuerdo con la cantidad y la calidad de su trabajo. El socialismo no puede proporcionar todavía justicia ni igualdad, subsisten las diferencias de riqueza, pero queda descartada ya la explotación del hombre por el hombre, debido a que no es posible apoderarse a título de propiedad privada, de los medios de producción, de las fábricas, las máquinas, la tierra, etc.

De todo el trabajo colectivo de la sociedad, se descuenta un fondo de reserva, otro para ampliar la producción, para reponer las máquinas, etc., y además de los artículos de consumo, un fondo de gastos de administración, escuelas, hospitales, asilos de ancianos, etc. El derecho al trabajo está asegurado por la organización socialista de la economía planificada, por el permanente crecimiento de las fuerzas productivas de la sociedad, por la abolición de la desocupación y por la eliminación de la posibilidad de las crisis económicas. Con la planificación centralizada es posible dar trabajo a cada individuo que desee trabajar y por lo tanto puede garantizarse el derecho al trabajo. En lugar del esfuerza individual para la ganancia individual se realiza el esfuerzo colectivo para el beneficio colectivo. Los alimentos se fabrican no para ganar dinero, sino para alimentar el pueblo con alimentos nutritivos y así se hace con los demás bienes. El poder del hombre sobre la naturaleza aumenta porque al socializarse las ganancias del trabajo, es posible hacer una gran inversión de la investigación científica. La educación es gratuita para todos. Aunque existe desigualdad de rentas, existe igualdad de oportunidades; aún cuando los trabajadores calificados obtienen mayor remuneración, los no calificados tienen acceso inmediato a los centros de entrenamiento y adquieren la experiencia necesaria para convertirse en trabajadores calificados. El dominio del dinero sobre el hombre es reemplazado por el dominio del hombre por el dinero. Se nacionaliza la banca y los recursos naturales. En el socialismo hay libertad, entendida ésta como el poder vivir en forma completa, tener capacidad económica para satisfacer las necesidades elementales en cuanto a alimentos, vestuario y habitación, más una real oportunidad de cultivar la mente, desarrollar la personalidad y terminar con la inseguridad. El socialismo es el principio de la liberación, porque permite comenzar el proceso de erradicación de las aflicciones que afectan a la humanidad como el hambre, el desempleo, la inseguridad, la desigualdad ante las oportunidades que proporciona la sociedad. Este sistema aunque no es perfecto y no resuelve todos los problemas, permite alcanzar un nivel de producción económico y de cambio social mucho mejor que el que es posible en el régimen capitalista. MODO DE PRODUCCIÓN COMUNISTA Los trabajadores han anhelado de generación en generación una vida feliz y holgada. Pero durante mucho tiempo no pudieron cumplirse esos afanes. Los hombres no conocían el camino de liberación. Marx, Engels y Lenin, los grandes jefes de la clase obrera, mostraron a los trabajadores la senda del futuro luminoso, del comunismo.

“El comunismo –proclama el Programa del PCUS- cumple la misión histórica de liberar a todos los hombres de la desigualdad social, de todas las formas de opresión y explotación y de los horrores de la guerra y entroniza en el mundo la paz, el trabajo, la libertad, la igualdad, la fraternidad y la dicha de todos los pueblos”. En su desarrollo, la sociedad comunista pasa por dos fases: la primera, denominada socialismo, y la segunda, superior, denominada comunismo. El objetivo final de la lucha emancipadora de los trabajadores de todos los países es la construcción del comunismo. Al comenzar las transformaciones socialistas –escribía Lenin- debemos plantearnos claramente el objetivo hacia el cual tienden, en resumidas cuentas, estas transformaciones: el objetivo de crear la sociedad comunista. El marxismo-leninismo ha demostrado científicamente que la transformación económico-social comunista que viene a sustituir el capitalismo, no surge de súbito, completamente acabada. La sociedad comunista no puede construirse al día siguiente de la toma del poder político por la clase obrera. La edificación del comunismo requiere mucho tiempo y trabajo tenaz de la clase obrera, el campesinado y los intelectuales. La sociedad no puede pasar al comunismo arrancando directamente del capitalismo. Del capitalismo pasa, tras una lucha porfiada, al socialismo, y luego el socialismo se desarrolla hasta transformarse en comunismo. Al caracterizar las dos fases de la formación económico-social comunista, Marx, fundador del comunismo científico, escribió en su obra crítica del programa de Gotha que el comunismo y el socialismo son distintos peldaños de madurez económica de un mismo modo de producción. Al enfocar el socialismo como la primera fase del comunismo, Marx señalaba que en dicha fase no se trata de una sociedad comunista que se ha desarrollado sobre una base propia, sino de una sociedad que acaba de salir de las entrañas del capitalismo y que por eso mantiene en todos los aspectos –económico, moral e intelectual- los estigmas de la vieja sociedad. Lenin subrayó que “…la diferencia científica entre el socialismo y el comunismo consiste únicamente en que el primer término designa la primera fase de la nueva sociedad que brota del capitalismo, mientras que el segundo término designa una fase superior y mas avanzada de dicha sociedad…”. El desarrollo del socialismo lleva a la segunda fase, superior, al comunismo. Así, el socialismo y el comunismo son dos peldaños, dos fases de una misma sociedad, de la sociedad comunista.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->