P. 1
Nulidades Absolutas y Relativas

Nulidades Absolutas y Relativas

|Views: 24|Likes:
Publicado porjacquet
del Manual de Derecho Civil de JC Rivera
del Manual de Derecho Civil de JC Rivera

More info:

Published by: jacquet on Jul 04, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/13/2013

pdf

text

original

NULIDADES ABSOLUTAS Y NULIDADES RELATIVAS CRITERIO DE DISTINCIÓN: SENTIDO Y GRAVEDAD DEL DEFECTO Por el sentido y gravedad del defecto

y, en consecuencia, por el interés afectado con el acto alcanzado con la sanción de nulidad, ésta será absoluta o relativa. A diferencia de lo que sucede con los actos nulos y anulables, Vélez no precisó los casos que corresponden a la nulidad absoluta o nulidad relativa (distinguiéndose, también en esto, de Freitas y del Código chileno); de allí que el criterio de distinción en examen, es u n a pauta interpretativa extraída del diverso funcionamiento de la nulidad absoluta y relativa, conforme a lo preceptuado por los artículos 1047 y 1048. La doctrina nacional es casi unánime en la aceptación del criterio de distinción que exponemos. NULIDAD ABSOLUTA a) Noción En la nulidad absoluta el acto padece de u n defecto esencial y permanente. b) El defecto es sustancial Por sustancial entendemos aquel defecto que afecta un interés general. En la nulidad absoluta lo que está en juego, lo que aparece violado por el otorgamiento del acto, es el interés general. Ahora bien, ¿qué se entiende por interés general? La noción presenta perfiles poco precisos. Se h a querido identificar ese interés con la noción de bien común, buenas costumbres, orden público. Se dice así, que los actos inválidos son de nulidad absoluta si entran en conflicto con el orden público o con las leyes de orden público. Pero esta noción no es del todo exacta, pues como señala López Olaciregui, hay normas de orden público (como las que se refieren a la capacidad), que cuando son violadas dan lugar a nulidades relativas. Entonces, a los fines de esta clasificación, el interés general se vincula con la tutela del interés colectivo, el orden económico social, en el que está interesado la comunidad toda. Por ejemplo: si lo que aparece como u n contrato de ahorro previo, encubre un verdadero juego de azar, la nulidad es absoluta. c) Normas que tutelan intereses privados Con el alcance dado, también pueden dar lugar a la nulidad absoluta, los actos que importen la violación de normas que protegen intereses particulares, cuando ese interés privado esté en función del reconocimiento de intereses generales. En este sentido, Zannoni aporta un ejemplo interesante, al afirmar que "la protección del consumidor es de orden privado, pero la tutela interesa al orden económico-social. Así, las cláusulas de irresponsabilidad del fabricante del producto son nulas de nulidad absoluta". Lo dicho demuestra que el tipo de ley que rige el caso no basta para calificar la nulidad. Sólo el examen del fundamento y fin de una disposición legal determinada permite afirmar si está afectado de nulidad absoluta o relativa el acto que la infringe. En conclusión, es preciso trascender las genéricas alusiones al interés de la moral, de las buenas costumbres, e incluso del orden público, dotando de contenido los intereses generales que aquí y ahora el derecho privado encarna, también en las normas protectoras del interés individual. d) El defecto es permanente Decimos que el defecto es permanente, porque no sólo se manifiesta al tiempo del otorgamiento del acto, sino que la subsistencia del efecto jurídico generado por el acto implica mantener viva la ofensa a ese interés general, en tanto y en

cuanto así sea considerada. De lo dicho se desprende, que existe correlatividad entre la gravedad del defecto y su permanencia. NULIDAD RELATIVA a) Noción La nulidad relativa es una nulidad menos severa, pues el acto al otorgarse padece u n vicio que no es absolutamente sustancial y no es perdurable. b) El defecto no es sustancial Entendemos que el defecto no es sustancial absolutamente, porque afecta un interés particular, individual de los sujetos del negocio. El ejemplo típico es el del contrato celebrado por un incapaz de hecho. En este caso, si el negocio hubiera sido inconveniente (circunstancia que puede no darse), lo que aparece nítidamente afectado es el interés particular de la parte —incapaz— del negocio. c) El defecto puede no ser perdurable El vicio existente al tiempo de otorgarse el acto puede no proyectarse hacia el futuro. Si volvemos al ejemplo anterior, puede suceder que una venta realizada por un incapaz haya sido conveniente, con lo cual no afectaría su interés particular. Lo que subsistiría como defecto del acto, sería el hecho de haberlo otorgado sin la protección que significa la intervención de su representante. Sin embargo, ese interés individual podría verse suficientemente protegido, si el representante del menor analiza a posteriori la conveniencia del acto y sobre tal base, lo aprueba (lo confirma). El vicio anterior podría, por tanto, ser reparable y la nulidad, en consecuencia, superada. Sería un típico caso de nulidad relativa. Veremos en el punto siguiente que, en íntima conexión con el tipo de defecto (sustancial y perdurable, o no), aparecen las consecuencias prácticas que se derivan de esta clasificación.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->