P. 1
Cultivo de Vainita

Cultivo de Vainita

|Views: 8.660|Likes:
Publicado porkmuxa

More info:

Published by: kmuxa on Jul 03, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/22/2014

pdf

text

original

CULTIVO DE JUDÍA (VAINITA) 1.

ORIGEN La judía es una especie de origen americano, puesto de manifiesto, tanto por diversos hallazgos arqueológicos como por evidencias botánicas e históricas. Los indicios más antiguos de cultivo datan del año 5000 a.C. La introducción en España y posteriormente su difusión al resto de Europa tiene lugar en las expediciones de comienzos del siglo XVI. 2. TAXONOMÍA Y MORFOLOGÍA -Familia: Fabaceae,subespecie Papilonaceae. -Nombrecientífico: Phaseolus vulgaris L. -Planta: anual, de vegetación rápida. -Sistema radicular: es muy ligero y poco profundo y está constituido por una raíz principal y gran número de raíces secundarias con elevado grado de ramificación. -Tallo principal: es herbáceo. En variedades enanas presenta un porte erguido y una altura aproximada de 30 a 40 centímetros, mientras que en las judías de enrame alcanza una altura de 2 a 3 metros, siendo voluble y dextrógiro (se enrolla alrededor de un soporte o tutor en sentido contrario a las agujas el reloj). -Hoja: sencilla, lanceolada y acuminada, de tamaño variable según la variedad. -Flor: puede presentar diversos colores, únicos para cada variedad, aunque en las variedades más importantes la flor es blanca. Las flores se presentan en racimos en número de 4 a 8, cuyos pedúnculos nacen en las axilas de las hojas o en las terminales de algunos tallos. -Fruto: legumbre de color, forma y dimensiones variables, en cuyo interior se disponen de 4 a 6 semillas. Existen frutos de color verde, amarillo jaspeado de marrón o rojo sobre verde, etc., aunque los más demandados por el consumidor son los verdes y amarillos con forma tanto cilíndrica como acintada. En estado avanzado, las paredes de la vaina o cáscara se refuerzan por tejidos fibrosos.

3. IMPORTANCIA ECONÓMICA Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA El cultivo de la judía en grano es considerado como un cultivo extensivo, mientras que la judía verde se considera netamente hortícola. La superficie dedicada al cultivo de la judía en grano se ha reducido en los últimos años (debido a los cambios alimenticios de la sociedad y a su importación); los rendimientos se han mantenido prácticamente constantes, ya que la producción total ha disminuido considerablemente. En el caso de la judía verde, la reducción es también apreciable, pero mucho menos importante cuantitativamente. La judía es una leguminosa con grandes posibilidades para la alimentación humana, por su doble aprovechamiento (de grano y de vaina) y por su aporte proteíco; además una parte de su producción se comercializa congelada y en conserva; aunque debe avanzar a través de la mejora genética y la adecuación de las técnicas de cultivo. Los países importadores de las cosechas españolas en judía verde son: Francia, Alemania, Suiza y Reino Unido. 4. REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS El manejo racional de los factores climáticos de forma conjunta es fundamental para el funcionamiento adecuado del cultivo, ya que todos se encuentran estrechamente relacionados y la actuación de uno de estos incide sobre el resto. Es planta de clima húmedo y suave, dando las mejores producciones en climas cálidos. -Temperatura: Temperaturas críticas para judía en las distintas fases de desarrollo Temperatura óptima del suelo 15-20ºC

Temperatura ambiente óptima de germinación 20-30ºC Temperatura mínima de germinación Temperatura óptima durante el día Temperatura óptima durante la noche Temperatura máxima biológica Temperatura mínima biológica Temperatura mínima letal Temperatura óptima de polinización 10ºC 21-28ºC 16-18ºC 35-37ºC 10-14ºC 0-2ºC 15-25ºC

Cuando la temperatura oscila entre 12-15ºC la vegetación es poco vigorosa y por debajo de 15ºC la mayoría de los frutos quedan en forma de “ganchillo”. Por encima de los 30ºC también aparecen deformaciones en las vainas y se produce el aborto de flores.

-Humedad: la humedad relativa óptima del aire en el invernadero durante la primera fase de cultivo es del 60% al 65%, y posteriormente oscila entre el 65% y el 75%. Humedades relativas muy elevadas favorecen el desarrollo de enfermedades aéreas y dificultan la fecundación. Es importante que se mantenga sin excesivas oscilaciones de humedad. -Luminosidad: es una planta de día corto, aunque en las condiciones de invernadero no le afecta la duración del día. No obstante, la luminosidad condiciona la fotosíntesis, soportando temperaturas más elevadas cuanto mayor es la luminosidad, siempre que la humedad relativa sea adecuada. -Suelo: aunque admite una amplia gama de suelos, los más indicados son los suelos ligeros, de textura silíceo-limosa, con buen drenaje y ricos en materia orgánica. En suelos fuertemente arcillosos y demasiado salinos vegeta deficientemente, siendo muy sensible a los encharcamientos, de forma que un riego excesivo puede ser suficiente para dañar el cultivo, quedando la planta de color pajizo y achaparrada. En suelos calizos las plantas se vuelven cloróticas y achaparradas, así como un embastecimiento de los frutos (judías con hebra). Los valores de p H óptimos oscilan entre 6 y 7,5; aunque en suelo enarenado se desarrolla bien con valores de hasta 8,5. Es una de las especies hortícolas más sensibles a la salinidad tanto del suelo como del agua de riego, sufriendo importantes mermas en la cosecha. No obstante, el cultivo en enarenado y la aplicación del riego localizado, pueden reducir bastante este problema, aunque con ciertas limitaciones. Actualmente se están llevando a cabo cultivos de judía con aguas de 2 a 2,4 mmhos.cm-1 de CE, con concentraciones de sodio y cloruros de 8 meq.l-1 y 9 meq.l-1, respectivamente, sin apreciarse disminución en las producciones. Para conseguir estos resultados es necesario un aporte de calcio y de magnesio más elevado de lo normal, así como mantener un nivel de humedad lo más constante posible. 5. MATERIAL VEGETAL Según su porte se distinguen dos tipos: •De porte bajo erecto (judía enana) de 30 a 40 cm de altura. Suelen ser más precoces y menos productivas que las de enrame. Su ciclo vegetativo es más corto. •De porte alto (judía de enrame) con tallos trepadores que alcanzan los 2 a 3 metros de longitud. Tienen tallos volubles provistos de zarcillos y suelen ser de ciclo más largo y más productivas que las de porte bajo. Según la forma y el tamaño de las vainas: •"Sabinal": vainas gruesas y planas. •"Garrafales": vainas aplastada y más ancha en el centro que en los lados. •"Boby": vaina cilíndrica o semi-cilíndrica. Principales criterios de elección para judías verdes cultivadas en invernadero: •Características de la variedad comercial, que pueden ser de mata alta o judía de enrame (tipo Perona y tipo Helda, de vaina aplastada) o de mata baja (tipo Strike, de vaina redonda). •Mercado de destino. •Estructura de invernadero.

•Suelo. •Clima, teniendo en cuenta que las fechas de siembra más frecuentes son: agosto-septiembre (con recolección en noviembre-diciembre-enero), noviembre-diciembre (con recolección en marzo-abril-mayo) y febrero-marzo (con recolección en mayo-junio-julio). •Calidad del agua de riego. 6. PARTICULARIDADES DEL CULTIVO

6.1. Preparación del terreno Antes de la siembra hay que realizar una labor semiprofunda (25 a 30 cm), con la que se envuelve el estiércol. Si se desinfecta el suelo, una vez transcurrido el tiempo preceptivo, se labra de nuevo a menor profundidad. Le sigue el aporte de abonado de fondo y a continuación se dan dos labores superficiales (15 cm) con grada o cultivador. En el caso de riego por gravedad se harán los caballones y regueras correspondientes. Para el cultivo enarenado, después de la limpieza de la cosecha anterior, se deshacen los lomos dejando llana la superficie enarenada. A continuación se incorpora el abonado de fondo. 6.2. Marcos de plantación El marco de siembra más frecuente en invernadero es de 2 m x 0,5 m, con 2-3 semillas por golpe, e incluso con una semilla por golpe. Al aire libre la distancia entre líneas es 0.5 m para variedades enanas y de 0.7-0.8 m para las de enrame, con 3-5 semillas por golpe. En el caso de judías enanas destinadas a la industria se suelen dejar las líneas de siembra entre 20 y 30 cm. 6.3. Siembra Las semillas se cubrirán con 2-3 cm de tierra, o arena en suelos enarenados. Dichas semillas deben haber sido seleccionadas adecuadamente y tratadas con fungicidas e insecticidas. Si la temperatura no es suficiente o si se desea mantener el cultivo anterior más tiempo en el terreno, se procede a la siembra en semillero y posterior trasplante al invernadero.

La nascencia de las semillas depende de la época de siembra y de la climatología, pudiendo oscilar entre 7 y 20 días. 6.4. Escardas Es conveniente la escarda química (especialmente si se emplean acolchados) ya que la manual incrementa el coste en mano de obra. Para judías verdes: -Contra malas hierbas anuales: •Butralina 48%, presentado como concentrado emulsionable, con dosis de 4-5 l/ha. •Trifluralina 48%, presentado como concentrado emulsionable, con dosis de 1.20-2.40 l/ha. -Contra dicotiledoneas anuales: Materia activa Clortal Ester Dimetílico 35% Dinitramina 24% Metobromuron 50% Dosis 10-12 l/ha 2 l/ha 2.5-5 l/ha Presentación del producto Polvo mojable Concentrado emulsionable Suspensión concentrada

-Contra dicotiledóneas y gramíneas: •Propacloro 65%, presentado como polvo mojable, con dosis de 7 l/ha. -Contra gramíneas anuales: Materia activa Cicloxidin 10% Dosis Presentación del producto

1-2.50 l/ha Concentrado emulsionable Polvo mojable Concentrado emulsionable Concentrado emulsionable

Clortal Ester Dimetilico 35% + Propacloro 35% 10-12 l/ha Dinitramina 24% Trialato 40% 2 l/ha 3-4 l/ha

-Contra gramíneas vivaces: •Cicloxidin 10%, presentado como concentrado emulsionable, con dosis de 3-4 l/ha. -Contra avena loca: •Trialato 40%, presentado como concentrado emulsionable, con dosis de 3-4 l/ha.

Para judías en grano:-Contra malas hierbas anuales: Materia activa Butralina 48% Etalfluralina 33% Dosis 4-5 l/ha 3 l/ha Presentación del producto Concentrado emulsionable Concentrado emulsionable Concentrado emulsionable

Pendimetalina 33% 4-6 l/ha Trifluralina 48% -Contra dicotiledóneas anuales: Materia activa Dinitramina 24% Dosis 2 l/ha

1.20-2.40 l/ha Concentrado emulsionable

Presentación del producto Concentrado emulsionable

Fomesafen 22.5% 1-1.50 l/ha Concentrado emulsionable Prosulfocarb 80% 4-6 l/ha Concentrado emulsionable

-Contra dicotiledóneas: •Betazona 48%, presentado como concentrado soluble, con dosis de 1.50-4 l/ha. •Propacloro 65%, presentado como polvo mojable, con dosis de 7 l/ha. -Contra gramíneas: •Etalfluralina 33%, presentado como concentrado emulsionable, con dosis de 3 l/ha. •Propacloro 65%, presentado como polvo mojable, con dosis de 7 l/ha. -Contra gramíneas anuales: Materia activa Cicloxidin 10% Dinitramina 24% Prosulfocarb 80% Dosis 1-2.50 l/ha 2 l/ha 4-6 l/ha Presentación del producto Concentrado emulsionable Concentrado emulsionable Concentrado emulsionable Concentrado emulsionable

Quizalofop Etil 10% 1.25-1.75 l/ha Trialato 48%

2.50-3.50 l/ha Concentrado emulsionable

-Contra ciperáceas: •Bentazona 48%, presentado como concentrado soluble, con dosis de 1.50-4 l/ha. -Contra gramíneas vivaces: •Cicloxidin 10%, presentado como concentrado emulsionable, con dosis de 3-4 l/ha. -Contra avena loca: •Trialato 48%, presentado como concentrado emulsionable, con dosis de 2.50-3.50 l/ha. -Contra "tomatito" (Solanum nigrum): •Etalfluralina 33%, presentado como concentrado emulsionable, con dosis de 3 l/ha.

6.5. Tutorado Es una práctica imprescindible en la judía de enrame para permitir el crecimiento vertical y la formación de una pared de vegetación homogénea. Consiste en la colocación de un hilo, generalmente de polipropileno (rafia) que se sujeta por un extremo al tallo y por el otro al emparrillado del invernadero. Colocando un tutor más entre cada par de plantas, aumenta la uniformidad de la masa foliar, mejorando la calidad y la producción. Existen también mallas que se colocan a lo largo de las líneas de cultivo a modo de pared, pero presentan el inconveniente de su elevado coste, así como una mayor dificultad en las operaciones de recolección, ya que la movilidad de la planta se ve reducida. 6.6. Deshojado Se realiza en tiempo seco en plantaciones de ciclo largo cuando se prolonga el período de recolección, eliminando las hojas más viejas, siempre y cuando el cultivo esté bien formado, con abundante masa foliar y ya se haya recolectado una parte importante (1,5-2,5 kg.m-2). Esta práctica mejora la calidad y cantidad de la producción y disminuye el riesgo de enfermedades, al mejorar la ventilación y facilitar el alcance de los tratamientos fitosanitarios. 6.7. Fertirrigación La judía es muy exigente en riegos en lo que se refiere a la frecuencia, volumen y momento oportuno del riego que van a depender del estado fenólogico de la planta así como del ambiente en que ésta se desarrolla (tipo de suelo, condiciones climáticas, calidad del agua de riego, etc.). De dos a cuatro días antes de sembrar conviene dar un riego para facilitar la siembra y la germinación de las semillas. Después de la siembra el primer riego solo deberá darse después de la nascencia de las plantas. En los primeros estados de desarrollo conviene mantener el suelo con poca humedad, sin embargo las necesidades de agua son muy elevadas poco antes de la floración y después de esta. Un exceso de humedad puede provocar clorosis y pérdida de cosecha, especialmente en suelos pesados. Un aporte hídrico desequilibrado disminuye la calidad de los frutos. En cultivo en suelo y en enarenado el establecimiento del momento y volumen de riego vendrá dado básicamente por los siguientes parámetros: •Tensión del agua en el suelo (tensión mátrica), que se determinará mediante la instalación de una batería de tensiómetros a distintas profundidades. •Tipo de suelo (capacidad de campo, porcentaje de saturación). •Evapotranspiración del cultivo. •Eficacia de riego (uniformidad de caudal de los goteros). •Calidad del agua de riego (a peor calidad, mayores son los volúmenes de agua, ya que es necesario desplazar el frente de sales del bulbo de humedad).

Consumos medios (l/m2.día) de judía de enrame en invernadero Fuente: Documentos Técnicos Agrícolas. Estación Experimental “Las Palmerillas”. Caja Rural de Almería. PRIMAVERA MESES DICIEMBRE ENERO 2ª 0,26 1ª 2ª FEBRERO 1ª 2ª MARZO 1ª 2ª ABRIL 1ª 2ª MAYO 1ª 2ª

Quincenas 1ª A B C D E

0,66 1,03 1,53 2,06 3,13 3,53 3,99 3,81 4,15 4,54 0,26 0,74 1,19 1,69 3,13 3,53 4,39 4,24 4,15 4,54 0,29 0,85 1,31 2,55 3,53 4,39 4,66 4,61 4,54 0,43 1,13 2,55 3,53 4,39 4,66 4,61 4,54 0,48 1,99 3,20 4,39 4,66 5,08 5,04

A: siembra 2ª quincena de diciembre. B: siembra 1ª quincena de enero. C: siembra 2ª quincena de enero. D: siembra 1ª quincena de febrero. E: siembra 2ª quincena de febrero. OTOÑO MESES SEPTIEMBRE OCTUBRE 2ª 2,66 0,95 1ª 2ª NOVIEMBRE DICIEMBRE ENERO 1ª 2ª 1,70 1,88 1,88 1ª 2ª 1ª 2ª

Quincenas 1ª F G H 1,15

3,51 3,11 2,20 2,46 2,83 2,20 0,88 1,70 1,80

1,61 1,16 1,19 1,61 1,29 1,19 1,78 1,29 1,33 1,31

F: siembra 1ª quincena de septiembre. G: siembra 2ª quincena de septiembre. H: siembra 1ª quincena de octubre.

Consumos medios (l/m2.día) de judía de mata baja en invernadero Fuente: Documentos Técnicos Agrícolas. Estación Experimental “Las Palmerillas”. Caja Rural de Almería. PRIMAVERA MESES DICIEMBRE ENERO 2ª 1ª 2ª FEBRERO 1ª 2ª MARZO 1ª 2ª ABRIL 1ª 2ª

Quincenas 1ª A B C D

0,33 0,51 0,93 1,31 1,70 1,88 2,55 0,26 0,66 1,03 1,53 1,88 2,84 2,88 0,26 0,74 1,19 1,69 2,84 3,20 3,59 0,29 0,85 1,31 2,55 3,20 3,99 3,81

A: siembra 1ª quincena de diciembre. B: siembra 2ª quincena de diciembre. C: siembra 1ª quincena de enero. D: siembra 2ª quincena de enero. OTOÑO MESES SEPTIEMBRE OCTUBRE 2ª 0,76 1ª 2ª NOVIEMBRE DICIEMBRE ENERO 1ª 2ª 1,70 1,70 1,36 1ª 2ª 1ª 2ª

Quincenas 1ª E F G

2,11 2,26 2,00 0,70 1,70 1,60 0,56 1,20

1,61 1,16 1,61 1,29 1,19 1,61 1,29 1,33 1,33

E: siembra 2ª quincena de septiembre. F: siembra 1ª quincena de octubre. G: siembra 2ª quincena de octubre. Existe otra técnica empleada de menor difusión que consiste en extraer la fase líquida del suelo mediante succión a través de una cerámica porosa y posterior determinación de la conductividad eléctrica. En cultivo hidropónico el riego está automatizado y existen distintos sistemas para determinar las necesidades de riego del cultivo, siendo el más extendido el empleo de bandejas de riego a la demanda. El tiempo y el volumen de riego dependerán de las características físicas del sustrato. A la hora de abonar, existe un margen muy amplio de abonado en el que no se aprecian diferencias sustanciales en el cultivo, pudiendo encontrar “recetas” muy variadas y contradictorias

dentro de una misma zona, con el mismo tipo de suelo y la misma variedad. Actualmente se emplean básicamente dos métodos para establecer las necesidades de abonado: en función de las extracciones del cultivo, sobre las que existe una amplia y variada bibliografía, y en base a una solución nutritiva “ideal” a la que se ajustarán los aportes previo análisis de agua. Este último método es el que se emplea en cultivos hidropónicos, y para poder llevarlo a cabo en suelo o en enarenado, requiere la colocación de sondas de succión para poder determinar la composición de la solución del suelo mediante análisis de macro y micronutrientes, CE y pH. Durante la germinación y nascencia de la planta de judía la humedad debe ser constante, evitando los encharcamientos, por lo que el riego previo a la siembra deberá ser suficiente para un período de 10-12 días, aunque en ocasiones se da un segundo riego a los 4-5 días. A partir de aquí y hasta la floración el abonado debe ser bajo en nitrógeno, para evitar un excesivo crecimiento vegetativo en detrimento de la floración. Un equilibrio N-P-K apropiado podría ser: 10-15-23. Desde el inicio de la floración hasta el comienzo de la recolección (15-25 días) la planta es muy exigente y cualquier carencia, tanto de nutrientes como de agua, repercute negativamente en la floración y posterior producción. En este período coinciden frutos y flores desarrollándose, por lo que, aunque se mantenga el equilibrio NP-K debe aumentarse la conductividad eléctrica en 1,2-1,4 puntos sobre la del agua, a no ser que esta última supere los 2,2, mmhos.cm-1 en cuyo caso sólo se incrementará en 0,8 puntos sobre la del agua. Desde el inicio de la recolección hasta el final del ciclo es importante un aumento de la fertilización nitrogenada y del agua, siendo el siguiente un equilibrio N-P-K interesante: 13-12-14. Los fertilizantes de uso más extendido son los abonos simples en forma de sólidos solubles (nitrato cálcico, nitrato potásico, nitrato amónico, fosfato monopotásico, fosfato monoamónico, sulfato potásico, sulfato magnésico) y en forma líquida (ácido fosfórico, ácido nítrico), debido a su bajo coste y a que permiten un fácil ajuste de la solución nutritiva, aunque existen en el mercado abonos complejos sólidos cristalinos y líquidos que se ajustan adecuadamente, solos o en combinación con los abonos simples, a los equilibrios requeridos en las distintas fases de desarrollo del cultivo. La simbiosis con Rhizobium debería permitir el cultivo sin aporte de nitrógeno, pero la reducida presencia de cepas de la bacteria y/o su capacidad infectiva y de nodulación, suele ser en general reducida, por ello es necesario un aporte básico de nitrógeno. El aporte de microelementos, que años atrás se había descuidado en gran medida, resulta vital para una nutrición adecuada, pudiendo encontrar en el mercado una amplia gama de sólidos y líquidos en forma mineral y en forma de quelatos, cuando es necesario favorecer su estabilidad en el medio de cultivo y su absorción por la planta. También se dispone de numerosos correctores de carencias tanto de macro como de micronutrientes que pueden aplicarse vía foliar o riego por goteo, aminoácidos de uso preventivo y curativo, que ayudan a la planta en momentos críticos de su desarrollo o bajo condiciones ambientales desfavorables, así como otros productos (ácidos húmicos y fúlvicos, correctores salinos, etc.), que mejoran las condiciones del medio y facilitan la asimilación de nutrientes por la planta.

Cultivo de invierno-primavera: Abonado de fondo:
  

60 kg/ha de nitrógeno amoniacal. 110 kg/ha de P2O5. 110 kg/ha de K2O.

Abonado de cobertera:
 

200 kg/ha de nitrógeno nítrico. 150 kg/ha de K2O.

Cultivo de otoño-invierno: Abonado de fondo:
  

40 kg/ha de nitrógeno 75 kg/ha. de P2O5. 75 kg/ha. de K2O.

Abonado de cobertera:
 

100 kg/ha. de nitrógeno. 100 kg/ha. de K2O.

7. PLAGAS Y ENFERMEDADES 7.1. Plagas -Araña roja (Tetranychus urticae (koch) (ACARINA: TETRANYCHIDAE), T. turkestani (Ugarov & Nikolski) (ACARINA: TETRANYCHIDAE) y T. ludeni (Tacher) (ACARINA: TETRANYCHIDAE)) La primera especie citada es la más común en los cultivos hortícolas protegidos, pero la biología, ecología y daños causados son similares, por lo que se abordan las tres especies de manera conjunta. Se desarrolla en el envés de las hojas causando decoloraciones, punteaduras o manchas amarillentas que pueden apreciarse en el haz como primeros síntomas. Con mayores poblaciones se produce desecación o incluso de foliación. Los ataques más graves se producen en los primeros estados fenológicos. Las temperaturas elevadas y la escasa humedad relativa favorecen el desarrollo de la plaga. En judía y sandía con niveles altos de plaga pueden producirse daños en los frutos. Control preventivo y técnicas culturales -Desinfección de estructuras y suelo previa a la plantación en parcelas con historial de araña roja. -Eliminación de malas hierbas y restos de cultivo. -Evitar los excesos de nitrógeno. -Vigilancia de los cultivos durante las primeras fases del desarrollo. Control biológico mediante enemigos naturales

Las principales especies depredadoras de huevos, larvas y adultos de araña roja: Amblyseius californicus, Phytoseiulus persimilis (especies autóctonas y empleadas en sueltas), Feltiella acarisuga (especie autóctona). Control químico Materia activa Acrinatrin 15% Dosis 0.02-0.04% Presentación del producto Concentrado emulsionable Concentrado emulsionable Polvo para espolvoreo Suspensión concentrada Concentrado dispersable Polvo mojable

Bromopropilato 50% 100-200 cc/100 l de agua Fenbutaestan 2% Fenpiroximato 5% Flufenoxuron 10% Piridaben 20% 20-30 kg/ha 0.10-0.20% 0.05-0.10% 0.10%

-Araña blanca (Polyphagotarsonemus latus (Banks) (ACARINA: TARSONEMIDAE)) Esta plaga ataca principalmente al cultivo de pimiento, si bien se ha detectado ocasionalmente en tomate, berenjena, judía y pepino. Los primeros síntomas se aprecian como rizado de los nervios en las hojas apicales y brotes, y curvaturas de las hojas más desarrolladas. En ataques más avanzados se produce enanismo y una coloración verde intensa de las plantas. Se distribuye por focos dentro del invernadero, aunque se dispersa rápidamente en épocas calurosas y secas. Control químico Materias activas: abamectina, aceite de verano, amitraz, azufre coloidal, azufre micronizado, azufre mojable, azufre molido, azufre sublimado, azufre micronizado + dicofol, bromopropilato, diazinon, dicofol, endosulfan + azufre, permanganato potásico + azufre micronizado, propargita, tetradifon. -Mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum (West) tabaci (Genn.) (HOMOPTERA: ALEYRODIDAE)) (HOMOPTERA: ALEYRODIDAE) y Bemisia

Las partes jóvenes de las plantas son colonizadas por los adultos, realizando las puestas en el envés de las hojas. De éstas emergen las primeras larvas, que son móviles. Tras fijarse en la planta pasan por tres estados larvarios y uno de pupa, este último característico de cada especie. Los daños directos (amarillamientos y debilitamiento de las plantas) son ocasionados por larvas y adultos al alimentarse, absorbiendo la savia de las hojas. Los daños indirectos se deben a la proliferación de negrilla sobre la melaza producida en la alimentación, manchando y depreciando los frutos y dificultando el normal desarrollo de las plantas. Ambos tipos de daños se convierten en importantes cuando los niveles de población son altos. Control preventivo y técnicas culturales -Colocación de mallas en las bandas de los invernaderos. -Limpieza de malas hierbas y restos de cultivos. -No asociar cultivos en el mismo invernadero. -No abandonar los brotes al final del ciclo, ya que los brotes jóvenes atraen a los adultos de mosca blanca. -Colocación de trampas cromáticas amarillas. Control biológico mediante enemigos naturales Principales parásitos de larvas de mosca blanca:

-Trialeurodes vaporariorum. Fauna auxiliar autóctona: Encarsia formosa, Encarsia transvena, Encarsia lutea, Encarsia tricolor, Cyrtopeltis tenuis. Fauna auxiliar empleada en sueltas: Encarsia formosa, Eretmocerus californicus. -Bemisia tabaci. Fauna auxiliar autóctona: Eretmocerus mundus, Encarsia transvena, Encarsia lutea, Cyrtopeltis tenuis. Fauna auxiliar empleada en sueltas: Eretmocerus californicus, Eretmocerus sineatis. Control químico Materia activa Aceite de verano 75% Alfa Cipermetrin 4% Amitraz 20% + Bifentrin 1.5% Buprofezin 25% Flucitrinato 10% Imidacloprid 20% Piridaben 20% Tau-fluvalinato 24% Dosis Presentación del producto

0.75-1.50% Concentrado emulsionable 0.08-0.10% Concentrado emulsionable 0.15-0.30% Concentrado emulsionable 0.04-0.08% Polvo mojable 0.08-0.10% Concentrado emulsionable 0.05-0.08% Concentrado soluble 0.10% Polvo mojable

0.01-0.02% Suspensión concentrada

-Mosca de los sembrados (Phorbia platura) (Meigen) Este díptero causa la pérdida de judías en grano durante el periodo de nascencia, obligando a repetir en algunos casos la siembra. El ataque más grave tiene lugar en primavera y lo causan las larvas de la primera generación, éste se produce sobre la semilla enterrada o sobre los cotiledones de la plántula antes de la nascencia. Realizan galerías sobre los cotiledones, los pequeños tallos y las jóvenes raíces antes de la emergencia, destruyéndolas. Su ataque provoca un debilitamiento de las plántulas e incluso una pérdida de las mismas; además las plantas atacadas son más susceptibles a Fusarium. Los ataques más intensos tienen lugar en condiciones de elevada humedad, baja temperatura y elevado contenido de materia orgánica en el suelo. Control preventivo y técnicas culturales -Realizar tratamientos a las semillas antes de la siembra, generalmente por vía húmeda con insecticidas (Diazinon, Fention y Lindano) acompañados de un fungicida. -Sembrar cuando las condiciones sean adecuadas para una rápida germinación. -Evitar cultivar judías en terrenos húmedos y con mucha materia orgánica. -Realizar labores superficiales antes de sembrar para que la tierra se seque. -Pulgón (Aphis gossypii (Sulzer) (HOMOPTERA: APHIDIDAE) y Myzus persicae (Glover) (HOMOPTERA: APHIDIDAE)) Son las especies de pulgón más comunes y abundantes en los invernaderos. Presentan polimorfismo, con hembras aladas y ápteras de reproducción vivípara. Las formas áptera del primero presentan sifones negros en el cuerpo verde o amarillento, mientras que las de Myzus son completamente verdes (en ocasiones pardas o rosadas). Forman colonias y se distribuyen en focos que se dispersan, principalmente en primavera y otoño, mediante las hembras aladas. Control preventivo y técnicas culturales

-Colocación de mallas en las bandas del invernadero. -Eliminación de malas hierbas y restos del cultivo anterior. -Colocación de trampas cromáticas amarillas. Control biológico mediante enemigos naturales -Especies depredadoras autóctonas: Aphidoletes aphidimyza. -Especies parasitoides autóctonas: Aphidius matricariae, Aphidius colemani, Lysiphlebus testaicepes. -Especies parasitoides empleadas en sueltas: Aphidius colemani. Control químico Materia activa Acefato 75% Aceite de verano 75% Alfa Cipermetrin 5% Amitraz 20% + Bifentrin 1.5% Cipermetrin 0.5% Dosis 0.05% Presentación del producto Polvo soluble en agua

0.75-1.50% Concentrado emulsionable 0.06-0.08% Suspensión concentrada 0.15-0.30% Concentrado emulsionable 30 kg/ha Polvo para espolvoreo

Cipermetrin 2% + Metil pirimifos 25% 0.20-0.25% Concentrado emulsionable Cipermetrin 2.5% + Fenitrotion 25% Flucitrinato 10% Imidacloprid 20% Lambda Cihalotrin 2.5% Permetrin 25% Tau-fluvalinato 10% 0.08-0.15% Concentrado emulsionable 0.08-0.10% Concentrado emulsionable 0.05-0.08% Concentrado soluble 0.40-0.50% Granulado dispersable en agua 0.02-0.04% Concentrado emulsionable 0.03-0.05% Concentrado emulsionable

Trips (Frankliniella occidentalis (Pergande) (THYSANOPTERA: THRIPIDAE)) Los adultos colonizan los cultivos realizando las puestas dentro de los tejidos vegetales en hojas, frutos y, preferentemente, en flores (son florícolas), donde se localizan los mayores niveles de población de adultos y larvas nacidas de las puestas. Los daños directos se producen por la alimentación de larvas y adultos, sobre todo en el envés de las hojas, dejando un aspecto plateado en los órganos afectados que luego se necrosan. Estos síntomas pueden apreciarse cuando afectan a frutos (sobre todo en pimiento) y cuando son muy extensos en hojas). Las puestas pueden observarse cuando aparecen en frutos (berenjena, judía y tomate). El daño indirecto es el que acusa mayor importancia y se debe a la transmisión del virus del bronceado del tomate (TSWV), que afecta a pimiento, tomate, berenjena y judía. Control preventivo y técnicas culturales -Colocación de mallas en las bandas del invernadero. -Limpieza de malas hierbas y restos de cultivo. -Colocación de trampas cromáticas azules. Control biológico mediante enemigos naturales Fauna auxiliar autóctona: Amblyseius barkeri, Aeolothrips sp., Orius spp.

Control químico Materia activa Aceite de verano 75% Acrinatrin 15% Tau-fluvalinato 10% Dosis Presentación del producto

0.75-1.50% Concentrado emulsionable 0.02-0.04% Concentrado emulsionable 0.03-0.05% Concentrado emulsionable AGROMYZIDAE), Liriomyza AGROMYZIDAE),Liriomyza

Minadores de hoja (Liriomyza trifolii (Burgess) (DIPTERA: bryoniae (DIPTERA: AGROMYZIDAE), Liriomyza strigata (DIPTERA: huidobrensis (DIPTERA: AGROMYZIDAE))

Las hembras adultas realizan las puestas dentro del tejido de las hojas jóvenes, donde comienza a desarrollarse una larva que se alimenta del parénquima, ocasionando las típicas galerías. La forma de las galerías es diferente, aunque no siempre distinguible, entre especies y cultivos. Una vez finalizado el desarrollo larvario, las larvas salen de las hojas para pupar, en el suelo o en las hojas, para dar lugar posteriormente a los adultos. Control preventivo y técnicas culturales -Colocación de mallas en las bandas del invernadero. -Eliminación de malas hierbas y restos de cultivo. -En fuertes ataques, eliminar y destruir las hojas bajas de la planta. -Colocación de trampas cromáticas amarillas. Control biológico mediante enemigos naturales -Especies parasitoides autóctonas: Diglyphus isaea, Diglyphus minoeus, Diglyphus crassinervis, Chrysonotomyia formosa, Hemiptarsenus zihalisebessi -Especies parasitoides empleadas en sueltas: Diglyphus isaea. Control químico Materia activa Dosis Presentación del producto

Aceite de verano 75% 0.75-1.50% Concentrado emulsionable Pirazofos 30% 0.03-0.10% Concentrado emulsionable

-Orugas (Spodoptera exigua (Hübner) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Spodoptera litoralis (Boisduval) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Heliothis armigera (Hübner) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Heliothis peltigera (Dennis y Schiff) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Chrysodeisis chalcites (Esper) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE), Autographa gamma (L.) (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE)) La principal diferencia entre especies en el estado larvario se aprecia en el número de falsas patas abdominales (5 en Spodoptera y Heliothis y 2 en Autographa y Chrysodeixis), o en la forma de desplazarse en Autographa y Chrysodeixis arqueando el cuerpo (orugas camello). La presencia de sedas (“pelos” largos) en la superficie del cuerpo de la larva de Heliothis, o la coloración marrón oscuro, sobre todo de patas y cabeza, en las orugas de Spodoptera litoralis, también las diferencia del resto de las especies. La biología de estas especies es bastante similar, pasando por estados de huevo, 5-6 estados larvarios y pupa. Los huevos son depositados en las hojas, preferentemente en el envés, en plastones con un número elevado de especies del género Spodoptera, mientras que las demás lo hacen de forma aislada. Los daños son causados por las larvas al alimentarse. En Spodoptera y Heliothis la pupa se realiza en el suelo y en Chrysodeixis chalcites y Autographa gamma, en las hojas. Los adultos son polillas de hábitos nocturnos y

crepusculares. Los daños pueden clasificarse de la siguiente forma: daños ocasionados a la vegetación (Spodoptera, Chrysodeixis), daños ocasionados a los frutos (Heliothis y Spodoptera) y daños ocasionados en los tallos (Heliothis y Ostrinia) que pueden llegar a cegar las plantas. Control preventivo y técnicas culturales -Colocación de mallas en las bandas del invernadero. -Eliminación de malas hierbas y restos de cultivo. -En el caso de fuertes ataques, eliminar y destruir las hojas bajas de la planta. -Colocación de trampas de feromonas y trampas de luz. -Vigilar los primeros estados de desarrollo de los cultivos, en los que se pueden producir daños irreversibles. Control biológico mediante enemigos naturales -Parásitos autóctonos: Apantelles plutellae. -Patógenos autóctonos: Virus de la poliedrosis nuclear de S. exigua. -Productos biológicos: Bacillus thuringiensis. Control químico Materia activa Acefato 75% Amitraz 20% + Bifentrin 1.5% Cipermetrin 0.5% Cipermetrin 2% + Metil pirimifos 25% Cipermetrin 2.5% + Fenitrotion 25% Cipermetrin 20% Tau-fluvalinato 24% Dosis 0.15% Presentación del producto Polvo soluble en agua

0.15-0.30% Concentrado emulsionable 30 kg/ha Polvo para espolvoreo

0.20-0.25% Concentrado emulsionable 0.08-0.15% Concentrado emulsionable 0.04-0.05% Polvo mojable 0.01-0.02% Suspensión concentrado

-Nemátodos (Meloidogyne spp.) (TYLENCHIDA: HETERODERIDAE)) Se han identificado las especies M. javanica, M. arenaria y M incógnita. Afectan prácticamente a todos los cultivos hortícolas, produciendo los típicos nódulos en las raíces que le dan el nombre común de “batatilla”. Penetran en las raíces desde el suelo. Las hembras al ser fecundadas se llenan de huevos tomando un aspecto globoso dentro de las raíces. Esto unido a la hipertrofia que producen en los tejidos de las mismas, da lugar a la formación de los típicos “rosarios”. Estos daños producen la obstrucción de vasos e impiden la absorción por las raíces, traduciéndose en un menor desarrollo de la planta y la aparición de síntomas de marchitez en verde en las horas de más calor, clorosis y enanismo. Se distribuyen por rodales o líneas y se transmiten con facilidad por el agua de riego, con el calzado, con los aperos y con cualquier medio de transporte de tierra. Además, los nematodos interaccionan con otros organismos patógenos, bien de manera activa (como vectores de virus), bien de manera pasiva facilitando la entrada de bacterias y hongos por las heridas que han provocado. Control preventivo y técnicas culturales -Utilización de variedades resistentes. -Desinfección del suelo en parcelas con ataques anteriores. -Utilización de plántulas sanas.

Control biológico mediante enemigos naturales -Productos biológicos: preparado a base del hongo Arthrobotrys irregularis. Control por métodos físicos -Esterilización con vapor. -Solarización, que consiste en elevar la temperatura del suelo mediante la colocación de una lámina de plástico transparente sobre el suelo durante un mínimo de 30 días. Control químico -Materias activas: benfuracarb, cadusafos, carbofurano, dicloropropeno, etoprofos, fenamifos, oxamilo. 7.2. Enfermedades -“Ceniza” u oídio (Sphaerotheca fuliginea (Schelecht) Pollacci. ASCOMYCETES: ERYSIPHALES) Los síntomas que se observan son manchas pulverulentas de color blanco en la superficie de las hojas (haz y envés) que van cubriendo todo el aparato vegetativo llegando a invadir la hoja entera, también afecta a tallos y pecíolos e incluso frutos en ataques muy fuertes. Las hojas y tallos atacados se vuelven de color amarillento y se secan. Las malas hierbas y otros cultivos de cucurbitáceas, así como restos de cultivos serían las fuentes de inóculo y el viento es el encargado de transportar las esporas y dispersar la enfermedad. Las temperaturas se sitúan en un margen de 10-35ºC, con el óptimo alrededor de 26ºC. Control preventivo y técnicas culturales -Eliminación de malas hierbas y restos de cultivo. -Utilización de plántulas sanas. -Realizar tratamientos a las estructuras. -Utilización de las variedades de melón con resistencias parciales a las dos razas del patógeno. Control químico -Materias activas: azufre coloidal, azufre micronizado, azufre mojable, azufre molido, azufre sublimado, bupirimato, ciproconazol, ciproconazol + azufre, dinocap, dinocap + fenbuconazol, dinocap + miclobutanil, dinocap + azufre coloidal, etirimol, fenarimol, hexaconazol, imazalil, miclobutanil, nuarimol, nuarimil + tridemorf, penconazol, pirazofos, propiconazol, quinometionato, tetraconazol, triadimefon, triadimenol, tridemorf, triflumizol, triforina. -Podredumbre gris (Botryotinia Anamorfo: Botrytis cinerea Pers.) fuckeliana (de Bary) Whetrel. ASCOMYCETES: HELOTIALES.

Parásito que ataca a un amplio número de especies vegetales, afectando a todos los cultivos hortícolas protegidos, pudiéndose comportar como parásito y saprofito. En plántulas produce damping-off. En hojas y flores se producen lesiones pardas. En frutos tiene lugar una podredumbre blanda (más o menos acuosa, según el tejido), en los que se observa el micelio gris del hongo. Las principales fuentes de inóculo las constituyen las conidias y los restos vegetales que son dispersados por el viento, salpicaduras de lluvia, gotas de condensación en plástico y agua de riego. La temperatura, la humedad relativa y fenología influyen en la enfermedad de forma separada o conjunta. La humedad relativa óptima oscila alrededor del 95% y la temperatura entre 17ºC y 23ºC. Los pétalos infectados y desprendidos actúan dispersando el hongo. Control preventivo y técnicas culturales

-Eliminación de malas hierbas, restos de cultivo y plantas infectadas. -Tener especial cuidado en la poda, realizando cortes limpios a ras del tallo. A ser posible cuando la humedad relativa no sea muy elevada y aplicar posteriormente una pasta fungicida. -Controlar los niveles de nitrógeno. -Utilizar cubiertas plásticas en el invernadero que absorban la luz ultravioleta. -Emplear marcos de plantación adecuados que permitan la aireación. -Manejo adecuado de la ventilación y el riego. Control químico -Materias activas: benomilo, captan, captan + tiabendazol, carbendazima, carbendazima + dietofencarb, carbendazima + vinclozolina, carbendazima + quinosol + oxinato de cobre, clortalonil, clortalonil + maneb, clortalonil + metil-tiofanato, clortalonil + tiabendazol, clortalonil + óxido cuproso, clortalonil + procimidona, clozolinato, diclofluanida, diclofluanida + tebuconazol, folpet, folpet + sulfato cuprocálcico, iprodiona, mancozeb + metil-tiofanato, metil-tiofanato, pirimetanil, procimidona, propineb, tebuconazol, tiabendazol, tiabendazol + tiram, tiram. -Podredumbre blanca (Sclerotinia sclerotiorum (Lib) de Bary. ASCOMYCETES: HELOTIALES. Anamorfo: no se conoce.) Hongo polífago que ataca a la mayoría de las especies hortícolas. En plántulas produce damping-off. En planta produce una podredumbre blanda (no desprende mal olor) acuosa al principio que posteriormente se seca más o menos según la suculencia de los tejidos afectados, cubriéndose de un abundante micelio algodonoso blanco, observándose la presencia de numerosos esclerocios, blancos al principio y negros más tarde. Los ataques al tallo con frecuencia colapsan la planta, que muere con rapidez, observándose los esclerocios en el interior del tallo. La enfermedad comienza a partir de esclerocios del suelo procedentes de infecciones anteriores, que germinan en condiciones de humedad relativa alta y temperaturas suaves, produciendo un número variable de apotecios. El apotecio cuando está maduro descarga numerosas esporas, que afectan sobre todo a los pétalos. Cuando caen sobre tallos, ramas u hojas producen la infección secundaria. Control preventivo y técnicas culturales -Eliminación de malas hierbas, restos de cultivo y plantas infectadas. -Utilizar cubiertas plásticas en el invernadero que absorban la luz ultravioleta. -Emplear marcos de plantación adecuados que permitan la aireación. -Manejo adecuado de la ventilación y el riego. -Solarización. Control químico Materia activa Captan 40% + Tiabendazol 17% Ciprodinil 37.5% + Fludioxonil 25% Folpet 40% + Tiabendazol 17% Procimidona 3% Tebuconazol 25% Vinclozolina 50% Dosis 0.15-0.25% 60-100 g/Hl 0.15-0.25% 20-30 kg/ha 0.04-0.10% 0.10-0.15% Presentación del producto Polvo mojable Granulado dispersable en agua Suspensión concentrada Polvo para espolvoreo Emulsión de aceite en agua Suspensión concentrada

-Podredumbres de cuello y/o raíces (Phytophthora spp. y Pythium sp.) Provocan enfermedades tanto en siembras como en trasplantes de los distintos cultivos hortícolas. Si el ataque es anterior a la emergencia lo que se observan son marras de nascencia. En plántulas provocan en la

parte aérea marchitamientos y desecaciones acompañados o no de amarillamientos. La planta se colapsa y cae sobre el sustrato. Al observar el cuello se encuentran estrangulamientos y podredumbres, y en las raíces, podredumbres y pérdidas de éstas. La similitud de los síntomas, que pueden confundirse entre ellos y con otros provocados por causas no parasitarias hace necesaria la identificación del patógeno en laboratorios especializados. La enfermedad suele ser de evolución rápida y puede llegar a partir de turbas y sustratos contaminados, aguas de riego o arrastrada por el viento cargado de partículas de tierra. Control preventivo y técnicas culturales -Semillas sanas y plántulas sanas. -Sustratos con garantía de sanidad. -Bandejas, herramientas, estructuras desinfectadas (lejía, formol, amonio cuaternario), evitando el contacto directo de éstas con el suelo. -Utilización de estiércol bien fermentado. -Agua de riego exenta de agentes patógenos. Cubrir balsas. -Evitar siembras de plantación muy densas. -Evitar encharcamientos. -Solarización. Control químico -Materias activas: benomilo, captan, captan + tiabendazol, carbendazima + dietofencarb, carbendazima + vinclozolina, carbendazima + quinosol + oxinato de cobre, clortalonil + maneb, clortalonil + metil-tiofanato, clortalonil + tiabendazol, clortalonil + óxido cuproso, clortalonil + procimidona, clozolinato, diclofluanida, diclofluanida + tebuconazol, etridiazol, etridiazol + quintoceno, flutolanil, folpet, flopet + sulfato cuprocálcico, iprodiona, metil-tiofanato, pencicuron, pirimetanil procimidona, propineb, quinosol, tebuconazol, tiabendazol + tiram, tiabendazol, tiram + tolclofos-metil, tiram, tolclofos-metil, vinclozolina. -Chalara elegans Nag Rag & Kendr ASCOMYCETES: OPHIOSTOMATALES Los síntomas consisten en clorosis de hojas y pérdida de vigor de la planta. En raíces se observa una podredumbre negra. El hongo penetra por las heridas debidas a la emergencia de raíces secundarias. Las clamidosporas son capaces de persistir hasta 4-5 años en tejidos radiculares enterrados y hasta 3 años en suelo, aunque como saprofito puede vivir de forma indefinida. En la gravedad de la enfermedad influye el p H del suelo (a p H menor de 6 hay poca incidencia), la humedad del suelo le favorece si es elevada, aunque es capaz de desarrollarse en suelos relativamente secos. Control preventivo y técnicas culturales -Semillas sanas y plántulas sanas. -Sustratos con garantía de sanidad. -Evitar encharcamientos de suelo en el momento de la siembra/trasplante. Control químico -Materias activas: benomilo, metil-tiofanato. -Rhizoctonia solani Kühn BASIDIOMYCETES: TULASNELLALES En judía produce chancro rojizo en hipocotilo y podredumbres de raíces en plántulas, provocando la marchitez y muerte de éstas. En otros casos los chancros cicatrizan y la planta sobrevive con la consiguiente disminución del crecimiento y de su producción. A partir de las salpicaduras de tierra contaminada se han observado también en judía ataques aéreos, caracterizados por chancros marrones-rojizos hundidos en frutos, tallos y hojas. Son más importantes los daños en variedades rastreras y cultivadas al aire libre. El periodo de infección varía de pocos días a semanas, dependiendo del tejido y de la cantidad de humedad presente. Control preventivo y técnicas culturales -Semillas sanas y plántulas sanas.

-Reducir el tiempo desde la siembra a la emergencia (por ejemplo reduciendo la profundidad de siembra). -Sustratos con garantía de sanidad. -Evitar el exceso de riego y diseñar un buen drenaje. -Solarización. -Rotación de cultivos, ya que se trata de un hongo de suelo muy polífago. -Eliminación de malas hierbas. -Evitar realizar heridas o cortes a las plantas, ya que el patógeno puede entrar también a partir de éstas. -Mantener el terreno rico en humus, pues el patógeno va perdiendo su capacidad de atacar a tejidos vivos y prefiere materia muerta del suelo. Control químico -Materias activas: etridiazol, etridiazol + quintoceno, flutolanil, pencicuron, tiram + tolclofos-metil, tolclofosmetil. -Fusarium solani f.sp. phaseoli (Burkholden) Snyder & Hansen Los síntomas consisten en una podredumbre seca de la porción superior de la raíz pivotante y del cuello, que se vuelve rojizo, además de necrosis de raíces. En la parte aérea se observa una disminución del vigor y la producción de la planta. Las hojas basales muestran clorosis y desecación. El hongo se ve favorecido con suelos muy compactos, exceso de abono nitrogenado, siembras con bajas temperaturas y exceso de humedad en el suelo. Los óptimos de la enfermedad son de 15-26ºC. Control preventivo y técnicas culturales -Evitar exceso de compactación en el suelo. -Evitar excesos de abono nitrogenado. -Evitar siembras con bajas temperaturas y exceso de humedad en el suelo. -Solarización. Control químico Materia activa Captan 40% + Tiabendazol 17% Folpet 40% + Tiabendazol 17% Folpet 50% -Roya común de la judía (Uromyces phaseoli) Esta enfermedad se encuentra extendida por todo el mundo. Generalmente se desarrolla con temperaturas alrededor de 21ºC y se manifiesta por manchas amarillentas en el haz de las hojas que se corresponden en el envés con manchas pardas. El ataque puede afectar también a las vainas. Esta enfermedad suele ser más frecuente en el ciclo otoñal de cultivo. Control químico Materia activa Oxicloruro cuprocálcico 20% + Propineb 15% Propineb 70% + Triadimefon 4% Tebuconazol 25% Dosis Presentación del producto Dosis Presentación del producto

0.15-0.25% Polvo mojable 0.15-0.25% Suspensión concentrada 0.25-0.30% Polvo mojable

0.30-0.40% Polvo mojable 0.20-0.30% Polvo mojable 0.04-0.10% Emulsión de aceite en agua

-Podredumbre blanda (Erwinia carotovora subsp. Carotovora (Jones) Bergey et al.) Bacteria polífaga que ataca a la mayoría de las especies hortícolas. Penetra por heridas e invade tejidos medulares, provocando generalmente podredumbres acuosas y blandas que suelen desprender olor nauseabundo. Externamente en el tallo aparecen manchas negruzcas y húmedas. En general la planta suele morir. En frutos también puede producir podredumbres acuosas. Tiene gran capacidad saprofítica, por lo que puede sobrevivir en el suelo, agua de riego y raíces de malas hierbas. Las condiciones favorables para el desarrollo de la enfermedad son altas humedades relativas y temperaturas entre 25 y 35ºC. Control preventivo y técnicas culturales -Eliminación de malas hierbas, restos de cultivo y plantas infectadas. -Evitar heridas de poda. -Manejo adecuado de la ventilación y el riego. -Desinfectar los aperos con una dilución de lejía al 20%. -No abonar con exceso de nitrógeno. -Elegir marcos de plantación adecuados para una buena ventilación. Control químico -Los tratamientos químicos son poco eficaces una vez instalada la enfermedad en la planta, por lo que es mejor utilizar métodos culturales. -Quema bacteriana de la judía (Xanthomonas campestris pv. Phaseoli (Smith) Dye) La invasión de las hojas a través de los estomas y heridas se manifiesta como pequeñas áreas húmedas y color verde pálido que al crecer adquieren un aspecto pardo quebradizo y rodeado con un halo amarillo. Con frecuencia la lesión avanza invadiendo la mayor parte del foliolo. En tallo, aparecen estrías longitudinales rojizas, que en planta pequeña tiene al principio un aspecto húmedo. En vainas aparecen al principio pequeñas lesiones húmedas y de color verde oscuro que pueden secarse, rehundirse y tomar una coloración rojo ladrillo que se extiende del centro hasta el borde. En las semillas infectadas suelen aparecer arrugamientos en la cubierta. A partir de éstas se puede producir la infección sistemática, manifestándose como marchitez rápida de las plántulas, especialmente a temperaturas de 25-35ºC, y en plantas la marchitez se produce en alguna hoja, una rama o toda la planta. A veces en los nudos del tallo aparecen lesiones pardorojizas, así como en las venas de las hojas. Las infecciones primarias normalmente se originan a partir de focos de semillas infectadas y a partir de ellos se dispersa por lluvias y vientos, riegos por aspersión y probablemente por insectos. La gravedad de la enfermedad es máxima en condiciones de pluviometría y humedad elevadas y temperaturas de 28ºC. Control preventivo y técnicas culturales -Utilizar semillas sanas. -Empleo de variedades resistentes. -Evitar humedades relativas elevadas. -Destruir las plantas enfermas. -No regar por aspersión, en caso de ataque en semilleros. Control químico -Las aplicaciones de productos cúpricos frenan la enfermedad, pero tendrán poca eficacia si no se ponen en práctica las técnicas culturales. Materia activa Kasugamicina 5% + Oxicloruro de cobre 45% Kasugamicina 8% Dosis Presentación del producto

0.08-0.15% Polvo mojable 0.05% Polvo mojable

-Grasa de la judía (Pseudomonas syringae pv. Phaseolicola (Burkholder) Young et al.) En hojas aparece una pequeña lesión angular, húmeda, de aspecto aceitoso, rodeada de un halo verde pálido o amarillento. En tallo se observan lesiones hundidas, En fruto, lesiones inicialmente de aspecto graso que pueden coalescer y posteriormente tomar una coloración rojiza o pardusca. Si la semilla está infectada se pueden producir síntomas sistémicos que consisten en acaparamiento, marchitez reversible, clorosis, mosaico foliar y deformación de hojas. En ocasiones, aparecen en tallo en los nudos pequeñas áreas húmedas que aumentan hasta rodear el tallo. Los primeros focos en los cultivos se deben a semillas infectadas o malas hierbas infectadas y, a partir de ellos por salpicaduras de lluvias se dispersan al resto de las plantas, y a partir de estos por viento se puede extender a toda la parcela. Control preventivo y técnicas culturales -Utilizar semillas sanas. -Empleo de variedades resistentes. -Evitar exceso de humedad. -Eliminar malas hierbas. -Destruir plantas enfermas. Control químico -Realizar tratamiento en caso de desarrollo de la enfermedad con oxicloruro de cobre, mancozeb o maneb. -Virus Síntomas en frutos

VIRUS

Síntomas en hojas -Mosaico fuerte.

Transmisión

Métodos de lucha -Control de pulgones.

CMV (Cucumber Mosaic Virus) (Virus -Reducción del Mosaico del crecimiento. Pepino) -Aborto de flores.

del

-Moteado.

-Pulgones.

-Eliminación de malas hierbas. -Eliminación de plantas afectadas. -Eliminación de malas hierbas.

-Bronceado. TSWV (Tomato Spotted Wilt Virus) (Virus del Bronceado del Tomate) -Puntos o manchas necróticas que a veces afectan a los pecíolos y tallos. -Reducción crecimiento. del -Manchas irregulares. -Necrosis. -Maduración irregular.

-Control de trips. -Trips (F. occidentalis). -Eliminación de plantas afectadas -Utilización de variedades. resistentes. -Control de B.tabaci

-Parada de crecimiento. TYLCV (Tomato -Foliolos de tamaño Yellow Leaf Curl reducido, a veces con Virus) (Virus del amarillamiento. Rizado Amarillo del Tomate) -Hojas curvadas hacia arriba.

-Reducción del tamaño.

-Mosca blanca -Eliminación de plantas (Bemisia afectadas tabaci.). -Utilización de variedades resistentes.

-Virus del mosaico amarillo de la judía (BYMV) (Bean yellow mosaic virus) Este virus afecta a numerosas plantas hortícolas. Se transmite por la savia, semillas y áfidos en forma no persistente (Myzus persicae, Aphis fabae, Macrosiphum euforbiae y Acyrthosiphon pisum). El porcentaje de transmisión es mucho más importante en plantas infectadas antes de la floración. Los síntomas comienzan con pequeñas áreas cloróticas, que se extienden gradualmente dando un aspecto clorótico a toda la planta. Más tarde presentan abollamientos y distorsiones foliares que tienden a hacerse más intensos a medida que la planta envejece. También tiene lugar una disminución del crecimiento y un acortamiento de los entrenudos apicales. Las vainas pueden quedar malformadas, curvadas y con pocas semillas. -Virus del mosaico común de la judía (BCMV) (Bean common mosaic virus) Se transmite por los áfidos en forma no persistente (Myzus persicae, Aphis fabae, Macrosiphum euforbiae y Acyrthosiphon pisum), a través de la semilla y el polen. La comercialización de semillas infectadas es un peligroso medio de difusión del virus en todas las zonas de cultivo de judía. Este virus se suele manifestar sobre las hojas con manchas en mosaico verde-claro/verde-oscuro, acompañadas, en ocasiones, de rugosidades de color rojizo. Otros síntomas son las bandas perinerviales de color verde oscuro, arrugamiento del limbo foliar, arrollamiento de las hojas hacia abajo y deformaciones. Si las temperaturas son muy elevadas, algunas cepas del virus producen enanismo y necrosis de la raíz. Las plantas sensibles se debilitan, dan poca flor y la cosecha se reduce tanto de vainas frescas como de semillas. Control de las virosis -Empleo de cultivares resistentes y semillas sanas. -Tratamientos contra pulgones. 8. FISIOPATÍAS -Caída de flores: la flor es el órgano más débil de la planta y cualquier deficiencia que ésta sufra la va a manifestar cayéndose. Los factores causantes pueden ser: cambios bruscos de temperatura, crecimiento vegetativo excesivo, bajada de la humedad relativa, estrés hídrico en el momento de la floración, exceso de temperatura, exceso de fertilización nitrogenada o tratamientos fitosanitarios que, sin llegar a ser fitotóxicos, dañen la flor. -Amarilleo y marchitez foliar: las hojas más viejas son las que pronto lo manifiestan: primero amarillean y luego se marchitan a la vez que se pueden observar unas manchas marrones rojizas en el pedúnculo foliar. Este problema puede confundirse con la roya (Uromices phaseoli), por lo que hay que recurrir al análisis. No se conoce el agente causal, pero se han definido algunos de los factores que influyen en su aparición: bajada brusca de la humedad relativa y deficiencias hídricas. 9. RECOLECCIÓN La recolección de la judía de verdeo es manual, con lo cual encarece notablemente su costo, siendo de gran importancia el momento fisiológico de recolección para aumentar el rendimiento comercial, ya que el mercado es muy exigente y demanda frutos con vainas tiernas (pero no demasiado), con el grano poco marcado. Si las vainas se cosechan pasado el punto de madurez comercial pierden calidad y valor al ser más duras y fibrosas. La frecuencia con que se realiza esta operación oscila entre 7 y 12 días, dependiendo de la variedad y el ciclo de cultivo. Los retrasos en la recolección resultan doblemente perjudiciales por lado la pérdida del valor comercial y por otro la reducción del peso. En variedades de porte bajo, la recolección puede durar de 50 a 90 días y en judías de enrame de 65 a 95 días. Actualmente los mercados en fresco están abastecidos prácticamente durante todo el año. La recolección de la judía de grano se realiza de forma mecanizada, aunque su cultivo debe realizarse en grandes superficies, emplear variedades adecuadas etc.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->