P. 1
Aspectos económicos que impactan la industria del gas natural.docx pedro diazz procesamiento

Aspectos económicos que impactan la industria del gas natural.docx pedro diazz procesamiento

|Views: 333|Likes:
Publicado porrosviana

More info:

Published by: rosviana on Jul 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/19/2015

pdf

text

original

Aspectos económicos que impactan la industria del gas natural En la industria de gas natural existen muchos aspectos o factores

q influyen en dicha industria y los más resaltantes son: Evolución del Producto Bruto Interno. Tasa de inflación. Política monetaria (tasas de interés, créditos, etc.) Presión Impositiva. Ingreso nacional disponible. Tasa de desempleo. Comercio Exterior. Evolución comparada entre los distintos sectores de la economía. Tarifas de Servicios Públicos.

Relación Proveedor-Cliente en la industria del gas natural

El cliente El éxito de una empresa depende fundamentalmente de la demanda de sus clientes. Ellos son los protagonistas principales y el factor más importante que interviene en el juego de los negocios. Si la empresa no satisface las necesidades y deseos de sus clientes tendrá una existencia muy corta. Todos los esfuerzos deben estar orientados hacia el cliente, porque él es el verdadero impulsor de todas las actividades de la empresa. De nada sirve que el producto o el servicio sean de buena calidad, a precio competitivo o esté bien presentado, si no existen compradores.

Factores de producción, transporte, suministro, interface, producción, transmisión (gasoductos en superficie y costa afuera). El gas es transportado a través de tuberías denominados gasoductos, también conocidos como líneas de distribución y recolección de gas, cuyos diámetros dependen del volumen de gas a transferir y la presión requerida de transmisión, su longitud puede variar de cientos de metros a miles de kilómetros, dependiendo de la fuente de origen, y el objetivo a donde debe de ser transportado.

Concepto de precio y mercado

Precio. Es la cantidad de dinero que los compradores están dispuesto a pagar por un bien o servicio.

Precio. Es el monto de dinero que es asignado a un producto o servicio, o la suma de los valores que los compradores intercambian por los beneficios de tener o usar un producto o servicio.

Mercado. Es el lugar donde asisten las fuerzas de la oferta y la demanda para realizar la transacción de bienes y servicios a un determinado precio. En un sentido económico general, mercado es un grupo de compradores y vendedores que están en un contacto lo suficientemente próximo para las transacciones entre cualquier par de ellos, afecte las condiciones de compra o de venta de los demás. Conceptos de precios y de mercado y regulaciones gubernamentales.
esumen En sus inicios, la industria de gas natural se desarrolló en forma diferente en los dos principales mercados (Estados Unidos y Europa), por las características específicas de cada uno de ellos. Los respectivos modelos fueron influenciados por algunas condiciones particulares, como el nivel de producción nacional, la localización de las fuentes de suministro extranjeras, el grado de concentración de la producción, y el nivel de desarrollo de las redes, entre otras. Es así que el grado de integración vertical, el régimen de propiedad de las empresas y el grado de concentración, han sido distintos en los Estados Unidos y en Europa. Aquellos países de América Latina con producción de gas natural, siguieron más de cerca el modelo europeo en su desarrollo. Las características de monopolio natural del transporte y la distribución del gas natural, así como el carácter de servicio público, justificaron la intervención del Estado para proteger a los consumidores de abusos de las firmas, estableciendo reglas estrictas (regulación) e incluso asignando la gestión de las redes a una empresa pública (en los casos europeos y latinoamericanos). Es así que los Estados han tomado históricamente dos formas de esquema institucional: i) el establecimiento de un monopolio público bajo la tutela de un ministerio, y ii) la concesión del servicio a una empresa pública, privada o mixta, bajo la vigilancia de una agencia regulatoria designada para tal efecto. En ambos casos se definen mecanismos de fijación de precios, a fin de evitar que la empresa en esa situación obtenga ganancias excesivas (tarifación a costo marginal y a costo promedio, tasa de retorno, límite de precios, etc.). Sin embargo, los excesos de la regulación en algunos casos, así como el interés por aumentar la eficiencia económica de las empresas mediante la introducción de la competencia en aquellos segmentos en que fuera posible, en otros, dieron origen a todo un proceso de reforma en la industria de gas natural, desde mediados de la década de los años setenta. Este proceso de reforma se originó en los Estados Unidos, pero luego se extendió hacia Gran Bretaña, el resto de Europa y los países en desarrollo.

La reforma ha comprendido tres procesos no necesariamente ligados: i) la desregulación de actividades, es decir, la apertura a nuevos actores y la competencia entre ellos; ii) la desintegración estructural, que significa la separación de los segmentos de la cadena, y iii) la privatización, que es la venta de los activos públicos. A partir de ese proceso de reforma, han surgido nuevas formas de organización industrial y nuevos mercados cada vez más complejos. En este sentido, la aparición de dos nuevos mercados ha transformado la forma como opera dicha industria: uno relacionado con el gas natural (la mercancía) y otro con el servicio de transporte de dicho gas a través de una red de ductos (la entrega). En ese contexto se han realizado esfuerzos para generar estructuras más competitivas en la industria del gas natural, suprimiendo monopolios y promoviendo la competencia, mejorando la regulación o cambiándola por nuevos enfoques, así como transfiriendo la propiedad de las empresas públicas al sector privado, todo ello con la finalidad de alcanzar una mayor eficiencia. Los cambios en la estructura de la industria de gas natural incluyen el alejamiento del concepto de empresa de servicio público integrada verticalmente y la introducción de la competencia en los mercados donde ello es posible. Los dos elementos clave en esta tendencia son la separación de las actividades de producción, transporte, distribución y comercialización en unidades de negocio dentro de una misma empresa o en varias empresas, así como la provisión de derechos de acceso a terceros en los sistemas de transporte y distribución. Para el caso especial de una futura industria del gas natural en el Istmo Centroamericano, es fundamental tomar en consideración dos elementos clave en el diseño de su modelo de organización y regulación: por un lado, las experiencias internacionales en materia de organización y, por el otro, las características específicas que dicha industria tendría en la región. La ubicación geográfica y el desarrollo socioeconómico de los seis países determinan una serie de factores particulares para esta futura industria en la región, como son: la oferta o fuente de suministro, los precios respectivos, las características de la demanda, los riesgos de la inversión y la debilidad institucional. En la región no hay producción de gas natural a la altura de las necesidades y no se espera que ésta se desarrolle en la próxima década; en consecuencia, el suministro provendría de fuentes externas. Desde un punto de vista geográfico, podría abastecerse al Istmo desde Norteamérica, con un gasoducto entrando por la frontera de Guatemala con México, o desde Sudamérica, con un ducto que llegue a Panamá desde Colombia. Las condiciones del suministro son diferentes en cada alternativa. En el caso del suministro por el norte, la molécula de gas provendría de los yacimientos ubicados en el sur del territorio mexicano. El punto de alimentación para el gasoducto hacia América Central sería Ciudad Pemex. Sin embargo, desde un punto de vista comercial, este energético podría ser comprado tanto en México como en los Estados Unidos. En la primera alternativa, la transacción sería directamente con Pemex o potencialmente con un comercializador privado. La segunda tendría dos opciones: compra en los Estados Unidos con el pago de un peaje "ficticio" a Pemex, o una operación de swap físico con dicha empresa estatal mexicana, el cual consiste, por un lado, en la entrega de gas a Pemex en la frontera México - Estados Unidos, para ser comercializado en el norte de México y, por el otro, en la devolución de un volumen equivalente en el sureste mexicano, para ser exportado al Istmo Centroamericano. En el caso del suministro por el sur, el gas provendría, en una primera etapa, de yacimientos situados muy probablemente en la costa atlántica colombiana, actualmente explotados por la empresa pública ECOPETROL y por compañías petroleras privadas. El punto de alimentación del gasoducto submarino se situaría presumiblemente cerca de la ciudad de Cartagena. Para un abastecimiento desde Norteamérica, el escenario de precio máximo del gas a la entrada del gasoducto regional centroamericano correspondería a la situación en que este energético se comprara en la frontera sur de los Estados Unidos, y se transportara (en forma ficticia) hasta el sureste de México. A su vez, el precio mínimo sería igual al que se fija para las ventas de primera mano en Ciudad Pemex, de acuerdo con las directivas vigentes de la

Comisión Reguladora de Energía (CRE). A título de ejemplo, esos precios se situaron en promedio entre 2.31 y 1.63 $US/MMBtu, respectivamente, en el período comprendido entre julio de 1994 y junio de 1997 (36 meses). En el caso de suministros desde Colombia, el precio del gas a la entrada de los ductos troncales observaría mayor incertidumbre, ya que en este país los precios del gas en boca de pozo están en proceso de desregulación, y quedarían totalmente libres en el año 2005. Una proyección del nivel de precios en boca de pozo estima que éstos irían de 1 a 1.5 $US/MMBtu, entre 1998 y el 2005. Conviene resaltar que el establecimiento de un sistema de abastecimiento de gas natural en el Istmo Centroamericano es un proyecto con alto nivel de riesgo. Además de los riesgos técnicos, que son prácticamente iguales en todos los continentes, existen los de mercado y los políticos, específicos a la región. Hasta ahora, el gas natural ha quedado un tanto al margen de la política energética de los países del Istmo, lo cual es normal pues ese hidrocarburo sólo se produce en forma escasa en Guatemala. En ese sentido, los países de la región tienen muy poca experiencia con ese energético, trátese de aspectos técnicos, normativos, legales o regulatorios. Al no haberse utilizado nunca el gas natural, no hay reglamentos ni regulaciones para dicho energético. De igual modo, los recursos humanos preparados para las tareas que se desprenden de la introducción de ese combustible son reducidos o prácticamente inexistentes. No obstante, se necesita personal altamente capacitado para orientar el desarrollo de la industria de gas natural, y regular su desenvolvimiento, a fin de evitar prácticas abusivas y favorecer una justa repartición de los beneficios entre consumidores, empresarios y poderes públicos. Con el fin de apoyar el proceso de análisis que deberá realizarse para identificar las mejores opciones para la futura industria de gas natural en el Istmo Centroamericano, se han identificado, por un lado, los elementos principales del proceso de suministro y, por el otro, el papel de los diferentes actores involucrados. Esta separación es de singular importancia ya que permite detectar algunos elementos de flexibilidad en la selección del marco regulatorio en cada país, lo cual incrementaría la posibilidad de negociación entre firmas y gobiernos, así como entre estos últimos. Los elementos principales del proceso de suministro son seis: abastecimiento, construcción del gasoducto, transporte, comercialización, consumo y entorno. Tomando en cuenta las especificidades del suministro y las experiencias internacionales, es posible imaginar algunos escenarios probables para la estructura y funcionamiento de la industria de gas natural en el Istmo Centroamericano. El primero consiste en una cadena de abastecimiento verticalmente integrada, con negociaciones entre empresas privadas, tal y como históricamente se desarrolló el gas natural en el mundo. El segundo considera que el abastecimiento es asegurado por una firma integrada verticalmente, con clientes que no tienen suficiente poder de negociación para contrarrestar el poder monopólico de la firma, por lo que el Estado debe intervenir para prevenir abusos, pero sin desbaratar la integración vertical de la firma. El tercer escenario libera a los consumidores finales del monopolio y les abre la posibilidad de negociar la compra del gas en los mercados mayoristas fuera de la región, utilizando el gasoducto para transportar el combustible hasta los lugares de consumo mediante el pago de un peaje, aunque también pueden seguir comprando el gas a la firma del gasoducto. El cuarto escenario retira a la firma del gasoducto la posibilidad de comprar y vender el energético, limitándola a ofrecer servicios de recepción, transporte y entrega de gas por cuenta de terceros. Finalmente, el quinto escenario plantea una desregulación progresiva, a partir del segundo escenario. El proyecto de suministro de gas natural al Istmo Centroamericano abriría a los gobiernos de los seis países la posibilidad de analizar, desde sus inicios, el mejor esquema organizativo para el desarrollo de esta industria futura, así como los acuerdos regionales mínimos requeridos, y los marcos regulatorios nacionales necesarios, entre otros. Antes de iniciar el proceso de negociación a nivel regional, cada país debería analizar los objetivos de política energética que

persigue en materia de gas natural, así como el modelo de organización y regulación que mejor contribuya al logro de los mismos. Con respecto al esquema regulatorio para la introducción del gas natural en el Istmo Centroamericano, es conveniente identificar claramente dos niveles: por un lado, una regulación común mínima para los seis países del Istmo, y por el otro, los marcos regulatorios nacionales. El primero corresponde a los grandes principios básicos para la creación de un mercado de gas natural, los cuales serían negociados y aceptados por todos los países, conformando lo que se denomina en este documento: Tratado Marco para la creación del Mercado Regional de Gas Natural. Este tratado se referiría a normas comunes para la organización y el funcionamiento de la industria de gas natural en el Istmo Centroamericano; estos principios básicos deberían también ser compatibles con las grandes líneas de los marcos regulatorios de los países fronterizos: Colombia y México. El segundo componente corresponde a los marcos regulatorios nacionales, los cuales deberían ser compatibles con el Tratado Marco, e incorporar aspectos propios de las leyes y las administraciones de cada país. Éstos serían los que a final de cuentas regirían las relaciones con la firma o consorcio que desarrolle el proyecto. Consecuentemente, cada país debería emitir una ley de gas natural, con el objeto de definir un marco jurídico que brinde seguridad y estabilidad a los actores futuros de la industria del gas natural, en particular por los altos riesgos del proyecto, ya que se trata de un mercado a crearse. Los rubros en los cuales los gobiernos tienen un margen de maniobra más amplio para reflejar las condiciones y objetivos nacionales, se refieren a los conceptos vinculados a la comercialización y su enlace con la demanda. El tema de la integración vertical y horizontal de la industria de gas natural (transporte y distribución a grandes clientes) en la región es un asunto clave en la definición de su estructura. Si bien la experiencia internacional indica que una desintegración vertical es un factor favorable a la introducción de la competencia en un mercado de gas natural, las condiciones de base del suministro de este energético al Istmo Centroamericano apuntarían a analizar con mayor cuidado este punto. En el ámbito regulatorio, un aspecto que debería ser estudiado con atención por los gobiernos es la integración vertical multisectorial gas natural - electricidad, que podría llevar a que algunos actores adquirieran posiciones dominantes dentro de un país. Las leyes antimonopólicas son un instrumento indispensable para analizar aquellos segmentos no regulados, como la generación de energía eléctrica o la comercialización de gas natural; sin embargo, se debe notar la debilidad que muestran en este tema la gran mayoría de los países de la región.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->