P. 1
Anorexia

Anorexia

|Views: 23|Likes:

More info:

Published by: Lisseth Rojas Villarroel on Jun 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/22/2014

pdf

text

original

Agradecimiento.

Agradezco los consejos, cariño, afecto y ayuda a mi familia que fueron muy pacientes y comprensivos conmigo, y al mismo tiempo se mantuvieron firmes y colaboradores incluso en situaciones difíciles, que pusieron a prueba nuestra solidez familiar. A mi hermano, mi mejor amigo que llevó mas allá de todo límite nuestra amistad, fortaleciéndola cada día más. A mi prima Gabriela, mi mejor amiga que se porto excepcionalmente en un tramo difícil de mi vida y siempre, y dejó a un lado muchas cosas para hacer de mi pilar de apoyo en un momento crítico para todos. A mis amigas, Roxana, Nena, y Kimberly que me sostuvieron durante mucho tiempo, y me ayudaron a salir adelante, juntando fuerzas, ellas volvieron a comprobar su fiel amistad en junio de este año. En fin agradezco a todas aquellas personas que hicieron algo por mí y me ayudaron a reconstruir de nuevo el significado de la palabra “amistad”. A todos ellos les deseo todo lo mejor del mundo.

Dedicatoria

A mi amada familia, gracias por guiarme y protegerme, en todo momento, les agradezco en el alma, a ustedes les debo todo lo que soy. A ti, insuperable, bella y amorosa prima por darme tu cariño, paciencia, apoyo, consejos y, por sobretodo, valor para seguir adelante. Nunca me vayas a faltar!

1. Introducción.1 2. Pregunta problema: 3 3. Objetivos 3

3.1. Objetivo General: 3 3.2. Objetivos específicos: 4. Justificación: 3 4.1. Justificación social: 3 3

4.2. Justificación científica: 4.3. Justificación personal: 5. Marco teórico. 5.1. Definición 6 5.1.1. Tipos de anorexia 5.1.1.1.Tipo restrictivo 6 5.1.1.2.Tipo Bulímico 6 6

4 5

6

5.2. Reseña histórica de la anorexia. 5.3. Causas. 10

7

5.4. Síntomas. 12 5.5. Prevención. 14 14

5.5.1. Prevención desde la familia 5.5.2. Prevención desde el aula.15 5.6. Tratamiento. 15

5.6.1. Recuperación ponderal 15 5.6.2. Tratamiento dietético 16

5.6.3. Tratamiento psicológico 16 5.6.4. Terapia familiar 17 5.6.5. Régimen de tratamiento 17 5.6.6. Tratamiento en hospitalización. 18 5.7. Consecuencias de la anorexia. 5.7.1. Consecuencias Físicas. 5.7.1.1. Cardiopatía. 19 20 20 19 19

5.7.1.2. Desajustes de electrolitos.

5.7.1.3. Anormalidades reproductivas y hormonales. 5.7.1.4. Problemas neurológicos. 5.7.1.5. Problemas sanguíneos. 22 21

5.7.1.6. Problemas gastrointestinales. 22 5.7.1.7. Riesgo de muerte. 22 23

5.7.2. Consecuencias psicológicas. 5.8. Anorexia en Latinoamérica.23 5.9. La moda y la anorexia. 5.10. Estadísticas. 6. Conclusiones. 27 28 26

7. Recomendaciones. 29 8. Bibliografía 30 9. Anexos. 31

1. Introducción.

La anorexia es la causa de que cada cien adolescentes entre 14 y 18 años ayune hasta quedarse, literalmente, en huesos. Pero, sobre todo, es la responsable de que muchas de estas jóvenes mueran por culpa de una enfermedad que ellas mismas se han provocado. El ataque de este trastorno de la alimentación suele ser siempre el mismo. Lo que empieza de forma voluntaria ("solo quiero perder esos dos o tres kilos que me sobran") acaba convirtiéndose en una obsesión, y entonces dar marcha atrás es casi imposible.

El proceso es rápido. Dejar de comer pan o dulces, a una dieta restrictiva. De recortar la dieta, a la inanición y al uso de laxantes o a la inducción al vómito cuando la voluntad ha fallado y se ha cometido el exceso de comer más de la cuenta. Así es como los adolescentes cae poco a poco en las garras de esta enfermedad social y psicológica, caracterizada por la perdida de hasta el 25% del peso, la alteración de la imagen corporal y la desaparición de la menstruación.

Uno de los factores que más contribuyen a que la anorexia crezca es la distorsión de la imagen corporal. Se ven gordas, a pesar de la excesiva perdida de peso.

Pero esta enfermedad ha dejado de ser patrimonio de las adolescentes jóvenes. Los especialistas han notado un aumento del número de varones y de las mujeres maduras afectadas.

En el presente trabajo se dará a conocer uno de los problemas que en la actualidad aumentan notablemente y cobra vida de muchas jóvenes adolescentes que buscan “la perfección estética” dejándose llevar por muchos factores, volviéndose este una de las mayores causales de muertes, y aumentando cada año las cifras de estas .Se sabe que en la actualidad de cada 1000 mujeres en el mundo 1 sufre esta enfermedad, que es la anorexia. Por ello se quiere, por medio de este trabajo, lograr que la sociedad tome conciencia del daño grave que inconscientemente causan a jóvenes, que tienen sueños en la vida y muchas veces buscan la aceptación de una sociedad que los reprime, mostrando “belleza” en la delgadez extrema de las personas, llevando a que estas jóvenes imiten y pierdan así el control de sus vidas. Los medios de comunicación tienen mucho que ver con todo esto: constantemente nos llueven mensajes acerca de lo que constituye ser una persona atractiva y de éxito, especialmente dirigidos a las chicas. La belleza física aparece siempre asociada al éxito social y profesional. Todos conocemos los nombres de las top-models, pero a casi nadie le suenan los nombres de mujeres con logros personales tan importantes como descubrir tratamientos eficaces para una enfermedad o defender los derechos humanos. Las librerías, los programas de televisión, las películas nos ofrecen abundantes modelos de cuerpo ideal que no son de ningún modo ideales: primero porque muchas veces los modelos son montajes de varias fotos retocadas y no existen en la realidad; y segundo, porque es subestimar a las personas el condenarlas al éxito o al fracaso por uno solo de sus múltiples atributos, el aspecto, que además es una de las características más determinadas genéticamente y por lo tanto menos controlable (talla y peso). De la misma forma que se nos recuerda cómo debemos ser (altos, estilizados, guapos, vestidos a la última) se nos sugiere cómo podemos conseguirlo: dietas milagrosas, operaciones de cirugía estética, productos de belleza y ropa de esa que llevan las escuálidas modelos que vemos en los desfiles. Necesitamos una renovación de nuestros valores y de nuestras conductas. Necesitamos, sobre todo, definir lo atractivo con parámetros más amplios, para que la mayoría de las personas, y no sólo una pequeñísima parte, pueda sentirse bien con su apariencia personal. Necesitamos poner énfasis en otras características (ingenio, integridad, talento, inteligencia, sentido del humor...) a la hora de evaluar la valía de las personas.

2. Pregunta problema:

¿Qué factores incrementaron el porcentaje de anorexia en Latinoamérica?

3. Objetivos

3.1. Objetivo General:

■ Describir los factores que provocaron el incremento de personas anoréxicas en Latinoamérica.

3.2. Objetivos específicos:

■ Analizar el antecedente histórico y cultural de la anorexia. ■ Investigar los factores psicológicos que afectan a las personas anoréxicas. ■ comprobar la incidencia de la anorexia con la infertilidad, ■ Conocer las complicaciones y consecuencias de la anorexia.

4. Justificación:

4.1. Justificación social:

Las personas en la actualidad cada vez se hacen más competitivas dentro del ramo de la belleza, la moda y el glamour y adoptan estrategias innecesarias a fin de garantizar su propio éxito. Las herramientas adoptadas por las personas hoy en día están basadas en enfoques poco o nada saludables, con el propósito de alcanzar su éxito a corto, mediano y largo plazo sin importar los riesgos, secuelas o consecuencias que deriven de sus actos. La necesidad que tiene la sociedad latinoamericana de comprender la anorexia como enfermedad incidirá en la optimización de los medios utilizados por las personas para adelgazar, ya que mediante su análisis se podrán establecer los parámetros a seguir en cuanto a Descripción de la enfermedad y sus consecuencias, requeridos para el logro de los objetivos físicos de las personas, en beneficio de su salud tanto física como mental.

4.2. Justificación científica:

Son muchas las alteraciones orgánicas que pueden quedar en forma permanente como consecuencia de un trastorno alimentario severo, como es la anorexia. Las secuelas de la anorexia nerviosa son mas frecuentes cuanto mayor ha sido el tiempo de evolución de la enfermedad, entre estas secuelas tenemos las cardiológicas, endocrinológicas, dermatológicas, digestivas, nerviosas y psiquiátricas. Las dietas de adelgazamiento sin control médico y de forma continuada además de los desórdenes alimenticios pueden ser una de las causas de la infertilidad femenina. "Cada vez existen más datos sobre la importancia de la dieta en la fertilidad. Se ha comprobado que las dietas severas, más o menos intensas, que durante largo tiempo limitan la ingestión de ciertos grupos de nutrientes pueden forzar los mecanismos fisiológicos del organismo y conducir a la infertilidad", asegura el doctor Braulio Péramo, director médico de la Clínica Tambre de Madrid. Lo habitual en este tipo de dietas es que estén basadas en la exclusión de algún componente de alimentos, generalmente grasa, con el fin de "engañar" al organismo y lograr, de forma rápida, perder peso. "Como consecuencia de esta evitación de las grasas", explica el doctor Péramo, "se suelen producir alteraciones menstruales que provocan infertilidad. Esto se debe a que muchas hormonas femeninas como la progesterona se forman a partir de grasas como el colesterol. Por tanto, un aporte adecuado de grasas al organismo es muy importante para un adecuado funcionamiento de los sistemas hormonales". En palabras del doctor Péramo, "la dieta de la fertilidad se podrá definir como aquella que no excluya ningún grupo alimenticio, y que aporte una cantidad adecuada de nutrientes” Es necesaria la adopción de una actitud alimenticia saludable no solo por nuestro bien sino por el de nuestros hijos.

4.3. Justificación personal:

La anorexia afecta a muchas personas hoy en día, y mañana afectará a muchas más, si no se pone un alto. Es necesario concientizar a las personas y hacerles notar que al provocar una enfermedad como la anorexia, no sólo se provoca daño a si misma sino a todo su entorno, todo cambia, la relación afectiva con cada persona que se tiene cambia, el humor, y hasta las ganas de vivir desaparecen. Muchas personas consideran este enfermedad como un bien necesario, pero no lo es, existen tantos caminos por los que se pueden llegar al mismo resultado sin dañarse ni dañar a los demás y pensando en el futuro que es donde la vida pasa la factura de los actos realizados en la juventud.

La época que viven los adolescentes es muy difícil, porque nos proponen estereotipos inalcanzables a la hora de tratar de llegar a ellos, con esta monografía pretendo comprender más allá de lo que quise ver un tiempo, y lograr que otras personas que la analicen vean lo que realmente es , no lo que quieren que sea.

5. Marco teórico.

5.1. Definición

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario, caracterizado por el rechazo de la conservación del peso mínimo normal para la edad y talla de la persona, en estos casos existe una alteración de la imagen en la que la propia persona considera su cuerpo desproporcionadamente graso, cuando en realidad está dentro de las pautas sugeridas para el peso corporal sano o incluso en un nivel menor. Este trastorno alimentario, se ha vuelto cada ves mas frecuente tanto en varones como en mujeres, particularmente en jóvenes llegando incluso hasta amenazar su vida

5.1.1. Tipos de anorexia

1. Tipo restrictivo - limita severamente la ingestión de alimentos, especialmente de alimentos que contienen carbohidratos y grasa.

2. Tipo Bulímico (también denominada tipo purgante) - come en exceso y luego se induce el vómito y, o toma grandes cantidades de laxantes u otros purgantes (medicamentos que, a través de sus efectos químicos, sirven para aumentar la eliminación del contenido intestinal).

5.2. Reseña histórica de la anorexia.

La anorexia nerviosa data de épocas remotas. A continuación se revelan algunos casos anoréxicos y la evolución en cuanto a la comprensión de la enfermedad desde el término médico.

• Siglo IX : En Avicena, el príncipe Hamadham cae en un estado depresivo y, preso de una intensa melancolía, corre riesgo de muerte al suprimir su alimentación. Esta es la primera referencia de un anoréxico en un contexto médico. • Siglo XII: Aparecen las primeras referencias a la enfermedad; se conocen descripciones de religiosas que perdían peso por una dieta de hambre auto impuesta, y eran llamadas "santas anoréxicas". En esa época, el ayuno en el ámbito religioso era considerado por algunos como acto penitenciario y como medio para conseguir un estado espiritual más elevado; era un medio para que el espíritu triunfara y no la carne. Estar sin comer era considerado como un signo de santidad. • 1347-1380: (Santa) Catalina de Siena comienza a rechazar los alimentos a los 7 años, alimentándose en la adolescencia únicamente de hierbas y pan. A los 26 años, cuando decide dedicarse a la actividad religiosa, al ver que los planes de sus padres eran contrarios, comienza un ayuno que culmina al ingresar a la orden de las dominicanas, luego de haber perdido la mitad de su peso. Fue consejera del Papa Gregorio IX en Avignon; cuando sus intentos de unificación del papado fracasan deja de alimentarse, muriendo poco tiempo después por desnutrición.

El prestigio de Catalina de Siena se extendió rápidamente, contando con muchas seguidoras religiosas luego de su muerte a los 33 años. Tiempo después de su fallecimiento fue canonizada.

• Siglo XIV: Ocurren casos similares a los de Catalina de Siena. Así, se describe en la Edad Media la vida de algunas santas como Liduina de Shiedam o la princesa Wilgefortis. Ésta última, hija del rey de Portugal, ayunó y rezó a Dios rogándole que le arrebatara su belleza. Se negó a ingerir cualquier tipo de alimento con la intención de ser delgada, para así ahuyentar la atención de los hombres. Santa Wilgefortis fue adoptada en algunos países de Europa como santa patrona por aquellas mujeres que deseaban verse libradas de la atención masculina. • Siglo XVI: Surgen las primeras referencias médicas sobre la anorexia. Comienzan aparecer datos de personas que presentan inanición, y cuyas conductas restrictivas de la alimentación se consideran anómalas, socialmente alteradas y sin justificación religiosa. • 1694: Richard Morton describe el cuadro de anorexia nerviosa, enfermedad a la que denomina "consunción nerviosa". Explica el caso de una paciente de 18 años que presentaba los síntomas propios de la anorexia nerviosa como adelgazamiento, dedicación obsesiva al estudio y pérdida de apetito. Cabe destacar que Morton siempre se refiere a la enfermedad como un trastorno nervioso, y que sentó las bases del tratamiento de la psicopatología al alejar a la paciente de su familia para conseguir la curación.

Con el aporte de Morton se consiguió que el concepto de anorexia nerviosa quedara dentro de la medicina científica.

• Siglo XVII: Se origina una orden de monjas llamadas "Las Santas Ayunadoras", las cuales rendían culto a la virgen María mediante el ayuno. Estas mujeres pasaban semanas o días sin comer, llegando incluso algunas de ellas a morir de inanición o a causa de deficiencias cardiacas. • 1873: En París, Lasségue describe cuadros anoréxicos y asegura que la histeria es la causante del trastorno, denominando a la enfermedad "anorexia histérica". • 1874: En Londres, William Gull describe cuadros anoréxicos en una conferencia celebrada en Oxford y acuña el nombre de "anorexia nerviosa" en forma definitiva. En su presentación, Gull destacó su aparición en la adolescencia y principalmente en mujeres, descartando la posibilidad que una enfermedad orgánica justificase a la psicopatología en cuestión. • 1893: Se describe un caso de anorexia tratado con hipnosis. • 1894 Se describe a la anorexia como una psiconeurosis de defensa o neurosis de la alimentación con melancolía. • Siglo XIX: Con el establecimiento de la delgadez como modelo corporal con éxito social y en particular el uso del corset, se produce un aumento significativo de la enfermedad. • 1914: Desde principios del siglo XX la anorexia nerviosa comienza a tratarse desde un punto de vista endocrinológico. En 1914 un patólogo alemán describe una paciente caquéctica a quien al hacerle la autopsia se le encontró una destrucción pituitaria, y durante los siguientes 30 años reina la confusión entre insuficiencia pituitaria y anorexia nerviosa. • Siglo XX: A principios del siglo, Freud (1856-1939) manifiesta que los apetitos eran manifestaciones de la libido, por lo que asocia el comer o no comer a la presencia o ausencia de impulsos sexuales básicos. Para Freud el ayuno suponía la repugnancia o malestar provocado por el alimento – acto sexual. • 1930: A partir de la década del '30 la anorexia nerviosa comienza a ser estudiada principalmente desde el punto de vista psicológico, quedando en olvido las antiguas discusiones acerca del origen endocrino o psicológico del trastorno. Las explicaciones de esta época se encuentran muy influenciadas por los modelos psicoanalíticos que predominaban en ese momento. El trastorno pasa a ser considerado un síndrome. • 1970-1977: Russell intenta mostrar en 1970 y 1977 la relación entre las teorías biologicistas del origen de la enfermedad con las psicológicas y sociológicas, llegando a las siguientes conclusiones:

* El trastorno psíquico provoca la disminución de la ingesta y la pérdida de peso.

* La pérdida de peso es la causa del trastorno endocrino.

* La desnutrición empeora el trastorno psíquico.

* El trastorno psíquico también puede agravar directamente a través de la función hipotalámica y producir amenorrea.

* Es probable que exista relación entre un trastorno del control del hipotálamo en la ingesta y el rechazo de la alimentación característico de la anorexia nerviosa.

* El trastorno hipotalámico podría alterar las funciones psíquicas, generando actitudes anómalas hacia la comida, imagen corporal y sexualidad.

• 1982: Garner y Garfinkel realizan estudios sobre la anorexia nerviosa; a través de sus conclusiones y las obtenidas por Russell la enfermedad se define como un trastorno diferenciado de patogénesis complicada, con manifestaciones clínicas que son el resultado de múltiples factores predisponentes y desencadenantes. • Actualmente: los modelos de investigación están basados en modelos de tratamientos muldisciplinarios y deben señalar los tres núcleos conflictivos de la anorexia: peso, figura y pensamientos distorsionados.

5.3. Causas.

Algunas de las características individuales que nos pueden predisponer a sufrir un trastorno de alimentación son:

▪ Tener hábitos alimentarios inadecuados, intentos de dietas rígidas, irreales e imposibles de cumplir y antecedentes familiares de obesidad. ▪ Preocupación excesiva por la imagen corporal:

▪ el deseo exagerado por conseguir un cuerpo perfecto y así compensar otros aspectos de la personalidad con los que la persona se encuentra insatisfecha. ▪ Desvalorización interna por falta de autoestima. ▪ No ser capaces de enfrentar problemas, planificar soluciones y llevarlas a cabo.

▪ Creencias irracionales sobre la apariencia física y la aceptación social. ▪ Vivir muy pendientes de los demás. Buscar satisfacerles. ▪ Tendencia al perfeccionismo. ▪ Miedo a madurar, a crecer y a manejar la independencia que esto implica. ▪ Familias que conceden una importancia extrema al cuidado de la imagen externa. ▪ Madres y padres que tienen expectativas demasiado altas para sus hijas e hijos. ▪ Miembros familiares con problemas de alcoholismo o depresión. ▪ Malos tratos, abuso sexual o abandono. ▪ Antecedentes de anorexia o bulimia en hermanas o hermanos. ▪ Problemas amorosos, ruptura de amistades, conflictos entre los padres... ▪ Problemas económicos o laborales, ante los cuales la persona se asusta o cree que no podrá resolver. ▪ El inicio de una dieta adelgazante. ▪ Las transformaciones propias de la pubertad. ▪ Un incremento rápido de peso seguido de comentarios críticos de la familia o amigos. ▪ Acontecimientos vitales como un cambio de casa, de escuela, una enfermedad importante o la muerte de un miembro de la familia.

5.4. Síntomas.

Esta patología se caracteriza por una pérdida significativa de peso provocada por el enfermo y por una percepción errónea del propio cuerpo. En consecuencia, los problemas endocrinos se hacen evidentes en un espacio de tiempo relativamente corto. Los principales síntomas que determinan la aparición de la enfermedad son los siguientes:

• Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo adecuado para la edad y talla del enfermo.

• Miedo al aumento de peso o a la obesidad incluso cuando el peso se encuentra por debajo de lo recomendable.

• Percepción distorsionada del cuerpo, su peso y proporciones.

• Ausencia de tres ciclos menstruales consecutivos en las mujeres (amenorrea). Los anoréxicos pueden experimentar una serie de síntomas muy variados: estreñimiento, amenorrea, dolor abdominal, vómitos, etc.

Pero es la familia la que detecta los síntomas que dan la voz de alarma:

• Preocupación excesiva por la composición calórica de los alimentos y por la preparación de los alimentos

• Constante sensación de frío

• Reducción progresiva de los alimentos

• Obsesión por la imagen, la báscula, los estudios y el deporte

• Utilización de trampas para evitar la comida

• Hiperactividad

A estos síntomas se le suman otros rasgos típicos como la irritabilidad, la depresión y los trastornos emocionales o de la personalidad. Asimismo, se manifiesta una alteración de la sensación de saciedad y plenitud antes de las comidas, náuseas, hinchazón, o incluso ausencia de sensaciones.

En cuanto a las consecuencias clínicas, los síntomas son los siguientes:

• Las pulsaciones cardiacas se reducen.

• Se producen arritmias que pueden derivar en un paro cardiaco.

• Baja la presión arterial.

• Desaparece la menstruación en las mujeres (amenorrea).

• Disminuye la masa ósea y, en los casos muy tempranos, se frena la velocidad de crecimiento.

• Disminución de la motilidad intestinal.

• Anemia.

• Aparece un vello fino y largo, llamado lanudo, en la espalda, los antebrazos, los muslos, el cuello y las mejillas.

• Estreñimiento crónico.

• La disminución del gasto energético produce una sensación constante de frío.

• La piel se deshidrata, se seca y se agrieta.

• Coloración amarillenta en las palmas de las manos y las plantas de los pies por la acumulación de carótenos en las glándulas sebáceas.

• Las uñas se quiebran.

• Pérdida de cabello.

• Problemas con los dientes y edemas periféricos. Hinchazones y dolores abdominales.

5.5. Prevención.

5.5.1. Prevención desde la familia

Enseñar y educar desde la infancia, en la familia, a llevar una vida saludable inculcándoles hábitos de alimentación sana y de actividad física adecuadas a sus facultades. Ayudarles con comprensión y confianza a conocer su propia realidad biológica y psíquica, sus capacidades y limitaciones infundiéndoles seguridad en sus propios valores, de forma que puedan sentirse a gusto consigo mismos y se acepten como realmente son. Fomentar la autonomía y criterios capaces de evitar que los excesivos mensajes de los medios de comunicación y la publicidad sobre una imagen corporal falsamente perfecta, se convierta en una meta a conseguir y en un modelo que se olvida de los valores integrales de la persona. Es muy conveniente realizar las comidas en familia, a ser posible nunca en solitario, aprovechándolas para una verdadera comunicación y contacto. Evitar proponerles metas académicas, deportivas, o estéticas inalcanzables con arreglo a su capacidad mental o constitución física, ya que ello les podría producir una disminución de su autoestima. Si precisan perder peso por razones de salud, hacerlo siempre con un estricto control médico. Si manifiestan sus deseos de perder peso innecesariamente o comienzan a reducir su alimentación y ante la más mínima sospecha de pérdida excesiva o reducción anómala de su alimentación, consultar con especialistas de atención primaria.

5.5.2. Prevención desde el aula.

El colegio es el segundo hogar de los niños y adolescentes, en etapa escolar, por esto es muy importante que las instituciones tomen sus previsiones en el área de la salud con respecto a los trastornos alimenticios, para prevenir futuros problemas del alumnado en este tipo de afecciones. Algunos de las cosas que se deben enseñar mediante una charla son las siguientes:

▪ Como defenderse del culto excesivo al cuerpo ▪ Los inconvenientes de ser perfectos/as ▪ Como mejorar la autoestima. ▪ Las consecuencias futuras que tienen los actos del presente, ▪ Transmitir conocimientos básicos sobre una buena alimentación y su importancia.

5.6. Tratamiento.

La normalización de la dieta y los hábitos alimentarios son un paso fundamental en el proceso terapéutico. En segundo lugar está resolver los problemas psicológicos, familiares o sociales concurrentes en la anorexia nerviosa.

5.6.1. Recuperación ponderal

La rehabilitación nutricional y la normalización dietética corrigen las secuelas físicas y psicológicas que la malnutrición perpetúa, estas secuelas psicológicas tardan bastante tiempo en normalizarse después de haber conseguido la recuperación ponderal, éste debe ser el objetivo inicial del tratamiento de la anorexia nerviosa.

5.6.2. Tratamiento dietético

Es muy variada la opinión de si la realimentación debe partir de unos contenidos calóricos normales o bien reiniciarla a partir de dietas bajas en calorías, los diferentes autores no se ponen de acuerdo, si iniciarse en una dieta normal o si progresivamente se debe aumentar la cantidad de calorías. A pesar del riesgo aparente de una realimentación de valor calórico normal, en la práctica no suelen presentarse complicaciones, especialmente si ha sido evaluada correctamente.

No ocurre lo mismo con la alimentación naso gástrica y la parenteral con las que se deberá ser extraordinariamente prudente y este método no debe ser nunca el recurso frente a la falta de personal, o como solución excesivamente médica ante una paciente que esconde, tira, o pone dificultades a la alimentación. Bien distinto es que en el programa de tratamiento dietético se incluya la alimentación por sonda como refuerzo negativo frente a una actitudes puntuales de rechazo de la alimentación, en esos casos puede estar aconsejada la sonda, pero sólo aplicada de una manera puntual, en un programa concertado y nunca dejarla permanente, que no sea una comodidad y sí un recurso terapéutico.

5.6.3. Tratamiento psicológico

El tratamiento psicológico es la piedra angular de un buen programa terapéutico en la anorexia nerviosa. Es bien sabido que las intervenciones psicoterápicas son poco efectivas en las fases más graves de la enfermedad, las pacientes mal nutridas y en bajo peso se muestran extremadamente refractarias a la psicoterapia y difícilmente se observan cambios cognitivos hasta que no se ha recuperado determinado peso. En este sentido la psicoterapia de apoyo, las técnicas de relajación y las sesiones psico educativas facilitarán el que la paciente no vea el programa conductual como excesivamente coercitivo dándole la visión de que únicamente está ingresada para ganar peso. La terapia cognitivo conductual se ha revelado en la última década como la más efectiva en el tratamiento de la anorexia nerviosa y estudios controlados avalan su eficacia. Para el modelo conductual la anorexia nerviosa sería un conjunto de conductas reforzadas por factores ambientales, que gratifican la delgadez, y por estímulos aversivos provocadores de ansiedad, la anoréxica no comería para evitar la ansiedad que le provoca pensar en el aumento de peso.

5.6.4. Terapia familiar

Aunque al principio se mantenía a la familia alejada del tratamiento de las muchachas anoréxicas, progresivamente se fue implicando a la familia en los programas de tratamiento, tanto a nivel ambulatorio como en régimen de hospitalización.

5.6.5. Régimen de tratamiento

Para la elección del régimen de tratamiento, ingreso hospitalario, hospital de día o tratamiento ambulatorio, no debemos guiarnos únicamente por el peso y la salud física del paciente, hay otros índices que nos ayudarán a tomar una decisión clínica muchas veces trascendental. Aunque el programa sea ambulatorio igualmente se precisa un programa de intervención complejo y bien estructurado que contemple las tres áreas de intervención: el peso, la figura y las cogniciones. Se necesita un programa de monitorización de comidas que asegure una dieta capaz de revertir el proceso de la malnutrición y facilite la intervención psicoterápica. La familia deberá tener una información exhaustiva de la patología, sus complicaciones físicas y los riesgos de ciertas conductas de las pacientes, no sólo de la necesidad de tratamiento sino también cuál es el más correcto y qué modelo es el más efectivo. Otro aspecto a valorar por la familia y la propia paciente son los costes del tratamiento, no únicamente los costes económicos: aunque los seguros sociales costeen los gastos, en esta patología hay otros costes: la paciente tal vez deba sacrificar temporalmente estudios o trabajo y la familia al monitorizar y controlar sus conductas relacionadas con la alimentación deberá organizar y organizarse de manera diferente.

5.6.6. Tratamiento en hospitalización.

En pacientes con poca motivación, inestabilidad psicológica, trastorno psiquiátrico asociado y un ambiente familiar poco cooperador, es recomendable el ingreso, y obligado ante pérdidas del 25 al 30% del peso correspondiente en aquel momento según edad y estatura. La intervención terapéutica sobre una paciente anoréxica en régimen de hospitalización precisa de un programa de tratamiento minucioso y exigente, compartido y aceptado por todas las personas que tratan a estas enfermas. Es preciso que este equipo sea multidisciplinario, formado por médicos, psicólogos, enfermeras, auxiliares, y nutricionistas; es imprescindible la formación y habilidad de todo el personal para el tratamiento de estas patologías, especialmente el de enfermería, sin cuyo concurso es muy difícil plantear un tratamiento en hospitalización. A este personal los psiquiatras y los psicólogos deben formarlo, asesorarlo y supervisarlo a través de programas de formación continuada. Los criterios para indicar una internación son los siguientes:

▪ Pérdidas de peso de un 25 a 30%, del que corresponde en aquel y estatura

momento por edad

▪ Enfermedades físicas, secundarias o no a la anorexia, que requieran hospitalización, por ellas mismas o porque asociadas a la anorexia les imprime mayor gravedad.

▪ Trastornos psiquiátricos graves: ansiedad, depresión y riesgo de suicidio

▪ Grave conflicto familiar generado por el trastorno alimentario.

▪ Fracaso confirmado y reiterado del tratamiento ambulatorio.

5.7. Consecuencias de la anorexia.

5.7.1. Consecuencias Físicas.

5.7.1.1. Cardiopatía.

La cardiopatía es la causa médica más común de muerte en las personas con anorexia severa. Un paciente anoréxico puede sufrir braquicardia (ritmos de bombeo anormales peligrosos y ritmos lentos); reducción del flujo sanguíneo; descenso de la presión arterial; disminución del volumen sanguíneo proporcional a la pérdida de peso; disminución del volumen cardíaco (disminución del tamaño del corazón) y del tamaño de las cavidades cardíacas; adelgazamiento de la pared del ventrículo izquierdo; hipercolesterolemia (nivel de colesterol muy alto: 280 - 300); hipotensión (bajadas de tensión arterial); alteración en los mecanismos aeróbicos; menor contracción cardiaca; arritmias; prolapso en la válvula mitral (mal funcionamiento de dicha válvula) y derrame pericárdico (agua fuera del corazón). Es algo probable el paro cardiaco e inclusive la muerte (5 – 10% de los casos).

Los problemas del corazón son un riesgo específico cuando la anorexia es agravada por la bulimia y el uso de ipecac, un medicamento que causa vómitos.

Es interesante mencionar que la actividad cardiaca reducida genera una reducción significativa del gasto específico de energía en reposo.

5.7.1.2. Desajustes de electrolitos.

Los minerales como el potasio, el calcio, el magnesio y el fosfato se disuelven normalmente en el líquido del cuerpo. El calcio y el potasio son particularmente críticos para el mantenimiento de las corrientes eléctricas que causan que el corazón lata regularmente. La deshidratación e inanición de anorexia pueden reducir los niveles de líquido y contenido mineral, una enfermedad conocida como desajustes de electrolito, que puede ser muy grave a menos que los líquidos y los minerales se reemplacen, y puede producir paro cardíaco.

5.7.1.3. Anormalidades reproductivas y hormonales.

La anorexia causa niveles reducidos de hormonas reproductivas, cambios en las hormonas de la tiroides y mayores niveles de otras hormonas, como la hormona de estrés cortisol. Existen por eso dificultades para relacionarse sexualmente La menstruación irregular o ausente (amenorrea) a largo plazo es común, lo cual con el tiempo puede causar esterilidad y pérdida de hueso. La reanudación de la menstruación, indicando niveles de estrógeno restaurados y aumento de peso, mejora las perspectivas, pero incluso después del tratamiento, la menstruación nunca regresa en un 25% de pacientes con anorexia severa. Las mujeres que quedan encintas antes de recuperar un peso normal, afrontan un futuro reproductivo precario, con pesos bajos al nacimiento, abortos espontáneos frecuentes y una tasa alta de niños con defectos congénitos.

El peso bajo solo quizá no sea suficiente para causar amenorrea; los comportamientos extremos de ayuno y purgación pueden desempeñar un papel aun mayor en el trastorno hormonal. La pérdida de minerales óseos (osteopenia) y la osteoporosis causada por niveles bajos de estrógeno y aumento de hormonas esteroides resulta en huesos porosos y sujetos a fracturas. Dos tercios de niños y niñas adolescentes con anorexia no desarrollan huesos fuertes durante este período de crecimiento crítico, una enfermedad potencialmente irreversible.

Entre más tiempo persiste la enfermedad, mayor la probabilidad de que la pérdida de hueso sea permanente. Los pacientes que se rehabilitan a una edad temprana (15 años o menores) tienen mayor probabilidad de lograr una densidad ósea normal. Tan sólo la rápida restauración de la menstruación regular puede proteger contra la pérdida ósea permanente; el aumento de peso no es suficiente. Los niños y adolescentes con anorexia también pueden experimentar crecimiento retrasado debido a niveles reducidos de la hormona de crecimiento. Sin embargo, a pesar de la recuperación, el sufrimiento de osteoporosis en la edad adulta es muy probable.

5.7.1.4. Problemas neurológicos.

Las personas con anorexia severa pueden sufrir daño nervioso y experimentar convulsiones, pensamiento desordenado y cosquilleo, pérdida de sensación u otros problemas nerviosos en las manos o los pies. Las exploraciones cerebrales indican que partes del cerebro experimentan cambios estructurales y actividad anormalmente alta o baja durante los estados anoréxicos; algunos de estos cambios regresan a la normalidad después del aumento de peso, pero existe evidencia de que algún daño puede ser permanente.

5.7.1.5. Problemas sanguíneos.

La anemia es un resultado común de la anorexia y la inanición. Un problema sanguíneo particularmente grave es la anemia perniciosa, que puede ser causada por niveles severamente bajos de la vitamina B12. En algunas anorexias se han hecho descripciones de anemia producida por descensos en las concentraciones plasmáticas de ácido fólico y disminución de los depósitos medulares de hierro y de la capacidad de su fijación en relación con grupos controles. Si la anorexia se torna extrema, la médula ósea reduce extraordinariamente su producción de glóbulos, una enfermedad potencialmente mortal llamada pencitopenia, que es cuando la médula ósea reduce extraordinariamente su producción de glóbulos.

5.7.1.6. Problemas gastrointestinales.

La inflamación y el estreñimiento son ambos problemas muy comunes en las personas con anorexia. Es probable la úlcera de estomago y esófago en las pacientes vomitadoras.

5.7.1.7. Riesgo de muerte.

Entre un 5 y un 15 por ciento de los casos de anorexia extrema es mortal. Las tasas de mortalidad oscilan entre un 4% y 20%. El riesgo de muerte es significativo cuando el peso es menos de 60% de lo normal. El riesgo de muerte prematura es dos veces más alto entre anoréxicos bulímicos que entre los tipos de dieta- restricto. Otros factores de riesgo de muerte prematura incluyen estar enfermo durante más de seis años, obesidad previa, trastornos de la personalidad y matrimonios disfuncionales. Los hombres con anorexia están sometidos a un riesgo específico de problemas médicos potencialmente mortales, probablemente porque se diagnostican generalmente más tarde que las mujeres.

La causa de muerte se relaciona con desajustes electrolíticos que producen paro cardíaco a causa de la falta de potasio; pueden producirse muertes súbitas y no esperadas atribuibles a arritmias secundarias, o a alteraciones electrolíticas debido a vómitos o abuso de laxantes. Muchas de estas muertes pueden relacionarse con cuadros de desgaste o lesión miocárdica; su riego de aparición aumenta mucho cuando el peso de los pacientes disminuye más del 35 al 40% inicial.

5.7.2. Consecuencias psicológicas.

• Los anoréxicos tienen un riesgo aumentado de sufrir bulimarexia o bulimia. • Síntomas de ansiedad, depresión y obsesivos. • Depresión, tristeza, irritabilidad, aislamiento social. Relaciones afectivas conflictivas • Tendencias suicidas: se ha calculado que comprende la mitad de las defunciones en la anorexia. (Razonablemente se puede tomar la posición de que todos los casos de anorexia son intentos de suicidio.)

5.8. Anorexia en Latinoamérica.

Los trastornos de la alimentación, sobre todo la anorexia, se presentan en la adolescencia como parte de la crisis del desarrollo, del crecer, del descubrirse". Así explica este fenómeno el psicoanalista y psiquiatra Armando Barriguete Meléndez. Advierte que también es producido por múltiples factores: neurobiológicos, socioculturales, psicológicos y familiares. "Estos trastornos suceden dentro de una época de muchas crisis, de redefiniciones sociales y personales. Vivimos en un entorno donde al afecto, a la intimidad y a las relaciones no se les presta atención, los jóvenes inmersos en este entorno encuentran problemas para redefinir su identidad y para poder describir, conocer e identificar sus emociones". El especialista afirma que "La crisis del crecer de la adolescente va ligada a los cambios del cuerpo. Su cuerpo evoca que llega una nueva etapa; que tiene nuevos deseos e inquietudes; que tiene gran susto por crecer y desarrollarse y el pavor a aumentar en medidas y peso la lleva a intentar detener su desarrollo mediante estas conductas alimentarias". "Algunos jóvenes no asumen estos cambios — asevera — debido a que implican una manera de ser vistos y de ver; una manera de relacionarse con sus padres, de redefinir los ínter juegos de poder frente a ellos. El cuerpo escuálido de los anoréxicos, que no evoca formas ni movimientos, va relacionado con el deseo de no manifestar lo que sienten. La esbeltez representa — aclara — un desafío, un desacato a lo voluptuoso, al deseo. Las jóvenes se auto castigan dejando de comer y dejando de expresar sus emociones y sentimientos, que no es otra cosa que dejar de ser ellas mismas".

Señala, además, que estos trastornos afectan entre el 1% y el 5% de la población universitaria en los países desarrollados y que de esta cifra 95% son mujeres. ¿Por qué? Armando Barriguete responde: "Durante mucho tiempo creímos saber lo que era lo femenino a partir de la descripción del hombre. Desde hace unos 50 años la mujer se ha dado a la tarea de reflexionar y escribir sobre sí misma. Se está descubriendo. Esto ha generado la idea de que lo que se creía que era la mujer no lo es, pero tampoco lo que se creía que era el hombre; son identidades que se están redefiniendo de manera mutua y crítica. Sin duda, el ser mujer tiene un rasgo extra de crisis por la desigualdad social que existe con respecto al hombre". Respecto a los factores familiares, el especialista subraya que "es en el contexto familiar donde cohabitan tanto la crisis de pareja de los padres, como la crisis del adolescente. Desafortunadamente, no siempre son manejadas en forma adecuada y las niñas con anorexia o bulimia no han podido aceptar los cambios producidos en su familia", señala. El especialista en trastornos de la alimentación nos da su opinión acerca de la influencia que ejercen los nuevos modelos femeninos promovidos por la cultura de masas y la moda: "La moda por sí misma no propicia el trastorno, pero se suma a las dificultades que lo facilitan; las verdaderas causas surgen de la compleja naturaleza humana", concluye. América latina ha sido afectada en los últimos años de manera rápida e inescrupulosa como indica La sicóloga bogotana Camila Pombo, quien vivió bajo los rigores de la anorexia y desde hace cuatro años estudia y trata la enfermedad, aseguró que este mal es una amenaza innegable para las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes en todas las ciudades latinoamericanas. Es una consecuencia de lo que describió como “la globalización de la cultura”. De acuerdo con Pombo, la información disponible indica que en el mundo muere al menos un 10 por ciento de las mujeres que padecen el mal. Frecuentemente, el rechazo a los alimentos comienza cuando el padre o la madre sugieren a sus hijas que han excedido el peso de las modelos de las propagandas o a partir de comentarios mordaces de enamorados o esposos que quieren ver en ellas el reflejo de los símbolos sexuales del momento. Luego viene la atribulada imposición de una dieta y el desarrollo de una distorsión sicológica. La pérdida de peso es alabada por la familia y las amistades y la testarudez por alcanzar la perfección física hace que la chica se vea obesa en el espejo, aun cuando su aspecto real sea de raquitismo y de desaliento. La sensación de hambre desaparece y la nutrición llega a depender escasamente de la ingestión de agua y de algunos pocos vegetales.

5.9. La moda y la anorexia.

Según Lic. Nadia Vitola Psicóloga UBA, La moda es en primer lugar un fenómeno cultural, muy ligado al pensamiento. De hecho, son muchos los que a la hora de estudiar una cultura o

una sociedad se fijan precisamente en cómo se viste. Sin tener que remontarnos a la historia, un ejemplo actual de la importancia de la moda es el problema de la anorexia... La moda influye no sólo en la forma de vestir, sino en el modo de vivir, un ejemplo claro, se puede ver en las campañas publicitarias donde se muestran estereotipos de belleza representados por modelos, ejerciendo modos concretos de conducta: en la relación hombremujer, con los amigos, ante los padres, situaciones de éxito, etc. En la percepción de la propia imagen corporal también intervienen factores biogenéticos y psicológicos, además de la autoestima. En ocasiones, la delgadez se asocia a prestigio social, éxito, belleza, elegancia y salud, y que la moda y los medios de comunicación pretendan que las personas sigan un mismo modelo estético y forma de vida es irracional, pero acorde con el deseo de todas las personas. La anorexia no sólo consiste en no comer por miedo a engordar, sino también en no gustarse a uno mismo, no aceptarse como persona, y miedo a la no aceptación del otro. Parece que la moda y esta enfermedad van de la mano. Sea o no culpable la industria de la moda, lo cierto es que en nuestra sociedad existe una obsesión por el aspecto físico y la belleza exterior. Una obsesión que, a veces, puede llegar a ser enfermiza.

5.10. Estadísticas.

En aproximadamente el 90% de los casos de anorexia, las pacientes son mujeres de entre 10 y 29 años (en los países desarrollados, la anorexia nerviosa afecta aproximadamente a 1 de cada 200 ó 300 chicas de edades comprendidas entre los 12 y los 24 años).

La edad promedio de inicio de anorexia es de 17 años, aunque algunos datos sugieren la existencia de picos., bimodales a los 14 y a los 18 años.

Esta enfermedad es más frecuente en la mujer que en el varón en una proporción de 10 a 1, pero aunque actualmente las mujeres jóvenes siguen siendo el grupo más afectado, los varones, los niños / as menores de 12 años y las mujeres maduras comienzan a agregarse a la lista de víctimas de este trastorno, aunque es muy rara la aparición de este trastorno en las mujeres mayores de 40 años.

A pesar de que hay pocos estudios epidemiológicos realizados, pues muchos pacientes anoréxicos nunca acuden al médico, los expertos calculan que afecta a cerca del 1% de la población.

Las actitudes y pensamientos con el cuerpo, el peso y la alimentación, y la evolución de la enfermedad indican que después del diagnóstico, un 25% de las pacientes siguen siendo anoréxicas, un 40 % tiene síntomas depresivos y un 25% obsesivos.

Entre el 50 y el 60% de los casos se cura y el resto de pacientes cornifican la enfermedad. Tras doce años de evolución de la enfermedad en una persona la curación se considera prácticamente imposible.

La mortalidad por desnutrición se sitúa entre el 8 y el 10% pero cuando la enfermedad dura más de 30 años este dato se eleva al 18%.

6. Conclusiones.

Al Analizar el antecedente histórico y cultural de la anorexia, Investigar los factores psicológicos que afectan a las personas anoréxicas, comprobar la incidencia de la anorexia con la infertilidad y Conocer las complicaciones y consecuencias de la anorexia se llegaron a las siguientes conclusiones: ▪ La anorexia fue conocida desde hace muchos años en el siglo IX, a través del paso del tiempo, ha ido extendiéndose y volviéndose mas compleja en todo aspecto. ▪ Los factores psicológicos que afectan a las personas anoréxicas, tienen como características principales que sufren el riesgo aumentado de de sufrir de bulimia, también sufren de ansiedad, depresión y se vuelven obsesivos con su peso, teniendo a causa de esto depresiones, irritabilidad, y aislamiento social, hasta llegar a la muerte. ▪ Se ha comprobado que la anorexia en cierto momento de su progreso provoca la amenorrea (ausencia de 3 ciclos menstruales) y causa niveles reducidos de hormonas reproductivas. ▪ Las complicaciones y consecuencias que conlleva la anorexia son muy graves, puede dejar secuelas para toda la vida, porque puede dañar cualquier parte de nuestra integridad física, emocional y mental.

7. Recomendaciones.

Por la importancia que tiene el hogar, en la prevención de esta enfermedad, se recomienda:

▪ Mantener una comunicación activa y sana en la familia. ▪ Promover la buena autoestima de los hijos y personas del entorno. ▪ Evitar personas con malos hábitos alimenticios en el entorno familiar y social de los hijos. ▪ Evitar comparaciones físicas e insinuaciones por sobrepeso en los hijos. ▪ Hacer menos difícil la etapa de la adolescencia, hablándoles a los hijos de manera clara y firme pero con amor y respeto. ▪ Estar siempre pendientes de la conducta que tienen los hijos acerca de la comida.

8. Bibliografía

1.- ESCOTT, Sylvia. MAHAN, Kathleen. “Nutrición y dietoterapia de Krause”. Mc Graw-Hill. España. 2001. 2.- LATINI, Cielo. “Abzurdah”. Buenos aires. Editorial planeta. 2006. 3.- Recuperado el 23 de noviembre de 2007 en http://www.portalplanetasedna.com.ar 4.- Recuperado el 23 de noviembre de 2007 en http://www.medicinainformación.com 5.- Recuperado el 23 de noviembre de 2007 en http://www.Geosalud.com

6.- Recuperado el 23 de noviembre de 2007 en http://www.recursos.pnte.cfnavarra.com 7.- Recuperado el 24 de noviembre de 2007 en http://www.comoves.unam.mx 8.- Recuperado el 24 de noviembre de 2007 en http://www.cimacnoticias.com 9.- Recuperado el 25 de noviembre de 2007 en http://www.healthsystem.virginia.edu 10.- Recuperado el 25 de noviembre de 2007 en 11.- Recuperado el 25 de noviembre de 2007 en http://www.mediweb.com http://www.aluba.org

9. Anexos.

9.1 Anexo I.

Fotos de personas anoréxicas.

[pic]

[pic]

[pic]

[pic]

9.2. Anexo II. Encuesta [pic]

9.3. Anexo III. Tabulación de las encuestas

1.- Me da mucho miedo pesar demasiado. [pic]2. Procuro no comer aunque tenga hambre.

[pic]

3.- Me preocupo mucho por la comida.

[pic] 4.- a veces me he atracado de comida, sintiendo que era incapaz de parar de comer.

[pic]

5.- corto mis alimentos en trozos pequeños.

[pic] 6.- Tengo en cuenta las calorías que tienen los alimentos que como

[pic]

7.- Evito, especialmente, comer alimentos con muchos hidratos de carbono (pan, arroz, patatas.)

[pic] 8.- Noto que los demás preferirían que comiese más.

[pic]

9.- Vomito despues de haber comido.

[pic] 10.- Me siento muy culpable después de comer.

[pic]

11.-Me preocupa el deseo de estar más delgada. [pic] 12.- Hago Mucho ejercicio para quemar calorías.

[pic]

13.- Los demás piensan que estoy demasiado delgada. [pic] 14.- Me preocupa la idea de tener grasa en el cuerpo. [pic]

15.- Tardo en comer más que las otras personas. [pic]

16.- Procuro no comer alimentos con azúcar.

[pic]

17.- Como alimentos de régimen. [pic]18.- Siento que los alimentos controlan mi vida.

[pic]

19.- Me controlo en las comidas. [pic] 20.- Noto que los demás me presionan para que coma.

[pic]

21.- Paso demasiado tiempo pensando y ocupándome de la comida.

[pic] 22.- Me siento incómoda después de comer dulces.

[pic]

23.- Me comprometo a hacer régimen. [pic]24.- Me gusta sentir el estómago vacío. [pic]

25.- Disfruto probando comidas nuevas y sabrosas. [pic]

26.- Tengo ganas de vomitar después de las comidas.

[pic]

9.4. ANEXO IV

[pic]

CONCLUSION

Al finalizar este éste trabajo, puedo concluir que fue un tema interesante, si tuviera la oportunidad de volver al principio de mi consulta elegiría este tema de nuevo, el tema fue bastante interesante, aprendí mucho más de lo que tenía planeado, cumplí mis metas satisfactoriamente. Uno de los aspectos más importantes que no hacia partes inicial de mis metas, es el haber aprendido la metodología de una investigación o consulta. En cuanto a mis objetivos tanto específicos como generales puedo decir que los cumplí, respondí claramente mi pregunta problema. Al confrontar mi INVESTIGACION con los datos recopilados y las encuesta realizadas puedo concluir que en los cinco casos se cumple lo planteado, lo que hace que el resultado de mi consulta haya sido muchos más satisfactoria.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->