P. 1
Jinete Inmortal(2)

Jinete Inmortal(2)

|Views: 448|Likes:
Publicado porspanioliinvc

More info:

Published by: spanioliinvc on Jun 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/22/2015

pdf

text

original

Página | 1

Créditos

Alina

Fabiola

Taly

Página | 2

Índice
Sinopsis 04 Uno Dos Tres Cuatro 38 Cinco Seis Siete Ocho Nueve Diez Once Doce Trece Catorce 151 Quince Dieciseis 174 164 52 62 80 94 103 111 119 131 140 05 12 26 Veintitres Veinticuatro Veinticinco Veintiseis Veintisiete Veintiocho Veintinueve Treinta Treinta y uno Treinta y dos Treinta y tres Treinta y cuatro Treinta y cinco Treinta y seis Treinta y siete Treinta y ocho 412 392 396 356 362 374 383 298 312 321 330 336 345 283 288 274

Página | 3

Dicecisiete Dieciocho Diecinueve Veinte Veintiuno Veintidos

188 206 221 239 251 260

Lethal Rider Sobre la autora

420 421

Sinopsis
La bella, poderosa e inmortal Limos mantiene una encarnizada lucha con su destino, pues ha sido marcada como la compañera del mismísimo Satanás, un ser celoso que la quiere toda para sí mismo. La única forma que tiene esta Jinete del Apocalipsis de mantenerse a salvo—tanto ella como a la humanidad—es guardando las distancias. Pero ni siquiera una hembra como ella puede protegerse de sus propios secretos... o resistirse al seductor atractivo de un valeroso humano. Arik Wagner sabe mejor que nadie lo que significa el dicho de que «el amor duele», pero nunca se imaginó que por robarle un beso a Limos se metería de lleno en el Infierno. Literalmente hablando. Para sobrevivir a las torturas a las que le someterán los demonios tendrá que hacer uso de toda su disciplina militar. Pero una vez que regrese a la superficie, se dará cuenta de que la agonía sólo acaba de empezar. Con el Apocalipsis cerniéndose sobre nuestro mundo y Satanás demandando a su compañera, ¿podrán Arik y Limos sucumbir al ardiente deseo que los consume? ¿O será su pasión la que desate el Infierno en la Tierra?

Página | 4

Uno
Arik Wagner tenía que reconocerlo. Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis
sabían montar una buena fiesta. Al menos tres de ellos. El cuarto, cuyo nombre había sido Reseph antes de que su Sello se rompiera, y que ahora era conocido como Peste, no estaba para dar muchas fiestas. Llevaba fuera de combate un mes, justo el tiempo que hacía que había sido derrotado por sus hermanos. Posiblemente, el muy cabrón ahora estaría reorganizando su ejército de demonios, pero, por el momento, todos respiraban aliviados. Estaban celebrando la victoria sobre Peste y también el compromiso de Ares— conocido como Guerra, el Segundo Jinete del Apocalipsis—y su novia, Cara. Todos los que sobrevivieron a la batalla librada en el Sheoul habían sido invitados a la mansión griega de Ares. Invitación que se había extendido al personal del Hospital General del Inframundo, de modo que Arik estaba rodeado por la mayoría de sus parientes políticos demonios. Thanatos—el Cuarto Jinete, el que se convertiría en Muerte si su Sello se rompía—se tropezó con él al intentar atrapar un balón de fútbol americano que alguien había lanzado al aire.

Página | 5

—Mira por dónde vas, gilipollas—masculló Arik. — ¿Qué pasa, humano?—Thanatos le golpeó en el hombro con el balón, con la fuerza suficiente como para hacerle dar un paso atrás—. ¿Prefieres el ping-pong? Exasperado, Arik buscó a Kynan Morgan, su viejo amigo del ejército y actual dirigente de la Égida, una antigua organización encargada de dar caza y exterminar a los demonios y demás criaturas del Inframundo. Quería largarse ya, así que, cuando lo localizó, le lanzó una mirada de « ¿a qué estás esperando para salir de aquí?». Ky, que estaba enfrascado en lo que parecía una interesante conversación con Ares, le enseñó el dedo corazón. El dirigente de la Égida y él habían ido a la fiesta con la intención de no quedarse más de diez minutos, ya que Kynan quería disfrutar del mayor tiempo posible junto a su esposa, Gem, y su hija recién nacida. Una buena excusa para largarse de allí. Si Arik pasaba otro minuto más con aquellos capullos sobrenaturales, iba a cortarle el cuello a alguien. Además, si Limos, la única jinete, lo sorprendía mirándola de manera lasciva un vez más, sería ella la que le rebanaría el cuello a él. Nadie parecía prestarle atención, así que se dirigió al exterior para disfrutar del frío aire nocturno. Siempre le había gustado Grecia. De hecho, la había visitado un par de veces en sus misiones militares, La comida era buena, el clima perfecto y sus habitantes confraternizaban con los americanos. Por desgracia, entre los griegos había un alto número de demonios, igual que en casi todos los países de larga tradición cultural. Los demonios, al ser sumamente longevos, si no inmortales, tenían cierta inclinación a permanecer en los lugares que conocían mejor. Sí, las criaturas del Inframundo no se caracterizaban por ser demasiado aventureros. ¡Qué estúpidos! Se sentó en un banco de piedra frente al mar. Sentía sobre él los pequeños y redondos ojos de los guardias, los demonios ramreel que servían a Ares, pero los ignoró y alzó la mirada al cielo. Las estrellas brillaban esa noche con todo su esplendor, destacando con intensidad en el negro azabache de la noche. La esencia personal de Limos llegó hasta Arik antes de oír cómo se acercaba la joven; el aroma a coco flotaba en el aire y hacía que su sangre se moviera más rápido. Los cocos jamás le habían excitado antes, algo comprensible, ya que aquel olor tampoco le

Página | 6

había recordado nunca a una hembra ardiente con el pelo tan negro como la medianoche. — ¿Qué haces aquí?—La suave voz de la joven contrastaba notablemente con la guerrera que él sabía que era, haciendo que Arik se preguntara cómo sonaría en la cama. ¿Se dejaría llevar por su lado femenino o saldría a la superficie su parte dominante y luchadora? —Necesitaba un poco de aire fresco. — ¿Por qué? Porque me estás volviendo loco. —Solo lo necesitaba. — ¿Quieres desahogarte? Arik parpadeó. — ¿Qué? Limos se detuvo frente a él. Sus rodillas se tocaban y el vestido hawaiano de color violeta—a juego con sus ojos—se arremolinó alrededor de sus bien proporcionados tobillos, rozando las botas de Arik. —Te noto tenso. ¿Quieres desfogarte? ¿Un pequeño mano a mano, quizá? ¡Dios! Era cierto que estaba tenso, pero no porque quisiera pelearse con nadie. Lo que deseaba era desnudarse y, cosa extraña, la imaginaba a ella de la misma forma. Lo único que tendría que hacer sería tirar del vestido, deslizárselo por las caderas, y sus ojos quedarían al nivel del lugar más íntimo de Limos. ¿Le permitiría saborearla? ¿A qué sabría? ¿Desprendería ese aroma a coco por todo su cuerpo? Porque ahora le encantaba el puto olor a coco. Sin saber muy bien cómo, consiguió reunir el suficiente autocontrol para ponerle las manos en la cintura y apartarla para poder levantarse. —No necesito desfogarme. —Aunque mi polla sí. Ella le mataría si supiera lo que estaba pensando.

Página | 7

Se volvió hacia la casa con intención de sacar a Kynan de allí, sí o sí, pero, como era de esperar, Limos no estuvo de acuerdo. ¡Malditos jinetes! Se creían que todo el mundo tenía que hacerlo que ellos quisieran. —Espera. —Limos le retuvo por el codo y le obligó a girarse—Vamos, te dejaré golpear primero. Trató de engatusarle, arqueando las cejas negras como el azabache. Él se inclinó hacia ella y la miró a los ojos. —Yo no le pego a las chicas. No debería haberlo dicho... pero lo hizo. Medio segundo después, estaba tumbado de espaldas en el suelo con el pie de Limos sobre el cuello. — ¿Lo ves?—se regodeó ella—, por eso te he dicho que te dejaría golpear primero. Al menos esta vez no te he roto las costillas. — ¿Haces esto a todos los hombres que conoces o yo soy especial?—resopló él. Limos curvó los sensuales labios en una sonrisa. —Oh, claro que eres especial, pero yo no me lo tomaría como un cumplido. —Puedo verte las bragas. —No era cierto, pero ella abrió los ojos asombrada y se apresuró a reacomodarse el vestido, sin importarle estar aplastándole la tráquea un poco más. Arik aprovechó la ocasión para agarrarle el tobillo con la única intención de poder respirar, pero sin embargo, la piell era tan suave que tuvo que acariciarla. — ¿Qué haces?—jadeó ella. Arik sonrió. —Nada. —Le deslizó el pulgar de arriba abajo por la pierna, concentrándose en el lugar donde el tobillo se unía a la pantorrilla. Tenía los músculos firmes y la piel sedosa y, ¡joder!, le hubiera gustado seguir acariciándola más arriba. Bueno, al menos tenía a Limos justo dónde quería... con la guardia baja. Ahora iba a presionarla un poco más—. Eres una JGF—susurró. — ¿Una qué?

Página | 8

—Una jinete con la que me gustaría follar. Arik dio un tirón y apartó el pie de Limos de su garganta. Al mismo tiempo, y con cuidado de no hacerle daño y amortiguar su caída, se retorció de tal manera que ella se desplomó sobre él. La jinete pareció alarmada, tan completamente sorprendida de que Arik la hubiera superado que permaneció inmóvil sobre su pecho con la boca abierta, mirándole sin pestañear. Santo Dios, era preciosa. Y esa boca... estaba hecha para hacer suplicar a un hombre. Así que la besó. No se percató de lo que había hecho hasta que sus labios se apoderaron de los de la joven. Arik pensaba que ella no podría escandalizarse más, pero Limos arqueó las cejas con tanta rapidez que hasta le hubiera hecho gracia si no fuera porque estaba concentrado en alzar la cabeza para besarla más profundamente. Así era él. No le gustaban las cosas a medias. Puede que no fuera su intención besarla, pero una vez que lo había hecho... Pensaba seguir hasta donde ella le dejara. Llegar, ver y vencer. Por un breve y dulce instante, Limos le devolvió el beso. Sus labios se suavizaron y su lengua buscó la Arik, vacilante, como si no estuviera segura de lo que estaba haciendo pero quisiera tomar todo lo que pudiera. Después, se desató el caos. Lirnos se alzó sobre él y, con lo que debieron ser todas sus fuerzas, le incrustó el puño en la mejilla. Un intenso dolor se extendió por su cara, por cada hueso y cada diente. Hacía tan sólo un segundo la estaba saboreando y ahora... ahora lo que saboreaba era su propia sangre. — ¿Qué coño?—O al menos, pensó que estaba gritando Sus palabras sonaron ahogadas por culpa de los destrozados labios y el corte que se había hecho en la lengua. Estaba seguro de que Limos le había rolo la mandíbula y los pómulos. En realidad lo que le pareció escuchar fue algo así como «qué foño». —Me has besado. —Ella retrocedió con tanta rapidez que perdió las chanclas. — ¡Jodido cabrón! ¡Me has besado! ¡Joder! Pues claro que la había bes...

Página | 9

El suelo comenzó a retumbar alrededor de Arik y, de repente, surgieron unos enormes brazos espinosos de la tierra. Al instante, notó cómo le agarraban una docena de manos. Un agónico dolor le atravesó mientras retorcían y tiraban de sus extremidades, despellejándole. Empezó a perder el sentido de la realidad. Se le oscureció la visión, aunque sus oídos siguieron funcionando. ¡Dios!, el dolor era insoportable, estaba a punto de perder la consciencia, pero, antes de hacerlo, escuchó la aterrada voz de Limos. Sin embargo, lo que le gritaba no tenía ningún sentido. No digas mi nombre, Arik. ¡No importa lo que te hagan! ¡No digas mi nombre! Limos estaba totalmente paralizada, más aterrorizada que nunca en su vida. Y dado que tenía cinco mil años, eso era decir mucho. Sus hermanos y Kynan salieron de la casa en tropel con las armas en alto y, al verla, se detuvieron en seco. — ¡Dios!—gritó Kynan—. ¿Qué cojones...? ¡Arik! — ¡Limos!—Thanatos la estrechó contra su pecho y sólo entonces ella se dio cuenta de que se había acercado demasiado a los gigantescos brazos, o lo que quiera que fuesen, que estaban tirando de Arik hacia las entrañas de la tierra. —Me ha besado—repitió una vez más, con voz aguda y aterrada. Sin decir ni una sola palabra, Ares sacó una daga y, con un ágil movimiento, se la lanzó a Arik. El primer instinto de Limos fue detenerle, pero el arma ya surcaba el aire, directa al corazón del militar. De pronto, una flecha cruzó el aire nocturno para hacer pedazos la daga de Ares. Peste, con sus ojos azul hielo brillantes bajo la luz de la luna, estaba junto al acantilado, con el arco en la mano y una sonrisa de satisfacción en la cara. —Ya me lo agradecerás más tarde, hermanita. Thanatos rugió enfurecido al tiempo que una mancha negra y peluda les rebasaba para lanzarse sobre el recién llegado. Pero antes de que Hal, el sabueso protector de Cara, alcanzara a Peste, éste convocó un portal de desplazamiento y entró en él.

Página | 10

Cuando Peste desapareció, Limos se volvió hacia Arik, pero también había desaparecido. La única señal de que había estado allí era la sangre que manchaba la arena. — ¿Qué diablos ha ocurrido?—Kynan se volvió hacia Ares—. ¿Por qué has intentando matarle? ¿Te has vuelto loco, gilipollas? Limos no podía hablar. Qué irónico que hacía apenas unos segundos no pudiese dejar de gritar incoherencias y que ahora su garganta fuera incapaz de emitir un solo sonido. Ares, por su parte, permanecía tranquilo a pesar de que Kynan le había llamado gilipollas y de que le tenía sujeto por la camisa mientras le gruñía a la cara. —Ha besado a Limos—dijo Ares con voz ronca, señal de que no estaba tan tranquilo como su hermana pensaba—. Ella no puede tener contacto sexual con ningún macho. Kynan soltó a Ares y concentró su mirada asesina en ella. —Explícate. Limos seguía sin poder decir nada. Ni una sola palabra. La noche, que siempre había odiado porque le recordaba el Sbeoul, la envolvía. ¿Por qué había hecho eso Arik? ¿Cómo se le había ocurrido besarla a ella, que era uno de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis? ¿Y durante cuánto tiempo le seguiría culpando, sabiendo que ella misma había deseado ese beso con todas sus fuerzas? — ¡Que alguien me responda!—exigió Kynan. — ¿Te acuerdas cuando te dijimos que Limos era la prometida de Satanás?— intervino Thanatos. —Nuestra hermana no se convertirá en su compañera hasta que su Sello se rompa, la capturen en el Sheoul o haga algo que le ponga celoso. —Entiendo que Satanás sea celoso—gruñó Kynan. —Lo que no comprendo es por qué ella sigue aquí y Arik ha desaparecido. —Porque las cosas no son tan sencillas. Satanás no la puede tener hasta que el macho que provocó sus celos repita el nombre de ella en medio de una terrible agonía.

Página | 11

Kynan tragó saliva tan audiblemente que hasta Limos pudo escucharle. —Entonces, ¿sigue vivo? ¿Dónde? —En el Infierno—murmuró Limos. —Arik está en el Infierno.

Dos
Un mes después

Arik no sabía cuánto tiempo llevaba en el Infierno. Cuando uno está a
oscuras y sufriendo una constante agonía los minutos parecen no correr. Y aquellos jodidos demonios no iban a dejarle morir. Él lo había intentado con todas sus fuerzas, pero lo mantenían con vida curando de vez en cuando todas las heridas y traumas que le infligían. Por lo menos ahora estaba tranquilo, disfrutando de uno de esos escasos momentos en los que podía dormir. Soñar era el único placer que podía permitirse... aunque todos sus sueños tuvieran que ver con la mujer que lo había metido en aquel agujero de mala muerte. Limos. Cerró los ojos y se recostó sobre la fría piedra, lo que supuso un alivio para su magullada y desnuda piel. Hizo caso omiso, no sin esfuerzo, del rugido de su estómago y del incesante goteo que le llegaba de fuera de la celda y con el que trataban de volverle loco, ya que los demonios le racionaban el agua, y la poca que le daban, solía estar estancada y tenía un sabor repugnante.

Página | 12

Intentó pensar en su hermana, Runa, y sus sobrinos, en su trabajo en la división R-X, la Unidad Paranormal del ejército de los Estados Unidos, o en cómo le habían metido en la Égida, una organización de civiles encargada de luchar contra los seres del Inframundo. Trató de pensar en el plan que estaba urdiendo para escapar de allí... en cualquier cosa excepto en Limos, pero su mente parecía centrarse en aquella belleza de cabellos de color ébano y ojos violetas. La primera vez que la había visto no le gustó nada, sobre todo porque le había dejado fuera de combate, le rompió unas cuantas costillas y había intentado convertirle en papilla. Papilla... Dios, estaba hambriento. De modo que, no, no podía decirse que le hubiera tomado mucho cariño al Tercer Jinete del Apocalipsis en su primer encuentro. De hecho, tampoco se lo tenía ahora. Porque, por culpa de esa mujer, le habían arrastrado hacia el Sheoul, el reino demoníaco situado en las entrañas de la Tierra, y le habían desnudado y torturado repetidamente hasta casi matarle. Pero lo más extraño de todo era que parecía que los demonios que lo mantenían encerrado sólo querían que dijera el nombre de la jinete. Que pronunciara su jodido nombre. ¿Qué tipo de chorrada era esa? Hasta el momento, Arik no había dado su brazo a torcer. Bueno, sí que le habían torcido el brazo. En realidad le habían retorcido y roto todas las partes del cuerpo, pero aquellos jodidos y espeluznantes demonios de raza desconocida tenían a un seminus que se encargaba de curarlo para que no muriera y así poder seguir torturándole. Habían intentado convencerle a través de la inanición e incluso se habían metido en su cabeza para hacerle creer que estaba en algún otro lugar mejor que aquél para que dijera el puto nombre. Le habían sometido a todas las torturas y aberraciones inimaginables. Y en ese área los seres del Inframundo eran infinitamente creativos. Pero nunca le habían explicado el motivo por el que querían que pronunciara el nombre, y aunque hubiera sido más fácil rendirse y librarse del tormento al que estaba siendo sometido, no había podido hacerlo. Todo lo que fuera importante para esos cabrones no podía ser bueno para la humanidad. Además, Limos había sido categórica cuando el suelo se lo tragó, literalmente hablando, de una forma que
Página | 13

le hizo sentir como si fuera un trozo de queso en un rallador. No digas mi nombre, Arik. ¡No importa lo que te hagan! ¡No digas mi nombre! ¿Y si pronunciar su nombre ocasionaba un terremoto a nivel mundial o creaba una fisura en la Tierra que liberaba a todos los demonios del Sheoul? Además, como Arik tampoco sabía exactamente a qué se refirió Limos con lo del nombre, no la había llamado de ningún modo. Ni Li, su diminutivo; ni Hambre, como se la conocería si su Sello llegaba a romperse. Qué apropiado que pudiera terminar llamándose Hambre, ¡con lo hambriento que estaba él en ese momento! Su estómago volvió a rugir y Arik puso la mano sobre el abdomen deseando fervientemente que el Sello de Limos estuviera a salvo. Por lo visto, la ruptura del Sello de la jinete tenía que ver con un antiguo y desaparecido cuenco que llevaba grabada una balanza. Una vez que lo encontraran, uno de los jinetes tendría que beber de él para que el sello cayese. Beber... ¡Lo que daría por un sorbo de agua! Acarició su hundido vientre sabiendo que la sed y el hambre que le atenazaban era lo que menos tenía que preocuparle, porque, si el Sello de Limos se rompía, los humanos conocerían de primera mano lo que sería el Infierno en la Tierra. Los Jinetes del Apocalipsis no eran criaturas malignas—en realidad eran mitad demonios, mitad ángeles, que caminaban constantemente por la línea que dividía el Bien del Mal—, pero si sus Sellos se rompían antes de que aconteciera la profecía recogida en la Biblia, entonces se convertirían en seres perversos que desencadenarían el Armagedón. Arik ya había tenido un anticipo de lo que podría llegar a pasar si aquello sucediera, ya que Peste, el Primer Jinete del Apocalipsis, antes de que sus hermanos le pusieran en su lugar en la última batalla que libraron, había sembrado la destrucción y el caos allá por donde fue, dejando tras de sí innumerables cadáveres. Pero ahora las conversaciones de los captores de Arik indicaban que Peste se había reagrupado, reforzando sus ejércitos y que estaba volviendo a intentar que el resto de Sellos se rompieran para que comenzara el fin de los días de una vez por todas.

Página | 14

¡Vaya un gilipollas! Sintió cómo se le clavaba la afilada punta de un guijarro en el trasero y, al cambiar de postura, se le clavó algo bien distinto... el hueso de algún otro desgraciado que había estado en aquella celda antes que él. Pero Arik no iba a rendirse tan fácilmente. Los puercoespines infernales tenían la encantadora costumbre de comerse tu cara si te dormías. Así que, mientras estuviera sentado, por lo menos podría darles una buena patada en cuanto se acercaran a él. Muchas gracias, Limos. ¿Cómo coño podía haberse metido en un lío como aquél por un simple beso? Tampoco era que la hubiera obligado a hacer nada que ella no quisiera. Sí, la había besado, y durante un ardiente segundo ella se lo había devuelto de buena gana. E inmediatamente después, había entrado en cólera. Aunque Arik no tenía muy claro por qué Limos había perdido los estribos de ese modo, sabía que ella era la responsable de cada una de las gotas de sangre que había derramado en esa celda. Sus captores no dejaban de confirmárselo, diciéndole una y otra vez que estaba siendo torturado por la falta de control y el egoísmo de esa mujer. Incluso le habían propuesto una salida para escapar de todo aquel sufrimiento: grabar un mensaje de voz en el que rogara a Limos que acudiera en su ayuda para que, cuando la jinete fuera a buscarle, la apresaran a ella a cambio de su libertad. Tu valiosa vida por la de ella. Esa perra ocupará tu lugar y tendrás la satisfacción de saber que está recibiendo lo que se merece. Seguro que estás deseando vengarte. Esos demonios le habían leído la mente como si fuera un libro abierto. Claro que quería vengarse, pero no de ese modo. Nunca permitiría que una mujer, ni siquiera una como Limos, sufriera a manos de esa panda de bastardos. Así que terminó rechazando la oferta, que, de todos modos, era una trampa, y que le costó dos martillazos en los tobillos. Cuando volvió a rechazarla, el martillo

Página | 15

fue directo a sus rodillas, y con el tercer rechazo se ganó una pelvis rota. Menos mal que, llegados a ese punto, se desmayó y no tuvo que volver a decir que no. Eres un estúpido, dijo uno de sus torturadores, el que tenía un falso y elegante acento inglés. Vas a morir en este agujero y todo por culpa de Limos. Sí, Arik era plenamente consciente de ello. Pero eso no le impedía soñar que estaba con ella. Desnudos. Unas veces, ambos retozaban en la playa cubiertos de bronceador. Otras, lo único que hacía era besarle la mano y perderse en aquellos exóticos ojos. En ocasiones la tomaba contra la pared o la penetraba desde atrás mientras ella se aferraba a una palmera para no caerse. Pero el sueño erótico que más le gustaba era aquel en el que la tenía tumbada de espaldas, con las olas acariciando su exquisita piel, al tiempo que él lamía su ardiente sexo y saboreaba el agua salada mezclada con la esencia tropical de ella. Limos siempre había olido a coco y piña. Dios, estaba famélico. ¿Por dónde iba? Ah, sí. La venganza es un plato que se sirve frío y que se disfruta despacio.

***
Limos no estaba de buen humor. De hecho llevaba semanas cabreada. Pero era muy buena simulando que estaba bien y en ese momento estaba actuando de tal forma que hasta podría haber conseguido una nominación a los Oscar. El sol hawaiano bañaba su piel mientras mecía las caderas al ritmo de la última canción del grupo Maroon 5 y miraba fijamente al demonio alto y moreno que estaba sentado en la barra móvil que ponía en las fiestas que solía dar. Los ojos del macho la recorrieron con avidez de arriba a abajo al tiempo que le daba un sorbo al margarita que estaba bebiendo. Cuando cambió de posición para acomodar la erección que sobresalía de sus pantalones, Limos supo que ya era suyo. Despacio y de forma seductora, se acercó a él añadiendo un grado más de balanceo a sus curvas con cada paso que daba. Sus pies desnudos se hundieron en la cálida arena, haciendo que sus piernas tuvieran que esforzarse más al caminar, consciente de que él estaba disfrutando de sus tonificados músculos. La minifalda

Página | 16

rosa llamó aún más su atención y su mirada se oscureció cuando la brisa la alzó unos centímetros para revelar que no llevaba ropa interior. El estómago plano, adornado con un piercing dorado en forma de aro, fue la siguiente parada en la mirada voraz del macho, que ascendió poco a poco hasta la minúscula parte superior del bikini que cubría sus pechos del mismo modo que lo harían dos tiritas. En el omoplato de Limos la balanza que le habían tatuado a las pocas horas de nacer empezó a moverse, mientras el platillo de la derecha, el que representada su lado malvado, y el izquierdo, su parte buena, luchaban entre sí. Cuando estaba a escasos centímetros de él, Limos sonrió, le lanzó una mirada de «ven conmigo» y se dirigió hacia las escaleras que accedían a su casa de la playa. De las dos viviendas que tenía, aquella era la que usaba de cara al público y en la que solía montar las fiestas a las que acudían innumerables humanos—gente de los alrededores y celebridades que no querían perderse sus famosas juergas—; pero en esta ocasión se trataba de una pequeña reunión a la que sólo habían asistido un par de docenas de ter’taceos. Había invitado intencionadamente a aquellos pocos demonios que podían hacerse pasar por humanos para seducir a ese macho en particular. El tipo era demasiado precavido, rayando incluso la paranoia, y si le hubiera citado sólo a él, no se habría presentado. Por eso había escogido a sus invitados con rigurosa precisión: demonios que él conocía y con unos apetitos que garantizaran que acudiera atraído por la promesa de una morbosa y grotesca diversión. Ese macho sabía exactamente quién era Limos, pero no había forma de que supiera qué era lo que ella quería de él. Y tampoco tenía idea de que las pesquisas que llevó a cabo le señalaban como uno de los torturadores de Arik. Se deslizó dentro de la casa y empezó a subir las escaleras que llevaban hasta su habitación. Cuando escuchó el suave sonido de la puerta cerrándose tras de sí, sonrió. En el último peldaño se desató la parte superior del bikini y la arrojó por encima de su hombro, dejando un seductor rastro para que él lo siguiera. Una vez dentro del dormitorio, rodeó una silla de mimbre para poder contemplar el oleaje y esperó a que Rhys entrara. El nombre demoníaco del macho, Xenycothylestiranzacish, era... Sí, mejor usar el nombre humano.
Página | 17

A los pocos segundos el demonio llenó el umbral de la puerta y la amenaza sexual que rezumaba llegó a Limos como si de una ola letal se tratara. Allí, en el reino de los humanos, el tipo era una especie de tiburón empresarial. En el Sheoul, era un maestro de la tortura; una afición que le gustaba ejercitar con las mujeres, y que hacía que ella se preguntara cuántas de las denuncias por desaparición de prostitutas que había en las comisarías se deberían a él. — ¿A qué estás jugando, jinete? El profundo tono de voz con acento inglés era uno de los mayores atractivos del demonio, y Limos recordó cómo, hacía siglos, se había sentido atraída por él. Pero Rhys sabía que estaba comprometida con el Señor Oscuro, y no era tan estúpido como para acercarse a ella. Limos tampoco lo había sido. En realidad nunca lo fue. Hasta que llegó Arik. Maldito humano. ¿Cómo se había atrevido a tentarla de ese modo? ¿Cómo había osado besarla y conseguido que ella le deseara? Aquel beso los había condenado a ambos. Ahora estaba en una carrera contra reloj para rescatarle antes de que él sellara el destino del que Limos llevaba huyendo desde hacía miles de años: el matrimonio. Y, por si fuera poco, también estaba todo ese molesto asunto de evitar que más Sellos se rompieran. Pero en ese momento debía concentrarse en el problema más inmediato: encontrar a Arik. —No estoy jugando a nada—ronroneó, recorriendo con una de sus uñas pintadas de púrpura el respaldo de la silla. —Seguro que ya sabes que he sucumbido a la lujuria y que he tenido contacto sexual con un humano. Rhys permaneció impasible. —Sí, algo he oído. —Bien, entonces sabrás que hasta que el humano diga mi nombre en medio de una terrible agonía, puedo pasar un buen rato.

Página | 18

Dios, esperaba que Arik siguiera resistiéndose a pesar de todo lo que los demonios le estuvieran haciendo. Sentía una profunda admiración por aquel hombre, pues no estaba segura de que ella hubiera podido sobrevivir a un mes de tortura y Arik era un simple humano. Siempre había sentido la fuerza interior del militar—de hecho, esa era una de las cosas que le habían atraído de él, junto con su sentido del humor—, pero nunca habría podido imaginarse lo profunda que era esa fuerza. —Y con pasar un buen rato te refieres a...—La voz de Rhys se fue apagando mientras la rodeaba sin dejar de mirarla. Su ancho pecho desnudo brillaba por la loción para el sol. En ese momento la mayoría de las hembras ya se habrían levantado la falda sin dudarlo, pero Limos tenía otros planes, y Bones, el garañón infernal que decoraba su antebrazo en forma de tatuaje, se retorció ante la expectativa. —Me refiero a que, cuando Arik se derrumbe, voy a tener que estar casada con el Señor Oscuro durante toda la eternidad. Así que ahora es el momento de divertirme. —No sé por qué—dijo Rhys de forma casual—, pero no creo que a tu marido le haga gracia que no estés intacta cuando te entregues a él. Limos pestañeó con fingida inocencia. — ¿Intacta? Por supuesto que llegaré virgen. —Una brisa con aroma a océano impregnó la habitación, acariciando su piel, y ella empezó a frotarse un pezón—. Pero puedo hacer otras muchas cosas. ¿No crees que te recompensará como te mereces si acudo a él sabiendo usar mi boca? Limos prácticamente vomitó ante la idea, y no porque le horrorizara practicarle sexo oral a ese demonio. Es que era algo que no quería hacer con ningún macho, de la especie que fuera. Las mujeres que alegaban disfrutar con algo así tenían que estar mintiendo. Rhys se acercó un poco más. —No estoy muy convencido.

Página | 19

—Oh, vamos—le engatusó. —Sólo estoy hablando de un poco de toqueteo. — Antes de que él protestara, le sujetó por los hombros, le dio la vuelta y le obligó a sentarse en la silla. Después se sentó sobre su regazo, de cara a él y con las palmas extendidas sobre su suave pecho. —Tócame. Durante un segundo interminable, Limos creyó que se desharía de ella, pero al final la agarró por los muslos y los apretó lo suficientemente fuerte como para que una humana gritara de dolor. Sin embargo, ella no era humana y no emitió sonido alguno. —Si hacemos esto—dijo él con un tono glacial y letal—, me obedecerás en todo lo que te diga. Lo haremos según mis reglas. ¿Entendido? Limos lo miró con los ojos como platos y llenos de terror. —S...sí. Incluso consiguió que le temblara un poco el labio inferior. Meryl Streep, no tienes nada que hacer a mi lado. La sonrisa que Rhys le dedicó estaba repleta de pura maldad, algo que a ella le habían enseñado a valorar durante los veintiocho años que pasó en el Sheoul mientras se criaba bajo el yugo de su retorcida y dominante madre. Si Limos aún siguiera siendo esa persona, en ese preciso instante estaría jadeando de excitación. —Bien. —El demonio tomó su mano derecha y recorrió con un dedo las oscuras líneas del tatuaje del semental. Limos podía sentir esas mismas caricias en la parte correspondiente de su cuerpo, y eso era algo que detestaba. Bones también lo odiaba, de hecho no le gustaba que nadie, excepto ella, lo tocara, así que se retorció sobre su piel, soltando una cruel dentellada. Rhys apartó la mano al instante, pero no fue lo suficientemente rápido y una diminuta gota de sangre brotó de la yema de su dedo. —Bastardo. —Es un poco temperamental. Esa era una descripción demasiado comedida. De todos los garañones de los Jinetes, Bones era el más... Era único.

Página | 20

La primera montura de Limos fue un caballo normal, al igual que los de sus hermanos, pero murió antes de lo previsto. Entonces su prometido le regaló a Bones, un obsequio que no pudo rechazar. Desde entonces estaba unida a aquel semental carnívoro del Inframundo, al que sólo convocaba cuando era estrictamente necesario. El animal era demasiado difícil de controlar y odiaba a todo el mundo, incluso hasta a ella misma en ocasiones. Bueno, adoraba a Cara, la mujer de Ares, pero sólo porque le había salvado la vida. Las manos de Rhys se deslizaron bajo su falda y Limos sintió una mezcla de anticipación y repulsión. Se había imaginado a Arik haciendo lo mismo. En realidad todas sus fantasías mientras se daba placer a si misma por las noches tenían como protagonista al militar. Y en ellas no aparecía ningún cinturón de castidad. Precisamente por eso sólo se trataban de simples fantasías. Solo una persona podía quitar la cadena de refinadas perlas que rodeaba sus caderas y caía entre sus muslos. Se trataba de una preciosa pieza de joyería de incalculable valor que podría haberla hecho sentir la mujer más sexy del mundo si no fuera por el pequeño y turbio secreto que escondía. Las manos de Rhys continuaron subiendo. Limos fingió un gemido mientras se arqueaba para que sus pechos tocaran el amplio torso masculino y así poder deslizar su mano derecha a la parte posterior de la silla y hacerse con la daga que había sujetado con cinta adhesiva. —Eres una zorrita impaciente, ¿verdad?—murmuró él. —Tengo mucho que aprender antes de tomar el puesto que me corresponde junto a mi marido. —Mordisqueó el lóbulo del demonio, deseando que fuera el de Arik. —No tendrás ningún amigo que quiera unirse a nosotros, ¿no? —Cuando haya terminado contigo, quizás me lo piense. Cerdo. —Date prisa. Rhys le dio un azote en el trasero.

Página | 21

— ¿Qué fue lo que te dije? Lo haremos según mis reglas. ¡Dios!, si que pegaba fuerte. La nalga le picaba horrores, y encima no había rozado ni una sola de sus perlas de castidad. —Lo siento. —Aún no, pero ya lo harás. Menudo capullo. Contuvo el aliento a duras penas, intentando no estremecerse con sus caricias. Prefería mil veces que una serpiente vagara por su falda antes que las manos de ese demonio. Rhys le masajeó el trasero clavando profundamente los dedos en su piel y Limos acarició la empuñadura de la daga. El demonio descendió con los pulgares entre los muslos de ella y sus sonoros jadeos inundaron la estancia. Después se paró durante un instante, como si estuviera decidiendo si de verdad quería ir más allá con la prometida del Señor Oscuro. Por favor, por favor, hazlo. Limos movió las caderas esperando que él lo interpretara como una señal de desesperado anhelo, más que como impaciencia. —Zorra—susurró. Imbécil, pensó ella. Se había imaginado a Arik haciendo lo mismo. En realidad todas sus fantasías mientras se daba placer a sí misma por las noches tenían como protagonista al militar. Y en ellas no aparecía ningún cinturón Rhys se movió para frotarse íntimamente contra ella y, por fin, su cinturón de castidad entró en acción. Las perlas se convirtieron en pequeños y afilados espolones que se clavaron en la piel y en la carne más sensible del demonio. Una tremenda agonía recorrió el cuerpo de Limos pero, por algún milagro desconocido, no emitió ningún sonido. Tampoco era que hiciera falta. Los gritos de Rhys eran tan sonoros que cualquiera que hubiera soltado ella habría pasado desapercibido. La sangre salpicó todo lo que había alrededor; sangre de ella, pero sobre todo de él. Limos bajó la vista al suelo y vio tres dedos amputados. Genial. Rhys

Página | 22

pertenecía a una especie de demonios que eran extremadamente difíciles de herir y que sólo se debilitaban si perdían alguna parte de sus cuerpos. Con un rápido y doloroso movimiento, lo tiró al suelo, se sentó a horcajadas sobre él y puso la punta de la daga justo bajo su ojo. —Y ahora, gilipollas, dime lo que quiero saber o perderás algo más que tus dedos. —Puta. —La furia teñía la voz de él. —Hija de perra. Limos le clavó la daga en el ojo. Cuando estaba tan dolorida no solía tener mucha paciencia. Los espolones alrededor de sus caderas y entre sus muslos habían vuelto a transformarse en perlas y, aunque como jinete que era podía curarse con suma rapidez, las heridas que le habían provocado aún no se habían cerrado. El demonio gritó de nuevo mientras la sangre y otros fluidos oculares manaban de la destrozada cuenca. Limos colocó el cuchillo en el otro ojo. —Ahora seguiremos mis reglas—dijo con sorna. —Y la regla número uno prohíbe que me llames zorra, hija de perra o cualquier otra lindeza que me falte el respeto o me cabree. —Apretó los muslos con intención de aplastarle las costillas, algo que ya había hecho con Arik en una ocasión. Pobre hombre. — ¿Me sigues? —Sí—jadeó él. —Bien, porque soy una leyenda andante y me merezco cierto respeto. Y ahora, dime dónde tenéis a Arik. —No lo sé. Limos chasqueó la lengua contrariada y apretó aún más sus muslos, disfrutando del sonido de los huesos al romperse mientras el demonio soltaba otro grito de dolor. —Sé que eres uno de sus torturadores. Así que vamos a intentarlo de nuevo, y esta vez me darás la respuesta que quiero escuchar, a no ser que quieras pasar el resto de tus días acompañado de un perro guía. ¿Dónde lo tenéis?

Página | 23

—Por mucho miedo que te tenga, temo más a tu prometido. Si te dijera lo más mínimo, sus acólitos me despedazarían. —Mira esos tres dedos que hay en el suelo. Yo ya te estoy despedazando. —Le dio un pinchazo a la piel que había justo debajo del ojo que le quedaba, haciéndole sangrar. — ¿Dónde-está-Arik? El demonio se rió y un escalofrío recorrió a Limos de la cabeza a los pies. —Si el humano supiera lo desesperada que estás por encontrarlo, quizás hubiera aceptado la oferta que le hice. — ¿Y qué oferta fue esa? Rhys soltó un sonido lleno de desdén. —El gusano rechazó hacer un trato. Tú, por él. Incluso cuando intenté convencerle usando un martillo se negó a aceptar. Limos apenas podía respirar por la ira que la embargó. Además, las palabras del demonio también la habían dejado consternada. ¿Le habían dado a Arik una oportunidad para escapar y la había rechazado? ¿La había protegido a ella, una completa desconocida? ¿Quién haría algo así? Y lo más importante, ¿por qué? —No podríais haberme capturado, ni retenido. —Habríamos colocado una trampa para que el Señor Oscuro te atrapara. Y sí, tienes razón, no podríamos haberte retenido para torturarte, pero el humano no lo sabía y, aun así, no aceptó el trato. Por eso los humanos perderán en el Apocalipsis. Son sentimentales. Débiles. Patéticos. — ¿Débiles?—escupió ella. —Como él no quiso seguirte el juego después de que le destrozaras las piernas, ¿le llamas débil?—Deslizó la hoja de la daga a lo largo de la mejilla del tipo, abriéndosela hasta los dientes—. ¿Dónde está? Rhys siseó, salpicándola con su sangre. —Te da lo mismo encontrarle o no, jinete. En serio. — ¿Por qué?—farfulló ella.

Página | 24

—Porque si hasta ahora no se ha derrumbado, no lo hará nunca. Ya han dado la orden y será ejecutado mañana. Estará muerto en veinticuatro horas. —Sonrió de oreja a oreja. —Y el honor será mío. —Respuesta incorrecta, gilipollas. Limos clavó la daga en el ojo, la retorció e incrustó la punta en el cerebro. El demonio se sacudió con fuerza y empezó a convulsionar. —Esto es por Arik. Después se puso de pie e intentó trazar un plan a toda prisa. La boca del Infierno. Contuvo el aliento cuando las anteriores palabras del demonio traspasaron la neblina de furia que la envolvía. Aunque muy pocos humanos conocían su existencia, había seis bocas del Infierno en la Tierra. Entradas por las que los humanos podían acceder al Sheoul, normalmente arrastrados a la fuerza por demonios. ¿Sería posible que Arik estuviera cerca de una de ellas? Ojalá fuera así, ya que en ese preciso instante era la única pista con la que contaba. Tenía que darse prisa, porque si lo que Rhys le había dicho era verdad, a Arik sólo le quedaban unas horas de vida.

Página | 25

Tres
A Kynan Morgan le encantaba ser inmortal. Sí, llevaba una pesada carga a
sus espaldas en forma de un colgante de cristal alrededor del cuello, pero la inmortalidad bien valía llevar un pequeño pedazo de Cielo, literalmente hablando. Si le dieran la oportunidad de volver a elegir, tomaría la misma decisión de ser hechizado por los ángeles para poder proteger el colgante. Y ese mismo día, al examinar a la media docena de demonios que yacían heridos en el suelo de un pub subterráneo de Las Vegas donde él y su nuevo compañero sigil de la Égida, Decker, les habían dado una buena paliza, estaba más agradecido que nunca por ser un centínela escogido. Aquellos cabrones verdosos con forma de reptil no habían podido ponerle una mano encima, lo que era fantástico, teniendo en cuenta que sus dedos estaban recubiertos de una sustancia ácida pegajosa que te unía a ellos como si se tratara de Super Glue mientras te corroía la carne. Decker se estaba quitando unos pantalones de estilo militar negros que tenían adherida la mano de una de aquellas criaturas. Sólo la mano, ya que su compañero se la había seccionado al demonio con su machete.

Página | 26

—Maldita sea. —Los pantalones de Decker se arremolinaron en torno a sus botas de combate y tuvo que hacer una especie de baile bastante raro para poder librarse de ellos. — ¡Dios! Estos demonios son asquerosos. Por fin consiguió su objetivo y lanzó la prenda al suelo con un sonido de repugnancia. El camarero vampiro, uno de los pocos que había permanecido en el pub cuando la reyerta comenzó, empezó a reírse, pero se calló en cuanto Decker le enseñó una estaca. —Me alegro de que no seas uno de esos a los que no les gusta llevar ropa interior. —Kynan miro de reojo el bóxer a cuadros de Decker y añadió—: Aunque lo que llevas puesto tampoco es que sea mucho mejor. Decker desenfundó la espada de la Égida que llevaba sujeta a la espalda y le cortó la cabeza a uno de los demonios. —Algunos no tenemos la «suerte» de estar hechizados. Una pronunciación tan fuerte de la erre no sonaba nada bien con el acento tejano de Decker, pero Kynan permaneció con la boca cerrada mientras su compañero seguía decapitando demonios, hasta que detuvo la punta envenenada de la espada a la altura del corazón del último superviviente. Cuando la criatura intentó cogerle la pierna, Kynan usó su ballesta modificada de la Égida para usar con una sola mano y disparó a cada palma de aquel ser, dejándolo clavado sobre el suelo cubierto de sangre. —Gracias, amigo—dijo Decker. Antes de que Arik desapareciera, Decker nunca le había llamado amigo, y el recuerdo de por qué estaban allí enardeció el temperamento de Kynan. Soltando un gruñido, se arrodilló al lado del demonio y mantuvo una de las puntas del sfilo, el arma con forma de «s» que siempre llevaba, sobre la garganta de la criatura. — ¿Dónde tenéis al humano?—preguntó. Los ojos del demonio, similares a los de los lagartos, se encontraron con la mirada de Kynan. — ¿Cómo... voy... a saberlo?

Página | 27

—Porque tú y el resto tus compañeros reptiles habéis estado haciendo apuestas sobre cuánto tiempo tardará en derrumbarse. —Cabrones—siseó el demonio. —Nosotros somos lo que vosotros llamáis corredores de apuestas y sólo estábamos elucubrando sobre algunas cosas que hemos oído. —Hacéis más que oír cosas. —Kynan clavó la punta de su arma sobre una garrapata infernal del tamaño de una moneda de veinte céntimos que el hombre lagarto tenía debajo de una escama. —Habéis estado adoptando forma humana e interviniendo en algunas operaciones contra los humanos. La rotura del Sello de Peste había desequilibrado el delicado balance entre el Bien y el Mal que había mantenido a raya a los peores demonios durante tanto tiempo. Ahora, escorias como aquella, que fueron relegadas a las profundidades del Inframundo, habían encontrado una forma de subir a la 'Tierra y causar estragos, ya fuera directamente, mutilando o matando humanos, o indirectamente, expandiendo el Mal como si de una bomba se tratara. Las personas cuyas almas eran buenas apenas se veían influenciados por esas olas de maldad, pero aquellos que poseían almas viles o rozaban el límite, se veían embargados por la violencia y actuaban guiados por lúgubres pensamientos haciendo que el caos reinara en las calles. Estos demonios en concreto habían esparcido el juego con la misma intensidad con la que lo hacían los virus de Peste. No sólo habían triplicado el crimen organizado, sino que habían alimentado las apuestas. Todo valía, incluso en los establecimientos, más reputados. Dinero, drogas, niños, órganos... Cualquier cosa era buena como moneda de cambio. El demonio lagarto no mostró signo alguno de arrepentimiento. —Los humanos están ciegos y nosotros no somos culpables de su debilidad. Kynan volvió a gruñir. — ¿Dónde-está-Arik? La nariz del demonio, dos agujeros negros en medio de la cara, tembló.

Página | 28

No sé dónde lo mantienen retenido, Kynan tiró el sfilo y apretó la garganta del demonio con sus manos desnudas. —Escúchame, jodida lagartija. O hablas o te convierto en un cinturón y un par de bonitas botas. Y después perseguiré a todos los miembros de tu familia y les haré lo mismo. ¿Entendido? Con total indiferencia, Decker encendió un fósforo y tocó con él el extremo de una diminuta cápsula, que no era otra cosa que un arma de la unidad R-X que, al ponerse en contacto con un demonio, lo hacía arder de inmediato en medio de una tremenda agonía mientras traspasaba la carne, cauterizándola a su paso para impedir que muriera desangrado. Los ojos del demonio brillaron de miedo. —No lo sé—contestó rápidamente. —Te lo juro, asesino. —Entonces háblame de los rumores que has oído. —El área de tortura de Iblis está en la región Doom del Sheoul—dijo el lagarto, usando uno de los múltiples nombres con el que se conocía a Satanás. —Pero dicen que al humano lo están torturando manos más expertas. ¿A Arik no lo estaban torturando por los cauces normales? Qué hijos de perra. — ¿Y esas, manos mas expertas lo retienen en…? —Cuentan con un montón de cámaras, todas ellas situadas cerca de las bocas del infierno. — ¿Y en cuál debemos centrarnos?—Al ver que el demonio no respondía, Kynan le apretó aún más la garganta. Por su parte, Decker se agachó para acercar la cápsula a la entrepierna de aquel bastardo. — ¿A cuál? —Erta Ale—bramó. —Los rumores apuntan a Erta Ale. — ¿El volcán etíope?—Decker tiró la cápsula al suelo y la aplastó con la bota. Ky hizo un gesto de asentimiento.

Página | 29

—Lo buscaré allí. Necesito que vuelvas al cuartel general de la unidad R-X, en Washington. Tienes que convencerles de que se apresuren con las armas que nos prometieron. La unidad R-X y la Égida estaban trabajando conjuntamente en la creación de armas específicas que podían descargar saliva de sabueso del infierno en los jinetes, la única sustancia capaz de paralizarlos. La idea era usarlas contra Peste, pero Kynan no dudaría en utilizarlas con cualquier otro jinete que se uniera a las fuerzas del Mal. —La unidad R-X lo está haciendo lo mejor que puede—respondió Decker a la defensiva mientras cercenaba la cabeza del demonio con un poco más de fuerza de la requerida. —La R-X está haciendo lo mejor que sabe hacer: ser excesivamente cauta. — Kynan lo sabía porque había estado en la división secreta paranormal del ejército de los Estados Unidos después de que, durante su servicio como médico militar, fuera atacado por un demonio que casi le arrancó la garganta. La secuela de aquel ataque le dejó un peculiar tono de voz áspero que hacía que pareciera que masticaba grava cuando hablaba. Los labios de Decker se tensaron en una dura línea. —Sabes que la R-X está actuando con la cautela debida. Alguien tiene que contrarrestar la tendencia de la Égida a actuar primero y pensar después. Decker tenía razón, pero Kynan estaba a punto de explotar, igual que la relación entre la Égida y el ejército. Habían sido aliados durante años, cooperando en varias operaciones e intercambiando información, pero cuando el Sello de Peste se rompió, las cosas empezaron a deteriorarse. Los militares actuaban con extrema cautela, y todavía seguían tratando de ocultar al mundo la creciente amenaza, mientras que la Égida estaba más que dispuesta a atacar y creía que ya iba siendo hora de que los humanos supieran de la existencia de los demonios y de la inminente llegada del Apocalipsis. La diferencia de criterio había hecho mella entre las dos organizaciones y, como miembro de ambas, Decker estaba entre la espada y la pared. Kynan a menudo se preguntaba si Decker se arrepentía de haber aceptado el puesto de sigil tres semanas atrás. Meter a un extraño en el más alto mando de la
Página | 30

Égida había sido una decisión sin precedentes, pero querían reclutar a tantos militares como pudieran. —Sí, lo sé. —Kynan se puso de pie—. Pero tendrían que hacer algo más para ayudarnos a encontrar a Arik. —Quiero que Arik aparezca tanto o más que tú. —Decker limpió el filo de su espada en la ropa del demonio decapitado. Sus movimientos entrecortados reflejaban lo irritado que estaba. —Pero los militares no pueden poner a todos sus efectivos a trabajar en esta única tarea. Están... estamos... muy ocupados intentando atajar las jodidas plagas de Peste y acabar con los estallidos de violencia demoníacos. Así que no me vengas con chorradas de que estamos de brazos cruzados y que no hacemos nada. Ky miró a Decker mientras decidía si valía la pena seguir o no discutiendo sobre el tema. Qué coño. Puede que ambas organizaciones fueran rivales, pero jugaban en el mismo bando y tenían que luchar codo con codo contra los demonios. —Dejémoslo—dijo Ky, dándole una palmada al hombro de Decker. —Vamos a llevarte a Washington. Después iría a comentarle a uno de los jinetes la información que tenía sobre el volcán. Tenía la sensación de que las cosas estaban a punto de ponerse calientes. Infernalmente calientes.

***
— ¿Quieres agua? Pues claro que quería agua. ¿Qué clase de pregunta estúpida era aquella? Tenía la garganta en carne viva y demasiado hinchada para hablar, así que Arik se limitó a asentir a Tavin, un demonio seminus rubio que sus torturadores habían llevado para curarle sus heridas cada cierto tiempo. Tavin frunció el ceño y agarró el hombro de Arik con su mano derecha, la cual iba tatuada hasta su garganta con una serie de glifos tribales que todos los seminus llevaban. Por lo visto, los símbolos reflejaban la historia del linaje paterno de esa

Página | 31

especie de demonios, remontándose hasta docenas de generaciones atrás y el símbolo situado más arriba era el que representaba la marca personal de cada individuo. El de Tavin era una especie de gusano. Seguro que el tipo se cabreaba de lo lindo cuando veía a todos esos seminus que tenían símbolos mucho más vistosos que él, como armas, relojes de arena o relámpagos. Desde luego era una putada que te tocara un símbolo como aquél. Aunque era todavía peor estar en la piel de Arik. El demonio envió una onda sanadora al cuerpo de Arik; la segunda en los últimos diez minutos. La primera le había curado los tobillos rotos, el bazo destrozado y una herida abierta que le había dejado con los intestinos colgando, literalmente. Arik odiaba a los demonios con todo su ser. En realidad era un sentimiento que ya tenía bastante claro antes de que le torturaran hasta rayar la locura, pero ahora la palabra «odio» no podía describir lo que le inspiraban las criaturas del Inframundo. Había que inventar una palabra nueva. A pesar de todo, creía que Tavin no era tan bastardo como el resto. No es que fuera demasiado agradable, pero le había dado más agua de lo que nunca le habían dado los demás y siempre le traía un par de pantalones de repuesto—negros, como él pedía—para reemplazar los que le destrozaban durante las sesiones de tortura a las que le sometían. El seminus incluso había convencido a sus torturadores con un argumento de peso: las prendas de vestir protegían a Arik de posibles infecciones que podrían terminar matándole. Y si Arik jugaba bien sus cartas, los pantalones podrían sacarle de ese agujero inmundo. Sintió por todo el cuerpo el ardor que acompañaba a la habilidad sanadora de los seminus, que les permitía o curar heridas, influir en las funciones corporales o hurgar en la mente de uno. Tras unos segundos de espera, Tavin había conseguido reparar el tejido dañado y la magullada garganta. Sí, todavía le dolía—joder, le

Página | 32

dolía todo, desde la cabeza a los dedos de los pies—, pero al menos ahora el dolor era más soportable. —Gracias. —Arik se frotó el cuello, tocando las nuevas cicatrices que tenía. El demonio había hecho un trabajo bastante decente e incluso, el daño psicológico y los horribles recuerdos de todo lo que le habían hecho parecían haberse atenuado. Como siempre que le sucedía cuando Tavin acudía a él, se sentía más completo, no sólo física, sino también mentalmente. — ¿Has estado usando tu don curativo en mi mente, ¿verdad? Tavin se mostró impasible. —No sé de qué estás hablando. —A estas alturas debería haber perdido la cabeza. Joder, cada vez que me torturan acabo tan mal que ni siquiera me acuerdo de cómo me llamo. Pero cuando te encargas de mí... Estás haciendo algo. —Arik entrecerró los ojos. —Y no me mientas. Odio las mentiras. Además creo que no eres como el resto de los demonios. No me defraudes. Tavin pareció dudar. Transcurrió un segundo... dos... tres...hasta que el patético gemido de alguna criatura que debía de estar encerrada en algún lugar cercano a ellos rompió el tenso silencio. —Los seminus sólo podemos tener una de las tres habilidades propias de nuestra especie. —El brusco tono dejó claro que no iba a seguir discutiendo sobre el tema. Después le dio a Arik un cuenco de arcilla que contenía un poco de líquido turbio. Se lo llevó a los labios. Sabía a orín y a moho; seguramente lo era, pero estaba húmedo y había terminado por aceptar cualquier cosa que le dieran. Bueno, no todo. A veces los demonios le tentaban con deliciosos trozos de tarta, enormes y jugosos chuletones a la parrilla y jarras repletas de cerveza fría. Pero había aprendido a no tocar nunca esos alimentos, sin importar lo famélico que estuviera y lo mucho que la boca se le hiciera agua. Hacerlo implicaba tener hierros al rojo vivo en lugares de su cuerpo que no estaban hechos para acomodar ese tipo de instrumentos.

Página | 33

Los ojos verdes de Tav brillaron llenos de pena. Mierda, qué patético debías de ser cuando un demonio sentía lástima por ti. —Tav, ¿sabes por qué los demonios quieren que diga el nombre de la jinete? —No. —El generalmente tono neutral de Tav rezumó cierta amargura. —.Yo sólo soy el encargado de curarte las heridas. — ¿Por qué aceptaste el puesto? Tavin cogió el cuenco de las manos de Arik y lo metió dentro de su bolsa de medicamentos. —No tuve elección. —Siempre la hay. —No cuando eres un asesino vinculado por un contrato. — ¿Un asesino?—Las doloridas neuronas de Arik empezaron a funcionar. — Supongo que no conocerás, a un par de híbridos seminus llamados Sin y Lore, ¿no? Son una especie de familiares políticos. Fueron asesinos hasta hace poco tiempo. Ahora Lore era el jefe forense del Hospital General del Inframundo y Sin ocupaba un puesto en el departamento de enfermedades contagiosas del mismo hospital. Por lo visto, ya que la habilidad de la seminus era una mutación que le permitía crear enfermedades, esperaban que también aprendiera a erradicarlas. Tavin hurgó en su bolsa médica y sacó un bote de ungüento. —Solía trabajar con ellos. Una diminuta llama de esperanza se encendió en el interior de Arik. — ¿Podrías darles un mensaje de mi parte? —No hasta que los demonios que me contrataron dejen de necesitarme. Y para entonces Arik seguramente ya estaría muerto. —La unidad R-X y la Égida te recompensarán si me ayudas.

Página | 34

No podía creerse que estuviera intentando hacer un trato con un demonio. Aunque tampoco sería la primera vez. Al menos en esta ocasión su alma no estaba en juego. Sólo su vida. —No puedo arriesgarme. —Si eres un asesino seguro que sabes cómo hacer este tipo de cosas sin que te pillen. —Sé hacerlas, pero la respuesta sigue siendo «no». —Aplicó una fina capa del ungüento sobre una quemadura que Arik tenía en el pecho. El don de curación de Tavin siempre perdía fuerza antes de que pudiera encargarse de las heridas de menor importancia. —Incumplir este contrato conlleva una muerte extremadamente larga y dolorosa, y un posible tormento eterno. — ¿Algo parecido a lo que yo estoy sufriendo?—masculló Arik. —Sí. Arik le miró iracundo. —Entonces, si eres un asesino, ¿por qué coño me estás curando? —Porque tus torturadores han pagado un montón de dinero por mis servicios, ya sea matando o curando. —De modo que me matarías si te lo pidieran. —Sí. Qué bien. —Mira, si les envías un mensaje…—Arik se calló en cuanto oyó pasos aproximándose. Tavin se apartó de él cuando dos seres, feos hasta la saciedad, se pararon ante la puerta y agarraron los barrotes de ésta con sus garras de más de diez centímetros de largo. A Arik se le aceleró el pulso.

Página | 35

Cuando los demonios llegaban, nunca sabía si era para torturarle, darle de comer o simplemente para reírse de él. —Eh, tú, escoria humana—dijo el más alto. Dos enormes colmillos sobresalían de su mandíbula y no dejaban de gotear saliva. —Hemos venido a hablar de tu última comida. Aquello no podía traer nada bueno. Arik hizo un gesto de indiferencia encogiendo un hombro, aunque tenía el corazón a punto de estallar. — ¿Última comida? ¿Qué te parece un Surf&Turf de churrasco al punto y camarones, unos Fetuccini Alfredo y algunos de esos maravillosos panecillos de queso y ajo que hacen en el Reb Lobsfer? ¿Podría pedir también una cerveza? Fría, aunque no helada. Dos pares de ojos morados carentes de sentido del humor le miraron fijamente. —Puedes elegir entre carne putrefacta con gusanos o escamas de pescado. —Me encanta. —Arik se dio golpecitos en la barbilla, como si de verdad estuviera pensando qué escoger. —Mmm asqueroso o muy asqueroso. Una decisión complicada. Creo que me quedaré con sólo asqueroso. El demonio más pequeño agitó sus garras. — ¿Y eso es...? —Escamas de pescado. ¡Deliciosas! A decir verdad, si no fuera porque solía tratarse de pescado podrido, las escamas eran lo mejor que le habían dado desde que estaba en aquel lugar. Así que las cosas no estaban tan mal después de todo. Además, los recién llegados hablaban como si de verdad fueran a matarle. Dudaba que le dieran una muerte rápida, pero no podría ser peor de lo que ya le habían hecho. Entonces las criaturas empezaron a hablar entre sí en una lengua que no conocía, pero tras una docena de palabras la habilidad traductora de Arik entró en juego. Estaban discutiendo acerca de cuánto debían contarle sobre su muerte. También especulaban sobre lo que harían con su cadáver.

Página | 36

¿Podrían comérselo o lo conservarían y expondrían como un trofeo? Quizás tirarían su cuerpo por alguna boca del infierno para que sus compañeros lo encontraran. A Arik no le gustaba ninguna de aquellas opciones. Observó a los demonios alejarse con sus torpes y pesados pasos y se preguntó si las oraciones hechas desde un sitio como aquél llegarían al Cielo. — ¿Qué piensas, Tav? ¿Tendré una muerte rápida o lenta? —Lenta, sin lugar a dudas. —Sí, eso es lo que me imaginaba. —En ese momento a Arik no le hubiera importado ser víctima de una mentira piadosa. Se frotó el pecho con la mano, estremeciéndose al sentir su caja torácica. Había perdido mucho peso. Había intentado conservar algo de musculatura haciendo flexiones y abdominales cuando podía, pero conseguir la energía suficiente no le resultó nada fácil. —Por lo menos será pronto. O eso espero. —No te muestres tan aliviado, humano. —Tavin le lanzó una mirada sombría—. Morir no es una buena noticia. —Ponte en mi lugar durante unos días y verás cómo cambias de idea. El seminus se colocó la bolsa de medicamentos sobre el hombro. —No me refiero a eso. Lo que quiero decir es que, para ti, la muerte no es una vía de escape. Los demonios y su tendencia a andarse con rodeos. —Ve al grano, Tav. ¿Qué me estás diciendo? —Cuando un humano muere aquí, en el Sheoul, su alma se queda atrapada. No puedes salir y los demonios más crueles pueden torturarte durante toda la eternidad. Y, créeme, lo que te han hecho no es nada comparado con lo que pueden hacerle a tu alma. ¿Piensas que no puedes estar más dolorido? Pues espera a estar muerto. El alma es mucho más sensible que el cuerpo.

Página | 37

¿Más sensible? Miró de reojo uno de los rincones de la celda, pensando que su plan de escape era ahora mucho más desesperado. Cada vez que podía, había extraído de sus pantalones los cordones elásticos negros y los iba guardando en las distintas grietas que tenía la celda. No tenía tantos como le hubiera gustado, pero tendría que apañárselas como pudiera. Esperó a que Tavin se marchara. Después se sentó en el suelo y empezó a entretejer la docena de pretinas que había conseguido. Su plan tenía que funcionar. O el destino que le esperaba sería peor que la muerte.

Cuatro
LiMos tardó una hora en limpiar el desastre en el que se había convertido el
suelo tras darle su merecido a Rhys. Después se duchó y se puso unos bermudas rosa y una blusa amarilla de encaje. Durante todo ese tiempo, en lo único en lo que pudo pensar fue en lo que Arik había hecho por ella, aunque no tenía claro cómo se suponía que debía sentirse por ello. Pasó desde la conmoción absoluta porque la hubiera protegido de ese modo y la confusión por no saber por qué lo había hecho, hasta la cólera porque él hubiera creído que tenía que protegerla. Y luego volvió a enfurecerse por haberse quedado perpleja por la noticia. No era de las que gastaban más de un minuto de su vida pensando en lo que solían hacer los demás, pero ahora estaba... obsesionada. Mascullando para sí misma, agarró el cadáver del torturador de Arik y convocó un portal de desplazamiento que los llevó al refugio de Thanatos, en Groenlandia. El brusco cambio de temperatura de la soleada Hawai a aquel lugar

Página | 38

helado perdido de la mano de Dios hizo que no pudiera evitar temblar mientras salía del portal y se dirigía hacia el macizo bloque de hielo que había cerca de la entrada al castillo de Than. Dios, Rhys pesaba una tonelada. Al tener las manos ocupadas, decidió dar una patada a la puerta de madera y hierro. Al poco rato, Artur, uno de los vampiros que servían a su hermano, abrió. Artur era uno de los pocos vampiros que quedaban de la primera generación. Vampiros que nunca habían desarrollado alergia a los rayos del sol y que algunos pensaban que su existencia era más bien un mito por lo escasos que eran, Limos no tenía ni idea de cómo Than había conseguido convencer no sólo a uno, sino a diez de ellos, para que le sirvieran. A veces su hermano era como un libro cerrado, algo que a Limos le fastidiaba sobremanera. Como si tú no tuvieras tus propios secretos. Oh, sí, tenía un montón, y lo que era aún peor, una parte de ella obtenía un retorcido placer cuando mentía. Cuanto más grande fuera la mentira, cuanto más daño hiciera, mayor era el placer que le reportaba. Oleadas de deliciosa adrenalina corrían por sus venas, como si fuera una yonqui en pleno chute. Pero hacía siglos que lo había dejado y, desde entonces, suplía su necesidad de mentir con algún que otro acto temerario que, aunque le reportaba el mismo subidón, era menos adictivo. — ¿Señorita Limos? Artur clavó los ojos en ella con esa forma tan peculiar de mirar que tenía. Aunque Limos no lo sabía a ciencia cierta, sospechaba desde hacía tiempo que el tipo había practicado el canibalismo antes de convertirse en vampiro. Había algo... raro... en él. Depositó de mala manera el cadáver del demonio en los brazos del vampiro y entró con aire resuelto en el enorme salón, con las sandalias de tirantes resonando con cada paso que daba. El fuego resplandecía en la chimenea y Than estaba sentado en uno de los cómodos butacones de al lado, inmerso en la lectura. Como

Página | 39

gran aficionado a la historia, tenía una extensísima biblioteca en la que casi siempre te lo podías encontrar leyendo, salvo cuando se ejercitaba en el gimnasio o cuando se veía atraído a lugares en los que se hubiera producido un número masivo de muertes. Sus nuevas obsesiones eran buscar pistas que pudieran conducirlos hasta el agimortus de Limos, hallar la forma de restituir el Sello de Reseph y tratar de encontrar a su padre. Bueno, no eran tan nuevas, pero a día de hoy, sí que eran las únicas. — ¿Qué estás leyendo? Thanatos levantó la cabeza y las dos trenzas castaño claro que llevaba a ambos lados de las sienes golpearon sus mejillas. —Sal: Historia de la única piedra comestible. —Guau, tú sí que sabes pasártelo en grande con un libro. Than enarcó una ceja perforada. — ¿Sabes cuántas guerras se han producido por culpa de la sal? Limos puso los ojos en blanco. —Hemos estado en todas ellas, ¿o ya no te acuerdas? Algo de lo que habían obtenido grandes ventajas. De hecho, comenzaron a amasar sus fortunas gracias al mercado salino. — ¡Cómo iba a olvidarme! ¡Qué tiempos aquellos!—El sarcasmo tiñó cada una de sus palabras. —Entonces, ¿por qué estas leyendo sobre ese tema? —Porque hace media hora he estado hablando con Kynan sobre cómo llevan la localización de tu agimortus, y me ha comentado que hace poco la Égida ha descubierto algunos textos sobre la organización escondidos en un antiguo barril de sal. Y me he acordado de que, antes de que los isfet fueran esclavizados por los neetbul, solían dedicarse al tráfico de la sal.

Página | 40

Los isfet eran los demonios que habían confeccionado—y ocultado—el cuenco que se suponía era el agimortus de Limos. Desgraciadamente, gracias a los millares de nacimientos y muertes que se habían producido desde entonces, y a un desastroso sistema de registro, ni siquiera ellos sabían dónde lo habían escondido. — ¿Y crees que podrás encontrar alguna pista en ese libro? Than se encogió de hombros. —No pierdo nada por intentarlo. Quizás el autor haya dado con algún dato que pueda ser de nuestro interés. —Hizo a un lado el libro en el mismo momento en que Artur entraba. — ¿Qué hago con el cadáver, señor? — ¿Quién es?—Than miró a Limos. — ¿Uno de los torturadores de Arik? —Sí. —Hacía un par de días había discutido con Ares y Than su plan para tenderle una trampa a Rhys, y aunque ambos quisieron echarle una mano, conocía a aquel bastardo lo suficientemente bien como para saber que, si alguien además de ella participaba, sospecharía al instante de la trampa. —Necesito que te deshagas de él. Than entrecerró los ojos ambarinos. Seguía sentado en el butacón y el tejido de sus vaqueros negros resonó contra el cuero del asiento al moverse. —Quieres enviarles un mensaje a los que tienen a Arik. —Leer un libro sobre la sal no te hecho más inteligente. —Than la miró impasible y sin mostrar ni una pizca de humor. —Sí—suspiró ella. —Quiero enviarles un mensaje. Por mucho que Thanatos refunfuñara, le encantaba hacer cosas como aquella. Lo que mejor se le daba en este mundo era causar problemas. Bueno, Reseph también había sido una eminencia en ese ámbito, pero sus payasadas solían ser bien intencionadas. A Than, sin embargo, le gustaba joder a los demonios. —Lo inteligente sería esconder el cuerpo para que nadie sepa lo que le ha pasado y poder evitar que su muerte termine conduciendo a ti—comentó Than con

Página | 41

total sensatez. Seguro que estaba viendo más de lo habitual a Ares, cuyos pensamientos siempre discurrían como si fueran planes de batalla. —No tiene sentido llamar la atención, Li. — ¿Debo recordarte que soy una Jinete del Apocalipsis y que estoy prometida con el demonio más poderoso de todos? No podría llamar más la atención ni siendo Lady Gaga y llevando el famoso vestidito de carne a una convección del Frente de Liberación Animal. —Sí, pero tampoco hace falta que te extralimites. —Thanatos le hizo una señal a Artur. —Lleva el cadáver a la cámara frigorífica. —En cuanto el vampiro se marchó, volvió a centrar su atención en ella. — ¿Qué te dijo el demonio antes de que lo mataras? Limos se puso a estudiar sus uñas pintadas en varios colores para encubrir la preocupación que la embargaba. —Que van a ejecutar a Arik. Y que se ha negado a aceptar un trato que podría haberle liberado a cambio de entregarme. — ¿Cuándo? Mierda, se le había desconchado la capa naranja de la uña meñique. —Pronto. —Seguramente lo matarán en el Sheoul en vez de en la superficie. Maldita sea. Than quería que Arik muriera para que Li no tuviera que preocuparse por el hecho de que terminara pronunciando su nombre, pero que lo mataran en el Sheoul no era la solución. Es más, era lo que peor que podía pasar. El alma humana era mucho más sensible que el cuerpo y no soportaría el dolor, así que era cuestión de días que su hermana estuviera pasando su luna de miel en el Infierno. Sin embargo, Li estaba segura de que el alma de Arik sería mucho más resistente que la media.

Página | 42

Volvió a sentir otra oleada de admiración, pero esta vez vino acompañada de un intenso deseo que no era del todo sexual. Había pasado el último mes teniendo fantasías con el humano. Se había imaginado a sí misma acostándose con él, pero también se había imaginado cómo sería estar con él... Simplemente estar con él. Tener su fuerte personalidad envolviéndola y haciéndola sentir segura. Sí, era una jinete inmortal, así que no necesitaba estar bajo la protección física de ningún hombre. Pero, como había podido observar en el caso de Ares y Cara, el poder no siempre venía con los músculos. Li desvió su atención de las uñas al pelo, enroscándose un mechón todavía húmedo alrededor de un dedo. —Conseguí un poco de información antes de que Rhys muriera. Es posible que tengan a Arik cerca de una boca del infierno. —Erta Ale—apuntó Than. —Kynan me lo mencionó durante el encuentro que mantuvimos. Quiere rastrear los alrededores del volcán, pero no podrá encontrar el lugar exacto donde está la entrada. —Porque no hay suficiente maldad en él. —Los humanos podían entrar en las bocas del infierno sin la ayuda de ningún demonio, pero sólo si eran lo bastante malvados. —Supongo que sólo nos queda una opción. El ya de por sí profundo tono de voz de Than bajó una octava más. —Me imagino que no estarás pensando en husmear por esa boca del infierno. —Oh, por supuesto que sí—respondió Li. Thanatos se levantó de un salto del butacón. Las venas de su garganta se hincharon, marcándose incluso por debajo de su suéter negro de cuello vuelto. —Joder, Li. Si te cogen estarás desnuda y embarazada de Satanás antes de que puedas siquiera gritar. No puedes... — ¿Crees que no conozco los riesgos?—le interrumpió. —No me escapé del Sheoul para que me atraparan de nuevo. En realidad no se había escapado del todo, pero aquello era algo que nunca diría en voz alta.

Página | 43

Sólo había una cosa que temiera más que casarse con el Diablo: perder a sus hermanos. Ellos le habían enseñado a amar cuando, durante muchísimos años, había creído que el amor era disfrutar del sufrimiento de los demás. —Entonces voy contigo. —De acuerdo. Than parpadeó. — ¿De acuerdo? — ¿Esperabas que te llevara la contraria? No soy una completa idiota. —Cierto. No lo eres—dijo entonces una voz a su espalda. —Normalmente. Than miró por encima del hombro de su hermana y Limos se giró para darse de bruces con Ares, que la observaba sombrío, rezumando tensión por los cuatro costados de su cuerpo de más de dos metros de altura. Su hermano iba vestido para la batalla, con su armadura de cuero y la espada en la cadera izquierda. Le seguía un sabueso del infierno del tamaño de un buey. Limos odiaba a aquellas bestias, cuyas mordeduras eran capaces de inmovilizarla a ella y a sus hermanos, dejándolos completamente vulnerables. Cualquier arma que llevase su saliva también surtía ese mismo efecto; lo sabía de primera mano. Pero la mujer de Ares, con su don para amansar a los animales y curarlos, había conquistado a esas malditas fieras y se había vinculado a todos y cada uno de ellos. Gracias a ese vínculo, Cara era ahora inmortal y los sabuesos sentían la necesidad de protegerla a ella y a su esposo, Ares. —Hola, hermanito—le saludó. — ¿Cómo están Cara y Rath? Los helados ojos negros de Ares se suavizaron al escuchar el nombre de su mujer. —Cara está en casa, cuidando de un cachorro recién nacido de sabueso. Peste mató a su madre. Y Rath está durmiendo la siesta. Rath era su hijo adoptivo. Una cría de ramreel—demonios con forma de cabra—que también había perdido a su padre a manos de Peste.

Página | 44

— ¿Qué ha pasado?—Thanatos observó a Ares de arriba a abajo como si estuviera decidiendo ponerse también la armadura. —Nuestro hermano se ha recobrado del último golpe que le asestamos. —La voz de Ares, fría y dura, vino acompañada de una nota de intensa furia. —Miles de millones de langostas están asolando Nueva Zelanda. Se trata de la peor plaga que ha sufrido nunca ese país. Limos frunció el ceño. —Puede que Peste pueda favorecer las condiciones para que se propicie una plaga, pero las langostas no dejan de ser un desastre natural. —No cuando se están comiendo tanto a animales como a humanos. ¡Puaj! —Tenía la esperanza de que tardara mucho más en reagruparse. Limos tenía muchas razones para desear aquello, pero la principal era que, cuando Peste no sembraba el caos, Ares y Thanatos, dejaban de pelearse entre sí. Ares quería a Peste muerto y Thanatos, por el contrario, creía que el Sello de su hermano aún podía repararse. Por desgracia Peste tenía en su poder la única arma capaz de matarle y nadie había hallado una forma de reparar su Sello. Ni siquiera sabían si aquello era posible. El mismo Thanatos sólo tenía una teoría a la que aferrarse. —Yo también dijo Ares—, pero la tensión en los Balcanes se esta recrudeciendo, al igual que las guerras en Oriente Medio. Precisamente acabo de llegar de una de ellas. Ares, como el jinete que se convertiría en Guerra si su Sello se rompía, se veía atraído por todo de tipo de peleas y batallas. Algunas incluso podían mantenerlo fuera de casa durante días, semanas o meses si eran especialmente violentas. Afortunadamente la portadora de su agimortus era Cara, y como estaba vinculada a todos los sabuesos del infierno—lo que la hacía inmortal—, su Sello estaba a salvo, a no ser que el de Limos o Thanatos se rompieran.

Página | 45

—Mierda—masculló Than. —Llevaba días sintiendo un ascenso en el número de muertes mundiales, pero no tanto como para que me llamara mucho la atención. —Eso es porque las batallas se están produciendo en diferentes puntos del planeta. Se trata más que nada de escaramuzas y los índices de mortandad no son muy elevados. Al haber fallado en su primer intento, parece que ahora el plan de Peste es que el Apocalipsis se produzca de forma gradual y que no nos percatemos de ello hasta que sea demasiado tarde. Está claro que se trae algo entre manos. — Ares rascó la barbilla del sabueso, algo que Limos no creía que llegara a hacer jamás. — ¿Habéis avanzado algo en la búsqueda de Arik? Limos asintió con la cabeza. —Precisamente nos íbamos a Erta Ale. ¿Vienes? Seguro que terminamos metiéndonos en alguna buena pelea. —Entonces, sí. Voy con vosotros. Limos se tocó la cicatriz que tenía en el lado izquierdo del cuello y se vio cubierta por su armadura de estilo samurai. Thanatos hizo lo mismo y, al instante, la armadura de huesos y escamas de demonio se desplegó sobre su cuerpo. Hora de cabalgar.

***
Nada. No habían encontrado absolutamente nada en los alrededores de Erta Ale, excepto una abrasadora lava, gases tóxicos y ceniza. Y dentro de la entrada sólo se toparon con media docena de esqueletos humanos roídos y túneles que desembocaban en más túneles. Después de casi un día entero rastreando cavernas, Ares y Thanatos se vieron atraídos hacia otra de las muchas guerras que se habían iniciado de la mano de Peste y Limos se vio obligada a cambiar su plan de acción. Convocó un portal de desplazamiento que la llevara a su casa, con la intención de reunir a un grupo de sus sirvientes para que la ayudaran a seguir buscando. Pero en cuanto puso un pie en las cálidas arenas hawaianas, se abrió otro portal y de él emergió el capullo de Peste a lomos de Conquest, su semental blanco.

Página | 46

—Hola, hermanita. —Desmontó en medio del sonido metálico de su armadura y llamó al caballo para que regresara a su piel. Conquest desapareció en una espiral de humo que se deslizó bajo el guante de su amo hasta asentarse de nuevo en su brazo. —Tengo un trabajo para ti. Los dedos de Limos se acercaron a la vaina que llevaba en la cadera. El deseo de atravesarle con su espada se hizo más fuerte que nunca. —Debes estar loco si crees que voy a hacer algo por ti. Los ojos azul celeste de su hermano brillaron llenos de agonía durante un segundo, sorprendiendo a Limos por completo. —Sé que he sido un bastardo, Li. No puedo evitarlo. —Hundió los hombros y miró hacia el suelo. El pelo rubio claro ocultaba su rostro. —Mis sueños... Mis sueños me están volviendo loco. Recuerdo cómo era. Lo... lo echo de menos. Sin ser consciente de ello, Limos dio un paso hacia él. — ¿Reseph? —Ayúdame. —Con un brusco y descoordinado movimiento, Peste se llevó las manos a la cabeza como si fuera presa de un dolor insoportable. —Cúrame... por favor—suplicó con voz quebrada. —La daga de la Redención está... bajo mi armadura. Ma... Mátame. Te lo ruego. —Te ayudaremos, te lo juro—dijo ella, acercándose cada vez más. La mano de Peste voló entonces hacia la suya, agarrándola de la muñeca con tanta fuerza que escuchó el crujir de los huesos. —Estúpida sentimental. —El jinete alzó la cabeza y esta vez sus ojos la miraron amenazadores, con un intenso brillo rojo. —Reseph está muerto. Limos siseó. El dolor y la furia se apoderaron de ella. Desenfundó la espada antes de que Peste pudiera soltarla y le hizo un tajo en el cuello. El jinete trastabilló hacia atrás mientras se llevaba la mano a la herida sangrante para taponarla. —Esto—dijo con una espeluznante calma—, te costará caro. —Movió la cabeza de un lado a otro, como si estuviera intentando aliviarse una tortícolis, y la herida se cerró. Dios, se curaba muchísimo más rápido que antes de transformarse en

Página | 47

Peste. Estaba claro que la rotura del Sello le había hecho más fuerte. Ahora obtenía todo su poder directamente del Sheoul y eso aumentaba notablemente sus habilidades, pero Limos nunca creyó que pudiera hacerle tan resistente. —Como te iba diciendo, tengo un trabajo para ti. —Me niego a hacer algo que pueda beneficiarte. Peste continuó como si ella no hubiera hablado. —He encontrado una antigua cámara que antaño perteneció a la Égida y quiero que se lo cuentes a los guardianes. Todas las alarmas internas de Limos empezaron a retumbar en su cabeza. — ¿Qué hay en esa cámara? —Reliquias sin importancia. —Lo siento, pero no. No pienso conducir a la Égida a ningún montón de objetos falsos. Peste le guiñó un ojo. Un gesto que podía haberle servido de mucho cuando era Reseph, pero que ahora no surtió el más mínimo efecto... o al menos no tanto. — ¿Falsos?—Se encogió de hombros. —La mayoría son reales. Y es cierto que la cámara perteneció a la Égida. —Convocó un portal de desplazamiento. —Ven conmigo. — ¿Crees que soy estúpida? Por lo que sé, podrías estar llevándome directamente a la cama de Satán. Se estremeció de horror al pensar en ello. Peste puso los ojos en blanco, como si la desconfianza de Limos fuera completamente injustificada. —Entonces abre tu propio portal y únelo al mío. —Tengo cosas que hacer. De pronto, el inocente comportamiento de Peste dio un giro de ciento ochenta grados y gruñó:

Página | 48

—Si no quieres lamentar haber confiado en mí sobre tu papel en la supuesta pérdida de la daga de la Redención, harás lo que te digo. — ¿Chantaje, hermano? Guau, sí que has caído bajo. —Y eso lo dice la que ha estado mintiendo a la familia en asuntos cruciales durante todos estos años. Maldito sea. Soltando un taco, convocó su propio portal sobre el de Peste. De ese modo, aunque entraran juntos en el ahora único portal, Limos podría regresar en cuanto dejara de sentirse segura. Atravesaron el portal y Peste salió en primer lugar. Cuando le tocó el turno a Limos, se encontró en medio de una polvorienta caverna iluminada por esferas de fuego místico suspendidas en el aire. Por lo visto su hermano no le había mentido. Sin lugar a dudas estaban en una especie de túnel hecho por el hombre, y su GPS interno le dijo que debían de encontrarse en algún lugar de Egipto. Le entraron escalofríos. Nunca le había gustado aquel país y, por si fuera poco, las claustrofóbicas paredes se cerraron en torno a ella como si fueran una pitón. — ¿Dónde estamos? —En una cripta oculta. Algún tipo importante está enterrado en la cámara que hay detrás de nosotros. Peste se arrodilló sobre la base de un arca del tamaño de un congelador y aunque la tapa debía de pesar más de doscientos kilos, la levantó como si estuviera hecha de papel. —Échale un vistazo. Li se acercó despacio hacia el arca y echó una ojeada al interior. Dentro había una docena de joyas antiguas, monedas y estatuillas de arcilla sobre una pila de polvo. Con mucho cuidado, cogió una de las figuras. La estatuilla con forma de mujer regordeta estaba resquebrajada y tenía un trozo de tela alrededor de las piernas. —Buen trabajo—murmuró. —Deberías haberte dedicado a la falsificación. ¿Qué es lo que pretendes con todo esto?

Página | 49

—Eso es algo que no te incumbe. —Eres un gilipollas. Peste enarcó una ceja rubia. —Después de todo lo que has hecho, ¿tienes la desfachatez de llamarme gilipollas? —Déjate de rodeos—le espetó ella. — ¿Qué es lo que quieres? —Trae a alguien de la Égida aquí. Dile que descubriste esta cámara mientras buscabas tu agimortus. —Peste tiró algo a sus pies. Limos se agachó para ver qué era y se dio cuenta de que se trataba de unas chapas de identificación militar cubiertas de sangre. Las cogió. Eran las chapas de Arik. —Obedéceme o lo próximo que te traeré serán sus ojos. Li sujetó la cadena y las chapas con tanta fuerza que le dolió la palma de la mano. Por alguna razón, esa pequeña parte de Arík lo hacía parecer todo más real, más tangible, Era como si pudiera sentir el sufrimiento del soldado a través de esas manchas de sangre. Dios, si hubiera sido más fuerte, si se hubiera resistido a Arik y a la atracción que sentía por él, no se habría metido en ese lío y no le estarían torturando. Se vio embargada por la culpa, pero no podía dejarse llevar por ella. Lo que fuera que Peste estuviera tramando era mucho más importante que la agonía de Arik, y no podía permitir que su hermano supiera que sentía algo por el militar. —Haz lo que quieras con Arik—dijo con voz firme y segura, aunque por dentro quería gritar de dolor. —No te ayudaré. —Entonces espero que estés preparada para enfrentarte a Ares y a Thanatos cuando les hable de todas tus mentiras. —Dejó al descubierto los colmillos. — Nuestra madre me lo ha contado todo. A Limos se le subió el corazón a la garganta, pero consiguió mantener la calma. —Decírselo no te servirá de nada. —Acarició las letras grabadas en las chapas. Sentir el nombre de Arik bajo el pulgar la reconfortó. —Es más, te perjudicará.

Página | 50

Cualquier mínimo sentimiento que les quede por ti se transformará en odio. —Eso esperaba. Porque estaba más que segura que si se enteraban de lo que les había hecho, a ella sí que la iban a odiar. —Estoy dispuesto a asumir ese riesgo. De modo que, ¿qué me dices, hermana? ¿Les hablas a los guardianes sobre esta cámara o acudo a nuestros hermanos y les cuento cómo tú, y sólo tú, eres la responsable de la maldición que nos convirtió en los Cuatro Jinetes del Apocalipsis? Ve hija. Ve al reino de los humanos y encuentra a tus hermanos. Haced que corran ríos de sangre. Su madre, Lilith, le había dicho esas palabras cuando salió del Sheoul... tranquilamente. No se había escapado, no había luchado tal y como les contó a sus hermanos. Había abandonado el Inframundo con todos los honores y con la intención de regresar y tomar el lugar que le correspondía al lado de su marido después de conseguir su objetivo. Si Thanatos y Ares llegaban a enterarse le clavarían la daga de Redención en el corazón justo después de clavársela a Peste, si no antes. —Maldito seas—gruñó. —Lo haré. Pero, a cambio, sacarás a Arik del Sheoul. —No estás en posición de negociar. —Peste sonrió—, si en algún momento la Égida sospecha que se trata de una trampa, mataré a Arik y les contaré a nuestros hermanos tu pequeño secreto. Limos deseó poder estrangularle. Pero él tenía razón, no tenía otra alternativa. —Sabes cómo me va a afectar esta mentira. Peste se relamió los labios, como si estuviera saboreando el más exquisito de los brandis. —Eso es lo mejor de todo, hermanita. Cada vez que mientas, se acrecentará tu adicción, y con cada mentira que sueltes, te volverás más malvada... hasta que quieras regresar voluntariamente con tu marido. —No es mi marido—replicó entre dientes. —Todavía no, Limos—sentenció él. —Todavía no.

Página | 51

Cinco
Peste estaba furióso. Tenía el peor acceso de «voy a cortar la cabeza al
primero que se cruce en mi camino» desde su llegada al sótano de la mansión de Nueva Zelanda en la que se había instalado después de que su plaga de langostas se comiera a los dueños. El encuentro con Limos no se le había dado bien. Sí, había conseguido que ella hiciera lo que él quería. Pero se mostró débil. Reseph, el hombre que había sido antes de que su Sello se rompiera, había conseguido entrar en su estúpida mente y pedir ayuda. Entonces Peste hizo una brillante actuación, fingiendo que lo había hecho a propósito para reírse de Limos. Pero la realidad era bien distinta... El muy hijo de puta le había pedido a su hermana que le curara o le matara. Rugiendo de ira, se deshizo de su armadura, cogió la daga que tenía sujeta al pecho y se la clavó en el estómago. El dolor le atravesó por completo, abrasándolo, y no pudo evitar caer de rodillas al suelo. Sus acólitos acudieron corriendo en su ayuda, pero él los despidió con un furioso gesto de la mano. Quería que aquello fuera un recordatorio. Que tuviera en cuenta en todo momento que si hubiera

Página | 52

subido treinta centímetros más arriba, el filo de la daga de Redención se hubiera hundido en su corazón y ahora estaría muerto. Muerto. Tenía en su poder la única arma que podía acabar con él y debía mantenerla alejada de sus hermanos. Reseph no podía debilitarle. — ¿Qué coño haces? Peste rechinó los dientes al escuchar la voz de Harvester. Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis tenían dos vigilantes encargados de observarles. Ambos eran ángeles, uno malo y otro bueno. Harvester era el ángel caído hembra designada por el bando demoníaco. —Divirtiéndome un ratito—respondió con brusquedad. — ¿Qué crees que estoy haciendo? La hembra parpadeó con fingida inocencia. —Si lo que necesitas es que te recuerden el daño que esa daga puede hacerte, estaré encantada de echarte una mano. A Peste no le cabía la menor duda de que lo haría gustosa. Le odiaba tanto o más de lo que él la odiaba a ella. — ¿A qué has venido? Harvester lo miró divertida mientras él sacaba el arma de su cuerpo. La herida se cerró inmediatamente y el agónico dolor se convirtió en una simple molestia. —Me han asignado una curiosa misión y me pregunto si tú tienes algo que ver. —Ni idea. —Se dirigió hacia una olla de agua que estaba hirviendo sobre el fuego y metió la daga de la Redención dentro. Ares siempre decía que las armas limpias conseguían muertes limpias. Puede que Peste pensara que su hermano era un completo imbécil, pero sólo un estúpido ignoraría sus consejos de guerra. — ¿Y de qué va esa misión? —Es alto secreto. —Yo estoy entre lo más alto—recalcó él, mientras se giraba y caminaba hacia ella.

Página | 53

—Esto está incluso por encima de ti. Teniendo en cuenta que Peste se hallaba en la cúspide de la cadena alimenticia demoníaca, las órdenes de Harvester sólo podían provenir de un par de demonios o de Zachariel, el ángel del Apocalipsis que maldijo a los Cuatro jinetes. — ¿Se trata de una misión que te incumbe como vigilante? —No. —La hembra observó cómo metía la daga en su funda. —Es algo que sólo interesa al Sheoul. Ah, entonces las órdenes sólo podían venir del círculo más íntimo de Satanás, lo que incluía a Lilith, la madre súcubo de Peste. Interesante. Con una seductora sonrisa, recorrió con el dedo la piel desnuda del hombro de Harvester. — ¿No podrías darme una pista? Ella le devolvió la sonrisa, aunque estaba cargada de resentimiento. —Tiene que ver con los pergaminos falsos, pero eso es todo lo que te puedo decir. Harvester se mordió el labio inferior, mostrando un colmillo, y por mucho que Peste la detestara, tuvo que admitir que el gesto le resultó de lo más sensual. Le encantaba que los ángeles cayesen; perdían sus estúpidos nombres angelicales y ganaban a cambio colmillos y una intensa sed de sangre. Miró de arriba a abajo su curvilíneo cuerpo, porque era cierto que follarse a alguien a quien odias podía ser mejor que hacerlo con alguien que te guste. Harvester escondió el colmillo. —Aunque supongo que tampoco pasa nada si te digo que mi misión asegurará que tu plan se desarrolle sin... impedimentos. Al menos el Señor Oscuro estaba de su lado. Si conseguía que la Égida cayera en su trampa, podría poner en marcha la segunda parte de su plan. No iba a ser fácil raptar a uno de los vampiros de Thanatos y remplazarlo por un doble, pero ya se las ingeniaría. Siempre lo hacía. Cuando era Reseph, conseguía todo lo que quería a base de encanto. Como Peste, las amenazas funcionaban aún mejor.

Página | 54

—Querrás decir tu plan. —Le molestaba bastante que hubiera sido Harvester la que le hubiera dado la idea de la «cámara de la Égida». Ahora lo único que deseaba era que todo saliera como tenía que salir. —Bueno, ese será nuestro secreto—dijo ella. —No quiero que me acusen de haberte ayudado. —Por supuesto que no. —El último vigilante que quebrantó las reglas sufrió durante décadas antes de ser aniquilado. Harvester resopló. — ¿Sospecha algo Limos? —No creo. Se centró únicamente en los objetos. Esperaba que el guardián que su hermana llevara a la cámara fuera lo bastante astuto como para encontrar la caja escondida en la que Peste había dejado el auténtico tesoro que quería que hallara la Égida, los pergaminos a los que Harvester se había referido. Las estatuillas y el resto de artilugios eran meramente decorativos, puestos allí para que Limos pensara que los pergaminos no tenían nada que ver con Peste. Harvester le echó un vistazo al resto del sótano, que había sido remodelado y convertido en un parque de recreo para demonios. Su mirada se detuvo en un guardián que estaba encadenado. — ¿Dónde lo capturasteis? —En las calles de Hungría. Estaba persiguiendo a un demonio croucher. —Los gemidos del guardián sonaban como música celestial para sus oídos. Una melodía de lo más sensual. —Ya sabes que estoy recompensando a cualquiera que me traiga asesinos de la Égida, vivos o muertos, ¿no? —Sí. Todo el Inframundo sabe que has puesto precio a las cabezas de los guardianes. ¿Qué tipo de información estás intentando sonsacar a los vivos? —La localización de los cuarteles generales de todas las células, así como la de su centro principal de operaciones. Este me dio la de la base cercana a Budapest, y ahora mismo está siendo sitiada por mis tropas. —Peste suspiró como si pudiera oír

Página | 55

el sonido de la batalla. —Pero no sabe dónde está el resto de las células de su país ni los cuarteles generales de la Égida. —El centro de operaciones está en Berlín—señaló Harvester. —No jodas—dijo Peste entre dientes. —Eso ya lo sé. Lo que no sé es dónde exactamente. Ni tampoco lo sabe ninguno de los guardianes que he capturado. —Porque eso es algo que mantienen oculto a la mayor parte de los suyos. Por supuesto. Los altos cargos de la Égida preferían que un guardián perdiera las tripas—como le estaba sucediendo al que tenía delante—a que algún enemigo pudiera sonsacarle información con la que pudiera golpear al eje central de la organización. Y es que no sólo se trataba del centro de operaciones, sino que los rumores hablaban de que allí guardaban armas a granel, secretos y objetos sumamente valiosos, lo que, para cualquier demonio, suponía algo de un valor incalculable. Peste hizo un gesto hacia el maltrecho guardián. — ¿Quieres intentarlo a ver qué consigues de él? Harvester se quitó una inexistente pelusa de sus leggins negros. —Tengo cosas que hacer. —No tantas. —Clavó los dedos en su hombro con tal fuerza que le tuvo que doler, pero ella no se inmutó. —Me encanta ver cómo trabajas. — ¿Qué parte de «tengo cosas que hacer» no has entendido? Peste la miró con los ojos entornados. — ¿Sabes?, siempre que ocurre algo así lo único que sueles hacer es deambular por los alrededores y observar cómo otros hacen el trabajo sucio. ¿Quizás es que eres demasiado... aprensiva? La hembra soltó un resoplido. —Lo dudo. He hecho cosas que ni siquiera imaginas. Él sí que lo dudaba. Su imaginación era demasiado truculenta.

Página | 56

—Entonces muéstrame de lo que eres capaz. Ella lo miró fijamente mucho tiempo. Finalmente, se encogió de hombros, escogió un cuchillo de hoja serrada de la selección de instrumentos de tortura que tenía a su disposición en la pared y probó el filo. La sangré manó del corte que se hizo en el pulgar. Lo lamió y cerró la herida. Aquella visión y el aroma de la sangre consiguieron que Peste se pusiera duro como una piedra. —Como quieras—dijo ella con toda tranquilidad. Después se dirigió hacia el guardián y se dedicó a él en cuerpo y alma. Peste no dejó de observarla, excitándose cada vez más con cada grito de agonía del guardián. Sus planes terminarían dando sus frutos. Muy pronto, la misma Égida pondría en marcha el Apocalipsis, Limos volvería a ser la zorra maligna que estaba predestinada a ser desde su nacimiento y Arik... moriría. Pero antes Peste reclamaría su alma.

***
«Putos demonios.» Aquellas eran las dos palabras favoritas de Arik, y no dejaba de repetirlas una y otra vez. Bueno, siempre habían sido sus favoritas, pero el tiempo pasado en ese asqueroso agujero había borrado todas las demás palabras de su vocabulario. Permaneció quieto mientras Tav terminaba de curarle otra vez. Aquella era la segunda ocasión que el seminus acudía a él en doce horas. No es que se saliera de lo normal, pero ya que habían decidido ejecutarle, esperaba que le dieran un respiro en la tortura. Evidentemente, no le habían dado el gusto. Miró de reojo la puerta, donde había enrollado su cordel extrafino a un ennegrecido barrote entre la pared y la cerradura. Por ahora todo iba bien. Nadie se había dado cuenta. Los demonios no eran las criaturas más observadoras del planeta. —Entonces, Tav, ¿qué tienes planeado hacer cuando te vayas de aquí?

Página | 57

Tav se quitó los guantes quirúrgicos. —Sexo. Los demonios seminus necesitaban practicar sexo con cierta frecuencia, de no ser así podían llegar incluso a morir. —Suena bien. — ¿Y tú? Escaparme. Arik se encogió de hombros. Me comeré el cubo de escamas de pescado y las tripas que tus amigos me traigan, y después lo más seguro es que tenga una cita con mi verdugo. ¿Por qué me lo preguntas? ¿Es que quieres salir conmigo? Tav metió los guantes en su bolsa médica. —No eres mi tipo. Además los seminus sólo podemos corrernos con una hembra. —Sí, a mí me pasa lo mismo... y eso que no soy un seminus. Tavin se rió, algo que Arik no le había visto hacer jamás. —Me caes bien, humano. —Su expresión se tornó seria y su sonrisa se transformó en un gesto de tristeza. —No creo que volvamos a vernos. Arik le dio un golpecito en la espalda. — ¿Sabes? Disfruto más con un poco de humor negro que con despedidas sentimentales. Tav se cargó la bolsa sobre el hombro y le hizo un gesto al guarda. —Espero que encuentres la paz que necesitas, humano. —Bajó el tono de voz hasta convertirlo en apenas un susurro. —Y recuerda que siempre debes escoger el camino recto, y nunca girar a la izquierda. —Eh... gracias. Yo no tengo ningún consejo desconcertante que darte, pero, oye, si te sirve de algo, nunca apuestes a favor de los caballos blancos. Es una regla que me ha ayudado a no perder dinero.
Página | 58

—La recordaré. La puerta se abrió y Arik colocó estratégicamente la mano sobre el cordel que había enrollado alrededor del barrote sobre el que se cerraba la puerta. —Te veo luego, demonio. Tavin salió de la celda y, antes de que la puerta se cerrara, Arik tiró del cordel que, gracias a su elasticidad, formó una barrera entre el mecanismo de cierre y el pestillo. Ahora sólo le quedaba rezar para que el pequeño trozo de hueso que había estado puliendo hasta convertirlo en una especie de púa, fuera lo suficientemente fuerte como para poder manipular la cerradura. Aquellos estúpidos demonios no tenían ni idea de que Arik había aprendido su idioma y que, de todas sus conversaciones, había sacado en claro que sólo podría abrir la cerradura con un hueso. Un punto para los humanos, capullos. Tav se despidió de él con una respetuosa inclinación de cabeza y, una vez que desapareció junto con los guardas, Arik se puso manos a la obra. Cojeando, sintiendo dolorosas punzadas en los tobillos y la rodilla derecha por la reciente tortura, cogió el hueso y se acercó a la puerta. Deslizando la mano entre los barrotes, metió la púa ósea en la cerradura y rogó con todas sus fuerzas para que funcionara. Con mucho cuidado, tiró del cordel y empezó a mover el hueso de un lado a otro. El corazón le dio un vuelco cuando escuchó los distintos clics que le indicaban el patrón que seguía la cerradura. Incrementó la presión sobre el cordel y, poco a poco, el mecanismo empezó a ceder hasta abrirse. Empujó suavemente la puerta con el hombro. Ésta chirrió—al menos para él—, consiguiendo que su pulso se acelerara al máximo. Si alguno de esos cabrones le oía... Salió de la celda. La sensación de libertad se apoderó de su corazón aunque, al mismo tiempo, tuvo el urgente y perturbador deseo de meterse dentro de nuevo. La adrenalina corrió por sus venas haciéndole sudar, tensándole los músculos, y miró el interior del lugar donde le habían torturado con incertidumbre. Sí, la duda le estaba corroyendo, pero la parte más lógica de su cerebro, la que todavía recordaba su entrenamiento militar, le dijo que su reacción era de lo más

Página | 59

normal en personas y animales que habían sufrido algún tipo de encierro. El horror de la prisión era menos aterrador que el temor a lo que te esperaba fuera. El miedo a lo desconocido. Sin embargo Arik siempre había pensado que sería más fuerte. Qué coño, era más fuerte. Decidido a no perder ni un segundo más, empezó a caminar por el oscuro pasillo. A su alrededor escuchó el incesante goteo que lo había vuelto loco durante semanas, pero no oyó pasos ni voces. En silencio, continuó avanzando descalzo por la sinuosa caverna... hasta que llegó a una bifurcación. Se detuvo. Uno de los caminos era más oscuro, volviéndose más sombrío a medida que avanzaba con la mirada. El otro era igual de lóbrego, pero parecía tener una pequeña pendiente hacia arriba. Como lo que Arik necesitaba era subir al reino humano, la elección no le resultó muy difícil. Echó a andar por la ruta de la pendiente, parándose de vez en cuando a ver si escuchaba algo que le indicara la presencia de demonios. Lo único que oyó fue el inconfundible sonido de los puercoespines infernales correteando por los diferentes túneles, pero nada más. La cosa iba bien. Hasta que llegó a otra bifurcación. Ambas rutas estaban oscuras, llenas de estalactitas y estalagmitas Joder, ¿como podía un recorrido que había sido relativamente normal, transformarse en una pista de obstáculos? Observó detenidamente las dos opciones que tenía y soltó un resoplido de frustración. Recuerda que siempre debes escoger el camino recto, y nunca girar a la izquierda. Parpadeó asombrado. ¿Podía Tavin haberle dado una pista? Sin otra alternativa, Arik decidió seguir por el camino de la derecha, avanzando con mucho cuidado para no herirse con ninguno de los obstáculos. Cuando llegó a la siguiente ramificación—esta vez tenía que escoger entre tres

Página | 60

túneles—volvió a optar por el de la derecha. Y así continuó una y otra vez, escogiendo siempre el de la derecha y evitando el de la izquierda. Y, por raro que pareciera, nunca se encontró con ningún demonio. Estuvo caminando durante lo que le parecieron horas, hasta que los pies le sangraron y su garganta rugió por falta de agua. Los túneles cada vez se hicieron más calurosos. Algunos estaban llenos de vapor y humo. Otros apenas tenían oxígeno y estuvo a punto de desmayarse en más de una ocasión. A medida que avanzaba iba dejando un rastro de sangre tras de sí. Tropezó varias veces, se despellejó las manos, las rodillas y sus pantalones terminaron convirtiéndose en un harapo andrajoso. Durante todo ese tiempo se imaginó tomándose un buen plato de comida, bebiéndose una cerveza fría y, muy a su pesar, estando con Limos. Iba con los ojos bien abiertos y con los sentidos, durante tanto tiempo embotados, en completa alerta. De pronto todas sus esperanzas se hicieron añicos, como si las hubieran tirado desde lo más alto de un rascacielos. —Hola, Arik. La profunda y siniestra voz le paralizó de la cabeza a los pies. Peste le había encontrado.

Página | 61

Seis
Limos entró en la atestada área de urgencias del Hospital General del
Inframundo. Una enfermera rubia—Vladlena, según ponía en su tarjeta de identificación—, que llevaba una camilla con un paciente ensangrentado, se paró a su lado. —Eidolon está operando. —Hizo un gesto hacia el mostrador de atención al paciente. —Shade está por allí. —No he venido para... Vladlena se marchó sin terminar de escucharla, pero Shade ya la había visto. Fantástico. Aquel seminus se había convertido en el mayor grano en el culo de Limos. Estaba emparejado con la hermana de Arik y aunque ambos cuñados no parecían tenerse mucho aprecio, a Shade no le gustaba nada ver a su compañera preocupada. Lógicamente, como la desaparición del humano era por culpa de Limos—pero porque él la besó a ella y no al revés—el demonio le había estado haciendo la vida imposible. Shade dejó el portapapeles que tenía en la mano en el mostrador y caminó hacia ella. — ¿Alguna noticia? —No—contestó ella. —He venido a ver a Kynan. —Acabo de hablar por teléfono con él. Viene de camino. —Gracias.

Página | 62

—Puedes agradecérmelo encontrando a Arik. Dicho esto, se marchó antes de que pudiera responderle. Cerdo arrogante. Limos se metió la mano en el bolsillo y jugueteó con las chapas de Arik mientras observaba el incesante ir y venir de pacientes. ¿Qué estaría haciendo él en ese preciso instante? ¿Estaría gritando de agonía? ¿Estaría atrapado en la oscuridad, congelado y muerto de miedo? ¿Estaría pensando en ella y maldiciéndola? Una fría capa de sudor cubrió su cuerpo. Un sudor que olía a culpa. A amarga y agria culpa. Desesperada por buscar algo de distracción, agarró el brazo de Vladlena. — ¿Estáis siempre tan ocupados? —Últimamente, sí—suspiró. —Todo el Inframundo está revolucionado. Los que quieren que empiece el Apocalipsis están peleándose contra los que no quieren, el conflicto entre los huargos ha estallado de nuevo y una nueva plaga parece estar cebándose con los cambiantes felinos. Así que cada vez tenemos más pacientes a los que atender. A Limos no le cupo duda de que Peste estaba detrás de esa plaga y que era su peculiar forma de mandarles un aviso. Más les valía a todos los cambiantes estar de su parte una vez que el Apocalipsis se desencadenara o los quitaría de en medio con un solo toque. Vladlena volvió a marcharse justo cuando Kynan salía del portal de desplazamiento. Sus ojos azul claro se fijaron instantáneamente en Limos. — ¿Qué ocurre?—dijo a modo de saludo. —Encantada de verte a ti también—masculló ella. —Ven. Tengo algo que enseñarte que seguramente os sea de utilidad. —La mentira le produjo una oleada de placer que se propagó por todo su cuerpo, mareándola. Kynan soltó una maldición, pero entró en el portal con ella. Al estar protegido por un hechizo celestial, había pocas cosas que pudieran asustarle, aunque a Limos no le sorprendió ver cómo vacilaba cuando el portal se abrió dentro de una tumba. —Si se trata de una trampa...

Página | 63

—No. —Entendía que estuviera preocupado. Lo había llevado a una tumba cerrada y si ella abría otro portal y se marchaba de allí sin él, se quedaría atrapado hasta que los suyos le encontraran. Lo que podía ser dentro de mucho, mucho tiempo. — ¿Ves el arca de piedra? Estamos en una antigua cámara de la Égida. Di con ella mientras estaba buscando mi agimortus. La adrenalina se disparó por sus venas y, durante unos segundos, tuvo que respirar hondo a través del intenso placer que la asaltó. Hacía mucho que no soltaba una mentira de ese calibre y experimentaba una sensación como aquella; tanto que había olvidado lo bien que podía llegar a sentirse. Las balanzas de su hombro se inclinaron hacia el lado del Mal, recordándole la gravedad de lo que acababa de hacer. Cuanto más se inclinara hacia ese lado y cuanto más tiempo permaneciera en esa posición, tomaría perores decisiones y no se preocuparía por nadie excepto por ella misma. Y lo que era aun peor, disfrutaría con el sufrimiento de los demás. Desencadenaría hambrunas únicamente por diversión y solo necesitaría un toque para hacerlo. Si tocaba con su dedo una sola persona, daría igual lo mucho que dicha persona comiera, siempre estaría famélica, y todos los que estuvieran en contacto con ella sufrirían el mismo destino. Mientras tanto, Li se reiría a carcajadas con el gran espectáculo. A su lado Peste parecería un simple Boy Scout. Maldito seas, hermano. Kynan permaneció en silencio mientras Li se acercaba al arca y se arrodillaba junto a ella. Peste la había dejado abierta, con la pesada tapa a un lado. Kynan examinó el símbolo de la Égida en dicha tapa y después, con mucho cuidado, cogió una de las monedas que había dentro. Usó el pulgar para limpiar la capa de polvo que la cubría. — ¿Qué son?—preguntó ella. —No tengo ni idea. Podría tratarse de objetos hechizados o que se usaban en determinados rituales... No estoy seguro. Tendría que estudiarlas detenidamente. —La miró. —Tú eres más vieja que yo. — ¿Habias visto algo parecido antes? ¿Vieja?

Página | 64

—Prefiero creer que conozco más mundo que tú. Y no, no he visto nunca nada así. —La mentira inyectó otra nueva oleada de placer a su cuerpo. Era curioso que una misma cosa pudiera causar un intenso bienestar físico al tiempo que una enorme angustia psicológica. Mientras cada una de sus terminaciones nerviosas cosquilleaba de deleite, una pequeña parte de ella deseó que Kynan no cayera en la trampa. — ¿Habéis encontrado muchas cámaras ocultas de la Égida como esta? Fuera cual fuere el plan de Peste podía depender de la verosimilitud del hallazgo de Limos de un tesoro perdido de la Égida. —Alguna que otra—respondió él. —Hemos perdido muchos registros, así que lugares como este han permanecido ocultos durante siglos. Otras veces, a alguien se le encomendaba una tarea de urgencia o escondía un objeto que estaba en riesgo y lo mataban antes de que pudiera revelar su localización. De modo que, sí, hay un montón de cámaras que sabemos que existen, cuya ubicación desconocemos y que, al final, hemos terminado encontrando por casualidad. Y con el Apocalipsis en ciernes esos descubrimientos están siendo cada vez más frecuentes, hasta el punto de que estamos batiendo récords. —Porque todo lo que está oculto será hallado cuando se acerque el día del Juicio Final—murmuró Limos, citando una antigua profecía de la Égida de antes de la cristiandad. —Efectivamente. —Kynan tocó un collar que estaba en el fondo del arca. —Y todos los secretos serán revelados en el fin de los días. Todos los secretos serán revelados. A Limos no le gustaba absolutamente nada esa frase. Cerró los ojos intentando ocultar su pasado y mitigar la culpa, pero fracasó estrepitosamente. Había soltado demasiadas mentiras desde el día en que salió del Sheoul hasta ahora, y por mucho que quisiera advertir a Kynan sobre aquellos objetos, no podía hacerlo. Había muchas cosas en juego. Ahora esas reliquias estaban en manos de la Égida y lo que hicieran con ellas era algo que no le incumbía. El sonido de alguien escarbando llamó su atención. Abrió los ojos y vio a Kynan removiendo la arena que había sobre la base del arca de piedra. — ¿Qué haces?

Página | 65

El sigil se humedeció los labios, completamente concentrado en lo que estaba haciendo. —A veces estas arcas tienen compartimentos secretos. Limos se acuclilló a su lado. — ¿Te echo una mano? —Yo que tú no lo haría. Los compartimentos de los que te hablo suelen estar protegidos, de modo que si alguien que no sea un guardián intenta abrirlos, o se destruye lo que hay dentro o el sujeto que los abre se lleva una desagradable sorpresa. Kynan apretó uno de los símbolos del arca con el dedo índice. De repente, se oyó un chirrido seguido de una polvareda de arena que hizo que ambos tosieran. El sigil agitó la mano para despejar la nube de polvo y, a medida que las partículas se alejaban, pudieron ver un pequeño compartimento que contenía tres rollos de aspecto bastante frágil. — ¡Bingo!—exclamó ella. Se preguntó si Peste tendría noticia de aquel nuevo hallazgo. Quizás aquello compensara lo que quiera que su hermano estuviera tramando con las reliquias. Kynan se hizo con uno de ellos. —El sello está intacto. —La sonrisa que le dedicó al mirarla hubiera derretido a cualquier mujer. —Gracias, Limos. Entre las reliquias y los pergaminos podríamos estar ante el mejor descubrimiento que hemos hecho en mucho tiempo. La culpa le seco la garganta. —No hay de qué. ¿Estás listo para irnos? Kynan se puso de pie con su casi metro noventa de estatura. —Sí. Dame un minuto. Con cuidado, se llenó los bolsillos con las reliquias y los pergaminos. —Si puedes llevarme a Berlín, te estaría muy agradecido.

Página | 66

— ¿A algún lugar en concreto? —No. —Su sonrisa le indicó que no quería revelar la localización del cuartel general de la Égida. Algo que ella entendió perfectamente. Limos convocó un portal. —Vámonos. —Un segundo. —Kynan la cogió del brazo y ella luchó contra la urgente necesidad de estrellarle contra la pared por haberla tocado. No es que pudiera hacerle nada. Intentar herir a Kynan era un esfuerzo inútil. — ¿Has conseguido avanzar en la búsqueda de Arik? —No—contestó suavemente. —Nada. Aunque ahora mismo me vuelvo a la boca del infierno. La melodía del teléfono que indicaba que tenía un mensaje de texto sonó. Limos le echó un vistazo, esperando que fuera de Than, pero lo que vio le congeló la sangre en las venas. —Oh... Dios. — ¿Qué pasa? La luz de la aplicación del Inframundo para el móvil brilló, iluminando la cámara con un siniestro resplandor. —Las apuestas se han disparado. —Una agónica punzada de dolor la atravesó por completo y, durante un instante, creyó que estaba sufriendo un ataque al corazón. —Las probabilidades de que Arik muera mañana han dado un giro inesperado. —Eso es bueno... ¿No? —No—susurró ella. —No lo es. —Alzó la mirada. —Se rumorea que ha conseguido escapar. Ahora las apuestas apuntan a que morirá en una hora.

***

Página | 67

— ¿Qué tal, Peste?—La manera desenvuelta con la que Arik saludó al jinete no disimuló su dolorida garganta. — ¿De verdad creías que podías escapar? Arik se giró, esperando que el respingo que dio por la punzada de dolor que sintió en la cadera pudiera pasar por una media sonrisa. —No. Sólo he salido para hacer un poco de ejercicio. De todos modos, ¿cómo has conseguido encontrarme? Peste, con su enorme cuerpo cubierto por una armadura de cuyas juntas salía algún tipo de líquido grasiento y asqueroso, se frotó la barbilla como si estuviera pensando. Como si aquel imbécil tuviera más de una neurona útil. —Los puercoespines infernales son mis espías. Pero si te sirve de consuelo, fue una hazaña loable por tu parte. Incluso diría que impresionante. —Que tú me admires es la ilusión de mi vida. —Seguro. El estómago de Arik rugió, y el sonido se vio amplificado por la disposición acústica del túnel, lo que le resultó un tanto embarazoso. — ¿Qué es lo que quieres de mí? Aunque te aviso, hay muy pocas cosas que puedas hacerme que no me hayan hecho ya. El jinete sonrió, revelando unos horripilantes colmillos. —Tú y yo vamos a estar muy unidos a partir de ahora. Muy, pero que muy unidos. Arik tragó saliva. O por lo menos lo intentó, ya que su garganta estaba demasiado seca. No le gustó lo más mínimo cómo había sonado eso de la unión. —Mira, estoy convencido de que consigues que a todas las demonios se les mojen las bragas con sólo pensar en ti, pero no eres mi tipo. —Pero sí que te ponen los jinetes, ¿no? Estás aquí porque no pudiste mantener alejadas las manos de mi hermana. —Peste se encogió de hombros. —No te juzgo. Tiene esa aura de chica mala inalcanzable que puede volver loco a cualquiera.

Página | 68

Teniendo en cuenta que sólo eres un patético humano, demostraste un gran coraje al besarla. Arik, demasiado exhausto para continuar con las pullas, se dejó caer contra la pared de la cueva. —Haz lo que hayas venido a hacer. Llévame de regreso a la celda. Mátame. Lo que quieras. Estoy harto de tanta charla. Peste estuvo frente a sus narices en menos de un parpadeo, con los dedos apretándole la garganta. Arik ni siquiera pudo oponer la más mínima resistencia antes de salir volando por los aires y golpearse contra el suelo de piedra con tal fuerza que le castañetearon los dientes. —Me encantaría matarte ahora mismo, pero tengo otros planes. —Peste volvió a golpearlo contra la pared. El eco que hicieron los huesos al romperse sonó del mismo modo que si hubieran disparado a las paredes de piedra. El dolor llegó a todas y cada una de sus terminaciones nerviosas, y Arik no pudo hacer mucho contra el jinete mientras observaba con horror cómo aquel bastardo le hundía sus enormes colmillos en la garganta. Sacando fuerzas de donde pudo, empezó a darle puñetazos, a arañarle, a luchar con uñas y dientes, pero nada de lo que hizo pareció perturbar a Peste. Poco a poco, la pérdida de sangre le fue debilitando hasta que la única resistencia que opuso fueron meros espasmos. Se sintió mareado y todos sus dolores y achaques se desvanecieron, dejándole felizmente entumecido. Peste alzó la cabeza, y aunque a Arik se le había oscurecido la visión, sintió cómo la lengua del jinete le lamía las punciones del cuello. Finalmente, Peste le soltó y Arik volvió a caer al suelo como si fuera un pesado trozo de carne inerte. Escuchó el sonido metálico de la armadura y después sintió cómo fluía un cálido líquido a través de su boca. En un principio agradeció la humedad que alivió su reseca garganta, así que bebió con avaricia. Hasta que se percató de que se trataba de sangre. Joder, estaba bebiendo la sangre del jinete...

Página | 69

De repente el dolor volvió a apoderarse de su cuerpo y, antes de darse cuenta, estaba dando coletazos como si fuera un animal moribundo abandonado en la cuneta de una carretera. Sus miembros estaban fuera de control y no dejaba de golpear la cabeza contra el suelo. Peste le inmovilizó con su inmenso cuerpo, forzándole a seguir bebiendo, aunque lo único que él quería era vomitar. Su visión se empañó con un millón de putitos blancos. Segundos después la oscuridad se lo tragó como si de una espiral se tratase. Cuando se despertó, estaba solo, tumbado en el suelo. El angosto túnel no le resultaba familiar y el techo estaba tan cerca de él que un hombre de tamaño normal tendría que agacharse para poder pasar. Junto al sofocante y abrasador calor sintió una brisa fresca. Bueno, no exactamente fresca, más bien menos asfixiante. Un momento, ¿qué había pasado? ¿Cómo había llegado hasta allí? ¿Por qué no estaba en su celda? Daba igual. Tenía que encontrar el lugar de donde provenía la brisa. Intentó ponerse de pie, pero le resultó imposible. No podía mover ninguna parte de su cuerpo por debajo de la cintura. Se imaginó que debía estar dejándose llevar por el pánico, pero su mente estaba tan entumecida como la mitad inferior de su cuerpo. La brisa volvió a golpearle. Sacando fuerzas de flaqueza, hundió los dedos en el ennegrecido suelo y se arrastró en busca de aire fresco. El calor le taladró el alma, el vapor y el humo le quemaron los ojos y se le desgarraron las uñas. Pero a lo lejos, pudo ver pequeñas motas de luz, lo que le dio la esperanza y la energía necesarias para continuar. Siguió arrastrándose, gruñendo con cada centímetro que avanzaba, hasta que por fin se encontró en el precipicio entre el Infierno y la Tierra. Entonces se dio cuenta de que estaba en la gigantesca boca de un volcán en erupción y que nada había cambiado. Puede que hubiera conseguido escapar del Sheoul pero ahora estaba en el mismísimo infierno en la tierra.

***

Página | 70

A Limos le pareció que la boca del infierno del volcán estaba exactamente igual que cuando la había dejado antes. Negra, emitiendo fumarolas de vapor, aunque la mayor parte de ellas estaban formadas por el mismo aire procedente del Sheoul. Kynan había ido con ella, transportado por el portal que convocó en la cámara de Egipto. Pero Limos sólo podía pensar en las apuestas que había visto. Los demonios que monopolizaban el juego en el Inframundo—y ahora en la Tierra— eran prácticamente infalibles, y el hecho de que hubieran subido las probabilidades de que Arik muriera en la hora siguiente era una muy mala noticia. — ¿Dónde está exactamente la entrada?—preguntó Kynan mientras andaba con mucho cuidado sobre una roca con una superficie irregular y dentada. Limos señaló con la cabeza en dirección a una trémula burbuja que se extendía a lo largo de un enorme agujero en la ladera del volcán. —Justo allí. Vamos. Avanzó hacia el lugar indicado, pero se detuvo en seco cuando oyó un agónico gemido. Se dio la vuelta y centró su atención sobre una grieta que había a unos pocos metros de la entrada. ¿Era eso una… mano? Sí. Corrió hacia las afiladas rocas donde, además de la mano, pudo vislumbrar un brazo, un torso y finalmente, una cabeza. El corazón se le desbocó. ¡Arik! Gracias a Dios. Con la boca tan seca que apenas pudo tragar saliva, cayó de rodillas a su lado. Había visto muchas cosas en todos sus años de vida, pero la imagen de ese hombre, que había sido tan fuerte, tan saludable, y que ahora estaba extremadamente delgado, con la piel destrozada, lleno de ampollas y cubierto de ceniza de la cabeza a los pies, hizo que se le pusieran los vellos de punta. En su brazo, Bones se retorció ante el olor de la sangre del militar. —Arik—susurró. —Soy yo, Limos. Kynan asomó la cabeza detrás de ella y exclamó:

Página | 71

— ¡Dios!—Su voz resonó en todo el cráter. Se sentó sobre sus talones y colocó dos dedos en la garganta de Arik mientras se inclinaba para poner la oreja a la altura de su boca. —Respira, aunque su pulso es muy irregular. Tenemos que llevarle a...—Se vio interrumpido por un grupo de demonios que salían de la boca del infierno. Sacó su sfilo y se volvió hacia ella. — ¡Vete! ¡Llévate a Arik! Limos no le llevó la contraria. Convocó un portal de desplazamiento y cogió a Arik en brazos, sorprendiéndose por el peso del humano. Estaba delgado, sí, pero todavía le quedaba músculo y había conseguido retener más peso del que ella había esperado. Una flecha pasó a escasos milímetros de su cabeza cuando entró en el portal y terminó clavándose en uno de los árboles de su mansión privada hawaiana, aunque estuvo a punto de atravesar a su jardinero. Sosteniendo con fuerza a Arik contra su cuerpo, salió del portal. Su chef, el encargado de su casa y uno de sus tres guardas, todos ellos huargos de una manada cercana, corrieron hacia ella. —Necesito que me echéis una mano para llevarlo a mi dormitorio. —Le hizo un gesto al chef, Hekili. —Ve al Hospital General del Inframundo y tráeme a un doctor llamado Eidolon. Deprisa. Los otros dos la ayudaron a colocar a Arik sobre su edredón de volantes rosa. Luego le llevaron agua caliente y una esponja y, mientras esperaba a que llegara Eidolon, lavó a Arik con mucha suavidad. El cuerpo del humano estaba hecho un asco. Donde no había un rasguño o corte, había una inflamación o un hematoma; tenía las yemas de los dedos en carne viva y el cuello desgarrado por la mordedura de dos enormes colmillos. No había un centímetro de él que no estuviera lastimado. —Oh, Arik—murmuró. —Si no me hubieras besado. Si no hubieras hecho que te deseara...—Una de las comisuras de la boca masculina se alzó en el atisbo de una sonrisa y Limos se sobresaltó, sorprendida. — ¿Puedes oírme? Sus agrietados labios se torcieron en una sonrisa más amplia antes de volver a formar una dura línea de dolor. En un impulso, Li se inclinó sobre él y acarició su boca con la suya, suavemente, deseando obtener una respuesta. Nada. ¿Qué esperaba? ¿Que de pronto se levantara como si nada? ¿Que su beso le librara de aquel tormento? Siempre le habían gustado los cuentos de hadas, aquellos en los que la princesa terminaba consiguiendo a su príncipe azul, pero
Página | 72

aquello no era una historia para niños en la que Arik se sentiría mejor con un simple beso. Era más bien una novela de terror en la que ella era la culpable de que él estuviera en esa situación. Con un suspiro, enjugó una mancha de sangre de una cuchillada en su mandíbula. Le habían afeitado hacía poco, pero no se detuvo a pensarlo demasiado; los carceleros del Inframundo solían rasurar a los prisioneros para dejar la piel expuesta y más sensible a la tortura. ¡Dios!, no quería ni imaginarse por todo lo que tenía que haber pasado. —Lo sien... Se detuvo, incapaz de seguir hablando. «Lo siento». En sus primeros años de vida, tenía prohibido pronunciar esas dos palabras. No podía lamentar ninguno de sus actos, pues eso sólo era un signo de debilidad. La única vez que se disculpó con un mensajero de su prometido, su madre la castigó obligándola a sacarle los ojos al pobre desgraciado antes de entregárselo a sus esclavos. Sí, decir «Lo siento» no era algo para tomarse a la ligera y sólo lo había vuelto a pronunciar una única vez. El mes anterior, cuando uno de los sirvientes de Ares, Torrent, fue asesinado. El dolor de su hermano había conseguido superar la estricta educación que recibió durante su infancia, al igual que le estaba sucediendo en ese preciso instante con Arik. La llegada de Eidolon, vestido con su traje de cirujano, la sacó de sus tortuosas cavilaciones y, ¿quién lo hubiera imaginado?, venía acompañado de Shade, que parecía un gigante con su uniforme negro de paramédico. Los dos hermanos eran tan parecidos, que si no fuera porque Eidolon llevaba el pelo más corto que Shade, ambos hubieran pasado por gemelos idénticos, Kynan venía tras ellos, chorreando sangre de demonio. —Deberías haber llevado a Arik al hospital—dijo Eidolon, acercándose a la cama.

Página | 73

Lirnos deseó poder inventarse una excusa melodramática, ya que en ese momento no le hubiera venido mal una buena dosis de euforia, pero apretó los dientes y se limitó a decir la verdad. —No quería que nadie más supiera que le habíamos encontrado. Eidolon cogió unas tijeras de la bolsa roja que Shade había dejado a los pies de Arik. — ¿A quién te refieres con nadie más? —A los demonios de los que se escapó. —Miró a Kynan. —Supongo que habrás matado a los que nos atacaron. —Sí. En cuanto te fuiste intentaron regresar a la boca del infierno, pero los demonios decapitados no suelen ir muy lejos. Shade ayudó a Eidolon a cortar los harapientos pantalones de Arik y Limos casi tembló de furia cuando vio la henchida y amoratada carne y las fracturas de hueso que traspasaban la piel. Iba a destruir con sus propias manos a los bastardos que le habían hecho aquello. — ¿Estás segura de que no hay nadie que pueda imaginarse que Arik está contigo?—preguntó Shade. —Nadie sabe dónde vivo. El Hospital del Inframundo es muy... conocido. Y no confío en tu personal. Eidolon le lanzó una siniestra mirada antes de tocar la frente de Arik. Su dermoire empezó a brillar al tiempo que canalizaba su don sanador sobre el humano. —Está en muy mal estado. —Frunció el ceño. —Ha sufrido muchos daños. Joder, tiene los tímpanos perforados, le han roto cada uno de los huesos en múltiples ocasiones, su cráneo es una masa de fracturas y los órganos internos están llenos de cicatrices. —Entonces ¿alguien le ha estado curando?—Iba a hacer que los torturadores de Arik pasaran por la misma experiencia pero sin la cura. — ¿Qué, o quién, ha podido hacerlo? Shade sacó unas vías de la bolsa.

Página | 74

—Puede que usaran hechizos. Y también existen algunas especies de demonios que tienen habilidades similares a las nuestras, aunque no tan poderosas. Eidolon volvió a fruncir el ceño y después soltó un gruñido. —No puedo curar las heridas más antiguas, lo que significa que fue un seminus el que se encargó de él. Arik tendrá que cargar con todo ese daño durante el resto de su vida. Puedo curar casi todo, pero no lo que haya hecho otro seminus. — ¿A qué te refieres?—Kynan se puso al lado de Limos. Eidolon palpó el abdomen de Arik. —Imaginaos que alguien se rompe una pierna y cuando le colocan el hueso no saben muy bien cómo hacerlo y lo colocan mal. El hueso termina curándose, pero no como debería y la pierna se queda torcida o doblada. Pues bien, el demonio que se encargó de Arik hizo algo similar con muchas de las heridas y fracturas. Lo que hizo sirvió para salvarle la vida a Arik, pero no tenía la suficiente experiencia. —En ese caso, ¿no hay nada que puedas hacer?—preguntó Limos mientras Shade colgaba una bolsa con un líquido claro en uno de los postes de la cama y ponía una vía en la mano de Arik. Eidolon negó con la cabeza. —Todo lo que un seminus cure no se puede alterar. Limos soltó una maldición. — ¿Y qué me dices de las heridas actuales? ¿Puedes encargarte de ellas? —Sí. —Eidolon se dirigió a Shade. —Necesito que me ayudes, hermano. Tiene fracturada la columna, daños importantes en la médula espinal, quemaduras de tercer grado, fractura bilateral compuesta tibial y femoral, y múltiples laceraciones. Si te encargas del dolor, empiezo ya mismo. —Espera. —En algún momento de aquella conversación Li había sacado las chapas de identificación de Arik y ahora las sujetaba como si le fuera la vida en ello—. ¿Tiene la espalda rota? ¿No podrá andar? —Por ahora no. Pero le curaremos.

Página | 75

El cirujano sonaba tan convincente... Limos deseó con todas sus fuerzas que fuera capaz de hacer todo lo que había dicho que haría. Shade cogió la muñeca de Arik y su dermoire empezó a resplandecer como lo había hecho antes el de su hermano. Limos se puso a caminar de un lado a otro, jugueteando con la cadena de las chapas y desgastando el grueso suelo de madera. Intentó no mirar, pero cada vez que Arik gemía, se estremecía y sus ojos volaban hacia el militar. Le dolía ver su piel cenicienta y sus rasgos contraídos por la agonía que estaba atravesando. En dos ocasiones se acercó a él como si pudiera ayudarle, aunque sólo fuera sujetándole la mano, Pero, ¿le reconfortaría tocándole o más bien ejercería el efecto contrario? ¿Por qué se preocupada siquiera? Las balanzas de su hombro estaban de nuevo equilibradas, pero esa era la primera vez que le preocupaba lo que alguien, además de sus hermanos, pudiera pensar de ella. Frustrada por la dirección que estaban tomando sus pensamientos, se centró en temas triviales como qué colores escogería la próxima vez que se pintara las uñas. ¿Le gustaría a Arik el lima y el naranja? Tras un rato, Eidolon por fin se levantó y limpió la sudorosa frente del militar con el dorso de la mano. —Necesita descansar. Cuando se despierte, asegúrate de que come y bebe abundantes líquidos. —Levantó la sábana para cubrir el pecho de Arik. —Llámame si surge cualquier problema. Shade quitó el catéter de la vena de Arik y metió la bolsa vacía y el resto de utensilios médicos en su maletín de paramédico. —Le diré a Runa que su hermano está aquí. Seguro que quiere verle. —Por supuesto. Te avisaré en cuanto se despierte. —Limos. —Kynan colocó una moneda en la palma vacía de ella. —Le quité esto a uno de los demonios a los que maté. ¿Quién es Sartael?

Página | 76

¿Sartael? Vaya. Sorpresa, sorpresa. Levantó la fina moneda de metal para poder verla a la luz y estudiar el símbolo de la calavera alada que era la marca de Sartael. —Es el ángel caído de las cosas perdidas u ocultas. Algunos rumores apuntan también a que podría tratarse de nuestro padre. Kynan enarcó una ceja. —Creía que vuestro padre era un ángel llamado Yenrieth. —Sí, pero no se le ha vuelto a ver desde que Lilith se quedó embarazada, y los ángeles suelen adoptar un nuevo nombre cuando caen. Mucha gente dice que Yenrieth fue castigado por procrear con una demonio, y algunos creen que se convirtió en Sartael... al que tampoco se le ha visto desde que lilith dio a luz. —Entonces, ¿por qué iba a llevar un demonio una moneda con la marca de Sartael? —Porque—reflexionó ella—, debe de estar de vuelta. Seguro que lanzó algún hechizo de localización sobre la moneda para que llevara al portador hasta Arik. — ¿Todavía corre peligro Arik de que le encuentren? —No. Mientras no esté en el Sheoul, está a salvo de Sartael. Fuera de allí los poderes del caído se limitan a encontrar demonios y objetos o artefactos demoníacos. —Tiró la moneda al aire y la volvió a coger. —Arik está seguro conmigo. Kynan la taladró con la mirada. —Ares trató de matarle antes de que la tierra se lo tragara y lo enviara directamente al Sheoul. ¿Cómo sé que estará bien contigo? Limos intentó no ofenderse ante el comentario, pero no pudo evitar sentirse dolida. —Porque si quisiera matarle no hubiera llamado a Eidolon. — ¿Y qué hay de tus hermanos?

Página | 77

—Ellos tampoco quieren verlo muerto. —Le fue muy fácil soltar esa mentira, seguramente porque ella misma quería creérsela. —Guardián, Arik estará a salvo conmigo. Te doy mi palabra. Kynan asintió con la cabeza y salió con Shade y Eidolon. En el momento en que la puerta se cerró, Arik soltó un gemido que sonó como si le estuvieran clavando un cuchillo en el intestino. Limos no era de las que solía consolar a nadie; no tenía ningún problema en dar su opinión, pero el deseo de cuidar de otra persona nunca había formado parte de su naturaleza. Se dirigió hacia la cama, andando como si se estuviera acercando a un oso herido más que a un hombre inconsciente. — ¿Arik?—susurró. Él volvió a gemir, más fuerte esta vez, y apretó la mandíbula como si estuviera experimentando un dolor insufrible. Quizás si llamara a Eidolon... Todo el cuerpo de Arik se tensó y empezó a temblar. Echó hacia atrás la cabeza y dejó escapar un grito silencioso mientras los tendones del cuello se le marcaban como si fueran cuerdas. Cualquier idea de traer al demonio cirujano se fue al garete y fue remplazada por una urgente necesidad de terminar con el sufrimiento de Arik. Se subió a la cama y usó todo su peso para controlar sus convulsiones. Con sumo cuidado, dejó descansar la cabeza sobre el hombro masculino y puso la mano sobre su pecho. El corazón palpitaba sobre su palma y resonaba en su oído. Eso era lo más cerca que había estado nunca de ningún hombre; por lo menos íntimamente hablando. ¿Se suponía que su pulso debía ir parejo al de él? La cercanía la hizo sentirse extrañamente... bien. Escuchó otro gemido cargado de agonía. Puede que le hubieran curado físicamente, pero, ¿mentalmente? No quería ni pensar en todo el daño que le habían hecho. Arik volvió a tensarse y después se estremeció con tal fuerza que sacudió los brazos con violencia.

Página | 78

—Shhh. —Le acarició durante un buen rato. El pelo, la mandíbula, la garganta… Él comenzó a calmarse, su respiración se hizo más regular y su pecho ya no subía y bajaba con tanta celebridad. —Eso es, duerme. De pronto Arik alzó una mano, sobresaltándola cuando cerró los dedos en torno a su muñeca. Limos abrió los ojos y contuvo la respiración mientras él tomaba su mano y se la llevaba a los labios en lo que ella juró fue un beso. Confundida por la ternura que el militar había demostrado con ese gesto y sobrecogida por los sentimientos que crecían en su interior, se quedó completamente quieta. Nunca nadie la había tratado de forma tan... Ni siquiera sabía qué palabra utilizar, porque jamás había experimentado ese comportamiento de primera mano. Todo lo que sabía era que el nombre que le correspondía si se rompía su Sello, Hambre, le venía como anillo al dedo. Siempre había estado necesitando algo a lo que no podía ponerle nombre porque nunca lo había sentido. Pero ahora sí que lo hizo. La caricia de un hombre. El cariño de un hombre. En ese momento estaba más hambrienta que nunca, y eso no podía traer nada bueno.

Página | 79

Siete
Calor. Comodidad. Estar tumbado sobre algo blando.
Arik jadeó de placer. Abrió los ojos esperando encontrarse con la siniestra oscuridad de su celda, pero, en lugar de eso, vio un ventilador girando lentamente sobre un techo blanco, mientras los rayos de sol y una brisa procedente del océano entraban desde las ventanas abiertas. Un sueño. Estaba volviendo a soñar. Le encantaba soñar. Durante un instante encontraba la paz y el alivio necesarios para soportar el constante dolor y el hambre. Cerró los ojos, se dio la vuelta... y se topó con el cálido cuerpo de una mujer. No necesitó mirar para saber de quién se trataba. Su aroma tropical, a loción bronceadora y a ron, inundó sus fosas nasales. Debería sacarla a empujones de la cama y darle una buena zurra en el trasero. Pero se trataba de un sueño, ella estaba caliente y se sentía mejor que nunca desde que había sido arrojado a esa celda inmunda.

Página | 80

En menos de un segundo, la colocó debajo de él, puso los labios sobre los de ella y hundió las caderas sobre sus piernas abiertas. Limos dejó escapar un gritito de indignación, pero él la acalló con la lengua. Oh, vaya... estaba desnudo. En sus sueños solía desvestirse. O hacer que Limos le desvistiera. Las manos de la jinete ascendieron hasta sus hombros tímidamente, lo que le resultó bastante extraño. Siempre que había soñado con ella se comportaba de forma agresiva, como una tigresa que tomaba lo que quería o que hacía que él tuviera que ganárselo a pulso. Pero ahora era una gatita vergonzosa. Seguro que se trataba de uno de sus jueguecitos. Las manos de ella descendieron sobre su espalda con mucha suavidad. Sí, definitivamente era un juego. Limos no era suave en absoluto. Mordía, se retorcía, peleaba con uñas y dientes y tenía una lengua viperina. Lengua… Eso era precisamente lo que estaba sintiendo ahora contra su piel, y seguía comportándose de forma tímida. Joder, era muy buena interpretando ese papel de niña dulce e inocente. Y lo que le resultó aún más raro era que con esa actitud le estaba excitando aún más. Empujó con fuerza las caderas, presionando la endurecida polla contra su ardiente feminidad mientras le rodeaba la cintura con una mano. Sus gemidos se entremezclaron, y las caricias de ella se volvieron más audaces, su lengua más confiada. Arik le siguió la corriente, dejándola hacer lo que quisiera y al ritmo que prefiriese, a pesar de que su cuerpo deseaba tomarla como siempre lo hacía en ese tipo de sueños. Limos se humedeció los labios, la punta de su lengua tocó sus preciosos dientes mientras esos gráciles dedos se clavaban en los músculos de su espalda. Quería decirle que lo sujetara con más fuerza, que le arañara la piel, pero aquel sueño era tan diferente al resto, tan real y tan increíblemente tierno que Arik simplemente dejó que siguiera su curso. —Oh, sí—susurró contra los labios de ella. Sus caderas empezaron a mecerse a pesar de su deseo de tomarse las cosas con calma.

Página | 81

Se irguió un poco para así poder quitarle la camiseta y besar cada centímetro de su sedosa piel. Sabía a cielo y a infierno, a luz y a oscuridad, dulce y picante. Lamió y acarició con la nariz su elegante garganta, mientras ascendía con la palma de la mano desde el vientre hasta los pechos. Otro dato que le dijo que este sueño no se asemejaba a los demás, era que sus pechos no eran tan grandes como antes. En esta ocasión eran dos montículos de carne firme que se acomodaban a sus manos como si hubieran sido creados sólo para él. Frotó uno de los pezones erectos y lo acarició con dedos temblorosos. Se sentía como si esa fuera la primera vez que estaba con ella. Limos subió las piernas de modo que sus rodillas le atraparon la cintura y alzó la pelvis para encontrarse con los envites circulares de él. La fricción entre sus sexos los enardeció antes de lo esperado. Tenía el pene tan duro que pensó que se le partiría en dos, y sus testículos estaban tan llenos que temió que estallaran. Cuando las manos de Limos le sujetaron las nalgas y le empujaron enérgicamente contra ella, supo que bastaría un solo toque o una palabra subida de tono para correrse. Lanzó un gruñido de deseo y Limos le respondió con un sexy ronroneo; le besó la barbilla, el cuello y le dio un ardiente mordisquito que a Arik le sentó de maravilla. Por primera vez desde que la había puesto debajo de él, abrió los ojos deseando ver el espectacular cuerpo de la jinete. La imagen lo dejó sin respiración. Su bronceada piel era impecable, una piel que cubría unos músculos que se flexionaban en los brazos y la estrecha cintura mientras se contorsionaba bajo su peso. Sus pechos eran dos montículos perfectos que pedían a gritos que los saboreara. Incapaz de resistirse a esa demanda, cerró los labios en torno a uno de ellos, deleitándose con el gutural gemido de placer que escapó de la garganta de Limos. Lo lamió con avaricia, trazando su contorno con la lengua y metiéndose la cálida carne dentro de la boca. Le pareció paladear el sabor a sol y a brisa marina de su piel, el sabor a libertad, a días de vacaciones, a calurosas noches de verano y a sexo en la playa. Trató de controlarse y empezó a sudar, pero la forma en que ella se retorcía debajo de él, tan provocadora, tan sensual, tan perfecta, lo llevó al límite. Con un tosco movimiento, se abalanzó sobre ella y volvió a poseer su boca mientras

Página | 82

embestía con las caderas con una necesidad tan salvaje que le resultó tan extraña como decisiva. —Arik—susurró ella. —No deberíamos... No podemos... Oh, sí... Justo ahí... Sí. No necesitó que ella le dijera lo que estaba haciendo. La reacción de la jinete, la manera en que echó la cabeza hacia atrás y abrió la boca, los suaves y jadeantes gemidos que escaparon de su garganta le dijeron lo que ya sabía: que la estaba volviendo loca. El clímax se concentró en sus testículos, preparado para salir como un relámpago por su pene. El orgasmo le golpeó con la fuerza de un tren de mercancías, arrastrándolo mientras ella gritaba por su propia liberación. Limos estaba tan caliente, la sentía tan húmeda alrededor de él que... Un momento. No estaba dentro de ella. Aquel pensamiento atravesó la neblina en la que se había sumido al mismo tiempo que se estremecía y sentía cómo su semen salpicaba el vientre y los pechos de ella. Con brazos temblorosos, alzó la cabeza y la miró frunciendo el ceño. Sus ojos violetas estaban sensualmente obnubilados, sus mejillas ardían sonrojadas, tenía los labios hinchados. Aquella mujer era el sueño de todo hombre. Pero, para horror suyo, se dio cuenta de que no se trataba de un sueño. Joder, estaba en medio de una pesadilla.

***
El corazón de Limos todavía estaba latiendo a mil por hora, su cuerpo aún sentía el hormigueo por el primer orgasmo que había tenido con un macho. Mierda, ahora se daba cuenta de todo lo que se había estado perdiendo. Ahora no podía dejar de pensar en cómo sería tener a un hombre dentro de ella. Sobre todo si el hombre era un exquisito espécimen como aquél, con un cuerpo hecho para complacer a una mujer. Dios, qué impresionante le había resultado Arik cuando se corrió. Sus duros rasgos se suavizaron tanto por el éxtasis como por los rayos del tardío sol matutino entrando por la ventana. Sus músculos se habían tensado definiendo cada centímetro de su complexión, y las venas se marcaron bajo su piel. Un cálido chorro

Página | 83

de semen le salpicó el vientre y aunque se moría por saber cómo se sentiría dentro de ella, aquello le bastaó para volverla loca. Había conseguido que un hombre tuviera un orgasmo. A pesar de que era una de las criaturas más poderosas del planeta, lo que le había hecho a Arik le había satisfecho más que cualquier otra cosa en su larga vida. Estaba absolutamente embelesada por lo que acababan de hacer y tenía los labios extremadamente sensibles por sus apasionados besos. Esa fue la mejor parte de hacer el amor. El afecto que tanto anhelaba, la ternura que él le había demostrado cuando le besó la mano, había fluido de ese beso como si una onda eléctrica se tratara, vigorizándola y llenando su estómago de miles de mariposas. Con vacilación, le acarició la mandíbula con los dedos. Quería expresarle su arrepentimiento por todo lo que tenía que haber pasado durante ese último mes. Decirle el hombre tan extraordinario que era al haber conseguido sobrevivir a aquello. Pero todo lo que salió de su boca fue una torpe palabra entrecortada: —Arik. Como si pronunciar su nombre fuera el detonador de una bomba, el militar explotó, alejándose de ella y saltando fuera de la cama. —Cállate. —Trastabilló hacia atrás, golpeándose con una cómoda. —Tranquilo, Arik. Todo va bien. Limos se sentó, bajando las piernas por un lateral del colchón para salir también de la cama. —Estás a salvo. — ¿A salvo?—preguntó incrédulo. — ¿A salvo? Estoy en el Infierno, estúpida demonio. Li se imaginaba que iba a estar furioso con ella por lo que le había pasado, pero ¿llamarla estúpida demonio? Con manos torpes, cogió la camiseta que él le había quitado antes. —Escúchame... — ¿Quién eres?

Página | 84

Limos parpadeó. ¿No la reconocía? ¿Acababa de proporcionarle la mejor experiencia de su vida y no se había dado cuenta de a quién había tenido debajo suyo? La humillación que sintió hizo que le ardieran las mejillas. Se limpió el ahora frío semen del vientre con una sábana y se puso la camiseta. —Soy yo, Limos. —Basta. ¡Sal de mi cabeza!—La mirada de Arik era salvaje, estaba jadeando, y aunque aún desprendía la intoxicante fragancia a sexo, Li también pudo oler la cólera y la confusión que lo embargaban. — ¡Ahora! Ella suavizó el tono de voz, intentando calmarle. —Tranquilo, ¿qué te pasa? Él la miró como si ella fuera la que estaba loca. —No puedes engañarme. —Golpeó con la mano el jarrón con flores que había en su mesita de noche. El cristal se hizo añicos contra la pared y el agua y las flores se desparramaron por el suelo de madera. —Toda esta mierda no es real. Sé que estoy en mi celda y que tú eres alguna demonio asquerosa haciéndote pasar por... ella. — ¿Haciéndose pasar por mí? ¿Limos? —No vas a conseguir que diga su nombre, así que termina con esta puta charada ya. —Se miró a sí mismo. —Dios, ni siquiera me habéis vestido en este jodido viajecito por mi cabeza. Mierda. De verdad creía que los demonios estaban jugando con su mente, haciéndole ver cosas que no eran reales. —Arik, intenta recordar. —Se puso de pie tratando de no sobresaltarle. Era como un animal acorralado, herido, asustado y peligrosamente imprevisible. —Te han tenido encerrado durante un mes. No sé cómo has conseguido salir de la celda, pero te encontré en la boca del Infierno de Erta Ale. Estabas inconsciente. Te traje aquí, a Hawai y Eidolon y Shade te curaron.

Página | 85

—Cierra la boca. —Se llevó las dos manos a la cabeza, como si estuviera tratando de mantenerla sobre los hombros. —Por el amor de Dios, cierra esa maldita boca. Limos soltó una lenta bocanada de aire, sin saber muy bien cómo manejar la situación. Estaba claro que su presencia le estaba alterando. —Voy a por algo para que puedas vestirte y a por un poco de comida, ¿te parece? ¿Por qué no te duchas? Ponte cómodo. Tienes cepillos de dientes nuevos, dentífrico y jabón en el baño. —Hizo un gesto hacia la puerta que daba a la terraza—. Si te apetece puedes salir, aunque hay guardas custodiando los alrededores. No eres ningún prisionero, pero hasta que no te repongas del todo no puedo permitir que te marches. Él la miró fijamente. —Si no puedo marcharme, entonces estoy prisionero. —No. — ¿Por qué? —Porque lo digo yo. Una respuesta de lo más razonable, sí señor. Mierda. Arik tenía una forma curiosa de descolocarla por completo. Necesitaba volver a tomar las riendas de sí misma. Y necesitaba hacerlo cuanto antes. Con el corazón latiendo como si estuviera corriendo una maratón, prácticamente salió disparada de la habitación y bajó corriendo hasta la cocina. Una vez allí le envió un mensaje de texto a Thanatos para que le trajera algo de ropa. Después se puso a hacer la única cosa con la que creía que podía ayudar a Arik: darle de comer. Le hizo un sándwich con un montón de lonchas de pavo, cortó un trozo de pastel de plátano y cogió una botella de agua de la nevera. El sonido de pasos la dejó completamente paralizada antes de recorrer el escaso metro que le quedaba para volver a la encimera donde había dejado la comida. Reseph.

Página | 86

Hubiera reconocido la cadencia de esos pasos en cualquier parte. Pero él ya no era Reseph, y aunque el noventa y nueve por ciento de las veces era perfectamente consciente de ese hecho, a veces su mente se empeñaba en hacer que lo recordara haciendo cosas tan familiares como bailar en una de sus fiestas o insistir una y otra vez para que lo acompañara al cine. —Hola, hermanita—dijo arrastrando las palabras. Estaba en el umbral de la puerta, bloqueándola con su inmenso cuerpo, la única salida que tenía para volver a la habitación de Arik. ¿No me vas a agradecer que le haya salvado la vida a ese patético humano que has adoptado como mascota? —Tú no le salvaste, mentiroso. Él se escapó. —Él consiguió salir de su celda—rebatió Peste. —Pero yo le llevé hasta la entrada de la boca del infierno antes de que los demonios le encontrasen. Puede que le dejara en peores condiciones que cuando me lo encontré, pero siempre hay que dar algo a cambio, ¿no crees? —Tú—gruñó ella. —Tú fuiste el que le dejó en ese estado. Él se encogió de hombros y uno de los pinchos que tenía en la armadura de metal a la altura del hombro hizo un feo surco en la pintura blanca de la jamba de la puerta. —No hice nada que sus torturadores no le hubieran hecho ya... o que le fueran a hacer si no hubieras llegado antes que el grupo de demonios que envió Sartael. —Eres despreciable. Peste se llevó una mano al pecho en un gesto melodramático. —Tus palabras están hiriendo mi pobre corazón. Oh, sí. A ella le hubiera encantado herirle, pero de verdad. — ¿Qué quieres? Ya hice lo que me pediste, así que sal de mi casa. Su hermano deslizó los dedos por el símbolo del arco y la flecha que llevaba en el dorso del guante. Con un simple gesto de su mano podía conseguir que se transformase en un arma real y dispararla en menos de un segundo, y Limos deseó que no estuviera pensando en clavarle una flecha entre ceja y ceja.

Página | 87

—He venido a contarte algo—dijo finalmente, dejando de acariciar el guante. Ella clavó su mirada en la suya. — ¿En serio? —Sí. —El brillo de diversión en sus ojos se tornó siniestro y torció los labios mostrando unos colmillos tan grandes como el dedo meñique de ella. —Me alimenté de tu hombre. Su sangre está deliciosa. Podrás comprobarlo por ti misma cuando se rompa tu Sello. La furia que sintió porque clavara aquellos colmillos en Arik fue como gasolina corriendo por sus venas. Su hermano había actuado violentamente contra Arik, le había hecho mucho daño y usado, pero también estaba encolerizada por la pizca de envidia que sintió. Peste había intimado con Arik... Se trató de una intimidad enfermiza y retorcida, de acuerdo, pero cuando uno se alimentaba de otra persona de esa forma, cuando entraba en ella de ese modo, existía una cercanía forzosa en todo el acto y Limos estaba convencida de que su hermano alcanzó el clímax al hacerlo. Aunque le hubiera encantado tirar a la cabeza de Peste uno de los cuchillos que tenía en su cocina, no le iba a dar esa satisfacción. —Mi Sello no se romperá—afirmó con calma. —Lo hará. —Peste se alejó del marco de la puerta. —Y esa es la única razón por la que todavía no he matado al humano. Quiero que seas tú la que lo haga. Quiero ser testigo de primera mano cuando bebas de él hasta dejarle completamente seco. — ¿Y por qué es tan importante para ti que muera? —Porque—contestó con un tono tan oscuro como el asqueroso líquido que se filtraba a través de las uniones de su armadura—, él también tomó mi sangre. Lo que significa que, cuando muera, su alma será mía. Y tengo unos cuantos planes para ella. El horror golpeó a Limos con tanta fuerza que apenas pudo respirar y tuvo que hacer acopio de todo su control para no abalanzarse sobre Peste.

Página | 88

Cuando por fin se vio capaz de volver a hablar, su voz fue áspera como una lija. — ¿Por qué? ¿Por qué estás haciendo esto? Antes de que terminase de formular la pregunta ya sabía la respuesta. Cuantas más almas tomara Peste, más fuerte sería, pero eso iba mucho más allá. —Sí—sentenció Peste. —Ya sabes por qué. Siempre has tenido más cerebro que tetas. —Sus colmillos resplandecieron. —Tu marido me dará cualquier cosa que le pida si le entrego el alma de Arik. La calma de Limos se evaporó. Agarró un cuchillo de carnicero y se lo lanzó con fuerza. Con un elegante movimiento, Peste se hizo a un lado y la hoja se clavó en la pared, con el mango vibrando inofensivamente. Sonriéndole por encima del hombro, Peste desapareció de su vista. Qué gilipollas. Qué condenado hijo de puta. Cerró los ojos y apoyó los puños en la encimera hasta que su presión sanguínea dejó de ser un peligro para sus tímpanos. Y justo cuando dejó de escuchar ese ruido sordo, volvió a escuchar el sonido de unos pasos acercándose. Al menos esta vez era Thanatos el que entraba a la cocina. Iba vestido con sus habituales pantalones negros y su abrigo largo de corte neoclásico, también negro, que se abrochaba desde el cuello hasta la cintura. Limos estaba segura de que debajo de él llevaba un sueter negro de cuello vuelto. Lo único que variaba de su usual vestimenta era que, en vez de llevar sus botas góticas favoritas de suela ancha, llevaba botas militares. —Tienes un aspecto horrible. —Dejó unos pantalones de chándal y una camiseta encima de la mesa. — ¿Y por qué hay un cuchillo clavado en la pared? —Peste acaba de estar aquí y ese cuchillo iba dirigido a su cabeza. El cuerpo de Thanatos se tensó y sus ojos ambarinos se oscurecieron. Las sombras que pululaban alrededor de él se reunieron en torno a su figura. — ¿Qué quería?

Página | 89

—Sobre todo, provocarme. Dios, odiaba todo aquello. Odiaba que su hermano se hubiera transformado en un ser tan vil. Odiaba que tuviera tanto poder sobre ella. Odiaba que ahora poseyera a Arik como ella nunca podría hacerlo. No era que quisiera el alma del militar, pero tampoco quería que Peste la tuviera. Arik era... ¿qué?, ¿suyo? Imposible, incluso aunque él no la odiara. Thanatos seguía inmóvil, como si estuviera averiguando qué era lo que Peste había podido hacer para provocarla. Limos esperaba que terminara preguntándole, así que se sorprendió cuando él simplemente dijo: — ¿Cómo lo está llevando el humano? —No estoy segura. Ni siquiera recuerda haberse escapado. — ¿Has manipulado sus recuerdos? Tanto ella como sus hermanos podían borrar la memoria de las personas. Dependiendo de las circunstancias y del sujeto en concreto, podían hacer que desaparecieran las dos horas anteriores o un poco más, pero muchas veces con eso bastaba. —No. Cree que sigue en el Sheoul. —Soltó un resoplido de pura frustración. — Me tiene un poco preocupada. ¿Un poco? Estaba aterrada. —Es comprensible. ¿Te acuerdas de lo jodida que estabas cuando te pasó aquello con los guardianes de la Égida? ¿Cómo olvidarlo? Esos cabrones la inmovilizaron con saliva de sabueso del infierno y la encerraron en una mazmorra mientras la interrogaban y la torturaban para divertirse un rato. Reseph la rescató y ella se pasó dos días enteros intentando recomponerse. —Sólo necesita un poco de tiempo. Thanatos cambió de posición, desviando su peso de un pie a otro.

Página | 90

—Hablando de lo cual… —Ni siquiera lo digas—gruño ella. —Matarle para que no puedan atraparle los demonios no es la solución. El capullo de nuestro hermano ha intercambiado su sangre con la de Arik, y si se muere ahora su alma pertenecerá a Peste. —Joder—suspiró Than. —Vaya una mierda. — ¿Qué opinas?—Limos puso en una bandeja la comida y el agua. —Lo que no consigo entender es a qué está esperando. ¿Por qué no ha matado a Arik todavía? —Ni idea. Quizás hacerte con un alma sea igual que transformar a un vampiro y necesite su tiempo. —No sé, pero tengo buenas noticias. —Extrajo la moneda de Sartael del bolsillo de sus pantalones cortos. —Mira quién ha decidido salir a la luz. —Lanzó la moneda a Than, que la cogió sin ningún esfuerzo en el aire. —Vaya, vaya—murmuró mientras examinaba la moneda. —El ángel de las cosas perdidas ha decidido entrar a formar parte del Apocalipsis. —Alzó la mirada—. ¿Dónde la encontraste? —Maté a un demonio que la estaba usando para rastrear a Arik—respondió, disfrutando de la calidez que invadió su piel. Podría haberle dicho la verdad a Than, que Kynan era el que realmente había matado al demonio, pero lo primero que su hermano se preguntaría era qué estaba haciendo ella con Ky. —Creía que Sartael estaba muerto. —Siempre se han escuchado rumores que mantenían que, en vez de matarle, Sartael fue apresado por Satán. Algunos incluso comentan que lo trasformaron en una especie de puercoespín infernal para tenerlo como mascota. — ¿Y por qué liberarlo ahora? —Tal vez tu prometido está desesperado por encontrar a Arik después de que se escapara. —Puede ser, pero me parece demasiado extremo traer de vuelta a Sartael después de tanto tiempo sólo para encontrar a un simple humano. —Miró el

Página | 91

cuchillo clavado en la pared. —Peste—masculló—, mencionó a Sartael cuando estuvo aquí. Me juego tu huevo izquierdo a que ha sido Peste el que ha arreglado la vuelta de Sartael para que le ayude a encontrar mi agimortus. Thanatos jugueteó con la moneda. —Me encantaría que no usaras mis pelotas en tus apuestas. Pero lo que has dicho tiene sentido. — ¿Podemos usar la moneda para encontrar a Sartael? —Puede que tenga algo en mi biblioteca que nos pueda servir Y quizá Reaver también sepa algo que nos pueda ser de utilidad. —Le convocaré. Perfecto. Ya iba siendo hora de que tuvieran un plan que seguir. Cogió la bandeja y la ropa y dejó que Than la acompañara hasta su habitación. Su hermano, tan protector como siempre, se adelantó unos pasos, abrió la puerta y examinó la estancia antes de dejarla entrar. Arik estaba sentado en un rincón, todavía desnudo y con la frente apoyada en las rodillas. En cuanto se dio cuenta de su presencia, los miró con esos magníficos ojos color avellana bullendo de ira. —Hola—le saludó ella suavemente. —Te he traído algo de ropa. —Dejó las prendas encima de la cama. —Y comida. Muy despacio, se dispuso a acercarse a él, pero se detuvo en seco cuando los labios de Arik se torcieron en un silencioso gruñido. Than se plantó detrás de ella con una postura amenazante. Estaba claro que su hermano no iba a hacer que las cosas con el militar fueran más fáciles. —Vete—le dijo moviendo los labios. Al ver que su hermano no se movía le dio un codazo. Tras lanzarle una mirada que dejaba claro que no le gustaba nada aquella situación, Than salió de la habitación dando un portazo. De nuevo con sumo cuidado, dejó la bandeja en el suelo cerca de Arik y retrocedió unos cuantos pasos. Teniendo en cuenta la expresión famélica del

Página | 92

hombre, Limos esperó que se abalanzase sobre la comida. En vez de eso, se encogió todavía más. — ¿Crees que soy estúpido?—Su voz era un rugido feroz. — ¿De verdad piensas que me voy a comer eso? ¿Dónde está mi cubo de ojos y tripas? ¿Ojos y tripas? La imagen hizo que la bilis se le subiera a la garganta. Le habían alimentado con cosas asquerosas, y lo más probable era que también le hubieran tentado con comida de verdad, castigándole cuando intentaba comerla. Limos jamás había querido asesinar tanto a nadie como ahora. —Nada de ojos y tripas. Hoy toca menú especial. —Quiero lo de siempre. Y no me digas que no os queda carne putrefacta llena de gusanos porque por aquí soléis tener en abundancia. — ¿Sabes?—dijo Li suavemente. —Puedes tener toda esa mierda cuando te comas esto. —Se fue en dirección a la puerta y aunque esperaba que se lo comiera todo una vez que ella se fuera, en el fondo sospechaba que no lo haría. Una vez que se hubo ido supo que tenía razón. Furtivamente, le observó a través de la puerta corrediza de cristal que conectaba la terraza con el dormitorio. Arik estaba mirando la comida con un brillo de desesperación en los ojos, pero no la tocó. Después de un rato, cuando Limos supo a ciencia cierta que no iba a comerse ni un solo trozo, se fue a buscar a Hekili, que estaba haciendo inventario en la despensa. —Necesito algo que parezca... asqueroso—dijo. —Algo que sea comestible y sano, pero que no parezca comida de verdad. —Dejó de hablar durante unos segundos, imaginándose el lugar en el que habían tenido encerrado a Arik. —Y ponlo en un plato de papel o en un recipiente de estaño barato. —Creo que puedo conseguirte algo. —Esbozando una sonrisa, Hekili se limpió las manos en el paño de cocina que llevaba sobre el hombro de su uniforme de chef. —Haggis, el plato típico escocés hecho con vísceras y avena. Sí, aquello podría funcionar. —Perfecto.

Página | 93

Ocho
Harvester no soportaba que le dieran órdenes, pero no podía ignorar las
últimas que había recibido. No las entendía, pero sabía que si fallaba se metería en un gran lío. Aunque si todo salía bien, el lío podría llegar a ser más grande todavía. Lo que estaba a punto de hacer pondría su vida en peligro desde el mismo momento en que saliera del Sheoul y pusiera un pie en el reino de los humanos, donde las fuerzas celestiales podían rastrearla como si fuera un cigarro encendido. Un cigarro del tamaño de una galaxia. Recorrió con la mirada su casa que, a pesar de estar lujosamente decorada con elementos artísticos de varias regiones del Sheoul, era tan fría e insulsa como el oscuro bosque que la rodeaba. Su esclavo, un hombre lobo llamado Whine, era lo único que daba vida a aquel lugar, pero ese día no estaba precisamente en su mejor momento. La noche anterior había bebido demasiada sangre de él y, aunque nunca expresaba en voz alta si estaba cansado o no, Harvester lo notó por la forma en que se movía, despacio y con menos agilidad de la habitual.

Página | 94

Pero ella no podía permitirse el lujo de sentirse mal, y mucho menos iba a mostrar ningún gesto de compasión hacia él. En el Inframundo la amabilidad sólo conseguía que terminaras muerto. —Mueve el culo—le espetó con brusquedad. —Necesito que la cámara de nuestro invitado esté preparada de inmediato. No esperó a que Whine le contestara con una reverencia de asentimiento, sino que se teletransportó directamente hacia la única persona que podía ayudarla a llevar a cabo su misión: el orphmage más poderoso de todo el Inframundo. El demonio neethul, Gormesh, vivía en una torre de cristal situada en la escarpada orilla del río Aqueronte. Diversos guardias rodeaban la torre que, justo en ese momento, era completamente transparente, aunque podía cambiar de color y opacidad a voluntad de su dueño. Gormesh estaba ahora en su laboratorio, caminando entre filas de sujetos convertidos en conejillos de indias. Involuntarios conejillos de indias, si se tenía en cuenta la forma en la que estaban inmovilizados sobre las mesas y encerrados en jaulas. Los guardias no la interrumpieron y Harvester entró por el portón principal sin ningún problema. En el mismo instante en que las puertas se cerraron, las paredes de la torre se transformaron en inmensos muros de humo y, en cuestión de segundos, el hechicero hizo su aparición en la parte superior de- las enormes escaleras. —Harvester. —Su voz era tan siniestra como la torre. —Han pasado siglos desde la última vez que nos vimos. Y aún me parece poco tiempo, pensó ella para sus adentros. —Necesito algo que consiga paralizar a un ángel—dijo sin contemplaciones. Gormesh silbó por lo bajo. —Ya sabes que no es fácil inmovilizar a los ángeles. —Claro que lo sé—dijo apretando los dientes. Puede que hiciera milenios que hubiera dejado el Cielo, pero cada recuerdo que tenía de su época como ángel puro era tan afilado como el mejor de los bisturíes del orphmage.

Página | 95

— ¿Por qué no intentas simplemente atrapar a tu ángel con un hechizo de contención y le cortas las alas? —Porque este ángel en particular no se dejará atrapar tan fácilmente y no tengo tiempo para trazar un plan elaborado. —Empezó a subir las escaleras sin apartar la mirada de la del hechicero. —Las órdenes que me han dado vienen de los más altos escalafones, así que cualquier ayuda que puedas darme será muy... apreciada. — ¿De los más altos escalafones?—Las puntiagudas orejas de Gormesh se echaron hacia atrás. —Ven conmigo. Esto te costará caro, ya veremos cuánto y en qué consistirá. Estupendo. Si el muy bastardo cobraba un ojo de la cara por las cosas más simples, aquello iba a costarle más de lo que podía permitirse. Pero la compensación sería espectacular. Y Reaver ni siquiera tendría tiempo de ver venir el golpe.

***
Reaver sonrió al ver la pila de cadáveres de demonios a sus pies. De todas sus obligaciones, su favorita era la de matar a aquellos seres. Como ángel perteneciente al grupo de los poderes, los ángeles que formaban parte del ejército celestial, había nacido para hacer precisamente eso, lo llevaba en la sangre y era muy bueno en su trabajo, Era cierto que cuando le quitaron las alas y le expulsaron del Cielo, trabajó como médico en el Hospital General del Inframundo curando a sus enemigos por naturaleza. Pero siempre fue muy selectivo a la hora de escoger a quién le iba a salvar la vida, porque si algo había aprendido de su etapa como ángel caído era que no todos demonios eran seres malignos, al igual que no todos los humanos eran buenos. En todas y cada una de las cosas de la vida había un equilibrio, un yin-yang que existía desde el principio de los tiempos y que había venido funcionando más o menos bien hasta que se rompió el Sello de Peste. Ahora la balanza entre el Bien y el Mal se estaba desequilibrando a pasos agigantados... y no precisamente en favor del Bien. El Mal estaba saliendo del Sheoul

Página | 96

y estaba infectando a humanos por todos los lugares del planeta, incluido el remoto pueblo polaco en el que se encontraba, cuyos habitantes se habían vuelto los unos contra los otros sin saber que estaban siendo inducidos por los demonios que Reaver había matado. Gethel, el ángel hembra que había sido la vigilante del bando celestial de los jinetes antes de que a Reaver le asignaran el puesto hacía un año, salió de una de las casas donde todos los miembros de una familia fueron asesinados. —Todas las almas han cruzado al otro lado—dijo mientras se deslizaba hacia él—. Aunque muchas de ellas se han ido hacia el lado equivocado. Ese era el problema con la clase de maldad con la que estaban lidiando. Muchos de los humanos que en circunstancias normales no habrían sucumbido a la oscuridad estaban permitiendo que el Mal poseyera sus cuerpos y mentes. En la lucha por las almas, el Cielo siempre había llevado la delantera, pero ahora eso también estaba cambiando. Gethel echó un vistazo a los demonios muertos, torciendo los labios con desagrado. —Tienes un poder impresionante, Reaver. Ahora entiendo por qué te eligieron para reemplazarme. —Con una sonrisa, desplegó sus alas blancas con estrías doradas y las movió arriba y abajo preparándose para alzar el vuelo. —Dale recuerdos a Limos. La echo de menos. Y a Reseph. —Su anterior sonrisa se transformó en un gesto de tristeza. —De todos ellos era el único que creí que podría retener un poco de humanidad si su Sello se rompía. —Y yo. —Reaver alzó la mano haciendo el envarado saludo formal que usaban entre los ángeles. —Ve con Dios, querida Gethel. El ángel hembra echó a volar con tal rapidez que incluso Reaver habría sido incapaz de verla si hubiera pestañeado. A su alrededor los cadáveres de los demonios empezaron a desintegrarse, como hacían siempre que estaban en el reino de los humanos, salvo que se tratara de cambiantes, teriántropos o pertenecieran a una especie que tuviera apariencia humana, como los seminus. En general, todas las criaturas del Inframundo que no podían pasar por hombres se descomponían en cuestión de segundos.

Página | 97

De pronto se le erizó el vello de la nuca, un signo que le avisó una fracción de segundo antes de la llegada de Harvester. —Hola, máquina sexual—le dijo a modo de saludo. El sarcasmo en su voz puso a Reaver de los nervios. Harvester se paró frente a él, con el brillante cabello y las alas tan negras como su alma. — ¿Qué quieres? Tengo cosas que hacer. —Era verdad, tenía que responder a la llamada que le habían hecho hacía unos minutos y que tiraba de él como si tuviera miles de mariposas en las entrañas. Thanatos le había convocado y Reaver se preguntó para qué. Los jinetes no solían convocarlos para cosas nimias, aunque a Reaver a veces le habría gustado que lo hicieran. ¿Les hubiera importado tanto convocarle para, por ejemplo, una barbacoa? ¿O para una de las fiestas playeras de Limos? Los ángeles también tenían que comer, ¿no? —Solamente quería contemplar tu atractivo angelical. —Harvester pestañeó inocentemente. Reaver soltó un bufido. —Sí, claro. Posiblemente lo que realmente quieras sea volver a sepultarme bajo una montaña. —Hizo un gesto a su alrededor. —Aquí tienes bastante material con el que trabajar. —No confías nada en mí, ¿verdad? —Lo más seguro es que no confiara en ti ni siquiera cuando estábamos en el Cielo. —Lo más seguro. Porque en realidad no se acordaba. Sus recuerdos, así como cualquier evidencia de su misma existencia, habían sido borrados; y era incapaz de recordar nada que hubiera tenido lugar antes del suceso que causó su caída hacía ya un cuarto de siglo. No le restablecieron la memoria ni siquiera cuando le devolvieron las alas, y ninguno de los ángeles que conocía, caídos o no, podía recordarlo tampoco. Harvester encogió sus curvilíneos hombros en un gesto de indiferencia. Iba vestida como una stripper, con un top y una minifalda de cuero negros, medias de

Página | 98

red y unos zapatos de tacón de aguja de quince centímetros de alto. Puede que Reaver hubiera vuelto a ser una criatura celestial, pero uno de los peligros de estar en la tierra—sobre todo ahora que el Mal estaba por todas partes—era que los ángeles sentían lo mismo que los humanos, incluida la lujuria, y Reaver siempre había sentido debilidad por las chicas malas que iban ligeritas de ropa. Entrecerró los ojos. ¿Estaría Harvester al tanto de su pequeño secreto? —Hubo una época en la que sí que era una persona de fiar—cometó ella, sonando un tanto dolida a pesar del tono casual con el que lo dijo. —Me gustaba servir. —Su sonrisa mostró sus colmillos. —Pero me gusta más mandar. — ¿Has venido a charlar, o estás aquí por algo más importante? —Por algo más importante, por supuesto. — ¿Sobre los jinetes? Esa era la única razón por la que iría a buscarle, el único punto que tenían en común. —Más o menos. Ya sabes que el humano, Arik, se ha escapado del Sheoul. No, no lo sabía. Por eso había debido convocarle Thanatos. —Algo he oído. Harvester se agachó para recoger lo que parecía sser un anillo del suelo, mostrando un atisbo de ropa interior de color negro que no cubría lo suficiente. Reaver se mordió la parte inferior de la mejilla para evitar seguir mirando. —Qué preciosidad—murmuró Harvester mientras se levantaba. —Seguro que es una pieza de un valor incalculable. Y ahora, dime, ¿qué pasa con Arik? —Está con Limos. —Harvester le pasó a Reaver el anillo de plata, pero estaba tan distraído con los senos del ángel hembra, que casi se le habían salido del top cuando se había agachado, que ni siquiera se preguntó por qué iba a querer ella darle nada. —Peste ha reclamado su alma. Reaver dio un rápido respingo.

Página | 99

— ¿Qué ha hecho qué? —Si, Peste se ha asegurado de que, cuando Arik muera, su alma vaya directamente a él. Está desarrollando habilidades mucho más rápido de lo que nunca pudimos imaginar. Por mucho que a Reaver le pesara, el jinete era cada vez más poderoso. Antes de que el Sello de Reseph se rompiera, el único que podía controlar las almas era Thanatos. Ahora Peste no sólo podía absorber las de los humanos mientras estaban vivos, convirtiéndolos en obendientes acólitos y aumentando a la vez su propia fuerza, sino que podía reclamarlas para si como sólo los demonios más poderosos hacían. —Eso no es bueno—masculló Reaver. —No es bueno para ti—le corrigió ella. —Para mi bando sí. —Sonriendo, se acercó lentamente a él y le acarició el pecho con la mano. Su ton de voz bajó una octava y se tornó sensual. — ¿Sabes lo que también sería bueno para los míos? Tú. Bajo mi custodia. Una alarma resonó dentro de su cabeza avisando del inminente desastre que se cernía sobre él como un sudario, pero antes de que Reaver pudiera identificar la fuente de la que provenia, sintió cómo todo su cuerpo se ponía rígido, tan sólido que parecía haberse convertido en un gran bloque de hielo. Harvester le había atrapado. No sabía cómo, pero se las había ingeniado par inmovilizarle. Su corazón ni siquiera podía latir de pánico, pero sí que sintió cómo ella le daba un empujoncito en el pecho con el dedo y cómo se caía al suelo, quedándose de espaldas con la mirada fija en el grisáceo cielo del atardecer. Un minuto después, se le empañó la visión, aunque podía percibir distintas caras sobre él y escuchar varias voces. Sintió cómo diversas manos le agarraban bruscamente. Después hubo un fogonazo y, de repente, se vio invadido por un insoportable dolor que surgía de su mismo corazón. Le habían llevado al Sheoul. Harvester le había tansportado al mismo Infierno. Aquella era una violación tremenda del Pacto de Vigilantes, aunque había quedado meridianamente claro que a ella no le importaba en absoluto. —Llevadlo a la habitación de invitados.

Página | 100

Reaver quiso pelear, gritar, hacer cualquier cosa, pero no podía mover ni un solo músculo. Sólo podía sentir. Qué putada que el resto de sus sentidos hubieran desaparecido y que el único que le quedara intacto fuera precisamente ese. Le llevaron sin miramientos al lugar indicado. Luego le soltaron boca abajo en lo que le pareció una mesa y le sujetaron a ella con grilletes en las manos y los tobillos. Reaver se quedó allí sin poder moverse y con la mente embotada. —Ahora, Whine. —l.os ojos de Harvester brillaron expectantes mientras su sirviente se acercaba a él con una sierra en la mano. Una sierra especial para huesos, como pudo comprobar. Las había usado cuando trabajó en el Hospital General del Inframundo y sabía perfectamente el aspecto que tenían. Y mientras otros sirvientes se aproximaban a él, desgarrándole la camisa y desplegándole las alas, supo que muy pronto también sabría de primera mano lo que se sentiría cuando usaran una de esas sierras en su propia carne.

***
A Peste le costaba decidir si estaba de buen o de mal humor. Algo que últimamente le pasaba cada dos por tres. Normalmente, cuando estaba así se ponía a follar o mataba a alguien, lo que funcionaba igual que si se hubiera tomado una sobredosis de Prozac. Pero hoy era como si hubiera estado en una montaña rusa emocional, terminando con lo que le sucedió cuando vio cómo Harvester capturaba a Reaver en aquel pueblo polaco. Había observado cómo la bella ángel caída coqueteaba con el vigilante, mostrándole descaradamente las tetas y el trasero, y se había sentido... celoso. ¿Por qué?, Peste no tenía ni idea. Odiaba a Harvester. Quería hacerle tanto daño como pudiera. Por eso había reclamado el alma de Arik para sí. Mataría al humano, llevaría su alma al Señor Oscuro y lo usaría como un as en la manga. Un as para conseguir que Harvester fuera su compañera.

Página | 101

Sí, la odiaba. Pero, junto con su madre, era una de las hembras más poderosas del Sheoul y tenerla a su lado cuando el Apocalipsis terminara y él y sus hermanos se pelearan entre sí para ver quién controlaba más regiones y almas, sería un importante punto a su favor. Además se lo pasaría en grande forzándola todas las noches. Iba a correrse una y otra vez con sus gritos, lágrimas y súplicas. Un ramalazo de placer le recorrió de arriba a abajo. Pero, inmediatamente después, se vio invadido por una furia visceral. Su maravilloso plan había tropezado con un escollo importante. Un escollo que no había previsto hasta que fue a casa de Limos para matar a Arik frente a ella. En el momento en que puso un pie dentro de la mansión, se encontró con un problema. No podía sentir el alma de Arik, lo que significaba que pertenecía a otro. Algún cabronazo la había reclamado previamente y ahora Peste tenía que encontrarle antes de que Arik muriese. Justo cuando todo parecía empezar a solucionarse... Bueno, daba igual. Podría con ello. Siempre podía. Y ahora que Lucifer había sacado a Sartael de donde fuera que lo tuviese encerrado, encontrar el agimortus de Limos podía ser cuestión de días. Salió de la pequeña cantera que había llenado con sangre de sabueso del infierno y en la que se había bañado para alimentar a su armadura, dejando atrás los cadáveres de la familia amish con la que se había divertido hasta que murieron. Era hora de ponerse manos a la obra. Por fin había terminado de perfeccionar la plaga en la que llevaba trabajando durante semanas y todos los humanos se iban a llevar una desagradable sorpresa.

Página | 102

Nueve
Arík se había pasado la última hora pegado a la pared, con la mirada fija en
el sandwich y el pastel. Estaba famélico, pero su cabeza no dejaba de darle vueltas a la misma idea. Si se comía aquello sufriría cosas que nadie podría soportar. Bueno, nadie excepto él mismo, porque ya había experimentado eso mismo antes. Y además un par de veces. Joder; tardas demasiado en aprender, hijo. La voz de su padre resonó en su mente. ¿Qué cojones? Había terminado con ese maltratador hijo de puta el mismo día en que falleció en el hospital, cuando se había quedado literalmente en los huesos, siendo sólo una cáscara vacía tanto mental como físicamente. En ese momento le pareció surrealista ver esas manos, que habían golpeado hasta la saciedad, a Arik, a Runa y a su madre, tan frágiles, cubiertas por una ajada piel y llenas de hematomas por las vías intravenosas y los pinchazos recibidos. Ni siquiera había sentido lástima por la prematura muerte de su progenitor, pero ahora que había experimentado en carne propia lo que era estar en el Sheoul, casi se arrepintió de haber deseado que se fuera al infierno. Casi, porque algunas

Página | 103

personas sí que se merecían estar allí. Aquí. Todavía estaba en el Inframundo, no podía olvidarse de ese hecho. Aspiró el dulce aroma del pastel. Sabía que los demonios no iban a castigarle por oler la comida. Había estado probándoles una y otra vez, acercándose a los alimentos todo lo que podía y tomando profundas y largas bocanadas de aire, a ver si de ese modo podía absorber alguna caloría. Joder qué hambre tenía. Soltó una sonora maldición. Después centró la atención en la ropa que le habían traído. Los pantalones eran demasiado largos y anchos— ¿quién podía llevar algo así?—pero si se apretaba lo suficientemente fuerte los cordones no tendría que preocuparse porque se le fueran a caer. La camiseta negra, con la palabra Guinness escrita a lo largo de todo el pecho, le sentaba mejor, aunque le quedaba un poco suelta en los hombros. De pronto la puerta se abrió. Arik se puso tenso, esperando que la ensoñación se desvaneciera y le llevaran de regreso a su celda. En su lugar, sin embargo, apareció la demonio que se hacía pasar por Limos y dejó en el suelo un plato y una botella de plástico. A pesar de lo famélico que estaba, no pudo apartar la mirada de ella. Habían conseguido que aquella demonio fuera idéntica a la jinete, desde el brillo de los ojos, hasta el sedoso pelo negro y esas curvas que harían llorar a un hombre. Podría llegar a correrse sólo con admirar ese fabuloso cuerpo. Seguro que a los demonios les hacía mucha gracia todo aquello, pero a él únicamente le entraban ganas de vomitar. Cabrones. Esperó a que la hembra se llevara la otra comida y saliera de la habitación para acercarse sigilosamente hasta sus nuevas viandas. Echó un vistazo al plato de cartón, pero no pudo identificar el montón de porquería que contenía. Parecían las tripas de algún animal. Seguramente lo eran. Agachándose, inhaló su aroma. No olía a podrido. De hecho, era un olor que le resultaba familiar. Volvió a inhalar y parpadeó sorprendido. ¿Comida para

Página | 104

perro? ¿Ahora le iban a dar comida para perro? Bueno, qué coño, era mejor que carne y órganos podridos de animales que seguramente llevaban muertos semanas. Después miró confundido el tenedor de plástico que le habían dejado. Nunca antes le habían dejado ningún cubierto, ya que podía usarlo como una potencial arma. ¿Qué nuevo juego estaban urdiendo contra con él? Le daba igual. Se moría de hambre. Le dio un bocado y gimió de placer. Estaba riquísimo. Era lo mejor que había comido en semanas. Además, sabía a comida de verdad. A una especie de salchicha. Joder, algunas personas alimentaban realmente bien a sus perros. Tras terminárselo todo y relamer el plato, cogió la botella de agua. Había bebido directamente del grifo del cuarto de baño, así que no tenía mucha sed, pero aquel líquido cristalino y helado le supo a gloria. Entonces llamaron a la puerta y se puso de pie, preguntándose qué era lo que vendría a continuación. Normalmente, después de comer, le dejaban descansar un rato antes de comenzar con la tortura, aunque a veces a los demonios les hacía gracia ver cuánto daño le hacían si le obligaban a vomitar. La demonio que se hacía pasar por Limos entró. —Te he traído más ropa. —Lanzó una mochila del ejército de los Estados Unidos con su nombre encima de la cama. — ¿Dónde lo has conseguido? —Kynan... Sin pensárselo dos veces, fue a por ella. La golpeó contra la puerta y cerró los dedos en torno a su garganta. — ¿De qué conoces a Kynan? Ella le arañó la mano con la suficiente fuerza como para evitar que la estrangulase. —Arik, escúchame. —Tomó una profunda bocanada de aire para recuperar la respiración. —Esto es real. Conozco a Kynan porque nos ayudó cuando el Sello de Ares estuvo a punto de romperse. Tú también lo hiciste.

Página | 105

¿Durante cuánto tiempo iban a estar jodiéndole la cabeza? La soltó y retrocedió unos pasos, sabiendo que se acababa de ganar una enorme paliza por haberse atrevido a poner un dedo encima a uno de sus captores. Dios, se iba a volver loco esperando. Llevaba mejor que le torturaran a que le tuvieran en suspense. Los muy bastardos estaban empleando una nueva táctica con él y estaba funcionando. Muy bien. Les seguiría el juego. Estaba claro que estaban haciendo grandes esfuerzos para convencerle de que todo aquello era real, así que les daría el gusto de que creyeran que lo habían conseguido. Tomaría las riendas de la situación y les enseñaría rápido quién era el que controlaba todo lo que pasaba en su cabeza. —Entonces—dijo, dándole una patada al plato y volviendo a su rincón—, parece que es verdad que estoy en Hawai y que tú eres quien dices ser. La jinete que me mandó directamente al Infierno. Una de sus cejas negras se arqueó levemente. — ¿Me crees? —Estoy dispuesto a intentarlo. —Puedes decir mi nombre ahora. Sí, claro. —No voy a decirlo. No quiero correr ningún riesgo. De modo que dime exactamente por qué mis torturadores querían que lo dijera. Ella se pasó una mano por el pelo, y aunque no era la auténtica Limos, los dedos de Arik se movieron, deseando poder hacer lo mismo. —Te dijeron por qué te llevaron al Sheoul? Un millón de veces. —Me dijeron que fue por tu culpa. Por tu pérdida de control y egoísmo. Los ojos de la demonio brillaron llenos de sorpresa y sus labios se abrieron en un gesto de indignación.

Página | 106

—Por supuesto que no. Te llevaron allí porque me besaste, y eso es algo que estaba prohibido. —Alzó la barbilla como si, de repente, hubiera recordado que se suponía que era superior a él. — ¿Por un beso? ¿Me han torturado hasta casi hacerme perder la cordura por un puto beso? ¿Y no podías haberme avisado antes de hacer lo que hice? Ella soltó un resoplido. —Deberías haberlo sabido. Aquella demonio hacía los mismos gestos que Limos. —Entonces, ¿por qué quieren... querían... que dijera tu nombre? —Porque estoy comprometida—respondió con aire despreocupado mientras examinaba sus uñas. —Pero mi prometido no puede reclamarme a menos que me capture en el Sheoul, mi Sello se rompa o el hombre con el que haya tenido contacto sexual diga mi nombre en medio de una terrible agonía. —Vaya, ¿y ahora es cuando me dices que estás comprometida?—dijo él entre dientes. La demonio suspiró resignada, como si sus preguntas le supusieran una gran molestia. —No creí que tuviera importancia, teniendo en cuenta que lo más íntimo que tenía planeado hacer contigo era darte una patada en el culo. La indignación convirtió su cuerpo en una olla a presión. — ¡Mientes! Me devolviste el beso. Lo querías tanto como yo. —No. —Como si acabara de recibir un chute de heroína, las pupilas de la demonio se dilataron, haciendo que desapareciera el tono violeta de sus ojos. Después disminuyeron, convirtiéndose en dos diminutas puntas de alfiler antes de regresar a su estado natural. —No se te ocurra mentirme. He besado a bastantes mujeres en mi vida como para darme cuenta de algo así, así que déjate de gilipolleces. Un gruñido sordo escapó del pecho de la hembra.

Página | 107

— ¿A cuántas mujeres has besado? — ¿Por qué? — ¿A cuántas? Oh, aquello sí que tenía gracia. Estaba celosa. No tenía derecho a ponerse así. No cuando estaba comprometida con otro. La furia ni corrió por sus venas porque, aunque su parte más lógica le decía que nada de eso era real, su cuerpo y emociones no estaban tan seguros. — ¿Quieres que te diga la verdad? Porque no voy a mentirte. Así que ten cuidado con lo que preguntas. Ella se cruzó de brazos y le miró fijamente. Cuando quedó claro que en realidad no quería escuchar una respuesta, Arik volvió al tema que estaban discutiendo. —A ver si lo he entendido bien. Si digo tu nombre irás derecha al altar con tu prometido. ¿Eso es todo? ¿He tenido que aguantar que me cuelguen de ganchos y me hagan de todo sólo para que no tengas que reservar iglesia? Iba a decir su nombre. Lo iba a gritar subido a un tejado si hacía falta. Y con un megáfono. —Las cosas no son tan simples. —De nuevo con toda la calma del mundo, cogió un mechón de su cabello y se lo enroscó en un dedo. Arik deseó que terminara con todos esos gestos de hiperactividad. —Quiero decir, sí, me salvaste de casarme con el jefazo, pero hay más... —Espera un segundo—la interrumpió él, levantando una mano. — ¿Quién es exactamente tu prometido? —Hmmm… esto... Satan{s. Arik perdió por completo el equilibrio y tuvo que apoyarse en el tocador para no darse de bruces contra el suelo. — ¿Satanás? ¿El que fue expulsado del Cielo, el demonio de los demonios, el ángel caído por excelencia? ¿Lucifer?

Página | 108

Ella puso los ojos en blanco. —En realidad Satanás y Lucifer no son la misma persona. Un error en la traducción condujo a que todo el mundo creyera que sí lo eran. Te sorprendería saber cuántos errores de ese tipo e interpretaciones subjetivas han cambiado la Historia o determinadas religiones. Pregúntame por la Guerra de las Dos Rosas o los Siete Pecados Capitales cuando tengamos más tiempo. En todo caso, Lucifer sí que es un ángel caído, pero es la mano derecha de Satanás. —Gracias por la lección de historia—masculló. ¡Dios! ¿Cómo cojones había conseguido meterse en ese lío? Porque estabas pensando con la cabeza equivocada, tío. Sí, bueno, Decker siempre decía que su polla iba a terminar trayéndole problemas. Pero aquello era mucho más que un problema, aquello era la madre de todos los problemas, sobre todo cuando le asaltó un horrible pensamiento. —Antes—masculló—, cuando estábamos en la cama, hicimos cosas que... ¿pueden empeorar aún más mi situación? Limos se puso roja de los pies a la cabeza. —Ah... sí... eso. No. El daño ya está hecho. No importa lo que hagas... lo que hagamos a partir de ahora. —No hay un nosotros. ¿Por qué había hecho una pregunta como aquella si los demonios estaban jugando con su mente y aquella hembra no era la auténtica Limos? Arik se dio la vuelta y apoyó una mano sobre el cristal de la ventana. La vista era magnífica, pero una jaula, aunque fuera de oro, seguía siendo una jaula. De todos modos le seguía resultando muy extraño. La última vez que sus torturadores habían intentado un truco como aquél todo le había parecido más confuso, como si se tratara de un sueño, y los detalles no estaban muy logrados. Sin embargo ahora todo era preciso, incluso el aroma a coco que desprendía Limos. Estaba claro que el encargado de la visión actual poseía una magia mucho más poderosa.

Página | 109

—Arik. —Limos le puso una mano sobre la espalda, y aunque su primer instinto fue apartarse de ella, se vio incapaz de hacerlo. — ¿Arik?—repitió ella. — ¿Qué? —Desearía que nada de esto hubiera pasado. Arik notó un pequeño temblor subyacente en su voz. Algo que hizo que casi la creyera. Casi. —Si se trata de una disculpa, no ha sido muy convincente. ¿De verdad lo sientes? —Sí. Por alguna razón, la nueva respuesta le enfureció aún más. —Se dice «lo siento» cuando te tocaba sacar la basura y se te olvida o cuando acudes a una cena con el vino equivocado. Pero no sirve de nada cuando pierdes los nervios y le pegas una paliza a tu mujer y a tus hijos o cuando te gastas el sueldo en bebida en vez de en comida para tu familia. Y desde luego no vale una mierda cuando envías a alguien directamente al Sehoul para que lo despellejen vivo. — Volvió a darse la vuelta, agarrando a la demonio por la muñeca y poniéndola contra el cristal. —No tienes por qué sentirlo. Si esto no es real, sólo estás intentando joderme. Y si lo es, tu arrepentimiento no me sirve. — ¿Qué puedo hacer para demostrártelo? —Para empezar, admitir que yo no te obligué a besarme. Admitir que también lo querías. Que me deseabas. Sus ojos violetas se volvieron dos estanques claros. Por eso supo que todo aquello era una farsa. La auténtica Limos le habría dado una paliza y le hubiera mandado a la mierda. Pero a esta parecía que le acababan de clavar una estaca en el corazón. —No puedo—susurró. —Si lo hago, todo habrá sido por mi culpa. —Por si aún no te has enterado, jinete, sí que lo ha sido. —La soltó y se dispuso a marcharse, pero entonces se dio cuenta de que no tenía a dónde ir. Se

Página | 110

paró en medio de la habitación, aunque no se volvió para mirarla. — ¿Por qué simplemente no me matas? ¿Tan importante soy para vosotros? —Sí—contestó ella angustiada con voz áspera. —Sí—repitió. Lo siguiente que Arik oyó fue el sonido de la puerta al cerrarse.

Diez
Limos se quedó parada fuera del dormitorio, con el corazón latiéndole a
toda velocidad y temblando incontroladamente. Había creído que Arik estaba progresando, pero ahora estaba claro que él seguía creyendo que estaba encerrado y no tenía ni idea de cómo ayudarle. Incluso había intentado convocar a Reaver antes, y cuando no obtuvo respuesta, probó con Harvester. Ninguno de los dos se presentó. Cerró los ojos y apoyó la cabeza contra la pared, recordando lo desorientada que se había sentido después de que Reseph la rescatara del infierno que sufrió a manos de los guardianes de la Égida. Su hermano la había llevado a la isla de Ares, y cuando vio que ella era incapaz de hablar o tenerse en pie y que ni siquiera sabía dónde estaba, la metió completamente vestida en el mar. El shock la trajo de vuelta poco a poco y, durante todo ese tiempo, simplemente la sostuvo contra sí. Reseph había sido su ancla, el hermano al que había querido más que a nada en ese mundo. Quizás el ancla de Arik fuera su hermana. Limos hizo una rápida llamada y, en cuestión de minutos, sonó el timbre de la puerta.

Página | 111

—Gracias por venir. Limos condujo a Shade y a Runa dentro de su casa. Intentó comparar mentalmente a Arik y a su hermana, pero el único parecido que encontró fue su fibrosa complexión, lo que no le sorprendió en absoluto. Kynan le había dicho que aquella mujer con el cabello de color caramelo era una huargo, y Limos jamás había conocido a un miembro de esa especie que no estuviera en buena forma. Shade pasó un brazo de forma protectora sobre los hombros de Runa y, aunque Limos nunca había necesitado la protección de nadie, experimentó una extraña punzada de envidia por el hecho de que la huargo tuviera un compañero que la mantuviera a salvo. — ¿Cómo está?—Runa retorció las manos una y otra vez, hasta que Shade se las sujetó delicadamente. —Físicamente está bien—les aseguró Limos. —Aunque me ha costado mucho que comiera. Shade frunció el ceño. — ¿Por qué? —Creo que los demonios usaron la comida para torturarle. Vaciló durante unos segundos, porque ésa no era una de las cosas que a uno le gustaría saber que le han hecho a alguien querido. Me imagino que le tentaban con ella y luego le castigaban cuando intentaba comérsela. Los ojos color champán de Runa brillaron llenos de horror. — ¿Puedo verle? Haciendo un gesto de asentimiento, Limos los llevó hasta el dormitorio, pero antes de abrir la puerta decidió compartir con ellos lo que realmente le preocupaba. —Os he dicho que físicamente está bien. Pero mentalmente está algo... confuso. Cree que todavía está en el Sheoul. Está convencido de que los demonios están dentro de su cabeza, controlando todo lo que ve y con quién habla. Espero que podáis convencerle de lo contrario.

Página | 112

Dicho esto, entraron en el dormitorio y Arik, que estaba parado al lado de la puerta que daba a la terraza, contemplando el océano, se dio la vuelta. Llevaba puestos un par de pantalones negros de estilo militar y una camiseta, también negra, que le quedaba más suelta de lo normal, pero que todavía le marcaba los anchos hombros y los musculosos brazos. Su rostro era una máscara neutral hasta que vio a su hermana. Entonces sus ojos brillaron llenos de furia. —Arik. —Runa se apresuró a acercarse a él, pero Shade la sujetó del antebrazo y se lo impidió. —No lo hagas. —La tensión era tan evidente en el seminus que estuvo a punto de quemar la piel de Limos. —No confío en él. —Nunca lo has hecho. —Runa se zafó de su marido y se fue en dirección a su hermano, que se iba envarando más a medida que ella se acercaba. — ¿Arik? ¿Estás bien? —Sí. ¿Por qué no me dices quién cojones eres? Runa aminoró el paso, aunque siguió avanzando. —Soy yo—dijo suavemente. —Runa. —No te atrevas a mencionar su nombre. —Su máscara de aparente tranquilidad se rompió en un millón de pedazos y, en un instante, una expresión de absoluta cólera se instaló en su rostro mientras de su garganta escapaba un rugido animal. —Tú no eres mi hermana. Se lanzó sobre ella sin previo aviso, dándole un puñetazo en la mejilla y una fuerte patada en el vientre. Runa salió disparada por la habitación y aterrizó desmadejadamente en el suelo. Y entonces se desató el caos. Mientras Lirnos salía disparada hacia Runa, Shade se transformó en un enorme lobo negro. El rugido de furia que soltó se unió al de Arik al tiempo que ambos se enredaban en una maraña de puños, garras y dientes.

Página | 113

— ¡No!—Limos se metió en plena pelea, intentando separarlos untes de que Shade matara a Arik. Pero entonces vio otro borrón y Runa, ahora convertida en una loba color café, tiró a Shade al suelo mientras sus fauces se cerraban en torno a su garganta. ¿Qué demonios? Los huargos cambiaban en base a la fase lunar, no por voluntad propia. Sabía que los seminus podían adoptar diversas formas, pero, ¿qué coño era Runa? Era una pregunta para la que tendría que obtener respuesta más adelante. Ahora tenía que encargarse de Arik, que iba a por Runa y Shade con una clara intención que se reflejaba en su rostro como si fuera una luz de neón: MATAR. Limos le cogió por la cintura y le arrojó encima de la cama. Sintió cómo un puñetazo impactaba en un lado de su cabeza y que una rodilla se hincaba con tal energía sobre su estómago que no pudo evitar soltar un gemido, pero se las ingenió para inmovilizarle. Ese hombre era fuerte, más de lo que se había imaginado, y cuando empezó a retorcerse debajo de ella, tuvo que hacer un esfuerzo enorme para evitar que la tirara. Puede que el intercambio de sangre con Peste le hubiera convertido en una especie de humano con habilidades especiales. Una mano enorme y tatuada se posó en el hombro de Arik, y el dermoire de Shade empezó a brillar. Prácticamente al instante, Arik se calmó, sus párpados se cerraron y su rostro se relajó. En cuestión de segundos, el militar estaba fuera de combate. — ¿Que coño ha pasado?—masculló Shade, dando un paso atrás. Runa se estaba limpiando la sangre que le salía por la comisura de la boca con el dorso de la mano, mientras se sujetaba las costillas con la otra. —Os lo dije—comentó Limos. —Cree que todavía está en el Infierno. Shade se dirigió hacia su mujer y la envolvió entre sus brazos. —Lo siento, nena—murmuró. —Pero te estaba haciendo daño y... —Lo sé. —La mirada de Runa se encontró con la de Limos—, ¿Podemos salir un momento? Los tres se fueron hacia la puerta y, tan pronto como se cerró, Limos se dejó caer contra ella.

Página | 114

—Mierda. —Respiró hondo, estremeciéndose más de lo que le hubiera gustado. —Esperaba que consiguierais traerle de vuelta a la realidad. —Esto va a destrozarle—dijo Runa con la voz quebrada y con expresión desolada. —Cuando se dé cuenta de lo que ha hecho...—Volvió a limpiarse la sangre de la boca. Shade intentó abrazarla de nuevo, pero ella le apartó la mano. — Juró que nunca me haría daño. Ni a ninguna mujer. No después de lo que nuestro padre nos hizo. —Shade le besó la coronilla y le acarició el pelo, pero en vez de calmarla consiguió el efecto contrario y la huargo dio un respingo. —Sólo necesito... un poco de aire fresco. —Salió como si la casa estuviera ardiendo, dejando a Limos sola con su compañero. — ¿Qué le pasa, demonio?—Limos se cruzó de brazos. — ¿A qué se refería cuando habló de su padre? —Su padre fue un puto maltratador. —La expresión de Shade era tan dura como su voz. —Le gustaba pegar a las mujeres y a los niños. Fue un monstruo. Un auténtico monstruo. Limos apretó la mandíbula con fuerza. — ¿Pegó a Arik y Runa? —Sí. No sé muy bien lo que le hizo a Arik, pero Runa dice que él intentaba protegerla a ella y a su madre. Así que una de dos, o se ha vuelto como su viejo, en cuyo caso la mataré por haber golpeado a Runa…—Shade soltó un puñetazo cargado de frustración contra la pared, como si le estuviera mandando una advertencia a Arik—...o va a odiar saber lo que ha hecho cuando se despierte, en cuyo caso le dejaré con vida. —No vas a ponerle un dedo encima. Mi hermano ha reclamado su alma, así que Arik no puede morir. De todos modos ella no iba a dejar que aquello pasara. Incluso mataría a Shade con sus propias manos si lo intentaba. Así de simple. —Tu hermano es un imbécil. Limos se puso tensa. Sí, Peste era un imbécil, pero era su hermano y aquel demonio no sabía la clase de hombre que había sido antes de la ruptura de su Sello.

Página | 115

—Vigila tu lengua, seminus. Shade miró en dirección al lugar por el queRuna se había marchado antes de volver a dirigirse a Limos. —Yo tuve un hermano como el tuyo. Nos estuvo jodiendo durante mucho tiempo y al final tuvimos que destruirle. —La miró con un brillo especulativo en los ojos. — ¿Estáis tú y tus hermanos muy unidos? Pues tendréis que uniros todavía más si queréis detener a Peste. No dudéis y no dejéis que los sentimientos se interpongan en lo que tenéis que hacer. Nosotros cometimos ese error y un montón de gente murió por nuestra culpa. —No es tan fácil como parece. De todos nosotros, Reseph era el más decente con diferencia. No siempre ha sido malvado. No sabía por qué estaba defendiendo a Peste. Quizás porque, sin importar lo mucho que ahora lo odiara, lo había querido durante miles de años y eso era algo que no podía cambiar de la noche a la mañana. —Entonces, ¿por qué te sientes culpable? Limos parpadeó. — ¿Qué? Shade se acercó más a ella. —Puedo percibir la oscuridad... la culpabilidad... en las mujeres. Y tú, jinete, estás tan llena de ella que podrías ahogarte. Li sintió un desasosiego que se instaló en su misma alma. —No sabes de lo que estás hablando. —Sé que nunca me he topado con algo tan intenso como tu caso. Y sé que habría tenido que pasar por todo un infierno para libertarte de ella. —Su voz era un inquietante y oscuro murmullo. ¿Qué había querido decir con eso de liberarla?— Pero, gracias a Dios, ya no es algo que me concierna. —Se fue en busca de Runa. — Mantennos al tanto.

Página | 116

En circunstancias normales, esa orden habría bastado para encolerizar a Limos, pero lo que el seminus le había dicho sobre ella y Arik la había dejado consternada. ¿Sabía Shade por qué se sentía culpable? ¿Podía leer la mente? Aquello era algo que podía llegar a ponerla histérica, pero ahora no era el momento adecuado para perder los nervios. Tenía que centrarse en Arik, porque, sí, aunque sentía que su culpabilidad la estaba aplastando como si tuviera una enorme losa encima, su principal preocupación era el humano. ¿Cómo afectaría a la recuperación de Arik el que fuera consciente de lo que le había hecho a Runa? Sus hermanos nunca le habían pegado aunque se lo mereciera; y vaya si se lo merecía, más de lo que ellos creían. Y lo único que Limos podía imaginar era lo culpables que se sentirían si alguna vez lo hicieran. Además, el hecho de- que Arik hubiera sido maltratado cuando era pequeño... Dios, ella siempre había sido inmune a ese tipo de horrores, o, mejor dicho, había intentado que ese tipo de cosas no le afectasen. Pero imaginarse a Arik sangrando y magullado bajo los puños de su propio padre tocó una fibra en su interior que jamás creyó tener. La habían criado como a una princesa, alentándola a ser cruel y mezquina, aunque, al mismo tiempo, nunca le pegaron o traicionaron. Siempre había creído que la trataban como si fuera de la realeza porque su madre la quería y los otros demonios la reverenciaban... pero, ¿y si la habían tratado así para asegurarse de que no sintiera empatía por nadie ya que no había experimentado nunca lo que era el dolor? La sola idea le repugnaba, pero ahora no se trataba de ella. Ella nunca había sufrido, sobre todo no a manos de su padre. En realidad ni siquiera había conocido a su progenitor. Durante unos segundos, se preguntó si el padre de Arik seguiría con vida, pero entonces se dio cuenta de que Shade nunca habría permitido que el hombre viviera. De nuevo sintió la punzada de los celos; celos por lo que Runa tenía y que ella nunca podría tener. Deshaciéndose de todo atisbo de autocompasión, volvió a entrar en la habitación de Arik. Seguía inconsciente, tumbado en la cama como si se hubiera

Página | 117

quedado dormido después de una buena juerga. Por su aspecto, no parecía que acabara de salir del mismísimo Infierno que ahora torturaba su mente. Se dejó caer a su lado en la cama y le puso todo lo cómodo que pudo, alisándole la camiseta y retirándole un mechón de pelo de la frente. Había hecho lo mismo por sus hermanos cuando los hirieron en las múltiples batallas que habían librado, deseando que sus caricias les otorgaran la paz necesaria. Cierto, los jinetes se curaban rápido, pero si las heridas eran de cierta entidad, sufrían durante horas, incluso días. Vaya una mierda. Se sentía tan impotente. Por mucho que tratara de evitarlo, las cosas cada vez se ponían peor para Arik. Aunque... Un momento... Quizás sí que pudiera ayudarle. Si él nunca llegaba a acordarse de que había golpeado a Runa, puede que... Sí. Sonriendo por haber encontrado algo que podía hacer por él y que de verdad le ayudaría, le abrió los párpados y miró fijamente sus ojos vidriosos. Con sumo cuidado, penetró en la mente de Arik y borró el molesto recuerdo de haber golpeado a su hermana. A diferencia de Ares, Limos no podía restaurar los recuerdos borrados, pero no iba a necesitarlo. Era mejor para Arik no recordar nada de la visita de Runa.

Página | 118

Once
Kynan se sentó en la sala de juntas del cuartel general de la Égida en Berlín
con la cabeza dándole vueltas al mismo tema. Todavía estaba centrado en desentrañar la información que había encontrado en los tres pergaminos que había traído a sus compañeros sigils, junto con los otros objetos que había encontrado en la cámara a la que Limos le llevó. Las reliquias, hasta ahora, no habían revelado nada de interés, aunque uno de los historiadores de la organización estaba investigando sus orígenes y todavía podían dar con algo que les fuera útil. Del mismo modo, dos de los pergaminos tampoco contaban nada importante. Explicaban lo acontecido en unas batallas contra hordas demoníacas, lo que no dejaba de ser curioso, sí, pero no revestía un gran hallazgo arqueológico. Sin embargo el tercer pergamino... ¡Dios! Si lo que decía era cierto, podría alterar el curso de la historia de la humanidad. —Entonces—Valeriu, un sigil que era pariente político lejano de Kynan, se levantó las gafas y se frotó los ojos enrojecidos. Había estado investigando sin parar

Página | 119

la información que contenía el pergamino, buscando textos que pudieran estar relacionados en la extensa biblioteca de la Égida y discutiendo sobre el significado de las frases más crípticas—, creemos que lo dicho aquí puede ser la clave para detener al Apocalipsis, ¿no? Pero, ¿de verdad queremos arriesgar la vida de uno de los nuestros por una corazonada? Malik, un guardián que antes de ocupar un puesto en el Consejo Sigil había luchado contra los demonios durante treinta años por todo Oriente Medio, negó con la cabeza. —No me gusta. Les hemos pedido a los guardianes que hagan cosas que sabíamos que podían terminar con sus vidas, y ellos han entendido el peligro que corrían, pero esto... Lance, un canadiense que perdió el gusto para vestirse allá por los ochenta, hizo girar una cucharilla de café sobre la mesa. —La guardiana irá de forma voluntaria y sabrá que no hay nada que garantice que la misión sea un éxito. Sí, claro, eso siempre que encontraran a una voluntaria, porque en cuanto le contaran a la guardiana que tenían esperando fuera en qué consistía la misión secreta, iban a dejarla con la boca abierta. Joder. A Ky tampoco le gustaba aquello. La vida era mucho más fácil cuando no era más que un simple guardián de la Égida. Sí, era cierto que, como regente de una célula, había estado a cargo de unos cuantos compañeros, pero lo único que hacían era luchar contra los demonios. Matar o morir. Así de simple. Ahora jugaba con el destino y la vida de las personas, y eso era algo que no iba con él. Valeriu se reclinó en la silla y miró fijamente un cuadro que describía una batalla entre ángeles y demonios. —Tenemos que tener fe en que todo saldrá bien. — ¿Fe?—Decker, que normalmente se tomaba las cosas con calma, estaba sentado en su silla, tieso como el palo de una escoba y pasándose la mano una y otra vez por el pelo rubio. —La fe es para los que quieren creer en algo que no

Página | 120

pueden demostrar. Yo puedo tener fe en que puedo volverme invisible, pero eso no significa que sea verdad. —Negó con la cabeza. —Me estáis poniendo nervioso. Estáis hablando de magia, profecías y un montón de mierda que ninguno de nosotros entiende. — ¿Y crees que los militares lo harían mejor?—preguntó Malik. —Yo no he dicho eso. —Cuanto más se iba agitando Decker, más pronunciado se hacía su acento sureño. —Pero no habéis buscado ninguna otra vía alternativa para el caso de que las cosas no salgan como tienen que salir. Y hasta que no lo hagáis... lo hagamos... no podemos poner en marcha un plan como éste. Decker tenía razón. La unidad paranormal del ejército de los Estados Unidos trataba los mismos asuntos y se enfrentaba a las mismas situaciones que la Égida; pero al estar compuesta por militares, seguía estrictos protocolos antes de actuar y contaba con una cadena de mando que no permitía desviaciones, tenía una absoluta desconfianza en la magia y adoptaba medidas extremas para todo. La Égida, sin embargo, se fiaba de lo que más temían los militares—la magia—y solían actuar espontáneamente. Algo que podía ser bueno... o malo, muy malo. Ahora mismo, la unidad R-X estaba pidiendo cautela en todas y cada una de las actuaciones que se pusieran en marcha, insistiendo en que no era el momento de ser impulsivo. La Égida actuaba de forma diametralmente opuesta; con el Armagedón en el horizonte no había tiempo para ir con cuidado. —Lo único que digo—continuó Decker—, es que quizá deberíamos centrarnos en averiguar en qué consiste el Sello de Thanatos en vez de llevar a cabo este disparatado plan. —Pero él no quiere decírnoslo—intervino Lance. —Así que, a menos que sepas cómo traducir la extraña profecía que habla de él, no tenemos otra cosa. Ky pasó los dedos sobre la página de la Daemonica, la Biblia de los demonios, que contenía las cuatro profecías sobre los Jinetes del Apocalipsis; las profecías que, de cumplirse, los transformarían en criaturas perversas. La Égida entendía el significado de tres de las cuatro. La de Thanatos era precisamente la que no

Página | 121

conseguían descifrar y lo único que el jinete les había dicho era que su Sello no corría peligro de romperse. ¡Atended! La inocencia es la maldición de la Muerte. Su hambre, su carga, y una espada su redención. Su condena llegará si se pierde el llanto. ¿Qué cojones podía significar? —No tenemos elección—sentenció Val. —Es ahora o nunca. Están muriendo centenares de miles de humanos. La misma R-X ha calculado que, si Peste sigue al mismo ritmo, en un año habremos perdido a la mitad de la población mundial. Nuestro plan es un movimiento a la desesperada, pero es todo lo que tenemos. —Que conste en acta que no estoy de acuerdo—masculló Decker. Kynan tampoco lo estaba. Pero Reaver estaba desaparecido y la Égida iba hacerlo con o sin el consentimiento de Ky. Así que era mejor que estuviera presente para asegurarse de que nadie salía herido. Lance soltó un resoplido. —Es curioso que un militar tenga tantos prejuicios. Los ojos azul claro de Decker se volvieron puro hielo, pero antes de que las cosas se descontrolaran, Val carraspeó sonoramente y dijo: —Traed a Regan. Kynan rellenó su taza de café antes de que la única mujer integrante del Consejo Sigil se uniera a ellos. A los pocos segundos, la guardiana entró en la sala. Su trenza negra le caía sobre un hombro con la punta desecha, y Kynan supo que había estado jugueteando con ella mientras esperaba fuera. Echó un vistazo a su alrededor y se sentó con esa apariencia de modelo que no desmerecía en absoluto su aura guerrera. Regan era una luchadora nata que había nacido para ser miembro de la Égida. — ¿De qué va todo esto?—preguntó con su habitual voz ronca. Malik le lanzó una mirada sombría.

Página | 122

—Antes de nada, debes mantener en secreto todo lo que te contemos, incluso al resto de los sigils. Regan frunció el ceño. —No entiendo. —Lo que te digamos no puede salir de aquí—dijo Val. —Por supuesto que confiamos en todos los sigils, pero cuantas menos personas conozcan nuestro plan, menos oportunidades habrá de que nos descubran. Una vez que llevemos a cabo la primera parte de la misión, dejaremos que el resto de sigils se enteren de lo que hemos hecho. Lance hizo un gesto hacia el pergamino con su cucharilla de café. —Hemos encontrado ese pergamino en una antigua cámara de la Égida y creemos que contiene la clave para detener a Peste. — ¿Y qué tengo que ver yo con todo esto?—inquirió Regan. Todos los presentes intercambiaron miradas. Justo cuando Kynan creyó que nadie hablaría, la voz de Malik resonó en la estancia, tan grave como la mirada que le dirigió a la guardiana. —Kynan y Arik han sido nuestros intermediarios a la hora de tratar con los jinetes. Pero, obviamente, Arik ya no puede desempeñar ese cargo. —Así que ahora queréis que sea yo la que cabalgue con los jinetes. Val se atragantó con el café y Kynan estuvo a punto de hacer lo mismo con su propia lengua. —Has dado—dijo Val apenas sin voz—, exactamente en el clavo. Regan resopló. — ¡Soltadlo ya! ¿Qué es lo que queréis decir? —Necesitamos que seas algo más que una intermediaria. Queremos que vivas con uno de ellos. — ¿Con quién?

Página | 123

—Con Thanatos—contestó Kynan. Lance intervino antes de que Ky pudiera suavizar el siguiente golpe. —Y queremos que le seduzcas. Regan dio un respingo y su piel normalmente bronceada se tornó cenicienta. — ¿Queréis... qué? —Tienes que conseguir llevártelo a la cama. La guardiana se puso de pie de un salto. — ¿Qué coño hay en ese pergamino? ¿Una especie novela romántica de la Égida? ¿Un tratado erótico del Inframundo? Que os den. —Ya os dije que no lo haría—comentó Lance. —Odia a los hombres. —Sólo porque pasé de ti no significa que odie a los hombres, gilipollas. La cara de Lance se puso roja. —Tú pasas del todo el mundo. —Miró a todos los que estaban en la sala. — ¿Alguna vez la habéis visto saliendo con alguien? No, Kynan no, pero a él le daba igual la vida amorosa de Regan o la ausencia de ésta. —Calmaos ambos. —Es que no entiendo por qué es tan importante que me acueste con un... un... jinete. —Prácticamente se estremeció al pronunciar la última palabra. —Porque—le explicó Val tranquilamente—, es la única forma de que te quedes embarazada de él.

***
Embarazada. Sus compañeros querían que se quedara embarazada de Muerte. El primer impulso de Regan fue ponerse a gritar. O quizás salir disparada de allí. Pero veinticinco años dentro de la Égida le habían enseñado demasiada

Página | 124

disciplina, así que dejó su cólera a un lado del mismo modo que le habían inculcado desde que llegó a la organización cuando tan sólo era una recién nacida todavía cubierta con la sangre de su madre por el alumbramiento. —Mi respuesta es no. Pero me gustaría saber por qué creéis que Thanatos necesita darse un revolcón y por qué pensáis que yo soy la adecuada para ello. — Dios, ¿acostarse con un puto jinete? Val se recostó en su silla, señal inequívoca de que iba a comenzar la explicación. —Según el pergamino, tras la Plaga Antonina, una enfermedad que mató a más de cinco millones de personas en el antiguo Imperio Romano y que fue atribuida a Peste, Marcus Longino, uno de los primeros profetas de la Égida, admitió que si el Primer Jinete era tan peligroso antes de que su Sello se rompiera, cuando esto sucediera sería un millón de veces peor. Malik hizo un gesto de asentimiento. —Sabemos que la Égida siempre se ha centrado en Peste, pero hasta ahora no teníamos noticia de que se hubiera trazado un plan concreto para el caso de que su Sello cayera. — ¿Por qué se centraron en Peste?—preguntó Regan, metiendo los dedos en los bolsillos de sus vaqueros para evitar la tendencia que tenía a hablar con las manos, una manía que la hacía parecer una persona nerviosa y estúpida. —Porque la Daemonica decía que el primer Sello que se rompería sería el de Peste—contestó Kynan. —La daga de la Redención fue forjada para matar a los jinetes. Pero Peste la tiene en su poder, lo que significa que ninguno de sus hermanos puede usarla contra él. Y aquí es donde entra en juego nuestro amigo Marcus Longino. —El profeta se recluyó en una cueva y documentó las visiones que tuvo—dijo Val. Lance soltó un bufido.

Página | 125

—Por supuesto, ahora sabemos que las cuevas de meditación solían estar llenas de gases naturales que causaban alucinaciones a quienes los inhalaban, así que Marcus podía estar bajo los efectos de un buen colocón. Regan detestaba estar de acuerdo con Lance en cualquier cosa, pero eso mismo era lo que ella pensaba. Antiguamente, todo lo que no se podía explicar era un acto de Dios, o de los dioses, dependiendo del momento histórico y de las creencias religiosas. Así que cualquiera que se metiera en una caverna llena de gases y viera todo tipo de cosas podía creer que era una señal divina. — ¿Y qué tipo de mierda soñó Marcus? Val empujó las gafas por el puente de su nariz. —Tuvo una visión en la que, en el caso de que se cumplieran las profecías de la Daemonica y todos los jinetes se volvieran malvados, la única esperanza para el mundo sería el hijo nacido de la unión entre un guerrero de la Égida y un jinete. Ese niño sería el salvador de la humanidad. —Eh... ¿y puede tratarse de cualquier jinete?, ¿o de cualquier guardián? ¿Por qué no puede esa estúpida visión referirse a Limos y a Arik?—Le sonrió a Lance. — Quizás seas tú el que tenga que encargarse del trabajito. ¿O es que odias a las mujeres? —Me gustan las mujeres tanto como seguramente te gustan a ti—contraatacó Lance. Regan puso los ojos en blanco ante ese pobre intento de pulla. No era lesbiana. Simplemente… Bueno, no le gustaba arriesgarse con el sexo. Para ella un orgasmo sólo eran unos segundos en los que perdía el control que tanto le costaba mantener y cuando alguien tenía unas habilidades sobrenaturales como las suyas no quería liberarlas ni un solo instante. —Creemos que el jinete al que se refiere es Thanatos—intervino Malik. — Tenemos un par de pistas. La frase «de la muerte vendrá la vida» está grabada tanto en la empuñadura de la daga de la Redención como en el pergamino. —Así que creéis en serio que, literalmente, de la Muerte... de Thanatos... vendrá la vida... en la forma de un niño. —En ese momento a Regan no le hubiera

Página | 126

venido mal tomarse un buen trago. A fin de cuentas era mejor que bebiera todo lo que pudiera antes de quedarse embarazada. ¡Dios!— ¿Y explica el pergamino cómo se supone que debe una guardiana entablar una relación lo suficientemente estrecha con un jinete como para seducirle? —No—dijo Val—, pero Peste ha puesto precio a la cabeza de los guardianes. Y los otros jinetes, desde que estamos luchando con ellos codo con codo, están más dispuestos a ayudarnos que nunca. Está claro que saben mucho más que nosotros, cosas que nos hemos perdido, sobre todo sus propias historias, desde que la Égida rompió relaciones con ellos hace miles de años. Pues bien, les diremos que necesitamos llenar las lagunas que tenemos y que queremos enviarles un historiador, a ti, para trabajar con ellos. — ¿Y cómo estáis seguros de que no preferirán que trabaje con Ares o Limos? —No es cuestión de preferencias—intervino Kynan—, sino de sentido común. Ares y Cara están demasiado ocupados con su reciente matrimonio y encargándose de una isla llena de sabuesos del infierno. Y Limos está dedicada al cien por cien al tema de Arik. Thanatos, sin embargo, está sólo y cuenta con una biblioteca excepcional. No es que sea la mejor opción, es que es la única opción. —En ese caso, buena suerte a la hora de encontrar a alguna estúpida que quiera acostarse con él, porque ésa no voy a ser yo. —Regan. —Val se miró las manos que tenía apoyadas en el regazo. —No podemos obligarte a hacerlo. Pero sí te voy a pedir que te lo pienses seriamente. Eres uno de nuestros mejores activos y no hemos pensado en ti a la ligera. Te hemos pedido que lo hagas porque, con tus habilidades, eres la única que puede hacerlo. El recordatorio de lo que era, hizo que Regan pusiera los pies en la tierra ipso facto. Sólo los sigils conocían sus poderes psíquicos, y a veces sospechaba que Val sabía incluso más que ella sobre la capacidad de los mismos. Él había sido el que luchó por salvarle la vida cuando su madre, una guardiana de la Égida, la abandonó por lo que era su padre. Él había sido el que juró que se encargaría de ella si sus poderes se descontrolaban. Y él había sido el que mató a su padre.

Página | 127

Regan enmascaró su expresión, negándose a dejar que ninguno de los presentes viera el malestar que sentía por todo aquello. Sí, le irritaba profundamente que todos, excepto Kynan, la estuvieran mirando como si fuera una bomba a punto de estallar. Al igual que había hecho ella, todos habían encerrado en algún lugar de sus memorias el hecho de que poseía unas habilidades especiales, y ahora le estaban recordando precisamente lo que podía llegar a hacer. Y lo que le habían prohibido hacer bajo pena de muerte. —No sé a lo que te refieres, Val. —Una de las defensas con las que Thanatos cuenta es su armadura. Una armadura capaz de almacenar almas—explicó Kynan. —Cuando se enfurece o cuando decide liberarlas, las ánimas salen dispuestas a matar. —Tu habilidad te protegería de ellas—dijo Val. —Eres la única guardiana a la que podríamos poner en una situación así. Regan apretó los puños. —Durante veinticinco años me habéis adiestrado para no usar mi don. La Égida mata a gente como yo. ¿Y ahora me pedís que lo acepte?—Se cruzó de brazos—. ¿Dónde encontrasteis el pergamino? Kynan cogió el documento. —En una cámara de la Égida a la que Limos me llevó. — ¿Has pensado que podría tratarse de una trampa? ¿Que podría ser falso? ¿O simplemente ser la primera novela romántica paranormal de la historia? Una comisura de la boca de Kynan se torció hacia arriba mientras le pasaba el pergamino. —Por eso es por lo que necesitamos que verifiques su autenticidad. Mierda. De sus dos habilidades, ésa era precisamente la que tenía permitido usar, pero tampoco le gustaba hacerlo, sobre todo no delante de nadie. —Sabes que no puedo averiguar la antigüedad de las cosas, que sólo puedo saber lo que sentía quien quiera que lo escribiera.

Página | 128

—Sí, lo sabemos Maldiciendo para sí misma, desenrrolló aquel estúpido trozo de piel que supuestamente decía que tenía que tirarse a Thanatos y recorrió la tinta con los dedos. Al instante, su cuerpo se vio inundado de emociones e imágenes. El infierno se desató en su cerebro a medida que se sucedían escenas de tortura, dolor y… apartó la mano de inmediato. —Sí—susurró. —Quienquiera que escribiera la historia de «El hijo secreto del jinete y la guardiana» tenía razón. Sufrió mucho y creía que el bebé jugaría una baza importante. —Se aclaró la garganta. —Pero, ¿cómo exactamente va a salvar ese niño a la humanidad? Cuando todo el mundo evitó mirarla a los ojos, las alarmas interiores de Regan empezaron a sonar. Al final fue Val el que alzó la vista. —Esa es la cuestión. No lo sabemos. Por lo visto tiene que haber otro pergamino idéntico que lo explica. Esperamos que para cuando el niño haya nacido, ya lo hayamos encontrado. —Oh, esto es simplemente genial—ironizó arrastrando las palabras. —Si decido tirarme de un precipicio, ¿también debería esperar que antes de llegar al suelo me salieran alas? —Entonces, ¿qué?—preguntó Lance, como si ella no hubiera hablado. — ¿Vas a montártelo con el jinete? Dios, cómo lo odiaba. Ignorando a aquel gilipollas, se volvió hacia Kynan. — ¿Qué aspecto tiene Thanatos?—Imagenes de un tipo huesudo parecido al narrador de la serie El guardián de la cripta asaltaron su mente. Kynan se encogió de hombros. —Si te dan igual los piercings y tatuajes, es atractivo... creo. — ¿Crees? —Lo siento, me van las mujeres, así que no puedo juzgar adecuadamente a Thanatos. Pero si fuera homosexual, seguramente me gustaría.

Página | 129

—Me has ayudado mucho—dijo ella secamente. — ¿Y que vais a hacer con el niño? Me refiero a, ¿qué pasará una vez que nazca? Porque no tengo precisamente madera de madre. —Lo criarernos Gem y yo—respondió suavemente Kynan. — ¿Tu mujer está de acuerdo? —Ya tenernos una niña que es en parte demonio. Y también tenemos una familia llena de demonios, ángeles, vampiros y hombres lobo dispuesta a ayudarnos a mantener a ese niño sano y salvo. Lo querremos como si fuera nuestro, te lo prometo. Mierda, no podía creer que estuviera siquiera considerando algo como aquello. Pero 1a Égida era su familia. La habían acogido en su seno cuando nadie m{s quiso… o pudo hacerlo. Se lo debía, y si así era como podía contribuir a salvar al mundo, no podía negarse. Además, nunca expondría a otra guardiana a un peligro como aquél. En ese momento, ningún guardián que no formara parte del consejo Sigil conocía exactamente la magnitud de lo que estaba ocurriendo en el mundo, y muy pocos sabían de la existencia de los Cuatro Jinetes. Poner al tanto a un extraño llevaría su tiempo. Encontrar a la mujer adecuada llevaría su tiempo. —Poned en marcha el plan. —Regan nunca había querido salir corriendo de ningún sitio, pero en ese instante necesitaba un poco de aire fresco y estar a solas, así que abrió bruscamente la puerta. —Y montad los preparativos para mi funeral, porque si esto no sale bien, quiero algo bonito.

Página | 130

Doce
Arik se despertó aturdido y confuso pero, por primera vez en mucho
tiempo, su vientre no rugía y no tenía demasiada hambre. Abrió los ojos y se dio cuenta de que seguía en ese mundo irreal creado por los demonios. Quizás no fuera tan malo seguir así. Al menos podía comer, ducharse y dormir en una cama blanda. Y también tenía un cepillo de dientes. ¿Quién se hubiera imaginado que una cosa tan simple podría hacer tan feliz a una persona? Estuvo a punto de gemir de placer cuando saboreó el mentolado de la pasta dentífrica y cuando sintió las suaves cerdas deslizarse por su boca al lavarse los dientes. Era como si estuviera teniendo sexo oral. Bueno, no del todo. A su mente acudieron imágenes de Limos con las piernas abiertas, arqueándose contra su boca. Sí, sin lugar a dudas aquello superaría al cepillo de dientes.

Página | 131

Maldiciéndose a sí mismo por ser tan imbécil, se enjuagó la boca y entró en el dormitorio al mismo tiempo que Limos llegaba de la playa. La jinete, que llevaba un minúsculo traje de baño amarillo y un pareo transparente, golpeó el cristal de la puerta que conectaba el dormitorio con la terraza. Él no movió ni un músculo para dejarla entrar, pero como no estaba echado el cerrojo, ella la abrió sin dificultad. — ¿Qué tal, dormilón? — ¿Dormilón? —Más bien debería llamarte comatoso. Has estado durmiendo durante veinticuatro horas. —Le hizo señas con un dedo. —Ven fuera. Te he planeado un día de terapia sensorial. Voy a machacarte con un montón de sensaciones que te resulten familiares para demostrarte que no se trata de ninguna trampa y traerte de vuelta a la realidad. Realidad. Ya no estaba seguro de lo que significaba aquella palabra. Miró a Limos con recelo, aunque agradecido en cierto modo. Se fijó en la cadena de oro que llevaba colgada del cuello y que terminaba en el sello del tamaño de una moneda de veinte céntimos que descansaba sobre su escote, y después siguió bajando con la mirada por el vientre plano, las esbeltas caderas y las larguísimas piernas que comenzaban en unos fibrosos muslos, continuaban en unas pantorrillas perfectas y finalizaban en unos pies exquisitamente delicados. Llevaba las uñas de los dedos de los pies pintados de rosa y un par de anillos de oro adornaban los dos medios. Arik estaba deseando lamérselos. Jodido imbécil. Estaba perdiendo la cabeza. Aquello no era real, incluso aunque lo fuera, entonces... ¿qué? Mierda, estaría tan satisfecho que ya no le importaría lo que ella le había hecho—o lo que él supuestamente había hecho—para terminar con sus huesos en el Sheoul. De modo que... sí... le chuparía los dedos de los pies. La cálida brisa del exterior le rodeó, tentándole. Limos, al ver que no salía inmediatamente, se dio la vuelta y se quedó allí parada, con las manos apoyadas en la baranda y el pelo sacudiéndole los hombros mientras contemplaba el océano. —Sal, Arik. —Su voz era suave, atrayente.

Página | 132

¿Qué perdía por ir con ella? El estómago se le contrajo. Deja de ser una nenaza. En el momento en que puso un pie en el exterior se vio bañado por la luz del sol e inundado de aromas tropicales. Cinco metros más abajo, la arena se extendía a lo largo de una playa delimitada por un exuberante bosque que iba más allá de lo que sus ojos alcanzaban a ver. Las gaviotas sobrevolaban en lo alto salpicando con sus figuras el cielo azul, para zambullirse después en las aguas del océano. — ¿Lo ves?—dijo ella, brindándole una deslumbrante sonrisa. —Esto es maravilloso. Ella sí que era maravillosa. —Sí, supongo. La jinete se volvió hacia él y le ahuecó la mejilla con una mano. Aunque Arik quiso apartarse de un salto, no lo hizo. Es más, se recostó contra la tersura de su palma. —Siéntelo. Siente lo real que es todo esto. El sol, la brisa, mi caricia. —Los sentimientos nunca han sido el problema. Limos dejó caer la mano. —Está bien, juguemos a algo. Finjamos que has estado trabajando para la Égida y la Unidad R-X todo este tiempo y que te has tomado un descanso para venir a verme. — ¿Pretendes que ignore que te besé en la fiesta de Ares y que no fui brutalmente arrastrado al Sheoul? Los ojos de Limos brillaron, y si Arik no la hubiera conocido mejor, hubiera jurado que se trataba de arrepentimiento. —Sí. ¿En qué punto nos encontraríamos? Arik no sabía muy bien qué responder a eso. Se había pasado horas y horas pensando en cómo se iba a vengar de ella pero, para ser honestos, también se había

Página | 133

preguntado qué habría pasado si Li no se hubiera puesto como loca y a él no le hubieran obligado a vivir su propio episodio de Supervivientes en el Sbeoul. —No tengo ni idea—contestó—. Si no estuvieras prometida... Ya sabes, si estuvieras disponible, ¿habrías dejado que el beso continuara? Limos alzó la barbilla y Arik supo que iba a soltarle algo así como: «Ni siquiera habría dejado que empezara, gilipollas». Pero no, no iba a permitir que aquello sucediera de nuevo, así que se acercó a ella, tanto, que la jinete retrocedió hasta que tropezó con la barandilla. Le resultaba muy divertido ver cómo, cuando se enfrentaba a las atenciones de un hombre, aquella dura y mítica guerrera se convertía en una mujer que tenía que lidiar con sus más oscuros deseos. —No lo hagas—continuó él. —No vuelvas a negarlo. Aquí no hay zonas grises. Sólo blanco o negro. O deseabas ese beso, o no. Y no vas a convencerme de esto último. Además, te voy a decir algo sobre ese beso. Si no me hubieran arrastrado al Infierno, no me habría detenido. Habrías estado desnuda y debajo de mí en un segundo, y te habría besado en lugares que te habrían dejado conmocionada. Eso es todo lo que pensaba cuando estaba en ese puto agujero. Incluso me imaginaba cuánto tardarías en gritar mi nombre mientras te lamía de la cabeza a los pies. No sé si todo esto es real. —Hizo un gesto con la mano que abarcó todo lo que había a su alrededor. —Pero te aseguro que eso es lo que habría ocurrido. Las mejillas de Limos se tiñeron de un intenso carmesí, pero de nuevo volvió aquel brillo de superioridad en sus ojos, como si estuviera intentando recobrar el control de la situación y de sus sentimientos. —Aunque he pasado algunas cosas por alto, no puedo permitir que me hables de ese modo. Yo soy... —Tranquila, Trigger*1. —La atrajo hacia sí y rozó sus labios con los suyos. Quería sobre todo que se callara, pero también quería demostrarle que se
1

* Trigger. Nombre del caballo que perteneció al famoso actor y cantante de country Roy
Rogers. Juntos protagonizaron varias películas y series de gran éxito en los Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial. (N. de la T.)

Página | 134

equivocaba, que a pesar de sus protestas, había deseado tanto como él el beso que le dio en casa de Ares. Puede que fuera una leyenda bíblica y él un simple humano, sin embargo, cuando sus cuerpos se tocaban, sólo eran un hombre y una mujer y ninguno estaba por encima del otro. Limos se puso tensa, pero instantes después, su lengua se lanzó en busca de la suya. Fin del juego. Arik había ganado. Había conseguido lo que quería. —Ya está—dijo él entre jadeos. —Querías que sintiera. Pues siento. Aunque todavía no estoy convencido de que esto sea real. Puede que él no estuviera convencido, pero su polla sí que lo estaba. Con total tranquilidad, se acomodó la palpitante erección. Limos se apartó de él, y a pesar de que sus ojos estaban cargados de lujuria y sus labios húmedos por el beso que acababan de compartir, estaba totalmente alerta y el caballo que llevaba tatuado empezó a retorcerse. —Es real. —Para su satisfacción, sonaba tan jadeante como él. —Y no me cansaré de demostrártelo.

***
El apetitoso aroma de carne a la parrilla impregnó el aire mientras Limos llevaba a Arik al comedor. Aunque no le había llevado la contraria, el militar andaba con paso lento, precavidamente, como un gato moviéndose por una zona llena de perros. Hekili había dispuesto dos platos sobre la mesa redonda, así como dos botellas heladas de su cerveza hawaiana favorita. Limos solía beber «cosas para chicas», como a Ares le gustaba decir, pero de vez en cuando le apetecía beberse una cerveza, sobre todo cuando comía hamburguesas. —Siéntate. —Li hizo un gesto hacia la silla que ofrecía mejores vistas a la playa, y Arik obedeció, aunque estaba tan rígido que a ella le asombró que pudiera mover una sola articulación de su cuerpo. Después, se dispuso a tomar asiento frente a Arik, que no dejaba de mirar la hamburguesa condimentada con la salsa barbacoa especial de Hekili y una gruesa rodaja de piña. —Arik, por favor. Cómetela.

Página | 135

Él continuó con los ojos clavados en la comida sin hacer nada más. Dios, iba a costarle más de lo que se esperaba. La idea se la había dado Ares y su experiencia con lo que ahora se llamada síndrome de estrés postraumático. Había venido con Than para hablar sobre la moneda con el símbolo de Sartael y por qué Reaver no contestaba a la llamada de Than, y cuando le echó un vistazo a Arik, sumido en un profundo sueño, asintió con vehemencia. —Estimúlale. — ¿Qu…qué? Ares puso los ojos en blanco. —No de ese modo. Haz que todos sus sentidos trabajen al cien por cien. Haz que salga del mundo de dos dimensiones que ahora es su mente. Ares le prometió entonces hablar con Cara para ver si podían traer a algunos sabuesos del infierno para que la ayudaran a vigilar la casa. Instantes después, Than y él se vieron arrastrados hacia una de las catástrofes que Peste había causado. El interior de Limos también empezó a tirar de ella, conminándola a transportarse a una zona en China donde se estaba produciendo una importante hambruna, pero prefirió quedarse y esperar hasta el último segundo posible. Así que allí estaba, intentando que Arik se tomase una puta hamburguesa. —Arik, escúchame. —Le dio un sorbo a su cerveza. —Sé que te está costando mucho y que lo estás pasando mal, pero te prometo que, si comes, no serás castigado. Toda la comida que te hemos dado hasta ahora ha sido real. Bueno, hay gente que no considera que el haggis sea comida de verdad, pero desde luego no es alimento para perros. Él alzó la vista y la miró de forma siniestra. —Mientes. —Te estoy diciendo la verdad. La verdad. A Limos la sorprendió el hecho de que, aunque Peste había reavivado su necesidad de mentir, ya no lo hacía de forma tan espontánea y que incluso encontraba más fácil resistirse. Cuando vivía en el Sheoul, y durante los mil

Página | 136

años siguientes a su llegada al mundo humano, de su boca sólo salían mentiras. Quizás esta recaída no fuera tan mala. Por lo menos no sería tan mala mientras nadie descubriera las cosas sobre las que había mentido. Arik miró el plato y le dijo con voz angustiada: —Me engañaste. Sí, lo hizo, pero en ese caso no se sentía mal por haberlo hecho. —Tenías que comer. Y no iba a darte... ¿Cómo dijiste? Ah, sí, ojos y tripas. Durante un buen rato, Arik no hizo un solo movimiento. Después, muy despacio, intentó coger la hamburguesa. Sus manos temblaron mientras maldecía para sí, así que las volvió a dejar en su regazo. Al cabo de cinco minutos, lo intentó de nuevo. En el momento en que uno de sus dedos tocó la carne, un pájaro pió, y se llevó tal susto que se echó hacia atrás, con las manos hacia arriba, como si estuviera esperando recibir un golpe y quisiera protegerse. A Limos se le desgarró el corazón. A diferencia de sus hermanos, que se habían criado con personas que les dieron cariño y se fueron endureciendo a medida que se fueron haciendo mayores, Limos se crió entre demonios que esperaban que exudara crueldad por los cuatro costados. Ella había sido tan dura como un diamante, y cuando llegó al reino humano, era incapaz de sentir ternura o amor por las personas. Pero, poco a poco, había aprendido a sentir, y mientras que sus hermanos erigieron barreras en torno a ellos, las de ellas se fueron derrumbando. Arik tenía el potencial necesario para derribar las últimas que le quedaban, y aquel pensamiento la aterrorizaba y emocionaba a la vez. No podía permitirse ser vulnerable o dejarse llevar por sus sentimientos. Sin embargo, siempre había querido formar parte de una relación. Por supuesto la relación que había querido en el pasado distaba mucho de la que ahora anhelaba.

Página | 137

Cuando nadie salió de ningún sitio para pegarle, Arik cogió la hamburguesa. Su garganta empezó a moverse antes incluso de que llegara a su boca. Le dio un mordisco, pero sus ojos no dejaban de mirar ansiosos de un lado a otro. De nuevo, cuando se dio cuenta de que nadie salía para torturarle, se relajó y le dio otro mordisco. Entonces, le dio otro, y otro. Se comió la hamburguesa como un perro hambriento. Cuando terminó, se bebió la cerveza de un trago. Después, con sumo cuidado, dejó la botella sobre la mesa. —Es real, ¿verdad?—susurró. —Sí—respondió ella también en un susurro. Arik inclinó la cabeza y todo su cuerpo empezó a temblar tan fuerte que las patas de la silla golpearon ruidosamente el suelo. — ¿Cómo? ¿Cómo conseguí salir de allí? —Escapaste. —Quería acercarse a él y darle un abrazo enorme, pero Arik estaba ahora demasiado conmocionado y Limos no quería hacer nada que pudiera devolverle a la pesadilla mental que acababa de vivir. —Kynan y yo te encontramos en la boca del infierno de Erta Ale. Él la miró, y a ella le alivió ver que su expresión no revelaba ninguna sorpresa. — ¿Cómo supiste que era allí donde tenías que buscarme? Limos le sonrió de oreja a oreja. —Kynan interrogó a algunos demonios y yo hice otro tanto con uno de tus torturadores. —Bien. Una de las comisuras de sus labios se torció hacia arriba. Guau, era fantástico verle sonreír. Limos le guiñó un ojo a cambio. Al instante sintió un estimulante zumbido en su interior que rivalizó con la sensación que experimentaba cada vez que mentía. ¿Podría tratarse de lo que la gente llamaba «tener mariposas en el estómago»?

Página | 138

No era que estuviera enamorada. Ni mucho menos. Por mucho que le gustara fantasear con tener una relación normal y feliz, sabía que no podía tenerla. —Fue divertido. —Hizo un gesto hacia el plato vacío. — ¿Te apetece otra? Él negó con la cabeza. —No estoy acostumbrado a comer tanto. Estoy lleno. —Se quedó mirando hacia la ventana, pensativo, y Limos no supo a qué lugar estaría viajando su mente en ese momento. — ¿Quién más sabe que estoy aquí?—Volvió a centrar su atención en ella. —Mi hermana debe de estar volviéndose loca... —No—le interrumpió. Sus dedos se cerraron en torno a la botella de cerveza. —Eidolon y Shade vinieron para curar todas las heridas que tenías, así que tu hermana sabe que estás bien. Ah, y Kynan también. — ¿Fue él el que te dio la ropa que llevo? —Sí. Arik se frotó el puente de la nariz. —Joder. Estoy hecho un lío. Limos intentó acariciarle. —Arik... Él se levantó de la silla de un salto. —Necesito un minuto, ¿vale? Sólo dame un minuto a solas. Tras decir aquello, se marchó tambaleándose hasta el dormitorio. Y Limos no se dio cuenta de que algo iba terriblemente mal hasta que escuchó el sonido de algo rompiéndose.

Página | 139

Trece
Peste había puesto en marcha el juego. Y era un juego cuyo tablero estaba
hecho de carne humana, y las piezas de huesos. Thanatos y Ares se habían visto atraídos hasta Nueva Zelanda, el nuevo campo de recreo de su hermano. La plaga de langostas carnívoras habían convertido la mayor parte del país en un lugar yermo, y cuando las fuerzas de seguridad se movilizaron para tratar de contener a las langostas, fueron atacados por demonios; demonios que, hasta ese momento, habían estado confinados en el Sheoul. Y mientras Than y Ares avanzaban con gran esfuerzo y luchaban batalla tras batalla, hicieron un inquietante descubrimiento: Peste había saturado la mitad sur de Nueva Zelanda de tanta sangre, maldad y destrucción, que había podido reclamarla en nombre del Inframundo. Ahora esa zona formaba parte del territorio demoníaco, lo que suponía una gran victoria para su hermano. Su siguiente paso, que Than descubrió cuando se vio arrastrado hasta Australia a causa de una inquietante sensación de mortandad que luego no resultó ser exactamente un caso de muertes, fue un movimiento absolutamente macabro. Peste había desatado una plaga hasta ese momento inconcebible. Una plaga que transformaba humanos en jodidos zombis. A Thanatos le gustaba como el que más la serie de The Walking Dead, pero la realidad no tenía nada que ver con la

Página | 140

ficción. Aquella plaga era una mezcla del sentido del humor que una vez tuvo Reseph, mezclada con el retorcido carácter del ser en el que ahora se había convertido. Y no le cabía duda de que el muy hijo de puta de Peste debía estar riéndose a carcajadas. Thanatos soltó una palabrota y dio un puñetazo al saco de arena que tenía en el gimnasio, donde estaba intentando deshacerse como un loco del subidón que invadía su cuerpo cuando se veía inmerso en situaciones en las que se producía un número elevado de muertes. Necesitaba recobrar la tranquilidad, volver a concentrarse porque tras abandonar Australia, había dado con una información que podría resultar un importante paso en su intento de reparar el Sello de Reseph. Pero si no conseguía salir de la vorágine de matar en la que se hallaba sumido, no podría estudiarla como era debido. Atrius, uno de los vampiros que estaban a su servicio y que podían andar bajo la luz del sol, le interrumpió dando unos ligeros golpes a la puerta. —Amo, tiene visita. Than soltó el último puñetazo al saco. — ¿Podrías ser más específico? —Es un guardián de la Égida. Entonces se trataba de Kynan. —Hazlo entrar. —Esto... no es un hombre. Es una mujer. Than se dio la vuelta. — ¿Has comprobado que de verdad se trata de una guardiana?—Peste le había ido enviando cada cierto tiempo súcubos para tentarle. De hecho, tenía a una de esas súcubos encadenada desnuda en el salón, esperando a ser interrogada. Así que no le extrañaría en lo más mínimo que su hermano hubiera intentado engañarle de nuevo, haciendo pasar a una demonio sexual por una asesina de la Égida. —Por supuesto. Lleva el símbolo de la organización en un anillo y me ha dado esto para usted. —Atrius le pasó el móvil.

Página | 141

Thanatos lo cogió, se fue hasta lista de contactos y se aseguró de que apareciera el nombre de Dean Winchester entre ellos. Justo después de que capturaran a Arik, los guardianes y los jinetes habían fijado una especie de código para evitar que nadie pudiera entrar en alguno de los refugios de los hermanos o engañarles haciéndose pasar por un falso miembro de la Égida, como hizo uno que logró acceder a la casa de Ares y le atacó con un arma envenenada. Lo de Dean Winchester había sido idea de Limos. A su hermana le encantaba la serie Sobrenatural. Than cogió una toalla que había sobre la barra de su cinta de correr. —Hazla pasar. Se limpió el sudor de la frente y de la cara y bebió con avidez de una botella de agua. En el momento en que tiró la ahora vacía botella en la basura, una mujer entró y... ¡Mierda! Era espectacular, y precisamente lo que otros considerarían defectos era lo que la hacían todavía más atractiva. Las largas y espesas pestañas enmarcaban unos indescriptibles ojos color avellana un poco distantes entre si. La nariz, que seguramente le habían roto por lo menos una vez, estaba ligeramente torcida, y tenía una perfecta piel bronceada que habría sido inmaculada de no ser por una cicatriz en la sien y otra en la barbilla. Pero, como acababa de pensar, esas pequeñas heridas la hacían parecer mucho más interesante a los ojos de Than, al que le gustaban las mujeres que sabían defenderse en un cuerpo a cuerpo. La guardiana llevaba puesto un suéter de cuello vuelto de color carmesí que le marcaba los generosos pechos y enfatizaba la estrecha cintura, y llevaba prendido un bastón de caramelo a la altura del seno izquierdo a modo de adorno, lo que le recordó a Than que, para los humanos que lo celebraban, estaban en Navidad. Completaba el atuendo unos vaqueros de tiro bajo que se amoldaban sobre sus curvilíneas caderas y delgados muslos y unas botas de cuero que le cubrían hasta la mitad de las pantorrillas y que seguramente escondían unas cuantas armas. — ¿Qué? ¿Ya me has hecho la ficha completa?—preguntó con una voz grave y ronca. Than se tomó su tiempo mirándola de arriba a abajo.

Página | 142

—No te estoy haciendo ninguna ficha—contestó arrastrando las palabras. — Sólo te tomo las medidas. — ¿Para qué? —Para tu ataúd. —Se acercó hacia ella como si fuera un depredador al acecho, pero la guardiana no cedió ni un ápice de terreno. Buena chica. —Ha sido muy estúpido por tu parte presentarte aquí sin avisarme antes, asesina. —Intenté enviarte un mensaje a través del twitter, pero parece a que a los jinetes os dan un poco de miedo las redes sociales. Qué graciosa. Le había tocado tratar con la guardiana del Club de la Comedia. — ¿Qué quieres? — ¿Cómo que qué quiero? ¿Es que no te han enseñado modales? ¿No me vas a ofrecer un té o cualquier otra cosa? ¿O quizás prefieres encadenarme como a la mujer que tienes encerrada en el salón?—Se humedeció los labios, y Than se percató justo en ese momento de lo llenos que eran, quizá demasiado, pero a su imaginación no le importó. Y como la imaginación era lo único que tenía en cuanto a cuestiones sexuales se refería, su mente empezó a inundarse con unas cuantas fantasías bastante sugerentes. —Contesta a mi pregunta—rugió. La guardiana ni se inmutó. Impresionante. — ¿Podemos hablar en algún otro sitio? ¿Quizás después de que te vistas? Él sonrió de oreja a oreja. — ¿Acaso te tienta mi pecho al descubierto? —No mucho. Pero sí que me distraigo con tantos tatuajes. Eso mismo le solían decir a menudo. Seguramente porque muchos de ellos eran descripciones de muerte y destrucción, escenas extraídas directamente de su mente por una demonio experta en tatuajes cuyo talento le permitía ir superponiendo unas imágenes sobre otras y crear un efecto en tres dimensiones que resultaba bastante desconcertante para el común de los mortales.

Página | 143

Thanatos llamó a Atrius, que acudió de inmediato. —Acompáñala al salón. Mete a la súcubo en mi habitación y ofrécele a la guardiana un té. Me reuniré con ella en unos segundos. Atrius guió a la mujer hacia el lugar indicado, y aunque Thanatos sabía que no debería mirarla, lo hizo; se quedó observando ese perfecto trasero mientras andaba. Así que después tuvo que esperar unos minutos a que dejara de dolerle la erección y a que sus colmillos dejarán de palpitar por ella. Le importaba una mierda que ella se diera cuenta de que le había puesto cachondo, pero llevaba ocultando sus caninos desde el día en que se transformaron en dos letales dagas, demandando sangre. Pensó en darse una ducha, pero desechó la idea. Esa mujer había interrumpido su entrenamiento, así que muy bien podía aguantar el olor a sudor que desprendía. No obstante, sí que se puso una sudadera para cubrirse. Cuando llegó al salón, la encontró esperándole al lado de la chimenea con las manos a la espalda, estudiando el retrato que había encima de la repisa. —Eres de los que les gusta mirarse, ¿eh? Esa voz. Joder, podría estar escuchándola todo el día sin cansarse. —Fue un regalo—dijo sin dar más detalles. Los vampiros que le servían habían encargado el cuadro hacía un par de siglos y no quiso parecer un desagradecido y no exhibirlo, pero lo colocó en un sitio menos ostentoso. Sin embargo, alguno de ellos se empeñó en colocarlo allí, y desde entonces se había convertido en una especie de juego. Cada dos años, más o menos, volvía a cambiarlo de lugar y esperaba a ver cuánto tiempo pasaba hasta que los vampiros se daban cuenta, lo encontraban y lo ponían de nuevo encima de la chimenea. La guardiana se giró hacia él cuando Atrius depositó la tetera y una taza en la estrecha mesa de roble que había contra la espalda del sofá. —Estaba bromeando con lo del té—comentó, aunque se sirvió un poco.

Página | 144

—No quería que pensaras que era un mal anfitrión. Y ahora dime por qué has venido. Como si él no hubiera hablado, Regan sopló el humeante té. —Mmm. Huele deliciosamente bien. Por supuesto. Thanatos sólo compraba lo mejor. — ¿Dónde está Kynan? —Ni idea. —Le miró desde el borde de la taza. —Hoy no me toca vigilarle. Qué humana más exasperante. — ¿Por qué no ha venido él? Todos los asuntos referentes a la Égida, los tratamos con él. —Los tratáis con él porque es el único que puede viajar a través de los portales de desplazamiento. De hecho, él es el que me ha traído hasta aquí. Y para que quede claro, odio que tenga que dejarme fuera de combate para poder viajar de ese modo. Me produce un dolor de cabeza atroz. —Es la última vez que te lo pregunto. ¿Por qué has venido? Aquella sensual boca comenzó a esbozar una lenta sonrisa. Después, hizo un gesto hacia la maleta que había en la entrada y le dijo suavemente: —Porque a partir de hoy voy a vivir aquí.

***
Regan jamás se había sentido tan aterrada. La incredulidad en el rostro de Thanatos se había transformado rápidamente en furia, y ahora revoloteaban en torno a sus pies un montón de sombras. Sin lugar a dudas se trataba de las sombras de las que le habían hablado en el cuartel general de la Égida... Las almas de los demonios, animales y humanos que Than había matado y que podía liberar para que terminaran con más vidas. En lo más profundo de su interior, la habilidad que poseía despertó.

Página | 145

— ¿Que tú qué?—La voz del jinete era tan helada como la tormenta de nieve con la que había tenido que lidiar para llegar hasta allí. Kynan la había llevado a través del portal de desplazamiento, pero tuvo que hacer el resto del camino en una de las motos de nieve que Thanatos guardaba cerca del portal; un vehículo que sería su vida de escape si todo salía conforme a lo planeado. Aunque, y aquello era lo más importante, también cumplirla la misma función si las cosas se iban al traste. Regan tomó una profunda bocanada de aire en busca de la aparente calma que había mostrado desde que llegó a ese lugar y bebió otro sorbo de té. Sabía maravillosamente bien y eso que a ella normalmente no le gustaban esas chorradas. —Que me mudo. El Consejo estuvo dándole vueltas al tema y hemos decidido que es mejor que uno de nosotros pase las veinticuatro horas del día con vosotros. Y a mí me tocó la pajita más corta. La cara de Thanatos se puso completamente roja y Regan prácticamente vio salir humo de su cabeza. — ¿Que le estuvisteis dando vueltas al tema? ¿Que la Égida ha tomado una decisión como ésta sin consultárnoslo antes?—Soltó una docena de tacos. —Siempre habéis sido unos putos arrogantes. No lo habléis hablado con nosotros, así que largo de aquí. —Mira—dijo ella con toda tranquilidad, aunque por dentro estaba temblando—, no se trata de ser o no arrogantes, sino de superar las malas relaciones entre la Égida y los Jinetes. De modo que enséñame mi habitación y me perderás de vista durante un rato. Así podrás hacerte a la idea. Durante unos segundos, Thanatos abrió tanto los ojos que Regan creyó que se le terminarían saliendo de las cuencas. ¡Y qué ojos tan impresionantes tenía! La primera vez que los vio eran de un tono ámbar, pero ahora, llenos de ira como estaban, eran de un brillante dorado. Regan no estaba preparada para ellos, como tampoco lo estaba para la apariencia y tamaño del jinete. Sí, le habían mencionado el tema de las almas, los piercings y los tatuajes que llevaba, pero no había esperado que esas almas fueran tan estremecedoras y él tan atractivo. A pesar de lo que Kynan le había dicho, se lo había imaginado como una especie de tipo huesudo con túnica, tal y como las costumbres populares solían representar a la Muerte.
Página | 146

Pero Thanatos no podía distar más de aquella imagen. Y aunque debería estar aterrorizada hasta el tuétano, no podía hacer otra cosa que admirarle. Pues recuerda eso cuando te esté matando. No hay nada más importante que el tipo que te quite la vida sea el más atractivo que hayas visto jamás. Era una completa imbécil. Las sombras alrededor de Thanatos giraron más rápidamente y pudo vislumbrar lo que le parecieron caras entre ellas. El don que poseía, que le permitía extraer un alma de un cuerpo, se retorció dentro de ella como si fuera un ser vivo con voluntad propia. Su don quería salir a la superficie. Quería liberar las almas de la armadura del jinete del mismo modo que lo hacía con las almas de demonios y humanos. — ¿Y por qué es tan importante esto para la Égida?—preguntó Than. Regan sujetó la taza de té con fuerza. —Si queremos combatir el Apocalipsis necesitamos hacer algo más que trabajar juntos. Debemos saber todo lo que podamos sobre vosotros y llenar las lagunas de información que tenemos. — ¿Por qué te han elegido a ti?—La miró de arriba a abajo y las sombras enloquecieron. Ella se alegró de haber desoído el consejo de Val de ir vestida provocativamente, pero ahora tenía que ver si su decisión de hacerse la difícil, que era su estado natural y como mejor se desenvolvía, iba a funcionar con Thanatos más que actuar como una conejita sexy. —Ya te lo dije. Me tocó la pajita más corta. —La pajita más corta. Me siento halagado. —El sarcasmo en su voz resonó sobre las paredes de piedra y el elevado techo, y el tatuaje que parecía diferente de los demás, uno de un caballo que tenía en el antebrazo derecho, se movió. Regan parpadeó, observando estupefacta cómo el caballo inclinaba la cabeza. ¿No le había comentado Kynan algo sobre caballos que vivían dentro de los jinetes? Fascinada, se acercó hacia el enorme guerrero. Su ritmo cardíaco ascendió vertiginosamente y el estómago se le llenó de mariposas, pero no pudo detener sus

Página | 147

pies ni dejar de mirar al caballo. Thanatos rugió algo en un idioma que no conocía y las sombras alrededor de él se disolvieron entre sus piernas como si su cuerpo las hubiera absorbido. —Es extraordinario—murmuró, extendiendo la mano para tocarle la piel. Thanatos siseó y retrocedió de un salto, haciendo que ella se sobresaltase y que también diera un paso hacia atrás. —Vuelve con tus compañeros y diles que envíen a otro—dijo con tono áspero—. A un hombre. El pecho de Regan se hinchó como el de una gallina furiosa, tal y como siempre decía su madre adoptiva. —Escúchame, jinete. Sé que naciste en una época en la que las mujeres eran consideradas poco más que yeguas de cría y se las trataba como esclavas, pero ahora estamos en el siglo XXI y podemos hacer las mismas cosas que los hombres. Soy tan buena como cualquier guardián, así que deja de comportarte como un cerdo machista. —Tengo una hermana que puede darle una paliza a cualquier hombre y no me la imagino ni como esclava ni como yegua de cría. No, guardiana, mi reticencia no tiene nada que ver con tus capacidades. —Volvió a moverse como un depredador acechando a su presa. El primer instinto de Regan fue retroceder, pero lo ignoró y se mantuvo firme en su posición incluso cuando él se acercó tanto a ella que sus pechos se tocaron y pudo oler su aroma viril. —Mi reticencia se debe a que prefiero rodearme de hombres. —Pues entonces—dijo con los dientes apretados—, no es tu día de suerte. Ahora mismo no hay ningún guardián disponible, así que vas a tener que tragarte tu ego y aguantarme. Los ojos de Thanatos brillaron feroces y Regan se apostó el cuello a que eso era lo último que veían sus víctimas antes de que les cortara la cabeza. —Puedes salir de mi casa por tu propio pie, sin sufrir ningún daño, o puedo echarte yo mismo en pedacitos. Tú decides.

Página | 148

Piensa rápido... piensa rápido... Regan miró por encima del hombro del jinete a lo que parecía ser una enorme biblioteca. Perfecto. Odiaba hacer aquello pero no le hacía nada de gracia eso de salir «en pedacitos». —Estás buscando el agimortus de Limos, ¿verdad?—preguntó sin darle tiempo a reaccionar. —Y también estás intentando reparar el Sello de tu hermano. Pues bien, yo puedo ayudarte. Poseo un don especial que puede serte de bastante utilidad. Thanatos entrecerró los ojos. — ¿Qué tipo de don? —Puedo interpretar todo lo que se haya escrito con tinta sobre una superficie de piel. Y eso incluye los pergaminos. —Eso también puedo hacerlo yo—masculló Than con sequedad. —Se llama leer. Regan pasó a su lado despacio, ignorando el ataque de conciencia que se apoderó de ella cuando sus cuerpos se tocaron, y se fue directa hasta la biblioteca. Una vez allí, le echó un vistazo a la pila de pergaminos y los miles y miles de libros que la rodeaban. Algunos de ellos se habían escrito pocos años antes, pero la mayoría eran textos antiguos. Lo más rápido que pudo, porque Thanatos se dirigía hacia ella como una locomotora, prácticamente echando humo por sus oídos, agarró un libro cuya cubierta parecía estar hecha de... oh, joder... piel humana. Daba igual. Se inclinó sobre el escritorio, lo abrió y puso los dedos sobre la tinta de... ¿sangre?... de una de las páginas. No conocía el idioma en el que estaba escrito pero sí las emociones que amenazaron con chamuscarle las yemas. Unos intensos celos la golpearon. —El autor—murmuró está... cabreado. Celoso. —Fogonazos de escenas violentas asaltaron su cerebro como si se tratara de una película. —Es una hembra, creo. Quiere matar... de forma horrible... a otra mujer. La otra mujer es muy guapa, con el pelo negro y los ojos violetas. Quien quiera que haya escrito esto estaba pensando en un hombre desnudo. Con alas. —Tomó una trémula bocanada de aire—. ¿Un ángel?

Página | 149

Los dedos de Thanatos se cerraron en torno a su muñeca y la alejaron del libro. — ¿Puedes hacer lo mismo con los textos relacionados con el agimortus de mi hermana? Regan hizo un gesto de asentimiento. Las visiones todavía permanecían vividas en su cabeza. — ¿Quiénes eran? —La autora era una súcubo llamada Estha. La mujer de los ojos violeta es Lilith, mi madre. Y el ángel puede ser o Azagoth o Sartael antes de que cayeran. Se rumorea que uno de los dos es nuestro padre. — ¿Azagoth? ¿La Muerte puede ser tu padre? Thanatos no dijo nada más y se quedó mirándola fijamente. —Puede que me seas de utilidad, pero yo acudiré a ti. No permito que ninguna mujer se quede en mi casa. En ese momento Regan llevaba la delantera e iba a usar esa ventaja. —Eso no funcionaría. Necesito tener acceso a tu biblioteca. Tú necesitas mi ayuda y la Égida os necesita a vosotros. No me voy a ir. —Con una sonrisa, salió de la biblioteca y cogió su maleta. —Y ahora, por favor, enséñame mi habitación. Soltando un gruñido de impotencia, Thanatos se alejó de ella, y aunque minutos después un vampiro la guió a través del helado castillo, no se sintió ganadora en absoluto. Todo lo contrario, estaba terriblemente contrariada. El jinete al que tenía que seducir era... ¡gay!

Página | 150

Catorce
Arik estaba perdiendo la cabeza. Saber que ya no estaba en el Sheoul era una
noticia estupenda, pero ahora tenía otro problema. Un problema enorme. Ya no era capaz de diferenciar lo que había sucedido de verdad de aquello que había soñado y eso era algo que odiaba. Siempre se había enorgullecido de poseer una memoria espléndida, sobre todo después del intensivo entrenamiento militar al que fue sometido, que le ayudaba a recordar hasta el más mínimo detalle de todos los encuentros y confrontaciones que mantuvo en el pasado con los demonios. En ese momento, sin embargo, se preguntaba cuánto había perdido de aquella vida y si en algún momento su mente podría recuperarlo. En algún punto de ese estado de enloquecimiento en el que se hallaba, se fue a su habitación—que en realidad creía que era el dormitorio de Limos—pero la claustrofobia se apoderó de él del mismo modo que lo haría un apretado chaleco antibalas, y se dirigió a toda prisa hacia la puerta de cristal. Se la encontró cerrada desde fuera. El pánico hizo que cogiera una silla y la estrellara contra la puerta, que saliera fuera y que dejara fuera de combate al hombre que hacía guardia debajo de él. Después salió corriendo por la selva que había detrás de la casa. No sabía cuánto llevaba recorrido cuando escuchó a Limos llamándole, pero no se detuvo hasta que los pulmones le ardieron en busca de oxígeno. Estaba cubierto de sudor y se dio cuenta de que no hubiera podido llegar mucho más lejos puesto que el camino se veía interrumpido por una cascada. Jadeando, se dobló sobre sí mismo y se apoyó en las rodillas mientras Limos le alcanzaba. —Estoy impresionada—dijo en un suave tono de voz. Puso una mano sobre su hombro, y ahora que sabía que todo era real, aquella caricia le sentó mejor que nunca. —Has noqueado a Kaholo, y eso que es el experto en artes marciales de su manada.
Página | 151

—He luchado contra los demonios desde que era un niño. Primero en mi propia casa, y Iuego trabajando para el ejército. No soy un inútil total. —Dios, no sabía por qué había dicho eso sobre su infancia. Si Limos tenía un sólo gen femenino en su cuerpo, iba a estar preguntándole sobre el tema con la misma insistencia que lo haría un perro en busca de su hueso favorito. —No creo que seas un inútil. —Bajó la mano cuando él se puso derecho y se giró hacia ella. —Si no recuerdo mal, una vez conseguiste derribarme. Los ojos de Limos brillaron divertidos y Arik bufó al recordar cuando la cogió por el tobillo y tiró de ella para que cayera justo encima de él. —Ahora mismo hay unos cuantos vacíos en mi mente, pero me acuerdo perfectamente de eso. —Soltó un leve suspiro. —Toda esa mierda que me contaste sobre tu... prometido... ¿es real?—Limos desvió la mirada. — ¿Jinete? Limos volvió a mirarle y entrecerró los ojos. —Di mi nombre. —Contesta a mi pregunta. —Di-mi-nombre. La frustración se apoderó de él. —Contéstame de una puta vez—insistió Li. Habían llegado a un punto muerto y él no estaba dispuesto a dar marcha atrás. Si una docena de asquerosos demonios con ganchos de carnicero, mazas e inmensos cuchillos no habían conseguido que pronunciara el nombre de Limos, ella no tenía la más mínima oportunidad. La jinete debió de darse cuenta de ese hecho porque, sin querer admitir la derrota, se echó el pelo por encima del hombro y se fue con paso decidido hacia el borde de la piscina natural que formaba la cascada. Una vez allí, se miró los dedos. —Maldita sea. Me he roto una uña.

Página | 152

—Dios. —Arik levantó las manos impotente. — ¿Es que no te tomas en serio nada? ¿O es que no puedes mantener la atención sobre un tema más de dos minutos? —Me tomo muy en serio mis uñas—resopló ella. —Cuando has vivido tanto como yo, aprendes a disfrutar de las pequeñas cosas. Hablando de lo cual, tengo algo que te pertenece. No sé si son importantes para ti o no, pero te las he guardado. Limos sostenía en la mano sus chapas de identificación militar. Otra pequeña conexión con la realidad. Las cogió, y cuando se las colocó alrededor del cuello casi volvió a sentirse completo. Ahora sólo necesitaba sus armas y s anillo militar para poder marcharse. Por desgracia sus torturadores le habían quitado eol anillo, así que era imposible tenerlo de vuelta. —Gracias—dijo en un tono de voz humillantemente ronco. La jinete había guardad sus chapas como si fueran un tesoro, y eso que eran fácilmente remplazables. Y además le había tratado muy bien. Podía haberle dejado en el Hospital General del Inframundo, en la unidad R-X o en cualquiera de las células de la Égida, pero, en vez de eso, lo había llevado a su casa y había cuidado de él hasta que se repuso. Hizo todo lo necesario para que volviera a comer y puso en marcha todos sus sentidos para traerlo de vuelta a la realidad. A Arik no le cabía la menor duda de que si lo hubiera llevado a las instalaciones del ejército o de la Égida, ahora estaría atado a una cama, con unas cuantas vías sobre su piel y sometiéndole a innumerables pruebas médicas para sonsacar toda la información posible a su cerebro. Sí, seguro que estaría mucho peor que allí. —Todavía no crees que esto sea real, ¿verdad?—Limos miró el agua que fluía bajo sus pies, formando espuma sobre los suaves cantos rodados. Arik puso un dedo sobre la barbilla femenina y alzó la cara de Limos para que lo mirara. Necesitaba tocar su tersa piel para estar cien por cien seguro de que lo que le iba a decir era verdad.

Página | 153

—Sí que lo creo. Nada en ese agujero del infierno era tan cálido como tú. La jinete tragó saliva. —Entonces, ¿por qué no pronuncias mi nombre? —Porque no quiero que nadie me lo oiga decir. Dijíste que tenía que pronunciarlo en medio de una gran agonía, pero no quiero correr ningún riesgo. — ¿Por qué? Después de todo lo que has tenido que pasar por mi culpa, ¿por qué no lo dices y te quedas observando cómo recibo mi merecido?—inquirió con un tono de voz duro. Aquellas palabras destilaban amargura por los cuatro costados; al punto de que Arik se preguntó qué tipo de vida habría llevado para creer que él sería capaz de hacer algo así. —No voy a mentirte y decirte que no se mevpasó esa idea por la cabeza— admitió. —Cuando estaba en el Sheoul en lo único en que podía pensar era en vengarme. Pero ahora sé que no querías que me pasara lo que me sucedió, así que, no, no puedo hacerte eso. Ella jugueteó con el colgante del que pendía su Sello. — ¿Y por qué, cuando estabas pensando en vengarte, no aceptaste la oferta que te hicieron los demonios… que dejaran de torturarte para poder torturarme a mí? Ah, mierda, a Arik le hubiera gustado que Limos no supiera nada de aquello. No necesitaba que nadie conociera todo lo que le habían hecho allá abajo. Que a uno le torturaran, a pesar de ser una terrible experiencia, era algo muy personal que prefería no compartir con nadie. —No acepté porque después no hubiera podido vivir conmigo mismo. —La imagen de una Limos ensangrentada y torturada a manos de aquella panda de demonios asaltó de pronto su mente, y tuvo que deshacerse de ella soltando un gruñido. —Sé lo que esos hijos de puta son capaces de hacer y nunca te desearía algo así. La jinete volvió a tragar saliva, esta vez con dificultad.

Página | 154

— ¿Y qué es lo que me desearías? —A mí—expuso con brutal honestidad. —Soy tan estúpido que deseo que estés conmigo. Quiero estar dentro de ti. Cuando antes te dije en el dormitorio que habrías estado debajo de mí en un segundo, quería decir precisamente eso. Limos parpadeó. Después abrió la boca para decir algo, pero él no se lo permitió. La acercó hacia si, y cuando ella dejó escapar un pequeño jadeo, invadió su boca como había fantaseado cada vez que cerraba sus ojos. El agua los salpicó, diminutas gotitas humedecieron sus caras mientras sus lenguas se encontraban. Los labios de Limos eran suaves y su cuerpo cálido. Arik sintió cómo le clavaba las uñas en los bíceps, pero, al igual que antes, cuando recorrió sus hombros con las manos, lo hizo de forma titubeante. Ella no solía ser tan reservada en su vida diaria. Llevó las manos a sus muslos e intentó alzarla, pero ella le cogió de las muñecas y le detuvo. — ¿Por qué?—murmuró él contra su boca. — ¿Por qué estás tan asustada? —Porque nunca he hecho esto. Él echó bruscamente la cabeza hacia atrás — ¿Qué? —Es cierto. — ¿Me estás diciendo que eres virgen? ¿Tienes cinco mil años y nunca te has acostado con nadie? — ¿Y cómo iba a hacerlo?—Un pájaro pasó volando y a Arik no le sorprendió que Limos se quedara mirándole, así que no le quedó más remedio que esperar con impaciencia a que volviera a centrar su atención en él. —Me comprometieron cuando tan sólo era una cría y ya has experimentado de primera mano lo que pasó cuando te besé.

Página | 155

Dios, no se le había ocurrido pensar en aquello. Claro que, teniendo un novio que llevaba los celos hasta cotas insospechadas, no podría haber hecho nada con nadie. — ¿Por qué yo?—preguntó. Se moría por saber por qué Limos, después de tanto tiempo, había decidido dar ese paso. — ¿Por qué me devolviste el beso aquella noche? El cuerpo de la jinete empezó a temblar y él la abrazó con más fuerza. Después, como si fuera una máquina a la que hubieran desconectado de la corriente eléctrica, se quedó quieta. —Porque estaba borracha. Vaya un disparate. Arik la estuvo observando toda la noche. Sí, era cierto que había tomado una bebida azul de aspecto asqueroso y después otra de color rosa, pero no había llegado a emborracharse en absoluto. —Mientes. —Le acarició el cuello con suavidad, instándola a decir la verdad. —No. —Otra mentira. Odio que me mientan, jinete. —Empezó a besarla en la garganta para suavizar sus palabras, aunque no había nada que pudiera suavizar lo mal que se sentía cuando le mentían. Se había creído demasiadas mentiras de su padre y había visto cómo su madre y su hermana sufrían por ellas. —Dime por qué terminaste cediendo. Limos dejó escapar un pequeño quejido, como si le doliera decir la verdad. Durante un interminable segundo, Arik temió que le dijera que lo había hecho como un capricho. Para satisfacer su curiosidad. Que podía haber sido cualquiera pero que lo había echado a suertes y le había tocado a él. —Porque durante todos estos siglos eres el primer hombre al que he deseado con tanta intensidad. El pecho de Arik se hinchó de pura arrogancia masculina.

Página | 156

—Me encanta tu respuesta, pero, ¿por qué yo? Los labios de Limos, inflamados por el reciente beso y húmedos por el rocío de la cascada, esbozaron una deslumbrante sonrisa. — ¿Te acuerdas de la primera vez que nos vimos en casa de Than? ¿Cuándo te sobrecogiste en cuanto nos viste llegar? —Sobrecogerse es una palabra demasiado fuerte—masculló él. Limos soltó una carcajada. Su belleza aumentaba hasta límites insospechados cuando hacía eso. —Me divertiste mucho, y no mucha gente lo consigue. Además, te tomaste muy, pero que muy bien que te rompiera las costillas. — ¿Te atraje porque tolero bien el dolor? —Bueno, eso también influye, pero me hiciste reír e hiciste que en mi interior revolotearan cientos de mariposas—añadió alegremente antes de ponerse seria. —Y también... me miraste como si fuera... No sé... — ¿Terriblemente sexy?—la ayudó él. La sonrisa que le regaló Limos volvió a dejarle fuera de combate. —Eso, y más. Como si fuera un puzzle. Me gustó. Los hombres suelen mirarme como si sólo fuera buena en una cosa. Lo que no deja de ser gracioso, teniendo en cuenta que es precisamente esa cosa en la que soy una total inexperta. —Soltó un suspiro. —Te pillé mirándome en la fiesta de Ares. Y también te vi animar a Rath a salir de detrás de aquel tiesto en el que se había escondido porque le daba miedo toda la gente extraña que había en la casa ese día. Fue un gesto muy dulce. Arik se encogió de hombros. —Es sólo un niño y estaba aterrorizado. La pobre Cara estaba buscándole como loca. — ¿Lo ves? Simplemente... No sé. Quería estar cerca de ti. — ¿Y por eso me ofreciste que me desahogara peleándonos?

Página | 157

—Era lo único que podía hacer. Lo más cerca que podía estar de ningún hombre. Pero entonces me llamaste JGF, me pillaste con la guardia baja y me tiraste. Y me besaste... Estoy parloteando sin parar. —Le miró con el ceño fruncido. —Y yo nunca parloteo. Lo más probable era que fuera una ofensa de proporciones bíblicas pensar que un Jinete del Apocalipsis pudiera llegar a resultar tan encantadora, pero eso era lo que Arik pensaba de ella en ese momento. Seguro que Limos podía enviar a cualquiera a la Luna de una patada, pero también era la mujer más femenina que jamás había conocido. Toda ella apelaba al hombre en su interior... a su lado más protector, a esa parte de sí mismo que quería cogerla en brazos y asegurarse de que nada ni nadie le hiriera daño, y también a su faceta más camal, ésa que quería ponerla contra la roca húmeda que había a sus espaldas y hacerla gritar su nombre. Aunque todo lo que terminaran haciendo no fuera más de lo que hicieron en su habitación, conseguiría volver a sacar de esos labios aquellos dulces gemidos. —Me gusta verte parlotear—dijo él. —Es algo... encantador. — ¿Encantador? Tal como se había imaginado, ella lo consideraba una ofensa de proporciones bíblicas. Le encantaba cuando Limos sacaba a la gata salvaje que llevaba dentro. Pero no iba a seguir con la broma porque, francamente, la sangre había empezado a hervirle con la fantasía de la roca. ¿Cómo reaccionaría la jinete si la agarraba en ese mismo instante y...? Joder, tenía que descubrirlo como fuera. Acercándose a ella, la agarró por la cintura y la levantó contra la superficie rocosa para acomodarse entre sus piernas. —Arik—jadeó ella. El ardiente sonido de su nombre saliendo de esa boca perfecta le puso dolorosamente duro. —Shh. —La besó ligeramente a lo largo del cuello y saboreó las gotas de rocío y el aroma a sol de su piel. —Necesito... Le acarició un seno con la mano y ella soltó un suspiro.

Página | 158

—Sé lo que necesitas—murmuró contra su garganta. Cuando Limos abrió la boca para seguir hablando, Arik, impulsado por un extraño deseo de poseerla y dominarla por completo, le dio un pequeño mordisco en el labio inferior para acallarla. Ella se derritió contra él, y el animal que había en el interior del militar aulló de alegría ante aquella capitulación. La cogió por las nalgas y presionó contra ella su gruesa erección. Limos se arqueó, permitiéndole un ilimitado acceso a sus senos y colocando su sexo justo sobre la protuberancia que sobresalía de los pantalones de él. Habían estado en esa misma posición antes, cuando estuvieron en la cama, pero en aquel momento él creía que estaba soñando. Esto era mucho mejor. Mucho más real. — ¿Te gusta?—preguntó, al tiempo que frotaba su miembro contra ella. La ardiente fricción entre ellos se vio templada por la brisa fresca que corría en el ambiente. —N... No—gimió ella, girando las caderas para aumentar la sensación. Él le lamió el cuello. —Mentirosa, ¿Recuerdas lo que te he dicho sobre las mentiras? Encontró el nudo de los tirantes del bikini alrededor de su cuello y lo deshizo con un par de ágiles movimientos de los dedos. La parte superior del traje de baño cayó, aterrizando a su lado en el suelo. Se inclinó para saborear los rosados pezones mientras las manos de Limos descendían por la cinturilla de sus pantalones para agarrarle también las nalgas. Después, le clavó las uñas en la piel, y él deseó que lo hubiera hecho más fuerte. O que esas manos se dirigieran a su erección. Como si ella pudiera leerle los pensamientos, le clavó las uñas con más intensidad y las arrastró hasta sus caderas. Un ronco sonido gutural escapó de su garganta cuando sintió los pulgares femeninos acariciar la sensible piel que tenía a los lados de su rígido miembro. Arik contuvo el aliento, esperando que le tocara allí donde lo necesitaba con tanta desesperación. Cuando las manos de Limos se detuvieron, creyó que moriría por la expectación. Durante un largo y agónico momento, Limos no movió ni un solo

Página | 159

músculo. Quizás él iba demasiado rápido. Necesitaba ir más despacio, sin importar lo que su cuerpo le gritara. —Te estoy asustando—le susurró. —Soy... una jinete—susurró ella a su vez. Él le dio un prolongado beso en la división entre sus pechos, una zona que, como toda ella, olía a coco. —Eres una mujer. Una mujer espectacular que ha experimentado todo lo que se puede experimentar de la vida excepto esto, y no sabes muy bien cómo actuar. No estás acostumbrada a sentirte de este modo. —Y odio sentirme así. —Su voz era un gemido bajo de placer. —Odio que me digas todas esas cosas, como si me conocieras mejor que yo misma. Él sonrió. —Te encanta, y lo sabes. Te mantiene a raya. —Deslizó la lengua hacia uno de sus pechos, y después hizo lo mismo con el otro. Limos prácticamente ronroneó, pero siguió sin mover las manos. Arik volvió a lamerle los pechos, pero esta vez se detuvo en uno de los pezones y se lo metió en la boca. Luego le dedicó la misma atención al otro. Ella lanzó otro gemido, aunque siguió manteniéndose inmóvil. Arik no tenía experiencia con vírgenes, pero sí sabía cómo hacer que una mujer perdiera la cabeza. Así que siguió jugueteando con la lengua, lamiendo y succionando la sensible piel. Sus dulces jadeos se entremezclaron con las llamadas de las aves del bosque y el sonido del agua fluyendo, y cuando le desabrochó los botones de la falda, dejándola con la parte inferior de su biquini amarillo, Limos pareció no darse cuenta. ¡Dios!, era exquisita. Una combinación de fuerza letal y sensualidad que hizo que todos los instintos de Arik exigieran que le arrancara la poca ropa que llevaba y la tomara allí mismo. Pero les tenía demasiado respeto a las mujeres como para dejarse llevar por sus deseos más básicos, por no hablar de su estricto control militar, así que la atrajo hacía sí y la estrechó con fuerza.

Página | 160

—No te imaginas cuántas veces he soñado con este momento y con todas las cosas que iba a hacerte—gruñó en su oído. —Pero en ninguna de mis fantasías eras virgen. —Le mordisqueó el lóbulo de la oreja y ella volvió a gemir. —Habría matado a cualquiera que hiciera que mi hermana no tuviera un buen recuerdo de su primera vez. Así que, no lo dudes, tú eres la que tiene la última palabra en todo esto. De pronto Limos se deshizo de su abrazo y se escabulló de él hasta terminar tropezándose con un banco cubierto de hierba. Jadeaba y le miraba como si le hubieran salido un par de cuernos. —No puedo. Completamente confundido, se acercó a ella. Lo hizo muy despacio, porque a cada paso que daba, la respiración de la jinete se hacía más fuerte y parecía que estaba a punto de salir corriendo. —No haré nada que no quieras que haga. Limos se abrazó a sí misma, cubriéndose los pechos. —No es eso—admitió trémula. —Te deseo. No te imaginas hasta qué punto. —Entonces, ¿de qué se trata?—Soltó una maldición en el momento en que supo la respuesta. —Tu prometido. Arik nunca había sido de los que le roban la mujer a otro, pero aquello era diferente. No podía tratarse de robo cuando el tipo en cuestión era el hijo de puta más perverso que jamás hubiera existido. Aunque, mirándolo por otro lado, ésa era razón más que suficiente para no robarle absolutamente nada. —Algo así. —Limos tragó saliva ostensiblemente mientras sus manos iban hacia la braguita del biquini y se la quitaba. ¡Santo Dios! Aquella visión le dejó sin aliento. Su piel era perfecta, sin mácula alguna. Sus caderas eran estrechas y ligeramente redondeadas, y su sexo estaba completamente depilado. Alrededor de las caderas llevaba la joya más increíble que jamás hubiera visto. Una cadena de oro con perlas que bajaba por la unión entre sus muslos, ajustándose

Página | 161

como si de ropa interior se tratara. Cómo le gustaría lamer cada una de esas perlas, mover la cadena hacia un lado y penetrarla... Dios, prácticamente podía sentirlas acariciando su pene mientras embestía contra ella una y otra vez. —Eres magnífica—consiguió decir mientras se acercaba más a Limos. —No las toques—le avisó ella, retrocediendo y tropezándose con un árbol. — Es un cinturón de castidad que sólo puede quitarme mi marido. Arik frunció el ceño. — ¿Cómo que un cinturón de castidad? —Sí. Si cualquier macho me toca con su piel desnuda, se convierten en una especie de espolones capaces de cortar dedos, manos... penes. Aquello bastó para hacer que los testículos le subieran hasta la garganta. — ¿Y qué te hace a ti? —Me duele. —Se encogió de hombros como si no tuviera importancia, pero teniendo en cuenta en qué parte de su cuerpo estaba colocado... Sí, no le extrañaba que no quisiera que los hombres se le acercaran. Fue hacia ella intentando mantener una distancia segura entre su polla y aquella aparentemente preciosa joya, pero ella le golpeó, apartándole a empellones. — ¡No! ¿Es que no lo entiendes? No puedes tocarme. —Maldita sea, jinete. No he pasado todo este tiempo en el Sheoul en vano. Encontraremos una solución para superar este escollo. Los ojos de Limos casi se salieron de sus órbitas. — ¿Me estás diciendo que te lo debo? ¿Que tengo que hacerte olvidar todo lo que sufriste allí abajo? — ¿Qué? ¡No! Eres demasiado desconfiada. Te estoy diciendo que soy un puto cabezón y que no voy a dejar que ese jodido invento corta-penes gane. Te deseaba antes y te deseo ahora, y quiero que lo sepas. Me salvaste la vida y has cuidado de mí. No puedo seguir furioso contigo.

Página | 162

—No—dijo ella con voz áspera. —No me hagas mejor de lo que soy. ¿Qué cojones significaba eso? Estaba a punto de preguntárselo cuando dos destellos iluminaron la zona. Instintivamente, se giró hacia Limos al tiempo que un par de tipos enormes y cubiertos con armadura salían de dos portales de desplazamiento. Ares y Thanatos lo miraron, observaron a Limos, y se dieron cuenta de lo que estaba pasando en menos de lo que tarda una bala disparada desde un M-16 en darle a un blanco a treinta metros de distancia. Durante todo el tiempo que pasó en la celda de tortura creyó que terminaría muriendo. Ahora lo sabía a ciencia cierta. Había llegado su hora.

Página | 163

Quince
Ares y Thanatos se movieron antes de que Limos pudiera parpadear. Como
si estuvieran coordinados, Than cogió a Arik mientras su otro hermano se ponía delante de ella, bloqueándole el paso e impidiéndole ver nada por encima de sus hombros, aunque escuchó perfectamente los gruñidos y rugidos que inundaron el ambiente, así como lo que le pareció una zambullida. —Maldita sea. —Pasándose los dedos por la garganta, cubrió su desnudez con su armadura y apartó a Ares de un golpe. Su hermano la agarró antes de que pudiera salir corriendo, pero ella se las arregló para darle un fuerte rodillazo en la ingle que hizo que la liberara al instante. Limos aprovechó esa mínima ventaja para abalanzarse sobre Thanatos, que forcejeaba con Arik mientras lo sumergía en el agua. —Detente—gritó. —Lo estás matando. Los ojos de Than brillaron letales. —Sí. Mierda. Cuando Than se enfurecía era prácticamente imparable. Ese no era el momento para razonar con él, así que, lanzándose sobre su cintura, le hizo perder el equilibrio. Arik aprovechó esa breve ventaja y sacó la cabeza del agua para tomar una profunda bocanada de aire que insuflara oxígeno a sus pulmones, pero Thanatos se deshizo de Limos como si fuera una simple mosca y volvió al ataque. Iba siendo hora de ser un poco más dura. En un instante, desenvainó su espada y la alzó formando un arco. Su objetivo estaba más que claro y el impacto del metal al chocar contra la carne y los huesos del cuello de Than hizo que sus brazos temblaran. La sangre salió a borbotones, manchando la espada y tiñendo el agua de rojo. Thanatos aulló de dolor, liberando a Arik para poder llevarse las manos a la herida. — ¿Qué cojones estás haciendo, Limos?—gritó Ares.

Página | 164

Ella ignoró a sus dos hermanos y se precipitó a ayudar a Arik, que salió del agua luchando como un loco en busca de aire con una mezcla de furia y alivio en su expresión. — ¿Sois imbéciles o qué?—les espetó iracunda. Después retuvo a Arik para impedir que fuera a por Than mientras éste seguía sujetándose el cuello. Aunque sangrara copiosamente, la herida no iba a matar a su hermano, pero sí que le llevaría su tiempo curarse por completo. —Arik no puede morir. ¡Ya lo sabéis! Ares gruñó. Tenía la mano a escasos milímetros de su espada y miraba encolerizado al militar. — ¿Qué era lo que te estaba haciendo? —Nada que yo no quisiera. —Ares tocó la empuñadura del arma y Limos, que nunca se dejaba llevar por el pánico, lo hizo por primera vez en su vida. — ¿No te lo ha contando Than?—Se volvió hacia su otro hermano, que todavía parecía dispuesto a matar al primero que se le pusiera por delante. —Sabes muy bien que no podemos matarle. — ¿Por qué no?—preguntó Ares. —Sí—dijo Arik con voz áspera. — ¿Por qué no? Que conste que no me estoy quejando. Than por fin entró en razón y la neblina de muerte que había a su alrededor se transformó en una resignada conformidad. —Peste le ha contaminado. Vaya una explicación, se lamentó Li. Desde luego el don de su hermano no era el del tacto o la diplomacia. — ¿Qué?—Arik se dirigió a la orilla, se sentó y cruzó los brazos sobre las rodillas. — ¿Qué significa eso de que Peste me ha contaminado? Limos se preparó mentalmente para verle reaccionar al instante. —Que bebió tu sangre—le aclaró. —Y te hizo beber de la suya. —No me acuerdo de haber hecho nada parecido. ¿Cómo lo sabes?

Página | 165

—Porque él me lo dijo cuando te encontré. —Vale, es algo asqueroso y seguro que más tarde me entrarán ganas de vomitar y de cortarle la cabeza, pero, ¿qué tiene que ver eso con el hecho de que no puedan matarme? Thanatos retiró la mano de la herida, que estaba prácticamente curada. —Peste ha reclamado tu alma. Arik se puso de pie de un salto. — ¿Qué ha hecho qué? —Cuando mueras—explicó Limos—, tu alma le pertenecerá. Si Dios quería, eso sucedería dentro de mucho tiempo. Lo único que Limos deseaba saber era por qué Peste estaba esperando. Reseph no había destacado por su paciencia, y volverse malvado le había convertido en el tipo de hombre que lo quería todo al instante. — ¡Hijo de p…!—Arik dejó de hablar y la miró duramente. — ¿Por qué no me lo dijiste antes? — ¿Cuándo?—resopló ella mordaz. La frustración sexual, el estúpido comportamiento sobreprotector de sus hermanos y la sospecha que brillaba en los ojos de Arik, estaban causando mella en su temperamento y amenazaban con hacer que estallara. — ¿Cuando me odiabas por hacer que te arrastraran al Sheoul? ¿Cuando no creías que esto era real a pesar de que te lo repetí mil veces? ¿O cuando estabas tomando una comida decente por primera vez en mucho tiempo?— Chasqueó los dedos. —Oh, y seguro que decirte que mi hermano tiene tu alma hubiera sido una conversación de lo más excitante cuando estabas intentando meterte bajo mi biquini. —Escuchó otro gruñido amenazador de Than que decidió ignorar. Después, cogió el traje de baño y se lo puso. —No te dije nada por tu propio bien. Podía sentir la cólera de Arik rezumando por cada poro de su musculoso cuerpo, pero desapareció rápidamente y el militar le ofreció un gesto de asentimiento a modo de disculpa, o quizás porque sabía que lo que ella había dicho tenía sentido. Después de todos sus siglos de vida, Limos sabía que muy pocos

Página | 166

hombres eran tan rápidos a la hora de admitir que habían cometido un error, pero Arik no parecía del tipo que se dejaba llevar por la cólera irracional o que siempre estaba a la defensiva, de modo que le lanzó una sonrisa de agradecimiento antes de dirigirse a Thanatos. — ¿Por qué habéis venido? —Porque Reaver todavía no ha dado señales de vida. He intentando convocarles tanto a él como a Harvester varias veces sin conseguir resultados. Y además ahora la Égida está empezando a jugar con nosotros. —Thanatos cerró los puños a los lados. —Me gustaría saber si alguno de nuestros vigilantes sabe algo de eso. — ¿Jugar? —Han mandado a un sigil a vivir conmigo. Mira quién fue hablar de invitados no deseados. — ¿Es una broma?—inquirió ella. Than metió la cabeza en el agua para lavarse los restos de sangre y luego se sacudió como si fuera un enorme felino. — ¿Me has visto bromear alguna vez? Un silencio sepulcral reinó en el ambiente durante un segundo. Reseph siempre había sido el cómico de la familia y un amante nato de las bromas pesadas. Definitivamente sus vidas se habían vuelto menos divertidas desde que se había transformado en un jodido demente. Limos se aclaró la garganta para aliviar la tensión. — ¿A quién te han mandado? Ares se tocó con el dedo la cicatriz en forma de media luna que tenía en el cuello y su armadura desapareció. —Siempre me siento un bicho raro llevando armadura en una isla tropical— masculló. —Le han enviado a una mujer llamada Regan. — ¿Regan?—bufó Arik. —Pues te deseo buena suerte. ¿Por qué no te negaste?

Página | 167

—Porque no es una buena idea—respondió Ares. —Llevamos demasiado tiempo sin mantener buenas relaciones con la Égida y ésta es la oportunidad que necesitamos para ponernos al día con todo lo que han aprendido durante todos estos siglos. Además, Regan podría ayudarnos a encontrar el agimortus de Limos usando el don que tiene. —Buenas noticias, entonces—dijo Arik, enjugándose varias gotas de agua que perlaban su frente. —Únicamente sabemos que se trata de un pequeño cuenco. Quizás podáis contarnos algo más sobre él. —La Égida y la unidad R-X saben todo lo que necesitan saber—farfulló Than secamente. Arik puso los ojos en blanco. —Cerdos arrogantes. Vuestros viejos rencores contra la Égida os están cegando. —Humano—bramó Than—, no se te ocurra hablarnos de ese modo. Los párpados de Arik se volvieron pesados y todo su cuerpo se relajó. Limos se puso tensa. Reseph solía actuar del mismo modo cuando estaba a punto de atacar. —Que te jodan, jinete. Limos se interpuso entre Arik y Thanatos. —Parad ya. Arik tiene razón. —Miró a Ares, tratando de buscar su ayuda. Su hermano no la decepcionó. Cuando se trataba de adoptar alguna estrategia, solía dejar de lado las emociones. —Estoy de acuerdo—asintió. —Aunque al principio era un poco reticente, creo que debemos volver a confiar en la Égida. Puede que hayamos conseguido algunos logros en nuestra lucha contra Peste, pero nos engañamos si creemos que podemos derrotarlo sin la ayuda de los humanos. Las almas de Than se arremolinaron en torno a sus pies mientras sus emociones bullían en su interior, pero antes de que se descontrolaran Limos le cogió la mano y le dijo:

Página | 168

—Detente, hermano. Sabes que tenemos que hacerlo. Qué curioso que Thanatos fuera el más tranquilo de todos ellos y, a la vez, el más volátil. Reseph siempre había sido como un libro abierto, Ares todo lo contrario y ella estaba en un nivel intermedio, pero Than... Than era como una olla a presión que sólo un idiota se atrevería a abrir. —Ya trabajamos con ellos—rugió Than. —Sí—convino Ares—, pero fuimos excesivamente reservados. Ahora tenemos muy poco que perder si compartimos la información que tenemos. Hubo un tenso silencio mientras Thanatos los miraba fijamente a los ojos. —Haced lo que creáis más conveniente—dijo finalmente, lanzándoles una mirada a ambos que indicaba que no dejaría que nadie se inmiscuyera en su intimidad. Lo cierto era que el secreto de Thanatos no resultaría de utilidad para la Égida. No hacía falta encontrar o proteger su agimortus, ya que él mismo podía encargarse de salvaguardarlo. Ahora que el tema de compartir información había quedado zanjado, Limos centró su atención en Arik. —Volvamos a mi agimortus. La leyenda dice que se trata de un cuenco pequeño, hecho de marfil o huesos, y que lleva grabada una balanza. Fue creado por una raza de demonios que sirven como esclavos, los isfet, y solían usarlo como unidad de medida. Uno de ellos usó el cuenco para liberarse y poder vivir con los humanos, pero a cambio tuvo que sacrificar a su propia hermana y beber su sangre del cuenco, lo que le otorgó la inmortalidad y apariencia humana. Cuando su clan lo encontró, lo llevaron de vuelta al Sheoul y escondieron el cuenco para que perdiera su inmortalidad. Con el paso del tiempo, esos demonios y sus descendientes fueron muriendo y se olvidaron del cuenco. Hay cientos de teorías sobre su localización, pero las hemos investigado todas. —Dejó de hablar, esperando que el militar le hiciera más preguntas, pero él estaba completamente quieto. Ni siquiera la miraba. — ¿Arik? Los ojos del militar estaban clavados en el bosque.

Página | 169

—Allí hay algo. —No veo nada—repuso Ares al tiempo que se ponía la armadura. —Ni yo. —Arik cambió de posición y cuadró los hombros. Limos sintió un escalofrío al ver que adoptaba una postura de ataque, y cuando él le hizo un gesto para que se pusiera a su espalda, obedeció. Como si no pudiera cuidar de sí misma... Sin embargo, por muy extraño que pareciera, la idea de que él la protegiera le produjo un cálido hormigueo. —Pero puedo sentirlo. — ¿Y qué es lo que sientes?—preguntó ella. —El Mal—susurró Arik. —Siento... el Mal.

***
A Arik le dio la sensación de que por sus venas corría el mismo fuego del Infierno, avisándole de que algo perverso estaba cada vez más cerca de ellos. Completamente alerta, dio un paso al frente guiado por la imperiosa necesidad de destruir a lo que fuera que los amenazaba a Limos y a él. Thanatos y Ares hicieron lo mismo, lo que no dejaba de ser irónico, dado que la jinete era perfectamente capaz de cuidar de sí misma sin la ayuda de nadie. A su espalda escuchó el inconfundible sonido de las armaduras envolviendo los cuerpos de sus portadores, seguido del que hicieron las espadas al salir de sus vainas de cuero. ¡Mierda! Y allí estaba él, sin una sola arma con la que protegerse. La vegetación se movió, y en el mismo momento en que Arik abrió la boca para avisar a los jinetes, de entre el follaje emergieron varios demonios a cuatro patas del tamaño de enormes mastines. Demonios khnive. Limos gritó algo sobre espías de Peste y enterró su espada en el pecho de uno de esos demonios. Arik se giró para esquivar a uno, cuyos dientes pasaron a escasos milímetros de él, arañándole el brazo. Después cogió una rama lo suficientemente gruesa de un

Página | 170

árbol, se la clavó a un segundo khnive en la garganta y estrelló a aquel ser, similar a una zarigüeya pero sin piel, contra el tronco de otro árbol. — ¡Eh, humano!—Ares le lanzó una daga y Arik la atrapó al tiempo que se daba la vuelta e incrustaba la afilada hoja en la mandíbula de otra de esas bestias con la fuerza suficiente como para destrozarle el cerebro. Innumerables oleadas de maldad arremetieron contra él como si se trataran de intensas rachas de viento, creciendo a medida que docenas y docenas de demonios se abalanzaban sobre ellos. Aquellas cosas poseían unas garras largas y afiladas, y unos poderosos dientes con forma de sierra, pero su capacidad letal no radicaba en aquellas características físicas sino en el número que los estaba atacando. Si seguían así, en cuestión de segundos aplastarían a Arik y a los jinetes. Todo lo que había a su alrededor quedó cubierto de sangre: las hojas y troncos de los árboles, la piscina natural de agua... Than liberó a sus almas y los espantosos chillidos de éstas se entremezclaron con los gritos y gruñidos de los demonios moribundos. De pronto, tres demonios se abalanzaron simultáneamente sobre Arik. Consiguió golpear a uno de ellos, pero otro le atacó por un costado, derribándole y haciendo que la daga se le cayera de la mano. Limos gritó y acudió en su ayuda, decapitando al demonio que estaba sobre él. Sin embargo, los otros dos khnive no le dieron tregua y fueron a por su garganta. Pero él no se había escapado del Sheoul para morir bajo las garras de unas criaturas que incluso otros demonios consideraban inferiores, así que agarró a uno de ellos por el cuello y apretó con todas sus fuerzas. El cuerpo de su contrincante se tensó y, a los pocos segundos, cayó muerto. Arik parpadeó asombrado, aunque en ese momento lo que menos le importaba era que esas cosas fueran tan fáciles de matar. Se lanzó sobre el tercer demonio y obtuvo el mismo resultado. Otro khnive se lanzó sobre él, pero esta vez no se molestó en cogerle de la garganta, simplemente le golpeó en la cara y también cayó. Después de aquello, fue derribando demonios uno tras otro, golpeándolos como si fuera una máquina de demolición. Al final terminó rodeado de una pila de demonios que le llegaba a la cintura y mirando fijamente la carnicería que había causado a su alrededor. Los jinetes
Página | 171

también le miraban con los ojos como platos. Bueno, por lo menos se había disipado esa extraña sensación de estar siendo observado por el Mal. — ¿Cómo cojones has hecho eso, humano?—preguntó Ares. —No tengo ni idea. —Sus recién encontrados sentidos arácnidos volvieron a zumbar en su interior, pero con menor intensidad. —Por allí. Thanatos se movió como una serpiente y desapareció entre la maleza. Instantes después escucharon un chillido, seguido de un ruido sordo. Al segundo apareció Than llevando una especie de rata por la cola. — ¿Esto? —Sí. —Arik, absolutamente confundido, se frotó la cara con una mano. — ¿Qué está pasando? Limos se estremeció. —Mierda. Debe de tratarse del intercambio de sangre. Como los vampiros. —Sí, tiene sentido—asintió Ares. —Para ti—masculló Arik. — ¿Podéis explicarme de qué coño estáis hablando? Limos enfundó la espada. —Los khnive son demonios espías y está claro que han sido convocados por alguien. Muchos demonios pueden convocar a uno o dos, pero sólo unos pocos pueden hacerlo a tal escala, y Peste es uno de ellos. Cuando era Reseph podía usarlos para que le informaran de algo o para extender determinabas plagas... o incluso podía destruirlos con un solo toque. El intercambio de sangre te ha otorgado también esas habilidades. El tiempo dirá hasta qué punto puedes hacer lo mismo que él. —Se encogió de hombros. —No te sigo. ¿Por qué has mencionado a los vampiros? —Porque los vampiros también suelen transmitir sus habilidades a los que convierten—explicó Thanatos. —Pero como técnicamente no te has convertido, me imagino que tiene que haber algo más. ¿Qué no nos has contado? ¿Hay algún demonio en tu árbol genealógico?

Página | 172

—No, no tengo ningún gen demoníaco en mi ADN, pero hace algunos años me mordió un demonio. —Creyó que era mejor omitir que el demonio que le mordió fue el mismo con el que hizo un trato cuando era un adolescente desesperado por terminar con el reinado de terror de su padre. —La infección por la mordedura casi me mata, pero Shade me salvó la vida. Aunque sí que me quedó un... efecto secundario. —Le echó un vistazo a Limos, que lo estaba mirando con curiosidad. —Puedo aprender cualquier lengua demoníaca con sólo escuchar unas pocas palabras. —Eres una caja de sorpresas, guardián—murmuró Ares. Arik no podía estar más deacuerdo. —Pero, ¿por qué iba Peste a mandarme a sus espías? Me refiero a que, si me quiere muerto, ¿no podía haberse encargado él mismo? Si hubiera venido con unos cuantos de sus acólitos seguro que ahora mismo no sería más que un fiambre. —Tienes razón. —Limos frunció el ceño. —Esto no tiene sentido. — ¿Podría tratarse de tu encantador prometido?—preguntó Arik. Ella negó inmediatamente con la cabeza. —Tampoco tiene sentido. Dudo que sepa que Peste ha reclamado tu alma. Satán querría arrastrarte al Sheoul para que murieras allí y así poder tener tu alma. Si te mata aquí sale perdiendo. —Entonces es que hay un nuevo jugador en el tablero. Ares empujó con el pie el cadáver de un khnive. —Un jugador que te quiere muerto. —Debe ser un asco estar en tu pellejo, humano—siseó Thanatos por lo bajo. Cierto. Había días en que era mejor no levantarse de la cama.

Página | 173

Dieciséis
Arik y Limos no volvieron a encontrarse con ninguno de esos espeluznantes
demonios de camino a casa. Pero cuando el militar vio a Kynan parado en el porche que rodeaba la mansión, a su mente volvió a acudir el pensamiento de que ese día no debería haberse levantado de la cama. La jinete se marchó para dejarles un rato a solas y Arik envolvió a Ky en un gran abrazo de oso que prácticamente lo tiró al suelo. El sigil respondió dándole unas cuantas palmaditas en la espalda. Cuando se separaron, el militar tenía una amplia sonrisa en la cara. —Me alegra verte de nuevo—le aseguró. —Lo mismo digo. Nos has dado un susto de muerte. —Kynan le golpeó en el hombro. —Tienes buen aspecto. Shade y E hicieron un buen trabajo. —Hablando de Shade... —Él y Runa vienen para acá—le interrumpió Kynan. —Bien. —Arik se sentó en uno de los taburetes altos de la barra del mini-bar. El porche contaba con varias mesas y sillas, el bar hecho de bambú y una bañera de hidromasaje exterior. Con todo aquello uno no podía evitar preguntarse cuántas fiestas solía dar allí Limos. —Seguro que Runa ha estado un poco preocupada. — ¿Un poco?—bufó Kynan. —Creo que si no fuera por todo el tiempo que ha pasado en la guardería del Hospital General del Inframundo habría terminado hundiéndose. Arik se acordó de la guardería de la clínica que regentaba su hermana y dos de sus cuñadas, Serena e Idess. Lo cierto era que todo aquello era de lo más extraño. Un hospital dirigido por demonios, con una guardería conducida por una mujer lobo, una vampiro y una ex ángel. Había material de sobra para alguna novela o una serie de televisión. Apoyó el pie en el travesaño del taburete y echó la cabeza hacia atrás, dejando que el sol bañara su piel.

Página | 174

—Me apuesto lo que sea a que en el hospital han estado muy ocupados. —Todos hemos estado ocupados. Las cosas no van bien. —Kynan se pasó la mano por el pelo. —En la Égida no damos abasto. Hemos perdido cerca del diez por ciento de nuestros guardianes en las muchas enfrontaciones con demonios que hemos tenido, por no hablar de los que han sido asesinados. Incluso hemos perdido a un sigil. Decker ha ocupado su lugar. Arik abrió los ojos asombrado. — ¿Habéis nombrado a Decker sigil? Pero si ni siquiera era guardián. —Ahora sí lo es. Arik se frotó la nuca, aturdido por el rumbo que habían tomado las cosas. —Es evidente que la Égida tiene un largo y riguroso proceso de selección, ¿no crees? —Qué gracioso. —Kynan negó con la cabeza. —Teníamos a unos cuantos candidatos, pero al final decidimos meter a alguien de la unidad R-X. — ¿Por qué? Ya estábamos echándoos una mano. —Sí, pero como sigil podemos compartir información más trascendental con él. Y como ha prometido mantenerlo en secreto, sabemos que no romperá su juramento. —Lo que de verdad quieres decir es que de ese modo os aseguráis, de que no le cuente nada a la R-X. —Arik odiaba todo aquel secretismo. ¿Cómo se suponía que iban a poder evitar el fin del mundo si los que luchaban en el mismo bando no compartían sus estrategias? Ky se encogió de hombros. —Bueno, y ahora que has vuelto...—Su voz se fue apagando porque has vuelto, ¿no? Arik se quedó mirando a una gaviota que sobrevolaba la zona mientras se preguntaba qué era lo que iba a responder, porque no sabía muy bien qué decir. Su mente todavía andaba un poco difusa, Peste había reclamado su alma, podía

Página | 175

detectar a espías envíados por el jinete como si fuera un perro de caza, unas cuantas personas querían matarle y luego estaba... lo que fuera que hubiese entre Limos y él. —Mira—continuó Kynan, interrumpiendo sus cavilaciones. —Entiendo que necesites unas vacaciones o hacer algún tipo de terapia. Joder, no es sólo que lo entienda, es que de verdad lo necesitas. Pero las cosas se están poniendo cada vez peor. Puede que el Apocalipsis se tomara un descanso, pero ha vuelto a golpear a nuestras puertas con más intensidad que nunca. Te necesitamos. —Te aseguro que soy el primero que quiere acabar con la mayor cantidad de demonios posible. Pero no creo que marcharme ahora de aquí sea una buena idea. — ¿Qué? ¿Me estás diciendo que quieres quedarte en este lugar? Sí, era un jodido estúpido, pero quería quedarse. Y es que no había nada como que te torturaran hasta la muerte para que tu vida cambiase por completo. —Mi alma corre peligro. Si muero, me convertiré en la puta privada de Peste. Es una larga historia, pero si decide terminar viniendo a por mí, éste es el lugar más seguro para quedarme. La mejor defensa contra un jinete, es otro jinete. —Joder. —Kynan se pasó una mano por la cara—. Creo que necesito un whisky doble. —Seguro que Flicka* 2tiene algo de alcohol en el bar. — ¿Flicka? —No quiero pronunciar su nombre. — ¿Y por eso le pones nombres de caballos famosos?—Kynan enarcó una ceja—. Pues no quiero ni imaginarme cómo reaccionara cuando la llames Míster Ed**.
2

*Nombre de la yegua de la novela infantil «Mi amiga Flicka» de Mary O’Hara, que

fue llevada a la pantalla con el título de «Flicka» en el 2006. (N. de la T.) ** «Míster Ed, el caballo que habla» fue una serie de televisión estadounidense que se emitió en la CBS en los años sesenta. (N. de la T.)

Página | 176

La puerta de doble hoja de madera que conectaba el porche con el salón se abrió y Arik se puso de pie de un salto en cuanto vio entrar a Runa, acompañada de Shade. — ¡Hermanita!—En el momento en que se acercó a ella, Shade se interpuso entre ambos exudando peligro por cada poro de su enorme cuerpo. ¿A qué coño venía esa actitud? Runa, aparentemente indiferente a la reacción de su compañero, pasó por delante de él y se lanzó a los brazos de Arik. — ¡Gracias a Dios!—susurró. —Menos mal que estás bien. —Sí. —Notó cómo se le cerraba la garganta por la emoción contenida. —Sí, lo estoy. Ella se separó unos centímetros de él para poder verle la cara. —Sabes que soy yo, ¿verdad? —Sí, claro. ¿Qué estaba pasando? — ¿Ya estás mejor?—pregunto Shade. —Porque como se te ocurra hacerle a Runa lo mismo que le hiciste la última vez, te destriparé. Y ni siquiera tu hermana podrá impedírmelo. — ¡Shade!—le regañó Runa. —Está perfectamente bien. — ¿De qué cojones estás hablando, Shade?—Arik lo miró furibundo. —Hola a todos, ¿por qué no dejáis que Arik descanse unrato?—Limos apareció de pronto con un vestido veraniego azul claro y una sonrisa tan forzada y vacilante que hizo patente que no quería que Shade y Runa respondieran a la pregunta de Arik.

Página | 177

—No necesito descansar, Secretariat***3. —Se giró hacia Shade, sabiendo que le contestaría sin rodeos. Cuanto menos le importaras a alguien, más sincero solía ser. —Dime qué esta pasando. —Arik, esto no es necesario. —Limos le cogió por el brazo para sacarlo de allí, pero él no se movió ni un milímetro. Shade tampoco pareció dispuesto a escuchar a la jinete. —Déjame que te refresque la memoria. —En los ojos negros de Shade empezaron a danzar diminutas sombras al tiempo que le golpeaba el pecho con un dedo. —Vinimos a verte ayer y te ensañaste con Runa. Le rompiste la mandíbula, la nariz y tres costillas. A Arik se le cayó el alma a los pies. —No es posible. Nunca le haría una cosa así... —Tranquilo, Arik—intervino Runa. —Estabas desquiciado No creías que esto fuera real. —No puede ser. —Negó con la cabeza, intentando hacer memoria. — ¿Cómo no voy a acordarme de haberle puesto la mano encima a mi propia hermana?—El mero hecho de pronunciar aquellas palabras hizo que se le revolviera el estómago. —Hay muchas cosas que no puedes recordar. —Limos se acercó a él, y Arik se estremeció esperando su toque. Aquella mujer le producía un efecto calmante, como atestiguaba el hecho de que le hubiera sacado del infierno en que se había convertido su cabeza. Pero en ese momento no quería calmarse. Quería recordar. Se dio la vuelta, golpeando la barandilla del porche. Runa se puso a su lado y su pelo color caramelo se agitó con la brisa del mar.

3

*** Nombre del caballo ganador de la Triple Corona Hípica de Estados Unidos e n

1973. Su historia se cuenta en la película Campeón, estrenada en España en el 201 1 y protagonizada por Diane Une y John Malkovich. (N. de la T.)

Página | 178

—No te preocupes, Arik. Me transformé y se me curaron la mayor parte de las lesiones. Eidolon se encargó del resto. No me hiciste daño. Era muy loable por su parte intentar consolarle, pero él sabía la verdad. Su hermana había sufrido demasiado cuando era una niña, y que le hubieran vuelto a pegar seguro que había despertado recuerdos que habían sido enterrados hacía tiempo. Un momento... Recuerdos... Cuando estuvo en la fiesta de compromiso de Ares y Cara, ella le contó algo que el jinete le hizo la primera vez que se conocieron. Me borró la memoria para que no me aterrorizara, le había dicho. Lo que por supuesto hice en cuanto desbloqueó mis recuerdos. —Hija de puta. —Se giró hacia Limos. —Me has borrado la memoria, ¿verdad? —No. Lo dijo con tal rapidez, tan convincentemente, que quiso creerla. Pero sabía que no era verdad. Quizás lo que la delató fue un fugaz destello en sus ojos, o la imperceptible contracción de un músculo, o puede que simplemente fuera la extraña sensación de ansiedad que siempre acompañaba a Arik cuando su padre le decía algo que él quería creer desesperadamente. Te prometo que iré a verte a jugar al béisbol. De verdad que estas navidades tendremos regalos. Te juro que voy a dejar de beber. Sí, el medidor de mentiras de Arik era cien por cien fiable. — ¿Por qué no lo intentas de nuevo, jinete?—Por favor, por favor, dime la verdad. Si le volvía a decir que no, la creería, igual que lo había hecho con su padre tantos años atrás. Pero cuando la vio allí parada, sin decir ni una sola palabra, algo en su interior se rompió. —Lo hiciste, ¿verdad? ¿Qué más me has borrado? La boca de Limos se abrió, pero inmediatamente después se cerró. Hija de perra. De todas las cosas que le habían hecho durante ese último mes, aquella era la mayor violación de todas. Se volvió hacia Kynan y le dijo: —Estaba equivocado. No quiero quedarme aquí. Vámonos.

Página | 179

*** Habían pasado tres días desde que Arik se había marchado. La casa le parecía vacía, lo que le resultaba de lo más extraño pues nunca había pensado en su hogar como un lugar solitario. Quizás fuera esa la razón por la que tenía la otra mansión, la de «cara al público», al otro lado de la isla, donde casi todos los días celebraba alguna fiesta. Y es que Limos odiaba el vacío. Tampoco le gustaba el Sheoul, con su atmósfera claustrofóbica, siniestras vibraciones y luz tenebrosa, pero allí estaba, conduciendo a Bones por un sendero de la región Horun entre Ares y Than, intentando encontrar alguna pista que los condujera hasta Sartael. Thanatos había conseguido sonsacarle alguna información a Orelia, la demonio que le hacía los tatuajes. Según ella—si es que sus fuentes eran fiables—, la mano derecha del Señor Oscuro había convertido a Sartael en su mascota, usándolo como si de un sabueso se tratara. Con el fin de los días a la vuelta de la esquina, Satán y Lucifer andaban buscando como posesos cualquier tipo de poderosas reliquias u otros objetos mágicos que pudieran ayudarles en la batalla final. Por lo visto, acababan de encontrar una daga mística que, según los rumores, había pertenecido a Carlo Magno, y ahora iban tras la Lanza del Destino. Limos y sus hermanos habían ido allí para detenerlos e intentar convencer a Sartael de que les ayudara para encontrar su agimortus. Mientras viajaban de una ciudad del Inframundo a otra, se iban inquietando más y el sabueso del infierno que les acompañaba, Gore, no estaba poniendo nada de su parte para facilitarles las cosas. El animal no dejaba de mordisquearle los talones a Bones, algo que no le gustaba en absoluto al semental, así que Limos tuvo que esforzarse al máximo para evitar que terminara atacando al can. —Odio este lugar—masculló. Thanatos la miró con el ceño fruncido. —Entonces no deberías haber venido—comentó. Ares hizo un gesto de asentimiento.

Página | 180

Limos no dijo nada. Sus hermanos tenían razón, pero cuando Arik se marchó volvió a recaer en el estado de ánimo autodestructivo por el que tanto se había dejado llevar antaño. Un ánimo que la llevaba a arriesgarse en casi todo, a empezar peleas y a intentar alcanzar por todos los medios, el estado de excitación que sólo el dolor y las mentiras podían proporcionarle. Pero ya no era igual, ¿verdad? Porque sólo después de que Arik saliera de su casa se dio cuenta de que estar con él le producía el mismo subidón. En realidad era una sensación similar pero mejorada, porque era pura, sin maldad, y no la hacía odiarse a sí misma. Tengo que conseguir que Arik vuelva. Sus hermanos la miraron fijamente. Vaya, parecía que había hablado en voz alta. — ¿Qué?—se defendió. —No creo que la Égida o la unidad R-X puedan mantenerlo a salvo. Ares, siempre dejándose guiar por el guerrero que llevaba dentro, volvió a mirar el horizonte y le preguntó: — ¿Has hablado con Kynan? —No me va a decir dónde está Arik. —Palmeó la testuz del caballo y no le sorprendió en lo más mínimo que éste le devolviera un gruñido de irritación en agradecimiento. —Y como está protegido por el hechizo celestial no puedo torturarle para sonsacárselo. —No es buena idea torturar a la gente con la que supuestamente tenemos que colaborar—ironizó Ares. —Sí que lo es—protestó ella. —Siempre y cuando no sepan que he sido yo. —A mí me parece bien la idea de darle una buena paliza al guardián— intervino Thanatos. A menudo era difícil saber cuándo Than hablaba en serio, pero en ese caso parecía demasiado entusiasmado ante la idea de hacer sangrar a un guardián, así que Limos se preguntó si esa actitud se debería a la mujer que le habían enviado los de la Égida.

Página | 181

—Tengo que hacer algo. —Ahuyentó a Gore en el momento en que se acercaba de nuevo a Bones—. Hay demasiada gente que quiere ver muerto a Arik, incluido el gilipollas que envió a los khnive. Sea quien sea. —Sí, yo también tengo muchas ganas de saber quién es. La profunda y resonante voz que vino desde detrás hizo que los tres giraran sobre sus monturas y que el sabueso gruñera. —Lucifer—siseó ella. Antes de que terminara de pronunciar su nombre, Ares convocó un portal de desplazamiento mientras Than arrojaba una daga que impactó contra el hombro del alto y moreno ángel caído, pero éste simplemente se rió y sus ojos carmesíes brillaron como dos rayos láser. —Tu prometido te está buscando, Limos. Ya va siendo hora de que regreses a su lado. Gore se agazapó, mostrando sus afilados dientes y pegando las orejas a la cabeza, pero no hizo ni un solo movimiento. Buen perrito. Lucifer podía destruírle con solo chasquear los dedos. —Ella no va a ir a ningún lado. Ares puso a Battle al lado de Bones, listo para conducirlos hacia el portal de desplazamiento. — ¿Dónde está Sartael?—preguntó ella. —Qué gracioso que me lo preguntes. Está completando una misión que le encomendé. —Ahora sí que Lucifer chasqueó los dedos y, al segundo siguiente, un hombre alado cayó del cielo, aterrizando al lado de él. Nada más tocar el suelo le hizo una reverencia. Después, el recién llegado se irguió en sus más de dos metros diez de estatura y alzó las alas llenas de sangre sobre su cabeza desprovista de pelo. — ¿Qué?—gruñó. Era evidente que no le gustaba haber sido convocado por Lucifer. —Te presento a los jinetes—dijo Lucifer con voz sedosa. —Fíjate sobre todo en la hembra, ya que tu próxima misión será localizar su agimortus.

Página | 182

Limos soltó un resoplido, intentando encubrir el hecho de que se le acababa de parar el corazón. —Sí, que tengas buena suerte, Sarty. Aunque no podrás encontrarlo, ya que nosotros lo hallamos hace poco. —Estás un poco oxidada, Limos, y el príncipe de las mentiras querrá que su princesa tenga las dotes apropiadas para el cargo. —Los agrietados labios negros de Lucifer esbozaron una sonrisa. —Hablando de lo cual... Tengo una oferta que hacerte. Ve con el Señor Oscuro y ordenaré a mis acólitos que se detengan. Bones pateó el suelo, anhelando embestir contra el ángel caído. Limos intentó calmarle al instante. —Primero, deberías usar un protector labial adecuado. Y segundo, ¿a qué acólitos te refieres? —A los que están esperando una señal mía para traerme a Arik, ahora que Sartael lo ha encontrado. Limos sonrió. — ¿Y ahora quién está mintiendo? El poder de Sartael en el reino de los humanos se circunscribe sólo a demonios u objetos demoníacos. —Pero qué niñata más estúpida estás hecha—dijo Lucifer con tono lánguido. —El alma de Arik pertenece a un demonio, lo que le convierte en un objeto demoníaco. —Las alarmas internas de Limos empezaron a saltar y las siguientes palabras del caído sólo empeoraron las cosas. —Y voy a llevarlo cuanto antes a tu prometido. —Lucifer se acercó aún más y ella obligó a Bones a enterrar las pezuñas en el suelo para evitar que Ares los empujara hacia el portal. —Deberías haberte entregado a él hace mucho tiempo, Limos. Has sido bastante informal con los términos de vuestro compromiso y no está nada... complacido. El corazón amenazó con salírsele del pecho. Si sus hermanos llegaban a enterarse de cuáles eran esos términos la entregarían ellos mismos a Satanás. —Y tu madre—prosiguió Lucifer con fingida tristeza—, está muy

decepcionada. Te enseñó a ser mucho más responsable de lo que has demostrado.

Página | 183

Thanatos también colocó a Styx al lado de Bones. —Oh, sí, qué irresponsable ha sido Li por no querer contraer un matrimonio de conveniencia con el ser más maligno que jamás haya existido. —Limos es la envidia de cualquier hembra del Inframundo. Y sabía perfectamente quién era su prometido cuando aceptó ser su esposa—señaló Lucifer. Era cierto. Oh, Dios, era absolutamente cierto. La habían prometido a Satán cuando era sólo una niña, pero después, cuando se convirtió en una adolescente consciente de lo que hacía, acudió a él voluntariamente a confirmar el compromiso. Pero había cambiado de idea y ahora todo se estaba viniendo abajo. Limos se preguntó si no se vería aplastada cuando todo su mundo se desmoronase. —Ella no estuvo de acuerdo. —Escuchó la voz de Ares como si viniera de muy lejos. —La obligaron a aceptar cuando apenas era una cría. Mierda. Se puso tan tensa que Bones relinchó por la presión que hizo sobre sus costillas con los muslos. Lucifer giró la cabeza lentamente y de forma siniestra. La escalofriante sonrisa que mostraron sus labios parecía sacada de una película de terror. — ¿Eso es lo que les has contado?—Echando la cabeza hacia atrás, soltó una carcajada. Llevada por el pánico, convocó un portal de desplazamiento a modo de arma al lado de Lucifer. El portal le seccionó como si fuera una inmensa espada, amputándole el brazo izquierdo y desgarrándole el hombro del torso. El sonido que salió de la boca del ángel caído, una mezcla de dolor, odio y furia, taladró sus oídos con tal fuerza que le rompió los tímpanos. Sintió un tremendo dolor en la cabeza y el coro de gritos y aullidos que escuchó le dijeron que sus hermanos y el sabueso estaban siendo presa de la misma tortura. El suelo bajo sus pies retumbó y Lucifer se transformó en una criatura monstruosa del tamaño de un dinosaurio. Una bestia negra llena de escamas con unas extremidades grotescamente deformadas y unos dientes y unos genitales exageradamente grandes. Aquella cosa le dio un zarpazo a Gore, produciéndole severas heridas por todo el cuerpo.

Página | 184

Antes de que pudiera reaccionar, Ares y Batlle la empujaron dentro del portal. Limos y Bones aterrizaron en el patio de la mansión de Ares. Pero no estaban solos. Bones se giró en el mismo momento en el que Sartael emergía del portal y se lanzaba sobre ella. Aunque Bones pudo cogerle del tobillo con los dientes, el ángel caído se las apañó para tirarla de su montura. Ambos cayeron al suelo y rodaron, golpeándose y atacándose mutuamente con sus armas. Sartael la cogió por el cuello y estrelló su cabeza contra una roca. Bones relinchó furioso y sus pezuñas invadieron el campo de visión de Limos. Sonidos de huesos rotos se entremezclaron con los gritos doloridos de Sartael y las coces de Bones, que se dedicó a golpear la espalda y pecho del caído hasta que éste yació inmóvil en la arena. Limos se retorció debajo de Sartael para soltarse, agradeciendo que las pezuñas de su garañón no la hubieran rozado lo más mínimo. Mientras recuperaba la funcionalidad de los tímpanos, se agachó al lado del caído. —Has cometido una estupidez al seguirme, Sarty. —Le dio una palmadita en la calva. —Porque, ahora que te tengo, vas a decirme dónde está Arik y vas a ayudarme a encontrar mi agimortus. El caído se rió... o al menos lo intentó ya que tenía la boca llena de sangre. —Voy a llevarte con tu prometido. Y voy a despellejar al humano mientras ve cómo el Señor Oscuro te folla hasta partirte en dos. —Eres asqueroso. —Miró a Bones. —Hazle un poquito más de daño. Bones descubrió los afilados dientes y mordió el hombro del ángel. La carne se desgarró de la piel produciendo un curioso sonido similar al que hacía una cremallera al cerrarse y Sartael gritó de dolor. —Y ahora, pedazo de mierda—ronroneó Li. —O me ayudas o le diré a Bones que la próxima vez vaya a por una parte más blanda. Siempre le han gustado las criadillas, así que estoy segura de que también le- encantarán las tuyas, ¿de acuerdo? —Te voy a joder viva—escupió él. Voy a decirles a tus hermanos cómo te arrodillaste delante del Señor Oscuro y le rogaste que se comprometiera contigo.

Página | 185

Cómo le prometiste servirle a tus hermanos en bandeja de plata como regalo de boda. Y también voy a contarles cómo no moviste ni un solo dedo y casi te corriste de placer cuando te pusieron el cinturón de castidad. La garganta de Limos se quedó tan seca como la arena del suelo. —No estabas allí. No sabes lo que pasó. Pero lo que le había dicho era verdad. —Era el puercoespín infernal que estaba atado a la muñeca de Lucifer durante la ceremonia. Pasé casi cinco mil años siendo un jodido roedor como castigo por haber permitido que otro ángel se follara a tu madre antes que yo. Se suponía que yo tenía que haber sido tu padre, zorra. El padre de la princesa. —Sonrió siniestramente. —Ahora seré el compañero de cama de la princesa cuando su marido haya terminado con ella. De pronto escuchó el grito de Cara llamándola. Se giró y vio a la compañera de su hermano corriendo hacia ella. En ese mismo instante, dos fogonazos de luz penetraron a través de las sombras del atardecer y vio varios pares de pies saliendo de ellos. El pasado estaba llamando a su puerta, atosigándola, abalanzándose sobre ella como si fuera un avión cayendo en picado. Soltando un alarido, cercenó la garganta de Sartael con la espada, silenciando al ángel y sus verdades para siempre. Than emergió de uno de los portales, llevando a Gore con él. El sabueso apenas podía mantenerse en pie y la sangre brotaba de sus heridas como si de una cascada se tratara. Ares salió del otro, conduciendo a un Battle renqueante. Cara fue directamente hacia los animales, y aunque ambos se derrumbaron en el suelo al mismo tiempo, consiguió poner una mano sobre cada uno de ellos. De los alrededores llegaron docenas de sabuesos, tan silenciosos como sombras, y cayeron sobre el cadáver del ángel. Limos llamó a Bones antes de que se encabritase y comenzara una pelea, y éste se disolvió en una voluta de humo y regresó a su brazo.

Página | 186

Cara usó su don sobre los animales y, en cuestión de minutos, ambos estaban completamente repuestos. — ¿Qué coño ha pasado aquí?—le gritó Than a Limos. — ¿Y por qué has matado a Sartael? ¡Era la mejor baza que teníamos para encontrar tu agimortus! —Ya lo sé. —Por lo menos aquello no era mentira. —Pero amenazó a Arik y me asusté. —Otra verdad. — ¿Que te asustaste?—dijo Thanatos con escepticismo. —Pero si tú nunca lo haces, al menos no hasta este punto. Ares ayudó a Battle a incorporarse mientras Cara terminaba con el sabueso. — ¿Y por qué cree Lucifer que te comprometiste voluntariamente? —Porque es un imbécil. —Otra verdad más. Antes de que sus hermanos empezaran a hacerle más preguntas, cambió de tema. —Tenemos que localizar a Arik. Ahora. Lucifer no mentía cuando nos dijo que sabía dónde estaba. Ares le dio a Battle un terrón de azúcar. —Te recuerdo que nosotros seguimos sin saber dónde está. —Me apuesto lo que sea a que Runa sí que lo sabe—dijo, convocando otro portal. —Y voy a asegurarme de que se entere de qué es exactamente lo que le está pasando a su hermano. Porque si había algo que Limos sabía perfectamente, era lo que los hermanos eran capaces de hacer para protegerse mutuamente. O para traicionarse.

Página | 187

Diecisiete
Con el paso del tiempo Arik se dio cuenta de que tenía que haberle pedido a
Kynan que le llevara a su apartamento. En vez de eso, le pidió que le dejara en el cuartel general de la unidad R-X. Craso error por su parte. Los militares se apresuraron a hacerle un examen médico completo y a someterle a todos los test conocidos, humanos o demoníacos. Después, le aislaron para seguir examinándole y volvieron a someterle a innumerables pruebas, esta vez para comprobar su salud mental. Tendría que haberse percatado de que lo iban a mantener encerrado, y más teniendo en cuenta que él mismo había colaborado a la hora de diseñar el procedimiento estándar a seguir cuando cualquier soldado era capturado por demonios y pasaba un tiempo entre ellos. Las preguntas eran interminables, repetitivas y, a veces, hasta ridículas. ¿Estás seguro de que no les diste ninguna información importante? Sí. ¿Te poseyó algún demonio? No. ¿Te han dejado embarazado? Dios, esperaba que no. ¿Te has sentido atraído por algún demonio? No. Siempre y cuando Limos no contara. Maldita fuera. Cuando terminaron las preguntas que versaban sobre su estancia en el Sheoul y se interesaron por el tiempo pasado con la jinete, Arik se volvió más selectivo a la hora de explicarles todo lo que le había sucedido. Ni loco iba a contarles que había estado sumido en un constante estado de excitación cuando estaba con ella o que le había dado miedo comer y que sólo lo había hecho cuando pensó que se trataba de comida para perros. O que todavía se negaba a pronunciar en voz alta su nombre. O cómo le había borrado sus recuerdos. También omitió la parte en la que Peste bebió de él como si fuera un batido y le obligó a tomar su sangre, y el curioso efecto secundario que aquello le produjo: poder sentir a los espías mandados por éste y matarlos con un simple toque.

Página | 188

Lo único bueno que tuvieron todos los test e interrogatorios era que le mantuvieron tan ocupado que no pudo pensar con detenimiento en lo que le había hecho a Runa. Las palabras de Shade todavía resonaban en su cabeza. Había jurado proteger a su hermana. Se había prometido a sí mismo no transformarse en el monstruo que fue su padre. ¿Y qué era lo que había hecho? Convertirse en el perverso ser que protagonizaba las pesadillas de su hermana hasta que Shade las disipó. Y ahora Arik no hacía más que preguntarse si no había terminado de un plumazo con todo el progreso que el seminus había conseguido con Runa. No importaba que hubiera atacado a Runa cuando estaba fuera de sí. Su padre solía darles las palizas más brutales cuando su mente estaba a mil kilómetros de distancia y nunca lo había excusado por ello. Así que tampoco iba a hacerlo ahora consigo mismo. Joder, necesitaba unas vacaciones, pero aquel pensamiento siempre le llevaba en la misma dirección: a una playa tropical que sospechosamente parecía estar situada en Hawai y acompañado de una jinete con el pelo negro como el azabache. De todos modos tampoco era que planeara viajar pronto. Le habían permitido abandonar las instalaciones médicas de la unidad R-X e instalarse en uno de los dormitorios de Fort McNair. Pero aunque podía ir y venir a su antojo, no le dejaban salir de la base. Lo que era una auténtica putada. Era un soldado y toda la raza humana estaba en guerra. Necesitaba hacer algo. Luchar en su bando. El bando humano, no el bando de los jinetes. Bueno vale, estaban del mismo lado, pero no en el mismo equipo. El problema era que le había encantado luchar al lado de Limos contra los khnive. Ella le había cubierto las espaldas y ambos se habían movido como si estuvieran sincronizados de una forma como nunca antes había experimentado, excepto con Decker. Se frotó el pecho como si le estuviera doliendo el corazón. ¿Qué cojones? ¿Es que los demonios le habían convertido en un cachorrito enfermo de amor? ¡Maldita fuera! Un golpe en la puerta de su habitación interrumpió sus patéticas cavilaciones, y Kynan y Decker entraron antes de que le diera tiempo a decirles que pasaran. Un

Página | 189

detalle que les perdonó porque necesitaba alejar su mente de Runa y Limos. Y porque le traían cerveza. Decker sacó un botellín de Bud de un pack de seis y se la lanzó. —Puedes hacer que un paleto deje el pueblo...—empezó Arik. —...pero nunca conseguirás que deje de tomarse una Bud—terminó Kynan. Decker les mostró a ambos el dedo corazón a modo de respuesta. —Yo lo veo de este otro modo—dijo Decker con su peculiar acento sureño. — Puedes beber agua del grifo, o puedes tomarte una Budweiser helada. —Levantó el ahora pack de cinco cervezas y lo balanceó delante de Kynan. —Sí, sí. Dame la jodida cerveza. Pero no creas que ahora me pondré a ver la NASCAR o cualquier otra carrera de coches. —Ya te he dicho que te engancharás en cuanto empieces a verla—masculló Decker, lanzándole una cerveza. —Sólo si los pilotos son demonios—convino Kynan. —Algo de eso se rumorea sobre los hermanos Busch, aunque no creo que tengan razón. También se dice algo parecido de Jimmy Johnson. Ha ganado demasiadas veces como para considerarlo normal. Poniendo los ojos en blanco, Kynan se sentó en una de las dos sillas que había en la estancia y Arik ocupó la otra. Como en los viejos tiempos, Decker se tumbó encima de la cama y se acomodó como si se tratara de su casa. Habían congeniado desde el principio, aunque, como en toda amistad que se precie, habían pasado por algunos momentos de tensión. Pero, ¿no le pasaba lo mismo a cualquier pareja? En realidad Arik nunca había creído que necesitara algo más... no cuando tenía a esos buenos amigos y a toda una comunidad militar a su alrededor. Así que sí, todo seguía igual. Como siempre. Pero aun así tenía la extraña sensación de que se estaba perdiendo algo. Te estás perdiendo a Limos, imbécil. Mierda, estaba jodido.

Página | 190

—Tienes muy buena pinta para haber estado en las entrañas del Infierno todo un mes. Arik se bebió de un trago la mitad de la cerveza. — ¿Si? Pues no te lo recomiendo para pasar unas vacaciones. — ¿Estás bien?—preguntó Kynan en un susurro, mirándole completamente serio. Arik estaba harto de que le hicieran siempre esa misma pregunta, ya que encerraba demasiado pesimismo y tristeza. —No podría estar mejor. —Runa quiere verte. Me ha dicho que no le devuelves las llamadas. —Estoy muy ocupado. Ocupado tratando de evitarla. Kynan captó la indirecta y se abstuvo de seguir en la misma dirección. Decker tampoco lo hizo; tomó un trago de cerveza y se limitó a cambiar de tema. Gracias, chicarrón del sur. —Bueno... ¿Y qué te llevó a besar a un Jinete del Apocalipsis y ganarte un pasaje de primera en el tren negro? Joder, a veces necesitaba un traductor para poder entender a Decker. Kynan tiró a Decker la chapa del botellín de cerveza, golpeándole en la cabeza. —Se refiere a una de esas canciones country que tanto le gustan y que siempre me obliga a escuchar. Una que habla de un tren que va al Infierno. —En mi caso no hubo tren sino más bien unas garras llenas de espinas. —Arik intentó guardar con llave aquellos recuerdos y se terminó el resto de la cerveza. — ¿Y bien?—Decker le pasó otro botellín. — ¿Por qué lo hiciste? No sabía que te gustara estar en el otro bando. —Besé a la jinete hembra, idiota. No soy gay.

Página | 191

—Joder, tío, ya sé que no eres gay. —Decker se apoyó sobre un codo. —Me refería a lo sobrenatural, a que no sabía que te pusieran esos seres. Kynan resopló. —Si conocieras a Limos, a ti también te pondrían, Deck. Arik suspiró. — ¿Estáis aquí por alguna razón, capullos? — ¿Tienes algo mejor que hacer?—preguntó Kynan. —No, pero no creo que hayáis venido sólo para traerme cerveza y sentaros a pasar el rato. Así que, o habéis venido para comprobar mi estado de salud mental, o para contarme alguna mierda de la Égida o de la unidad R-X. ¿Cuál de las dos? —Ambas—admitió por fin Decker. Después se terminó lo que le quedaba de cerveza. Su amigo a veces daba la impresión de ser un pueblerino grandullón un poco lento; pero Arik estaba convencido de que ése era el papel que quería representar, pues sabía perfectamente lo inteligente que podía llegar a ser. Arik cambió la posición de la silla y se sentó poniendo el respaldo frente a su pecho. — ¿Qué pasa? Kynan apoyó los pies encima del escritorio. —Cuando estuviste con Limos, ¿te dijo algo sobre su agimortus? Arik les puso al tanto del tema de los demonios isfet. Algo de lo que Kynan no tenía conocimiento. —Mierda—masculló. —Todo lo que tenemos es un párrafo de la Daemonica. Si un jinete bebe de la Copa del Engaño y las Mentiras, el Hambre se desatará sobre la faz de la Tierra. ¿Te contó algo sobre Thanatos? —No, mantuvieron las bocas bien cerradas—gruñó Arik. —Estamos jodidos. Toda la humanidad lo está. A menos, por supuesto, que hayáis ideado algún plan maravilloso mientras he estado en Disneylandia. —Kynan y Decker intercambiaron

Página | 192

miradas y Arik tuvo un mal presentimiento. — ¿Qué? ¿Qué es lo que no me estáis contando? — ¿Te dio Limos alguna pista sobre Thanatos y su... esto...?—Kynan dejó de hablar, intentando buscar la palabra adecuada. Lo que a Arik le pareció de lo más extraño, ya que el sigil se andaba con rodeos muy pocas veces. Esta vez fue Decker el que puso los ojos en blanco. — ¿Qué sabes sobre su vida sexual? Arik se quedó paralizado, con la cerveza a escasos milímetros de sus labios. — ¿Su vida sexual? —Sí, ya sabes, ¿qué es lo que le pone? ¿Los hombres? ¿Las cosas pervertidas? ¿El rollo sado? ¿O es más como tú y le van las cosas normales?—Decker dijo eso último con una sonrisa irónica. Mira quién fue a hablar. El tío había salido con la misma chica desde el instituto, hasta que rompió con ella el año anterior, cuando ya no pudo mentirle más sobre su trabajo. Tuvo que escoger entre seguir mintiendo o dejar la R-X y Decker eligió su carrera. Arik no podía culparle. No era un buen momento para dejar las armas. — ¿Es que tengo pinta de ser el confesor de Than? ¿Cómo cojones voy a saber lo que le pone? ¿Y por qué me preguntáis algo así?—Arik miró a ambos hombres, que se retorcían como colegiales a los que hubieran pillado haciendo alguna travesura. —Porque hemos enviado a Regan para seducirle. Arik casi se atraganta con la cerveza. — ¿A Regan?—preguntó casi sin aliento. —Pero si tiene las mismas armas de mujer que un cactus con la rabia. Decker frunció el ceño. —No creo que los cactus puedan contraer la rabia. Kynan le lanzó a Decker una mirada de « ¿me estas tomando el pelo?» y volvió a dirigirse a Arik.

Página | 193

—Mira, esto tiene que quedar entre nosotros. Nadie puede enterarse. Solo unos pocos sigils lo saben. Aunque seguía estupefacto por la noticia, Arik asintió. —De acuerdo. Thanatos comentó que la habíais enviado, pero cree que es porque la Égida quiere completar las lagunas históricas que le faltan o algo por el estilo. ¿Por qué la mandasteis para acostarse con él? —Porque necesitamos que se quede embarazada—respondió Kynan. Arik parpadeó. —Creo que no te he escuchado bien. —Sí que lo has hecho. —La voz de Decker sonó igual de tristona que la de Igor, el burro de Winnie the Pooh. —Vaya una mierda, y yo que creía que podía estar enamorada de mí. Kynan se terminó la cerveza y le explicó cómo estaban las cosas. La profecía, blablabla, el niño inmortal que salvaría el mundo, blablabla, y un montón de cosas más que Arik ni siquiera escuchó porque no podía asimilar la mayor parte de lo que Ky le estaba contando. Regan, la Reina de Hielo, se iba a sacrificar para acostarse con un jinete, cuando Arik no podía hacerlo con la mujer que quería, que daba la casualidad que también era una jinete. Iba a pedirle a Decker que le pasara otra cerveza cuando los móviles de sus dos amigos sonaron al mismo tiempo. En el exterior, las alarmas se dispararon con gran estruendo. Decker descorrió la cortina de la ventana. —Nos están atacando. Joder. ¿Cómo coño han podido acceder los demonios a la base? Se supone que está protegida. —Hijos de pu...

Página | 194

El sonido de un disparo se unió al coro de gritos y chillidos. Los soldados no sabían que las balas no les hacían nada a la mayoría de las criaturas del Inframundo. Los oficiales de mayor rango de la base sí que estaban al tanto de la existencia de los demonios, pero el resto de militares no tenían ni idea. Y lo único que estaban consiguiendo en ese momento era enfurecer más a los seres sobrenaturales con sus diminutas balas. Arik abrió la puerta en el mismo instante en el que las hordas demoníacas irrumpieron en el área de los dormitorios. —Estamos jodidos—masculló Decker, buscando en su cazadora el sfilo típico de los guardianes. Kynan hizo lo mismo y le arrojó uno a Arik. — ¿Estáis listos?—preguntó Ky. Arik comprobó el filo de oro del arma de doble hoja con forma de «s». De su pulgar manó una gota de sangre. —Mandemos a esos cabrones al infierno al que pertenecen.

***
Limos, Ares y Thanatos aterrizaron en el mismísimo Infierno en la Tierra, literalmente hablando. Miles de demonios habían tomado la base militar en la que se encontraba Arik, aplastando a los soldados como si fueran figuritas de mantequilla. Los gritos y disparos inundaban el aire, y el olor a sangre y a tripas desgarradas golpearon con fuerza las fosas nasales de Limos. Guiando a Bones con las rodillas, cabalgó en busca de Arik embistiendo demonios a su paso. Mientras tanto, Ares los partía en dos con su espada y la guadaña de Thanatos se encargaba de cercenar sus cabezas. Bones, que afrontaba cada batalla como si se tratara de un bufé libre, mordió la cabeza de una especie de criatura llena de púas y la masticó como si se tratara de una apetitosa manzana.

Página | 195

— ¡Allí!—Thanatos señaló un claro frente a un edificio enorme donde Kynan, Arik y un hombre rubio luchaban contra sus atacantes con sfilos y dagas. La contienda era salvaje y Arik, con sus pantalones negros de militar, era la personificación de la muerte. Sus movimientos eran precisos y certeros, y con unos cuantos giros, cuchilladas y patadas, terminó con seis inmensos demonios como si fueran meros espantapájaros. El militar sabía pelear. Y eso ponía a cien a Li. Instantes después, sin embargo, las cosas dieron un giro inesperado. Un par de ángeles caídos se materializaron en medio de la pelea y fueron directos a por Arik. Mientras uno le tiraba fuertemente contra el suelo, el otro le golpeó con una especie de bola de poder que le dejó convulsionándose y con la nariz sangrando profusamente. Limos estaba harta de los ángeles caídos. No había hecho sufrir a Sartael lo suficiente, pero ahora iba a resarcirse con creces. Soltando un rugido, espoleó a Bones en una carrera mortal y cargó contra todos ellos. A su paso derrumbó a demonios y a humanos por igual, pero no le importó. Nadie le hacía daño a su hombre. No tenía sentido seguir negándolo. Había considerado a Arik como suyo desde que se dieron el primer beso. Él tenía razón y se lo había dejado claro: Limos había querido ese beso. De hecho lo quería a él. Y ella siempre cuidaba de lo que era suyo. Bones se estrelló contra uno de los caídos, aplastándole bajo sus pezuñas al tiempo que le desgarraba las alas con los dientes. Limos movió la espada con tal rapidez que, mientras desmontaba al semental, se convirtió en una afilada y letal espiral que infligió una docena de heridas al otro ángel antes de que éste se diera cuenta de quién le estaba atacando. A sus oídos llegó el sonido de un disparo. Inmediatamente después Bones relinchó, encabritándose. Limos se dio cuenta de que el garañón tenía una herida del tamaño de una pelota de béisbol en un costado de la que manaba abundante sangre. A los pocos segundos estaba completamente curado, pero ella percibió su

Página | 196

dolor, y vaya si dolía. Instantes después, una bala rebotaba contra su armadura. Los humanos eran tan estúpidos que no sabían distinguir a los amigos de los enemigos. Arik se puso de pie y sus ojos brillaron llenos de furia. Al principio Limos creyó que el enfado iba dirigido contra ella, pero cuando el militar cargó contra un soldado que la estaba apuntando con su M-16 se sintió un poco conmovida. Pero no tuvo tiempo de deleitarse en la sensación que la defensa de Arik le causó porque otro par de ángeles caídos apareció de la nada. Uno de ellos golpeó a Kynan con tanta fuerza contra un lateral del edificio que el sigil cayó al suelo con el brazo torcido en una postura antinatural y el hueso fracturado sobresaliendo de entre la piel. — ¡Arik!—le gritó. — ¡Tenemos que irnos! Él se giró hacia ella, aunque sus puños todavía sujetaban la camisa del soldado. —No me voy a ir a ningún lado. Limos corrió hacia él, seguida de Bones, que golpeó a todos los demonios que intentaban atacarla por los flancos. —Los demonios están aquí por ti. Si nos vamos, también se irán. —Miró a los humanos que estaban a su alrededor. —Es la única oportunidad que tienen de sobrevivir. Arik dudó durante un segundo. Después soltó una maldición y dejó de lado al estupefacto soldado que aún seguía sujetando. —Está bien. Limos convocó un portal de desplazamiento, tomó las riendas de Bones y la mano de Arik y los metió rápidamente en él. Al instante siguiente sus pies tocaron la cálida arena de la isla griega de Ares, a unos cuantos metros de distancia del lugar en el que había terminado con la vida de Sartael. No quería volver a pensar en ese incidente el resto de su vida y esperaba que Ares y Thanatos también se olvidaran de él.

Página | 197

—Putos demonios—maldijo Arik. — ¿Cómo consiguieron llegar a la base? Estaba protegida. —La superficie, pero no el subsuelo—apuntó ella. —Y desde luego no contra el poder que Lucifer ostenta. Una vez que los demonios accedieron a ella desde abajo, desactivaron todas las defensas y símbolos de protección. Por eso pudimos entrar nosotros y los ángeles caídos. — ¿Lucifer? Limos asintió con la cabeza. —Me dijo que te había encontrado y que iba a por ti. Esos demonios debían ser sus acólitos. Créeme, tu gente no ha luchado nunca con nada que se le parezca lo más remotamente. Además, el hecho de que sus poderes surtan efecto en el reino de los humanos sólo puede significar una cosa: que la barrera entre ambos mundos se está desmoronando. De ahí a que cada uno de los demonios que pueblan el Sheoul pueda liberarse y llegar a la tierra hay muy poco trecho. Muy, muy poco. —Creía que para que eso sucediera se tenían que romper todos los Sellos. Ella sacó un trozo de cecina de alce de las alforjas y se la dio a Bones. —Cuanto más poderoso sea Peste y más tierras reclame en nombre del Sheoul del reino de los humanos, más frágil se volverá la barrera. —Fantástico. —Arik se guardó el sfilo en un bolsillo especial de los pantalones con cuidado de no cortarse. — ¿Por qué me has traído aquí? —Porque Cara ha mandado a unos cuantos sabuesos infernales a mi casa para que se encarguen de cualquier espía o potencial amenaza, y necesito hablar con ella para asegurarme de que la zona está limpia antes de llevarte allí. —Soltó un sonoro suspiro. —Sólo espero que los sabuesos no se coman a ningún humano. Arik le dirigió esa mirada que decía « estás como una cabra» sin palabras. —Si, Eso sería un detalle por su parte. Limos extendió el brazo. —Bones, ¡a mí!

Página | 198

El garañón, que todavía masticaba la cecina, se disolvió en una columna de humo y se asentó en su piel sin protestar. — ¿Y ahora qué? quiso saber Arik, mientras se enjugaba una hilera de sangre que le caía de la sien. — ¿Vas a llevarme de nuevo a tu casa y a mentirme una vez más? Ella empezó a andar hacia la puerta de entrada. —Estoy segura de que eres el paradigma de la verdad, Arik. —Yo nunca he borrado la memoria de nadie. —Arik se puso al lado de ella y sus botas de combate resonaron en el pavimento. —Oh, vale. Ha hablado San Arik. ¿Me estás diciendo que nunca has mentido? ¿Acaso le cuentas a todo el mundo que conoces quién eres y a qué te dedicas? —No es lo mismo. Mi trabajo es un asunto de Estado y es confidencial. — ¿Y qué me dices de las mujeres que conoces? ¿También les ocultas tu profesión? ¿Les dices quién eres realmente? ¿O te las follas con todas esas mentiras de por medio?—Al ver que él se tensaba, soltó un bufido. —Sí, eso creía. Lo peor de todo era que se había puesto celosa sólo con imaginarse a Arik con esas mujeres. —Hay una enorme diferencia entre mentir para hacer daño a alguien y ocultar información para protegerle. —Sigue creyéndote ese cuento, Pinocho—se burló Li. Arik se limpió la sangre que tenía en la nariz. —De todos modos, ¿cómo me encontraste? —Runa me dijo dónde estabas cuando le conté que corrías peligro. También me comentó que no le has devuelto ninguna de las llamadas que te ha hecho. — ¡No debería haberte dicho nada!—masculló. Cara los recibió en el umbral de la puerta. Estaba recién duchada, con el pelo aún mojado y vestida con uno de sus habituales pijamas de franela.

Página | 199

—Los sabuesos han limpiado toda tu isla. Hubo un pequeño... contratiempo, pero, aparte de eso, puedes volver sin ningún problema. Habrá seis sabuesos vigilando los alrededores de tu casa constantemente. —Se mordió el labio. —Una cosa más, si queréis entrar, yo que tú les llevaría la contraria. Es más, pondría un protector en el sofá. Uno especial para pelo de perro. Genial, simplemente genial. Limos no había tenido nunca una mascota, ni siquiera un perro normal y corriente, y ahora tenía toda una manada de sabuesos del infierno con los que lidiar. De pronto, un portal de desplazamiento se abrió a escasos metros de ellos y Ares emergió de él con la armadura cubierta de sangre. Arik corrió hacia él. — ¿Cómo está la base? ¿Y los soldados? ¿Y Ky y Decker? —Kynan va de camino al Hospital General del Inframundo. Decker está ayudando a examinar y clasificar a los heridos. Ha habido un montón de bajas. Tantas que a Thanatos le es imposible abandonar el lugar. —Mierda. —Arik soltó un lento suspiro. —Tengo que ir a ayudarles... —No puedes. —La voz de Ares era enérgica aunque controlada, una señal de respeto de un guerrero a otro. —Lo único que conseguirás es que los demonios regresen. —Entonces, ¿cuándo podré volver? — ¿Es que todavía no lo entiendes, Arik?—preguntó Limos suavemente. — Lucifer va detrás de ti y mi hermano ha reclamado tu alma. Eres un peligro para los tuyos. Ahora formas parte de nuestro mundo.

***
La última vez que Reaver perdió sus alas fue durante su caída y aquella pérdida había sido indolora; al menos físicamente hablando. Había dos formas de castigar a un ángel. Una era expulsarlo del Cielo al reino de los humanos. En ese caso, el ángel sentía cómo sus alas se desintegraban

Página | 200

mientras caía, pero podía volver a ganarse un sitio en el Cielo—siempre que no entrara en el Sheoul—y, por ende, recuperar sus alas, como le pasó a Reaver. A estos ángeles se les llamaba semicaídos. Y la otra, muy diferente de la primera, se producía cuando el ángel era expulsado del Cielo para enviarlo directamente al Sheoul, en cuyo caso sus alas le eran arrancadas por otros ángeles. Después, el desafortunado bastardo era arrastrado hacia una boca del infierno o se le transportaba a través de un portal de desplazamiento al Inframundo. Esos ángeles, como Harvester, eran auténticos caídos y, a la larga, volvían a tener alas, pero negras, similares a las de los murciélagos y con la punta en forma de garra. Las alas de los ángeles eran su principal fuente de poder, por eso Reaver, al carecer de ellas durante las décadas que estuvo en la Tierra como semicaído, no pudo echar mano ni de las fuerzas celestiales ni de las demoníacas. Y ahora que le habían cortado las alas con esa sierra ósea tan desafilada, se sentía tan desvalido como durante su estancia en el reino de los humanos, cuando caminó por la delgada línea que separaba el Bien del Mal. Con los pies sujetos por cadenas incrustadas a la pared de piedra, se sentó sobre el frío suelo llevando puestos sólo unos pantalones. La sangre caía en hileras por su espalda desde el lugar donde solían estar sus alas. Se había dado cuenta de que las cadenas que lo sujetaban estaban hechas con huesos de sus propias alas. Habían debido de usar alguna especie de magia negra para fundirlos y darles forma, y cuando se los pusieron alrededor de la pierna, traspasaron la carne y se fundieron con los huesos de sus tobillos. Su cuerpo era el que le mantenía prisionero, y tensar y forcejear contra las ataduras lo único que le produjo fue un dolor tan intenso que estuvo a punto de desmayarse. Un invento de lo más ingenioso. Algo retorcido y enfermizo, sin lugar a dudas, pero también ingenioso. Alzó la vista y vio cómo Harvester aparecía en el umbral de la puerta vestida con una túnica negra. En la mano llevaba una botella con lo que pensó podría ser vino tinto. —Qué bien. Ya te has despertado.

Página | 201

—Qué bien. —La imitó él. —Todavía sigues siendo una zorra. El ángel hembra entró en la habitación. —Creo que alguien se ha despertado con el pie izquierdo. Reaver cerró los ojos y apoyó la espalda contra la pared; un movimiento que le causó una tremenda agonía, aunque permaneció impertérrito puesto que no quería que ella se diera cuenta por nada del mundo. — ¿Por qué estás haciendo esto? —Porque siempre he querido tener a un ángel como mascota. Reaver resopló. — ¿Quién te ha ayudado, Harvester?—Abrió los ojos. —Es evidente que tú no hubieras podido hacerlo sola. — ¿Hacerlo?—Se dio golpecitos en la barbilla. —Hmm, es algo que tendré que pensar, porque apuesto que eres un portento en la cama. El mero pensamiento le produjo náuseas. —Y lo soy. Pero eso es algo que nunca sabrás. —Oh, lo sabré si quiero. Me di cuenta de cómo me mirabas. ¿Sabes lo fácil que me resultó distraerte? Todo lo que tuve que hacer fue enseñarte unos centímetros de mi trasero y ya estabas babeando. —Más bien asqueado. Además, aparté la mirada. —Estabas excitado. Por eso apartaste la mirada. Algo con lo que contaba y que fue precisamente lo que me permitió activar el hechizo que te dejó paralizado. Estaba en el anillo que te di. —Soltó un melodramático suspiro. —Los hombres son tan previsibles. Da igual si son demonios, humanos o ángeles. Basta con enseñarles un poco de carne para que sufran un colapso cerebral. En cuanto a ti, ¿crees que nunca me he fijado en cómo miras a las mujeres que van vestidas como si fueran actrices porno? ¿Que nunca me he preguntado sobre el tipo de hembras que solías follarte cuando eras un semicaído?

Página | 202

Reaver apretó los puños, deseando con todo su ser tener el cuello de la caída entre sus manos. — ¿Celosa? Ella se rió. —Más bien no. Por lo visto te mantuviste alejado de las humanas, pero no pudiste apartar las manos de las cambiantes, teriántropas, caídas, ángeles o súcubos, sobre todo si llevaban minifalda y medias con liga. —Con un sensual movimiento, separó las piernas de modo que su túnica se deslizó hacia arriba, enseñando centímetros y centímetros de piel desnuda. —Y según parece, te encantaba que te hicieran una buena mamada. Reaver se encogió de hombros. Uno de los gestos menos inteligentes que había tenido en su dilatada existencia, porque las heridas producidas por el desgarro de sus alas se rozaron contra la pared. —Como a todos los tíos. —Sí, supongo que sí. Harvester se sentó frente a él e, inconscientemente, la mirada de Reaver voló hacia abajo. La levantó al instante para concentrarse en su mirada, pero ya era demasiado tarde; había visto un tentador atisbo de su oscura y misteriosa feminidad. —Ni se te ocurra intimidarme o tiraré de esas cadenas tan fuerte que te arrancaré los fémures antes de que te des cuenta. — ¡Me las pagarás!—escupió él Esbozando una perversa sonrisa, Harvester comenzó a recorrer con la lengua el borde de la botella. Estaba claro que su intención era hacerle imaginar que lamía una parte más íntima de su cuerpo. — ¿Sabes cómo caí?—Introdujo la lengua en la boca de la botella. Después la sacó y le dio un ligero golpecito en el borde. —Como ángel perteneciente al grupo de los tronos, era una de las encargadas de impartir justicia entre los humanos. — Extendió el brazo y le clavó una de las uñas en la clavícula. —Durante siglos maté a

Página | 203

hombres en cuyos corazones reinaba el mal y la emoción que sentía al hacerlo se iba haciendo más y más fuerte con cada muerte. Pero un día maté a un inocente, y esa emoción se transformó en una poderosa sensación electrizante. Quería más. Así que empecé a matar simplemente por el placer de hacerlo. —Inclinándose hacia delante, lamió la gota de sangre que le había producido al arañarle. —Y cuando descubrí que arrastrar a humanos hasta el Sheoul me permitía disfrutar de los gritos de sus almas una y otra vez...—Gruñó de placer. —Oh, la sensación es mejor que un orgasmo. — ¿Por qué me estás contando esto? ¿Qué es lo que quieres de mí? —Te lo cuento porque quiero que te quede claro lo que soy capaz de hacer con tal de tener el poder que anhelo. Por eso estás aquí. —Ladeó la cabeza, pensando. — Bueno, en parte. Me han ordenado que te mantenga ocupado. Y también necesito que me prestes algo de tu fuerza. —Le puso la botella en los labios. —Bebe. Apretando los dientes, Reaver hizo un gesto de negación con la cabeza. —No es veneno. Es vino—le tentó ella. Él volvió a negarse. —No seas tan testarudo. —Harvester llamó a Whine, y el inmenso macho estuvo allí en menos de un segundo. —Ábrele la boca. Whine le cogió la cabeza, le sujetó por la frente y tiró con fuerza de su mandíbula. Soltando un gruñido, Reaver golpeó a Harvester en el pecho y, al mismo tiempo, echó la cabeza hacia atrás para darle al huargo en plena boca. La caída se tambaleó y la sangre salpicó el suelo, pero Reaver no tuvo tiempo de saborear su victoria porque Whine le incrustó el puño en la mandíbula con tal intensidad que cuando escuchó un crujido creyó que se la había dislocado. Harvester maldijo en voz alta y se dispuso a cumplir su amenaza anterior, tirando de las cadenas. Reaver sintió tal dolor que llegó a pensar que los huesos se le estaban separando de la carne. La agonía fluyó por todo su cuerpo hasta sacarle todo el oxígeno que tenía en los pulmones. Algo entró en su boca. Después, un líquido cálido y espeso fluyó por su garganta. ¿Sangre?

Página | 204

—Ya está, ahora sólo tenemos que esperar. —Harvester empezó a convertirse en un mero borrón frente a él. —Vino de médula de neethul. Te encantará. Una alarma resonó en el interior de Reaver, tan dolorosa y asfixiante como las cadenas que lo mantenían prisionero. Ya había probado el vino de médula antes, justo en los días posteriores a su caída, y le bastó un solo sorbo para convertirse en un completo adicto. Durante meses no paró de beber, hasta que unos demonios le encontraron escondido en un granero abandonado y llamaron al Hospital General del Inframundo. Shade y su hermana Skulk le llevaron a la clínica y Eidolon consiguió desintoxicarle. De no haber sido por aquel demonio y el personal del hospital lo más seguro era que hubiera terminado muy mal. Los semicaídos que no reaccionaban pronto solían ser arrastrados al Sheoul en contra de su voluntad para que abrazaran el Mal de forma irreversible. —Whine—dijo Harvester. ¿Tenía la voz difusa o se lo parecía a él?—Sácale sangre y llévasela al orphmage. Oh, mierda. Su sangre... ¿qué querría hacer con ella? La respuesta dejó de importarle en el mismo momento en que sintió la familiar quemazón que le produjo el vino de camino a su estómago. Y cuando la anhelada oleada de placer inundó todo su cuerpo, liberándole de su sufrimiento, se arqueó en busca de más. El calor se apoderó de él de un modo eróticamente irresistible y su miembro y sus testículos palpitaron de lujuria. Una increíble miríada de espasmos azotó la base de su columna vertebral, y un cálido chorro seminal salió disparado de su pene mientras su cuerpo se convulsionada por un orgasmo interminable que le dejaría completamente desvalido y sin fuerzas en cuanto finalizara. Su mente empezó a gritarle que estaba metido en un bueno lío, pero en ese momento era lo que menos le importaba.

Página | 205

Dieciocho
Sin lugar a dudas, Thanatos era el jinete gruñón. Le había pedido a Regan
que tocara un documento, pero no le había explicado por qué, y cuando todo lo que ella pudo decirle era que quien lo escribió creía que estaba traduciendo un mensaje del Señor Oscuro, hizo un gesto de asentimiento y la sacó a empujones de la biblioteca. Desde entonces, la había evitado salvo que necesitara usar su don o cuando ella le pedía ayuda con alguna traducción de su vasta colección de libros. Así era imposible que una chica pudiera desplegar sus armas de seducción. El único consuelo que le quedaba era que, teniendo en cuenta el constante ir y venir de hembras de todas clases, había constatado que no era gay. Llegaban a todas horas, vestidas o sin vestir, pero los sirvientes vampiros siempre las rechazaban. Al principio, Regan supuso que era porque al jinete no le gustaban las mujeres, pero, de ser así, ¿cómo es que nadie se había enterado después de tanto tiempo? ¿Y por qué no venía entonces ningún hombre? Desde que estaba allí, ningún macho, de la especie que fuera, había pisado el castillo. De modo que sí, estaba segura de que no era gay. Lo que realmente sucedía es que era un gilipollas al que no le gustaba nadie. Y eso la llevaba a otra gran certeza: que tenía un duro trabajo por delante, por no decir imposible. No sabía muy bien dónde pasaba el jinete su tiempo libre, pero sí que no era en aquel castillo helado. Los sirvientes vampiros habían atendido todas sus necesidades, algo que, en un primer momento, la hizo sentirse bastante incómoda. La habían adiestrado para matar a los chupasangres, no para tenerlos a su servicio las veinticuatro horas del día. Y lo más extraño de todo era que algunos podían caminar bajo la luz de sol. Cuando les preguntó por esa habilidad, guardaron absoluto silencio sobre el tema. ¡Qué interesante! Desde que llegó allí, se había pasado la mayor parte del tiempo ejercitándose en el gimnasio de Thanatos o visitando su maravillosa biblioteca, un lugar que no

Página | 206

tenía nada que envidiar a las bibliotecas que la Égida tenía en sus principales cuarteles. Sí, vale, su primer objetivo era acostarse con el jinete, pero también había venido a intercambiar conocimientos y los de Thanatos eran muy amplios. Incluso se había ofrecido a darle una nueva perspectiva de documentos y textos que él ya había estudiado minuciosamente, y aunque no le ayudó a hacer grandes descubrimientos, sí que pudo decirle cuáles habían sido escritos por falsificadores. Lo que encontró más interesante era que, además de estar obsesionado con encontrar la forma de restaurar el Sello de Reseph y localizar el agimorius de Limos, también estaba centrado en dar con su padre. La única diferencia era que, cuando se trataba de hablar del ángel que le dio la vida, tendía a escoger mucho sus palabras, como si aquella búsqueda personal estuviera mal o fuera en algún modo egoísta. Dicha búsqueda había tocado el corazón de Regan porque, por mucho que le costara admitirlo, el tema de los padres le llegaba al corazón. Puede que fuera una estupidez por su parte, pero dedicó algo de tiempo extra a buscar entre el material de Thanatos que hablaba de su vida y de la de sus hermanos para ayudarle. Una ayuda que no le supuso ningún sacrificio, teniendo en cuenta que lo único que tenía que hacer era algo que le apasionaba: pasarse horas en una enorme biblioteca que estaba repleta de libros que ni siquiera sabía que existían. Encontró, entre otros, libros de cocina demoníacos y todo tipo de novelas de ficción—desde libros infantiles, hasta novelas románticas o de terror—todos ellos escritos por demonios. La verdad era que las historias eróticas eran bastante explícitas. También dio con libros que hablaban sobre los Cuatro jinetes escritos tanto por humanos como por demonios, incluso había uno escrito por un ángel. Muchos de esos libros eran ficción—parecía que a Thanatos le encantaba coleccionar todo lo que tuviera que ver con ellos, desde libros, hasta videojuegos y películas—pero varias docenas hablaban de historias reales. Muchas de ellas eran simples especulaciones y relatos contados de primera mano. Hubo un libro que consiguió sacarle los colores. Aunque también había que tener en cuenta que la autora era una súcubo que afirmaba haber mantenido relaciones sexuales con todos los hermanos.

Página | 207

El libro era una mezcla de urban fantasy y relatos del Penthouse, y Regan se encontró a sí misma acurrucada en el descomunal butacón de cuero que había en la biblioteca de Thanatos, al lado de la chimenea, devorando las páginas tan rápido como podía. Dios, teniendo en cuenta la velocidad a la que estaba corriendo su sangre en ese momento, ni siquiera necesitaba el fuego para entrar en calor. La súcubo, cuyo nombre era Pilani, alegaba conocer detalles muy íntimos de los tres hermanos. El primer encuentro lo tuvo con Ares, en un pub llamado «Los Cuatro Jinetes». En su relato describía el poder, la furia y la forma tan salvaje y violenta en la que el jinete hacía el amor, Regan se estremeció. Sólo se había acostado con alguien, una vez, y no recordaba que fuera nada parecido a lo que Pilani contaba sobre Ares. Definitivamente, Regan no había alcanzado tantos clímax, ni se había quedado exhausta después de hacerlo. No, sólo había tenido un orgasmo durante el cual pudo sentir cómo su poder intentaba liberarse, como si quisiera arrancarle el alma a su novio. Así que tuvo que romper con él esa misma noche y no volvió a mantener una relación sexual jamás. Después de Ares, Pilani se había acostado con Reseph, del que decía que era juguetón, galante, incansable, aventurero, en algunas ocasiones arriesgado y al que, por lo visto, le encantaba... A Regan se la cayó la mandíbula al suelo y pasó rápidamente la página, saltándose la predisposición de Reseph a probar cualquier cosa. Con la boca seca y prácticamente jadeando, Regan pasó directamente al encuentro de Pilani con Thanatos. Me acerqué hasta el lugar en donde estaba sentado, un oscuro rincón del pub «Los Cuatro jinetes». Sus ojos brillaron en cuanto me vio. Había estado con sus hermanos varias veces; de hecho, Reseph nos miró divertido desde su propio rincón, donde estaba animando a una demonio trillah para que le acariciara mientras otras hembras se iban arremolinando a su alrededor en lo que desembocaría en una de sus famosas orgías. Me habría ofrecido a él, si no me hubiera rechazado antes. No conocía a ninguna hembra que admitiera haberse tirado a aquel guerrero lleno de tatuajes, aunque sí que había visto desaparecer a algunas pocas con él en la trastienda.

Página | 208

—Muerte—ronroneé. Thanatos me gruñó como siempre hacía cuando alguien le llamada de ese modo. Los Jinetes se mostraban muy susceptibles cuando usabas sus nombres. Todos menos Limos, a la que no le importaba que la llamaran Hambre. —Vete Él se llevó la cerveza a los labios. Unos labios que quería probar desesperadamente. Quería ser la primera de todas las groopies del Monte Mejido en hacer un pleno al tres. Además, si conseguía follarme a Thanatos, quizás intentara un pequeño cara a cara con Limos y así convertirme en una leyenda. Como era de esperar; ignoré su orden y me senté a su lado asegurándome de que mi falda se subiera lo bastante como para enseñarle un atisbo de mis encantos. Él no pudo evitar fijarse y su miembro se hinchó, pujando contra los pantalones. Cambiando de posición, deslicé mi mano por toda su pierna y le toqué la polla. —Déjame hacerte una mamada—murmuré. Los ojos del jinete se oscurecieron. Ya era mío. Y cuando me cogió sin miramientos y me llevó a la trastienda donde habla estado con Ares y con Reseph, me corrí incluso antes de que nuestros cuerpos se tocaran. Después...

***
— ¿Te estás divirtiendo? La profunda voz de Thanatos hizo que Regan soltara un grito y que el libro se le cayera de las manos. Tenía las mejillas de color granate y la garganta como si hubiera respirado humo en vez de aire. —Est... taba, estaba investigando. —Dios, balbuceaba como si fuera una adolescente a la que hubieran pillado escribiendo en su cuaderno el nombre del chico que le gustaba. O como una mujer adulta leyendo una novela erótica. Una novela erótica sobre el hombre que estaba a poca distancia de ella, apoyado como si nada en el umbral de la puerta, con los tobillos cruzados y una sonrisa torcida en los labios. Guau, si antes creía que era atractivo, ahora, con esa sonrisa, le veía espectacular.

Página | 209

—Investigando, ¿eh?—Se acercó a ella y no dejó de mirarla ni un sólo segundo mientras se inclinaba a recoger el libro del suelo. —En esta biblioteca hay muchos libros que seguramente te ayudarán mucho más que éste. —Pero no son tan interesantes—repuso Regan, tratando de salir airosa. Fracasó estrepitosamente. Sonó jadeante y desesperada... y excitada. El jinete abrió el libro por el punto exacto en el que lo había dejado. Primero enarcó una de sus cejas castaño claro, luego la otra y después... ¿se estaba ruborizando? Sí. Dios, quizás se sintiera tan violento como ella. —Sus dedos encontraron mi henchido clítoris y se mojaron con mi humedad—leyó. Vale, quizá no se sintiera tan violento. —Me penetró con uno de ellos y yo jadeé mientras todo mi ser explotaba de placer. Regan se aclaró la garganta. —Veo que sabes leer. Impresionante. ¿Podemos dejarlo ya? — ¿No quieres saber que pasó después? —Me imagino que la súcubo se ganó el honor de ser la única en tirarse a los tres hermanos y que ahora tiene alguna especie de tatuaje conmemorativo en la base de la espalda o en la punta de su cola. Thanatos se quedó mirándola fijamente durante unos instantes. Después echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. Dios bendito, acababa de comprobar en persona lo que significaba la expresión «tener las bragas mojadas». —No, no tiene ningún tatuaje—dijo cuando termino de reírse, aunque siguió con la sonrisa en los labios. O por lo menos no creo que lo tenga. Hace siglos que no la veo. Tuvo unas cuantas docenas de mini demonios y siguió su propio camino. — Cerró el libro. —Ninguno de los niños es nuestro. — ¿Mini demonios?

Página | 210

—Así es como Reseph los llama. —La sonrisa desapareció de sus labios, reemplazada por su típico ceño fruncido. —O como solía llamarlos. Me imagino que ahora los llamará cena. Regan observó con sorpresa la reacción del jinete a la transformación de su hermano. Hasta ese momento, sólo le había visto enfadado o molesto. Bueno, sí, también había visto esa pequeña chispa de diversión en sus ojos, pero se había ido tan rápido que creyó que había sido producto de su imaginación. Aunque si tenía en cuenta el calor que sentía por todo el cuerpo y cómo le palpitaba el corazón, estaba claro que el jinete no sólo la afectaba cuando estaba furioso. — ¿Estabais muy unidos?—preguntó. —Es mi hermano. —Se quito el abrigo y se subió las mangas del jersey de cuello vuelto negro. —Esa no es una respuesta. Los ojos de Than brillaron como diamantes amarillos al sol. —Estuvimos en el mismo vientre. Fuimos compañeros de batalla.

Compartimos nuestro dolor, nuestras pérdidas y nuestras bebidas. Es mi hermano. Entonces la respuesta a su pregunta era un «sí». La intensidad con la que dijo aquello la dejó consternada. No era que hubiera esperado menos del jinete que podría convertirse en Muerte, pero no estaba preparada para la profundidad que sentía por sus hermanos. De alguna forma, ahora parecía más humano, y eso la avergonzaba. Ella nunca había querido a nadie de ese modo. Se frotó los brazos, aunque tenía de todo menos frío. —Incluso ahora que se ha convertido en... —Se ha convertido en lo que más temía—la interrumpió él. —Encontraremos una forma de traerle de vuelta. —Pero, ¿tienes idea de cómo hacerlo?—Mira quién fue hablar. Pero si la Égida ni siquiera sabía cómo el hijo de Muerte podría salvar el mundo. El pensamiento hizo que se le contrajera el estómago. Había estado tan concentrada en llevarse a

Página | 211

Thanatos a la cama que no había pensado mucho en las consecuencias que todo aquello podía acarrear. —Sí. Por fin he encontrado algo esperanzador. —Cogió un libro bastante grueso de una de las estanterías y lo dejó sobre su escritorio. Mientras pasaba las páginas, Regan se percató de que no era un libro, sino un álbum lleno de notas, imágenes, recortes de periódico y, por lo que pudo ver, casi todo tenía que ver con Peste. —Creo que esto es una pista. —Extrajo el pergamino que le había dejado tocar el otro día. —Lo he traducido y más o menos viene a decir que la enfermedad se cura con la muerte. —Sí... claro. Es lo que tiene la muerte, que lo cura todo. Thanatos hizo un gesto de negación con la cabeza. —Hace unos días estuve en un templo demoníaco dedicado a Peste y encontré esto en un altar que no estaba la última vez que estuve allí. Se había usado para envolver dos réplicas exactas de la daga de la Redención y una guadaña... mi símbolo. — ¿Peste tiene un templo dedicado a él? —Como todos nosotros. —Dijo aquello del mismo modo que lo haría una persona al confirmar que tenía leche en la nevera. Como si fuera lo más normal del mundo. Después, pasó el dedo por una foto pegada en la página siguiente. —Debajo de las réplicas, encontré este texto en la piedra que conforma el altar. Se trata de una advertencia que dice que si esgrimo la daga en un determinado momento, haré que Peste recobre su antigua debilidad, lo que en términos demoníacos significa que volverá a ser Reseph. — ¿Así de simple? ¿Lo apuñalas y ya está? ¿Retornará sin más al bando del Bien? Él se detuvo un segundo, mirando fijamente la foto. —La daga sólo mata si mis hermanos o yo la hundimos en el corazón del jinete que se haya convertido. Pero según dice aquí, una puñalada en el instante adecuado podría devolvernos a Reseph. Sólo nos queda saber a qué momento exacto se refiere. —Dio un golpecito con el dedo índice al libro. —Por lo menos hemos

Página | 212

conseguido descifrar la primera parte del misterio. —El caballo tatuado en su brazo empezó a dar coces. Thanatos miró hacia abajo y se acarició el hombro. Inmediatamente después, la silueta del semental pareció tranquilizarse. ¡Qué cosa más rara! Pero con ese gesto, el jinete acababa de darle a Regan la oportunidad que había estado esperando para poder ponerle las manos encima. — ¿Puedo tocarlo? Thanatos levantó la cabeza al instante. — ¿Qué? —El caballo. ¿Puedo tocarlo? — ¿Por qué? Porque en la novela erótica de los jinetes pone que sientes todo lo que el caballo siente y en las mismas partes de tu cuerpo que él. Oh, sí, podía usar eso para excitarlo, para hacer que deseara algo más que sus caricias. —Porque es fascinante—dijo con total sinceridad. Puede que tuviera una segunda intención, pero también sentía una enorme curiosidad. —Tus otros tatuajes son de diversos tonos y con colores metálicos. Este... Este parece hecho de henna. Sólo líneas, pero se mueve. —Porque está vivo—comentó él. —Seguro que ya sabes que los caballos forman parte de nosotros. —Sí, es algo fascinante. —Se acercó a él. — ¿Puedo? Thanatos la miró como si acabara de pedirle permiso para darle un hachazo en la cabeza, pero al final, asintió bruscamente con la cabeza y extendió el brazo. A Regan le resultó increíble ver cómo los otros tatuajes parecían superponerse los unos sobre los otros. Sin embargo, en vez de parecer una amalgama de dibujos sin sentido, debajo. de algún modo podían distinguirse entre sí como si fueran multidimensionales. El caballo, en cambio, no tenía ningún otro tatuaje encima o

Página | 213

Cogió la mano de Thanatos, y al ponerla con la palma hacia arriba sobre la suya, el cuerpo del jinete se tensó. El suyo también. Al instante la tinta del tatuaje cobró vida propia y el don intérprete de Regan empezó a hacer efecto. Vio cómo se había hecho los diferentes tatuajes... ¡Uff! Le dolieron bastante. También pudo ver a la demonio que le hacía aquellos dibujos sobre la piel. No tenía muy claro cómo lo conseguía; parecía que era capaz de acceder a los recuerdos o sentimientos de sus clientes para plasmarlos luego en sus cuerpos. Pero, ¿por qué? Los diferentes tatuajes le contaron muchas cosas sobre el jinete... Las muertes que podía causar en un sólo día. Demonios... Sí... Una guerra contra los demonios. Thanatos había luchado en el bando de los humanos. Luego había quemado todos los cadáveres demoníacos en una pira hasta que no quedaron más que huesos. La escena la revolvió tanto el estómago que tuvo que detener su don. — ¿Te encuentras bien, guardiana? Te has puesto verde. —Sí. —Se aclaró la garganta. —Sólo estoy un poco abrumada. Ya sabes, estoy aquí, contigo, toda una leyenda andante. Joder, parecía una quinceañera loca por Justin Bieber. Aunque también era cierto que con la adulación se podían conseguir muchas cosas. Thanatos soltó una especie de gruñido indescifrable, y Regan volvió a centrar sus esfuerzos en la misión que le habían encomendado, que no era otra cosa que intentar seducirle. O, al menos, dar con la clave para seducirle. Tímidamente, tocó el largo cuello del semental con la yema del dedo. A pesar de que había detenido su don, sintió una leve confusión e irritación que se fueron transformando en cólera, pero no supo si todo aquello provenía del caballo o del jinete. Siguió recorriendo el perfil del garañón. Le acarició las orejas, la mandíbula, la nariz y la parte frontal de la garganta. Cuando recorrió con el dedo el pecho del caballo, Thanatos inspiró profundamente al tiempo que su pulso se disparaba. Al jinete le estaba gustando aquello, así que se demoró en sus caricias. La estancia se había sumido en un silencio absoluto, sólo roto por el crepitar del fuego. Pasó la yema del dedo por el vientre del animal y después ascendió por la espalda y la curvatura de la grupa.

Página | 214

Volvió a acariciarle, perdiéndose en la textura de la piel del jinete y en las marcadas venas que pulsaban sobre las líneas que conformaban el garañón. Bajo su pulgar, percibió que el pulso de Thanatos se incrementaba aún más. — ¿Qué haces? Ella parpadeó llena de inocencia. —Seguir el contorno del caballo. Es exquisito. El animal... ¿puede sentirlo? Uno de los músculos de la mandíbula del jinete empezó a palpitar. —Sí. — ¿Entonces es consciente de que lo estoy tocando? Otro músculo se unió al anterior. —Sí. — ¿Le gusta? —Sí. Ocultando una sonrisa, volvió a pasar la yema del dedo por el vientre del tatuaje. Thanatos siseó suavemente. —Si tu caballo, Styx, ¿no?—El asintió. —Si tu caballo saliera, ¿crees que me dejaría acariciarlo como estoy haciendo ahora? —Tiene un humor de perros. — ¿Como su dueño? —Qué graciosa. —Thanatos no dejó de observar sus dedos mientras seguían trazando el contorno del tatuaje y empezó a tragar saliva. —Parece que le... gusta. Así que seguramente dejará que le acaricies cuando se materialice. ¿Y qué me dices del dueño? ¿También me dejará? Por supuesto que no lo dijo en voz alta, pero sí que intentó seguir otra estrategia y ver hasta dónde la dejaba llegar el jinete. Fingiendo sentirse intimidada por sus otros dibujos—lo que no le resultó nada difícil porque ya lo estaba—deslizó la mano hacia arriba, hasta llegar a un

Página | 215

tatuaje con la imagen de un arco y una flecha que quedaban ocultos bajo la manga del jersey. — ¿Y qué es esto? —El arma con la que maté al hombre que me crió—contestó con un tono de voz neutro capaz de enfriar toda la habitación a pesar del calor que hacía. Agarró su mano y la alejó de él. —Suficiente. Ya es muy tarde. Regan le echó un vistazo a su reloj de pulsera. Tenía razón, eran las dos de la madrugada. — ¿Te importa si me llevo uno de estos libros a la cama para leer? — ¿Me dejas hacerte una sugerencia?—tanteó él. Regan se encogió de hombros. —Sí, claro. Una taimada y pícara sonrisa asomó a sus labios mientras buscaba el libro erótico de los jinetes. —Llévate éste. Ya sabes, por si necesitas calentarte.

***
¿Por si necesitas calentarte? ¿Pero qué clase de gilipollez era esa? Era un imbécil. En ese momento lo que menos necesitaba era jugar con fuego, y Regan era el puto infierno. Se dio la vuelta para alejarse de ella, pero la guardiana le detuvo con una simple palabra. —Espera. Than se quedó mirando el umbral de la puerta. Ni loco iba a girarse y mirarla. — ¿Qué quieres? — ¿Cómo termina?—preguntó la guardiana en un susurro tan suave como sus caricias. —Me refiero a la historia.

Página | 216

—Ya te lo he dicho. Tuvo un montón de críos y... —No. Después de que terminaras con ella. Cuando volviste al pub y Reseph estaba con todas esas hembras. ¿Se lo contaste? ¿Compartíais vuestras andanzas? — ¿Me estás preguntando si soy de los que se jactan de sus conquistas sexuales? ¿Es eso lo que quieres saber? —Más o menos. No tenía ni idea de qué fue lo que se apoderó de él. Lo único que supo es que, al instante siguiente, estaba frente a Regan con una mano sobre su nuca y la otra sobre su talle, y que la acercó bruscamente hacia él. Después sus labios cayeron sobre los de ella y la cabeza empezó a darle vueltas al tiempo que el torrente sanguíneo le aporreaba los tímpanos. Pero lo que más le impactó fue que la boca de la guardiana se abrió deseosa, aceptando esa invasión tanto como él. Sus lenguas se enredaron en una ardiente y húmeda danza, y su erección palpitó de necesidad contra el suave vientre de ella. A los pocos segundos se apartó. Regan tenía los ojos vidriosos, algo que hinchó su orgullo masculino. — ¿Que si soy de los que me jacto? Eso es algo que tendrás que averiguar por ti misma. Ahora sí que se marchó, y en esa ocasión estaba completamente convencido de que lo mejor era mantenerse alejado de ella todo lo posible. Si algo le habían enseñado sus cinco mil años de vida era que podía excitarse hasta el punto de rayar la locura sin necesidad de que su polla entrara en ningún sitio. En efecto, hubo un tiempo en que se dedicó a probar sus límites, a retozar con hembras para ver hasta qué punto podía llegar sin necesidad de penetrarlas. Pero entonces era joven e inexperto. Le encantaba besar, excitar a las mujeres y, durante sus cien primeros años, inventar jueguecitos que podían llegar a ser… crueles. Se había servido de su estatus como jinete para llevarlas a su casa y besarlas y divertirse con ellas, pero nunca les permitía llegar al orgasmo. Era como una especie de tortura para ambos. De todos modos, las hembras siempre habían sido demonios y, de alguna retorcida manera, justificaba dicha tortura porque ellas pertenecían a la especie que había causado su maldición.

Página | 217

A los machos directamente los mataba. Fue hasta su habitación, que estaba bastante fresca por el aire que entraba desde el exterior. Se desnudó, dando la bienvenida a la gélida temperatura. Todo su cuerpo se encogió de frío, excepto su polla. Como era de esperar, a su miembro le hubiera dado igual que lo hubiera metido en nitrógeno líquido. Lo único que quería era liberarse. Quería a Regan. Maldito bastardo. Se tumbó encima de la cama, siseando al sentir el helado cobertor bajo su piel. Miró fijamente las vigas del techo. Su mente volvió a centrarse en la guardiana y su erección se hizo más grande. Estaba duro como una piedra y, aunque estaba seguro de que podía mantener el control sobre sí mismo en presencia de esa mujer cuando las cosas estaban en calma, dicha calma cada vez le era más difícil de conseguir. Incluso Limos estaba desquiciada. El humano la estaba convirtiendo en un manojo de nervios. Siempre había sido impulsiva y un tanto inconstante, cierto, ¿pero alguien que entraba en pánico? Jamás. Por eso le sorprendió tanto verla completamente aterrorizada durante la confrontación que mantuvieron contra Lucifer, por no hablar del pánico que brilló en sus ojos después de matar a Sartael. ¿Estaba atemorizada por Arik? ¿Se habría enamorado de él? Esperaba que no. Aquélla era una relación que estaba condenada al fracaso desde el principio. El humano la deseaba, como Thanatos pudo comprobar en su mirada, y Arik era un hombre que no se conformaría sólo con juegos preliminares. Aunque, por otro lado, él también era un hombre y eso era lo único a lo que podía aspirar. De pronto se vio asaltado por el recuerdo del beso de Regan, lo que le produjo un cosquilleo en los labios. Cerró el puño en torno a su miembro. Estaba tan excitado que sus caderas se arquearon en busca de más. Visto lo visto, no iba a durar mucho. No quería imaginarse follando con la guardiana, pero ella ya había invadido su mente. Estaba desnuda sobre sus rodillas y manos y meciendo su trasero sólo para él. Su húmedo y apretado sexo le acogió de buena gana y él gimió de placer. Acarició con más intensidad su pene, dejándose llevar por la fantasía. Se tocó el

Página | 218

escroto, preguntándose cómo se sentiría si estuviera golpeando el henchido centro de Regan. Despacio, empezó a hacer un movimiento ascendente y descendente con la mano, imaginándose que le daba la vuelta y la penetraba como sólo un hombre puede hacer suya a una mujer, cara a cara, con las bocas enredadas y las manos entrelazadas. Pero en el fondo de su ser sabía perfectamente que tenía que alejar su mente de aquellos pensamientos, porque algunas fantasías eran demasiado peligrosas para considerarlas siquiera. Siempre que había soñado con tener una compañera, terminaba deprimido. Y en esos momentos, sobre todo cuando su estado de ánimo estaba en el punto más bajo, lo único que quería era follarse a una mujer y terminar con todo. Al final su Sello se rompería de todos modos, así que, ¿qué sentido tenía tratar de detener lo inevitable? Joder, estaba deseando acostarse con alguien. Pero había un pequeño inconveniente; si rompía su Sello y se cargaba a todo ser vivo sobre la faz de la Tierra, no iba a poder tirarse a muchas mujeres. Además, también quería encontrar a una a la que pudiera llegar a amar. Lo que le llevaba directamente a otro problema: ¿cómo podría encariñarse con una mujer y hacerle el amor sabiendo que, cuando todo terminara, se convertiría en un ser maligno y seguramente la primera persona a la que matara sería a ella? Sí, estaba sumido en un círculo vicioso del que nunca saldría. Harto de reflexionar siempre sobre lo mismo, hizo que su mente cambiara de dirección. Volvió a centrarse en la Regan imaginaria y la empujó contra la pared, follándola sin piedad. Los gemidos de placer de ella inundaron su cabeza mientras la taladraba sin parar. Sí, eso estaba mejor. Era más... impersonal. La polla empezó a palpitarle en la mano, recordándole que aquello no podía ser más impersonal de lo que ya era. Estaba solo, en la cama, como siempre. Estupendo. Joder. Soltando un gruñido, deslizó el puño por todo su miembro una y otra vez. En un momento dado, se detuvo para limpiar una gota de líquido preseminal de su

Página | 219

glande. La sensación se multiplicó por cien cuando se imaginó que era la lengua de Regan la que lamía dicha gota. Por fin llegó el ansiado clímax. Levantó las caderas del colchón, al tiempo que contenía un rugido que amenazaba con escapar de su garganta. Cálidos chorros de semen le regaron el estómago, mientras los testículos se vaciaban. El orgasmo fue intenso pero fugaz, y le dejó tan vacío como vacía estaba su cama. Y cuando se puso de pie y se limpió con la camiseta que había tirada en el suelo, se le ocurrió que quizás, en la habitación de al lado, podía haber una mujer preciosa que estuviera tocándose tal y como él acababa de hacer mientras leía sus proezas sexuales. La diferencia entre ambos era que, para ella, la cama vacía sólo sería temporal. A la larga, regresaría a su vida humana, a su trabajo humano y a su casa humana. Y, si quería, encontraría a un humano que llenaría su lecho. Y la llenaría a ella. Thanatos gruñó de rabia, se dio la vuelta y le dio un fuerte puñetazo a la pared.

Página | 220

Diecinueve
Eres un peligro para los tuyos. Ahora formas parte de nuestro mundo.
Arik no se había molestado en contradecir a Limos o a Ares. La jinete convocó un portal que los llevó hasta su casa en Hawai y le dejó solo para que se duchara. El chorro de agua caliente le dejó entumecido y fue incapaz de pensar una sola razón de peso que les convenciera de que estaban equivocados. Lo único que siempre había querido hacer era luchar por lo que consideraba justo. Había empezado defendiendo a su madre y a su hermana. Después, se alistó en el ejército para defender a su país. Y al final, al unirse a la división R-X, luchó por toda la humanidad. Por eso la sola idea de haberse convertido en un peligro para los suyos lo aturdía sobremanera. Aquello era inaceptable, así que no le quedaba más remedio que buscar como fuera una forma para enfrentarse a ello. Se puso unos vaqueros y una camiseta blanca que guardaba en el petate que todavía estaba en la habitación de Limos. Después, Hekili le llamó desde la cocina, le puso una cerveza en una mano y una toalla en la otra y le hizo un gesto hacía la playa. Pero antes de que empezara a bajar las escaleras le detuvo y le dijo: —Está sumida en una de sus fases autodestructivas. Ayúdala antes de que se haga daño. Arik no tenía ni idea de lo que estaba hablando el huargo, pero no tuvo la oportunidad de preguntarle porque Hekili salió corriendo como si se le estuviera quemando la cocina. Encontró a Limos a unos cincuenta metros de la casa, actuando como si no hubiera nada en el mundo que le importara.

Página | 221

De hecho, estaba bailando sobre la arena como si fuera una lunática. Una sensual y exquisita lunática, para ser más exactos, con un biquini rosa y una flor blanca en el pelo. Nadie que la viera en ese momento se creería que la exquisita mujer que estaba moviéndose al son del hula-hula podía patear traseros como si fuera Terminator último modelo. Entonces, ¿a qué coño se refería Hekili cuando le dijo aquello? La única forma en que podía autolesionarse sería rompiéndose la cadera al balancearla de ese modo. Extendió lo toalla sobre la arena, se sentó sobre ella y apoyó la espalda contra una palmera. Sus dedos sujetaron la cerveza helada con tanta fuerza que pensó que terminaría por hacer añicos el botellín. ¿Cómo podía Limos bailar de ese modo sin verter ni una sola gota de su margarita? Cuando ella le vio, se paró, y aquellos ojos increíblemente espectaculares se clavaron en él. En un movimiento intencionadamente lento, se llevó el margarita a los labios, pero antes de beber, lamió el borde del vaso escarchado con sal. En la mano de Arik, el botellín de cerveza amenazó con romperse. Limos caminó hacia él. Sus caderas se balancearon eróticamente mientras sus tonificados músculos se marcaban con el movimiento. Era tan bella, tan exquisitamente bella. Se puso de pie, imaginándose que la jinete estaba lista para regresar a la casa. Teniendo en cuenta el calor que de pronto le había entrado, no le vendría nada mal un poco de aire acondicionado. —Creo que voy a dar una fiesta en mi otra casa—dijo ella, parándose justo frente a él. — ¿El Apocalipsis está llamando a nuestras puertas y tú quieres dar una jodida fiesta?—No era de extrañar que nunca hubiera encontrado su agimortus si lo único que parecía gustarle era bailar, beber y pintarse las uñas. —Me gusta mantenerme ocupada. — ¿Qué te parece esta idea? ¿Por qué en vez de comportarte como una adolescente a la que le van demasiado las juergas no te mantienes ocupada buscando tu agimortus?

Página | 222

Limos le dio otro sorbo a su bebida y volvió a menearse al compás de un silencioso ritmo. —Porque he desperdiciado la oportunidad que tenía de encontrarlo. Maté al único cabrón que podía decirme dónde estaba. Así que, ¡qué más da! Joder. — ¿De modo que la jodes y lo único que se te ocurre es... celebrar una fiesta? La jinete se encogió de hombros y su piel color café brilló cuando en ella se reflejaron los halos de luz que traspasaban las hojas de la palmera. —No una fiesta. Más bien una distracción. Una cálida brisa le revolvió un mechón del pelo, y Arik luchó contra la necesidad de colocárselo detrás de la oreja. —No es el momento de perder la cabeza, jinete. —Jinete. —Limos pronunció la palabra amargamente. —Sí, eso es lo que soy, una jinete. Y también la prometida de Satán. —Sus labios esbozaron una traviesa sonrisa. —Y me están entrando unas ganas enormes de dejarme caer por el Sheoul y provocarle. Desafiarle a que me atrape. — ¿Qué?—Arik no pudo evitar preguntarse qué era lo que Limos le haría si intentaba hacerla entrar en razón. —Dime que no estás hablando en serio. —Oh, sí que lo estoy. —Como si estuviera en una pista de baile, dio un elegante giro al tiempo que echaba la cabeza hacia atrás y dejaba que su pelo volara libre. —No importa lo que haga, al final me atrapará. Algo primitivo se revolvió en el interior de Arik, haciendo que viera todo rojo. Impulsado por el instinto, la cogió por los hombros. —No voy a dejar que eso ocurra. La inicial sorpresa en el rostro femenino rápidamente se tornó en tristeza. —No puedes impedirlo. Ni tampoco puedes impedir que abrace mi destino. Está a punto de suceder. Hoy he visto un atisbo de ello.

Página | 223

— ¿De qué estás hablando? Limos extendió la mano y acarició el relieve de las chapas de identificación que se marcaban bajo la camiseta del militar. —La barrera que separa el reino demoníaco del humano es cada vez más delgada. Es sólo cuestión de tiempo que no haga falta que entre en el Sheoul para que Satán me atrape porque podrá hacerlo aquí mismo. El ataque a la base militar es sólo el comienzo. —Ella se acercó más a él. El corazón de Arik empezó a latir desaforadamente. —Y luego está lo de Sartael. —Alzó la vista. Dios, nunca había visto nada más triste que su mirada. —Era la mejor baza que he tenido en miles de años para encontrar mi agimortus, y, aun así, no he dudado en matarlo. —Estoy seguro de que sólo hiciste lo que debías. El súbito estallido de risa de Limos le sobresaltó. —Si—dijo ella. —Lo hice. —Se bebió de un trago lo que le quedaba del margarita y lanzó el vaso a la arena. —Al igual que hice lo que debía cuando tuve que borrarte la memoria. El recordatorio hizo que todo el cuerpo de Arik se tensara. La ira visceral que había sentido cuando se enteró de lo que le había hecho regresó con todas sus fuerzas, como si ella le hubiera soltado una bofetada en plena cara. Y sabía por propia experiencia lo bien que golpeaba la jinete. — ¿Qué pasa, Arik?—continuó ella mientras se apretaba contra él de forma atrevida. — ¿Sigues cabreado conmigo? Eso está bien. Me lo merezco. Me merezco todo tu odio. Te arrastraron al Sheoul por mi culpa. Quería que me besaras y no fui lo suficientemente fuerte como para detenerte. —Deslizó la mano por su pecho hasta llegar a la cintura de sus vaqueros, donde se detuvo. —Oh, sí, puedo terminar con un ejército de ángeles caídos, pero fui incapaz de rechazarte. En cuanto a lo de borrarte la memoria, lo hice porque pensé que te estaba ayudando. Pero ya sabes, quizás lo hice porque era lo que a mí me hubiera gustado que me hicieran de haber estado en tu situación. Porque no tengo las agallas necesarias para reconocer que hice daño a mis hermanos y pensé que a ti te pasaría igual. Pero tú no eres como yo, ¿verdad?

Página | 224

El corazón de Arik amenazó con salírsele del pecho. No tenía ni idea de qué iba todo ese tema de sus hermanos y el comportamiento de la jinete le estaba dejando absolutamente confundido. Y lo que era aún peor, tenía el presentimiento que detrás de toda esa cháchara había escondido un tremendo dolor contra el que no podía luchar. ¿Cómo podía uno enfrentarse a algo que no entendía? —Mira, lo que me cabreó no fue sólo que me borraras la memoria, sino que no me lo contaras y que, encima, después mintieras. —Mentiras—murmuró ella mientras deslizaba la punta del dedo por la pretina de sus pantalones, como si quisiera zambullirse en ellos. —Toda mi vida es un cúmulo de mentiras. Y no puedo escapar de ellas porque, vaya donde vaya, no dejan de perseguirme. Arik la cogió por los hombros y la zarandeó suavemente. — ¡Jinete!—le gritó, intentando sacarla de ese misterioso estado de ánimo en el que se había sumido. — ¿Qué es lo que te pasa? —No creo que me quede el tiempo suficiente para contarte lo que me pasa. — Dejó una mano en la cintura de él y subió la otra hasta su cuello. Después tiró de su cabeza para que los labios de ambos quedaran tan cerca que Arik casi pudo saborear la sal y la bebida que acababa de tomarse. —Hay cosas que quiero hacer antes de que me capturen, Arik—susurró. —Sé que me odias pero, por favor… Dame esto. Le besó con extrema dureza. La lengua femenina se encontró con la suya con un salvajismo para el que no estaba preparado. En sus encuentros anteriores Limos había actuado de forma tímida, aceptando lo que él le ofrecía, pero lo que quiera que fuera que la estaba llevando a actuar de esa forma también le estaba afectando a él. Estaba muy, pero que muy equivocada. No la odiaba. Sí, quería odiarla, pero en ese momento la necesidad que tenía de ella pesaba más que la cólera que pudiera sentir. Enredando su sedoso cabello alrededor de un puño, la acercó contra sí, y cuando las caderas de ambos se encontraron, gruñó ante el íntimo contacto. Había estado desnudo con muchas otras mujeres, piel contra piel, pero ninguna había conseguido conmocionarle tanto como ella vestida.

Página | 225

De pronto, como guiada por una profunda desesperación, Limos cayó de rodillas sobre la toalla y empezó a desabrocharle los botones de los vaqueros, como si conseguir desnudarle cuanto antes fuera la clave para salvar el mundo o algo por el estilo. —L... Cerró la boca antes de que el nombre de la jinete saliera de sus labios y le cogió las manos. Ella se quejó dejando escapar un primitivo rugido de su garganta, se deshizo de su agarre dándole un manotazo y volvió a su tarea. En esa ocasión consiguió desabrochar todos los botones de un sólo tirón. Arik estaba tremendamente excitado y su pene agradeció verse liberado, pero antes de que Limos pudiera continuar, él también se arrodilló, abalanzándose sobre ella y arrojándola al suelo. Sus cuerpos cayeron desmadejados sobre la arena y la mitad de la toalla. —Déjame—gritó Limos. De nuevo intentó desnudarle, pero él la agarró por las muñecas y se las inmovilizó pegándolas contra su delgado vientre. —Detente. —Usó su peso para que se estuviera quieta, aunque sabía que si ella quisiera, podría arremeter contra él con la misma fuerza que lo haría un toro de lidia. —Para, cariño. En el fondo no quieres hacer esto. —Sí que quiero—gritó ella. Durante un buen rato, lo único que hicieron fue mirarse y concentrarse en respirar. A lo lejos se escuchó el sonido de un trueno, como si el cielo estuviera imitando su comportamiento. Entonces Arik decidió soltarla, se levantó poco a poco, esperando que el intervalo de tiempo transcurrido hubiera tranquilizado a Limos. Pero cuando le soltó las muñecas y ella le abrazó, rodeándole la cintura con las piernas, supo que simplemente había cambiado de táctica. Efectivamente, la jinete había descartado el sexo salvaje al ver que no funcionaba, y ahora iba a intentar embaucarlo para que hicieran el amor con toda la ternura posible. Lo que sólo podía significar una cosa: Arik estaba jodido.

***
Página | 226

Limos miró a Arik sin poder creer que estuviera intentando detenerla. Después de todo el dolor que le había ocasionado, quería hacer algo por él. Hacerle sentir bien. Quería ofrecerse a él para resarcirle. Ofrecerse para que la castigara. ¿Acaso él no entendía que estaba a punto de perderlo todo? ¿Que en poco tiempo sus secretos saldrían a la luz y que cuando sus hermanos se enterasen la entregarían ellos mismos a su prometido? ¿O que su propio prometido podría venir en breve al reino de los humanos y capturarla sin necesidad de que entrara en el Sheoul? La guerra estaba perdida y ése era el momento de pagar la deuda con Arik, antes de que fuera demasiado tarde. Y si durante el proceso salía dañada, pues que así fuera. Al fin y al cabo era lo que se merecía. —Arik, por favor. Él se incorporó unos centímetros, intentando poner cierta distancia entre ellos. — ¿Por qué?—Volvió a ponerse de rodillas y la cogió de la mano para tirar de ella y ponerla a su altura. —Dime por qué. La necesidad de mentir tiró de Limos con tanta fuerza que todo su cuerpo tembló, pero Arik se merecía algo mejor que aquello. De acuerdo. Entonces... Iba a ser honesta. La mera idea de ser sincera hizo que se le revolviera el estómago y la balanza de su hombro empezó a tambalearse frenéticamente. —Porque te lo debo. Los labios del militar se tensaron en una sombría y dura línea. — ¿Y crees que el modo de pagar esa deuda es haciendo que tenga un orgasmo? — ¿Por qué no? — ¿Sabes qué? Que te jodan. —Se puso de pie. —No hace falta que uses mi polla para dejar de sentirte culpable. Ella también se puso de pie y le sujetó del brazo. —Entonces pégame.

Página | 227

— ¿Perdona? La frustración por la lujuria insatisfecha se transformó en veneno líquido corriendo por sus venas y lengua. —Golpéame—suplicó. —Hazme lo mismo que te hicieron los demonios. Úsame para vengarte. Ahora. —Arik la miró como si acabaran de salirle un par de cuernos, lo que era de lo más apropiado. Su lado demoníaco estaba saliendo a la luz, como si fuera empujado por todo el peso de siglos de mentiras y dolor. La balanza se inclinó hacia el lado del Mal. — ¿Es que estás sordo? Rómpeme los huesos, Arik. Hazme sangrar. —Le empujó con la fuerza necesaria como para hacer que se tambalease hacia atrás. — ¿O es que sólo te gusta pegar a tu hermana? Fue un golpe tan bajo que la balanza terminó por desequilibrarse hasta tal punto que creyó que podría caerse de la montaña de malevolencia que crecía como un cáncer en su interior. En algún lugar de su alma, su mitad ángel debía de estar llorando de angustia. —Para. —Arik estaba completamente pálido. — ¿Qué cojones te pasa? —Merezco sufrir. —La necesidad de ser castigada rezumó de cada poro de su piel. Una necesidad de enloquecer de dolor, de peligro, de no parar de divertirse. — Maldito seas, Arik. Eres demasiado terco. —Convocó un portal de desplazamiento, pero el militar la cogió del brazo antes de que pudiera entrar en él. — ¿A dónde se supone que vas? La mano masculina fue como un bálsamo para su piel, calmando la desesperación y la cólera que la atenazaban. La balanza empezó a nivelarse. —Al Sheoul. Lo... necesito. — ¿Que lo necesitas?—Soltó una imprecación. —Dios. Te estás castigando. De eso se trata, ¿verdad? Sí, así era. Cuando algo la atemorizaba, estaba estresada o cuando las personas padecían algún tipo de hambruna, lo único que quería era autolesionarse, arriesgarse innecesariamente. Se dejaba llevar por la estupidez y un ánimo

Página | 228

totalmente autodestructivo, pero no le gustaba en absoluto que Arik se hubiera percatado de ello. Odiaba cómo conseguía ver en su interior. —Forma parte de mi maldición—contestó tajantemente. — ¿Convertirte en un ser autodestructivo? ¿Perder la cabeza? ¿Actuar como una soberana imbécil? La mano de él todavía le estaba sujetando el brazo y empezó a acariciarla con el pulgar. Puede que Li odiara lo poco que le había costado a Arik darse cuenta de lo que le sucedía y la manera en que se lo había echado en cara, pero adoraba cómo conseguía calmarla con un solo roce, con su voz, con su simple presencia. —Sí—susurró. Dios, algunas veces se despreciaba. Despreciaba a su mitad demonio, ésa que la conectaba con un pozo de maldad tan intenso que nunca se secaba. —Tienes razón. Soy una imbécil. Siento haber dicho lo de tu hermana. —La balanza siguió nivelándose y Limos tomó una profunda bocanada de aire, como si instantes antes hubiera estado a punto de morir ahogada. — ¿También sientes haberme dicho que me lo debías? Li cerró los ojos y desterró de su mente la necesidad de mentir; no porque su interior le estuviera compeliendo a mentir, sino porque decir la verdad implicaba exponer una parte de ella que no estaba acostumbrada a exhibir. —Te lo debo, sí, pero ésa no es la única razón por la que te quiero... desnudo. —Las mejillas le ardían. — ¿Y cuál es la otra razón? — ¿Te acuerdas cuando te pregunté a cuántas mujeres habías besado?—Abrió los ojos. —Pues contéstame tú ahora. — ¿Por qué? —Porque quiero saberlo. Él la miró con los ojos entrecerrados. —No, no quieres.

Página | 229

— ¿Lo ves?—dijo quedamente. —No quieres decírmelo porque podrías hacerme daño, ¿verdad?—Al ver que él no contestaba, asintió con la cabeza. —Pero si de verdad quisiera saberlo, me lo dirías. El militar apretó la mandíbula y, al cabo de un rato, masculló: —Sí. Un relámpago atravesó el cielo y el trueno que debía seguirle pareció tardar una eternidad en sonar. —Eres un buen hombre, Arik. Para ti es muy fácil ser honesto y tiendes a proteger a todos los que te rodean. Me gusta eso. Me encantó que cuando los khnive nos atacaron, tu primer instinto fuera empujarme detrás de ti para protegerme. Me hiciste sentir… vulnerable. El militar enarcó una ceja. — ¿No se supone que la vulnerabilidad es algo negativo? Limos se encogió de hombros. —Ares te diría que sí. Pero a mí me gusta que me hagas sentir de esa manera. —Su mano tembló un poco cuando se dispuso a acariciarle el pecho. Necesitaba percibir la vida que manaba del fuerte latido de su corazón. —Contigo me siento más femenina. No como una legendaria guerrera que tiene que estar todo el tiempo alerta. Adoro cómo tu fuerza me relaja. Cuando estoy contigo puedo ser la persona que quiero ser, no la que se espera que sea. Seguramente esto no tenga ningún sentido para ti pero... Con un rápido movimiento, Arik la sujetó por los hombros, enganchó la parte posterior de sus rodillas con la pierna e hizo que ambos cayeran sobre la toalla. Limos aterrizó encima de él. No lo dudó ni un segundo. Le besó y ambos iniciaron una salvaje batalla de labios, lenguas y dientes. Se tumbó sobre él mientras las manos masculinas le acariciaban la espalda, el pelo, los brazos, aunque intentó guardar distancia con la parte inferior de su cuerpo. El biquini le cubría el cinturón de castidad, pero nadie en su sano juicio correría el riesgo, y Arik no era tonto.

Página | 230

—Quiero tocarte—murmuró ella contra los labios del militar. Él le mordisqueó sensualmente el labio inferior. — ¿Estás segura? Como respuesta, Li deslizó la mano por sus abdominales hasta llegar al lugar donde sus pantalones se abrían y su pene sobresalía orgulloso. Arik siseó y se arqueó mientras sus dedos rodeaban el endurecido miembro. La textura la fascinó... piel satinada sobre acero puro, venas marcándose que terminaban en un glande suave y aterciopelado. Y cuando el militar comenzó a girar las caderas, su propia pelvis se unió a la sensual danza, frotando su feminidad contra el muslo de él. Arik soltó un gemido, le agarró la mano y la detuvo. — ¿Puedes tocarte a pesar del cinturón de castidad? El calor inundó las mejillas femeninas. —S...Sí. Él esbozó una perversa sonrisa. —Me gustaría verlo. Li se separó unos centímetros de él. — ¿Quieres… verme?—Dios, no se imaginaba haciendo algo así. —Yo no puedo tocarte, así que… sí. —Se quedó mirando fijamente la parte inferior del biquini. —Quítatelo. —Pero… —Hazlo. —Se irguió y se quitó la camisa. —Ahora, jinete. Aquella voz, ronca y dominante, le produjo un ardiente escalofrío. No le gustaba que le dieran órdenes, pero Arik lo hacía con tal erotismo que quiso obedecer a toda costa. De modo que mientras él se deshacía de sus vaqueros, se arrodilló a su lado y se llevó las manos a la espalda para desabrocharse la parte superior del biquini.

Página | 231

Arik la miró con tal intensidad que Limos ardió por dentro. Después, él se tumbó de espaldas en la toalla, recostó la cabeza sobre un brazo, y llevó la otra mano hacia su pene. Mientras ella se terminaba de quitar el top del biquini, Arik empezó a descender y ascender la mano lentamente sobre la longitud de su oscuro miembro. Limos nunca había pensado que la imagen de un hombre masturbándose pudiera ser tan sexy, pero en ese momento podría quedarse mirándole embelesada todo el día. Arik era magnífico. Desde todos esos músculos marcándose por su endurecido cuerpo, hasta los tendones del cuello que sobresalían cuando echó la cabeza hacia atrás. Tenía los ojos fijos en ella. El placer que estaba sintiendo empezó a notarse en su rostro. Tenía los labios entreabiertos y su mano ahora subía y bajaba más rápido. El calor se apoderó de Limos y una sensación de humedad se instaló entre sus muslos. Se mordió el labio inferior y se dejó llevar. Podía reemplazar su mano por la de ella y luego besarle el pecho, el estómago y... ¿De verdad estaba pensando en poner su boca... ahí? Oh, sí. El glande de un tono ciruela brilló y se oscureció. El deseo de lamerlo con la lengua se intensificó. El cuerpo de Arik, como si hubiera escuchado el pensamiento de Limos, se tensó y las caderas se movieron al mismo ritmo que lo habían hecho cuando ella había estado encima de él. —Quítate la parte de abajo—le ordenó de nuevo rudamente. —Ya. Ella metió los pulgares dentro de la tela y tiró hacia abajo. La mano que Arik tenía rodeando su pene aumentó la velocidad. Limos se detuvo un segundo antes de que el biquini dejara al descubierto su pubis. —No sabes cuánto me gustaría que fueras tú el que me lo quitara. La mirada de él, hasta ahora fija en el biquini, ascendió hasta encontrarse con la suya. —A mí también. Joder, me encantaría tocarte y saborearte.

Página | 232

Oh, a ella también le gustaría aquello. La mera idea de él haciéndole esas cosas la humedeció todavía más. Pero dejó a un lado esas fantasías, consciente de que eran una pérdida de tiempo, y terminó de quitarse el biquini. Después gateó lentamente hacia Arik, intentando llevarse a la boca el objeto de su deseo. Sin embargo, en el mismo instante en que rozó con los labios el henchido glande, él la cogió por el trasero y tiró de ella hacia arriba. — ¿Qué haces? Él arqueó las cejas. —Un sesenta y nueve. —Espera, ¿qué?—Limos se alejó de él y clavó las rodillas en la arena, negándose a moverse ni un ápice. —No puedes tocarme. Arik le regaló una sonrisa de lo más perversa. —No, pero tú sí que puedes hacerlo mientras yo te miro. Volvió a tirar de ella y, en menos de un segundo, estaba sentada a horcajadas sobre la cabeza de él, mirando hacia sus fuertes piernas. —Joder—jadeó él. Su voz era áspera, ligeramente entrecortada. El poder que tenía sobre Arik era palpable y totalmente inesperado para ella. —Eres preciosa. — Limos se hubiera derretido allí mismo de no ser porque él le cogió la mano y guió sus propios dedos hasta su clítoris. —Quiero que te des placer a ti misma. Estaba segura de que su cara debía tener el mismo color que un tomate maduro, pero le obedeció, alzó un poco el trasero y metió los dedos entre sus labios vaginales, acariciándose. Las perlas rozaron la piel de su mano. Cerró los ojos, imaginándose que era Arik el que la tocaba. El que la lamía. Y cuando percibió el cálido aliento de él sobre ella, sintió los primeros indicios del clímax. Desbordada por un intenso deseo, se apoyó sobre un codo y se metió el pene de él en la boca. Arik se arqueó contra ella y un desesperado gruñido escapó de su pecho. —No voy... No voy a durar... mucho.

Página | 233

Limos hundió dos dedos en su sexo y se frotó con otro el pequeño nudo de nervios que ansiaba la liberación. —Yo tampoco. Succionándole con fruición, lamió al mismo ritmo el glande mientras hacía círculos con la lengua. No habían pasado ni diez segundos, cuando sintió que estaba a punto de llegar al orgasmo. Sus caderas se mecían frenéticamente y respiró desesperadamente alrededor de su miembro. —Ahora. —gruñó él. Si, ahora. El placer la atravesó en un candente relámpago que se intensificó al notar la respiración de él sobre su sexo. Dentro de su boca, el grueso miembro de Arik palpitó, y el cálido semen fluyó a través de su lengua y su garganta. Tenía un sabor salobre y picante. De pronto se encontró con que estaba deseando volver a hacer una y otra vez algo que siempre había encontrado repulsivo. Pero sólo con Arik. Era el único hombre que ansiaba que la tocara. El militar se estremeció y el movimiento de su pelvis se fue ralentizando a medida que los últimos coletazos del orgasmo los iban abandonando. Limos siguió acariciándose a sí misma hasta que sintió la carne demasiado sensible, e instintivamente supo que a Arik le pasaba lo mismo por la manera en que jadeaba. Continuó lamiéndole el pene con delicadeza, limpiándole. Después, mientras él seguía tumbado en el suelo recuperándose, Limos buscó su biquini y se lo puso para que no hubiera peligro de que las perlas entraran en contacto con la piel masculina. Cuando terminó, se recostó al lado del militar y apoyó la cabeza en su hombro. —Otra primera vez—murmuró. — ¿El qué? ¿El sesenta y nueve modificado? Visto de ese modo, también ha sido la primera vez para mí. —No me refiero a eso. Me refiero a esto. A estar acurrucada con alguien. Hasta ahora sólo había abrazado a Reaver y a mis hermanos.

Página | 234

Arik le acarició el pelo. —No puedo ni imaginármelo—dijo en su susurro. —No hace falta mucho para que los humanos nos sintamos solos... Joder, si hasta conozco a un montón de gente que está tan necesitada de amor que no pueden tirarse más de un par de meses, o incluso semanas, sin tener una pareja. — ¿Y qué hay de ti? —Siempre he estado demasiado ocupado como para preocuparme por algo así. —No me digas que nunca has salido con nadie. Él se encogió de hombros. —Me acosté con muchas chicas mientras estuve en el instituto, pero lo hacía más que nada para alejarme de toda la mierda que tenía en mi casa. Me alisté en el ejército el día que cumplí los dieciocho y tuve unas cuantas citas, aunque nada serio. Después me uní a la unidad R-X y arruiné cualquier posibilidad de entablar una relación seria, salvo que saliera con alguien del trabajo. — ¿Cuánto tiempo llevas dentro? —Diez años. Me reclutaron cuando tenía veinte. Estaba de permiso en Japón. Dos chicas muy calientes nos convencieron a mí y a uno de mis compañeros para que las acompañáramos a un bar subterráneo. Lo último que imaginábamos es que pudieran ser vampiros. Mataron a mi compañero y me dejaron prácticamente seco. Cuando me desperté estaba en un hospital militar soltando incoherencias sobre los chupasangres. Creí que me pondrían una camisa de fuerza y me encerrarían en un loquero, pero lo único que hicieron fue sedarme. Cuando volví a despertarme estaba en las instalaciones que la R-X tiene en Washington. —Entonces ¿durante todo el tiempo que has trabajado en la R-X has estado... soltero? —Sí. Ya sabes, no puedo contarle a nadie a qué me dedico. —No me creo que hayas permanecido célibe todos estos años. La risa de él retumbó agradablemente por todo el cuerpo de Limos.

Página | 235

—No, pero confía en mí, no es algo de lo que me guste hablar. Sólo han sido historias de una sola noche. —A Limos le entraron ganas de agarrar a cada una de esas mujeres y convertirlas en aperitivos para sabuesos del infierno. — ¿Y tú? Sé que no puedes acostarte con nadie, y me has dicho que soy el primero con el que quieres estar de verdad pero, ¿nunca has estado a punto de caer en la tentación? —No. Mentira. Lo había estado... una vez. Con el mismísimo Señor Oscuro. Aunque el compromiso se había estipulado verbalmente cuando sólo era una niña, cuando llegó el momento de redactar el contrato por escrito, ya convertida en una jovencita, había entrado en sus aposentos, tan regia como una reina, centrada en llamar la atención del rey de los demonios. La lujuria se había apoderado de ella con la fuerza de una tempestad desde el momento en que puso los ojos en él, y el miedo que sentía sólo incrementó su deseo. Le rodeaba un aura mística, y cualquiera que hubiera entrado allí habría sucumbido al instante a su inmenso poder e intensa sensualidad. Y Limos no fue diferente. Todos los presentes, machos y hembras por igual, actuaban ebrios de placer, incapaces de resistirse. Del mismo modo que la Luna no puede eludir el poder gravitacional de la 'Tierra. Con sus emociones a flor de piel, Limos sintió celos de todas las hembras desnudas que participaban en las diferentes orgías que se estaban produciendo y quiso matar a aquellas que lo estaban tocando. Incluso tuvo que soportar ver cómo su propia madre se ofrecía a su prometido. Pero aquel día Limos salió de allí tan virgen como había entrado. Su prometido no la tocó, ni siquiera cuando le puso con destreza el cinturón de castidad alrededor de la cintura. En ese momento se puso furiosa. Ahora lo único que sentía era una alegría inmensa. El problema era que le había costado mucho tiempo llegar a ese estado de alegría. Durante siglos, después de que a ella y a sus hermanos les maldijeran y convirtieran en los Jinetes, había intentado desencadenar el Apocalipsis con todos

Página | 236

los medios a su alcance y entregar a sus hermanos a su marido como regalo de bodas. Había sido una demonio en toda la extensión de la palabra, haciendo honor a la educación que había recibido y mintiendo a todo el mundo, incluidos sus hermanos. Había formado parte de un complot, había conspirado contra ellos y les traicionó siempre que había podido. Y ellos lo único que hicieron fue acogerla con los brazos abiertos. No habían tenido ni idea de que cada palabra que salía por su boca era una vil mentira y que, durante todos esos siglos, ella fue la que había estado detrás de todo lo malo que les había sucedido, desde la muerte de sus sirvientes, hasta los ataques demoníacos que habían sufrido. Sin embargo, poco a poco, fueron llegando hasta su corazón con el cariño y el consuelo constante que le ofrecieron y con la manera en que la protegieron. Y entonces, un día se encontró a Thanatos arrodillado al lado del cadáver de un esclavo que había muerto por salvar a su mujer de la lujuria de su amo. — ¿Estás triste por ese humano?—le preguntó, prácticamente burlándose de él. —No—respondió su hermano con voz apagada. —Estoy triste porque nunca sabremos lo que es amar como él lo hacía, ni tendremos a nadie que nos ame de esa forma. —Nos tenemos a nosotros. —De nuevo volvía a burlarse de él. Era una zorra y le encantaba serlo. —Y no sabes lo agradecido que estoy por teneros a mi lado. —La miró intensamente con esos ojos color ámbar. —Pero no es lo mismo, ¿Quién morirá por ti cuando te llegue la hora, Limos? Aquella conversación tocó algo en su interior que no creía tener, así que, un poco más tarde, sin saber muy bien por qué, regresó al lugar de los hechos. Cogió a la esposa del amo del esclavo muerto y amenazó con matarla para ver si su marido elegía rogar por su vida o por la de ella. El amo lo tuvo claro: escogió salvar su vida, no la de su esposa. Según él, podía encontrar a otra y volver a casarse en cualquier momento.

Página | 237

Ahí fue cuando se dio cuenta de que el matrimonio que la esperaba iba a darle los mismos frutos. Puede que se convirtiera en la reina del Inframundo... pero también sería una mera yegua de cría fácilmente reemplazable. De ningún modo iba a consentirlo. Mató al hombre y dio un giro de ciento ochenta grados a su existencia. La cálida mano de Arik le masajeó las cervicales, que se habían tensado ante aquellos desagradables recuerdos. Con los dedos de la otra mano le acarició el brazo derecho, recorriendo las líneas del tatuaje de Bones. — ¿Puede sentirlo también? —Mmm. —Arik estaba acariciando la pierna del animal y el muslo de ella se estremeció en respuesta. —Le gustas. Creo que eres uno de los pocos a los que no intentaría comerse. —Mejor. Porque si lo hiciera sería una putada. —Bones soltó una coz, dejando entrever que ya había tenido suficiente. Arik captó la indirecta y deslizó la mano hacia abajo, entrelazándola con la de ella. —Creciste en el Sheoul, ¿verdad? ¿Te criaste con Lilith? Uf. Ese era un tema del que no quería hablar. —Sí. —Me imagino que no fue nada agradable, ¿no? —Fue horrible —murmuró. La mentira se extendió por todo su interior, produciéndole el familiar y placentero hormigueo. —Pero conseguí escapar, y aquí estoy. Y ahora, háblame de ti. Seguro que tu vida es mucho más interesante que la mía. Además, cuanto más hablara él, menos tendría ella que preocuparse por mentir.

Página | 238

Veinte
Arik no quería hablar de sí mismo. Limos era mucho más interesante que él,
pero cuando la jinete empezó a acariciarle el pecho formando pequeños círculos, entró en una especie de trance y se olvidó por completo de por qué no quería hablar de su vida. Limos se aclaró la garganta. — ¿Puedo preguntarte algo? Estaba claro que aquello era el preludio de una pregunta que le iba a resultar difícil responder. —Sí, puedes, pero no te garantizo que la vaya a responder o que la respuesta sea lo que te gustaría escuchar. Ella hizo un gesto de asentimiento y volvió a aclararse la garganta. —Runa dijo que sufrirías cuando te enteraras de lo que le hiciste, y Shade me contó que tu padre era un maltratador y que tú solías proteger a tu madre y hermana. — ¿Y?—Sabía que estaba actuando a la defensiva, pero ése era uno de los pocos temas sobre los que no le gustaba hablar. —Bueno... Pues que me cuentes. La miró de soslayo. —Esa no es una pregunta. —Hablas igual que Ares—se quejó ella. —Bien, probemos con esto. ¿Dónde están tus padres? —Muertos.

Página | 239

— ¿Los mataste tú?—Hizo la pregunta con la mayor inocencia, como si fuera lo más normal del mundo que la gente matara a sus propios padres. Desde luego habían crecido en dos mundos completamente distintos. —No. Mi madre se suicidó y mi padre murió de cáncer. Limos reanudó las caricias sobre su pecho. La sensación le resultó de lo más íntimo. — ¿Cómo conseguiste proteger a tu madre y a tu hermana? Porque eras solo un niño, ¿verdad? Joder, no quería hablar de ello. Pero Limos estaba actuando como una experta en interrogatorios, aunque usaba el placer en vez del dolor. Y mientras sus delicados dedos trazaban un sendero de un pezón a otro, él empezó a hablar casi sin proponérselo. —Me ponía en la línea de tiro—contestó bruscamente. —Cuando mi viejo les pegaba intentaba cabrearlo para que dirigiera toda su ira contra mí. —Pero eso no era todo. Cuando creció y se convirtió en un adolescente, aprendió a chantajearlo. Te traeré bebida si dejas de pegar a mamá. Te conseguiré algo de hierba si dejas en paz a Runa. Hablaré con esa prostituta de mala muerte si no haces que mamá grite por las noches. Con el tiempo, también aprendió a amenazarle. Si vuelves a hacer sangrar a Runa o a mamá, llamaré a la poli. Y finalmente, tras tres días sin comer porque su padre se había gastado el poco dinero que tenían en alcohol, Arik tocó fondo. O vas a alcohólicos anónimos y te desintoxicas ahora mismo, o te juro que te voy a hacer pagar todo lo que nos has hecho. Aquello acabó con una tremenda pelea entre ambos en la que Arik terminó con un brazo roto y su padre con varios dientes menos. Pero nada cambió. No hasta que Arik empezó a irse con el «tío raro» del instituto, aquél que siempre iba vestido de negro, cuyos cuadernos y libros estaban llenos de calaveras y pentagramas y que se vanagloriaba de ser adorador del demonio. Runa siempre creyó que había sido su madre la que le dio a su padre el ultimátum que hizo que dejara la bebida y que se transformara en un hombre modelo, pero no fue así. Fue Arik, que convocó a un demonio a través del tipo raro e hizo un trato del que después se arrepintió con cada fibra de su ser.

Página | 240

— ¿Cómo lograste salir de esa situación?—preguntó Limos. Durante un buen rato se quedó allí tumbado, escuchando los sonidos de la impresionante tormenta que se acercaba y los aullidos de un sabueso del infierno que deambulaba por el lugar. ¿Quién le hubiera dicho que algún día encontraría confortable los escalofriantes sonidos que hacía una de esas bestias? Pero así era el mundo ahora. Un mundo que había cambiado radicalmente en los dos últimos años, y mucho más en aquellos pocos días. Sobre todo para él. —Esa es una de las preguntas que no vas a contestar, ¿verdad?—suspiró Limos. Limos, la persona que se había convertido en la parte más importante de su nuevo mundo. De todos modos, ¡qué más daba!, teniendo en cuenta que Peste había reclamado su alma, tampoco iba a alarmarla mucho si le contaba que no era la primera vez que le pasaba. — ¿Qué cómo salí de aquella situación? Vendí mi alma a un demonio que me prometió que mi padre: cambiaría por completo. Limos se incorporó de inmediato. El negro pelo le cayó sobre los pechos, cubriéndoselos. Qué lástima. — ¿Qué hiciste qué? —Sí, ya lo sé. Cometí una estupidez, pero estaba desesperado. Estaba convencido de que la siguiente vez que mi padre se volviera violento, mataría a mi madre o a Runa. —Alargó la mano para juguetear con uno de sus sedosos mechones. —Funcionó. Dejó de beber, terminaron las palizas y no volvió a engañar a mi madre. Después le diagnosticaron cáncer de pulmón y mi madre se suicidó, así que creo que vendí mi alma para nada. — ¿Cuánto tiempo?—preguntó de nuevo Limos con la voz áspera. — ¿Cuánto tiempo qué? ¿Hasta que murió mi padre? —No, cuánto tiempo estipulasteis para que el demonio reclamara tu alma.

Página | 241

—Ah, sí. Bueno, lo intentó. ¿Te acuerdas cuando te dije que me mordió un demonio? Esa fue su tarjeta de visita. Se suponía que debía morir, pero Shade me salvó. — ¿A qué tipo de demonio le vendiste tu alma?—La jinete estaba apretándole la pierna con tanta fuerza que no le extrañaría que al día siguiente le saliera un hematoma. — ¿A qué especie pertenecía? —A un charnel apóstol. ¿Por qué? Limos se puso de pie con tal rapidez que Arik se sobresaltó. —Vístete—le ordenó mientras cogía el top y el biquini de la arena. —Date prisa. Tenemos que encontrar a ese demonio. —No consiguió matarme—dijo mientras se ponía los vaqueros. —El contrato está roto. —No—le contradijo ella con la voz llena de impaciencia. —No lo está. Los charnel apóstoles no dejan ningún cabo suelto y nunca permiten que nadie pueda liberarse de un contrato de ese estilo. —Maldijo en varias lenguas demoníacas. — Mierda. Por eso Peste no te mató. Era algo a lo que no dejaba de darle vueltas, pero ahora todo tiene sentido. —Pues para mí no. —Se puso la camiseta y la ayudó a atarse los cordones del biquini a la espalda mientras ella se recogía el pelo sobre la nuca para facilitarle la labor. —Qué tatuaje más interesante. —Frunció el ceño al ver la balanza. Hubiera jurado que la última vez que la vio los platillos estaban inclinados hacia un lado distinto. —No tenemos tiempo para tatuajes—dijo, dándose la vuelta. —Mi hermano ha reclamado tu alma, pero otro lo hizo antes que él. Así que, si quiere tenerla, tiene que comprársela. O, lo más seguro, cargarse al tipo. Tenemos que encontrar a ese demonio primero. — ¿Cómo? Limos jugueteó con el piercing que llevaba en el ombligo mientras su boca empezaba a soltar palabras como si fuera una presa que acababa de romperse.

Página | 242

—He visto a Gethel realizar rituales de ese tipo antes. Necesitamos a un ángel. Y la sangre de todos los que participaron cuando convocasteis al demonio al que le vendiste tu alma. Arik negó con la cabeza. —Imposible. El tío que lo hizo murió hace unos cuantos años en prisión. Aunque, viéndolo así son buenas noticias, ¿no? Peste tampoco puede encontrar al demonio. Las imaginativas palabrotas de Limos inundaron sus oídos. —No. Peste puede percibir al poseedor del alma que está intentando reclamar. Estamos jodidos. —No lo sabes tú bien. —Arik hizo un gesto hacia el lugar de donde venía cabalgando Thanatos en dirección a ellos. Gracias a Dios que estaban vestidos. Aunque el jinete no era ningún idiota y con sólo echarles un vistazo sus instintos sobreprotectores saldrían a la luz. Sí... cuanto más se aproximaba más entrecerraba los ojos y Arik se vio participando de nuevo en la película Combate Mortal: Segunda Parte. Afortunadamente, aunque cuando el jinete llegó le lanzó una mirada que decía claramente que ya lo arreglarían más tarde, no se puso a jugar al hermano mayor. —Humano. —La voz de Thanatos era tan siniestra como su expresión. — Dijiste que eras capaz de aprender cualquier lengua demoníaca, ¿no? —Sí. ¿Por qué? Thanatos le dio un trozo de pergamino. — ¿Puedes traducirlo? — ¿De qué se trata?—preguntó Limos mientras Arik examinaba los extraños garabatos. —Tengo a Regan estudiando todo lo que tiene que ver con tu agimortus. Dice que quien escribió este pergamino en lengua isfet estaba furioso, pero no entiendo lo que pone. Espero que tu humano pueda traducírmelo.

Página | 243

Arik negó con la cabeza. —Lo siento. No puedo leer lenguas demoníacas, sólo hablarlas. —Maldita sea—gruñó Thanatos. Miró la toalla arrugada y la arena revuelta, y las sombras que siempre le acompañaban empezaron a moverse alrededor de sus pies. Aquello no presagiaba nada bueno. Si el jinete dejaba de pensar en el agimortus centraría toda su atención en él y en Limos. Piensa en algo. Rápido. — ¿Por qué no se lo preguntas directamente a un isfet? ¿O es que ya no existen? —Sí que existen—contestó Limos—, pero nadie excepto los propios isfet saben su idioma. Por eso creemos que la mayor parte de lo que sabemos sobre mi agimortus es más leyenda que hechos. Arik le pasó a Limos el pergamino. —Entonces encontremos a un isfet, porque acabáis de conseguir a un intérprete. Puede que un par de criaturas del Inframundo estuvieran lidiando por su alma y que Limos todavía siguiera comprometida con Míster 666, pero si conseguían asegurar su agimortus, el bando del Bien se apuntaría un buen tanto. Y mientras Thanatos mantuviera a raya su agimortus—como él mismo decía que podía hacer—, y el Sello de Limos no corriera el riesgo de romperse, todos podrían centrarse en detener a Peste. Aquélla podía ser la anhelada oportunidad que la unidad R-X y la Égida habían estado esperando. Arik sonrió de oreja a oreja. Que le dieran a Peste.

***
Limos y Arik esperaron a Ares y Thanatos en el Templo de Limos, el único construido en honor a los Jinetes que no estaba dentro del Sheoul. En efecto, el

Página | 244

templo estaba situado en una especie de burbuja entre el reino humano y el demoníaco, de modo que los integrantes de cada uno de ellos podían entrar en él, pero no podían acceder al otro reino. La burbuja estaba en el interior de una profunda caverna inca que Limos dudaba hubiera visto pasar a un humano en cientos de años. Aunque por la apariencia que tenía el templo, tampoco era que hubieran entrado muchos demonios. Le echo un vistazo a la polvorienta cámara y a los desconchados altares de piedra. —Esto me resulta de lo más ofensivo. Arik se arrodilló al lado de un esqueleto atado a la pared. — ¿Qué hacen todos estos esqueletos aquí? —Son sacrificios que me hicieron. Sus botas resonaron por el suelo cuando se acercó a uno de los altares, donde un montón de coloridas piedras y cristales yacían formando el contorno de una balanza. Bajo su armadura, la balanza que tenía tatuada seguía equilibrada, lo que le supuso un gran alivio ya que, cuando estaba en una de aquellas burbujas o dentro del Sheoul, solía inclinarse hacia el lado del Mal. Arik se puso de pie con una mueca de disgusto en la cara. —Qué agradable. Limos le observó mientras iba de un lado a otro, estudiando las paredes de mármol llenas de símbolos y jeroglíficos. Cuando Arik se detuvo en frente de una escultura que simbolizaba a los cuatro jinetes frente a varios humanos y demonios arrodillados ante ellos, recorrió con un dedo la talla de ella. A Limos le dio la sensación de sentir ese mismo toque en su piel. —Tus hermanos y tú estáis muy unidos pero, ¿qué se supone que pasará si vuestros Sellos se rompen? —Creo que, una vez terminado el Apocalipsis con el Mal como bando ganador, tendríamos que entrar en guerra los unos contra los otros. —Aquello le ponía enferma.

Página | 245

—No me imagino luchando contra Runa—comentó él, dejando caer la mano sobre la escultura. Limos sonrió. —Una cosa más que tenemos en común. El amor que ambos profesaban a sus hermanos les había conducido a actuar de forma extrema. Ella le había ocultado al resto de los Jinetes sus secretos más dañinos y Arik había vendido su alma por Runa. Limos todavía no se había recuperado del shock que le supuso aquella revelación, aunque desde un punto de vista positivo, era una buena noticia, porque implicaba que Peste no tenía el alma de Arik... todavía. Tan pronto como terminaran lo que habían ido a hacer al templo, iba a sonsacar al militar toda la información que pudiera sobre el demonio al que le había vendido su alma. Tenían que encontrarlo antes que Peste. Arik se dirigió hacia una de las paredes de piedra que estaba llena de columnas con distintos escritos. — ¿Qué es lo que pone? Parece estar escrito en diferentes lenguas. Limos asintió. —Hay algo en latín, pero la mayoría es sheoulic. Pasó el dedo por una columna. —Esta habla de la leyenda de nuestros orígenes. —Fue hacia otra. —Y éste es una especie de programa nupcial. El cuerpo de Arik desprendió una extraña oleada de cólera, pero Limos supo instintivamente que no iba dirigida contra ella. — ¿Y qué es lo que dice? —Un montón de estupideces sobre mi contrato matrimonial. —Asumiendo que él entendía el sheoulic, empezó a leer en voz alta. —La hija de Lilith se casará con la sangre de un ángel que no lo sea más y las perlas de la virtud serán rotas por su marido. El militar adoptó una expresión entre furibunda y pensativa, y Limos hubiera jurado que le oyó gruñir. Inexplicablemente, aquella reacción a sus «planes matrimoniales» la... excitó. Arik entrelazó los dedos con los de ella y la acercó hacia él. Y justo cuando Limos

Página | 246

dejó escapar un suspiro de satisfacción, Ares y Thanatos, acompañados de un isfet alto y de piel verde, interrumpieron aquel momento mágico. Ares permaneció en la entrada mientras que Than guiaba al isfet dentro. —No hemos podido comunicarnos con él, así que no creo que sepa a qué ha venido. —Y entonces, ¿cómo habéis conseguido que os acompañe?—preguntó Arik. Than se encogió de hombros. —Lo hemos secuestrado. El secuestro era algo tan típico de Reseph que Limos no pudo evitar sonreír. —Lo devolveréis sano y salvo sin que los neethul se enteren, ¿de acuerdo? Los neethul solían esclavizar a los isfet y eran muy imaginativos a la hora de aplicar castigos crueles. A Limos no le cabía la menor duda de que, si sus amos se enteraban, culparían a aquel pobre desgraciado de su propio secuestro. —Por supuesto—intervino Ares. Than esbozó una siniestra sonrisa. —Y si cualquier neethul nos descubre, nos aseguraremos de que no se lo pueda contar a nadie. —Ahora sí que era cien por cien Thanatos. Después se dirigió a Arik—. Tu turno, humano. Arik, que se había cambiado y llevaba unos pantalones negros militares e iba cargado de armas que Kynan había llevado a la casa de Limos antes de que se fueran centró toda su atención en el isfet. —Hola—le saludó en perfecto sheoulic. —Nos gustaría hacerte algunas preguntas. El isfet, que aunque Limos no estaba muy segura asumió que era un macho, parpadeó un par de veces con sus enormes ojos redondos. — ¿De verdad le estás preguntando a este demonio? Pues parecía que sí. Se había olvidado de lo malo que era su sheoulic.
Página | 247

Arik se dejó caer en uno de los bancos de piedra y a Limos le dio la impresión de que estaba intentando parecer lo menos intimidatorio posible. Aunque teniendo en cuenta el arnés que llevaba al pecho y la cartuchera, no creyó que le diera resultado. Eso sí, le hacía parecer muy sexy. — ¿Podrías hablarme en tu idioma? El isfet asintió, y sus largos y delgados dedos rodearon el báculo que llevaba para andar. — ¿Sé yo? —Esto es criminal. —Arik se frotó la cara y miró a Limos. —No me extraña que os cueste tanto hablar con ellos. De pronto, como si de un camaleón se tratara, la piel del demonio cambió de color, volviéndose de un tono plateado, y dijo algo en su lengua. Arik frunció el ceño y le hizo un gesto para que continuara. Tras unos minutos, el militar soltó un profundo suspiro. —Joder, esta lengua es tremendamente rara. Nunca me ha hecho falta escuchar tanto para aprender un idioma, justo cuando creo que lo voy pillando... Espera. —Arik pronunció unas pocas palabras que Limos no entendió. El isfet se sobresaltó y abrió su diminuta boca sorprendido. Arik volvió a hablar y le hizo otro gesto animándole a continuar. Al segundo siguiente el isfet empezó a soltar un millón de palabras por minuto. Arik se volvió hacia Limos. — ¿Habéis buscado en cuevas de... hielo? —Sí. —Se acercó a él. —Algunos de los rumores a los que les seguimos la pista hablaban de cuevas de hielo, así que buscamos tanto en el Sheoul como en el reino humano. Arik la cogió de la mano y tiró de ella para ponerla a su lado. — ¿Y qué me dices del vidrio en... ebullición? Ahora fue Limos la que suspiró.

Página | 248

—Entendimos que cuando hablaban del vidrio en ebullición se referían a la lava, de modo que también buscamos en todas las cuevas volcánicas. —Y torres—comentó Arik. —También habla de torres. —Arik se volvió hacia el isfet y se enzarzaron en otra conversación—. No es que la localización exacta de tu agimortus se haya perdido con el paso del tiempo, sino que más bien se trata de un problema de traducción. Como sabéis, los isfet apenas hablan o entienden unas pocas palabras de sheoulic, Y esas palabras no fueron suficientes para explicar dónde estaba el agimortus. — ¿Por qué no pueden aprender sheoulic?—preguntó Than. Arik cambió de postura para poder dirigirse a todos ellos. —Es como cuando intentas comunicarte con un perro. Ellos comprenden nuestro lenguaje corporal o el tono de nuestra voz, e incluso llegan a entender unas cuantas palabras. Pero no entienden nuestras conversaciones y tampoco se les puede enseñar a hablar nuestro idioma. Es una cuestión de especies. — ¿Me estás diciendo que los isfet son como los perros? —Sí. No son como ningún otro demonio. Incluso podrían no ser demonios. Limos miró de reojo al isfet. —Entonces ¿qué es lo que son? —Ni idea. —Arik se encogió de hombros, un gesto que hizo que se le marcaran los músculos en la camiseta. Qué guapo que era. — ¿Alienígenas quizás? — ¿Alienígenas?—preguntó Thanatos con voz monótona y llena de incredulidad. —Tu escepticismo es de lo más gracioso, teniendo en cuenta que eres un puto Jinete del Apocalipsis. Punto para Arik, aunque también era cierto que Li jamás había visto a un alienígena en todos sus años de vida. O por lo menos, no creía haberlo visto. —Da igual, sean lo que sean, ahora puedes entenderlos, ¿no?—inquirió ella.

Página | 249

—Más o menos. Dice que el cuenco está en una cámara de... No consigo descifrar la palabra exacta. El isfet caminó pesadamente hasta el altar y le dio varios golpecitos a uno de los cristales. —Un cristal—suspiró Arik. —Eso es. Tiene sentido. Se trata de una cámara de cristales. — ¿No tiene nada que ver con el hielo? —No. Así fue como lo tradujeron al sheoulic, y eso es lo que vosotros buscasteis. Pero es una cámara de cristales sumergida en agua caliente. —Vidrio en ebullición—murmuró Limos. — ¿Y las torres? El militar volvió a hablar con el isfet y después se dirigió a Limos. —No son torres. Son columnas. Inmensas columnas de cristal dentro de una cueva enorme. Y dice que, como ya entiendo su lengua, también entenderé los signos que hay dentro. Desgraciadamente no tiene ni idea de dónde puede estar situada la cueva. —Google. —Los tres se giraron hacia Ares, que se limitó a encogerse de hombros. —Cara siempre está diciendo que en Google se puede buscar cualquier cosa. No perdemos nada por intentarlo. — ¿Así que lo único que tenemos que hacer es encontrar en Google cuevas de cristal que hayan sido descubiertas recientemente?—Arik sonrió abiertamente. — Busquemos un ordenador.

Página | 250

Veintiuno
Encontraron la cueva en poco más de media hora.
La búsqueda de cuevas de cristal en Google arrojó un considerable número de resultados, pero tras refinar los parámetros, dieron con la que estaban buscando: una inmensa cueva de cristal descubierta en México... que había estado sumergida en agua hirviendo. Los mineros habían sacado toda el agua usando unas bombas de extracción, pero las chimeneas volcánicas mantenían la caverna tan caliente que un humano que entrara sin la protección debida podía morir en cuestión de minutos. Según uno de los artículos que encontraron en Internet los científicos tenían la teoría de que, a lo largo de los millones de años que tardaron en formarse los cristales, el nivel del agua dentro de la caverna había ido variando. De modo que muy bien podían haber dejado el agimortus de Limos en uno de los períodos de menos agua. Arik llamó a Kynan para que los ayudara en la búsqueda, pero el sigil estaba ocupado intentando detener un ataque demoníaco a una de las bases de la Égida en Frankfurt en la que ya habían muerto veinte guardianes, así que les envío a un amigo suyo. Un demonio-vampiro llamado Wraith que era una especie de buscador de tesoros y que, según el propio Kynan, les iba a ser tan útil como lo fue durante la batalla que hacía pocos meses habían librado contra Peste. Ojalá Kynan estuviera en lo cierto, porque Limos no había conocido en toda su vida a un seminus tan mordaz e irónico como ése. En ese mismo instante, Wraith estaba saliendo de la mina y caminaba con paso despreocupado hacia Limos, sus hermanos y Arik. Había llegado antes que ellos, de modo que había entrado para ver cómo estaban las cosas y le traía a Arik un traje especial de color naranja que conseguía mantener a quien estuviera en su interior a una temperatura aceptable. — ¿Listo para jugar a los astronautas? Ah, y no os preocupéis por los humanos que hay dentro. Ya me he hecho cargo de ellos.

Página | 251

— ¿Cargo?—pregunto Arik. —Tranquilo, no te preocupes—dijo Wraith, metiéndose las manos en los bolsillos de los vaqueros. —Están vivos, sólo un poco... cansados. Limos ayudó a Arik a ponerse el aparatoso traje protector. — ¿Cansados de qué?—quiso saber ella. Wraith se dio un golpecito con la lengua en un colmillo. —De la anemia que les he provocado. Thanatos soltó una carcajada. —Cuanto más conozco a este tipo, más me gusta. —Me alegro—masculló Limos mientras conectaba el respirador de aire al sistema de oxígeno que tenía Arik a la espalda y que debía de pesar una tonelada. —Así os podéis hacer amigos. Wraith y Thanatos estuvieron haciéndose bromas todo el camino, seguidos de Ares, Limos y Arik en la retaguardia. Justo cuando se disponían a entrar por las enormes puertas de acero de acceso a la cueva, Arik la detuvo. —Espera. —Se puso la escafandra debajo del brazo y le ahuecó la mejilla con una mano. —No sé lo que vamos a encontrarnos ahí dentro, pero quiero que sepas que te cubro las espaldas. Después inclinó la cabeza y la besó con esos labios tan cálidos y suaves. A Limos no dejaba de sorprenderle que un hombre tan fuerte y con un cuerpo tan musculoso, pudiera ser tan suave en algunos aspectos. Le encantaba aquella contradicción, aunque le gustaba mucho más la forma en que la hacía sentirse. — ¡Ejem! El sonido de una garganta aclarándose rompió el hechizo del beso. Limos se giró y vio a Ares sujetando la puerta y mirando a Arik como si le estuviera echando un mal de ojo. Afortunadamente, Than y Wraith ya habían entrado. Menos mal porque, por lo poco que conocía a Wraith, seguramente se habría estado riendo de ellos todo el día. En cuanto a Than, lo más probable era que

Página | 252

hubiera vuelto a intentar ahogar a Arik. No importaba que no hubiera ni un litro de agua en los alrededores. Ya había visto antes a Thanatos hacer que un hombre se asfixiara con su propia sangre. Las mejillas le ardieron y le lanzó a Arik una tímida sonrisa mientras entraban en el complejo. Una vez dentro, quedó patente que Wraith se había hecho cargo de los humanos que, en teoría debían estar monitoreando el equipo científico. Todos ellos yacían en el suelo de una especie de túnel blanco que tenía que ser la antecámara de la cueva. El calor era opresivo y cuando Ares abrió la pesada puerta que conectaba el lugar en donde estaban con la cueva de cristal, la temperatura pasó de ser la del desierto seco a la propia de una sauna. Arik se puso la escafandra del traje protector mientras el resto de ellos se colocaban los cascos con luces que habían cogido de la pared de la antecámara. La expectación aceleró los latidos del corazón de Limos mientras desplegaba su armadura y accedía a la caverna que parecía una inmensa bola de nieve hueca. Gigantescos cristales formaban torres horizontales de cientos de metros, algunas tan anchas como una carretera de doble sentido. Bajo sus pies, los afilados vidrios se alzaban como una cama de clavos. Un resbalón y podías convertirte en un bonito colador. Se quedó cerca de Arik mientras éste examinaba un cristal que formaba una especie de puente sobre filosas puntas. Estiró la mano y recorrió con los dedos enguantados la vidriosa superficie. —Fíjate. Está lleno de símbolos. Al instante, Ares estaba detrás de él, con los ojos estudiando cada rincón y grieta. — ¿Qué dicen? —Más que símbolos son direcciones. —Arik hizo un gesto hacia abajo. —Por allí. Thanatos saltó de un cristal a otro, y Wraith hizo otro tanto, aunque con más agilidad. Pero claro, el seminus no llevaba puesta una armadura de huesos. —Joder, qué alto. —Arik echó un vistazo por encima del borde.

Página | 253

— ¿Qué te pasa, humano?—Than miró hacia arriba, con una sonrisa de sorna en el rostro. Su hermano a veces mostraba un sentido del humor de lo más extraño—. ¿Ves demasiado peligroso saltar aquí abajo? — ¡No!—gritó Arik. —Es que estáis ocupando toda la superficie con vuestros enormes culos. Thanatos soltó una carcajada y saltó sobre el siguiente cristal que había más abajo. Antes de que Limos pudiera detenerle, Arik se lanzó hacia el lugar que había ocupado Than y cayó al lado de Wraith con tal ímpetu que estuvo a punto de tirar al demonio. El seminus le dio un coscorrón en la cabeza y saltó en dirección a una cornisa cercana a la que estaba Than. Limos luchó con todas sus fuerzas por no tener un ataque en el corazón. O Arik era el hombre más valiente del mundo o un completo inconsciente. Justo como a ella le gustaban. — ¿Y bien? ¿Ves algún otro símbolo? —Todavía no. —El militar siguió examinando más cristales, y todos ellos se unieron a la búsqueda. Estaba empezando a perder toda esperanza cuando Wraith gritó: — ¡Eh, jinetes! He encontrado un símbolo. Estaba agachado entre dos enormes cristales que formaban una equis, mirando con atención el diminuto espacio que quedaba entre ellos. — ¿Cómo cojones lo has hecho?—preguntó Arik mientras se dirigía hacia el lugar en el que se encontraba el demonio. —Pero si apenas se ve. Wraith se encogió de hombros. —Se me da bien toda esta mierda. —Joder—suspiró Arik. —Menos mal que te envió Kynan. De no ser por ti, no lo hubiéramos encontrado. Wraith se balanceó ligeramente sobre sus pies.

Página | 254

—Vaya, y yo que creía que estabas encantado de que estuviera aquí sólo porque te caigo bien. Lo mismo que habría dicho Reseph en circunstancias similares. Limos sonrió ante el recuerdo de su hermano. Le echaba muchísimo de menos. Arik se arrodilló para poder ver entre los cristales. Segundos después, se tumbó bocabajo y alargó el brazo por debajo del cristal. Cuando se volvió a poner de pie, tenía en la mano una correa de cuero de la que colgaba un pequeño cuenco blanco. — ¡Lo tengo! Limos estuvo a punto de chillar de felicidad. Sus hermanos soltaron gritos de alegría y Wraith murmuró por lo bajo algo sobre estar hambriento. Li miró a Arik, dispuesta a saltar hacia el lugar donde estaba y... El infierno se desató. Limos estaba a punto de celebrar que por fin habían encontrado su agimortus, y al instante siguiente Peste apareció sobre una cornisa por encima de ellos. Un rugido silencioso desfiguraba la cara del jinete, que mostraba sus enormes colmillos. — ¿Cómo ha podido encontrarnos?—Arik se dispuso a meter el cuenco en una de las grietas que tenía el cristal, pero en menos de un segundo tenía a Peste a su espalda. El militar dio un patinazo sobre la superficie resbaladiza y le lanzó el agimortus a Ares. El gesto le hizo perder unos segundos valiosos y, antes de que pudiera escapar, Peste le tenía cogido por la garganta. — ¡Suéltalo!—Limos fue corriendo hacia ellos mientras Arik no dejaba de revolverse dando golpes y patadas a diestro y siniestro, pero cuando su hermano apretó aún más la garganta, empezó a debilitarse. —Quédate donde estás, hermanita—dijo Peste, haciendo que todos los que allí estaban se paralizaran al instante. —Hagamos un trato: el humano a cambio del cuenco. Si le hubiera pedido cualquier otra cosa hubiera aceptado, pero el cuenco estaba fuera de cualquier intercambio. Intenta ganar tiempo.

Página | 255

— ¿Cómo nos has encontrado? —Ah. Sí. ¿Sabías que tu humano le vendió su alma a un charnel apóstol? Arik le dio una patada en la espinilla a Peste. —Claro que lo sabe, gilipollas. Peste le arrancó la escafandra a Arik y éste empezó a jadear entrecortadamente a consecuencia del súbito calor y el aire cargado. —Encontré a ese demonio, lo maté y ahora tu alma me pertenece. Puedo sentirte estés donde estés. —Deja que se marche, Reseph—murmuró Limos. —No creas que vas a poder interceder por él—gruñó Peste. —Dentro de nada estará muerto, así que vete haciendo a la idea. —Volvió a apretar la garganta de Arik y la cara del militar se volvió de un intenso rojo. —Dame el puto cuenco. No podía. Pero tampoco podía dejar que Arik muriera. Cada poro de su cuerpo gritó por la decisión que acababa de tomar, pero acalló los sonidos y dio un paso adelante. —Me cambio por él. —Sintió como si las paredes de cristal se cerraran en torno a ella, agobiándola del mismo modo que lo harían los confines del Sheoul a partir de ese momento. —Puedes entregarme a mi prometido y conseguir la recompensa que estabas buscando. Arik, Than y Ares gritaron un simultáneo «no», pero Timos los ignoró. Aquella era su peor pesadilla—mejor dicho, la segunda; la primera era que su Sello se rompiera—, pero no le quedaba más remedio que hacerlo si quería salvar a Arik. Los ojos de Peste brillaron llenos de maldad. —Creo que acabamos de cerrar un trato. Than fue a por ella, pero Limos se zafó de él. —No—susurró. —Tengo que hacerlo. —Se dirigió hacia Peste con una tristeza inmensa. —También quiero que le devuelvas su alma a Arik, de forma que, si muere, nunca podrás tenerla.

Página | 256

—De acuerdo. —No lo hagas, nena—dijo Arik con voz áspera. —Si no lo hago te matará y te torturarán durante toda la eternidad. No puedo permitir que eso ocurra. —Después miró fijamente a Peste mientras se acercaba a él y entraba en su campo de alcance. —Suéltalo. Peste liberó a Arik y le dio un fuerte empujón que lo envió directo hacia el borde de la superficie del cristal en el que estaban. De no ser por Wraith y sus felinos reflejos, el militar hubiera encontrado una muerte segura bajo las afiladas puntas de los cristales que había bajo ellos. — ¡Cabrón!—Limos dio un puñetazo a su hermano en la mandíbula. El impacto hizo que Peste echara la cabeza hacia atrás y Limos aprovechó la ocasión para golpearle de nuevo, aunque esta vez consiguió pasar los dedos sobre la cicatriz que el perverso jinete tenía en el cuello. Su armadura se desvaneció al instante, dejándole sólo con unos pantalones de camuflaje. En uno de los bolsillos de la pierna vio cómo sobresalía la brillante empuñadura con la forma de la cabeza de un caballo de la daga de la Redención. Mientras Peste intentaba volver a ponerse la armadura, Arik lanzó magistralmente un cuchillo que le dio de lleno en la muñeca. La sangre salpicó la cara de Limos, cegándole un ojo al tiempo que embestía con un hombro contra el vientre de su hermano y se hacía con la daga. Durante un breve lapso de tiempo, lo único que sintió fue todo el peso y la frialdad del arma en la mano. Luego, sin pensarlo ni un segundo, clavó la daga en el que una vez fuera el más desenfadado de los jinetes. La caverna se vio inundaba por un silencio sepulcral. El horror y la más absoluta de las sorpresas brillaron en los ojos de Peste. Con manos temblorosas, agarró la mano de Limos que todavía sostenía la empuñadura de la daga. De la boca del jinete empezó a brotar sangre a borbotones, que goteó por su barbilla. Aturdida, Li escuchó el ruido de pasos mientras sus hermanos, Wraith y Arik corrían hacia ella.

Página | 257

— ¡Oh, joder!—exclamó Than con voz estrangulada. — ¿Qué es lo que has hecho, Li? Horrorizada, se vio incapaz de pronunciar una sola palabra. Peste cayó de rodillas sobre el puente de cristal y ella hizo otro tanto. Una inmensa pena se apoderó de ella. No... no... ¡Esto no puede estar pasando! Se suponía que Thanatos iba a conseguir reparar el Sello de Reseph. Dios, ¿qué había hecho? —Limos—barboteó Peste entre toda aquella sangre. Entonces le miró a los ojos y vio cómo la frialdad que antes había habido en ellos se tornaba en lágrimas. Oh, Dios mío, volvía a ser Reseph. —Te echaré de... menos. Sintió tal nudo en la garganta que apenas pudo respirar. —Perdóname. Todo el cuerpo del jinete se estremeció. —Lo... Lo siento. —No—se apresuró a decir ella. —No lo hagas. No tienes la culpa de nada. La cabeza de Peste cayó hacia adelante y el pelo le cubrió el rostro. —No lo... entiendes—susurró. —Siento tanto... haberte... decepcionado. —La cogió de la mano con tanta fuerza que Limos soltó un gemido. —Porque debe haberte decepcionado enormemente que la daga de la Redención no me haya matado. Alzó la cabeza con los ojos brillando en un tono carmesí y se arrancó la daga del pecho como si se tratara sólo de una astilla. Por todos los santos... Otro de los cuchillos de Arik impactó sobre la mano de Peste. La daga no le hizo ningún daño y empezó a caer al suelo. Limos se abalanzó sobre ella y la cogió al vuelo, pero con aquel gesto estuvo a punto de derribar a sus hermanos. Con un fluido y rápido movimiento, Peste volvió a ponerse la armadura, y en menos de lo que dura un latido del corazón, tenía una espada en la mano que apuntaba peligrosamente hacia su cabeza. Than la empujó para apartarla del letal camino del

Página | 258

arma, pero Limos escuchó el inconfundible sonido del metal al golpear un hueso. Thanatos tropezó y cayó al suelo con la espada de Peste incrustada en la cabeza. Ares atacó a Peste con saña y, de repente, la caverna se llenó de gruñidos procedentes de una horda de demonios que escalaba lentamente por los cristales que tenían bajo ellos Wraith se dispuso a participar en la refriega mientras Arik se sacaba otro cuchillo de la bota y lo lanzaba contra una monstruosa criatura con escamas que se dirigía hacia ellos. — ¡Marchaos!—ordenó Ares mientras le tiraba el cuenco. — ¡Salid de aquí ahora mismo! Limos deseaba con todas sus fuerzas quedarse y pelear, pero la vida de Arik todavía estaba en peligro y tenía que protegerlos a él y a su agimortus. Llena de frustración, maldijo por lo bajo y convocó un portal de desplazamiento. Después, se quedó mirando el tenue y brillante velo que conformaba el portal. No se dio cuenta de que estaba dudando sobre si quedarse o no hasta que Arik embistió contra ella, obligándolos a entrar dentro y a aterrizar en la cálida arena de la playa a la que daba su casa. Una vez a salvo, Limos no pudo evitar sentir una sensación amarga en el pecho. Puede que ahora volvieran a tener en su poder la daga de la Redención, y que incluso hubieran conseguido encontrar su agimortus, pero después de todo lo que había ocurrido en la caverna no podía sentir que hubieran ganado ninguna batalla.

Página | 259

Veintidós
El corazón de Arik latía con tal intensidad que le dolían las costillas. O
quizás le dolían por el empujón que le había dado Peste. O porque tenía clavada la empuñadura de la daga en el pecho. Con cuidado, se separó de Limos y se dispuso a ayudarla a ponerse de pie, pero en cuanto se fijó en sus ojos bañados por la luz de la luna y vio el horror que había en ellos, decidió sentarse a su lado. Tenía las manos ensangrentadas y sujetaba con tanta fuerza la daga que sus nudillos estaban blancos. El rostro ceniciento estaba surcado de lágrimas. —Intenté matar a Reseph. —El romper de las olas sobre la playa hizo que su voz apenas fuera audible. —Eh. —Le quitó la daga y la dejó clavada en la arena. —Hiciste lo que tenías que hacer. —No lo entiendes. Quería que muriera, Arik. —Tenía la mirada perdida, estaba hiperventilando y se sujetaba el cuello con desesperación. —Quería a mi hermano muerto. Arik le apartó con delicadeza las manos del cuello y se las empezó a acariciar mientras le hablaba sosegadamente para calmarla. —Eso es porque ya no es tu hermano, y lo sabes. Limos miró la daga clavada en la arena. —Lo estás haciendo otra vez. — ¿El qué? —Diciendo en voz alta cosas que ni yo misma tengo claras.

Página | 260

—Las tienes muy claras. —La atrajo hacía sí e hizo que apoyara la cabeza contra su pecho. —Y si piensas lo contrario, lo único que haces es mentirte a ti misma. —Claro que lo hago—susurró. —Miento a todo el mundo, ¿por qué no iba a hacerlo conmigo misma?—Cerró los ojos y tomó una profunda bocanada de aire. Al instante siguiente, percibió la aparición de un portal ante ellos y dio un salto hacia atrás. Ares emergió del portal cubierto de sangre, con un ojo hinchado y un brazo colgando de forma anormal a un lado. —Estamos bien les informó antes de que alguno de los dos preguntaran. — Wraith ha llevado a Than al Hospital General del Inframundo. —Miró a Arik como si fuera necesario darle una explicación. —Puede curarse por sí mismo, pero ha sufrido heridas de considerable importancia y no podemos permitirnos que esté en baja forma durante mucho tiempo. —Se puso de cuclillas al lado de Limos y le sujetó las manos con la suya. —Hiciste lo que tenías que hacer. Ella asintió con la cabeza. — ¿Por qué no ha muerto Peste? —No lo sé, pero es una auténtica catástrofe. La daga de la Redención era la única manera que teníamos de detenerle. Y todavía hay una noticia peor. — ¿Peor que esto?—inquirió Arik. Inmediatamente después de hacer la pregunta se dio cuenta de que no quería saber la respuesta. Ares se limpió una mancha de sangre reseca de la mejilla. —Caos decidió hacer acto de presencia en la cueva y le dio un buen mordisco a Peste. —No me digas que también es inmune a la saliva de sabueso—dijo Limos entre dientes. —No se te ocurra decírmelo. —No, no es inmune, pero casi. La parálisis sólo le duró cinco segundos. Se está haciendo más fuerte, Limos, y me juego el cuello a que no queda mucho para que los mordiscos de sabueso no le produzcan el más mínimo efecto. —Maldijo en

Página | 261

sheoulic y Arik entendió todos y cada uno de los tacos que soltó. — ¿Dónde coño están Reaver y Harvester? Les necesitamos más que nunca y parece que se los haya tragado la tierra. —Todo esto es por mi culpa—murmuró Limos—, por mi culpa. Quizá no le clavé la daga en el lugar adecuado, o puede que... Arik le apretó la mano. —Se la clavaste justo en el centro del corazón. No podías haber tenido mejor puntería. No ha sido culpa tuya. —Arik tiene razón. —Ares se hizo con la daga y la hizo desaparecer dentro de su armadura. —Voy al hospital. —Le hizo un gesto a Arik. —Cuida de ella. —Sí—asintió él. —Lo haré. Una vez que Ares se hubo marchado, Limos se ató alrededor del cuello la tira de cuero de la que colgaba el diminuto cuenco que era su agimortus y lo colocó encima de su Sello. Después, Arik la cogió en brazos y la llevó a la casa. Le sorprendió mucho que no se resistiera y que tampoco le dijera nada cuando la desvistió y la puso bajo el chorro del agua caliente de la ducha. Él, sin embargo, se dejó la ropa puesta pues no quería que alguna parte de su cuerpo entrara en contacto accidentalmente con el cinturón de castidad. Una vez terminó de ducharla, la llevo hasta la cama. — ¿Te quedas conmigo?—le preguntó ella. Si, eso era lo que tenía pensado hacer, después de ducharse también. Cuando salió del baño se sorprendió al ver a Limos en la terraza, vestida con un mullido albornoz rosa, contemplando el oscuro océano. Arik se puso unos calzoncillos y se unió a ella. — ¿Qué haces?—le preguntó. —Estoy pensando. — ¿En qué? La jinete miró con ojos perdidos el cielo estrellado.

Página | 262

—En ti. — ¿Y qué pasa conmigo? —Te lo debo todo, Arik. Sin ti nunca hubiéramos encontrado mi agimortus. De pronto, Limos se lanzó sobre sus brazos. Tenía el cuerpo tan tenso que a Arik se le rompió el corazón. Verla tan vulnerable despertaba todos sus instintos protectores. Aquella hermosa mujer había estado a punto de bajar a los infiernos por él. Literalmente. Había estado dispuesta a abandonarlo todo para unirse a su prometido y pasar una eternidad llena de sufrimiento sólo por salvar su alma. —No—masculló él. —Soy yo el que te lo debo todo. Lo que estabas dispuesta a sacrificar por mí... Creo que es el acto más generoso y desinteresado de toda la historia. Limos rió amargamente. —No tienes ni idea de lo egoísta que soy. —Nunca conseguirás que piense que eres así. Permanecieron abrazados durante un buen rato, arrullados por la cálida brisa nocturna. Le resultó de lo más raro que fuera diciembre y que quedara muy poco para que llegara la Navidad. Estaba acostumbrado a que nevara a esas alturas del año. El pensamiento trajo a su mente una imagen de una cabaña de madera, un fuego crepitando en la chimenea, un abeto decorado y a Limos desnuda, esperándole en el suelo. Pero en aquella fantasía, en vez de llevar su cinturón de castidad, llevaba un bonito y enorme lazo rojo. Tenía que encontrar el modo de que aquello se hiciera realidad. Tenía que haber una forma de romper el contrato prematrimonial y aquel jodido cinturón. Porque después de todo por lo que habían pasado desde que saliera del Infierno, sobre todo después de lo sucedido aquella noche en la cueva de cristal, no iba a dejarla marchar. — ¿Arik?—Limos apoyó la frente contra su pecho y le acarició la espalda. — ¿Te acuerdas cuando dije que era culpa mía que la daga no matara a Peste?

Página | 263

—No fue culpa tuya. Ella se alejó de él unos centímetros y le miró. La luz plateada de la luna se reflejó en sus ojos, transformándolos en dos cristales púrpuras. Eran extraordinarios. Toda ella era extraordinaria. —Tengo que decirte algo. Algo que no puedo contarle a mis hermanos, pero quizás tú sí que puedas ayudarme, o la R-X o la Égida... No sé. El caso es que estoy convencida de que por mi culpa la daga no ha funcionado con Peste. Arik odiaba que se culpara de esa forma. Pero aunque lo único que le apetecía hacer era llevarla a la cama y hacer que se olvidara de todo excepto de la manera en que su cuerpo respondía ante él, le dio la sensación de que Limos necesitaba quitarse un peso de encima. —Sigue. — ¿Recuerdas que la Égida perdió la daga hace siglos? Arik frunció el ceño, preguntándose a dónde les llevaría aquella conversación. —Sí... y ni siquiera saben cómo la perdieron. —Eso es porque no la perdieron. Yo la robé.

***
Limos esperó a que Arik se enfadara por lo que acababa de decirle. Que se pusiera hecho una furia. Que le lanzara una mirada de reproche. Que hiciera algo. En vez de eso, se quedó mirándola con infinita paciencia. —Me imagino que hay una explicación para tal comportamiento. —Sí—replicó ella—, pero no te va a gustar. —Ponme a prueba. Por alguna razón, la calma que mostró le resultó más inquietante que si hubiera perdido los estribos.

Página | 264

Por lo menos ya no tendría que preocuparse por que no se cabreara, ya que, cuanta más fe tuviera en ella, peor sería cuando le decepcionara. Podía parar con aquella locura en ese mismo instante e inventarse cualquier historia. Pero, ¿y si tenía razón y la daga no había funcionado por lo que hizo hacía siglos? Quizá Arik pudiera ayudarla. Deseaba con todas sus fuerzas que así fuera. — ¿Recuerdas cuando me dijiste que me vuelvo autodestructiva?—Todavía le dolía. Seguramente era verdad, pero no le gustaba ser tan transparente para nadie. Ni siquiera para Arik. —Pues bien—continuó—, en la época en que los templarios cayeron en desgracia, el mundo estaba sumido en el caos. Las distintas cruzadas habían llevado a Oriente Medio a una profunda crisis, y en Europa los cultivos se estaban perdiendo debido a lo que ahora los científicos explican como un cambio climático. A principios del siglo XIV la gente se moría literalmente de hambre. —A pesar de la cálida temperatura, se estremeció al acordarse de lo difícil que fueron aquellos años para todo el mundo, incluso para ella. Hizo una pausa y siguió hablando. —Debido a todo ello caí en una profunda depresión autodestructiva, de modo que lo único que quería era que empezara el Apocalipsis. Todo el mundo hablaba del fin del Mundo, el mayor miedo de la humanidad desde que se asentó el cristianismo. Desde entonces, cada generación creía que serían ellos los que sufrirían en sus carnes el fin de los días, pero en aquel momento casi todos estaban de acuerdo, ¿me entiendes?—No, claro que no lo entendía. No había estado allí. Se sentía tan rara hablando con alguien tan... joven. —Da igual. El caso es que estaba obsesionada con que ocurriera y terminar de una vez por todas. — ¿Y por eso robaste la daga? —Sí. Se la quité a los templarios. En la Daemonica ponía que el primer Sello que se rompería sería el de Reseph, tal como ha ocurrido, así que creí que si me hacía con la daga no tendría que preocuparme por que Ares y Than intentaran matar a Peste. De modo que me la quedé hasta que en 1317 la Égida, que creía que yo era la culpable de la Gran Hambruna, puso en marcha un hechizo para convocarme. Arik frunció el ceño.

Página | 265

—Un momento. Si ellos pudieron... si podemos convocaros, ¿por qué Kynan necesitó a Reaver para contactar con vosotros cuando lo hicimos? Limos se giró y sujetó la barandilla con tanta fuerza que casi dejó marcas de uñas en la madera. —Porque me encargué de que nadie más supiera cómo convocarnos después de aquello. —Miró de soslayo a Arik, pero su expresión todavía era neutral. — Cuando me convocaron me paralizaron con saliva de sabueso, me quitaron la daga y después se pasaron una semana torturándome para sonsacarme información. Al final Reseph me encontró. La verdad es que casi nunca se enfadaba, pero cuando lo hacía, nadie podía detenerle. Mató a todos los guardianes que me habían tenido secuestrada. Cuando terminó, tuve que admitir que había robado la daga y le dije que, como la Égida volvía a tenerla, estaba preocupada sobre la explicación que darían en sus registros. A Reseph no le contó la verdadera razón por la que había robado la daga. Lo único que le dijo fue que la había robado porque no confiaba en que la Égida pudiera mantenerla a buen recaudo y que por eso había decidido quedársela, para velar por su seguridad. Reseph, tan confiado como siempre, se lo creyó todo. — ¿Y qué hicisteis? —Buscamos a todos los guardianes que sabían la verdad y... nos encargamos de su memoria. Arik se tensó. Sí, el tema todavía era demasiado peliagudo. —Ya veo. —Tardamos un tiempo en conseguirlo, pero con la habilidad de Reseph para borrar recuerdos más alejados en el tiempo que el resto de nosotros, pudimos ocuparnos de casi todos los que sabían algo. El problema fue que la persona a la que se le encomendó la daga se ocultó con ella. Y ahora sabemos que, de algún modo, consiguió alterarla. Porque hizo que con ella se pudiera matar al agimortus de Ares para romper su Sello. — ¿Por qué sólo con el de Ares? —Porque es el único de nosotros cuyo agimortus es alguien de carne y hueso.

Página | 266

—Pero, ¿qué tiene esto que ver con el hecho de que Peste no muriera cuando le clavaste la daga? La agradable brisa del océano bañó su cara, y Limos disfrutó durante unos segundos de la sensación de aquella caricia sobre su rostro y cabello. En comparación con todos sus años de vida, había pasado muy poco tiempo en el Sheoul, pero la siniestra y claustrofóbica experiencia había calado hondo en su alma, y cada día que pasaba al aire libre le parecía un maravilloso regalo. Por fin se giró hacia Arik. —Porque creo que el efecto colateral fue lo que la hizo inservible para matar a un jinete. No hay otra razón que explique por que no le hizo nada a Peste. Limos prácticamente pudo ver cómo se ponían en marcha los engranajes mentales de Arik para asimilar todo lo que le había contado. El poderoso cuerpo masculino lucía magnífico bajo la luz de la luna, y aunque se moría de ganas por tocarlo, se imaginó que frente a ella ya no estaba el hombre, sino el militar, y que en lo único que pensaba era en buscar una solución a todo ese embrollo. — ¿De dónde viene el grabado que hay en la empuñadura?—preguntó él. — ¿Siempre ha estado allí o fue algo que se añadió a posteriori? De la muerte vendrá la vida. —Cuando forjamos la daga, la guardiana que nos ayudó a hechizarla tuvo una visión con aquella frase e insistió en que se inscribiera en la empuñadura. Por eso Than cree que Reseph puede regresar. Piensa que él puede hacer algo para cambiar las cosas, porque la daga de la Redención también se menciona en la propia profecía de Than. Arik ladeó la cabeza y se quedó mirándola durante tanto tiempo que Limos empezó a inquietarse de nuevo. — ¿Qué?—preguntó ella por fin. — ¿Es que tengo algo en la cara? El militar soltó una carcajada. Después, se puso mortalmente serio. —Me alegro de que me lo hayas contado. — ¿No me odias?

Página | 267

Los escasos centímetros que los separaban se acortaron en un instante. Arik inclinó la cabeza y la besó suavemente. —Aquí tienes la respuesta a tu pregunta—murmuró, dejándola

completamente impresionada. —Creo que deberías habérselo contado a tus hermanos, pero entiendo que no lo hicieras. Yo también le he ocultado cosas a Runa. — ¿Como cuáles? Arik soltó un lento suspiro. —Como que vendí mi alma a un charnel apóstol para salvarle la vida. —Cerró los ojos, aunque eso no impidió que ella percibiera el dolor que escondían aquellas palabras. —Mi hermana ha tenido que afrontar demasiadas cosas, y hasta que conoció a Shade y la liberó, encerraba un enorme sentimiento de culpa en su interior. —Abrió los ojos. —No, no puedo contárselo. Volvería a echarse la culpa. — ¿Cómo consiguió Shade liberarla de toda esa carga?—Le encantaría que la liberara a ella también. —Créeme, es mejor que no lo sepas—sentenció él haciendo una mueca. — Prefiero no imaginarme a mi hermana haciendo determinadas cosas. —Ah, se trata de sexo. —Ya no le apetecía tanto la idea. Al menos no con Shade. Que Arik la liberara de su culpa a base de sexo era otra historia. —Más o menos. ¿Más o menos? A Limos no la gustaba nada que la dejaran en ascuas, pero estaba claro que Arik no quería tocar ciertos temas cuando quien los practicaba era su hermana. —Hablando de Runa...—Ahora era ella la que no quería tocar el tema pero, por primera vez en su vida, sintió que podía hacerlo. Como si pudiera hablar sobre algo que había hecho sin vivir con el miedo constante de que la fueran a odiar por ello. La reacción de Arik sobre la verdad de su pasado (aunque todavía no sabía la peor parte) le había dado confianza en sí misma y muchas ganas de ser sincera con él. —El sheoulic no contempla la expresión «lo siento»—empezó. —Así que crecí sin saber cómo decirlo. Una vez, cuando intenté encontrar las palabras adecuadas,

Página | 268

castigaron a la persona con la que quería disculparme. Me ha costado mucho aprender a decirlas, así que, por favor, créeme cuando te digo que siento muchísimo haberte borrado la memoria. No tenía derecho a hacerlo. —Cierto. —Su voz era dura; sin embargo, no encerraba ninguna acritud. — Pero entiendo por qué lo hiciste. Querías protegerme, igual que hiciste cuando te ofreciste a entregarte a Satán en la caverna. —Su ancho pecho se expandió al tiempo que le acariciaba la mejilla con sus fuertes dedos. —Sólo prométeme que no volverás a hacerlo nunca más. Limos sonrió, aunque nada de aquello le resultara gracioso. — ¿Que no volveré a hacer cuál de las dos cosas? —Ninguna. Ese cabrón no va a tenerte. —Gruñendo, dejó caer la mano y la cerró en un puño como si estuviera preparándose para boxear contra su prometido. —Tiene que haber una forma de eludir el contrato. Limos soltó un bufido. —Claro que la hay: dejar de ser virgen. No hablaba en serio, aunque sólo pensar en la posibilidad hizo que su cuerpo ardiera de deseo. Estaba desesperada por sentir a Arik en su interior, haciéndole el amor como sólo un hombre sabía hacerlo. Tenerle entre sus piernas y sentir sus músculos flexion{ndose, su piel perlada en sudor… Dios, en ese momento lo único en lo que podía pensar era en todos los lugares en los que lo harían. —Si, pero es imposible conseguirlo con ese puto cinturón de castidad. —Arik frunció el ceño. —Espera, ¿qué fue lo que dijiste sobre quien podía quitarte las perlas? —Te dije que sólo podía quitármelas mi marido. Él se quedó pensativo unos segundos. —Pero, en el contrato y en el hechizo que usaron para encantar el cinturón ¿qué palabra usaron exactamente? ¿Marido o Satán? —Marido. —Suspiró audiblemente. —Además, Harvester fue la encargada de redactar el contrato y no creo que dejara una laguna como ésa. —Limos empezó a

Página | 269

andar de un lado a otro de la terraza. Sus pies descalzos apenas hacían ruido, todo lo contrario que su mente, que sonaba en su interior como una vieja máquina de escribir mientras intentaba desentrañar los entresijos de su contrato matrimonial y la razón por la que la daga no había funcionado con Peste. Después de mucho pensar, de lo único que estaba segura era de que necesitaba ayuda. —Tengo que hablar con Reaver. — ¿Suelen desaparecer vuestros vigilantes con frecuencia? —A veces. Pero siempre que los hemos necesitado han vuelto a aparecer. Ares y Than no han tenido mucha suerte. Voy a ver si conmigo da resultado. —Se paró en el extremo más alejado de la terraza, cerró los ojos y llamó a Reaver mentalmente. Reaver, vigilante celestial de los jinetes, yo te invoco. Volvió a repetir la fórmula oficial para llamar a los vigilantes, pero en esa ocasión añadió: Tenemos problemas, Reavi. Te necesito. Arik le acarició los hombros y ella se recostó contra él. Después, sus fuertes manos descendieron hasta su cintura y se quedaron allí mientras ambos contemplaban el reflejo de la luna en el océano. Puede que fuera un simple humano, pero Limos no había conocido en toda su vida a nadie que tuviera tal valentía y tal capacidad de resistencia, ni siquiera en el bando de los inmortales. Estar con él la hacía ser más fuerte. Era como si ella fuera un sólido edificio capaz de estar en pie por sí misma, y él fuera su apoyo, sus cimientos, aquello que le permitía mantenerse estable. —Hacéis una pareja estupenda. —La voz femenina les sobresaltó a ambos. Se dieron la vuelta y Limos puso a Arik detrás de ella. En la terraza, un ángel hembra se dirigía hacia ellos, con su túnica blanca resplandeciendo como si quisiera alejar la oscuridad de la noche. —Gethel. —Limos se colocó ahora al lado de Arik, que todavía seguía tenso y preparado para luchar en cualquier momento. Al verlo de ese modo, tomó su mano y le dio un pequeño apretón. —Tranquilo, era nuestra vigilante antes de Reaver.

Página | 270

—Reaver es la razón por la que estoy aquí—dijo Gethel. —Escuché tu llamamiento, pero me temo que no vendrá. — ¿Dónde está? —No lo sé. Tanto él como Harvester parecen haberse vuelto invisibles. Oh, aquello era malo, muy malo. Si ni siquiera los ángeles sabían dónde estaba Reaver, es que tenía que estar metido en algún problema. — ¿Están en peligro? —Sólo se trata de una especulación, pero yo diría que sí. — ¿Quién puede haberlos retenido? ¿Y por qué? — ¿Peste?—preguntó Arik. Gethel negó con la cabeza. —Que un jinete mate o retenga a un vigilante se considera la infracción más grave que puede cometer. —Miró fijamente a Limos. — ¿Por qué estabas llamando a Reaver? Su primer instinto fue mentir. Sin embargo, se obligó a sí misma a decir la verdad. —Apuñalé a Peste con la daga de la Redención y no lo maté. ¿Sabes a qué puede ser debido? Los ojos de Gethel emitieron un breve pero intenso destello. —Sí. Y tú también. El estómago de Limos se contrajo ante las náuseas que empezó a sentir. —Así que es por mi culpa. —Arik le pasó un brazo por los hombros. Ahí estaba otra vez, abrazándola cuando más lo necesitaba. — ¿Por qué no nos dijiste nada? Podías habernos avisado. —No lo supe hasta que se lo confesaste a Arik. —Sacudió las alas como hacía siempre que estaba molesta por algo. —Sabes que te adoro, Limos, pero te has buscado esto tú sólita.
Página | 271

— ¡Un momento!—La voz de Arik restalló como si fuera un látigo. —Limos lamenta enormemente lo que hizo, y hace falta mucho coraje para reconocerlo, así que déjala en paz, ángel. Un relámpago cruzó el cielo. —O eres muy valiente o demasiado tonto, humano. Los dedos de Arik se clavaron posesivamente en el hombro de Li, como si quisiera marcarla o reclamarla, pero no le dolió. — ¿En cual de las dos cosas me convierte el hecho de casarme con una jinete? Limos giró bruscamente la cabeza para mirar a Arik a la cara. — ¿Estas... estás hablando en serio? Él la miró fijamente, quemándola por dentro. Te dije que no permitiré que él te tenga. Además, tú misma lo has dicho, en el contrato dice marido, no Satán. —Eso es porque el ser que conocemos como Satán tiene muchos nombres— explicó Gethel. —Si sólo hubieran puesto uno, el contrato podría haber sido revocado alegando que no era válido para según qué religiones. —Entonces...—Limos se humedeció los labios, tan resecos como la boca. —Si Arik se casa conmigo, ¿puede romper el cinturón de castidad? —En teoría, sí—contestó Gethel. —Podría tomar tu virginidad y apartarte de las garras de Satán. El corazón de Limos deseó fervientemente que el plan de Arik funcionase, y no sólo porque por fin se vería libre del Señor Oscuro. Sí, aquel hombre le estaba ofreciendo en bandeja de plata lo que siempre había soñado: un matrimonio, niños, sexo. Oh, Dios mío, ¡sexo! Pero también le estaba ofreciendo algo mucho más valioso, algo por lo que apenas podía contener la alegría que la embargaba: ahora tenía alguien en quien confiar. Alguien a quien desearía contarle siempre la verdad. Porque, una vez que se casaran, no volvería a mentirle jamás.

Página | 272

—No me rechaces, jinete—dijo él. Le resultaba de lo más gracioso que todavía se negara a pronunciar su nombre. —Puede que éste no sea el matrimonio más convencional del mundo, pero si funciona no tendré a una horda de demonios persiguiéndome constantemente para que diga tu nombre y tú ya no serás la yegua de cría de Satán. Limos no pudo evitar notar que en ningún momento había hablado de amor, y aunque no debería dolerle, lo hizo. Pero no importaba. Aunque él nunca llegara a amarla, ella lo haría por los dos. —Sí—asintió, sintiendo una picazón en la garganta. —Mi respuesta es sí. En su hombro, la balanza tatuada se inclinó más que nunca. Del lado del Bien.

Página | 273

Veintitrés
Reaver todavía seguía luchando. Harvester le observó desde el umbral de
la puerta, asombrada de la resistencia que estaba presentando. El ángel estaba sentado contra la pared, tirando una y otra vez una pelota de goma que Whine le había dado. No había dicho ni una sola palabra desde que le obligaron a beber el vino de médula. Simplemente se había dedicado a jugar a la pelota, mirándola con tanta intensidad que a Harvester no le hubiera extrañado que la pequeña esfera terminara explotando. Teniendo en cuenta las circunstancias, estaba demasiado alerta y sus reflejos no habían disminuido a pesar de que le habían encerrado, mutilado y drogado. Harvester no quería ni pensar qué era lo que haría cuando le soltara. ¿Seguiría conteniendo todo el poder que llevaba en su interior, o lo liberaría y terminaría con todo lo que se interpusiera en su camino? A Harvester no le cabía duda de que ella sería la primera a por la que fuera, y aunque sabía que podía ser una muy buena oponente, no quería gastar energías estando el Apocalipsis a la vuelta de la esquina. Whine se aproximó a ella con pasos sigilosos. —Tiene una visita—dijo con tono brusco. Al huargo no le gustaban los extraños, aunque parecía que Reaver no le había caído mal. —Me ha dicho que lo está esperando. El orphmage. Rozó a Whine cuando comenzó a andar y se digirió hacia el salón para encontrarse con Gormesh, que estaba estudiando una escultura neethul que tenía en la pared. —Vas atrasada con la primera parte del pago. —Lo tengo aquí mismo. —Cogió una pequeña ánfora de arcilla de una de las estanterías que tenía al lado. —Sangre de ángel. Tan fresca que aún está caliente.

Página | 274

Gormesh hizo desaparecer el ánfora entre los pliegues de su túnica. —Quiero ver al ángel—dijo emprendiendo la marcha hacia la puerta tras la que estaba Reaver. Harvester le bloqueó el paso. —Eso no formaba parte del trato. —Aceptaste entregarme la sangre. —Las puntas de las orejas del elfo del orphmage, que sobresalían del pelo blanco que llevaba hasta la cintura, se pusieron tiesas. —Pero no especificaste cómo se la extraerías. Quiero hacerlo yo mismo. —Con lo que hay en el ánfora tienes más que suficiente. —Es mucho más potente cuando se recoge directamente de la fuente. Si, claro, y lo era aún más si el sujeto al que se desangraba gritaba de dolor, como estaba claro que Gormesh quería hacer. —No. El hechicero siseó, dejando a un lado cualquier intento de cortesía. —Quiero que me dejes entrar. —No. —Notó que Whine se colocaba detrás de ella y pudo percibir la agresividad que exudaba el cuerpo del esclavo. El que intentara protegerla no obedecía a razones afectivas, sino más bien a un instinto de supervivencia. El huargo le pertenecía y si ella moría, su contrato de esclavitud pasaría a la persona que la hubiera matado. Y el orphmage era un amo tan cruel como siniestros eran sus experimentos científicos. Gormesh se puso rígido y le mostró los dientes. —Acabas de ganarte un nuevo enemigo, caída. —Te apuntaré en mi lista negra—repuso ella. —Y ahora lárgate. —Todavía me debes una parte del pago. —Tengo un año para pagarte, así que sal de aquí de una puta vez.

Página | 275

Los ojos del hechicero destilaron puro odio y, durante un segundo, creyó que se abalanzaría sobre ella. Sólo soltó un suspiro de alivio cuando Gormesh se dio la vuelta y abandonó la casa, completamente furioso. En una pelea normal ella jugaba con ventaja, pero él era un poderoso mago que guardaba unos cuantos trucos sucios en la manga y vencerle no le resultaría nada fácil... Al menos no sin experimentar un enorme dolor. —Whine—llamó suavemente—. Tráeme vino de médula. — ¿Para el ángel? —No, para mí. Al día siguiente tendría que volver a lidiar con Reaver, pero esa noche necesitaba olvidarlo.

***
La muerte y la destrucción tiraron de Thanatos con sus afiladas garras. Eidolon consiguió curarle, pero Than sintió tanto dolor y deliró de tal modo que a Ares, Wraith y a un vampiro llamado Con les costó lo suyo mantenerlo a raya. Y por si con eso no tuviera bastante, en medio de sus delirios liberó las almas que llevaba en su interior, y de no ser por una antigua ángel llamada Idess, que podía comunicarse con ellas, las bajas hubieran sido considerables. Al final la cosa no fue a peor y, cuando empezó a mejorar, abandonó el hospital a toda prisa. Su mitad demonio estaba ansiosa por sumirse en una espiral de muerte. Sin embargo, hizo caso omiso de ella y se marchó a casa. A casa. Donde estaba Regan. La guardiana había estado paseándose alrededor de él con sus pantalones ajustados y sus camisetas que apenas cubrían lo que tenían que cubrir, y su vientre plano, su apretado trasero y sus múltiples cicatrices de guerra le estaban sacando de quicio. Había invadido la biblioteca y allá por donde fuera se encontraba con montoncitos de notas y apuntes de ella pulcramente ordenados. Y si se le ocurría cambiarlos de lugar se cabreaba hasta lo indecible. Así que se dedicaba a descolocárselos por lo menos una vez al día.

Página | 276

Se lo pasaba en grande con los tacos que la joven soltaba cuando se daba cuenta. Sin embargo, en ese mismo instante, no se estaba divirtiendo en absoluto. Se encontró con Artur mientras se dirigía a grandes zancadas hacia el salón. La expresión del sirviente era inusitadamente tensa. —Milord, ha sido la guardiana. — ¿Qué es lo que ha hecho esta vez? —Matar a la súcubo. Como usted dijo que podíamos dejarlas entrar... El vampiro se retorcía las manos, ansioso. Sí, era cierto que Than había dicho que podían dejar entrar a las súcubos. Peste las enviaba para seducirle y a él no le gustaba desaprovechar la oportunidad de interrogarlas y que le dieran información sobre su hermano... Y luego las mataba él mismo. Nadie más tenía permitido matar en su casa. No cuando la muerte le enloquecía de esa manera. Su hogar era su santuario. — ¿Dónde está?—Se pasó los dedos por la garganta y se quitó la armadura, quedándose con unos pantalones de deporte y una camiseta. En el gimnasio, señor. Se dirigió hacía allí, con el constante runrún de la violencia en su cabeza. Teniendo en cuenta el estado en el que se encontraba, enfrentarse a la guardiana no era la idea más adecuada, pero su cerebro estaba actuando en su forma más primaria y había dejado a un lado cualquier pensamiento coherente. Regan estaba practicando artes marciales y dándole una paliza de muerte a uno de los maniquís de entrenamiento que tenía. La bronceada piel, llena de cicatrices en los brazos, estómago y espalda, brillaba a consecuencia de la fina capa de sudor que la envolvía. El aroma a sangre inundaba la estancia, otro ingrediente más para que perdiera el control. — ¿Estás herida?—Antes de terminar la pregunta estaba en el tatami, a su lado.

Página | 277

Regan dio un salto, giró sobre sí misma y en vez golpear la cabeza del maniquí, le dio una patada en el pecho que le hizo perder el equilibrio y darse de bruces contra la cinta andadora. — ¿Contesta esto tu pregunta? Con un gruñido, Thanatos se abalanzó sobre ella, y aunque la joven se movía con más agilidad de la que había previsto, se las apañó para agarrarla del brazo y darle la vuelta. De nuevo ella volvió a sorprenderle e intentó darle otra patada giratoria. Pero esta vez estaba preparado y la derribó enganchándole la pierna a la altura de su rodilla. La guardiana cayó al suelo, y cuando todos sus instintos le gritaron que terminara de rematarla y la matara, apretó la mandíbula y se quedó quieto, permitiéndole rodar sobre sí misma y ponerse de pie. —Me alegro de verte, jinete—le saludó mientras se enjugaba el sudor de la frente con el dorso de la mano... una mano cuyos nudillos estaban llenos de sangre—. ¿Estamos entrenando o estás intentando matarme? —Ahora—gruñó él—, es cuando debería advertirte que te alejes de mí y te encierres en tu habitación. Pero quiero saber qué es lo que ha pasado con la súcubo. —La muy perra se puso como loca en cuanto me vio. Me dijo que la que tenía que acostarse contigo era ella. No tengo ni idea de lo que estaba hablando, pero fue a por mí y yo me defendí. Oh, perdón, ¿me he cargado a tu amante? Thanatos ignoró la pulla. — ¿Y por eso estás herida? — ¿Herida? ¿Por esto?—Levantó la mano. —Sí. —Y a continuación hizo lo peor que podía haber hecho, más o menos como si se hubiera desnudado delante de sus narices. Puso los nudillos sangrantes a la altura de su boca. Los colmillos de Than salieron disparados de sus encías. La saliva inundó su lengua y todo su cuerpo se perló de sudor. Mierda. Aturdido, se tambaleó hacia atrás. —Sal de aquí ahora mismo. —Su voz, cargada con una oscura necesidad, no sonó como si fuera suya.

Página | 278

— ¿Qué te pasa, Thanatos?—Se acercó hacia él y su esencia impregnó el aire. Olía a sangre y a mujer. Unos aromas sumamente tentadores para su olfato y que hicieron que su cuerpo se enfrentase a una dura batalla interna por ver qué deseo prevalecía sobre el otro. Por lo menos la urgente necesidad de matar se había visto atenuada por la lujuria y el hambre. Hizo un gesto de negación con la cabeza. No podía hablar, no fuera a ser que ella viera sus colmillos. Aquél era su particular y vergonzoso secreto, unas armas nauseabundas que había usado durante los años posteriores a su maldición, cuando había arrasado con todo lo que se le ponía por delante. Una vez que consiguió superar ese tiempo de intensa furia asesina, se había dado cuenta de que, sin quererlo, había creado una especie de... nueva raza, y no era algo de lo que estuviera orgulloso precisamente. Desde entonces, no había ningún problema siempre que se mantuviera bien alimentado de los vampiros que le servían. Pero últimamente no había tenido la cabeza donde debía, y entre la violencia que se estaba desatando por toda la tierra y Regan volviéndole loco, no se podía decir que se hubiera alimentado como era debido. — ¿Thanatos? Él se giró disimuladamente para poder hablar. —Este sería el momento idóneo para que desaparecieras de mi vista. — ¿O? Cerró los ojos e inspiró profundamente. La boca se le hizo agua. La guardiana olía a batalla y a muerte, a sol y a miel. Dentro de sus pantalones, su miembro gritó por ser liberado. —O... No recordaba haberse movido. No tenía ni idea de cómo terminó abalanzándose sobre Regan, inmovilizándola contra la pared y fundiendo su boca con la de ella. La guardiana se tensó. Dudaba que ella estuviera participando de aquel beso, pero debajo de su patente furia percibió el sutil aroma de la excitación; una excitación tan pura y primitiva como la suya.

Página | 279

— ¿Terminaste el libro?—Le tocó los pechos por encima del sujetador. — ¿Te gustó lo que encontraste en él? La mano femenina se deslizó por su vientre y le acarició la rígida ereción. Esperaba que aquello fuera un «sí». El deseo se apoderó de él dominándole por completo, y sus caderas se movieron involuntariamente. Sabía que estaba cometiendo una estupidez y que aquél era el juego más peligroso que hubiera jugado nunca. Con esa mujer, su autocontrol no era el mismo, y en ese momento se sentía como si fuera una cuerda tensada al máximo que estaba a punto de romperse. Nada de penetración. Sólo recuerda esto: nada de penetración. Manipulando con manos temblorosas la cinturilla de sus pantalones, Regan hundió la lengua en su boca mientras profundizaba el beso. Estaba claro que quería ser la que llevara las riendas. Todavía estaba luchando contra él, sacando a la guerrera que llevaba dentro. Y cuando le mordió los labios con la suficiente fuerza como para hacerle sangrar, Thanatos supo que estaba listo para enfrentarse a ella. Le enlazó el talle y deslizó los dedos bajo sus mallas de deporte para ahuecarle las nalgas y atraerla hacia sí. Cuando su endurecida polla frotó el centro de su feminidad, el gemido de ella se unió al que él mismo soltó. Regan todavía tenía la mano dentro de sus pantalones y cuando aquellos delicados dedos tocaron la punta de su miembro, sintió que estaba a punto de explotar. Después, aquella mano cálida rodeó su pene y empezó a acariciarlo. La fricción le hizo perder el sentido y lo transformó en un trozo de arcilla dispuesto a ser moldeado por ella a su antojo. Normalmente podía resistirse, negándose a entregar por completo el control de la situación. Las demonios llevaban intentando seducirle durante milenios, y muchas eran poseedoras de potentes dotes de seducción o usaban artimañas específicas para conseguirlo, así que siempre se mantenía alerta. Pero, a diferencia de todas aquellas demonios que sólo querían acostarse con él, Regan no estaba allí por esa razón, y a Thanatos le gustó poder dejarse llevar, aunque sólo fuera un poco. Deslizando su mano hasta el terso abdomen, le dio un ligero golpe en cada pie para separarle bien las piernas mientras trazaba un húmedo sendero con la boca
Página | 280

sobre su mandíbula. Regan dejó escapar un ardiente ronroneo y él depositó un beso sobre su garganta, dejando que sus dientes la rasparan ligeramente. No podía morderla. No debía. No había mordido a un humano en cien años, quinientos si se trataba de mujeres, y no iba a volver a caer en aquella tentación. Dejando a un lado aquellos pensamientos, deslizó un dedo en su interior y gimió ante la sedosa humedad que sintió. Regan se arqueó contra él y frotó su duro miembro con más ímpetu, haciendo que prácticamente perdiera el control. Estaba en el mismo cielo y, en cuestión de segundos, empezó a mover las caderas embistiendo contra la mano de ella. Su propia mano estaba empapada de los fluidos íntimos de la guardiana, que también mecía las caderas. Cuando introdujo otro dedo más en su interior, se vio recompensado por otro gemido. Dios, qué maravilloso sería tener toda aquella carne alrededor de su polla. Se imagino con ella en la cama, en vez de estar contra la pared en aquel ardiente interludio. Las mallas y la ropa interior entorpecieron el movimiento de su mano, de modo que, soltando un gruñido, desgarró las braguitas de raso y le bajó las mallas hasta la mitad de los muslos. Ahora sí que tenía libre acceso. Regan gimió y se movió contra su mano. En un instante él estaba en la misma situación, caminando por la delgada línea que separaba el placer de la frustración. Lo único que le faltaba para llevarlo al límite era que ella le acariciara con el pulgar el borde de su glande y... ¡Oh, sí! La guardiana le había leído la mente. La caricia consiguió inflamarle hasta el punto de ebullición. Al mismo tiempo, los jadeos de ella, junto con el aroma de su lujuria, le embotaron el cerebro. El clímax se apoderó de él. Disfrutó de las incesantes oleadas de placer mientras seguía penetrándola con los dedos, y cuando ella alcanzó el orgasmo, el suyo se hizo todavía más intenso. Sus testículos palpitaron, embistió con las caderas contra la mano femenina y disparó un último chorro de cálido líquido seminal. Joder, qué bien que le había sentado aquello. Estaba en la gloria. En el exterior, el viento aulló, golpeando la ventana. Y cuando los últimos coletazos del orgasmo llegaron a su fin, volvió a la cruda realidad. Le temblaban

Página | 281

tanto las piernas que pensó que lo único que le sostenía era la pared y el brazo de ella alrededor de su cintura. —Vamos al dormitorio a terminar lo que hemos empezado. ¿Terminar? Su polla volvió a la vida, tomándose muy en serio sus palabras. Admiró a aquella mujer por su resistencia pero, al mismo instante, sintió una amargura que ella no se merecía. —Ya hemos terminado—masculló tajante. Los ojos de Regan brillaron confundidos mientras se subía las mallas y se limpiaba la mano con una toalla. —No te entiendo. —A ver si así me entiendes mejor. —Inclinó la cabeza hasta que sus narices casi chocaron para dejar las cosas todavía más claras. —Esto ha sido un error. Un error que no volveremos a cometer. No estoy disponible, Regan. No nos queda más remedio que trabajar juntos, pero quiero que sepas que estoy contando los días que quedan para que salgas de mi casa y de mi vida. Luchó con todas sus fuerzas para que no le afectara la expresión. El dolor que vio en el rostro femenino. Después, giró sobre sus talones y abandonó el gimnasio con aire resuelto.

Página | 282

Veinticuatro
Ares se tomó la noticia de la boda mucho mejor que Thanatos. El jinete que
se convertiría en Guerra si su Sello llegaba a romperse se limitó a mirar meditabundo a Arik y Limos mientras estaba sentado en el sofá con Cara y un cachorro recién nacido de sabueso del infierno. Cerca de ellos, una cría de ramreel intentaba encaramarse sobre otro sabueso que estaba tumbado en el suelo para jugar con él al «caballito». Arik había visto un montón de cosas raras en su vida, pero aquella escena tan familiar con crías de demonios y canes infernales se llevaba la palma. Aunque también fue de lo más extraño ver cómo las sombras de Thanatos se arremolinaron como locas en torno a él mientras los miraba después de que le comunicaran la noticia. A Arik le hubiera gustado que Than aún siguiera en el Hospital General del Inframundo para poder hablar tranquilamente con Ares, pero no habían tenido tanta suerte. Thanatos se había curado del intento de lobotomía de Peste con asombrosa rapidez y se mostraba tan hostil como siempre. — ¿Que vais a casaros?—Los puños de Than se abrían y se cerraban constantemente y a Arik no le cupo la menor duda de que el jinete se estaba imaginando que lo que tenía entre las manos era su cuello. — ¿Te das cuenta de que rompiendo el contrato que tienes con Satán estás cabreando al único ser del Inframundo que puede capturarte, o incluso destruirte? —Sí, pero no lo hará. —Li tomó la mano de Arik y se sentaron en el sofá que había frente a Ares y Cara. —No hay nada que Satán desee más que la Tierra se convierta en un infierno, y si me mata se irán a la mierda un montón de profecías sobre el Apocalipsis. Profecías que nos convierten en sus esbirros durante el Armagedón. —Me parece un buen plan—comentó Ares.

Página | 283

Arik contuvo el aliento a la espera de la reacción de Thanatos. De camino hacia allí, Limos le había dicho que, normalmente, si Ares daba el visto bueno sobre alguna estrategia, Than terminaba aceptándola. Afortunadamente tenía razón, y las sombras alrededor de Thanatos se calmaron. No obstante, su voz siguió siendo brusca cuando volvió a hablar: — ¿Cómo lo hareis? Tu contrato dice que la hija de Lilith se casará con la sangre de un ángel que no lo sea más. ¿Sabes lo que significa eso? Limos, que llevaba un precioso vestido veraniego corto naranja y púrpura, se recostó contra Arik. Un gesto que le gustó mucho y que le resultó de lo más natural. —Le pregunté a Gethel sobre el tema. Dijo que se refiere a una parte concreta de las ceremonias de emparejamiento de los ángeles. Un ángel que no lo sea más nos unirá con su sangre. ¿Puedo tomarme mi margarita? Ares soltó un suspiro de total exasperación. —No me quedan. ¿Entonces un ángel que no lo sea más es un ángel caído?— Pasó un brazo alrededor de Cara, que se acurrucó contra su pecho. — ¿Y dónde se supone que vas a encontrar uno? Ningún ángel caído se va a arriesgar a cabrear a Satán casando a su prometida con otro. En cuanto a los semicaídos, ya sabéis que Peste se los cargó a todos hace un par de meses. Limos le dio una palmada a Arik en el muslo. Como era de esperar a Thanatos no le pasó desapercibido el gesto y sus ojos ambarinos brillaron helados. A este paso la jinete iba conseguir que su hermano volviera a intentar ahogarle. —Arik tiene una solución. Todas las miradas se centraron en él. —El contrato dice un ángel que no lo sea más—explicó Arik. — ¿Y si no se refiere a un caído? ¿Y si quiere decir exactamente eso? — ¿A qué te refieres? ¿A alguien que antes era un ángel y que ahora ya no lo es?—La voz de Than estaba cargada de escepticismo. —No conozco a nadie que haya dejado de ser un ángel sin haber caído.

Página | 284

Arik se rió para sus adentros. Por fin le iba a llevar la delantera a «Don Soy un Jinete de Cinco Mil Años». —Yo sí. Una de las cuñadas de mi hermana, Idess. Seguro que la has visto en el hospital. Era una memitim, una especie de ángel guardián y tuvo que dejar sus alas para poder casarse con el hermano gemelo de Sin, Lore. —Que curioso—murmuró Ares. —Creo que puede funcionar. No perdemos nada por intentarlo. No, claro. Arik se abstuvo de recordarle que no perdían nada ellos, pero que él sí que podía llegar a perder una parte muy importante de su anatomía. Si aquel matrimonio no conseguía romper el contrato de compromiso de Limos y Arik intentaba quitarle el cinturón de castidad, le iba a doler muchísimo. Pero si surtía efecto... Casi gimió en alto ante las imágenes que irrumpieron en su cabeza. La verdad era que nunca se había planteado en serio la idea de casarse, sobre todo teniendo en cuenta lo que le costaba compatibilizar una relación estable con el tipo de trabajo que tenía y cómo les había ido a sus padres. Por otro lado, si se fijaba en lo bien que le iba a su hermana con Shade. O en Kynan, que no parecía llevar mal eso de estar casado... Puede que el matrimonio con Limos no se fuera a producir de la manera en que le hubiera gustado, pero la jinete se había convertido en una parte tan importante de su vida como Runa, y no iba casarse con ella sólo para salvarla de un destino peor que la muerte o salvarse él de una tortura eterna a manos de los demonios. Lo iba a hacer porque quería entregarse a alguien sin reservas, algo que nunca había tenido ocasión de hacer. Siempre había tenido que ocultarle cosas a las mujeres: su pasado, su trabajo, incluso su temperamento. Y con ello lo único que había conseguido era mantener relaciones cortas en las que no se involucraba sentimentalmente. Pero Limos lo sabía todo sobre él, tenía carácter más que suficiente para plantarle cara y le resultaba increíblemente atractiva. — ¿Y qué me dices de Peste?—preguntó Than. —Puede que los demonios te dejen en paz si Satán ya no necesita que pronuncies el nombre de Limos en voz alta,

Página | 285

pero mi hermano sigue teniendo tu alma. Y ahora te querrá matar más que nunca, aunque sólo sea para ver sufrir a Limos. —Es un riesgo que estoy dispuesto a asumir. —Arik se enfrentó a la mirada fría como el acero de Than con pulso firme. No iba a dar marcha atrás por algo así. —Me he comprometido con tu hermana y le he dado mi palabra. Ya afrontaré el tema de Peste cuando llegue el momento. Than le miró durante un buen rato. Después, hizo un gesto de asentimiento y Arik sintió como si hubiera superado con éxito una especie de test —Bueno, ¿y dónde vamos a celebrarlo? —Grecia está preciosa en esta época del año—comentó Cara, acariciando la bola de pelo negro que se removía a su lado. Limos entremetió los pies descalzos entre las rodillas de Arik. Tienes razón, pero el castillo de Than es más grande y me gustaría tener una gran boda. El pequeño demonio con forma de cabra se encaramó al tobillo de Thanatos e intentó trepar por su pierna. Con una sonrisa, el jinete le acarició por debajo de la barbilla. —Creía que querías una boda rápida. —Qué gracioso, Than—masculló Limos. —Siempre me estás recordando lo mucho que me gustan las cosas de chicas y, ¿sabes qué? Tienes razón, me encantan. Por eso quiero un vestido, un pastel y una boda como Dios manda. Pero, como todo el mundo quiere ver a Arik muerto, tenemos que hacerlo rápido. Y además— añadió—, estamos en Navidad y la casa de Thanatos es el lugar ideal para celebrarla. Arik arqueó una ceja. — ¿Celebráis la Navidad? —No como una fiesta religiosa. —Limos prácticamente se había subido a su regazo sin que se diera cuenta, y ahora estaba enroscada a su lado y con los brazos alrededor de su cuello. —Pero sí, la celebramos. Nos regalamos cosas, hacemos una fiesta, decoramos la casa... Me encanta. —Y a él le encantaba cómo la sentía contra

Página | 286

su cuerpo. —A Reseph también le gustaba, era la celebración humana que más le gustaba. —No—intervino Ares. —Le gustaba mucho más Halloween. Le encantaba aterrorizar a la gente. Than negó con la cabeza. —Su favorita era Nochevieja. La planeaba con meses de anticipación para poder ir de ciudad en ciudad y celebrarla el mayor número posible de veces en una sola noche. Los jinetes empezaron a hablar de las andanzas de Reseph de forma distendida y Arik entendió entonces lo que había significado para ellos que el Sello de su hermano se rompiera. Por primera vez en todo ese tiempo se dio cuenta de lo mucho que habían perdido. Al final, sin embargo, todos quedaron callados y Hall, el sabueso que estaba tumbado en el suelo, terminó lloriqueando como si sintiera la tensión que se había instalado entre ellos. El carraspeo de Ares les recondujo al tema del que estaban hablando. —No sé cómo planificar una gran boda—admitió. —Nosotros sólo hicimos aquella ceremonia sencilla con Than y Limos. Cara sonrió. —Tranquilo, Limos y yo nos encargaremos. Tú lo único que tienes que hacer es venir conmigo y yo te diré lo que tienes que hacer. —Le dio una palmadita al pecho de su marido y después se dirigió hacia Arik. —Trae a tus amigos del Hospital. Seguro que sus mujeres nos echan una mano. —No son mis amigos—señaló él. Cara le ignoró, cogió a Limos del brazo y la puso de pie. —Vamos, Li. Esta noche tendrás tu gran boda.

Página | 287

Veinticinco
— ¿Es que te has vuelto loco?
Arik le sonrió a su hermana mientras ésta miraba la fortaleza de Thanatos, donde sirvientes de todos los jinetes se encargaban de los preparativos de lo que prometía ser una gran fiesta. —Tal vez—dijo. Casi se podía palpar la tensión entre ambos. —Es que no consigo entenderlo. —Runa se frotó los brazos a través del suéter de angora. —Limos te envió al Infierno, ¿y ahora quieres casarte con ella? —Ella no me envió al Infierno. Sólo fue un malentendido. Runa le lanzó una de las típicas miradas que les dedicaba a sus trillizos cuando se portaban mal. —Un malentendido se produce cuando tu compañero no se entera de que tiene que grabar tu programa favorito de la tele porque en el momento en que se lo pides está viendo un partido de fútbol en vez de escuchándote. —Miró enfadada a Shade, que le sonrió avergonzado mientras colocaba unas mesas y unos bancos. — No cuando por culpa de alguien te pasas un mes entero en el Sheoul. —Ese es un tema que sólo nos incumbe a Limos y a mí—sentenció. —Este matrimonio es la única forma que tenemos de salvarla. —Y, si funcionaba, también se salvaría él mismo. — ¿Entonces es un matrimonio de conveniencia? ¿No la amas?—Runa casi pareció aliviada y Arik no supo qué responder. Se había enamorado de la jinete, pero no podía decirlo en voz alta. No todavía. Cuando lo dijera, se lo diría a Limos. Puede que nunca se hubiera planteado casarse, pero ahora que había tomado la decisión, se lo iba a tomar en serio. Su mujer iba a ser su compañera en todos los sentidos. Sería la primera en escuchar de

Página | 288

su boca todas las cosas importantes que le pasaran, como por ejemplo qué era lo que sentía por ella. —Me salvó la vida—le explicó, saliéndose por la tangente. —Y estuvo dispuesta a hacer un sacrificio enorme por mí. Ahora puedo hacer lo mismo por ella. Y quiero hacerlo, Runa. Su hermana tomó una profunda bocanada de aire antes de volver a mirarle. —Está bien. —Se metió entre sus brazos y le dio un fuerte apretón. —Si tú eres feliz, yo también lo soy. Arik le devolvió el abrazo y le dio un beso en la coronilla. —Además, si estando casada no te ha ido tan mal, me imagino que tengo alguna esperanza. Runa se echó hacia atrás para poder mirarle a los ojos. —Guau. Es la primera vez que parece que apruebas mi matrimonio con Shade. El militar soltó un resoplido. —Ese cabrón sigue sin gustarme, pero no soy tonto. Te hace feliz y no creo que haya nadie que te pueda mantener más a salvo que él. — ¿Y qué me dices de ti?—Runa se puso mortalmente seria. — ¿Estás a salvo o este matrimonio te está poniendo en peligro? Si el Sello de Limos se rompe... —Si se rompe todos estaremos metidos en un buen lío. —Sonrió, intentando tranquilizarla. —Hemos encontrado su agimortus y Limos lo tiene guardado hasta que encontremos un lugar mejor. Lo que, como era de esperar, fue motivo de discusión entre los Jinetes, la R-X y la Égida. Habían mantenido una conversación por videoconferencia hacía una hora para ver cuál era el camino más adecuado a seguir y, lógicamente, todos creían que ellos eran la opción más segura para guardar el pequeño cuenco de Limos. — ¿Y qué pasa con Peste?—preguntó de nuevo Runa. —Es su hermano, de modo que, ¿y si decide ir a por ti para hacerla sufrir? —Para ya—dijo con la mayor suavidad posible. —Todo va a salir bien.

Página | 289

Esperó que su voz sonara más convincente de lo que realmente se sentía. Runa no tenía ni idea de que ese gilipollas había reclamado su alma, y si de él dependía, seguiría sin saberlo. Su hermana era lo suficientemente fuerte como para afrontar eso y mucho más, él nunca dudaría de su fuerza. Pero sabía que si ella se enteraba no iba a dejar de preocuparse por él, y después de todo por lo que había pasado, se merecía llevar una vida tranquila. — ¿Y tú? ¿Estás bien? No hizo falta más para saber que le estaba preguntando si el tiempo pasado en el Sheoul le había dejado tocado. —Si, estoy bien. Al ver que ella lo miraba llena de escepticismo, puso los ojos en blanco. —De verdad. Sé que no es lo normal, pero creo que el demonio seminus que me curó también me hizo algo en la cabeza. —Un vampiro pasó caminando a su lado con una caja llena de botellas de Dom Pérignon. Mierda, los jinetes no se conformaban con cualquier cosa. —Oye, con respecto a... —No. —Runa dio un paso hacia atrás. —No arruines este momento hablando de nuestro pasado. No tenía pensado hablar de su pasado en sentido estricto, aunque si de algo que estaba relacionado. Tragó saliva para aliviar la súbita sequedad de garganta que le sobrevino. —Sólo quería pedirte perdón por haber estado evitándote. Lo que te hice... —No fue culpa tuya. Así que para, ¿vale? Y no me pidas perdón porque no hay nada que perdonar. — ¿Seguro?—Echó un vistazo a su alrededor, como había estado haciendo cientos de veces desde que llegaron, para cerciorarse de quién entraba y salía. Uno podía encerrar al soldado que llevaba dentro de vez en cuando, pero siempre permanecía la cautela. Y en aquel caso, todavía estaban en guerra. — ¿Has vuelto a tener pesadillas? Runa había tenido constantes pesadillas sobre la infamia de ambos y el papel que había jugado en el suicidio de su madre. La culpa la estuvo carcomiendo durante años, hasta que apareció Shade y la liberó de todo aquel horror.

Página | 290

Los ojos de su hermana brillaron llenos de remordimiento, confirmando la respuesta que temía escuchar. —Sólo una noche. Y Shade se ocupó de ello. —Esbozó una sonrisa misteriosa—. Te aseguro que no fue tan horrible. Arik levantó la mano. —No sigas. No quiero saber más. —Ni yo te lo voy a contar. —Miró en dirección a Shade, que venía con sus particulares andares hacia ellos, pareciendo un autentico Terminator con su cazadora de cuero negra, las gafas de sol y las botas enormes resonando como disparos en el suelo. —Le voy a pedir que me lleve a ver a Limos para que hagamos todas esas cosas de chicas y la tengamos lista. Volveré para la ceremonia, no te preocupes. Él volvió a abrazarla. —Gracias por todo. —No—repuso ella. —Gracias a ti. Hasta que llegó Shade fuiste la única persona que no me defraudó y el único que fue completamente sincero conmigo. Me contaste todos tus secretos y nunca dudaste de mi fuerza. Sin ti no hubiera aprendido a confiar en ningún hombre, así que se puede decir que soy feliz gracias a ti. Shade se puso al lado de Runa y le ofreció la mano a Arik, que le dio un apretón sin pensárselo. Era la primera vez que lo hacían. —Buena suerte—dijo Shade. —No te puedes ni imaginar en la familia en la que te estás metiendo. —Bajó la voz. —Y no olvides nunca lo mucho que los hermanos de tu mujer significan para ella. Porque, y esto te lo digo por experiencia, si alguna vez se te olvida dormirás en el sofá. Runa sonrió y rodeó la cintura de su marido con el brazo. —Te quiero, hermano. —Yo también—contestó Arik con un nudo en la garganta.

Página | 291

Runa se marchó con Shade, y Arik se quedó completamente consternado por un problema que se había buscado él solo. Gracias a él, Runa había aprendido que no todos los hombres mentían y que no eran unos cerdos. Fantástico, que le dieran una medalla de oro. El problema era que sí le había mentido y de pronto, por mucho que se dijera a sí mismo que lo había hecho por protegerla, que habían sido omisiones—más que mentiras—, en el fondo de su corazón no se lo creía.

***
A Limos le gustaba la forma de ser de Cara. Y le había gustado desde el primer día en que conoció a la humana. Pero ahora, después de pasarse todo el día con ella, se había dado cuenta de lo especial que era. Habían hecho un viaje ultra rápido a Nueva York donde Limos se había comprado un camisón y lencería para su noche de bodas, unos zapatos, joyas y maquillaje. Durante todo ese tiempo, Cara había estado llamando y mandando mensajes a más gente de la que Limos podía recordar, aunque le pareció escuchar los nombres de Sin, Tayla, Kar, Runa, Serena, Gem e Idess. Y para cuando volvieron a la casa de Ares para arreglarse para la boda, Runa e Idess ya estaban allí, y Cara se marchó con Ares para encargarse de algo en el castillo de Than. Era la primera vez que veía a Idess y a Limos le encantó la escultural y simpática morena desde el principio. No era que hubiera esperado que fuera una zorra o algo por el estilo, pero los ángeles que perdían sus alas siempre tendían a estar un poco resentidos y eran bastante cortantes. Hablando de ángeles cortantes... Harvester aún no había dado señales de vida. Ni tampoco Reaver. Y aunque no iba a permitir que sus ausencias le arruinaran la noche, sí que le hubiera gustado que al menos Reaver estuviera allí. Era uno de sus vigilantes desde hacía poco tiempo, pero ambos habían conectado al instante. Él no era como otros ángeles, con sus formas envaradas y retrógradas. Al contrario, era divertido y cariñoso. El tiempo que pasó como caído debió de sacarle el palo en el culo con el que parecían venir de fábrica todos los ángeles.

Página | 292

—Entonces ¿estás de acuerdo en llevar a cabo la ceremonia?—le preguntó a la antigua ángel mientras estaban en la habitación de Cara. Podrías estar arriesgándote demasiado al hacerlo. Idess comprobó que las tenazas con las que pensaba rizarle el pelo no estuvieran muy calientes y contestó: —Creo que me arriesgo más no haciéndolo. El mundo no puede permitirse que te emparejes con la criatura más vil jamás conocida. —Se encogió de hombros. —Además, Arik es el hermano de mi cuñada Runa y yo hago lo que sea por la familia. Les debo mucho a los hermanos seminus. —Idess también tiene un padre muy poderoso al que muy pocos quieren enfrentarse. —Runa la obligó a darse la vuelta para abrocharle los botones que llevaba su traje de novia en la espalda. Limos no pudo menos que admirar las exquisitas cuentas que adornaban la parte delantera del vestido largo hasta los pies. — ¿Quién? Idess sonrió mientras tomaba un mechón del pelo de Limos para colocarlo entre las tenazas. —Azagoth. — ¿La Muerte?—Limos deseó que su voz no sonara tan estrangulada como a ella le había parecido. — ¿La Muerte es tu padre? —Sí. ¡Limos e Idess podían ser medio hermanas! Desgraciadamente aquél no era el momento más oportuno para mencionarlo. Sí, hasta que Peste dejara de ser una amenaza—si es que alguna vez dejaba de serlo—era mejor que no supiera de la existencia de personas a las que quisiera hacer daño. Y Limos tenía claro que si alguna vez se enteraba de que tenía otra hermana sería capaz de torturarla simplemente por diversión.

Página | 293

—Me alegro de que te parezca bien celebrar la boda comentó, intentando cambiar de tema. — ¿Y tú, Runa?—El estómago se le contrajo cuando la hermana de Arik le puso los zapatos de seda blanca de tacón alto. — ¿Qué piensas de todo esto? —Arik se merece ser feliz. —Sólo habían sido cinco palabras, pero Runa lo había dicho todo. Puede que no aprobara que se casara con él, pero aceptaba lo que su hermano quería. —Sí que se lo merece. No he conocido a muchos hombres como él—murmuró Limos. —Arik... me hace querer ser mejor persona. —Decirle la verdad al militar la hacía sentirse mucho mejor que cualquier mentira que jamás hubiera contado. — Vaya una ñoñería que acabo de soltar, ¿no? —Es el día de tu boda. Se espera que seas ñoña. —La sonrisa de Runa la hizo parecerse mucho a su hermano. El color de su piel y pelo era diferente, pero ambos tenían la misma boca, la misma forma de los ojos y los mismos gestos. — ¿Puedo preguntarte algo?—dijo Limos. Runa se encogió de hombros. —No quisiera ser maleducada pero, ¿qué es lo que eres exactamente? Runa arqueó una ceja. —Te estás refiriendo a la capacidad que tengo para transformarme en huargo en pleno día, ¿verdad?—Cuando Limos asintió, Runa continuó—: Un hombre lobo me mordió y me dejó medio muerta. Arik me encontró, me llevó a la unidad R-X y me sometieron a una posible cura experimental. No funcionó, pero me dio la posibilidad de transformarme a voluntad y no sólo en las noches de luna llena. Y ahora dejemos de hablar de criaturas monstruosas. —Cogió una pequeña caja de la cama y la abrió para mostrarle unos asombrosos pendientes de topacio. —Algo prestado y algo azul. Idess le dio una liga blanca. —Algo nuevo. Y ya sólo te queda algo viejo. —Rebuscó en una bolsa de raso y sacó un delicado brazalete hecho de diminutas cuentas talladas de marfil. —Esto es de Serena, la mujer de Wraith. Es una busca tesoros magnífica y se lo encontró colgado del pecho de un auténtico pirata. La leyenda dice que lo llevó Leonor de Aquitania en la boda con su primer marido, Luis VII de Francia.

Página | 294

—Ah… Sabes que ese matrimonio no terminó precisamente bien ¿no?—repuso Limos. —Bueno—contestó Idess con un gesto de indiferencia. —No lo llevó en su segundo matrimonio y también terminó bastante mal. —Bien dicho. Limos se puso el brazalete, la liga y los pendientes. Cuando terminó se miró en el espejo por primera vez desde que habían empezado a arreglarla... Y casi se desmayó de la impresión. — ¿Estás bien?—preguntó Runa. A Limos le escocían los ojos. —Est… estoy... —Preciosa—terminó Idess por ella. —Sí—dijo en apenas un susurro. Todas las mujeres a lo largo y ancho del mundo soñaban con el día de su boda, se pasaban años imaginándose cómo sería. Ella se había pasado siglos, había pensado miles de veces lo que haría si fuera una mujer normal, cambiando de parecer según cambiaban las tendencias. Ahora, por fin, había llegado ese día. Se sentía bella, femenina, la mujer más afortunada del planeta. La melodía del móvil de Runa la sacó de su ensimismamiento. La huargo contestó y después miró a Limos. —Era Shade. Dice que ya está todo listo. Se supone que tenemos que salir fuera y que tienes que convocar un portal de desplazamiento. Limos las guió hasta la salida de la casa. Una vez allí, abrió un portal con manos temblorosas. Después, ella, Runa e Idess entraron y salieron al patio completamente nevado que daba a la entrada del castillo de Than. Habían puesto una carpa con forma de pasillo, y habían colocado una alfombra roja flanqueada por altos candelabros que iluminaban la puerta principal.

Página | 295

—Guau—exclamó. —Ha quedado perfecto. —Thanatos y Ares se acercaron a ella, ambos vestidos de esmoquin, y le sonrieron al verla con su traje de novia. —Nos vamos dentro—dijo Runa. —Buena suerte. Las dos mujeres entraron corriendo mientras sus hermanos se detenían frente a ella. —No he visto nada más hermoso en toda mi vida—murmuró Than, inclinándose sobre una rodilla para besarle la mano. ¡Su hermano era siempre tan formal! Ares le dio un beso en la mejilla. —Estás espléndida. Limos hizo un esfuerzo sobrehumano para contener las lágrimas. —Gracias, chicos. —Se aclaró la garganta. — ¿Quién me va a llevar hasta el altar? —Los dos. Ambos le ofrecieron los brazos, ella se enganchó a cada uno de ellos y los tres caminaron juntos hacia la entrada del refugio de Than. Cuando entraron, se detuvo durante unos segundos sobrecogida. El enorme salón había sido transformado en un lugar de ensueño. El suelo estaba cubierto de nieve artificial y purpurina. Varios abetos decorados con luces navideñas iluminaban la estancia, y grandes bouquets de flores de Pascua, flores blancas y gipsófilas adornaban las mesas llenas de comida y bebida. Una fuente de champán fluía cerca de la pared más lejana, y un fuego en tonos naranjas, verdeazulados y púrpuras crepitaba en la inmensa chimenea. Y frente a un improvisado altar en el centro de la habitación, estaban Idess y Arik. La mirada de Limos se encontró con la de su futuro marido y el corazón le dio un vuelco. Llevaba puesto un sobrio y pulcro uniforme militar que se ceñía a la perfección sobre sus anchos hombros y estrecha cintura. En la cadera llevaba una pistolera ceremonial negra, aunque no había nada de ceremonial en el arma que

Página | 296

llevaba dentro. Ofrecía una imagen imponente, allí de pie, con las piernas un poco separadas y las manos a la espalda. Su intensa mirada llegó hasta el fondo de su alma. El hambre que brilló en las profundidades de los ojos masculinos le robó el aliento. Le había encontrado atractivo desde la primera vez que le vio, y siempre había visto al soldado que llevaba dentro. Pero ahora, mientras la observaba andar hasta el altar, vio el fabuloso pack completo: al honorable militar, el poderoso guerrero, el feroz amante y al impresionante hombre que era. — ¿Estás segura de que quieres hacerlo?—le susurró Thanatos al oído. Arik debió escucharlo porque también hizo un gesto de asentimiento. En ese preciso instante cualquier duda que hubiera tenido Li, se disipó. —Sí—le respondió también en un susurro. —En mi vida he estado más segura.

Página | 297

Veintiseis
Regan odiaba las bodas. Las odiaba de verdad. No sólo detestaba las
interminables y aburridas ceremonias, sino que no entendía cómo uno se podía gastar tantísimo dinero, básicamente en otras personas, cuando lo podías invertir en la entrada para una casa o en la luna de miel. ¿Qué sentido tenía empezar un matrimonio endeudado? Sobre todo cuando la mayor parte terminaba en divorcio. Por lo menos, si te lo gastabas en el viaje de novios, te quedaba el consuelo de que habías pasado unos cuantos días en un sitio que seguramente te encantaba, aunque fuera en compañía del gilipollas del que al final te habías divorciado. La gente decía que era una cínica. Una pesimista. Estaban muy equivocados. Simplemente era realista. En la boda de aquella noche, sin embargo, no habían estado semanas y semanas planeando los preparativos y los jinetes parecían tener tanto dinero que hasta podían calentarse quemando billetes sin que sus bolsillos lo notaran. Además, nadie le había pedido que se vistiera de forma elegante, y lo que era aún mejor, aquella no era una ceremonia al uso. Más bien parecía una súper fiesta con criaturas sobrenaturales como invitados. Habían convertido el salón en una postal de navidad, iluminado con decenas de velas y abetos llenos de luces y guirnaldas, y confeti salpicando elegantemente las mesas y estantes. En la cocina, los vampiros de Than y los sirvientes de Ares y Limos se afanaban por preparar los canapés y entremeses para la recepción, que prometía ser un auténtico festín. Siempre y cuando la ceremonia fuera como tenía que ir. Aunque el estado de ánimo general antes de la boda había sido positivo, se palpaba una preocupación subyacente; sólo había que observar cómo Sin y Lore habían tirado de sus contactos para contratar a un surtido grupo de asesinos que ejercieran de seguridad y cómo Cara había puesto a patrullar a varios sabuesos por los alrededores. Una de aquellas bestias se había quedado dentro, un cachorro de orejas caídas llamado Hal que era igual de patoso que un alce borracho con tres

Página | 298

patas. Aunque, teniendo en cuenta que le había pillado tres veces con el hocico metido en la fuente de champán, no le extrañaría nada que estuviera borracho de verdad. El que no estaba en absoluto borracho era Thanatos, que estaba de pie, al lado del altar, donde Arik y Limos se miraban el uno al otro mientras pronunciaban sus votos. El jinete era todo control y elegancia; su sedoso cabello castaño claro enmarcaba su rostro angular y las trenzas que le colgaban al lado de las sienes aumentaban su salvaje belleza. El esmoquin negro le sentaba tan bien a su musculoso cuerpo, que era evidente que había sido hecho a medida. Y para completar aquella impresionante vestimenta llevaba... las botas de combate. Si hubiera sido cualquier otro, Regan hubiera sospechado que se le había olvidado cambiarse de calzado, pero no con Thanatos. Él era demasiado detallista y cuidadoso. Se había pasado las horas previas al enlace patrullando los alrededores como un tigre al acecho, vigilando cada centímetro del perímetro, comprobando las armas de los guardias e ignorando a Regan. ¿Cómo se suponía que tenía que seducir a un tipo que la había estado evitando como si tuviera la lepra desde su encuentro en el gimnasio? Era cierto que le había pillado un par de veces mirándola fijamente, y el ardiente brillo que había visto en aquellos ojos color ámbar casi le había quemado la piel, pero inmediatamente después volvía la helada indiferencia y se marchaba con su habitual aire de arrogancia. El jinete era todo un enigma. Un peligroso y atrayente enigma. En los últimos días lo mismo le había visto leyendo, sentado al lado del fuego, con los dedos pasando las hojas con el cuidado de un amante, que armado hasta los dientes y cubierto de sangre y con aire atormentado. No era muy hablador, no ofrecía fácilmente información sobre sí mismo, y tenía un sentido del humor un tanto... extraño. Sí, vale, Regan tenía algunas costumbres que podían catalogarse de obsesivas compulsivas, y le gustaba agrupar las notas que tomaba de los libros de la biblioteca en conjuntos de doce. Y a Than parecía encantarle ir moviendo las notas de un grupo a otro simplemente por sacarla de sus casillas.

Página | 299

Sabía que era él porque los vampiros eran extremadamente cuidadosos. Sin embargo, todas las veces que se lo había preguntado al jinete, lo único que él había hecho era esbozar una medio sonrisa que haría que cualquier mujer se le hiciera la boca agua. Saliendo de su ensimismamiento, dejó de mirar a Thanatos y centró su atención en los alrededores. A pesar del gran despliegue de seguridad que había, Regan no se sentía a salvo. No cuando el plantel de vigilantes estaba compuesto por demonios, vampiros, cambiantes y sabuesos del infierno. Justo lo último que necesitaba un guardián para sentirse cómodo. Notó que alguien le daba un ligero golpecito en el hombro. Se dio la vuelta y se encontró con Atrius, uno de los vampiros de Than, que llevaba una botella de lo que parecía vino. Se trata de una bebida muy rara—le dijo sin preámbulos. —La elaboraron antiguos monjes que usaron sus conocimientos para mezclar la hidromiel y pociones mágicas. — ¿Y por qué me estás contando todo esto? —Porque es la bebida favorita de Thanatos. Lo miró con recelo. — ¿Y? —Es un regalo—comentó el vampiro. —En agradecimiento por haber mejorado el estado de ánimo de Thanatos. Regan estaba segura de que los ojos debían estar saliéndosele de las órbitas. — ¿Ha estado mejor desde que vine? Dios, no quería ni imaginarse cómo sería antes. —Ha tenido cambios de humor más bruscos—admitió Atrius—, pero en estos días ha sonreído más de lo que lo ha hecho desde que perdimos a Reseph. —Eso es bueno... creo.

Página | 300

El vampiro le sonrió como si Regan acabara de abrirse una vena y se la estuviera ofreciendo. —Dejaré la botella en su habitación. No obstante, le sugiero que no se tome más de un par de sorbos. Es demasiado fuerte para los humanos. —Gracias por el consejo. —No tenía pensado beber. El sirviente le había dicho que lo habían mezclado con pociones mágicas y aquello no podía traer nada bueno. Pero si a Thanatos le gustaba, bienvenido fuera. El vampiro se marchó con paso decidido y volvió a quedarse sola. Sola, como estaba acostumbrada a estar y como le gustaba estar. Desde su posición, Thanatos se giró y las miradas de ambos se encontraron. A su alrededor todos reían se abrazaban, se daban la mano. Pero no Thanatos ni Regan. En un lugar lleno de gente, ellos dos estaban solos. Menos mal que le gustaba estar así.

***
Aquella boda era todo lo que Limos podía haber soñado. Lo gracioso era que, mientras estaba delante de Arik, en medio de una estancia repleta de gente y comida y maravillosamente decorada, no se fijó en nada de todo aquello. Sólo tenía ojos para el militar. Él era el centro de su universo. Repitió las palabras que Idess le había pedido que dijera, al igual que hizo Arik, pero las que consiguieron llegar a su corazón fueron las que él añadió. La ceremonia exigía que Arik dijera: Te tomo como esposa, como mi compañera para toda la vida. Ese es mi deseo, pero él, al final de la frase, había bajado el tono de voz y había añadido: Mi único deseo. Después, Idess alcanzó la daga ceremonial que tenía a su lado en el altar, se hizo un corte en el pulgar y dejó que la sangre cayera sobre un cáliz. —Daos las manos. —Con cuidado, repitió el ritual sobre los dedos de Arik y Limos. Luego frotó los cortes con una especie de hierba y alzó el cáliz. —Vuestra sangre os unirá y la sangre de un ángel que no lo sea más os casará. Ahora, bebed y contad una verdad.

Página | 301

— ¿Una verdad?—preguntó Arik. Idess inclinó la cabeza. —El pilar de vuestro matrimonio debe ser la verdad. Cada uno de vosotros, mientras se humedece los labios con la sangre del otro, deberá revelar un secreto importante sobre su vida. Cuanto mayor sea el secreto, más fuerte será el vínculo que os una. Si decís una mentira arderá, pero si contáis una verdad... bueno, ya lo veréis. Podéis pedirle al otro que cuente algo específico o podéis dejarle que elija lo que quiere dar a conocer. Oh... Dios. La ansiedad se apoderó de ella. Sintió como si enredaderas de puro pánico ascendieran por su cuerpo, hasta el punto de que deseó colocarse la armadura y sacar una espada para deshacerse de aquel enemigo invisible que le estaba causando tal desasosiego. ¿Cómo podía una ceremonia tener un requisito como aquel? Arik tomó el cáliz y, sin titubear, se lo llevó a los labios. Sus ojos ardían con la intensidad de un bosque en llamas. Instantes después, retiró la copa y sus labios brillaron con un tono rojo intenso. —Una verdad, ¿Hay algo que quieras saber?—le preguntó. —Las mujeres—farfulló ella. —No me has dicho cuántas. —No te lo he dicho porque hay demasiadas como para que me sienta orgulloso. Y a algunas... a algunas ni siquiera las recuerdo. —El dolor por las palabras de Arik la atravesó, aumentando su ansiedad. No tenía que haberle pedido que le dijera aquello. —Veinte, quizás más. Pero ninguna de ellas puede compararse a ti y te juro que, a partir de ahora, no habrá ninguna otra—prometió con voz contenida. —Eso responde a tu pregunta, pero quiero decirte algo más. Si quieres, dejare que entres en mi cabeza y borres el recuerdo de todas esas mujeres. No he estado más seguro de algo en toda mi vida. Limos se quedó sin aliento. El hecho de que le estuviera permitiendo que volviera a hurgar en su mente, teniendo en cuenta lo intolerante que se había mostrado con ese tema, era la mayor muestra de confianza y compromiso que podía haberle dado.

Página | 302

De todos modos, aunque pudiera retroceder tanto en el tiempo—que no podía—no lo haría. No volvería a borrarle ningún recuerdo. Los ojos le escocían y se le hizo un nudo en la garganta por la emoción que en ese momento sintió. ¿Cómo había podido tener tanta suerte y encontrar a un hombre así? Y sobre todo, ¿qué había hecho para merecérselo? Arik le pasó el cáliz, y las manos de ella temblaron al sujetarlo. El militar la miraba expectante. Todo el mundo lo hacía. Cuando el temblor se hizo tan intenso que estuvo a punto de dejar caer la copa, Arik tomó sus manos entre las suyas y llevó el borde hasta su boca con suavidad. —Puedes hacerlo—le susurró. Sus labios y lengua notaron la cálida humedad de la sangre. En su hombro, los platillos de la balanza empezaron a moverse sin control alguno. —Arik—dijo con voz áspera. —Yo... yo... Debería mentir. Inventarse algo. Las ganas de faltar a la verdad hicieron que le rechinaran los dientes. Quería que su matrimonio se fundamentara en unos pilares sólidos, cuanto más mejor, pero ahora había demasiada gente mirándola, y necesitaba inventarse alguna historia. En una ocasión se había parado delante de una multitud y les había enardecido con falsos cuentos que habían terminado con una rebelión contra su amo. Cada palabra que salió por su boca le produjo un placer inmenso. Y ahora, al igual que en aquel momento, las mentiras se arremolinaban en su mente, pugnando por salir, la respiración se le aceleraba, la sangre fluía por sus venas como un caballo desbocado… —Eh. —La profunda y tranquila voz de Arik consiguió llegar a ella a través del pánico que sentía y Limos se dio cuenta de que había estado mirando a todo el mundo menos a él. —Mírame—le pidió. —Mírame a los ojos. Estoy aquí contigo. Como si se hubiera aferrado a un chaleco salvavidas, se concentró en su mirada, olvidándose del resto de los presentes. Puedo hacerlo. Por él puedo hacer cualquier cosa que me pida.

Página | 303

Sin embargo, no se le ocurrió qué decir. Tenía demasiados secretos para escoger, y todos eran demasiado horribles e hirientes. Arik también lo sabía. ¡Bendito fuera!, lo sabía, y había acudido en su ayuda. —Ya que estamos celebrando nuestra boda, ¿te gustaría darle su merecido a tu ex?—Alzó ambas cejas, esbozando una pequeña sonrisa. — ¿Tienes algún secreto que os concierna a ambos? El miedo le secó la boca. Sí, tenía un secreto que no quería revelar por nada del mundo, pero si tenía que hacerlo, aquél era el lugar y momento idóneos. —Acudí voluntariamente a mi compromiso matrimonial. —Se aclaró la garganta. Las miradas atónitas de sus hermanos se clavaron en ella, quemándola por dentro, pero hizo caso omiso de ellas, centrándose únicamente en Arik y rezando para que no la odiara por lo que iba a decir. —Quería ser la prometida de Satanás, y si él me hubiera tomado en ese momento, hubiera aceptado gustosa. Ya estaba. Lo había dicho. Puede que tuviera el estómago más revuelto que nunca y que hubiera empezado a sudar copiosamente, pero lo había hecho. El silencio que siguió a sus palabras se intensificó mientras Arik permanecía allí de pie, estoico y con una expresión neutral en el rostro. —Si aceptáis las verdades que ambos habéis contado podéis besaros—dijo Idess. Dios, la espera la estaba matando. Limos creyó que el corazón terminaría por explotarle ante tanta tensión. Sin embargo, de repente, Arik se acercó a ella y despacio, muy despacio, le rozó los labios con los suyos. La sangre se mezcló, sus lenguas se encontraron y un intenso y poderoso placer los recorrió a ambos. Supo que él también lo estaba sintiendo porque en ese momento, como si fueran uno solo, se fundieron en un éxtasis que casi los llevó al orgasmo. Todo su cuerpo se estremeció. Se sentía más liviana. ¿No decían que la verdad le hacía a uno libre? Pues tenían toda la razón. Se sentía más libre que nunca. Libre, segura y amada. —Felicidades. —Ya estáis casados.

***
Página | 304

Arik no se hubiera imaginado ni en un millón de años que terminaría casado. O emparejado, para ser más exactos. Lo que, en el mundo sobrenatural, era un vínculo mucho más fuerte que el matrimonio porque, salvo excepciones, no sólo era afectivo sino también físico. Los hermanos seminus, por ejemplo, no podían desvincularse de sus compañeras a menos que éstas murieran. Según Idess, su matrimonio se iba regir por la misma regla. Asi que esperaba que Limos no quisiera divorciarse en mucho, mucho tiempo. Mientras bajaban del altar, su cuerpo todavía ardía por el intenso placer que había experimentado al besarla y se preguntó cuánto más duraría aquella sensación. La ceremonia de la sangre y la verdad había resultado ser un ritual muy poderoso, pero también incómodo, desconcertante y, finalmente, liberador. No se había dado cuenta de lo mucho que confiaba en Limos hasta que se escuchó a sí mismo contar su verdad, y cuando ella le habló del voluntario papel que había jugado en su compromiso, se sintió inmensamente orgulloso porque le hubiera confiado algo que sin duda había sido una vergonzosa mácula en su alma. Los familiares y amigos que habían acudido a la boda les rodearon y empezaron a felicitarles, abrazarles y darles palmaditas en la espalda. Parecía que estaba allí el Hospital General del Inframundo al completo, y la ausencia de sus compañeros de la R-X y de la Egida le hizo percatarse de una realidad completamente surrealista: su mundo había cambiado. Le hubiera gustado tener a su lado a Kynan y a Decker, pero estaban muy ocupados conteniendo un asalto a una célula de la Égida y tratando de poner freno a una cadena de súbitos ataques demoníacos a hospitales humanos. Por lo visto Peste estaba intentando hacer mella en la habilidad que los humanos tenían de reparar el daño que él causaba. El muy bastardo. Al final todos se fueron alejando en dirección a las mesas con comida y bebida, dándoles a Thanatos y a Ares la oportunidad que estaban buscando para abordarles. En el mismo instante en que se acercaron, Limos se puso tensa. —Lo que he dicho durante la ceremonia...—Apretó la mano de Arik con tanta fuerza que creyó que se la rompería.

Página | 305

—No ha sido fácil de escuchar—la interrumpió Thanatos—, pero todos hemos hecho cosas en nuestro pasado de las que no estamos orgullosos. No podemos culparte por algo que ocurrió hace miles de años. Ares hizo un gesto de asentimiento. —No eres la misma persona que eras cuando estabas en el Sheoul. Te queremos hicieras lo que hicieras. Las palabras de Ares deberían haberla reconfortado, pero mientras sus hermanos la abrazaban, Arik atisbo cierta preocupación en la expresión de Li y un titubeo en su sonrisa. Quizás sólo fuera producto de su imaginación, porque para cuando se separaron había vuelto la Limos juguetona, que se puso de puntillas y le susurró al oído: —Podemos escabullimos y meternos en alguna de las habitaciones vacías de Than. Arik gimió y su polla se endureció ante el comentario. A pesar de que estaba de acuerdo con la idea, todo el mundo les estaba mirando. —Por mucho que me guste, creo que los invitados se darían cuenta. — ¿Y? —Y sé lo protectores que los hermanos pueden llegar a ser. —Cogió dos copas de champán de un vampiro que pasaba con una bandeja. —Así que no quiero que los tuyos me maten por convertir tu primera vez en unos cuantos segundos dentro de un armario. — ¿En unos cuantos segundos?—se rió ella. Aquel sonido le sentaba a la perfección. Le pasó una de las copas. —Sí, unos cuantos segundos. Además, si no funciona no quiero que todo el mundo escuche mis gritos cuando mis dedos vuelen por los aires. —La idea calmó su erección a la velocidad del rayo. —Va a funcionar—afirmó ella. —Y más vale que lo haga porque estoy muy caliente.

Página | 306

Arik se atragantó con el champán, y volvió a hacerlo cuando Ares le dio varias palmaditas en la espalda. — ¿Estás bien, cuñado? No te vayas a morir antes de quitarle a Limos su cinturón de castidad. Se atragantó de nuevo. ¿Desde cuándo tenía Ares sentido del humor? —Estoy de acuerdo con eso—agregó Limos alegremente. —Llevo cinco mil años intentando perder la virginidad. Esta vez Arik no se atragantó. Simplemente dejó de respirar. Ares le cogió del hombro. —Quizás deberíais marcharos. ¡Dios! Ares prácticamente estaba desnudándole y metiéndole en la cama. —Yo... Esto... —Limos seguirá vinculada al contrato de compromiso hasta que no consuméis vuestro matrimonio—les recordó Ares ahora serio. Aunque fue un alivio saber que Ares no estaba ansioso por que su hermana se acostara con alguien, la situación seguía siendo incómoda. —Nos iremos dentro de un rato—dijo Arik. —Es la boda de Limos y quiero que se divierta. Ares le dio un abrazo fraternal a Limos. —Creo que hiciste bien al escoger a este humano. Limos sonrió de oreja a oreja. —No lo dudes. Después, Ares se marchó en dirección a Cara, que estaba muy ocupada regañando a Hal por algo que había hecho. A pesar de que el sabueso la miraba con sus grandes ojos tristes y las orejas caídas, no dejaba de mover la cola y Arik esperó que Cara se estuviera dando cuenta de que le estaba tomando el pelo.

Página | 307

—Ahora vuelvo—dijo Limos, dándole un beso en la mejilla a su esposo. — Tengo que ir a darle las gracias a Idess y a Runa por todo lo que han hecho. Arik observó embelesado cómo se alejaba, ansiando despeinar esa sedosa mata de pelo que se sujetaba grácilmente en lo alto de su cabeza. El estilo le quedaba de maravilla, mostrando su elegante y estilizado cuello, pero quería verla desnuda y con el pelo suelto. Y quería hacerlo ya. Verla desnuda bien merecía la pérdida de uno o dos dedos. —Felicidades. —Regan se acercó sigilosamente a él con una botella de agua en la mano. Cuando vio su copa de champán hizo una mueca de asco. Quizá odiara la bebida. O quizá estuviera embarazada. Oh, mierda. La bilis se le subió a la garganta. Acababa de casarse con la hermana de Thanatos y tenía información confidencial sobre el jinete. Entendía por qué la Égida había tomado aquella decisión e incluso, si se lo hubieran contado hacía un par de meses, hubiera estado de acuerdo con ese particular plan de salvar el mundo. Pero lo que para él antes solía ser blanco o negro ahora tenía un montón de tonos grises y su sentido del juego limpio no dejaba de gritarle que aquello no estaba bien. Thanatos no se merecía ser usado como un simple semental sin voz ni voto. Tenía derecho a elegir si quería traer o no un niño a este mundo. — ¿Estás embarazada?—preguntó bajando el tono de voz. La guardiana soltó un bufido. —Para estarlo tendría que haberme acostado antes con Than. Gracias a Dios. —No lo hagas, Regan. Vuelve a casa y olvídate del plan de la Égida. — ¿Y a ti qué te importa lo que haga? —Acabo de entrar en esta familia. No puedo ocultarle algo como esto a mi mujer.

Página | 308

Regan le miró con dureza. — ¿Lo ves? Esta es una de las razones por las que nunca me casaré. Uno deja de ser independiente y de pensar por sí mismo. No iba discutirle aquello, pero sí que iba a dejarle claro de qué bando estaba. —Si no te vas de aquí esta misma noche, se lo contaré a los jinetes. —Al día siguiente les haría una visita a los líderes de la Égida e intentaría convencerles de que Thanatos tenía que estar al tanto de aquello. Los ojos de Regan centellearon de indignación. —De acuerdo. Pero explícales tú a los sigils por qué fallé. Y después cuéntale al resto del mundo por qué no pudimos impedir el Apocalipsis. —Volvió a mirar su copa y le regaló una siniestra sonrisa, —Disfruta del champán. —Dicho esto, se marchó con paso airado, dejando a Arik mirando su copa y preguntándose por qué se sentía como si estuviera haciendo el ridículo. Daba igual. Aquella guardiana tan irritable no iba a amargarle el día de su boda. Se fue en busca de Limos, que se terminó el champán de un trago y tiró la copa a la chimenea. El cristal se hizo añicos y la jinete soltó un grito de alegría. Todos a su alrededor la vitorearon y empezaron a bailar. Entonces, Limos le cogió de la mano y se lo llevó hasta una habitación para buscar un poco de intimidad. —Eres una pequeña descarada—dijo al darse cuenta de sus verdaderas intenciones. —Has hecho eso para distraerles. —Sí. —Le cogió por la nuca y tiró de él para darle un beso. La lengua de la jinete era ardiente y su boca se sentía eróticamente húmeda. En menos de dos segundos la tenía contra la pared. Ella ronroneó satisfecha y le rodeó el cuello con los brazos. Arik le acarició los costados y las caderas mientras le lamía y mordisqueaba los labios. Dios, era perfecta, y cuando se arqueó y presionó los senos contra su pecho, se dejó llevar por la sensación y se perdió en su abrazo. —Te quiero—susurró Arik. Nada más decir aquello creyó que el corazón se le pararía al ver cómo ella se detenía bruscamente.

Página | 309

— ¿Qué has dicho? Mierda. Acababa de arruinarlo todo, ¿verdad? Bueno, ya no podía dar marcha atrás. —Que te quiero. No sé cómo ni cuándo ha pasado, pero te quiero. Y no lo siento en absoluto. Ella cerró los ojos, y cuando volvió a abrirlos eran como dos relucientes estanques de color púrpura. —Creí que nunca escucharía a nadie decirme esas dos palabras. —Los dedos femeninos se enredaron en su pelo, tirando de él. —Yo también te quiero, Arik— susurró. —Y quiero tener hijos. — ¿Ahora? —Sí. —Inmediatamente después negó con la cabeza. —Me refiero a que... Mi reloj biológico ha estado haciendo tictac durante cinco mil años. Pero ahora no es el momento. No lo será hasta que Peste no suponga ningún peligro. No hay nada peor que pueda imaginar que estar embarazada y que mi Sello se rompa. Pero sí, quiero tenerlos, así que es mejor que empecemos a practicar, porque quiero montones de niños. Arik tragó saliva varias veces hasta que estuvo seguro de que podía hablar sin sonar demasiado sentimental. —Creo...—Inhaló profundamente. —Creo que va siendo hora de que nos vayamos a casa. Con una perversa sonrisa, Limos deslizó la mano hasta su entrepierna, donde le acarició la palpitante erección. — ¿Crees que podrás hacerlo? —No si sigues acariciándome de ese modo. Las manos de ella subieron ahora hasta sus hombros.

Página | 310

—No puedo esperar a que hagamos el amor—murmuró. —He esperado mucho tiempo, y ahora me alegro mucho de haberlo hecho. Estoy encantada de que sea contigo, Arik. No podía haberle dicho nada mejor. La cogió de la mano y la sacó de la habitación. Después se escabulleron entre los invitados y salieron por la puerta de entrada; pero antes de abandonar por completo la carpa, la voz de Ares los detuvo. — ¿Creíais que podíais iros sin que nos diéramos cuenta? —Ése era el plan—masculló Arik. De pronto se vieron engullidos por los fornidos brazos de Thanatos y Ares, que les dieron un enrome abrazo. —Volved por la mañana—dijo Ares. —Tengo la sensación de que el Inframundo se va a convertir en un auténtico hervidero. —Yo también lo creo—añadió Than. —No os metáis en líos. —Imposible—se oyó una voz a escasos metros de ellos. —Nuestra hermanita es una experta en eso. Arik y Limos se giraron en el mismo momento en que Peste salía de entre las sombras.

Página | 311

Veintisiete
Tenía que ser Peste el que le arruinara la boda. Mientras su hermano se
acercaba a ella con una espada en una mano y la cabeza de un sabueso del infierno en la otra, a Limos se le cayó el alma a los pies. Arik se puso a su lado, poniéndose unos centímetros por delante de ella en una sutil posición protectora de bloqueo. Peste tiró la cabeza del can a la nieve y la sangre creó un grotesco charco a su alrededor. —No os preocupéis, no he matado a todos vuestros guardias. Gracias a mis acólitos, la mayoría han salido huyendo. — ¿Qué estás haciendo aquí?—gruñó Than mientras se ponía la armadura. Ares hizo lo mismo. —Me ha dolido mucho que no me hayáis invitado a la boda. —Peste envainó la espada, cortando el helado aire de la noche con el ruido metálico. —No obstante, he traído un regalo. Limos agarró la mano de Arik con más fuerza. —No queremos nada de ti. —No es para ti, hermanita. —La sonrisa de Peste era la misma definición del mal. —Es para Arik. Además está muy relacionado con el ritual de la boda. Le he traído la verdad. La visión de Limos se tornó borrosa, pero tiró de Arik lista para abrir un portal de desplazamiento. —Salgamos de aquí. —Tú no te vas a ningún lado. —Peste le dio una patada a la cabeza del sabueso, y ésta fue a parar a los pies de su vestido de boda, salpicando de sangre la hermosa y sedosa tela.

Página | 312

—Eres un cabrón. —Arik se abalanzó sobre él y Limos, todavía consternada, no pudo detenerle. Afortunadamente Thanatos fue lo suficientemente rápido como para coger a su marido por la cintura. —Tranquilo. No merece la pena. —No te preocupes. No pienso matar a Arik hasta que no escuche lo que he venido a decirle. —Los colmillos de Peste brillaban en la oscuridad como dos carámbanos de hielo. —Limos, cuéntales a tu recién estrenado esposo y a nuestros hermanos la verdad sobre cómo escapaste del Sheoul. —Reseph, no. —Limos se tragó el «oh, mierda» que amenazaba con salir de su boca. —Por favor, no lo hagas. Durante un instante creyó haber visto algo familiar, una especie de arrepentimiento en los fríos ojos azules de Peste, pero ahora ya no tenía importancia porque Ares, con la espada lista para atacar, la miró confundido. — ¿De qué está hablando? —Da igual. —De pronto se sintió helada. Se frotó el cuerpo con los brazos y miró a sus hermanos. —No le hagáis caso. No le escuchéis. —Creedme—dijo Peste. —Os aseguro que sí queréis oír lo que os tengo que contar. La ansiedad se apoderó de ella y juntó las manos a modo de súplica. —Os lo ruego, hermanos. Volved dentro y fingid que Peste nunca ha estado aquí. —Caminó hacia adelante, con los altos tacones hundiéndose sobre la nieve cubierta de sangre. —Me dijisteis que me queríais sin importar lo que hubiera hecho, así que da igual. Por favor. Volved dentro. Silencio. Ares y Than intercambiaron miradas. Después, Than soltó a Arik, que todavía miraba a Peste como si quisiera matarlo, y Ares envainó la espada. —Vete de aquí, Peste. —Thanatos fue decidido a por su hermano y se paró tan cerca de él que las armaduras de ambos chocaron y sus narices casi se tocaron. Una súbita brisa helada enredó los cabellos de ambos hasta que sus rostros

Página | 313

prácticamente desaparecieron en una maraña de mechones castaño claro mezclados con rubio platino. —Limos es nuestra hermana. Tú ya no. Y ya nos has jodido demasiadas veces. Otro destello de dolor cruzó los ojos de Peste. —Todavía no he empezado a joderos—siseó al tiempo que agarraba la nuca de Thanatos y le daba un golpe con la cabeza tan fuerte que el sonido del impacto inundó el ambiente. Than rugió de furia y contraatacó. Ambos cayeron sobre la nieve dándose puñetazos sin parar. Ares y Arik se lanzaron sobre Peste, pero el muy bastardo sacó un cuchillo, hiriendo a Than en la mejilla, consiguió levantarse y se giró para enfrentarse a ellos. — ¿Sabéis quién os jodió de verdad?—masculló Pesste. —Vuestra dulce y virginal hermana. No se escapó del Sheoul. Primero envió a los demonios que nos atacaron. Después, vino a nuestro encuentro, nos mintió sobre su salida del Inframundo y nos convenció para que iniciáramos la guerra. Thanatos, que seguía sentado sobre la nieve con la mejilla y la boca sangrando, la miró fijamente. — ¿Li? ¿Quieres decirle a este gilipollas que deje de soltar mierda por esa bocaza que tiene? — ¿Por qué no vienes y me lo dices tú mismo, imbécil?—replicó Peste. El tono que usó le recordó tanto a Reseph que a Limos le escocieron los ojos. Pero sí, lo que realmente quería decirles a sus hermanos era que Peste sólo sabía soltar mierda. Las ganas de mentir eran tan fuertes que su balanza se desequilibró en favor del Mal. Sus ojos se dirigieron a Arik, que la miraba como si esperara que tuviera una explicación convincente que demostrara que se trataba de un enorme malentendido. El militar se acercó hacia ella, pero Limos dio un paso atrás. No quería que la consolara, no cuando no se lo merecía. — ¿Limos?—Ahora la voz de Than era cortante, mezclada con un matiz de sospecha. —Dinos que está mintiendo. —No puedo—terminó diciendo con voz áspera.

Página | 314

Ares soltó un gruñido. — ¿Quién te obligó? ¿Con qué te amenazaron? — ¿Crees que lo hizo porque la obligaron?—Peste se rió. —Claro que lo crees. Limos nunca nos traicionaría por voluntad propia. —La miró, enarcando una ceja rubia. —Vamos, hermanita. Cuéntaselo todo, reina del Inframundo. —Cierra la puta boca. —Arik volvió a abalanzarse sobre Peste, pero en esa ocasión fue Limos la que le impidió hacer algo que lo llevaría directamente a la perdición. Cuando le agarró del brazo consiguió aplacar los ánimos del militar, aunque se colocó de tal modo que si Peste hacía cualquier movimiento contra ella, tendría que pasar por encima de él. Dios, no se merecía a ese hombre. —Limos—la llamó Ares con voz queda. —Cuéntanos. —Aunque lo dijo con tono suave, fue una orden en toda regla. Ella inspiró profundamente para armarse de valor. —Me criaron para ser una demonio—empezó con voz temblorosa. —Ya lo sabéis. Pero lo que no sabéis es que me trataron como si fuera una princesa. Yo era… era parte del plan. La idea que Lilith y Sat{n tenían desde el principio, quiz{s incluso desde nuestra concepción, era usarnos para destruir la humanidad. —Todos sus músculos se tensaron por lo que iba a decir a continuación. —De modo que, cuando llegó el momento, me enviaron a la superficie para estudiaros. Para encontrar vuestro punto débil. — ¿Nos espiaste?—preguntó Ares. Hizo un gesto de asentimiento. —Durante un año. Nunca me visteis ni supisteis que estaba allí. El rostro de Ares se ensombreció, endureciendo su expresión. — ¿Y qué fue lo que averiguaste exactamente?

Página | 315

—Que tu punto débil era el amor por tus seres queridos y tu arrogancia al creer que podías protegerlos. El tuyo, Than, era tu naturaleza pacífica. Y el de Reseph su incapacidad para centrarse en algo. Los ojos de Ares la miraban ahora con una frialdad absoluta y supo que ya había deducido el final de la historia antes de que ella llegara a la mitad. —Sigue. —Su tono era letal. Seguro que ya no la consideraba su hermana, pero él y Than le habían dicho que la querían sin importar lo que hubiera hecho en el pasado, así que se aferró a aquello para continuar. — ¿Qué hiciste después de averiguar lo que necesitabas? —Volví al Sheoul y decidieron que era el momento idóneo para traeros a nuestro mundo. — ¡Dios!—Thanatos se pasó una mano por el pelo. — ¿Qué fue lo que hiciste? Se le hizo un nudo en la garganta. A partir de ese punto, el resto de la historia iba a peor. —Envió a las hordas demoníacas para que nos atacaran—terminó de explicar Peste. Su voz destilaba tanta aversión, que supo que Reseph también estaba hablando desde algún lugar de su interior, odiándola por lo que le había hecho. — Mandó a los demonios a que sembraran el caos entre los humanos. Después, cuando las cosas se pusieron peor, se presentó ante nosotros contándonos que se había escapado de una vida miserable en el Sheoul para explicarnos lo que realmente éramos. Los ojos de Ares adquirieron una frialdad letal y la miró del mismo modo que lo hacía con sus enemigos. —Fuiste tú la que envió a los demonios que mataron y torturaron a mi mujer. —No era una pregunta. Ares lo sabía, pero quería que ella lo dijera en voz alta. Limos estaba tan angustiada que sólo quería vomitar. —Ares, escúchame… —Maldita sea, ¡contéstame!

Página | 316

Todos sus instintos le gritaban que mintiera, pero si aún había una esperanza de salvar la relación que tenía con sus hermanos, tenía que hacerles entender por que hizo lo que hizo. Hacerles ver que, si pudiera resarcirlos, lo haría sin dudarlo. Sin importar el coste que conllevara. —Mi misión era alentaros a iniciar la guerra contra los demonios y que convencierais a los humanos para que lucharan junto a vosotros, con el fin de destruirlos. —La histeria estaba empezando a dominarla, y luchó con todas sus fuerzas por deshacerse de ella. —Daba igual los medios que utilizara para conseguirlo. Cuanto más grande fuera vuestro dolor, más odiaríais a los demonios. Y una vez que el resentimiento y la sed de venganza os corrompieran, sería más fácil atraeros a nuestro bando. —Mi mujer murió por tu culpa—rugió Ares. — ¿Y mis hijos? ¿También ordenaste que les mataran? —Los mandaste lejos antes de que pudiéramos hacer nada—susurró ella. — Pero no pensaba matarlos, Ares. Te lo juro. Peste soltó una carcajada. —Sólo porque, al ser sus hijos, podían llegar a ser criaturas poderosas y eso os convenía. Cierto. Les hubieran sido de mucha utilidad cuando crecieran.

Desgraciadamente, se convirtieron en bajas de aquella guerra contra los demonios. Así que, sí, aunque indirectamente, también era responsable de sus muertes. Se arriesgó a echarle un vistazo a Arik, que la miraba aturdido sin decir ni una sola palabra. La vergüenza le oprimió el pecho, y cuando miró a sus hermanos y vio el odio y la decepción brillando en sus ojos, apenas pudo respirar. —Los demonios asesinaron a la mayor parte de mi familia—dijo Thanatos con un tono de voz tan helado que Limos se estremeció. —Vi cómo mi tribu era masacrada por una horda de soulshredder. ¿Tienes alguna idea de cómo matan, Limos?—La agarró por el cuello de su precioso vestido de novia y se enfrentó a ella cara a cara. — ¿Lo sabes? Sí, lo sabía, pero no podía contestarle. Arik estaba allí, interponiendo su musculoso brazo entre ella y Than.

Página | 317

—Suéltala, jinete. La voz de Than sonó como una avalancha. —Esto no es de tu incumbencia. —Empezó a serlo hace una hora, cuando bebí su sangre de una copa—replicó Arik. —Así que suéltala de una puta vez. ¡Ya! A nadie le asombró más que a Limos que Thanatos le hiciera caso y la soltara. Aunque estaba clato que su hermano no había terminado con ella. Ni mucho menos. —Hablando de eso—añadió Peste con indiferencia. —He liberado a miles de soulshhredder en el mundo humano. Ares señaló a Peste con un dedo. —Ya nos encargaremos de ti más adelante. —Se volvió hacia Limos. —En cuanto a ti. —Prácticamente escupió el «ti». —Eres igual que él. Aunque Peste tiene la excusa de que su Sello se ha roto. Los ojos de Limos se llenaron de lágrimas que no derramó. —Dijiste que me queríais sin importar lo que hubiera hecho. Que no me culparíais por cosas que hice hace miles de años. —Eso fue antes de saber que por tu culpa murieron todas las personas que quería—rugió. El odio de Ares la golpeó con tanta fuerza que trastabilló hacia atrás. Sentía tal dolor en el pecho que apenas podía respirar. — ¿Sabías cómo reaccionarían desde el Cielo?—quiso saber Thanatos. — ¿Sabías que nos enviarían a una horda de ángeles y que nos castigarían transformándonos en los Jinetes del Apocalipsis? —No—contestó en un hilo de voz. —Eso no formaba parte del plan. Ibais a ser mi regalo de bodas para Satán. —Abrió y cerró las manos a ambos costados. — Antes de que naciéramos, le dijeron que jugaríamos un papel importante en el Apocalipsis, pero no se sabía cómo. Así que quería entregaros a él. Pero fui

Página | 318

demasiado lenta. Lucifer me advirtió, que en el Cielo no tolerarían demasiadas bajas humanas antes de intervenir. Yo calculé mal mis movimientos y, antes de poder llevaros al Sheoul, los ángeles interfirieron y nos maldijeron transformándonos en los Jinetes. Y pagó con sangre aquel fracaso. Después de dos meses de tortura, la enviaron de nuevo al reino de los humanos para compensar el error. —Cuéntales el resto. —Peste se cruzó de brazos. El sonido metálico que hizo al moverse reverberó en el helado aire nocturno. —Diles cómo estuviste actuando en contra nuestra durante miles de años para que mi Sello se rompiera. Y explícales también que fuiste tú la que robó la daga de la Redención. Y no porque no confiaras en que los templarios pudieran mantenerla a salvo, sino porque querías destruirla y así evitar que Ares y Thanatos me mataran si mi Sello de rompía. —Peste sonrió perversamente, descubriendo sus enormes colmillos. — ¿Y sabéis lo mejor de todo? Que mató a Sartael para asegurarse de que tuviera la boca cerrada, ¿verdad? Sabías que era el único que podía encontrar tu agimortus, pero te importó una mierda con tal de protegerte. Pero jodiste a la persona equivocada, Limos. Sartael era la mascota de Lucifer y éste ha jurado descargar toda su furia sobre todos vosotros. Así que, hermanita, no sólo les jodiste sus antiguas vidas, sino que también vas a joderles las actuales. —Limos. —Ares temblaba con una furia que ella apenas había visto antes, y eso que le había visto encolerizado muchísimas veces. —Eres una mentirosa intrigante. La agonía se apoderó de su corazón con tal intensidad que gritó: —Ares, por favor... — ¿Por favor?—le espetó Peste con repulsión. —Deberías ser la puta de Satán, no la de ese humano. Ya se encargará el Señor Oscuro de darte el dolor que te mereces... Una ráfaga de disparos interrumpió el discurso del jinete. Al instante, la cabeza de Peste explotó en una grotesca lluvia de huesos, sangre y trozos de cerebro.

Página | 319

—Por Dios—dijo Arik con calma mientras enfundaba su pistola. — ¿Es que nunca cierras la boca cuando te lo dicen? Peste cayó hacia atrás, pero antes de tocar el suelo cubierto de nieve y sangre, abrió un portal y metió su destrozado cuerpo dentro de él. Limos clavó sus ojos en Arik, que la miraba como si no la conociera. La angustia drenó toda la sangre de su corazón. —Lo siento, Arik. —Oh, Limos—murmuró. — ¿Qué es lo que has hecho?

Página | 320

Veintiocho
Primero se oyó un trueno. Luego llegaron las expresiones de absoluta
confusión. — ¡Dios!—exclamó Arik. —Joder, he dicho tu nombre. Aunque no lo había pronunciado bajo los efectos de una profunda agonía, sí que se sentía dolido por lo que acababa de pasar. Maldita fuera, Limos había conseguido que pronunciara su nombre con una simple disculpa, cuando algunos de los demonios más crueles del Inframundo no lo habían logrado a base de torturas. Ares les había recordado que el contrato de compromiso no se rompería hasta que no consumaran el matrimonio y ahora estaban bien jodidos. — ¡Tenemos que irnos!—Limos convocó un portal de desplazamiento en el mismo momento en que la bestia más grande y más horrenda que Arik jamás hubiera visto hacía acto de aparición y pateaba con fuerza el suelo. Al instante, trozos de hielo y tierra congelada del tamaño de un vagón de tren salieron disparados estrellándose a su lado. Los invitados a la boda salieron de inmediato, dispuestos a pelear. — ¡Marchaos de una puta vez!—Than le lanzó a Arik una mirada de «hazlo» y él no se lo pensó dos veces. Cogió a Limos y se metieron dentro. Salieron a una salita de estar decorada como lo suelen estar las casas cercanas a la playa. — ¿Dónde estamos?—preguntó. —En mi otra casa hawaiana. No me dio tiempo a pensar. Sólo... sólo quería transportarnos a algún lugar lejos de allí. —Tragó saliva. —Arik, lo siento...

Página | 321

— ¿Lo sientes? Me mentiste, traicionaste a tus hermanos, conseguiste que mataran a sus familias, ¿y lo sientes? El suelo bajo sus pies tembló mientras ella le cogía del cuello de la camisa. —Por favor, Arik, te lo juro, quería contarte la verdad... La isla entera se estremeció, como si fuera la tapa de una olla a presión. —Da igual. Tengo que follarte. Ahora. Con esa frase se había cubierto de gloria. Limos no lo dudó ni un segundo. Se llevó las manos a la nuca y desgarró por la mitad su ensangrentado vestido de novia. Cuando Arik vio lo que había debajo se quedó sin respiración. Llevaba un sujetador de encaje blanco, el cinturón de perlas, y unas medias, también blancas, que le llegaban a la mitad de los muslos sujetas por un liguero del mismo color. Si las circunstancias hubieran sido diferentes, es decir, si no hubiera estado furioso con ella y no los estuviera persiguiendo el rey de todos los demonios, la hubiera desnudado usando sólo los dientes. Un horrible gruñido cortó el aire y la pared que había a su espalda explotó. Limos gritó, abrió otro portal y los metió a ambos dentro. Aterrizaron en medio de lo que parecía ser una jungla llena de humedad y animales ruidosos. La jinete se giró hacia él. —Date prisa—le urgió. Eso sí que era presión. Tenía a una horda de demonios intentando matarle y al mismísimo Satán llamando a su puerta, ¿y se suponía que tenía que conseguir una erección? Limos se tiró al suelo y alzó las manos para que se uniera a ella. A lo lejos, volvieron a escuchar el trueno. —Arik. —Sus ojos violetas le miraron suplicantes. —Viene a por mí.

Página | 322

Por muy cabreado y dolido que estuviera, todavía la amaba y no iba dejar que aquel cabrón se la llevara. Se dejó caer sobre sus rodillas y alargó la mano para tocar el cinturón de perlas. Cuando sólo quedaban unos centímetros, se detuvo. —Si esto no funciona... —Funcionará—le prometió ella. —Si no funciona...—suspiró. —Si esto no sale bien, lo siento. Limos dejó escapar una única lágrima, que rodó por su mejilla hasta estrellarse contra el suelo. —Yo también lo siento. Trató de prepararse mentalmente para superar la prueba. Sus oídos vibraban por el sonido similar al de un tren de carga aproximándose a ellos. Sin perder ni un segundo más, agarró el cinturón de castidad y… Y no pasó nada. —Dios bendito—susurró ella. —Ha funcionado. ¡Rómpelo! Ahora ya con las dos manos, sujetó la fina cadena, sorprendido de que algo tan delicado pudiera ser tan resistente y letal, y tiró de ella con todas sus fuerzas. Diminutas perlas salieron volando por los aires, cayendo sobre el exuberante suelo de la selva. —Arik, por favor. Hazlo ya. Miró hacia su miembro y maldijo para sus adentros. No estaba excitado. No podía continuar en ese estado. Entonces Limos se sentó, le cogió el pene y, antes de que él pudiera decir algo, se lo metió en la boca y le lamió el glande. Con ese simple gesto, a pesar del terremoto, a pesar de que el rugido cada vez era más intenso, se puso duro. Siempre había oído decir que el peligro era un poderoso afrodisíaco, y ahora estaba comprobando en sus propias carnes que era verdad.

Página | 323

La adrenalina fluyó por sus venas, desconectando su botón de seguridad y poniéndole en marcha. Le ardía la sangre y la boca de Limos sobre su carne era pura magia. Un árbol arrancado de cuajo colisionó a unos cuantos metros de ellos y otro espantoso rugido inundó el ambiente. Aunque su pene todavía no estaba completamente erecto, tumbó a Limos de espaldas, le separó las piernas y deslizó un dedo en su interior. Mierda. Ni siquiera tenía tiempo para conseguir que se humedeciera. Otro gruñido rasgó el aire, y Arik creyó sentir un fétido aliento soplándole en la nuca. — ¡Hazlo! Empujó sus caderas hacia adelante y la penetró de una sola estocada. El himen de Limos se rompió. Arik se dejó caer sobre ella y la sostuvo con tanta fuerza que dudó que la jinete fuera capaz de respirar. Ambos estaban temblando y en la mano sostenía la daga que se había atado al tobillo antes de la boda. Ni siquiera recordaba haberla cogido, pero estaba más que preparado para usarla. A lo lejos, volvieron a escuchar un horrible y fiero rugido y después, de repente, se paró. La jungla se quedó completamente silenciosa y el único sonido que escuchó fue su afanosa respiración y el palpitar de su pulso en los oídos. Con sumo cuidado, casi temblando, salió de Limos. La jinete le agarró de los brazos y le clavó sus uñas pintadas de rosa. —Arik, por favor… —No puedo. Se puso depie, se abrochó los pantalones y se quitó la chaqueta del uniforme. Luego ayudó a Limos a incorporarse y la cubrió con ella. ¿No era de lo más caballeroso? A pesar de lo furioso que estaba, todavía quería protegerla. ¡Qué imbécil que era! Se fijó en el pequeño reguero de sangre que caía por la parte interior del muslo de ella. Limos miró abajo y después clavó la vista en él, confundida.

Página | 324

—Nunca creí que me pasaría algo así. —La vulnerabilidad en su tono de voz derritió un poco la fría capa de ira que Arik sentía. En otras circunstancias, la habría envuelto en sus brazos. —Convoca un portal y sácanos de aquí. Sin decir ni una sola palabra, Limos dejó caer los hombros y obedeció. El portal los transportó hasta la mansión privada de Limos. Uno de los guardias les saludó con la mano, pero apartó inmediatamente la mirada en cuanto se dio cuenta de que la chaqueta de Arik no cubría por completo la desnudez de la jinete. Caminaron en silencio hasta su habitación. Una vez allí, ella desapareció en el baño y él se sentó en la cama, cerca de una caja rosa y blanca. Sintió cierta curiosidad por saber qué había dentro, así que quitó la tapa y alzó el papel de seda que cubría el contenido. Dentro se encontró con el conjunto de lencería más sexy que jamás hubiera visto. Había un picardías transparente de color negro, con copas diseñadas para realzar el pecho y que se vieran los pezones, con incrustaciones de lo que parecían pequeños diamantes. El conjunto lo completaba un tanguita color negro y un par de medias de encaje. Era el sueño de todo hombre. —Era para nuestra noche de bodas—le explicó Limos a su espalda. Ni siquiera la había oído salir del baño. No la miró. —Pues creo que no está yendo como la planificaste. —Sí. Te parecerá una tontería, pero lo único que quería era tener una boda bonita. —Le tembló la voz. Fue algo apenas perceptible, pero Arik la conocía lo suficientemente bien como para darse cuenta de ese tipo de cosas. —Ya sabes, como una chica humana normal, y no como una horrible demonio. Cogió con un puño la lencería y la apartó a un lado, lo mismo que había pasado con el sueño de Limos de tener una boda perfecta. ¿Cómo podía dolerle verla sufrir de ese modo y, aun así, seguir tan furioso con ella. —No eres ninguna de las dos cosas, Limos.

Página | 325

Al escuchar cómo se sorbía la nariz, decidió cambiar de postura para poder mirarla a la cara. Vale, quizás estuviera equivocado, porque en ese momento sí que parecía una chica normal. Llevaba puesta una enorme y mullida toalla rosa que la envolvía de la cabeza a los pies. Tenía el pelo mojado, la cara sin rastro de maquillaje y sus maravillosos ojos estaban hinchados y enrojecidos. ¿Por qué a todas las mujeres les daba por llorar en la ducha? Recordaba a su madre y a su hermana hacer lo mismo. Ellas siempre lo negaban, pero él no era tonto y a veces escuchaba los sollozos por encima del sonido del agua. En aquellos momentos se había sentido tan impotente... Pero ya no estaba en el pasado e iba en contra de su naturaleza permanecer impasible mientras una mujer sufría. De modo que se puso de pie y se acercó a ella. Sólo había dado dos pasos cuando la puerta se abrió de golpe y Ares entró en el dormitorio. Su expresión era similar al de un negro nubarrón. El jinete miró a Limos, valoró rápidamente la situación, y supo que el peligro ya había pasado. El peligro de que a Limos se la llevaran al Inframundo, porque el peligro que suponía Ares en ese estado todavía estaba latente. Así que Arik se interpuso en su camino. —Dale algo de tiempo—empezó a decir, pero Ares le interrumpió con un gruñido. — ¿Tiempo? Ha tenido cinco mil años para explicarse. —Ares. —La voz de Limos sonó llena de desesperación. —Escúchame... — ¡Ya te he escuchado lo suficiente!—Avanzó en dirección a su hermana y Arik se enfrentó a él. —No lo hagas, jinete. No des ni un paso más. Será mejor que te vayas. Esperó. Las caras de ambos casi se tocaban y los escasos milímetros que los separaban estaban cargados de violencia contenida. A Arik no le cabía la menor duda de que si terminaban peleándose iba a recibir una paliza de muerte, pero antes daría unos cuantos golpes.

Página | 326

Ares descubiró sus dientes y lanzó un salvaje gruñido que le salió del mismo pecho. —Es mi hermana. Yo me ocuparé de ella. —Es mi mujer—contraataco. —El marido gana al hermano. Así que sal de aquí de una puta vez y no vuelvas hasta que te hayas calmado un poco. Transcurrió un tenso e interminable segundo. Luego dos. Después , un millón más, o eso le pareció a Arik, y cuando creyó que el primer puñetazo saldría disparado en cualquier momento, dando el pistoletazo de salida, Ares le sorprendió e hizo un leve gesto de asentimiento. —Me voy porque te respeto, humano. —Luego clavó la vista en Limos. —Lo que nos ha hecho no tiene perdón. Esto no ha terminado. Se marchó y a Arik le dio la sensación que la isla entera respiró aliviada. Instantes después, Limos le tocó el hombro con la mano. — ¿Me odias? Cerró los ojos y se giró hacia ella. —No. —La envolvió en sus brazos, y la cólera y la adrenalina se evaporaron. —Odio que les mintieras a tus hermanos durante tanto tiempo, pero no te odio. — Le dio un beso en la coronilla. —Y, por si te sirve de algo, tampoco creo que ellos te odien. Limos se estremeció. Una señal de que, por muy poderosa que fuera, todavía era vulnerable al dolor y de que, justo en ese momento, era emocionalmente más frágil que nunca. El deseo de consolarla hizo que le doliera el corazón. Si le daban una M-16 desmontada o el motor de un vehículo militar estropeado sabía qué hacer. Con una mujer llorando, sin embargo, se sentía impotente y frustrado... Y sacaba un instinto primitivo de matar a cualquiera que la hubiera puesto en aquella situación. Por desgracia sus hermanos eran inmortales. Limos le abrazó la cintura y enterró la cara en su cuello. —Hazme el amor, Arik. Hazme olvidar todo esto.

Página | 327

Eso era algo que sí que podía hacer. Y no se refería precisamente a hacer que todo lo sucedido aquella noche desapareciera como por arte de magia, aunque sí que podía distraerla durante un rato. Ya no se sentía impotente. Ahora podía hacer algo por ella. Le acarició suavemente la espalda, masajeándosela y aliviando la tensión acumulada. Poco a poco ella empezó a responder, besándole en la garganta y presionando sus generosos senos contra su pecho. —Oh, sí—murmuró él. Su cuerpo había vuelto a la vida antes de lo que esperaba. Aunque, viendo cómo Limos conseguía excitarle con una simple mirada, tenía que haberlo previsto. La jinete le miró y vio cómo aquellos ojos violetas se convertían en dos oscuras y deslumbrantes amatistas. —Tócame—le medió ordenó, medio suplicó. Claro que iba a tocarla. Y a lamerla entera. Le sostuvo la mirada mientras llevaba las manos a la parte delantera de la toalla y se la quitaba. La tela cayó hasta su cintura y dejó ver su magnífico torso, dispuesto para ser tomado y saboreado como un apetecible melocotón. Aquella imagen le hizo la boca agua. La excitación puso a prueba su paciencia. Quería arrodillarse y usar la lengua para hacerla gritar de placer. Pero esa vez iba a hacer las cosas bien. Iba a prepararla como era debido y hacer que aquello durara. Se inclinó, le dio un beso en cada hombro y terminó de quitarle la toalla. Esta cayó al suelo y la apartó de una patada. Ahora Limos estaba completamente desnuda, excepto por los dos colgantes de los que pendían su Sello y su agimortus. Cuando tomó uno de sus senos con la mano, Limos pronunció su nombre y echó la cabeza hacia atrás. Él no desperdició la oportunidad y le regaló una miríada de besos mientras la acariciaba. El cuerpo de aquella mujer era la misma definición de la elegancia, la combinación perfecta de dureza y suavidad y, durante un segundo, olvidó su intención de que aquello durara. De pronto se encontró frotándose contra ella y embistiendo a pesar de tener la ropa puesta.

Página | 328

Justo en ese momento alguien llamó a la puerta. Arik se giró dejando escapar un gruñido. —Maldita sea, Ares, te he dicho que... — ¡Limos!—La voz llena de pánico no pertenecía a ninguno de sus hermanos y la jinete se apresuró a envolverse de nuevo en la toalla. — ¿Kaholo? ¿Eres tú?—Ella abrió la puerta de par en par. Uno de sus sirvientes estaba parado en el umbral con las manos llenas de sangre. —Se trata de Hekili—le informó sin preámbulos. —Le han... asesinado. Se han cebado con él y han dejado un mensaje para ti. Es de Lucifer... Dice que ya que tú mataste a su mascota, él ha hecho lo mismo con la tuya.

Página | 329

Veintinueve
Ares no recordaba la última vez que había estado tan furioso o dolido con
alguien. Oh, sí, se había encolerizado con Peste cuando se llevó a Cara y quiso torturarla hasta la muerte, pero esto era diferente. Ahora no quería matar a Limos, aunque tampoco sabía muy bien qué quería hacer con ella. Estaba luchando con todas sus fuerzas para no dejarse llevar por su naturaleza y salir al exterior a arrasar con todo lo que se le pusiera por delante. Algo que no le sería difícil ya que, en ese momento, se estaban librando batallas por todo e1 mundo. No hacía falta que tomara partido por ningún bando. Simplemente se pondría a luchar y a... matar. Al final convocó un portal de desplazamiento y se teletransportó, a la mansión de Thanatos. No le sorprendió en absoluto encontrarse con que todos los invitados a la boda ya se habían marchado. Cara se acercó a él mientras cruzaba el gran salón de Than. —Todos se han ido por respeto y a ti y a Than, aunque me han dicho que no dudéis en pedirles ayuda para cualquier cosa que necesitéis. ¿Estás bien?—Sus ojos verde mar estaban llenos de preocupación, algo que hizo que se calmara. Ella no se merecía sufrir las consecuencias de su furia. Aunque tampoco se merecía que le mintieran. Había tenido mentiras más que suficientes durante más tiempo del necesario. —No lo sé—admitió. —Lo que Limos nos hizo... —Os hizo lo que le habían enseñado a hacer. Se puso tenso. — ¿La estás defendiendo? Mi hermana es la responsable de que mi familia esté muerta. Robó la daga de la Redención e intentó que nuestros Sellos se rompieran. Nos traicionó a todos.

Página | 330

—No defiendo lo que hizo. —Cara le puso una mano en el pecho, lo que siempre había tenido un efecto calmante en él a pesar de su armadura. La mera presencia de su mujer tornaba el duro cuero en suave piel, de modo que podía sentir su toque a través de él. —Pero debes tener en cuenta dónde creció y quién la crió. No sabía hacer otra cosa. —Podía habérnoslo contado antes. —Estoy convencida de que se arrepiente de no haberlo hecho. —Se puso de puntillas y le dio un beso en los labios. —Deberíamos irnos. Rath ya debe tener hambre. —Dame un segundo para poder hablar con Than. —La abrazó. Necesitaba sentir ese breve contacto cuerpo a cuerpo durante un momento. —Siento que Peste matara a uno de tus sabuesos. —Yo también—murmuró ella. —Pero me alegro de que todo el mundo esté a salvo. La noche podía haber ido mucho peor. Ares se abstuvo de comentarle que tenía el presentimiento de que lo peor aún estaba por llegar. Quizás no esa noche, pero sí pronto. Dejó a Cara ayudando a los vampiros de Than a limpiarlo todo y se dirigió hacia la chimenea, donde su hermano estaba cabizbajo e intentando mantener el control. —Me imagino que Arik ha podido liberar a Limos, ¿no?—La voz de Than era tan fría que a Ares se le pusieron los pelos de punta. —Eso parece. Thanatos miró fijamente el fuego y las llamas se reflejaron en sus ojos. —Perder a Reseph fue duro, pero nos queda el consuelo de que todo lo que ha hecho ha sido consecuencia de que su Sello se rompiera. Li en cambio... Hizo lo que hizo con su Sello intacto. Por su culpa nos maldijeron y ahora tenemos a Lucifer pidiendo nuestras cabezas porque mató a Sartael. ¿Cómo coño se supone que tenemos que tomarnos algo así?

Página | 331

—No tengo ni la más remota idea, hermano. Pero tenemos que mantener la calma. ¿Cómo podía ser tan hipócrita después de haber irrumpido en la habitación de Limos, esperando que estuviera armada y que le plantara cara para así poder luchar contra ella? Afortunadamente se había casado con un hombre decente y honorable que había conseguido inculcarle algo de sentido común en ese momento de rabia. A Than le temblaron las venas que tenía en la sien y su voz sonó áspera. —No creo que pueda hacerlo ahora mismo. Mierda. Eso sólo les dejaba una opción: prepararse para el golpe. —Cara me ha dicho que todo el mundo se ha ido. Sólo quedan tus vampiros, así que no te preocupes si necesitas perder el control. Me aseguraré de que mis ramreel y los sabuesos de Cara se vayan también. Than asintió, y Ares supo que lo mejor que podía hacer en ese momento era desaparecer de allí. Fue en busca de Cara, salieron fuera y convocó un portal de desplazamiento. Era una mierda ver cómo su racha de buena suerte había empezado a transformarse en un auténtico desastre. Y cuando echó un último vistazo a Thanatos, volvió a tener el inquietante presentimiento de que los desastres sólo acababan de empezar.

***
Encontraron a Hekili en el sótano, y Limos, que había visto todas las atrocidades posibles, que creía haberse vuelto insensible ante la violencia, se tambaleó consternada. Le habían descuartizado como si fuera una vaca en un matadero y no le cabía la menor duda de que estaba vivo cuando empezaron a hacerlo. No sabía si, antes de que Arik entrara en su vida, hubiera reaccionado de la misma manera ante aquella atrocidad, pero no le importaba. El hecho era que le gustaba el huargo, había confiado en él y había muerto por su culpa.

Página | 332

Le habían asesinado por sus mentiras... Mentiras que había intentado ocultar matando a Sartael. Y al hacerlo, había desatado la ira de Lucifer, que no se detendría hasta hacer todo el daño posible a sus seres queridos. Mientras estaban allí parados, en medio del oscuro, frío y húmedo sótano que había debajo de la cocina, Arik intentó abrazarla. Y aunque nada le apetecía más en ese momento, sabía que si se veía envuelta entre los poderosos brazos de su marido, perdería la poca entereza que le quedaba. — ¿Limos? —No. —Subió a toda prisa por la escalera que daba a la cocina y salió al exterior. Arik la siguió, pero no le dejó acercarse. —No me toques. Él se quedó parado bajo la luz de la luna. Las chapas identificativas brillaron sobre su pecho desnudo como si le estuvieran haciendo señas para que fuera hacia él. Habían sido su punto de apoyo mientras Arik estuvo en Sheoul, y ahora esperaba que también fueran las de él. —Cariño, ¿qué te pasa? —He cometido un tremendo error, Arik. —Se abrazó a sí misma, intentado mantenerse lo más entera posible. Le resultaba irónica la tranquilidad con la que se había puesto unos pantalones cortos y un top después de que le dijeran lo de Hekili y que ahora estuviera a punto de padecer una crisis nerviosa. —He dejado que lo que quería ser, una mujer, una esposa y una madre, eclipsara lo que necesito ser. — ¿De qué estás hablando? Arik intentó acercarse de nuevo, pero ella dio un paso atrás. —He sido una estúpida esperando tener lo que no puedo tener. Soy un Jinete del Apocalipsis. Mitad ángel, mitad demonio. Una guerrera que sólo está destinada a luchar. El militar apretó la mandíbula con una expresión dura y decidida. —Eres eso y mucho más. Eres una mujer preciosa, una esposa, y entre los dos conseguiremos que seas una madre estupenda. Hasta entonces, lucharemos juntos contra...

Página | 333

—No. —Contuvo un sollozo debido a todo lo que él acababa de decir. Anhelaba sobre todas las cosas ser todo aquello, pero sabía que sólo era una fantasía, un sueño inalcanzable. —Se acabó, Arik. En mi mundo el divorcio es prácticamente imposible, aunque sí que podemos separarnos. Arik echó la cabeza hacia atrás como si acabara de recibir una bofetada. —Ahora mismo no eres consciente de lo que dices. —Sí que lo soy. Estás en peligro por mi culpa y seguirás estándolo toda la vida. Si no es por Peste, por Lucifer. Ambos te matarán por el simple hecho de hacerme daño. No puedo vivir con eso, Arik. No puedo. —Maldita sea, Limos. Yo he elegido estar contigo. Quiero y acepto vivir con ese peligro. Claro que lo hacía. Era el hombre más valiente que hubiera conocido en su vida. Pero también era mortal, y la valentía siempre había causado más bajas entre los humanos que la cobardía. —Yo no. Él apretó los dientes con tanta fuerza que casi pudo oír el rechinar de los mismos. —Estamos casados, lo que significa que no saldré corriendo ante la primera pelea que tengamos. Y créeme, esto es algo tan nimio que ni siquiera cuenta como pelea. Emborráchate, dale una paliza a todos los que están a tu alrededor y después tírate a unos cuantos vecinos. Entonces volveremos a hablar de este tema. El padre de Arik tenía suerte de estar muerto porque, ahora, lo que más le apetecía a Li era golpearle hasta matarle por ser el responsable de que su esposo dijera cosas como aquellas. Entonces se dio cuenta de que tenía que mostrarse lo más fría y distate posible o Arik seguiría confiando en las posibilidades de su matrimonio. Seguro que más tarde se odiaría por hacer algo como aquello, pero era la única forma de asegurarse de que él siguiera con vida.

Página | 334

Tomó una profunda bocanada de aire, preparándose para asestarle un golpe del que le fuera imposible recuperarse. —Si no estás de acuerdo con mi decisión, haré que lo estés. Entraré en tu cabeza y crearé unos cuantos recuerdos para que creas que eres tú el que quiso esto y no yo. ¿Es eso lo que quieres?—Su habilidad no era tan poderosa, pero esperaba que Arik no lo supiera. Él palideció y Limos sintió un enorme dolor en su interior. —No lo harías. Me juraste que... —Mentí. —Endureciéndose para afrontar su ira y decepción, se encogió de hombros. —Ya deberías estar acostumbrado. —Limos...—Se le quebró la voz y ella cayó en la cuenta de que después de haber evitado pronunciar su nombre durante tanto tiempo, ahora lo usaba una y otra vez como si fuera un bote salvavidas. —No lo hagas. Te quiero. Tú me quieres. Y ahora llegaba el golpe de gracia. —En cuanto a eso—dijo, sacando a la Limos que solía ser, aquella a la que le encantaba ser una demonio. —También te mentí. Con el corazón hecho trizas, convocó un portal de desplazamiento y dejó a Arik solo en la playa.

Página | 335

Treinta
Regan no se marchó cuando todos lo hicieron.
Arik le había ordenado que se fuera, pero ella no era ninguna cobarde y lo sucedido esa noche sólo había conseguido fortalecer su determinación. Un demonio enorme había irrumpido en el exterior, destrozando todo lo que encontró a su paso, incluidos dos edificios anexos al castillo, y muchos de los demonios encargados de vigilar la zona habían sido asesinados, no sabía si por Peste o por aquella cosa tan grande. En todo caso, ahora estaba más empeñada que nunca en llevar a cabo su misión. Tenían que detener a las hordas del Inframundo como fuera e impedir que el Apocalipsis se desencadenara. Y si para eso tenía que tener un hijo con un jinete, pues que así fuera. Mientras esperó a que el último de los invitados a la boda abandonara la fiesta, patrulló los alrededores. Con su anorak abrochado hasta el cuello y armada con un sfilo en su mano enguantada, estudió las huellas y las manchas de sangre que había en los lugares donde los demonios habían muerto. Había visto a muchos de aquellos seres a lo largo de su vida, pero alguna de las pisadas que encontró le resultaron completamente nuevas y varios de ellos, como la criatura de más de treinta metros similar a Godzilla, consiguieron que los pelos se le pusieran de punta. Luchar contra demonios de tamaño «normal» ya era lo suficiente difícil, así que, ¿cómo podrían enfrentarse a monstruos del tamaño de un edificio de veinte plantas? Cansada y muerta de frío, regresó dentro, pero en el mismo instante en que entró en el salón se sintió observada, lo que la dejó completamente paralizada. Cuando giró la cabeza y vio al inmenso guerrero parado frente al fuego, el pulso empezó a tronarle en los oídos.

Página | 336

La estaba mirando fijamente y sus ojos ardían prometiendo una muerte rápida a cualquiera que osara interponerse en su camino. Las sombras giraban a su alrededor, dándole a su armadura color hueso un tono grisáceo. El oscuro don de Regan despertó, golpeando su cabeza como si quisiera ser liberado. Mantén la calma... debes mantener la calma. Como si estuviera delante de una cámara lenta del horror, las sombras comenzaron a adoptar formas, transmutándose en bocas y ojos. De pronto, una de aquellas cosas fue directa a por ella. Soltando un grito, se dio la vuelta y salió corriendo hacia su habitación como alma que lleva el diablo, pero la sombra la golpeó desde detrás, tirándola al suelo de piedra. Un intenso dolor, como si le estuvieran clavando un millón de diminutas agujas en la médula, se apoderó de ella, extrayéndole todo el aire de sus pulmones y dejándola sin respiración. Sintió como si algo estuviera hurgando en su interior y juraría que una mano helada le apresó el corazón. Al dolor se unió la sensación de que estaban tirando de ella. Dios bendito, ahora sabía lo que se sentía cuando a uno le despellejaban vivo, cuando te quitaban una parte esencial de tu cuerpo. Lo que quiera que fuera esa cosa se estaba llevando su alma. Todos sus años de entrenamiento y disciplina se fueron por la borda y liberó su don. Su cuerpo vibró, desprendiendo una luz que terminó cegándola por su intenso destello. Y a medida que dicha luz extraía a la sombra que había invadido su interior, el dolor fue remitiendo. Thanatos apareció repentinamente y se detuvo dando un patinazo. Sus ojos se movían salvajes mientras más sombras salían disparadas de él y atacaban a la luz. A los pocos segundos, una bola de claridad y oscuridad inundó el aire. Después, poco a poco, las sombras se tragaron a la luz. Regan no se quedó para ver lo que ocurriría a continuación. Con las piernas temblándole hasta el punto que creyó que no sostendrían su peso, salió corriendo y se encerró en su habitación dando un portazo. A pesar de que los vampiros habían encendido un fuego en la chimenea, la estancia estaba

Página | 337

helada, lo que no ayudó en absoluto a las sacudidas que en ese momento estaba experimentando. Al final terminó derrumbándose sobre el tocador y estuvo a punto de tirar la botella de hidromiel mágica y los dos vasos dispuestos en una bandeja que había sobre la encimera. Un momento... Hidromiel. Sí. Tomarse algo de alcohol le parecía una idea estupenda, era justo lo que necesitaba. Sus trémulos dedos golpearon uno de los vasos, pero lo cogió antes de que cayera al suelo. Oyó cómo se abría la puerta e hizo acopio de todas sus fuerzas para no temblar más de lo que ya lo hacía mientras Than caminaba hacia ella y le quitaba el vaso con suavidad. No podía mirarle, no podía permitir que él viera en sus ojos lo aterrorizada que estaba por lo que acababa de ocurrir. Como guardiana que era, se había visto entre la vida y la muerte en más ocasiones de las que podía contar, pero aquella era la primera vez en la que realmente había creído que podría llegar a morir. Tragó saliva varias veces e hizo un gesto hacia el hidromiel. — ¿La abrimos? —Mierda—murmuró él mientras rompía el sello de laccre que sujetaba el corcho. — ¿Dónde has encontrado esto? —Me la dio un vam… piro—contestó, odiándose por haber balbuceado. Al sonido de la botella al descorcharse le siguió un reconfortante burbujeo. Than llenó el vaso y se lo dio. Después le rodeó la muñeca con los dedos y guió la mano con la que sujetaba el vaso hasta la boca femenina. —Bebe—dijo suavemente, inclinando el vaso en cuanto tocó sus labios. El líquido color rojo era suave y picante a la vez, y le sentó como un bálsamo, tranquilizándola antes incluso de que pasara por su garganta. —Esas eran… tus almas, ¿verdad? —Si. —Thanatos retrocedió un paso, se sirvió otro vaso y dio dos largos sorbos antes de decir—: Cuando estoy furioso, las almas que viven en el interior de mi armadura pueden escaparse. En ese momento sólo quieren una cosa: matar. — ¿Por qué?

Página | 338

—Porque si consiguen matar a alguien pueden liberarse de mí. Regan se estremeció, recordando el dolor que había sentido cuando esa cosa intentó arrancarle el alma. ¿Era eso lo que sus victimas experimentaban cuando dejaba escapar su don? ¿Sentían cómo la luz desgarraba las almas de sus cuerpos? Tomó otro sorbo de hidromiel y un extraño cosquilleo se unió a la cálida sensación que estaba empezando a apoderarse de ella. — ¿Cómo terminan dentro de tu armadura? —Cada vez que mato a alguien, su alma es succionada dentro. —Lo dijo de forma tan natural que a Regan le pareció algo espeluznante. Ella apenas podía hablar sobre su propia habilidad «come ánimas» y sin embargo él lo contaba con naturalidad. —Las almas hacen que mi armadura sea más fuerte. — ¿Y simplemente se quedan ahí, esperando a que te cabrees? —O a que yo mismo las libere. Puedo soltarlas cuando estoy en medio de una pelea para hacer lo que se me antoje. Vaya. — ¿Más o menos como los fantasmas de la tercera parte del Señor de los Anillos? ¿Cómo en El Retorno del Rey? La sonrisa de Thanatos la deslumbró, aunque sus ojos estaban tristes. —Algo parecido. — ¿Y cómo es que antes no salieron todas? —Porque no estaba completamente furioso. Ella se estremeció. —No creo que me guste estar ahí cuando eso suceda. —No, seguro que no. —Enarcó una ceja y el piercing que llevaba en ella destelló a la luz del fuego. — ¿Y ahora quieres hablarme de la pequeña sorpresa que escondías?

Página | 339

La mano con la que sujetaba el vaso se detuvo antes de llevárselo de nuevo a los labios. —No mucho. Del carnoso labio inferior de Thanatos se escapó una diminuta gota de hidromiel que llamó la atención de Regan y que hizo que el fuego del deseo comenzara a arder en su interior. La bebida ya era bastante éxotica por sí sola, pero, ¿cómo sabría si la probaba directamente de los labios del jinete? No pudo pensar mucho tiempo en aquello porque él terminó sacando la punta de la lengua y lamiendo la susodicha gota. Dios, ¿cómo podía hacer que un gesto tan normal resultara tan tremendamente sexy? —Ares te ordenaría hablar—reflexionó él. —Reseph te embaucaría con su encanto hasta conseguirlo. Limos…—Su voz se volvió más dura. —Ella insistiría tanto en que se lo contaras que terminarías hablando sólo para no seguir escuchándola. — ¿Y tú? Los ojos del jinete brillaron. —Soy muy bueno con la tortura. Claro que lo era. Regan metió la mano en el bolsillo de su anorak y tocó su sfilo. — ¿Vas a torturarme? — ¿Vas a decirme lo que eres?—Se llevó el vaso a los labios y la miró por encima del borde. —Y no creas que esa insignificante arma de la Égida que llevas ahí dentro va a hacerme algo. ¿Insignificante arma de la Égida? Pero que arrogante que era. —Soy cien por cien humana. —Puede que me tragara que eres una humana con habilidades empáticas. O que puedes comunicarte con los muertos. Pero tú tienes poder sobre las almas. —Se acercó a ella lentamente. Estaba claro que intentaba intimidarla con su tamaño y altura. Algo que podía haber surtido efecto si no fuera porque estaba un poco

Página | 340

atontada por la bebida. Así que no le hizo el menor caso y, mientras su pulso se aceleraba por momentos, le instó mentalmentne a que se acercara aún más. —Así que no me creo eso de que seas humana. — ¿Quieres una prueba de ADN? Soy humana. Mis padres eran guardianes. —Lo que técnicamente era cierto. Aunque también había que tener en cuenta que cuando fue concebida su padre estaba poseído por un demonio. Pero eso era algo que el jinete no tenía por qué saber. — ¿De veras?—murmuró él con tono irónico. De pronto el aura de amenaza e ira que siempre parecía acompañarle se transformó en algo mucho más placentero, aunque no por ello menos peligroso. Thanatos se llevó los dedos a la garganta y la armadura desapareció al instante. Iba vestido con la misma ropa que había usado durante la ceremonia, pero ahora llevaba desabrochado el cuello de la camisa, de modo que podían vislumbrarse las tenazas del escorpión que tenía tatuado. Cuando a Regan le pareció que dichas tenazas se abrían y cerraban parpadeó preguntándose si la bebida estaba empezando a afectarle la visión. —Los tatuajes que llevas son especiales, ¿verdad? —Todos los tatuajes lo son. Puede que algunos decidan ponerse uno sin pensárselo mucho, pero todos dedican algún tiempo a elegir el diseño que quieren que decore su cuerpo. —Sí, pero no me refiero a eso. Te lo he preguntado porque parecen moverse. Regan estaba convencida de que iba a permanecer tan hermético como siempre, así que se quedó completamente sorprendida cuando Than se quitó la chaqueta y la tiró sobre la cama, transformando aquella conversación tan interesante en un involuntario striptease. Después llevó sus largos y elegantes dedos hasta la camisa y empezó a desabrocharla. Regan fue incapaz de apartar la mirada. A los pocos segundos la prenda de vestir se unía a la chaqueta. Oh, Dios mío. Daba igual que hubiera visto su torso desnudo antes… Nunca tendría suficiente de aquella magnífica obra de arte. Su Sello, que colgaba de una

Página | 341

fina cadena de oro, yacía sobre sus pectorales, perfectamente delineados por un tatuaje de nudo celta. —Se trata de imágenes sacadas de mi cabeza y plasmadas en mi piel. —Si, ya lo sabía, pero, ¿por qué? — ¿Cómo lo sabías?—Se acercó aún más a ella y a Regan le dio la sensación de que la estaba acechando. El cosquilleo que antes había sentido se propagó por todo su cuerpo, excitándola y relajándola a la vez. —Lo supe cuando te toqué. Leo los tatuajes del mismo modo que lo hago con la tinta sobre cualquier pergamino. El cosquilleo se transformó en un placer abrasador que jamás había experimentado. ¿Qué le había dicho el vampiro sobre aquella bebida? Si, eso era. Pues entonces se acabó el beber, al menos para ella. Thanatos se detuvo tan cerca de ella que tuvo que levantar la cabeza para poder verle la cara. — ¿Puedes controlar tu habilidad empática?—Su voz, ronca e intensamente profunda, arrasó el interior de Regan como si de una ola cargada de erotismo se tratara. Dejó el vaso sobre la repisa del tocador, pero se sintó desconectada de su cuerpo, como si hubiera otra persona en su interior y ella fuera una simple observadora. Entonces vio cómo él le cogía la mano y la llevaba a su garganta, sobre el escorpión que siempre parecía que le picaba en la yugular cada vez que hablaba. —Sí—sususrró. —Es como un interruptor, puedo apagarlo o encenderlo cuando quiera. — ¿Y ahora? ¿Est{s en modo… encendido? Vale, había captado el juego de palabras y sabía que él lo había hecho a propósito.

Página | 342

—No—contestó en lo que era una verdad a medias. No estaba usando su habilidad, aunque sí que podía percibir una diminuta fuente de energía que irradiaba de aquel escorpión. En cuanto a ella, sí que estaba extremadamente encendida. De pronto se dio cuenta de que no quería seducir a Thanatos para cumplir la misión que le había asignado la Égida. Quería hacerlo por ella misma, porque aquel jinete la atraía como ningún otro hombre lo había hecho jamás. Así de simple. Con él no tenía por qué temer que su don «come almas» se descontrolara, ya que las propias almas de Thanatos le protegerían. Por primera vez en su vida quería liberar su lado más carnal y dejarse llevar. Como si le hubiera leído el pensamiento, Thanatos colocó la mano de ella en su nuca y tiró de Regan de modo que sus cuerpos quedaran pegados. Después, bajó la cabeza e invadió su boca sin mostrar ninguna misericordia mientras la joven se quedaba fascinada al sentir su enorme erección contra el vientre. La lengua del jinete era como un arma de asalto que rompió la barrera de sus labios y tomó de ella todo lo que quiso. Su cuerpo se volvió puro líquido. Se le endurecieron los pechos, la piel le ardía y su sexo gimió dolorido en busca de la liberación. — ¿Y ahora?—susurró él contra su boca. —Dios, sí. —El pulso le palpitaba desbocado, del mismo modo que lo hacía su clítoris. —Me estás volviendo loco. —Meció las caderas contra ella. ¿Y era él el que decía que le estaba volviendo loco?—Te deseo, Regan. Más de lo que he deseado a nadie. Maldita seas, estoy a punto de ceder a la tentación. —Sí—suspiró la joven. —Hazlo. El jinete se llevó las manos a la cintura de los pantalones e inmediatamente después ambos se dejaron llevar por el frenesí de ver quién se desnudaba antes. Y aunque Regan tenía la cabeza embotada, sí que tenía una cosa clara: ansiaba tener a ese hombre tumbado sobre su espalda. Y lo iba a conseguir. Necesitaba tener el control, porque nunca en la vida, jamás, estaría debajo de un hombre.

Página | 343

Cuando la última prenda de ropa cayó al suelo, ambos se quedaron parados, jadeantes, mirándose a los ojos y con los puños cerrados. Dios, era absolutamente magnífico. Tenía el cuerpo de un atleta, fibroso y tonificado. Dos piercings idénticos en los pezones decoraban sus pectorales tatuados, sus abdominales formaban una tableta perfecta y sus delgadas caderas daban paso a unas largas y poderosas piernas. Y entre ellas, sobresalía su gruesa erección, surcada por venas que conducían a un terso glande. —No puedo—gimió él. —No puedo llegar hasta el final. Sus musculosos brazos la rodearon, aprisionándola, y ya no fue capaz de seguir pensando. El siguiente beso que le dio fue salvaje, ardiente, desesperado. Su polla se abrió paso entre sus piernas, frotándose contra su sexo y embistiendo como si la estuviera penetrando. —Vamos a la cama. —Le obligó a girarse, le enganchó la pantorrilla con el tobillo y le dio un empujón. Thanatos perdió el equilibrio y cayó de espaldas al colchón. Regan no le dio tiempo a recobrarse y se montó a horcajadas sobre él. El jinete la miró sorprendido un segundo, y luego alzó las caderas, fricionando su pene contra sus pliegues. El contancto hizo que Thanatos echara la cabeza atrás y entreabriera los labios. Era la misma imagen del éxtasis. Regan le acarició los abdominales, el pecho y los bíceps y él respondió sujetándole la nucha. Los dedos masculinos se clavaron en su piel de un modo casi doloroso y la mantuvo muy quieta. Entonces la miró fijamente. Tenía los ojos vidriosos, somnolientos. — ¿Quieres jugar, guardiana? Yo sí, pero no seré nada suave—dijo arrastrando las palabras. — ¿Sí?—Se deshizo de su agarre, se inclinó hacia delante y cogió uno de sus piercings entre los dientes. Después tiró de él con tanta fuerza que Thanatos siseó. — Yo tampoco, jinete. Yo tampoco.

Página | 344

Treinta y uno
Thanatos estaba a punto de estallar.
Una lenta llamarada avanzaba por sus músculos, quemando su piel y chamuscándole la mente. Regan se estaba retorciendo encima de él, y todo lo que podía pensar era en penetrarla. ¿Por qué había permitido que las cosas llegaran tan lejos? Jamás se había quedado completamente desnudo con una mujer. Y ahora, ahí estaba, en la cama con una humana—otra primera vez—, meciendo las caderas y ansioso por encontrar su húmedo centro. Regan apretó con fuerza los muslos, aplastándole contra ellos, y él gimió. Seguro que esas piernas quedarían perfectas rodeándole la cintura. —Necesito sentirte bajo mi cuerpo. Hacerte mía. —En algún lugar de su mente supo que aquellas palabras eran suyas, pero no podía creer que las hubiera dicho en voz alta. —Lo siento. —Extendió la mano y le acarició la erección. —Pero yo sólo lo hago de esta manera. Thanatos siseó por la forma en que aquella mano estaba frotándole el endurecido pene. —De acuerdo, humana. Puedo soportarlo. En realidad podía soportar cualquier cosa que ella le pidiera. Si iba a perder su virginidad… No. Dios, ¿en qué estaba pensando? —Regan—gimió, arqueándose contra ella. —Detente.

Página | 345

—Ni lo sueñes. —Su voz sonó tan suave como lo fueron sus labios cuando le besó en la garganta. Después le dio un mordisco al escorpión y luego lo lamió con la lengua. Thanatos cerró los ojos con fuerza, disfrutando de las caricias de Regan. Ella usaba su cuerpo como si fuera un enorme gato para restregarse contra él. Sus senos se deslizaron a través de su pecho, la parte interna de sus muslos le friccionaba suavemente las caderas y sentía sus manos por todas partes. No debería estar tan encantado con aquello, pero anhelaba fervientemente que una mujer lo tocara. Era algo con lo que había soñado toda su vida y no estaba dispuesto a que terminara. No todavía. Aunque quizás no tuviera que ponerle fin. Frunció el ceño, preguntándose de donde había sacado esa idea. Nunca habia permitido que su cuerpo gobernara su mente, al menos no en lo que al sexo se referfa. Pero ahora algo estaba haciendo mella en su autocontrol para conservar su virginidad. Tal vez el hidromiel... Regan le lamió un pezón y cualquier pensamiento mínimamente coherente se fue al garete, incluido todo lo referente a su virginidad. —Oh, sí—siseó, y volvió a hacerlo cuando la lengua de la guardiana trazó un sendero descendente por todo su cuerpo. Cuando llegó al ombligo, se detuvo unos segundos haciendo un círculo a su alrededor. Dios, nunca se había sentido tan bien. Pero, ¿seguiría descendiendo? Por favor, por favor, por favor. ¡Sí! Lo hizo. Than empezó a jadear antes de que la boca de Regan Ilegara al hueso de la cadera. El sedoso pelo femenino cayó en cascada sobre su piel, y sintió que acariciaba su ereccion con la mejilla. Fue incapaz de rnirar, aunque estaba deseando hacerlo, Estaba a punto de correrse y verla sólo empeoraría las cosas. — ¿Qué quieres que haga, guerrero?—murmuró ella contra la cara interna de su muslo.

Página | 346

A Thanatos se le hizo un nudo en la garganta del tamaño de un puño y no pudo decir nada. Queria... Oh, sabía perfectamente lo que quería. Pero aquella era Una nueva experiencia para él, ya que nunca había intimado tanto con una mujer. Ni siquiera en el cuarto trasero del pub de los Cuatro Jinetes. Todas las hembras con las que había ido allí habían alcanzado el orgasmo, pero sólo porque había manipulado sus mentes mientras las tocada, y cuando terminaba con ellas creían que se las había tirado o que le habían hecho alguna mamada, pero nada más lejos de la realidad. —Hmm—gimió ella mientras le acariciaba los testículos con la yema de los dedos. —Veo que no contestas. Eso es que no quieres que haga nada... — ¡No!—grunó. —Sí que quiero. —Entonces dime. —Por fin abrio los ojos y la miró. La imagen de ella inclinada sobre él de ese modo, con la boca tan cerca de su pene que podía sentir su respiración, estuvo a punto de acabar de un plumazo con su autocontrol. La guardiana le miró con sus epectaculares ojos llenos de hambre y una pecaminosa sonrisa curvando sus sensuales labios. — ¿Qué es lo que quieres que haga? El jinete tragó saliva, un gesto que no consiguió aliviar la sequedad de su garganta. —Usa tu boca. La sonrisa de la joven se amplió, antes de besarle la sensible piel de la cadera. — ¿Así? Dios, iba a matarle. —En… mi polla. —Oh, ya veo. —Deslizó los labios hasta su pene. — ¿Así? —Sí, pero… —Pero ¿qué?—Mantuvo los labios quietos sobre su miembro, que palpitó de placer anhelando la liberación. —Succiónala.

Página | 347

Ella le guiñó un ojo. —Ahora empezamos a entendernos. Despacio, se metió todo su pene en la boca. Thanatos gritó extasiado y se aferró con tanta fuerza a las sábanas que creyó que se le romperían los huesos de las manos. Regan empezó a mover suavemente la boca hacia delante y hacia atrás sobre su miembro, mientras con una mano le acariciaba los testículos. Estaba a punto de alcanzar el orgasmo… Arqueó su cuerpo, giró las caderas… ¡Oh, sí! —Tócate—susurró Than. Regan gimió sobre su pene y la vibración le hizo alcanzar el cielo. Abriendo de nuevo los ojos, observó cómo ella deslizaba sus dedos entre las piernas. Iba a saborarla jussto ahí en menos de un minuto. Es más, lamería todo su cuerpo de curtida guerrera. Y en cuanto a esa luz que irradiaba de su piel… Las almas que había dentro de su armadura se retorcieron ante la idea. En ese momento estaban agitadas, pero aquello sólo incrementaba todo lo que estaba sintiendo. La luz pareció cubrirle por completo mientras ella llevaba la lengua hasta la punta de su polla, y cuando pensaba que se la volvería a meter en la boca, Regan se irguió, se sentó a horcajadas sobre él, tomó su pene en la mano y… ¡Oh, mierda! — ¡No! La luz le golpeó en el pecho, e inmediatamente después se retrajo, desapareciendo. Las almas en su interior se liberaron e iniciaron una guerra sobre la superficie de su piel para ver quién mantenía el control. Una de ellas le inmovilizó sobre la cama. Ahora no podía moverse. Impotente, observó cómo Regan guiaba la cabeza de su pene hacia la húmeda entrada de su feminidad. — ¡No lo hagas, Regan!

Página | 348

Pero era demasiado tarde. Ella se dejó caer despacio sobre él, tomándole por completo. El placer y el terror se apoderaron de Than al tiempo que la guardiana empezaba a moverse, y lo único que pudo hacer fue intentar no hiperventilar. Imaginó que su Sello se rompía y casi pudo sentir la maldad comenzando a invadir su alma. Regan gimió y siguió montándole. La suavidad de los pliegues femeninos alrededor de su miembro le volvía loco. Deseó que aquello no se acabara, pero su puto Sello… ¡No se había roto! Pero ¿qué coño estaba pasando? ¿Y cómo se las había apañado ella para inmovilizarle? Nadie podía hacer algo como aquello. La guardiana le arañó el pecho y echó hacia atrás la cabeza. Tenía los ojos cerrados y los labios entreabiertos. Thanatos no lo pudo evitar y alzó las caderas del colchón para poder penetrarla más profundamente. No debería estar disfrutanto con aquello, pero resultaba imposible no hacerlo. Los movimientos de la joven eran ahora más rápidos y sus pechos subían y bajaban con sus constantes jadeos. Magnífica… Era impresionante verla en medio de toda aquella pasión. Su propio clímax alcanzó la cota de no retorno. Se le contrajeron los testículos, listos para explotar. Su polla se hinchó, y los primeros indicios de un intenso orgasmo vibararon a través de sus terminaciones nerviosas. Mierda… ¿Y si lo que rompía el Sello no era la penetración sino el orgasmo? Tu vida cambiará cuando derrames tu simiente en el interior de una hembra. La voz del demonio que le susurró aquellas palabras al oído cuando los maldijeron resonó en su cabeza y se le cerró la garganta. —Detente—ordenó bruscamente. Ella no obedeció y aceleró el ritmo retorciéndose contra él con gráciles movimientos. — ¡Regan, para! —De ningún modo… Oh, sí, ¡sí! La guardiana se sacudió y sus paredes vaginales se contrajeron sobre su pene, apretándolo, succionando su semen.

Página | 349

El clímax se desató en el interior de la joven, arrasándolo todo como un ciclón. Gritó y se agitó sobre él con tanta fuerza que tuvo que aferrarse a sus hombros para no salir volando. Thanatos rugió, dejándose llevar por aquel exquisito éxtasis. Ya está, se había corrido. Estaba perdido. Y cuando se dio cuenta de lo que realmente había pasado se puso mortalmente furioso.

***
Regan apenas podia moverse. Se sentía saciada pero, aunque sonara extraño, todavía quería más. Bajo ella, el pecho de Thanatos subía y bajaba al compás de su respiración y su tersa y tatuada piel brillaba por la fina capa de sudor que le cubrfa. Se preguntó si el jinete habia Ilegado a percibir su don mientras lo montaba. Estaba segura de que lo había liberado, pero cuando abrió los ojos no vio la caracteristica luz, no escuchó ningún grito ni tampoco halló señal alguna que le indicara que había extraído algún alma con la misma precisión que lo haría un cualificado cirujano con un corazón. Quizá su miedo a perder el control mientras mantenía una relación sexual fuera infundado. Decidió abandonar todo pensamiento relacionado con aquello y se dedicó a escuchar el corazón de Than mientras se pegaba a él y le acariciaba el sedoso pelo. Le encantaban sus trenzas, pensó al tiempo que enroscaba una en el dedo. Por mucho que le gustara permanecer en esa postura, e incluso volver a repetir lo que acababan de hacer, si el plan de la Égida salía bien tendría que marcharse de allí. A pesar de lo cansada que estaba, se incorporó. El jinete la estaba mirando fijamente con aquellos hechizantes ojos ambarinos y sus cejas se arqueaban en lo que Regan juraria era un gesto de confusión. Quizás no estaba acostumbrado a que las mujeres Ilevaran las riendas en una relación sexual. Pues peor para él. El siglo XXI podía llegar a convertirse en un grano en el culo si pensaba de aquella manera.

Página | 350

Se bajó de la cama a duras penas. Tenía las piernas medio dormidas. —Me lo he pasado muy bien contigo—dijo mientras se ponía los pantalones y el suéter—, pero ahora tengo que irme. —Tú no te vas a ningún lado. —La voz de Thanatos sonó extrañamente vacía. Regan se calzó las botas. —Por supuesto que sí. Ya tenemos toda la información que necesitábamos y mi misión aquí ha terminado. —Cerró la maleta, desesperada por salir de allí antes de ceder a la tentación y quedarse. —Si la Égida necesita cualquier cosa, ya enviarán a otro guardián. —No te vas a ningún lado—repitió Than, aunque esta vez sonó mucho más furioso. —Y vas a soltarme ya mismo. Ella enarcó una ceja. —Ya te dije que te había soltado. Thanatos volvió a mirarla fijamente. Seguía tan desconcertado como antes. Sin embargo, de pronto, algo cambió. Su expresión se ensombreció y sus ojos se volvieron puro hielo. Hasta el mismo aire alrededor de ella le avisó del peligro que estaba corriendo en ese momento. —Eres una traidora. —Su voz era grave, y dejaba entrever una profunda y sorprendente cólera. —No has soltado nada. Profundamente consternada por aquel brusco cambio de humor, dio un paso hacia atrás. Estaba claro que no estaban hablando de lo mismo. Thanatos miró en dirección a la botella de hidromiel. —Y además me drogaste. ¿Drogarle? Como si tuviera que caer tan bajo sólo para acostarse con él. —Mira, tienes que tranquilizarte y yo tengo que irme.

Página | 351

—Espera. —La voz de él restalló como un látigo. A Regan le resultó de lo más raro que, a pesar de la ira que le embargaba, todavía no se hubiera levantado de la cama. —Viniste aquí para seducirme, ¿verdad? Ella adoptó la mejor expresión de indignación que pudo mientras se ponía el anorak. —Me imagino que a tu ego le gustaría que eso fuera cierto pero… — ¿Qué me has hecho? ¿Cómo has conseguido retenerme de ese modo?— Cuando ella no le contestó, más que nada porque no tenía ni idea de a qué se refería, Thanatos soltó una maldición. —Tu… don. Esa puta luz est{ en mi piel. ¿Cómo lo has hecho? Oh… ¡Oh, mierda! Sí que lo había liberado. — ¿Te hace daño? —Mis almas están luchando contra ella—gruñó. —La están destruyendo. Y en el mismo instante en que lo consigan, iré a por ti y te retorceré el pescuezo. Aquella era una razón más que suficiente para salir corriendo de allí, así que se dirigió hacia la puerta. — ¿Trabajas para Peste?—pregunto él. Regan se quedó boquiabierta y se dio la vuelta. — ¿Crees que tenía tantas ganas de acostarme contigo que me uní al capullo de tu hermano para conseguirlo? Eres demasiado arrogante ¿no crees? — ¿Acostarte?—rugió él. Su actitud asombró tanto a Regan que, inconscientemente, dio un paso hacia atrás. —No nos hemos acostado. Me has engañado. Me has drogado y te has aprovechado de mí. ¿Sabes como se le llama a eso? Regan lo miró totalmente asombrada. — ¿Aprovecharme de ti? ¿Estás de coña?

Página | 352

—Te dije que no. Me negué. —El esfuerzo por levantar la cabeza hizo que se le tensaran los tendones del cuello. —Tú... me violaste. —Su voz se tornó en un salvaje grunido. —Me arrebataste la virginidad. Regan soltó Una carcajada. ¿Virginidad? Tenía que estar bromeando. Sin embargo, su oscura expresión le dijo que el jinete estaba hablando muy en serio. ¿Virginidad? ¡No podía ser! ¡No lo hagas, Regan! Regan, ¡detente! Sus súplicas acudieron a su mente con claridad meridiana. Le había pedido que parara, pero... No, en realidad no quería decir eso. No podía haber querido decir eso. Volvió a mirarle. Todavía seguía tumbado, con el pecho subiendo y bajando rápidamente por su afanosa respiración. Sus ojos brillaban Ilenos de odio. Cuando Regan recordó a cámara lenta el interludio sexual que acababan de compartir un reguero de sudor le cayó por la sien. Habia estado convencida de que sus protestas eran simplemente expresiones simbólicas, pero si estaba borracho por la hidromiel y ella inconscientemente había liberado su don, inmovilizándole cuando le... Oh, Dios mío. Se le revolvio el estómago y abandonó la habitación tambaleándose. Corrió a ciegas hasta la puerta de salida. Los gritos iracundos de Than no dejaban de perseguirla. Consiguió salir al exterior justo a tiempo para poder vomitar al lado de la motonieve. Tenía el rostro surcado de lágrimas que se iban congelando a medida que descendían por sus mejillas. Buscó a tientas en los bolsillos las llaves y su móvil. Tan rápido como pudo le envió un mensaje de socorro a Kynan y a Val. Después, con dedos temblorosos, puso en marcha la motonieve. 'I'odavía podía escuchar la furia de Than por encima del sonido deI motor del vehículo. Seguramente lo escucharía durante el resto de su vida. —Lo siento—susurró. Dios, estaba tan arrepentida. Aceleró al máximo esperando ahogar por completo aquella voz, y salió disparada en un intento por salvar la vida. El trayecto se le hizo eterno. Las luces de

Página | 353

la motonieve apenas iluminaban la intensa oscuridad del amanecer. O quizás eran sus propias lágrimas las que le impedían ver como era debido. Ansiaba que el penetrante frío la insensibilizara, pero lo único que hizo fue acrecentar el horror de lo que acababa de hacer' Finalmente divisó a lo lejos dos figuras que Ilevaban linternas. Uno debía de ser Kynan, y el otro uno de sus parientes políticos demonios... Parecia que Shade. Kynan le habia dicho que el seminus podía hacer que el esperma de Thanatos fertilizara su óvvulo y así empezar todo ese lío del bebé. Pero aquello no iba a Pasar. Echó un úItimo vistazo por encima del hombro e inmediatamente después deseó no haberlo hecho. Sobre el horizte de aquel grisáceo amanecer atisbó el contorno de un enorme bayo y su jinete armado cruzando el helado páramo. Thanatos. Sintió tal terror que estuvo a punto de gritar. Si conseguía Ilegar hasta ella, podía darse por muerta, Detuvo la moto tras dar un patinazo y, antes de poder bajarse de ella, Shade la agarró por la muñeca. — ¡Vamos! Regan intentó deshacerse de él, pero el demonio la sujetaba con fuerza. —Tengo que dejarte fuera de combate antes de meterte en el portal de desplazamiento—le explicó Shade. Mientras el brazo del seminus empezaba a resplandecer y sus dedos emanaban un calor que empezó a sentir en la sangre, a Regan se le volvió a revolver el estómago. —Simplemente no... Se escuchó un grito a lo lejos, y después otro. Cuando la joven se dio la vuelta vio cómo, salido de la nada, aparecía Peste a lomos de su garañón y arremetía directamente contra Thanatos y Styx. Inmediatamente después, jinetes y monturas colisionaron formando un amasijo de sangre y nieve. — ¡Mierda!—exclamó Kynan. —Tenemos que salir de aquí. Date prisa Shade.

Página | 354

—Hecho. —El demonio asintió. —Felicidades. Estás embarazada. ¿Embarazada? ¡No, no, no! ¿Dios, qué era lo que había hecho? El sonido de armas chocando entre sí junto con los relinchos de los caballos inundó el frío aire de la noche. Regan alzó la cabeza y gritó al ver que las pezuñas del semental blanco de Peste aplastaban a Thanatos. El calor que fluía de la mano de Shade se hizo más intenso. —Hora de irse a dormir, guardiana. —No, espera… La oscuridad se apoderó de ella y cayó completamente inconsciente.

Página | 355

Treinta y dos
Por mucho que se paseara de un lado a otro por la terraza de Limos o la
maldijera una y otra vez, no iba a dejar de estar abatido por lo que la jinete le había hecho. Durante las dos primeras horas después de que se marchara había oscilado entre el absoluto terror por sentirse abandonado, la necesidad de cometer alguna estupidez, como ir a por Lucifer él mismo, y un enfado monumental por el hecho de que hubiera intentado engañarle. Sí, Limos le habia mentido afirmando que no le amaba y que iba a volver a borrarle la memoria. Le había dicho todo aquello y se había marchado porque quería mantenerlo a salvo. Pero él era perfectamente capaz de cuidar de si mismo. Había sobrevivido a su infancia, a las duras pruebas del ejército, a un mes en el Infierno, a los propios hermanos de Limos. Y sobreviviría a cualquier cosa que viniera después, y si no lo hacía… Entonces Peste se apoderaría de su alma. Ese era un pequeño problema en su plan de supervivencia, pero ahora no podía perder el tiempo preocupándose por algo como aquello. Se lo contaría a la RX y a la Égida para ver si ellos encontraban una solución a toda esa mierda de a quién pertenecía su alma y, mientras tanto, estaría con Limos. Ella se merecía tener la vida que quisiera y él se iba a encargar de dársela. Echó un vistazo a la cama vacía a través del cristal de la puerta corredera y se permió el lujo de imaginarse a Li con una enorme tripa, embarazada de su hijo. Ni siquiera habían tenido la posibilidad de hacer el amor como una pareja recién casada debería hacerlo, pero se juró que en cuanto volviera, la desnudaría y la haría suya en cuestión de segundos. Después, le enseñaría cómo iban a ser el resto de sus noches juntos, la haría anhelar sus caricias y le sacaría aquella idea descabellada de querer huir de él para salvarle la vida.

Página | 356

Con ese objetivo en mente, siguió paseándose de un lado a otro hasta que la puerta del dormitorio se abrió de par en par y Limos, completamente armada y con los ojos hinchados, entró. Se detuvo al instante en cuanto lo vio y su cara se puso pálida antes de adoptar una expresión de completa indignación. — ¿Por qué sigues aquí todavía?—preguntó con brusquedad. Arik se cruzó de brazos. —Porque no puedo usar un portal de desplazamiento y porque, si no te has dado cuenta, estamos casados. —Bueno, en cuanto a eso…—Se retiró el pelo de la cara, de esa forma tan arrogante que tenía. —Fui a ver a Gethel. ¿Sabes una de las cosas más curiosas que pueden hacer los ángeles? Son capaces de disolver cualquier matrimonio que se haya celebrado en el reino de los humanos. —Le mostró un pequeño pergamino que sostenía en la mano. —Tienes una hora para hacer el equipaje. Estamos legalmente divorciados.

***
Qué hijo de puta. Qué hijo de la grandísima puta. Peste clavó la vista en la masa de sangre y huesos que eran Thanatos y Styx. El garañón se estaba muriendo, pero Than volvería a ponerse en pie en pocos minutos como si no hubiera pasado nada. ¿Por qué coño no se había roto su Sello? ¿Por qué? Peste había recibido el mensaje del vampiro—exactamente igual a uno de los sirvientes de Than, que había conseguido infiltrar en la guarida de su hermano—en el que le aseguraba que la zorra de la Égida se había tirado a Thanatos, gracias a que había manipulado una botella de hidromiel mágica. Entonces, ¿qué había pasado? Soltando un gruñido, convocó un portal de desplazamiento que le transportó a la casa de Harvester. Cuando llegó, entró como si de un vendaval se tratara, pasó delante de la caída sin hacerle ningún caso, aunque la golpeó al pasar por su lado, y se fue directo a la cámara donde tenía encerrado a Reaver. El ángel estaba sentado, apoyado contra la pared, lleno de sangre y con el pelo rubio enmarañado cayéndole

Página | 357

sobre la cara y los hombros. Cuando se dio cuenta de su presencia, le miró fijamente con sus vidriosos ojos azules. Peste se acercó a él y le propinó una patada en la cara. Reaver, con la nariz sangrando y el labio partido, le sonrió. Cerdo arrogante. Volvió a asestarle otra patada, pero esta vez el ángel le devolvió el golpe con la suficiente fuerza como para estrellarle contra la pared y abrirle la cabeza. La sangre comenzó a manar cayendo sobre su nuca y su armadura, que la succionó ávidamente con sonoros sorbidos. Si Peste no hubiera estado tan furioso se habría quedado impresionado por la fuerza que aún mostraba Reaver a pesar de que le habían cortado las alas. — ¿Cuando te darás cuenta Reseph?—le espetó Reaver. —Puedes herirme pero no matarme. —Ya lo veremos, capullo. Peste se abalanzó contra el ángel y lo atacó con toda la saña posible. Reaver ni siquiera opuso resistencia mientras recibía golpese y patadas por doquier hasta que no fue más que una masa inconsciente y sanguinolienta de carne. Cuando terminó, se miró una de las botas, la tenía llena de sangre. De pronto sintió cómo alguien le agarraba por los hombros con ambas manos. Se trataba de Harvester. — ¿Qué ha sucedido?—preguntó. Peste dirigió su ira contra ella. —Ya deberías saber que no debes tocarme La rodeó. Percibió su miedo y decidió que quería más. La cogió por la garganta y la aplastó contra la pared. Después inspiró profundamente y saboreó el terror que en ese momento sentía la caída. Sonrió. —La guardiana se ha follado a mi hermano—le susurró al oído. —Así que, ¿por qué no se ha roto su Sello? —No lo sé—contestó Harvester.

Página | 358

Aunque le daba la sensación de que le estaba mintiendo, también sabía que por mucho que la golpeara no le diría nada si aquélla era una de esas famosas de «reglas»que ella y Reaver tenían que seguir. —Perra mentirosa. —Se la iba a follar hasta partirla en dos. Hasta que le rompiera cada hueso del cuerpo y pudiera bañarse con su sangre. Le desgarró el camisón, dejándola desnuda y temblando. —Todavía hay esperanza—jadeó ella, mientras él la obligaba a abrir las piernas. —Déjala… en… paz. —La voz de Reaver, que aún hacia vibrar el aire por el poder que emanaba de ella, Ilegó desde detrás. Puede que no le hubiera dado al ángel lo suficiente. Bien, ya se encargaría de él, pero después de que mirara como trataba a Harvester como la puta que era. Sonriendo, le miró por encima del hombro. —Tranquilo, Reaver. Guardaré fuerzas para ti. Soy como el puto conejito de las pilas Duracell. Duro y duro. —Deslizó un dedo por su garganta. Al instante, la armadura desapareció, dejándole tan desnudo como Harvester. —Cabrón—jadeó ella. —Sí, lo soy. — ¡Reseph!—La potente voz hizo que se estremeciera de la cabeza a los pies. Se volvió despacio hacia Reaver, que se había incorporado a pesar de las cadenas y tenía todo el cuerpo brillante y del doble de su tamaño. —Vas a detenerte ahora mismo. No había razón alguna para temer al ángel, pero algo en lo más profundo de su interior hizo que se aterrorizara como si fuera un niño en presencia de un padre enfadado. Alzó la barbilla en actitud desafiante y se las arregló para no parecer tan desconcertado como en realidad estaba. —Mira lo que has hecho, me has quitado las ganas de seguir. —Volvió a deslizar los dedos por su garganta y se cubrió con la armadura. —Da igual, ya

Página | 359

habrá tiempo para un poco de diversión. Cuando el Apocalipsis empiece voy a torturarte hasta que tus gritos dejen de divertirme y no te quede ni un solo órgano dentro de ese cuerpo que tienes. Dicho esto, abandonó la casa de Harvester con un portazo. Deseaba con todas sus fuerzas que nadie se diera cuenta de cómo le temblaban las rodillas. Pero, ¿qué coño le pasaba? Desde que se rompió su Sello no le había dado miedo nada. Soltando una sonora maldición, convocó un portal de desplazamiento y salió al conjunto de arcos negros que conducían a la casa de su madre. Lilith estaba dentro de la mansión con forma de templo, tumbada sobre un diván en medio de una orgía, para no variar. La imagen le calmó un poco, aunque no lo suficiente. —Hijo mío—ronroneó ella, haciéndole un gesto con el dedo para que se acercara. —Pareces molesto. Peste le dio una patada a un macho con forma humana que se había arrodillado ante él y caminó entre la masa de cuerpos desnudos retorciéndose. —Mi plan ha fallado. — ¿La guardiana no desvirgó a Thanatos? —Sí, pero su Sello no se rompió. Lilith parpadeó y su grácil cuerpo se ondulo sensualmente mientras se incorporaba para sentarse. Llevaba puesta una diminuta falda transparente y estaba desnuda de cintura para arriba, excepto por un colgante con una esmeralda del tamaño de un huevo que descansaba sobre sus generosos pechos. — ¿Cómo conseguiste que la Égida enviara a la hembra para seducir a Thanatos? —Lo preparé todo para que creyeran que si se quedaba embarazada, el niño salvaría el mundo. Su madre le dio una palmadita al diván, invitándole a que se sentara a su lado. Peste obedeció y se dejó caer sobre el acolchado de terciopelo. — ¿Y estás seguro de que la guardiana se ha acostado con él?

Página | 360

—Sí. —Than se lo confirmó cuando peleó con él. —Tú tienes la culpa. —La espada de Thanatos le alcanzó en la oreja, partiéndosela por la mitad. —Convenciste a la guardiana para que follara conmigo. Conquest embistió contra Thanatos, y Peste se cobró la herida que su hermano le acababa de hacer desgarrando la oreja de Styx. — ¿Y cómo te fue, Than? ¿Ha merecido la pena esperar cinco mil años? Los ojos de Thanatos brillaron con tanto dolor y desesperación que Peste casi tuvo un orgasmo allí mismo. Le encantaba hacer sufrir a sus hermanos. — ¿La ha dejado embarazada?—preguntó Lilith Peste se encogió de hombros. —Seguramente. Harvester dijo que todavía había esperanza, pero…—Dejó de hablar y soltó un jadeo de sorpresa. Esperanza. —El niño. El niño es nuestra esperanza. La profecía no se refiere a la virginidad de Than, sino a su inocencia. Se trata de la inocencia. De un niño. —Harvester lo sabía, y como no podía ayudarle directamente le había sugerido la idea de los pergaminos. Ahora se sentía un poco mal por todo lo que le había hecho. Para qué engañarse, no se sentía nada mal. —Brillante. —Lilith le palmeó el muslo y sus ojos, tan parecidos a los de Limos, brillaron llenos de excitación. —El niño es la clave para romper el Sello. Con una sonrisa, Peste se apoyó en los cojines y se quitó la armadura. Siempre pensaba mejor cuando estaba desnudo, sobre todo cuando se corría. Mientras innumerables manos y bocas se posaban sobre su cuerpo, empezó a planearlo todo. Con el primer orgasmo supo lo que tenía que hacer. Tenía que conseguir ponerle las manos encima a ese dulce niñito como fuera.

Página | 361

Treinta y tres
A Harvester le fallaron las rodillas en el mismo instante en que Peste salió
de su casa. Cuando el jinete desapareció, se desplomó sobre el suelo con un golpe seco. Un segundo después, Reaver hacía lo mismo, formando un charco de sangre a su alrededor. A pesar de que no dejaba de temblar y que ninguno de sus músculos parecía obedecerle, Harvester gateó hacia él. Déjala en paz. Peste le había dado al ángel una paliza de muerte y le había hecho tanto daño que le llevaría días recuperarse. Y aun así, había conseguido sacar las fuerzas necesarias no sólo para hablar con la mandíbula rota, sino para mostrar las últimas reservas que le quedaban de su poder celestial, acumuladas en el destrozado lugar donde solía tener las alas, y había logrado ser un oponente a tener en cuenta. Harvester no tenía ni idea de por qué la había protegido, pero lo había hecho y el ennegrecido trozo de carne que solía ser su corazón se rompió por aquel acto de valentía. Aunque sólo un poco, apenas una pequeña grieta. — ¿Reaver? El ángel soltó un gemido de puro dolor. — ¡Whine!—El huargo acudió inmediatamente. —Traéme vino de médula. Deprisa. No es que la bebida fuera a ayudar a Reaver a que se curara, pero al menos haría que su dolor fuera más soportable. Sobre todo después de que, por su culpa, le hubieran obligado a beber repetidas veces y en gran cantidad para que recayera en su antigua adicción, algo que lo convertía en prácticamente un ser inútil mientras el fin de los días se acercaba. Ahora lo único que deseaba era beber y beber, del mismo modo que un adicto al opio anhelaba salir a la caza del dragón. El huargo le llevó una botella. Harvester se inclinó sobre la cabeza de Reaver, la sostuvo entre sus manos y llevó el borde a sus labios.

Página | 362

—Aquí—murmuró. Cuando vio que la mayor parte del líquido le caía por una comisura de la boca no pudo evitar estremecerse Estaba demasiado débil para beber. Mierda. En ese estado, y sin poder hacer uso de sus poderes celestiales, podía entrar perfectamente en el equivalente a lo que los humanos llamaban coma, y no saldría de él hasta que lo sacaran del Sheoul. Y eso sólo significaba una cosa: que Reaver podía quedarse allí para siempre si ella—o cualquier otro—quería. —Vamos, Reaver, bebe. Maldito seas, bebe. —Al ver que no se movía se volvió hacia Whine. —Traéme azúcar. Y también miel, si tenemos. Ah, y una taza y una cuchara. Al cabo de un rato Whine le llevó una pequeña vasija con miel. Sirviéndose de una cuchara, lo mezcló con el vino. Los ángeles eran como colibríes, podían conseguir la energía suficiente para salir del paso gracias al azúcar. Le sostuvo de nuevo la cabeza, inclinó su cara hacia arriba e introdujo un poco de la mezcla en su boca. En esa ocasión, tragó. —Bien—susurró. —Un poco más. El ángel bebió y al segundo sorbo ya contaba con las fuerzas necesarias como para levantar la cabeza por si solo y beber con avidez. —Ama—la llamó Whine. Estaba tan contenta por la reacción de Reaver que no le recriminó al esclavo que hubiera hablado sin su permiso. — ¿Qué? —Cuando el jinete estuvo aquí trajeron un mensaje para usted. —Le pasó un pergamino hecho de piel humana. En cuanto lo cogió, rompió el sello con los dientes y lo desenrrolló. Podía dejar libre a Reaver. Sintió un alivio inmenso. Detestaba tener al ángel allí, odiaba el resentimiento con que la miraba y la forma en que le recordaba todo lo que había perdido. Sintió cómo él le apretaba la mano, y su ojos, hasta hacía poco inyentados en sangre y llenos de dolor, empezaron a recuperar su brillo habitual. El azúcar estaba funcionando. Y por lo visto también lo estaba haciendo el efecto afrodisíaco, ya que

Página | 363

el azul de su mirada había adquirido un tono sensual, como el del mar a la luz de la luna. Jadeó asombrada. Aquella era la primera vez que tenía en cuenta a Reaver desde el punto de vista sexual. Sí, siempre se había percatado del espléndido macho que era; un ser cuya mera presencia eclipsaba al mismísimo sol. Pero ahora… ¡Guau! Su magnífico cuerpo se endureció en cuanto el éxtasis se apoderó de él. Echó la cabeza hacia atrás y se arqueó. Harvester bajó la vista y observó cómo su enorme erección pujaba por salir de los andrajosos pantalones que llevaba puestos. Y cuando lo vio retorcerse por la clase de orgasmo que sólo aquel vino podía provocar creyó que su propio cuerpo entraría en combustión. Bueno no, eso no era del todo cierto, sí que había otro orgasmo parecido, en el Otro Lado, en el Cielo, cuando dos almas se unían. En realidad el vino de médula había sido inventado precisamente para simular lo que los ángeles perdían cuando eran expulsados. Y teniendo en cuenta que cuando lo bebía experimentaba la segunda mejor sensación de su vida, podía decirse que lo había logrado. Los dedos empezaron a dolerle por las ganas que tenía de tocarlo, y cuando quiso darse cuenta, tenía la mano sobre su miembro. Sólo quería acariciarle un poco. Deslizar la mano por la entrepierna de sus pantalones y, ya que la punta de su pene prácticamente sosbresalía por la cinturilla, quizás también se atreviera a pasar el pulgar por su glande. La idea hizo que se humedeciera y Whine soltó un gruñido al percibir su excitación. El huargo siempre había estado allí cuando necesitaba sangre o descargar su furia sobre alguien. A veces había sido un poco dura con él, pero eso era lo que se esperaba de ella, y si no se comportaba de esa forma, tanto él como ella podían pagarlo muy caro. —Vete—le ordenó, y aunque el esclavo titubeó durante un breve instante, al final terminó obedeciendo. No se iría demasiado lejos, ni tampoco podría darse placer a si mismo sin que ella se lo permitiera, de modo que, si lo necesitaba más adelante, sabía que estaría listo y bien dispuesto. Reaver gimió, entreabrió los labios y cerró los ojos mientras el placer arrasaba su cuerpo. Movió las caderas hacia arriba y hacia abajo, como si estuviera
Página | 364

embistiendo en el interior de una hembra, hasta que la zona de la bragueta se le humedeció por completo mientras Se corría una y otra vez. Era un ser hermoso. Déjalo en paz. La había salvado. Podía haberse callado, dejar que Peste la violara y torturara, y sin embargo, arriesgó su propia vida por ella. Saber aquello hizo que sintiera una inmensa gratitud hacia él que se mezcló con la lujuria que en ese momento la dominaba. Decidida a dejarse Ilevar, se dispuso a masturbarle y... La mano de Reaver apresó la muñeca de la caída justo antes de que los dedos femeninos se cerraran en torno a su pene. Jadeando, Harvester desvió la mirada hacia sus ojos, que seguían brillando de placer, un placer que se extendía a sus labios, a las mejillas enrojecidas. Pero lo que la dejó paralizada fue que detrás de todo aquello, sus iris color zafiro resplandecían como dos brasas al rojo vivo. —Gracias—susuró Harvester. —Gracias por ayudarme. —Ninguna mujer debería sufrir algo así. Una sonrisa retorcida curvó sus labios. —Pero no lo he hecho por ti. Lo hice por Reseph. —Le apretó con tanta fuerza el brazo que estuvo a punto de gritar de dolor y creyó que se lo terminaría rompiendo. —En cuanto a ti… te mataré en cuanto se me presente la primera oportunidad.

***
Thanatos salió del portal de desplazamiento que le había llevado hasta la casa de Ares y le hizo una llamada a Limos con el móvil. —Te quiero en Groenlandia en cinco minutos. Y lleva contigo a Arik. Iba a enterarse si el recién estrenado marido de Limos tenía conocimiento de los planes de Regan. Aunque llegados a ese punto, y dado el giro que habían tomado los acontecimientos con respecto a su hermana, ya nada podía sorprenderle. Quizás se había casado con alguien tan embustero como ella. En realidad Thanatos no estaba llevando nada bien seguir enfurecido con Limos. Sí, se había cabreado muchísimo cuando ella admitió que les había mentido,

Página | 365

pero la conocía demasiado bien como para saber que estaba arrepentida por lo que hizo en el pasado. Además, si creía que todavía podía recuperar a Reseph, ¿cómo iba a dejar de lado a Limos? Sin embargo Arik era otra historia. Thanatos quería creer al humano, pero si se había aliado con Regan… La voz de su hermana resonó al otro lado del teléfono. —No puedo, Than. Estoy a punto de marcharme para llevar a Arik a la R-X… — ¡Te he dicho que lo lleves contigo!—Terminó la conversación tirando el móvil contra un pilar de piedra que se erguía como un centinela en la entrada del jardín de Ares. El teléfono se estrelló contra la dura roca y terminó en el suelo en un destrozado amasijo de plástico y componentes electrónicos. Irrumpió en la casa de Ares cubierto de sangre y nieve que estaba empezando a derretirse, sólo para darse de bruces contra el líder de los ramreel que trabajaban para su hermano, vulgrim. —Mi señor, est{s herido… —Ya lo sé—le interrumpió bruscamente. — ¿Dónde está Cara? —Est{… ocupada, mi señor. — ¿Y Ares? Vulgrim se aclaró la garganta. —También ocupado. Perfecto. Than apartó al demonio de un empujón y se dirigió al dormitorio de su hermano. Una vez allí aporreó la puerta, dejando manchas de sangre sobre la pintura blanca. — ¡Abridme! Escuchó un erótico gruñido detrás de la puerta. —Vete, Than. —La advertencia de Ares fue alta y clara, pero Than la ignoró y volvió a golpear la puerta.

Página | 366

—Styx se está muriendo. Oyó el sonido de sábanas moviéndose, seguido de unos pasos y unos susurros. —Dame un minuto. —gritó Cara. Tan empezó a pasearse de un lado a otro en el pasillo. Tenía los músculos en absoluta tensión por la combinación de sentimientos encontrados. Estaba preocupado por su caballo, furioso con su hermano por haberle atacado y odiaba profundamente a Regan por cómo le había traicionado. No sabía cuál de las tres cosas le hacía sentirse peor, pero las tres juntas estaban carcomiéndole por dentro de tal forma que estaba a punto de explotar en una tormenta de pura violencia. Quería matar. Destruir. Causar estragos y matar, matar, matar. Lo único que le impedía salir fuera y eliminar todo lo que se le pusiera por delante era la preocupación que tenía por el caballo, pero no estaba seguro de lo que pasaría después de que Cara curara al semental. Y si el garañón moría… entonces nada le detendría. Cara y Ares abrieron la puerta de par en par y salieron del dormitorio a toda prisa. Cara llevaba unos vaqueros y una sudadera, y Ares la armadura. — ¿Qué ha pasado? —Nuestro hermano. —Than los condujo fuera de la casa y los transportó al lugar donde se había producido su enfrentamiento con Peste. Aunque sabía que se le iba a revolver el estómago en cuanto viera a Styx tirado sobre el hielo y convertido en una masa sanguinolenta de carne y huesos no se esperaba que le doliera tanto como lo hizo. Su caballo había sufrido heridas de considerable importancia antes, pero Peste y su garañón habían disfrutado haciendo gritar de dolor a Styx y eso era algo que no iba a olvidar fácilmente. Les iba a hacer pagar todo el sufrimiento que le habían inflingido a su animal. A pocos metros de donde se encontraban apareció otro portal de desplazamiento con un destello dorado que brilló sobre la nieve que no había sido manchada por los restos de la batalla. Instantes después, Limos y Arik salían de él. Desde luego no aparentaban ser una pareja de recién casados felices. Y si lo eran,

Página | 367

Thanatos se guardaría sus pensamientos y sería capaz hasta de comerse su propio Sello. Como se imaginaba, ambos se pararon a bastante distancia el uno del otro. Limos llevaba unos vaqueros turquesa y una cazadora de cuero y Arik unos pantalones, un abrigo verde de estilo militar y un cinturón porta armas sujeto a la cadera. — ¡Maldita sea!—Cara se arrodilló al lado del semental, al que le estaba costando un enorme esfuerzo respirar. Ares se puso delante de Than, bloqueándole su campo de visión. — ¿Qué fue lo que produjo el enfrentamiento? —No lo sé. —Than cerró los ojos. —Bueno, sí que lo sé. Seguro que creyó que mi Sello se había roto, y cuando se dio cuenta de lo contrario, entró en cólera e intentó matar a Styx para hacerme daño. — ¿Y por qué iba a pensar que tu Sello se había roto? Matar. Tomó una profunda bocanada de aire e intentó no hacer caso del intenso deseo que tiraba de él para eliminar a todos los guardianes de la Égida que hubiera sobre la faz de la Tierra. —Porque la puta Égida nos ha traicionado. —Hizo un gesto señalando a Arik. —Y él lo sabe. —Lo que dices no tiene sentido—masculló Ares. —Regan. —El mero hecho de pronunciar su nombre le llenaba de ira y fue incapaz de detener el gruñido que salió de su garganta y que pedía venganza a gritos. —No la enviaron para aprender cosas sobre nosotros. La enviaron para seducirme. Me traicionó. Nos traicionó. —La cólera arrasó su capacidad de autocontrol y toda la ira que llevaba dentro empezó a fluir por sus venas como si de un ácido corrosivo se tratara. —Tranquilo, Than—intentó calmarle Limos. — ¿De qué estás hablando? —De Regan. —Se puso a caminar de un lado a otro, intentando aplacar su ira. — ¡Esa zorra!—Se giró hacia Arik. — ¿Qué es lo que sabes, guardián?—le espetó, enfrentándolo. — ¡Habla!

Página | 368

Arik adoptó una expresión neutral. —No sé de lo que me estás hablando, pero te estaría muy agradecido si respetaras mi espacio personal. —Than. —Limos habló en el mismo tono que solía utilizar cuando intentaba aplacar a Reseph las pocas veces que tenía un arrebato de furia, pero aquello no iba a funcionar con él, y le respondió con un gruñido. — ¡Ella me drogó! Necesitaba matar a alguien. Las almas de su armadura pedían a gritos ser liberadas. Pronto. Muy, muy pronto, les prometió. Ares frunció el ceño. — ¿Cuándo? ¿Con qué? —Después de que os fuerais. —La indignación de Than creció en cuanto empezó a recordar. —Usó mi hidromiel favorita, mezclada con algo más. Probablemente con hojas de orc. —Mierda. —Ares se pasó una mano por el cabello. —Si, entiendo que estés cabreado, pero est{ claro que no funcionó… —Sí que lo hizo. Todo el mundo se paralizó. Todos excepto Arik, que los miraba confundido. Después de un buen rato, Limos se aclaró la garganta. —Es imposible. —No sé de qué va todo esto. ¿Qué es el orc?—preguntó. —Un afrodisíaco—contestó Limos. —Than, no entiendo lo que quieres decir. —Estoy diciendo que ella me drogó. Y que…—La humillación tiñó de rojo sus mejillas—…me tomó. —Sigo perdido. —Arik lo miró con cautela. —Te has acostado con una mujer que es bastante atractiva. ¿Dónde está el problema? ¿Es que te van más los tíos?

Página | 369

Than se abalanzó sobre él, pero Ares le agarró por la cintura. —Voy a matarle, Limos. Te lo juro. Sin ningún miramiento, Ares le apartó del humano. —Déjame ver tu Sello. Temblando, metió una mano dentro de la armadura y sacó la cadena de oro de la que pendía el Sello. Todo el mundo permaneció en silencio y sin apenas moverse. La expectación inundó el aire como si de una espesa niebla se tratara. El único sonido que se podía escuchar era el ulular del viento helado y las dificultosas respiraciones de su caballo. Al menos Cara ya había puesto en marcha su don sanador y las heridas de Styx se estaban curando asombrosamente rápido. Ares cogió el Sello con la palma de la mano. Sus ojos estaban llenos de preocupación y de una determinación absoluta. Su hermano haría lo que hiciera falta para evitar que se transformara en una criatura maligna y él no le culparía por ello. Aun así, se le hizo un nudo en el estómago cuando vio cómo la mano de Ares se posaba sobre la empuñadura de su espada. Las miradas de ambos se encontraron. —Tienes la daga de la Redención—dijo Than. Puede que no hubiera funcionado con Peste, pero con un poco de suerte, si su Sello se había roto, sí que podría matar a Muerte. —No la necesitaremos—sentenció Ares completamente convencido de ello. En el fondo, tenía razón. La daga no marcaría diferencia alguna. Si alguno de los tres Sellos que quedaban intactos se rompía, los otros dos lo harían. Aunque si Ares le clavara la daga en el corazón antes de que su Sello se rompiera completamente… — ¿Cuánto tiempo tardó el de Reseph en romperse?—preguntó Limos. —Vibró durante unos segundos y después se partió en dos. —Ares pasó el pulgar sobre la guadaña que adornaba el Sello de su hermano. —Y por lo que sé sobre el acontecimiento que ocasionó su ruptura, yo diría que fue casi al instante. — Miró a Than. — ¿Cuánto tiempo hace que te acostaste con la guardiana?

Página | 370

—Como una media hora—respondió entre dientes. —Espera. —Arik dio un paso adelante. — ¿Se suponía que el sexo sería el acontecimiento que originaría la ruptura de tu Sello? —Sí—contestó Limos. —O al menos eso creíamos. —Miró a Than. —Lo que significa que quizás podrías haber mantenido relaciones sexuales durante todo este tiempo. Cinco mil años perdidos. Ni de coña. Tenía que haber otra explicación. Cogió a Arik del cuello e ignoró el gruñido de Limos. — ¿Por qué me envió la Égida a la guardiana para que se rompiera mi Sello? No tiene sentido. —Exacto. —A Arik se le veía demasiado tranquilo para estar bajo las garras de Muerte. —No lo tiene. Lo que significa que no creían que el sexo fuera a partir tu Sello. Y por lo visto tenían razón. Así que suéltame y recupera los miles de años que has permanecido célibe, gilipollas. Una furia helada tiño de rojo el campo de visión de Than. Limos y Ares se pusieron a su lado. Se movieron despacio, preparándose para el estallido. En algún lugar de su mente supo que estaba perdiendo la cabeza, que no debería querer estrangular a ese humano. Pero no le importó. —Than. —La voz de Cara penetró en la letal neblina que le estaba embotando la cabeza. —Styx te necesita. Sin pensárselo dos veces soltó a Arik y fue rápidamente al lugar donde se encontraba Cara, que acariciaba el ensangrentando cuello del animal. —Está bien, pero necesita descansar…—susurró Cara. — ¡A mí!—Al instante, el caballo se transformó en una espiral de humo que se metió dentro de su guante. —Thanatos—le llamó Ares con tono grave. En su voz se podía percibir una cierta alarma. — ¿Qué estás haciendo? —Voy a matar a la guardiana que me traicionó.

Página | 371

Ares le agarró por el hombro. —No podemos iniciar otra guerra con ellos. — ¡Entonces no deberían haber conspirado contra nosotros!—Las sombras comenzaron a girar a su alrededor con extrema rapidez. —Than. —Limos sonaba desesperada. —Tienes que tranquilizarte. Estás volviendo a poner esa mirada de loco y no necesitamos que se repita algo como lo de Roanoke. Roanoke, la colonia inglesa asentada en América de la que desaparecieron misteriosamente más de un centenar de habitantes a finales del siglo XVI. Misteriosamente para el resto del mundo, porque él y sus hermanos sabían la verdad. La cruda realidad fue que le dispararon y perdió el control. Después de aquello sólo se acordaba de que se había apoderado de él una extraña neblina; aquella que le conducía inexorablemente a un deseo irrefrenable de matar a todo lo que se le pusiera por delante. —Than... nos enteraremos... qué es lo que... pasar... —Than, tranquilíza... Un destello captó su atención. Le pareció ver a un ángel, pero estaba tan fuera de control que no podía confiar en que fuera real nada de lo que viera u oyera. —Reaver... Gracias a Dios... ¿Dónde has…? —Ares…. Haz… Las palabras se arremolinaban en la mente de Than hasta que llegó un momento en que no supo quién estaba hablando ni lo que decía. Él sólo quería matar. Empezando por Regan. Después iría a por todos y cada uno de los guardianes de la Égida. Desmembraría cuerpos, desgarraría gargantas… Matar, matar, matar… — ¡Limos! Saca a Arik de aquí. Demasiado tarde. Soltando un rugido, perdió el último atisbo de control que le quedaba y dio rienda suelta a su ira.

Página | 372

En ese momento le importaban una mierda las consecuencias que pudiera ocasionar, por muy catastróficas que fueran.

Página | 373

Treinta y cuatro
Ares ya había visto a Thanatos furioso antes, incluso se había encargado de
los destrozos que su ira había ocasionado. Pero nunca había presenciado algo como aquello. Reaver había hecho acto de aparición—más bien lo había traído Harvester, dejándolo tirado en el suelo—justo antes de que Thanatos estallara como si de una bomba nuclear se tratara. La potencia de la explosión había derribado a Ares y a Cara, y también a Reaver y a Limos, que no habían podido sacar a Arik lo suficientemente rápido y habían saltado sobre él, protegiéndole con sus propios cuerpos. La onda expansiva levantó toda la nieve a su paso, formando un muro blanco que emergió desde el epicentro y salió disparada kilómetros a la redonda, matando a todos los seres vivos que en ese momento se encontraban en Groenlandia. En cuanto pudo, Ares se puso de pie y embistió contra su hermano. Ambos salieron rodando por el suelo y empezaron a lanzarse golpes como posesos. Pero él jugaba con una seria desventaja: al ser Cara su agimortus y estar tan cerca de él, apenas tenía protección frente a los fieros impactos de Than. En un intento desesperado, buscó una bolsa que llevaba atada a la cadera hasta dar con lo que estaba buscando. Después, y sin dudarlo ni un segundo, clavó una pequeña púa ósea en el cuello de Than. Su hermano se paralizó al instante. Aquella púa, que Cara le había convencido para que llevara, estaba impregnada con la suficiente cantidad de saliva de sabueso del infierno como para inmovilizarle durante unos minutos. Su mujer le había dado la idea para que lo usara contra Peste… o contra alguno de sus hermanos si sus Sellos se rompían. Se dijo a si mismo que tendría que darle un buen beso a Cara por haberle salvado la vida. Desgraciadamente, la cuenta atrás ya había empezado a correr y les quedaba poco tiempo.

Página | 374

—Trae a Hal—le dijo a Cara. Su rnujer podía llamar al can mentalmente. ¡Más le valía a ese chucho darse prisa! Mientras esperaban, se inclinó sobre Than y tocó la cicatriz que tenía en la garganta para que su armadura se replegara. Ahora su hermano yacía en el helado suelo completamente desnudo. Hal apareció de la nada, con la lengua colgando y chorreando baba por todas partes. Cara le dijo algo al oído y el animal se fue hacia Than y le mordió en el brazo. El brillo en sus ojos negros indicaba que el perro se lo estaba pasando en grande, pero Ares hizo una mueca de dolor. Sabía de primera mano que cuando a uno lo envenenaban con saliva de sabueso seguía sintiéndolo todo aunque no pudiera moverse. —Lo siento hermano—rnurmuró. —Pero lo hacemos por tu propio bien. —Ares. —La voz de Cara sonó llena de alarma, así que se puso de pie y sacó su espada a toda prisa. Pero no era precisamente la espada lo que necesitaba. Cuando clavó los ojos en la misma direccion en la que Cara estaba mirando, creyó que el corazón se le pararía y moriría de un infarto. Arik estaba retorciéndose en el suelo, sujetándose la cabeza con ambas manos y gritando silenciosamente de dolor. A su lado yacían inmóviles Reaver y Limos. — ¿Qué coño ha pasado? Cuando Reaver apareció, vestido con una túnica negra y con el aspecto de haber estado luchando contra una motosierra, Ares había esperado que le echara una mano con Than. Pero ahora estaba claro que no iba a serle de gran ayuda y eso no era nada bueno. Fue hacia ellos y se arrodilló a su lado en busca de pulso, respiraciones, cualquier cosa que le dijera que estaban vivos. Pero no encontró nada. Reaver y Limos estaban tan fríos e inmóviles como el hielo que había a su alrededor. Cara se acercó a él.

Página | 375

— ¿Qué sucede? —No lo sé. Sintió un profundo terror y se le pusieron los pelos de punta. Corno impulsado por una fuerza extraña se dio la vuelta y respiró aliviado cuando vio a Gethel materializarse al lado de Than, aunque no por ello dejó de estar preocupado. Gethel, como casi siempre, llevaba una túnica estilo griega, botas suaves de cuero y una vaina sujeta a las caderas. Con su elegancia característica, se dirigió hacia Arik y se arrodilló a su lado. — ¿Qué ha pasado? —Thanatos. Estaba furioso. —No necesitó decir más. Gethel había sido su vigilante durante milenios y los conocía perfectamente bien. — ¿Cómo supiste que algo andaba mal? —La muerte de miles de personas en esta isla ha sido una señal demasiado poderosa como para obviarla. Hemos podido detener la onda expansiva de Thanatos, pero hemos llegado demasiado tarde—dijo angustiada. —Además, también escuché gritar a las almas de Reaver y Limos. A Ares se le congeló la sangre en las venas. — ¿Qué quieres decir? Gethel acarició el pelo de Arik y éste se calmó, aunque sólo un poco. Todavía seguía allí tumbado, boqueando como un pez recién sacado del agua. — ¿Limos y Reaver le protegieron de la ira de Thanatos? —Se pusieron encima de él para hacer de pantalla—explicó Cara. Gethel asintió con la cabeza y cerró los ojos. —Sí, tiene sentido. — ¿El qué?—Ares dio un paso a1 frente sin tener ni idea de qué iba todo aquello. — ¿Qué es lo que tiene sentido?

Página | 376

—La Onda expansiva metió a Limos y a Reaver dentro de Arik. Literalmente. —Gethel le mjró. —Fue lo suficientemente fuerte como para desprender sus almas de sus cuerpos e introducirlas en el del humano. Si no hubiera sido por ellos, Arik habría muerto. Lo malo es que también morirá si no consigo separar las almas. Y, aunque pueda, es peligroso y le dolerá. Muchísimo. Cara se estremeció y Ares la abrazó. Puede que su mujer fuera lnmortal, pero no era inmune al frío — ¿Por qué les dolerá? —Las almas son… cómo explicarlo… pegajosas. —Gethel siguió acariciando el pelo de Arik, que no dejaba de retorcerse. —Se unen a las fuerzas vitales de los demonios y los hacen más fuertes. Ésa es la razón por la que Peste ha estado recolectando tantas. Ahora tengo que separar la de Reaver y Limos del cuerpo de Arik y puede que me deje algunos fragmentos o que extraiga algo del humano. Ares creía haber visto y escuchado de todo en su dilatada vida, pero aquello era completamente nuevo. Y bastante inquietante. — ¿A qué te refieres con dejarte algunos fragmentos? Gethel se detuvo a pensar, como si estuviera intentando encontrar las palabras exactas. —Imagínate que dos humanos se han pegado… con esa cosa que se llama… — ¿Loctite? ¿Super Glue?—intervino Cara. —Sí. Con eso. —Arik gimió y Gethel le acarició la mejilla. —Si consigues despegarlos se quedaran adheridos trozos de piel y de pelo de uno en el otro. En el caso de las almas, lo que se pierde o se queda es mucho más importante. Ares se tomó un segundo para intentar asimilar lo que el ángel hembra acababa de explicarle. Le hubiera gustado tener en ese momento un par de aspirinas porque seguro que terminaría con un buen dolor de cabeza. —Si Arik se muere, su alma le pertenecerá a Peste. —Lo sé—murmuró Gethel. —Sujetádlo. Va a luchar con todas sus fuerzas.

Página | 377

Cara le dio una palmada a Hal, que se subió encima de Arik y se desplomó sobre la parte inferior del cuerpo del militar para inmovilizarle con su peso. Gethel arqueó una ceja. —No es de lo más convencional, pero resulta efectivo. —Eso resume perfectamente mi vida con mi esposa—ironizó Ares mientras sujetaba con fuerza los hombros de Arik y Cara se encargaba de su cabeza. —Sujetadle fuerte—ordenó Gethel. Cerró los ojos, inspiró profundamente y su cuerpo empezó a resplandecer. Posó la mano sobre el pecho de Arik y la introdujo en el tórax. El militar gritó y se arqueó como un loco. Las venas de su cuello parecían a punto de explotar. Las convulsiones se sucedieron durante unos segundos interminables hasta que Ares creyó escuchar el sonido de algo desgarrándose. Entonces el ángel hembra tiró con tanta fuerza que trastabilló hacia atrás. Inmediatamente después, metió su puño en el esternón de Límos. El cuerpo de la jinete se sacudió, y se despertó dando un grito ahogado. — ¡Arik!—Se acercó a su marido y le cogió del brazo mientras miraba altenativamente a Ares y a Gethel. — ¿Qué ha pasado? Gethel extendió los dedos sobre el corazón de Arík como si estuviera intentando evitar que se parase. —Estoy intentando salvarle la vida. Limos sollozó de dolor y abrazó al humano. —Lo siento, Arik. Retiro todo lo que te dije. Por favor, no te mueras. No te mueras. Ares parpadeó confuso. ¿Retirar todo lo dicho? ¿Qué había pasado entre esos dos cuando él se marchó de la casa de su hermana? Gethel volvió a meter la mano en el interior de Arik. Al verlo, Limos se tapó la boca con el dorso de la mano para amortiguar un sollozo.

Página | 378

Arik gritó de nuevo. Fue un sonido animal, salido de las mismas entrañas, que logró que Ares se estremeciera a pesar de todas las batallas en las que había participado y que le habían hecho inmune a los gritos de dolor. Pero aquel sonido no era normal, iba más allá del sufrimiento. Fue entonces cuando se dio cuenta de lo que realmente significaba la angustia de un alma. Gethel se levantó y fue hacia Reaver. En el momento en que su mano tocó el pecho del ángel, éste se incorporó y tomó una profunda bocanada de aire. —Vuestras almas entraron en el cuerpo de Arik—murmuró Gethel. Después, con sumo cuidado, acunó en sus brazos el cuerpo todavía inmóvil del humano. Ares no se lo podía creer. ¿Era ésa la misma Gethel que nunca había sido condescendiente con nadie? Si no hubiera estado tan preocupado por el militar se hubiera quedado boquiabierto. — ¿Córno está? —Vivirá, pero no es el mismo. —Gethel miró a Limos. —Tendréis que ir descubriendo sus nuevos talentos y limitaciones poco a poco. —Su boca se transformó en una línea severa. —Ahora tú y Reaver lleváis pedacitos de Arik, del mismo modo que él lleva los vuestros. —Posó una mano resplandeciente sobre la frente del militar y este se despertó y parpadeó varias veces. —Me siento igual que si me hubiera levantado después de pasarme toda una noche de despedida de soltero. —Soltó un gemido y se sentó, pero en cuanto vio a Gethel profirió una sonora maldición y la agarró por la túnica sin importarle que ella pudiera matarle con un simple chasquido de sus dedos. — ¿Por qué disolviste mi matrimonio sin mi permiso? Gethel entrecerró los ojos y le dio un manotazo para zafarse de él. —Yo no he hecho eso. Lo que sí que he hecho ha sido slavarte la vida. Arik hizo una mueca de dolor ante la palmadita no tan sutil del ángel hembra, mientras todo el mundo clavaba la vista en Limos, cuyo rostro estaba completamente rojo.

Página | 379

—Yo... Oh, mierda. —Li bajó la mirada hacia la nieve y se mordisqueó el labio. Puede que te dijera una pequeña mentira sobre el divorcio. —Entonces, ¿todavía estamos casados?—Cuando Limos, que seguía sin mirar a Arik, asintió, el militar soltó un suspiro de alivio. —Gracias a Dios. —Cogió a su esposa de la mano. —Ya hablaremos del tema más tarde. Y ahora, dime, ¿qué coño ha pasado? —Casi te mueres, humano. —Gethel se puso de pie y, sin dirigirse a nadie en particular, dijo—: Cuidad de él. —Dicho esto desapareció. Arik le echó un vistazo al todavía paralizado Than. — ¿Saliva de sabueso? —Sí—contestó Ares. — ¿Cuánto tiempo lo vais a tener así?—preguntó Arik. A Ares le hubiera encantado saber la respuesta. —Todo el que sea necesario. —Ares cogió a su hermano en brazos. —Aunque me temo que va a tener un largo período de reposo.

***
Daños colaterales. Mierda... Daños colaterales. Kynan no dejaba de repetirse una y otra vez aquellas palabras mientras estaba sentado con Regan, Val, Mahk, Decker y Lance en el cuartel general de la Égida, el lugar al que habían llevado a la guardiana inmediatamente después de que escapara de Thanatosy este montara en cólera. Hacía sólo un minuto les habían informado de un desastre de proporciones épicas en Groenlandia. —Toda esa gente ha muerto por nuestra culpa—comentó Decker, todavía aturdido por la noticia. Los ojos del militar seguían clavados en el portátil que había sobre la mesa de la sala de ¡untas. Val hizo un gesto de negación con la cabeza, pero parecía tan consternado como Decker.

Página | 380

—No podíamos haber previsto cómo reaccionaría el jinete. —Querrás decir que ni siquiera imaginábamos que fuera a reaccionar de una forma tan exagerada. —Lance soltó un resoplido de indignación. —El sexo le volvió loco. ¿De qué va? ¿Qué tipo de gilipollas pierde el juicio por perder su virginidad? Regan, debiste de ser una pésima compañera de cama. La guardiana soltó un gruñido y se lanzó a por él a pesar de que la mesa se interponía entre ambos. Val y Kynan la sujetaron antes de que saliera herida o le hiciera daño a la nueva vida que ahora llevaba en su vientre, pero no se molestaron en detener a Decker, que dio tal puñetazo a Lance en la cara que le hizo salir volando de la silla y estrellarse contra la pared. Una vez que lo tuvo gimiendo de dolor sobre la alfombra del suelo, Decker plantó uno de sus enormes pies embutido en una bota de combate en el pecho del sigil y le advirtió: —Como vuelvas a hablarle a Regan de ese modo te meteré esta bota por el culo tan profundamente que los cordones te servirán de hilo dental. —Y tampoco hables así de Thanatos. —Regan se zafó de un tirón de Val y Kynan, y en vez de abalanzarse sobre Lance, decidió volver a tomar asiento. —Él no pidió que le hiciéramos nada de esto. Decker soltó a Lance, que se puso de pie y le lanzó una mirada llena de resentimiento mientras cogía una servilleta de papel del aparador donde se servían el café para limpiarse la sangre de la nariz. — ¿Y ahora qué?—Malik miró a Regan como si ella tuviera la respuesta a su pregunta, pero la guardiana se limitó a tragar saliva angustiada. —Control de daños—contestó Kynan. —Los jinetes se van tomar esto como una traición. Y teniendo en cuenta las circunstancias, tienen toda la razón del mundo. Mierda. Aquello no debería haberse complicado de esa manera. Según la información que tenían, todos los jinetes, excepto Limos, eran sexualmente activos, así que asumieron que el que Regan llegara y echara un polvo rápido no tenía por qué suponer ningún problema.

Página | 381

A pesar de todo Kynan nunca se había sentido cómodo con lo de ocultarle a Thanatos lo del embarazo y había esperado poder contárselo en cuanto descubrieran cómo iba el niño a salvar el mundo. Pero ahora estaban jodidos. ¿Por qué cojones Thanatos no se había acostado nunca con nadie? ¿Por motivos religiosos? ¿Alguna promesa personal? ¿No le gustaba sacar a pasear la polla? ¡Joder! — ¿Cómo vamos a explicárselo?—quiso saber Decker. Kynan se recostó sobre su silla y se quedó mirando pensativo el enorme cuadro que había en la pared de enfrente, que mostraba una batalla entre ángeles y demonios, —Yo me encargará de halalar con ellos. —Iré contigo—se ofreció Decker. —No—susurró Regan. —No Puedes. Thanatos es…—Se estremeció de la cabeza a los pies. —No vayas. —Tiene razón—intervino Kynan. —Iré solo. Seguro que no será un encuentro agradable, pero por lo menos no pueden matarme. —Nos quedaremos aquí y rezaremos por nuestras almas—dijo Va1. —Porque aunque no puedan matarte, leí los registros acerca de lo que Limos y Reseph hicieron con los sigil que los traicionaron en el pasado y, créeme son más que capaces de venir a por todos nosotros y matarnos.

Página | 382

Treinta y cinco
Todos se fueron a la casa de Ares. Thanatos iba en brazos de su hermano y
Arik se iba apoyando en Limos y Reaver, aunque parecía que el ángel necesitaba más ayuda que él. No es que supira mucho de criaturas celestiales, pero dudaba que su aspecto normal fuera el de alguien a quien le hubiera pasado por encima un tanque. Había visto un montón de buenas resacas, y le daba la impresión de que en ese momento Reaver estaba padeciendo la resaca del siglo. Después de acomodar a Thanatos en uno de los dormitorios de invitados y de dejarlo bajo la custoclia de un sabueso del infierno para que le mordiera en caso de que se moviera, se dirigieron al salón de Ares y se quedaron mirándose los unos a los otros durante un buen rato. Parecía que nadie sabía cómo empezar. Lo que no era de extrañar, teniendo en cuenta todos los temas que tenían sobre la mesa: la traición de Limos, Regan y la Égida, la explosión de Thanatos y... la resaca de Reaver. Limos, que todavía no había mirado a su esposo a la cara, no paraba de andar de un lado a otro delante de la chimenea. Ares, que estaba parado al lado de la silla donde Cara estaba sentada con Hal a sus pies, se cruzó de brazos y miró a Reaver con el ceño fruncido. — ¿Vas a decirnos dónde has estado todo este tiempo y por qué no has respondido a nuestras llamadas? —No eres quién para cuestionar lo que hago o dejo de hacer. —Puede que el ángel tuviera un aspecto horrible, pero su intenso poder no había disminuido ni un ápice. Limos se detuvo de pronto. — ¿Y puedo cuestionarte yo por qué no viniste al acontecimiento más importante de mi vida? Reaver se tensó como si le hubieran metido un palo por su celestial trasero.

Página | 383

— ¿Encontraste tu agimortus? —Sí, pero no estoy hablando de eso. —Entonces, ¿de qué? —De mi boda. Los ojos color zafiro del ángel se oscurecieron como un mar embravecido. — ¿Con Satán? —No—decidió intervenir Arik. —Conmigo. —Por fin había logrado captar la atención de su mujer y esperaba que ella entendiera alto y claro el mensaje tácito que le envió: Estamos casados y lo seguiremos estando. Me da igual lo que te inventes para separarnos. ¿Amargado él? ¡Qué va! —No lo entiendo. —El enmarañado pelo de Reaver rozó la túnica que llevaba cuando se giró para mirar a Limos. —El que te hayas casado con Arik no invalida tu contrato prematrimonial. —Sí que lo ha hecho—sentenció Limos con desdén. Parecía que le había ofendido que Reaver se atreviera a poner en duda su inteligencia. —Cuándo Arik me quitó el cinturón de castidad y me penet… —Está bien. —Arik la interrumpió antes de que entrara en detalles que ni su hermano ni el ángel tenían por qué escuchar. —No hace falta que sigas, él ya puede hacerse una idea de lo que pasó. Reaver hizo una mueca de disgusto. —No te imaginas cómo. Limos se miró los pies y después volvió a dirigirse al ángel. —Entiendo que estuvieras ocupado, ya sé que tienes que seguir todas esas estúpidas reglas, pero… Ya sabes que no hay mucha gente que me importe y tampoco tengo muchos amigos. Me hubiera encantado que vinieras.

Página | 384

—Lo siento, Limos. —Reaver habló con tanto pesar que su voz se volvió áspera. —Te juro que los que me impidieron acompañarte lo pagarán caro. El móvil de Arik vibró en los bolsillos de sus pantalones. Lo cogió y leyó el mensaje de texto de Kynan que brillaba en la pantalla: «Voy de camino a casa de Ares. Estaré allí en un par de minutos». La cosa se ponía interesante. Se excusó, dejando a Limos, Ares y Reaver discutiendo sobre el paradero de este último. Les deseó en silencio buena suerte a los jinetes porque el ángel no parecía muy dispuesto a cooperar. Instantes después se encontró con Kynan en el patio de Ares. Antesde que el sigil pudiera abrir la boca para saludarle Ie espetó: — ¿Tienes alguna idea de lo que habéis hecho? ¿Es que sois idiotas o qué? Su amigo permaneció inpertérrito, y eso que Arik sólo acababa de empezar. —No tengo ni idea de lo que me hablas, aunque adivino que vas a ponerme al corriente ya mismo, ¿no? —Estoy hablando del Sello de Than. ¿Te suena de algo? ¿Sabes qué era lo que se suponía que podía rornperlo? E1 sexo. Creían que el sexo era su agimortus, así que se ha mantenido célibe toda la vida. Kynan palideció. — ¿Cómo… dices? Regan nos contó que era virgen, pero no sabíamos por qué... Oh, joder. —Sí. Imbéciles. Me dijiste que Regan iba a seducir a Thanatos, pero… Arik se calló en el mismo momento el que vio el gesto de Kynan de «rnira quién hay detrás de ti». Se dio la vuelta temiéndose lo peor y cuando vio a Limos en el umbral de la puerta, flanqueada por Aresy por Reaver, y con los ojos brillando de furia, se puso enfermo. — ¿Lo sabías? ¿Has sabido todo este tiempo por qué Regan estaba en la casa de Thanatos y nunca me lo dijiste? ¡Esta mentira ha podido desencadenar el puto

Página | 385

Apocalipsis!—Avanzó hacia él, mirándole con un intenso desprecio que le atravesó el corazón como si de una lanza se tratase. —Después de todos esos sermones que me has estado soltando sobre lo mucho que odias las mentiras, has hecho lo mismo. ¡Me has mentido! Arik no tenia excusa alguna. Ni siquiera podia echarle en cara que ella no era quién para hablar, porque, aunque fuera verdad lo cierto es que era un hipócrita de proporciones épicas. De eso era de lo se trataba. No de su mentira o de su omisión, sino de su hipocresía — ¿Y bien?—exigió ella. —No tuvo oportunidad de contestar—aunque tampoco hubiera sabido que decir—, porque, en el mismo momento en que Limos terminó su pregunta apareció Cara corriendo, o esa era la sensación que daba, ya que Hal iba a su lado intentando desabrocharle los cordones de los zapatos. —Acabo de pasarme por la habitación de Thanatos para comprobar cómo estaba y… Creo que deberías venir a ver esto. El cuerpo de Ares se tensó como la cuerda de un arco. — ¿Se trata del veneno? —No, todo va bien. Pero… En serio, venid a ver esto. Ares le lanzó a Arik una mirada de «ya hablaresmos más tarde» y, Limos hizo lo mismo. Joder, Arik estaba de mierda hasta el cuello y, visto y no visto, prefería enfrentarse mil veces a Ares que a Limos. Tenía que solucionar aquello y tenía que hacerlo ya. Se dispuso a ir tras los dos jinetes, pero Kynan le detuvo sujetándole por el brazo. —Te voy a dar un consejo de hombre casado a hombre casado. Sí, síguela. Las mujeres nunca perdonan que no lo hagas. Pero primero dale unos minutos para que se calme. —Sonrió de lado. —Hazme caso. A Arik le dolieron las piernas por la necesidad de salir corriendo en busca de su mujer, explicarle lo inexplicable y arreglarlo todo. No iba a tener la sensación de

Página | 386

que las cosas podían funcionar entre ellos hasta que todos los trapos sucios fueran aireados y hasta que estuviera seguro de que ella no iba a abandonarle para salvarle la vida. Tenían que superar aquello, y aunque sabía que Kynan tenía razón, no podía esperar. Era un soldado y su trabajo era destruir al enemigo lo antes posible. Y en ese momento el enemigo era su propia estupidez. Volvió a ponerse en marcha, pero ahora lo retuvo Reaver. El ángel salió de la casa, le cogió de la nuca y lo arrastró hasta donde estaba Kynan como si fuera un alumno de primaria. —Antes de nada vamos a mantener una conversación—dijo Reaver. Soltó a Arik para que tanto él como Kynan pudieran recibir la reprimenda de «habéis sido unos nifios muy malos». — ¿Cuándo decidió la Égida mandar a Regan a la casa de Thanatos? —Hace unos días—contestó Kynan. — ¿Por qué? Por cierto, tienes muy mal aspecto. —La meta de mi vida es conocer en todo momento tu opinión—ironizó el ángel. —Sigamos, ¿qué queríais conseguir con algo asi? —Hace poco encontramos un pergamino escrito por un guardián que fue un profeta de lo más certero. —E1 sigil cambió de posición unas cuantas veces antes de seguir. —En él decía que... para salvar al mundo de Peste un guardián de la Égida tenía que unirse a un jinete. Reaver entrecerró los ojos. — ¿Dónde encontrasteis el pergamino? —En una cámara de la Égida que Limos me mostró. Reaver dirigió la mirada hacia el mar que rodeaba la isla griega. Tenía la preocupación grabada en el rostro y Arik juraría que incluso estaba temblando un poco. —Justo cuando nadie puede convocarme, Limos te muestra una cámara en la que hay un pergamino que os dice cómo hacer algo para salvar al mundo. ¿No te parece de lo más interesante?

Página | 387

—No teníamos ninguna razón de peso para no confiar en Limos. Me dijo que encontró la cámara mientras buscaba su agimortus. No pusimos en marcha el plan a la ligera o sin investigar primero los objetos que encontramos en ella. La sospecha se instaló en la garganta de Arik formando un nudo del tamaño de un dinosaurio. Limos no le había hablado de la susodicha cámara ni tampoco había mencionado que hubiera hecho nada para ayudar a la Égida en los últimos días. ¿Se trataba de otro secreto? ¿De otro intento de iniciar el Apocalipsis? No. No podía pensar aquello. La jinete había hecho de su vida una mentira, pero estaba convencido de su arrepentimiento. Y si ella había hecho algo para que la Égida se creyera una cosa que no era cierta, no lo había hecho porque quisiera. La brisa del mar llegó hasta ellos, levantando la túnica de Reaver y ajustándola a su cuerpo antes de volverse hacia ellos. —Ya que el Sello de Than no se ha roto no podemos decir que haya pasado nada malo, pero esto nos deja con un montón de prenguntas. —Como qué es lo que realmente puede romper el Sello de Than. —Arik soltó un suspiro de frustración. —Aunque él estuviera convencido de que era el sexo lo que lo rompería. La cara de Kynan adoptó un tono verdoso de lo más extraño. —Eh… Hay algo m{s. Oh, Dios. Esperando que Kynan no dijera lo que tenía el presentimiento que iba a decir, Arik se atrevió a preguntar. — ¿Qué más? —Regan—farfulló Kynan. —Está embarazada. Los tres se quedaron completamente callados hasta que Reaver trastabilló hacia atrás. Después, sus ojos ardieron encolerizados, soltó un fiero rugido y desapareció.

***

Página | 388

Limos siguió a Ares y Cara a la parte trasera de la mansión echando humo y sintiéndose como una completa idiota. ¿Cómo podía Arik haberle ocultado algo tan serio? Eso no era un simple «no cariño, ese vestido no te hace parecer más gorda». Él sabía que la Égida había mandado a alguien para que los traicionara y no les había avisado. ¿Cuánto hacía que lo sabía? ¿Había sido parte activa a la hora de tomar la decisión? Durante la boda, en vez de admitir con cuántas mujeres había estado, muy bien podría haberle dicho: Ah, por cierto, Regan está por aquí para follarse a tu hermano. Sí, aquello hubiera estado bien. ¿Cuánta gente había muerto en Groenlandia por aquella omisión? ¿Y qué otro tipo de consecuencias traería? Y ahora, por culpa de la Égida, Thanatos era incapaz de moverse, atrapado dentro de su propia mente con su ira como única compañía. Estaba tumbado en el mismo lugar en el que le habían dejado, en una cama extra grande en una de las habitaciones de invitados más pequeñas. Le habían puesto unos pantalones holgados y cubrieron con una manta la parte superior de su cuerpo. En el suelo, al lado de la cama, yacía un sabueso del infierno. A juzgar por la mirada que Cara le echó, Limos se imaginó que le habían dicho que tenía que dormir en el suelo, pero nadie le decía a una bestia come hombres de cien kilos de peso dónde tenía que descansar. —Si vamos a tenerle mucho tiempo en ese estado, tendremos que ponerle una vía para que no se deshidrate—comentó Limos. Su voz dejaba entrever tanta rabia que el sabueso mostró los dientes pensando que ella era una amenaza. —Y también haremos turnos para hacerle compañía. —Ares cogió a Cara por la cintura y a Limos se le hizo un nudo en la garganta, preguntándose si Arik y ella volverían a compartir ese tipo de intimidad. — ¿Qué era lo que tanto te preocupaba que nos has hecho venir corriendo? Cara hizo un gesto hacia Thanatos. —Míralo por ti mismo. Aquello no podía ser bueno.

Página | 389

Los tres se acercaron a su hermano, que estaba tan sosegado que parecía que estaba dormido, aunque tenía los ojos abiertos. Miraba hacia arriba, inmóvil pero alerta. Limos se tensó, sabía perfectamente qué estaba sintiendo Thanatos en ese momento. Por lo menos su hermano estaba entre sus seres queridos y sabía que nadie le iba a hacer daño. Le mantendrían seguro y a salvo. Cara le dio unos golpecitos en el pie a Than. —Mirad. Al instante, Than reaccionó. No su cuerpo… sino su labio superior. Y… ¡Dios bendito! ¡Sus dientes! Sus caninos se habían alargado formando dos enormes colmillos de los que un tigre estaría más que orgulloso. Ares dio un paso hacia atrás y estuvo a punto de tirar a Limos. — ¿Qué cojones es esto?—Se volvió hacia ella. — ¿Sabes algo? Limos fue incapaz de apartar la mirada de Thanatos, incluso cuando sus dientes volvieron a su estado habitual. —No tengo ni idea. ¿Sigue su Sello intacto? A Reseph… Peste… le salieron colmillos cuando se rompió el suyo. Ares levantó la manta para poder ver el Sello de su hermano que, afortunadamente, seguía completo. Pero aquello no explicaba lo de los colmillos. ¿Estaría Thanatos tan confundido como ellos? —Estos últimos días han sido de lo más interesantes—masculló Ares. —Y por interesante me refiero a jodidos. —Sí, y yo he tenido algo que ver. —Limos sabía que no podía postergar más el enfrentarse a Ares. Inspiró profundamente, preparándose para la furia de su hermano. —Siento muchísimo todo lo que he hecho y las mentiras que os he contado. No espero que me perdones e incluso entiendo que me odies…—Se ahogó de la emoción porque, aunque lo comprendiera, sabía que no podría soportarlo. Pero entonces Ares la atrajo contra sí y la abrazó con tanta fuerza que creyó que se iba a quedar sin repiración.

Página | 390

—No te odio. —La voz de él también denotaba cierta emoción. —Odio lo que hiciste y que nos mintieras durante tantos años, pero hablaba en serio cuando te dije que te quería sin importar lo que hicieras. No debí decir que eras como Peste. ¿Podrás perdonarme? Oh, Dios. ¿Él le estaba pidiendo perdón? Qué estúpida había sido por haber dudado de la capacidad de compasión de su hermano. La habían criado haciéndole creer que una sola palabra o un solo acto de traición bastaban para ganarte el odio de cualquier persona, pero nunca se le había ocurrido pensar que el amor era incondicional y que estaba por encima de todo. No importaba lo mucho que pudiera enfadarse con sus hermanos porque los quería. Y tampoco importaba lo furiosa que estuviera con Arik en ese momento, porque él seguía siendo el dueño de su corazón. ¿Por qué no podía haberse dado cuenta de algo como eso un par de milenios antes? —No hay nada que perdonar, Ares—susurró. Él la abrazó con más fuerza y después la soltó. El alivio que sintió hizo que le flaquearan las piernas. Miró a Thanatos. Su hermano también tenía sus propios secretos ocultos. Se sentó sobre el colchón, al lado de Than, y le cogió la mano. —Hola. Sé que puedes oírme. Todo va a salir bien. Conseguiremos que Kynan nos explique lo de Regan…—Se calló en cuanto vio que los labios de Thanatos volvían a torcerse, mostrando de nuevo los colmillos. Pero en esa ocasión hubo algo más. Diminutos puntos rojos brillaron en los iris dorados del jinete y su cuerpo desprendió una intensa ola de calor. Todos los tatuajes se contorsionaron y la guadaña del cuello desgarró el escorpión. Limos soltó una exclamación, se bajó de la cama y retrocedió, pero su hermano siguió irradiando la ira por los cuatro costados. Ahora no sólo tendrían que lidiar con la razón por la que le habían salido los colmillos, sino que tendrían que hacer frente a la cólera de Thanatos. Y un jinete cabreado nunca traía nada bueno.

Página | 391

Treinta y seis
Reaver se paró en la cima del Monte Megido y maldijo una y otra vez hasta
que las nubes se arremolinaron sobre su cabeza, formando un enfurecido vórtice negro. Y después siguió maldiciendo. No podía ir al Cielo, no hasta que volvieran a crecerle las alas. Era como volver a ser un semicaído: estar entre dos mundos y sin prácticamente poderes. Ahora por lo menos podía llamar a sus hermanos celestiales… siempre y cuando le respondieran. Su organismo rebosaba vino de médula, aunque no lo suficiente. Tenía tantas ganas de tomarse otro trago del anhelado licor que estaba temblando. Sabía que, llegados a ese punto, sólo tenía dos opciones: seguir bebiendo o desintoxicarse, y en ese momento tenía el cerebro demasiado embotado como para plantearse lo segundo. De pronto sintió cómo se le erizaban los pelos de la nuca. Se dio la vuelta y vio un relámpago tocar la tierra unos metros más allá de su posición. Cuando el fogonazo de luz se desvaneció apareció Harvester con una bolsa de arpillera en la mano. Sus ojos brillaban y tenía los labios tan rojos como el vino que le había obligado a beber. —Alguien está cabreado—canturreó. Cabreado no alcanzaba a describir cómo se sentía y tuvo que hacer acopio de todas sus fuerzas para no abalanzarse contra el ángel hembra. — ¿Qué es lo que has hecho? Harvester ladeó la cabeza y le sonrió. —Veo que acabas de descubrir por qué te retuve prisionero. —Un trueno retumbó a lo lejos y a los pocos segundos empezó a llover a raudales. Con un simple gesto de la mano, la caída convocó un parapeto invisible que los cubrió a ambos. —No podíamos consentir que avisaras a la Égida de que no enviara a nadie a follarse a Thanatos.

Página | 392

Parte de su furia se evaporó, aunque fue reemplazada por una súbita sospecha. Y es que Harvester no parecía contrariada por el hecho de que el Sello de Than no se hubiera roto, lo que le indicó que ella ya sabía que no iba a suceder. Por tanto, el transfondo de todo aquello no había sido terminar con el celibato del jinete, ¿verdad? — ¿Cómo supiste que su Sello no se rompería? —No sé que me quieres decir con eso. Por supuesto que estaba convencida de que se rompería. Estaba mintiendo. Pero, ¿por qué? Miró hacia los negros nubarrones y después volvió a centrar su atención en Harvester. Entonces se dio cuenta de lo que pasaba. —Tú ya sabes cuál es el verdadero agimortus de Than, ¿no? —No tengo ni idea. — ¡Mientes! Se abalanzó sobre ella, pero sin sus alas, Harvester era más rápida y lo único que pudo golpear fue el aire. La caída ahora estaba a tres metros de distancia, burlándose de él. —Yo nunca miento. Y me indigna bastante que tengas ese concepto de mí. — ¿Indignarte? Y una mierda. —Apretó los dientes. — ¿Cómo es que tienes información sobre el agimortus de Thanatos que yo no tengo? —Porque yo soy especial. Tú sólo eres un ángel que no recuerda su pasado y con las alas un poco hechas polvo. Oh espera, ya no tienes alas, ¿verdad?—Rebuscó en la bolsa que llevaba. —Te he traído algo. Pásatelo bien—dijo, lanzándole una botella. Reaver la cogió con una mano, pero enseguida se dio cuenta de que tenía que haber dejado que se rompiera contra las rocas. Vino de médula. El cristal le hizo arder la piel, como si estuviera echando raíces en la palma de su mano. La lluvia empezó a gotear en su cara. Harvester se había ido.

Página | 393

El vino… Contempló horrorizado cómo su cuerpo se desconectaba de su mente, cómo descorchaba la botella y se la llevaba a los labios. Puedo aguantar. Soy fuerte. Las palabras penetraron en su cerebro, pero no porque fueran ciertas, sino porque estaba seguro de que ya las había dicho antes y que, en el momento en que las pronunció, sí que era fuerte. ¿Pero cuándo? ¿Por qué? Los borrosos recuerdos eran tan insustanciales como un fantasma y apenas permanecían en su memoria. Pero el hecho de que los tuviera, aunque fueran tan fugaces, era de por sí un milagro. Quizás Gethel, cuando separó su alma de la de Arik, dejó un poco de la habilidad del militar para recordar los detalles más importantes. Qué interesante. De repente sintió un intenso dolor en la mano. Bajó la mirada y se encontró con que había apretado la botella con tanta fuerza que había hecho trizas el cristal. Los afilados trozos de vidrio se clavaron en la piel de su palma, dedos y muñeca. El vino de médula se deslizaba por su brazo, mezclándose con las gotas de lluvia y su propia sangre, y caía sobre el suelo, a sus pies. Una parte de él quería arrodillarse y lamer el vino antes de que se filtrara por la tierra reseca. Pero, sin saber cómo, consiguió resistir el impulso. Harvester no iba a volver a ganar.

***
Harvester se teletransportó hasta su casa, donde Whine la estaba esperando con la cabeza baja y mirando al suelo. Cuando se encontró a Reaver en el monte Megido, maldiciendo a la tormenta—literalmente—, no estaba de muy buen humor. No quería volver a verle tan pronto después de haberle hecho lo que hizo, pero las órdenes eran órdenes y sólo un estúpido ignoraría a Lucifer. Alimenta su adicción, le había dicho la mano derecha de Satán. Que esté ebrio el mayor tiempo posible. Pero claro, aquello era más fácil decir que de hacer, y aunque había sometido a Reaver a una constante dieta de vino de médula mientras lo había tenido encadenado, no consiguió que el ángel se lo pidiera, ni siquiera cuando estaba en la peor fase del síndrome de abstinencia. En esos momentos se había

Página | 394

quedado parada delante de él, con el vino en una mano y esperando a que él le rogara. Nunca lo hizo. Siempre tenía que obligarle a beberlo, metiéndoselo por la boca a la fuerza. Era cierto que una vez que daba el primer sorbo, seguía bebiendo por sí mismo, pero jamás se lo había pedido por propia iniciativa. Qué ángel más orgulloso y poderoso. Le admiraba por eso. Aunque al mismo tiempo, también le despreciaba. La amargura la estaba corroyendo por dentro cuando le hizo un gesto al huango para que se acercara. En menos de un segundo Whine estaba delante de ella, arrodillándose y besándole los pies. La forma en que aquellos dientes le rasparon la piel la enfureció. Las únicas veces en las que el esclavo no mostraba su habitual celo a la hora de tocarla era cuando había luna llena en su Hungría natal, lo que significaba que tenía que soltarle durante tres días para que liberara toda su energía de huargo. Maldición. El día se ponía cada vez mejor. Miles y miles de años de planificación estaban empezando a dar sus frutos, aunque también podían irse al traste en un abrir y cerrar de ojos Conseguir que la guardiana de la Égida se quedara embarazada había sido un gran logro. Sólo quedaban nueve meses. Nueve meses para que se consiguiera evitar el Apocalipsis… o para que se desencadenara y terminara con el mundo tal y como se le conocía.

Página | 395

Treinta y siete
Arik miró fijamente el espacio vacío donde hacía unos segundos había
estado Reaver, preguntándose si alguna vez el mundo volvería a la normalidad, y de ser así, cuándo. La primera respuesta que le venía a la cabeza era «cuando el infierno se congele». Tampoco iba muy mal encaminado, porque si Peste se salía con la suya la Tierra iba a ser el mismísimo infierno. — ¡Maldita sea!—masculló Kynan. —Esto es un desastre. — ¿Un desastre?—Arik se giró para enfrentarse a su amigo. —Te has quedado un poco corto, ¿no crees? Los de la Égida habéis tenido una suerte increíble con que no se rompiera el Sello de Than al llevar a cabo vuestra pequeña proeza. —Al menos estábamos intentando hacer algo para detener el Apocalipsis— dijo Kynan entre dientes. —La R-X sólo sabe quedarse de brazos cruzados. En el momento en que empiecen a moverse y a hacer algo ya será demasiado tarde. Los militares, al igual que los gobiernos, siempre habían sido más cautos a 1a hora de actuar. Todo lo contrario que la Égida, que reaccionaba antes de pensar en las consecuencias de sus actos. Pero eso era algo que ya sabían y era una estupidez ponerse a discutir ahora por un tema tan manido. Además, el enfado de Arik no iba dirigido contra Kynan. Ni siquiera iba dirigido contra si mismo por no contarle a Limos lo que sabía de Regan, aunque tenía ganas de darse de cabezazos contra la pared por aquello. Lo que en realidad le pasaba era que sabía que tenía que tomar una decisión, y era una decisión a la que nunca creyó que tendría que enfrentarse. Kynan, que siempre iba por delante de todo el mundo, supo exactamente de qué iba la lucha interna de Arik — ¿Volverás con nosotros o no? — ¿Tendré que ocultarle información a la que ahora es mi familia?

Página | 396

Ambos se quedaron callados durante un buen rato. Después Ky suspiró. —Entiendo perfectamente por lo que estás pasando. Soy un guardián casado con una demonio. Tengo cuñados demonios, amigos demonios. No hay día que pase en que mi lealtad no se ponga a prueba. — ¿Pero? Los ojos azul claro del sigil se clavaron en los de Arik. —Pero tú te has emparentado con gente que puede volverse en contra nuestra si sus Sellos se rompen. Hay cosas que, por nuestro bien, debemos mantener ocultas. —Sí, lo entiendo, y Limos también lo hace. —Puede que ahora su esposa estuviera cabreada, pero no era estúpida y sabía cuáles serían la consecuencias si se transformaba en un ser maligno. —Ella no va a preguntarme nada que pueda comprometernos si su Sello se rompe. ¿Pero engañar a un jinete para que deje embarazada a una guardiana? Será mejor que os guardéis ese tipo de mierda para vosotros mismos, porque no pienso ocultarle nada. Ese es el trato. Jamás volvería a hacer algo así. Los secretos y las mentiras casi habían conseguido destruir su relación con Limos y la de ésta con sus hermanos. Joder, todavía podían destruirla. Limos no había vuelto aún y empezaba a preguntarse si alguna vez lo haría. Kynan soltó una maldición. —Si fueras cualquier otro te daríamos la espalda sin más. —Lo sé. Pero incluso sin mi experiencia militar, mis habilidades para luchar contra los demonios y la capacidad que tengo para aprender lenguas demoníacas me hacen imprescindible para vosotos y la R-X. Ninguna de las dos organizaciones cometería la estupidez de dejar de contar con alguien tan cercano al entorno de los jinetes. El mayor problema al que se enfrentaba era que, mientras Peste siguiera poseyendo su alma, tendría que tener mucho cuidado con las personas que se relacionasen con él. El muy bastardo podía percibirle y de ningún modo iba a darle pistas sobre dónde estaba situado el cuartel general de la Égida o sobre cualquier otro dato importante.

Página | 397

—Detesto que tengas razón. —Kynan le echó un vistazo a su reloj de pulsera. —Mira, tengo que irme. Pero te necesitamos. Más que nunca. Piénsatelo. No hacía falta que se lo pensara. Si el Apocalipsis no estuviera en ciernes, Arik ni siquiera hubiera gastado un minuto de su tiempo meditando sosbre si volver o no, pero en ese momento el mundo necesitaba toda la ayuda posible y no pensaba darle la espalda a la humanidad. —Eres un capullo—le gritó a Kynan mientras éste se dirigía hacia el portal de desplazamiento que había en la isla. —Sabes muy bien cuál es mi respuesta. Su amigo ni siquiera se giró, simplemente le enseñó el dedo corazón. —Sí, lo sé. —Gilipollas—masculló Arik a modo de despedida. Dicho esto, se frotó las sienes y se preparó para su siguiente confrontación. La que iba a tener con Limos. Y con Ares. No sólo tenía que explicarles por qué no les había contado lo que sabía, sino que también debía decirles que iban a ser tíos. Y algo le decía que no iban a ponerse a dar saltos de alegría. Mientras se dirigía hacia la puerta de entrada, se preguntó cuánta gente iría a su funeral. —Hola Arik. Todo su cuerpo se tensó, pero se dio la vuelta para enfrentarse con el dueño de aquella profunda voz. — ¿Tav? ¿Qué coño estás haciendo aquí?—El seminus rubio esbozó una triste sonrisa. Cuando Arik se dio cuenta de lo relacionada que estaba aquella visita con el pensamiento que acababa de tener se le revolvió el estómago. —Has venido a matarme, ¿verdad? —Sí. Sintió un escalofrío de la cabeza a los pies. — ¿Por qué? El contrato de Limos ha quedado invalidado. No tiene sentido matarme.

Página | 398

—Por lo visto el Señor Oscuro no piensa igual que tú. —Lógico. Es el que salió perdiendo. —Y ahora él estaba perdiendo un tiempo precioso. Tavin se encogió de hombros y miró a Arik de arriba abajo. —Tienes buen aspecto. La libertad te ha sentado bien. —Gracias. —Vaya una conversación más amistosa que estaba manteniendo con el demonio que habían enviado a matarle. — ¿Entonces? — ¿Cómo vamos a hacerlo? —Ni idea. —Tav lo miró perplejo y frunció las cejas color arena sobre sus ojos azules. —Nunca he matado a nadie que me cayera bien. —Entonces tenemos un problema. A mí tampoco ha intentado matarme alguien que me cayera bien. —Arik se pasó una mano por el cabello. —Vaya una mierda. —Sí, esto es un asco. Tavin metió la mano dentro de su cazadora y sacó un disco de metal cuyas afiladas puntas tenían todo el aspecto de poder cercenar la cabeza de un hombre lobo sin el más mínimo esfuerzo. Lo que Arik estaba convencido que iba a ocurrirle. —Lo siento—dijo Tavin. —No puedo intentar convencerte de que no lo hagas, ¿verdad? —Si fallo, las cosas no me irán bien. —La voz de Tavin adoptó un tono monótono y neutral, una señal de que el amigo había dado paso al guerrero que no cuestionaba sus órdenes. —Y si lo consigues, al que no le irá bien será a mí. Arik cambió de posición y, con toda la tranquilidad del mundo, soltó la tira de la cartuchera que aseguraba la pistola a su cadera. A la mayor parte de los demonios no les afectaban las armas normales, pero sabía que los seminus eran vulnerables a las balas. Además, en este caso podría traer a colación su dicho

Página | 399

favorito de que las armas siempre aportaban dignidad a lo que en otro caso se convertía en una vulgar reyerta. Estaba preparado para comportarse de manera muy digna. Aunque tampoco estaba en contra de la vulgaridad. Tavin inclinó la cabeza de forma respetuosa. Luego, prácticamente sin darle tiempo para reaccionar, se movió con la rapidez de un fantasma. Arik percibió un destello plateado y un microsegundo después tenía el afilado disco a escasos centímetros de él. Apenas le dio tiempo a levantar la pistola y usarla para eludir el arma que le hubiera seccionado la parte superior del cráneo. Aun así, Tav consiguió romper el cañon de su Beretta y hacer que se le cayera de la mano. Qué cabrón. Tavin se abalanzó sobre él y Arik se giró para enfrentarse al demonio, que se había convertido en un borrón de puños y cuchillos que tenía que quitarse de encima cuanto antes. Sintió miles de cortes de una sola vez, como si le hubieran pasado por una trituradora. Cayó al suelo y rodó sobre si mismo. Sin saber cómo, consiguió sacar el sfilo que llevaba en el arnés del pecho y lo lanzó contra el torso de Tav. El seminus gritó y retrocedió, pero al mismo tiempo que el filo plateado de su arma atravesaba el hombro de Tavin, el demonio le incrustó una daga de nueve centímetros de longitud en el estómago. Arik escuchó el sonido de la sangre al caer al suelo y sintió la resistencia de sus músculos y órganos al ser desgarrados. La tremenda agonía que le siguió después le cortó el aliento. Su última esperanza era que había conseguido meter la rodilla entre las piernas de Tav. El demonio ladró una maldición y se dobló en dos. Medio jadeando y gimiendo, Arik apuñaló la espalda de su adversario con el sfilo, produciéndole un corte considerable a la altura de las costillas. Tavin aulló, se dio la vuelta con los ojos convertidos en dos ascuas rojas, y le hundió la daga en el pecho. Arik se sintió mareado y se desplomó en el suelo. Su campo de visión se oscureció. Mierda, estaba a punto de morir, ¿verdad? Había sobrevivido a un mes de tortura en el Sheoul, a Peste, a Satán, a Thanatos, a los khnive… Y ahora un demonio sexual iba a matarle.

Página | 400

—Capullo—jadeó. Los ojos de Tavin pasaron de un tono carmesí a uno dorado, lo que significaba que ahora sólo estaba un poco cabreado. Cuando adoptaran su habitual azul, el tipo se habría sosegado, pero Arik dudaba que aquello fuera a suceder pronto. —Te juro que lo siento, humano. Dicho esto, Tavin movió la daga y se la clavó directamente en el corazón.

***
Dolor. Arik creía que después de haber pasado por el Sheoul conocía todas las agonías posibles, pero sin duda estaba equivocado. El dolor que le atravesaba el corazón era único, una sensación constante y abrasadora que le imposibilitaba incluso retorcerse o gritar. Estaba bajo el enorme peso del cuerpo de Tavin, deseando haber podido hacerle el amor como era debido a Limos antes de morir. Deseando haber podido disculparse con ella y dejarle claro que no le importaba nada de lo que la jinete hubiera hecho en el pasado. El dolor que Arik sentía en el corazón no tenía nada que ver con la daga que tenía clavada en él. Le dolía por Limos. Tavin desincrustó la daga de su pecho y, con mucho esfuerzo, se puso de pie, tapándose con la mano su propia herida mientras Arik se desangraba en la arena. Pero… un momento. No estaba desangr{ndose. Levantó la cabeza. Movió los dedos de las manos y los pies. Los tenía todos. Se sentó, miró hacia abajo y… ¡Vaya! Sus heridas estaban cicatrizando como por arte de magia. — ¿Qué cojones…?—Tavin se giró y le lanzó de nuevo la daga, alcanzándole en la garganta. Le dolió muchísimo, pero consiguió sacársela. Una extraña sensación se apoderó de él mientras la herida se cerraba. —Esto es increíble. —Arik empezó a tocarse a si mismo, como si no pudiera creer lo que le estaba sucediendo.

Página | 401

Tavin le tiró con fuerza unos pequeños huesos con forma de espolón que cayeron sobre él como si se tratara de una docena de clavos y que le atravesaron dolorosamente la piel en busca de órganos vitales. Estaba claro que se trataba de armas demoníacas creadas para causar el mayor daño posible. Pero mientras Arik maldecía e intentaba sacarse uno del hombro, su organismo los expulsó a todos. —Joder. —Tav estaba de pie delante de él, mirándole confundido. — ¿Por qué no te mueres? —No lo sé. —Arik también se puso de pie y los espolones cayeron al suelo. El seminus volvió a la carga. En esa ocasión eligió un enorme machete de hoja curva que fue directo a la garganta del militar. El demonio sabía que la mayoría de los inmortales no sobrevivían a una decapitación, pero Arik tampoco iba a ponerle las cosas fáciles. Se agachó, giró y su patada consiguió que Tav perdiera el equilibrio, pero su contrincante, era muy rápido y, cuando se dio la vuelta, la hoja de plata ocupó todo su campo de visión. Se tiró al suelo y alcanzó a coger uno de los espolones. En un rápido movimiento, lo lanzó contra el demonio, dándole en el vientre. Tavin siseó de dolor y dejó caer el machete. Arik aprovechó la ocasión, se hizo con el arma y, rememorando sus días de instituto como jugador de fútbol americano, le hizo un placaje que consiguió tirar a Tavin de espaldas. Ahora fue él el que apuntó con el machete a la garganta de su rival. — ¿Has terminado? —Mátame—dijo Tav con voz áspera. —O seguiré intentándolo una y otra vez. De todos modos el espolón iba a terminar matándolo, aunque lo haría de forma lenta y dolorosa. Por lo que, en ese momento, cortarle la garganta a Tavin era más bien un acto de misericordia. Pero, joder, el seminus le había ayudado. Había corrido un gran riesgo dándole raciones extra de agua y ofreciéndole una pista para poder escapar del Sheoul. Además también había hecho lo que quiera que fuera para que no se volviera loco allí dentro. Miró fijamente al demonio, cuya piel se había vuelto cenicienta y brillante por la capa de sudor que la cubría.

Página | 402

—Me curaste, no sólo física, sino también mentalmente, ¿verdad? Por eso no me convertí en un caso grave de estrés postraumático. Los ojos de Tavin se abrieron como platos. Durante un momento, Arik creyó que lo negaría, pero entonces todo su cuerpo se estremeció y terminó admitiéndolo entre jadeos. —Tengo… un don… limitado. Mi madre… era… una… pruosi. Los pruosi eran una especie de demonios que poseían unas extraordinarias habilidades mentales. Así que Tav había heredado el don de curar de su padre y alguna de las habilidades mentales de su madre. Arik se preguntó qué otras sorpresas escondería aquel demonio. Y qué tipo de información le estaría ocultando. — ¿Qué sabes de los khnive que mandaron a por mí? —Nada. —Tav gimió y un hilillo de sangre le cayó por la comisura de la boca. —Pero busca… fuera del Sheoul al… culpable. —sus ojos llenos de dolor se clavaron en los de Arik. —Los khnive son espías. Ningún demonio… los usaría como… asesinos. Son demasiado… imprevisibles. Bien, esa información era de lo más inquietante. ¿Quién, que estuviera fuera del Sheoul, quería verle muerto? El ruido de pasos hizo vibrar el suelo. Segundos después Ares y Limos estaban allí, esgrimiendo sus espadas y apuntándolas hacia Tavin. —Todo bajo control—les explicó. —Tavin intentó matarme pero, por alguna razón que desconozco, no lo consiguió. Ares llamó con un silbido a uno de sus sirvientes ramreel que estaba cerca del lugar. —Prepara la cámara de tortura. ¡Dios! Los jinetes no se andaban con estupideces. Miró a Limos, que también lo estaba mirando, y se preguntó si se lo estaría imaginando en esa sala de tortura, al lado de Tavin. Arik tiró el machete sobre la arena y se puso de pie. Nadie iba a ser torturado, ni tampoco nadie iba a matar al seminus.

Página | 403

— ¿Oíste la parte en la que dije que no me he muerto? Me apuñaló en el estómago, en la garganta y en el corazón. —Se frotó con los dedos la piel del cuello. —Eso sí que no te lo dije. —Gethel dijo que, después de separar las almas de Reaver y Limos de la tuya, podían quedar partes de ellos en ti. —Ares envainó la espada. —Me imagino que habrás conseguido algo de su inmortalidad. Tav, que todavía yacía en el suelo, tosió un par de veces y la sangre fluyó por su boca. —Si eres… inmortal…—respiró con dificultad—…quedo exonerado de… cumplir con mi obligación. Arik se arrodilló al lado de él y puso la mano sobre la herida del abdomen del demonio. —Necesita un médico. Los conocimientos de primeros auxilios de Arik no iban a servirle de nada en aquel momento. —Intentó matarte—le recordó Limos. —Lo que necesita es que le corten la cabeza. —Me ayudó a salir del Sheoul—explicó Arik con voz queda. —Y consiguió que me mantuviese cuerdo. Ares profirió un juramento por lo bajo. —Lo llevaré al Hospital General del Inframundo. Putos demonios y puto hospital para demonios… El jinete cogió al seminus en brazos, convocó un portal de desplazamiento y dejó a Limos y a Arik solos, mirándose el uno al otro,. Arik estaba absolutamente convencido de que ella todavía se lo estaba imaginado encadenado y torturado. —Me mentiste. —Sí—asintió Arik. — ¿Por qué?

Página | 404

Podía decirle que lo hizo para proteger a sus compañeros y su relación con la Égida, y aunque aquello también era verdad, quería ser completamente sincero con ella. —Porque la Égida creía que podía detener el Apocalipsis. Lo hicieron para salvar el mundo. No tomé parte en la decisión, pero no me quedaba más remedio que creer que lo hacían por los motivos adecuados. —Hizo una breve pausa, preguntándose cómo contarle el resto. Al final decidió ir directo al grano. —Regan está embarazada. Limos inhaló asombada. — ¿Es de… Than? —Sí. —La observó con cautela, esperando que no perdiera el control como lo había hecho Thanatos. Aquella era la experiencia más espeluznante que había tenido en su vida y no quería volver a pasar por algo así ni en un millón de años. — Uno de los pergaminos que había en la cámara a la que llevaste a Kynan decía que si un jinete y un guardián engendraban un hijo, el niño salvaría el mundo. —Oh, Dios. —Limos cerró los ojos con fuerza. —Lo sabías, ¿verdad? —No. —Volvió a abrir los ojos. Los tenía inyectados en sangre. —No sabía lo del pergamino. Aunque… sí que sabía que lo de la c{mara podía ser una trampa. —Como suponía—murmuró él. —Me imagino que Peste te obligó, ¿no? —Sí. —Parecía tan apesadumbrada que le dieron ganas de abrazarla con fuerza, pero no confiaba en que pudiera parar en el momento en que pusiera sus manos sobre ella. Joder, le encantaría hablar de temas más placenteros en vez de toda aquella mierda, pero tenía que hacerlo. Si quería que su relación funcionara, tenían que aclarar las cosas de una vez por todas. —Todo esto es por mi culpa, porque no quería que mis mentiras salieran a la luz—dijo Limos con voz temblorosa. —Nunca va a terminar, ¿verdad? Ya no podía aguantar más. Tenía que tocarla. Se acercó a ella y la sujetó por los hombros con delicadeza y firmeza a la vez.

Página | 405

—Claro que terminar{, Limos. Pero ahora, dime… ¿Est{s ocultando algo m{s? ¿Cualquier cosa? —No—susurró ella. —Tú y mis hermanos lo sabéis todo. Bueno, ellos todavía no. Tengo que contarles lo de la cámara y el embarazo. El alivio que sintió Arik casi hizo que le fallaran las rodillas. Habían sobrevivido a tantas mentiras y secretos… Seguro que sus hermanos la perdonarían, al igual que hizo Runa. Una intensa vergüenza se apoderó de él cuando pensó en su hermana. Le había ocultado demasiadas cosas. Sí, lo había hecho por su propio bien, pero cuando Limos le mintió para mantenerlo a salvo, él se había enfurecido con ella porque era lo bastante mayor como para tomar sus propias decisiones. De nuevo su hipocresía impregnaga por completo el aire que respiraba, y durante un breve instante la oscuridad y un profundo desprecio por si mismo estuvieron a punto de dejarle sin aliento. — ¿Arik? —Lo siento, Limos. —Una intensa presión llenó su caja torácica hasta el punto que creyó que terminaría explotando. — ¡Dios! ¡He sido un gilipollas! Todo este tiempo he odiado las mentiras y a las personas que faltaban a la verdad. Pero no me importaba hacer lo mismo para proteger a mis seres queridos, como si fueran demasiado débiles como para afrontar la verdad. —Le dolía el corazón de sólo pensarlo. —Mi padre solía decir que Runa era débil. Que se rompía con facilidad y que lloraba por nada. —Limos le tocó el hombro con la mano, pero él se dio la vuelta. No quería que nadie le consolara, no cuando no se lo merecía. —Nunca creí que la estuviera tratando como si fuera una persona débil, pero eso era lo que hacía cuando le ocultaba lo que estaba ocurriendo. —Se frotó el esternón, pero no alivió en absoluto la presión que sentía. —Y durante todo este tiempo he detestado a todo aquél que contara mentiras o guardara secretos cuando en realidad… En realidad me odiaba a mí mismo. En esa ocasión, cuando Limos le tocó y él intentó que le soltara, la jinete no cedió. Y aunque Arik se esforzó por alejarse, ella se pegó aún más a él. Incluso le gritó que le dejara en paz, pero ella se aferró al militar como lo haría un cowboy a un potro salvaje en un rodeo.
Página | 406

— ¡Basta ya! ¡Arik!—Le abrazó con más fuerza y enterró la cara en su cuello, besándole y acariciándole con la nariz. —Para. Deslizó las manos por su pelo y hombros para tranquilizarle y, finalmente, Arik se apoyó contra el tronco de un árbol y la estrechó contra si. —Lo siento—gruñó. —Siento mucho haberme comportado como un imbécil contigo. No te merecías ser juzgada de ese modo. —Sí—murmuró ella contra su piel. —Me lo merecía. Sin ti toda la mierda que llevaba dentro seguiría ahí y Peste podría habernos vencido. Arik se separó de ella con delicadeza para poder verle la cara. —No lo entiendo. —Peste quería que mintiera. Sabía que soy adicta a las mentiras. Pero tú cambiaste eso, Arik. Quiero contártelo todo, dejar de ocultarte cosas. Has logrado darme lo que las mentiras y la autodestrucción nunca consiguieron. Encuentro placer en ellas, pero contigo el placer es un millón de veces más intenso, y viene sin la culpa como efecto secundario. Te quiero muchísimo. Por favor, no odies a la persona que yo amo. A Arik se le llenaron los ojos de lágrimas. Después la abrazó con tanta fuerza que casi la dejó sin respiración y la besó hasta dejarla temblorosa. —Se acabó—le susurró al oído. —Se acabaron las mentiras, los secretos y toda esa estupidez del divorcio. Limos echó la cabeza hacia atrás, lo miró y esbozó una sonrisa radiante. —Por supuesto que sí. Nunca podrás escaparte de mí, Arik. Él estaba a punto de decirle que eso también iba para ella cuando un portal de desplazamiento se abrió a varios metros del lugar en el que se encontraban. Un segundo después, Ares salía de él. —Tu amigo asesino está bien. —Frunció el ceño. —Debería haberle matado, pero ya da igual. Limos se puso de puntillas y le dio un ligero beso en la boca a su esposo.

Página | 407

—Si vuelva a intentar matarte, te prometo que no le dará tiempo a pisar el hospital. —Ya veo que mi nueva familia es muy protectora. —Limos soltó un resoplido por su comentario. Él se rió y le dio un beso en aquel hermoso cabello que olía a coco. —Por cierto, Tavin me contó algo que deberíais saber sobre los khnive que nos atacaron. Cree que los envió alguien de nuestro mundo, no del Sheoul. Ahora la que frunció el ceño fue Limos. —Eso no implica nada bueno. Los tres permanecieron callados mientras Ares acariciaba la empuñadura de su espada. —Si este nuevo jugador del tablero no es un demonio, entonces el bando que lucha para conseguir que el Apocalipsis se desencadene está ganando adeptos. Vamos a tener que estar muy alertas con la gente que nos rodea. Un traidor. Lo que Ares estaba diciendo era que había un posible traidor entre sus filas, y por poco que a Arik le atrajera aquella idea, no podía descartarla. No cuando la propia Égida había sufrido en sus propias carnes lo mismo hacía tan sólo un par de años. Además, 1a situación de Regan sólo le daba más fuerza a la teoría de Ares. —Ares—empezó a decir Arik, dispuesto a sincerarse por completo. —Ya he hablado con Limos de esto, pero necesito decírtelo a ti también. Te juro que no volveré a ocultaros información nunca. El jinete asintió bruscamente, haciendo que un mechón de color café le cayera por la frente. —Te tomo la palabra, humano. Aquella era una de las cosas buenas de Ares; cuando no estaba cabreado, era bastante razonable. Cosa que no sucedía con los otros dos hermanos de Limos. Hablando de lo cual... — ¿Cómo está Thanatos?

Página | 408

— ¿Podemos hablar de él luego?—preguntó Limos. —Quiero irme a casa. Todavía no hemos tenido una noche de bodas como Dios manda. —Por supuesto—refunfuñó Ares. —Yo también tengo que irme a terminar de comprar algunos regalos de Navidad. Arik le dio un fuerte abrazo a Limos. —Me parece tan raro que celebréis la Navidad. —Reseph buscaba cualquier excusa que implicara celebraciones y regalos— comentó Limos. —Si rompiéramos la tradición se haría todavía mas patente que ya no esta entre nosotros. —Por no mencionar el hecho de que tanto tú como yo ahora estamos casados con dos, humanos—dijo Ares mirando a Limos. —Y los humanos provocan un montón de efectos secundarios. Aquella última frase la dijo con una media sonrisa y Arik se dio cuenta de que Ares estaba intentando provocar a Cara, que en ese momento se acercaba a ellos con las manos en las caderas. — ¿Me estás llamando efecto secundario?—Aunque su tono intentaba mostrar cierta molestia, sus ojos brillaron traviesos. Con un rápido movimiento, Ares se giró, agarró a su mujer y se 1a puso sobre el hombro. —Si te sientes aludida... Y sin terminar la frase, se encaminó con ella hacia la casa. Arik se quedó mirándolos hasta que 1a puerta se cerró tras ellos. Luego se dirigió a Limos. — ¿Qué me dirías si también te llevo como un saco de patatas? La sonrisa de Limos fue tan dulce que Arik creyó que podría terminar sufriendo un ataque de diabetes. —Hazlo y te mato.

Página | 409

—No puedes. Ahora soy inmortal. La jinete resopló. —Entonces… no me acostaré contigo. Él soltó una carcajada. —Lo que acabas de decir es algo que me preocuparía, y bastante, si no fuera porque sé que estás tan loca como yo por hacerlo. — ¿De verdad estás loco por hacerlo? Arik se separó de ella el espacio suficiente para poder mirarla de arriba a abajo y que ella lo notara. —Desde luego que sí. Quiero tomarte de todas las maneras posibles. Voy a mantenerte tan excitada que cuando no estés en la cama no podrás pensar en otra cosa que en volver a ella. —La agarró por las caderas, imaginándose lo bien que acogería sus envites. —Y eso es sólo lo que te tengo preparado para esta noche. Limos se humedeció los labios y él se endureció al instante. —Olvídate de todo lo que te he dicho sobre matartey no acostarme contigo... y simplemente llévame a casa. — ¿Y qué me dices de Ares?—preguntó. —Tenemos que contarle lo de la cámara y el niño que está en camino. —Mañana—dijo ella. —Por hoy ya hemos tenido bastante. Con una sonrisa de oreja a oreja, la levantó en brazos se la colocó sobre el hombro. —Convoca un portal. —Al ver que ella se retorcía en protesta le dio un azote en el trasero. —Ahora. La jinete se estremeció y abrió un portal. —Ya está. ¿Arik? —Dime.

Página | 410

—Azótame otra vez. Arik se metió en el portal e hizo exactamente lo que le pedía.

Página | 411

Treinta y ocho
Por fin Limos iba a conseguir lo que siempre había soñado. Sí, técnicmente
ya había perdido la virginidad. Pero no sólo no habían terminado, sino que lo tuvieron que hacer medio obligados y bajo un estado de ánimo más bien tirante. Ahora, sin embargo, iba a perder su virginidad como realmente tenía que hacerlo. Salió del baño del dormitorio principal con el estómago lleno de mariposas. El sensual conjunto de ropa interior que se había comprado para su noche de bodas… Bueno, estaba tirado en el suelo del baño, donde lo había dejado después de ponérselo mientras Arik usaba el aseo de invitados para ducharse. Como era de esperar, él le había sugerido que se ducharan juntos, pero su idea de una noche de bodas perfecta siempre había incluido una cama en la que dar la bienvenida a su flamante marido con su escasa vestimenta. Por desgracia aquello no iba a pasar. Ni tampoco iba a llevar puesto el espectacular conjunto. Cuando se había mirado en el espejo y se vio con la lencería, que se ajustaba perfectamente a sus curvas y dejaba entrever mas piel de lo normal, se dio cuenta de que nunca había estado realmente desnuda. Siempre había estado rodeada de mentiras y llevando aquel cinturón de castidad infernal. Y ahí estaba, volviéndose a cubrir. Así que decidió desnudarse. Iba a entregarse a su marido como una nueva mujer. Se iba a mostrar a él por completo, como un libro abierto. En cuanto entró en la habitación iluminada por la luz de las velas, Arik se quedó mirándola con la boca abierta. Fantástico. A diferencia de ella, llevaba una toalla alrededor de la cintura, pero la dejó caer de inmediato. La visión de su cuerpo desnudo causó un efecto inmediato en Limos. Aquellos pectorales duros como piedras y la gruesa erección hicieron que toda su piel se ruborizara y su sexo se humedeciera al instante. El efecto que Limos causó en él fue más que evidente.

Página | 412

Arik no esperó ni un segundo más. Con apenas tres grandes zancadas, llegó hasta ella y la besó con una desesperación que consiguió que el corazón de Limos latiera desbocado. La lengua masculina acarició la suya, moviéndose en una erótica imitación de lo que muy pronto harían. Una de las manos de Arik le acunó las nalgas y la alzó contra él, provocando que una cálida y húmeda sensación inundara el vientre de la jinete al notar su erección. Todo aquello era nuevo para ella. Extendió la mano entre ambos cuerpos y trazó con el dedo el contorno de su glande. Decidió dedicarle unos segundos a aquella parte de su anatomía, jugueteando con él y adorando los jadeos de placer que escaparon de la boca de Arik. Después, despacio, casi reverencialmente, Arik la depositó en la cama. —No puedes ni imaginar las fantasías que he tendio contigo—susurró él contra el lóbulo de su oreja mientras acomodaba su enorme cuerpo sobre el de ella. —Cuando estaba en la celda… cuando dormía… no podía parar de soñar contigo. — ¿De verás? Él le acarició la cintura y fue ascendiendo hasta rodearle los pechos. —Sí. — ¿Y era buena? —La mejor. De pronto se vio invadida por un montón de dudas que la hicieron estremecer de terror. — ¿Y si soy mala en la cama y…? Arik la interrumpió con un beso. —Shh—murmuró contra sus labios. —Deja que yo me encargue de todo. Voy a cuidar siempre de ti.

Página | 413

—No pienso rebatirte eso—suspiró ella mientras su esposo trazaba un sendero de besos a lo largo de su mandíbula y garganta. Cada vez que sus labios se posaban sobre su piel se estremecía ligeramente. Las manos de Arik empezaron a acariciarla y masajearla, y a medida que sus húmedos besos descendían por su cuerpo, empezó a pellizcarle los pezones con suavidad, mandando oleadas de placer a lo largo de todo su cuerpo. La vertiginosa sensación la sumergió en un vórtice de pasión que se intensificó aún más cuando él frotó su pene contra su feminidad. —Ahora, Arik—gimió Limos. —No juegues conmigo. —No estoy jugando contigo, amor mío. —Se llevó un sensibilizado pezón a la boca y cuando Limos chilló de placer, alzó la cabeza y la miró. —Me estoy asegurando de que tu primera vez sea tal y como soñaste. Ella se arqueó intentando que él la penetrara. —Ya lo es. Arik sonrió perezosamente mientras acomodaba su peso sobre ella. —No tan deprisa. —Pero es que me estoy muriendo—confesó trémula. Estaba más que preparada para aquello y anhelaba fervientemente experimentar el tipo de placer que sólo dos personas podían compartir. Todos esos siglos de masturbación la habían vuelto demasiado impaciente. — ¿Sabes qué?—Le lamió el valle entre sus senos y fue descendiendo hasta su ombligo. —voy a intentar tranquilizarte un poco. ¿De acuerdo? —Si te estás refiriendo a lo que creo, no tengo ningún reparo. Él volvió a mirarla. Tenía los ojos entrecerrados, pero Limos pudo percibir el hambre que reflejaban. —Perfecto, porque se me da muy bien. Antes de que pudiera bromear con él diciéndole lo engreído que era, Arik se bajó de la cama, se arrodilló en el borde, la enganchó por los muslos y tiró de ella de

Página | 414

forma que su trasero quedó prácticamente colgando. Después le separó las piernas, dejándola expuesta, vulnerable y hecha un manojo de nervios. Su instinto la impulsó a cerrar los muslos, pero Arik se lo impidió, bloqueándola con los hombros. —No puedo esperar más para saborearte—sususrró al tiempo que bajaba la boca sobre su sexo. Limos gritó de placer al sentir la cálida lengua masculina deslizarse entre la entrada de su cuerpo y el clítoris. Cuando llegó a ese sentitivo punto, Arik se detuvo, dejando la punta de la lengua justo allí. Entonces volvió a mirarla como si ella fuera el más valioso de los tesoros, como si observar cada una de sus reacciones fuera lo más importante que tuviera que hacer en la vida. Y a ella le dio la sensación de que se tiró sus buenos sesenta segundos en esa postura antes de volver a lamerla una y otra vez. Cerró los ojos y se arqueó contra él. No estaba acostumbrada a una estimulación tan intensa. Arik la sujetó con fuerza, acercándola más contra si. Sintió su cálida respiración y cada uno de sus excitantes lametazos en su sexo. Y justo cuando estaba a punto de alcanzar el clímax, él se separó. —Dijiste… Dijiste que no estabas jugando conmigo—susurró

entrecortadamente, aferrándose a las sábanas con los puños cerrados. Arik le acarició con la nariz, dándole unos cuantos besos en su palpitante clítoris. —Esto no es jugar. A esto se le llama calentamiento. —Deslizó un dedo en su interior y Limos casi se cayó del colchón. —Oh… Oh, Dios mío—gimió ella cuando él añadió un dedo más y empezó a moverlos dentro y fuera mientras le frotaba el clítoris con el pulgar. —Sí—suspiró. —Sí… Oh, si, justo ahí… Movió las caderas en un intento de que le lamiera la zona exacta que quería, pero Arik se dio cuenta y jugueteó un rato con ella, evitando ese lugar. Sólo cuando Limos estaba a punto de perder los nervios y gritar de frustración, él posó los labios sobre el henchido nudo de nervios y lo succionó con avidez. Por si fuera poco, sus

Página | 415

dedos aumentaron el ritmo de penetración, trazando enloquecedores círculos que la hicieron detonar como si fuera una bomba. Alcanzó el clímax en una explosión de placer, pero Arik no le dio tregua y siguió complaciéndola con los dedos. Y cuando su lengua le rodeó el clítoris con más ímpetu, volvió a correrse de nuevo, superando con creces su anterior orgasmo. A medida que los coletazos de ese segundo orgasmo llegaban a su fin, la excitación de Arik fue en aumento y empezó a frotar la punta del endurecido pene contra su húmeda entrada. Limos se arqueó, anhelando sentirlo dentro de ella. Necesitando tenerlo en su interior. En un primer momento él se negó y se limitó a ascender sobre su cuerpo beso a beso mientrs ambos se acomodaban mejor sobre el colchón. Después, con sumo cuidado, se instaló entre sus muslos. —Eres preciosa. —Sus palabras fueron tan suaves como sus labios cuando rozaron los de Limos. Mientras detuvo. — ¿Estás bien? —Sí—murmuró Li. —Oh, sí. Arik dejó escapar un largo suspiro, cerró los ojos y empezó a moverse. —Joder… te siento tan bien… Igual que ella, pero no consiguió articular palabra. Todo lo que podía hacer era aferrarse a él y deleitarse con la maravillosa sensación de la unión de dos cuerpos. Soportar su peso era un auténtico lujo; un lujo que quería experimentar todos los días, dos veces como mínimo. Más si se salía con la suya. Recorrió con las manos el cuerpo de Arik, explorando las elevaciones y curvas de sus flexibles músculos. Tenía los brazos tensos y las venas más importantes se marchaban bajo su piel. De pronto, él soltó un primitivo rugido de posesión que salió de las profundidades de su pecho. Y cuando Limos vio cómo sus fosas nasales profundizaba el beso, comenzó a embestirla lentamente,

penetrándola hasta el fondo. Una vez que estuvo completamente dentro de ella, se

Página | 416

se ensanchaban, que sus labios se entreabrían y dejaba escapar otro gruñido, supo que Arik estaba alcanzando el clímax. Con cada envite del militar, la ardiente sensación que sentía en la vagina se hacía más poderosa. Las caderas de Arik se movieron más deprisa, penetrándola con mayor avidez. Su fuerte mano le agarró el muslo para alzarlo más sobre su espalda, un cambio de posición que Limos notó en la profundidad de las estocadas e intensidad del placer que sentía. Adoró la enérgica y poderosa forma que él tenía de penetrarla y cómo parecía intuir dónde tocarla exactamente para proporcionarle el máximo de placer. Sus gemidos se unieron a los suyos, y antes de darse cuenta, Limos estaba volviendo a tener otro orgasmo. Todo su cuerpo se estremeció y apretó las piernas con fuerza. Su sexo se aferró a su grueso pene. Cada espasmo de placer hacía que sus paredes vaginales se cerraran en torno a la longitud de su miembro, consiguiendo que alcanzara nuevas cotas de éxtasis. —Limos—jadeó él. Li notó que el cuerpo de su esposo se sacudía con fuerza. Inmediatamente después, al mismo tiempo que los tendones de su cuello se tensaban hasta el límite, sintió cómo poderosos chorros de cálido semen inundaban el interior de su sexo. Cabalgaron juntos hasta alcanzar el orgasmo, siguiendo un salvaje ritmo en el que ambos daban tanto como recibían, tal y como siempre se había imaginado que sería estar con un hombre. Cuando la tempestad pasó, Arik se desplomó sobre ella. Después permanecieron unos minutos tumbados, jadeando, sudando y tratando de recuperarse. Sí, había merecido la pena esperar. — ¿Y bien?—preguntó Arik con la voz aún entrecortada. — ¿Ha sido lo que esperabas? Limos sonrió de oreja a oreja. —Si me estás preguntando si ha estado bien, la respuesta es sí. —Ahora se puso seria. —Me crees, ¿verdad? Él rodó a un lado para evitar aplastarla con su peso. Aunque, para ser sinceros, a ella no le habría irnportado.

Página | 417

—Cariño, nunca volveré a dudar de ti. —Entonces quiero que sepas que me alegro de haber hecho el amor por primera vez contigo. —Se acercó a él y le ahuecó la mejilla. —Soy consciente de que si he tenido que esperar tanto tiernpo a que esto sucediera ha sido más por obligación que por elección, pero me alegro de que haya sido así. Arik frotó la cara contra la palma de su mano, del rnismo modo que lo haría un gato en busca de atención. —Ahora tienes que hacer horas extras para ponerte al día. —Mmrn, no puedo esperar a repetirlo. —Le acarició el musculoso pecho y fue descendiendo la mano hasta llegar a su rniembro. Se quedó gratamente sorprendida al ver que ya estaba listo para empezar la siguiente ronda. Arik soltó un gemido. —Creo que he creado un rnonstruo. —Y yo creo que eres perfectamente capaz de lidiar con este monstruo— bromeó mientras acariciaba la longitud de su miembro. Le encantaba cómo parecía cobrar vida propia cada vez que lo tocaba. — Tengo plena confianza en que sabrás satisfacer todas mis necesidades. —Por supuesto. —Por supuesto. —Se sentó a horcajadas sobre él, que la rniró con los ojos entrecerrados e interrogantes. — ¿Arik? — ¿Qué? —Gracias. Las manos del militar le acariciaron las pantorrillas y los muslos, produciéndole un placentero cosquilleo. — ¿Por qué? —Por hacer realiclad rnis fantasías más salvajes. Él enarcó una ceja y en sus ojos destelló un brillo de perversión.
Página | 418

— ¿Salvajes? Pero si ni siquiera hemos empezado. Limos se estremeció de anticipación. —Entonces ¿a qué estás esperando? Con un movimiento sorprendentemente rápido, Arik la agarró por la cintura para tumbarla en el colchón y se colocó sobre ella. —Se acabó la espera—susurró en su oído. Le dio un pequeño mordisco en el lóbulo de la oreja y ella respingó por la placentera punzada de dolor que sintió. — ¿Preparada? —Sí—jadeó. Cómo no iba a estarlo si había esperado cinco mil años. Y cada uno de esos rninutos de espera había merecido la pena.

Página | 419

Página | 420

Página | 421

Página | 422

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->